Fanfic Yu-Gi-Oh!: La Sangre del Dragón (duelos, variado, secuela)

Tema en 'Yu-Gi-OH' iniciado por Sinuba, 16 Ene 2017.

  1. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,743
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +475
    Capítulo 75



    El monstruo Eclipse definitivo





    Lodaim 2750 LP


    Kalyom 1600 LP


    El Dragón Rojo del Eclipse (3000/2500) y el Dragón Azul del Eclipse (3400/2800) volaban por encima de Kalyom, preparando su ataque contra Lodaim, que se encontraba en una situación desesperada después de que la carta mágica “Rugido de los Tres Dragones” destruyera todas las cartas en tu campo y en su mano.

    -Maldito…

    «Su poder es aterrador…Ha aniquilado mis cartas con facilidad.»

    -Has sido inferior a mí, Lodaim, demostrando que no mereces poseer el poder del Eclipse. Yo sí. Acabemos con esto. ¡Ataca, Dragón Rojo del Eclipse!

    El Dragón Rojo abrió sus fauces y lanzó una llamarada contra Lodaim.

    -¡Detenlo, Invocadora Blanca del Eclipse!-ordenó Lodaim entonces.

    Una mujer de cabellos plateados con cola de dragón apareció delante de Lodaim y detuvo el ataque del Dragón Rojo.

    -¿Qué ha pasado aquí?-dijo Kalyom, estupefacto.

    -Deberías prestar más atención a los detalles-dijo Lodaim, esbozando una sonrisa confiada con los brazos cruzados-. Fíjate en esto.

    Lodaim movió su mano derecha, en la cual Kalyom pudo ver que tenía una carta.

    -¿Una carta en tu mano? ¿Y un monstruo en el campo? ¿Pero cómo…?

    -Al activar tu “Rugido de los Tres Dragones” has destruido mi carta tapada, los “Tesoros Desperdigados”. Cuando esa carta es destruida yo robo dos cartas. Normalmente la destruyo yo mismo, pero como no podía usar el efecto de Topacio…Sin embargo, sí he podido activarla gracias a ti.

    -Y entonces has robados dos cartas.

    -Así es. Y una de ellas era la Invocadora Blanca del Eclipse (1500/1000). Cuando me atacas puedo invocarla y terminar la batalla.

    -Kh, maldito, no te rindes, ¿verdad?

    -¿Ante alguien como tú? Puede que seas muy fuerte, eso es cierto, pero yo he luchado contra Land Alryu, la Gran Madre, Taimael o Ishmor. No seré derrotado por ti.

    Kalyom hizo una mueca de desprecio.

    -Los Caídos…Esos tipos no eran nada comparados con nosotros. Seguro que de haber coincidido con ellos los hubiese aplastado, igual que hizo Ishara con Mogheliant.

    -Ju, tú no eres Ishara y yo no soy Mogheliant.

    -¿Y crees que por eso vas a ganar? En nuestro último duelo no lograste vencer a mi Dragón Rojo del Eclipse y ahora tengo también al Dragón Azul. ¡No tienes nada que hacer! ¡Observa el poder del Dragón Rojo! Debido a su efecto, todos los monstruos pasan el ataque. Y por tanto se activa su otro efecto. Cuando un monstruo es invocado en ataque, gana 400 puntos (3400). Ahora ya es igual de poderoso que mi Dragón Azul.

    -Dos monstruos con 3400 puntos de ataque…

    «Y cada vez que se invoque un monstruo su Dragón Rojo se volverá más poderoso.»

    -En el siguiente turno mis dos dragones atacarán y no te servirá de nada poner un monstruo en defensa. ¡Pongo una carta bocabajo y termino mi turno!

    -¡Es mi turno! ¡Destruiré a tu monstruo, Kalyom!

    -Imposible. La otra vez no pudiste ni usando todas las formas de tu Dragón del Eclipse.

    -Cómo te dije al principio del duelo, no viste todo de lo que soy capaz. ¡Activo el efecto de la Invocadora Blanca del Eclipse! Durante la Standby Phase puede resucitar al Dragón del Eclipse. ¡Adelante, vuelve! (3000/2500)

    -Otra vez aquí, ¿eh?-sonrió Kalyom-Pero al invocarlo has activado el efecto del Dragón Rojo, que gana 400 puntos de ataque. (3800) Sólo has hecho más fuerte a mi monstruo.

    -Imagino que no sabes que mi Invocadora Blanca del Eclipse es un monstruo Master.

    -¿Un Master? ¿Quieres decir que tú…?

    -Así es. Alryu no es el único de los nuestros que lo ha logrado. ¿Cómo crees que la obtuvo él?

    Lodaim recordó lo sucedido después del encuentro con Gilgamesh y sus Duelistas de Clases en el Trono del Cielo, tras decidir los grupos que irían a Undorigin y Redel Ton.

    -Decidido, pues-dijo Land-. Y ahora, Lodaim, quiero pedirte una cosa.


    Lodaim se giró hacia Land con curiosidad.


    -¿De qué se trata?


    -Ven-dijo, caminando por el pasillo junto a Lodaim-. Para ganar esta guerra, debemos hacernos más fuertes. Quiero que entrenemos juntos.


    Lodaim sonrió.


    -Vaya, debo admitir que no esperaba esto de ti, Alryu. No eres de los que piden ayuda.


    -Tal vez. Pero ellos tienen un arma que nosotros no tenemos.


    -La Invocación Servant.


    -Así es. Ambos la hemos visto en acción. Entre los dos, estoy seguro de que lograremos aprenderla.


    Lodaim clavó su mirada en Kalyom, que estaba sorprendido.

    -Yo también domino la Invocación Servant. Y ahora la verás, Kalyom. ¡Activo mi magia de reliquia “Sangre del Eclipse”! ¡Sacrifico a mi Dragón del Eclipse, de nivel 8! ¡Invoco al Dragón del Eclipse Perpetuo! (3000/2500)

    -De modo que este es tu monstruo Servant-dijo Kalyom-. Su ataque no ha aumentado.

    -Activo el efecto de mi monstruo. Al ser invocado, niega el efecto de todos tus monstruos y los cambia a defensa.

    -¿Cómo dices?

    El monstruo de Lodaim rugió y oscureció el cielo.

    -Con su efecto negado, el ataque del Dragón Rojo del Eclipse baja a 3000-dijo Lodaim-. Aunque de todos modos no tiene importancia, ya que ha pasado defensa.

    -Maldito…

    -Por el efecto de mi Dragón del Eclipse Perpetuo, también robo una carta por cada monstruo cuyo efecto haya negado.

    «No pasa nada-pensó Kalyom-.Sólo puede destruir a uno de mis dragones.»

    -Robo dos cartas-dijo Lodaim-. Y activo el “Amuleto del Dragón”.

    -¿Qué hace esa carta?

    -Esta carta le a un dragón de nivel 8 200 puntos de ataque por cada dragón en mi cementerio. Tengo siete dragones en el cementerio, lo que aumenta el ataque de mi monstruo en 1400 puntos. (4400)

    -¿4400 puntos de ataque?

    -Además, lo equipo con “Eclipse del Cristal”. Esta carta le permite atravesar defensas y aumenta su ataque en 400 puntos durante la batalla al luchar contra un monstruo defensivo. ¡Adelante, Dragón del Eclipse Perpetuo, ataca al Dragón Rojo del Eclipse! ¡Con esto el duelo se ha acabado!

    El Dragón del Eclipse lanzó una potente corriente de energía contra el monstruo de Kalyom.

    -¡Activo mi trampa!-dijo Kalyom- ¡“Alma del Eclipse”! Esta carta niega el daño de batalla a cero-dijo Kalyom.

    El Dragón Rojo del Eclipse se convirtió en un espíritu luego de ser destruido y protegió a Kalyom.

    -Y tras eso, puedo añadir una carta mágica Eclipse de mi deck a mi mano.

    «¿Una carta mágica Eclipse?-pensó Lodaim-Eso puede ser peligroso.»

    -Pongo dos cartas bocabajo, paso a la Invocadora Blanca a defensa y termino mi turno.

    -De acuerdo, es mi turno-dijo Kalyom, que parecía muy seguro de sí mismo-. Como te dije en nuestro primer duelo, ha llegado el momento de apoderarme de tu monstruo, Lodaim.

    -¿Cómo dices?

    -Ju, ju, unir sus rugidos no es lo único que saben hacer los Dragones del Eclipse, Lodaim. ¡Juntos forman una criatura más poderosa, cuya forma depende del usuario que la invoque!

    -¿Te refieres a una fusión de los tres dragones?-dijo Lodaim, atónito.

    -¡Sí! ¡Y aquí viene! ¡Activo mi carta mágica, “Fusión del Eclipse”! ¡Con esta carta puedo remover a nuestros dragones del juego, desde el campo o cementerio de cualquiera de los dos, para invocar a su poderosa fusión!

    -A menos que yo lo impida-replicó Lodaim-. ¡Activo mi trampa, “Vínculo de Confianza”! Al controlar a un guerrero y un dragón, esta carta niega la activación de tu carta y la destruye.

    -¡Imposible!-exclamó Kalyom, viendo como su carta era negada.

    -Lo siento, pero no permitiré que profanes mi carta.

    -Maldito seas, Lodaim-dijo Kalyom, furioso-. ¿Cómo te atreves a hacerme esto? Después de todo el sufrimiento por lo que ha pasado mi familia…

    -¿Sufrimiento?-dijo Lodaim con ira-No me hables a mí de sufrimiento. Yo he vivido en la época en que los Daoine Sídhe se volvían locos y se les cazaba por ello, la época de la guerra contra el Señor de la Oscuridad. Luché para cambiar eso. Mucha gente murió para poder llegar a donde estamos hora. ¡Si tú estás ahí de pie ahora, sin haber sucumbido a la Corrupción, es gracias a mí! ¡Y ahora has traído la guerra aquí de nuevo! ¡Por eso mismo te voy a destruir!

    -Kh, esto no ha terminado. ¡Invoco al Conde Sangriento del Eclipse! (1800/1000)

    -¿Crees que eso me vencerá?

    -Tal vez por sí mismo mi carta no tenga esa capacidad, pero me sirve para otra cosa. Los monstruos Eclipse de tipo dragón y guerrero pueden combinar sus poderes. ¡Así que mando a mis dos monstruos al cementerio y los fusiono!

    -¿Una fusión?

    El Dragón Azul del Eclipse se convirtió en energía y formó una armadura para el Conde Sangriento del Eclipse.

    -¡Invoco al Guerrero Dragón Maldito del Eclipse! (2800/2300)

    -Un monstruo con 2800 puntos de ataque.

    -Y por el efecto del Conde Sangriento, al ser mandado al cementerio un monstruo en mi campo gana 1000 puntos de ataque. (3800)

    -3800…

    -Activo el efecto del Guerrero Dragón Maldito. A cambio de reducir su poder de ataque y defensa en 500 puntos (3300/1800), puedo destruir un monstruo en ataque.

    -¡Ése era tu plan!

    -¡Tu Dragón del Eclipse Perpetuo es aniquilado!

    -¡Como si fuera a permitir algo así!-respondió Lodaim-¡Activo el efecto de un monstruo en mi cementerio, el Dragón Marino de las Gemas!

    -¿El Dragón Marino de las Gemas?

    -Puedo removerlo del juego para salvar a mi monstruo de la destrucción.

    El monstruo de Lodaim apareció delante del Dragón del Eclipse y lo escudó del ataque.

    -¿He fallado?

    -Estás tan cegado con los monstruos del Eclipse que ni siquiera consideraste que otro monstruo pudiese pararte-dijo Lodaim-. ¡Pero todos los monstruos de mi deck son muy poderosos, sean del Eclipse o no!

    -Mierda, uso a mi Guerrero Dragón Maldito para destruir a tu Invocadora Blanca del Eclipse.

    El monstruo de Kalyom destruyó al de Lodaim con sus hojas.

    -Y con eso termino mi turno.

    «Al menos ahora no podrá revivir al Dragón del Eclipse normal.»

    -¡Muy bien, es mi turno!-dijo Lodaim robando carta con los ojos fijos en Kalyom-¡Dragón del Eclipse Perpetuo, ataca al Guerrero Dragón Maldito del Eclipse!

    -¡Urgh!

    Kalyom 500 LP

    «Eso ha estado cerca-pensó Kalyom-. ¡¿De verdad este tipejo me está derrotando?!»

    -¡Maldición!-gritó-¡Yo pertenezco a la familia principal! ¡No puedo perder contra alguien como tú!

    -Pues lo harás.

    -Todavía no. Activo el segundo efecto del Guerrero Dragón Maldito. Al ser destruido puedo revivir a un dragón. ¡El Dragón Rojo del Eclipse! (3000/2500)

    -Ese monstruo otra vez…

    -Al ser invocado por el efecto de mi carta, gana 1000 puntos de ataque (4000), aunque será destruido durante mi Standby Phase.

    «Sin duda trama algo-pensó Lodaim con gesto circunspecto.»

    -Por el momento termino mi turno.

    -¡Me toca a mí! En este momento mi monstruo debería ser destruido. ¡Pero uso el efecto del Manipulador de las Armas del Dragón en mi cementerio!

    -¿Puedes volver a usar su efecto?-se sorprendió Lodaim.

    -Así es-sonrió Kalyom-. Nunca dije que sólo pudiese usarse una vez por duelo. Tiene hasta dos usos.

    -Entonces lo que pretendes es usar el efecto de tu monstruo y darle 500 puntos de ataque más al Dragón Rojo.

    -Te equivocas-dijo Kalyom-. No, con la carta que tengo en la mano voy a hacer algo mejor.

    -¿Qué quieres decir?

    -Soy Archer, uno de los Duelistas de Clases. A todos nosotros Gilgamesh nos otorgó una carta de su tesoro real, una poderosa y antigua criatura, un Servant de nivel 12.

    -¿Un Servant? Entonces el Manipulador debe de ser un Master…

    -Sí. Y como te conté, nuestra familia, poseedora de las cartas del Eclipse, es muy antigua. Existe un monstruo Eclipse ancestral. ¡Y ahora te enfrentarás a él! ¡Activo mi magia de reliquia “Armas del Eclipse”! Con esta carta sacrifico al Dragón Rojo, de nivel 8, y al Manipulador, de nivel 4. ¡Ven, mi todopoderoso monstruo! ¡Dios del Eclipse Lahamu! (4000/3500)

    Lodaim contempló al monstruo de Kalyom con preocupación.

    -Su ataque es igual al que tenía el Dragón Rojo, pero esa carta desprende mucho poder.

    -Por supuesto que desprende poder. Es mi monstruo Eclipse más poderoso. ¡Tu dragón no será rival para él!

    -Veamos entonces de que es capaz tu monstruo.

    -Te arrepentirás de esas palabras. ¡Allá voy! ¡Te ataco con Lahamu! ¡Y cuando esta carta ataca, gana ataque igual a la mitad del ataque del monstruo enemigo, sólo durante la batalla! ¡Eso aumenta el poder de mi monstruo hasta los 6200! ¡Tu Dragón del Eclipse Perpetuo es destruido!

    -¡No lo permitiré!-dijo Lodaim-¡Activo mi trampa, “Fuego Intimidatorio de Dragón”! ¡Esta carta niega tu ataque y reduce el poder de tu monstruo en 500 puntos!

    -¡¿Cómo?!

    El Dragón del Eclipse Perpetuo lanzó una llamarada que frenó en seco al monstruo de Kalyom y le causó quemaduras.

    -Ahora el ataque de tu monstruo baja a 3500-dijo Lodaim-. Será destruido por mi Dragón del Eclipse en mi próximo turno.

    -Ju, no subestimes a mi monstruo-dijo Kalyom-. Si durante este turno has activado una carta mágica o trampa, mi Dios del Eclipse Lahamu puede lanzar un segundo ataque este turno.

    -¡¿Un segundo ataque?!

    -¡Eso es! ¡Ataco a tu monstruo y al hacerlo el ataque de mi monstruo aumenta en 2200, la mitad del ataque de tu monstruo! (5700)

    El ataque de Lahamu alcanzó al dragón de Lodaim, siendo atravesado por múltiples espadas primero y luego por una llamarada.

    -¡Argh!

    Lodaim 1450 LP

    -¡Ja, ja, ja, tu Dragón del Eclipse ha sido destruido, incluso en su nueva forma!-se regocijó Kalyom-. ¿Qué piensas hacer ahora, Lodaim?

    -Kh, maldito.

    «No puedo permitir que este tipo me gane, tenga al monstruo del Eclipse más poderoso o no.»

    -Adelante, Lodaim. Haz tu último turno antes de que acabe tu vida. Pon una defensa estéril si quieres. ¡No podrás detener el poder del Eclipse!

    -¡Ya lo veremos! ¡Robo! Activo mi carta mágica “Espejo de Dragón”.

    -¿Una carta para fusionar?-extrañó Kalyom.

    -Así es, no voy a defenderme. Con esta carta remuevo del juego desde mi cementerio a los Dragones del Cristal Rubí, Zafiro, Esmeralda y Topacio. ¡Invoco al Dragón de Obsidiana (3000/2000)!

    -Sólo tiene 3000 puntos de ataque.

    -Mi monstruo gana diversos efectos dependiendo del atributo de los monstruos fusionados-dijo Lodaim-. Como he fusionado a un monstruo de agua, al ser invocado puedo devolver a la mano un monstruo del adversario. ¡Despídete de tu Dios del Eclipse Lahamu!

    El Dragón de Obsidiana escupió un gran chorro de agua por sus fauces, en dirección a Lahamu.

    -¡Activo el efecto de mi monstruo! Cuando activas el efecto de un monstruo, puedo invocar desde mi cementerio a un monstruo Eclipse. ¡Paladina del Eclipse (1300/1700) en defensa! ¡Ahora mi monstruo no es afectado por el efecto del tuyo!

    Lahamu agitó su cola y detuvo el chorro de agua.

    -Tu plan ha fallado.

    -Todavía no he terminado. Como he dicho, mi monstruo gana un efecto por cada atributo. ¡Como he usado monstruos de oscuridad y de viento, cuando el Dragón de Obsidiana ataque ganará 1000 puntos de ataque y podré destruir una carta mágica o trampa en tu campo!

    -¿Cómo dices?

    -¡Ataco y destruyo tu “Equipo del Eclipse”, mientras el poder del Dragón de Obsidiana crece hasta los 4000 puntos!

    -Activo el efecto de mi monstruo-dijo Kalyom.

    -¿Otro más?

    -Por supuesto, es el monstruo Eclipse más poderoso de todos, a fin de cuentas. Si controlo un monstruo Eclipse de tipo Guerrero, puedo cambiar la posición de batalla de uno de tus monstruos durante tu Battle Phase. ¡Tu monstruo pasa a defensa y no llega a atacar!

    Lodaim apretó los dientes con frustración. ¿Qué podía hacer ante el poderoso monstruo de Kalyom?

    -Ju, tu último y patético intento ha fracasado, Lodaim. ¡Y ahora es mi turno! Éste será el último. Prepárate a morir y a que te arrebate a tu dragón. Y tras eso, me ocuparé de ganar esta batalla. Mataré a todos los que te han seguido. Y luego de eso, buscaré a tu familia. Eliminaré cualquier rastro de tu estirpe traidora.

    Lodaim cerró el puño con rabia y provocó un estallido de poder mágico a su alrededor.

    -¿Te atreves a amenazar a mi familia también? Montón de basura…Ten por seguro que quien morirá en este duelo serás tú.

    -Ju, si ya estás acabado. Paso a la Paladina del Eclipse al ataque. ¡Y entonces ataco a tu Dragón de Obsidiana con Lahamu! ¡Tu monstruo es destruido!

    -Pero al hacerlo activas su efecto. Puedo invocar un monstruo tipo dragón de luz de nivel 8 desde mi deck. ¡Ven, Dragón del Cristal Supremo! (3200/2800)

    -¿Crees que con eso podrás protegerte?-dijo Kalyom con desprecio-No habrás olvidado el efecto de mi monstro, ¿verdad? ¡Cuando activas el efecto de un monstruo puedo revivir a un monstruo Eclipse de tipo guerrero en mi cementerio en defensa! ¡Ven, Conde Sangriento del Eclipse! (1800/1000)

    -¿Y qué consigues invocando a ese monstruo?

    -Ahora puedo activar esta carta. Se trata de mi magia de juego rápido “Derribo del Eclipse”. Cuando un monstruo Eclipse es invocado de forma especial, esta carta me permite destruir un monstruo en el campo de cada jugador y robar una carta. ¡Destruyo al Conde Sangriento y a tu Dragón del Cristal Supremo!

    El monstruo de Kalyom se abalanzó sobre el de Lodaim y ambos se destruyeron mutuamente.

    -Mi Dragón del Cristal Supremo…

    -Ya te dije que no valían para nada. Y ahora robo carta. Además, como el Conde Sangriento ha sido mandado al cementerio, se activa su efecto, que le da 1000 puntos de ataque a Lahamu. (4500) ¡Y ahora te ataco directamente con la Paladina del Eclipse!

    -¡Urgh!-gimió Lodaim al recibir el ataque.

    Lodaim 150 LP

    -Ju, ju, casi te quedas sin puntos-se regocijó Kalyom-. Ya estás en las últimas. Pero admito que me sorprende que hayas aguantado un turno más. Sin embargo, no volverá a suceder. En el próximo mis monstruos acabarán contigo. Y por si caso pongo esta carta bocabajo. Te toca.

    Lodaim se llevó la mano a la boca para limpiarse un hilillo de sangre. ¿Cómo ganar el duelo? ¿Cómo superar al monstruo más poderoso del Eclipse?

    «¡Espera!-pensó. Se le acababa de ocurrir algo. Era arriesgado, pero si funcionaba podía ganar.»

    -¿Por qué sonríes?-se sorprendió Kalyom-¿Acaso es por desesperación?

    -No, idiota. Ya sé cómo voy a ganarte. Y es de una forma que encuentro irónica. ¡Mi turno! Activo mi carta mágica “Milagro del Eclipse”, una carta que me permite añadir un monstruo Eclipse de mi deck a mi mano. ¡Elijo a la Guerrera Mágica del Eclipse y la invoco (1300/1100)! Entonces se activa su efecto. Puedo añadir a mi mano una carta Eclipse del cementerio.

    -Pues adelante, no tienes ninguna que te sirva.

    -Ju, he dicho del cementerio, no de mi cementerio. Voy a usar una de las tuyas.

    Kalyom abrió mucho los ojos por la sorpresa.

    -¿Una de las mías? Bastardo, no irás a…

    -¡Eso es! ¡La carta que voy a utilizar es la “Fusión del Eclipse”!

    -¡Maldito!-gritó Kalyom, viendo lo que quería hacer Lodaim.

    -Tú mismo lo dijiste antes, ¿no?-dijo Lodaim, sosteniendo la carta mágica en la mano-Hay una criatura del Eclipse resultante de la fusión de los tres dragones, cuyo poder depende de cada uno. Tú pensabas invocar un monstruo que tuviese a tu Dragón Rojo como núcleo. ¡Pero yo invocaré uno que tenga a mi Dragón del Eclipse como tal! ¡Remuevo del juego desde el cementerio a nuestros tres dragones! ¡Invoco al monstruo del eclipse final!

    Una luz blanca salió del Shídank de Lodaim mientras que dos luces, roa y azul, surgieron del Shídank de Kalyom.

    -No puedo creer que ese desgraciado haya hecho lo que tenía que hacer yo-dijo Kalyom con rabia.

    -Aquí está el poder verdadero del Eclipse, la fusión de los tres dragones. ¡Tiembla ante mi Dragón Fantasma del Eclipse Definitivo! (4500/4000)

    -Así que ése es el todopoderoso dragón final del Eclipse-dijo Kalyom, mirando impresionado al monstruo de Lodaim-. No está mal, me estremezco al pensar que forma adoptará bajo mi poder. Por el momento su ataque es igual al de Lahamu, pero mi monstruo parará al tuyo si me ataca y en mi turno ganar ataque igual a la mitad del poder de tu monstruo. ¡Mi Dios del Eclipse Lahamu vencerá!

    -¡No, vas a perder! ¡Mi monstruo gana 500 puntos de ataque por cada otro monstruo Eclipse o monstruo de tipo dragón en el campo! Los tuyos también cuentan, por lo que el poder del Dragón Fantasma del Eclipse Definitivo aumenta en 1500 puntos (6000).

    -Así que tiene 6000…

    -¡Éste será tu fin, Kalyom! ¡Dragón del Eclipse Definitivo, ataca!

    -Eso no funcionará conmigo, estúpido. El Dios del eclipse Lahamu es la criatura del Eclipse más antigua y poderosa. ¡Por su efecto paso a tu monstruo a defensa!

    Los ojos del dragón Lahamu brillaron y el dragón de Lodaim fue forzado a arrodillarse.

    -Ju, ju, ése es tu lugar, Lodaim. Invocar a este monstruo no te ha servido de nada.

    -Todavía no has visto todo de lo que es capaz-dijo Lodaim con decisión-. ¡Activo el efecto de mi monstruo! ¡Una vez por turno puedo cambiar la posición de batalla de un monstruo!

    -¿Cómo?

    -Sabía que a tu monstruo no le afectaría debido a la Paladina del Eclipse, pero sí puedo usar este efecto sobre mi propio monstruo. ¡Pasa al ataque, Dragón Fantasma del Eclipse Definitivo!

    El dragón de Lodaim extendió las alas y voló. Kalyom torció el gesto.

    -¿Ha vuelto al ataque? Pero al hacerlo se activa el efecto de Lahamu. Puedo revivir a un monstruo Eclipse de tipo guerrero. ¡Ven, Invocadora Roja del Eclipse! (1200/1000)

    «Un monstruo de bajo nivel-pensó Lodaim.»

    -Eso no te salvará. Para empezar, al invocar a tu monstruo el poder de mi dragón aumenta en 500 puntos más (6500) ¡Ataco de nuevo a Lahamu con mi Eclipse Definitivo!

    -Activo mi trampa, “Fuerza del Dragón Rojo”. Esta carta aumenta el ataque de un monstruo Eclipse de tipo dragón en el poder de un monstruo Eclipse de tipo guerrero en mi campo, hasta la End Phase. ¡Mi monstruo gana los 1300 puntos de la Paladina del Eclipse!

    -¡Entonces el ataque de tu monstruo aumenta hasta los 5800! ¡No es suficiente para vencer al mío, que tiene 6500 puntos de ataque!

    -¡Ja, ja, ja! Por algo he invocado a la Invocadora Roja del Eclipse pese a ser más débil que otros de mis monstruos, ¿no crees? ¡Mientras esté en el campo cualquier aumento de poder que reciba un monstruo Eclipse que controle es doblado! ¡El ataque de mi monstruo aumenta en 2600! (7100)

    Lodaim miró al monstruo de Kalyom asombrado.

    -¿7100 puntos de ataque?

    -¡Ja, ja, ja! ¡Cómo puedes ver mi habilidad para usar las cartas del Eclipse te supera! ¡Muere, Lodaim!

    -¡Es mi habilidad la que te supera, Kalyom!-respondió Lodaim-¡Activo el efecto de la Guerrera Mágica del Eclipse!

    -¿Ese monstruo?

    -Una vez por turno, si controlo un monstruo Eclipse de tipo dragón, cuando se activa una carta trampa puedo destruir una carta en el campo y hacerte 300 puntos de daño. ¡Esa carta es la Invocadora Roja del Eclipse!

    -¡No puede ser!-exclamó Kalyom.

    La Guerrera Mágica del Eclipse se abalanzó sobre la Invocadora Roja y la cortó con su espada.

    -¡Maldito seas, Lodaim!

    -¡Y ahora recibes 300 puntos de daño!

    -¡Argh!

    Kalyom 200 LP

    -Como la Invocadora Roja no está, el ataque que tu monstruo gana no se dobla, por lo que sólo gana 1300 punto y se queda en 5800. Al haber un monstruo menos en mi campo, el ataque de mi Dragón Fantasma del Eclipse Definitivo baja en 500 puntos, pero con 6000 tiene poder más que suficiente para acabar contigo.

    -No…esto no puede ser…-dijo Kalyom, dando un paso atrás-Yo soy el descendiente de nuestra gloriosa familia, el que ha seguido su tradición… ¡No puedo ser vendido por ti, maldita sea!

    -No tendrías que haber venido a conquistar nuestro hogar-replicó Lodaim con fuego en los ojos-. ¡Y sobre todo nunca tendrías que haberte atrevido a desafiarme a mí! ¡Acaba con esto, Dragón Fantasma del Eclipse Definitivo! ¡Ráfaga del Eclipse Definitiva!

    El poderoso haz de energía del dragón de Lodaim destruyó al Dios del Eclipse Lahamu y se llevó por delante a Kalyom, que desapareció en medio de un estremecedor grito.

    -¡¡¡Aarrghhh!!!!

    Kalyom 0 LP

    Lodaim observó el rastro en el suelo dejado por su ataque y escupió.

    -Tu sol ha sido tapado.

    Lodaim volvió su atención hacia el castillo de la ciudad. Kalyom había muerto, pero todavía faltaba ganar la batalla.

    -Sin Kalyom lo lograremos seguro. Nosotros cumpliremos aquí, Alryu, vosotros acabad con los demás en las Tierras Sombrías.

    «Y Shaveine, Kirai, no dejéis que os pase nada.»


    Carta del día:
    [​IMG]


    Próximo capítulo: La intervención de Saber
     
  2. Wiki

    Wiki ¡Yow!

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,982
    Temas:
    72
    Calificaciones:
    +5,124
    Ya me actualicé. Duelo chingón, como tenía que ser con Lodaim al frente. Aunque... creí que la carta del día sería el supah nuevo dragón del elipse. La nueva batalla final empieza con el pie derecho.

    Se viene el duelo de Seiba. Supongo que va contra Shaveine o contra Celia
     
  3. Legend12

    Legend12

    Registrado:
    15 Abr 2010
    Mensajes:
    4,796
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +816
    Bueno al fin termino el duelo, es generalmente por caps cercanos al final donde aparecen duelos muy buenos con mas consistencia y este no fallo en cuanto a jugadas y mantener cierto suspenso, mi lio con este Kalyom vs Lodaim fue que era muy predecible, eso y como Kalyom no es un personaje interesante que digamos pues 3 caps se me hizo un pelin largo, Lodaim debio rematarlo en el 2do pero bueh, que se le va a hacer, cosa curiosa, en este duelo si que hay muy pocos duelos entre hombres, asi que se extraño un poco eso XD

    ocurrieron unos pocos sucesos entre el duelo, asi que imagino que Shaveine servira como carne de cañon para Saber antes de luchar contra alguien mas
     
  4. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,743
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +475
    Iba a ponerlo, pero hay algunos (guiño, guiño) que miran la carta antes de leerse el duelo y como el nuevo dragón del eclipse debía ser una sorpresa (ya que se suponía que era Kalyom quien debía invocarlo), decidí poner al Servant de nivel 12.

    Tendrás que esperar a que publique el sobre. Que por cierto, creo que debería tocar ya.

    Yo creía que era evidente, pero parece que no. Nadie ha acertado ese duelo XD

    Supongo que es normal, siendo que casi todas las protas nuevas son mujeres.



    Capítulo 76



    La intervención de Saber





    -Ya ha llegado-dijo Mat.

    -Ya lo veo-respondió Land.

    No sólo sus exploradores habían detectado los Portales y las Puertas Transitorias, sino que se podía ver claramente como formaban ingentes cantidades nuevas de soldados. Además, el Trono del Cielo había aparecido coronando la fortaleza principal.

    -Ahora empezará la batalla de verdad-dijo Mat-. En cuanto ataquen, sacaremos los otros dos grupos que tenemos en reserva.

    -Suponiendo que Demanthrus no lo haya adivinado.

    -Es probable que se lo huela, ese cabrón es muy inteligente-masculló Mat-. Pero también arrogante, ¿verdad?

    Land sonrió.

    -Sí. Aunque se imagine que es una trampa, intentará superarla. Lo que quiere por encima de todo es superarme. Aunque sepa que lo hemos atraído, no desaprovechará la oportunidad de acabar conmigo.



    Arthat inspeccionó la batalla desde el puesto de mando en uno de los pisos superiores de la fortaleza que había montado Almash.

    -Umh. Por lo que veo ha habido algunas incursiones en la ciudad, pero la batalla se desarrolla principalmente fuera.

    -Así es-dijo Almash con orgullo-. He desplegado varios equipos para interceptar los Portales, debido a que no podíamos crear una barrera que impidiera que se abriera dentro.

    -Ahora podemos-dijo Arthat, volviéndose hacia Sharan-. Encárgate tú de eso, Sharan. Coge a la gente que estimes necesaria.

    -Lo haré, mi señor-le sonrió ella.

    -¿Y qué está haciendo Alryu?-preguntó Gilgamesh, acercándose a ellos con una sonrisa confiada.

    -Está luchando desde lejos-dijo Almash.

    -Así que se mantiene a distancia-dijo Arthat-. Lo normal sería que atacase con todo para tomar el lugar y salvar a las cautivas. Está claro que su presencia aquí es una trampa para atraernos. Por eso el ataque no está teniendo tanta fuerza como debería.

    -Lo que quieren es acabar con Gilgamesh-comprendió Saida-. Pues no lo permitiremos.

    Lanris se encogió de hombros.

    -Básicamente, por mucho que ellos hayan planeado esta batalla, nosotros somos los Duelistas de Clases. No perderemos. Especialmente estando yo, que he traído el éxito a todas las batallas en que he estado presente.

    -Ya, pero esta vez te tocará luchar-dijo Valiar, cruzándose de brazos-. No podrás pasarte el combate saboteando al enemigo desde dentro.

    -Ya, entre Elure y Selinda mi tapadera se fue al infierno.

    -Ju, no te preocupes. De este modo es mejor. Ahora podrás matarlas a ellas o cualquier otro de su bando.

    Gilgamesh los miró amenazadoramente.

    -No toquéis a Selinda. Ella es mía.

    Saida torció el gesto. ¿Por qué Gilgamesh estaba tan obsesionado con esa mujer? Vale que tenía belleza y poder, pero había demostrado ser indigna, una vil traidora. Alguien que no era capaz de mostrar el debido respeto y lealtad a Gilgamesh debía morir, fuera como fuera.

    -Con todo el respeto, señor, no deberíais salir. Pese a vuestro poder sin igual, en medio de una zona de guerra existe riesgo. Nosotros los Duelistas de Clases nos ocuparemos.

    -Por supuesto que sí, Saber-respondió Gilgamesh-. ¿Acaso creías que yo, el rey, me rebajaría a luchar con los demás? Me quedaré en el trono del cielo.

    -Sí, tenemos más hombres-dijo Lanris-. Ganar la batalla no será complicado.

    -No creas que eso es todo lo que tienen-dijo Arthat, frunciendo el ceño. Lewrin no libraría una batalla final solo con eso, ni aunque fuese dividida en dos frentes. Deben de tener una división de hombres más por lo menos. Atacaran cuando menos lo esperemos.

    -No tendrá importancia-dijo Gilgamesh-. Contamos con mi Trono del Cielo. ¡Acabaremos con ellos desde el aire!

    -Serás un blanco fácil-dijo Arthat.

    -Subestimas al Trono del Cielo-dijo Saida.

    -Mi nave cuenta con una protección mágica especial-dijo Gilgamesh.

    -Esos seriamos los Duelistas de Clases-dijo Valiar, mostrando un cristal tallado en forma de prisma en su mano.

    -Gilgamesh nos ha dado uno a cada uno-dijo Lanris-. Colocados a cierta distancia y usando parte de nuestra energía crea una barrera protectora muy poderosa para el Trono del Cielo.

    -Nosotros somos el escudo de nuestro señor. Si no nos derrotan primero les será muy difícil dañar el Trono del Cielo.

    -Y desde ahí arrasaré a esas moscas-sonrió Gilgamesh.

    -Un mecanismo interesante-dijo Arthat-. Eso también forzará a Alryu y a los demás a buscaros. Pero habéis dicho que hacen falta cuatro. ¿Caster tiene el último?

    -No, no he podido dárselo-dijo Gilgamesh-. Por cierto, ¿dónde está?

    Dirigió su pregunta a Almash, que había aguardado sin intervenir en la conversación.

    -La magnificencia de mi señora Ishara ha ido a iniciar el proyecto que tenía previsto con las Aes Sídhes. En cuanto los preparativos estén listos empezará a utilizar el poder de las Aes Sídhes prisioneras.

    -Ah, sí. Entonces es mejor que no sea molestada. Es un plan muy ambicioso el suyo, traer el Yggdrasil aquí, convertir este mundo vulgar en uno digno de ser habitado por nosotros, la más antigua raza.

    -Suena a un mundo interesante por lo que me dijo-sonrió Almash-. Un mundo para los verdaderamente fuertes.

    -Ju, ju, ju, así es. Y cuando la grandiosa fuente de la magia original, el Yggdrasil esté aquí, nada podrá pararnos.

    -Supongo que las mujeres estarán protegidas-dijo Valiar.

    -Así es. He hecho que sean trasladadas y sacadas de aquí en secreto. Creo que algunos grupos pequeños han entrado en la fortaleza, pero no podrán encontrar a tiempo a las captivas.

    -Así que hay algunas moscas en mi fortaleza-dijo Gilgamesh, sonriendo siniestramente.

    -Si no es Alryu no tiene mi interés.

    -Ya, pero quien sabe quién puede ser. Tal vez sea mi Selinda. De todos modos, no se puede permitir que gusanos campen a sus anchas en casa del rey. Suerte que tengo medidas para algo así. ¡Contemplad el poder del rey!





    Selinda e Ilysia corrían por el interior de la fortaleza. Habían tenido que deshacerse de algunos enemigos por el camino. También habían encontrado algunos soldados ya derrotados, lo que les indicaba que por ahí había pasado ya Kirai. Puesto que no les interesaba Almash y de todos modos Kirai se ocuparía de él, fueron por otro camino.

    -Me pregunto dónde estará Ishara-dijo Ilysia con impaciencia.

    -No lo sé, pero creo que más arriba-dijo Selinda-. Me ha parecido percibir un gran poder antes por un instante.

    Ilysia se detuvo y cerró los ojos en señal de concentración.

    -Es verdad, noto el poder de la magia del Yggdrasil que usamos.

    -Oh, es verdad, tú también puedes usar parte de ese poder.

    -Por supuesto, soy una chica muy hábil. Hay más de una persona ahí arriba, quizás tres o cuatro pisos por encima.

    Selinda sonrió.

    -Perfecto, entonces Gilgamesh y los demás ya han llegado, justo como planearon papá y el tío Mat. Es nuestra oportunidad de vengarnos.

    Ilysia se rascó la cabeza.

    -Esto…Veamos cómo te lo digo, hermanita. Tengo mucha confianza en mi fuerza, pero no creo que podamos ganar a Gil y a los demás Duelistas de Clases nosotras solas.

    -Ya lo sé, tonta. No soy tan imprudente. Especialmente si tengo que cuidar que no le pase nada a mi hermana pequeña.

    -¡Qué soy yo la que cuida de ti! ¿O has olvidado que yo gané a Sanda y Uinda?

    Selinda suspiró con cansancio.

    -No empecemos con eso otra vez. Quedamos en que las dos nos cuidaríamos la una a la otra, ¿no? Pues no discutamos.

    -Sí, está bien.

    -Por el momento todavía tenemos que llegar hasta ellos. Seguro que van a participar en la batalla, de modo que no se quedarán quietos. Se separarán. Entonces iremos a por Gilgamesh y si es necesario quitaremos de en medio a quien se cruce por delante. Y ahora vamos, sigamos subiendo.

    Llegaron hasta otra escalera que subía al piso de arriba y Selinda encabezó la marcha, ya que al tener las piernas más largas que Ilysia podía correr más. De ese modo podría detectar los peligros antes de que llegase su hermana.

    -Intenta no quedarte atrás, ¿enten…? ¡¡Aaahhh!!

    Se produjo un fuerte temblor y Selinda casi se dio de bruces. Logró apoyarse milagrosamente a la pared y entonces oyó el grito de Ilysia.

    -¡¡Hermanita!!

    Cuando se giró Selinda vio horrorizada como un muro caía entre ella y su hermana pequeña y sintió como si la fortaleza entera se estuviese moviendo, a juzgar por el sonido ensordecedor que producía.



    Kirai se paró en seco cuanto toda la fortaleza se puso a temblar. Parecía como si el suelo se moviera. No, realmente se estaba moviendo. La estructura del lugar cambiaba ante sus ojos.

    -Esto es una locura-dijo, atónita-. ¿Cómo es posible una magia así?

    El edificio al fin dejó de temblar. Kirai dio un paso temeroso para ver si la cosa era segura. Al ver que sí se relajó, pero luego miró a su alrededor con frustración.

    -Todo se ha movido. No sé ni donde estoy ni a donde lleva el camino ahora. ¡Maldita sea, tengo que encontrar a Almash!



    -¡Espera!-le dijo Celia a Elure.

    La joven usuaria de guerreras contempló pasmada la fortaleza, en la que ya debían estar Selinda, Ilysia y Kirai.

    -¿Qué pasa, Celia?-preguntó Elure, mirando a su alrededor con suspicacia-No hay enemigos cerca, ¿no?

    -No es eso. La fortaleza… ¿No es un poco distinta?

    Elure la miró extrañada.

    -¿Distinta? No sé qué quieres decir. Tampoco es que sepa exactamente como es. Sólo la hemos visto de lejos.

    -Es que me ha parecido notar algo distinto, como si de repente una ventana desapareciera o algo así-dijo Celia, sin ser capaz de comprender-. Ha sido cuando hemos notado ese temblor de tierra.

    -Eso debe de haber sido algún ataque. Vamos, Celia, no perdamos más el tiempo aquí. Selinda y Kirai estarán bien. Son muy fuertes, especialmente Selinda. Yo lo sé bien. Nosotras tenemos que encontrar a las Aes Sídhes captivas. Ahora que han llegado Gilgamesh y los Duelistas de Clases, cada vez es más difícil pasar desapercibidas.

    -Sí, tienes razón-asintió Celia-. Sigamos.

    «Pero algo extraño ha pasado en la fortaleza, estoy segura.»



    Selinda golpeó el muro con el puño.

    -¡Ilysia!

    No recibió respuesta. Además, no notaba el poder mágico de su hermana al otro lado de la pared.

    -Este movimiento…De alguna forma, el interior de la fortaleza debe de haberse restructurado. ¡Maldito Gilgamesh!

    No podía quedarse ahí parado lamentándose. Tenía que seguir avanzando e intentar volver a encontrarse con Ilysia. Sólo esperaba que no le pasara nada mientras.

    «No pasa nada, Ilysia es muy fuerte. En la Torre se enfrentó a Valiar y salió bien parada. A fin de cuentas, ella era Revenger, estará bien.»

    La mejor forma de asegurarse de que no le pasaba nada era ocuparse de Gilgamesh y el resto de los Duelistas de Clases rápidamente.



    -Ju, ju, ju-sonrió Gilgamesh-. He convertido la fortaleza en un laberinto.

    -Impresionante-dijo Arthat con sinceridad. El poder de Gilgamesh realmente superaba sus expectativas. Si se enfrentaba a él tras acabar con Alryu sería realmente una batalla titánica. Por suerte, tenía a Sakarnen de su lado.

    -Ahora los intrusos están acorralados y no darán problemas-dijo Saida.

    -Además, esto está ahora protegido contra los Portales, de modo que quien quiera llegar aquí tendrá que pasar por el laberinto.

    -Un momento-intervino Almash-. Estoy bastante seguro de que una de las personas que se ha aventurado a venir aquí es Kirai. Quiero derrotarla.

    -Entonces adelante-dijo Valiar-. Es tan simple como esperarlas a la salida. De hecho, hay más de una. O también puedes entrar y cazarla allí.

    -Yo por mi parte me voy al Trono del Cielo-dijo Gilgamesh-. Es hora de desatar el terror en esta batalla.

    Gilgamesh abrió un Portal y lo traspasó. Saida observó cómo se marchaba y luego volvió la vista hacia la salida de la sala.

    «Esa Selinda está ahí abajo. Y Gilgamesh se ha ido. Muy bien, entonces haré lo que debo hacer. ¡Eliminaré a esa mujer!»



    Selinda se dio la vuelta irritada la tercera vez que llegó a un callejón sin salida. Al menos esta vez terminaba en una ventana, lo que le había permitido echar un vistazo a la batalla que se libraba a lo lejos. Claro que eso tampoco era necesariamente positivo. El ver cómo se desplazaban cada vez más soldados enemigos aumentaba su apremio.

    «Tengo que darme prisa y acabar con Gilgamesh y los Duelistas de Clases lo antes posible.»

    Sin embargo, la restructuración del lugar era irritante. En circunstancias normales, debido a haber vivido en palacios y a su amplia educación, sabría desplazarse por el interior de la fortaleza sin problemas. Pero ahora nada tenía sentido.

    «Y el problema es que intentar sentir el poder mágico de otras personas para guiarme no sirve de mucho. Hay mucha gente luchando por todas partes como para que pueda guiarme por eso.»

    Entonces sintió un temblor cerca, como una explosión. También sintió un pico elevado de poder mágico procedente de una mujer. Un poder compuesto por Aes Sídhe y un tipo de magia distinta.

    -¡Una Duelista de Clases!

    Selinda echó a correr y abrió violentamente una gran puerta usando la magia. Se encontraba una sala amplia en la que había espadas, hachas y armaduras colgados del techo y en diversos estantes: la armería. En el centro de la sala había una mancha negra, causa por un ataque que seguramente había destruido lo que había allí, dejando el espacio despejado. Y a su lado estaba Saida.

    -Tú-dijo Selinda, poniéndose seria-. Eres Saber, ¿verdad?

    -Ése es mi título-respondió ella-. Mi nombre es Saida.

    -Tú estuviste presente la noche en que Gilgamesh se me llevó. Parece ser que conseguiste apañártelas contra Celia y Kirai y frenarlas.

    -Correcto, Selinda. Y ahora voy a derrotarte a ti. Por mi señor Gilgamesh.

    Selinda esbozó una sonrisa desafiante.

    -Ya, pues dile que si quiere cogerme tendrá que venir él en persona.

    -No he venido a capturarte-dijo Saida-. He venido a eliminarte.

    Selinda parpadeó con sorpresa.

    -Vaya, eso no me lo esperaba. Siendo Gilgamesh como es, creía que intentaría tomarme por la fuerza todo ofendido.

    -Es lo que pretende. Pero es un error. Tú no eres digna de estar con él, ni aunque sea como esclava. Alguien como tú, que ha despreciado a nuestro señor de esta forma, que lo ha traicionado, debe morir.

    -Vaya, me parece que esos no son todos tus motivos-sonrió burlonamente Selinda-. Me parece que en realidad lo que pasa es que soy un obstáculo para ti.

    El rostro de Saida se crispó.

    -¿Cómo te atreves?

    -Vaya, debe de ser frustrante, ¿verdad? Tú, tan leal, enamorada de Gilgamesh y él no te hace caso. Sin embargo, él está obsesionado conmigo, pese a que yo lo rechazo y lo desprecio abiertamente. Pero es natural-Selinda se pasó la mano por el pelo y se lo echó hacia atrás deliberadamente-. Soy la belleza personificada, delicada y refinada. No puedes competir conmigo, no tú, vestida en tu armadura.

    Saida respiró con tranquilidad y cerró los ojos.

    -Soy un caballero. Mi armadura es mi atuendo correcto. Mi deber es proteger a mi rey y su honor.

    «Vaya, no he conseguido hacerla perder los estribos-se lamentó Selinda.»

    -No creo que Gilgamesh tenga honor alguno que merezca ser protegido. Sin embargo, parece que tu lealtad es admirable. No me hace ilusión hacerle daño a alguien así, pero no te insultaré pidiéndote que te apartes.

    -Luchemos entonces-dijo Saida, haciendo aparecer su Shídank-. Podría haberte atacado por sorpresa antes, pero un caballero debe luchar cara a cara. Adelante, elige si prefieres empezar tú o no.

    -Qué amable. ¡Duelo!

    Selinda 4000 LP


    Saida 4000 LP


    -Antes de nada, usaré esto-dijo Saida, sacando un colgante. Al instante, la habitación quedó rodeaba por una barrera transparente.

    -Ahora no podrán interferir en nuestro duelo-compendió Selinda.

    -Eso es. Nadie interrumpirá nuestra batalla. Podremos luchar sin preocupaciones. Y entonces podré eliminarte.

    -Lo mismo digo. Siguiendo tu ofrecimiento de antes, yo tomaré el primer turno.

    -Me parece bien.

    -Voy a empezar colocando un monstruo en defensa.

    -Vaya, diría que no es propio de ti.

    -Tómalo como una señal de respeto-sonrió Selinda-. Además pongo una carta bocabajo. Es tu turno.

    -Muy bien-dijo Saida-. ¡Robo carta! Invoco a Fleur Mousquetaire Gardenia (1600/1400).

    -No está mal.

    -Al invocarse se activa su efecto. Te causo 400 puntos de daño por cada carta en mi mano. Y ahora tengo 5.

    -¡Eso son 2000 puntos!

    -Exactamente. ¡Toma esto!

    El ataque de Gardenia alcanzó a Selinda, que se tambaleó por el fuerte impacto.

    -Ugh…

    Selinda 2000 LP

    -Realmente no te vas con contemplaciones, ¿verdad?

    -Por supuesto que no. En una batalla real no tiene sentido perder el tiempo con jueguecitos. Además, no es respetuoso para con el oponente. ¡Ataco a tu monstruo defensivo con mi Fleur Mousquetaire Gardenia!

    -Como esperaba-dijo Selinda-. ¡Mi monstruo es la Guardiana de los Milagros! (800/2000) ¡No podrás superar su fuerza defensiva tan fácilmente!

    -¡Tsk!

    El dragón de Selinda le propinó un coletazo a Gardenia y frenó su ataque.

    Saida 3600 LP

    -¿Qué te ha parecido, Saida? Por ahora no puedes superar a mi monstruo defensivo.

    -No estés tan segura. Para empezar, cuando recibo daño de batalla mientras controlo a un Fleur Mousquetaire, puedo descartar de mi mano al Fleur Mousquetaire Carnation para causarte a ti el mismo daño de batalla.

    -¿Cómo?

    -Recibes otros 400 puntos.

    -¡Argh!

    Selinda 1600 LP

    -Eres dura…

    -Y no he terminado. Mi monstruo también me permite robar una carta. ¡Y ahora activo mi magia de juego rápido “Fleur Change”! Esta carta me permite sacrificar a un Fleur Mousquetaire para invocar a otro de ritual desde el deck que posea el mismo atributo.

    -Espera, ¿una invocación de ritual desde el deck usando una sola carta?-dijo Selinda, pasmada.

    -Este es mi estilo, la ritualización veloz. ¡Sacrifico a Gardenia, de tierra, para invocar a Fleur Mousquetaire Capitaine Kaivant (2300/2000)!

    «Es increíble-pensó Selinda-. Su dominio de la invocación de ritual parece ser mayor incluso al de Elure.»

    -¡Ataco a tu Guardiana de los Milagros con Kaivant!-dijo Saida.

    -Tsk, mi monstruo-se lamentó Selinda.

    -¡Efecto de Capitaine Kaivant! Cuando destruye un monstruo en batalla, puedo invocar a un Fleur Mousquetaire desde mi mano.

    -¡¿Cómo?!

    -¡Invoco a Fleur Mousquetaire Witty! (1700/1200)

    -Un monstruo con 1700 puntos de ataque. Y mis puntos…

    -Son sólo de 1600-terminó Saida-. Eso quiere decir que este duelo terminará este turno, porque además Witty tiene un efecto, que hace que mis monstruos no sean afectados por efectos de trampas durante la Battle Phase.

    -Increíble, es un ataque rápido y letal…

    -Te dije que no iba a contenerme. ¡Éste será tu fin, Selinda Alryu! ¡Desaparecerás de la vida del rey Gilgamesh! ¡Ataca, Witty!

    -Ju, activo mi trampa, entonces-dijo Selinda.

    -¿Una trampa?

    -Sí, es una trampa, pero no tiene efecto sobre tus monstruos. Se trata de “Bendición de Pikeru”. Me permite mandar un monstruo de tipo lanzador de conjuros de mi deck al cementerio para ganar vida igual a su ataque.

    -Entonces tus puntos se incrementarán y te salvarás-frunció el ceño Saida.

    -Así es. Mando al cementerio a Nigra Magi Curan, que tiene 1300 puntos de ataque.

    Selinda 2900 LP

    -Ahora puedo resistir tu ataque.

    El ataque de Witty alcanzó a Selinda, pero ella estaba preparada y eliminó el impacto con una barrera mágica.

    Selinda 1200 LP

    -Ju, has fallado.

    -Sólo en acabar contigo. Pero en este turno has perdido muchos puntos.

    «Sin embargo, ¿por qué no ha mandado al cementerio un monstruo con más puntos de ataque? De haberlo hecho ahora tendría más de la mitad de sus puntos todavía. Planea algo.»

    -Activo entonces mi carta mágica continua “Zona Segura de las Fleur Mousquetaire”. Y con esto termino mi turno.

    -Perfecto, es mi turno-dijo Selinda-. Ahora invoco a mi Albi Magi Pikeru (1300/0). Por su efecto, al invocarla puedo invocar de modo especial un monstruo lanzador de conjuros de nivel 2 desde mi cementerio.

    -Claro, por eso mandaste allí a Curan en vez de otro monstruo más poderoso.

    -Ju, exactamente. ¡Revive, Nigra Magi Curan! (1300/0)

    -Dos monstruos débiles. ¿Qué piensas conseguir con ellos?

    -Oh, ¿no te lo he dicho? Pikeru es un monstruo tuner. ¡De modo que sincronizo a mis dos monstruos de nivel 2! ¡Ven, Regina Magi Pikeru!

    Selinda alzó la mano para acompañar con su movimiento a la invocación. Sin embargo, no pasó nada Pikeru y Curan se quedaron quietas donde estaban.

    -¿Cómo? ¿Qué ha pasado?

    -Es muy sencillo-dijo Saida, señalando hacia su carta mágica-. Por el efecto de mi “Zona Segura de las Fleur Mousquetaire”, mientras controle un monstruo que sea una Fleur Mousquetaire, no podrás invocar desde el Extra Deck.

    -¡No puede ser! Sin el Extra Deck no sólo no puedo invocar a Regina Magi Pikeru, sino que no puedo invocar prácticamente a ninguno de mis mejores monstruos.

    -Eso es. Es un problema que yo no tengo al usar rituales.

    «Maldición, mi plan era usar la “Magia Inocente” sobre Regina Magi Pikeru y aumenta su ataque a 3400 puntos, mientras me recuperaba la vida perdida. Pero ahora, ¿qué hago?»


    Próximo capítulo:
    [​IMG]
     
  5. Wiki

    Wiki ¡Yow!

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,982
    Temas:
    72
    Calificaciones:
    +5,124
    Leído el cap. Los Masked de Seiba se imponen y hasta tienen su true domain... Pero Selinda igual le va a dar pa sus tunas.
    Sobre la fortaleza laberinto... son duelistas shides, ¿No pueden invocar monstruos y reventar muros a la fuerza?

    Ya la he mirado.está cool
    Fue como con el land vs thrus en Guarra del dragón: como la rivalidad era unilateral uno no esperaba mucho de ella.
     
  6. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,743
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +475
    Wiki es un hombre de palabra.

    Podrían, pero, ¿para ir en que dirección? Siguen estando perdidos. Es decir, en los próximos caps hay gente que lo hace.

    También he hecho una versión de la fusión del dragón rojo.


    Capítulo 77



    El bloqueo de las Fleur Mousquetaire






    Selinda 1200 LP


    Saida 3600 LP


    «Esto no me gusta-pensó Selinda.»

    La situación se había complicado. Había pensado en sincronizar a Albi Magi Pikeru (1300/0) con la Nigra Magi Pikeru (1300/0), pero la carta mágica continua de Saida, “Zona Segura de las Fleur Mousquetaire”, se lo había impedido. No sólo invocar a Pikeru, sino invocar ningún monstruo desde el Extra Deck.

    «Lo que implica que tampoco puedo prácticamente transformar a Syndra ni invocar a otros de mis monstruos más poderosos.»

    Además, puesto que al no poder sincronizar no tenía ningún mago de nivel 2 en el cementerio, no podía usar la carta mágica de “Magia Inocente”. Sin eso no podía superar a los monstruos de Saida en ese momento, el Fleur Mousquetaire Capitaine Kaivant (2300/2000) y el Fleur Mousquetaire Witty (1700/1000).

    -Tu estrategia ha fallado-dijo Saida-. No podrás sincronizar a tus monstruos y ahora se han quedado en ataque. Es un punto débil depender demasiado del Extra Deck.

    -Tsk, cállate. Sólo es un contratiempo, no vas a vencerme por esto.

    Sin embargo, tendré que improvisar un poco.

    -Pongo una carta bocabajo y juego en mi Zona Péndulo a la Soberana de los Rayos. Con eso termino mi turno.

    -Ahora tus monstruos en ataque son vulnerables.

    -Antes de eso, se activan los efectos de Pikeru y Curan. ¡Pikeru me da 400 puntos de vida por cada monstruo que controle y Curan te quita a tu 300 por cada uno! Eso quiere decir que gano 800 puntos y tú recibes 600.

    Saida frunció ligeramente el ceño al recibir el ataque, pero no se quejó.

    Selinda 2000 LP


    Saida 3000 LP


    -Ahora nuestros puntos están más igualados-dijo Selinda.

    -Pero puedo quitártelos todos en un turno. ¡Mi turno! Invoco a la Fleur Mousquetaire Anemone (800/800).

    -Con un monstruo tan débil no vas a hacerme daño alguno.

    -Mi monstruo tiene un efecto. Su ataque aumenta en 200 puntos por cada monstruo en el campo. Puesto a que ahora hay cinco, su ataque sube a 1800.

    -Vaya, eso no lo esperaba.

    -Puesto que se debilitará cuando tus monstruos mueran, atacaré primero con ella. ¡Adelante, acaba con Curan!

    -Bien, ahora activo mi trampa-dijo Selinda.

    -Puesto que debido al efecto de Fleur Mousquetaire Witty mis monstruos no son afectados por tus trampas, asumo que de nuevo tu carta no tiene efecto sobre mis criaturas.

    -Muy lista. Se trata de la “Protección de la Soberana”. Si controlo una carta Soberana, como la Soberana de los Rayos, puedo devolver una carta a mi mano para no recibir daño de batalla este turno.

    -Por eso la jugaste. Pero aunque no recibas daño tus monstruos serán destruidos de todas formas.

    -Eso tampoco pasará. Si Pikeru y Curan están juntas en el campo no pueden ser destruidas en batallas.

    -¡¿Cómo?!-se sorprendió Saida.

    Curan y Pikeru alzaron ambas sus varas y rechazaron el ataque de la Fleur Mousquetaire.

    -Ju, no has logrado nada este turno. Y ahora eres tú quien tiene problemas debido a eso, Saida.

    Saida frunció el ceño.

    -Si tus monstruos no pueden ser destruidos en batalla y luego los pasas a defensa…

    -Exacto, no recibiré daño y podré ir usando sus efectos para sacar ventaja.

    -Parece que este duelo durará más de lo que pensaba-dijo Saida-. En tal caso es justo que te diga esto. A ti también te conviene acabar el duelo lo antes posible. Cuanto más tarde, peor será para los vuestros.

    -¿Qué quieres decir?

    -Nuestra majestad Gilgamesh ha salido a luchar a bordo del Trono del Cielo. Mi honor me obliga a informarte de que su barco volador está protegido por una fuerte barrera mágica.

    -¿Una barrera?

    -Así es. Y lo que la forma son estos cristales-Saida sacó un cristal cilíndrico y se lo mostró a Selinda-. Hay cuatro de ellos.

    -Y los tenéis los Duelistas de Clases.

    -Así es. De modo que si queréis vencer tendréis que derrotarnos primera.



    -¡Ja, ja, ja!-se rió Gilgamesh, sentado en el trono del Trono del Cielo, colocado en la cubierta del navío volador-¡Sufrid, perros!

    El Trono del Cielo pasó sobrevolando el campo de batalla y lanzando haces de energía, que alcanzaban a los tropas de los aliados. Los ataques mágicos que lanzaban los Sídhes contra el barco volador no tenían ningún éxito.

    -No funciona nada contra esa cosa-se lamentó Eirin, mirando hacia el barco volador con frustración.

    -¿No hay nada que podáis hacer, Eirin?-dijo Pearun, preocupado.

    La Gran Madre negó con la cabeza.

    -Ya he intentado derribarlo varias veces y llevo un Seihai, pero no consigo nada. Sus defensas son demasiado fuertes.

    -Lo único que podemos hacer es defendernos-se lamentó Siuanche con rabia.

    -No es lo único.

    Land, acompañado de Mierin, apareció abriéndose paso hacia ellos, los cuales se volvieron a mirarlo.

    -¿Qué quieres decir, puedes derribarlo?-preguntó Pearun.

    -No, ya lo hemos intentado-respondió Mierin.

    -Entonces es que tienes un plan-dijo Eirin.

    -No es que sea un plan-respondió Land-. Pero he reconocido el tipo de magia. Es un Muro Cuadrangular.

    -No tengo ni idea de que es eso-dijo Siuanche.

    -Ya, normal-dijo Mierin con un leve deje de desprecio-. No es algo que vosotras conozcáis.

    -Es una magia pérdida de la Era de la Magia-explicó Land-. La fuente de la barrera son cuatro cristales mágicos enlazados en perfecta harmonía por gente de gran poder mágico. Si no se destruyen los cuatro, no caerá.

    -Y los deben de tener los Duelistas de Clases-comprendió Eirin.

    Pearun se golpeó la palma de la mano con el puño en señal de frustración

    -Maldición, ¿y no podría ser que estuviesen todos en el barco? Entonces no podríamos hacer nada.

    -No están ahí-dijo Land-. Tienen que estar a cierta distancia o la barrera se debilita y pierde efecto.

    -Lo que tenemos que hacer, pues, es derrotar a los Duelistas de Clases-dijo Eirin-. Y para ello tendremos que abrirnos paso hasta el interior de la ciudadela.

    -Y ahora que está Demanthrus al mando no será fácil-dijo Land-. Es hora de que Mat lo de todo.



    -Bueno, si tengo que vencerte lo haré-le dijo Selinda a Saida-. Ahora tengo un motivo más.

    -Yo simplemente te lo he dicho porque me parecía que era justo hacerlo-respondió la caballera-. De todos modos, el resultado no cambiará. No podrás vencerme, de modo que no podrás destruir este cristal.

    -Eso ya lo veremos.

    -Por ahora termino mi turno. Veamos si de verdad puedes hacer algo, Selinda.

    -¡Muy bien, es mi turno! Paso a defensa a Pikeru y Curan.

    «No creo que me haya informado de lo de la barrera para que me precipite, ya que parece demasiado honorable para eso. Pero de todos modos no voy a cambiar mi estrategia.»

    -Pongo una carta bocabajo y coloco un monstruo en defensa.

    -Al haber un monstruo más en el campo, el ataque de Anemone aumenta en otros 200 puntos (2000).

    -No importa, termino mi turno.

    -Sigues a la defensiva, entonces.

    -Es un buen método si no puedo invocar desde el Extra Deck-replicó la joven princesa-. Como tengo tres monstruos, Pikeru me da ahora 1200 puntos de vida y Curan te causa a ti un total de 900. ¡Toma esto!

    -¡Tsk!


    Selinda 3200 LP


    Saida 2100 LP


    -Me parece que le he dado la vuelta a esto.

    -Por poco tiempo-dijo Saida-. ¡Es mi turno, robo! En este momento se activa el efecto de la Fleur Mousquetaire Anemone. Durante la Standby Phase puedo añadir una magia de ritual de mi deck a mi mano.

    -Creía que invocabas usando la carta mágica de “Fleur Change”.

    -También puedo usar las invocaciones de ritual con el método tradicional. ¡Activo la carta que acabo de coger, el “Fleur Ritual”! Esta magia de ritual me permite usar a otro monstruo de ritual como todo el sacrificio. ¡Así pues, sacrifico al Fleur Mousquetaire Capitaine Kaivant para invocar a Fleur Mousquetaire Rapier! (2500/2200)

    -Así que has cambiado a un monstruo de ritual por otro algo más fuerte. Pero mis monstruos no mueren en batalla.

    -Cuando Capitaine Kaivant es mandado al cementerio, puedo añadir a mi mano una carta “Fleur Change” desde mi cementerio.

    Selinda miró con preocupación cómo Saida cogía su carta.

    -¿La has recuperado? Entonces debes de querer invocar a otro ritual.

    -Eso es. ¡Activo “Fleur Change” y sacrificio a Fleur Mousquetaire Witty, de atributo oscuridad! ¡Invoco a Fleur Mousquetaire Dark Rose! (2200/1900)

    -¿Y qué? Con eso no vas a vencer a mis monstruos.

    -Activo el efecto de Dark Rose-dijo Saida-. Una vez por turno puedo remover del juego un monstruo planta, como Gardenia, para destruir un monstruo en tu campo.

    -¿Cómo?

    -El efecto de tus hechiceras no las protege de la destrucción por efectos. ¡Elimino a Curan!

    -¡Maldición! Pero por su efecto puedo añadir un mago de nivel 2 de mi deck a mi mano al ser destruida.

    -Pero yo tengo tres monstruos con los que atacar. ¡Primero de todo destruyo a Pikeru con mi Fleur Mousquetaire Anemone!

    El monstruo de Saber acabó con la pequeña Pikeru.

    -Pikeru.

    -Ahora sólo te queda un monstruo. ¡Dark Rose, ataca a su monstruo tapado!

    -Se trata de la Joven Soberana Syndra-dijo Selinda-. Al ser destruida puedo añadir a la Soberana Oscura Syndra de mi deck a mi mano.

    -Pero ahora tienes el campo vacío de monstruos. ¡Estás desprotegida! ¡Adelante, Fleur Mousquetaire Rapier, ataca!

    -¡Activo mi trampa, “Aparecen las Pequeñas Magas”! Esta carta me permite invocar desde mi deck tantos monstruos lanzadores de conjuros de nivel 2 como monstruos me hayas destruido este turno.

    -Entonces puedes invocar tres monstruos.

    -Eso es. ¡Invoco a Dulcis Magi (700/700), Grandis Magi (1000/1000) y Soberana de la Barrera (500/500)!

    Saida torció el gesto.

    -Tres monstruos más…Pero no me frenaré por eso, seguiré atacando. ¡Fleur Mousquetaire Rapier, ataca a Grandis Magi! Y al batallar gana 200 puntos de ataque (2700).

    El florete de Rapier acabó fácilmente con el monstruo de Selinda.

    -Además, cuando Rapier destruye un monstruo en batalla robo una carta. Coloco una carta bocabajo y termino mi turno.

    -Ju, no te ha salido todo tan bien como esperabas.

    -Cierto, no he podido quitarte puntos. Tienes mucha habilidad. Sin embargo, he destruido tu combinación de Pikeru y Curan.

    -Pero ahora tengo a la Soberana Oscura Syndra en mi mano-dijo Selinda con pleno optimismo-. El duelo va a cambiar a mi favor ahora. ¡Es mi turno! Primero de todo juego en mi Zona Péndulo a la Soberana de los Rayos. Y luego invoco al monstruo que añadí a mi mano cuando Curan fue destruida. ¡Ven, Rosea Magi (600/300)!

    -¿No has sacrificado a tus dos monstruos para invocar a Syndra?-se extrañó Saida.

    -¿Para qué iba a hacerlo? ¡Por el efecto de Rosea Magi, puedo sacrificarla para invocar especialmente desde mi mano a un monstruo hechicero de nivel 6 o 7! ¡Desciende, mi mejor carta! ¡Soberana Oscura Syndra! (2500/2000)

    -Ya veo, de ese modo te has ahorrado sacrificar dos monstruos. Pero Syndra no tiene efecto, ¿verdad?

    -Cierto, es un monstruo normal. Sin embargo, tengo el efecto de la Soberana de los Rayos en mi Zona Péndulo. Una vez por turno, cuando un monstruo Syndra es invocado de modo especial, puedo destruir un monstruo en el campo. ¡Despídete de la Fleur Mousquetaire Rapier!

    Una esfera eléctrica salió volando hacia el monstruo de Saida, que no parecía intimidada.

    -Sabía qué harías algo así-respondió la caballera-. Es normal intentar destruir a mis monstruos por efectos, ya que por batalla te sería difícil al tener el Extra Deck sellado.

    -¿Lo había previsto?

    -¡Activo mi trampa continua, “Estocada Veloz de las Fleur Mousquetaire”! Una vez por turno, si un monstruo Fleur Mousquetaire en mi campo fuera a ser destruido, puedo destruir en su lugar a otro, como la Fleur Mousquetaire Anemone.

    Rapier agitó su florete y desvió con él el ataque eléctrico sobre la otra Fleur Mousquetaire, que fue destruida.

    -Tsk, se ha salvado.

    -Y eso no es todo. El monstruo que iba a ser destruido gana 300 puntos de ataque (3000).

    -Un ataque de 3000…Pero el efecto de tu carta sólo se puede activar una vez por turno, ¿no? ¡Eso quiere decir que tu Fleur Mousquetaire Dark Rose está desprotegido! ¡Acaba con él, Syndra!

    -¡Ugh!

    Saida 1800 LP

    -Aunque tú tengas el monstruo más fuerte por ahora voy ganando-dijo Selinda.

    -Se activa el efecto de Dark Rose-dijo Saida-. Cuando es mandado al cementerio puedo invocar a un monstruo Fleur Mousquetaire de nivel 4 o menor mi deck en defensa

    «Se nota que es una experta en rituales-pensó Selinda-. Recarga su mano con facilidad y aprovecha cuando sus monstruos son mandados al cementerio para activar efectos.»

    -El monstruo que invoco es el Fleur Mousquetaire Gekabijin. (1300/1400)

    -¡Bueno, yo pongo una carta bocabajo y termino mi turno!

    -¡Es mi turno! Para empezar, activo el efecto de Gekabijin. Durante mi Standby Phase puedo añadir a mi mano un Fleur Mousquetaire de mi cementerio. Elijo, por supuesto, al Fleur Mousquetaire Witty y lo invoco (1700/1000).

    -Ese monstruo te protege de las trampas.

    -Así es. Además, paso a Gekabijin a modo de ataque. ¡Allá voy, Selinda! ¡Veamos si resistes mi ataque esta vez! ¡Fleur Mousquetaire Rapier, acaba con la Soberana Oscura Syndra!

    -Ya te tengo-Selinda esbozó una sonrisa triunfante-. Has pensado mucho en protegerte de las trampas, pero no has hecho nada contra las cartas mágicas. ¡Revelo mi magia de juego rápido “Magia Inocente”! ¡Esta carta me permite remover del juego un monstruo hechicero de nivel 2 para darle su ataque a un monstruo Hechicero en mi campo! ¡Syndra ganará los 1300 puntos de Pikeru, superando así a Rapier!

    -No si yo activo el efecto de Fleur Mousquetaire Berutti.

    -¿Desde tu mano?-dijo Selinda al ver como su rival le mostraba al monstruo.

    -Así es. La descarto para negar la activación de tu carta y destruirla.

    -¡Maldición!-exclamó Selinda al ver su carta negada-Entonces el ataque de Syndra no aumenta…

    -Y el de Rapier sí lo hace en 200 puntos al batallar (3200). Además, por el otro efecto de Berutti añado a mi mano desde mi cementerio a Fleur Mousquetaire Carnation. ¡Y ahora despídete de tu mejor monstruo!

    -¡Ugh, Syndra!

    Selinda 2500 LP

    -La Soberana Oscura Syndra es un monstruo Péndulo, de modo que va al Extra Deck. Y puesto que sigo teniendo en juego la carta de la “Zona Segura de las Fleur Mousquetaire”, ya no podrás recuperarla.

    -Maldita…

    -Además, por el otro efecto de Rapier robo una carta al destruir a tu monstruo. ¡Ahora uso a Gekabijin para destruir a Dulcis Magi y a Witty para eliminar a la Soberana de la Barrera!

    -La Soberana de la Barrera no puede ser destruida en batalla-dijo Selinda y su monstruo detuvo el ataque de Witty.

    -Así que te ha sobrevivido un monstruo-se lamentó Saida.

    -No me eliminarás tan fácilmente.

    -¡Eso ya lo veremos! Por mucha resistencia que opongas, me he propuesto acabar contigo, de modo que no tienes nada que hacer. ¡Termino mi turno!

    «Muy bien, tengo a la Soberana de la Barrera, que me permite aguantar, pero no duraré mucho tiempo así. ¡Necesito esa carta!»

    Selinda robó su carta con decisión y la miró. Al hacerlo una sonrisa se dibujó en su rostro.

    -¡Sí, la carta que necesitaba! ¡Invoco a la Soberana del Torbellino! (1600/300)

    -¿Un monstruo con 1600 de ataque?

    -Así es. Al ser invocada me permite destruir tantas cartas mágicas y trampas como monstruos Soberana haya en el campo. ¡Destruyo la “Zona Segura de las Fleur Mousquetaire” y “Estocada Veloz de las Fleur Mousquetaire”!

    Dos esferas de viento aparecieron en las manos de la Soberana del Torbellino, que las lanzó contra las cartas de Saida y las destruyó.

    -Entonces ahora ya puedes volver a invocar desde el Extra Deck.

    -Y no es todo. En este momento tambien puedo activar esta carta, “Milagro Final”. Como tienes cuatro cartas en la mano y al activar esta carta yo ninguna, y además ambas tenemos el mismo número de cartas en el campo-Saida observó a sus tres monstruos, que se contraponían a los dos de Selinda y a su carta tapada-, entonces puedo robar tantas cartas como cartas haya en el campo. Es decir, que puedo robar seis cartas.

    -Seis cartas-repitió Saida con preocupación.

    -¡Robo!-Selinda sacó sus seis cartas con renovada determinación-Y ahora ya puedo invocar desde el Extra Deck, ¿verdad? ¡Activo mi magia de reliquia, “Espíritu de la Soberana”! Mis dos monstruos son masters, de modo que puedo activar mi carta sin problemas.

    Saida torció el gesto con preocupación.

    «¡Viene un monstruo Servant!»

    -Sacrifico a la Soberana del Torbellino, de nivel 3, y a Noctis Magi desde mi mano, que es de nivel 6. Puedo invocar un monstruo de nivel 9. ¡Ven, Soberana Oscura Syndra Transcendental (3000/2500)!

    -Un ataque de 3000. Pero el de Rapier es de 3200.

    -No olvides el efecto de mi Soberana de los Rayos-dijo Selinda-. Cuando invoco un monstruo Syndra de modo especial, puedo destruir un monstruo en el campo. ¡Tu Rapier es destruida!

    -Activo el otro efecto de Fleur Mousquetaire Witty-dijo Saida-. Una vez por turno, si un monstruo Fleur Mousquetaire fuera a ser destruido por el efecto de una carta, puedo remover del juego un monstruo planta en su lugar. Remuevo a Anemona y salvo a Rapier.

    -Todavía no he terminado-dijo Selinda entonces-. Syndra Transcendental tiene un efecto. Al ser invocad puedo revivir un monstruo de cualquier cementerio. ¡Regresa, Nigra Magi Curan! (1300/0)

    -¿Curan?

    -Sí, Curan.

    «Podría crear una red overlay con ella y con la Soberana de la Barrera para invocar a Regina Magi Curan, que le causaría 3000 puntos de daño por su efecto durante la End Phase, pero mi instinto me dice que no será tan fácil ganar a Saida.»

    -Si tengo un monstruo Master, puedo fusionar a Curan con ese monstruo sin usar ninguna carta mágica. ¡Allá voy! ¡Fusiono a Nigra Magi Curan con la Soberana de la Barrera! ¡Invoco a Domini Magi Curan! (2400/2000)

    -Ahora has perdido a tu monstruo que no podía ser destruido en batalla.

    -Sé lo que me hago. ¡Activo el efecto de Domini Magi Curan! Cuando es invocada puedo seleccionar a un monstruo de tipo Lanzador de Conjuros en mi deck y añadirlo a mi mano. Entonces te causo daño igual al ataque de ese monstruo. ¡El monstruo que escojo es Stella Magi, con 2100 puntos de ataque!

    -¡Activo el efecto de mi Fleur Mousquetaire Holly en mi mano! Si fuera a recibir daño de cualquier tipo la descarto para negar ese daño.

    -Imaginaba algo así-dijo Selinda, decepcionada.

    -Y eso no es todo. También un monstruo en mi campo gana ataque igual a la mitad de daño que iba a recibir. ¡Rapier gana 1050 puntos de ataque! (4250)

    -Así que se ha vuelto más fuerte…Ju, qué interesante. Sin embargo eso no te salvará. Tus puntos de vida son de 1800 nada más. ¡Equipo a la Soberana Oscura Syndra Trascendental con “Esferas de Luz de Syndra”, lo que le da 800 puntos de ataque (3800)! ¡Ahora puedo aniquilar tus puntos de un solo golpe atacando a Witty o a Gekabijin! ¡Adelante, Syndra, ataca!

    La Soberana Trascendental hizo volar sus esferas de magia contra el Fleur Mousquetaire Gekabijin.

    -Activo el efecto del propio Gekabijin-dijo Saida-. Una vez por turno puedo cambiar el objetivo del ataque a otro monstruo que controle.

    -¿Cómo dices?

    -¡Tu ataque será contra la Fleur Mousquetaire Rapier!

    Rapier se colocó delante de sus compañeros Fleur Mousquetaire y se abalanzó sobre las esferas de Syndra con su florete preparado.

    -El ataque de Rapier es de 3250. Y por su efecto, al batallar aumenta en 200 puntos más (3450). ¡Despídete de tu Syndra Trascendental!

    «Es increíble-pensó Selinda-. Cuanta habilidad. Se nota que es una Duelista de Clases. Su duelo prácticamente no tiene fisuras.»

    -Pero yo tampoco me quedo atrás, Saida. ¡Activo el efecto de la Soberana del Poder en mi mano!

    -¿La Soberana del Poder?

    -¡Su efecto me permite descartarla para aumentar el ataque de una Soberana en mi campo en la mitad de su ataque original durante este turno!

    -¿La mitad del original?

    -Gracias a eso mi Syndra Trascendental gana 1500 puntos de ataque (5300). ¡Tu Fleur Mousquetaire Rapier es destruida!

    -¡Ugh!

    Saida 950 LP

    -Bien, ya te tengo-lo celebró Selinda, cerrando el puño.

    -Todavía no-replicó Saber-. Activo de mi mano el efecto de la Fleur Mousquetaire Carnation. Si recuerdas bien, cuando recibo daño la descarto para causarte ese daño a ti también y luego robo una carta. ¡Recibes los 850 puntos de daño que acabo de recibir yo!

    -¡Ugh!

    Selinda 1650 LP

    -¡Ahora robo!

    -Esto no es nada, Saida. Te quedan sólo 950 puntos y el ataque de Domini Magi Curan es de 2400, mientras que Gekabijin tiene solo 1200 puntos de ataque. ¡Este ataque acabará con todo! ¡Adelante, Curan!

    -¡Todavía tengo el efecto final de mi Fleur Mousquetaire Rapier!

    -¿Un efecto final?

    -Durante el resto del turno en que es mandada al cementerio no recibo daño, sino que gano puntos iguales al daño que pueda recibir.

    -¡Maldición!-exclamó Selinda cuando su monstruo destruyó al de Saida.

    -Ahora gano 1100 puntos de vida.

    Saida 2050 LP

    -Esto me pone por encima.

    -Tal vez, pero ahora el monstruo más poderoso lo tengo yo.

    -Por poco tiempo. Cuando Gekabijin es mandado del campo al cementerio, puedo añadir una carta Fleur Change de mi deck a mi mano.

    -¿Otra Fleur Change?

    «Debe querer invocar a otro ritual.»

    -Muy bien, yo pongo una carta bocabajo y doy mi turno por acabado. El ataque de Syndra baja a 3800. Veamos que tienes, entonces.

    -Mi turno. Primero de todo activo mi carta mágica continua “Fleur Exchange”. Esta carta me permite mandar una Fleur Mousquetaire de mi deck al cementerio para que el atributo de un monstruo en mi campo se convierta en el suyo. Mando al cementerio a Fleur Mousquetaire Toure para que Witty pase de ser un monstruo de oscuridad a uno de luz.

    Saida mandó su carta al cementerio y un aura luminosa rodeó a Witty.

    -Además, se activa el efecto de Toure. Al ser mandada al cementerio puedo añadir una Fleur Mousquetaire de mi deck a mi mano. Elijo a Fleur Mousquetaire Hydrangea. ¡Activo ahora la carta de “Fleur Change”, mandado al cementerio a Fleur Mousquetaire Witty! ¡Invoco a mi mejor monstruo! ¡Fleur Mousquetaire White Lily (2700/2600)!

    -Así que White Lily…Su ataque ni se acerca al de Syndra Trascendental.

    -Invoco a Fleur Mousquetaire Hydrangea (500/500). Al ser invocado puedo recuperar una magia de ritual o “Fleur Change”. Recupero mi carta de “Fleur Change” y la activo sobre Hydrangea. Es un monstruo de viento. ¡Invoco a mi ritual de viento! ¡Fleur Mousquetaire Red Rose! (1900/2700) En defensa.

    -¿Un monstruo defensivo ahora?

    -Al ser mandado al cementerio se activa el efecto de Hydrangea, que te causa 400 puntos de daño.

    -¡Urf!

    Selinda 1250 LP

    -Te hará falta más que eso para vencerme, Saida.

    -Tengo más-replicó ella-. Cuando Fleur Mousquetaire Red Rose es invocado, baraja al deck todas tus cartas mágicas y trampas.

    -¡¿Cómo?!-se sobresaltó Selinda.

    -¡Ventisca de Rosas Rojas!

    «¡Maldición, mi “Ataque Mágico de la Soberana”!»

    -Ahora has perdido tu carta tapada y tu carta Péndulo.

    -Pero sigues sin poder derrotar a Syndra Trascendental.

    -No tengo que vencerla-dijo Saida con un brillo peligroso en la mirada-. Activo el efecto de White Lily. Puedo devolver a una Fleur Mousquetaire de mi cementerio al deck para que durante este turno pueda atacar directamente a tus puntos.

    Selinda abrió mucho los ojos por la sorpresa.

    -¿A mis puntos?

    -Da igual lo fuerte que sea tu Syndra Trascendental si puedo pasar por encima de ella. ¡Adelante, White Lily, ataca!

    La espadachina de Saida saltó con gracia y velocidad hacia Selinda.

    -Estás acabada.

    -No, tú lo estás-replicó Selinda-. ¡Activo el efecto de Syndra Trascendental! ¡Cuando me atacas puedo activar una carta Syndra de mi deck!

    -¿Desde el deck?

    -Y lo que voy a escoger es la carta de los “Rayos Mágicos de Destrucción de Syndra”. Si durante este turno has invocado de modo especial, todos tus monstruos invocados de modo especial son destruidos. ¡De modo que te quedas sin rituales!

    -Es una pena, pero eso no funcionará. ¡White Lily puede negar la activación de cualquier carta hasta una vez por turno y destruirla! ¡Niego el efecto de Syndra Trascendental!

    -¡No puede ser!

    -Has luchado bien y eres muy fuerte, pero debes ser eliminada por el señor Gilgamesh. Adiós.

    White Lily atravesó a Syndra con su florete y siguió su trayectoria hacia Selinda. Aterrizó delante de ella, echó el brazo hacia atrás y alcanzó a Selinda con su espada.



    Cartas del día:

    [​IMG][​IMG]

    Próximo capítulo: Choque de voluntades
     
  7. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,743
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +475
    Capítulo 78

    Choque de voluntades







    Fleur Mousquetaire White Lily (2700/2600) aterrizó delante de una sorprendida Selinda y con un veloz movimiento clavó su espada.

    -Se acabó, Selinda-dijo Saida al mismo tiempo.

    Le había costado más de lo que pensaba debido a la resistencia de Selinda. Ahora entendía que hubiese podido derrotar a una Duelista de Clases como Ilysia. Pero hasta aquí había llegado. Ahora había eliminado al obstáculo que representaba.

    Miró a Selinda esperando verla caer, pero algo iba mal. La espada de White Lily había impactado en el cuerpo de Selinda, pero no la había atravesado. Finalmente salió rechazada y Selinda le dedicó una sonrisa socarrona a Saida.

    -Me parece que has cantado victoria demasiado pronto, Saida.

    -¿Qué ha pasado?-preguntó Saber con gesto serio-El ataque directo de mi monstruo te ha dado claramente.

    -Así es. Pero si recuerdas has destruido a la Soberana Oscura Syndra Trascendental antes de hacerlo. Ella estaba equipada con las “Esferas de Luz de Syndra”, por lo que cuando esa carta ha sido destruida se ha activado su efecto.

    -No puede ser-Saida empezaba a comprender-. ¿Te impide recibir daño?

    -Sí. Pero no sólo me protege del daño durante el resto del turno. Además me permite sacar una carta de mi deck-Selinda le mostró sus cartas en la mano a Saida, que ahora habían aumentado de 2 a 3-. Tu ataque ha sido inútil. Más te valdría haber aprovechado para destruir a mi Domini Magi Curan (2400/2000).

    -Eso parece-dijo Saida con irritación. Tendría que haber prestado más atención después de destruir a Syndra-. Te has salvado este turno. Sigamos luchando, entonces.

    -Claro.


    Selinda 1250 LP


    Saida 2050 LP


    Pese a haberse salvado este turno, la situación era de ventaja para Saida. Selinda sólo tenía en el campo a Curan, mientras que Saida a aparte de White Lily tenía también a Fleur Mousquetaire Red Rose (1900/2700), además de la carta mágica continua “Fleur Exchange”. En la mano todavía tenía tres cartas.

    «Está siendo un duelo más difícil de lo que pensaba. Esta Saber tiene cartas muy poderosas y una gran habilidad. Tendré que andarme con cuidado si no quiero morir.»

    -Puesto que seguimos en mi turno, coloco una carta bocabajo. Con esto termino mi turno.

    -Muy bien, entonces me encargaré de destruir a tu Fleur Mousquetaire White Lily-dijo Selinda con decisión.

    -Adelante. Pero no olvides que White Lily tiene 2700 puntos de ataque y puede negar una vez por turno cualquier carta que actives. No te será fácil de destruir. Por algo es mi monstruo as.

    -Pero yo ya tengo la carta para vencerla en la mano. La cogí el turno anterior por el efecto de Domini Magi Curan, ¿recuerdas? ¡Por eso dije que era un error no haberla destruido! ¡Mi turno, robo! ¡Sacrificio a Curan para invocar por sacrificio a Stella Magi! (2100/2000)

    -¿Un monstruo con 2100 puntos de ataque? Si pretendes destruir a White Lily o reforzar a tu maga con otra carta ya te he dicho que no funcionará.

    -Tu monstruo sólo puede negar la activación de cartas. No puede hacer nada contra los efectos continuos. ¡Y Stella Magi gana 100 puntos de ataque por cada monstruo lanzador de conjuros que tenga en mi cementerio!

    -¡¿Cómo?!

    -Ha sido un duelo largo, de modo que tengo muchos. En concreto, hay un total de 12 monstruos de tipo lanzador de conjuros en mi cementerio en este momento. ¡Eso quiere decir que Stella Magi gana 1200 puntos de ataque! (3300)

    -¿Un ataque de 3300 puntos?

    -Tu White Lily no puede competir contra eso. ¡Despídete de ella! ¡Stella Magi, ataca!

    -Activo mi carta tapada, “Protector Mousquetaire”. Esta carta me permite descartar una carta para impedir que mi monstruo sea destruido.

    -Ya sabía yo que no serían tan fácil-se lamentó Selinda cuando el ataque golpeó a White Lily.

    Saida 1450 LP

    -Y luego mi carta aumenta el ataque del monstruo que ha batallado en el daño que he recibido. Eso iguala el ataque de nuestros monstruos (3300).

    -Entonces, ¿qué, vas a suicidarlos? De todos modos pongo una carta bocabajo y termino mi turno.

    -Muy bien, es mi turno. En este momento activo el efecto de White Lily. Devuelvo a mi deck a la Fleur Mousquetaire Toure en mi cementerio para que durante turno White Lily pueda atacarte directamente.

    -Sí, ya lo imaginaba.

    -Además, uso el efecto de “Fleur Exchange”. Mando a Toure desde el deck al cementerio para convertir a Red Rose en un monstruo de luz.

    -Pero tu objetivo no es ése, ¿verdad?-dijo Selinda, apretando los dientes.

    -Por supuesto. Lo que quiero es usar el efecto de Toure que me permite añadir un Fleur Mousquetaire de mi deck a mi mano. Y además está el efecto de Red Rose, que una vez por turno me permite añadir a la mano un monstruo mandado al cementerio. Así que añado a Toure a la mano.

    -No está mal, una buena forma de aprovechar al máximo el efecto de tu carta.

    -Así es. Pero esto es sólo una mera precaución. ¡Voy a acabar contigo atacándote directamente con White Lily!

    -¡Yo activo mi carta tapada, el “Cilindro Mágico”! ¡Esta carta detiene tu ataque y lo devuelve directamente contra tus puntos!

    -Ya deberías saber que eso no sirve contra mí. ¡Niega esa carta, White Lily!

    White Lily propinó varias estocadas a los cilindros y los destruyó.

    «No me extraña que sea su carta as, es muy poderosa.»

    -¡Mi ataque directa continúa!

    -Pero como White Lily ya ha usado su efecto este turno, puedo activar el efecto de Magi Kuriboh en mi mano.

    -¿Magi Kuriboh?

    -Niego el daño de tu ataque y la invoco (300/200).

    La Kuriboh de Selinda apareció en el campo haciendo ruiditos.

    -Kuriri.

    -Pensar que un monstruo así me detendría…Pongo una carta tapada y termino mi turno.

    -Ju, pues me toca a mí. Stella Magi y White Lily están igualadas ahora.

    -Sí, pero si destruyes a mi monstruo el tuyo también será eliminado.

    -Por eso mismo voy a usar esta carta. ¡El Dragón Prodigio! (1400/1200)

    -¿El Dragón Prodigio?

    -Es un monstruo tuner de nivel 3. Lo que quiere decir que puedo sincronizarlo con Magi Kuriboh, de nivel 1.

    -No puede ser…Entonces…

    -Sí, habrá un monstruo hechicero más en el cementerio. ¡Invocación Synchro! ¡Regina Magi Pikeru! (2100/0)

    -Maldición, ahora el ataque de Stella Magi sube a 3400.

    -Por lo que supera a White Lily. ¡Adelante, Stella Magi, ataca!

    Stella Magi alzó su vara carmesí y concentró su poder mágico en ella. Entonces disparó.

    -Ya eres mía, Saber.

    -No, yo te tengo a ti, Selinda. ¡Activo mi trampa, “Croix Fleur Mousquetaire”! Cuando me atacas, si el ataque combinado de todos mis Fleur Mousquetaire es superior al de tu monstruo, destruyo al monstruo atacante y te hago daño igual a la diferencia.

    -¡No puede ser!

    -El ataque combinado de White Lily y Red Rose es de 5200. ¡Stella Magi es destruida y recibes 1800 puntos de daño!

    -¡Activo el efecto de la Soberana del Torbellino en mi cementerio!

    -¿Cómo, desde el cementerio?

    -Cuando activas el efecto de una carta que destruya una o más cartas en el campo puedo seleccionar un monstruo lanzador de conjuros en mi campo para protegerlo de la destrucción. No podía usar este efecto contra White Lily puesto que su efecto solo destruye si primero niega, pero puedo usarlo contra tu trampa para salvar a Stella Magi.

    -Pero el ataque de Stella Magi ahora baja de nuevo (3300). ¡Nuestros dos monstruos están empatados!

    -Como he dicho, Stella Magi no puede ser destruida este turno. No he dicho que sea solo por efectos de cartas. ¡Tampoco lo es en batalla! ¡Stella Magi gana esta batalla!

    -¡Maldición, mi White Lily!

    -¡Bien!-exclamó Selinda, cerrando el puño con satisfacción-Mala suerte, Saida, pero he eliminado a tu mejor monstruo. Creo que mi habilidad es superior a la tuya.

    -No cantes victoria tan pronto-dijo Saida con gesto contrariado-. Por el efecto de Red Rose añado a White Lily a mi mano.

    -Yo también voy a usar un efecto. El monstruo afectado por el efecto de la Soberana del Torbellino me permite recuperar una carta mágica de mi cementerio cuando destruye un monstruo en batalla. Recupero la carta de “Magia Inocente”. ¡Y la activo! Remuevo del juego a Albi Magi Pikeru, con lo que el ataque de Stella Magi baja a 3200, para darle 1300 puntos de ataque a Regina Magi Pikeru (3400). ¡Destruyo también a Fleur Mousquetaire Red Rose!

    -¡Mi monstruo!

    Pikeru atacó y destruyó al monstruo de Saida, dejando a la caballera sin monstruos en el campo.

    -Perfecto, ya no tienes monstruos. Y ahora puedo activar cartas que antes tu White Lily no me dejaba. Activo “Mundo de Syndra”. Esta magia de campo me permite añadir un monstruo Syndra y una carta mágica o trampa Syndra de mi deck a mi mano. Eso es todo por este turno. Bueno, mejor dicho, no. Ahora se activa el efecto de Regina Magi Pikeru, que me da 800 puntos de vida por cada monstruo en mi campo. Gano 1600 puntos.

    Selinda 2850 LP

    -¿Qué te ha parecido mi turno? Está mal que lo diga yo, pero creo que ha sido formidable. He aniquilado a todos los rituales que me has sacado. Tal vez deberías retirarte. Me ha gustado luchar contigo, contra alguien que no parece una idiota cruel como Gilgamesh. Preferiría poder volver a luchar contigo otro día.

    Saida miró a Selinda con furia.

    -No tolero que mancilles el nombre de mi rey.

    Selinda se llevó las manos a la cintura y sacudió la cabeza.

    -No lo entiendo. ¿Por qué eres tan leal a un tipo como él? No creo que su belleza simplemente te haya cegado.

    -¿Quieres saber por qué le juré lealtad Gilgamesh? Está bien, te lo diré.

    Saida cerró los ojos y empezó a recordar.

    -Yo, al igual que la mayoría de los Duelistas de Clases, provengo de una tierra lejana, más allá del océano. Yo pertenecía a una orden de caballeros y a la guardia real de mi rey.

    -Básicamente como ahora, ¿no?

    -No me interrumpas, por favor.

    -Perdón. A veces olvido mi cortesía cuando trato con un enemigo.

    -Seguiré con mi historia. Era una orgullosa guardia del rey, pero pese a mi habilidad, superior a la de los demás, no pude evitar fijarme en que era tratada como si fuese menos que los hombres. Era algo que antes no pasaba, cuando existía la Corrupción, pero desde que los hombres pudieron acceder sin peligro a la magia se les otorgó una posición superior a ellos también.

    -¿No teníais una organización como la Torre, que agrupara y dirigiera a las Aes Sídhes?-preguntó Selinda, sorprendida de que algo así hubiese podido pasar. En su tierra los Daoine Sídhe habían crecido, pero seguían lejos del nivel de influencia de las Aes Sídhes, establecido por su dominio durante siglos.

    -No, y tampoco teníamos tantas como aquí. Allí las usuarias de magia eran propiedad del rey.

    -¿Esclavas?-se escandalizó Selinda.

    -Supongo que desde vuestro punto de vista es posible decirlo así. Nosotras simplemente veíamos como natural servir a nuestro rey. Sin embargo, pronto los hombres obtuvieron mayores privilegios que nosotras. Y así, cuando estalló la guerra contra otro reino, pese a ser parte de la guardia real, se me dejó de lado, a mí, que había servido a varios reyes antes. El rey murió, nuestro reino fue casi destruido.

    Selinda escuchaba con atención. No era una historia alegre, pero no iba a conmoverla solo por eso.

    -Yo seguí luchando. Llegué hasta el rey enemigo y acabé con él. Quise agrupar a una resistencia para seguir luchando, pero muchos no querían seguir a una mujer. Además, con el rey muerto, no le veía tampoco mucho sentido a luchar después de haberlo vengado. Había fracasado como caballero. Entonces fue cuando me encontró Gilgamesh.

    -Por fin llegamos al grano.

    -Gilgamesh, con su ejército y su imponente presencia, agrupó a lo que quedaba del reino bajo su mando y aplastó al enemigo. Pero eso no fue lo más importante. Cuando me encontró yo estaba vacía, sin ningún propósito. Pero él me dio uno nuevo.

    «-Eres mucho más poderosa que todos estos gusanos, mujer. ¿Por qué seguir opacada por tus inferiores? Ven conmigo, sírveme y podrás ocupar una posición acorde a tu valía. ¡Conviértete en una de mis Duelistas de Clases! ¡Renace como Saber!»

    -Gilgamesh me vio como una persona, me apreció por mi valor y me otorgó un nuevo objetivo. Le juré lealtad y decidí protegerlo y dedicarle mi vida a él. A su lado, no he vuelto a ser despreciada por ser mujer, sino que tengo el mismo estatus que los demás Duelistas de Clases.

    -Ya, no es algo tan excepcional-respondió Selinda-. Que en tu tierra os trataran de ese modo no convierte a Gilgamesh en alguien especial. Aquí sería igual. Además, es evidente que sólo busca utilizar tu poder. Dudo que tú le importes lo más mínimo.

    -Sea como sea, Gilgamesh me ofreció igualdad, un lugar basado en mi propia valía, ganado por mis méritos. Y me ofreció elección. Yo elegí servirle. Y voy a honrar esa decisión. Acabaré con sus enemigos y con aquellos que lo contrarían.

    -¿Y eso es todo?-dijo Selinda al final-¿Le sirves porque te trató igual que a los hombres y te dio un objetivo? Deberías elegir mejor en quien depositas tu lealtad. ¿De veras crees que alguien que me torturaría para violarme es alguien que respeta por igual a hombres y mujeres?

    -Gilgamesh es alguien que siempre consigue lo que quiere, sea como sea. Pero precisamente por eso yo, como su caballero, debo protegerle de eso. Por eso te eliminaré.

    -Si eliminas a la persona que le provoca ese comportamiento tan deleznable evitas que lo tenga. Una lógica un poco retorcida del trabajo de un caballero, ¿no? Pero yo sigo pensando que eso no es todo. Necesitabas ser salvada y te enamoraste de un príncipe dorado que llegó al rescate. Si no sintieras algo por Gilgamesh hubieras respetado sus deseos. No sólo buscas salvarle, sino que se fije en ti. No va a pasar, Saida.

    -Aunque así sea, eso no cambiará nada. ¡Juré dedicarle mi vida y mantendré esa promesa!

    -Pues por ahora lo tienes difícil. Recuerda que he acabado con tus mejores monstruos y yo tengo dos monstruos que superan los 3000 puntos de ataque.

    -Cierto, ahora la ventaja es tuya-dijo Saida con calma-. Pero pese a eso no estás tranquila del todo, ¿verdad? Hay algo en lo que debes de estar pensado, que te preocupa y no se te va de la cabeza. Admítelo.

    Selinda torció el gesto. Sí que había algo de eso.

    -El Servant de nivel 12 que Gilgamesh les da a sus Duelistas de Clases…Todavía no ha aparecido.

    -Exacto. Eso quiere decir que mi monstruo más poderoso todavía no ha aparecido. ¡Y ahora es mi turno! Invoco a Fleur Mousquetaire Toure (1300/1300).

    -¿Ese monstruo?-se extrañó Selinda, sin entender porque Saida lo había invocado-Te permite añadir un Fleur Mousquetaire del deck a la mano, pero para eso debe ser mandado al cementerio.

    -Hay un motivo por el que en el turno anterior lo añadí a mi mano. Toure es también un monstruo Master.

    -¡Entonces puedes invocar a tu monstruo Servant!

    -Activo mi magia de reliquia, “Fleur Change Deux”. Esta magia de reliquia me permite sacrificar un ritual como todo el tributo si es del mismo atributo que el monstruo Servant que vaya a invocar.

    -Y tienes a White Lily en tu mano-dijo Selinda-. Eso quiere decir que el monstruo que vas a invocar es de luz.

    -Exactamente. ¡Sacrifico a Fleur Mousquetaire White Lily desde mi mano para invocar de modo especial mediante una Invocación Servant a esta carta! ¡Fleur Mousquetaire Lily Kishar! (3000/3000)

    -Kishar…De modo que éste es realmente tu mejor monstruo. Parece una evolución de White Lily. Sin embargo, no puede vencer a Stella Magi con 3200 puntos de ataque ni a Regina Magi Pikeru con 3400.

    -No subestimes a mi monstruo. Para empezar, puedo seleccionar un monstruo Fleur Mousquetaire en mi campo, como la Fleur Mousquetaire Toure. Entonces el ataque de todos tus monstruos se convierte en el suyo.

    -¡¿Cómo?!-se sobresaltó Selinda-Su poder de ataque es sólo de 1300…

    -Y también lo es el de tus monstruos ahora.

    Kishar blandió su florete y lanzó una lluvia de pétalos de lirio afilados que cortaron a Stella Magi y a Pikeru.

    -Maldición…

    «Pero no debo alarmarme. Puesto que Pikeru me da puntos de vida, seguramente acabará con ella primero. Entonces podré usar el efecto de Stella Magi para convertir el ataque de otro monstruo lanzador de conjuros que controle en 3000.»

    -Todavía no he terminado. Activo el efecto de Fleur Mousquetaire Dandylion. Si controlo un monstruo Fleur Mousquetaire, puedo invocarla de modo especial desde la mano en defensa (1400/900). Entonces activo mi carta mágica, “Fleur Gracieux”. Esta carta me permite sacrificar un monstruo Fleur para añadir a mi mano una carta Fleur de mi cementerio.

    -¿Cualquier carta?-dijo Selinda, temiéndose lo peor.

    -La carta que escojo es “Fleur Change Deux”, para lo cual sacrifico a Fleur Mousquetaire Dandylion. Y al ser mandada al cementerio se activa su efecto, que me permite invocar dos Tokens Fleur (0/0).

    -Lo que buscar es realizar otra invocación Servant, ¿verdad?

    -Evidentemente, Selinda. Mis Tokens Fleur son de nivel 2. ¡Activo “Fleur Change Deux” y sacrifico los dos Tokens Fleur de nivel 2 y a Toure, de nivel 3! ¡Invoco a mi otro monstruo Servant de nivel 7! ¡Fleur Mousquetaire Black Lily! (2600/2200)

    -Maldición, un segundo Servant…Creía que sólo tendrías al que te dio Gilgamesh.

    -Como esa chica que trajo Valiar y que luego nos traicionó llamada Elure descubrió, es más fácil para un usuario de rituales llegar a la invocación Servant.

    -¿Ah, sí? Sé que me enfrenté a Elure cuando estaba bajo el control de Gilgamesh, pero no lo recuerdo todo con claridad, así que no sé si me lo explico o no. Supongo que tiene sentido, ya que comparten ciertas similitudes.

    -Y ahora que tengo a mis dos monstruos Servant en juego acabaré contigo. Pero antes se activa el efecto de la Fleur Mousquetaire Toure, por el cual añado a mi mano desde mi deck a la Fleur Mousquetaire Martina. ¡Y ahora acabemos con esto! ¡Ataco a tus dos monstruos con Kishar y Black Lily!

    -¡Activo el efecto de la Soberana de la Barrera en mi cementerio! La remuevo del juego para no recibir ningún daño este turno.

    -¿Cómo? Entonces tus puntos están a salvo…

    Los dos monstruos de Selinda cayeron a manos de los de Saida.

    -Al menos te has quedado sin monstruos-dijo Saida-. Muy bien, te toca entonces.

    «No esperaba que fuese a eliminar a mis dos monstruos en este turno-pensó Selinda-. Sin embargo, su Kishar no es tan fuerte como lo era el Ánima de Ilysia. ¡Puedo derrotarla!»

    -¡Es mi turno, robo!

    -En este momento se activa el efecto de Black Lily-dijo Saida-. Cada vez que robas una carta recibes 400 puntos de daño.

    -No puede ser.

    -¡Recibe esto, Selinda!

    Black Lily disparó su ataque y alcanzó a Selinda, que se tambaleó por el impacto y estuvo a punto de irse de bruces al suelo.

    -Ugh…

    Selinda 2450 LP

    «Maldición, ese efecto puede salirme muy caro-pensó Selinda-. Pero no tengo más opción.»

    -Invoco a la Encarnación Luminosa de Syndra (1000/1000). Puesto que he invocado un monstruo Syndra se activa el efecto de mi campo, que me permite robar una carta.

    -Entones recibirás 400 puntos de daño otra vez debido al efecto de White Lily-le advirtió Saida.

    -No me importa. ¡No me echará atrás para conseguir la victoria! ¡Robo!

    Selinda sacó su carta y Back Lily la atacó.

    -¡Argh!

    Selinda 2050 LP

    Selinda se encogió en un gesto de dolor, pero mantuvo una actitud decidida.

    -Activo el efecto de la Encarnación Luminosa de Syndra. Puedo hacer una invocación Synchro usándola a ella y a monstruos que estén bocarriba en el Extra Deck.

    -¿Una invocación de sincronía desde el campo y el extra deck?

    -No eres la única que es capaz de usar variantes más rápidas de ciertos métodos de invocación. ¡Mando al cementerio a la Encarnación Luminosa de Syndra, una tuner de nivel 3, y a la Soberana Oscura Syndra de nivel 7 desde mi Extra Deck para sincronizarlas! ¡Ven, qué tu luz me guíe a la victoria! ¡Soberana de la Justicia Syndra (2900/2900)!

    Syndra, con su cabello dorado como las esferas mágicas que giraban en torno a sus brazos, apareció delante de Selinda.

    -Así que Syndra en su versión synchro…Es más débil que mi Fleur Mousquetaire Kishar.

    -Para empezar, como he invocado un monstruo Syndra, robo una carta.

    -Y entonces recibes otros 400 puntos de daño de parte de Fleur Mousquetaire Black Lily.

    «Éste es uno de los motivos de usar a Black Lily-pensó Saida-. Cuando el enemigo se encuentra acorralado suele lograr aumentar el número de cartas que roba para intentar salir de la situación. De este modo castigo esa acción.»

    -¡Activo mi carta mágica de juego rápido!-dijo Selinda entonces en respuesta al ataque de White Lily-Se trata de la “Luz de la Soberana”. Si controlo un monstruo Syndra de nivel 7 o mayor, esta carta me permite invocar un monstruo Soberana de nivel 4 o menor desde mi deck.

    -Eso no evitará que recibas el daño.

    -¿Estás segura? ¡El monstruo que invoco es la Soberana Sagrada (1200/1400)! ¡Mientras esté en juego no recibo ningún de tipo de daño!

    -¿Cómo?

    La Soberana Sagrada usó sus esferas de luz para detener el ataque de Black Lily.

    -Ahora estoy a salvo del efecto de tu monstruo-sonrió Selinda con satisfacción-. Y eso no es todo. Me propongo aniquilar tus puntos en este turno.

    -Si ni siquiera puedes vencer a Kishar.

    -Podría, pero no me va a hacer falta. Activo la carta que añadí a mi mano el turno anterior por el efecto del “Mundo de Syndra”, las “Esferas Mágicas de Syndra”. Mientras mi monstruo esté equipado con esta carta podrá atacar directamente a tus puntos.

    -¿Cómo dices?

    -Syndra tiene 2900 puntos de ataque y tus puntos son de 1450. ¡Este ataque acabará contigo! ¡Esferas Sagradas de la Justicia!

    Syndra se abalanzó sobre Saida con sus esferas de luz rodeándola y brillando intensamente. Entonces Kishar se interpuso en el camino.

    -Actico el segundo efecto de Kishar-dijo Saida-. Yo elijo los objetivos de tus ataques. Por tanto, tu ataque es contra la propia Kishar en vez de contra mis puntos.

    Selinda miró con frustración a Kishar durante unos instantes pero su expresión fue rápidamente cambiada por una de victoria.

    -Me estaba preguntando qué clase de efectos debía estar ocultando tu monstruo, de ahí que optara por evitar la batalla. Pero si solo es capaz de eso no me da miedo. ¡Activo el efecto de la Syndra de la Justicia! ¡Cuando ataca a un monstruo ese monstruo pierde 1000 puntos de ataque y ella los gana!

    -Entones el ataque de Kishar baja a 2000…

    -Y el de Syndra sube a 3900. ¡Yo gano!

    Las esferas de luz de Syndra y el florete de Kishar chocaron con fuerza, haciendo estremecerse el lugar.

    -Activo el efecto de la Fleur Mousquetaire Martina en mi mano-dijo Saida entonces mientras los ataques de los dos monstruos pugnaban-. La descarto para que Kishar gane el ataque de tu monstruo hasta la End Phase (5900).

    -Por eso cogiste esa carta el turno anterior-comprendió Selinda con horror.

    -Así es. ¡Aunque no recibas daño tu Syndra es destruida!

    La espada de Kishar desvió las esferas de luz de Syndra y se clavó en la soberana de los justicia.

    -No cantes victoria tan pronto, todavía tengo el efecto de Encarnación Luminosa de Syndra. Si es usada para invocar a un monstruo Soberana ese monstruo no muere en batalla. Y gracias a la Soberana Sagrada no recibo daño. ¡Syndra sale ilesa!

    Syndra saltó hacia atrás, apartándose de la espada de Kishar.

    -Yo no diría que haya salido completamente ilesa-dijo Saida-. Kishar niega los efectos de los monstruos contra los que batalla.

    Selinda se percató que de la Soberana de la Justicia Syndra tenía una herida donde la había alcanzado la espada de Saida. Entonces se curó, para sorpresa de Saida.

    -Lo siento, pero mi monstruo no es afectado por efectos de tus cartas durante la Battle Phase si ha usado a un monstruo de luz como tuner. No vas a bajar así el ataque de Syndra.

    -No me hace falta. Puedo debilitar a tu monstruo con el efecto de Kishar en mi turno y luego destruirlo.

    -Eso será si yo lo permito. ¡Activo mi magia de juego rápido, el “Terremoto Mágico”! Si uno de mis monstruos batalla contra un monstruo y no lo destruye, esta carta cambia la posición de batalla de todos tus monstruos.

    El suelo tembló y los monstruos de Saida cayeron de rodillas.

    -¿Y de qué sirve eso?-preguntó Saida con irritación-Sólo tengo que volver a pasarlos al ataque.

    -Mi carta también me permite seleccionar a un monstruo lanzador de conjuros en mi campo, que puede atacar a todos tus monstruos, incluso aunque ya haya atacado este turno. Por supuesto, elijo a la Soberana de la Justicia Syndra. ¡Adelante, Syndra, acaba con sus monstruos!

    Syndra atacó, aumentado su ataque a 4900 y bajando el de Black Lily a 1600.

    -Por el efecto de Kishar redirijo tu ataque hacia Black Lily-dijo Saida.

    Syndra atrapó sus esferas de luz con las manos y golpeó con ellas a White Lily destruyéndolo.

    -Bien, uno menos. Ahora sólo queda ocuparme de Kishar.

    -Al destruir a Black Lily se activa su efecto-dijo Saida-. Puedo destruir un monstruo en el campo y hacerte 400 de daño.

    El ataque de Black Lily destruyó a la Soberana Sagrada.

    Selinda 1650 LP

    -Tsk, eso no impedirá que acabe con Kishar.

    -De hecho sí. Mis monstruos tampoco pueden ser destruidos durante este turno. Y como Fleur Mousquetaire Kishar está en defensa, no recibiré daño aunque me ataques.

    -Entonces son tablas y mi monstruo no muere en batalla. Syndra gana.

    «A menos que invoque un monstruo débil en el próximo turno para bajar el ataque de Syndra.»

    -Pongo una carta bocabajo y termino mi turno. Ahora el ataque de tu monstruo baja a 2000.

    -¡Mi turno! Primero de todo activo el efecto de “Fleur Gracieux” en mi cementerio. Excepto en el turno en que ha sido mandada al cementerio, si controlo un Fleur Mousquetaire Ritual o Servant, la puedo remover del juego y robar una carta.

    -Maldición, hasta las cartas mágicas son útiles en tu cementerio…

    -Activo el efecto de Fleur Mousquetaire Kishar. Convierto el ataque de tu monstruo en el de Kishar, que es de 2000.

    -Como ahora no estamos en la Battle Phase, Syndra sí es afectada por el efecto de tu monstruo-dijo Selinda mientras los pétalos de Kishar cortaban a su monstruo-. Sin embargo, aunque el ataque de nuestros monstruos sea igual, mi Soberana de la Justicia Syndra no morirá en batalla gracias al efecto de la Encarnación Luminosa de Syndra.

    -Activo mi carta mágica continua, “Ataque Veloz de los Fleur Mousquetaire”. Cuando un monstruo Fleur Mousquetaire ataca gana 1000 puntos de ataque. Con esta combinación de cartas mi monstruo siempre será más fuerte. ¡Adelante, Fleur Mousquetaire Kishar, ataca a la Soberana de la Justicia Syndra! ¡Mi monstruo gana ahora 1000 puntos de ataque! (3000)

    -Imaginaba algo así. ¡Por eso mismo he preparado esta trampa, la “Seducción de la Soberana”! Esta carta intercambia los ataques de nuestros dos monstruos.

    -Yo creo que no-dijo Saida y entonces Kishar cortó la carta de Selinda-. Ni siquiera has empezado a ver el poder de mi monstruo. ¡Por su efecto niega todas tus cartas mágicas y trampas normales!

    -¡¿Cómo?!

    -No sé si ha sido suerte o instinto, pero durante el turno anterior todo lo que activaste fueron magias de campo, equipo y juego rápido, esquivando el efecto de mi monstruo. Pero ya no. ¡Tu Syndra recibe el ataque!

    La espada golpeó a Syndra y la fuerza del impacto pasó a través de ellas y golpeó a Selinda.

    -¡Argh!-gritó Selinda al chocar contra la pared.

    Selinda 650 LP

    Selinda se tambaleó pero miró desafiantemente a Saida. Había sido un golpe duro, pero había logrado aguantarlo. Y eso significaba que el duelo era suyo.

    -Has fallado al no derrotarme. En mi turno todo lo que tengo que hacer es atacar con mi Soberana de la Justicia. Entonces el ataque de Kishar bajará a 1000 y el de Syndra subirá a 3000.

    -Se activa ahora el último efecto de Kishar-dijo Saida-. Cuando inflige daño de batalla, puedo recuperar a un monstruo Fleur Mousquetaire de mi cementerio y añadirlo a la mano. Escojo a Martina.

    -Martina…Eso significa que si ataco tu monstruo ganará el ataque de mi monstruo.

    -Eso es. En caso contrario, tu Syndra podría bajar el ataque de mi monstruo y aumentar el suyo propio y hacerme 2000 puntos de daño. Pero si me atacas ahora mi monstruo será el vencedor. Y si no me atacas volveré a igualar tu ataque con el de Kishar y luego atacaré usando el efecto del “Ataque Veloz de los Fleur Mousquetaire”.

    «Maldita sea, tiene razón-pensó Selinda con desesperación-Mi Syndra no puede vencerla ahora. Ha creado una combinación muy poderosa. Primero iguala el ataque de mi monstruo a suyo, luego lo supera con su carta mágica y luego, al hacerme daño coge a Martina que le permite hacer que su monstruo gane cualquier batalla. Me tiene acorralada. »

    -Tendré que defenderme con Syndra-dijo Selinda con resignación.

    -Activo otra magia continua, “Double Fleur”. Esta carta permite a mis Fleur Mousquetaire atravesar defensas, además de combinar el poder de dos de ellos durante un turno. No podrás escapar defendiéndote, Selinda. ¡La victoria va a ser mía!

    Selinda contempló horrorizada a Saida. No podía defenderse de los ataques de Saida. Era prácticamente imposible derrotarla en batalla y sus cartas mágicas y trampas normales no servían de nada.

    «¿Qué hago? Si no consigo derrotar a Saida es imposible que pueda ganar a Gilgamesh.»

    Selinda miró hacia arriba, en dirección a donde imaginaba que se libraba la batalla, ya que era difícil saberlo desde ahí. Ahí fuera Gilgamesh debía de estar atacando con su Trono del Cielo y los demás no podían hacer nada porque primero debían derrotar a los Duelistas de Clases. Ella lo sabía, por lo que era una de las pocas personas que podían hacer algo al respecto.

    «Tengo que ganar. Sigo teniendo a la Soberana de la Justicia Syndra en mi campo. ¡Puedo hacerlo!»

    -Muy bien, te ganaré. Verás, como sabrás, domino todos los tipos de invocaciones con mi Syndra.

    -Eso he oído. ¿Y qué?

    -De todas ellas, mi favorita es la Soberana de a Justicia Syndra. Supongo que es por ser de luz. Tanto mi padre como mi madre utilizan monstruos de luz y de oscuridad, pero sus monstruos más poderosos son de luz. Supongo que por eso me gusta el paso de mi Syndra de oscuridad a mi Syndra de luz. La luz de la victoria, de la esperanza. Tú debes de pensar algo similar, ya que tus monstruos más fuertes son de luz.

    -Tu Syndra no vencerá a Kishar por mucho que hables-respondió Saida.

    -No, lo hará luchando. ¡Deja que te muestre su poder! ¡Robo!

    Selinda sacó su carta. Tanto ella como Saida la contemplaron con expectación.

    -¡Sí, justo lo que quería!-lo celebró Selinda-Invoco a la Soberana del Relámpago (1400/1100).

    -¿Un monstruo débil? Y es un monstruo normal…

    -Pero es un Master-dijo Selinda-. Lo que quiere decir que al invocarlo puedo activar el efecto del “Espíritu de Syndra” de mi cementerio, que me permite devolverla a la mano.

    Saida frunció el ceño.

    -Tu magia de reliquia… ¿Vas a invocar a otro Servant?

    -Así es. Hasta ahora he basado mis Servants en evoluciones de otros monstruos Syndra. Es hora de hacer evolucionar a la Soberana de la Justicia, pues. ¡Activo “Espíritu de Syndra” y sacrifico a la Soberana de la Justicia Syndra, de nivel 10, y a la Soberana del Relámpago, de nivel 3! ¡Invoco a mi Servant de nivel 12! ¡Soberana de la Justicia Syndra Trascendental! (3600/3600)

    -De modo que ése es tu monstruo-dijo Saida-. Ha perdido ataque respecto al que tenía en su versión anterior.

    -Pero sigue teniendo suficiente para vencerte. ¡Adelante, Soberana dela Justicia Syndra Trascendental, ataca a la Fleur Mousquetaire Kishar!

    Syndra extendió sus brazos y disparó varias esferas cargadas con una poderosa luz.

    -¡Activo el efecto de la Fleur Mousquetaire Martina! ¡La descarto para que mi monstruo gane el ataque al tuyo cuando batallen! ¡Eso eleva el ataque de Kishar hasta los 5600 puntos!

    -¡Pero yo tengo el efecto de mi Soberana de la Justicia Trascendental!-dijo Selinda-¡Durante mi Batlle Phase su ataque es 1000 puntos mayor al del monstruo con el ataque más alto en el campo!

    -¿Cómo?

    -¡Eso quiere decir que si el ataque de tu monstruo sube a 5600, luego el de Syndra sube a 6600! ¡Mi Soberana e la Justicia Syndra Trascendental es un monstruo que siempre gana todas las batallas!

    Saida apretó los dientes.

    -No estés tan segura. ¡Recuerda que mi Fleur Mousquetaire Kishar niega el efecto de tu monstruo al batallar!

    -Ju, Syndra Trascendental de la Justicia no es afectada por ninguna de tus cartas. ¡Tu monstruo es destruido!

    Las esferas de luz de Syndra cayeron como proyectiles sobre Kishar, explotando sobre ella una tras otra.

    -¡¡Arghh!!

    Saida 450 LP

    -¡Eso es!-sonrió Selinda.

    -Mi monstruo…-se lamentó Saida con incredulidad-La carta que me dio el señor Gilgamesh…vencida. Pero todavía no he perdido. La muerte de Kishar no será en vano. ¡Activo otro de los efectos de “Double Fleur”! Cuando un monstruo Servant es destruido, puedo destruir esta carta para revivir a un Servant de ritual con el mismo atributo. ¡Mi Fleur Mousquetaire White Lily resucita! (2700/2600)

    Selinda parpadeó con sorpresa.

    -¿White Lily otra vez?

    -No importa lo poderoso que sea tu monstruo, sólo tengo que pasar por encima de él e ir directa contra ti, Selinda Alryu. ¡La victoria es mía!

    -Es impresionante-dijo Selinda con serenidad-. Tus habilidades, tu capacidad para no rendirte. Pero yo soy igual en eso. Si tú luchas por Gilgamesh, yo lucho por todos aquellos a las que amenaza. Activo el último efecto de la Soberana de la Justicia Syndra Trascendental.

    -¿El último efecto?- se alarmó Saida.

    -Una vez por turno, durante el turno de cualquier jugador, puedo mandar una carta mágica o trampa en mi mano al cementerio para activar su efecto. Mando al cementerio la carta mágica de “Lluvia de Esferas Mágicas de Syndra”. Esta carta permite a mi monstruo atacar dos veces este turno.

    El rostro de Saida se desencajó.

    -No puede ser, dos ataques…

    -La victoria es mía. ¡Adelante, Soberana de la Justicia Syndra Trascendental, ataca!

    Syndra alzó los brazos y su lluvia de proyectiles de luz alcanzó a la Fleur Mousquetaire White Lily y a Saida, que lanzó un grito ahogado de dolor y se desplomó.

    Saida 0 LP

    -Lo he logrado-dijo Selinda con satisfacción.

    En el suelo, Saida alzó la cabeza mientras se llevaba la herida al costado, que le sangraba abundantemente. El ataque de Syndra había sido muy poderoso y la había alcanzado de lleno. Estando aturdida por la situación no había sido capaz de defenderse del impacto. Estaba acabada. Pero lo peor es que había fracasado.

    -He fallado otra vez…

    La vista se le empezó a nublar y se mareó. Oyó los pasos de Selinda, pero no podía verla. Cerró los ojos.

    Entonces sintió una sensación cálida en el pecho. Fue recuperando la consciencia levemente y abrió los ojos. Vio a Selinda, que le había dado la vuelta, posando sus dos manos sobre su pecho y usando la magia.

    -¿Qué…haces?

    -Impedir que mueras-respondió la joven con tranquilidad, casi con altivez-. Digamos que me has dado pena. Alguien como tú, con tu lealtad, no merece morir. O al menos seguro que es lo que diría Celia. Ella también tiene ideales caballerescos. Tú ya lo conoces, luchaste contra ella.

    -¿Me estás salvando?-el rostro de Saida era de incredulidad.

    -Eso he dicho. Aunque sólo algo muy rutinario para que no te mueras. No soy muy ducha en esto y tampoco quiero que te recuperes y puedas volver a la lucha. Y de todos modos lo hago por seguir un poco los principios de Celia. Si estuviese en mi situación seguramente ella te salvaría, así que…

    Cuando hubo terminado Selinda apoyó a Saida contra la pared y se puso en pie.

    -Además, nuestro objetivo es derrotar a Gilgamesh. No tenemos intención de aniquilar a todo su ejército, no son Orkns, a fin de cuentas. Necesitarán un líder cuando esto acabe que negocie por ellos.

    -¿Pretendes…matar a Gilgamesh y que negocie contigo…?

    -Escúchame bien, Gilgamesh no te salvó. Simplemente te utilizó. Tú te dejaste utilizar. Cuando esto acabe ya no estarás sujeta a nadie, tendrás que vivir tu vida por tu misma, por tus propias razones. Tienes que ser más fuerte- No es mala idea empezar haciéndote responsable por tu ejército.

    «¿Vivir…por mí misma?»

    -Por cierto, esto me lo quedo yo, claro.

    Selinda le mostró a Saida el cristal cilíndrico que le había cogido. Lo lanzó al aire y disparó una potente ráfaga mágica contra él, destruyéndolo.

    -Uno menos. Ahora faltan tres, ¿no? ¡Bien, acabaremos con los Duelistas de Clases que faltan y luego con Gilgamesh!

    Selinda echó a correr hacia la salida de la sala. Si Saida había llegado por ahí, es que al menos ése era el camino correcto. Selinda salió de la sala de armas, dejando a una confundida Saida tras de sí.


    Cartas del día:
    [​IMG][​IMG]


    Próximo capítulo: La ofensiva de Arthat





    Capítulo 78
     
  8. Legend12

    Legend12

    Registrado:
    15 Abr 2010
    Mensajes:
    4,796
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +816
    Bueno duelo terminado, honestamente los ultimos turnos se me hicieron medio pesados para el duelo, quizas sea yo

    Luego Saida medio justifica su lealtad pero ahora queda de fangirl necesitada, Gilaso tampoco es que le dio un trato superespecial xD, y al final Selinda la salva... tranquilamente corre el riesgo asi de que en cuanto termine la guerra la fangirl busque venganza

    Prox cap aparece Arthat, ya tendra su duelo vs Land o sera filler?
     
  9. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,743
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +475
    Ni una cosa ni la otra. Aunque ya sabes contra quien juega porque te lo comenté. Da inicio uno de los duelosmás largos del fic (aunque hay truco).



    Capítulo 79



    La ofensiva de Arthat










    Moriadne y Eledine, junto a otras Aes Sídhes, estaban siendo trasladadas. De hecho, Moriadne sospechaba que estaban siendo movidas todas ellas. Por supuesto, todas tenían anuladas la magia.

    -¿Qué está pasando?-pregunto Eledine con preocupación-¿Dónde nos llevan?

    Había sido una sorpresa para Moriadne encontrarse con Eledine allí y no precisamente agradable. Siempre habían sido prácticamente enemigas y no era una persona con la que prefiriera estar viviendo una situación así. Claro que bien pensado era preferible eso que tener allí a un ser querido, como Nynieve o Siuanche. Era mejor que ellas estuviesen a salvo.

    -Ishara pretende traer la fuente de energía de Yggdrasil a este plano de existencia-explicó Moriadne con serenidad-. Ése es el motivo de que haya estado capturando Aes Sídhes. Quiere usarnos como conductores de energía. Supongo que ya debe tener sus preparativos listos y nos están llevando para ello.

    -Pero si canalizan todo nuestro poder de esa forma-Eledine abrió muchos los ojos con horror-… Es imposible que sobrevivamos, Moriadne. Nos consumiremos.

    -Obviamente. Por eso mismo es por lo que Ishara va a canalizar toda esa magia a través de nosotras. Ella la dirigirá pero seremos nosotras quienes sufriremos el castigo.

    -¡No podemos permitirnos que nos haga eso! ¡Somos Aes Sídhes! Tenemos que hacer algo, escapar y…

    -Tenemos nuestros poderes sellados, Eledine. No hay nada que nosotras podamos hacer para resistirnos. Pero ten fe.

    -¿Fe?

    -Debes de haberte percatado por los sonidos que se oyen. Hay una batalla. Ése debe ser otro motivo por el que nos trasladan. Intentan que no nos rescaten.

    Eledine alzó la vista hacia dónde provenía el sonido.

    -Pero la batalla suena lejana…No podrán rescatarnos a tiempo… ¡Maldito sea el Daoine Sídhe que me derrotó! ¿Cómo lo pude permitir?

    Moriadne reprimió un suspiró. Eledine tenía razón en que la batalla sonaba lejana, pero ella tenía fe en que Nynieve lo lograría.



    Arthat entrecerró los ojos para ver mejor la batalla que se libraba en la distancia. El ejército de Alryu había aumentado la intensidad de su ataque y estaba avanzado poco a poco.

    -Deberíamos reforzar las defensas-sugirió Sharan, que ya había regresado de colocar las barreras para impedir el uso Portales desde fuera.

    -Llevan mucho empuje, si simplemente mandamos más hombres saldremos perdiendo-dijo Arthat-. Sin embargo, si atacamos en este punto…

    -¡Alteza Arthat, Suma Sacerdotisa!

    Arthat y Sharan se volvieron hacia Menara, la líder de las Manipuladoras del Clima después de Sharan.

    -¿Qué sucede, Menara?

    -Ha aparecido otro contingente del ejército por el sud.

    -¿Desde las montañas?-se sorprendió Arthat.

    -Pero no hay ningún camino allí-dijo Sharan, atónita.

    «Sí que hay uno-pensó Arthat-. Una cueva no muy ancha que pasa por el interior de la montaña. Pero ni siquiera Selene conocía la existencia de ese lugar. ¿Por qué iba a hacerlo? No es militar y este lugar era una fortaleza de suplementos para Shador Mor. ¿Cómo lo han averiguado entonces Alryu y Abell?»



    Nynieve y Mogheliant se dirigían hacia el interior de la ciudad fortaleza por un camino secreto conocido por la antigua Caída.

    -¿Por qué tenemos que venir por aquí?-preguntó Nynieve, no por primera vez-Tendríamos que haber aprovechado para colarnos dentro de la fortaleza al principio de la batalla.

    -Ya te lo he dicho antes-dijo Mogheliant con irritación-. No sé el lugar exacto en que están. Y si no son idiotas, las trasladarán a un lugar seguro donde poder realizar el ritual. Vuestro general Abell está de acuerdo en esto. Es mejor llegar por aquí en lugar de ir dando vueltas por la ciudad en medio de la batalla. Sé de varios lugares donde la tal Ishara estaría segura y podría poner en marcha el hechizo sin temor a ser molestada.

    -Mat a veces puede ser un cabeza hueca-refunfuñó Nynieve.

    Nynieve se tiró dela trenza. La ponía nerviosa e histérica pensar que estaba cerca de Moriadne y sin embargo no podía ir a ayudarla todavía, cuando el tiempo apremiaba cada vez más. Además, su compañía no era precisamente para sentirse segura.

    Acompañando a Mogheliant iba Lindri, que al parecer se había convertido en una especie de sirvienta de la Araña. Nynieve sospechaba que debía de ser ella la que le había quitado el bloqueo mágico que le puso ella años atrás. La mujer de trenzas rubias era poderosa. No tanto como ella, claro, ni se acercaba, pero entre Mogheliant y ella podían ser un verdadero peligro. No le quedaba más que mantenerse alerta y confiar en que realmente para Mogheliant era más importante librarse de Ishara y conseguir un indulto que vengarse de ella.

    -Y por cierto, ¿Lindri también va a luchar contra Ishara?-preguntó Nynieve-Nunca he luchado en un tres contra uno.

    Mogheliant miró a Nynieve con una mueca de desdén.

    -No seas tonta. Lindri no tiene el poder necesario para esta lucha, podría estorbarnos en un duelo.

    -Yo me aseguraré de enfrentarme a los que aparezcan en nuestro camino para que lleguéis hasta la Duelista de Clases-dijo Lindri, que por dentro estaba aliviada de no tener que luchar contra una mujer tan poderosa. Recordaba bien lo fácilmente que había derrotado a Mogheliant la otra vez.

    -Bien, mejor-masculló Nynieve. De ese modo sólo tendría que estar pendiente de Mogheliant, lo que no era poco. Esperaba que no llegaran tarde.

    «Espera un poco más, Moriadne.»



    La segunda oleada del ejército aliado por el sud, dirigido por Birgitte, pilló por sorpresa al ejército de Gilgamesh, que tenían aquel lado desprotegido ya que consideraban imposible que nadie llegase por allí. Gracias a eso, lograron entrar ganar mucho terrero y atacar una parte de la ciudad que estaba indefensa.

    -Maldita sea, eso no lo había previsto-se lamentó Arthat-. He subestimado a Abell. Parece que todavía tiene capacidad de sorprendernos.

    -¿Qué hacemos, Arthat?-preguntó Sharan-Si destacamos nuestras fuerzas para frenar ese ataque, justo ahora que el Dragón Encarnado y el grupo principal está arremetiendo con más fuerza, podrían avanzar demasiado.

    -Que lo hagan-respondió Arthat-. Yo me ocuparé de Alryu cuando se acerque. Ése ha sido siempre el plan. Ahora lo que hay que hacer es frenar esa segunda oleada de enemigos.

    -Como ordenéis, señor-dijo Menara-. ¿Deberíamos ocuparnos las Manipuladoras del Clima de ellos?

    -Es una buena idea-dijo Sharan, asintiendo con la cabeza-. Nosotras tenemos una gran precisión en el control de vientos y rayos. Podremos atacar desde mayor distancia.

    -Está bien, que Menara se encargue de eso liderando ese ataque-dijo Arthat-.Pero guarda algunas contigo, Sharan, especialmente como protección.

    -¿Entonces yo me quedo aquí?

    -Así es. Dirige la batalla mientras yo no estoy. Y controla los movimientos de los Duelistas de Clases. Ellos son nuestra mayor fuerza junto a Gilgamesh.

    -¿Y tú done vas?-preguntó Sharan con preocupación-No irás ya a por Alryu, ¿verdad? Está rodeado de todo su ejército.

    Arthat apreció la preocupación dela mujer por él, pero no tenía tiempo para sentimientos en ese momento.

    -No, todavía no ha llegado el momento de enfrentarme a Alryu. Pero hay otras cosas que tengo que hacer. Primero de todo, Abell es un general demasiado habilidoso. No de mi nivel, pero hace las cosas complicadas. Debo eliminarlo y tengo la forma de hacerlo.

    -Umh, acabar con su general podría ser una buena idea-se mostró de acuerdo Sharan-. En Redel Ton nos derrotó. Pero, ¿cómo piensas hacerlo? Está bien protegido y la magia no le afecta. No sólo eso. Como vimos cuando luchamos contra él, es habilidoso en los duelos y tiene mucha suerte.

    -Como he dicho, sé cómo vencerlo. Hay una criatura contra la que no podrá defenderse. Pronto será eliminado. Y además de eso, hay otra cosa que debo hacer antes de vérmelas con Alryu.

    «Sí, voy a derrotarte completamente, Land Alryu, Lewrin Asayu. Y para ello, pienso arrebatártelo absolutamente todo.»


    -¡Adelante, Diablos!

    Siguiendo las órdenes de Ilysia, Diablos arremetió contra las paredes del pasillo, derrumbándolas con sus garras. Ilysia sonrió satisfecha.

    -Eso es, unas simples paredes no van a detenerme a mí, Gil.

    Usando a Diablos para derribar los muros que habían aparecido en medio del camino había logrado avanzar más deprisa, pero el problema era que no sabía haciendo done iba. Tras separarse de Selinda había derribado la pared que había aparecido entre ellas, pero Selinda no estaba allí.

    «O se fue o es que el lugar cambió de ubicación después del temblor-pensó Ilysia-. Mi hermanita no me dejaría atrás, de modo que es el lugar el que se ha movido. Maldito Gil, seguro que esto ha sido cosa suya. Tiene suficiente poder para haber logrado hacer algo así.»

    Eso era un fastidio. Tenía que estar pensando todo el tiempo hacia donde iba. Era un dolor de cabeza. Por eso mismo era más fácil ir destruyendo las paredes. Además, tenía que darse prisa en encontrar a Selinda.

    «Papá dijo que cuidara de ella, así que tengo que hacerlo. Y cuanto antes la encuentre mejor. Esta hermana mía se mientras siempre en líos, al contrario que yo. Aunque sea pequeña yo soy la más sensata de las dos.»

    Ilysia se acercó a Diablos, el cual se agachó para que montara en él. Se le acababa de ocurrir una idea.

    -No sé cómo debe estar dispuesta ahora la fortaleza, pero seguro que Gil y los demás están arriba. ¡Vamos, Diablos!

    Diablos emitió un gruñido y saltó hacia arriba. Ilysia se ocultó bajo su ala cuando el demonio atravesó el techo.

    -Bien, veamos hay por aquí-dijo Ilysia, alzando la cabeza y poniéndose pie.

    Ilysia observó a su alrededor. No parecía tratarse todavía del piso en el que debían estar Gilgamesh y los otros. Aunque la verdad era que ya ni sentía ninguna energía mágica desde hacía un tiempo, de modo que no podía decirlo.

    -Bueno, supongo que tendré que seguir subiendo.

    -No hará falta.

    Ilysia se giró sobresaltada y vio salir por una puerta a Arthat. Tenía una seria expresión de decisión en los ojos.

    -Arthat. O espera. Papá dijo algo que se te había ido la cabeza y ahora te creías que eras otra persona o algo así. Uno de los Caídos.

    -No he perdido la cabeza de ninguna forma-dijo Arthat-. Soy Arthat, pero también soy Demanthrus. Esta parte de mi alma que soy ahora tomó el control de la otra al ser superior.

    -Bueno, todo eso es muy complicado para mí. Aunque parece algo raro, eso de que tengas la consciencia de alguien de hace 3000 años.

    -También es extraño encontrarse con alguien que murió hace 3000 años, al menos en teoría. Ahora sé quién eres, Ilysia. La hija de Lewrin Asayu.

    -Ah, cierto, si eres ese Demanthrus entonces debías estar vivo en aquella época-dijo Ilysia con aire inocente, sin aparentar estar preocupada en absoluto por encontrarse cara a cara con él- . ¿Te moriste entonces, luego moriste y volviste a revivir?

    -No morí hace 3000 años, fui sellado. Algo similar a lo que te pasó a ti. Por lo que dice Gilgamesh, estuviste congelada en el tiempo hasta la destrucción del Creador Oscuro. Cuesta de creer que pasaras todo ese tiempo en Raskel.

    -Bueno, pues es lo que pasó.

    -Yo estuve allí, ¿sabes? El día en que luchamos contra Origen, los que te raptaron. En aquella época me hacía llamar Ead y luchaba junto a tus padres. Acabamos con los miembros de Origen, pero se perdió la ciudad a manos del poder oscuro de una mujer llamada Driselia. Por supuesto, no estuve presente cuando se te llevaron del vientre de tu madre y lo hicieron parecer como un embarazo falso. De haberlo estado, a mí no podrían haberme engañado.

    -Sí que eres arrogante. Se nota que eres uno de los malosos-Ilysia sonrió divertida-. Bueno, pues si tan creído te lo tienes, entonces te echaré a ti la culpa por lo que pasó, idiota. Haré qué Diablos te castigue.

    -Eres tú la que sufrirá mi castigo-dijo Demanthrus en un tono de voz amenazador al tiempo que hacía aparecer su Shídank-. O más bien, tu padre a través de ti. Maldice tu herencia y tu suerte de haber aparecido en el mismo tiempo que yo, pequeña Ilysia.

    -Ya entiendo, quieres vencerme porque soy hija del Dragón Encarnado. Él siempre te venció, ¿no? Entonces yo haré lo mismo.

    -No tienes ni idea del poder al que te enfrentas, niña.

    -No importa si eres uno de los caídos o no. Yo era una Duelista de Clases. Nuestro nivel es como el los Caídos, ya que podemos usar parte de una fuente de magia superior. Tú en cambio no puedes.

    -Descubrirás que estás equivocada en tus cálculos. Y ya te digo que te equivocas en una cosa. No quiero vencerte. Voy a matarte. A diferencia de Selinda, tú eres hija natural del Lewrin Asayu que yo conocí.

    -Ya veo, y por tanto quieres matarme.

    -Eliminaré su estirpe. Y luego te arrojaré a los pies de Lewrin Asayu renacido, de Land Alryu. Se lo arrebataré todo. Y luego lo destruiré.

    Ilysia frunció el ceño. No le gustaba nada ese tipo. Le caía mejor antes, cuando sólo era Arthat.

    -Pues ven a por mí si quieres, idiota. ¡Te derrotaré en nombre de papá!

    -¡Duelo!

    Ilysia 4000 LP


    Arthat 4000 LP


    -Empiezo yo-dijo Ilysia, robando carta-. Invoco al Guardián de la Fuerza Tomberi (2400/1000).

    -¿Un monstruo con un ataque de 2400?-se sorprendió Arthat.

    Ilysia sonrió con orgullo.

    -¿Qué te parece? Tomberi no puede atacar en el turno en que es invocado, pero como lo he jugado en mi primer turno no hay problema.

    -Bien pensado.

    -Ahora pongo dos cartas bocabajo y termino mi turno.

    -Entonces me toca a mí-dijo Arthat, robando cartas-. Aunque tu monstruo sea poderoso, eso no quiere decir que no pueda hacer nada contra él. Invoco al Mago Guerrero de Enelysion (1300/1200). Y activo su efecto. Te causa 400 puntos de daño por cada monstruo trueno en mi campo.

    -¿Cómo dices?

    El monstruo de Arthat lanzó un rayo que alcanzó a Ilysia.

    -¡Ah!

    Ilysia 3600 LP

    -Maldito tonto-se quejó Ilysia-. Jugué a Tomberi para que te enfrentaras a él. ¡No se vale pasar por encima!

    -Es una batalla valen todos los métodos para vencer al enemigo, niña. Ahora coloco dos cartas bocabajo y termino mi turno.

    -¡Muy bien, ahora verás, desgraciado! Invoco al Guardián de la Fuerza Leviatán (1900/1400). Y además, como controlo monstruos Guardián de la Fuerza, puedo invocar de modo especial desde mi mano al Guardián de la Fuerza Quetzal (2100/1600).

    -Tres monstruos-dijo Arthat frunciendo el ceño. No estaba mal, pero Lewrin lo hubiese hecho mejor. No se hubiese limitado a invocar monstruos de la mano, sino que hubiera invocado varios Synchros. Y además seguro que hubiese reparado el gasto de mano. A Ilysia solo le quedaban dos cartas.

    «En el siguiente turno acabaré con sus monstruos.»

    -Ahora activo mi carta mágica, “Melodía de Sirena”. Esta carta me permite robar una carta por cada Guardián de la Fuerza en el campo.

    -¿Cómo dices?

    -Como tengo tres monstruos, robo tres cartas.

    «Tal vez la haya subestimado-pensó Arthat-. Parece que es más parecida a Lewrin de lo que pensaba. Pero sigue siendo una niña.»

    -Tomberi no puede atacar el turno siguiente al que destruye un monstruo en batalla, pero eso no se aplica si ataca directamente-dijo Ilysia-. Por tanto, destruiré a tu monstruo con Leviatán. Claro que si lo hago y te ataco no habrá turno siguiente, ¿verdad? ¡Adelante, Leviatán, acaba con él!

    -¡Qué ingenua! ¡Activo mi trampa, “Flechas de Enelysion”! Cuando me atacas, esta carta me permite mandar un monstruo Trueno de mi deck al cementerio para destruir todos tus monstruos con menor ataque al del monstruo enviado. Tengo en mi deck al Guerrero Supremo de Enelysion, con 2400 puntos de ataque. ¡Lo mando al cementerio y tus monstruos serán destruidos!

    -Vaya qué pena, Arthat-dijo Ilysia con aire inocente-. Lo tienes todo bien planeado, pero me temo que tu plan no va a resultar. Activo mi magia de juego rápido, “Mil Espinas del Guardián de la Fuerza” Durante este turno el efectos de todas tus cartas mágicas y trampas será negado.

    Arthat abrió mucho los ojos por la sorpresa.

    -No puede ser…

    -Eso quiere decir que tus “Flechas de Enelysion” son negadas-dijo Ilysia y cientos de espías surgieron de su carta, clavándose en la de Arthat y también en su carta tapada-. Por supuesto, tu carta tapada también lo será si la activas. A cambio puedes robar una carta, pero creo que no tiene mucha importancia puesto que vas a perder, ¿verdad?

    Ilysia esbozaba una sonrisa confiada y Arthat la vio de otra forma.

    «No es sólo una niña-compendió-. ¡Es realmente la hija de Lewrin Asayu! Pese a su actitud infantil, sus habilidades son como las de un duelista experimentado.»

    -¡Tu Mago Guerrero de Enelysion por Leviatán!

    -¡Ugh!

    Arthat 3400 LP

    -Perfecto, ahora tus puntos están expuestos. ¡Acabad con él, Tomberi y Quetzal!

    «¡Bien, voy a derrotar al general enemigo! Soy genial.»

    -No vayas tan rápido-dijo Arthat, mostrando una carta en su mano-. Cuando un monstruo Enelysion es destruido en batalla, puedo invocar de mi mano al Rompedor del Sello de la Espada de Enelysion (1100/600) y terminar la fase de batalla.

    -¡¿Cómo?!

    El monstruo de Arthat quitó el sello a su espada y la blandió, generando un muro de rayos que mantuvo alejados a los monstruos de Ilysia.

    -Maldición, no conté con efectos de monstruos de la mano-se lamentó Ilysia-. Te has salvado por ahora, Arthat. ¿O prefieres Demanthrus?

    -Usa el nombre que prefieras. Vas a morir pronto, así que no importa.

    -Hablas mucho, pero sólo has logrado escapar a duras penas. Adelante, es tu turno.

    -Muy bien. Hora de atacar. ¡Es mi turno! Invoco al Lancero Tronador de Enelysion (1300/1000).

    -¿Un monstruo con 1300 puntos de ataque? Es muy débil. Esperaba más de uno de los Caídos.

    -El Lancero Tronador es un monstruo tuner.

    -Entonces vas a sincronizarlo.

    -Correcto. Yo siempre he usado synchros, en esta vida y en la anterior. ¡Y con ellos te venceré! ¡Sincronizo a mis dos monstruos de nivel 3! ¡Invocación Synchro! ¡Espíritu del Trueno de Enelysion (2200/2200)!

    Ilysia hizo una mueca.

    -Argh, ha superado a Leviatán y a Quetzal. Pero Tomberi sigue siendo más poderoso que él.

    -No si activo su efecto. Puedo remover del juego un monstruo trueno en mi cementerio, como el Lancero Tronador, para aumentar su ataque en la mitad de el del monstruo removido hasta la End Phase. ¡Mi monstruo gana 1150 puntos de ataque! (3350)

    -¡Maldición, es más fuerte que Tomberi!

    -¡Adelante, Espíritu del Trueno de Enelysion, ataca al Guardián de la Fuerza Tomberi!

    -¡Mi Tomberi!

    Ilysia 2850 LP

    -Tu monstruo ha sido destruido.

    Para sorpresa de Arthat, Ilysia esbozó entonces una sonrisa misteriosa.

    -Sí, y al hacerlo has activado su efecto. ¡Destruye al monstruo que lo destruyó y luego lo remueve del juego! ¡Vamos, Tomberi, Rencor de la Raza!

    Mientras se derrumbaba, Tomberi alzó su lámpara y disparó un haz de energía oscura por ella contra el monstruo de Arthat.

    -¡Activo mi trampa, “Puño Pararrayos”! Si controlo un monstruo trueno puedo negar la activación del efecto que destruya una o más cartas en el campo.

    Ilysia frunció los labios.

    -Maldito, estás empezando a molestarme.

    -Y eso que acabo de empezar. Por el otro efecto de mi trampa puedo invocar de modo especial un monstruo Enelysion de mi mano o cementerio. ¡Invoco desde la mano al Domador Salvaje del Dragón de Enelysion! (600/300)

    -Tsk, pero ese monstruo no es una amenaza, lo destruiré fácilmente.

    -Mi monstruo tiene un efecto. Al ser invocado puedo mandarlo al cementerio para revivir a otro monstruo Enelysion. ¡Lo cambio por un monstruo más poderoso! ¡El Guerrero Supremo de Enelysion! (2400/1500)

    -¡No puede ser, otro monstruo fuerte!

    -¡Adelante, acaba con el Guardián de la Fuerza Quetzal!-ordenó Arthat.

    La espada eléctrica cortó al pájaro de rayos y la fuera del golpe alcanzó a Ilysia.

    -¡Argh!

    Ilysia 2550 LP

    -Maldito…

    «Este tipo es realmente fuerte. Se nota en sus golpes…»

    -Pero yo no estoy indefensa. Al destruir a Quetzal has activado su efecto. Me da 500 puntos de vida por cada carta en el campo. Yo tengo dos y tú otras dos, así que gano 2000 puntos de vida.


    Ilysia 4550 LP


    -Kh, ahora tienes más vida que al principio.

    -¿Qué te parece?-dijo Ilysia desafiantemente-Si tú usas rus rayos para dañarme, yo los uso para recargarme.

    -Parece que ofrecerás más resistencia de la esperada. Pero no cambia nada. Será destrozada por mí, como primer paso para destruir completamente a Land Alryu.


    Carta del día:
    [​IMG]

    Próximo capítulo: El Dios de Leyenda resurge
     

Compartir esta página

Cargando...