Evento Navidad Vendiendo helados calientes [Devlin]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por everyday, 10 Ene 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    4,717
    Temas:
    436
    Calificaciones:
    +1,781 / -0
    LeafLeaf adelante y perdona por el retraso o-o/
     
  2. Leaf

    Leaf Keep calm and drink tea ♥

    Registrado:
    8 Jul 2014
    Mensajes:
    451
    Temas:
    21
    Calificaciones:
    +664 / -3
    [​IMG]
    Tras una intensa aventura en la ciudad de los canales y habiendo conocido en el momento a Edwin Fereira, Devlin retomó su camino en ciudad Laveris para por fin ponerse a pensar en su primer desafío de gimnasio. Tenía en mente Snowband como primer puerto y siendo una ciudad fría, el invierno y la intensa sed de batalla en Laveris eran parte clave de su entrenamiento; o cuan lo menos, de eso trataba de convencerse el rubio… No obstante esos días de trabajo duro, por fin había llegado uno de esos escasos momentos del día en que podía darse el lujo de descansar y como no era para menos, zamparse cuanto se les antojase ahora que llevaban unos cuantos pavos en el bolsillo; especialmente si era algo que pusiese el cuerpo cálido, pues justo nevaba suavemente mientras el par de hambrientos miraban los diversos locales del centro de la ciudad.
    —¿Qué opinas de un clásico chocolate caliente y pan, Penguin-san? — Cuestionó el rubio de pronto a su pequeño acompañante azul al notar adelante una cafetería que anunciaba a todas luces una atractiva oferta, que de este modo atrapaba al enano acuático, que andando a paso corto pero veloz y con las aletas a la nuca, solo asintió alegremente mientras sacaba su pequeña lengua relamiéndose el pico. —Eso es un sí, supongo — Entonó Devlin dirigiendo sus pasos hasta la cafetería, advirtiendo a la pasada al improvisado y curioso vendedor ambulante que desbordaba entusiasmo a un costado del local objetivo. Era un pequeño Vanillite que tan sonriente ofrecía como producto un sencillo y refrescante cono de helado. Tenía una pinta estupenda, pero con el clima del momento, la gente pasaba de largo, sólo algunas paraban a fotografiar al simpático vendedor y otras tantas se detenían ante la escena pero continuaban su camino sin más. Devlin evidentemente, contándose entre estos últimos, pues la combinación de su personalidad desinteresada y sus deseos de entrar en calor eran más fuertes que cualquier vestigio de compasión humana.

    Servido el chocolate con malvaviscos flotantes y una dulce delicia de pan de hojaldre entre sus dedos, fue que comenzó a pensar en la curiosa escena. «No venderá nada» Pensó sintiéndose un tanto mal por el pequeño y embriagándose a la vez con la esencia del irresistible chocolate en sus manos, para después devorar su bocadillo y finalmente salir con Penguin-san, atento solo por el rabillo del ojo al pequeño empresario que seguía entusiasmado ofreciendo su delicia congelada.

    Desde aquello, Devlin no recordó más el asunto hasta que al día siguiente, volvió al lugar de las ofertas en bebidas calientes, encontrándose nuevamente con el motivado vendedor; no obstante, su tierna sonrisa lucía más apagada a como la recordaba; pero, el chico Ledger en algún punto, volvió a olvidarse del asunto. Como ese, unos días más transcurrieron con el pequeño marchitándose como una efímera flor día con día, dejando tras de sí sólo sólo el cascarón de aquella pequeña masa de alegrías y esperanzas… Solo los restos carcomidos de una criatura que ahora parecía representar a los sueños rotos.
    —¿Sabes algo?, hoy me apetece un helado — Declaró Devlin eventualmente… Quizá un poco por lástima, pero con las mejores intenciones, desatendiendo a su vez la explosiva exposición de disgusto de su acompañante ave, que se negaba a helarse por dentro y por fuera, sin entender cómo alguien podía desear un cucurucho de nieve habiendo toneladas de esta en el suelo y totalmente gratis. Aun así, se tomó un momento para esperar a Devlin, que apenas se acercó, notó un halo de esperanza que emanaba del pokémon de hielo; y cuando sacó algo de dinero, no estuvo por demás la alegría del Vanillite que retomando su vitalidad como un juguete al que le dan cuerda, entregó el postre y recibió dinero; más la recompensa adicional de arrancar una sonrisa al de ojos aguamarina que se alegraba de hacer algo por el pequeño, además, que de hecho le encantaba la nieve pese al frío clima. Sin embargo, ahora que volvía a ver alegre al conito se sentía con el deber moral de mantenerlo así, por lo que y tras comer su helado con placer, sugirió como pudo al pequeño empresario que preparase un postre diferente. Pero esta idea no agradó al pequeño, pues parecía empeñado en vender aquello que tenía su forma y más aún, que fuese tan frío como él mismo, por lo que Devlin se encontraba ahora en un nuevo gran dilema: ¿cómo hacer entender que la gente normal no come helados en invierno?...

    [​IMG]

    everydayeveryday - ¡Se avecina lluvia de post! tarde porque no tenía conexión a internet, pero ya tengo mis tres post hechos o.o/ -se pone a esperar el pase-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Leaf

    Leaf Keep calm and drink tea ♥

    Registrado:
    8 Jul 2014
    Mensajes:
    451
    Temas:
    21
    Calificaciones:
    +664 / -3
    [​IMG]
    Teniendo como objetivo el mantener la sonrisa del pequeño cono, Devlin consideró sus opciones y tan pronto como pensó en “helados” y en “caliente”, su idea del nuevo postre del pequeño Vanillite ya había sido maquinada en su cabeza:
    —¿Qué tal te suenan a tí unos cupcakes hechos dentro del cucurucho del helado, Penguin-san? — Soltó Sin más el rubio, que atento a los movimientos de Penguin-san, pronto se dió cuenta de que la imaginación del pequeño azul no daba para tanto. No obstante, era una buena idea a criterio del chico Ledger, que había visto tal postre un par de veces antes por su originalidad e irónica apariencia en fiestas de cumpleaños de sus amigos en su infancia. Pero, siendo el caso de que Penguin-san no había nacido siquiera, ahora le parecía más natural prepararlos él primero, lo que lo colocaba en un nuevo dilema: ¿De donde iba a conseguir un horno?
    —Si, bueno… Uhhh…. Verá, necesitaba saber si puede prestarme su horno. — Devlin torpemente balbuceaba su petición al enorme, pelirojo, melenudo cual león, velludo, inapropiadamente vestido con un delantal rosa muy pequeño y sorprendentemente paternal gerente de la tienda en que el par a diario compraba el chocolate caliente, contando a su vez su plan al hombre, quien rasco su poblada barba descuidada y rió estruendosamente para contestar con una voz rasposa:
    —Por supuesto, me preocupaba mucho ese pequeño emprendedor — Aclaró la garganta y miró con seriedad al pequeño empresario que se veía entre motivado, sorprendido y curioso por las ideas del de ojos aguamarina. —¡No te rindas por no ser la clase de vendedor que esperaban ver, ok! — Guiñó un ojo y abrió de par en par las puertas de su cocina haciendo un ademán para invitar a todos los presentes a entrar.
    —¡Wooow! — Emitió Devlin sorprendido al notar las instalaciones del extraño gerente y chef del local. Parecían instalaciones para un restaurante de lujo pese a que lo único que se servían eran desayunos, pan aparentemente comprado y bebidas.
    —No uso desde hace mucho estas instalaciones, pero eso no impide que me mantengan entretenido limpiandola diario ¡Jue jue jue! — Con las manos a la cintura y un aire orgulloso, el gerente abandonó a sus invitados en la cocina, dejando así a Devlin a cargo de enseñar al pequeño conito las maravillas de la cocina caliente.Las cosas habían comenzado bien: La mezcla se encontraba reposando y tan solo quedaba la horneada; no obstante, apenas el entrenador prendió el horno y el sonido del flamazo llegó a los sensitivos oídos del pokémon de hielo acompañado de la onda tibia, este salió despavorido de la cocina y se enterró en la nieve.
    —Esto será más difícil de lo pensado — Suspiró el chico Ledger, quien mientras el horno se calentaba, corrió al exterior dando con el Vanillite, a quien sacudió la nieve que lo cubría y cargó en brazos. —Solo es un poco de calor, estarás bien si solo te acercas para colocar los cupcakes, revisar, apagar y esperas a que enfríe el horno. — Comentó, logrando con esto tranquilizar un poco al de figura cónica, quien sin más lo siguió de vuelta a la cocina; por supuesto, inútilmente, pues fue incapaz de estar a menos de 2 metros del horno y siendo el caso que él era quien debía hacerlos por cuenta propia al finalizar la instrucción del joven de gafas, esa situación tenía que cambiar, así que tras quebrarse la cabeza pensando, llegó a la conclusión de que sin lugar a dudas quien mejor lo entendía, y quien mejor podía hacer el trabajo era Asher; su recién adquirido Vulpix tipo hielo, debido a que ambos temían a las cosas calientes. Así que convencido de que el no sentirse solos ayudaría a ambos a superar su pánico ante el fuego, sujetó la pokeball que contenía al vulpino y la lanzó al aire:
    —¡Asher, sal! — Dijo en tono imperativo al tiempo que de la pokeball salía el pequeño zorro de nieve, que tan pronto salió ondeó sus colas alzando una nube de nieve para bajar la temperatura y corrió al mismo rincón en que estaba el conito.

    Ahí arrinconados, los dos se miraron unos segundos. Ambos tenían cierta cara de terror que ni bien cayeron en cuenta de esto el uno por el otro, comenzaron a reír ante la escena, relajándose así lo suficiente como para olvidarse del fuego unos instantes. No obstante, eso apenas era el primer paso para superar sus fobias. A partir de esto y con ayuda de Penguin-san que hacía de equipo de emergencias, la exposición al calor se vió más y más constante, hasta que por fín, y habiendo pasado cinco días desde haberse conocido, ambos: zorro y conito, lograron colocar dentro del horno la bandeja con los futuros cupcakes… No obstante esto, aún les quedaban un par de problemas por pulir...

    [​IMG]

    everydayeveryday - ¡Segundo! (subí mi ficha del Vulpix ya °^°) y subo desde hoy todo sin esperar a los pases porque entre semana no puedo uwu
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Leaf

    Leaf Keep calm and drink tea ♥

    Registrado:
    8 Jul 2014
    Mensajes:
    451
    Temas:
    21
    Calificaciones:
    +664 / -3
    [​IMG]
    Superado el miedo al calor; al menos de manera parcial y habiéndose hecho buenos amigos el pequeño pokémon helado y Asher, las cosas para el negocio de “helados calientes” pintaban estupendas, así que con una pequeña bandeja al cuello y mucha ilusión, el vendedor salió a su lugar de venta habitual ofreciendo unos finamente decorados cupcakes con forma de vanillite; pero, pese a sus ilusiones, la mayoría de la gente seguía pasando de largo, tan solo algunos se detenían a mirar su entusiasmo, pero, muy poca gente se interesaba tanto en los productos, como se interesaban en mirar al curioso y simpático vendedor. Era triste para Devlin también porque realmente estaban muy buenos los cupcakes y no estaba en sus manos ahora el dibujarle una sonrisa al pequeño cono. El enorme pero amable hombre de la cafetería estaba igual de curioso por el asunto pese a que se encontraba atendiendo su local, sin embargo, debido a su ojo para los negocios y tras mirarlo unos instantes trabajando, el peludo hombre-león pronto dio con el problema. No eran los Cupcakes ni el vendedor, sino algo tan elemental como la ubicación.
    —Oye, pequeño. ¿Qué dices si trabajas para mi? — Ofertó de la nada el hombretón, que saliendo de su local, se plantó de manera exageradamente varonil frente al dulce soñador, que parecía más atento que a su propuesta, al hipnótico mandil de corazones rojos, rosas y blancos entrelazados. —Usualmente no tengo el tiempo para hacer yo mismo el pan que sirvo en mi cafetería y ya lo dicen, el pan es mejor recién hecho ¡Juajuajua! — Rió estrepitosamente sin recibir aún contestación del empresario pokémon, quien tan solo ante la propuesta asintió sonriente, pactando con esto su primer acuerdo comercial que comenzó ese mismo día con sus primeros clientes: Una familia de clientes frecuentes que pasaba a tomar un buen chocolate como siempre, notando enseguida el cambio en el menú con la adición del postre que no dudaron en pedir.
    —¡Esto… Esto es realmente bueno! — Se escuchó a coro, llamando la atención así del resto de los clientes que ante la curiosidad pidieron la nueva incorporación, viéndose tan pronto como el contacto de su lenguas con la crema batida especial de Vanillite, asombrados del sabor, que en comparación con el pan que solía comprar el gerente para servir, contaba con la peculiar tibieza del sabor a recién hecho.

    No tardó mucho en haber revuelo por la peculiaridad del postre principal de la cafetería, incluso reporteros a los dos días de estrenarse el bocadillo fueron a documentar el asunto, donde Devlin aparecía como el de la idea; aunque, Vanillite tenía todo el mérito por una fabulosa crema batida, que ligera y delicadamente saborizada, dotaba al postre de una singularidad sin igual, ubicando con esto a el peculiar postre como una parada fija para aquellos amantes de los postres. Por supuesto, ante todo esto, Vanillite se notaba realmente feliz sirviendo y notando las reconfortantes sonrisas de aquellos que bendecían sus paladares con su creación. Con el plus de su miedo a las flamas por fin superado; al menos en buena parte...

    [​IMG]

    everydayeveryday - ¡Tercero y fin :)! (por cierto, este es mi tercer trabajo de evento para la piedra hielo o.o/)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 28 Ene 2017
  5. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    4,717
    Temas:
    436
    Calificaciones:
    +1,781 / -0
    Como siempre Leaf un gusto leerte, en particular en esta ocasión sentí la narración mucho muy fluida y más detallada, la trama estuvo bien desarrollada le diste justo a mi kokoro con ese Vanillite que deseaba vender sus conos y solo miraba como las personas se iban de largo, algo que me gustaría recomendarte en este punto es que tengas mucho cuidado con el paso del tiempo, porque en tu labor hubo saltos de tiempo de días innecesarios, es decir, no necesitabas el paso de tantos días, todo pudo haber acontecido el mismo día por ejemplo sin ningún problema. Los saltos temporales déjalos para trabajos donde la trama sea muy compleja (es decir, con muchos objetivos). La participación de Devlin me dejó con la boca abierta, y es que mostraste mucho de tu entrenador y eso siempre es algo agradable de ver, le das vida en tus escritos y eso hace que el lector se interese por él, en esta ocasión relució por su interés en ayudar al otro y ese esfuerzo suyo por mantener a Vanillite contento, a los únicos que sentí un poco dejados en segundo plano fueron tus Pokémon, Penguin-san tuvo unos momentos más de brillos, pero Vulpix quedó un tanto olvidado, recuerda relucirlos tanto como a tu entrenador.
    Por último, el final que le diste a la historia del cono viviente me pareció el más adecuado y bello ;o;

    Puntos criador: 0+10=10
    +MT Granizo

    LeafLeaf tu ficha ha sido actualizada o-o/, revisa que todo coincida.
    Además ya puedes reclamar tu piedra hielo en el tema de actualización de fichas, no era necesario que esperarás mi evaluación para solicitarla en caso de que hayas esperado para pedirla =o

    +200 pks asignadas por evaluación.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página