+18 Fanfic Uzumaki's Strongest Weapon (Capítulo 3) (15-11-18) [AU, Dark Naruto, Naruharem] [+18]

Tema en 'Naruto Fanfics' iniciado por Juggler, 23 Feb 2017.

  1. Autor
    Juggler

    Juggler

    Registrado:
    21 Jul 2010
    Mensajes:
    87
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +41
    Uzumaki’s Strongest Weapon





    - Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)

    "Bah, que tontería" (Personaje pensando)




    (Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)




    Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


    Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…





    Prólogo: Proyecto Espiral.




    La aldea de Uzushio era un lugar muy agradable para vivir…


    Era el hogar del poderoso clan Uzumaki y un refugio para integrantes de los clanes Senju, Uchiha y Hyuga que no habían estado de acuerdo con la idea de la fundación de una Konoha dependiente de la Nación del Fuego, además de varios Shinobi y Kunoichi alrededor del mundo que deseaban mantener su independencia. Era también una aldea Ninja ubicada en una isla de difícil acceso por lo que no dependían de ninguna nación…


    Y eso la hacía peligrosa a los ojos de los Daimyou.


    Por esa razón, en reuniones extremadamente secretas, los cincos líderes de las Naciones Elementales, Kage y Daimyou, en acaloradas discusiones debatieron una y otra vez, llegando a la conclusión de que una aldea totalmente independiente era una idea peligrosa para el orden mundial conseguido tras las primeras dos Grandes Guerras Ninja. Así que, se llegó al acuerdo de que para asegurar el equilibrio político de las Naciones Elementales, Uzushio debía desaparecer.


    Excepto por unos cuantos sobrevivientes perdonados intencionalmente para mantener la sangre Uzumaki viva y el Fuinjutsu que pudieran robar, su aldea, junto con sus costumbres y todo lo relacionado a su forma de vida, sería devorado por el fuego y la destrucción, de forma que el clan jamás pudiera volver a renacer…


    Sin embargo, aquella terrible decisión fue declarada un secreto absoluto para los líderes de las naciones, que tendrían que actuar con suma cautela hasta que se desarrollara la operación… Para su desgracia, la red de espionaje de Uzushio fue capaz de enterarse de semejante aberración contra su existencia. La supuesta operación secreta ya era del conocimiento de su objetivo y los Uzumaki decidieron que no se resignarían.


    A pesar de su manera bondadosa de ser, ellos también tenían su orgullo Ninja y no desaparecerían sin pelear.


    Sin embargo, no todo era tan simple como parecía…


    Bajo el argumento de que se encontraban realizando ejercicios militares, fuerzas navales de la Nación del Agua de forma paulatina y estratégica rodearon todo el mar circundante a Uzushio. La situación era totalmente desconocida para los civiles y la mayoría de la plantilla Ninja, pero los líderes de más alta jerarquía sabían que era cuestión de tiempo para que el infierno se desatara sobre su hogar y todo terminara destruido, ya que por más capaces que fueran, los Shinobi de Uzushio no tenían probabilidad de sobrevivir contra la alianza de los mejores Ninja de las Naciones Elementales.


    Debido al sutil rodeo marítimo, una evacuación masiva de la gente solamente serviría como detonante para desatar el infierno, ya que en mar abierto sería poco más que tiro al blanco…


    Y no quedaba otra opción más que morir heroicamente, ya que no tenían aliados además de la traicionera Konoha, que obviamente iba a apuñalarlos ‘por sorpresa’… Sin embargo, una extinción heroica seguía siendo la desaparición total de su pueblo. Para Akahige (Barbarroja), el Uzukage (Sombra del Remolino), los Uzumaki no podían resignarse a desaparecer sin más, pero tampoco podían ir a una matanza a ciegas que garantizaría el exterminio total de su gente.


    Después de pensarlo con detenimiento, Akahige llegó a una conclusión: para su desgracia, de momento el Clan Uzumaki sin aliados reales estaba condenado, pero bien podrían utilizar eso a su favor… Sí, usando aquella tecnología genética que tenían como su más alto secreto militar podrían crear su arma definitiva, para mostrarle a los humanos que los Uzumaki también podían exterminar a sus enemigos, aunque tomara su tiempo.


    El mundo no lo supo en ese momento, pero intentando evitar que los Uzumaki se convirtieran en una amenaza, habían provocado el surgimiento del peor de sus enemigos.


    El nombre clave para la creación de aquella arma que a largo plazo se convertiría en el nuevo futuro de los Uzumaki después de devorar al Ninkai (Mundo Ninja) desde sus entrañas, fue Proyecto Espiral… En una sesión dura y sombría con los investigadores más prominentes de la aldea en uno de los bunkers más secretos, Akahige reveló todos los detalles sobre la Operación Vertical, el nombre clave con el que se conocía al trabajo conjunto de las aldeas de las Naciones Elementales para aniquilarlos. Tras varias horas de debate y airadas discusiones, Akahige logró imponerles su punto de vista a los expertos.


    Lo primero en el Proyecto Espiral fue clonar a una niña llamada Kushina Uzumaki…


    Konoha, para no levantar sospechas, había solicitado que la mencionada jovencita llegara a la aldea Ninja de la Nación del Fuego con el objeto de reemplazar a la anciana Mito Uzumaki, la Jinchuuriki del Kyuubi, en su labor de contener al monstruo… Los Uzumaki de forma sumamente discreta, espiaban a los miembros prominentes del clan que vivían fuera de la aldea y se enteraron que la legendaria maestra del Fuinjutsu sabía todo acerca de la Operación Vertical, pero su fidelidad ya estaba con Konoha. Así que los Uzumaki la consideraron traidora al clan y debía pagarlo…


    Aunque fuera después de su muerte.


    La solicitud fue regresada con la debida aprobación y rapidez para evitar levantar sospechas, por lo que habría dos semanas para trabajar: una en lo que la respuesta llegara a su destino y otra más en la que los enviados de Konoha iban a la aldea por la jovencita… Así que sin retraso, todos los expertos de Uzushio se pusieron a trabajar con el objeto de darle vida al Proyecto Espiral. Lo primero fue obtener una muestra de ADN de la Kushina original, lo cual no fue difícil ya que la pusieron bajo un Genjutsu muy poderoso para que no se enterara de nada sobre el Proyecto Espiral y la guardaron en un contenedor con líquido especial de recuperación para que tampoco tuviera secuelas.


    Posteriormente crearon un clon de ella para que tomara su lugar temporalmente y nadie sospechara nada.


    Entonces uno de los investigadores, integrante del Clan Yamanaka, revisó la mente de la niña para saber con quién estaba su lealtad… Tristemente, los enviados de Konoha que la habían visitado, le informaron sobre la Operación Espiral y ella aceptó formar parte de la aldea de La Nación del Fuego, ya que admiraba demasiado a Mito Uzumaki y esa admiración superaba con creces su fidelidad al clan…


    Pensaron en ejecutarla por traidora, pero después de analizar su ADN, la pureza de su gen Uzumaki era cercana al 100% y presentaba el Kinton (Elemento Metal), el Chakra especial de los Uzumaki que servía para contener a los Bijuu… Para desagrado de casi todos, era el recipiente ideal para darle nacimiento a su arma definitiva.


    Y entonces comenzaron a ver las ventajas de ello.


    Konoha no sospecharía de Kushina, ya que por voluntad propia había aceptado traicionar a Uzushio y bien influenciada por Mito Uzumaki, sería completamente leal a su aldea. Así que podían poner su devastadora arma en el corazón del enemigo, sin que nadie se diera cuenta…


    Y si después daba a luz más niños Uzumaki, éstos tendrían un alto grado de pureza genética por lo que su condena fue decidida: convertirse en una fábrica de bebés Uzumaki.


    De forma un tanto perversa, decidieron que Mito se merecía un castigo similar y pensaron en cómo llevarlo a cabo mientras los investigadores continuaban creando su arma definitiva antes de que se cumpliera el plazo establecido… El ardiente deseo de supervivencia para el clan, poco a poco hacía que los Uzumaki traspasaran barreras y límites éticos que antes eran considerados tabúes.


    Bajo la mascarada de realizar pruebas médicas de rutina, en un par de días, recolectaron prácticamente todo el acervo genético de la población de Uzushio… Sangre Uchiha, Hyuuga, Senju, Kaguya y varias otras más. La labor titánica de los científicos Uzumaki era admirable, ya que por un lado tenían conflictos internos porque rompían una y otra vez sus códigos éticos en las investigaciones, pero por el otro demostraban pasión al ser informados todos los días de los sospechosos movimientos de las otras aldeas que se detectaban en el entorno de su hogar y comprendían que estaban trabajando para que su sangre prevaleciera en el mundo sobre todas las demás…


    Entonces, se dieron cuenta de algo…


    Los genes Uchiha, Senju, Hyuuga, Uzumaki, Kaguya y de un clan sin nombre, era compatibles al 100%, ya que los escasos defectos que tenían unos, eran compensados por los otros. Era como si fueran un rompecabezas divino, más que el simple resultado de una evolución natural. Con esos nuevos datos, fueron capaces de darle forma con relativa facilidad a un núcleo que podría mantener los Kekkei Genkai y las virtudes de las llamadas Rokuchi (Seis Sangres). Lo siguiente fue transcribir toda la historia de los Uzumaki en un gen específico, el cual podría ser consultado por el arma definitiva que estaban gestando.


    Finalmente se procedió a elegir las mejores cualidades disponibles en el acervo genético de Uzushio para perfeccionar su magna obra así como darle al núcleo capacidades únicas…


    Realmente fue un trabajo meticuloso y casi insoportable, pero todos los partícipes del Proyecto Espiral entendían la importancia de su labor… En dos semanas, trabajando sin descanso gracias al uso de estimulantes para maximizar su desempeño, lograron cumplir sus metas, seleccionando lo mejor de lo mejor que tenían disponible, planeando un objetivo sombrío que en un mensaje cifrado en su ADN, una porción de Chakra sellado de Akahige le revelaría al Uzumaki definitivo en el futuro para que los Uzumaki lanzaran su contraataque y terminaran estableciendo su hegemonía en el mundo Ninja.


    Los científicos Uzumaki lo pensaron todo: desde la compilación de su historia, sus Jutsu, sus tradiciones… Incluso programar aquél núcleo injertado en un óvulo de Kushina para que su rasgo característico, su cabello pelirrojo, fuera un gen recesivo y con un espermicida muy específico, el Uzumaki definitivo fuera un varón: las dos únicas características que heredaría de su futuro padre. Gracias a su avanzada tecnología de ingeniería genética, todo estaba saliendo a la perfección y a pesar de que dentro de poco casi todos serían exterminados, sólo sería una derrota táctica: al final ellos ganarían la guerra.


    Si las Naciones Elementales planeaban exterminar a los Uzumaki por el simple deseo de ser independientes y capaces de vivir bajo sus propias reglas, entonces los Uzumaki se convertirían en una plaga incontrolable que devoraría al mundo Ninja por completo…


    Los líderes de las Naciones Elementales pagarían por haberse metido con la gente que había elegido el espiral como símbolo y si bien habría una pausa temporal, al final los Uzumaki serían los que prevalecerían al precio que fuese.


    Una vez terminada la magna obra, los científicos procedieron a implantarle aquél óvulo modificado a Kushina, para luego llamar al clon, sustraerle las memorias a detalle de la semana vivida para fijarlas en la mente de la original y así asegurarse de que jamás sabría lo que se alojaba en su cuerpo, ya que ella misma se convertiría en la primera víctima del arma definitiva… Luego el clon tuvo una muerte decidida de antemano, siendo destruido en un líquido especial para disolver células. Cuando Uzushio corriera su inevitable suerte, de esa vida artificial no quedaría ni el recuerdo.


    Lo siguiente fue destruir el enorme complejo en el que se había desarrollado el Proyecto Espiral junto con todos los documentos en los que estaban plasmados los procedimientos realizados y el resultado final. Solamente habría testimonio de todo ese trabajo en el gen dónde se albergaba todo el legado de los Uzumaki.


    Así, cuando se desarrollara la imperdonable Operación Vertical, las Naciones Elementales no tendrían la menor idea del contraataque que habrían preparado sus enemigos… Tampoco era bueno dejar al alcance de cualquiera esa casi fantasiosa biotecnología.


    Así que, con la mejor sonrisa falsa en su cara y de dientes para afuera, deseándole lo mejor a la comitiva de Konoha que finalmente había ido a recoger a la pequeña pelirroja, Akahige despidió a la incubadora de la semilla del nuevo clan Uzumaki. No importaba el tiempo que tomara ni las condiciones, ellos sólo se irían del mundo por un rato…


    Pero cuando volvieran, el mundo temblaría desde sus mismos cimientos.


    El Clan del Espiral iba a regresar y a devorar al mundo dentro de su torbellino tarde o temprano.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2. hamura otsutsuki

    hamura otsutsuki Hablar Esta Sobrevalorado^^

    Registrado:
    22 Oct 2014
    Mensajes:
    38
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +22
    Pues me ha gustado, pensaba que iba a ser más de lo mismo pero más bien me dejaste con la intriga de que va a pasar, aunque ya veo venir algo cool. Espero la conti, ya tienes un seguidor nuevo
    PD: Si puedes me invocas para no perderme las actualizaciones, plz.

    Hamura~>.
     
  3. Autor
    Juggler

    Juggler

    Registrado:
    21 Jul 2010
    Mensajes:
    87
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +41
    Uzumaki’s Strongest Weapon


    hamura otsutsuki: En realidad esta idea nació como una respuesta a los fics harem convencionales (también he hecho algunos) con un concepto diferente al típico harem donde sólo es Dark Naruto contra quien lo haya abandonado y/o maltratado y en el otro aspecto es cursi y demás... No, este fic no va por ahí.




    - Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)

    "Bah, que tontería" (Personaje pensando)




    (Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)




    Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


    Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…





    Capítulo 1: El día que se activó el arma.



    Para Kushina Uzumaki las cosas habían sido muy agitadas en su vida…


    Desde que llegó a Konoha, se sintió como una extraña. Recibida como una extrajera más, fue molestada con frecuencia por los otros estudiantes durante su estancia en la academia Ninja, incluso se ganó el apodo de ‘Tomate’ por su cara redondeada y su cabello de intenso color rojo. Sin embargo, su rudo temperamento la hacía responder de forma un tanto excesiva las provocaciones, llegándose a ganar también el apodo de Akashio (Marea Roja) por las golpizas que les dio a sus compañeros.


    En ese periodo de tiempo fue que también conoció a su futuro esposo, Minato Namikaze… Aunque el amor no surgió de la noche a la mañana. Al principio a Kushina no le parecía nada más que un flacucho afeminado con el sueño de ser Hokage, pero a diferencia de los clásicos fanfarrones, él sí tenía potencial…


    Por más que se resistió, para ella fue imposible no ceder al encanto natural del muchacho y se terminó enamorando perdidamente de él cuando la salvó de un intento de secuestro por parte de la aldea de Kumo.


    Si bien sus sentimientos eran sinceros y legítimos, la poderosa atracción física que Kushina sentía hacia Minato era resultado de llevar el Proyecto Espiral en su interior: teniendo todo el potencial genético en su interior, lo que la semilla necesitaba para comenzar a brotar era simplemente material genético de un Shinobi sobresaliente y con base en ello, aquél óvulo modificado forzaba al sistema endocrino de la Uzumaki a generar hormonas que a la chica le provocaran atracción por el más talentoso chico en su rango de edad.


    En ese periodo de tiempo fue que Mito Uzumaki falleció y Kushina cumplió con el propósito original que tenía al llegar a Konoha de convertirse en la siguiente Jinchuuriki del Kyuubi… Estuvo en un periodo depresivo bastante fuerte, ya que apenas unos días después de convertirse en la contenedora del Bakegitsune (Monstruo Zorro), fue que la Operación Vertical se desarrolló en silencio, siendo culpado un grupo enorme de supuestos saqueadores de la destrucción de Uzushio con el fin de robar sus secretos de Fuinjutsu y sus particulares reliquias…


    Ella estaba totalmente consciente de cómo había desaparecido su pueblo realmente ya que su idolatrada Mito se lo había dicho apenas había llegado a Konoha por lo que el acontecimiento no la había tomado por sorpresa.


    Pero al final del día los Uzumaki habían sido su familia.


    Para el mundo en general, con la obvia excepción de los dirigentes, la destrucción de Uzushio resultó un completo shock…


    Una aldea libre donde muchos de los clanes más fuertes tenían un lugar dónde vivir, desapareció en tan sólo una noche, dejando apenas un puñado de Uzumaki que aparentemente habían escapado a la masacre, pero que en realidad se les había permitido huir a propósito, para que las virtudes físicas de los pelirrojos estuvieran disponibles en el mundo con un debido control, sin que tuvieran ideas peligrosas para el mantenimiento del status quo existente.


    Como Jinchuuriki, Kushina tenía condiciones excepcionales y no podía ser entrenada por cualquiera, por lo que recibió entrenamiento directamente de la reconocida Tsunade, conocida como la Princesa de las Babosas, nieta de Mito Uzumaki y el Shodaime Hokage de Konoha, Hashirama Senju. Batalló bastante para controlar al monstruo en su interior más que nada por la hostilidad del mismo, pero finalmente pudo hacerse con el control voluntario de buena parte de su poder y pronto fue reconocida su habilidad.


    Kushina vivió la Tercera Guerra Ninja durante su adolescencia…


    Combatió utilizando el poder del Kyuubi y se le reconoció con el sobrenombre de su infancia. Durante ese periodo de tiempo conoció al grupo de Huérfanos de Ame, tres Ninja que habían perdido a sus familias durante la Segunda Guerra Ninja y que posteriormente fueron entrenados por Jiraiya, el famoso Gama-sennin (Sabio de los Sapos) y maestro de Minato. Hizo buena amistad con los tres, especialmente con Konan, la mujer de aquél grupo.


    Después de unos días de convivir durante una misión, tomaron caminos separados…


    Luego de algunos años del conflicto, duras batallas y dolorosas pérdidas, finalmente el conflicto terminó y se pudo disfrutar de la paz en las Naciones Elementales.


    Hiruzen Sarutobi, el Sandaime Hokage, decidió que ya era tiempo de dar paso a un sucesor y Kushina fue muy feliz cuando su querido novio fue el elegido para tomar tan destacada responsabilidad, ya que había sido un destacado héroe de guerra que se ganó una fama enorme en el Ninkai al ser capaz de aplastar batallones enteros sin ayuda de nadie.


    En toda su vida, Kushina había vivido momentos tristes y también momentos felices, pero ninguno como recibir la noticia de que estaba embarazada… Su alegría jamás fue tan grande, porque de ella nacería la prueba viviente del amor que ella y Minato se tenían.


    Sin embargo, debido a su naturaleza como Jinchuuriki, se tomó como secreto de estado y se le prohibió contarlo hasta que de plano fuera imposible ocultarlo… Aunque la pelirroja, a escondidas, le contó el secreto a su mejor amiga Mikoto Uchiha y también le envió una carta a Konan mediante los sapos de Jiraiya.


    Los meses de gestación de Kushina fueron los más plenos de su vida. Disfrutaba cada minuto sabiendo que una nueva vida crecía dentro de ella… Y compartió también el embarazo junto a su amiga y mediante las cartas enviadas con los sapos, también con la chica de Ame. Nada la había llenado más en la vida que ser una mujer común y corriente viviendo el desarrollo del bebé que cargaba y compartiéndolo con sus seres más queridos…


    Y después de diez meses, el periodo normal de gestación para una mujer Jinchuuriki, como se sabía por la experiencia con Mito, había llegado el momento de que el hijo del Rayo Amarillo y la Marea Roja, naciera…


    Se hicieron bastante preparativos, ya que durante el nacimiento del bebé de una Jinchuuriki, el sello que mantenía a la bestia en su interior se debilitaba y daba la oportunidad al monstruo de liberarse. Se realizó todo lo adecuado: realizar el parto en una instalación secreta a las afueras de Konoha en absoluto secretismo, rodear el lugar con ANBU para evitar cualquier intento de atentado contra Kushina, con el fin de que Minato cuidara en todo momento del sello.


    Gracias a esos preparativos, el nacimiento del bebé, un pequeñín de cabellos rubios como los de su padre y curiosas marcas en sus mejillas similares a los bigotes de un zorro, fue un éxito…


    Sin embargo, a pesar de todas las precauciones tomadas, un individuo enmascarado fue capaz de infiltrarse en el lugar, asesinar a la partera y a su asistente médica, además de, para horror de los padres, tomar de rehén al pequeño niño bajo amenaza de matarlo si no le entregaban al Kyuubi.


    Todo fue muy caótico desde ese momento hasta el punto en que Minato se encontraba delante del Kyuubi ya a las afueras de Konoha tras la destrucción que había dejado el monstruo en la aldea…


    Estaba listo para sellar al Bakegitsune dentro de su propio hijo para evitar que el mundo quedara desequilibrado en cuanto al balance de poder de las aldeas. Iba a sacrificar su vida para utilizar el Shiki Fuujin y llevarse la mitad Yin del Chakra del Kyuubi con él al estómago del Shinigami, pero en ese momento, del pequeño surgieron las mismas Cadenas del Chakra Kinton que tenía Kushina para reprimir al zorro.


    El Kyuubi miraba atónito cómo de una forma que él creía instintiva se activaba el Kekkei Genkai del pequeño para ayudarle a su padre a sellarlo…


    Pero la realidad era que en la programación del Arma Definitiva, se había dejado un sello de transcripción en el código genético del Uzumaki definitivo para obtener el poder de un Bijuu si se presentaba la oportunidad… Por eso el sello reaccionó al Chakra del Kyuubi y el Kekkei Genkai lo reprimió el tiempo suficiente ante la atónita mirada de sus padres para que el Yondaime tuviera la oportunidad de sellarlo completamente dentro del neonato.


    Así sucedió todo aquél 10 de Octubre y Minato Namikaze murió como un héroe, sellando completamente al terrible monstruo en el interior de su hijo, ante la mirada incrédula de su esposa, quien instantes después cayó inconsciente al suelo por el cansancio y que le sustrajeran al Kyuubi de su interior así como la impresión que se llevó al ver morir a su amado esposo justo frente a sus ojos sin poder hacer nada por él…


    …​


    - Kh… D-Dónde… ¿Dónde estoy?-

    - Estás en el hospital, Kushina… Me alegra que despertaras, llevas un par de días dormida, pero es normal después de lo que pasó…-

    - Konan…-


    Todavía débil, la Uzumaki volteó a la izquierda de la cama para encontrarse a su vieja amiga de Ame, la peliazul de profundos ojos ámbar, enfundada en una capa negra con una venda en su frente en vez de su banda y varios vendoletes en su cara… Se sorprendió de encontrarse con la mujer, ya que a pesar de la comunicación continua entre ellas, sabían que era poco probable que se volvieran a ver en persona debido al estilo de vida tan diferente de ambas…


    Por eso Kushina agradeció en silencio que su amiga pudiera estar con ella en un momento tan difícil.


    - Konan… Me alegra mucho verte, pero… ¿Por qué estás aquí?- Preguntó confundida la pelirroja y la peliazul ensombreció la mirada al instante

    - Hace unos días, Sanzouou no Hanzo (Hanzo de la Salamandra) nos tendió una emboscada y…- La mujer de Ame sollozó antes de poder continuar -Yahiko y Nagato fueron emboscados y asesinados junto con los demás… Yo fui la única Akatsuki que pudo escapar- Su voz entrecortada apenas se lograba escuchar -Comencé a caminar sin dirección y cuando me di cuenta, ya estaba aquí-

    - Konan…- La Uzumaki se mostró realmente conmovida por tan tremendas pérdidas que había tenido su amiga -Yo… Si puedo hacer algo por ti, no dudes en pedírmelo-

    - Yo, simplemente quiero…- La peliazul se tomó unos segundos antes de continuar -Quiero tener un lugar al cual llamar hogar- Terminó para ocultar sus rostro entre sus manos y soltarse a llorar.


    Era algo realmente razonable. Nagato era su mejor amigo y Yahiko era el hombre del cual estaba enamorada… Ambas tenían apenas 22 años y ya habían sufrido terribles pérdidas, por lo que podía entenderla. El llanto de su amiga era realmente conmovedor al punto de que volvió a recordar la pérdida de su amado Minato y las lágrimas se hicieron presentes en sus ojos también.


    Sin embargo, a pesar de lo mucho que ella también sufría, tenía a su pequeño hijo y no podía permitirse ser débil. Su deber ahora era llenar de amor a ese bebé y cuidarlo mientras pudiera…


    Se secó las lágrimas con su antebrazo derecho y volteó a ver a la desolada Konan.


    - Ven con nosotros…- La peliazul volteó a ver extrañada a su amiga -Tal vez no seamos Yahiko y Nagato, pero mi bebé y yo podemos ser tu nueva familia…-

    - Yo…- En medio de su pena, la mujer de Ame vio un rayo de esperanza.


    Konan se puso a pensar… ¿Qué le quedaba en el mundo? Kushina era la única amiga que tenía, ya que durante la emboscada de Hanzou a los Akatsuki, solamente ella había sobrevivido. Ciertamente tenía a Jiraiya-sensei, pero fuera de eso, ya no le quedaba nada a excepción de la pelirroja y ese bebé, al que todavía no conocía.


    -Eres todo lo que me queda aparte de Jiraiya-sensei y no puedo rechazar esa clase de invitación ahora…- La chica de ojos ámbar sonrió casi imperceptiblemente a pesar de la tristeza que la invadía, siendo correspondida por la madre de ojos amatista

    - Y ahora… Me gustaría saber dónde está mi pequeño- Murmuró pensativa la Uzumaki

    - Estaba en una incubadora- Respondió Konan -Cuando pregunté por ti, me informaron de tu bebé también...-

    - Entiendo, después de lo que pasó era lógico- Kushina bajó la mirada y se entristeció visiblemente

    - ¿Qué sucedió?- Preguntó intrigada la chica de Ame.


    La Uzumaki le pidió que cerrara totalmente la puerta y cuando regresó a su lado comenzó a contarle todo con lujo de detalle: el ataque sorpresa del enmascarado, la extracción del Kyuubi y el ataque de éste a la aldea, así como el posterior sellado del Bijuu en su propio hijo a costa de la vida de su amado esposo…


    Sin poderlo evitar, cuando terminó su relato, Kushina rompió a llorar.


    “Kushina, así como yo, has sufrido bastante…”


    Una vez que la peliazul liberó su dolor, ambas se fundieron en un efusivo abrazo para compartir sus sentimientos y darse cuenta de que al final de las terribles experiencias que habían tenido, al menos se tenían la una a la otra. Tal vez no era algo muy esperanzador, pero al menos era un consuelo para la complicada vida que sin sus apoyos emocionales más importantes, estaban por enfrentar.


    - Disculpe, Kushina-san…- La puerta se abrió suavemente.


    Una enfermera castaña entró cargando a un pequeño bebé que tenía sus cortos cabellos del mismo tono rubio que su padre, aunque en un tono ligeramente más oscuro y poseía curiosas marquitas semejantes a tres pares de los bigotes de un zorro.


    Dormía plácidamente, envuelto en una manta blanca.


    - Ese es mi…- Murmuró atónita la Uzumaki, mientras que Konan miraba con curiosidad al neonato

    - E-Es su hijo- Respondió precipitadamente la enfermera -¡Aquí tiene!-


    Para desconcierto de las Kunoichi, la chica llevaba en las manos al pequeño bebé bastante separado de su cuerpo y apenas sosteniéndolo delante de ella… Nada más Kushina tomó al pequeño que le ofrecían, la enfermera hizo una burda reverencia y salió presurosa del lugar ante la confusión de la pelirroja y la mujer de Ame.


    Para Konan fue bastante extraña la conducta de aquella chica, pero para la pelirroja era obvia la razón…


    Su hijo era el Jinchuuriki del Kyuubi.


    Su admirada Mito, le había contado que en el colectivo siempre quedaría grabado el odio por los Bijuu, ya que en su momento fueron utilizadas como armas de gran poder durante las guerras y ese odio era enfocado también hacia sus contenedores, sin importar que la persona en cuestión fuera ejemplar e intachable. Kushina no vivió realmente esa experiencia puesto que su estado como Jinchuuriki siempre se mantuvo en secreto…


    Pero ahora, era de dominio público que su hijo contenía a la bestia en su interior y eso le garantizaba una vida sumamente difícil en el plano afectivo.


    - Mi pequeño…- La pelirroja sonrió suavemente y comenzó a llorar conmovida una vez que lo tomó en brazos y sintió su calor -Te voy a cuidar y a proteger por siempre- Lo abrazó suavemente ante la mirada sonriente de la peliazul -Nadie te hará daño mientras yo esté contigo, Naruto…-


    …​


    Pasaron un par de semanas y finalmente Kushina había sido dada de alta junto con su pequeño…


    Varios de sus tejidos habían sido afectados debido a que durante la extracción del Kyuubi, el Bijuu se abrió paso por el cuerpo de la Uzumaki para salir, pero la gran fuerza vital que había heredado de su clan le había ayudado bastante para no morir y con el tratamiento adecuado aplicado por la mismísima Tsunade, la pelirroja ya podía terminar de recuperarse en casa.


    - Hm…-


    Konan miraba con extraña fascinación cómo Kushina amamantaba a su bebé con sus ojos cerrados y gimiendo suavemente. Parecía que a la ojivioleta le agradaba igual o incluso más que al niño…


    La mujer Uzumaki simplemente se mordía el labio inferior mientras sentía con deleite cómo el rubiecito se alimentaba de ella y se perdía en la agradable sensación que le provocaba en el pezón con sus pequeños labios.


    - Eh, Kushina…- La mujer de ojos ámbar estaba bastante apenada por los gemidos insinuantes de su amiga y trató de llamar su atención

    - D-Dime…- Finalmente la pelirroja reaccionó -¡Dime, Konan! ¿Qué sucede?-


    Consciente de que se había perdido en ese inesperado placer, se cohibió bastante una vez que despegó a su pequeño de ella.


    - Bueno, en realidad sólo quería decirte que acabo de ingresar a la plantilla Ninja de Konoha- Replicó la peliazul, todavía apenada por la escena de su amiga

    - Oh… ¡Eso es genial!- La Uzumaki sonrió entusiasmada, recuperando su intensidad habitual -¿No hubo problema con el viejo Hokage?-

    - No… Afortunadamente Jiraiya-sensei se encuentra ahora en la aldea y él me recomendó con Sandaime-sama- Respondió la chica de ojos ámbar -Dijo que en cuanto terminara con unos asuntos vendría a vernos…-

    - Eso es muy bueno, Konan…- La madre de ojos amatista animó a su amiga -¡Desde hoy, Konoha es tu hogar también!-


    Ambas amigas se abrazaron cuidadosamente, ya que el pequeño Naruto estaba entre las dos… Y eso hacía más especial el momento porque la joven de ojos ámbar consideraba a ese pequeño como su sobrino, lo cual era un tanto evidente porque Kushina era la última persona especial que le quedaba junto al varón rubiecito.


    En ese momento juró que los protegería como no pudo hacerlo con Yahiko y Nagato.


    …​


    - ¡Y nuestro pequeño hombrecito está listo!-


    Konan levantó al pequeño Naruto para verlo cuando terminó de vestirlo y cambiarle su pañal. Ella vestía su uniforme Jounin y el bebé portaba un mameluco blanco que en la espalda tenía bordado el símbolo del casi extinto Clan Uzumaki…


    Kushina se sentía culpable por no haber informado a su gente de la masacre de la que posteriormente fueron víctimas y por eso, trataría de que el legado de su clan se mantuviera. Por eso toda la ropa del rubiecito tenía el emblema de los Uzumaki y la pelirroja en sus ratos libres escribía una recopilación sobre las costumbres que todavía recordaba de su gente para que en un futuro el resurgimiento de su clan no fuera un sueño totalmente imposible.


    - Vamos Naru-chan, dale un piquito a la tía Konan- La mujer sonrió embelesada y acercó su rostro al del juguetón bebé.


    La peliazul había visto una vez ese gesto entre madre e hijo y sintió un deje de envidia, ya que ella obviamente no tenía un lazo así de intenso con el bebé, por lo que en un impulso, cuando tuvo la oportunidad hizo lo mismo y lo había tomado como costumbre cuando terminaba de cambiarlo, bañarlo o a veces por el simple gusto de hacerlo.


    Habían pasado tres meses desde que la mujer de la Nación de la Lluvia había llegado a Konoha y con una sorpresiva recuperación, la reconocida Kunoichi pelirroja había logrado recuperarse del todo e incluso pudo retomar su vida Ninja con cierta cautela…


    Impartía cursos de Fuinjutsu básico en la Academia Ninja para generar más ingresos para su peculiar hogar. Luego, para Chunin y Jounin, había cursos más complejos para las necesidades que tenían los Ninja en ese nivel.


    Mientras hacía eso, la mujer de Ame se quedaba a cuidar del bebé con toda la devoción del mundo y si bien Kushina sentía un ligero deje de celos al notar la cercanía que su amiga tenía con el pequeño más como madre e hijo que como el rol de tía que la inmigrante creía tener, entendía también que era normal en sus condiciones, además de que era un favor invaluable el que le estaba haciendo al cuidar de su adorado hijo cuando ella realizaba sus labores.


    Y ese enorme cariño era la mejor garantía de que Konan cuidaría realmente bien del pequeño.


    - Vamos querido, es hora de comer-


    La peliazul se sentó en una silla mecedora con el pequeño Naruto en brazos y comenzó a alimentarlo con una pequeña mamila que había dejado la Uzumaki llena de su leche para tal propósito.


    - Eres tan lindo cuando comes…- La mujer miró embelesada al bebé “Has llenado un vacío en mi corazón y junto a Kushina te has convertido en mi nueva familia” Sin dejar de darle su biberón, acercó al rubiecito a su cuerpo “Siempre estaré aquí para ti, Naruto…”


    …​


    El tiempo pasó para la peculiar familia…


    Ambas mujeres se alternaban con la mejor precisión del mundo para cuidar del bebé dándole toda la atención posible, sin descuidar sus labores como Kunoichi de Konoha. Mientras que Kushina mantuvo intacta su reputación como una de las Ninja más fuertes a pesar de ya no contar con el Kyuubi dentro de su interior, Konan se fue haciendo paulatinamente del nombre de Aoishio (Marea Azul), ya que su Ninjutsu de Origami era intempestivo y brutal contra sus enemigos, como si la marea del mar los aplastara contras las afiladas rocas de un acantilado.


    En cuanto al pequeño Naruto que ya tenía 4 años, la gente lo miraba con una frialdad extraordinaria, ya que a pesar de que estaba prohibido hablar sobre el incidente del día de su nacimiento, todos los adultos de la aldea sabían que él era el contenedor de aquél terrible engendro que casi destruyó la aldea y por su ignorancia no hacían distinción entre el Kyuubi y el pequeño.


    El infante rubio casi no salía de casa para que todo el tiempo estuviera protegido dentro de las paredes de su hogar, ya que sus dos protectoras sabían que posiblemente los aldeanos atentarían contra él si llegaran a encontrarlo solo en la calle.


    En un principio la peliazul no creyó lo que su amiga pelirroja le había contado sobre el odio ciego que las personas dirigían contra los Jinchuuriki…


    Pero un día, cuando Naruto contaba con 2 años y salieron los tres juntos por primera vez a hacer las compras de la casa, de inmediato notó aquellas miradas frías que no se molestaban en esconder el odio por el pequeño rubiecito. Conforme pasó el tiempo, la gente, lejos de comprender lo que había pasado, se dedicaron a esparcir toda clase de rumores absurdos para, según ellos, justificar el por qué dos de las mejores Kunoichi de la aldea cuidaban al monstruo que casi había destruido la aldea.


    Control mental, posesión de sus cuerpos, el Kyuubi les había robado el alma o tras asesinar a las originales, el Bakegitsune había creado clones para que tomaran su lugar y así fuera protegido en lo que se preparaba para su venganza…


    Conforme pasaba el tiempo, la gente iba creando rumores y mentiras más y más incoherentes.


    Para evitarse problemas, ambas Kunoichi decidieron mudarse a una casa a las afueras de la aldea y abastecerse en los pueblos circundantes, al menos hasta que fuera inscrito en la Academia Ninja y conforme a la ley de Konoha, fuera ilegal atentar contra él en la calle… Aunque ese alejamiento sólo provocó que los aldeanos siguieran exagerando los rumores y algunos Ninja, los más influenciables, comenzaran a creerse todas esas tonterías.


    Y eso fue lo que provocó aquél incidente…


    …​


    Un día como cualquiera, ambas mujeres se encontraban en su casa, realizando las labores aprovechando que era un día libre para ambas y así podían estar al pendiente de su adorado pequeño, que se entretenía jugando en los pasillos de la casa con los juguetes que tenía.


    Las dos mamás del pequeño se encontraban preparando una deliciosa comida para su pequeño y para ellas, ya que era su quinto cumpleaños y querían darle una gran sorpresa: un pastel y una enorme olla de ramen hecho justo como le encantaba al pequeño. Estaban muy ilusionadas porque su niño no había sido alcanzado por los prejuicios que existían por toda la aldea y confiaba en la gente, así cuando fuera un Ninja, les demostraría a todos que estaban equivocados y el Kyuubi sólo era una carga que llevaba el niño y hacerlo, lo convertía en un héroe.


    El rubiecito no era consciente del odio a su alrededor y como casi no convivía con otras personas aparte de Kushina y Konan, era muy ingenuo e inocente, como todo niño a su tierna edad…


    Por eso todo fue fulminante.


    Un grupo de Ninja, secretamente, preparaban lo que ellos creían, sería la salvación de la aldea…


    El plan que llevaban años maquinando, era hacerse pasar por Ninja de otras aldeas y fingir el secuestro del pequeño, cuando la realidad era que lo asesinarían a las afueras de Konoha apenas tuvieran la oportunidad.


    Les llevó años de planeación, ya que vigilaban metódicamente los movimientos de Kushina y Konan, a las que estúpidamente creían que liberarían de la influencia del demonio. Casa, academia, misión, salida de Konoha para abastecerse…


    Fue un trabajo meticuloso que les dio una gran ventaja y con una discreta observación de la vivienda tan extendida como metódica, se infiltraban para recorrer cada pasillo del inmueble cuando la peculiar familia salía de Konoha por víveres. Varias veces se sintieron tentados a destruirla, pero eso solamente pondría en alerta a las protectoras de aquél engendro, así que se limitaban a explorar y recabar información.


    Aquél grupo de cuatro Ninja, dos Shinobi y dos Kunoichi, tenían su refugio en una casa supuestamente abandonada no muy alejada de la que habitaban los Uzumaki y por ello podían espiar con libertad siempre que mantuvieran absoluta discreción. Los integrantes de aquél complot eran:


    Sora Ishida, una Chunin que tenía 20 años, de cabello rubio y que había perdido a su esposo cuando el Bakegitsune lo trituró entre sus dientes. Ella había robado un uniforme Jounin de Kumo y con un Henge, había oscurecido su piel.


    Jyou Tachikawa, un Jounin de 32 años con cabello azul, que vio impotente cómo la bestia demolió de un zarpazo su casa, con su mujer y sus hijos dentro. Complementó la ropa de Kiri que le había robado a un cadáver con un maquillaje especial que le dio un aspecto cadavérico.


    Koushirou Mochizuki, un Jounin de 21 años de cabello negro, cuya hermana fue quemada viva por las llamas abrazadoras de un incendio que provocó el monstruo en su frenesí destructivo. Su traje de Ninja proveniente de Suna que había obtenido al revelar información clasificada fue complementado con una máscara.


    Y la líder, Hikari Takaishi, una ANBU castaña de 23 años, que no pudo hacer nada cuando sus padres fueron aplastados por las garras de aquella diabólica entidad. Su disfraz Ninja de Iwa se complementó con una arcilla especial que robó de las instalaciones militares de la aldea de la Nación de la tierra con el fin de moldeare un nuevo rostro.


    Los cuatro se habían unido al conocerse durante los funerales de sus seres queridos y rápidamente llegaron a la conclusión de que el monstruo debía ser aniquilado mientras fuera un niño indefenso, ya que conforme creciera, creían en base a sus miedos, se haría más y más poderoso, hasta recuperar el poder que le había quitado el Yondaime con su heroico sacrificio…


    Afortunadamente para ellos, después de su arduo trabajo de observación, llegaron a la conclusión de que, a pesar de parecer lo contrario, su mejor oportunidad era ese momento en que las Futatsu Shio (Dos Mareas) estaban en casa, ya que tenían la certeza de que nadie intentaría nada contra aquél engendro si las dos lo vigilaban, por lo que inconscientemente caían en exceso de confianza y asumían que no pasaría nada.


    Lo único difícil era atraer la atención de la bestia al patio amurallado de la casa para secuestrarlo sin que las mujeres se dieran cuenta, porque como sabían bien, había una red de sellos en el interior de la vivienda que las alertaría inmediatamente.


    La idea era replicar discretamente los sonidos de aves, perros y gatos comunes, con el fin de incentivar la curiosidad fingida de la bestia, que según los cuatro Ninja, fingía para aparentar ser un niño y mantener o engañadas o controladas, a las Futatsu Shio.


    - Todo listo…-


    Sora, con un silbato especial, comenzó a replicar el suave canto de un ave cerca del muro que separaba la casa Uzumaki del exterior mientras que en puntos opuestos, Koushirou y Jyou vigilaban. Una vez que ambos dieran la señal, Hikari saltaría al otro lado del muro para llevarse al monstruo. La señal que las Futatsu Shio recibirían por medio de la red de sellos llegaría un par de segundos después: muy tarde para evitar el secuestro.


    Kushina y Konan escucharon aquél sonido y pensaron que el canto de la supuesta ave era muy bello. Después de apreciarlo por un momento, continuaron preparando el festín para su adorado niño sin sospechar lo que estaba a punto de suceder.


    Naruto oyó también aquella imitación y movido por la curiosidad se acercó a la puerta que daba al jardín. Sus adoradas mamás, tomando en cuenta que no hacía distinción real entre el cariño que recibía de la peliazul y la pelirroja, lo habían dejado jugando con sus nuevos juguetes de Ninja con los que imaginaba aventuras donde él era un héroe querido y admirado por todos, así como el Yondaime Hokage.


    El pequeño abrió lentamente la puerta para no hacer ruido, ya que sus mamás le tenían prohibido salir. Sin embargo, pudo más su deseo de ver a esa ave que aquella restricción.


    Salió al jardín y después de unos segundos, todo fue oscuridad…


    …​


    Poco a poco, el pequeño Naruto recuperó el conocimiento…


    Se encontraba atado un par de metros sobre el suelo en lo que parecía ser un poste de madera, dentro de una pequeña cueva ubicada en medio del extenso bosque que rodeaba la aldea. Estaba amordazado y las ataduras de cable con pinchos que lo mantenían retenido, se clavaban dolorosamente en su piel ya que lo había sujetado desnudo para humillarlo más. Sus ojitos azules reflejaban el profundo miedo que sentía.


    - Miren, el engendro finalmente se despertó…-


    Los cuatro Ninja miraban con oscuro regocijo el resultado de su ardua labor: ahora tenía en sus manos al monstruo para vengarse por todo lo que les había arrebatado.


    - ¡Mmm…!- El pequeño trató de forcejear, pero sólo consiguió lastimarse al clavarse más las púas; pronto comenzó a llorar

    - ¿Ya vieron?- Hikari se acercó, ya sin la arcilla especial disfrazando su rostro -La bestia es capaz de llorar-

    - ¡No seas descarado, maldito monstruo!- Sora le volteó el rostro con una bofetada en la mejilla izquierda -¡No finjas que eres un niño!-

    - Pero miren eso… Esta inmunda abominación es capaz de sufrir- Koushirou, ya sin su máscara puesta observaba fríamente cómo el pequeño se revolvía debido al dolor

    - Bien, creo que es hora de empezar de verdad…- Un Jyou sin aquél maquillaje especial sobre su cara, se acercó con siniestro deleite al indefenso pequeño, empuñado un Kunai

    - Adelante…- Susurró la líder.


    El Tachikawa fue el primero en atacar al pequeño, clavándole el Kunai en su hombro hasta que lo detuvo la dureza del hueso. El pobre pequeño se retorció horriblemente por el espantoso dolor y sus sollozos reprimidos no podían atenuar ni un poco su sufrimiento. Miraba aterrorizado a sus victimarios, completamente rebasado por el miedo y el desconcierto…


    Él no les había hecho nada, así que no entendía por qué lo estaban lastimando.


    - ¡No llores, maldito engendro!- Sin importarle que las púas de las ataduras lo lastimaran, Hikari le conectó un violento golpe en el estómago, que le sacó el aire.


    Ellos eran humanos y por eso se indignaban de que aquél niño, que ellos creían era el Kyuubi, llorara como si también fuera humano. Aquél rostro infantil sufriendo y derramando gruesas lágrimas por el dolor y el terror, los hacía dudar…


    Y eso era motivo suficiente para ensañarse más con aquella abominación.


    Usando un aditamento consistente en garras artificiales, el Mochizuki comenzó a rasguñar suavemente la mejilla derecha del casi inconsciente rubiecito, que sentía cómo la sangre escurría de su brazo penetrado por el Shuriken. Por lo mismo, se atemorizó visiblemente por aquellas garras que sutilmente cortaban su pielecita, pero, no se horrorizó completamente. Estaba demasiado herido y la sangre que perdía se veía reflejada como un intenso mareo.


    Prácticamente dejó de sentir cuando súbitamente, Koushirou clavó esas cosas en la piel del pequeño y sin consideración alguna le arrancó buena parte del costado izquierdo de la cara, dejando incluso parte del cráneo expuesto. Sobra decir que el ojito del pequeño quedó totalmente destrozado.


    Y por un momento, al ver esa escalofriante imagen de aquél infante con parte de la cara descarnada y bastante sangre a su alrededor, el cuarteto dudó de sus acciones…


    Entonces algo inesperado sucedió.


    Del agonizante cuerpo del pequeño Naruto, específicamente del área cercana al corazón, surgieron varias fórmulas de sellado que veloces como relámpagos, se enredaron en ellos apresaron a ese grupo de Ninja en capullos oscuros…


    …​


    - D-Dónde… ¿Dónde estoy?-


    El pequeño rubio se encontraba en un espacio extraño, consistente en un enorme conjunto de tuberías que provenían de todas direcciones y se orientaban al frente de donde se encontraba. Caminó por ese sendero oscuro ya que era el único camino disponible…


    Pensó que aquella horrible escena donde lo lastimaban aquellos Ninja había sido una pesadilla, porque sólo eso explicaría por qué ahora se encontraba en ese lugar extraño. Siguió recorriendo aquél sendero sombrío, hasta que llegó a lo que parecía ser una mazmorra gigantesca cuyo fondo no se podía ver debido a la profunda y tenebrosa oscuridad que parecía contener.


    - ¡Maldito mocoso, finalmente ha llegado el día en que la pagues…!-


    El rubiecito se horrorizó cuando una enorme garra similar a la de una bestia emergió de las tinieblas y al chocar en seco contra los gruesos barrotes de aquella cárcel, cimbró todo el lugar.


    - Q-Quién… ¿Quién eres?- Murmuró visiblemente atemorizado

    - ¡Yo soy el Kyuubi no Youko (Zorro Demonio de Nueve Colas)!- Aquella declaración sonora y espeluznante hizo retumbar todo ese extraño espacio -¡No te burles de mí, enano mugroso! ¡Aquél día tú fuiste quién me encerró!-

    - ¡Yo no hice nada!- Replicó gritando el pequeño, soltándose a llorar.


    Entonces fue que una sutil luz invadió el lugar y finalmente un Naruto en medio de su lloriqueo pudo ver que aquella entidad siniestra era un zorro de pelaje rojizo de varios metros de altura y expresión desquiciada que observaba al Uzumaki con sus ojos inyectados en sangre, con los vasos capilares visiblemente resaltados. Se encontraba reprimido por un enorme y grueso collar de metal que a través de una gruesa cadena dorada lo sujetaba firmemente en aquella prisión y le impedía liberarse.


    - ¡Apenas salga de aquí, voy a apoderarme de tu cuerpo!- Bramó totalmente desquiciada aquella bestia, golpeando estruendosamente los barrotes

    - Silencio, Kyuubi…-


    El Bakegitsune y el pequeño se sorprendieron con aquella voz seria y profunda que se escuchó en todas direcciones. Poco a poco, cerca del pequeño, varias partículas de luz carmesí comenzaron a reunirse paulatinamente para formar lentamente forma humana, ante el desconcierto de ambos presentes.


    - Finalmente ha llegado el momento de encontrarnos, Saikyou Buki (El Arma Más Fuerte)…-


    Finalmente, el barbudo Akahige terminó de aparecer delante del rubiecito, dándole la espalda a la cárcel que contenía al Kyuubi… El último líder de los Uzumaki mantenía una expresión tranquila, ignorando la amenazante presencia del más poderoso de los Bijuu.


    - ¿Q-Quién es usted?- Si bien Naruto hizo la pregunta, el Kyuubi también estaba interesado en la respuesta

    - Sería más correcto decir que fui Akahige, el último Uzukage de la aldea Ninja de Uzushio…- Aquellas palabra llamaron la atención del Bijuu -Y temo decir, que estás a punto de morir…-

    - ¿E-Eh?- El niño quedó descolocado por esas palabras

    - El sello especial que se dejó en tu código genético para informarte de tu misión se ha activado, aunque se supone que ocurriría a una edad más tardía- Continuó hablando aquél pelirrojo

    - ¿Me voy a morir?- El niño se mostró visiblemente atemorizado

    - No…- El Uzumaki cortó de tajo el temor del rubio -Este sello especial se diseñó para una emergencia de esta índole, porque al revelarte tu verdadera misión y darte acceso a todas las capacidades con las que fuiste equipado, serás capaz de darle la vuelta a la situación y sobreponerte, para luego comenzar a conseguir la finalidad por la que fuiste concebido…-

    “Habla de él como si fuera una herramienta más que un niño” Pensó analíticamente el Kyuubi

    - P-Pero yo… No entiendo- Murmuró visiblemente confundido el pequeño

    - Cuando se libere por completo el sello que está en tu código genético, vas a entender la finalidad de tu fabricación y por fin se hará justicia a nuestro pueblo…- Akahige ignoró deliberadamente las dudas del rubiecito -Ha llegado la hora, Saikyou Buki…- Declaró firme el último líder de los Uzumaki, al tiempo que posaba la mano en la frente del pequeño

    - N-No quiero- El niño se veía más y más temeroso

    - No tienes elección, Saikyou Buki… Puedes elegir cumplir con tu finalidad o simplemente morir- Sentenció cruelmente el pelirrojo, provocando que el pequeño comenzara a llorar en silencio

    “Si es cierto que ese maldito enano recibió habilidades especiales, posiblemente pueda usarlas una vez que destruya el alma del mocoso y me apodere de su cuerpo” El Bijuu pensó en cómo realizaría su jugada “Será fácil vencer a ese enano cobarde en su propia mente…”

    - Henshuu no Fuin: Kai (Sello de la Recopilación: Liberación)…- Dijo Akahige, comenzando a liberar un sutil Chakra carmesí de la mano con la que tenía contacto con el pequeño

    - ¡Ah…!- Gritó horriblemente el chico, cuando sintió aquella intromisión en su mente.


    Pronto la mente del pequeño se vio invadida por toda la información que el equipo de trabajo del proyecto espiral codificó en aquél gen, todo lo que necesitaba saber sobre sus capacidades y toda la historia del Clan Uzumaki, así como su objetivo último de restaurar el clan y tomar revancha sobre las aldeas Ninja…


    Mientras el último Uzukage observaba indiferente, el Kyuubi se regocijaba con el sufrimiento del pequeño, que con cada fragmento de información perdía parte de su inocencia e ingenuidad, para convertirse en el arma concebida durante el Proyecto Espiral. El intenso dolor que sufrió el pequeño en su cabeza no duro demasiado, ya que en unos 10 segundos a lo mucho, el proceso terminó y Akahige retiró su mano de la cabeza de Naruto, quien se quedó con la cabeza agachada.


    - Bien, Saikyou Buki… Espero que ya todo haya quedado claro en tu mente- Murmuró serio el pelirrojo, observando expectante al rubio

    - Sí, Uzukage-sama… Todo ha quedado claro- El rubiecito levantó la mirada.


    Había dejado de ser un niño…


    Ahora que sabía la verdad de su origen, la mirada del pequeño se había ensombrecido visiblemente y parecía ser un Shinobi con años de experiencia en misiones especiales de asesinato sigiloso antes que un infante de apenas 5 años. Tenía el conocimiento sobre las capacidades que poseía y la razón por la que había sido desarrollado y concebido.


    - Muy bien, Saikyou Buki…- Murmuró serio el Uzukage -Ahora todo el futuro de los Uzumaki está en tus manos… Cumple con tu misión-

    - Como diga, Uzukage-sama…- Recitó sombríamente el pequeño

    - Bien, entonces es hora de que el sello se disipe…-


    Poco a poco, aquella manifestación de Chakra dejada para encaminar a la Saikyou Buki, comenzó a desvanecerse lentamente. Y cuando la aparición del Chakra que el Uzukage había dejado en aquél sello, el rubio cerró los ojos por un momento, para luego abrirlos con una mirada visiblemente endurecida. Volteó a ver a un desconcertado Kyuubi, quien al ver esos ojos siniestros se intimidó involuntariamente…


    - ¿Sabes Kyuubi?- El monstruo formado por Chakra observó desconcertado al pequeño ‘niño’

    - ¿Qué quieres?- Apretaba sus dientes, ansioso

    - Tuviste mala suerte…- Para desconcierto del Kyuubi, Naruto realizó rápidamente una breve secuencia de sellos de mano

    “¡¿Puede realizar Ninjutsu?!” La bestia estaba realmente atónita

    - ¡Kinton: Atsuteikin (Elemento Metal: Collar de Represión Imperial)!-


    El Bijuu sintió de inmediato una extraña opresión, como si perdiera de repente todo su enorme poder. Entonces notó que la atadura en su cuello brillaba ligeramente…


    “No puede ser…” El Bakegitsune comenzó a sentir su cuerpo pesado y su flujo de Chakra se volvió errático al punto de no poder controlarlo para poder defenderse -¡¿Qué demonios es lo que estás haciéndome?!- Bramó enloquecido de furia

    - Es Chakra Kinton (Elemento Metal) del Clan Uzumaki…- Replicó serio y tranquilo aquél chiquillo, dejando descolado al monstruo -Como dijo el Uzukage, fui concebido con habilidades únicas con el propósito de reconstruir al glorioso Clan Uzumaki y convertirme en su arma definitiva para evitar que el Ninkai (Mundo Ninja) vuelva a atentar contra ellos en el futuro…- En ese momento Naruto esbozó una suave sonrisa oscura que sorprendió al Bijuu -El Proyecto Espiral fue la concepción Uzumaki de una espada justiciera que retribuiría la destrucción de Uzushio… Y yo soy esa espada- Los ojos del rubio se llenaron de un sombrío regocijo -¿Y sabes? Voy a usar tu poder como nadie jamás lo ha hecho, porque voy a robarte hasta la última gota de Chakra sin que puedas evitarlo y desde hoy no serás nada más que una batería infinita de poder para mí…-


    El Uzumaki juntó sus manos delante de su rostro para formar un sello que desconcertó todavía más al Bijuu. Y entonces, del suelo de aquella mazmorra surgió un dragón que al parecer estaba hecho de madera y cuyas fauces se abrieron para lanzarse a toda velocidad hacia el cuello del Kyuubi, quien al sentir aquellos dientes puntiagudos que se clavaron en su carne como dolorosas astillas, lanzó un escalofriante alarido al aire.


    - ¡Mokuton: Genkiryu (Elemento Madera: Dragón Árbol Místico)!-


    El dragón formado de madera comenzó a enrollarse por todo el cuerpo del monstruo, atándolo completamente mientras luchaba en vano por liberarse de esas ataduras…


    Cuando estuvo totalmente capturado, el ser de madera comenzó a brillar de forma sutil e involuntariamente el cuerpo del monstruo reaccionó de la misma manera instantes después.


    Poco a poco, del cuerpo del dragón comenzaron a crecer ramas con otoñales hojas rojas, las cuales rápidamente ganaron tamaño y volumen, aumentando la rigurosidad de la prisión del Bakegitsune. La cadena que lo mantenía atado se rompió, pero el grueso collar que más parecía un grillete, se mantuvo se su lugar incluso cuando el cuerpo del Kyuubi comenzó a desaparecer devorado por el enramado que surgía del dragón y lentamente se iba consolidando como un único y gigantesco árbol que surgía del suelo y tenía la cabeza del zorro apenas asomándose en el centro de su tronco.


    - M-Maldito niño…- El Bijuu murmuró débilmente, sintiendo cómo su Chakra era poderosamente absorbido por su nueva prisión

    - ¿Sabes? Te doy razón en algo… Realmente estoy maldito- El chico adoptó un semblante melancólico -Yo, simplemente soñaba con ser igual al Yondaime Hokage, un Ninja reconocido por todos… Pero mi vida ya está encaminada a vivir por siempre combatiendo por gente a la que ni siquiera conocí, además recibí una gran cantidad de conocimiento y ahora tengo un vocabulario que ni en sueños tendría un niño normal de 5 años…- Los ojos de ambos se encontraron -Ciertamente, los dos nos convertimos en prisioneros de nuestro destino…-


    Entonces, el Kyuubi sintió temor por primera vez en mucho tiempo…


    “N-No puede ser…” Por segunda vez en su existencia, el zorro de nuevo se encontraba frente a aquellos ojos carmesí que tanto odiaba “¿Q-Qué demonios fue lo que crearon los Uzumaki…?”


    Naruto también poseía el Kekkei Genkai de los Uchiha, el Sharingan, totalmente desarrollado. Y así como hacía apenas 5 años, el Bakegitsune sintió cómo perdía el control de su cuerpo totalmente, bajo la influencia de aquellos orbes siniestros que pronto se reflejaron en sus propios ojos.


    - Y ambos lo seremos toda la vida…-


    Toda esa maraña de sombras y oxidadas tuberías siniestras gradualmente se convirtieron en un pastizal verde y enorme con pequeñas flores naciendo en todas direcciones y hasta donde alcanzaba la vista, con el árbol que contenía al Kyuubi al centro de aquél lugar…


    …​


    Aquellos cuatro Ninja luchaban por liberarse con todo su empeño porque creían estúpidamente que el Kyuubi había usado sus poderes demoníacos para capturarlos y luego devorarlos…


    Apenas terminaran de escapar de aquella desconocida fórmula de Fuinjutsu, acabarían de forma definitiva con ese engendro disfrazado de niño, cuyas heridas mortales comenzaban a sanar en forma de una especie de luz naranja oscura que recorría su cara descarnada desde donde todavía tenía piel por toda el área con el cráneo expuesto, dejando la carne y como si no hubiera sido herido.


    Entonces, el rubiecito abrió sus ojos súbitamente, los cuales ya no era azules sino de un tono lavanda claro y sumamente familiar para todos ellos. Quedaron sumamente sorprendidos de que las venas de las sienes se les resaltaron de forma idéntica a como los Hyuga cuando activaban su Kekkei Genkai, el Byakugan.


    - ¡Miren!- Grito una aterrorizada Hikari -¡El monstruo se robó el Byakugan!-

    - Son unos estúpidos…- Del cuerpo de Naruto surgió un pulso de Chakra que reventó fácilmente sus ataduras sin hacerle daño, cayendo de pie instantes después -Siendo Ninja, me sorprende que sean tan ignorantes como para no poder diferenciar al Bijuu de su contenedor…- Murmuró el chico, mientras de las palmas de sus manos surgían dos estacas de un raro material blanco para creciente desconcierto de aquellos Ninja -Pero gracias a su primitivo razonamiento, ustedes liberaron algo mucho peor que un simple Bijuu en el Ninkai…- El rostro de Naruto se llenó de un oscuro regocijo -Y me dolió que me arrancaran la mitad de la cara, así que no puedo ser bueno con ustedes…-

    - ¿Q-Qué planeas, monstruo?- Murmuró la Ishida, visiblemente aterrada, mientras el chico se acercaba lentamente a ellos

    - ¿Saben porque los Uzumaki eran temidos?- Replicó a su vez Saikyou Buki

    - D-Déjate… ¡Déjate de juegos!- Koushirou disfrazó el miedo que lo invadía con un valor que estaba muy lejos de sentir

    - En fin…- El rubio comenzó a caminar lentamente hacia los cuatro Ninja -¿Quieren ver un truco?-

    - ¡N-No! ¡Aléjate!-


    Hikari Takaishi, a diferencia de sus compañeros, no se molestó en ocultar el horror que le devoró el corazón cuando vio que aquella cosa estaba moribunda y de repente, sus heridas comenzaron a sanar. Rompió a llorar, pensando que todo el esfuerzo por acabar con el Kyuubi había sido en vano, por lo que ella y sus amigos estaban condenados a morir a manos de esa abominación, justo como sus seres queridos.


    - ¡Agh…!- Sollozó la castaña de dolor cuando una de las estacas le perforó el hombro izquierdo, provocando una sutil hemorragia -¡Ayúdenme…!-

    - Este es el acto ‘alfileteros humanos’…- Naruto sonrió en forma perversa, regodeándose en el sufrimiento de la chica mientras que al girar su muñeca suavemente, rompía aquella estaca para crear otra

    - T-Tú eres…- Jyou estaba descolocado por aquella muestra de crueldad -¡Eres un demonio…!-

    - Es realidad soy un arma, el arma más fuerte…- Replicó con burla, para continuar con su perverso entretenimiento.


    Afuera de la cueva donde se encontraban, los animales del área comenzaron a escapar del lugar debido a los escalofriantes gritos, sollozos y llantos de profundo terror que se escucharon por todo el lugar.


    …​


    Kushina y Konan se encontraban en el bosque, buscando desesperadamente a su pequeño niño, reflejando una angustia indescriptible en sus hermosos rostros al desconocer el paradero de su adorado rubiecito.


    Cuando terminaron su sorpresa para consentirlo como querían en ese día tan especial, fueron a buscarlo para llevarlo cargando a la cocina, como ya era tradición en esa clase de comidas. Alimento que pronto termino olvidado cuando se dieron cuenta de que su pequeño había desaparecido…


    Buscaron rápidamente por toda la casa, para rápidamente encontrar un par de juguetes del pequeño en el jardín. No les tomó mucho saber que se lo habían llevado y de inmediato se les hizo un nudo en la garganta al pensar que pudo haber sido algún Shinobi de alguna aldea enemiga con algún fin desconocido en el que preferían no profundizar o…


    O algún Ninja de su propia aldea había atentado con ese niño que era la adoración de ambas, como había sido el mayor temor de la pelirroja desde que aquella enfermera llevara al pequeño con repulsión a la habitación del hospital.


    Pronto dieron con el rastro de unas huellas que parecían dirigirse a lo profundo de la vegetación y ambas mujeres, ya invadidas por la desesperación de no saber dónde podía estar Naruto, siguieron el rastro apenas sus miradas se encontraron. Corrieron a toda velocidad para encontrarse con una cueva amplia y bastante bien oculta por la vegetación del bosque, donde continuaba las leves señales de que alguien había pasado por ahí antes…


    Entraron cautelosamente, a la expectativa de casi cualquier cosa.


    Sin embargo, lo que encontraron fue realmente perturbador: había cuatro Ninja muertos en el lugar, empalados con varias estacas blancas de un material desconocido y rodeadas de varios hilillos de sangre que alimentaban grandes charcos debajo de cada cuerpo. Lo más crudo de todo era que al parecer no había sido apuñalados en puntos vitales y las causas de su muerte había sido el desangramiento tan evidente que había sufrido.


    - Dios mío…- Murmuró Kushina horrorizada, al reconocer a los cuatro muertos como Ninja de Konoha

    - ¡Naruto!- Konan comenzó a explorar la cueva precipitadamente, invadida ya por la desesperación -¡Dime que estás aquí…!-


    La Uzumaki reaccionó y de inmediato secundó a su amiga, explorando cada rincón de aquél oscuro lugar en busca de su adorado niño. Ambas estaban tan concentradas en la labor de saber si su rubiecito se encontraba en ese lugar que no repararon en la presencia de algo que se colocó detrás de ellas con excepcional sigilo…


    Hasta que fue tarde.


    Un golpe tan súbito como sutil en la base de los cuellos de ambas las dejó tan colocadas como desprotegidas al sentir la reacción de su cuerpo a un ataque clásico del Byakugan, apuntando al Tenteksu (Punto de presión) de la base de sus cuellos para cortar su fuerza física temporalmente. Ni siquiera pudieron voltear a ver a su atacante cuando sintieron el frío del metal en forma de gruesos grilletes que se cerraron alrededor de sus cuellos. Totalmente desconcertadas y sintiendo cómo aquellas ataduras les impedían controlar su Chakra, voltearon hacia atrás sólo para encontrarse con aquellos ojos carmesí que Kushina conocía muy bien…


    Normalmente para Kunoichi como ellas no era imposible lograr liberarse del poder del Sharingan, pero el sutil golpe recibido previamente y la posterior atadura que estaba reprimiendo su Chakra les impidió siquiera defenderse y rápidamente los ojos de las dos reflejaron aquellos orbes escarlata de tres Tomoe. Con la boca ligeramente abierta debido a lo brutal y efectivo del asalto a sus mentes, las dos mujeres pronto estuvieron dentro de un poderoso Genjutsu.


    “Me alegra que mis mamis sean tan buenas rastreadoras, eso me ahorró el trabajo de tener que atraerlas hasta aquí…”


    Naruto sonrió visiblemente satisfecho al ver los rostros inexpresivos de sus madres biológica y adoptiva respectivamente, totalmente bajo su poder ocular…


    El Proyecto Espiral fue la concepción de los Uzumaki de un arma orgánica que se encargaría de allanar el camino para la reconstrucción del Clan Uzumaki y en esas dos semanas se realizó una planeación precisa del cómo iba a desarrollarse el mundo para los Uzumaki en la décadas años siguientes de la activación del arma, que sería el padre de la generación pionera de los nuevos Uzumaki.


    Pero en todo el Proyecto Espiral hubo una sola variante que nadie tomó en cuenta, tan obvia que nadie de ese amplio colectivo de investigadores, ni el líder de Uzushio, se molestaron en ver…


    El Arma Definitiva tenía el destino del Clan Uzumaki en sus manos y podía literalmente, hacer lo que quisiera con el futuro del clan así como apegarse si quería o no, al plan original.


    “Ciertamente los dos somos prisioneros del destino, Kyuubi…” El rubio acarició suavemente las barbillas de aquellas hermosas mujeres bajo su poder “Pero a diferencia de ti, yo puedo decidir qué tan cómoda va a ser mi prisión…”


    …​


    Notas


    Pues después de cierto tiempo, finalmente he terminado este primer capítulo del fic. La verdad fue un comienzo algo complejo al deber que delinear cómo iba a ser Naruto antes y después de despertar como el Arma Definitiva, pero me ha gustado el resultado y pues en este capítulo delineo en rasgos generales cómo va a ser el rubio en la historia: cauto e inteligente debido al gen que le da el conocimiento de los Uzumaki, inmisericorde con los obstáculos que se encuentre en el camino como se mostró con el grupo de secuestradores, los cuales por cierto, son una referencia clara a Digimon.


    Hay dos partes específicas de las que debo hablar:


    La primera es el encuentro entre Naruto y el Kyuubi, ya que si bien todo se decidió a favor del rubio, hay que recordar que a diferencia del canon, el chico tiene acceso a los dos Kekkei Genkai del manga/anime con los que se podía controlar a los Bijuu, así como el poder de las Cadenas de los Uzumaki para reprimirlo al igual que hacía Kushina, por eso la cierta facilidad con la que el Kyuubi fue sometido.


    La segunda es el posterior comportamiento del rubio en relación a Kushina y Konan. Pues como él mismo lo dice implícitamente, considera a las dos como sus madres sin hacer distinción de ningún tipo, pero como el Arma Definitiva que es, tiene una finalidad y esa es reconstruir al Clan Uzumaki y alcanzar la hegemonía del mundo para su clan además del asunto de que Kushina fue marcada como traidora por lo explicado en el prólogo, pero puede decirse que ellas dos son las co-protagonistas de la historia.


    Manejaré al Naruto oscuro como lo he mostrado y en la historia habrá bastante de control mental, lavado de cerebros y demás en el aspecto del harem, además la historia la quiero hacer bastante ‘lemonezca’, pero para eso todavía falta tiempo, aunque en el futuro inmediato iré trabajando con Kushina y Konan, además de cierta rubia.


    Sobre el harem, es algo complejo porque soy enemigo de los fics con un Naruto oscuro que enamora tiernamente, lo cual es contradictorio en mi opinión. El Naruto de este fic no tiene tiempo ni interés en esas cosas, además de que al despertar como el Arma Definitiva a una edad tan temprana, tiene una perspectiva diferente del mundo, algo así como Itachi en el canon, pero enfocado a sus propios intereses.


    Tampoco pienso descuidar la parte del misterio y las implicaciones del castigo que el Arma Definitiva sobre el mundo, además de las maquinaciones políticas.


    En cuanto al asunto del Kyuubi, ciertamente fue sencillo para el rubio, pero recordar que a diferencia del canon, este Naruto está armado hasta los dientes y el sello que se le había colocado para atrapar al Bijuu desde el principio influyó bastante también, a pesar de que sea el zorro completo y no sólo la parte Yang como en el manga/anime.


    Creo que es todo de momento.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 28 Feb 2017
  4. Doork

    Doork

    Registrado:
    8 Jul 2016
    Mensajes:
    36
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +11
    Este fic lo vi en FanFiction, es el mismo?
    Saludos
     
  5. Autor
    Juggler

    Juggler

    Registrado:
    21 Jul 2010
    Mensajes:
    87
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +41
    Si, allá estoy como Shinpuuryuken.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Doork

    Doork

    Registrado:
    8 Jul 2016
    Mensajes:
    36
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +11
    Ah, ya veo.

    Yo estoy por UpTheIron, no soy escritor pero sigo tu Fic.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. hamura otsutsuki

    hamura otsutsuki Hablar Esta Sobrevalorado^^

    Registrado:
    22 Oct 2014
    Mensajes:
    38
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +22
    Hola de nuevo, bueno me sigue intrigado la historia, tenía mucho tiempo sin ver a un Naruto realmente malvado:5151:, espero que el fic sea lo más original posible.
    Gracias por avisar.

    Hamura~>.
     
  8. Dark naruto rikudo sennin

    Dark naruto rikudo sennin

    Registrado:
    15 Mar 2016
    Mensajes:
    14
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +5
    Chula me gusto continuala saludos
     
  9. KuroEros

    KuroEros

    Registrado:
    11 Abr 2017
    Mensajes:
    24
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +3
    espero que el siguiente capitulo siguiente aparezca
     
  10. Arashi99

    Arashi99

    Registrado:
    12 Mar 2010
    Mensajes:
    17
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +1
    en el prologo as puesto que los uzumakis se vengarias de mito por traidora ya que sabia el plan y no le inporto me gustaria saber que le hicieron a mito ?
     
  11. Autor
    Juggler

    Juggler

    Registrado:
    21 Jul 2010
    Mensajes:
    87
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +41
    Saludos.

    Primero que nada, pido una disculpa por descuidar la publicación del fic en esta página. Contestando una pregunta clara, Mito no ha sido castigada aún.

    Sin más, dejo el capítulo nuevo del fic.​


    Uzumaki’s Strongest Weapon





    - Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)

    "Bah, que tontería" (Personaje pensando)




    (Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)




    Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


    Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…


    …​


    Capítulo 2: Colores primarios.

    …​


    En la casa Uzumaki se percibía un silencio desconcertante.


    Lo que se iba a convertir en una inocente y deliciosa comida para el rubio había derivado en el oscuro inicio de la nueva vida de Kushina y Konan…


    Las dos se encontraban sentadas en el sofá de la sala, con la cabeza agachada y sus delicadas las manos sobre sus piernas, luciendo rostros inexpresivos. Los ojos de ambas carecían de brillo y estaban entrecerrados, señal de que sus mentes estaban totalmente a merced del rubiecito, además de tener alrededor de sus cuellos delgados collares de metal producidos por el Chakra Kinton Uzumaki, con el fin de someterlas con facilidad…


    La pelirroja estaba marcada como traidora por el clan y en la información de aquél gen específico, estaba dictado que ella sería primero fecundada por él y cuando tuviera descendencia, mujeres y hombres Uzumaki por igual la usarían para su propio placer mientras pudiera engendrar descendencia, ya que cuando dejara de ser fértil, pasaría a ser poco más que una simple sirvienta para las generaciones venideras del clan hasta que la muerte la dejara en libertad…


    Pero a pesar de parecer lo contrario, el rubiecito inocente que era antes de despertar también estaba presente en su personalidad actual y esa parte de él abogaba por un indulto para su madre y que fuera solamente de él o al menos modificar el castigo para que fuera compatible con el deseo de tener cerca a esa mujer que lo había cuidado desde que tenía memoria y siempre le brindó amor y cariño.


    Para sentencias como la de Kushina, los Yamanaka de Uzushio habían aportado diversos Jutsu de manipulación mental, modificación de recuerdos y todos los Kinjutsu (Técnicas Prohibidas) disponibles para controlar y manipular por completo y de variadas formas la mente de sus víctimas.


    Por otro lado, el plan original era que a la vez que se iba apoderando de mujeres potencialmente aceptables para procrear, a los hombres Uzumaki que se encontrara en el camino tenía que convencerlos de conformar un poderoso ejército para el futuro. Sin embargo, Saikyou Buki pensaba que eso último no era necesario, ya que si lograba apoderarse de poderosas Kunoichi como sus madres y las ponía a punto como Ninja usando todo el conocimiento a su disposición, tendría esa fuerza militar a su disposición.


    En el plan original, él era un arma que al final perdería su propósito una vez que tuviera una generación de descendencia. Sus hijos, nietos y demás, serían ‘la fuerza encargada de proteger al clan’, simples palabras bonitas para no decir que serían los perros guardianes de los Uzumaki debido a sus habilidades especiales concebidas durante la realización del Proyecto Espiral y que sus descendientes heredarían.


    Pero al final del día, él tenía la última palabra: literal y figuradamente, el futuro de los Uzumaki estaba en sus manos. Así que después de pensarlo detenidamente, llegó a la conclusión de que él debía ser el patriarca y único varón de los Uzumaki…


    Durante las dos semanas que duró la concepción del Arma Definitiva en el marco del Proyecto Espiral, se realizaron paralelamente diversos experimentos sobre control mental y lavado de cerebro con el fin de que una traición al clan como la hecha por Mito Uzumaki o la misma Kushina, no volviese a suceder…


    Ese era otro trabajo sucio designado para Naruto y su descendencia: condicionar de forma sutil a la nueva generación Uzumaki para que nadie jamás le fuera desleal al clan.


    Pero todos esos expertos involucrados en el Proyecto Espiral, jamás pensaron que el Arma Definitiva tomaría las riendas por completo del futuro de los Uzumaki. Asumieron que al conocer la historia del Clan del Remolino, seguiría sus directrices al pie de la letra.


    Sin embargo, Naruto tenía otros planes…


    - Onmyou Bunshin (Clon del Yin y el Yang)- Dijo el rubio a la vez que chocaba sus manos de forma similar a un aplauso.


    El rubio se vio envuelto en un fugaz brillo de Chakra y cuando éste se disipó, tres Naruto se encontraban delante de las hermosas féminas. Pronto, los dos niños de los costados se posaron detrás de las mujeres, posando sus manos en las sienes de sus indefensas madres, mientras que el original tomó sus barbillas para orientar los rostros de ambas hacia su Sharingan…


    Ninguna hizo nada, ya que el poder sobre ellas era demasiado y más con el collar de metal en sus cuellos controlando libremente el flujo de su Chakra, además de que a través de sus manos, los dos rubios comenzaban a manipular sus mentes con las habilidades de los Yamanaka.


    - Todo lo que estás a punto de escuchar, quedará grabado a fuego en lo más profundo de tu subconsciente para siempre y jamás dudarás que son tus propios pensamientos y convicciones sabiendo que tu compañera es igual a ti… Ahora, repite conmigo- Se dirigió en singular a las dos para que el mensaje fuera más influyente en las mentes de ambas -Tú eres una esclava fiel y devota del Clan Uzumaki…-

    - Yo soy una esclava fiel y devota del Clan Uzumaki…- Dijeron ambas en perfecta sincronía, con rostros imperturbables

    - Tú naciste para ser la más sumisa y obediente esclava de Naruto- El rubio endureció la mirada, comenzando con la reeducación de las mujeres más importantes para él -Estás perdidamente enamorada de Naruto y vives únicamente para complacerlo y ayudarlo en su misión en aras de reconstruir al Clan Uzumaki…-

    - Yo nací para ser la más sumisa y obediente esclava de Naruto… Estoy perdidamente enamorada de Naruto Uzumaki, él es el dueño de mi voluntad y vivo únicamente para complacerlo y ayudarlo en su misión como la Saikyou Buki en aras de reconstruir al Clan Uzumaki…- Las dos madres del rubiecito repetían todo a coro

    - Te sentirás irresistiblemente atraída a Naruto, serás incapaz de resistirte a sus deseos y mandatos, él es el dueño de tu voluntad…- Mientras orientaba la vida de sus madres, acariciaba suavemente la barbilla de ambas -Estás totalmente e irremediablemente enamorada de Naruto…-

    - Me sentiré irresistiblemente atraída a Naruto, seré incapaz de resistirme a sus deseos y mandatos, él es el dueño de mi voluntad…- El rubio apenas podía controlar la excitación que sentía para continuar con el condicionamiento de sus madres -Estoy totalmente e irremediablemente enamorada de Naruto…-

    - Naruto es el dueño de tu cuerpo, tu mente y tu alma… Eso te hace ser totalmente feliz, ya que tu único propósito en la vida es obedecerlo y complacerlo…-

    - Naruto es el dueño de mi cuerpo, mi mente y mi alma… Eso me hace ser totalmente feliz, ya que mi único propósito en la vida es obedecerlo y complacerlo…-


    El rubiecito pensaba en grande para el futuro, y sus dos madres eran piezas claves en su maquinación, por esa razón tenía que someterlas completamente y transformarlas de tal forma que se convirtieran en sus mejores cómplices, ya que le tomaría años hacer los preparativos adecuados y si bien sería una vida compleja, no quería estar totalmente rodeado de muñecas sin alma…


    Desde el principio, sus amadas madres serían diferentes a las futuras esclavas de los Uzumaki.


    - Además, te sentirás atraída por las mujeres, las más fuertes, las más capacitadas y las más hermosas… Tu objetivo será seducirlas para que tu amo las convierta en esclavas al igual que lo hizo contigo… Esclavas fieles, devotas y obedientes al Clan Uzumaki y sobre todo, a Naruto, tu único y verdadero amo…-

    - Además, me sentiré atraída por las mujeres, las más fuertes, las más capacitadas y las más hermosas… Mi objetivo será seducirlas para que mi amo las convierta en esclavas al igual que lo hizo conmigo… Esclavas fieles, devotas y obedientes al Clan Uzumaki y sobre todo, a Naruto, mi único y verdadero amo…-

    - Serás totalmente sumisa con tu amo y dominante con las demás esclavas del clan junto a tu compañera… Disfrutarás del poder sobre ellas-

    - Seré totalmente sumisa con mi amo y dominante con las demás esclavas del clan junto a mi compañera… Disfrutaré del poder sobre ellas-

    - La obediencia es placer…- El niño sonrió perverso al ver la rapidez con la que se apoderaba para siempre de sus madres

    - La obediencia es placer…- Ambas mujeres replicaron la expresión oscura de su hijo por acto reflejo.


    Mientras el original injertaba y reforzaba las nuevas personalidades e identidades de Kushina y Konan mediante la repetición de todas las órdenes que les había implantado en su mente, las dos réplicas utilizaban un Kinjutsu Yamanaka, el Shihai Kioku (Dominio de la Memoria), para manipular los recuerdos de ambas, de forma que quedaran desvinculadas emocionalmente de ellos con excepción de lo relacionado a Naruto y al Clan Uzumaki.


    Pero en vez de simplemente olvidarlos, los tendrían a su disposición para mantener las apariencias y también para funcionar como asesoras para su amo.


    Una vez que ese metódico proceso terminó muchas horas después, ambas mujeres fueron llevadas de la mano a sus camas por los clones, ante la mirada de oscura satisfacción del original. Ciertamente, ya con el conocimiento que había recibido de Akahige, sabía de su misión y que una vida sexualmente activa le esperaba en el futuro…


    Sin embargo, la realidad era que solamente tenía 5 años y para eso todavía faltaba bastante tiempo… Pero podía avanzar en otros menesteres para la culminación de su plan.


    “Debo ser paciente… Para que cuando llegue el momento, valga la pena” El rubiecito se sentó en el asiento donde instantes antes estaban las féminas y se relajó, de momento.


    …​


    Un nuevo día comenzaba en la casa Uzumaki y las dos mujeres se levantaban con nuevos ánimos. Desde que habían adquirido aquella casa, las dos mujeres dormían en dos camas individuales dentro de la misma habitación como forma de hacerse compañía. Vestían holgados pijamas blancos para su comodidad y en sus cuellos cada una portaba un delgado collar de metal plateado…


    - Buenos días, Kushina…- Dijo la chica de Ame, mientras se tallaba los ojos y se sentaba en la orilla de la cama

    - ¡Buenos días, Konan!- Saludó entusiasta la mujer originaria de Uzu, poniéndose de pie súbitamente para comenzar a estirar los brazos.


    Las dos recordaban que después de fallar miserablemente en su deber de cuidar a su adorado hijo y amo, el Arma Definitiva les había lavado el cerebro a ambas para convertirlas en sus más cercanas colaboradoras. Ahora que estaban listas para servirle, no pensaban fallar en el nuevo y definitivo objetivo de sus vidas: servirle ciega y devotamente a Naruto.


    El Uzumaki sabía que si bien su futuro estaría lleno de placer carnal, pero el presente estaba lleno de trabajo y planeación, por lo que necesitaba colaboradoras de confianza…


    Durante la Operación Vertical, Uzushio se encontró sin aliados reales y debido a ello no tuvo opciones, por lo que pereció. Esa fue una debilidad que el rubio estaba decidido a no tener y por eso su dominio sobre sus madres estuvo diseñado de forma tan particular: las dos conservaban el amor maternal por él, por lo que además de verlo como su amo y el ser que literalmente les había robado el corazón, lo miraban con ojos de madre y velarían por él, actuando siempre en beneficio de sus intereses. Conservaban sus personalidades originales, aunque claro, influenciadas por su lavado de cerebro.


    - ¿Lista para servirle a nuestro hijo-amo?- Preguntó la pelirroja con su habitual entusiasmo

    - Desde luego, vamos a ver qué se le ofrece- Respondió con su típica tranquilidad la peliazul.


    Ambas féminas se levantaron rápidamente y se dirigieron a la habitación de su señor, listas para lo que fuera que necesitara o les ordenara. Caminaban presurosas para empezar con entusiasmo su nueva vida como esclavas.


    Por otro lado, el rubio se encontraba en su habitación, recostado en la cama y recargado en la cabecera, leyendo un libro sobre Fuinjutsu que Mito le había regalado a Kushina tiempo atrás. Una de las pocas directrices del Proyecto Espiral que pensaba llevar a cabo al pie de la letra era restaurar la cultura de los Uzumaki y el Fuinjutsu era parte innegable de la identidad del clan.


    - ¡Buenos días, hijo-amo!- Entró Kushina súbitamente a la habitación, seguida de Konan

    - Espero que hayas dormido bien, hijo-amo- La peliazul dijo, mirando sonriente al pequeño.


    Al parecer, la idea que se había planteado cuando empezó a esculpir las mentes de sus madres había funcionado y su instinto materno parecía estar por encima de su adoctrinamiento. Así que, mientras su objetivo se iba logrando, por algunos momentos podría olvidarse de que era el Arma Definitiva y actuar como un niño normal. Sonrió suavemente cuando pensó en eso.


    - Buenos días, mamás-esclavas- Correspondió el rubiecito, para marcada alegría de las aludidas -¿Qué sucede?-

    - Bueno…- Konan adoptó una expresión pensativa -Queríamos saber cómo podemos ayudarte en tu misión-

    - ¡Sí!- Agregó una animada Kushina -Además tenemos curiosidad por saber qué es lo que vas a hacer primero-

    - No sean impacientes- El chico estaba realmente contento de ver ese deseo tan marcado de participar por parte de ambas Kunoichi -Todavía falta tiempo- Ambas mujeres tomaron asiento a los costados de su amo, Kushina a la derecha y Konan a la izquierda

    - Lo sabemos, querido…- Ambas comenzaron a masajear al rubio de sus hombros

    - Vamos, hay que desayunar y luego empezaremos a planear…- Un poco decepcionadas por esas palabras, ambas se levantaron

    - Como tú digas- Dijeron ambas féminas con un puchero antes de abandonar la habitación seguidas por Naruto.


    …​


    - Si queremos hacer los preparativos con discreción, necesitamos apoyo estratégico de alguien en la cúpula alta del mando de la aldea- Dijo Kushina con seriedad rara en ella

    - Exacto, porque si bien nuestros pasos pueden ser discretos, llegará un momento en que nuestros movimientos serán imposibles de ocultar y será entonces cuando necesitaremos borrar las huellas que se vayan dejando- Agregó Konan con su característica frialdad en el campo de batalla

    - ¿Y qué sugieren?- Cuestionó un serio Naruto.


    En la mesa del comedor se encontraba extendido un mapa aéreo de Konoha perfectamente delimitado. Los tres estaban empezando la planeación de sus movimientos, ya que tenía que ser discretos y precavidos para evitar ser descubiertos, al menos hasta que tuvieran el poder suficiente para tomar la iniciativa. Observaban con detenimiento el plano de la aldea para prepararse ante cualquier eventualidad. Pequeñas notas en las distintas ubicaciones alertaban sobre los potenciales peligros.


    - Por el momento, no se me ocurre alguien que pudiera servirnos para esa labor- Respondió pensativa la pelirroja -Así que de momento no podemos hacer grandes movimientos-

    - Lo que podemos hacer por ahora es comenzar de inmediato con la construcción de la base de operaciones…- Konan continuaba analizando detenidamente el mapa -Estamos a las afueras de la aldea, así que si iniciamos con una edificación subterránea no habrá problemas siempre que seamos discretos…-

    - En eso tienen razón- El rubio estaba consciente de que la primera fase del plan podía llegar a ser muy tediosa -Lo mejor será empezar con la construcción de nuestra base…-


    El Uzumaki se levantó de la mesa, secundada por sus dos esclavas rápidamente. Se dirigieron al sótano de su casa y encendieron las luces. Tenía varias cosas que Kushina y Minato habían juntado a lo largo de los años entre objetos que si bien eran de un gran valor sentimental, carecían de valor real, así como diversas piezas de cierta importancia, como Kunai, Shuriken, Katana y pergaminos con conocimientos de diversa índole. Los tres observaban detenidamente el lugar, planeando cómo se iría desarrollando su centro de operaciones…


    - Muy bien- Dijo con seriedad el rubio -Quiero que se deshagan de todo lo que no tenga utilidad militar para nosotros… Sellen todo lo que no sirva, después veremos cómo nos desharemos de eso-

    - Como digas, hijo-amo- Dijeron ambas mujeres con suaves sonrisas.


    Las dos comenzaron con su labor de inmediato, dispuestas a complacer al dueño de todo su ser...


    La foto de la primera cita formal de Kushina y Minato, el vestido de novia de la pelirroja, varias libretas que ambos llevaron a manera de diarios conforme su relación avanzaba, álbumes de fotos con prácticamente toda la historia de la relación de los padres de Naruto. Nada que no sirviera para el plan se quedó y si bien la Uzumaki reconocía cada cosa, para ella ya eran simples objetos con los que no estaba vinculada emocionalmente y por ende, eran basura.


    El rubio observó analítico el resultado del lavado de cerebro y la reconfiguración de la mente de su madre… Y sonrió complacido con el resultado. Aquellos recuerdos que ella atesoraba, como se enteró cuando sus réplicas reconstruían su mente, ahora no significaban nada más que cosas sin utilidad. Por otra parte, Konan obedecía al pie de la letra las órdenes, de forma idéntica a la Uzumaki.


    Rápidamente todo el lugar quedó despejado, una vez que las mujeres acomodaron las cosas útiles en la esquina más retirada del lugar. Las dos se colocaron delante de su amo con varios pergaminos en las manos, donde estaban sellados todos los objetos que representaban la vida anterior de Kushina.


    - Muy bien, ahora dejen eso en algún lugar donde no estorbe, para comenzar…- El niño sonrió de forma maliciosa

    - ¡Sí!- Las dos tomaron dos de las varias cajas que habían quedado vacías y depositaron ahí todos los rollos que cargaban

    - Entonces, empecemos…- Naruto endureció la mirada al tiempo que sus esclavas regresaban a flanquearlo -¡Doton: Choukouku no Jutsu (Elemento Tierra: Técnica del Escultor)!-


    El Arma Definitiva realizó una secuencia compleja de sellos de mano y luego se colocó al centró del lugar. Con armoniosos pero firmes movimientos comenzó a expandir el lugar al tiempo que la tierra se compactaba para darle un mejor acabado al lugar. Avanzó varios metros en las cuatro direcciones para crear la base de un futuro complejo de varios metros cuadrados. Una vez que superó los cuatrocientos metros cuadrados, comenzó a levantar muros para separar las diversas secciones que tendría el inmueble.


    Al fondo, en la sección más grande, levantó una tarima de un metro de altura. Desde ahí planeaba dirigir a sus futuras esclavas conforme el clan se fuera expandiendo. Una vez que terminó de levantar esa sección, se dirigió a otra, la cual sería el laboratorio. En esa sección profundizó más, ya que sería de las secciones más importantes de todo el complejo. Cuando fue el turno del área médica, también detalló bastante el lugar dada la obvia necesidad de que tuviera una alta calidad.


    Kushina y Konan, por otra parte, miraban con marcada fascinación, casi hipnotizadas, cómo su dueño edificaba todo ese sorprendente lugar debajo de su ordinaria casa. Apenas si podían mantenerse ecuánimes para no saltar sobre su amado niño y devorarlo a besos al verlo tan masculino e imponente.


    - Listo…- Murmuró Naruto, mientras se limpiaba el sudor de la frente.


    El rubio terminó la construcción inicial del complejo un par de horas después. Hacía rato ya que se había quitado su camisa, quedando para regocijo de sus madres, solamente con su pantalón, dejando ver su esbelto y sudado torso. Ambas mujeres se relamían los labios ante la visión. Sin embargo, el rubio estaba realmente cansado, ya que si bien tenía a su disposición el Chakra casi ilimitado del Kyuubi así como los conocimientos que le habían dejado los científicos Uzumaki, su cuerpo con todo y las ventajas físicas de las Seis Sangres, era solamente el de un niño y la complejidad con la que había trabajado lo había dejado totalmente agotado.


    - ¿Estás bien, hijo-amo?- Las mujeres se acercaron al hijo con visible preocupación, notando que no le era sencillo estar de pie

    - Sí… Sólo estoy cansado- El chico sonrió suavemente -Llévenme a mi habitación y después de recostarme, llévense lo que no sirve de aquí y quémenlo-

    - Como tú digas- Dijeron en perfecta sincronía las dos.


    Con delicadeza, ambas levantaron al rubio, Kushina desde los hombros y Konan de la piernas, cargándolo sin queja alguna hasta su habitación. El Uzumaki fue recostado en su cama con delicadeza, como si fuera una reliquia sumamente frágil y después de eso, ambas mujeres le besaron la frente con cariño para luego darse media vuelta y dirigirse hacia el sótano para llevarse las cajas que contenían los artilugios inservibles. El chico sonrió de forma sutilmente perversa mientras miraba a sus madres salir de su habitación antes de quedarse dormido para recuperar fuerzas.


    La pelirroja y la peliazul tomaron con celeridad las cajas con los pergaminos y tras crear dos Kage Bunshin que velaran por su hijo-amo durante su descanso, las originales salieron de su casa y rápidamente se dirigieron a las afueras de la aldea para cumplir con la orden de Naruto. Las dos dejaron caer las cajas en el suelo y después de voltearse a ver por un momento, la Uzumaki sacó de su bolsillo tomó una caja de cerrillos para prenderle fuego a sus recuerdos más preciados y sin expresión alguna, incendiarlos… Desvinculada afectivamente de los objetos sellados dentro de los pergaminos, observó indiferente cómo esas cosas inútiles se liberaban del sellado entre las llamas y terminaban de consumirse.


    …​


    El rubio se encontraba de pie, detrás de sus preciosas madres-esclavas. Las dos féminas estaban bien erguidas y ataviadas con vestidos holgados blancos y delantales verdes, la vestimenta típica de la Uzumaki. Ambas lucían visiblemente ruborizadas, ya que su dueño las estaba manoseando de forma descarada. Amasando aquellos traseros a pesar de apenas llegarles a la cintura, Naruto comenzaba a distinguir las diferencias entre las dos. Las Kunoichi reprimieron sus gemidos mordiéndose los labios cuando el rubio creó un Onmyou Bunshin y cada uno de los rubios se pegó a la espalda de las hembras para comenzar a magrearles los pechos.


    - Bien, ahora lo que quiero de ustedes es que se pongan en forma… Ustedes son hermosas, pero pueden volverse todavía más hermosas…- El chico se regocijaba con la docilidad de sus esclavas, cuyos cuerpos temblaban ante el toqueteo

    - P-Pídenos lo que quieras…- Murmuró la pelirroja, apenas pudiendo hablar, perdida en el placer

    - Sólo d-dinos… Y lo haremos…- Pudo susurrar la peliazul ante las maravillosas sensaciones que les provocaba su amo

    - Muy bien…- El original, que manoseaba a Konan, la soltó por un momento para crear otros dos clones, los cuales se colocaron delante de las esclavas -Quiero que comiencen a trabajar su cuerpo, para el plan las necesito aún mejores de lo que son ahora…-

    - S-Sí…- Kushina cerró los ojos, perdida en la lujuria cuando la réplica delante de ella comenzó a magrearle sus nalgas -T-Trabajaré, mi c-cuerpo…- Apenas si la pelirroja podía hablar, totalmente entregada al placer que le provocaban sus amos

    - Y-Yo…- Konan no estaba mejor que Kushina, ya que replicaba su misma expresión facial al ser dominada de igual forma por sus dos dueños -M-Me p-pondré… En forma…- La peliazul también había sucumbido a la lascivia.


    Los clones detrás, insinuaron con ligeros empujones a las madres-esclavas que se inclinaran al frente y así lo hicieron, recargando sus cabezas en los hombros de los rubios frente a ellas, quienes comenzaron a pellizcarles sus erectos pezones, los cuales ya eran claramente distinguibles en sus ropas. Las réplicas tras ellas, empezaron a darles sonoras nalgadas que lejos de dolerles a las mujeres, las excitaron todavía más con el sutil escozor en la piel que les dejaban.


    - Recuerden que ustedes son nuestras esclavas y nos obedecerán…- Susurraban coordinados los rubios en los oídos de las dóciles hembras

    - S-Somos sus esclavas…- Murmuró la Uzumaki entre sus ya descarados gemidos

    - Y-Y los obedeceremos…- La mujer de Ame declaró en un lapso donde no estaba aullando de placer.


    Entonces los dos rubios delante de ellas, para desconcierto y decepción de ambas, se alejaron suavemente para tomarlas de sus rostros mientras los clones detrás nuevamente comenzaban a magrearles las nalgas con descarado entusiasmo. Los Naruto al frente, comenzaron a guiar de forma sutil las cabezas de ambas para que quedaran cara a cara.


    - Ahora, mamás-esclavas, dense un delicioso beso…- Ambas mujeres se miraron fijamente, con sus rostros inflamados de deseo…


    De inmediato obedecieron, uniendo sus labios en un tímido beso mientras cerraban los ojos. Sin embargo, el juego previo con sus amos las había dejado calientes a un límite casi insoportable y ese piquito inicial pronto derivó en un lascivo juego de lengua, con las dos féminas reprimiendo sus gemidos mientras se devoraban. Los rubios las dejaron libres y ellas de inmediato se erguieron completamente para comenzar a magrearse sus voluptuosos cuerpos ante el regocijo de sus amos.


    - Y recuerden, la obediencia es placer…- Murmuró visiblemente satisfecho el Naruto original mientras sus copias desaparecían en suaves destellos de luz -Entre más obedientes sean, mayor será el placer que sentirán y entre más placer sientan, serán más obedientes…-


    Aquella última frase se repitió una y otra vez en la mente de ambas durante su intenso morreo para quedar grabada para siempre en sus vulnerables cerebros.


    La idea de semejante frase era crear un círculo vicioso, donde ambas serían cada vez más obedientes y sumisas con los placeres que fueran disfrutando y descubriendo, lo cual las haría adictas a obedecer a su amo ciegamente en el afán de conseguir más y más placer, repitiendo el ciclo nuevamente…


    …​


    Naruto llevaba un mes construyendo la base de operaciones con cautela y calma. Lo más sencillo fue instalar las tuberías de agua, aire y demás, ya que sólo necesitaba su Chakra Kinton para hacerlo. Fue más difícil en cambio, usar el dinero que sus mamás-esclavas tenían ahorrado para construir bajo estricta confidencialidad un invernadero, el cual estaría destinado a albergar diversas hierbas para sus planes a futuro.


    Por otro lado, Kushina y Konan, como les ordenó su amado hijo-amo, empezaron a ejercitarse en sus ratos libres para recuperar su plena condición física y estilizar sus cuerpos. Utilizaban la amplia habitación con tarima para ese propósito. Realizaban aerobics como comienzo y poco a poco fueron comprando equipo variado para ejercitarse adecuadamente, como pesas, ejercitadores abdominales, barras, bicicletas, y demás aparatos. Equipaban el lugar para ellas dos en un comienzo usando el dinero que sobraba de los gastos que les indicaba su amo y posteriormente para las futuras esclavas del clan.


    Los resultados del mes que llevaban entrenando se notaban cada vez que el rubiecito revisaba minuciosamente sus deliciosos cuerpos, sintiendo cómo sus nalgas obtenían gradualmente más firmeza al igual que sus pechos y sus cinturas se hacían más estrechas al tiempo que sus sexys abdómenes se marcaban perfectamente. Sus brazos también dejaban ver poco a poco el aumento de la masa muscular resultado de su dedicado ejercicio.


    Para salir a abastecerse o cuando recibían visitas, las mamás-esclavas utilizaban vestidos holgados de manga larga y delantales largos para ocultar su cada vez más evidentes cambios físicos. Fuera de eso, cuando era posible y los gastos lo permitían, ambas mujeres compraban diversos conjuntos sugestivos solamente para el deleite de su amo. Su entrenamiento tanto físico como mental, se llevaban a cabo justo como el Arma Definitiva lo planeaba…


    Un día, el rubiecito y sus madres se encontraban en la sala de su casa, tomándose un descanso de sus respectivas actividades. Estaban sentados en uno de los amplios sillones de su sala, con Naruto entre sus mamás-esclavas, como siempre Kushina a la derecha y Konan a la izquierda. Se encontraban realizando una lista a conciencia de las mejores candidatas para ser esclavizadas por el clan. El rubio vestía un pijama holgado de color naranja, mientras que sus madres usaban pantalones muy cortos de mezclilla azul que resaltaban marcadamente sus traseros y tops abotonados de color blanco los cuales apenas podían contener sus turgentes pechos que dejaban descubiertos sus torneados vientres y sandalias Ninja de exagerados tacones.


    - Bueno hijo-amo, está Hinata Hyuga, que en su momento fue la princesa de su clan… Sin embargo, fue desterrada y actualmente es madre soltera- La pelirroja tomó la libreta frente a los tres y apuntó el nombre -Sus ojos, a pesar de todo, son de los más puros que pueden ofrecer los Hyuga-

    - Asimilar el Byakugan sería una gran ventaja para el clan- Complementó la peliazul reflexivamente, leyendo el nombre -Esa chica es de nuestra edad y es muy vulnerable psicológicamente, podrías apoderarte de ella con facilidad, hijo-amo…-

    - El problema es que tiene dos hijos, un niño y una niña- Kushina retomó la palabra con expresión analítica -Y ahora que lo pienso, uno de ellos, el niño, tiene un sospechoso parecido con Minato…-

    - ¿Insinúas que Minato cometió adulterio durante su matrimonio?- Preguntó expectante Konan

    - Es posible…- Replicó la madre biológica de Saikyou Buki -Minato fue demasiado permisivo y dócil durante nuestro matrimonio, algo bastante raro para las relaciones en estos tiempos, tal vez fue resultado de la culpa-

    - Puede que tengas razón…- Agregó la madre adoptiva de Naruto -Ahora que recuerdo, ese niño llamado Boruto se parece bastante a Minato-

    “Kushina habla de una posible infidelidad de Minato como si no significara nada para ella… Eso demuestra que la desvinculación afectiva de sus recuerdos ha sido un completo éxito” El chico esbozó una sonrisa perversa “Entonces todo parecer indicar que la metodología desarrollada para lavar cerebros durante el Proyecto Espiral es perfecta…” El Uzumaki adoptó una expresión seria y tomó la palabra -Aún así, todavía necesitamos infiltrar el alto mando de Konoha para encubrir nuestras actividades y obtener el financiamiento necesario para acelerar la conclusión de nuestra base de operaciones- Se introdujo a la plática con firmeza

    -Tienes razón como siempre, hijo-amo- Kushina le sonrió cálidamente

    - Así es- Konan replicó el gesto de la pelirroja -Tú decides qué haremos…-


    Naruto estaba por hablar cuando se escuchó la campana de la entrada de la casa…


    Los tres se voltearon a ver y de inmediato las mujeres adoptaron expresiones serias. Pronto, ambas comenzaron a caminar hacia la salida del inmueble. Cerca de la puerta que separaba la casa del patio, había un perchero en el cual colgaban aquellos vestidos holgados y sobrios que las dos se pusieron rápidamente para dirigirse a la entrada y atender el llamado.


    - Hola, chicas… ¿Cómo están?-

    - ¡Tsunade-sensei! ¡Cuánto tiempo sin verla!- Declaró la pelirroja con fingido entusiasmo, imitando a la Kushina original

    - Buenas tardes, Tsunade-sama- Saludó la peliazul con una respetuosa reverencia, replicando lo que la Konan original haría.


    La visitante era ni más ni menos que la famosa Sannin Tsunade…


    Una mujer rubia y voluptuosa de generosos pechos y robusto trasero que vestía una camisa gris de estilo kimono, sin mangas y bastante escotada, ceñida a su cuerpo gracias a una faja azul del mismo color de sus pantalones. Usaba sandalias con tacones altos, los cuales resaltaban su escultural figura.


    - ¿Qué la trae por aquí?- Preguntó la mujer de ojos amatista, curiosa

    - ¿Por qué no lo discutimos adentro?- Dijo la famosa Kunoichi médica, mirando de reojo a sus costados con sutil desconfianza

    - Como diga, Tsunade-sama- Contestó la fémina de ojos ámbar, apartándose para dejar pasar a la bella rubia.


    Tsunade ingresó al inmueble escoltada por las mamás-esclavas, quienes comenzaron a comérsela con la mirada. Veían cautivadas el contoneo de esas firmes nalgas con cada paso que daba. Por otra parte, la Sannin miraba con curiosidad el lugar, ya que después de salvarle la vida a Kushina tras el ataque del Kyuubi, se marchó de la aldea en compañía de su alumna predilecta, Shizune Kato. Cuando se fue, todavía estaban ubicadas en otro domicilio y por ello la nueva casa de los Uzumaki y la chica de Ame, le llamaba la atención.


    - ¿Y Shizune dónde está, Sensei?- La pelirroja dijo, mirando discretamente la estrecha cintura de su maestra

    - En un momento te explico…-


    La rubia finalmente entró a la casa después del breve recorrido del jardín y lo primero que vio fue al rubiecito sentado en el amplio sofá, sonriendo suavemente. El niño se veía simpático con aquellas marcas en sus mejillas y realmente se parecía a su padre con esos cabellos rubios, aunque las facciones de su rostro eran sumamente parecidas a las de su madre.


    Por otro lado, Naruto observó con marcada curiosidad a la Sannin. Sabía de quién se trataba mediante los recuerdos de Kushina, pero una cosa era saberlo y otra ver a tan espectacular mujer en vivo. Nieta de Mito Uzumaki, tenía ascendencia Uzumaki y esa era otra razón para asimilarla al clan, además de que seguramente ella sabría dónde estaba la tumba de su abuela, un secreto celosamente guardado por los altos mandos de Konoha…


    Ya la tenía en la mira para cazarla en el futuro, pero ahora se presentaba por sí misma en bandeja de plata. Y esa era una oportunidad que no iba a dejar escapar, ya que la mujer era famosa por irse de la aldea durante años sin decir siquiera a dónde se marchaba.


    - Buenos días- Saludó amable el rubiecito, al tiempo que guardaba discretamente la lista en la que estaban trabajando instantes antes

    - Vaya, la última vez que te vi eras un bebé…- La rubia se sentó junto al chico con curiosidad -¿Cómo has estado?-

    - ¿Quién es?- Naruto entró en su papel de niño de 5 años, mirando con fingida ingenuidad a la mujer

    - Ella es Tsunade-sensei, hijo- Kushina asumió su papel a la perfección -Es muy querida para mí y de hecho ya la conoces, pero sólo eras un pequeño bebé muy lindo cuando la viste por última vez-

    - Así es hijo- Konan agregó sonriente, respaldando a su compañera -Eso sin mencionar que es de las más fuertes Kunoichi del mundo, Tsunade-sama es una asombrosa mujer y Ninja-

    - ¿En serio?- Replicó sorprendido el niño -¡Vaya, usted es genial!-

    - Bueno, sólo un poco…- La renombrada Kunoichi se puso de buen humor con los halagos recibidos -Y hablando de otra cosa… ¿No creen que ya es hora de cenar?- La mujer murmuró cuando sintió a su estómago pedir alimento

    - ¡Ramen…!- Gritó con sincero entusiasmo el Arma Definitiva

    - ¡A cenar entonces!- Dijeron las amas de casa con gran sonrisa y perfecta sincronía.


    Eran los momentos en que Naruto podía dejar de verse a sí mismo como un ser concebido para vengar y reconstruir un clan casi muerto y ser un simple niño de 5 años. Las mamás, también podían asumir ese rol por un momento y descansar de su dedicada labor, aunque no les desagradara para nada ser las devotas y fieles esclavas del rubiecito.


    La mesa del comedor pronto estuvo lista y las tres féminas se dispusieron a comer con el pequeño, quien como siempre, se sentó flanqueado por sus mamás, mientras que la famosa Sannin se colocó al otro lado de la mesa para quedar frente a la familia.


    - Entonces díganos, Tsunade-sensei- Kushina dejó de comer por un momento para comenzar a hablar -¿Por qué vino de visita? ¿Sucede algo?-

    - Bueno…- La mujer dejó su deliciosa comida por un momento para dar respuesta a su alumna -Lo que pasa es que…- La rubia se mostró levemente avergonzada -Vine a esconderme un tiempo de los cobradores-

    - Ay Tsunade-sensei, usted no cambia…- La pelirroja negó con la cabeza mientras le limpiaba la boca a su amo devotamente con una servilleta

    - ¡No le veo lo malo!- Replicó la voluptuosa mujer, graciosamente enfadada

    - No se preocupe, Tsunade-sama- Konan dijo al tiempo que le daba de tomar de un vaso con agua a su dueño -Puede quedarse todo el tiempo que necesite-

    - Pues creo que te tomo la palabra, Konan- La rubia miraba curiosa el trato de las mujeres al chiquillo.


    Tsunade podía entender la devoción con la que ambas mujeres cuidaban al pequeño, ya que había llegado a sus vidas en medio de duras pérdidas afectivas: Minato para la Uzumaki, Nagato y Yahiko para la chica de Ame. Tal vez ambas veían al niño como el sucesor de los tres y por ello le mostraban tanto cariño, además de que se era dolorosamente parecido a él…


    Y mientras terminaban de comer y recoger la mesar, se puso a pensar, ya que guardaba un oscuro secreto que nadie sabía…


    Minato Namikaze era un huérfano que se convirtió en el Ninja más temido de Konoha durante la Tercera Guerra Ninja. Pero en realidad no era tan huérfano como la gente pensaba. La famosa Kunoichi tuvo como novio a un Ninja llamado Dan Katou durante el periodo previo a la Segunda Guerra Ninja y durante el conflicto su relación se hizo más profunda, la cual culminó en su embarazo en medio de la conflagración, periodo en que se dedicó mientras su abultado vientre se lo permitió, a entrenar a los Ninja médicos de Konoha.


    Fue la época más feliz de su vida, ya que tendría un hijo con el hombre que amaba y a pesar de su juventud, ya que su bebé nacería cuando ella ya tuviera 19 años, se sentía plena y realizada a pesar de encontrarse en medio de la guerra… Sin embargo, el destino fue cruel con ella y su amado murió durante una emboscada cerca de la aldea.


    Simplemente su vida dio un giro completo y con la pérdida de su ser más querido, todo dejó de importarle, incluso su otrora amado hijo. Tal vez por inmadura o por el trauma que le provocó la muerte de Dan, pero se sintió incapaz de lidiar con la responsabilidad de ser madre…


    Tomó la decisión de abandonar a ese bebé rubio como ella, apenas lo dio a luz, dejándolo en el orfanato de Konoha y haciendo ella misma su reporte médico, en el cual le informaba al mundo de que su hijo no había sobrevivido al parto, lo cual nadie cuestionó, puesto que todos sabían lo que había significado la muerte del padre para ella y nadie tuvo el valor de ahondar en el asunto.


    Cuando la guerra terminó, se abandonó a sí misma, cayendo en el alcoholismo durante años. Todo parecía indicar que terminaría sumamente mal...


    Sin embargo, su antigua cuñada, Shizuka Katou, se acercó a ella para pedirle prácticamente de rodillas que se encargara de su pequeña hija Shizune, ya que la hermana de su amado se encontraba terriblemente enferma debido a complicaciones producto de las numerosas heridas que recibió durante la guerra y la muerte de su hermano la hizo caer en un estado de depresión casi tan profundo como el de la Sannin misma…


    Y eso hizo reaccionar a Tsunade, ya que Shizune sería eventualmente la última familia de sangre que le quedaría a Dan, ya que él y Shizuka en su momento fueron un par de huérfanos refugiados de la Nación del Fuego que con el paso del tiempo convirtieron Konoha en su hogar. Entonces tomó la decisión de cumplir con la última voluntad de su cuñada…


    Irónicamente, Shizune tenía la misma edad de su hijo, a quien no se preocupó por ver después de abandonarlo. En ese momento pensó que lo mejor sería cuidar también de él, por lo que se decidió a recuperarlo del orfanato…


    Pero la realidad la golpeó nuevamente de frente.


    Tsunade organizó una prueba para los niños del orfanato con el pretexto de realizar una investigación para un proyecto secreto y como era heroína de guerra, nadie intentó siquiera cuestionar su planteamiento. Realmente consistió en realizar una entrevista a un grupo de treinta niños entre los cuales se aseguró de que su hijo, un pequeño rubio de 6 años que tenía su cabello alborotado del mismo color que ella y había heredado los intensos ojos azules de su padre, fuera el último. El reencuentro con el fruto del amor que sintió por Dan fue tal vez uno de los momentos más dolorosos de su vida…





    Tsunade se encontraba con el pequeño Minato en un cuarto que únicamente tenía las dos sillas sobre las que ambos estaban sentados y la mesa donde la rubia recargaba los codos ante la mirada expectante del chiquillo, quien estaba sumamente contento de tener tan cerca a la famosa Kunoichi en esa prueba. El niño estaba feliz al ser parte de una investigación que seguramente sería por el bien de la aldea.


    - Me dicen que tu nombre es Minato Namikaze…- Empezó expectante la mujer

    - Sí, es el nombre que me dio Nonou-san- Respondió sonriente el chico

    - Ya veo…- La Sannin adoptó una expresión pensativa -¿Y cómo te tratan aquí? ¿Comes bien? ¿Te cuidan adecuadamente?- Tsunade apenas pudo mantener oculta la ansiedad que tenía por saber cómo había vivido su hijo

    - ¡Sí!- Minato se mostró contento -Nonou-san se encarga de que no nos falte nada y es muy cariñosa con nosotros… Por ella es que me gustaría ser Ninja-

    - Hablando de eso, dicen los informes que ya asistes a la Academia Ninja- La mujer revisó el archivo con la información del chico

    - Sí, acabo de empezar y la verdad estoy muy feliz, porque el primer día de clases conocí a una niña muy bonita que se llama Kushina- El rubio hizo un puchero -Aunque creo que no le caigo bien… ¡Pero me ganaré su amor algún día!- Sonrió decidido

    - Verás que lo conseguirás, eres un niño muy guapo- La rubia animó a su hijo -Y…- Se puso nerviosa -En el informe también dice que no se sabe nada sobre tus padres…-


    La mujer tanteó con emoción, pensando ingenuamente que el niño desearía poder ver a sus padres y ella le confesaría su versión pensada durante días, en la cual le mentiría diciendo que había sido robado y ella pasó todo el tiempo tratando de encontrarlo para reunirse y ser una familia feliz. No debía enterarse de la verdad, por su propio bien.


    Sin embargo, la reacción del pequeño Minato no fue la esperada…


    El rubio ensombreció la mirada y entrecerró los ojos, dejando ver sentimientos oscuros evidentes. Incluso Tsunade se asustó levemente cuando percibió la oscuridad que aquellos orbes zafiro mostraron. Era evidente que al chico le desagradaba bastante hablar del tema. Con creciente temor, la mujer se dispuso a esperar la respuesta de su hijo al notar que no había señal alguna de añoranza o algo que le indicara que sería un buen momento para confesar todo el secreto.


    - Y no me interesa saberlo, Tsunade-sama…- El chico dejó en claro el resentimiento que sentía por sus progenitores con el tono severo que usó -Me abandonaron aquí porque no me querían- Apretó los dientes -Y yo sé que Nonou-san nos quiere a todos, pero no puedo evitar sentirme así- Lágrimas traicioneras comenzaron a escapar de su rostro para desconsuelo de su madre -Cuando terminan las clases y veo a todos irse con sus padres, no puedo evitar recordar que mis padres me dejaron a mi suerte…- El chico cerró los ojos con pesar -Y es por eso que quiero ser Hokage…- Sollozó antes de continuar -¡Yo no abandonaré a nadie así como ellos lo hicieron conmigo!- Apretó los puños -¡Ojalá que jamás los conozca porque los odio por haberme abandonado…!-


    Esas últimas palabras le rompieron el corazón a la bella mujer…


    Y sin poder ni querer evitarlo, se soltó a llorar también. Se abrazó a sí misma al darse cuenta de lo que su debilidad le había hecho a su hijo. Era un chico modelo en la escuela, amable con los demás y tenía la convicción de servir a su aldea, pero en ese momento fue evidente que tenía una faceta oscura, la cual estaba evidentemente ligada a su origen.


    - T-Tsunade-sama… ¿Se encuentra bien?-


    Minato recuperó la compostura cuando notó que la poderosa mujer se había soltado a llorar junto con él. Y en ese momento la admiró aún más, ya que creía que había sido empática con su dolor y se lo agradeció en el fondo de su corazón, sin saber las verdaderas razones del sufrimiento de la Sannin.


    - S-Sí…- Replicó todavía con la voz quebrada la mujer -Es que… Es que- Sentenció al olvido el deseo que tenía de recuperar a su hijo, por su propio bien -No puedo creer que exista gente que deje a su suerte a un niño tan especial como tú, Minato-kun- La mujer sonrió tristemente -No tiene caso que te preocupes por esas personas sin importancia, seguramente jamás tendrás que lidiar con esos cobardes…- Se recriminaba a sí misma por su error -Pero siempre puedes contar conmigo, nunca dudes en buscarme si necesitas ayuda-

    -Tsunade-sama…-


    Para sorpresa del pequeño, la mujer se puso de pie y se acercó a él para abrazarlo, atrapando su cabeza entre sus generosos pechos, provocando que el niño quedara bastante ruborizado mientras ella simplemente se regocijó en la sensación de abrazar a su hijo por primera vez desde que lo había dejado a su suerte a las puertas del orfanato.


    - Siempre que me necesites, no lo dudes nunca, estaré para ti- La hermosa rubia intensificó el abrazo -Siempre…-

    - Gracias…-





    A lo largo de la vida de su hijo, cumplió cabalmente con su palabra. Le enseñó bastante sobre Ninjutsu, Genjutsu y Taijutsu, además de que cuando se graduó y se convirtió en Genin, llegó al punto de seducir y entregarse a su amigo, el Gama-Sennin Jiraiya, solamente para que éste aceptara ser el Jounin Sensei del rubio. Que después el renombrado Ninja le tomara afecto por su parte al muchacho era punto y aparte…


    Ella estuvo cerca de él, teniendo el debido cuidado de evitar ser demasiado obvia de sus sentimientos y para todos los que los conocieron, era una relación donde la famosa Ninja cobijó a un huérfano que le había simpatizado cuando hizo un estudio en el orfanato de la aldea. Por eso ella misma entrenó a Kushina cuando supo que ella era el objeto del afecto de Minato, con el fin de ayudarle a su hijo para que la conquistara…


    - Esta será su habitación, Tsunade-sensei…- La pelirroja interrumpió los pensamientos de su maestra

    - Gracias, Kushina…- Sonrió suavemente la rubia

    - La dejo descansar entonces, me imagino que estará cansada por el viaje- La Uzumaki se retiró de la habitación tras hacer una respetuosa reverencia.


    Tsunade comenzó a ver el lugar, que tenía una cama, tocador con un espejo amplio y un escritorio. Se sentó al filo de la cama y sonrió con tristeza, pensando en que el pequeño e inocente Naruto era prácticamente el vivo retrato de su padre… Recordó el momento en que atendió a su alumna después del incidente del Kyuubi y ese pequeño bebé que tenía Kushina entre sus brazos era dolorosamente parecido al que ella había dejado a su suerte años atrás.


    Apenas estuvo segura de que su nuera sobreviviría a ese extraño incidente donde se liberó el Kyuubi de su interior, se marchó de Konoha sin mirar atrás. El rubiecito era tan dolorosamente parecido a su padre que ella simplemente no pudo soportarlo…


    Ciertamente había regresado a su hogar para darse un descanso de los cobradores que la buscaban por todo el dinero que debía de los préstamos que jamás pagaba. Pero también era verdad que deseaba ver a su querida alumna y sobre todo, a ese niño que era toda la familia de sangre que le quedaba…


    Y sin saberlo, esa fue su perdición.


    …​


    Tsunade estaba profundamente dormida, con una suave sonrisa en su rostro al sentirse cerca del hijo de su amado hijo. Quería conocerlo y ayudarle a su madre a cuidarlo para de alguna forma, aliviar la culpa por abandonar a Minato que jamás había podido superar. Además, podía intentar engañarse a sí misma porque fuera de las curiosas marcas parecidas a bigotes en el rostro de su nieto y las facciones heredadas de su madre, era como si su hijo hubiera reencarnado…


    Despertó somnolienta, cuando sintió algo frío en su cuello.


    - ¿Q-Qué sucede?- Murmuró, desconcertada

    - Hola, Tsunade-sama…-


    La mujer abrió los ojos de golpe para encontrarse con la imagen de su nieto sobre ella, con las rodillas sobre la cama y a ambos costados de su vientre. Desconcertada, buscó la mirada del muchacho, encontrándose sus bellos ojos almendra con los orbes carmesí del Arma Definitiva. La mujer se estremeció por aquella perturbadora visión y su mirada pronto dejó notar el desconcierto…


    - ¿Q-Qué…?- Susurró débilmente, sintiéndose caer en la influencia del Sharingan del rubiecito

    - No se preocupe, pronto recordará este momento con regocijo…- El siniestro niño sonrió en forma sutilmente perversa mientras chocaba sus manos delante de su rostro

    - ¿C-Cómo?- Apenas pudo esbozar con un hilo de voz

    - Pronto lo sabrá…- Murmuró el Onmyou Bunshin recién creado cerca de su oído

    - N-No…- Apenas pudo negar con la cabeza, invadida por el desconcierto.


    Entonces, antes de que su fuerza de voluntad mermara por completo y mientras sentía al rubio cerca de su cabeza tocar sus sienes, ladeó sus ojos levemente para reparar en la presencia de Kushina y Konan detrás del chico, rígidamente erguidas y con los brazos a los costados, con las miradas totalmente convertidas en el mismo Sharingan de tres aspas que estaba derribando las defensas de su consciencia para controlarla. Las mujeres vestían reveladores juegos de lencería blanca consistentes en finas medias sujetadas con ligueros, delgadas bragas y reveladores sujetadores de encaje que dejaban ver sus nuevas y trabajadas anatomías…


    Luchaba ferozmente por mantener el control de su cerebro solamente con su fuerza de voluntad, al sentir que no era capaz de controlar su propio Chakra y usarlo para superar el asalto. Hizo todo lo que pudo, pero pronto su fuerza de voluntad mermó debido a la gran fuerza que tenían los ojos de su nieto así como al poder ejercido directamente sobre su cabeza por el otro rubio y su mente después de algunos minutos fue totalmente invadida y conquistada, dejándolo ver en su mirada, que terminó por nublarse y los orbes castaños pronto replicaron los del Arma Definitiva.


    - Finalmente, la hermosa y valiosa Tsunade está en mi poder…- Murmuró triunfante cuando la bella fémina dejó de resistirse.


    El rostro de la hermosa rubia poco a poco fue perdiendo expresividad para quedar con un rostro neutro y el Sharingan reflejado en sus ojos. Naruto afiló más su sonrisa al saber exitoso su ataque sorpresa contra la poderosa Kunoichi, ya que en un combate de frente, él todavía no tenía la capacidad para enfrentarla y sus madres eran más débiles que la Sannin, así que debía aprovechar la oportunidad…


    Y lo hizo.


    Ciertamente, Tsunade era un blanco demasiado valioso debido a que a pesar de ser en forma diluida, tenía sangre tanto Uzumaki como Senju y también poseía un conocimiento médico muy avanzado. Su fama no era simple palabrería, ya que a través de los recuerdos de su esclava pelirroja, Saikyou Buki pudo ver a detalle varias de las hazañas médicas de la rubia durante su plenitud. Y toda esa capacidad ahora estaba a su disposición.


    Celebrando su triunfo, comenzó a amasar los generosos pechos de su futura esclava mientras pensaba en las atractivas posibilidades para el futuro…


    …​


    Notas


    Sobre las edades, al momento Kushina y Konan, así como las personas de su mismo rango de edad tienen 27 años, lo cual significa que Naruto nació cuando ambas tenían 22 años. Tomé como base para este dato la edad de Konan durante Naruto Shippuden, siendo la que en teoría sería la más joven de las dos. En cuanto a Tsunade, ella tiene al momento 43 años y para respetar su edad en el canon cuando se encuentra con Naruto (51 años), hice las cuentas pertinentes, dando el resultado de que en el escenario planteado en que ella es la madre de Minato y abuela de Naruto, tuvo al rubio Namikaze a la edad de 19 años.


    Pues como se ha dicho, Naruto es muy joven todavía para consolidar la posesión total de sus esclavas (sexo) y pues simplemente escribiré lime sumamente ligero hasta que cumpla cierta edad en el fic para comenzar con el lemon como tal. Además, he decidido que debido a su edad, ser niño es un gran disfraz para mantener el elemento sorpresa como fue en el caso con la Sannin, ya que como fue evidente, nadie se espera un ataque así por parte de un niño.


    En otro asunto, el físico que Kushina y Konan van formándose para cumplir con los deseos de Naruto va en dirección de obtener los cuerpos característicos de las mujeres fitness, en un caso muy concreto, de la bella modelo Michelle Lewin.


    Tomo términos usados en fics escritos por Luomcapi_sensei, un gran amigo también involucrado en los fics de Naruto con el concepto de Control Mental, si bien él tiene más experiencias que yo en estos menesteres y en parte, me baso en sus obras para guiar el fic, como en el asunto del condicionamiento de las esclavas así como la forma como Kushina y Konan llaman a su amado rubiecito: hijo-amo. Eso también será para los conceptos similares.


    Hablando ya del AU, como ya se bosquejó, Hinata y otras Kunoichi, tendrán edades diferentes a las del canon, siendo la Hyuga contemporánea de Kushina y Konan, además del turbio asunto de que era fue amante de Minato, asunto que abordaré en el siguiente capítulo. El motivo de esto, es que si bien me agrada bastante la Hinata del rango de edad de Naruto en Shippuden, la Hinata MILF del Gaiden también es bastante hermosa y al final me decidí por esta última, además de que esto permite jugar con más factores en relación al fic, como el asunto de que Boruto y Himawari fueron producto de un nacimiento de mellizos y tienen por ende, la misma edad.


    Fue por ese tipo de decisiones en relación al desarrollo de la historia que me costó algo escribir el capítulo y también el comienzo del adiestramiento de Kushina y Konan, llegando a reescribir esa parte en varias ocasiones.
     
  12. Neroangelo56

    Neroangelo56 Invitado

    Calificaciones:
    +0
    esta genial te felicito cuando actualizas
     
  13. minatokyubi

    minatokyubi

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    145
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +37
    muy bueno el fic
     
  14. Dark naruto rikudo sennin

    Dark naruto rikudo sennin

    Registrado:
    15 Mar 2016
    Mensajes:
    14
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +5
    Continuala esta súper chingooooon
     
  15. Shurick

    Shurick

    Registrado:
    10 Ene 2017
    Mensajes:
    6
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +0
    Continuala porfaa
     
  16. Autor
    Juggler

    Juggler

    Registrado:
    21 Jul 2010
    Mensajes:
    87
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +41
    Saludos.

    Primero que nada, me disculpo por no actualizar seguido. Espero ponerme al corriente en cuanto al fic se refiere. Sin más, dejo el siguiente capítulo:



    Uzumaki’s Strongest Weapon




    - Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
    "Bah, que tontería" (Personaje pensando)


    (Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


    Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.

    Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…


    Capítulo 3: Aprendizaje.


    - Shizune se encuentra ahora en la Nación de las Aguas Termales, tomamos caminos distintos para perder a los cobradores y quedamos en reunirnos aquí dentro de 3 semanas…-

    Tsunade se encontraba sentada en una silla del comedor, frente a Naruto. Su mirada opaca, con los ojos bien abiertos y las pupilas dilatadas, eran evidentes señales de que se encontraba totalmente bajo su poder. Vestía el mismo conjunto de lencería que Kushina y Konan, quienes detrás de su hijo-amo, miraban con perversas sonrisas a la indefensa rubia. Tras la Sannin, una réplica del rubiecito manipulaba con total impunidad los recuerdos de la voluptuosa mujer usando el poder Yamanaka.

    - Muy bien…- El Arma Definitiva sonrió ante la posibilidad de controlar también a la otra famosa Ninja Médico
    - Oye- El original volteó a ver a su réplica -Encontré algo muy interesante en la mente de esta zorra…-
    - ¿Qué es?-

    El Onmyou Bunshin simplemente activó su Sharingan para meter al original en un Genjutsu y así ahorrarse la explicación. Naruto entonces pudo ver la historia de Tsunade y Minato con la misma claridad con la que recordaba la voluptuosa rubia. Se enteró de todo, desde la historia melosa de la Sannin y el tal Dan, así como el producto de su amor, la terrible depresión que sufrió con la muerte del Katou, que la orilló a abandonar a su hijo recién nacido y sobre todo, la filiación con Minato…

    Los más profundos secretos de la renombrada Kunoichi quedaron revelados sin que intentara siquiera defenderse. Estando totalmente a merced del rubio, no tenía alternativa alguna.

    - Vaya, qué interesante- Murmuró el Uzumaki original, saliendo del Genjutsu -Así que eres ni más ni menos que mi abuela…- Recorrió suavemente con las yemas de sus dedos la bella cara de la Sannin -Entonces quiero ver tu verdadera forma, ponte de pie y libera tu Jutsu…-

    La mujer obedeció al instante. Se puso de pie y realizó un sello de manos delante de su rostro, transformándose gradualmente en una mujer anciana levemente encorvada de tez bronceada por el paso del tiempo y considerablemente arrugada. Si bien mantenía sus generosas proporciones corporales, el paso del tiempo mostraba sus pechos y nalgas caídas. Su figura también se hizo levemente más robusta, por la pérdida de elasticidad de su piel.

    - Sabía que escondía su apariencia, pero no imaginé que estuviera tan envejecida- El rubio miraba reflexivo a la indefensa mujer mayor
    - Tsunade a lo largo del tiempo ha usado variado Ninjutsu Médico que debido a su complejidad, ha acortado su vida- Replicó la pelirroja, adoptando una expresión seria
    - Ciertamente… Según mis cuentas, Tsunade no tiene ni siquiera 50 años y su apariencia es de una mujer con no menos de 60- Agregó analítica la peliazul
    - Eso es cierto- El chico cerró los ojos suavemente -Escuchen, mamás-esclavas…-
    - ¡A la orden, hijo-amo!- Ambas mujeres adoptaron rígida postura militar para contestar en perfecta coordinación
    - Necesito que se preparen para que salgan de inmediato y traigan a la brevedad a una mujer de la misma edad de ustedes dos- Declaró firme el Arma Definitiva, maravillando a las esclavas por su tono autoritario
    - Como tú ordenes…- Dijeron al mismo para desaparecer en nubes de humo simultáneas
    - Je, je, je…- El chico sonrió suavemente, sin abrir los ojos -Cuando termine contigo y con ellas, serán las esclavas más perfectas…-

    Ante la total falta de reacción de su abuela ante esas palabras, el rubio comenzó a reírse con siniestras carcajadas.


    Rukia Abarai, de cabello negro encima de los hombros y un mechón de cabello a la mitad del rostro, era una Kunoichi de reconocida habilidad con la espada. Le gustaba pasear de noche cuando el cielo estaba despejado para mirar las estrellas en el firmamento. Caminaba por las calles de una Konoha ya casi sin luces encendidas en las casas siendo poco más de media noche, sin saber realmente que estaba siendo observada por dos sombras ocultas en la copa de un árbol cercano…

    Kushina y Konan observaban detenidamente a su blanco, que tenía los mismos 27 años de ambas. Vestían trajes negros sumamente ajustados que dejaban ver sus trabajadas anatomías y usaban sobre sus rostros velos negros que sólo permitían ver sus ojos. Usaban botas Ninja a los muslos y complementaban su atuendo con guantes oscuros también. Tenían en sus antebrazos y espinillas protecciones de metal, además de fajas rojas amarradas a sus cinturas.

    - Rukia fue mi compañera durante la academia, tiene nuestra edad…- Murmuró la pelirroja en el oído de la peliazul
    - Es perfecta entonces, justo lo que nos pidió nuestro hijo-amo- Replicó con el mismo sigilo la mujer de Ame
    - Vamos…-

    La Kunoichi caminaba ajena al peligro que la acechaba, encandilada por la maravillosa visión de la vía láctea plenamente visible en el firmamento. Sabía que su costumbre era rara, pero no podía evitarlo porque le cautivaban las estrellas desde que era pequeña y simplemente no podía ni quería evitarlo…

    Súbitamente sintió cómo una especie de papel impregnado con cloroformo se pegó a su rostro. Intentó despegarlo, pero pronto varios trozos de papel más se encimaron al primero y la sustancia hacía efecto para adormecerla. Mientras hacía uso de su fuerza de voluntad para no perder el conocimiento, más pedazos de papel comenzaron a invadir su cara, cubriéndole los ojos para que tampoco pudiera ver a su atacante.

    Antes de perder el conocimiento, Rukia Abarai pudo sentir cómo sus brazos eran atados a su cuerpo violentamente por una cadena de metal y lo último que percibió antes de perder el conocimiento fue la sensación de un violento jalón hacia su espalda…



    El rubio miraba fríamente a sus dos más fieles siervas frente a él, con la cabeza gacha y mirando el suelo. Sus rodillas izquierdas posadas en el suelo y las derechas siendo usadas para recargar sus brazos del mismo costado. Delante de las dos bellas Kunoichi se encontraba aquella mujer de uniforme Jounin, inconsciente y con varias hojas de papel pegadas a su rostro para que el efecto de la sustancia se mantuviera.

    - Bien hecho, esclavas- Musitó con frialdad el niño, provocándole un escozor en la entrepierna a sus madres por el imponente tono de voz que usó
    - Gracias, hijo-amo…- Ambas sonrieron con oscura satisfacción
    - Ahora tráiganla, vamos a terminar de crear a su nueva compañera…-

    El rubiecito dio media vuelta en dirección al interior de su base y las mujeres de inmediato se pusieron de pie para cargar sin delicadeza alguna a su inconsciente víctima, Konan de los hombros y Kushina de las piernas.

    Rápidamente alcanzaron a su dueño en su camino para llegar a una de las tantas salas creadas por el Arma Definitiva, en la cual se encontraba la anciana Tsunade parada en aquella posición rígida señal de un control total sobre su mente sin albedrío alguno. Debajo de ella se encontraba un espiral con el vórtice hacia el interior, dibujado con sangre, rodeado de un círculo pintado también con el líquido vital y ella estaba exactamente al centro de ese trazo. Frente al primer trazado, había un segundo bosquejo idéntico al primero, exceptuando que la espiral estaba en sentido contrario. Ambos dibujos estaban unidos mediante una detallada cadena de grecas estilizadas.

    - Dejen a la mujer sobre el espiral libre- Naruto miró serio a sus madres
    - A la orden- Las dos obedecieron al instante, acercándose al área y dejando caer sin delicadeza alguna a Rukia
    - Ahora, aléjense un poco… No quiero que vayan a salir afectadas-

    Las dos Kunoichi miraban curiosas lo que estaba pasando y pronto la Uzumaki se dio cuenta de que se trataba de Shikijutsu (Técnica Ritual), un arte que era realmente un tabú para el clan original. Dicho arte consistía en una versión avanzada de Fuinjutsu que involucraba personas ya fuera como objetivo o como material para su realización y tenía efectos sorprendentes…

    - ¿Es un Shikijutsu?- Preguntó curiosa la pelirroja
    - Exactamente- Replicó al instante el Arma Definitiva -Para ser específico, es el Toshikoukan no Shikijutsu (Técnica Ritual de Intercambio de Edad)-
    - ¿Toshikoukan no Shikijutsu?- Repitió la peliazul con curiosidad
    - Así es- Respondió la Uzumaki -Nuestro hijo-amo usará esos trazos de sangre como un enlace sobrenatural para intercambiar la edad de Rukia con la de Tsunade-
    - Ahora entiendo- La mujer de Ame reflexionó -Nuestro hijo-amo es asombroso…-

    Por el conocimiento a su disposición, el rubio sabía que se trataba de un Jutsu herético y satanizado. Para los Uzumaki, cuya longevidad era harto reconocida, era una aberración el robarle los años de vida, literalmente, a otra persona. Sin embargo, durante la gestación del Proyecto Espiral, muchos tabús que tenían los Uzumaki se vieron superados por la desesperación y más que otra cosa, por el deseo de justicia y venganza contra sus enemigos.

    - Aléjense, no quiero que les ocurra nada- Volteó a ver a sus madres-esclavas con honesta preocupación
    - Como digas…-

    Con reticencia, las dos féminas se apartaron al tiempo que Saikyou Buki se colocó justo al centro de las grecas, equidistante a Rukia y Tsunade, con la secuestrada a la derecha y la Sanin a la izquierda, listo para iniciar con el ritual… Se vio rodeado de sutil Chakra azul, el cual comenzó a reaccionar con la sangre, dando inicio a una resonancia visible de Chakra azulado. Luego, Naruto realizó una lenta y metódica secuencia de sellos de mano usando los doce y finalmente, ya rodeado de ese celeste brillo llameante, posó sus manos en las grecas.

    - ¡Toshikoukan no Jutsu!- Gritó con todas sus fuerzas el rubiecito.

    El Chakra en su cuerpo, pronto se hizo uno con el de los trazos y rápidamente se extendió por todo el bosquejo ante la expectación de las madres-esclavas. El ardiente Chakra pronto rodeó a la inmóvil Sannin y la Kunoichi Médico… Fue entonces que la metamorfosis empezó: poco a poco la tez de la rubia se fue aclarando lentamente, mientras que la estatura de la inconsciente Abarai empezó a disminuir levemente. Por el contrario, la arrugada piel de la mujer Senju y Uzumaki comenzó a volverse tersa y elástica, justo como la tenía durante su transformación.

    - ¡Mira, está funcionando!- Konan estaba realmente sorprendida por el rejuvenecimiento que estaba experimentando la abuela de Naruto
    - Sí, también lo está haciendo con Rukia…- Kushina miró indiferente a la perjudicada del Jutsu.

    Por el contrario a la maestra de la Uzumaki, la mujer de cabello negro se iba encorvando lentamente, su anatomía poco a poco perdía firmeza e incluso su cabellera gradualmente se iba tornando canosa. La piel que sus ropas dejaban ver mostraba la presencia de arrugas, cuya cantidad aumentaba progresivamente.

    El proceso duró bastante tiempo, cerca de media hora y no termino hasta que la hermosa Tsunade recuperó toda la belleza de ese periodo de su vida. Su mirada inexpresiva era notoriamente más sexy a través de su fresco rostro renovado.

    - ¡Hijo-amo…!-

    Las dos mujeres corrieron preocupadas hacia el Arma Definitiva al ver que se dejaba caer al suelo, logrando sostenerlo antes de que se hiciera daño. Le ayudaron a reincorporarse para que viera el resultado de su Jutsu y así lo hizo, sonriendo con expresión cansada al saber dueño de aquella voluptuosa e inmóvil hembra que simplemente esperaba órdenes para obedecer.

    - ¿Estás bien?- Kushina se mostró angustiada por el estado del chico
    - Sí… Una noche de sueño para robarle Chakra al Kyuubi y estaré como nuevo…- Replicó Naruto débilmente
    - Entonces… ¿Qué hacemos con Rukia?- Preguntó Konan con expectación
    - Desaparézcanla, estoy cansando y sólo quiero descansar- El Arma Definitiva sentenció con firmeza
    - Como digas…- Ambas mujeres asintieron conjuntamente
    - Y en cuanto a ti- El rubiecito volteó a ver a su nueva adquisición -Ven, quiero que duermas conmigo…-

    La voluptuosa rubia no dijo nada, simplemente sus ojos brillaron fugazmente de tono carmesí y comenzó a caminar en dirección a su amo silenciosamente, extendiendo sus brazos. Kushina y Konan entendieron y cumpliendo los deseos de Naruto, se lo dejaron a la mujer, quien lo cagó cuidadosamente mientras ellas se dirigían a la inconsciente víctima y la cargaban burdamente.

    - Lo importante es deshacernos de esta mujer lo más pronto posible- El Uzumaki ordenó al ver la preocupación de sus esclavas por él -Y no dejen huella alguna-
    - Como digas- Asintió Kushina
    - No tardaremos- Complementó Konan
    - No se preocupen, la abuela-esclava cuidará de mí- El chico sonrió suavemente, contento por ver la devoción que sus madres le tenían -Ahora vayan y regresan para dormir, mañana será un día agitado…-
    - Entendido- Ambas féminas asintieron al mismo tiempo.

    Las dos mujeres desaparecieron en nubes de humo, dejando a los rubios solos. Naruto de inmediato enfocó sus ojos en los de Tsunade, transformándolos en el Sharingan rápidamente. Los orbes marrones pronto replicaron el ojo de los Uchiha y su lavado de cerebro dio comienzo.

    - Vamos a mi habitación a dormir, abuela-esclava…- Murmuró sonriente el pequeño niño
    - Sí, nieto-amo…- Contestó con tono mecánico la Sannin.


    Kushina y Konan llegaron a un impresionante y hondo cañón ubicado a un par de kilómetros de la aldea, con la todavía incapacitada Rukia en brazos e inconsciente. La bajaron con cuidado para que no despertara y pronto la pelirroja hizo uso de su Kinton Ninjutsu para encadenarla totalmente. Los papeles de la peliazul pronto cubrieron todo su cuerpo con una gruesa cobertura.

    - ¿Crees que sea suficiente?- Preguntó la mujer de Ame
    - Sí, además nadie la va a buscar al fondo del cañón…- Respondió seria la Uzumaki
    - Muy bien, entonces vamos a lanzarla…-

    Sin misericordia alguna, patearon con perfecta coordinación a la indefensa mujer, quien cayó en silencio al oscuro fondo del cañón, el cual debido a su modelado por el agua que escurría de las orillas, parecía una siniestra dentadura de afilados colmillos…


    Un nuevo día comenzaba en la casa Uzumaki. Y Naruto estaba contento, puesto que debajo de él, la hermosa Tsunade dormía profundamente, totalmente bajo su control. A diferencia de su madres, con su abuela no había profundizado su dominio y era poco más que una muñeca sin voluntad, debido a que había quedado agotado tras regresarle la juventud a la mujer.

    Pero esas prominentes curvas a su máximo esplendor bien valían la pena. Además, nada mejor que células jóvenes para trabajar cómodamente con la genética de la Sannin. Otro factor a considerar era que su rendimiento sería aún mejor al no tener que mantener una transformación continua para ocultar su vejez. En resumen, el haber rejuvenecido a la voluptuosa rubia era una perfecta decisión.

    El Arma Definitiva se cruzó de brazos para reflexionar sobre sus siguientes movimientos, recostado sobre su marioneta y sumamente cómodo con la cabeza entre aquellos turgentes pechos. Para cualquiera en su posición, el siguiente movimiento era evidente: esperar a que se cumpliera el plazo indicado para esperar a la tía Shizune y apoderarse de ella también, ya que después de su abuela, la última de los Katou era la mejor Kunoichi Médico del mundo y sería una incorporación sumamente provechosa para el clan.

    Eso lo pensaría después…

    De momento tenía que apoderarse por completo de su abuela y transformar su mente a la de una esclava ideal. Inmediatamente se levantó, fastidiado por no seguir en tan cómoda posición, creando un nuevo Onmyou Bunshin para asaltar su mente y repetir el mismo proceso que había ejecutado previamente en sus madres. La réplica pronto se posó frente a su cabeza y colocó sus manos en la conocida posición del Shihai Kioku para desvincularla afectivamente de sus recuerdos.

    - Despierta- Ordenó firme el rubiecito y su abuela obedeció inmediatamente, abriendo los ojos de forma súbita.

    Inmediatamente atrapó los ojos inexpresivos y de pupila dilatada con su Sharingan, al tiempo que de su mano derecha surgió una cadena de Chakra Kinton que ató el cuello de la rubia para luego convertirse en un collar de metal idéntico a los de las mamás-esclavas.

    - Las palabras que estoy a punto de decir quedarán ancladas en lo más profundo de tu mente eternamente y siempre crearás que son ideas propias e incuestionables junto con tus compañeras… Repetirás todo lo que diré, sabiendo que tú eres la afectada…- Endureció su tono de voz para imponerse a la afamada Kunoichi -Tú eres una esclava fiel y devota del Clan Uzumaki…-
    - Yo soy una esclava fiel y devota del Clan Uzumaki…- Replicó Tsunade apenas terminó su amo de hablar
    - Naciste para ser la más sumisa y obediente esclava de tu amo, Naruto- El proceso era básicamente el mismo que con sus madres esclavas -Estás perdidamente enamorada de Naruto y solamente vives para complacerlo y ayudarlo en su misión en aras de reconstruir al Clan Uzumaki…-
    - Nací para ser la más sumisa y obediente esclava de mi amo, Naruto… Estoy perdidamente enamorada de Naruto y solamente vivo para complacerlo y ayudarlo en su misión en aras de reconstruir al Clan Uzumaki…- Declaró Tsunade mientras el Onmyou Bunshin iniciaba la manipulación descarada de sus recuerdos
    - Naruto te resulta irresistible y serás incapaz de negarte a sus deseos y órdenes, él es el dueño absoluto de tu voluntad…- Incapaz de contenerse, el rubiecito empezó a manosear las tetas de su esclava -Estás total e irremediablemente enamorada de Naruto…-
    - Naruto me resulta irresistible y seré incapaz de negarme a sus deseos y órdenes, él es el dueño absoluto de mi voluntad…- La mujer se mantenía inexpresiva a pesar del descarado magreo de su nieto -Estoy total e irremediablemente enamorada de Naruto…-
    - Naruto es el dueño de tu cuerpo, tu mente y tu alma… Eso te hace ser totalmente feliz, ya que tu único propósito en la vida es obedecerlo y complacerlo…-
    - Naruto es el dueño de mi cuerpo, mi mente y mi alma… Eso me hace ser totalmente feliz, ya que mi único propósito en la vida es obedecerlo y complacerlo…-

    Básicamente eran las mismas directrices que usó en sus madres. Totalmente satisfecho con sus primeras esclavas, el Arma Definitiva quería el mismo resultado con su hermosa abuela y con un perverso razonamiento, le daría también la oportunidad de reivindicarse por haber abandonado a su hijo siendo una esclava totalmente dedicada a satisfacer hasta en lo más mínimo a su nieto…

    Ella también tendría un estatus especial dentro del futuro clan, como una esclava prominente apenas debajo de sus madres-esclavas, sería la tercera en la jerarquía de los renacidos Uzumaki.

    - También te sentirás irremediablemente atraída por las mujeres más atractivas, voluptuosas y fuertes… Desearás cautivarlas para que tu amo las convierta en esclavas fieles y devotas como tú… Obedientes y sumisas al Clan Uzumaki y sobre todo, a Naruto, tu absoluto amo…-
    - También me sentiré irremediablemente atraída por las mujeres más atractivas, voluptuosas y fuertes… Desearé cautivarlas para que mi amo las convierta en esclavas fieles y devotas como yo… Obedientes y sumisas al Clan Uzumaki y sobre todo, a Naruto, mi absoluto amo…-
    - Serás totalmente sumisa y obediente con tu amo así como dominante y autoritaria con las demás esclavas del clan junto a tus compañeras… Disfrutarás tu poder sobre ellas-
    - Seré totalmente sumisa y obediente con mi amo así como dominante y autoritaria con las demás esclavas del clan junto a mis compañeras… Disfrutaré mi poder sobre ellas-
    - La obediencia es placer…- Naruto decidió encerrar a su abuela en el mismo círculo vicioso que a sus madres
    - La obediencia es placer…- Repitió mecánicamente la Sannin, sellando su destino de sumisión y obediencia.

    Mientras el rubio original iniciaba con el largo proceso tras las órdenes elementales implantadas en el subconsciente de su esclava, la réplica se encargaba de manipular sus recuerdos a consciencia para de paso desvincularla afectivamente de ellos, para que fueran una fuente de información no muy diferente a un libro, al igual que con Kushina y Konan.

    La idea del Arma Definitiva era tener como sus colaboradoras cercanas a sus madres y a su abuela, las cuales serían especiales entre sus esclavas al tener un libre albedrío parcial, dirigidos por el afecto que las tres sentían hacia él. En el caso de Tsunade, poco a poco, modificaba sus memorias para reorientar los sentimientos de amor y culpa que tenía por Minato para que estuvieran enfocados hacia él.

    Trabajó durante horas la mente de la Sannin para dejarla justo como él deseaba…


    Naruto se encontraba delante de sus tres esclavas, las cuales estaban rígidamente erguidas frente a él con suaves sonrisas y miradas ansiosas…

    El trío lucía la misma vestimenta, consistente en cortos pantalones de mezclilla que más parecían bragas, los cuales dejaban ver buena parte de sus prominentes nalgas y se metían en sus muslos, así como sencillos tops negros que apenas podían contener sus generosas tetas. Calzaban sandalias Ninja cortas y de generoso tacón y plataforma, cuya altura fácilmente superaban los 15 centímetros que les resaltaban las piernas y les levantan sus traseros dándoles aspectos eróticos capaces de incitar al deseo a cualquier hombre.

    - Muy bien, esclavas…- El Arma Definitiva sonrió con deleite al saberse dueño de esas obras de arte de carne y hueso -¡Prepárense!-

    Las tres mujeres se recostaron en el suelo y posaron sus manos en sus nucas con una coordinación que parecía delicadamente ensayada, para comenzar con su rutina de abdominales. Felices, sólo esperaban la autorización de su señor para empezar.

    - Ahora van a repetir todo lo que les diga, adaptándolo como si lo dijeran ustedes, quedará grabado por siempre en lo más profundo de sus mentes y lo harán sin interrumpir su rutina de ejercicio…- El rubiecito sonrió amable - ¿Han entendido?-
    - ¡Entendido!- Replicaron las tres, ansiosas y entusiasmadas
    - ¡Muy bien, empiecen!- Las féminas comenzaron de inmediato con el vaivén de las abdominales -¡Naruto es tu amo…!- Gritó alegre el Uzumaki
    - ¡Naruto es mi amo!- Recitaron con la misma felicidad las esclavas, sin dejar su labor
    - ¡Naruto es sexy y atractivo…!-
    - ¡Naruto es sexy y atractivo…!-
    - ¡Eres una zorra…!- Saikyou Buki se notaba sumamente contento por cómo se iba desarrollando el condicionamiento de sus esclavas
    - ¡Soy una zorra!- Dijeron las féminas mientras su respiración comenzaba a agitarse
    - ¡Te gusta ser dominada por Naruto…!-
    - ¡Me gusta ser dominada por Naruto…!-
    - ¡Te gusta dominar a otras esclavas…!-
    - ¡Me gusta dominar a otras esclavas…!-
    - ¡Naruto te pone caliente…!- El Arma Definitiva observó a sus esclavas comenzar a ruborizarse con esa orden
    - ¡Naruto me pone caliente…!- Las hembras se mostraron ansiosas, sin dejar de ejercitarse
    - ¡El cuerpo de Naruto es perfecto e irresistible…!-
    - ¡El cuerpo de Naruto es perfecto e irresistible…!-
    - ¡Eres una zorra sumisa, caliente y descerebrada…!- El rubiecito sonrió al ver cómo la excitación de sus hembras se incrementaba frase a frase
    - ¡Soy una zorra sumisa, caliente y descerebrada…!- Los pezones de las tres comenzaron a resaltarse en sus ropas
    - ¡Eres propiedad de Naruto…!-
    - ¡Soy propiedad de Naruto…!-

    El condicionamiento duró por horas…

    Las tres mujeres pasaron por todos los aparatos del gimnasio mientras repetían esas frases una y otra vez. Naruto realmente se esforzó por terminar de pulir sus mentes para cuando llegara el momento, empezara la reconstrucción que tenía pensada para los nuevos Uzumaki…

    Posesivo con sus madres y ahora con su abuela también debido a su personalidad como niño antes de que se le fuera revelada la verdad, iba a convertirse en el único varón del clan para asegurar la evolución generación tras generación de Uzumaki conforme sus descendientes se acercaran genéticamente a él.

    Sin embargo, el pensamiento de que fuera del libre albedrío parcial de sus madres y su abuela, sería una vida solitaria, se arraigó en su mente…

    Y entonces tuvo una idea.


    Kushina, Konan y Tsunade se encontraban profundamente dormidas en una fuente subterránea ubicada en una de las tantas habitaciones subterráneas de la base. Sus cabezas recargadas en la orilla, eran lo único que sobresalía del agua. El resto de sus cuerpos se encontraban sumergidos en el líquido, que estaba combinado con un extracto obtenido de varias de las hierbas sembradas en secreto que tenía el efecto de suavizar las pieles de las mujeres al tiempo que le proporcionaban un delicioso aroma corporal, además de agrandar el tamaño de sus pechos y sus glúteos. Utilizaba ese extracto para compensar la pérdida de grasa que tenían durante su acondicionamiento físico y que sus deliciosas curvas no perdieran su atractivo volumen sin que necesariamente fueran aumentadas como tal.

    Naruto, de pie, miraba indiferente el merecido descanso de sus esclavas tras su agotador condicionamiento, mientras pensaba en uno de los pocos Shikijutsu Uzumaki que no era como tal una atrocidad contra las leyes naturales.

    Bunkatsu Touchi no Shikijutsu (Técnica Ritual Divide y Vencerás)…

    Era un Shikijutsu sumamente particular, que tenía la facultad de dividir una entidad en dos, que aunque parecieran distintas, tendrían una unión que todavía no podía explicarse. Pero al final del día, como tal era un división. El rubiecito entonces se sentó en el frío suelo en postura de meditación y buscar una solución, ya que utilizar ese Kinjutsu tendría bastantes consecuencias.

    ¿Realmente iba a estar solo? Sus esclavas eran incondicionales a él, porque así estaban condicionadas sus mentes, aunque dentro de ese adoctrinamiento estuviera incluido su amor natural de madres y abuela respectivamente… Pero al final, no eran cien por ciento libres de elegir.

    ¿Aliados? Fuera del clan, definitivamente no. Konoha fue aliada de Uzushio y en su momento, su fuerza Ninja fue la punta de lanza de la Operación Vertical. Desconocía, por obvias razones, el desarrollo real de la batalla, pero siendo que los Shinobi y Kunoichi de Konoha tenían la mayor parte de la información de inteligencia, era evidente que ellos fueron los que dirigieron las fuerzas conjuntas de las Cinco Grandes Aldeas. Lo ideal sería condicionar a todas sus esclavas así como lo estaba haciendo con Kushina, Konan y Tsunade, pero conllevaría bastante trabajo como para hacerlo solo…

    “Nuevamente está ese problema…” Fue entonces que el Arma Definitiva se dio cuenta de que realmente necesitaba ayuda “Sin embargo, debo planear bien mis movimientos para evitar que esto sea contraproducente…” Endureció la mirada “Urge infiltrar el alto mando de la aldea, inmediatamente…”


    - Si realmente queremos infiltrar a los líderes de la aldea, hay una opción…- Murmuró la voluptuosa rubia.

    Naruto y sus esclavas tenían una reunión de estrategia para planear detalladamente sus próximos movimientos. Se encontraban en otra habitación subterránea, la cual estaba acondicionada como una sala de espera. Las tres mujeres, desnudas, mimaban a su amo, Kushina a la derecha, Konan a la izquierda y Tsunade detrás de él.

    - ¿A qué te refieres?- Preguntó serio Saikyou Buki, con la mirada puesta al frente
    - Está la anciana Koharu Utatane- Replicó reflexiva la Sannin, mientras masajeaba los hombros de su señor con los pechos
    - No lo creo…- Kushina restregaba sus senos en el brazo de su hijo -Yo no contaba con la vieja por la falta de cercanía y antes de ser tu esclava, discutía bastante con ella… Llegó incluso a sugerir tu muerte para librar a la aldea del Kyuubi-
    - Yo también estoy fuera de la ecuación…- La peliazul sutilmente guiaba la mano de su dueño por sus piernas -Jamás ha confiado en mí por ser extrajera…-
    - Sin embargo… Yo soy alumna de su amigo, el Sandaime Hokage- La rubia sonrió de forma sutilmente perversa -Podría atraerla a una trampa para que te apoderes de ella, amo…-
    - Eso se oye bien…- El Arma Definitiva suavizó su expresión -Entonces debemos hacer los preparativos pertinentes-
    - Y ahora que recuerdo…- La sonrisa de la famosa Kunoichi se afiló más -Cuando era joven, la vieja estaba buenísima, pero nunca se casó por mojigata y porque Biwako, la esposa del Sandaime, se le adelantó con el viejo…-
    - Vaya, vieja y virgen…- Naruto esbozó un rictus sombrío -Ahora quiero tenerla en mi poder, justo como a ustedes-
    - Así será, hijo-amo- Ronroneó la pelirroja, apoyando su cabeza en el pecho de su hijo
    - El mundo será tuyo- Susurró Konan, haciendo lo mismo que la otra mamá en el costado libre
    - Te lo juramos como tus fieles esclavas…- Tsunade recargó su cuerpo en la cabeza de su nieto
    - Bien… Empecemos entonces…-


    Koharu Utatane, vestida con un holgado kimono gris sobre un Obi oscuro, era una mujer amargada a sus 61 años. Con el cabello totalmente grisáceo y el cuerpo encorvado por el paso del tiempo, generalmente se encontraba en su oficina de consejera, la cual estaba en el tercer piso de la Torre Hokage. Su única motivación en la vida era mantener su posición privilegiada dentro de la jerarquía de Konoha. Se sentía viva cuando decidía la vida de alguien o incitaba a otra persona a hacer lo que ella quería. Sentada en el escritorio de su despacho, participaba bastante en las decisiones sobre las cuales se regía la economía, además de ser partícipe en muchas de las juntas que decidían los asuntos trascendentales de la aldea.

    Abrió una gaveta, sacando de su interior una fotografía enmarcada bastante vieja, en la cual estaba ella de adolescente con su uniforme Ninja consistente en un traje negro ajustado usando peto de armadura Samurai color azul y protectores en los brazos del mismo color. Cabello castaño con el cabello sujetado en dos odangos contiguos y detenidos con un palillo puntiagudo, estaba junto a su gran amigo Homura Mitokado, un joven de cabello negro alborotado con lentes de grueso armazón y finalmente, Hiruzen Sarutobi…

    El Sandaime Hokage si bien era un poco bajo de estatura, siempre fue un Shinobi poderoso y su personalidad decidida en el campo de batalla para ella era sumamente atrayente, además de sus cabellos alborotados que le daban un aire salvaje. Crecieron juntos y siempre fueron grandes amigos… Todo aquél que los conociera creía que tendrían un destino común y ella también pensaba así, por lo que daba por sentado que así sería. Entonces fue, ya casi a los 30 años, que Biwako Sarutobi entró en la ecuación y sin que Koharu pudiera defender lo que sentía suyo, perdió al hombre del que estaba enamorada.

    Desde ese momento estuvo resentida por la vida y nunca intentó amar otra vez, ya que no quería volver a sufrir el mismo dolor. Dejó pasar pretendiente tras pretendiente y simplemente se dedicó a su carrera política para hacerse de un lugar irrevocable en la estructura de mando de la aldea. La vida pasó delante de sus ojos y vio con creciente frustración cómo sus amigos y enemigos iban haciendo sus vidas mientras ella simplemente dejaba pasar todo…

    Siempre que veía esa foto se sentía tentada a estrellarla contra el suelo, pero simplemente los recuerdos y la nostalgia la invadía y terminaba por contemplarla con una mezcla de sentimientos prácticamente incomprensible entre la dicha, la añoranza, el rencor y la envidia.

    Guardó el objeto en la gaveta cuando escuchó que tocaban la puerta y tras suspirar un poco para controlar las emociones desbocadas en su corazón, recuperó el semblante hosco que la caracterizaba.

    - Adelante…- Dijo la mujer mayor.

    Tsunade entró al lugar, vistiendo sus habituales ropas, con expresión seria en su rostro. Las dos mujeres nunca se llevaron bien a pesar de que Hiruzen Sarutobi fue entrenado junto a la mayor y a su vez, entrenó a la menor. La anciana inmediatamente endureció la mirada al tener frente a ella a la sobrina nieta de su maestro, el Niidaime Hokage y a su vez, a la nieta del Shodaime Hokage. La Sannin tomó asiento en la silla ubicada frente al escritorio.

    - Vaya, pensé que estarías tirada como la vulgar alcohólica que eres en algún casino de la Nación del Fuego…- Dijo la anciana con dureza -¿Qué quieres? Si necesitas otro préstamo puedes irte por donde viniste, no pienso malgastar dinero de la aldea en tus estupideces…-
    - Relájate, vieja…- Replicó la rubia con altanería -La verdad vengo por un asunto importante y a pesar de que no te soporto, eres la única que puede ayudarme- Terminó con tono serio
    - Espero que no sea alguna tontería- Replicó hosca la mujer mayor
    - No…- La Sannin endureció su expresión -Odio admitirlo, pero sólo tú puedes ayudarme con el chico Kyuubi…-
    - ¿Qué sucede?- La Utatane inmediatamente se mostró interesada en el tema
    - Tal parece que el sello realizado por Minato para sellar a la bestia tuvo un fallo ligero… Estuve estudiándolo durante días y me di cuenta de que la mente de la bestia ha terminado por imponerse a la del chico- Tsunade repitió las palabras que había ensayado por horas para sonar como si realmente despreciara a su amado y adorado nieto-amo
    - Justo pensé que pasaría eso- Replicó Koharu con la mirada endurecida -La bestia es demasiado poderosa como para que un simple sello pudiera contenerla exitosamente… Ahora explícame porque has acudido a mí y no a Sarutobi…-
    - Como si no lo supieras…- La voluptuosa mujer se cruzó de brazos -El viejo es demasiado blando y seguramente trataría de convencerme de que el chiquillo puede con el Kyuubi-
    - Hiruzen siempre fue un blandengue…- Replicó la mujer mayor con algo en su cara parecido a una sonrisa -Eso es cierto- La Utatane parecía convencida con el argumento -¿Y por qué no has acudido al consejo de la aldea?-
    - ¿Bromeas?- Replicó la rubia con desprecio -Esos estirados son unos imbéciles que intentarían sacarle provecho a la situación… Soy de la opinión de que el mocoso debe ser asesinado para deshacernos del Kyuubi, al menos por un tiempo-
    - Eso es cierto…- Asintió la anciana “Además, al final el chiquillo que lo contiene sigue siendo un Uzumaki” Su mirada se endureció aún más -¿Qué tienes en mente?-
    - Kushina siempre fue muy ingenua, puedo distraerla a ella y a Konan para que te infiltres en la casa y lo mates…- Tsunade se mostró perversa para conservar la mascarada -Además, siempre podemos recurrir a los Yamanaka para que las dos olviden los sentimientos que tienen por ese engendro-
    - Ahora entiendo- Las palabras de la consejera del Hokage confundieron ligeramente a la Sannin
    - ¿A qué te refieres?- Replicó sinceramente sorprendida la rubia
    - Al final no tienes la sangre fría como para asesinar a tu propio nieto- Las palabras de Koharu dejaron incrédula a Tsunade, más que nada porque no se imaginaba que alguien pudiera conocer el secreto
    - ¿Q-Qué quieres decir?- La bella mujer se notaba visiblemente nerviosa
    - Como si no lo supiera…- La anciana esbozó una sonrisa sombría -La malcriada nieta del Shodaime ayudando a un huérfano por simple convicción… Que te lo crea quien no te conozca, además Minato era bastante parecido a Dan Katou- La Sannin desvió la mirada visiblemente confundida para parecer sinceramente desconcertada -Pero bueno… Si estás dispuesta a que mate a tu nieto, lo haré por el bien de la aldea-
    - Que así sea…- Contestó Tsunade después de unos segundos.


    Koharu se internó en la casa Uzumaki con sigilo al creer que Tsunade había conseguido neutralizar a las madres del chiquillo. En su tiempo era una de las Kunoichi mejor capacitadas del mundo, pero como Sarutobi era un prodigio, la eclipsaba. Sin embargo, para ella eso no era un problema realmente, ya que así mantenía un bajo perfil y siempre tendría el factor sorpresa a su favor.

    Caminó por los pasillos y sintió una presencia en el sótano de la casa, por lo que llegó a las escaleras y comenzó a descender con destacable sigilo…

    Mientras se preparaba para acabar con la vida del nieto de Tsunade, pensó que al final era un Uzumaki y si bien sólo quedaría Kushina para Konoha, luego podía arreglarle un matrimonio para tener otro posible contenedor para el Bijuu en el futuro, una vez que la bestia escapara del Meikai (Inframundo) para volver a la vida…

    Cuando terminó de bajar las escaleras, se sorprendió de encontrarse al niño cruzado de brazos y mirándola fijamente.

    - Vaya, así que la habilidad de sentir las emociones no provenía de Mito-sama, sino de ti, Kyuubi…- La anciana sonrió suavemente
    “¿De qué habla?” El rubio endureció la mirada
    - Me sorprende que no hayas actuado antes, cuando Tsunade se llevó a las madres del chiquillo- Koharu observaba detenidamente al Uzumaki, creyendo que el zorro se había apoderado por completo de él -Como sea, hoy simplemente morirás, espero que estés listo…- La mujer mayor sacó de entre sus ropas un Kunai de mango algo más largo que uno normal
    - No me asustas…-

    Pero el Uzumaki sólo pudo esquivar el tajo que la mujer le lanzó a la altura del pecho gracias a su Sharingan, que se activó prácticamente por instinto. Sin embargo, la camisa negra que vestía no tuvo la misma suerte y pronto manifestó un corte que dejó parcialmente descubierto el pecho del rubio.

    “Para ser una vieja, su velocidad es sorprendente…” Pensó analítico el Uzumaki, mirando con detenimiento a su enemiga
    - No pensé que podrías esquivarme- La mujer mayor se lanzó nuevamente al frente -¡Pero no vas a salvarte!-

    Nuevamente el chico tuvo problemas para esquivar a la mujer, pero al final pudo conseguirlo y evitarse un problema mayor. Sin embargo, la mujer continuó atacando insistentemente por todo el lugar, sorprendiendo al rubio con su ferocidad y esa desconcertante velocidad para una persona de su edad.

    - ¿Te sorprende mi habilidad, Kyuubi?- La mujer sonrió confiada cuando tras lanzar una estocada que el chico esquivó, le lanzó una patada que lo envió a estrellarse con un muro de la habitación, cayendo al suelo segundos después
    - Maldita…- Murmuró el Arma Definitiva, poniéndose poco a poco de pie
    - Puede que sea vieja, pero en su momento fui la mejor Kunoichi del mundo- La Utatane miraba con desprecio al chico -Taijutsu, Ninjutsu, Genjutsu, Fuinjutsu, Kenjutsu… No hay arte Ninja que no haya podido dominar-
    “Es hábil” Pensó con seriedad Saikyou Buki
    - Pues bien, es hora de demostrarte mi habilidad- La mujer realizó una secuencia de sellos de mano sumamente veloz -¡Katon: Ryugamu (Elemento Fuego: Mordisco de Dragón)!-

    Las manos de la anciana se vieron rodeadas de intenso Chakra Katon y nuevamente se lanzó hacia el chico, quien transformó su Sharingan en Byakugan. Koharu intentó lanzarle un agarre al chico para quemarlo y lo consiguió agarrar del brazo derecho, provocando que Naruto reprimiera una expresión de dolor. Sin embargo, usando sus Tenketsu para expulsar Chakra de su cuerpo, se pudo liberar rápidamente.

    “Pasó del Sharingan al Byakugan en segundos…” La anciana se mostró recelosa “Nunca había visto algo así antes” Enfocó con frialdad a Naruto -¿Qué demonios eres?-
    - Si me vences, puede que entonces te lo diga…- De la palma de la mano izquierda del chico surgió una estaca de hueso
    - Muy bien, sólo espero que no mueras antes…-

    Los dos se lanzaron al frente y durante el recorrido de la corta distancia que los separaba, la mujer mayor sacó otro Kunai de entre sus ropas que imbuyó de Chakra rápidamente, lista para acabar con el rubiecito, que se disponía a empalar a la mujer por el dolor que le había provocado en su brazo para desquitarse…

    Ya luego la sometería.

    - ¡Nikkou no Jutsu (Técnica de la Luz Solar)…!- Para sorpresa del rubio, la mujer despidió un resplandor sumamente brillante de todo su cuerpo, que lo dejó totalmente ciego por la visión aumentada de su Byakugan
    - ¡¿Qué demonios…?!- Lanzó su ataque prácticamente a ciegas.

    Cuando puso recuperar la vista, quedó atónito…

    Su brazo derecho estaba en el suelo, cortado en el punto medio entre el codo y el hombro. Esbozó un rictus de furia y lanzó un alarido al techo mientras se tomaba el muñón ensangrentado que le había quedado. La mujer, si bien tenía su hombro derecho atravesado por la estaca y había perdido el movimiento, podría sanar con Ninjutsu Médico.

    - Ja… Yo quería partirte en dos- La mujer mayor se puso de pie con algo de dificultad para ver al niño a sus pies -Aunque bueno, al final sólo eres una bestia…- Se acercó poco a poco al chiquillo, lista para decapitarlo con el Kunai manchado de sangre que empuñaba en su mano funcional -Pues bien… ¿Algo que decir antes de que te mate?- Koharu tomó impulso para darle un golpe franco en la base del cuello
    - ¡Ahora…!- Gritó el furibundo rubio en dirección a la entrada.

    La Kunoichi volteó sólo para encontrarse con una gran cantidad de hojas de papel impregnadas de cloroformo, las cuales pronto se dirigieron a su nariz, su boca y sus ojos. De inmediato identificó el olor del químico e intentó retirar los papeles de su rostro, pero impedida para ver, no pudo evitar las poderosas cadenas que rápidamente la capturaron de brazos y piernas…

    Lo último que pudo sentir antes de perder el conocimiento fue un bestial puñetazo en la base de la espina que la mandó a estrellarse contra una de las paredes del lugar, la cual cedió fácilmente ante la fuerza imprimida al golpe.

    - ¡Amo!- Las tres mujeres se acercaron con visiblemente preocupación -¡¿Se encuentra bien?!- Preguntaron a coro
    - No pregunten estupideces…- El chico estaba luchando por contener la rabia ciega que amenazaba con invadirlo y usó un tono duro que intimidó a las tres
    - L-Lo sentimos…- Murmuraron temerosas las Kunoichi mientras el rubio se daba media vuelta para ver a la severamente lastimada Koharu
    “Pude haber muerto” Empezó a reflexionar el futuro patriarca de los Uzumaki mientras apretaba los dientes “¡Estuve cerca de morir! Que le atravesara el hombro y así evitara que me cortara el cuerpo a la mitad fue mera casualidad porque lancé desesperado el ataque a ciegas en medio de esa luz…” Cerró los ojos para tratar de serenarse “Desde ese día que maté a esos Ninja de segunda, pensé que no tendría problemas hasta muchos años después…” Comenzó a respirar por la boca profundamente mientras observaba temblar levemente a la anciana “Me confié y eso pudo haberme costado la vida… ¡Todo se pudo haber ido a la basura!” Apretó el puño “Ahora entiendo eso del engaño… Revisando a detalle los recuerdos de Tsunade, pensé que esta mujer era una Ninja común y corriente, por lo que había vivido tanto por pura suerte y saber en qué momento aliarse con gente más fuerte que ella” Finalmente la serenidad parecía volver a él “Y esas fueron dos lecciones que yo pienso aprender bien…” Con un pujido intenso, comenzó a enviar Chakra a la parte mutilada -¡Ah…!- Lanzó un alarido al tiempo que un nuevo brazo emergía del muñón con violencia, envuelto en una capa de sangre -Ah, ah…- Su poder disminuyó considerablemente tras reponer su miembro -Afortunadamente tengo el Senninka para convertir el Chakra en tejido y con el Shikotsumyaku regeneré también el hueso- Murmuró, más para sí mismo, relajándose en parte por el cansancio -Ahora…- Volteó hacia sus todavía intimidadas esclavas -Vengan, necesito que me brinden de su Chakra- Las tres se mostraron aliviadas que de su amado señor ya no estaba molesto con ellas
    - ¡A la orden, amo!-

    Las tres esclavas posaron sus manos derechas en el pecho del rubio y pronto comenzaron a traspasarle su energía. Naruto sintió inmediatamente cómo sus fuerzas volvían a su cuerpo lentamente.

    - ¿Qué hacemos ahora, hijo-amo?- Preguntó Kushina con expectación
    - ¿Ya trajeron a la mujer que les indiqué?- Cuestionó a su vez el Arma Definitiva con creciente calma
    - Sí, una mujer cinco años mayor que nosotras, Yuzu Sakaki, está en la sala, se encuentra completamente dormida- Respondió Konan suavemente
    - Muy bien… Tráiganla-


    Poco a poco, Koharu recuperaba la conciencia…

    Se sentía adolorida por el golpe recibido y abrió lentamente los ojos con recelo. Inmediatamente se dio cuenta que estaba encadenada de forma que sus brazos amarrados sobre su cabeza, colgaban del techo y estaba suspendida varios metros del suelo. Cuando se liberara, se encargaría de hacer que las fuerzas Ninja se lanzaran al entero contra la Sannin.

    - ¡Tsunade!- Gritó encolerizada la Ninja -¡¿Dónde estás, alcohólica asquerosa?!-

    Se mostró sorprendida. Su voz ya no era rasposa, sino que era melodiosa justo como la recordaba de joven… Bajó la mirada y se encontró con la sorpresa de que sus pechos, firmes como antaño, levantaban el peto de su atuendo. Se mostró cada vez más confundida, al notar que usaba el mismo vestuario que en su juventud y se le hizo un nudo en la garganta ante las señales de que su cuerpo había cambiado visiblemente.

    - Veo que ya despertó, abuela- Naruto se posó delante de ella
    - ¡¿Qué me hiciste, maldito Kyuubi?!- La mujer encaró al rubiecito
    - Simplemente regresé tu cuerpo a su edad biológica de 29 años…-
    - ¡¿Qué?!- La mujer se mostró visiblemente desconcertada
    - ¿Sorprendida?- El Arma Definitiva sonrió en forma oscura -Yo creo que te sentó bien el cambio…-

    La integrante del consejo era realmente bella. Su cabello ahora castaño se había soltado de una parte de su peinado, dejando un fleco de lado que cubría parte de su frente y algo que resaltaba de sus finas facciones eran sus carnosos labios y sus generosas proporciones corporales nada le envidiaban a la mismísima Tsunade.

    - ¡¿Cómo lo hiciste, maldito zorro?!- Bramó iracunda la Kunoichi
    - Vamos a aclarar un cosa- El Uzumaki borró la sonrisa de su rostro -El Kyuubi si bien está aquí- Posó su mano derecha en el pecho -No es más libre que tú ahora…-
    - ¿Qué quieres decir?- Murmuró desconcertada la Utatane
    - Yo soy Naruto Uzumaki y lo he sido todo el tiempo…-
    - ¡¿Y entonces cómo demonios me hiciste esto?!-
    - No creo que lo conozcas, pero usé un Shikijutsu para intercambiar tu edad biológica con la de una pobre desdichada de cuyo nombre ni me acuerdo…- Replicó burlonamente el rubio
    - ¡Por eso exterminamos a los tuyos!- Encaró furiosa al chico -¡Sus horrendos Shikijutsu juegan con las leyes de la naturaleza!-
    - Vaya… No me esperaba eso- Naruto se mostró pensativo -¿Entonces fue por los Shikijutsu que exterminaron al clan?-
    - Así es- Koharu trató de recuperar la calma -Los Uzumaki eran un peligro para el Ninkai (Mundo Ninja) ya que podían usar los Shikijutsu y su Fuinjutsu para traspasar las barreras de la realidad- Endureció la mirada -Y ahora puedo entender varias cosas…- La mujer cerró los ojos -Con el Sharingan seguramente le lavaste el cerebro a tu madre, a la extranjera y a la alcohólica-
    - Vaya que eres inteligente, viejita- El chico sonrió burlonamente -Pero sólo en parte tienes razón…-
    - ¿A qué te refieres?- La mujer clavó su mirada en el chico
    - ¿Para qué explicártelo si te lo puedo mostrar?- Koharu cayó en cuenta de su error cuando los ojos azules se convirtieron en el Doujutsu de los Uchiha
    - N-No…-

    Inmediatamente quedó atrapada en el Douryoku (Poder Ocular) del Uzumaki y su mirada se nubló. Desprevenida y con su Chakra previamente bloqueado con el poder del Byakugan cuando estaba inconsciente, fue presa fácil para el rubiecito y sus poderosos ojos…

    Penetró casi al instante en la mente de la mujer y rápidamente tuvo acceso a sus recuerdos.

    - Quien pensaría que tienes corazón…- Una solitaria lágrima escurrió de la mejilla derecha de una Koharu totalmente indefensa a la que le estaban violando la intimidad de los secretos que jamás le había revelado a nadie -Y además, uno tan frágil…-


    - Muchas gracias por la comida…-

    El plazo se había cumplido y finalmente la talentosa y reconocida Kunoichi Médico Shizune, una bella mujer de cabello negro debajo de las orejas, algo delgada, pero sumamente tierna y simpática, había llegado a Konoha para alcanzar a su mentora. Le costó bastante evadir a los acreedores de su maestra, pero pudo conseguirlo y ya libre, se dispuso a llegar a la aldea. En un principio se dirigió a la casa donde vivían Kushina y Konan, pero al igual que Tsunade pronto se dio cuenta de que el lugar estaba deshabitado y tardó un poco en buscar, pero terminó por encontrar la nueva casa de los Uzumaki.

    Ya se encontraba comiendo con toda la familia un delicioso plato de ramen. Estaba contenta porque Tsunade estaba a su vez feliz de estar cerca del chico rubio, que era el hijo de Minato, un chico al que trató como si fuera su hijo desde que recordaba cuando estaban de visita en Konoha. Se notaba que le tenía cariño al pequeño porque lo cargaba en las piernas y se dejaba abrazar de forma posesiva por él. Bostezó.

    - Lo siento…- Sonrió apenada cuando sintió que todas las miradas estaban puestas sobre ella -Es que el viaje ha sido largo y el ramen ha estado delicioso, Kushina-kun- Bostezó nuevamente
    - Es que mi ramen es especial- La pelirroja también hizo el gesto -Y también me provoca sueño…-
    - Igual no hemos dormido bien, con las extrañas desapariciones que ha habido últimamente…- Agregó la peliazul, tallándose los ojos también
    - Abuelita…- El inocente niño volteó a ver a la voluptuosa Sannin -¿También te vas a dormir?-
    - Yo creo que sí, cariño- Tsunade se notaba más dormida que despierta
    - Si no les importa, descansaré un momento…- Sin pudor alguno, Shizune se recostó en la mesa y se quedó profundamente dormida
    - Igual yo…- Konan recargó la cabeza en la mesa y se dejó vencer por el sueño
    - Buenas noches…- Kushina se dejó caer de cara sobre su plato de ramen.

    La Sannin se quedó dormida recargada hacia atrás en su silla y el rubio entonces miró cómo el plan para atrapar a Shizune intoxicándola con un potente sedante oculto en la comida y supervisado por Tsunade para que fuera indetectable, resultó ser un éxito. Después del asunto con Koharu Utatane, jamás iba a volver a confiarse bajo ninguna circunstancia ni en ningún escenario por más favorable que este fuera. Ese era aprendizaje valioso.

    Y las personas más sensibles del mundo, tuvieron un intenso escalofrío en ese momento…


    Notas

    Tuve un rato de inspiración y el capítulo salió inesperadamente para mí. Pues como se vio, Kushina, Konan y Tsunade han sido totalmente sometidas y son figuradamente barro para ser esculpido al total gusto de su amo y ahora el Arma Definitiva ha dado un paso más allá al lograr infiltrar al Consejo de la Aldea con Koharu.

    Con respecto a la viejita, en el Libro de la Luz Brillante, Danzou menciona que los compañeros de Sarutobi, en realidad no eran fuertes y sólo sobrevivieron por largo tiempo gracias a la suerte y a la cercanía de aliados poderosos, ese es el contexto que manejé para la visión general que la gente involucrada con el universo Ninja tiene por los viejos, pero en el caso de la Utatane, quedó demostrado que ella se aprovechó de eso para siempre tener el factor sorpresa de su parte.

    Pensé que Naruto era confiado al tener todas las habilidades que recibió tras su creación en el Proyecto Espiral, por lo que sufrió tanto con la viejita y si bien salió victorioso, tuvo dificultades. Pero imaginé al Naruto de este fic como un ser que se adapta a las circunstancias y en este caso aprenderá todo lo que pueda tanto de la experiencia ajena como de sus errores…

    En el capítulo se ve cómo Kushina, Konan y Tsunade son introducidas a los fetiches del rubio, que podría definirse como un adulto consciente de que tendrá un harem a su gusto, atrapado en el cuerpo de un niño y más que nada, debido a su particular despertar, programado originalmente para varios años después.

    En el caso del final del episodio, no quise profundizar mucho en lo de Shizune, ya que este capítulo tiene bastante carga acerca del control mental que Naruto tiene sobre sus mujeres y más que nada, llegarán situaciones que serán repetitivas en ese aspecto y si puedo acortar o esquivar esos momentos, lo haré.

    Yo dije que habría Naruto oscuro y creo que la indiferencia por la muerte de la gente que no es trascendente en su plan es una señal de ello.

    Guiños a Bleach y Yu-Gi-Oh! ARC-V con las chicas que fueron utilizadas por Naruto para rejuvenecer a Tsunade y a Koharu.

    Creo que es todo de momento.
     

Compartir esta página

Cargando...