Raid Thunder Bird [Nastrand's Maze]

Tema en 'Digital World' iniciado por Maiku, 23 Jul 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,833
    Temas:
    399
    Calificaciones:
    +1,504

    "Thunder Bird”
    a) Descripción de la misión: La paz en la Sabana Guardián se ha visto alterada por un Parrotmon más grande de lo común el cual, sin miramientos, ataca a cualquier viajero que se acerque a su nido el cual está ubicado en la parte central de la Sabana; hay que derrotarlo y evitar que hiera a más inocentes que no están informados de la situación.
    b) Descripción del campo de juego: Sabana Guardián
    c) Objetivos a cumplir:
    • Viajar a la Sabana Guardián
    • Encontrar a Parrotmon
    • Derrotarlo
    d) Notas:
    • Las pocas veces que han logrado acorralarlo, Parrotmon se eleva a las alturas y tira un ataque eléctrico devastador, tomen precauciones.
    • Parrotmon tiende a tomar con sus garras a los digimon terrestres que intentan detenerlo y los deja caer desde un punto bastante alto.
    e) Requisitos: Mínimo 4 Tamers Medium
    f) Recompensa:
    • Paga Máxima: 500 Bits
    • 90+ Puntos: Carta: Zephyrus
    • 95+ Puntos: DigiMemory: Parrotmon [Mjolnir Thunder]


    Tamer: Ringo Serah Jun
    Modalidad: Guild.
    Digivice: iC (Ringo) / D-Scanner (Serah) / D-3 (Jun)
    Extra: Ocurre antes del ascenso de Ringo.

    @V.G. Tizza Claire.Claire. AcuariusAcuarius
     
  2. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,338
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    En la era de los Tamers, la evolución natural es un proceso que es frecuentemente subestimado por su ineficiencia. Nadie sabe a ciencia cierta cuales son las condiciones para desbloquear una nueva etapa. Algunos creen que solo se trata de experiencia, pero otros especulan que hace falta un detonante, un requisito que varia según el individuo. Los Digimon que logran avanzar por sus propios medios se hacen con un nombre y demuestran su valía. Son pocos los que llegan a Perfect y mucho menos los que tocan el mundo de los Ultimate. ¿Por qué se menciona esto? Porque cada tanto, sin importar el lugar de origen o la raza, aparece de la nada un inigualable talento capaz de amenazar la característica más importante de un ecosistema: El balance. Cuando varios poderes hostiles se juntan en un mismo territorio, debe existir cierto equilibrio entre ellos, de otro modo sus guerras no cesarían nunca. Terminarían yendo por propia voluntad hacía la auto-destrucción. Esta historia trata de eso, de un Raid Boss que buscaba poder absoluto, uno que nadie cuestionase. .

    [...]
    Era una noche oscura y tormentosa. Llovía a cantaros, los helados vientos trataban de ingresar violentamente a las casas de Star City y no parecía que el clima fuese a mejorar en un buen rato. Toda la semana fue igual, probablemente Folder se enfrentaba al temporal del año, los Tamers en servicio no tenían más opción que sobrellevarlo y cumplir con sus encargos. En la parte periférica de la ciudad yacía un departamento de negocios que frecuentemente visitaban los peces gordos del Mundo Digital. Isaac Wayne, un cliente regular de la posada The Hills, fungió como intermediario para los miembros de Nastrand's Maze y les consiguió un trabajo que no podrían rechazar.

    ¡Ese maldito loro lo ha hecho de nuevo! —Gritó un hombre de mediana edad al tiempo que golpeaba su escritorio con el puño. El impacto hizo temblar el mueble y como consecuencia su vaso de whisky se estrelló contra el suelo. Un subordinado actuó de inmediato para limpiar el desastre que ocasionó su jefe en ese arranque de ira. — ¡Nuestras finanzas están congeladas por ese estúpido Digimon y ahora me dicen que nos acaba de joder otra vez! —Por culpa de Parrotmon la Sabana Guardián se clausuró y se interrumpieron todas las lineas de Trailmon de dicho lugar. Gustavo Riveria podía parecer un viejo gordo e irritable, pero era la cabeza que dominaba el negocio de la exportación por trenes. Su esbirro le notificó que otro de sus vehículos fue destruido por el ave, cosa que arruinó toda la mercancía en el interior. Los objetos eran reemplazables, pero estas perdidas afectaban la confianza que otras compañías ponían en el cabecilla. — Wayne, ¿en verdad estos niños podrán derrotarlo? —Cuestionó mientras señalaba de forma acusadora a los tres Tamers sentados en frente suyo. Jun Yoshida se estremeció un poco por el repentino y agresivo tono de voz. Enderezó su postura y trató de verse confiable ante los ojos de su empleador. Era su primer trabajo en Folder, quería dejar una buena impresión. Hawkmon notó esto y le dio un par de "palmadas" en su espalda para que se relajase un poco, acción que fue efectiva. Takanabe Ringo ni se inmutó, mantenía una taza de té muy cerca de su nariz y respiraba prácticamente encima de ella. Esto se debía a que la habitación se encontraba inundada por humo de cigarrillo, no lo soportaba. Betamon por su parte fue evolucionado con anterioridad y ahora esperaba dentro del iC con la forma de MegaSeadramon X. Gracias al Digisoul y el Emblema mantenía esa etapa sin inconvenientes, además de que a causa de cierta gema con el anti-cuerpo su tamaño se incrementó un cincuenta por ciento. El marino quería decirle a su camarada que prestase más atención pero se guardó sus palabras para otro momento. En cuanto a Serah Farron, sus ojos se afilaron por un instante y no tardó en volver a ponerse su máscara de niña buena. Sonrió y se frotó las manos en un gesto condescendiente, alagar funcionarios de alto rango era pan comido para ella. Dracumon siendo también un experto en la manipulación exhibió una conducta similar, además de impecable y profesional.

    Cálmese jefe Riveria, a menos que quiera tener otro ataque al corazón. —Contestó Isaac con su clásico rostro carente de emociones. A pesar de ser un Tamer de rango Amateur, Wayne era muy valorado en el ámbito laboral por sus dotes administrativos. Su opinión tenía gran peso y logró que su obeso superior se relajara y volviera a sentarse en la cómoda silla. — Entiendo que dude de estos polluelos recién nacidos, sin embargo le diré que los miembros de Nastrand's Maze han demostrado numerosas veces lo capaces que son. Si quiere alguna idea sobre sus habilidades, bueno, veamos... —Pensó por un momento una buena analogía que sirviese como referencia. — Creo que podrían derrotar al Vigía Flotante sin matarlo.

    Jo. ¿El Vigía Flotante? Nada mal. —Gustavo parecía sorprendido, natural, muchos oyeron hablar antes del desastroso Gigadramon de Amelia Rouseff y los problemas que ocasionó en el pasado. — En ese caso el contrato está completado. ¡Eliminen a Parrotmon lo más pronto que puedan! ¡Tengan en mente que si fallan no solo perderán mi confianza sino la de toda la ciudad! Y Wayne, espero que no te equivoques, lo digo por tu bien. —Tajó su superior con una mirada amenazante. El Eterno Aspirante asintió y le hizo un gesto con la mano a los mercenarios para luego les guiarlos a otra parte de las instalaciones.

    [​IMG]
    [...]​

    Aff. —Lo primero que hizo Takanabe al salir de ese cuarto fue respirar profundamente. Estuvo aguantando ese aire tóxico por tanto tiempo que ni siquiera se dio el lujo de prestar atención a la conversación que tuvo lugar en el interior. Ahora, un poco más espabilada, preguntó: — ¿A dónde vamos~?

    ¿No lo escuchaste Rin-chan? Isaac tiene un poco de información que quiere compartirnos. —Explicó el rubio andrógino. El aludido no secundó su comentario, en su lugar continuó con su camino, abrió la puerta de otra habitación y buscó un par de documentos dentro. Mientras esperaban, los jóvenes intercambiaban opiniones sobre la misión. — ¡Pero vaya! Tan emocionado que estaba por mi primera Raid y el clima no nos favorece en nada. —Todos llevaban puesto un manto impermeable, Ringo tenía uno de sobra así que le prestó el otro a la pequeña Farron que no poseía ninguno. Sin dudas iba a ser difícil de sobrellevar para los humanos.

    Habla por ti, yo estoy en mi salsa. —Acotó la serpiente desde el interior del Digivice. Un clima tan húmedo era ideal para él, pues el agua mitigaba su dolor e hidrataba la piel bajo sus escamas. Se sentía motivado y poderoso.

    Kesh kesh, ¿podrás pelear si estás tan contento? Quiero ver esa ira a flote Seadramon, estamos en tus "aletas" (manos), kesh kesh. —Dracumon tenía un buen punto. Al ser el Digimon con mayor nivel y experiencia, la anguila cumpliría su papel como pilar del equipo. Si caía, todos lo harían con él.

    ¡S-sé que podrá! Dijo antes que tenía una forma certera de ganar. —Hawkmon parecía algo nerviosa. En el pasado perdió su vida una vez, enfrentar este tipo de desafíos aumentaba considerablemente su estrés. Por eso depositaba su confianza en el acuático, para encontrar un poco de coraje y seguir su ejemplo.

    ¿Generator, verdad? —interrogó Serah recordando la habilidad única de MegaSeadramon X (C.T), una que le permitía absorber electricidad y re-utilizarla. Sin dudas sería de gran utilidad contra el loro gigante, además de que según él ya había enfrentado a esa especie antes y garantizó que le vencería sin mucho esfuerzo. La neoyorquina tuvo una especie de déjà vu. Creía que el marino subestimaba la fuerza de su oponente y especulaba que más tarde acabaría pagando por ello. No lo dijo en voz alta porque sabía la respuesta que encontraría de hacerlo. — «El problema con Seadra es una cosa, me molesta más que no pueda obtener el DigiCode de Parrotmon» —Pensó para sus adentros en los impedimentos de su rango. No quería el load para ella misma, sino vender la esencia del Digimon en el mercado negro.

    Isaac por fin encontró los papeles que buscaba. Una vez más, todos los presentes se sentaron alrededor de una mesa. Él procedió detallar los datos más cruciales de la operación. — Agradecería si le dan un poco de atención a mi humilde persona, no voy a repetirlo así que escuchen bien. —Se puso sus lentes, se aclaró la garganta y comenzó. — La Sabana Guardián es la la segunda gran región de Folder. Los Digimon alados son los que predominan aquí, la gran mayoría son aves gigantes aunque también hay bestias míticas. Durante años cuatro líderes de bandos distintos se encargaron de gobernar la zona: Delumon del Norte. HippoGriffomon del Sur. Garudamon del Este. Y finalmente, Parrotmon del Oeste. —Wayne explicó las características de cada Perfect y sus camadas. Entre estos grupos hostiles siempre hubo un equilibrio de fuerzas, al menos así fue hasta hace dos semanas, cuando cierto loro comenzó a destacar demasiado. — Uno a uno, Parrotmon ha desafiado a los otros cabecillas y los ha eliminado a todos. No tenemos idea de cómo logró alterar el balance y hacerse con la victoria, pero está claro que desde que comenzó su reinado se ha comportado como un tirano. No solo atacó a los seguidores de sus viejos enemigos, sino también a sus propios colegas y los desafortunados Tamers que atravesaron su territorio.

    ¿Perdió la cordura~? ¿No hay una forma de razonar con él~? —Por supuesto, la distraída deseaba que semejante solución conveniente existiese. Lamentablemente para ella el expositor negó con su cabeza.

    Tres miembros de una Guild intentaron frenarle con palabras. Dos de ellos volvieron en cajón de pino. —La terrible anécdota de Wayne provocó que tanto Yoshida como Hawkmon tragasen saliva al unísono. — Según el testimonio del sobreviviente, nos estamos enfrentando a un ser inteligente, pero que no es capaz de hablar o comunicarse con nosotros. Creo que sería más correcto decir que no desea hacerlo.

    Vaya contradicción, ¿eh? —Comentó Serah con cierto interés. Sentía que algo no cuadraba en el comportamiento del pájaro. — ¿Será por la adquisición de sus nuevas tierras? —Quizás la posición de regente era demasiado para Parrotmon. Creyó que perdió los estribos por el estrés de dominar una zona tan grande. No obstante, Isaac no tardó en refutar eso.

    No. Según nuestra investigación parece que no tiene problemas para patrullar la Sabana Guardián por su cuenta. Los Digimon del área están tan asustados que se han ocultado en sus nidos y madrigueras. Además, creemos que está continuamente expandiendo sus dominios. Como siga así terminará involucrando a Star City. —El informe explicaba que su nuevo nido se encontraba en el centro de la Sabana, era un buen punto de partida para los mercenarios.

    Eso sería... toda una tragedia ka kesh. —El diablillo no parecía del todo disgustado con esa idea. De ser el caso, sería un incidente muy grande y por supuesto que a él le gustaría ser parte de eso. No obstante, por el bien de su futura leyenda debía acabar con esa posibilidad esta noche.

    El Eterno Aspirante soltó un par de datos más sobre el Raid Boss. Estrategias, costumbres, si todavía tenía seguidores. Grabaron cada dato en sus cerebros y valoraron la idea de marchar de inmediato a la sabana.

    Claire.Claire. va tu turno o3o AcuariusAcuarius hace mucho que no manejo a Jun, cualquier cosa que notes extraña me dices y la cambio.

    Isaac Wayne = Eterno aspirante.
    A pesar de que Beta está ahora como MegaSeadramon X, nuestros personajes no usarán el nombre completo para referirse a él. Aclaro para que no pienses que de-evolucionó luego por eso xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 8 Ago 2017
  3. Claire.

    Claire. Love Light<3

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    3,089
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +767
    Ringo ya había liberado del iC a la gigantesca serpiente bajo su forma X y ahora el trío de Nastrand´s Maze junto con sus camaradas esperaban, viendo hacia las afueras como la lluvia caía a cantaros. El Perfect no tenía problemas con aquello, el agua lo revitalizaba de algún modo y el leve frío que se sentía en el ambiente a causa de la noche y la lluvia no lo molestaba.

    Kesh, ¿estarán bien ustedes? ―preguntó el Undead con la típica sonrisa siniestra en el rostro mirando a su compañera humana que ya terminaba de ponerse el manto que le había prestado Ringo, además de botas largas de plástico y guantes del mismo material. Takanabe y Yoshida también terminaban ya y fue el rubio quien se pasó una mano por el cuello, sintiendo un pequeño escalofrío en el cuerpo.

    No me gusta nada la idea de ir a estas horas y con este clima ―replicó el andrógino mirando a Ringo y en tono caprichoso, mientras inflaba levemente sus rosadas mejillas; la distraída solo alzó los hombros y sonrió sin responder a eso, por lo que el muchacho se volteó para poner sobre su compañero plumífero un manto impermeable también. Serah ignoró el berrinche del rubio y se acercó a la japonesa, indicándole que si salían así probablemente pescarían una bronquitis aguda. Al final el grupo se decidió a esperar y, casi unos cuarenta minutos después, el temporal comenzó a ceder levemente dejando solo una ligera llovizna sobre Star City. Aquella fue la oportunidad de salir, debían hacerlo esa misma noche pues el cliente había sido específico en pedir que el loro gigante ya no estuviera en la Sabana al día siguiente en la mañana.

    El trío de “chicas” de Nastrand´s Maze subieron sobre la espalda de MegaSeadramon X junto con Dracumon y Hawkmon y la serpiente de llamativos colores no tardó nada en elevarse, dejando atrás a Isaac Wayne. El viaje por sobre la ciudad de las estrellas no era complicado sobre semejante Perfect, Seadramon solía ser el transporte en todas las ocasiones para los miembros de NM y tanto él como sus pasajeros iban cómodos sobre su lomo. La temperatura era fría debido a la noche y a la suave llovizna, pero no resultaba demasiado molestoso; el cielo repentinamente era alumbrado por unos cuantos relámpagos que centelleaban a la distancia pero, lejos de ser algo atemorizante, resultó un espectáculo poco común para los humanos.

    Un rato después la ciudad más famosa de Folder fue quedando atrás mientras ingresaban al cielo de la Sabana Guardián, en esta área el viento soplaba más fuerte y la lluvia suave apenas si los rozaba; de hecho, al estar en un lugar completamente abierto los relámpagos que antes veían a la distancia ahora resultaban estar más cerca, causando algo de preocupación en los que llevaba el Perfect.

    Kyaaa! ―Jun fue el que dio un gritito con sus mejillas enrojecidas y sus delicados labios fruncidos hacia abajo cuando una de las centellas pasó por un costado de ellos y fue a dar al suelo, haciendo que Serah le hablara a la líder.

    Hey, Rin ―la aludida volteó a mirar a la estadounidense―. ¿Es buena idea que sigamos sobrevolando con el cielo cómo está? ―lo cierto es que a ella también le preocupaba un poco que uno de esos rayos cayera sobre ellos y salieran heridos, a la neoyorquina le gustaban las cosas divertidas y peligrosas, pero no las que tenían que ver con rayos y electricidad. La japonesa pareció pensarlo y entonces volvió a girar su torso adelante.

    Seadramon~ ―llamó a su camarada y la serpiente solo movió uno de sus grandes orbes mirando de reojo atrás.

    Si cae un rayo puedo absorberlo con mi casco Master ―se dirigió yogui del grupo pero fue el vampirito el que respondió.

    Eso servirá si el rayo cae en tu cabeza kesh, kesh, ¿pero que hay si cae en alguna otra parte de tu cuerpo? ―dijo sonriendo ampliamente, pensando en lo divertido que sería que tres humanas murieran en medio de una tormenta eléctrica calcinadas por rayos y que él pudiera usar eso para sembrar algo de miedo en Star City―. Kesh, kesh, por cierto ―el Undead bajó la vista, los constantes relámpagos les dejaban ver de a ratos la zona semiárida que sobrevolaban―, desde que entramos a la Sabana Guardián no he visto actividad Digimon debajo de ningún tipo ―acotó, haciendo que los demás bajaran la mirada y observaran aquel detalle. Dracumon no era un conocedor experto de la zona, pero él era originario de Metal Empire y en su vida había tenido oportunidad de bajar en varias ocasiones a la Sabana, de modo que sabía bien que era un lugar peligroso para un Child por la cantidad de aves Digimon y otras clases de monstruos de nivel Adult y Perfect―. Me parece algo raro, kesh.

    Hmm~ debe ser porque todos le tienen miedo a Parrotmon~ ―contestó la distraída y entonces fue el andrógino el que habló, pues con la luz de otro centellazo logró captar algo debajo: eran las vías de rieles que usaban los Trailmon para desplazarse por la zona.

    Oigan, miren allá ―señaló a donde había visto y los demás miraron con atención abajo―, esperen que vuelva a haber algo de luz ―indicó y las dos chicas esperaron. Un rayo alumbró el cielo y por un par de segundos pudieron ver lo que el japonés decía, las vías que usaban los Trailmon estaban debajo, pero algunos tramos estaban dañados, habían sido arrancados o simplemente no estaban.

    A eso se refería el hombre de la panza ― dijo Hawkmon y abrió el pico sujetándose del brazo de su Tamer, Seadramon entonces habló. Desde hacía un rato había estado examinando el ambiente, el cielo y la temperatura, como un hijo del mar tenía cierta experiencia para descifrar el clima un poco, sabía que el temporal no acababa y la lluvia arreciaría más tarde.

    Descenderé un poco, tal vez encontremos alguna pista ―el equipo estuvo de acuerdo y el gigantesco portador del anticuerpo X comenzó a bajar hasta llegar al suelo. Las gotas de agua para ese entonces eran bastante dispersas, la leve llovizna era insignificante pero los constantes truenos y relámpagos en la expansión indicaban que probablemente la tormenta regresaría, tal como lo imaginaba el Perfect. No tenían mucho tiempo.

    El lugar donde la serpiente los dejó fue precisamente en un tramo abierto y al lado de los rieles que habían visto antes, en esa sección la vía estaba despegada del suelo y alzada hacia arriba, donde fue golpeada y arrancada; se notaba que un golpe fuerte era lo que la había desprendido. El suelo era por completo una zona fangosa, lo que hacía difícil que las humanas pudieran caminar sin que sus botas se hundieran levemente en el barro. Mientras Farron y Takanabe miraban el asunto de los rieles con atención, Yoshida examinaba los alrededores con sus brillantes orbes zafiro con un porte erguido y la mano en la cintura.

    Este clima arruinará mi cabello ―musitó y miró a Hawkmon. El ave estaba extrañamente concentrada con la cabeza levemente levantada hacia arriba, de modo que el rubio alzó una ceja y ladeó la cabeza―. Fūji, ¿pasa algo? ―cuestionó.

    El emplumado, que gozaba de sentidos bastante desarrollados como el de su vista, había captado algo inusual mientras veía los relámpagos desde hacía un par de minutos, un sombra o ¿una silueta?; de modo que se dedicó a mirar con atención y curiosidad al cielo, preguntándose si solo era su imaginación. Para su sorpresa, fue capaz de visualizar entre la oscuridad y las repentinas y ocasionales centellas, que ciertamente era una figura a lo lejos y muy arriba, era pequeña desde su percepción.

    ¿Ves eso? ―le respondió alzando una de sus alas y señalando en la dirección que miraba. El andrógino subió el rostro y vio con atención, notando la misma sombra arriba, pero viéndola un poco más grande a lo que la había visto Hawkmon hacía un momento.

    ¿Qué es? ―se preguntó y parpadeó unos segundos después cuando se dio cuenta que no era una nube cualquiera, se movía―. Eh, Rin-chan~ ―llamó a la líder sin quitar la mirada de arriba y la distraída volteó.

    Diga~

    Algo viene allá arriba ―avisó algo inseguro y la japonesa alzó la vista. El resto escuchó el comentario de Jun e imitaron el gesto de Takanabe, pero justo en ese momento un sonido les hizo dar un respingo y mirar abajo, pues el pitido provenía del bolsillo del manto de la japonesa. La distraída metió la mano y sacó su iC, el cual era el responsable de la señal.

    MegaSeadramon X fue quien se dio cuenta rápido de lo que era: la alarma del iC solo sonaba cuando un peligro inminente se acercaba; de modo que se movió deprisa y ondeó su gran cuerpo arriba.

    ¡Es el bastardo! ―declaró rugiendo y preparando en la afilada hoja de su casco una chispa eléctrica. Los humanos de inmediato se reunieron y corrieron a un lado, los otros dos Digimon se quedaron en su lugar viendo arriba; el cielo se tornó oscuro de un momento a otro y solo fue iluminado cuando una potente onda eléctrica de color azulino acompañado de un ensordecedor graznido fue disparado hacia MegaSeadramon, se trataba del Mjölnir Thunder de Parrotmon.



    V.G.TizzaV.G.Tizza AcuariusAcuarius aquí está, cualquier cosa que cambiar me avisan Dx
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 27 Jul 2017
  4. Acuarius

    Acuarius Silver Dog

    Registrado:
    24 Jul 2013
    Mensajes:
    784
    Temas:
    11
    Calificaciones:
    +227
    Un enorme haz de luz voló hacia ellos, provocando que tanto Jun como las chicas sintieron cada cabello de su cuerpo erizarse, una clara señal de la caída de un relámpago. MegaSeadramon rápidamente fungió como escudo usando su cuerpo, preparando especialmente su cuerno para absorber el rayo. Obligando a Jun por reflejo abrazar a las chicas mientras a Hawkmon abrazaba a Dracumon en contra de su voluntad y así obligarlo a acercarse a los humanos; un destello después impactó de lleno contra el poderoso cuerno del reptil y finalmente todo se oscureció, la lluvia inicio y la energía había sido absorbida enteramente por el cuerno para usarse inmediatamente. MegaSeadramon tuvo que hacer cierto esfuerzo para no retroceder, y alejar a los humanos del rango de peligro.


    — ¡IDIOTA! — La electricidad absorbida cargó el cuerno de aquella serpiente de sangre caliente quién no perdió tiempo y le regresó su buen gesto, el Thunder Javelin de MegaSeadramon cruzó el cielo de regreso hacia la enorme ave para golpear fuertemente su cuerpo.


    Parrotmon soltó un alarido, siendo aquella una reacción de sorpresa tras evitar el rayo con facilidad. Los humanos apenas se recuperaron del ataque escudado por Betamon, cuando vieron a Parrotmon nuevamente en guardia, pero la anguila no espero para devolver el ataque del gran ave cuando disparó otra ráfaga de su Thunder Javelin que impactó directo contra el Mjölnir Thunder de su enemigo. En cuestión de segundos ambos chocaron entre sí e inmediatamente se anularon en una fuerte explosión electrica. Los humanos y los Digimon Child, saltaron en sus lugares ante el sonido. Betamon soltó un rugido y el ave le respondió con un graznido, ambos retandose, pero se escuchó repentino aleteo acelerado de quiénes todos suponían era Parrotmon alejándose. Quizás había perdido el interés en ellos o algo más.


    — ¡Humanos! ¡Todos arriba, ahora! — Betamon hablo y en un instante todos emprendían la veloz carrera tras el gran jefe de la Sabana.


    Lamentablemente, Parrotmon resultó ser más rápido que ellos y terminó por alejarse, más y más, de ellos hasta perder su rastro entre las nubes de tormenta. Los humanos y Digimon de Nastrand, sintieron cierta frustración tras sus primer encuentro. Aunque ya eran poco más conscientes, en parte, del poder de Parrotmon y sus más notoria cualidad. Era increiblemente más rápido que el mismo MegaSeadramon X y eso era una cualidad que tomar en cuenta. Siendo así cómo volvieron a bajar al suelo para resguardarse e idear cómo lidiar con aquello que ahora conocían.


    — ¿Vieron eso? ¡Esa cosa nos lanzó un rayo! — Exclamó Jun, una vez se resguardó bajo el reptil colosal. No tardó en apartar su capucha en búsqueda de arreglar su cabello que seguía algo revuelto tras la estática y el estar amarrado.


    — ¡Jamás había visto un pájaro tan grandote! — Exclamó Hawkmon que también quedaba de pié en el suelo.


    — Kesh kesh, eso era un potente ataque.


    — Uno que bien nos llegó desprevenidos, casi pudo acabar con nosotros… — Habló Jun nuevamente, observando a todos con preocupación. — Pero no entiendo porque nos atacó si ni siquiera nos lo habíamos cruzado.


    — Isaac lo dijo, él ataca a cualquiera que consiga dentro su territorio. — Serah inmediatamente le respondió, provocando una ligera discusión de ideas.— Amigo o enemigo, los atacará aún sin conocerle.


    — Razón tienes, es probable que estuviera buscando freirnos rápidamente.


    — No suena descabellado, Kesh kesh. Un poco de terror para sazonar a las presas. — Habló Dracumon entre el intercambio de opiniones haciendo callar a todos, pero sus palabras hicieron temblar al rubio horrorizado teniendo que Hawkmon salir a enfrentarlo.


    — Vampiro sazonado y azado, una delicia de la gran sabana. ¡Yummy! — El emplumado se acarició la panza, antes de golpear “suavemente” el hombro del vampiro para hacerlo trastabillar.


    — Aguila cocida una delicia de Folder, Kesh kesh. — Respondió inmediatamente el vampiro a Hawkmon, siguiéndole el juego.


    Y a los pocos minutos ambos estaban fastidiandose entre sí, en medio de las “bromas” Hawkmon perdió la paciencia y comenzaron una simulación de la lucha de MegaSeadramon y Parrotmon. Una simulación a “garras limpia” que inmediatamente hizo a todos recordar lo que hacían antes.


    — Entonces, ¿alguna pista de su paredero Rin-chan? ¿El Digivice no tiene señal de él?


    — No, nada… — Habló Ringo con su notoria voz monótona y cansada, tras darle un leve vistazo a su aparatito.


    Mientras tanto el combate del vampiro y Hawk de había extendido un poco, obligándoles a rodar en el suelo en medio de su forcejeo. Hasta que un rayo iluminó un costado de estos y como reflejo innato voltearon a ver de donde provenía. Tras disminuir la lluvia, la luz reveló finalmente algo realmente sorprendente a la lejanía, un extraño Pilar de Piedra en dirección a donde se había desaparecido el enorme ave. La oscuridad y la lluvia habían jugado bastante en contra de los Tamer y sus compañeros, evitando que estos la hubieran visto cuanto antes.

    V.G.TizzaV.G.Tizza Claire.Claire.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 29 Jul 2017
  5. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,338
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    El pilar se extendía unos setenta metros en vertical y su diámetro rozaba los seis. A primera vista parecía conformado por diferentes tipos de minerales, y así era, se trataba de una construcción artificial, prácticamente un monumento de otra generación pasada. Estuvo expuesto a duras condiciones climáticas durante años, al final la erosión terminó soldando las piedras hasta convertirlas en un macizo y estable monolito. El grupo de mercenarios se sorprendió, ¿cómo no lo vieron antes? Les tomó un instante reconocer que fue culpa de la tormenta, en un día soleado no habrían tenido problemas para detectar semejante elemento desde la distancia, mucho menos en la sabana.

    Un relámpago golpeó la columna de piedra, luego le secundó otro e inmediatamente el suceso se repitió por tercera vez. La iluminación reveló varias irregularidades en la cima: Vigas metálicas fueron incrustadas a la fuerza. Eran las partes faltantes de los rieles, cada una de ellas funcionaba como un pararrayos. En ese momento todos seguían el mismo tren de pensamiento, aunque fue Serah la primera en llegar a una conclusión acertada. — «Es su nuevo nido.» —Le hubiera gustado elogiarse a sí misma, pero también sentía que algo no cuadraba. Alguien con una personalidad multifacética como ella tendía a desconfiar de lo que veía, solía ser presa de la paranoia y algo pesimista en el fondo. Le echó un vistazo rápido a sus alrededores, elevando su guardia y preparando el Digivice. — Atentos, puede ser una trampa.

    Ringo escuchó de nuevo la alarma del iC, una confirmación del peligro inminente. La figura de Parrotmon no tardó en hacerse visible para todos. Descendió desde el cielo en picada a una velocidad impresionante. Antes de chocar contra el suelo, batió sus alas una vez y frenó la caída por completo. Luego, avanzó directo a la posición de MegaSeadramon, extendiendo sus garras y preparándose para el ataque.

    ¡Has cometido un error al provocarme antes! —La serpiente aceptó con mucho gusto el desafío. Cargó en la misma dirección, usando su espada de piedra como estaca. Sin embargo, justo antes de que ambos colisionasen, el loro demostró su increíble capacidad para maniobrar, esquivando la embestida de su rival y continuando con su acometida. Su objetivo real eran los Tamer y sus Digimon. — ¡¡Mierda!! —Cometió el error de permitirse que esa cosa se acercase a sus compañeros. Giró con brusquedad la cabeza y observó cómo el ave tomaba altura otra vez. Los humanos no estaban por ningún lado, tampoco los Childs. Un miedo indescriptible surcó su columna, si fuese capaz de sudar frío lo habría hecho. Por suerte esa desagradable sensación no duró mucho. Detectó movimientos en la maleza y poco después vio como Takanabe se levantaba. Su manto blanco cubierto de barro indicaba que se tumbó contra la tierra para protegerse. — Aff... cabrones, no me asusten así... —El marino pudo respirar de nuevo al enterarse que sus aliados se encontraban a salvo. Entendió entonces que este enemigo no era una broma, de no ser cuidadoso, el más mínimo error acabaría siendo fatal.

    Jun, Serah, Hawkmon y Dracumon seguían ocultos en la vegetación. Los dos pequeños Digimon se pararon poco después que Ringo, pero el rubio mantuvo su posición.

    Gracias... pero ya puedes quitarte de encima. —Le dijo la neoyorquina. Yoshida prácticamente se lanzó sobre la pequeña Farron y fue a causa de él que ella pudo reaccionar a tiempo con los demás. Curioso, el peligro pasó pero las piernas de Jun no dejaban de titiritar. Era prácticamente un peso muerto sobre la pelirrosa. Al igual que el acuático, subestimó la seriedad del trabajo, que acabó superando por mucho sus expectativas.

    F-fue un milagro... —Si no se hubiese agachado Parrotmon le habría arrancado el torso con sus pezuñas. Vio de cara a la muerte, era normal que siguiese tendido en el piso. Con ayuda de la distraída se pudo recomponer. Poco a poco la adrenalina fue reemplazando ese sentimiento de inseguridad, y no solo para él, sino para todos los presentes. Sobrevivir a un desastre implicaba cierto desarrollo en la confianza del grupo.

    ¿A dónde fue~? —La japonesa intentó no perder de vista al pájaro, pero la lluvia entorpecía hasta una tarea tan sencilla como esa.

    Tch, desapareció. —A Dracumon ya no le hacía tanta gracia la situación. Era el momento de soltar a la bestia que dormía en su interior. Intercambió miradas con su Tamer y ésta asintió con la cabeza. Usando el D-Scanner, una luz envolvió al no-muerto y su figura cambió para adoptar la forma del lobo vampiríco. Casi como efecto secundario, su garganta se secó y un hambre incontrolable comenzó a crecer dentro suyo. Quería probar el sabor de su enemigo, sorber sus datos hasta dejarlo seco.

    Jun, yo también quiero pelear. —Hawkmon jaló el manto de su socio y le encaró con unos ojos llenos de determinación. No mucho tiempo atrás se mostró nervioso, preguntándose si estaría a la altura del desafío. Ahora que sabía que la vida de Yoshida realmente peligraba, no volvería a dudar pues su lealtad era más fuerte que el miedo. El de aspecto andrógino apretó el D-3, después de un instante de duda le correspondió el sentimiento y permitió la evolución a Fairymon. El hada del campo de batalla usó su dominio sobre el aire para mitigar el torrencial a sus alrededores, dicha hazaña apenas consumía energía.

    [...]​

    Parrotmon del Oeste, ese era el título que la Central le puso tiempo atrás, cuando su existencia no representaba una amenaza para el ecosistema sino todo lo contrario. Hubo una razón por la cuál este ser pudo vencer a los otros líderes de la zona y hacerse con la victoria: El temporal. Aprovechó el clima para someter a sus rivales, utilizando ataques sorpresas y su resistencia natural a la electricidad.

    Antes, cuando atacó a la anguila y ésta le devolvió su técnica con Generator, su intención fue medir la fuerza del grupo. Al principio creyó que se trataba de nuevas "presas", pero le bastó con una mirada de sus habilidades para entender que eran "cazadores" tras su cabeza. Por eso retrocedió hasta el nido, quería pelear defendiéndolo, protegiendo ese lugar tan importante para él. Al presionarse de esa manera lograba sacar a flote el cien por ciento de su capacidad física.

    El loro gigante voló por encima de la tormenta. A esa altitud el mal clima desaparecía. Bajo sus alas se extendía un mar de nubes, iluminado por las tres lunas del Mundo Digital. Sin dudas un espectáculo hermoso, aunque era una vista panorámica a la que ya estaba acostumbrado. En ese momento su mente solo tenía espacio para buscar soluciones. ¿Sobre que problema?: Acabar con los intrusos. Recordó que no era una buena idea alejarse tanto, guardó sus alas y se dejó caer la vacío. Pronto comenzaría el tercer round.

    [...]​

    ¡Allí está! —Bramó el del anti-cuerpo al tiempo que avanzaba con la misma velocidad que un tren. Fairymon iba sobre su lomo y de momento el can se quedó en la tierra protegiendo a los humanos. La primera era capaz de volar por su cuenta, pero si podía usar al coloso como transporte, aprovecharía sin dudar esa oportunidad. Parrotmon volvió a batir sus alas para ganar impulso y así alejarse de su acosador. — «¡Joder, ¿por qué no le alcanzo?!» —Pensó con rabia. Lo cierto es que tanto el marino como el alado tenían la misma velocidad. La única diferencia es que MegaSeadramon solo podía exhibirla cuando se encontraba bajo el agua. Su capacidad para volar no era más que una imitación que nunca estaría a la altura de un verdadero hijo del cielo. No, sería más correcto decir que lo que él hacía era "levitar". — Infeliz, si no puedo masticarte entonces dejaré que pruebes la fuerza de un verdadero rayo. —Chispas revolotearon alrededor de su casco. Cuando la energía estuvo al máximo, se preparó para disparar su característico Thunder Javelin. El ataque nunca se pudo concretar pues fue el loro quién ejecutó el Mjölnir Thunder primero. La descarga tenía como objetivo el cielo. Las nubes tronaron como respuesta, y completamente cargadas de estática, dejaron caer una lluvia de relámpagos sobre los tres Digimon voladores. Era una de las tácticas que usó para derrotar a Garudamon del Este.

    ¿¡Ah-?! —Fairymon fue la más afectada de los tres. El voltaje paralizó tanto su cuerpo como sus pensamientos. Se separó de la serpiente y cayó con los ojos en blanco.

    ¡Joder, no te duermas ahora! —MegaSeadramon soportó mejor la electricidad. Al ser natural (Parrotmon simplemente las desencadenó), no tenía punto de comparación con la potencia de un Perfect, pero aún así dolían tanto como la explosión de un Chikurimon. Dejó de perseguir al Raid Boss y fue por el inerte cuerpo de su aliada. Ajustó su velocidad y con mucho cuidado la almacenó dentro de su cavidad bucal.— «Mierda, tengo que llevarla a un lugar seguro.» —No le quedaba más opción. No obstante, el papagayo reaccionó de una forma que él no esperó. Al momento de cambiar su dirección, sintió la presencia hostil de su rival encima suyo. — «¿¡Cuando se me acercó tanto?!» —El pajarraco cambió su táctica de "Pilla a Pilla" a la de un "oportunista". Aterrizó en el lomo de la anguila y se aferró con sus garras. — «¡¡Ese maldito!! ¡¡Quítate de encima!!» —Pensó. Se sacudió y giró varias veces sobre su eje, pero eso no bastó para apartar a la molesta "garrapata". Una a una, le arrancó las enormes escamas, permitiendo el sangrado de datos junto a un espantoso sufrimiento. Dicha acción era el equivalente a despellejar un humano vivo y consciente. — ¡...! —Ahogó su grito de dolor por el bien de la ninfa en su boca, no quería lastimar sus oídos. ¿Dónde estaba Okuwamon cuando le necesitaba? Hacer el trabajo de escudo no era su papel. Si no podía hacer nada para salir de esta desesperada situación, debía ir por ayuda. Se dirigió dónde su Tamer al tiempo que perdía cada vez más altura. No por propia voluntad, su enemigo le obligaba a bajar a la tierra y planeaba usar su cabeza como ariete contra el suelo.

    No tardó en entrar en el rango de visión de los otros mercenarios.

    ¿Qué estás haciendo Seadramon? ¡Por Yggdrasil! —Sangloupmon corrió con la intención de asistirle. No podía creer que el mismo sujeto que le mató una vez ahora estuviese en una posición tan lamentable.

    ¡Espera, no puedes dejarnos desprotegidos! —Serah quiso frenar a su compañero, pero éste no llegó a oírle por culpa de la lluvia.

    ¿D-dónde está Fairymon? —Yoshida tartamudeó. Deseaba creer que el escenario pesimista que planteó en su mente estuviese muy lejos de la realidad. Casi rezaba por ello. Takanabe por su parte, no perdió tiempo y sacó su baraja de cartas. No tenía mucha idea de que soporte darle en una situación así, así que usó la tarjeta favorita del acuático: Chrome Digizoid MetalBody. Efectivamente el coloso sintió los efectos de inmediato, su figura quedó revestida por ese metal legendario, evitando que el Raid Boss agravase más las heridas. Sin embargo, dicha ayuda llegó tarde. Se estrelló de forma violenta contra la tierra, arrancando la vegetación en el proceso y levantando cientos de galones de agua. El impacto vació el aire en sus pulmones y por consiguiente, acabó escupiendo al hada.

    Parrotmon batió sus alas para mantener la posición en el aire. Estaba a punto de rematar al par, pero...

    Teleport! —Una figura se materializó en su lomo. El lobo usó su habilidad única para cortar una distancia de diez metros y así morder el cuello de su oponente. Los datos fluyeron por su garganta, aunque no alcanzó a provocar el daño suficiente. El loro lo mandó a volar de un movimiento brusco. Irritado por la repentina intromisión, decidió enfocarse en el can. — ¡No es suficiente! ¡Más! ¡Quiero probar más tu carne!


    Claire.Claire. AcuariusAcuarius tu turno o3o
     
    Última edición: 8 Ago 2017
  6. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,168
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,576
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Acuarius

    Acuarius Silver Dog

    Registrado:
    24 Jul 2013
    Mensajes:
    784
    Temas:
    11
    Calificaciones:
    +227
    El ataque del Lobo Vampiro no se hizo esperar y nuevamente se lanzó como una bestia salvaje, su Sticker Blade fue directo al ala izquierda del pajarraco otorgándole una apertura directa al costado cuando esta se agitó y se quejó por el malestar. Sangloupmon evitó el aleteo repentino de ave y dio un zarpazo directo al lado izquierdo de la garganta; se afianzó en la piel de éste usando sus garras y así soltó un rápido mordisco a la garganta del Perfect. Este apenas le mostró dificultad cuando el vampiro agitó su cabeza con el bocado de piel en su hocico, como todo carnívoro hambriento, permitiéndole disfrutar del manjar unos segundos. Rápidamente la garra del ave se movió hasta el depredador Vampiro y lo tomó fuertemente para arrancarlo de sobre ella, provocando que la herida empeorara y empezara un mayor sangrado de datos.


    Inmediatamente Parrotmon le apartó, sintiendo nuevamente la mordida y los feroces rasguños hechos por Sangloupmon cos sus garra, pero el vampiro era tenaz y nuevamente salió al ataque con más ferocidad. Solo que esta vez el ave no le dio tiempo de acercarse y atacar, sino que él mismo se lanzó al encuentro y a medio vuelo estiró sus garras inferiores para atrapar al lobo. Su pata derecha fue quien lo consiguió y no tuvo reparos para hacer gran presión con ella, cegando al lobo vampiro con el terror. El depredador convertido en presa, ahora con su mente ofuscada por el sufrimiento no podía concentrarse para ejecutar su técnica de tele-transportación o el Black Mind, haciéndole imposible escapar. Poco tardó el Perfect en estirar bien sus alas y emprender el vuelo.


    Aquello no detuvo a Sangloupmon para agitarse adolorido queriendo escapar antes de ser lanzado, ya que no podía contar con Seadramon mal herido y con Fairymon fuera de su vista. La bestia alada nuevamente apretó su garra para torturar al lobo, haciéndole soltar un aullido de dolor, acción que hizo a Megaseadramon reaccionar tras perderse el efecto de la carta que cubría su cuerpo de Chrome Digizoid, inclusive el dolor de sus heridas le permitió elevarse lo más rápido que podía para detener los planes de Parrotmon.


    […]


    Mientras tanto, no muy lejos de la columna que fungía como nido de Parrotmon, Fairymon estaba aún afectada por la parálisis producto del rayo, algo de lo que no tardaría mucho en recuperarse. Jun llegó a encontrarla después de verla caer paralizada. El corazón del rubio solo pudo apretar cuando la vio ahí tirada, un gran sentimiento de pena y terror lo embargó y se apresuró a tomarla en brazos pidiendo a Yggdrasil que no tuviera alguna herida fatal.


    — ¡Fairy, Fairy Fairy! — Chilló el muchacho con el hada Digimon en sus brazos, sintiendo el nudo en su estómago hacerse más grande y cómo las lágrimas se precipitan por sus mejillas. — ¡Vamos chica, despierta! — el rubio pidió golpeando ligeramente la mejilla de Fairymon. Su respiración apacible calmó al chico, pero cuando esta abrió la boca escupiendo algo de su saliva y la de Seadramon, todo jugó en su contra. El hedor junto a la lluvia y el barro, la excesiva saliva de serpiente, provocó que el estómago Del rubio se resolviese y, soltando a Fairymon sin delicadeza, se apartó para vomitar. Una vez que el muchacho recuperó su aliento, se volvió a verla.


    Ella estaba entera a simple vista y respiraba con calma aunque temblaba ligeramente, aquello le calmó enormemente al humano. Así que la tomó y con cierto esfuerzo la intentó arrastrar hasta donde Ringo y Serah se resguardaban.


    Fairymon no tardó mucho en recuperarse de su parálisis, pero su mente se encontraba en otro sitio. Sentía que todo lo que había pasado minutos antes era solo una muestra irrefutable de que no estaba lista para una verdadera lucha de ese calibre. Se sentía como una inútil total, sin poder prestar verdadero apoyo a sus camaradas o a la misión, el tiempo límite de su evolución acabaría pronto, así que se sentía presionada a hacer algo antes que fuese tarde. Todo aquello solo le estresaba y le agotaba. Quizás como Renamon habría dado más pelea o habría sido de más utilidad, pero ya no era ella y jamás volvería a serlo en esa vida. Pues, en lo que su poder le permitía no haría que Jun pasara por aquella terrible experiencia como la fue su muerte y renacimiento. Solo imaginar cómo fue aquél tiempo antes de salir de su huevo, le hacía tripas el Digicore.


    Así que se levantó luego de tener unos minutos a Jun sufriendo para moverla, y se elevó tomando al chico en brazo hasta llevarlo junto a sus compañeras, presenciando como Seadramon se había levantado algo herido directo a enfrentarse a Parrotmon. Las humanas ahí se vieron con preocupación tras la inesperada llegada y salida, respectivamente. Fairymon una vez dejó a su compañero en el suelo se elevó en dirección a los demás siendo detenida de inmediato por la chillona voz de Serah.


    — Fairymon, necesitamos de tu servicio en algo más…


    [ … ]


    La terrible serpiente marina de lanzó como un rayo desde el suelo, listo para empalar al ave con sus cuernos, quién a pesar de estar distraído elevándose, no tuvo el más mínimo problema en apartarse de su camino y dejarlo fallar, enfureciendo al reptil enormemente. Mientras Sangloupmon se estremecía de dolor aún atrapado por la gran ave. Un fuerte rugido de Seadramon hizo a todos vibrar, el lobo Vampiro quedó pasmado por aquel feroz grito mientras el pajarraco le respondía inmediatamente.


    — ¡Eres un malnacido! ¡No sabes cuánto disfrutaré cocinarte para el almuerzo! — Exclamó Mega Seadramon sintiendo su sangre hervir y su filosa hoja llenarse de una gran energía, hasta que tomó una posición adecuada y disparó. — ¡THUNDER JAVELIN! — el disparo de inmediato un enorme rayo hasta el ave y esta respondió con su Mjolnir Thunder, provocando que ambos ataques se repelieran largos segundos.

    Nadie dio señales de retroceder ni de huir, una bestia contra otra donde ninguno de ellos tendría reparos en atacar. Solo que aquello era una fachada para lo que el reptil tenía planeado. Seadramon fue astuto y aprovechando la pantalla de luz que provocó el golpe de ambos rayos, él se lanzó directo a embestir a Parrotmon. En los segundos donde ambos rayos se desvanecieron Seadramon se había lanzado veloz como una verdadera jabalina, pero Parrotmon le esquivó con suma facilidad gracias a su agilidad, le bastaba con estirar sus alas para elevarse y evitarlo, culminando aquella proeza lanzando un zarpazo a los costados de Seadramon, haciéndole retraerse de dolor y desconcentrarse de su objetivo.


    Claire.Claire. V.G.TizzaV.G.Tizza
     
    Última edición: 7 Ago 2017
  8. Autor
    Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,833
    Temas:
    399
    Calificaciones:
    +1,504
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Claire.

    Claire. Love Light<3

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    3,089
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +767
    La pelea contra Parrotmon del Oeste no podía haberse tornado más complicada para el trío de Nastrand´s Maze: lo que al principio pareció un sencillo tres contra uno ahora era sobrepasado por la agilidad y ferocidad de Parrotmon, quien tenía bastante diezmado a Seadramon y cargaba al lobo vampiro apretujado entre sus garras, sin contar que el hada del viento había sido “inutilizada”, por decirlo así. Los humanos debajo estaban inquietos, la lluvia había arreciado un poco y la oscuridad de la noche no les permitía saber exactamente cómo se estaba llevando el combate, los breves segundos de luz ocasionados por los rayos o centellas solo les dejaba claro que Sangloupmon estaba en problemas y MegaSeadramon X intentaba liberarlo, aunque hasta ahora no había podido hacer mucho.

    Es muy rápido~ ―musitó Ringo mirando arriba mientras que la falsa rubia a su lado imitaba la acción y se mordía el labio, consciente que su compañero estaba en peligro y pensando qué podía hacer: tenía muchos Digicodes, pero ninguno podría ayudar ahora; también tenía cartas, pero no un lector… no era mala idea conseguir uno, pensó. Su pensamiento fue interrumpido por la voz de Jun.

    Bueno, ¡habla! ¿Cuál es tu grandioso plan, pinky bitch? ―Fairymon esperaba impaciente detrás de su Tamer moviendo las alas.

    Por favor, dime tu petición a prisa, no me queda mucho tiempo en esta forma ―pidió la ninfa, la estadounidense dio un respingo para entonces meter las manos entre sus ropas y luego mirar a la líder.

    ¡Rin! ¡Rápido! Usa esta carta para que Seadramon ayude a Sangloupmon ―le pasó la tarjeta a la japonesa y esta asintió de modo distraído, apenas vio la carta y el nombre, entonces la pasó por la ranura del objeto que aún tenía entre sus manos pues no hace mucho usó una Digicarta.

    Plant Tail~ ―repitió la castaña y justo cuando la serpiente de aspecto psicodélico estaba en un forcejeo contra Parrotmon, entonces sintió su cuerpo mutar: movió su larga cola adelante y, al ver que ahora esta estaba dividida en dos y se asemejaban a raíces, no dudó en lanzarlas al frente logrando capturar las patas de Parrotmon. El loro gigante graznó con fuerza al verse atrapado y aleteó con violencia intentando deshacerse del agarre del otro. Sangloupmon aprovechó para asestarle una mordida y clavarle los colmillos, lo que hizo que el pajarraco se revolviera más y abriera sus garras por el dolor, haciéndole posible al lobo liberarse y caer al suelo. Seadramon soltó a Parrotmon y salió detrás del de pelaje azulino para intentar atraparlo, pero este fue más listo y usó el Black Mind cuando estuvo cerca del suelo y la sombra de Seadramon fue proyectada desde arriba gracias a los centellazos, logrando fundirse en la lobreguez del Perfect y volviendo a la normalidad en la superficie sin ningún daño aparte del que le había provocado el enemigo.

    ― ¡
    Lo logró! ―celebró Fairymon y los de NM soltaron aire aliviados.

    ¡Bien! ―dijo Serah y entonces notó que Parrotmon volvía a descender, posicionándose justo por encima de la gran estructura que le fungía como nido, recordándole la idea que había considerado hacía un par de minutos atrás, así que se volteó a ver al dúo de japoneses―. Escuchen ―dijo aprisa―, algo raro pasa con Parrotmon y esa cosa ―señaló allá y la castaña y el rubio miraron en la dirección que ella indicó, la estadounidense llevó su atención a Ringo―. ¿No notas como parece querer mantenerlos alejados de ahí? ―le dijo y la chica miró arriba.

    Pero, él mismo nos trajo aquí~ a su… propio generador de electricidad~ ―declaró la distraída sin entender bien el punto de Serah.

    Exacto ―contestó la americana―. Ya vieron que ese Digimon puede generar electricidad, creo que hasta más fuertes que los de una tormenta… ¿para qué iba a necesitar un pararrayos? ―explicó y la distraída dio una palmadita.

    Mm~ tal vez haya algo de valor ahí para él~ ―concluyó vagamente y Jun la miró parpadeando. Fairymon dio un respingo.

    ¿Entonces lo que querías que hiciera era…? ―cuestionó.

    ―respondió la menor― revisa qué hay ahí, tal vez podamos hacer que se distraiga un poco si jugamos con algo que protege ―indicó y todos asintieron. El hada aleteó y se elevó en la dirección indicada, recibiendo ánimo de parte de Yoshida, quien junto con las otras dos chicas se alejaron un poco del lugar para evitar quedar en zona peligrosa. Justo en ese momento Parrotmon vio abajo notando que el lobo cian se recomponía en el suelo, aunque estaba algo oscuro su magnífica vista le permitía ver lo que sucedía debajo. Solo por instinto sus iris se movieron en un instante hasta la estructura que guardaba y captó al hada del viento justo por encima de esta, al borde.

    La chica Digimon aleteaba con esfuerzo para no dejar que las gotas de lluvia le hicieran perder el equilibrio, su boca estaba abierta y, aunque su rostro era tapado por su máscara metálica, era evidente que estaba sorprendida. En el interior de la estructura habían Digitamas: muchos de ellos, más de cincuenta probablemente, de todos los colores y tamaños, apilados unos sobre otros. Fairymon por un instante se distrajo pensando en la razón por la que esos Digitamas estaban ahí, ¿acaso Parrotmon había matado a todos esos Digimon? Pero su pensamiento fue interrumpido por un estruendoso rayo que cayó en uno de los rieles que servía de pararrayos a la estructura e iluminó el lugar, trayendo consigo el feroz graznido que el loro gigante prorrumpió mientras batía sus alas con el pico abierto y los orbes zafiro destellando ira.

    Parrotmon se abalanzó debajo de modo iracundo con el objetivo de despedazar a la entrometida, el lobo se le había escapado pero no lo permitiría con aquella invasora. MegaSeadramon X y Sangloupmon vieron arriba y la serpiente entrecerró los ojos a la vez que bramaba.

    Sube sobre mi lomo ―ordenó elevándose y el lobo dio un salto para subirse sobre la serpiente.

    La fémina en traje de lencería apretó los puños y se mordió el labio al ver que Parrotmon venía contra ella, así que estiró ambas manos al frente y, haciendo uso de su habilidad para manejar la atmósfera alrededor, hizo que una corriente de viento ondeara al frente y una ilusión fuera creada a los ojos del loro. El Perfect se detuvo de golpe y aleteó arriba cuando vio que un gigantesco tornado se había creado repentinamente en frente y venía hacía él, aquello fue solo una leve distracción creada por el hada, quien rápidamente invocó algunos kamaitachis y las hojas de viento afilado salieron disparadas desde el tornado de mentira, logrando golpear a Parrotmon.

    El enemigo graznó con molestia al recibir el ataque y aquello le dio oportunidad a la chica Digimon de volver con los humanos que estaban debajo, debía decirles lo que había visto aunque ese último esfuerzo significara el fin de su tiempo de evolución. Sí, Jun fue quien dio unos pasos adelante para atrapar entre sus manos a Hawkmon, que venía volando con dificultad debido al cansancio, pero al menos había hecho su parte. Para Parrotmon las cosas ahora se tornaban un poco complicadas, pues justo en el instante en que vio desaparecer la ilusión de enfrente entonces quiso elevarse, pero fue golpeado con una potente embestida por un costado: se trataba de MegaSeadramon, que había logrado acercarse lo suficiente mientras este era distraído por la ilusión de la Guerrera del Viento, para ese momento la cola del Perfect X había vuelto a la normalidad.

    El fuerte golpe desequilibró al ave y a continuación esta solo sintió que un peso se cernía sobre su lomo, se trataba de Sangloupmon que, usando el Teleport, había desfragmentado su data y reaparecido sobre el Perfect con las fauces abiertas; su intención era despedazarlo con los dientes y devorar parte de aquellos deliciosos datos. La maniobra le salió tal como quería, pues al momento de caer el vampiro consiguió asirse del ala del loro, por lo que no dudó en abrir la boca para propinar un mordisco y hundir sus afilados colmillos sobre la cabeza del Perfect.

    Parrotmon se revolvió con ira y dolor, los afilados dientes de Sangloupmon habían logrado punzar el globo ocular del digital y ahora el pajarraco tenía problemas para quitárselo de encima, así que solo comenzó a aletear de modo errático y desesperado, buscando zafarse del contrario. Mega Seadramon dio la vuelta alrededor del Perfect cargando energía en la hoja que le fungía como cuerno y lanzó un rugido para avisar al vampiro de lo que haría, el lobo volvió a usar el Teleport y se descompuso en partículas para reaparecer sobre el lomo de su compañero de nuevo, permitiéndole al del anticuerpo X realizar un Thunder Javelin que recorrió la anatomía del contrario y lo hizo paralizarse en el lugar además de soltar un chillido ensordecedor que se escuchó por toda el área.

    Cuando el ataque acabo, Parrotmon quedó en el mismo lugar sin moverse, apenas aleteando y con claras señales en su cuerpo de que estaba bastante herido; su ojo derecho se encontraba cerrado, pues había quedado inservible luego del mordisco propinado por Sangloupmon, por cómo se veía parecía estar a punto de ser vencido. Tanto Seadramon como Sanlougmon se alegraron a su modo, podían oler la victoria cercana. Debajo, los miembros de Nastrand´s Maze escuchaban lo que Hawkmon decía acerca de los Digitamas y los tres chicos alzaron la vista para ver lo que sucedía arriba en la penumbra; la lluvia cambiaba constantemente su fuerza, arreciando o haciéndose más suave, pero los relámpagos que iluminaban una y otra vez la zona no eran una variable.

    ―D
    ebe ser por eso que no se mueve de ahí ahora ―musitó Serah y el par de japoneses la miraron.

    ¿Qué quieres decir? ―preguntó Yoshida apretando a su camarada contra sí.

    No quiere dejar sin protección el nido ―respondió la menor mirándolo―, no sabemos qué quiere hacer con esos Digitamas pero sí sabemos que son valiosos para él ―Farron entonces miró a Ringo―. Hay que aprovechar este momento ―explicó―, Parrotmon está tan preocupado de mantener su nido a salvo que no ha vuelto a elevarse o alejarse de allí desde que vio que Fairymon descubría lo que ocultaba ― ella tenía razón aunque para ese momento ninguno de los tres humanos podía saber exactamente las razones del loro gigante.

    Mmm~ de acuerdo~ ―la distraída la miró con los ojos abiertos sin entender bien, aun así algo sí tenía claro: debían terminar con su trabajo, su hora de dormir ya había pasado hacía mucho rato y comenzaba a sentirse muy cansada. La yogui metió la mano en el manto e indagó entre sus cosas antes de sacar una tarjeta más, se trataba de la carta “Crack Bite”.





    AcuariusAcuarius V.G.TizzaV.G.Tizza siento mucho la tardanza ;u; Tizza, al final lo dejo hasta ahí, creo que sí te salen al menos unas mil palabras con lo que falta x3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,168
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,576
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,338
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    La rivalidad entre los jefes de la Sabana Guardián era algo que todos conocían. Incluso Riveria tuvo presente los límites de sus territorios a la hora de expandir las lineas ferroviarias. Nadie esperó que Parrotmon venciese a los otros tres en aproximadamente una semana. El líder del oeste se convirtió en una amenazada para el ecosistema, sus acciones rechazaban el mundo y por lo tanto recibiría una probada de su propia medicina. Sin embargo, ese era el punto de vista de un extraño, alguien ajeno a la situación. ¿Qué pasaba por la cabeza del pájaro? Todas las batallas fueron de vida o muerte, y sus seguidores no hacían más que presionarle para que siguiera adelante, aumentando de forma progresiva su estrés. El milagroso clima le dio una ventaja crucial a la hora de la verdad y conseguir la victoria. ¿Y qué quedó después de eso? Paranoia, miedo, ira, soledad. Superado por estas emociones, el papagayo decidió crear un refugio, un lugar dónde pudiese recobrar esa tranquilidad que tanto añoraba. Mató a cada Digimon con el que tuvo contacto y secuestró sus Digitamas. Una vez que abandonasen el cascarón, los criaría como si de su propia familia se tratase. Así, crearía un ejercito leal, bajo sus alas se extendería una imponente fuerza militar que calmaría aquellos fantasmas que le acosaban. El nido era su última esperanza, la llave de su sueño.

    [...]​

    Una robusta sensación impregnó la mandíbula del acuático. A pesar de que los ataques físicos no eran su especialidad, en ese momento sentía que podía doblar el acero con sus dientes. Uno creería que la técnica de un Child sería inútil a manos de un Perfect, no obstante, cuando recibían el soporte de la carta, la adaptaban de acuerdo a sus fortalezas. Además, lo más importante de las mismas era el efecto que otorgaban y no la potencia en sí. ― ¡Vamos! ¡No podemos perder la iniciativa aquí! ―Exclamó MegaSeadramon dirigiéndose a Sangloupmon. El cuadrúpedo se encontraba sobre su lomo despellejado, de no ser por la revitalizante lluvia su umbral de dolor habría pasado el límite de lo tolerable. Esta herida dejaría una cicatriz muy grande incluso en su primera etapa. No solo la serpiente recibió gran daño, el costal del lobo estuvo a punto de ser penetrado por las garras del Raid Boss. Antes, cuando evitó la caída y contraatacó, llevó sus hazañas al pináculo de la concentración y acabó pagando un precio por ello: la incapacidad de volver a usar el Teleport por el resto del combate. Su mejor forma de cerrar distancias y re-posicionarse quedó anulada por la fatiga y lo único que mantenía su espíritu de pelea era el placer que bajaba por su garganta. Quién diga que los datos no tienen sabor sin dudas no sabe lo que dice, Parrotmon era un platillo de primera calidad.

    Cuento contigo para que me lo dejes a mi alcance Seadramon. Necesito más datos... ¡más! ¡¡MÁS!!

    Al mismo tiempo, Serah comenzaba a verse más motivada. El papagayo se mostró inalcanzable durante casi todo el combate, por eso le daba algo de paz mental que las tornas cambiasen de forma favorable. Estaba tan inmersa en la situación que ni siquiera se daba cuenta que su cuerpo titiritaba por el frío. Estar parada allí, bajo el torrencial y en la noche, ya era todo un desafío. La única que más o menos sobrellevaba la adversidad ambiental era Ringo, pero solo porque ella aplicaba la respiración yoguica para conservar su calor corporal. Jun se aferraba con firmeza a Hawkmon, no le iba a permitir volver a la batalla bajo ningún concepto. Sentía que si algo le sucedía a su compañera, no iba a ser capaz de soportarlo de nuevo. Amor opresivo sería el termino correcto para describir sus acciones.

    M-me lástimas... Jun ―el ave miró los ojos del rubio y habló con sinceridad―, quiero pelear, deseo ayudar.

    ¡Ni Hablar! ―Contestó de inmediato al tiempo aumentaba la fuerza de su abrazo. ― Parrotmon... el Raid Boss es demasiado para ti... MegaSeadramon tampoco puede igualarse.

    Hmn~, qué bueno que no te escuchó~. ―Takanabe conocía la personalidad de la anguila, sabía que esas palabras insultaban a su orgullosa especie. En su interior se preocupaba por el bienestar del otro, pero también aceptaría cualquier resultado que le trajese el destino. Lo único que podía hacer por él, era darle una pequeña carga de Digisoul y mantener su fe. — «Buena suerte.»

    El ave extendió sus alas y preparó una gran cantidad de voltaje, cuando estuvo lista, disparó. Por otro lado, el portador del X-Antibody recibió el ataque con su espada de piedra y lo absorbió de inmediato para luego devolvérselo con la misma potencia. Sucedió en un instante y el Raid Boss ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar. Por suerte para él, los daños que sufrió la serpiente afectaron su puntería y concentración. Terminó asestándole a una de las vigas, que de no ser por la lluvia, se habría derretido como caramelo de mango. En base a su estado actual, Parrotmon se vio obligado a elegir entre dos opciones: ¿Huiría abandonando el nido o lo protegería con su propia vida? La respuesta estaba clara, después de llegar tan lejos con su masacre no daría marcha atrás. Encaró a los invasores y voló directo a ellos. Antes de que ambos colisionasen, guardó sus extremidades y esquivó el cuerpo del coloso por milímetros al tiempo que usaba su garra para arrancarle más escamas. MegaSeadramon gritó de dolor y siguió de largo mientras que Sangloupmon tuvo que usar toda su concentración para no caer la vacío. — ¡B-bastardo! —Ni él ni su enemigo se detendrían por mero dolor físico. Ambos llevaban sus cuerpos al límite por sus propios ideales. Una distancia de trescientos metros los separaba. Simulando un encuentro de justas, el pájaro repitió la misma jugada. Abrió sus garras y notó algo extraño: el acuático se quedó quieto. ¿Acaso se había rendido? A menos de un segundo de llegar dónde él, no tuvo tiempo para analizarlo. — ¡Gughb-! —Los dos Perfect chocaron. El marino ahogó su gemido y utilizó todas sus fuerzas para contener al rival. Dejó que las pezuñas de éste se enterraran en su cuerpo, luego tensó los músculos tanto como el acero, entorpeciendo la retirada del otro. Ganó el tiempo suficiente y atrapó la pata de su adversario con su cola, no iba dejarle huir.

    ¡...! —Parrotmon sintió que el tiempo se detenía frente a sus ojos. Un escalofrío recorrió toda su columna vertebral y su mente quedó paralizada. En ese momento, tan efímero como un segundo, creyó escuchar la risa del odiado y maltratado invasor.

    He...he... ¿Te ibas a ir algún lado? —La serpiente abrió sus fauces e intentó morderle, pero... — M-mierda... —El efecto de la carta había concluido antes de que pudiese aprovecharlo, y en ese último intercambio de golpes perdió la fuerza necesaria para triturarle con los dientes. Sus orbes se pusieron en blanco y, sin aligerar su agarre, cayó junto a su objetivo. Mientras el loro intentaba librarse del pesado "grillete", una figura apareció sobre su cabeza.

    ¡Por fin! —Sangloupmon se había sujetado con colmillos y garras a la cabellera de MegaSeadramon, por eso no salió despedido en la colisión. Aterrizó en el cuerpo del alado y se aferró con la mandíbula de su único ojo sano. El Raid Boss soltó agonizante graznido y toda resistencia abandonó su cuerpo. Así, los tres Digimon cayeron desde unos treinta metros de altura y se estrellaron contra el suelo. El canino dio una docena de vueltas antes de detenerse, intentó pararse, trastabilló, volvió a insistir y lo logró.

    La anguila seguía inconsciente en su etapa Perfect, prueba de su absurda vitalidad. El ave esmeralda por su parte, se retorcía con brusquedad en la tierra. Sus plumas se impregnaban de barro y el sonido de la lluvia anulaba sus otros sentidos. La desesperación absoluta le nublaba la mente. Cargó electricidad y la disparó de forma aleatoria. Uno de los rayos impactó a diez metros de la posición de los Tamers. Los humanos se quedaron sin aliento, no sabían que pensar de la situación ni si era seguro mover un solo dedo.

    La energía se fue drenando desde el interior de Parrotmon. La simple acción de respirar ya era dolorosa con esas heridas. El miedo erradicó todo rastro de su ego, aunque se recuperase físicamente no volvería a ser el mismo. Esperaba su final a manos de los intrusos, quizás la única expectativa que el destino cumpliría por él. El perro vampírico llegó dónde su adversario y comenzó a comérselo vivo. Cuando desmembraba una parte, ésta estallaba en datos que luego bebía. Naturalmente llegó un punto en el que la homeostasis dentro del pájaro no se pudo mantener y acabó explotando en una ráfaga de datos. Los mismos se dispersaron por el aire y luego adoptaron la apariencia de un huevo. El lobo no terminó allí, abrió sus fauces de par en par y devoró el Digitama sin dudarlo. Cuando acabó, volvió a su etapa Child y se desplomó al igual que la anguila. Literalmente forzó su evolución hasta el límite solo terminarse la "cena".

    ¡O-oye!

    Yoshida fue el primero en reaccionar. Con Hawkmon aún entre sus brazos, corrió en la dirección que se encontraban sus socios. Ringo también le siguió, desde lejos no podían apreciar la gravedad de la situación. No obstante, Serah se quedó quieta. Pasmada por la anterior escena, miró el tormentoso cielo y luego observó con detenimiento su entorno. Lograron matar a Parrotmon, pero Dracumon y MegaSeadramon perdieron el conocimiento después de ganar una indeseada colección de heridas. No se sentía como una victoria, y el hecho de que el clima no mejorase le hacía pensar que aún se encontraba en peligro. ¿Esto era lo que significaba enfrentar un Raid Boss? ¿Qué era ese sentimiento de insatisfacción que le invadía? Por alguna razón imaginó a su hermana defendiendo a los civiles de una amenaza similar. ¿Cómo lo habría hecho ella? Comenzaba a pensar en cosas innecesarias, por esta clase de cosas no le gustaba quedarse sola. Después de estornudar, chasqueó su lengua y fue dónde los demás.

    Maldición... ¿Habré pillado un resfriado? —Probablemente sería un poco más grave que eso.

    Claire.Claire. AcuariusAcuarius finish... creo xD

    MaikuMaiku terminamos, y como no, antes de cerrar volvemos a agradecer la infinita flexibilidad del Staff. Gracias o3o.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. Autor
    Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,833
    Temas:
    399
    Calificaciones:
    +1,504
    Hola chicos, primero que todo, lamento haberme demorado tanto en corregir esto. Normalmente estoy más pendiente de los plazos, pero he tenido semanas demasiado agobiantes, laboralmente hablando. En fin, fuera de eso, quiero decir que me pareció una Raid bastante buena y entretenida. Hay algunos detalles que afinar y que haré presente en su evaluación, pero los felicito por hacer una historia de un estilo de quest que, normalmente, se reduce solo a la pelea sin sentido.

    Realismo: En términos generales, todo estuvo bastante bien manejado y se notó que tuvieron en mente una serie de aspectos u obstáculos propios de la trama, como la constante alusión al clima difícil que les tocó. Sin embargo, hay dos cosas que no terminaron de convencerme y se debe a ciertos deslices en la trama que no fueron suficientemente explicados. Primero, me quiero referir a la inconsistencia en el planteamiento de Parrotmon como enemigo. No sé si esto se produjo porque no se pusieron de acuerdo o solo porque, a medida que avanzaron, intentaron buscar formas simples de derribar la complejidad inicial que le atribuyeron al loro. Me refiero específicamente a que, en un principio, Parrot apareció como un Digimon poderoso y con una inteligencia envidiable, al punto en que todos sus movimientos fueron estratégicos. Llegó a tal punto su dificultad como rival, que logró lastimar fuertemente a Megaseadramon y dejar inmovilizada a Fairymon, todo mediante una misma estrategia. Sin embargo, luego el ave pasó a ser rápidamente masacrada por Sangloupmon, quien solo tuvo que tomarla por sorpresa y morderle como desquiciado.

    Entonces, me permito dejar las siguientes preguntas ¿realmente un Perfect que pudo hacer tal frente a Seadramon, se vería tan afectado por simples mordiscos de un Adult? Recalco simples mordiscos, porque no se especificó nunca que fueran técnicas especiales. ¿Cómo hizo Sangloup para mantenerse tanto tiempo en el aire? En efecto, acorraló al loro en su propio territorio y en ningún momento se manifestó cómo se mantuvo allí, pese a ser repelido múltiples veces; tampoco se expresó que lo hizo con su Teleport, aunque me habría parecido forzado que abusaran de esa habilidad para justificar la escena. Finalmente, la forma en que remataron al digimon me pareció excesivamente simple, llegando al argumento básico de “somos más, así que te cansas primero” cuando, durante todo el relato, Parrotmon mostró que podía ir contra esa lógica. Quizás con más combinaciones de ataques, cartas u otro tipo de estrategia me habría parecido más acertado, pero la sola distracción del loro fue algo conveniente, cuando bien pudo usar la misma estrategia de los rayos para mantener a todos lejos de sus Digitama o lanzarse contra los humanos ante la “seguridad” de sus oponentes.

    En segundo lugar quiero hacer presente la inconsistencia que hubo con que Parrotmon guiara a todos hacia su nido. Francamente, me pareció inverosímil que el Perfect guíe a sus cazadores hacia el lugar que quiere proteger, solo porque así “sale su lado más fiero”. Sobre todo si estamos frente a un enemigo que ha demostrado, en contadas ocasiones, superar el intelecto básico de los Digimon fuera de control que hay en los trabajos. Quizás si hubieran utilizado más la composición del nido para justificar su decisión, como decir que con los pararrayos atraía electricidad para atacar a sus enemigos o que usaba la pobre visión para que estos se incrustaran los rieles en pleno vuelo, pero no fue así. Lo que empeoró todo, fue que la gran justificación de la victoria vino del nido que, sin razón prudente, el loro les presentó. Todos (19/25)

    Desarrollo: En general creo que fue un gran trabajo en este punto. Tizza sobresaltó del resto, he de admitirlo, porque planteó una serie de escenas y estrategias novedosas y que fueron tomadas como base en todo lo que restó de combate. Por otro lado, Acuarius se mostró más débil, por centrarse demasiado en diálogos y en escenas de sus personajes, en vez que el objetivo primordial del trabajo. Claire pecó en el final de no cerrar del todo la historia, dejando la situación con Wayne y Riveira en el aire, así como el hecho de por qué Parrotmon tenía tantos Digitama en el nido. Tengan ojo con el nivel de profundidad que le dará cada quien a la trama, porque la historia en sí pierde potencial si uno coloca un sinnúmero de detalles y datos que captan la atención del lector, pero luego otro los obvia o los trata superficialmente. Quizás falta un poco más de coordinación y corrección como equipo, a la hora de escribir.

    Fuera de ello, los felicito por plantear escenas de combate interesantes y que no giraron en torno a lo cliché. Me agradó ver estrategias que no giraran, tanto, en torno a cartas o memorias cuando las cosas se ponían mal. Y también me gustó mucho que no se abusara de la habilidad especial de MegaSeadramon para acabar con su oponente. Tizza (25/25); Claire (23/25) y Acuarius (20/25).

    Interpretación: Este fue, sin duda, el punto fuerte de todos. Tanto a nivel de personajes, como de ambiente y de objetivos, todo se mantuvo en perfecto orden, o al menos así lo noté. Especiales felicidades al manejo del clima, que fue una constante que nunca se perdió, tanto en la introspección de los personajes, como en su búsqueda del loro y en la pelea con el mismo. (25/25)

    Narrativa: Finalmente, en este punto, primero decir que todos tienen una redacción muy buena y que me hizo bastante amena la lectura. En general, los errores de todos giraron en torno al uso de tildes, que obviaban en distintas palabras (e.g. varia/varía; cantaros/cántaros; porque/por qué). Eso sí, en el primer post de Claire y en el de Acuarius, pude ver una falta de correferencia constante y demasiado evidente, lo que me hizo sentir que no se revisó del todo el post o simplemente se hizo a la rápida. Ejemplos patentes de esto, son las veces en que Claire dice "salir" o sus conjugados en el inicio de su post; y Acuarius repite expresiones como "de ellos" o "cualidad". Ojo con estos detalles. Más allá de eso no tengo mucho qué comentar, fue un buen trabajo. Tizza (24/25); Claire y Acuarius (23/25)


    Total: V.G. Tizza (94/100); Claire (90/100); Acuarius (87/100)
    Paga: Tizza 465; Claire 450 y Acuarius 435 bits.
    Fama/Infamia: +4 Ringo y Serrah; +2 Jun
    Blast Gauge: +50% Blast Gauge a todos.
    EVO: +1 a Betamon, Dracumon y Hawkmon
    Stat: +3 VIT Betamon; +3 STR Dracumon; +1 VIT Hawkmon


    V.G.TizzaV.G.Tizza Claire.Claire. AcuariusAcuarius cualquier comentario me lo hacen llegar por interno, please. Saludos!
    MasaruMasaru
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,168
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,576
    Pagas Asignadas
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...