Evento Trama Libre The Eye of The Storm | Pre Evento [Último día HOY]

Tema en 'Naruto World' iniciado por Angelo., 2 Nov 2018.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Osiris754

    Osiris754

    Registrado:
    30 Jul 2017
    Mensajes:
    57
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +11
    The eye of the storm: Parte 1, fragmento 5

    Nishi Senro (Rasen), Tensaigakure

    Hace 14 años en la cabaña

    La cabaña de aquel entonces por fuera no era muy diferente a la actual, sin embargo el interior, era bueno, diferente; era muy desordenado, pergaminos por todos lados, papeles hechos bola, estrujados y arrugados; incluso había algún que otro charco de tinta, aunque esto solo era la sala de estar, igual era algo muy molesto, en especial para la persona que justo en ese momento cruzaría la puerta:

    -........... -Aquella madre que recién llegaba de hacer las compras con bebe en brazos espero una casa limpia después de aquel regaño que había hecho a su esposo, sin embargo, mas contraria la reacción no pudo haber sido -¡¡¡MALDITA SEA GURE UCHIHA TE DIJE QUE LIMPIARAS TODO ESTO, SI NO TE ARRANCAS TUS ESTÚPIDOS OJOS PARA TUS ESTÚPIDOS EXPERIMENTOS TE LOS ARRANCARE YO!!! -La joven madre de pelo castaño claro y largo gritaba y se enojaba mientras caminaba por todo ese mar de hojas y tinta, en todo aspecto uno diría que es totalmente diferente a la que conocemos hoy en día.

    -Este hijo de... ah... es imposible hacer que haga algo útil como limpiar o cuidar al bebe, pasa mas tiempo en esos experimentos que en cama, ya hasta se ah quedado dormido encima de esos pergaminos sin darse cuenta, al menos podría pensar un poco en el bebe -Era entendible que estuviera molesta con su marido, solo pasaba escribiendo y documentando sus hallazgos que en su mayoría no parecían aportar o llevar a algo interesante... a simple vista, pero la mujer no se molestaba en tratar de comprenderlo y solo se quejaba, claro el bebe Rasen al principio lloraba y lloraba cuando esto pasaba, sin embargo poco a poco se fue acostumbrado, para solo haber sido unas 2 semanas casi desde que empezó la primera discusión, ahora solo dormía y/o chupaba su dedo cuando pasaba eso pero siempre era desinteresado.

    -Me pregunto donde estará ahora, de seguro que debe estar en el sótano como siempre -Ella normal ponía las compras en el mesón, todo un día normal, cuando de repente escucho un ruido algo fuerte de algo cayendo y destrozando algo -¿Que habrá sido eso, Gure? -ella no se asusto mucho por eso, su esposo no solo hacia investigaciones si no que varios experimentos, a veces estos experimentos resultaban en explosiones, aunque los experimentos peligrosos son para el ático y los inofensivos para el sótano, no siempre era preciso calculando las consecuencias de cada uno; volviendo al tema, la joven madre y esposa deicidio bajar al sótano de todas maneras, averiguaba que pasaba y regañaría en persona a su esposo, todo en uno... sin embargo.

    -Ya te eh dicho no voy a ser nada malo, aparte mientras mas mejor -El ruido resulto ser de el partiendo el escritorio del sótano con un tercer brazo hecho de sombras que poco a poco se replegaba hacia abajo de la chaqueta de este hombre misterioso.

    -Incorrecto, ella no puede involucrarse en esto, mucho menos con un bebe que cuidar

    -Lo se y lo entiendo, pero no habrá mujer y bebe que cuidar si no hacemos algunos sacrificios, no lo digo por mi si no por ti

    -Estas demente

    -Me dicen demente, pero tu, tu estas enfermo, solo mira que de pergaminos hay en el suelo o en la sala, y que de loca esta tu esposa por eso

    -Eso es diferente, al menos yo hago algo por la comunidad, tu solo estas sentado en tu trono dejando que otras cabalguen encima tuyo...

    -Yo omitiría esa parte...

    -Conozco tus intenciones, y no, yo no necesito pelear, yo necesito respuestas

    -Las tendrás, sin embargo toda información tiene un costo, no por bien del vendedor si no del comprador, solo piensa en la situación, no tienes escapatoria, yo te estoy dando una ventana para que puedas escapar sin embargo la rechazas, sin mencionar que aunque no quieras tu esposa, e incluso tu hijo terminaran consumidos por las llamas, la sangre, las sombras, los espíritus, o aun peor

    -...

    El uchiha estaba recapacitando, hace unos momentos estaba en total desacuerdo pero después de las palabras de parte del tipo misterioso tuvo que pensar, los lobos no solo lo asechaban a el, si no a su familia, aunque el sujeto de adelante no era cualquier conocido, aun se le dificultaba confiar en el, pero no le quedaba otra opción, solo quería que su familia viviera en paz:

    -Okey, aceptare tu trato

    -Perfecto, ahora solo dame la mano y sellaremos parte del trato, después de todo, aun falta otra parte -el movió un poco la cabeza sin rebelar su rostro hacia la escalera en donde se hallaba la esposa del uchiha, observando y escuchando asustada toda la conversación, o parte de esta, intento esconderse cuando vio que fue descubierta sin embargo ella vio que era inútil, entonces se vio obligada a bajar con el bebe en brazos y acercarse a preguntar que pasaba.

    -...

    -Bueno, parce que estamos todos


    En la actualidad

    -¿Y que paso después?

    -Eso es todo, lo ultimo que recuerdo fui yo en la cama despertándome a la mañana siguiente contigo en tu cuna también dormido, habían usado una especie de genjutsu conmigo y debido a eso no recuerdo nada de ese primer encuentro; el resto de encuentros es de el hablando cosas sin sentido o de poco interés y después nada, simplemente desaparece como si nada hubiese pasado, tampoco puedo recordar su cara, siempre que se me presentaba lo hacia de espaldas

    -Pero de que hablaban el y papa

    -Hay cosas que se me hace imposibles contarte, por mas que quisiera... -De repente sus manos involuntariamente taparon su boca como si trataran de evitar que dijese algo, forcejeo y después de que se rindiera recupero control de sus manos -No puedo, es la voluntad de ese hombre, tu padre y mía que no te metieras en este asunto hasta que llegues a ser lo suficientemente fuerte, solo quiero lo mejor para ti -lo miro con una gran pena y vergüenza y al mismo tiempo culpa.

    -Tienes razón -el sabia que eso iba mas allá de sus capacidades, en especial siendo solo un gennin, aun tenia que madurar y ganar poder

    -Me alegro que lo entiendas, eh odio sobre un nuevo rumor que ah estado circulando últimamente, de seguro ya lo conoces, pero tu padre conocía mas sobre el rinnegan, en sus pergaminos documento todo lo que sabia -después de hablar bajo al sótano junto con Rasen para entregarle el pergamino -este pergamino no contiene información precisa sobre el rinnegan como jutsus y todo eso, solo teórica como teorías que hacia tu padre a partir de la información que ya tenia, pero espero sirva de algo, tiempos oscuros vienen, y prefiero que te prepares para lo que sea

    -Gracias mama, prometo que me haré fuerte y no permitiré que nada te pase

    -*pequeña risa* gracias, soy afortunada de tener un hijo como tu

    -Lo mismo digo







    Fragmento 5/5: Finalizada
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,886
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,396
    Nashla Uchiha

    Los reportes iban y venían a las manos de la Mizukage y entre ellos unos cuantos documentos intrusivos sobre otras situaciones prioritarias, pero no relacionadas con el evento principal. Lo bueno de todo era que Uchiha líder podía delegar a algunos miembros del Concejo determinadas tareas, así como confiarles otras a personas más cercanas de su propio clan. Satoshi le informó que había puesto una asignación especial a Daisuke: investigar más acerca de los Hyuga. Si lo que se decía de él y su cargo en Hoshigakure no Sato era verdad, no tendría problema en colaborar con los de su sangre y en favor de estos.

    —Podría programarte una cita con la líder de dicha villa, eran amigas, ¿no? —Pecas le vio con dejo curioso. —Lo dice el expediente de Noten.
    —Era mi alumna también.
    —¿Y qué pasó? —Hizo una pausa en conjunto a su receptora que otra vez se le quedó viendo—. Cierto, su relación con Rinha es muy cercana y eso…
    —No sé si represente un problema, pero por los momentos es arriesgado que nos vean socializando a la ligera —el ANBU hizo un sonido—. Y sé que estás pensando, porque Daisuke también podría estar vinculado a Arashi pero es más seguro mantener un ojo puesto en él que es de mi clan, que en un extraño.
    —Entiendo, también supongo que entre ellos y Hogaku, das más prioridad a tu esposo.
    —Qué inteligente eres —alzó un índice en medio de una corta sonrisa.

    Antes de llegar a su oficina, Nashla hizo otras paradas técnicas para hablar con algunas personas. Una de ellas era un Ootsutsuki enviado por Kimo; le entregó una carta sellada y no por mero asunto político. Quería asegurarse de que se viera tan formal como fuese posible. El monje no ignoraba que su clan estaba en la mira porque antes que los Uchiha y los Senju, ese linaje estaba más cerca de obtener unos ojos tan poderosos como los que iniciaron los rumores. En el papel ponía lo siguiente:

    “Confío en que esto quedará entre usted y yo porque solo necesito su garantía para saber que mi gente estará a salvo de cualquier señalamiento. Aquí le explico la manera en la que nosotros, por kekkei genkai, podemos alcanzar el Rinnegan. También yace información sobre Rikudou Sennin, su origen, quién fue… hay detalles que todavía no hemos podido descifrar totalmente pero le aseguro que, antes que nuestra seguridad, priorizara la seguridad de todos los civiles de Modan porque es nuestra misión proteger a los más indefensos… si tengo que revelar lo que surja en la investigación, se lo haré saber y usted será nuestra vocera ante el resto, pues he visto que su objetivo en la vida es el mismo de quien le escribe […]”

    Ya tendría oportunidad de leer con calma el resto de la misiva. El enviado de Kimo desapareció en un parpadeo.

    Ni bien pudo dar dos pasos cuando otros dos shinobi la interceptaron. El cabello, el color de ojos azul claro intimidante y el porte rígido, obvio que el aura fría que desprendían igual, les hizo saber a ella y su acompañante de que clan venían. Ruura se estaba tardando en actuar. Satoshi se ofreció a atenderlos para que pudiera llegar a su morada laboral, sin embargo los seguidores de la matrona de hielo expresaron un tajante no. Sus órdenes eran estrictas. Más que nada, había un ligerísimo temblor en ellos… en sus ojos, si se les veía directo a la pupila. Fue por ese detalle que Yuusha aceptó hablar con los hombres, porque intuía que ambos no podían llegar con las manos vacías o morirían.

    —Hace rato que no sé de Tye —díjoles de repente, desencajándolos—. Confieso que me preocupa.
    —¿Tye…?
    —Ustedes le llaman Einarr, lo acabo de recordar —la expresión de los hombres varió y hasta parecieron burlarse con solo recordarlo—. ¿Entonces está bien que veo que se ríen?
    —No, es un idiota perdedor —aseveró Yuki Uno.
    —Búsquenlo, quiero hablar con él.
    —Primero queremos hablar con usted, Mizukage —continuó el mismo frígido.
    —Escucho.
    —¿Qué está sucediendo? ¿Qué es ese rumor de unos ojos poderosos que se han robado de Tetsu?
    —Ruura debería saberlo.
    —Lo sabe —contestaron los dos en sincronía perfecta—. Solo quiere confirmaciones —mencionó Yuki dos.
    —Siguen siendo rumores pero alguien, ninja o no, hizo un desastre en el Hierro… no sé cómo se filtró la información —tocó su mentón—, estamos investigando. Sobre esos ojos, se llaman Rinnegan y para mí eran mitológicos hasta hace días.
    —¿Qué hace? Los ojos…
    —No lo sé, dije que para mí eran mitológicos —los dos la miraban a la cara y ella intercaló la suya guardando silencio.
    —¿Es cierto que los Uchiha pueden poseerlos? O sea, dominarlos.
    —Nunca he visto a un Uchiha portarlos pero, dicen que sí —se cruzó de brazos, notando cómo la expresión de uno de los gélidos cambiaba a una socarrona—. ¿Algo más? —Negaron. —Quiero ver a Tye, tengo algo especial para él.

    Cruzó por el lado de uno de ellos siendo seguida por el ANBU de su mismo clan. Haber dicho lo último fue una especie de truco para despertar la ambición de Ruura, quien abiertamente usaba a Einarr como su chivo expiatorio en muchos casos ligados a Nashla. Asimismo, Pecas reconocía el desprecio que sentía Pecho Frío hacia esa mujer, además del riesgo que conllevara que estuviera cien por ciento apegado a su clan con un sello maldito sin dominar. Era su forma especial de mantener a la matrona ocupada, un poco contenta respecto a él, hacer sentir importante al chuunin y más importante: fortalecer su lealtad con Kirigakure per se.



    VerwestVerwest por asuntos Yuki.
    Chisuka-KunChisuka-Kun solo al principio por una mención de Satoshi.
    ShulmanShulman porque mencioné a Sona.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,886
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,396
    Nashla Uchiha

    Después de haber leído la carta de este post: The Eye of The Storm | Pre Evento ¡Participa!

    Nashla apretó el papel con cuidado de no arrugarle demasiado. No ponía remitente, pero era obvia la procedencia porque muy poquísimas personas disfrutaban desafiar la muerte. Satoshi agarró el arreglo para admirarlo con detenimiento, esbozando una mueca de impresión al detectar la formación del Sharingan con las flores. Bastante creativo. Miró a la mujer, encontrándola con una expresión seria aunque en conflicto consigo misma; no era difícil leer su rostro.

    En silencio Pecas tomó asiento y pidió a Uchiha hombre que cargara con las flores y las depositara en el escritorio de alguien más. Sin embargo, antes de cruzar el umbral, Nashla le pidió que regresara hasta ella porque deseaba hacer unos arreglos; lo que menos quería era compartir el mensaje en clave que el susodicho autor de todo eso envió con esa simple simbología.

    —Ya puedes llevártelas.
    —¿Estás segura? —La fémina asintió con calma.

    En su despacho no quería tener nada relacionado a traidores, lo que irónicamente le haría bien a otros.

    […]

    En el techo de la torre más importante de la Niebla, Pecas invocó a Wayne para que la llevara a una de las varias costas del país, de la isla central, donde alguna vez tuvo que vivir una experiencia no muy agradable porque significó un antes y un después para Kiseki Michibiki. La verdadera Uchiha les vio partir entre lo que dejara ver el manto natural; no iba a exponerse.

    En esas apareció el ANBU que solía acompañarla para darle la noticia de que hizo lo pertinente con el arreglo. Pensó que tendría que quedarse a consolar a la pobre Unmei, sin embargo le notó bastante tranquila; emocionada al descubrir ipso facto quien se hubo dignado en enviarle flores… no eran de su estilo, solo que era mejor que nada viniendo de su rebelde y revolucionario hijo.

    —¿Qué procede?
    —Debemos esperar… no sé qué quiere Kiseki.
    —¿Recordar cómo se siente trabajar para el bien? —Lo había dicho con un tono serio, no demasiado, de esos que causaban risa por carecer de gracia. —Lo bueno fue que pudiste alegrarle un poco el día a alguien más.
    —Unmei es una buena mujer y su hijo un malagradecido.

    Se dio la vuelta y avanzó hacia la entrada con la intención de regresar a su despacho.


    Angelo.Angelo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,529
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +936
    — ¿Y nada más?
    — ¿Qué más quieres?

    Las palabras de Jitna sentaron fuertes en el concejo. Su voz nunca fue sinónimo de convalecencia para ninguno de los presentes, y en días como los que asediaban al Horizonte, un paso en falso en la diplomacia podía ser letal para la voluntad de todos, Uchiha y Hozuki por igual; aunque claro, él sabía de antemano que el mayor percance de esta reunión serían los rojos; en precaución, tuvo el tiempo suficiente para asegurarse de que el nuevo miembro llegase con extrema formalidad, tanta, que la institución fue capaz de tomarle como igual casi por inercia: llegó antes que todos, sentado en donde alguna vez estuvo Hogaku, con la silla a su lado ocupada por Jitna; más que una reforma, y a pesar de las palabras del adepto, se sentían bajo un golpe de Estado, uno que ni ellos mismos lograban concebir.

    La sesión, hasta el momento, distaba mucho de los estándares manejados por el propio consejo. No se discutió ni argumentó nada, sólo escucharon con atención las palabras del albino, acaparando insaciablemente cualquier otro espacio de importancia en sus mentes. Tres reportes, como bombas sobre la mesa, fueron otorgados a cada uno de los presentes. La única silla vacía, junto a las del duunvirato, mostraba lo más temido en una situación así: sin un encargado de la milicia, toda la coordinación caería en el consejo, íntegramente, como si no tuvieran suficientes pendientes.

    — ¿Y esperas que aceptemos porque…? —Akane se mostraba particularmente irascible. Jitna le interrumpió sin vacilar.
    — Espero que consideren las circunstancias y que entiendan que esto no es sólo un problema militar. Si Tensai no ha proclamado un cese de operaciones para ustedes es porque Nagare confía más en sus juicios, por encima de él mismo, para esta situación.
    — Dejarte a ti de encargado no transmite mucha confianza que digamos —pronunció Hiroyuki, más desganado que otra cosa.
    —Con todo respeto —Pejigetsu se hallaba enfermo de gravedad, una bronquitis severa lo había dejado en cama la semana pasada y aún presentaba recaídas—. Pero si todo lo que dices está tan medido, ¿por qué la aldea, autónoma, debe atender un caso propio de ANBU en el centro de su gobierno? No lo puedo entender, sobre todo, si tengo los otros dos reportes en frente.
    — Al fin alguien coherente —masculló Akane—. Mira —le habló directamente a Jitna—, sé de sobra lo bien que se te da todo eso de las estrategias militares y demás, pero la crisis por venir es más compleja de lo que unos ninjas pueden resolver, y me incluyo. Ya ni siquiera sé si llamar a esto aldea, y se nos va a ir de las manos si no sabemos elegir en quién apoyarnos.
    — Para aclarar sus dudas, precisamente, traje a Kimo —Pejigetsu hizo una reverencia de inmediato, el resto le vio con expresiones diversas.
    — ¿Y desde cuando a acá nos volvimos teístas? —Souta no contrastaba mucho con los demás.
    — Vino en nombre de los Otsutsuki, y de Ruigetsu, para evitar un problema que los Uchiha, en integridad, han querido atender por separado. Lamento decirles que dejará de ser posible.
    — Los asuntos del clan tienen total derecho a permanecer privados —Kazuhiro se alzó frente a todos—. El concejo no tiene razones para tomar cartas en el asunto.
    — Esto no lo determiné yo, ni Ruigetsu ni nadie tuvieron autoridad individual para tomar la decisión.
    — Entonces, ¿quiénes?
    —Los propios Uchiha —sentenció Kimo.

     
    Última edición: 9 Nov 2018
  5. St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,529
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +936
    El cadáver cayó al filo de un pequeño montículo, aún entre convulsiones. Nagare ni siquiera logró distinguir si tal percance había sido por obra suya o era el destino del propio mensajero, no hubo suficiente diferencia en el tiempo como para distinguir si la ilusión utilizada lo había acribillado mentalmente. No le costaba pensar que fuese por parte del mero redactor en aquel pergamino, guardado celosamente bajo otra ilusión en su chaleco. Namida contempló la escena, silente hasta el momento. Ante cualquier riesgo de observación, Ruigetsu decidió permanecer caminando en aquel sendero del País del Fuego. No existió ninguna comunicación previa entre el informante y su persona para saber dónde hallarle, y los medios para llegar hasta él lograban llamar su atención, aunque, por el momento, no tuviera caso.

    La criatura se abalanzó sobre el cuerpo, aunque a ella nadie podría verla, y comenzó a devorarlo, colocando un Genjutsu encima del cadáver para mantener su forma visible. Los zarpazos y masticadas pesadísimas eran en vano, Hozuki sabía de sobra que esa cosa no comía, era sólo un intento para apesadumbrar el ambiente, lo hacía incluso sabiendo que no obtendría nada. Extendió sus alas en un batir seco, aproximándose a las espaldas del ANBU. La visita a las tierras de su madre había tenido circunstancias de por medio incluso después de coordinar el viaje: poco después de llegar al país, los sucesos coincidieron para tener un propósito más allá del documento enviado por Kimo, indicándole un punto en el mapa.

    En situaciones así, optaba por aferrarse a la base de sus acciones actuales. No abriría ningún otro pergamino hasta resolver lo encomendado. Aceleró el paso súbitamente, reconociendo una de las indicaciones clave para hallar su destino actual: un santuario hecho específicamente por los Otsutsuki para conservar la integridad del clan, con todo lo que implicaba.

    — Hace siglos, pasó algo muy parecido a esto —soltó el engendro—, una conmoción así siempre puede ser más útil de lo previsto. Ojalá lograra poseerte antes de que acabe.
    — ¿No te interesaría más el sospechoso?
    —Estreché demasiado mi chakra contigo como para dejarlo ahora. No lo aguantaría, y creo que tú tampoco. Sólo hago una obra de caridad.
    —Yo que tú esperaría a ver al ganador entonces. El poder no era tan fácil de transferir, ¿eh?
    —No intentes adelantarte a mí. Imitarme me halaga, pero tomarte tan en cuenta puede terminar ablandándome.
    —Cuéntame otro chiste.
    —Encontrarás las respuestas que buscas —generó un sonido gutural, seguido de un susurro, un intento de risa.

     
    Última edición: 9 Nov 2018
  6. St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,529
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +936
    La sala entera empezó a cultivar una tensión inexistente, incluso en las sesiones más turbias del pasado. Poco a poco, en circunstancias normales, cada uno iría sucumbiendo a la emocionalidad del momento, al terror de tratar dicho tema tan públicamente, alejados de dogmas, de una ruta segura. Había una cuestión de convenio, histórica y pujante, para que los clanes mantuvieran estas cosas en secreto, un ansia fundamentada en el mismo celo de sus mutaciones. Romper la convención no sólo significaba lidiar con la completa incomodidad del caso, sino además, con pleitos e información más que difusa ante el secretismo, sin comprobantes, ni siquiera una posible fiabilidad de los interrogados era suficiente. Justo por eso, Maku decidió apoyarse en lo único que consideraría suficientemente pesado tras descartar una charla con el líder del clan. Una votación, enviada minuciosamente a cada uno de los miembros del clan maldito. Cada uno perdería la memoria tras dar su voto y regresarlo gracias a una técnica implantada por Jitna en el boletín, así el censo no podría correr de boca en boca.

    Sin precauciones ni discursos ensayados, así quería encarar a los Uchiha.

    — ¿Cómo?
    — Kamaku se encargó de realizar una encuesta a todos los residentes en Tensai. Se les informó de la situación y se les pidió votar por qué medidas tomar.
    — ¡¿Reveló el…?! —Akane fue interrumpida nuevamente.
    —A cada civil se le borró la memoria, tanto del voto como de la información, tras enviarnos la respuesta —Silencio de conveniencia—. Estuvieron totalmente a favor de que Tensai fuese su auxiliadora. La opción de atender el asunto internamente fue citada más de una vez como absurda “conociendo la situación actual del clan”, textualmente en docenas de votos.
    — ¿Y eso qué? —Tajó Hiroyuki—. Si mañana envío una encuesta a los Hozuki preguntándoles por asuntos ajenos y la mayoría responde que se haga público, puedo meterme en todo lo que quiera.
    — Adelante, le aseguro que los Hozuki no responderán afirmativamente. De hacerlo, bienvenido sea a la mesa —el aludido se cruzó de brazos—. Lo importante ahora no es quiénes lo aprueben, debemos ser coherentes. Sólo envié la encuesta para tener dónde apoyarme.
    — Y me imagino que asumiste el riesgo de cómo se lo podrán tomar algunos. Porque en cuanto una voz corra, la crisis incluso se podría poner peor.
    —A veces, es necesario el sangrado para curar una herida —intervino Kimo—. Y si algo me intriga desde que llegué es cómo el clan ha logrado mantenerse en esta situación. O incluso… hm, no sé cómo decírselos.
    —Si la ignoran —dijo Masuku, más incisivamente que nunca.

     
    Última edición: 9 Nov 2018
  7. St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,529
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +936
    La velocidad superaba lo que un civil podría siquiera percibir con nitidez. Al aguado le sobraban las energías, pero su único norte real para mostrar entrega era la encomienda de Kimo, y sobre todo, el riesgo de ser flanqueado no dejaba de susurrarle. De por sí, era más puramente inusual el no ser perseguido hasta ese momento, o al menos no detectar a su perseguidor. La alerta surgía, justamente, de una calma extremadamente inusual, casi agradecía la existencia de Namida en momentos así, algo debía mantenerle espabilado. El santuario, según lo previsto, se hallaba en algún punto entre la conexión de dos montículos remarcados, inadvertidos para cualquier lugareño, pero perfectamente distinguibles por su cantidad de energía natural. Justo en la estría entre ellos debía yacer la entrada, lo engañoso recaía en cómo encontrarla.

    — Un sello de síntesis. Nunca cambian.
    — Según puedo abrirlo por mí mismo.
    — Ni lo intentes, tu energía causará un desbalance inmediato por mi culpa.
    — En otra vida de seguro fuiste porrista, ¿no?

    Ninguna fuerza podría hacer que acostumbrarse a la presencia de la criatura fuese placentero, ni siquiera para alguien tan ajeno a las sensaciones de repugnancia, pero bien sabía que resistirse podría ser peor.

    — Déjamelo a mí.

    Namida prosiguió a diluirse en una brea grisácea, desconocida por Nagare en su trayecto consigo. La explicación fue acotada mentalmente. “Puedo mutar mi energía para hacerla parecer Yang parcialmente, no funciona igual, pero servirá”. La pastosidad desapareció, filtrándose en la aparente tierra hasta teñirla del mismo color. Los segundos transcurrían sin señal de progreso, y la mínima detención sólo generaba ansiedad en la mente de Rui, virando de lado a lado, intentando que su tranquilidad perdurara lo más posible. Tras minuto y medio, la criatura resurgió.

    — Es inútil.
    — ¿Ni siquiera cerca?
    — Es inútil dudar de mí.

    El terreno se moldeó al instante. No hubo temblor ni transparencia, fue algo completamente ajeno a la intangibilidad o a la propia tierra. Todo empezó a volverse extremadamente maleable, como ningún metal puede, hasta formar un portal que abrió y cerró de golpe, tragándose a Hozuki en el proceso y volviendo a la normalidad. El proceso fue tan instantáneo que ni un Jonin lograría captarlo bajo circunstancias comunes. Un estruendo ahuyentó a los animales, pues el choque de las puertas rompió fácilmente la barrera del sonido.

     
    Última edición: 9 Nov 2018
  8. St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,529
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +936
    — ¿Por qué debe estar todo el consejo, a todas estas? —Kazuhiro impuso algo de serenidad. Souta le secundaba, pero las actitudes de Hiroyuki y Akane eran la viva imagen del contexto actual.
    —Atendemos un problema global, todas las áreas pueden ser afectadas por esto.
    —Pues más que un convenio me siento acorralado, honestamente —repuso Hiroyuki.
    —Le di órdenes explícitas a Kimo para apelar en defensa de los Uchiha, su interés aquí es ayudarlos, de todas formas.

    La declaración de Masuku vulnerabilizó aún más el tema. El monja se mostraba sumamente consternado, pero la mayoría podía intuir que su manejo político no era una razón real para tenerle entre ellos, y esperaban ese por qué de mantenerlo allí incesantemente. Pejigetsu podía captar sus intenciones desde mucho antes, el sólo ver un símbolo Otsutsuki delataba un mal augurio sin precedentes; bien sabía que, históricamente, por más soluciones que aportaran, una situación crítica siempre vendría antes de sus milagros. El monje sólo ajustó su toga y respiró hondo, dirigiéndose con la misma parsimonia a los Uchiha presentes:

    — Mis sospechas son las mismas que las de Ruigetsu, eso puedo adelantárselos.
    —Habla de una vez —Akane se lanzó contra el espaldar.
    —Se sabe de dos posibles Otsutsuki que han causado problemas el último año. Uno fue investigado por Nagare durante mucho tiempo, no se ha sabido de él por ahora; el otro, desconocido, no es ni siquiera un miembro del clan según nuestra información. Lo único que nos hace sospechar es…
    —Ya sabemos que alguien tiene el Rinnegan, ahórratelo. Anda, dime, ¿debemos refugiarnos hasta que lo anulen? ¿Habrá que matar a los Uchiha reticentes? —Se levantó de golpe, caminando hasta postrarse frente al monje en un vistazo—. ¿Qué sabiduría nos traerán los del clan ancestral ahora? —se regresó, recobrando el desgane—. Llamándoles milagros cualquier masacre suena bien.
    —No defiendo ni participé en acuerdos pasados del clan, lo que les diga, será por mi postura de líder actual —suspiró—. Cuantos prejuicios terminamos creando… —divagó y siguió—. No he venido a pedir una purga del clan, estoy en contra de cualquiera que lo piense y eso incluye al consejo. Vine al Horizonte para hallar una solución. Nada más. Ni siquiera estoy seguro si Rikudou existió.
    —¡Blasfemia! —Peji saltó de su asiento—. No podemos negar el pasado, si negamos que Rikudou fue el primer portador perderemos toda base de investigación. El Rinnegan en sí mismo perdería sentido.
    —Sí, lo entiendo, pero es lo mismo que se ha dicho en el templo desde mi niñez. Defiendo los valores que aprendí, pero es justo así que me atrevo a buscar otras posibilidades, y los Uchiha pueden tener información que, tal vez, pasamos por alto por tener ese tipo de dogmas.
    —Si realmente quieren resolver esto —volvió Jitna—, comparar la información es crucial.
    —Y algo que nunca se ha hecho, lamentablemente.

     
    Última edición: 9 Nov 2018
  9. St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,529
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +936
    El lugar entero se bañaba por una luz sin procedencia clara, como una bioluminiscencia tenue, pero imposible de adjudicar al material del techo, si es que existía tal cosa. Más que subterráneo, aquel plano se sentía ajeno. El aire era demasiado ligero, no había rastro de humedad, todo daba sensación de esterilidad. No había nada material en aquella habitación, sólo un suelo dudoso, y una vista que engañaba al ojo. El equilibrio era una ilusión difícil de mantener, pues una vez consciente de la ausencia casi total de sonido, el aturdimiento ante la mínima pisada podía ser horrendo. El cambio constante del suelo, como una sábana al viento, venía con sonidos similares al rechinar del vidrio, al menos para el aguado, pronto Namida delató su inmunidad, y algo mucho más grave.

    —Vaya…
    — ¿Hm?
    —Uno de esos monjes colocó un sello en este lugar para anular los sentidos de cualquier ajeno al clan. No estás muerto por la mitad de tu sangre, pero… —frunció el ceño, mirando a la nada.
    — ¿Qué? Dime. Quiero salir de aquí.
    —El lugar debería ajustar el prisma de esa luz para buscarte la información que te pidieron.
    — ¿Necesito ser un Otsutsuki directo o qué?
    —No, claramente no es eso. Alguien más usurpó este lugar.

    Ruigetsu chistó, dando media vuelta y colocando el sello que Kimo le confió sobre el suelo. Al instante, fueron expulsados del lugar. Reaparecieron en una de las costas del País de las Olas, con sensaciones similares a las que ya había experimentado en un portal pasado. Jadeó, intentando recomponerse; el ímpetu necesario para mantenerse lúcido en aquel lugar era superior al chakra, calaba directamente en el cuerpo. Tronó sus dedos, intentó estirarse, pero nada parecía solventar la fatiga. Se echó en la arena finalmente, la criatura fue lo suficientemente persistente como para volar y colocarse encima de su pecho, mirándole directamente a la cara.

    —No aguantas nada.
    —Tengo mucho que sufrir todavía, no te preocupes.
    —Si vuelves a la aldea te tomarán ventaja.
    —Dime algo que no sepa. En serio, dímelo.
    —Inspeccioné el cadáver del tipo. Revisa el pergamino.
    — ¿Eh?
    —El del mensajero.
    —Ah, sí —sacó el manuscrito de su bolsillo, desanudando tanto la ilusión como su sello formal. Una ubicación destacaba: —. ¿País del Hierro?

    Namida desapareció entre tinieblas.
     
    Última edición: 9 Nov 2018
  10. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
    Mamoru suspiró pesadamente, estaba agotado y lo único que quería en ese momento era estar acostado y olvidarse del mundo, ¿y cómo no estarlo? Dos meses realizando misiones fuera de su hogar con Kaizo y Nyx lo habían dejado sin ganas de saber del mundo ninja, pero ahí estaba, sentado mientras escuchaba las preocupaciones opiniones del clan acerca de los rumores recientes. Habían tantas ideas y teorías de lo que sucedía que por un instante Mamoru se sintió perdido y no logró escuchar bien lo que dijo Hiroyuki al momento de callar a todos los presentes.

    En estos momentos no sabemos qué tan grave es el asunto —exclamó con un seriedad inusual en él—. Tengo entendido que la rama de Kiri ha tomado medidas. Desde ahora tenemos que cuidarnos las espaldas incluso de ellos.
    ¿Entonces qué propones?
    Tenemos que mandar a un pequeño grupo que se encargue de vigilar a los Uchiha de la niebla, en estos momentos precisamos información.
    ¿No llamaría la atención? —Kazuhiro se mostraba el temple que mostraría el mismísimo Genjin en su posición, no obstante, él no se encontraba del todo seguro con el rumbo que estaba tomando la reunión.
    No si enviamos a un pequeño grupo de tres.

    No era fácil la situación en la que se encontraba, por lo que preguntas como el qué o cómo hará las cosas su predecesor no dejaban de aparecerse en su cabeza. Hace poco habían tenido una guerra contra Kiri y dar motivos para otra no sonaba bien; no obstante, la mayoría del clan parecía estar de acuerdo con la idea por lo que no tuvo mucha opción más que darle el visto bueno al plan de Takurami, quien no tardó en expresar lo que su mente había maquinado en ese corto periodo de tiempo.

    Era bien sabido entre los más jóvenes del clan que a Mamoru poco le importaban los asuntos del clan; si asistía a las reuniones era por metro trámite y nada más. No obstante, en una situación como esa no se le permitiría negarse.

    Llegó a su casa y se preparó para salir a la misión, sin embargo, se detuvo un momento para observar una carta firmada por Usami. Se sintió un poco mal, ¿cuánto tiempo había estado esa carta esperando a ser leída?


    webo esta mierda se queda así
     
    Última edición: 9 Nov 2018
  11. Autor
    Angelo.

    Angelo. where's the fun in playing fair? Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2010
    Mensajes:
    1,955
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +579
    El plácido sonido de las olas era lo único que de verdad le daba algo de belleza a un lugar como ese, un lugar que desde hacía meses no veía a nadie pisar sus tierras. Kiseki no pudo prever tal nivel de abandono y destrucción, pero algo en la parte de atrás de su cabeza le decía que era inevitable encontrarse con una escena como aquella.

    Ese poblado tan curioso que marcó su vida ya no era más que un recuerdo, pues lo que quedaba eran ruinas y cenizas, probablemente causadas por alguna retribución injusta que tomó la vida de muchos inocentes, arruinando la de otros, quienes claramente escaparon, pues los cadáveres entre la destrucción no eran suficientes para alcanzar los números totales de la población en ese lugar.

    -
    Es duro, ¿verdad? - Preguntó el albino, sintiendo una mirada en su nuca. La manera en que esos ojos enfocaban a alguien era verdaderamente impresionante. - No pensé que iba a ser tan terrible.
    - Y no creo que me hayas pedido venir para recordar el pasado. - esa voz tan familiar le hizo darse la vuelta para sonreír y ver, sin miedo alguno, los ojos escarlata de quien había sido su mentora.
    -
    Lamento haberte traído hasta aquí bajo premisas tan inciertas, pero entiendo que la situación que todos conocemos es verdaderamente curiosa.
    - Entonces asumo que estás enterado...
    - Asumes bien, y no sólo eso, sino que tengo en mis manos algo que verdaderamente va a interesarte - comentó, sacando de su kimono el dicho pergamino que había estado cargando durante un largo tiempo. Su pálida mano quedó extendida, esperando que la mujer aceptase ese gesto.
    -
    ¿A qué juegas, Kiseki?
    - A evitar la muerte de miles, porque...
    - Me cuesta mucho creer tal cosa - replicó Uchiha sin darle tiempo de terminar.
    -
    Lee el maldito pergamino - el floreado dejó de sonreír.

    Tal uso de lenguaje sorprendió a la Mizukage, no por la palabra en sí, sino por quien se atrevió a decirla. Un silencio rodeó a ambos ninjas mientras la de mayor rango ponderaba darle una oportunidad a esa persona que había hecho lo impensable en su momento.

    -
    Por favor - los ojos ámbar del jounin conectaron con los de la fémina. No había ira en ellos, ni la casual mirada juguetona...

    Sólo se sentía miedo.


    BishamonBishamon se prendió
     
  12. Autor
    Angelo.

    Angelo. where's the fun in playing fair? Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2010
    Mensajes:
    1,955
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +579
    Los eventos del pueblo marino habían pasado justo después de que la Araña Blanca se encargase de enviar una última de sus curiosas notas a través de todo Modan, asegurándose de que la información correcta llegase a las manos equivocadas. Si tenía que elegir a quién darle la delantera en un juego tan terrible como el que todos los ninjas estaban a punto de sumirse, pues se aseguraría de que la gente en la recta final fuese digna de mantenerse en pie entre tanta locura.

    Por ello escribió con su puño y letras algo bastante personal para una curiosa mujer que desde hacía un tiempo no cruzaba su camino. Esa pelirroja tan curiosa que podía ver en el alma de algunos cuantos desdichados y hacerse más infeliz con cada esbozo de vida que llegaba a robar.

    Sí, ella sería una buena candidata para ir al fin del mundo en busca de un tesoro.

    Lee con cuidado lo que escribo, querida Setsuna.
    Sé lo ávida que eres por estar encima de todos cuando se trata de enterarte de los secretos ajenos.
    Ahora te doy una oportunidad de disfrutar del conocimiento, aunque no te importe tanto seguir las palabras de alguien como yo, aunque, en realidad, no creo que seamos tan diferentes.
    No creo que deba explicarte la situación.
    Eres inteligente.
    O eso parece.
    Lo que sí te diré es que mientras todos se vuelven locos buscando un señales de samurai al rededor de Modan, tú deberías mirar más hacia dentro... tal vez donde se haga el mejor té de la nación.
    ¿No crees?
    Soy bastante eficaz cuando se trata de encontrar buenos indicios y creo que el que tengo en mis manos es uno de los mejores... con tal de que sepas qué hacer con él antes de que alguien más olfatee el rastro que un inepto dejó tras su incompetente escape de la escena del crimen más famosa en los últimos años.
    Se sabia, Setsuna, ¿en serio los del Hierro harían tal escena para recuperar algo?
    Estamos hablando de alguien mucho menos recto que uno de sus sables, así que asegúrate de no caer en las enredaderas de quien quiera que vayas a encontrarte.
    Adjunto a este mensaje encontrarás más información que te ayudará, pero si en verdad consigues hacerte con algo importante, por favor, recuerda quien te hizo la gracia de apuntarte en la dirección correcta.

    Un placer saber que me lees... porque lo sé.

    Siempre tuyo,

    Kiseki.

    UltraviolenceUltraviolence ahí tienes <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...