Evento Trama Libre The Eye of The Storm | Pre Evento [Último día HOY]

Tema en 'Naruto World' iniciado por Angelo., 2 Nov 2018.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Verwest

    Verwest Bloodstream

    Registrado:
    6 Ago 2007
    Mensajes:
    1,943
    Temas:
    60
    Calificaciones:
    +1,092
    La última vez que vio de frente a su ‘madre’, esta le propinó tremendo puñetazo en la cara al informarle que había fallado por segunda ocasión su examen de ascenso. El morado en el ojo duró semanas. Einarr Cero no sentía complacencia de verle aquél día, ni el siguiente, ni nunca. No obstante, las reuniones en la sala del concejo del clan era algo de lo cual no podía ni quería perderse. Omitir información por más pequeña que fuese, le ponía en desventaja con respecto a sus queridos hermanos, y el bastardo no deseaba que la brecha de rangos fuese todavía más evidente.

    Hay rumores que rodean el misterio de los asesinatos en el País del Hierro, un puto dojutsu del cual no tenemos mucha información —Ruura molesta se frotó la barbilla mientras caminaba en círculos sobre una pequeña tarima. A cada segundo, la temperatura iba disminuyendo. Contribuían a ello todos quienes estuviesen sentados de frente escuchándole.
    No podemos descartar que los asquerosos Uchiha tengan algo que ver en el asunto —soltó Sadao. Estaba de pie detrás de la líder con una sonrisa que provocaba querer romperle los dientes—, o inclusive los Hyuuga —se limó las uñas con una filosa hoja de hielo.
    Vaya, ¿se te ha frito el cerebro sacando esas conclusiones de mierda? —ironizó Ruura mirándole de reojo—. Dos más dos son cuatro. ¡¡Es obvio que los Uchiha toman parte de esto, imbécil!!

    Las masas se removieron con un bélico aliento. Entre los cuchicheos se escuchaban frases como ‘Uchiha hijos de puta, los Yuki protegeremos la Niebla, Mizukage inepta, señora-Ruura-le-haré-otros-tres-hijos’. Quien dijera lo último, murió instantáneamente a causa de una lanza de hielo atravesándole el estómago, patrocinada por el gemelo varón. Un par de invocaciones caninas de gran tamaño irrumpieron en escena y se encargaron de limpiar el desastre.

    Es seguro que esos putos tienen más información que se niegan a compartir —dijo alguien del público en primera fila, su cara era una copia casi exacta de la líder salvo que en versión masculina.
    Eso los convierte automáticamente en traidores —agregó una joven sentada al lado del anterior. Ruura apretó los puños y todo alrededor se tiñó de blanco.

    En ese mismo momento, un Einarr con el estómago lleno y aún en estado de ebriedad entraba casi en puntillas a la sala, intentando pasar desapercibido. Su clon número dos era un estúpido, pero reconocía en el fondo que había hecho un buen trabajo. Por otro lado se preguntaba por qué carajo el clon número uno tardaba en culminar su labor y desaparecer. Quizá estaría cogiendo una vez más con la puta, y no se culpaba por ello. Al tiempo que seguía inmerso en sus pensamientos, se deslizó con una ridícula delicadeza por el salón y llegó hasta donde pertenecía su asiento: a la izquierda de sus hermanos legales. Se sentó sin decir nada. Ruura continuaba con su discurso a todo volumen así que todo habría salido a pedir de boca, de no ser porque las ratas contaban con un sentido del olfato más desarrollado de lo normal.

    Hijo de puta —Fiora se agitó antes de llevarse ambas manos a la nariz—, deberías tomar una ducha.
    Cierra la boca, estúpida —respondió el bastardo entre dientes.
    ¿Qué te tomó tanto tiempo, perro? —preguntó Khalf sin apenas mirarle.
    Tirarme a tu prostituta favorita.

    El corazón de Polaris se saltó un latido. Khalf a su derecha y Einarr a su izquierda se asesinaron de mil y una maneras diferentes con tan sólo una mirada que duró eternos diez segundos... al final estallaron en risas. Entonces la fémina pudo volver a respirar tranquila.

    Deja la miertera broma, malnacido chuunin —Ice-K retomó la seriedad.
    Malnacida tu garlopa madre, pedazo de estiércol —replicó Ice-T furioso por la referencia a su rango.
    Cállense de una puta vez, maricones de mierda —Ice-F se quejaba, pues el intercambio afectuoso entre los varones no le permitía escuchar las palabras de la líder con claridad.

    Las teorías paranóicas de Ruura y Sadao continuaron hasta hacerle entender a sus seguidores que posiblemente una confrontación violenta estaba a la vuelta de la esquina. Debían sus armas tomar y estar atentos para saltar en defensa de su preciada aldea en cualquier instante. También debían cuidarse las espaldas de aquellos clanes cuya especialidad estaba ligada a un poder ocular. Chácharas, cátedra y doctrina. Difícilmente, después de saltar el bloque principal de la reunión, los gemelos pasaron a otro tema.

    Lealtad o muerte. Ha sido lista al doblar la rodilla frente a nosotros y venir a Kiri.
    Demos la bienvenida a la nueva puta del barrio —Sadao levantó su dedo índice para señalar sin reparos a alguien que se sentaba tres filas atrás de Tye. Los hijos de Ruura voltearon hacia allá.
    Issei Yuki —pronunció la líder—, es tiempo de coger y procrear engendros.

    La aludida estaba de pie, intentando su mejor para no arrojar una pizca de debilidad frente a los miembros de su clan congénito. Cuando Einarr cruzó miradas con ella, una sonrisa ladina se formó en sus labios: le reconoció. La chica era amiga de la escuálida Miyazaki, pareja del maricón de Akenuri Ringo. Por el leve cambio en sus facciones, adivinó que Issei también pudo reconocerle de vuelta.



    ReiraReira welcome to my crib (?)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2. Autor
    Angelo.

    Angelo. where's the fun in playing fair? Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2010
    Mensajes:
    1,955
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +579
    El camino que le deparaba al albino no iba a ser muy agradable, pues una de las cosas que más le desagradaba de su partida era el hecho de saber a dónde iba a poner sus pies. En su mente, el lugar que tenía como destino y como punto de encuentro no era más que un amargo recuerdo, algo que en mucho tiempo no había pensado. Curiosamente, era el único terreno intermedio que pudo idear para realizar su pequeña junta con una vieja amiga, la cual seguramente estaría muy interesada en lo que la Araña Blanca tendría que decir, pues a más de una persona le llamaría la atención saber dónde se ubicaban los dichosos ojos perdidos.

    -
    ¿Vas de salida? - Una voz lo distrajo antes de siquiera poder salir del edificio donde previamente había estado ahogándose en su investigación, entre reportes y Nila.
    -
    La pequeña te comentó, asumo - respondió, dándose la vuelta y viendo como Jiman lo miraba desde una esquina. Ese genin siempre tan oportuno... ¿habían hecho una misión antes? No lo recordaba, tal vez sí, tal vez no. - O tal vez te enteraste tú solito. - sonrió Kiseki.
    -
    Tomaré en cuenta preguntarle a tu niña lo que quiera saber de ti.
    - ¿Quieres saber de mi? - Una mirada inquisitiva penetró al de menor rango.

    El silencio entre ambos duró sólo un instante, pues un par de shinbo en turno pasaron entre ambos, charlando sobre como fue su día y lo importante que era no perder de vista a los pájaros mensajeros cuando se deseaba mantenerse al tanto de la hora, pues esos animales sólo se movían en periodos determinados durante las mañanas y las noches.

    -
    Puedes acompañarme, si gustas, así tal vez te de un buen consejo para los días que se acercan - finalmente comentó el modista. - Espero que cuando regrese de mi excursión, la aldea siga en pie, flotando como siempre.
    - ¿Por qué no lo haría? - Preguntó el más alto, ya caminando al lado de su superior hasta la plataforma de vuelo más cercana. Obviamente el jounin no saltaría hasta tierra firme. - No me digas que esto tiene que ver con algo tan tonto como los rumores de los samurái en Modan.
    - Oh, Jiji, son más que rumores... Te sorprendería mucho lo que puedes conseguir teniendo buenos amigos al rededor de todos los países, en especial si son tan curiosos como yo. Desde hace unos días hemos estado recibiendo los reportes más contradictorios del mundo, cosa que sólo confirma el hecho de que existe verdad dentro de todas las mentiras que he leído.


    ShulmanShulman
     
  3. EinarrYuki SoyTuFan<3

    EinarrYuki SoyTuFan<3 Si te gané en el infierno ¿Pa qué subes al Olimpo?

    Registrado:
    7 Abr 2016
    Mensajes:
    1,009
    Temas:
    111
    Calificaciones:
    +1,003
    Kouyomi Uchiha



    Era casi imposible que algo así estuviera sucediendo en Modan, ¿Increíble? Quizá. Uchiha no se imaginaba que algo así fuera real. Sabía que los ojos tenían un don especial, pero siempre creyó que la espiral era solo una simple leyenda del clan, así como los otros. Rinnegan, esa era la palabra que podía describir lo que sucedía en ese preciso momento, a Fers le seguía pareciendo absurdo que de verdad estuviera sucediendo todo este asunto. Pero la cosa cobró más sentido cuando ya no sólo escuchaba viejas chismosas de la aldea hablando del tema, sino que ya lo escuchaba de gente de alto rango como Chunnin o Jounin.

    A la mierda.

    Por un momento, por un corto momento se cruzó por la mente hablar con la Mizu y líder del clan sobre el tema, para despejar sus dudas y hacerlo entrar en razón de que todo tiene una razón. Pero al instante recordó que de todo esto ser cierto Nashla no le pondría atención, y que compartan clan tampoco significaría que lo iba a escuchar.

    Puto rango— maldijo al darse cuenta que su rango ninja no le ayuda ni un poco en nada.

    Dejó el lugar de donde se encontraba para empezar a pensar un poco al respecto de todo. Conner quiso acompañarlo, y de algo que muy veces sucede, Kouyomi negó la compañía de este. Ladró y en su idioma insulto con todo y talento de Einarr a su amo por no llevarlo.

    No sucedió mucho para chocar con un rostro bastante conocido, el Monje. La verdad le valió tres hectáreas de miembro viril, pero de seguro con sus conocimientos de Monje y esas madres supiera algo más.

    Monje.

    El llamado volteó los ojos, se notaba que tampoco quería compartir un momento así con su copia de otro clan.

    Dime, Uchiha.

    Vamos a tomar algo, así podremos hablar mejor.

    Después de tal propuesta, y de un tiempo acompañado del idiota de Tye, Minato que aquella invitación sólo tenía que ver con algo en un plan más que amigos. Por lo que pensó en negar rápidamente, pero antes.

    Necesito preguntarte sobre los ojos.

    Esas palabras tranquilizaron al Uzumaki. Minato aceptó, desgraciadamente por sus edades no podían ir a un bar a tomar algo de alcohol y hablar como adultos, así que prefirieron ir a la Choza de los Pequeñines

    Supongo que ya sabes de qué vamos a hablar, ¿No?

    ¿No te parece irónico que seas tú el pregunte por ojos?

    Mucho—respondió el Uchiha—Como eres adoptado por los monjes, supongo que si conoces el término.

    ¿Rinnegan? Solo lo había escuchado. Nada más que eso.

    Pues...—por un segundo volteó sus ojos y vio lo peor que hay en este jodido y podrido mundo, la escoria más asquerosa y repugnante—, parece que el asesino tiene poderes oculares muy poderosos.

    ¿Algún Uchiha?—fue la pregunta que hizo ante el comentario, tenía lógica, el clan maldito era de los pocos capaces de dominar tal poder.

    ¡Nenazas Mariconas!—recordando lo del párrafo anterior, si, era Einarr haciendo su maldita entrada.

    [...]
    Imbecil, nos quedó claro que tienes hambre—mencionó Uchiha—Pide algo de tragar y cierra la boca.

    ¿Tye-San podrías soltarme?—candado de estar alzado el otro pelirrojo habló.

    Tye soltó a Minato para que cayera al suelo y sintiera Dolor, Minato por otra parte coloco su mesa en el lugar para que nos los hecharan.

    ¡DENME LO MÁS CARO QUE HAYA EN ESTA MIERDA PARA PODER COMER!

    Kouyomi tomo un par de las galletas congeladas y las metió en la boca del gigantón para que se callara—Te dije que cierrres la puta boca.

    Tienes un buen sentido de la moda Einarr— bufó el adoptado.

    ¿Tienes un problema con eso?

    Se quitó las galletas de la boca y le hizo su comentario.

    Nenazas sé que los interrumpí en sus Mariconas, pero ¿Saben cual es la maldita necesidad de que estén aquí sentados y no haciendo cochinadas en la habitación de un hotel?

    Los ojos.

    El asesino y sus ojos para ser específicos.

    ¿Qué mierdas hablan?

    Deberías estar atento a lo que pasa, grandisimo idiota.


    Chisuka-KunChisuka-Kun putealo un rato

    VerwestVerwest bonita ropa
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4. Reira

    Reira You've forgotten about us.

    Registrado:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    1,282
    Temas:
    28
    Calificaciones:
    +437

    Desde que comenzó su camino ninja nunca se había sentido en peligro como ahora, pues estar rodeada de personas totalmente agresivas y mal habladas no había sido el plan. Pero la insistencia y casi que exigencia de su tía por ir a esa reunión causo que el pequeño cuerpo de Issei permaneciera estático en esa banca.

    —¿Tienen que expresarse así a toda hora? Siento mis oídos sangrar... ¡Por Kami-sama! — expresó al ver que el hombre que acompañaba a la líder del clan atravesar el cuerpo de otro por algo que no alcanzó a oír.

    —Mejor cállate que terminaran matándote si te sigues comportando como un NO Yuki — Bromeó Shion, quien le apretó su brazo para que le dejara oír mejor lo que hablaban del dojutsu.

    —¿Y tú crees que no harán lo mismo terminando esta ridícula reunión sangrienta? Si me van a degollar delante de todos ustedes...

    El par de féminas siguieron cuchicheando hasta que alguien desde atrás les lanzó un par de bolas de hielo a la cabeza de cada una. Iz estuvo por pararse y reclamar ese acto tan maleducado, pero fue detenida por su familiar, advirtiéndole que aún no era presentada como tal y podría sufrir ataques violentos y sangrientos si alzaba la voz.

    —Ha sido lista al doblar la rodilla frente a nosotros y venir a Kiri.

    —Demos la bienvenida a la nueva puta del barrio… — ¿Nueva qué? ¿Qué se creía ese tipo al llamarla así?

    —… es tiempo de coger y procrear engendros.

    Issei se paró de su silla dispuesta a pedir más respeto, pero la advertencia de Shion de no decir nada le hizo apretar los labios y quedarse lo más recta posible, todos los ojos del salón estaban puestos en ella, incluso los que se sentaban frente a ella se giraron para observarla y ¡Oh! Sorpresa; el novio de Hiiro frente a ella, sonriendo.

    —Ahora sí, trágame tierra. ¿Qué hace ese tipo acá? — Preguntó sentándose una vez Ruura siguió hablando de ella como si fuera una mierda en medio de todos ellos.

    —¿Quién?

    —Él, el que no deja de mirar hacia acá, el cara de idiota — dijo señalando con su dedo, elevando un poco la voz para que Einarr le oyera, mismo que no había dejado de observarla con diversión. Solo hasta que su madre reclamó su atención le dio la espalda.

    —¿Lo conoces? Es mejor que no lo jodas, puede hacerte lo mismo que a él — habló refiriéndose al hombre muerto por una lanza helada.

    Al cabo de unos minutos interminables entre gritos, insultos y un muerto más, esa reunión había finalizado, sin embargo Issei y Shion seguían clavadas en sus asientos a petición de la líder, pues deseaba hablar personalmente con la nueva.

    —Ya decía que escondías una mierda detrás de la mentira del maricón de tu novio.

    —Ay, no… — La mayor murmuró cuando el metro ochenta del Ty se sentó frente a ellas.

    —Ay, si — respondió el varón ladeando una sonrisa, ignorando a la acompañante de Issei. —. Así que en realidad eras un Yuki, buena jugada por ustedes par de garlopos, — habló refiriéndose a Akenuri y ella, al salir desapercibida cuando se conocieron.

    —La reunión ya finalizó, te puedes ir… ¿cómo es que te llamas? — respondió dejándo pasar lo anterior mencionado por Einarr, haciendo que el ojo izquierdo de el tuviera un tic a causa de la pregunta.

    El par se quedaron mirando fijamente desafiante, más que todo la peque que no pretendía sentirse atemorizada. Al final el bastardo suspiró.

    —El burdel para las nuevas putas está a unas cuantas cuadras, si gustas puedo acompañarte saliendo de aquí — no sabía por qué pero, era de su entendimiento que ella se irritaba con la falta de modales y eso ultimó había causado el mismo tic en su rostro.

    —Ahora entiendo por qué Hiiro no quiere contestarte las llamadas — mintió y pidió al cielo que lo dicho fuera cierto —, cualquiera se enfadaría si su novio anda de put… de burdel en burdel.

    Y el tan solo hecho de mencionar ese nombre el rostro de Ty cambió completamente, Issei no estaba segura de qué era lo que iba hacer el mayor pero si no fuera por la llegada repentina de Ruura se hubiera formado un mierdero. La líder hizo un ademán a Shion para que se marchara, la cual no se lo pensó.

    —Veo que ustedes para de sabandijas ya se conocían… ¿por lo menos prestaron atención a la reunión? Es un puto tema que nos compete a todos.

    —¿Yo conocer a esta enana miertera?

    —Calla la puta boca — dijo mirando a la ex Kumo —. Te explicaré las reglas del clan, y espero que las comprendas muy bien, cosa que la estúpida de tu madre no hizo.



    No soy buena para los insultos(?) jaja.
    VerwestVerwest
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,886
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,396
    Hiiro Miyazaki

    Era tiempo de un cambio de look.

    Desde el interior de su habitación escuchaba a sus fratrias caminar de un lado hacia el otro mientras se aseguraban de empacar lo pertinente para las presentaciones. El más emocionado con la primera parada era Chiho, quien se empeñara fuertemente en no dejar que las influencias de su hermana le ganaran la batalla a sus deseos de deleitarse con los oriundos del Agua. De nada sirvió que le hiciera promesas, que le ofreciera lo que quisiera, que le dijera que podría conseguirle un par de contactos para satisfacción personal; saber que a Hiiro se le encrespaba la piel por eso era muy gratificante. Varias veces insistió por una explicación que, ¡ya conocía! Pero que quería escucharla de los labios de la mujer. Como podrían suponer, el orgullo fue predominante.

    Una persona no iba a desestabilizarla.

    —¿Estás lista? —Ho tocó la puerta sin esperar respuesta. Fue una forma indirecta de pedirle que saliera de una buena vez.

    A Habanero solo le faltaba cerrar su equipaje, mas lo que estuviera sobre su cama no le permitía llevar la mirada a la cremallera. Con su mano derecha levantó el suéter del shinobi que, aun en la distancia, pretendía perturbarla.

    […]

    —Iremos al sur y tomaremos el barco muy cerca de Rakugakure —Chie tenía un mapa entre sus manos. Cuando terminó de hablar reposó el papel sobre la madera del compartimiento de carga que ocuparan en una carreta. Quería que sus hermanos vieran la ruta que Ian les señaló; él no podría acompañarlos, empero les habló del servicio náutico de un conocido, pues era probable que los viajes turísticos estuvieran cancelados o recortados por seguridad. —¿Recuerdan cuando estuvimos a nada de entrar a esa villa? —De repente sintió un sabor amargo en su boca, todo porque la imagen de Yuki apareció en su mente. —¿Cuál era nuestro primer destino? —Ladeó la mirada entre el par restante, escudriñándoles para encontrar una respuesta conocida pero no por eso aprobada por él. —¿Es Mizu?
    —Sí, y antes de que digas otra co…
    —¿Por qué Chihiro san! ¡Por qué te empeñas en estar con un… —apretó los puños, infló las mejillas; su corazón latía rápido. En sus ojos había decepción y rabia. Por su parte, la fémina no contestó enseguida porque todo el teatro de su familiar le tomó desprevenida; inclusive Chiho se impresionó por ese acto automático de responsabilizar a la aludida solo por ser la Niebla uno de sus destinos. —¡Te hace daño! Entiéndelo —la agarró de los hombros.
    —Chie…
    —Chie, cálmate y escucha —fue el otro varón que intentara separarle de la pelirroja, sin éxito.
    —No puedo creer que te quieras…
    —¿Qué? —Los orbes púrpuras de ella y los dorados del más coqueto recayeron en la silueta del que fuera mayor que ellos por minutos. Esperaban con impaciencia que culminara la frase; fue obvia la dirección por la que iba, una injusta. Sin embargo Chie optó alejarse un poco. Quedarse callado podría ayudarle a que el ambiente perdiera tensión y que sus hermanos olvidaran lo que seguro supusieron que diría y que, por supuesto, negó inmediatamente cuando fuera confrontado por Miyazaki hembra. —No decidí ir al Agua primero. Maldita sea, Chie —aporreó la mano de él que quedaba sobre uno de sus hombros—, ¿quién crees que soy?
    —Fue mi idea —Ho alzó el índice izquierdo—. Yo quiero ir allí y yo no acepté la sugerencia de Chihiro sobre no ir a ese lugar.
    —Chiho san, ¿por qué?
    —Porque me vale una mierda que tenga problemas amorosos con un sujeto que mientras ella está al otro lado del mundo, él coge con todas las putas que le paseen en frente —Hiiro rodó los ojos, casi dándole la espalda por esa magnífica ocurrencia; el usuario del Shamisen le pidió no volver a decir eso—. Y vamos, ¿tiene que saber que estaremos en la aldea? ¡No! ¿Tenemos que dejar de hacer lo que nos gusta por esto? ¡No, carajo, no! —Respiró hondo. —Pregúntale si le importa de verdad que haga esas cosas, porque es obvio que tu hermana sabe que ese tipo está fornicando ahora mismo.
    —Para, Chiho —la mujer le miró directo a la cara.
    —¿Te importa o no? —Sonrió manteniendo la malicia y el fastidio.
    —No.
    —Miente —ahora miró al otro músico—, pero hagamos que le creemos.
    —¿Disculpa? ¿Qué te pasa, idiota? ¿Te caíste de pequeño y te golpeaste la cabeza? —La hizo poner de pie de su asiento.
    —Si tuvieras sexo con otros hombres no te importara tanto lo que hiciera él
    —No me importa que se revuelque con las putas de su barrio —a los segundos se dio cuenta de lo muy específica que había sido—, digo, las putas de cualquier lado.
    —¿Entonces qué te preocupa, hermanita? —Ella no tenía emoción en su rostro, pero por dentro algo se había encendido como un mechero que poco a poco se iba consumiendo. Chie estuvo a nada de evitarle las explicaciones, solo que al final la chica separó los labios primero.
    —Sí tuvimos problemas —Ho se jactó por haberle atinado con una mueca—. Fui muy dura.
    —Lo que sea que le hayas dicho estuvo bien, Hiiro san.
    —¿Problemas de qué tipo? —El hermano restante sí quería saber todo el chisme, así que se ganó una reprimenda silenciosa del guitarrista.
    —… él es como tú —el chuunin entrecerró los ojos—, no avanza. Y yo… —encogió los hombros—, debo aspirar a lo más alto.
    —Qué perra.
    —Eso dijo él…

    Regresó a su asiento con la espalda de cara a sus familiares, al minuto captando el mensaje que uno de sus hermanos dijera al respecto con su voz totalmente monótona. A Chie le parecía bien que priorizara sus intereses, quiso al menos sonar muy honesto. Pero saber que sin importar qué odiaba a Einarr con toda la fuerza de su corazón, no permitía que la artista le tomara la palabra.

    […]

    Muy a diferencia de otras ocasiones, su llegada al puerto no fue imán de fanáticos hambrientos de un autógrafo. Sí uno que otro que anduviera por allí se acercó para lo propio, sin faltar el oportuno resentido que les echara en cara la cancelación del concierto en Kaminari. Los hermanos no podían hacer más que sentirse halagados a pesar del reclamo.

    Ubicar al capitán que les llevaría no fue complejo y teniendo esos conocimientos básicos bajo la manga, los tres decidieron ir a desayunar más pesado. Por recomendaciones cayeron en un modesto y bonito lugar que no estaba repleto de comensales. Una señorita con pinta de camarera se presentó, lista para escribir lo que escuchara.

    Muy cerca de esa mesa estaba otro muchacho igual de hambriento tratando de sobreponerse a su propia crisis mental para poder degustar el alimento digno de un vegetariano. Kuroi estaba teniendo problemas para utilizar los palillos correctamente; sudaba un poco por la frustración de no poder mantener bajo control el temblor de su mano dominante. Cuando no pudo más pegó el cubierto japonés contra la mesa, causando estruendo y que por unos instantes se volviera el centro de atención de los que yacían por ahí.

    La maldita situación lo estaba volviendo lo que le seguía a estar loco.

    De repente su mirada agotada se alzó chocando contra la espalda de un muchacho de cabello corto, abundante y rojo. Hablaba pausado pero se le entendía perfecto; el tema en aquella mesa era el mismo que le martillaba la consciencia e hiciera que sus voces internas fueran más ruidosas.

    —Creo que deberíamos investigar a la par de los conciertos —tomó un sorbo de su bebida caliente—, después de todo seguimos siendo ninjas.
    —Qué aburrido.
    —Estoy de acuerdo —Hiiro dejó de jugar con el tenedor y una bolita verde—. Como vamos a Mizu podremos hablar con Nashla. Es Uchiha y...
    Que el chico que estuviera a una mesa de distancia se parara frente al trio de artistas fue extraño. Él no lucía como un fan, aun así Chie le saludó cordial y preguntó si se le ofrecía algo. Kuroi fue directo:
    —Llévenme a Mizu con ustedes —tal vez se pasó por unos puntos.
    —¿Y quién se supone que eres? —Chiho le mostró una sonrisa no gentil.
    —¿O por qué deberíamos hacer lo que un extraño nos pide? —Añadió la única mujer.
    —Soy un shinobi —puso ambas manos sobre la mesa e inclinó su cuerpo un poco hacia adelante—. Mi nombre es... Kaeru Uchiha. Mi única intención es llegar hasta la Mizukage, que es Uchiha también.
    —Okay... —Chiho pronunció esa palabra con lentitud—. No es suficiente información para creerte. ¿Por qué no te buscas tu propio viaje?
    —Es lo que estoy haciendo.
    —En otro barco —agregó serio.
    —Porque no hay más que zarpen hacia el Agua.
    —¿Cuál es tu aldea, Uchiha san?
    —La intemperie —el trio pelirrojo suspiró; quería ayuda y no estaba cooperando. Pero Kuroi reparó en que nada perdía si mostraba la bandana que le hiciera parte de las filas de Raku si de todos modos, de llegar a su destino, sabrían su identidad. Con calma aunque desgano depositó la placa metálica con la marca del Trueno.
    —Rakugakure.
    —Por favor, solo quiero estar entre gente de mi clan —¿verdad o mentira? Solo el de ojos malditos tenía derecho a saberlo—, no es seguro para mí estar lejos y sin respuestas. Con una persona que va rondando por ahí buscando ojos valiosos... —solo señaló los suyos porque no podía mostrar el Sharingan.
    —¿Y no pueden cuidarte en tu villa?
    —Por favor —mofó—. Yo solo vivo ahí, no pertenezco a esa gente. Además... hay una fuerte presencia Senju que no me da buena espina. He leído y sé que mi clan y ese clan nunca compaginaron, por qué lo harían ahora. Ayúdenme a llegar a Kirigakure.



    YuudaiYuudai VerwestVerwest (porque trato asuntos relacionados a Tye xD).
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Yuudai

    Yuudai You know nothing.

    Registrado:
    7 Jul 2016
    Mensajes:
    193
    Temas:
    26
    Calificaciones:
    +93
    Que vago, que bajeza. Rogar por piedad, por misericordia. Kuroi realmente parecía un sin hogar, un vago adolescente con la mirada perdida, la piel pálida y enferma que dentro de sí albergaba un semblante errante y desaliñado. No estaba sucio, tampoco desordenado, pero sus finos rasgos se habían transformado en una especie de mueca desastrosa por el estrés mental. A simple vista no daba mucha confianza, pero sí parecía estar más desolado de lo que debería.

    La oportunidad se había presentado y había que acatarla sí o sí. ¿Con la Mizukage? ¡Perfecto! No podría estar más seguro de ningún otro modo. Shiroi no sería capaz de plantarle cara a una Kage ni en sus mejores días, aunque no los conocía. Sin embargo, no podía evitar ese sentimiento de cobardía que atosigaba su ser. Las voces en su cabeza le recriminaban cada acción, cada verbo, cada palabra, incluso a primera vista le habían incitado a asesinar a aquellos muchachos, pero la cordura se sobrepuso. De alguna manera sabía que si se metía con uno de ellos, terminaría hecho puré. Kuroi conocía suficiente a los shinobi como para por lo menos discernir la mirada.

    Un mapache idéntico a un panda rojo se acercaba con desdén a la mesa, sosteniendo una flauta de bambú. Masticaba una hoja sin mucho agrado. Kuroi inmediatamente atendió a las necesidades de su invocación que estaba suelta específicamente para... ¿captar terreno? Kuroi debía de aumentar los ojos que vigilaban el panorama si no quería terminar siendo víctima de las cucharas saca-ojo Uchihas. Aku se subió a las piernas de Kuroi, casi menospreciándole y balbuceó, mientras engullía la hoja.

    —No es nada rica. —Sinceró Aku— ¿Me das? —Preguntó, señalando la comida restante del plato de Kuroi.
    —Adelante. No quiero más. —El chico estaba harto de su incapacidad mental y nerviosa que le impedía comer.

    La pelirroja observó con especial atención el espectáculo que tuvo lugar entre la nebulosa que sucedió a la pregunta sin respuesta del Uchiha. Su mirada se tornó más jubilosa cuando divisó la presencia de Aku, un animal muy similar a su invocación. Pero... ¿qué traía en sus manos? ¿un tubo... con agujeros? ¿podía ser eso...?

    — ¿...Una flauta? —Inquirió la chica de rojos cabellos— ¿El panda tiene una flauta?
    —Ay, no soy un panda. —Aclaró el animal algo avergonzado— Soy un mapache, y... ¡sí! ¡Es una flauta! —Comenzó a tocar una suave melodía, adormecedora por sobre todo. No era la gran cosa, pero tampoco estaba mal... para ser un mapache— ¿Les gusta?
    —El es Aku, mi animal acompañante. —El Uchiha regaló una sonrisa lánguida a su mapache mientras hacía su espectáculo— Es un animal muy virtuoso.

    La agrupación musical guardó un silencio extrañado previo a una explosión entre ternura y curiosidad. De pronto el extraño que acababan de conocer mostraba un lado menos misterioso incorporando a su animal. La verdad es que para Kuroi fue algo bastante conveniente, qué mejor que un tierno animal flautista para distender. Ahora solo le tenía que contar la situación para que no cometiera algún error como por ejemplo, llamarlo por su verdadero nombre.



    BishamonBishamon
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Reira

    Reira You've forgotten about us.

    Registrado:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    1,282
    Temas:
    28
    Calificaciones:
    +437

    —Me dejarán salir de una buena vez? — preguntó un castaño abriendo el portón de su vivienda, sin ninguna intención de oír la respuesta pues iría a ese barrio y sacaría a su sobrina.

    —Maldito imbecil — bramó uno de los guardias, mismo que salió expedido a la calle cuando la puerta se abrió. La fuerza de Ginyo había causado aquello.

    —Es mejor que espere que llegue la mocosa, son las órdenes de Ruu...

    —Me importa un pepino lo que diga esa puta.

    Los dos Yuki y Ginyo tomaron posición de pelea, sin embargo los pies de estos fueron atrapados por un hielo lo suficientemente sólido para que los gélidos no se pudieran escapar, por otro lado el procedente de Kumo se liberó fácilmente.

    —Tal como lo esperaba de un Kazuki — dijo una voz femenina al que el mencionado conocía muy bien.

    —Acordamos que las cosas no se harían de esta manera. Yo tenía que estar con ella. — habló aproximandose a la madre de Shion, la cual elevó su mentón.

    —Si no era hoy, no sé cuándo hubiera podido ser. Con todo este asunto del dojutsu los líderes no prestarán atención a otras mierdas. — respondió, sabía que el castaño estaba eufórico por la manera en que se enteró que su sobrina sería presentada esa misma tarde.

    —Me vale un millón de porquerías todo el chismorreo que estén formando. Si algo le llegará a pasar...

    —Estará bien, ya saben de la advertencia con Kumogakure, no son tontos. Mejor esperemos que lleguen acá dentro.

    —Tu por qué no estás en la dichosa reunión? — preguntó el varón relajándose un poco ante esa confesión de su contraría, pues se suponía que Iz estaba con Shion, y si ella estaba con su sobrina significaba que no la dejaría sola ¿O no?

    Ginyo siguió a la mujer dentro del apartamento, encontrándose que está sacaba de una bolsa de papel una botella de sake, junto a un par de copas. ¿Qué pretendía esa mujer con esa invitación? Si nunca se llevaron bien en jóvenes y ahora tenían una tregua por el bienestar de la peque, ¿pero qué con todo eso?

    —Creo que ahora debemos tener más cuidado con todo el asunto que a surgido. — mencionó la fémina entregándole la pequeña copa al varón.

    —¿Qué sabes tú de todo eso?

    —No mucho, pero creo que tú sabes más que yo. — la risa del castaño resonó por toda la sala, sabía que el asunto de aquel país podía traerle problemas.

    —Yo no sé nada. Qué mi infancia le haya pasado por esos lugares no significa que esté enterado de sus acontecimientos más actuales. — confesó sentándose con el licor aún intacto. —. Creo que todo esté asunto es un conflicto entre clanes relacionados con dichas habilidades en común. Lo que en verdad querías era un pretexto para venir a verme...

    —Ustedes los Kazuki son unos puntos convencidos, así cayó de fácil mi hermana con tu hermano?

    —No, de hecho fue todo lo contrario, tu hermana engatuzo a mi gemelo. Ustedes los Yuki siempre consiguen lo que quieren.

    La temperatura del lugar descendió a tal manera que las paredes se volvieron blanquecinas, pues la broma de Ginyo hizo poner de mal humor a la fémina, misma que sabía lo que era y aún así caía siempre en sus provocaciones. Igual cuando eran jóvenes.

    —Saori, será mejor que Issei llegue en una hora, sino iré yo por ella.


    Todo relleno con npc xD

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,327
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,164
    El apodo le había molestado, pero no era algo que debiera salir a la luz muy pronto. Cobrárselas con un sobrenombre igual de ridículo era la “venganza” perfecta; solo tenía que cambiarle las “J” al alias dado por Kiseki por “K” y estaba seguro de que iniciaría una guerra de motes horribles con el famoso modista que controlaba la tierra a su favor. Pero, por ahora, estaba interesado en mantener una conversación amena con su superior por la simple y llana razón de averiguar más acerca de los samurái. Para él era un asunto increíble que no podía simplemente ignorar; dejar pasar algo que podría convertirse en un trabajo investigativo, especialmente al tener en cuenta que los espadachines utilizaban armas imbuidas en elementos que, por si fuera poco, poseían habilidades igualables a las de un clan y su respectiva Línea Sucesoria – no era una opción.

    Pues… “Kiki” ─aquel apodo logró sorprender a Kiseki por un momento, provocando que una de sus cejas se moviera, como si se tratara de un tic nervioso, por la grima que sintió al ser llamado así. Entendió a la perfección con aquella indirecta que el muchacho no tenía reparos a la hora de devolver los apodos horribles; le agradaba─, me parece una excelente idea el que me dejes acompañarte. Después de todo ─fue en aquel instante que Jiman se comenzó a acercar a su superior y lo rodeó de una forma un tanto maliciosa, logrando acortar la distancia a medida que se posaba detrás de él. Cuando finalmente estuvo detrás, susurró en su oído palabras que lograron provocar leve interés en Kiseki; la seducción se le daba bien, pero Michibiki no era estúpido ni mucho menos se dejaba engatusar sólo porque sí─, es necesario que una hermosa flor como tú tenga un guardaespaldas al que puedan pisotear en caso de que fuera sorprendido ─tras eso, se separó y el modista se volvió hacia él; Jiman alzó los brazos, alejándose─. Y no me creas tan estúpido ─realizó una reverencia─, reconozco el poder que tienes y que posees habilidades gracias a la sangre que recorre por tus venas con las cuales te puedes defender.
    Pero aun así no es seguro andar solo por el bosque, ¿no es así? ─Sonrió el floreado─. Andando, Jiman. Tenemos muchas cosas de las cuales discutir.



    Angelo.Angelo. let's go~​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,886
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,396
    Nashla Uchiha

    Cada integrante con una edad enésima pero considerada apta para ser vistos como sabios del clan, compartía sus conocimientos con el resto, abundando en lo que otro decía o rebatiendo sin parecer afrentosos, pues lo que menos querían era confundir a los más jóvenes o inexpertos en el área; el objetivo era construir la historia con cada fragmento verídico.

    —Las historias que rondan el origen de unos ojos tan poderosos como el Rinnegan, son sangrientas. No hay ninguna que nos haga sentir tan orgullosos si de escrúpulos hablamos —el turno del habla le correspondía a Maru, la abuela de la Nidaime—. Nunca vi a nadie portarlos, solo sé rumores como todos en esta sala. Tenía entendido que para llegar a ellos no bastaba con ser Uchiha; se necesitaban otros ingredientes en la fórmula —Nashla, Daisuke y el resto miraban a la mujer muy atentos—. Pienso que nuestros ancestros, a pesar de la sed de sangre, tenían una pizca de humanidad. Y si no fue así, entonces el clan Senju realmente es poderoso y cauteloso.
    —¿Senju? ¿Qué tienen ellos que nos hace falta para alcanzar esos ojos? —El que preguntara fue un Uchiha de unos treinta y pico. Pecas inmediatamente le asechó sin lucir indiscreta y antes de que cualquiera respondiera se pronunció.
    —Ese dato no es importante ahora —se puso de pie—. Lo que sí es importante es saber que otro clan está tan al tanto de nosotros y las posibilidades de poseer unos ojos muy privilegiados.
    —Eso nos hace blancos.
    —O nos hace culpables —acotó Satoshi. Nashla respiró hondo porque ambas afirmaciones eran ciertas.
    —No creo que el responsable sea un Uchiha de la Niebla, si nosotros nos movimos de sitio para protegernos de un gran poder devastador —hablaba un viejito—. Ahora, puede que entre los seguidores de Sohma sí…
    —Sohma no viene al caso —Amaia, la madre de Yuusha, le interrumpió sin importarle que fuera visto como una falta de respeto.
    —Sohma es ambicioso, ¿y si fue él? El responsable de matar a ese hombre en el Té.
    —¿Por qué asumes que lo del Té está relacionado con lo del Hierro?
    —Matemáticas simples y años de experiencia en este asqueroso mundo, podrido y corrupto —varios dieron palmaditas al longevo para que se tranquilizara; no servía de nada perder la cordura—. Se esparce el rumor de que de Tetsu se robaron unos ojos muy poderosos… los samuráis no son adeptos al kekkei genkai…
    —Kintana Kaguya, Hoshokusha, fue criado en el Hierro y está preso por lo que ha hecho en nombre del Shogun —rebatió Nashla.
    —Manipulación de huesos.
    —Kekkei genkai.

    Más de uno echó hacia atrás la espalda para descansarla sobre la cómoda colcha del asiento que ocuparan. Algunos contaron hasta diez o sobaron sus sienes.

    —No es la primera vez que los samuráis intentan usar nuestras virtudes en nuestra contra —continuó la kage—. Dejando eso claro, ¿qué saben sobre el clan Hyuga y los Ootsutsuki? ¿Qué relación tienen con nosotros?
    —¿Los Hyuga? Ninguna —respondió otro sujeto en medio de una mofa—. Sobre el clan Ootsutsuki no se sabe demasiado. Pregúntele al concejero —se refería a Kimo—. Si es inocente, debería responder sin dar vueltas.
    —Eso haré.

    Pecas avanzó hasta el centro del círculo con la intención evidente de decir unas cuantas palabras. Con delicadeza tocó el dije que reposaba sobre su pecho, delineando con el índice derecho el borde circular del mismo. Desde el pasillo sus dos hijos observaban toda la escena; sus ojos grandes y rojos escrudiñaban todo y a todos. Para que no se sintieran nerviosos con tantas personas en su morada, Nashla hubo pedido a Floatzel que se mantuviera cerca de ellos.

    —Haré una única pregunta y todos responderán con un sí o un no —los observaba a todos con el Sharingan a la vista—, ¿están relacionados con el robo de esos ojos que poseían los samuráis? —Hubo silencio. Ninguno se atrevió a murmurar lo que a sus mentes llegó con una pregunta tan fuera de lugar. ¿Qué no se suponía que confiaba en los que estaban allí? La expresión en el rostro de varios fue casi épica, un tanto graciosa para los que sabían disfrutar de la tensión que experimentaban los más ofendidos. —Uno —ladeó los ojos—. Dos —a la distancia ubicó a los mellizos, quienes le preguntaban con la mirada qué estaba pasando. Vio preocupación en esos rubíes hermosos que tanto le recordaban a su esposo—. Tres…
    —¡No! —Mencionaron todos a coro.

    ¿Qué continuaba? La razón de porqué Uchiha líder pidiera a todos responder fue para tener más certeza, no la completa seguridad, de que al dar la cara por su gente no sería en vano. El Espejo de Yata le ayudaría a confirmar si al menos no estaban tratando de ocultar algo; a veces era poco creíble que a través de las pulsaciones fuera posible detectar cuando una persona mentía o decía la verdad. Y daba la casualidad que esos síntomas eran captados por el Espejo, si no es que también entre los mismos presentes. La confrontación pública nunca era un desperdicio.

    —Por ahora podemos retirarnos —díjoles a los demás sin explicación.

    Lo que hiciere la madre primeriza fue abordar a sus criaturas.

    Daisuke al igual que Satoshi se quedaron en el salón, observando y escuchando lo que el resto de Uchiha comentaba sobre lo sucedido.

    —¿Por qué Nashla nos preguntó eso?
    —Pienso que fue para estar varios pasos por delante de sus enemigos —el oriundo de Konoha le miró con dudas; ese gesto fue suficiente para motivar al ANBU a continuar hablando—. En el Concejo. Habrá quienes traten de usar esto para atacar al clan.
    —¿Hay algo que yo pueda hacer para ser de más utilidad?
    —Vivías con gente del clan Hyuga, ¿no? —El chuunin respondió con un sí. —¿Qué sabes de ellos? Del clan.




    Chisuka-KunChisuka-Kun
     
  10. Ultraviolence

    Ultraviolence K I S S O F D E A T H Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,756
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,178

    Al cabo de un rato cerró el libro y lo introdujo en el cajón, solo para sacar el que había estado leyendo el Tenno antes de su muerte. Himekami tuvo la sensación de que repasarlo sería como volver a escucharle. No sabía cómo decirlo, pero su ausencia se resentía en la torre principal de Rakugakure. Lo tomó bajo el brazo y salió de la biblioteca para comenzar el ascenso, esta vez por la vía automática. En el trayecto alcanzó a saludar a un par de empleados y algún soldado. El ambiente seguía antojándose raro. Personalmente, no sabía cómo actuar, si soltarse a esa aura gris que había estado siguiéndola desde el incidente o hacer como si nada hubiese pasado. En ese momento recordó una fuente importante de la cual podría recabar información, así que salió de ascensor para tomar una ruta adyacente que la condujera hacia la cámara blanca: el espacio designado para los prisioneros de alta peligrosidad. El sitio había sido uno de los primeros en ser restaurados a fin de dar alojamientos a los miembros de su propio clan. Por supuesto, se aseguraba de que lo que trataran bien, al fin y al cabo, ellos también eran víctimas de su traición. Con el paso de las semanas fueron superando la rabia, o al menos la mayoría de ellos. Setsuna descendía una vez al día para hablarles, pedirles consejos y hacerles entender sus motivos. Podía decir que tenía progresos.

    Apenas escucharon sus pasos, Hiei fue el primero en asomarse al haber reconocido su olor. Era inconfundible, según él.

    ¿Saldremos hoy? ―inquirió con cierta inocencia.

    No ―dijo pasando la mano a través de los pequeños barrotes polarizados de la puerta para acariciarle la mejilla.

    ¿Cuándo dejarás de tratarnos como a tus mascotas? ―resonó la voz de Yan desde la otra celda. Emmet ni siquiera se molestaba en hablar, estaba leyendo, parecía ser el único que comprendía las decisiones de la mujer y que todo era cuestión de tiempo. Al fondo, estaba la celda de Rangu. Era el único que no soportaba la presencia de Setsuna, le provocaba rabia espontánea. Con todo, la pelirroja se asomó, colocándose delante de la puerta. Allí todo era blanco.

    ¿Ya recapacitaste? ―su voz era casi un siseo, como la de una serpiente. Sus témpanos lucían más helados que nunca. No espero ninguna respuesta, simplemente se abalanzó contra la puerta para golpearla intentando destruirla. El metal resonaba pero ni siquiera el eco lograba escapar de esa prisión. Pasaron unos treinta segundos hasta que el cansancio le hizo ceder y entender, como todos los días, que era inútil. Él sabía perfectamente cómo funcionaba ese lugar―. Bien. Disfrútalo cuanto puedas porque cuando salga de aquí lo primero que haga será matarte. Has deshonrado al clan y sus principios. Mandaste a la mierda el plan de varias décadas ¡Nos traicionaste! ―volvió a gritar pegando el rostro a la división que los separaba―. Te traicionaste a ti misma. Ya no debes saber quién eres. Ya no tienes propósito ¡No tienes que existir!

    ¡Basta Rangu! ―gritó Emmet desde el otro lado―, ha sido suficiente.

    ¡No será suficiente hasta que la vea muerta! ―golpeo con el cuerpo entero, haciendo vibrar la puerta. ―Y está muerto ¡Hitsugaya está muerto! Y no vas a hacer nada ¿verdad? ―hasta entonces, y desde el final de la guerra, Himekami arrugó el ceño. Por supuesto que ellos no sabían que ella lo había asesinado para salvar a Bjorn. Los Samsara se quedaron en silencio, calaba el hecho de que Rangu, quien siempre había tenido rencillas con Hitsugaya, fuese justamente quien exigía información.

    Debe bastarte saber que tengo conocimiento de quien lo asesinó. Es una guerra ¿Qué esperabas?

    ¿Fue Bjorn, verdad? ¿O Sein? ―sonrió amargamente y con un aire de locura― Por eso guardas celosamente el secreto ¿Temes que escapemos y vayamos a matarlos? ―retorció los dedos y volvió a golpear en cada sílaba―¡Cómo debimos hacer desde un inicio!

    Dime que sabes del rinnegan y te lo diré.

    ¿Crees que volveré a confiar en ti?

    Ya no tienes nada que perder.

    Hamamira comenzó a hablar, por supuesto que sabía de semejante dojutsu, alguna vez intentaron reproducirlo los antiguos Samsara en sus experimentos humanos, pero no lograron el resultado perfecto, de lo contrario, seguramente Setsuna hubiese nacido con él. Alegó que, durante la búsqueda, encontraron el gen que producía la mutación. Esto quería decir que no era cuestión de azar, sino un código específico que al ser combinado daba origen a algo nuevo, en lugar de recaer en genes recesivos como en la mayoría de las personas. Sin embargo, la pureza del gen, de la raza o familia, tenía mucha influencia en el asunto, así que, lejos de lo que se pensaba, no cualquier pareja Uchiha-Senju era capaz podía traer al mundo un rinnegan dada las mezclas varias a lo largo de los años.

    Ahora dímelo ¿Quién lo mató? ―Setsuna se señaló a sí misma. Rangu se quedó boquiabierto.

    No tuve opción, estaba fuera de sí.

    Eres un monstruo, uno peor que nosotros―dijo, incrédulo, por supuesto que no había sido necesario matarlo―. Te hicimos bien. Muy bien. Sobrevivirás, pero ¿Para qué? ¿Por qué vives?

    No lo sé.


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,886
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,396
    Hiiro Miyazaki

    —¿Y qué que tenga un mapache que sepa tocar la flauta?

    El trio se encontraba dentro del local aún, solo que a varias mesas retirado de Uchiha. Este a veces pretendía observarles sin aparcar la mirada sobre uno de ellos y muy al contrario Chiho le atizaba sin resquemor. Fue gracioso cuando su hermana le echara en cara que de haber sido un shinobi guapo, estaría rogándoles porque le dejaran ir con ellos; pues un extraño más, un extraño menos no haría diferencia para con Ho porque si de putería hablábamos, él era un perfecto ejemplar. ¿O es que estaba predominando su sentido ninja? Curioso.

    —¿Qué opinas Chie?
    —Yo tampoco me confiaría porque sí de Kaeru san —sin nada que temer volteó a ver al azabache—. ¿Pero si es verdad lo que nos ha dicho?
    —¿Y si llevamos a un terrorista en cubierto a un país donde no tenemos voz ni voto? —Solo Chihiro sonrió al escuchar al coqueto.
    —No creo que pueda con nosotros igual —acotó la fémina—. Igual no tenemos que ser responsables de lo que él haga al poner un pie en Mizu. Nuestro viaje no es privado o político.

    Inició el recorrido hacia Kuroi mientras sus hermanos observaban con atención a la par que tomaban sus pertenencias. Era tiempo de abordar si querían llegar a una hora prudente dentro de un par de días de trayecto.

    —Vendrás, solo no nos causes problemas —la expresión del ninja de Raku varió.

    Increíblemente todos estaban a horas de experimentar vivencias distintas, intrínsecas entre sí por rondar sobre una misma situación pero que podría marcarles no por igual. Uchiha no tenía demasiado equipaje y por sus fachas no parecía ser alguien demasiado próspero o bien la economía no era considerada con su bolsillo. Hiiro le dejó ir primero; él iba siguiendo al par de lumbreras escarlata y por un instante se preguntó si ellos estaban relacionados con Setsuna. Así pasaba con los Uchiha, ¿no? Todos tenían una característica particular que de verles a kilómetros, cualquiera sabría sus orígenes sanguíneos. Y no me he de referir al Sharingan. Sin embargo no tardó en ubicar esos rostros en letreros comerciales; ¿cómo carajo podían ser ninjas si se exponían tanto? Qué encantador.

    A la hora de subir al barco no fue un problema explicarle al capitán el por qué eran cuatro y no tres, que fue lo que se le avisó hacía un par de días atrás. A los varones (protagonistas) le tocaría compartir camarote, pues solo había suficiente para poquitas tripulaciones.

    —¿Y en qué eres bueno?
    —Así como yo, K… —fue el mapache que tomara la palabra sin que su invocador pudiera evitarlo. Se encontraba algo emocionado de estar entre personas pintorescas, capaz de enaltecer a su amigo humano revelando sus habilidades como fiel espectador que ha sido. Pero ver la expresión de Kuroi, exactamente las pupilas, supo que estaba cometiendo una imprudencia. Uchiha yacía centímetros más atrás de Chie y Chiho porque arreglaba su pequeño espacio.

    Los hermanos Miyazaki insistieron en la respuesta a medio talle.


    YuudaiYuudai
     
  12. Ultraviolence

    Ultraviolence K I S S O F D E A T H Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,756
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,178
    Sei Daidoji ★


    Tomó los fideos con los palillos y se los llevó a la boca, sorbiendo con delicadeza la pasta. Los masticó con calma para saborearlo, no bien pasó el bocado golpeó la taza de porcelana con la cuchara para llamar al camarero, el pobre chico llegó temblando. No era temor necesariamente lo que sentía cada vez que escuchaba ese tintineo, eran nervios. Cada vez que Sei llamaba era para otorgar una queja de la comida, el té, el agua, las flores, los manteles, la vida, lo que fuese. Estaba un poco crispado el pobre. La única razón por la que Daidoji seguía siendo aceptada en aquel pequeño restaurante era por la receta nueva que regaló al chef principal. Además, de que tenerla cerca era siempre como un medidor de calidad. Entre menos se quejara, significaba que estaban mejorando. Eso también se veía reflejado en la clientela abundante.

    ¿Sí? Señorita Daidoji ―al pobre sujeto no le quedó más que seguir el protocolo y pararse derecho, cuidándose de tener el moñito del cuello recto, los zapatos lustrados y el brazo en ángulo de noventa grados portando mantelería de servicio. Ella lo miró de reojo, escaneando que todo estuviese perfecto, luego le sonrió. Había aprendido a exigir con cierta amabilidad.

    Estas margaritas se están marchitando, cámbialas. El restaurante siempre debe brindar un ambiente freso y natural, diseminar la sensación de hogar.

    ¿E-eso es to-todo?

    Sí, Rentaro. Han mejorado mucho, el ramen estuvo muy bueno hoy―. El rostro del aludido se iluminó y dio un salto de celebración ¡Al final habían acabado los regaños! ¡Lo habían logrado! ¡La reina estaba satisfecha! Los comensales voltearon a verle, algunos murmuraron al respecto ¿Qué le pasaba a ese chico? Entre saltos y canciones volvió a la cocina para dar la buena noticia. Sei lo miró desaparecer detrás de la puertecita que conectaba a la cocina. Sonrió. Las cosas habían estado calmadas desde el último conflicto en el que Otogakure tuvo que cambiarse el nombre. Al menos de esa forma había comenzado a ser más aceptada a los ojos de la alianza. Todavía tenía pesadillas de aquellos días. Se preguntaba si un nombre era capaz de marcar tal diferencia ¿Acaso por pertenecer a ese lugar ya eran dignos de ser cazados como animales amenazantes? Un nombre no debía definir a la gente, ni a la ubicación. La Alianza Shinobi nunca fue más que ellos ni diferente y aún sí destruyeron todo. Desde ese día hubo compañeros que no volvió a ver. Cabe mencionar que Sei no sabía abiertamente que Otogakure era una facción antagonista, oculta bajo la dirección de la realeza y sus ideales. Nunca le dieron razones para creer que eran los “malos”. Quizás su negación a ser ninja le había alejado de aquella verdad. De pronto la puerta se abrió, eran un grupo de shinobis que aparentemente recién regresaban de sus labores, se les escuchaba decir que morían de hambre luego de pasar días sin probar comida caliente.

    ¿Y creen que sea verdad?

    No lo sé, es una historia bastante exagerada.

    Justo cuando pensé que teníamos suficiente con los Uchiha.

    Pues si esta cosa existe, yo no lo quiero.

    Si esa cosa existe―se río a carcajadas uno de ellos― y te mandan para allá, simplemente no regresas.

    ¡Tonterías!¡Olvidas con quien estás hablando! ―luego hubo risas generalizadas que irrumpieron la tranquilidad del sitio. Vaya sujetos más escandalosos, como si fuese la gran cosa ser shinobi. frunció el ceño y se dispuso a salir.​


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13. Ultraviolence

    Ultraviolence K I S S O F D E A T H Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,756
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,178
    Usami Senju ❤

    Se disponía a salir, la misión la había recibido esa misma tarde, así que entre un arreglo u otro finalmente estaba lista. El trabajo consistía en llevar un mensaje importante al gobernado de una de las colonias de Rakugakure, es decir, a aquellas localidades externas que fueron conquistadas. Después del desastre en la aldea las actividades abundaban y era de suma relevancia mantener a las poblaciones ajenas controladas para evitar una sublevación ahora que justamente la aldea se tambaleaba. Se decía que en menos de un mes saldrían las nuevas políticas que diesen a los habitantes mejores garantías, diluyendo así el sistema opresivo. Eso sonaba como buenas noticias. Ajustó el portashuriken a su muslo e introdujo el pergamino dentro de su suéter. Sería propio llevarlo ya que seguramente la noche le alcanzaría en el regreso y, conociendo el clima, la lluvia. Se le antojaba que el cielo estaba más melancólico que de costumbre.

    Impulsando el cuerpo se alzó hasta un tejado, las calles tenían enormes hoyos o estaban en medio de una reparación así que resultaba más óptimo desplazarse sobre las estructuras que todavía seguían en pie. El aire olía a lluvia y se cargaba de humedad. Nubes de polvo se suspendían a momentos a causa de algunas demoliciones, pero ese estruendo no se comparaba al de aquel día. Hizo un pequeño mohín al recordarlo, el pánico, el terror, la confusión. Intentó ayudar lo más que pudo, pero no fue suficiente. De un salto largo aterrizó en la puerta principal de la aldea, había sido de lo primero en repararse. A sus costados, dos filas de Gyazara se apostaban todavía sobre la parte interna, obstruían el paso.

    Registro―exigió uno de ellos extendiendo la mano. Sin embargo, ella comenzó a recitarlo de memoria, una serie de diez números. Dada las circunstancias era necesario ser estricto en el control de flujo, tanto de entrada como de salida.

    Usami Senju ―completó―, voy hacia Horantawa, con el paquete número 468b.

    ¿Tiempo aproximado?

    Cinco horas ―el Gyazara comenzó a tomar nota, pero al encontrar el nombre de la azabache halló una nota especial, enviada desde la torre imperial. Comparó los datos y, efectivamente, era ella. No sería la primer persona que tuviese negada la salida, aunque su caso era especial.

    No puedes salir de la aldea. Y desde este momento, quedas relevada del servicio militar.

    Pe-pero ¿Por qué? No he hecho nada malo ¡Debe haber un error!

    Entrégame el pergamino. Tu tarea será realizada por Matsumoto Rin.

    ¿Por qué? ―resonó su voz chillona, pero el clero militar no paraba de exigirle el mensaje, sin aparente razón. Usami no tuvo otra opción más que obedecer con los ojos húmedos. Sin duda había ocurrido un gran malentendido.

    Órdenes superiores ―concluyó.​


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14. Hayden the dark king

    Hayden the dark king Dios Lobo de la oscuridad

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    379
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +182
    Allí estaba, Kaito aún seguía en su cama sin mucho que hacer, estando allí en posición fetal abrazando su almohada, preso del miedo de los rumores y de su reciente pesadilla, entre un pequeño esfuerzo trata de levantarse para ir a la sala de estar y recostarse en el sillón, estar a oscuras lo está haciendo tener más miedo. No soporta estar entre esas paredes que jura por lo que más aprecia en el mundo que pueden llegar a cerrarse a su alrededor pero esas eran sólo obvias alucinaciones suyas, al estar en la sala pensó que así dormirá mejor sin contar que Yuki y Kai estarán pendientes de él.

    Un rato ya entre tambaleos de sus temblorosas piernas, logra llegar a su sala de estar y claro sigue abrazando con fuerza su almohada sin poder quitarse de la cabeza dicha pesadilla, al final termina acostandose en el sillón mientras al rato siente como el pequeño huron se hace espacio entre sus brazos para frotar su cabeza con el cuello de Ootsutsuki quién se ríe levemente por las cosquillas que le hace el pelaje de su amigo.

    Poco rato de haber dormido un poco despierta ya un poco más animado y con menos temblores en sus piernas, por lo cual decide levantarse e irse a dar un pequeño paseo a pie por Tensai para calmar sus nervios, tal vez con eso se olvidé de esos rumores de gente que codicia el Rinnegan y de la muerte de ese Samurai que estaba lejos de su terreno de origen, el país del Hierro. Tras ello ya está en la puerta de su casa, se coloca los zapatos y sale con toda tranquilidad de la residencia mientras obviamente está siendo acompañado por sus dos mascotas y animales acompañantes que se han decidido a no dejar sólo a Silver por el hecho de que pueden sentir de alguna forma de que no está tan bien como el chico cree.

    ― Gracias, por acompañarme chicos, espero no haberlos preocupado. ― Les dice con toda la tranquilidad que puede a sus dos amigos animales.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15. Hayden the dark king

    Hayden the dark king Dios Lobo de la oscuridad

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    379
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +182
    Parecía que todo estaba bien, su paseo iba totalmente de maravilla, lo mínimo que lo altere fue cuando se sobresalto al sentir como alguien casi lo asusta pero que esa persona término siendo la que acabó asustada luego de que le estuvieran apuntando con una espada hecha de la Gudodama de su Kekkei Genkai, el chico ojiazul sólo pudo disculparse con el al haberle gritado que en verdad lo sentía.

    Justo ahora se encuentra en medio de uno de sus puestos de comida favoritos, el restarurante de Ramen de Tensai, Yuki y Kai se quedaron afuera a esperarlo, Kaito ordenó lo usual, cuya orden le es traída luego de unos minutos en los que se aburría, al momento que separó los palillos y dijo 'Itadakimosu' escuchó unos cuchilleos en el cubículo de mesa detrás suyo, eran al menos 4 personas, hablaban de cosas triviales, entre ellas la muerte de ese Samurai del país del hierro que le dejó un mal sabor de boca al peliplata mientras comía lentamente su ramen.

    ― ¿Es que no saben hablar sobre otra cosa esos imbeciles Shinobi que están detrás de mi?, ¿Que no ven que hay un menor de edad aquí presente a sus espaldas o que?, ¿Será que son estúpidos o son idiotas?, sinceramente creo que no podré estar tan tranquilo como creí al haber salido de casa un rato para calmarme... Calma... Respira hondo Kaito Ootsutsuki, sólo... Ignoralos, sigue comiendo hasta que términos y luego vete... ― Dijo para sí mismo en sus adentros mientras seguía comiendo con toda la tranquilidad que trataba de tener mientras que al seguir y seguir oyendo a esos hombres hablando de ese asunto, fue como una tortura para los oídos de Ootsutsuki que ahora no podía sacarse de la cabeza eso. ― Disculpe, camarera, la cuenta por favor. ― Llamó a la amable mujer que lo había atendido previamente que levanta la cabeza al oír su llamado y se le aproxima.

    Al rato tras haber pagado con cupones se retira del local para ir a otra parte junto a sus dos amigos animales.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16. Osiris754

    Osiris754

    Registrado:
    30 Jul 2017
    Mensajes:
    57
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +11
    Nishi Senro

    The eye of the storm, parte 1, fragmento 1

    El día era soleado como siempre, antes de que el rumor se esparciera no había hecho muchas misiones, pero tenia ya tenia conocimiento sobre varias cosas entre ellas, peleas, e incluso ya había inventado un ninjutsu usando su LS, sin embargo jamas estuvo preparado para el rumor que oiría, ¿Que rumor? se preguntaran, bueno... larga historia... pero no sera necesaria que yo la explique en estos momentos.

    -¿Oye oistes sobre ese rumor? -dijo un niño random a otro niño con el que estaba conversando en una calle estrecha de un barrio y con mucha emocion estaba hablando al ser un tema bastante perturbador pero que en su psicología le daría importancia a su persona creyendo que esparciendo esa información a sus colegas estos lo reconocerían como a alguien sabe lo todo, pobre infeliz.
    -¿No? ¿Que clase de rumor? -dijo el niño que parecía vivir en una cueva, ¿Quién no sabe de eso?
    -Parece que unos shinobi encontraron el cadáver de un samurai en un lugar muy lejos del país del hierro ¡No estaba ni un poco cerca de su hogar natal! fue algo muy raro pero después ¡Descubrieron algo increíble y escalofriante!
    -¡¿En serio?! ¡Déjate de enigmas y cuenta!
    -Parece que este samurai era un mensajero de los samurais y traía una carta en donde decía que ellos buscaban ojos para poder obtener un doujutsu muy raro y que se dice pertenecía al dios de los ninjas un tal Rikudou Sennin
    -¡Wow! ¡¿Un doujutsu perteneciente a un dios?! pero supongo que los ojos que buscan no son tan simples, aparte aunque fueran sharingans y byakugans de gran poder dudo que sean suficientes para ser como los de un dios ¿No?
    -Bueno, con respecto a eso nadie sabría explicar eso pero ¿No crees que es algo serio?
    -Es imposible decir que no

    Los amigos siguieron hablando sin darse cuenta que alguien los escuchaba... en lo alto de un techo de una casa de por allí.

    -Es chistoso, como la información se esparce como un virus que brota de la idea de la importancia, uno quiere creerse importante al creer que aporta en algo, como a la hora de informar al publico acerca de un acontecimiento muy vital en la actualidad, no siempre suele tener un efecto muy positivo, pero en este caso...- al casi terminar su dialogo de un salto se levanto de su posicion de acostado y se preparo para irse -mas positivo no podría ser -al terminar, salto del techo en donde estaba y con el inconfundible Kinobori no Waza, no es necesario que lo explique ¿no? salto de techo en techo, de casa en casa hasta poder llegar a la suya, claro se esforzaba para no molestar a los residentes.

    En su mente, a Rasen algo lo perturbaba y pensó -Rikudou Sennin, si no estoy mal, creo haber leído de eso en los pergaminos de mi padre, tengo que ir a verlos rápido.

    Su padre era un Uchiha, aunque tenia cierto talento para el combate el le gustaba mas la investigación y recopilación de datos de todo acerca del mundo, como su historia, leyendas, física, ciencia, etc., antes de morir el había llegado a tener 300 pergaminos desde el porque del por que, hasta los mas sorprendentes datos acerca de las cosas mas misteriosas, desafortunadamente, la mayoría de pergaminos importantes que estaban super encriptados se escondieron y el único que sabia donde estaban era el ya difunto uchiha.

    -Estoy seguro que debe de haber algo de documentación,aunque la mayoría de la información se encuentre en los pergaminos perdidos, debería haber algo que sirva para comprender mejor la situación -y así fue como Rasen se embarco en algo en lo que no pensó embarcarse.









    Fragmento 1/5: Finalizada
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 6 Nov 2018
  17. Osiris754

    Osiris754

    Registrado:
    30 Jul 2017
    Mensajes:
    57
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +11
    The eye of the storm, parte 1, fragmento 2

    Nishi Senro, Tensaigakure

    El corría lo mas rápido que podía, puesto que quería respuestas para saciar su curiosidad, en este tipo de temas en donde una información tan importante se filtra como chisme a todo el mundo eran situaciones que le gustaban pero al mismo tiempo no, la información llegaba mas rápido a el, si, sin embargo era mas fácil que la información se distorsionase al pasar por muchas bocas, pero afortunadamente había escuchado otras conversaciones que hablaban de lo mismo y la información parecía ser similar en mayoría de aspectos, lo único que le faltaba era confirmarlo con los pergaminos de su padre, su padre era un genio así que era improbable que no hubiera hecho investigaciones sobre el rikudou sennin, en especial porque el era un uchiha y tenia mucho mas conocimiento que el promedio de gente que conoce de la situación actual.

    -El problema de todo esto es que los pergaminos de mi padre aunque no sean los ocultos siguen siendo difíciles de entender, supongo y creo que el jamas pensó en compartir estos pergaminos con alguien mas que el mismo... *suspiro* espero al menos sacar información útil de lo que logre deducir -pensaba en eso mientras saltaba de casa en casa para llegar rápido a la zona de bosque,en donde se encontraba la cabaña en donde el y su madre vivían

    Podría no parecer un lugar grande a simple vista, pero por dentro era igual de grande que una casa un poco encima del promedio, con su sótano y arico, el sótano seria el lugar en en donde su padre hacia sus investigaciones y archivaba estos en pergaminos; en el ático era donde ocurría lo verdaderamente extraño, puesto que allí era donde el uchiha hacia experimentos complejos y a veces peligrosos; aunque el ático y el sótano estaban cerrados con llave, actualmente el sótano ha sido abierto, pero el ático estaba sellado con una especie de jutsu de sellado.

    -Mi padre, según mama era una persona muy misteriosa y enigmática, tal vez tenga que pedirle algo de ayuda a mama para buscar información, aunque no quisiera que terminase diciéndome que no me meta en esto o que ella lo hiciera -Después de pensar y de estar muy cerca del anillo del bosque, su instinto le dijo que mirara para la izquierda, y lo que vio, lo sorprendió.

    Eran varios shinobis, que no aparentaban ser de bajo rango, ellos corrían rápido por distintas direcciones en el bosque, no cualquiera se habría percatado de esto pero Rasen entrenaba mucho sus instintos e intuición.

    -Shinobis de un rango alto ¿Aquí? ¿Que es lo que buscan? solo espero que no involucren a mi mama en esto -dijo con un tono de preocupación y un tono que en extremadamente raras veces se oía en el, miedo, pero no por el, si no, por alguien mas.

    Mientras tanto en la cabaña.

    Una mujer con cabello negro corto y de ojos negros estaba parada en medio de la sala da aquella cabaña de madera leyendo preocupada un pergamino, era la madre de Rasen, quien se encontraba leyendo algo de mucha importancia, era algo obvio si uno se fijaba bien en su expresión de concentración y preocupación al mismo tiempo:

    -¿Rinnegan?... ¿Samsara?... ¿Rikudou Sennin?... ¿Los seis caminos?... ¿Fin del mundo?... todo esto me tiene confundida e impactada... sera mejor evitar que Nishi lo vea, mucho menos ellos -Muy preocupada se veía, y era obvio que descubrió algo que no debió de haber descubierto, de igual manera no seria tan grave, ella solo tenia un tercio de información con respecto al asunto, puesto que los pergaminos que contenían la información mas detallada se perdieron hace muchos años; de todas maneras Nishi en la mente de su madre no podía ni tener un poco de esa información puesto que... no era cualquier tipo de información básica sobre el doujutsu.

    -Es mucha información, tanta que es peligrosa a pesar de solo ser una pequeña parte de la investigación... sera mejor destruirla... pero... -al medio dialogo una gran culpa e impotencia inundo y ahogo su alma como quien sabe cuantas veces antes -Si lo hago perderé lo único que me queda de el... que nos queda... cuando estaba con vida vio la peligrosidad de estos... pero jamas las quiso destruir por que era su vida... ...aunque hallas cambiado de opinión, yo no... sera mejor guardar esto en un lugar muy oculto... si no, Nishi lo viese solo se adentraría mas y mas, y esos bastardos aprovecharían y lo usarían para intercambiar por los pergaminos... y averiguar donde esta la llave para encontrar el resto y descifrarlos, los ojos de su padre -Era obvio, su padre era un uchiha y el escribía en todo sus pergaminos la información, sin embargo para el simple ojo humano se vería como un montón de sin sentido, pero para alguien con el sharingan, era como leer un texto normal, ya que el texto en si fue escrito en un patrón fácil de ver para el sharingan.







    Fragmento 2/5: Finalizada
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18. Autor
    Angelo.

    Angelo. where's the fun in playing fair? Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2010
    Mensajes:
    1,955
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +579
    Los intentos de seducción del genin eran bastante obvios para el de mayor rango, aunque no le molestaban en lo absoluto, pues siempre era bueno tener a alguien que lo halagase de vez en cuando, así fuese sólo para subirle los ánimos antes de aventurarse en una de las misiones más insólitas que el albino había planeado en su vida. Caminar lado a lado con alguien que aún se mantenía vivo y alejado de todas las locuras del mundo shinobi era ligeramente refrescante, aunque la situación actual no ameritase sentirse relajado momentos antes de un encuentro decisivo.

    -
    Espero no escuchar que te viste envuelto en todo esto cuando regrese, eso me decepcionaría mucho. - sentenció Kiseki sin su sonrisa habitual, ya alejados del edificio donde su pequeña oficina se encontraba.
    -
    ¿Te preocupas por mi? - Preguntó el seductor, con ligera alegría disparándose por la comisura de sus labios.
    -
    No, me preocupa que arruines mis planes con la curiosidad de un ingenuo ninja buscando dar con la gran noticia del momento. Estoy seguro que muchas personas ya están moviéndose para ir a la delantera cualquiera que intente perseguir los rumores que esos torpes samurai iniciaron con su incompetencia, así que espero que tú no seas una de esas personas. Yo ya tengo un buen inicio y me gustaría que nadie lo arruinase - terminó sacando un pequeño pergamino de entre los pliegues de su kimono. - Y me he encargado de que las personas correctas también lo tengan - finalmente volvió a sonreír.

    Ya estaban cerca de un espacio dedicado únicamente a la invocación de aves para el transporte de varios ninjas autorizados a bajar a tierra firme. Con un simple movimiento, la Araña Blanca se dio la vuelta y quedó mirando directamente los ojos de Jiman, como si estuviese esperando que el menor dijese algo antes de que su superior partiera para no regresar en un tiempo considerado.

    ¿Una despedida?

    . . .

    Paralelo a los eventos en la aldea flotante, los canales ilegales de contrabando en Tensaigakure seguían abiertos para todo tipo de negocio, inclusive el tráfico de buena información. Uno de los mercaderes recién llegados a la zona ya tenía una misión bastante clara con instrucciones precisas que no podía ignorar si valoraba su vida, pues su empleador no toleraba fallos ni decepciones.

    Una pequeña nota pasó de una mano a otra, de arriba abajo, entre escaleras, pasillos, callejones e incluso diversos servidores de la aldea que no dudaron, inocentemente, en llevar un mensaje de suma importancia al cofundador del Horizonte: Ruigetsu.

    Monban había enviado un valioso regalo con ciertas pistas que podrían llevar a alguien a la ubicación del tesoro perdido de los samurai... sólo había que ir hasta las costas del Hierro para conseguirlo.


    ShulmanShulman dile algo lindo (?)
    St. MikeSt. Mike agarra brujilliza (?)
     
  19. Osiris754

    Osiris754

    Registrado:
    30 Jul 2017
    Mensajes:
    57
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +11
    The eye of the storm: Parte 1, fragmento 3

    Nishi Senro (Rasen), Tensaigakure

    Estaba muy cerca de la cabaña, la escena antes vista por el fue algo que lo perturbo en cierta manera, si resultaban ser simples genins habilidosos con el sigilo no seria de interés, sin embargo si llegaban a ser chuunin seria un problema, pero si resultaban ser jounins o incluso mayor, lo mas prudente seria huir junto a su madre y los pergaminos, el problema era esto ultimo, puesto que a pesar de que la mayoría esta oculta en sitios hasta día de hoy desconocidos, los que ellos tenían seguían siendo una cantidad grande y no fácil de transportar, no podían dejar uno de ellos aunque quisieran puesto que hasta el mas estúpido tenia información que complementaba otros pergaminos y así generando todo un manual de instrucciones de como fácilmente crear un arma mortal para malos fines.

    -Recuerdo que mi mama siempre decía que cada uno de los pergaminos era importante y cada uno se complementaba a otro generando todo una biblia de información beneficiosa y peligrosa por mas inútiles que algunos pergaminos fueran, sera mejor decirle a mama sobre esto, siempre sabe como solucionar cualquier problema que se le ponga en frente, a veces a golpes y gritos, pero siempre se solucionan -el estaba ya a pocos metros de llegar a la cabaña gracias a que se impulsaba con las ramas de los arboles, pero de pronto, vio una silueta de un hombre encapuchado y cubierto de pies a cabeza dando la espalda a Rasen, no sabría decirse si iba caminando o estaba parado allí, simplemente apareció casi de la nada en el campo de visión de Rasen.

    -Hola niño, te eh estado esperando -su voz no era para nada aguda, pero no era igual de grave que la de un demonio, era mas como la voz de un hombre adulto con experiencia y desinterés de lo que ocurría.

    -¿Quién eres?

    -¿Quien soy? Bueno *pequeña risa* pregunta mas difícil no pudiste hacer

    -No has respondido mi pregun...

    -Claro, había mas difíciles, como ¿Por que existimos? ¿Que somos? ¿Que es la vida? ¿Que es realidad para nosotros? ¿Donde esta Mcqueen? esas son preguntas difíciles, pero uno no pued...

    -Repito, no has respondido mi pregunta -Puso su mano cerca del bolso en donde guardaba las kunais

    -... ... ... DÉJAME HABLAR -De repente su tono de voz se hizo tan grave y retumbante y que hasta el infierno temblaría de solo oírlas, aun fuese el verdadero y único dios ninja en persona estaría impresionado y perturbado por esa voz de muerte que se hoyo.

    -... *impresión, terror, trauma, pánico y shock* -Hay fue cuando Rasen sintió el verdadero terror, incluso los sonidos de la naturaleza se pausaron de repente como si fuera una reproducción.

    -ajem, ajem... como iba diciendo... -Su voz volvió a ser la desinteresada, relajada y grave de siempre -no me interrumpas -A, lo siento mucho -Uno no puede responder preguntas así de difíciles así que el exigir que te responda algo como ¿Quien soy? es imposible, así que lo siento, pero igual me sorprendes niño -Casi como si se hubiera recuperado de un coma, Rasen reacciono y todos sus sentidos volvieron a ser los mismos, aunque de repente empezó a hacerse muchas preguntas sobre este sujeto, pero como el terror que sintió no se disipo, no se atrevió a tomar acción en contra del hombre encapuchado, pero algo le llamo la curiosidad, no lo que dijo, si no como lo dijo:
    -¿Comó que te sorprendo?

    -Bueno, me sorprendes al tener suficiente tiempo para jugar conmigo y suficiente tiempo para cuidar a tu madre -Ese fue el desfibrilador de la cirugía, Rasen de la impresión que le dio ver a un sujeto tan misterioso, y para colmo con una voz que ni el mismo Satan puede igualar, olvido casi por completo la razón de su apresuramiento -Oh no -no tuvo tiempo ni siquiera para cuestionar si el hombre tenia algo que ver o para al menos ver su cara debido a que el hombre estuvo de espaldas todo el tiempo, lo único que le importo fue ver si su madre estaba bien, era raro que un hombre desconocido te diga de manera indirecta ¿No deberías estar con tu madre? en especial cuando se lo dice de esa manera porque insinúa algo.

    Mientras tanto en algún lugar del mismo bosque:

    Unos 7 ninjas de apariencia joven que portaban armas y equipamiento intimidantes estaban parados en las ramas de los arboles paralizados de aparentemente miedo, no como el de haber visto un fantasma a plena luz del día, si no, de ver al diablo enfrente suyo:

    -Hay que irnos de aquí ¡YA! ¡YA! ¡YA! ¡YA!

    -¡SI LARGUÉMONOS RÁPIDO!


    -¡NO ME VOY A QUEDAR AQUÍ YO ME VOY!

    -¡¿QUE FUE ESO, QUE ALGUIEN MALDITAS DIGA QUE FUE ESO?! ¡¡DIOS, ESO NO ES DE DIOS!!

    Aquellos ninjas a pesar de ser jóvenes se veían intimidantes con sus armas y equipamiento, seguían siendo jóvenes, aparte esa voz era tan de terror que las palabras no podrían describirlas, solo te hacían sentir terror tanto en tu mente como en tu alma como si estuvieras viviendo en carne propia una verdadera pesadilla, algunos se paralizaron y hasta se desmayaron del terror.

    En una rama de árbol lejos se hallaba aquel hombre encapuchado observándolos y riéndose.

    -Jajaja, parece que no eran mas que unos llorones, jajajaja, la próxima vez que haga una distracción y ellos estén cerca usare el 10%







    Fragmento 3/5: Finalizada
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20. Osiris754

    Osiris754

    Registrado:
    30 Jul 2017
    Mensajes:
    57
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +11
    The eye of the storm: Parte 1, fragmento 4

    Nishi Senro (Rasen), Tensaigakure

    Rasen iba corriendo como nunca, ahora de verdad por miedo de que algo verdaderamente malo halla pasado en la cabaña en la que vivían, puesto que de su familia su madre era la única que conocía, jamas en su vida permitiría que cualquiera le hiciese daño, Rasen paso por muchas cosas desde que tiene memoria y en principio se crió en un ambiente depresivo y lleno de mucha presión para su madre que el también sintió, por alguna extraña razón, mucho mas allá que un simple vinculo madre e hijo, probablemente a su extraña sensibilidad con emociones ajenas.

    En su mente el solo podía pensar y repetir esa misma frase -NO puedo permitir que algo malo le pase, no puedo permitir que algo le pase... o si no... ¡¡¡Jamas me lo perdonare!!! -De repente las espirales de sus ojos casi invisibles empezaron a volverse mas visibles con cada latido hasta el punto en que brillaban, como si hubiera un sol esmeralda muy, muy enano dentro de cada uno de sus ojos, esto solo le pasaba cuando llegaba a sentir emociones fuertes, no importa que tipo de emoción, mientras esa emoción genere mucha adrenalina y/o lo enloquezca, su energía empezara a moverse dentro de su cuerpo, una consecuencia de esto era el brillo de sus ojos.

    -Veo algo... ¡Es la cabaña! -a pesar de haber estado unos pocos metros, tampoco era que de una simple caminata llegaría, había muchos arboles, rocas, nidos, ríos, etc., y por lo tanto a veces uno tenia que seguir una ruta especifica para no perderse, aunque tragaba mas tiempo, era mejor que perderse.

    Apenas llego patio la puerta para entrar y la puerta se abrió de golpe, apunto casi de destruir la pared con el azote.

    -AAAAAAAH... ¿¡QUIEN ES?!... Uh... -Cuando escucho el azote ella recién había subido del sótano después de guardar los pergaminos, por alguna extraña razón, a pesar de que estaba mas cerca que los otros shinobis del origen de aquella voz aterradora, no lo escucho, fue algo extraño y casi improbable, sin embargo al Nishi azotar la puerta de esa manera y ella asustarse así demostró que no estaba en guardia, ni siquiera imagino que algo inminente sucedería en ese instante por lo tanto ella jamas escucho aquella voz -¡NISHI ¿¡POR QUE HACES ESO?! ¡¡¡CASI ME MATAS DEL SUSTO!!! ¡QUE TE EH DICHO DE HACER E...uhh -Ella se enojo mucho con el hasta el punto que le grito e hizo que Rasen olvidara la voz aterradora del hombre encapuchado, pero no fue por miedo si no por el hecho de saber que su mama estaba perfectamente bien e ilesa, contrario a lo que creyó por culpa del hombre encapuchado; sin embargo ella al fijarse bien vio que las espirales de los ojos de Rasen se habían activado pero no le dio tiempo a reaccionar cuando de la nada Rasen se le abalanzo y la abrazo mientras que la miro a la cara para decirle -¡Mama estas bien! ¡Vi a unos Shinobis de alto rango dirigirse para acá y me asuste un poco, pero luego apareció un hombre misterioso e insinuó que algo malo te estaba pasando y me asuste mucho! -A pesar de que sintió mucho miedo por su madre, se tranquilizo mucho al verla perfectamente bien, el sabia algo sobre controlar las emociones así que pudo calmarse y hablar pausada y tranquilamente de modo que se le entendiera, aunque su mama estaba confundida con lo que acabo de decir Rasen, ella empezó a repetir detenidamente.
    -Un momento... ¿uh?... ¿De que hablas yo estoy bien?... espera ¿Shinobis de alto rango?... ¿Hombre misterioso?

    -Si un hombre misterioso insinuó que te pasaba algo malo, no lo dijo directamente pero si indirectamente entonces me asuste y decidí venir rápido aquí

    -Pero yo estoy bien... Espera... ¿Ese hombre misterioso del que hablas como era?


    -Bueno, era alto, tenia una chaqueta que lo cubría pies a cabeza con brazos y todo, y parecía simpático pero no le gusta que le interrumpan cuando hable y cuando le hacen eso se pone agresivo -El no era un psicólogo experto pero a juzgar por como pidió la descripción del hombre, de una manera apresurada y preocupada, si no era una exageración por parte del protagonista bien podía ser que la mama reconocía al hombre como una amenaza, pero una amenaza conocida; sin embargo, su madre pareció percatarse de eso y bacilo varias veces antes de poder hablar:
    -Ese hombre misterioso... lo conozco... no se su nombre, pero lo vi unas veces rondando por aquí desde antes incluso de la muerte de tu padre -Rasen se quedo sin palabras al oír esto, el nunca pensó que su madre se haya podido encontrar con ese tipo antes, en especial desde antes de la muerte de su padre, sin embargo era obvio, el que apareciera de la nada e insinuara a Rasen para a ir con su madre, podría decirse que el no insinuó que le iba a hacer algo malo a ella, si no que quería que el fuera a protegerla y aquella voz aterradora pudo haber sido para influenciar mas esta idea; las sospechas sobre que algo no andaba bien se incrementaron cuando pensó en lo sospechoso que era un hombre apareciera e hiciera tales acciones para advertir sobre algo malo y que hace unos momentos unos shinobis que ni siquiera portaban bandas ninja y parecían estar muy bien entrenados aparecerían, si bien no es tal y como el piensa el jamas creyó en las coincidencias y siempre fue alguien paranoico, en estos momentos vio que esto iba mas halla de lo que podía imaginar actualmente pero aun así intento mantener la calma y miro fijamente a su madre y pregunto:
    -Mama... ¿Quien es y como lo conociste?
    -... Supongo que hay cosas que no te puedo seguir ocultando... bueno... siéntate y escucha... todo esto se remonta hace, 14 años atrás







    Fragmento 4/5: Finalizada
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...