Evento Trama Libre The Eye of The Storm | Pre Evento [Último día HOY]

Tema en 'Naruto World' iniciado por Angelo., 2 Nov 2018.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Angelo.

    Angelo. where's the fun in playing fair? Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2010
    Mensajes:
    1,953
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +578
    Rol Oficial - Shinobi

    Las noticias en Modan viajaban más rápido de lo que uno podía anticipar, pues la raza más chismosa entre toda la nación eran los ninjas, siempre atentos a lo que pudiese surgir dentro de su territorio, preparados para actuar ante cualquier ocasión que se presentase.

    Aunque nadie nunca pudo prepararse para este escenario.

    Un cadáver fue encontrado en los límites del Té por oficiales del Señor Feudal, cosa que no era tan extraña como uno podría pensar. Se determinó rápidamente que era algún tipo de mensajero por las ropas que llevaba y las marcas en su espalda, claramente ocasionadas por algo de gran tamaño que había estado cargando durante sus últimos momentos. ¿Primeras impresiones? Un robo, nada más, sólo hacía falta ver el cuello degollado del inocente hombre para determinar que alguien lo había asesinado para, muy probablemente, llevarse el cargamento que tenía.

    La expresión en su rostro era de absoluto horror, como si lo último que hubiese visto fuese al mismo demonio, saliendo del subsuelo y arrancando el alma de su garganta con una furia descomunal. Incluso sus manos estaban petrificadas en una posición agarrotada, cual garras de un animal. El charco de sangre bajo su torso ya había quedado transformado en un gel brilloso de color oscuro… ciertamente, el hombre había tenido un desafortunado final.

    - ¡Capitán! – Llamó uno de los escoltas menos importantes de la caravana que se topó con la escena. - ¡Debe ver esto!
    - Ya, ya, Minoru, me queda claro que es un muerto, no será la primera ni la última vez que vea uno.
    - ¡Es un samurai! – Replicó, claramente ofendido por no ser tomado en cuenta con su primera llamada. – Tiene el emblema del shogun tatuado en el pecho…

    Todas las miradas giraron hacia el mensajero, el cual súbitamente ya no era tan simplón como se veía. Las manos de los vivos comenzaron a explorar aquella carcasa sin vida buscando evidencias de tal acusación, sin mencionar que se esforzaron mucho en descubrir hasta la última pizca de evidencia que pudiese explicar QUÉ estaría haciendo un solitario Hijo del Hierro en un lugar tan alejado de su tierra.

    Dos espadas y una nota, eso fue lo que encontraron de valor.

    - Nuestro Señor debe leer esto lo antes posible – el capital indicó, pasando los ojos por las letras de un simple papel y abriéndolos de par en par a medida que continuaba la misiva. No había terror en sus ojos, sino absoluta sorpresa, tal vez incluso emoción. - ¡Minoru! ¡Corre! – Le indicó a su subordinado, dándole las evidencias de su encuentro, montándolo en uno de los caballos presentes y enviándolo de regreso hacia el dueño del país.

    Esa sería la última vez que el joven vería a sus compañeros. Un día después, el resto de la caravana se encontraba repartida en pedazos por el mismo lugar donde el cadáver fue encontrado, aunque éste ya no estaba ahí.
    . . .

    La labor de un espía es, en esencia, sencilla. Saber algo y comunicarlo puede ser una de las cosas mas simples del universo si se sabe hacer bien, y precisamente por eso se regó con tanta velocidad la noticia del misterioso mensajero samurái. Cosas tan simples como pedir direcciones a la persona equivocada, dormir en una posada con algún curioso o descuidar las pertenencias en un puesto de ramen podía significar la filtración de los datos más sensibles en el mundo ninja. Lamentablemente, nuestro inocente protagonista cometió los errores anteriormente mencionados.

    Del Agua al Fuego, del Trueno a la Lluvia… incluso el Hielo, el Sonido y el Hierro habían recibido los ecos de tal desarrollo. Primero el samurái, luego los escoltas feudales, ahora un niño llevaba en sus manos información y dos espadas misteriosas. ¿Qué estaba pasando? ¿Qué podría causar tanto revuelo en una zona tan relativamente alejada de los verdaderos conflictos que azotaban Modan?

    - ¿Ojos? – Preguntó el Feudal del Té, confundido.
    - Si, mi señor. Seis, de hecho. – replicó su consejero más íntimo, después de haber leído el dichoso texto que casi tardó tres días en llegar a su mansión.
    - No comprendo, ¿para qué alguien querría algo tan asqueroso como seis ojos?
    - Mi señor… ¿no conoce las leyendas? – Preguntó Minoru, quien ya había relatado su experiencia con el cadáver del samurái. – La carta claramente menciona el camino a Samsara, la gran espiral…
    - ¿Me estoy perdiendo de algo? No puede ser tan importante si ignoro completamente el asunto – sonrió nervioso el poderoso hombre.
    - Señor, ¿nunca ha escuchado hablar de los ojos del Rikudou Sennin?
    . . .

    Leyendas casi olvidadas por mucho súbitamente recobraron vida en cuestión de una semana. Las redes de informantes que muchas aldeas tenían no se atrevieron a descartar este tipo de información, comunicándosela a sus respectivos superiores hasta que todos los líderes de aldea se enteraron del asunto. No sólo eso, sino que entre ninjas de alto rango se fue difuminando la noticia hasta que incluso genin recién graduados fueron escuchando rumores, no exactos, pero bien encaminados.

    Las familias portadoras del Sharingan y el Byakugan, junto a los Ootsutsuki, surgieron a la ocasión, haciendo reuniones privadas entre las ramas principales para generar protocolos de protección, pues el tema de perder ojos por diversas razones no era del todo nuevo en el panorama de ambos clanes. Si aparecieron ojos portadores del Rinnegan, alguien los había arrancado de sus dueños, eso era seguro, por lo que ninguna de las familias portadoras de técnicas visuales iba a correr ese riesgo.

    ¿Y los demás?

    Pues… depende de a quién le preguntes.
    Aclaratorias importantes

    [​IMG] El término “Rinnegan” no es muy conocido. Es válido que solamente los clanes Uchiha, Hyuuga, Ootsutsuki y Senju le conozcan como tal; para el resto no era más que una leyenda.
    [​IMG] Lo que han de postear son sus impresiones, pues los rumores y noticias de esta situación ya han empezado a circular todas las villas.
    [​IMG] Pueden interactuar con otros personajes (oficiales o NPC’s).

    :wuw: Por cada post que hagas de 350 palabras, podrás empezar a acumular 5 XP + 20 Ryo’s.
    :wuw: Por cada tres post realizados bajo las condiciones anteriores obtendrás 1 PR.
    :wuw: Al postear cinco post bajo las condiciones anteriores, tendrás la oportunidad de optar por una de tres ventajas/regalitos que te mostraremos a su momento.
    :wuw: Las recompensas son individuales, por lo que si participas con todos tus personajes (inscritos) cada uno obtendrá lo que se merezca.​
     
    • Me gusta Me gusta x 4
    Última edición por un moderador: 2 Nov 2018
  2. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,878
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,391
    Rol Oficial - Samurái


    —Buenos días, mi señor —todo el que estuviera por ahí torció el tronco hacia adelante—. ¿Cómo va la mañana?
    —Hasta ahora todo marcha perfectamente —con delicadeza tocó los pétalos de una de las flores favoritas de su madre—. Aunque puedo asegurar que me asusta un poco que así sea —ese sentimiento no se evidenciaba—. Desde que desperté no he dejado de ver señales de que algo no anda como debería.
    —Las malas noticias son las primeras en ser conocidas.
    —Algo se empeña en lo contrario.


    Kazuki, dígase el mandamás del Hierro, dejó en paz la hermosa planta. Si su madre le encontraba, podría reclamarle a punta de regaños como si él fuese todavía su niño pequeño. Nadie se debía meter con su jardín. Aquel día se le dio por visitar ese santuario fuera de su jurisdicción sin aparente motivo, antes tuvo un momento de té con quien le diera vida y no pudo evitar notar que la mujer echara dos cubos de azúcar al líquido cuando nunca solía tomarlo así. Su excusa: sentía que el cuerpo le pedía dulces.

    Todas las mañanas leía el periódico local. Debía ser puesto a un lado de su cama para cuando extenderia el brazo pudiera encontrar el papel. Ese día no hubo nada que leer. No fue culpa de los trabajadores; quien entregara el mismo se olvidó de dejar el paquete pertinente para el castillo. Kazuki pensó que la vida podría estarse empeñando en hacerle romper la rutina y si no fuera supersticioso, lo que la cultura le permitía ser, no estaría sospechando del propio universo.

    —Reportes.
    —Lo normal, señor
    —se dirigía a él un samurái de renombre—. No tiene de qué preocuparse.
    —¿Cómo van los entrenamientos y la selección para los futuros Hoshokusha?
    —Marcha a buen ritmo. En cualquier momento todo estará listo y usted podrá elegir a los mejores
    —al menos esa noticia menguó sus pensamientos paranóicos—. ¿Puedo hacerle una pregunta? —Kazuki movió una mano en aprobación. —¿Qué pasará con el resto del grupo y los que están atrapados...?

    Ahora el de apariencia preocupada era el sujeto que tenía a metros considerables de su asiento. Con mucha calma, el mandatario curvó los labios sin llegar a formar una sonrisa completa; lo que menos quería dar a entender era que había dado por perdidos a esos hombres y que los que quedaban, de por sí, no eran tan aptos para continuar en ese papel. Sería muy malagradecido de su parte borrar todo lo que hicieron por la causa, en su nombre; no era propio de su persona. Tampoco quería decirle exactamente lo que ocurriría, así que respondió diciéndole que sea lo que fuera a pasar al respecto, sería para beneficio y bienestar de Sanrou. De Tetsu.

    En ese instante le aquejó una fuerte tos. Al mismo tiempo que entraba Vivlion (otro samurái importante) a su aposento, Kazuki se había puesto de pie como si le hubiese visto llegar segundos antes. No había que ser inteligente para discernir que el recién llegado llevaba malas noticias. Urgentes. Además de que el Shogun sabía leer a través de ese rostro inmutable.

    —Todos los que vivían en el sector diez están muertos.
    —¿Todos?
    —Todos
    —el Shogun se mantuvo estático, en total silencio, dejando al par restante presos de la expectativa. Esperaban que dijera alguna cosa o que reaccionara con cólera desmedida por el hecho, ya que ambos sabían qué se resguardaba en ese lugar.
    —¿Y los ojos?
    —Pasó justo lo que está pensando...


    Sin mucha prisa pero con las pisadas pesadas y firmes acortó la distancia entre él y quien fuese uno de sus ayudantes especiales (Vivlion), mirándole a la cara. Porque sí viró su cabeza a un lado para poder ver al otro sujeto, no por algo especial; pero este tragó en seco y bajó la mirada junto a su mentón. Kazuki volvió sus ojos hacia quien fuera alguna vez Hoshokusha y pensó que haber decidido destituir a los que quedaban de ese grupo fue una brillante idea. No tenía que saberlo nadie.

    —Dirígete a esa zona e investiga absolutamente todo y a todos aunque estén muertos —el otro varón asintió—. Incluso a los samuráis que estén por ahí.
    —¿Sospecha de alguna traición?
    —El pecho del guerrero que se mantenía en silencio se agitó.
    —En este momento, no confío ni siquiera en mi sombra.


    Ficha del Shogun: Compendio de samuráis
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3. Autor
    Angelo.

    Angelo. where's the fun in playing fair? Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2010
    Mensajes:
    1,953
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +578
    La mejor manera de enfrentar una situación llena de datos contradictorios era yendo directamente a la fuente, por más peligroso que eso sonase. Kiseki, por su parte, no era lo suficientemente temerario como para poner sus pies en el Hierro nuevamente, por lo que en su mente era mucho mejor quedarse dentro de las cómodas limitaciones de las tierras que conocía, donde su confiable red de informantes podía trabajar de la mejor manera.

    Las noticias en el Sonido no tardaron en esparcirse como fuego en tierra seca, pues los altos mandos de la villa flotante eran bastante chismosos cuando se trataba de seguridad internacional y problemáticas entre ninjas y samurái. Todo el asunto generaba mucha expectativa, principalmente por la posibilidad de iniciar otro conflicto con los hijos del Hierro, quienes no habían terminado muy bien parados desde el último enfrentamiento que tuvieron con los shinobi de la nación

    - ¿Y qué tienen de importante unos ojos? Suena muy tonto... - Nila, quien estaba acompañando al albino en su sesión de lectura, no dudó en hacer escuchar su opinión. - Podría haber cosas mas interesantes en cualquier lugar.
    - Bueno, querida, no es tan sencillo... no estamos hablando de ojos normales, bajo ningún concepto. Además, el hecho de que haya presencia de espadachines férreos en la zona es algo que da mucho de que hablar, precisamente por los pequeños problemas que tuvimos en el pasado.
    - ¿No intentaron matarnos a todos hace un tiempo?
    - Sí, que lindo que lo recuerdes - sonrió la araña blanca mientras terminaba de leer uno de sus cientos de reportes, donde varias palabras pasadas de boca en boca arrojaban curiosas deducciones. Algunas apuntando hacia el país del Té como el lugar idóneo para ocultar una carga tan preciada, algo que a simple vista resultaba bastante ridículo. - Ahora, creo que debo ver a alguien...
    - ¿Un amigo?
    - Amiga.

    . . .

    Al cabo de aproximadamente un día, la oficina de la Mizukage estaba bastante llena de pergaminos pidiendo información sobre los recientes eventos que sacudían las esferas de Modan. La Niebla no parecía haber caído en un caos absoluto durante las últimas 24 horas, así que se podía decir que todo estaba bien en el Agua, por los momentos. Ahora, la portadora del Sharingan no podía haber previsto entrar a su despacho para encontrarse con un hermoso ramo de flores que iluminaba por completo el espacio lleno de papeles con insufribles noticias y peticiones.

    Lirios rojos adornados con amapolas, un toque algo dramático y exótico para quienes conocían de arreglos florales, pues los protagonistas del ramo no eran ni comunes, ni complementarios, con sus pinceladas violentas de color carmesí y uno que otro esbozo de negro en forma de... aspas.

    Vaya, un regalo bastante claro. Uchiha no tuvo que cuestionarse quién había mandado tal cosa, el mero olor a frescura le dejaba saber que estaba teniendo una visita indirecta de alguien a quien no había visto en mucho tiempo. Además, como si fuese poco, el arreglo tenía una delicada nota puesta encima de las flores más altas del mismo, de forma que no se pudiese ignorar. Leerla erizó los pelos de la azabache.

    En tus sueños sin fin
    yo te espero aquí
    un mar sin fondo
    y un fondo sin fin
    mi corazón acepta
    lo que hay y lo que vi


    BishamonBishamon <3​
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4. Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,202
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +259
    Uchiha Daisuke

    No era posible, en el mundo shinobi nunca iba a haber un momento de paz y mas ahora que vinieron con el chisme de que alguien tenia los ojos "presumiblemente" mas poderoso en todo Modan, dentro del clan todos estaban mas nerviosos de lo usual, la única que quizás podía controlar sus sentimientos era Nashla, aunque quizás solo lo hacia para que los aldeanos de Kirigakure se tranquilizaran.

    Para Daisuke sin embargo esto no era algo mas que molestoso, constantemente miraba hacia atrás porque sentía que alguien lo vigilaba constantemente. Ni que el fuera un enemigo solo por haber sido de otras dos aldeas de las que actualmente no tenia ni noticias. Era eso o solamente querían protegerlo en caso de que alguien intentase atacarle para arrebatarle los ojos. El no era un niño pequeño y eso todo el mundo quizás lo sabia pero con esa vigilancia extrema como que esa afirmación llegaba a ser "quizás" la mentira mas grande jamas contada.

    De todos modos necesitaba un lugar tranquilo donde poder prender un buen cigarrillo, con esta situación algo estresante que pasaba, lo necesitaba y pronto. Quería alejarse de todas esas noticias repetitivas que todos aquellos con un rango shinobi seguían comentando cual loro con un estreñimiento rectal y/o vocal. Y el único lugar era cerca de la torre Suijin, también podría hablar con la Mizukage pero seguro estaba sumamente ocupada en estos momentos como para atender por una simple nimiedad como era el parlar.

    Se recostó en el muro de concreto de la torre, saco su desestresante y lo encendió con una pequeña llama que se produjo en su dedo anular. El ingerir aquel cancerígeno humo de quien sabe que componentes tenia su amado cigarrillo le calmaba poco a poco, cuando ya no podía tenerlo mas dentro de su cuerpo, lo soltaba como una ráfaga de quizás una longitud de poco mas de 30 centímetros quizás menos.

    Solo deseaba que eso fuera tan solo un rumor y vivir en paz tranquilamente mientras veía a las nuevas generaciones completando misiones enalteciendo a Kirigakure de ser una de las mas poderosas hoy en día. De hecho el se estaba oxidando... quizás un entrenamiento no le vendría mal... El pelinegro lo penso por unos segundos pero luego lo descarto, hoy no tenia ganas de nada.

    BishamonBishamon solo te menciono porque te amo (? mencione textualmente a Nashla, no que haya hecho conversacion con ella.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Hayden king of darkness

    Hayden king of darkness Dios de la oscuridad y Dios Lobo

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    367
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +177
    Ootsutsuki Kaito

    El día era normal, todo tranquilo, el peliblanco como siempre degustaba su dulce favorito, el pastel de arroz pero está vez tenia la compañía de su lindo huron, Kai, quién estaba con el desde que inició el día, hubiera traído con el a su lobo Yuki pero el lupino decidió quedarse echado y tomando el sol en el jardín trasero de la residencia de Platinum por lo que el peliblanco está sólo hoy con el pequeño huroncito pero de pasó algo recién lo incomodaba ya que unos recientes rumores surgieron de los labios de un uchiha al que se le escapó algo referente a 'ojos' y agregando algo de suma importancia para los del clan del chico, el término 'Rinnegan' cosa que ahora mismo lo hizo casi romper un vaso de te verde que estaba bebiendo, acto que hizo entrar en alerta a Kai mirando preocupado a su dueño.

    ― T-tranquilo Kai estoy bien no pasa nada... ― Dijo mientras acaricia la cabeza del pequeño animal además de comenzar a perderse en sus pensamientos. ― Había oído de cosas así, de gente quitándoles los ojos a los Uchiha o Hyuuga para hacerlos suyos propios pero.... Algo así como el Rinnegan... Nuestra principal insignia, de nosotros los Ootsutsuki... De sólo pensar en alguien teniendo un Rinnegan... Porque estarían en estas tierras un samurai del pais del hierro... ― Se preguntó internamente mientras temblaba ligeramente mientras no podía ni llevarse a la boca su 4to pastel de arroz hasta que no pudo más. ― ¡Discúlpe podría envolverme estos pasteles para llevar por favor! ― Le dice al encargado del establecimiento.

    Al recibir los pasteles de arroz envueltos que pidió para llevar, este se va de tejado en tejado sin soltar a Kai hasta llegar a uno en particular en el que se sienta abrazando sus piernas en posición fetal para entonces de forma involuntaria sentir el temblor de su cuerpo que causaron unos simples rumores que en verdad han conseguido afectarle en algo ya que es la primera vez que escucha de verdad sobre la muerte de alguien.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Yuudai

    Yuudai You know nothing.

    Registrado:
    7 Jul 2016
    Mensajes:
    193
    Temas:
    26
    Calificaciones:
    +93
    El columpio de los pensamientos del joven Uchiha del semblante melancólico estaba más turbulento que nunca. El vaivén agitado de sus ojos que indagaban por cada rincón, le mantenía preso de una especie de paranoia que poco a poco le consumía su lánguido y pálido cuerpo. Las bolsas que pesaban debajo de sus ojos revelaban noches sin dormir. El hecho de que existiera gente ansiosa por poseer el poder del Sharingan le evocaba horribles recuerdos, quizá porque desde hace un tiempo sentía que sus ojos no le pertenecían, que le hablaban en otro idioma, que lo alentaba a... precisamente, extraer más ojos.

    Hace un tiempo ya que Uchiha Kuroi sentía aquel malestar. Cada vez que utilizaba sus carmesíes orbes para ver un poco más allá de lo permitido, unas voces ajenas a su cabeza le comentaban cosas, se reían y le inducían en tétricas sugerencias. Poco a poco había ido deformando la impasible personalidad del muchacho hasta hacerlo sentir desprotegido, débil, manipulado. Se sentía un esquizofrénico y la noticia que recibió no le mejoró mucho el semblante.

    Cuando se enteró, estaba en Raku realizando sus excursiones matutinas. Kuroi es de los que gustan de buena comida y tiene unos locales de comida vegetariana en los cuales se gasta todo su dinero. Comía su típico aperitivo de tofu y salsa de soya con galletas mientras leía el diario cuando escuchó unas voces hablar sobre algo extraño. No eran voces comunes, no gente normal, se trataba de shinobis. Kuroi les conocía puesto que se había graduado de la academia en la misma generación que ellos, así que clavó oído.

    "¿Has oído lo que lleva pasando?"

    Aquella simple pregunta algo traviesa por parte de un shinobi a otro suscitó un intercambio de diferentes versiones sobre el tema que terminó por zanjar en los ojos. Todo siempre giraba en torno a los ojos y particularmente en ese momento de la vida del muchacho, pasaba por una crisis bastante importante al respecto. Oír los detalles sobre la coyuntura que atormentaba a Modan, suscitó en Kuroi unas náuseas tremebundas. Rápidamente se levantó de su asiento y corrió agitado hacia el baño, irrumpiendo con violencia un cubículo para desgarrar su garganta vomitando la comida que acababa de engullir, y también la bilis de su hígado. Los shinobi que ahí estaban por casualidad comiendo y comentando el tema se quedaron estupefactos ante la reacción del chico, cuya presencia en el lugar para ellos era desconocida.

    Habían pasado tres o cuatro días y Kuroi ya no estaba en Raku. Había tomado sus cachivaches que le aseguraban unos días de supervivencia fuera de la aldea. La paranoia y la esquizofrenia comenzaban a mermar su raciocinio y se había ido a vivir a una especie de ciénaga que yacía en los bosques a los pies del Rayo. Había invocado a unos mapaches que mantenían el sector vigilado. La cabeza del muchacho era carcomida en pensamientos emanados de una especie de voluntad de horror y violencia, provenientes de su extraño Sharingan que hace tiempo ya le había hecho asesinar a un poblado.

    ¿Tendría esto algo que ver con su extraña afección ocular? ¿Descubriría por fin el muchacho la procedencia de sus ojos?

     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 3 Nov 2018
  7. Ultraviolence

    Ultraviolence _____ Little demon in the forest all alone _____ Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,750
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,176

    Se dejaba caer como un manto espeso que ralentizaba todo lo que estuviese debajo de su atmósfera, en este caso, la amplia oficina que una vez perteneció al Tenno. Ominoso silencio labrado a punta de violencia y terror… o al menos esa era la idea que podían tener los extranjeros que no estaban viviendo la reconstrucción del imperio del Trueno. Resultaba obvio que a base de rumores se hubiesen enterado de lo que sucedió en Raku y la extrañísima desaparición de Rick; más de alguno se decantaría por un asesinato pero ¿Quién? ¿Cómo? La mitificación de su muerte era todo lo que el viejo emperador tenía por altar. Solo un puñado de personas conocía la verdad y la necesidad de resurgir desde las cenizas como una aldea distinta.

    Los ojos dorados de la mujer vigilaban desde las alturas, siguiendo con cuidado la edificación de la nueva Rakugakure. Las siluetas humanas que se movían a varios metros más abajo eran como pequeñas hormigas mudas que se movían laboriosamente. Las actividades cotidianas comenzaron a normalizarse, el ordenamiento de los sectores también, los Gyazara continuaban a cargo del orden interno teniendo a Bjorn como líder máximo; lo mismo sucedía con Sein en la milicia. Eso sí, los términos políticos seguían tambaleándose todavía al igual que la economía. Por esa razón había que mantener los ojos bien abiertos, reforzando la seguridad del flujo de personas que entraban y salían. De momento la aldea no aceptaba visitas internacionales. Setsuna se movió hacia el escritorio con el afán de revisar los documentos recién llegados, ni siquiera tomó asiento, simplemente alargó la mano para tomar un rollo de hojas. Un buen cúmulo pertenecía al reporte de las construcciones y la bitácora de los prisioneros, pero destacaron los informes de inteligencia y la sugerencia de uno de los clanes. El primero hablaba del caso de un asesinato, la muerte de un samurái ¿A qué vendría eso? Si la mayoría de los ninjas mataría a cualquiera de ellos si lo tuviera en frente. Al continuar leyendo llegó a la parte de la nota y la palabra clave de aquel caso. Se habían encargado de remarcarla: Rinnegan. Adjuntaron también un archivo histórico que complementara la información. La siguiente era un llamado de los Senju para reforzar la seguridad de la aldea, al parecer el rumor también había llegado a ellos aunque de una forma mucho menos documentada. Era la primera vez que escuchaba esa palabra, pero al parecer los Senju tenían motivos para temer. Quizás era un momento oportuno para hacerles una visita. Al final, eran un clan influyente, bastante incisivo con el avance de la reconstrucción. También se decía que aspiraban a puestos políticos más allá de la corte.

    Lo único mejor que los testigos, son las víctimas ―dijo caminando hacia la puerta con el rollo de hojas en las manos, leería en el camino y compararía la versión histórica con las vivencias.​



    Nero.Nero. KrauseKrause por si vienen, este evento va después de la cw (?)​
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 3 Nov 2018
  8. Ultraviolence

    Ultraviolence _____ Little demon in the forest all alone _____ Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,750
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,176

    Infusión aromática y una sala cómoda para la charla con el más viejo de los Senju fue el recibimiento de la general a pesar de que su única petición había sido la privacidad. Una mesa de madera se interponía entre ambos, era evidente que ese espacio lo utilizaban para el go dada la composición anecdótica de la habitación: pinturas con escenas de juego, piezas recubiertas en oro dentro de una vitrina. No pudo evitar rememorar su experiencia en el país del té, parecía que todas las personas de alma anciana se esmeraban en perfeccionarlo. Afortunadamente no estaba allí para jugar. Bebió el té y se dispuso a iniciar la charla. Huang la miraba atentamente, casi ofendido de que una mujer dirigiese la aldea ¿Acaso no había otro par de generales varones? Por eso mismo Huang se esmeraba en ser tan quisquilloso con los avances dentro de su sector, deseando encontrar un error que permitiese una convocatoria y así exponer su descontento en clanes que seguro estaban tan convencidos como él que debía existir una persona mejor para sostener Rakugakure. Tosió y sorbió en silencio.

    Estoy agradecido de que nuestra petición hubiese llegado pronto a sus oídos. Más aún de que se haya tomado la molestia de venir hasta acá ―como todos los Senju, taimados en la política, sabía que la diplomacia era la mejor forma de tantear terreno. Revelaría sus intenciones solo cuando fuese necesario y contundente. Hipocresía le llamaba la gente común.

    Es un asunto importante que debe ser tratado con prioridad. Las personas son lo más valioso y no permitiremos que su clan padezca ―Setsuna había aprendido bien del Tenno. Por más miserable y déspota que fuese ese hombre siempre encontraba las palabras exactas para que confiaran en él. En ocasiones eran afables, otras amenazantes, sabía perfectamente cómo dirigirse a cada individuo, eso lo hacía admirable. El anciano se quedó pensando―, no queremos que la historia se repita. Por eso haremos todo lo que esté a nuestro alcance, y más allá―. Lo último pareció satisfacerle. Su entrecejo se relajó y descruzó los brazos, Himekami observaba. No podía fingir calidez pero su tono siempre había sido firme.

    No tiene idea de lo feliz que me hace escuchar eso. Estaba muy preocupado por mi nieta ―sonrió débilmente―, ella siempre anda de aquí a allá. Es mi adoración y no quiero que esté cerca de… ―cortó la frase y apretó los labios, quizás cayendo en cuenta de que estaba hablando demasiado o porque le avergonzaba. Esdesu aprovechó.

    Mamoru Uchiha ―completó sin mayor expresión―. Sabemos que viene a la aldea y ella visita Tensai. Tienen una especie de relación. No me importa su vida personal pero tenemos un riguroso control, incluso antes del incidente ―volvió a beber té. Sin embargo el nombre no asentó bien en la tez de Huang, fue como un trago amargo. Así el hombre comenzó a descomponerse dejando en evidencia su fragilidad, podía ser bueno en la política pero sumamente arcaico y poco práctico. En ese punto perdió todo interés por desacreditar a Setsuna, tenía prioridades.

    Se volvió rebelde desde que lo conoció. Yo… no sé cómo retenerla.

    Ya que estamos entrando en tema ¿Es cierto que odian a los Uchiha? ―el viejo se quedó en silencio, temblaba. Tenía las manos puestas sobre el regazo, quizás incapaz de saber por dónde comenzar la historia o incluso debatirse en si debía contarla o no. Por supuesto que sabía que ella pertenecía al mismísimo clan Samsara y que, si se lo proponía, podría hacer los experimentos necesarios con su gente. Sudó. Tenía miedo. Setsuna le brindaba cierta seguridad pero temor a partes iguales.

    Entiendo que sean temas delicados. Respeto su silencio. Pondremos una guardia en su sector y retiraremos a Usami del servicio temporalmente. Usted tendrá que explicarle el motivo. Espero que eso le complazca―al decir eso, la pelirroja comenzó a hacer unas anotaciones en su bitácora, así no olvidaría lo prometido. Apenas hizo amago de querer levantarse, Huang la miró y recuperó la compostura. Como líder del clan tenía la responsabilidad de protegerlo y si ella no comprendía la gravedad del asunto no se tomarían las medidas adecuadas.

    No se vaya. Le contaré.

     
    • Me gusta Me gusta x 2
  9. Ultraviolence

    Ultraviolence _____ Little demon in the forest all alone _____ Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,750
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,176

    Tomó la tetera y se dio la libertad de rellenar la porcelana de Setsuna. Humeaba todavía. Luego volvió a su postura rígida pero con el rostro oscurecido. Ella tomó la pluma, dispuesta a anotar lo importante. Huang comenzó a narrar.

    El clan Senju y el Uchiha compartían una raíz única. Era indudable la familiaridad más allá de las rivalidades, a veces más o menos amistosas. Resultaba casi algo genético. Con el paso de los años las rencillas se pulieron, dejando atrás las diferencias y abriendo paso a la civilización. Sin embargo, contaba la leyenda que la unión de ambos clanes traería la destrucción a todo el mundo. Fuese verdad o mentira, ese miedo era lo que mantenía a las dos familias alejadas, no por necesaria enemistad, sino como una precaución. Por ello le aterrorizaba que su nieta estuviese cerca de un Uchiha. No quería que fuese ella la puerta a aquella maldición ¿Qué tal si era verdad? Rinnegan era el nombre de los ojos malditos, superiores al sharingan y al byakugan. Ahora bien, su preocupación se exacerbaba porque al parecer alguien ya había logrado “crearlos” y ellos, los Senju, no eran más que materia prima para tal atrocidad. Cabía la posibilidad de que comenzaran a ser cazados dada la situación de Rakugakure.

    Setsuna escuchó atentamente. Ahora comprendía el miedo de Huang. También recordó a Yuudai, el único Uchiha de la aldea, por sus ojos se había convertido en un blanco para aquellos fabricantes de rinnegan. El asunto del homicidio cobraba nuevas dimensiones, ya no se trataba de un samurái muerto, sino de alguien que era capaz de traer ese poder a la vida. O al menos eso intentaba hacerles creer. Aunque ¿Qué de inteligente tenía revelar la estrategia? Existían dos opciones: o trataba simplemente de intimidarlos o estaba tan confiado en su poder que poco le importaba alertar a las aldeas.

    Por eso no quiero que ese chico se acerque―completó el viejo―, he llegado a pensar que quizás está usando a mi nieta para crear un monstruo. Lo matare ¡Lo mataré la próxima vez que lo vea! ―dijo golpeando la mesa con fuerza.

    No se preocupe. Nadie entrará a la aldea después de lo que acaba de decirme. Me encargaré de que se cumpla al pie de la letra ―cerró la bitácora y miró fijamente al anciano―¿Alguna vez ha visto esos ojos?

    No ―apretó los labios―, pero mi abuelo sí. Por eso tememos. Las leyendas siempre tienen algo de verdad.

    ¿Sobrevivió a la presencia del rinnegan?

    Lo suficiente para indicarnos dónde escondernos…

    Comprendió que había muerto poco después, lo cual era admirable tomando en cuenta la resistencia de los Senju y que las generaciones pasadas solían ser más puras. Por lo tanto, el rinnegan era digno de temer, pues aunque hubiese algo de exageración en la tradición de los Senju, sin duda existía algo poderoso que no debía ser despertado. Lo peor era que, si la información del departamento de inteligencia se confirmaba, Modan estaba en problemas.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  10. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,878
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,391
    Nashla Uchiha

    Kirigakure no sato

    —He pedido a los demás integrantes del templo que ayuden a la población a tranquilizarse —suspiró—, pero esto es algo que quiebra la paz interna de cualquiera.

    Uno de los primeros en llegar al despacho de la Nidaime fue Kimo Ootsutsuki y no solo para darle a conocer su proceder como líder de dicho clan. Esperaba que hubiera alguna noticia oficial sobre la situación porque los rumores sobreabundaban y ninguno era bueno. Uchiha se enteró de todo igual que el resto de la humanidad absorta; al principio tuvo sus dudas pero varios ANBU le confirmaron que entre los samuráis había revuelo, así que dio crédito a los hechos; formándose en la cola sin fin de los genuinamente preocupados.

    Nashla tocó con suavidad el hombro del hombre que yacía con el semblante agotado; no importaba cuán experto se era en el arte de la firmeza, el cansancio no perdonaba nada. Menos el estrés. Así que le invitó a que fuese a descansar porque le necesitaba muy repuesto, no a medio destruirse. Sin embargo, antes de verle partir le pidió un último favor:

    —Tengo entendido que en Tensai deben haber unos cuantos Otsutsuki —Kimo escuchaba atento—, averigue su situación y envíe esta carta a Ruigetsu Hozuki —le entregó un papel perfectamente doblado.

    El integrante del concejo se marchó agradecido por la comprensión de la Nidaime. Una vez a solas, otra persona que yacía en la habitación alzó la voz para comentar lo increíble que era ese monje; se notaba la vocación y su fortaleza espiritual. Satoshi pasó la página del libro de historia que abordaba con su mirada. Lo había tomado de la biblioteca personal del clan maldito, específicamente para refrescar lo que ya sabía sobre el origen de su linaje, poderío, doujutsus...

    —Tengo una terrible sospecha sobre esto.
    —¿Que estamos en peligro? —Uchiha varón subió los orbes hacia ella, sonriéndole. —Debería ver cómo sigue todo en el sector.
    —¿Ya enviaste la carta a mandatario Uchiha de la Hoja? —Pecas hizo un sonido afirmativo. —¿Buscarás a Sohma?
    —Debo encontrar a Toshio primero.
    —Dijo que hablaría en cuanto tuviera algo que contar, no te angusties —cerró el libro.
    —Ese es el problema —empezó su caminar rumbo a la salida, siendo seguida por el ANBU—. Al parecer en cualquier esquina de Modan se sabe lo mismo, excepto en un solo lugar.
    —Donde ocurrió todo.
    —Exacto.
    —No creo que Hogaku sea capaz de desafiar a los... —hizo silencio gracias a que la azabache se le quedó viendo de una forma suspicaz e incrédula.
    —Con tal de demostrar que es todopoderoso; no conoces a mi esposo.

    En medio del recorrido tuvo una que otra parada por shinobi que preguntaban sobre lo que estaba de moda, unos tantos debían entregarle documentos pero ella les pidió que los dejaran sobre su escritorio y respecto al resto, de ellos solo arrastraba sus miradas que hablaban mucho sin palabras. Al llegar al primer escalón de la última escalera que unía la calle con la torre principal de Kiri, encontró a Daisuke Uchiha al final del recorrido; estaba degustando un cigarrillo, empero daba sorbos largos al tabaco.

    Sin verlo venir, una senbon le quitó de los dedos su preciado deleite. El chuunin supo hacia dónde mirar, con la lengua bien puesta para iniciar una sarta de reclamos; solo que su intención sufrió cambios drásticos al descubrir a la autora del arrebato.

    —Tienes un hijo, deberías pensar más en él.
    —Si fuera por eso debería dejar de ser ninja, ¿no crees?
    —No tienes por qué disminuir tus horas de vida más de lo que naturalmente está.

    Daisuke soltó una risilla por lo bajo; no respondería y ya tendría la oportunidad de disfrutar de otro cigarro lejos de Nashla. Con otro intercambio supo que se dirigía al barrio del clan, por lo que se unió al recorrido o bien al paseo instantáneo de la fémina al valerse del Hiraishin. Satoshi y el nativo de Konoha se apoyaron del Tsute de la mandataria para arribar a la zona estrella.

    Frente a la tripleta de orbes yacía gente conglomerada enfrascada en dimes y diretes a grandes voces; murmuraciones, provocaciones y señalamientos sin pizca de disimulo desataron una rencilla a base de empujones. Por lo que pudieron escuchar, varios culpaban a otro grupo por lo sucedido y todo porque había una parte de los Uchiha que seguía responsabilizando de los males que les aquejaban a los que desertaron en nombre del antiguo líder.

    —Yo me haré cargo. —Satoshi utilizó un jutsu fuuton para que la fuerte ventisca se convirtiera en el centro de atención. Cuando los que allí estaban le acribillaron visualmente, le descubrieron con las tres aspas en cada ojo.

    Mientras tanto Yuusha y Daisuke se desplazaban sobre los tejados de las viviendas rumbo a la que le perteneciera a la Mizukage, pues allí debían estar unas cuantas personas reunidas incluido el padre de quien la acompañara, sin que este lo supiera.

    —¿Cuál es el plan?
    —Nos reuniremos con personas que conozcan la historia de nuestro clan y sepan algo de este doujutsu especial... mi interés es saber cómo podríamos protegernos, si es que eso es posible.



    Chisuka-KunChisuka-Kun
    St. MikeSt. Mike solo hice una mención ligada a una situación.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. Hayden king of darkness

    Hayden king of darkness Dios de la oscuridad y Dios Lobo

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    367
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +177
    Le era imposible a chico poder calmarse, el bullicio de toda la gente que pasa no lograba ponerlo en un estado en el que dejara de temblar sólo hasta que también oyó a unos shinobi de los Uchiha hablando del tema cerca del tejado en el que se hallaba Ootsutsuki, otro tema referente a la muerte, otro tema de los ojos del Samsara, el Rinnegan, de lo terrible que sería que alguien los tuviera sí hubiera logrado el simple hecho de usar a un Senju como ingrediente para la creación de tales ojos junto al Sharingan de un Uchiha.

    El peliplata sólo temblaba y temblaba más, el pequeño huron en su hombro sólo frutaba su cabeza con la cara del muchacho buscando confortalo período nada servía, el peliplata ya harto de oír todo eso se levanta al instante tomando en mano sus delicias de arroz envueltas para comenzar a saltar de tejado en tejado aún con el presente temblor de su cuerpo por el miedo que lo invadia, con todo lo que daban sus piernas mientras sostenía a Kai este va con dirección a su casa donde rápidamente abre la puerta y la cierra tras el, teniendo la respiración agitada, de pura suerte sus progenitores no se encuentran ya que están en una misión y no volverán hasta dentro de unos días, impacientemente se quita los zapatos, deja a Kai en el patio mientras que se dirige a la cocina para guardar sus delicias en el frigorífico. Tras ello va caminando entre tambaleos por la casa mientras que de un momento a otro siente como se le revuelve todo el estómago; acto que lo hace ir corriendo al baño y vomitar todo el contenido de su estómago en el inodoro, todo eso mientras este estaba tratando de respirar tranquilamente, se estaba hiperventilando.

    ― C-calmate... Calmate de una vez Ootsutsuki Kaito... Calmate... ― Se dijo a sí mismo pero no conseguía nada. Su cuerpo seguía dando el mensaje de que tenia miedo. ― Calmate de una vez... Calma... Calma... ―

    Se dijo una vez más mientras seguía allí sentado en el suelo del baño.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. Yuudai

    Yuudai You know nothing.

    Registrado:
    7 Jul 2016
    Mensajes:
    193
    Temas:
    26
    Calificaciones:
    +93
    Cuando sintió la molestia del sol calentar sus párpados, se levantó de golpe. Inmediatamente una rana que yacía plácidamente en su estómago se dio un inquieto chapuzón a la ciénaga debido al errático despertar del Uchiha. El sueño le había vencido. Estaba cansado por la extensa prolongación de su jutsu de invocación y, al verse sin noticia alguna, deshizo el sello y todos los mapaches desaparecieron. Sus ojos le pesaban como veinte kilos cada uno, pero aún así logró levantarse del tronco en el cual se encontraba recostado. Se talló los ojos y contempló la uniformidad y afabilidad del agua que se posaba bajo el tronco en el cual reposaba. Se quitó la ropa y se zambulló sin pensarlo dos veces.

    Tras un rato de asearse en esa cuestionable agua estancada de la ciénaga, el muchacho salió procedió a ocultar su rostro con su túnica, haciendo una especie de capucha que ocultaban su piel nívea y su cabello azabache, casi sello indispensable en su clan. Desenvainó su Wakizashi y comenzó a explorar el selvático ecosistema. No podía quedarse ahí por mucho tiempo, debía huir, pero... ¿a dónde? ¿ Debía encontrarse con alguien en específico? ¿Y si todo este cuento era mentira? Imposible.

    De alguna manera, un sexto sentido del muchacho corroboraba la información brindada por los shinobi que no fueron la única fuente donde Kuroi oyó la misma noticia. Todo calzaba con una vieja leyenda que su padre alguna vez le pregonó a él y a su hermano y que, de hecho, recordaba ser la aspiración de su gemelo: tener los ojos más poderosos habidos y por haber. Un momento. Kuroi se detuvo. Había ultrajado una serie de lianas y arbustos robustos con su Wakizashi cuando algo pareció jalarle del pie. No fue la vegetación propiamente tal, sino un recuerdo evocado en su mente.

    —Me voy, estoy harto de ti. —Dijo alguna vez su hermano.
    —Pero Shiroi, yo...
    —Prepárate porque algún día volveré. —Reveló, acercando sus dedos a la cuenca de los ojos de Kuroi— Y espero que estemos al mismo nivel.

    ¿Al mismo nivel? ¿A qué se refería con eso? ¿Tenía algo que ver con que su hermano deseaba robarle los ojos? Mierda y justo ahora que sufría de voces en su cabeza. Una fuerte migraña impidió que Kuroi siguiera teniendo aquellos flashbacks efímeros, por lo tanto retomó su paso para salir de allí. No sabía si estaba huyendo realmente, pero sabía que si su hermano quería encontrarle, no tardaría en hacerlo, por lo cual debía de moverse rápidamente.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13. Ultraviolence

    Ultraviolence _____ Little demon in the forest all alone _____ Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,750
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,176

    Hubo un silencio prolongado mientras ambos bebían, Setsuna se debatía si era prudente seguir indagando bajo la premisa de que cualquier información podría serle útil, temiendo tocar una fibra sensible que terminara con la conversación de forma abrupta. Sin embargo, era necesario seguir escarbando, en verdad que no deseaba tener que secuestrar a Huang para llevarlo a un interrogatorio hostil y obtener lo que buscaba. Pero si la situación lo ameritaba quizás no tendría otra opción.

    ¿Hace cuánto que pasó eso?

    Ochenta y tres años. Tras las instrucciones del abuelo, nos aislamos para mantenernos a salvo. Eso no descarta que aquella amenaza haya buscado otras familias Senju para masacrarlas― pausó por un momento, como rememorando los tiempos difíciles―. Ese es el motivo por el que somos escasos. Aquel ser maldito comenzó a matarnos y a los Uchiha también, si él tenía el poder no podía permitir que otros lo obtuvieran. Fue una época de exterminio. Se sabe que se hizo de concubinas, a las cuales dejaba vivas por tres años solo para la procreación de monstruos. La situación fue tal que muchos Uchiha huyeron a la Niebla y el resto de islas, los Senju salimos de Konoha y empezamos una peregrinación por el continente. Luego, esa amenaza desapareció con el tiempo. No se sabe qué pasó.

    Revisaré los indicios históricos. Supongo que la migración debió quedar asentada en alguna parte.

    ¿No me cree? ―su tono se volvió grave.

    Le creo. Por eso mismo necesito medir la gravedad de lo que me habla. Debe haber registros que proyecten el tamaño del monstruo.

    Las sombras no siempre son exactas, el tamaño depende de la hora. Pero al menos se puede conocer la forma, sí―estaba nervioso. Traer al presente ese tema le hacía dudar seguramente hasta de su permanencia en Raku. Y es que no creyó volver a vivirlo, el tiempo había sepultado ese monstruo al fondo de su memoria, dejándolo como un miedo inexistente. Ahora que repasaba mejor lo dicho llegó a preguntarse ¿Qué habría sido de los descendientes? ¿Es que algún shinobi valeroso se dio a la tarea de exterminar a la raíz y sus ramas? ¿Qué tal si uno de ellos seguía vivo? es más, se le antojó que tal vez se habían acercado a los Uchiha como una especie de negociación. No le extrañaría, esa familia estaba tomando la fama de ser sumamente ambiciosa, como apurados en la gran carrera del poder. Por eso mismo ahora, más que nunca, era necesario resguardarse.

    Ha sido de gran utilidad. Me encargaré ya mismo del asunto. Si no hay nada más que agregar, claro.

    Como dato adicional a todo lo que acabo de decirle, general, le seré franco de lo que siento ahora mismo: sospecho de los Uchiha. Los creo capaces de venderse por el poder. No me mal entienda, no es como si vaya a ir a buscarlos para darles muerte, simplemente no confío en ellos. Esa es mi postura. Le suplico que la tome en cuenta.

    Lo haré.

    Salir de la enorme casa de los Senju no fue problema, no hacía falta que la escoltaran hasta la puerta, bastó simplemente saltar hacia el tejano. El tiempo para las formalidades estaba agotado y daba inicio el de la investigación ¿Por qué el resto de los clanes desconocía el asunto?​

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14. Ultraviolence

    Ultraviolence _____ Little demon in the forest all alone _____ Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,750
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,176

    Era una fortuna que el sector militar estuviese bajo tierra, durante el desastre lo más dañado fue el hospital y el exterior (incluyendo el templo de Tomo-sama), eso sí, mucho más de lo planeado, pero al menos una de las fuerzas se hallaba en pie. Un plan metódico que nadie entendería. En fin, comenzó a bajar las escaleras rumbo al piso -5, donde se hallaba la biblioteca militar que recogía hechos históricos de los últimos cien años, al menos, más allá el embudo se cerraba y solos unos cuantos libros sobrevivían. Bajar manualmente reducía las posibilidades de encontrarse con alguien y menos mal, porque se hallaba inmersa en sus pensamientos. Si el asunto hace ochenta y tres años era cierto y el actual también, era muy posible que en el pasado también hubiese habido casos similares no documentados, tan aislados que, como en la cuestión de Huang, fuera un tema poco conocido por el resto de los clanes o completamente nulo. El tiempo habría borrado sus huellas, la falta de testigos o quizás una mentalidad distinta de los portadores. Comprobaba entonces que todo era un ciclo, de la misma forma en la que los clanes llegaban a su momento de gloria, también pasaban por el exterminio, el caso mismo de los Samsara, por ejemplo. Tampoco sería raro que hechos del pasado llegasen a repetirse, como las guerras. La única forma de detener este fenómeno, según sus propias percepciones, sería que ese mal fuese tan grande que provocara el daño general, obligando así a una ejecución conjunta para eliminarlo, semejante a lo sucedido con la guerra contra los samurái que, de haber sido un caso aislado, no se hubiese tomado en serio. Al pasar al conocimiento de todos se volvía una amenaza real a la que sí se le podía dar cacería. Mientras el rinnegan siguiese siendo una leyenda, un mito o un rumor, no había a quien perseguir, pero si seguía regándose por el subconsciente colectivo, pronto tomaría forma. Si eso sucedía había que estar preparado.

    Los tacones de Himekami repiqueteaban por cada escalón que descendía, a todo ello se le sumaba la idea de la convocatoria a una reunión para dar a conocer la información obtenida, aunque seguramente el resto de los generales ya había recibido el documento del departamento de inteligencia. Se acomodó los lentes, seguramente Sein estaría creando una solicitud para sacar a los soldados. Finalmente, al cabo de unos minutos llegó hasta la puerta de la biblioteca a la cual solo los altos rangos tenían acceso, se decía que allí había libros prohibidos, cosas demasiado antiguas robadas a otras naciones durante las conquistas, pues no todo era oro y plata, sino conocimiento. Abrió la puerta con un código y una inserción se chakra, del otro lado obviamente no había nadie y tan pronto como le dio paso, se cerró. El sitio tenía cierto olor a viejo, quizás un poco de polvo acumulado porque obviamente no iban a dejar pasar al personal de mantenimiento. Caminó por el largo pasillo que dejaba mirar al menos una docena de enormes estanterías cuyo fin se perdía al término de la habitación. Las luces allí siempre estaban encendidas y taciturnas. Un par de mesas estaban dispuestas para le lectura con su respectiva lámpara. Fue entonces que notó un libro abierto puesto en la mesa, como si alguien hubiese estado leyendo. Supuso, había sido de las últimas cosas que hizo el Tenno, puesto que solía bajar constantemente. Lo cerró, marcando la página y lo introdujo en un cajón para revisarlo más tarde. Luego de ello fue rumbo a los registros históricos, cada apartamento se dividía por secciones de diez años, algunos estaban más llenos que otros. Ya fuese por los conflictos que no hacían más que engordar los archivos o la máxima censura que impedía el correcto seguimiento de los hechos; finalmente llegó al apartado de hacía ochenta años y lo extrajo con cuidado. Sus guantes impolutos se mancharon por una fina capa de polvo. Aquella cosa debía pesar unos ocho kilos.

    Pasó las hojas por rollos hasta llegar más o menos a la época mencionada, llevándose la sorpresa de que no existía mucha información al respecto. El movimiento migratorio de clanes ciertamente fue anotado pero sin fundamento. La historia lo había registrado como un fenómeno natural, tal como cambiar de sitio en busca de alimentos o nuevos pozos de agua, sin entrar en materia del conflicto por el llamado rinnegan. Hechos aislados que se pierden, confundidos con casualidad. Lo cierto era que era una migración masiva y tan espontánea que algo debió suceder para provocarlo. Era históricamente imposible que, de un momento a otro, todas aquellas familias se hubiesen sentido repentinamente incómodas. Eso solo ocurría tras un desastre natural, fenómenos capaces de arrasar con enormes terrenos. Algo semejante a esa magnitud debió suceder y no estaba escrito. Continuó leyendo varias páginas hasta que finalmente dio con la palabra clave. Rinnegan. Esa cosa ya había existido pero el mundo lo desconocía. Lo más curioso no era su llegada, dadas las explicaciones de Huang existía un modo orgánico para crearlo, lo más sospechoso era su desaparición ¿Qué había hecho ese monstruo por más de ochenta años? ¿Era el mismo?​


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15. Verwest

    Verwest Bloodstream

    Registrado:
    6 Ago 2007
    Mensajes:
    1,937
    Temas:
    60
    Calificaciones:
    +1,087
    Dos ocasiones fallidas, incontables semanas fuera de la luz pública: dinero era lo único que tenía para poder tapar sus vergüenzas.

    Al ritmo de una botella de alcohol y tres mujerzuelas en una habitación de hotel cualquiera, Einarr hacía la segunda cosa que mejor sabía hacer para despejar su mente. Sus caderas se movían desenfrenadamente, ocasionando gritos de dolor por parte de aquella que estuviese atrapada debajo de su fisionomía, recostada de bruces en la cama.

    ¡CIERRA LA PUTA BOCA! —gritó otra vez. La mujer se llevó su puño a los labios, mordiéndose con fuerza para cumplir con la demanda, pues sabía que no habría una tercera advertencia: el cadáver fresco de quien fuese su compañera de profesión, tendido en el piso sobre un tapete de hielo rojo le hacía saber que aquel hombre era de mecha muy corta—. Si vuelves a pronunciar cualquier mierda, asegúrate de que sea tu despedida —carraspeó entre jadeos, justo antes de propinarle una última embestida con todas sus fuerzas.

    La mujer se tensó al máximo, un hilo de sangre se desprendió de su entrepierna manchando las sábanas blancas. Tye hizo una mueca de asco.

    Perra inmunda —puso sus manos sobre el cuello de aquella e inmediatamente después, una decena de senbon gélidos perforaron su tráquea. El shinobi se apartó lo suficiente para poder arrojar el cuerpo hacia un costado antes de que siguiera ensuciando sus aposentos.

    Alcanzó la botella de vino y tomó otro trago, puro y duro. La bebida raspó su garganta y se deslizó hasta su estómago quemando como un mechero la carne viva. Inmediatamente se sintió repugnante. Pero contrario al proceder de una persona normal, continuó embriagándose hasta que sus mejillas pasaron de un tono rojo a otro casi púrpura, inclusive le costaba respirar. Anduvo de un lado a otro de la habitación como un león en su jaula, contrariado, su entrecejo estaba visiblemente arrugado. Y desde una de las esquinas los ojos de la tercera mujerzuela estaban prendados a él. Por un instante, Tye se detuvo y observó la desnudes de quien le miraba a sí mismo también desnudo.

    Una ira le recorrió de pies a cabeza, la botella se estrelló en el techo haciéndose pedazos.

    ¡Te arrancaré los ojos! ¡¡Estúpida!! —profirió con su voz más gruesa. Se había deslizado en un abrir y cerrar de ojos hacia aquella para tomarle de las muñecas y azotar su espalda contra la pared más cercana.
    No lo creo, Einarr —que se atreviera a llamarle por su nombre era mucho más molesto que la ausencia de temor en sus pupilas. Sus manos le apretaron con más fuerza—. No tengo nada que perder —dijo ella conteniendo un dolor a causa del hielo que se extendía hasta la altura de los codos—, si quieres matarme, sé mi invitado y hazlo pronto.
    No te confundas, pedazo de mierda inhumana —el chico habló muy cerca de su cara y le hizo sentir frío en la punta de la nariz—. Mientras sigas siendo entretenimiento para mí, no te daré la satisfacción de un final tan fácil —le soltó de su agarre, pero no se separó ni un centímetro—. Date la vuelta.
    Quiero verte a los ojos.
    ¡Date la vuelta!
    ¡No!
    ¡HIJA DE PUTA!

    La pelirroja se lanzó hacia él, colocando los brazos alrededor de su cuello y selló sus labios en un agresivo beso. Einarr se resistió en un principio, pues tenía por norma personal no besar a ninguna de las asquerosas rameras del burdel Yuki. Y de ningún otro burdel, en realidad. Pero quizá podría hacer una excepción con quien era ahora su muñequilla favorita. Le tomó de las caderas y le levantó del piso, estaba listo para volver a la acción (¿), cuando de pronto una rata entró a la habitación rompiendo sin escrúpulos la ventana que daba hacia el barrio de los gélidos. Forever chuunin soltó a la mujer quien cayera sentada sobre el piso mientras bramaba una larga lista de insultos y despectivos.

    El roedor le entregó un pergamino que recitaba lo siguiente:

    «Habrá una reunión de emergencia, tienes que venir al sector ahora y asegúrate de devolver a la prostituta de Khalf antes de que alguien se dé cuenta,
    grandísimo imbécil.»

     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 3 Nov 2018
  16. Hayden king of darkness

    Hayden king of darkness Dios de la oscuridad y Dios Lobo

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    367
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +177
    Tengo… Q-que irme a recostar… No me siento bien… ― Dijo mientras traba de levantarse del piso del baño mientras se sentía de los mal que podía sentirse alguien normal.


    Consiguiendo apoyarse en las paredes de la morada, con dificultad se hace el camino hasta su recamara en la cual curiosamente ya está allí echado el lupino blanco y el pequeño hurón quienes al aparecer podían sentir la angustia de su dueño, el peliplata les sonríe un poco mientras intentaba caminar pero pierde equilibrio cayendo de rodillas al suelo para solo comenzar a ir gatas hasta su cama en la que se derrumba envolviéndose por completo en las cobijas, cayendo al instante en los brazos del sueño.


    Kaito está en medio de una gran oscuridad, está viéndose a él mismo parado a unos metros de su persona, ve que en sus ojos estan presentes el Dojutsu de su clan, el ojo del Samsara, el Rinnegan, ve como una sombra parece querer envolver a su otro.


    ¡¿Qué haces huye aléjate de esa cosa CORRE!? ― Grito a todo pulmón el peliblanco a su otro yo que solo está allí estático con la mirada perdida y en blanco mientras la sombra lo envuelve a cada momento hasta tomar la forma de un hombre de sombras. ― ¡No aléjate, aléjate de él, ALEJATEEE! ― Grita nuevamente sudando bastante frio.


    Sus palabras parecen no alcanzar al otro “Kaito” que luego es tirado al suelo, siendo retenido por el hombre de sombras, quien comienza a acercar sus manos hacia la cara del peliblanco, el actual Platinum siente el corazón en la garganta al comenzar a hiperventilarse e intentar gritar otra vez pero la voz no le sale sino que sale algo parecido a un gemido de miedo muy ahogado al ver como las manos de sombra se le acerca cada vez más a las cuencas de los orbes purpuras del otro “Kaito”, hasta que finalmente ya cerca de estos hace lo que no se esperó Kaito y entonces…


    Se levanta de forma violenta por la pesadilla. ― Eso… Dio mucho miedo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,878
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,391
    Hiiro Miyazaki

    Fuera del puesto donde vendieran taquillas para todo tipo de eventos que pretendían entretener a la gente de la villa, yacía el anuncio del que alguna vez fue el próximo concierto Miyazaki y que ahora resultaba estar cancelado. Les había costado mucho cuadrar las agendas para tramitar un permiso que viniera por parte de los monjes, dejar a un lado los pendientes ninja sin sentir que incumplían al deber (aunque Chiho jamás sentía esa clase de cosas), como para que surgiera una situación que pusiera en jaque a todo mundo. Según el representante de los tripletes, sería peligroso exponerse demasiado ante un montón de fanáticos porque entre tanto barullo podrían camuflarse bien los lobos.

    —No tiene sentido —explotó Ho, parándose de golpe mientras era observado por su hermano mayor y el manager—. ¡Nosotros no tenemos ningún poder ocular! Según los rumores y algunas de mis fuentes —Chie suspiró con resignación—, todo el chisme se trata de que hay alguien por ahí con unos ojos poderosos.
    —Ustedes no serían los únicos en riesgo.
    —Se supone que habrá seguridad...
    —No es tan sencillo como lo ves, Chiho san.

    Las voces de los hombres en aquel cuarto de música poco a poco iban perdiendo fuerza en la cabeza de Vendetta. De todos era la única que no había emitido ninguna opinión, no al menos en ese momento. Cuando supo del caso no se interesó demasiado, tampoco se preocupó ni porque las malas lenguas decían que ese ser, humano o monstruo, podría exterminar una villa completa. Al lado de la guerra esa especulación se quedaba bien corta, pues ahí vivió de todo.

    Lo último que escuchó fue la puerta cerrarse; sus sentidos la trajeron de regreso a la realidad, encontrando a sus dos hermanos conversando mientras el más sin vergüenza hacía movimientos histriónicos con los brazos. Chiho en verdad quería poner en uso su voz privilegiada.

    —Tengo una idea —se pronunció sorpresivamente—. Solo nos dijeron que los conciertos a voces estaban cancelados, nunca los instrumentales.
    —No es lo mismo, el público no es igual.
    —¿Quieres cantar o encontrar a alguien en el público para cogértelo después? —Ahí estaba la actitud dormida de la pelirroja, quien se pusiera de pie para encarar mejor al coqueto—. Igual puedes hacerlo con una persona mucho mayor.
    —¿Por qué le dices eso, Hiiro san? —Chie estaba preocupado, mejor dicho imaginarse a su hermano conquistando por aquí y por allá le disparaba la ansiedad. Le gustaría que el menor de los trillizos se pusiera un calzón de metal, impenetrable y que no se pudiera quitar sin una llave.
    —Porque si no nos cancelaron esos conciertos instrumentales, podemos ir y hacer un espacio para cantar... ¿no? —Ho alzó ambas cejas junto a la aparición de una gran sonrisa; temió decirlo, pero congratuló a su hermana por usar las neuronas pese a su desánimo.
    —Después de todo sí somos familia —díjole con tono de burla el enamoradizo.

    Chihiro no respondió. Tras haber recogido sus pertenencias, fue la primera en salir. No iba con prisa, tampoco hacia un lugar específico; sus pies parecieron moverse autónomamente en todo el trayecto que conllevara alcanzar el balcón de una de las montañas internas de la aldea. Era una especie de mirador, pues desde ahí muchísimas estructuras estaban a merced de la visión. Fue agradable no ver a nadie más por ahí porque podría detenerse de pensar para admirar el panorama. ¿Quién lo diría? El mundo era muy hermoso por sus paisajes y una gran bola de mierda por sus humanos.

    —Yo también vengo aquí a pensar.

    No quería ser demasiado pesada pero al escucharle hablar sintió que la magia se rompió; igual no hizo ningún comentario al respecto, más allá de un saludo no tan formal que le sacara una corta y cálida sonrisa a Ivan. Irónico que pudiera transmitir esa clase de sensaciones siendo un usuario del hielo.

    —¿En qué puedes pensar? Todavía tienes mucho que estudiar —se refería a las clases extras que el ninja estaba tomando por su nula experiencia en situaciones de riesgo.
    —De hecho voy camino a la biblioteca a regresar este libro —se lo dejó ver aunque no pudiera apreciar el nombre—. Es sobre cómo poder sacarle partido a algo que no gusta.
    —Qué lindo —por un instante y por la expresión del muchacho supo que haberlo dicho así la hacía ver como desinteresada, así que añadió algo más a la frase logrando que Ivan reaccionara para bien.
    —Supe que pronto saldrían de viaje —la fémina asintió—. ¿Está relacionado a lo que todo el mundo habla? Esos ojos de un tal Sennin…

    Meditó unos segundos su respuesta.

     
  18. Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,202
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +259
    Uchiha Daisuke

    Mientras estaba tranquilamente disfrutando de su cigarrillo, este siente la presencia de alguien acercándose a su persona, como no le toma importancia continua con su ardua labor de terminar aquella droga mortal que lo mantenía en calma de todo este barullo sin sentido. Y hubiera continuado de no ser por que un objeto -que luego identifico como una senbon- se llevo su bien mas preciado en esos momentos.

    Deberías cuidarte mas, recuerda que tienes un hijo pequeño.

    Con esa inconfundible voz de mandataria y de madre primeriza a la vez de aquellos dos gemelos que alguna vez habia visto en sus viajes a la Torre Suijin fue que el pelinegro volteo para ver a Nashla. Estaba encantado de cantarle las mil y un verdades del homicidio que le acaba de hacer a ese contenedor de hierbas especiales para el consumo humano. Pero prefirió pasar de eso ya que no quería ver y sentir los puños de otra mujer enojada que no fuera su propia esposa.

    Entonces hubiera nacido civil si tanto problema habia con eso.

    Aun así ella le rebatió con el tema de que su vida no debía ser finiquitada por algo tan sencillo como el tabaco, sino de otras maneras posibles. Por algo era un Shinobi de su respectiva aldea.
    En cualquier caso el pelinegro no quiso escuchar mas allá y decidió acompañarla al ver que iba a los terrenos del Clan. Un ninja mas de los Uchiha llego a la escena, el pelinegro no lo conocía mucho, es mas ni siquiera sabia su nombre pero poco le importaba. Los tres con el Hiraishin de la Nidaime fueron trasladados directamente al centro de un entramado de calles concurridas por estar entre los negocios del Clan. Las peleas entre estos parecía no acabar y con los rumores acerca del mítico "Rinnegan" aun mas.

    El que los acompañaba decidió irse a detener estas disputas entre bandas -si se le pudiera llamar de una forma decente- mientras ellos continuaron su camino, la reunión no tardaría en comenzar y ellos debían estar cuanto antes o eso era lo que Nashla le comunico mientras saltaban los tejados.

    Me interesaría saber cómo podríamos protegernos, si es que eso es posible.

    A mi me gustaría saber cuando fue la primera vez que apareció y si hubo alguna característica apreciable que podría sernos de utilidad.

    Llegaron a lo que seria la residencia principal de Nashla donde todos los Uchiha algo mayores de 30 en adelante que brillaban en ciertas áreas del clan, tanto el comercio de diversos artículos que solo los Uchiha podían producir como en lo militar donde mejor se destacaban. El pelinegro no distinguió que su padre estaba entre los susodichos porque estaba escuchando silenciosamente los breves susurro inteligibles que soltaban algunos bastante entrenados otros no tanto. El asistente de Nashla llego y con eso la junta acababa de comenzar.
    La líder del Clan callo a todos con un levantar de su mano derecha, todos le prestaron atención a la vez que tomaban su respectivo asiento.

    Muchas gracias a todos por haber venido a esto, en este momento sabrán lo que se esta aconteciendo dentro del mundo.

    Las palabras introductorias de bienvenida dieron un ambiente mas que adecuado, aunque Satoshi y Daisuke notaban que algunos no perdían esa característica tensión dentro de su ser

    La aparición del Rinnegan sin duda nos ha calado profundo a todos los presentes y no solo a nuestro clan, otros clanes también están con ese miedo infundido por lo que acababa de ser comentado hace apenas unos días.

    Mas de alguno comenzó a levantar la mano y lentamente eran elegidos por Satoshi o por Daisuke para ser respondido por la Mizukage o por ellos mismos.

    Si se me permite la palabra, pediría a los mas sabios dentro de nuestro clan que nos cuenten si habían escuchado hablar durante mediados de la Guerra entre Clanes sobre este portador del Ojo de Samsara o si sus padres le comentaron algo acerca de este Ojo que actualmente esta siendo rumoreado por la boca de los aldeanos.

    El pelinegro no quería ser alguien callado y también quería tener su protagonismo -mas de lo que su creador le da para que se sienta engreído (?- Comenzar con algo de historia antigua no venia mal y esperaba que le respondieran a su duda después de todo habia pedido la palabra de manera educada.

    BishamonBishamon Chama cuando quiera empezar con su parte, esta en su sano juicio.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19. Reira

    Reira You've forgotten about us.

    Registrado:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    1,280
    Temas:
    28
    Calificaciones:
    +435

    Ya tenían aproximadamente más de dos semanas en la niebla, y todo gracias a esa última discusión que tuvo su tío con la mamá de Shion... Bueno, en realidad la culpa de todo eso lo había tenido el puto Yuki que les espió; palabras dichas por la prima de Issei, misma que no se le despegaba desde que los procedentes de Kumo decidieron morar en Kiri. Todo mientras se solucionaba el asuntito tan delicado con su clan.

    —No me interesa ir a preguntar sobre rumores de una aldea que no conozco — disculpándose, la de baja estatura se dió la vuelta mientras hacía un ademán con su diestra.
    —Lo dijo Uchiha, él no es de chismorreos. Además no es una aldea, es un...
    —Tu mismo me dijiste que no confiara en él. Además — dijole repitiendo la frase de la mayor —, me da lo mismo si es una aldea, samurais, guerra entre clanes o lo que sea. Me da igual.

    La Yuki mayor hizo una mueca al ver que su advertencia debía tomarla para ella también en cuanto a ese Uchiha se tratara. Pero era algo que todos sus amigos Yuki y no Yuki estaban hablando.

    —Quiza se inventó eso para llamar la atención, ya me contaste cómo es.
    —No lo creo, eso nos lo dijo Karo a todos — dijo Shion pensativa, pues el que les mencionó ese tema era un Jouunin que todo su círculo de amigos conocían. — Kenji dijo que averiguaría con los de su clan porque en todo el rollo está involucrado el asunto de un...
    —Shion, lo que me interesa justo ahora es comer y saber que tú líder va aceptar vernos sin que nos mate antes.

    La aludida chistó la lengua, pues era verdad que lo primordial ahora el asunto del clan y su prima.

    —Está bien, vamos a comer y prometes acompañarme a ver a...
    —Ya te lo había prometido, ya se que soy la violinista de ustedes dos. Con tal que encuentre un buen lugar para descansar y...
    —Bien que podrías llamar al grandote de Akenuri para que te entretengas con él — y en el proceso, el codo de la prima de Kazuki fue enterrado en las costillas de la de Kumo, misma que por poco y se ahoga con su propia saliva, pues desde que llegó a esa aldea su familiar no hacía más que molestarla con el de Arashi.

    Kazuki le dijo que se controlará con sus palabras, o dejaría de acompañarla a sus citas, ya que ella consideraba peligroso salir abiertamente por la aldea y más con tanto Yuki merodeando.

    Su tía le había asegurado una semana después de tomar la decisión de quedarse, que era seguro para ella y Ginyo andar en Kirigakure, sin temor a ser descubierta; pues la mayor estaba tratando el asunto de su aparición con algunos integrantes importantes del Clan y obviamente líder del mismo, dónde primordiaba su seguridad. Pero de igual manera debía estar alerta.

    —Este no es el camino al restaurante, Shion. — Afirmó la bajita al notar que cada vez mas la temperatura iba en descenso a medida que avanzaban — ¿Shion?
    —Oh, si, bueno es que en realidad quedamos en encontrarnos con Eiden en el restaurante del clan — la confesión hizo que la menor parará su andar, no tenía planeado entrar en territorio gélido sin la autorización de su tío, pues fue lo primero que le dijo cuando hablaron sobre quedarse en esta aldea.
    —Sabes que no puedo entrar sin decirle al viejo que...
    —Si quieres puedes ir y decirle que estaremos ahí — esto causó que la peque hiciera mala cara, pues por ningún motivo se devolvería para hacer tal cosa, su pereza no la dejaría. Y en realidad ese fue el motivo por el que Shion decidió decirle en último momento.
    —Te esperaré aquí entonces, justo sobre... Ese árbol, se ve cómodo.

    Shion torció sus ojos al ver aquel bostezo que ocultaba Issei con sus finos dedos, ¿acaso esa pequeña persona no pensaba en nada más que en dormir? Bueno, también pensaba en comer golosinas.

    —Claro que no, sabes que tienes total libertad en entrar sin temor alguno, no pasará nada.
    —Shion, qué bueno que te encuentro, llevo rato buscándote. — quién llegase a interrumpir era Eiden, el novio de la mayor. Se le veía con un semblante serio, diferente al que Iz le conocía, ¿estaría enojado?
    —Hola Eiden.
    —¿Sucede algo?
    —Hola Iz. Shion, hay revuelo en el clan, tú madre me ha dicho que vayas a casa y lleves a tu prima contigo.
    —¿Por qué yo? — preguntó la aludida frunciendo un poco su entre cejo.
    —No lo sé, creo que tiene algo que ver con el rumor. Parece serio.

    Las dos féminas se miraron, Iz estaba por reusarse a ir, pues desde que piso suelo Kirigakurense nunca había ido al barrio Yuki. Giró sobre sus talones para volver a su morada temporal pero la presencia de más gélidos que caminaban en su dirección le hizo pensarlo. Shion le tomó por los hombros y la encaminó junto a ella y su novio a dicho territorio.

    —No conoces a mamá cuando le desobedecen una orden. Seguro ya le hizo saber a Ginyo que estarás en casa.

    Issei sabía que era mala idea escuchar a su prima, pero ¿qué malo le podría pasar de camino a casa de su familiar? ¿Encontrarse con personas desagrables?

    VerwestVerwest seremos vecinos (?)
    LionelLionel cambiaré el final de la MH, si lees este pots te darás una idea.

    PD: siento que me estoy oxidando D:
    Pd2: postear desde el cel es un calvario.

     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 4 Nov 2018
  20. Verwest

    Verwest Bloodstream

    Registrado:
    6 Ago 2007
    Mensajes:
    1,937
    Temas:
    60
    Calificaciones:
    +1,087
    Un par de sellos de mano y Einarr se partió en tres. Inmediatamente las copias comenzaron a insultarse entre ellas.

    ¡Hijos de puta! —bramó el original propinándoles un golpe en la nuca a cada uno— ¡Vayan a lo que les compete, pedazos de mierda!

    Había un ligero problema, dado que Einarr Cero no tenía ropa al momento de realizar el kage bunshin, asimismo los clones se materializaron desnudos. Lo siguiente fue que peleasen por un par de pantalones que entre un jaloneo y otro terminaron rotos por la mitad. El original volvió a bramar.

    ¡SHUCK! ¡GARLOPOS IMBÉCILES!

    Cuando algunas manchas negras se empezaron a manifestar en su piel, el pudor quedó en segundo término: los otros Einarr salieron huyendo para no meterse en un problema gordo. Einarr Uno tomó a la mujer pelirroja del antebrazo y le forzó a saltar con él por la ventana, y un instante después Einarr Dos hizo lo mismo.

    Número Uno tenía la tarea de devolver la prostituta a los aposentos sagrados del semental del clan sin levantar sospechas, mientras número Dos debía conseguir más alcohol, de a montones, y también algo de comer pues el estómago le daba vueltas como una ruleta de la suerte. Su voz interior gritaba ‘Sashimi, Sashimi, Sashimi’ con todas sus fuerzas, no obstante el barrio gélido y el kaitenzushi de tal sitio quedaba al doble de distancia que otros locales en el centro de la aldea de la Niebla. El hambre y la impaciencia terminaron por imponerse. Después de asaltar el tendal de equis persona en equis azotea, el joven bajó a la calle y anduvo casi arrastrando sus propios pies hasta entrar en un restaurante abarrotado de pueblerinos, unos cuantos shinobis, pero todos ellos congregados en parejas.

    Escupió del asco.

    Con una mueca retorcida del disgusto y batallando por contener el equilibrio, su vista se paseó de un lado a otro buscando espacio para sentarse en solitario; de pronto algo llamó su atención y se detuvo. En una de las esquinas del local, junto a una pared decorada con un papel tapiz de muchos colores (Tye creía que simulaba una bandera gay), había la más pequeña mesa junto con dos taburetes. Sobre estos se sentaban dos jóvenes cuyos rostros eran familiares, disfrutando de batidos de helado de fresa y chocolate muy mariconamente. El frígido no podía decirse sorprendido. Entre una risa bufona y otra fue en automático a ellos para burlarse:

    Los rumores dicen que el asesino tiene poderes oculares muy poderosos —parloteaba Kouyomi.
    ¿Algún Uchiha? —preguntó Minato.
    No —renegó el primero—, podría ser algo más peligroso que eso.
    ¡Nenazas mariconas! —gritó Tye muy cerca de ellos, haciendo que se sobresaltaran un poco— Al fin han decidido salir del puto closet, qué ternura.
    ¡Pendejo! —furioso, Uchiha se paró repentinamente— ¡¿Qué mierda estás haciendo aquí?! —en cambio el monje se mantuvo disfrutando su bebida con una pajilla que era de color rosa, apenas miró al recién llegado de reojo.
    Jodiendo sus tristes existencias —el albino tambaleante apoyó sus manos en la mesa, congelando todo lo que hubiese sobre ella incluido un plato con galletas. Un segundo después maldijo por lo bajo pues de haber pensado más rápido, podría haber ofrecido tal aperitivo a su estómago— ¡La puta mierda!
    Tye-san, ¿estas borracho? —Minato había percibido el olor que desprendiera Yuki, además de notar sus pies de trapo y vestimenta exótica: llevaba unos pantalones ridìculamente cortos, una playera estampada con figuras de animalitos y sandalias.
    ¡¡Estoy hambriento, hijo de puta!! —en un arrebato aventó la mesa hacia un lado y tomó a Mentecato del cuello de su camisa.



    EinarrYuki SoyTuFan&lt;3EinarrYuki SoyTuFan<3 Chisuka-KunChisuka-Kun #Minyoumi #Kounato #Fersriel pick one :57:
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...