Noticia Teaser II: Pérdida y Plaga

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por everyday, 30 Nov 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    5,201
    Temas:
    481
    Calificaciones:
    +1,963
    El profeta dante se encontraba frente a un pequeño altar, a pesar de que la habitación apenas tenía un poco de luz parecía no representarle ningún problema o incomodidad para su vista. Sus manos se acercaron con sumo cuidado y tomaron con delicadeza el único objeto que se encontraba sobre aquella superficie pétrea: un hermoso listón violáceo. Elevó aquella fina tela, que parecía tan delgada que podría desvanecerse sin más y, cuando esta fue tocada por un pequeño rayo de luz que lograba filtrarse por una de las cortinas, resplandeció como si se tratase de un diamante.
    Dante quedó maravillado con aquello, se quedó admirando ese hermoso espectáculo. Y aunque por un fugaz y efímero momento sonrió, la realidad pronto se hizo presente y toda chispa en su expresión se apagó, volviendo al rostro severo que siempre llevaba.
    Unos pasos acercándose por el pasillo lo alertaron, de modo que dejó el listón donde lo había tomado.

    —Profeta Dante por fin hemos encontrado lo que nos pidió.

    El hombre de oscuros ropajes se giró para recibir a dos adeptos, vistiendo la típica túnica blanca y adornos dorados, uno de ellos sostenía una pequeña caja de madera en sus manos, había cientos de inscripciones a su alrededor, runas extrañas que identificó al momento: no eran ni más ni menos que las siluetas de aquellos Pokémon llamados por los humanos como “Unown”.
    Abrió con cuidado la caja y sonrió satisfecho.

    —La mítica
    Flauta Azur —El sacerdote de la oscuridad extrajo del contenedor un extraño objeto, tal como la mencionó parecía tratarse de una flauta, aunque a ojos inexpertos parecería más bien el trozo de un coral—. Los antiguos utilizaron esta flauta para llamar al Creador —Paseó sus dedos por la superficie del instrumento—. Un elemento más, pronto estaremos listos para el ritual —volvió a colocarla en su estuche—. Lleven esto a la bóveda, cuando sea el momento preciso la utilizaremos, por el momento debe estar resguardada.

    Los dos adeptos asintieron y sin decir nada más dieron media vuelta y salieron de la habitación.
    Dante esperó a que los pasos dejasen de escucharse antes de dar media vuelta.

    —La Flauta Azur, un objeto que ni siquiera yo sabía que existía… me hace desear preguntarte… ¿de dónde la conseguiste?, Arryole.

    Una risita comenzó a escucharse, el aludido salió desde detrás de un pilastrón. El profesor Arryole sonrió de oreja a oreja y se hundió de hombros, como un niño que ha sido atrapado justo en la mitad de una fechoría, se rascó la nuca mientras desviaba la mirada.

    —Así que sabías que estaba aquí.

    —Solo un tonto se escondería de mi entre las sombras —El profeta caminó de vuelta al altar—. Todo comienza a tener forma, pronto podremos invocar al mismísimo Arceus —se paró en seco, mirando fijamente al listón violáceo—. Solo un milagro puede traernos de vuelta… aquello que se nos arrebató injustamente…

    [. . .]

    << Humanos… son solo una
    plaga. Llegaron como la semilla de una hierba mala, arrastrada por el viento desde un jardín distante a mi hermosa creación, me descuidé un poco y cuando me di cuenta ya estaban aquí, contaminándolo todo… >>

    Arceus se encontraba de pie sobre el mismo aire, sin que la gravedad funcionase en su cuerpo, observando como una lluvia de meteoritos arrasaba con aquella desdichada ciudad que había tenido la desgracia de observar la furia de la deidad. El fuego comenzaba a propagarse por doquier, los gritos de los habitantes se escuchaban por doquier, ya fuese pidiendo auxilio, llorando por la pérdida de sus amados o maldiciendo a la criatura que ejecutó el ataque.
    Pero entonces desde el suelo algo aconteció, un portal obscuro comenzó a abrirse poco a poco, pareciera como si un agujero negro hubiese nacido, listo para tragarse todo a su alrededor: no obstante, para fortuna o tal vez más desgracia de los humanos, una serpiente alada emergió de ella, al principio todo su ser parecía estar cubierta por una gelatina negruzca, pero poco a poco fue adquiriendo un tono grisáceo.


    —Giratina, no recuerdo haberte llamado —soltó el Dios, mirando con recelo al recién llegado—. Regresa por dónde has venido, voy a ocuparme de castigar a esta plaga personalmente.

    Energía dorada comenzó a reunirse sobre la cabeza del cuadrúpedo, provocando en la población que todas las personas comenzaran a correr, huyendo despavoridos al ya conocer lo que vendría después si aquél ataque se llevaba a cabo. Pero las cosas serían diferentes esta vez, la serpiente fantasma se lanzó contra Arceus, embistiéndola en el momento justo para romper su concentración y evitar que terminase su movimiento característico.

    —¿Pero cómo te atreves? —La indignación era obvia en sus palabras—. ¡Soy tu Dios!

    Giratina no se dejó intimidar, ganó distancia y se colocó frente a él abriendo sus alas de par en par.
    La mirada del divino se volvió seria y fría.

    —¿Estás poniéndote del lado de esa plaga? —su cuerpo comenzó a temblar de la ira que estaba acumulando—. ¡Apártate ahora mismo!

    El rey del mundo distorsión abrió sus fauces cargando un proyectil de sombras que no dudo ni un momento en disparar a su ahora designado adversario.
    Más de una docena de tablas doradas aparecieron alrededor de Arceus en cuestión de un parpadeo, comenzaron a girar a gran velocidad hasta volverse un anillo dorado para el ojo de cualquiera, recibiendo este el impacto de la bola sombra del dragón que pareció no tener el más mínimo efecto.

    —Si vas a defender a la plaga, entonces tampoco pienso tener misericordia contigo —Todo su cuerpo comenzó a emitir una luminiscencia dorada.

    . . .

    —Señor.

    Arceus volvió a la realidad, su mirada había estado fija en el cúmulo de estrellas y galaxias que decoraban el techo de la sala del origen, perdido en sus pensamientos de un distante pasado.
    Bajó la mirada hacia el piso de cristal, encontrándose con un curioso y diminuto ser de color verde: el viajero del tiempo, Celebi. Pero este no estaba solo, dos grandes criaturas le acompañaban.

    Dialga, el señor del tiempo y Palkia, el señor del espacio —Los aludidos hicieron una reverencia y mantuvieron su mirada clavada en el suelo—. Entonces, ¿está hecho?

    —Así es señor —soltó Celebi, levantando vuelo y dando vueltas alrededor de los dos titanes que tenía al lado—. Los daños provocados al tiempo y al espacio fueron solucionados, el mundo distorsión vuelve a estar aislado del normal. El único problema es el estado actual de Giratina —El planta se llevó una mano a la boca—. ¿Él está…?

    —Se recuperará.

    La voz del creador retumbó por toda la sala mientras avanzaba hacia los tres legendarios que se mantuvieron quietos y como estatuas, inclinándose aún más, no obstante al ver que el divino siguió de largo, dejándolos atrás, no pudieron más que lanzarse una mirada entre ellos y después girarse hacia Arceus, quien seguía caminando.

    [​IMG]

    —¿Señor? —Celebi parecía ser el único con la valentía de hablar sin temor a ser descortés—. ¿A dónde va?

    El aludido se detuvo.

    —Los humanos son una plaga que se ha vuelto peligrosa, al principio creí que podría ignorarlos, pero ahora han revelado que tan peligrosos pueden llegar a ser… han intentado crear vida con resultados desastrosos, han jugado con poderes más allá de su comprensión y por un momento pusieron al universo mismo en peligro.

    El Dios levantó una de sus patas y la dejó caer con notoria molestia.

    —No pienso seguir tolerando algo que ni siquiera
    cree con mis propias manos, es momento de deshacerme de esos invasores.

    Desvió la mirada al suelo de cristal de la habitación el cual comenzó a romperse desde el borde, en el acto el vidrio comenzó a reformarse adoptando la forma de escalones, creando una bajada en espiral que parecía no tener fin.
    Aquello solo podría ser obra…

    — La Flauta Azur…



    [​IMG]

    -Enero 2017-

    Teaser I
     
    • Me gusta Me gusta x 8
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...