Entrenamiento Taijutsu

Tema en 'Naruto World' iniciado por Ultraviolence, 8 Nov 2018 a las 23:37.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Ultraviolence

    Ultraviolence _____ Little demon in the forest all alone _____ Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,750
    Temas:
    803
    Calificaciones:
    +2,176

    Paz era lo que su mente necesitaba, la consciencia agitada por los últimos eventos le impedía no solamente el sueño cada noche, sino la concentración en los temas que debían ser de suma importancia. Se masajeó la sien y soltó un suspiro silente, de cualquier forma no era como si alguien la estuviese escuchando. Sus pies descalzos hacían contacto con la arena de la costa y una leve brisa era traída por el oleaje salado. Cada grano resbalando por la piel era como escuchar una vivencia del mundo.
    Parecía casi un cuento antiguo, pero algunos del SS le habían dicho que la mejor forma de retomar el equilibrio era haciendo contacto con los elementos naturales que le rodeaban. Lo encontró tranquilizador. Abrió el compás de las piernas para adoptar la posición de batalla clásica del taijutsu, con la diestra alta, cerrando la zurda en una contracción general del brazo izquierdo. Dio un paso al frente con ligereza, apenas levantando un poco de arena a fin de tomar algo de impulso y soltar una poderosa patada de abanicó el aire. El aprovechamiento de la inercia le avanzó varios metros. Así que extendió la pierna izquierda comenzando así con una nueva carrera obstaculizada, primordialmente, por la suavidad del terreno. Echó el cuerpo entero hacia al frente para apoyarse con las manos, andar un par de metros en su perspectiva al revés y después, como un resorte, impulsar hacia arriba. Terminó cayendo de pie, lista para disparar una patada doble, manteniendo los brazos contraídos. Mentalmente llevaba la cuenta de los segundos entre cada movimiento, como una especie de baile.

    Para ella el taijutsu eso era, una secuencia de movimientos que seguían un ritmo. Cada individuo tenía el suyo. Combatirlo se volvía cuestión de adaptarse a su baile y seguirlo hasta encontrar un punto vacío en su compás. Sin embargo, justamente, los más complicados eran los erráticos. Aquellas personas que desarrollaban un combate salvaje poseían ritmos asíncronos y tan ambivalentes que resultaba complicadísimo adaptarse a ellos. Podían desplazarse fuera del compás y crear uno nuevo, acelerar la frecuencia y luego decaer con la misma facilidad. Así es como Setsuna diferenciaba a las personas que poseían el taijutsu de forma natural de las que simplemente lo practicaban. Podría decirse que, con franqueza, ella se hallaba dentro del grupo de las segundas. No era algo que le apasionara pero sin duda más allá de la utilidad, encontraba poesía en los movimientos del cuerpo. Existía cierto arte en el sigilo y la destreza.

    De un salto terminó entre las olas, en un punto donde el agua le llegaba arriba de los muslos. La densidad haría un poco más complicado el movimiento más ese era el caso. El golpeteo constante en su espalda amenazaba con arrebatarle el equilibrio, deseando empujarla poco a poco hacia la orilla. No podía decir que la velocidad de sus movimientos era la misma a raíz de la resistencia, pero en efecto las aguas se agitaban, creándose nuevas olas. Dos, tres, cuatro patadas consecutivas dejaron una estela de brisa por el chapoteo. Apenas asentó el pie, una ola furiosa le golpeó, casi tumbándola de no haber sido por el chakra que la mantuvo anclada. Fue tan alta que resultó sencillo hundirse en ella apenas agachándose un poco. La cabeza rojiza emergió del agua salada tan rápido como pasó el vaivén. Hizo amago de continuar, de no ser porque una línea de humo color púrpura surcó el cielo. Definida y llamativa, atravesando el gris plomizo. Aquello no era un incendio ni micho menos, sino la señal para volver. Salió del agua con resignación, la coleta bermeja escurría abundantemente y dejaba un rastro que acompañaba sus pisadas. Por supuesto que le hubiese encantado quedarse más tiempo, pero no podía quejarse, se lo buscó.


     
  2. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,878
    Temas:
    240
    Calificaciones:
    +2,391
    Entrenamiento aprobado.
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...