Misión S Evento Shin Sekai Taisen - Escuadrón 2 / Contraataque final

Tema en 'Naruto World' iniciado por Milo 9000, 8 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Milo 9000

    Milo 9000 Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    4,799
    Temas:
    271
    Calificaciones:
    +2,076 / -187
    [​IMG]


    "Zona de actividad sospechosa"

    Descripción: La Alianza Shinobi trazó un plan para forzar a los samuráis a huir al suroeste, donde espera el escuadrón de reserva para arrinconar a los hijos del Hierro. No obstante, para hacerlo funcionar primero lo primero: encontrar a los samuráis. Nuestro escuadrón deberá infiltrarse a la zona de actividad sospechosa a través de uno de los puntos de acceso desprotegidos/desatendidos por los hombres del Shogun. Esta es una misión de infiltración, debemos evitar a toda costa ser vistos. Para ello, la Alianza ha decidido enviar solo una porción reducida del escuadrón: no más de veinte hombres. Nuestra misión es cruzar la zona desprotegida, y entonces, ¡solo entonces!, nuestros representantes de la división de teletransportación invocarán al resto del escuadrón.

    Objetivos:
    Cruzar la zona desprotegida.
    Sentar las bases de un escuadrón coordinado.
    Desbloquear "suceso sorpresa".
    Extra:
    Iremos acompañados de los siguientes NPC's: un chuunin perteneciente a la división de teletransportación, un chuunin perteneciente a la división médica y un chuunin perteneciente a la división sensor & comunicación (que nos comunicará con la sala de mando).
    La zona desprotegida es peligrosa. Abajo más información.
    Deberán, evidentemente, narrar peligros en el camino. No se descarta que haya delincuentes o animales salvajes merodeando la zona.
    Recomendamos dividirse en grupos por motivos de discreción.
    No encontrarán presencia samurái en la zona, pero sus personajes no lo saben.
    Todos portarán la insignia de la Alianza.
    Para efectos de trama, se entienden que ya abandonaron Kazetoshi y están dirigiéndose a la zona asignada. Su capitán o subcapitán puede narrar a modo de flashback su salida, pero no necesitan esperarlos para comenzar. Ubíquense en algún punto de su recorrido.
    .
    .
    .

    Insignia de la Alianza

    [​IMG]


    Zona:


    [​IMG]
    Click en la imagen
    Ruinas de Yamatai

    Hace siglos, antes de que los ninjas llevaran su conocimiento sobre el Chakra a los altos picos de Kaminari no Kuni, existía una aldea de gran extensión.

    Yamatai era el nombre de esta villa, gobernada por Himiko, la cual llamaban la reina del Sol. Debido a la localización de la aldea, el sol era difícil de entrar en esta, además que estar cubiertos constantemente por una densa neblina hacía la vida bastante difícil, aunque no imposible. Desde que Himiko subió al poder en la villa, el único edificio que obtenía luz del sol era el castillo donde residía ella y sus más allegados súbditos. La gente comenzaba a creer que era una especie de Deidad, así que muchos la veneraban y a la vez temían. Lo cierto es que esta supuesta reina del Sol creció con Chakra, aún se desconoce cómo, pero se dice que tenía poderes sobre la naturaleza, así que era capaz de apartar las nubes de su castillo, usando sus extrañas habilidades para su favor. Un día en su máxima locura, los aldeanos decidieron revelarse, así que decidió exterminar todo su pueblo, y suicidarse finalmente, siendo la primera y última reina de Yamatai.

    La villa, cual tenía una forma bastante peculiar, está situada entre varios picos, de verticales paredes. Los edificios estás colocados a presión entre el gran agujero que forman las montañas, siendo suspendidos en el aire, siendo ellas las únicas que mantienen la aldea “en pie”. En la parte más baja está colocada las casas más pobres, por lo tanto, más desgastadas. Luego le siguen las de clase media-alta, más cercanas a la superficie y del castillo, están desgastadas, pero son un poco más resistentes. Finalmente está el castillo de Himiko, en las mismas condiciones que el resto de la aldea.

    La única manera de continuar el camino del país del Rayo es subiendo estás ruinas, desde abajo hacia arriba. Hay puentes y conexiones entre edificios, pero debido al gran malestar de estos puede ser muy peligroso, ni el Chakra podría ser suficiente para agarrarte a tal inestable construcción de madera. Además, la visión es pésima, pues las constantes nubes bajas que cubren el país obstaculizan la visión de hasta el más hábil ninja. Pero no solo los malos edificios, la humedad y oscuridad serán problemática… Las nubes antes nombradas tienen a veces efectos extraños, pues se cree que el espíritu de Himiko sigue en esas montañas, así que no es extraño que una tormenta os sorprenda, etc… Hay que atravesar el castillo hasta la parte traerá, para encontrar un puente que os unirá a un camino más estable.

    [​IMG]
    Click en la imagen
    [​IMG]

    Notas:
    Podrán desbloquear un importante "suceso sorpresa" cuando el escuadrón realice 8 post. Si cumplen esta condición, el día 10 de diciembre a partir de las 12:00 pm hora venezolana, se develará el "suceso sorpresa".
    Tendrán tres días para completar esta fase, hasta el día 11 de diciembre a las 18:00 pm hora venezolana.
    Se permite realizar un apartado pero tendrán tres horas para postear, de lo contrario el apartado no será tomado en cuenta y podrían ser sancionados. Si se separan en grupos, recuerden etiquetar a los usuarios cuyos personajes usarán en sus post, así los demás sabrán si esperar o participar (primero deben saber si usarán a sus personajes o no para eso).


    Integrantes:

    Hevans~Hevans~ —Capitán: Hikari Hatsume | Ficha | ANBU | Nidaime Hokage.
    Kari WalkerKari Walker —Subcapitán: Kyoko Hori | Ficha | ANBU | Jinchuuriki (Sanbi).
    BelgiumBelgium —Setsuka Fukuki | Ficha | Jounin.
    JudasJudas —Piero Sakasu | Ficha | Jounin.
    NoirExorNoirExor —Isamu Nagakage | Ficha | Jounin.
    M4xM4x —John Kumi | Ficha | Chuunin.
    MirtoMirto —Jorund Sturm | Ficha | Chuunin.
    Tori VegaTori Vega —Anba von Gottschalk | Ficha | Chuunin.
    MirtoMirto —Lorraine von Gottschalk | Ficha | Genin
    GETHEL ®GETHEL ® —Hiryu Haruhara | Ficha | Genin.
    ShioryShiory —Airin Hwa | Ficha | Genin.
    KiyoeKiyoe —Amaya Narukami | Ficha | Genin.
     
    Última edición: 14 Dic 2016
  2. Camila Cabello

    Camila Cabello Love Only

    Registrado:
    20 Ago 2008
    Mensajes:
    1,956
    Temas:
    99
    Calificaciones:
    +410 / -0
    El sol de la mañana se imponía sobre la cabeza de los shinobis de diferentes aldeas que, ahora formaban una alianza para resolver un problema que les podía afectar a todos. Llevaban todo un día de haber salido de Kazetoshi, con un objetivo en la mira y bajo las ordenes de dos ANBUS que hacían de líderes para los inexperimentados, el varón les había explicado con pocos detalles el trabajo de ese escuadrón, nadie sabía por qué no daba más explicaciones, ¿acaso no quería asustar a los ninjas? O ¿sería que él tampoco tenía conocimiento de lo que iban a encontrarse en su objetivo?

    Anba observaba las espaldas de sus acompañantes desde su posición en la parte trasera de la formación, pues la mayoría se encontraba hablando entre ellos por conocerse, la Chuunin sólo conocía a tres personas pero no tanto como para estar charlando. Sus ojos se posaron en las vestimentas de cada uno, todos poseían un chaleco negro de protección con una insignia dibujada con tinta blanca en el lugar del corazón; sus ojos se detuvieron en Amaya, quien mantenía una conversación muy animada con un chico que resaltaba de los demás, había escuchado que su nombre era Piero y parecía todo un personaje del circo. Luego se fijó en Jorund, que iba al mismo nivel de ella pero sin hablar, habían tenido su merecido saludo en la aldea anterior y la rubia se había vengado de la incómoda situación en la que el chico la había abandonado la otra vez, no pudo evitar sonreír contenta al ver la marca roja en la mejilla del sangre sucia, sin embargo, la seriedad del de cabellos morados le preocupaba, no dejaba de ver la espalda de una joven rubia, Lorraine von Gottschalk; la kunoichi de Arashigakure se concentró en ella, hasta ahora no se había presentado con la menor pero es que el sólo saber que era de la familia la ponía algo tensa, no le gustaba las reuniones familiares aunque no podía negar que aquella niña le llamaba la atención, era muy bonita y un aura de tranquilidad irradiaba de ella.

    No debí permitir que viniera. —La voz de su casi familiar la sacó de su trance, Anba posó los ojos sobre él ladeando la cabeza sin entender. — Es muy pequeña para haber sido enviada a una misión de este calibre —explicó.
    Escuché que puede patearte el trasero con facilidad —respondió con una sonrisa la de ojos ámbar.
    Puede hacerlo, pero no permitiré que algo le pase, no me lo perdonaría —agregó Jorund. Anba lo miró con una ceja en alto, al parecer el chico era muy sobreprotector con la otra rubia.

    Eso le hizo recordar a su madre, quien le pedía que no fuera a tan importante reunión por miedo de que corriera por el mismo camino que el padre de Anba. La chica suspiró mientras miraba el recorrido de tierra bajo sus pies, extrañaba a su gata en esos momentos pero es que había decidido que era mejor que Sviran se quedara con su madre.

    Estamos a medio camino —informó Kyoko.

    Ante la noticia de su superior, todos se concentraron en el camino, habían salido de una pequeña zona boscosa, los árboles iban desapareciendo ante un terreno montañoso, pudieron observar una inmensa roca que les obstruía la vista de lo que había delante de ella. Hikari hizo un gesto en dirección de la roca, el líder del equipo dio saltos entre varias sobresalientes que creaban una especie de escaleras que sólo un ninja podría subir, avanzó una distancia de casi diez metros o más antes de detenerse en una capa de la gran roca que le daba estabilidad y parecía formar un pequeño camino que recorría la piedra por el costado; el varón esperó a que cada uno de los integrantes de su escuadrón llegaran a su posición, para luego darle la vuelta a la roca con pasos seguros y no caerse. No tuvieron que caminar mucho, hasta que se encontraron con una roca colocada horizontalmente sobre otras, haciendo el papel de una plataforma.

    [​IMG]

    Varios de los ninjas no pudieron evitar una exclamación de asombro en cuanto se posaron en la plataforma, observando varios picos montañosos que se imponían ante ellos, poco a poco cada uno iba tomando más altura y su rango de vista no les permitía ver el fin de aquello ¿a dónde se dirigían exactamente? Una ventisca fría removió los cabellos de los jóvenes, al menos el calor no era algo de lo cual debían preocuparse.

    No se dejen engañar por lo tranquilo que se ve todo, —habló el Nidaime Hokage atrayendo la atención — Nadie sabe, exactamente, qué es lo que hay en estas tierras.
    Creo que para la tarde estaremos llegando a nuestro destino, debemos partir de una vez y con prisa—complementó Kyoko observando unas instrucciones en un pergamino, hizo un par de apuntes y lo guardó en una mochila que cargaba con ella.
    ¡Vamos! —Animó Airin con una sonrisa, dando la orden de salida para que los ninjas fueran saltando uno por uno de la plataforma.



    Una pequeña intro
    Hevans~Hevans~ Kari WalkerKari Walker BelgiumBelgium JudasJudas NoirExorNoirExor
    M4xM4x MirtoMirto GETHEL ®GETHEL ® ShioryShiory KiyoeKiyoe
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 9 Dic 2016
  3. NoirExor

    NoirExor "Albino-master" Moderador

    Registrado:
    28 Ene 2010
    Mensajes:
    837
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +532 / -1

    La coalición de ninjas al contemplar desde aquella gran roca lo que les esperaba más adelante, pudo verificar que en efecto estaban siguiendo el camino correcto y al parecer todavía debían de superar algunas horas de viaje en un clima que se tornaba frío y ventoso. Hikari Hatsume iba al frente conforme los shinobis comenzaban a ascender, el sendero que seguían les llevaba aún más arriba entre montañas por un camino arriesgado que rodeaba los escarpados picos, no obstante contaban con un buen mapa para guiarse en manos de Kyoko, de invocaciones y obviamente sus propias habilidades, cosas que podían prevenir al grupo de sufrir una eventualidad en su paseo en las cumbres. Al menos la vista con la que contaban era hermosa, y lo fue más en cuanto sintieron que las nubes oscuras comenzaban a despejarse, sentían sobre sus cabezas el cálido brillo del astro rey. La posición de este ultimo indicaba que eran aproximadamente las tres o cuatro de la tarde, para entonces alcanzaron a percibir un sitio que les estaba esperando a tan solo media hora de viaje, eran sombras de montañas que se asemejaban más bien a pilares de piedra de lados rectos, había varios de estos cerca uno del otro mas no podían apreciar bien los detalles debido a una espesa neblina que cubría esos lares y con la que iban a toparse en breve.

    ─ Que extraño, es como si el límite entre ambos biomas fuera muy notorio. ─ comentó el Nagakage intentando aun distinguir algún detalle más a través de la niebla a la que entrarían en cuestión de minutos.
    ─ Es una neblina muy densa, sin mencionar que la luz difícilmente llega debido a la combinación de montañas y esas otras que lucen como pilares gigantescos. ─ denotó John, el taijutsuka de Raku describiendo ese paisaje y lo que deparaba para el grupo.

    Sin más, el montón de ninjas se adentró en la densa niebla y en consecuencia internándose en la supuesta zona de actividad sospechosa a la que debían llegar según la misión. El shinobi asignado al grupo de Hatsume que pertenecía a la división de comunicaciones fue informando a Kitakakita sobre la llegada del segundo escuadrón al lugar señalado; la visibilidad era difícil y la sombra que empezaba a llegarles desde aquellas “montañas” planas abundantes solo empeoraba las cosas. ¿Podrían aprovechar este ambiente inhóspito para su ventaja? Quien sabe, si existía la presencia de guerreros samurái en este punto los de la alianza no podían verlos y de seguro a la inversa era la misma cosa. Eventualmente Hikari se detuvo cuando se encontraban precisamente a diez metros de uno de los gigantescos obeliscos que apretujaban los edificios de la ciudad abandonada cual si fuesen panes de un sándwich; mediante sellos de manos el mandatario invocó la ayuda de una buena cantidad de mariposas de nivel 1, con su diminuto tamaño y su capacidad para camuflarse eran los perfectos exploradores adicionales que necesitaban.

    ─ Creo que alcanzo a distinguir algo diferente en este pilar colosal. ─ avisó el Sakasu quien poseía un animal acompañante que empleaba la eco localización, probablemente gracias a esta ventaja podía sentir lo que los demás no. ─ creo que son escaleras, magnifico.

    En son de confirmar la información del Iwagakurense, los demás se aproximaron la distancia necesaria de tan solo unos pasos para comprender que en verdad acababan de encontrar el acceso a la ciudad abandonada que buscaban: eran peldaños tallados en la roca y que rodeaban el pilar conforme ascendían. El espacio con el que contaban eran angosto y solo suficiente para ir en fila india al subir, la neblina parecía disminuir un poco mientras ascendían hasta que finalmente consiguieron llegar al nivel inferior de Yamatai. El panorama era de lo más bizarro, edificios de un estilo antiguo que estaban apretujados entre si uno al lado del otro entre cada pilar rocoso, algunos estaban conectados por puentes de madera desgastados y al parecer para acceder a los niveles intermedio y superior era necesario continuar ascendiendo por la escalera. Este era un buen lugar para separarse y así cubrir más terreno a partir de ahora.

    ─ Muy bien, hemos llegado hasta aquí pero creo es prudente separarnos desde ya. Yo seguiré por este camino que al parecer lleva por el nivel más bajo de Yamatai, necesito tres voluntarios. ─ informó el rubio quien solo tuvo que esperar un par de segundos para tener a su lado a tres ninjas que le siguieron: Lorraine, Isamu y Hiryu. ─ Bien chicos, no se arrepentirán. ─ continuó el Hatsume para luego dirigirse a todo el escuadrón ─ Y recuerden actuar con cautela, no sabemos que podemos encontrar en este lugar, ya deben de saber todo acerca de esta ciudad y su trágica historia, lo hablamos en el camino. Nos mantendremos comunicados por radio y también pueden contar con las mariposas que he esparcido.
    ─ Contamos con ustedes ─
    añadió la jinchuriki del Sanbi.

    Kyoko y el resto del escuadrón comprendieron a la perfección las palabras del hokage y tras algo mas de conversación los ocho shinobis restantes continuarían su camino por la escalera tallada en la roca para así acceder a los demás niveles mientras el cuarteto liderado por Hikari emprendía su exploración en el sector más bajo.

    Ya en el primer equipo el propio Isamu caminaba despacio detrás de Hiryu y Lorraine, cubriendo la retaguardia del grupo y escuchando nada más que el crujir de la madera debajo de sus pies, el suelo amenazaba con ceder y dejarlos caer al vació si cometían cualquier equivocación. Debían de avanzar hasta encontrar un sector donde el piso fuera más resistente, ya que si hallaban peligro y la lucha era inevitable, el riesgo les jugaba en contra enormemente.


    ─ No me gusta este lugar… hay, manchas negras en algunas de las paredes ¿Serán acaso remanentes de “esa” masacre? ─ preguntó el shinobi de Iwagakure con la guardia en alto y deteniéndose de golpe al sentir como sus tres compañeros frenaban en seco. ─ ¿Qué sucede?
    ─ Creo que escuché algo. ─
    advirtió el de mayor rango acariciando con sus dedos la empuñadura de un kunai.


    -------------
    Hevans~Hevans~ Kari WalkerKari Walker MirtoMirto M4xM4x Tori VegaTori Vega JudasJudas BelgiumBelgium KiyoeKiyoe GETHEL ®GETHEL ® ShioryShiory
    Todo listo guys, he narrado hasta el punto donde el grupo numero 1 se separa del escuadrón.
     
    Última edición: 9 Ene 2017
  4. Kiyoe

    Kiyoe Lost between the pages

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,690
    Temas:
    189
    Calificaciones:
    +817 / -1

    No habían subido más que unos pocos escalones cuando un shinobi alzó la voz y dijo que siendo once, los grupos estaban desbalanceados, por lo que él se devolvería para apoyar al Hokage. Se trataba de Haruto; nadie ahí lo conocía mucho, pero sabían que era un Chuunin de la división de teleportación y uno de los encargados en traer al resto del escuadrón cuando consiguieran atravesar esa zona, que estuviera con el Hokage parecía adecuado.

    Los otros diez solo asintieron y continuaron el ascenso por las escaleras en cuanto el Chuunin se perdió de vista. Los estrechos escalones de piedra estaban desgastados y más de uno resbaló, pero consiguieron llegar al siguiente nivel sin sufrir accidentes significativos; ese nuevo nivel estaba sin duda en mejores condiciones que el anterior, pero seguía siendo imposible decir que era completamente seguro caminar por ahí.

    —Un grupo debería quedarse a explorar esta zona —dijo Kyoko cuando todos consiguieron salir del estrecho pasaje y apiñarse en una plataforma de madera. —Yo subiré al último nivel con el grupo restante.

    —Yo me quedaré, con quien desee acompañarme —
    anunció Piero de inmediato.

    Amaya se ofreció a quedarse también y Anba la siguió. Con ellos se quedó también Jorund y una chica llamada Jasmine, que pertenecía a la división médica.

    —De acuerdo. Vayan con cuidado y procuren no llamar la atención —les recomendó la subcapitana con una sonrisa—; recuerden que las mariposas que hay por ahí pueden ayudarlos.

    Ella fue la primera en desaparecer escaleras arriba, con lo que Airin, John y Setsuka la siguieron, junto al chuunin sensor restante. El grupo que quedó en ese nivel se giró entonces y contempló el panorama; la plataforma donde estaban medía poco más de dos metros y desembocaba en uno de esos puentes que servían como calle para esa extraña ciudad; en condiciones normales podrían asomarse por la baranda y ver el nivel de abajo, pero la espesa neblina lo cubría todo, bloqueándoles mucho la visibilidad.

    Piero, que era el menos perdido por sus habilidades, emprendió el camino por el puente, eligiendo con cuidado donde pisar y procurando no hacerlo demasiado fuerte. Los otros lo siguieron en fila india y sin decir palabra, ya que atraer la atención de alguna persona o criatura hostil les costaría muy caro en ese ambiente tan complicado para luchar.

    Ese puente se extendía varios metros en línea recta y a él llegaban otros más cortos que unían con edificios o con “calles” laterales. En susurros decidieron probar primero con los edificios más grandes, y ver si había alguna forma de moverse por dentro de estos y no solo por los puentes, ya que ahí se encontraban muy al descubierto y vulnerables; ciertamente cualquier samurái por ahí no debería ser capaz de verlos, pero igualmente la posición no era muy favorable.

    La primera construcción en la que entraron era grande y estaba dividida en muchas habitaciones pequeñas, lo que hacía pensar que en algún momento había sido algo así como un edificio de oficinas. Ahí dentro estaba oscuro, mohoso y húmedo, pero la neblina se disolvía y con un poco de luz seguramente podrían ver algo. Las tablas del suelo crujieron bajo sus pies cuando se adentraron y un tablón suelto se desprendió y cayó al vacío cerca de Anba, haciéndola retroceder.

    —Cuidado, Anba-sa... —murmuró la albina, acercándose, pero la voz de Jorund la interrumpió.

    —¿Escucharon eso?

    Piero les hizo una señal de silencio con los labios y escuchó atentamente, sin que nadie se moviera ni un milímetro. Pasaron todo un minuto esperando, hasta que de pronto les llegó el sonido de unos pasos quedos en el piso de arriba. Aún más alerta que antes, comenzaron a moverse en silencio, buscando una forma de subir y ver qué había hecho esos sonidos. Mientras pasaban a otra habitación el sonido de pasos llegó otra vez y luego no volvieron a escucharlo.

    —Por aquí —bisbiseó Gottschalk, señalando una puerta cerrada, aunque con sendos agujeros en la madera. A través de uno de esos huecos pudieron ver los desvencijados escalones de madera que habían estado buscando. La única genin del grupo se adelantó para abrir la puerta y entrar, pero se encontró con que el suelo parecía un queso de tantos huecos podridos por el tiempo; a través de estos se filtraba tenuemente la neblina y un aire helado.


    JudasJudas Tori VegaTori Vega MirtoMirto BelgiumBelgium NoirExorNoirExor Hevans~Hevans~ Kari WalkerKari Walker GETHEL ®GETHEL ® ShioryShiory
    Algo cortito para iniciar. Separé el grupo 3 del 2 y además me tomé la libertad de añadir los tres NPC Chuunin que el enunciado dice que van con nosotros, uno por grupo, pues hasta el momento los habíamos pasado totalmente por alto xD

     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,759
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +379 / -28
    A pesar de que el nivel más bajo de aquel poblado era relativamente más plano que lo anteriormente ya recorrido, los años no pasaban en vano y demostraban como todo lo urbanizado finalmente caía víctima del tiempo y la naturaleza; polvo al polvo. Seiya sintió el piso bajo su calzado resquebrajarse en cuanto sostuvo su peso, inmediatamente supo que cualquier batalla que pudiese suscitarse en el lugar terminaría con la derrota de ambos bandos bajo una posible avalancha que terminaría enterrándoles. Así mismo le indicó que no podría hacer uso de ciertas técnicas de su arsenal típico, el campo sería más dañado de lo que ya se encontraba.

    Mientras más se internaban en la zona baja, más parecía incrementar la densidad y la cantidad de la neblina permanente del lugar. Cualquiera que no estuviese ubicado pensaría que abría entrando a territorio de Kirigakure, pero eso no era verdad, aquel era el ambiente sobre el que se encontraba sumido Yamatabi, o los restos que quedaban de aquella civilización.

    —Creo que escuché algo— advirtió el de mayor rango acariciando con sus dedos la empuñadura de un kunai, su sensor le había alertado de varias presencias acercándose. — Estense atentos, limítense a ataques con armas. No queremos que esto se derrumbe con nosotros en el.

    Todos los shinobi presentes dirigieron sus diestras a su bolsa donde mantenían en sus armamentos listos y seguros para el ataque.

    Fue cuestión de segundos para que lo sentido por Hatsume llegase a su posición. Una nube negra, que emitía extraños chillidos, se acercó con velocidad y violencia hacia los cuatro presentes en ese momento. Los brillantes ojos rojos dispersos entre aquella estela oscura les indicaba que se trataba de algún ser vivo que les hubo detectado como invasores de su hogar y estaba listo para echarlos.

    —¡Son cuervos! — exclamó el genin de Tensaigakure, el primero que identificó la horda de criaturas.

    Los dos de mayor rango solo se observaron durante unos breves segundos antes de que el impacto fuese inminente, no se habían esperado algo así, aunque era común que las criaturas se aprovecharan de la ausencia de humanos para encontrar hogares tranquilos donde vivir y reproducirse.

    Los aleteos y señas del mudo fueron apenas notadas por sus compañeros, este les indicaba la presencia de un hogar, si es que podía llamársele de aquella manera, donde podrían resguardarse mejor de aquel ataque salvaje que estar en pleno aire libre. El ANBU y el Jounin aprovecharon de su velocidad y capacidad de reacción para tomar a los genin entre sus brazos y dirigirse a la mayor velocidad posible hacia la que sería su única protección por el momento.

    —¡Hey! ¿A dónde van? — una nueva voz, perteneciente al refuerzo recién llegado, alertó a los shinobi de una nueva presencia.

    Cyclops suspiró con desgano lanzando a quien el cargaba en dirección a Hikari, quien lo tomó con algo de dificultad y terminó por internar a los tres hacia el hogar. El de Iwagakure, al ser el más cercano, trajo consigo a Haruto, quien aun no parecía saber que estaba sucediendo.

    Las puertas y ventanas fueron inmediatamente cerradas, justo segundos antes de que las aves se impactaran con fuerza contra ellas e intentaran abrirlas. No supieron cuánto tiempo estuvieron resguardados, no más de media hora seguramente, pero no se atrevieron a salir hasta que las presencias desaparecieran de los sensores de aquellos que poseían aquella habilidad.

    Quién diría que los cuervos serían tan salvajes escribió el oriundo de Rakugakure en una libreta que sacó de quien sabe dónde.

    Al salir de la casa solamente pudieron notar como había plumajes oscuros como la noche y alguno que otro cadáver de cuervo, aquellos que no habían soportado los impactos contra lo solido de la casa. La naturaleza volvía a reclamarse como ventajosa de aquel lugar, quien sabe que más podría intentar.

    —Sigamos, ya perdimos suficiente tiempo con este inconveniente.

    NoirExorNoirExor GETHEL ®GETHEL ® MirtoMirto equipo 1 ya puede seguir.

    Kari WalkerKari Walker JudasJudas BelgiumBelgium Tori VegaTori Vega KiyoeKiyoe ShioryShiory M4xM4x ustedes sigan las instrucciones de sus líderes.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 9 Dic 2016
  6. NoirExor

    NoirExor "Albino-master" Moderador

    Registrado:
    28 Ene 2010
    Mensajes:
    837
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +532 / -1

    Acababan de ser asediados por una oleada de pajarracos negros con muy mal temperamento, algo que ciertamente delataba la presencia de los shinobi en el área, después de todo estos animales territoriales solo atacaban cuando alguien osaba acercarse demasiado a sus áreas de cría y los sonidos que emitían con todo este escándalo eran ruidosos y llamaban la atención. Lo chistoso había sido el cómo algunas de las aves prácticamente se habían suicidado al lanzarse en picada contra la pared de la vivienda en donde se había metido el cuarteto de ninjas, ¿Acaso estaban cegadas por el enojo? ¿o la propia niebla les había impedido ver del todo lo que hacían? Mejor para ellos, ya que después de una larga espera por fin pudieron salir con cautela de ese lugar por unas escaleras, el hogar donde se encontraban tenía dos pisos, por lo que llevando su andar al segundo nivel pudieron escapar por una ventana. Fuera de esta salida improvisada hallaron un precario puente de madera que conectaba con la ventana de otra casa, con caminos inesperados y desordenados como este no cabía dudas de que Yamatai no solo era un loco tramado de puentes y edificios inestables sino también un laberinto.

    ─ “Se debe sentir como caminar por una cuerda floja. Deberíamos pasar de a uno a la vez” ─ expresó el Haruhara enseñando a los demás una libreta con esa sugerencia escrita, ¿Cómo podían negarse? Era sensato su punto, lo malo es que no sabían cuan largo era el puente debido a la neblina.
    ─ Concuerdo con eso, yo iré primero para asegurar la zona, no creo que me tome más de 30 segundos el cruzar, les avisaré ─ dijo el mandatario de la hoja observando a cada uno de los ninjas que le acompañaban quienes asintieron. Hikari había además establecido un vínculo con Isamu a través del Rinku, este sería el mecanismo para alertar a los de menor rango sobre algún peligro o sobre la oportunidad para cruzar.

    El silencio abundaba a tal punto que los ninjas casi no escuchaban sonido distinto al que a veces provocaba la madera del puente bajo los pies del líder de la hoja. Al cabo de unos veinte segundos el ninja veloz recibió una transmisión proveniente de Hikari en su mente, era seguro cruzar, el mensaje estaba algo debilitado y con interferencias, lo cual seguro indicaba que el paso era largo ya que la distancia provocaba este desperfecto en la comuniación. La siguiente en pasar había sido Lorraine, seguida después por Hiryu y finalmente Haruto, el de Iwagakure sería el último en aventurarse siendo su tarea la de proteger la retaguardia de su grupo. A pesar de que todos lo habían logrado sin problemas, un mal presentimiento ahora llenaba los instintos del Nagakage diciéndole que algo no andaba bien, el propio hokage a su vez presintió que algo los estaba observando por lo que le dio a Isamu la opción de intentarlo o esperar un poco más. El jounin no iba quedarse allí por sensato que fuese, por esto mismo decidió proseguir … mala decisión. Algo raro ocurrió a continuación y Lorraine se percató de ello siendo que por casualidad tras haber cruzado, mantenía uno de sus pies apoyados en la madera del puente que de un momento a otro se sacudió un poco… ¿Qué había sido ese movimiento? ¿Peso extra sobre la debilitada estructura añeja?

    ─ Algo acaba de moverse ahí delante… ─ Isamu sujetó dos cuchillos kunai que emplearía en caso de peligro, juraría que algo se había movido a unos cuantos metros más adelante, como sigilosas sombras que para colmo estaban sobre el puente, lo cual hacía más probable el caerse ya que aplicaba peso.
    “Vayanse”fue el suave susurro que Cyclops fue capaz de oír segundos antes de que una silueta etérea fuese en su dirección sujetando una daga. Dicha forma humana no solo tenía un brillo fantasmal sino que estaba vestida con un atuendo más propio de un asesino, una armadura de cuero que cubría la mayoría del cuerpo y una capucha que ocultaba su cara.

    La dificultad de tal combate era el no poder esquivar hacía los lados, el shinobi tenía especial cuidado de no moverse demasiado y por esto mismo no retrocedió, sino que permaneció de pie manteniendo su terreno al tiempo que contrarrestaba los ataques de su rival. Se asombró de que en primer lugar fuese capaz de bloquear los golpes siendo estos físicos a fin de cuentas, no era un fantasma o quizás se había materializado de alguna forma; además su nivel de habilidad no era muy elevado en cuanto a taijutsu, pero pesar de todo en una única oportunidad el enemigo estuvo cerca de herir al Nagakage quien igualmente evitó el daño propinando una patada lo suficientemente fuerte como para provocar que el agresor perdiera el equilibrio y cayera al vacío.

    Luego de aquella súbita agresión de este sujeto desconocido la tensión que había en el ambiente fue apagándose hasta desaparecer, el taijutsuka sintió que entonces era libre de cruzar y con más razón luego de recibir un mensaje del kage preguntándole si se encontraba bien y que se apresurara a ir con ellos. El paso suspendido desembocaba en una vivienda mucho más espaciosa que era parte de una larga cadena de al menos cuatro hogares similares pegados unos con los otros pero que podían recorrer con la intención de avanzar. Isamu fue recibido por sus compañeros que no tenían heridas, además cerca de ellos se encontraban los cuerpos de dos sujetos similares al falso fantasma de antes ¿Qué eran estos enemigos? ¿Acaso…?


    ─ Descuida, no son espectros. ─ informó Lorraine primero que nadie dando un leve empujón a uno de los cuerpos con su pie derecho. ─ Son una farsa, y todo gracias a esta cosa que llevaban. ─ explicó mostrando un líquido fosforescente en una botella.
    ─ Son ladrones, saqueadores que al parecer se refugian aquí o están buscando tesoros ocultos. Ese líquido que llevan es como una loción inodora que al untarse sobre el cuerpo da un aspecto fantasmal. ─ detalló el Kage quien al igual que el resto tenía todo figurado.
    ─ De seguro los niveles bajos de Yamatai no son el único lugar donde se encuentran. ─ comentó el Nagakage en respuesta, pensando en ese momento sobre cómo le estaría yendo al grupo de Piero y de Kyoko.
    ─ “Dudo que se dejen asustar por unos falsos fantasmas” ─ escribió el genin de Raku con una leve sonrisa, intentando expulsar cualquier inseguridad remanente en el grupo.
    ─ Tienes razón, mientras no nos ataquen con armas a distancia no serán peligrosos, es lo mismo con los demás miembros del escuadrón, son ninjas capaces. Sigamos adelante. ─ propuso Haruto al mismísimo mandatario de la hoja quien asintió con la cabeza volviendo a colocarse enfrente del grupo.

    Una vez más, la cautelosa caminata dirigida por Hikari buscaba el seguir explorando en búsqueda de algún acceso al palacio de la reina de la luz solar.


    ----
    Hevans~Hevans~ GETHEL ®GETHEL ® MirtoMirto
    Post ready(?)
     
    Última edición: 9 Ene 2017
  7. Kari Walker

    Kari Walker Into you

    Registrado:
    27 Nov 2009
    Mensajes:
    2,389
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +386 / -9
    Tras haberse separado de los otros grupos, el que era comandado por la Jinchuuriki de la Hoja recorrió una larga escalinata hecha de las montañas mismas, aunque erosionada tras el paso del tiempo. Lo anterior no era un problema, pues era lo suficientemente resistente para aguantar el peso de los cinco ninjas que subían a paso veloz, apurados por llegar a su destino: el último nivel de Yatamai, donde se encontraba aquel castillo que no tardaron en visualizar.

    —Es enorme… —Comentó Airin, sorprendida. El resto opinaba eso, y que también lucía algo aterrador.
    —¿Sientes algo, Serafín?
    —Nada desde aquí. Quizá si entramos al castillo… —
    el chuunin sensor respondió ante la pregunta de Hori —. Y ya te dije que no me llamo Serafín. Mi nombre es Kaito… ¡Kaito! —Una vena se le hinchó al pobre ninja de relleno, pues desde que se separaron del último grupo, la novia del Hokage comenzó a llamarlo de esa manera a pesar de que él la corregía una y otra vez.
    —Como tú digas, Serafín —repuso Kyoko con un semblante indiferente, lo cual hizo que el muchacho gruñiera —. Bien, supongo que nos toca entrar ahí para explorar.
    —Parece ser que la única manera de cruzar hasta el castillo es ese puente.

    La jounin del equipo apuntó con su índice a dicho puente colgante que se conectaba desde unas estacas clavadas a unos metros de ellos, hasta las puertas semi caídas del castillo. El paso no se veía muy seguro, pero no tenían otra opción… Si no fuera porque la ANBU posó sus manos en el inicio del puente para que una especie de masa metálica emergiera desde la misma, se extendiera velozmente por el camino peligroso y llegara al otro lado, tras lo cual se endureció.

    Las primeras en pasar por el puente de acero fueron Airin y Setsuka, seguidas por Kaito y Kyoko, quien prefería pasar al último pero John insistió en ser él. De todas maneras no se presentó ningún problema durante el cruce, sino hasta que sus pies tocaron el suelo de la entrada del enorme edificio que no tenía ningún tipo de base, sino que las “paredes” estrechas a sus lados la mantenían en el aire. De miedo.

    —Acabo de sentir como si se hubiese movido el piso —alertó el varón de Raku, llamando la atención del resto.
    —Han pasado muchísimos años desde que este lugar se volvió una villa “fantasma” —Kaito hizo comillas con sus dedos para mayor énfasis —, así que la estructura se fue volviendo cada vez más frágil. Podría empezar a explicar las razones científicas de eso, pero no creo que tengamos tiempo para…
    —¡Heeeeey! ¿Vas a tardar mucho hablando solo? ¡Porque nosotros nos adelantaremos! —
    Gritó Setsuka, a varios metros de distancia.

    El joven se hubo perdido en sus explicaciones no pedidas y por ello los demás lo abandonaron. Con su ego dañado corrió hasta alcanzarlos, no obstante, olvidó eso mismo que había dicho segundos atrás: la estructura estaba muy, muy débil. Un paso en falso causó que la tablilla de madera debajo de sus pies se rompiera en un hueco pequeño que con el peso de Kaito se destrozó más, de tal forma que su cuerpo cabía por ahí.

    Apenas gritó ante la inevitable caída al vacío, la mano de la sub capitana sostuvo la suya y evitó que su cadáver saludara al equipo de la zona del medio.

    —Mira bien por dónde caminas, idiota —masculló la ninja malhumorada, quien hubo hecho lo mismo que en el puente (usar sus habilidades con el acero) para proteger el suelo por el que corrió para sujetar al pobre ninja bulleado con medio cuerpo en el aire.
    —¡Cuidado! —Exclamó el asustado al sentir una presencia. La kunoichi miró anonadada hacia donde se encontraba el resto, pues de un momento a otro los tres estaban siendo amenazados por la espada de una… ¡¿Calaca?! No podía ir a ayudarlos así como así porque todavía sostenía al sensor.
    —¿Quiénes os habéis creído para invadir mi castillo? —Otra voz, una femenina, de ultratumba y españolizada, se escuchó del otro lado.
    —Esto es irreal… —Murmuró John ante la presencia de una calaca con vestimenta de princesa oriental y un par de guerreros de hueso más.


    Hevans~Hevans~ Tori VegaTori Vega BelgiumBelgium JudasJudas NoirExorNoirExor M4xM4x MirtoMirto GETHEL ®GETHEL ® ShioryShiory KiyoeKiyoe No lo habremos hecho a tiempo pero aún así los amo (?).​
     
  8. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,759
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +379 / -28
    Hikari avanzó en silencio en el inicio de aquella formación que habían decidido, en su mente repasaba las memorias que hubo recabado de los vándalos en cuanto estos cayeron inconscientes y le fue más fácil acceder a su pensamientos y recuerdos. Le preocupaba la disminución de los criminales, que en realidad tenía que ser un alivio, en ese ambiente ¿qué razones había para que fueran menos? Excluyendo los accidentes por las ruinas, que eran mínimos, estos simplemente desaparecían o eran víctimas de las inclemencias del mismo ambiente ¿Ambiente? Sí, algo raro sucedía.

    El equipo se detuvo en cuanto el camino comenzó a disminuir su calibre, ahora solo quedaba un pasillo entre dos grandes paredes, el cual no tenía suelo alguno sino simples tablones donde sostenerse para avanzar hasta el siguiente nivel.

    No hay por donde avanzar indicó el seguidor del Teno desde uno de sus interminables papeles. El Nidaime ya estaba considerando transmitir sus pensamientos por Rinku a todo el equipo para no seguir con aquel método de comunicación tan poco discreto.

    En efecto, las dos paredes de los laterales estaban llenas de musgo que imposibilitaría la subida normal por ellas, inclusive la apoyada por chakra. Así mismo tampoco era notable ninguna abertura que les permitiese avanzar por allí para librarse de ese camino tan peligroso, no era como si el escenario del evento estuviese hecho para que los peligros fuesen propios del lugar (?).

    El de Iwagakure tomó una roca entre sus manos y la lanzó con tranquilidad hacia el primer escalón. Justo en el momento en el que la piedra hizo contacto con la madera, esta se quebrajó en varios pequeños pedazos que terminaron por romperse y caer en el vacio que se encontraba debajo. Era obvio que aquello no soportaría el peso de cinco shinobi.

    El de la Hoja unió sus manos en una veloz secuencia de sellos, para finalmente emitir una considerable cantidad de lodo desde su interior que recubrió los escalones y las zonas expuestas al vacio, endureciéndose en cuestión de segundos antes de que pudiese caer; de esta manera se formó en camino de lodo endurecido. El ANBU les indicó que avanzasen rápidamente antes de que su técnica se debilitase y tuviesen que hacerlo a la antigua y a lo peligroso.

    El haber avanzado un nivel más en aquella zona del proletariado era ahora más notorio, las casas parecían volverse un poco más grandes y más detallada su arquitectura dependiendo de que tan alto se encontrasen. Estas no se mostraban tan extremadamente corroídas por el tiempo y el ambiente, pero la niebla era muchísimo más densa que en la zona inferior. Además, a unos metros se podría observar una estructura que se perdía en lo alto que poseía, una gran y adornada puerta lo separaba de todo el sector bajo ¿podría ser la entrada al templo?

    —Está más frio— comentó el de Tensaigakure, algo extraño para quien estuviese acostumbrado a temperaturas más bajas.

    —Y el viento sopla más— continuó Haruto.

    —Eso no es normal para haber subido no más de tres metros— concluyó el Jounin observando a su superior, quien solamente asintió corroborando sus palabras.

    Seiya se colocó en cuclillas y unió su mano contra el frio suelo de roca que formaba el camino. Cerró sus ojos y dejó su sensor extenderse poco a poco en la zona al no contar con una visión adecuada por la niebla; metro a metro su habilidad innata fue creciendo y abarcando más lugar, permitiéndole sentir y reconocer las presencias de chakra en el ambiente. La mayoría de ellas pertenecían a seres de pequeño tamaño, animales seguramente, mientras que las más notables por su cantidad eran las de sus compañeros en otras zonas del mismo poblado. Empero, le fue imposible no percibir vestigios de energía por todo el lugar. No era nada inusual que el chakra de antiguos residentes quedase disperso en el ambiente, pero ya eran muchos años que nadie habitaba Yamatai y era demasiado dudoso que alguien tuviese el suficiente poder para dejar tantos rastros en el lugar. Lo más curioso de todo era que, normalmente los vestigios eran pequeños, poco notables y se sentían antiguos; estos eran abundantes, notables si los buscabas adecuadamente y se sentían actuales… como si no hubiese sido hace mucho su utilización.

    —¿Hokage-sama? ¿Dónde se encuentra? — el llamado por su titulo le hizo salir de su trance, siendo allí cuando notó que la niebla había aumentado su espesor siendo imposible ver más de un metro por delante.

    No bajen la guardia emitió por medio del vínculo mental el jefe de la división de división de comunicación y sensores. No tenía idea quien había invocado la niebla, pero sabía que el clima no podía cambiaren cuestión de segundos en condiciones normales, y no quería que quien estuviese allí fuera los escuchase.

    Con lentitud y maestría el ANBU dirigió su diestra sobre su hombro hasta alcanzar el mango de la katana que portaba en su espalda. Esperó y se guío por su sensor al saber que su visión estaba ampliamente limitada por aquella capa blanca. El choque de dos metales se escuchó repentinamente, algo o alguien había atacado y por suerte Seiya había podido preverlo.

    —¡Largo de mi reino! — una voz aguda y fantasmagórica se escuchó por todo el lugar, mas nadie podía ver el emisor.

    Esta niebla no es del kirigakure no jutsu ni otra técnica ¿verdad?— el controlador de la arena cuestionó cuando se hizo obvio que algo extraño estaba sucediendo.

    —No lo parece respondió el Nidaime sosteniendo su espada larga con fuerza y esperando el siguiente ataque. Estén listos, somos la presa en estos momentos.

    Equipo 1 NoirExorNoirExor MirtoMirto GETHEL ®GETHEL ®
    JudasJudas BelgiumBelgium Kari WalkerKari Walker Tori VegaTori Vega KiyoeKiyoe M4xM4x ShioryShiory
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 10 Dic 2016
  9. Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,363
    Temas:
    107
    Calificaciones:
    +1,392 / -1
    Para Kyoko, no era del todo mala idea soltar de la mano al chuunin sensor para dirigirse a resguardar a los demás, pero era consciente que uno, tal vez les serviría como carnada más adelante y dos, no es como si el trío restante estuviera desprotegido; Setsuka quien portaba el segundo cargo más alto entre los presentes, optó por colocar tras suyo al chuunin y a la genin. Ciertamente era ninja médico, por lo que cualquiera esperaría que se resguardara tras el taijutsuka del Rayo pero ese no sería el caso; los tres calacas agitaron sus armas de manera amenazante para alerta de los tres shinobi, los cual retrocedieron con cuidado debido a que no podían asegurar que la estructura de la edificación soportara movimientos bruscos.

    —¡A un lado! —Exclamó Setsuka al apreciar cómo el esqueleto vestido de princesa oriental procedía al primer ataque, extendiendo su espada hacia la pelirrosa que dando uso de Doton: Tebukuro, rodeó sus manos con una capa de rocas, amortiguando el daño del arma blanca. La más alta comenzó a forcejear con la calaca, situación aprovechada por los otros dos esqueletos para dirigirse hacia el chuunin y la genin; John sonrió con confianza al ser atacado frontalmente, impactando sus tonfas contra la lanza de su contrincante mientras que Airin retrocedió de inmediato, evitando ser atravesada por la alabarda.
    —¡Deja de moverte como una malagua, Serafín! —Espetó Hori que a pesar de su fuerza que levantaría a Kaito como si fuera una pluma, no es como si la posición le permitiera auxiliarlo rápido como quisiera, y mucho menos la ayudaba el hecho que el chuunin se removía como si fuera un pez fuera del agua.
    —¡Siento más presencias acercándose! —Advirtió.
    —¡Entonces quédate quieto para poder tomar otro camino! —Exclamó Aoi, afianzando el agarre y así poder jalar al sensor para que lograra posar sus pies sobre una superficie.

    El varón proveniente de Rakugakure podía mantener el ritmo con su oponente, intercambiando golpes sin problema alguno, aunque un paso en falso provocó que su pie se hundiera por la frágil madera; el chuunin inmediatamente dio uso del efecto del arma extensible de la cuchilla de su Genkonaifu, provocando que el esqueleto tomara su distancia. Por otro lado Hwa seguía eludiendo las ofensivas de su enemigo, paseando su mirada aquamarina por todo el perímetro en búsqueda de alguna idea que le permitiera librarse de la calaca; observar a su compañero de aldea fue lo suficiente como para que el foco se prendiera en su mente.

    La de cabellera purpúrea comenzó a correr hacia la zona más inestable de la edificación donde se hallaban, atrayendo al huesudo hacia ella, el crujir de la madera fue señal para que Airin supiera que era hora de hacer funcionar su plan. La genin retrocedió de un salto siendo seguida por el esqueleto, el mismo que blandió su lanza que iba a impactar de pleno en la ninja médico, quien a último segundo lanzó una kunai por la cual se reemplazó para colocarse a salvo, ¿el resultado? La calaca había clavado su alabarda, provocando que se quebrara la superficie por donde cayó.

    —Tal vez Piero e Isamu no bromeaban con decirme sellos locos —musitó Cotton Candy que mantenía su distancia con la antigua princesa oriental, ambas siluetas se acechaban como cazador a su presa. Era bastante simple para la jounin el impactar un sello explosivo, el problema es que seguro los colocaría en peligro si se atrevía a ello; Setsuka empuñó su Jouro Senbon, disparando proyectiles contra su contrincante que por su contextura, no se veía afectado por ello, tan solo retrocedió.
    —Los huesos se rompen, eso es todo —pronunció la ANBU de la Hoja, la misma que tomando impulso, dirigió una patada alta a la altura de las costillas de la calaca. Un fuerte crujido se hizo presente así como también la realeza de huesos salió disparada contra la superficie más cercana, seguramente desecha por el hecho de la fuerza que poseía Hori.
    —¡Kyoko-San! —Exclamó Fukuki, quien al observar a la de cabellera azul, giró su rostro hacia sus compañeros percatándose que los de Rayo se hallaban al lado de Kaito, al igual que el esqueleto fracturado que era enemigo del antiguo rocosos.
    —Percibo más presencias acercándose, seguramente serán más calacas —informó el chuunin, recuperando el aire perdido por el peligro al que estuvo expuesto.
    —Cambiemos de camino, no es buena idea enfrentarnos contra esas cosas en esta edificación tan frágil —ordenó la jinchuuriki de la bestia de tres colas.
    —¿No estarán siendo manipuladas por algún usuario? —Cuestionó Rin para negación de Aoi.
    —No creo, además solo se me ocurre un clan que podría hacerlo y dudo que formen parte de esto, aunque admito que poseen algunos miembros que dejan mucho que desear —Contestó la sub capitana, mentalmente no pudo evitar escupir a Shigeki(?), además de recordar al obsesivo de Biel—. En fin, prosigamos.
    —Aunque eso sería más lógico en esta situación —
    opinó Kumi, secundando a la idea de Airin.
    —El mundo shinobi es muy misterioso, tal vez no sea tan irreal —comentó Tsuka con una sonrisa.
    —¡Rápido, no tardarán en llegar! —Se quejó Serafín.


    Kari WalkerKari Walker M4xM4x ShioryShiory
    Maybe me salió larguito xDUu Ready /o/
     
  10. Camila Cabello

    Camila Cabello Love Only

    Registrado:
    20 Ago 2008
    Mensajes:
    1,956
    Temas:
    99
    Calificaciones:
    +410 / -0
    Las escaleras de madera, que simulaban a un queso, no tenían ninguna buena pinta como para ser usadas. Piero miró a sus compañeros, era la única manera de subir si querían ver qué era aquello que se había movido en el piso superior, ¿era necesario descubrirlo? No tenían idea, pero realmente debían saber que no se tratara de algo de suma importancia para su misión. El pelirrojo fue el primero en dar un paso con cuidado, ejerciendo peso para asegurarse que no se rompiera cuando levantara el otro; fue poco a poco apoyando cada paso con sumo cuidado, Amaya fue la segunda en ir, siguiendo los pasos de su superior, luego Jasmine siendo continuada por Jorund y finalmente, Anba.

    El sonido de la madera crujía bajo los pies de los ninjas, algunos pasos rompían uno que otro tablón que ya cedía por el tiempo. Anba seguía muy de cerca al chico de cabellos morados, notando algunos pasos en falso, la chica optó por posar una mano en la espalda de su compañero mientras le daba pequeños empujones para asegurarse que fuera a buen paso y en buen sentido. Sin embargo, fue Piero quien, por ir de primero, hizo ceder un escalón, su pie se fue hacia abajo y pudo haber seguido por todo su cuerpo si la albina del grupo no lo tomaba de su vestimenta jalándolo hacia ella; El mayor sintió su corazón latir a mil por hora, sobre todo cuando al mirar por el nuevo orificio sólo pudo notar el vacío que se encontraba bajo aquella ciudad.

    La atención del quinteto se vio atraída a una nueva serie de sonidos, quizás originados por el que había logrado Piero, ¿se trataría entonces de algún animal? Los chicos continuaron subiendo luego del peligroso entretiempo. Al final de la escalera había otra puerta antigua, que parecía estar en mejores condiciones a comparación con lo que ya habían visto del edificio. El Jounin abrió la puerta, está dejó salir un molesto chirrido y se trababa con el suelo, al parecer su apariencia engañaba, por lo que el varón tuvo que ejercer más fuerza de lo pensado.

    El olor a humedad invadió sus fosas nasales cuando los cinco ninjas entraron a la habitación, no obstante, eso no fue lo que más llamó la atención del grupo, ya que todo el edificio se caracterizaba por dicho olor, sino que había otro aroma en el ambiente, lo reconocieron como un tabaco encendido ¿cómo era posible? La neblina dominaba el sitio, junto al polvo, sin descartar la posibilidad del humo del cigarrillo.

    Jorund se armó de valor, entrando más de lleno a la habitación, pero fue detenido por Jasmine quien tiró de su brazo para regresarlo a su posición, Sturm la miró extrañado buscando la explicación a tal repentino acto.

    El suelo. —Fue lo único que dijo la de cabellos azabaches.

    Todos miraron el suelo, la misma situación de la escalera se repetía en el suelo de madera de ese piso. Lo único que los calmaba era que, si caían se encontrarían con el piso anterior ¿no? Aunque, ¿sería este tan fuerte para recibir un cuerpo caer de esa altura?

    Awww, yo quería verlo caer. —Una voz retumbó por la habitación, los ninjas se pusieron en guardia al no reconocerla.
    ¿Quién está ahí? —Cuestionó Amaya sosteniendo firmemente un Kunai.

    Poco a poco, de la neblina y el polvo, notaron un punto rojo que se encendía y se iba a acercando a ellos, la silueta a su vez se iba haciendo más clara. Un hombre de estatura media y contextura normal se posó ante ellos, un cigarro descansaba entre los dientes amarillentos del sujeto mientras con su mano se rascaba una nalga.

    Pudieron ser más silenciosos, me interrumpieron mi tiempo de meditación —volvió a hablar mientras los veía con el ceño fruncido, ninguno de los ninjas se movía de su sitio pues el suelo los ponía algo nerviosos además que, la manera en que se movía aquel hombre, les dejaba en claro que se sabía con memoria por dónde podía caminar y por dónde no.
    ¿Qué hace aquí? —Cuestionó el de cabellos morados con muy poca simpatía.
    Mejor dicho: ¿qué hacen ustedes aquí?
    Déjese de juegos —advirtió Anba con una expresión de fastidio —Somos cinco ninjas experimentados, creo que está clara su desventaja.
    ¿Segura? —El hombre sonrió de una manera muy escalofriante.

    Luego de la pregunta del fumador varios pasos se escucharon por la habitación, lo cual preocupó más al quinteto. Empero, casi se echan a reír cuando un grupo de chimpancés se detuvieron a los pies del varón.

    ¿Primates? —Amaya pensaba que tenía que estar de broma.
    ¡Uh ah! —Uno de los monos exclamó mientras se apoyaba en sus patas delanteras indicando autoridad a la chica.
    Disculpa —respondió la chica, pero luego sintiéndose algo tonta por estar lamentándose con un chimpancé.
    Hijos, ya saben que hacer —habló el desconocido mientras le daba una gran calada al cigarro.

    Sin esperar un segundo los animales se abalanzaron contra el grupo de ninjas, que respondieron con simples puñetazos para alejar a los monos, sorprendiéndose por los agiles que eran estos ya que los esquivaban y en cambio, aprovechaban para montarse por la extremidad. Jorund tenía un par de monos a su espalda, los animales comenzaron a golpear al chico en la cabeza con sus manos. Jasmine tenía otros dos abrazando sus piernas para dificultar su movilidad. Anba golpeaba y o pateaba a un mono pero éste era seguido por otro que se le iba encima repitiendo la escena varias veces. Piero ya había sacado de combate a uno de los monos pero eso parecía enojar más a los otros y enfocarse en él lanzándose todos a la vez. La situación más curiosa sería la de Amaya, quien tenía a cuatro monos con ella, pero estos no buscaban golpearla sino que parecían estar luchando entre ellos por la chica, los primates les lanzaban besitos o le hacían cariño.

    ¡Ya basta! —Exclamó el berenjeno perdiendo la paciencia, realizó una serie de golpes conocido como Kaneten para quitarse a los animales de encima, rápidamente corrió a ayudar a sus otros compañeros dejándolos en mejor posición. Alguno de los animales caía en un tablón que hacía que cayeran al piso de abajo.
    Esto no se acaba —habló nuevamente el fumador, hizo unos sellos de manos y se convirtió en un gorila que, con gran rapidez, le propinó un golpe a Anba haciéndola chocar contra una de las paredes, Jasmine se acercó a socorrerla.

    Piero sacó su látigo, moviéndolo con gracia y atrapando una de las extremidades traseras del, ahora, animal, tirando de ésta haciendo que cayera sobre las maderas con su rostro, el cigarro cayó de su boca enojando al gorila quien se libró del agarre, volvió a ponerse su cigarro y se dirigió hacía el pelirrojo. No obstante, el enemigo no pudo llegar hasta la ubicación del Jounin porque un Mizurappa realizado por Amaya, lo empujó contra la puerta por la cual habían entrado los ninjas, está se rompió causando que el animal cayera por las escaleras terminando de romperlas.

    Luego de que el equipo verificara que cada uno de los integrantes estuviese bien, comenzaron a moverse con cuidado por la habitación. Sorprendiéndose al encontrar toda la habitación amueblada, con comida y algunos juegos de mesa, al parecer aquel extraño hombre vivía ahí con los monos. Jasmine rebuscó entre un escritorio que tenía muchos papeles encima, encontró lo que parecía ser un mapa casero de los edificios de alrededor, unos garabatos hacían el papel de anotaciones y unas calaveras en tinta roja se encontraban en ciertas partes de los edificios. Entre otras cosas, también encontró una llave dorada que, a comparación de todo lo demás, estaba muy bien cuidada por lo que decidió tomarla ya que de algo de importancia debía de ser.

    Debemos seguir, hemos perdido mucho tiempo aquí e hicimos mucho ruido —ordenó el mayor mientras buscaba la salida del edificio, encontrándose con la conexión a otro. Todos los siguieron, siendo Jorund el último porque decidió tomar un par de bananas para comerse en el camino.

    MirtoMirto JudasJudas KiyoeKiyoe
    Postear a las 4 de la mañana = Monos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. M4x

    M4x

    Registrado:
    21 Ago 2009
    Mensajes:
    797
    Temas:
    22
    Calificaciones:
    +95 / -1
    El equipo volvió sobre sus pasos ante la eminente amenaza, cuidando de no pisar los tablones más desgastados o derruidos. A los pocos metros de la entrada había una escalera que conducía a la primera planta, un rápido ademán por parte de la peliazul le hizo entender que tomarían ese camino. Los tablones crujieron ante el paso del grupo pero aparentaban soportar una carrera por sus escalones, los sonidos lastimeros de la madera seca hacían eco y se funcionaban, extrañamente, con el silencio sepulcral del castillo de la Reina Sol.

    Los rayos del atardecer se proyectaban hacia el centro de la estructura donde hacia destellar las grandes retazos de telas que descendían cual cascada por el centro de los múltiples niveles. Los shinobis, lejos de poder apreciar un poco la belleza del decorado, trotaban por el balcón en qué consistía toda la primera planta alertas ante cualquier indicio de sus atacantes. Un rápido escaneo por parte del ninja sensorio corroboró que aquella zona era segura, al menos por el momento. La subcapitana ordenó entonces que inspeccionaran la zona y el nivel superior, repartiéndose en parejas de a dos.

    John y Airin partieron hacia el siguiente piso, el cual se asemejaba al ya conocido, pero con la diferencia el mirador se descontinuaba y en vez de seguir la forma circula de la fachada, se internaba dentro de este en lo que suponían debió ser el área de habitaciones. La fémina de Raku se percato que ya en esa sección, la fachada parecía menos derruida y frágil, probablemente sería una buena opción asentarse allí para decidir su siguiente pasos.

    Busquemos una habitación— comentó ella. John la miro por unos segundos, hasta que Airin comprendió el doble significado de sus palabras—D-digo, no me refería a eso—corrigió rápidamente, atropellando las palabras— ¡La estructura de este lugar parece más resistente y podríamos usarlo para descansar un poco!

    Tienes razón. El ascenso fue algo agotador y no sabemos hasta cuando seguiremos avanzando antes de encontrar el flanco desprotegido— razonó el Chunnin, apoyando la idea de su compañera.

    ¡Exactamente! — Las ruborizadas mejillas de Airin eran algo que no pudo ocultar pero para su fortuna, su compañero se había adelantado y ya no la veía. John sintió su respiración agitarse y una gota de sudor deslizarse por su sien, no podría reconocerlo abiertamente pero por un instante pensó realmente en la propuesta de la chica. La estimaba mucho y se había compartido en su amiga luego de la partida de Hana de la aldea, pero eso no quitaba que también la veía como mujer.

    Ambos exploraron la zona en silencio, algo incómodo al principio, pero lograron enfocarse en su cometido. La zona en sí tenía polvo y telarañas, pero al contrario que la entrada y el primer piso, el suelo no crujía, el ambiente era menos denso y se podía sentir una leve brisa que aminoraba la tensión en sus cuerpos. Se encontraron con 5 puertas dispuestas enfrentadas entre sí, salvo una que se encontraba al final de corredor.

    —R
    evisaré esta del frente y tu ve al fondo ¿De acuerdo?— propuso Hwa.

    Ya había pasado un tiempo desde que había llegado a aquella aldea y el sol comenzaba ya a ocultarse en el horizonte; John pudo notar esto ni bien entró en la última habitación puesto que frente a la entrada de esta, una gran cornisa revelaba el paisaje desde aquella altura. Se aferró a su manoplas y a paso cauto inspeccionó el recinto. Había muchas sillas y muebles varios, sillones de terciopelo y roperos de ostentoso diseño que yacían vacios, probablemente ya desvalijado hace años. No encontró ninguna anormalidad y amenaza en los cuartos, los cuales contó tres. Volvió sobre sus pasos para encontrarse con su compañera pero se detuvo ante el ventanal que daba hacia el exterior, una rápida mirada le bastó para entender que desde allí se podía ver las nubes que cubrían todo la geografía, a pesar de ello, desde ese lugar se podía distinguir la siluetas de las estructuras vecinas.

    Un gritó lo hizo despabilarse, sus músculo se tensaron y emprendió la carrera de vuelta por el corredor sin molestarse en cerrar la puerta por la que había entrado. Juzgó rápidamente la situación según lo que veía: A su izquierda había una única entrada abierta y podía asegurar que el grito que oyó surgió de allí. Célere se movió hacia la habitación y al llegar a este, observó a su compañera forcejeando con un esquelético. Sus largos dedos sin evidencia ya de piel, músculos o venas, la apresaba por la malla y la atraía hacia su boca cadavérica.

    ¡Déjame Mierda! —lanzó furiosa a la vez que trataba de romper o desarmar las articulaciones de su atacante. Era increíble la fuerza que poseía aquel ser reanimado pero no fue suficiente para soportar la patada que le propinó John y la consiguiente lluvia de puñetazos que desató sobre este.

    Del atacante solo quedó entera la mano que aún sujetaba una porción semi arrancada de la malla de la fémina.

    ¿Estás bien? ¿Qué paso?

    No te preocupes, no me hizo nada. Pasó todo rápido, inspeccionaba la sala y me llamó la atención un sillón envuelto en sabanas, me acerqué para sacarlos y fue allí que eso me atacó. ¿Y a ti?

    Estuve inspeccionando el cuarto del fondo, no había nada en particular pero tiene un balcón que nos permite ver kilómetros hacia el sudeste o este, no estoy seguro. Menos mal que no te pasó nada, aunque no puedo decir lo mismo de tu ropa.

    Bueno, podría ser peor. De cualquier forma siempre quise probar un vestido con escote abierto—Bromeó la chica con tranquilidad e inocencia. Y fue allí que observó como yo caía en cuenta del detalle de sus pechos, los cuales se revelaban copiosamente en la nueva abertura.

    Ambos se voltearon rápidamente y no dijeron nada en absoluto. La chica arregló sus ropas como pudo y el grandote se excusó diciendo que buscaría al grupo para informarles las nuevas noticias.


    ShioryShiory Kari WalkerKari Walker BelgiumBelgium Listo!, perdonen la demora. Este post sirve de pie para shiory, luego arreglo errores de dedoooooooooooooooooooooooooooooooooooos
     
    Última edición: 11 Dic 2016
  12. Shiory

    Shiory -다시 시작하는 거야-

    Registrado:
    27 Nov 2008
    Mensajes:
    917
    Temas:
    50
    Calificaciones:
    +407 / -1

    Para cuando el dúo de Rakugakure terminó de inspeccionar esa ala de habitaciones y llegaron de nuevo a la primera planta de donde se habían dispersado, sólo se encontraron con el ninja sensorial que los esperaba.

    Hemos encontrado unas escaleras al segundo piso— informó—. ¿Ustedes se toparon con algo?
    Sólo un esqueleto— contestó Hwa un poco malhumara por el daño sobre su prenda—. Pero nada importante.
    Ya veo. Vamos, nos esperan.

    Los tres shinobis se movilizaron y doblaron en un par de pasillos deteriorados y polvorientos, dando rápidamente con unas anchas escaleras de madera que de igual forma presentaba lo mal que le habían hecho todos esos años de abandono, donde los esperaba la jounin y la médica. Setsuka advirtió la extraña falta de una puerta que los llevase hacia la parte trasera del castillo, y realmente no querían arriesgarse creando uno ellos mismos a la fuerza; pues la frágil estructura podría derrumbarse y no sólo morir ellos en el acto, sino que también afectaría directamente a los que estaban ahora mismo explorando la zona media y baja.

    Sin más opciones, la usuaria de metal aseguró el trayecto antes de tomar la delantera y enseguida llegaron al nivel superior. Ese piso no era muy diferente al anterior y sólo difería en que en lugar de tener varias alas de habitaciones, aquí sólo se extendían dos pasillos hacia los costados y un pasillo centrar con una gran puerta derrumbada que mostraba el interior de la amplia habitación tras ella. Seguramente se trataba de la sala principal donde solía estar la antigua líder de Yamatai. En ese entonces, el chuunin de relleno advirtió que varios seres esqueléticos habían llegado y andaban merodeando la entrada.

    Sin más tiempo que desperdiciar, los jóvenes se dispersaron en busca de algo que los llevase hacia el exterior, mas otra vez todo el perímetro se erguía de paredes con solamente algunas ventanas con madera invadida de musgo. La vena en la frente de la peliazul no tardó en aparecer cuando todos se encontraron en sin ninguna pista en esa sucia sala de trono.

    Malditos arquitectos inútiles— espetó para descargarse—. ¿Por qué harían un edificio sin...?— Antes de que pudiese terminar su oración una fugaz idea cruzó su mente, llevándola a acercarse automáticamente a la pared más cercana y comenzar a palparla.
    Uh, ¿qué haces?— cuestionó el ninja sensor un tanto preocupado por la aparente bipolaridad de la superior.
    Tú sólo cállate y haz lo mismo, Serafín.
    Esperen, ruinas antiguas— pausó antes de llegar al mismo razonamiento—. ¡Lo que quiere decir que...!— comprendió enseguida la genin de mirada cristalina e imitó a la Jinchuuriki.
    ¡Pasadizos secretos!— se emocionó de momento Cotton Candy.

    Tras pasados unos pocos minutos, John sintió un cambio de material y consistencia en una esquina de la habitación. Al raspar cuidadosamente dicho obstáculo, divisó entre la cada vez más envolvente oscuridad lo que sería el marco de una puerta y llamó a los demás. Luego, quiso abrirla, mas la cautelosa ANBU de la Hoja lo detuvo. Entendiendo las intenciones de Aoi, el moreno creó dos clones de sombra, quienes serían los encargados de efectuar la tarea. Mas todos se viraron hacia las escaleras cuando el sensor del equipo volvió a advertir sobre la proximidad de los enemigos, quienes en ese mismo instante se encontraban subiendo las escaleras hacia ellos. Presionados por una posible batalla, desbloquearon el pasadizo. Sin embargo, eso desencadenó que desde el otro lado del bloque removido se esparciera una especie de gas o nube que envolvió automáticamente el cuarto. Efectivamente era una trampa.

    Temiendo que se tratara de un gas venenoso o somnífero, los shinobis retrocedieron y se acercaron a las ventanas conteniendo el aliento, pero pronto se darían cuenta que no se trataba de ello. La masa de gas esparcida se comprimió repentinamente tomando ahora una forma más símil al algodón, sólo que oscura, y de allí comenzó a "llover" lo que aparentaban bolitas negras un tanto viscosas.

    ¿Qué es eso?— se intrigó Fukuki estando alerta ante el menor movimiento. Al siguiente momento, como si fuese para disiparle la duda, esas pelotitas comenzaron a rebotar velozmente por toda la habitación de una forma descontrolada. Habiendo sido sorprendidos por la oscuridad, los ninjas recibieron un par de impactos antes de que pudiesen tomar sus posiciones defensivas y contraatacaran. Kumi y Aoi se basaron en sus movimientos taijutsu para intentar destrozar esos entes, mas se dio cuenta que con cada impacto lo único que lograba era separarlos antes de que se reúnan de nuevo, comportándose como el mercurio. Por otra parte, la roquita rosa(?) efectuó Doton: Odei-Tai, transformando su brazo en una capa de lodo con la que amortiguó varios golpes; mientras tanto Airin se apresuró a moldear una especie de escudo tras el cual también se protegió el varón de transmisión a la vez que contratacaba. Pero algo resultaba sospechoso, puesto que el impacto que recibían no dolía demasiado.

    ¡Auch!— se quejó repentinamente Rin llevándose la mano libre a su muslo, donde encontró algo resbaloso pegado en ella. La oscuridad no le permitía ver bien, pero de todas formas logró tomarlo entre sus dedos y lo acercó a su rango de visón, identificándolo como una especie de sanguijuela pero con una gran boca parecida a las de las hormigas y mantis—. ¿Qué demonios es esto?— De hecho, al fijarse más detalladamente, tenía varios de esos adheridos sobre diferentes partes de su cuerpo. Lo mismo notaron los demás sobre sus cuerpos y el dolor de la mordedura no tardó en llegarles. Probablemente esas cosas negras se trataban de alguna invocación por sello y en realidad eran parásitos o algo parecido.

    A pesar de considerar que de todas formas podrían pasar ignorando la amenaza, para infortunio de los presentes ahora toda superficie del lugar se encontraba cubierto de un capa de una sustancia muy resbaladiza, ocasionando que, con cada golpe recibido, fuesen fácilmente desplazados hacia diferentes direcciones. De hecho, hasta con estabilidad de chakra en los pies resultaba difícil mantenerse en equilibrio, por lo que en un movimiento errado Kumi y Setsuka terminaron en el piso.

    Con la imposibilidad de moverse y con los esqueletos a pocos escalones de que entrasen en un rango de visión en el que los jóvenes serían expuestos, la de hebras azuladas evocó el jutsu Katon: Honooken, cubriendo sus extremidades a la vez consiguiendo que las sanguijuelas en esa zona se volvieran cenizas. Entonces notaron que los seres parasitarios se desviaban del calor, cambiando su trayectoria. Kyoko sonrió victoriosamente y apoyó sus manos en el piso resbaladizo, consiguiendo confirmar su teoría: esas criaturas eran débiles al fuego, y lo mismo ocurría con su moco.

    Aunque parecía una pose un tanto tonta, la líder corrió por la habitación agachada con las manos cerca del suelo a fin de llegar hasta sus aliados a la vez que creaba "caminos" secos por donde no se resbalarían, pero tenían que moverse rápido porque el constante contacto de las criaturas sobre esos recorridos volvía a cubrirlos con la sustancia indeseada. Así, logró que todos pasaran por la entrada secreta antes de que los soldados muertos llegasen hasta la habitación. Fue inevitable el exponerles su presencia, pero al menos los enemigos tendrían problemas para pasar por ahí, lo que les brindaba suficiente tiempo para cumplir el objetivo.


    Kari WalkerKari Walker M4xM4x BelgiumBelgium Algo largo y medio meh, pero listo /o/ (luego corrijo errores)
    Milo-samaMilo-sama Gracias por esperar!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 11 Dic 2016
  13. Ninshuu

    Ninshuu Gran abuelo

    Registrado:
    27 Sep 2016
    Mensajes:
    68
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +18 / -1
    TRAMA

    Nuevas indicaciones

    1. Su escuadrón será atacado en una emboscada orquestada por un grupo de samuráis & arqueros (que a fin de cuentas, también son samuráis). Ustedes deciden cómo se distribuyen estos guerreros entre sus grupos. Ya ustedes están coordinados y no quiero tomarme el atrevimiento de escoger por mí mismo quién ataca a quién.

    • Tendrán varios días para combatir contra los samuráis (dos o tres días) por lo que no tienen por qué hacerlo todo en un solo post.
    • Ningún samurái general (Jounin) puede morir.

    Se trata de un grupo samurái compuesto por 22 de ellos (10 soldados y 10 tenientes genéricos. Otras indicaciones estarán más abajo; y 2 generales).

    Los samuráis genéricos constan de:

    • Espadas elementales que dominan el raiton y suiton. Estas espadas no crean ataques poderosísimos; son más como ataques rango C/D [Soldados= Genin]
    • Espadas elementales que dominan lo anterior, doton e hielo. Estas espadas generan ataques más potentes pero se mantienen dentro del rango C/B [Tenientes= Chuunin]
    • Los samuráis no se refieren a sus elementos como “katon, fuuton, doton…”, más bien: “control del fuego, control de tierra, control del viento”.
    • Algunos samurái de rango soldado y teniente son arqueros (máximo tres de cada rango) y estos arqueros lanzan flechas poco convencionales, hechas de un mineral de color negro que es capaz de alterar el flujo y moldeo de chakra en los shinobi. Aunque el mineral sea pesado, los samuráis han conseguido que su trayectoria sea tan veloz como el de una flecha normal. Estas flechas son capaces de atravesar barreras (romperlas) y ninjutsu.
    • Entiéndase que el daño con estas armas es igualmente peligroso en todos los sentidos porque son katana y flechas y no pierden su capacidad de armas blancas (sus armas poseen los efectos de filo perfecto y gran calidad; las flechas poseen puntería infalible).
    • Estos samuráis saben moverse con destreza por la zona.

    Los samuráis tienen amplios conocimientos del chakra, pero no lo moldean directamente sino a través de sus espadas.


    Fichas de los samuráis:
    Sistema - Compendio de samuráis - Naruto World | Foros Dz
    Sistema - Compendio de samuráis - Naruto World | Foros Dz
     
    Última edición por un moderador: 11 Dic 2016
  14. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,759
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +379 / -28
    Otro choque de metales se escuchó, mas ahora el Nidaime no había sido el receptor de tal ataque, sino que se escuchó a unos metros de su posición. Seguramente alguno de sus compañeros estaba haciéndole frente a cualesquiera que fuese la cosa o persona que les estaba atacando en esos momentos, seguía vivo el perteneciente a la alianza de eso su sensor no dudaba en informarle. Alzó su katana a duras penas interfiriendo con el camino de una lanza que intentó atravesarlo, sostuvo con fuerza impidiendo que el arma se moviese de más y se acercó lo suficiente para que sus ojos lograsen observar quien estaba detrás de ese ataque. Sus orbes se abrieron con sorpresa al mirar una figura casi transparente frente a su persona, era una mujer de largos cabellos grises y de vestimenta muy antigua de toques reales; cualquiera diría que los fantasmas no eran reales, pero estaban en el mundo shinobi, lo irreal se volvía real.

    La fémina desapareció de su visión con el movimiento de una simple brisa que pareció borrarla de la existencia, empero, el sonido de otras batallas llevándose a cabo, le alertó que la joven estaba dispuesta a todo menos a detener su ataque. ¿Por qué los querría afuera del poblado? Será que… ella era el espíritu de la emperatriz Himiko? Un espíritu aun presente para defender el lugar que llamó hogar a pesar de haber destruido a todos, parecía la única explicación aparente por los momentos, pero ¿Cómo derrotas a un fantasma? No había ningún chaman, gurú, mago o bruja por los lugares que él conociese.

    Prepárense para la retirada, iremos directo al punto de reunión esperando que todos ya se encuentren allá. A mi señal todos se dirigen al palacio—informó el ANBU.

    Seiya aprovechó los momentos sin ser atacado para unir sus manos en una serie de veloces sellos, para después llevar sus manos hacia su abdomen y apretar con fuerza contra esa zona. Desde su boca salió disparada una fuerte y veloz corriente de viento en línea recta que se llevó consigo la nieva a su paso, despejando de esa manera un camino y recuperando temporalmente la visión de los involucrados.

    Los integrantes del equipo unos aprovecharon esos momentos para retomar su camino hacia el palacio, mismo que se encontraba frente a ellos y con camino despejado, a la mayor velocidad que les fue posible para escapar del peligro del instante. La niebla alrededor de ellos intentó engullirlos y hacerles perder el camino, más la rapidez con la que se movía les permitía avanzar aun con visión libre. Flechas, seguramente fantasmagóricas fueron lanzadas, empero ninguna logró dar con su objetivo al estar este en movimiento y al regresar el impedimento blanco a su lugar.

    Como si de una película de acción se tratase, la entrada que daba comunicación al barrio del proletariado con el palacio comenzó a cerrarse por algún tipo de mecanismo antiguo, teniendo que barrerse los ninja para lograr no quedarse afuera.

    —¿Ya llegaron los demás equipos?— cuestionó Haruto.

    —Sí, ya están aquí— respondió el de mayor habilidad sensorial, pero el ceño que portaba en su frente les indicaba que algo no andaba bien—, pero no somos los únicos.

    Tuvieron que sostenerse de las paredes y pilares más cercanos cuando otro mecanismo oculto se activó y el suelo comenzó a sacudirse ¿todos esos movimientos fueron parte de la construcción original? Parecían demasiado tecnológicos y poco habituales para un poblado tan antiguo de Kaminari no Kuni, tal vez alguien había estado ya en el palacio haciendo de las suyas. Solamente una parte del piso inferior comenzó a elevarse mientras el techo se abría para darle paso a la estructura elevándose. No fue necesario que el líder del equipo diese la indicación de ponerse en guardia y estar listos para cualquier ataque, el simple hecho de haber sido encerrados, estar en movimiento y de presencias extrañas era suficiente evidencia para un dato: habían sido emboscados

    —¿Qué está pasando? — fue la cuestión que no tardó en ser preguntada cuando el escuadrón dos nuevamente volvió a estar unido sin intención de los mismos por tal tarea.

    —Hikari, esto se va a ir al carajo— comentó la novia del Hokage acercándose a su amado, quien solo asintió, inhalando y exhalando para dejar sus pensamientos fluir.

    Dos puertas a las laterales, ocultas como si se simples paredes se tratasen, se abrieron dejando salir de ellas una de las peores noticias de esos momentos: samurái. No fue necesario que ningún sensor lo comunicara, la forma de entrar de dos de ellos indicaba su mayor posición y poder entre las filas de los espadachines, un hombre y una mujer ¡Que viva la equidad de género!

    —Si luchamos aquí será un desastre— por no decir desmadre, fue lo implícito dicho por Setsuka.

    —¿Dividir y vencer?

    El líder y la sublíder solamente asintieron a las palabras del arlequín, parecía ser la mejor idea en aquel momento. Horu mantuvo su mirada sobre la fémina samurái, estudiando cada detalle que pudiera obtener antes de que la batalla se llevase a cabo, Kyoko tomaría a la otra gran pieza de ese ajedrez.

    —¡Hey! ¡Por qué esa cara tan seria! — vaya, al parecer era hombre.

    —¡Arqueros!— no supieron ni quien había emitido la alerta, los de mayor rango entraron en modo automático desde ese momento.

    Los dos ANBU colocaron sus manos contra el suelo, y sin la necesidad de sellos de mano, alzaron dos paredes de roca que superaban el metro de altura, al mismo tiempo que la Jounin de Iwagakure llevaba a cabo la misma técnica y cubría el franco que había quedado al descubierto. El sonido de armas, mejor dicho flechas, clavándose contra las paredes de piedra no tardó en escucharse.


    @TODOS son muchos
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 12 Dic 2016
  15. Kari Walker

    Kari Walker Into you

    Registrado:
    27 Nov 2009
    Mensajes:
    2,389
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +386 / -9
    —Creo que no está funcionando —mencionó Isamu, tras percatarse de que las flechas lanzadas repentinamente creaban agujeros en las barreras Doton que los protegían de las mismas.

    Los creadores de dichos muros también se dieron cuenta de ello, deshaciendo sus anteriores creaciones para realizar unas nuevas que siguieran mermando el avance de los proyectiles; estos no se detuvieron hasta que terminaron de atravesar las barreras y se clavaron en el suelo tras haber sido esquivadas con menos dificultad, al haber perdido la velocidad que tenían desde el principio. Los ninjas visualizaron a los perpetradores del anterior ataque, siendo tres de ellos quienes portaban un arco y la pose de lanzamiento.

    —Pelear aquí es un peligro incluso para nosotros —mencionó el samurái general de mayor edad, visualizando los agujeros en el suelo realizados por las flechas —. Vamos a tener que dividirnos. Tal vez eso también lo haga más divertido… —Chika sonrió y miró a su acompañante, mismo que estaba muy ocupado acomodándose las mangas de su vestimenta —. Oye…
    —Te estoy oyendo, te estoy oyendo —
    mintió, sin despegar la mirada de sus prendas. El bromista de dientes filosos rodó los ojos y procedió a chasquear los dedos, de tal forma que la estructura sobre la que se encontraban todos se sacudió de nueva cuenta.
    —Parece que tuvieron la misma idea —Comentó Piero, haciendo una expresión de asombro exagerada conforme la plataforma empezaba a dividirse.
    —¡Ya saben lo que deben hacer! —Exclamó el Hokage, quien se mantuvo en su sitio junto a Anba, Amaya, Lorraine, Hiryu y Haruto, el ninja de la división de teletransportación.

    El mandatario le echó un rápido vistazo a su compañera sentimental, pidiéndole… no, exigiéndole que sobreviviera a la lucha que a continuación se desarrollaría. Ella asintió con seriedad mientras era arrastrada hacia otro sitio junto con John, Jorund, Airin y Jasmine, una ninja médico. El resto (Peekaboo y Serafín) también se perdieron tras una oscuridad que siguió al movimiento brusco, el cual terminó hasta que la plataforma dividida en la que estaban se hubo detenido por fin. La luz se hizo en ese mismo instante, en el que notaron que ahora se encontraban en lo que parecía el techo del castillo… Sin embargo, ya no se encontraba en condiciones precarias como el resto de la estructura, sino que se había construido una superficie de hierro que se hallaba afianzada a las montañas a los lados. ¿El resto del escuadrón? Quién sabe. Ahí solamente estaba el nuevo grupo de Hori y cuatro samuráis donde el que más sobresalía era uno de cabello blanco y sonrisa perturbadora.

    —Supongo que eres el más fuerte —más que creerlo, la jinchuuriki del Sanbi estaba segurísima de eso. Zen dejó lo que estaba haciendo (mirar hacia cualquier otro lado, distraído, ignorando a sus enemigos) para observar a quien hubo proferido aquellas palabras. Se mantuvo callado los primeros segundos hasta que…
    —Tu expresión me recuerda a la de un perro —soltó sin más, con una sonrisa traviesa.
    —¡¿Qué?! —Tanto su ceño fruncido como su vena palpitando en la sien se pronunciaron más tras oír esa estupidez. ¿Qué clase de samurái idiota hacia ese tipo de comentarios.

    El resto de ninjas también se sorprendió por la actitud del general, no obstante, lo que los agarró desprevenidos fue el ataque directo del samurái soldado y sus flechas. John se dio prisa para elaborar unos rápidos sellos de mano y elevar unas rocas en el aire, ya que ahí había de sobra. Dio la orden y estas se interpusieron en el camino de los proyectiles negros, desviando su trayectoria y causando que se estrellaran en el suelo e hicieran algunos agujeros. El soldado chasqueó la lengua ante su fallo, lo cual ni siquiera hizo que su líder se inmutara. Los ninjas sabían que esas flechas serían molestas y por ello debían deshacerse antes del más debilucho, quien se situaba a las orillas de la plataforma. Decidida, la peliazul lanzó un shuriken en su contra, algo tan simple que no sería difícil evadir, incluso aunque el más callado del grupo ayudó en el ataque arrojando una docena de pequeñas bolas de fuego. Tras unos sellos de mano, el kunai de Kyoko se multiplicó en varias decenas, mezclándose con las armas arrojadizas dentro del ataque Katon de Jorund. Acorralado, el samurái intentó lanzar sus flechas en contra de las armas arrojadizas, pero eran muchísimas contra un solo proyectil. Las armas ninja se clavaron indudablemente en algunas zonas de su cuerpo, haciéndolo trastabillar e impidiendo que pudiera defenderse del Fuuton: Daitoppa que lo empujó al vacío y lo eliminó al instante.

    No muy alarmados por la derrota del más débil, pero sí decididos a eliminar a sus enemigos, los dos tenientes blandieron sus espadas elementales y, al unísono, arrojaron un ataque de electricidad y agua, respectivamente, que se combinó e iba directamente a la ninja médico del grupo. El chuunin de Raku se apresuró a llegar hasta su posición, estiró sus manos recubiertas con rocas y desvió el ataque elemental con un par de puñetazos antes de que sus guantes de Doton se deshicieran.

    —Gracias —agradeció Jasmine, recibiendo una mirada de Grandote.
    —Será mejor que retrocedas si no quieres resultar dañada —le aconsejó, a lo que la muchacha asintió y saltó algunos metros hacia atrás.

    Los tenientes tenían la intención de ir tras la ninja médico, mas Hwa se apresuró a lanzar unos sellos explosivos a sus pies para frenar su avance. Pronto captaron la atención del chuunin de Tensai y Aoi, no obstante, esta última solo los observó por unos momentos antes de darse cuenta de que Zen, quien no se había presentado aún, miraba para otro lado y se hallaba ensimismado en su propio mundo. ¡¿Qué acaso no tenía seriedad?!


    Al principio están todos juntos pero luego el post abarca a los que vamos contra Zen (Kyoko, Jonh, Jorund, Airin, Jasmine). No tengo problemas en seguir con la pelea y acabarla (hasta cierto punto) si nadie más le mete turbo :02: #bitch (?).​
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  16. Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,216
    Temas:
    77
    Calificaciones:
    +1,550 / -7
    No podía negar que se había maravillado con la arquitectura de la ciudadela. Desde que pusieron sus pies allí estuvo muy atento de la misma no solo por peligrosa sino también porque le fascinaba saber algo de historia samurái con solo su presencia en un sitio desconocido. La neblina era enormemente intrusiva pero no era nada que su línea sucesoria no pudiese remediar guiándolo con el sonar de su propio cuerpo, sabiendo perfectamente la ubicación de objetos, desperfectos y del propio suelo bajo sus pies.

    Cuando lograron hacerse de un buen trecho para avanzar, se hallaron con monos, cosa que no esperó para nada pero al menos no fueron un gran desafío, lo importante era la llave dorada que lograron encontrar donde estos animales yacían. Jasmin la guardó con ella mientras entregaba aquellos mapas garabateados al Sakasu, el mismo que continuó encabezando al grupo no porque fuese una figura más importante sino por el simple hecho de que sabía dónde estaba pisando. El poder controlar su propio peso gracias al cuerpo de marioneta que poseía le ayudaba de sobremanera a ya no romper nada debajo de sus pies como la vez anterior, consistía en solo cambiar el material del que su cuerpo estaba hecho para que fuese totalmente hueco, algo arriesgado en caso de algún ataque sorpresa y por eso no lo había hecho antes pero ya no parecían tener opción.

    ¿Cuál es el plan? –preguntó Jorund que continuaba comiendo uno de los plátanos que se había robado.

    Encontrar la cerradura a la que pertenece esta llave, pero ya me hago una idea –el pelirrojo estaba por explicarles su deducción. Tomó aquel objeto dorado entre sus dedos, cortesía de Jasmin quien se lo permitió y lo levantó a ojos de cada uno de los integrantes de ese grupo- ¿Ven la forma en que está tallada? Esto es completamente de oro, pero no es demasiado grande, lo que nos dice que las personas que daban uso a esta llave pretendían guardarla con sumo recelo, sin que fuese demasiado evidente. Este orificio de aquí –también señaló con su dedo esquelético uno que se encontraba muy cerca de donde la llave acababa- pertenecía a alguna clase de joya que por supuesto ya no se encuentra allí. Es raro que encontremos una llave de semejante porte en este sitio de la ciudadela en particular ¿No? –preguntó haciendo a los demás reflexionar. Anba fue la primera en dar con la respuesta.

    Es de un pasaje secreto que lleva al palacio –y en cuanto la rubia dijo aquello, Piero asintió con la cabeza sonriente como dándole la razón.

    Alguien a pesar de no ser demasiado pudiente merecía la confianza de la reina del sol, tal vez un soldado infiltrado o un miembro de las familias reconocidas que fue exiliado, nunca lo sabremos…pero en realidad solo estaba haciendo algo de tiempo –mientras hablaba, Piero ya había puesto en marcha su sonar y la extensión del mismo se hacía cada vez mayor a medida caminaba. Cuando estuvo en el rango correcto sintió todo objeto, cada pared, cada construcción delante de si e inevitablemente una de ellas tenía la forma de cerradura correcta. Mientras cerraba los ojos pasaba sus dedos por aquella llave intentando no verla sino sentirla, así como lo hacía su habilidad de radar. Finalmente se vio convencido de que era la correcta.

    La puerta está cruzando unas altas rejas un poco más adelante, vamos.

    Tuvieron que hacer uso de maniobras nuevamente para esquivar esta vez suelo rocoso que se deshacía, algunos saltos para evitar caer en huecos abismales los salvaron de un peor final. Ni siquiera tuvieron que cruzar aquellas rejas de las cuales Juggler había hablado pues se cayeron al suelo cuan altas eran en cuanto trataron de tocarlas. Eso provocó algo de ruido pero nada pareció emerger de la niebla, cosa que los alivió tanto como los preocupó.

    Al hacer calzar la llave en la cerradura la puerta cedió, llevándoles a amplios pasillos oscuros de aspectos muy, muy añejos. Por inercia, se mantuvieron todos cerca de los otros entre sí mientras avanzaban y subían numerosas escaleras, aquel estrecho sitio era laberintico pero comprendieron que al ser un pasaje secreto aquella naturaleza era de esperarse. Lo que no esperaron era que todo empezara a moverse y a asustarlos ¿El castillo se puso en contra de ellos? No fueron los únicos timados por aquello sino que también el resto de los grupos divididos de original escuadrón lo estaba viviendo, logrando que todos se reunieran en un mismo punto.

    Esa no fue la única vez que la construcción parecía tomar vida propia, los grupos volvieron a dividirse y esta vez, Piero se distanció de quienes hasta entonces habían avanzado junto a él. Naturalmente se preocupó por ellos cuando no llevara conociéndolos demasiado tiempo a excepción de Amaya pero no se podía evitar, Peekabo se mantuvo firme, todos juntos en su decisión de enfrentar a la mayor cantidad de samurái de rangos menores con tal de dejar a los demás con menores problemas que lidiar, que no fuesen los generales.

    A diferencia de los otros dos grupos, ellos permanecieron allí, dentro del palacio y aun tras esos muros de roca que anteriormente sus superiores construyeron para defenderse

    ¿Todo bien? –preguntó risitas, de hecho, con una sonrisa nerviosa en el rostro.

    Este no es el momento –le dijo de forma cortante Isamu, tenía toda la razón del mundo al menos esa vez.

    Tienes razón –y tan pronto decidió callar, el payaso creó con sus propias manos dos cúpulas transparentes hechas de sonido alrededor de Setsuka e Isamu con la acción del Hakushu Sōmeikyoku intención de protegerlos de su próxima maniobra. El payaso soltó un fuerte grito que no solo tuvo extensión suficiente para llegar a cada samurái en la zona sino que ganó resonancia por lo cerrado de aquel lugar. Sus jutsus de sonido tenían mayor ventaja en lugares cerrados.

    No tardaron en ver como varios samurái se llevaban las manos a los oídos aturdidos, era ahora o nunca.

    ¡A por ellos! –Peekaboo se preparó y los tres corrieron a la señal de Isamu. Piero ya había transformado uno de sus brazos ya repuesto en un violín, listo para enfrentar lo que sea.


    No puedo creer que pude postear ;_;U

    Tori VegaTori Vega KiyoeKiyoe MirtoMirto Expliqué como fue que llegamos al palacio, sino hubiese sido muy raro.
    BelgiumBelgium NoirExorNoirExor Inicie la batalla de Peekaboo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17. NoirExor

    NoirExor "Albino-master" Moderador

    Registrado:
    28 Ene 2010
    Mensajes:
    837
    Temas:
    48
    Calificaciones:
    +532 / -1

    El trío de jounin y el chunin tras haber presenciado la habilidad del palacio mismo para reconfigurarse tuvieron que conformarse con el complicado resultado de la lotería que el destino les había deparado, sus enemigos ya estaban ahí frente a ellos en posición y listos para el ataque. Los ninjas corrieron en dirección a sus adversarios conforme la escenografía volvía a cambiar para sorpresa de todos los presentes que sintieron una vibración y un ruido de engranajes bajos sus pies. No era la gran cosa, únicamente el centro de la gran sala donde se encontraban había sido reemplazado por una gran estatua, dejando disponible el resto de ese gran espacio cerrado para la batalla. Parcialmente protegidos por una barrera invocada por el Sakasu, el Nagakage fue el primero en hacer contacto con uno de los espadachines que le aguardaba con la espada desenfundada y en posición de guardia, la lanza del jounin azulado chocó una y otra vez con el filo opositor en una contienda sencilla que solo destacaba la fuerza de los competidores. Cada uno de los shinobis se las apañaba en contra de un soldado conforme los hijos del hierro se dispersaban por la zona buscando posiciones ventajosas, sobre todo los tres arqueros que ahora apuntaban y disparaban sus mortales flechas.

    ─ Excelente, como detesto esas flechas. ─ murmuró el de cabellos azules frunciendo el cejo y tomando la decisión de no contentarse más con sus rivales, no buscaría evaluar sus capacidades sino el eliminarles por completo ahorrándose los análisis. Las idas, vueltas, giros y piruetas con la lanza Gokumon se hicieron aún más difíciles de eludir para el soldado que para empezar ni siquiera podía ver el arma con efecto invisible. El filo lastimó un área en el antebrazo provocando que el individuo soltase su katana, no obstante el Nagakage solo tuvo tiempo para patear a su enemigo fuertemente en la quijada para derribarlo ya que una flecha se le venía encima obligándole a rechazarla con un golpe de su armamento tras emplear el Ni-ban sokudo. ─ ¡Katon: Kokuen!

    Aprovechando la nube de humo recientemente exhalada el ninja se aproximó al soldado que había vencido rematándolo con un golpe de codo encima de su cabeza y dejándole inconsciente, su próximo objetivo sería el de acabar con uno de los arqueros que le tenía de objetivo. Para esto Blue Thunder se escondió detrás de la gran estatua central mientras preparaba sellos de manos, tras completarlos se asomó desde su escondite y liberó un Goukakyuu no Jutsu; su siguiente táctica fue el usar Ikioi para desplazarse justo detrás de la bola de fuego que de esta forma era empleada no solo como proyectil sino como escudo en contra del teniente con arco que se vio obligado a esquivar, cosa que pudo gracias a la distancia. Sin embargo el impacto de la esfera ígnea fue recibido de frente por un soldado y un segundo teniente que estaban detras del arquero, ambos se valieron de sus espadas elementales descargando de estas su control sobre el agua.

    ─ Sorpresa… ─ De pocas palabras en una batalla como esa, el ninja sorprendió a ambos enemigos apareciendo por detrás de la bola de fuego y atacando primero al soldado con su lanza, la ventaja fue obvia hasta que el teniente se unió a su compañero disparando desde su armamento un relámpago que impactó de lleno en el varón de la roca, eran como ondas de choque electrificadas y en forma de medialuna que salían disparadas de su espada. Los reflejos aumentados salvaron al Nagakage de la segunda y tercera emisión elemental, con la última de todas rozando por poco su espalda al dar un giro con la lanza conforme bloqueaba la cuchilla del soldado.

    Resistiéndose al poco de aturdimiento que aún le molestaba, el miembro de Peekaboo dio un brinco hacía atrás de manera defensiva lanzando un manojo de tres shurikens en dirección al teniente que optó por golpearlas con su armamento haciendo alarde de su buena destreza con la espada. El error estuvo en que no previó el sello explosivo adherido al segundo proyectil que no le hizo daño completo debido al rebote de la pequeña cuchilla voladora, sin embargo la sorpresa generada fue suficiente como para brindarle al azulado el tiempo para lanzarse con toda la agilidad que poseía contra el soldado, el acero colisionó uno con el otro siendo Gokumon la que apartó con éxito a su opositora para luego asestar un tajo en el hombro izquierdo del hijo del hierro.

    El adversario de Isamu retrocedió debido a la herida que le habían provocado y su enemigo shinobi aprovechó la pequeña distancia en son de saltar y golpearle con un Masatsu bimu en la cabeza, un ataque fatal que hizo volar por los aires al samurái. El jounin ahora solo tenía como enemigo al teniente que se liberaba de su aturdimiento y agitaba su espada expulsando de esta una oleada de rocas puntiagudas difícilmente esquivable para su oponente a tan corta distancia… fue en ese preciso instante de tensión que el ninja se percató de su error un poco tarde, recibiendo el impacto de una flecha en uno de sus costados. El desequilibrio le hizo perder la concentración y recibir algunas pedradas del teniente cercano; el proyectil incrustado en su cuerpo al menos había provocado una herida menos severa gracias a su chaleco protector reforzado, pero ignorar al arquero ya no era una opción.


    ─ ¡Acabaré con esto ahora! ─ Adoptando una posición de combate y redoblando su determinación, el ninja jugó su carta de triunfo al utilizar Kousou Ikioi. El Nagakage desplazándose a 120 m/s prácticamente fue una sombra a ojos del teniente arquero que recibió un codazo en su cara que le obligó a soltar el arco, Isamu continuó ejerciendo presión con golpes de Taijutsu precisos que buscaban las articulaciones y puntos desprotegidos de la coraza samurái.

    El enemigo pudo recuperarse al brincar hacía atrás, le dolían algunas partes del cuerpo debido a las patadas y puñetazos recibidos por el ninja, el hijo del hierro preparó su espada al imbuirla con fuego para potenciar el daño hecho y se lanzó contra Blue Thunder abiertamente. Con su velocidad de desplazamiento y reacción potenciados, el shinobi esquivó con cierta facilidad los ataques cuerpo a cuerpo teniendo dificultades únicamente con el fuego que envolvía la hoja al rojo vivo. Solo cuando el segundo teniente estaba a punto de alcanzar al Nagakage por la espalda fue que el tiempo en la mente de este último comenzó a transcurrir más lento, quizás por la emoción del combate y su boca se abrió para emitir un llamado a toda voz.

    ─ ¡¡Piero!! ─

    El arlequín al escuchar a su compañero entendió el mensaje a la perfección e hizo estallar la barrera de sonido que envolvía al de cabellos azules, como resultado ambos tenientes dejaron salir un quejido de dolor y se tomaron la cabeza con ambas manos, descuido suficiente para que el jounin sujetase a Gokumon con la intención de matar y diera una única voltereta con el filo de la lanza que asestó un tajo perfecto de 360 grados para luego incrustarse en el cuello de uno de los enemigos dejando al otro con una brecha en su armadura que cubría el torso. Con ánimos de terminar, el ninja finalmente se lanzó contra su oponente restante con una entrada dinámica que le empujó hacia atrás, seguidamente usó la lanza como jabalina. El arma voladora empaló el torso del guerrero férreo hiriéndolo mortalmente y acabando de esa forma la contienda.

    ─ Tsk… eso sí que fue intenso. ─ dijo el shinobi acomodándose el cabello y revisando las heridas de su cuerpo conforme se daba un respiro, luego echo a mirar en la dirección de sus compañeros. Ikuto se las apañaba bien en su lucha, lo mismo con Kaito, por otra parte “Setsuka sellos explosivos” seguramente hacía estragos entre los enemigos al escucharse desde allí el sonido de una detonación. El azulado planeaba ofrecerse para ayudar nada más retirase por la fuerza aquella molesta flecha aún incrustada a medias en su anatomía.


    ------
    JudasJudas BelgiumBelgium
    Continuación where(?)
    Dejo por si acaso una imagen de como se ve el lugar donde esta luchando Peekaboo(?)
    [​IMG]
     
    Última edición: 9 Ene 2017
  18. Autor
    Milo 9000

    Milo 9000 Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    4,799
    Temas:
    271
    Calificaciones:
    +2,076 / -187
    Alerta de moderación.


    No teman (?), prosigan con sus apartados y con sus post. La alerta es la siguiente: deben plasmar en sus escritos la retirada de los samuráis, quienes optarán por retroceder tras verse superados. Asimismo, deben completar su misión de cruzar la zona que les fue asignada. Llegarán a un valle montañoso que se pierde en el horizonte, característico del País del Hierro. Está atardeciendo.

    Plazo: hasta mañana a las 6 pm hora venezolana, prorrogable un par de horas más si es necesario.
     
  19. Camila Cabello

    Camila Cabello Love Only

    Registrado:
    20 Ago 2008
    Mensajes:
    1,956
    Temas:
    99
    Calificaciones:
    +410 / -0
    Todo parecía ir de mal en peor, era como si la vida no quería a todo el escuadrón junto, sino que se la pasaba separado a cada instante de esa aventura. El movimiento de las salas fue tan repentino y una habilidad que a muchos les gustaría aprender, pensando en los variados usos que se podría hacer con ella. El grupo que ahora lideraba Hikari había sido trasladado a una sala que aparentaba ser una librería en abandono, muchos estantes enormes los rodeaban en su posición ya que la sala era redonda con el espacio del centro vacío. El Nidaime se aseguró que cada uno de sus, ahora, compañeros se encontrara bien en cuanto el suelo se detuvo, llevándose la grata sorpresa que todos estaban bien y dispuestos para una batalla que se llevaría a cabo; El rubio se concentró ahora en sus enemigos, siendo el que más resaltaba el samurái carmesí quien mantenía una sonrisa de cocodrilo, siendo protegido ahora por tres hombres, uno se distinguía de los otros dos por tener una vestimenta de otro color lo que hacía a los ninjas suponer que se trataba de una diferencia de rango.

    No tienen idea de cuánto llevo esperando este día, —habló el cocodrilo mientras movía sus brazos con emoción. —enfrentarme al Nidaime es un sueño hecho realidad. —Alzó un puño al aire, por encima de su cabeza —Al ganarle, podré tacharlo de mi lista.

    Hikari alzó una ceja debido a la actitud un tanto infantil de su enemigo, sin embargo, las palabras de éste le molestaron un poco porque aseguraba que saldría victorioso de eso. El rubio respiró profundo tratando de evitar que las bromas del samurái le afectaran o mucho menos, que sus compañeros de menor rango notaran la leve preocupación del Hokage.

    Quiero partirle la cara. —La voz de Rose llegó al rubio, quien ahora se centró en su brazalete. Sabía que la Madder odiaba de sobremanera a los hombres y este sentimiento se multiplicaba cuando mantenían una actitud infantil.
    ¡Vamos a divertirnos! —Exclamó el carmesí dándole orden a sus hombres de atacar.

    Como si hubiese sido acordado anteriormente, cada uno de los shinobis se agrupó en contra de los enemigos, Hiryu, Anba y Lorraine se encontraron cara a cara con los dos rivales de vestimentas iguales mientras que Amaya y el chuunin de teletransportación con el de la otra vestimenta. Hikari planeaba ayudar a sus compañeros, pero se vio ocupado con el samurái que no le quitaba los ojos de encima y se acercaba a paso relajado.

    El primero en atacar fue uno de los soldados que, al blandir su espada, unas pequeñas burbujas de agua que eran cubiertas por un campo eléctrico salieron del filo en dirección del trío. Por ser el primer ataque fue fácil de esquivar, pero debían apresurarse y hacer un contra ataque. Anba moldeó una esfera de Ranton y la lanzó contra el soldado que había realizado el ataque, éste se agachó habilidosamente, aprovechando sus piernas recogidas para un impulso y abalanzarse contra la chuunin, pero antes de llegar fue impactado por un rayo de electricidad cortesía del genin de Rakugakure; la corriente eléctrica recorrió uno de los brazos del soldado haciendo que éste se quejara del dolor y retrocediera unos cuantos metros. Su compañero vino al rescate atacando al de cabellos verdes con su control del agua, mediante una corriente de agua que hizo al ninja chocar contra una de las paredes.

    Lorraine había observado la escena para haber que podía sacar a su provecho, empero, el campo de batalla no le ofrecía nada bueno. Así que optó por lanzar varios kunais en dirección del segundo soldado, que desvió los proyectiles con su arma. Anba aprovechó esta distracción y desenvainó su espada rápidamente realizando un corte diagonal en una de las piernas del soldado, quien no pudo caer en una de sus rodillas. El Haruhara ya había podido reponerse y realizó unos sellos de manos teniendo como objetivo al primer soldado enemigo que se reponía de su brazo, el rival empezó a sentir una gran onda de calor, además de como las partes de piel que estaban al descubierto se iban quemando poco a poco; El genin lanzó, durante esto, tres shurikens que se incrustaron en las extremidades del enemigo. Otro movimiento que fue aprovechado por la Gottschalk mayor, quien se movimiento a una gran velocidad y realizó un corte profundo en la garganta del soldado propinándole la muerte casi de golpe. La rubia se detuvo en su posición observando al cuerpo caer, pero fue atacada por una fuerte ráfaga de electricidad que la hizo caer al suelo de lleno, sin poder mover un solo centímetro de su cuerpo; El segundo soldado, cojeaba hasta su compañero, confirmando así lo que temía, había sido asesinado por los ninjas.

    Repentinamente, el suelo macizo del lugar se desintegraba formando una piscina de arena, los ninjas del escuadrón dos buscaron el motivo de esto y pudieron observar al samurái Chika, que se veía agitado por su pelea con Hikari, agarrando firmemente su espada que se encontraba clavada en el, ahora, mar de arena.


    Hevans~Hevans~ MirtoMirto GETHEL ®GETHEL ® KiyoeKiyoe
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,759
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +379 / -28
    Hikari frunció el entrecejo mientras su diestra se dirigía a su dorso donde su katana se encontraba descansando, sabía que la única forma de no perder una extremidad en la batalla y poder mantenerse más tiempo era igualar las condiciones con armas similares. Bastó de un parpadeo para que perdiera de vista al carmesí, solo para que en otro segundo este se encontrase a su costado intentando rebanarle. Con su espada larga, el dorado apenas fue capaz de detener la estocada e inmediatamente se echó para atrás por medio de brincos y acrobacias para tomar la suficiente distancia. El samurái era mucho más veloz de lo que esperaba, inclusive más que él, si el siguiente ataque que le costó unos mechones de su cabellera fue indicativo de algo.

    Sosteniendo su arma con sus dientes, a expensas de que se desfigurara el rostro si algo salía mal, volvió a echarse para atrás tomando distancia y seguridad, mientras sus manos se unían en una serie de veloces sellos. Los finalizó a microsegundos de recibir otro ataque por aquella espada mortal, esta vez simplemente se desvaneció en una simple brisa de aire. El sonido de dos metales chocando volvió a escucharse, mas en esta ocasión ninguno tomó por sorpresa al otro.

    —De repente te volviste más veloz— comentó con aparente diversión en su voz el hijo del hierro.

    Deberías cortarle la lengua el Nidaime simplemente ignoró la voz de Rose en su cabeza.

    —Y tu más molesto.

    El rubio retiró su katana y se movió a su lateral esquivando el movimiento automático de la espada de su contrincante al haberse retirado repentinamente. Extendió la suya en un intento de dañar el rostro de Chika pero unos míseros treinta centímetros le separaban, empero solo bastaron unos segundos para que en la mejilla del espadachín se formase un corte recto de unos cinco centímetros que no tardó en comenzar a sangrar. Fuuton: Hien, se encontraba en el arma del shinobi a pesar de no ser visible.

    Crocodile limpió con su mano el líquido carmín que escurría por su mejilla, observándolo unos segundos con sorpresa al no esperarse tal repercusión de aquello que aparentemente no lo había siquiera tocado. El de dientes afilados miró a su oponente a unos metros de él, su sonrisa se extendió al ver como el Hokage no se inmutaba a pesar de la batalla que llevaban, sería un reto que le encantaría terminar. Giró a Zand en su mano, colocando la punta de la misma apuntando al suelo, para después clavarla con fuerza en el piso de roca. Ni siquiera hubo necesidad de sellos o movimientos especiales, solo fue cosa de segundos para que el lugar donde se encontraban parados cambiase su composición dejándoles en un campo de batalla de arena.

    —Bonito lugar ¿no? — cuestionó el de Sanrou con sorna—, es este tipo de lugares donde me gusta pelear.

    Seiya ni siquiera tuvo que preguntar o pensarlo más de unos segundos, el ambiente había sido cambiado para darle ventaja en batalla a su contrincante. Cerró en sus ojos a sabiendas que su visión no le sería útil, si estuviese contra otro shinobi le sería de utilidad para ver los sellos de mano, empero en esta ocasión luchaba contra alguien que no tenía la necesidad de hacerlo para invocar técnicas similares. Tendría que utilizar otro de sus sentidos para prever cual sería el siguiente movimiento en su contra.

    El carmesí retiró su espada del suelo y simplemente la blandió contra el aire. El viento comenzó a arremolinarse y moverse violentamente en diferentes direcciones, elevando consigo las partículas de arena del suelo creando una fuerte tormenta de la misma. Los shinobi y los samurái presentes tuvieron que hacer fuerza y peso sobre sus extremidades si no querían terminar arrastrados por la corriente.

    Hikari se sostuvo con esfuerzo y, con los ojos aun cerrados, su sensor le advirtió de un peligro a punto de suceder. El chakra en un punto de la arena que aún no se elevaba estaba concentrándose y condensándose de una manera peligrosa y, en unos segundos más, se elevó marcando varios puntos densos. Su visión dificultosamente le permitió observar la gran cantidad de estacas de arena que se dirigían peligrosamente hacia donde él se encontraba con afán de atravesarle y terminar con su vida; a unos centímetros estuvo de finalizar su carrera shinobi de no haber reunido la cantidad de chakra suficiente y desaparecido con el aire gracias a Fuuton: Shoukyo Kuuki. Aprovechó el movimiento instantáneo que la técnica le otorgó para aparecer justo detrás de su oponente, sin embargo, en cuanto estuvo a punto de impactar su puño cargado de chakra contra él, una katana le atravesó justo en el centro del abdomen.

    —Juego terminado, Hokage.

    El dorado solamente sonrió, para después deshacerse en un montón de rayos que aventajaron la composición del arma atacante para viajar como medio conductor. Una fuerte electrocución fue lo sufrido por Cocodrile, quien emitió su dolencia por medio de un grito, para después quedar paralizado como efecto secundario. Empero, esto no quedó solamente así, sino que el verdadero Horu apareció y asestó un golpe directo contra la cara de su adversario, ataque repleto del chakra concentrado del Oukashou. El carmesí simplemente salió disparado con gran fuerza y velocidad contra uno de los libreros del fondo, dejando un gran boquete en el por el impacto.

    Para ese momento la tormenta de arena ya había desaparecido, mostrando tanto a aliados como a enemigos la habilidad del dirigente de Konoha. Pero aquello no acababa así como así ¿o sí?
     
    Última edición: 14 Dic 2016
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página