Evento Captura Safari Insecto: Pinsir [Daniel]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por Soncarmela, 2 Sep 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    7,606
    Temas:
    512
    Calificaciones:
    +2,341
    [​IMG]
    (+4)

    Premios: (de +4 a +5)
    + Por cada captura completada con éxito: +1 Shard Esmeralda
    + Por cada captura completada con éxito: +2 niveles para el pokémon participante (sólo un pokémon por captura)

    • Un mínimo de 400 palabras por post.
    • 4 posts para esta captura

    MaAc94MaAc94 Adelante

    Ficha del cazador: Daniel Gutiérrez
     
  2. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    6,332
    Temas:
    65
    Calificaciones:
    +1,173
    Daniel Gutiérrez alzó ambos brazos y los estiró lo más que pudo, produciendo un sonido extraño desde su garganta como si aquella acción demandara un gran esfuerzo. Con los ojos cerrados y las manos en puño, exhaló fuertemente mientras recuperaba su posición original, irguiendo su espalda y bajando los hombros luego de aquel acostumbrado estiramiento de músculos. Miró a su alrededor con naturalidad: Grandes árboles de vasta vegetación crecían por doquier y evitaba que pudiese ver más allá de esos arbustos. Por ende, la línea de partida de la competición para cacería, ubicación que había dejado atrás junto a otros entrenadores repartidos por toda la zona, no era visible desde hace ya varios minutos.
    Por su parte, lejos de mostrar entusiasmo por el inicio de un nuevo evento en el cual era partícipe, la expresión del comediante era la de alguien que no deseaba ser parte de la misma, sino todo lo contrario: Estaba decaído por haber aceptado por impulso el entrar a ella.

    -¡Eres un entrenador, tu trabajo es completar la pokedéx!-fueron las palabras exactas que usó la profesora White para mandarlo a inscribirse en su primer intento.

    Lo recordaba claramente como si hubiera sido el día anterior, aunque efectivamente había ocurrido de esa manera. No estaba dentro de sus planes comunicarse con la científica, pero una corazonada lo tentaba de hacerlo. Tal vez, dada las casualidades de la vida, la mujer de la bata blanca hubiera encontrado alguna pista acerca de los jinetes del apocalipsis o las criaturas legendarias a quienes encaró previamente. Para su mala fortuna, al entablar contacto por medio de una de las cabinas telefónica dentro del Centro Pokemon, Alison descubrió el lugar de origen desde donde se hacía la llamada y no dudo en sacar a flote una de las novedades que más ilusión le hacía desde el primer momento en que vio la propaganda: El primer concurso anual de cazabichos.

    -¿Eh?-pronunció al escuchar su demanda, desconcertado y ciertamente presionado por las circunstancias-No, espere, yo…

    -¡Nada de peros!-alzó la voz, meneando el dedo índice sin darle cavidad a una posible excusa-Esta es una oportunidad única en la vida y no dejaré que la pases por alto.

    En ese instante diferentes imágenes almacenadas en la mente del coordinador empezaban a cobrar sentido: El aumento repentino de turistas de un día a otro, los adornos con temática de pokemon insectos que colgaban en los alumbrados públicos y los tejado de las casas, muchas coloridas propagandas sobre una cacería que no se dignó a leer o escuchar por el simple hecho de que tenía otras prioridades, etc; en fin, todo un conglomerado de situaciones que demostraban una vez más que podía llegar a ser despistado a niveles apoteósicos.
    Pero, aun después de escucharla, no tenía deseos de participar en un concurso de ese calibre.

    -¿Acaso no podría pedírselo a otro entrenador bajo su cargo?-intentó desviar el cauce hacia otra persona en las mismas condiciones que él, sin remordimiento para él por el fatídico destino que era trabajar directamente para la científica.

    -¿Crees que no lo consideré? ¡Tú eres el único que está disponible en este momento!-espetó firme en su decisión, demostrándole que no había escapatoria.

    Al escuchar su respuesta, una sensación de animadversión se apoderó de él, lo cual fue proyectado en su rostro mientras la consigna de haber sido el último en tomar en cuenta se repetía una y otra vez en su subconsciente.

    -Espere, ¿para qué cree que viajé a Crowny?-cuestionó a sabiendas de que habían conversado sobre su importante rol en la lucha contra los jinetes del apocalipsis.

    -Tranquilo, sé que podrás con ambas tareas…-le contestó con alevosía, levantándole ambos pulgares como señal de aprobación-…pero dale prioridad a esta.

    -¡Y por qué tendría que hacerlo! Es demasiado estresante y va no es mi estilo.-optó por sincerarse y tomar una faceta petulante, creyendo que de ese modo la adulta tal vez lo dejase en paz.

    Sin embargo, eso sólo ocasionó que su insistencia se transformara en chantaje.

    -De acuerdo, si estás con “esas”…-movió dos dedos de ambas manos para darle el efecto de comillas-…te propongo lo siguiente.-se relamió los labios y se acomodó en su silla-Si tú logras conseguir al menos a uno de esos especímenes Alolianos que ofrecen como recompensa, entonces reduciré tu deuda en un diez por ciento.-se cruzó de brazos, brindándole una sonrisa digna de una capa de la mafia.

    Al escuchar la palabra “deuda”, una chispa se encendió en el cerebro del oriundo de Oakwood, el cual se quedó boquiabierto ante el último recurso que la tosca solterona se estaba jugando con tal de que hiciera lo que le pedía. ¿Lo peor? Que le dio justo en la cuenta bancaria.

    -¿Di-di-di-di-ez por ciento?-tartamudeó, incrédulo.

    -Sí, es más: Lo reduciré en otros diez por ciento por cada adicional que envíes al laboratorio.-enseñó los dientes con más presunción, engatusando al joven que recientemente se había convertido en todo un adulto.

    Soltando un chillido de sorpresa, se paró de la silla y puso ambas manos a los costados del teclado, tratando de articular alguna palabra mientras combatía al nerviosismo.

    -¡Espere, espero un momento!-dijo con celeridad, volteando la mirada hacia el cartel más cercano y leyendo el apartado con la leyenda de “recompensas”-Hay cuatro tipos de bichos como premio, eso sería un cuarenta por ciento menos, ¿verdad?

    -Cantidad que podrías obtener fácilmente dada tu experiencia.-lo aduló para levantarle el ego; sin embargo, ya era momento de presionarlo-…pero bueno, si realmente no estás interesado, supongo que me esperaré al próximo año, momento en que los intereses subirán y…-empezó a girar hacia atrás con ayuda de su silla, esperando a que la detuviera.

    -¡No, espere! ¡De acuerdo, lo haré!-gritó exasperado, considerado esa oferta como el salvavidas que necesitaba para ser libre de ese mar de deudas-¡Lo haré! Los conseguiré a todo ellos. ¡Puede apostar a que será así!

    Al escucharlo tan determinado en su tarea, y con una motivación que igualaba al concepto de jugarse la vida, Allison White sonrió satisfecha y cogió por el mango su taza favorita.
    Aquella estrategia merecía celebrarse con un buen café pasado.

    -Así me gusta.-finalizó, restándole importancia a la conversación que vendría a continuación.

    Y así fue como el coordinador se apresuró a inscribirse y sólo tuvo un día para prepararse.
    Si bien mucha de sus “capturas” habían sido obra de su carisma y el cariño que algunos salvajes le llegaban a tomar ante una situación extrema, Daniel conocía bastante bien el concepto de lanzar una pokeball y encerrar en su interior a una de esas criaturas.
    Sonaba frívolo en teoría, pero a la larga terminaba siendo favorable para ambas partes: Captor y capturado podían formar lazos de amistad que durarían toda su vida.

    -Además, la idea de este concurso no es la de apoderarse de los insectos que estén en esta selva, sino la de ayudar a recolectarlos para un mejor estudio a cuarto cerrado.-sacó una de sus propias esferas blanquirrojas, apretando el botón central para agrandarla-Las recompensas son sólo un adicional para los entrenadores que estarán aquí por las próximas horas.

    Una vez encontrando su propia interpretación de los hechos, se sintió más tranquilo consigo mismo y sonrió. Daría lo mejor de sí para arrasar en la entrega de premios.

    -¡Ve, Pawniard¡-lanzó el objeto redondo hacia adelante, permitiendo que se abra en el aire y que liberase una luz blanquecina desde su interior.

    Este brillo cayó al suelo y empezó a tomar la forma del residente en aquella pokeball, definiendo bien su silueta para finalmente revelar por completo al humanoide de las cuchillas.
    Golpeando ambas navajas que tenía como brazos, el siniestro se presentó y luego miró hacia el cielo, reflexionando nuevamente sobre lo cruel y gris que es la vida.

    -Muy bien, amigo, nuestra misión será la de encontrar a un bicho y capturarlo. Mientras más tengamos, mejor. ¡Así que vamos a por ello!-exclamó el joven de la vestimenta formal, porque se rehusaba a ponerse un traje de explorador el cual venía con un short pequeño que sólo ocasionaría que otros se burlasen de su enorme trasero, alzando su puño derecho.

    Con cero entusiasmo, el tipo acero lo imitó en sus limitaciones.
    Después de todo, ¿cuál era el objetivo de vivir si todo era sufrimiento?

    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    SoncarmelaSoncarmela voy posteando lo que tengo o-o
    ¿Es necesario el pase?
     
  3. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    7,606
    Temas:
    512
    Calificaciones:
    +2,341
    MaAc94MaAc94 No, pero ando por aquí, si lo prefieres, te doy pase
     
  4. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    6,332
    Temas:
    65
    Calificaciones:
    +1,173
    -Día uno, once y diez de la mañana.-susurró Daniel, escondido entre los arbustos en compañía de su Pawniard-He logrado camuflarme entre la vegetación a la espera de la llegada de algún insecto para poder capturar.-sus ojos se movieron lentamente de izquierda a derecha, observando todo el panorama con sumo cuidado-No he tenido éxito hasta ahora.

    -Paw, paw.-repitió en eco su compañero, creyendo que tal vez la mala suerte se debía a él.

    -¡Ah, ya no lo soporto más!-el castaño se levantó de golpe, estresado-¡Hemos estado aquí por varios minutos y no hemos visto a ni un solo pokemon! Es más: Pareciese que somos los únicos seres vivos en los alrededores.-se carraspeó la cabeza, desacostumbrado a estar quieto por bastante tiempo.

    -¿Pawniard, pa?-se puso de pie, dirigiendo su pregunta hacia su dueño.

    -Pues no lo sé. Creía que ir de cacería era tan fácil como aquella caricatura que veía de pequeño.-confesó avergonzado, rememorando “Las aventuras del Zoroak y el Mareep”-Quizás esperé demasiado de una estrategia ficticia dirigida a niños entre cinco a ocho años de edad.

    -Paw…-continuó, mirando hacia adelante.

    -¡Tienes razón! Aún es pronto para rendirme.-se auto motivó, respirando tan fuerte que sus fosas nasales se abrieron de manera desmedida-Si un plan no funciona, podemos recurrir a otro y…

    -Paw…-interrumpió con su voz metálica, estoico.

    -Sí, eso es a lo que me refiero.-coincidió por la interpretación que le daba a sus gruñidos- Entonces, nuestro siguiente movimiento debería ser…

    -Paw…-nuevamente cortó el rollo.

    -Eh, bueno…-arqueó una ceja, azorado-…si tú tienes algo mejor en mente, entonces podrías…

    -Paw…

    -Vale, vale, empiezo a sospechar que tal vez…-entrecerró los ojos.

    -Paw…

    -Tú estás…

    -Paw…

    -Tratando de…

    -Paw…

    -Querer…

    -Paw…

    -“Sacarmedequicio”.-pronunció a “la velocidad de la luz”, tal cual llamaba a esa forma de hablar, con la intención de poder finalizar de pronunciar su idea-Esta bien que estés constituido por varias cuchillas, pero tampoco quieras cortarme las ideas.-al terminar de decir esa oración, soltó un pequeño bufido producto de querer contener su risa-¡Oh, eso estuvo buenísimo! Lo anotaré de inmediato-sacó la libreta que siempre portaba en el bolsillo de su camisa, anotó lo necesario y volvió a esconderla.

    Pero, a todo ello, ¿qué es lo que realmente Pawniard trataba de decir?
    Nada realmente transcendental: Se estaba despidiendo de a poco porque consideraba que su sola presencia alejaba a los salvajes que su entrenador estaba buscando y que probablemente recién llegaría cuando desapareciese. Después de todo, estaba destinado a morir solo.

    Y como ven, aquella escena fue solo el acto de dos tontos que no entendían lo que se decían mutuamente y que probablemente morirían vírgenes por su falta de atención.

    De pronto, como si Arceus se hubiera apiadado de la ineptitud de ambos en cuanto a capturas, un inesperado movimiento en las hojas de al frente llamó la atención de la dupla. Aquella planta se movía desde la base y empezaba a vibrar hacia arriba, llegando a la copa del mismo y revelando a una oruga color verde que se hallaba subiendo el tronco del árbol aledaño.
    Era bastante lenta y torpe, flexionando la mitad trasera de su cuerpo para impulsar la delantera y así avanzar unos centímetros, apoyado por sus patitas adheridas al tallo grueso.
    Se quedaron mirándola por unos segundos, estupefactos, hasta que el mismo bicho fue el que giró la cabeza y vio a los dos extraños que se habían enfocado en él. Ladeando la cabeza con inocencia, pronunció un leve “Pi” que terminó por romper la tensión en el aire.

    -¡Lo hicimos, encontramos a un pokemon insecto!-exclamó el comediante, emocionado y hasta sintiendo que podía llorar en ese momento-Veamos de quién se trata.-sacó su pokedéx del bolsillo trasero de su pantalón, estirándola por los extremos para que se activase y enfocando la figura del insecto en la pantalla, la cual lo reconoció en el acto-Es un Caterpie, tal cual lo recordaba del bosque en los alrededores de Oakwood. Es un pokemon perfecto para los novatos, así que no nos dará mucho problema al capturarlo.-acotó con una sonrisa avezada en el rostro, guardando el escáner en su lugar y tomando una de las pokeballs especiales que le habían regalado para el evento.

    Cerca de donde ocurría este hecho, otra criatura que había estado descansando, hasta el momento que el grito de Gutiérrez lo despertó, se levantó ofuscado y se dirigió hasta el lugar donde se originó la supuesta gresca con la intención de callar a los involucrados. Después de todo, detestaba que alguien interrumpiera su dulce sueño rejuvenecedor.

    Pawniard, aún desprendido de esa realidad que consideraba sombría, caminó hacia adelante y se puso en guardia con la idea de batallar para proteger al humano que lo cuidaba. Tenía que demostrar su valía, aún si eso desembocaba en miseria para el oponente.

    -¿Eh, Pawniard? Tranquilo, amigo, no creo que sea necesario llegar a esos extremos.-le indicó en referencia a sus ansias por luchar-Verás que con sólo un lanzamiento esto estará resuelto.-de una forma impresionante e inverosímil el muchacho logró hacer que la pokeball girara teniendo como base uno de sus dedos, truco que había estado practicando desde que era un niño y que, al final de cuentas, no terminó de convencerse para aplicarlo en sus sketches.

    Una vez que dejó de hacerlo, la tomó con fuerza y apunto hacia el gusano debilucho que seguía observándolo con bastante ternura. ¿Cómo sería posible que una cosita tan bella como esa le diera problemas para atraparlo? Confiado en ganarse sus primeros puntos, estiró su brazo hacia atrás y precisó la altura para que la parábola en la que caería fuese la adecuada.

    -¡Allá vamos!-anunció a la vez de que movía su extremidad para adelante y soltaba la pokeball, la cual salió disparada con la meta de golpear a Caterpie.

    No obstante, cuando ya podía sentir el éxito de su captura, el pequeño rastrero desprendió sus patitas delanteras y su peso hizo que cayese de espaldas, retornando al arbusto por donde salió para perderse nuevamente entre ella. Sobraba decir que la pokeball no llegó a tocarlo, por lo que pasó de largo más allá del tronco mientras el oriundo de Oakwood ponía una cara de póker. ¿Realmente el insecto inofensivo acababa de burlarse de él? El humanoide de acero no pudo evitar sentir que todo eso también había sido su culpa.
    Pero, para empeorar las cosas, la esfera siguió su transcurso hasta que un nuevo obstáculo apareció de improvisto en su camino. Unas tenazas con varios pinchos en sus superficies fueron lo suficientemente resistentes para interrumpir su viaje, chocando entre sí y alertando a la criatura a quien le pertenecían esas protuberancias. Cuando vio que el objeto redondo cayó al suelo cerca suyo, proveniente de la misma dirección a donde se dirigía, una cólera desmedida invadió al escarabajo gigante, el cual chilló con fuerza y alertó a Daniel.

    -¿Qué fue eso?-preguntó, nervioso por lo escuchado.

    Dando unas fuertes pisadas mientras atravesaba la maleza, el furioso Pinsir finalmente hizo acto de aparición. Moviendo los dedos y golpeando ambas tenazas en su cabeza, el bicho bípedo no estaba dispuesto a dejar que las cosas quedaran así.
    Cualquier que se metiera con él recibiría el peor de los castigos.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    SoncarmelaSoncarmela Entonces no(?) A menos de que me cuentes un chiste de pokemon...
    Porque Daniel ya se quedó sin imaginación para chistes
     
  5. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    7,606
    Temas:
    512
    Calificaciones:
    +2,341
    MaAc94MaAc94
    - ¿Quién es mi mamá?
    - Ditto
     
  6. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    6,332
    Temas:
    65
    Calificaciones:
    +1,173
    -¡Piiiiiiin…siiiiiir!-se presentó iracundo, chocando las puntas de sus pinzas como señal de amedrentamiento.

    Pawniard se mantuvo firme en su posición, mirando seriamente al enemigo que acababa de aparecer. A simple vista podía determinar su gran fuerza, por lo que desde ya pensaba que tal vez esa sería su última batalla por proteger a alguien. Sea que muriese en el combate, estaría feliz de que su vida fuera entregada en pos a salvar de otra. No, tal vez ese era su cruel destino, el camino de alguien que fue rechazado por todos, pero que de igual manera daría su vida por la de los que lo despreciaron. Claro, no era el caso de su entrenador ya que siempre lo había tratado bien, pero lo que contaba era la intención de sacrificio.

    -De acuerdo, no era lo que esperaba…-dio un paso hacia atrás, a sabiendas que aquel salvaje sería alguien difícil de enfrentar-…pero no puedo decir que no era lo que quería.-sonrió agitado, con los emociones a mil por lo que sería una buena suma de puntos al capturar a ese mastodonte-¡Muy bien, Pawniard, aprovechemos esta oportunidad y derrotemos a este sujeto!

    -Paw, paw.-respondió afilando sus cuchillas, con la consigna de dar todo de sí.

    Notando que los invasores tenían la intención de plantarle cara en vez de salir despavoridos ante su imponente presencia, Pinsir tampoco se quedó atrás y empezó a avanzar hacia ellos.
    Si pelea era lo que querían, pelea es lo que le iba a dar.

    -¡Pawniard, usa Finta!-ordenó el joven mientras señalaba al objetivo.

    El tipo acero corrió cerca del enemigo y comenzó a cercarlo, tratando de confundirlo mientras lo seguía con la mirada. El escarabajo, a quien no le gustaba esa clase de juegos, intentó capturarlo con sus tenazas previendo el momento exacto cuando llegara en curva por el lado derecho. Una vez que el humanoide se movió tal cual lo había imaginado, agachó la cabeza para que quedase en medio de sus dos extremidades puntiagudas; no obstante, sabiendo que llegaría a tal conclusión, el siniestro saltó a tiempo y atravesó el espacio entre ambas pinzas, aprovechando que la espalda de su oponente estaba vulnerable para caer en picada y apuñalarlo con una de sus navajas. La acción se realizó de manera veloz, provocándole dolor al furioso Pinsir mientras que Pawniard regresaba a su posición original de combate.

    -¡Bien hecho, amigo!-felicitó el coordinador, pero el pequeño filudo no parecía tan feliz por ello.

    Pese a que aquel golpe fue bastante limpio en una zona crucial para cualquier ser vivo, el insecto bípedo pudo reincorporarse sin problemas y nuevamente inició una serie de gruñidos. Además, como un detalle bastante perceptible gracias a la luminosidad del día, el comediante vio cómo su piel empezaba a oscurecerse, adoptando un color rojizo.

    -Parece que necesitaremos más que eso para vencerlo.-acotó mientras reorganizaba las ideas que se le esparcían por la mente-Pawniard, usa Cara Susto. Creo que tengo el plan perfecto.-indicó mientras se daba vuelta y corría hacia otra posición, sacando una segunda pokeball de su bolsillo.

    El autodenominado “caballero oscuro” no necesitó de un cambio drástico en su aspecto para cumplir con el movimiento que su dueño le había dado: Agachando levemente la cabeza y mirando lo más arriba posible, su rostro transmitía todo ese odio que tenía hacia la vida en general y hacia el cruel destino que le toco vivir. Sí, ese que no le permitía ser feliz.
    Cuando Pinsir chocó miradas con él sintió un estupor único, lo cual generó que sus movilidad se ralentizara. Aun así, el tipo acero no lograba concebir el por qué no se movía de su lugar.

    -¡Ve, Ram!-llamó el castaño, despertando a la psíquica de su letargo.

    -¿Uhm? ¿Dónde estamos?-preguntó la fémina telepáticamente luego de abrir los ojos, mirando a su alrededor con extrañeza.

    -Te lo contaré luego, pero ahora necesitamos de tu apoyo para la batalla.-le informó Gutiérrez, a lo que bailarina amateur vio con sorpresa cómo Pawniard encaraba a un escarabajo gigante.

    -Es grande… ¡mucho grande!-expresó en su limitado conocimiento del español.

    -Y es tan resistente como puedes suponer.-resaltó ante su comentario-Necesito que uses gruñido para disuadirlo un poco.

    -De inmediato.-respondió tal cual soldado raso a su capitán, comprendiendo que si no actuaban de manera sensata podrían terminar llevándose una desagradable sorpresa.

    Emitiendo un sonido agudo producto de sus suaves cuerdas vocales, la psíquica logró que su voz sea escuchada y que las ansias de devastar por parte del insecto comenzaran a disminuir.
    No obstante, el color escarlata de su coraza cada vez aumentaba más y, cuando finalmente notaron que una especie de vapor brotaba desde él, comprendieron que ese efecto era producto de un sobrecalentamiento interno. Estaba a punto de dar su mejor golpe.

    -Rayos…atacar o retroceder.-se formuló con bastante desazón, sin poder colegir si sus siguientes ataques serían suficiente para dejarlo inconsciente-No, espera, tal vez esto funcione.-se planteó una tercera opción, tomando otra de las pokeballs especiales dadas por los organizadores del evento-Por favor, atrápalo.-cerró los ojos mientras mandaba su plegaria al ser divino que pudiera escucharlo-¡Pawniard, Ram, retrocedan!-ordenó en voz alta, siendo escuchados por ellos quienes se reagruparon hacia el lado derecho del campo abierto.

    -¡Piiiiiin!-rugió como si se tratara de una trituradora.

    -¡Aquí vamos!-le enseñó la esfera antes de actuar, flexionando su brazo, y lanzándola lo más fuerte que pudo hacia el salvaje.

    Quieto debido a la gran sobrecarga que llevaba en el cuerpo, Pinsir no lo evadió y terminó siendo absorbido por completo. La pokeball se cerró y cayó al suelo, comenzando con el forcejeo entre la máquina y la criatura. Sintiendo que aquellos eran los segundos más largos de su vida, la expectativa de los presentes se desmoronó por completo cuando la capturadora estalló y liberó al colérico escarabajo. Chillando como ya los tenía acostumbrados, notó sus rostros estupefactos y se centró en el pequeño siniestro, al cual no perdonaba por haberse burlado de él en el primer ataque. Colocando sus pinzas hacia adelante, el bicho dio un largo y veloz salto impulsado por sus patas inferiores, acción que ocurrió de forma tan rápida que Daniel no tuvo oportunidad de dar otra directriz.

    -¡De prisa, de prisa!-se decía Kirlia a sí misma, con pánico, mientras estiraba su mano hacia su cercano aliado y la posaba sobre su cabeza-Si recibimos ese ataque, lo más probable es que…-cerró los ojos con la idea de utilizar “Teletransportación” para aparecer al lado del castaño.

    La brutalidad de Pinsir consiguió tumbarse tres árboles en línea, los cuales habían estado detrás de los dos pokemon entrenados. Daniel se quedó estático y perturbado ante la liberación de energía por parte del enemigo, acción que reconoció como “Desquite”.
    Una nube de polvo se alzó alrededor de la zona de impacto; no obstante, de manera imprevista, Ram se materializó frente al coordinador debido a que había realizado con éxito su jugada de escape. Con una rodilla en el suelo a consecuencia del cansancio mental que aquel movimiento le ejercía, suspiró satisfecha de que había conseguido evadirlo a tiempo.

    -¡Lo hicimos! Hemos sobrevivido, Paw…-miró a su costado, donde su bracito estaba levantado, pero allí no había nadie-…niard.-abrió los ojos como platos, sin comprender lo qué sucedió.

    -Pawniard es…un tipo siniestro…-musitó su líder, aún anonadado-…los movimientos tipo psíquico no le hacen efecto alguno.

    Comprendiendo que su plan había sido un fracaso desde el inicio, Ram regresó la mirada hacia donde ella estaba parada segundos antes. Cuando la arena se disipó y reveló la silueta de Pinsir, ambos extranjeros pudieron ver a alguien más entre el cúmulo de troncos derrumbados. Estaba recostado, con los ojos apagados y su estructura del cuerpo resquebrajado.

    -¡Pawniard!-gritaron los dos en simultáneo, temiendo lo peor.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    SoncarmelaSoncarmela Hoy mismo lo acabo.
    PD: Ese chiste es tan malo que realmente suena a Daniel. ¿No quieres cambiar personajes? :maac94:
     
  7. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    7,606
    Temas:
    512
    Calificaciones:
    +2,341
    MaAc94MaAc94 Nah, echarías en falta tu harem
     
  8. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    6,332
    Temas:
    65
    Calificaciones:
    +1,173
    -No…Pawniard está…-la fémina cayó de rodillas, sintiéndose responsable del terrible estado en el que se encontraba el pobre chico metálico.

    -No, no lo está.-aseguró el castaño, presionando fuertemente los puños-Esta es una batalla pokemon, y él es un guerrero formidable -sacó dos pokeballs más, agrandándola y lanzándolas hacia el frente-Gracias por hacerle frente, Pawniard. ¡No desperdiciaré esta oportunidad!

    Ram, quien no podía ocultar su preocupación, observó como las dos esferas blanquirrojas liberaban a otros dos miembros del equipo actual de Gutiérrez. Uno de ellos era su hermano menor, Rem, quien ajeno a la situación se posó de la manera que consideraba más “guay” a su estilo, con una de sus manitas cubriendo la mitad de su cara mientras sonreía de manera sombría. Del otro lado, la fantasmagórica Misdreavus sólo se sonrojó mirando a su amado humano por el rabillo del ojo.

    -Si hubiera traído a Rapidash o Charizard, esto hubiera acabado de manera más sencilla.-conjeturó, ideando la siguiente jugada que pondría fin a ese encuentro.

    -¡Espera! ¿No vas a ayudarlo?-preguntó la tipo hada de manera telepática, sorprendida de que su maestro no haya mostrado gran preocupación sobre el siniestro.

    -Ram, tranquila.-le respondió de igual manera, enfocando sus ojos en ellas-En una batalla suelen darse situaciones como esta, y más aun las que se avecinan en el futuro.

    -Pero…

    -No me olvidado de él, no soy un desalmado que deja a sus compañeros a la deriva.-mencionó a modo de resolución, sintiéndose levemente subestimado por la imagen egoísta que intentaba darle- Lo regresaré a su pokeball ni bien tenga la oportunidad, de eso no tengas duda.

    -Tranquila, onee-chan.-intervino Rem, sin perder la imagen atrevida que quería irradiar-¡Yo me encargaré de vengar a Pawniard! ¡Su sacrificio no será en vano!

    -¡Deja de hablar como si estuviera muerto!-le recriminó, rabiosa, lo cual puso nervioso a su familiar.

    La fantasma notó como aquel trío se lanzaba miradas extrañas, sin comprender exactamente de lo que se estaba perdiendo.

    Pinsir, rrrrr!-pronunció el insecto, nuevamente golpeando sus tenazas ante la osada mirada de los invasores que, pese a haber demostrado su fuerza, no se iban corriendo.

    -¡Bien, equipo, es hora de contra atacar! Misdreavus, usa Rayo Confuso.-ordenó el castaño, decidido a que la captura sea un éxito.

    Mis, mis!-acató de manera obediente ya que se trataba del hombre de su vida, flotando rápidamente hacia el enemigo y volando en círculos alrededor de él.

    Al ser más rápida que Pawniard en sus giros, Pinsir tuvo problemas en tratar de atraparla con sus pesadas pinzas y poco a poco empezó a perder el equilibrio. Cuando parecía a punto de enredarse en sus pasos, Misdreavus aprovechó para arrojar una esfera ilusoria desde sus ojos a los de su oponente, haciendo contacto directo y generando un fuerte mareo en el salvaje.

    -¡Perfecto, ahora ya no se ve tan abrumador como antes!-resaltó el coordinador cuando el escarabajo empezó a caminar con mucha dificultad, casi como queriendo caerse a un lado por cada pisada de daba-¡Te encargo el remate, Rem!-le dijo a su segundo contendiente, corriendo hacia adelante con la intención de rescatar a su pokemon malherido.

    -¡Por supuesto!-respondió el pequeño psíquico, mostrando los dientes por lo confiado que estaba en poder ganar la pelea-¡Como guerrero “de justicia”, no “soltaré” a ese sujeto hasta que “pagar” por sus crímenes!-recitó con fallas en su español realizando sus características poses “chuuni”-¡Super eructo!-saltó hacia adelante, respirando fuertemente por la boca y expulsando un fuerte grito, cuyas ondas se expandieron en el radio del Pinsir y lo golpearon por completo.

    -¡Qué clase de nombre es ese, asqueroso!-espetó su hermana en su idioma, corriendo a la par de su entrenador y mirando hacia atrás, donde se realizaba la pelea.

    Pese a todo el alarde del joven hada, la realidad era que ese movimiento no le causó ni cosquillas al oponente. Cuando este se percató de la existencia de ese segundo enemigo, quiso apartarlo de su camino usando “Doble golpe”. No obstante, debido a su confusión, terminó por golpearse a sí mismo y cayendo de espalda, a lo que Rem se atribuyó ese daño a su poder.

    -Tal y como lo planeé.-pensó cuando aterrizó, parándose de un solo pie mientras ponía su manita derecha debajo del mentó y sonreía victorioso.

    Por su parte, el siniestro metálico aún permanecía en la misma posición en la que había acabado.

    -Oh, el cielo…-divagó el ser de las cuchillas, adolorido hasta por lugares en los que jamás pensó sentir dolor, mirando al cielo e incapaz de moverse-…así que esto es a lo que llaman el Nirvana. ¿Seré digno de entrar a tal paraíso o sólo podré mirarlo a lo lejos mientras soy tragado por la oscuridad?

    -¡Pawniard!-Ram asomó su cara por encima de él, comunicándose con él por medio de la psiquis.

    -Oh, Ram, eres tú…-la reconoció a duras penas ya que la sombra generada por el sol detrás de ella impedía la buena visualización-…no, es imposible que seas ella porque ahora estoy en otro plano astral.

    -Qué alivio. Por un momento pensé lo “más peor”.-le comunicó con cierta satisfacción.

    -¿O tal vez Arceus me está dando una última oportunidad? Tal vez debería…sí…tal vez debo finalmente confesar mis sentimientos por ella antes de partir…-pensó, sin querer arrepentirse luego de que esa “ilusión” desaparezca-...Ram, ahora que estoy muriendo, me gustaría decirte algo antes de que…

    De pronto, el sonido de un spray cerca de su cabeza se escuchó e inmediatamente después sintió como un líquido golpeaba su coraza, aliviando rápidamente todo su malestar.

    -Listo, con una poción bastará.-comentó el muchacho con total serenidad, el cual estaba al otro lado del tipo acero y tenía en su mano una “superpoción”-¿Qué tal, Pawniard? Ya puedes pararte.

    -Asombroso, puedo sentir que su energía ha sido restaurada.-agregó la psíquica, abriendo la comunicación mental con los dos.

    -¿Acaso no voy a morir?-preguntó, incrédulo y con los ojos dilatados.

    -Claro que no, tonto. Haría falta algo más poderoso para ello.-resaltó la fémina, haciendo sentir mal al siniestro por lo patético que se deba de haber visto-¿Estabas a punto de decirme algo?

    -¿Eh? No, nada…-se sonrojó, girándole la cabeza.

    Debido a que no entendía las monosílabas que sus pokemon intercambiaban, Daniel alzó los hombros para restarle importancia y regresó a la batalla.
    Pinsir, quien no acertaba ninguno de sus ataques ante la escurridiza espíritu de las perlas rojas, comenzaba a cansarse con gran velocidad. Viéndose acorralado, intentó escapar golpeando su cabeza contra el suelo para alzar polvo.

    -¡Rayos!-expresó el comediante, cubriéndose la cara para no dañar sus pupilas.

    Una vez que los cegó, corrió a la deriva y con la intención de no mirar atrás.
    Sin embargo, cuando pensaba que todo había resultado, su cuerpo no pudo moverse más allá de su cortina de humo. Volteando la mirada, notó los ojos de la fantasma brillando con mucha intensidad sobre su cuerpo, por lo que dedujo que había sido su culpa el no poder avanzar.

    -Se llama “Mal de ojo”.-reveló el humano, caminando hacia adelante y quedando a sólo un metro del bicho gigante.

    -Pin…sir…-susurró, impotente.

    -Una vez más digo que no es mi estilo capturar de este modo. Pensaba hacerlo de una manera más amena, pero nunca falta uno que termine presentando tanta pelea como tú.-le mostró la pokeball especial que usaría-No lo tomaré personal ya que sólo estabas defendiéndote, pero ahora que ganamos tampoco permitiré que te escapes. ¡Mis pokemon crearon esta oportunidad y es hora de la captura!-anunció, secundado por sus compañeros que se pararon a su costado-Sin remordimiento, ¿sí?-finalizo, tomando impulso para lanzar la esfera y que esta golpeara el cuerpo del salvaje.

    Cuando lo hizo, nuevamente la luz lo tragó y el objeto empezó a moverse en señal de forcejeo.
    Para ese momento, la nube de tierra se disipó y la Kirlia hembra tuvo un mal presentimiento.
    Volteó la cabeza hacia determinada dirección, pero ahí no había nada. ¿Habría sido su imaginación? No quiso centrarse en ello, pero la verdad era que algo los había estado observando desde detrás de un árbol.

    -Por favor…captúrate…-pensó el entrenador, nervioso ante los segundos en que el brillo rojo seguía dándose en el botón de la pokeball.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    SoncarmelaSoncarmela Finalizado. No sé por qué tengo la manía de complicarme las cosas en mis tramas(?)
    ¿Lista para una copia descarada del arco de HunterxHunter llamado "Hormigas Quimera"? Porque esto será así, pero con pokemon insectos :maac94:
     
  9. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    7,606
    Temas:
    512
    Calificaciones:
    +2,341
    MaAc94MaAc94 Todo correcto, no capté la referencia porque... no he visto ese anime D: Sé que debería, pero ya tengo demasiados pendientes.

     
  10. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    6,332
    Temas:
    65
    Calificaciones:
    +1,173
    Nivel: 24
    Stats: 456
    Stats por nivel: 19
    PS: 82 +7 = 89
    Ataque: 89 +10 = 99
    Defensa: 82 +7 = 89
    At. Especial: 1 +0 = 1
    Def. Especial: 81 +7 = 88
    Velocidad: 83 +7 = 90

    SoncarmelaSoncarmela no te pierdes de nada si no ves ese anime, pero queda como anillo al dedo la idea de una invasión de insectos superdotados O,O
    JullJull everydayeveryday
     
  11. Jull

    Jull Whom lives by Hope, will die by Despair. Moderador

    Registrado:
    21 Dic 2011
    Mensajes:
    4,715
    Temas:
    343
    Calificaciones:
    +1,405
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...