Evento "Retirada" | Nox & Rhaella

Tema en 'Alfheim Online' iniciado por Judas, 25 Sep 2017.

  1. Autor
    Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,517
    Temas:
    105
    Calificaciones:
    +1,823
    Rhaella RyuichiRyuichi Nox NoirExorNoirExor

    Go on.
     
  2. NoirExor

    NoirExor "Albino-master" Moderador

    Registrado:
    28 Ene 2010
    Mensajes:
    1,038
    Temas:
    74
    Calificaciones:
    +629

    Tan potente había sido esta luz enceguecedora de origen desconocido que el par de jugadores se había visto obligado a cerrar los ojos y cubrirse con sus brazos con tal de protegerse, este blanco absoluto que todo lo inundó dio lugar posteriormente a una profunda oscuridad, cayendo el asesino y la arquera en los brazos de Morfeo sin siquiera darse cuenta. El hada terrestre ahora se encontraba privada de su conciencia en plena sala del trono cuando un fuerte ruido le despertó, la primera reacción del varón fue la de estirar su brazos con tal de aferrarse de algo debido al susto, las suaves y peludas orejas de la Cait Sith fueron víctimas del apretón de tal manera que un grito femenino siguió a continuación despertando definitivamente al varón. El enmascarado brincó con tal de ponerse de pie, a su lado se hallaba la domadora de monstruos sobándose las orejas.

    ─ ¡Owww! eso dolió y no era necesario ─ se quejó ella con su compañero quien por unos instantes hasta parecía haber disfrutado el tacto, sin embargo luego hizo señas con las manos en señal de que se arrepentía.
    ─ Lo siento, es solo que ese ruido me exaltó y reaccioné de esa manera ─ se excusó el varón, escuchando además como Maekar ya también despertaba de su letargo, se encontraba diciendo alguna que otra cosa imposible de interpretar para el hada de tierra, pero si tuviese que adivinar era algo como “A ella solo yo puedo molestarla”.
    ─ ¿Ruido? …eso es claramente una alarma ─ la francesa podía escuchar aquel sonido estruendoso por toda la sala, sin mencionar que también resonaba en las lejanías de Clock Tower.



    Fue solo ahí que la dupla ya con los pies en la tierra dio un rápido vistazo a los alrededores, enterándose de un par de cosas bastante alarmantes, la primera era la presencia de un gran aviso holográfico en la parte alta del salón que decía “WARNING” en letras rojas, la segunda eran las voces lejanas de varios jugadores que parecían estar en problemas a juzgar por los tonos que empleaban. Un anunció de quest rápidamente apareció en las terminales de cada uno señalando el inicio de otra tarea, una que leyeron enseguida con tal de enterarse de cuan malo era el panorama, no tenían tiempo que perder.

    ─ ¡Si esto es cierto no tenemos tiempo que desperdiciar, vamos! ─ incitó el escocés a su amiga quien asintió con la cabeza, alistándose y luego echando a correr fuera de la sala del trono que estaba ubicada en el piso más alto de Clock Tower… es decir que tenían un largo camino por recorrer que al ser en bajada esperaban fuese más sencillo.

    Tanto Nox como Rhaella no podían volver por donde habían venido, ahora debían de descender por el camino principal hacía los niveles inferiores o encontrar una ruta alternativa, un repentino temblor en la gigantesca estructura acompañado de un rugido lejano y bestial no trajo buenos augurios al dúo que ahora bajaba unas grandes escaleras que fácilmente dejaban espacio como para permitir a 20 jugadores en hilera desplazarse. La presencia de escombros, algunos fuegos dispersos producto de luchas o conjuros lanzados con anterioridad e incluso algunas armas abandonadas señalaban que varias luchas habían tenido lugar y aún se continuaban.

    ─ ¿El trono estaba vacío cuando entramos en la sala de su majestad? ─ preguntó el varón conforme ambos esquivaban o pasaban por encima algunos escombros grandes, estaban llegando a una zona de la torre donde los peldaños bajaban en forma de espiral dejando una tenebrosa caída libre en el centro del descenso, se podían ver varios engranajes y mecanismos en las paredes de la edificio así como conflictos lejanos ya varios pisos siguiendo el rumbo.
    ─ Creería que no, no recuerdo haber visto a nadie cuando ese destello nos encegueció ─ informó la de cabellos castaños deteniendo de repente su avance, podían ver un conflicto entre dos jugadores y algunos monstruos más adelante ─ Pero nunca vimos al supuesto rey de la torre, incluso dudo que sea un NPC amigable a juzgar por todo lo que ha pasado.
    ─ Si, y ese rugido de antes no me hace cambiar de opinión… ─
    confesó el usuario de las dagas, quien ahora empuñaba el par de garras que solía utilizar con un estilo de combate más ágil y agresivo, venían algunos monstruos en su dirección ─ Pero dejando eso de lado, esos chicos de allá parece que tienen problemas, acabemos con estos monstruos rápido y démosles una mano.
    ─ Por mi está perfecto ─
    contestó la fémina ahora tensando su arco y apuntando, sus objetivos eran un Master Clock y dos Stalkers.

    En esta ocasión las criaturas parecían más agresivas de lo normal, de seguro estaba relacionado a la alarma y la terrible advertencia acerca del cierre del dungeon y como todos los jugadores quedarían atrapados a menos que salieran de la torre en 30 minutos. Nuevamente un temblor pudo sentirse en toda la torre por un breve periodo de tiempo, esto provocaría que la domadora tuviese que tomarse unos segundos extra para estabilizarse, Nox intentó mantener su terreno y saltar hacía adelante con tal de recibir el ataque de las bestias que tenían un estilo de combate similar al suyo, esta maniobra del varón era con tal de darle tiempo a su compañera para disparar sin tener que preocuparse por ataques a corta distancia.

    ─ Fuera de mi camino ─ murmuró el gnome conforme eludía el ataque de uno de los monstruos cambiando una de sus garras por su Iron Parma y golpeando en la cara al adefesio, la segunda abominación en cambio atinó un golpe certero en uno de los flancos, algo que el asesino aprovechó para sujetar a su oponente con fuerza y usando el propio envión del enemigo en su contra, empujarlo al borde de las escaleras donde se situaba la colosal caída ─ ¡Rhae!
    ─ ¡Lo tengo! ─
    la domadora apuntó y disparó, no solo uno sino dos proyectiles impactaron en el stalker cercano al borde de la gigantesca escalera, esto fue suficiente para generar ese pequeño empujón adicional que le hizo precipitarse hacía el vacío.
    ─ ¡Belphegor Claws! ─ unos brazos adicionales fueron invocados a continuación por obra del enmascarado que ahora prosiguió en su duelo con el Stalker faltante, conforme su amiga se encargaba del ruidoso reloj lanzando varias flechas en su contra con tal de distraerle y evitar que brindase asistencia al peludo murciélago superdotado que se batía con el escocés.

    La francesa tuvo dudas por unos instantes, ¿Acaso podría moverse con precisión mientras disparaba y corría escaleras arriba conforme mantenía la vista en el enemigo evitando caerse? No obstante, Maekar estaba ahí para brindarle apoyo y no dejaría que su dueña tuviese el mismo destino que la bestia oscura recién derrotada. El reloj avanzaba haciendo sonar su skill de Wake Up, provocando que el monstruo domado lanzallamas se hiciera a un lado para alejarse de la zona de efecto y contestar con algunas bolas de fuego, incluso valiéndose de su Pointer Needle el enemigo tenía dificultades para luchar con una Marksman y su mascota desde la distancia, por eso mismo aunque acababa de herir al mamífero ígneo con una de sus agujas cortantes, dos impactos de flecha le hicieron retroceder e incluso considerar una huida.

    ─ Ah no, no escaparas de esta ─ amenazó entonces el asesino, apareciendo de repente y dando a entender que ya había conseguido eliminar al Stalker.

    La entrada en escena de Nox había conseguido imponer una barrera que el Master Clock no podría atravesar, estaba rodeado teniendo a la chica enfrente, al chico detrás y al monstruo domado volador sobrevolando el abismo. Fue justamente una serie de esferas ardientes de Maekar las que a continuación forzaron al enemigo a esquivar, siendo una flecha de Rhaella la que perforó el cuerpo del pequeño artilugio despertador acabando con su vida y volviéndole pequeños pixeles en el aire.

    ─ Eso tomó un poco más de trabajo del que esperaba ─ comentó la domadora, tanto ella como el hada terrestre y el compañero animal estaban aún en buena condición como para seguir con la huida, pero antes había algo más que atender.

    Sin decir nada más, la dupla entonces retomó su descenso inmediatamente yendo en dirección a aquel otro dúo de jugadores que habían divisado antes y que ahora estaban retrocediendo ante la ofensiva de dos Lesser Ogres. Algunos pequeños escombros habían comenzado a caer desde el techo producto de otra pequeña vibración, apenas habían transcurrido ocho minutos, debían apresurarse si pretendían salvar a estas personas y salir con vida del dungeon.

    ─ Rhae, ¿Crees que puedas acertar con tus flechas mientras te estas balanceando? ─ preguntó el peliazul sorprendiendo a su compañera en el instante que esta dio un vistazo al Hookshot en la mano izquierda del asesino conforme corrían escaleras abajo.

    -----
    RyuichiRyuichi
    Done! /o/

    Dejo además una descripción gráfica de como luciría la zona del descenso en escalera de caracol gigante en donde estamos(?):
    [​IMG]
     
  3. Ryuichi

    Ryuichi

    Registrado:
    23 Oct 2008
    Mensajes:
    3,912
    Temas:
    55
    Calificaciones:
    +460

    Despertó completamente confundida y su mundo daba vueltas. Recordó perfectamente haber llegado junto a Nox y Maekar, la luz y luego todo negro; antes de perder el conocimiento, buscó con la mirada a sus acompañantes para asegurarse de su seguridad, viendo vagamente como éstos también caían en un momentáneo sueño.

    La cadena de acontecimientos posteriores fue de lo más rápida. No había tiempo para sentarse y pensar en una estrategia, no había tiempo para titubear sobre su siguiente movimiento y mucho menos para dudar sobre la veracidad de los sucesos; después de todo no era la primera vez que se enfrentaban contra algo como aquello.

    Ahora tenían frente a ellos a dos jugadores en peligro y un par de monstruos que los amenazaban. Por sus caras era obvio que los muchachos no tenían mucha experiencia con las criaturas, si fuese el caso contrario no hubiesen retrocedido con las piernas tambaleantes como lo estaban haciendo en ese momento.

    La sugerencia de Nox la tomó completamente por sorpresa e hizo una pequeña mueca de desconcierto, incapaz de proyectar en su mente lo que su compañero quería hacer.

    ¿Eh? —fue lo único que emitió.

    Si estamos en altura estaremos fuera de peligro y también podremos auxiliar a esos jugadores. Ya sabes, fuera de peligro —terminó por aclarar.

    Ah, vale —asintió medianamente ausente—. La verdad es que no creo que pueda acertarles —reconoció sin estar completamente segura. Su respuesta fue más porque lo único que pudo imaginarse mentalmente fue una situación de lo más vergonzosa y que no quería convertir en realidad—. Aunque sería más fácil si uso mi Devils Forearm —y con eso mostró el arma dispuesta en su brazo derecho.

    De acuerdo —aceptó Nox.

    El asesino se detuvo por una fracción de segundos para localizar el punto hacia donde debería fijar el punto de apoyo, ubicándolo frente a una saliente en donde cabía perfectamente una persona mientras que la otra podría propinar ataques hacia los Lesser Ogres quienes, afortunadamente, no habían reparado con la presencia de una fémina en los alrededores.

    Bien, afírmate a mi espalda.

    La francesa siguió la indicación y cruzó sus brazos por sobre el torso de Nox, sin provocar presión sobre su cuello y así no sofocarlo; igualmente cargó el peso de su cuerpo sobre la espalda del varón.

    ¿Estás lista? —preguntó, apuntando con su Hookshot hacia la parte superior de la pared.

    Estoy lista —respondió con toda seguridad—. Vamos —reiteró.

    Tras la confirmación de Rhaella, Nox proyectó la cadena hacia el lugar deseado. Ambos chicos sintieron el aire sobre sus rostros antes de estar próximos a la pared, en donde el Gnome terminó por ocupar el espacio destinado a una persona; mientras tanto Rhaella se aseguró enroscando su pierna y usando parte del cable como apoyo para su pie, también envolviendo uno de sus brazos —el izquierdo— con la cadena del Hookshot.

    No era del todo cómodo, pero la situación no estaba para ser caprichoso.

    La primera ofensiva provino de Nox quien usó su Chakram hacia uno de los ogros, quien profirió un grito en cuanto el anillo impactó en su repulsivo cuerpo. Al menos ya uno dejó a los jugadores desprovistos de atención.

    Eso es, no eres muy listo después de todo —se alegró el Gnome al ver como el ogro se precipitó hacia el lugar en donde creía que el ataque emergió, sin siquiera fijarse por sobre su cabeza.

    Ahora queda el otro —musitó Rhaella, lanzando las cuchillas del Devils Forearm con precisión hacia el otro monstruo, quien tuvo exactamente la misma reacción que su compañero—. Funcionó —le dijo a Nox, alegremente.

    Así es, pero esto no ha terminado.

    En efecto no lo era, ahora tenían que preocuparse de eliminar por completo al par de ogros. Los monstruos terminaron por dar con el origen de los ataques —al menos algo de inteligencia tenían—, sin embargo, el dúo de jugadores contaban con una altura como para escapar de sus ataques. En contadas ocasiones los ogros amenazaban con atacar a Rhaella, quien los hacía a un lado usando el Blast volviendo a recobrar una momentánea seguridad. Tanto Rhaella como Nox siguieron atacando a las ofuscadas criaturas hasta que éstas se desvanecieron en pixeles.

    Rápidamente bajaron y alcanzaron a los jugadores que habían estado siendo atacados.

    ¿Están bien? —preguntó la Cait Sith, extendiendo su mano hacia uno de ellos para así ayudarle a ponerse de pie. El jugador asintió—. Muy bien, deben seguir bajando rápidamente y eviten enfrentamientos a toda costa.

    Vamos, muévanse —apremió Nox uniéndose a la conversación y al descenso.​

    NoirExorNoirExor
     
  4. NoirExor

    NoirExor "Albino-master" Moderador

    Registrado:
    28 Ene 2010
    Mensajes:
    1,038
    Temas:
    74
    Calificaciones:
    +629

    Los jugadores recién rescatados por el dúo de asesino y arquera reaccionaron de inmediato ante la orden del usuario de las dagas, ni pensaron en su orgullo o nada parecido, la realidad era que se habían quedado algo aturdidos debido al enfrentamiento con aquellas dos criaturas de gran tamaño al punto en que por un instante olvidaron el principal problema en el que todos estaban metidos ahora fuesen de un bando u otro, es más, ahora que los cuatro continuaban con la acelerada carrera camino a los pisos inferiores Rhaella pudo notar el nombre rojizo de uno de los chicos a los que habían ayudado… ¿Acaso eran un curioso equipo de héroe y player killer? Eso era un tanto peculiar, pero también dejaba en claro que las circunstancias ahora acababan de cambiar, ya que los Lesser Ogre estaban atacando a alguien de la facción negra cuando normalmente no deberían. Tanto la francesa como el escocés habían presenciado antes como los monstruos de la torre parecían mascotas o peones de los agresores de nick rojo.

    El cuarteto continuó avanzando con firme determinación, los escombros podían encontrarse todavía a lo largo del recorrido y las vibraciones aleatorias pero cortas en la estructura amenazaban con desestabilizar a uno de no ser cuidadoso, finalmente los pies apresurados de los jugadores los condujeron a lo que era el final de las escalinatas y una entrada a una sala amplia que parecía una galería de algún tipo cual antiguo museo. El único problema era que el paso estaba cerrado por un buen número de Skull Centipede, aunque podía apreciarse como un jugador solitario atacaba desde el otro lado con conjuros, de seguro un Caster.


    ─ ¡Ey! ¿No deberías correr en lugar de dedicarte a farmear? ─ preguntó en voz alta el asesino de la máscara llamando la atención tanto de las criaturas invertebradas como del solitario conjurador.
    ─ ¿No es acaso nuestra tarea la de ayudar a otros que lo necesiten además? ─ contestó el otro chico que lanzaba ahora ataques de fuego conforme retrocedía, los bichos ahora habían sido provocados por él ─ Bobo, deberías leer los enunciados de las quest ─ dijo seguidamente apenándose un poco pues sus mejillas ahora se habían tornado algo rosadas.
    ─ ¡Awww que lindo! ─ exclamó una de las usuarias que el par de Jabberwocks habían salvado con anterioridad, se trataba de alguien de clase fighter, su comentario de seguro había incomodado al lanzador de conjuros pero igualmente se lanzó al combate para ayudar con los ciempiés.
    ─ Por mi está bien mientras no terminemos sepultados ─ expresó la Cait Sith quien ahora se dignaba a prestar una mano en este rápido enfrentamiento ─ Maekar, es hora de trabajar.

    El grupo ahora acababa de crecer por momentos, conforme las flechas de la domadora y los puños de la luchadora ayudaban a mantener a raya los alargados atropodos, el otro jugador de clase knight se abría paso a través de los ocho enemigos con tal de alcanzar al caster y brindarle apoyo en el cuerpo a cuerpo. Nox asumía un rol que se podía definir como el de una criatura acechante, atacaba a sus enemigos desde atrás con sus garras y luego se alejaba para hacer lo mismo con sus demás oponentes, algunos golpes de su chakram también eran una buena alternativa antes que ser atrapado por una marejada de agresiones y mordiscos.

    La party continuó con el enfrentamiento de manera óptima, aprovechando que poseían dos combatientes capaces de acaparar la atención del enemigo y resistir, otros dos que podían asestar buen daño a distancia y otro que evitaba que los adversarios escapen a la vez que atacaba desde ángulos vulnerables. Las criaturas fueron disminuyendo hasta que eventualmente Maekar eliminó al último de los invertebrados con una serie de bolas de fuego aprovechando su capacidad para volar y así eludir con cierta facilidad la habilidad de Eviscerate del monstruo. Ahora solo restaba proseguir con la huida y eso era precisamente lo que todos tenían en mente nada más el estorbo final se desintegró en pixeles.

    Solo la confusa galería quedaba por cruzar en esos instantes, el lugar estaba dividido en varias habitaciones donde se exponían diversidad de objetos que aparentaban poseer un buen valor artístico como pinturas, jarrones, vidrieras con artículos antiguos y demás cosas que en algunos casos yacían ahora en el suelo producto de las sacudidas y alguno que otro pedrusco grande que había caído del techo. Ahora estos últimos eran más frecuentes particularmente en esa zona, pequeños trozos de roca caían al azar suponiendo un obstáculo para los chicos que se abrían camino tratando de esquivarlos. Nuevamente un rugido pudo escucharse en la distancia, esta vez de forma mucho más clara a como Nox y Rhaella habían captado en los niveles superiores de la torre… algo que seguía dando un mal presagio considerando que de oírse mejor significaba que se estaban aproximando a la fuente de tales estruendos bestiales.


    ─ ¡Oh no, deténganlo! ─ El mago del grupo señaló entonces lo que parecía una puerta mecánica levadiza, al parecer su mecanismo era gobernado por una palanca que ahora mismo estaba siendo jalada por un Lesser Ogre y dos Stalkers de manera que el acceso quedase bloqueado.
    ─ Yo lo hago ─ dijo enseguida el asesino aprovechando su velocidad para aproximarse a toda prisa siendo que solo un único stalker pudo reaccionar ante su movimiento pero siendo eludido por el jugador que ya se había acostumbrado a los patrones de estos murciélagos deformes.

    El salto del enmascarado le llevó a treparse sobre la espalda del ogro y acuchillar su espalda multiples veces para que la criatura detuviese el accionar de la palanca e intentase golpear su propia espalda para quitarse de encima al humano.

    ─ ¡Yo me encargo de la palanca, ustedes de los monstruos! ─ dijo aquella jugadora de clase fighter que ahora emprendió carrera hacía el mecanismo conforme Rhaella, Maekar, el jugador Knight y el mago se encargaban del trío enemigo.

    Debían superar aquel obstáculo para proseguir con el descenso, habían transcurrido ya unos quince minutos.


    -----
    RyuichiRyuichi
    Finish it /o/ !
     
  5. Ryuichi

    Ryuichi

    Registrado:
    23 Oct 2008
    Mensajes:
    3,912
    Temas:
    55
    Calificaciones:
    +460

    ¡A un lado!

    Exclamó la arquera lanzándose a sí misma hacia el Caster, quien seguramente tenía toda su atención en otro de los monstruos o bien en la salida, por lo que no pudo vislumbrar el ataque de un Stalker. Fue una suerte que la Cait Sith interviniera, de no haberlo hecho tendrían a un aliado herido y bajo los efectos del veneno de las garras.

    No podían permitirse perder a ninguno del grupo, tampoco perder más minutos de los necesarios enfrentándose a los monstruos que se le pusieran en frente. Si tan sólo el espacio hubiese sido más amplio, Rhaella habría propuesto evadirlos y salir lo más rápido posible.

    «Ya no queda otra, hay que hacerle frente.» Pensó en tanto ayudaba al Caster a levantarse y ponerse a la defensiva de inmediato.

    ¿Están bien? —Preguntó el knight, quien se encontraba peleando con un ogro—. Yo me encargo de éste, preocúpense de esos dos —sugirió sin darles oportunidad de refutar. De todas formas no pensaban hacerlo.


    Rhaella se reincorporó velozmente y saltó hacia un lado, evitando así que las garras impactaran con su cuerpo. La criatura era rápida, pero no era la primera vez que al arquera se enfrentaba a un monstruo de esos, así que esquivar sus arremetidas no le significaba un gran esfuerzo. En esos momentos estaba más preocupada por el Caster que, a esas alturas, debía de encontrarse agotadísimo.

    Hey, por aquí —le llamó la atención a ambos Stalkers, a uno de ellos tuvo que dispararle una flecha para que se enfocara en ella y dejara al hechicero—. Bueno, eso salió mejor de lo que pensé —musitó.


    Corrió hacia la parte por donde habían llegado, con ambos monstruos pisándole los talones, sin tener realmente algo en mente. Cuando se vio en apuros, porque una de las criaturas la alcanzó y atacó con sus garras, se lanzó de espaldas al suelo arrastrándose por al menos un metro; tensó el arco y lanzó una flecha hacia un candelabro —que únicamente cumplía el cometido de adorno—, el cual terminó por caer sobre el monstruo.

    ¡Maekar! —llamó a su compañero, quien llegó rápidamente a su lado.


    Entonces Rhaella acumuló mana en una de sus manos y tocó el lomo de su monstruo, el cual, sin gastar su tiempo, arremetió en contra el otro Stalker que se aproximaba a ellos a gran velocidad. Primero volvió a elevarse hasta el techo de la galería, para posteriormente descender en picada convertido en una bola llameante rebosante de vida iluminando notoriamente los alrededores.

    Encárgate de él —solicitó antes de volver a tomar distancia del Stalker, hasta entonces, sepultado bajo el candelabro.


    Antes de seguir tomando más distancia, hizo uso del Blast para poder ganar un poco de ventaja. En cuanto estuvo lo suficientemente alejada de la criatura, atacó con su Devils Forearm, añadiéndole el Aeon para que hiciera más daño del habitual.

    Se alegró ligeramente cuando vio al Stalker desvanecerse en variados pixeles. Ahora sólo le tocaba echarle una mano a Maekar, que en realidad se limitó a lanzar un par de flechas hacia la ya lastimada criatura. De hecho, Rhaella creyó que de no haber llegado, Maekar no habría tenido mayores dificultades contra su adversario. Era fuerte, incluso más que Rhaella y eso le tranquilizaba.

    Vamos, amigo, tenemos que reunirnos con los demás.


    Cuando el dúo, domadora y monstruo, llegaron hacia donde estaba el grupo descubrieron con satisfacción que ya la situación estaba bajo completo control. El Knight había acabado con el ogro, el Caster estaba en perfectas condiciones y lo mismo se podía decir de Nox y la Fighter.

    Muy bien, movámonos de una vez antes de que lleguen más monstros —apresuró Nox, siendo el primero en atravesar la gran puerta.


    Del otro lado encontraron un pasillo de aspecto lúgubre, cuyas piezas metálicas estaban bastante oxidadas. Caminaron con cautela, después de todo podían pisar un espacio que hubiese caído bajo los efectos de la oxidación. Llegaron al final del pasillo, encontrándose con un elevador similar a los usados en las minas, incluso disponía de una palanca que por suerte estaba en buenas condiciones.

    ¿Ninguno salió lastimado? —preguntó Rhaella con un hilo de voz. Se sentía un tanto intimidada por la cantidad de gente con la que estaban en esos momentos.


    No, todos estamos bien —respondió inmediatamente el Gnome—. Esperemos que esto nos lleve hasta la salida.


    De seguro así es —no quedaba de otra que ser optimista.


    Al menos no estaban equivocados cuando guardaron esperanzas, pues después de descender el elevador se encontraron con otra puerta metálica —la cual tuvieron que mover entre tres—, llegando finalmente hasta la salida de Clock Tower.

    Las caras sonrientes no duraron mucho cuando, después de recorrer unos metros, una figura humanoide enorme descendió ante ellos levantando una estela de polvo. Era el King Goblin.


    NoirExorNoirExor JudasJudas done
     

Compartir esta página

Cargando...