Misión C Queda entre Familia - Usami y John / Rakugakure no Sato

Tema en 'Naruto World' iniciado por M4x, 8 Ene 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    M4x

    M4x

    Registrado:
    21 Ago 2009
    Mensajes:
    797
    Temas:
    22
    Calificaciones:
    +95 / -1
     
  2. Autor
    M4x

    M4x

    Registrado:
    21 Ago 2009
    Mensajes:
    797
    Temas:
    22
    Calificaciones:
    +95 / -1
    Un bostezo alargado, una cantarina jovencita y un encargo por atender. El dúo emprendía viaje hacia la residencia Hammer and Forge; extraño nombre para un clan meditó Usami, con la esperanza de darle propia solución al conflicto encargado. Los por qué y los cómo, no habían sido especificados y precisamente esa era la tarea dada por el Tenmo: Hammer and Forge suministraban de armamento indispensable para el desarrollo militar y ocupaban un puesto casi asegurado entre la familias más poderosas de la aldea. Respetando esa posición fue que vieron imperativo atender la situación con rapidez. John trató de apaciguar su creciente necesidad de bostezar pero este era más fuerte, aún así trató de disimular en presencia de la fémina de los Senju.

    ¿Conoces a el clan John?— el aludido asintió y de paso hizo girar sobre el cuello sobre su rotula provocando el chasquidos de los huesos. Usami arrugó levemente la frente.

    Fueron de las primeras camadas de Clanes que se unieron al fundarse la aldea. Según tengo entendido al Tenmo le interesaba principalmente sus técnicas de fundición y forjado de armas— explicaba Kumi con detalles— .Pero eran peculiares puesto que constaban de dos “divisiones especializadas”— remarcó con sus dedos— La mitad del clan se especializaba en la fundición de metales y en su purificación, mientras que el resto se ocupaban en moldearlas para convertirlas en armas u cualquier otro utensilio militar. Por eso mismo el clan se llama, Hammer and Forge.

    Suena como que el mayor trabajo lo tenían la división de fabricación.— la chica nunca en su vida había presenciado la creación de un Kunai, Shuriken o Katana. Pero se aventuraba a imaginar que el trabajo más demandante debía ser el acondicionamiento de los aceros.

    Ambos transitaba a paso común por unos de los caminos externos a la cuidad de Rakugakure no Sato, su destino quedaba a una hora a pie así que no tenían prisa por llegar. Confiaban en que, fuera cual fuese el desencadenante del descontento, ellos pondrían fungir como buenos negociantes. Además, últimamente pasaban mas tiempos juntos y se habían hecho buenos compañeros, más no aún amigos.

    Relativamente cierto, pero la rama Forge son genios en el manipuleo de los metales y el fuego. Podría decirse que las técnicas que utilizan para purificar el metal son como un arte secreta y prohibida. Siendo técnicamente perteneciente de la misma familia, ninguno de la rama Hammer tiene conocimientos o mucho menos permiso de aprender sobre ello.

    ¿Cómo sabes tanto?—preguntó curiosa Usami, no veía a John como alguien detallista o tan siquiera conocedor del ambiente. Tal vez lo había juzgado mal a pesar de su apariencia tosca y descuidada.

    Fui yo quien los invitó a unirse a la aldea— Senju alzó la cejas con sorpresa, John prosiguió— Antes fue asistente de una herrería, trabajé por unos meses pero aprendí bien la profesión. Luego me uní a Rakugakure no Sato, y el Tenmo al conocer mis habilidades me ordeno que vaya a reclutarlos.

    Ahora que lo pienso— inquirió con más curiosidad la fémina de los Senju— Me cuesta creer que no fueras shinobi antes de estar en Rakugakure no Sato.

    Nunca dije que no lo haya sido.

    ¡Ajá! Tal como sospeché. ¿Entonces perteneciste a alguna aldea? ¿A cuál? ¡Dime!— los detalles anaranjados de su chaqueta daban la impresión de que ella tuviera orejas, tal como si fuera un conejo lo cual hacia la situación más tierna y graciosa. John sonrió de lado, con algo de tristeza, algo que ella notó pero fue efímero el momento, pues su voz sonó bastante animada y grave, el tono normal del grandote.

    Terminemos la misión y prometo contarte ¿Trato?

    ¡Sip!


    YukiiYukii siguele!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Yukii

    Yukii ❥❥ Queen of Disaster. Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,166
    Temas:
    763
    Calificaciones:
    +1,993 / -10

    No tardaron mucho en llegar a la residencia. Se hallaba en una colina privilegiada como era de esperarse de aquellos que fungían un papel importante dentro de la aldea, sin embargo no fue la bella arquitectura ni el tamaño lo que llamó la atención de ambos chunin. Sí, el sitio era extenso y se veía trabajado amén del talento del clan y es que no solo era el hogar, sino el taller de manufactura principal. Pero lo primero que saltó a los fue el fuego cruzado que se extendía a lo largo del patio. Hermosas estatuas dedicadas a embellecer la parte frontal del recibidor ahora estaban postradas en tierra y una que otra degollada por el intercambio de armas arrojadizas. Sin importar que se tratase de la familia de forja o de purificación, ambas disponían de un amplio armamento.

    Enfrentamiento campal. Alguna situación había terminado por colmar el vaso y de pronto, ya no fueron solo discusiones o rabietas, sino una pelea. Los dos bandos se mantenían separados, uno en cada flanco, delimitados por apenas una pared de hierba ornamentaria que se interponía de forma impertinente y sin querer. Lo ridículo del asunto era que, aunque fuesen buenos herreros en el proceso de fabricación, eran pésimos usándolas. Ese minúsculo detalle había impedido que terminasen matándose entre ellos. De lo contrario, quizás ya no quedaría ninguno en pie. Los shinobis apenas se dieron cuenta apresuraron el paso para intervenir en el enfrentamiento. En primera instancia, Usami hizo abundar la vegetación entre ambos formando una pared densa en follaje que evitase el contacto visual entre ambos bandos. La gente involucrada no pudo evitar mirar con mala cara los recién llegados ¿A esos quién los había llamado?

    ¡Maldito Hammer! ¡Llamaron shinobis porque saben que no pueden hacernos frente! No tiene honor. ―Dijo un anciano del lado derecho, el más viejo del grupo.

    ―¿Yo? Forge traidor. Tú los trajiste porque no tienes ni el valor de matarnos ―contestó otro viejo de edad semejante, del lado izquierdo. La intervención de ambos vejestorios despertó un murmullo generalizado, a primera vista era evidente que esos dos cascarrabias eran los patriarcas de cada familia. John se lo afirmó a la menor. Los conocía, pero hasta donde recordaba siempre habían tenido buena relación. Para bien o para mal, tenían mucha influencia entre los suyos, así que bastaría un desacuerdo entre esos dos para despertar una enemista generalizada.

    Ve por Hammer, trata de tranquilizarlo ―pidió el castaño a Senju. Ella asintió, no tenía buena suerte con personas de la tercera edad, pero iba a hacer lo mejor. Caminó hacia la derecha del muro verde para hablar con el susodicho, todos los presentes tomaron sus armas, aunque algunos en realidad ni sabían cómo tomar una shuriken. John iría por Forge para descubrir el problema.

    Tranquilos, tranquilos. No los voy a atacar ―ella extendió las manos y esbozó la mejor sonrisa que pudo para hacerles saber que venía en paz.

    ¡Pero nosotros sí! ―uno de los varones tomó una espada y la blandió torpemente, de tal forma que la hoja afilada casi corta a su compañero.

    ¡Eres idiota o qué? ―gritó el viejo exasperado. Si no se calmaba igual le daba un infarto. Se acomodó el bigote y también la yukata conforme Usami se acercaba. Sí, le había tocado el rabo verde. Incluso hizo una seña para que la dejaran pasar y, como decía el lobo, mirarla mejor. El tipo asintió para sí, reconociendo que Raku estaba progresando en materia shinobi y luego se presentó amablemente. ¿No lo dije? Era algo bipolar, como la mayoría de los ancianos ―. Mi nombre es Furu Hammer ¿Cuál es el tuyo, linda chica?

    Usami Senju ―respondió con algo de nerviosismo. Los varones maduros que estaban allí se dieron un facepalm, murmurando cosas “Allí va de nuevo”, “Ese viejo nunca cambia” “No otra vez, por favor”. Los jóvenes estaban preocupados, chicos que rondaban la misma edad de la azabache. Qué ironía.

    Lindo nombre. Debes ser amiga del grandulón.

    Sí. John es mi amigo. Venimos a investigar la pelea.

    Agh ―se volvió a tocar el bigote blanco ―, siempre se entromete. Pero no te preocupes, no pasa nada. Sucede lo de siempre, Forge es un imbécil ―más murmullos.

    Me… me gustaría saber más al respecto.

    Claro. Pasa. ¿No quieres té? ¿Galletas? ¿Carne añeja? ―guiñó el ojo.

    N-no. El té está bien. Gracias.

    Perfecto. Sígueme. Y ustedes ―dijo refiriéndose a los demás de su familia ―anden a trabajar. Ya.

    El pasillo los condujo por un jardincillo adyacente muy lindo, a pesar de tratarse de un taller y el hogar del muchos varones, el sitio poseía la delicadeza y el gusto de una fémina. Un jardín tan ordenado no podía haber sido imaginado por un hombre, pensó Senju. Mucho menos de esos bribones barbudos zarrapastrosos. Un sonido le hizo voltear y retrasarse al seguir al anciano, un chico rubio silbó. Eso la enojó ¡Creía que podía chiflarle! ¡Qué vulgar! El rostro de la chunin se volvió rojizo mientras cerraba uno de sus puños, dedicada a encontrar al responsable que evidentemente se escondía en los arbustos.

    Ven. No hagas ruido ―susurró el oculto al momento en que, con la mano, le hacía seña para que se acercara y se escondiera también.

    No. Serás tú quien haga ruido cuando te dé tu merecido.

    No, no. Cálmate. Solo quería llamar tu atención. El viejo Hammer jamás te dirá la verdad sobre la pelea. ―Esa confesión hizo que la chica se calmara ―. Verás, él es patriarca y nadie se atreve a contradecirlo, pero eso no significa que siempre tenga la razón. Lo mismo sucede con el abuelo Forge.

    Bueno, ¿y qué cosas hace?

    Ehm ―lo pensó un poco, era algo vergonzoso, pero si él no abría la boca las peleas seguirían siendo continuas. Tomó valor y lo dejó salir de una vez ―Están enamorados de la misma mujer. Ella ni siquiera lo sabe, pero han entrado en conflicto por su atención. Su nombre es Kaoru.


    M4xM4x
     
    Última edición: 24 Ene 2017
  4. Burns

    Burns Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    4,642
    Temas:
    257
    Calificaciones:
    +1,959 / -185
    Adelante.
     
  5. Yukii

    Yukii ❥❥ Queen of Disaster. Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,166
    Temas:
    763
    Calificaciones:
    +1,993 / -10

    Se rascó la mejilla porque una hoja del arbusto le hacía cosquillas. Uh, ¿Así que una mujer? No se equivocaba al tachar al viejo de rabo verde, lo supo desde que puso su mirada libidinosa sobre ella. Hizo un mohín, no quería tener que acercársele. El rubio le dio más detalles acerca de Kaoru, la manzana de la discordia que había provocado la pelea dentro de la gran familia.

    Se suponía que la mujer rondaba la edad de los treinta años, de largo cabello ondulado y ojos despiertos. Linda apariencia y una dulzura desbordante. Normal que cualquiera se sintiera atraído por ella, sobre todo si la misma acudía todas los días al taller a vender sus tés. Todo apuntaba a que la susodicha tenía un pequeño negocio que, a pesar de ser sencillo, era próspero porque cada día se añadían más clientes; ya fuese por su habilidad preparando las bolsitas de té o por su personalidad encantadora. Entonces, cada día, ella tocaba la puerta del taller para ofrecer sus productos. Hammer y Forge, los ancianos, eran consumidores de éstas preparaciones y el hecho de que las proveyera una mujer hermosa era solo un plus. Desde hacía días compraban cantidades exageradas, más de las que podían beber pero que se veían obligados a preparar a fin de seguir comprando y verla. Por supuesto, Kaoru no tenía idea de lo que sucedía, de la misma forma en que les sonreía a los viejos lo hacía con la demás gente. Eso sí, se le notaba feliz cuando obtenía buenas ganancias por su mercancía vendida. Incluso podría decirse que los ancianos estaban en su lista de clientes preferidos.

    Bueno, ¿Y tiene esposo? ―preguntó la azabache. El chico negó con la cabeza. ― Vive sola, llegó a la aldea hace como un mes.

    Uh, eso lo explica todo.

    De fondo, se escuchó la voz del anciano llamando a la chunin, se le había desaparecido de pronto y el té se estaba enfriando. A ella no le quedó más que salir del escondite y sacudirse las hojas para reaparecer en el pasillo con cara de extraviada. Furu Hammer la interceptó finalmente para guiarla hasta la sala. En una mesita de madera descansaba una taza humeante de porcelana y al apenas entrar la fragancia de rosas acarició su nariz. De verdad de Kaoru hacía unos tés bastante aromáticos. Tomó asiento y no tardó en dar el trago, preparándose para escuchar la versión del viejo. Esperaba que a John le fuera mejor con Forge.

    Como te decía. Él es un cretino. Siempre ha tenido celos de mí. Aunque trabajemos en la misma empresa durante años, le fastidia vivir a mi sombra desde que éramos unos jóvenes retoños.

    Y… ¿Qué le hace afirmar eso? ¿Han tenido problemas antes?

    Por supuesto niña ―pausó y le dio un trago a su bebida, saboreó el té como si eso avisase el odio hacia su hermano porque le recordaba a Kaoru, su Kaoru. Apretó el entrecejo y dejó la porcelana en la mesa ―. Pero esta vez ha cruzado la línea. Planeo dividir el negocio, ya no quiero estar cerca de él.

    Eso sería una gran tragedia. Es decir, su familia es un importante productor de armas, un pilar dentro de la aldea. Nosotros los ninjas dependemos de su trabajo ―dio otro sorbo y lo miró amablemente. Luego rebuscó en su portashuriken para extraer uno de ellos y mostrárselo al viejo. Eso le hizo reflexionar un poco, pero su orgullo de hombre le negaba a aceptar lo que hacía Forge.

    Lo sé. Amo hacer mi trabajo y estoy orgulloso de que mis manos sean útiles para la aldea ―sonrió levemente―, además de que estoy seguro de que los chicos seguirán el legado ―levantó la barbilla, señalando a los muchachos que trabajaban en el taller que desde allí era visible. Aun llegaba el repiqueteo de los metales.

    Por eso deben seguir adelante y hacer a un lado sus diferencias.

    Imposible ―zanjó. ―Agradezco que te intereses por nuestro asunto, pero me temo que el problema es demasiado personal.

    ¿No se puede hacer algo?

    No lo sé.

    En ese momento, alguien tocó el timbre. Los ojos de Hammer se dirigieron al reloj y en seguida se vio ansioso. Haciendo acopio de sus fuerzas se paró del sillón y se acercó a la cajonera para tomar dinero y después salir, olvidándose de la chunin. ¿Kaoru? Usami quedó descolocada al verlo andar apurado por el pasillo, así también al notar un brillo especial en sus ojos. No le quedó más que seguirlo para averiguarlo. Sin embargo, todavía no llegaba al patio cuando un estrépito se escuchó cerca de la entrada, alertando no solo a la fémina, sino a todos los del taller.


    Frank UnderwoodFrank Underwood dame next
     
  6. Jolie

    Jolie He give me the good shit that make me not quit.

    Registrado:
    16 Dic 2011
    Mensajes:
    809
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +503 / -12
  7. Yukii

    Yukii ❥❥ Queen of Disaster. Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,166
    Temas:
    763
    Calificaciones:
    +1,993 / -10

    La esfera de humo se expandió y apenas al buscar el portón con la mirada fue evidente que se volvía el sitio del siniestro. Usami pudo escuchar claramente la tos de Hammer, así que corrió a su auxilio mientras los demás varones buscaban agua para apagar el pequeño incendio que se sostenía gracias a la vegetación. La escena desconcertó a la azabache. Apenas se despejó un poco la humareda la silueta de Forge fue visible y eso no era lo único, sostenía un arma en sus manos. Algo sencillo, un puñal amenazante. Hammer, lejos de retroceder se adelantó a la escena, era hora de aclarar el asunto de una vez por todas, pero ¿Y Kaoru? Los ojos cyan de la fémina la buscaron a purada temiendo que hubiese salido herida por la explosión. Suspiró de alivio cuando notó que Kumi la tenía entre sus brazos, al parecer su decisión había sido no detener al anciano, sino salvar a la vendedora de té. Afortunadamente nadie estaba herido por la imprudencia, aún.

    ¡Ven de una vez y terminemos! ―gritó Forge.

    Aquí estoy, maldito pelmazo ―respondió Hammer, tomando su bastón como si se tratase de un bate de béisbol.

    El grandulón dejó a Kaoru ponerse sobre sus pies. Estaba asustada, no comprendía lo que estaba pasando, en el fondo quería huir pero el aprecio que tenía por ambos era genuino, posiblemente fruto de su blando corazón. John estaba molesto con Forge, habían estado hablando en confianza como los viejos amigos que eran, jamás pensó que el sujeto le robaría uno de sus sellos explosivos cuando le pidió que se los mostrara. Era una suerte que él mismo no se hubiese volado una mano. Era un viejo con mañas. Los ojos de Kaoru se abrieron como platos cuando miró a los patriarcas pelearse, por supuesto que los chunin iban a actuar, tras enarbolar sellos de manos una rama brotó del suelo para atapar la mano de Hammer mientras que, el castaño, corrió veloz para sujetar la humanidad de Forge. Entonces ambos quedaron inmóviles.

    ¡Suéltame, niña! ―demandó el viejo―debo terminar con este traidor de una vez. Estoy harto de que arruine todo lo que amo.

    ¡Estúpido!¡Eres tú quien siempre ha odiado vivir a mi sombra! Pero esta vez no dejaré que me quites lo que es mío ―respondió el otro. Quizás aquella escena del sello explosivo había sido la gota que derramó el vaso, de tal manera que ambos estaban decididos a hacerse daño. ¿Hasta ese punto los había llevado el amor de una mujer? Era una lástima que una relación de toda la vida acabara de forma tan trágica.

    ¡Basta ya! ―gritó Kaoru, interponiéndose entre ambos ancianos. Estaba llorando con gruesas lágrimas. Los miró a ambos y luego terminó cubriéndose el rostro con las manos para ahogar su llanto. Incluso para Usami que conocía parte de la historia, se sintió descolocada. Kaoru cayó de rodillas ―. ¡Lo siento! ¡Ha sido mi culpa! ―dijo con dificultad pero suficientemente alto para que todos la escucharan. Hubo murmullos. ¿De qué se habían perdido? Hasta los viejos se vieron sorprendidos. ―lo siento tanto. ¡Yo causé los problemas entre ustedes! ―¿Qué? ¿O sea que no era un delirio de los viejos y de verdad los estaba seduciendo?

    ¿De qué hablas?

    Yo… yo les hice a creer a ambos que me importaban. Quise destruirlos. Pero cuando vi que eran buenos conmigo y todo lo que me han ayudado, no pude más. No puedo. ―Continuó llorando. Senju se acercó para ayudarla a levantarse. Los dos patriarcas intercalaron miradas. Ahora que la mujer estaba confesando significaba que ambos habían sido engañados y que justamente el propósito era ese, separarlos. Habían estado a punto de hacerse daño por una mujer mala. Bajaron sus armas, avergonzados. Era tonto cómo su actitud inmadura por poco no solo destruía la compañía, sino sus lazos.

    ¿Por qué hiciste eso?

    Mi… mi esposo trabajó aquí hace tiempo, pero fue culpado de robo y lo despidieron. ¿Saben? Él era un buen hombre. ―Se secó las lágrimas, pero sus ojos no dejaban de estar hinchados ― Pero estaba desesperado. Teníamos deudas. Un día salió de la aldea en busca de otro empleo y jamás volvió. Tuve que salir a buscarlo pero no lo encontré, así que volví para vengarme ―gimoteó un poco más ―ahora me doy cuenta que en realidad no son malas personas como pensaba.

    Uh… ―Forge se llevó la mano a la barbilla para recordar al sujeto, no fue muy difícil, el sucedo había ocurrido hacía un año. ―Sí, su nombre era Kaito Hugi ―recordó el rostro del sujeto y pronto le quedó claro el panorama. El tipo les había robado más de una vez, era un zángano y un bebedor, más de una vez pasaron por alto sus trampas. Al final no les quedó más que despedirlo. Pero claro que para su mujer, él no era malo. Hammer lo miró a los ojos, llegando a un acuerdo silencioso. No era necesario lastimar a Kaoru diciéndole que su marido era un basura de hombre que solo pensaba en su bienestar. Y lejos de querer castigarla por su engaño, sintieron compasión. Ellos mismo habían descubierto el buen corazón de la mujer, a pesar de todo. La pobre seguro había tenido que lidiar con la soledad y las deudas, creándole una amargura en el alma que se convirtió en venganza.

    Kaoru, lamentamos escuchar la noticia. Entiendo que sientas rencor hacia nosotros, pero nada tuvimos que ver con su desaparición.

    Lo sé. Lo sé. Fui una tonta ¡Perdónenme! ―inclinó el rostro mientras comenzaba a llorar de nuevo. Los viejos se miraron. No había porque armar tanto alboroto.

    No te preocupes. Todos cometemos errores.

    De verdad, no sé que hubiera pasado sí…

    Pero no pasó.

    Prometo no volver a molestarles. Me siento tan avergonzada.

    Yo todavía quiero de tus tés.

    ¡Yo también!

    Los chunin quedaron complacidos, la relación entre los dos viejos pronto se restauró en cuanto notaron que ninguno de los dos había actuado traicioneramente. Por supuesto que en el fondo lamentaban todas aquellas cosas malas que dijeron sin pensar, mas eso era algo que tendrían que arreglar en privado. Por el momento la empresa estaba a salvo. Kaoru sonrió levemente. Su alma se tranquilizaba al no haber provocado un daño mayor.


    Fin
     
  8. Burns

    Burns Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    4,642
    Temas:
    257
    Calificaciones:
    +1,959 / -185
    M4xM4x Si bien no cumpliste el mínimo de post, como moderador haré una excepción (excepciones que solo yo puedo hacer; Staff, hagan lo que yo digo, no lo que yo hago (?)). y te evaluaré, asignándote la paga correspondiente y la reputación merecida.

    M4xM4x

    Interpretación: En tu único escrito presentaste una conversación entre ambos personajes que sentó las bases de la misión; asimismo, respetando la representación fidedigna de ambos con cierta chispa. Me habría gustado leer más pero fue uno solo, de tal manera que en eso basaré mi evaluación. Es un 10 pero te colocaré 6 para compensar (que no llegaste al mínimo; haré eso en todo).

    6/10

    Verosimilitud: Es una misión rango C, donde plasmaste una introducción. Careció de peligrosidad.

    6/10

    Trama: La manera en que estableciste una conexión entre tu personaje y la misión (él les invitó a la aldea) fue un detalle que cargó de relevancia a la historia, pues es lo contrario a crear una trama alejada y artificial, más bien fue cercana al personaje y eso siempre es un punto a favor. No obstante, hubo carencias de desarrollo propias de que solo participaste una vez y al principio, pero de buena manera.

    6/10

    Obtienes 150 Ryo's y 1 PR.

    ---

    YukiiYukii

    Interpretación: Con relación a tu personaje y el de M4x no tengo queja alguna, pues los manejaste apropiadamente. Creaste personajes adicionales referentes a la misión, como sueles hacer; es un punto a favor que te esmeres al menos por poner un nombre y una personalidad base a los intervinientes -a los terceros-, un trasfondo y un conflicto. No obstante, usaré este apartado para cuestionar la actitud de Kaoru a la hora de "estallar" de repente y confesar todo lo malo que hizo. ¿Qué le llevó a eso? ¿Por qué tan súbito? No pareció real, más bien es difícil que cobre sentido que una persona actúe así, o al menos en el escrito no se mostró a la fémina como alguien que haría eso.

    8/10

    Verosimilitud: Impóluta.

    10/10

    Trama: Buen desarrollo, gran ritmo del escrito, personajes con cierto trasfondo y vida propia, una historia relativamente coherente y que puede suceder en la vida real. Esta fue una misión académica, pero eso no quita que se salió de la regla. Lo único que debo observar es que la resolución de la misión fue muy conveniente, con Kaoru estallando como si eso fuera absolutamente necesario para zanjar el escrito. Había mejores maneras de hacerlo, o al menos, de restar conveniencia al asunto. NO digo que la "audacia" de las tramas, representada con hechos que realmente son improbables pero que pueden suceder -el infarto de un personaje, por ejemplo, posibilidad que nunca he visto que suceda y muchos acusarían de deus ex machina-, sino que en este caso, por el contexto, se sintió precisamente forzado.

    9/10

    225 Ryo's y 2 PR.

    ---

    250 Ryo's y 1 PP para Rakugakure no Sato.

    DrNikoDrNiko Asigna y cierra. Avisas.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Sakura

    Sakura Sweet Girl Diseñador Oficial

    Registrado:
    23 Jun 2008
    Mensajes:
    4,429
    Temas:
    212
    Calificaciones:
    +1,080 / -10
    Asignado! Cierro -3-​
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página