Ascenso Peregrinaje [Hanz von Kaulitz]

Tema en 'Digital World' iniciado por Masaru, 6 Jul 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,176
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,578


    Con tanto misterio rodeando el enigmático examen de ascenso a Commander, una de las cosas que el Hanz no esperó era estar sentado en una oficina privada de la Central de Tamers, frente a alguien que, se notaba a leguas, era todo menos un instructor. A diferencia de examenes anteriores no había ceremonia de inauguración, discurso o candidatos alrededor, nisiquiera una pista de lo que podía tratarse la prueba. Más bien parecía un simple papeleo, con la dupla conformada por Tamer y Digimon sentados, esperando mientras el funcionario ante ellos revisaba entre papeles y archivos que ambos cumplieran los requisitos para tomar la prueba.

    - Parece estar todo en orden - concluyó el trabajador, dejando de lado los documentos para sacar de dentro de su escritorio lo que parecía ser una bolsa de tela. Luego de confirmar su contenido, la pasó al Tamer, el cual se percató al sujetarla que se trataba de una extraña esfera, una especie de joya o piedra no muy distinta a una bola de cristal. Hanz la movió en su mano para comprobar su peso y enarcó una ceja, curioso sobre el propósito de dicho objeto.

    - ¿Que se supone que haga con esto?

    - Tienes que llevarla al lugar que te indicaré - explicó vagamente el hombre. Tanto el Elite como su compañero intercambiaron miradas. ¿Eso era el "magnífico" examen? ¿Hacerlas de repartidor? Debía haber un truco extra, aunque a simple vista no se hacía aparente de ninguna forma - Entonces... - El trabajador de la Central carraspeó, sin explicar si estaba tratando de crear suspenso o solo le molestaba la garganta en ese momento - Hanz Von Kaulitz y V-mon. Para su examen tiene que viajar a...



    "Peregrinaje” [Ascenso]​
    a) Instructor: ???
    b) Lugar donde debe ser tomada: WWW Continent - Viviane Village
    c) Descripción de la misión: Ha llegado la hora del examen de ascenso a Commander y hay una duda sobre la mente del Tamer. ¿Cuál es el examen? y, sobretodo ¿Quién es el instructor? A diferencia de los examenes anteriores nadie parece saber realmente quien es el instructor, ni cual es la prueba que hace pasar a los aspirantes. Entonces... ¿Cómo se supone que asciendas en primer lugar? Investigando la única pista que consigues es que viajes a Viviane Village, donde uno de los encargados de la Central te dará tu primera tarea en tu ascenso hacia el próximo rango: Lleva una esfera a una ubicación que él te dirá, el resto lo sabrás en el camino
    d) Descripción del campo de juego: Viviane Village - ???
    e) Objetivos a cumplir:
    • Trasladar la esfera a ???
    • ???
    f) Datos Extra:
    • Requisitos: Solo puede tomarse si el Tamer es rango Elite y ha completado 45 Quests satisfactoriamente. De estas 45, al menos 3 deben ser de Rango A. También debe haber completado 5 Raids.
    • Quest de Ascenso: Los Tamers con rango [Special] pueden recibir la recompensa de la Quest sin tener que tomarla (Es imperativo que tengan los requisitos reunidos)
    • Quest Progresiva: Los Objetivos y Datos Extra van cambiando a medida que se desarrolla la Quest
    • Al momento de tomar la Quest la moderación lanzará un dado de cuatro caras. El número que caiga dictará el lugar al que hay que viajar. Si el usuario ya ha superado la Quest antes con otro personaje o posee el Rango [Special], podrá elegir entre las cuatro opciones sin tener que lanzar el dado
    • Desde el momento en el que salen de la Central su examen de ascenso da inicio, así como sus normas
    • El viaje hacia la zona indicada deben hacerlo solos (Tamer y Digimon). No tienen permitido ir con compañía o pedir ayuda
    • El Tamer debe portar consigo la esfera en todo momento. Así mismo, debe entregarla personalmente en el lugar que se le indique
    • La esfera tiene cierto parecido con una bola de cristal, sin embargo no es frágil. No se preocupen si es golpeada, no puede romperse
    • No está permitido el uso de medios de la ciudad (Trailmon o Digital Gates) para el viaje, únicamente pueden usar las habilidades de su Digimon o lo que puedan crear o conseguir.
    • El viaje no está ideado para hacerse en un post. El GM les dirá cuando pueden llegar al destino y les irá poniendo trabas en el camino
    • En caso de fallida, no se podrá volver a tomar esta Quest en un plazo de dos semanas
    g) Recompensa:
    80 Puntos o más: Ascenso al rango Commander + Z.U. Gem (en caso de poseer una, 1500 Bits)

    Ficha: Hanz Von Kaulitz, Veemon & Blitzmon
    Mínimo de Post: No hay
    Plazo: un mes

    MaikuMaiku ya que usarás el Special para elegir la ubicación, tu te encargas de terminar la frase del trabajador. Los lugares a elegir son:
    1. Assembler Tower [Este]
    2. Volcano Boot [Sur]
    3. Ruinas Codec [Oeste]
    4. Forest of Gods [Norte]
    Una vez elegido el destino no se puede cambiar. Have fun~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,833
    Temas:
    399
    Calificaciones:
    +1,506
    — Hanz Von Kaulitz y V-mon. Para su examen tienen que viajar a... —el boxeador enarcó una ceja, algo impaciente con el remedo de espectáculo montado por el sujeto— Forest of Gods —tecleó un par de cosas más, para luego mirar al adolescente con curiosidad. Por alguna razón, seguía allí parado.

    — ¿Eso es todo? —preguntó algo incrédulo y ligeramente molesto.

    — Sí, eso es todo —con poca delicadeza, el atareado administrativo siguió trabajando. Al cabo de unos minutos empezó a dirigirle unas miradas nerviosas al germano, quien no se había movido un solo centímetro de su posición. Su rostro era de pocos amigos, obviamente no le gustaba la idea de que no hubiese más información que compartir y aunque el funcionario estaba acostumbrado a tratar con personas de personalidad complicada, no podía evitar distraerse. Suspiró, ¿por qué los que llegaban a su salón eran tan peliagudos? Entonces se giró a verle—. Tu instructor te verá cuando llegues —zanjó, aunque su tono no sonó tan convincente como quiso.

    — Tsk, como sea —soltó tras un ligero silencio. Intentando mantener la calma, Von Kaulitz se dio media vuelta y, con bolsa de tela en mano, buscó abandonar la habitación. Cuando iba a dar un paso hacia el pasillo, el molesto sujeto le recordó que tenía que viajar por sus propios medios, no estaba permitido utilizar D-Gates ni sistemas de transportes. Dicho eso siguió haciendo quién sabía qué en su ordenador, sacándole otro chasquido de lengua al alemán. Veemon rió nerviosamente mientras lo acompañaba fuera de la oficina—. Sherry hace mejor su trabajo —murmuró una vez lejos del tipo, sonsacándole una sonrisa relajada al más bajo.

    El Child no quiso comentar nada, en parte porque no sabía cómo tomar el tinte de misterio del ascenso y en parte porque podría irritar más al gruñón de su compañero. Observó inconscientemente la bolsa que el humano colocó bajo su brazo. Se preguntó qué clase de importancia guardaría esa cosa redonda, ¿tal vez se trataría de algo muy valioso e intentarían robárselos en lo que llegaban al destino? Una llave o un tesoro antiguo, quizás. Negó para sí mismo. No, eso sonaba mucho más simple que Labyrinthos o Hel Island, pero ¿entonces, qué? ¿Sería simplemente una forma de ver cómo reaccionaban a nivel personal? Tragó saliva. Borró rápidamente ese pensamiento de su cabeza, preocupado de que se volviera realidad y reprobaran por el solo hecho de que Hanz era incapaz de llevarse bien con alguien de primeras. Al cabo de unos segundos decidió dejar sus cavilaciones de lado, encontrando consuelo en que seguramente entenderían su valor una vez llegaran al famoso bosque. Inspiró profundo. En su estómago se formó un pequeño vacío que se había vuelto familiar en los últimos meses por otros motivos y, recién allí, le cayó la teja de que estaban realizando otro examen de ascenso. Su garganta se apretó y sus músculos se tensaron, no quería que un accidente como el de Chimairamon se repitiera. Si bien se prepararon por días, conversaron posibles escenarios y se tranquilizaron mutuamente, no esperó que la presión fuera tanta. Cerró los ojos, recordando lo conversado meses atrás en navidad y eso lo ayudó a amainar un poco el nerviosismo.

    Caminaron hasta el salón principal del edificio, donde unos pocos Tamers leían el tablón de anuncios para ver qué quest tomar o simplemente conversaban con algún conocido, tras haber reportado el término de una. Hanz se acercó al mapa de la isla que había en una de las paredes y, en ese momento, Blitzmon se materializó junto a él para poder analizarlo. Vee no tardó en pararse junto a ellos, recibiendo la misteriosa esfera en lo que Von Kaulitz se hacía con un papel y un lápiz para copiar, con habilidades artísticas terribles, la parte de la cartografía que les serviría. Por seguridad, el etéreo le pidió que anotara los nombres de los lugares fundamentales que atravesarían: Pantano Crack, Infrabosque y Ciudad Dynamo. Al milenario le daba miedo que se perdieran en la mitad del viaje solo porque no entendieran los garabatos de su portador.

    — Creo que nos ganamos la lotería con el recorrido —espetó el guerrero del trueno con sarcasmo, sin recibir respuesta de sus compañeros—. WWW Continent es gigante, por lo que leímos, dudo que podamos cruzarlo en un día.

    — Quizás debamos acampar —se rascó la nuca el alemán, mirando los garabatos que tenía frente al papel y afinando uno que otro detalle. Su interlocutor se llevó la mano al mentón, pensativo.

    — Insisto, ganamos la lotería —suspiró. También supuso que probablemente tardarían más de un día en llegar a su destino, no solamente porque Folder era tres veces más pequeño que WWW. El problema era el hecho de que Infrabosque y Pantano Crack no eran lugares muy tentadores para pasar la noche. Uno por su afamada peligrosidad, el otro por sus ciénagas—. No lo sé, macaco, pervertido —el dúo se viró a verlo. El de armadura llevó sus brazos tras la nuca—. Algo me dice que subestimamos el ascenso si lo vemos como un mero transporte de esa bola de cristal. Solo ver la ruta me da mala espina.

    — S-Sea lo que sea —la voz del dragón tembló—, lo lograremos.

    Vee se sonrojó un poco y frunció el ceño al ver que lo observaron con extrañeza, pero pronto su par de amigos soltó una pequeña carcajada, correspondiendo la afirmación del pequeño al asentir con determinación. Resultó bastante refrescante para el humor del boxeador escuchar esas palabras, pues hacía un buen tiempo que no oía esa clase de cosas del súper bobo y no podía dejar que esos atisbos de confianza se perdieran. Intercambiaron un par de comentarios más antes de salir de la Central, para luego observar el cielo. Era temprano aún, pero el sol apenas lograba verse debido al clima nublado que bañaba Vivianne Village ese día. Von Kaulitz sacó su mochila de la Keychain y el azulino depositó allí el preciado objeto, luego cerró el cierre de su chaqueta y liberó un pequeño hálito visible gracias a la temperatura mañanera. Quizás el invierno habría pasado, pero el frío matutino estaba lejos de irse, aún.

    — ¿Listo, enano? —alzó su D-3.

    — ¡Listo! —alzó su puño, ganándose un gesto de aprobación del Juttoushi antes de volver a desvanecerse. La luz de la evolución no tardó en aparecer, solo que traía un ligero tinte azulino aportado gracias al D-Terminal, donde se almacenaban los Mentals. Poco a poco, la figura bípeda del cabezón fue reemplazada por una cuadrúpeda, envuelta en una coraza negra. Lighdramon emitió un ligero rugido al completar el proceso.

    — Andando —arrugó el mapa improvisado dentro del bolsillo de su ropaje y así saltar sobre el dragón eléctrico, quien echó a correr instantáneamente. Estaban tan acostumbrados a viajar de esa manera, que a Von Kaulitz ni le pareció brusca la partida. Al contrario, le resultó tan natural que su mente divagó un poco sobre la escasa información que retuvo sobre Forest of Gods, área del continente que nunca esperaron visitar cuando investigaron el mismo. La brisa helada golpeó su rostro con violencia, revolviendo sus cabellos al son del trote con el que avanzaban—. Solo espero que no llueva —comentó en voz alta, mas no se generó conversación. El par digital entendió a la perfección la preocupación que trató de manifestar su Tamer.



    MasaruMasaru en la semana editaré algunas cosas del post (quiero poner imágenes y eso :v)
     
    Última edición: 30 Jul 2017
  3. Autor
    Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,176
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,578
    MaikuMaiku no voy a evaluar esto así que dale (?)
     
  4. Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,833
    Temas:
    399
    Calificaciones:
    +1,506
    Atravesaron el puente que conectaba la aldea con tierra firme sin obstáculo alguno, adentrándose así dentro de un entorno bastante distinto al que habían estado observando en las últimas semanas. En efecto, Viviane Village parecía ser la ciudad más turística y de clima mediterráneo que podía ofrecer WWW Continent, por no decir la más tranquila, ya que para arribar a Dynamo o a los dominios la princesa Bastemon había que atravesar zonas peligrosas, fuera por sus habitantes o su geografía. Ahora que abandonaban la pequeña burbuja que podría resultar ser ese lago, se enfrentaban a la cruda realidad: paisajes secos y con escasa vida, colores mucho más apagados que los que era posible divisar en los otros continentes que conocían y, por sobre todo, una fuerte presencia de nubes en el ambiente. Si aquello no fuera el mundo digital, Hanz describiría el sector como una suerte de tundra, pues a pesar de estar en pleno verano, la humedad del ambiente era palpable y no había árboles frondosos en el camino.

    Lo primero que llamó la atención de Lighdramon, sin embargo, no fueron los colores apagados del ambiente sino el hecho de que tanto el puente que conectaba el pueblo con el resto del continente, como la ruta que estaba atravesando ahora mismo, eran mucho más largas de lo anticipado. Blitzmon tenía toda la razón cuando hizo presente que no podrían hacer eso en un día, puesto que ni siquiera podía verse en el horizonte el Infrabosque que, supuestamente, ocupaba un vasto pedazo de la isla. Enserió su rostro, ¿podría resistir ese ritmo de trote por tanto tiempo? ¿Y qué pasaba si los atacaban en el proceso? ¿Sería lo suficientemente fuerte para defender a Hanz? Sin darse cuenta, cuando llegó al cruce que le obligaba a virar a su izquierda para seguir hacia el pantáno, su velocidad empezó a disminuir. Von Kaulitz y el Juttoushi se miraron extrañados.

    — ¿Todo bien, Vee? —preguntó, despabilando al Armor.

    — A-ah, sí, todo bien —mintió descaradamente. El insectoide suspiró audiblemente, pero el dragón obvió la situación, retomando la velocidad a la que iba. Se esmeró en ignorar la angustia que comenzó a formarse en su torso.

    Durante lo que pareció una hora, el ambiente se volvió bastante aburrido para el trío y el humano empezó a divagar en conversaciones superficiales con el etéreo, mientras que el cuadrúpedo intervenía en contadas ocasiones. Hanz no sabía si preocuparse o no por la actitud de su compañero, pero suponía que tenerlo a él encima debía ser cansino y seguramente querría estar enfocado en el camino, especialmente si se trataba de uno largo y extenuante. Hubo una cosa que llamó bastante la atención del estratega ancentral y era, justamente, que durante el trayecto que recorrieron no pudieron divisar Digimon cerca del camino. Claro, a lo lejos se podía ver una que otra sobra volando y alguna variante evolutiva de los Gottsumon intentando pasar desapercibidos con el ambiente, ¿pero por qué se mantenían lejos del sendero? ¿Temían a los Tamers? ¿Había algún acuerdo o pacto de no atacar a los viajeros y ellos no estaban enterados? ¿O era otro el caso?

    La respuesta llegó con un ligero silbido que agudizó los sentidos de Lighdramon. El Armor, apresuró el paso a medida que una lluvia de proyectiles electrizados cayeron tras de él, intentando cercenarlo a él y al humano en el proceso. Hanz miró hacia arriba y chistó, se trataba de una parvada de ThunderBirdmon que seguramente vivían en los acantilados que conformaban la “costa” de WWW Continent y, por la forma en que les observaban, tenían hambre. Sin pensárselo dos veces, el chico sacó su lector del cinturón y deslizó una de las cartas que más utilizaba: Símbolo del Valor. Gracias a eso, su amigo pudo aumentar aún más la velocidad y empezar a ganar distancia de los atacantes, pero el trío estaba más que consciente de que no podrían dejarlos atrás, pues los efectos del naipe estaban limitados a tres minutos. Blitzmon contó un total de cinco pájaros, cantidad preocupante y que, seguramente, en un lugar tan peligroso como aquel continente era normal. Von Kaulitz sopesó sus opciones.

    — No nos conviene batallar —inervino el Juttoushi cuando el alemán hizo el ademán de hablar. Este chistó—. Conozco tu cara, macaco. Recuerda que nos espera un largo viaje, desperdiciar energí-.

    — ¡Lo sé! —respondió gritando, ahora activando una nueva carta: Hum. Vee se mantuvo en silencio, concentrado en sus reflejos para poder esquivar tanto las plumas como los rayos que le dedicaban sus oponentes— Pero Lighdramon no puede atacar conmigo montado —acotó, recordando que los movimientos de su compañero involucraban cargar electricidad en alguna parte de su cuerpo— y son cinco. No será fácil dejarlos atrás.

    — Despístalos con una memoria —sugirió.

    — ¿Y gastar ese recurso tan preciado? —rebatió. El reloj iba en contra, en lo que corrían y discutían, los efectos del símbolo ya iban desapareciendo, algo palpable por el cese del brillo naranja en la piel del Armor— Tsk, tampoco me agrada usar tanta carta tan temprano.

    — Por eso una memoria es lo más prudente —insistió Blitzmon—. Normalmente con Searchmon o Illusion Mist burlaríamos enemigos, pero estamos en un terreno abierto y ellos vuelan —Hanz volvió a chistar, concentrándose en sus propios pensamientos— ¡Macaco! —llamó, preocupado porque el Hum empezaba a trizarse.

    — ¡Bao Chu! —gritó Lighdramon, de pronto— ¡Usa el condenado Bao Chu!

    Tanto el alemán como el Juttoushi se sobresaltaron al escuchar al dragón, pero los reflejos del primero fueron lo suficientemente rápidos como para dar con la carta en el mazo y, rápidamente, activarla antes de que el escudo se rompiera. Cinco copias del dragón se materializaron junto a este y, sin perder un solo segundo, se dedicarn a atacar a las aves. Dos pararon en seco e hicieron el ademán de saltar para morder a los pájaros con su Electric Bite, algo que los atacados esquivaron con facilidad. Con todo, el amague había sido una verdadera distracción, pues el trío de clones restante concentró suficiente energía para lanzar el Blue Thunder hacia las aves. El ataque no fue efectivo, en lo absoluto y, seguramente el combate seguiría bastante más, pero Hanz y compañía siguió avanzando a toda velocidad.

    Para cuando pasaron los tres minutos, la parvada de enemigos recién cayó en cuenta que habían sido distraídos y, furiosos, avanzaron a toda velocidad por el camino sin encontrar nada. Miraron de un lado hacia otro, confundidos, soltando graznidos y ostentosos rayos que llamaron la atención de otros seres digitales de la zona. Rodearon el perímetro por casi media hora antes de retirarse, fuera porque se rindieron o porque decidieron buscar otra presa, algo de lo que se encargó de avisar Blitzmon.

    — A salvo —notificó el Juttoushi, relajando la tensión que sentía hasta entonces.

    — Menuda mierda que está resultando ser este viaje —se quejó una roca grande del lugar. Pronto la misma se distorsionó, convirtiéndose en el Digimon. Bajo él estaba oculto Hanz—. Menos mal compramos esta cosa —miró el Change Mirror.

    — Y menos mal puede convertirlos en una piedra —acotó el Juttoushi—. Aunque no habría funcionado sin la distracción del Bao Chú. Bien pensado, pervertido.

    — No es nada —musitó, algo jadeante—. Pero me vendría bien un descanso.

    — Está bien —se incorporó el Tamer y sacó de su Keychain una pequeña colación. Lighdramon tomó su forma de Child nuevamente, recibiendo la comida—. Lo mereces, enano.

    — G-gracias —murmuró, sentándose junto a los matorrales que escogieron para convertirse en la piedra. Blitzmon mantuvo su atención en el entorno, por si se les acercaba otro ser digital, en lo que Hanz miraba las tres cartas que utilizó tempranamente con cierto enojo. ¿Estaba listo para el desafío que implicaba “Peregrinaje”? Apretó los naipes, guardándolos en un compartimiento separado del resto. Tal vez debió haber rendido el examen con el D-Arc.




    MasaruMasaru algún día cumpliré lo de las imágenes (?) pido prórroga, btw xDDu​
     
  5. Autor
    Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,176
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,578
    MaikuMaiku dale, 3 semanas
     
  6. Autor
    Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,176
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,578
    Cancelado a petición
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...