Quest B Noir & Blanc with Garterbelt || Kazuhiro Akira & Dora

Tema en 'Digital World' iniciado por Maka Evans, 20 Ago 2017.

  1. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,699
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
    "Noir & Blanc with Garterbelt"

    a) NPC que la solicita: Lord HolyAngemon
    b) Descripción de la misión: Holy Angel Citadel es un lugar sagrado para los Digimon de Folder, donde los Digimon ángeles crecen a gusto y se convierten en dignos sirvientes de Dios y miembros de los Virus Buster. En esta ocasión, HolyAngemon nos ha hablado para solicitar ayuda con dos sus aprendices: Las hermanas Sistermon Noir & Blanc han adoptado conductas y costumbres "pecadoras" y necesitamos Tamers que las encaminen de vuelta al sendero del bien antes que sus actos influyan en sus futuras evoluciones
    c) Descripción del campo de juego: Holy Angel Citadel
    d) Objetivos a cumplir:
    • Vivir una semana con las Sistermon en su capilla
    • En este tiempo, lograr que mejoren su conducta
    • Evitar que cualquiera logre corromperlas
    e) Notas
    • Noir y Blanc viven en la Capilla Garterbelt, ubicada al Este de la Ciudadela. Son las únicas que viven ahí, por lo que solo tendrán que convivir con ellas.
    • Aparte de renegar completamente de sus deberes, enseñanzas y entrenamiento, las personalidades de Noir y Blanc han decaído últimamente: Noir se ha convertido en una especie de "liberal (?)", acostumbrando seducir a cualquier hombre (y alguna que otra mujer atractva) que se le atraviese, sean humanos o Digimon humanoides. Blanc por su parte, se ha vuelto en extremo perezosa y amante de los dulces, importándole poco más que dormir y comer.
    • Por ordenes de HolyAngemon, tiene solo una semana para lograr algún cambio. De lo contrario se buscará a otros
    • Existe rumores de que un grupo de Digimon de la oscuridad están tratando de corromperlas para que evolucionen a Digimon demonios, tengan cuidado con ellos.

    Plazo: 21 días
    Post: 7 Post
    Tamer: Kazuhiro Akira & Dora
    Digivice:
    Ic


    Velvet.Velvet.
    Inicia o_o/
     
  2. Velvet.

    Velvet. Why do birds fly?

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    2,750
    Temas:
    108
    Calificaciones:
    +602



    Los pasos de la pareja de Black Jack los guiaban hacia una especie de oficia en las cercanías de la ciudadela sagrada. Desde que llegaron a la capital de Folder las cosas han estado en completa calma ya que tomaban trabajos sencillos desde buscar a un Tailmon como ser de meseros en un restaurante. Sin embargo, algo que llamó la atención del dúo fue una petición firmada por el mismísimo Lord HolyAngemon, proveniente desde la base de los Virus Buster, una fuerza elite que se encarga de proteger la ciudad de los malvados Digimon virus que intentan romper el orden público del mundo Digital. Aquello ciertamente los llenaba de intriga y curiosidad, que algo fuera pedido por el alcalde de la ciudad daba pinta de ser algo importante.

    — Disculpe, señor HolyAngemon. Hemos venido por la quest que colocó en el tablón de anuncios.
    — Oh, sí, pueden pasar. —
    respondió el ángel al llamado de la puerta.


    Al entrar a la oficina pudieron encontrar al monarca de Holy Citadel mirando a través de la ventaja, tanto Akira como Dora se miraron con preocupación, notando como el líder mantenía cierto deje melancólico en su rostro.

    — ¿Señor?

    — Oh si, disculpa, no estaba muy atento que digamos. —
    respondió el ángel con una sonrisa— En fin, es bueno saber que hay alguien que se haya interesado por mi humilde petición.

    — Siempre estamos dispuestos en ayudar, especialmente si se trata del señor HolyAngemon —
    Dora respondió con una reverencia, luego obligó a su compañero humano a saludar dándole un ligero golpe en las costillas.

    — K-Konichiwa.

    — ¡Hola! —
    sonrió el líder —En fin, pasemos a lo que en verdad importa y es la razón por la que los traje aquí.

    Los caballeros de Yggdrasil se sentaron en las sillas que le ofreció el gobernante, allí, Lord HolyAngemon dejó unas fotografías de una capilla, allí, en las imágenes del edificio se encontraban una Sistermon Blanc y Noir. La monja de negro observó con extrañeza las imágenes que el líder les entrego.

    — Son dos Digimon de mi especie, ¿Ocurre algo con ellas? — preguntó la Adult con curiosidad.

    — Ellas son dos aprendices a Virus Buster, sin embargo, últimamente ha ocurrido algo con ellas.

    — ¿Y eso es?

    — Se han vuelto perezosas y negligentes en su trabajo —
    La muchacha de negro observó al joven asiático, Akira sencillamente se apuntó a si mismo confundido.

    — ¿Y por qué actúan así?

    — No tengo ni idea, pero aquí es donde entran ustedes. —
    respondió HolyAngemon. — Necesito que investiguen el motivo por el cual demuestran ese comportamiento tan poco profesional para los Virus Busters. Es algo preocupante, pues han dejado de realizar sus deberes, por restar en una vida llena de pecado y libertinaje debo pedir intervención.

    — Entiendo —
    agregó la monja — Ayudaremos en lo que podamos.

    — Sigo sin entender que es lo malo en todo el asunto
    — respondió Akira levantando los hombros de manera despreocupada. — Digo, está bien que sean estrictos y todo eso, pero un descanso de la rutina es bueno de vez en cuando.

    — ¡Aki, no digas esas cosas! —
    Dora le dio un zape en la cabeza al muchacho que emitió un ligero quejido. Lord Angemon soltó una ligera risa haciendo que Dora se sonrojara apenada — L-Lo siento mucho, señor HolyAngemon, mi humano es un tanto especial.

    — Ya lo pude notar
    — respondió el monarca con una sonrisa — Como iba diciendo, necesito que hagan entrar en razón a mis niñas, pues ellas no eran asi.

    — Pues bueno, no será tan difícil hacerlas entrar en razón, digo, Dora es una experta en poner a los vagos en marcha, mírame a mí, HolyAngemon-sama. Antes era un vago, ahora no lo soy tanto.

    — ¡No estas ayudando en nada, Aki! —
    HolyAngemon soltó una risilla, ciertamente el comportamiento de ese par era un tanto curioso para el líder de la ciudad.

    [***]
    — Capilla Gaterbelt, no debemos estar lejos.

    — Por qué me suena tanto el nombre de esa capilla. —
    agregó el japonés colocando su índice en los labios, Dora sencillamente suspiró y continuo con el camino.

    Lord HolyAngemon les indicó a la pareja el lugar donde se encontraban las hermanas Blanc, una capilla ubicada al este de la ciudadela. Akira estaba un tanto nervioso, el tener que lidiar con una Digimon libidinosa no le agradaba mucho pues ese tipo de féminas le alteraban bastante.

    — Aki, quiero que tomes este trabajo serio.

    — Lo sé, no te preocupes. Sabes muy bien cómo me comporto en estos asuntos.

    — Por eso mismo me preocupa —
    Dora suspiró — Esas chicas actúa como lo hiciste tú.

    — Entiendo.

    — Pero debemos evitar que caigan en decadencia. —
    sonrió la muchacha de cabellos blancos — Has cambiado al estar conmigo y tus amigos, podemos hacer lo mismo con ellas.

    — ¡Hai!


    Con los espíritus en alto la pareja de Yggdrasil llegó a la capilla. Al tocar la puerta notaron que esta estaba abierta, preocupados, la pareja de Tamer y Digimon decidieron entrar a la capilla.

    — Disculpen, ¿Hay alguien aquí? — La muchacha de negro guardó silencio, esperaba ver una casa limpia e impecable, pero todo lo que encontró fue un completo chiquero. Bolsas de papas tiradas por el suelo, ropa sucia acumulándose en varias pilas que estaban distribuidas por toda la casa y restos de lo que era una pizza. — ¡¿Qué es este chiquero?! — Aquella reacción de la monja era demasiado normal, ver ese desorden la alteraba de una manera que no podía ni imaginar.

    — ¡Hermanita, mira lo que tenemos aquí! lindas suculencias.

    Aquello era nada más el principio de las extrañas aventuras que iban a tener la pareja esa semana.

    Maka EvansMaka Evans Que la zukulencia de inicio (?)
     
  3. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,699
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
  4. Velvet.

    Velvet. Why do birds fly?

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    2,750
    Temas:
    108
    Calificaciones:
    +602

    La mirada de una chica de cabellos blancos fue dirigida hacia los dos extraños que estaban sorprendidos por el desastre que había en la capilla. La monja que no estaba de negro relamió sus labios al ver a los extraños que estaban entrando a su morada, eran atractivas y definitivamente eran su tipo, un chico de cabellos purpuras, con un cuerpo bien formado y una chica de su misma especie, aquello era un manjar exquisito para su vista.

    — Muy bien queridos, ¿Qué los trae por aquí? — la sonrisa lasciva de la Digimon ponía bastante incomodo al asiático. Ese tipo de mujeres le ponían los pelos de punta, por su parte, Dora suspiró con pesadez ya que estaba más que confirmado lo que dijo HolyAngemon acerca del comportamiento de las monjas.

    — -Hola, supongo que tú debes ser Sistermon Noir, ¿Verdad? — la monja asintió ante la pregunta de su congénere — Vinimos por parte de HolyAnge.

    — Baaaaaaaaaaah —
    El rostro de la libidinosa hizo una mueca de desagrado — Otra vez Lord HolyAngemon con lo mismo. En fin, no son los únicos que han venido, una pena, quería que fueran mi primera vez.

    — ¿Espera, que? — preguntó Dora con curiosidad. Su contraparte sencillamente la ignoró. — Aguarda.

    — Siéntanse como en casa, hay pizza fría en la mesa por si desean comer.

    — ¡Pero esto está sucio! —
    la chica problema emitió una sonora carcajada.

    — Pues para eso los trajo mi Lord, ¿No? Tienen trabajo por hacer.

    — No, escúchame. Debes hacer tus deberes, nosotros no vinimos aquí para complacerte sino para hacerte entrar en razón y a disciplinarte.

    — Aburrido —
    respondió la Noir rebelde— Enserio, es muy aburrido estoy, aunque. — Acercándose hacia su congénere la monja digital acarició con suavidad las manos de Dora haciendo que ella se resaltara por el súbito movimiento de su igual — Es como si me viera a mí misma en un espejo, eres muy linda.

    — N-No estoy para eso, recoge tus cosas en este instante por favor. Estas no son condiciones para vivir y no lo digo por las órdenes de HolyAngemon, debes tener consideración por ti misma.


    — Prefiero tener consideración en el otro sentido de la palabra — la mano traviesa de la Noir pecadora acarició el trasero de la chica de Black Jack, rápidamente Dora reaccionó dándole una bofetada en el rostro a la chica. A pesar del golpe la pecadora mostró una sonrisa de oreja a oreja como si aquel golpe le diera placer. — Adoro a las personas de carácter fuerte, son tan, exquisitas.

    — ¡Deja de decir tonterías!

    — No —
    Akira se quedó paralizado al ver como la pecaminosa Digimon lo miraba de forma lujuriosa — Oye, el humano no esta tan mal, tiene un culo que no veas.

    — Soy poja casado, soy poja casado —
    la Sistermon libidinosa se relamió sus labios, esa forma tan tímida de ser en verdad le encendía mucho a la monja, era como si estuviese invitándolo a tener relaciones carnales con ella. A pesar de que dijera que estuviera “casado” no le importaba mucho, iba a hacer suyo a ese humano.

    — No me importa mucho si estas casado o algo, donde caben dos caben tres.

    — Lo siento, pero tengo una prometida, novia, pareja, etc. Aunque Dora puede ayudarte mucho, ella es soltera.

    — Pues mejor, más suculencia para nosotros.

    — Yo voy a tomar la escoba para limpiar este chiquero de una buena vez, Aki acompáñame.


    Dora suspiró llevando al nipón en busca del implemento de aseo, la monja observó en una de las habitaciones una tenue luz que se escapaba por una rendijilla. Con cuidado echó un ligero vistazo adentro encontrándose con el mismo desorden de la sala, solo que esta vez estaban en un cuarto poco iluminado únicamente por la luz de una pc. Allí, una niña de cabellera blanca estaba sin la típica ropa de las Sistermon Blanc, vestida solo con una camisa blanca y short del mismo color. Al sentir la presencia de Dora la niña la ignoró completamente continuando en lo suyo.

    — Hola, soy Dora y he venido.

    — No me interesa, estoy viendo anime. —
    respondió la pequeña child mientras continuaba viendo la pantalla de su portátil. Aquel comportamiento era demasiado parecido al de Akira.

    — Oye, no es forma de responderle a alguien.

    — Mi mente no sabe bien cómo responderle a las personas, pero mi hermana me ha enseñado algo en esos casos.

    — Y eso es.

    — Restarle importancia —
    la Child tomó una patata de su bolsa continuando con lo que hacía en aquellos momentos. Dora suspiró, aquellas hermanas iban a ser un problema muy grande gracias a su comportamiento, pero no iba a rendirse, pues si pudo poner a Aki en el buen camino ellas no iban a ser la excepción.

    — Aki, es hora de ponernos a trabajar.

    — Ok, aunque siendo sincero, no me agrada ser chico de la limpieza.

    — No es momento para payasear. Debemos hacer este lugar habitable para nosotros.

    — Oh, ¿Van a quedarse? Esto si que va a ser divertido —
    sonrió Noir —Oh vaya, nos vamos a divertir mucho en la noche.

    — No —
    tajó — Debemos dormir en nuestro cuarto o en la sala. Por eso vamos a arreglar este chiquero.

    La monja acompañada a de su Tamer humano comenzaron a limpiar el desorden de las hermanas, poco a poco la pila de basura iba desapareciendo de la capilla en donde se disponían a vivir durante una semana, el comportamiento de las hermanas daba mucho que desear, pero en realidad, la chica del café deseaba mucho poder cambiar la situación de las muchachas, si eran parecidas a su asiático amigo, entonces eso significaba que ocultaban un gran dolor dentro de ellas. Una vez terminado de arreglar el cuarto la monja dio un suspiró de satisfacción, tanto ella como su compañero de equipo terminaron aquella labor tan pesada, las monjas vivían prácticamente en un chiquero algo que ni siquiera Dora podía aguantar.

    — Estoy cansado — Akira dio un bostezo — Nunca había limpiado tanto en mi vida, ni siquiera mi desorden en casa daba tanto fastidio.

    — ¿Ahora entiendes por qué tuve que educarte, Aki?

    — Lo entiendo, sé que dirás que es por mi propio bien y todo eso. —
    respondió con cierto desgano el joven asiático — Iré a ver que está haciendo Blanc.

    — Ok, Aki. si puedes tratar de hacerla entrar en razón, no es sano para ella que sea tan sedentaria.

    — Wakata, Wakata —
    el muchacho hizo un ademan con su mano mientras se retiraba. La mujer de negro suspiró, en verdad su muchacho no cambió mucho, pero al menos ahora era mucho más proactivo que antes.

    Al terminar de sacar la basura la monja notó como una figura se acercaba a la capilla. Con una mirada fija al objetivo, la Digimon estaba preparada para cualquier ataque que pudiera lanzar aquel posible enemigo. Sin embargo, pudo relajarse al ver que era una chica de cabellera rubia con alas adornando su espalda, al ver a la monja no tardó en saludarla.

    — Hola, Noir, te has levantado temprano.

    — Oh, lo siento, no soy la Noir que conoces —
    Aquello sorprendió a la ser angelical — Me llamó Dora, vengo por parte de Lord HolyAngemon para ayudarlo a corregir a las hermanas Sistermon.

    — Oh, entiendo. Vinieron también a tratar con ellas, ¿Verdad? —
    Dora se sorprendió, ¿Acaso habían otros que fallaron? — Una semana no fue suficiente para que los que vinieron antes que ustedes cambiaran a las hermanas — suspiró — Ellas pueden llegar a ser tan tercas.

    — Parece que usted la conoce, señorita.

    — Puedes decirme Darcmon —
    sonrió — He cuidado de ellas cuando llegaron aquí. son mis alumnas, o lo fueron, lamentablemente ellas ya no acatan mis enseñanzas, algo que me entristece en gran medida.

    — En verdad lo siento —
    agregó Dora con cierta pena — Veremos la forma de hacer que ellas vuelvan al camino correcto.

    — En verdad espero que así sea, señorita Dora—
    respondió Darcmon — Bueno, tengo asuntos que atender. Vendré todos los días a ver cómo van las cosas, si necesita mi ayuda no dude en pedírmela, quizás así pueda aportar algo para que mis niñas vuelvan al camino correcto. — Dora tomó con una sonrisa en su rostro las manzanas que trajo el ángel — Son para ustedes, disfruten de una rica merienda.

    — Muchas gracias —
    La monja de negro mostró una sonrisa mientras la rubia angelical se despedía de ella — Deberé llevarle estas manzanas a Aki

    Al buscar al asiático por la capilla la monja se encontró con una desagradable vista, allí, su compañero humano y Sistermon Blanc estaban disfrutando de una maratón de anime en aquella pantalla del portátil. Dora no lo podía creer, se suponía que debían ayudar a las hermanas a seguir el buen camino, no lo contrario..

    — ¡¿Qué rayos estás haciendo, Aki?! Se supone que debemos ayudar a las hermanas, ¡No ponerte igual de perezoso con ellas!

    — Pero estamos viendo Jojo´s Bizarre adventure, siempre fui un tanto renuente en ver la serie pero la historia es bastante interesante.

    — Interesante, claro, si como no. Lo importante son los protagonistas —
    sonrió de manera burlona Blanc — Tienen unos músculos que son de miedo, ese Kars es muy delicioso.

    — Mi hermana se veía esa serie, ahora entiendo por qué.


    Dora dio un bufido, en verdad iba a costar mucho realizar aquella labor.

    [***]
    En la oscuridad de la media noche, una pareja de féminas estaban encerradas en un cuarto a oscuras, la menor de las dos tecleaba con rapidez en su portátil buscando algun tipo de informacion. La Child bostezó cansada de realizar tal labor mientras que su hermana acariciaba sus cabellos desordenándolos.

    — Bien hecho, hermanita. —la chica observó la pantalla del aparato electrónico.

    — Ubicar la información de los Tamers de la central es muy fácil, especialmente si tienen una defensa tan baja para sus redes.

    — Kazuhiro Akira, nacionalidad, japonesa, rango expert. Su compañera es una SIstermon Noir. Han hecho bastantes quest y tienen un poco de renombre, parece que tenemos problemas hermanita.

    — No lo creo. — levantó Blanc sus hombros de manera despreocupada. —
    Dudo mucho que logren hacer algo.

    — Igual debemos tener cuidado. Pueden ser lindos pero eso no quitan que tengan un rango mayor que nosotros. — Noir sonrió —
    Creo que nos vamos a divertir con ellos.


    Maka EvansMaka Evans ¡Vamos de nuevo!
     
    Última edición: 26 Ago 2017
  5. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,699
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
  6. Velvet.

    Velvet. Why do birds fly?

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    2,750
    Temas:
    108
    Calificaciones:
    +602

    Habían pasado unos cuatro días desde que la pareja de Yggdrasil decidió vivir en la capilla Garterbelt para poner en orden a las hermanas Sistermon. A pesar de los esfuerzos que ambos ponían al asunto, ninguna de las hermanas estaba dispuesta a dar algún cambio de actitud, ya sea cambiando el tema de por que actuaban de esa manera o ignorando a la pareja que intentaba entablar una conversación. Ciertamente las cosas para el dúo de Black Jack estaban poniéndose mucho más complicadas que de costumbre. Era la mañana del cuarto día y el japonés descansaba plácidamente en la colcha que colocó en la sala pues en los días que estaba en la capilla su compañera lo puso a trabajar como mula todo para ser un buen modelo para las hermanas, los trabajos iban desde pintar la capilla hasta podar el césped, sin embargo sus esfuerzos solo lo hacían ver como un esclavo para ellas.

    — Ho-Chan, sabe delicioso. — susurraba entre sueño el joven mientras se movía entre las sabanas de la colcha. Pronto sus manos sintieron que algo suave lo atraía hacia él, una sonrisa se dibujó en su rostro mientras tomaba aquella almohada y la abrazaba con fuerza — Ho-chan, eres tan suave. — Akira hundió más su rostro en aquella almohada, se sentía como en el cielo pues soñaba que estaba abrazando a su pareja. — Ho-chan.

    Las manos del muchacho sintieron algo suave y extrañamente familiar, llevado por la curiosidad continuó tocando aquello que en cierta medida le recordaba a algo que conocía de pies a cabeza, poco a poco sus ojos se fueron abriendo, enfocándose en aquella textura tan familiar, sus ojos se abrieron de golpe y se alejó rápidamente al descubrir que una intrusa estaba metida en su lugar de sueño. Sistermon Noir mostraba una sonrisa traviesa como si hubiese disfrutado aquel espectáculo y con una fuerza sobrehumana atrajo al asiático sobre si misma pegándolo más contra sus voluminosos pechos.

    — Eres un chico bastante travieso, ¿No? —dio una pequeña risa — ¿Acaso te gustaba tu sueño?

    — ¡Hmmm!

    — Shhh, despertaras a mi hermana y a tu Digimon y ambos sabemos que no nos gustaría que nos encontraran en esta situación, ¿Verdad?

    — ¡Hmm, Hmmmp! —
    Akira intentaba zafarse del agarre de la Adult, pero como era de esperarse, la fuerza de un Digimon era superior a la de un humano. Akira se sacudió con fuerza mientras que su puño iba cargando una energía de color azul, si era necesaria la fuerza para quitarse de encima a la Adult no iba a escatimar en gastos.

    — ¡¿Pero que está pasando aquí?!

    Como si fuera un ángel caído del cielo la voz de su compañera logró hacer que la hermana libidinosa se alejara del asiático. El rostro del muchacho estaba completamente colorado por la falta de respiración, por otra parte, la Noir pecaminosa levantó sus hombros sin ningún tipo de preocupación mientras que Dora estaba completamente molesta por lo ocurrido con su compañero, si bien, entendía que Noir era un tanto salidilla no pensaba que iba a llegar hasta esos aspectos.

    — ¡Esto es el colmo! Hemos venido a poner orden a las cosas y tú te encuentras aquí intentando violar a mi Tamer, por favor, Noir, entiende que este estilo de vida te va a pasar factura tarde que temprano.

    — Pero si a él le gustó.

    — ¡Eso es mentira! —
    gritó Dora — Solo míralo, apenas puede respirar.

    Dora señaló al muchacho que estaba jadeando, poco a poco su ritmo corporal iba recuperándose hasta tener un estado normal. El asiático observó con cierta molestia a la congénere de su camarada.

    Oh, vamos, creo que exageras.

    — Tengo pareja —
    respondió el asiático — Y soy muy fiel a ella. Al hacerme esto estas insultándome a mí y a mi novia. Gomen, debo decirte que te detengas ahora mismo.

    — Puff, que aburrido —
    Noir se levantó de aquella colcha — No se preocupen por nosotras. A decir verdad, tanto a Blanc como a mí nos gusta este estilo de vida y sinceramente, desde que llegaron aquí ustedes han sido verdaderamente un incordio. Que quieren que seamos esto, que nos comportemos así, que les ayudemos con los deberes y otras cosas que sirven como “Ejemplo a seguir” Pero enserio, no se metan en nuestras vidas porque no van a ganar nada, si quieren dinero busquen otros trabajos.

    — ¿Qué ocurre con Darcmon? —
    la mención del ser angelical hizo que Noir suspirara con pesadez.

    — Darcmon es una chica muy buena. Siempre lo ha sido desde que llegamos a la capilla. Nos ha ayudado a acostumbrarnos a la difícil vida de los Virus Busters, siempre se preocupa por nuestra salud y bienestar, ella en verdad es un ángel— Sonrió con cierta melancolía — Pero ella no importa ahora.

    Sistermon arregló su cabello mientras se levantaba de la colcha del japonés. Haciendo un movimiento con su mano se fue hacia el baño.

    — Nos vemos luego primores.

    Tanto el japonés como Dora se observaron entre ellos, la forma en la que hablaba de la Digimon de Orleans era demasiado sospechosa. Al parecer, hablar de Darcmon frente a ellas era algo que hacía cambiar su manera de actuar.

    — ¿Lo notaste, Dora? la forma en que habló de Darcmon es demasiado rara.

    — Lo sé —
    respondió Dora — Noir le tiene mucho aprecio a ella al parecer. Incluso cuando ella venía a visitarnos Noir no aparecía cada vez que la llamábamos para que viniera a saludar. Era como si la estuviese evitando.

    — Tal vez Darcmon sepa algo que nosotros no.

    — Pienso igual —
    acotó la monja — Debemos hablar con Darcmon, quizás ella nos de alguna pista que nos pueda ayudar con las hermanas.

    — Nos veremos con ella al medio día. Ahí sería un buen momento.


    Con aquello en mente los caballeros de Yggdrasil decidieron dejar pasar el día hasta el momento en el cual se encontrarían con la ser angelical, tal vez si hablaban con ella podrían encontrar la manera de hacer que las hermanas cambiaran aquella forma de comportarse.


    [***]
    Mientras Dora y Akira terminaban de podar el césped, Darcmon apareció una vez más en la capilla llevando una canasta de manzanas con ella. La chica de cabellera dorada sonrió con dulzura al ver a la pareja trabajar tan duro.

    — Buen trabajo, espero que las chicas no hayan hecho algo grosero. — Tanto Akira como Dora suspiraron pesadamente, aquella reacción preocupó a la guerrera del viento. — ¿Chicos?

    — Hubo problemas —
    respondió Dora — Pero eso no importa ahora mismo, lo que deseamos saber es si usted conoce a las hermanas.

    — ¿Por qué preguntan? —
    Darcmon observó con preocupación a la pareja, aquello le daba mala espina.

    — Queremos saber más de la vida de ambas — zanjó el asiático — En la mañana mi compañera y yo tuvimos una discusión con Noir y al mencionar su nombre se puso bastante tensa, como si hablar de ello fuera un pecado. — El ángel se entristeció al escuchar aquellas palabras, ¿Acaso estaban avergonzadas de ella? Eso explicaría la razón por la cual ambas hermanas la evitaban cada vez que las visitaba.

    — Mis niñas son un caso especial — suspiró Darcmon. — Antes de llegar a esta capilla ellas vagaban en las calles de la ciudadela. — el ángel observó el cielo con cierta melancolía — En un día lluvioso mientras caminaba hacia mi hogar, tanto Noir como Blanc estaban en el suelo en un charco de datos, de inmediato tome ambas hermanas y las lleve conmigo a mi hogar. Allí, durante un buen tiempo cuide de ellas mientras se reponían de sus heridas.

    — ¿Acaso preguntó alguna vez acerca de las heridas? —
    Darcmon negó.

    — Su pasado no me importó, lo que me llamaba más la atención en ese momento era cuidar de ellas — respondió el ángel — Como agradecimiento ellas quisieron ser mis sirvientas, sin embargo, pedí que dedicaran sus vidas al bien volviéndose miembros de los Virus Busters. — Darcmon sonrió dulcemente — Verán, en mis días mozos, yo era una miembro de los Virus Buster, por eso las recomendé a Lord HolyAngemon para que las dejara entrar en la academia debido los servicios que he preste al grupo. — con algo de pena la antigua miembro del grupo anti virus se llevó su mano detrás de la cabeza — Aunque ahora estoy algo fuera de practica por llevar una vida pacífica.

    — Eso explica como llegaron a pertenecer a ese grupo pero no el súbito cambio de comportamiento — Sin embargo, para Dora aquello no era suficiente para hacerle comprender el súbito cambio de comportamiento de las hermanas, era como si ellas aun ocultaran algo que ni siquiera le contaron a su salvadora.

    — Por favor no las juzguen, sé que ellas en el fondo son las chicas tan lindas que una vez ayude — El ángel tomo las manos del japonés cuyos ojos observaron con sorpresa a la chica de cabellos dorados. — Pero si ellas están en problemas no duden en ayudarlas.

    La pareja de Black Jack se observaron entre ellos y asintieron ante la petición de la doncella de Orleans, si bien educar a las hermanas era su labor principal si tenían problemas que ocultaban con ese comportamiento tan pecaminoso no iban a hacer la vista gorda al respecto.

    [***]
    Luego de hablar con la doncella de Orleans tanto Akira como Dora sentían el deber de hablar con ambas hermanas al respecto de su antigua cuidadora, tal vez si explicaban como se sentía Darcmon con ellas tal vez podrían detonar un cambio en ellas, especialmente en la reacia Noir. Sin embargo, al momento de llegar a la capilla la vista Dora inmediatamente entró en un estado de alerta al ver un intruso en las cercanías.

    — Aki. — con solo decir su nombre el japonés no tardó en preparar su Digivice ya que desconocía en que momento debían luchar.

    — Vayamos con cuidado, Dora. si ellas están haciendo algo sospechoso es mejor que no nos descubran — La monja asintió ante la propuesta de su camarada humano.

    Con sumo cuidado la pareja se acercaba a la capilla, usando los arboles como escondite los miembros de Black Jack lograron colocarse en una posición perfecta para espiar a la hermana mayo de las Blanc. Dora frunció el ceño al ver como un PicoDevimon se acercaba volando hacia Noir.

    — ¿Has averiguado algo? — preguntó el pequeño Diablillo, Noir levantó las manos de manera despreocupada, aquella reacción de la monja hizo enojar al pequeño demonio. — No estoy para juegos, puta. ¿Conseguiste lo que el amo te pidió?

    — Sí, tengo información suculenta de los Virus Busters. —
    zanjó la Digimon vestida de negro. — Aunque, prefiero decírsela personalmente a tu “Señor”

    — No juegues conmigo, niña. Sabes muy bien que debes mantenerlo informado.

    — Y eso hago, pero no me gusta dejarle recados a simples mequetrefes como tú —
    la sonrisa burlona de Noir hacía hervirle la sangre al murciélago demoníaco.

    — Eres una.

    — Danos más tiempo —
    Noir abrió sus ojos al ver como su hermana menor se acercaba. — La red de los Virus Busters es demasiado compleja de penetrar. Nos tomara un par de días más para tener la información — completó la pequeña monja — Solo tenemos lo básico de ellos, sus métodos de entrenamiento y nada más. el modus operandi es algo que aún nos falta por descubrir.

    — No estoy para juegos, niñas. Esto no fue lo que pedimos, necesitamos saber cómo operan los Virus Buster y cuáles serían sus próximas misiones.

    — Venga, ¿Y no quieres la información suculenta que tengo? —
    el murciélago suspiró.

    — ¿Qué es?

    — LordHolyAngemon tiene un culazo detrás de esa túnica que haría suspirara hasta la misma Lilithmon.

    — ¡¿Acaso me ves cara de idiota?!

    — Te la veo siempre que vienes a fastidiar por las noches —
    Noir hacía un ademan con sus manos, algo que le molestaba bastante al diablillo. —Si quieres dormir conmigo, hay mejores formas de hacerlo, primor.

    — ¡Esto no se va a quedar así!
    — el virus comenzó a alejarse hacia el cielo azul, no sin antes dedicarle una mirada rápida a las hermanas. — No vamos a esperarlas más. esto demuestra que no podemos volver a confiar en ustedes.

    — Oh vamos querido, ¿Ni por un besito en los labios?

    — ¡Púdrete!


    El murciélago se alejó de la capilla, dejando ambas hermanas mirándose entre ellas con una mirada de preocupación. Las cosas no estaban saliendo como ellas deseaban y eso podía ponerlas en problemas.

    — Así que no has encontrado información de los Virus Busters. Esto no es bueno.

    — Lo siento —
    Blanc suspiró con preocupación, sin embargo sonrió al sentir la mano de su hermana acariciar su cabeza.

    — No te preocupes, hermanita. Todo saldrá bien.

    — Eso es lo que me preocupa, hermana, puede que las cosas no salgan como lo planeamos, nuestra vida peligra y la vida de Darcmon también.

    — Lo sé —
    Noir suspiró — Nunca debimos involucrarnos con esos tipos en primer lugar. Demonios, no pensé que nuestro karma nos persiguiera hasta aquí.

    — Saldremos de esta —
    suspiró — Peor primero debemos quitarnos a esa pareja de encima. Si están sobre nosotros no nos dejaran investigar como quisiéramos.

    Las hermanas se tomaron de la mano y entraron a la capilla. Luego de que no hubiera monos en la costa la pareja de Black Jack salió del escondite en el que estaban, tanto Akira como Dora estaban preocupados por aquella conversación que escucharon.

    — Aki, ellas no son lo que dicen ser. Todo cuadra, la historia de Darcmon, esa charla con ese PicoDevimon, entonces significa.

    — Que ellas son Digimon renegadas —
    completó el asiático lo que iba a decir su camarada — Necesitamos confrontarlas, esto no se puede quedar así.

    — Lo sé, también me preocupa Darcmon. Ese PicoDevimon dijo que iban a pagar, por lo tanto el grupo de ese Digimon puede atacarla para presionar a las chicas de conseguir aquella información.

    — Debemos ir a buscarla antes de que oscurezca—
    agregó Dora. — Darcmon es nuestra prioridad ¡Tenemos que ayudarla!

    [***]

    La doncella de Orleans caminaba tranquilamente por las calles de la ciudadela, en sus pensamientos estaba aquella conversación que tuvo con aquella pareja que cuidaba a sus niñas, ¿Acaso ellos se estaban llevando bien? realmente le preocupaba el cambio de actitud de ellas, pensaba que poco a poco sus hijas se iban a alejar del camino del bien. Pronto, su rostro de preocupación cambió a uno más severo, era algo débil, pero sentía la presencia de alguien más, ¿Era un individuo? ¿O tal vez eran varios? Sea lo que sea que estaba ocurriendo iban a por ella.

    — Espiar a una dama es algo de muy mala educación. — La doncella de Orleans preparó su espada lista para luchar.

    — Es que soy algo tímido, se me ad mal hablar con las chicas. — Un Digimon de enorme estatura caminaba hacia la rubia, Darcmon se pus o en guardia al ver la clara sed de sangre que tenía el Digimon. — Aunque, señorita, ¿Le importaría concederme una cita?

    — Lo siento, pero no salgo con extraños.

    — Eso se puede arreglar. —
    Un par de Evilmon aparecieron detrás de la chica de cabelleras doradas. Rápidamente la rubia atacó a los intrusos los cuales comenzaron a volar alrededor de ella. Darcmon sintió una corriente eléctrica recorrer su cuerpo. poco a poco su conciencia iba desapareciendo hasta estar de rodillas en los pies del extraño. — Me gusta mucho el bondage, espero que no te importe.

    Maka EvansMaka Evans Mira como casi ahogan al poja mamu xD

     
  7. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,699
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
  8. Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
  9. Velvet.

    Velvet. Why do birds fly?

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    2,750
    Temas:
    108
    Calificaciones:
    +602

    Luego de un día agotador intentando hacer que las hermanas hicieran algo productivo, la pareja de Black Jack se sentó en uno de los sofás de la capilla totalmente derrotados. No habían avanzado siquiera en la rehabilitación de las hermanas pero las palabras de la doncella de Orleans seguían resonando en ambos, ellas eran buenas chicas pero su comportamiento debía estar siendo provocado por algo.

    —Oye Aki, se nos está acabando el tiempo y las chicas no tienen intención de cambiar.

    — La única pista que tenemos al respecto es que ellas estuvieron en problemas y que Darcmon les ayudó. — respondió el japonés mientras se distraía con su Digivice.

    — Eso es cierto, ellas tuvieron un pasado difícil, pero me pregunto que fue realmente lo que ocurrió con ellas.

    — Quién sabe. Ellas no hablan mucho al respecto y si preguntamos es muy seguro que cambien el tema, la única que las conocía era Darcmon y ella tampoco sabe nada al respecto — El asiático suspiró mientras se levantaba del sillón— Iré a ver a Blanc, seguramente está viendo algo en la Digiflix.

    — Aki, se supone que debemos enseñarles a ser responsables. Intenta convencerla de que lave los platos — como siempre, las responsabilidades eran lo primordial en la monja de negro, Akira levantó sus manos de manera despreocupada.

    — Oye, si ella no va a cooperar, el menos que me deje ver algo interesante, que se yo.


    Dora hizo un facepalm mientras veía a su compañero irse hacia la habitación de Blanc., ciertamente la actitud de su compañero no ayudaba y de no ser por la personalidad de Noir que repelía por completo al muchacho Akira estaría vagando con la hermana menor todo el tiempo. Al llegar a la habitación de la monja la muchacha observó al humano entrar y acomodarse a un lado de la cama. La chica bostezó mientras continuaba viendo el programa de la pantalla de su computador.

    — Oh, ¿Vienes de parte de tu compañera o a pasar un rato conmigo?

    — Vengo a pasar el rato. — respondió el muchacho — Oye, la serie que me dijiste esta buena. Nunca creí que las poses exageradas fueran tan geniales.

    — Por favor, lo que esta genial son los baras buenorros — respondió la muchacha comiendo una bolsa de papitas. —Jonathan está demasiado suculento al igual que Joseph, pero los que se llevan la palma son los pilares, o sea, ¿Viste su retaguardia? Por Yggdrasil, están más ricos que el mismísimo Gankoomon. Yo a veces me pregunto cómo sus Sistermon no se lo follan, o sea.

    — Honestamente te pareces a mi hermana — comentó el japonés ganándose la atención de la pequeña Blanc. — Directa y con un gusto por los hombres de apariencia viril, solo te falta tener un poco más de delantera y te pareces a ella.

    — Mi hermana se parece mucho más a la tuya, no sé por qué la comparas conmigo.

    — Porque tu hermana es una salida, la mía no lo demuestra tanto.

    — Eso es un buen punto — respondió Blanc. — Oye ¿Nos odias? — Akira observó a la pequeña de blanco, aquella pregunta había sido demasiado rara de su parte. — Sé que no hemos colaborado mucho y que mi hermana les ha hecho la vida imposible para que no cumplan con su labor.

    — No las odiamos — respondió el muchacho de cabellera morada — Tal vez no busquen nuestra ayuda, pero piensen un poco en Darcmon, ella realmente se preocupa por ustedes.

    — Darcmon — Dijo en voz baja la pequeña.

    — Comprendo que no confíen en nosotros, somos dos extraños que vienen a invadir su hogar, pero ustedes conocen mucho mejor a Darcmon así que sean un poco más abiertos con ella.

    — He hablado con mi hermana al respecto. — respondió — Peor ella prefiere evitar decirle algo.

    — ¿Por qué?

    — Solo digamos que no somos tan buenas como lo pinta ella.


    Un silencio incomodo llenó el lugar. La pequeña de cabellos blancos dirigió su mirada hacia la pantalla continuando con el programa que estaban dando en la Dgiflix. Pronto, sus ojos se abrieron al ver que la pantalla de un momento a otro se puso negra, ¿Acaso era un error? Blanc estaba segura que había cargado el aparato. Akira observó a la muchacha mientras revisaba el portátil, la situación de un momento a otro se estaba poniendo demasiado tensa.


    — Oye, ¿Todo está en orden?

    — No — respondió — Algo anda mal, algo anda muy mal — la mirada de la muchacha revisaba con detenimiento lo que ocurría con el aparato, pronto, sus ojos dieron con el culpable, un pequeño gusanito que estaba colocando su lengua sobre uno de los puertos. — ¡Oye!


    Al ver que lo habían descubierto el pequeño intruso se movió velozmente intentando escapar de la habitación de Blanc. La muchacha se movió rápidamente hacia el gusano buscando atraparlo, sin embargo era demasiado escurridizo para ella ya que se escapaba muchas veces de su agarre.

    — ¡Maldición! ¡Atrápalo!

    — ¡Hai!



    La pareja comenzó a moverse por toda la habitación buscando atrapar aquel gusano escurridizo, sus movimientos eran agiles y muy difíciles para el ojo humano. El pequeño ses e movía tan rápido que hacía ver como tontos al dúo.

    — ¡Va a salir por la ventana, atrápalo!

    Al dar un salto por la ventana el gusano estaba a punto de escapar de las manos del grupo. El gusano fue atrapado por una mano que logró atrapar a la criatura antes de que saliera, Dora mostró una sonrisa de oreja a oreja mientras sostenía aquel misterioso ser.

    — ¿Pero qué es esto? — Dora analizaba detenidamente al intruso, era una serpiente de color amarillo que llevaba un extraño puerto de USB al final de su cola. La pequeña víbora intentaba liberarse del agarre de la fémina.

    — ¡Suéltame!

    — Es un Hubmon, un Digimon que se encarga de hackear las redes informáticas y computadores de sus oponentes. También es bueno enviando información a través de las redes. — respondió la monja de blanco.

    — Pero ¿Qué quiere de ti? — preguntó la monja de negro.

    — Eso es lo que voy a averiguar — La pequeña Digimon vestida de blanco observó fijamente al pequeño Digimon escurridizo. — Es hora de que escupas, ¿Quién te envió?

    — Ya lo sabes muy bien, pequeña. — respondió el Digimon — Revisa tu computadora.


    Rápidamente la muchacha encendió su computador el cual emitió un video al momento de iniciar el equipo.

    — ¿Qué es?

    La mirada de Blanc se ensanchó al ver una figura familiar que yacía en el suelo.

    — ¡Esa es Darcmon! — gritó Dora al ver el cuerpo de la amiga de las hermanas en el suelo totalmente herida e inconsciente. Allí, una figura se acercó al cuerpo de la doncella de Orleans levantándola de sus cabellos con poca delicadeza. Los caballeros de Yggdrasil no tardaron en reconocer al protagonista de aquel cruel video pues era alguien quien pertenecía a uno de los grupos más influyentes en la historia del Digimundo.

    — Ese es un Blitzmon — susurró el japonés en voz baja mientras observaba al guerrero poner su rostro en el de Darcmon.


    — Hola, niñas. Este es un mensaje de mi jefe — habló con una voz cantarina — “¿Acaso se olvidaron de nuestro trato? Han tardado mucho, demasiado para mi gusto.” — aclaró el Juttoushi — “Sino muestran resultados en la investigación entonces les llevaremos un pequeño regalo para que se incentiven” — las manos del Digimon comenzaron a generar electricidad la cual recorrió todo el cuerpo de la maltrecha Digimon haciendo que esta gritara del dolor — “Las veremos en el edificio Bytes, no traigan a nadie con ustedes. Tienen hasta mañana para conseguir información. El tiempo es suyo.”

    El video que habían insertado en el computador de Blanc se detuvo dejando al grupo perplejo y con muchas preguntas que hacerle a la pequeña de blanco, pero sobretodo la sorpresa mayor se la llevó cierta hermana mayor libidinosa pues había presenciado aquel video. Los ojos de Noir se llenaron de lágrimas las cuales comenzaron a recorrer en su bello rostro, era la primera vez para los caballeros de Yggdrasil.

    — Darcmon.

    — Hermana, ahora no es momento de llorar — acotó la pequeña Blanc — Necesitamos cambiar el plan. Darcmon es nuestra prioridad.

    — Esos bastardos, ¡Realmente se pasaron de la raya!

    — ¡Cálmate de una jodida vez! — gritó con fuerza la pequeña de blanco sorprendiendo a la pareja de Black Jack pues era una vista algo extraña ver a la menor actuar de manera tan agresiva — Si vamos a la guarida de esa gente es posible que nos tiendan una trampa, sin contar con que en nuestro estado mental no es el óptimo y conllevaría a cometer muchos errores.


    Ambas hermanas se miraron fijamente, la tensión entre ellas se podía cortar con un cuchillo. Noir suspiró mientras se secaba las lágrimas de su rostro.

    — Lo siento, no sé lo que me pasó. —respondió Noir.

    — Sé cómo te sientes, pero sabíamos que esto tarde o temprano pasaría. Ellos buscan información y nosotros somos la fuente más confiable que pueden tener. Era de esperar que hicieran un movimiento así.

    — Si quieren información ¿Por qué no se las damos? — las hermanas Sistermon observaron al japonés luego de que hiciera ese comentario — No se las circunstancias por las que están pasando ustedes dos, pero un poco de información nos vendría bien para rescatar a Darcmon.

    — Este es un problema de nosotras, no deseamos meter a más gente que pueda salir lastimada — zanjó Noir, Dora se acercó a ella tomándola gentilmente de la mano logrando sorprender a su contraparte de especie.

    — Escucha, tal vez piensen que somos unos entrometidos, pero créanos que queremos ayudarles a rescatar a Darcmon tanto como ustedes, así que por favor, es momento en que deben empezar a confiar en nosotros y decirnos lo que realmente ocurre. — dijo Dora con un tono maternal. Ambas hermanas se miraron entre si asintiendo en señal de aprobación, aquel gesto hizo ilusionar a la Dora en gran medida.

    — En verdad no quiero que se metan en un asunto ajeno, chicos — agregó Blanc con un suspiro —Pero nosotras no podemos luchar contra ese grupo solas, por eso les pedimos amablemente que nos ayuden.

    — Por favor — para sorpresa de la dupla de Black Jack la mayor de las hermanas Sistermon se arrodilló ante ellos de manera humilde, algo que conmovió a la Digimon de rango Expert.

    — Les ayudaremos — sonrió Dora — Somos Black Jack y nuestro lema es darle un lugar feliz a las personas que pasan a nuestro café.

    — Y si esta capilla es su hogar, entonces lo protegeremos, a ustedes y a Darcmon.

    — Gracias, chicos. — dijo Blanc conmovida.

    — En verdad se los agradecemos — completó la hermana mayor. — Creo que es momento de que les expliquemos nuestra situación.

    — Y lo que realmente somos.



    [****]

    Nosotras no somos Digimon cualquiera, somos mercenarias, Digimon que toman cualquier rabajo por Dinero. Yo, Sistermon Noir fui conocida en el bajo mundo como la lince negra, alguien que nunca falla sus objetivos, y mi hermana Blanc, fue conocida en las redes como la conejita blanca, una Hacker informática que burlaba fácilmente las redes de seguridad de muchos negocios e importantes empresas del mundo Digital. Nuestros trabajos eran impecables ya que siempre ya que nuestros contratistas siempre nos recomendaban, vivíamos en nuestra gloria ya que no nos faltaba trabajo y éramos recomendadas en muchas partes. Pero todo cambio mientras hacíamos un trabo, nuestros contratistas quedaron encantados con los resultados y nos ofrecieron un trato, unirnos a su pandilla. Por su puesto, dijimos que no ya que tanto Blanc como yo trabajábamos solas, pero esos sujetos no tomaban un no como respuesta ya que buscaban que hiciéramos más trabajos para ellos.

    La paga era buena y no nos quejábamos de ello, pero poco a poco sus trabajos comenzaron a ser más difíciles y mucho más complicados. Yo y Noir comenzamos a discutir sobre sus trabajos, pues si nos retirábamos a tiempo no tendríamos nada que ver con ellos. sin embargo, había algo que no tomamos en cuenta mi hermana y yo.

    Su líder, Neodevimon

    Era un Digimon frio y con ansias de causar caos en el Digimundo, su meta era aniquilar la fuerza policíaca incluidos los Virus Busters debido a un inmenso odio que hacia los Digimon vacuna y cualquiera que se relacionara con ellos, incluido los humanos. Nuestra política fue siempre estar al margen de conspiraciones y atentados terroristas, y fue por eso que Blanc y yo rehusamos su propuesta.

    Sin embargo, él no lo tomó muy bien y me dio una paliza, Noir intentó defenderme, pero terminó de la misma forma que yo. Apenas pudimos movernos y escapar de sus garras y la de su pandilla.

    Ahí fue cuando conocimos a Darcmon. Ella nos ayudó y acogió en su casa. Nos dio una vida diferente a la cual estábamos acostumbradas, un hogar y alguien a quien podíamos considerar como una amiga.

    Incluso nos recomendó al grupo que intentábamos destruir. Algo irónico si miramos las circunstancias en la que nos encontramos.

    Pero nuestro pasado nos perseguiría y pronto aquel grupo de pandilleros dio con nosotras. Tomaron nuestra nueva vida en la base de los Virus Busters como una oportunidad para continuar con aquel descabellado plan.

    La única forma de evitar todo esto era haciendo que nos echaran a Blanc y a mi podríamos evitar que esa banda continuara fastidiándonos, o eso creímos.


    — Eso explica su comportamiento — Dora suspiró, Akira dio un silbido al ver como su compañera les daba un coscorrón a las hermanas — ¡Aquello que hicieron fue irresponsable! ¡Debieron pedir ayuda a sus superiores, incluso a Darcmon! Por tomar la vía fácil pusieron en peligro la vida de alguien importante para ustedes.

    — ¡Decir eso es muy simple! — respondió enojada Noir — ¡Era gente que nos tenía entre la espada y la pared! ¡No pudimos hacer nada y seguramente nos hubieran matado si hubiésemos movido un dedo!

    — Y ya ves lo que pasó, Darcmon capturada y posiblemente muerta, si, muy responsable lo que hicieron — respondió con sarcasmo la miembro de Black Jack.

    — ¿Qué dijiste?

    — Da igual lo que pasó, lo hecho echo esta — respondió Blanc con madures — Lo importante ahora es rescatar a Darcmon de ese grupo. Su prisionero era alguien diferente a Neodevimon por lo que podemos deducir que es un Digimon contratado.

    — Así que no quieren ensuciarse sus manos, un clásico — agregó Akira levantando sus hombros de maneara despreocupada.

    — ¿Algún plan? — preguntó Dora más silencio fue la respuesta que recibió.

    — Yo tengo un plan — Akira levantó su mano recibiendo la atención el grupo de féminas. — ¿Por qué no hacemos lo que ellos piden?

    — ¿Eh?

    — Si ellos quieren información de los Virus Busters, ¿Por qué no se las damos?

    — ¡¿Estás loco, Aki?!

    — Claro que no — sonrió mientras sacaba de su bolsillo su Digikeychain materializando un extraño espejo, Dora suspiró, aquello eran malas noticias para Dora — Es más, que ellas la entreguen personalmente.

    — Aki…. ¿No estarás pensando?

    — Jejeje.

    Maka EvansMaka Evans ¡Holis! vamos a la marcha otra vez :3

     
    Última edición: 20 Sep 2017 a las 23:04
  10. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,699
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
  11. Velvet.

    Velvet. Why do birds fly?

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    2,750
    Temas:
    108
    Calificaciones:
    +602


    El tiempo se fue rápidamente cayendo la noche en las calles de la ciudadela. Las hermanas caminaban entre la multitud esperando llegar al lugar de la cita en donde los bandidos citaron a las hermosas Digimon a rendir cuentas con ellos. Estaban tensas pues la seguridad de su amiga estaba en juego y fallar era algo que no podían permitirse las dos. Los ojos de las chicas se posaron en un edificio de aproximadamente unos dos pisos de alto, la pintura degastada y las diferentes ventanas que estaban rotas daba claramente a entender que el lugar estaba en unas pésimas condiciones para ejercer una labor sin embargo, aquello no iba a ser impedimento alguno para que las jóvenes se acercaban al lugar que era bañado por la tenue luz de la luna. A pesar de no haber nadie dentro del edificio ambas hermanas podían sentir una clara sed de sangre en los alrededores, algo o alguien estaba allí, esperándolas entre las sombras para poder atacarlas en caso de que hicieran algo extraño.

    — Son puntuales — una figura se acercó a ellas con un aire de arrogancia en él. El guerrero de la electricidad apareció cara a cara frente a las hermanas. — Hola.

    — Creo que no te hemos visto, ¿Eres nuevo? — preguntó con cierto aire coqueto la monja de negro. Blitzmon soltó una sonora carcajada aceptando los avances de la muchacha ya que decidió responderle de la misma manera, con una ligera caricia en el mentón.

    — Seré todo lo que quieras preciosa.

    — Supongo que eso es un sí. — agregó la menor que pronto se vio envuelta en la lasciva mirada del guerrero.

    — Joven, pero hermosa.

    — Supongo que debemos esperar a que hablemos de negocios.

    — No te desesperes, la noche es joven y podemos divertirnos. — el guerrero del trueno iluminó su puño con electricidad, las hermanas abrieron los ojos al encontrarse con varios Evilmon vigilándolas aunque lo más importante era que su amiga Darcmon colgaba del techo del lugar. — Sé que quieren hablar con ella, pero ahora su cita es conmigo, guapas.

    — Eres un niño que requiere mucha atención — respondió Noir en forma de broma. — ¿Siempre eres así con tus citas?


    — Solo con las chicas que me gustan, primor. — la mirada del guerrero del trueno se puso filada. — Bien, ya sabes a lo que vinimos aquí.

    — ¿Qué nunca te han dicho que a una dama se le debe esperar? — Noir se quitó el gorro de su cabeza mostrando una memoria USB. Un Evilmon bajó hacia la pareja de Adults acompañado de un Wizarmon que llevaba un computador portátil consigo. — Toda la información de los Virus Busters está ahí, desde los horarios de entrenamiento hasta las misiones que actualmente están en su agenda, los miembros más antiguos hasta los más recientes.

    — Bien hecho, querida. Con esto mi jefecito estará contento. — dándole un gesto al Wizarmon el mago conectó el equipo al dispositivo portátil, efectivamente, la información recaudada allí era la que los pandilleros necesitaban. Dando una señal de aprobación el Wizarmon indicó que todo estaba en orden.

    — Lo que diga tu jefe me tiene sin cuidado, deja libre a Darcmon, ahora. — la voz de Bkanc era fría, sin embargo, para el guerrero del trueno aquellas reacciones de la muchacha eran adorables.

    — Pero que mona eres, enserio me gustaría salir contigo a una cita, pero por órdenes de mi jefecito deben morir aquí y ahora.


    Deseaban pensar en que esas palabras fueran una broma y que las cosas pudieran salir bien con tan solo un intercambio de información, pero era de esperarse que aquellos criminales jugaran sucio, después de todo, ambas hermanas conocían de lo que podía hacer esa organización, especialmente su jefe.

    — No bromees conmigo ¡Eso no fue parte del trato!

    — Sí, mi jefe dice muchas cosas. Enserio, me dijo que si atrapaba a Darcmon me iba a dar una comisión… ¡Y no me dio nada!

    — Por eso no nos gustaba trabajar con él, ¡Es un explotador!

    — Ya que — Blitzmon subió los hombros de manera despreocupada. — Chicos, pueden hacer lo que quieran con ellas.


    Una sonrisa se dibujó en el rostro de las hermanas. Para sorpresa de Blitzmon, Noir le dio un potente puñetazo al guerrero del trueno mientras que de su puño un aura de color azul se desprendía de su muñeca.

    — ¡Digisoul, full charge! — para sorpresa de los presentes la monja sacó un Digivice de sus pechos, colocando el aura que emanaba de sus manos en el objeto Noir apuntó el Digivice hacia su hermanita la cual recibió la energía, poco a poco su cuerpo iba cambiando hasta mostrar uno mucho más maduro y marcado acompañado de un par de alas angelicales que hacían temblar a los Adults y Children que estaban allí. Blitzmon se sacudió su cabeza aun sorprendido de lo que había pasado, ¿Un Digimon realizando una técnica humana? ¡Era una locura!

    [***]
    — Verán, entregaremos la información que ellos desean. — Akira apuntó con su dedo a la pequeña serpiente que estaba atrapada. — Pero será información falsa ya que Hubmon puede modificarla a gusto, ¿No es así?

    — Efectivamente, Hubmon tiene la habilidad de modificar la información que almacenan, podemos usarlo para engañar a la pandilla para hacer lo que queramos.

    — Bien, entonces este será el plan. — acotó el japonés — Dora y yo nos infiltraremos al edificio y les entregaremos una memoria con la información falsa. Mientras tanto chicas, ustedes trataran de buscar a Darcmon y sacarla del lugar sin que nadie se entere. No se preocupen por nosotros, haremos tanto ruido como nos sea posible para llamar mucho la atención. — Akira observó directamente a las hermanas — Ahí entran ustedes. Aprovecharan la conmoción para rescatar a Darcmon.

    — Pero es posible que hayan muchos Digimon en la zona. Dudo mucho que puedan con ellos — Dora mostró una sonrisa de oreja a oreja mientras sacaba del bolsillo de su compañero un par de memorias y el lector de cartas junto algunos naipes de su baraja.

    — Algunas de estas bellezas y todo estará bien. Aunque sean numerosos, ningún Digimon puede subestimar a alguien de nivel superior, más si este tiene a un Tamer quien le pueda ayudar con el problema.

    — Si, muy lindo todo, ¿Pero enserio creen que yo voy a ayudarlos? Por favor, estoy dispuesto a morir, tengo orgullo al igual que ustedes. — la serpiente sonrió — A no ser que me ofrezcan algo.

    — ¿Cuánto quieres? — zanjó Dora, Hubmon negó moviendo su cabeza.

    — No quiero dinero, niña, el dinero lo puedo conseguir fácilmente, necesito algo que pueda satisfacerme, necesito. — la serpiente vio el montón de basura que estaba en la habitación de Blanc, sus ojos se abrieron de par en par saltando hacia ella intentando sacar todo lo que podía como si fuera un carroñero. Pronto la serpiente se encontraba engullendo una barra de chocolate. — ¡Chocolate!

    — Bueno, supongo que eso nos deja el camino libre. — agregó Dora observando al child comerse aquellos dulces.


    [***]

    — Creo que los hemos engañado, Dora. — sonrió él caballero de Yggdrasil de cabellera morada.


    — Funcionó el plan de maravilla — la nueva forma de la monja mostraba una figura angelical que cautivaba y hacía sentir miedo a los Digimon que estaban en aquel edificio. — Por lastimar a nuestra amiga Darcmon — Angewomon hizo una pose digna de una chica mágica — ¡Los castigare en el nombre de Yggdrasil!

    — ¿Q-Que? — Blitzmon se levantó al suelo con cierta dificultad observando a los extraños fijamente.

    — Tu siguiente línea será “¿Qué está ocurriendo aquí?”

    — ¿Qué está ocurriendo aquí?... ¡¿Uh?!

    La confusión del guerrero del trueno iba en aumento al ver como la figura de Noir cambió de un momento a otro mostrando el cuerpo de un muchacho de cabellera lila. ¿Qué rayos estaba pasando? ¿A dónde se fue la hermosa Noir?

    — ¿Sorprendido? Conmigo pasó lo mismo, es increíble lo que puede hacer un simple espejo. — una sonora risa se escuchó en el edificio, tanto Akira como Dora observaban fijamente al Juttoushi quien parecía disfrutar la situación.

    — ¿Quién lo diría? Las cosas se han tornado muy interesantes. —El guerrero del trueno emanaba chispas desde sus brazos. — Creo que estoy muy emocionado.



    Maka EvansMaka Evans Faltan poco, un par mas
     
  12. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,699
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244

Compartir esta página

Cargando...