Fanfic My Little Pony Sacrificio: Temporada 1 (Babylon) [Crossover][Drama][Aventura][+15] [Finalizado]

Tema en 'Fanfics y Roles My Little Pony' iniciado por Proyect_V, 23 Ene 2014.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Lamento no poder dar una breve descripción, nunca he sido bueno con las sinopsis. De todas maneras espero que este relato les encante tanto como me encanta escribirlo....

    SI DESEAN HACER ALGUNA CRÍTICA, COMENTARIO U OPINIÓN FAVOR HACERLO EN LA CAJA DE COMENTARIOS DE SACRIFICIO ASÍ NO SE ARRUINA LA CONTINUIDAD DE LA HISTORIA: Caja de comentarios de Sacrificio - Fanfics y Roles My Little Pony | Foros Dz

    Capitulo 1.

    Capítulo 1

    El olor a carne quemada llenaba mis fosas nasales, la cortina de humo negro nublaba mi vista hasta el punto que no podía ver nada.

    Sombras: sombras eran lo que me rodeaba; y sin importar cuánto me esforzaba, no podía ver nada más allá de mi nariz. De improviso, una voz empezó a escucharse. Al principio era tan tenue que no podía entender lo que decía; luego se volvió un susurro, y poco a poco se fue haciendo más fuerte y potente hasta que al final logré descifrar lo que decía. Pero lo que provenía de esta voz no eran palabras, sino gritos: gritos desgarradores que me hacían temblar hasta el fondo de mi alma. Entonces, empecé a sentir un ardor fuerte por todo mi cuerpo, causándome un dolor insoportable, y fue seguido por una sensación de vacío.

    "Corre…no mires…". Esa débil voz sin cuerpo, que surgió repentinamente, era muy fácil de reconocer, tristemente.

    -¿Papá? ¡Papá, nooo!

    Capítulo 2

    Capítulo 2

    El plan maestro

    -¡Jet!- Ese fue el primer sonido que logré captar tras despertarme de esa pesadilla. Lo primero que noté fue que estaba bañado en mi sudor, además de que mi respiración era acelerada.

    -¡Jet, ¿estás bien?!- La voz que provenía del otro lado de la puerta metálica de mi cuarto era indudablemente femenina; me era familiar, pero el shock del sueño no me permitía ubicarla.

    -Sí, estoy bien. Solo fue un mal sueño- respondí. Esta no era la primera vez que tenía una pesadilla así: eran constantes y diferentes, pero siempre se relacionaban en algunos aspectos como el ardor, la oscuridad y los gritos. Con el tiempo uno se acostumbra, pero la sensación de miedo nunca desaparece.

    -Sigo insistiendo en que deberías dejarme usar el hechizo de los sueños, pero no: prefieres causarnos ataques al corazón antes que dejar que te cure- escuché a la voz expresar su claro disgusto hacía mí.

    Sí, es cierto que soy algo egoísta en cuanto a este tema de los gritos despertadores que doy a mis a compañeros; aún así, la razón real por la cual no dejaba que me quitaran las pesadillas era que estas me recordaban mi misión.

    -En fin, hoy es “el gran día”: hoy en la noche haremos “la movida” y pasaremos a la historia como los más grandes ladrones del mundo.

    <<Cierto: se me había olvidado por la pesadilla. Hoy efectuaremos “el plan maestro”, “la movida”, “el gran paso”; cometeremos el crimen más grande e imperdonable de la historia, nos podrían colgar por ello; pero no nos importa, ya que si todo sale bien no solo tendremos tres, sino cuatro tiaras, y dos coronas, en total>>. No había tiempo que perder, por lo que me lancé fuera de la cama, me sacudí el amargo recuerdo del sueño y decidí prepararme.

    -Bien, espérenme en la sala de reuniones. Estaré ahí en un momento.

    -Como digas, Jet- respondió la voz mientras escuchaba a la dueña alejarse trotando por el pasillo.

    Observé un momento mi cuarto, nada especial en él : una cama en un costado junto a una mesita de noche con una lámpara, y ya, solo lo esencial. La habitación era de metal (al igual que la mayoría de las cosas en la base) y poseía dos puertas, la que llevaba al pasillo y la que daba a mi baño personal.

    Entré al baño, que se hallaba mayormente tapizado de cerámica blanca, mientras que el techo y la parte superior de la pared eran de color verde esmeralda(Al igual que mi cola, crin y ojos).

    Tras tomar el baño me acomodé la crin y me encaminé a la sala de reuniones. El camino a la sala era corto, pero tenía prisa, por lo cual decidí volar hasta ella. Unos segundos de vuelo fueron lo que me tomó llegar a la puerta metálica que conectaba los pasillos del sector C con la sala principal, la cual también servía de sala de conferencias, pero no hoy. Al entrar en la sala principal no vi a nadie.

    <<Me tardé más de lo esperado>>, pensé, mientras observaba la sala grande en frente de mí, cubierta de metal y con forma cuadrada; era de dos pisos, en el centro había una especie de mesa redonda con tres sillas alrededor, y en ambas paredes había escaleras que llevaban al segundo piso. Al otro lado de la sala se encontraba un ascensor, el cual servía de entrada principal, y en las esquinas superiores a este se encontraban los cerrojos del ascensor, en caso de emergencia.

    Me senté en la silla que se encontraba de espaldas a la entrada de la base y presioné un botón secreto en uno de los brazos de la silla; inmediatamente un brillo magenta me cegó temporalmente y aparecí sentado en una sala oscura con una mesa de madera; en el centro de esta, se encontraba un documento con una palabra que no podía leer.

    -Tardaste mucho, Jet- escuché la misma voz que sonó al otro de la puerta de mi cuarto, pero esta vez sí fui capaz de identificar a la dueña, a pesar de no poder verla.

    -Sí, sí: como digas, Wave- respondí con algo de fastidio.

    -¿Quién te crees tú para hablarle así al jefe?- escuché otra voz femenina unirse a la conversación.

    -Alguien superior a ti – respondió Wave.

    <<Y aquí vamos de nuevo>>, pensé, mientras escuchaba a Wave y a Gilda discutir. Me puse a pensar en todas las veces que han ocurrido estas “peleas”. Siempre empezaban de la misma manera: Wave, ponía la madera, yo daba la chispa y Gilda aumentaba las brasas. ¿Por qué Gilda me defendía? Sencillo: primero que nada, es sumamente terca (como todos aquí); segundo: quiere caerme bien, ya que de este grupo de tres, yo soy el líder, Wave, la segunda al mando, y Gilda: ella quiere ser la segunda, es envidiosa y está cansada de ser “la tercera rueda” del grupo (según ella).

    <<No puedo pensar con este griterío, y nos estamos saliendo del tema de la reunión>>

    -¡Suficiente! Deberíamos hablar del plan maestro: no de quién tiene derecho de hablar o no -. En esa frase liberé todo el estrés producido por la pesadilla y la discusión, y al parecer funcionó, ya que callé las voces.

    -En fin, empecemos con la reunión- escuché a Wave decir, mientras una imagen de un castillo tridimensional se alzaba ante mis ojos.

    -Bien, veamos: la seguridad del castillo es alta, tanto de día como de noche; los guardias que protegen al castillo de día son tercos y fuertes, pero no son muy ágiles, además de que no ven casi nada en la oscuridad; mientras que los guardias nocturnos son veloces, ágiles y ven bien en la oscuridad; aun así, carecen de fuerza y resistencia en comparación con sus contrapartes diurnas; son muy sensibles a la luz.

    Mientras Wave explicaba las fortalezas y debilidades de los guardias, el castillo fue remplazado por la imagen de dos diferentes guardias: uno era blanco y poseía una armadura dorada la cual dejaba al descubierto múltiples puntos frágiles del cuerpo, mientras que el otro guardia era azul y usaba una armadura negra.

    -Hay dos guardias en cada puerta, y dependiendo de la longitud del pasillo, puede haber desde ocho hasta veinte. También hay guardias en los jardines y en las afueras del castillo.

    <<Entonces, tenemos menos tiempo de lo planeado.>>

    -Ahora, el plan es simple. Bien: nueve y media, luces fuera, ocurre el cambio de guardias, Gilda y yo suplantaremos a dos guardias: yo, a uno del interior del castillo y Gilda, a uno del exterior.

    <<Sin duda, uno de los mejores planes que hemos tenido.>>

    -Mientras Gilda encierra a los guardias diurnos y elimina a los guardias que pueda…

    -¿Cómo que a los que pueda?

    <<Gilda, no puedes dejar pasar una, ¿verdad?>>

    -Okay, mientras Gilda elimina a los guardias exteriores, yo me encargaré de los interiores usando un hechizo de luz para cegarlos, y luego uno de sueño para dormirlos.

    <<Bien, bien.>>

    -Después de haber reducido sustancialmente a los guardias, Jet entrará por el balcón y tomará la primera tiara, mientras Gilda y yo localizamos a Luna; una vez localizada generaremos una distracción cercana para aislarla todo lo posible de los guardias.

    <<Y ahora, mi gran momento.>>

    -Jet, aquí es cuando debes ser veloz, ya que una vez aislada, entrarás, le quitarás la tiara y saldrás del lugar volando a toda velocidad.

    <<Peligroso y audaz; me gusta.>>

    -Recuerden usar estos: tienen un hechizo de teletransportación que se libera al romper el contenedor. Úsenlo solo en caso de emergencia.

    Agarré uno de los collares que Wave puso en la mesa: era básicamente una esfera de cristal de la cual provenía un brillo magenta, y se hallaba amarrada a un cordel.

    -¿Dudas?

    -¿Qué hay del otro plan, no hablaremos de ese?- pregunté mientras dejaba la esfera en la mesa.

    -No, Jet, ya que solo tú eres el que actuará en ese plan, decidí hacer un informe en vez de discutir sobre él.

    <<Bien, leer. La verdad no me molesta leer - de hecho, lo disfruto -, pero Wave hace que cualquier texto sea aburrido.>>

    -Okey, ya se pueden retirar- dije mientras les indicaba que se fueran.

    Poco después de decir eso, un brillo magenta las cubrió a las dos, desapareciendo de la sala y dejándome solo con un informe muy aburrido por leer.

    <<Mejor dejo de prolongar mi “tortura”.>>

    Apenas abrí el informe, lo primero que vi fue una imagen del imperio de cristal con indicaciones de cómo llegar al castillo sin ser visto.

    <<Entro por una de las ventanas del primer piso.>>

    Una fotografía de los pasillos apareció al pasar la página.

    <<Veamos, Wave me sugiere que me dirija a la armería del primer piso, que me ponga un uniforme (si es que hay uno) y que espere hasta la hora del cambio; también dice que en caso de no poder llegar a la armería, debería esperar fuera del castillo hasta el cambio.>>

    En la siguiente hoja encontré fotos del guardia que cuida la tiara, y un montón de apuntes.

    <<Si el guardia va a recoger la tiara a las nueve de la noche, debo interceptarlo durante el cambio.>>

    Al pasar de página vi imágenes de pasillos oscuros y cerrados.

    <<Podría interceptar al guardia antes del cambio: todo depende de dónde y cuándo esté solo.>>

    La última página poseía fotos de un tal “Shining Armor” y múltiples advertencias.

    <<Fuerte, inteligente, ágil, veloz, con experticia en combate y, para completar, es un unicornio. Suena como una gran fiesta de bienvenida.>>

    Y para terminar el informe, un sobre pegado a la carpeta.

    << ¿Y esto?>>

    Dentro del sobre había otro collar con una esfera de vidrio la cual contenía un brillo magenta y junto a este, una nota.

    <<Así que un hechizo que bloquea la magia por unos segundos, ¿eh? Esto va a ser muy fácil.>>, pensé mientras cerraba el informe y guardaba ambos collares en el sobre.

    <<Hoy los Babylon Rogues haremos historia: hoy le robaremos a las tres princesas de Equestria>>

    Capítulo 3 1/3

    Capítulo 3

    Parte 1/3

    La Tiara de Cristal

    Horas; llevaba horas esperando al cambio de guardias; llevaba horas encerrado en ese almacén, esperando a que diesen las nueve de la noche.

    <<Sabía que había iniciado el plan muy temprano, debí traer cartas o algo así.>>

    Había estado ahí por dos o tres horas, sin hacer nada, sin que pasara nada. Al cabo de unos segundos escuché el dulce sonido de las campanas indicando que ya era hora del cambio.

    <<Bien, Jet. Llegó la hora del show>>, pensé mientras buscaba con mis cascos mi extreme gear: una especie de armadura aerodinámica diseñada por Wave y usada en carreras. Después de unos segundos logré encontrar la primera parte del artefacto; era como una de las piezas metálicas que llevaban los guardias en la espalda, pero con aperturas para las alas, y más resistente y liviana. Era negra, con líneas verdes (Del mismo color que mi cuerpo) curveadas, las cuales pasaban por los bordes del gear y de las aperturas de las que salían las alas . Mientras me colocaba la primera parte del gear, mis ojos dieron con la segunda parte de la armadura; un casco con un diseño igual que el resto y con apertura para las orejas, además de poseer un visor naranja retráctil el cual protegía los ojos y se activaba cada vez que su usuario tomaba vuelo. Wave incluyó esto a la armadura después de que, en un entrenamiento, algo se le metiera en el ojo en pleno vuelo, causando que chocara.

    <<Bien, veamos. Extreme gear, listo; collares con hechizos, listo. Creo que eso es todo.>>

    Respiré hondo y salí del pequeño almacén para encontrar las luces de los pasillos apagadas en su mayoría.

    <<Okay, vamos a interceptar al guardia>>, pensé mientras tomaba vuelo.

    Mientras volaba sigilosamente por los pasillos y evadía a los guardias, no podía dejar de pensar que algo iba a salir mal.

    <<Solo son los nervios, Jet. Eso es todo, solo son nervios>>, me dije a mí mismo a medida que avanzaba por los pasillos.

    No podía dejar de decirme esa frase debido a que ese pensamiento se rehusaba a salir de mí cabeza; aun así, todo estaba saliendo bien (lo cual era de esperarse para un ladrón de mi talla): mis habilidades me permitían entrar y salir de cualquier lugar sin dejar rastro de que había estuve ahí, como un fantasma.

    Tras unos diez o quince minutos de moverme a través de los sinuosos, largos y oscuros pasillos del castillo, llegué a uno de los más recónditos, por el cual pasaría el guardia. El pasillo era considerablemente pequeño y estrecho en comparación con los demás del castillo, además de estar alejado de las zonas de mayor vigilancia (sin duda alguna el mejor lugar para realizar una emboscada). El pasillo estaba hecho de cristal (como todo en el reino), poseía pilares grandes y gruesos a los lados los cuales convergían en el techo en un punto medio formando un arco. No sabría decir de qué color era la estructura ya que, dependiendo del ángulo en el que se viera, era el color y la tonalidad de esta.

    Hubiera observado con más detenimiento la hermosa estructura que se hallaba en frente de mí, pero debía estar concentrado; el guardia podía aparecer en cualquier momento y debía estar preparado para su llegada. Me oculté en la cima de uno de los arcos formado por los pilares y esperé a que el guardia y su escolta entraran al pasillo, pero tras cinco o seis minutos sin que apareciera, empecé a angustiarme y a hacerme preguntas.

    << ¿Será que me he equivocado de pasillo? No, es igual que el de la foto, seguramente se retrasó un par de minutos; aun así no he visto a ningún guardia por aquí; a decir verdad, no he visto a nadie por aquí, lo cual es raro ya que sí el guardia encargado de llevar la tiara a su lugar pasara por aquí…>>

    En ese momento comprendí la razón por la cual el pasillo se encontraba tan solo, el “guardia de la tiara” no iba a pasar por ahí. Casi al instante entré en pánico y empecé a pensar en una solución.

    <<Sabía que algo iba a salir mal, algo me lo decía. Ese Shining Armor debe de ser más paranoico de lo que creí. Ahora: debo encontrar a ese guardia y rápido.>>

    Nunca había volado tan velozmente en una misión de sigilo: el castillo era grande y el tiempo que tenía era muy limitado. Me llevaban cinco o seis minutos de ventaja y ya que había demasiadas rutas posibles, resolví esperarlo en la entrada de la biblioteca, lugar donde se encontraba la princesa, seguramente haciendo papeleo o lo que fuera que tuviese que hacer el líder de un reino.

    <<Probablemente algo muuuy aburrido>>, pensé mientras me acercaba velozmente a la biblioteca. Pero al llegar al pasillo, me encontré con siete guardias: seis eran ponis y el de la tiara era un unicornio. Cuatro ponis escoltaban al unicornio y los otros dos cuidaban la entrada a la biblioteca y, para empeorar, el pasillo estaba bien iluminado.

    <<Okay, veamos: tengo cinco segundos antes de que abran la puerta, me tomará dos segundos apagar las luces, uno para acabar con los guardias de la puerta, dos para eliminar a la escolta y tres al guardia de la tiara (dos para lanzarle la esfera y uno para noquearlo); por último me tomara entre diez y quince segundos cambiarme de ropa con el guardia: fácil.>>

    Una vez finalizada mi estrategia decidí ponerla en práctica. Volé a altas velocidades sobre todas las luces apagándolas con mis alas. Una vez apagadas las luces, pude escuchar las voces alarmadas de los guardias y pude ver que los guardias de la puerta estaban a punto de entrar a la biblioteca a alertar a la princesa. No podía permitir eso.

    Volé lo más rápido que pude y me llevé a los dos guardias por el medio, chocándolos contra la pared e interceptándolos justo a tiempo; sorprendentemente salí ileso del choque.
    Inmediatamente noté una luz como de la de una linterna iluminando la puerta donde se encontraban los guardias.

    -¡Rápido, abran las puertas e informen a la princesa de un posible intruso!- escuché decir al unicornio mientras buscaba a los dos guardias que había neutralizado.

    Tenía que evitar que los dos guardias abrieran la puerta, pero al hacerlo perdería el factor sorpresa gracias al unicornio y su “cacho” fosforescente. Por lo cual decidí dirigir su atención a otra cosa.
    Nuevamente levanté vuelo y arremetí contra los guardias detrás del unicornio, dejándolos inconscientes y llamando la atención de todos los guardias del pasillo. Esa distracción fue todo lo que necesitaba para poder eliminar a los dos guardias cercanos a la puerta sin ser notado por el tercero.

    -Chicos, ¿dónde están?

    El guardia claramente estaba asustado, así que opté por aprovechar que tenía la defensa baja y le lance la esfera con el hechizo de anulación de la magia.
    No pude haber tenido una mejor puntería: la esfera de vidrio impactó contra la punta del cuerno del unicornio, liberando el hechizo, el cual no solo le bloqueó la magia sino que también lo cegó.
    Inmediatamente tacleé al guardia y lo estrellé contra uno de los pilares y, una vez que confirmé que estaba noqueado, proseguí a colocarme su armadura.

    Abrí lentamente una de las puertas de la biblioteca y entré con paso decisivo a la habitación. Era más grande de lo que creía, poseía dos pisos y se extendía por un largo pasillo. Encontrar a la princesa sería un poco más difícil de lo que había pensado; por fortuna, logré ubicarla casi inmediatamente después de observar el segundo piso por un rato. Subí velozmente por las escaleras que se encontraban en el lado izquierdo de la entrada al pasillo del primer piso, ya que era la más cercana de las dos, y troté hasta toparme con una montaña de papeles la cual se hallaba sobre un escritorio de madera.

    -¡Ejem! He venido a recoger la tiara- dije mientras esperaba con impaciencia a que me entregara la tiara.

    -Claro- escuché una voz femenina responderme al otro lado de la montaña de papeles. Detrás de dicha montaña de documentos surgió una alicornio de color fucsia, con una frondosa cabellera tricolor: amarilla, magenta y púrpura. Poseía una cola con un diseño idéntico al de su "melena", tenía ojos color fucsia (algo grisáceos en mi opinión), y lo más importante: una hermosa tiara de oro puro con una gema roja incrustada en el centro.

    Era hermosa, bella (como todas las princesas); pero no mi tipo. Se le notaba el cansancio con solo verla a los ojos; aun así, lograba disimularlo bien.

    -No eres el mismo guardia de siempre…- dijo en un tono neutral

    <<¡Sabía que se daría cuenta! La princesa… ¿Cadance, era? Sí. Sabía que la princesa Cadance se daría cuenta.>>

    -Sí, verás: el otro guardia no pudo venir a recoger la tiara, le cayó mal la cena y me ofrecí para tomar su lugar.

    -Bien- respondió Cadance con algo de sequedad.

    <<Parece algo amargada, seguramente es por el papeleo. Yo también estaría molesto si tuviera que pasar toda el día haciendo papeleo. Debo reforzar la poca confianza que tiene hacía mí si quiero que me de esa tiara.>>

    -¿Se encuentra bien, princesa? Se ve cansada, debería tomar un descanso, dormir o reposar un rato.

    Al principio pareció irritarle mi pregunta, pero un segundo después abrió los ojos como si se hubiera dado cuenta de algo, poniendo una mirada de… ¿arrepentimiento? Respondió:

    -Ah, sí. Perdón si he sido grosera, como dices, estoy cansada.

    -Deberías tomarte el fin de semana libre .

    -No puedo.

    -Tampoco podrás hacer mucho si mueres por falta de sueño.

    Apenas terminé la frase entendí la gravedad de mis palabras, mi comentario causó que ella se sorprendiera y hasta pude detectar algo de miedo en sus ojos.

    <<Perfecto, Jet. Bien hecho, gana su confianza y luego arrójala a un pozo sin fondo. Aunque, ahora que lo pienso, los alicornios son inmortales. No sé ni me importa, el punto aquí es que la cagué. >>

    -Disculpe princesa, no era mi intención…


    -No es necesario que te disculpes, a fin de cuentas es la verdad no he dormido casi nada esta semana con el papeleo y los inconvenientes con el tren. Hay que esperar a que se descongelen las vías para que el tren pueda llegar con las provisiones que hacen falta, sí es que están no se han congelado y dañado, y…

    -No te preocupes, todo va a salir bien. Te diré qué: dame la tiara y ve a dormir. Yo buscare a Shining Armor después de guardar la tiara. Veremos en qué te ayudamos para así disminuir la carga que llevas encima de ti, y así podrás tener ese descanso que tanto te mereces.

    -Pero Shining está…

    -No hay pero que valga, dame eso, recoge tus cosas y ve a dormir- dije mientras le quitaba gentilmente la tiara y la empujaba de regreso al escritorio para que ordenara los papeles y luego fuera a dormir.

    -Muchas gracias por todo- me dijo Cadance mientras organizaba el pequeño desorden de papeles con su magia.

    -A su servicio.

    Cadance respondió con una sonrisa y se volteó para centrarse en su tarea y, mientras ella hacía eso, yo me di media vuelta y me dirigí a la salida de la biblioteca. Bajé las escaleras velozmente y en lo que estaba a punto de salir de la biblioteca…

    -¡Espera!- escuché gritar a la princesa. En ese momento me quedé congelado en el lugar donde me encontraba mientras el tiempo se ralentizaba para mí mientras un pensamiento me cruzaba la cabeza: <<Te descubrieron>>.

    <<Okay, esto puede verse mal pero al menos tengo la tiara y estoy en frente de la salida. Además de que hay ventanas en los pasillos adyacentes al de la entrada a la biblioteca por los cuales podría salir sin problemas. Sí vuelo por entre los callejones, podré perder a los guardias y si eso no funciona… siempre podré perderlos en la nieve y claro, me queda el hechizo de Wave.>>

    -¿Cuál es tu nombre?- escuché a Cadance sacándome de mi trance.

    <<¡Gracias al cielo solo quiere mi nombre!>>

    -Jet- respondí mientras volteaba la cabeza y le mostraba mi mejor sonrisa.

    -Jet, ¿eh? Lo recordaré.

    <<Por mi seguridad, espero que no>>, pensé mientras le daba la espalda.

    Una vez terminada la conversación, salí de la biblioteca, me volví a colocar mi Extreme Gear y salí volando por una ventana alejándome a toda velocidad del imperio de cristal.

    Capítulo 3 2/3

    Capítulo 3

    Parte 2/3

    Memorias

    Mientras volaba por el helado cielo del norte de Equestria, no podía dejar de contemplar la hermosa tiara que se encontraba en mis cascos.

    <<¿En serio vale la pena robarle sus tiaras a las tres princesas del reino? ¿Vale la pena arriesgarlo todo solo porque alguien nos lo dijo?>>

    No podía dejar de pensar en los hechos que nos habían llevado a los Babylon a cometer tal estupidez.

    Empezó un día… lunes, creo. Estaba sentado en mi escritorio, en mi despacho, pensando en cómo mejorar las sesiones de entrenamiento de los Rogues. Como los ladrones profesionales que éramos, el entrenamiento era rudo: se basa en infiltración, agilidad, combate (en la mañana) y, como corredores natos que éramos, practicábamos de noche con carreras de cualquier tipo; especialmente el nuevo estilo de carreras que se volvía más famoso cada día: de Extreme Gear.

    En dichas carreras los corredores (que eran alados) debían mantenerse lo más cercanos al suelo posible (ya que así era más fácil reconocer si un corredor se salía del circuito), podías hacer piruetas en el aire impulsándote con las alas o los cascos. Esto solo se podía lograr usando una rampa, ya que así se ganaba más altitud y por ende más tiempo para realizar maniobras.
    Estos “trucos” eran juzgados por los jueces, los cuales te premiaban con estrellas de oro que te protegían de las penalizaciones; es decir: si cometías una infracción como tomar un atajo ilegal o chocar a un oponente, los jueces en vez de penalizarte te quitaban una estrella; en cambio, si cometías una infracción y no poseías estrellas podían hasta descalificarte.
    Para obtener las estrellas de oro necesitabas dos de plata y para obtener una estrella de plata necesitabas cinco de bronce, las cuales obtenías realizando piruetas realmente buenas. Lo peor de todo es que las estrellas no se guardaban, lo que significa que si al terminar una carrera tenías dos estrellas, al comenzar otra no poseías al inicio las estrellas acumuladas en la carrera anterior. (Fastidioso, pero con el tiempo te acostumbrabas.)

    Pero una de las razones por las cuales destacaba este estilo de carreras era por el hechizo de velocidad. Solo se utilizaba en los competidores carentes de alas, permitiendo a todas las especies y razas competir. Una vez corrí contra una unicornio veloz, la cual a pesar de todo, no me dio problemas.

    <<Han pasado 16 años , y todavía no ha habido nadie que pueda darme batalla como tú.>>

    Ese día siempre lo recordaré, fue el día en que corrí contra otra poni veloz, casi tan rápida como yo. Pero al final le gané - y no solo eso: la humillé -.

    Decidí sacudirme los pensamientos de mi antigua rival de la cabeza y volver a centrarme en las carreras.

    Lo último que queda por decir de estas carreras son las clases de corredores que había. En total eran tres categorías: los “pesados” o fuertes, solían ser los más lentos y se destacaban por su habilidad con las curvas cerradas, y por poseer mejores atajos, los “bloqueados”, que eran aquellos con obstáculos imposibles de esquivar, por lo que lo único que quedaba por hacer era abrirse paso a golpes, cosa que solo los pesados podían hacer - ya que suelen ser los más fuertes -; estos eran considerados los mejores atajos por ser directos. Un claro ejemplo de los pesados era Gilda: usaba sus puños para abrirse paso entre los obstáculos; además, era la más lenta de los tres, aunque nunca lo admitiera.
    Luego venían los “equilibrados”. Como dice su nombre, eran los corredores con velocidad media y los que tomaban los atajos normales, los cuales consistían en aros mágicos que se encontraban posicionados de manera que formaban un camino, y cuando entrabas a uno de estos eras teletransportado a través del camino. Este proceso tardaba unos segundos, lo cual los hacía más lentos que los atajos de los pesados y como se activaban con magia, solo criaturas con el poder de canalizar y usar la magia podían usarlo (unicornios, alicornios, etc). Por ejemplo, Wave: ella era la más rápida de los tres (después de mi, claro).

    Por último teníamos a la mejor clase: los “livianos”. Éramos ágiles y veloces pero poseíamos los peores atajos.

    <<Es más, ni siquiera son atajos: lo único para lo que sirven es para lucirse>>

    Verán: los atajos de los veloces eran tubos especiales que aumentaban tu velocidad pero era difícil tomarlos ya que debías deslizarte sobre tus cascos traseros y debías mantener el equilibrio con tus alas. Aun así era complicado, y lo peor de todo era que estos atajos tomaban curvas muy abiertas por lo cual eran los menos directos de todos. El mejor ejemplo a nivel mundial de los veloces: yo, Jet.

    En fin, la razón por la que me gustaba este estilo de carreras era por ser muy desafiantes. Los circuitos eran impresionantes y difíciles. Más que nada, para entrenar para estas carreras mejorábamos nuestros reflejos, velocidad, resistencia y fuerza.

    Ese día estaba tratando de unir los entrenamientos en uno solo (no recuerdo ni por qué, ni para qué).

    -Tal vez si combino sigilo con velocidad y reflejos… pero eso ya lo hacemos. Tal vez si hago que las sesiones de combate… no, no funcionara; y si combino los reflejos con… ¡¿Qué rayos estoy diciendo?! Debe haber alguna manera de poder unirlos en un solo entrenamiento largo; aun así siento que eso sería demasiado para nosotros. No es que seamos débiles ni nada pero, de un entrenamiento de tres horas a uno de seis es exageradamente estúpido. Además , ¿por qué hago esto? No es como si no estuviéramos acostumbrados a dormir poco: a la semana dormimos cuarenta y nueve horas y eso es más que suficiente- dije mientras por fin me daba por vencido.

    Llevaba horas intentando unir los dos entrenamientos en uno, desde las nueve de la noche y ya eran las tres de la madrugada (según el reloj en la pared). Ya faltaba poco para el alba y no había descansado nada. Me recosté en el espaldar de mi silla y paseé la vista por el cuarto.

    Era uno de los pocos cuartos tapizados de toda la base. Una alfombra roja con detalles dorados adornaba todo el piso y en el centro de esta se hallaba la imagen de una lámpara dorada de genio, de la cual salía un humo dorado por la boquilla y la envolvía . Las paredes eran de madera tallada a casco y se hallaban tapizadas en la parte inferior y superior con un diseño similar al de la alfombra, pero sin la lámpara. Poseía una biblioteca en la pared izquierda, y en la derecha se encontraba una vitrina llena de los trofeos de carreras que los Rogues habíamos ganado. También había dos sillas negras enfrente de mi escritorio el cual era de caoba. Sobre este había varios papeles llenos de borrones, tachones y anotaciones en rojo. Ahora que lo pienso, no hay mucha diferencia entre lo que hacía y lo que hacía un regente: ambos teníamos que preocuparnos de las condiciones físicas y psicológicas de nuestros subordinados además de tomar las decisiones difíciles; y, lo peor de todo, hacer el papeleo. Por suerte la cantidad de papeleo que hacía era casi nula comparada con la que hacía un rey.

    Detrás de mí se encontraba un cuadro de mi equipo, los Babylon Rogues. En la foto se podía apreciar a cada miembro del grupo. Gilda se encontraba en el fondo, brazos apoyados sobre mi hombro y el de Wave. Gilda era la más grande de los tres, lo cual era algo obvio considerando que era una grifing. Poseía un pico amarillo, sus plumas eran blancas y poseía tres plumas moradas en la parte inferior del cuello al igual que alrededor de sus ojos, los cuales eran amarillos. Poseía unas alas cubiertas de plumas marrones, tenía un pelaje del mismo color que cubría todo su torso, la parte de sus patas delanteras (las cuales eran garras de águila al final) y todas sus patas traseras (las cuales eran de león). También tenía una cola de león marrón (aunque no salía en la foto). Gilda estaba sonriendo en la foto, tenía sus grandes alas abiertas y llevaba puesto su Extreme Gear, el cual era gris y poseía detalles rojos.

    Al lado derecho de la foto se encontraba Wave. Wave era probablemente el miembro más enigmático del grupo. La razón: era una alicornio, y no sabíamos nada de su pasado. Era totalmente blanca y tanto su crin como su cola eran de un color magenta algo oscuro. Por lo general usaba un pañuelo blanco para sujetarse y protegerse la “melena” de cualquier suciedad, ya que era la mecánica del grupo, aunque también actuaba como química, y cuando no era química era física, o matemática, o medica, y así sucesivamente; y como era la clase de “sábelo todo” que le gustaba llevar todo a la práctica, siempre terminaba hecha un desastre, lo cual era malo ya que eso causaba que acaparara el baño por horas lavándose la crin y… bueno, ya saben por qué usaba un pañuelo.

    Wave también cargaba siempre consigo un collar con una esfera roja en él. Esa esfera era todo para Wave: su mundo, su vida, etcétera. No sabía mucho de esa esfera, excepto que era como una computadora y proyectaba lo que Wave llamaba “hologramas”; también cumplía la función de diario. Es más, gracias a que una vez le robé la esfera a Wave es que descubrí su nombre completo, Magic Wave; además del hecho de que estudió en la escuela de yo qué sé de Celestia. Según su diario, ella era la mejor estudiante hasta que se fue por alguna razón que desconocía.

    En la foto, Wave llevaba su Extreme Gear el cual era de una tonalidad entre blanco y plateado y se hallaba adornado con detalles magenta. Estaba sonriendo mientras lucía sus ojos magenta, a los que siempre les sacaba provecho a la hora de engatusar y sacar información.

    Y a la izquierda del cuadro me encontraba yo, con la cabeza ligeramente inclinada hacia la derecha mientras mostraba mi clásica expresión de “soy mejor que tú” la cual consistía de una sonrisa del lado izquierdo y una mirada determinante.

    Tras observar el despacho un par de segundos más, resolví retirarme a mi cuarto por un par de horas de sueño; pero apenas abrí la puerta de madera, me encontré con una caja de regalo. Era roja, con una cinta blanca que terminaba formando un lazo; en uno de los extremos de este se encontraba un pequeño trozo de papel. Tomé el obsequio con mis dientes y me encaminé de regreso al escritorio. Una vez sentado proseguí a examinar el regalo; el trozo de papel que llevaba no daba ningún dato del posible remitente: todo lo que decía era <<Jet>>.

    No estaba muy seguro de si debía abrirlo. Muchos potros me querían muerto; además, el regalo no podía ser de mis aliados. Gilda me lo hubiese entregado en persona para asegurarse de que supiera que fue ella quien tuvo el detalle y no Wave. Y Wave nunca hubiera olvidado escribir su nombre en la tarjeta ya que, al ser perfeccionista, nunca hubiera dejado un espacio en blanco.

    Decidí tomar precauciones antes de abrir el obsequio, así que lo agité levemente y aguardé en silencio. No pasó nada, volví a agitar la caja, con más fuerza esta vez, y escuché un objeto chocar contra las paredes de la caja.

    <<Parece ser algo cúbico por el sonido seco que hace, y no ha explotado hasta el momento, así que… me arriesgaré>>, pensé mientras retiraba lentamente la cinta que aseguraba el regalo.
    Una vez retirada la cinta, proseguí a quitar la tapa del regalo con los casco y me sorprendí al ver lo que había adentro.

    La caja en sí contenía un cubo de cristal, que poseía en una cara la lámpara que se encontraba en la alfombra del piso, y en las otras caras había grabados antiguos, probablemente un mensaje o código.

    La precisión en el grabado, la elegancia del diseño y la energía que emanaba, no había duda alguna; ese cubo provenía de Babylon Garden.

    -¡Wave, Gilda! ¡Wave, Gilda!- gritaba mientras volaba en busca de mis compañeras.

    Una vez reunidos los tres en mi oficina, Wave empezó a examinar el cubo.

    -Sí, Jet, tienes razón: este cubo proviene de Babylon Garden- dijo mientras colocaba el cubo en el escritorio.

    -Pero, ¿qué es?- pregunté sin quitarle los ojos de encima al cubo.

    -Si, y ¿quién lo dejo en la puerta de la oficina?- preguntó Gilda mientras tomaba la caja de regalo.

    -El cubo en sí parece ser una celda de energía mágica casi vacía. Eso, o es una especie de mapa. Y en cuanto a tu pregunta, Gilda: no encontré nada que indicara quién envió el cubo a Jet, así que ya puedes dejar de jugar con la caja. No vas a encontrar nada.

    Gilda le respondió a Wave con un gruñido mientras empezaba a rasgar el papel de regalo:
    -¿Un mapa? ¿Qué te hace pensarlo?
    -Bueno, si te fijas en el orden del grabado, notarás que parecen instrucciones más que nada.

    Me acerqué al cubo y examiné el grabado nuevamente: sin duda alguna eran instrucciones. Por suerte se podían leer con facilidad. Al menos a mí se me hacía fácil: era experto en todo lo que tenía que ver con Babylon Garden, su lengua, su escritura, su cultura, etc.

    Sabía tanto y a la vez tan poco de ese reino que no sabía si sentirme orgulloso, o avergonzado. Pero a pesar de que podía traducir lo que decía el cubo, iba a tomarme tiempo: la escritura Babylon era muy compleja, una palabra puede significar muchas cosas por lo que el cubo podía tener diversas instrucciones en una sola cara dependiendo de la interpretación que se le diera a las palabras.

    -¿Conque no quedaba nada en la caja, eh?- dijo Gilda mientras arrojaba un trozo de papel doblado en la mesa.

    -¿Dónde estaba esto?- preguntó Wave mientras desdoblaba el trozo de papel.

    -Debajo del papel de regalo.

    Wave abrió el papel y al rato sonrió.

    -Jet, creo que sé qué debemos hacer.

    Ese papel y ese cubo enviados por un ser sin rostro, eran la razón de que ahora estaba volando hacia la cima de esa montaña, a toda velocidad, hacía la ciudadela de Canterlot, hacía el castillo, hacia lo que hasta la fecha era probablemente la mayor estupidez de mi vida. Claro, si salía con vida.

    Capítulo 3 3/3

    Capitulo 3

    Parte 3/3

    Sol y Luna

    -¿Jet, me copias?- escuché a Wave a través del intercomunicador del casco.

    -Sí, Wave, te escucho. ¿Cómo van las cosas?- pregunté mientras sobrevolaba los tejados de la ciudadela sin ser visto.

    -Bien, casi todos los guardias del jardín norte y sur han sido “despachados”. Gilda encerró a los guardias del turno diurno en sus cuartos. La mayoría de los guardias interiores del castillo están algo “cansados” como para hacer guardia.

    -Bien, ¿algo más?

    -Sí, considerando que Gilda no eliminó a todos los guardias, sugiero que no vueles hasta el balcón primero, ve a ras del suelo y al llegar a la torre norte lo haces.

    -Entendido Wave. Gilda, quiero que tú y Wave localicen a Luna; yo me encargo del resto de los guardias y de Celestia.

    -De inmediato jefe. Ya oíste, Wave: empieza a buscar a la princesa- dijo Gilda con algo de soberbia en su voz.

    -Ya estoy en ello. A decir verdad, llevo en ello un buen tiempo, mientras tú te dedicabas a jugar con los guardias.

    <<¡Maldita sea, Wave!>>, pensé mientras apagaba la radio para no escuchar la pelea entre las dos.

    Apenas llegué a la entrada de los jardines del castillo, noté la ausencia de guardias en el área.

    <<Bien, al menos no perdieron el tiempo discutiendo mientras no estaba presente.>>

    Mientras me acercaba al castillo, no pude evitar notar las estatuas que adornaban el jardín. Algunas eran grandes, otras pequeñas, pero no tenía tiempo para detenerme a admirarlas: debía llegar a la torre norte.

    <<Veamos: la manera más rápida de llegar al jardín norte es a través del castillo, pero puede haber muchos guardias y me tomaría mucho tiempo eliminarlos o llegar al otro lado sin ser visto>>, pensé mientras caminaba sigilosamente por el caminito de piedra.

    -Wave, ¿qué tan despejado se encuentran los niveles inferiores del castillo? - pregunté mientras observaba la entrada principal del castillo.

    -¡Jet! Hagas lo que hagas, no entres por la puerta principal. Ahora que lo pienso, no entres al castillo: hay demasiados guardias del tercer piso para abajo.

    -Sí, sí, entendido. Rodearé el castillo.

    -Otra cosa: el jardín este es el más grande de todos y el que menos guardias posee, mientras que el oeste es más corto pero hay demasiados guardias.

    -Gracias, Wave, tendré eso en mente. ¿Cómo van con Luna? ¿Ya localizaron a la princesa?

    -Negativo, Jet; no hay señal del objetivo en el cuarto piso. Me dirijo al quinto piso.

    -No hace falta, Wave. Tampoco se encuentra ahí: me estoy moviendo al sexto piso - respondió Gilda.

    -Okay. Empezaré a registrar los niveles más bajos del castillo, tengo el presentimiento de que puede estar en la sala del trono.

    -Bien, sigan registrando el castillo y apenas localicen a la princesa me avisan- respondí mientras atravesaba el umbral que separaba el jardín sur del este.

    El jardín este era considerablemente grande (en comparación con el resto). Tenía un camino de baldosas de piedra pulida que se dividía en varios caminos secundarios (los cuales rodeaban las estatuas del jardín y se conectaban entre sí). Todas las estatuas tenían rosas y flores rodeándolas, los bordes de los caminos se hallaban adornados con arbustos pequeños y la grama era verde frondosa, y a lo lejos del camino se podían apreciar varios árboles y arbustos a lo largo del jardín.

    Mientras caminaba por el largo camino de piedra, no podía dejar de sentir que algo andaba mal.

    <<¡Maldición, no otra vez! Mejor me apresuro en llegar al jardín norte.>>, pensé mientras tomaba vuelo.

    Tras unos segundos de vuelo al ras del suelo, observé cómo un gran laberinto de arbustos se alzaba a lo lejos. El camino de piedra se dividía en tres justo enfrente del laberinto: un camino lo atravesaba, otro se desviaba a la derecha y entraba a un pequeño bosque, y el otro se desviaba a la izquierda cruzando un claro.

    <<Al cuerno con las recomendaciones de Wave: volaré sobre ese jodido laberinto.>>

    Sin pensarlo dos veces, volé velozmente sobre el laberinto mientras observaba a un par de guardias en él y otros cuantos en el bosque.

    <<¡¿Cómo es posible que no noten la ausencia de sus compañeros o que no se percaten de mi presencia?! ¿Acaso las últimas tres crisis en el castillo no les enseñó nada?, y ¿dónde estaban cuando Nigthmare, Discord y los Changelings atacaron? Sin duda alguna son unos ineptos.>>

    Apenas crucé el laberinto, me lancé dentro de un arbusto, ya que al otro lado del laberinto había tres guardias los cuales siguieron de largo.

    <<Okay, no volveré a hacer eso por el resto de la misión.>>

    Tras unos segundos de trote, pude visualizar la entrada al jardín norte que se hallaba custodiada por cuatro guardias: dos al otro lado del umbral y dos de mi lado.

    <<Gilda, si no puedes eliminar a todos los guardias, al menos elimina a los de las puertas.>>

    -Gilda, ¿dónde escondiste a los guardias que noqueaste?- pregunte mientras analizaba mis opciones.

    -En los árboles- respondió Gilda algo irritada.

    <<Bien, debo cambiarme nuevamente de ropa, pero… no hay tiempo para ello, lo sé. Mejor será generar una distracción, y ya sé con qué.>>

    Miré sobre mi cabeza y en el árbol que había justo al lado del camino pude ver a un guardia inconsciente en una rama, recostado del tronco. Volé hasta encontrarme a su mismo nivel y le quité el casco.

    <<Okay, una vez que haga esto el factor sorpresa será eliminado de la ecuación y voltearán el castillo para encontrarnos cuando hayan descubierto la ausencia de los otros; aunque con lo “suspicaces” que son, muy probablemente no lo noten. Aún así, más vale que Wave y Gilda localicen a la princesa rápido, porque si no, habrá problemas.>>

    Observé a los cuatro guardias y (cruzando los cascos para que mi plan funcionara) arrojé el casco del guardia hacía el camino de piedra con toda mi fuerza. El sonido del casco resonó por todo el jardín, causando que mordiera mi labio inferior mientras pensaba en el exceso de fuerza que usé. Aun así esa fuerza logró llamar la atención de los guardias, que abandonaron sus puestos casi al instante.

    Justo después de que se hubieran alejado lo suficiente, crucé volando al jardín sur y, sin dudarlo por un segundo, me dirigí al balcón de la princesa Celestia a toda velocidad.

    -Wave, Gilda, ¿ya encontraron a Luna?- pregunté mientras observaba balcón de la “diosa” del sol acercarse velozmente.

    -No, pero creo saber dónde está- respondió Wave

    -Mejor que estén en ese lugar, porque ya no contamos con el factor sorpresa- dije apagando la radio mientras entraba al cuarto de Celestia.

    Pero una vez dentro de su cuarto, se me helo la sangre por segunda vez en el día. La princesa y su tiara no se hallaban ahí. Inmediatamente la frustración empezó a apoderarse de mí seguida de una rabia incontrolable. Todos los problemas y horas de planeación que atravesamos para llegar aquí y no poder obtener lo que queríamos. Todo estaba perdido: le había fallado nuevamente a mis compañeros, mis aliados y en especial a mis padres.

    Estaba a punto de sentarme a llorar de la rabia hasta que…

    -¡Jet, localicé a las princesas! ¡Están en la sala del trono!- escuché a Wave decir por la radio. Inmediatamente recuperé la esperanza y corrí al balcón.

    -¿¡Dónde?!- pregunté mientras me paraba sobre la baranda del balcón.

    -Tercer piso, ala norte.

    Apenas escuche el lugar donde se encontraban las princesas, me dejé caer y empecé a planear hacía el ala norte visibilizando mi objetivo: una ventana unos metros debajo de mí.

    Pude ver a Gilda acercarse a la ventana y usar sus alas para abrir las ventanas con el viento generado por estas, el cual no solo abrió la ventana: sino que también apago gran parte de las luces de la sala del trono. Gilda se quito de la ventana justo en el momento en el que entre por esta hacía las princesas.

    Casi no tuve tiempo de visualizar el escenario en frente de mí; había seis guardias cerca de las princesas, quienes se hallaban lado a lado. Sin considerar las consecuencias de mis actos (como si me hubiesen importado), tacleé a las princesas, les quite las tiaras y salí atravesando un vitral al otro lado de la habitación.

    <<¡No puedo creerlo! ¡Tengo las tiaras de las dos regentes de Equestria, las diosas! ¡Acabo de robarle a las dos ponis más poderosas del mundo!.>>

    -¡Jet!- escuché unas voces detrás de mí. Volteé para ver detrás de mí a Wave, Gilda y todo un ejército de pegasos con armaduras reales.

    Tras unos segundos de vuelo, entramos a la ciudad, y pocos segundos después, me acorde de las esferas.

    -¡Wave, Gilda, el hechizo!- grité mientras doblábamos en una esquina.

    Tanto Wave como Gilda rompieron el envase de vidrio que llevaban guindando en el cuello, liberando el hechizo y desapareciendo en un brillo magenta. Yo también me hubiera teletransportado, si no hubiese sido por el hecho de haber perdido mi collar.

    <<Genial; se me debió haber caído al salir por el vitral. Supongo que deberé perderlos de la manera difícil. Esto será divertido.>>

    Perder a los guardias era más difícil de lo que creí; aun así, decidí jugar con ellos, y empecé a tomar callejones y curvas cerradas, divirtiéndome mientras veía como uno que otro chocaba contra alguna pared u otro objeto.

    <<Bien, bien, ya basta de juegos: vámonos de aquí>>, pensé mientras aumentaba mi velocidad.

    Tras haber volado unos segundos a máxima velocidad, volteé para ver a los guardias muy atrás.

    <<¡Ja! Esto es muy…¿Qué es eso?>>

    A través de los guardias pude ver algo azul abriéndose paso a toda velocidad.

    -¿Acaso esa es…?- pregunté mientras recuerdos de mi infancia regresaban a mi mente.

    No había duda alguna: el poni (o mejor dicho, la poni) que me seguía era aquella chica que me dio pelea por primera y hasta ahora única vez en mi vida en una carrera, era la chica que humillé ante todos al ganarle en la carrera; era, sin duda alguna, mi rival: Rainbow Dash.

    <<Creo que esto se acaba de volver más interesante. Veamos si has mejorado en algo.>>

    Rainbow no intentaba agarrarme. Parecía que su plan era pasarme y bloquearme el camino, pero claramente eso no iba a pasar. Ella intentó pasarme por la izquierda, pero le corté el paso; y lo intentó por la derecha, pero con resultados similares.

    <<Parece ser que no has…>>

    No pude terminar de pensar ya que Rainbow me pasó con una voltereta por la derecha.

    -Jum, nada mal- le dije a Rainbow mientras me posicionaba sobre ella.

    Una vez en posición, me abalance sobre ella, le pisé la cabeza con fuerza, y en el momento en que sentí que Rainbow chocó con el piso, retomé vuelo.
    -¡¿Y se supone que tú eres la cosa más rápida del mundo, Rainbow Crash?!- grité regodeándome en mi ego mientras dejaba a mi rival y a Canterlot atrás.

    Capítulo 4

    Capítulo 4

    El robo de las tiaras

    9 horas antes
    Estación de Trenes de Ponyville
    Rainbow Dash P.O.V

    No quería estar aquí: por lo general no tengo problemas en ir a Canterlot, pero con el próximo show de los Wonderbolts acercándose necesito estar en forma si quiero impresionarlos. Eso significa entrenamiento constante, el cual no puedo hacer si voy a Canterlot.

    <<¿Por qué las princesas debían invocarnos hoy? ¿Qué es tan importante que no puede esperar a que termine mi sesión de entrenamiento>>, pensé en el momento que observaba a mis amigas.

    -Y… ¿Cuándo llega el tren? Mientras más rápido lleguemos a Canterlot más rápido podré volver a entrenar- dije mientras me sentaba en el piso de madera de la estación.

    -No lo creo: la princesa dijo que necesitaba discutir este tema con Luna presente, lo cual quiere decir que la reunión con ellas será en la noche, así que es muy probable que pasemos la noche en el castillo- dijo Twilight mientras chequeaba lo que parecía una lista.

    -Si la reunión es en la noche ¿por qué estamos saliendo de ponyville a la una y media de la tarde? ¿No podían esperar a que terminara mi entrenamiento?

    -La princesa dijo que era algo urgente y que no podía esperar.

    -Siempre es algo urgente- dije cruzándome de cascos.

    <<Más vale que este tren llegue rápido, así al menos tendré un par de horas de entrenamiento antes de que llegue la hora de la cena.>>

    -Y…¿exactamente qué vamos a discutir?- preguntó Applejack acercándose a Twilight.

    -No estoy muy segura, pero creo que puede tener algo que ver con los elementos.

    -¡O los robos!- saltó Pinkie.

    -¿Qué robos, cariño?- preguntó Rarity uniéndose a la conversación.

    <<Robos. ¿Qué tienen que ver unos ladrones con nosotras?>>

    -Los que han ocurrido por toda Equestria, duh. Al parecer una banda de criminales han estado robando desde bancos hasta reliquias antiguas. No se sabe mucho de ellos, todo lo que se sabe es que no dejan ningún rastro y que las reliquias que roban suelen estar ligadas a leyendas.

    -Leyendas… ¿Qué clase de leyendas? - preguntó Twilight

    -No sé.

    -Leyendas relacionadas con lugares antiguos y mágicos- respondió Fluttershy en un tono de voz casi inaudible.

    -Antiguos y mágicos... creo que tal vez la discusión sí esté relacionada con los ladrones- dijo Twilight.

    -¿Qué tienen que ver unos ladrones con nosotras?- pregunté sabiendo muy en el fondo que seguramente le parecía una pregunta boba.

    -Bueno: los elementos son objetos muy antiguos y poseen una magia poderosa, además de que su origen es desconocido; es posible que los ladrones intenten tomarlos para quién sabe qué.

    -Tiene sentido para mí- respondió Applejack.

    Estuvimos en la estación de trenes otros quince minutos antes de que llegara el tren, y otros cinco antes de que partiera. El viaje fue largo y tedioso, no pasó nada en absoluto, casi no hablamos y fue incómodo de cierta manera.

    No podía dejar de pensar en que yo podía llegar a Canterlot antes que el tren, pero nunca salí de este a probar mi teoría.

    Llegamos a la estación de Canterlot a las dos y quince de la tarde y al castillo a las dos y cuarenta y cinco. Apenas llegamos nos recibió una escolta de cuatro guardias que nos llevó a la sala del trono; y una vez ahí, la princesa nos recibió y nos informó que la reunión seria a las diez de la noche, después de la cena (algo tarde, si me lo preguntan). Después de eso los guardias nos llevaron a nuestros respectivos cuartos, y debido a falta de espacio en el castillo, me tocó compartir cuarto y cama con Pinkie.

    <<Por suerte será solo por una noche>>, pensé mientras desempacaba mis cosas. Un cepillo de dientes y un peine; ni siquiera sé por qué traje un peine, solo nos vamos a quedar una noche, no vamos a estar ni veinticuatro horas.

    El cuarto era en sí algo pequeño y rústico en comparación con otros, y aun así era más lujoso que toda mí casa. Las paredes eran de ladrillo y el piso se hallaba cubierto por una alfombra de color blanco y rojo con detalles dorados. Poseía un balcón y una puerta de madera al otro lado de la habitación.

    <<Supongo que es una especie de baño>>, pensé mientras salía del cuarto por el balcón.

    -¡Hey, Rainbow! ¿A dónde vas? Oh, ya sé, ya sé, vas a… ¡entrenar! ¡¿Verdad?! ¡Yo también entreno mucho! ¡Entreno para hacer postres, para hacer reír, para cuidar bebés! Aunque últimamente no lo he hecho, los Cakes no han necesitado de mis servicios como niñera últimamente, creo que se debe a que no han salido de la tienda muchas veces que digamos, pero…

    <<Agh, no tengo tiempo para esto.>>

    -¡Sí! Sí, puedes acompañarme en mí entrenamiento- dije con fastidio mientras le indicaba que fuera al jardín.

    Volé hasta el jardín pensando que el entrenamiento se iba a retrasar más por Pinkie, pero al llegar al jardín me encontré con ella sentada en la grama esperándome.

    <<¿Cómo hace eso?>>. Decidí sacudirme esos pensamientos.

    <<Mejor no retraso más el entrenamiento.>>

    El entrenamiento en sí era algo fuerte, pero si quería unirme a los Wonderbolts debía esforzarme. Consistía en unos treinta minutos de calentamiento, unos treinta minutos centrados en agilidad, una hora en velocidad y treinta minutos en fuerza.

    <<Bien, y ahora, para terminar una Rainplosión sónica>>, pensé, después de realizar todo eso, mientras me alejaba de la tierra a altas velocidades.

    <<Okay, aquí vamos.>>

    Inmediatamente me dejé caer en picada mientras poco a poco iba rompiendo la barrera del sonido.

    -¡Rainbow!- escuché una voz gritar, lo cual me desconcertó y causó que chocara contra una serie de arbustos, que amortiguaron mi caída.

    <<¡¿Ahora, qué?!>>, pensé con disgusto mientras salía de los arbustos.

    -¡Rainbow! ¿Estás bien?- preguntó Applejack con una cara de preocupación.

    -Sí, estoy bien. ¿Qué haces aquí? Creí que estabas paseando en la ciudad con Rarity- dijo con fastidio.

    -Sí, Rarity tiene una definición de paseo muy diferente a la mía. En fin: Twilight quiere que te recuerde que la cena es a las siete.

    -Se me había olvidado. ¿Qué hora es?

    -Son, aproximadamente… las seis y veinte- dijo Applejack mientras observaba la posición del sol.

    <<Guau, entrené más de lo que tenía en mente.>>

    -¡Sí! Estuviste volando y haciendo piruetas y ejercitando y volaste a través de los árboles y, y…

    -Sí, Pinkie, ya entendimos- dije mientras le tapaba la boca con mis cascos.

    -En fin, creo que sería una buena idea que tomaras un baño; hueles peor que un cerdo sudado y enlodado- dijo Applejack mientras se tapaba la nariz con uno de sus cascos.

    <<Ah, por favor, no puedo oler tan…>>. Mis pensamientos fueron interrumpidos por el olor que emanaba mi cuerpo (mis axilas para ser precisos).

    -Okay, creo que seguiré tu consejo- respondí con los ojos llorosos.

    -Bueno, vamos, Pinkie, Twilight quiere que estemos listas para la cena- dijo Applejack mientras se dirigía al castillos seguida por Pinkie.

    <<Bien, ¿en qué me quede? Ah, sí: ¡la Rainplosión sónica!>>, pensé mientras retomaba vuelo y me dejaba caer por segunda vez.

    No importa cuántas veces realizara esa hazaña, la sensación que dejaba nunca se volvía aburrida. Mientras empezaba a romper la barrera del sonido, una sensación de incertidumbre (producto de todas las veces que había fallado al hacer eso) empezó a llenar mi cuerpo, haciendo que la adrenalina se disparara y llenándome de una sensación eléctrica y reconfortante. El viento recorriendo mi cuerpo complementaba la hermosa sensación, y tras unos segundos pude sentir como si un peso que llevaba encima desapareciera, al tiempo en que un fuerte estallido ocurría tras de mí en el aire. Cuando volteé mi cabeza un momento, pude ver un arcoíris de colores detrás de mí.

    Quería que la sensación siguiera por siempre, pero ya iba tarde a la cena, así que regrese al balcón de mi cuarto y me bañé lo más rápido que pude.

    <<¡Rayos, seis y cincuenta! Si llego tarde Twilight pasará toda la noche regañándome>>, pensé cuando salía del baño.

    Me sequé rápidamente, me acomodé el pelo y salí del cuarto hacía el comedor.

    -¡Disculpe, señorita Rainbow Dash!- escuché decir una voz detrás de mí.

    <<Agh, perfecto. ¿Ahora qué?>>

    Me volteé para ver una pequeña escolta de cuatro guardias en frente de la puerta.

    -Vinimos a llevarla al comedor- dijo uno de los guardias de la escolta.

    -Gracias, pero no hace falta, sé cómo llegar- respondí fastidiada.

    -Por favor, insistimos- dijo uno de los guardias.

    <<Genial. Ahora voy a tener a Twilight regañándome el resto de la noche.>>

    Nos tomó quince minutos llegar al comedor; ¡quince! Llegué con un retraso de diez minutos a la cena en la cual nos acompañaban las princesas. Apenas entré al comedor lo primero que noté fue la cara de Twilight.

    <<¡Perfecto! Justo lo que no quería. Si hubiera venido sola esto no hubiera pasado>>, pensé mientras tomaba asiento.

    -Rainbow Dash, ¿y eso que te nos unes tan tarde?- preguntó Celestia.

    -Em, sí, esa escolta es algo lenta, si me lo preguntan- respondí mientras observaba la comida.

    Una vez terminé de ojear la comida, empecé a comer. Tomé la sopa en cuestión de segundos y solté un eructo, luego empecé a devorar la ensalada y el pan. Cuando alcé la vista, pude ver a mis amigas viéndome con horror (a excepción de Pinkie), y las princesas y los guardias parecían sorprendidos.

    << Oh, oh, esto no es bueno>>, pensé mientras tragaba lo que tenía en la boca.

    -Este, perdón… ¿Y qué querían discutir con nosotras?- pregunté intentando acabar con la incómoda situación.

    -Ejem, paciencia, Rainbow, ya llegaremos a eso.- dijo Celestia

    -Pero…- decidí no decir nada ya que parecía que Twilight me iba a matar con la vista.

    -Lo que deben saber de momento, es que está relacionado con los elementos.

    <<Claro, siempre está relacionado con ellos>>

    La cena siguió su curso natural (por suerte) y una vez terminada, nos reunimos las seis en el cuarto de Twilight y Applejack y en el momento en el que entré…

    -¡¿En qué rayos estabas pensando?!- escuché a Twilight gritarme.

    <<Rayos.>>

    -Sí, sí, llegué un poco tarde y olvidé mis modales por un momento, pero eso fue todo, no pasó nada- respondí.

    -Eso, y olvidaste hacer una reverencia al entrar al comedor y al salir de este.

    -Espera, ¿no hice la reverencia? Creí que sí la había hecho…

    -No, no la hiciste. ¿Tienes idea de las consecuencias que esto acarrea? Pueden privarte de libertad o desterrarte o hacerte quién sabe qué. Por suerte, como su mejor estudiante, tal vez pueda convencerla de reducir tu condena. Solo necesito…

    -Twilight, ¿no crees que estás exagerando un poquito sobre lo que pudiera o no pudiera pasarle a Rainbow?- interrumpió Applejack a Twilight.

    <<Gracias, Applejack, gracia.s>>

    -¡Exagerando! ¡¿Crees que estoy exagerando?! ¡Estamos hablando de la diosa que mandó a su hermana a la luna por mil años!; imagínate qué te puede hacer a ti.

    -¡Espera un momento! Ese es un caso totalmente diferente- respondí mientras me acercaba a Twilight.

    -¡Claro que es algo totalmente diferente: Luna es su hermana y tú no!

    -Cariño, estás muy tensa. Ven, se un par de trucos que pueden ayudarte- dijo Rarity mientras arrastraba al baño a Twilight y, llevando unos cosméticos.

    <<Te debo una, Rarity>> Pensé mientras me acostaba boca arriba en el piso.

    -En algo tiene razón Twilight, fuiste algo irrespetuosa.

    -Lo sé. Es que estaba cansada, y hambrienta, y estaba pensando en los Wonderbolts y…

    -Sí, sí, ya sabemos, Rainbow, no te preocupes, está bien, a veces pasa.

    El resto del tiempo estuvimos hablando sobre el posible tema del que querían hablar las princesas. Al principio dijimos que no podían ser los robos, hasta que Twilight se unió a la conversación (más relajada pero visiblemente molesta conmigo) y nos recordó que ya que los elementos eran antiguos y tenían sus propias leyendas, era probable que los ladrones intentasen robarlos.

    -¡Ja!, ¿robarles a las princesas? Si ni siquiera nos dejan ir al baño solas- dije cruzándome de cascos.

    -Pero, ¿qué tal si lo logran?, ¿qué pasará entonces?- preguntó Fluttershy.

    -Debo estar de acuerdo con Rainbow; a pesar de que mi hermano ya no se encarga de la seguridad del castillo, es casi imposible que logren traspasarla- dijo Twilight mientras se sentaba en el piso.

    En ese momento oímos un golpe en la puerta indicando que ya era hora. Los guardias nos escoltaron a la sala del trono. Las princesas se hallaban en la entrada a la sala, y una vez que los guardias se retiraron, empezamos a caminar lentamente por la larga sala adornada con los vitrales de nuestras batallas y batallas antiguas.

    -La razón de que las hayamos convocado hoy es por los robos que han ocurrido por toda Equestria- dijo Celestia mientras miraba hacia una de las ventanas.

    -Estos robos, a pesar de ocurrir en lugares muy diferentes, tienen algo en común- dijo Luna.

    -Todos están conectados con antiguas leyendas, ¿no?- dijo Twilight mirando a Celestia.

    -Con una antigua leyenda, una leyenda de la cual poseo escasos conocimientos. Todo lo que sé es que está conectada a varios artefactos mágicos ocultos; entre ellos se encuentran los elementos.

    -Como sabrán, los robos ocurren cada vez más cerca de Canterlot, y tememos que intenten robarlos- explicó Luna.

    -Por eso es que las hemos llamado: sin los elementos, Equestria se quedaría indefensa ante múltiples enemigos.

    -Además de que si los ladrones logran robarlos, es muy probable que los usen para sus propios fines malévolos.

    -Y necesitan que los protejamos- concluí mientras nos deteníamos a medio camino.

    -No, necesitamos que tengan cuidado.

    -¿Cuidado, por qué?

    -Porque, al ser las protectoras de los elementos, es posible que los ladrones intenten usarlas para llegar a estos. Por eso es que cada una de ustedes tendrá dos guardias bien entrenados.

    -¡Ja! Yo no necesito guardias, soy perfectamente capaz de defenderme.

    -No lo dudo, Rainbow Dash, pero…

    Antes de que Celestia pudiera terminar sucedieron dos cosas: primero, un fuerte viento abrió una ventana y apagó casi todas las luces del pasillo; y segundo, algún poni entró por la ventana, y en menos de un parpadeo golpeó a las princesas y salió atravesando un vitral al otro lado del pasillo.

    -¡Princesas!-gritamos todos al unísono.

    -Ugh, estamos bien-dijo Luna mientras se levantaba del suelo.

    -¡Reúne a los guardias, se están escapando!- comandó un guardia a otro.

    -Y tú, ayúdame a escoltar a las princesas y a los elementos a un lugar seguro.

    -Y perderme una persecución, ¡ni hablar!- dije mientras tomaba vuelo y salía por el vitral roto.

    Una vez fuera de la sala pude ver a un pequeño ejército de guardias volando hacía tres figuras que se alejaban del castillo.

    <<Aun así son muy pocos guardias en comparación con los que vi en la mañana ¿Por qué no me sorprende?>> Pensé mientras empezaba a seguir a los guardias a través de las calles de la ciudadela.

    Durante toda la persecución no tuve que ir muy rápido. A decir verdad, me mantenía detrás de los guardias sin problemas, por si los ladrones hacían una maniobra para evadir a los guardias.

    <<Guau, estos ladrones sí que son lentos.>>

    Tras unos segundos más de persecución decidí que ya era suficiente, así que empecé a volar entre los guardias solo para descubrir que de tres ladrones solo quedaba uno, el cual se alejaba a altas velocidades.

    <<¡¿Cómo pude haber perdido a los otros dos?! Deben de ser más rápidos de lo que creí. Este debe de ser el más lento de todos, no será problema atraparlo.>>

    Alcanzar al último ladrón fue más difícil de lo que esperaba, no porque usara maniobras evasivas sino porque era tan rápido como yo. Aun así logré reducir gradualmente la distancia entre nosotros.

    <<Okay, esto se acaba de volver más interesante. Veamos cuánto tiempo puedes mantener tu posición>>, pensé mientras empezaba a usar trucos para pasarlo. Al principio no podía rebasarlo ya que bloqueaba todos los lados por los que lo intentaba, hasta que usé una voltereta y lo deje detrás.

    <<¡Ja! Sigo siendo la mejor. Ahora a pararle los…>>

    -Jum, nada mal- escuché al ladrón decir.

    <<Esa voz… me suena familiar>>, pensé mientras volteaba la cabeza para ver mejor hacía atrás. Pero cuando lo hice no había nadie.

    <<¿A dónde se…?>>

    No pude terminar de formular la pregunta en mi mente, ya que un fuerte peso en mi cabeza causó que perdiera el equilibrio y chocara contra el piso con fuerza, haciéndome rodar por este hasta detenerme.

    -¡¿Y se supone que tú eres la cosa más rápida del mundo, Rainbow Crash?!- escuché al ladrón decir mientras desaparecía de mi vista.

    -¡Aaaggghhh!- grité frustrada mientras me daba media vuelta y volvía al castillo. Hubiera intentado seguirlo, pero sabía que con la velocidad que llevaba ya no iba a ser capaz de alcanzarlo.

    <<Al menos no me rompí nada, solo tengo un par de raspones y cortadas. Tuve suerte: me he roto algunos huesos por choques mucho menos violentos>>, pensé mientras entraba a mi cuarto por el balcón y me encontraba a mis amigas en el.

    -¿Chicas?, ¿qué hacen aquí…?- inmediatamente fui interrumpida por un abrazo grupal (muy fuerte para mi gusto).

    -Okay, lo entiendo, también las quiero, pero quisiera… respirar.

    -Oh, cariño, es bueno ver que estás bien, nos tenías preocupadas- dijo Rarity.

    -Sí, estoy bien. Lo único herido es mi ego.

    -Se te escaparon, ¿verdad?- preguntó Applejack mientras me colocaba un casco en el hombro.

    -Preferiría no hablar de ello. Al menos no se llevaron nada.

    -Em, sí, sobre eso…

    <<Perfecto, si se llevaron algo, pero…>>, pensé mientras intentaba recordar qué querían los ladrones, hasta que la respuesta me llegó.

    -¡¿Se llevaron los elementos?!- pregunté obteniendo un susurro inaudible por parte de Fluttershy.

    -¿Cómo?-pregunté nuevamente obteniendo un susurro como respuesta.

    -¿Qué?

    -Creo que lo que Fluttershy trata de decir es que… Se robaron las tiaras de las princesas- dijo Applejack

    -¡¿Qué?!

    -Sí, y no solo las de Celestia y Luna, también la de Cadance- dijo Twilight acercándose a mí.

    -Espera, ¡¿qué?!

    -Al parecer el guardia encargado de cuidar la tiara fue noqueado y suplantado justo antes de que llegará con Cadance. Tristemente se percataron de ello muy tarde.

    -Pero, no entiendo, ¿por qué las tiaras y no los elementos?

    -Bueno, esas tres tiaras son muy antiguas y por lo que sé, no fueron hechas para ellas.

    -¿A qué te refieres, Twilight?- pregunto Rarity

    -¡Oh, oh, yo sé, yo sé! Fueron descubiertas en una excavación arqueológica antes de Discord y después de Sombra, al menos las de Celestia y Luna. La de Candance la encontraron en otra excavación en las minas bajo Canterlot, aunque luego la trasladaron a la colección privada de un millonario, el cual se la obsequió a un poni, el cual se la dio a Candance ¿O fue el rico quien se la obsequió?- dijo Pinkie, antes de sentarse a pensar en la veracidad de lo que acababa de decir.

    -¿Cómo sabes eso?- preguntó Twilight obteniendo la clásica pose de “no sé” como respuesta.

    -Quiere decir que… al final sí robaron lo que querían, ¿no?- pregunte mientras empezaba a caminar por el cuarto.

    -Así parece.

    Golpeé el suelo con fuerza y solté un fuerte suspiro de frustración.

    -No es tu culpa, Rainbow- escuché decir a Applejack

    -No, pero lo tenía, ¡lo tenía! Pero él fue más veloz y ágil que yo, bajé la guardia y él se aprovecho de ello y, y… ¡me llamó Rainbow Crash!

    -¿Rainbow Crash?- preguntó Rarity acercándose a mí

    -Sí, me dijo Rainbow Crash

    -¿Estás segura de que te llamó así?- preguntó Twilight

    -Sí, muy segura, ¿por qué?

    -Porque si te llamo Rainbow Crash, podemos averiguar su identidad.

    -¿Cómo?

    -Sencillo: si te llamó Rainbow Crash significa que estudió contigo en Cloudsdale.

    <<Eso significa que... ¿uno de los bravucones del colegio me ganó? No puede ser, ninguno de esos bobos está a mi altura.>>

    -Bien Rainbow, necesitaré una lista de todos tus compañeros de clases, para empezar.

    -Entendido- dije mientras volaba al balcón

    -¡Espera!

    -Argh, ¿ahora qué?

    -Rainbow, son las once de la noche- dijo Applejack somnolienta

    -Sí. Además, estas herida- añadió Rarity

    -Solo son unos cuantos raspones y cortadas- respondí señalando mi estomago y pecho lleno de heridas.

    -¿Y tú pretendes volar a algún lugar así?- preguntó Twilight

    -Mira, esto es lo que vamos a hacer: Fluttershy tratará tus heridas, y mañana le darás a Twilight los nombres de tus excompañeros- dijo Rarity mientras se acercaba a la puerta del cuarto.

    -Estoy de acuerdo con Rarity; deberíamos dormir- añadió Applejack acercándose a la puerta junto a Twilight.

    -Bien, Fluttershy, nos vemos en un rato- dijo Rarity mientras abría la puerta del cuarto y salía de este.

    -Buenas noches- dijeron Twilight y Applejack mientras cerraban la puerta detrás de ellas.

    -El resto de la noche fue larga y tediosa. No podía dejar de pensar en lo inútil que era en ese momento, y a la hora de dormir no podía conciliar el sueño, ya que esa frase seguía resonando en mi cabeza.

    “¡¿Y se supone que tú eres la cosa más rápida del mundo, Rainbow Crash?!”

    <<Pero, ¿quién podrá ser? ¿Quién?...>>

    Capítulo 5

    Capítulo 5

    El gran torneo

    Lo primero que vi al despertarme fue un par de ojos azul claro y una gran sonrisa.

    -¡Ahhh!- grité mientras volaba fuera de la cama y terminaba chocando de boca contra la pared.

    -¡Buenos días Rainbow! Twilight me dijo que te despertara porque ya va a ser hora de desayunar. También me dijo que encontró algo en la escena del crimen. ¿No te parece emocionante?, ¡seguramente ya sabe quién es el ladrón, es muy lista! Aun así creo que yo habría sido capaz de encontrar el objeto si no hubiera estado en un lugar peligroso para cualquiera que no tuviera alas, o cuerno. Aun así..., ¿hubiera sido capaz de…muf, umf, jum…?- dijo Pinkie mientras le tapaba la boca con mi casco derecho.

    -Sí, sí, seguramente lo habrías hecho. ¿Qué tal si vamos a desayunar?- dije quitándole el casco de la boca lentamente.

    -¡Sí deberíamos ir! Me pregunto qué comeremos, tal vez pan y queso o flores con pan o mejor un sándwich de flores y algo de queso de acompañante o…

    <<Para la próxima le digo que vayamos en silencio>>, pensé a medida que salía del cuarto con Pinkie y nos dirigíamos al comedor escoltadas por cuatro guardias. El castillo estaba muy agitado, había guardias moviéndose de un lado a otro buscando a otros miembros desaparecidos, según escuche decir a algunos.

    El desayuno fue aburrido e incómodo. Tenía ganas de ver qué había descubierto Twilight; intenté preguntarle de qué se trataba pero solo me ignoró.

    <<Sigue molesta conmigo por lo que hice>>, me dije levantándome de la mesa y encaminándome hacia la salida.

    <<Tal vez no está molesta sino pensativa; suele ignorar sus alrededores cuando está pensativa.>>

    Tras unos segundos de espera mis amigas se reunieron conmigo en las afueras del comedor y de ahí seguimos a Twilight quien nos condujo por una serie de pasillos y escaleras hasta llegar a la biblioteca de Canterlot

    La biblioteca de Canterlot es probablemente una de las bibliotecas más grandes del reino, solo superada por la biblioteca de cristal. La gama de libros que posee (a pesar de no ser la más grande) es sin duda alguna la más completa. Al menos eso dice Twilight.
    En una de las mesas de la biblioteca se encontraban cuatro unicornios analizando una especie de esfera brillante. Uno de ellos se acercó a saludarnos, pero no presté atención a lo que dijo.

    <<Esa esfera… creo que tiene algo grabado, pero no alcanzo a verlo desde aquí. Además de que la luz que emana la esfera no ayuda mucho>> , pensé a medida que me acercaba a la mesa y tomaba la esfera sosteniéndola con mis cascos.

    -¡Miss Rainbow Dash!, ¿podría poner eso en su lugar? Lo estamos…

    El doctor no pudo terminar la frase gracias a que le abrí un agujero a la esfera, y de este surgió un brillo magenta que empezó a envolverme, pero que fue reemplazado velozmente por un aura púrpura que me cegó.

    Luego de que el brillo púrpura desapareciera, me vi acostada en frente de Twilight.

    -¡¿En qué rayos pensabas?!- me gritó Twilight.

    Miré detrás de mí para notar la esfera de cristal cayendo.

    -¡No!- grité mientras volaba hacía la esfera a toda velocidad, atrapándola con mis cascos antes de que cayera al piso.

    -¡Rainbow! ¿Te das cuenta de lo que has hecho?-escuché a Twilight decir con rabia.

    -Encontrar una pista- respondí mostrándole el símbolo que se encontraba en la esfera, y apenas lo hice, me la arrebató de los cascos y se la acercó a la cara con su magia.

    -Jum… estoy segura de haber visto antes… ¡Ajá!

    Inmediatamente, Twilight colocó la esfera en la mesa y salió disparada hacia la sección de Historia y Cultura.

    <<¿Qué tiene de especial este símbolo? No lo he visto nunca en mi vida...>>, me pregunté observando el grabado que poseía la esfera.

    -Aquí esta- dijo Twilight mientras colocaba un libro abierto en una página con el mismo dibujo de la esfera: una lámpara de genio con nubes de humo rodeándola.

    -¿Babylon?- pregunté leyendo el título del capítulo.

    -Sí, Babylon. Según la mitología del Imperio de Cristal, hace muchos años existía una especie de hermandad o grupo llamado Babylon Rogues. Los Babylon Rogues eran ágiles, fuertes, veloces y ladrones natos.

    -Espera un momento, eso quiere decir que… ¿una sociedad de ladrones expertos de hace miles de años le robaron a las princesas?- preguntó Applejack.

    -Básicamente, pero lo que más me preocupa no es el hecho de que un hermandad las hayan robado. Es que, según este libro, los ladrones siempre se salían con la suya y sus fines, a pesar de desconocidos, se cree que eran maléficos.

    -Entonces, hay que encontrarlos antes de que logren su objetivo.

    -Pero, exactamente, ¿qué buscan estos ladrones?- preguntó Rarity

    -No sé- respondió Twilight agachando la cabeza.

    <<¿Ladrones de hace mil años?, ¿un ex compañero de clases?, ¿fines maléficos? Necesito despejar mi mente>>, pensé mientras me acercaba a la salida.

    -Rainbow, ¿a dónde vas?-Pregunto Applejack

    -Voy a pasear por la ciudad un rato para despejar mi mente.

    -Parece una buena idea.- Dijo Rarity

    -Te acompañaremos; si no te molesta, claro- añadió Fluttershy mientras se acercaba junto con mis amigas.

    -No me vendría mal algo de compañía.

    -Entonces está decidido: vamos contigo- dijo Twilight mientras abría la puerta de la biblioteca.

    -Después de que me arregle, claro está- añadió Rarity caminando hacia su cuarto.

    -Habrá que esperar.

    -¿Qué tal si la esperamos en la salida del castillo?- sugerí señalando la salida del jardín sur del castillo.

    -Alguien tendrá que avisarle a Rarity dónde estaremos- dijo Applejack

    -¡Oh! ¡Yo, yo, yo, yo, yo!- dijo Pinkie mientras saltaba y agitaba los cascos hacia los lados sobre su cabeza.

    -Ya sabes: le dices donde estaremos y te reúnes con nosotras en la salida del castillo- instruyó Twilight

    -¡Oki doki loki!- respondió Pinkie a medida que se alejaba en dirección hacia el cuarto de Rarity y Fluttershy.

    Una vez en la salida del castillo nos sentamos a esperar a Pinkie y Rarity, y una vez que estas se unieron al grupo partimos hacía la ciudad.

    La ciudad en su mayoría estaba hecha de piedra y poseía múltiples adornos. Por lo general solía haber un guardia cada calle, pero esta vez se podía apreciar a tres o cuatro, e incluso había algunas calles cerradas al público.

    Aun así pudimos explorar gran parte de la ciudad; almorzamos, y mientras mis amigas exploraban varias tiendas yo no podía sacarme de la cabeza los eventos de la noche anterior.

    <<“Rainbow Crash”… pero… ¿Quién pudo vencerme? En mi salón no había nadie capaz de…>>. Mis pensamientos fueron abruptamente interrumpidos por el hecho de que choqué de frente con una pared.

    -Rainbow, ¿estás bien?- escuché a Twilight preguntar.

    Sí, estoy bien- respondí observando la pared contra la cual me estrelle.

    -Twilight… creo que sé qué pueden estar tramando los ladrones- dije observando un póster promocional de lo que parecía un gran evento.

    El póster decía así: Primer gran torneo de Extreme Gear, donde solo unos pocos contendientes tendrán la posibilidad de competir por el gran premio. Para acceder a este torneo se debe presentar uno de los siguientes objetos: Tiara de la princesa del sol, tiara de la princesa de la luna, tiara de la princesa del amor, tiara de la princesa de los grifos, corona de la reina de los grifos y corona del rey de los grifos. El ganador se quedara con todos los objetos antes mencionados. Inscripciones en la zona sureste de la ciudad de Canterlot.

    -¿Extreme Gear? ¿Qué es eso?- preguntó Applejack

    -¿Qué clase de torneo pide tiaras y coronas como requisito de inscripción?- cuestionó Twilight

    -¿Por qué la torta de chocolate sabe a torta de chocolate?- preguntó Pinkie.

    -¿Exactamente, qué tiene que ver la torta de chocolate con esto?

    -Bueno…, en el cartel dice que hay un gran premio y por ende una gran fiesta, y no puede haber una gran fiesta sin pastel y ya que el sabor preferido de la mayoría es chocolate…

    -Okay, creo que ya entendimos. Entonces… el plan de los ladrones es entrar en el torneo…- interrumpió Rarity

    -Para competir en él y así poder llevarse dos coronas y cuatro tiaras- completó Twilight

    -Ya sabemos qué traman: ¿y ahora qué?- pregunté observando el póster con detenimiento.

    -No podemos recuperar las tiaras a la fuerza.

    -Claro que sí: las princesas tienen muchos recursos como para recuperarlas del “bote”.

    -Rainbow, quien haya organizado esto debe poseer los suficientes recursos como para hacerle frente a las princesas. Además, aun si lográramos legalmente ganar acceso al bote, ¿qué nos garantiza que los ladrones no las recuperen antes de que siquiera lleguemos ya sea por las buenas o las malas?

    -¿A qué te refieres, Twilight?

    -Lee las líneas pequeñas al final del póster.

    Las letras pequeñas decían muchas cosas legales, entre ellas una frase destacaba: Todos los competidores del torneo tendrán libre acceso a sus pertenencias que conformen el bote así como a retirarse del torneo junto con estos.

    -Entonces… ¿qué sugieres que hagamos?

    -Jum… primero lo primero, debemos averiguar si los Rogues se hallan inscritos en este torneo, y para ello debemos ir al área de inscripciones.

    -Okay- respondí encaminándome a la zona sureste de la ciudad junto con mis amigas.

    Para ser sinceros, el área sureste de Canterlot parecía otra ciudad más que una extensión de la misma. Las calles carecían de adornos y detalles, no poseía ese brillo que emanaba el resto de la ciudad. Era un lugar sucio y oscuro.

    Mientras avanzábamos por las estrechas y sinuosas calles no podía evitar sentirme incómoda y fuera de lugar, y no era la única: mis amigas también se sentían así, se notaba en su manera insegura de andar.

    Por suerte, a pesar de no saber dónde se encontraba la tienda de inscripciones, la encontramos rápidamente.

    La tienda de inscripciones era la única cosa más o menos bonita en ese lugar. Era negra, con múltiples adornos dorados. En frente de la entrada se encontraba una mesa con un libro, una pluma y una campana.

    -No parece haber nadie. ¡Bueno, vámonos!- dijo Fluttershy mientras se volteaba e intentaba huir, solo para ser levantada en el aire y devuelta a su posición original por la magia de Twilight.

    -Tal vez estén adentro- dijo Twilight tocando la campanilla.

    Al principio no parecía que algún poni fuera a responder a la campanilla, pero después de unos segundos un poni encapuchado, cubierto por túnicas negras, emergió del interior de la tienda.

    -¿Qué se les ofrece?- preguntó el extraño

    -Éstem, sí, verás, vimos el cartel de inscripción en la plaza y…

    -Vinieron a inscribirse.

    -No, verás, estamos buscando a un viejo grupo de amigos que se hacían llamar Babylon Rogues y…

    -Querías saber si se inscribieron en el torneo ¿no? La respuesta es sí, pero me temo que no sé dónde se encuentran. Suelen pasarse por aquí a las dos de la tarde… ¿Algo más?

    -Sí: mientras leía el cartel no pude evitar notar que las carreras eran de Extreme Gear. No sé si usted podría aclararnos que estilo de carreras es ese.

    -¿Cómo no? Verán…

    Mientras nos sentábamos a escuchar qué era Extreme Gear, no podía dejar de notar el color dorado de sus ojos y el veneno de su voz; había algo raro con él pero fui capaz de dejar eso de lado y prestar atención a la descripción total de ese estilo de carreras. El concepto era muy bueno; para ser sinceros, me agradaba mucho la idea, pero (a mi parecer) tenía muchas reglas fastidiosas, como volar a ras del suelo o la complejidad de las piruetas. Aún así era algo nuevo y emocionante.

    Una vez que el extraño termino de explicar el concepto, le dimos las gracias y nos despedimos mientras nos dirigíamos de regreso al castillo.

    -Y bueno… ¿Ahora, qué?- pregunté a medida que salíamos del sector sureste de la ciudad.

    -Ahora que sabemos que los ladrones están en el torneo, le informaremos a las princesas de este y esperaremos- respondió Twilight.

    -¿Eso es todo? Les diremos y… ¿ya?

    -Sip.

    -¿No vamos a hacer nada más?

    -No

    -Qué aburrido.

    Una vez en el castillo cada quién se fue a su respectivo cuarto (a excepción de Twilight que fue a informarle a las princesas y yo que fui a entrenar), y después de eso cenamos y dormimos.

    A la mañana siguiente, después comer, las princesas nos convocaron a una reunión en la sala del trono.

    -Supongo que si las princesas nos convocaron, ha de ser que han logrado algún progreso, ¿no?- dije mientras caminábamos hacía la sala del trono.

    -Esperemos que así sea…- respondió Twilight entrando junto con nosotras a la sala del trono.

    La sala se hallaba casi del todo reparada, a excepción del vitral por el que salió el ladrón, el cual todavía se hallaba en reparación.

    -Buenos días, mis pequeños ponis- escuché una voz muy familiar decir.

    No lo dudé ni un segundo e hice una reverencia a la dueña de la voz, que se hallaba sentada en su trono.

    -Buenos días, princesas- respondimos al unísono mientras nos levantábamos del suelo.

    -Supongo que deben de preguntarse por qué las hemos llamado- dijo Luna

    -Supongo que ya debieron atrapar a los criminales- dije dando un paso hacia el trono.

    -Precisamente de eso queríamos hablar: no- respondió Celestia.

    -¿Cómo qué no? Son princesas, tienen muchos recursos e influencias.

    -Sí, pero legalmente ese torneo es impenetrable.

    -¿A qué se refieren con impenetrable?- preguntó Twilight

    -Ayer en la noche enviamos a un legista que encontrara algún fallo en el torneo, para suspenderlo y recuperar las tiaras- respondió Luna

    -¿Y…?- pregunté mientras miraba a Celestia

    -Descubrimos que el torneo está autorizado por cada uno de los dueños de las tiaras y coronas- concluyó Celestia bajando del trono.

    -¡¿Qué?!- grite con mis amigas al unisono.

    -Pero… ¿cómo?- preguntó Twilight acercándose al trono.

    -Todavía no lo sabemos, pero de alguna manera obtuvieron las firmas de todos.

    -¿Qué tal si son falsificadas?- sugirió Applejack.

    -Eso mismo pensamos, por eso mandamos a un experto- dijo Luna.

    -¿Y…?

    -Dijo que eran originales.

    -Después de que Luna terminara de hablar hubo unos segundos de silencio, hasta que decidí romperlo.

    -¿Por qué no las tomamos a la fuerza?

    -El lugar está protegido con toda clase de hechizos, es impenetrable hasta para mí- respondió Celestia.

    -Por lo cual solo nos queda una opción- dijo Luna.

    -Van a tener que competir en el torneo.

    -No, no, no, no, no. Esperen un segundo. ¿Ustedes quieren que compitamos en un torneo de carreras contra unos ladrones?- preguntó Rarity retrocediendo un paso.

    -Sí. Para ser más específicos, tú, Rainbow Dash- dijo Celestia señalándome con uno de sus cascos.

    -¿Yo?- pregunté, más una confirmación que una pregunta.

    -Tengo entendido que eres la mejor voladora de Equestria.

    -Em, sí, sobre eso…

    -Por eso es que te escogimos a ti: con tus habilidades deberías ganar con facilidad el torneo.

    -Sí, pero…

    -No te preocupes, hemos creado una réplica exacta de la corona de la reina de los grifos para que uses de entrada al torneo.

    -Pero, ¿qué pasa si…?

    -¿Descubre que es una réplica? Ya le explicamos la situación a los grifos y fueron muuuyyy amables al enviarnos sus coronas y la tiara de su hija; pero claro, solo las daremos en caso de que ninguna réplica los engañe.

    -Bueno, supongo que si no hay inconvenientes debería ir a inscribirme.

    -Nos alegra escuchar eso, Rainbow Dash. Aquí está la réplica, si no la acepta probaremos con otra más detallada, y en caso de que no funcione, te daremos la original cuando llegue- dijo Luna entregándome la copia.

    -¿Cuándo llegue? ¿No están aquí?- preguntó Twilight

    -No.

    -Bien, creo que si ya no hay más inconvenientes me iré a inscribirme- dije mientras me volteaba y me dirigía a la salida.

    -Confiamos en ti- escuché a Celestia decir mientras las puertas de la sala del trono se cerraban detrás de mí.

    Inmediatamente salí por una de las ventanas y volé hasta la tienda de inscripciones, y una vez ahí toque la campanilla y esperé a que el extraño saliera.

    -¡Hey! Tú eres la poni de ayer, ¿verdad?- preguntó el extraño saliendo de la tienda.

    -Sí, Rainbow Dash. Verás, quería inscribirme en el torneo- dije colocando la corona en frente de él.

    -Bueno… me temo que tenemos un problema.

    <<Genial, se dio cuenta>>, pensé, acercándome a la mesa.

    -¿Sí?, ¿cuáles?- pregunté jugando a la boba.

    -Primero que nada, esta corona es una réplica, y muy buena, además. La única razón por la que sé que es una réplica es porque carece de un aura mágica, la cual solo podemos detectar los unicornios, alicornios y ciertas deidades; por ello es que no la culpo por este error. Además de que necesita un equipo de tres ponis, y cada miembro debe de presentar una corona o tiara que falte en el “bote”.

    -¿Un equipo? ¿Por qué?

    -Porque tus viejos amigos, los Babylon Rogues, se inscribieron los tres como un equipo, y por ende sería injusto que una poni se enfrentara sola contra tres, o incluso dos contra tres, por ello es que si quieres competir contra los Rogues… necesitarás un equipo. ¿Algo más?

    -No. Gracias por el dato, hasta luego- me despedí tomando vuelo hacía el castillo.

    <<Mi propio equipo… Me gusta cómo suena, pero, ¿quienes de mis amigas tienen lo necesario…?.>>

    Una vez en el castillo, unos guardias me escoltaron a la sala del trono para explicarle mi avance a la princesa Celestia.

    -Y bien, Rainbow Dash, ¿ya te inscribiste en el torneo?- preguntó Celestia mientras entraba a la sala del trono.

    -No. Verán, cuando le fui a entregar la corona dijeron que carecía de una especie de aura mágica o yo qué sé- respondí devolviéndoles la réplica.

    -Me temía que eso pasara…

    -¿Por qué?

    -Verás, Rainbow… ya se lo comente a tus amigas mientras ibas a inscribirte. No es un misterio que hayan escogido específicamente esos objetos como entrada para el torneo. Estas cuatro tiaras y esas dos coronas siempre han poseído un extraño enigma sin resolver… Todas poseen una extraña energía mágica; la primera vez que nos la dieron intentamos averiguar para qué servía esa energía mágica, pero nunca tuvimos éxito. No podemos acceder a ella, por lo que después de varios años nos rendimos.

    -¿Entonces los ladrones no robaron las tiaras por dinero ni nada por el estilo?

    -No, seguramente saben cómo acceder a esa magia, y por lo antigua y poderosa que es, es mejor que no caigan todas estos objetos en sus cascos; no sabemos de lo que son capaces.

    -Bien. Y una última cosa: para ingresar al torneo necesito un equipo, y cada miembro debe de presentar una tiara o corona, así que…

    -Entiendo, las coronas y la tiaras llegaron hace poco, y en cuanto a tu equipo… puedo localizar corredores rápido.

    -Con todo el respeto, ya tengo mi equipo planeado, aun así le agradezco la propuesta.

    -Como desees, Rainbow. Estaré esperando que traigas a tu equipo para darte los objetos.

    -Gracias, princesa- dije retirándome de la sala del trono.

    <<Ahora, a formar mi equipo>>, pensé caminando por el pasillo

    Una vez reunidas mis amigas en mi cuarto procedí a explicarles la situación.

    -Exactamente, ¿para qué querías que nos reuniéramos?- preguntó Rarity

    -Muy bien chicas, así está la cosa: para competir en el torneo necesito un equipo de tres ponis- explique mientras me paseaba por la habitación.

    -Así que… ¿vas a elegir a una de nosotras?- preguntó Fluttershy retrocediendo lentamente.

    -Ya las escogí.

    -¿Quiénes?- preguntó Twilight

    -No fue fácil pero al final opte por un equipo equilibrado.

    -Y al final…

    -Las escogí a ustedes dos- dije señalando a Twilight y Applejack

    -¡¿Qué!?- respondieron ambas al unísono.

    -¡Pero no tenía esto planeado! Ahora debo cambiar toda la planeación de la semana, quizás del mes- dijo Twilight mientras hacía aparecer un gran pergamino y una pluma enfrente de ella.

    -No creo estar preparada para correr contra pegasos. Además, se supone que mañana debía volver a ayudar a Big Mac, no puede hacerlo todo solo- dijo Applejack sentándose en el suelo.

    -Bah, excusas. Ustedes son perfectas: Twilight podrá analizar los circuitos y equilibrar nuestras actividades diarias con el torneo; así podrás ayudar en la granja. Y tú, Applejack. Tú eres la poni terrenal más veloz que conozco y la más fuerte, además. Podrás ayudar a Twilight a transportar los materiales y las herramientas.

    -¿Materiales y herramientas? ¿Para qué?- preguntó Twilight

    -Para cuando hagas nuestros Extreme Gears.

    -No sé cómo hacerlos.

    -Te conozco, Twilight: aprenderás a hacer uno modelos incluso mejores que los que venden.

    -No estoy tan segura de ello… Aunque con un par de libros tal vez pueda…

    -¡Esa es la actitud! Y tú, ¿qué dices, Applejack?

    -¿Sabes qué? Suena divertido y me gustaría probar ese estilo de carreras. ¿Por qué no? Cuenta conmigo, compañera- dijo Applejack dando un paso hacia adelante.

    -Ahora que lo pienso, ese hechizo de velocidad también suena interesante. Estoy contigo- dijo Twilight.

    -Bueno, en tal caso, ¿qué estamos esperando? ¡Vamos a inscribirnos en ese torneo!- dije mientras salía del cuarto junto con mis amigas.
     
    Última edición: 4 May 2016
  2. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Capítulo 6

    Capítulo 6

    Los Babylon Rogues

    <<Espero que esto funcione>>, pensé mientras observaba las coronas y la tiara de los grifos en la alforja de Twilight.

    A medida que andábamos por las sinuosas calles no podía dejar de cuestionar mi elección de compañeras de equipo. Twilight sabía muchos hechizos para ralentizar al enemigo, pero sin trucos para impresionar a los jueces y obtener estrellas…; aun así había llegado de quinta en la última carrera de otoño, pero si competíamos seis llegar de quinta no sería algo bueno. Luego estaba Applejack: fuerte, veloz y ágil. El problema con ella era que si la hacían molestar (muy probablemente) se olvidaría de la carrera y se centraría en devolver el favor, lo cual podía causar que la descalificaran.

    <<Aún así ya no hay marcha atrás: ya las escogí como compañeras de equipo y así se quedará.>>

    -Bien, aquí estamos- escuché a Twilight decir sacándome de mi tren de pensamientos.

    -Em, sí, bueno, aquí vamos- dije tocando la campanilla. Poco después el extraño salió de la tienda.

    -Buenas, Rainbow Dash. ¿Qué se le ofrece?- preguntó el extraño con una voz más siniestra que la última vez.

    -Mis amigas y yo vinimos a inscribirnos en el torneo- respondí mientras cada una tomaba una corona (o tiara en mi caso) y la colocaba en la mesa.

    -Veamos…- dijo el extraño mientras examinaba los tres objetos. Tras unos segundos, un aura negra los levantó, los metió en un saco (el cual hizo aparecer con magia) e hizo desaparecer este con un estallido de humo denso y negro.

    -Voy a necesitar sus firmas- añadió haciendo aparecer tres documentos y plumas en la mesa.

    -¿Y la tinta?- pregunté.

    -Pluma mágica- respondió el unicornio.

    Por su tono de voz pude concluir que estaba irritado por algo; decidí no hacerle más preguntas.

    -Okay, ya terminé de leer el “contrato”. Al parecer nos proveerán un seguro médico, comida y hospedaje a lo largo del torneo. Lo único que nos piden es cuidar los lugares donde nos quedemos. No se hacen responsables por… ¿heridas mortales?- leyó Twilight con algo de preocupación en su voz.

    -Es imposible que lleguen a herirse gravemente en este torneo, esto es solo para evitar demandas. Ahora, ¿podrían firmar de una buena vez?- respondió irritado el unicornio.

    A lo cual le respondimos con nuestras firmas en el trozo de papel que nos había pasado.

    -Bien. Y por último, necesitare el nombre de su equipo- dijo el poni mientras hacía aparecer un último trozo de papel en la mesa.

    -¿Un nombre? No habíamos pensado en eso- dijo Twilight mirando simultáneamente a Applejack y a mí.

    -Yo sí- respondí agarrando una de las plumas y escribiendo el nombre del equipo en la hoja.

    -Listo, aquí tiene- dije orgullosa de mi trabajo.

    -Muy bien, equipo… Equestria Heroes, por favor entren a la tienda- nos indicó el extraño mientras hacía desaparecer todos los documentos y las plumas en otra nube de humo denso y negro.

    Mientras nos acercábamos a la tienda pude sentir una suave brisa provenir del interior de esta, pero decidí ignorar ese hecho y entré. Una luz fuerte me cegó por unos instantes y, una vez que mis ojos se acostumbraron al cambio de luz, pude ver que no nos encontrábamos en el interior de una tienda, sino en la línea de meta de una especie de circuito gigantesco en construcción.

    El circuito se encontraba en una especie de llano completamente seco. Todo el piso estaba hecho de roca.

    La pista poseía unos dieciséis metros de ancho, y se perdía en el horizonte hacia unas formaciones rocosas en ambos sentidos. La meta era hermosa, poseía adornos por todos lados y los cristales que poseía llenaban la recta final con arcoíris.

    - Wow, este lugar es súper dúper genial. ¿Crees que tengan un comentarista? Porque si no es así yo podría…- Pinkie no pudo terminar su frase debido a que algo con alas la tacleó, causando que rodara violentamente por el piso hasta detenerse en el medio del circuito.

    -¡Pinkie!- gritamos al unísono mientras nos acercábamos a ver cómo estaba.

    -¡Oh! Lo siento, ¿te lastimé?- escuché una voz muy familiar detrás de mí.

    -Gilda- dije llena de resentimiento mientras me volteaba a encarar a mi examiga.

    -¿Sabes, Dash?, tus nuevas amigas son más frágiles de lo que creía- comentó Gilda con una sonrisa.

    -Oh… yo te enseñaré lo que es ser frágil- escuché a Twilight decir mientras lanzaba un rayo morado a Gilda, el cual fue bloqueado por un campo mágico magenta.

    -Twili, ¿todavía con hechizos de segunda mano?- dijo una alicornio blanca que emergía de las sombras.

    -Wave- dijo Twilight con ira.

    -Dime, Twili, ¿sigues siendo la mascota de Celestia?

    -Al menos a mí no me expulsaron de la escuela.

    -¡Me fui! No me expulsaron, en ese lugar no te dejan liberar tu máximo potencial. Pero claro ¿Qué ha de saber la mascota más allá de comer y lamerle los cascos a su amo? Tú, pequeña…

    -¡Suficiente!- escuché la misma voz que me había estado atormentando desde que se llevaron las tiaras. De repente una figura surgió de las sombras acercándose lentamente hacía la luz.

    -Dejen a Rainbow Crash y a sus amigas, no lo valen- dijo el poni saliendo de las sombras.

    <<Oh no, no, no, no, ¡no!>>, pensé mientras recordaba quien era él. Él era el único pegaso que nunca pude vencer, él era la razón por la cual me llamaban Rainbow Crash.

    -¡Jet!- dijimos Fluttershy y yo al unísono (aunque Fluttershy sonaba más alegre que disgustada).

    <<No puedo creerlo, de todos los ponis en el mundo tenía que ser él. No puedo creer que uno de mis más grandes “fantasmas” del pasado haya vuelto por mí. Solo mírenlo: con esa cara de bobo y con su actitud ególatra, creyéndose siempre el mejor>>, pensaba con ira.

    Hacía mucho tiempo que no me sentía así; se me había olvidado ya la última vez que sentía la necesidad de golpear a alguien. Mientras la ira se iba acumulando dentro de mí pude ver como Jet hablaba con Fluttershy, la cual parecía… ¿sonreír? Poco después pude ver a Jet tomar vuelo.

    -¡Wave, Gilda! Vámonos- ordenó Jet mientras empezaba a alejarse por los aires.

    -Nos vemos, mascota- dijo Wave volando detrás de Jet.

    -Hasta la próxima, perdedores- dijo Gilda siguiendo a sus dos aliados.

    <<Uf, al fin se fueron>>, pensé mientras observaba a los Babylon Rogues desaparecer en el horizonte.

    -¿Alguien puede explicarme qué fue eso?- dijo Rarity mientras ayudaba a Pinkie a levantarse.

    -Wave: Éramos compañeras de clase en la escuela de Celestia, era inteligente y tenía mucho potencial. Era la mejor estudiante, hasta que la expulsaron por alguna razón- explico Twilight mientras se acercaba a Pinkie.

    -¿Cuál?- preguntó Applejack

    -No sé, era problemática y se burlaba de los que según ella eran “inferiores”.

    -¿Y el pegaso verde?- preguntó Rarity

    -Jet, el único pegaso al que nunca pude vencer en una carrera, la razón por la cual me llaman Rainbow Crash- dije apretando los dientes.

    -Oh, vamos, Rainbow, seguro que se arrepiente por ello- dijo Fluttershy.

    -Sí tanto se arrepiente, ¡¿por qué me llamo Rainbow Crash?! Además, parecías feliz de verlo, ¿acaso estás con ellos? ¿Eh, eh, eh?

    No me di cuenta de lo que había hecho hasta que ya era muy tarde; Fluttershy se dio media vuelta y se fue llorando hacía las gradas que se hallaban a lado de la pista.

    -¡Rainbow Dash!- escuché a Rarity gritar.

    -Que tú no te hallas llevado bien con Jet no significa que Fluttershy no se haya podido relacionar de otra manera con él- me regañó Applejack alejándose hacía las gradas.

    -Deberías reflexionar sobre tus acciones- me reprendió Rarity llevando a Pinkie a la enfermería.

    -Pero…

    -Pero nada, Rainbow; fuiste muy grosera. Ahora si me disculpas tengo algunos inconvenientes que atender- dijo Twilight alejándose de mí.

    Pero yo… ellos… ¡Argh!- grité sentándome.

    <<Estúpido Jet, siempre arruinando todo.>>


    1 hora antes
    Hotel Roca Solar en algún lugar al oeste de Equestria, Habitación de los Rogues.
    Jet P.O.V

    -¡Wave! ¿Crees que fue una buena idea?- pregunté mientras observaba el horizonte a través de la ventana.

    -¿El “Gran Plan”?- preguntó Wave mientras quitaba cables del interior de mi gear y los reemplazaba por chips.

    -Sí. ¿Crees que en serio vale la pena arriesgarlo todo por un sueño?, ¿crees que estoy haciendo lo correcto?

    -Bueno, robar para alcanzar tus sueños no es muy bien visto por la sociedad que digamos, pero ¿cuándo nos ha importado eso? Además, no deberías dudar del plan a estas alturas, hasta ahora no ha habido inconvenientes.

    -Pero todo este sacrificio, ¿por un sueño?

    -Jet, la razón por la cual creaste este grupo fue porque perseguías un sueño, un sueño que no podías alcanzar solo y por ello pediste ayuda (claro, más que pedir ayuda nos propusiste alcanzar la riqueza por medios poco éticos a cambio de que te ayudáramos a cumplir tus sueños). Y henos aquí, casi cinco años después, persiguiendo tu sueño, el cual sacrificaste mucho tiempo por los nuestros. Somos soñadores, Jet, y si pudimos arriesgarlo todo por los sueños de Gilda y míos, podemos arriesgarlo todo por los tuyos.

    -Jum. Gracias, Wave.

    -No, gracias a ti, Jet, por apoyarme cuando nadie lo hacía- respondió Wave sonriente.

    -¡Ja! De nada, supongo.

    <<Wave, siempre me subes los ánimos o me das una pata en el rabo cuando lo necesito. Solo espero que ella y Gilda no salgan heridas por mi sueño>>, pensé mientras devolvía la vista al paisaje.

    Ya habían pasado dos días desde que robamos las tiaras y nos inscribimos en ese torneo, y nada. No había habido ningún artículo en el periódico, o investigación en el torneo, o contrincantes en este.

    <<Es como si no le dieran importancia… estoy seguro de que están tramando algo>>, me dije levantándome de la cama y sentándome enfrente de Wave.

    -Treinta minutos más y tu Gear estará listo- respondió Wave como leyéndome la mente a medida que levitaba un soldador y se colocaba una mascará con su magia.

    -Argh, deberíamos estar entrenando en la pista, como Gilda.

    -Bueno, si me hubieras dado tu Gear como hizo Gilda en vez de andar corriendo toda la noche, no estaríamos aquí.

    -No me puedes culpar. ¡La pista es perfecta! ¿Qué te falta por hacer?

    -Tengo que reemplazar las conexiones por chips y sustituir la fuente de energía actual por un nodo de poder cargado con magia, el cual generará una energía eléctrica de cuatro gigavatios, cuya duración es de cien años, eliminando la necesidad de suplantar la fuente de energía y…

    <<¿Qué es un nodo?, ¿conexiones de qué?, ¿cuánto es un gigavatio? Definitivamente la ingeniería no es lo mío>>

    -… mejorando tu rendimiento.

    -Bien, si tú lo dices… Solo intenta terminar rápido.

    Luego de varios minutos de tediosa espera (más de los que me dijo Wave que tardaría), Wave terminó de modificar mi gear y partimos hacia la pista. Una vez ahí tomamos vuelo y empezamos con la rutina.

    <<Jum, ciertamente me es más fácil maniobrar ahora y mi velocidad no se ve tan afectada como antes. Pero claro, eso se debe a que ya no cargo con yunques en mi espalda, ahora solo cargo con uno>>, pensé maniobrando a través de las rocas de la montaña antes de llegar a la recta final.

    -¡Wave!, ¿qué le hiciste al Gear?- pregunté mientras tomaba la punta(1).

    -Ya te lo dije. ¿No estabas escuchando?- preguntó Wave alcanzándome.

    -Sí escuché, pero…

    -No entendiste un carajo; lo hice más liviano.

    -¿Solo eso? ¿Nada más?- pregunté obteniendo como respuesta un asentimiento con la cabeza.

    -No puedo creerlo- escuché a Wave mientras entrábamos a la recta final.

    -¿Qué pasa, Wave?- pregunté solo para ser detenido y halado hacia las sombras generadas por las gradas por un brillo magenta.

    -¡¿Qué coñ….?!

    -Shh, mira- susurró Wave tapándome la boca con un casco y señalando hacía la meta con el otro.

    <<¡Ja! Miren lo que trajo el viento. Rainbow Crash>>

    Efectivamente, en la línea de meta se encontraban Rainbow y otras 5 ponis; una era rosada y mostraba signos de hiperactividad, otra era blanca y parecía disgustarle la tierra en el terreno, también había una naranja con un sombrero vaquero. No era musculosa pero algo me dijo que era fuerte. Había una poni lavanda y me intrigaba la manera maliciosa en la que Wave la miraba y por último…

    <<¿Acaso es ella? No, no puede ser, es ella>>, pensé esbozando una sonrisa.

    -Acerquémonos a ver qué hablan.

    Mientras nos acercábamos a la línea de meta no podía quitarle los ojos de encima a una poni en particular, una pegaso amarilla con curvas bien definidas y sexis, una frondosa crin rosa pálido que tapaba su ojo derecho dándole un aspecto adorable y atrayente, el cual era complementado por unos hermosos ojos azul marino oscuro.

    A medida que caminábamos por las sombras de las gradas mi mirada recorrió su cuerpo hasta llegar a su hermosa cola rosada.

    <<Ella es la razón por la cual todos los días en la escuela eran magníficos, es ella la única chica capaz de sacarme una sonrisa autentica, es ella…>>

    Mi tren de pensamientos fue interrumpido por un brillo magenta que me haló con fuerza.

    -Jet, ¿qué te pasa? Casi sales al descubierto- me regañó Wave.

    -Lo siento, estoy algo distraído- respondí agachando la cabeza.

    -Wow, este lugar es súper dúper genial. ¿Crees que tengan un comentarista…?

    <<Dios, ¡qué voz tan irritante y acelerada! ¡Que alguien la calle!>>, pensé irritado por la voz de la poni rosada.

    -…porque si no yo podría…- en ese momento la poni rosada fue acallada por Gilda, la cual la tacleó con fuerza causando que rodara por el piso. Me fue muy difícil contener la risa.

    <<Gracias, Gilda.>>

    -¡Pinkie!- gritaron Rainbow y sus amigas al unísono.

    -“¡Oh! Lo siento, ¿te lastimé?”- dijo Gilda con sarcasmo.

    -Gilda- dijo Rainbow con resentimiento.

    <<No sabía que se conocían.>>

    -¿Sabes, Dash?, tus nuevas amigas son más frágiles de lo que creía- dijo Gilda con una sonrisa maliciosa.

    <<¡¿Nuevas amigas?! ¿Qué más no sé de Gilda?>>

    -Oh, yo te enseñare lo que es ser frágil- dijo la poni lavanda que resultó siendo una unicornio cuyo cuerno se hallaba cubierto por un aura morada.

    -Wave- dije apenas entendí que planeaba hacer la unicornio.

    -Esto va a ser divertido- dijo Wave creando un escudo mágico alrededor de Gilda el cual detuvo el ataque de la unicornio en el último segundo.

    -Twili, ¿todavía con hechizos de segunda mano?- se burló Wave entrando en escena.

    <<Twili, ¿ese es su nombre? No; es el diminutivo de Twilight.>>

    -Wave- dijo Twilight con rabia.

    <<¿Cómo puedo ser el líder de los Babylon Rogues y saber tan poco de sus miembros?>>

    -Dime, Twili, ¿sigues siendo la mascota de Celestia?

    <<Entonces Twilight es la protegida de la princesa.>>

    -¡Me fui, no me expulsaron! –siguió Wave-. En ese lugar no te dejan liberar tu máximo potencial; pero claro, ¿qué ha de saber la mascota más allá de comer y lamerle los cascos a su amo? Tú, pequeña…

    <<Mejor detengo esto antes de que inicie una pelea. Además, estamos perdiendo tiempo valioso>>

    -¡Suficiente!- grité encaminándome hacía Wave y Gilda.

    -Dejen a Rainbow Crash y a sus amigas, no lo valen- dije haciendo mi entrada.

    -¡Jet!- escuché a Rainbow y a la hermosa pegaso amarilla decir.

    -¿Fluttershy?- pregunté esbozando una sonrisa.

    <<¿Por qué diablos preguntas si es ella cuando ya lo sabes?>>

    -Sí, soy yo. ¿Cómo has estado?– dijo Fluttershy con una bella sonrisa

    <<¡Ah! Su voz es más hermosa de lo que recuerdo, cálida y acogedora y… ¡Estoy aquí parado como un idiota sin decir nada!>>

    -Bien, aunque algo nervioso.

    <<¡Claro! Has que se sienta mal por ti.>>

    -¿Y eso?

    <<¿Por qué no le terminas de decir que eres un ladrón?>>

    -Em, sí, verás, he tenido algunos problemas estos días, pero… ¿cómo has estado?

    <<Bien, vamos mejorando>>

    -Bien, cuidando de los animales del bosque, y eso.

    <<Okay, no sabía eso.>>

    -Sabía que terminarías cuidando de los animales

    <<Ibas tan bien.>>

    -¿Ah, sí? ¿Como lo sabías?

    <<Ahora es buen momento para usar tus habilidades de mentiroso.>>

    -Parecía combinar contigo. La manera en la que te preocupabas por tus amigas y eso, y bueno…

    <<¡¿Qué rayos te pasa?! Suenas como un idiota, cambia el tema de la conversación.>>

    Inmediatamente empecé a observar mis alrededores en busca de un nuevo tema de conversación, y cuando estaba a punto de rendirme, me percate de su cutie mark.

    -Por cierto, hermosa cutie mark- dije observando las tres mariposas rosadas en su costado.

    <<Bien, bien, eso estuvo cerca.>>

    -¡Gracias! La obtuve al descubrir mi amor por los animales, poco después de que te fueras. La tuya tampoco está mal, ¿qué significa?- preguntó Fluttershy mirando mi costado.

    Tan solo oír la mención de mi cutie mark fue una punzada en mi corazón. El solo hecho de ver escuchar, ver, oír o pensar en mi cutie mark me arruinaba el día. Esta, junto con mis pesadillas, eran importantes recordatorios de mi razón de ser. No pude evitar mirar hacía el suelo con tristeza mientras sus voces y gritos resonaban en mi cabeza.

    -¡Oh! Lo siento, no quería…

    <<¡Perfecto! Ahora hazla sentir culpable. Idiota.>>

    -¡No, no! Está bien, no importa. En fin, debo irme; los Rogues tenemos entrenamiento y vamos atrasados- dije devolviendo la mirada hacia el frente, y el solo hecho de ver a Fluttershy me devolvió el bueno humor.

    <<Retirada estratégica. Por fin tomas una buena decisión.>>

    -Claro, bueno, no quiero retrasarlos más, hasta luego- dijo Fluttershy con una sonrisa.

    -Dale, tal vez la próxima vez podamos hablar más, chao- me despedí mientras me volteaba y tomaba vuelo.

    -¡Wave, Gilda! Vámonos- dije empezando la segunda vuelta de calentamiento.

    <<¿Qué pasa conmigo? Sé que siempre he tenido algo por ella pero… eso solo fue un amor infantil, eso nada más. Entonces… ¿por qué me siento así?>>, me pregunté mientras era alcanzado por Gilda y Wave.

    -Wave, averigua todo acerca de Twilight, Pinkie, la vaquera y la poni blanca- comandé a Wave.

    -Entendido- dijo viéndome con una mirada pícara.

    -Ni lo menciones, céntrate en investigar todo sobre ellas. Quiero saber todo lo que pueda para usarlo en su contra, si se requiere.

    <<Algo raro hay en ellas y quiero saber qué.>>

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    (1) = Tomar la punta: en carreras de vehículos, se refiere a proceder en una línea recta a través de una serie de curvas cerradas, atravesando los bordes de dichas curvas sin salirse del camino.

    Capítulo 7

    Capítulo 7
    El entrenamiento

    7:00 a.m del siguiente día
    Hotel Roca Solar habitación de los Héroes
    Rainbow Dash P.O.V

    -Aaarrrggg- bostecé abriendo los ojos.

    Me encontraba acostada en la cama de nuestra habitación en el hotel. La habitación era grande y rectangular, las paredes eran beige y el techo, las cornisas y los pilares eran blancos. Poseía tres camas, dos en la pared derecha y una en la izquierda (no tenía ni idea de qué estaban hechas pero eran tan cómodas como una nube). La pared norte era principalmente de vidrio y daba hacía el oeste, prestando una hermosa vista gracias a los colores y sombras que se generaban por las montañas. Había una mesa redonda en el centro y tres mesitas de noche (una al lado de cada cama) con sus respectivas lamparitas.

    Me lancé fuera de la cama para encontrar a Applejack y Twilight dormidas.

    <<Qué raro: por lo general Applejack se levanta temprano a trabajar, y Twilight a estudiar. Deben de estar cansadas>>, pensé entrando al baño para poco después salir con un pote de basura metálico.

    -¡A despertar!- grité golpeando el pote con fuerza.

    Al principio no se querían levantar, pero a medida que me acercaba a las camas se movían más y se tapaban las cabezas con las almohadas.

    -¡Okay, okay, estoy despierta!- dijo Applejack levantándose de la cama.

    -¡¿Quieres dejar de golpear eso?!- reclamó Twilight mientras me quitaba el pote con su magia.

    -Bien, ahora que están despiertas, vámonos- dije caminando hacia la puerta de entrada

    -¿Ir a dónde?- preguntó Applejack.

    -A entrenar, claro está.

    -Pero, no tenemos Gear.

    -No creo que haya mucha diferencia.

    -Sí la hay, y mucha. La variación del peso afecta nuestro desempeño- explicó Twilight

    -Compraremos unos.

    -¿Con qué dinero?- preguntó Applejack.

    -Las princesas podrían ayudarnos con eso…- comentó Twilight

    -Decidido. Twilight le escribirá a la princesa sobre los Gear y nos alcanzará más tarde. Mientras, tú y yo calentaremos.

    -Las princesas no nos conseguirán los Gear tan rápido.

    -Aún así debemos entrenar en la pista; ya sabes, para aprendernos el circuito. Además, Twilight debe practicar ese hechizo de velocidad y mejorar su condición física.

    -¡Hey! Mi condición física es perfecta.

    -¿Para una vida saludable? Sí. ¿Para competir en una carrera? No.

    -Rainbow tiene razón, terroncito. Estamos contra profesionales- me apoyó Applejack

    -Así es, por ello es que tengo un plan de entrenamiento infalible para ambas- comenté cruzándome de cascos.

    -¿Ambas? Y… ¿Tú qué harás?- preguntó Twilight mientras sacaba un pergamino en blanco, tinta y pluma.

    -¿Yo? Estoy bien, solo debo aprenderme el circuito.

    -¿Estás segura? Es decir, ¿y las piruetas y eso?- preguntó Applejack acercándose a mí.

    -No creo que deba practicarlas- respondí cruzándome de cascos.

    -Bueno, pero si terminas en una mala posición en la carrera…

    -¡¿Yo quedar mal?! ¡Ja!

    -No digas que no te advertimos…- dijo Twilight a medida que escribía una carta.

    -Como digas… En fin, ¡vámonos!- dije haciéndole señas a Applejack para que me siguiera.



    Hotel Roca Solar. Habitación de los Rogues.
    Jet P.O.V

    -¿Cuándo volverá Wave?- me queje dándole un mordisco a mi sándwich.

    -No sé, tal vez se quedo dormida o algo por el estilo- respondió Gilda dándole un trago a su jugo.

    -No, no es su estilo, ella siempre es puntual y…

    -Buenos días- dijo Wave entrando al cuarto.

    -Ya era hora. ¿Qué te retrasó?- pregunté dándole otro mordisco al sándwich.

    -Me quedé dormida por unos minutos.

    -Te lo dije- dijo Gilda lanzando el vaso de papel en la papelera del cuarto.

    -Sí, sí. En fin, ¿qué tienes?- pregunté dándole un sorbo a mi bebida.

    -Solo lo básico, pero crucial. Veamos: Twilight Sparkle, protegida de Celestia, su cutie mark representa su talento en el manejo de la magia…

    -¿Como tú?- interrumpí mordiendo mi sándwich.

    -Sí. Su hermano es Shining Armor y tiene un asistente, aun que parece más un hijo adoptivo.

    -¿Su punto débil? – dije, refiriéndome al hermano.

    -Jum… podría decirse que sí, si te refieres a extorsionar. Volviendo al tema: tiene problemas con sus nervios, no sabe controlarse en situaciones de altas presiones y suele ser paranoica.

    -¿Algo más?

    -Sí: es la protectora del elemento de la magia.

    -Quiere decir que… ¿ella es una de las seis ponis que vencieron a Nightmare Moon y a Discord?- pregunté alarmado ante las nuevas noticias.

    -Sí, así es, Jet.

    -Sabía que las princesas nos enviarían a alguien especial a intentar pararnos los cascos pero… ¡esto es absurdo!

    -No tienes ni idea… aquí tienes una imagen- dijo Wave quitándose el collar con su magia y colocándolo en la mesa. Inmediatamente la imagen 3D de una unicornio lavanda se proyectó ante mí. Ojos morados, crin y cola violetas pero con una franja magenta y morada que recorrían desde la base hasta el final de ambas. Su cutie mark era chispas con brillos.

    -Applejack- prosiguió Wave cambiando la imagen de la alicornio por la de una poni naranja con crin y cola beige claro que se hallaban sujetadas por ligas rojas. Tenía ojos verdes, los cuales carecían del brillo que poseían los míos.

    <<Claro, nadie puede igualar los míos>>, pensé terminando mi sándwich.

    Poseía un sombrero vaquero marrón y su cutie mark era de tres manzanas rojas.

    -Vive en Swett Apple Acres con su hermano, Big Mac, su hermana Appleblom y la Abuela Smith.

    -Okay- respondí.

    -Sus padres parecen seguir con vida, pero su paradero es desconocido…

    <<Suertuda.>>

    -Su cutie mark representa su gusto por trabajar en la granja de la familia. Es la portadora del elemento de la honestidad.

    -¿Qué más?

    -Bueno, es fácil hacerla molestar.

    -Bien, ¿que más?

    Instantáneamente la imagen cambió a la de una unicornio blanca con crin y cola morada, su cutie mark era de tres diamantes y poseía ojos azules.

    -Rarity, diseñadora de modas y ropa, posee su propia butic y su trabajo ha sido reconocido por algunos diseñadores y famosos.

    <<Alguien de la “alta sociedad”. Se ve robable>>

    -Al igual que Applejack, sus padres siguen vivos pero su paradero actual es desconocido… Tiene una hermana menor, Swettie Belle. Es la protectora del elemento de la generosidad.

    <<Sí todas tiene hermanos menores o hijos adoptivos, extorsionarlos será algo fácil.>>

    -Pinkie Pie- dijo Wave mientras la imagen cambiaba a la de una poni rosado pálido con una crin y cola rosadas, y con ojos azul claro, que además de esbozaba una gran sonrisa.

    <<No puedo sacarme esa enfermiza voz de la cabeza>>, me dije tomándome lo que quedaba de jugo de mi vaso.

    Tenía una cutie mark conformada por tres globos de fiesta azul claro.

    -Trabajo en The Sugar Sweet Corner haciendo toda clase de dulces, aunque se destaca más como organizadora de fiestas. El paradero así como el estado de sus padres es desconocido, pero posee padres “adoptivos”, los Cakes, los cuales a su vez adoptaron a dos bebes. Es la protectora del elemento de la Risa.

    <<¿Tiene hermanos menores? ¡Perfecto!>>

    -Y, a pesar de que no me lo pediste, investigué un poco de Rainbow Dash.

    <<Adelante, veamos qué ha sido de ella>>

    -Bueno, no hay mucho que decir que tú ya no sepas: es veloz, ágil, al igual que tú ha logrado hacer la Rainplosión sónica…

    El solo hecho de escuchar esa información causó que me ahogara con mi saliva y tosiera exageradamente.

    -¡¿Que ella qué?!- pregunté recuperando el aliento.

    -Logró hacer la Rainplosión sónica… tres o cuatro veces hasta ahora, aproximadamente la misma cantidad de veces que tú. La primera vez, en la escuela de vuelo, y las otras veces siendo adulta, no hace mucho.

    <<¿En la escuela de vuelo? ¿Acaso fue ella quien…? No, eso es imposible>>, me dije pasmado.

    -¿Algo más?- pregunte tratando de sonar lo menos interesante posible.

    -Es muy egocéntrica y segura de sí misma, pero los nervios pueden más que su ego… a veces. Es la protectora del elemento de la lealtad- concluyó Wave recogiendo su collar y volviendo a ponérselo.

    -Mi más grande rival posee un elemento de la armonía… Okay- dije lo último hacia mis adentros.

    -Y…- dijo Wave acercándose a mí.

    -Debajo de tu almohada hay un informe completo de Fluttershy, sus gustos y fotos de ellas para que te acompañen en esas noches…

    -¡Wave!- grité con rabia y vergüenza mientras la empujaba lejos de mí, antes de que siguiera susurrándome al oído cosas vergonzosas, obteniendo como respuesta una Wave muriéndose de la risa.

    -¿Qué paso? ¿Te está molestando?- preguntó Gilda acercándose a los dos.

    -No, solo está siendo inmadura e infantil, ¡y no es gracioso!

    -Créeme, Jet, sí lo es- dijo Wave entre carcajadas.

    -¡Agh! Voy a bañarme en la montaña- dije abriendo la ventana que daba al este.

    -Mejor lo esperas sentada, porque algo me dice que tomara un baño laaargooo- le dijo Wave a Gilda con suma dificultad.

    <<Idiota>>, pensé saliendo por la ventana



    Pista de Carreras, al oeste de Equestria
    Rainbow Dash P.O.V

    -¡Vamos, Twilight! Te prometo que esto es lo último- le dije a mi sudorosa amiga.

    -Dale un respiro, Rainbow, ella no está acostumbrada a esta clase de esfuerzo físico; además, ya es bastante el hecho de que haya durado tanto sin quejarse o descansar – respondió Applejack sosteniendo a Twilight quien no podía mantenerse sobre sus cascos.

    <<Solo una hora de entrenamiento y ya se está muriendo>>, pensé con algo de disgusto acercándome a mis dos amigas.

    -Twilight, escúchame. Solo falta una carrera de una vuelta a la pista. No quiero que te pase algo, pero como dijo Applejack, vamos contra profesionales y debemos darlo todo. El hechizo de velocidad hará esto más fácil. ¿Crees poder hacerlo?- pregunté con determinación.

    -Da…da…da…dame cinco y…- intentó responder Twilight casi sin aliento.

    -Ok, ya escuchaste, Applejack, cinco y le damos. Llévala a tomar agua y a que se lave la cara, yo las espero aquí.

    -Bien, vamos, Twilight- dijo Applejack dirigiendo a Twilight a los bebederos.

    <<Es cierto, Twilight ha resistido el entrenamiento sin chistar, otro probablemente se habría desmallado y…>>

    -¡Rainbow!- escuché un grito que me sacó de mis pensamientos y me sobresaltó.

    -¡Agh! Pinkie, me asustaste- reclamé con el corazón en el cuello.

    -¡Lo siento! Lo que pasa es que quería que supieras que ya estoy bien y, y no quería perderme el entrenamiento y Rarity y Fluttershy me siguen o me seguían, creo que las deje atrás. Creo que deberías disculparte con Fluttershy…

    <<Cierto que no lo he hecho…>>

    -… ¡y ahí vienen!- dijo Pinkie señalando a Fluttershy y a Rarity, las cuales entraban por las gradas.

    -Buenos días. ¿Qué tal dormiste, cariño? - preguntó Rarity

    -Bien ¿Y tú?

    -Bien, hasta que alguien en el hotel empezó a golpear un objeto metálico.

    -Em, sí, me pregunto quién habrá sido…- dije inquisitivamente con una sonrisa nerviosa.

    -Alguien con poca consideración hacía el sueño de los demás ponis. En fin, eso no importa ya.

    -Lo sé. Ahora, si me disculpas, debo disculparme con alguien- dije pasando de largo a Rarity para estar cara a cara con Fluttershy.

    -Buenos días, Fluttershy- dije con una sonrisa.

    -Buenos días, Rainbow- respondió Fluttershy en un tono de voz casi inaudible.

    -Veras, quería disculparme por…

    En ese momento el sonido de algo moviéndose a altas velocidades me acalló. Miré sobre nosotras solo para ver un rayo verde atravesando la pista a unos tres metros sobre nosotras, en dirección hacia las montañas.

    -¿No es hermoso?- escuché a duras penas a Fluttershy decir.

    <<No, seguramente es tosco, violento y nada artístico… y tú ¡estás de su lado!>>, me dije con rabia.

    -En fin, ¿qué querías decirme? ¿Rainbow?

    -¡Nada! Nada en absoluto- respondí dándole la espalda a Fluttershy

    -¡Rainbow Dash! No deberías…

    -Ahora no, Rarity, estamos entrenando- interrumpí acercándome a la línea de meta a medida que Applejack y Twilight volvían de los bebederos.

    -¿Mejor?- pregunté indicándoles que se acercaran a la meta.

    -Sí, mucho mejor- respondió Twilight con algo de dificultad.

    -Cariño, te ves fatal ¿Qué tienes?- preguntó Rarity acercándose a Twilight

    -No, estoy bien… solo algo cansada- dijo con respiración entrecortada.

    -Pero estas pálida.

    -Yo puedo hacerlo- respondió Twilight acercándose a la meta.

    -¿Segura qué puedes, terroncito?

    -Sí, sí puedo.

    -Okay, suficiente parloteo; mientras más rápido empecemos, más rápido terminaremos- dije indicando a Twilight y Applejack que se alistaran.

    -Bien, Applejack, quédate quieta mientras efectúo el hechizo- dijo Twilight acercándose a Applejack y recostando su cuerno en su frente. Inmediatamente un aura morada cubrió a Applejack y luego se desvaneció lentamente. Twilight repitió dicho proceso en ella misma.

    -¿Seguro que el hechizo funciona? No me siento diferente- dijo Applejack examinándose el cuerpo.

    -Sí –indicó interrumpida por su propia respiración- el hechizo surgirá efecto cuando alcances cierta velocidad.

    -Muy bien, si ya terminaron…

    -¡Oh, yo, yo, yo, yo, yo! ¿Puedo, puedo? Di que sí, vamos, di que sí- me interrumpió Pinkie.

    -Sí, sí, adelante.

    -¡Gracias, gracias, gracias! Ahora…- dijo Pinkie sacando una bandera de cuadros blancos y negros.

    -En sus marcas…-Empecé a respirar lenta y profundamente.-Listos…-Miré hacia adelante mientras me centraba en mi objetivo, ganar y en la razón de este.<<Por las princesas.>>-¡Fuera!

    Apenas oí esas palabras tomé vuelo y empecé a recorrer el circuito a toda velocidad. Mientras me acercaba a la formación rocosa, no pude evitar sorprenderme al ver a Applejack y a Twilight a mis lados.

    <<Ese hechizo de velocidad es bueno; veamos cuánto tiempo se mantiene>>, pensé a medida que aceleraba y entraba a la formación rocosa.

    La pista empezaba a subir la montaña por un camino de tierra, el cual daba vueltas alrededor de esta. Mientras subía el camino a altas velocidades, noté que Applejack se encontraba en frente de mí.

    <<¡Wow! Ese hechizo sí que es bueno, pero hasta aquí>>, me dije acelerando todavía más para pasar a Applejack.

    Al principio no podía rebasarla por los cambios de dirección del viento que experimentaba al subir por la montaña, pero llegó un momento en el cual el camino dejó de subir y se mantuvo a la misma altura, permitiéndome reducir la distancia entre nosotras.

    A medida que me acercaba a Applejack, noté una bifurcación más adelante en el camino: uno atravesaba una cueva oscura y otro un túnel bien iluminado. Dicho túnel tenía encima un cartel de un puño, indicando que era el atajo de los “pesados”.

    -¡Applejack, la idea es tomar el camino principal! Nada de atajos- grité para que me escuchara, obteniendo un asentimiento con la cabeza como respuesta.

    -¡Lo mismo contigo, Twilight!- grité mirando a mis lados sin poder encontrar a mi amiga.

    -¡¿Twilight?!- grité preocupada mirando hacia atrás para ver el camino vacío.

    -¡Esta aquí!- escuché a Applejack decir

    Efectivamente (no sé cómo) en frente de mi se encontraba Twilight, a unos metros de distancia

    <<¡¿Cómo diablos…?! No importa, la pasaré en la cueva.>>

    Mientras reducía la distancia entre mis actualmente adversarias, pude ver cómo eran engullidas por las sombras de la cueva.

    Unos pocos segundos después, me uní a ellas. Al principio no podía ver nada, pero poco después unos cristales de varios tamaños y colores se encendieron, iluminando la cueva con hermosos colores y revelando múltiples pilares en el camino. Entre ellos destacaba uno, el cual era el más grande, y se encontraba justo en frente de mí; a duras penas pude esquivarlo.

    <<Eso estuvo… ¡Ahhh!>>

    Mis pensamientos fueron interrumpidos nuevamente por otro pilar rocoso que se encontraba en mi camino, el cual rocé con mi ala derecha. En ese momento me percaté de la exuberante cantidad de pilares que poseía la cueva. Si quería salir ilesa, debía centrarme en el circuito.

    Una vez fuera de la cueva, pude tomarme las cosas con más calma. Me percaté de la ausencia de mis amigas.

    <<¡Ja! Las perd… no puede ser>>, me dije al percatarme de que tanto Twilight como Applejack se encontraban en frente de mí, Applejack llevando la delantera.

    El tramo de la pista en el que nos encontrábamos iba en descenso y poseía una cascada grande a un lado que rociaba el camino, y generaba sobre él un arcoíris y luces de colores. Además, lo hacía resbaladizo para los ponis y mojaba las alas de las criaturas aéreas. El escenario se hallaba complementado por el hecho de que un repentino y constante cambio de viento hacía imposible acelerar a los voladores, por lo que el desafió se volvía tan difícil para las criaturas voladoras como lo era para las terrestres.

    <<No puedo acelerar porque si lo hago el cambio de viento hará que choque o me salga del circuito…; tendré que tomar la curva más cerrada si quiero…>>

    Nuevamente mi tren de pensamientos fue interrumpido por el hecho de que la curva terminaba en un gran abismo, que tenía al otro lado un puente metálico, el cual reflejaba la luz del sol. Sabía que era el primer salto de la carrera, cuya función era separar el primer tramo de la pista del segundo; aun así, no podía dejar de sentirme preocupada por mis amigas.

    <<Debo estar pendiente en caso de que alguna no lo logre>>, pensé viendo la cara de nerviosismo de mis amigas.

    Mientras me acercaba velozmente al abismo no podía evitar sentirme incómoda con la idea de saltar el precipicio con un solo impulso de mis alas.

    <<Bueno, el día de hoy solo es recorrer el circuito: nada de hacer maniobras arriesgadas>>, pensé pasando a Twilight y Applejack

    <<Pero… no sería justo volar sobre el precipicio mientras mis amigas deben saltarlo.>>

    A medida de que me acercaba al abismo mi corazón se paralizó. Cerré los ojos y empecé a respirar hondo; abrí los ojos y una vez al borde del abismo reuní todas mis fuerzas y con un solo potente impulso salté desde el borde del precipicio junto con mis amigas. El tiempo parecía paralizarse mientras nos acercábamos al siguiente tramo de la pista el cual se encontraba a una altura considerablemente menor.

    El aterrizaje fue algo forzoso; aún así logré estabilizarme y retomar vuelo sin problemas. Instantáneamente observé detrás de mí para ver a mis amigas intactas y acercándose a gran velocidad.

    <<Lo lograron, perfecto. >>

    El puente metálico descendía gradualmente y se conectaba con las formaciones rocosas que se hallaban a un lado de la pista. Desde ahí podía ver las gradas y la recta final. El puente en sí era fácil de cruzar tanto así que podía aumentar la distancia entre mis amigas y yo sin problema alguno.

    <<Este circuito es muuuy fácil>>, pensé para luego percatarme de que algo debía de estar mal.

    <<Eso es raro, el extraño dijo que todos los circuitos de Extreme Gear eran difíciles; y hasta ahora, quitando las variaciones de altitud, viento y la cueva, el circuito ha sido fácil. Algo estamos haciendo mal>>, me dije acercándome al final del puente solo para notar que Applejack se encontraba cuello a cuello conmigo.

    -¡No creas ni por un segundo que no te daré pelea!- dijo Applejack pasándome.

    -¡No, no esta vez!- dije acelerando todavía más y acercándome a mi amiga.

    <<Veamos qué truco me puedo sacar aquí>>, pensé acercándome al segundo abismo.

    El sudor volvió a inundar mi frente en el momento en el que pasé a Applejack y me acerque al borde del precipicio; una vez que empecé a cruzarlo realicé una cuantas vueltas a mi derecha, girando sobre mi propio eje una, dos, tres veces con las alas cerradas, para luego caer nuevamente sobre mis cascos y retomar vuelo.

    <<Perfecto. Ahora… ¿qué camino tomo?>>, pregunté acercándome a la entrada de la segunda formación rocosa, la cual se dividía en cuatro caminos: dos laterales y dos centrales. El camino de la izquierda era estrecho y oscuro, mientras que el de la derecha era más amplio pero sinuoso; los dos centrales eran amplios e iban en línea recta, pero uno iba inclinado hacia arriba y el otro hacia abajo.

    Al final opté por el izquierdo ya que era, en mi opinión, el más desafiante de todos.

    Mientras me movía velozmente por el camino pude ver un riel gris con un cartel de unas alas sobre este.

    <<Sin duda alguna el atajo de los veloces>>, razoné pasando de largo dicho riel.

    Y a medida que avanzaba, no podía dejar de preguntarme, ¿cuánto llevábamos corriendo? ¿Diez, quince minutos? Fuera lo que fuera estaba empezando a impacientarme.

    Mientras me acercaba al final del camino, pude ver que los cuatro convergían en uno solo grande, que atravesaba un abismo que llevaba a un camino que ladeaba las montañas; y cruzando dicho precipicio, se encontraba Applejack.

    <<¡Diablos, Applejack!>>, pensé mientras me acercaba al tercer abismo y lo saltaba realizando tres vueltas, esta vez hacia adelante, logrando pasar a Applejack con gracia.

    <<Para la próxima, haré tres hacía atrás mientras giro hacia la derecha sobre mi propio eje>>, pensé mientras dejaba a Applejack atrás y me centraba en el resto del circuito.

    <<Al menos ya puedo ver la línea de meta.>>

    A pesar de lo lejos que se veía la meta sabía que llegar a ella iba a tomar menos tiempo de lo que aparentaba; y efectivamente, en un par de minutos ya había bajado de la montaña y me hallaba en la recta final.

    -¡Por fin, la recta final!- dije mientras me acercaba velozmente a la meta.

    Volteé hacía atrás para ver a Applejack, a unos metros detrás de mí y a Twilight pasándola y acercándose a altas velocidades.

    <<¡¿Qué rayos?!>>

    Al principio creí que mis ojos me engañaban, pero Twilight Sparkle se acercaba a mí a una velocidad de vértigo.

    <<No-voy-a-per-der>>, pensé entrando a las gradas mientras Twilight me pasaba y me dejaba atrás.

    <<¡No, no, no, no, no, no, no!>>, grité en mi mente viendo a Twilight en frente de mí. Por un momento creí que Twilight me iba a ganar, pero por alguna razón desaceleró drásticamente, permitiéndome reducir la distancia y pasarla en el último segundo, ganando la carrera.

    -¡Sí!- grité de la emoción mientras aterrizaba en frente de Pinkie, Rarity y Fluttershy.

    -¡Ese fue Un muy buen primer intento!- dije mirando a Twilight quien se estaba yendo de lado.

    -Para la próxima, no bajes el rendimiento en un momento tan crucial como la recta final. También…

    -¡Detente ya!- escuché a Applejack decir mientras la escuchaba frenar.

    -¿Por qué no me dejas hacer mi trabajo?

    -Porque la estás explotando.

    -¡Ah vamos! Estás exagerando.

    -¡Exagerando! ¿Acaso no…?



    Twilight Sparkle P.O.V

    <<No puedo creer que lo haya logrado.>>

    Completé el circuito y quedé en segundo lugar. Pude ver a Rainbow Dash acercarse a decirme algo que no entendí muy bien; ahora estaba hablando con Applejack, creo. Me costaba mantenerme estable, me iba de lado y la vista se me nublaba.

    <<Vamos, Twilight, tú puedes hacerlo, no te desmayes.>>

    Empecé a tambalearme y a perder el equilibrio

    <<Tú puedes hacerlo.>>

    Se me empezó a oscurecer la visión.

    <<Yo…>>

    Caí acostada en el piso

    <<… no puedo…>>, me dije mientras dejaba que las sombras me engulleran.


    10:00 PM
    Pista de carreras
    Jet P.O.V

    Estaba molesto. Wave llevaba todo el día fastidiándome con lo de Fluttershy: en el almuerzo, en la tarde, en la noche, en la cena. Por suerte, ya era hora de entrenar.

    <<Dulce venganza>>, pensé mientras me paraba en frente de la línea de meta.

    -Bien, Rogues. Empezaremos con algo simple: una vuelta al circuito. Wave, activa la pista- dije ocultando mi sonrisa maliciosa tras una máscara de indiferencia.

    Mientras Wave encendía la pista

    Capítulo 8

    Capítulo 8

    Preparativos

    -¡¿Cuántas veces debo decirte qué estoy bien?!- grité intentando levantarme de la cama solo para ser retenido por un aura magenta.

    -¡No! No hasta qué te mejores- dijo Wave mientras acercaba su cuerno a mi casco izquierdo.

    -¿Qué estás haciendo?

    -Te estoy curando el casco- explicó Wave a medida que un brillo magenta envolvía mí casco causando que parte del dolor disminuyera.

    -Y…¿cuánto tiempo crees que debería reposar?- pregunté sentándome en la cama.

    -Bueno, mi magia no reveló ninguna fractura o esguince; aún así, tienes el caso muy herido, y estoy segura de que si lo expones a la más mínima presión podría esguinzarce o peor. Así que yo diría que… un mes.

    -¡Un mes!

    -Un mes

    Estaba molesto, no solo la trampa no le dio a Wave, sino que de paso me hirió a mí.

    <<No esperaba que se teletransportara fuera del peligro, ni que la piedra me diera a mí>>, pensé acostándome en la cama.

    -Voy a buscar vendas para la herida. Gilda, busca hielo para la hinchazón- comandó Wave saliendo del cuarto seguida por Gilda.

    <<Perfecto, ahora no podré competir en el torneo hasta dentro de un mes. Aunque no sé para qué me preocupo; Wave y Gilda son expertas en Extreme Gear, ganarán sin problema alguno>>, me dije acostándome en la almohada y deslizando mi casco bueno bajo esta para encontrarme con un sobre.

    -¿Qué es esto?- saqué el sobre de y lo destapé.

    Dentro del sobre se hallaba una carpeta amarilla titulada “Fluttershy”.

    <<Cierto que Wave me estuvo fastidiando por esto… bueno, veamos qué encuentro aquí.>>

    Lo primero que vi al abrir la carpeta fue una hoja con varios datos básicos y una imagen de ella.

    <<Tan hermosa como siempre>>, pensé esbozando una sonrisa mientras recordaba el día en que la conocí.

    Hace 16 años
    Cloudsdale, Campamento de Vuelo
    7:30 A.M

    -¿Por qué sigues viniendo, Jet?- escuché preguntar a uno de mis compañeros del campo de verano.

    -Para mejorar mis habilidades- respondí mientras observaba el cielo.

    -¿Mejorar qué? Eres el más rápido del campamento ¡Has vencido hasta a los profesores! No necesitas seguir aquí- dijo otro de los niños.

    -Soy el mejor…aquí, seguramente hay alguien más mejor allá afuera. Además, no me iré hasta que logre romper la barrera del sonido.

    -Pero ¡eso es imposible! Nadie ha hecho una Rainplosión Sónica nunca- escuché a otro chico decir.

    -A: romper la barrera del sonido: Rainplosión Sónica suena muy…de niñas, y B: sí se ha hecho; si no, no tendría ese nombre- respondí levantándome de la nube en la que estaba recostado.

    -Es cierto, recuerden que Jet es el mejor y sí él quiere, él puede. ¿Verdad, Jet?- dijo uno de los niños más pequeños de todos.

    No pude evitar sonreír, ese chico era el más joven de mis “fans” y actuaba como un hermano menor. Tanto era así que decidí que ese año lo entrenaría.

    <<Se lo diré esta noche, no puedo esperar a ver su cara>>, pensé acariciándole la cabeza.

    -Sí, es verdad y…

    -¡Miren! Ahí vienen los nuevos- me interrumpió otro de mis “fans”.

    Efectivamente, al campamento se acercaban varios “carruajes” impulsados por pegasos. Eran de madera pintada de color verde y poseían detalles dorados además del logo del campamento.

    <<Bien, veamos si hay algo de valor>>, pensé mientras volaba hacia una nube que se hallaba sobre la entrada.

    -Veamos qué tenemos aquí.

    Una vez que los “carruajes” se detuvieron frente la “escuela”, una oleada de nuevos alumnos inundó el campus; entre ellos destacaba una grifo.

    <<Esto es nuevo… me acercaré a hablarle luego.>>

    Mientras observaba cómo todos los “novatos” entraban a la estructura, solté un suspiro.

    -A excepción de la grifo, no vi a nadie más con la “mirada”… qué decepción- le dije a nadie en particular preparándome para volar de regreso con mis “fans”.

    -¡Vamos, sal del carruaje!- escuché la voz de una niña venir de un carruaje.

    Me volteé para ver como una pegaso amarilla caía de boca fuera del carruaje, y tras unos segundos se levantó.

    -Guau- dije mirando asombrado.

    Ante mí se encontraba una de las ponis más hermosa que jamás habiera visto. Sus hermosos ojos, frondosa crin y cola, y sus curvas naturales. Simplemente la niña más hermosa que jamás había visto.

    <<Tengo que hablarle>>, razoné acercándome al borde de la nube.

    Me lancé fuera de la nube y aterricé con gracia en frente de ella, solo para oír un tierno sonido agudo y ver cómo volvía velozmente al carruaje del que salió.

    <<Genial, la asusté. ¡Bien hecho, Jet!>>, pensé acercándome al carruaje

    -¡Por Celestia, sal del carruaje!- escuché esa voz femenina y algo ronca provenir del carruaje y, unos segundos después, pude ver a la misma hermosa chica ser empujada fuera del carruaje por otra niña de color azul.

    <<¿Por qué la necesidad de empujarla?>>, me quejé en silencio frunciendo el ceño.

    -Perdón, no quería asustarte- me disculpé ayudando a la chica a incorporarse.

    -Está bien, yo…- en ese momento nuestros ojos se encontraron. Jamás había visto un par de ojos tan hermosos en toda mi vida, y sin importar cuánto lo intentaba, no podía quitar los míos de los suyos.

    Ojala ese momento nunca hubiera acabado, pero…

    -Ejem, sí, soy Fluttershy- dijo la chica sacándome del trance.

    <<Qué voz tan hermosa…¿Qué me dijo? ¿Me preguntó algo? ¡Diablos, Jet!>>

    -Em, soy… ¿Jet?- respondí con inseguridad.

    -Bonito nombre y… ¿eres nuevo?

    -No, llevo aquí ya unos años.

    -Okay.

    -¡Hey!- escuché la misma voz ronca.

    -¡¿Qué?!- respondí con fastidio viendo a la propietaria de la voz.

    <<Bien, al parecer este año será interesante.>>

    Esa chica con pelo de arcoíris tenía la “mirada”: sin duda alguna sería una oponente digna.

    -Verás, vamos atrasadas y quisiéramos saber, exactamente, ¿a dónde ir?- dijo con una actitud desafiante.

    -Sala de conferencias, la única puerta doble del lugar- respondí sin emoción alguna.

    -Bien, vamos, Fluttershy- comandó la pegaso mientras se dirigía al pequeño edificio.

    -Hasta luego- dijo Fluttershy siguiendo a su “amiga”.

    -… Hasta luego…

    Actualidad
    Hotel Roca Solar, Habitación de los Rogues.
    Jet P.O.V

    <<Ese día no pude dejar de sonreír, entonces no sabía que era… aunque ahora tampoco lo sé.>>

    En ese momento escuché unos pasos acercarse a la puerta y velozmente guardé todo nuevamente bajo la almohada.

    -Bien, Jet, aquí están las vendas y el hielo- dijo Wave entrando al cuarto con Gilda.

    -¡Ya era hora!- dije fingiendo enfado.

    -Bueno, tuve que esperar a que me atendieran.

    -¿Atendieran?

    -Sí, la chiquilla de Twilight sufrió un colapso y estaba despertando.

    -Cierto que tenemos “competencia”, y…¿qué le paso?

    Hotel Roca Solar, habitación de los Heroes
    Rainbow Dash P.O.V

    No podía dejar de caminar en círculos; mis nervios me obligaban a hacerlo. Una de mis amigas más cercanas, Twilight, llevaba más de doce horas inconsciente.

    -Cálmate, Rainbow, vas a abrir una zanja si sigues así- escuché a Applejack decir.

    -¡¿Que me calme?! Mi amiga lleva más de doce horas en una cama de hospital- grité acercándome a Applejack.

    -¡Oye! Twilight también es mi amiga.

    -Chicas, chicas, no hay porque discutir- interrumpió Rarity.

    -No es mi culpa, ella empezó- se quejó Applejack.

    <<Es cierto, Twilight se sentía mal antes de la carrera, no debí forzarla a correr.>>

    -Es mi culpa- respondí tomando por sorpresa a las dos-. Por mi culpa Twilight está en una cama de hospital.

    -No, no es tu culpa, cariño.

    -Además, estas exagerando, Twilight se desmayó del cansancio. Seguramente despertará en cualquier momento- intentó consolarme Applejack.

    -¡Chicas!- gritó Pinkie entrando a la habitación- Twilight despertó.

    -Te lo dije.

    Inmediatamente sentí como si un gran peso desapareciera de mis hombros y fuera remplazado por una sensación de entusiasmo.

    <<Menos mal.>>

    -¡Bueno! ¿Qué esperan?- dijo Pinkie indicándonos que la siguiéramos.

    Mientras seguíamos a Pinkie hacia el lugar donde estaba Twilight, nos topamos con Gilda y Wave en la recepción.

    -Miren, pero si son los perdedores- dijo Gilda acercándose a nosotras.

    -¿Perdedoras?- pregunté con algo de indignación.

    -Estoy de acuerdo con Crash. ¿Perdedores? ¿Eso fue lo mejor que se te ocurrió?- dijo Wave dirigiéndose hacia el ascensor.

    -¡Oye! ¿Me vas a apoyar o qué?

    -Ahora no, Gilda. Tenemos asuntos que atender.

    -Barreremos el piso con ustedes- dijo Gilda encaminándose hacia el ascensor.

    -Por cierto, más vale que entrenen mucho si no quieren terminar como la debilucha de Twili- añadió Wave con una sonrisa maliciosa.

    -¡Suficiente!- grité volando a toda velocidad hacía ellas solo para ser detenida por las puertas del ascensor.

    -¡Rainbow! No tenemos tiempo, Twilight nos espera- dijo Rarity caminando hacia la salida del hotel.

    -Ya tendrás tiempo de mostrarles que se equivocan- dijo Applejack golpeándome levemente en el hombro.

    -Sí, supongo- respondí siguiendo a mis amigas a la enfermería viendo con rabia las puertas del ascensor.

    La enfermería era en sí una gran carpa verde llena de toda clase de equipos médicos. Tenía una especie de recepción con un escritorio en el cual se hallaba una enfermera que se acercó a nosotras.

    -Buenas noches…

    <<Me pregunto si nos dejarán ver a Twilight, tal vez no podamos verla si dicen que está muy sensible o débil o algo por el estilo; aún así, debo disculparme con ella>>, razoné mientras mis amigas hablaban con la enfermera.

    - Seguro, por aquí- indicó la enfermera entrando a una sección de la carpas a través de unas cortinas. Dicha sección era una habitación muy espaciosa con seis camas, y en una de ellas se encontraban Twilight y Fluttershy.

    -¡Twilight!- grité junto con Applejack y Rarity.

    Estábamos a punto de lanzarnos sobre Twiligt cuando la enfermera se interpuso en nuestro camino.

    -¡Alto! Ejem, sí: por la condición física de su amiga, no creo que sea buena idea lanzarse y estrujarla como una fruta.

    -Perdón, lo sentimos- se disculpó Rarity.

    <<No me agrada esa enfermera, hay algo raro en ella>>, me dije volteando a ver cómo esta se retiraba y -pude haberlo jurado- que la vi esbozar una sonrisa llena de maldad.

    <<Seguro es mi imaginación>>, me dije devolviéndo la vista a Twilight y juntándome a mis amigas en la bienvenida.

    -Y, ¿cómo te sientes?- preguntó Rarity haciéndose a un lado para que pudiera unirme al grupo.

    -Bien, eso creo… Exactamente, ¿qué paso?- preguntó Twilight rascándose la cabeza.

    Te desmayaste justo al terminar la carrera- aclaró Applejack.

    -Oh, y… ¿qué tal lo hice?

    -¡Excelente! Me pasaste en la recta final y casi ganas la carrera- respondí.

    -¿Casi?

    -Casi: logré pasarte en el último segundo.

    -Bueno, si tú dices… Y, ¿cuánto tiempo…?

    -Más de doce horas- interrumpí a Twilight.

    -Okay, es mejor de lo que esperaba. Creí que habían pasado días.

    -De ser así…

    -¿Señorita Rainbow Dash?- escuché una voz vagamente familiar detrás de mí.

    -¿Sí?- inquirí volteándome para ver al extraño.

    -¡Hey! Eres… tú-dije al ver que el poni detrás de mí era el extraño de la tienda

    -Sí, soy yo. Lamento irrumpir en su “reunión” pero, debo entregarle esto- dijo el unicornio sacando una carta.

    -¿Una carta, de quién?- pregunté solo para darme cuenta de que se había ido.

    -¿A dónde fue?

    -¡Oh, yo sé, yo sé! Era un fantaaasmaaa, uuuhhh- dijo Pinkie mientras se me acercaba y actuaba como fantasma.

    -Es un unicornio, lo más probable es que se halla teletransportado- explicó Twilight sentándose en la cama.

    -Sí, como sea; veamos qué es esto- dije abriendo el sobre y empezando a leer la carta.

    -A todos los participantes del primer Gran Torneo de Extreme Gear se les informa que este dará inició el tres de mayo y los preparativos para la carrera se realizarán el día anterior al evento, día en el cual la pista estará en mantenimiento y por ende no estará disponible (<<Perfecto, un día menos para entrenar>>). Recuerden que al ser la carrera de apertura es importante que todos los participantes se presenten. Solo podrán ausentarse aquellos que se hallen lesionados o que sufran una emergencia (cuya importancia será determinada por el jurado del torneo). Así mismo se le recuerda a todos los participantes que en caso de no poseer Gear se le proveerá uno el cual queda bajo su responsabilidad y que deberá ser devuelto al finalizar el torneo. Gracias por su atención. La mesa Directiva-concluí de leer la carta tomando aire.

    -La carrera, ¿qué día era?- preguntó Twilight

    -Ehm…, el tres de Mayo.

    -Pero… ¿Eso no es en una semana?

    <<Es cierto, dentro de una semana es el torneo y ya que el dos no podremos entrenar, nos quedan seis días para dominar las carreras de Extreme Gear.>>

    -Bueno, mejor nos vamos preparando- dijo Twilight bajándose de la cama.

    -Wow, wow, wow ¿A dónde crees que vas, Twilight? Te acabas de recuperar- dijo Applejack acercándose a Twilight e intentando empujarla de regreso en la cama.

    -Applejack tiene razón, cariño. Deberías tomártelo con calma- añadió Rarity

    -¿Tomarlo con calma? Tenemos seis días para entrenar y siete antes de la carrera: debo organizarme, modificar la lista de quehaceres y muchas cosas más- dijo Twilight caminando hacia la salida de la carpa.

    -¡Pero el doctor no te ha dado de alta!- exclamó Applejack

    -¡Sí lo hizo!- escuchamos a Twilight responder a lo lejos.

    -Es verdad- dijo Fluttershy acercándose a mí-. El doctor dijo que estaba bien, solo le pidió que no volviera a esforzarse tanto por el resto del día.

    Mientras mis amigas discutían si Twilight estaba bien o no decidí salir a vigilar que no se desestabilizara o algo por el estilo. Me encaminé fuera de la enfermería y seguí a Twilight hasta el hotel y logré entrar en el ascensor donde se encontraba justo antes de que se cerrara.

    -Sabes que pudiste haber gritado, y hubiera parado el ascensor, ¿no?- dijo Twilight mientras empezábamos el ascenso.

    -No hubiera sido igual de divertido- comenté parándome a su lado.

    -Rainbow, debo decir…

    -Lo siento- interrumpí.

    -Pero…

    -Perdón por ser una boba, por forzarte a hacer más de lo que podías. Puse tu salud en riesgo por… por…

    -No tienes porque disculparte, no es…

    -Sí, lo es; por mi culpa estuviste inconsciente por más de doce horas y…

    -¡Rainbow Dash! ¿Me vas a dejar hablar?- me interrumpió Twilight mientras las puertas del ascensor se abrían-. No es tu culpa, es mía y solo mía, yo fui la que decidió correr a pesar de sentirme mal, yo fui la que decidió presionarme más en vez de descansar, aquí única culpable soy yo.

    -¿Lo dices en serio?

    -¿Cuándo me has oído bromear sobre algo?

    Un silencio incomodo se mantuvo mientras salíamos del ascensor el cual fue roto por Twilight

    -¿Estás segura de que no necesitas entrenar?

    -Por favor, estoy en el tope de mi capacidad física, no necesito entrenar tanto como ustedes.

    -Pero vamos contra profesionales.

    -Por favor, he vencido a Gilda antes, y Wave ¿qué tan rápida puede ser?

    -No hablo por Wave o Gilda- dijo Twilight con una mirada seria.

    -¿Jet? Seguramente lo venceré, no es como si haya mejorado.

    -Escapó de ti en Canterlot.

    -Me agarró con la guardia baja.

    -No digas que no te advertí- dijo Twilight entrando al cuarto.

    <<Jet, esta vez seré yo quien gane>>, pensé cerrando la puerta del cuarto observando con rabia la puerta del cuarto enfrente de nosotros.

    Hotel Roca Sola, habitación de los Rogues
    Jet P.O.V

    -Coño de la madre- solté la grosería una vez que Wave terminó de leer la carta.

    -Y…¿ahora qué?- preguntó Gilda cruzándose de brazos.

    -Nada, Wave y yo le diremos a la mesa directiva de mi lesión. Gilda, de momento no necesito tu ayuda, descansa un rato, lee revistas, ve televisión; no sé, haz lo que quieras.

    -Entonces…

    -Dependerá de ustedes ganar la carrera de apertura- completé la frase de Gilda.

    <<Solo espero que no se confíen>>, pensé mientras Wave me bajaba de la cama con magia y me ayudaba a caminar hacía la puerta.
    ista y el circuito cobraba vida, no podía dejar de pensar en lo mucho que iba a disfrutar esto.

    <<Pobre Wave, no sabrá qué la golpeo>>, me dije mientras el circuito rugía volviendo a la vida, una cerca electrificada se activaba y la cuenta regresiva empezaba.

    Capítulo 9

    Capítulo 9

    Rock Sun Paradise

    Vestidores equipo Heroes
    5:00 PM
    Rainbow Dash P.O.V

    -Cálmate, Twilight, puedes hacer esto. Sin presiones, a excepción del hecho que si pierdes, recuperar las tiaras y las coronas será más difícil y…

    -¿Quieres callarte ya?- interrumpí a Twilight mientras me acercaba a ella y le sujetaba la cabeza para que me viera a los ojos. En su mirada pude ver terror-. Tranquilízate, Twilight. Todo va a estar bien, has progresado mucho estos últimos días, ya eres capaz de entrenar por dos horas y darle tres vueltas al circuito.

    -Pero siempre llegue de última.

    -Deja de decir tonterías, Twilight. Llegaste de segunda en dos ocasiones y hubieran sido tres si hubieras sabido cómo usar tu atajo- dijo Applejack saliendo del baño con su Extreme Gear el cual fue obsequiado por las princesas. Era de color marrón y poseía múltiples detalles naranja.

    -Exacto, ¿cómo ganaré si no sé usar mis atajos?- dijo Twilight soltándose de mí agarre.

    -Ya aprenderás.

    -Además, esta es la primera carrera en la que usaremos los Gears y francamente, son pesados y…

    -¡Twilight! Deja de ponerle peros al asunto, solo sé feliz de que estás lista y de que tienes un hermoso Gear- dije ojeando su Gear, negro y con varios adornos morados -. Claro, no es tan genial como el mío… pero está bien- dije luciendo mi Gear azul cielo con adornos azul marino.

    -¿Qué tal si dejamos de perder el tiempo y nos preparamos para salir a competir?- sugirió Applejack acercándose a la salida de los vestidores.

    -Tienes razón. Vamos, Twilight- comandé encaminándome hacía la salida.

    Vestidores de los Rogues
    Jet P.O.V

    -¡Jet! ¿Qué haces aquí? Se supone que debes estar reposando- dijo Wave a medida que ingresaba a los vestidores.

    -Ya que ahora puedo caminar, quería ver cómo iban- respondí

    -Bien, ahora vuelve al cuarto-comandó Wave mientras un brillo magenta me levantaba del suelo y me mostraba la salida.

    -Wave, ¿ya saben qué hacer?

    -¿Hacer, qué?-preguntó Wave colocándome en el piso.

    -Ya saben, cómo ganar.

    -Um, ¿ganándoles?- dijo Gilda entrando a los vestuarios con su Gear puesto.

    -No, creí que iban a tener un plan de acción.

    -Jet, solo son un trío de novatas-comentó Wave.

    -De las cuales una es mí rival-dije dándome media vuelta y encaminándome a la salida.-Si pierden la carrera…, habrá problemas-amenacé saliendo de los vestidores.

    Entrada al Circuito
    Rainbow Dash P.O.V

    <<Bien, aquí estamos, dentro de unos minutos nos van a dar la señal para presentarnos al público y después…>>

    Un poni entró indicándonos que ya era hora.

    -Bien, aquí vamos-dije a medida que empezábamos a acercarnos a la salida lentamente por el estrecho pasillo, en el cual se podía escuchar el sonido de la multitud incrementar a cada paso que dábamos -. ¿Tenemos público?- pregunté sorprendida de que tuviéramos una multitud lo suficientemente grande como para oír sus vitoreos.

    -El hecho de que el símbolo de poder de varios regentes esté en juego atrae a las masas, especialmente a los medios-aclaró Twilight mientras llegábamos a la entrada.

    -En tal caso, sonrían a las cámaras, chicas, porque estaremos en primera plana.

    El lugar estaba más o menos lleno de ponis, pero casi todos eran reporteros.

    <<Público es público sin importar quiénes sean.>>

    A medida que avanzábamos hacía el centro de la pista pude ver a Wave y a Gilda acercarse a nosotras.

    -¿Listas para perder?- preguntó Gilda esbozando una sonrisa maliciosa.

    -Ya lo veremos- escuché decir a Twilight.

    -¿Qué derecho tienes tú para desafiarnos, si apenas te puedes mantener sobre tus cascos?

    -¡Hey, deja a Twilight en paz!- saltó Applejack.

    -Es cierto, Gilda. Déjala en paz, no vaya a ser que se desmaya y te penalizan por eso-comentó Wave volteándose a ver la línea de meta.

    -Ignóralas, Twilight, ya les enseñarás- dijo Applejack indicándole a Twilight que se volteara a la meta como hicieron los Rogues.

    -Y los dos equipos que se disputan por el gran premio son…- escuché la voz del anunciante y rápidamente me coloqué en mi posición-¡Equestria Heores! Compuesto por tres de las portadoras de los elementos de la armonía; ¡por favor un fuerte aplauso a Applejack, Twilight Sparkle y Rainbow Dash!-Una vez que el locutor terminó de nombrarnos todas dimos un paso al frente recibiendo ovaciones de varios ponis; entre ellos pude distinguir a mis amigas en las gradas, Rarity, Pinkie Pie y Fluttershy dándonos apoyo.

    -Y el otro equipo que se halla en esta competencia es uno de los más renombrados en este deporte; los conocen, los aman, ¡denle un fuerte aplauso al único equipo que no ha perdido ni una sola carrera en este deporte! ¡Los Babylon Rogues! Conformado por Gilda, Wave, y liderado por Jet, el cual debido a una lesión no pudo unirse a la carrera de hoy.

    <<¿Lesión? ¿Qué lesión? No importa, esto solo facilitará las cosas.>>

    -Sin más preámbulos, demos inicio a la carrera de apertura.

    Una vez que el anunciante terminó de hablar cada uno se colocó en su posición.

    -Bien, enciendan la pista.

    El mismo extraño de la tienda se acercó a un borde de la pista y lanzó un rayo mágico a uno de los pilares que conformaban la línea de meta. Inmediatamente el circuito cobró vida y una especie de barrera eléctrica bloqueó el camino; a continuación, un número cinco apareció en una pantalla encima de la meta y en cada pantalla de las gradas.

    -Y la cuenta regresiva empieza.

    Cinco…
    <<¡Hemos estado entrenado mal todo este tiempo!>>, pensé viendo a Wave avanzar lentamente hacia la meta.
    Cuatro…
    <<Espero que la semana de entrenamiento haya servido de algo>>, me dije observando a mis amigas que se veían tan confusas como yo.
    Tres…
    Pude ver a Gilda empezar a trotar hacía la salida y a Wave empezar a acelerar. Twilight usó el hechizo de velocidad en ella y Applejack
    Dos…
    Empecé a correr hacia la meta seguida de mis amigas,
    Uno…
    Pude ver la cerca eléctrica acercarse velozmente<<Muy bien, ¡Vamos!>>
    Cero.

    Una vez que la cuenta regresiva finalizó un alargado y agudo sonido llenó la pista y la cerca eléctrica se desvaneció dando inicio a la carrera. Inmediatamente después de cruzar la meta tomé vuelo y empecé a recorrer el primer tramo de la pista a toda velocidad.

    << Wave y Gilda me llevan la delantera. Si tomo la curva cerrada podré pasarlas sin problemas>>, razoné viendo a mis rivales.

    A medida que nos acercábamos más y más a la montaña, la distancia entre Gilda y yo se mantenía, y una vez que empezamos a subir la montaña puse en práctica mi estrategia.

    <<Veamos de qué eres capaz, Gilda. >>

    Poco a poco la distancia entre las dos empezó a reducirse hasta un punto en el que estábamos cuello a cuello.

    -¡¿Qué pasa, Gilda?! Tienes problemas para mantener tu posición-me burlé dejándola atrás.

    -Para nada, Dash; solo estaba calentando.

    Volteé la cabeza para ver si Gilda me estaba alcanzando y efectivamente así era.

    <<¿Qué estará tramando…?>>. Mis pensamientos fueron abruptamente detenidos cuando Gilda se abalanzó sobre mí. Al principio creí que iba a terminar herida, lo cual hizo que actuara por instinto y desacelerara, causando que Gilda me pasara.

    -¡Nos vemos en la meta, Crash!- se despidió Gilda entrando al atajo de los pesados.

    -No lo creo- dije siguiendo a Gilda por el túnel metálico que se encontraba al costado de la pista.

    El túnel estaba bien iluminado, pude ver en frente de mí una pared metálica la cual Gilda rompió de un golpe, fragmentándola en varios trozos filosos que terminaron dirigiéndose hacia mí.

    <<¡Rayos!>>

    Los trozos metálicos se dirigían a mi cara a toda velocidad. Me costó maniobrar a través de estos, varios pedazos rozaron mi cuerpo y uno me arrancó unas cuantas plumas del ala derecha.

    -¡Ja! Tendrás que hacerlo mejor si…

    Mi frase fue interrumpida por un pequeño fragmento de metal, el cual se hallaba a centímetros de mi cara. Sabía que no había manera de esquivarlo así que hice lo único que podía: hacer cerrar los ojos y esperar. Pude sentir cómo la helada pieza metálica penetraba la piel debajo de mi ojo y me cortaba parte del cachete, hasta que al final, se separó de mi piel y cayó al suelo detrás de mí. Abrí los ojos para ver borroso con el ojo izquierdo. Inmediatamente un escalofrío me recorrió mi cuerpo, el estomago se me empezó a revolver y una sensación de frío y mareo empezó a envolverme mientras realizaba lo que había pasado. El trozo metálico me había dañado la vista.

    Eso era por mucho lo peor que me había pasado en toda mi vida; sabía que con un ojo no iba a ser capaz de competir en carreras. Mi carrera había terminado en un segundo. Quería sentarme a llorar, aislarme un rato de la sociedad, buscar refugio y apoyo de mis amigas, pero sabía que no podía, no ahora, no podía permitirme el lujo de llorar por mi ojo perdido en plena carrera. Cerré los ojos un momento y solté una lágrima para liberar un poco de mis emociones reprimidas y al abrirlos una cálida sensación de alegría me lleno por completo, ya que mi vista se hallaba en perfecto estado.

    ¡Sí!-grité llena de felicidad saliendo del túnel a través de la cascada que adornaba la curva que venía después de la cueva con los pilares.-Nunca, nunca más volveré a hacer eso- me dije empezando el descenso de la montaña hacía el puente metálico. La luz del atardecer hacía que el efecto de arcoíris producidos por la difracción de la luz fuera mayor, llenando el suelo y el aire. Una vista hermosa sin duda alguna.

    Volteé la cabeza para ver a mis amigas detrás de mí. Al frente se hallaban Wave y Gilda (Wave un poco más adelante, saltando el abismo).

    <<Vamos, puedes pasar a Gilda antes del salto>>. Inmediatamente empecé a acelerar ignorando los cambios en la brisa y tomando la curva lo más cerrado posible. La distancia entre Gilda y yo disminuía gradualmente y justo antes de que esta llegara al borde logré pasarla y gritarle-¡Hasta luego, Gilda!-. Me regodeé en mi ego saltando el abismo y haciendo una pirueta obteniendo al final unas tres estrellas de bronce, tal y como lo vi en las pantallas a los costados del salto, junto a mi nombre y el total de estrellas que llevaba.

    <<¡¿Solo tres?! Público difícil>>, me quejé en silencio atravesando la estructura metálica que unía las dos formaciones rocosas.

    De improviso una roca pasó volando a unos pocos centímetros de mí, estrellándose contra el suelo enfrente de mí y fragmentándose en mil pedazos.

    -¿Pero qué diablos…?

    Otra roca que provenía desde atrás atravesó el aire sobre mí y chocó adelante volviéndose polvo. Giré la cabeza para descubrir de donde provenían las rocas y me sorprendía al ver cañones, ¡cañones!, detrás de mí, en las paredes del puente, disparándole rocas a todos los que lo cruzaban.<<¡Están completamente locos! ¿Cómo alguien puede poner en una carrera cañones que disparen rocas a los concursantes? Es como que en ponle la cola al burro, coloques un explosivo con temporizador en la cola, para que explote si tardas mucho en clavarlo>>. Esto solo servía para molestarme más de lo que ya estaba. La ira por los exagerados peligros en ese circuito me hacía hervir la sangre. <<Sobrevivo a los trozos metálicos asesinos, ¿y esta es mi recompensa?>>, pensé apretando los dientes y esquivando una roca que venía por mi derecha, la cual falló en darme por unos milímetros.

    <<Esto es absurdo.>>

    Estuve esquivando rocas que rozaban mi cuerpo por unos segundos y cerciorándome de que mis amigas se mantuvieran ilesas por unos segundos. Por suerte el final del puente ya se hallaba cerca.

    <<Menos mal, ya me cansé de tener objetos peligrosos volando hacía…¡Woah!>>. Algo pasó a mí costado a altas velocidades, desestabilizándome por un momento; y una vez logré recuperar el equilibrio, noté que lo que me pasó era nada más y nada menos que Gilda.

    <<Rayos>>, me dije a medida que me acercaba al abismo. <<La pasaré en el salto>>, y condensando toda la fuerza que poseía me lancé hacía adelante con el impulso más potente de mi vida. Decidí acompañar la proeza con unos trucos y finalicé con broche de oro cayendo con gracia en frente de Gilda, quien en un intento para no chocar desaceleró drásticamente, desestabilizándose y terminando rodando por el suelo.

    Los jueces me dieron cuatro estrellas de bronce por la maniobra (supongo que no me dieron cinco estrellas porque indirectamente hubiese causado que Gilda chocara).

    <<Bien, un truco más y podré atacar a alguien>>, pensé entrando al camino derecho de la formación rocosa.

    Hotel Roca Solar
    Jet P.O.V

    <<Eso debe doler>>, pensé mientras veía a Gilda levantarse del suelo y retomar vuelo a través del televisor del cuarto. <<Gilda está fuera, depende de ti, Wave>>

    Rock Sun Paradise
    Rainbow Dash P.O.V

    <<¿Dónde diablos está?>>, me quejé del hecho de no poder encontrar a Wave. Por un momento creí que podía haberla pasado pero las pantallas en las gradas decían otra cosa… Ya había empezado la segunda vuelta y no había ni rastro de Wave, sabía que si quería alcanzarla debía apresurarme, y no fue hasta el puente metálico que la volví a ver a medida que salía de este.

    <<Te tengo>>. Una vez fuera del puente intenté entrar por el mismo camino de la derecha pero este había desaparecido. <<Qué raro, tomaré el de más a la izquierda… Un momento, no era este el que tenía el atajo de los veloces>>, razoné intentando recordar qué camino tomé la primera vez que entrenamos. Efectivamente más adelante en el camino pude ver un tubo que emanaba un brillo azul.

    <<Veamos qué tal me sale.>>

    Una vez que llegué al riel, salté y aterricé sobre él con mis cascos traseros, inmediatamente una fuerza invisible empezó a empujarme, evitando así que perdiera la velocidad que llevaba.

    -Esto es máaas difiíicil de lo que pareeece-dije a duras penas siendo capaz de mantener el equilibrio, ayudándome con mis alas. El hecho de que el tubo tuviera un trayecto ascendente y curvo no ayudaba mucho.

    Subiendo por el riel pude ver a Wave volar a través del camino central izquierdo, el más fácil de todos.

    -Y… aquí te paso- dije saltando fuera del riel y aterrizando justo delante de Wave y saliendo de la formación rocosa-. Hasta luego, Wave.

    -¿Estas segura de ello?- le escuché decir.

    Miré detrás de mí y me percaté de la ausencia de Wave en el circuito. También pude ver a Gilda salir de la formación rocosa seguida de cerca por Twilight y Applejack. Al principio creí que me iba a taclear como hizo Jet hacía muchos años…, pero tras unos segundos de calma, descarté esa posibilidad.

    <<¿A dónde fue?>>, me pregunté entrando a la recta final solo para ver a Wave cruzando la línea de meta, terminando la segunda vuelta.

    <<¡¿En qué momento me pasó?!>>

    Alcanzar a Wave otra vez fue más difícil que la vez anterior, el cambio de viento y altura parecía no afectarla en lo más mínimo, como si lo tuviera todo calculado.

    <<Tendré que pasarla en un lugar donde no haya tantos cambios repentinos del viento…¡El puente de metal! Ahí la rebasaré de una vez por todas.>>

    Una vez en el puente empecé a reducir la distancia entre las dos hasta el punto en que estaba justo detrás de Wave. Intenté pasarla por los lados, pero al igual que Jet me bloqueaba el paso; probé con fintas, pero tampoco sirvió.

    -Ahora entiendo por qué Jet siempre te ganaba, eres muy predecible- dijo Wave viéndome con una sonrisa burlona.

    -¿Predecible?- pregunté indignada mientras pensaba en pasarla por arriba.

    <<Las reglas lo prohíben.>>

    -Sí, además del hecho de que eres lenta.

    Lenta. La palabra resonó en mi cabeza mientras recordaba todas las veces que me decían así. Hasta la fecha solo un poni me decía lenta con tanto veneno y malicia, y ese alguien era Jet; En mi interior creció la rabia como un fuego que se extiende incontrolablemente.

    <<¡¿Lenta?! ¡Ya veremos quién es la lenta!>>

    Entonces, sin considerar las consecuencias, volé sobre Wave y la deje atrás.

    -¡Ja! ¿Quién es la lenta…?

    Una fuerte brisa impactó en mi costado causando que me fuera de boca contra el piso.

    -Parece ser que tú-dijo Wave alejándose de mí solo para compartir mi mismo destino; entonces fue cuando pude ver que ya los cañones no lanzaban rocas sino aire el cual sería imposible de esquivar.

    <<Es mi oportunidad>>, me dije retomando el vuelo.

    A pesar de que Wave se reincorporó rápido, pude pasarla sin problemas. Aún así mantenerme en primer lugar no era tarea fácil: ráfagas de viento venían de todos lados empujándome y casi haciéndome chocar en más de una ocasión. Uno de esos ventarrones me dio en el ala derecha, haciendo que terminara girando sobre mi propio eje; y apenas logré reestabilizarme, otro ventarrón me alcanzó por detrás, arrojándome fuera del puente y en la formación rocosa.

    -¡Auch! Eso dolió- me quejé acercándome a la entrada de la formación, la cual ahora tenía el camino con el atajo de los “veloces” bloqueada, dejando solo los dos caminos centrales.

    <<Tengo un mal presentimiento sobre esto>>, pensé entrando en el camino de la izquierda. Era amplio, bien iluminado por la luz del atardecer y no se escuchaba ningún ruido más allá del que producían mis alas.

    Por un momento creí que no iba a pasar nada, hasta que un se produjo un fuerte sonido y un pilar apareció en mi camino; lo esquivé sin problema alguno.

    <<¿Qué fue eso?>>, pregunté mientras del suelo y las paredes empezaron a surgir una serie de pilares obstaculizándome el camino. Uno de estos pilares surgió al lado mío, golpeando mi ala derecha.

    No pude contener el doloroso gemido; sentía cómo si un hueso se hubiera movido de su lugar. Pero esta era la vuelta final, no podía rendirme ahora, no con la victoria tan cerca. Así que apretando los dientes para contener el dolor, maniobré a través de los pilares y salí sin un solo rasguño más. Pero el hecho de que Wave se encontrara a mi lado solo me molestaba más. Nuevamente dejé que la ira me consumiera y me abalancé sobre Wave empujándola con fuerza y causando que chocara con una de las paredes de las montañas.

    -Wow, alguien está molesta- dijo Wave recuperándose y colocándose a mí derecha.

    A medida que luchaba por mantener la delantera pude ver los aros mágicos (que conformaban el atajo de los equilibrados), emanando un brillo morado y formando una especie de camino que acortaba un gran tramo de la bajada.

    -Bueno Rainbow, te veo en la meta.

    -¡No esta vez!-grité golpeando a Wave con fuerza desestabilizándola y con un empujón más logre hacer que rodara por el piso.

    -¡Ja! Ahora, ganemos esto-me dije tomando la curva de la manera más cerrada posible.

    Hotel Roca Solar, habitación de los Rogues
    Jet P.O.V

    <<Terminó la carrera>>, pensé con una mezcla de rabia y felicidad. <<Los Babylon Rogues ganaron nuevamente, aunque… no como quería.>>

    Recta Final
    Rainbow Dash P.O.V

    Mientras me acercaba a la meta el dolor en mi ala derecha se intensificaba, pero los vitoreos del público eran una excelente anestesia. Una vez cruzada la meta, pude aterrizar, finalmente dándole un descanso a mi ala herida. Poco después llegaron Wave y Gilda seguidas muy de cerca por Twilight y finalmente Applejack.

    -Okay, eso fue más difícil de lo que creí-se quejó Applejack.

    -Lamento haberte defraudado, Rainbow-dijo Twilight acercándose a mí.

    -¿Qué es eso que tienes ahí?-escuché a Wave decir a medida que se abría paso entre mis amigas.

    -Nada, Wave-respondí volteando la cabeza para ocultar la herida.

    -Entonces… ¿qué es esto?-dijo Wave volteándome la cabeza y revelando la cortada que tenía.

    -Rainbow, ¿cómo te hiciste eso?-preguntó Twilight alarmada.

    -Un trozo metálico en el túnel pero…no es nada-respondí

    -Deja que yo decida eso-dijo Wave colocando su cuerno en mi frente.

    Inmediatamente un brillo magenta me envolvió generándome una sensación extraña en todo mi cuerpo.

    -¡¿Qué haces, Wave?!-escuché a Twilight decir con algo de… ¿miedo?

    -Algo que tú no sabes hacer-respondió separando su cuerno de mi frente mientras el brillo desaparecía-. Además de que casi pierdes la vista, también te dislocaste el ala.

    -Rainbow, ¿cómo hiciste para salir tan herida?-preguntó Applejack

    -Eso no importa, lo importante es que ganamos la carrera-concluí la discusión orgullosa

    -¿Estás segura de ello?-inquirió Wave

    -Damas y Caballeros, esa fue una intensa carrera, pero el resultado fue unánime: en primer lugar llegó Rainbow Dash, en segundo Wave con tres segundos de diferencia, tercera Gilda con cinco, cuarta Twilight Sparkle con seis y, por última, Applejack con siete segundos de diferencia. Por lo cual, sería correcto asumir que los ganadores de esta carrera por puntuación son los Equestria Heroes-dijo el locutor obteniendo como respuesta vitoreos del público-. ¡Pero! Pero, en toda carrera se cometen errores y esta no es la excepción, y las faltas cometidas en esta ocasión solo las efectuó una poni, que si bien no conocía algunas de las reglas, dio lo mejor de sí…. Las faltas cometidas por Rainbow Dash fueron…

    <<No debieron de ser muchas, ¿verdad?>>

    -Tomar un atajo que no le corresponde: esto suele penalizarse con diez segundos pero, debido a lo arriesgado de esta maniobra y el hecho de ser una de las reglas menos conocidas de este deporte, la condena se redujo a cinco segundos…¡Empatando con Gilda!

    Una pantalla reprodujo la escena en la que esquivaba los trozos metálicos.

    -¡No!- reclamé mirando una de las pantallas de las gradas mientras mi nombre bajaba de la tabla de posición del primer lugar a empatar en segundo lugar con Gilda.

    -Volar sobre un oponente le suma un segundo…

    Se mostró el momento en el que pasé a Wave.

    -Tranquila, Rainbow, las dos en tercer lugar nos sigue dando muchos puntos.

    - Y por último…chocar a un oponente sin suficientes estrellas sumándole dos segundos más, colocándola en el último lugar…

    No había palabras para describir como me sentía. Un torrente de emociones apoyadas por el dolor de mi cachete y ala hacían imposible contener las lágrimas; no quería que me vieran llorar, no podían ver a su líder de equipo desplomarse. Si me veían así, probablemente perderían las esperanzas en el torneo, y eso era lo último que queríamos. Así que, sin pensarlo dos veces, agaché la cabeza para que no me vieran llorar, y corrí hacía los vestidores.

    -¡Rainbow, espera!-escuché a mis amigas llamarme.

    <<No puedo creer que fuera vencida dos, ¡dos veces! por los mismos bobos>>, pensé sentándome en las escaleras enfrente de la puerta de los vestidores.

    -¡Rainbow!-gritó Applejack acercándose por el pasillo.

    -¡Déjenme en paz!-respondí atravesando la puerta y cerrándola tras de mí.

    Noc, noc. Escuché a mis amigas golpeando la puerta.

    -Vamos Rainbow, déjanos pasar- dijo Twilitght a través de la puerta.

    Intenté responder, pero no era capaz de formular palabras; lo único que salía de mí eran incoherencias, sollozos y gemidos. Al final no pude contener mis emociones más, y empecé a llorar.

    -¡Aaahhh! No tienes porque llorar, terroncito-dijo Applejack intentando consolarme.

    -Me humillaron-respondí entre sollozos.

    -Nadie te humilló. Además, llegar de último no es tan malo-dijo Twilight intentando calmarme.

    -Excepto por el hecho de que yo… ¡yo fui la razón por cuál quede de última!-respondí con suma dificultad.

    -No es tu culpa, no sabias esas reglas y tampoco entrenamos bien-remarcó Applejack

    -Y lo hiciste muy bien para ser tu primer intento-añadió Twilight

    -¿En serio creen eso?-pregunté ya más calmada.

    -Por supuesto, Rainbow. ¿Por qué te mentiríamos?-respondió Applejack

    Después de unos segundos decidí abrir la puerta, e inmediatamente recibí un fuerte abrazo de mis amigas haciendo que llorara con fuerza.

    -Ya, ya, déjalo salir-dijo Applejack abrazándome con más fuerza y sacándome aún más lagrimas.

    -No….mi ala-alcancé a decir a duras penas.

    -¡Oh! Cierto, perdón- dijeron las dos soltándome.

    -Vamos a que te curen- dijo Twilight dándose media vuelta solo para chocar con alguien.

    -¡Fíjate por dónde vas!- escuché a Wave reclamar.

    -¡¿Qué haces aquí?!- respondió Twillight.

    -Ayudar- dijo Wave acercándose a mí y colocando su cuerno en mi ala lastimada.

    Al instante un aura magenta envolvió mi ala haciendo que parte de mi dolor desapareciera.

    -Listo- dijo Wave retirando el cuerno.

    -¿Por qué la ayudas?-cuestionó Applejack la ayuda de Wave.

    -Sé lo mucho que duele un ala esguinzada; además, mi problema es con el gusano de biblioteca, no contigo-dijo lo último susurrando de manera que Twilight no escuchara-. Y Jet quiere enfrentase contigo, y no podrá hacerlo si estás herida-completó Wave alejándose por el pasillo.

    <<Jet, seguramente debe de estar riéndose de mí.>>

    30 minutos después
    Hotal Roca Solar, habitación de los Rogues
    Jet P.O.V

    -Te lo dije, Jet. Sin problemas- escuché a Wave decir mientras entraba a la habitación con Gilda.

    -Esos novatos no tuvieron oportunidad- añadió Gilda lanzándose a su cama.

    -Gilda, eres la menos indicada para decir eso- respondí con sequedad.

    -¡Ja! Ya oíste, Gilda…

    -Tú tampoco puedes decir mucho, Wave-interrumpí.

    -Pe…pero ganamos la carrera…

    -Sin peros, Wave, ganaron porque Rainbow cometió ciertas faltas en la carrera.

    -¡Precisamente!: ganamos- reclamó Wave haciendo énfasis en “ganamos”.

    -Y si Rainbow no hubiera cometido faltas…

    -Pero las cometió.

    -Porque era su primera vez. Rainbow se adapta con facilidad y nunca comete un error más de dos veces… El punto aquí es que llegó antes que ustedes y lo hará de nuevo, y no cometerá faltas. Es por ello que ahora entrenaremos más duro, el doble de tiempo y el doble de fuerte.

    -Agh, estás exagerando, deberías de estar feliz de que ganamos… Vámonos, Gilda. Aquí no aprecian nuestro esfuerzo-comando Wave dirigiéndose hacia la puerta seguida por Gilda.

    <<Sí no hubieran ganado, las hubiera puesto a entrenar el triple. Subestiman a nuestras rivales, y eso nos podría costar la victoria.>>
     
    Última edición: 4 Feb 2016
  3. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Capítulo 10

    Capítulo 10
    Despeñadero Esmeralda

    -¡Arg! ¿Por qué nunca me escucha? Vamos, Gilda, no pudo haber ido muy lejos.

    -¿Segura que no se fue volando?

    La ventana estaba cerrada; sin magia no había manera de cerrarla desde afuera.

    -Vamos, si somos rápidas lo agarraremos en la recepción.

    -¿Segura que no está aquí? Es el único lugar que no hemos revisado.

    -¿Jet, en un baño de chicas? Después del accidente lo dudo. Vamos, ya llegó el ascensor.

    Ding. <<Creo que ya se fueron>>, me dije abriendo lentamente la puerta del baño de mujeres para encontrarme con un pasillo vacío.

    Inmediatamente salí del baño de empleadas y me dirigí hacía mi cuarto, cerré velozmente la puerta tras de mí con seguro y me dirigí a la ventana, abriéndola con un rápido movimiento de cascos. Sabía que tenía cinco minutos antes de que Wave y Gilda terminaran de registrar el lobby, y el pueblo al que quería llegar se hallaba a veinte minutos de distancia en carroza.

    -Puedo llegar en siete- dije tomando vuelo.

    Tras un rato, el pueblo se hizo visible. Para ser un pueblo pequeño poseía muchas cosas: desde la entrada pude ver un centro comercial, una biblioteca, un parque y muchas otras más. Aterrice levemente y decidí ir al centro comercial. Las calles del poblado estaban hechas de piedra (al igual que casi todo), y piedras preciosas y metales decoraban mucho de lo que formaba el lugar. Las calles estaban muy concurridas y podía ver a varias ponis observándome y murmurando; decidí ignorarlas y seguí caminando por las extensas calles, hasta que llegué al centro comercial, que tenía tres pisos de altura y forma de pentágono. Me paseé por varias tiendas hasta que al final decidí salir.

    <<Para la próxima debo recordar traer dinero. No puedo creer que haya pasado todo esto para al final dejar la cartera…>>. Mi tren se pensamientos se vio interrumpido por el hecho de que tropecé con alguien.

    -Lo siento, no era mi intención…-escuché una voz angelical decir-. ¡Oh, Jet! ¿Qué haces aquí? ¿No estabas herido?-preguntó Fluttershy con una sonrisa.

    -¡Hola! Paseando, turisteando, como quieras verlo. Y ya puedo caminar, aunque no puedo trotar o correr- respondí esbozando una sonrisa.

    <<¿No crees que “como quieras verlo” es algo agresivo, bobo?>>

    -Qué bueno… ¿Qué tienes?

    <<¿Se preocupa por mí? No, debe de ser cortesía.>>

    -Casi me rompí la pata derecha, pero ya estoy mejor.

    -Ujum. Cariño, creo que ya vimos todas las tiendas del centro comercial, así que ya podemos irnos- dijo Rarity irrumpiendo en la conversación.

    -Oh, está bien, creo que esto es un adiós- dijo Flutershy algo… ¿decepcionada?

    -En realidad yo también me estaba yendo, podemos irnos juntos- dije acercándome a ellas.

    -Pero, nosotras vamos a pasear por el pueblo, no nos vamos todavía- aclaró Rarity

    -No importa, no tengo nada mejor que hacer- respondí poniéndome al lado de Fluttershy.

    -Sí, este, vamos a pasar por tiendas de ropa, cosméticos, tiendas de chicas. Estoy segura de que un atleta como tú no debería desperdiciar el tiempo en esa clase de cosas.

    <<Wow, Rarity en serio no me quiere con ellas.>>

    -No ha de ser muy diferente a acompañar a Wave y Gilda…

    -Entonces está decidido, nos acompañas- sentenció Fluttershy encaminándose hacia la salida.

    -Así parece…- alcancé a escuchar a Rarity.

    El resto de la mañana la pasamos hablando y en tiendas. Fue en ese lapso de tiempo que me enteré de cómo Fluttershy conocía a las princesas, había hecho amigas, etcétera, etcétera. Por mi parte no tenía mucho que decir; solo le hable de cómo conocí a Wave y Gilda.

    -Bueno…a Wave la conocí en un casino. Usaba su intelecto para contar cartas y hacer trampa. Wave es la única poni que conozco que es capaz de estafar a un estafador y salirse con la suya…

    -No es un don muy bueno…- respondió Fluttershy

    -Hasta que un día se metió con un pez muy gordo, no solo se metió en problemas, sino que también puso su vida en riesgo…

    -Y…, ¿luego, qué?- preguntó Rarity con cierto interés

    -Pagué su deuda y le propuse ser una Rogue.

    -¿Solo eso? ¿Nada más?- preguntó Fluttershy mientras entrábamos al parque.

    <<Hay mas…, pero no es necesario decirlo>>, pensé negando con la cabeza.

    -¿Y Gilda?- preguntó Rarity.

    -Al principio creí que la primera vez que nos vimos fue en una pelea de bar, pero recientemente me enteré de que ella era la grifo que se la pasaba con Rainbow.

    -¿Una pelea de bar?- preguntó Rarity, más una confirmación de si había oído bien.

    -Sí, una pelea de bar. Gilda es más fuerte de lo que aparenta- respondí, sentándome en uno de los bancos del parque, mientras recordaba lo deformado que le dejó el rostro a ese poni.

    -Y…, ¿qué tal está Rainbow? Escuché que no se tomó la derrota muy bien- pregunté mientras Fluttershy se sentaba a mi lado.

    -Está bien; la lesión que tiene no le permitirá correr por una semana, pero está bien.

    -¿Se lesionó?

    -Sí, se lastimó un ala en la recta final o un poco antes de esta, ¿no sabias?

    -No…- respondí observando el cielo. Me sentía bien, en paz, feliz. Por alguna razón ese sentimiento de serenidad, alegría y calma me venían cuando Fluttershy estaba cerca; era como si ella drenara todas las preocupaciones e incertidumbres dentro de mí.

    -Rainbow quería que le diéramos las gracias a Wave de parte de ella, por la ayuda con el ala- comentó Rarity

    -¿Ala?

    -Si ves a Wave, ¿podrías dárselas?

    -Sí… ¡Diablos! Wave me va a matar por haberme fugado por dos horas.

    -¿Fugado?- preguntaron ambas ponis al unísono.

    <<Genio>>, me burlé de mí mismo levantándome del banco.

    -Sí, ya debo irme.

    Tomé vuelo.

    -Adiós-dijo Fluttershy sacudiendo uno de sus cascos

    -¡Adiós!

    Me alejé a toda velocidad.

    Hotel Roca Solar, habitación de los Heroes
    Rainbow Dash P.O.V

    - ¿Y cómo te sientes?- preguntó Applejack. Respondí con una mirada amenazante-. No hay necesidad de verme así- reclamó volteándome los ojos.

    -No podré volar en una semana, quedé de última en la carrera… ¿Cómo crees tú qué me siento?- respondí cruzándome de cascos.

    Hubo un segundo de silencio; fue roto por Pinkie, quien entró tocando un instrumento.

    -No te sientas lo peor / Y te garantizo yo/ Que después de esta canción, todo va a ir mejor / Quita esa cara larga / Tomémoslo con calma / No hay porque dejar fluir, esas lágrimas amargas

    -¡Pinkie!- interrumpí a mi amiga- agradezco el gesto, pero preferiría algo de paz y tranquilidad- dije dándole la espalda

    -¡Oh! Yo sé qué podemos hacer: podemos jugar a la vieja, o un concurso de miradas, o…

    -Pinkie, lo que Rainbow trata de decir es que quiere estar sola- interrumpió Applejack

    -¡Okay! Entonces, chao, Applejack- dijo Pinkie empujando a Applejack hacía la puerta.

    -¡Ehhh! ¿Qué haces?

    -Sacándote, duh. Si Rainbow Dash quiere estar sola conmigo hay que sacarte del cuarto.

    -¡Pinkie! Lo que dije es que quiero estar sola, sin compañía- aclaré antes de que Pinkie sacara a Applejack.

    -¿Sola?- preguntó Pinkie mientras su sonrisa desaparecía.

    -Creo que eso no va a ser posible, al menos por unas horas- dijo Twilight entrando al cuarto con una carta, la cual flotaba envuelta en un aura morada.

    -¿Qué es eso?- preguntó Applejack haciendo a Pinkie a un lado.

    -Una carta de desalojo junto con una del torneo- explicó Twilight colocando los trozos de papel sobre la mesa.

    -¡Carta de desalojo! ¿Nos están echando del torneo?- pregunté alarmada, saltando fuera de la cama.

    -No, nos están trasladando a otro lugar para la siguiente carrera- aclaró Twilight

    -¿A dónde?- preguntó Applejack

    -¡Oh, yo sé, yo sé! Tal vez a una cueva oscura o a unas altas montañas, o a un desierto, o…

    -No creo que compitamos en ninguno de esos lugares- interrumpió Twilight a Pinkie

    -¿Por qué no?

    -Verás…

    Mientras Twilight le daba a Pinkie razones por las cuales no íbamos a correr en dichos lugares me detuve a leer la carta del torneo. Al principio decía que estábamos en segundo lugar con dieciocho puntos y que nos hallábamos diez puntos debajo de los Rogues.

    <<Diez…no se qué tan malo es eso.>>

    Luego hablaba de un circuito al norte, el cual sería la sede de la próxima carrera.

    <<Solo espero que no sea un lugar de nieve y hielo.>>

    A su vez la carta aclaraba que el traslado sería esa misma tarde tras el almuerzo

    <<Pero eso es… ¡Ahora!>>

    -¡Twilight! El traslado es ahora- dije alarmada

    -Lo sé, por eso dije que no ibas a poder estar sola- respondió Twilight recogiendo las cartas.

    -¡Pero Fluttershy y Rarity están en el poblado!

    -Ya sé, yo iba a ir a buscarlas mientras ustedes empacaban todo.

    -Yo las iré a buscar- dije acercándome a la puerta.

    -No puedes volar, terroncito. El doctor lo dejó bien claro- argumentó Applejack

    -¿Quién dijo que iría volando?- dije abriendo la puerta del cuarto

    -¿A qué te refieres?

    -Si Twilight usa el hechizo de velocidad en mí, podré ir a buscarlas en un segundo.

    -Pero, ¿y la lesión?

    -Solo es el ala, no los cascos- aclaré, sonriendo

    -Es cierto… Te acompañaré fuera del hotel y usaré el hechizo de velocidad en ti- dijo Twilight acercándose a la puerta.

    -Pero, ¿no ibas a ir tú, Twilight?- preguntó Applejack algo confundida.

    -Sí, pero si Rainbow va es mejor: así podré supervisar el guardado aquí, lo que significa más orden y eficiencia que si lo dirigiese Rainbow.

    -¡Oye!- reclamé.

    -Además, Rainbow es mejor en las carreras que tú o yo- completó Twilight.

    -Okay. Entonces… las veo en un rato- respondió Applejack mientras Twilight cerraba la puerta del cuarto tras de nosotras.

    -Vamos rápido- comandó Twilight dirigiéndose al ascensor seguida por mí.

    -Y, ¿qué sabes de Wave?- pregunté haciendo que la sonrisa de Twilight desapareciera.

    -Mira, Rainbow, solo por que haya sido buena contigo no significa que haya cambiado. Es fría y calculadora, y aprovechará cualquier oportunidad para acabar contigo- dijo Twilight con una expresión seria.

    -¿Qué paso entre ustedes?- pregunté llamando al ascensor

    -Es una larga historia, veras…

    Ding

    -¡Piso cuatro!- interrumpió una voz familiar

    -Pinkie, ¿qué haces aquí?- preguntamos Twilight y yo al unísono.

    -Cuido el ascensor- respondió con una sonrisa mientras se colocaba un gorro de botones.

    -¿De qué?- preguntó Twilight

    -De ladrones.

    -Pinkie, sabes que la mitad de los concursantes del torneo son ladrones, ¿no?

    -Ladrones de ascensores.

    -¿Quién se…? No importa. Vamos a la planta baja- concluyó Twilight.

    Ding

    -¡Planta Baja!- dijo Pinkie mientras las puertas del ascensor se abrían.

    -Bien, Pinkie, nos vemos en un rato- se despidió Twilight mientras salíamos del ascensor.

    -En realidad, ya terminó mi turno. Gracias, Carl- dijo Pinkie saliendo del ascensor y entregándole la gorra de botones a un empleado del lugar.

    -Sabes que solo voy a ir afuera del hotel para usar el hechizo de velocidad en Rainbow-dijo Twilight a medida que caminábamos hacía la entrada del hotel.

    -Sí, pero voy a acompañar a Rainbow- aclaró Pinkie

    Mi estomago se revolvió un poco; no es que no me agradase la compañía de Pinkie, pero aquel día la cabeza me dolía cada vez que escuchaba su voz. Probablemente era algo secundario producto de la rabia que me generaba perder, pero… simplemente no podía tolerar la frecuencia de algunas voces aquel día.

    -Pinkie, no creo que sea buena idea que Twilight use el hechizo de velocidad en ti- dije saliendo del hotel.

    -No necesito el hechizo de velocidad. – Entonces se acercó y me susurró: - Conozco un atajo.

    -Okay, si tú lo dices- respondí parándome en frente de Twilight.

    -Ya saben: van y vienen lo más rápido posible.

    -Por favor, Twilight, ¿cuándo te he fallado?- pregunté, recibiendo una mirada seria de respuesta-. Solo dame el hechizo y ya- repliqué volteando los ojos.

    Twilight procedió a recostar su cuerno en mi frente e inmediatamente un brillo morado me cegó. Una vez recuperé mi visión, empecé a correr hacía el pueblo.

    A pesar de que no sentía nada fuera de lo común, me movía a altas velocidades. <<Llevo corriendo unos pocos segundos y ya el hotel se ve lejano. ¡Es increíble!>>, pensé atravesando el valle a toda velocidad. <<Es como volar, pero menos libre…¡Wow!>>. Mis pensamientos se vieron interrumpidos en cuanto golpeé algo con mi costado. <<Mejor me centro en el camino; a diferencia del cielo, aquí hay más obstáculos>>, me dije, centrándome en el camino.


    Algún lugar entre el hotel y el pueblo
    Jet P.O.V

    -¡Maldita sea!- grité levantándome del suelo.

    Estaba tan sumido en mis pensamientos que no me fijé que iba a ras del suelo y golpeé mi ala izquierda contra algo, lastimándola y causando que chocara.

    -Todavía puedo volar pero, si lo hago, podría lastimarme el ala aún más. Mejor vuelvo caminando- me dije encaminándome hacía el hotel-. Wave me va a matar.

    El camino hacía el hotel fue largo y tedioso, ninguno de los carruajes que pasaba quiso detenerse a recogerme. Al final llegué al hotel en hora y media para encontrarme a todos los competidores, invitados, el extraño de la tienda en las afueras del hotel, y una Wave histérica.

    -Puedo explicarlo…

    Mi frase fue interrumpida por un fuerte abrazo de Wave seguido por una cachetada.

    -¡Debería estrangularte para así quitarme un peso de encima!- gritó Wave amenazándome.

    -¡Oh, vamos! Peor fue cuando me fui por dos semanas.

    -En esa ocasión no estabas herido.

    -Touché- respondí observando a todos los presentes-. Y…, ¿qué hacen todos aquí?

    -Esperando a que te encontraran para poder irnos.

    -¿Irnos?- noté las maletas al lado de Gilda-. ¿A dónde?

    -No estoy segura, probablemente a algún lugar al norte.

    -¿Para qué?

    -La siguiente carrera. Ahora, ¿podemos irnos?- irrumpió el extraño en la conversación con un tono de voz irritante.

    -Sí- respondí con el mismo tono de voz.

    -Bien, ¡vámonos!- anunció el extraño abriendo una especie de portal en frente de nosotros.

    -Wave, ¿por qué no puedes hacer eso?

    -Cállate y cruza el portal- respondió con sequedad dirigiéndose al portal con ambas maletas.

    -Veamos qué tienen planeado para nosotros- dije indicándole a Gilda que me siguiera.

    Lo primero que noté al cruzar el portal fue el drástico cambio de temperatura, de calor agobiante a frío extremo. El lugar en el que estábamos era, sin duda alguna, un despeñadero. Bosques templados se veían a lo lejos y todo el lugar estaba cubierto de una densa niebla que no permitía ver nada más allá de un par de metros, acompañada de un fuerte brisa, que opacaba los demás sonidos de la naturaleza.

    Una extraña sensación empezó a formarse en mi garganta, como si el aire que se hallaba dentro de mí se acumulase, haciéndome difícil respirar. Un escalofrió recorrió mi cuerpo y por un segundo sentí miedo. Algo estaba mal con esa niebla; era extraña, y algo me decía que hasta que no se fuera no estaríamos a salvo. Trague saliva lentamente y aclaré mi garganta, preparándome para gritar.

    -¡Wave! ¿Hay algo que puedas hacer al respecto?- pregunté acercándome a mi compañera.

    -Sola, no. Necesito ayuda.

    -¿Qué hay de Twilight?- sugirió Gilda

    -Por favor, sería el equivalente a hacerlo sola.

    -¡Deja tu ego de lado y deshazte de este clima!- ordené harto de no poder escuchar mis propios pensamientos.

    -Bien, pero ¿dónde está?


    Ubicación desconocida
    Twilight Sparkle P.O.V

    -¿Pueden ver algo?- pregunté iluminando con mi cuerno el mayor área posible.

    Habíamos estado siguiendo al extraño por unos segundos y ya lo habíamos perdimos.

    -No. Creo que deberíamos volver- escuché a Rainbow a duras penas.

    -Twilight, ¿no hay nada que puedas hacer al respecto?- preguntó Applejack sosteniendo su sombrero con un casco para evitar que este se fuera volando.

    -¡Sí! Seguro que la poni que despachó a una osa menor, sabe más de cincuenta hechizos y ha logrado superar toda clase de desafíos con ingenio podrá deshacerse de este clima-dijo Rainbow dándome suaves golpes en el hombro alentándome a que lo hiciera.

    -Bien, no hace daño intentar- respondí con algo de inseguridad.

    -Por favor, apúrate. La tierra se está metiendo en mi pelo- se quejó Rarity

    <<Bien, aquí voy.>>

    Cerré mis ojos y me centré en canalizar toda mi energía mágica en la punta de mi cuerno. Luego me centré en usar dicha energía para realizar una acción: despejar la niebla y deshacer el viento. Abrí los ojos para poder ver mi objetivo y así centrar con mayor facilidad el hechizo.

    Todo iba bien: la niebla empezaba a disiparse y el viento desaparecía. Cerré los ojos por un momento, y al abrirlos pude ver cómo la niebla se acercaba a nosotras más densa que nunca y de manera anormal. Algo no estaba bien con esa niebla, algo en ella me asustaba, y por alguna razón sabía que nada bueno saldría de que nos envolviera.

    La brisa empezó a girar alrededor de nosotros, asfixiándonos lentamente. Comencé a sudar mientras mis nervios tomaban lo mejor de mí. A medida que las sombras se acercaban más y más, podía ver cómo la falta de oxígeno afectaba a mis amigas. Rainbow dejó de volar, Applejack se olvidó de su sombrero, Fluttershy se veía mareada, Pinkie estaba quieta y a Rarity no parecía molestarle la suciedad.

    -Twi-Twilight…- dijo Rainbow con suma dificultad.

    Mis amigas dependían de mí y me enfrasqué en una lucha contra el clima asesino, sin cambio alguno. Finalmente los nervios me vencieron, entré en pánico, y en mi mente empezaron a volar ideas y suposiciones de nuestro inevitable y horrible final.

    <<¿Dolerá? ¿Será rápido? ¿Qué será de Spike?>>, pensaba mientras mi poder se desvanecía y las sombras se acercaban a nosotras. Todo estaba perdido, no veía escapatoria alguna, y no me quedaban energías como para probar otro plan. Una helada sensación recorrió mi cuerpo y la tristeza y vergüenza de haberle fallado a mis amigas me engulló como un niño a un caramelo. Mientras observaba mis alrededores y veía a mis amigas caer una a una, un gran dolor llenó mi alma, solo aliviado por la esperanza de que, si ellas morían primero, no importaría, ya que las vería en el otro lado tras un lapso de tiempo muy corto.

    <<Esto es, aquí se acabo todo…>>. Comprendí que no había nada que pudiera hacer y dejé que mi energía se desvaneciera poco a poco mientras cerraba mis ojos y esperaba la muerte.

    De improviso sentí a algo tocar mi cuerno, y una potente ola de energía empezó a recorrer cada fibra de mi cuerpo. La sensación cálida me dio fuerzas y abrí los ojos para ver un cuerno que tocaba el mío, ayudándome a completar el hechizo.

    -Si no colaboras, no se irá- escuché una voz decir.

    Recorrí el cuerno con la mirada y me sorprendí al ver que quien me ayudaba era Wave.

    -¿ESPERAS UNA INVITACIÓN POR ESCRITO?- gritó Wave haciéndome salir de mi trance y volver a mis sentidos.

    Inmediatamente aproveché la oportunidad que me lanzó el mundo, y usé toda mi energía restante para terminar el hechizo, y en un estallido de varios tonos de morado y magenta la niebla se alejó y la brisa desapareció, dejando que el hermoso sol nos abrazará con su calor.

    -¡¿Qué fue eso?!-preguntó Rainbow claramente exaltada.

    -Ni idea- respondí, observando dónde nos encontrábamos.

    La facilidad con la que la luz rebotaba en la superficie, el brillo verdoso que emanaban las fisuras en la zona; reconocí el lugar al instante, gracias al libro de geografía que había leído no hacía mucho. Cerré los ojos y liberé un suspiro, deshaciéndome de todo el estrés y tensión que sentía, mientras una voz familiar decía:

    -¡Bienvenidos al Despeñadero Esmeralda!

    Capítulo 11

    Capítulo 11

    Relaciones Amistosas

    Abrí los ojos lentamente para encontrarme en la cama de lo que parecía una cabaña. La cama, parte de una litera,era de madera.

    Me senté y pude ver otras dos literas en el cuarto, unas pinturas cubiertas por una capa de polvo, un reloj, hogar de varias artistas de tela y una ventana con las obras de estas. El cuarto estaba hecho de madera pulida y vigas metálicas sosteniendo el techo.Las únicas cosas pulcras eran las camas, una alfombra mal colocada y una mesa pegada de la ventana.

    <<¿Dónde estoy?>>, pensé intentando recordar cómo llegué ahí, siendo únicamente capaz de recordar oscuridad.

    Sabía que las respuestas no me iban a llegar sentada, por lo cual resolví ir a buscarlas, me bajé lentamente de la cama y me acerqué a la puerta.

    La puerta daba a un pasillo, el cual se hallaba en las mismas condiciones que el cuarto, con la única diferencia de estar tapizada. Había una puerta en frente de mí y otra a mí derecha; las hubiera explorado de no ser por el hecho de que al final del pasillo había una puerta de la que provenían voces.

    Cada paso que daba hacía que las voces se alejaran más y más, y para cuando estaba frente a la puerta, ya se habían desvanecido.

    -¿Fantasmas, tal vez? ¡No! ¿Qué cosas digo? Los fantasmas no son científicamente posibles…- Hice una pausa agarrando el pomo con mi magia-. Entonces, ¿por qué tiemblo?

    Decidí sacarme esos pensamientos de la cabeza y conteniendo la respiración giré el pomo y empujé la puerta.

    La habitación estaba a oscuras, únicamente iluminada por una chimenea que no decidía por apagarse o encenderse y un haz de luz que entraba por la puerta de entrada, quese hallaba entreabierta y se mecía ocasionalmente con la brisa. Frente a la chimenea se encontraba una mesa rodeada por un gran sofá y dos mecedoras que oscilaban lentamente. Dos puertas a los lados daban a otras habitaciones que francamente no quería explorar. Quería salir de la cabaña, algo me decía que debía hacerlo, podía sentirlo en el escalofrío que subía por mi espalda.

    Empecé a caminar hacia la salida.El suelo crujía bajo mis cascos y la sensación de asfixia volvió a envolverme. La puerta empezó a cerrase ante mis ojos y el pánico me envolvió nuevamente. Intenté llegar a la puerta, pero esta se cerró en mi cara.

    No había salida, las paredes se cernían sobre mí y la asfixia incrementaba.Inmediatamente me propuse la meta de hallar otra salida, pero de improviso sentí cómo algo me respiraba en el cuello.La sangre se me heló, la respiración se me cortó, el estómago empezó a revolvérseme y mi corazón parecía que iba a saltar fuera de mi pecho.

    No pude evitar soltar un leve gemido y a duras penas me mantenía sobre mis cascos; nuevamente mi mente empezó a volar, imágenes de mi cuerpo estrangulado, mutilado y hasta profanado cruzaban mi cabeza y, poco a poco el pánico empezó a destruir mis pensamientos racionales.

    -Twiliiight…

    -¡Aaahhh!-grité saltando del miedo mientras corría a esconderme detrás de algo.

    -Twilight…. ¿Qué haces?-escuché una voz familiar.

    -¿Pi-Pinkie?-pregunté alzando la vista para ver a mi amiga con su sonrisa habitual.

    -¿Sí? Twilight ¿Por qué te…? Oh, ¡ya se, ya sé!¡Estamos jugando a las escondidas y yo te encontré! Busca un mejor escondite la próxima vez, una puerta no es un buen lugar, a no ser que esté entre abierta…

    -¿Dónde estamos?-interrumpí -. Parece una cabaña abandonada.

    -En una cabaña al borde del despeñadero.Es vieja; Applejack cree que con un poco de trabajo quedará como nueva, pero Rarity cree que no vale la pena y Wave explicó…

    -¿Wave?, ¿qué hacía ella aquí?

    -El extraño dijo que a duras penas encontró esta cabaña ya que por aquí no hay civilización. También dijo que lo disculpáramos por la suciedad, al parecer le dieron la cabaña ayer…

    -¿Y las demás?

    -Se fueron junto con los Rogues a reclamarle al extraño.

    -¿Sobre la cabaña?

    -No, sobre la niebla negra. ¡Duh!

    -La niebla negra…-imágenes de la nuestra llegada al despeñadero me impactaron con fuerza-Sí… lo recuerdo-dije sin ánimos.

    -Sí, ese día fue muuuy raro.

    -¡¿Ese día?!-pregunté impactada- ¿Cuánto tiempo ha pasado?

    -Veamos…,llegamos después del almuerzo, pero muuucho después, y llegamos al despeñadero, y la niebla rara llegó, y tú y Wave la disiparon con un estallido de magia. ¡Boom! Y, y luego te desmallaste y nos asustamos, hasta que Wave explicó que habías acabado con casi toda tu magia o algo así. Y luego un empleado nos trajo aquí y...henos aquí-contó Pinkie actuando todo lo que decía.

    -Quiere decir que solo han pasado unas horas… eso es bueno. Bien, Pinkie, ¿qué dices si limpiamos este lugar?-sugerí ya más calmada.

    -¡Oh, oh! ¡Esto es una emergencia de limpieza!-exclamó Pinkie sacando todo lo necesario de detrás de un cuadro.

    La limpieza fue ardua y larga, pero sin duda alguna ayudo a despejar mi mente y organizar mis ideas. Para cuando terminamos de limpiar ya era la una de la tarde.

    -Uf, creo que eso es todo-dije dejándome caer sobre el mueble de la sala.

    -Sí. ¿Y ahora qué?-preguntó Pinkie sentándose a mi lado.

    -Bueno…

    -Miren quién despertó-escuché una voz.

    -¡Chicas!-exclamé con emoción, levantándome a ver a mis amigas.

    Parte de mi alegría se desvaneció al ver a los Rogues junto a ellas, específicamente a Wave.

    -¿Qué pasa chiquilla?¿Te molesta verme?-dijo Wave caminando hacia mí.

    -¿Qué quieres, Wave?-pregunté con molestia.

    -De ti, nada-respondió Wave encaminándose al pasillo-. Sí me disculpas, tengo mucho que limpiar.

    -Pinkie y yo ya nos encargamos de eso.

    -Vaya, por fin haces algo productivo-El comentario de Wave me hizo apretar los dientes y fruncir el ceño-. Gracias- El agradecimiento me congeló, no sabía qué responder, aún así sabía que algo tramaba muy en el fondo.

    -¡¿A qué juegas, Wave?!-pregunté bloqueando el paso de mi enemiga con una pared hecha con mi magia.

    -Twili, quita esta barrera de mi camino.

    -No hasta que me digas qué tramas.

    -Nada, ahora quita la barrera.

    -Mientes, di qué planeas.

    -Quita la puta barrera.

    -Oblígame.

    Jet P.O.V

    <<Merda.>>

    Sabía que Wave asesinaría a Twilight: si la hacías molestar podía esparcir dolor y agonía.

    <<Wave, no la mates, por favor no la mates, nos podrían descalificar.>>

    Inmediatamente un rayo magenta empujó a Twilight hacía atrás y lo siguiente que vi fue una lluvia de hechizos llenar la sala.

    A duras penas logré escapar de un retrato que lanzó Twilight. Pude ver cómo un hechizo de Wave le daba a la crin de Rarity, y cómo un hechizo de Twilight le abrió un agujero al sombrero de Applejack. Otro hechizo de Twilight casi le dio a Wave, y le hubiera dado si esta no lo hubiera esquivado; en cambio, este le impactó contra Gilda, que se hallaba detrás de Wave y salió disparada hacía la pared. Inmediatamente Wave regresó, fallando por poco a Twilight y arrojando a Pinkie por una ventana.

    -Ahora verás-dijo Twilight arrojándole el sofá.

    -¡Espera, Twi...!-Rainbow intentó detener a su amiga de lanzar el mueble solo para ser arrollada por este y terminar sosteniendo su ala adolorida en el suelo. A pesar de los esfuerzos de Rainbow, el mueble no se detuvo, y justo antes de que este le diera a Wave, lo hizo estallar.

    <<Debo detener eso, pero, ¿cómo?>>, pensé, asomando la cabeza de detrás de un mueble para ver un jarrón golpear a Fluttershy en la nuca.Ella quedó estática, con la mirada perdida por unos segundos, para luego caer inconsciente en el piso.<<¡Suficiente!>>, me dije con fuerzas renovadas, y saltando en el medio del campo grité:

    -¡Paren esta mierda de una maldita vez!

    Inmediatamente el encuentro cesó y todas las miradas se posaron en mí.

    -¡Wave, deja de caer en provocaciones!-dije señalándola con un casco-¡Y, Twilight, deja de actuar como una niña malcriada!-completé apuntando a Twilight con mi otro casco.

    -Pero…

    -¡Pero nada!-las interrumpí-.Están hiriendo a todas menos a ustedes-dije señalando la habitación.

    Una vez que ambas terminaron de ver el desastre que hicieron agacharon la cabeza en señal de vergüenza.

    -Se van a disculpar y luego van a limpiar esto, ¡y no quiero oír más peros! Eso es una orden.

    -Entendido, Jet-dijo Wave acercándose a Twilight

    -Perdón, Twilight-se disculpoó Wave con cierto tono de fastidio y regaño en su voz, a lo cual Twilight respondió dándole la espalda-. ¿¡Ves!?

    -Déjalo, Wave. Limpia esto-comandé haciéndome a un lado.

    Inmediatamente Wave se puso manos a la obra y cerró los ojos centrándose en su hechizo, el cual inundó la habitación con un brillo magenta; al desvanecerse, todo se hallaba reparado y en su lugar.

    -¿Cómo rayos…?-preguntó Twilight asombrada solo para detenerse al realizar lo que estaba haciendo y volver a tomar la pose de indignada.

    -¡Ja!-dijo Wave entrando al pasillo que daba hacía los cuartos.

    -Gilda, ve al cuarto y vigila que Wave no rompa nada, yo iré en un rato-dije acercándome a Fluttershy

    -Hey, despierta, dormilona-dije volteándola de manera que estuviera boca arriba y sosteniendo su cabeza.

    Lentamente, Fluttershy empezó a abrir los ojos.

    -¿Jet?-preguntó somnolienta y esbozando una hermosa sonrisa.

    -Sí, es bueno ver que ya despertaste.

    -¿Qué pasó?-preguntó, incorporándose.

    -Daño colateral-respondió Applejack-.Te golpearon con ese jarrón-.Señaló el florero que se hallaba en una estantería.

    -Oh, está bien, y…

    -Me gustaría quedarme hablando, pero he de tener una seria charla con Wave-dije encaminándome al pasillo-.Deberías ser más agradecida-añadí cerrando la puerta tras de mí.

    Twilight Sparkle P.O.V

    Mientras escuchaba la puerta cerrase puede sentir el peso de las miradas sobre mí, presionándome y forzándome a tomar una bocanada de aire la cual se rehusó a permanecer dentro de mí, y dejé ir prontamente.

    -¿QUÉ?-pregunté volteándome a encarar a mis amigas.

    Sus miradas de desaprobación penetraban mi ser y lastimaban mi corazón.¿Cómo podían verme de esa manera? Yo no había hecho nada, había sido Wave, siempre era Wave. Esa sucia arpía, ese error de la naturaleza, esa mancha en la historia de mi vida que se rehusaba a desaparecer como el polvo en los libros.

    -Nada, nunca te habíamos visto tan agresiva-respondió Rarity con cierto miedo al hablar.

    <<¿Tan lejos he llegado? ¿Acaso he dejado que mi ira llegue a tal nivel que mis amigas me temen? ¿Acaso he permitido que la rabia tome lo mejor de mí y nuble mi juicio de la misma manera que la respiración opaca los vidrios?>>.

    -Fuiste muy… grosera-añadió Applejack

    <<¡Yo, grosera! ¿Cómo te atreves? Yo soy la que soportó los insultos y las burlas.>>

    -¿Yo?¿YO? Yo soy la que es agredida, yo soy de la que se burlan, yo soy…

    -¡Wow! Eso fue divertido. ¡Hagámoslo otra vez!-interrumpió Pinkie en la conversación a medida que entraba a la cabaña.

    Todas nos volteamos a ver a nuestra amiga con expresiones serias, acallándola y haciendo que parte del brillo natural de su sonrisa se desvaneciera.

    -Como decía…

    -Twilightt, no solo fuiste grosera, sino que también heriste a todos los presentes-complementó Fluttershy.

    -¡No fui yo,¡fue Wave!-aclaré con agresividad.

    -¡Twilight!,aquí lo importante no es quién tiene o no la culpa; aquí lo importante es que intentaste agredir físicamente a otra poni.Además del hecho de que heriste a tus amigas-respondió Rarity

    -¡Wave te quemó parte de la crin y arrojó a Pinkie por la ventana!

    -Y tu agujereaste mi sombrero, golpeaste a Rainbow con un sofá, reventaste a Gilda contra la pared y noqueaste a Fluttershy con un florero-dijo Applejack acercándose a mí.

    <<¿En serio hice eso?>>. Mi respiración se detuvo por un segundo ante la idea. Cerré mis ojos y me centré en reconstruir los hechos y efectivamente así fue, lastimé a mis amigas, intenté matar a una poni y actué como una malcriada. Una profunda tristeza acompañada de una gran decepción generó un bajón emocional en mí.

    -Pe-perdón, soy…¡Un monstruo!

    Siendo incapaz de contener mis lagrimas decidí que lo mejor sería dejarlas fluir, y ya que no podía ver a mis amigas a la cara, corrí a la seguridad del cuarto en el que desperté, y me encerré en él.

    Un frio intenso inundó mi corazón y un dolor potente se produjo en mi pecho. Esas últimas horas habían sido muy estresantes y malas para mis nervios. De miedo a terror, de terror a ira y de ira a tristeza. Estaba segura que de haber sido más vieja hubiera sido muy probable que cayesemuerta en el piso víctima de un infarto.

    A medida que me acercaba a la litera sentía cómo los cascos se me hacían más pesados a cada paso que daba, era como si el suelo estuviese succionando mi energía.Finalmente llegué a la litera y me dejé caer pesadamente, sintiendo un gran alivio al momento en el que mi cuerpo tocó las sabanas y mi cara se enterró en la almohada.

    Escuché varios golpes en la puerta llamándome, invitándome a abrirla y recibir el consuelo de mis amigas, pero no me lo merecía, no después de lo que había hecho. Lo único que consideré factible y aceptable fue llorar, y lloré, por horas y horas hasta que los lagrimales se me secaron y una vez concluido mi llanto, me deje tragar por las sombras mientras la molesta voz de Wave resonaba en mis oídos.

    Hace catorce años…

    Escuela de Celestia para unicornios superdotados…

    Estaba acabada, sola y abandonada, mí única compañía era la princesa Celestia y el dragón bebe que opte por nombrar Spike tras liberarlo de su prisión biológica. Llevaba horas llorando, mi mejor amiga, mi única amiga, Wave; me había humillado.

    -Ya, ya, Twilight. Todo va a estar bien, ya llamé a tus padres, ya están en camino.

    -Snif, Snif ¿Por qué hiso eso?-pregunté con sumo pesar en mi alma.

    -No sé, a veces el corazón de los ponis se oscurece y causan mucho daño a los que lo rodean…

    -Pero…¿Por qué a mí?

    -No lo sé, Twilight, no lo sé…pero sé cómo te sientes-respondió la princesa con pesadez en su voz mientras observaba el cielo nocturno a través de una ventana.

    -¿Hablas en serio?-pregunté secando mis lagrimas con mis cascos.

    -Sí, solía tener a alguien muy cercano, era una chica muy especial para mí, pero… un día su corazón y juicio se nublaron- respondió y por un segundo su voz se quebró.

    -Y…¿Qué pasó?-pregunté incrédula. En esa entonces mi curiosidad e ignorancia hacía los sentimientos de los otros era mayor.

    -Ya lo veras en clase de historia…

    -Princesa, los padres de Twilight están aquí-interrumpió la secretaria de la escuela haciendo una reverencia.

    -Perfecto, hazlos pasar-ordenó Celestia sentándose a mí lado- Ya vamos a resolver esto- dijo colocando una de sus alas detrás de mí y dando suaves golpes con esta en mi espalda.

    Apenas vi a mis padres corrí a abrasarlos y lloré.

    -Qué bueno que hayan llegado, vine tan pronto me enteré- dijo Celestia saludando a mis padres-Twilight, ¿por qué no esperas afuera con Spike mientras le cuento a tus padres lo ocurrido?-sugirió colocando al bebe dragón en mi espalda el cual se chupaba la cola.

    No pude evitar sonreír al verlo, el pequeño Spike sin duda alguna era adorable a simple vista.

    -Vamos, Spike-dije saliendo del despacho del director al pasillo y en este, pude ver a Wave sentada en una de las sillas llorando.

    A pesar de lo molesta que estaba quería hacer el intento de recoger los fragmentos de nuestra destrozada amistad y volver pegarlos.

    -Wave, ¿estás bien?-pregunté

    Wave volteó a verme y en sus ojos, a pesar de lo joven que era, pude ver una ira incontrolable.

    -¡No! No quiero verte nunca más, te odio Twilight Sparkle ¡Te odio!-grito Wave volando lejos de mí.

    Las lágrimas en mis ojos volvieron a formarse mientras Spike lloraba y al final solo una frase salió de mi boca.

    -Wave ¿Por qué?

    Actualidad
    Cabaña “Esmeralda”

    Abrí mis ojos lentamente para descubrir que ya no estaba en el pasillo oscuro de la escuela. Me hallaba en el cuarto de la cabaña, era de noche y una leve brisa se colaba por la ventana abierta, haciendo que las cortinas se mecieran con esta.

    Me senté en la cama y empecé a pensar en lo que debía hacer

    <<Debo disculparme con Wave>>

    Me bajé de la cama e instantáneamente un escalofrío subió por mis cascos y recorrió mi espina, forzándome a saltar de regreso a la cama.

    El piso estaba helado como la noche, pero eso no iba a impedirme que fuera a disculparme. Nuevamente me encaminé hacía la puerta y al abrirla vi la puerta de enfrente cerrarse con magia.

    <<Wave>>Razoné saliendo al pasillo y cerrando la puerta del cuarto.

    Iba a tocar la puerta de los Rogues cuando un pensamiento me detuvo.

    <<¿Qué tal si rechaza mis disculpas? Cómo rechazó mi empatía hace tantos años>>

    No sabía si debía entrar o no, tal vez era mejor dejarla sola, pero… y si no disculparme ahora le hace creer que no lo siento. Una decisión debía ser tomada y al final opté por disculparme y luego dejarla sola. Golpeé la puerta con el casco levemente.

    -¡Pasa, está abierto!-escuché a Wave a través de la puerta.

    Entre lentamente al cuarto para ver a Wave sentada frente a una mesa tapizada con herramientas, cables y los Gears de los Rogues.

    Mi ex-amiga alzó la vista.

    -Ah, eres tú-respondió al verme-¿Qué se te ofrece?-preguntó volviendo a trabajar.

    -Venía a disculparme-respondí tímidamente entrando al cuarto.

    -No deberías hacerlo.

    -Sí, sí debo.

    -No

    -Claro que sí-dije acercándome a la mesa- te lancé un sofá.

    -Y yo intenté vaporizarte-respondió Wave mirándome fijamente.

    -Yo también.

    -¡Aquí la única que debe disculparse soy yo!-grito incorporándose y haciéndome retroceder-Perdón… perdón por eso y por burlarme de ti, por insultarte y sobre todo por traicionarte en la escuela.

    -¿Pe-Perdón?-pregunté sorprendida.

    -¡Fui una boba, okay! Destruí nuestra amistad por los celos y cuando intentaste recuperarla, a pesar de todo lo que hice, la rechacé. No pido que aceptes mis disculpas, solo quiero que sepas que… lo siento...

    No sabía que decir, ni siquiera sabía cómo sentirme, solo sabía que algo dentro de mí se reparo, no del todo, pero si mejoró. Un silencio (incómodo en mi opinión) llenó el cuarto y me sentí forzada a romperlo.

    -Y…¿Qué haces?-pregunté sentándome a su lado.

    -Preparo los Gears para la carrera dentro de una semana, la pista es una cueva sin luz y le estoy poniendo visión nocturna a los Gears… Oye, ¿por qué no traes los de tu equipo y te muestro cómo se hace?-sugirió Wave.

    Mi niño interior, curioso y atrevido despertó de mí y en unos pocos segundos volví al cuarto con los Gears de mí equipo.

    Me sentía de vuelta a mi infancia, de regreso a esos días dónde Wave y yo éramos amigas, el resto de la noche fue Wave pasándome sus conocimientos de mecánica. Instalamos la visión nocturna en todos los Gears ¡Hasta en los prototipos de los Gears que estaba haciendo! Wave me dio muchos consejos de cómo mejorar el rendimiento de los Gears y para cuando terminamos ya eran las tres de la madrugada.

    -Bueno, creo que terminamos-dijo Wave recogiendo todas las herramientas y cables con magia.

    -Sí, creo que debería irme a dormir-dije levantando los Gears y los prototipos con mi magia.

    -Deberías hacerlo, ya todas tus amigas están dormidas, y nosotros vamos por el mismo camino-dijo Jet entrando al cuarto seguida por Gilda.

    -Ya me tenían preocupada ¿Qué paso?-preguntó Wave

    -Em, si, veras…

    -Jet fue a pasear por el bosque, lo seguí y nos perdimos-respondió Gilda interrumpiendo a Jet.

    -¡Yo no me perdí!-reclamó Jet cruzándose de cascos.

    -En fin, buenas noches-me despedí saliendo del cuarto y cerrando la puerta.

    Esa noche me fui a dormir con una gran sonrisa.

    <<Amigas, todavía no, pero por ahí vamos>>Pensé cerrando los ojos y dejándome llevar por el sueño.

    Capítulo 12

    Capítulo 12

    La cima huracán


    Una semana después

    "Cabaña Esmeralda", cuarto de los Rogues

    Jet P.O.V


    -¡Tenías que darles visión nocturna!-se quejó Gilda, arrojando el casco de su Gear en la cama.


    -¡Hey! No es mi culpa que Twilight te pasara en el último segundo; además, no hubiera sido un desafío si no podían ver-se defendió Wave


    -¿Tú qué opinas, Jet?


    Quité los ojos de encima del libro que leía y me limité a observar detenidamente a mis aliadas.


    -¿Cuál es la puntuación, Wave? -pregunté levantándome de la cama.


    -Babylon Rogues: treinta y cuatro; Equestria Heroes: catorce.


    -Mientras la puntuación esté a nuestro favor…


    -Aún así me siento…,¿humillada? -dijo Gilda sentándose en la mesa.


    -Todavía quedan dos carreras, podrás tener tu revancha.


    -Tenemos una ventaja de veinte puntos, deberían darnos las tiaras de una vez -comentó Wave dejándose caer en su cama.


    -Sí, deberían ahorrarse presupuesto y darnos la victoria -añadió Gilda


    -Todavía pueden remontar… -dije acercándome a la puerta.


    -Para lograrlo deben ganar la siguiente carrera en los dos primeros lugares, y mientras yo esté en la carrera eso no pasará -dijo Wave regodeándose en su ego.


    -Sí, claro -dijo Gilda volteando los ojos.


    -Como digas, Wave, como digas -dije saliendo del cuarto.


    Necesitaba aire, a pesar de que íbamos arriba por veinte puntos no podía dejar de pensar que íbamos a perder el torneo. Atravesé el pasillo a toda prisa, sumido en mis pensamientos paranoicos hasta que tropecé con alguien.


    -Oh, perdón, no era mi intención… -escuché una voz armoniosa decir.


    -No tienes por qué disculparte, Fluttershy. Fue mi culpa, estaba distraído -respondí sonriendo mientras la veía -. Y…, ¿cómo estás?


    -Bien, estaba viendo a Rainbow entrenar, pero…


    <<¿Crashie está entrenando? Debo ver eso>>, pensé con una sonrisa maliciosa.


    -Okey, bueno, debo irme. ¿Te parece si hablamos más tarde? -sugerí con una sonrisa.


    -Oh, está bien, nos vemos -se despidió entrando a su cuarto.


    -Adiós -dije dirigiéndome hacía la salida del pasillo.


    No podía evitar sentirme mal, cada vez que me alejaba de ella un vacío en mi corazón se generaba. Pero tenía asuntos que atender, si Rainbow estaba entrenando debía de monitorear su progreso y en base a eso, decidir el entrenamiento de los Rogues.


    <<Solo espero que no haya mejorado>>, pensé saliendo de la cabaña



    Bosque Esmeralda

    Rainbow Dash P.O.V


    -¡Tú puedes, Rainbow!- dijo Applejack-. Llevas ya un buen rato en ello.


    Tenía miedo, no quería salir herida, no otra vez; poco después de que me enyesaran el ala me dije que no volvería a correr a no ser que estuviera lista. Llevaba ya unas horas practicando. Me lo había tomado con calma toda la semana, hasta que me enteré de la puntuación. Sí no ganábamos la próxima carrera, adiós tiaras, adiós coronas, y peor aún, adiós reputación.


    <<Vamos veinte puntos abajo y en parte gracias a Wave: sin su ayuda Twilight y Applejack lo hubieran hecho mucho peor>>, pensé mirando a mis amigas mientras estas me daban ánimos.


    -Bueno, aquí voy -dije tomando vuelo y acercándome a la rampa improvisada, tomé un potente impulso y recogiendo mis alas me quité el Gear; di tres vueltas y atajé mi Gear con las alas, poniéndomelo antes de aterrizar.


    Los aplausos resonaron por todo el bosque y no pude evitar hacer una reverencia.


    -Gracias, gracias…


    -¡¿A eso le llamas pirueta?! -escuché una voz provenir de la copa de los árboles-. Crash, con eso no lograras nada. La única razón por la que obtuviste tres estrellas fue porque los jueces fueron buenos contigo, por ser novata en este deporte -intenté buscar el origen de la voz sin ser capaz de encontrarlo, era como si se mezclara con el ambiente -. Pero… ya se acerca la carrera final y eso cuando mucho te dará unas… dos estrellas -. Por fin, a través de las hojas de los árboles pude ver un par de ojos verde esmeralda -. Mi consejo, retírate mientras puedas.


    Sus palabras me herían, eran como veneno para mi ser, no por el hecho de ser crueles sino por el hecho de ser ciertas. Los jueces de la carrera de hoy fueron más estrictos que los de la anterior, y con dos carreras más por delante, debía esforzarme más que eso si quería estar a la altura del desafío.


    -No lo escuches, Rainbow. Lo hiciste muy bien -dijo Rarity mirando las copas de los árboles con disgusto.


    -No, tiene razón, debo ser mejor que esto, debo seguir entrenando, progresando, avanzando, para poder así vencerlo de una vez por todas -respondí volviendo a la cima de la colina.


    Pasaron las horas, y a medida que entrenaba sus palabras no dejaban de resonar en mi cabeza: "Inútil, novata, lenta, Crash"


    -¡Rainbow! -una voz me sacó de mi trance. Volteé para ver a Twilight -.Vamos a que comas y duermas, mañana en la mañana nos toca ir al este para la tercera carrera.


    -No, no descansaré hasta estar lista -respondí volviendo a entrenar.


    -Rainbow, son las once de la noche y no has comido, ni descansado.


    -¿Once? - Efectivamente, me había centrado tanto en el entrenamiento que no noté el paso del tiempo, no noté la frialdad de la noche, no noté el cambio extremo en la iluminación, pero lo más importante, no noté la soledad. Era como si me hubiera aislado de la sociedad. El hambre y la fatiga empezaron a hacer efecto, a duras penas podía seguir volando. No quería dejar de entrenar, pero tampoco podía seguir así; al final aterricé a regañadientes en frente de Twilight.


    -Ahora que lo mencionas… algo de comer no me haría daño-dije dirigiéndome hacía donde se encontraba la cabaña. Una vez terminamos de comer, me dirigí al cuarto y junto con mis amigas empacamos todas nuestras pertenencias y al final ninguna logró descansar lo suficiente (a excepción de Pinkie), y se notaba con suma facilidad, en especial en el desayuno del día siguiente.


    -¡Hey! -un grito me sacó del limbo entre estar despierta y dormida, llevándome el corazón hasta la garganta -. ¿Qué les pasa?, ¿acaso no durmieron? -concluyó la voz, la cual creo era la de Jet.


    -Sí, pero nos acostamos tarde -respondió Fluttershy.


    -¿Qué tan tarde pudieron haberse dormido? -preguntó Gilda.


    -Doce y algo -respondió Twilight haciendo que los Rogues estallaran en carcajadas -. ¿Qué tiene eso de cómico? ¿A qué hora se acostaron ustedes?


    -Tres de la madrugada-dijo Wave.


    -¡¿Tres?!-exclamamos al unísono.


    -Sip, tres, la misma cantidad de segundos de retraso mental que tienen hoy. A esa hora nos acostamos todos los días -respondió Jet.


    -Y… ¿No…deberías, no es un… poco tarde? Deberías dormir más, Jet -dijo Fluttershy con seriedad.


    -Nah, estoy bien.


    El desayuno concluyó naturalmente y tras unos preparativos más seguimos al extraño por un nuevo portal que nos llevó a una serie de montañas donde una fuerte brisa, en vez de ir en una sola dirección, se arremolinaban con fuerza; era algo abrumador, como estar en un huracán.


    -¡Bienvenidos a la Cima Huracán! Aquí será la próxima carrera, síganme.


    A duras penas pude oír lo que el extraño dijo, el poni nos guió colina abajo mientras explicaba que la pista se hallaba en la cima de la montaña y que nos quedaríamos en una casa en un pueblo al pie de la montaña, pero que debido a inconvenientes, todos tendríamos que compartir un cuarto.


    La montaña era escarpada y parecía que la brisa nunca dejaba de fluir, solo disminuía en intensidad.


    El pueblo en el que nos tocó quedarnos era de madera y piedra, y era azotado por una brisa constante. La casa que nos tocó compartir era mediana, poseía varios detalles y grabados en toda su extensión.


    -Bueno, ya saben, en una semana es la siguiente carrera. ¿Quiénes participarán en ella?-preguntó el extraño acercándose a la salida del cuarto.


    -Wave y Gilda –respondió Jet lanzándose en una de las cuatro camas matrimoniales del cuarto.


    -Twilight y Applejack -dije acercándome a mis amigas.


    -Bien, los veré en una semana -respondió el extraño saliendo del cuarto y cerrando la puerta.


    -Bien, así va la cosa: Wave y Gilda, compartirán esa cama -indicó Jet señalando la cama más amplia del cuarto-; yo dormiré en el piso ya que ni Wave, ni Gilda, ni ninguna de ustedes va a querer compartir cama conmigo -dijo Jet encaminándose hacía la salida -. Ustedes, resuelvan quién va con quién -terminó saliendo del cuarto.


    El resto del día estuve entrenando y con una duda en mi cabeza, una duda que me siguió por la tarde y que no me dejo dormir en la noche. ¿Qué pasaría si Twilight y Applejack no ganaban? Todo estaría perdido…


    <<Pero si compito, la penalización de lugar nos empataría o haría que siguiéramos debajo de los Rogues… Confió en ustedes, chicas.>>

    Capítulo 13

    Capítulo 13


    Rivales Destinados


    Una semana después

    Jet P.O.V


    Un silencio espectral llenaba el cuarto únicamente perturbado por el ocasional sonido del reloj, ahí, sobre la cama más amplia y aislada de la habitación, sentadas al pie de esta se encontraban Wave y Gilda. Sobre dicha cama me encontraba yo, sentado, esperando a ver qué excusa tenían planeado entregarme. Pero al parecer ambas me emulaban, esperando en silencio a que yo hablar. Inteligente por parte de ellas…


    -Jet, puedo explicarlo-comenzó Wave


    <<Quizás no tan inteligente>>


    -No hay nada que explicar, Wave-respondí observándolas con frialdad-estaban mejor calladas…


    El silencio volvió a reinar en el cuarto permitiéndome respirar hondo y calmar mi ira. Quería romperle algo a Wave y a Gilda, una costilla, un ala… la razón, habían perdido la carrera que nos aseguraría la victoria y no solo eso, también permitieron que Twilight y Applejack llegaran a la meta antes que ellas permitiendo que el equipo de Rainbow se colocara delante de nosotros por dos puntos.


    -Les dije que no las subestimaran, que no se confiaran, que si se confiaban iban a ¡Perder!-grite golpeando la pared con mi casco izquierdo sobresaltando a las dos.


    No quería verlas, ni oír de ellas, ni nada, por lo cual me lancé fuera de la cama y encaminé hacia la salida mientras el piso de madera crujía bajo mis fuertes pisadas.


    <<Sin embargo no es enteramente culpa de ellas…>> Era cierto, nadie (ni si quiera Applejack o Twilight) se esperaba ese resultado. <<Además… si no fuera por Wave y Gilda no hubiéramos llegado a obtener treinta puntos.


    -Sin embargo… pelear no resolverá nada…Wave, ¿Algún plan?-pregunté parado en el umbral de la puerta.


    -Estamos dos puntos abajo…sí solo uno de nosotros compite todavía hay posibilidad de ganar el torneo-respondió Wave mirándome con ojos inseguros.


    -Bien, empaquen sus cosas, mañana partimos hacia la última etapa del torneo-dije saliendo de la habitación maldiciendo mi suerte.


    Algún lugar del pueblo

    Rainbow Dash P.O.V


    Llevábamos ya un rato celebrando, Twilight y Applejack ganaron la carrera y pusieron a nuestro equipo en el primer puesto.


    -Se está haciendo tarde, deberíamos volver; mañana nos trasladaremos a la última fase del torneo por la mañana. Mientras más descansados estemos mejor-dijo Twilight acercándose a nosotras.


    -¿Volver? Pero si apenas hemos empezado-me quejé cruzándome de cascos.


    -Twilight tiene razón, además tenemos que empacar nuestras cosas-añadió Applejack


    -Querrás decir las cosas de Rarity-corregí mirando fijamente a mi amiga.


    -Perdón por comprar las cosas indispensables para la supervivencia de una dama-respondió Rarity volteando la cabeza con un movimiento brusco (claramente indignada por mi comentario)


    -Claro, porque comprar más de quince diferentes sombreros es indispensable.


    -Una dama siempre debe procurar verse bien y estar a la moda, algo que claramente no le prestas mucha importancia.


    -¡Hey! De todas las presentes yo soy la que tiene la vida más saludable, como bien, hago ejercicio y me cuido-respondí molesta -El hecho de que sea la deportista del grupo no significa que no procure cuidar mi imagen, pero tampoco significa que voy a comprar cada bobo sombrero que veo en cada tienda a la que entro.


    -¡Bobo sombrero!


    -Chicas, chicas, cálmense nos estamos desviando del tema-intervino Twilight en la conversación


    -Twilight tiene razón… todavía es muy temprano como para actuar como si hubieran ganado el torneo-dijo Rarity dándome la espalda- Además, ya he prologando demasiado mi sueño de belleza.


    <<Pareciera que lo único que le importa es su apariencia>>Pensé molesta<<En fin, es muy tarde como para pelear…>>Me dije a mi misma reemplazando mi cara de rabia con una expresión neutral.


    -Bien, vámonos-comande encaminándome hacia la casa.


    No quería volver a la casa y no porque quisiera seguir celebrando, sino porque no quería arruinarme el día viendo la cara de Jet.


    -Aww, ¿No vamos a seguir celebrando?, ¿No vamos a comer torta?-preguntó Pinkie decepcionada.


    -Sí, eso parece-respondí con sequedad.


    Las calles del ventoso pueblo eran amplias y frías, únicamente iluminadas por las luces que provenían del interior de las casas a través de las ventanas. Se respiraba un aire de serenidad y la paz reinaba, aún así el estómago se me revolvía con la sola idea de ver a…


    -¿Disfrutando su victoria?-escuché una voz que me hiso fruncir el ceño


    -Sí, ¿Y eso qué te importa, Jet?-respondí observando a mi rival aterrizar frente a mí.


    El solo hecho de ver, oír o siquiera pensar en Jet me hacía hervir la sangre, quería estrangularlo, matarlo a golpes, el hizo de mi infancia algo irritante, insoportable y dolorosa pero, a pesar de todo logré apaciguar mi repentino impulso asesino.


    <<¿Qué me pasa? Yo no soy así>>


    Sabía que Jet era dañino para mí, pero no creí posible que lo odiara a tal nivel como para que tales pensamientos cruzaran mi cabeza. Debía alejarme de él antes de que lo golpeara o peor…


    -Nada en absoluto, Dash. Solo que me sorprende que algo sin alas pudiera vencer a Wave y Gilda-dijo Jet sacándome de mis pensamientos.


    -¿Sin alas?, ¿Qué tratas de decir?-preguntó Applejack


    -Que para una unicornio con trastornos nerviosos y una vaquera con la inteligencia de una piedra, lo que hicieron hoy, toda una proeza.


    -¡Jet!-gritó Fluttershy en un tono de voz entre reclamar algo y sorprenderse por algo.


    -Lo siento, cariño. Pero las cosas tienen que decirse-respondió Jet acercándose a mí-No deberían estar celebrando considerando que no tienen posibilidad alguna de ganar-poco a poco sus palabras hacían regresar ese profano impulso-Es decir. ¿Qué probabilidad tienen una unicornio con problemas de nervios, una vaquera estúpida y una mala imitación de pegaso de ganar?-el veneno que escupía Jet por su boca causaba que mis cascos delanteros temblaran, deseosos de impactar contra su rostro. Un sudor helado recorría mi frente y podía sentir el palpitar de mi corazón en mi cabeza, causando un leve dolor de cabeza.


    -¿I-I-I-Imitación de pegaso?- pregunté apretando los dientes


    -Sí, imitación de pegaso, admítelo Dash, siempre has estado en segundo lugar y siempre lo estarás.


    Mi corazón empezó a bombear la sangre con mayor fuerza.


    -Nah, no seas bobito, Jet. Rainbow fue la primera y única en romper la barrera del sonido, ¿Verdad, Rainbow?-me defendió Pinkie sin saber que solo empeoraba las cosas.


    -¡Ja! ¿No les has dicho la verdad, Dash? Claro que no… Rainbow, mientras más rápido entiendas que siempre serás la número dos más rápido podrás vivir en paz.


    -¿Segundo lugar?-dije sintiendo la adrenalina escalar, sintiendo como llenaba lentamente mi cuerpo a medida que sentía como si mi cabeza fuese a explotar.


    -Acéptalo, Rainbow. Siempre has estado bajo mi sombra y siempre lo estarás, no hay nada que puedas hacer… Ese es tu lugar, opacada por mi grandeza; por ello es que te di tu título, porque siempre fracasas en lo que te propones; porque siempre que estas a punto de lograr tu objetivo fallas, porque siempre que vas a llegar a la línea de meta chocas ¡Rainbow Crash!


    No pude contenerme más: sus palabras, su manera de actuar y su forma de burlarse de mi me habían hecho llegar al límite; y en un impulso de ira espontáneo e incontrolable lancé mi casco derecho hacía su cara, impactando con fuerza contra su cachete izquierdo y haciéndolo retroceder un paso.


    -¡Rainbow Dash!-escuché gritar a Rarity


    Me quedé congelada en el lugar al realizar lo que había hecho, acababa de golpear a Jet; nunca nada me había hecho sentir tan bien, a pesar de que en el fondo sabía que estaba mal, no pude evitar esbozar una sonrisa por una fracción de segundo.


    -Jum, tienes un buen gancho derecho… pero te falta precisión y fuerza-respondió Jet con una sonrisa-En fin, si me disculpan voy a observar el pueblo por última vez-dijo Jet tomando vuelo.


    A medida que Jet se alejaba la ira dentro de mí desaparecía lentamente hasta que al final la paz volvió a la calle. Nadie se digno a hablar, nadie dijo una palabra en lo que resto del camino. Dejé correr una amarga lágrima por mi mejilla.


    <<¿Por qué no me deja en paz? Pareciera que siempre que estoy a punto de olvidarme de su existencia él decide volver para hacerme la vida una…>>


    Mientras caminábamos hacía la casa observé el cielo nocturno, jamás había estado tanto tiempo lejos de casa y mucho menos sin verla. Extrañaba mis muebles, la comodidad de la cama, el calor que proporcionan mis sabanas, el sol del amanecer entrando por la ventana, dándome los buenos días. ¡Oh! Como extraño mi casa, como desearía volver a mi hogar; llenar ese vacío en mi corazón producido por la nostalgia además de olvidar todo lo acontecido.


    <<Al menos ya solo falta una semana, una semana más que debo aguantar a Jet y no tendré que verlo nunca más>>


    -Por fin- murmuré a medida que nos acercábamos a la entrada de la casa. Sabía que una vez dentro (después de que empacar las diferentes millones de prendas y accesorios de Rarity) podría relajarme y recibir el muy bien merecido descanso.


    -Rainbow Dash-dijo Fluttershy bloqueándome el acceso a la casa-No vas a entrar hasta que me digas ¿Por qué odias tanto a Jet?


    -¡¿Acaso no escuchaste lo que dijo?! ¡Claro que lo voy a odiar!-respondí mostrando mi pose más amenazante con la intención de asustarla y no tener que responder esa pregunta.


    -No, independientemente de lo que dijo; tú no eres así.


    -¿De qué hablas?


    -Por lo general, si alguien te molesta o nos molesta lo ignoramos; pero tú golpeaste a Jet y no solo eso: cada vez que alguien dice su nombre frunces el ceño, cuando se habla de él aprietas los dientes y eres grosera con quienes no lo ven como un “enemigo”, así que dime: ¿Qué pasa entre ustedes dos?


    Detesto cuando Fluttershy se pone asertiva, cuando se pone así sus palabras me producen una sensación de incomodidad en el estómago; la cual se extiende a lo largo de mi cuerpo y por alguna razón, cada vez que se pone así me cuesta guardarle la verdad.


    -Deberías saberlo, estuviste en el campamento conmigo-respondí con frialdad en un último intento de desviar el tema.


    -No, no sé; no fui ese día. ¿Qué pasó?


    Hace dieciséis años

    Cloudsdale, Campamento de vuelo

    9:00AM


    Había llegado la hora, por fin; tras días de entrenamiento estaba lista, hoy haría que ese brabucón presumido de Jet se tragara sus palabras. Desde que entré al campamento todo lo que ha hecho es molestarme, decirme que no soy lo suficientemente “buena”, que no estoy a la altura del desafío; pero hoy por fin he llegado al límite, hoy me cansé de sus burlas e insultos, hoy correría contra él.


    <<Solo desearía que Fluttershy estuviera aquí para verme ganarle a ese bobo>> Pensé caminando en círculos en frente de la meta. Estaba excitada, la emoción que sentía me daba un choque eléctrico que recorría mi espina dorsal, forzándome a esbozar una sonrisa.


    -¡Dash!, ¿Segura que estas lista?-escuché a Gilda tras de mí.


    -¿Lista? Por favor, Jet no tiene oportunidad-respondí encarando a mi amiga.


    -No deberías confiarte tanto, por algo es el mejor del campamento.


    -¡Hasta que llegué yo!-dije con orgullo


    -¡Ja! ¿En serio crees que tienes oportunidad?-escuché una voz grave a mis espaldas.


    -Valla, al fin apareces; por un momento creí que habías aceptado el hecho de que soy mejor que tú-respondí con una actitud desafiante.


    -Jum… Ya lo veremos-respondió colocándose en frente de la meta.


    -Suerte, Dash… Jet-se despidió Gilda saliendo del circuito


    El sonido del público, la emoción del momento y el hecho de poder enfrentar al mejor del; tenía muchas razones por las cual estar emocionada, pero la principal razón era que hoy intentaría, no; hoy haría una Rainplosión Sónica. Una pegaso sostenía la bandera de cuadros dando a entender que la carrera comenzaría pronto, empecé a respirar lentamente, cerré los ojos y me centre en mi objetivo: Ganar. Y, al abrir los ojos pude ver la bandera moviéndose indicando el inicio de la carrera.


    Sin pensarlo dos veces tomé vuelo, mientras me movía por el pequeño circuito de nubes velozmente mi entusiasmo aumentaba cada vez más y más, y con este; mi velocidad aumentaba. La hermosa sensación del viento recorriendo mi cuerpo era algo hermoso, decidí cerrar los ojos para así poder disfrutar más la sensación; sin embargo, el sonido de un par de alas extra me forzó a abrir los ojos.


    -Si esto es lo más rápido que puedes ir, debo decir que estoy decepcionado-dijo Jet mientras volaba boca arriba y en reversa manteniéndose a la misma velocidad que la mía.


    -Pff, si ni siquiera me estoy esforzando- respondí acelerando aún más. Podía sentirlo, empezaba a romper la barrera del sonido. Una sonrisa se plasmo en mi rostro y a medida que me acercaba cada vez más y más a mi objetivo. Cerré los ojos para poder disfrutar la paz que me generaba la velocidad.


    ¡BOOM!


    Ese sonido me hizo llegar a la cúspide de mi felicidad, un estallido potente llenó mis oídos y me dio la señal de que lo había logrado, había roto la barrera del sonido; pero… algo estaba mal, no sentía ningún cambio, no me sentía diferente.


    <<¿No se supone que debería sentirme algo diferente?>> Pensé abriendo los ojos solo para darme cuenta de que no había roto la barrera del sonido. <<Pero, entonces… ¿Qué fue ese sonido?>>


    Inmediatamente algo me pasó volando a toda velocidad, dejando un rastro verde a su paso, desestabilizándome y haciéndome chocar contra una serie de nubes hasta quedar con la cara enterrada en una nube a solo unos centímetros de la meta. Alcé la vista para ver a Jet al otro lado de la meta y a todos sus “fans” felicitándolo, fue ahí cuando entendí lo que había pasado; lo que generó el estallido, lo que me hizo chocar y quien rompió la barrera del sonido fue Jet.


    -Bien hecho, ¡Rainbow Crash!- se burló Jet mientras sus admiradores lo alentaban y repetían su insulto hacia mí.


    -¡Rainbow Crash! ¡Rainbow Crash! ¡Rainbow Crash!



    Actualidad


    -Jamás me había sentido tan humillada, mi ego fue destrozado, mi autoestima pisoteado y desde ese día quedé marcada como Rainbow Crash. Por eso odio a Jet-concluí el relato.


    -Pero, dijiste que fuiste la primera en…


    -¡Mentí, Pinkie, mentí!-grite interrumpiendo a mi amiga para luego hacer a un lado bruscamente a Fluttershy.


    No quería seguir hablando sobre ese día, me producía una sensación de nauseas y me hacía doler la cabeza. El resto de la noche transcurrió de forma incómoda, nadie se dirigía una palabra, cuando mucho decíamos “pásame eso” o “eso va aquí”. Y no éramos las únicas, Wave y Gilda tampoco intercambiaban una palabra.


    <<Claramente; Jet nos arruinó el día a todas>> Razoné guardando un sombrero de Rarity dentro de una de sus miles y miles de maletas, parecía que nunca se acababan.


    A la mañana siguiente nos encontramos con Jet y el extraño esperándonos en la entrada a la casa.


    -¡Ya era hora!-dijo Jet al vernos llegar con las maletas.


    No pude evitar fruncir el ceño, quería golpearlo, machacarlo a golpes por todo lo que ha hecho pero no, un golpe no serviría de nada; por ello es que le devolveré el favor, en la próxima carrera en la que nos enfrentemos le ganaré y lo humillaré, y me reiría de él en su cara hasta quedarme sin aire.


    -Bueno, si no tienen nada más que hacer… nos vamos- dijo el extraño abriendo otro de sus portales frente a nosotras.


    El portal nos llevó a una especie de coliseo en medio del desierto. La forma del coliseo, los extraños grabados que poseía y el hecho de que la arena del desierto era oscura, había leído de este lugar antes; pero no me acuerdo donde.


    <<Fue en un libro de… Daring Do pero… ¿Cómo dijo que se llamaba?>>


    -Bienvenidos al Desierto Oscuro, aunque en este momento nos encontramos en las Runas Arenosas; para ser precisos-anunció el extraño haciéndose a un lado para que pudiéramos ver mejor la hermosura natural del lugar. El coliseo estaba hecho de piedra y el cual poseía cuatro pilares que, de antaño; sostenían el techo que alguna vez poseía este lugar, había unas escaleras a un costado que llevaban a una larga mesa rectangular donde se solían presentar ofrendas a “alguien” o “algo”. El coliseo tenia forma de círculo y las gradas tenían una gran capacidad. Sin embargo el hecho que más me llamó la atención fue la ausencia del circuito en el cual se efectuaría la carrera.


    -Hey, ¿Y la pista?- pregunté acercándome al extraño.


    -Estamos en ella, debido a que esta es la última carrera queremos que el circuito sea una sorpresa para todos-contestó el extraño observando sus alrededores-En fin, se quedaran en las cámaras subterráneas del coliseo, dónde hace menos calor; no se preocupen, hemos equipado el lugar para que posea todas las comodidades, tendrán agua, luz, aire acondicionado, servicio a la habitación, etc.


    -Bueno Rogues, vamos a instalarnos-escuché a Jet decir mientras se acercaba a una de las salidas del coliseo.


    -¿Alguna idea de donde están esas “recámaras”?-preguntó Rarity-Si sigo aquí la arena se va a meter en mi melena, más de lo que ya está.


    -Jet parece saber-comentó Fluttershy –Deberíamos seguirlo.


    -Esa es la idea más es…


    -¡Hey! ¿Van a venir o qué?-gritó Jet, interrumpiéndome e indicando que lo siguiéramos.


    -Está bien, lo seguiremos-dije dirigiéndome hacía donde estaba Jet.


    Jet P.O.V


    Tras instalarnos en una de las cámaras del alguna vez glorioso laboratorio, nos dirigimos a al área de pruebas de experimentos (O como le dicen todos erróneamente “El coliseo”) y empezamos a entrenar.


    Me sentía mal, decepcionado de mi mismo; ese mes sin entrenar me estaba pasando factura, me dolía cada fibra de mi cuerpo; pero debía seguir, si quería volver a estar en forma, debía seguir.


    -Jet, no deberías entrenar tan duro, acabas de superar una lesión- dijo Wave acercándose a mí.


    -No, si quiero estar en forma para la carrera debo entrenar, hasta desfallecer, si es necesario-respondí mientras seguía con las flexiones.


    <<No cometeré el mismo error que ustedes, Applejack, Twilight y Rainbow han demostrado ser aprendices veloces y habilidosos. No descansaré hasta sentirme listo>>


    -Jet, ¿Podemos hablar?-escuché una voz familiar acercarse.


    -Claro, Fluttershy ¿Qué pasó?-pregunté dejando las flexiones con una sonrisa solo para toparme con una expresión seria.


    <<Merda>>


    -Es por lo de anoche-respondió Fluttershy con sequedad


    Mi corazón se detuvo por un momento y la sangre se me helo.


    <<Ok, es cierto: fuiste un completo idiota, es más, creo que idiota es muy amable para ti>>


    -Mira, yo…


    -No hay nada que decir, Jet.


    <<Malédiction>>


    -¿Por qué siempre eres así con Rainbow? Siempre te he visto como un buen poni, pero ayer…


    <<Ayer el no me usó, eso es lo que pasó>>Me insulté a mí mismo.


    -Lo sé, no sé que me pasó, es cierto; por lo general suelo fastidiar a veces a Dash pero ayer... no sé, estaba frustrado y molesto y-y-y lo siento-respondí nervioso de empeorar las cosas.


    -No es conmigo con quien debes disculparte-respondió Fluttershy dándome la espalda-Fff, pero simplemente no puedo estar enojada contigo, nunca he podido hacerlo, no sé porque; pero nunca me he visto capaz de enojarme contigo-dijo volteándose a encararme-y Wave tiene razón, deberías tomarte el entrenamiento con más calma.


    -Está bien, ya no entreno más por hoy.


    -Bien, hasta luego-se despidió Fluttershy dirigiéndose a los túneles que daban a los “cuartos”.


    -Adios-dije volteándome para ver a Wave boquiabierta-¡¿Qué?!


    -Wow, Jet. Al principio creí que solo querías algo para coger pero… de veras la amas. Aww, eso es tan tierno, raro; pero tierno-respondió Wave viéndome fijamente.


    -¡¿Qué te hace creer que la amo… o que quiero una noche de “diversión”?!-pregunté molesto con su comentario.


    -Aww, si hasta te sonrojas con la idea.


    -¡Cállate!


    -Mientras más lo niegues más significa que quieres que pase.


    -¿Y te basas en que…?


    -Bueno, al principio creí que querías un “juguete”, por la forma en la que la veías, dónde la veías y por la manera en la que actuabas frente a ella…


    -¿Y?


    -Pero, tú nunca, nunca dejas de entrenar porque alguien te lo diga.


    -Es cierto, quiero a Fluttershy; como amiga, fue mi primera amiga, la respeto y sigo sus consejos e indicaciones, las cuales me suelen salvar de muchos problemas, para variar.


    -Sííí, claaarooo, como digas, Jet- respondió Wave con una sonrisa burlona.


    -Como sea, yo terminé por hoy, ustedes sigan si quieren-dije alejándome dirección hacia los túneles.


    La rabia que me producían los comentarios de Wave era algo sorprendente, la pena y vergüenza que sentía eran de proporciones bíblicas pero… ¿Por qué?


    <<Fluttershy es solo una amiga, solo eso, tuve muchas oportunidades de pequeño y no las aproveché pero… ¿No que lo que sentía de pequeño era falso?>>


    Mi mente le daba vueltas al asunto ¿Era amor o no? Por primera vez no sabía que responder.


    -¡Jet!-escuché a Wave llamarme trayéndome de regreso al mundo real.


    -¿Ah?-dije girándome para ver que quería Wave y, en frente de ella y Gilda se encontraban las portadoras de los elementos y el extraño.


    <<¿En qué momento llegaron ahí?>>me pregunté acercándome a ver que querían.


    -Perfecto, ya que todos están aquí, necesito saber: ¿Quiénes competirán en la última carrera?-preguntó el extraño viéndome fijamente.


    -Todo el equipo Heroes competirá en la carrera-contestó Rainbow con determinación.


    -Excelente, ¿Rogues?


    No tuve que pensarlo dos veces, era claro que Wave y Gilda no eran de fiar para esta tarea (además del hecho de que si no participan todos los miembros del equipo por lo menos una vez, quedan descalificados) así que aclaré la garganta y observando fijamente a Rainbow respondí:


    -Yo voy a ser el único miembro de los Rogues que va a competir.


    -Perfecto, los veré en una semana-respondió el extraño desapareciendo en un estallido de nubes negras.


    -Te veo en la meta en una semana, Dash-dije dirigiéndome hacía los “cuartos”


    <<Y prepárate para que barra el piso contigo>>

    Capítulo 14

    Capítulo 14


    La carrera final: Dark Runes


    Una semana después

    Desierto Oscuro, vestidores de los “Heroes”

    Rainbow Dash P.O.V


    El corazón me iba a millón, la respiración era agitada, un sudor helado se deslizó por mi frente mientras caminaba en círculos en un intento fallido de drenar las ansias y calmarme. Hoy era un día especial, hoy era el “Gran día”, hoy me vengaría de Jet y le enseñaría a él, y a todos; quien era el pegaso más rápido y ágil del mundo. Lo colocaría en su lugar de una vez por todas y le haría sufrir lo mismo que yo sufrí.


    <<Eso y recuperar las tiaras al mismo tiempo>>Pensé volteándome a encarar a mis amigas.


    -Ok, chicas; el plan es sencillo, ganar. Hay que ganar porque sí. Si Jet queda de primero, adiós tiaras y coronas, si nosotras ganamos, salvamos los objetos de la realeza y metemos tras las rejas a un generador de problemas… ¿Preguntas?-dije colocándome mi Gear.


    -¿Qué haces?-preguntó Twilight acercándose a mí.


    -Em, ¿Me pongo mi Gear?-respondí


    -Nop, esto; es obsoleto-comenzó Twilight quitándome mi Gear y poniéndolo en el suelo junto a los otros-estos son mucho mejores-concluyó entregándome a mí y a Applejack nuevos Gears.


    -Wow, mira lo brillante que es-dije observando mi nuevo Extreme Gear. Era totalmente transparente, poseía cierta tonalidad azul; además de lucir hermosos adornos verdes. Por su parte, el Extreme Gear de Applejack tenía las mismas propiedades, pero diferentes colores; siendo este naranja y poseyendo múltiples adornos rojos, mientras que el de Twilight era morado con detalles amarillos.


    -Esta cosa es más brillante que una manzana fresca-comentó Applejack observando su Gear.


    -Y no solo eso: los adornos brillan dependiendo de su velocidad, mientras más rápido vallas, más se iluminarán. El casco posee visión nocturna que se activa con la falta de luz, además de que ahora el Gear es más liviano- explicó Twilight orgullosa de su trabajo.


    -¿También puede cocinar y limpiar?-pregunté con una sonrisa burlona.


    -Bueno, después del frio que pasamos en el despeñadero estaba pensando en añadirle calefacción…


    -Como sea, Twilight ¿Qué esperan? ¡Pónganse los Gears y ganemos esto!

    Desierto Oscuro, vestidores de los Rogues

    Jet P.O.V


    Estaba emocionado, tenía ganas de saltar, como un saltamontes; pero por alguna razón no podía, mi subconsciente pesimista me mantenía pegado al suelo. La bipolaridad de mi ser solo podía ser comparada con un imán, mientras cada fibra de mi cuerpo me decía que todo iba a salir bien y que debía estar emocionado por ello, mi mente por el otro lado me inundaba de pensamientos negativos que intentaban ahogarme.


    <<¿Por qué siempre soy tan pesimista?>>Me critiqué a mí mismo.


    Siempre he sido así: pesimista, paranoico; por lo general el ser así me ayuda a crear planes que sean “infalibles” (lo cual, obviamente no es cierto. He aprendido a los coñazos que ningún plan resiste al contacto con el enemigo) o por lo menos buenos, en fin, me salgo del tema. Un huracán de emociones se formaba dentro de mí debido a la colisión de mis sentimientos, creando así una de las emociones más contradictorias y horribles de todas, un arma de doble filo, la razón del éxito y el fracaso de todo poni, el generador de nervios más arrecho del mundo, la incertidumbre.


    Aún así, distraerme de tales emociones tan triviales era un simple juego de niños, como ladrón uno debe aprender a controlar las emociones, era algo indispensable, un arte que hace tiempo domino. Frente a mí se encontraba mi nuevo Extreme Gear, estaba hecho de un material transparente que emulaba las propiedades brillantes de los diamantes, de diferentes tonalidades de verde, las cuales variaban dependiendo del ángulo en el que le daba la luz, y adornos naranja; que solo servían para realzar tanto la gloria del instrumento como la de su usuario.


    -Sin duda alguna un Gear hecho para mí-dije esbozando una sonrisa.


    -El visor es naranja también, para proteger tus ojos de los rayos del sol, además de poseer visión nocturna, un sistema de enfoque y escaneo, y el hecho de ser más liviano-dijo Wave entrando a los vestidores seguida por Gilda.


    -¿Hay algo qué no haga?-pregunté sarcásticamente.


    -Cocinar, limpiar además de no poseer mi carisma-respondió Wave girando la cabeza en un movimiento brusco quitándose cualquier rastro de pelo que le tapara la cara.


    -¿Y eso que te acomodaste el pelo?, ¿Celebramos algo que he olvidado?


    -Mira, Jet; me arreglé el pelo en honor a nuestra victoria, estuve horas en ello así que, por tu integridad física te aconsejo que ganes-respondió Wave con una mirada seria.


    La crin de Wave (cuando se la arreglaba) era un deleite para la vista. Era totalmente lisa a excepción de las puntas, donde se enrulaban levemente, un solo mechón de pelo se rehusaba a abandonar su frente, y lo que más atraía de este era su brillo natural, el cual daba la impresión de estar mojado, sin embargo dicho brillo seguía viéndose incapaz de superar el de mis ojos. Eso, junto con su belleza natural, su hermosa cara y sus preciosos ojos magenta hacían muy difícil la tarea de no verla. Sin embargo, por alguna razón el día de hoy dicha tarea me resultaba sumamente fácil, y no era por la incertidumbre, era algo más, un miedo inexplicable e ilógico, pero claro, ¿Cuándo un miedo se puede considerar lógico? Aún así la pregunta prevalecía, ¿A qué le tengo miedo y por qué?


    -En fin, vinimos a ver cómo estabas y a darte algo de ánimos-dijo Gilda rompiendo el silencio.


    -Sí, estaremos en…¿Estás bien, Jet?-preguntó Wave acercándose a mí con una mirada preocupada.


    -Sí, estoy bien, solo algo cansado-mentí.


    -¿Seguro?


    -Sí, no te preocupes solo estaba pensando en que hacer una vez tengamos las tiaras, ¿De qué nos sirven las tiaras?, ¿Qué conexión tienen con el cubo?


    -Tranquilo Jet, cuando llegué el momento, lo sabrás.


    -¿De qué película cliché sacaste esa frase?


    -¡Hey! Dame crédito por intentar animarte…Como sea, estaremos animándote en las gradas-concluyó Wave dándome la espalda.


    -Bien, si me disculpan tengo una carrera que ganar-respondí haciéndolas a un lado y dirigiéndome a la salida de los vestidores.


    Rainbow Dash P.O.V


    Ya era hora, a medida que caminaba junto a mis amigas por el pasillo que conectaba los vestidores con el circuito no podía dejar de mirar a mis amigas, temiendo por ellas, y no por el hecho de que pierdan la carrera (Ya que la labor de ganar me correspondía a mí), lo que me preocupaba era que podía hacerles Jet. Al ser esta la última carrera, sabía que Jet era capaz de hacer cualquier cosa para alzarse vencedor, y eso era lo que temía. Aún así, decidí sacarme esos pensamientos negativos de la cabeza y centrarme en el objetivo de hoy.


    <<Ganar a toda costa>>Dije abandonando la sombra del pasillo y adentrándome al calor abrasador del desierto. El coliseo estaba lleno, de los quinientos ponis que cabían, quinientos se hallaban presentes, la sección de reporteros se hallaba llena, pude ver a mis amigas, Wave, Gilda, las princesas y el rey y reina de los grifos.


    <<Espera, ¡¿Qué?!>>


    Efectivamente, al lado de mis amigas se encontraban Cadance, Shining Armor, Luna, Celestia y los reyes de los grifos junto con su hija. Instantáneamente mi confianza fue arrojada a un pozo sin fondo dejando en su lugar una sensación de miedo inconmensurable, una sensación eléctrica que solía recorrer cada fibra de mi cuerpo se traslado al estómago generando un leve cosquilleo, sentí una repugnancia profunda repentina mente y las ganas de vomitar. Antes no tenía problema, ahora sentía la cruel realidad, seis regentes de diferentes reinos dependían de mí.


    -Cierto, olvidé decirles que los regentes estarían presentes, pero no hay de qué preocuparse, ganaremos la carrera ¿Verdad?-preguntó Twilight sin saber lo fatal que me sentía.


    -Sí, con todo esfuerzo que hemos puesto y todo lo que hemos mejorado seguro ganaremos sin problemas-añadió Twilight, ignorante a la realidad.


    Jet, a pesar de ser muy engreído y egocéntrico, no lo era por ninguna sandez, a fin de cuentas él ha sido el único capaz de vencerme en una carrera, sin embargo esta vez no estaba sola, contaba con mis amigas pero…


    -Jum- escuché una voz a nuestro lado, volteé para encarar nada menos que el poni en el que estaba pensando, Jet.


    Lo primero que noté fue que su Gear estaba hecho de un material similar al nuestro pero parecía algo más… resistente, lo segundo que noté fue que llevaba el casco de su Gear en su espalda y que, en su cabeza, levaba la tiara de Luna.


    <<¿Cómo se atreve?>>Pensé al encontrar la excusa más que perfecta para propinarle un buen golpe, y se lo hubiera dado si este no lo hubiera esquivado, intenté atinarle el otro casco pero un brillo morado me paralizó.


    -Jum.


    -¡¿Jum?! ,¿Eso es todo lo que tienes que decir? No mereces usar, joder, ni si quiera mereces ver la tiara-dije colérica.


    Jet respondió dándose la vuelta y recostándose de uno de los pilares/barandales de la escalera que llevaba a la mesa, mesa en la cual se hallaban las coronas de los reyes grifos y la tiara de su hija, y la de Cadance.


    <<Pero…>>


    -¿Dónde está la tiara de....?


    -Aquí-interrumpió Twilight colocando la tiara frente a mí con su magia.-El circuito se activará en lo que Jet y tú coloquen las tiaras restantes en la mesa.


    -Okay…-empecé acercándome a la tiara lanzando una mirada furtiva a Jet-…acabemos son esto-finalicé la frase tomando la tiara con mis dientes con la mayor delicadeza posible e intentando evitar el contacto de mi saliva con esta (Tarea imposible).


    <<Seguramente las limpien antes de que siquiera las princesas las usen>>razoné subiendo las escaleras seguida por Jet y, una vez en la cima, ambos colocamos las tiaras en la mesa, activando el circuito.


    Un temblor potente llenó el coliseo, por un momento llegué a pensar que podía tratarse de un terremoto; pero al voltearme a ver cómo estaban mis amigas, descubrí que el autor del temblor era nada menos que el mismo circuito, surgiendo lentamente de debajo de las arenas del desierto. El circuito se perdía en el horizonte, unas pantallas surgieron de la nada a los alrededores del coliseo y una serie de adornos con estilos egipticos y cristales aparecieron en el centro del coliseo uniéndose y formando un arco con una pantalla negra sobre esta creando así la línea de meta.


    -¡Corredores, diríjanse a sus posiciones para dar inicio a la carrera!-resonó la voz del anunciante a lo largo del coliseo. Me acerqué a las escaleras nuevamente para empezar el descenso, pero Jet colocó su casco derecho frente a mí, bloqueándome el paso.


    -Si vuelves a intentar golpearme…-comenzó Jet lanzándome una mirada fulminante que me hiso imposible el hecho de tragar saliva, odiaba a Jet tanto como le temía. Aún así mi odio siempre ha podido más que mi miedo, pero hoy; era diferente. Pero no podía mostrar miedo, no hoy, no frente a mis amigas, perderían la esperanza al verme así.


    -Sí, sí, como digas-respondí quitando su casco de mi camino.


    Hoy era el día, hoy le haría pagar por todo lo que había hecho, por todos los males que había causado, por humillarme frente a todos en esa carrera hace dieciséis años.


    <<Estúpido Jet, lo chocaré cada vez que pueda>> Me propuse con malicia bajando las escaleras y, una vez en mi posición pude notar que el coliseo se hallaba en la cima de una gran duna de arena, el circuito parecía ir en descenso y desaparecía abruptamente en la base de la duna.


    -Rainbow-escuché a Jet decir, el cual se encontraba a mí derecha-Sabes que no hay manera de que yo pierda-concluyó su frase con una sonrisa maliciosa.


    <<Sonríe mientras puedas, Jet, sonríe mientras puedas>>


    Jet P.O.V


    <<Debo aprovechar los descensos y las rectas si quiero dejar a Rainbow atrás>>Me dije mientras una red hecha de electricidad surgía de la meta impidiendo el paso (al menos a través de esta). La pantalla que se hallaba sobre esta y las demás pantallas presentes en el coliseo se iluminaron mostrando un número cinco.


    -Cinco…-Empezó el anunciante dando inicio a la cuenta regresiva, pude ver a Wave y Gilda entre la multitud de ponis-…Cuatro…-un fuego interno de esperanza surgió en mi interior, el cual creía hace mucho tiempo extinto-…Tres…-A pesar de respirar lenta y profundamente mi corazón volaba a millón, sudaba y por un segundo, a través del bullicio de la multitud pude escuchar algo, una voz familiar que me deprimía, no pude evitar tragar saliva y sentir que si perdía… lo habría defraudado nuevamente.-…2…-Decidí sacudirme las penurias y nervios de la cabeza y comencé mi búsqueda por la calma, respire aún más lento y cerré los ojos para ayudarme a relajarme más rápido-…1…-<<Por ellos>>-…0!


    Inmediatamente me arrojé a toda velocidad hacía la meta, sabía que no había hecho un buen arranque, los nervios no me dejaron hacer mi rutina habitual para obtener la delantera, pero eso era lo de menos ahora solo importaba una cosa ganar, abrí los ojos en el momento justo que cruzaba la meta tomando vuelo y dando inicio así a la carrera más importante de mi vida.


    La sensación del viento era reconfortante, la brisa, la libertad de movimiento, era lo mejor del mundo, el volar era una experiencia que idolatraba y apreciaba, me relajaba totalmente, despejaba mi mente y aclaraba mis ideas. Salí del coliseo a toda velocidad y, valiéndome de la fuerza de la gravedad, proseguí con el descenso a toda velocidad, Rainbow y sus amigas tras de mí.


    -¿Qué pasa, Crash?, ¿Te cuesta seguirle el ritmo al maestro de viento?-Me burlé de mi rival dejándola atrás.


    La vista era hermosa, ayudaba mucho a distraerme de la presión, la belleza natural del desierto era, sin duda alguna; magnifica. Los hermosos granos de arena resplandecían bajo la luz del sol del ocaso, dando un efecto como si la arena fuera una especie de metal negro y resplandeciente. Sombras se formaban, abrazando las dunas de arenas con delicadeza. Descendiendo por la duna pude notar que en la base de la misma se hallaba una especie de hendidura y, a medida que me acercaba, descubrí que no era una hendidura sino una grietas muy grande, emulando así el diseño de la entrada de una cueva (si es que estas no llevaban de por sí a una). Se me formó un nudo en la garganta, se me dificultaba el respirar y por un momento juré ver dos grandes ojos dorados dentro de la misma. Me congelé en el lugar, tenía miedo, esos ojos dorados no dejaban de perseguirme, nunca lo harían, eran mi trauma, mi pesadilla, mi infierno sobre la tierra.


    -¡Jet!-resonó la voz de Wave en el comunicador del casco-¡¿Qué diablos te pasa?!, ¡Deja de pensar en Fluttershy y muévela, vas de último!


    El grito de Wave me sacó de mi trance y a la vez me produjo un susto de proporciones inconmensurables, aún así su voz me trajo más calma que miedo.


    -¿Ahh?-pregunté volviendo enteramente a la realidad y realizando que volaba a una velocidad que hasta una tortuga podría ganarme-¡¿Pero qué coño?!-pregunté molesto al descubrir que mi lapsus de miedo me hizo perder la posición. Sin pensarlo dos veces me arrojé a toda velocidad a la grieta.


    La grieta en si resultó ser parte de una antigua estructura, una mina, era bien sabido que en el mismísimo laboratorio de antaño se hallaba situado en una zona del desierto donde se registró la caída de varios meteoritos durante el mesozoico, dichos meteoritos eran estudiados en el laboratorio con fines que el tiempo se encargo de borrar. La mina se hallaba iluminada por múltiples antorchas colocadas a lo largo de su extensión, se encontraba sujetada por pilares de madera y piedra y todavía se podía apreciar algunos de los carritos que trasladaban las muestras a los lados de la misma.


    -¿Cuánta ventaja me llevan?-pregunté con sequedad surcando a toda velocidad la mina mientras activaba la función de enfoque en mi visor, con la finalidad de encontrar a mis oponentes.


    -Suficiente, ve y pásalas-comandó Wave dándome a entender así que la distancia que debían llevarme era inmensa.


    -Eso planeo-respondí llegando al final de la mina y llegando así al primer salto de la carrera, marcando el final de la primera zona de la carrera y la entrada a la segunda. -Wow…-Una vez al otro lado del saltó pude observar mi entorno y me maraville al ver lo que me rodeaba. Había llegado al corazón de la mina, un agujero inmenso que parecía no tener fondo. Rayos de sol se colaban por múltiples grietas en el techo dando así el nivel de luz justo al lugar y proporcionándole un hermoso efecto lumínico. Pero lo que más me impresionaba del corazón no era en sí su tamaño o su belleza, eran dos “puentes” gigantescos que cruzaban este, llenos de curvas y hechos de metal. Los “puentes” en si presentaban no solo una obra de arte arquitectónica (su estructura) y mecánica (su funcionamiento, el cual desconozco), sino también mostraban ser un desafió. El “puente” en el que me encontraba se hallaba un nivel más alto que el otro (el cual aparentaba no tener nada en especial) y, tras observar un rato detenidamente el mismo noté que parecía tener marcas raras en su superficie. <<Trampas ocultas, quizás…>> Decidí dejar de observar el “puente” en el cual no me encontraba y observar el que representaba una “amenaza” de momento. Fue entonces cuando pude notar que más adentro del “puente” en el que me encontraba se localizaban unas estatuas con mazos que buscaban impactar contra la superficie, trampillas en el suelo que se abrían al mismo tiempo en diferentes lugares a lo largo del “puente” y por último potentes ventiladores a los lados de este, haciendo así casi imposible la tarea de salir ileso.


    <<Debo recordar golpear al extraño por decir que era “poco” probable el salir gravemente herido>>Pensé esquivando un mazo que por poco me mata<<¡Y agradecerle por el mejor circuito de mi vida!>> Me sentía como un niño en una heladería, me gustaban los desafíos, los retos, la adrenalina era algo sumamente adictivo, difícil de despreciar y aún más de controlar. Amaba este circuito, tenía todo lo que siempre deseé: trampas, curvas, longitud, sorpresas y era un desafío.


    -Parece ser que no estaban tan lejos como pensábamos-escuché a Wave por el transmisor. Y, efectivamente a unos metros frente a mí se hallaban Rainbow y sus amigas


    -¡Crash!-Grité llamando la atención Twilight, Applejack y Dash voltearan a verme.-¿Creíste que te librarías de mi tan fácil?-dije acercándome a ellas a toda velocidad.


    Sabía cuál era el plan del equipo Heroes, que Dash ganara a toda costa; Applejack y Twilight harían lo imposible con tal de mantenerme lejos de Dash, por lo cual, si quería ganar la carrera debía deshacerme de la competencia primero.


    ¡BEEP BEEP BEEP!


    El corazón casi se me fue al cuello cuando el visor del casco parpadeó en una tonalidad roja mientras emitía un fuerte pitido. La función de escaneo se activo y señaló las trampillas del suelo, mostrando planos en 3D de su mecanismo junto con un reloj en la parte superior que indicaba el tiempo que estos tardaban en activarse (es decir en abrirse). El problema con esas trampillas ocasionales no era el hecho de que me fuera a caer (al menos en mi caso no lo era) sino que las reglas prohibían sobre volar la pista o los vacios a no ser que se realizara un salto, cosa mala ya que si una trampilla se abría frente a mí y no podía esquivar el hueco a tiempo tendría que sobrevolarla cosa por la que me penalizarían y tendría que competir no solo con Rainbow sino también contra el reloj.


    Entonces la respuesta me llegó, era obvio tenía que pasar “saltando” las trampillas, permitiéndome hacer piruetas para conseguir las estrellas que necesitaba para deshacerme de Twilight y Applejack.


    Y así, de salto en salto, de pirueta en pirueta logré acumular las estrellas necesarias para iniciar mi ataque.


    <<Okay, aquí vamos>> me dije acercándome a Applejack a toda velocidad.


    -¿Me vas a dejar pasar? – le pregunté a Applejack tomándola por sorpresa. Applejack no me dio una respuesta concreta, pero a juzgar por su insistencia en posicionarse frente a mi me lo decía todo-Y dime, Applejack. Al trabajar en Sweet Apple Acres estas acostumbrada a la tierra, ¿no? - Mi “duda” parecía confundirla, pero al final asintió con la cabeza.-Excelente, significa que no te va a molestar ¡ESTO!-grité lo último parándome sobre su cabeza como hice con Dash en Canterlot, causando que chocara de la misma manera. -¡¿A qué sabe la tierra?! – me burlé mientras la perdí de vista-Una fuera, quedan dos-dije aproximándome a Twilight.


    En ese momento el sistema de seguimiento y escaneo enfocó el cuerno de Twilight para luego señalar algo a lo lejos, ese algo era un camino de aros mágicos con los cuales Twilight podía saltarse un cuarto del circuito.


    Sabía perfectamente que si dejaba a Twilight tomar el atajo alcanzarla seria una tarea muy complicada. No podía permitir eso, me lancé a toda velocidad hacia ella en un intento desesperado por alcanzarla y taclearla antes de que esta llegase al aro inicial. No tenía idea de que hacer para detenerla, podía intentar detenerla pero sabía que con su magia ella podía fácilmente recuperarse, debía hacer algo que la dejara fuera por un buen tiempo (o por lo menos un par de segundos).


    <<¿Qué tal si…? No, no estaría bien… además, ni siquiera sé si ella es capaz de…pero y si lo es, pero y si no?>> Tenía la estrategia, pero la misma se veía influenciada principalmente por los conocimientos de magia de Twilight y su velocidad de reacción.


    -¡Twilight!, ¿sabes teletransportarte? – pregunté una vez me hallaba a su lado.


    -¿Qué pla…?


    -¿Sí o no?-insistí con la pregunta.


    A diferencia de Applejack Twilight optó por no responderme generándome más preocupaciones acerca de mi plan.


    <<Sin embargo ella es la mejor alumna de Celestia, su protegida, claramente debe de saber esa clase de hechizos, además, siempre que un unicornio se siente amenazado o sofocado suelen desatar magia poderosa que los protege, es como su adrenalina…Solo queda esperar>>Pensé manteniéndome siempre al lado o detrás de Twilight para evitar así el confrontarme con ella y perder mi última estrella innecesariamente.


    Twilight claramente sabía que tramaba algo, se notaba en su manera de verme, en su forma de actuar, en la actitud evasiva que tenía, actitud a la cual le sacaría provecho. Me aseguraría de que Twilight intentara tomar ese atajo, si no lo hacía mi plan de pasarla se vería retrasado hasta la segunda vuelta y para entonces ya Rainbow me llevaría mucha ventaja. Empecé a presionar a Twilight, acercándome a ella, reduciendo el espacio en el cual podía moverse libremente, sabía que si sofocaba a Twilight lo suficiente esta optaría por una salida rápida


    <<¿Y qué mejor salida de esta situación que los aros mágicos?>>



    La estrategia parecía funcionar, cada segundo que pasaba se notaba a Twilight más y más nerviosa, podía ver como el sudor empezaba a formarse en su frente, recorriéndola lentamente. Estaba feliz, una sensación placentera al saber que mi plan estaba funcionando me inundó, pero a su vez una sensación de miedo y culpabilidad se hacía presente contrarrestando mis emociones positivas y manteniendo el equilibrio entre ellas. Sabía que lo que iba a hacer sin duda a alguna dejaría a Twilight en “shock” o por lo menos la haría vomitar del susto que se llevaría. Sabía por lo que estaba pasando, sabía que se sentía el ser arrinconado lentamente, una sensación de nerviosismo y ahogamiento indescriptibles acompañada de la fuerte impotencia que uno sufría al saber que no podías hacer mucho para evitar la situación. Sabía lo que se sentía más que nadie y por ello decidí dejar de pensar en eso para así evitar sentirme peor por lo que estaba haciendo.


    <<Pero estoy haciendo lo necesario, todo sea por cumplir la promesa>>


    Volviendo al mundo real noté que los aros mágicos se hallaban a la vuelta de la esquina y para mi deleite pude ver a Twilight acercarse a esto. Y, en el momento justo en el que Twilight saltó hacía el atajo, puse en acción mi plan. Con un potente impulso de mis alas me abalancé sobre Twilight y la choqué, sacándola del circuito y arrojándola al vacio. El grito de terror de Twilight me hizo sentirme mal (hasta cierto punto). Volteé la cabeza para ver con gusto que el plan había funcionado, Twilight se hallaba en el circuito nuevamente pero con la cabeza asomada hacía el vacio, por las convulsiones que tenía y por la posición en la que estaba deduje que debía de estar vomitando.


    <<Bien, es bueno saber que no tengo la sangre de otro poni en mis cascos, claro; ni que me hubieran dejado seguir compitiendo si la mataba…En fin, dos abajo…queda una>>Me dije continuando el recorrido por el largo puente.


    Encontrar a Rainbow no fue tan difícil como pensaba, la distancia que me llevaba de ventaja no era taaan larga. La podía ver a unos pocos metros de distancia tomando una curva larga y pronunciada que ascendía y terminaba en un salto final que salía de la cueva de regreso al desierto. Rainbow no iba a caer en trampas, ella podía decir cuando yo tramaba algo y conociéndola lo más probable era que esquivara gran parte de mis ataques.


    <<Tampoco es que tenga suficientes estrellas como para taclearla…Tocará pasarla en el salto>> razoné entrando a la curva final del puente. Las curvas eran mi debilidad, me costaba tomarlas cerradas y como a mí no me gustaba desacelerar tendía a tomarlas muy abiertas para mantener mi velocidad constante. Sin embargo, el maestro del viento no sería derrotado por una pegaso sin experticia en el Extreme Gear.


    -Voy a ganar esta carrera llegando de primero en todas las vueltas- prometí comenzando a tomar la curva lo más cerrado que me era posible.


    La adrenalina aumentaba, la inquietud más, la emoción a tope. Cada segundo que me acercaba a Rainbow parecía durar una eternidad, no podía esperar para recordarle a esa pegaso quien era el maestro aquí, tenía que liberar mi excitación de alguna manera, el salto era mi mejor opción. Y al momento de llegar al borde del circuito, cerré los ojos y me dejé llevar mi cuerpo guiaba el movimiento mientras mi mente flotaba en un mar de paz. La sensación liberadora de dejarse caer al vacío más que causarme miedo me reconfortaba, era una sensación de libertad que no podía ser descrita. Por alguna razón siempre que me dejaba llevar por la sensación y hacía una pirueta estas eran consideradas “de alto calibre”, y a decir verdad nuca entendí ni cómo ni por qué.


    Abrí los ojos lentamente para ver como aterrizaba con gracia y lo mejor de todo, frente a Rainbow, obteniendo cinco estrellas en el proceso.


    -¡Ja, nos vemos en la meta, Crash!-le dije a mi rival dejándola atrás como siempre.


    Rainbow Dash P.O.V.


    No tenía ni la más mínima idea de cómo había pasado. Jet, quien se había quedado muy atrás pensando en pajaritos preñados, había conseguido de alguna manera recuperarse, y lo que más me preocupaba era la ausencia de Twilight y Applejack.


    <<Sí ese maldito les hizo algo lo haré tragar la tierra de la misma forma que hizo conmigo en Canterlot>>


    El idiota de Jet me había pasado en el salto, ahora me llevaba cierta ventaja la cual aumentaba cada segundo que pasaba. Mientras yo apenas me acercaba al coliseo, Jet ya estaba en este, terminando la primera vuelta.


    <<Vamos Rainbow, no te estás esforzando lo suficiente, más fuerza, más velocidad>> Me dije presionándome a darle con más ganas.


    No podía perder, no otra vez, mucho menos en esta situación donde las coronas y tiaras estaban en riesgo, además; si perdía aquí todos en el mundo lo sabrían, seria la decepción de toda Equestria, la burla de todos y por ello, no permitiría que Jet ganara esta carrera, costáseme lo que me costase.


    Una vez completé la primera vuelta empecé a descender por la duna de arena nuevamente, dirigiéndome a la grieta a toda velocidad. Sin embargo, no pude evitar notar algo raro en esta.


    <<Espera, ¿no estaba más a la izquierda?... Deben ser cosas mías>> pensé decidiendo dejar de perder el tiempo en tonterías.


    Algo estaba mal y apenas entré a la mina me fue fácil decirlo. La mina se veía bien, pero la curva no iba al lado izquierdo como la vez anterior, ahora el rumbo que tomaba era hacía la dirección contraria; la derecha.


    <<Pero… esta es la única grieta que hay>>


    Mientras atravesaba la mina se me ocurrió que la pista podría cambiar de forma.


    <<¿No?>>


    Pero cuando ya empezaba a calmarme, cuando finalmente me había convencido de que tal vez la pista cambiaba de forma un pensamiento ruin cruzó por mi cabeza, proveniente de mi sub consiente inseguro de sí mismo, me hizo pensar ¿Y si…. Estaba equivocada? Tal vez la grieta daba a dos cuevas, y tal vez solo una de ellas era la correcta, y tal vez, solo tal vez estaba alejándome cada vez más y más de la pista. La idea me hizo estremecer.


    -No, los creadores del circuito no harían una carrera donde los participantes pudieran perderse, ¿Cómo los encontrarían después?-razoné en un intento por apaciguar mis nervios, intento que solo sirvió como una curita temporal.


    Cada segundo que pasaba recuperaba la inquietud y esta iba aumentando más y más. Por suerte ya podía ver el final de esta sección de la mina.


    <<Bueno, llegó la hora de ver si la “intuición femenina” sirve de algo>>dije llegando al borde de la mina y saltando hacia lo desconocido mientras efectuaba una maniobra.


    Mi alegría al aterrizar en el otro puente de piedra era inconmensurable, simplemente no había forma de describirla. Y, unos metros delante de mí pude ver a Jet.


    <<Te tengo>> Pensé lanzándome en persecución de mi rival.


    A medida que me acercaba a Jet podía sentir la ira fluir por mi cuerpo, la sentía en mis venas, en mi estómago, en mi cabeza, no podía controlarlo ni quería; todos esos días de burlas, insultos y humillaciones se acababan hoy.


    <<Y todo empieza con un golpe>>sentencié con una sonrisa como la de un niño pequeño antes de hacer una travesura. Y así, con un solo y potente impulso me abalancé hacía Jet con la intención de taclearlo.


    Mi corazón se aceleraba por cada segundo que pasaba, y justo antes de que pudiera impactar a Jet, un pilar apareció de la nada entre los dos, pilar con el cual choqué, perdiendo el equilibrio y a Jet de vista.


    -¡Rayos! ¡¿De dónde vino eso?!-le pregunté a nadie en particular con una cólera inmensa, observando el pilar con el que choqué solo para terminar chocando con otro con mi costado derecho por no fijarme en mi camino. Y, al voltear y ver hacía adelante a duras penas pude esquivar un pilar que se hallaba frente a mí, fue entonces cuando me percaté que del mismísimo suelo del puente era de donde surgían dichos pilares.


    Tenía que centrarme, de lo contrario seguiría chocando y retrasándome, y alejándome de Jet. Esquivar los pilares era más sencillo de lo que parecía, sin embargo la relativa paz que había no duraría mucho. Una potente ráfaga de viento pasó detrás de mí rozándome. Giré la cabeza y tras observar detenidamente, descubrir que los pilares poseían diferentes aperturas de las cuales surgían repentinos ventarrones (como los cañones de viento en el puente de metal).


    -¡Perfecto, cañones de aire; lo que más amo!-dije sarcásticamente esquivando una corriente de aire. Estaba nerviosa, sabía que si seguía chocando la ventaja que le daría a Jet sería muy grande como para poder recuperarme. Jamás había estado tan centrada en algo, las cosas parecían moverse en cámara lenta, a fin de cuentas ese mes de entrenamiento sirvió de algo.


    -Hey, no esta tan difícil la cosaaa…- mi frase se vio abruptamente interrumpida por culpa de una especie de tubo metálico, el cual se cruzó en mi camino y falló en colisionar conmigo por meros centímetros.


    Tenía que salir del puente, sentía que cada segundo que pasaba ahí el lugar se volvía más y más peligroso, y para mi gusto, ya podía ver la salida del mismo, una espiral ascendente que se formaba al final del puente era la distancia que me dividía entre la seguridad del desierto y el peligro del puente. Dicha espiral era idéntica a la salida del otro puente, con la única diferencia que esta tenía el sentido opuesto, además de que el atajo que poseía era el de los veloces en lugar del de los equilibrados, atajo sobre el cual se encontraba Jet.


    Muy para mi sorpresa este atajo de los veloces (a diferencia de los otros) no servía para lucirse o ganar estrellas, todo lo contrarió; este atajo reducía sustancialmente la distancia recorrida, sin contar el hecho de que ningún pilar, ráfaga de viento o tubo metálico se hallaba cerca del mismo o lo afectaba de alguna manera directa o indirecta.


    Si quería salir rápido del lugar tenía que seguir el ejemplo de Jet: tomar el atajo. Sin dudarlo dos veces comencé a hacer mi camino hacía el mismo, esquivando todos los obstáculos a gran velocidad.


    Estaba impaciente, me urgía salir de ahí y a medida que el riel se acercaba a mi me ponía más inquieta. Un salto y al siguiente segundo me encontraba sobre mis cascos traseros deslizándome por el riel sin desacelerar ni un poquito. Era como si todos mis problemas se hubieran esfumado, como si se hubieran desvanecido en el aire y lo mejor de todo, cada vez estaba más cerca de Jet. Y, al momento de salir del tubo ambos estábamos cuello a cuello.


    <<Mi oportunidad>>me dije preparándome para taclear a mi oponente.


    -¡Jet!-le grité a mi enemigo mientras me abalanzaba contra él, nuevamente pude esbozar una sonrisa maliciosa, sabía que esta vez no iban a haber pilares o mecanismos secretos que salvaran a Jet, pero justo en el momento en el que por fin le iba a propinar un buen golpe, este hizo una especie de voltereta, esquivando mi ataque y pateándome con fuerza en la cabeza en el proceso. Por un segundo parecía que iba a chocar, pero de alguna manera logré estabilizarme y continuar con la carrera.


    -¡Ja! Buen intento, Crash-dijo Jet tomando la salida de la cueva.


    La cabeza me palpitaba tanto de ira como del dolor generado por la patada que me propinó Jet.


    <<Sin duda alguna sufriré de una jaqueca luego… ya le regresaré el favor. Ahora lo único que importa es salir de aquí>>Me propuse volando a toda velocidad, arrojándome fuera del puente y la cueva, y accediendo nuevamente al desierto, todo eso mientras efectuaba una pirueta. Y, una vez fuera de la cueva proseguí con la persecución de mi rival.


    A medida que cruzaba la meta pude ver con cierta preocupación la cara de mis amigas en las gradas, pero sin duda alguna las caras que más me aterraron fueron la de las princesas; la falta de emoción en las mismas me daban a entender una cosa: “Gana o verás”. A pesar de saber que, al ser un elemento de la armonía poseía cierta inmunidad y valor para las princesas, eso no quería decir que estas no pudieran encontrar una manera de castigarme de forma indirecta.


    <<Rayos, rayos, rayos, rayos, rayos….>>


    Sabía que todos dependían de mi, mis amigas no podían hacer mucho, ambas quedaron muy atrás gracias a ese cretino y sus artimañas, pero ye sería la que le pondría un alto, yo le pararía los cascos de una vez por todas. El aire se me hacía más pesado y denso, la respiración se me agitaba y el palpitar doloroso volvió a mi cabeza más fuerte que nunca, pero seamos sinceros; ninguno de estos síntomas eran a causa de que me preocupará el hecho de perder las tiaras, todos los nervios que he sufrido el día de hoy han sido por Jet, el miedo a volver a quedar en el ridículo ante todos era algo que me hacía temblar y, el tener la oportunidad de vengarme daba un efecto totalmente opuesto.


    Mis amigas; hacen esto por las tiaras, yo; por venganza. Quizás mis verdaderos motivos para prestar mi ayuda sean algo egoístas, pero humillar a Jet y recuperar las tiaras eran dos cosas muy conectadas entre sí. Quizás me he tomado lo del campamento de verano muy a pecho, pero cualquier poni al que le arruinaran la infancia compartiría mi odio sin límites, por eso es que competía, por defender mi muy magullado honor, por la revancha que llevó esperando ya dieciséis años, para superarme a mi misma y para vencer a ese ser irritante, ese ser que nos molesta a cada uno de nosotros, ese ser mejor que uno en algo y que te lo restriegue en la cara hasta decir “basta”. Tanto dolor y desprecio acumulados por tantos años no eran algo bueno, y eso se podía apreciar claramente por la forma en la cual no podía evitar dejar de repetirme mentalmente lo mucho que odiaba a Jet, y lo mucho que lo quería muerto…Jet siempre ha sido nocivo para mi, siempre halla la forma de sacar lo peor de mi, transformándome en algo dañino y peligroso, y sabía que la única manera de superar dichos sentimientos y estar en paz era derrotándolo de la misma forma que él me derrotó a mí.


    <<Haciéndolo chocar y llegando a la meta con una rainplosión sónica.>>


    Sin embargo, me vi forzada a reprimir mi huracán de emociones y mi imaginación, solo me estaban distrayendo de la carrera. Totalmente contraproducente en relación con mi objetivo.


    En ese preciso momento en el que decidí dejar de soñar despierta choqué “algo” con mi costado izquierdo y muy para mi sorpresa “algo” (O mejor dicho “alguien”) era Jet. Estaba tan sumida en mis pensamientos que, sin percatarme; logré alcanzar a mi némesis. Miré a mis alrededores y lo siguiente que noté es que nos hallábamos en el puente de los pilares-cañon de viento-con tubos metálicos.


    Jet se veía tan sorprendido como yo.


    <<Tal vez se distrajo como yo>>Razoné


    Esta era mi oportunidad y no iba a desperdiciarla, inmediatamente tanto Jet como yo nos lanzamos a toda velocidad por el circuito. Podía sentirlo, era como estar de regreso en el campamento, ambos cuello a cuello dándolo todo, ambos esquivando los obstáculos con gracia. Sin embargo, una potente ráfaga de viento me tomó por sorpresa, retrasándome, dándole ventaja a Jet sobre mi y por un momento el pánico me ahogó. El terror que me infundía el perder ante Jet nuevamente me hizo paralizarme por un segundo, únicamente empeorando la situación, y por si no fuera poco el hecho de entregarle a Jet la carrera en bandeja de plata este decidió rematar con una burla.


    -¡Ja! Nos vemos en la meta, Cras…


    El sonido de algo chocando contra un objeto me forzó a alzar la vista para ver a Jet, el cual se había estrellado contra un pilar por no fijarse en el camino.


    <<¡Ahora o nunca!>>


    No lo pensé dos veces, utilizando toda mi fuerza me arrojé por el circuito, pasando a Jet y saliendo de la cueva a toda velocidad.


    Jet P.O.V


    <<Coño, coño, coño, coño, coño, coño…>> No podía dejar de insultar al mundo y su sentido del humor cruel. Por andar de estúpido y querer hacer una gracia; Rainbow Dash se hallaba unos metros delante de mí y se acercaba a la meta a toda velocidad.


    En ese momento empecé a escuchar sus voces, resonando en mi cabeza, atormentándome, recordándome él porque no podía perder. Esas voces me hacían doler el corazón y ese mismo dolor me dio la fuerza necesaria para darlo todo, y así; en un último impulso de energía alcanzando velocidades de vértigo murmure:


    -No les fallaré, no otra vez- Un fuerte estallido y de repente el mundo parecía ir más lento…


    Rainbow Dash P.O.V


    Todo era muy confuso: un fuerte estallido que me ensordeció por unos segundos, un choque eléctrico que recorrió mi cuerpo y lo siguiente que supe es que mi cabeza estaba enterrada en la tierra a causa de una extraña fuerza invisible que me hizo perder el equilibrio. Alcé la vista para ver la meta unos milímetros delante de mí.


    -Sabes Rainbow, la tierra te sienta bien-dijo Jet aterrizando frente a mí al otro lado de la meta.


    Volteé la cabeza hacía las gradas, la expresión facial de mis amigas me lo decía todo, nuevamente había perdido ante Jet, nuevamente me había humillado, nuevamente…



    Quería gritar, golpear algo, a alguien, pero no lo haría, no frente a todas las cámaras que en este momento se hallaban posadas sobre mí, no ante las princesas, no después de haber sido humillada a nivel global… Mientras tenía problemas tragándome mi ego y ira pude ver a Jet darme la espalda, dirigiéndose hacía la mesa donde se hallaban las tiaras. Golpeé el piso con fuerza con mis cascos frontales en un intento por liberar parte de la ira y frustración contenidas. Me levanté del suelo solo para ver a mis amigas cruzar la meta antes que yo, pero a fin de cuentas ya no importaba, ya todo se había perdido, mi miedo me nubló el juicio, si solo una de nosotras hubiera competido en lugar de todas la victoria la hubiéramos tenido asegurada, en lugar de eso como no quería enfrentarme sola a Jet decidí aceptar la ayuda de mis amigas, hay batallas que es mejor librarlas sola y la de hoy era una de esas, independientemente de eso ya no había nada que pudiera hacer. Mis amigas habían llegado a la meta con una sonrisa (probablemente jurando que había ganado), hasta que vieron mi cara y lo entendieron todo.


    -Rainbow…-comenzó Twilight acercándose a mí. No quería escuchar sus sermones o condolencias, pasé de largo a Twilight para ver a mi némesis ser ovacionado por el público y ser abrazado por sus compañeras de equipo.


    A medida que mi frustración crecía, pude ver a Jet subir las escaleras y detenerse frente su gran premio, las tiaras y coronas. Y, una vez ante estas, sacó una especie de cubo de cristal el cual emanaba una especie de brillo azulado. De repente, el cubo empezó a brillar cada vez con mayor intensidad, empezó a flotar en el aire junto con las tiaras, las cuyos cristales emanaban un brillo similar al del cubo. De cada una de las tiaras y coronas un rayo blanco surgió de las mismas (de la gema más grande de cada una, para ser exactos), llenando el cubo de energía el cual la condenso en un rayo mágico que salió disparado hacia el horizonte. Y ahí, a través de los granos de arena del desierto y acompañado de un fuerte temblor surgió una colosal estructura y tras observarla detenidamente, descubrí que dicha estructura era en realidad una serie de estructuras. El temblor ceso y a lo lejos en el horizonte algo nuevo había surgido, algo sorprendente que llamó la atención de todos los presentes, ahí a lo lejos, donde antes había nada ahora se alzaba una isla flotante, una ciudad flotante.


    -Babylon Garden…-escuché a Jet decir…
     
    Última edición: 29 Jul 2014
  4. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Capítulo 15

    Capítulo 15


    Babylon Garden


    Jet P.O.V


    No pude evitar dejar correr una lágrima, la emoción era algo incontrolable; ante mí se hallaba la razón de mí ser, mi sueño, mi más grande anhelo, todos esos años de arduo trabajo y planeación por fin dieron sus frutos; ante mí se alzaba, glorioso y resplandeciente, Babylon Garden. La sensación eléctrica que recorría mi cuerpo solo podía ser una cosa: excitación.


    -Gracias, bobo…-escuché una voz tras de mí y, en un abrir y cerrar de ojos; el extraño del torneo pasó a mi lado, arrebatándome el cubo de cristal y escapando hacía Babylon Garden.


    No había tiempo que perder, inmediatamente me lancé en persecución del extraño.


    Rainbow Dash P.O.V


    A medida que Jet se alejaba del coliseo y se acercaba a Babylon Garden, no podía dejar de pensar en que: si Jet recuperaba su…“cosa” podría dar inicio a su plan.


    <<Si el libro de la mitología del imperio de cristal dice la verdad… Jet debe ser detenido>> Razoné tomando vuelo.


    -Rainbow, ¿a dónde vas?-escuché a Applejack decir.


    -A evitar que Jet complete su plan, las veo allá-respondí volando hacía la ciudad flotante.


    Jet P.O.V


    La ciudad era más hermosa de lo que esperaba, más allá de lo que jamás creí, ni las historias, ni los libros fueron capaces de retratar correctamente la belleza indiscutible del reino. La arquitectura de los edificios era magnífica: la elegancia de la misma, la sutileza en las curvas y sus múltiples adornos hacían de la ciudad perdida un deleite para la vista.


    -Sin duda alguna es un lugar hermoso-pensé en voz alta.


    <<Papá tenía razón, este lugar es impresionante, glorioso; imagínense como se verá después de que yo…>> Mis pensamientos fueron interrumpidos por el hecho de que algo me pegó con gran fuerza en la espalda, causando que me estrellara y rodara por el suelo de una de las múltiples plazas del reino.


    -¡Jet!, de aquí no pasas-oí una voz muy familiar decir mientras sentía algo aterrizando ante mí. Alcé la mirada para ver a mi rival.


    -Dash, no estoy para juegos-dije mientras me incorporaba y veía al extraño dirigirse al gran castillo en el centro de la ciudad.


    -No permitiré que lleves a cabo tu maléfico plan.


    -¿Maléfico? ¿No será qué estas molesta porque te vencí? Mira, Rainbow. Puedes detenerme…<<Creo que me divertiré un poco con ella>>…si es que me…¡Atrapas!-grité levantando vuelo y tomando por sorpresa a Rainbow, dejándola atrás a medida que seguía al extraño.


    Rainbow Dash P.O.V


    Debía apresurarme, Jet me llevaba algo de ventaja pero todavía podía detenerlo. Seguir a Jet a través de la ciudad no era tarea fácil; Jet intentaba perderme por los callejones, a través de los edificios y de las plazas, pero aun así no era capaz de aumentar la distancia entre los dos.


    -No permitiré que te se salgas con la tuya, no esta vez-me dije acercándome a mi némesis.


    Mientras reducía la distancia entre ambos, pude ver a Jet tomar una baranda como si fuese un riel de Extreme Gear, usándolo para tomar una curva muy cerrada


    <<¡Ja! Yo no necesito la ayuda de un tubo para una curva cerrada>>pensé tomando la curva lo más cerrado posible sin desacelerar y, al terminar, vi a Jet tomando otra aún más cerrada, la cual atravesé sin problemas; alcanzando a mi rival.


    -¡Detente en este instante, es mi última advertencia!-le grité a Jet a medida que subíamos por una calle amplia y empinada.


    -¡Obligame!-respondió Jet, aumentando su velocidad.


    -Será un placer-murmuré.


    Alcanzar a Jet se había vuelto aún más complicado, Jet; se metió por una serie de callejones llenos de escombros. Maniobrar en dicho espacio angosto y obstaculizado me recordaba a la formación rocosa viviente de la primera carrera del torneo.


    <<Ese lugar me sirvió de práctica>>concluí al notar la facilidad con la que esquivaba obstáculos.


    Sin embargo, dicha facilidad pronto se vio anulada; parecía que a medida que nos adentrábamos más y más en los callejones, más y más obstaculizado se volvía el terreno, tanto así que ya no podía centrarme en Jet.


    <<Joder, no puedo seguir así, esto se está volviendo progresivamente difícil y no veo a Jet…Lo mejor será sobre volar el terreno>>razoné esquivando un escombro más. Y así, sin disminuir la velocidad; salí del callejón sin problemas, solo para ver a Jet a lo lejos surcando el cielo dirección hacía la inmensa estructura en el centro de la ciudad.


    -Oh no, no lo harás, no permitiré que completes tu retorcido plan.


    Twilight Sparkle P.O.V


    No podía salir de mi asombro, ni en libros, ni en persona había visto un lugar tan hermoso como este. Las calles poseían oro a los lados (material del que estaban hechos la mayoría de los adornos en toda la ciudad), los edificios tenían formas imposibles, plazas adornaban casi cada rincón de la ciudad y todas poseían una hermosa fuente en el centro; cada una era única y diferente. Cada una poseía un grabado único, cada una tenía diferentes adornos y colores; pero todas tenían algo en común: Todas poseían el símbolo de los Rogues en el centro.


    -¡Oh, jo, jo! Este lugar es… ¡C´est magnifique! Aja, ja , ja, ja, ja, ja-dijo Rarity halando su crin de la emoción-¡Imagínense como se debió ver en su época dorada!


    <<Al menos no soy la única que aprecia la belleza de lo antiguo…>>Pensé dando una par de pasos hacia adelante.


    -Okay, debemos apresurarnos chicas. Los Babylon Rogues están dando inicio a su plan y debemos detenerlos a toda costa-dije mirando las calles de la ciudad.


    -¿En serio creen que es una buena idea?- escuché a Fluttershy decir-Me refiero, ¿están seguras de que sus fines son realmente “maléficos”?


    -Terroncito, sé que Jet y tu tienen…historia; pero…


    -Hay que aceptar la realidad, Jet ya no es el mismo-completó Rarity la frase de Applejack.


    -Pero…


    -Tú misma viste el libro: “Los fines de los Rogues, a pesar de ser desconocidos, se creen maléficos”-cité la frase del libro de cultura que leímos hace ya un mes.


    -No creo que debamos juzgar a un poni en base a un libro de texto…


    -Y sus acciones-dijo Pinkie-Como robar tiaras de las princesas, las coronas de los reyes de los grifos, allanar propiedades privada y públicas, desacato a la policía y… jum… estoy segura de que estoy olvidando algo…


    -Pinkie, soy consciente de lo que ha hecho, pero… lo conozco muy bien; no es capaz de herir ni una mosca…sin tener una muy buena razón, quizás lo que hace sea beneficioso…


    -No lo creo, Fluttershy…-dije rindiéndome en intentar hacerla ver la realidad<<Mejor la dejo con su recuerdo bonito de Jet…quizás nos sea útil, Jet parece obedecerla…>>-En fin va…


    -¿Te vas tan rápido, Twilight?-escuché una voz provenir del cielo.


    Y, frente a mí, aterrizaron Wave y Gilda


    -¿Qué hacen aquí, no deberían estar con Jet?-preguntó Applejack claramente sorprendida por la aparición de las Rogues.


    -Nah, Jet puede solo…nosotras estamos aquí para…


    Inmediatamente, Gilda se vio interrumpida por Wave, quien; lanzó dos rayos mágicos que nos dieron a Rarity y a mí, empujándonos con fuerza hacía atrás; seguidamente, un brillo magenta inundó mi visión y, lo siguiente que sé, es que estábamos en una especie de cueva con una única salida, frente a esta se hallaba Wave.


    -¿Pero qué…?


    -No podemos permitir que se entrometan en nuestro camino…volveremos por ustedes cuando todo haya terminado-dijo Wave bloqueando la salida con una roca, dejándome a mí y a mis amigas en las sombras.


    -¡Maldición!-grité levantándome del suelo de piedra, molesta por el hecho de que nos atraparan tan fácilmente.


    <<De todas maneras, Wave solo puso una roca; la puedo quitar con mi magia sin problemas, pero… Wave no es boba, debe de haber hecho algo…>>


    -Este lugar está más oscuro que el Bosque Everfree de noche-pude escuchar a Applejack quejarse


    -Estoy en eso-respondí centrándome en realizar la sencilla tarea de generar luz, sin embargo; por alguna razón no podía<<Joder, sabía que Wave había hecho algo más que poner una roca…>>-Em, no puedo darles luz.


    -¿Cómo que no?


    -No puedo.


    -Deja yo me ocupo-dijo Rarity obteniendo resultados similares a los míos-Pero que rayos…


    -Wave bloqueó nuestra magia.


    -¡¿Qué?! ¿Es eso posible para un poni?


    -Sí. Es un hechizo muy avanzado, pero no dura mucho… sin embargo; en el caso de un alicornio cuya magia es más poderosa…puede durar por varias horas dependiendo de la concentración que tenía al hacer el hechizo…


    -Twilight, nos encantaría oír tu lección de historia y magia, pero…Rainbow necesita nuestra ayuda y…


    De repente una débil luz verde apareció, permitiéndome ver a Pinkie.


    -Y dijeron que tener escondidas barras luminosas para una emergencia de barras luminosas sería algo bobo, chicas-dijo Pinkie colocando la barra en el suelo.


    -Y…¿Ahora qué?-preguntó Applejack


    Sabía que el bloqueo mágico podía ser roto si me centraba y canalizaba mi magia, eso o podía terminar bloqueando mi magia por más tiempo.


    <<De todas formas no hay nada que perder y si fracaso… bueno, en tal caso Rarity será la que nos saque de aquí>>Me dije a mí misma soltando un leve suspiro. Y, sin más preámbulos; cerré los ojos y me centré en la tarea de romper el hechizo, concentrando mi energía en la punta de mi cuerno.


    La sensación de la magia fluyendo en mi era como la del agua de un arroyo, deslizándose libremente en una dirección.


    Estaba sudando, la fuerza y el esfuerzo que se requerían para romper un hechizo tan poderoso era extrema; el calor en la habitación aumentaba cada segundo, y al abrir los ojos el terror volvió a tomar lo mejor de mí. La oscuridad que nos envolvía no era natural, era siniestra y retorcida; era la misma que nos rodeo hace tres semanas en el despeñadero esmeralda.


    Nuevamente tuve que ver a mis amigas caer una a una, sucumbiendo al calor sofocante que generaban las sombras. Tenía que hacer algo antes de que fuera tarde, pero…¿Qué? La tarea en cuestión era imposible con mi magia bloqueada, parecía algo imposible; el calor se había vuelto agobiante e insoportable y por segunda vez en este mes, me sentí completamente inútil.


    <<¡NO! No esta vez>>Me dije con determinación y, con fuerzas renovadas; cerré los ojos, despejé mi mente y me centré en romper el candando mágico que me había puesto Wave. Un fuerte estallido interno y logré liberarme del bloqueo; sin dudarlo, lancé un hechizo de enfriamiento, disipando las sombras con la ventisca helada y tornando la temperatura de vuelta a la normalidad.


    -¡¿Todas están bien?!-pregunté con gran preocupación y esperé, y esperé, y esperé sin recibir respuesta, entré en pánico; empecé a temblar, se me hacía pesado respirar y la sangre se me helaba.


    -Sí, estamos bien…-escuché las voz de Applejack, tranquilizándome-¿Soy la única que notó que esa…“cosa” era la misma sombra que nos atacó en el despeñadero?-preguntó Applejack


    -No, no fuiste la única…Pareciera que alguien nos quiere…muertas-dije tragando saliva.


    No había otra explicación lógica, alguien o algo nos quería muertas, pero…¿Quién? La sola idea me aterraba y al parecer a mis amigas también, la incertidumbre generaba una lluvia de miedo, lluvia que me empapaba de pensamientos negativos.


    En ese momento empecé a pensar en quienes nos podrían querer muertas…


    <<¿Nightmare? No, pero aún así; su magia es lo suficientemente poderosa como para… ¡¿Pero qué estupideces digo?! Luna estaba en las gradas, apoyándonos; es imposible que se haya vuelto Nightmare Moon en unos minutos, a pesar de poseer el poder y de que su magia sea parecida no puede ser ella, ella no es la creadora de la sombra…Sombra…¿El rey sombra? No, el está muerto hasta donde sé… Un momento…¡Claro! ¿Cómo pude ser tan ciega?>>


    -¡Twilight!-escuché una voz sacándome de mis pensamientos.


    -¿Eh?


    -Cariño, sé que debes estar exhausta por todo el esfuerzo que hiciste, pero debemos salir de aquí lo antes posible-comentó Rarity.


    -Sip, Rainbow necesita nuestra ayuda-añadió Applejack


    -Pff, ¿Rainbow necesitar nuestra ayuda? ¡Por favor!, Rainbow no necesita ayuda; ella puede contra lo que sea, pero… ¿Y si Wave usa su magia? Podría quitarle sus alas o convertirla en algo, como, como… ¡Un helado! Rainbow nos necesita-dijo Pinkie


    <<¿Por qué rayos Wave…? No importa, de momento nuestra prioridad es salir de aquí>>Pensé mientras realizaba un hechizo de iluminación y, una vez el cuarto iluminado, me fue imposible ahogar el grito. El lugar estaba lleno de cadáveres de ponis momificados, con expresiones de dolor, sufrimiento y mayormente de terror.


    No podía (ni quería) pasar ni un segundo más en ese lugar y sin dudarlo, usé mi magia para volar la piedra que bloqueaba la salida en mil pedazos. Y, una vez fuera, pude ver mejor dónde estábamos. La supuesta “cueva” donde nos encerró Wave era en realidad un edificio de dos pisos, cuyo techo central era un domo; se hallaba adornado por fuera con múltiples pilares y estatuas. La arquitectura poseía un gran cartel, cuyos símbolos el tiempo se había encargado de borrar.


    -¿Po-po-po-por q-q-qué es-ese-estaban eso-eso-esos cada-cada-cadave-cadáveres ahí?-preguntó Fluttershy con suma dificultad.


    -Eso no importa-dije casi sin aliento-Tenemos que encontrar a Rainbow, a toda costa; ya sé quien está intentando matarnos y Rainbow está yendo directo hacía él.


    Rainbow Dash P.O.V


    Estaba cuello a cuello con Jet, llevábamos un buen tiempo así; me cansé de intentar taclearlo después de varios intentos fallidos que terminaron en un doloroso contraataque.


    <<Debo distraerlo con algo, pero…¿Con qué?>>


    A medida que nos acercábamos a la gigantesca estructura, pude ver la estatua de un pegaso; dándome una idea


    <<Creo que ya lo tengo>>


    Era terca, testaruda, egocéntrica, egoísta a veces, pero no era boba; sabía que Jet quería a Fluttershy tanto como yo a ella y seguramente, podía intentar distraerlo si le hacía creer por lo menos un segundo que ella estaba aquí.


    -¡Fluttershy! ¿Qué haces aquí?-dije esperando que mi plan funcionara.


    -¡Ja! ¿En serio crees que voy a caer con eso?-preguntó Jet sarcásticamente, bajando la guardia por ese segundo que necesitaba; segundo que aproveché para realizar una rápida maniobra, pasándolo y desestabilizándolo, causando que perdiera el control y chocara con el piso por segunda vez.


    -Sí, eso parece-respondí aterrizando frente a mi rival.


    <<Uff, que bueno que lo detuve antes de que llegáramos al…>>


    -…palacio…-escuché a Jet. Sacándome de mis pensamientos.


    <<Joder>>


    El palacio era grande (más que cualquier palacio común), era tan grande como la ciudad de Canterlot con castillo y todo. Poseía una sola torre que tocaba el cielo, todo el palacio se hallaba cubierto de arena, aún así se podía notar como gran parte del castillo estaba hecho de oro. La estructura estaba llena de balcones y adornos en casi cada pared, estatuas y bancos polvorientos adornaban el ya marchito jardín; una fuente de la cual en algún momento fluía el agua, ahora se hallaba llena de arena y escombros.


    <<Este lugar es… ¿sorprendente?>>


    A pesar de que el tiempo había hecho de las suyas, el palacio seguía teniendo un aspecto atrayente. No podía dejar de observar la estructura, pero el sonido de unos pasos acercándose me sacó del trance. Logré bloquearle el paso a Jet en el último segundo.


    -No vas a pasar, Jet-dije con una mirada determinante mientras daba un paso retador hacía él-te atrapé.


    -Aja, bien por ti-respondió Jet aplaudiéndome-ahora, hablando en serio…¿De verdad crees que solo porque me alcanzaste me voy a rendir? Veo que sigues siendo la misma chiquilla boba.


    -¿Chiquilla boba?-dije apretando los dientes.


    -Sí, chiquilla boba; que no sabe identificar cuando están jugando contigo, que no sabe que no todo es una competencia, que sigue creyendo que con el solo hecho de alcanzarme en una carrera lo resolverá todo, como si siguiéramos en el campamento de vuelo. Por eso es que siempre te gano, cuando madures… hablamos-concluyó Jet intentando pasarme de largo, lo cual no permití.


    -No dejaré que completes tu plan, Jet. Llámame boba, retardada, lenta, Crash, como te dé la gana; pero no permitiré que recuperes ese cubo-respondí calmada.


    Por primera vez en mi vida decidí ignorar a Jet, decidí dejar que sus palabras siguieran de largo, decidí no darle importancia. Hasta a mí me resultó extraña mi acción, pero no iba a dejar que Jet siguiera con esto.


    -Dash, sal de mi camino, ahora; única advertencia que te hago.


    En el momento en el que Jet terminó la frase supe que iba en serio. Cada vez que Jet me decía Dash era porque estaba siendo serio, eso fue algo que aprendí por las malas en el campamento de vuelo. Pero no iba a retroceder, no me iba a dejar intimidar por alguien como él.


    -No-respondí con sequedad, sin saber en lo que me metía.


    Mis miedos se confirmaron al segundo en el que respondí con una negación, sin duda alguna; uno de mis más grandes errores. Todo pasó muy rápido, sentí un agudo dolor en el cuello que me contó la respiración, varios punzantes y fuertes dolores llenaron mi pecho y lo siguiente que sé, es que estoy tirada en el suelo, boca arriba; luchando desesperadamente por recuperar el aliento.


    <<¿Qué rayos?>>Pensé incorporándome lenta y dolorosamente del suelo. Jet me había golpeado y tumbado en cuestión de segundos, ¿cómo? Era despreciable, lo que importaba ahora era encontrar a Jet.


    Empecé a recorrer a toda velocidad los viejos jardines del palacio, hasta que me detuve frente a una pared del castillo.


    -¿Dónde rayos…?


    El repentino sonido de pasos detrás de mí, me forzó a interrumpir mi frase y voltearme a ver su origen, sin embargo, lo único que había tras de mí era la pared del castillo.


    <<Estoy segura de haber oído pasos…>>


    Mis pensamientos fueron interrumpidos, pero esta vez no por pasos, sino por un fuerte golpe que recibí en el costado, tumbándome nuevamente boca arriba.


    -¡Jet te voy a hacer…!-grité intentando levantarme del suelo; dos cascos me aplastaron, impidiendo que me incorporara, alcé la vista para ver a mi atacante. Me sorprendí mucho al ver que mi agresor era nada más que el extraño del torneo-¿Qué rayos…?


    -¡No permitiré que los elementos, ni que nadie se interponga en mi misión!-gritó el extraño empleando su magia para estrangularme lenta y dolorosamente.


    Entré en pánico, la ausencia de sentimientos en su mirada me lo decía todo; esta no era la primera vez que hacía esto. Empecé a sudar incontrolablemente, se me aguaron los ojos y sentí un frio intenso llenar mi cuerpo a medida que la vida se me escapaba.


    Era mi fin, lo tenía muy claro; sin importar cuánto forcejease no podía liberarme de su agarre. Poco a poco la vista se me nublaba y fue entonces cuando empecé a lamentarme por muchas cosas que debí haber hecho, y no hice.


    <<Me hubiera gustado vencer a Jet>>surgió el pensamiento en mi cabeza mientras la vista se me oscurecía cada vez más y más, pero por lo menos tuve una buena vida, buenas amigas, no podía quejarme…


    <<Me hubiera gustado tener un poco más de tiempo… debí visitar más a mis padres>>Ese fue el último pensamiento que cruzó por mi cabeza…solo me quedaba esperar. Me quedé ahí, esperando lo inevitable; a medida que el final se acercaba, el tiempo parecía ir cada vez más lento y el mundo me parecía cada vez más frio.


    Y cuando estaba a segundos de mi final, cuando ya podía empezar a vislumbrar la silueta de la muerte, algo tacleó al extraño; haciendo que este perdiera la concentración en el hechizo, permitiéndome tomar el aire más hermoso que he tomado en toda mi vida y, entre bocanadas de aire y tosidos, pude ver a Jet; parado entre el extraño y yo, abrí los ojos como platos, Jet; me había salvado.


    Jet P.O.V


    <<Justo a tiempo>>Me dije mirando con alivio como Rainbow todavía seguía viva.


    -¡No solo me quitaste una reliquia invaluable, sino que también intentaste matar a mi rival!-grité fúrico, encarando al extraño mientras este se incorporaba-Ahora, dame el cubo de cristal y te dejaré ir ileso


    -¡Ja! ¿Tienes idea de con qué te enfrentas?-preguntó el extraño con una sonrisa retorcida.


    -No me importa, igual; estás jodido.


    Fue muy rápido, en menos de un segundo el extraño me tacleó y, en vez de estrangularme con su magia, intentó arrancarme la cara de un mordisco; mordida que bloqueé con mi casco izquierdo, siendo este gravemente herido por su mordida sobreequinamente fuerte. Podía escuchar mis huesos crujir bajo su implacable mordida, la sangre brotaba de la herida y bañaba mi casco y cara.


    <<¡¿De dónde mierda saca tanta fuerza?!>>


    El extraño empezó a inclinar su cabeza hacia mí cargando un hechizo. Su intención era clara; traté por todos los medios evitar que lograra apuntar su cuerno a mi cara, pero lo único que lograba era retrasarlo.


    Su cuerno apuntaba a mi frente, empecé a sudar; sabía que con su fuerza actual era imposible escapar o quitármelo de encima.


    <<Y por esto es que nunca actuó sin planeación previa>>


    -Dulces sueños, Jet-escuché al extraño decir esbozando una sonrisa macabra sin dejar de clavarme los dientes, sonrisa que se transformo en un aullido de dolor cuando un rayo magenta le dio en el costado. El extraño se retorció de dolor y, acto seguido; cayó al piso transformándose en una nube negra que se disipó en el aire.


    -¡Jet!-escuché una voz familiar


    <<Wave, sacándome los cascos del barro como siempre>>Pensé agradecido mientras me incorporaba.


    -¿Estás bien, jefe?-preguntó Gilda alarmada, deteniéndose frente a mi junto a Wave, la cual, procedió a cerrar las heridas del casco con un hechizo y a hacer un análisis con su magia.


    -Llegamos a tiempo, unos segundos más y hubieras terminado de reposo otro mes más-concluyó Wave el análisis, aplicándome un hechizo anestésico en el casco-No vas a estar de reposo, pero si vas a tener que tomarte unas pastillas para el dolor.


    -¿Qué hechizo usaste?-pregunté señalando con la cabeza el lugar donde se desvaneció el extraño.


    -Uno de luz, para quemarlo.


    -Si es solo para causar quemaduras ¿Por qué lo mató?


    -No creo que lo haya matado con eso, creo que se teletransportó fuera del peligro.


    -Y miren lo que dejó olvidado atrás-dijo Gilda, sosteniendo el cubo de cristal con sus garras.


    -Perfecto, ahora, Rogues… llegó la hora-dije tomando el cubo en mis cascos y, de improviso; un rayo emergió del cubo, impactando con la pared y impregnándola con su energía; una vez que esta se llenó de dicha energía, la pared se desvaneció, revelando un pasillo secreto al otro lado.


    -Jefe, ¿Qué hacemos con ella?-preguntó Gilda señalando a Rainbow quien seguía en estado de shock.


    -Nada, no creo que nos moleste por los próximos minutos-respondí dándole la espalda al jardín y entrando lentamente al oscuro pasadizo.


    Rainbow Dash P.O.V


    Cuando por fin fui capaz de incorporarme, los Rogues ya habían abandonado el área de los jardines; los había perdido de vista gracias a la oscuridad del pasillo al que entraron.


    Me era casi imposible mantenerme sobre mis cascos.


    <<¿Quién rayos le da una paliza a un poni para luego salvarlo?>>cuestioné las acciones de Jet tosiendo levemente.


    -¡Rainbow!-escuché una voz llamándome. Volteé la cabeza para ver a mis amigas acercándose a mí.


    -Rainbow…¿Qué pasó?-preguntó Twilight acercándose con preocupación.


    -Nada-mentí dándole la espalda a mis amigas-Tenemos que apurarnos, Jet recuperó el cubo-dije adentrándome a la oscura habitación del palacio.


    Jet P.O.V


    El palacio era hermoso (o por lo menos esta habitación), la inmensa habitación (que era a donde conducía el pasillo) estaba llena de adornos y detalles. Cubierto por una densa capa de arena, polvo, telarañas y historia, la estructura a duras penas se mantenía a pie gracias a unos pilares resquebrajados, pinturas guindaban en las paredes de la sala rectangular, una luz de origen desconocido bañaba cada rincón del cuarto y a lo lejos, se podía vislumbrar otra puerta.


    A medida que nos acercábamos a la puerta, el cubo de cristal brillaba cada vez con mayor intensidad, indicando que no acercábamos a algo importante. Nos detuvimos frente a la puerta… ya podía saborear la victoria.


    <<Dieciséis años, me tomó dieciséis años llegar a donde estoy… todavía me cuesta creer que lo he logrado…Aún así, aquí está la prueba de que lo he hecho, está a mi alrededor y ante mí, está en esta puerta; carente de vida, deseosa de obtener una>>Pensé observando la inmensa puerta de oro que se hallaba ante mí.


    -Jet, ¿Qué esperas?-preguntó Wave observándome fijamente e incitándome a usar el cubo


    -Nada, solo disfrutaba el momento-respondí alzando el cubo de cristal ante la puerta, haciendo que este lanzara un rayo de energía, deshaciendo el seguro mágico de la misma.


    Wave abrió la puerta lentamente con su magia; la habitación ante mi era redonda y oscura, el piso era frio y por su dureza, deduje que era metálico. El cuarto poseía una rara estatua al fondo y en el centro de la habitación, una especie de pedestal sostenía un libro rojo con el ya muy familiar grabado de la lámpara envuelta en nubes, pero hecho de oro. Sin pensarlo dos veces, volé a toda velocidad hacía el pedestal y coloqué mis cascos sobre la portada, sintiendo el frio y rugoso empastado cubierto de polvo y arena.


    -Un libro…¿Un libro?...¡Todo esto por un libro!-se quejó Gilda mientras se acercaba al pedestal-¡¿Cómo un libro nos va a ayudar con nuestros planes?!


    -No es cualquier libro-respondí sacudiéndole el polvo y la arena-Este libro contiene toda la información de Babylon Garden: su historia, como fue fundado, sus mecanismos, sus secretos, todos los conocimientos de la civilización antigua más avanzada en nuestros cascos; el conocimiento es poder y este libro nos dará el poder para…


    -¡Nada!-resonó una voz en el cuarto y, un segundo después, algo intentó arrebatarme el libro de los cascos, y lo hubiera hecho, de no ser porque apreté el libro contra mi pecho en el último segundo.


    -Muy lenta, Crash. Si quieres este libro tendrás que…


    Mi frase fue interrumpida por un aura morada que envolvió el libro y lo hizo desaparecer.


    -¿Hacer algo así?-respondió Twilight a mi frase incompleta mientras el libro flotaba tras de ella.


    -Wave-dije con sequedad, a lo que Wave respondió atacando a Twilight con un hechizo, empujándola con fuerza y recuperando el libro en el proceso-Gracias-dije agarrando el libro con mis cascos.


    -Oh no, no lo harás-escuché a Applejack decir y antes de que pudiera reaccionar, un lazo se enrolló alrededor del libro el cual se resbalo de mis cascos; a duras penas logré atajarlo con la boca antes de que se alejara más de mí.


    <<Maldita sea, granjera tenía que ser; todos esos años de patear árboles sirvieron de algo>>pensé al darme cuenta de que Applejack tenía una fuerza similar a la de Gilda, haciéndome difícil evitar ser halado junto con el libro, pero aún así el forcejeo no duró mucho, ya que Gilda voló entre los dos y cortó la soga, haciendo que por inercia cayera de espaldas y se me fuera el libro de la boca, siendo este atajado por Dash.


    <<¡No llegué hasta aquí para que unas… perras me impidan llegar a mí objetivo, justo cuando lo tengo ante mis narices!>> Pensé ya arto de que se interpusieran en mi camino. Tomé vuelo y veloz como el viento choqué con fuerza a Rainbow mientras le quitaba el libro.


    -¡Es mío!-grité alzando el libro con mis cascos. Entonces, el sonido de algo moviéndose tras de mí captó mi atención, al principio creí que eran Wave y Gilda pero… ellas se hallaban delante de mí, junto a “los elementos”, observando con asombro a lo que sea que estuviera tras de mí. Una luz tras de mí se encendió y a duras penas pude esquivar una cosa metálica que intentó golpearme. Rápidamente me alejé del alcance de mi agresor y aterricé frente a mis aliadas, pudiendo así ver con claridad a mi atacante. La estatua de forma rara se alzó llena de vida, levitaba en el aire y en vez de patas tenía una esfera que brillaba con tonos rojizos, dos brazos metálicos a cada lado, cada uno con tres garras como cimitarras, un lente oscuro con un círculo rojo en el centro se localizaba en su pecho, emulando un ojo.


    -¿Qué es…?-Twilight se vio interrumpida por un rayo de energía que emergió del “ojo” de la criatura, rayo que se dirigía a mí a toda velocidad.


    Y, en un veloz movimiento; logré esquivar el rayo por poco, viendo sorprendido como el lugar donde me hallaba anteriormente era ahora un cráter humeante. Pero los ataques no se detuvieron ahí, una serie de rayos llenaron la habitación en un intento por parte del Golem por destruir a los intrusos de la cámara secreta del castillo, un rayo casi mató a Rainbow, solo fallando por meros milímetros, impactando con el techo y causando que un trozo del mismo colapsara, estrellándose en el piso y sirviendo de cobertura para los rayos, cobertura que los Rogues aprovechamos.


    -Puto Golem-me quejé mientras más trozos del techo colapsaban como resultado de que el rayo no le atinara a Rainbow.


    -Robot-me corrigió Wave-Un Golem está hecho de arcilla, barro u otros materiales similares, además de estar animados con magia, este es metálico y no posee energía mágica.


    -¿Cómo lo sabes?-preguntó Gilda


    -Porque refleja la luz y si funcionara con magia ya lo abría desactivado.


    -¡Basta de perder el tiempo en eso! Hay que salir de aquí…-dije asomando la cabeza para ver a “los elementos” tratando de hacer algo, a su vez, pude ver la hermosa salida de la recamara, libre de obstáculos-La salida está libre, es nuestra…


    -No creo que sea una buena idea-me interrumpió Wave


    -¡¿Por qué no?!


    -Porque mientras volábamos hacia acá vimos un pequeño ejército de guardias reales acercarse a la ciudad-respondió Gilda


    <<Así que su plan era arrestarnos después del torneo…después de que perdiéramos la inmunidad política que este proporcionaba…>>


    -¿Sugerencias?-pregunté volviendo a la realidad.


    -¿Sugerencias? Jet, hace diez minutos que tengo un plan-respondió Wave


    -¿Ah, sí? ¡¿Y qué coño esperas?!


    -Tener la suficiente energía-dijo Wave mientras se incorporaba del suelo concentrándose en el hechizo y, en unos pocos segundos; un portal similar a los que creaba el extraño del torneo apareció ante mi-¡Vamos, solo estará abierto por unos segundos!-ordenó Wave cruzándolo.


    Sin pensarlo dos veces, Gilda y yo nos acercamos al portal. Gilda lo cruzó sin problemas, pero al llegar mi turno…


    -¡AGH!-escuché a Rainbow gritar


    Instintivamente volteé la cabeza y pude ver al robot arrinconando a Rainbow y a sus amigas, listo para desintegrarlas con un rayo. Necesitaban ayuda, pero el portal se cerraría en cuestión de segundos y quedaría atrapado, sin salida.


    <<Jum, se lo merecen por meterse en mi camino…pero>>Pensé viendo la cara de terror de Fluttershy y luego el portal<<…Además, ellos no me perdonarían si las dejo morir por realizar su sueño…¡Maldita sea! A fin de cuentas si arruinaron mis planes>>Me dije dándole la espalda al portal y tomando vuelo.


    -Okay, aquí voy….-susurre colocándome detrás del robot. Le di un leve beso al libro y, acto seguido; lo arrojé con toda mis fuerzas hacía el robot.


    -¡Hey, idiota, por aquí!-grité a medida que el libro impactaba con su objetivo. El robot volteó a encararme y en menos de un segundo otro rayo más salió de su ojo; rozándome el ala izquierda, quemando algunas de mis plumas.


    Inmediatamente el robot se lanzó al ataque, intentando golpearme con sus garras.


    -¡Váyanse!-le ordené a los elementos a medida que esquivabas los ataques del robot.


    -Pero…


    -¡Pero nada, salgan de aquí; yo me ocupo del robot!-interrumpí a Fluttershy dándole la espalda y alejándome para evitar daños colaterales.


    <<Okay, veamos; ¿Cómo matas a un robot de siete metros de altura, que dispara rayos de energía y vuela?>>Me pregunté dándome cuenta de lo poco que pensé esto.<<Al menos ya están a salvo>>Me dije observando cómo “los elementos” se dirigían a la sala de pilares resquebrajados<<Creo que ya sé que hacer>>Pensé con una sonrisa maliciosa mientras escapaba hacía la sala de los pilares con el robot pisándome los cascos.


    Cada segundo que pasaba sentía al robot más y más agresivo, sus ataques se volvían más fluidos y más constantes, sin embargo, el robot no duraría mucho si todo salía bien. El plan era sencillo, derrumbar la habitación sobre él; todo lo que tendría que hacer es colocarme ante un pilar y quitarme en el último segundo para que el robot lo destruyera con sus garras.


    El plan parecía funcionar, logré hacer que el robot destruyera más de la mitad de los pilares, pero el techo se rehusaba a colapsar.


    <<Estúpida arquitectura avanzada anti derrum…>>


    -¡AGH!-grité de dolor cuando las garras filosas del robot se cerraron alrededor de mi torso, causándome cortadas por los costados.-¡Mal-di-ción!


    No había nada que hacer, el robot poco a poco apretaba cada vez más y más, cerciorándose de no cortarme con las garras si no, aplastarme con estas. Sabía que solo era cuestión de segundos hasta que mis huesos cedieran ante la presión.


    <<Esto no puede terminar así>>Me dije forcejeando con todas mis fuerzas, únicamente logrando clavarme más las garras.


    Un grito de dolor escapó de mi boca en el momento en el que sentí como se me rompía una costilla y, por primera vez en mi vida; perdí la esperanza. Lentamente, alcé la vista y le lancé una última mirada a mi agresor; sabía que me aplastaría, que me volvería una mancha roja, y en el momento en el que el robot aumentó la presión, un fuerte temblor azotó el lugar, tomándonos por sorpresa a los dos; un escombro gigante cayó sobre mi agresor, destrozándolo en mil pedazos y dejándome libre. El lugar se desplomaba sobre mí, trozos de techo caían en casi todos lados, haciéndome difícil la salida del lugar.


    -Parece ser que no era mi fin-Me dije con una sonrisa en la cara, por fin; tras ser golpeado, mordido y estrujado la salida se hallaba ante mí; estaba a punto de escapar del lugar, pero sentí un agudo dolor en mi cabeza y todo se tornó oscuro.





    La oscuridad me rodeaba, era una oscuridad fría y ahogante, mientras mis ojos se adaptaban a la falta de luz tocía ríos de sangre; intenté levantarme, pero una roca me aplastaba el ala izquierda. Utilizando la escaza fuerza que poseía, retiré la roca de mi ala y, a duras penas; logré incorporarme del piso. Cada paso que daba la visión se me nublaba más y más, cada segundo que pasaba perdía más sangre, sabía que no duraría mucho más y que debía encontrar ayuda rápido. Respirar se me hacía difícil, caminar más, me tambaleaba, estaba mareado, aturdido y adolorido, un dolor muy fuerte que llenaba cada fibra de mi ser, estaba agonizando y, tras unos segundos de exploración; colapse en el suelo incapaz de moverme. En eso, un rayo de luz me dio en la cara y la sombra de algo se formo en esta, alcé la vista y pude ver la silueta de un poni marcada por la luz de la luna y sin pensarlo dos veces, hallando fuerzas renovadas me levanté del suelo y me acerqué a mi rescatador. Lentamente, emergí de las sombra para ser bienvenido por el hermoso cielo nocturno; joven y hermoso, llenándome de esperanza y fuerzas para seguir luchando y súbitamente, me vi en el piso, arrojado a este por mi rescatador, el cual me propino un golpe en el estómago, dejándome sin aliento, trayéndome un mundo de dolor y lagrimas a mis ojos, alcé la vista para ver a mi atacante, pero lo único que pude ver fue un casco acercarse a mi cara a toda velocidad, otro agudo dolor en mi cabeza, y me volví a sumergir en las sombras.

    Capítulo 16 1/2

    Capítulo 16


    Estado vs Jet 1/2


    El sonido de los pájaros resonaba en mis oídos, una leve luz me daba en la cara en un vano intento por despertarme; la podía ver, filtrándose entre mis parpados. No quería levantarme, tenía la sensación de que de todas maneras no iba a poder, sin embargo, el constante revoloteo de una mosca me forzó a abrir los ojos.


    Lo primero que noté es que me hallaba recostado en una cama con sabanas algo viejas, un olor a suciedad y abandono me pegaba en la nariz como una cachetada para despertarme-¡Agh!-un agudo dolor proveniente de mi ojo derecho me forzó a no volver a restregarme los cascos para limpiarme las lagañas. Fue en ese momento que recordé lo eventos acontecidos. <<Wave y Gilda debieron recogerme de los escombros, sin embargo…eso no explica el golpe en el ojo>> Me senté en la cama en un intento por razonar con mayor detenimiento que había pasado tras el golpe, y la mejor solución con la que di; fue que alguien que no le caigo bien me encontró primero y me noqueó, solo para que Wave y Gilda me encontraran en ese preciso momento, deshaciéndose del sujeto y rescatándome. Fue en ese momento que supe que algo andaba mal <<Los Babylon Rogues no dejamos a nadie herido sin supervisión médica, menos si es el líder y menos aún si Wave está a cargo de la enfermería>>Pensé<<A demás, estas vendas no están perfectamente colocadas y la perfección es algo muy característico de Wave>> Razoné viendo las vendas que cubrían mi ala derecha, casco izquierdo y pecho<<Pero no voy a lograr descubrir nada aquí>>


    Con cierta duda e inseguridad me acerqué lentamente al borde de la cama sin muchos ánimos, no quería moverme, cada vez que movía el más mínimo músculo un dolor agudo recorría mi cuerpo de pies a cabeza. Decidí deshacerme de todas las inseguridades de una buena vez y me dejé caer pesadamente sobre mis cascos en el suelo de piedra.


    Casi me fui de boca; un dolor inequino me forzó a apoyarme enteramente en mi casco bueno, me mordí los labios con fuerza en un intento por contener el aullido de dolor, me iba a resultar imposible caminar apoyando ese casco. Por un segundo pensé en volar para evitar la nefasta tarea de caminar, eso hasta que recordé las vendas en mi ala derecha; solté un leve suspiro al darme cuenta del grave error que casi cometo-Hubiera visto al diablo si intentaba usar mis alas-le dije a nadie en particular mientras cojeaba hacia adelante en busca de una salida, parecía un animal herido, cojeando y quejándome pero ¿Qué podía hacer? Me alejé de la cama hasta chocar con algo frio como el hielo y duro como el metal, fue en ese momento que noté que efectivamente, era metal con lo que había chocado. Al principio creí que había colisionado con una de las frías paredes de la base, pero nuevamente eso no explicaba el olor a abandono<<Quizás estoy en la zona muerta>> Esa idea fue velozmente descartada<<Wave nunca me pondría en una cama en la zona muerta, a no ser que quiera jugarme una broma de muy mal gusto, sin embargo ella no es capaz de hacerme esta clase de bromas, no si estoy herido>>Razoné. Entonces me percaté de un hecho muy posible pero que no quería que fuera realidad, un hecho que había comenzado como una mera suposición hecha al azar y que ahora parecía muy posible, el estómago se me revolcaba con lo que implicaba dicha idea, pero todo apuntaba a esta; no estaba en la base. La idea me daba vueltas en la cabeza y me traía una sensación de inseguridad más grande de la que ya poseía<<Pero… si no estoy en la base…¿Donde?>> En ese momento una idea surgió, una idea que hubiera deseado jamás tener, una idea que me hizo temblar de miedo e ira, y tristemente, era lo más probable.


    -No,no,no,no,no,no-repetí un número indeterminado de veces volviendo a acercarme a la “pared” metálica, lo primero que note es que no era una pared sino una serie de cilindros metálicos uno al lado del otro, barrotes.


    -No,no,no,no,no…-seguí diciendo maldiciendo mi suerte mientras cojeaba hacia la ventana por la cual se colaba la luz, la cual convenientemente poseía barrotes. Asomé la cabeza por la ventana y lo que vi me trajo una sensación de depresión y cólera indescriptibles, el alma se me levanto con energías renovadas (producto de los sentimiento encontrados) y con un potente grito de ira le di los buenos días a la ciudadela de Canterlot.


    No podía dejar de maldecir mi suerte mientras mis ojos terminaban de ajustarse a la oscuridad de mi celda; como había supuesto, me encontraba en uno de los calabozos del castillo<<El ala este, seguramente>>dijo mi mente en un intento por recopilar información para escapar, tarea imposible con mis limitantes físicas actuales. A través de los barrotes podía vislumbrar un puñado de guardias, aproximadamente entre unos once o doce guardias, los cuales cuidaban el largo trecho que había entre mi celda y la salida de la mazmorra. Antorchas cuya tenue luz a duras penas daba iluminación se hallaban a lo largo del pasillo, posicionadas de forma que se aprovechara su corto rango al máximo.


    -Wow, aislado con seguridad máxima y todo… no sé si sentirme alagado-murmure para mis adentros.


    -Entonces, solo puedo imaginarme que sentirás al saber que las princesas estarán presentes en tu juicio escuché una voz provenir de lo que parecía ser la salida de la celda.


    Al otro lado de los barrotes se encontraba un guardia de traje rojo y correas azules, ambos llenos de medallas y reconocimientos que resplandecían en la oscuridad de la sala. Era un corcel blanco con una cola y crin azul oscuro con una franja azul claro en el medio en ambos casos, una cutie mark con un escudo con un destello en el centro muy similar a la cutie mark de Twilight, fue en ese momento que logré identificar a mi captor.


    -Shining Armos…-dije con una sonrisa burlona-¿Dónde estuviste cuando visite a tu esposa?-me di cuenta de mi terrible error muy tarde<<¡Tonto! Podría tener una grabadora encima o algo peor ¿y tú decides decirle eso? Retrasado>>Me reprendió mi conciencia por mis acciones.


    Shining estaba a punto de responderme, hasta que un guardia decidió interrumpirlo.


    -Señor, es hora-escuché una voz sin cuerpo tras el capitán de la nefasta seguridad en el imperio de cristal.


    -Excelente-le respondió Shining a dicha voz-Parece ser que llego tu hora, Jet. Sígueme-ordenó Shining sacando una llave de un bolsillo en el uniforme el cual no pude notar. A penas Shining abrió la celda, mande al cuerno a los dolores que dominaban a mi cuerpo y tomé vuelo a toda velocidad (o al menos, a la máxima velocidad que me podía permitir) abandonando las mazmorras en un parpadeo, solo para terminar siendo detenido por otro puñado de guardias esperándome a las afueras del calabozo.


    -Creo, que no pensaste bien tu huida, Jet-comentó Shining saliendo de la mazmorra-Veras, después de que robaras las tiaras me propuse la tarea de, que al tenerte en mis cascos; no te iba a dejar ir, por ello me dije a mí mismo “Si quiero mantenerlo bajo control debo triplicar la seguridad” Ahora, ¿Iras al juicio por las buenas o tendré que llevarte a golpes? Y créeme, si puedo llevarte a golpes gustoso lo haré-dijo esto último en forma de un susurro al oído que mando un escalofrío que recorrió toda mi espina.


    -Jum-disimule carencia de interés en sus palabras dándole la espalda y dirigiéndome hacia el tribunal.


    La escolta de guardias sin duda alguna no planeaba dejarme salidas, me rodeaban como buitres a un animal moribundo, acechándome con sus miradas, esperando para atacar, haciéndome sentir atrapado, sensación que me ahogaba en un mar de incertidumbre.


    -Aquí estamos, recuerda hacer una reverencia-dijo Shining deteniéndose ante unas puertas gigantes de madera antes de ordenar que las abrieran.


    Lo primero que noté recién se abrieron las puertas fue la magnitud de la sala, era enorme; mi cuarto entero cabía aquí y aun así sobraría espacio para una micro campo de golf o un salón de clases más grande de lo normal. Poseía un techo alto y amplio el cual carecía de adornos y detalles, las paredes de mármol blanco hacían contraste con la madera negra de los asientos del jurado, el estrato del acusado y el acusante, y el estrado de los jueces. Otra cosa que noté fueron las miradas fulminantes de odio y rechazo por parte de todos los presentes, cosa que me desagradaba profundamente.


    -¡Muevete!-escuché el comando de un guardia que se hallaba dentro de la sala, el cual me empujó con fuerza para dar a entender su punto; era un guardia de la realeza de los grifos. Los guardias de la realeza de los grifos se caracterizaban por ser, en toda la expresión de la palabra, unos hijos de puta; sus métodos arcaicos y bruscos de tratar a sus prisioneros y a cualquier ser que no fuera grifo o fuera de un rango inferior a ellos, terminaban con el mismo con severas heridas, tanto psicológicas como físicas. Este guardia era claramente de la división escarlata (la protección personal de los reyes grifos), su armadura plateada con detalles escarlata lo delataba, y por ende, el peor tipo de guardia con el cual uno tuviera la mala suerte de cruzarse.


    Decidí no provocarlo y seguir sus órdenes al pie de la letra, a fin de cuentas, no estaba en condiciones de enfrentarme físicamente a uno de ellos. Y cojeando, me dirigí hacia el estrado del acusado y me senté en una de las dos sillas que había ahí presente (la silla del acusado, para ser exactos). Inmediatamente, exploré con la mirada en busca de alguna cara familiar en el jurado, sin embargo lo único que vi fueron civiles comunes y los reyes grifos. <<Excelente, tengo a los barbaros que quieren mi cabeza en una estaca en el jurado, simplemente fantástico>>También pude notar que el estrato del juez estaba conformado, no por uno; sino por tres como era habitual en el sistema judicial de equestria.


    El sistema judicial de Equestria fue fundado durante la era oscura por Rightfull Choice, un poni terrenal con más reconocimientos a su intelecto que los de cualquier juez hubiera podido obtener, era un poni sabio, que sabía reducir el tiempo de los juicios con unas simples modificaciones al sistema judicial original. El sistema viejo constaba de un juicio que daba sus opiniones al juez el cual, tras un exhaustivo proceso de análisis tomaba la decisión final, sin embargo este sistema poseía severos defectos, la cantidad de preguntas era infinita pero el número de testigos limitados, por lo cual, si nuevos testigos aparecían estos ya no podían aportar ningún tipo de información extra si el número de tres testigos ya había sido alcanzado. A demás, tras un escándalo que hubo con un juez corrupto que dictaba los juicios en base a su mejor postor Rightfull vio su oportunidad para modificar el sistema; el resultado final fue un sistema eficiente que constaba de un número infinito de testigos y un número resumido de hasta dos preguntas, permitiendo que los abogados pensaran más detenidamente sus preguntas y no hicieran preguntas por preguntar y, permitiendo que si nuevos testigos aparecieran que pudieran aportar algo al caso, pudieran participar sin problema alguno. El sistema del jurado/juez se mantuvo, pero para evitar que se ganara o se perdiera el juicio por un soborno se añadieron dos jueces más (sale muy caro sobornar a un juez de por sí, dos lo hace tarea solo para los ricos), dicho sistema poseía el nombre del Rightfull Choice, más que en honor de su creador por falta de creatividad, a fin de cuentas el lema de dicho sistema judicial era “¿Tienes una idea mejor?”, lema que nadie podía responder.


    En el estrado de los acusantes se hallaba un unicornio con pinta de abogado y Rainbow.


    <<Valla, Crash en serio no me quiere>> pensé por un segundo, hasta que terminé descartando la idea<<Seguramente la pusieron ahí para que las princesas pudieran ser los jueces…bastardas inteligentes>>maldecí mi suerte. Si las princesas eran los jueces ellas iban a tener la última palabra, lo que implicaba que mi destino estaba en las manos de las personas que eran los verdaderos acusantes.<<¿Para qué rayos van a hacer un juicio si los que me quieren muerto son los jueces?¿Por qué no simplemente me arrojan a un calabozo y ya?>>


    Unas trompetas resonaron en toda la sala tomándome por sorpresa, acompañadas por la voz de un poni anunciando la llegada de los jueces.


    -Abran paso a las regentes de Equestria, la princesa Luna y la princesa Celestia-anunció el poni mientras las princesas entraban a la sala y se dirigían al estrado de los jueces, y una vez en este todos le dedicaron una reverencia, todos menos yo.


    -Haz una reverencia-escuché al guardia escarlata decir.


    Si había una cosa que yo nunca hacía era inclinarme ante alguien, menos si ese alguien era una princesa pretenciosa que nunca servía de nada en momentos de crisis.


    -No-respondí de la forma más seca y pedante posible.


    -He dicho…-empezó el guardia acercándose a mí-¡Que hagas una reverencia!-ordenó mientras hacía presión con sus garras en un intento por forzarme a hacer dicha reverencia.


    -¡Suficiente!-resonó la voz de Celestia en la habitación.


    -Como diga, su alteza-respondió el guardia retirándose.


    -Muy bien, comencemos. Se abre la sesión-dijo Celestia dando un golpe seco con el martillo contra la placa de madera en la cual reposaba-Debido a que el acusado no posee un abogado el estado se ve en la…


    -Yo seré mi propio abogado-interrumpí a la princesa con sequedad.


    -¿Estás seguro de ello?


    -¿Por qué no le das la palabra a los acusantes y dejas que me las arregle solo?-pregunté obteniendo un montón de sonidos de sorpresa de todos los presentes.


    -¡¿Cómo te atreves a hablarle así a tu regente?!, pequeño…


    -¡Orden en la corte!-Repitió Celestia nuevamente golpeando el martillo contra la placa.


    -Su señoría-comencé a hablar-He notado la carencia del tercer juez, no creo que podamos proseguir con el juicio sin el mismo-dije en un vago intento por posponer mi inevitable final.


    -El tercer juez será el jurado debido a la falta de candidatos para el puesto. ¿Alguna otra pregunta?-respondió Celestia


    -No.


    -Muy bien, tiene la palabra los acusantes.


    -Su señoría, quisiera llamar al estrado a Jet-dijo el abogado de la acusación incorporándose de su asiento.


    El abogado era un unicornio marrón, bien vestido con prendas características de cualquier abogado a empresario, poseía una cutie mark con forma de libro y una crin y cola amarillos.


    -Permiso concedido-respondió Luna.


    Inmediatamente me levanté de mi asiento y me dirigí al estrato del interrogado, una vez ahí comenzó la ronda de dos preguntas.


    -Jet, ¿podrías decirnos, de dónde sacaste esas tiaras?


    -Es algo curioso en verdad-comencé tomando una leve pausa para pensar en una mentira creíble-Las encontré dentro de mi maleta en la estación de trenes de Las Pegasus, parece ser que alguien las metió ahí, eso o se confundió de maletas a la hora de guardarlas.


    -¿Tienes información que respalde eso?


    -Sí, pueden llamar a la estación de trenes y comprobar si compre un ticket ahí y cuando lo compré.


    -Bien, se enviara una carta a la estación más tarde, prosiga-ordenó Luna


    -Bien, Jet, si te “encontraste” las tiaras en la estación de tren, ¿podrías decirnos, por qué tu equipo de carreras posee el mismo nombre y símbolo que el de los ladrones que robaron la tiara?-me interrogó el abogado con una sonrisa que decía “te tengo”, a lo cual respondí con una sonrisa de “no me tienes” mientras procedía a responder a su pregunta.


    -Los Babylon Rogues eran, originalmente, un equipo de corredores durante la edad de oro de Babylon Garden. Esa era recibe el nombre de edad de oro porque fue la época en la que casualmente surgieron los científicos más famosos, los hechiceros más poderosos, los reyes más dedicados y la economía alcanzó su punto máximo. Sin embargo es época no duró mucho, después de la muerte del rey el príncipe se alzó con el poder y hundió a Babylon Garden en la oscuridad por veinte años hasta que fue derrocado por su hermana, en esa época oscura la economía decayó y las carreras perdieron una cantidad considerable de público, haciendo que el deporte perdiera fama y los corredores sus trabajo; el problema es que ningún trabajo le servía a nadie para subsistir, por lo cual los Babylon Rogues decidieron conseguir los recursos para subsistir mediante métodos poco éticos, valiéndose de su velocidad y agilidad para cometer sus actos. Por eso tenemos el mismo nombre y símbolo mi equipo y los ladrones, nos basamos en los mismos personajes, pero en épocas diferentes-concluí el breve relato.


    -Ok, supongamos que no robaste las tiaras ¿Por qué no las devolviste a sus dueñas al encontrarlas?


    <<Touché>>Pensé al ver como el abogado me ponía contra la espada y la pared.


    -Lo siento Law, pero con esa pregunta excedes el límite de dos preguntas por testigo, tendrás que retirarte-dijo luna haciendo respetar el sistema judicial.


    Pude notar el claro descontento en el rey de los grifos.


    -Perdón su señoría, me retiro-dijo el abogado retomando asiento.


    -En vista de que no puedes interrogarte a ti mismo supongo que nos contaras tu versión de la historia, ¿Jet?-preguntó Celestia observándome.


    -No tengo nada que ocultar su señoría, todo lo que tengo que contar ya es sabido por todos los presentes-me limité a responder, a fin de cuentas una buena mentira es la más corta.


    -Bien, tome asiento por favor-comandó Celestia señalándome mi taburete en el estrato de la defensa, al cual me dirigí cojeando.-¿Desea llamar a alguien más al estrato?-le preguntó Celestia al abogado Law.


    -Sí, su señoría, quisiera llamar a Rainbow Dash- escuché la petición del abogado mientras veía a mi rival levantarse de su asiento y dirigirse velozmente al estrato del interrogado.


    -Señorita Rainbow Dash, ¿Quisiera contarnos las similitudes que comparten el ladrón de las tiaras y Jet?


    -Como no-respondió Dash viéndome con una sonrisa maliciosa-ambos utilizan las mismas técnicas de vuelo, ambos poseen la misma velocidad, ambos me llaman Rainbow Crash…


    -Alto-interrumpió el aboga a Rainbow-Misma velocidad, misma técnica de vuelo y ambos utilizan el mismo insulto… una serie de casualidades muy peculiares ¿No les parece?-dijo el abogado mirando al jurado-prosiga.


    -Bien, ambos eran del mismo color y ambos poseen la misma voz-concluyó Rainbow.


    -Mismo color y misma voz…no tengo más preguntas.


    -¿La defensa desea hacer alguna pregunta?-pregunto Luna


    -Sí-respondí incorporándome de mi asiento y acercándome a Dash-Señorita Rainbow Dash, díganos, por favor; todo lo que pueda sobre el sistema de enseñanza en el campamento de verano al que asistimos ambos y la evolución de tu relación con tus compañeros.


    Mis dos preguntas parecieron tomar por sorpresa a todos los presentes, en especial a Rainbow y el abogado.


    -¿De qué rayos…?


    -Limítese a responder a la pregunta, por favor-interrumpí a mi rival.


    -Bien… En la academia de vuelo se enseña, precisamente; a mejorar las capacidades de vuelo de todos los que van, para ello utilizan un sistema de vuelo denominado por ellos como TVA, Técnicas de vuelo avanzadas; enseñaban a aprovechar los el viento, su dirección a usar maniobras para pasar a sus rivales, a bloquear a los rivales para que no los pasaran, etc…


    -Utilizan una técnica específica para enseñar a volar…señorita Rainbow ¿Es correcto suponer que todos los que salieran de ahí tuvieran técnicas de vuelo similares?


    -Sí, pero…


    -¿Es posible que usted halla confundido dichas tecnicas?


    -Ya van más de dos preguntas…-dijo Rainbow


    -Estas son preguntas auxiliares, son preguntas que se responden con sí y con no, forman parte del sistema judicial de Rightfull Choice y tengo un límite de cinco preguntas auxiliares por pregunta principal, prosiga-indiqué a mi rival explicándola las no muy conocidas preguntas auxiliares.


    -…En fin, en esa escuela te enseñaban a ser ágil y veloz…


    -Un momento-interrumpí nuevamente-te enseñan a ser agiles y veloces…¿Jet era el único pegaso rápido y ágil?


    -No…


    -Continúe, por favor.


    -Okay…En cuanto a mi relación con mis compañeros, era algo buena, claro; siempre había uno que otro pegaso que me molestara…


    -¿Acaso los ponis que te molestaban te decían Rainbow Crash?


    -Sí…


    -Por lo tanto, yo no era el único que te llamaba así, ¿Verdad?


    Sí, no eras el único…


    -Y de los que te molestaban, ¿Era Jet el único pegaso verde?


    -No…


    -Muy bien, ¿Posees evidencia de que la voz del ladrón era la mía?


    -No…


    -¿Le viste la cara al ladrón?


    -No…


    -Su señoría, eso es todo-concluí mis preguntas dejando a un abogado y una Rainbow claramente irritados.


    <<Hasta en esto eres un fracaso, Crash>>Me dije con una leve sonrisa burlona.


    -¿La acusación desea llamar a alguien más al estrato?-preguntó Celestia


    -Sí, su señoría; pero dicho poni no llegara sino mañana-respondió el abogado


    -¿Podría decirnos quien es dicho testigo?-pregunté observando al abogado


    -Mi testigo prefiere mantener su identidad en secreto hasta que haga acto de presencia.


    -Bien, en tal caso su testigo será presentado mañana junto con las evidencias físicas. ¿Alguna última petición o pregunta?-preguntó Luna


    -Sí, nadie se ha molestado en decirme de que cargos se me acusan-dije esperando una respuesta.


    -Posees dos cargos de allanamiento a propiedad privada, dos cargos de robo a propiedad privada y un cargo de agresión a la autoridad.


    -Bien, si ya no hay más preguntas, se levanta la sesión-declaró Celestia golpeando la placa de madera con el martillo.


    Al momento, un puñado de guardias emergió, rodeándome y dejándome sin espacio para respirar.


    Inmediatamente, empecé a seguir a los guardias los cuales me guiaban de regreso a mi celda en la torre este.


    -Tu clara falta de modales y respeto hacia tus superiores se ve compensada por tu intelecto, deberías ser abogado…-comentó Shining mientras caminábamos por los amplios y largos pasillos del castillo.


    Mientras caminábamos de regreso a mi celda mi mente trabajaba en una ruta de escape, sabía que mis mentiras no servirían de nada ante las evidencias físicas, por lo cual había concluido en escapar esta noche. Lanzaba miradas fugaces en busca de varios detalles que pudieran servir a la hora de huir, ventanas, esquinas, la altura de los pasillo, su anchura, los pilares que servían de cobertura, la distancia entre las antorchas; mi cerebro no dejaba de anotar estos detalles mientras empezaba a maquinar un plan en mis adentros, sin embargo me detuve en seco una vez llegué a mi celda. Si escapaba, sería más que claro que yo era el ladrón, y por ende tendría a la ley tras de mí, cosa sumamente negativa si pretendía seguir compitiendo en el Extreme Gear.


    <<No puedo ni quiero tener una vida sin Extreme Gear, debe haber una forma de salir de esta…>>


    El resto de la noche estuve caminando en círculos alrededor de mi celda intentando dar con la solución a mi predicamento, sin embargo, no podía hacer mucho tras las rejas…


    Rainbow Dash P.O.V.


    -Maldito Jet- murmuré para mis adentros a medida que me dirigía de regreso a mi cuarto en el castillo. El infeliz había logrado salirse con la suya en todo el juicio y parecía tener al jurado en sus cascos<<Por ahora>>pensé con una sonrisa maliciosa<<Mañana se mostraran las evidencias físicas y de esa no se va a librar>>


    Me detuve en seco una vez llegué a la puerta a mi cuarto.


    Un silencio absoluto reinaba el lugar, el único ruido a duras penas audible provenía del otro lado de la puerta, donde podía escuchar vagamente las voces de mis amigas. Las paredes y puertas del castillo de Canterlot eran a prueba de sonido, al menos en las habitaciones, se respetaba la privacidad de sus usuarios al máximo, haciendo que hasta el ruido más potente se escuchara como un murmullo al otro lado de la pared. El diseño original no era así, pero después de la visita de un conde con una vida social muy activa, se optó por hacer las paredes de las habitaciones a prueba de ruido, con la esperanza de que los ponis pudieran pasar una velada agradable sin ser interrumpida por los sonidos de muestra de afecto de los “vecinos”.


    Lenta y inseguramente coloqué mis cascos en la puerta de madera, no quería que mis amigas supieran que estropeé de cierta manera el juicio con mi testimonio. Rápidamente sacudí esa idea de mi cabeza y decidí no prolongar lo inevitable y, de un fuerte empujón, abrí la puerta de par en par recibiendo todas las miradas de las presentes, recibiendo una lluvia de preguntas como era de esperar.


    Ninguna de mis amigas quiso ir al juicio por diferentes razones, Twilight estaba muy ocupada pensando y planeando que hacer al volver a Ponyville, Applejack simplemente no quería ir, Fluttershy dijo que no quería ver a un amigo hundirse y que mucho menos quería hacer acto de presencia para no distraerlo de sus prioridades en dicho momento, Rarity se rehusó a ir sin las prendas adecuadas, las cuales no había traido y Pinkie, quería ir, pero las princesas decidieron que necesitaban que el juicio no tuviera “inconvenientes”.


    -¿Cómo te fue?-fue la pregunta más común de oir.


    -Bien-respondí sin entrar en detalles


    -Supongo que tu testimonio sirvió de algo, ¿No?-preguntó Twilight sin alzar la vista de una lista que tenía frente a ella.


    -Dah, claro que sí. Una testigo como Rainbow sin duda alguna debió ser de gran ayuda. Seguramente su testimonio sirvió para cerrar el caso, aunque…


    -No sirvió de mucho-interrumpí a Pinkie.


    -¿Por qué dices eso, cariño?-preguntó Rarity uniéndose a la conversación.


    -Jet logro contra argumentar todo lo que dije...el infeliz siempre me lleva la delantera, hasta cuando no se trata de carreras-murmuré lo último cruzándome de cascos.


    -Todavía no queda el día de mañana-comentó Twilight-Tengo entendido que mañana se presenta la evidencia física, sería interesante ver a Jet tratar de contra argumentar eso.


    -Eso es precisamente lo que temo-escuché una voz tras de mí. En un veloz movimiento, me giré 360 grados para encarar a la voz sin cuerpo, solo para toparme con la princesa Celestia y un par de guardias.


    -Princesa Celestia-empezó Twilight con una leve reverencia-¿Puedo preguntar que hace aquí?


    -¿Necesito una razón para ver por quienes me preocupo?-Contestó la princesa entrando al cuarto.


    -No realmente-respondió Twilight-pero, ¿En serio Jet es tan bueno para contra argumentar las cosas?


    -No, no me preocupa que contra argumente, me preocupa que pierda el juicio.


    -Pero, ¿Por qué?-pregunté incorporándome de mi reverencia


    -Quiero tanto como ustedes que se haga justicia, pero temo por lo que le pueda pasar a Jet.


    -Lo que sea que le pase se lo merece-respondí volviéndome a cruzar de cascos.


    -¿Hasta la muerte?


    Esa pregunta nos tomó por sorpresa a todas, en una tierra donde los asesinatos eran una cosa anormal, la muerte era un tema que no se tocaba casi nunca, a duras penas se hablaba de ella cuando alguien realmente cercano sucumbía a esta, es más; llegó a ser una palabra tan poco utilizada que uno podía llegar a la edad de doce años y aun no conocer la existencia de la misma. Un silencio sepulcral llenó el cuarto para hacerle compañía a la palabra recién utilizada, dándome una sensación incómoda que me asfixiaba.


    -Mu-mu-mu-mu-muerte-dijo Fluttershy con una voz quebradiza.


    -Sí, muerte. Los grifos detestan que alguien toque sus cosas, nos culpan a nosotras de que Jet pusiera sus cascos en sus coronas y comprometiera su “pureza”, de modo que desean ver la cabeza de Jet rodar, hemos logrado apaciguarlos dejándolos en el jurado, pero… si Jet pierde el juicio y no sufre un castigo severo la frágil relación de nuestro reino con el de los grifos podría verse severamente afectada-explicó la princesa- y en estos momentos no estamos en condiciones de enfrentarnos en una guerra contra los grifos, al menos no hasta que no terminemos el proyecto S.H.I.E.L.D.


    -¿Poryecto Shield?-pregunté.


    -Es un plan para poner defensas a lo largo de Equestria-explicó Twilight


    -Cariño, ¿Te encuentras bien?-escuché a Rarity preguntarle a Fluttershy.


    Fue en ese momento que me percaté del pésimo estado de Fluttershy; estaba pálida y temblorosa, podía ver como los ojos se le aguaban aunque ella se escondía agachando la cabeza. Se notaba que le costaba asimilar lo que había escuchado y se podía ver que movía sus labios murmurando algo inaudible.


    -¿Cariño?-insistió Rarity esta vez obteniendo una respuesta.


    -Sí, solo… necesito tiempo-respondió FLuttershy abandonando la sala sin apartar la vista del suelo-No se preocupen por mí, estoy bien-añadió Fluttershy antes de salir del cuarto.


    Por primera vez en mi vida no me gusto su tono de voz, tenía algo raro, como si estuviera escondiendo algo, como si tramara algo.


    <<Nah, es Fluttershy de quien hablamos, no sería capaz de cometer tal estupidez>> me dije a mi misma a un par de ideas que cruzaron por mi cabeza. Al parecer no fui la única que pensó en ello, ya que la princesa le ordenó a un par de guardias que la mantuvieran vigilada.


    Sin embargo eso me trajo aún menos calma, los guardias, los había visto antes, pero no podía ubicarlos, hasta donde alcanzaba a ver uno era un unicornio blanco y el otro era un grifo, pero del resto no podía notar nada más. Opté por ignorar dicho hecho y seguir con mi vida.


    <<Cosas mías>>Me dije


    -No creo que los guardias hicieran falta, es Fluttershy de quien hablamos-defendió Applejack a su amiga.


    -Ni yo, pero si los grifos la ven cerca de Jet me aterra que podrían llegar a pensar.

    Capítulo 16 2/2

    Capítulo 17


    Estado vs Jet 2/2


    Jet P.O.V


    La ciudadela de Canterlot se caracterizaba por ser extremadamente fría en las noches, debido a la altura a la que se hallaba, era común un ambiente tibio en las mañanas, caluroso en las tardes y templado en las noches; los habitantes de la ciudadela no podían dormir sin calefacción (a no ser que quisieran pescar un resfriado para no ir a trabajar) y aquellos que no poseían una por lo general tenían un chimenea o un hechizo que aislara el frio. Sin embargo en el calabozo de Canterlot no había ninguna de estas cosas, solo una sabana delgada y sucia en cada celda que no protegía del frio en lo más mínimo.


    Este hecho me molestaba profundamente ya que una leve brisa helada se colaba por los barrotes de la ventana helándome el alma.


    <<Míralo de esta forma, Jet. El frio fuera del imperio de cristal es mucho peor>>Me dijo mi mente en un vago intento por consolarme. Pero a estas alturas nada podía hacerme sentir mejor; tenía frio, estaba molesto y no podía dar con una solución a mi problema de la evidencia física.


    Por muy buen ladrón que soy no puedo hacer nada con mis heridas actuales, mucho menos salir de la celda, Shining era el único con las llaves y estaba alejado de los barrotes.


    <<Maldita sea… en los problemas que me metí para salvar a las chicas del robot ¿Y cómo me lo agradecen? Abandonándome en una celda esperando a que me pudra y testificando en mi contra, estúpida consciencia…>>


    Estaba más que nada frustrado, si había algo en este mundo que me molestara era el no poseer el control de mi situación; me incomodaba en muchos niveles, cuando eres un Rogue estas acostumbrado a tenerlo todo en tus cascos, pero es en estos momentos cuando la realidad hace acto de presencia y me recuerda que no tengo el control de todo.


    <<Solo me queda esperar a mañana y presenciar mi hundimiento>>


    Mi único consuelo era el cielo nocturno, siempre me ayudaba a despejar mi mente de todos los problemas que acaecían, me traía paz y tranquilidad, serenidad y calma, era sin duda alguna un hermoso espectáculo de luces centellantes en el hermoso lienzo del cielo nocturno; la princesa Luna era como una artista de las estrellas, siempre sabía cómo sorprenderme y superar mis expectativas cada noche que pasaba.


    -Hermosa como siempre, Luna; hermosa como siempre…


    -¿Eh?-escuché a Shining armor al cual decidí ignorar.


    La paz y la tranquilidad reinaban de momento en mi ser, no había nada que pudiese sacarme de mi trance actual; nada, excepto un débil olor a fresas con un leve toque de limón, fragancia única que reconocí al instante.


    -¿Wave?-pregunté.


    Efectivamente, Wave se encontraba al otro lado de los barrotes con un traje de guardia a su lado se encontraba Gilda sosteniendo las llaves.


    -¿Qué hacen aquí, dónde están los guardias?-pregunté acercándome a mis aliadas mientras notaba la ausencia de guardias en el pasillo.


    -Están algo….ocupados con otra labor-respondió Gilda acercándose a la entrada de la celda.


    -Espera, ¿Qué haces?


    -¿Qué parece? Te sacamos de aquí-respondió Wave con sequedad.


    Gilda procedió a insertar las llaves en la ranura solo para que la detuviera en el acto con un veloz movimiento de mis cascos.


    -¡¿Qué haces?!


    -Sí escapo ahora todos sabrán que fui el culpable del robo… no dejaran de buscarme ni a mí ni a ustedes, en cambio si gano el juicio lo más que pueden hacerme es darme una condena leve por quedarme con las tiaras, quizás culparme de cómplice, pero nada muy perjudicial. Es por ello que necesito que me hagan un favor…


    -¿Cual?- preguntó Gilda guardando las llaves


    -Hasta ahora tengo el juicio en mis cascos, sin embargo mañana presentan la evidencia física, si se deshacen de las pruebas más contundentes podré ganar el juicio sin problema alguno debido a falta de evidencias.


    -Bien, como digas, jefe-dijo Gilda volteándose y dirigiéndose hacia la salida de la prisión.


    -Cualquier cosa, solo llama-dijo Wave acercándose a mí dándome un pequeño aparato.


    Wave nunca se cansaba de inventar cosas, uno podía decir con certeza que cada mes tenía algo nuevo para las misiones, la lista podía ir desde pequeños artefacto que se colocaban en el oído y servían para comunicarse, hasta un PM (Pulso de Magia, artefacto capaz de bloquear la magia en un diámetro de hasta veinte metros; similar al que use con el unicornio en el imperio de cristal pero en mayor escala). Sin embargo el artefacto que me había entregado Wave era una especie de nuevo comunicador de oído, era negro pero tenía dos botones.


    -El botón de arriba sirve para hablar, el de abajo sirve para hacerlo explotar.


    La mayoría de los artefactos de Wave tenían un mecanismo de autodestrucción integrado que se podía activar tanto en el mismo artefacto como inalámbricamente, la razón principal de esto era destruir cualquier componente con el cual pudieran rastrearnos, desde huellas hasta la fábrica de donde provienen las piezas.


    -¿Seguro que estarás bien?-preguntó Wave con preocupación en su tono.


    -Que las vendas no te engañen, todavía puedo dejarle un ojo morado a la mitad de los guardias que deberían estar en esta sala…


    -Cuídate…-dijo Wave alejándose de los barrotes y encaminándose hacia la salida.


    <<Bien, un problema menos>>me dije mientras me recostaba en la cama para dormir, sabiendo que gran parte de mis problemas se irían de la noche a la mañana.


    ***


    -¡Arriba!-me despertó una voz grave y profunda, sobresaltándome y haciendo que cayera de la cama, aterrizando sobre mi ala herida.


    -¡Agh!- me quejé del dolor para ver al responsable de mi brusco despertar.


    -Dije, ¡Arriba!-el guardia en cuestión era uno de los escarlata, no necesitaba problemas con estos tipos, sin embargo antes de que fuera capaz de incorporarme, el bastardo me levanto y me sacó de la celda a golpes, sacándome más quejidos de dolor.


    -¡Muévete!-ordenó ya una vez me hallaba en el suelo fuera de mi celda.


    <<Espera a que terminé el juicio, la paliza que te daré la sentirán hasta tus nietos>>


    Lenta y pesadamente me incorporé del suelo dispuesto a ir a la sala del juicio, sin embargo en el momento justo en el que iba a salir de la prisión pude sentir el dolor más agudo y fuerte de toda mi vida, me costaba mantener sobre mis cascos. El dolor provenía de mi ala herida, la cual estaba siendo rasguñada por las garras del grifo.


    -Y si intentas escapar…-dijo dando a entender su punto con un veneno en su voz que solo podía ser comparado con la fuerza desmedida con la que hacía presión en mi ala rota.


    <<Estas tan muerto>>


    Una vez de vuelta en el tribunal el juicio prosiguió.


    El juicio en si fue algo entretenido de ver, la cara del abogado al ver la ausencia de evidencias cruciales fue oro puro, pero la expresión de Dash al ver como ganaba el juicio fue aún mejor.


    Luego me acusaron de manipular las evidencias con ayuda externa, a lo cual me defendí explicando mi incapacidad para salir a robarlas o comunicarme con alguien en el exterior sin que nadie se percatara. Después de unas pocas horas de pruebas que realmente no aportaban mucho en mi contra el juicio llegaba a su fin.


    -Bien… en vista de la falta de evidencia y tras discutirlo exhaustivamente con el jurado-dijo la Celestia lanzando una mirada veloz a los grifos en el jurado, hemos llegado a un veredicto…


    -¡Un momento su señoría!-interrumpió el abogado de la acusación.


    <<Parece ser, que este tipo no tiene vergüenza alguna, o simplemente le gusta humillarse>> Razoné con una sonrisa burlona producida por el vago y vano intento en rescatar el caso.


    -Su señoría, perdone la interrupción, pero el juicio no se puede dar por terminado.


    -Explíquese-ordenó la Luna


    -Ayer comenté, más bien, apunte la falta de uno de los testigos más cruciales del caso, dicho testigo se encuentra aquí su señoría; quisiera pedir permiso para llamar a mi último testigo.


    -Permiso concedido-respondió Celestia a la petición del abogado.


    -Quisiera llamar al estrado a la princesa Mi amore Cadenza


    Es un hecho que la palabra es más potente de lo que la sociedad piensa, una frase bien usada puede paralizar al hombre más fuerte aunque sea por un segundo; una frase mal empleada puede desatar una guerra, y hay frases que pueden asustar, aterrar, paralizar del miedo, hay frases que pueden paralizar el corazón y sacar el alma. Este era dicho caso. Me costaba respirar, era como si mi cuerpo se hubiera apagado por un segundo y se rehusaba a iniciar procesos, un frio helado recorrió mi frente y nuca mientras Candance hacía su entrada triunfal por la puerta.


    Mientras se dirigía al estrato con paso acelerado sus ojos dieron con los míos, sin embargo, me sorprendió el hecho de que la mirada no tuviera ningún rastro de resentimiento o ira, a decir verdad pude ver algo de pena y empatía, cosa que me disgusto bastante.


    <<Algo está tramando, esa mirada es falsa>>dijo mi lado paranoico.


    Sin embargo, algo en ella me traía la sensación de que si sentía dichas emociones hacía mí, pero….


    <<¿Por qué?>>Era la pregunta que no podía sacarme de la cabeza, le daba vueltas a la pregunta como giros da un trompo.


    -Princesa Candance-comenzó el abogado sacándome de mis pensamientos-Podría decirnos ¿Qué le respondió el “guardia de la tiara” cuando usted pregunto cuál era su nombre?


    -Jet, eso fue lo que respondió-replicó Candance generando murmullos por parte del jurado y los observantes del juicio.


    -¿El guardia de la tiara realmente se llamaba Jet?


    -No, a la mañana siguiente me entere de que su nombre era otro.


    -Bien-dijo el abogado con una sonrisa de victoria en su cara que hacía retorcerse a cualquiera que la viera, específicamente, yo-¿Podría describirnos el aspecto del impostor?


    -Vagamente, la armadura cubría su cara y parte de su cuerpo, pero tres detalle me quedaron claros; eran verde, tenía una bonitos ojos verde esmeralda y era un pegaso.


    Más murmullos surgieron en la sala inundándola de sonidos incomprensibles al oído normal, los escuchaba todos.


    Es él


    Típico error de novato


    Al final, siempre caen


    Eran algunos de los murmullos que lograba captar con mis oídos, tenía que hacer algo, pero… ¿Qué? Ya a esta altura no hay nada que yo pudiera hacer.


    -Princesa, ¿la voz del ladrón era igual a la de Jet?


    -Sí


    <<Solo para agregarle sal a la herida>>Razoné el objetivo de la pregunta.


    -No tengo más preguntas.


    <<Por fin se acabo>>


    -¿Desea la defensa hacer alguna pregunta?-preguntó Celestia.


    Quería decir que sí, quería contra argumentar contra Candance, pero simplemente no tenía nada a mi favor. Las cartas se habían mostrado y mi juego; a pesar de ser bueno, no podía competir contra las ases de mi oponente.


    <<Stültus>>Maldije en una lengua antigua mi suerte.


    -No, no tengo preguntas-respondí tragándome mi ego y casi ahogándome con el mismo.


    -Bien, se tomara una breve pausa y luego se procederá a dar el veredicto final.


    ***


    Estaba nervioso, tras una hora sin saber nada fui sacado de mi celda y regresado al estrado. Las princesas llegaron a un veredicto y sabía que, fuese el que fuese, no iba a ser algo positivo para mi persona. Múltiples ideas surcaban por mi mente como una nave surca el mar; ideas de tortura, años en la cárcel (si es que no me condenaban de por vida de por sí) y hasta la muerte, cosa que me perturbaba profundamente y me traía una gran sensación de impotencia.


    Sonaron las trompetas y las princesas hicieron su aparición.


    -Tras discutirlo con el jurado detenidamente, se ha llegado a un veredicto final; se encuentra al acusado inocente de un cargo de allanamiento, un cargo de agresión, un cargo de robo a propiedad privada y un cargo de desacato a la autoridad.


    Un profundo alivio recorrió todo mi cuerpo de cascos a cabeza, podía sentir como gran parte de la tensión se marchaba de mi cuerpo, molesta por no poder hospedarse más en mí. Cosa que me alegraba profundamente.


    -Sin embargo, se le ha encontrado culpable de un cargo de allanamiento, un cargo de robo a propiedad privada, un cargo de personificación de la ley, un cargo de desacato a la autoridad y un cargo de cómplice.


    Sabía que era imposible que no me encontraran culpable de algo. Un bullicio por parte del público inundó la sala, llenándola de ruido hasta el rincón más lejano.


    -Sin embargo, en vista de que la mayoría de los crímenes fueron cometidos en el imperio de cristal; llegamos a la conclusión, de que la condena debe ponerla la regente de dicho reino.


    Dicha frase tomó por sorpresa a todos los presentes, tanto a los grifos, como el jurado, como yo y como Candance. Candance era la más confundida de todos. Se notaba que había venido preparada para todo, se le notaba lista para pelear, discutir, argumentar, más no lista para sentenciar y se notaba por las miradas nerviosas que le lanzaba a Celestia y Luna, miradas que eran respondidas con miradas de “todo va a estar bien” o “no te preocupes”, cosa que no parecía ayudarla en nada.


    <<¡Perfecto, Jet. Magnífico. Bien hecho. Para la próxima no olvides decirle donde vives o donde ocultas tu dinero, digo; si es que darle tu nombre no es una estupidez suficiente para ti!>>Me reprimió mi sentido común por no haberlo utilizado cuando era debido.<<Ahora vamos a pasar años en la cárcel ¡Años! Eso claro, si es que no nos encierran de por vida o peor>>


    -Oh, emm… estem-comenzó Candance su penoso intento por dar una condena.


    La realeza nunca se hallaba en estas situaciones. Por lo general ellos le ordenan a las personas encargadas de hundir a los ponis, quitándose ellos la tarea de hacerlo. El hecho principal de ello, es que la realeza (o por lo menos la de Equestria) no estaba acostumbrada a ensuciarse los cascos, o las pezuñas. A fin de cuentas, después de horas y dinero malgastado en pedicura era de esperarse que fueran sobre protectores de sus cascos, tanto literal como figurativamente. No les gustaba ensuciarse los cascos, les traía un sentimiento de remordimiento cuando hundían a alguien (por el hecho de que al hacerlo, se están ensuciando los cascos). Era obvio que Celestia y Luna tampoco querían arruinar su pedicura, por lo cual, optaron por lanzarle el muerto (o mi persona) a Candance.


    La pude ver vacilando por unos segundos, buscando un escape con su mirada. Y, tras fallar, noté que la misma me empezó a observar detenidamente con una mirada que parecía preguntarme a gritos que debía decir.


    -Bueno, ehem. Este tribunal condena a el acusado a… pasar…una…tres semanas en… ¿Ponyville?


    Se notaba el nerviosismo en su voz, pero dicho nerviosismo paso casi inadvertido por lo que había dicho.


    -¡Pero qué tonterías dices!-empezó el rey de los grifos.


    -¡Orden en la corte! El veredicto ha sido dado, le recuerdo Arthur, que como buen miembro del jurado ha de mantenerse imparcial y callado durante su estancia en el tribunal-reprochó Celestia al rey Arthur por sus acciones, el cual mostró una mueca de desaprobación y se retiró a su asiento donde su esposa, la reina; parecía reprocharle también por lo acontecido.


    Era bien sabido que los grifos, a pesar de ser una raza guerrera, en la familia real el único con esa ansia de lucha era el rey. Poseía una sed incansable por la guerra, siempre buscaba una excusa para la misma, era su esposa e hijo los únicos que lo detenían de cometer la estupidez de declararle la guerra al mundo.


    <<Ese tipo es lo suficientemente estúpido como para declararle la guerra al universo>>Pensé<<Sin duda alguna me fue mejor de lo que esperaba. Sin embargo…>>


    -Su señoría, siento que ese castigo no es el adecuado-interrumpí el cierre del caso.


    -Ya no hay marcha atrás, ese es el veredicto final y punto.


    -Bien, en tal caso, no importará que haga esto.


    En un veloz movimiento, me volteé a encarar al grifo que me había hecho sufrir al rasguñarme el ala y le propiné, lo que estoy seguro fue, el golpe más doloroso de su vida, noqueándolo al instante y armando un alboroto en la sala.


    -¡Orden en la corte! Será un mes entero en Ponyville bajo vigilancia constante-le añadió una semana a la condena Celestia- Caso cerrado.


    Y con el golpe de un martillo se me condenó a pasar un mes en un pueblo perdido.


    ***



    8 horas después

    Rainbow Dash P.O.V.


    La cena había concluido hace diez minutos, sin embargo, mi plato seguía lleno. Se me había hecho imposible el comer, no tenía apetito, la cabeza no me daba para comer en estos momentos, la intriga me mataba. Ocho horas han pasado desde que condenaron a Jet, ocho horas con la nefasta realidad en mi cabeza.


    Jet va a estar en mi pueblo un mes.


    La idea me repugnaba profundamente, era una sensación de asco que cosquilleaba mi garganta, produciéndome ahogos y contracciones involuntarias.


    No le he comentado nada a mis amigas, las he evitado voluntariamente todo el día, tarea excesivamente difícil con Pinkie siendo una de ellas. Sin embargo parecía que hoy era mi día de suerte, eso o Pinkie estaba perdiendo su talento natural para aparecer de la nada cerca de mí.


    Llevaba horas debatiendo conmigo misma la forma más correcta de darles la noticia.


    La frase: “Hola chicas, perdón por evitarlas todo el día ¿Cómo están? Por cierto, tendremos que vivir con el tipo que robo las tiaras por un mes”


    Simplemente no sonaba bien y no hallaba la forma de lograr que lo hiciera, pero sabía que era mejor si lo escuchaban de mi que de cualquier otro.


    Con paso derrotado, me dirigí a la habitación de mis amigas. Entre a la misma con la cabeza semi-agachada mientras todas las miradas caían sobre mí.


    -Hola chicas…-dije sin ánimo.


    -Rainbow, ¿Dónde has estado?-preguntó Rarity con un tono de voz de preocupación.


    -Sí estem, verán; tengo una noticia que darles, antes de cualquier otra cosa. A decir verdad, debí decírselas hace unas ocho horas, pero no hallaba las palabras correctas, en fin; lo diré una sola vez y no lo voy a repetir así que escuchen bien… ¿Dónde está Fluttershy?


    Jet P.O.V


    Impotente, era una sensación que se me había hecho común estos últimos dos días. La sensación se había alojado dentro de mí y se rehusaba a salir. Le gustaba estar en mi cuerpo, había pasado agradables momentos en él y no planeaba irse en algún momento cercano. La detestaba y esta lo sabía, pero no le importaba. Odiaba la sensación de no poder hacer nada al respecto, me consumía profundamente y me llenaba de ira y frustración.


    <<En fin… me tocará pasar un mes en un pueblo x>>Razoné


    Mi único consuelo era el cielo nocturno (al igual que la noche anterior). Una promesa de no verle la cara más a las regentes y una prisión de techo abierto.


    Mientras me hallaba en un humor melancólico semi-depresivo, semi-arrecho; el sonido tintineante de llaves captó la atención de mi oído.


    -Wave, Gilda; les dije que cumpliría con mi condena-me limité a decir sin voltearme a encararlas.


    -Parece que se me adelantaron-escuché la voz que menos esperaba oír pero que más necesitaba.


    -¡¿Fluttershy?! ¿Qué haces?-pregunté girándome velozmente para ver como buscaba la llave de mi celda entre un manojo de llaves.


    -Sacándote-respondió mientras probaba una de las llaves en el cerrojo.


    -¿Cómo pasaste los guardias?


    -Eso no importa.


    Estaba confundido, no sabía si sentirme feliz de que se preocupe por mí lo suficiente, o si debía preocuparme por el problema en el que se estaba metiendo. Al final, tras un arduo debate interno; la parte de preocupación se antepuso a la otra.


    -Vete, te meterás en un buen lio si…


    -¡¿Podrías callarte?!


    La impresión del grito inicial fue tal que me tuvo que gritar una segunda vez para que reaccionara al primer grito. Sin duda alguna me sentía ofendido, molesto, colérico, he sido golpeado, magullado, aplastado, rasguñado, torturado por culpa de Fluttershy y sus amigas, lo sacrifique todo; mi promesa, mi sueño y casi me cuesta la vida por ellas y lo menos que necesitaba era que me gritara.


    -Perdón, es que…-empezó a sollozar.


    Su llanto hizo que se me hiciera un nudo en la garganta y se me revolviera el estómago. ¿Cómo puedo estar molesta con ella? Ella es la única que ha demostrado interés, la única que se ha preocupado por mí, la única que siempre está ahí cuando más la necesito, es ella la que se preocupa lo suficiente como para venir a arriesgar su pellejo por mí.


    -Oye, oye, ¿Qué te pasa?-pregunté con el tono más amable que jamás he utilizado.


    -¿Qué me pasa? ¡¿Qué me pasa?! ¡Primero, considero el dejar de ser tu amiga por todos tus actos, luego te cae un palacio encima por protegernos y te creo muerto por una tarde entera, después me enteró de que te traen a prisión y los grifos quieren tu cabeza y.. y.. y..!


    Rompió a llorar nuevamente.


    Me sentía terriblemente, no sabía lo preocupada que la había puesto, lo mucho que mi ser la afectaba. Era, sin duda alguna; el peor amigo que pudo tener.


    <<¿Cómo puedo ser tan egoísta? ¿Cómo puedo no darme cuenta de lo mucho que mis acciones afectan a otros?>>


    -Yo quería dejar de ser tu amiga, pero cuando te enfrentaste al robot por nosotras, recordé porque me hice amiga tuya…A pesar de todo, tienes un corazón puro.


    Su comentario me causaba gracia, aun así no podía reírme del mismo, no ahora, ella necesitaba que tomara esto en serio, sin importar que tan absurda fuera la idea (o que tan absurda sonara para mí).


    -Sé que estas pensando, pero es verdad; tienes un corazón puro. Un corazón puro no es aquel que comete errores, es aquel que no alberga maldad verdadera. Y tú, en contra de todo lo que aparentas, no posees uno. Créeme, yo he visto corazones impuros, el tuyo no es ese caso.


    Esta vez si me fue imposible contener la sonrisa, cosa que ella notó y pareció irritarla un poco.


    <<Quita. Esa. Puta. Sonrisa. De. Tu. Rostro. Jet>>Me amenazó mi subconsciente con un tonó de voz que rara vez usaba.


    La razón volvió a mí y me deshice de la sonrisa, sin embargo sabía que el daño estaba hecho y me odiaba por ello.


    -Cuando llamas a Rainbow, Rainbow Crash ¿Realmente lo haces con la intención de hacerla sufrir, cuando se lo dijiste por primera vez, lo dijiste con la intención de arruinarle la infancia?


    -Arruinarle la infancia…


    Mientras más vueltas le daba al asunto, más me percataba de que la primera vez que le dije Rainbow Crash fue algo que ni yo me esperaba. Surgió espontáneamente y así de espontaneo se quedó en mi mente. Cada vez que le decía Rainbow Crash era algo espontáneo y sin pensar en las consecuencias.


    <<A decir verdad, no pienso mucho las cosas, al menos no las de relación social>>


    Cosa que me solía generar problemas.


    -A decir verdad… no. Nunca pienso mucho lo que digo, en especial si es una ofensa, es más que nada espontáneo-respondí sin saber si sonaba convincente.


    -Y aquella noche que insultaste a mis amigas en el pueblo ese ¿Lo hiciste con malicia?


    -Estaba molesto con Wave y Gilda y me descargué con tus amigas, lo lamento.


    -¿Ves? No haces las cosas con verdadera maldad, solo no controlas que decir, cosa que tienes que trabajar.


    -Sí. Ya me pondré a eso, pero volviendo al tema, no hay necesidad de que sigas preocupada por mí. Ahora vete antes de que te metas en problemas.


    -¿Cómo me pides que no me preocupe cuando tienes una inmensa cicatriz en la cara, las costillas rotas, un ala lesionada…?


    -Estaré bien, a fin de cuenta no voy a pasar por ninguna actividad que requiera esfuerzo físico, al menos eso creo, siempre y cuando no me pongan a levantar nada en Ponyville…


    -¿Ponyville?


    -Sí, Ponyville. Me condenaron a pasar un mes ahí, no estoy seguro porque pero no parece algo tan malo ¿Conoces el pueblo?


    -Conocerlo, vivo en el.


    -Mejor todavía, podrás mantener un ojo sobre mí y ver que nada malo me pase.


    -Sí, tendré eso en consideración-respondió mientras la alegría regresaba a su rostro.


    -Es bueno verte sonreír.


    -¿Perdón?


    -Nada, no importa ya. En fin, ya llevas mucho tiempo aquí, deberías irte, los guardias pueden regresar en cualquier momento.


    -Ciertamente. ¿Nos vemos mañana?-preguntó Fluttershy recuperando su humor natural. Ese humor que amaba, apreciaba y valoraba en ella.


    <<Mantener una actitud positiva siempre es algo que siempre le he envidiado>>Pensé viendo como ella se apartaba de la celda esperando una respuesta a su pregunta.


    -Cuenta con ello.


    -Hasta mañana-dijo Fluttershy dándosela la vuelta


    -Hasta mañana.


    -Y. Jet...


    Pocos son los gestos o acciones capaces de paralizar. No es común ver que alguien se congele en el sitio por una acción que efectué otro (a no ser claro, que dicha acción esté relacionada con la muerte, el matrimonio o cosas más personales). Sin embargo, la acción que efectuó Fluttershy me dejo pensativo toda la noche.


    Habían pasado ya horas y seguía pensando en la última acción de despedida de Fluttershy, el corazón me latía violentamente, la respiración seguía agitada desde el momento que ocurrió y un fuerte insomnio se rehusaba a desalojar mi cuerpo. Me tocaba el lado de la cara por el cual había ocurrido. El contacto más intimo que he tenido con ella hasta ahora. No podía dejar de tocar el lugar en mi cachete derecho donde sus labios se habían conectado.


    “No me vuelvas a asustar así”


    Fue lo último que me dijo antes de irse y dejarme hecho un lio.


    No había duda ni excusa ahora. Estaba enamorado.
     
    Última edición: 14 Feb 2015
  5. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Capítulo 18

    Ponyville

    Capítulo 18


    Ponyville


    La estación de trenes de Canterlot se caracterizaba por ser una de las estaciones más grandes y más elegantes. Poseía pilares blancos que se alzaban unos siete metros antes de conectarse con el techo haciendo varias bóvedas. En la base y en el tope poseían adornos dorados y detalles grabados que realzaban la finesa y antigüedad de la obra. Grandes mosaicos adornaban las paredes y vitrales permitían el paso de la luz, bañando la estación de colores vivos y alegres. Tristemente dichos colores se tornaban opacos cada vez que una nube de humo inundaba la estación anunciando la llegada de un tren. Esta era la tercera nube de humo que me tragaba, llevaba ya una hora entera esperando a “los elementos”.


    La razón de esto era en sí la razón por la que me mandaron a Ponyville. La razón era que Candance me había mandado a Ponyville con la intención de que los elementos me “reformaran” como hicieron con Discord. Esto no me molestaba en absoluto, lo que me irritaba profundamente era el evidente retraso por parte de “los elementos”.


    -¡Por el amor a todo lo sagrado! ¡¿Por qué tardan tanto?! ¡Una hora entera tragando humo y vapor. Una hora!-liberé mi frustración llamando la atención de algunos ponis en la estación en el proceso.


    La paciencia era algo común en mí, siempre y cuando fuera algo que me interesaba, me interesaba ir a Ponyville, lo más rápido posible. Muy para pesar tuve que esperar una hora más antes de que los elemento decidieran aparecer acompañados por las princesas.


    -¡Dos horas. Dos horas! ¡¿Se detuvieron a hacerse la manicura o qué?!-pregunté molesto haciendo mi acto de presencia a unos varios metros de las ponis. Aún así mi ira se vio apaciguada en el momento en el que hice contacto visual con Fluttershy. Pensé en acercarme a saludar, pero apenas di un paso hacia adelante una barrera mágica bloqueó mi camino.


    -¡Ah-ah-aaahhh! No puedes acercarte a los elementos, mucho menos a las princesas sin su consentimiento, depende de ellas si te acercas o no-dijo Shining haciendo acto de presencia.


    <<Un día de estos…>>


    -Debe ser entretenido, ¡no?-dije mientras le dedicaba una sonrisa a Fluttershy y me volteaba a encarar a Shining


    -¿Eh?


    -Tener el control, se nota que te entretiene mucho, dime ¿Qué se siente creer tener el control y que el mundo te recuerde que no es así? A mí, nunca me ha pasado; por lo general siempre tengo un plan b, pero tú careces de la capacidad de tener uno. Si realmente fueras aunque sea un buen guardia me hubiera costado más robarle la tiara a tu esposa. Dime ¿No es deprimente que un vulgar ladrón haya sido capaz de burlar tu supuesta seguridad?


    -Tienes suerte de que estés bajo la protección de Candance-comentó brevemente Shining tomándome por sorpresa con su comentario.


    “Tienes suerte de que estés bajo la protección de Candance”


    La frase al principio carecía de sentido, pero mientras más lo pensaba, más me parecía palpable.


    <<Candance te salvó. No sé qué valor tendrás para ella, pero te salvó>>comentó mi subconsciente.


    Era común en la realeza tener planes para ciertos ponis, pero…¿Qué planes tenía Candance para mí?


    -Bien, parece ser que las chicas no te quieren cerca; nos tocará ir en el vagón más cercano a la locomotora-epxlicó Shining sacándome de mis pensamientos.


    Lentamente me encaminé al vagón siendo empujado por los guardias.


    -¡Maldición, yo puedo caminar!-dije haciendo distancia entre los guardias y yo


    -Entonces, ¿Qué esperas?


    -¿Se te olvida que un psicópata me mordió el casco por salvar a Crash?-dije mientras ingresaba al tren cojeando y lanzando una última mirada a Fluttershy quien hablaba con la princesa.


    <<Que ojos tan preciosos… Me pregunto…¿Qué tendrán?>>pensé esbozando una sonrisa.


    Estaba a punto de entrar al tren.


    -¡Alto!-escuché una voz tras de mí.


    <<¿Ahora qué?>>Me quejé volteándome para descubrir que el poni que hablo era Celestia.


    -Jet, acércate-comandó mientras los guardias se hacían a un lado haciendo una reverencia.


    Cojeando, me acerqué a la princesa y me detuve ante ella sin ocultar mi ira hacía la misma. Si Celestia lo notaba, no le daba importancia a mi actitud, se limitó a acercar su cuerno a mi frente. Por un segundo me preparé para contraatacar, pero el reflejo rápidamente desapareció al percatarme del mismo; no era la mejor de las ideas golpear a la princesa. Cerré los ojos y me preparé para lo que fuera a hacer, solo para terminar sintiendo un gran alivio en todo mi cuerpo. Una sensación de calma me inundó junto con el dolor de mis heridas desapareciendo. Abrí los ojos para notar que mis heridas habían desaparecido.


    -Ya no vas a necesitar las vendas-dijo Celestia haciéndolas desaparecer con su magia.

    Un huracán de dudas surgía en mi mente, de todas ellas una destacaba.


    -¿Por qué?-pregunté mirándola fijamente.


    -No fue mi idea-respondió Celestia señalando a Fluttershy con la cabeza-Velo como un agradecimiento por salvarlas en Babylon Garden, no hagas que me arrepienta-concluyó apartándose de mí.


    -Haré lo que pueda-comenté dándole la espalda.


    -Si no lo haces por mi hazlo por Fluttershy.


    <<¿Qué sabe ella?>>


    -¿A qué te refieres?-pregunté sin voltear a verla.


    -Fluttershy es la única que cree en ti, no destruyas esa confianza o podrías perder a la única amiga que tendrás en Ponyville.


    -¿Y qué te hace pensar que debo vivir mi vida como tú digas?


    -Era una sugerencia, nada más.


    -Claaaaro, solo es una sugerencia, siempre es sobre tú y tus “sugerencias”


    No quería nada que ver con Celestia, por un segundo creí que tenía un mínimo de interés conmigo, un mínimo de preocupación por mi estado físico, pero no; era simplemente porque Fluttershy lo dijo. Definitivamente, la única en la que podía confiar era Fluttershy.


    -¡Jet!-escuché la voz de Shining. Voz que Celestia acalló.


    -Déjalo descargarse-comentó Celestia. Comentario que decidí ignorar.


    -¿Sabes? Por un segundo creí que podía empezar a llamarte regente, por un segundo considere el darte una leve reverencia como regalo de despedida, por un momento creí que te importaba tu pueblo por igual, pero me equivoqué. Solo haces lo que haces por complacerte a ti misma y por dar una buena impresión. Sigue con tus actos egoístas y altaneros y yo seguiré con mi vida-dije entrando al tren sin reparar en escuchar lo que tuviera que decir.


    <<Olvidaste llamarla Stültus. Dios ¿Es que tengo que encargarme de todo aquí?>>se quejó mi subconsciente.


    Me volteé para lanzarle el último insulto, pero las puertas del tren se habían cerrado tras de mí.


    Un oído agudo era difícil de conservar, en un ambiente tan ruidoso como Canterlot casi nadie poseía un oído capaz de escuchar una conversación al otro lado de una pared. Para mi suerte, no había puesto un casco en Canterlot hasta el día que robamos las tiaras.


    -¿Crees que sea buena idea dejarlo en Ponyville?-preguntó una voz que identifiqué como Luna.


    -Si Fluttershy fue capaz de reivindicar a Discord confio en que será capaz de redimir a Jet-respondió Celestia.


    -Pero…¿No sería mejor mandarlo a prisión y que vea un doctor?


    -Por cómo actúa, un doctor no serviría de mucho…


    -¿Cuál es la diferencia entre Fluttershy y un Doctor?


    -Que a Fluttershy la va a escuchar en vez de insultarla.


    <<Patético, creen que necesito “reivindicación”. Ni siquiera saben porque lo hice>>Pensé tomando asiento mientras el tren anunciaba su salida con un silbato.


    ***


    -¿Disfrutando del paisaje, Jet?-me sacó una voz de mi trance.


    Habían transcurrido unos quince minutos de viaje y la única actividad recreativa que encontré era ver el paisaje y filosofar sobre el mismo. Frases ocasionales como ¿Por qué esta eso ahí? O ¿Por qué eso existe? Se estaban volviendo cansadas y repetitivas al igual que las respuestas. “Esta ahí porque una semilla de árbol germino ahí” o “Existe porque que quiso existir”. Tanto era el aburrimiento que estaba dispuesto a entablar una conversación con Shining, pero en parte mi orgullo no me dejaba.


    Así estuve unos segundos, debatiendo sobre qué hacer. Al final, opté por conversar con él ya que filosofar era algo que se prestaba mejor para Wave o gente con menos preocupaciones que yo.


    -¿Ah? Sí respondí, fingiendo el menor interés posible-¿Qué pasó? Creí que me querías…tres metros bajo tierra.


    -Síii, sobre eso; los muchachos nunca han sido muy conversadores, esperaba que tu tuvieras mejores temas de conversación. A demás, quiero ver si descubro que hay de especial en ti.


    -Bueno, todos los días desayuno imaginando el mundo arder…


    -Eres bueno a la hora de caerme mal, pero sé que eso no es lo único en lo que eres bueno, “Maestro de viento”.


    Amaba ese título, uno pensaría que dicho título solo podía ser concebido por una mente tan brillante como la mía, pero la verdad era que fue un invento de un grupo de admiradores.


    -Sí, soy bueno volando, el más rápido si me lo preguntas.


    -No te creería si no fuera por el hecho de que ganaste la carrera rompiendo la barrera del sonido. Aún así, Rainbow te hace competencia.


    -¿Crash? Nah, ella siempre estará en mi sombra.


    -Nop, sigo sin ver que tienes de especial.


    -Te lo digo, debe ser el hecho de que desayuno imaginando al mundo arder.


    -Lo siento señorita, pero no puede pasar-escuchamos la voz de un guardia.


    -Ya vengo-se retiró Shining dirigiéndose a la entrada del vagón.


    -Oh, perdón; no sabía… creo que me iré-capté una voz muy familiar a duras penas.


    -¿Fluttershy?-escuché a Sining decir.


    Me volteé un momento para ver que estaba pasando. Entre Shining y el guardia pude ver un tercer poni en la puerta, efectivamente, era Fluttershy. Nuestros ojos se encontraron por un momento y Shining pareció notarlo.


    -Ah, ya veo; pasa-dijo Shining haciéndose a un lado mientras Fluttershy se snetaba frente a mí.


    -Jet, ¿Cómo estás?-preguntó Fluttershy.


    -Bien, gracias a ti-respondí con una sonrisa.


    -Oh vamos, todo el trabajo lo hizo la princesa.


    <<Ah, ¿No es hermosa cuando se sonroja?>>


    -Sí, pero si no se lo hubieras dicho ella no habría hecho nada, pero bueno ¿Y esp que decidiste venir a verme?


    -Me cansé de escuchar a mis amigas hablar mal de ti.


    <<Excelente>>



    -Meh, todos en Equestria han de tener algo negativo que decir sobre mí.


    -Sí, pero…no solo vine por eso.


    -Entonces…¿Por qué viniste?


    -Bueno, ya que te vas a quedar un mes entero en Ponyville, pensé que sería buena idea que conocieras mejor a mis amigas ya que te va a tocar convivir con ellas-dijo Fluttershy incorporándose de su asiento y acercándose a Shining


    <<Conocer mejor a sus amigas… con Rainbow cerca, no creo que sea buena idea>>Pensé devolviendo la mirada al paisaje al otro lado de la ventana.


    -Okay, pero iré con ustedes; no confío en él-escuché a Shining.


    <<Parece ser que nunca me librare de ese pendejo>>Me quejé levantándome de mi asiento y acercándome a los dos.


    -¿Ya podemos irnos?-irrumpí en la conversación.


    -Sí, sí. Podemos irnos-respondió Shining dirigiéndose a la salida del vagón.-pendientes por si intenta escapar-susurró a uno de los guardias.


    ***


    -Fluttershy, cariño ¿Dónde…?-fue lo primero que oí tras entrar al vagón.


    Un silencio incómodo llenó la habitación, silencio que Dash no pudo evitar romper.


    -¡¿Qué hace él aquí?!


    -Me he hecho esa misma pregunta por los últimos dos días-comenté colocándome al lado de Fluttershy.


    -Miren chicas. Se va a quedar en Ponyville un mes entero, tarde o temprano van a tener que convivir con él, mientras más pronto empecemos menos peleas y discusiones tendremos que aguantarnos-dijo Fluttershy tomando asiento junto a Rarity.


    -Yo nunca ¡Nunca! Me llevaré bien con él-respondió Rainbow cruzándose de cascos.


    -No es necesario que se lleven bien, solo que no se maten con las palabras-dijo Fñuttershy mirando fijamente a Rainbow-Bien. Jet, empieza disculpándote con Rainbow por todo lo que le has hecho.


    -Pero…


    -Sin peros, discúlpate.


    -Ok…perdón-le dije a Rainbow de forma monótona y automática en un tono que sabía solo la irritaría a ella.


    -¡Vez. Sus disculpas son tan falsas como que no se robo las tiaras!-dijo Rainbow señalándome con sus cascos.


    -La tiara, solo me encontraron culpable de un cargo de robo-corregí a mi rival sentándome al lado de Twilight, cosa que parecía molestarle tanto a Shining como a la misma Twilight.


    -En fin, Jet, cuéntanos más de ti.


    -¿Qué más puedo contar que ya no sepan ustedes?


    -Todo-respondió secamente Twilight.


    Mi presencia incomodaba, por lo menos a las amigas de Fluttershy, no era de extrañarse; yo no les caía bien a ellas y ellas no me caían bien a mí. Las consideraba pretenciosas e irritantes y ellas a mí me veían como una amenaza. Sin embargo, yo intentaba entenderlas, por Fluttershy Así me enteré de muchas cosas; de cómo vencieron a Nightmare Moon, de cómo casi Discord las separa, de cómo perdieron contra los Changeling y fue el amor de Candance y Shining lo que los salvó (Muy gay si me preguntan).


    -Espera, ayudaste a salvar Equestria incontables veces, salvaste el imperio de cristal del rey sombra, resolviste el problema del hechizo de cambio de Cutie Mark de Star Swirl ¿Y lo único que hizo fue promoverte en tus estudios?-pregunté interrumpiendo la historia de cómo revirtió el hechizo-Yo te hubiera dado alas.


    -¿Alas, para qué?-preguntó Twilight confusa.


    -Así tu magia sería como la de Candance, Celestia, Luna y Wave, poderosa.


    -No creo… así estoy bien.


    El silbato del tren interrumpió mi siguiente comentario. Habíamos llegado a Ponyville.


    Mientras las chicas parecían emocionadas por la llegada a Ponyville, yo no podía estar de peor humor. Una prisión es una prisión, sin importar si es de porcelana o, en este caso; de cielo abierto. Lo peor de todo era que aquí eran leales a la corona, devotos, ergo, no les voy a caer bien. Pero eso era algo a lo que estaba acostumbrado, el rechazo de la sociedad a los ponis diferentes siempre ha estado presente; era común ver ponis extraordinarios pero diferentes ser rechazados por la gran mayoría, tal es el caso de los que tienen problemas o los que nacieron con defectos, son rechazados, aislados, odiados y se han convertido en el objeto de burla de la sociedad, la cual no parece percatarse de que lo único que los separa de convertirse ellos en un miembro más de los rechazados era un simple error.


    Nunca me sentí en sincronía con la sociedad y esta jamás intento ayudar en el tema, a donde quiera que voy siempre he sido rechazado, odiado, no era nada nuevo.


    <<Bueno, mejor así; por lo menos ya estoy acostumbrado a que me vean feo>>Razoné intentando agarrar algo positivo de mi aislamiento de la sociedad mientras salía del tren.


    La estación de Ponyville, si bien no era elegante, daba una buena primera impresión del lugar. Estaba pintada con alegres y brillantes colores, las tablas de madera se veían casi nuevas y un aroma a flores inundaba el lugar. Al lado de la estación una estructura cilíndrica se alzaba, y hacia contraste con la estación de trenes. Era de madera vieja y sucia, se podían apreciar varios huecos y grietas en la madera y aparentaba poder venirse abajo en cualquier momento.


    -¡Hermana!-escuché una voz aguda y chirriante que me forzó a apretar los dientes y cerrar los ojos.


    -¡¿Sweetie Belle?! ¿Qué haces aquí?-oí preguntar a Rarity


    -Sweetie te extrañaba mucho, así que tus padres la trajeron a que se quedara con nosotros hasta que volvieras-pude captar otra voz.


    Abrí los ojos para ver ante mí a dos potritos, una era amarilla con crin y cola roja, otra era un unicornio blanco con una crin y cola de colores rosa y morado pálido y detrás de ellas se hallaba una pegaso naranja con crin y cola magenta oscuro.


    -¿Cómo has estado, hermana?-preguntó Applejack abrazando a la poni amarilla.


    -Bien…te extrañe-respondió su hermanita devolviéndole el abrazo con fuerza.


    -Jum-dije llamando la atención de las chicas.


    -¿Quién es él?-preguntó la pegaso naranja observándome.


    -Oh, cierto…él es Jet. Tendremos que aguantarlo por unas semanas-respondió Rainbow sin dirigirme la mirada.


    -Hoja, Jet. Soy Apple Bloom-dijo la potra amarilla.


    -Y yo Sweetie Belle-dijo la unicornio blanco.


    -Y yo Scootaloo-dijo la pegaso naranja.


    -Y juntas somos ¡Las Cuite Mark Crusaders!-gritaron al unísono las tres niñas.


    En el mundo siempre se han de ver ideas, algunas pueden ser buenas, otras malas y otras tan absurdas que tiran al ridículo; esta última era el caso de la idea de las Cutie Mark Crusaders. Me fue imposible contener la risa.


    -¿Qué tiene de gracioso?-escuché a Apple Bloom preguntar.


    -Se los dije: habrá que aguantarlo por unas semanas-respondió Rainbow mientras calmaba mis emociones.


    -En fin… ¿Van a mostrarme el lugar o qué?-pregunté una vez recuperado el aliento.


    -Eso creo…. Sígueme-ordenó Twilight tomando sus maletas-nos vemos luego, chicas.


    -Hasta nunca, chicas. Hasta luego, Fluttershy-dije uniéndome a Twilight en el paseo por Ponyville.


    Ponyville era un pueblo, un pueblo pintoresco; casas de madera adornaban las calles de tierra con sus hermosos y coloridos diseños. Uno que otro ocasional puesto de ventas de comidas chatarra y bebidas donde la gente se aglomeraba a la hora del almuerzo, después del almuerzo o cuando hacía mucho calor. Una de las cosas más destacables del pueblo era la excesiva cantidad de mujeres en comparación con los hombres.


    La velocidad de la luz era inalcanzable, eso era un hecho, nada podía rebasar esa velocidad excepto los chismes, los cuales obedecen sus propias leyes. Era un hecho que la transmisión de chismes ocurría a velocidades que dejaban sin habla hasta la propia velocidad de la luz. Las principales transmisoras de las mismas solían ser las mujeres, las cuales no se ven distraídas de los mismos por actividades como el deporte o hablar del trasero de una fémina atractiva que pasaba por el frente. Este hecho era sumamente preocupante para mi estancia en Ponyville.


    <<Si se empiezan a originar rumores…>>


    <<Empezaran>>Me interrumpió mi subconsciente.


    <<Como decía: Si se empiezan a originar rumores, voy a tener problemas encajando aquí>>


    Encajar en este lugar no iba a ser tarea sencilla ya que la misma resultaba imposible. Nunca he encajado bien en ningún lugar, a excepción de Cloudsdale; pero dejando eso de lado nunca he realmente logrado caerle bien a la gente de un lugar, me suelen ver como un extraño, un espectro, una sombra de la cual se deben alejar y con mi reputación actual, eso no iba a cambiar en nada ni ahora ni nunca.


    Podía sentir sus miradas: miedo, ira, tristeza; ningún sentimiento que valiera la pena recibir. Me incomodaba más no me afectaba. No era la primera vez que esto pasaba, cada pueblo que visitaba generaba reacciones similares de los pueblerinos, por lo general temían mi presencia o la detestaban.


    -Esta es mi casa-dijo Twilight interrumpiendo mis pensamientos y deteniéndose ante un gran árbol en una de las calles- pasa- ordenó abriendo la puerta.


    La entrada era una sala llena de estanterías llenas de libros, una mesa en el centro con una planta en el medio, dos atriles colocados a cada lado de la habitación, escaleras al fondo que llegaban a un segundo piso que no se podía ver dos ventanas a cada lado de la entrada y otras dos más arriba del nivel del suelo, un techo con un sol pintado y dos puertas; una debajo de las escaleras y otra en el rellano de las escaleras.


    No me tomó mucho tiempo adivinar que más que una casa era una biblioteca.


    Twilight me condujo a una sala a la cual se accedía a través de la puerta en el rellano de la escalera. Esta sala era idéntica a la anterior con la excepción de ser más pequeña y poseer una chimenea con una mesita al frente y muebles acomodados alrededor de esta.


    -Esta es la sala de lectura, allá arriba está un telescopio-dijo Twilight señalando con su casco un telescopio que se hallaba frente la entrada a un pequeño balcón en un segundo piso.-Por si quieres ver las estrellas, eso de ahí es el baño que usaras-señaló una puerta que se hallaba arrimada en un rincón-y dormirás en ese mueble de ahí-apunto con su casco un mueble morado grande que se hallaba debajo de una ventana-Quédate aquí mientras desempaco mis cosas, ya vengo-ordenó saliendo de la habitación, dejándome solo con los guardias.


    Mientras esperaba a Twilight decidí ojear su gama de libros para ver que tomos poseía. Twilight era, sin duda alguna muy parecida a Wave; las dos poseían una biblioteca, ambas eran inteligentes, ambas competían entre sí y ambas ordenaban sus libros de la misma forma. Los libros se hallaban organizados por tipo, fecha de publicación y orden alfabético. Entre los tomos pude ver varios libros avanzados de magia cuyo títulos reconocía de libros de Wave: Adios y gracias por el hechizo, Casi pero no enteramente diferente de la magia, La energía de la imposibilidad, Magia elemental y sus efectos; eran algunos de los tomos que logré reconocer de la librería.


    -¿Y cómo te…? ¿Quién es él?-escuché una voz tras de mí.


    Gire la cabeza para ver a Twilight junto a una cría de dragón. La cría era morada con escamas verdes en la cabeza, que sobresalían haciendo una cresta que seguían hasta llegar a su cola, la cual tenía forma de flecha y tenía ojos verdes de reptil.


    -El es Jet, se quedará con nosotros un mes-explicó Twilight


    -Pero…¿No fue él el que robo las tiaras y le falta el respeto a todos?-lo escuché murmurar a Twilight


    -Y tú eres…-pregunté con el ceño fruncido.


    -Él es Spike, mi asistente número uno; es como un hijo adoptivo para mí-dijo Twilight abrazando a Spike.


    -Bueno Jet, un placer conocerte-dijo Spike acercándose a mí y extendiéndome su garra, garra que pasé de largo.


    -¡Hey! No seas grosero con Spike-me reprochó Twilight.


    -No me agradan los dragones-respondí ojeando otra de las bibliotecas.


    -Pero… yo no soy como los otros, no escupo fuego o destruyo poblados-se defendió Spike.


    -Por ahora…


    -¡Jet! Cuando alguien te ofrece un casco, o una garra en este caso; uno la toma, no le pasa de largo-explicó Twilight observándome con desaprobación.


    -Pff, está bien; hola Spike, un “placer” conocerte-dije extendiéndole mi casco.


    -El “placer” es todo mío-dijo sarcásticamente tomando mi casco con sus garras.-Hola Shining, ¿Cómo va todo en el imperio?-preguntó Spike dirigiéndose a la salida de la sala.


    -Bien. Aumenté la seguridad del imperio y las vías del tren se descongelaron, el comercio externo ya se reinstauró-respondió Shining observándome detenidamente.


    -Es bueno oír eso-comentó Spike saliendo de la sala-¡Estoy preparando el almuerzo! ¡¿Se unen?!


    -Me parece bien, comemos y luego te muestro el pueblo, Jet-dijo Twilight saliendo de la sala y siguiendo a Spike.


    El almuerzo era simple pero delicioso, aparentemente; el dragón era buen cocinero. Una vez terminado de comer nos retiramos a explorar el pueblo. Twilight me mostró los puntos de interés: la alcaldía, el centro, las tres esquinas y la casa de cada una de sus amigas. Ninguna pareció mostrar mucho interés en mí (a excepción de Fluttershy y Pinkie la cual parecía tramar algo).


    Para cuando regresamos a la casa de Twilight ya estaba anocheciendo.


    -¡Spike, ya volvimos!-anunció Twilight nuestra llegada.


    -¡Un segundo!-escuché la voz de spike mientras este empezaba a bajar las escaleras. Al cabo de unos segundos este se encontraba ante mí.-Es para ti-dijo extendiéndome un sobre blanco.


    -Ya veo...-dije observando el reverso de la carta con una letra muy familiar.


    <<Esta letra…>>Pensé observando el escrito en el reverso.


    -¿Quién la trajo?-preguntó Twilight acercándose a mí para ver la carta.


    <<¿Reconocerá Twilight la letra de Wave?... Mejor no me arriesgo>>


    -¿Tendrán un baño?-me apresuré a decir tomando la carta entre mis dientes.


    -Em, sí; pasando la otra sala la única puerta al fondo.


    Mientras me dirigía al baño no pude evitar notar que los guardias me seguían.


    <<No puedo permitir que me sigan a la sala>>


    -Por favor, yo puedo ir solo al baño; gracias-dije con suma dificultad sin despegar los dientes de la carta.


    Funcionó. Los guardias se pusieron a un lado de la entrada a la sala.


    -Tienes cinco minutos, si tardas más, te seguiremos-dijo Shining dándome la espalda.


    Velozmente, ingresé a la otra sala y coloqué la carta en la mesa ante la chimenea mientras buscaba arduamente lápiz y papel. Por suerte la tarea no resulto difícil, encontré lo que necesitaba en un escritorio al lado de las escaleras al balcón. Me senté ante el escritorio y velozmente escribí una carta falsa de una admiradora secreta. Una vez escrita la carta, abrí el sobre con sumo cuidado y cambié la carta de Wave con la carta falsa, cerré el sobre nuevamente y oculté la carta de Wave dentro del baño al final de la sala.


    Justo en el momento en el que salía del baño los guardias empezaron a entrar a la sala.


    -Tienen suerte de que enserio necesitaba ir al baño-dije señalando el balcón abierto con la cabeza.


    -Tengo un perímetro alrededor del pueblo, nadie sale ni entra sin que nos enteremos-comentó Shining.


    -En fin, ¿les parece si abro la carta?-pregunté mientras veía a Twilight y Spike ingresar a la sala.


    Leí la carta en voz alta, pareció convencerlos.


    -Sigo sin entender porque alguien sería fan de un ladrón-murmuró Spike al oído de Twilight.


    -Spike, no solo soy un “ladrón” también soy un famoso corredor de Extreme Gear-dije sin prestarle importancia a las consecuencias.


    -¿Qué es Extreme Gear?-preguntó acercándose a mí.


    -Es en lo que Twilight se ha vuelto buena-me limité a responder por flojera a explicarle todo el concepto.


    -¡¿Twilight es buena en un deporte?!


    -Sí, tampoco lo creí cuando me lo dijeron, pero después de verla en la carrera final...-comentó Shining abrazando a su hermana.


    -Oh, vamos; lo único que se necesita es saber correr, cosa que me enseño Rainbow-comentó Twilight sonrojándose.


    -Sabía yo que te veías más delgada-añadió Spike con un sonrisa burlona.


    -¡Spike!


    -Ya, ya; solo bromeaba.


    -Bueno, he de admitir…


    -¡Jet!-escuché un chillido agudo y chirriante inundar la sala y dañar mis oídos. Pinkie irrumpió en la sala con lágrimas en los ojos-¡No pude organizar tu fiesta de bienvenida!-dijo entre sollozos.


    -Ok…-dije sintiéndome sumamente incómodo y sumamente extrañado de su repentina aparición.


    -¡Nadie quería venir y no es una fiesta sin ponis, y-y-y…!


    -Hey, Pinkie, no te preocupes ¿Por qué no haces la fiesta aquí y invitas a tus amigas?-sugerí limpiándole las lágrimas de los ojos.


    -Pero-Pero… no habría suficientes ponis para que sea una gran bienvenida.


    -Pinkie, para la bienvenida más grande no hace falta una gran multitud; solo hacen falta aquellos que realmente quieres. Ahora, ve y trae a tus amigas y pasamos la noche juntos como mi bienvenida.


    -¡Oki Doki Loki!-Dijo Pinkie recuperando el brillo en sus ojos y saliendo de la sala disparada.


    Un silencio incómodo llenó la sala mientras todas las miradas se posaban sobre mí.


    -¡¿Qué?!-pregunté irritado por las miradas.


    -Nada, es que… fuiste amable-respondió Twilight mirándome con sorpresa.


    -Sí…¿Qué tiene de malo?


    -Nada, es que… no importa.


    -Mira, solo lo hice para que dejara de llorar, ¿Ok?


    -Okay…. Como sea.


    -Bueno Twili me tengo que ir, hay asuntos que debo atender en Canterlot-dijo Shining acercándose a Twilight para darle un abrazo de despedida.


    -Cuidate, hermano-dijo Twilight separándose del abrazo.


    -Tú también, hermanita-respondió Shining retrocediendo unos pasos-Muchachos, me voy. Iron Shield, te dejo a cargo; cuida de todos y vigila de cerca a Jet-ordenó Shining a un guardia gris con armadura plateada-Spike, Jet-dijo finalmente despidiéndose de los dos y saliendo de la sala.


    ***


    La celebración de mi llegada a Ponyville fue algo incómoda, si no fuera por Pinkie y Fluttershy animando a las demás a hablarme la celebración hubiera estado muerta. Todo iba bien, hasta que llegó la hora de picar la torta que Pinkie sacó de la nada.


    -Pinkie, ¿Cuántas veces debo decirte? No es un cumpleaños, es una bienvenida; no hacen falta las velas-expliqué por cuarta vez retirando con cuidado las velas del pastel.


    -Síii, pero no hay celebración sin torta y una torta no es una torta sin velas-respondió Pinkie volviendo a colocar las velas en el ponqué.


    -A ver, ¿Cómo te lo explicó? No me gustan las velas, se derriten y ensucian el ponqué, a demás de que me hacen sentir un año más viejo-insistí quitando las velas.


    -Eres un poni raro…-comentó Pinkie dejando las velas a un lado.


    -Como digas… en fin, ¿Vamos a picar la torta o qué?-pregunté tomando el cuchillo con los dientes y preparándome para picarla.


    Lancé una veloz mirada a mí alrededor, craso error.


    Mis ojos pasaron por la chimenea que estaba encendida, las llamas de las brasas me traían recuerdos horribles y traumantes, recuerdos dolorosos, recuerdos que prefería dejar enterrados en el pasado. Lo recordaba muy bien: el olor a carne quemada, los ojos se me aguaron por un momento y escuché un susurro espectral que decía mi nombre.


    “Jet, corre, no mires atrás”


    -¡Jet!


    Un grito me sacó del trance, cosa con la que estaba agradecido. El silencio reino nuevamente en la sala mientras todas las miradas se posaban en mí.


    <<¿Qué hiciste?>>preguntó mi subconsciente molesto por la situación.


    <<No sé>>respondí


    -Jet, ¿Estás bien?-preguntó Fluttershy con preocupación en su voz.


    -Sí, solo tuve un flashback-respondí secándome las lágrimas de los ojos.


    -¿No será que le temes al fuego?-preguntó Pinkie con una sonrisa pícara.


    -¿Por eso no querías velas en la torta, porque le temes al fuego?-preguntó Twilight


    -¡Ja! ¿En serio le tienes miedo al fuego, Jet?-preguntó Rainbow con una sonrisa maliciosa-¿El “gran maestro de los cielos” le teme a algo tan insignificante como el fuego? Patético.


    Solté un leve suspiro molesto y aproveché la oportunidad para retirarme de la sala y dirigirme al baño. Pude escuchar a Fluttershy regañar a Rainbow mientras cerraba la puerta.


    Velozmente, levante la tabla suelta del suelo que se hallaba a un lado del lava cascos y tomé la carta de Wave, la abrí y la leí apresuradamente. Básicamente, lo que decía la carta era que me reuniera con ella a las dos mil doscientas en el almacén de Ponyville. Acto seguido: rompí la carta en varios trozos y los arrojé a la pozeta, bajándola y deshaciéndome de cualquier evidencia de la existencia de la carta.


    ***


    Faltaban treinta minutos para la hora de la carta y todavía no había ideado una forma de escapar, mientras que el resto de los habitantes de Ponyville se hallaban en sus casas descansando yo me hallaba sentado en el mueble de la sala meditando sobre qué hacer.


    <<Una opción sería noquear a los guardias en la casa, pero eso podría despertar a Twilight y atraer más guardias. Puedo intentar escabullirme.... pero hay demasiados guardias afuera>>


    Una a una, iba desechando las ideas que se me ocurrían, todas terminaban en jaque para mí. Las piezas no estaban a mi favor, era como que el enemigo poseyera dos torres y su rey mientras yo solo tenía a mi disposición al rey.


    <<Puedo lograr tablas, puedo hacer algo que me permita salir sin que lo noten… o quizás lo ideal es que lo noten>>Pensé con una sonrisa maliciosa.


    En un rápido movimiento salí de la sala a través del balcón y me oculté entre las hojas del árbol.


    -¡Jet escapó, Jet escapó!-escuché a uno de los guardias informar a los otros.


    -Avisen a los guardias en el perímetro que estén pendientes, quiero a todos los pegasos en el cielo buscando a Jet y a los demás que barren el pueblo de norte a sur-ordenó calmadamente el tal Iron Shield.


    Solo fue cuestión de minutos antes de que los alrededores de la casa del árbol quedaran vacios como la misma casa, dándome carta verde para salir del lugar y dirigirme al almacén.


    ***


    El almacén de Ponyville era un lugar antiguo: las tablas de madera podridas y envejecidas por el tiempo a duras penas lograban mantener la estructura en pie. El almacén estaba lleno de toda clase de artilugios y materiales de construcción abandonados ahí hace mucho tiempo, un silencio tan sepulcral como el lugar se hacía presente y se imponía a casi cualquier ruido que uno hiciera. Telas en cada esquina o rincón servían de hogar a sus tejedoras las cuales estaban ansiosas de que una presa callera en su trampa y una capa de polvo y olor a abandono combinaban a la perfección con el ambiente.


    Mientras caminaba con paso inseguro mi oído capta el sonido de cascos fantasmales, pasos sin dueño que me erizaban los cabellos y generaban un sudor helado en mi frente.


    -¿Wave?-llamé a mi aliada sin obtener respuesta alguna-¡Wave!-volví a llamar.


    <<Será que llegué muy tarde>>Pensé mientras me empezaba a irritar pensando en lo muy probable que fuera que esto era una broma de mal gusto.


    <<Wave, si me hiciste venir a este lugar por nada me voy a…>> El sonido de algo metálico chocando con el suelo captó mi atención.


    -¿Hola?-pregunté dirigiéndome al origen del sonido y temiendo, muy en el fondo, que fueran los guardias.


    Mientras cruzaba la esquina que daba a la zona más antigua del almacén, no podía quitarme la sensación de que algo me estaba siguiendo. Volteé varias veces la cabeza, pero no lograba ver nada. Me costaba respirar, un sudor helado se deslizó lentamente por mi nuca mientras sentía algo respirándome en la misma, unos dientes se clavaron en mi cuello y lancé un grito de horror mientras lanzaba a mi atacante por los aires.


    Alcé la vista para ver ante mí a Wave, muriéndose de la risa en el suelo.


    -No creí que pudieras hacer gritos más agudos que los míos-dijo entre carcajadas.


    -Ja, ja, ja; muy gracioso Wave-dije en un tono monótono.


    -Tengo que admitir, que fue cómico el grito-escuché la voz de Gilda tras de mí.


    -Sí, sí, ya nos reímos, muy graciosos, chicas. Ahora, ¿Qué tal si dejan de ser infantiles y me dicen para qué me llamaron? Más vale que sea para algo importante, no saben los problemas en los que estaré metido cuando regrese.


    -Queríamos saber cómo estas-dijo Gilda colocándose a un lado de Wave y ayudándola a incorporarse.


    -Normal, no me quejo ¿Y ustedes?


    -Manteniendo un perfil bajo ¿Qué pasó con heridas?-preguntó Wave examinándome.


    -Fluttershy convenció a Celestia de que me las curara.


    -¿Ves? Se preocupa por ti, es bonita; no tanto como yo, pero si bonita y vas a estar un mes con ella. Yo en tu lugar aprovecharía la oportunidad-comentó Wave haciendo aparecer algo con magia.


    -¿Esa es mi alforja?-pregunté tomando el objeto.


    -Sí, contiene un comunicador para que hablemos cuando lo necesites y dinero-dijo Gilda señalando los objetos mientras observaba su contenido.


    -Gra…


    Mi frase se vio interrumpida por una acción que no me esperaba. En un veloz movimiento, Gilda y Wave me dieron un fuerte abrazo grupal. No sabía que decir, tales muestras de afecto nunca se daban entre nosotros, cuando mucho un golpecito al hombro, pero nada como esto.


    -No nos vuelvas a asustar así-dijo Wave mientras las dos me soltaban.


    -Tranquilas, saben muy bien que se necesita más que un robot con rayos laser y un edificio para vencerme-dije colocándome la alforja.


    -No tienes idea de lo mal que lo pasamos, al volver al desierto y no ver Babylon Garden…


    -¡Espera! ¿No ver Babylon Garden?-interrumpí a Wave.


    -Sí, desapareció como arena que se lleva el viento; no sabemos a dónde ni por qué, simplemente se esfumó.


    <<Te dije que las dejáramos solas>>le reclamé a mi subconsciente.


    <<Pero si no las hubieras salvado tus padres nunca te lo hubieran perdonado>>


    -Bueno, c’est la vie. Una mierda, pero c’est la vie.-dije evitando discutir con mi subconsciente sobre mis padres.


    -Sí… de todas formas no importa, con los datos que pude recolectar quizás encontremos más cosas relacionadas con la “ciudad del mañana”-dijo Wave en un intento por hacerme sentir mejor.


    -No te preocupes, jefe; hallaremos la forma, siempre lo hacemos-reforzó Gilda el punto de Wave.


    -En fin, creo que debería irme-dije encaminándome a la salida del almacén.


    -Cuídate, Jet-dijo Gilda


    -Nos veremos aquí todos los martes-dijo Wave.


    -Bien, sigan con el perfil bajo hasta que las cosas mejoren, nos vemos-dije saliendo del almacén y dejando a mis asociadas atrás.

    Capítulo 19

    Crónicas de una cutie mark

    Capítulo 19

    Crónicas de una cutie mark

    -¡¿Podré pasar un día son que me regañes?!

    -¡No sé, dime tú!

    Estaba cansado, llevaba ya un buen tiempo discutiendo con Twilight, he pasado seis días en este pueblo y todos los días peleaba con ella, todos los días he tenido que calarme sus discursos-sermón.

    -Si tú dejas de regañarme yo dejaré de hacer lo que sea que te moleste-intenté negociar con ella.

    -Y ¿Cómo vas a saber que me molesta si no te reclamo?-preguntó Twilight con cara de molestia.

    -Touché…

    -Jet, todo lo que te pido es que digas menos groserías.

    -¿Cómo coño quieres que haga eso? Estoy atorado en un pueblo donde todos me odian, lo mínimo que deberían dejarme hacer es permitirme desahogarme diciéndole a los ponis la verdad en la cara.

    -Que te moleste la gente del pueblo no es excusa para ir por ahí maldiciendo a la gente o mandándola a tu sabes qué.

    -¡¿Y eso significa que debo aguantarme sus ofensas y burlas?!

    -Ya, ya, cálmense los dos-irrumpió Applejack en la discusión-Twilight tiene razón, dices demasiadas groserías y no solo se las dices a la gente, también las dices en frases, tienes que intentar aminorar la cantidad de groserías que dices, Jet. Y sí, también tienes razón en algo, no tienes porqué aguantarte el desprecio de los demás, pero que alguien te trate mal no es excusa para tratarlos mal de vuelta, el cambio inicia con uno, más que nada en tu caso Jet, a fin de cuentas es por tus acciones que los ponis te desprecian, si quieres que te traten bien o que por lo menos no hablen mal de ti tienes que hacerles ver que no eres tan malo como ellos creen que eres.

    -Sí, sí, como sea, necesito algo de aire-dije saliendo de la biblioteca cansado de los reclamos y enseñanzas.

    Estaba harto, cansado, no quería ni tenía porque calarme los sermones de Twilight, mucho menos los regaños de una simple campesina. Vagué por el pueblo sin rumbo por unos segundos y me detuve a respirar cerca de la escuela primaria de Ponyville.

    «Estúpida Twilight, estúpida Applejack; yo no digo tantas groserías… ¿o sí?»

    Era sumamente fastidioso, no podía sacarme su irritante voz de la cabeza.

    -“No puedes parar de decir obscenidades”-me burlé haciendo una imitación de la voz de Twilight.

    -…y sería genial, si no fuera por el hecho de que son costados en blanco-escuché una voz engreída y atorrante decir.

    -¡Déjanos en paz!-escuché a la hermanita de Applejack decir.

    «Genial, ¿ahora qué?»Pensé fastidiado de los problemas mientras me acercaba al patio trasero de la escuela.

    -¿Cómo pretenden representar a Ponyville en los juegos de Equestria sin sus cutie marks?-dijo una potranca de color magenta pálido con una crin y cola violeta pálido con rallas blancas en el medio, una tiara con incrustaciones de diamantes reposaba sobre su cabeza y a su vez esa tiara adornaba sus costados a forma de cutie mark. A su lado se encontraba otra potranca, pero esta era gris azulado con una cola y crin del mismo color solo que con una franja gris claro en el medio, frente a ellas se encontraban las cutie mark crusaders, siendo molestadas por las mismas.

    Me chocaban los bravucones (a pesar de yo ser uno con Rainbow), en especial aquellos que eran hijos de padres poderosos, caso donde uno no podía tomar justicia por sus propios cascos, y por la tiara que llevaba esa potranca podía deducir que sus padres eran poderosos o por lo menos ricos, muy ricos.

    «Veamos que tan valiente es esta engrida pretenciosa»Pensé con una sonrisa maliciosa mientras me acercaba a ella desde las sombras sin hacer el más mínimo ruido.

    -…ya lo veras, nuestro acto será mejor que el tuyo, Diamond Tiara-dijo Sweetie Belle.

    -Por favor ¿Qué oportunidad tienen tres chiquillas sin talento de ganar la competencia?-dijo Diamond Tiara mientras me paraba tras de ella, llamando la atención de todos menos de Diamond-Lo único que lograran será humillarse a ustedes mismas, pero claro, eso no es nada nuevo para…¿ustedes?-dijo Diamond volteándose al ver mi sombra.

    -Diamod Tiara-comencé mi amenaza tomándola por sorpresa.

    -¿Có-cómo sabes mi nombre?

    -Sé muchas cosas sobre ti, pero la pregunta es ¿Sabes quien soy yo?

    -Je-Jet, el ladrón de las tiaras-respondió con algo de miedo en su voz.

    -El rey de los ladrones, en realidad ¿Sabes que me molesta mucho? Las niñas malcriadas y mimadas que creen que pueden hacer lo que les salga del culo solo por tener padres ricos, ahora pregúntate: si fui capaz de herir guardias, ponis y a las princesas sin provocación alguna imagínate lo que le puedo y quiero hacer a alguien que me hace molestar tanto como tú-dije con la voz más amenazante posible haciéndola retroceder un paso-Así que si no quieres que ni tu, ni nadie que te importe salga gravemente herido dejaras de ser una bravucona pretenciosa, ¿Capisci?-pregunté haciendo que retrocediera otro paso, tropezando y cayendo sentada en el piso solo para salir corriendo. Su cara de terror fue un deleite para mi vista.

    -¡Diamond Tiara, espera!-llamó la potrica gris a su amiga mientras se lanzaba en su persecución

    -Jum, creo que Diamond no las molestará más, al menos por un tiempo-le dije a las crusaders

    -Gracias, pero no hacia falta ahuyentarla de ese modo-dijo Apple Bloom

    -¡¿Cómo?! ¡Claro que se lo merece! ¿Ya olvidaste todo lo que nos ha dicho y hecho?-se quejó Scootalo

    -No, pero siento que no era necesario asustarla así.

    -Como sea, lo importante es que no nos fastidiara por un tiempo, tiempo suficiente como para preparar la rutina ganadora para los juegos-comentó Sweetie Belle

    -Como sea, nos vemos-dije dándole la espalda a las chicas y disponiéndome a ir a ver a Fluttershy

    -Wow-escuché a Scootalo-No me había fijado en lo genial que es tu cutie mark, Jet

    -Preferiría no haberla obtenido nunca-dije con algo de pesar en mi voz mientras recordaba el día que la obtuve.

    -Y…¿Qué significa?

    -No sé ni me importa-dije volteándome a verlas a la cara con una mirada de no pregunten más, mirada que ignoraron.

    -Pero ¿Cómo sabrás en que trabajar si no sabes tu talento especial?-preguntó Apple Bloom

    -Incluso si supiera cual es mi talento especial no significaría nada, prefiero ignorar mi cutie mark y tener un mundo de oportunidades que seguirla y verme forzado a hacer una misma cosa por el resto de mi vida-expliqué dándole la espalda a las chicas.

    -Y… ¿Cómo la obtuviste?

    -Adiós niñas.

    -Pero…

    -Adiós he dicho-interrumpí a Sweetie Belle abandonando el jardín trasero del colegio y dirigiéndome a casa de Fluttershy

    ***

    Sweetie Belle P.O.V

    -Lo siento chicas, pero no me logro concentrar-me disculpé con mis amigas arrojando el color que tenía sobre la mesa.

    Las tres llevábamos ya horas intentando escoger una rutina perfecta sin lograr nada. No podía concentrarme, no podía sacarme esa duda de la cabeza.

    «¿Cómo obtuvo Jet su cutie mark? ¿Por qué no quería hablar de ella? ¿Acaso la obtuvo de forma vergonzosa o incómoda y por ello no quiere hablar?»Esa y más dudas se rehusaban a salir de mi cabeza, haciéndome imposible el concentrarme para hacer la rutina.

    -Yo tampoco puedo concentrarme-dijo Apple Bloom dándose por vencida con un tono de decepción en su voz.

    -Ni yo-se quejó Scootalo-No puedo dejar de preguntarme: ¿Cómo Jet obtuvo su cutie mark?

    -Ujum-asentimos Apple Bloom y yo al mismo tiempo.

    -Tenemos que descubrir como Jet obtuvo su cutie mark-sentenció Apple Bloom golpeando el suelo con un casco.

    -Pero… ¿Cómo?-pregunté

    -Bueno, no nos lo va a decir por las buenas, así que… tendremos que forzarlo a que nos lo diga, pero…¿Cómo?

    -Hey ¿Recuerdan ese libro del que sacamos la pócima de amor que le dimos a Big Mac y la señorita Cheery Lee?-comentó Scootalo.

    -Sí, ¿qué tiene?-pregunté

    -Quizás en ese libro halla alguna pócima para un suero de la verdad o algo por el estilo.

    -No creo que un suero de la verdad sirva… el que omite no miente y si se lo damos y le preguntamos que pasó Jet puede simplemente negarse a decirlo y eso no sería mentir. Sin embargo, no es mala idea, quizás encontremos algo de utilidad en ese libro-sugirió Apple Bloom acercándose a la salida de la casa club.

    -Entonces ¿Qué esperamos? ¡Vamos!-dije abriendo la puerta y saliendo dirección al biblioteca de Twilight.

    ***

    Jet P.O.V

    Habían pasado dos horas desde que me encontré con Fluttershy en su casa. Me gustaba hablar con ella, era la única que no me trataba como si fuera una amenaza o un monstruo, había decidido acompañarla a hacer ciertas diligencias y para el final de la tarde ya habíamos terminado y estábamos dirigiéndonos a la casa de Twilight.

    -...al final resulto ser que Filomena es un fénix, me preocupé por nada-concluyó su historia Fluttershy mientras caminábamos hacia la casa de Twilight.

    -Parece ser que esa ave te gasto una broma-respondí con una sonrisa.

    -Sí, eso fue lo que pasó, al final de todo se disculpo dándome una de sus plumas.

    -Así que esa hermosa pluma naranja que usas para escribir es de ella, es bueno ver que le diste un buen uso-comenté deteniéndome frente la entrada de la biblioteca-En fin, damas primero-dijo abriendo la puerta de la biblioteca y haciéndome a un lado para que pasara.

    -Gracias-respondió Fluttershy entrando a la biblioteca-Oh, vaya.

    -¿Qué pasó?-pregunté entrando a la biblioteca para ver mi respuesta ante mis ojos. La biblioteca estaba hecha un desastre, libros desparramados por todos lados y papeles sueltos daban a entender que algo o alguien hizo esto.

    -¿Qué pasó aquí?-preguntó Fluttershy ingresando a la biblioteca.

    -Parece que buscaban algo…-comenté acercándome a una pila de libros en el piso.

    -Te estábamos buscando-escuché una voz familiar tras de mí. Me volteé para ver al resto de las chicas junto a Spike en la puerta de la biblioteca.

    -No es que nos importes, simplemente queriamos asegurarnos de que no intentaras escapar-aclaró Rainbow cruzándose de cascos.

    -¿Qué estabas buscando, Jet?-preguntó Twilight acercándose a una de las pilas de libros.

    -Nada, cuando llegamos ya estaba así-respondí mientras las chicas me veían con cara de no creerme.

    -Es verdad, acabamos de llegar-me defendió Fluttershy-Saben que no todo lo que dice Jet es una mentira, ¿verdad?

    -Sí, además, ¿Qué ganaría yo mintiendo sobre algo tan trivial como buscar un libro?

    -Mucho considerando que los libros son de la sección de pociones.

    -Pociones… eso no me inspira confianza…

    -Ni a mí, hay que descubrir que se llevaron y quien se lo llevó.

    -Sea lo que sea que quería lo encontró-dije acercándome a la sección de remedios-Falta un libro-señalé con mi casco un espacio vacío entre dos tomos.

    -¿Qué libro se llevaron?-preguntó Rainbow acercándose a la estantería.

    -El libro de remedios “Supernaturales”-respondió Twilight ojeando la estantería.

    -Pero ¿Por qué?-cuestionó Applejack las acciones del ladrón.

    -Hasta donde sé los libros de pociones solo nombran los materiales y como trabajarlos, no dicen donde encontrarlos-respondí examinando alguno de los libros en el suelo.

    -¿Cómo estas tan seguro?-preguntó Spike acercándose a mi.

    -Me canso de escuchar a Wave quejarse sobre eso.

    -EL libro de Supernaturales tiene una sección que explica dónde y cómo obtener ciertos materiales y plantas-añadió Twilight.

    -Por lo que el ladrón estaba buscando dónde conseguir los materiales para una pócima-concluyó Rarity.

    -Falta otro libro-escuché a Pinkie decir.


    -¿Qué?-preguntó Twilight acercándose a Pinkie la cual se hallaba sentada sobre una pila de libros.

    -Falta un libro de pociones, lo recuerdo bien porque me parecía que su diseño era divertido, era rojo con símbolos dorados manchas moradas y verdes y un número tres en el centro-describió Pinkie el libro.

    -Pociones avanzadas de grado 3, escrito por H. Mix.

    Una sensación de impotencia y miedo surgió dentro de mí, conocía el libro, lo había ojeado más de una vez, era el libro más querido de Wave ya que contenía toda serie de pócimas, desde curas milagrosas, hasta venenos poderosos, pasando por control mental y acceso a la memoria. Sabía que quien sea que se llevó el libro no planeaba nada bueno.

    -Eso es malo, he ojeado ese libro de vez en cuando, tiene pociones peligrosas y es un tomo prohibido en las librerías comunes… ¿Cómo obtuviste ese libro y que rayos hacia aquí a la vista de todos?

    -Ser alumna de Celestia te da ciertos privilegios, en cuanto a qué hacía aquí, no sé. Ayer lo estaba leyendo y… antes de irme a dormir le dije a Spike que lo guardara-completó Twilight viendo a Spike.

    -¡¿Qué?! No es culpa mía, tu eres la que no especificó donde iba-se defendió Spike

    -Spike, me viste agarrar el libro de mi colección privada, creí que con solo ver de donde lo saqué sabrías donde guardarlo.

    -¿Por qué hay tanta revuelta?-escuché una voz tras de mí.

    -Sweetie Belle ¿Qué hacen tu y tus amigas con esos libros?-preguntó Rarity.

    -Nada, buscábamos una poción para obtener nuestras cutie marks-respondió rápidamente Sweetie Belle.

    -Sí, pero no encontramos nada…-dijo Apple Bloom regresandole los libros a Twilight.

    -Chicas ¿Cuántas veces les he dicho que no hay forma de apresurar eso? Nos hicieron pasar un gran susto-reprendió Twilight a las niñas.

    -Perdón, no queríamos incomodar-se disculpó Scootalo.

    -Hace calor ¿Qué tal si les preparamos unas limonadas?-sugirió Sweetie Belle.

    -¡Gran idea, vamos!-dijo Apple Bloom dirigiéndose a la cocina.

    «Jum, algo no cuadra…»

    -Creo que deberíamos organizar los libros mientras las niñas preparan la limonada-sugirió Applejack empezando a levantar libros del suelo.

    No nos tomó mucho tiempo acomodar el desastre, no con la magia de Twilight, para cuando terminamos (ella terminó) de acomodar los libros las niñas habian regresado con siete vasos.

    -…y este es el tuyo, Jet-dijo Sweetie Belle entregándome el único vaso diferente a los demás.

    «Algo no esta bien ¿Por qué me dieron el único vaso diferente? Y ¿Por qué huelo un ligero toque a menta en la bebida?»Pensé observando a las niñas «Nah, tienen cerca de días años, además ¿Qué ganan matándome? Deben ser cosas mías»Concluí dándole un sorbo a la bebida.

    Pocos segundos después de que tomara el primer sorbo me dí cuenta de mi error, una sed y adicción repentina por la bebida me forzó a tomar hasta la última gota solo para sentirme cansado y mareado.

    -¿Q-Q-Qué le echaron a mi limonada?-pregunté tambaleándome.

    -Bueno, ya que… decidimos… poción… ver tus recuerdos- fue lo único que alcancé a oír antes de caer inconsciente.

    Hace 16 años…

    Smokey Mountain.

    -¿Ya llegamos?-pregunté por onceaba vez.

    -Ya falta poco-respondió una voz femenina acompañada de una risa masculina.

    Estaba emocionado, feliz, excitado, iba a acampar con mis padres un fin de semana entero en la cima de la montaña, la razón: había roto la barrera del sonido. Por fin, tras años de vuelo logré cumplir mi objetivo, hacer de una leyenda una realidad.

    «Pero claro, no hay necesidad de traer viejas leyendas del pasado cuando ya uno es una leyenda»Pensé con una sonrisa saltando alrededor de mis padres. Había logrado la hazaña hace ya unos cinco días, pero me vi forzado a esperar al fin de semana para poder celebrarlo en familia.

    -Aquí es, llegamos-dijo mi papá deteniéndose en un pequeño claro en medio del bosque, un riachuelo bordeaba un lado del claro y cerca de este se encontraban varias flores llenando de dulces aromas el ambiente, los sonidos de la naturaleza inundaban el lugar y la paz y armonía reinaban.

    -Bueno, Jet ¿Me ayudas a acomodar todo?-preguntó mi padre acariciando mi cabeza con uno de sus cascos.

    -Claro, a fin de cuentas soy tu asistente numero uno, ¿verdad?-respondí feliz de poder ayudar y, tras haber montado el campamento los tres salimos a explorar un poco.

    Caminamos riachuelo arriba hasta llegar a una zona rocosa llena de grietas y cuevas, mientras mis padres observaban el paisaje yo me acerqué a explorar una de las cuevas.

    La cueva se veía profunda, muy profunda, era oscura y una brisa cálida emanaba de su interior, algo no esta bien.

    «Pero…¿Qué será?»Me pregunté acercándome aún más a la entrada de la cueva. A medida que me acercaba a la entrada una fuerte sensación de incomodidad me llenaba, no quería seguir acercándome, pero mi curiosidad podía más que mis miedos y una vez ante la cueva pude ver una especie de estructura que bloqueaba parte de la entrada, la estructura emanaba calor y tras examinarla detenidamente me percaté de que la misma se movía y poseía una serie de grietas a lo largo de su cuerpo, casi parecía estar viva.

    Decidí darme la vuelta y volver con mis padres, pero en el camino tropecé con una piedra y caí de boca.

    «Estúpida pie…dra»Pensé al sentir movimiento tras de mi.

    Volteé la cabeza para ver un par de inmensos ojos dorados que me observaban fijamente a medida que se alzaban. Lentamente, de la cueva surgió la criatura dueña de los ojos: un dragón negro con dorado. En sus fauces se podía ver el brillo de un fuego maligno y no natural, sus dientes como cimitarras y sus garras como navajas me llenaron de terror.

    Estaba congelado en el lugar, paralizado de miedo, un sudor frío recorría mi nuca lentamente, sabía que debía moverme, pero el miedo era algo demasiado poderoso.

    Corre

    Esa voz que susurro en mi cabeza logró sacarme de mi trance y sin dudarlo, salí huyendo del lugar directo a los brazos de mi madre.

    -¿Qué pasa cari…?-se interrumpió mi mamá al ver al dragón. Mi madre, veloz como el rayo, voló hacia el bosque solo para chocar de frente con mi padre.

    -¿Por qué tanta prisa, amor?-Preguntó mi papá sonriendo solo para que la sonrisa fuera reemplazada por una cara de seriedad absoluta al ver al dragón, el cual nos sobre voló y se colocó entre el bosque y nosotros-Cariño, vuela-dijo mi padre retrocediendo lentamente para no provocarlo.

    Sin pensarlo dos veces, me liberé del agarre de mi madre y salí volando hacia la formación rocosa seguido de mis padres.

    Estaba aterrado, podía escuchar los pasos del dragón acercarse y al voltearme por un segundo pude ver que sostenía con sus garras una gran roca, la cual lanzó hacia mi.

    Aceleré todo lo que pude pero no había nada que hacer, la roca me iba a aplastar, y en el momento justo en el que la piedra me iba a aplastar un fuerte empujón me sacó del área donde cayó la roca, salvándome de morir aplastado. Sin embargo algo no andaba bien, ya que en el momento que la roca cayó escuché un fuerte crujido acompañado de un sonido similar al de algo derramándose.

    Volteé la cabeza para ver mi mundo temblar.

    Ahí, en el lugar donde había caído la roca un charco de sangre se hallaba, una gran mancha roja que seria dificil de quitar de mi mente. De debajo de la roca un casco antes amarillo ahora teñido de rojo convulsionaba lentamente, eso seria lo último que vería de mi madre.

    No podía seguir volando, no podía dejar de ver la mancha sanguinolenta que antes era mi madre. Estaba en shock, paralizado de la impresión, un solo pensamiento recorría mi mente una y otra vez: “Mi mamá está muerta”

    En eso algo me tecleó dentro de una de las grietas del lugar.

    -¡¿Qué crees que haces, Jet!?-era mi padre-¿Quieres salir herido?

    -Ma-Ma-Ma-Mamá e-es-es…-No podía terminar la frase, no podía pensar con claridad, solo podía pensar en que mi madre, el ser que mas me ha amado en esta vida se había ido.

    -Shh, Shh, Shh, tranquilo campeón, algún día la volverás a ver.

    -¿En-En serio?

    -Sí, algún día, pero por suerte ese día no será hoy, saldrás de esta.

    -¿Saldré?

    -Sí, saldrás, distraeré al dragón para que puedas escabullirte.

    Me detuve a pensar lo que eso significaba, no me gustó para nada la respuesta.

    -Pero, entonces tú…

    -Sin peros, Jet. Mira, sé que nunca fui el padre que merecías, sé que he tenido mis problemas, pero ahora llegó el momento de pagar por el daño que te he causado a ti y tu madre. Promete una cosa, Jet. Prométeme que seguirás tus sueños y metas, y hazme un favor.

    -Claro papá, el que sea-dije con los ojos llenos de lágrimas.

    -Solo te diré dos palabras: Babylon Garden.

    -¿Babalon qué?

    -Babylon Garden, no lo olvides por nada en este mundo.

    Sus palabras me confundían, pero en este momento eso era lo de menos.

    -Sí papá, te prometo que nunca olvidaré ese nombre-dije abrazando a mi padre con fuerza mientras dejaba caer las lágrimas de mis ojos.

    Alcé la vista para ver esa sonrisa ladeada de mi padre, sonrisa que sabría no volvería a ver.

    -Y recuerda, por sobre todas las cosas, yo te amo, hijo mio-me dijo mi padre besándome en la frente antes de salir de la grieta a confrontar al dragón.

    Asomé la cabeza fuera de la grieta para ver a mi padre golpear al dragón con una piedra llamando su atención. Esa era mi oportunidad, pero en el momento que iba a huir vi a mi padre arder en llamas.

    En ese momento mi corazón se fragmento, algo dentro de mi murió, las lágrimas volvieron a mis ojos y me era imposible volar, y en ese momento perdí mi infancia. Ya no veía al mundo de la misma manera, el mundo pasó de ser un lugar colorido y lleno de vida a ser un lugar gris y frío.

    Estaba temblando del miedo mientras veía al dragón acercarse a mi, estaba llorando a moco suelto y deseaba con todas mis ganas que esto solo fuera un mal sueño, una pesadilla de la cual despertaría en cualquier momento para ver a mi madre y padre frente a mi con cara de preocupados por estar llorando en mis sueños.

    Empecé a morderme la piel, a halarme los cabellos pero no despertaba, no despertaba.

    -¿Por qué no despierto? ¿¡Por qué no despierto!?-me preguntaba entre lágrimas mientras el dragón se acercaba lentamente a mí.

    Al final lo comprendí, no era un sueño, era la vida real, mis padres estaban muertos y seguía yo.

    «Quizás sea lo mejor, así nos iremos los tres juntos tomados de los cascos»Pensé con una sonrisa al darme cuenta que así vería a mis padres. No obstante tenía miedo, me aterraba lo que había más allá de la vida.

    -Jet-escuché una débil voz sacarme de mi trance-Jet, no mires, corre-era mi padre ¡Seguía vivo!De un salto me coloqué a su lado.

    -¡Papi, no te mueras, no me dejes solo, tengo miedo!-Le grité con los ojos llenos de lágrimas.

    -Jet, el único deseo de un padre es ver a su hijo tener una buena vida. Jet, por favor, déjame verte teniendo una buena vida, sal de aquí-dijo mi padre a duras penas y en ese momento vi la luz extinguirse de sus ojos.

    -¿Papá, papí? ¡¿Papá, papá?!-grite llorando mientras agitaba el cuerpo sin vida de mi padre.

    Alcé la vista para ver la realidad, estaba muerto, pronto estaría con mis padres y ese era mi único consuelo de lo que iba a pasar. El dragón tenía la boca abierta, listo para quemarme y en el momento en el que iba a reunirme con mis padres el sonido de un fuerte estallido inundó mis oídos, alcé aún más la vista para ver en el cielo un arco iris de colores, el cual distrajo al dragón y me dio ese boleto de salida que necesitaba.

    Sin pensarlo ni por un segundo, me lancé a toda velocidad hacia el bosque, una bocanada de fuego me alcanzó, pero no me detuve. Seguí huyendo a través del bosque hasta llegar a lo más profundo del mismo.

    Estaba en llamas, el dolor era algo increíble, pero sabía que no podía detenerme ahora. Mi objetivo era cruzas el acantilado que había al otro extremo del bosque. Sin embargo, en el momento que cruzaba el acantilado el mundo se oscureció por unos segundos y al abrir los ojos me encontraba cayendo por el mismo, intenté retomar el vuelo pero se me habían quemado todas las plumas de mis alas, caí como piedra en el agua y ahora la lucha era por respirar. La corriente era fuerte y se esforzaba en hundirme, cada segundo que pasaba se hacía más difícil luchar contra la corriente y, en el último segundo logré agarrarme de una roca, y, aferrándome a la vida y valiendome de todas mis fuerzas, me arrastre fuera del agua. Un brillo en mis costado y obtuve mi cutie mark, era un pegaso hecho de llamas. Lo último que recuerdo es escuchar las voces de alguien antes de desmallar por el dolor y el cansancio.

    Ponyville, Actualidad.

    Una fuerte jaqueca me dio la bienvenida a la actualidad, las nauseas que sentía eran inmensas y un silencio sepulcral llenaba el cuarto.

    Abrí los ojos para ver que ya no estaba en la orilla del rio, sino en la biblioteca de Twilight,´

    Veía borroso, me sequé los ojos con mis cascos solo para descubrir que tenía la cara húmeda, estaba sudando. Sudaba del miedo, un sudor helado e incómodo, quizás sudaba por malestar general o quizás por algo más.

    Lentamente, me levanté del suelo y encaré a las chicas, las cutie mark crusaders tenían caras de terror mientras que los elementos poseían expresiones de tristeza.

    -Después de eso terminé en un orfanato donde me trataban mal y nadie me adoptaba. Muchas veces pensé en suicidarme, hasta lo intenté un par de veces…Algunas cosas es mejor dejarlas en el pasado-dije con suma dificultad.

    Y sin decir más, me alejé de la biblioteca dirección la casa de Fluttershy.

    No pude contener el llanto, me detuve a llorar en una nube en silencio.

    «El sueño fue tan real, tan doloroso, era como volverlo a vivir»

    -Ví tu sueño-me sorprendió una voz femenina haciendo que casi me cayera de la nube.

    -¿Lu-Luna?-pregunté volteándome a encarar a la princesa-¿Qué haces aquí?

    -Como la princesa que soy velo por mis súbditos, hasta en sus sueños y he visto los tuyos desde que te capturamos, y debo decir que tienes pesadillas recurrentes relacionadas con el fuego…pero no fue hasta esta noche que descubrí porque…lamento tu perdida…

    -Sí, lamentarlo no cambiará nada, si viniste a sentirte mal por mi ya puedes irte, no hay nada que puedas hacer para cambiar el pasado.

    -No vine por eso, Jet.

    -Entonces ¿Para qué viniste?

    -Para esto-respondió Luna y en un veloz e inesperado movimiento me rodeó con sus cascos. Me estaba abrazando, el abrazo fue inesperado pero era necesitado, cerré los ojos y me centré en la calidez del mismo mientras durara.

    -Gracias-respondí soltándome del abrazo y secándome las lágrimas.

    -No es nada.

    -Gracias…

    Capítulo 20

    De mal gusto
    Capítulo 20

    De mal gusto

    Abrí los ojos lentamente mientras el sol de la mañana me pegaba en la cara dándome los buenos días. Llevaba ya quince días en Ponyville y he de decir que desde el accidente con las cutie mark crussaders he recibido menos regaños y han sido un poco más comprensivas conmigo, no solo eso, desde ese día Fluttershy ha estado más pendiente de mi, se asegura de que no pelee con nadie, de que estuviera feliz entre otras cosas que no sabía si me agradaban o no.

    «El tiempo lo dirá» Pensé levantándome del cómodo mueble en el que dormía. Desde el día del incidente he estado durmiendo en casa de Fluttershy y a decir verdad ha sido mucho más agradable que en casa de Twilight, para empezar el mueble era más cómodo, no había un búho haciendo ruido en las noches y era bonito que me desearan las buenas noches antes de ir a dormir.No obstante esta mañana me sentía algo… diferente, me sentía raro y con más peso en las caderas de lo habitual, al final decidí ignorarlo y dirigirme al baño con la intención de lavarme la cara y acomodarme el pelo para iniciar el día, pero al llegar al baño y verme en el espejo me fue imposible ahogar el grito de sorpresa.

    -¡¿Qué pasa, estas bien…Jet?!-dijo Fluttershy irrumpiendo en el baño-Oh… Por Celestia ¿Jet, eres tú?

    -¡¿Q-Qué rayos me pasó?!

    -No sé…pero quizás Twilight sepa-reflexionó Fluttershy indicándome que la siguiera.

    El camino a la biblioteca fue incómodo, sumamente incómodo, todos los hombres del pueblo posaban sus miradas en mi, algunos hasta lo hacían boquiabiertos, prácticamente babeándose, era muy incómodo.

    «Ahora sé lo que se siente…»Pensé a medida que entrabamos a la biblioteca.

    -¡Twilight, te necesitamos!-llamó Fluttershy a su amiga cerrando la puerta de entrada a la biblioteca.

    -Buenos días, Fluttershy ¿Quién es tu amiga?-preguntó Twilight entrando a la sala.

    -Em… Twilight, soy yo…-dije generando un silencio incómodo en la sala.

    -¿Lo que quiere decir que eres…?

    -Soy yo, Jet-respondí obteniendo una risa por parte de Twilight.

    -Ya en serio ¿Quién eres?

    -Dice la verdad, Twilight. Es Jet-aclaró Fluttershy obteniendo como respuesta una mirada confusa por parte de Twilight.

    -Pe-pero…¿Cómo?

    -Creímos que tu podías tener la respuesta.

    -Ya veo… acudiste al lugar indicado síganme-oredenó Twilight entrando a la segunda sala de la biblioteca-Siéntense ahí y esperen, no todos los días me llega un poni que cambió de sexo de un día a otro-indicó Twilight revisando una de las estanterías llenas de libros-Tengo un par de teorías de que pudo haber sido, pero primero necesito descartar posibilidades. Jet, necesito que me cuentes todo lo que hiciste ayer-finalizó Twilight su búsqueda colocando el libro de supernaturales en la mesa frente al mueble en el que estábamos sentados Fluttershy y yo.

    -Muy bien… Veamos, me levanté a eso de las diez de la mañana para tener que pasar otro día más en este pueblo donde todos sus habitantes me quieren muerto o a unos mil metros de distancia, desayuné un riquisimo sandiwch de flores que me hizo Fluttershy y decidí pasear por el pueblo y como me sentía de buen humor fui hasta Swett Apple Acres a ayudar a Applejack con la cosecha, ayuda que rechazo porque piensa que le voy a robar hasta el baño-comencé la historia

    -Bien ¿Qué más?

    -Jum…Luego de eso regresé a casa de Fluttershy por el almuerzo, de ahí me dirigí a Sugar Cube Corner por un postre y después proseguí con la exploración del pueblo, cosa que se volvió sumamente aburrida tras unos minutos, intenté hablar con Iron Shield, pero el no es muy conversador que digamos, eso o me quiere tres metros bajo tierra…

    -Ok.

    -Después de eso me dirigí al bosque…

    -¿Cuál bosque?

    -Al único bosque que hay cerca de este pueblo, el bosque Everfree.

    -El Everfree…prosigue.

    -Bien… me dirigí al bosque y paseé un rato por el mismo admirando la cadena alimenticia, olí un par de flores y regresé a casa de Fluttershy, entrené por un par de horas, me bañé y platiqué con Luna hasta las dos o tres de la madrugada, fue a esa hora que decidí irme a dormir-concluí el relato recibiendo una mirada de sorpresa por parte de las chicas.

    -¿Hablaste con la princesa?-preguntaron las dos al unisono.

    -Sí, todas las noches hablo con ella, es agradable, me cae bien…

    -Bien, Jet, creo saber que te pasó-dijo Twilight marcando una página en el libro de supernaturales y dándoselo a Spike-Spike, necesito que encuentres estos ingredientes y me los traigas, ve con Zecora, ella podrá facilitarte la mayoría de esos ingredientes-ordenó Twilight a su “esclavo”.

    -Claro Twilight, lo haré apenas termine de…-Spike se interrumpió a si mismo al verme-Wow ¿Quién es tu amiga, Twilight?-preguntó el dragón con una sonrisa de cachete a cachete.

    -La chica que le va a decir a Rarity que te andas fijando en otras yeguas-respondí secamente en un intento por evitar una situación sumamente incómoda. Inmediatamente le dije eso Spike pareció perder el interés en mi, centrándose en tomar el libro que le ofrecía Twilight y abandonando la biblioteca.

    -Y…¿Ahora qué?-pregunté viendo al pequeño dragón salir de la biblioteca.

    -Ahora yo iré con a comer con Apple Bloom, Sweetie Belle y Scootalo, me invitaron a almorzar a un restaurante de hamburguesas. Ustedes deberían pensar en almorzar también-comentó Twilight saliendo de la biblioteca-Cuando regresé te prepararé el baño para curarte de la broma venenosa, nos vemos-concluyó Twilight cerrando la puerta.

    -Ooohhh, ahora tiene sentido, broma venenosa-dijo Fluttershy demostrando saber a que se refería Twilight

    -¿Broma qué?-pregunté mirando a Fluttershy con confusión

    -Broma venenosa, es una planta que al entrar en contacto con alguien usa sus características mágicas para gastarle una broma pesada al individuo que la tocó-explicó Fluttershy acercándose a la salida de la biblioteca.

    -Pues que mal gusto tiene esa planta.

    «Joder, empiezo a sonar como mujer»

    -¿A dónde vas?-pregunté a medida que Fluttershy abría la puerta de la biblioteca.

    -A la casa a preparar el almuerzo.

    -Oh, no, ven, comamos afuera, yo invito-dije saliendo de la biblioteca y indicándole que me siguiera.

    Muchas cosas de ser mujer me molestaban, pero lo que más me incomodaba era el indiscutible hecho de era una mujer “sexy”, eso o tengo algo en el trasero desde que salí de casa de Fluttershy. Me chocaba el hecho de que todos los hombres se detuvieran a admirar (y posiblemente fantasear con) mis curvas y sabía que las miradas eran para mi y no para Fluttershy.

    «No creí que fuera posible que algo tan trivial como salir a comer se volviera una tarea sumamente incómoda»

    -Fluttershy¿Crees que podamos apresurar el paso?-pregunté observando mis alrededores.

    -¿Por qué? Creí que te gustaba la “atención”-respondió Fluttershy con una sonrisa.

    -Bueno, sí, pero no tanta.

    -No es culpa de ellos que tengas buenas caderas.

    -Ja, ja, ja-me reí sarcásticamente deteniéndome frente a un restaurante.

    -¿Es aquí donde vamos a comer?-preguntó Fluttershy colocándose a mi lado.

    -Sí, es aquí-respondí ingresando al establecimiento.

    El restaurante era grande, mesas blancas llenas de adornos de cristal hacían contraste con los tonos oscuros que reinaban el techo y el suelo. Múltiples pinturas de paisajes hermosos guindaban de las paredes de mármol blanco, las cuales poseían varios detalles y adornos renacentistas al igual que los pilares que sostenían el techo sobre nosotros. EL techo era de mármol negro del que guindaban hermosos candelabros de cristal que poseían pequeños prismas en las puntas que llenaban el techo de rayos y puntos coloridos.

    -Em, este lugar se ve muy… costoso, no creo que…

    -Tonterías, comeremos aquí y de paso iremos por helado-interrumpí a Fluttershy acercándome a una mesa.

    Fluttershy tenía razón, este lugar era todo menos económico, por suerte Wave me había dejado lo que ella consideraba una poca cantidad de dinero, lo que se traducía en suficiente dinero como para alquilar tres habitaciones de hotel comer las tres comidas del día en restaurantes lujosos por el resto del mes y con postre incluido.

    «Sigo preguntándome como pude cargar mi alforja con tanto dinero encima»Pensé sentándome en la mesa a la cual me acerqué. «Si las chicas supieran lo inmundamente rico que soy…»

    Poco después de que nos sentáramos en la mesa un camarero nos entregó los menús, ordenamos la comida y en un par de minutos ya estábamos disfrutando de la comida. La comida era exquisita, una explosión de sabores inundaba mi boca y la generosidad de las porciones lo hacía aún mejor, y parecía no ser el único que lo disfrutaba, podía ver una leve sonrisa en la cara de Fluttershy mientras saboreaba su comida cosa que me hacía feliz.

    -¿Me disculpas? Tengo que ir al baño-me excusé alejándome de mi plato e incorporándome de la mesa.

    El baño era como el resto del lugar, elegante. Lava cascos de mármol reflejaban la luz del único candelabro de cristal que iluminaba el lugar. Paredes de madera blanca separaban las pozetas entre sí y los urinarios hacían contraste con el techo y suelo negro escarchado.

    Fue en ese momento que me percaté de mi error al haber entrado al baño de hombres. Todos los hombres en el baño voltearon a verme haciéndome sentir incómodo.

    «Síii… técnicamente no debería estar aquí» Me dije saliendo del baño de hombres y ingresando al de mujeres. He de decir, que jamás creí poder entrar al baño de mujeres, deleitarme la vista con ellas y salir ileso del mismo.

    «Quizás ser mujer no sea tan malo»Pensé admirando las bellezas ante mi.Una vez terminado de usar el baño (y deleitarme la vista con algunas mujeres) me propuse el volver a la mesa solo para terminar tropezando con un poni.

    -Oh, perdón-escuché una voz masculina disculparse. Alcé la vista para ver a un poni joven, quizás uno o dos años más joven que yo, era de color azul oscuro con crin y cola blanca y ojos verdes-Em, hola, soy Night Shade-tenía una voz armoniosa.

    -Jet-respondí percatándome de su carencia de cutie mark.

    -¿Estas bien, no te lastimaste, verdad?-preguntó acercándose a mi.

    -No, gracias por preguntar.

    -Es lo menos que puedo hacer considerando que fue mi culpa, no me fijaba por donde iba-respondió viéndome a los ojos y ocasionalmente lanzando una que otra mirada a mis caderas.

    «Quizás sea hora de que empiece a usar mi cuerpo para algo productivo, como conseguir que los ponis hagan cosas por mi, Wave lo hace todo el tiempo, no ha de ser complicado»Razoné mirando fijamente a los ojos al joven.

    -Esta bien, en parte fue mi culpa, tampoco me fijaba por donde iba, aunque me pregunto si realmente te tropezaste por accidente-sugerí con expresión de duda.

    -Wow, me atrapaste, eres perspicaz-respondió Night Shade con una sonrisa-Pero ¿Me vas a culpar por sentirme atraído hacia una dama tan hermosa?

    -No, pero eres osado.

    -Tomaré eso como un cumplido ¿Te molesta si te acompaño?

    -No, podríamos usar algo de compañía-respondí dirigiéndome de regreso a la mesa.

    -Oh ¿Quién es él?-preguntó Fluttershy incorporándose de su asiento para saludar a Night Shade.

    -Night Shade, Fluttershy; Fluttershy, Night Shade-introducí a los dos los cuales agitaron cascos.

    El resto del almuerzo fue relativamente bien, Night Shade resultó ser hijo del dueño del restaurante consiguiendo así un pequeño descuento de su parte del 100% También nos contó sobre sus viajes alrededor del mundo especialmente al reino de los grifos ya que según él, su padre era amigo de grifos poderosos, pero lo mejor de todo era el hecho de que era un amante del Extreme Gear y un fan de los Babyllon Rogues. Me intrigaba, sabía que el Extreme Gear estaba creciendo y que los Rogues estábamos entre los mejores equipos, pero nunca había tenido contacto directo con un fan, los he oído vitorearme cuando gano una que otra carrera, pero jamás he entrado en contacto con uno.

    -…No hay duda alguna, los Babylon Rogues son el mejor equipo de Extreme Gear por los momentos, únicamente por Jet, Wave y Gilda han bajado su nivel, se confiaron y perdieron. Si soy sincero prefiero al equipo que compitió por las princesas: Equestria Heroes, han demostrado una gran capacidad parra mejorar, en solo unos meses lograron alcanzar a los Rogues en nivel, si no fuera por Jet los habrían superado-explicó Night Shade tomando champaña de una copa.

    -Entiendo perfectamente, tengo entendido que Jet le advirtió varias veces a los miembros de su equipo que no se confiaran, los Rogues no bajaron su nivel, ni Jet, ni Wave, ni Gilda, el problema es que se confiaron y por ello casi perdieron el torneo. Hasta donde oí Jet casi decapita a Wave y Gilda tras perder la carrera-dije tomando un sorbo de un vino tinto del 96-No podemos decir que por perder una carrera bajaron su nivel.

    -No es el hecho de perder una carrera, es imposible ganar en todo, lo que choca es el hecho de que hallan perdido ante un equipo que al inicio del torneo ni sabía las reglas.

    -Touché

    -Te lo digo yo que fui a todas las carreras, los Rogues se confiaron y bajaron su nivel. Pero ahora lo que me preocupa es que el equipo podría disolverse.

    -¿A qué te refieres?-pregunté con curiosidad.

    -Tras ganar la última carrera y hacerse con las tiaras y coronas, el líder de los Rogues, Jet, invocó una especie de ciudad flotante que desapareció al día siguiente, en esa ciudad Jet fue arrestado y una investigación se llevó a cabo respecto a como obtuvo las tiaras para participar en el torneo, hasta donde sé Jet fue condenado, de qué, no sé, todo lo que sé es que el equipo podría disolverse sin su líder.

    -Nah, Jet esta bien, escuché que solo fue condenado a pasar un tiempo en un pueblo perdido por un par de semanas, algo como una especie de reformatorio de techo abierto.

    -Ya veo, sabes, ahora que lo pienso te pareces a Jet, es decir, son tocayos los dos y eres de los mismos colores que él.

    -¿Cómo podría ser Jet? Soy mujer

    -Yo sé, no dije que fueras Jet, dije que te parecías, en fin, debo irme, ya mi tiempo libre terminó-explicó Night Shade levantándose de la mesa-Por cierto, quería preguntarte, si tal vez un día de estos podríamos ir por helados-preguntó Night restregándose la nuca con uno de sus cascos delanteros.

    -Sí, claro ¿Por qué no?-respondí con una sonrisa de burla sabiendo que estaba intentando tener algo conmigo.

    «Si tan solo el supiera…»Pensé riéndome por dentro mientras me incorporaba de la mesa y me dirigía a la salida del restaurante

    -Bueno, un placer conocerlas, chicas. Nos vemos-dijo Night mientras salíamos del restaurante.

    -Jet, no debiste hacer eso-me reprendió Fluttershy

    -¿Hacer qué?-pregunté haciéndome de que no sabía de que hablaba.

    -Tratar bien a un poni para no tener que pagar un almuerzo no está bien, eso es manipulación.

    -Oye, obtuvimos un almuerzo gratis-dije entrando a un callejón que servía de atajo.

    -Jet, no creo que sea buena idea ir por ahí-comentó Fluttershy deteniéndose ante la entrada al callejón.

    -Oh, por favor, Ponyville es probablemente el…pueblo…más…seguro-dije al percatarme de que dos ponis y un unicornio me rodeaban. Rápidamente lancé una mirada tras de mí para percatarme de que Fluttershy no estaba.

    «Debió haber huido…mejor así, no quiero que salga herida…veamos, estos tipos tienen cara de violadores»

    -Y ¿Qué hace una belleza como tu en un lugar como este?-preguntó el unicornio caminando a mi alrededor.

    «Sí, son violadores»Me dije pensando en una forma de salir de aquí. «Me tomará unos dos segundos acabar con el unicornio el cual estará inconsciente por unos 30 segundos, en esos 30 segundos debo derrotar a los otros dos y luego buscar algo con que contenerlos»Pensé observando mi entorno en busca de algo más que pudiera ser de utilidad sin poder encontrar nada.

    -Entonces ¿Qué va a ser, una mamada o vas a ir por el premio principal de una vez?-pregunté con la esperanza de que se acercara el unicornio para poder poner en marcha mi plan.

    -Directo al grano ¿Eh? Me gusta, una mamada a cada uno de nosotros y después de eso te vas-respondió el unicornio deteniéndose ante mi y acercándose dándome ese acercamiento que necesitaba. En un rápido movimiento pateé al guardia en la cara con mis cascos traseros arrojándolo a lo largo del callejón y noqueándolo al instante.

    «Uno fuera, quedan dos»Conté mis enemigos poniéndome en posición de combate.

    Como era de esperarse, los dos ponis se lanzaron sobre mi. La pelea me resultó un poco más complicada de lo que esperaba, estos violadores sabían una que otra cosa sobre desviar golpes. Por suerte, logré romper sus defensas propinándole a uno de ellos varios golpes hasta dejarlo en el suelo con la cara llena de sangre. Pude sentir al otro poni acercarse a mi por detrás, solté al magullado poni y me volteé a encarar al otro solo para verlo en el suelo y a Night Shade frente él.

    -¿Qué haces aquí?-pregunté acercándome a Night

    -Fluttershy-respondió Night mirando como el otro poni se incorporaba.

    -¿Dónde está?-pregunté preparándome para pelear.

    -Buscando a los guardi…¡Agh!

    Nigh Shade no pudo completar su frase ya que un rayo amarillo lo impactó y lo dejó tumbado en el piso. El repentino ataque inesperado del unicornio hizo que bajara la guardia, recibiendo un golpe en la boca por parte de un poni, una patada en la nariz por parte del otro y un hechizo en toda la frente de parte del unicornio.

    No sabía como, pero seguía consciente, veía borroso, me sangraba la nariz y boca, sentía un cansancio horrible, pero seguía consciente.

    -Sabes, si hubieras hecho lo que te pedimos hubieras salido de aquí ilesa físicamente, pero ahora seras nuestro juguete personal hasta que nos cansemos de ti y te desechemos como un trapo sucio-dijo el unicornio con la boca rota levantándome por el cuello con su magia.

    «Maldición ¿Dónde están Wave o Gilda cuando las necesitas, dónde están los guardias que fue a buscar Fluttershy?»Maldije mi suerte mientras luchaba por respirar «Bueno…teóricamente hablando, si logro abstraerme de la realidad lo suficiente no notaré nada, estaré como en una especie de modo automático mientras mi mente vaga libremente por algún plano existencial. Es la única solución que se me ocurre para esta situación»Razoné intentando consolarme por lo que estaba por venir, pero en ese momento tres rayos mágicos impactaron contra los tres ponis, tumbándolos al instante. Caí al suelo tomando grandes bocanadas de aire mientras veía a Fluttershy, Iron Shield y unos guardias entrando al callejón.

    -¡Jet!-gritó Fluttershy al verme-¡Oh, por Celestia mira lo que le hicieron a tu cara!¡¿No te hicieron nada peor mientras me fui, verdad?!-preguntó Fluttershy sumamente alarmada.

    -Tranquila, estoy bien, gracias por preocuparte-respondí con el tono más calmado que pude encontrar.

    -Ustedes tres están bajo arresto por agresión y intento de violación a un individuo-dijo Iron Shield a medida los demás guardias esposaban a los violadores.

    -Esto no es lo último que sabrás de mi, preciosa-dijo el unicornio viéndome fijamente mientras se lo llevaban los guardias.

    -Sabes, cuando los muchachos me dijeron porque abandonaron sus puestos no les creí, pensé que me estaban timando, que simplemente se habían aburrido de verte dormir, pero ahora resulta que les debo una disculpa ¿No crees, señorita Jet?-preguntó Iron Shield con una sonrisa burlona-El karma es una perra, ¿no, Jet?

    -Sí, sí, como sea ¿Cómo está Night?-pregunté mientras veía a uno de los guardias unicornios aplicarle un hechizo.

    -¿Quién, tú amigo? Él está bien, un hechizo paralizante nada más, nada de que preocuparse.

    -¡Jet, oh por Celestia!-dijo Night viéndome el rostro-Esos bastardos, haré que paguen.

    -Nah, estoy bien, esos tipos ya están condenados a pasar unos días en prisión antes del juicio, y por lo que sé, a los violadores los condenan de catorce a veinte años de prisión. No los veremos por un buen tiempo-respondí mientras uno de los guardias unicornio se acercaba a mi con la intención de curarme las heridas, y una vez que curara mis heridas Fluttershy, Iron Shield, Night Shade (el cual se rehusó a dejarnos solas) y yo retomamos el viaje a la biblioteca de Twilight a la que llegamos sin problema alguno.

    -Al fin, llegamos-dijo Fluttershy entrando a la biblioteca.

    -Oh, hola, cariño ¿Quiénes son tus amigos?-escuché una voz familiar decir.

    «Genial, lo que necesitaba»Maldije mi suerte a medida que exploraba con la mirada la habitación para ver a las chicas presentes «No necesito sus burlas» Me dije retrocediendo lentamente con intención de salir de la biblioteca, solo para que en el momento que me girara me encontrara cara a cara con Dash «Maldición…»

    -Pff ¡Ja, ja, ja. Twiligth no mentía, Twiligth no mentía; oh, esto es oro, oro puro!-dijo Dash entre carcajadas.

    -Sí, sí, disfrútalo mientras puedas, Dash-respondí con sequedad.

    -Wow ¿En serio eres tú, Jet?-preguntó Applejack acercándose a verme mejor.

    -Sí, Applejack, soy yo.

    -Pero…¿Qué te pasó, cómo llegaste a tocar broma venenosa?

    -Oh, oh, yo sé, yo sé; seguramente estaba buscando flores para Fluttershy, se acercó a olerlas, pero como la broma venenosa tiene un olor gracioso decidió seguir buscando. Oh, hablando de olores graciosos ¿Saben que más huele gracioso? La leche de cabra, no sé decir si es un olor dulce o agrio, prefiero que sea dulce, siempre me ha gustado más un dulce ponque a un agrio pai de limón, no me malinterpreten, me gusta el limón pero…

    -Sí, sí, ya entendimos Pinkie y no, no estaba buscando flores para Fluttershy, simplemente me pareció curioso el aspecto de las flores y decidí acercarme a ver a que olían-mentí interrumpiendo a Pinkie.

    -Pero si llegaste con un ramo de flores exóticas a la casa-dijo Fluttershy con una sonrisa

    -Em… Las compré, en la tienda antes de venir.

    -Estoy segura de que esas flores no se encuentran en la tienda…

    -¿De qué lado estas?

    -¡Jet!-escuché la voz de Twilight venir del baño-Ven acá, esta todo listo, solo tienes que sumergirte en el agua-

    -Deberías ir, después de lo que has pasado un baño relajante cae como perlas-insistió Night Shade.

    -Tienes razón-dije ingresando al baño-No hace falta que cierres la puerta, a fin de cuentas solo me voy a dar un chapuzón.

    -¿Seguro?-cuestionó Twilight mi decisión

    -Twilight, me ves sin ropa todos los días ¿Qué diferencia hay de que me veas mojado?

    Twilight puso una cara de consternada.

    Lentamente me acerqué a la bañera y metí un casco en el agua, estaba tibia. Sin dudarlo, me arrojé dentro de la bañera y deje que el líquido inundara mi cuerpo. Una sensación relajante me llenó mientras sentía los cambios ocurrir en mi cuerpo, era una sensación hermosa. Decidí quedarme unos segundos en el agua y dejar andar mi mente libremente por algún plano existencial de su preferencia y después de unos segundos, saqué la cabeza del agua y tomé algo de aire para luego salir lentamente de la bañera.

    -¡¿Qué?! ¿Qué pasó, por qué ahora eres un hombre?¿Por qué te ves como Jet el pegaso de fuego?-preguntó Night Shade alarmado

    -¿Pegaso de fuego? No conocía ese apodo…me parezco a Jet porque soy Jet. Toqué una flor mágica que me cambio de sexo…-expliqué secándome con la toalla mientras observaba a un Nights Shade confundido-Sí, uno no escucha eso todos los días…

    -…

    -Bueno ¿La cena sigue en pie?-pregunté intentando cambiar el tema de conversación.

    -En retrospectiva, era obvio. Sí, la cena sigue en pie, solo que no va a ser la velada que esperaba…Ja, es curioso, eras una mujer muy atractiva…-Dijo Nights con una sonrisa burlona.

    -Sí, las miradas que recibía en la calle me dieron un indicio…

    -¿Qué se siente saber que causas más sensación como mujer que como hombre?.

    -Ja, ja, ja-me reía sarcásticamente viéndome en un espejo y sonriendo al verme.

    «Nunca más desearé ser alguien más»
     
    Última edición: 1 Jun 2015
  6. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Capítulo 21

    Una Cita Real

    Capítulo 21

    Una cita real

    Mi día había comenzado de maravilla, Fluttershy se esforzó en preparar el mejor desayuno posible, a decir verdad siempre se esforzaba a la hora de preparar la comida, sin embargo el día de hoy le había quedado especialmente rico. Luego de eso la acompañé a reabastecer su estantería y nevera.

    -…necesitamos tomates, lechuga, cebolla, creo que se acabó la alfalfa y el queso…

    Su voz era hermosa… podía pasar todo el día escuchándola hablar.

    -¿Qué opinas, Jet?-preguntó Fluttershy sacándome de mi trance.

    -¿Ah? Perdón, estoy algo distraído…-me disculpé comprometiéndome a prestarle la atención que se merece.

    -Que ¿Qué opinas de los tomates?

    -Oh, ok. Se ven bien, uno que otro pequeño raspón, pero del resto, bien-respondí tras ojear los tomates.

    Estábamos en una especie de mercal, tiendas en cada esquina proporcionaban diversos productos alimenticios que iban desde frutas y verduras hasta productos de trigo, maíz y lácteos. La lista de locales era vasta hasta el punto de ser impresionante, sorprendía la gran cantidad de locales en un lugar tan reducido.

    «Y aún así hay espacio de sobra para que los ponis transiten sin problemas»

    -Serian cinco monedas-dijo la dueña de la tienda.

    -Yo pago-me adelanté sacando las monedas de la alforja.

    -Oh, no, no, no, no, no. No puedo permitir eso, es alimento para mi casa, no la tuya, lo correcto es que yo pague-dijo Fluttershy acercándose a la mesa y colocando ella cinco monedas.

    -Quizás, pero yo he acabado con tu alacena de comida este último mes, lo correcto es que pague por lo que he consumido.

    -Para nada, yo no te voy a cobrar por lo que hallas consumido en mi casa, eres mi invitado, deja que yo me ocupe de pagar esto, si no fuera capaz de alimentarnos a los dos aceptaría tu contribución, pero como puedo debo rechazar tu oferta.

    -Esta bien…-respondí dándome por vencido y tomando mis cinco monedas y guardándolas en la alforja.

    -Pero que bonita pareja hacen-comentó la dueña tomando las monedas.

    Ese comentario me hizo feliz, el solo hecho de imaginarnos juntos me traía una indescriptible sensación de alegría, era como si cada fibra de mi cuerpo quisiera saltar de la emoción de estar con ella, esconder la sonrisa fue imposible.

    -Oh, no, no, no, no. Solo somos amigos…

    El cambio fue repentino, la frase de Fluttershy me hizo entender la cruel realidad y me hizo pasar de alegría extrema a una profunda tristeza, era como si agarraran mi felicidad y la arrojaran a un abismo de sufrimiento y dolor, la sonrisa que cargué por unos segundos fue suplantada por una seriedad tan fría como el hielo, tan fría como el mundo a mi alrededor.

    “Solo somos amigos” Esa frase era un recordatorio de lo cobarde que era.

    «Llevas un mes junto con ella, un mes y no te dignas a decirle lo que sientes, ni siquiera intentas invitarla a salir, eres un cobarde, Jet»Me reprochó mi conciencia

    «Pero…¿Qué pasa si me rechaza? No creo poder soportar otro rechazo…»Me defendí

    «¿Sabes que hay más mujeres en el mundo, verdad? A demás, ese rechazo no fue culpa tuya, fue culpa de…»

    -Jet, cariño ¿Estás bien?-me sacó una voz de mis pensamientos.

    En ese momento me percaté de donde estaba. Estuve tan ensimismado en mis pensamientos que no me percaté de que ya no nos hallábamos en el mercal sino en la boutiq de Rarity.

    -¿Estás bien?-insistió la voz que identifiqué como Rarity, la cual se hallaba frente a mí-Desde que llegaste te he notado algo…pensativo¿Qué te molesta?

    Rápidamente exploré el cuarto con la mirada, era una sala espaciosa donde reinaban los tonos rosas, ventanas circulares inundaban el cuarto con la luz del sol, un tocador sobre el cual reposaban telas y herramientas de costura se hallaba entre unas escaleras que llevaban a un segundo piso no visible y un podio con espejos a los lados y en la pared detrás del mismo, sobre este podio se hallaba Fluttershy luciendo una prenda sin terminar actuando como maniquí viviente. El vestido le quedaba precioso.

    -Ni lo intentes, lleva en un trance todo el día, no lo he podido sacar de este-dijo Fluttershy mirándome fijamente-Supongo que debe de estar relacionado con el hecho de que se va pasado mañana de Ponyville…

    -Oh…Fluttershy, cariño ¿Podrías subir a echarle un ojo a Opal? Creo que esta en mi habitación-dijo Rarity colocando unas tijeras en el tocador.

    -Em…claro Rarity-replicó Fluttershy bajando del podio y comenzando a ascender por las escaleras.

    -Bien, eso la mantendrá ocupada…¿Qué pasó entre ustedes dos? No actúes como si nada hubiera pasado, se nota en la forma que la miras, algo pasó dime qué-preguntó Rarity no dejando espacio para otra respuesta.

    A pesar de no haber dejado espacio para responder con un “ nada” no podía evitar considerarlo una respuesta, no quería que supiera como me sentía hacia ella, pero una parte de mí sabía que si no le decía nada a nadie terminaría haciéndome daño.

    Solté un gran suspiro y empecé a hablar.

    -Desde que conocí a Fluttershy en el campamento de verano mi vida cambió para bien. Cada vez que la veo me siento feliz, cada vez que esta cerca todo mi estrés y preocupaciones parecen desaparecer, el mundo se siente menos frío con su sola presencia, no siento ese vacío en mi interior que esta ahí desde la muerte de mis padres…y… yo no tengo el valor de decírselo…

    -¿Sabes qué? Deberías intentarlo-respondió Rarity tomándome por sorpresa.

    -¿En-En serio lo crees? Pero…¿Qué pasa si me rechaza?

    -Jet ¿Qué es mejor, que te digan que no te aman o pasar el resto de tu vida con la duda en la cabeza, sin saber si ese poni compartía tus sentimientos o no?

    Rarity tenía razón, si seguía con la duda en la cabeza esta terminaría consumiéndome.

    -¿Qué opinas de nosotros dos juntos?-pregunté por mera curiosidad.

    -La verdad, pienso que Fluttershy se merece algo mejor, cariño…«Supuse que diría algo así»…pero también pienso que mereces una oportunidad.

    -Opal esta bien, esta durmiendo en tu cama-dijo Fluttershy descendiendo las escaleras.

    -Gracias, eres un amor. Prosigamos-respondió Rarity indicándole a Fluttershy que regresara al podio-Tienes una oportunidad, no la desperdicies-dijo Rarity de forma que solo yo la escuchara.


    ***

    -¿Jet?-dijo Wave sacándome de mis pensamientos.

    -¿Qué pasó?-pregunté mirándola fijamente.

    Estábamos en el almacén viejo de Ponyville en donde siempre nos reuníamos, no mucho había cambiado en el desde la primera vez que nos encontramos aquí, la única diferencia apreciable era la falta de uno que otro objeto que se había llevado Wave por razones que desconozco. En ese momento me percaté de la cara de preocupación de Wave y Gilda.

    -Eso deberíamos preguntarte nosotras a ti-dijo Gilda acercándose.

    -Nada-respondí a secas sin darle muchas vueltas al asunto, no las quería involucradas en esto.

    -Jet, hemos vivido lo suficiente contigo como para saber cuando algo te preocupa, así que deja de hacerte el inocente y dinos ¿Qué te molesta?-dijo Wave colocándose frente a mí determinada a obtener respuestas.

    «Wave… nunca puedo ocultarle mis sentimientos… me lee como un libro abierto»Pensé sabiendo que no se daría por vencida hasta obtener respuestas.

    -Es Fluttershy…-dije vagamente sin querer entrar en detalles.

    -¿Qué pasó?-insistió Wave con más tacto.

    -Nada, sandeces mias.

    -Si realmente fuera una “sandez” no te tendría tan pensativo-comentó Gilda

    -Jum… Nada, la acompañé a comprar comida, una señora dijo que hacíamos una bonita pareja y Fluttershy dijo que solo eramos amigos.

    -No creo que lo haya dicho con esa intención. Pero Jet, si quieres que eso cambie debes invitarla a salir.

    -Esa es la cosa, no sé que hacer…

    -Okay…¿Todavía tienes el informe que te dí sobre ella?

    -Creo que si…-respondí revisando mi alforja para encontrarlo donde lo deje-aquí esta ¿Para qué lo quieres?-pregunté entregándoselo.

    -Para planear la mejor cita posible.

    -¡¿Qué!?-preguntamos Gilda y yo al unisono.

    -Si quieres que Fluttershy sea tuya debes darle una cita que jamás olvidara, eso lo podemos lograr de dos maneras: o la hacemos feliz o la hacemos muy, muy infeliz… voto por la segunda opción…-decidí ignorar eso.

    -¿Segura que funcionará?

    -Si podemos planear un robo ¿Por qué no una cita?

    -Pero…¿Qué pasa si me rechaza?

    -¿Cómo te va a rechazar? Eres inteligente, amable, leal, generoso, honesto con quienes amas, estas en el punto de tu capacidad física donde estás bien mas no explotado, eres culto y cuando te lo propones tienes sentido del humor sin mencionar que eres rico, osea ¿Qué no tienes?

    -Novia-respondió Wave a la pregunta que hizo Gilda causando que Gilda la mirara feo.

    -Tienes razón, no tengo nada que temer…-respondí con más confianza.

    El resto de la noche la pasamos planeando cada pequeño detalle de la cita, desde el invitarla hasta el momento de decir adiós, no fue sino hasta el amanecer que terminamos de planearla y cada quien se fue por su lado.

    Al volver a Ponyville recibí un regaño merecido por parte de Fluttershy, se preocupo en exceso al despertarse y enterarse por parte de Iron Shield que llevaba desaparecido desde anoche, tanto así que estaba dispuesta a ingresar al bosque Everfree a buscarme.

    «Bien hecho, bobo, la asustaste, simplemente magnífico»

    Por su parte Iron Shield no se contuvo a la hora de gritarme.

    -Ya te dije, lo único que hago es ir al bosque Everfree a admirar las estrellas, que a tus hombres les de miedo seguirme es otra cosa-me defendí de Shield.

    -Lo curioso del asunto es que nadie te ve ingresar al bosque, solo salir-argumentó Shield

    -Sabes muy bien que puedo entrar al bosque en un abrir y cerrar de ojos, puedo volar a la velocidad del sonido, además, salgo de forma que tus hombres no me vean para que los mismos no me detengan para poder disfrutar de mi paz y soledad.

    -Te detienen por si intentas escapar.

    -Iron, si quisiera escapar me hubiera ido la primera noche que desaparecí.

    -…

    -Ahora si me disculpas voy a dormir-respondí entrando a casa de Fluttershy.

    Dentro pude ver a Fluttershy alimentando a algunos animales, entre ellos a su conejo Angel. Como odiaba a ese conejo, el infeliz se esmeraba en hacerme la estadía imposible, me lanzaba objetos, hacía que Fluttershy y yo discutiéramos, me provocaba cada vez que podía y de vez en cuando me golpeaba.

    «Como quisiera deshacerme de él, pero no, aún no…»Pensé con malicia

    Decidí ignorar ese pensamiento y dirigirme a Fluttershy para invitarla a salir. Estaba impaciente y a la vez aterrado, cada paso que daba hacía Fluttershy la sensación de mariposas en el estómago aumentaba, para cuando estaba a dos pasos de ella la sensación me producía nauseas, los cascos me pesaban y la respiración se me agitaba.

    «Contrólate Jet, en el peor de los escenarios te dice no»Me dije en un intento por calmarme solo para empezar a imaginar las múltiples maneras en las que me puede responder eso y ninguna terminaba bien. Al final decidí no pensar y solo actuar.

    «No seas tan directo, pero no divagues mucho, se casual»

    -¿Necesitas ayuda con eso?-pregunté sobresaltándola.

    -Ah… No, ya terminé, gracias-respondió con una sonrisa tras recuperarse del susto.

    -Jum…bueno…veras…estem…-«Joder, solo dí “¿Quisieras salir a cenar conmigo?” ¿Qué tan difícil puede ser?»-Quería preguntarte algo…

    -Yo también tengo algo que preguntarte…

    -¿Ah, sí? ¿Qué es?

    -No, nada, bueno lo es todo para mí en este momento, pero tu pregunta primero y no intentes convencerme de ir yo primero, no lo haré-respondió Fluttershy mirándome con seriedad.

    -Ok, veras…Estaba pensando que ya que hoy es mi último día aquí, estuve preguntándome sí… quisieras… salir a cenar conmigo-murmuré lo último

    -¿Perdón? No escuché-preguntó Fluttershy con una sonrisa

    -Dije…si quieres salir a cenar conmigo-susurré esta vez.

    -¿Qué?

    -¿Quieres ir a cenar conmigo?-pregunté en un tono de voz audible.

    -¡Sí! Digo, claro¿Por qué no?

    En ese momento mi corazón se aceleró levemente y una sonrisa de oreja a oreja apareció en mi rostro.

    -¿Lo-Lo dices en serio?

    -¡Claro que lo digo en serio! ¿Por qué te mentiría?

    Fue en ese momento que un fuerte e incontrolable sentimiento fluyó por mis venas, era felicidad en su estado más puro, quería saltar, gritar, celebrar, pero sabía que debía controlarme.

    «Cálmate Jet, solo dijo que si»

    «¡Precisamente, dijo que sí! ¡Si está interesada en mí!¡¿No es…?!»

    -Oh, cierto, se me olvido-escuché decir a Fluttershy

    -¿Qué se te olvido?-pregunté observando al conejo el cual se hallaba a su lado.

    Fruncí el ceño, sabía que ese maldito haría lo imposible por evitar que saliéramos solo con el fin de joderme a mí.

    -Le prometí a Angel…«Genial, le prometió al puto conejo, un día de estos yo lo…»…pero ya que tu te vas mañana pospondré lo de Angel.

    Esa frase nos tomó por sorpresa a los dos, tanto a mi como al conejo. Fluttershy me había escogido a mí sobre Angel, eso nunca pasaba, por lo general posponía todo para complacer a esa rata. Estaba muy feliz, el conejo por su parte se quedó estático, boquiabierto ante lo ocurrido, unos segundos después volvió en sí y empezó a reclamarle a Fluttershy.

    -Oh, vamos Angel, vivo contigo, te veo todos los días, Jet se va mañana y no lo vemos más, esta vez le tengo que dar prioridad a él-me defendió Fluttershy de lo que sea que saliera de la boca de ese adefesio.

    -¿Qué te parece a eso de las siete?-pregunté

    -Suena bien, excelente en realidad, a las siete será-aceptó Fluttershy tomando su alforja y dirigiéndose a la entrada..

    -¿A dónde vas?

    -Si quiero salir contigo a las siete debo encargarme de un par de cosas primero.

    -Jum…ok, pero se te olvida algo

    -¿Ah, sí?

    -¿Qué querías preguntarme?

    -Lo mismo que tu me preguntaste a mí-respondió con una sonrisa saliendo por la puerta de entrada.

    A penas la puerta se cerró tras de ella empecé a volar por toda la casa diciendo “si” un indeterminado número de veces, finalmente me detuve frente al conejo.

    -¡En tu cara bola de algodón deforme!¡Me escogió a mí sobre ti!-le grité al conejo recibiendo una patada en la cara por parte de este cosa que solo sirvió para alegrarme aún más-Aww ¿Estás molesto?-dije acariciándole la cabeza a Angel con mi casco derecho solo para que este lo mordiera con sus grandes dientes de conejo-¡Argh, suéltame!-grité agitando el casco en un intento por zafarme de su agarre. Lo golpeé contra los muebles, paredes y demás objetos duros sin lograr que me soltara, en ese momento moví el casco con brusquedad y golpeé al conejo con fuerza contra la pared, escuché un crujido y me liberé de su agarre.-Maldito…-en ese momento me percaté de que el mismo estaba inmóvil en el suelo-Em…¿Angel?-pregunté-¿Angel?-lo agité-Merda…¡Wave!-En ese momento un aura magenta envolvió al conejo y lo colocó en la mesa de la sala, frente esta se hallaba Wave-¿Qué tiene el conejo? ¿Estará bien?-pregunté nervioso mientras Wave lo examinaba.

    -Lo que tiene es un muy mal carácter con todos los que no sean Fluttershy y incluso a ella la trata mal…Y sí, estará bien, estoy un 90% segura de que…vivirá-respondió Wave colocando al conejo inconsciente en una jaula-Ven acá indicó Wave que me acercara a ella, sin dudarlo seguí sus indicaciones y le extendí el casco herido, esta colocó su cuerno en el mismo usando su magia para curarlo, tras unos segundos la herida estaba cerrada.

    -Bueno, ahora sabemos que Angel tiene una mandíbula fuerte y dientes saludables-comentó Wave tomando la jaula con su magia-Bueno, solo queda hacer la reservación en el restaurant y esperar, nos vemos, Iron-dijo Wave tele transportándose fuera de la habitación. En el momento que se fue me percaté de lo último que dijo, giré la cabeza para ver a Iron Shield parado al lado de la puerta de la casa.

    -Ja, eres un criminal con suerte…-comentó Iron acercándose, inmediatamente me puse a la defensiva-Tranquilízate, no voy a hacer nada, solo mantenía un ojo sobre ti, en caso de que no lo hallas notado soy el único guardia que queda vigilándote…-Era cierto, no me había percatado hasta ahora pero Shield era el único guardia en el área-Como hoy es tu último día decidí darle el día libre a los chicos…Sabes, al principio no entendía por qué regresabas tras escapar, ahora veo porque…-comenzó a dirigirse a la salida-No arruinaré tu cita con mi presencia, si algo surge estaré en casa de Twilight…Aun que si realmente pasara algo recurrirías a los Rogues. Dile a Gilda y Wave que no hay necesidad de esconderse, tu mismo lo dijiste en el juicio, ellas no tienen nadas que ver con lo que hiciste, incluso si fuera mentira lo que dijiste no hay suficiente evidencia para ganar un juicio sería una pérdida de tiempo. Nos vemos, Jet-finalizó Iron abandonando la sala.

    «Bien, un problema menos del que ocuparme…»pensé sentándome en el sofá en la sala.

    Fue en ese momento que me percaté de lo cómodo que era el mueble, los cojines eran tan suaves como nubes, un ambiente tibio inundaba la sala emulando la sensación de sentarse a la sombra de un árbol en pleno verano, era relajante. La ausencia de sueño hacía que los parpados me pesaran, tomé una gran y lenta bocanada de aire solo para dejarla salir en forma de bostezo. Lentamente me recosté en le mueble y me limité a observar el techo despejando mi mente de cualquier pensamiento..

    ***

    -Jet…-sonó una voz distante en la penumbra perturbando la paz y tranquilidad del ambiente.

    -Jet…-insistió la voz la cual se estaba empezando a hacer difícil de ignorar.

    -¡Jet!

    Abrí lentamente los ojos para ver a Wave frente a mí.

    -¿Qué pasó?-pregunté restregándome los ojos.

    -Jet…Son las cinco de la tarde…

    Lancé una fugaz mirada a una de las ventanas de la sala para ver la luz del atardecer colarse por esta. Me tomó un par de segundos entender lo que ello significaba, dicho significado me pegó en la cara con una fuerte cachetada.

    -¡La reservación!-grité entrando en pánico, el lugar donde ibamos a comer era el restaurante donde comimos el día que fui mujer, uno podía entrar a comer sin problemas, pero para la zona VIP se requería reservación previa. Sin pensarlo dos veces tomé vuelo con la intención de llegar a toda velocidad al lugar para pedir dicha reservación, no obstante un aura magenta me retuvo en el aire.

    -Tranquilo, Gilda reservo la mesa hace ya un par de horas-explicó Wave en un tono tranquilizante.

    Wave y Gilda eran las únicas que siempre estaban ahí cada vez que me hundía en el lodo. Siempre que yo metía el casco ellas estaban ahí para evitar que cayera, siempre que la vida me tumbaba ellas me ayudaban a incorporarme. Recuerdo que Wave estuvo ahí para mí cuando más necesitaba de alguien, ella fue la que me diagnosticó la depresión permanente y me recetó las pastillas que me ayudan a controlar la depresión, pero no solo eso, ella estuvo a mi lado en momentos donde creí morir, como la vez que me apuñaló un guardia con un cuchillo, Gilda por su parte me salvó de morir varias veces y me apoyó emocionalmente en más de una ocasión, podía ser muy sentimental y sabía que decir para hacerme sentir mejor, no es que Wave no pudiera, es que sus burlas arruinaban a veces los momentos hermosos que teníamos juntos. Ellas dos han sido grandes compañeras y no las cambiaría por nada. Sin embargo había ocasiones en las que un “gracias” no parecía suficiente, esta era una de esas ocasiones.

    -Jum…Recuerdame comprarte ese equipo de química que tanto quieres-dije mientras el brillo magenta me colocaba de regreso en el suelo.

    -Cumplo en una semana, me lo das de regalo.

    -Cierto que cumples el nueve…

    -Sí, en fin, me tengo que ir. Ve a arreglarte y lleva esto-dijo Wave colocando una chaqueta ante mí.

    «Jum…se parece a…no»

    -¡No, no, no, no!-dije lleno de alegría.

    La compañía de chaquetas Cobra destacaba como la líder en fabricantes de chaquetas en el mundo. Con más de quince mil sucursales alrededor del mundo era difícil no encontrarse por lo menos una vez en la vida con una tienda. La compañía tenía más de cuarenta años y de todas las chaquetas que sacaron había una de cuero negro que destacaba, con varias correas largas y cortas que servían como los broches, bolsillos con cierres y detalles plateados y azules, la chaqueta Dark Star debutó como una edición especial en honor al treinta aniversario de la compañía, solo existen cinco copias de dicha chaqueta en Equestria y cincuenta en el mundo. Dicha chaqueta caracterizó por no venderse sino rifarse evento en el cual se grababa el nombre de su afortunado dueño al reverso de la misma, la chaqueta que me dio Wave decía “FireWind”, el nombre de mi padre.

    -Me costó un ovario encontrarla, iba a ser tu regalo de cumpleaños, pero creí que te sentirías más seguro en tu cita con ella.

    Por primera vez en mi vida no sabía que decir, una oleada de sentimientos me inundaba de la misma forma que el viento inundaba mi cuerpo el volar, felicidad, tristeza, nostalgia eran solo algunas de las cosas que sentía.

    Dicen que una acción dice más que mil palabras, más aun en estos casos donde uno no sabe que decir, sin más besé a Wave en el cachete, esto produjo que la misma se quedara estática en su lugar sin saber que responder, no duró mucho ya que rápidamente logró recuperarse.

    -De nada-respondió Wave con una sonrisa-Ahora, arréglate, dentro de dos horas es la cita.

    -Pero yo puedo acomodarme en menos de 15 minutos-comenté

    -No me refería físicamente.

    Wave tenía razón como siempre, mi menor preocupación era mi aspecto físico, el problema principal que tenía era el echar a perder la cita por los nervios, no importaba si me veía bien, no importaba la comido, joder, no importaba si la llevaba al restaurante del fin del mundo (Famosísimo restaurante ubicado en la calle Milliways, Manehatan) si al final no podía mantener una conversación. La hora restante la pasé despejando mi mente admirando el anochecer. Sin duda alguna los anocheceres en Ponyville eran algo de admirar, la luz abrazaba las casas en un intento por mantenerse presente, adornos a lo largo del pueblo resplandecían con la luz del sol y un hermoso mar de nubes adornaba el cielo absorbiendo los tonos rojizos.

    Mientras observaba el paisaje pude ver una figura solitaria acercarse a la casa, tras observarla por unos segundos pude notar las curvas naturales y bien definidas, el pelo rosado tapándole el ojo izquierdo de la cara dándole un aspecto aun más hermoso y por último un par de ojos que brillaban como estrellas. Era Fluttershy.

    Lancé una última mirada a los rayos del sol a medida que estos era reemplazados por una serie de luces titilantes en el cielo. Mientras observaba el cielo nocturno Fluttershy ingresó a la casa.

    -Hola…¿Cómo te fue en lo que sea que ibas a hacer?-pregunté observándola con una sonrisa.

    -Bien, tarde un poco más de lo esperado, si me disculpas voy a tomar un baño y comenzaré a arreglarme ¿O prefieres ir tu primero?-preguntó Fluttershy empezando a subir las escaleras al segundo piso donde se hallaba el baño.

    -No, ve tú primero, debes estar exhausta después de estar todo el día en la calle, un baño te ayudará con eso.

    -Ciertamente-respondió a secas mientras terminaba de subir las escaleras y desaparecer de mi vista.

    Mientras esperaba a que Fluttershy terminara de usar el baño no podía evitar en pensar en excusas para cancelar la cita, excusas que ignoraba o contraargumentaba. Una vez Fluttershy salió del baño procedí a entrar al mismo y tomar un baño relajante.

    El agua tibia era excelente, la forma en la que lograba relajar los organismos era excelente, traía una sensación de paz y tranquilidad como ninguna otra, sabía que la sensación de relajación no era en si producida por el agua sino por la temperatura de la misma, el calor expande las cosas y genera una sensación de estiramiento relajante, uno se sentía liberado, pero no hay que negar que la sensación húmeda del agua aportaba a la relajación. Solté otro suspiro y dejé que el agua absorbiera mis problemas como si de una esponja se tratara. Para cuando salí del baño ya arreglado la mitad de mis temores se habían ido por el desagüe. Sin embargo lo que evitaba en su gran mayoría que dichos temores regresaran era la chaqueta de mi padre.

    «Wave tenía razón, la chaqueta si me hacía sentir más seguro»Pensé acercándome a las escaleras.

    -¡Fluttershy!¿Te falta mucho?-pregunté al pie de la escalera.

    -¡No, en dos minutos bajo!-respondió Fluttershy.

    -¡Ok!-respondí sentándome en el rellano de la escalera mientras me ojeaba. Estaba limpio, muy limpio, mis plumas brillaban como esmeraldas al igual que mi crin y cola. Llevaba la chaqueta de mi padre desabrochada y una de mis viejas bufandas alrededor de mi cuello. La bufanda era azul como el cielo nocturno y de una tela suave y abrigadora, era mi bufanda favorita más no recordaba como la obtuve ni por que era mi favorita, a decir verdad los recuerdos con ella eran borrosos, pero entre la neblina de mis recuerdos un nombre se relacionaba con la misma, Comaura.

    -Em, Jet, estoy lista-escuché una débil pero armoniosa voz detrás de mí.

    -Excelente, vamo-mo-mo…

    Sin importar cuanto me esforzara no podía terminar la frase. La imagen que se hallaba ante mí era indescriptible, fue en ese momento que empecé a dudar de la existencia de algún término para explicar lo que se hallaba frente a mí, cosa que reforzaba el punto de ser indescriptible. Ante mi se hallaba la mujer de mis sueños con un atuendo de dioses.

    Llevaba un vestido largo de tonalidades moradas y rosadas. Tenía el pelo suelto y liso, estaba arreglado de forma que le caía a lo largo de la nuca, una porción del mismo reposaba sobre sus hombros (la gran mayoría descendía por el hombro derecho) y parte del mismo le caía por la frente tapándole el ojo izquierdo, las puntas se enrollaban ligeramente dándole un bonito toque. Llevaba unas zapatillas moradas que se sujetaban con cintas alrededor de los cascos. Fue en ese momento que me percaté de lo bobo que debía verme.

    -Jum…Te ves… hermosa-fue lo único que atiné a decir.

    Mientras mi subconsciente me reprochaba por la falta de creatividad me percaté de los sonrojada que estaba Fluttershy.

    -Oh, vamos. No es para tanto-dijo agachando la cabeza en un intento por esconder su cara.

    -Hey, nunca te sientas insegura o avergonzada de tu aspecto, a diferencia de muchas tu belleza es natural y única, jamas dudes de ello-le dije levantándole la barbilla con mi casco frontal izquierdo para que me viera a la cara, le dí mi mejor sonrisa.

    «Vaya, por fin dices algo creativo, inteligente y hermoso»Dijo mi subconsciente.

    -No es eso…aunque si tenía miedo de que no te gustara, es solo que eres el primero que me dice hermosa con ese tono de voz…

    -¿Cuál tono de voz? ¿Fui grosero? Perdón, esa no era…

    -No, no, no, no, no, no. Todo lo contrario, es que, no sé, cosas mías, fue un tono de voz diferente, pero bonito-me interrumpió Fluttershy corrigiendo mi mal entendido.

    -Jum…Ok, en fin, deberíamos irnos-dije saliendo de la casa.

    El camino al restaurante fue algo largo he incómodo. No podía articular palabras y las que articulaba se ahogaban en mi garganta.

    -Oh ¿Vamos a comer aquí otra vez?-preguntó Fluttershy mientras entrabamos al restaurante.

    -Sí, así es, pero no aquí-dije deteniendo a Fluttershy antes de que tomara una mesa del lugar.

    -Oh, pero…¿Dónde?

    -Aquí-dije deteniéndome en la entrada a la zona VIP.

    -Oh, Jet, es bueno verlo aquí otra vez, veo que esta vez es una ocasión especial-dijo el guardia vigilando la entrada VIP

    -Ah, sí ¿Qué te dio la pista, LockDown?-pregunté cruzándome de cascos.

    -Que reservaste la zona VIP y viniste con una hermosa dama-dijo LockDown haciendo sonrojar a Fluttershy.

    -¿Ves? Te lo dije, te ves hermosa. En fin ¿Esta lista nuestra mesa?

    -Claro, mesa 5 a tu nombre, fuiste muy específico, por aquí-dijo Lockdown corriendo la cortina que separaba la zona VIP de la normal.

    La zona VIP era hermosa, una sala circular tenue mente iluminada por un candelabro de cristal con velas el cual se hallaba en el centro de la sala sobre una fuente de mármol con una imagen de una ninfa sosteniendo una jarra de agua simbolizando la historia de Ondina, una poni criada por hadas que se convirtió en la primera ninfa de la historia. Las mesas se encontraban distribuidas a lo largo del cuarto todas colocadas cerca de la pared la cual tenía una pecera que cubría toda su extensión, de la pecera surgía una leve luz azul que bañaba en parte las mesas las cuales tenían un candelero de tres velas en el centro, el piso era de mármol blanco y las paredes eran de mármol negro. Lockdown nos guió hasta la mesa del fondo y una vez sentados en la mesa me percaté de lo perfecta que era la iluminación, solo podía ver claramente a Fluttershy, los demás eran difíciles de ver, en ese momento un mesero trajo dos menús para que ordenáramos.

    -Wow, Jet, VIP, no debiste…-dijo Fluttershy viendo maravillada el lugar.

    -Tu te mereces lo mejor, así que si te voy a sacar a cenar cenaremos en el mejor restaurante posible, ahora ¿Qué vino quieres?-dije mirándola fijamente.

    -Em… bueno, no he probado muchos vinos que digamos…¿Qué vino quedaría bien como entrada?

    -Para entrada es siempre bueno un vino rosa, Tenue es uno muy bueno y por suerte esta en el menú, ahora para la comida depende de que quieras, con pastas de salsa de tomate queda excelente el chianti, es un vino tinto italiano, si la pasta es de salsa rellena las opciones varían en vinos como el Barbesco y el Barolo, ambos italianos, en cambio si la salsa es hecha a base de lácteos es mejor un vino blanco como el Chardonnay, para ensaladas es mejor el Sauvignon Blac y en cuanto a los sándwiches depende del tipo de sándwich…-Me detuve en ese momento al ver la cara de no entender de Fluttershy-…pero conozco el vino perfecto para ti, estoy seguro de que te encantará con cualquier comida…

    Tras decidir las entradas, plato principal y postre, pedí el vino que usaríamos para acompañar las tres comidas.

    -Mmmm ¡Es delicioso! ¡¿Cómo se llama?!-preguntó Fluttershy degustando el vino.

    -Sabía que te gustaría, se llama Violet Hill, es un vino rosado producido en Roma, toma un año prepararlo y 3 para que se añeje, no obstante alcanza su condición óptima tras los 15 años, se caracteriza por ser dulce, como las cerezas, como tú-dije dándole un sorbo al vino.

    -¿Ah, sí? ¿Crees que soy dulce como una cereza?-preguntó viéndome con una sonrisa.

    -Jum…Sí, si lo creo…

    -No lo sé, siempre me he comparado a mi misma como una fresa, dulce con un toque de agrio…

    -¿Y eso?

    -Es que hay veces que soy… agresiva, no me hace muy feliz eso…

    -Hey, todos somos agresivos de vez en cuando, es normal, no hay nada raro en ello…Y he de decir, la fresa es mi fruta favorita.

    -Lo dices solo para hacerme sentir mejor…

    -¿De qué es el cupcake que compro todos los días en Sugar Cube Corner?

    -De fresa…

    -Ahí tienes la evidencia y ahí vienen las entradas-dije viendo al camarero acercarse a nuestra mesa con dedos de mozzarella y heno frito.

    Mientras comíamos platicábamos sobre la comida hasta que llegó un punto donde no sabía que más decir, en ese instante se tornó incómodo el momento, no fue hasta los platos principales que las cosas seguían exactamente igual.

    «¡Deja de ocultarte en la comida y di algo!»Me gritaba subconsciente.

    «Pero…¿Qué digo?»Pregunté callándolo.

    La carencia de palabras era grande y la comida no ayudaba en absoluto, por su parte, Fluttershy no parecía interesada en iniciar una conversación. La batalla interna entre decir algo, qué decir y comer era agobiante. Mientras la parte de decir algo y qué decir debatían la parte de comer actuaba libremente. Al final llegaron al acuerdo de preguntar sobre la comida (a pesar de ya haberlo hecho con las entradas).

    -Y…¿Qué tal está la comida?-pregunté sobresaltando a Fluttershy.

    -Oh, em, sí, está bien…-Fue en ese momento que me percaté de como Fluttershy evadía el verme la cara. La forma en la que me evadía, respuestas cortas, la carencia del habla…Fluttershy está tan nerviosa como yo, la revelación me pegó con fuerza e inmediatamente supe que tenía que hacerla sentir cómoda.

    -Hey ¿Alguna vez te conté por qué Wave siempre usa ese pañuelo?

    El resto de la cena fue un éxito, hablábamos sobre toda clase de cosas, me narró sobre las aventuras con sus amigas este último mes, me contó como ayudó a unas criaturas como hadas llamadas Breezies, me narró sobre cómo se “unió” de cierto modo al grupo de los Poni tonos. Por mi parte yo le conté sobre varias misiones antiguas de los Rogues y carreras en las que hemos competido. Al final de la cena la podía ver sonriente y esperanzada de que la cita siguiera.

    -Bueno, supongo que es hora de irnos…-comentó Fluttershy mientras salíamos del restaurante con pesadez en su voz.

    -Ciertamente, tenemos que ir al último lugar de la cita…-dije encaminándome hacía mi objetivo siendo seguido por Fluttershy.

    -¿A dónde vamos?-preguntó con energías renovadas.

    -¿Tienes frío?

    -¿Eh?

    -Que si tienes frío

    -Bueno, un poco, pero…

    -Toma-dije deteniéndome un momento a quitarme la chaqueta y arroparla con ella-¿Mejor?

    -Sí, pero…¿A dónde vamos?

    -Lo verás cuando lleguemos ahí-respondí caminando a través del pueblo.

    Las noches en Ponyville eran pacíficas, el silencio reinaba a lo largo del pueblo, la mayoría de sus habitantes iban a dormir a las nueve y los que no mantenían el ruido al mínimo. A medida que nos acercábamos al lugar podía sentir las miradas fugaces y analíticas de los pueblerinos que aún recorrían las calles, podía escuchar sus susurros de desaprobación.

    “Fluttershy se merece algo mejor…”

    “Que mal gusto”

    “Su amabilidad será corrompida si sale con él”

    -No les prestes atención-dijo Fluttershy tomándome por sorpresa-Yo estoy feliz de estar contigo y eso es lo que importa.

    -Francamente, no me importa lo que digan de nosotros, si tu eres feliz yo soy feliz-respondí aliviado con lo que dijo.

    «Si supieras lo mucho que tus palabras me afectan»Pensé mientras pasábamos frente a su casa.

    -Jet, me trajiste a mi casa-se detuvo Fluttershy ante la entrada de la misma.

    -Nop, no hemos llegado-expliqué pasando de largo la casa.

    -Entonces… ¿A dónde vamos?-preguntó Fluttershy apartándose de la puerta y siguiéndome.

    -Al bosque.

    -¡¿El bosque Everfree?!-preguntó deteniéndose en el acto.

    -¿Confías en mí?-pregunté parado en la entrada del bosque mientras le extendía un casco.

    -Sí-respondió tomando mi casco y adentrándose al bosque conmigo.

    ***

    El bosque Everfree era un lugar de misterios y leyendas, era un lugar temido y respetado, sin embargo nadie se ha adentrado al corazón del bosque (No es como si se esforzaran mucho), lo que se sabía del mismo era que mientras más se adentrara uno al bosque más peligroso este se volvía. A medida que caminábamos por el bosque Fluttershy no se despegaba de mí (Muy para mi gusto), se le notaba tensa, aun así mi tacto parecía tranquilizarla. Mientras más nos adentrábamos en el bosque más podía notar el miedo en ella.

    -No te preocupes, si algo nos ataca yo daría mi vida por ti-dije intentando calmarla.

    -Eso es lo que temo…-respondió separándose un poco de mí.

    -Y…Llegamos.

    El lugar en cuestión era un pequeño claro en la cima de una colina, un lago en el centro reflejaba el cielo nocturno haciendo parecer que un pedacito de cielo se hallaba aquí en la tierra, el lago tenía peces de varios tamaños y colores, cerca del lago se hallaba un árbol de manzanas rojas, hermosas y jugosas, eran las únicas manzanas que he probado que considero pasables, su sabor era dulce a tal punto que me recordaban el sabor del pie de manzana.

    -Wow…

    -¿Qué te parece?-pregunté sentándome bajo la sombra del árbol.

    -Es…hermoso…

    Era cierto, la tranquilidad y serenidad del ambiente más el aspecto del mismo hacían del lugar algo hermoso y tranquilo.

    «Sin mencionar el increíble trabajo que hiciste esta noche, Luna»Pensé admirando el cielo.

    El cielo nocturno era precioso, de todos los cielos que había visto ninguno era tan hermoso como este, esto no quiere decir, claro está, que los demás cielos no fueran hermosos, todo lo contrario, eran preciosos, no obstante el cielo de esta noche era espléndido, poseía un “Yo no sé que” que lo hacía especial.

    Tragué saliva, respiré hondo y me preparé psicológicamente para lo que iba a decir. Fue en ese momento que me percaté que la preparación previa no serviría de nada, daba igual no estaba preparado para decirlo. Me dí una cachetada mental y aclaré la garganta.

    -Fluttershy ¿Recuerdas el día que nos conocimos?-pregunté de la forma más casual posible.

    -¿Cómo olvidarlo? Ese fue el día que vi el par de ojos más hermosos que jamás halla visto-respondió Fluttershy viéndome con una sonrisa-Y hoy en día siguen siendo los más hermosos que he visto.

    No pude evitar sonrojarme con ese comentario.

    -Comparto tu sentimiento, en mi opinión tus ojos son los más hermosos en todo el universo…-respondí con una sonrisa viéndola a sus ojos-Bien, veras, desde el día que te conocí, bueno, estem, sí, veras, la primera vez que te vi me sentí extraño, un torrente de emociones inexplicables para mí surgió y cada vez que estas cerca estos sentimientos surgen…Verás, em…la sensación es…es como…es como un…cosquilleo, sí, como un cosquilleo, similar a las nauseas…No es que estar contigo me den ganas de vomitar, es todo lo contrario…Creo que lo que trato de decir es que ya sé que son esos sentimiento, me tomó tiempo averiguarlo, pero cuando estaba en la prisión de Canterlot me percaté de algo, fue entonces cuando comprendí lo que sentía por ti, lo entendí por la forma en la que me hiciste sentir y lo que trato de decir es…

    -Jet-me interrumpió Fluttershy.

    Existen dos tipos de sorpresas en este mundo, las gratas y las ingratas, ambas podían generar una serie de reacciones, sonrisas y caras largas, carcajadas y llanto, emoción e incertidumbre, pero la máxima expresión en ambos casos daba un mismo resultado, parar el corazón. Las sorpresas desagradables me habían parado el corazón más veces de las que podía contar, pero ninguna sorpresa agradable había producido dicho efecto en mí. Hasta ahora…

    Estaba impactado, congelado y sin aliento, tenía los ojos abiertos como platos, mi mente era incapaz de pensar claramente, mi subconsciente estaba peor, decidí dejar de pensar en el asunto y solo disfrutarlo ¿Qué produjo este efecto en mí? La sorpresa más agradable e inesperada de mi vida. Fluttershy me besó.

    Capítulo 22

    El árbol de la armonía

    Capítulo 22

    El árbol de la armonía

    Hacía un día esplendido en Ponyville, la luz del sol bañaba cada rincón del pueblo llenándolo de vida, una leve brisa apaciguaba el calor del sol de otoño el cual brillaba con gran intensidad en un penoso intento por prolongar lo inevitable, la llegada del invierno.

    Los pájaros canturreaban en sincronía y armonía, dando al ambiente melodías alegres.

    En la cima de una colina verde fuera del pueblo perseguía a Fluttershy colina abajo, la razón de la misma me era desconocida, empezó con un jugueteo y terminó en la persecución. Eran estos los momentos que más apreciaba, eran estos momentos raros donde me permitía ser un niño otra vez y aportar algo a la infancia que perdí. Fluttershy se reía cosa que me traía una sonrisa al rostro.

    «Esa sonrisa es simplemente perfecta»

    Me llevé un gran susto cuando tropecé y caí colina abajo, llevándome a Fluttershy conmigo. Rodamos colina abajo hasta detenernos al pie de la misma, terminamos uno al lado del otro. Nos miramos a los ojos preguntándonos mutuamente si el otro estaba bien y una vez confirmado nos echamos a reír. Le pregunté con la mirada si podría darme un beso, me lo dio.

    -¿Van a comer par de tórtolos?-escuché la voz de Applejack provenir de la cima de la colina.

    -Sí, si lo haremos-respondí incorporándome del suelo junto con Fluttershy

    Seis meses habían pasado, seis meses desde la noche que nos hicimos novios, seis meses desde aquel beso. La relación entre los dos me forzó a pasar más tiempo con ella y sus amigas, estuvo bien, logré hacer que sus amigas me aceptaran en su grupo, no nos llevábamos bien, pero nos respetábamos todos entre nosotros, todos menos Rainbow. Dash no confiaba en mí, creía que las estaba engañando, que era un vulgar ladrón que debía ser aislado de los demás, encerrado en una jaula de metal dentro de una caja fuerte con cerraduras triples y cadenas, con una docena de guardias vigilándome y con otra docena más para vigilar que nada le pasara a la primera, con una docena extra por si algo le pasaba a la segunda y una más para transportar la caja a la luna.

    Tristemente no era la única que pensaba así, las malas lenguas no tardaron en esparcir todo tipo de rumores sobre la relación entre Fluttershy y yo, desde usar una poción de amor hasta tenerla bajo amenaza, los rumores no tenían fin y cada vez se volvían más absurdos y complejos, tanto así que un día nos enteramos de la “irrefutable” teoría sobre como había reemplazado a Fluttershy con un robot y que yo era un alíen que planeaba apoderarme del mundo suplantando ponis con un ejercito de robots…Jamás me reí tanto en mi vida.

    Mientras disfrutaba del picnic pensaba en mi relación con las demás. Twilight y yo nos llevábamos relativamente bien, era bonito conversar con un conocedor de diversos temas de interés como la economía, los problemas de la sociedad, ciencias y magia. Twilight le fascinaba la magia, era su pasión, aunque claro, si al elemento de la magia no le gustara la magia sería el colmo, era como una Wave pero con menos conocimientos, sin embargo eso no le quitaba merito, entendía porque Wave le tenía cierto amor/odio a Twilight, por un lado Wave le emocionaba el potencial de Twilight, se nota a simple vista lo fácil que le es comprender las ciencias y la magia, en especial esta última, sin embargo Wave tenía miedo de que Twilight la superara, de ahí provenía su odio hacia ella. Applejack… nos respetábamos, la razón principal por la cual respetaba a Applejack era por su honestidad, ella era honesta conmigo, yo era honesto con ella, no le contaba todos mis problemas, pero de las cinco era con quien más me sentía libre, trabajaba duro todos los días y tenía una gran capacidad para entender los sentimientos de los otros. Rarity, jum, era una relación interesante, yo no soportaba a Rarity y ella no me soportaba a mí, no obstante ambos hacíamos lo mejor por entender al otro a tal punto que empecé a leer revistas de moda y ella empezó a interesarse más en las carreras de Extreme Gear. Pinkie es una excelente poni, es amable, siempre intenta alegrarle el día a todos y es un alma caritativa, no obstante eso no le quitaba lo estresante que era, detestaba estar con Pinkie por el simple hecho de que habla hasta por los cascos, no compartíamos ese amor por la paz y tranquilidad y al parecer tanto Twilight como Applejack, Rarity, Fluttershy y Rainbow pensaban lo mismo. En ese momento deje de preocuparme en como me llevaba con ellas y empecé a pensar en mi relación con Fluttershy. Lo primero que me vino a la mente fue el comentario de Wave a los dos meses de estar juntos.

    “Me parece excelente la forma en la que los dos se tratan mutuamente, ella reduce sustancialmente tu depresión permanente al punto de que ya no eres dependiente de los medicamentos y tu la has ayudado a superar en un 75% su problema de ansiedad social y superar más de la mitad de sus fobias”

    No lo había notado hasta que Wave lo comentó, era cierto, desde que estoy con Fluttershy ya no tengo ese vacío en mi corazón, ya no siento ese dolor en el pecho y el mundo ya no lo veo en blanco y negro, por su parte Fluttershy se había vuelto mucho más valiente, ya no tartamudeaba ni dudaba de si misma ante los demás llegando al punto de poder entablar una conversación con un completo desconocido por si misma, en cuanto a sus otros miedos la he ayudado a superar su miedo a las alturas, al bosque Everfree y le enseñé lo que hago para no sentir miedo en los momentos de mayor tensión. Intentaba pasar el mayor tiempo posible con ella y había hecho de Ponyville mi hogar, originalmente pensaba en comprarme una casa en el pueblo, pero Fluttershy se rehusó a no darme techo, claro, yo aportaba en la casa en todo lo posible, compraba la comida con ella, la ayudaba con la limpieza del hogar y de vez en cuando le prestaba un casco cuando atendía animales, por lo general pasábamos mucho tiempo juntos, conversando, paseando y a veces disfrutando de la sola compañía del otro.

    En ese momento me acordé de las cosas que hicimos los Rogues esta última semana, investigamos unos grabados en un museo de reliquias antiguas que daban una pista relacionada con Babylon, algo que se encontraba en el corazón del bosque Everfree, el árbol de la armonía.

    -Y bueno ¿Qué has hecho esta semana que has estado fuera?-preguntó Applejack sacándome de mis pensamientos.

    -No mucho, competí en unas carreras de Extreme Gear y realicé algunas investigaciones-respondí dándole otra mordida a mi sandwich.

    -¿Ah, si?¿Dónde fue la carrera?-preguntó Fluttershy mirándome con sus hermosos ojos.

    -En Manehatan, en el circuito del mismo nombre. La carrera inició cerrada, pero con el paso del tiempo los Rogues ganamos ventaja.

    -Manehatan ¿Eh? ¿No tendrás nada que ver con el robo al banco, verdad?-inquirió Dash observándome con sospecha.

    -Dash, que ocurran robos en lugares que visito no significa que sean culpa mía.

    -Bueno ¿Lo son?-insistió Dash

    -No, le prometí a Fluttershy que dejaría de robar y eso he hecho, sin mencionar que el robo ocurrió a las tres de la tarde, hora de la carrera, no puedo asaltar un banco y competir en una carrera al mismo tiempo-respondí dándole un sorbo al jugo de manzana.

    Mi respuesta no pareció convencerla del todo, pero no mostró interés en seguir indagando.

    -Y…¿Qué han hecho ustedes?

    -Bueno, no mucho, no ha pasado nada fuera de lo normal desde que te fuiste-dijo Applejack comiendo una manzana.

    -Estamos en las mismas, nada interesante ha ocurrido esta última semana-comentó Rarity.

    -Igual-dijo Rainbow.

    -¿Y tú, Pinkie? ¿No tienes nada que contar?-pregunté mirando a Pinkie Pie.

    -Nop, nada-respondió secamente.

    Uno sabía que no había mucha actividad en el pueblo cuando Pinkie no tenía nada que contar, por lo general contaba de todo, desde como comió tres tortas en una tarde hasta aquel día que probó el café por primera vez.

    «Por suerte no le gustó»Pensé aliviado imaginándome lo miserable que sería mi vida con un Pinkie bajo los efectos de cafeína en ella.

    -Bueno, Candance me visitó hace un par de días, pero las cosas no salieron como planeábamos…-comentó Twilight al aire.

    -¿Y eso?-pregunté mirándola fijamente.

    -Bueno, se supone que íbamos a pasar tiempo juntas como las amigas que somos, pero Discord apareció con una “enfermedad” la cual requería de una flor extraña para curar.

    -Espera ¿Discord, el dios del caos?

    -Sí, Discord.

    -Y lo ayudaste porque…

    -Es un amigo en común entre las chicas y yo.

    -Yo no usaría la palabra “Amigo”-interrumpió Rarity a Twilight.

    -Es más bien un conocido-dijo Applejack.

    -Es una molestia que viene a molestarnos de vez en cuando-explicó Rainbow.

    -Oh, vamos, Discord no es así, el puede ser amable y caritativo cuando se lo propone, no es alguien realmente malo, es un ser incomprendido que necesita amor-defendió Fluttershy a Discord.

    -Sí, claro, justo como Jet.

    -¿A qué te refieres?

    -Según tú Jet es solo alguien incomprendido que necesita amor, el mismo caso es con Discord pero no sales con él ¿Acaso Jet te causa más lástima que Discord o qué? La única razón por la que estás con él es porque te da lastima la muerte de sus padres y porque sabes que si le dices que no le romperás el corazón y la carga emocional no te dejará dormir tranquila.

    -Yo tengo mis razones para estar con Jet, que tu no seas capaz de entenderlas no es mi problema, piensa lo que quieras, a fin de cuentas yo tengo a alguien que me ama y me aprecia por lo que soy más allá de la amistad mientras que tú solo tienes a tu ego el cual aleja a los ponis que se acercan a ti, a ningún hombre le gusta una mujer tan egocéntrica como tú y esa es la razón por la cual no tienes pretendientes.

    Estaba sorprendido, la forma en la que Fluttershy insultó a Rainbow por haber cuestionado nuestro amor fue inesperada, no parecía ser el único sorprendido, todas las presentes a excepción de la misma Fluttershy estaban sorprendidas.

    Rainbow estaba congelada en el sitio, no se esperaba que Fluttershy respondiera, mucho menos que fuera una respuesta tan fuerte y atacante.

    -Sí, estem… y Twilight ¿Qué pasó con la flor para el remedio para Discord?-pregunté en un intento por detener la pelea antes de que empezara.

    -Oh, bueno, resulta ser que Discord no estaba enfermo realmente y lo hizo como una “prueba” para ver que tan buena amiga era. A final de cuentas la flor que recogimos terminó causándole una rara y contagiosa enfermedad que trajo como consecuencia que estuviera en cuarentena hasta ayer cuando ya se curó y pudo regresar a donde sea que vive-finalizó Twilight su relato.

    -Ok…y…¿Cómo es que Discord es “amigo” de ustedes?

    El resto de la velada las chicas estuvieron contándome como Fluttershy se hizo amiga de Discord y de la relación de cada una con él. Para el final de la tarde ya cada quien estaba de regreso a su hogar, acompañé a Fluttershy de regreso a su casa donde conversé con ella hasta las siete de la noche, hora a la cual me dirigí a la biblioteca de Twilight, punto de encuentro de los Rogues. Mientras esperaba la llegada de mis amistades tomé la decisión de entretenerme haciendo la actividad por excelencia, leer. La estampida de los caballos mochos era una serie de relatos del género tragicomedia que se conectaban entre sí ya fuera por personajes, escenarios o sucesos. Mi relato favorito era “jaque”, trataba de un ajedrecista estratega que usaba su ingenio para capturar unos criminales, me recordaba un poco a Wave.

    -¡Jet!-escuché la voz de Wave provenir de afuera.

    Despegué la vista del libro para ver el reloj sobre la chimenea, eran las ocho y quince de la noche.

    «Quince minutos de retraso… no es típico de Wave»Pensé mirando mis alrededores.

    Me encontraba en la sala de lectura de la biblioteca, estaba acostado en el mueble disfrutando del libro, me faltaban un par de lineas por leer para terminar el relato y francamente no quería irme y dejar el cuento sin terminar.

    -¡Jet!-volvió a llamar Wave a la puerta.

    -¡Ya voy!-respondí terminando de leer el cuento y dirigiéndome a la biblioteca para colocarlo de regreso en su lugar. Sabía lo mucho que a Twilight le gustaba el orden y ella había sido más que generosa al permitirme llevarme cualquier cantidad y libro de la biblioteca, mantener el orden en la misma era lo mínimo que podía hacer como muestra de gratitud. La librería de Twilight tenía de toda clase de libros, desde libros científicos hasta novelas, todos los libros habían sido donados por Celestia y otros por la gente del pueblo, lo más interesante que he encontrado en ella ha sido el kamasutra junto con otros libros eróticos, me preguntaba quien los había donado.

    Deje el libro en su lugar y me encaminé a la sala principal, acercándome a la puerta y abriéndole a mis amigas las cuales llevaban puestos sus Gears de misiones.

    -Quince minutos tarde…¿A qué se debe?-pregunté haciéndome a un lado para que pudieran entrar mientras Wave me daba mi Gear para que me lo pusiera.

    -Wave no podía encontrar su pañuelo-respondió Gilda entrando a la biblioteca.

    -Eso y mi collar, hubiéramos llegado a tiempo si alguien me hubiera ayudado-se defendió Wave ingresando a la sala-En fin ¿Listo para partir?

    -Jet te están llaman….oh, hola, Wave-escuché la voz de Twilight tras de mí.

    -Hola Twili…

    Había cierta incomodidad en el ambiente, principalmente por el hecho de que ninguna de las dos sabía como estaban las cosas con la otra.

    -Y… ¿Cómo has estado?-preguntó Twilight raspando el suelo con su casco.

    -Bien, con unas cuantas cosas por hacer, pero bien.

    -Ok…Estem ¿Estás disponible el viernes?

    -No, tenía planeado usar ese día para actualizar los Extreme Gears…,pero si quieres puedes traer los de tu equipo y los actualizamos juntas, si te parece.

    -Suena bien, trae tus Gears acá a eso de las…¿10 te parece?

    -Sí, a las 10 estaré aquí.

    -Bien…

    -Como sea, debemos irnos, esa pista no se va a encontrar sola-interrumpió la conversación Gilda

    -Sí, vámonos-atribuyó Wave saliendo de la biblioteca.

    -Nos vemos, Twilight-me despedí saliendo del lugar mientras me terminaba de poner mi Gear.

    ***

    El bosque Everfree era extenso, no importaba cuanto lo explorase nunca llegaba al final del mismo. Poseía árboles de ramas torcidas cuyas hojas vastas y gruesas sumían al bosque en una penumbra eterna. Mientras más se adentraba uno en el bosque más altos y retorcidos se volvían los árboles, tan así que aparentaban intentar agarrarlo a uno. Esta apariencia tétrica venía acompañada de toda clase de ruidos,desde el cantar de los grillos hasta pasos extra que parecían seguirlo a uno, el bosque jugaba con la mente de uno, no era de extrañarse que fuera tan temido por los ponis, no obstante eso era lo que menos me preocupaba, el problema principal eran las criaturas que habitaban el bosque, desde lobos hasta dragones, pasando por mantícoras y serpientes marinas, osos y hidras. El bosque Everfree era el hogar de criaturas extrañas y peligrosas, por lo general mientras más se adentraba uno al bosque más peligroso este se volvía. Muy a mi pesar la pista a Babylon se encontraba en el centro del bosque, pero lo que más me preocupaba era la ausencia de ruidos en el bosque, había una silencio sepulcral era como si todas las criaturas del bosque hubieran desaparecido, sin embargo decidí ignorar eso y centrarme en el objetivo.

    -Wave ¿Sabes dónde queda el centro del bosque?-pregunté tras varios minutos de caminata.

    -Claro que sí, queda cerca del viejo castillo de las princesas-respondió Wave con toda tranquilidad.

    -¿Cuánto falta?

    -No mucho, está al otro lado de ese puente-respondió Wave deteniéndose en un pequeño claro con una grieta en frente y un puente que conectaba los dos extremos de la misma-Bien ¿Quién quiere cruzar primeeerooo?

    En ese momento Wave fue alzada por los aires por lo que parecía ser una liana negra con púas azules.

    -¡Wave!-grité retrocediendo unos pasos para mantener la distancia entre la extraña planta y yo-Gilda usa tus…-mi frase fue interrumpida por la sensación de algo enredándose en mi casco izquierdo trasero y un segundo después me encontraba suspendido de cabeza a unos tres metros del suelo siendo agitado de lado a lado-¡Gilda corta las lianas con tus garras!

    Gilda intentó acercarse a las lianas que nos sostenían a Wave y a mí, pero esta fue rodeada por más lianas las cuales intentaban agarrarla, forzándola a luchar contra ellas con sus garras y evitando que se pudiera acercar a nosotros.

    -¡Suficiente!-gritó Wave tele transportándose al lado de Gilda y creando un campo mágico protector sobre ellas. Un brillo magenta me cegó por unos instantes y lo siguiente que supe es que estaba en el suelo al lado de Wave, en ese instante pude ver el campo expandirse velozmente desintegrando todo a su paso. Para cuando el campo se desvaneció los Rogues estábamos en el centro de un cráter humeante.

    -¿Qué fue eso?-pregunté viendo a Wave.

    -Ni idea, jamás había visto una planta como esa, mucho menos haber leído de una así…En fin, nada de que preocuparse, si aparecen más simplemente las desintegraré; creo que por seguridad deberíamos volar sobre la falla, el puente no se ve muy estable, al otro lado del castillo se debe de encontrar el centro del bosque, en el jardín este, ahí está nuestro objetivo-explicó Wave señalando la grieta seguidamente el castillo de las princesas el cual estaba no muy lejos de la falla.

    -¿Crees que la ausencia de criaturas se deba a esas plantas?-pregunté incorporándome del suelo.

    -Probablemente, sigamos.

    El antiguo castillo de las princesas era inmenso, era ligeramente más grande que el de Canterlot, poseía una sola estructura compuesta por varias torres y edificios, tenía un jardín interno y más de seis pisos además de poseer los restos de una muralla que antes marcaba el perímetro de los jardines del castillo. Rodeamos el mismo volando hasta llegar al otro lado donde se encontraba el jardín este, este tenía una gran grieta el cual lo atravesaba y dividía en dos, avanzamos hasta detenernos en frente de la grieta.

    -Parece ser que las lianas negras provienen de ahí-comentó Gilda señalando la gran cantidad de lianas que surgían de la grieta.

    -Sí, bueno…¡Vamos!-dijo Wave lanzándose a lo profundo de la grieta.

    -Pero ¡¿Qué haces?!

    -En la pista decía “En el centro del error, en la grieta de la esperanza, donde no llega la luz, busca el brillo armónico, ahí encontraras el árbol de la armonía”-Aclaré acercándome a la orilla de la grieta.

    -Pero ¿Qué garantía tenemos de que sea la grieta?

    -Ninguna, pero revisaremos cada falla del área si hace falta-respondí volando hacía la profundidad de la grieta.

    La falla era más profunda de lo que pensé, tanto así que me tomó unos cinco segundos cayendo en picada el llegar al fondo. La grieta era oscura, la única razón por la cual podía ver algo era por la visión nocturna del Gear, la falla estaba llena de lianas negras, pero ninguna parecía tener interés alguno en nosotros, pocos segundos después se nos unió Gilda. Wave colocó un campo mágico alrededor de nosotros y proseguimos con la caminata. El suelo de tierra era frío y pálido (producto de la ausencia de los cálidos rayos del sol), recordaba a las lápidas del cementerio. Avanzamos hasta llegar a la entrada de una cueva: la cueva era grande, poseía múltiples estalactitas y estalagmitas al igual que varios caminos, unos eran estrechos, otros amplios, otros sinuosos y otros rectos.

    -Jefe ¿Y si nos perdemos?-preguntó Gilda con un tono de preocupación en su voz.

    Entendía el disgusto de Gilda hacía las cuevas, a mí me incomodaban por el simple hecho de que podían ser el hogar de Dragones, por su parte Gilda las detestaba por un incidente hace muchos años, fue en una excursión del campamento de vuelo, era una recompensa por el gran desempeño del curso de Gilda y Rainbow, Gilda insistió en explorar una de las cuevas del lugar y logró convencer a Rainbow de seguirla, ambas terminaron perdidas en la cueva por 24 horas hasta que un grupo de rescatistas las encontraron, desde ese día Gilda (y muy probablemente Rainbow) se ha mostrado incómoda al explorar cuevas.

    -No lo haremos-se me adelantó Wave-He dejado un rastro mágico desde que bajamos a la grieta y en caso de que pierda el rastro siempre puedo tele transportarnos fuera.

    -Ya veo…

    Gilda no parecía convencida del todo, pero si se le notaba más calmada. Mientras vagábamos por la fría cueva no paraba de pensar en la antigua base de los Rogues. En total los Rogues hemos tenido dos bases, la base actual que se hallaba White Tails Woods y la antigua base que se hallaba en Smokey Mountain, el lugar donde murieron mis padres. La antigua base era mucho más grande que la actual, en esa época Wave prefería los lugares amplios, no fue hasta el día del incidente que Wave aprendió a apreciar las cosas más pequeñas y compactas.

    -Jet, por ahí-dijo Wave sacándome de mis pensamientos mientras señalaba hacía la profundidad de la cueva. Ahí, a unos metros de distancia se podía ver un haz de luz.

    -¿Crees que eso sea lo que buscamos, Jefe?-preguntó Gilda

    -Bueno, no lo averiguaremos parados aquí-respondí encaminándome hacía la luz.

    A medida que me acercaba a la luz notaba que esta no era natural, era azul y algo opaca. Emocionado, apresuré el paso y me adentré en la luz. Estaba en un área grande de la cueva, aunque tras observar detenidamente me dí cuenta de que era otra entrada de la misma, la entrada tenía plantas en los lados de la cueva, cristales en las paredes daban brillo y color a las paredes de la cueva, gotas de agua caían del techo llenando la sala de pequeños charcos y en el centro de la entrada se encontraba un gran árbol, sin hojas, con seis huecos de formas extrañas, era blanco opaco, emanaba una luz deprimente y una enredadera negra cubría todo su extensión.

    -El árbol de la armonía-dije acercándome al mismo.

    -¿No se ve un poco…raro para ser un árbol?-preguntó Gilda entrando al lugar junto con Wave.

    -Sí, déjame verlo más de cerca-comentó Wave desintegrando la liana que se hallaba alrededor del árbol y acercándose a examinarlo. A medida que Wave observaba el árbol yo buscaba exhaustivamente algún grabado en las paredes de la cueva.

    -Jet, mira esto-me llamó Wave.

    Decidí darme por vencido y ver que quería mi compañera.

    -¿Qué pasó, Wave?-pregunté acercándome a ella.

    -Ponte al otro lado del árbol-comandó Wave, orden que obedecí-¿Qué vez?

    -Un árbol semitransparente-respondí.

    -¿Y ahora?-preguntó Wave iluminando con su cuerno el árbol. Dentro del árbol parecía haber una especie de mecanismo, podía ver cables y conexiones.

    -No es un árbol, es una máquina-explicó Wave.

    -Y…¿Qué hace?-pregunté observándolo detenidamente.

    -Ni idea, lo que sé es que esos huecos tienen formas muy peculiares y familiares.

    Tenía razón, la forma de los agujeros me resultaba increíblemente familiar, pero no lograba ubicarlo.

    -¿Todavía no las reconoces?

    -No, las he visto, pero no logró recordar donde-me quejé observando con detenimiento las figuras de los huecos.

    -Jet, esa es la forma original de los elementos.

    Un silencio reinó en la cueva, reinó mientras procesaba lo que había dicho, luego reinó por un rato más mientras procesaba que responder y luego reinó por unos segundos más para añadir una pausa dramática a mi respuesta.

    -Antes de robar los elementos y volver a perder la confianza de todos quisiera saber qué hace el “árbol”.

    -Uff-dijo Wave sabiendo que no se la había puesto fácil, sin embargo esbozó una sonrisa, a fin de cuentas a Wave le gustan los retos-Dame un par de horas.

    ***

    La oscuridad era hermosa.

    -J…

    No era fría ni solitaria como todos creían, era cálida y acogedora.

    -Jet…

    No obstante algo me incomodaba, la quietud, había demasiada, era un silencio absoluto, sabía que algo no andaba bien.

    -Jet…

    Una voz profunda me llamaba. Lentamente abrí los ojos, me encontraba en una sala grande, pilares inmensos formaban bóvedas que sostenían el techo sobre mí. Marcos de arcos sostenían vitrales de colores en las paredes, paredes agrietadas y cubiertas de arena, en ese momento me percaté de la arena, había mucha en la sala, formaba grandes montículos en el suelo y cubrían gran cantidad del suelo de piedra y al fondo de la sala se hallaban dos tronos, el de la izquierda era de oro, poseía varias joyas y un grabado de la realeza babilonia, el otro era negro con púas, con detalles dorados y cristales que parecían tener lava en su interior, pero lo que más me llamó la atención era la sombra sentada en el trono negro. Era la sombra de un poni, mejor dicho de un pegaso, el pegaso estaba acostado de lado en el trono, su cabeza se recostaba en uno de los brazos del trono mientras sus cascos guindaban libremente al otro extremo. Unos ojos dorados aparecieron en su cabeza, me observaban detenidamente, analizándome, juzgándome. La figura se incorporó del trono lentamente y empezó a acercarse, no me podía mover, mis cascos y alas no respondían.

    La sombra se acercaba.

    Había algo en sus ojos, algo que me aterraba y me atrapaba, haciéndome imposible dejar de verlos.

    La sombra estaba cerca.

    En esos ojos dorados podía ver ira, dolor, muerte, sufrimiento, pero sobre todo ira.

    La sombra estaba frente a mí.

    Cerré los ojos en espera de que pasara lo que fuera a pasar.

    -¡Jet, despierta!

    Abrí los ojos nuevamente para ver a Wave y Gilda frente a mí, estaba de regreso en la cueva.

    -¿Qué pasó?-pregunté levantándome del suelo-¿Cuánto tiempo dormí?

    -Dormiste unos 15 minutos…ya sé que hace el árbol-dijo Wave acercándose al mismo-Mantiene la magia del bosque a raya para que no pasen cosas como las lianas negras-explicó Wave-pero no solo hace eso, tiene un receptor y emisor de magia, tele transporta a los elementos.

    -¿A dónde?

    -No sé, pero podemos ponerle un rastreador y averiguarlo.

    -Bien…ahora solo faltan los elementos-dijo Gilda ayudándome a incorporarme.

    -Sí, creo saber como obtenerlos…

    ***

    El cielo nocturno en Ponyville era hermoso, nunca me cansaré de decirlo, admiraba el cielo nocturno en un vago intento por despejar mi mente. Llevaba las últimas horas de la noche pensando en como preguntárselo “¿Qué pensaría?” “¿Cómo reaccionaría?” Eran algunas de las dudas que rondaban mi mente. El problema radicaba en qué hacer si se negaba. No tenía ni idea.

    -Jet, es bueno verte-escuché una voz familiar.

    -Luna… es bueno verte también-respondí volteándome a verla-¿Cómo estás?

    -Bien, algo atareada con ciertos asuntos de Equestria, pero ¿Y eso que me llamas a las 10 de la noche? No tengo problema en venir, pero es la primera vez que me llamas tan temprano y con tanta urgencia-preguntó Luna dándome un abrazo.

    -Tengo ciertos asuntos que resolver, pero ¿No que Celestia se ocupaba de los asuntos más importantes?-pregunté devolviéndole el abrazo.

    La relación entre Luna y yo se había desarrollado mucho desde el día en que descubrió como murieron mis padres, desde entonces todas las noches viene a la misma nube donde me recuesto a admirar su trabajo y conversa conmigo, nos hemos hecho grandes amigos, aunque hay veces en que más que una amiga parece una madre, será la hermana menor de las dos, pero es realmente sabia, da muy buenos consejos y sabe que decir y hacer para levantar el ánimo.

    -¡Oye! Dame más crédito por lo que hago, yo también tomo decisiones importantes-replicó Luna soltándome.

    -Nunca e infravalorado tu trabajo, solo que me resulta extraño oír que te quejes del trabajo.

    -Sí, Celestia ha puesto más confianza en mí, estaré ocupada con el papeleo y las relaciones de ciertos países, pero no te preocupes, veré que hacer para que nuestras charlas nocturnas se mantengan, incluso si significa cometer el terrible y peligroso acto de levantarme temprano.

    -No hace falta, podemos dejar las charlas de un lado por un tiempo, no tengo problema…

    -No, no, no, no. Estas charlas son muy valiosas para mí, eres el único poni que no forma parte de los elementos o de la realeza con quien tengo contacto, además eres mi mejor amigo.

    -¿En serio? Creí que esa era Twilight.

    -La superaste hace mucho, casi no hablo con nadie salvo mi hermana debido a ser nocturna, por lo general las noches son algo aburridas ya que no hay mucho que hacer salvo meterse a chismear en los sueños de los ponis o dar una que otra lección de vida, pero tu te sientas aquí todas las noches a escuchar de mis problemas y compartir conmigo, realmente esta amistad significa mucho para mí y me rehuso a dejar que este tiempo que compartimos se pierda.

    -Gracias…Supongo…

    -¿Qué te pasa, Jet? Te noto algo…distraído ¿Algo te molesta?

    -Sí, veras…

    -Vamos, dime, no hay nada que temer-insistió Luna.

    -Luna, necesito un favor, el más grande hasta ahora, si dices que no lo entenderé.

    -Pero ¿Qué necesitas?

    -Necesito…Los elementos.

    Un silencio incómodo se produjo por unos segundos, Luna agachó la cabeza y suspiró.

    -¿Para?

    -Para usarlos en el árbol de la armonía.

    -Jet, dime toda la verdad-pidió Luna haciendo enfasis en la palabra toda.

    -Para eso y descubrir una pista relacionada con Babylon Garden.

    Luna volvió a suspirar.

    -Ya vengo-y tan pronto como terminó la frase desapareció en un destello azul.

    -Jet ¿Ya tienes los elementos?-escuché la voz de Wave provenir del comunicador del casco.

    -No, pero supongo que los tendré pronto-respondí.

    -¿Supones?

    -Sí, supongo.

    -Mándale saludos a Wave-dijo Luna tomándome por sorpresa. Junto a ella se encontraba un pequeño cofre-Aquí están los elementos, regresenmelos lo antes posible, si puede ser antes del amanecer, mejor.

    -Mientras no surja ningún inconveniente… deberíamos de regresártelos en un par de horas-dije mientras luna colocaba el cofre en mi espalda-Gracias.

    -Cuídate, Jet y ten cuidado en el bosque.

    -Siempre-respondí bajando de la nube y comenzando la caminata hacía la grieta donde estaba el árbol-Wave, ya tengo los elementos, voy para allá-dije a través del comunicador.

    -Bien, nos vemos acá-se despidió Wave cortando comunicación.

    ***

    La cueva del árbol de la armonía era un laberinto y no uno como los que venían en las cajas de cereales o juegos para niños, era más bien uno como el laberinto del fauno (Laberinto de gran tamaño ubicado en el reino Grifing), laberinto en el cual me perdí. A medida que esperaba que Wave me encontrara observaba la cueva con detenimiento.

    La zona donde estaba era pequeña, había dos entradas, una en el lado norte y otra en el este, un pequeño lago formado por el constante goteo de agua del techo cubría gran parte de la sala y habían estalagmitas a lo largo del techo.

    -¡Jet!-resonó la voz de Wave en la sala.

    -¡Wave, aquí estoy!-respondí al llamado levantándome del suelo.

    -Jet, ahí estás ¿Cómo te perdiste?

    -Supongo que tome un giro errado en alguna de las intersecciones de la cueva.

    -Debiste esperarme o como mínimo usar la función de radar de tu Gear, se supone que te da un mapa del lugar además de indicar cualquier cosa que se mueva en un diámetro de 30 metros.

    -Lo usé, pero no me mostró donde estaban tu y Gilda cuando estaba en la intersección, tenía que tomar una decisión y era una probabilidad de 50/50. En fin ¿Nos vamos?

    -Sep, nos vamos-dijo Wave tomando el cofre con su magia. Un brillo magenta me cegó por unos segundos y una vez desapareció estábamos en la sala del árbol.

    Lo primero que notamos Wave y yo fue la ausencia de Gilda en el lugar, lo segundo fue la preocupante cantidad de lianas negras en el lugar y lo tercero el brillo que emanaban los elementos y los huecos del árbol, era obvio que estos querían regresar al mismo.

    -Jum, Wave ¿Gilda no estaba aquí contigo?-pregunté a mi compañera retrocediendo un par de pasos mientras las lianas comenzaban a moverse.

    -Tu los has dicho, estaba-replicó Wave cubriendo el cofre con los elementos con un campo protector.

    -¿Gilda?-llamé a mi compañera obteniendo como respuesta un sonido similar al de alguien amordazado. Alcé la vista para ver el techo de la cueva lleno de lianas negras y a Gilda luchando contra estas-Waaaave-por segunda vez fui sostenido por las lianas negras las cuales me amarraron contra el techo y comenzaron a envolverme.

    -¡Wave, pon los elementos en el árbol!-escuché a Gilda gritar. Giré la cabeza para ver a Gilda liberarse de las lianas con sus garras.

    Wave sacó los elementos del cofre y los sostuvo con su magia, acercándose velozmente al árbol, pero a medida que ella se acercaba a este pude ver una serie de lianas negras seguirla. Traté de advertirle, pero las lianas mantenían mi hocico cerrado. Pude ver a Wave ser agarrada por sus cascos traseros por las lianas las cuales comenzaron a halarla hacía un agujero en el suelo con la intención de enterrarla viva. A medida que Wave era halada hacía la tierra ella intentaba colocar los elementos en el árbol, pero en lo que los iba a poner una liana se enredó sobre su cara, cegándola y haciendo que rompiera su concentración con los elementos y estos cayeran al suelo.

    -Allá voy, Jet-escuché a Gilda decir. Empecé a hacer ruido en un intento por comunicarme con Gilda, no sirvió de nada-¿Qué?-preguntó Gilda cortando las lianas alrededor de mi hocico.

    -¡Salva a Wave!-le indiqué.

    -Pero…

    -¡Sin peros, es una orden, ve y salv…!-mi frase se vio interrumpida por otra liana alrededor de mi boca.

    -Aguanta, Jet-dijo Gilda bajando a ayudar a Wave.

    Gilda cortó con sus garras las lianas que sostenían a Wave. Wave por su parte más que alejarse de las lianas estaba más centrada en quitarle los elementos a las lianas y colocarlos en el árbol. En ese momento sentí una liana enredarse alrededor de mi cuello, apretando cada vez más y más fuerte, estrangulándome lentamente. No podía respirar, la visión se me nublaba y el cuello me ardía, estaba a punto de desmayarme, cerré los ojos por un breve periodo de tiempo y al abrirlos pude ver un arco iris de colores, lo siguiente que supe es que caía. No tenía aire para ver, mucho menos para volar, sin embargo la colisión con el suelo nunca llegó, tras recuperar el aliento y mis sentidos descubrí que estaba flotando de cabeza a pocos centímetros del piso envuelto en un brillo magenta.

    -Jet ¿Estás bien?-preguntó Wave con preocupación en su voz.

    -“¡Claro que esta bien! Solo fue casi estrangulado por una planta”-dijo Gilda derrochando sarcasmo.

    -¿Qué pasó con las plantas?-pregunté en voz baja ya que la energía no había vuelto a mí en su totalidad.

    -El árbol las destruyó-explicó Gilda señalando el árbol con una de sus garras mientras Wave me colocaba cuidadosamente en el suelo sobre mis cascos.

    -¿Por qué no han sido tele transportados los elementos?-pregunté ya en un tono de voz normal.

    -El mecanismo tiene una de las conexiones rotas, no le llega suficiente energía, pero no te preocupes, después de colocar el rastreador a los elementos yo le daré la energía restante-explicó Wave dirigiéndose a colocar los rastreadores.

    En el momento en el que Wave colocaba los rastreadores el sonido de algo moverse en la cueva tras de nosotros llegó a los oídos de todos.

    -¿Oyeron eso?-preguntó Gilda.

    -Sí, Wave quédate colocando los rastreadores, Gilda y yo revisaremos-indiqué caminando hacía la profundidad de la cueva.

    Gilda y yo empezamos a barrer la zona de la cueva, revisando detrás de cada roca y cada esquina de la cueva.

    -¿Ves algo?-pregunté a través del comunicador para no alzar la voz a la vez que revisaba detrás de una estalagmita.

    -Nada ¿Y tú?-preguntó Gilda también a través del comunicador.

    -No, na…-en ese momento escuché un suspiro provenir de detrás de la estalagmita. Velozmente asomé la cabeza para ver…nada. No estaba convencido, sabía que había escuchado algo, pero en lo que iba a empezar a revisar exhaustivamente la zona…

    -Listo, ya puse los rastreadores en los elementos-dijo Wave a través del comunicador.

    -Bien, vamos para allá-respondí sabiendo que era más importante salir de esto lo antes posible, además, si algo o alguien nos atacaba los Rogues sabíamos como defendernos.

    -¿Encontraron algo?-preguntó Wave una vez regresamos a la sala con el árbol.

    -Nop, nada, entonces ¿Está todo listo?

    -Sí, así es, activaré el sistema-respondió Wave colocando su cuerno en una parte del árbol encendiendo el mecanismo y haciendo desaparecer los elementos-Bien, veamos a dónde se fueron…-En ese momento el rastreador conectado con los cascos mostró… absolutamente nada-Que raro, no aparecen…

    -Jum…¿Será que están fuera de rango?-sugirió Gilda

    -En tal caso los elementos están fuera del planeta, el rastreador está conectado con un satélite, no, es más probable que todavía estén viajando a su destino, el cual debe quedar lejos.

    -¿Viajar a su destino, no se supone que la tele transportación es instantánea?

    -La tele transportación a un lugar a menos de un kilómetro es instantánea, a mayor distancia toma unos segundos y…¡Ajá! Ahí están-dijo Wave en lo que aparecieron en el visor, en el indicador de objetivos seis puntos que señalaban donde estaban los elementos-Parece ser que se esparcieron por Equestria-comentó Wave al ver la gran distancia que había entre nosotros y los elementos.

    -¿No hay forma de traerlos de vuelta?-pregunté

    -No… En retrospectiva no pensamos mucho los detalles del plan…

    Solté un suspiro, esta sería una noche larga.

    -¿Cuánto tardaremos en recuperar los elementos?

    -Si empezamos a buscarlos ahora mismo terminaremos de buscarlos a la madrugada del día siguiente.

    -Muy bien…el elemento más cercano está a un par de kilómetros al este, iremos por ese primero-dije viendo el elemento más cercano en mi visor. Bien, veamos a dónde nos llevan los elementos-dije pasando de largo el árbol y saliendo de la entrada de la cueva para ingresar de regreso en el bosque. Estaba ansioso por descubrir que conexión había entre los elementos y Babylon Garden y lo quisiera o no iba a descubrirlo en las próximas horas.

    Capítulo 23

    Gigan Device

    Capítulo 23


    Gigan Device


    El cielo estrellado daba una sensación de serenidad al ambiente, estaba despejado, libre de nubes, de manera que uno podía apreciar la belleza del mismo, las estrellas titilaban perezosamente como si no tuvieran ganas de proporcionar su hermoso detalle a la belleza del cielo nocturno, la luna proveía de iluminación a Equestria con su luz tenue, la brisa nocturna se deslizaba en el aire nocturno como si de un susurro se tratara trayendo frescura al ambiente nocturno. Me encontraba en una zona rocosa, llena de montañas de piedra, caminos de piedra, estructuras de piedra, formaciones de piedra y un inmenso lago de agua (obvio, no van a ser de piedra), las montañas rocosas formaban una especie de barrera que marcaban la extensión de lo que según un cartel era Gigan Rocks.


    Me encontraba en la cima de una de las montañas observando los diversos caminos de piedra que atravesaban la especie de lago el cual media 371.000 Km cuadrados de superficie que se formaba a causa de las montañas y las diversas desembocaduras de ríos a lo largo de la extensión de Gigan Rocks.


    Estaba cansado de los abismos, hacía una horas un grupo de lianas negras casi me mataban en uno y ahora me veía forzado a explorar otro con la diferencia de que este tenía caminos, puentes y túneles de piedra, la forma en la que los caminos estaban formados daba a entender que este lugar servía como atracción turística (eso y que el cartel decía que era una de las maravillas de Equestria).


    -Bueno, el elemento está en algún lugar de esa formación rocosa-explicó Wave señalando a una formación rocosa alta en el lago a unos 4680 kilómetros-Si volamos a una velocidad de 1300 metros por segundo llegaremos en una hora, no es problema, todos aquí hemos llegado a esa velocidad aunque a algunos nos cueste más que otros-dijo Wave viendo a Gilda.


    -¿Qué tratas de decir?-preguntó Gilda cruzándose de garras.


    -Que eres la más lenta del grupo, mientras que Jet ha llegado volar a 3410 metros por segundo y yo he llegado a los 1700 tu esforzándote al máximo llegas a los 1315 metros por segundo, unos cinco metros más rápido que Applejack con el hechizo de Velocidad 15 menos que Twilight y 2085 más lento que Rainbow. Eres la más lenta de los Rogues tanto física como mentalmente-dijo Wave en un intento por hacer molestar a Gilda, la cual respondió con su típico “Meh” que le da a entender a Wave que no le importa haciéndola molestar profundamente. Wave detestaba que al insultar a alguien no se molestaran, trabajaba mucho en su forma inteligente de insultar como para que no apreciaran el mismo y se enojaran, Wave decidió respirar hondo y proseguir con su charla-En fin, vamos andando.


    Inmediatamente Wave terminó su frase los Rogues tomamos vuelo. El viaje fue silencioso en su mayor parte, el único sonido provenía del batir de nuestras alas en el aire nocturno. A medida que avanzábamos por el lago no podía dejar de pensar en la similitud de los caminos rocosos con una pista de Extreme Gear.


    «Sería un excelente circuito de Extreme Gear»


    Tras una hora de vuelo a altas velocidades logramos llegar a la formación rocosa en medio del lago. La formación constaba de una montaña pequeña de piedra con forma de domo que que se hallaba a un lado del camino.


    -Bien, el elemento esta dentro de la piedra, ahora ¿Cómo llegamos a él?-preguntó Wave a nadie en particular mientras pensaba en una forma de ingresar.


    -¿Qué es eso?-preguntó Gilda señalando una parte del domo de piedra que se hallaba bajo el agua. Era cierto, se podía ver algo ahí, activé la visión nocturna de mi Gear para ver de que se trataba.


    -Parece una especie de entrada bajo el agua-comenté observando el gran hueco en la piedra.


    -Vengan-indicó Wave que nos acercáramos mientras ella se acercaba al agua. Una vez al lado de ella nos cubrió con una esfera mágica y nos sumergimos en el agua ingresando por la cueva submarina. La cueva era más como un túnel que iba en ascenso hasta salir del agua y una vez fuera del agua, Wave desactivo el campo mágico y nos colocó con suavidad en la superficie de roca. Ascendimos por el camino hasta salir del túnel. Estábamos en una sala redonda y hermosa, árboles de sakura surgían de las paredes y se hallaban a los lados de un puente de piedra que conectaba el túnel de entrada con la zona donde estaba el elemento el cual se hallaba colocado sobre un pedestal de cristal, debajo del puente se encontraba un pequeño riachuelo lleno de peces Koi, pilares a los lados del puente formaban arcos hermosos de color rojo con bordes de oro y la tenue iluminación del lugar provenía de la luz de la luna la cual se colaba por el techo el cual resultó ser un domo de cristal que por fuera aparentaba ser de piedra.


    -El elemento de la honestidad…-dije observando el collar con las tres manzanas naranja.


    -Ok, vamos por…


    -No vallamos más rápido de lo que debemos-interrumpí a Gilda antes de que se lanzara hacía el elemento-Wave.


    -No detecto trampas mágicas o mecánicas, la habitación parece ser segura excepto un campo inhibidor de magia alrededor del pedestal de 4 metros de diámetro, a demás es inmune a magia externa, todo lo que entre en él queda fuera de mi alcance-explicó Wave mientras el visor en mi casco señalaba el campo mágico y lo hacía visible para mí.


    -Bien…quédense aquí-comandé avanzando lentamente por el puente, sabía que los babylon no hubieran puesto un campo inhibidor de magia de gratis, era más que obvio que la función del mismo era evitar que usaran la magia para escapar del lugar. Me detuve ante el campo inhibidor y volteé a ver a mis amigas.


    -Jefe, no creo que sea buena idea…


    -No soy tonto, Gilda. Sé que esto es claramente una trampa, pero si tenemos que activarla para llegar al elemento es mejor que solo uno quede atrapado, además, con ustedes fuera de la trampa será más fácil para mí salir de esta-expliqué mi razonamiento. Tomé una gran bocanada de aire y lentamente ingrese al campo. No pasó nada. Manteniendo mi lentitud me dirigí hasta el pedestal donde estaba el elemento y una vez frente a este pude ver que el pedestal tenía un teclado con diez botones, cada uno tenía un símbolo babilónico con diferentes significados-Hay un teclado aquí, Wave. Supondré que es para desactivar la seguridad que protege al elemento ¿Crees que pueda hackearlo?-pregunté buscando con mi Gear alguna señal inalámbrica o forma de conectar con el sistema de seguridad.


    -Es posible, pero en tal caso es mejor que lo haga yo-respondió Wave acercándose al pedestal


    -No, quédate ahí, no cruces el campo, yo lo haré, por algo me enseñaste a hackear ¿No?-dije encontrando un punto de acceso y entrando al sistema.


    -Pero a duras penas lo logras y estoy segura que este sistema te detectará en poco tiempo.


    -Bien, hagamos esto: tu hackeas a través de mi Gear, así no tendrás que comprometer tu seguridad ingresando al campo y podrás hacer lo tuyo-sugerí mientras activaba la antena interna de mi Gear que permitía la comunicación entre Wave y yo.


    -Ok, comencemos-dijo Wave mientras en el visor de mi Gear aparecían un montón de lineas de código. Hackear era un arte, no cualquiera podía hacerlo, el hackeo consistía principalmente de hallar una vulnerabilidad y explotarla para poder acceder al sistema, era más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo Wave se encontró con el primer problema pocos segundos después de haber establecido una conexión con la computadora y la única razón por la cual lo supe fue porque podía ver lo que hacía por mi visor-Em…no creo poder hackear esto en poco tiempo-dijo Wave viendo el lenguaje Babylon-la estructura es algo que jamás he visto y no entiendo los símbolos…


    -Yo sí-dije mirando las líneas de código-dime que buscar y yo te lo marco-dije mirando el código.


    -Bien…debes buscar algo con lo que podamos hackear, una vulnerabilidad, busca algo como la consola, veamos si podemos acceder a esta para poder darme los permisos que necesito para cambiar la contraseña de seguridad-indicó Wave lo que debía hacer mientras comenzaba a leer línea de código por línea. Me tomó unos minutos, pero lo encontré.


    -Aquí está-dije ingresando al sistema y siendo capaz de ingresar a los archivos.


    -Bien, veamos…consola, consola, consola… ¿Es esto la consola?-preguntó Wave viendo el único archivo con un símbolo.


    -Sí, ese es-confirme al leer el símbolo cuyo significado era precisamente consola. Wave abrió el programa y se detuvo ahí.


    -Ok, jet, necesito adquirir permisos de administrador, por lo que he visto hasta ahora, este debería ser el equivalente al comando que busco-dijo Wave ingresando una pequeña serie de símbolos junto con signos de puntuación Babylon.


    -Tú eres la hacker, no yo.


    -Crucemos los cascos y esperemos que funcione…-Wave ingresó la línea de código y acto seguido la computadora regresó unos símbolos y valores.


    -Wave…adquiriste los permisos de seguridad Deflev 5, no sé que nivel de seguridad es ese, pero algo es algo.


    -Bien, veamos si puedo cambiar la clave de seguridad con esto...¡Ajá! Listo, la clave de seguridad es esta-dijo Wave mientras en mi visor se mostraban los símbolos que debía poner.


    -Bien…aquí vamos-dije tecleando la contraseña en el pedestal, una luz verde surgió del mismo y unos símbolos surgieron enfrente del pedestal que decían “Acceso garantizado”. Esbocé una sonrisa y tomé el elemento del pedestal sin problema alguno-Se los dije, fá…-En ese momento mi frase se vio interrumpida por el pedestal tras de mí volando en miles de pedazos, la fuerza de la explosión me empujó un par de centímetros hacía atrás haciendo que el elemento se cayera de mis cascos, inmediatamente me acerqué a tomarlo y fue en ese momento que me percaté que el campo mágico se había vuelto sólido y estaba empezando a reducirse de tamaña destruyendo todo a su paso. Gilda se abalanzó sobre el campo he intentó destruirlo a golpes sin mucho éxito. Inmediatamente comencé a buscar una salida, quizás desactivando el sistema de seguridad, nuevamente activé la antena de mi Gear en un intento por re conectarme con el servidor y hackearlo, no obstante la conexión no aparecía, supuse que la antena se hallaba en el pedestal que ahora se encontraba esparcido en cientos de pedazos en el piso.


    Las paredes se cernían sobre mí, aplastando todo a su paso, estaban peligrosamente cerca. Fue en ese momento que me percaté de que Wave estaba centrada en hacer algo, tenía los ojos cerrados y su cuerno brillaba, en ese momento un brillo magenta me envolvió por unos segundos antes de desvanecerse, lo comprendí: Wave estaba intentando sacarme del campo con su magia. Opté por quedarme quieto para facilitarle la tarea, nuevamente el brillo magenta me envolvió pero esta vez por más tiempo, no obstante no lograba durar lo suficiente como para sacarme del domo. Las paredes del mismo estaban a centímetros de mí forzándome a retroceder hasta chocar con la otra pared del domo. El brillo magenta me volvió a cegar pero no lograba sacarme, una sensación curiosa llenó mi estómago, sensación a la cual ya estaba acostumbrado, era la misma que sentía cuando el robot en Babylon casi me mata, era la misma que sentía cuando algo salía mal en un plan, era un cosquilleo incómodo acompañado de un sudor frío en la frente y nuca. Mi mente era un caos, un revoltijo de emociones encontradas me traían confusión, miedo, frustración, tristeza, no me decidía cual sentir así que decidí sentir todas las emociones, me empecé a preocupar, no podía morir, no aún, si hubiera cumplido el sueño de mis padres antes no tendría problema con morir, pero no lo he hecho, en ese momento un brillo naranja me envolvió y quedé sumido en las sombras.


    ***


    Estaba perdido y a la vez no, reconocía el lugar donde me encontraba y aún así me era desconocido. Estaba en el castillo de Canterlot y al mismo tiempo no lo era, se veía como Canterlot, pero no se sentía como Canterlot. Los altos y largos pasillos carecían de su brillo natural, un aura de abandono cubría cada rincón del mismo y se podía saborear la soledad.


    Lentamente comencé a explorar los pasillos del castillo en busca de alguien, no encontré a nadie, no obstante tenía la sensación de que no estaba solo, sabía que si lo estaba, había revisado cada rincón del castillo dos veces, pero la sensación se rehusaba a irse, a medida que exploraba el castillo lanzaba miradas fugaces a mis alrededores en busca de ese “alguien” o pero aún “algo” que estuviera conmigo, le prestaba más atención a los sonidos a mi alrededor pero no lograba escuchar nada. Mientras anochecía en el castillo y las sombras se alargaban más inseguro e incómodo me sentía, lo peor era que con la llegada de la noche más sentía que no estaba solo y no era “algo” eran muchos “algo”, ahora estaba seguro de no sentirme solo, me sentía acosado por una multitud de criaturas invisibles y desconocidas. Empecé a recorrer los pasillos a un paso más acelerado en busca de un lugar donde ocultarme, pero sentía que “ellos” estaban en todos lados, el terror alcanzó su clímax cuando empecé a escuchar susurros.


    -¡¿Quién está ahí?!-pregunté volteándome a encarar los susurros los cuales cesaron. En ese momento me percaté de la sombra de un poni al lado de la mía, velozmente me giré, nada, no había nada, no obstante la sombra estaba ahí. De improviso, la sombra se empezó a deformar, alargándose en los cascos y el cuello, en ese momento la sombra empezó a salir del suelo y materializarse en una criatura tridimensional. Comencé a alejarme de la sombra en retroceso hasta salir del pasillo, solo para tropezar con algo, volteé la cabeza para ver a un poni hecho de sombras, con cascos delanteros inmensos, una cabeza plana, cuernos de toro y un par de ojos dorados. No lo dudé por un segundo, tomé vuelo y empecé a huir, era valiente más no estúpido, no me podía enfrentar a esas cosas sin saber antes que eran y como derrotarlas. A medida que volaba por los pasillos de Canterlot podía ver a lo largo de los mismos múltiples criaturas similares pero diferentes entre sí, todas eran versiones de ponis deformes, hechos de sombras y todas poseían un par de ojos dorados. No podía negarlo, tenía miedo hasta cierto grado, el resto del ángulo estaba molesto, pero eso era lo de menos, estaba en un castillo a oscuras donde las sombras cobraban vida y en ese momento el batido de otras alas llegó a mis oídos, giré la cabeza para ver a unas cuantas sombras de pegaso siguiéndome.


    Velozmente busqué una salida del castillo, pero las ventanas ni se abrían ni se rompían. Las sombras me estaban alcanzando (No es como si pudiera arriesgarme a volar tan rápido en espacios tan estrechos y curvas tan cerradas, menos aún cuando me causan problemas las curvas), las podía sentir respirándome en la nuca. En eso llegó esperanza, una puerta al final del pasillo, ya sin la limitante de las curvas volé a toda velocidad, dejando a las sombras atrás, abrí la puerta de un golpe y la cerré en ese mismo instante, empecé a buscar algo con que bloquear la puerta, pero la misma había desaparecido dejando en su lugar una pared. Pude respirar con relativa tranquilidad, estaba atrapado en esta sala pero al menos las sombras ya no me podían seguir o eso creía, alcé la vista para ver que me encontraba en la sala de trono de Canterlot, pero en vez de tener el trono de Celestia y Luna tenía el mismo trono negro con dorado de la última vez, a lo largo del pasillo había sombras, una parada al lado de otra en ambos lados del mismo. Entré en pánico por unos segundos hasta que noté que las sombras no se movían, estaban estáticas, petrificadas en su lugar. Lentamente extendí mi casco para tocar una de las sombras, una con el cuello alargado, pero en el momento que mi casco tocó la sombra una serie de imágenes inundaron mi cabeza, vi una guerra, vi un eclipse solar, me vi atado a una mesa con varios instrumentos sangrientos y vi un par de ojos dorados.


    Retrocedí un par de pasos por el impacto de las imágenes y parpadeé un par de veces. Alcé la vista del suelo para ver que la sombra se había transformado en el cadáver de un poni con el cuello dislocado y el estómago abierto. Me fue difícil contener las nauseas, giré la cabeza para no seguir viéndolo solo para encontrarme cara a cara con la sombra de antes de los ojos dorados.


    -¡Jet!


    Abrí los ojos para ver las caras preocupadas de Wave y Gilda.


    -¿Volví a quedar inconsciente?-pregunté incorporándome del suelo solo para ser abrazado por ambas.


    -Te juro que un día de estos vas a matarme con tus planes estúpidos-dijo Wave abrazándome con fuerza.


    -Y aún así funcionan…


    -Por ahora… ¿Qué pasará cuando uno de tus planes falle?-preguntó Gilda.


    -Nunca lo harán, son a prueba de bobos.


    -Como sea… Bueno, eso es un elemento menos. Vamos por el siguiente-dijo Wave soltándose del abrazo y limpiándose un par de lágrimas de los ojos.


    -¿Por cual elemento vamos ahora, jefe?-preguntó Gilda soltándome.


    -Vamos por el más lejano primero-dije encaminándome hacia la salida del lugar-Vamos a darle una pequeña visita a la princesa Candance.

    Capítulo 24

    Gigan Rocks

    Capítulo 24


    Gigan Rocks


    Unas cuantas horas antes

    Rainbow Dash P.O.V


    Algo no andaba bien, lo sentía, lo sabía, era una sensación que siempre surgía cuando alguien tramaba algo, ese alguien era Jet.


    Sabía que planeaba algo, esa era la única razón por la cual empezó a salir con Fluttershy, para ganarse nuestra confianza.


    «Pobre Fluttershy… en serio cree que Jet la ama»Pensé con tristeza miando el cielo nocturno.


    Era tarde, no sé que tan tarde, pero si que era tarde. Llevaba ya un par de horas acostado en una nube intentando despejar mi mente sin éxito alguno. Sin importar cuanto me esforzara la sensación volvía a mí.


    -Tengo que averiguar que trama Jet-me dije a mí misma levantándome de la nube en la que estaba, decidida a volver a mi hogar he intentar conciliar el sueño, pero en el momento que iba a despegar, vi por el rabillo del ojo algo moviéndose en la tierra.


    «Hablando del diablo…»Pensé al ver que lo que se movía era nada más y nada menos que Jet.


    Jet llevaba puesto su Extreme Gear y cargaba en su espalda un cofre que me resultaba muy familiar.


    «Sabía que tramaba algo»Me dije con una sonrisa «Ahora solo falta ver qué»Me dije a mí misma disponiéndome a seguirlo.


    Se notaba la prisa que tenía Jet, caminaba a paso apresurado, como si ocultara algo…Jet se dirigía al bosque Everfree, no era nada raro, siempre que venía al pueblo se paseaba por el bosque, tampoco era de extrañar que fuera a altas horas de la noche, todos los habitantes del pueblo ya sabíamos que Jet era un poni más nocturno que diurno, pero lo que realmente me ponía en duda he intrigaba era el cofre.


    «Sé que he visto ese cofre antes…pero ¿Dónde? No lo averiguaré estando aquí parada…»Razoné bajando de la nube y empezando a seguir a Jet con cuidado de que no me descubriera.


    ***


    El bosque Everfree estaba tranquilo, muy tranquilo, no había ningún ruido más allá de las pisadas de Jet y el aleteo de mis alas. No había el habitual sonido de los grillos, ni el aleteo de los insectos, o el crujir de las hojas, solo silencio absoluto.


    «Algo no esta bien…el bosque esta muy…pacífico…seguro tiene que ver con Jet…»


    Seguí a mi némesis a través del bosque, manteniendo la distancia y escondiéndome entre los árboles, este proceso siguió hasta que llegué al puente que llevaba al castillo de las princesas.


    «¿Qué planea Jet?»


    A medida que Jet cruzaba el puente no pude evitar notar el gran cráter frente al puente.


    «¿Qué pasó aquí?»Me pregunté viendo el cráter. Alcé la vista para ver a Jet viendo en mi dirección, por un segundo me congele en el lugar ¿Acaso me vio? ¿Cómo si estoy entre los arbustos? En ese momento, Jet levantó su casco saludándome con una sonrisa.


    «Maldición»Estaba a punto de salir del arbusto cuando me percaté de que al lado mío, fuera del arbusto se hallaba Pinkie saludando a Jet.


    -¡Pinkie! ¿Qué haces aquí?-pregunté molesta de que revelara mi posición.


    -Vigilando a Jet, planea hacer algo, pero no sé que…por lo que parece podría ser una fiesta sorpresa para alguien-respondió la poni sonriente metiéndose en el arbusto conmigo.


    -¿Una fiesta sorpresa? Lo dudo, pero eso no importa, le revelaste mi posición a Jet, ya no podremos seguirlo.


    -No, él no sabe que tu estas aquí y tampoco sabe que lo sigo, me encontré con él unos segundos después de que habló con la princesa Luna…


    -¡¿Habló con la princesa?!


    -Sí, hablan todas las madrugadas, las horas varían, a veces se ven de 12 de la madrugada a tres de la madrugada, otras veces se ven de 11 a tres y rara vez se ven de una a tres, suelen hablar de muchas cosas, sobre todo Luna, se llevan muy bien, son como mejores amigos aunque hay veces en que parece más una relación de madre-hijo que de amigo-amiga, supongo que es porque Luna es la que por lo general da consejos y lo consuela…


    -Sí, sí, ya entendí Pinkie ¿Qué hablaste con Jet?-pregunté interrumpiendo a mi amiga


    -Le pregunté que para qué era el cofre y me dijo que era para una sorpresa, tan sorpresa que ni yo podía ayudarlo o saber nada de ella, así que le dije que seguiría cazando mariposas en el bosque.


    -¿Cazando mariposas?


    -Sí, les tomo fotos y se las doy a Fluttershy, así lleva un control de los tipos y clases de mariposas que hay en el bosque, también le tomo fotos a otros animales como Mantícoras, Timberwolfs, Planewalkers…


    -Ok, ok, ya entendí, en fin, sigamos a Jet-dije al ver a mi enemigo alejarse de mi vista por los escombros del jardín que rodeaba al castillo.


    ***


    El viejo castillo de las princesas era grande, los grandes escombros de lo que alguna vez fue una gran muralla que separaba los jardines del castillo reforzaban este hecho, el antiguo castillo de las princesas era un lugar cuando menos misterioso, desde su construcción siempre se ha cuestionado su ubicación, no por el hecho de estar en el medio del bosque Everfree sino por ser construido sobre una serie de túneles subterráneos a los cuales la entrada se hallaba en el jardín este, la entrada a dichos túneles era un gran grieta en el suelo que dividía el jardín en dos. Muchas cosas se rumoreaban sobre la razón de construirlo sobre los túneles, unos decían que esos túneles era el lugar donde lanzaban a los prisioneros, otros que era donde reposaba la “llave de invocación”, algunos decían que era el lugar donde las princesas guardaban los elementos, pero ninguna teoría logró probar ser cierta, simplemente quedaron como teorías. Si estaba en lo correcto Jet debía de querer algo con los túneles y estaba en lo cierto. Alcé la cabeza de detrás del escombro donde nos encontrábamos para ver a Jet caminar hacía la grieta.


    -Y…¿Dónde crees que será la fiesta sorpresa?-preguntó Pinkie por enesima vez.


    Me detuve un segundo y solté un suspiro de frustración. Estaba cansada de la misma pregunta una y otra, y otra vez. Después del quinto intento desistí de hacerle entender que no era una fiesta sorpresa lo que planeaba Jet y empecé a seguirle el juego, pero lo que más me molestaba era el hecho de que lo preguntara cada cinco minutos.


    -Ya te dije que no sé, por eso lo seguimos-respondí sin dejar de observar a Jet-Pero si te sirve de algo, creo que será en los túneles debajo del castillo-dije en un intento por hacerla callar por más tiempo.


    -Será una fiesta sorpresa en una cueva ¡Que excelente, es perfecto para jugar a las escondidas!


    -Shhh. Nos va a escuchar-reprimí a mi amiga volteándome a verla con desaprobación. Giré la cabeza para ver que Jet ya no estaba-Bien, sigamos, ya entró a la grieta-ordené saliendo de detrás del escombro y caminando hacía la grieta-Bien, ahora solo queda…-me interrumpí a mi misma al no ser capaz de encontrar a mi amiga.


    <<¿A dónde se...?>>En ese momento pude ver a Pinkie en el borde de la grieta. Velozmente, volé hasta ella y la alejé del borde.


    -¿Estás loca, pretendes que Jet nos descubra?-regañé a mi amiga.


    -No, estaba viendo a donde se dirigía, duh-respondió Pinkie levantándose del suelo y acercándose a la grieta-Se metió en una cueva al final de la grieta.


    Me acerqué al borde del abismo sin ser capaz de ver el fondo.


    -Eh…¿Dónde?


    -Ahí, ven, yo te guío-dijo Pinkie tomándome del casco y guiándome dentro de la grieta


    ***


    La grieta era oscura, no era capaz de ver nada más allá de mi nariz, mi única guía era Pinkie, seguía sin saber como ella podía ver algo, pero había muchas cosas de Pinkie que no tenían explicación.


    -¿Falta mucho?-le pregunté a mi amiga mientras nos adentrábamos en las profundidades de la cueva.


    -No, estamos cerca, probablemente…-respondió Pinkie


    -¿Probablemente?


    -Sí, es decir que podría o no podría ser, pero más podría que no podría, como el helado de ponche, podría o no podría gustarme, pero como es más podría que no podría se usa probablemente…ahora que lo pienso, quizás probablemente no sea la mejor palabra, es decir, el ponche no me agrada mucho, pero los helados son ricos y…


    -¡Pinkie! Agh, yo sé la definición de probablemente, lo que preguntaba era si realmente sabías donde estaba Jet.


    -Pues, no, duh ¿Cómo voy a saberlo?


    -¡¿Quieres decir que llevamos caminando sin rumbo por los últimos 45 minutos?!


    -No, seguimos el rastro mágico de Wave.


    -¿Cómo sabes que está ahí?


    -Porque lo siento.


    -¡¿Cómo?!


    -Mi Pinkie sentido


    -Aja…bien…te creo.


    No le creía en lo más mínimo, si bien Pinkie no era de las que mentía era de las que omitía, cosa que por lo general nos traía problemas, no obstante las cosas terminaban resultando bien…o por lo menos el 90% de las veces. Al final decidí darle el beneficio de la duda.


    -¡Ahí están!-gritó Pinkie señalando a una sección de la cueva iluminada.


    Era verdad, más adelante podía ver a Jet, Wave y Gilda. Jet estaba guindando del techo de cabeza amarrado por unas lianas negras, Wave estaba siendo halada por las mismas lianas mientras Gilda intentaba liberarla usando sus garras, más adelante, a unos centímetros de lo que parecía ser un árbol de cristal flotaban los elementos de la armonía.


    -¡Sabía que Jet tramaba algo, y tú que no me creías!-grité feliz de haber atrapado a Jet con los cascos en la masa.


    -¡Hey! Yo si te creía, ahora es obvio…¡Jet planea usar los elementos para hacer una gran fiesta!-gritó Pinkie emocionada sin entender lo que realmente pasaba.


    -Pinkie, Jet no va a usar los elementos para hacer una fiesta.


    -Si no es para eso, entonces…¿Para qué?


    -No sé, pero sé que no es una fiesta.


    -Confía en tu tía Pinkie, ella sabe cuando se trata de una fiesta.


    -Sí, como di…-en ese preciso instante mi frase fue interrumpida por un arcoíris de colores que iluminó la cueva por unos instantes, arcoíris de colores que me recordó a los elementos.


    Alcé la vista para ver a los Rogues frente al árbol.


    <<¿Dónde están los elementos?>>Pensé dando un paso adelante solo para que los Rogues voltearan a verme<<Rayos>>maldije mi suerte mientras Jet y Gilda se acercaban a mi posición.


    -Pinkie, tenemos que ocultarnos-dije tomando a mi amiga de los cascos.


    -Pero ¿Por qué?-preguntó mi amiga siguiéndome.


    -Porque nos vieron.


    -Oh, ok.


    Guié a Pinkie a ciegas por la cueva, sin embargo dicha guía no duró mucho ya que choqué de frente con una roca.


    -Auch-me quejé sobándome la cara.


    En ese momento escuché el sonido de cascos acercándose. Velozmente tomé a Pinkie y volé manteniéndome en el lado opuesto de donde sonaban los pasos.


    Escuché a Jet alejarse de nosotras.


    -Uff-suspiré llamando la atención de Jet. Rápidamente tanteé con la mirada hasta ver lo que parecía una grieta en el techo. Me lancé a toda velocidad a la grieta y me metí en esta justo a tiempo para ver a Jet revisando el lugar donde estábamos, estuvo en el unos segundos hasta por fin darse por vencido.


    <<Cerca>>Pensé descendiendo del techo.


    Descendí del techo hasta quedar de regresó en el suelo junto a mi amiga. Alcé la vista para ver a los Rogues adentrarse aún más en la cueva.


    <<Parece ser que van a seguir adelante…>>


    -Ok, Pinkie, hagamos esto, regresa a Ponyville y avísale a las chicas lo que vimos, yo seguiré a Jet para ver a dónde se dirige-le ordené a mi amiga saliendo de detrás de la roca.


    -Aww, pero yo quiero ir contigo…-se quejó Pinkie


    -Lo sé, pero…si no nos separamos no podremos saber donde está la fiesta sorpresa y avisarle a las chicas para que se preparen, tenemos que separarnos. Yo seguiré a Jet porque soy más rápida y tu regresaras a Ponyville a avisarle a las chicas porque…porque…porque…


    -¿Por qué soy mejor despertando a los ponis con alegría?


    -¡Exacto! Me quitaste las palabras de la boca .


    -Pero…son las dos de la madrugada ¿No se molestaran si las despierto a esa hora?


    -Está bien, espera hasta que salga el sol y les avisas, seguiré a Jet-comandé tomando vuelo hacia a la cueva donde se habían ido los Rogues.


    ***


    Montañas rocosas era todo lo que se veía, mientras seguía a los Rogues por las formaciones rocosas no dejaba de pensar que había sido de los elementos, cuando entré a la sección de la cueva donde ellos estaban el árbol donde habían colocado los elementos estaba vacío, no tenía nada, pero ahora esa era la menor de mis preocupaciones, estaba siguiendo a los Rogues de cerca al ras del suelo…¿Mar? No sé ni me interesa, mi preocupación en ese momento era no ser vista, por lo que si se volteaban a verme, tendría que sumergirme en el agua para no ser vista y por las ocasionales gotas de agua que me salpicaban de las cascadas el agua debía de estar muy fría.


    <<¿Dónde sea que van queda lejos…?>>


    Llevaba ya una hora y media siguiendo a Jet, Wave y Gilda a una velocidad considerable.


    <<¿Qué planeas, Jet?>>Me pregunté observando a mi enemigo<<Solo espera a que…>> En ese momento los Rgues se detuvieron en seco. Me detuve al instante y al ver que estaban mirando a sus alrededores me sumergí en el agua, como sospeche, el agua estaba helada, me estaba congelando, pero no podía salir, si lo hacía los Rogues me verían, esperé, esperé, esperé y finalmente (Y debido a que no aguantaba más la respiración) saqué la cabeza del agua para ver…nada.


    -¡¿Qué?!¡No, no, no ,no, no, no, no, no!-dije nadando hasta el camino de piedra que había sobre el mar, una vez en este, me sacudí el agua de mis alas y retomé vuelo-No, no, no, no, no, no, no-me decía una y otra vez mientras buscaba a los Rogues sin éxito alguno. Tenía que haber una pista, algo que me indicara a donde fueron, pero no había nada.-¡Excelente, simplemente magnífico, sigo a los Rogues por hora y media solo para perderlos!-grité drenando mi frustración-Supongo, que lo mejor será regresar a Ponyville y decirle a las chicas lo ocurrido-razoné ya más calmada.


    Me tomó un par de horas regresar a Ponyville, para cuando estaba en la biblioteca de Twilight eran las cinco y media.


    -¡Twilight, Twilight!-llamé a mi amiga tocando a su ventana-¡Vamos, levántate, es importante!


    Podía ver a Twilight al otro lado de la ventana, se rehusaba a levantarse colocándose la almohada sobre la cabeza en un intento por no oir mi voz.


    -¡Twilight, buenos días, es Pinkie, tengo que contarte algo super duper mega importante!-escuché la voz de mi amiga provenir de la puerta de entrada.


    -Mas les vale que sea importante-dijo Twilight abriendo la ventana.


    -¡Claro que es importante, es una fiesta sorpresa!


    -¿Es en serio, me despiertan por eso?


    -No, no, no, no, no, no, no, no. No es eso, Jet trama algo, lo vi entrando al bosque Everfree en la madrugada-me apresuré a decir.


    -¿Y? Jet siempre pasea por el bosque Everfree-replicó Twilight restregándose los ojos.


    -Pero lo hizo en la madrugada…


    -Jet se va a dormir a las tres de la madrugada.


    -¡Pero tenía el cofre donde se guardan los elementos!


    Twilight soltó un suspiro.


    -Rainbow, los elementos están en una sala cuya única entrada es una puerta, dicha puerta solo puede ser abierta con magia de Celestia o Luna, esa puerta se halla en el corazón de Canterlot vigilada por una docena de guardias. Incluso si Jet lograra evadir la seguridad y noquear a los guardias necesitaría la magia de las princesas y es imposible que la obtenga sin que se descubra su presencia.


    -Pero…¿Y si Wave copia la magia de las princesas?


    -Eso es ridículo, Rainbow, nadie puede copiar su magia.


    -Pero…Pinkie lo y yo lo vimos ¿No es así, Pinkie?-pregunté buscando apoyo de mi amiga.


    -Sí, lo ví con mis propios ojos, pero claro ¿Cómo lo voy a ver a través de otros ojos? No es como si pudiera ver por los ojos de otros ponis, aunque eso sería genial, así siempre sabría dónde están mis amigos y siempre podría alegrarles el día-respondió Pinkie saliéndose del tema como siempre. Twilight por su lado no parecía convencida del todo.


    -¿No me dejaran tranquila hasta que haga algo, verdad?-preguntó Twilight con cara de cansancio.


    -No-respondimos Pinkie y yo al unisono.


    -Bien, a las siete de la mañana le enviaré una carta a la princesa, ahora ¿Puedo dormir hasta las seis?


    -Sí-respondí aterrizando junto a Pinkie.


    -Bien, nos vemos luego-se despidió Twilight cerrando la ventana.


    -Bueno, nos vemos Rainbow-se despidió Pinkie


    -¿A dónde vas?-le pregunté a mi amiga


    -A dormir, duh. Nos vemos


    Era cierto, ninguna de las dos a dormido en toda la noche.


    -Nos vemos, Pinkie-dije dirigiéndome a mi casa, cazar Rogues era una tarea que ciertamente cansaba.


    ***


    -¡Rainbow!-escuché una voz llamarme, la ignoré


    -¡Rainbow!-volvió a sonar la voz, coloqué la almohada sobre mi cabeza en un intento por acallar la voz.


    -¡Rainbow Dash, ven acá!


    Me di por vencida, retiré la almohada de mi cabeza para verme en mi cuarto. Mi recámara era grande, poseía un clóset en la pared derecha (No lo usaba mucho que digamos), junto a este se encontraba un cómodo mueble de nubes y la entrada a un balcón, en la pared izquierda se encontraba un escritorio junto a otro mueble de nubes y la puerta que llevaba a las escaleras que conectaban la sala con el dormitorio, y, en la pared norte se hallaba mi cama (También hecha de nubes, como todo en mi casa) con una mesita de noche a cada lado de la misma, cada una poseía una lampara de noche y una ventana encima, sobre mi cama se encontraba una pequeña estantería con los libros de Daring Do los cuales releía antes de dormir.


    Lentamente, me incorporé de la cama y salí al balcón.


    -Agh…¿Qué pasó?-pregunté viendo a mi amiga Twilight.


    -Tenias razón, le escribí una carta a Celestia sobre la sospecha que tenían tú y Pinkie sobre Jet, los elementos no están, de alguna forma Jet se los llevó-explicó Twilight.


    -¿Quiere decir que vamos tras Jet?-pregunté volando hasta aterrizar a su lado.


    -Así es, Rainbow-escuché una voz tras de mí que reconocí con suma facilidad.


    -¡¿Princesa Celestia?! ¡¿Qué hace aquí?!-pregunté haciendo una reverencia.


    -Ayudar en lo que pueda, reúnan a los demás elementos en la biblioteca, las veré allá-ordenó la princesa caminando hacia Ponyville.


    -Bien Twilight, busca a Rarity y Pinkie, yo voy por Applejack y Fluttershy-comandé a mi amiga tomando vuelo dirección Swett Apple Acres.


    ***


    -¿Qué es tan importante que no puede esperar a mi sueño de belleza?-se quejó Rarity entrando a la biblioteca junto a Twilight y Pinkie.


    -Perdonen la tardanza, como sabrán alguien se rehusaba a venir-explicó Twilight haciendo énfasis en la palabra alguien mientras miraba a Rarity


    -¡¿Qué?! Una dama como yo necesita su sueño de belleza.


    -¿Sueño de belleza a las diez de la mañana? ¿No será que tenias flojera de levantarte?-inquirió Applejack acercándose a Rarity.


    -¡¿Yo, flojera?! Jamas, solo decidí tomar mi siesta de belleza un poco antes.


    -Sí, sí, como sea, el punto es que están aquí-interrumpí la pelea antes de que iniciara.


    -Em, Rainbow, no es por nada, pero…¿Para qué nos trajiste aquí?-preguntó Fluttershy-Y…¿Sabrás dónde está Jet? No lo he visto desde ayer en la noche, me estoy preocupando…


    -En realidad esa es la razón de que nos reunamos-dijo la princesa Celestia haciendo acto de presencia.


    -¡¿Qué le pasó, está bien. No se lastimo, verdad?!


    -Tranquila, Fluttershy, puedo asegurarte que Jet está bien, el problema radica en que Jet se robó los elementos-interrumpió Celestia a Fluttershy antes de que le diera un ataque nervioso.


    -Oh, bueno, pero…¿Estás segura de que fue Jet? Es decir, Jet no haría eso, lo conozco bien, no sería capaz de eso.


    -Fluttershy, cariño, entiendo que defiendas a Jet por ser tu novio, pero no hay que olvidar que Jet es quien robó las tiaras-dijo Rarity intentando hacer entender a Fluttershy la cruda verdad.


    En lo personal Jet siempre me ha parecido un mal poni, una mala influencia, la oveja negra de los pegasos. Su actitud altanera y grosera en el campamento de verano fue lo primero en darme a entender que clase de poni era, y el hecho de que me diera el apodo de Rainbow Crash solo confirmó mis sospechas. En mi opinión Jet debió ser exiliado de Equestria en lugar de forzarme a tolerarlo por un mes. Si soy sincera, Jet es el único poni al que le deseo la muerte.


    -¡Claro que fue Jet, yo misma lo vi!-expliqué poniéndome ante Fluttershy


    -¿Segura que viste bien? Quizás llevaba consigo joyería o algo por el estilo.


    -¿Para que rayos Jet llevaría joyería común a un árbol en el medio del bosque?


    -¿Qué diablos haría Jet con los elementos en dicho árbol?


    -Mucho si es el árbol de la armonía-irrumpió Celestia en la discusión


    -¿El árbol de la armonía?-preguntamos al unísono mis amigas y yo.


    -El árbol de la armonía es donde Luna y yo encontramos los elementos originalmente. El árbol controla y mantiene a raya la magia del bosque Everfree y si Jet sabe eso intentará usar la magia del árbol para su favor.


    -Jet no hará eso-escuché una voz tras de mí.


    -Hermana, es bueno ver que te nos unes en una situación tan delicada como esta, sin embargo no es común en ti participar en asuntos a estas… “Altas horas de la madrugada”-dijo Celestia saludando a Luna.


    -Si tiene que ver con Jet y los elementos sí, pero no hay necesidad de que se preocupen, Jet no usará la magia del bosque a su favor-dijo Luna mientras la recibíamos con una reverencia.


    -¿Cómo estás tan segura de eso, hermana?


    -Porque Jet no…-murmuró Luna de modo que no escuchamos lo último que dijo.


    -¿Perdón?


    -Que, Jet….


    -No se le entiende princesa, quizás quiera hablar un poco más alto-Dijo Twilight


    -Está diciendo que Jet no se robó los elementos-Aclaró Fluttershy.


    -Pero si no fue Jet, entonces ¿Cómo los obtuvo?-pregunté mirando a Luna.


    -Agh, porque yo se los dí-respondió Luna en un tono de voz audible para todos.


    Un silencio incómodo reinó en la sala por unos segundos.


    -¿Por qué le diste los elementos, hermana?-preguntó Celestia acercándose a Luna


    -Porque me los pidió...


    -Hermana, no te voy a castigar por tus acciones, pero necesito saber toda la verdad para poder entender como actuar ante la situación.


    -Jet quería los elementos porque seguía una pista a Babylon, se los di para que llegará al final del asunto y le dije que me los regresara tan pronto como pudiera…


    -Ya veo…Por favor, ponte en contacto con Jet, pregúntale porqué a tardado tanto y el estado de los elementos, si todo está en orden, podremos seguir con nuestras vidas tranquilamente hasta que Jet regresé con los elementos, no creo que algún mal llegue a atacarnos mientras los elementos no están, pero en caso de que ocurra hay que informarle a Jet para que los regrese al instante. Del resto, si no hay más problemas, esperaré aquí hasta que contactes a Jet.


    -Espera ¡¿Qué, van a dejar que Jet se salga con la suya?!-pregunté atónita-¡¿Por qué?!


    -Confío en el juicio de mi hermana, además, Jet no puede usar los elementos de la armonía, solo ustedes pueden, por ello me quedo tranquila. Lo peor que puede salir de esto es que Jet los pierda y sí se da el caso tengo mis métodos para rastrear a los elementos, no hay nada de que preocuparse.


    -Bueno, supongo que debería intentar ponerme en contacto con Jet…así que…iré a hacerlo-dijo Luna dirigiéndose a otra sección de la biblioteca.


    -Les dije que Jet no era capaz de robarse los elementos-dijo Fluttershy con una sonrisa en su rostro.


    -Sí, sí, tenías razón, ahora, vamos por Jet-dije dirigiéndome a la salida.


    -Pero Celestia y Luna dijeron…


    -¿En quién confías más, en las princesas que vienen a visitarnos ocasionalmente o en tu amiga?-interrumpí a Applejack


    -Ese es…un buen punto…-respondió Applejack-¿Pero cómo seguiremos a Jet si no sabes dónde está?


    -Iremos a al último lugar donde lo vi.


    -Me parece bien, iré contigo, de momento no tengo nada de por medio-dijo Twilight dando un paso adelante.


    -Puedes contar conmigo, cariño-dijo Rarity colocándose al lado de Twilight.


    -Y conmigo-añadió Applejack


    -¡Vamos a cazar Rogues!-gritó Pinkie emocionada.


    -Fluttershy ¿Puedo contar contigo?-le pregunté a mi amiga.


    -Iré únicamente porque quiero ver a Jet-respondió Fluttershy con sequedad.


    -Bien…¡Vámonos!


    ***


    -Gigan Rocks….-leyó Twilight el cartel que se hallaba a un lado del camino de piedra.


    La formación rocosa era más hermosa de lo que recordaba, la forma de las rocas creaba sombras que parecían abrazar las montañas, las cascadas de agua en los bordes del lago creaban arcoíris de colores, el camino de piedra tallada le daba un toque extra de hermosura al lugar.


    -¿Dónde dices que perdiste a Jet?-preguntó Twilight mirando el camino de piedra.


    -Algo lejos…-dije mirando hacía el lago.


    -Ok, dame un segundo…-En ese momento un brillo morado me cegó y lo siguiente que supe es que estábamos muy adentro en el camino de piedra-¿Todavía estamos lejos?-preguntó Twilight.


    -¿Vas a teletransportarnos hasta el lugar?-pregunta Rarity mirando a Twilight.


    -Sí, puedo teletransportarnos a todas a lugares que ya halla visitado o que estén en mi campo de visión-explica Twilight.


    -Nos falta aún…-respondí. Nuevamente un brillo morado nos cegó y aparecimos más adentradas en el lugar. Twilight repitió el proceso varias veces hasta que finalmente…


    -Por aquí fue-dije mirando el familiar lugar-Los perdí…por allá-dije señalando la roca con forma de domo gigante que se encontraba a un lado del camino.


    -Bien, veamos…-dijo Twilight haciéndonos levitar en una burbuja hasta llegar al lado del domo-dices que los perdiste aquí, ¿No?


    -Sí, así es-dije mirando la roca.


    -Déjame ver…


    En ese momento Twilight, cerró los ojos y su cuerno empezó a brillar por unos segundos hasta que Twilight abrió los ojos. En ese momento la esfera donde estabamos se sumergió bajo el agua y entramos a la roca por un túnel que iba en ascenso hasta salir del agua, ahí Twilight nos depositó en el suelo y deshizo la esfera.


    -A-Aquí-Aquí estamos-dijo con suma dificultad.


    -Twilight no te ves muy bien…


    -Claro que se va a ver mal, usar el hechizo de teletransportación tantas veces debe de haberla dejado agotada ¿Quieres que nos detengamos un rato?-preguntó Rarity a Twilight.


    -No…estoy bien, la prioridad es descubrir que hacía Jet aquí. Ahora, avancemos-dijo Twilight caminando por el túnel. Avanzamos por el mismo hasta llegar a las ruinas de una habitación circular, el lugar tenía un puente con arcos sobre un lago que rodeaba la habitación, en este lago se encontraban varios peces y toda clase de plantas hermosas, pero después del puente había una gran cráter en el piso, todo estaba destruido en él.


    -¿Qué creen que halla ocurrido aquí?-preguntó Applejack.


    -¿Una explosión?-sugerí


    -No, si hubiera sido una explosión habría marcas de quemaduras entre los escombros y no las hay…pareciera como si hubieran demolido el lugar con una esfera gigante-dijo Fluttershy.


    -Estoy de acuerdo con Fluttershy, no hay indicios de fuego así que no es una explosión, pero tampoco creo que halla sido una esfera de demolición, es como si todo hubiera sido comprimido hasta desaparecer…-inquirió Twilight-Lo que sucedió aquí fue reciente y fue ocasionado por magia, siento residuos de una magia desconocida…Jet estuvo aquí, puedo sentir la magia del elemento de la honestidad-dijo Twilight acercándose a la pared más lejana?


    -¿Por qué Jet traería un elemento para acá?-pregunté a mi amiga.


    -No lo sé…debe de estar relacionado con los jeroglíficos…


    La pared ante nosotros tenía una serie de grabados antiguos que no comprendía. Los símbolos eran variados, pero todos tenían formas extrañas.


    -¿Puedes leer lo que dicen?


    -No, pero puedo ver un patrón. Pinkie ¿Tendrás algo para una emergencia de cuadernos?-preguntó Twilight mirando a Pinkie quien estaba viendo el lago de la habitación.


    -Sí, siempre tengo algo para cualquier tipo de emergencia. Tengo helados para una emergencia de helados, globos para una de globos, juguetes para una de juguetes, tengo ruedas para una de ruedas…


    -Pinkie, el cuaderno…-insistió Twilight interrumpiendo a Pinkie.


    -Oh, sí, aquí está-dijo Pinkie sacando un cuaderno de la nada y entregándoselo a Twilight


    -Gracias-respondió Twilight colocando el cuaderno en el suelo frente a ella, acto seguido su cuerno se iluminó bañando de luz la pared, luego colocó su cuerno en el cuaderno y los mismo símbolos aparecieron en este en el mismo orden que en la pared, acto seguido hizo desaparecer el cuaderno en un brillo purpura-Bien, no creo que halla más que ver… -dijo Twilight echándole una última mirada a la pared antes de regresar con mis amigas.


    -¿Ahora qué?-pregunté acercándome a mis amigas.


    -No hay forma de decir a dónde fueron los Rogues después de venir a acá…sólo queda regresar y ver que información pudo obtener Luna de su paradero-respondió Twilight.


    Por mucho que lo detestara tenía razón, no había ningún indicio de a dónde se habían ido. Solté un leve suspiro y me coloqué a un lado de Twilight. En ese momento un púrpura me cegó por unos instantes y lo siguiente que supe es que estábamos de regreso en la biblioteca.


    -Veo que haz progresado con tus estudios de la magia-comentó Celestia sobresaltándonos ligeramente.


    -Sí, en estos momentos estoy aprendiendo hechizos curativos-respondió Twilight haciendo una reverencia a la princesa.


    -Sigue así.


    -Bien, logré contactar con Jet. Necesita ayuda con los elementos-dijo Luna ingresando a la sala.


    -¿Qué ocurrió con los elementos?-preguntó Celestia


    -Están esparcidos por Equestria.


    -¿Cómo que están esparcidos por Equestria?-preguntó Applejack acercándose a la princesa.


    -Los detalles los desconozco, pero lo que sé es que se encuentran recuperándolos en este momento.


    -Y…¿Cómo podemos ayudar?-preguntó Fluttershy.


    -Jet me dio unas coordenadas, en esos lugares se encuentran los elementos-respondió Luna haciendo aparecer una hoja con apuntes.-Las coordenadas llevan a Smokey Mountain, White Tail Woods y Foal Mountain: escojan un lugar, Celestia y yo iremos a los otros dos.


    -Bueno…Smokey Mountain suena bien…¿Qué opinan?-preguntó Fluttershy


    -Hay un tren que va de aquí hasta allá, creo que es la mejor opción-dijo Twilight acercándose a la salida de la biblioteca.


    -Está bien, vamos-dije saliendo de la biblioteca con un objetivo: recuperar los elementos.

    Capítulo 25

    Cascos Ensangrentados
    Capítulo 25

    Cascos Ensangrentados

    Wave P.O.V

    Ser el cerebro del equipo no era fácil, el puesto exigía de ciertos conocimientos y habilidades sociales únicas en mí. Jet tenía los conocimientos, pero siendo sincera es un poco…asocial y Gilda…bueno, es Gilda, no se le puede exigir mucho. Para obtener información he hecho de todo, desde hackear a extorsionar, desde fingir ser alguien de la alta sociedad hasta disfrazarme de puta, he hecho de todo por el equipo sin chistar siempre con una sonrisa, pero en estos momentos me era difícil cargar con una, varios factores me molestaban, la nevada constante interfería con el gps forzándonos a pedir ayuda a alguien que conociera la zona, ese alguien resultó ser Shining Armor, cosa que no me molestaría en nada si no fuera por su claro desprecio hacía nosotros: Detestaba a Jet por robarse la tiara de su esposa, a mi me odiaba por mi pasado con Twilight y Gilda…bueno, contra Gilda no tenía nada, pero tampoco le caía bien. Hablando de Gilda, su mal humor no ayudaba a la situación (producto del cansancio y la fatiga, la cual de por sí me estaba empezando a afectar), pero lo más molesto era congelarme el trasero buscando los elementos.

    <<Debí haber entablado una conexión mágica con los elementos, de ese modo solo anotaba las coordenadas y los traía de vuelta, pero nooo, tenía que ser yo y arruinarlo perfectamente>>Pensé mientras caminábamos a través de la nieve.

    Nos encontrábamos al norte del imperio de cristal escalando una hilera de montañas, la nieve caía con una fuerza increíble, el viento se arremolinaba y luchaba por hacernos caer, mis cascos estaban enterrados en la nieve la cual hacía su mejor esfuerzo por congelarnos sin éxito alguno.

    <<Sabía que integrarle un regulador de temperatura a los Gear sería una buena idea>>Pensé orgullosa de mi ingenio.

    Ingenio...es palabra siempre iba tomada de la mano conmigo, mi ingenio es el responsable de que halla llegado hasta donde estaba, fue mi ingenio en conjunto con mi creatividad y sabiduria lo que ha logrado concebir los planes que nos han llevado a los Rogues a la victoria, sabía que sin mí Jet y Gilda habrían sido atrapados hace mucho tiempo.

    <<A fin de cuentas, siempre soy yo quien les saca los cascos del lodo>>

    Pero eso no es ni un décimo de lo que he logrado, he hecho muchas cosas más, fui yo quien diseño las dos bases de los Rogues y las construyó (Con ayuda de Jet y Gilda, claro está), fui yo quien creó de cero los Extreme Gears que usamos tanto para correr como para las misiones entre muchas otras cosas que he logrado.

    <<Además de eso soy una genio>>

    Recordaba mi infancia, desde los seis años empecé con mis estudios de las ciencias, a los nueve ya era una experta en las ciencias sociales, física, química, matemática y biología. A los diez años empecé mis estudios de magia y pociones en la escuela de Celestia. Pero gracias a la llorona de Twilight me sacaron ese mismo año. A los once ingresé al bachillerato y un año después me gradue con honores.

    <<Hacer las pruebas para que me avanzaran hasta quinto me ahorró mucho tiempo>>

    Fue a los trece que ingresé a la universidad y para cuando llegué a los 22 años ya poseía un título en cada carrera que daba la universidad. Fue poco tiempo después que me propuse tener mi propio laboratorio, por lo cual decidí hacer algo de dinero fácil haciendo trampa en el casino.

    <<Y ahí fue donde conocí a Jet>>

    Recuerdo bien cómo conocí a Jet, después de que me botaran del casino por hacer trampa los guardias del lugar planeaban descargar sus frustraciones conmigo. Podía defenderme sola, los podía eliminar en cualquier momento, pero uno de los guardias bloqueó mi magia antes de que yo pudiera hacer algo. Todavía recuerdo como me sentí: frustrada, con miedo y una poderosa sensación de impotencia, recuerdo que se me heló la sangre al darme cuenta de que los guardias podrían hacer lo que quisieran conmigo, y lo hubieran hecho de no ser por Jet.

    <<Llegó y se deshizo de los guardias en un segundo>>

    Seré sincera, en un principio no confiaba en Jet, a pesar de haberme salvado me pareció extraño que me propusiera que me uniera a su equipo y me prometiera cumplir mis sueños. Pero después de una misión difícil comprendí que para él yo era algo más que una asociada.

    Hace dos años
    11:59 PM
    Cede central del banco de Equestria

    -¿Está todo listo?-escuché la voz de Jet a través del comunicador en mi Gear.

    -Sí-respondí secamente con algo de nerviosismo en mi voz.

    -¿Estás nerviosa?

    <<Sabía que lo notaría…>>-Un poco, jamás creí estar en el campo de acción.

    -Jum, lo harás bien, no te preocupes-dijo Jet intentando tranquilizarme sin éxito alguno.

    -Si tu lo dices…

    -Vamos, es como tú dijiste, entras, los noqueas desactivas y nos vamos; así de simple. Además te entrené bien, podrás despacharlos incluso sin tu magia.

    Era cierto lo que decía, en un par de meses he progresado en mis habilidades de combate, todavía no le he ganado a Jet, pero según él doy pelea y pego duro, no obstante me daba miedo la idea de fallar, el fracaso era algo que me aterraba, no solo por decepcionar a los demás, el éxito era lo que más destacaba y fallar representaba no ser perfecta cosa que decepcionaría a mis padres…

    <<No sé porque sigo intentando si ya me dije a mí misma que su opinión no me importaba>>Pensé asomando la cabeza por un lado de la reja que separaba la calle de la cede de Baneq. Un pitido acompañado de la aparición de un número doce en el visor me indicó que eran las doce.

    <<Bueno…aquí vamos>>Me dije desactivando la alarma y volando sobre el muro para aterrizar entre los arbustos al otro lado.

    El jardín norte era de un tamaño considerable, tenía forma de cuadrado y poseía una fuente cuadrada en el centro rodeada por un camino de piedra que conectaba la reja por la que salían los transportes de dinero con el estacionamiento de donde provenían y una puerta que llevaba al interior del banco. El banco de por sí era grande, era una mansión de dos pisos de color blanco con beige, poseía una terraza sostenida por pilares grandes redondos con adornos en las puntas, ventanas grandes se hallaban a lo largo de la fachada y unos bancos al lado de la entrada servia a los guardias como un puesto de vigilancia.

    -Okay…aquí vamos, simplemente es escabullirme por las sombras, noquear los guardias y no ser vista por las cámaras…pan comido-dije nerviosamente moviéndome por las sombras y a través de los arbustos. Mientras me movía por las sombras busqué con la mirada una reja que divide el jardín norte con el jardín sur y también conducía al interior del banco.

    <<Ahí estás>>pensé mirando la reja la cual poseía una luz y una cámara encima.<<Okay, hay dos guardias en la entrada al banco, si desactivo la luz se darán cuenta y vendrán a investigar, y no solo ellos, las cámaras también se centrarán en la luz apagada. Pero necesito algo que les llame más la atención, puede dar se la posibilidad que no le den importancia…hay postes de luz a lo largo del jardín, incluyendo dos postes a cada lado de la reja por la cúal salen los vehículos a la calle, la reja es hidráulica, se mantienen cerradas con electricidad y el transporte de las doce que va de Kingspeech a la calle 115 pasará en un minuto…Ya sé qué hacer>>Pensé con una sonrisa

    Lentamente, asomé la cabeza de mi escondite.

    -10,9,8,7,6,5,4,3,2,1…-apenas terminé de contar lancé un hechizo EMP al área de la reja y los postes-Vamos, vamos…funciona-dije mordiéndome los labios con miedo de que no funcionara. A medida que pasaban los segundos mi miedo aumentaba cada vez más hasta que por fin, después de lo que parecieron horas las luces empezaron a parpadear, la puerta a abrir y cerrarse y tras unos segundos las luces se extinguieron, la reja se abrió por completo y el transporte de las doce hizo su parada frente al banco.

    Inmediatamente los guardias del lugar salieron disparados hacia la reja, dejando sus puestos y la entrada al banco sin vigilar, las cámaras estaban distraídas con la reja. Aproveché la conmoción para ingresar al banco. Los pasillos del banco eran altos, poseían forma de arco y pilares a lo largo de los mismos, algunos eran más largos que otros, pero todos poseían el mismo diseño. El pasillo donde estaba en cuestión era oscuro, poseía ventanas por las cuales se colaban rayos de luz y en una esquina se hallaba una cámara viendo al pasillo.

    Sabía que el sistema de seguridad del banco había sido actualizado hace no mucho, una iniciativa conocida como IronLock en respuesta a los recientes problemas que tiene el banco con el crimen organizado de la ciudad, la iniciativa constaba de integrar a la cede central (así como a las extensiones de la misma) con sensores de movimiento, lasers, cámaras con visión nocturna, etc.

    <<Voy a tener que ser cuidadosa con las cámaras>>Pensé desactivando la cámara del pasillo con sumo cuidado de no ser vista. Mientras caminaba por los pasillos del banco no dejaba de preguntarme “¿Dónde estaban los guardias?”

    <<Lo más probable es que estén revisando la reja>>Pensé y lo repetí en mio mente para calmarme hasta que llegué a una sala cuadrada.

    -¿Han oído hablar de los robos?-escuché una voz en la sala, rápidamente me oculté en las sombras y esperé unos segundos hasta que la magia en mi Gear hizo que me fusionara con las sombras, haciéndome invisible al ojo equino. En ese momento cuatro guardias ingresaron a la sala por uno de los pasillos.

    -¿Cuáles robos?-preguntó el guardia al otro.

    -Habla de las quejas por las transferencias-replicó otro guardia.

    -¿Cómo así?

    -Al parecer los ponis se están quejando de que no han hecho ninguna transferencia, pero se ve claro que lo han hecho, los registros de las computadoras centrales dicen que las transferencias fueron hechas en las mismas computadoras que usan los clientes para hacer las mismas, y revisaron las computadoras de las personas.

    -¿No será que los hackearon?

    -Es una posibilidad, pero no hay suficiente evidencia para levantar una investigación en el asunto, además, las personas a las que les pasa esto no son las más honestas que digamos…

    -¿Cómo así?

    -Bueno, las transferencias las han hecho ponis con antecedentes…dudosos y con historial policial, no son los más honestos del mundo.

    -¿A que cuenta se hacen las transferencias? Porque si es una misma cuenta puede ser caso para investigar.

    -No es una sola cuenta, las transferencias han sido a todo tipo de cuentas, desde cuentas personales hasta cuentas de compañías.

    -¿Algo en común entre esas cuentas?

    -Ninguna.

    -Yo les digo, son robos, de alguna forma alguien debe de estar hackeando y robando, que pase 50 veces no es coincidencia-dice el guardia que hizo la primera pregunta.

    <<Y ahora va a pasar de 50 a 75>>Pensé caminando pegada a las sombras.

    -Wow, 50 veces, de las millones de personas usando este banco.

    -Bueno, como sea, debemos cuidar la entrada a la sala de control mientras las cosas se calman-dijo otro guardia colocándose frente al pasillo que daba a la sala de control.

    -Sí, sí, ya sabemos-respondió el guardia que hizo la pregunta caminando hacia el pasillo de donde provenía, peligrosamente cerca de mi posición. Sabía que a pesar de que no me viera no había forma de evitar la colisión con él a no ser de que saliera de mi escondite y eso no era una opción. Velozmente tanteé con la mirada en la oscuridad en busca de un escape, la respiración se me agitaba, un calor abrumador inundó mi cuerpo mientras los nervios tomaban lo mejor de mí. Lo podía ver, sería atrapada y arruinaría toda la operación.

    <<¡No!No seré controlada por algo tan ilógico como el miedo>>Me dije a mi misma dándome una cachetada mental. Nuevamente, pero con más calma, me puse a buscar una salida de esta situación, y la encontré: una puerta de madera a menos de dos metros de distancia. Me dirigí apresuradamente a la misma y ingresé a la habitación que llevaba la puerta sin pensarlo dos veces. La habitación en la que me encontraba más que una habitación era un pequeño almacén con cajas y estanterías llenas de diversos objetos, desde libretas de balance hasta papeleo y utensilios de limpieza.

    -Wave, hay una pequeña conmoción en el patio trasero, ordenaron aumentar la seguridad ¿Estás bien?-escuché la voz de Jet a través del comunicador.

    -Sí, estoy bien, tuve que generar una distracción para poder entrar-respondí acercándome a las cajas.

    -Ya veo… estoy llegando a mi posición ¿Por dónde vas?

    -Por ahí, con unos cuantos guardias de por medio…

    -¿Cuántos son, necesitas ayuda?

    Quería decir que si necesitaba ayuda, de verdad que lo deseaba, pero mi orgullo no me lo dejaba.

    -No, yo puedo sola.

    -Ok, avísame cuando estés en posición, cambio y fuera-se despidió Jet a través del comunicador.

    -Bien, veamos que hay aquí-dije abriendo la caja para ver que estaba llena del viejo equipo de seguridad del banco-Ooohhh, esto podría ser útil-dije cerrando la caja y teletransportándola al hotel donde nos hospedábamos. En ese momento regresé a la puerta y la entre abrí para ver la sala de afuera.

    <<Ok, hay cuatro guardias en la sala, uno en cada entrada a cada pasillo, no puedo eliminar a uno sin que se den cuenta, hay dos cámaras en la sala, una a la derecha de esta puerta y la otra paralela a esta. Puedo desactivar las cámaras para llamar la atención de los guardias y sacarlos del pasillo…Nah, eso es muy fácil…hagámoslo más interesante, pero…¿Cómo?>>Me pregunté paseando la mirada por las estanterías del cuarto y ahí, entre los papeles había un rollo de cinta industrial<<O quizás pueda usarlos para llegar de seguridad>>Razoné maquinando un plan, mientras me quitaba mi Gear y la bufanda del pelo, para colocármela como mordaza. Teletransporte el Gear de regreso al hotel y me recosté en el suelo mientras usaba mi magia para amarrar mis cascos<<Esperemos que funcione>>Me dije a mi misma una vez amarré con fuerza mis cascos y comencé a hacer ruido.

    -Hey ¿Escucharon eso?-comentó uno de los guardias al oír el ruido que hacía.

    -Sí, ustedes dos, vayan a investigar-comandó otro guardia. Acto seguido escuché los pasos de los guardias acercarse a la puerta.

    -¿Hola, hay algu…?-el guardia se interrumpió a sí mismo al abrir la puerta y verme amordazada en el suelo-¡Jefe, venga aquí!-gritó el guardia precipitándose a salvarme-¿Se encuentra bien, señorita?-preguntó el guardia quitándome el pañuelo de la boca.

    -¡Oh, gracias al cielo, creí que moriría aquí!-grité mientras el otro guardia me quitaba la cinta de los cascos-¡Creí…creí que…!-dije abrazando al guardia y “llorando” desconsoladamente.

    -¿Qué pasa aquí?-preguntó un pegaso con uniforme. A decir verdad todos llevaban un uniforme que consistía de una camisa blanca con corbata verde claro y un sombrero con una estrella en el centro, la diferencia entre el pegaso y los demás guardias es que el pegaso llevaba una insignia dorada en la camisa, supuse que era el jefe de seguridad.

    -Señor, encontramos a esta mujer atada aquí-respondió el guardia que me retiró la cinta.

    -Entiendo…llévenla a la sala de control para interrogarla-respondió el guardia viéndome fijamente.

    -Pe-pe-pero…¿Por qué, hice algo malo?-pregunté con una voz débil y quebradiza mientras me reía por dentro.

    -No, no; es simplemente protocolo, además así podrás decirnos quién te hizo esto-se apresuró a decir el guardia al que abrazaba.

    -Oh…okay…vamos-dije soltando al guardia mientras fingía incorporarme del piso con dificultad.

    -Ayúdenla-comandó el jefe. Acto seguido uno de los guardias procedió a cargarme hasta la sala de control.

    <<Hasta me llevan cargada, qué fácil es manipular a los ponis>>pensé ingresando a la sala de seguridad o la sala de “control”, como le decían los guardias.

    La sala de seguridad (o control) era una sala mediana, poseía una gran consola que controlaba todos los sistemas de seguridad del banco con dos sillas en frente, una mesa rectangular en el centro de la sala con una silla a cada lado, unas estanterías metálicas que servían para almacenar las cintas de seguridad así como las grabaciones de interrogaciones. En la sala se encontraban dos ponis, uno terrenal y el otro era un unicornio, ambos se hallaban ante la consola observando las cámaras con detenimiento.

    -¿Quién es ella?-preguntó el terrenal sin quitar los ojos de los monitores.

    -Eso planeo averiguar-dijo el jefe de los guardias mientras el guardia que me cargaba me depositaba suavemente en una de las sillas de la mesa-Déjenos solos, procederé a interrogarla-ordenó el jefe sentándose en la otra silla. A medida que los guardias salían de la sala un ligero nerviosismo llegó a mi.

    <<Vamos, cálmate, Wave, nada va a salir mal, solo usas un hechizo de dormir en el pegaso, desactivas el sistema de seguridad para que Jet pueda entrar a la bóveda y coloqué el dispositivo con el programa para las transferencias, borro las cintas de seguridad, la memoria de los guardias y salgo…fácil>>Me dije a mi misma mientras el último guardia salía de la habitación y cerraba la puerta tras de él, dejándome sola con el jefe.

    -Muy bien, primero lo primero ¿Cómo se…?-El vigilante no pudo terminar la frase ya que mi hechizo para dormir lo tumbó al instante, inmediatamente teletransporte de regreso mi Gear y me lo coloqué.

    -Jet, estoy en posición-le dije a mi socio a través del comunicador en el Gear.

    -Excelente, me estaba comenzando a preocupar-respondió Jet.

    -Listo, desactivada toda la seguridad del banco, ya puedes acceder a la bóbeda, la clave es 115. Ya sabes, en algún lugar de la bóbeda hay una consola, le conectas mi collar y esperas a que haga lo que debe hacer, tienes cinco minutos para encontrar la consola y correr el programa-le indiqué a Jet lo que debía hacer mientras se desactivaban las alarmas y cerrojos de la bóbeda.

    -Entendido, Wave, cambio y fuera.

    <<Bien, ahora solo queda borrar las grabaciones de seguridad y después la memoria de los guardias>>Me dije a mi misma accediendo a los registros de seguridad y empezando a borrarlos. No obstante mi borrado se vio interrumpido por un par de cascos enrrollándose en mi cuello.

    -Sabía que había algo raro en ti, pero no creí que fueras a ser una ladrona-escuché la voz del guardia mientras me estrangulaba lentamente.

    Entré en pánico, no podía respirar, no podía pensar con claridad (probablemente por la falta de oxígeno). Tenía miedo, miedo a ser atrapada, miedo a terminar presa, miedo a fracasar, pero sabía que no debía dejarme controlar por el miedo, respiré hondo (mentalmente hablando) y empecé a acatuar. Valiéndome de toda mi fuerza, pateé al guardia con mis cascos traseros, liberándome de su agarre y permitiéndome tomar esa hermosa bocanada de aire que tanto anhelaba. Sin perder ni un segundo me dispuse a deshacerme del guardia con un hechizo para dormir, pero sin importar cuanto me esforzaba no era capaz de lanzar ningún hechizo.

    -¿Confundida? Bloqueé tu magia mientras hablabas con tu asociado-explicó lo ya obvio el guardia unicornio-Ahora, ríndete y testificaré a tu favor diciendo que te arrepentiste-dijo el guardia mientras los otro cuatro guardias ingresaban a la sala

    <<Okay, tocará hacerlo a la antigua>>

    -Cinco contra uno, esto es injusto…para ustedes-dijo tomando la pose de combate que me enseñó Jet mientras los guardias se lanzaban al ataque.

    <<Cinco guardias, primero debo deshacerme del unicornio antes de que se acuerde que puede usar magia. Hay dos sillas en la mesa del centro, una estantería llenan de cosas de seguridad incluyendo un palito de abollar ideologías…creo que ya tengo un plan>>Razoné mientras los guardias se acercaban a mí.

    Aprovechando mi fuerza, tomé una de las sillas y se la reventé en la cara al unicornio, rompiéndole la cara y dejándolo inconsciente. Inmediatamente arrojé la silla a los guardias restantes y me giré para tomar el palito de abollar ideologías, solo para ser tacleada por un guardia, pero antes de que este me pudiera inmovilizar giré mi cuerpo cambiando de posición con él y propinándole un fuerte golpe que lo noqueó al instante. Por el rabillo del ojo pude ver a los dos guardias restante acercarse a mi. Velozmente me apoyé sobre mis cascos delanteros y lancé una fuerte patada con los casco traseros, golpeando a ambos guardias y arrojándolos al otro extremo de la habitación, un guardia golpeó su cabeza contra la mesa quedando inconsciente mientras que el otro simplemente cayó al suelo. Me volteé a encarar al último guardia en pie el cual se abalanzó contra mi, haciendo que nos estrelláramos con la estantería metálica la cual cayó sobre los dos aplastando el cráneo del guardia y mi ala derecha.

    Solté un aullido de dolor al sentir los huesos de mi ala resquebrajarse. Alcé la vista para ver el cuerpo sin vida del guardia. Un solo pensamiento cruzaba mi mente.

    <<…Maté un poni…>>

    Capítulo 26

    Buried

    Capítulo 26


    Buried


    Smokey Mountain

    Twilight Sparkle P.O.V


    Smokey Mountain era un lugar desolado, una densa niebla cubría toda su extensión haciendo el difícil poder ver más allá de un par de metros, pero la neblina no parecía natural, lo era, pero no lo aparentaba, recordaba a la neblina de los cigarros que se producía en una habitación cerrada con tres o cuatro fumadores, he de ahí el nombre de Smokey Mountain. Rocas inmensas cubrían gran parte de la montaña la cual poseía varias cuevas y agujeros a lo largo de su estructura, no obstante, la zona donde estábamos era poco inclinada, a decir verdad se asemejaba más a un claro que a cualquier cosa, con un laguito a un lado y algo de la poca flora que podía sobrevivir en estás condiciones donde no llegaban los cálidos y reconfortantes rayos del sol.


    -Y…exactamente ¿Dónde está el elemento?-preguntó Rainbow mirando sus alrededores.


    -Bueno, según las coordenadas el elemento debe de estar en algún lugar dentro de la montaña-respondí viendo el viejo gps que poseía.


    -Si el elemento está dentro de la montaña ¿Por qué hemos estado evitando las cuevas de más abajo?


    -Wave especificó que la entrada correcta se encontraba en esta zona, una entrada secreta que conducirá a la cueva donde se lcoaliza el elemento.


    -Bueno ¿Qué esperamos, ponis? Pongámonos a buscar esa entrada-ordenó Applejack poniéndose cascos a la obra.


    ***


    Dos horas, dos horas sin éxito alguno, dos horas de búsqueda fallida, se podía sentir la frustración en el ambiente, era tangible hasta el punto de que uno podía cortarla con un cuchillo, el estado de ánimo de todas estaba lentamente decayendo, se podía notar a Applejack molesta, Rarity se estaba cansando, Fluttershy estaba calmada, por lo general ella no suele mostrar emociones negativas muy seguido…Y Rainbow estaba…


    -¡Dos horas, dos horas sin encontrar nada! ¡¿Dónde está esa entrada?! ¡¿Estás segura de que era aquí?!-grito Rainbow expresando su clara molestia.


    -Se paciente, Rainbow, la encontraremos eventualmente-replico Fluttershy con calma


    -¿Qué me calme? ¡¿Qué me calme?! ¡Llevamos dos horas, dos, sin encontrar nada!


    -No lo entiendo, he usado un hechizo para buscar cualquier cosa fuera de lo normal, pero no logro encontrar nada, detecté unos inusuales niveles de metales dentro de la montaña, pero nada más…-dije en un intento por desviar la atención de Rainbow de Fluttershy hacia mí, lo que menos necesitábamos era que Rainbow hiciera llorar a Fluttershy, eso solo traería una pelea entre todas y tardaríamos más tiempo en hallar la entrada.


    -¿Inusuales niveles de metal dentro de la montaña? ¿No podría ser esa la entrada?-preguntó Rarity


    -Sí, lo es, pero el hechizo no me permite saber dónde está ese metal, solo me permite saber cuanto hay en un área.


    -Mmm…habrá que ver como hacemos…


    -Oigan, no es por interrumpirlas ni nada, pero ¿Dónde está Pinkie?-preguntó Fluttershy


    -La oí decir algo sobre nadar en el lago-respondió Rarity


    -No la veo en el lago…Agh, conociendo lo distraída que es debió de entretenerse con una mariposa o algo así-dijo Rainbow aterrizando a mi lado.


    -Solo hay una forma de averiguarlo-dije acercándome al lago y sumergiendo la cabeza en este.


    El agua era cristalina, lo que me facilitaba el ver las profundidades del mismo, tenía la teoría de que era posible que Pinkie estuviera buceando en el lago. No había rastro de ella, solo había un par de rocas y…


    <<¿Qué es eso?>>Me pregunté viendo algo en lo más profundo del lago. Saqué la cabeza del agua y le indiqué a mis amigas que se acercaran, y una vez cerca, nos cubrí con una burbuja de aire mágica y comenzamos a descender a las profundidades del lago. Al llegar al fondo del mismo mis sospechas fueron confirmadas al ver ante mi un túnel. Lentamente, mis amigas y yo ingresamos al túnel submarino, a medida que nos adentrábamos en el túnel una inexplicable sensación de miedo me llenaba.<<Algo no anda bien>>


    Cada paso que dábamos la oscuridad se hacía mayor hasta llegar a un punto en el cual me vi forzada a iluminar el camino con mi cuerno. Y, tras unos segundos más de caminata, el túnel empezó a ascender hasta salir del agua.


    <<Muy bien…veamos donde estamos>>Me dije cerrando los ojos y centrándome en crear una esfera de luz. Abrí los ojos para ser cegada por una potente luz blanca la cuál alcé hasta que la misma llegara al techo. Parpadeé unos segundos hasta que mi vista volvió a la normalidad solo para ver un par de ojos azules ante mí.


    -¡Ah!-grité saltando hacía atrás-¡Pinkie, deja de hacer eso!-le reclamé a mi amiga.


    -Perdón, veo que me encontraste, estaba a punto de salir a buscarlas, pero llegaron en lo que iba saliendo, pensé en acercarme a decirles que aquí estaba, pero en lo que intenté me cegaste con esa luz. Hablando de luz creo que…


    En el momento en el que vi lo que estaba detrás de Pinkie deje de prestarle atención a la misma. Era una puerta metálica inmensa, al examinarla con mayor detenimiento pude ver el símbolo oxidado de los Rogues en el centro.


    -¿Eso es lo que creo que es?-preguntó Applejack colocándose a mi lado.


    -Eso parece, este lugar pertenece a los Rogues-dije mirando con más detenimiento la puerta para ver en una esquina un panel táctil. Me acerqué al mismo, estaba lleno de polvo, utilicé mi casco para sacudir el polvo y apenas mi casco hizo contacto con la pantalla este se iluminó mostrando un teclado.


    <<Excelente, una contraseña>>Pensé con sarcasmo viendo la interfaz


    -Bueno…¿Ahora qué?-preguntó Rarity paseando por la cueva


    -Bien, esta puerta parece hidráulica, quiere decir que se mantiene cerrada por un mecanismo a base de líquidos y pistones, donde una fuerza se traspasa a otro cuerpo mediante el empuje del líquido. No tenemos el tiempo ni las herramientas para localizar y sacar el líquido así que habrá que optar por otra opción más simple, cortar el suministro de poder-expliqué golpeando la puerta levemente con mis cascos.


    -Pero…¿No está la fuente de poder en el interior del lugar?-preguntó Fluttershy


    -Si estuviera usando la fuente de poder principal, sí, pero la pantalla dice que la puerta está funcionando con un generador auxiliar, solo hay que encontrarlo, debe de estar en algún lugar de esta cueva…


    -¿Qué te hace pensar que el generador auxiliar está afuera?-preguntó Applejack


    -¿Tengo fé en que estará afuera?-repliqué con una sonrisa de “Es lo mejor que puedo darte”- Ahora, Wave es lista, podría haber escondido el generador en cualquier lado, podría estar en esta cueva o fuera de ella, puede estar bajo el agua o detrás de una pared, nos tomará un par de minutos, quizás horas, podrían ser días…


    -¡Lo encontré!-me interrumpió Pinkie


    -¿Qué?-pregunté volteándome a ver a mi amiga la cual había abierto una sala secreta donde se encontraba el generador-Pe-pero ¿Cómo?-pregunté atónita a lo que Pinkie respondió señalando una piedra en la pared con algo grabado, al verlo con más detenimiento pude leer que decía.


    -Crimen perfecto por: Wave-leí en voz alta volteando los ojos.


    Wave era lista, quizás más inteligente que yo, pero su insigne necesidad de presumir todo era uno de sus más grandes defectos, Wave no podía dejar de alimentar su ego, si ella lograba algo se aseguraba de que todo el mundo se enterara (O por lo menos a quienes más le afectara su logro). Me acerqué al generador, tenía un símbolo de un ovalo rojo con letras “BnL” en él, poseía una pantalla táctil con el mismo símbolo mostrándose en ella, luces de neón se hallaban en los bordes del generador dándole un brillo azulado al mismo.


    <<Este generador es moderno…pero…el polvo que tiene me dice que no ha sido usado en años>> Razoné tocando la pantalla táctil, el símbolo de BnL desapareció y en su lugar un menú de opciones surgió, las opciones iban desde personalizar la interfaz hasta controlar el flujo de energía y en una esquina de la pantalla estaba la opción de apagado.


    -Bien, aquí vamos-dije apagando el generador.


    -Velozmente y con un chirriante escándalo la puerta metálica se abrió dejándonos ver lo que había del otro lado de la puerta. A decir verdad no se podía ver mucho, una oscuridad sepulcral no permitía ver más allá de un par de metros en su interior, pero lo que me preocupaba era lo que podía ver. En el suelo justo al otro lado de la entrada estaba el cadáver de lo que parecía ser una cosa compuesta por dos manos con una cola larga y una boca entre ellas, la cosa tenía una especie de espina negra clavada en uno de los dedos.


    -¡Oh! ¿Qué es eso?-preguntó Pinkie acercándose a la cosa en el piso.


    -¡Pinkie, no!-grité en un intento por evitar que se acercara.


    -No te preocupes, todo va a…-mientras Pinkie hablaba una espina negra surgió de las sombras y se calvó en su cuello-…estar…bien…-logró terminar su frase antes de caer al piso y empezar a convulsionar.


    Velozmente, me lancé al lado de mi amiga y le retiré la espina.


    -¡¿Qué le pasa, está bien?!-preguntó Rarity alarmada acercándose a Pinkie.


    -No, no está bien, lo que sea que era esa espina le inyectó un potente veneno, debo de purificar su sistema y rápido-respondí colocando mi cuerno en su cuello.


    Tenía miedo, sabía lo que cargaba en mi espalda, sabía que si fracasaba perdería a una de mis amigas, pero me mantuve calmada (o al menos lo aparenté), sabía que si dejaba que el miedo me controlara no iba a poder salvar a mi amiga.


    Cerré los ojos y me centré en el hechizo purificador, cada segundo que pasaba Pinkie se ponía peor, cada vez las convulsiones eran más fuertes y a los pocos segundos comenzó a botar espuma por la boca.


    Me dolía ver a mi amiga así, siempre tan alegre, tan feliz. Abrí los mientras usaba mi hechizo para ver la expresión de dolor y miedo en su rostro, y entonces se detuvo, en el momento que completé el hechizo dejó de convulsionar y de botar espuma por la boca, pero tampoco se movía, un miedo que jamás había sentido me inundó, se me heló la sangre, el corazón se me detuvo y una fuerte impotencia me llenó.


    -¿Pinkie?-pregunté agitando a mi amiga mientras las demás se agrupaban a su alrededor-¿Pi-Pi-Pinkie?-pregunté nuevamente con la voz quebradiza, los ojos se me aguaron, un dolor como ningún otro me inundó, pero ese dolor no podía llenar el vacío que había en mi alma y corazón, y en ese momento, y en el momento en el que empecé a llorar, Pinkie volvió a la vida.


    -¡Oh, Pinkie, Pinkie!-grité llena de alegría abrazando a mi amiga junto con las demás.


    -¿Q-Qué pasó?-preguntó Pinkie recobrando el aliento-¿Por qué las caras largas?-dijo con su humor habitual en un intento por hacernos reír.


    -Na-Nada, gracias al cielo nada-respondió Fluttershy soltándose del abrazo y secándose las lágrimas.


    -Oh, ok, que bueno que no pasó nada, bueno…sigamos-respondió Pinkie incorporándose del suelo y caminando al interior de la cueva.


    -¡¿Qué?! ¡No!-gritó Rarity interponiéndose entre Pinkie y la cueva-¡¿Has perdido la cabeza?! ¡Casi mueres y eso solo fue en la entrada, imagínate lo que puede haber ahí dentro!


    -Sí, pero debemos recuperar el elemento, duh.


    -Pinkie tiene razón, no podemos dejar el elemento ahí, tenemos que recuperarlo-dijo Rainbow acercándose a la entrada.


    -Lo sé, es por ello que iré sola-dije deteniéndome ante la puerta.


    -¡¿Estás loca?! ¿Qué pasa si te ocurre algo y no hay nadie para auxiliarte? No, iré contigo, así si mueres…morirás junto a alguien con clase-dijo Rarity acomodándose la crin.


    -También iré, no me perdonaría si las dejo ir solas-comentó Applejack colocándose a mi lado.


    -Quien sabe…quizás necesiten de mi velocidad-añadió Rainbow.


    -Juntas estamos y juntas moriremos-dijo Fluttershy acercándose.


    -Pinkie ¿Vienes?-pregunté mirando a mi amiga.


    -Pues claro, duh, dije en un principio que iría-replicó Pinkie.


    -Bien, vamos-dije iluminando el camino y adentrándome en la cueva seguida por mis amigas.


    Mientras nos adentrábamos cada vez más a la cueva, menos sabia me parecía la idea de entrar a la misma. A medida que avanzábamos la cueva comenzó a descender, el descenso siguió por varios minutos hasta que llegamos a una zona más amplia de la cueva. Repetí el hechizo que usé en la entrada llenando de luz la cueva.


    -Sí, nos va a tomar un tiempo explorar todo el lugar…-dijo Rainbow mirando los alrededores.


    La cueva era grande, redonda, luces de neón oscilaban perezosamente con la inexplicable brisa del lugar, el suelo había sido alisado y pulido, seis puertas metálicas bloqueaban el acceso a seis diferentes secciones de la cueva, cuatro de ellas se encontraban en nuestro nivel mientras que las otras dos se hallaban en un segundo piso al cual se accedía por unas escaleras, una a cada costado de la sala, había humedad en el ambiente (Probablemente debido a las constantes lluvias en la montaña) y un olor a abandono reinaba en el sitio.


    -¿Más puertas hidráulicas?-preguntó Applejack dando unos pasos hacia adelante.


    -Eso parece…-dije examinando las puertas. Cada una tenía un cartel encima con algo escrito, una decía “Sector A” otra “Sector B” la de la derecha decía “Laboratorios” y la última leía “Zona de excavación 115”.


    -Muy bien ¿Por dónde?-preguntó Rainbow


    -Según las coordenadas el elemento debe de estar…en la zona de excavación-dije acercándome a la puerta con dicho cartel y una vez frente a esta noté que la puerta tenía un cerrojo que funcionaba con tarjeta de seguridad.Rápidamente revisé en las opciones en busca de donde se hallaba la fuente de poder que le daba energía a la puerta.


    <<Si no tengo la llave, puedo desactivar la puerta>>Razoné revisando las opciones, pero cuando intenté acceder a la información la pantalla mostró un glitch, la pantalla se veía como un collage de colores y datos<<Maldición…está dañada>>


    -Creo que tendremos que buscar una llave para esta puerta-dije alejándome de la misma.


    -Y…¿Dónde crees que esté esta llave?-preguntó Fluttershy.


    -Ni idea, pero lo más probable es que halla una especie de cuarto u oficina.


    -Aquí están los cuartos-dijo Pinkie la cual estaba frente a una puerta del segundo piso.


    Era cierto, el cartel de la puerta derecha del segundo piso leía “Cuartos”. Con paso apresurado subí al segundo piso y me coloqué ante la interfaz, pero sin importar cuanto le daba a la opción de abrir esta no respondía.


    -Está rota, vamos a tener que cortar la corriente-expliqué revisando las opciones en la interfaz hasta que encontré lo que quería-El generador que le da energía a esta puerta está en el “Sector B”-dije alejándome de la misma y dirigiéndome a la puerta del sector B solo para ver que también estaba dañada.-¡Agh! ¿Es que nada funciona aquí?-me quejé alejándome de la puerta y acercándome a la puerta del sector A (Sector donde se hallaba la fuente de poder de la puerta del sector B).


    -Si esta puerta no funciona, tendremos un pequeño problema-dije en voz alta tocando el botón de la puerta la cual se abrió al instante-¡Al fin! Vamos-comandé atravesando el umbral de la puerta.


    El sector A era extenso, la puerta de la sala principal llevaba a un pasillo el cual conectaba con más pasillos oscuros, mientras explorábamos el sector A no podía quitarme la sensación de que algo nos vigilaba escondido entre las sombras, el silencio absoluto del lugar no ayudaba, el único sonido era el de las pisadas mías y la de mis amigas cosa que solo aumentaba mi incomodidad y no era la única, mis amigas también se notaban algo tensas (a excepción de Pinkie)


    -Em…cariño ¿Falta mucho?-preguntó Rarity con nerviosismo en su voz.


    -No sé, debemos seguir explorando hasta encontrar el generador-dije doblando en una esquina.


    La exploración del sector siguió hasta que llegamos a otra zona amplia, el lugar era cuadrado y poseía varias luces de neón en las paredes de metal oxidados por la humedad del lugar, la sala tenía tres pasillos que llevaban a tres diferentes lugares, el pasillo de la izquierda decía “comedor”, el de la derecha “sala de conferencias” y el del centro era ilegible.


    -Muy bien, hay tres caminos, dos en cada uno-dije colocándome en el camino del centro. Applejack caminó hasta estar a mi lado mientras que Fluttershy y Rarity se fueron al de la derecha, dejando a Rainbow y Pinkie con el camino de la izquierda.


    -No, no, no, no, no, no, no, no, no, no iré con Pinkie-dijo Rainbow tomando vuelo.


    -Pero ¿Por qué no?-preguntó Pinkie en un tono triste.


    -Porque…no tendría luz, sí, es eso, Rarity y Twilight pueden iluminar el camino, ni tu ni yo podemos y me rehuso a vagar por la oscuridad.


    -¡Oh! Lo hubieras dicho antes porque tengooo…¡Una linterna para emergencias de linterna!-gritó Pinkie sacando la linterna de la nada y encendiéndola-¿Ves? No hay nada de que preocuparse.


    Rainbow soltó un fuerte suspiro y aterrizó al lado de Pinkie.


    -Muy bien, vamos-dijo Rainbow con fastidio y sin muchos ánimos adentrándose en el pasillo de la izquierda.


    -Ya saben, nos reunimos aquí una vez terminen de explorar, cuídense-dije dándome media vuelta y adentrándome al pasillo seguida por Applejack.


    El pasillo por el que descendimos era más húmedo que el resto de la cueva, la tierra sobre la que caminaba era blanda al punto de que parecía barro, las paredes tenían marcas de humedad y del techo caían gotas de agua formando pequeños charcos de agua.


    -¿Estará lloviendo?-preguntó Applejack


    -No sé, pero en caso de que esté lloviendo el agua no debería de poder condensarse hasta aquí en forma de gotas, lo que sea que produce esta humedad no es natural...-respondí deteniéndome ante una puerta oxidada.


    -¿Deberíamos de preocuparnos por una inundación?


    -No, lo más probable es que sea una tubería de agua rota o algo por el estilo…¡Agh!


    -¿Qué pasó?


    -La puerta está dañada, alguien rompió la terminal con la cual se abre la puerta-dije observando la pantalla táctil rota con una que otra chispa saliendo de la misma.


    -Y…¿Ahora qué?


    -Bueno…podría intentar derrumbar la puerta-sugerí mirando la misma.


    -O podemos entrar por los ductos de ventilación-sugirió Applejack señalando una rejilla de ventilación al nivel del suelo.


    -Sí, eso podría funcionar-dije sacando la rejilla con mi magia y colocándola a un lado del ducto.


    -Después de ti-dijo Applejack indicándome que entrara al sistema de ventilación.


    El ducto era frío, el contacto del frio del metal con mi piel me helaba la sangre y me producía múltiples escalofríos. Seguimos avanzando por el ducto hasta que llegamos a una subida de 90 grados, por si eso no fuera poco un potente ventilador se encontraba en medio de la subida.


    -¿Ahora qué?-preguntó Applejack viendo el ventilador.


    -Simple-respondí teletransportándonos al otro lado de la hélice y haciéndonos flotar hasta el final de la subida donde nos coloqué en el siguiente tramo del túnel.


    -Em, Twiilight, terroncito, si puedes teletransportarnos ¿Por qué no simplemente nos teletransportaste al otro lado de la puerta?


    -Para poder hacer una teletransportación éxitosa debo saber más o menos como se ve el lugar o haber estado ahí antes-respondí avanzando por el ducto-Si intento teltetransportarnos a un lugar que no conozco podríamos terminar en cualquier parte.


    -Pero ¿No puedes teletransportarnos a unas coordenadas específicas?


    -Sí, pero es arriesgado, si no sabes a dónde te llevan podrías terminar dentro de una pared o peor. Bueno, llegamos-dije deteniéndome ante una rejilla que se hallaba en el suelo del ducto, fue en ese momento que me percaté de lo alto que estábamos, el suelo debajo de la rejilla estaba a varios metros de la misma.


    -Creo que tendré que teletransportarnos fuera…estamos muy alto-comenté centrándome en el hechizo, y en el momento que justo en el que iba a teletransportarnos…vi algo por el rabillo del ojo.


    Acto seguido estábamos fuera del ducto en el suelo.


    -¿Viste eso?-le pregunté a mi amiga con preocupación.


    -¿Ver qué?-preguntó Applejack.


    -Nada, deben de ser cosas mías-repliqué lanzando una fugaz mirada a la rejilla.


    La sala en la que estábamos era grande, muy grande; poseía hasta tres pisos de altura, una densa niebla cubría el lugar haciendo difícil ver más allá de unos metros de distancia, tuberías rojas tapizaban las paredes y se enredaban entre sí en el suelo y techo, una escalera de metal unía las plataformas que conformaban cada piso, a decir verdad los pisos eran en sí pasillos metálicos con barandillas a los lados, dichos caminos tenían luces de neón en los bordes y debajo de estos dándole la iluminación necesaria al lugar, por su parte el piso donde estábamos era de piedra pulida, charcos de agua había por el constante goteo de las tuberías sobre nosotras y a los alrededores había una serie de pasillos estrechos que formaban un laberinto entre sí.


    -Bueno…tú revisa los pisos superiores, yo me encargo de los pasillos-dije encaminándome hacia los pasillos oscuros.

    -Oye, Twilight ¿Qué es esto?-preguntó Applejack señalando una especie de caja de seguridad como las que contenían los extinguidores de fuego, solo que este tenía dentro una pequeña esfera de cristal con el símbolo de los Rogues grabado y con una placa dorada al lado-En caso de muerte, romper al lado del cuerpo del muerto asegurándose de que el hechizo cubra tanto a la víctima como a la persona que usa el hechizo…interesante…-dijo Applejack abriendo la cajita y tomando la esfera.-¿Qué crees que haga esta esfera, Twilight?-me preguntó Applejack.


    -Bueno, no sé, pero guardala tú, yo ya tengo mi magia para protegerme, quédatela tú. Bueno, me retiro a los pasillos, tú busca por los pisos de arriba el generador.



    -¿Qué hago si encuentro el generador, lo apago?-preguntó Applejack.


    -No, me buscas, deja que sea yo quien lo apague-especifiqué entrando a la red de pasillos.


    Mientras exploraba los oscuros pasillos una sensación en mí perduraba y se esmeraba en hacerme sentir incómoda, esta sensación era la sensación de ser observado. En ese momento escuché pasos detrás de mí, velozmente me giré para ver…


    <<Te estás imaginando cosas, Twilight>>Me dije prosiguiendo con la exploración de los pasillos.


    El sonido de las gotas de agua cayendo de las tuberías era el único ruido que acompañaba el sonido de mis pisadas, un aire helado provenía de los ductos de ventilación.


    Sabía que había algo mal, sabía que algo me vigilaba, respirándome en el cuello, saboreando mi miedo, pero al igual que un fantasma desaparecía cada vez que intentaba verlo. Llegué a un intersección y entonces, mientras contemplaba cual camino seguir, una a una se fueron apagando las luces de uno de los pasillos permitiéndole a la oscuridad acercarse lentamente hacía mí, el sonido de pasos pesados llegó a mis oídos cuando la oscuridad estaba a mitad del pasillo acercándose, en eso lo entendí, la cosa estaba tomando el pasillo. Apresuré el paso y me fui por el otro pasillo, la cosa había tomado el pasillo y empezaba a adentrarse en este, tomó el pasillo, pero yo ya había salido de este. Sabía que no se detendría ahí, consumiría los lugares y todo lo que había en ellos. Empecé a buscar una salida, pero eso ya había tomado las salidas, mi siguiente opción era teletransportarme, pero no había garantía de que lo pudiera hacer antes de que eso me alcanzara, sabía muy bien lo que hacía y por ello tenía que hallar una solución rápido a mi problema, solo era cuestión de tiempo para que me acorralara, tenía que haber una salida, algo que no hubiera tomado todavía. Me detuve un segundo en una intersección y tomé aire…¡Aire! Estaba ahí mi respuesta. Velozmente comencé a buscarlo por los pasillos y lo encontré, ahí al final de un pasillo se hallaba la entrada al ducto de ventilación. Tomé con mi magia la tapa y halé de esta, no se movió, lo intenté nuevamente, nada. En ese momento el sonido de pasos llegó a mis oídos, pisadas fuertes que se acercaban hacía mí y provenían de un pasillo adyacente a este. Entré en pánico, mi corazón palpitaba con fuerza y a una velocidad que estaba segura no era sana, comencé a sudar y me sentía mareada, desesperadamente comencé a halar de la rejilla de ventilación tanto con mi magia como con mis cascos, hasta que finalmente logré arrancar la rejilla de la pared, entré al ducto apresuradamente y le volví a colocar la tapa justo para ver las luces del pasillo donde estaba comenzar a extinguirse, los pasos retumbaron por el pasillo, la oscuridad comenzó a apoderarse del pasillo en el que antes estaba, mi respiración estaba acelerada, cerré los ojos y me quedé completamente inmóvil, sabía que si hacía el más mínimo ruido eso me encontraría. Escuché los pasos de eso peligrosamente cerca, empecé a respirar aún más rápido y un profundo terror se apoderó de mí y en ese momento, eso se detuvo frente a la rejilla.


    Contuve la respiración, escuché un sonido extraño seguido de un gruñido, ahogué un gemido de miedo y tras unos segundos, la criatura se alejó por el pasillo. Abrí los ojos iluminé mi cuerno y sin pensarlo dos veces comencé a avanzar por el ducto de ventilación, el mismo era estrecho, un olor a húmedo inundaba mis fosas nasales y el frío del metal hacía que se me helara el cuerpo. Llegué a un punto en el cual el ducto ascendía hasta cierto punto donde volvía a ser plano, seguí avanzando hasta llegar a una bifurcación donde el túnel se dividía en tres diferentes caminos: uno conducía a la derecha, otro a la izquierda y el último seguía en línea recta. Tomé el ducto de la derecha (dirección en la cual creía que estaba la salida). Seguí avanzando ya más calmada hasta que el sonido de algo chocando con el metal del ducto llegó a mis oídos, el ruido era constante y se hacía cada vez más fuerte, abrí los ojos como platos, eso estaba en el ducto de ventilación. Con “paso” apresurado avancé por el ducto con la intención de escapar, pero sin importar cuanto avanzara los pasos seguían haciéndose cada vez más fuertes. Estaba sudando del miedo, me dolía la cabeza y nuevamente tenía la respiración agitada, estaba cansada ¿Cuánto más duraría esto? ¿Cuánto más estaría huyendo? No lo sabía, lo que sabía era que tenía que salir del ducto, pero el miedo que sentía no fue nada en comparación al miedo que sentí cuando en una bifurcación vi una mano alargada en una esquina.

    Capítulo 27

    Snowy Kingdom

    Capítulo 27

    Snowy Kingdom

    -¡Wave!

    El sonido de la voz de Jet me trajo de regreso a la realidad, estábamos en la cima de la montaña de nieve a varios kilómetros del imperio de cristal el cual desde esta altura solo parecía un punto en la nieve.

    -Wave ¿Es ese el lugar?-preguntó Jet señalando algo a la distancia.

    Me coloqué a un lado de Jet para ver mejor que señalaba, y a lo lejos se podía ver una luz de un…¿faro?

    -Sí, es ahí-respondí activando el indicador de objetivos el cual apuntaba a un lugar cercano a ese faro el cual se hallaba al pie de la montaña. Desactivé el rastreador de mi visor y procedí con el descenso de la montaña. A medida que bajábamos un leve viento invernal comenzó a surgir.

    El paisaje era hermoso, rocas grandes y pinos daban belleza al ambiente, copos de nieve caían perezosamente sobre el suelo extendiendo la manta blanca que cubría el lugar. El sol de la tarde llenaba de alegría el ambiente, pero esa alegría no duraría mucho ya que un grupo de partículas densas de agua suspendidas en el aire se acercaban desde el norte.

    Fruncí el ceño, si ese grupo de agua se posaba sobre la montaña no solo crearía una ventisca sino que interferiría con la señal del rastreador y al parecer no fui la única que se percato de eso, Jet se estaba alistando para tomar vuelo y deshacerse de la nube.

    -Permíteme, Jet-dije lanzando un hechizo a la nube, el cual impactó en esta y la hizo desaparecer al instante.

    -Bien hecho, supongo-“agradeció” Jet que le ahorrara el vuelo.

    -De nada…supongo…-respondí volviendo a sumirme en mis pensamientos.

    Hace dos años
    12:45 AM
    Sala de control, Cede central del banco de Equestria

    Estaba paralizada, pasmada, no podía dejar de pensar en lo que había hecho, en lo que había causado, mis cascos estaban manchados con sangre de otro poni.

    <<Mate un poni>>Era el pensamiento que se rehusaba a abandonar mi cabeza.

    No podía quitar los ojos del cuerpo sin vida del guardias, no sabía que sentir, a decir verdad me sentía incapaz de sentir algo, un vacío profundo era lo que había en mi alma, una sensación de impotencia surgió y en ese momento algo se quebró dentro de mí.

    -¡Wave! ¡¿Estás bien?!-escuché una voz la cual me sacó de mi trance por unos segundos. Alcé la vista para ver a Jet entrar en loa sala de control-Joder, Wave ¿Qué pasó? Bueno, no importa, te sacaré de aquí-dijo Jet levantando la estantería y quitándomela de encima-Tu ala no se ve bien…tengo que llevarte a un hospital.

    Lentamente me incorporé hasta estar sentada, la vos de Jet me reconfortaba un poco, pero no lograba sacar ese pensamiento de mi mente. Seguí viendo al guardia, una profunda tristeza me inundó y yo me deje ahogar en ella soltando unas lágrimas. Estaba decepcionada de mi misma, tenía que compartir estas emociones con alguien, sabía que si no lo hacía las emociones me consumirían y me hundirían en la locura.

    -Lo mate-dije con la voz quebradiza-Lo mate, Jet, lo mate-dije empezando a llorar desconsoladamente-Lo mate, mate un poni, Jet, mate un poni.

    Estaba destrozada, no podía pensar con claridad, se me hacía difícil formular palabras. Merecía ser castigada por lo que hice y eso es lo que pasaría, me entregaría a las autoridades y esperaría ser juzgada por mis actos.

    -Me-Me-Me voy a entregar…eso haré-dije entre sollozos

    -Wave, no es tu culpa…

    -¡Sí lo es, yo escogí un plan complicado en vez de ir por el camino simple y seguro, y mira cómo terminó!-interrumpí a Jet.

    -Wave ¿Tú tiraste la estantería encima del guardia?-preguntó Jet

    -No…pero…

    -¿Quién causó que la estantería cayera?

    -El guardia, pero…

    -¿Entonces? Fue un accidente el cual ni siquiera causaste.

    -Pero…no lo entiendes, no entiendes como se siente…

    -Si te entiendo, vi a mis padres morir, vi la luz irse de los ojos de mi padre y siempre me culpé por su muerte…

    -¿Por qué?

    -Fueron asesinados por un dragón en Smokey Mountain, yo fui el que escogió ir ahí a acampar, si tan solo hubiera escogido ir al lugar de siempre en vez de Smokey Mountain no los hubiera perdido…Lamentarse por lo que pasó no resuelve nada, la pregunta no es ¿Qué hice? La pregunta es ¿Qué puedo hacer? Dime, Wave ¿Qué vas a hacer?

    Jet tenía razón, llorar por la muerte del guardia no arreglaría nada, tenía que hacer algo y ya sabía que haría.

    -Tienes razón, llorar no arreglará nada-dije secándome las lágrimas de los ojos y levantándome del suelo.

    Lentamente, me acerqué al jefe de los guardias y le borré la memoria, repetí el proceso en los demás guardias. Después de eso, me dirigí a la consola, borré las cintas y registros de seguridad y me encaminé a la salida.

    -Jet ¿Y el pen drive?-pregunté deteniéndome en el marco de la puerta.

    -Aquí, conmigo-respondió Jet quitándose el casco de Gear y sacándose mi collar de su cuello-Toma.dijo Jet entregándome el collar.

    -Pero…¿Qué pasó con el robo?

    -Tú eres más importante, además uno se deleita la vista más contigo que con el dinero-dijo Jet con una sonrisa en un intento por hacerme sentir mejor.

    -Ya veo…y…¿Con qué cabeza pensabas cuando se te ocurrió venir a salvarme?-pregunté con una sonrisa burlona.

    -No sé, averígualo.

    -No tengo nada que averiguar ahí-respondí abandonando la sala de control.

    Actualidad
    Al norte del imperio de cristal.

    <<Recuerdo muy bien ese día…desde entonces Jet y yo hemos sido más unidos…joder a la semana nos hicimos novios>>Pensé con una sonrisa, sonrisa la cual desapareció al recordar nuestro noviazgo<<Si no hubiera sido tan tonta aún estaría con él…ahora está con Fluttershy…no me molesta, es feliz y eso es lo que importa, hacía mucho que no lo veía sonreír así>>Pensé recordando la sonrisa de Jet al día siguiente de la cita con Fluttershy hace ya un par de meses, esa sonrisa solo la había visto en su rostro en dos ocasiones, nuestro primer beso y al día siguiente de nuestra primera noche juntos.

    -¡Wave!-escuché la voz de Jet sacándome nuevamente de mis pensamientos.

    -¡¿Qué?!-grité fastidiada de que me interrumpieran.

    -¡Ven acá!

    Fue en ese momento que me percaté que estábamos en una especie de bosque de pinos, no era un bosque muy espeso, pero si era extenso, empecé a buscar con la mirada a Jet y no lo encontré, activé el indicador de objetivos y seleccioné rastrear el Gear de Jet, el indicador de objetivos me señaló que el Gear de Jet estaba a unos metros hacia adelante, a través de unos arbustos. Con paso apresurado me acerqué a Jet atravesando los arbustos hasta llegar a un risco, en el borde del risco se encontraban Jet, Gilda y Shining, y al fondo del risco había una laguna que conectaba con un rio, al lado de esta se hallaba un faro aun funcional, el faro era alto y estaba hecho de metal, lo sabía por el reflejo de la luz del sol, era de un metal blanco como la porcelana que combinaba con la blancura pura de la nieve en ese lugar, el faro se hallaba al lado de un muelle de piedra, muelle tenía seis espacios para aparcar barcos, cada uno de un color diferente<<Posiblemente es para diferenciar donde va cada barco>>Pensé al ver que un barco negro se hallaba atracado en el muelle negro. El barco era relativamente pequeño, era de carga ya que en la cubierta tenía un par de contenedores negros con el símbolo de Babylon Garden en dorado, y ahí, más allá del muelle se encontraba una base gigante hecha de vidrio ahumado. La base tenía como zona central un domo metálico al cual se podía acceder por cuatro entradas colocadas en cuatro caminos diferentes que conectaban con cuatro edificios de dos pisos (A excepción de más grande el cual aparentaba ser un almacén)

    <<La arquitectura Babylon no para de sorprenderme>>Pensé con una sonrisa mientras me acercaba a Jet.

    Los edificios hechos por los Babylon se destacaban por ser genialidades arquitectónicas, no solo se veían bien sino que también cumplían su función a la perfección<<Son los únicos que logran hacer que un bunker se vea como una mansión y logre proteger de las bombas…además de mí, claro está>>Pensé deteniéndome al lado de Jet.

    -Hermoso ¿No?-pregunté viendo a Jet.

    -Es arquitectura Babylon, claro que es hermoso-respondió Gilda colocándose al otro lado de Jet.

    -Ciertamente es…sublime. En fin…Veamos dónde está el elemento-dijo Jet activando su visor. Inmediatamente volví a hacer que el indicador de objetivos señalara los rastreadores que les coloqué a los elementos y en ese instante un brillo azulado intermitente surgió en la esquina derecha del visor indicando que el objetivo se hallaba fuera de mi campo de visión, giré la cabeza hasta que un diamante azul surgió en mi visor, el diamante azul se posaba en algún lugar debajo del domo central.

    -¿Lo ven?-pregunté cambiando a uno que detectaba las ondas mágicas. Una gran concentración de ondas mágicas producidas por un artefacto mágico poderoso se hallaba debajo del domo en una habitación redonda, sabía la forma de la habitación por la imagen que formaban los rebotes de las ondas. En ese momento me percaté de que habíamos entrado a un gran campo mágico, desactivé mi visor y volteé a ver detrás de mí, solo los copos de nieve y la luz podían atravesar el campo, las nubes que pasaban cerca de este eran alejadas por el campo al igual que la leve ventisca que había afuera.

    -Sí, lo veo, está debajo del domo-respondió Gilda cambiando su visor-El elemento parece estar en una sala redonda y sellada…

    -¿Conocías el lugar, Shining?-preguntó Jet desactivando su visor.

    -No, debido a las condiciones climáticas nunca me atreví a mandar un grupo de exploración, eso y el incidente de la montaña Kholat…-respondió Shining colocándose a un lado de Gilda.

    -Sí, oí de la tragedia ¿Ya descubrieron que le pasó a los estudiantes?

    -No, sigue siendo un misterio y las teorías solo generan más dudas…

    -Ya veo, en fin, Wave-dijo Jet señalando el muelle del lugar con su cabeza. Comprendí la señal al instante, acto seguido un brillo magenta nos cegó a todos y al desvanecerse estábamos todos en el muelle.

    “Hechizo de teletransportación no autorizado en el muelle, iniciando protocolo de seguridad Deflev 5” Resonó una voz a lo largo de la base.

    -Muy bien, no más teletransportaciones dentro de la base, ahora vamos por la joyería de tu novia, Jet-dije caminando hacia la base.

    El camino de piedra que conectaba el gran edificio con el muelle estaba totalmente cubierto de nieve, la única razón por la cual sabía que estaba ahí era por el contacto de mis cascos con el sólido de la piedra debajo de la nieve.

    El edificio ante nosotros era grande, tenía forma de cilindro con arcos que encerraban la estructura contra el piso. Me detuve ante la puerta y la examiné por unos momentos, la puerta era doble y de color negro, al lado de la puerta estaba lo que parecía una ranura para tarjetas. Me acerqué a la puerta y la empujé con mis cascos, no se movió ni un centímetro.

    -Esta cerrada…-dije retrocediendo un par de pasos antes de volar la puerta en pedazos-Ding Dong, perdón, no vi el timbre-le dije a nadie en particular entrando a la base.

    “Entrada forzada a las oficinas, nivel de seguridad Deflev 4” Volvió a sonar la voz en la base.

    -Para la próxima deja que Gilda se encargue-dijo Jet entrando a la base.

    -Pero ¿Por qué? Gilda es muy…ella como para saber tratar con tecnología tan “antigua”-expliqué lo obvio a Jet.

    -Tal vez, pero a diferencia de ti yo sé forzar una cerradura-dijo Gilda sacando una ganzúa de su Gear.

    -Soy muy avanzada y futurista como para usar esa tecnología tan anticuada.

    -Y aun así soy más eficiente al abrir puertas que tú.

    -Supongo que el abrirte a cada hombre que ves te dio experiencia en el asunto-dije con toda la malicia que merecía Gilda solo para obtener un “Meh” como respuesta.

    Detestaba a Gilda, había cambiado en los últimos meses, ya no le daba importancia a mis burlas y solo respondió con un monótono e irritante “Meh”. Era molesto, nada de lo que dijera o hiciera la hacía irritar y eso me frustraba.

    -Ya, ya, dejen de insultarse la una a la otra, tenemos un elemento que recuperar-irrumpió Shining en la discusión.

    -Vaya, primera vez que sale algo útil de tu boca-comentó Jet desde dentro de la base causando que Shining frunciera el ceño.

    -Oh, Jet, ya estas aprendiendo, estoy tan orgullosa de ti-dije feliz de ver su burla oportuna.

    -Sí, sí, como sea ¿Van a entrar o se quedarán a admirar el paisaje?

    -Oh ¿Podemos escoger?

    -Wave.

    -Okey, solo bromeaba-dije ingresando a la base tras ver la cara seria de Jet.

    -La vida es solo un gran chiste para ti ¿verdad?-preguntó Shining entrando en la base.

    -La tuya. Sí y uno muy por debajo de mis expectativas-respondí admirando mis alrededores.

    Estábamos en una especie de sala grande, poseía dos escaleras a cada lado que llevaban a un segundo piso el cual no podía ver por la oscuridad y la paredes de vidrio ahumado, aunque tras observar las paredes y el techo de cerca me percaté de que no era vidrio sino obsidiana. Di un paso adelante para intentar ver más allá y de repente la sala cobró vida, la obsidiana del piso se iluminó en un tono blanco, las paredes se tiñeron de una luz azul y del techo emanaba una luz blanca, pero esta era diferente a la del suelo y las paredes, esta era luz natural, alcé la vista para ver como la obsidiana se había vuelto transparente para permitir el paso de la luz del sol sin problema, aunque a estas alturas dudaba que fuera obsidiana el material del que estaba hecho el edificio. Estaba emocionada, no había visto tecnología Babylon funcionando, no desde el final del torneo.

    <<Quizás esta vez pueda analizar la tecnología Babylon sin que esta intente matarme>>Me dije a mi misma adentrándome en la estructura.

    Quería explorar el edificio, a decir verdad quería explorar toda la base, estaba segura de que encontraría algo de utilidad que pudiera usar para mejorar nuestra base.

    <<Especialmente mi laboratorio>>

    -Gilda, ven acá-escuché a Jet decir del otro lado de la sala.

    Me asome´por una de las escaleras y pude ver un pasillo oscuro. Dirigí mi mirada al otro lado de la sala para ver a Gilda forzando la cerradura de la puerta y a Jet y Shining a un lado esperando pacientemente.

    Aproveché que todos estaban distraídos y subí las escaleras, el segundo piso era largo, poseía cubículos donde trabajaron en algún momento empleados, todos los cubículos poseían una estructura similar, poseían un gran escritorio con lo que sin duda alguna era una computadora, al lado tenía lo que parecía una impresora, poseía un archivero al lado izquierdo y un pote de basura en el lado derecho. Lo único que variaba entre los cubículos era la orientación de su contenido, algunos adornos extra y la placa en el escritorio la cual cambiaba de nombre según cubículo. Seguí explorando hasta llegar a un cubículo que en la placa leía “Sound Wave”, pero lo que realmente me llamó la atención de esta oficina era que la computadora se hallaba encendida. Me acerqué a la misma y me detuve ante ella, la pantalla en cuestión era una lámina de vidrio que flotaba sobre el escritorio, en esta se mostraba un recuadro con un texto escrito en Babylon, coloqué mis cascos sobre el cristal que se hallaba en la mesa frente al monitor y en ese momento este volvió líquido y profundo, velozmente removí los cascos del cristal el cual se solidificó al instante.

    <<Tecmaturgía>>Pensé observando lo que aparentaba ser el teclado, alcé la vista para quedarme pasmada, el cuadro de texto había cambiado de Babylon a español. Me froté los ojos por unos segundos y volví a mirar la pantalla, efectivamente era español y decía “Inicie conexión neuronal para comenzar”<<Conexión neuronal…¿Se refiere a colocar los cascos en el teclado?>>Razoné y, lentamente, sumergí los cascos en el cristal<<Bien…si estoy en lo correcto, y siempre lo estoy, esto debe de funcionar con el pensamiento…muy bien…block de notas>> Inmediatamente una ventana se abrió mostrando lo que parecía una versión Babylon del block de notas<<Bien…Hola mundo>>No pasó nada<<Escribir: Hola mundo>>Al instante se escribió en el block de notas “Hola mundo”.

    Solté un chillido de emoción, las posibilidades, los avances tecnológicos, estaba emocionada..

    “Entrada forzada al patio central, nivel de seguridad Deflev 3 Sistema de seguridad Gamma activado”

    <<Eso no suena bien>>

    El sonido de disparos llegó a mis oídos a los pocos segundos de oír la voz.

    -¡Wave!-resonó la voz de Jet en la base.

    -Sep, nada bien-me dije a mi misma alejándome de la computadora y dirigiéndome a la salida del cubículo, pero en lo que asomé la cabeza fuera del cubículo el sonido de un estallido llenó mis oídos, instantáneamente me cubrí con un escudo mágico y este se resquebrajo a la altura de mi cabeza, giré la cabeza para ver uno de los paneles de la pared alzado y con una especie de torreta saliendo de detrás de este. Inmediatamente me refugié en el cubículo de los disparos y empecé a pensar en una forma de salir.

    <<Okay, debo deshacerme de la torreta, pero para hacerlo debo tener contacto visual y es más que obvio que si asomo la cabeza me volará los sesos. Mi escudo por más que me concentre no podrá aguantar por mucho tiempo una ráfaga de balas, solo me queda distraer la torreta>>Razoné. Tomé el casco de mi Gear con la intención de lanzarlo al pasillo para distraer la torreta, pero en el momento que alcé la vista tras haberme quitado el casco vi a la torreta en la entrada del cubículo apuntándome con sus cañones. El sonido del disparo llegó a mis oídos, un brillo magenta me cegó y lo siguiente que supe es que estaba en otro cubículo ilesa.

    <<Torretas móviles, eso hará las cosas más difíciles>>Pensé preocupada<<Veamos ¿Dónde estás?>>Me pregunté activando el radar mágico el cual me dio una imagen completa de la sala. Estaba en un cubículo al otro lado de la sala, lejos de la entrada al segundo piso y la torreta que casi me mató dos veces se hallaba ante las escaleras que llevaban al primer piso<<Es más lista de lo que pensaba…>>me incorporé del suelo y asomé la cabeza fuera del cubículo, el pasillo estaba despejado, lentamente, avancé por el pasillo hasta llegar al otro extremo<<Ok, ahora solo hace falta una distracción>>

    -¡Hey!-llamé a la torreta mientras salía de mi escondiste y ponía mi pose y mirada más atrayentes, la torreta no dudó en dispararme, las balas atravesaban mi cuerpo, pero yo no sentía dolor, a fin de cuentas solo estaba viendo el mundo a través de una ilusión. Abrí los ojos para verme en uno de los cubículos al otro lado del pasillo, salí del mismo para ver a mi copia ser acribillada, dejando un “rastro de sangre” mientras cojeaba en un intento por huir de la torreta.

    <<Realmente soy muy buena con las ilusiones mágicas>>Sin pensarlo dos veces aproveché que la torreta perseguía a mi clon y corrí atravesando los pasillos formados por los cubículos hasta lograr flanquear la torreta.

    -Hasta la vista, baby-dije causando que la torreta se girará a verme solo para ser volada en pedazos con un hechizo explosivo-Wave, uno, tecnología Babylon, cero…es un resultado que no sorprende a nadie, yo siempre gano-le dije a nadie en particular con una leve sonrisa-Wow, Jet tiene razón, soy todo menos humilde…

    -¡Coño, Wave!-la voz de Jet resonó en mis oídos.

    Baje apresuradamente las escaleras hasta llegar a la sala donde pude ver a Jet, Gilda y Shining dentro de un campo mágico lleno de grietas el cual se hallaba bajo el ataque de cuatro torretas que se hallaban en la sala y había restos de torretas destruidas.

    -¡Wave has algo!-ordenó Jet señalando las torretas con su mirada las cuales evaporé en cuestión de segundos. No obstante el ruido de disparos seguía y el campo mágico creado por Shining seguía agrietándose, fue en ese momento que me percaté de que los disparos provenían del patio central. Inmediatamente cerré con magia las puertas que conectaban el edificio con el patio central, muy para mi sorpresa las puertas eran anti balas.

    -Les dije que debieron dejarme a mí el abrir la puerta-dije mientras Shining hacía desaparecer la barrera.

    -¿Y crees que el derivarla no hubiera activado la alarma?-preguntó Gilda con sarcasmo.

    -Considerando que soy yo, no.

    -Bueno, eso no importa ya, ahora tenemos que buscar una manera de llegar al domo central-dijo Jet recostándose de la pared.

    -Sencillo, Shining vuelve a crear su burbuja mágica y caminamos dentro de esta hasta el domo-respondió Gilda

    -No creo poder mantener el campo hasta llegar al domo, no bajo una lluvia de balas-comentó Shining.

    -Tú crea el campo y ya, Wave se encargará de las torretas-sentenció Jet colocándose ante la puerta y indicando con la cabeza que nos pusiéramos en posición, una vez estábamos todos juntos un campo azul nos cubrió, abrí la puerta con mi magia y pude ver varias torretas en el suelo frente a mí, el sonido de disparos llegó a mis oídos y el campo nuevamente comenzó a agrietarse poco a poco. Sin perder ni un segundo empecé a destruir una a una las torretas del campo mientras avanzábamos por este. El campo central era grande y las torretas del mismo tenían una precisión muy buena para la distancia a la cual se hallaban, al final logramos llegar al domo central al cual ingresamos sin problemas.

    “25% de la seguridad de la base ha sido destruida, nivel de seguridad DefLev 2, sistema de seguridad beta activado”

    -Oh no, no esta vez-dije cerrando los ojos mientras lanzaba un potente hechizo EMP que cubrió toda la base.

    “100% de la seguridad de la base ha sido neutralizada, nivel de seguridad DefLev 1, sistema alfa activado, iniciando cierre total”

    -¿Cierre total? Eso no suena bien-dijo Shining dejando de usar su barrera mágica.

    -Tranquilícense, en el peor de los casos también se cierran los baños-dije mirando mis alrededores.

    El domo en el que ingresamos era grande: el lugar era un campo extendido con múltiples equipos tanto en las paredes como en el centro, organizados en filas de hasta 100 metros que poseía intersecciones cada cuatro equipos, pero lo que más destacaba de la sala era su baja temperatura, hacía más frío que afuera.

    -¿Po-Por qué hace tanto frío?-preguntó Gilda temblando por el mismo.

    -Es para mantener los equipos a una temperatura óptima y evitar que se sobre calienten-respondió Jet-Bien, el elemento se encuentra debajo de nosotros, busquen algún tipo de escalera o algo que nos lleve a un piso inferior-comandó Jet adentrándose entre los equipos.

    Mientras exploraba el lugar en busca de alguna escalera o ascensor me percaté de que el radar no estaba funcionando.

    -Jet ¿Tú radar funciona?-pregunté observando los equipos apagados.

    -No ¿Por qué?-preguntó a través del comunicador

    -Gilda ¿El tuyo funciona?

    -No, está apagado-respondió Gilda.

    <<Que raro…todas las demás funciones parecen estar bien…a menos que…>>

    En ese momento intenté hacer un hechizo de luz pero me vi incapaz de hacerlo.

    <<Joder…>>

    -¡Shining! ¡¿Puedes usar tu magia?!-pregunté

    -¡No, no puedo!-replicó Shining tras unos segundos de silencio.

    -Jet, hay un campo inhibidor de magia en el domo-informé a mi jefe por el comunicador

    -Jum ¿Cómo nos afecta eso más allá de lo obvio?-preguntó Jet

    -En nada, solo recuerden que no tendremos magia para defendernos-replicó Gilda entrometiéndose en la conversación.

    -¡¿Oiste, Shining?! ¡No podemos usar la magia, mantente alerta!-le informé a Shining

    -Ustedes también manténganse alerta, no quiero tener que gastar dinero en operaciones médicas-dijo Jet.

    Volteé los ojos y seguí explorando las máquinas hasta que llegué al otro extremo del domo.

    <<¿Será que la entrada al nivel inferior está en otro lado?>>Pensé recostándome de un equipo, pero a penas dejé caer mi peso sobre el mismo este rodó atravesando la pared y cayendo por unas escaleras ocultas causando que yo cayera en el suelo.

    -Auch, Jet, encontré las escaleras-dije levantándome del suelo y viendo las escaleras las cuales tomaban un giro hacía la izquierda.

    -Gilda y yo vamos a tu posición, avísale a Shining para que vaya a tu posición-ordenó Jet cortando comunicación.

    -¡Shining, encontré las escaleras!-le grité al unicornio

    -No hace falta gritar, aquí estoy-replicó Shining saliendo de una esquina.

    -¿Cómo encontraste las escaleras?-preguntó Jet aterrizando a mi lado seguido por Gilda la cual se colocó al lado de Jet.

    -Bueno, cuando llegas a ser tan perfecta como yo, sabes en todo momento donde se encuentran las cosas.

    -Wave

    -¿Sí?

    -La encontraste por accidente ¿Verdad?

    -Por favor, Jet ¿Yo encontrar algo por accidente? Jamás ¿Qué te hace pensar tal estupidez?

    -El estruendo que hizo ese equipo al caer por las escaleras-dijo Jet señalando la computadora que se cayó por las escaleras-Con lo obsesiva que eres con la tecnología y como sabes valorar los avances en cualquier área de las ciencias dudo que hallas lanzado ese equipo por las escaleras a apropósito, es más, estoy seguro que antes de irnos vas a teletransportar toda la tecnología de la base a tú almacén personal.

    -Touché-respondí mientras Jet se asomaba por las escaleras.

    -Sabes que no hay necesidad de mentir ¿verdad?-preguntó Gilda-Sabemos que lo sabes todos, no es necesario que mientas para hacerte quedar bien, eres uno de los miembros más importantes del grupo y sin tu intelecto no hubiéramos logrado llegar hasta aquí, eres perfecta para nosotros tal y como eres.

    No pude evitar sonreír.

    -Aww, que bonito, casi me siento mal por las cosas que te he dicho-dije.

    -Sí, bueno ¿Proseguimos?-preguntó Shining señalando las escaleras, a lo cual Jet respondió comenzando a bajarlas. Las escaleras daban con un largo pasillo blanco metálico el cual llevaba hasta una gran puerta metálica, me acerqué a dicha puerta y me dispuse a hackearla, cosa que no fue nada fácil considerando que el lenguaje en el que estaba programado la puerta era muy avanzado, aunque claro, cuando eres tan lista como yo el comprender tecnología tan avanzada era cuestión de segundos.

    -Y….et voilá-dije mientras la puerta se abría ante mí revelando una sala redonda con el elemento en el centro-Oh, vaya, si era la joyería de tu novia-dije viendo que el elemento era el de la amabilidad.

    -Sí, sí, como sea, tómalo y vámonos-dijo Jet desde afuera de la sala.

    Sin meditarlo mucho, me acerqué al elemento, pero al momento de tocarlo la puerta tras de mí se cerró, encerrándome en la sala con el elemento.

    -Excelente…-me dije a mí misma colocándome frente a la puerta-Bien, me va a tocar volver a hackear la puerta-dije acercándome al panel de la puerta, pero al intentar usar la interfaz con mi collar un mensaje de error me saltó-Nivel de seguridad elevado, reinicie sistema para poder acceder a la terminal-leí en voz alta el mensaje.

    <<Magnífico, ahora debo hallar la manera de reiniciar la interfaz…¿Soy yo o hace más frío aquí que en el resto del domo?>>

    Estaba en lo cierto, la temperatura del lugar había descendido drásticamente y el termómetro del visor me lo indicaba, pero lo más alarmante era que cada cinco segundos la temperatura descedia dos grados.

    Sin pensarlo dos veces activé el sensor de calor del visor con la intención de localizar los cables o algo para poder reiniciar la interfaz, pero no sirvió de nada, el frío del metal de las paredes ocultaba el calor que producían los cables, desactivé el sensor de calor y activé el visor nocturno buscando algún panel en la pared. El frío era horrible, la temperatura había descendido hasta los siete grados, si no fuera por la calefacción del Gear empezaría a congelarme hace tres grados. La visión nocturna me permitió ver un panel al otro lado de la sala, corrí hasta el mismo y intenté retirarlo sin éxito, hale una, dos, tres veces hasta que arranqué el panel el cual ocultaba una caja de fusibles, la temperatura había descendido a dos grados, el frío empezaba a calarse en mis huesos, bajé todos los interruptores y luego los volví a subir, la temperatura descendió hasta los menos tres grados, me acerqué velozmente a la interfaz la cual se estaba reiniciando y esperé, y esperé, y esperé, la temperatura había descendido a los menos diez grados, el frío era similar al del interior de un congelador, la interfaz se reactivó y comencé a hackearla, la temperatura llegó a menos quince grados. Tenía que apresurarme, sabía que si la temperatura llegaba a -32 grados moriría, la temperatura llegó a los menos veinte grados, estaba temblando, los dientes me castañeaban, seguí hackeando, -24 grados, la vista se me empezó a nublar, me sentía sumamente cansada, tenía frío, mucho frío, jamás había sentido tanto frío en mi vida, podía sentir como me congelaba poco a poco, podía sentir el hielo formarse entre mis cascos, la nieve pegarse en mi pelo y en lo que terminé de ingresar al sistema sucumbí al frío.



    …W…

    …Wa…

    …Wav…

    -¡Wave!-abrí los ojos lentamente para ver un trío de siluetas ante mí. Parpadeé un poco en un intento por aclarar mi vista, tenía frío, pero seguía viva.

    -Oh, Wave, me tenías preocupado, estabas fría, no respirabas, creí, creí…-escuché una voz familiar mientras dos de las tres figuras me abrazaban. Me tomó unos segundos, pero al final logré identificar quién me dijo eso y quienes me abrazaban.

    -Y…¿Con qué cabeza pensaba cuando se te ocurrió venir a salvarme?-pregunté con una sonrisa burlona

    -No sé, averígualo-respondió Jet con una sonrisa.

    -No tengo nada que averiguar ahí-dije sabiendo que ya lo peor había pasado.

    Capítulo 28

    Excavation Site 115

    Capítulo 28


    Excavation Site 115


    Applejack P.O.V


    -Muy bien, esa cosa debe de estar por aquí en algún lado-me dije a mi misma comenzando a explorar los diversos pisos del lugar. Mientras Twilight exploraba los pasillos del piso de abajo, yo me había centrado explorar los demás “pisos” del lugar, si es que se le puede llamar piso a una serie de puentes metálicos que conecta las tuberías entre sí. Estaba preocupada, no me agradaba la idea de que nos separáramos en grupos de dos, mucho menos ahora que Twilight y yo nos separáramos, tenía una horrible sensación de estar siendo vigilada, pero lo que más me preocupó fue cuando dejé de sentirla, si realmente había algo observándome y ahora ya no lo estaba eso quiere decir que puede haber ido tras una de mis amigas, y estaba dispuesta a apostar mi sombrero, manzanos y granja que ese algo no tenía las mejores intensiones. Solté un suspiro, no había encontrado nada, no había rastro del generador en ningún lado y Twilight se estaba empezando a tardar.-Bueno, tengo que confiar en que estará bien, es Twilight, sabe defenderse y es creativa con su magia, si termina en una situación difícil logrará salir de esta…solo espero que no se deje dominar por su miedo…


    Twilight era una unicornio valiente, poderosa en la magia, seguía un plan específico y tenía protocolos para todo, pero su mayor defecto era ese, tenía protocolos para todo y si algo salía mal o su vida dependía de su capacidad de improvisación, estaba más que claro que Twilight no duraría mucho, no sabe manejarse muy bien cuando las cosas se salen de su plan y a demostrado tener una capacidad nula de improvisación, no obstante sabía que a pesar de todo eso, Twilight sabía defenderse por sí misma.


    En ese momento un grito llegó a mis oídos, al principio era un grito de miedo, supuse que Twilight se había encontrado con ese algo que temía que hiciera daño a mis amigas, inmediatamantente corrí hacía las escaleras, pero en cuanto el grito de miedo se transformó en gritos de sufrimiento desgarrador, mi corazón se detuvo por un segundo, los gritos eran dolorosos de oír y era la voz de Twilight, no había duda, esos eran gritos de alguien que esta en mucho dolor, alguien que estaba sufriendo, alguien que estaba siendo despellejado vivo. Corrí con todas mis fuerzas escaleras abajo, llegué a los pasillos y comencé a seguir sus gritos, pero entonces, poco a poco los gritos fueron apagándose, fueron muriendo, y entonces cesaron, tenía mucho miedo, miedo por lo que le pasaba a mi amiga, corrí por los pasillos hasta el último lugar donde la escuché gritar y entonces lo vi, sangre, sangre fresca, había un rastro de sangre en el suelo, era grande, inmenso, como si hubieras arrastrado por el suelo a alguien gravemente herido, mi miedo se convirtió en pánico, continué mi búsqueda y entonces, la encontré, ahí estaba en el piso sobre un charco de sangre, le faltaba el casco frontal izquierdo, se lo habían arrancado por completo, tenía el estómago y pecho completamente abierto, y por la forma de la herida y sus gritos supuse que esa cosa se la estaba comiendo viva, mientras aún estaba viva, sus tripas y intestinos estaban regados por el suelo, parecían un puré de órganos en el suelo.


    -T-T-Twi-Twili…-dije con la voz quebradiza y lágrimas en mis ojos.


    No habían palabras que describieran lo devastada que me sentía, si hubiera sido más rápida, si hubiera saltado desde allá arriba en vez de tomar las escaleras quizás hubiera podido llegar a tiempo, pero las cosas no terminarían así, debía de haber algo que pudiera hacer, algo, lo que sea…


    -Oye, Twilight ¿Qué es esto?-pregunté señalando una especie de caja de seguridad como las que contenían los extinguidores de fuego, solo que este tenía dentro una pequeña esfera de cristal con el símbolo de los Rogues grabado y con una placa dorada al lado-En caso de muerte, romper al lado del cuerpo del muerto asegurándose de que el hechizo cubra tanto a la víctima como a la persona que usa el hechizo…interesante…-dije abriendo la cajita y tomando la esfera.-¿Qué crees que haga esta esfera, Twilight?-le pregunté a Twilight


    -Bueno, no sé, pero guárdala tú, yo ya tengo mi magia para protegerme, quédatela tú. Bueno, me retiro a los pasillos, tú busca por los pisos de arriba el generador.


    ¡La esfera, esa era la solución! Velozmente, tomé la esfera que llevaba en el cuello (la esfera tenía un cordón para llevarla como collar) y la rompí al lado de Twilight, un humo magenta salió y envolvió el cuerpo de Twilight junto con el mío.


    ***


    -Muy bien, esa cosa debe de estar por aquí en algún lado-me dije a mi misma comenzando a explorar los diversos pisos del lugar. Mientras Twilight exploraba los pasillos del piso de abajo, yo me había centrado explorar los demás “pisos” del lugar, si es que se le puede llamar piso a una serie de puentes metálicos que conecta las tuberias entre sí. En ese momento me detuve en seco, tenía una sensación de deja vu, cerré los ojos intentando recordar el porqué de esta sensación, pero decidí ignorarlo, seguí explorando los pasillos hasta llegar al último, no encontré nada.


    <<Juraría que he pasado por esto antes…>>Pensé observando la esfera.


    En ese momento un grito llegó a mis oídos, un grito de miedo y en ese momento regresarón mis recuerdos, sin pensarlo dos veces salté desde lo alto y aterricé en el nivel de los pasillos y comencé a correr, los gritos se transformaron en gritos de dolor y esta vez logré identificar de donde provenían, venían de los ductos de ventilación, por ello fui capaz de escuchar los gritos de Twilight en primer lugar. En eso escuché el sonido de algo metálico caer en el suelo cerca, corrí y ahí lo oí, pasos pesados y el sonido de algo arrastrando a Twilight, giré en la esquina para ver que el pasillo estaba sumido en las sombras, no podía ver nada, pero los gritos de Twilight eran más que obvios, tomé mi lazo y lo lancé, enlacé algo, comencé a halar y escuché un gruñido fuerte seguido del sonido de mi lazo siendo cortado por algo, escuché los pasos alejarse y la luz volvió al pasillo, para ver que nuevamente había llegado tarde, sí, Twilight estaba viva, pero la cosa le había arrancado el casco y comido parte de su estómago, Twilight estaba llorando y gemía del dolor.


    -¡Twilight, Twilight! ¡Perdón, no recordé a tiempo, lo siento! Lo siento…-dije observando a mi amiga. Estaba sufriendo, se le veía en los ojos y no le quedaba mucho tiempo. En ese momento, Twilight me indica que me acerque a ella, sin dudarlos lo hago.-Aquí estoy terroncito, aquí estoy…-En ese momento Twilight coloca su cuerno en mi frente y un brillo morado me ciega, una vez el brillo se desvanece pudé ver a Twilight sonriendo.


    -Gr-Gr-Gra-Grac-Graci-Gracias A-Ap-Apple-Jack-Y tras decir eso, la luz se fue de sus ojos. Me sentí peor que la primera vez, ver la luz estinguirse de sus ojos, escuchar sus últimas palabras ¿Por qué me agradecía? ¿Por qué? Le había fallado no una, sino dos veces, pero no me rendiría ahí, tomé la esfera y la rompí siendo cegada por un brillo magenta.


    ***


    -Muy bien, esa cosa debe de estar por aquí en algún lado-me dije a mi misma comenzando a explorar los diversos pisos del lugar. En ese momento me detuve en seco y recordé todo, corrí con todas mis fuerzas de regreso al piso inferior y comencé a correr en persecución de Twilight. Busqué una entrada, la que fuera a los ductos de ventilación y encontré una rejilla floja al final de un pasillo, la retiré y ingresé al ducto de ventilación moviéndome lo más rápido que pude.


    Twilight Sparkle P.O.V


    No había palabras para describir el miedo que sentía, estaba congelada en el sitio, escuché el sonido de la cosa moviéndose en los ductos así que avancé lo más rápido posible por los mismo, pero al llegar a una bifurcación vi la mano alargada de la criatura. En ese momento sabía que todo había terminado, que estaba muerta y en el momento en que la criatura y yo nos vimos las caras, sentí que algo se enredaba en mis cascos traseros y, una vez estos amarrados, sentí como me halaban con fuerza hacía atrás, en ese momento la criatura comenzó a moverse velozmente hacía mi, intentando alcanzarme con sus garras, arañando desesperadamente hacía mi rostro en un intento por arrancarlo, uno de sus zarpasos me dio en la cara, el zarpaso me hubiera arrancado el ojo si no hubiera cerrado el mismo. Seguí siendo halada por el ducto hacía atrás mientras la criatura me perseguía, pero gracias a lo estrecho de los ductos a la criatura se le dificultaba seguirme, por lo cual a los pocos segundos logré perderla.


    <<Eso estuvo cerca…¿Qué me está halando?>>Esa duda era la cosa que me empezaba a preocupar, sea lo que sea que me estaba halando era fuerte, en ese momento giré la cabeza y mi cuerpo para intentar ver qué me estaba halando, pero ya era tarde, lo que sea que me halaba me sacó del ducto, el repentino cambio de luz en el ambiente hizo que la vista se me cegara por unos segundos, sentí un par de cascos alrededor de mi y empecé a escuchar llanto, mi vista se acomodó al cambio de luz y pude ver a…


    -¿Applejack?-pregunté mientras mi amiga me abrazaba con fuerza.


    -¡Oh, Twilight, Twilight, Twilight! Perdón, perdón, te fallé dos veces y te hubiera fallado una tercera vez si no hubiera sido por ese hechizo raro que usaste en mi…-lloraba Applejack abrazándome.


    -Em…¿Ok?...Estem…¿Encontraste el generador?-pregunte sin entender lo que decía Applejack, pero decidí regresarle el abrazo.


    -No...


    -Bueno, debemos…-en ese instante, el sonido de algo moviéndose por los ductos de ventilación llegó a nuestros oídos-No podemos quedarnos aquí, debemos movernos, vamos-dije soltándome del abrazo y halando a Applejack para que me siguiera.


    No había palabras para describir el miedo que sentía, sólo corría, huyendo de lo que sea que fuera la cosa que nos seguía, no había mucho tiempo, la criatura nos pisaba los cascos, giramos velozmente en una esquina y tropecé con algo cayendo de boca en el suelo. Me giré para ver con qué me había tropezado, era un cable grueso, seguí el cable con la mirada el cual subía por la pared hasta llegar al techo y avnazar por el pasillo. A pesar de estar aterrada logré recordar la razón por la que vinimos a este lugar. Applejack me ayudó a levantarme y le indiqué que me siguiera- Mientras corríamos por los pasillos siguiendo el cable el sonido del monstruo en los ductos se hacía más fuerte, giramos velozmente en una esquina y apagué la luz de mi cuerno sumiéndonos en la oscuridad. El sonido de algo metálico chocando contra el suelo llegó a mis oídos y acto seguido un golpe seco. Un sonido similar a un siseo combinado con un gargajo inundó el lugar, pasos pesados resonaban por los pasillos y se acercaban lentamente. Empezamos a escabullirnos Applejack y yo por el pasillo, giramos a la derecha, luego a la izquierda, siempre siguiendo el cable hasta llegar a una puerta, sin pensarlo dos veces ingresamos a la habitación y cerramos la puerta tras nosotras. La sala en la que entramos era rectangular y grande, un mostrador dividía una pequeña sección del cuarto formando una habitación dentro de la sala. Múltiples estanterías se hallaban a lo largo de la sala y contenían todo tipo de cables, cámaras y demás cosas. Usé mi magia para mover una de las estanterías frente de la puerta y bloquearla con esta, Applejack colocó otra estantería delante de esa y en ese momento el sonido de pasos llegaron a nuestros oídos, provenían del pasillo, retrocedí un par de pasos sin quitarle los ojos de encima a la puerta. Los pasos se detuvieron al otro lado de la misma y acto seguido la criatura comenzó a empujar la puerta, las estanterías mantenían la puerta cerrada, pero…¿Por cuánto tiempo? Me giré y empecé a buscar con la mirada el generador y lo encontré, se hallaba en el pequeño cuarto formado por el mostrador, me lancé hacía el generador y lo apagué, las luces de la habitación se apagaron sumiéndonos en la oscuridad, en ese momento el sonido de una estantería cayendo nos dio a entender que la criatura había roto el bloqueo que pusimos Applejack y yo, pude escuchar la puerta abrirse. En ese momento iluminé mi cuerno y ni me atreví a mirar hacía la puerta, localicé a Applejack al lado de las estanterías caídas y sin pensarlo dos veces un brillo morado me cegó por unos instantes y cuando desapareció estábamos de regreso en la entrada al sector donde se hallaba la criatura. No lo pensé mucho, derribé la entrada a la sección de la cueva encerrando a la criatura en los niveles bajos.


    -¡¿Por qué hiciste eso?!-preguntó Applejack alarmada por el derrumbe que ocasioné.


    -¡¿Quieres que la criatura nos siga hasta acá?!-pregunté molesta.


    -¡¿Estás loca, viste el estado de esta cueva, qué tal si la cueva nos caía encima, no pensaste en eso?!


    -¡Si no encierro a la criatura nos va a alcanzar y matar!


    -¡De nada sirve encerrar a las criatura si nos matas en el proceso!


    -¡Perdón! ¡¿Ok?! ¡Perdón, no lo pensé, sólo temo que el monstruo nos pueda seguir, temo que el monstruo pueda llegar hasta aquí y hacerte daño a ti o a las demás!


    -…Gracias por la preocupación, pero…piensa más detenidamente las cosas, no dejes que el miedo te controle-dijo Applejack colocando su casco en mi hombro-Ahora, regresemos con las otras-comandó Applejack caminando de regreso al lugar donde nos separamos de las otras, al llegar ahí vimos a Pinkie, Rainbow y Rarity alrededor de Fluttershy-Aquí estamos…¿Qué ocurrió?-preguntó Applejack mientras nos acercabamos a ellas y una vez lo suficientemente cerca pude ver la razón de que estuvieran alrededor de Fluttershy, tenía la pata delantera ensangrentada.


    -¡Por Celestia, Flutterhys! ¿Qué te pasó?-pregunté preocupada por la integridad física de mi amiga.


    -Hubo un temblor y una roca le cayó encima-explicó Rarity haciéndose a un lado para que la pudiera ver mejor. Por la cantidad de sangre supe que era una cortada profunda.


    -Por suerte no me rompí ningún hueso-comentó Fluttershy mientras se vendaba la herida.


    -¿Cómo puedes estar segura, terroncito?-preguntó Applejack


    -Bueno, para empezar si tuviera algún hueso roto la extremidad estaría inflamada y no podría usarla, pero como pueden ver no está inflamada y puedo caminar así que…-explicó Fluttershy terminando de vendarse la herida.


    -Pero…¿Hace cuanto ocurrió el temblor?-pregunté ayudando a mi amiga a incorporarse.


    -Hace unos segundos ¿No lo sintieron?


    No pude evitar sentirme culpable, quizás porque lo era…Applejack se me quedó viendo fijamente esperando mi respuesta.


    -Em…en parte es mi culpa…


    -¿Cómo así?


    -Te lo explico luego, ahora debemos ir al sector B-dije dirigiéndome de regreso a la sala principal y una vez en esta no me gustó lo que vi detrás de la puerta al sector B-¿Están seguras de que quieren hacer esto? No es necesario que me acompañen…-dije viendo el pasillo de ingreso al sector B


    -Estás bromeando ¿Verdad? Después de verte morir dos veces ni loca te dejo ir sola a ese lugar, mucho menos con la pinta que tiene-dice Applejack generándome confusión.


    -¿Verme morir dos veces? ¿De qué hablas?


    -Eso no importa ahorita, lo importante es que no te voy a dejar ir sola.


    -Claro, cariño. Jamás te dejaríamos sola en un lugar tan peligroso como este, pero….sería buena idea ir con tu escudo encima-dijo Rarity ojeando el pasillo. Podía ver su mirada de preocupación y no era para menos, la razón principal de que a nadie le gustara el sector B era que en la entrada del mismo las paredes estaban tapizadas de enredaderas, lianas guindaban del techo y se podía sentir la humedad del ambiente.


    -Estoy de acuerdo, no quiero que se repita lo de la entrada-dijo Rainbow asomando la cabeza por la puerta.


    -Bien, acérquense-ordené y una vez todas estaban cerca creé una barrera mágica para cubrirnos a todas en caso de que hubiera más plantas de espinas venenosas-Bien, mantengan los ojos abiertos y fíjense en donde pisan-dije y acto seguido ingresamos al sector B


    El sector B era muy parecido a la sección del sector A donde encontré a la criatura, eran una serie de pasillos con puertas en varios lados. Sin embargo estos pasillos estaban completamente pulidos, no se sentía la suciedad de la tierra o sus desniveles, tanto el suelo como las paredes eran planas y lisas.


    A medida que avanzábamos por los pasillos ingresábamos en cada una de las puertas, la mayoría de ellas llevaban a una sala mediana con instrumentos y equipo de laboratorio en una mesa grande. Era como si cada cuarto estuviera dedicado a una ciencia, el primer cuarto al que ingresamos contenía varios instrumentos químicos tales como tubos de ensayo, nueces, embudos, pinzas entre otros objetos. En otra sala había poleas, pesas, imanes, electroimanes, baterías y varios equipos de medición. Sin embargo en ninguna de las salas había un generador.


    -¡Agh, no lograremos nada así!-se quejó Rainbow


    -¿Qué quieres decir?-pregunté deteniéndome ante una puerta doble metálica.


    -Que este lugar es muy grande y nos tardaremos mucho si andamos juntas, deberíamos separarnos.


    -No señor, ya es bastante con el hecho de casi perder a Twilight y Pinkie, no nos vamos a separar, no me voy a arriesgar-dijo Applejack


    En ese momento la puerta doble se abrió y unos instantes después el sonido de cosas pequeñas chocando contra el escudo llegó a mis oídos, giré la cabeza para ver varias espinas negras tiradas en el piso entre mi escudo y la puerta que se había abierto.


    -¡¿Ves?! ¡Eso pudo matarnos a todas, sino hubiera sido por el hecho de que estábamos bajo el escudo de Twilight estaríamos muertas. No nos separaremos!


    -Bien…¿Por dónde?-preguntó Rainbow molesta.


    -Veamos…-pensé en voz alta inspeccionando lo que había al otro lado de la puerta doble. Era un ascensor, el ascensor era metálico y estaba oxidado, tanto era el óxido que el ascensor había perdido todo rastro de su color original y en su lugar quedó un color marrón con tonalidades naranjas. En las paredes del mismo había enredaderas y lo que parecía la mitad de un panal el cual tenía muchos agujeros pequeños donde cabían las espinas venenosas.


    -Okay, si el ascensor funciona iremos a donde sea que nos lleve, si no seguiremos explorando este piso-sentencié. Acto seguido todas ingresamos al ascensor y una vez dentro pude ver que el mismo sólo tenía dos botones, hacía arriba y hacía abajo. Sin darle mucha importancia presioné el botón de hacía abajo y son un chirriante sonido se cerraron las puertas del ascensor y comenzó su descenso.


    -Y…¿A qué te referías con que en parte era tu culpa?-preguntó Fluttershy mientras el ascensor bajaba.


    -Me refiero a que yo…-mi confesión fue interrumpida por el irritante sonido de la puerta abriéndose-Llegamos, bueno, andando-dije evadiendo el responder a Fluttershy.


    El ascensor nos llevó a otra serie de pasillos largos, pero estos estaban hechos de metal inoxidable, lo único que cubría el metal eran unas enredaderas y una que otra hoja o flor exótica. Mientras salía del ascensor me percaté de lo oscuro que estaba el lugar, la única fuente de luz era la luz del ascensor, las luces de emergencia estaban apagadas por alguna razón. Iluminé mi cuerno y pude ver mejor el lugar, el ascensor se encontraba al final de un largo pasillo y donde iniciaban otros dos, uno a la derecha y otro a la izquierda, todos los pasillos tenían intersecciones donde se dividían en tres caminos más los cuales se perdían en la oscuridad.


    -Vamos por el pasillo central-sugerí tras pensarlo un rato.


    Conociendo a Wave, ella pondría el generador en la parte más apartada de la base. Avanzamos por el pasillo lentamente, pasando de largo por la bifurcación hasta llegar al final del pasillo el cual se dividía en dos caminos más, uno a la izquierda y el otro a la derecha, no sabía que camino tomar, escogí el camino de la izquierda ya que Wave es zurda, avanzamos por el pasillo hasta llegar a una sala grande y rectangular, la sala tenía toda clase de artefactos robóticos, en una pared se hallaban estanterías con herramientas y en otra guindaban lo que parecían dos robots en reparación, uno de ellos tenía el pecho abierto, le faltaban engranajes, tenía cables rotos y botaba aceite, le faltaba la cabeza y los brazos, el otro robot por su parte estaba más completo, lo único que le faltaba eran las piernas. Tras observar el robot detenidamente me percaté de lo intimidante que era el mismo, a pesar de carecer piernas el robot lograba doblar en tamaño a un poni, en el brazo izquierdo tenía unas garras alargadas y filosas como cimitarras, en el brazo derecho tenía un taladro delgado y largo mientras que su cabeza era similar a una cámara rectangular con un lente grande y una antena a un lado.


    -¿Podemos seguir? Ese robot me da mala espina-dijo Applejack señalando una puerta al final de la sala.


    -Sí, he de decir que el diseño, estéticamente hablando, deja mucho que desear-comentó Rarity.


    -Creo que la intención de Wave era que se viera atemorizante-dijo Rainbow acercándose a la puerta.


    Me dirigí a la puerta al final de la sala, la misma era metálica y grande, tenía un panel a un lado que decía “Generador auxiliar”. Coloqué mi casco en el panel y la puerta se abrió. La sala a la cual llevaba era idéntica a la anterior, grande, rectangular, metálica y lo más importante, un generador auxiliar al fondo. Sin pensarlo dos veces me acerqué al generador dispuesta a apagarlo.


    -Bien…y…¡Ya!-dije apagando el generador mientras el sonido de los sistemas apagándose inundaban la sala-Okay, ahora solo queda hallar la salida.


    En ese preciso momento el sonido de algo metálico estrellándose inundó la sala. Sin embargo los sonidos no se detuvieron ahí, golpes fuertes acompañados por el sonido de algo arrastrándose se escucharon peligrosamente cerca, a decir verdad los ruidos parecían provenir de la sala anterior, pero ninguna se atrevía a averiguar qué era. Todas nos quedamos quietas como rocas y en silencio, no nos movíamos, no respirábamos, no hacíamos nada. Con cada segundo que pasaba los ruidos se hacían más distantes hasta que después de un minuto el sonido se perdió en la distancia.


    -¿Q-Q-Qué fue eso?-preguntó Fluttershy.


    -No-No sé…-fue todo lo que alcancé a decir. Estaba aterrada, el poco tiempo que había pasado en esta base me había dejado más que claro que todo aquí era peligroso, el incidente con Pinkie, las plantas venenosas, la criatura en los pasillos, todo eso me había mantenido preocupada y asustada, y el ruido repentino de algo cayéndose y arrastrándose no ayudaba a serenarme.


    -¿No crees que sea la cosa esa a la que nos enfrentamos allá abajo?-pregunta Applejack con preocupación


    -Podría ser, pudo haber escapado por los ductos de ventilación…pero eso ya no importa, lo importante es salir de aquí-tras decir eso todas nos agrupamos para volver a colocar el escudo, todas menos Fluttershy.


    -¿Qué pasa, cariño, está todo bien?-pregunta Rarity acercándose a Fluttershy la cual estaba frente una estantería con algo en sus cascos.


    -No lo creo…miren esto-dijo Fluttershy acercándose con una carpeta abierta la cual tomé con mi magia y acerqué a mi rostro. La carpeta contenía una serie de anotaciones acerca del comportamiento errático de algo que se llamaba “R.S.A”


    -Entiendo tu preocupación, pero de momento lo único que se asemeja al R.S.A está encerrado en otra sección de la cueva, o al menos espero que así sea…-dije intentando calmar a mi amiga.


    -Bueno…si tu lo dices…-replicó Fluttershy colocándose cerca de mi junto con Rarity. Acto seguido coloqué el escudo sobre nosotras y salimos al cuarto de los robots.


    -Em…chicas ¿No sienten que falta algo?-preguntó Fluttershy mirando sus alrededores.


    -No noto nada fuera de lo normal-dijo Applejack paseando la mirada por el cuarto.


    -Estoy segura que hay algo fuera de lugar…


    -Fluttershy, no hay nadad fuera de lugar, si lo hubiera ya lo habría notado, créeme, deben de ser cosas tuyas…


    -Sí…deben de ser cosas mías…


    -No te preocupes, falta poco para recuperar el elemento, en unos minutos estaremos fuera de aquí camino a Ponyville y podremos disfrutar de un día relajante en el spa-comentó Rarity a medida que regresábamos a los pasillos.


    Vagamos por los mismo en busca de una salida ya que no había energía para usar el ascensor, sin embargo la sensación de estar siendo vigiladas nunca la sentí tan fuerte. Avanzamos por los pasillos hasta llegar a una zona amplia con varios paneles con switches y botones.


    -¿Dónde estamos?-preguntó Rainbow


    -Creo que estamos en la sala de máquinas-respondí mirando a mis alrededores.


    -¿Crees que la salida esté aquí?-preguntó Fluttershy


    -No sé, pero debe de haber un mapa por aquí que nos indique dónde está la salida…


    -Avanzamos un poco hasta encontrar una mesa con planos en ella, no era un mapa, pero serviría. Examiné detenidamente los planos por un segundo hasta que…


    -¡Ajá! Tenemos suerte, al otro lado de la sala hay una escalera de emergencia que conecta con el piso de arriba, solo es cuestión de caminar un poco más-dije alejándome de la mesa.


    -Ya era hora ¿Qué esperamos? ¡Vamos!-dijo Rainbow adentrándose en la oscuridad.


    La sala de máquinas tenía más que nada paneles que controlaban el flujo de la corriente y generadores. En ese instante el sonido de un fuerte golpe metálico seguido de el sonido de algo cayendo al piso llegó a nuestros oídos, unos segundos después el sonido de algo arrastrándose inundó la sala. Un profundo miedo me llegó, inmediatamente empujé a mis amigas detrás de uno de los paneles del lugar, apenas nos escondimos una luz apareció a lo lejos y comenzó a acercarse por el pasillo.


    -¿Qué es eso?-preguntó Rarity en un susurro


    -No sé, creo que podría ser…


    -El robot-me interrumpió Fluttershy-Sabía que faltaba algo en la habitación, ahora sé que es


    -Tiene sentido…-dije volviendo a asomarme. No había palabras para expresar lo que sentí cuando vi a Pinkie en el pasillo saludando al robot. Con una velocidad que no creí posible tacleé a Pinkie fuera del pasillo.


    -¡Pinkie! ¡¿Estás loca, en qué pensabas?!-pregunté molesta a mi amiga.


    -Bueno, algunos ponis dicen que estoy loca, otros dicen que soy especial, los cakes me llamaron hiperactiva una vez, creen que tiene que ver con la cantidad de azúcar que como, pero yo no veo nada malo en eso, Jet es tan dulcero como yo y no lo noto acelerado, debe ser por mi alegría constante, en cuanto a lo que pensaba creí que el robot se podría sentir solo así que me quedé para saludarlo-dijo Pinkie con una sonrisa.


    Volteé los ojos y me coloqué junto a Pinkie al lado opuesto al pasillo central del generador. Escuchaba los “pasos” del robot al otro lado del generador y tras unos segundos empezó a alejarse, sabía en qué dirección iba, sabía que se encontraría con mis amigas, tenía que hacer algo.


    -Pinkie, sigue en línea recta el pasillo, al final deberían de estar las escaleras, súbelas y espérame ahí junto con las demás-le indiqué a mi amiga la cual solo asintió, sin embargo antes de irse colocó algo en mi casco. No sabía que era, sólo sabía que era esférico, pequeño y poseía un cordón para guindarse la esfera al cuello. Me coloqué el improvisado collar y reuniendo todo el valor posible salí al pasillo central. El robot estaba a centímetros de donde estaban mis amigas, tenía miedo, mucho miedo, pero sabía que tenía que hacerlo.


    -¡Hey!-grité con todas mis fuerzas.


    El robot giró su cabeza velozmente hasta que su luz me dio en la cara, acto seguido soltó lo que parecía un gruñido y empezó a arrastrarse hacía mí a una velocidad de vértigo. Inmediatamente me dí media vuelta y empecé a correr. Sabía bien lo que haría, los planos de esta sección mostraban una zona de la sala de máquinas similar a un laberinto, ahí lo perdería. Giré hacía la derecha en el tercer generador, avancé en línea recta hasta llegar al “laberinto” y una vez en este comencé a adentrarme en el, era más que obvio que de nada serviría adentrarme en el laberinto si mi luz me delataba así que la apagué, sin embargo no fui la única con esa idea ya que el robot también apagó su luz.


    Giré en una esquina y me detuve, tenía miedo, sin luz me era difícil ubicarme, mientras buscaba una salida no podía evitar detenerme en cada giro y pensar “¿Qué tal si está ahí?”. El terror se apoderaba de mi cada segundo que pasaba y aumentaba en cada esquina y bifurcación que me encontraba, un frío recorría mi cuerpo helándome la sangre, un nudo se me formó en la garganta dificultándome el respirar, mi mente estaba muy ocupada imaginándose las diferentes maneras en las cuales el robot podía matarme como para ayudarme a encontrar la salida, comenzaba a sudar. Al momento en que giré en una esquina del laberinto me percaté del excesivo oxígeno en mis pulmones, estaba mareada y sentía un calambre recorrer todo mi cuerpo, me estaba hiperventilando. Tenía que calmarme, pero me resultó imposible. Me detuve a respirar con más calma y en ese instante el sonido de algo arrastrándose llegó a mis oídos, no obstante la cúspide del terror legó en el momento que escuché al robot hablar.


    -Twilight…


    Al oír el robot decir mi nombre entre en pánico “¿Cómo sabe mi nombre?” “¿Por qué sabe mi nombre?” eran las preguntas que revoloteaban en mi mente y antes de que me diera cuenta estaba corriendo lejos del robot, pero el salir corriendo sirvió para que el robot supiera donde estaba, podía escucharlo, persiguiéndome por el laberinto, arrastrándose a gran velocidad, no obstante logré ganar cierta distancia del robot, giré en una esquina y llegué a una bifurcación, giré a la derecha, luego a la izquierda y al llegar a otro giro entendí que estaba en una zona cuadrada, estaba arrinconada. Me escondí detrás de un generador y guardé silencio, estaba mareada, desorientada, no podía determinar por dónde venía el robot y no podía ver nada.


    Escuché al robot acercarse por el pasillo, se detuvo frente al generador en el que me ocultaba, en ese momento escuché pasos acercarse a mí, mi mente comenzó a explorar las diferentes formas en las que podía morir, en ese momento me sujetaron y halaron con fuerza a la vez que me tapaban la boca. Comencé a llorar y sin pensarlo lancé un hechizo aturdidor que fallé.


    -¡¿Qué haces?! ¡Nos va a descubrir!-escuché una voz familiar decir-Ven…


    Solté un suspiro de alivio, el que quien me agarró fuera una de mis amigas y no el robot me alivió mucho, el no estar sola con el robot me trajo cierta tranquilidad. Decidí hacerle caso a mi amiga y la seguí por el lugar, una vez mi vista dejó de estar nublada por la hiperventilación pude reconocer alas en ella.


    -No te ves muy bien, Twilight-dijo mi amiga observándome.


    -Gracias por venir por mi, Rainbow-le agradecí a mi amiga.


    -Estás pero de lo que esperaba…


    -¿Por qué lo dices?-pregunté curiosa.


    -No soy Rainbow…


    En un principio me costó creer lo que decía, pero tras haberme recuperado de la hiperventilación por completo y de que mis ojos se habituaran a la oscuridad pude percatarme del color amarillo de la pegaso.


    -¡¿Fluttershy?!-pregunté sorprendida.


    -Shhh, nos escuchará…sí, soy yo-confirmo Fluttershy su identidad.


    Estaba sorprendida, de todas mis amigas no esperaba que Fluttershy viniera a rescatarme ¿Por qué Fluttershy? ¿Por qué sólo ella? ¿Cómo me encontró? Eran algunas de las dudas que rondaban mi cabeza.


    -Pero…¿Por qué tú?-pregunté


    -¿No querías que viniera? Perdón, no sabía, creí que podrías necesitar ayuda…-responde esta tímidamente.


    -No, no, no; si me agrada que vinieras, pero ¿No tienes miedo?


    -Mucho, pero si me mantengo ocupada casi no lo noto.


    -¿Quién te enseñó eso?


    -Jet.


    El sonido del robot arrastrándose llegó a nuestros oídos, estaba cerca.


    -Tenemos que irnos, por aquí-dijo Fluttershy tomando continuando con su andar, avanzamos por una serie de caminos y bifurcaciones hasta girar en una esquina la cual llevaba a un callejón sin salida-Oh, bueno…toca regresar-dijo Fluttershy regresando por donde vinimos, pero al llegar a la esquina una luz se encendió iluminando a Fluttershy y en ese momento comprendí que era el robot, golpeó a Fluttershy con su garra lanzándola contra el generador que tenía detrás.


    -¡Fluttershy!-grité. Inmediatamente me preparé para lanzar un hechizo, pero en ese momento el robot me disparó un hechizo el cual me impactó en la cara, ignoré eso ya que seguía con vida y aparentemente ilesa y procedí a lanzar el hechizo, nada, un profundo miedo me inundó al comprender que el robot me había bloqueado la magia, por un segundo entré en pánico, pero en ese momento recordé lo que me dio Pinkie, era una esfera con un hechizo de Wave. Me quité el collar y en el momento que me dispuse a lanzarlo el robot me tomó por el cuello, sorprendiéndome y haciendo que se me cayera la esfera.


    -Twi…l…ight-dijo el robot con estática en la voz mientras encendía el taladro en su otro brazo y lo acercaba a mi ojo izquierdo.


    -Quería gritar, pedir ayuda, pero la fuerza con la que el robot me agarraba el cuello no me permitía hablar ni respirar. El taladro estaba a centímetros de mi ojo, sabía a la perfección que no había nada que hacer, intenté romper el bloqueo mágico sin éxito alguno y en el momento en el que el robot iba a matarme el sonido de cristal rompiéndose llegó inundó la sala, una nube de humo magenta envolvió al robot el cual empezó a fallar, sus luces titilaban, sufría de espasmos en sus extremidades y no era capaz de seguir sosteniéndome o usar el taladro. Caí al suelo y pude ver detrás del robot los trozos rotos de la esfera de hechizo de Wave, más atrás estaba Fluttershy mirándome. En un veloz movimiento, Fluttershy voló hasta mi, me sujetó con sus cascos y retomó el vuelo. Mientras volábamos sobre el laberinto de generadores pude notas que a Fluttershy le costaba volar, se notaba por el hecho de que evitaba mover el ala izquierda lo más que podía.


    <<Debe de ser por la lesión del derrumbe que ocasioné>>razoné


    Al final aterrizamos fuera del laberinto y en el lugar donde estaban mis amigas.


    -¡Por Celestia! ¡¿Qué te pasó, Fluttershy?!-exclamó Rarity una vez llegamos. Fue en ese instante que me percaté de la cortada que tenía Fluttershy en la cara, la herida iba desde la frente hasta la nariz, pasando por el ojo izquierdo el cual por suerte no había sufrido daño alguno, lo que preocupaba era la cantidad de sangre que salía de la herida.


    -No es nada, no se preocupen…-intentó calmar Fluttershy a las chicas.


    -¡¿Cómo que no es nada?!¡Estás sangrando en exceso!


    -En la cara se encuentran múltiples venas, es común que las heridas en esta sangren mucho, además, es una herida superficial, el robot no dañó nada importante.


    -¿El robot? ¿Qué hacías enfrentándolo?-cuestionó Rainbow


    -Oh, yo sé, yo sé; Twilight estaba en problemas y Fluttershy la salvó, pero en el proceso le lanzó un manotazo a FLuttershy con su garra, cortándola en el proceso, como cuando tienes un cuchillo y quieres regar crema en el pastel, pero terminar cortando la torta, o como cuando…


    -Piinkie, creo que es más probable que Twilight halla salvado a Fluttershy con su magia, no al revés-interrumpe Applejack a Pinkie.


    -Pinkie dice la verdad, Fluttershy me salvó. Ahora, te regresaré el favor-aclaré acercándome a mi amiga.


    Cerré los ojos y me centré en romper el bloqueo, era claro que el hechizo que me lanzó el robot era de Wave, sin embargo la razón por la cual me costaba más quitar el bloqueo era porque a diferencia del que usó en Babylon aquí Wave se tomó su tiempo para canalizar el hechizo. Eso era algo que le envidiaba a Wave, mientras que los unicornios y alicornios nos toma tiempo canalizar el hechizo Wave era capaz de lanzarlo al instante, Wave sabe usar la magia que tiene en el acto y si se tomaba su tiempo para canalizar el hechizo el resultado es cien veces más poderoso, no obstante eso no iba a detenerme, me tomó unos cinco minutos romper el bloqueo.


    -Bien, aquí vamos-dije colocando mi cuerno en la frente de Fluttershy e intentando aplicar el hechizo curativo de Wave sin éxito alguno. Lo volví a intentar, nada.


    -Em, Twilight, está bien, no es necesario que te esfuerces tanto…


    Ignoré el comentario de Fluttershy.


    -Es en serio, Twilight, gracias por el esfuerzo, pero no te exigas tanto…


    -Tengo que, es mi culpa que estés así-respondí siguiendo intentando.


    -Twilight, que el robot me haya atacado no es…


    -¡Sí, sí lo es! ¡¿No entiendes?! ¡Yo causé el temblor que hizo que la piedra te cayera encima, yo fui la que atrajo al robot y te forzó a ir a ayudarme, si no fuera por mis pobres decisiones estarías en perfecto estado físico! Ahora ¿Me dejas intentar curar el daño que te hice?-pregunté mirando a mi amiga la cual parecía asustada por mi reacción-Pe-perdón, no quise gritarte…


    Acto seguido logré hacer el hechizo, cerrándole todas las heridas y dejándola como nueva.


    -Gracias…creo que ya no necesitaré estas-dijo Fluttershy deshaciéndose de las vendas.


    El resto del viaje de regreso a la sala central fue callado, nadie decía una palabra y una vez de regreso en la sala central pude ver la puerta de los cuartos abierta.


    <<¿Cómo se reactivó esta terminal?>>Me pregunté acercándome a la terminal del laboratorio, intenté abrirla pero un mensaje en la pantalla surgió.


    -Zona en cuarentena, acceso denegado-leí en voz alta el mensaje.


    -Es mejor así, quién sabe qué podría estar ahí-dijo Rarity colocándose a mi lado.


    -Probablemente tengas razón…


    Acto seguido, subí las escaleras a los cuartos. Esta zona era considerablemente más pequeña, era un pasillo corto con tres puertas, cada puerta llevaba a un cuarto, pero en ninguno encontré una tarjeta.


    <<Agh, no me digas que recorrimos toda la base por nada>>Me quejé sentándome en la cama de lo que parecía el cuarto de Wave. En ese instante noté una leve brisa debajo de la cama, me asomé para ver una rejilla de ventilación que llevaba a otro cuarto. Retiré la rejilla y me adentré por el ducto hasta llegar al otro cuarto, el cuarto resultó ser una sala de control, tenía una gran consola por la cual se podían ver todas las cámaras del lugar, la consola también poseía una pantalla central que controlaba el acceso a las zonas de la base, entre ellos se observaba el laboratorio y junto a esta había una opción de levantar la cuarentena.


    <<Wave no habría puesto el laboratorio principal en cuarentena sin una razón y el hecho de que sea el laboratorio no me trae confianza…pero es la única zona que queda sin explorar…>>


    Tras debatirlo por unos segundos decidí desactivar la cuarentena, pero la interfaz me pidió un clave.


    <<Veamos, es una clave de tres dígitos…¿Qué podría ser?>>


    Intenté ingresando los tres últimos digitos de su cédula, nada ¿tres primeros? No. En ese momento una pista surgió.


    <<¿Grupo secreto? No tiene sentido…a menos que…>>


    Lentamente ingresé los números nueve, tres, cinco.


    “Cuarentena levantada”


    Estaba sorprendida, jamás creí que Wave recordara el grupo secreto de magia que formamos en la escuela de Celestia, mucho menos que lo usaría como código de seguridad ¿Acaso le importaba la época en la que eramos amigas? Decidí sacudirme esos pensamientos de la cabeza y regresar con mis amigas.


    -¿Encontraste la llave?-preguntó Applejack mientras bajaba las escaleras.


    -No, pero levanté la cuarentena en el laboratorio-respondí acercándome a la puerta del mismo.


    -¿Segura que es buena idea? Es decir, está en cuarentena por una buena razón ¿No crees?-pregunta Fluttershy colocándose a mi lado.


    -Sí, pero ¿Qué más nos queda?-pregunté abriendo la puerta a la vez que creaba un campo protector sobre nosotros. Y ahí, en el suelo al otro lado de la puerta se hallaba una tarjeta.-Ok…eso fue rápido-dije tomando la tarjeta y en el momento que la saqué del laboratorio un insecto esférico de color azul y ojos verdes surgió de las sombras.


    -¿Unos parasprites? ¿Por eso pusieron la zona en cuarentena?-preguntó Rainbow


    -¿Debo de recordarte el daño que le hicieron a Ponyville?-preguntó Applejack


    Mientras mis amigas discutían sobre si los parasprites eran motivo de cuarentena o no noté algo en ellos. No nos quitaban los ojos de encima y nos había rodeado, casi parecía como si…


    -¡No salgan del campo!-advertí


    En ese momento todos los parasprites mostraron unos dientes filosos llenos de sangre y acto seguido empezaron a atacar el campo.


    -¡¿Qué quieren hacer?!-preguntó Rarity alarmada.


    -Quieren comernos-explicó Fluttershy


    -¡¿Qué?!-gritaron al unisono Applejack, Rainbow y Rarity.


    -Twilight, vamos a la zona de excavación.


    Sin dudarlo, caminamos hasta la entrada de la zona de excavación, pasé la tarjeta y ingresamos al sector cerrando la puerta al instante dejando a los parasprites al otro lado.


    -Y…Ahora…¿Cómo salimos?-preguntó Rarity.


    -Twilight nos teletransporta afuera, duh-respondió Pinkie. Sin embargo todas nos quedamos calladas al ver el lugar.


    Esta sección de la cueva estaba llena de minerales, había plata y oro por doquier, el techo de la cueva era alto, tanto así que la luz de mi cuerno no llegaba al mismo, luces de trabajo iluminaban en parte la cueva dándole cierto ambiente lúgubre, las sombras se estiraban en un intento por alcanzarnos, el silencio reinaba en el lugar, no obstante no era el silencio normal donde se escuchaban leves sonidos de vez en cuando, no, este era un silencio absoluto, era aterrador, no natural.


    -Bueno…vamos…


    A medida que nos adentrábamos en la excavación el techo se cernía sobre nosotras.


    -¿Qué tan lejos está el elemento?-preguntó Rarity


    -No…mucho…-dije entrando a la sección de la cueva donde estaba el elemento. Esta sección de la cueva tenía forma cilíndrica, estábamos en la parte más alta y en la parte más baja (a la cual se accedía por una rampilla que rodeaba el lugar), en el centro, sobre un pedestal se encontraba el elemento de la generosidad.-Bien, llegamos-dije empezando a descender por la rampilla junto a mis amigas y una vez abajo, pude notar un grabado en la pared tras el pedestal. Tras examinarlo detenidamente llegué a la conclusión que era Babylon.


    -Pinkie, emergencia de libreta-dije sin despegar la vista del grabado y tras unos segundos Pinkie me entregó la libreta, y repetí el proceso que hice en Gigan Rocks.


    -Bien, toma el elemento, Rarity-comandé teletransportando la libreta fuera-


    Rarity se acercó al elemento y en el momento que lo tomó todas las luces se apagaron.


    -¿Eso es normal?-preguntó Applejack con algo de nerviosismo mientras Rarity y yo iluminábamos la sala.


    -Sí, probablemente el elemento era la fuente de energía de este lugar, eso o falló la electricidad, con el abandono que tiene este lugar no es de extrañar fallas en la corriente-respondí percatándome de lo que significaba-¡Todas, acérquense!-grité. Inmediatamente después de eso me centré en visualizar la entrada, supe que no lo lograría a tiempo.


    -Rarity, escudo-dije sin dejar de visualizar el lugar. Pude sentir el campo mágico de Rarity rodeándonos, no era tan fuerte como el mío, pero me daría esos segundos extras que necesitaba. Pude escuchar el aleteo de los parasprites acercarse, no entendía por qué no podía teletransportarnos de inmediato, tras pensarlo un rato supuse que debía de ser el cansancio y la fatiga por todo lo que he pasado y todo el esfuerzo mágico que he hecho, pude escuchar a mis amigas alarmarse mientras los parasprites comenzaban a estrellarse repetidamente contra el escudo.


    -Twi…ili…ght-escuché la voz del robot mientras lo oía arrastrarse hacía nosotras.


    -¡Twilight, haz algo!-gritó Rarity en un momento de desesperación. Faltaba poco, ya casi tenía todo visualizado. Escuché al robot usar su taladro en el campo, el campo se rompió, abrí los ojos para ver el taladro acercarse a mi rostro, un brillo morado me cegó y lo siguiente que supe es que estábamos de regreso en la entrada de la base, lo había logrado, velozmente me dirigí al generador en la cueva, lo encendí y con un fuerte chirreo las puertas de entrada a la base se cerraron.


    -¿Por fin terminó?-preguntó Applejack acercándose junto a mis amigas.


    -Sí, vámonos…-dije lanzándole una última mirada a la entrada de la base, con suerte, nunca tendremos que regresar.

    Capítulo 29

    El condensador

    Dedico este capítulo a TrinoxTrinox Gracias por leer la historia y ser el único (A excepción de sanslash332sanslash332 ) en comentar y apoyar la historia activamente con tus críticas y opiniones :3

    Capítulo 29


    El condensador


    Rainbow Dash P.O.V


    <<Maldito Jet…>>


    Estaba molesta, después de casi ser asesinadas múltiples veces en una base abandonada el llegar a Ponyville representó un gran alivio, no duró mucho, resultó ser que faltaba un elemento por encontrar y se hallaba en el desierto donde fue la última carrera del torneo de Extreme Gear, al parecer Jet no podía acceder al elemento sin ayuda de los demás elementos, lo único positivo de esto era que esta vez no íbamos solas, las princesas decidieron acompañarnos en caso de que fuera tan peligroso como la base abandonada.


    Mientras cruzábamos el desierto el sol de la tarde no se mostraba piadoso, nos llenaba con su calor, al punto que quemaba, y la arena absorbiendo y emitiendo el calor del sol hiciera que el lugar se sintiera como el interior de un horno.


    -Fue buena idea traer el sombrero y los lentes de sol-dijo Rarity acomodándose la melena-Sin embargo tras todo lo que hemos pasado un baño no será suficiente…¡Está decidido, después de esto iremos todas al spa!


    -Suena como un plan-dijo Luna-Y…llegamos.


    Alcé la vista para ver el coliseo al pie de la colina y frente a este se encontraba Gilda con un Gear negro con detalles rojos.


    -Empezaba a creer que no vendrían-dijo Gilda una vez llegamos al coliseo.


    -¿Y dejarte la mitad de los elementos a Jet, Wave y tú? No, gracias-respondí.


    -Meh, vengan, el elemento está aquí-dijo Gilda sin darle importancia al comentario. Acto seguido se dio media vuelta y nos guió al lugar que anteriormente fue el camarote de mi equipo Equestria Heroes, no obstante esta vez había unas escaleras que llevaban a un nivel subterráneo.


    Para nuestra sorpresa el nivel subterráneo no era de piedra o algún material común de los coliseos, el lugar era metálico, la única fuente de luz eran unos hologramas que se hallaban en las paredes.


    -¿Qué hacen esos?-preguntó Twilight señalando los hologramas.


    -Son interfaces para acceder a la base de datos e informar del estado del laboratorio en todos los lugares a todo momento-dijo Wave apareciendo al lado de Twilight y recostándole su casco derecho en su cuello-Es bueno ver a la mascota y su dueña juntas otra vez-comentó Wave soltando a Twilight-Aunque con una princesa puta de dueña entiendo tu carencia de vida social activa, o quizás sea ella quien te la proporcione, a fin de cuentas para Celestia no es sobre calidad sino sobre cantidad y sobre quién le lame los cascos más, algo en lo que tengo entendido te destacas…


    -Suficiente, Wave. Tu problema es conmigo, no con Twilight-defendió Celestia a su alumna.


    -En realidad es culpa de las dos, Twilight por hacer de la broma un drama y tu por expulsarme por hacer la clásica broma del cubo de sangre falsa.


    -Mejor así, una grosera ingrata como tú no merece ser alumna de Celestia-replicó Rarity.


    -Prefiero ser una grosera e ingrata que una unicornio falsa con un pésimo sentido de la elegancia, moda e identidad.


    -¡¿Pésimo sentido de la elegancia , moda e identidad?! Para tu información soy una de las ponis más elegantes en Ponyville, posiblemente Equestria, he ganado un concurso de moda y diseño en Manehatan, soy un ser único con una identidad muy clara y puedo ser de todo menos falsa.


    -¿Más elegante? Cariño, cualquiera con medianos conocimientos del buen vestir puede ser catalogado elegante, la moda no es nada más que una forma de denigrar a la mujer y de dejarnos llevar por estándares social-estéticos, se premia la igualdad de aspecto pero se denigra y se desprecia la originalidad y sentido de identidad propio, “Si no estás a la moda no eres nadie” Pero ¿Acaso vestirnos como nos dicen nos convierte en alguien? Sólo nos hace un poni más del montón que se deja llevar por las influencias de otros ya que no somos capaces de tener nuestra propia y única manera de expresarnos mediante la ropa, además, vives en Ponyville, una roca es más “elegante y a la moda” que la mitad de sus habitantes, en tierra de ciegos el tuerto es rey, cariño. El concurso de moda lo ganaste, ok ¿Qué te ha dado ese concurso más allá de un trozo de metal con tu nombre grabado en él? ¿Eres famosa? ¿Te hizo un nombre en el medio? No, ni el concurso ni tus diseños te han llevado a ningún lado, tú trabajo no es lo suficientemente bueno. Eres falsa y no tienes identidad propia y no lo digo solo por tu obsesión con “estar a la moda” sino porque emulas a quien sea con tal de llamar la atención ¿O debo recordarte cuando pretendiste ser una campesina para atraer la atención de Trenderhoof? Te pregunto, Rarity ¿Cuándo fue la última vez que fuiste tu misma he impresionaste a alguien?


    -¡Suficiente, Wave!-resonó una voz familiar en el pasillo. Fruncí el ceño-Creo que ya le restregaste en la cara lo suficiente de tú “verdad”, es bueno ver que están bien, chicas-dijo Jet haciendo acto de presencia.


    -¡Jet!-dijo Fluttershy emocionada pasando a todas de largo para besar a Jet, después de eso le susurró algo a lo cual Jet asintió.


    -Bien, síganme-comandó Jet dándose media vuelta y avanzando por el pasillo. Jet nos condujo en líne recta hasta llegar a una sala rectangular con un pedestal en el centro con el elemento de la magia encima, el pedestal era como el que se encontraba en la base de los Rogues, la diferencia era que tenía unos huecos en el mismo con la forma de los demás elementos, de los cinco huecos dos se hallaban ocupados con los elementos de la honestidad y la amabilidad.


    -Es interesante, los pedestales están conectados con los elementos, si la forma del elemento cambia el pedestal se adapta-explicó Wave.


    -No parece que necesiten los demás elementos para obtener el de la magia-comenté sabiendo que algo andaba mal.


    -Ciertamente, no nos hacen falta-explicó Wave tomando los elementos con su magia y colocándolos en el pedestal tomándonos a todas por sorpresa-Solo los queríamos para activar el pedestal de llamado y traer de regreso Babylon Garden.


    -¿Para qué? No hay mucho ahí, es sólo un cementerio gigante ¿Qué planean?-pregunté desconfiando de los Rogues.


    -De momento averiguar ¿Qué es el “condensador”? y ¿Qué quería el papá de Jet con ese lugar? No se preocupen, una vez haya regresado Babylon Garden los elementos serán suyos.


    -¿El condensador? ¿Qué es eso?-preguntó Twilight.


    -¡Oh, oh, yo, yo, yo, yo! Es algo que usan para controlar, transformar y usar la magia de los elementos, similar a como hacen los unicornios con la magia-dijo Pinkie


    -También pensé eso, explicaría cómo los Babylon podían usar los elementos como nodos de energía, sin embargo, no logro entender ciertas cosas muy puntuales que no están relacionadas con el condensador…


    -¿Cómo cuáles?-preguntó Luna.


    -¿Por qué construir un árbol que mantiene a raya la magia de un bosque al otro lado de Equestria? ¿Quién cortó la conexión entre el árbol y Babylon? ¿Qué causó que la ciudad se hundiera en el desierto? Entre muchas más-respondió Jet.


    -Bueno, considerando que usaban los elementos como nodos de poder, cuando los mandaron al árbol la ciudad se quedó sin energía para flotar y se estrelló en el desierto…-supuso Applejack.


    -No, la ciudad puede funcionar sin los elementos ¿No recuerdas que la primera vez que estuvimos en la ciudad flotaba y no tenía los elementos? Debió de ser una falla en la energía de reserva-concluyó Twilight.


    -Tampoco-dijo Wave la cual se hallaba interactuando con los hologramas de la pared-Según esto el último registro de la ciudad no reportaba ningún tipo de falla, todo está funcionando al 100%


    -¿De cuando es el último reporte?


    -Es de hace siete meses, de cuando Jet reactivó la energía de reserva con el cubo de cristal.


    En ese momento, en el holograma en el que trabajaba Wave surgió una pequeña pantalla titilante.


    -¿Qué pasó?


    De improviso el techo del cuarto se abrió permitiendo la entrada de la luz del sol, acto seguido el piso empezó a elevarse a la superficie.


    -¡¿Qué está pasando?!-preguntó Applejack alarmada.


    -No sé, solo le dí a aceptar y ya-respondió Wave de lo más tranquila.


    -¡¿Y aceptaste sin leer?!-preguntó Rarity impactada.


    -Que pase lo que tenga que pasar.


    Estaba a punto de comentar algo, pero Celestia se me adelantó.


    -Tranquilas, Wave podrá ser de todo, pero no es boba, colocó un potente campo mágico protector sobre el domo, nada puede entrar sin que ella lo admita-explicó Celestia completamente calmada.


    Pocos segundos después estábamos en el exterior, Wave desactivó el campo protector.


    -¿Ven? No pasó…-una especie de luz proveniente de Babylon la cual se hallaba directamente sobre el domo le dio a los elementos y en un abrir y cerrar de ojos ya no estaban-…nada…Oh…Bueno c'est la vie-concluyó Wave su frase dándonos la espalda y dirigiéndose a las escaleras que llevaban al pedestal donde Jet tomó las tiaras.


    -¡¿Cómo qué “Oh…Bueno”?! ¡Perdiste los elementos!-le reclamé a Wave colocándome frente a ella-Este día ha sido de lo peor, nuestras vidas han sido de lo peor desde que ustedes llegaron. Teníamos una vida relativamente tranquila hasta que ustedes llegaron, primero roban las tiaras de las princesas y nos fuerzan a participar en un torneo en el cual casi nos mata una niebla negra, después del torneo nos encierran en un edificio en Babylon donde la niebla casi nos mata otra vez, después de eso Jet es condenado a pasar un mes en Ponyville y un grupo de violadores aparece de la nada, y cuando por fin se van, cuando creo que no los veremos más, regresan, pierden los elementos, nos fuerzan a ir a buscarlos y casi morimos otra vez. Me sabe a mierda que pienses, mueve tu maldito trasero, recupera los elementos, regresalos y no vuelvan más!


    -¿Te sientes mejor?-pregunta Wave viéndome fijamente.


    -¿Qué?


    -¿Qué si te sientes mejor?


    -Bueno…sí…-respondí al percatarme que gran parte de mi frustración fue drenada.


    -Bien, ahora si nos disculpas, seguiremos haciendo lo que íbamos a hacer originalmente.


    -¿Qué?


    -Recuperar los elementos-respondió Jet tomando vuelo dirección a Babylon seguido por Wave y Gilda.


    -Y…¿Ahora qué?-preguntó Fluttershy


    -Los seguimos, Twilight ¿Puedes teletransportarnos a la plaza enfrente del museo?-pregunté


    -Sí, con tal de conocer el aspecto aproximado tengo-respondió Twilight


    -Entonces ¿Qué esperas? Vámonos.


    -Iremos con ustedes-sentenció Celestia-No permitiremos que vayan solas a Babylon, no después de todo lo que ha pasado.


    -Bien, vamos todas, ok, aquí voy-dijo Twilight. Acto seguido un brillo morado me cegó por unos segundos y al desaparecer estábamos de regreso en la plaza de Babylon


    -Okay ¿Alguna idea de dónde están los Rogues o los elementos?-preguntó Applejack


    -Sí, puedo sentir su magia.l


    -También la siento-comentó Celestia


    -Somos tres-dijo Luna


    -Pero…¿Dónde están?-insistí


    -Está en algún lugar debajo del palacio en el centro de la ciudad-explicó Twilight


    <<Era de suponer…>>Pensé


    -Ok, vamos-comandé encaminandome hacia el palacio.


    Mientras caminábamos por Babylon no podía evitar sentirme mal, la sensación era una de tristeza y miedo, donde sea que volteaba a mirar había destrucción y por la cantidad de esqueletos y momias supe que lo que había ocurrido en Babylon fue repentino y tomó a todos por sorpresa.


    <<¿Qué habrá pasado aquí?>>


    -¿Creen que alguien haya hecho esto?-pregunté mientras entrabamos a los jardines del palacio.


    -Es posible que alguien haya desactivado la energía de emergencia…-respondió Twilight.


    -Pero…¿Por qué?


    -Ni idea, me cuesta pensar en una razón para la cual alguién hundiría una ciudad entera y sus habitantes, pero podría estar relacionado con los elementos.


    -Tiene sentido…-comentó Fluttershy


    -¿Cómo así, cariño?-preguntó Rarity


    -¿Por qué esperar a que los elementos no estén para desactivar el sistema de levitación?


    Era una buena pregunta


    -O no pueden apagar la energía mientras los elementos están o querían asegurarse de que los elementos no regresaran-concluyó Fluttershy


    -Pero…¿Por qué?-insistió Rarity


    -Ni idea…


    En ese momento nos detuvimos ante el palacio de Babylon.


    -Bien, ahora que estamos aquí solo queda buscar la entrada al sótano-dije acercándome a la puerta para ver que la misma estaba abierta-Parece que los Rogues pasaron por aquí…-dije terminando de abrir la puerta.


    Me fue imposible ahogar el grito de terror cuando al abrir la puerta un cadáver me cayó encima.


    -¡Quítenmelo, quítenmelo, quítenmelo!-grité intentando quitarme el cadáver de encima solo para que un aura dorada lo tomara y lo colocara a un lado.


    -¿Estás bien, Rainbow Dash?-preguntó Celestia.


    -Ahora que me quitaron eso de encima…sí. Bien…sigamos-dije reuniendo todo mi valor e ingresando al palacio. El lugar era enorme, la sala de entrada era redonda con tres entradas a tres diferentes pasillos, uno a la izquierda, otro a la derecha y el último al fondo, se podía ver el segundo piso con otros tres pasillos más. En el centro de la sala, en el techo se encontraba una placa metálica redonda. Los colores una vez brillantes ahora se hallaban opacados por el pasar del tiempo, el mármol blanco se había tornado gris y los detalles hechos de oro se habían oscurecido y perdido su brillo, una capa de polvo y arena cubría el suelo formando montículos de diversos tamaños, había esqueletos en todos lados y uno que otro cuerpo momificado los cuales daban un ambiente tétrico y lúgubre al lugar además de traer incomodidad.


    Estuvimos vagando por los pasillos del palacio los cuales eran inmensos, eran más grandes que los de Canterlot, poseían adornos en la parte inferior, tenía grabados dorados artísticos y una que otra gema incrustada, en el techo del pasillo se encontraba una placa metálica que cubría toda su extensión así como puertas a lo largos de este, las puertas llevaban a diferentes cuartos, pero lo interesante de estos, es que a diferencia de los castillos comunes, cada habitación parecía tener un propósito, la mayoría eran salas de conferencia (O aparentaban serlo) y el resto eran salas de estar, un comedor inmenso donde cabían cerca de 200 ponis, baños en cada pasillo y una que otra sala de guerra.


    <<A este paso nunca vamos a llegar, debe de haber una forma más rápida de dar con la entrada al sótano>>Pensé mientras registramos el palacio.


    -Un momento-dijo Luna deteniéndose mientras cerraba los ojos y su cuerno brillaba.


    Aguardamos por unos segundos en silencio.


    -Em, perdón, princesa, pero…¿Qué hace?-preguntó Fluttershy con su habitual inseguridad.


    -¡Listo! La entrada al nivel subterráneo está por aquí-respondió Luna dándose media vuelta y avanzando por los pasillos del palacio.


    -¿Qué? ¿Cómo lo sabes?-insistió Fluttershy mientras seguíamos a Luna.


    -Wave contactó conmigo, dice que nos necesita y me dió instrucciones para llegar a los elementos.


    -¿Cómo?


    -Conexión mágica, imagínalo como tener un teléfono en tu cabeza con el que puedes hablar con los ponis con los que has hecho la conexión-se apresuró a explicar Twilight. Finalmente salimos al “jardín”, el “jardín” oeste era grande, poseía una serie de arbustos alguna vez verdes ahora muertos esparcidos a lo largo del mismo, mientras más pensaba en ello meno me parecía un jardín y más una caja de arena, el lugar estaba cubierto por la misma, a duras penas se podía ver el camino de oro que recorría el supuesto jardín. Avanzamos por las arenas hasta llegar a unas escaleras que descendían a las sombras.


    -Okay, aquí es…-dijo Luna deteniéndose en la entrada del nivel subterráneo.


    -¿Quién va primero?-preguntó Pinkie.


    Era una buena pregunta, después del incidente de la antigua base de los Rogues ninguna parecía emocionada de volver a entrar en una cueva o lugar bajo tierra, como si fuera poco había un cadáver a mitad de descenso.


    -Va a ser un problema lograr que Fluttershy entre…-empecé a comentarle a mis amigas, sin embargo todas fuimos tomadas por sorpresa al ver a Fluttershy empezar a bajar las escaleras.


    -¿Van a venir o no?-preguntó Fluttershy a mitad de descenso.


    -Sí, es solo que…


    -Bajaste las escaleras aterradoras sin una pizca de miedo, es un poco fuera de tu personaje…-comentó Pinkie completando mi frase.


    -¡Oh! Bueno, no lo pensé, solo quería ver a Jet, eso es todo…aunque…ahora que los mencionan si es un poco…


    -No pienses en ello, solo sigamos-me apresure a decir antes de que recobrara su actitud miedosa mientras bajaba por las escaleras.


    <<Detesto admitirlo, pero desde que Fluttershy está con Jet es mucho más valiente. Bueno, Fluttershy puede ser muy valiente cuando se molesta, pero ahora no le hace falta estar molesta para ser valiente, quizás Jet no sea tan malo…¡No! Es claro que esa confianza extra es él moldeando a Futtershy para que sea como él>>Razoné llegando al final de las escaleras. La habitación en la que estábamos era grande y rectangular, poseía múltiples pilares que sostenían el techo sobre nosotras, había hologramas en las paredes y pilares de la sala.


    -Vaya, un lugar sin arena y cien por cien funcional, inesperado-comentó Twilight acercándose a un holograma de la pared e interactuando con él-Esto es sorprendente…


    -¿Qué es sorprendente, cariño?-preguntó Rarity-Bueno, es cierto, la combinación de tonos oscuros de las paredes y el techo, sumando los bordes dorados le dan un aspecto divino al lugar, es claro que los Babylon tenían un muy buen gusto como decoradores y diseñadores ¿Te has molestado en ver los detalles en los pilares? Le dan al lugar un toque renacentista y…


    -No me refería al aspecto, es que parece ser que de alguna manera la interfaz entiende que no soy Babylon y se traduce a nuestro idioma.


    -Jum…interesante…-dijo Luna mirando la pared a un lado de las escaleras.


    -Ciertamente, debe funcionar con alguna conexión neuronal con los recuerdos para determinar la lengua madre del individuo que toque los hologramas…


    -No hablo de eso Twilight, hablo de esto-dijo Luna colocando su cuerno en la pared y inundándola de magia, tras unos segundos la pared se abrió revelando un pasillo que descendía aún más.


    -¿Cómo…?


    -Luna y yo sabemos bastante sobre pasadizos, hay muchos en Canterlot-se limitó a explicar Celestia mientras ingresaba al pasillo seguida por todas excepto Twilight.


    -Twilight ¿Vienes terroncito?-preguntó Applejack.


    -Adelántense, tengo que hacer algo…-respondió Twilight trabajando con los hologramas.


    -Vengan, sigamos-dije descendiendo por el pasillo.


    -Vayan yendo, yo las alcanzo…-dijo Celestia acercándose a Twilight. Seguí sus órdenes al pie de la letra, a fin de cuentas, había que recuperar los elementos.


    Celestia P.O.V


    Algo estaba mal con Twilight, lo podía sentir. Desde su primera visita a Babylon pude ver algo fuera de lo normal en ella, no había cambiado en personalidad ni físicamente, no, el cambio era sutil, muy sutil, casi imperceptible, aún así lo podía sentir, un cambio en su magia y no porque fuera experta en ese campo, sino porque de tantos años de convivir con Twilight me habían dado las herramientas para detectar esa clase de cambios en ella, si el cambio hubiera sido en cualquier otro unicornio o alicornio que no fueran mis conocidos de hace varios años probablemente no lo habría notado, pero como se trata de Twilight… el cambio no debería de afectarme ni me preocuparme mucho, cambios en la magia de un individuo a medida que se desarrolla es común, pero el cambio en Twilight...era de magia negra, podía sentir algo de magia negra en su ser y la misma se intensificó hace unos segundos.


    <<Debo tener cuidado con mis palabras, lo que sea que tenga puede hacerla volátil>>Pensé colocándome a su lado.


    -Mi querida Twilight ¿Estás bien?-pregunté con el mayor tacto posible. No respondió-Twilight ¿Qué tienes?


    -Una misión…-respondió esta, había algo malo con su voz.


    -Sí, debemos recuperar los elementos…


    -Sí...recuperar los elementos, marcar a los portadores y resucitarlo, pero es obvio que intentarás detenerme...así que ahora tendré que encargarme de ti-En ese momento, Twilight se giró a verme, sus ojos...jamás podré olvidar sus ojos, eran dorados, tenían algo demoníaco, se podía ver la peste emocional de los equinos en ellos, ira, tristeza, miedo, envidia, soberbia, de todo un poco, además, por un segundo juré ver como si algo se moviera dentro de ellos, para combinar con esos ojos Twilight tenía una sonrisa sádica, como la de un asesino en serie antes de arremeter contra su víctima, esa víctima sería yo. Sin previo aviso, un hechizo surgió de su cuerno y casi me impacta, pero estaba preparada, sus palabras y expresiones faciales me habían dado la idea de que probablemente intentaría atacarme, velozmente retrocedí y me preparé para su próximo ataque.


    Era más que obvio que Twilight estaba poseída, estaba siendo controlada, eso o alguién había intensificado sus emociones negativas o quizás ambas.


    -Twilight, estás siendo controlada, sé que eres lo suficientemente fuerte e inteligente para liberarte, así que hazlo, yo creo en tí-dije en un intento por recuperar a mi alumna.


    -No estoy siendo controlada, todo esto lo hago por voluntad propia.


    -¿Marcar a tus amigas es voluntad tuya?


    -No, son sus órdenes, las cuales elegí seguir-respondió Twilight lanzando un hechizo, al instante creé una pared mágica enfrente de mí, pero fui tomada por sorpresa cuando la misma se rompió en pedazos tras ser impactada por su hechizo. Inmediatamente, Twilight lanzó otro ataque, nuevamente creé una barrera mágica esta vez más resistente, aún así se rompió. Twilight empezó a caminar hacia mí, no podía dejar que se acercara, así que comencé a retroceder. Hechizo tras hechizo, ataque tras ataque, Twilight rompía mis barreras una tras otra, su magia se había vuelto muy poderosa y no sabía porqué.


    -¿No lo entiendes, Celestia? Él me enseñó donde se halla la verdad, el verdadero poder, mientras no te atrevas a usar la magia más poderosa no podrás vencerme.


    Fue en ese momento que todo cobró sentido, el porqué su magia era tan fuerte, era la clase de magia que componía sus ataques, me dí una cachetada mental por no darme cuenta antes, quizás no lo hice por la sorpresa inicial de que mi alumna fuera controlada o quizás fue por estar más concentrada en el combate, pero ya era más que obvio la razón de su incremento de poder y la verdad es que el que usara esa magia solo confirmaba mis sospechas de que estaba siendo controlada, Twilight sabía las consecuencias de usar esa magia y jamás la pondría en práctica.


    -Tienes que dejar de usar magia negra, te consumirá-dije en un intento por detenerla, un intento que estaba consciente que no serviría de nada, no obstante, una parte de mí me decía que quizás funcionaría, una parte de mí creía que podría funcionar, que Twilight podía liberarse de ese control sobre ella...quizás mi mayor error fue el tenerle demasiada estima...no es que Twilight no fuera capaz, sino que el control sobre ella era muy poderoso, de por sí el control mental es muy difícil liberarse de él por uno mismo, uno hecho con magia negra era diez veces peor.


    -Exacto, déjate caer en su abrazo, sumérgete en las sombras y déjate llenar por ellas, siente como cambian tu ser, cómo te consumen para que te vuelvas una con ellas y así seas una fuerza imparable. Si quieres el verdadero poder debes entregarle tu alma, ser uno con él…-respondió Twilight con una sonrisa sádica.


    -No te dejes controlar por “él” Twilight-interrumpí a mi alumna. A estás alturas logré reunir el valor para contraatacar, no obstante, Twilight desvió el ataque con magia negra.


    -Ni siquiera sabes quién es “él” ¡No sabes nada!-gritó mi alumna estrella fúrica.


    La magia negra era potenciada en exceso no solo por la magia natural del usuario, sino también por sus emociones y que Twilight se molestara solo le dió la fuerza suficiente a su magia negra para traspasar mis defensas y tomarme del cuello con esta.


    No podía respirar, intentaba usar mi magia para liberarme, pero no podía.


    -Y la alumna vence a la maestra, bueno, a la excusa de maestra, todo lo que aprendí lo aprendí de libros y tutores, nunca fuiste personalmente a enseñarme nada, solo a criticarme, a mostrar tú desaprobación, a decir que no alcanzaba tus expectativas, pero ahora eso no me afecta, ahora eres tú la que no está a mi nivel…


    Me estaba quedando sin aire, tenía que hacer algo, en ese momento, vi una roca de tamaño considerable a un lado de la habitación, sabía lo que debía hacer, pero no quería hacerlo, no quería lastimar a mi Twilight…


    -...en fin, después de traerlo de regreso y reunir a su ejército sólo quedará eliminarlas, empezando por Luna, sí, la sangre de alicornio se puede usar en muchos rituales y si es de la “diosa” de la luna mejor aún…


    Tenía que hacerlo, esa no era mi Twilight, era un despojo de lo que alguna vez fue, era una sombra, deforme y retorcida de ella, era como un árbol marchito, cuya belleza sólo quedaba en la memoria de quién lo haya visto en su mejor época.


    -Lo...siento…-dije con extrema dificultad y acto seguido, tomé la roca con magia y golpeé a Twilight en la cabeza con ella, rompiendo su concentración y haciendo que me soltara-Lo siento, Twilight, no quería llegar a esto.


    No pude evitar sentirme mal al ver a Twilight, el impacto le había roto la frente, la sangre chorreaba por toda su cara y caía en el suelo en forma de gotas, me dolía profundamente herirla, Twilight de todas mis alumnas siempre fue como una hija para mí, lentamente me incorporé del suelo y me acerqué a ella. Si tan solo hubiera sabido lo que venía a continuación, si hubiera pensado más detenidamente las cosas, si hubiera tenido más convicción, quizás las cosas hubieran terminado ahí mismo, hubiera podido salvar a mi alumna y a todos de lo que iba a pasar, pero...no tuve el valor ni las agallas para noquear a Twilight...ese fue un error que me lamentaría toda mi vida…


    -Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja…-empezó a reírse Twilight de forma psicópata. Me preparé para su ataque, sin embargo no estaba preparada para lo que hizo, en un destello negro Twilight desapareció y lo siguiente que supe es que un hechizo me impactó en el costado con gran fuerza, tumbandome, intenté moverme, pero no pude, no hacía falta ser una genio para deducir lo que hizo Twilight.


    -Si me hubieras golpeado con la suficiente malicia habrías ganado, ahora, llegó la hora…


    -No lo hagas, Twilight. Matar afecta tu magia, no volverás a ser la misma. Por favor, Twilight, tienes que liberarte, sé que puedes hacerlo, yo creo en tí.


    -¿Matarte? No, él tiene un plan para tí, lo que haré es borrarte la memoria y dejarte su marca, así serás un agente durmiente como yo, muy pronto verás la verdad-Eso fue lo último que escuché antes de que las sombras me envolvieran en su cruel abrazo.


    Twilight Sparkle P.O.V


    -Ugh...


    Dolor, eso fue lo primero que sentí, un agudo y profundo dolor en la cabeza, era una sensación como si me hubieran golpeado con un bate de béisbol, sin duda alguna sufriría de jaqueca por un par de horas. Coloqué mi casco en mi cabeza en la zona donde el dolor era más agudo, sentí un líquido un poco espeso y viscoso, era cálido al tacto, no demasiado, era como el calor de una sábana que se secó con la luz del sol, tibia y parecía brotar de mi frente.


    Abrí los ojos para verme en el piso, estaba frente al holograma de la pared, había una roca a mi lado la cual tenía un líquido rojo en ella, era idéntico en textura y calor al que había en mi frente, era sangre, mi sangre.


    <<La roca debió caerme encima mientras revisaba el holograma, pero...no recuerdo el sentir ser golpeada por ella>>Razoné tratando de darle una explicación a lo ocurrido, era raro, mi último recuerdo era el ver un mapa del lugar, lo demás era borroso, se perdió, había una laguna en mi mente, posiblemente el golpe me había hecho perder la memoria a corto plazo, era una posibilidad, ha habido cientos de casos donde los ponis no recuerdan eventos tras sufrir una contusión cerebral, pero no podía quitarme la sensación de que quizás algo más había pasado, era un mal presentimiento, algo que no me podía quitarme de encima con facilidad, como un chicle pegado en el pelo.


    <<Dónde están las...>>Mis pensamientos se vieron interrumpidos al ver a Celestia inconsciente a mi lado.


    -¡Princesa!-grité acercándome a ella. Ahora estaba completamente segura de que algo había pasado, no obstante, por alguna razón no quise buscar la verdad de lo ocurrido, algo me decía que no lo hiciera, era como si alguien me susurrara al oído que no lo hiciera y yo obedecí.


    Inmediatamente tras ver a la princesa inconsciente empecé a examinarla en busca de heridas, por suerte no parecía tener ninguna, solté un leve suspiro de alivio, que estuviera bien me traía cierta calma, era como un baño luego de un día estresante, una sensación reconfortante y la cual esperaba no se fuera, tenía miedo que algo le pasara a la princesa, siempre que me preguntaban por mi excesiva preocupación hacia ella yo respondía “Es la que mueve el sol y dirige nuestro país ¿Se imaginan el caos que habría si llegase a morir?” no obstante eso no era del todo cierto, mi verdadera razón para preocuparme de sobre manera era mi amor hacia ella. Lentamente empecé a agitar a Celestia.


    -¿Princesa? Princesa…


    -Ugh…¿Qué pasó?-preguntó Celestia mirando a sus alrededores antes de que sus ojos se posaran sobre mí, pude ver como su mirada cansada y agotada de un segundo a otro se despertaba, como si un golpe de energía le hubiera llegado, como si hubiera tomado 10 tazas de café.-¡Twilight! ¡¿Qué te pasó?! ¿Estás bien?-preguntó Celestia alarmada incorporándose del suelo en un instante para verme la frente.


    -Parece que esa roca me cayó encima, estoy bien, pero ¿Qué hay de tí? ¿Estás bien?-insistí, estaba más preocupada por ella que por mí, a fin de cuentas, todo lo que le pasara a ella se sentiría más que lo que me pasara a mi.


    -Si, no recuerdo cómo quedé inconsciente y no parezco estar herida, eso no importa, ven acá-indicó Celestia que me acercara. Di un par de pasos hacia ella, uno pensaría que yo sigo las órdenes de Celestia por ser la líder de Equestria, pero la verdad es que es más un tema de respeto y aprecio que cualquier cosa, las reverencias también eran respeto y aprecio, respeto por haberme dado la oportunidad de aprender magia de los mejores profesores de Equestria y aprecio por haberme tomado bajo su ala y enseñarme lecciones de vida. Una vez frente a ella, colocó su cuerno en mi frente, una sensación relajante se extendió por la cortada y mi cabeza, era como si me pusieran trapos a temperatura media en la cabeza, unos segundos después la cortada se cerró y el dolor de cabeza se desvaneció.-Mucho mejor, solo…-mientras la princesa hablaba intentó limpiarme la sangre de la frente sin mucho éxito.


    -No te preocupes por eso, ya encontraremos con qué limpiarme, deberíamos reunirnos con el resto-comenté encaminandome al pasillo al lado de las escaleras.


    Jet P.O.V


    De todas las misiones e investigaciones que los Rogues hemos tenido esta ha sido la más larga sin descanso de por medio, llevábamos veintinueve horas y el cansancio se empezaba a notar en cada uno de formas distintas, Gilda estaba como la pólvora, la más mínima chispa la hacía estallar, Wave estaba lenta, alguien que no la conociera no lo notaría, pero la verdad es que estaba razonando con mayor lentitud y yo...sinceramente a estas alturas no quería saber nada de Babylon o los elementos, estaba harto de ellos, al punto que me parecía enfermizo el solo pensar de ellos, solo quería dormir, para empeorar las cosas cuando llegamos con los elementos estos se hallaban dentro de una burbuja mágica que solo podía ser perpetrada por la portadora del mismo, es gracioso como nada nunca sale como uno quiere, “Ningún plan, por bueno que sea, resiste su primer contacto con el enemigo, con la realidad” Esas fueron las palabras exactas de un antiguo mariscal de campo cuyo nombre en estos momentos no recordaba, tampoco me esforzaba en hacerlo, como dije anteriormente, solo quería dormir.


    -¿Cuánto le falta a las mocosas para llegar?-pregunta Gilda con clara molestia en su voz


    -Ya te dije, vienen en camino, el que preguntes cada cinco minutos no cambia nada-respondió Wave mientras usaba uno de los hologramas en la pared.


    -Bueno, no estaríamos esperando si hubieras sido lo suficientemente inteligente como para marcar con tu magia los elementos.


    -Perdón, pero ¿Eres retrasada? No respondas, todos sabemos la respuesta. Los elementos no pueden ser marcados, lo intenté y no funcionó ¿Qué más quieres que haga, gallina crecida?


    -¡Algo, lo que sea para acelerar esto, no te quedes parada ahí jugando con los hologramas, haz algo!


    -¿Qué crees que hago? Gran imbécil. Estoy tratando de desactivar los campos mágicos mientras tú estás ahí cual mojón, contaminando el ambiente con tu presencia.


    -¿Lo dice la gran puta que se burla e insulta a todos?


    -Con cumplidos no lograrás ganar la discusión y no me burlo e insulto a todos.


    -Sí lo haces-sonó una voz familiar provenir del pasillo de entrada, abrí los ojos para ver la sala, el lugar era grande recordaba a un estadio de tenis, era una sala redonda de color negro en su totalidad con hologramas naranjas en las paredes cuyo suelo era una plataforma suspendida sobre una serie de tubos los cuales conectaban con un pedestal en el centro de la plataforma, el pedestal era cilíndrico y sobre este se hallaba una esfera mágica negra, tan oscura como una noche de luna nueva, sobre esta se hallaban seis tubos los cuales subían hasta el techo y de ahí se separaban cada uno descendiendo por la pared hasta llegar a su respectivo elemento en la misma. Inmediatamente me giré para ver entrar a la sala a Luna, Pinkie, Applejack, Ranbow, Rarity y Fluttershy.


    -¡Miren, llegó el grupo de nacidas por el culo! Está la unicornio capaz de prostituirse por un lugar en la alta sociedad y que solo valora a los ponis en base a su aspecto, tenemos a la granjera que probablemente considera pasar cuarto grado un logro, también vino la hiperactiva que aparenta estar en heroína, a su lado tenemos a la pegaso con un serio complejo de superioridad e inferioridad y la pegaso con un miedo irracional a todo.


    -Wave…-interrumpí a mi compañera antes de que siguiera insultando.


    -¡¿Qué?! Si tanto dicen que los insulto a todos creo que es correcto que le de una razón a sus palabras.


    -Wave, es suficiente. En vez de darles una razón para que hablen mal de tí, haz que se traguen sus palabras


    -Oh, creéme, puedo hacer que se traguen mucho más que sus palabras…


    -Wave, explícale a las chicas qué hacer para recuperar los elementos.


    -Bien, lo único que deben hacer es tomar los elementos, así de simple-Dijo Wave volviendo a interactuar con el holograma-No obstante haremos eso después de reactivar Babylon.


    -No, no, no, no, no. No van a seguir usando los elementos, ya han causado demasiados problemas con ellos-dijo Rainbow acercándose a su elemento.


    -Oh, vamos Rainbow, todo lo que los Rogues quieren es reactivar Babylon, ya los elementos están en su lugar, no les va a pasar nada, no se van a ir, además tengo curiosidad de ver la ciudad funcionando-apoyó Fluttershy nuestra idea.


    -Tengo que estar de acuerdo con Fluttershy, si de por sí la ciudad es hermosa, imagínensela con los carteles iluminados, los faros funcionando, las fuentes con agua, sería una vista simplemente magnífica-comentó Rarity.


    -¡Y no olviden lo mejor, una vez la ciudad funcione podremos hacer una gran fiesta para celebrar!-exclamó Pinkie desbordando alegría y energía.


    -¿Acaso soy la única que piensa en la posibilidad de los robots asesinos reactivandose?-preguntó Applejack-


    -No, también pensamos lo mismo-dijo Celestia haciendo acto de aparición junto con Twilight la cual tenía sangre en la cara.


    -Twilight ¿Qué te pasó?-preguntó Wave acercándose.


    -Sí ¿Qué ocurrió terroncito?-preguntó Applejack acercándose a Twilight


    -Nada, parte del techo colapsó sobre Celestia y yo-respondió Twilight mientras Wave le examinaba la frente-Pero estoy bien, Celestia me curó.


    -Eso veo, espera…-a medida que Wave decía esto alcanzó el pañuelo de su cabeza y se lo quitó antes de usarlo para limpiar el rostro de Twilight de cualquier rastro de sangre-...¡et voila!-concluyó Wave de limpiarle la sangre de la cara-Mucho mejor…


    -Gracias, pero ¿Por qué?


    -Twilight, que te insulte o me burle de tí no significa que te odie, es decir, le hago la vida insoportable a Jet y Gilda y son mis amigos ¿No es así?


    -Sí, Wave es de las que bromea con los insultos-expliqué


    -Es cierto, recuerdo el día que Wave ingresó a mi escuela, el primer día le pregunté qué quería ser de grande y respondió frente a todos que quería ser…


    -Una princesa puta, como ella-interrumpió Wave a Celestia


    -Sí...en retrospectiva es algo gracioso…


    -El punto es que yo me burlo e insulto a todos por igual...En fin, sigamos con reactivar Babylon.


    -En eso si tengo que llevarte la contraria, no sabemos qué podría pasar.


    -Lo mismo digo, no tenemos idea de qué podría pasar, el mecanismo puede fallar y explotar, se pueden activar los robots, es muy arriesgado-expuso Twilight su punto de vista.


    -Cuatro contra cuatro…-dijo Wave.


    -Cinco contra cuatro, digo que lo hagamos, a fin de cuentas tú y yo podemos proteger a todos si algo pasa, hermana-dijo Luna.


    -¿Y si al reactivar Babylon un campo inhibidor de magia surge?-pregunta Gilda


    -Bueno...depende de tí, Jet-dijo Wave mientras todas las miradas se posaban sobre mi.


    <<¿Qué hago? ¿Persigo el sueño de mi padre o no? La razón de todo esto, de todo mi viaje fue esto, pero...es peligroso, alguien podría salir herido o peor...>>


    Estuve debatiendo la idea en mi cabeza por unos segundos, los cuales se volvieron más segundos.


    -Hazlo-le dije a Wave la cual asintió y se dirigió al holograma de la pared.


    -Bien ¿Están listos? En tres, dos, uno…


    Una vez Wave terminó de contar, los elementos empezaron a brillar tan fuerte como estrellas de colores, un rayo mágico surgió de cada uno y viajó por el tubo hasta llegar a la esfera negra la cual se volvió blanca como las nubes en un día de primavera y le proporcionó energía a Babylon. Un leve ronroneo proveniente de abajo de la plataforma surgió y la habitación se iluminó.


    -¿Ven? Les dije que no pasaría nada-dijo Wave alejándose del holograma.


    -¿Qué es eso?-preguntó Rainbow señalando la esfera blanca en el pedestal. La esfera se había vuelto semitransparente y en su interior se hallaba un cristal dorado delgado y largo, con leves deformaciones como si de un mineral se tratase y era del doble del tamaño que los elementos en su estado bruto. El cristal absorbía la energía de los elementos y la liberaba en un rayo blanco y puro.


    -Es el condensador, duh. Es lo que permite transformar y darle forma a la magia de los elementos, osea, puedes hacer que los elementos teletransporten o creen un campo protector, o cambien el aspecto de un poni, o…


    -Mija toma aire-dijo Wave haciendo a un lado a Pinkie con su casco frontal izquierdo.


    -Sí, sí, como sea, está relacionado con los elementos, lo que significa que nos lo llevamos-dijo Rainbow acercándose a la esfera donde se hallaba el cristal.


    -¡Espera!-gritó Wave deteniendo a Rainbow con su magia-¡¿Eres boba o acaso bailas con la música del meridiano?! ¿Tienes idea de cuantos Waves de magia hay ahí? ¡Te incineraría al contacto!


    -¿Waves de magia? ¿Tan narcisista eres que le colocas tu nombre a una medida inexistente?


    -En realidad, la carga mágica por unidad de tiempo se puede medir, fue descubierta por Electric Wave, de ahí que se llame Wave la medida y a partir de los 60 miliWaves la magia mata-explicó Twilight.


    -Exacto, ahora mismo hay un cuatrillón de Waves o un yottoWave…-explicó Wave.


    -Espera un momento, si 60 miliWaves matan a un poni ¿Quiere decir que la magia que usamos los unicornios y alicornios no pasa de mili?


    -Sí y no, Twilight te puede explicar eso luego, solo, no toquen ninguna de las burbujas mágicas mientras el mecanismo esté activo-concluyó Wave volviendo a los hologramas de la pared-Bien, parece ser que Babylon funciona a la perfección, vamos a echarle un vistazo-dijo Wave alejándose de los hologramas.


    Caminamos fuera del nivel subterráneo y al llegar a los jardines pudimos apreciar la diferencia. Era hermoso, la arena había desaparecido por completo del suelo(Y a pesar de haber desaparecido la arena la vegetación seguía muerta por obvias razones), el camino de oro del jardín era completamente visible, estaba completamente pulido al punto que reflejaba cual espejo la luz del sol como al cielo, las nubes y los ponis, poseía toda clase de detalles y dibujos a lo largo del mismo combinado con gemas que tenía incrustadas le daban más belleza al lugar. El palacio era más hermoso aún, ya con el poder reactivado las placas de metal en el pecho proyectaban hologramas en las paredes, no obstante, estos hologramas no eran para operar, eran decorativos, mostraban la historia de Babylon, enseñaban obras de arte y demás cosas, pero lo más bonito era la sala principal, esta tenía un holograma del sistema solar flotando en el centro de la sala, mostrando los múltiples planetas, estrellas y lunas. SIn embargo el mayor cambio visible se daba en la ciudad. Los carteles iluminados, las fuentes funcionando con hologramas sobre estas indicando el nombre del lugar, la arena había desaparecido y las luces de neón de los edificios se habían reactivado, no obstante era difícil apreciar la hermosura del paisaje con tantos cadáveres de por medio, sin embargo, esto no parecía detener la excitación de Rarity.


    -¡Simplemente magnífico. Los detalles, las luces, las fuentes, los edificios, es más hermoso que el imperio de cristal! Solo falta quitar los...esqueletos y sembrar unas cuantas flores y arbustos…-comentó Rarity ya comenzando a planear en su mente las mejoras estéticas que consideraba necesitaba la ciudad.


    Mientras el grupo observaba con detenimiento la ciudad, decidí sentarme en uno de los bancos de la plaza.


    <<Es la segunda vez que me encuentro aquí y aún no sé qué debo hacer>>Pensé mirando el cielo<<¿Qué quieres de mí?>>Vi la silueta de mi padre en un callejón.


    -Jet-escuché una preciosa voz sacarme de mis pensamientos.


    -¿Ocurre algo, cariño?-pregunté con una sonrisa mirando a Fluttershy la cual tenía una cara de preocupación.


    -No sé...estamos en Babylon, reactivaste la ciudad y aun así te noto infeliz ¿Qué pasa?


    -No es nada, no te preocupes.


    -Jet, las relaciones se sustentan de la confianza mutua y siento que no confías en mí, no me dijiste lo de tomar los elementos, no me cuentas que pasa por tu cabeza y siento que me mientes…¿Acaso no he ganado tu confianza?


    -Amor, los ponis mienten por miedo a lo que opinen los demás de ellos, lo hacen para guardar su imagen, si soy honesto contigo...me da miedo el rechazo, por eso miento al 90% de los ponis, tu formas parte del 10% al que no necesito mentirle, tú conoces mis gustos y disgustos, eres la única que conoce mis filias y mis secretos, no te dije lo de los elementos porque no formaban parte del plan original, solo perseguiamos una pista relacionada con Babylon, pero las cosas se salieron de control...lo que trato de decir, es que a tí no te oculto nada, ni ahora ni nunca ¿No te conté lo que hizo Wave de robar el banco sin mi permiso?


    -Sí...tienes razón, tonterías mías…


    -Para nada, si todavía dudas de mí quiere decir que algo hago mal.


    -O que soy una psicópata celosa.


    -Eso es cierto-respondí con una sonrisa burlona


    -¡Jet!-me reclamó Fluttershy empujándome levemente de forma juguetona-Aunque sí, fui muy celosa de Wave por una temporada.


    -¿De Wave, por qué?


    -Porque ha estado más tiempo contigo que yo


    -Que haya estado más no quiere decir que sepa más.


    -Lo sé...pero nos desviamos del tema ¿Qué te ocurre?


    -Bueno…¿Recuerdas la razón detrás de mi obsesión con Babylon?


    -Tu padre te dijo que aquí se hallaba tu destino ¿Te preocupa el no encontrarlo?


    -No creo en el destino. Él quería que hiciera algo aquí, pero no sé qué.


    -Ya lo averiguarás, tienes tiempo de sobra.


    -No, mientras ustedes venían para acá Wave analizó Babylon, el sistema que mantiene a flote a la ciudad le falla el medidor de altura, la ciudad se seguirá elevando hasta el infinito, tenemos 20 minutos antes de que alcance una altura donde se dificulte respirar y una vez ahí, tendremos que abandonar Babylon, y si para entonces no averiguo qué quería mi padre, no tendré otra oportunidad en un buen tiempo…


    -No te preocupes por ello, lo lograrás.


    -Bueno, pase lo que pase, te tengo a mi lado ¿No?


    -Siempre que me necesites...ven acá-acto seguido, Fluttershy me besó-Vámos, nos esperan-dijo Fluttershy bajándose del banco.


    -Sí...nos esperan…


    Paseamos por unos minutos más por las calles de Babylon hasta que finalmente regresamos al palacio a la sala donde estaban los elementos.


    -¿Ven? Les dije que nada pasaría-dijo Wave mientras ingresábamos a la sala de los elementos y se acercaba al holograma del fondo.


    -Sí, sí, como sea, desactiva Babylon para poder tomar los elementos e irnos-dijo Rainbow apresurando a Wave.


    -Lo haré, Jet, ven-me indicó Wave que me acercara a ella, le hice caso-Jet, ya sé qué se averió en el medidor de altura.


    -¿Lo puedes arreglar?-pregunté


    -Sí, pero no lo lograré hacer en los minutos que quedan, se dañó el láser que medía la altura, debemos de ver si hay un repuesto y cambiarlo, y en caso de que no haya un repuesto debo de construir uno, y el averiguar si hay repuestos o no y cambiarlo va a tomar un par de horas, horas que no tenemos, lo siento, Jet.


    Eso era justamente lo que temía, sabía en el fondo que esto pasaría, pero ese conocimiento no evitaba que me sintiera frustrado, era una emoción fuerte, intensa, tanto que me hacía palpitar la cabeza de manera violenta, a fin de cuentas ese efecto suelen tener estas emociones tan complejas.


    -Bien...descarga toda la información que puedas sobre Babylon y desactiva Babylon-ordené alejándome de Wave.


    -En seguida, Jet-respondió esta tomando su esfera roja del cuello y comenzando a pasar planos, documentos, protocolos, leyes y demás información a la misma-Okay, en dos minutos desactivo Babylon.


    -¿Por qué en dos minutos? ¿No puedes hacerlo y ya? ¿Qué ocultas?-preguntó Rainbow presionando a Wave.


    -Puedo hacerlo rápido, o puedo hacerlo bien-respondió Wave viendo a Rainbow.


    -Hazlo rápido.


    -Ok, hazlo tú, no tengo ganas de hacer explotar el reactor-dijo Wave haciéndose a un lado para que Rainbow usara el holograma-Aunque...eso mataría a Celestia…¿Sabes qué? Dame acá, yo lo hago.


    -Pero…¿Qué pasó con la conversación de hace poco?-preguntó Twilight.


    -Que Celestia haya admitido ser una princesa puta no le quita el hecho que la odié por haberme expulsado.


    -Pero yo fuí la que le dijo ¿Por qué a mí si me perdonas?


    -Porque tú estás mal de la cabeza y sobreactuas, por su parte Celestia me quería reeemplazar por tí, de la misma forma que yo reemplacé a Sunset Shimmer.


    -¿Quién es Sunset Shimmer?-preguntó Twilight mirando a Celestia.


    -Era mi mejor alumna hasta que llegó Wave, Wave era mejor que Sunset en muchos sentidos, empecé a darle prioridad a Wave para pulir sus habilidades, Sunset empezó a sentirse reemplazada y atacó a Wave...Después de eso me vi forzada a expulsarla-explicó Celestia.


    -Y de la misma forma yo fuí reemplazada por tí, hice algo para vengarme y me expulsaron, por ello, y Sunset y yo no hemos sido las primeras en ser reemplazadas: Clockspark, Midnight Sea, Sparklight y su primera protegida de la generación de nuestros padres, Charming Wave, mi madre.


    -¡Un momento! ¡¿Eres hija de Charming Wave?!-preguntó Rarity con cara de sorpresa, una cara que compartía con todos los presentes excepto Luna, Celestia, Twilight y Gilda.


    -Sí…


    -¡Eres la hija perdida!-dijo Applejack señalando a Wave con su casco


    -¿De qué me perdí? No fue intencional el juego de palabras…-pregunté colocándome entre Wave y las demás


    -¿No sabes quienes son los Waves?-preguntó Rarity sorprendida.


    -No son nada importante-replicó Wave mirando el suelo.


    -Los Waves son una familia antigua de sangre azul, fueron los regentes de Equestria antes de que Luna y Celestia tomaran el poder, son ricos y son la causa de que Equestria sea una potencia. Me sorprende que alguién tan culto como tú no lo sepa-explicó Gilda


    -Claro que Jet no va a saber, lo que sabe de historia lo sabe gracias a mí y omití todo lo relacionado con mi familia.


    -Pero ¿Por qué?-pregunté mirando a Wave.


    En ese momento, mis ojos se encontraron con los de Wave, por primera vez, para mi asombro, pude ver en ellos un sentimiento diferente, uno que no había visto en ella desde hacía ya varios años y que cuando lo veía, sabía que era algo grave o que por lo menos ella consideraba grave, era un sentimiento básico, pero poderoso, uno que podía hacer que la vida se volviera gris, que los colores del mundo se destiñieran hasta quedar una mancha blancuzca con negro, como si de un manga se tratara, era un sentimiento que nos dejaba vacíos por dentro y causaba nudos en la garganta, ese sentimiento, era la tristeza, pero no solo pude ver eso, pude ver algo de ira mezclada con la misma, es bien conocido que la tristeza y la ira no son ajenas la una de la otra, es más, casi siempre suelen estar tomados de la mano cuando se trata de un conflicto con otro poni, donde nuestras emociones fueron heridas, donde nuestros sentimientos fueron aplastados y quebrados con facilidad como si papel de arroz se tratara. No me gustaba ver ese sentimiento reflejado en sus ojos, era claro que algo grave había pasado entre ella y sus padres, y no podría ayudarla hasta averiguarlo.


    -Wave…¿Qué te hicieron?-pregunté en un tono de voz preocupado, para dar a entender que lo hacía más por ayudarla que por curiosidad.


    -Nada, decidí irme de la casa porque sí-respondió Wave en un tono agresivo, como era de esperarse.


    -Tus padres te han estado buscando por catorce años-dijo Applejack


    -¡¿Te fuiste de casa a los diez?!-pregunté sorprendido.


    -¿Cómo crees que aprendí a ser irrastreable?-respondió Wave.


    -Wave, entiendo que tus padres te hayan hecho daño…


    -No sigas, Jet…


    -Pero...irte de casa y nunca volver no es la solución…


    Cállate, Jet-Me interrumpió Wave


    -...Tienes que regresar y acomodar las cosas, no puedes…-quizás mi mayor error fue el sobreestimar la paciencia de Wave. En ese momento, fui incapaz de seguir hablando, una fuerte presión en mi cuello surgió, impidiéndome respirar, era como si me estuvieran estrangulando con el aire, de repente sentí como me levantaban del cuello sosteniéndome a dos metros del suelo, intenté usar mis alas, pero no sirvió de nada, mire fijamente a Wave para verla usando su magia, Wave me estaba estrangulando con esta.


    -Tú no sabes nada ¡Nada! De mis padres, no tienes idea de lo que me hicieron-gritó fúrica Wave.


    -¡Wave, detente en este instante!-gritó Gilda acercándose a Wave la cual la repelió con magia.


    -¡No voy a volver con ellos, no lo haré, bastante daño me hicieron ya como para regresar con ellos!


    -¡Wave! Lo estás asfixiando, suéltalo ¡Ahora!-comandó Luna.


    -¡No te metas!-gritó Wave lanzando un potente hechizo, Luna no se esperó el ataque por parte de Wave, es por ello que fue impactada por el hechizo y arrojada con fuerza hacia el otro lado de la habitación, llevándose a Celestia por el medio.


    -¡Suficiente!-resonó una voz en la habitación. Bajé la mirada para ver a Fluttershy entre Wave y yo-¡Baja a Jet en este instante!-comandó Fluttershy con una voz autoritaria que jamás le había visto o oído usar. Wave miraba a Fluttershy con algo de…¿Miedo?-¡Ahora!-instantáneamente la presión en mi cuello desapareció y caí en el suelo tosiendo y tomando aire-¡Oh!Jet ¿Estás bien?-preguntó Fluttershy preocupada examinando mi cuello.


    -Sí-respondí a secas mirándola a los ojos a lo cual Fluttershy respondió con un beso y un abrazo.


    -Yo…-comenzó Wave llamando la atención de todos-Yo...voy a desactivar Babylon-concluyó su frase dirigiéndose al holograma de la pared.


    -Voy a tener una charla con ella luego-dijo Fluttershy mirando fijamente a Wave


    -No, soy yo el que tiene que hablar con ella, me tiene más confianza a mí, eventualmente me confiará lo que sea que le pasó-dije levantándome del suelo-Ya vengo, debo hacer algo-comenté acercándome a Wave-Wave…


    -¿Si, Jet?-pregunta esta sin voltear a verme.


    -Date la vuelta…-comandé. Lentamente, Wave se volteó a verme, estaba deprimida, se le notaba en la mirada, así que hice lo que ella necesitaba que hiciera, le di un abrazo. Mi acción pareció tomarla por sorpresa ya que se quedó congelada en el lugar, pero tras unos segundos del impacto inicial, pude sentir sus cascos enrollarse alrededor de mí apretándome con fuerza. Sabía que Wave necesitaba un abrazo, cuando uno está mal un abrazo significa mucho, una simple acción como esa podía cambiar el día de un poni por completo, a fin de cuentas, se lo debía a Wave, por todas las veces que estuvo ahí para evitar que saltara al avismo.


    -Gracias…-respondió Wave volteándose y apagando Babylon haciendo que los elementos dejaran de dar energía y la habitación volviera a sumirse en las sombras-Listo, ya pueden tomar los elementos.


    -¡Ya era hora!-exclamó Rainbow tomando su elemento-Y también nos llevamos esto-dijo tomando el cristal en el centro de la sala. En ese momento una luz roja inundó la sala mientras una alarma sonaba. De repente la pared donde estaba Wave se abrió surgió un robot igual al de la última vez, su cuerpo era el de un triángulo invertido con un ojo en el pecho, la cabeza era alargada y puntiaguda, no tenía nada en ella, poseía dos brazos los cuales tenían garras como cimitarras, era de color negro por completo y medía unos 5 o 6 metros de alto, no tenía piernas y flotaba en el aire.


    Inmediatamente supe lo que iba a hacer, sin pensarlo dos veces, me lancé a toda velocidad y tacleé a Rainbow en el momento justo en el cual el robot lanzaba un láser el cual quemó el lugar donde estaba parada Rainbow, el robot no se detuvo ahí, otro rayo surgió de su ojo en dirección donde estabamos Rainbow y yo, logramos quitarnos en el último segundo, en ese momento, pude ver a Celestia y Luna lanzarle cada una un rayo al ojo al robot, pero este ni se inmuta, pude ver la sorpresa en el rostro de las princesas, Twilight y Wave. El robot empezó a flotar hacia Rainbow, acercándose lentamente a medida que atacaba con rayos, más temprano que tarde me percaté de que el robot sólo estaba interesado en el cristal. Poco a poco el robot arrinconaba a Rainbow, nada parecía detenerlo, los hechizos no le afectaban e ignoraba los golpes de Gilda.


    -¡Rainbow, lánzame el cristal!-le indiqué a mi rival.


    -¡No!-respondió esquivando un zarpazo del robot.


    Fruncí el ceño, Rainbow era muy terca y esa terquedad causaría que la hirieran. Nuevamente, el robot lanzó un zarpazo a Rainbow el cual esquivó sin problemas, no obstante Dash no se percató de la segunda garra la cual la atrapó, en ese momento, el robot le apuntó a Rainbow con una de sus garras con la intención de herirla fatalmente, no había tiempo que perder, me lancé a toda velocidad hacia los dos, el robot alejó la garra filosa como un instrumento quirúrgico de Dash para luego lanzarla a toda velocidad hacia ella y justo antes de que el robot la atravesara con su garra, me coloqué entre los dos. Sin embargo el impacto nunca llegó, abrí los ojos para ver una pared magenta semitransparente frente a mí la cual detuvo la garra, baje la vista para ver el cuerno de Wave iluminado mientras estaba mirando al robot e ingresando unos datos en su Gear, muy probablemente tratando de hackearlo. Solté un suspiro, Wave me había salvado, no obstante, no había tiempo que perder, inmediatamente me lancé contra la garra que mantenía a Rainbow prisionera y me estrellé con fuerza contra esta, causando que perdiera el agarre y Rainbow pudiera escapar. Con un veloz movimiento le arrebaté de los cascos el cristal y me alejé de ella a toda velocidad, el robot no perdió ni un segundo y comenzó a atacarme con lasers, mientras los esquivaba, pude ver a Twilight, Rarity y las princesas lanzarle hechizos al robot, pude ver a Applejack amarrarlo con su lazo pero sin ser capaz de mantenerlo quieto, Pinkie tenía lo que parecía un cañón que disparaba torta, Gilda golpeaba al robot en la espalda y cabeza con sus garras y Wave hacía lo posible por hackear al robot, era increíble como los esfuerzos combinados de todos no lograban hacerle nada al robot.


    <<Rayos, si tuviera algo afilado y resistente podría intentar penetrar la coraza de metal del robot>>Pensé.


    Muy para mi sorpresa, en ese instante el cristal que sostenía brilló, era un brillo intenso, cálido y acogedor, era un brillo tranquilizante y reconfortante, como el del sol del atardecer, en ese momento, el cristal flotó fuera de mis cascos y se dividió en dos esferas de luz las cuales se pegaron a mis cascos delanteros y se extendieron formando dos cuchillas cristalinas doradas y alargadas con un filo capaz de cortar hasta el mismísimo espíritu de un oponente, no pude evitar sonreír al ver mis dos nuevas armas y tomé vuelo esquivando un rayo del robot. Sin pensarlo dos veces, me lancé al ataque, esquivando los rayos del robot y cuando estaba lo suficientemente cerca, el robot me lanzó un zarpazo con su garra derecha, la cual rozó mi torso, cortándome ligeramente, la segunda garra se acercó a mí con intención de agarrarme, así que decidí devolverle el favor por la cortada al robot arrancándole las garras de la mano con un corte rápido, en ese momento vi mi oportunidad para ganar el duelo, y con un veloz y preciso ataque, decapité al robot. Esbocé una sonrisa al escuchar la cabeza del mismo estrellarse contra el piso.


    ¡Cuidado!



    Me dí la vuelta para ver un rayo del robot surcando el aire en mi dirección. No había tiempo de esquivar el rayo, crucé las cuchillas en forma de “X” en un intento por bloquear el rayo, no obstante pasó algo inesperado, el rayo fue absorbido por las cuchillas, las cuales quedaron cargadas con electricidad, pequeños rayos eléctricos surgían del cristal y convergían en el mismo, extendí las cuchillas apuntando al robot y de estas surgió el mismo rayo el cual impactó en el hombro izquierdo del robot, abriéndole un hueco y imposibilitándole el mover el brazo. En ese momento, el robot extendió el otro brazo y me apuntó con sus garras las cuales salieron disparadas hacia mí, tomándome por sorpresa, logré desviar tres de las cinco garras, pero dos de ellas me dieron, cada una atravesando un ala y clavándome a la pared. El dolor era increíble, jamás había sentido algo así, era un ardor fuerte que quemaba como si tuviera las alas pegadas a un hierro ardiendo, mientras la sangre brotaba de ambas heridas me era casi imposible contener las lágrimas, intenté mover mis alas, pero estás no respondían.


    Y aunque lo hagan están clavadas a la pared


    <<¿Quién rayos...?>>


    Yo en tu lugar me preocuparía más por el robot que por mí.


    Alcé la cabeza para ver al robot en frente mí, el ojo del pecho brillaba con intensidad preparado para lanzar un rayo.


    Va a usar un rayo eléctrico en lugar de una mágico, el condensador debería de poder absorberlo…


    Nuevamente coloqué las cuchillas frente a mí en forma de “X” con la intención de absorber el rayo.


    Pero claro, no sé si sobrevivirás al choque eléctrico


    -¡¿Qué, cómo que si sobreviviré?!-le pregunté a la voz alarmado.


    Bueno, fue entretenido hablar con alguien por unos segundos, nos vemos en el otro lado.


    Entré en pánico, si lo que decía la voz era cierto, el rayo me mataría, empecé a moverme en un intento por liberarme, pero solo logré herirme aún más, y en el momento que el robot iba a lanzar el rayo, un arcoiris de colores lo impactó, el robot se quedó inmóvil por unos segundos antes de caer en el suelo desactivado, detrás del robot estaban Fluttershy, Rainbow, Applejack, Twilight, Rarity y Pinkie cada una portando su respectivo elemento. Solté un suspiro de alivio al ver que viviría otro día.


    -¡Jet!-gritó Fluttershy volando hacía mí-Oh, Jet ¿Te duele? Claro que lo hace...tranquilo, te sacaré de aquí, te llevaremos a un hospital y todo estará bien.


    Tras decir eso, Fluttershy se acercó a una de las cuchillas, la tomó con sus cascos y comenzó a halar de esta en un intento por sacarla, pero solo logró herirme más, causando que soltara un leve gruñido de dolor.


    -¡Oh! ¡Perdón! Veamos…¡Wave, saca a Jet de ahí!-comandó Fluttershy. Wave tomó las cuchillas con su magia y las sacó de un tirón, inmediatamente Fluttershy me atajó antes de que cayera al suelo y me depositó suavemente en este-¿Puedes caminar?


    -Sí, sí puedo caminar, lo que no siento son las alas-respondí viendo mis heridas, tenía un hueco en cada ala por el cual brotaba mucha sangre como si de un riachuelo se tratase.


    -Okay...hay que detener la hemorragia, necesito vendas, algodón, gasa, yeso…


    -No hará falta-dijo Luna acercándose a mí y colocando su cuerno en mi frente. Una sensación relajante inundó mi cuerpo, era muy fuerte y el no haber dormido en más de 30 horas hacía la sensación más agradable. Decidí cerrar los ojos por unos segundos, total ¿Qué es lo peor que puede pasar?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 11 Mar 2017
  7. Autor
    Proyect_V

    Proyect_V

    Registrado:
    23 Ene 2014
    Mensajes:
    5,361
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +744
    Me acabo de dar cuenta, que para efectos de la historia, el capítulo 29 es el final de la "primera temporada" de esta serie, así que dentro de muy pronto vendrá la segunda parte de esta historia n.n No se la pierdan :V
     
  8. Trinox

    Trinox Yo uso el (?) Como pregunta, no como sarcasmo

    Registrado:
    23 Nov 2014
    Mensajes:
    3,871
    Temas:
    18
    Calificaciones:
    +731
    Voy a cerrar el tema a peticion de Proyect_VProyect_V
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...