Original Fic Metalord Revolution [98/??]

Tema en 'Zona creativa' iniciado por Armus09, 1 Ene 2016.

  1. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    210
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +120
    NOOOO, por que??!!?!?!?! justo en el momento mas interesante T-T excelente cap. Armus al igual que los demás, ojala Wolf no hubiese intervenido y Roz habría matado a Livia
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,254
    Temas:
    135
    Calificaciones:
    +1,184
    CAPITULO 94 INTENCIONES DESCONOCIDAS


    PERSPECTIVA: Tercera Persona

    La bruja criminal fue rodeada por las fuerzas del aquelarre Wicau, desde brujas de la guardia Wixau posicionados estratégicamente, hasta la presencia de galeones voladores que la tenían en el blanco de sus cañones mágicos, por no faltar además la presencia de 5 brujas de rango Eldar, contando a la misma Carina Svensdotter en persona.


    —Es extraño que no decidieran usar su pequeña flota de barcos de guerra voladores antes, les habría dado cierta ventaja contra los sangre de bruja –Asevero Alice —Supongo que no podían despegarse sin el requerido “permiso” de cierta persona –Miro a la capitana Brala Nigme.


    Rozuel al verse rodeado de tanta compañía, suspiro de alivio al ver que su suerte estaba de nuevo a su favor, pero no fueron los únicos en acudir, más brujas llegaron, desde el grupo del aquelarre Belganes y hasta los representantes del aquelarre Cognitio, pero la que más resalto en su llegada fue cierta bruja de cabellera naranja.


    —Cierto la tardanza, me alegra verte de una pieza –Saludo Liha acercándose al paralizado Rozuel.


    —Liha, Livia…


    —Lo sé, ella colabora con Alice Kyte, incluso yo quedé sorprendida al enterarme –Comento la bruja antes de que su compañero se lo notificase.


    — ¿Cómo…?


    —La misma informante que me aviso del asesino que te acechaba, me lo confirmo, más importante, ¿estás bien? –Pregunto su compañera centrado en su condición.


    —El amo no puede moverse, un veneno paralizante es el causante –Resalto Allum.


    La herida proveniente de la flecha seguía allí, pero no el proyectil ya que este despejo la pierna de Rozuel cuando él hizo uso de Intense Iron apoyado por Myldark para brindarle la chance de moverse en un escaso intervalo de tiempo.


    —Veneno, ¿eh?, creo que puedo ayudar con eso –Revisa Liha uno de sus numerosos bolsillos de su cinturón.


    Sacando un tubo de ensayo cerrado con corcho que albergaba un líquido grisáceo con verde de preferencia toxica, retira el corcho y haciendo uso de su manipulación del viento, toma algo del veneno de su interior y lo introduce en la herida en la pierna de Rozuel causada por aquella flecha envenenada de Livia.


    — ¡Oye espera!, ¿¡que me estas metiendo al cuerpo!? –Pregunto el chico con cierta preocupación.


    —Un veneno –Contesta al instante ella.


    — ¿¡Me estas envenenando sobre que ya estoy envenenado!? –Pregunta molesto el sangre de bruja.


    —Oh, pero este veneno es beneficioso, para tu actual condición claro –Aseguro Liha.


    Al cabo de unos cortos segundos, el muchacho empezó a sentir leves movilidad en su cuerpo y en un minuto, recupero gran parte de sus capacidades motrices, pudiendo levantarse con cierta dificulta pero logrando ponerse de pie, para luego rascarse la nuca.


    —Como me picaba… ¿qué clase de raro veneno me metiste al cuerpo? –Le pregunto Rozuel.


    —Un veneno que “envenena” a otros venenos y los consume.


    —Suena como un trabalenguas.


    Liha mira detenidamente a Livia, con seriedad se muestra asombrada del aura oscura que envolvía a su traidora ex-compañera, ya que reconocía tal oscuro poder.


    —Eso es “Umbra”, un arte mágico centrado en brindar un enorme poder al usuario usando las emociones negativas de la mente, una magia creada por el ya inexistente aquelarre “Dunkel”, ¿cómo pudo Livia hacerse con tal técnica casi desconocida? –Se preguntó la bruja de cabellera naranja en su haber —Por supuesto… tiene que ser cosa de esa Yudaz, incluso así, siembra bastante dudas.


    Alice Kyte bosteza con toda calma aun ante la situación que se envolvía a su alrededor en su contra, la bruja criminal no parecía tomarle importancia, ni en el más mínimo aspecto.


    —Alice Kyte –Cito Carina su nombre teniendo la atención de la Yudaz —No sé qué ha traído a la Yudaz más buscada y despreciada de cada aquelarre existente en toda Avalia, fue una tontería haber venido a parar en Macur, no te será fácil salir de aquí.


    —Oh, Eldar Carina no diga eso, yo solo vine de visita, pero descuida, pronto se decidirá mi conclusión en esta ciudad –Se expresó con mera serenidad la Yudaz —Ahora, pongamos en marcha lo preparado…


    Alice aplaude dos veces y un temblor empieza a sentirse en casi toda Macur, la mayoría de los habitantes se sentían aterrados, aferrados a sus seres queridos, en cuanto a la guardia Wixau o las Eldar, mantuvieron la compostura sin quitarle un ojo se encima a la Yudaz.


    En medio del temblor numerosas esferas blancas surgen en diferentes calles de Macur y se elevan a cierta distancia en el cielo alcanzando una altura deseada para detenerse y luego convertirse en círculos mágicos de pura blancura que irradian grandes cantidades de energía mágica cada una, todos los círculos se atraen a un punto en concreto y se fusionan, el temblor cesa.


    De la unión surge un enorme círculo mágico ubicado en el centro de la ciudad, este emitía un fuerte ruido de estática y acto seguido, produce una enorme onda expansiva blanca que no provoca daño y pasa sobre todo ser vivo u objeto inanimado, esta onda alcanza cada rincón de la ciudad y luego desaparece volviendo toda a la calma.


    —Hmmm… no hay resonancia, ¡muy bien!, nuestra estadía aquí termino, ¡”Darki” y Livia!, ¡es hora de irnos! –Llamo la bruja a sus sirvientes.


    Los dos al unísono saltan sobrehumanamente ubicándose en el mismo techo de su ama, a su lado.


    — ¿De verdad piensas que te dejaremos ir después de todo el disturbio que has provocado? –Le pregunta la Eldar Carina.


    Sonidos de numerosas cortes precisos y hábiles son oídos por Alice, volteando en dirección a donde están los sangre de bruja y los miembros de la guardia Wixau que había incapacitado por las enredaderas que invoco por un encantamiento de Astado, observa el como todos se encontraban libres de ellas, Forzda Bra´arm, la Eldar de Wildsword con su espada en mano los había liberado, la bruja morena miraba con ojos rencorosos a la Yudaz.


    —Se acabó, Alice Kyte, estas rodeada, tus años de terror terminan aquí, es hora de que mueras por todos tus crimines –Sentencio Carina a la bruja criminal.


    —Mmm… en verdad, la cosa se ve bastante problemática, pero en serio mi estimada Eldar, ¿de verdad crees que vendría a la ciudad donde reside el aquelarre proclamado como el más fuerte de entre todos los conocidos sin un plan de escape pensado con anterioridad?, ¡definitivamente claro que no! –Reitero la Yudaz con suma confianza en sus palabras.


    —Jo, ¿me pregunto qué plan de escape tienes en mente?, ¿y si será más rápido que los cañones bombardeando tu posición? –Se expresó la Eldar Carina.


    —Tu misma lo veras –Contesto Alice con una maliciosa sonrisa y el aplaudir de una sola vez con sus manos.


    En las calles de Macur numerosos cubos negros surgen en diferentes localizaciones y se alzan a los cielos igual que las esferas blancas, pronto estos se rompen liberando a las alturas una corrompida energía mágica que sensorialmente capta la atención de todos los grupos presentes.


    —Esta sensación… esa energía en el cielo es… -Pensó Rozuel.


    —Miasma… ¡en enormes cantidades! –Exclamo Liha en voz alta con cierta preocupación.


    Sobre cada sitio en donde aquella energía corrupta fue liberada, una grieta oscura que toma la forma de un portal con apariencia de ojo maligno se manifiesta en ellos, eran portales de malicia, montones de ellos y solo un tipo de criatura surgía de tales entradas antinaturales.


    — ¡GAKI!


    Armaduras vivientes superiores a los 10 metros de altura, emergen como plaga de los portales cayendo a las calles de Macur, una invasión, una maliciosa invasión se cierna sobre Macur con diabólicas criaturas con ansias de devorar el alma de todo ser vivo que se cruce en su camino.


    — ¡Tú decides Eldar Carina!, ¿¡que es más importante!?, ¿¡encargarte de mí o salvar a tu gente!? –Señalo la Yudaz en dirección a la enorme concentración de Gaki sobre las calles.


    Numerosos gritos desgarradores se oían millares a la redonda, la Eldar podía escucharlo, apretaba sus manos en señal de frustración, si eliminaba a Alice Kyte, un gran mal seria erradicado del mundo, pero en consecuencia Macur sufriría enormes pérdidas civiles, si salvaba a su gente, Alice huiría y continuaría con sus fechorías, no le tomo mucho decidir qué hacer.


    — ¡A toda la guardia Wixau, concentren cada fuerza en eliminar a los Gaki, la seguridad de la gente de Macur es su prioridad! –Ordeno la Eldar Carina a sus fuerzas.


    Todas la guardia Wixau de su alrededor lideradas por Brala Nigme y los tres galeones voladores ignoraron a Alice y se centraron como objetivo principal en vencer a los Gaki y salvar a los ciudadanos de Macur.


    —Sabía decisión Eldar, veraz, aunque hubieras escogido intentar matarme, habrías fallado de todos modos –Dijo la Yudaz arrojando una gota de su sangre en el suelo mezclado con su energía mágica.


    La gota brilla produciendo un portal bajo sus pies que invoca un espirano que se traga tanto a ella como a sus sirvientes, una orca gigante morada con tres largos pares de alas semejantes en apariencia a la de un murciélago, emerge alzando vuelo a una velocidad descomunal hacia una altura que los galeones no podrían alcanzar ni en toda su máxima velocidad.


    La orca abre su boca revelando contener en su interior a salvo tanto a su invocadora, como a Dark Wolf III y Livia.


    —Ha sido un viaje lleno de emociones, ¿eh? –Pregunto con humor optimista la Yudaz.


    —Las cosas han salido bien –Expreso Dark Wolf III.


    —Si… así ha sido –Dijo una depresiva Livia mirando el arco que sostenía, desvaneciendo todo rastro de la energía oscura en su cuerpo.


    — ¿Sucede algo?, ¿acaso sientes algún efecto secundario de “Umbra”? –Pregunta su ama con cierta preocupación.


    —No, tan solo… pensaba.


    —La echas de menos, es normal –Opina Alice notando el pesar de su sirvienta —Fue una gran seguidora, de eso no lo dudo.



    __________________________________________________________________​



    PASADO: Livia (11 años)​


    Bajo la intensa lluvia de un campo rocoso, una joven de pelo verde oliva llora por la muerte de su ser querido, sumida en profunda tristeza, cae de rodillas derramando lagrimas sobre su cuerpo, intentando en vano despertarla, pese a saber la cruda verdad, ya no había rastro de vida alguna en ella.


    —Que trágico suceso –Expresa una joven de larga cabellera negra, oscuro vestido de estilo gótico y pantimedias oscuras con calzado del mismo color, acercándose a la pequeña solloza.


    — ¿Quién eres? –Pregunta una asustada Livia.


    —Alice, Alice Kyte –Se presenta amablemente —La persona que yace sin vida ante sus ojos, también era alguien muy preciada para mí –Una funesta expresión se torna en su rostro.


    Alice se acerca al cuerpo mirando detenidamente las heridas, como si las examinara.


    —Tú eres su pequeña hermanita, Livia, ¿no? –Pregunto la Yudaz.


    —Si… -Contesto con cierta timidez.


    —Ella hablaba mucho de ti, incluso cuando no estaba en encargos encomendados por mí –Suspira la bruja criminal —Pero ahora… ella ha muerto, no hay duda de quién es el responsable.


    — ¿Q-quien? –Pregunto Livia.


    —Se hace llamar “el sabueso rastrea brujas”, un mago mercenario de hábiles habilidades, sobre todo para lidiar con brujas, jamás pensé que tal individuo estaría merodeando por estas áreas, de haberlo sabido, habría podido advertirle a tiempo a Tarria.


    —“El sabueso rastrea brujas” –Repite la pequeña de pelo verde oliva apretando sus puños y convirtiendo toda esa tristeza en rabia.


    Livia recuerda con dolor, su último encuentro con su hermana, ocurrido horas atrás cuando el sol empezaba a ocultarse, escondiéndose detrás de una enorme elevación rocosa picuda, Talía con ciertos nervios le pide a su pequeña hermana permanecer allí, quieta y no salir hasta que ella regrese.


    — ¿Lo entiendes?, ¡bajo ningún concepto salgas de aquí!, ¡no salgas hasta que yo te diga! –Le pidió Talía con suma preocupación.


    —S-si…


    —Eso es, buena chica –Abraza Talía a su hermana —Te quiero mucho, Livia –Besa su frente y comienza a alejarse de ella.


    Como último gesto, Talía Archan invoca un espirano con la forma de una túnica con capucha viviente, tal espíritu flota y viste en la pequeña Livia, después de eso su hermana mayor se retira despidiendo finalmente de su hermana menor dejándola sola.


    __________________________________________________________________​



    Las horas transcurrieron y la noche callo, la pequeña Livia en torno a la espera había oído fuertes ruidos de muchas explosiones, algunas grandes otras pequeñas, como si dos fuerzas estuviesen luchando entre sí, dándolo con todo, la pequeña se cubría los oídos con horror, tratando de ignorarlas, pues solo fuertes pesares sentía de imaginar que ocurría.


    Como una buena hermana menor, ella no desobedeció la orden de Talía, mientras esperaba noto algo en el transcurso de su paciencia, aquel espirano invocado por ella, como que en cierto momento, se aferró a un más a la pequeña de cabello verde oliva, como si empezara a consumir su mana, no era una cantidad muy notable, pero lo sentía, desconocía el porqué.


    Livia ya había visto a tal espíritu con anterioridad en sus previas cazas en conjunto con Talía, conocía el efecto de aquella entidad, cada vez que su hermana mayor se vestía con tal prenda viviente, su presencia era indetectable, mientras mantuviera la calma y permaneciera quieto, lo usaba bastante como estrategia para dar un ataque sorpresa sobre los animales que cazaba para comer posteriormente, una vez que realiza alguna acción brusca su “invisibilidad” deja se surgir efecto, pero estando completamente quieta no podía ser sentida por nadie alrededor, pero si visto visualmente por supuesto.


    ¿Por qué Talía dejo tal preciado espíritu con su hermana?, la pequeña Livia se incomodada con solo pensarlo, y entre su paciente espera empieza a sentir que su cuerpo se somnolienta y sin darse cuenta sus ojos cierran quedando dormida.


    — ¿¡Eh!?...


    Despierta dándose cuenta de dos cosas, la túnica espirano con el que vestía había desaparecido y una lluvia empezó a tornarse sobre la zona, haciéndose fuerte a cada segundo, pero Livia tan solo le preocupaba una cosa y no podía esperar más por saber cómo estaba.


    Desobedeció a Talía y corrió de noche bajo una intensa lluvia buscando por el lugar, gritando “¡hermana¡” a todo pulmón con la leve esperanza de dar con ella.


    —¡HERMANA!, ¿¡DONDE ESTAS!?, ¡HERMANA!.


    Su búsqueda dio resultado, había encontrado a su preciada hermana, pero no de la manera en que esperaba, al verla allí en el suelo, inmóvil y en severo mal estado, la pequeña por reacción se acercó y tomándole de los brazos la agito en desesperación gritándole para que abriera sus ojos, todo en vano.


    Al aceptar las cosas como eran, que ya nunca volvería a verla, que se había ido para siempre, su llanto se hace aún más intenso, su tristeza se hace uno con la lluvia y el fúnebre ambiente que lo envuelve.


    __________________________________________________________________​



    Tiempo después Alice aparecería y se identificaría como alguien cercano a Talía, la bruja criminal al ver que su seguidora ha muerto y dejado atrás a su pequeña e indefensa hermana menor, decide hacerse cargo de ella con una propuesta irrechazable para la niña.


    —Dime, Livia, ¿quieres ser fuerte?.


    —Si… quiero ser fuerte, ¡quiero ser lo bastante fuerte!... y matar al maldito que asesino a mi hermana… -Contesto la pequeña con ojos cegados por el odio.


    —Hmmm… me encanta esa mirada, conozco una forma de sacar todo tu potencial con esa ira que sientes y ese odio que alimenta tu determinación, aunque claro, debo advertirte que es algo peligroso, veras, se lo propuse a tu hermana pero ella lo rechazo ya que…


    — ¡Lo quiero! –Expreso de inmediato su respuesta la pequeña sin titubear —No me importan los riesgos, ¡quiero ser fuerte!, ¡seré fuerte!, ¡no me importa si muero por intentarlo!, yo… en verdad quiero poder, ser alguien fuerte y capaz de valerme por mi misma, ¡por favor concédame ese poder!, hare lo que sea, incluso si vender mi alma es el precio.


    —Está decidido entonces –Dice Alice contenta con la respuesta de Livia.


    Dark Wolf III llega con su ama tras vigilar los alrededor.


    —Es hora de irnos, hay mucho que hacer y el tiempo que precisa, lo vale a casa segundo –Toma Alice del brazo con gentileza a la pequeña Livia como Talía lo hizo alguna vez cuando fue encontrada por ella.


    Había hallado otra figura cercana a la cual aferrarse, pero su ser no se llenó de aquel reconfortante sentir, la joven de cabello verde oliva solo anhelaba una cosa, poder, y las emociones negativas que fluían en su mente erradicaban cada gramo de aquella niña llorona y emocionalmente debilucha que alguna vez fue.


    __________________________________________________________________


    PRESENTE: Macur​


    La ciudad era atacada por numerosos Gakis, las fuerzas de Macur respaldadas por las Eldar acuden a eliminar a la peligrosa amenaza, Rozuel junto a su compañera Liha y Allum, observan el panorama en compañía de las brujas representantes del aquelarre Belganes y del aquelarre Cognitio.


    — ¿Ahora qué? –Pregunta Valee Diavantora.


    —Yo digo que nos unamos a la fiesta y destrocemos unos cuantos chicos malos –Contesto Rozuel equipándose con la escopeta cerbero.


    —Suena como un buen plan, me apunto –Choca Geha Guilbluez sus descomunales puños de acero dando a entender sus intenciones.


    —Así será, amo –Recarga Allum su rifle Mosin-Nagant con la fiel determinación de seguir a su amo.


    —Jejeje, no hay para aburrirse contigo, ¿eh? –Expresa Liha apoyándole también.


    Pero no fueron los únicos en seguirle, varios otros se acercaron al sangre de bruja trotamundos, todos ellos eran sangre de bruja también como él, se trataban de los mismos que le habían declarado guerra a la guardia Wixau y a toda las brujas de Macur, ahora querían enmendar su error.


    —Queremos ayudar también –Dijo uno de ellos hablándole a Rozuel —Sabemos de ti, por favor, déjanos seguirte, puede que esta ciudad nos haya tratado mal en el pasado, pero sigue siendo nuestro hogar al fin de cuentas y lo defenderemos con nuestra vida.


    —Me parece justo y cuanto más mejor, adelante entonces –Dice Rozuel Drayt señalando el camino con su escopeta y emprendiendo marcha a paso rápido junto a todos ellos al unísono.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 18 Ago 2017
  3. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    210
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +120
    muy buen cap armus, espero que puedas subir el siguiente pronto :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,254
    Temas:
    135
    Calificaciones:
    +1,184
    CAPITULO 95 INVASIÓN GAKI


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    La ciudad de Macur a solo unos instantes paso de un conflicto civil a ser azotado ante las criaturas más malvadas por naturaleza mágica, gigantesca armaduras superiores a los 10 metros y en grandes números de ellos quienes circulaban como manada, causaban el terror en las calles, destrozando y matando a su paso, el gusto por almas era su finalidad sin fin, algunos civiles con cierto talento a la magia trataron de defenderse, pero uno ya era demasiado y tres una pesadilla.


    Cuando las fuerzas del aquelarre centraron toda su atención y poderío en ellos, una lucha sin cuartel se desato entre la Wixau y estas diabólicas criaturas, pero la Wixau no era la única luchando por Macur, Eldar y brujas de otros aquelarres intervinieron con intención de acabar con la malicia que invadía esta ciudad.


    Galeones voladores abrían fuego a discreción, sus cañones al tener fijado su blanco, manifiestan un círculo mágico al frente de la boca del arma y disparan bolas de energía mágica cada 12 segundos, mientras que la mayoría hacia uso de proyectiles mágico básico otros usaban del tipo elemental.


    La brujas de la Wixau empleando los encantamientos de Astado, invocaban las fuerzas de los elementos para apoyar su ofensiva, o el uso de cadenas u enredaderas para inmovilizar al enemigo y que su espada hable por ellas, Brala Nigme, además de dirigir a sus escuadrones junto a sus sargentos, con su espada pesada impartía gran poder sobre la malicia viviente, no por nada era la capitana y líder de la Wixau.


    Las Eldar no se quedaban atrás, Mabel Reenalgo liberando su poder sellado a través del monóculo de su ojo derecho el cual desaparece, convierte el par de pulseras de metal que tenía sobre sus muñecasen guanteletes descomunales, un solo puñetazo suyo cargado por una intensa cantidad de magia mandaba un Gaki a volar varios metros atrás.


    Laabe Diavantora se equipa con una armadura de cuerpo completo semejante a la que su hija Valee hizo uso en la competencia, de su espalda en su vestidura metálica toma dos cuchillas las cuales lanza hacia los Gaki, tales cuchilla se multiplican numerosamente y giran como sierras potenciada por magia, despedazando a cuanto Gaki pasaban por su trayecto, pero eso no era su única arma, de su cintura desenfunda dos espadas eléctricas con las cuales se lanza a la carga apoyada sobrehumanamente por su armadura.


    Forzda Bra´arm sin necesidad de usar “Gladio Animalis” combatía contra los Gaki con su cuerpo fortalecido con magia, demostraba extraordinarios talentos físicos con su espada que superaban a los representantes caídos de su aquelarre partiendo en pedazos a cuantos monstruos se le cruzaban.


    Merga Voetxac por su parte, deja que su grimorio haga el trabajo sucio, el libro levita al dejar de ser sostenido por su usuaria y crece de tamaño abriéndose hasta dar en medio de páginas en blanco, sobre tales paginas surgen numerosos dibujos de esferas seguidas una tras otra y pronto estas se convierten en proyectiles mágicos reales lanzados desde el libro hacia numerosos Gaki.


    Carina por su parte era apoyada por dos espíranos invocados por su mano, el primero era un león albino adulto con un cuerno dorado, un rostro protegido por una protección de plata y su cola tenía la forma de un aguijón, su segundo espíritu se asemejaba a un gato negro que usaba un sombrero puntiagudo, vistiendo una túnica igual al color de su piel y volaba con una pequeñas alas de murciélago.


    Cuando varios Gakis la avistaron se acercaron a ella con intenciones hostiles, el león albino se puso al frente con el brillo de su cuerno emite un rugido omnipotente que provoca un efecto paralizante sobre las armaduras maliciosas, la Eldar Carina aprovecha y levantando su mano izquierda invoca un encantamiento de Astado que desata una lluvia de carámbanos sobre los objetivos paralizados, pero no antes de ser potenciados por su segundo espíritu, el espirano gatuno levanta sus patas delanteras y crea un inmenso círculo mágico azul en el aire por donde los carámbanos cruzan y su poder de penetración como velocidad aumentan drásticamente haciendo trizas a los Gakis con simpleza.


    __________________________________________________________________​



    Allí entramos nosotros, desde las brujas representantes del aquelarre Belganes y Cognitio, el grupo de insurgentes sangre de bruja, como también Liha, Allum y yo mismo, justo antes de entrar por un cruce de 4 direcciones (dándonos a elegir 3 caminos por el cual tomar) fue que empezamos a coordinarnos.


    — ¡Debemos dividirnos en tres grupos y cubrir más terreno, Geha conforma con tu equipo de brujas el primero con algunos sangre de bruja contigo y liderados en el ataque, Valee conforma el segundo grupo y Liha, Allum y yo tomaremos el tercero! –Direccione a todos.


    — ¡ENTENDIDO! –Contestan al unísono tanto Geha como Valee.


    Cada trio de brujas toma un puñado de sangre de brujas a su liderazgo y conforman un equipo, Geha en el cruce elige el camino izquierdo, Valee el derecho y eso nos deja a nosotros el de frente, no tardamos en dar con nuestros primeros Gakis, equipándome en el transcurso con mi armadura.


    —Intense Iron – Modo Knight.


    5 de ellos estaban en nuestro alcance, Liha haciendo uso de su manipulación de viento, crea una hoz de aire la cual mezcla con un líquido obtenido de otro tubo de ensayo guardado en los numerosos bolsillos de su cinturón, con agiles pasos se acerca a los pies de la armadura viviente y propina un corte de su arma elemental ponzoñosa, el resultado produce una cortada que corroe el metal de las piernas y hace caer al malicioso ser de rodillas, situación que la bruja de pelo naranja aprovecha subiéndosele encime para arrimarse a su cabeza y decapitarle.


    La decapitación era la forma más eficiente y rápida de eliminar a un Gaki, aunque si le causaba suficiente daño en el resto de su cuerpo también caería, pero la opción más viable era cortar la cabeza.


    Los sangre de bruja que nos acompañaron brindaron su apoyo contra dos Gakis, contaban entre las filas con miembros usuarios de artefactos mágicos que les permitan atacar tanto a distancia como a cuerpo a cuerpo y más el plus “afinidad de Astado”, era una victoria segura para ellos.


    Con la escopeta cerbero en manos me decidí por mi objetivo, Allum realizaba disparo con el rifle Mosin-Nagant, aunque las balas del calibre del arma que disponía no eran suficiente para causarle un daño considerable al blindaje de tal monstruosidad, era perfecto para atraer la atención del monstruo, me daba una buena chance de tomar desprevenido a la criatura.


    De un salto sobrehumano conseguido por Intense Iron, me apoyo sobre el hombro del monstruo metálico, apuntándole con la escopeta, fue un disparo a quemarropa, y por si fuera poco, el cartucho empleado no era munición ordinario, sino de la especial, aquella de raya verde que proporcionaba daño corrosivo.


    Como Liha, emplee medios de corrosión en mis armas de fuego todo gracias a la buen alquimia, de hecho de no ser por ella, no podría haberse realizado la creación de las municiones elementales más efectiva para mis armas actuales, de lo debo a la alquimista de Windaz, me ayudo bastante en ello.


    El primer disparo dejo un considerable hueco en la cabeza del Gaki causándole media decapitación, la expansión del ácido corrosivo residual se encamina por el metal del malicioso ser, pero no era suficiente, propine un segundo disparo quitándole su cabeza por completo y culminando con su existencia.


    La criatura cae volviéndose su cadáver polvo oscuro en el aire, aprovecho y salto hacia un techo para avistar a mi siguiente objetivo, realizo la misma proeza y acabo con el ser, empleando de nuevo la táctica usada con el anterior, me sobraban bastante municiones corrosivas, pues no les di un buen uso en la competencia.


    __________________________________________________________________​



    Al cabo de unos cuantos minutos logramos acabar con los 5 Gakis, los pocos civiles de alrededor viéndose a salvo, aprovechan para alejarse sin siquiera agradecer a las personas que liquidaron a las amenazantes armaduras (tampoco es que me importase).


    —Todo despejado aquí –Confirme con el área limpia de Gakis —Continuaremos movilizándonos y acabar con…


    Mis palabras hacia el resto son calladas con el oír de fuertes pisadas, algo se acercaba hacia nosotros, era otro Gaki, pero este resaltaba aún más que el resto, hasta ahora nos habíamos enfrentados a armaduras vivientes que llegaban entre los 13 o 14 metros de altura, el que se nos presentó, media por arriba de los 20 metros, a lo sumo calculaba con rapidez, unos 22 y medio.


    —Es… enorme… -Dijo un sangre de bruja intimidado.


    Cuanto más grande es el Gaki, más fuerte son, eso fue una de las enseñanza básicas que se me inculco sobre estas criaturas, ciertamente se veía más formidable con mayor altura y su rugido, era aún más bestial, una pesadilla de metal corrompido andante capaz de aplastar y devorar a los vivos, eso era lo que la gente veía en estos seres maliciosos.


    —Je, cuanto más grande son, más fuerte caen –Dije en voz alta —A este, déjenmelo a mí.


    Incluso le pedí a Allum no interferir, decidí hacerme cargo de la gigantesca criatura por mi cuenta, ¿me estaba probando otra vez acaso?, quizás, pero no conocía otra mejor manera de sacarle brillo a estas creaciones mías que aprovechar la situación que me brindaba, ahora enseñare todo lo aprendido para lidiar con tal amenaza por mi cuenta, abrí los cañones de la escopeta cerbero y coloque los cartuchos para rellenar todos los huecos vacíos de la recamara.


    — ¡Intense Iron – Modo Juggernaut!.


    Equipándome con la mejor forma de mi armadura, avance con una zancada sobrehumana hacia la criatura quien emerge entre sus manos una espada tan gigantesca como el, listo para usarla contra mí, en ese instante compartí un breve dialogo con mi compañero espíritu enlazado a esta armadura.


    —Estoy pensando en llevar a cabo una tarea demencial y puede que algo suicida, ¿crees poder echarme una mano?.


    —“Je, ¿te burlas de mi mocoso?, se lo que tienes en mente y aun con ese debilucho y pequeño cuerpo tuyo, mi fuerza complacerá tu caprichoso acto de locura”.


    —Como se esperaba de un poderoso dragón ancestral, aun como un alma residual, das con la expectativa de tu imagen.


    El Gaki dirige el corrompido filo de su arma de malicia hacia mí, el paso era lento pero la fuerza empleada en ese movimiento era enorme, su hoja golpeo el suelo mismo haciéndolo temblar y quebrantándolo a la vez, era de esperar un monstruoso poder físico venir de esta cosa.


    Pero para su desgracia, la velocidad destaco más que su fuerza, me era ridículamente fácil esquivarle contando con una agilidad y destreza superior a la humana, cuando su arma se balanceaba hacia el suelo, yo había brincado varios metros hasta aterrizar en su pierna izquierda y conseguir mi temerario desafío.


    Solo lo había visto en series y videojuegos en mi mundo natal, pero jamás creí o me plasme la sola idea de que yo mismo lo haría alguna vez, hasta ahora, me hallaba corriendo velozmente sin parar, escalando al Gaki con solo mis pies y una velocidad innatural, detenerme o mermar mi ritmo en unos microsegundos podría provocar que falle y me caiga.


    El monstruo era lento para reaccionar a mi paso, para entonces ya me encontraba en frente de su rostro, y continuando mi marcha salte usándole como soporte hasta tenerlo bajo de mí y de la mira de cerbero.


    —Cañones cargados, selector seleccionado y posición segura –Recite los tres requisitos esenciales del disparo secundario de la escopeta.


    La criatura voltea su cabeza para enfocar sus inhumanos y oscuros ojos hacia mí, pero lo último que llego realmente a observar fue el demoler poder del “Big Shot”, empleando tres cartuchos elementales corrosivos, era un poderoso disparo ácido de la escopeta que penetro no solo su cara, sino a todo lo que se cruzó en el trayecto del trio de proyectiles.


    Dicho de otra forma, el enorme Gaki de más de 20 metros de altura, fue partido en dos por el disparo secundario de la escopeta que llego hasta el suelo pasando por toda la maliciosa criatura desde adentro, ambas mitades de la monstruosa armadura viviente empiezan a caer a sus costados pero antes de que tocasen alguna estructura ajena, estas se vuelven con rapidez polvo oscuro llevado por el viento, menuda suerte que su caída fuera lo suficiente lenta antes de que sus restos se desintegrara.


    Con el enorme Gaki vencido, ahora me encontraba con otro problema, soportaría mi cuerpo el aterrizaje de una altura de más de 20 metros aun con el Intense Iron equipado, si bien la armadura me brinda cualidades sobrehumana al equipármela y en su mejor forma dichas características eran de las mejores de momento, pero no era lo mismo ser más fuerte que ser resistente, al recibir daño, la presión de los golpes provoca dolor en mí y una caída de semejante altura sin duda será una presión sumamente dolorosa, no planee esto, que idiota fui.


    — ¿Eh?... ¿viento?...


    A solo unos pocos metros de tocar suelo, una suave brisa se acumula sobre mi hasta convertirse en un fuerte viento que merma mi velocidad de caída, consiguiendo aterrizar sano y salvo, solo una persona pudo hacer eso.


    —Como se esperaba de la imprudencia de cierto sangre de bruja, nunca dejas de llamar la atención, ¿eh? –Se mofa la bruja de cabellera naranja.


    —Tsk… lo dice la persona que se la pasa manipulando a las masas todo el tiempo –Contra respondí de mi parte con la misma lógica burlona.


    Quitando Intense Iron de mi cuerpo confió plenamente en que esta área fue limpiada de ellos, aun con la inesperada aparición de un inmenso Gaki, las cosas no se pusieron tan feas como uno creería, quizás por esa razón los demás sangre de bruja me veían con demasiado asombro, acabe fácilmente con una criatura que desde su perspectiva rozaba más allá de su nivel.


    __________________________________________________________________​



    Cerca de dos horas transcurrieron culminando la erradicación de los Gakis, la calma finalmente se hace menester cesando el caos que asolaba la ciudad de las brujas, aunque en su consecuencia dejo tanta destrucción y muerte a su alrededor, pero Macur se recuperaría de este mal tiempo.


    La guardia Wixau seguía patrullando los alrededores, al igual que los galeones voladores lo hacían desde el aire, ser precavido aun con las cosas calmadas era algo lógico considerando las experiencias problemáticas que pasó esta ciudad y su gente.


    Los tres grupos conformados por brujas y sangre de bruja que conforme hace rato, se reúne en un cruce detallando la exitosa victoria de sus batallas, los Gaki en grandes cantidades eran un potencial peligro, además de tener que cuidarse de sus fieras mordidas y armas blancas que materializan con su oscura magia, también era necesario evitar el miasma que estos irradiaban, no me preocupo a mí ya que mi armadura me protegía de la corrupta energía de estos y parece que los demás tampoco fueron expuestos, tuvieron sumo cuidado en su lucha contra estas cosas.


    El trabajo en equipo entre brujas y sangre de brujas fue más satisfactorio de lo que pensaba, la confianza con la que todos ellos se comunicaban entre sí, supero mis expectativas, creía que los sangre de bruja tendrían cierto resentimiento o incomodad en luchar al lado de las brujas o en menor medida lo contrario, me alegro de haberme equivocado.


    —Roz, ahora que las cosas están más calmadas, necesito hablar contigo a solas, es algo privado –Me comunica una Liha con cierta seriedad.


    —Está bien, pero antes necesito ir a un lugar primero, es importante –Le dije a Liha dejando ese asunto privado que menciono para luego, dado a que acepto deduzco que no tenía prisa en decírmelo.


    Me retire avisándole de ello a todos los que tenía a mí alrededor, pues es asunto importante que tenía era algo personal, mientras avanzaba por las calles podía observar como miembros de la Wixau y ciudadanos de la Macur se encargaban de juntar los cuerpos de los difuntos en filas y cubrirlos con una manta blanca.


    —Espero llegar a tiempo –Dije en mis pensamientos.


    __________________________________________________________________​



    El sol mostraba indicios de que pronto se ocultaría, había perdido la noción tiempo y no era de extrañar, pues estaba inmerso en todo el dilema caótico del que Macur se encontraba, ya estaba cerca de llegar a mi destino, el lugar era frente a la entrada del cuartel de la Wixau.


    —Como pensaba… está aquí… -Dije en mi mente al verla.


    Forzda Bra´arm, la Eldar del aquelarre Wildsword se hallaba de pie, sin moverse y con sus ojos cerrados, sus manos yacían sobre la empuñadura de su espada y la punta de su hoja tocando el suelo, como si de una formal ceremonia de respeto se tratara, era idónea tomando en cuenta a quien con sus ojos enfocaba, eran los cuerpos apilados de las jóvenes brujas representantes de su pueblo, Rirac y sus compañeras recibían la “despedida” de su líder.


    —Tenía la certeza de que vendrías, Rozuel Drayt –Dijo la bruja morena notando mi llegada.


    —Quería mostrar mis respeto, si sigo vivo, fue gracias a ellas, en especial Rirac –Me situé al lado de la Eldar con mis ojos mirando a las brujas caídas.


    Sin duda alguna, si Rirac no hubiese llegado en ese preciso momento, habría muerto, es por ello que necesito mostrarle mis respetos, el digno respeto a una guerrera expresado con el sentido moderno de mi mundo natal, me puse firme como lo haría un soldado y levante mi brazo derecho con los dedos juntos hacia la altura de mi sien, replicando el saludo militar.


    — ¿Qué es esa pose? –Pregunto con curiosidad la Eldar notando mi saludo.


    —Una expresión de respeto para guerreros, es mi manera de decirle a Rirac, “gracias” –Conteste resumidamente.


    —Es una buena expresión.


    —No puedo dejar de pensar… que su muerte fue culpa mía, por involucrándola en…


    — ¡No lo es! –Interrumpe la Eldar Forzda mis palabras —Las brujas de Wildsword nacemos y morimos con el orgullo de blandir nuestra espada, ya sea en batalla o en la calma, todas nuestras acciones son nuestras consecuencias y si la muerte es una de ellas, la aceptamos con dignidad, Rirac nunca murió por tu culpa, ella siempre abrazo el destino de una espadachín, para Rirac, ha sido más que un honor luchar a tu lado, Rozuel Drayt.


    Nos quedamos unos minutos en silencio para velar por el descanso de las tres, aunque la Eldar se enteró de la destrucción de la reliquia Logiano, la espada Stigma, ni se inmuto, pues la líder valoro más el sacrificio de sus brujas que el de un artefacto mágico legendario, era digno de llevar su título.


    — ¡ROZUEL! –Mi nombre es gritado varias veces por una muchacha de voz familiar que se acercaba hacia mí.


    Por su pelo azul y uso de lentes, no tarde en darme cuenta que se trataba de Valee, corría a toda prisa con fortalecimiento jadeando intensamente.


    —Por fin… te encuentro… -Dice ella tratando de recuperar el aliento.


    — ¿Qué sucede?, estas tensa –Comente al solo verla.


    — ¡Hay problemas!, ¡necesito que me acompáñame rápido! –Toma mi brazo mostrándose bastante alterada.


    —¿¡Que ocurre!?.


    —Es sobre los sangre de bruja, ¡los ciudadanos de Macur han empezado a concentrarse en masas para manifestarse en contra de ellos!, ¡esto podría volverse un baño de sangre en cualquier segundo!.


    —¿¡Que!?, ¿¡en donde está ocurriendo esto!?.


    —Todo está ocurriendo al frente de un orfanato llamado “Niños de Astado”.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    210
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +120
    Oh por dios!! espero que Roz pueda solucionarlo, como siempre armus un excelente capitulo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,254
    Temas:
    135
    Calificaciones:
    +1,184
    CAPITULO 96 ÉXODO


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Seguí a Valee tan pronto me revelo la escandalosa situación que ocurría frente al orfanato “Niños de Astado”, ¿cómo es posible?, después de todas las cosas que han ocurrido, ¿por qué aun las cosas empeoran?.


    —Allí están –Señalo la bruja de pelo azul.


    Al frente del edificio donde los pequeños huérfanos yacían adentro, se hallaba una multitud de ciudadanos de Macur conformado tanto por brujas (en su mayoría), como magos e incluso algunos semihumanos (Caits y Draconianos), el número trascendía los cien y quien sabe, quizás podría haber hasta doscientos de ellos, todos abucheando con desprecio al unísono a los sangre de brujas, los huérfanos se hallaban sumidos de miedo, la mayoría abrazando a su madre Chrisha Morina, quien trataba de calmar a sus hijos.


    Por fortuna, los sangre de brujas insurgentes que se habían arrepentido y ayudaron en la defensa de la ciudad también se encontraban allí, evitando que cualquier de esos ciudadanos pusiera un pie dentro del lugar, aunque esto aún no se había vuelto una masacre (con suerte), era cuestión de tiempo para que las cosas pasasen de lo verbal a lo físico.


    —¡Roz!.


    —¡Amo!.


    Dos voces familiares hacen eco en mis oídos, Liha y Allum vinieron también, supongo que era bastante evidente que supiese que estaría aquí cuando se enterasen de esto.


    —Es peor de lo que pensaba –Opino la bruja de cabello naranja al contemplar la escena.


    — ¿Qué hará amo?.


    —Por ahora vamos a hacer de mediador.


    Desde lo más fondo de mi ser, esperaba que esto no se volviera un caos total, aunque esas personas merecieran recibir un puñetazo por mostrar un comportamiento tan vergonzoso, es difícil a este punto hacerles entender lo patético que se veían mostrando su disgusto a los sangre de bruja más pequeños, en serio, realmente anhelo partirles la cara, pero ponerme a su nivel solo sazonara este odio estúpido.


    — ¡Hey que todo el maldito mundo se calme! –Exclame al situarme en medio de entre los ciudadanos molestos y los sangre de bruja insurgentes.


    No creo que ni me hayan escuchado, era más fuerte el sonido en unión de sus quejas que mis palabras por tratar de calma la situación.


    —Vaya, parece que se han vuelto más gritones –Comento Liha situándose a mi lado junto a Allum.


    —No, se han hecho más idiotas –Opine de mi parte.


    No había forma de que quisiesen escucharme o mermasen su voz a voluntad por mi amable petición, estaban realmente expresando toda su indignación sin el más mínimo sentido común, entonces solo se me ocurrió una manera de callar a las masas, tome el AK-47, lo puse en automático y dispare al suelo cerca de ellos, tomando cuidado de no herir a nadie.


    El sonar de los disparos asusto a todo el mundo, he incluso hizo reaccionar a los mismo sangre de bruja de mis espaldas con cierta impresión, pero lo principal es que había logrado callar a los idiotas bulliciosos.


    — ¡De acuerdo, ahora si podremos hablar como personas civilizadas!, ¡comenzare yo! –Dije mirando a todo los manifestantes fijamente —¿¡QUÉ DEMONIOS ESTÁ PASANDO AQUÍ!?, ¿¡PORQUE UN GRUPO NUMEROSO DE ADULTOS ESTAN INTIMIDANDO A UN MONTÓN DE PEQUEÑOS HUÉRFANOS!?, ¡QUE ALGUIEN ME-DÉ-UNA-MALDITA-EXPLICACIÓN-SIN-TODO-EL-JODIDO-GRITERIO-DE-POR-MEDIO!, ¿¡DE ACUERDO!?.


    Sus miradas me recordaban a todas las veces que unos adultos veían a un niño hablar de semejante manera con tal vocabulario a esa corta edad.


    — ¿Tu eres ese chico?, ¿el sangre de bruja que participo en la competencia? –Pregunto uno de los manifestantes, un mago.


    —Si lo soy, pero no estoy aquí como ese competidor, ¡estoy aquí para mediar las cosas y que esto no se salga de control!, honestamente no tendría que involucrarme dado a que no soy parte de esta ciudad, pero ver esto es el maldito colmo que rebalso el vaso –Conteste.


    — ¡No hay nada que mediar, los sangre de brujas tienen que pagar por lo que han hecho! –Expreso una bruja.


    — ¡Si, deben responder por sus crímenes, varios amigos míos murieron a manos de ellos cuando levantaron sus armas contra el pueblo! –Objeto un mago.


    — ¡Una de mis niñas resulto herido por culpa de esos malditos, ahora está en el hospital, sus heridas son graves y temen que no puedan salvarla! –Dijo furiosa una madre Cait.


    Cada uno empezó a revelar sus quejas, luego todos lo hacían a la vez, volvían a ponerse ruidosos e histéricos, en parte ahora lo entendía mejor, gente apreciada por ellos ya sea familiar o amistades, resultaron victimas en este conflicto.


    Incluso al darme vuelta y mirar a quienes fueron alguna vez esos sangre de bruja que formaron parte de tal movimiento, algunos denotaban expresiones deprimentes y de arrepentimientos al oír que sus acciones de “justicia” lastimaron a gente que poco o nada tenían que ver con su causa.


    Pero aun así no era excusa para mostrarse de tal hostil manera y querer desquitarse con los más indefensos en este orfanato, además, toda esta revuelta, todo este dilema conflictivo de Macur, solo fue posible gracias a la marginación causada por la misma población hacia ellos, no era difícil para alguien con los medios necesario, mover algunos hilos e influir sobre los corazones y mentes de esos mismos marginados para ocasionar un movimiento revolucionario, en mi mundo, la historia lo ha plasmado tantas veces y no dudo que Avalia sea la excepción.


    Antes de que pudiese abrir la boca, aviste un búho blanco sobrevolando el área, este desciende su altura hasta caer sobre el hombro de su dueña, Carina Svensdotter, quien era acompañado por miembros de la guardia Wixau, estando entre ellos la misma capitana Brala Nigme y su sargento Madaleg Vesh.


    Al igual que yo, se colocan de frente a la vista de todos los ciudadanos, quienes al solo verla, callan sus ruidosas quejas, murmurando con asombro y regocijo su presencia al lugar.


    —Es cierto, la gente de esta ciudad ha dejado claro su punto, los sangre de bruja han cometido un serio delito, llegado a esto, es imposible no tomar en cuenta sus crímenes, el castigo por ello es de hacerse –Argumento la Eldar de Wicau apoyando la moción de sus ciudadanos.


    Era de esperarse que ellos se pusieran en plan ruidoso otra vez, pero enfocados en elogiar a su líder, la Eldar levanto su mano callando amablemente a su gente.


    — ¿Le negaras a estos adultos que tu mencionas el que se lleve a cabo la justicia por sus seres queridos?, ¿negarías la muerte de inocentes a manos de aquellos a los que tratas de defender?, Rozuel Drayt –Declaro esas palabras dirigidas hacia mí.


    —Puedo entender bastante bien el punto de sus frustraciones, ¿pero que tienen unos huérfanos que ver con todo esto?, ¿por ser solo sangre de brujas lo pondrán en el mismo costal que a todos? –Resalte como defensa.


    — ¡Todos los sangre de bruja son igual de viles! –Opino uno de los ciudadanos.


    — ¡Si no se les pone un alto ahora, Macur lo lamentara en el futuro! –Grito un segundo.


    — ¡Una contramedida es necesario para este problema, por el bien del aquelarre y sus habitantes! –Apoyo un tercero.


    Y después vinieron las quejas a montón, contaminando acústicamente el ambiente, otra vez, callados obedientemente por la Eldar.


    —Puede que los pequeños no tuvieran nada que ver con el levantamiento de armas de los sangre de brujas responsables, pero la gente teme que este conflicto se vuelva a repetir, es necesario tomar una contramedida necesaria –Expreso Carina.


    — Interesante –Dijo Liha involucrándose en el debate —Y dígame gran Eldar, ¿cuál es esa contramedida que menciona?, ¿encerrarlos a todos?, ¿vigilar a cada sangre de bruja existente como si fueran un potencial criminal y meterlo entre rejas al mínimo índice de parecer sospechoso?, ¿y piensa llevar esta “contramedida” contra todo sangre de brujas en general independientemente que haya tenido que ver o no con los sucesos recientes?.


    —Por muy cruel que sea, es necesario llevarlo a cabo, estaré agradecida por la cooperación de aquellos sangre de bruja que aunque nada tuvieron que ver con los insurgentes que llevaron sus armas contra Macur, deben someterse a voluntad a las políticas que esta ciudad tomara en consecuencia de los eventos sucedidos, no hay nada que podamos hacer, el pueblo teme y el miedo es el mayor factor que puede desestabilizar todo una comunidad –Explico Carina.


    Es toda una manipuladora, hace uso de ese mismo factor miedo a su favor, podrá haberse mostrado amable e incluso haber permitido el ingreso de sangre de bruja al coliseo (cosa que nunca antes se ha visto), pero tan solo guardaba las apariencias.


    — ¿Se te olvida que todo este fue el resultado causado por una Yudaz? –Pregunte tomando el relevo de esta discusión —Una bruja criminal y no cualquiera, hasta donde se es la peor de toda su clase, ¿y cómo pudo tal Yudaz provocar tanto caos a su gusto?, la respuesta es fácil, manipulando a los sangre de bruja que ustedes mismos han estado tratándolos como el carajo todo este tiempo –Empecé a detallar mis propios hechos —¡Maltrato, discriminación y hasta incluso la propia muerte de algunos de ellos causados ya sea intencional o accidentalmente por brujas que nunca se tomaron ni por asomo de cuenta por la misma ciudad o la Wixau!, con todos estos puntos, Alice Kyte, que cual fuera sus razones para haber pisado Macur, pudo fácilmente manipular los rencorosos y desdeñosos sentimientos de cada sangre de bruja, a los que ustedes han marginado y hasta el día de hoy siguen haciéndolo, ¡ustedes mismos le dieron a su peor enemigo los medios para usar a parte de “su gente” en su contra!, ¡todo esto paso por su estúpido ideal de despreciar hasta lo ridículo a sus propios congéneres masculinos!.


    — ¡Es cierto!, ¿¡cuántos de los nuestros han tenido que sufrir por sus caprichosas forma de ser!? –Se expresó uno de los sangre de bruja insurgente.


    — ¡He perdido a mis propios seres queridos, sangre de bruja como yo, por culpa de ustedes y nunca le habíamos hecho mal a nadie! –Objeto un segundo marginado.


    — ¡Ya quisiera verlos en nuestro lugar, siendo tratados como simples perros de calle, somos humanos también y ni eso ven en nosotros!.


    Cada sangre de bruja de a mis espaldas respaldaron mis palabras, elevaron su voz para mostrar su inconformidad hacia la comunidad a la cual habían nacido y vivido la mayor parte de su vida, pero que eran tratados como si forasteros indeseados fueran a sus ojos, levante mi mano derecha hacia ellos con seña de parar con el bullicio, me hicieron caso al instante, no creí que realmente me funcionara (me deben tener en alta estima).


    —La propia ciudad no ha mostrado mucha consideración que digamos con cierta parte de sus ciudadanos, como Eldar ya debe haber tomado en cuenta eso, no… yo diría que está bastante bien informado del tema, no lo cree, ¿Carina Svensdotter? –La mire directo a los ojos tras mi declaración.


    — ¡Mocoso insolente!, ¡dirígete a nuestra líder como debe ser! –Comento la sargento Madaleg molesta por mi actitud, pero su enojo verbal es detenido por la Eldar.


    —Cualquier que fuera el caso, lo hecho, hecho esta, aunque tome en consideración lo que has señalado, la propia gente de Macur no solo ya no confía en los sangre de brujas, sino que a sus ojos, los ven como potenciales amenazas, no tan diferentes de un bandido armado o un grupo criminal –Manifestó Carina —Llegado a este punto, solo podemos velar por la seguridad del pueblo, aunque por ello haya que tomar decisiones difíciles.


    —Por velar la seguridad “del pueblo” significa no incluir a los sangre de bruja, ¿verdad? –Opine.


    —Su seguridad también será involucrada, pero bajo los nuevos términos –Respondió Carina —Pero ahora es necesario llevar ante la justicia a los criminales que ejercieron su violencia en contra del pueblo, a los sangre de bruja que levantaron sus armas contra Macur, deben ser apresados y aceptar su castigo.


    La Eldar tenía pensado llevar a cabo su “justicia” contra los insurgentes, ellos como era de esperar no se mostraron demasiado voluntariosos para aceptar ser castigado, a sus ojos veían que la situación era todo lo contrario a los propósitos de la líder Wicau, una injusticia de la cabeza a los pies.


    Los dos lados se pusieron ruidosos, los ciudadanos objetaban que los sangre de brujas deben pagar por sus actos, castigados con el más duro peso de la ley, incluso que esto debe afectar hasta los inocentes que nada tuvieron que ver con los recientes conflictos. Mientras los mismos insurgentes no querían aceptar tal castigo y menos que toda su gente en general sufriera las consecuencias, consideraban que era un grado de marginación que iba a los extremos.


    —Por lo visto nunca llegaremos a un acuerdo –Suspiro la Eldar tras sus palabras.


    —Por cómo están las cosas, eso parece –Dije de mi parte.


    La guardia Wixau tenían su mano cerca de la empuñadura de su espada, eso motivo a que los sangre de bruja se pusieran en un estado de alerta, la hostilidad entre ambos grupos se empezaba a sentir en el aire, no pude evitar sujetar con firmeza el rifle preparándome para lo peor.


    — ¿Qué estoy haciendo? –Me pregunte en mis pensamientos.


    No debería estar involucrado en este dilema, ni siquiera soy de esta ciudad o este aquelarre, estoy arriesgando mi propia integridad física por un montón de desconocidos que apenas conozco casi nada, ¿acaso me he vuelto tan amable hasta el punto de ser lo bastante tonto para poner mi vida en juego así como así?, independientemente de que ellos sean sangre de bruja como yo, no quita el hecho de que estoy jugando con fuego que está más allá de mis capacidades de apaciguar.


    —En verdad me he vuelto bastante descuidado –Pensé.


    Podría marcharme ahora, solo darme la vuelta y hacer de cuenta que esto no me concierne como debería haber sido desde el principio, pero siendo sincero, de hacerlo a estas alturas del partido, de seguro me despreciaría por un largo tiempo, llegue demasiado lejos y ahora debo afrontar las consecuencias de la benevolencia.


    —Parece que las cosas no saldrán tan pacifica como esperabas –Me dice Liha sacándome de mis pensamientos.


    —Sí, eso me temo.


    —¿Qué harás?.


    —Algo estúpido, pero no tengo remedio a estas alturas.


    La intensidad de la enemistad se hacía aún más notar, las brujas sostenían con más firmeza la empuñadura de sus armas, los sangre de bruja entre nervios hacían lo mismo son sus artefactos mágicos, Allum sujeto firme el rifle Mosin-Nagant mirando fijamente a la líder Wicau como si ella fuese su primer objetivo en mente.


    Un incómodo silencio se hizo presente en el escenario, eso solo torno las cosas más intranquilas para los bandos, y siendo realista el nuestro mostraba mayor índice de preocupación, los huérfanos aguantaban las ganas de no llorar mientras su madre adoptiva los consolaba. Llegado a este punto la cosa iba a terminar en…


    — ¿¡QUE ESTA PASANDO AQUÍ!?


    La fuerte voz de un hombre repercutió en todos, volteamos al unísono en dirección de donde procedía, allí observamos la repentina aparición de alguien, un hombre mayor que calculaba podría estar en sus 60 años, de cabello blanco como barba corta del mismo color, llevaba puesto una armadura de protecciones ligeras de cuero fortificado en el torso y metálica en los brazos como piernas, llevando además una espada que cargaba en la cintura, daba la imagen de un caballero.


    — ¿Quién es ese? –Me pregunte en mi cabeza.


    —Vaya, pero si es el admirado “Harold” –Dijo Liha revelando la identidad de aquel hombre.


    —¿Quién?.


    —Es un sangre de bruja, uno muy querido por los suyos casi como un padre, amable, bondadoso y el benefactor principal del orfanato “Niños de Astado”.


    Ahora que lo recuerdo, el orfanato recibe apoyo económico de un “generoso donante” procedente del exterior, entonces el donante es este hombre, Harold, no me sorprende que también sea un sangre de bruja, puedo percibir magia en la parte de su armadura que cubría sus extremidades y puede que su espada tampoco sea ordinaria.


    El hombre tan pronto se mostró y alzo su voz, teniendo la atención de todos los presentes, comenzó a acercarse buscando comprender lo mejor posible lo que estaba ocurriendo, ya se daba una ligera idea al ver los bandos de los dos lados y los disgustados rostro de los ciudadanos al verle llegar.


    —Oh demonios… -Suspira Harold —¿Alguien puede explicarme que está sucediendo?.


    —Creo que puedo responder a eso de la manera más resumida –Me ofrecí a orientar de la situación al hombre mayor.


    —Hmmm… tu rostro no me suena.


    —No soy de aquí, soy un sangre de bruja perteneciente al aquelarre Windaz, Rozuel Drayt.


    —Un sangre de bruja de otro aquelarre, eso si no se ve todos los días, ¿puedes explicarme entonces que sucede aquí?, te lo agradecería por favor, puedo sentir como el ambiente se siente pesado, nada bueno tendrá esa explicación, ¿verdad?.


    —Usted mismo lo ha dicho.


    Detalle las partes impotencias sobre los acontecimientos ocurridos en Macur, por supuesto la Eldar no se quedó callada y dio sus opiniones al respeto denigrando pero sin insultar a los mismos sangre de bruja, en cuestión de minutos Harold lo comprendió y un suspiro se hizo menester en su preocupación.


    —Es peor de lo que pensaba… -Dijo el hombre mayor.


    —Harold, como el sangre de bruja más cuerdo y con sentido común, entiendes mejor que nadie la gravedad de la situación, ¿verdad? –Comenta Carina.


    — Esa Yudaz no habría logrado hacer que los sangre de bruja se mostrasen de esa manera si su ciudad no los hubiera tratado como basura, ¡no es una exageración, los tratan como si fueran una maldita enfermedad!, ¿¡qué clase de vida es que tu propia patria te vea como una escoria desde el momento en que naces y pases a ser discriminado por el resto de ella solo por quien eres!? –Argumente de mi parte.


    Los dos bandos vuelven a discutir de manera ruidosa, Harold se torna pensativo, de entre todos, era él quien se hallaba más preocupado, cuando ambas partes bajaron la voz el hombre mayor dio su opinión.


    — ¿Qué castigo tiene en mente para ellos?, Eldar Carina –Le pregunto el sangre de bruja mayor.


    —Han atentado contra la tranquilidad de Macur y la vida de todos sus ciudadanos, conoces muy bien las reglas de los aquelarres, el castigo para aquellos que levanten su mano con violencia contra los suyos –Dicto Carina.


    Lo recuerdo, cada aquelarre lleva esta regla sin excepción, muerte o exilio, si alguien sin importar quien sea, fomenta serios delitos ya sea hiriendo o matando a los suyos, su sentencia se reduce a la ejecución o ser desterrados para siempre de la comunidad, sabiéndose como todo en Wicau desprecian a más no poder a los sangre de bruja, se limitaran simplemente a que la primera sea la opción más “apropiada” como castigo, sin duda, ellos no se dejaran ejecutar, pelearan y morirán defendiendo su vida antes de dejarse matar por las brujas.


    —Siempre supe que este día podría llegar, con inquietud lo mantuve como una pequeña posibilidad… -Suspira el sangre de bruja mayor —No quería que esto llegase a ocurrir, pero no hay manera de cambiar lo ocurrido, Eldar, sabiendo esto, me había planteado una solución por si esta situación llegase a ocurrir, suplico su bondad y acepte mi egoísta petición.


    —Mmm… ¿cuál sería esa petición? –Pregunta Carina.


    —Permítame escoltar a todos los sangre de bruja responsable de este crimen fuera de su ciudad, nos marcharemos lejos de Macur y este aquelarre nunca más volverá a verlos, también me llevare a todo sangre de bruja aparte con nosotros, si ellos aceptan el acompañarnos.


    Su petición fue… ahora lo entiendo, como un “padre”, decidido a cargar con el peso de sus “hijos”, a responder por sus errores, Harold pidió a la Eldar, un éxodo para su gente, con la posibilidad de brindarle a los suyos comenzar de nuevo en otra parte, lejos de Macur, lejos del aquelarre, lejos de la brujas y lejos de la discriminación, era la respuesta más idónea.


    —Harold, te he conocido por tanto tiempo, en verdad eres un hombre benévolo con tu gente, digno de ser su líder –Expreso Carina.


    —No soy un líder, tan solo me preocupo por ellos, es todo –Contesto con humildad.


    —Muy bien, concederé tu petición, permitiré a tu gente prepararse y marcharse de Macur para siempre, confió en que cumplirás con tus palabras.


    La decisión de la Eldar molesto a varios de los ciudadanos presentes, pero fueron callados enseguida por la capitana Brala Nigme con una orden suya y pidiéndoles luego que se retirasen, era evidente su deseo de no incitar más las cosas a la violencia y que terminasen resolviéndose lo más pronto posible.


    —Vaya suerte, por fortuna las cosas no terminaron en un baño de sangre –Comenta Valee.


    —Verdad, casi creí por un segundo que las cosas irían a peor –Opino Liha —Aunque me siento mal por los sangre de bruja, a pesar de que este es su hogar legítimo, están obligados a abandonarlo y nunca más volver.


    —Pero ahora podrán hallar un nuevo hogar, será duro al principio, pero con chance podrán afrontar las adversidades, serán libres para vivir su vida a su manera –Pensé sobre el tema.


    __________________________________________________________________​


    La noche cayo, numerosas carretas que habían sido adquiridos tanto por donación como compradas, cargaban en ella los recursos con el que sus viajeros emprenderían su marcha hacia su nuevo destino.


    Cientos de sangre de bruja se habían unido a la causa formando una notable caravana, casi todos quienes recibieron el comunicado no dudaron en tomar esta oportunidad, abandonar todo o lo poco que tenían de esta ciudad e iniciar sus vidas de nuevo en otro lugar junto a los suyos, eso dictaba lo mucho que le tenían de aprecio a Macur. Incluso Chrisha Morina y sus pequeños, habían decidido ir con ellos.


    —Chrisha, ¿estas segura de querer hacer esto? –Le pregunta Harold.


    —Por el bien de mis niños, quedarme en esta ciudad no garantizara su seguridad, allá donde vayan quiero ir también, permítenos acompañarte, te lo ruego –Bajo su cabeza como muestra de respeto.


    — Chrisha… te has convertido en toda una madre de corazón, tu bondad es algo que cada sangre de bruja conoce y no dudaría en proteger con su vida, si esto es lo que deseas, estaré más que dispuesto a cumplirlo con anhelo.


    —Muchas gracias… -Lagrimas de felicidad brotan de los ojos de Chrisha — ¿Lo han oído mis niños?, un nuevo hogar nos espera –Sus pequeños exclaman felices juntos a su madre.


    Viendo la cantidad de sangre de brujas dispuestos a marcharse, serian lo suficiente para armar un pequeño asentamiento (en caso de que logren encontrar un sitio donde instalarse).


    —Oye Valee, si los sangre de bruja se van de la ciudad y buscaran un nuevo sitio al cual establecerse, ¿no sería buena idea que fueran a su aquelarre?, al final de cuenta tu gente no los discrimina –Propuso Liha a la bruja de pelo azul quien estaba a nuestro lado.


    —Eso no servirá –Conteste en su lugar —Ellos… no tienen mucha confianza en convivir con brujas en este momento, Chrisha es una excepción a ese problema dado a que ella ha influido en sus corazones.


    —Es cierto, es tal y como Rozuel lo menciona –Confirma Valee mi punto —Mi madr… nuestra Eldar, Laabe Diavantora, ha hablado con Harold y los ha invitado para ser parte de nuestro aquelarre, pero… según ella, Harold con amabilidad respondió “agradezco su humilde generosidad, pero esto es algo que debemos hacer por nuestra cuenta, estos chicos deben sanar sus heridas, no solo las físicas, para que algún futuro cercano puedan volver a aceptar a aquellos que los rechazaron, tomara tiempo pero la paciencia es nuestro único aliado de momento”.


    —Mmm… que mal por ellos, pero puedo entender su punto, pasaron todas sus vidas siendo tratados como miserables, va a ser complicado borrar aquellas heridas de sus mentes –Comento la bruja de cabellera naranja.


    —Como nuestra Eldar no podía ayudarlos dándole un hogar, contribuyo en la obtención de carretas para los sangre de bruja –Reitera Valee.


    — ¿No gasto bastante dinero? –Pregunte de curioso.


    — ¡Jajaja!, no te preocupes, en términos de dinero, no tenemos ese problema, lo cierto es… que incluso yo siento tanto deseos de ayudarles, pero supongo que esto es lo menos que podemos hacer, solo queda desearles suerte a su viaje.


    Tanto Liha como Allum (en su forma de slime), las brujas del aquelarre Cognitio junto al Belganes y sus respetivas Eldar, así como la líder de Wildsword se unieron en la despedida de los sangre de brujas. Ciudadanos de Macur en su mayoría brujas también estaban allí (solo para asegurarse de ver con sus ojos el cómo se marchaban), la Wixau por su parte tenían sus fuerzas concentradas en toda la zona donde los marginados marchaban en exilio, seguían vigilante ante cada movimiento de ellos, incluso en estas situación se mostraban bastante hostiles a la vista, tanto sargentos de la guardia como su capitana estaban en el lugar, y claro, la Eldar Carina no era una excepción, ella estaba en primera fila observándolo todo.


    —Rozuel Drayt –Harold se acerca a mi tras nombrarme —Te agradezco mucho, he oído por medio de mis chicos tus méritos, a pesar de que no eres de Macur y no guardas relación alguna con este aquelarre, asumiste el riesgo de intervenir aun con tu vida en juego y los has ayudado bastante, en verdad… gracias, ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS! –Hace una reverencia denotando todo su agradecimiento.


    —Oye, no es necesario ir tan lejos con los elogios, solo asegúrense de llegar a salvo a su próximo destino, les aguarda un largo camino, sería bastante fastidioso saber que no lo consiguieron –Exprese de mi parte.


    —Lo hare, los guiare a un nuevo hogar, ten por seguro que así será, hasta luego, Rozuel Drayt, tu nombre será algo que nuestra gente no olvidara.


    Harold se despide y vuelve a la caravana, noto las miradas de Chrisha y los huérfanos mirándome con regocijo, diciéndome “adiós” con sus manos en alto, agitándolas con todas sus fuerzas, replique el mismo gesto deseándoles un viaje seguro.


    La caravana marcho, los sangre de brujas emprendieron rumbo hacia su nuevo destino, se encaminaron al norte, quien sabe a dónde irían, más allá se toparían con las tierras del reino de Mordvolt, era una noche oscura estrellada, este día nunca sería olvidado, sangre de bruja y brujas, fortalecieron el odio mutuo entre ellos mismos, que posibles rutas a futuro podrían desembocar estas consecuencias, como siempre, el tiempo dirá.


    Ya era medianoche, cerca de media hora transcurrió, ya casi toda la caravana estaba lejos, borroso a la vista, se habían ido, casi todos los residente más despreciado de Macur se habían marchado, los pocos que quedaron eran niños que convivían con una madre que mínimo los trataba bien, pero… ¿por cuánto tiempo?, con esto, El Consejo Wicau impondrá nuevas reformas y los afectados mayormente de manera negativa serán aquellos marginados que decidieron quedarse.


    Con el silencio inundando en la noche y todos los presentes viendo el exilio, no pude evitar empezar a reírme, llamando la atención de no solo mis compañeros de equipo o los miembros del aquelarre Cognitio y Belganes o las Eldar ajenas al aquelarre Wicau, sino incluso también a Carina y la capitana Brala Nigme.


    — ¿Qué ocurre Roz?, esa risa no es propio de ti –Opino Liha.


    —“¿Sucede algo?, amo” –Pregunta Allum quien estaba sobre mi hombro derecho.


    —Es gracioso pero a la vez curioso ¿saben? –Dije teniendo toda la atención fija en mis palabras —Esto me recuerda a una historia, una historia ocurrida hace mucho tiempo que trata sobre un grupo de mujeres que pensaban diferente al resto y eso hacía que otros los vieran con malos ojos, aquellas mujeres sufrieron fuertes rechazos castigado con maltrato físico, la más horrida tortura e incluso la muerte –Continúe tras hacer una pausa —Pero ellas no se rindieron, se levantaron contra sus castigadores, contra aquellos que los discriminaban y continuaron su lucha para buscar lo que más deseaban, “ser quienes eran”, por eso decidieron irse lejos, alejarse lo bastante de todos ellos, buscar un lugar al lugar llamar hogar, vivir sus vidas acorde a su manera de ser, si, es bastante curioso, como esta situación, recrea bastante aquella historia, ¿no lo creen?.


    — ¿A qué quieres llegar?, sangre de bruja –Me dirigió la Eldar Carina aquella pregunta.


    —Estoy diciendo que ustedes, aquelarre Wicau, no son tan diferente a “El Clero” –Casi todas las brujas de dicho aquelarre me lanzaron miradas de indignación —“El Clero” busco imponer sus ideales menospreciando y lastimando a otros que pensaran diferente, ustedes buscaron imponer su ética haciendo lo mismo con los sangre de bruja por ser diferentes, se convirtieron en lo que de sus antepasados huyeron tiempo atrás, si esos mismos antepasados pudieran verles ahora, de seguro les darían un infarto de pura decepción que los volvería a la tumba, ¡felicidades se convirtieron en aquella antagónica figura autoritaria ideológica que su gente en el pasado trato históricamente hace mucho tiempo, ustedes los han encarnado a la perfección! –Acompañe mi mensaje con aplausos sarcásticos.


    Eso provoco que brujas civiles y miembros de la guardia Wixau levantaran su queja contra mi tachándome de “arrogante”, “sucia escoria” y “sabandija blasfema”, todo por comparar con un pequeño fragmento de la historia de su gente con lo ocurrido esta noche, eso es, desprécienme, muéstrenle a su querido dios Astado en lo que se convirtieron.


    — ¡Es suficiente! –Alzo la Eldar Carina su voz callando a todos —Sangre de bruja, Rozuel Drayt, ¿seguro que sabes lo que voy a decir a continuación?.


    —Adivinare, estamos descalificados de la competencia –Dije con tanta suposición.


    —Eso es solo es una parte, pero tiene razón, los representantes del aquelarre Windaz ya no participaran en la competencia, además de saberse que uno de sus miembros congeniaba con la Yudaz, Alice Kyte, estoy al tanto de que tú, en medio de esta revuelta, levantaste tus armas contra mis brujas, ¿no es así? –Dijo Carina.


    —Al menos no mate a nadie de los tuyos –Dije en mi defensa.


    —En cualquier caso, no solo su aquelarre queda descalificado, sino que en vista de lo ocurrido, más nunca podrá participar en las futuras competencia, eso incluyo tanto a tu gente como a todo sangre de bruja de cualquier aquelarre, esta regla está decidida –Decreto la Eldar.


    Prohibir al aquelarre Windaz participar en todos las competencia entre aquelarres por siempre e incluso decretar la prohibición total de que ningún sangre de bruja pueda participar en dicho evento, finalmente ella lo había conseguido, Macur se había vuelto una ciudad para y por sus brujas, delegando a sus parias al peor “rango” posible, a ser menos que un perro.


    —Pero eso es no es todo, sangre de bruja, Rozuel Drayt, se te prohíbe la entrada a Macur para siempre, una vez que te marches de aquí, si alguna vez vuelves a poner un pie en esta ciudad, serás ejecutado inmediatamente –Tras declarar aquella sentencia la gente aplaudió alabando a su líder —Tienen hasta el mediodía para que tú y tu compañera se preparen y se marchen de Macur, si llegado la hora incumplen lo impuesto, llevare a cabo acciones inmediatas en tu contra, ¿he sido lo suficiente clara?.


    —Sí, sí, lo que digas –Conteste de manera desinteresada molestando en el trascurso a la sargento Madaleg —De cualquier forma ya no hay nada que hacer aquí, ya había perdido todas las ganas de seguir participando en esa absurda competencia –Pensé luego.


    Tras las declaraciones de la Eldar, toda la gente comienza a marcharse, ya no había razones para seguir parados allí.


    —Que fastidio, incluso puso una regla para prohibir a nuestro aquelarre a nunca más participar –Dijo una fastidiada Liha, pero conservando su optimista carácter.


    —¿Eso te molesta demasiado?.


    —No tanto, pero creo que el aquelarre y el pueblo de Windaz no se lo tomaran muy bien, pero dudo que lleguen a odiarte por eso.


    —Sí, eso lo sé, no hay nada que podamos hacer al respeto.


    —“¿Nos vamos a casa?, ¿amo?” –Pregunta Allum con un tono inocente.


    —Sí, nos vamos de regreso a casa.


    —Pero antes necesitamos descansar y prepararnos para el viaje de vuelta a Windaz, tenemos hasta el mediodía para irnos de aquí, ¿no?.


    —Sí, sin apuros, ¿eh?, por mi bien.


    —Y otra cosas Roz –Dijo una seria Liha —Ese asunto privado del cual te mencione antes, ya es hora de que lo sepas, volvamos a la posada.


    Continuara…



    EPILOGO:​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Bajo el manto de la noche, con una botella con vino en sus manos, Rudy, el sangre de bruja rubio se hallaba sentado, bebiendo ante la tumba de su amigo caído, Ermando, le había hecho una tumba rápida haciendo un cruz de madera con dos palos atados fuertemente con un trapo, mientras que los restos del muchacho invidente se encontraban dentro de una urna lo bastante enterrada en el suelo como para que fuertes vientos no se lo llevaran.


    A altas horas de la noche, aquel hombre de veinte, bebía mostrando su respeto a su fallecido amigo, ubicando en la parte del cementerio donde los sangre de bruja podían ser enterrados, ante toda la oscuridad a su alrededor no mostraba miedo o preocupación, con la silenciosa noche a su lado, decidió velar a Ermando sin importar.


    —Las cosas se han puesto bastante difíciles, Ermando, ya nada será lo mismo, muchas buenas personas que conocí se han ido, podría haberme marchado con ellos, pero a pesar de todo, Macur sigue siendo mi hogar, así lo veo yo, salud por eso –Bebe un sorbo de la botella.


    Una noche tranquila, o al menos eso aparentaba hasta que varias pisadas fueron escuchados por Rudy quien mantuvo la calma en todo momento, numerosas presencias siendo un total de 9, se acercaban a él.


    —En verdad, ¿serían tan capaces de profanar la tranquilidad de este sitio de reposo con su violencia? –Pregunto el sangre de bruja en voz alta a sus acechadores nocturnos.


    Siendo aquellos mismos revelados como brujas armadas con bastones, armas blancas y ballestas, inclusive dos miembros de la Wixau formaban parte de tal osado movimiento.


    —Nunca habrá tranquilidad, mientras haya un solo sangre de bruja presente en nuestra ciudad –Dijo una de ellas.


    —Oye, no malinterpretes las cosas, yo no tuve nada que con los sangre de bruja revoltosos que levantaron sus armas contra la ciudad, tu solo me juzgas de manera directa y superficial por quien soy, no por mis acciones –Contesto Rudy.


    — ¡A callar!, de una u otra forma eres como el resto, una existencia negada de Astado, una aberración de los aquelarres, los tuyos solo existen por error, eso es todo –Expreso una de las brujas.


    —Pues bien señorita bruja, sino le importa, este “error” desea seguir bebiendo en paz y velar por su amigo muerto, le sugiero no insistir en buscar problemas por aquí, no es muy recomendable para ti y tus amigas.


    —Je, ¿qué harás?, ¿levantaras tu arma contra nosotras?, ¿expondrás realmente quién eres? –Pregunta de manera provocativa la bruja que hizo su anterior declaración.


    —No, yo no hare nada de eso esta noche, pero si insisten en buscar pelea, denlo por seguro que “ella” se los dará –Respondió Rudy.


    Las brujas estaban confusas, pues no entendían que quiso decir con “ella”, repentinamente, una presencia se hace visible a su percepción, se había ocultado entre las sombras pero a propósito elevo la magia en su cuerpo para que todas notasen que estaba allí, lentas pisadas se hacen oír acercándose a las 9 mujeres, cada una de ellas volteo lentamente su mirada en dirección esa misma presencia.


    Una joven mujer, se trataba de una bruja como ellas, destacaba por su cabello rubio, vestía un chaleco blanco en conjunto con unos pantalones marrones, todas y cada una la habían identificado su identidad al instante, era alguien bastante conocida, por ser la hija de alguien de renombre en el aquelarre, su nombre era Aymie Nigme.


    La hija de la capitana de la guardia Wixau, nadie entendía la razón del porqué ella se encontraba allí, en ese cementerio a oscuras en el mismo lugar que todas las brujas que estaban presente, Aymie se había acercado lo suficiente hasta tenerla a escasas distancia de su posición.


    La joven rubia no decía ni una sola palabra, solo basto su atenta mirada llena de hostilidad respaldados por su fuerte presencia, una desagradase sensación de peligro que desencadeno en la percepción de cada una de las brujas presentes, todas podían sentir una ansia asesina de proporciones demenciales que solo Aymie expreso haciendo contacto visual con cada una de ellas, lo sentían, el cuerpo les temblaban, sabían lo fuerte y peligrosa que era la hija de la mismísima Brala Nigme.


    — ¡V-vámonos de aquí! –Aconsejo una de ellas toda aterrada y no paso 1 segundo más para que todas se marchasen de inmediato.


    La calma nuevamente se restaura en el cementerio de los sangre de bruja, Rudy ni siquiera volteo o se mostró preocupado en algún momento, Aymie tras encargarse de las brujas problemáticas, se dirige hacia el hombre rubio que yacía sentado bebiendo sobre la tumba de su amigo.


    — ¿Qué hace la talentosa y formidable Aymie Nigme en un sitio tan tétrico a estas horas de la noche? –Pregunto Rudy.


    —Por favor no seas tan formal conmigo, hermano –Hablo la bruja rubia.


    —No deberías decir esa palabra tan a la ligera, podrían oírte –Aconsejo el sangre de bruja rubio.


    —No me importa, eres mi hermano, Rudy Nigme, nacimos en el mismo día, a la misma hora, de la misma madre, eres mi hermano, les agrade el resto o no.


    — ¿Misma hora?, juraría que tu naciste 1 minuto después de mi –Corrigió Rudy.


    —Je, por eso eres mi hermano mayor, hermano –Abraza Aymie a su hermano desde su espalda —¿Puedo acompañarte?.


    —No veo el problema.


    La bruja se sienta a su lado, ambos mirando a la tumba de Ermando.


    —Apreciabas bastante a tu amigo, de lo contrario no estarías aquí –Comento Aymie.


    —Sí, lo conocí cuando tenía 15 años, recuerdo que buscaba un lugar tranquilo para descansar y él me llevo a aquella plaza, muchas cosas interesantes sucedieron ese día.


    —Mmm… ¿cómo cuál?.


    — ¿Lo has olvidado?, ya te lo dije una vez, allí fue donde cierta persona me entrego este preciado obsequio –Toco su sombrero de cowboy.


    —Me hubiese gustado conocerla.


    —Je, seguro que te habría retado a un duelo también, ¿quieres? –Le ofrece de su botella con vino —Aunque te advierto que no traigo vasos conmigo.


    —Por favor hermano, no soy tan delicada –Tomo la bruja rubia la botella bebiendo del pico como su hermano.


    Y los dos charlaron por un buen rato, compartiendo entre hermanos viejos recuerdos de antaño, bajo la luz de la luna y el sabor del alcohol en su garganta.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    210
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +120
    que alivio por suerte todo termino medianamente bien, eso si en el aquelerre Windaz se enojaran con Wicau por descalificarlos y prohibirles participar nuevamente en las competencias futuras, y tal vez se con Roz solo un poco XD

    excelente Cap Armus, esperare como siempre el prox con ancias, y poder saber que nueva aventura le deparara a Roz
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,254
    Temas:
    135
    Calificaciones:
    +1,184
    CAPITULO 97 LA INFORMANTE


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Volvimos a la posada, teníamos hasta el mediodía para descansar algo y prepararnos para irnos de esta ciudad, de camino hacia nuestra habitación me percate como siempre de las miradas de aquellos del lugar, solo que ahora los dueños del negocio también se sumaron, podía sentir el “amargo” de aquellos vistazos hacia mi persona, ¿se habrá expandido las noticias de lo que dije recientemente a todas las brujas?, sea como sea, ya da igual.


    Una vez adentro de nuestro respetivo cuarto, lo primero que quería hacer era lanzarme a la cama pero entonces noto que además Liha, Allum y yo mismo, hay una cuarta persona, una mujer, una bruja y estaba leyendo tranquila un libro como pedro en su casa, pero eso no era todo, mirándola detenidamente me doy cuenta de otra cosa, yo la conocía.


    — ¿¡Eh!? –Fue mi reacción al verla.


    Una mujer que superaba los 20 pero en aspecto no parecía llegar a los 30, tenía el pelo negro corto con un tono azulado, llevaba una especie de falda corta negra, una camisa de cuero marrón sin mangas, un collar de cuero adornada con una pequeña piedra preciosa color verde y un morral de larga correa que llevaba encima de uno de sus hombros, no había duda, era ella, Najya Scheer, la investigadora.


    — ¿¡Que haces aquí!? –Pregunte señalándola.


    —Oh vaya, parece que ya se conocen –Dice Liha poco sorprendida.


    —“¿Realmente la conoce?, amo” –Comenta Allum por su parte.


    —Ha pasado un tiempo, ni que has crecido tanto en dos años –Saluda Najya con toda tranquilidad.


    Entonces lo entendí, la presencia de esta mujer con relación al asunto importante de Liha.


    —Liha, ¿es sobre ella de lo que querías practicar en privado? –Pregunte.


    —Sí, Roz, para ir directo al grano, ella es la informante que me ha mantenido del tanto todo lo ocurrido a nuestras espaldas en esta ciudad –Revela la bruja de cabellera naranja.


    La informante, aquella que advirtió a Liha sobre el asesino “la hoja discreta de Astado” perteneciente a la orden de asesinos “La Daga Escarlata”, quien me tenía como objetivo y pensar que sería la persona que menos creí que fuera, esta mujer, no es la típica “investigadora” corriente.


    —Ya veo, ¿a qué se debe el querer presentármela tan repentinamente?, pensaba que querías mantener su anonimato –Dije.


    —De hecho, ella insistió en querer hablar contigo, según sus propias palabras “como será una ocasión única no voy a desaprovecharla” y bueno… aquí estamos –Aclaro Liha.


    ¿Qué ella quería hablar conmigo?, a saber que se trae esta “investigadora” entre manos, ahora que lo pienso, si esta con Liha, ¿significa que ha congeniado con las brujas?, y si me pongo a pensar en ello, ¿será posible que antes de conocernos ella ya haya conocido a Liha?, tengo que verificar esa posibilidad.


    —Yo iré a comer algo, me llevo conmigo a Allum, ¿te parece bien? –Pregunta Liha.


    —“Si el amo le parece bien, no tengo problemas con eso” –Dice Allum por su parte.


    —Claro, no tengo problema, que tengan un buen provecho –Les deseo a los dos.


    La Gramwind mayor y mi pegajoso compañero se fueron abajo a comer, dejándome a solas con Najya Scheer, quien no me quitaba esa mirada fija de interés, denotaba bastantes las ganas que tenía para esta charla privada conmigo.


    —Ha sido un largo viaje desde Galet, me emocione cuando supe que estabas aquí, ¿será esto obra del destino o la gracia divina?, jeje, sea cual fuera la cuestión no iba a desaprovecharla –Abrió ella el dialogo.


    — ¿Galet?, he leído sobre ese lugar, ¿no es un reino gobernado por y para no-magos? –Pregunte de curioso.


    —Así es, los no-magos son la mayor autoridad y poderío de ese reino, parece un chiste a simple vista, pero son lo suficiente fuerte para sostener toda una nación contra reinos donde los magos tienen el mayor favor de su parte, pero ya pase página en ese sitio, es bueno saber que Liha me trajo hasta aquí.


    —Pareces conocerla bastante bien, ¿hace cuánto es que conoces a Liha? –Pregunte de manera directa.


    —Mmm… diría que hace como hace 9 años –Contesto con rapidez.


    Lo sabía, entonces ella…


    —Eso significa que aquella vez que me preguntaste sobre aquelarres, ya conocías todas las respuestas a las dudas que me planteaste, incluso debes conocer a mayor profundidad que yo sobre la “bendición de Astado” –Deduje.


    —Cierto, anteriormente te dije que la “bendición de Astado” es el lazo de la magia y el dios deidad Astado hacia las brujas, es cierto, en cuanto a sobre que las vuelve bastante inteligentes, en realidad no es así –Corrige Najya —La bendición les otorga a las bruja el desarrollo de una “consciencia” sobre ellas mismas definida a una edad más temprana, mientras que para un niño lo normal sería a los 5 o 6 donde su “consciencia” comienza a envolverse, para las brujas esto comienza a la edad de tan solo 2 o 3 años –Explica —Pero eso no es sinónimo de poseer una gran inteligencia, la sabiduría de cada bruja ya es cuestión de la cada una de ellas, algunas tendrán intelectos más desarrollados, otros normales y también hay quienes poseen un pésimo grado de inteligencia, al final todo está aquí –Señala la sien.


    —Eso ya lo sabía, si cada bruja estuviese dotada de una anormal inteligencia habrían destacados hace tiempo y sobresalido como grupo en toda Avalia, lo cual me lleva a mi punto en concreto –Dije volviendo al tema principal de mi discusión — ¿Cuál fue el sentido de esa charla que tuvimos en aquel entonces?, mi conclusión fue… ¿qué tanto REALMENTE viste de mis recuerdos? –Pregunte con ojos completamente serios.


    No lo he olvidado, ella posee un espirano con la forma de un pequeño zorro blanco de pequeñas alas negras y unas líneas rojas como marcas tribales sobre su rostro, con una temible habilidad de leer los recuerdos de la persona con la que hace contacto físico.


    —Oh, no mucho realmente, mi querido TROTAMUNDOS –Dice esa última palabra con mucho énfasis.


    —Lo sabía, todo este tiempo lo has ocultado bastante bien, como actriz eres buena, pero… no quita el hecho de que sabes demasiado de algo que no me beneficia en absoluto –Dije con una de mis manos en el AK-47 que tenía sobre mi espalda.


    —Puedo entender el que estés tan preocupado y la hostilidad precavida que sientes al respeto hacia mí, pero puedes estar seguro de que no se lo he dicho a nadie, ni siquiera a las personas de mayor confianza con quienes colaboro para un propósito bastante crucial –Aseguró ella.


    Cuesta creer las palabras de alguien que hurga las memorias de otros, no me fio en absoluto de ella, oculta demasiadas cosas, es bastante sospechoso.


    —Puedes o bien tomar esa arma tuya de tu espalda para matarme o… escuchar lo que tengo para decirte –Me propone.


    —¿Qué es lo que quieres decirme al respeto?.


    —Supongo que no es justo para ti, que yo me haya hecho con bastante información sobre ti para mí, entonces pienso en compensarte dándote a conocer algo sobre la Liha que poco conoces –Responde ella —Veras tanto Liha como yo, colaboramos con la misma “organización”.


    — ¿”Organización”? –Repetí con dudas de por medio.


    —“Ordinem Deam”.


    Es la primera vez que oigo ese nombre, ¿quiénes son y qué clase de actividades llevan a cabo?, esto no empieza a agradarme.


    —Nunca en mi vida he escuchado sobre tal organización –Dije con sinceridad.


    —No sería una organización secreta si su nombre fuera fácil de estar en oídos de todos en Avalia –Comenta la investigadora.


    —Je, ¿y a que se dedican?, ¿a labores de “alto secreto”?.


    —Sonara rebuscado pero… su finalidad es mantener el equilibrio del mundo.


    —Suena como un deber bastante cliché, es como lo que supuestamente hacen los Templarios, ¿no?.


    —No, los Templarios buscan el orden alardeando de su poder en la gente, subyugando con su influencia autoritaria y excesiva fuerza militar, “Ordinem Deam” busca el orden sin llamar demasiado la atención, sin influir con cuestiones políticas y siempre manteniendo el anonimato.


    —Por el “bien común”, ¿eh?.


    —No conozco ese concepto, es algo de tu mundo, ¿no es así?.


    —Sí, podríamos decirlo de esa manera –Respondí —Aun no me has dado una respuesta concreta a mi cuestión, ¿qué tanto viste en mi cabeza? –Volví a centrar en ese punto el tema.


    —Cosas que podrían en histeria al individuo con la mente más calmada, que enloquecería al más cuerdo y haría temblar al más valiente, visiones lejanas de un mundo remoto que harían renunciar a su fe hasta el más devoto fanático de una religión, ni yo mismo me creería que algo así existiese –Responde una inexpresiva Najya.


    —Pues para ver todo lo que has visto y descripto lo que ha de ser sentido, te ves bastante calmada que digamos –Opine.


    —Quizás por fuera lo parezca, pero en mi cabeza es otra la historia, lo que vi fue un “monstruo” en términos de época, si tuviera que hacer una comparación, Avalia sería una insignificante y frágil piedra en el suelo, y ese mundo tuyo es un inmenso dragón con el poder cercano a un dios, la distancia entre el cielo y la tierra, ya lo has notado, ¿no?.


    —¿Qué cosa?.


    —Esas armas que creaste, pertenecientes de tu “tierra natal”, te han valido y sacado bastante provecho pese a ser un no mago, ¿no?.


    —Sí, eso ya lo sé.


    —En base a lo que he visto, esas armas yo la describiría como las de “pequeñas palabras”, si fueras capaz de traer las de “grandes palabras”, jejeje… el equilibrio de poder de este mundo tomaría un rumbo interesante, no…. eso no es todo, si tales armas fueran a ser expandidas por toda Avalia con el nivel de sociedad de este mundo, no sería un simple cambio radical.


    —Pareces reflexionarlo bastante, ¿cuál es tu punto en sí?.


    —Una revolución…


    — ¿Eh?...


    —Ya sea militar, medico, social o económico, si cualquier parte de la actual Avalia pasase a ser moldeado en alguno de esos aspectos por los “concepto” de otro mundo, de uno mucho más avanzado, no sería un mero cambio como la adquisición de nuevas leyes o la sustitución de un nuevo gobernante más sabio, tales “concepto” conllevaría a solo una cosa y esa es, revolución.


    Los ojos de la investigadora transmitían una seriedad como ninguna, sus manos querían temblar pero ni ella misma se permitía esa necesidad, estaba abrumada, psicológicamente anonada con aquellas “visiones lejanas”, intenta mantener la compostura por fuera, pero ahora lo veo con más claridad cuando empieza a hablar de ello, se siente emocionada y a la vez… con miedo.


    —Solo piensa en los cambios menores que con portar esas armas “modernas” a este mundo que bajo tu perspectiva es primitiva, ¿qué repercusiones conllevaría a actos mayores?, donde yo lo veo, en tus manos tienes los mínimos instrumentos que son capaces de levantar el telón hacia un drástico cambio, uno que Avalia por naturaleza esperaría a tenerlo en siglos, ha habido bastantes Trotamundos en la historia, pero ninguno con tantas posibilidades de provocar tales cambios como tú, ¿por qué?, ¿será nuevamente la voluntad de los dioses o solo una casualidad?, ciertamente estoy sin respuestas.


    La investigadora se encontraba perpleja aun con sus expresiones verbales en calma, suspira sabiendo que conocer tales cosas le pesaba de cierta manera, como si la vida le revelase lo insignificante que era su mundo, ¿o solo imagino que ese era su pensamiento?.


    —Ni yo tengo idea de cómo vine a parar a este mundo, y sea cual sea la razón de ello, todo lo que haga, son mis acciones y solo mías, tampoco es como que tenga en mente alterar el orden natural de Avalia, casi todo lo que he hecho mayormente es por mi propio bien, independientemente de que eso cause o no un cambio para bien o mal a este mundo, no es porque yo lo haya hecho a propósito, si tantos Trotamundos han tocado el suelo de Avalia y han ejercidos sus acciones en este, ¿por qué debería ser yo la excepción y el eje de aquellos dilemas tan problemáticos? –Conlleve a decir de mi parte.


    —Porque eres “diferente”, a mi parecer –Suspira ella —Me siento mejor de haber tenido esta platica contigo –Se dirige hacia la puerta para salir de la habitación.


    — ¿Ya te vas?, ¿qué finalidad tuvo esta charla “importante” después de todo? –Pregunte.


    —Supongo que para mi propia y egoísta deseo, no te preocupes, tu secreto seguirá a salvo en mi cabeza, eso suponiendo que alguien más la “invada” sin mi consentimiento.


    —¿Cómo tu hiciste conmigo?.


    —Jejeje, “touché”, esa palabra es muy usada en tu mundo para este tipo de respuestas, ¿no?.


    —En verdad empiezo a preocuparme si es buena idea dejarte ir, conociendo todo eso.


    —Bueno, si lo prefieres, puedes matarme como ya te lo he dicho, eso claro si también deseas enemistarte con Liha y quizás con toda la “Ordinem Deam”, tu secreto estaría 100% seguro pero tendrías que aceptar las consecuencias de aquella decisión.


    Planteándome aquel escenario hipotético si llegase a elegir lo que Najya proponía, solo sería otro tramo lleno de situaciones problemáticas, conseguiría solucionar un problema fuerte a cambio de fomentar un cierto número desconocido de otros problemas, en resumen, no es un buen negocio.


    —Paso, suena difícil y molesto, ya tengo bastante con mi vida actual –Dije en mi respuesta al planteamiento de Najya.


    —Ufff… que alivio, no sabes lo mucho que valoro mi vida y antes de morir anhelo buscar el amor con un hombre… o una mujer de llegar a ocurrir –Comento ella.


    —Eso era algo que no me interesaba saber –Pensé al instante.


    —Este es el adiós de momento, confió en que nos volveremos a ver en otra ocasión, Trota… no, creo que mejor te digo por quien eres ahora, Rozuel Drayt, ya me siento bastante familiarizado contigo, ¡jeje! –Abre la puerta y se retira tras decir aquellas palabras.


    —Quisiera decir lo mismo, pero sigo sin confiar en ti, tonta –Dije en voz alta tras estar completamente solo.


    Me recosté sobre la cama y lance un fuerte suspiro, dejarla ir, ¿fue lo correcto?, es la única persona que hasta el momento conoce mi autentica identidad, aunque ahora me planteo otras dudas aparte. “Ordinem Deam”, ¿qué pinta Liha con todo esto?, menciono una tarea crucial como si una profeta anunciando una futura calamidad fuera.


    En verdad no lo entiendo del todo, sigo pensando en ello, aunque también sigo haciéndolo con respeto a lo que Najya dijo sobre mí y sobre mis armas de fuego.


    —Una “revolución”, ¿eh?, pfff… que tontería –Dije en mis pensamientos —Haría falta más que solo un puñado de armas modernas en una época como esta para cambiar el curso de la historia de este mundo, ¿o quizás no?, me lo estoy pensando demasiado, que fastidio.


    Con toda la charla no tuve apetito, me conforme con quedarme recostado y dormir para el viaje de mañana, Allum y Liha volvieron tras comer, como siempre la bruja de cabellera naranja andaba de chismosa preguntando por detalles de la charla que tuve con Najya.


    —Tsk… solo hablamos sobre cosas de brujas y sangre de bruja, nada relevante –Le dije.


    No tardo en rendirse y dejar de insistir, no puedo darme el lujo de que más sepan mi secreto, incluso soy cauto al no decírselo hasta a Allum.


    —Entonces pronto regresaremos a Windaz, ¿verdad? –Comente.


    —Sí, se siente que ha pasado meses desde que nos fuimos de allí –Contesta Liha.


    —Tú no tienes en mente quedarte en el pueblo tras regresar, ¿no es así?.


    —Lo sabes, ¿eh?, es cierto, una vez que vuelva a Windaz pasare a saludar a madre y luego partiré hacia mi siguiente destino, ¿interesado en saber dónde es?.


    —La verdad es que no, cuanto menos sepa, mejor para mí –Conteste sinceramente.


    Si ella trabaja a la par con esa organización, no hay duda de que su siguiente parada tenga relación con ellos, preferiría no involucrarme con los asuntos de esa “Ordinem Deam”, suena a que se meten en temas turbios.


    —Dulces sueños –Desea Liha recostando en su cama.


    —“Que descanses amo” –Dice Allum por su parte colocándose a mi lado (en su forma de slime).


    —Sí, que descansen bien los dos –Exprese de mi parte.


    Y con esto termina concluida este día o más bien noche, nos despertaríamos en el amanecer y seguiríamos nuestro camino, será la última vez que vea a Macur.


    Continuara…



    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Caminaba por las calles de la ciudad de las brujas a altas horas de la noche, evitando con sutileza a las patrulla de la guardia Wixau, llevaba puesto encima una túnica marrón con capucha que ocultaba su identidad, por su altura se deducía que se trataba de un adulto y por la tonalidad masculina de su voz, un hombre.


    —Aquí debe ser… -Dijo al detener sus pasos.


    Miraba la entrada a una posada, misma a la cual Rozuel, Allum y Liha descasaban adentro, el enigmático hombre saca de entre su vestimenta una pequeña esfera de cristal a la cual acerca a la altura de su boca.


    —Lo he encontrado, aquí debe estar “ella” –Notifica el hombre misterioso.


    —“Buen trabajo” –Contesto una suave y elocuente voz masculina adulta proveniente de aquella esfera de cristal.


    — ¿Cómo debería proceder?, ¿debería entrar ahora mismo?.


    —“No, esperaremos al amanecer, mientras, conozco a alguien con quien puedes hacer contacto para solicitar su ayuda, dile que te envió yo para cobrar el favor de hace tres años atrás que hice para su preciado amigo, lo entenderá”.


    —Así se hará –El enigmático hombre guarda la pequeña esfera de cristal y se aleja del establecimiento.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,254
    Temas:
    135
    Calificaciones:
    +1,184
    CAPITULO 98 EL ADIÓS A LA CIUDAD DE LAS BRUJAS


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Observaban desde la altura de un techo de dos pisos, el éxodo de los sangre de bruja, tomados de la mano y con una larga cinta blanca enredando sus brazos en unión, aquellos eran Fary Sontheil y Marcos Sabil.


    — ¿Estás seguro de haber elegido no marcharte con ellos? –Pregunta Fary.


    —Sí, este es mi hogar al fin de cuenta y el de mi madre, ella ha pasado por demasiado cuidándome, no quiero darles razones para que deje Macur por mí –Responde el joven sangre de bruja —Además… si me fuera, ya no podría verte nunca más.


    —Me alegro que te hayas quedado –Dice una ruborizada Fary.


    Los dos contemplan con unos minutos de silencio los últimos vistazos de la caravana de sangre de bruja perderse a la vista.


    —Fary… ¿estas segura de esto?, agradezco lo que haces por mí, pero no quiero que te metas en problemas por mi…


    —Es mi decisión –Interrumpe la pequeña bruja a su amigo —Si siguiera negándolo… –Coloca su mano restante sobre su pecho —Viviría frustrada para siempre.


    —Pero tú sabes lo que esto podría significar, las cosas en Macur ya no serán lo mismo, tengo un mal presentimiento, uno… lleno de inseguridad.


    —Está bien, yo te protegeré, ya sea de otras brujas o el mismo pueblo, usare este poder con ese fin –Acurruca su cabeza sobre el hombro de Marcos —¿Confías en mi Marcos?.


    —Sí, lo hago desde antes y lo seguiré haciendo hasta ahora.


    Tras lo ocurrido en la biblioteca “Del Saber”, las 9 brujas hostiles terminaron siendo vencidas por una enfurecida Fary que tomo la vida de 3 de ellas y dejo al resto heridas, la hábil niña perdono las vidas de las restantes con la condición de que nunca más pusieran un pie sobre el lugar o intentar agredir nuevamente a Marcos, ellas aceptaron sin dudar y se marcharon llevándose a sus compañeras caídas en silencio.


    Cuando Hannah, la madre de Marcos despertó tras haber quedado inconsciente por recibir un golpe por parte de las hostiles brujas, despierta recostada en la cama de su habitación, pronto recuerda lo ocurrido y corre hacia la biblioteca encontrándola ya ordenada, había un papel sobre la mesa escrita por su hijo.


    “Fary y yo nos encargamos de ordenar el desastre de la biblioteca, para cuando leas esta nota estaré afuera con ella, volveré algo tarde, no te preocupes por mi madre, estaré bien, tu hijo, Marcos”.


    La madre suspiro abrazando la nota, pues aunque no conocía del todo a Fary, siempre supo que ella se traía algo entre manos con su hijo, confió en la pequeña niña, dejando a su único primogénito a su cuidado, llevándonos entonces a la escena donde los dos yacían observando el éxodo.


    —Fary Sontheil… -Su nombre es citado por alguien a sus espaldas.


    La niña voltea hallándose a un enigmático hombre de túnica marrón con capucha, la pequeña no pudo evitar sentirse fuertemente en alerta y mirar al desconocido con ojos hostiles.


    —He venido en nombre de “la persona” que te ayudo hace tres años con tu amigo –Dijo el enigmático hombre.


    Fary se sintió abrumada por su declaración, Marcos no lo entendía, pero ella lo comprendía a la perfección, era hora de que aquel “favor” del pasado fuese cobrado según lo acordado, por su mente paso rápido el recuerdo del enigmático mago de la mano azul que sano a su amigo, pues él le susurro unas palabras.


    —“Cuando llegue el momento, me devolverás el favor, hasta entonces, pequeña bruja” –Fueron sus palabras.


    El día llego y Fary siempre supo que esta posibilidad era real, pues sintió que aquel mago no era alguien ordinario, el hombre misterioso que estaba frente a él no era el que le ayudo, pero viene en nombre de aquel, por lo tanto la situación era la misma.


    — ¿Qué es lo que necesitas para retribuir el “favor”? –Pregunto Fary decidida a cooperar en los planes del desconocido individuo.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    El amanecer había llegado, nos levantamos preparándonos para el viaje, Liha revisaba su morral al igual que yo el mío, la bruja de cabellera naranja se tomo la molestia de comprar provisiones para los dos para nuestro retorno a Windaz.


    Detenidamente me doy cuenta de que hasta ahora no hemos mencionado palabra alguna sobre Livia, pese a que su ausencia no era tan desapercibida, me torne con ese pensamiento al mirar la cama en donde ella solía dormir.


    —Estás pensando en Livia, ¿no? –Liha nota mi observación —Debe ser difícil de creer aún que ella realmente nos haya “abandonado”, optado por elegir un oscuro camino.


    —No es difícil de creerlo, cuando miras detenidamente la traición de frente, es simple de entenderlo, Livia escogió a sus aliados según sus preferencias personales, independientemente de que haya sido una compañera, aliada o amiga antes, no deja de ser una traición en todo aspecto y nada va a cambiar eso, así son las cosas, nada más y nada menos –Exprese de mi parte.


    —Una reflexión bastante madura de tu parte, ¿en verdad tienes 10 años? –Pregunta la bruja Gramwind mayor.


    —¿Acaso luzco como alguien tan viejo?.


    —En cuerpo no, pero en mente… casi parecieras un adulto en el cuerpo de un niño –Comento con cierto tono bromista.


    Los dos estábamos preparados para irnos, cargando nuestros respetivos equipaje, Allum se subió a mi hombro y nos marchamos de la habitación para siempre, al bajar al primer piso, Liha paga la estadía restante de la posada a la dueña y con ello nuestra estancia aquí culmina.


    __________________________________________________________________​


    Tan pronto cuando salimos, una tarea pendiente surgió en mi mente, pues anoche cuando se preparaban las caravanas de los sangre de bruja para irse de la ciudad, vi a Rudy, aquel sangre de bruja rubio llevar una urna en sus manos en una dirección en concreto, si mal no recordaba, siguiendo esa trayectoria se iba al cementerio.


    — ¿Entonces él se ocupó de sus restos? –Me pregunte en mi mente —Disculpa Liha, hay algo urgente que debo hacer antes de irme de Macur –Le comunique.


    —Ya veo, casualmente también debo hacer algo antes de irme, debo encontrarme con cierta “Informante” para una última notificación suya, después de eso podemos juntarnos, ¿quieres quedar en algún lugar en concreto?.


    —Hmmm… ¿conoces una biblioteca llamada “Del Saber”?.


    —Sí, se dónde está, entonces, será nuestro punto de encuentro cuando culminemos nuestros asuntos personales, ¿estamos de acuerdo?.


    —Sí, estamos de acuerdo.


    Con ambas partes en concuerdo, nos separamos para reencontrarnos en otro momento, se esa manera junto a Allum fui a parar a mi siguiente destino antes de marcharme de aquí para siempre.


    __________________________________________________________________​


    —Aquí estoy…


    El cementerio de Macur, específicamente, en la parte donde los sangre de bruja eran enterrados, no me tomo tanto tiempo encontrar una tumba que no estaba antes, una hecha recientemente, lo conformaba una cruz de madera y una urna enterrada en la tierra, los restos de Ermando yacían allí adentro.


    Eso me recordó a todos los sangre de bruja que murieron durante su levantamiento, ninguno de ellos fueron recibidos aquí, es cierto, sus cadáveres habían sido transportados junto al resto de los exiliados en carretas, me imagino que su intención es enterrar a los suyos con dignidad.


    —“Amo, siento una presencia venir a nuestras espaldas” –Me advirtió Allum.


    —¿Rozuel?.


    Mi nombre es mencionado dando veracidad al aviso de mi pegajoso compañero, me doy vuelta y aquella citación salió de la boca de Macos Sabil.


    —Parece que no soy el único que ha venido a visitarle –Dije en voz alta.


    —Ya veo, ¿tú también?, Ermando se sentiría emocionado de saber que tres han venido a visitarle, bueno, cuatro si tomamos a Allum en cuenta.


    —¿Cuatro?.


    —Rudy sería el primero.


    Tiene sentido, pues él debió haber hecho esta tumba para el joven invidente.


    —Rozuel, ¿tú sabes cómo murió Ermando? –Pregunta Marcos —Tengo entendido por Rudy que él murió en medio del conflicto entre brujas y sangre de bruja, Erm estaba afuera cuando ocurrió todo, cuando me entere de que falleció… no lo creía, hasta ahora.


    Tal parece que el hijo de la bibliotecaria, desconocía sobre las intenciones ocultas de Ermando y de que la causa de su muerte, fui yo.


    —¿Por qué me lo preguntas?.


    —Rudy dice que fuiste el primero en encontrar su cuerpo, o lo que quedo de él.


    Rudy ni siquiera se tomó la molestia de decírselo, ¿Marcos seguiría pensando bien de Ermando cuando supiese que él era “Jack”?, ¿qué ayudo a orquestar este lio conflictivo entre los dos bandos y encendió las llamas del odio?.


    —Solo puedo decirte que Ermando murió… confiando en que el futuro, tanto brujas y sangre de bruja convivirán juntos algún día.


    No era mentira, esas fueron sus últimas palabras, cuando me pregunto sobre si tal convivencia era posible, lo es, pero el camino hacia tal día, tomara su largo tiempo para desenvolverse.


    —Eso es bueno, también confió en que día llegara –Dijo Marcos acompañado de una sonrisa.


    Un viento relajante soplaba hacia nosotros, un silencio se tornó entonces mientras mirábamos la tumba de Ermando, me doy cuenta de algo en mi mirada a la tumba de mi fallecido amigo, estaba enterrado cerca de la tumba del tal Andy, a quien una vez fui con él para visitarle, estaba a tan solo dos metros a su izquierda.


    —Al menos en la otra vida, podrás ver a tu preciado amigo, ¿eh, Ermando? –Dije en mis pensamientos.


    Fue entonces que un tercero llego, por su cabello rubio y sombrero de cowboy no tarde en darme cuenta de quien se trataba.


    —Una visita a su tumba antes de irte para siempre de Macur, un gesto noble –Dice Rudy acercándose a mi lado con su vista sobre la tumba.


    — ¿Irte para siempre de Macur?, ¿por qué? –Pregunta Marcos desconociendo totalmente sobre mi expulsión.


    —Digamos que cierta Eldar no le caigo bien, cuando me vaya de Macur, por ley no podre pisar de nuevo este lugar o seré considerado un invasor, teniendo a todo el peso de las fuerzas de esta ciudad sobre mí –Explique resumidamente mi situación.


    —“Una Eldar mala” –Opino Allum.


    —Eso es terrible, además de los exilios hacia los sangre de bruja que han vivido en esta ciudad por años, ¿también te prohíbe a ti nunca más volver? –Dice un entristezco Marcos.


    —Oye, quita esa cara larga, a Ermando no le gustaría verte tan miserable por mi culpa, además quien sabe, quizás en un futuro haya un cambio de gobierno en Macur y puede que las cosas vayan para mejor –Trate de animar con una posibilidad bastante lejana.


    —Suena difícil, pero algo creíble –Apoyo Rudy mi comentario.


    —Cierto… aun ante tanta incertidumbre, algo bueno ocurrirá –El ánimo de Marcos subió tras esas palabas.


    Los tres nos quedamos observando un minuto de silencio la tumba de Ermando, Rudy fue el primero en hablar para relatar.


    —Es un buen momento para contarles algo, es una anécdota que Chrisha Morina, la encargada del orfanato “Niños de Astado” me dijo una vez, es sobre Ermando, más precisamente, sobre su madre biológica –Las palabras de Rudy fijan nuestra atención.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    PASADO: Ermando (6 años)​


    Una mujer adulta pelinegra en un arranque de ira, calla a su hijo dándole una bofetada que manifiesta con magia de fuego, quemando todos los dedos de sus manos y también afectando parte del rostro de aquel pequeño, más concretamente, sus ojos, el destino del niño tras este acto seria la ceguera permanente.


    Aquel pequeño era Ermando y tras la bofetada ígnea, llora del inmenso dolor tumbado en el suelo, la madre al ver esto, repentinamente cobra la compostura deshaciendo todo rastro de aquella ira y vuelve en sí, mortificándose de lo que hizo.


    — ¿Kilian?... –Cito la madre el nombre original de su pequeño con afecto —Por Astado… ¿que… que he hecho?.


    Ella observo con horror el fruto de su enojo acumulado, que le causo tal trágico suceso a su único hijo.


    —Mi niño… ¡lo siento tanto!, ¡yo no quería…!


    Pese a sus palabras de arrepentimiento, su pequeño estaba más sumido en el miedo que en la atención de sus disculpas, ella pensó que lo único que podía hacer era abrazar a su ahora ciego hijo y tratar de enmendar las cosas, comenzó a acercarse hacia él.


    Ignorando que Ermando había tomado la daga encantada de su padre y retirándolo de su funda, la bruja se acerca a su herido hijo deseoso de abrazarle, para apaciguar su miedo y calmar su dolencia con amor maternal.


    — Kilian… lo siento tanto… yo…


    — ¡DEJAME EN PAZ!... –Exclamo a todo pulmón Ermando.


    La madre solo encontró en su primogénito, el frio metal de su daga atravesarle el pecho, observando las expresiones rencorosas de su hijo quien empujaba aún más la cuchilla para hundirlo en su carne.


    —He fallado como bruja… como mujer… y como madre… lo siento tanto mi niño… por todo el dolor que te he causado… no espero que me perdones… y lo entiendo perfectamente… soy de lo peor…


    Resistiendo al dolor y con sus últimas fuerzas, abraza a su hijo quien seguía apuñalándole, Ermando era incapaz de sentirlo quien estaba inmerso en su hostil acto, la madre derrama lágrimas y cae de espalda hacia el suelo con su última confesión para su hijo.


    —Se feliz mi niño… tu tonta madre te quiere… tanto… mi… pequeño… Kilian…


    Mira hacia el cielo, sonriéndole a la muerte, una sonrisa que dedico a su hijo junto a sus últimas palabras. Varios testigos presenciaron lo ocurrido, entre ellos, Chrisha Morina, quien más tarde adoptaría al huérfano.


    Tal anécdota nunca pudo llegar a oídos de Ermando, Chrisha se sentía insegura de poder hablar sobre ella, pues el pequeño Erm había quedado demasiado traumatizado con el suceso, nunca se lo pudo contar jamás, al único que esta historia había llegado, era a Rudy, quien se había hecho bastante amigo del joven ciego.



    __________________________________________________________________​


    PRESENTE: Actualidad​


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Ella se arrepintió al final, a pesar de que fue apuñalada, no se resistió, prefirió dejar que su hijo le siguiese hiriendo y con sus fuerzas restantes le dedico un abrazo en lugar de quitárselo de encima, una madre después de todo, ¿no?.


    —Es una pena que Erm nunca lo haya sabido –Opina Rudy —A propósito, pude hablar con Chrisha y decirle sobre lo ocurrido con Ermando antes de que se fuera –Hace una pausa suspirando —La pobre puso un rostro tratando de resistir el impulso de llorar para no preocupar a sus niños, debe ser difícil para ella el tener que comunicarles tal tragedia luego a los demás niños para notificarles de su ausencia.


    Tras aquella declaración, Rudy se dio vuelta y empezó a irse.


    —Hasta la próxima vez que nos veamos, Rozuel Drayt, que tu camino te fortalezca, aun si la incertidumbre se cruza en tu camino –Deseo el sangre de bruja rubio.


    —También es hora de retirarme, ha sido un placer conocerte Rozuel, no olvidare las horas que tuvimos en la biblioteca, si alguna vez llegara a ser posible tu regreso, te esperare con el próximo libro que quieras leer –Me dedico Marcos como despedida.


    Un apretón de mano culmino nuestro encuentro y nos despedimos, me quede solo en el cementerio, observando la tumba de Ermando, le un vistazo por última vez y le dije adiós, cuando me di vuelta para retirarme…


    — ¿¡Eh…!?


    Volví a voltear mirando fijamente de nuevo su tumba, había sentido algo, algo tocando mi hombro, una mano, pero no había nadie alrededor, Marcos y Rudy ya se habían marchado, aquel breve toque repentino, de alguna manera transmitía cierta calidez, como si de un gesto de agradecimiento se tratase.


    —“¿Qué ocurre?, ¿amo?, ¿está bien?” –Pregunta Allum preocupado por mí al notar mi extraña reacción.


    —Si… no es nada de qué alarmarse, estoy bien.


    Tan solo pude mirar a la tumba de Ermando y sembrarme de dudas, en lugar de pensármelo demasiado, le dedique una corta sonrisa de mi parte y entonces volví a despedirme de él.


    —Hasta luego, mi amigo –Fueron mis palabras y luego me retire del cementerio.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    En un callejón de las calles de Macur, la bruja de caballera naranja se había reunido con su informante, Najya Scheer.


    — ¿Dices que no hay nada al respeto? –Pregunta Liha con serios ojos.


    —Eso me temo, ni el Consejo Wicau tiene la menor idea de cuáles fueran las razones de que Alice Kyte atacara Macur –Contesto con la misma seriedad la informante.


    —El hechizo que Alice uso…


    Liha recordó la escena de los círculos mágicos invocado en los cielos, quienes se unieron produciendo uno aún más grande y repentinamente produce una onda expansiva blanca que no provoca daño y pasa sobre todo ser vivo u objeto inanimado.


    — ¿Cuál fue la finalidad de aquello? –Se preguntó Liha en voz alta.


    —No lo sabemos a ciencia cierta, pero creemos que ella podría haber venido aquí buscando algo quizás, la pregunta es… “¿qué cosa?” –Reitera Najya —Pero hay algo más, algo inquietante, tal parece que Alice, esta aliado con “tú sabes quién”.


    — ¿Qué?, ¿por qué la peor Yudaz de la historia buscaría aliarse con “aquellos”? –Pregunta una incrédula Liha.


    —No lo sé, tendrá sus motivos.


    —¿Estas totalmente segura?.


    —Nuestros informantes me lo notificaron tras presenciarlo, algunos murieron en el transcurso, pero los sobrevivientes han visto a Alice Kyte, en compañía de “el mago sombra”, temiendo que no haya sido un simple encuentro de coincidencia entre ellos.


    —Maldición, las cosas empeoran, la “Ordinem Deam” debe haberse tornado bastante intranquila con esta noticia, ahora la peor Yudaz se ha vuelto nuestra potencial enemiga en la mira y nosotros en la suya.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Al salir del cementerio, con la persona que di al llegar a las calles era la que menos esperaba ver, la Eldar Carina en compañía de la capitana Brala Nigme y su sargento Madaleg Vesh, los tres estaban en mi trayecto y me miraban fijamente.


    —Solo quedan cerca de dos horas y media para el mediodía, ¿no has olvidado el aviso?, ¿verdad? –Me notifica la bruja líder del aquelarre con una pose arrogante en compañía de su búho blanco en su hombro.


    —“Que molesta” –Comento con un tono amargo mi pegajoso slime.


    Comparto su opinión, pero ante todo sigue siendo una Eldar, de hacer a un lado su advertencia, solo me pasarían cosas problemáticas, pero antes de irme, detuve mis pasos para mirar a la Eldar cara a cara y darme la necesidad de dedicarle algunas palabras que espero nunca lo olvide.


    —Sabes Eldar, puede que tú no entiendas el concepto del “progreso”, pero para que dicha existencia se haga menester en una sociedad, es necesario ciertos cambios, cambios que tienen la finalidad de adaptarse a los nuevos tiempos, que fomente un futuro más estable tanto para la ciudad y como su población general –Dije.


    — ¿A qué quieres llegar con tus palabras? –Pregunta ella.


    —En los transcursos de esos cambios, eventualmente la cultura moral y del sentido común que abarca actualmente Macur, también se verá inmersa, tarde o temprano brujas y sangre de bruja vivirán en comunidad y llegado ese día que podría tomar bastante tiempo, los anales de la historia nunca se olvidaran de ti –La señale con la palma de mi derecha.


    —Oh, ¿de verdad?.


    —Por supuesto, quedaras registrada como una de las figuras más infame en la historia de las brujas que alguna vez promovió el odio y la intolerancia entre los dos grupos.


    — ¡Miserable irrespetuoso…! –Exclama molesta la sargento Madaleg con intención de desenvainar su espada, pero es detenida por Brala quien con solo su mirada hace retroceder de su decisión y calma su enojo.


    —Cuando alguien en las futuras generaciones de este aquelarre pregunte por “Carina Svensdotter”, la historia siempre te recordara como “la Eldar tirana y racista”, serás una antagonista marcada en los registros históricos de las brujas, como lo son las Yudaz, jeje… satírico tomando en cuenta tu posición social, adelante, aproveche y continúe con su “buen” liderazgo Eldar, pues al final todo reinado nefasto no dura para siempre –Fueron mis palabras dejada a ella.


    —Eso ya lo veremos, pues la historia lo escriben los ganadores –Asegura la Eldar con confianza en sus talentos.


    —Pues que gane el mejor entonces –Conteste y luego seguí mi camino.


    Nuestras miradas de enemista se cruzaron por última vez, como si una declaración de guerra entre los dos fuese anunciado, marche con destino al frente de la biblioteca “Del Saber”, más temía el presagio, de que esta no sería la última vez que me viese cara a cara con la Eldar del aquelarre Wicau.


    __________________________________________________________________​


    Eventualmente me encontré con Liha quien ya estaba allí esperándome.


    — ¿Están listos para irnos? –Pregunta ella con su optimista actitud de siempre.


    —“Si” –Contesto Allum, siendo siempre el único en oírle.


    —Todo está zanjado, vámonos –Respondí.


    Fue nuestra despedida de esta ciudad, a todos aquellos que conocimos en Macur, a todos los amigos y enemigos que hicimos.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 13 Sep 2017

Compartir esta página

Cargando...