Original Fic Metalord Revolution [107/???]

Tema en 'Zona creativa' iniciado por Armus09, 1 Ene 2016.

  1. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,303
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +1,281
    CAPITULO 103 EL ENCARGO DE LA ZONA PROHIBIDA


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    Ingresamos al gremio de aventureros, lo recuerdo tal como era la primera vez que vine aquí, hombres y mujeres alrededor vistiendo con armaduras de diferentes pesos y materiales, envainando armas blancas tanto cuerpo a cuerpo como a distancia y poseyendo otros artículos de posible naturaleza mágica, bebiendo alcohol y charlando en comodidad con sus conocidos y socios.


    La siguiente cara conocida que vi en mi llegada fue Hersel, de quien apenas me acerco, me saluda amigablemente.


    —Bienvenido de vuelta, chico.


    —Es bueno volver al negocio –Le devuelvo el saludo con un apretón de mano.


    —Vaya, te veo bastante crecido desde la última vez, ¿la Lupian es tu compañera?.


    — ¡Si, somos compañeros aventureros! –Afirma ella respondiendo la pregunta por mí.


    — ¡Jaja!, apenas vuelve y ya consigues una adorable compañera, ¿y ese chico es…? –Mira a Allum.


    —Soy Allum –Se presenta el slime saludando.


    — ¿Te acuerdas del slime de metal que había en ese baúl del extinto reino de Valkarian? –Le refresque la memoria.


    —No me digas, ¿qué ese chico de allí es…?


    Hersel muestra impresionarme de volver a ver a ese pequeño slime hecho hombre (por su transformación), aunque no al nivel de como Riha se asombró.


    —Y ya que vuelves a las andadas, ¿qué encargo tienes en mente hacer? –Me pregunta él.


    —Lo de siempre, el de más alto nivel que pueda tomar, para hacer dinero y subir rangos rápido –Conteste.


    —Hmmm… creo que tengo algo para ti que podría interesarte –Saca debajo de la mesa donde atendía una hoja con un encargo y me la muestra.


    Era una solicitud para un encargo propuesto por el mismo gremio de aventureros del reino, uno destinado al reino de Nagret (la nación de los enanos), con rumbo a un sitio peligroso conocido como “La zona prohibida”.


    —Según esto, se requiere mínimo ser rango 4, sabes que yo y mi compañera apenas somos rango 2, ¿no? –Le aclare.


    —Que quede entre nosotros, mis superiores han oído de tus “hazañas” como aventurero, pese a ser un no mago que a los 8 años consiguió romper el record de subir su primer nivel en solo 3 semanas, cargarse por completo a un ciclope, según los registros venciste a un Wyvern de granito y se rumorea de lo más fuerte que tuviste un encuentro amistoso contra Aarón Ainz Rysther, el joven mago de nivel SS y lograste herirlo –Describió mis logros de aventureros que realice años atrás —Me han ordenado que apenas te vea, te reclute para este encargo.


    —Tomando en cuenta que pide dos rangos más de que lo que poseo y dices que me han ofrecido participar, ¿significar que eso contaría como un encargo privado?.


    —Precisamente, los encargos que provienen del mismo gremio, pueden reclutar aventureros siguiendo el procedimiento normal al solicitar estos participar cumpliendo los requisitos de rango o ser invitado por el gremio que provee el trabajo, ignorando si el rango del aventurero en cuestión es menor de que pide el encargo.


    En resumidas cuentas, tenía vía libre para realizar este encargo de rango 4, pero tenía mis dudas de aceptarlo.


    —La zona prohibida… oí de ese lugar, los enanos trabajaban con un artefacto extraño y este provoco una explosión que desato la liberación de una misteriosa energía no mágica que reclamo todo el norte del reino de los enanos y haciéndolo peligroso para habitar –Comente respeto a ello.


    —No voy a mentirte chico, este encargo es más peligroso de lo que aparenta, originalmente se tenía en mente que fuera de rango 6 –Revelo con honestidad Hersel.


    —No es de extrañar, una suma de 50.000 Bals es solo posible en encargos de dicho nivel, y con suerte hay de rango 4 que se acerquen a esa suma, pero no aplican el meterse en lugares extremadamente peligrosos como la zona prohibida –Afirme tomando en cuenta el punto del hombre adulto.


    —Depende de ti aceptar este encargo o no, solo estará presente los siguientes 4 días, después se cerrara el reclutamiento de aventureros para el trabajo y se quitara del tablón.


    Decisiones, otra vez me encuentro a merced de elegir, por una parte si la realizo, al tratarse de un encargo con dos niveles mayores al mismo, de conseguirse, subiré de rango de inmediato al finalizarla, incluso la recompensa es una buena suma, además se puede obtener ganancia en caso de que este encargo falle, consiguiendo la mitad (25.000 Bals)


    —Señor Hersel, es posible que si llegase a fallar el encargo, ¿se reconozca los méritos de participación? –Pregunte.


    — ¿Hablas sobre si es posible recibir los méritos de su partición para subir de rango aun si este trabajo resultase ser un fracaso?, pues si, de manera cómo se otorgara la mitad de la recompensa, también se reconocerá en la marca del aventurero su participación y sus méritos para subir su rango –Respondió.


    La marca de aventurero registra todo lo que suceda en relación a los encargos del gremio, por ello, no precisan vigilar por si a los aventureros se les ocurre hacer trampa y fingir que el trabajo resulto más difícil de lo esperado sin siquiera haber puesto un pie en el lugar, la marca lo dirá todo con o en contra de su voluntad, una herramienta útil de registro.


    En cuanto a mi idea sobre participar, sigo pensándolo, por una parte tengo una increíble chance de obtener una subida rápida de rango y ganar un buen dineral, pero el peligro al que me expongo es alarmante.


    Por otra parte tengo la opción de rechazarlo y realizar otros encargos acorde a mi rango, trabajos menores y frustrantes, que me llevaran quien sabe cuánto tiempo para subir otro rango, mi idea es subir escalones para poder hacer encargos de rango 5, en ese punto es donde los aventureros empiezan a alcanzar el mejor momento de su oficio.


    Era complicado, la zona prohibida por lo que he oído hablar, hoy en día es transitable, si bien existen medios de protección mágica para evitar ser envenenado con la energía misteriosa que irradia el sitio, pero la sola exposición de una pequeña cantidad de esta, por lo que tengo entendido, ya es letal para la salud, demasiado riesgo.


    —Necesito pensármelo –Dije tras meditarlo.


    —Lo entiendo, la invitación estará disponible hasta el último día de reclutamiento, tomate tu tiempo –Me deseo de buena gana el confiable hombre.


    Me retire del gremio por momento, Riha y Allum me siguieron por detrás, afuera empezamos a hablar respeto a ello, como no había mucha gente transitando alrededor y lo que estaban yacían lo bastante lejos como para oírnos, nuestra charla seria lo bastante privada.


    —Amo, ¿rechazara el encargo que le propone el señor Hersel? –Pregunta Allum.


    —Sería un desperdicio, la posibilidad de subir de rango con solo participar y la cantidad de dinero que ofrece pudiendo durarte para varios meses o casi equivalente a un año si llegaras a obtenerlo, ¿estás realmente seguro de no aceptarlo? –Expreso la Lupian.


    —Riha, el lugar al cual se centra ese trabajo es uno de los sitios más peligroso conocido en este continente, deberías pensar más en tu seguridad –Le aconseje.


    —Los Lupian tenemos la costumbre de guiarnos por el dicho “el que no arriesga no gana”, nuestra raza ha confrontado tantas adversidades de vida o muerte, de esas dificultades nos hacemos fuerte, ¿crees que me aterra o pone de los nervios el adentrarme a una de las zonas más peligrosas del mundo?, ¡todo lo contrario!, esta es mi manera de ser, Roz –Contesto ella —Además no olvides que somos compañeros de aventura, la mitad de los peligros y la emoción son mías, jejeje…


    Por su forma de expresarlo, no mentía, no había duda en que le daba igual adentrarse a “la zona prohibida” conmigo, era alguien peculiar en su estilo, pero por mi mente aún seguía el pensamiento de que era demasiado arriesgado, por tentador las recompensas de por medio, si morimos, no nos servirán de nada.


    —Aun así es demasiado para nosotros, de momento es preferible hacer otros trabajos, ¿estás de acuerdo? –Le pregunte a Riha.


    —Ni modo, si mi compañero lo cree así, entonces hagamos otros encargos –Acepto la loba de buena gana — ¡Acabo de darme cuenta de algo!, entramos al gremio, pero yo olvide reclamar la recompensa por el criminal que capture.


    —Entonces no pierdas el tiempo y ve a cobrarla –Le sugerí —Yo meditare aquí un rato.


    — ¡Jaja, no hay problema!, tampoco es que muchos se animen a hacer trampa para reclamar unos 600 Bals.


    La loba exclama “volveré lo más rápido posible” mientras corría hacia adentro del edificio para reclamar la recompensa, quedando Allum y yo a la espera hasta su regreso, pero no sería una espera ordinaria.


    —Amo… -Me avisa discretamente mi pegajoso compañero.


    —Lo se Allum, también lo note.


    Un encapuchado de túnica marrón, aparentemente un hombre adulto nos observaba a la distancia, pronto cambio su postura y prefirió dejar la observación y acercarse a nosotros, no a unos cuantos metros, sino lo bastante cerca hasta tenerlo a unos centímetros frente de los dos, el enigmático individuo me mira fijamente y pronuncia mi nombre.


    —Rozuel…


    Tan pronto escuche el tono de su voz me calme, pues la enigmática persona revela su cara como un hombre con pinta de cuarentón de piel morena, ojos de color oscuro y cabello ámbar, un parche cubría su ojo derecho y el rasgo más notorio en él, eran sus orejas puntiagudas, pues se trataba de un elfo oscuro, a quien conozco.


    —Einquel, como siempre luces como un asesino al acecho –Opine citando su nombre.


    —Je, gracias por el cumplido –Contesto el elfo amigo —Por lo visto, tú y Allum acaban de llegar y emprender su rutina de aventurero.


    —Supongo que no vienes a hablar solo de eso, ¿y bien?, ¿qué es lo interesante que tienes para contarme?.


    —Nuestros informantes sospechan de actividad por parte del “Nexus” –Me notifica teniendo toda mi atención.


    —¿En dónde?.


    —En el reino de Nagret, en las peligrosas tierras de “la zona prohibida”.


    Parecía coincidencia, pero Einquel no vendría con información errónea o de mera especulación. El encargo que el gremio de aventurera tiene planteado realizar en dicha zona, se originó por una serie de desapariciones de aldeanos de pequeños pueblos y asentamientos del reino de Luthe, se cree que los responsables son extraños hombres lagartos que provienen de “la zona prohibida”.


    — ¿Qué piensas tú? –Me pregunta Einquel.


    —Ciertamente es sospechoso, un encargo del gremio de aventurero piensa tomar acciones al respeto de las desapariciones de poblaciones de este reino, irán a “la zona prohibida” –Le respondí.


    —Es bastante conveniente –Opina Einquel —Escucha Roz… la “Ordinen Deam” no quiere presionarte, sabemos lo peligroso que es ese lugar, podemos enviar a alguien más…


    —Aprecio tu preocupación, Einquel –Le interrumpí —Pero se de mala gana lo peligroso que son aún más el “Nexus”, si tienen interés en ese sitio, lo que sea que intenten obtener de ahí, tengo el mal presentimiento que podría jodernos a todos, además, dado a que soy un aventurero, evitaría llamar menos la atención y mataría a dos pájaro de un tiro.


    —Entonces, ¿de verdad piensas ir para allí?.


    —Sí, lo hare, notifícaselo a la “Arkana” –Confirme mi participación en el asunto.


    —Allum también dará lo mejor de si –Expresa el slime su lealtad a la causa.


    —Se lo hare saber a la “Arkana”, buena suerte a los dos, les enviaremos suministros para que puedan prepararse, y refuerzos si precisas de ello –Me avisa Einquel.


    —Entendido, nos pondremos en contacto en otra ocasión –Le dijo de mi parte.


    —Cuídese, señor Einquel –Le desea Allum por la suya.


    Einquel se despide de los dos, justo a tiempo, Riha sale del gremio con la recompensa en unas cuantas monedas de Bals que cargaba en una mano.


    —Ya cobre la recompensa, ¿te parece si vamos a solicitar un encargo?, ¿o tienes algo en concreto en mente? –Me pregunta mi compañera de aventura.


    —Sí, aceptare el encargo de “la zona prohibida” –Le reitere.


    — ¿Eh?, ¿¡de verdad!? –Pregunta emocionada — ¿Qué te hizo cambiar de parecer? –Una curiosa mirada de sospecha se torna en su rostro.


    —Solo digamos que han surgido ciertas “situaciones”.


    Volvimos al gremio, y tan pronto ingresamos, me acerque a Hersel para decirle que aceptaría realizar el peligroso encargo de la zona prohibida.


    —¿¡De verdad!?, ¡muy bien chico, tienes agalla y eso se aprecia en este gremio! –Me elogia el buen hombre.


    —Solo una cuestión, ¿qué hay de mi compañera?, ¿la invitación se limita a mi o ella puede venir? –Le pregunto.


    —Hmmm… siento decirte que la invitación solo es para ti, tu slime es una excepción porque se lo considera como de la misma categoría que un “familiar”, pero temo que tu amiga la Lupian no puede venir al menos que tenga el rango mínimo que solicitad el trabajo –Contesta él con sinceridad.


    — ¿¡Eeeeh!?... no es justo, ¡también quiero ir! –Protesta la loba deprimiéndose con sus orejas bajas.


    —Mmm… podría quizás… -Dice Hersel pensativo con una mano en el mentón —Tengo una propuesta, podría dejar participar a tu compañera en el encargo, me arriesgo bastante a hacerlo, pero…hay una condición.


    — ¿De qué se trata? –Pregunte.


    —Ella podrá hacer el encargo, pero temo que no podrá cobrar la recompensa monetaria del trabajo –Aclaro Hersel —Por lo general, en este tipo de encargo, si dos personas conforman un equipo, ambas partes pueden cobrar la misma recompensa por separado, pero la condición de tu compañera será el no poder obtener esos 50.000 Bals, ni siquiera la mitad si el encargo llegase a fracasar.


    — ¿Pero podría recibir los méritos del trabajo con la posibilidad de subir de rango? –Pregunta aparte.


    —Por supuesto, puede que no pueda hacerse con la recompensa monetaria, pero recibirá los méritos de su participación en el encargo, ¿estás bien con eso señorita Lupian?.


    — ¡Si, acepto el trato! –Riha recupera su anímico estado optimista levantando sus peludas orejas


    — ¡Jaja, muy bien!, los apuntare a los dos en el encargo entonces –Dice Hersel —Deben ir al pueblo fronterizo de Natgh, allí se reunirán con todos los aventureros que han aceptado este trabajo, si te interesa, puedo contactar con alguien que te prepare una carreta con rumbo hacia Natgh, tomara un día llegar.


    —Agradeceré si me haces ese favor, señor Hersel, mientras tanto, nosotros iremos a prepararnos –Avise de nuestra parte.


    Hersel se retírelo a hacer el papeleo, mientras tanto nos quedaba a nosotros el estar listo, antes de salir del gremio, primero necesitaba retirar un objeto que se encontraba guardado en mi depósito personal para los aventureros ubicado en el segundo piso del edificio.


    —Riha, hay algo que tengo para ti, podría sernos útil en ese encargo –Le dije a ella.


    — ¿De qué se trata? –Me pregunta con curiosidad canina.


    —Ya lo veras, de momento subamos –Señale las escaleras que conducían al segundo piso.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    En algún lugar del reino de Luthe - reunión de miembros burocráticos del gremio de aventurero – 1 día después…


    Ubicados en la misma sala media oscura, 10 entidades conformadas por 7 hombres y 3 mujeres se reúnen a discutir sobre el encargo de la zona prohibida, del cual Hersel se hallaba presente.


    —Cómo deben saber, el muchacho no mago, Rozuel Drayt, me he encontrado con él y lo he convencido de aceptar el encargo, por supuesto, tuve que aceptar también el dejar participar a su compañera de aventura, una simpática Lupian –Informo Hersel a los demás miembros.


    —Hmmm… va en contra del gremio aceptar a aventureros de rangos menores a encargos que superan su nivel, si no han recibido un permiso aparte, pero haremos la excepción, si este joven no mago es tan fuerte como se dice –Expresa la mujer mayor burocrática.


    —Jeje, no se arrepentirá, del poco tiempo que conocí a ese chico a sus 8 años, sin duda deslumbro bastante talento, quien sabe que nuevos juguetes se sacara de la manga en esta ocasión –Opino el hombre de brazos fornidos.


    —Resuelto ese tema, ahora quisiera que discutiéramos el asunto de los templarios… -Sugirió otro miembro.


    — ¡Ya lo hemos aclarado! –Dijo la mujer mayor —La participación de los templarios constara de un pequeño batallón, dirigido por el comandante Frederic, vuelvo a aclarar que ellos no estarán a cargo de este importante trabajo, cada grupo, aventurero y templarios colaboraran en equipo, siguiendo sus respetivas ordenes e indicaciones del gremio.


    —Tsk… no confió en ellos –Opino el hombre que sugirió hablar de dicho asunto.


    —Hay una cosa de la que quisiera informar a todos, nuestros amigos enanos nos comunicaron de un llamativo reporte, se trata de un extraño avistamiento que según se ha avistado en más de una ocasión –Habla otro miembro presente, otra mujer de mayor edad.


    —¿De qué se trata?.


    —Según el reporte, varios enanos exploradores han informado de haber visto a un niño merodeando por la zona prohibida.


    —¿Un niño enano?.


    —No, según se cree, es un niño humano, pero no hay certeza del tema.


    —Absurdo –Opino otro de los presente — ¿Qué haría un niño humano en una zona tan nociva como esa?, lo que deben de haber visto más bien pudo ser una de esas monstruosas aberraciones de la naturaleza que hay en la zona prohibida, ¡je!, esos enanos exploradores no deberían beber tanto alcohol en sus horas de trabajo.


    —Solo espero que sea solo una confusión por parte de los enanos –Comento la mujer mayor —Presiento que este encargo oculta más de lo que sabemos por desgracia.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 14 Oct 2017
  2. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    218
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +124
    SIII!!! :D por fin el 103, como siempre buen cap armus, espero que ese "niño" del que hablaban no le cause muchos problemas a Roz ni a Riha

    Pd: subiste dos veces el mismo cap o se me hace ',:v
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,303
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +1,281
    CAPITULO 104 RECUERDOS FRAGMENTADOS


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    Subimos al segundo piso del gremio, llegando al amplio mostrador atendido por un sujeto de pie con un casco en la cabeza que cubría su rostro, había un cartel bajo el mismo mostrador que ponía “deposito”, siendo este el lugar en donde los aventureros guardan sus bienes materiales y monetarios con un límite acorde a su rango, me acerque al sujeto y pedí retirar cierto artículo que deje hace 5 años atrás.


    —Quisiera retirar la sortija con el trozo de Arkania que deje hace tiempo.


    Pidió ver mi “identificación como aventurero” con el cual le acerque mi brazo derecho para que confirmase mi identidad como aventurero con la marca que llevaba en el antebrazo, finalmente se me es entregado la sortija con una pequeña piedra preciosa color purpura incrustada, la Arkania.


    —Ten esto a mano y póntelo Riha, no te lo quites bajo ninguna circunstancia –Le entregue la sortija tras pedirle que se lo colocase.


    —Oh, ¿no es esto acaso una de esas tradiciones humanas de compromiso? –Comento con picardía.


    —Muy gracioso, pero hablando en serio, ¿conoces lo que es la Arkania?.


    —Sí, un mineral mágico que amplifica el poder de la magia, escuche que un solo trozo es muy caro, ¿por qué me lo entregas?, podrías sacar una buena suma con ella si lo vendieras.


    —No tengo problemas de dinero aun y con este trabajo haremos bastante –Conteste —Además, esto aumentara nuestras chance de sobrevivir en la zona prohibida, que es lo más importante, como soy un no mago, este objeto me es inútil, pero en tu caso puedes usar la magia a voluntad y puedes sacarle provecho a este ítem en los momentos críticos.


    — ¿Allum no es una criatura mágica?, por naturaleza puede usar magia –Resalta Riha ese punto.


    —El amo ya me ofreció la posibilidad de usarlo cuando veníamos para aquí, pero no me agrada la idea de llevar cosas en mis dedos, es molesto –Aclaro Allum su razón de no portarlo.


    —Eso nos deja a ti como la candidata por elección.


    Riha sin insistirlo más, se coloca la sortija en el dedo índice de su mano derecha.


    —De todos los dedos de la mano, ¿por qué ese particularmente? –Le pregunte


    —Jejeje, porque me siento cómoda llevándola en ese.


    Con esto he retirado uno de los dos objetos de mi propiedad que guardaba en mi depósito, siendo la sortija con la Arkania el primer ítem, el segundo era la tabla Ouija, aquel que obtuve cuando conocí a esa entidad de posible naturaleza demoniaca, Zozo.


    — ¿Me pregunto que estará haciendo? –Consulte aquella duda en mis pensamientos.


    Han pasado 5 años desde que lo vi, podría estar en cualquier parte, dado a que esa tabla que sin duda proviene de mi mundo natal y aun desconozco el cómo termino en Avalia, es peligroso dejarlo allí afuera, si fue capaz de traer a este plano a Zozo, quien sabe que otras peligrosas criaturas podría convocar este objeto que originalmente es un juguete.


    __________________________________________________________________​



    Lo siguiente en la lista fueron los suministros, aprovisionarnos con comida, agua y una tienda de campaña, ya que iremos a la zona prohibida estaremos allí por días y nos llevara a montar un campamento en las noches junto a otros aventureros, dado a que cada aventurero se vale de sus provisiones, Riha y yo nos hicimos con una tienda que como máximo cabria dos personas adentro, por fortuna Allum podría entrar estando en su forma de slime.


    Las provisiones alimenticias las llevamos en morrales (cada uno cargaba el suyo en la espalda), nos habíamos aprovisionado con comida ligera desde fruta hasta carne seca y botellas negras con agua.


    Cerca del gremio de aventureros, había una tienda que solo vendía productos para los aventureros, variando entre armas o armaduras tanto básicas como mágicas, dependiendo de tu rango en cuestión, se te ofrecía los productos más peculiares y llamativos, aunque claro también los más caros, fue aquí donde compramos la tienda de campaña, pues estaba hecho a la medida para ser usado por aventureros en cuestión.


    A la tienda junto a los morrales con alimento, lo guardamos en la pequeña caja cuadrada metálica que tenía sobre mi cinturón de cuero, ¿cómo era posible?, dicho ítem con el aspecto de un cubo metálico, tenía una naturaleza mágica especializada en ser un “baúl portátil” con la ventaja de pesar como una pluma, en decir, almacenar objetos en su interior dentro de un espacio dimensional personal, un artefacto mágico que emplea una rara magia de espacio y tiempo, mucha complejidad para explicar.


    Por supuesto, dicho ítem tiene un número limitado de objetos que puede llevar adentro y las cosas que se pueden meter como máximo no deben pasar del tamaño de una persona de mi altura, además de que solo puede introducirse objetos inanimados, el secreto para que esta pequeña cosa almacene grandes ítems es que cuando se lo abre y se le acerca algo que se desee guardar, este se encogerá y será absorbido por la caja.


    Pero una de las características que más me agrada (aparte de ser un depósito portátil), es que si alguien ajeno a mí se hiciese con la caja metálica, no podría retirar los objetos de su interior, aunque lo habrá e intente sacarlo, no habrá nada adentro, para personas ajenas este artefacto mágico será una caja ordinaria, pues su diseño esta hecho exclusivamente para ser usado por un dueño legitimo del cual esta enlazado con magia, muy útil para evitar robos.


    — ¿Dónde conseguiste ese artefacto mágico tan increíble? –Pregunto la Lupian con curiosidad.


    —Me lo dieron buenas personas –Respondí.


    Buenas persona que desde un principio no tenía en mente juntarme, pero uno nunca prevé del todo el resultado final de las circunstancias.


    __________________________________________________________________​


    Ya para el atardecer, nos volvimos al gremio para encontrarnos nuevamente con Harold y notificarle que ya nos hemos preparado, el buen hombre de brazos fornidos nos informa que su contacto está listo para llevarnos a Natgh, debemos buscarlo en el gremio de comerciante bajo el nombre de José, nos estará esperando como máximo hasta el anochecer, a cambio de que nos lleven nosotros haremos de sus guardaespaldas en el trayecto, un trato justo.


    —Una cosa más, cuando lleguen al pueblo fronterizo de Natgh, deben reunirse en un punto en concreto culminado el día final en que se cierran los reclutamientos para este encargo, allí estarán todos los aventureros reunidos que aceptaron el trabajo –Nos avisó Hersel.


    — ¿Y en que parte estarán reunido esos aventureros? –Consulta Riha.


    — Me hago la misma pregunta, ¿cómo sabremos cuando y donde será? –Pregunte por mi parte también.


    —La marca de aventurero se los dirá, primero emitirá un silbido para avisarle de que ya es hora y luego se manifestara como una brújula cuya flecha indicara a donde deben ir.


    —Pensaba que esta marca solo era una identificación y para registrar las actividades de un aventurero, tienes otras cualidades muy prácticas.


    —Este es un cargo presentado por el mismo gremio de aventurero, es normal que todos los preparativos estén hecho con antelación y esta marca tiene varios usos especiales para el gremio, tranquilo, que nadie te espía mientras duermes o te das un baño.


    —Como que estaba más tranquilo no sabiendo eso último, aunque gracias igual.


    __________________________________________________________________​


    Llegamos al gremio de comerciantes, ha pasado tiempo desde que no estuve aquí, por lo que he oído averiguar, ese noble mierdoso de Nardez Gramour ya era histórico, de hecho su nombre paso a ser desconocido para todos, como si de la noche a la mañana la misma existencia le hubiera dado una patada y mandándolo lejos de aquí, no pude evitar regocijarme desde lo más fondo de mi consciencia.


    En cuanto a Basan Nios, después de hacer ese exitoso negocio con el metalito obtenido en una cueva subterránea de Windaz, su negocio como me había enterado se expandió, ahora su empresa se ha vuelto la más popular y utilizada por el reino de Luthe, incluso en menor grado a nivel internacional en los reinos vecinos.


    Tanto fue su impacto en el mundo empresarial del comercio, que casi todos los comerciantes independientes o de empresas propias, al ver que no podían competir con su negocio, fueron contratados por el mismo Basan, ahora operan con experimentada organización y estabilidad por las diferentes localizaciones del reino.


    Basan Nios ahora se encuentra viviendo en Carmuy, la capital de Luthe, pues allí esta su sede central de su compañía. Entramos al edificio del gremio de comerciantes, hallándome otra cara conocida, el hombre calvo de barba, Blar.


    —Te me haces bastante familiar, ¿nos hemos visto alguna vez? –Me pregunta el hombre en la barra al notarme acercarme a él.


    — ¿Recuerdas a un niño haber entrado aquí hace unos cinco años atrás? –Le conteste a modo de pregunta para refrescar su memoria.


    — ¡Eres tú!, caramba, sí que has crecido chico, tu nombre en tu ausencia se ha vuelto una connotación positiva para los comerciantes de hoy en día, con Basan Nios como jefe de todos, las cosas han ido para mejor y ni te diré lo excelente que ha sido para este gremio cuando ese gordo de Gramour desapareció de aquí.


    —Me alegro saber que las cosas van para mejor –Opine.


    —Sí, las cosas van muy bien, ¿qué te trae por aquí?, ¿algún otro asunto con el gremio en cuestión?.


    —Busco a un comerciante de nombre José, ha quedado con Hersel del gremio de aventureros, para que nos lleve al pueblo fronterizo de Natgh.


    —Oh si, José tiene un puñado de mercancías para llevar hasta allí, dijo que alguien preguntaría por él, jamás pensé que serias tú, creo que el hombre se sentirá bastante seguro en su viaje.


    Blar trajo al comerciante que vinimos a buscar, un hombre bigotudo en sus treinta con un habla cortes, les saludamos con un fuerte apretón de manos y luego procedió a explicarlos del asunto, mientras viajáramos con el hasta Natgh, protegeríamos su mercancía, cosa que nos quedó clara desde el primer aviso.


    Su carreta no era pequeña y estaba bastante cargada con cajas de madera que llevaban sus mercancías en su interior, tanto que usaba 4 caballos a la vez para su desplazamiento, tras subirnos y emprender el viaje, ahora nos tocaría esperar casi un día entero para llegar a nuestro destino.


    Me senté a un costado mientras estuviéramos adentro, con el pasar de la primera hora el sueño me invadió, lo mismo fue para Allum que dormía a mi lado en su forma de slime y Riha descansaba echada al suelo como un canino doméstico.



    — ¿Me pregunto si ese comerciante no se enojara por quedarnos dormidos?, se supone que tenemos que cuidar esta carreta, aunque este camino es bastante seguro…


    Fui el último a quien el sueño acabo, cerré mis parpados derrotado por el anhelo de dormir y me deje llevar como al resto.


    __________________________________________________________________​


    Recuerdos… los primeros son de hace tres años, si, de cuando termine en el mundo espiritual, La Isla Única, los estoy reviviendo, otra vez…


    [DIA 1]​


    El hombre de piel azul nos había tendido una trampa, utilizo un conjuro, o algo que desprendió una fuerte luz que y nos cegó a los tres, cuando abrí mis ojos lo primero que vi era algo difícil de digerir.


    — ¿Cómo llegue a parar aquí? –Me pregunte.


    Estaba en una selva, solo, ni Allum o Liha estaban a mi alrededor, ¿acaso ese hechizo que uso nos teletransporto a algún lugar?, ¿pero dónde?, solo anhelaba que no fuera muy lejos de Windaz, en otro reino, o peor aún, en otro continente.


    Entonces mire al cielo y era peor de lo que pensaba, no era un cielo normal, no había nubes, solo una cantidad infinita de esferas azules flotando, ¿siquiera sigo en Avalia?, estaba empezando a ponerme bastante nervioso.


    —Concéntrate… debo hallarlos.


    Encontrar a Allum y Liha es mi prioridad, no sé dónde estoy, pero no puedo bajar la guardia, con el AK-47 en manos, empecé a moverse atento al entorno a mí alrededor, esto era una selva, nada amigable vive en su mayoría en sitios como este, debo estar atento.


    [DIA 3]​


    — ¡Maldita sea!, ¡CARAJO!... –Mi furia me lleva a golpear un grueso árbol con mi espada con todas mis fuerzas.


    He sido atacado por criaturas semejantes a dinosaurios, hice uso de su carne para comerlo, sabe fatal pero era lo mejor que tenía a manos, no encuentro un lugar al cual resguardarme y he dormido pocas horas, siento que enloqueceré.


    — ¿Por qué todo termino en este embrollo de mierda? –Me cuestione en mi mente.


    Ahora lo recordaba, solo participe en esa competencia para afinar mis nuevas creaciones, era obvio que mi mejor elección en la vida era seguir de aventurero, esta competencia entre aquelarres seria como una práctica de tiro para mí, todas mis invenciones que use allí me sirvieron con eficacia y comprobé su letalidad.


    —¿¡Pero porque todo tuvo que irse al maldito carajo!?.


    Ahora me encuentro en quién sabe dónde, ¡perdido y casi al límite de mi sanidad física como mental!, aunque me queda bastante munición, de seguir así mi empeño por sobrevivir se verá opacada por la fatiga y el desgaste psicológico, necesito calmarme.


    — ¿¡Cómo puedo calmarme!? –Exclame en voz alta pese a saber los peligros de provocar demasiado ruido innecesario — ¡Estoy atrapado aquí, a merced de morir en cualquier momento, casi enloquecido y lleno de rabia!, ¿¡COMO PODRIA CALMARME!?, ¡no basto con casi irme a los tiros con todo un aquelarre que ahora termino en una selva de dónde demonios sea que este!, ¡MI DÍA A DÍA SOLO HA IDO DE PEOR AL MALDITO CARAJO!.


    Sentí un ruido provenir de unos densos arbusto cerca de mí, ni siquiera me detuve a mirar detenidamente que era, solo me di vuelta rápidamente y jale del gatillo en automático para disparar toda las balas restantes que tuviera el cargador y descargar algo de tensión, el arma no disparo pues estaba vacío, y aquello que se me acerco resulto ser Liha quien se muestra con las manos en alta y abrumada al ver que casi es acribillada.


    [DIA 4]​


    Había llegado la noche, pero por suerte dimos con una cueva que Liha hallo, la bruja de cabellera naranja opto por tomar la primera ronda de vigilancia, lo que permitió tirarme al suelo para descansar un rato, sentía el estrés de mi cabeza calmarse un poco tras cerrar los ojos, pese a que lo que tenía por cama era un pedazo de tierra dura y rocosa, no me importaba, pues el sueño se encargaba de ignorar la comodidad de por medio.


    —Roz, ¿quieres hablarlo un momento? –Me pregunto la Gramwind mayor.


    —Liha, trato de asimilar esta situación de porquería, en este momento quiero dormir –Le conteste dura y fríamente.


    —Entiendo, disculpa entonces, buenas noches.


    [DIA 5]


    — ¡Amo!...


    En el amanecer, nos encontramos con Allum, había hallado también la cueva y con ello a nosotros. Como nos pasó a los dos, también fue transportado en una parte al azar de la selva, pudo ubicarnos gracias a una capacidad sensorial suya, al parecer, como su dueño, hay un lazo entre los dos, lo que permite a mi pegajoso compañero sentirme desde la distancia y ubicarme.


    Con los tres nuevamente reunidos, nuevas chances de sobrevivir han aumentado, Liha explica que conoce un método para sacarnos de aquí, pero esa charla la dejo para después, cuando primero nos hagamos con una cantidad estable de provisiones, comenzando con agua fresca.


    [DIA 6]​


    Hemos confirmado a donde hemos ido a parar, Liha tenía sus fuertes sospechas al mirar el extraño cielo, pero no lo recordaba de todo, hasta que llegamos a una playa y vimos un infinito mar en el horizonte, entonces ella nos lo revelo, esto era el mundo espiritual, La Isla Única.


    No solo estábamos lejos de Windaz, sino que encima lejos de nuestro plano, quería darle una patada a la cosa más cercana que hubiera cerca y descargar la rabia que sentía, pero desperdiciar fuerzas ya no era un lujo que podía darme.


    [DIA 25]​


    El pergamino de Liha finalmente se tiñe de azul, según ella, aquel pedazo de papel nos sacara de aquí, aún tengo mis dudas de cómo, pero si la misma Gramwind asegura que es nuestro boleto de salida de este sitio, no me queda que confiar, por desgracia.


    Ahora que estaba totalmente de azul, la bruja de cabellera naranja arranco el pergamino en cinco pedazos, según explico, debíamos movernos en cinco puntos en concreto de la selva y enterrar cada pedazo del pergamino en el suelo, aquello era la segunda fase.


    [DIA 58]​


    Casi dos meses han pasado desde que llegamos aquí, Liha finalmente da con el sitio para enterrar el último trozo del pergamino, a cada uno lo enterró con una absurda distancia entre ellos, note que la manera en que nos desplazamos para seguir por la ruta del entierro de estos trozos, era circular o casi rómbico, ¿que esperaba lograr con eso?.


    Con esto, se proseguiría a la tercera fase, pero la bruja dice que ahora tocaba esperar, pues los trozos enterrados se enlazarían entre ellos, sin embargo, eso tomaría tiempo, bastante, no pregunta cuánto aun, no deseaba estresarme tanto, de nuevo.


    [DIA 138]​


    Jamás creí que la espera fuera tanta, casi un año entero, es lo que la Gramwind me hizo recordar de nuevo que era el tiempo en que esos trozos de pergaminos tardarían en enlazarse, pues de ese enlace, se crearía supuestamente un portal, originado desde nuestro plano por su contacto del “Ordinem Deam”.


    Por fortuna tenemos un refugio en el cual dormir, suministro para un buen rato y me hice con una veta de metalito que por extraño que parezca, provenía de un árbol hecho del mismo mineral del cual “crecían” en medio de la selva, no discutiré con la naturaleza espiritual de este sitio, mientras me provea de recursos para fabricar munición para mis armas, estaré satisfecho.


    [DIA 603]​


    ¡Nos estábamos acercando!, ya casi llegamos al portal, pero esa maldita cosa nos perseguía de nuevo en la selva y la ventaja que poseía en el terreno era aborrecible, disparaba a sus numerosos esbirros grises deformes con el AK-47 mientras estaba equipado con “Intense Iron – Modo Knight”.


    — ¡Ya casi no me queda munición! –Exclame tras recargar con el último cargador que me quedaba.


    — ¡El portal, allí! –Señalo Allum.


    Lo veía, un pequeño círculo mágico en el suelo denotaba a unos centímetros en el aire una especie de burbuja flotante del tamaño de una persona adulta, rodeado de fuerte concentraciones mágicas en su interior, los tres nos situamos sobre dicha burbuja pero nada ocurría.


    — ¡Debo activar el portal, concentrare la energía acumulada de su interior para transportarnos a los tres fuera de aquí, me llevara unos minutos, necesito que me protejas hasta entonces! –Me pidió la Gramwind mayor seriamente.


    Allum y yo hicimos de defensa mientras Liha con los brazos en alto, manipulaba aquella burbuja para activarla. Es una pena que la torreta slime no esté operativa, tres armas de fuego disparando a la vez eran mejor que dos, pero teníamos que valernos con lo que poseíamos, tanto a mi pegajoso compañero como a mí, ya casi se nos agotaba la munición.


    — ¡Aaaah!…


    Una fuerte fatiga me sacudió con dolencia breve y me quita el Intense Iron, era de esperarse, la use casi varios días seguidos con pocas horas de descanso entre intervalos, finalmente toda la presión de su abuso me pasaba factura, pero aun podía seguir de pie, seguí disparando, hasta que la última bala fue utilizada, quede vacío.


    — ¡AMO! –Un fuerte grito de Allum me advierte.


    Otro de los esbirros de esa cosa, con su brazo convertido en una letal cuchilla metálica me toma desprevenido por mi retaguardia y soy atacado sin tiempo alguno de reaccionar, sentí el filo de su arma rasgar mi vestimenta y la carne de mi espalda, oscuridad total fue lo siguiente que percibí, cayendo al suelo y mientras mi conocimiento se desvanecía escuche la pronunciación de mi nombre a todo pulmón por Liha.


    —¡ROOOOOOZ!.


    Dolor, un fuerte e intenso dolor me invadió en la penumbra de mi mente, sentía esta sensación con mucha familiarización, ahora lo recordaba, era la sensación que uno experimentaba al morir…


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 19 Oct 2017
  4. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    218
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +124
    buen cap Armus, ya tenia ganas de saber por lo que pasaron Roz, Liha y Allum
     
  5. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,303
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +1,281
    CAPITULO 105 LOBA PISTOLERA


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    Oscuridad, flotaba en ella sobre una cantidad infinita, recordé esta sensación, ya había pasado por esto, ¿he muerto entonces?, todo ese camino, ¿y he vuelto a morir de nuevo?, que maldito desperdicio.


    —“No estás muerto aun, mocoso” –Una voz familiar resuena en mi cabeza.


    —Myldark… ¿eres tú?.


    —“¿Qué otro dragón conoces que pueda hablar en tu frágil y diminuta mente?”.


    —¿Dónde estoy?.


    —“Seré directo contigo chico, no estás muerto, pero estas muriendo” –Aclaro el dragón oscuro —“En este momento un grupo de individuos están intentado salvarte con magia y pociones curativas, sin mucho éxito, pero al menos consiguen que te mantengas vivo por un rato”.


    — ¿Qué?, ¿¡como…!?


    —“Esa herida en tu espalda, te ha dejado fatal, solo es cuestión de minutos para que mueras”.


    —¡Carajo!, no puedo morir aun… no he vuelto a ver a mi familia, ni a Riza… momento… ¿por qué pienso en ella en una situación como esta?.


    —“Cosas de humanos, supongo” –Opino Myldark —“Pero tengo una propuesta que podría beneficiarnos a los dos”.


    —¿Tengo opción?.


    —“No, a no ser que quieras morir, solo aceptando mi propuesta podrás salvarte”.


    Era demasiado sospechoso, a pesar de llevar casi 4 años con Myldark, casi nunca hablamos al mismo nivel de relación que lo haría con un amigo, entre los dos nuestra relación se asemejaba más a una simbiosis.


    —¿Qué es lo que tienes en mente?.


    —“Con el lazo de tiempo que hemos llevado, mi alma ya lleva un buen rato con un grado de sincronía perfecta con la tuya y tu cuerpo”.


    —¿A qué quieres llegar?.


    —“Los Intense Iron por ejemplo, son producto de esa sincronía, a medida que el tiempo paso has notado como su duración y efectividad han aumentado, eso se debe a que tu cuerpo comienza a aceptar mi presencia y mi espíritu”.


    —¿Y que hay con eso?.


    —“Si extendiera la influencia de mi espíritu más allá del collar, es decir en tu cuerpo, podría influir con mis poderes en sanar la herida junto a quienes se encuentran curándote, eso salvaría tu vida, es la única opción que puedo darte”.


    —¿Por qué necesitas pedirme permiso para hacerlo?.


    —“Es tu cuerpo, tu alma, incluso para un dragón en mi estado, hay reglas de lo que puedo hacer y lo que no, actualmente mi influencia se concentra puramente en el collar negro, pero si recibo tu permiso, podre extenderlo a través de tu cuerpo, acercarme a tu herida y sanarla”.


    Demasiado sospechoso, tanto que no dude en decir lo que pensaba.


    —Suena a que también tendrías el “permiso” de tomar mi cuerpo.


    —“Una preocupación que se veía venir, pero incluso cuando eche raíces más allá del collar, aun no podría controlar tu cuerpo si lo quisiera, pero vuelvo a decírtelo, es tu decisión, te doy esta opción porque si mueres, será un lastre esperar al próximo que me porte”.


    ¿Qué otras opciones tenia?, dejar en manos a la suerte mi moribundo cuerpo a aquellos se encuentran curándome con pocas posibilidades a su favor o darle permiso a la entidad espiritual de un dragón en echar “raíces” de la influencia de su alma sobre mi cuerpo para asegurar una recuperación que me salve, decisiones.


    —De acuerdo Myldark, tienes mi permiso.


    —“Ya no estas dudando, tu respuesta es honesta y los requisitos para extender el lazo de mi alma en ti, se ha completado, prepárate, puede que sientas un intenso dolor”.


    Y no bromeaba, aquel dolor provenía de mi espalda, justo en la zona donde esa criatura me hirió, una dolencia desagradable como si una operación quirúrgica se llevara en mi retaguardia, lo sentí constantemente por un buen rato hasta que me acostumbre y aprendí a ignorarlo, antes de que me diera cuenta, ya había desaparecido.


    __________________________________________________________________​


    Vuelvo al presente, a mi yo de 13 años, despierto en la parte trasera de la carreta por Riha y Allum.


    —Despierta dormilón, hemos llegado –Me avisa la Lupian.


    Al bajarme pise sobre baldosas de piedra, mire a mi alrededor las numerosas estructuras y gente circulando en la calle, habíamos llegado al pueblo fronterizo de Natgh. La carreta se detuvo en un puesto comercial afiliado a la empresa de Basan Nios, el señor José agradeció nuestra compañía, que por fortuna no requirió en el trayecto defender su mercancía y luego prosiguió a buscar al personal para bajar los productos que llevaba consigo.


    Teníamos vía libre de circular por el pueblo, Natgh se veía igual de grande como Argoh, si bien el pueblo fronterizo fue construido con finalidad diplomática, dado a que aquí se encuentra los límites entre el reino de Luthe con el reino de Nagret, por lo tanto, habitantes de ambas naciones circulan por este sitio y ahí lo notamos, eran pocos enanos, pero formaban parte del hábitat de esta zona urbana.


    — ¿Qué haremos amo? –Pregunto mi pegajoso compañero en su forma humana a mi lado.


    1 día ha pasado desde que llegamos aquí, faltan 3 días para que finalice el reclutamiento de aventureros, entonces nuestras marcas tal y como dijo el señor Hersel, nos indicara el camino que debemos seguir para llegar para encontrarnos con todos los aventureros que han aceptado el encargo.


    —Hacer tiempo, solo nos queda hacer eso, primero busquemos una posada al cual hospedarnos –Sugerí.


    Como no conocíamos el sitio, decimos preguntar a cualquiera de los residentes circulantes de alrededor, solo basto con el primero, sin importarle nuestra edad o el hecho de que Riha era una semihumana, nos indicó con el dedo la posada más cercana a nuestro alcance.


    Nos tomó unos minutos llegar a donde ese hombre nos había indicado, tan pronto vimos el enorme cartel de “Posada de Larty” en un edificio de dos pisos, confirmamos que era el camino correcto, ingresamos al sitio para hallarlos con su dueño, un gordo de barba con brazos fornidos que usaba un delantal blanco manchado de sangre.


    No solo atendía un local con alojamientos, sino incluso vendía carne tanto para llevar como también para pedir en el menú de su negocio, era asistido por cuatro jóvenes, todos jóvenes varones que no parecían pasar de los 18 años (pero eran mayores a los 15, eso sin duda).


    —Bienvenido a mi posada jóvenes, ¿qué puede hacer el viejo Larty por ustedes? –Pregunto amablemente el buen hombre.


    —Necesitamos alojarnos en una habitación por los siguientes 3 días –Pedí.


    —Sin problema, son 20 Bals la noche.


    Pague por adelantado y nos dio la llave de una habitación en el segundo piso, tras llegar, abrimos y dimo con una sencilla habitación que lo conformaba dos camas pequeñas (por suerte), un armario y una ventana cerrada, si uno precisaba usar el baño, tenía que usar el de abajo.


    —Habría sido mejor pedir habitaciones separadas –Comente.


    —No, como compañeros de aventura, es necesario mantenernos juntos en todo momento –Opino Riha.


    —No pienso orinar teniendo a mi lado.


    — ¡Jajajaja!, descuida, te daré tu espacio para esos momentos de intimidad.


    Al entrar al cuarto, lo primero que hice fue sentarme en la cama y tomar la pistola Mauser C96 de su funda que llevaba en la cintura, pensaba darle algo de mantenimiento con mi habilidad ESP, cuando noto la curiosa mirada de mi compañera centrada en el arma de fuego.


    —Supuse que estarías bastante interesada en mis armas como la última vez, de modo que si vamos a trabajar junto y cuidaras de mi espalda como yo la tuya, es necesario que protejas la mía con lo mejor a la mano –Dije metiendo mi mano del cubo metálico.


    Tome la imagen mental del ítem que iba a retirar, es un requisito para sacar de su interior los artículos que se guarda y retire una pistola, la “Desert Eagle XP4” de calibre 50, de fabricación norteamericana e Israelí, la serie “XP” por sus siglas de “eXtreme Powerfull” posee una modalidad de disparo secundario incorporado que otras variantes del tipo Desert Eagle no tienen.


    — ¿E-e-e-es para mí? –Dice la loba tiritando de la emoción.


    — ¿Vas a tomarla o no? –Le ofrecí acercándole el arma para que lo recogiera.


    La Lupian tomando la pistola, la abraza con mucho afecto como si fuera una mascota.


    —Juro que nunca le quitare un ojo de encima y la cuidare como si mi vida dependiera de ello –Prometió la semihumana con firme mirada.


    —Tu juramento me tranquiliza, pero antes de que puedas utilizarla, primero debes aprender a cómo hacerlo de manera correcta, nos enfocaremos en estos días en entrenarte con ella –Le dije.


    — ¿¡En serio!?, ¡Roz eres el mejor!.


    Sin verlo venir, soy rápidamente abrazado por ella y acerca su hocico lamiéndome varias veces en mi mejilla derecha mientras agitaba su cola como un perro contento, tras pedirle que parara (por la cantidad de baba que me dejaba), Riha se detiene y luego corre hacia la puerta del cuarto ansiosa por salir de la posada e ir a la práctica.


    — ¿Qué esperas?, el tiempo es valioso y no puedo aguantar para usar esta obra de arte –Se retira con la motivación en alto.


    —Amo, ¿estás completamente seguro de darle una de sus armas de fuego? –Me pregunta abiertamente Allum.


    —No te culpo por la falta de confianza, incluso con todo lo poco que he pasado con Riha, aun albergo mis dudas –Opine —Pero aun así, la zona prohibida no es algo que subestimar, cuanta más podamos contar con miembros capacitados para usar armas de fuego, mayores nuestras posibilidades de sobrevivir.


    —Confiare siempre en su juicio, amo –Expreso el slime.


    —A propósito Allum, ¿cómo se encuentra tu arma actual? –Le pregunte.


    —No la he usado mucho, pero está en buenas condiciones dentro de mí, cargada y lista para ser usada en cualquier momento que lo precise –Contesto de buenos ánimos el slime de metal humanizado.


    —Bien, con Riha tendremos la potencia de fuego de tres personas, aunque de momento cuente con una pistola, si resulta ser de auténtica confianza, quizás le demos algo más fuerte, por ahora la instruiré en el arma más básica de usar –Dije caminando hacia la puerta.


    Faltan 3 días para que el encargo se lleve a cabo, me bastaran para la instrucción de Riha, tan pronto Allum y yo bajamos y salimos de la posada, nos la encontramos en la entrada aun emocionada y sin forma de ocultar alguna con esa cola animalesca suya sacudiéndose.


    __________________________________________________________________​


    Nos alejamos lo suficiente lejos del pueblo, hacia un silencioso campo repleto de algunos árboles seco, elegí una roca de gruesa dureza y del tamaño de una casa como objetivo de práctica, fundí un pequeño trozo de metal con mi habilidad ESP sobre la rocosa estructura hasta darle forma de una pequeña diana de metal, hice de su dureza metálica ligera, por lo que los disparos de la pistola podrían atravesarla.


    Le pedí a Riha situarse una cantidad de metros aproximados, comenzamos primero por 10 metros, a medida que progresase aumentaríamos la distancia de práctica, tras posicionarse le pedí que tomara el arma en alto con ambas manos y apuntara al frente preparándose para jalar del gatillo, su objetivo era la diana metálica.


    Sus primeros disparos eran un desastre, el retroceso derrotaba a la Lupian haciendo que terminara desviando sus disparos fuera de la roca, dando en algunos en árboles, por fortuna no había nadie a unos 3 kilómetros y el alcance efectivo del Desert Eagle que le entregue es de 75 metros.


    La capacidad del arma es de 7 disparos, los siete fueron un completo fallo, ni una dio en la roca siquiera y era comprensible, la Lupian no estaba acostumbrada en su totalidad a un arma de fuego, el retroceso le jugaba una fuerte desconcentración y a eso le sumo el ruido del disparo, tomando en cuenta que sus rasgos auditivos semihumano son superiores al humano promedio, era una completa experiencia nueva para ella que su cuerpo se acostumbrara mientras más usase el arma.


    — ¡No voy a rendirme! –Se dijo la loba antropomórfica a sí misma en voz alta, estimulando su autoestima.


    Enseñarle a recargar fue lo siguiente para prepararla a seguir con su práctica, le mostré detenidamente como debía realizar la recarga del arma que usaba y luego se le entregue para que ella lo hiciese en la próxima.


    Efectuó los dos primeros disparos siendo nuevamente desconcentrada por el retroceso, fue entonces que se le ocurrió fortalecer su cuerpo con su magia y disparo nuevamente, esta vez no perdió el equilibrio de sus disparos, estas dieron en la roca, pero ninguna en la diana metálica.


    Le entregue un cargador para la pistola y ella misma prosiguió a recargar el arma, su comienzo fue torpe pero empezó a agarrarle la manía a la mecánica de la recarga. El ciclo se repitió, disparos y recarga, por fortuna dado a que pronostique sobre esta situación, cree bastantes cargadores para la Desert Eagle, por lo que no tenía preocupación de su escases.


    Finalizamos la práctica tras ver al sol comenzar a ocultarse, para cuando regresamos a la posada ya era de noche y al llegar pedimos una comida para los tres, aunque teníamos guardada nuestro alimentos, aquello era para preservarlo para la zona prohibida, por lo que mientras estuviéramos en Natgh saciaremos nuestra hambre con los locales del poblado, como la posada vendía comida, nos ahorraba buscar un lugar al cual acudir.


    Al terminar nuestra comida volvimos a nuestro cuarto y cada uno se fue a dormir en una de las camas de la habitación, Allum se quedó conmigo a mi lado en su forma de slime.


    —Ahora que lo pienso, estoy durmiendo en la habitación de una posada con una chica a mi lado, una muy peluda chica –Dije en mis pensamientos mientras observe brevemente a la completamente dormida Riha —Bah, tampoco es la gran cosa –Me dispuse a dormir quitándome esa tonta impresión.


    __________________________________________________________________​


    Regresamos al mismo sitio al amanecer del siguiente día para continuar con las practica, se nota el progreso de Riha, ahora sus disparos no solo daban en la diana metálica (y tenía que cambiarla por otra tras recibir demasiados tiros), tiro que ha reducido enormemente la necesidad de utilizar fortalecimiento, pues su cuerpo por naturaleza ha empezado a acostumbrarse a los disparos del arma.


    —Muy bien, aumentemos la distancia –Di la siguiente intuición.


    Ahora la distancia de práctica paso de 10 metros a 18 metros, le enseñe a Riha las mejores posturas para efectuar con eficacia los disparos, tanto en pie como sentado, la loba no tardo en acostumbrarse, los primeros disparos daban en la roca pero no en la diana, para la siguiente recarga dos de los siete disparos dieron en la diana metálica.


    Su manera de recargar se hizo más hábil, su forma de disparar con más notoria maestría, dejando de prescindir del fortalecimiento en su totalidad, y sus tiros en su mayoría acertaban al blanco. Fue entonces que le pedí pasar de 18 metros a 25 metros, al principio los primeros disparos no daban en la diana, pero luego eso cambio, la semihumana empezó a tener un nato manejo de la pistola.


    — ¿Qué tal lo hago? –Pregunta ella toda contenta.


    —Nada mal –Opina Allum.


    —Ya estas listas para la siguiente lección –Le conteste —El arma que posees tiene una modalidad de disparo secundario.


    — ¿Modalidad de disparo secundario? –Repite mis palabras con confusión.


    —¿Has notado esa pequeña palanca en el medio del cañón del arma?.


    —Sí, me preguntaba a veces para que servía.


    La Desert Eagle de la serie XP se le fue incorporado un nuevo modo de disparo, conocida como “Taladro Cinético”, para efectuar dicho disparo es necesario presionar de la pequeña palanca que el arma posee ubicada en medio del cañón sobre dejado de esta, el mecanismo es simple, se la debe mover hacia adelante la cual se desplazara a escasos centímetros, al efectuar el disparo esta retrocederá volviendo a su posición original, para realizar otro disparo secundario debe moverse de nuevo la palanca y repetir el procedimiento si se vuelve a usar dicha modalidad de disparo.


    Al desplazar la palanca, se activara un mecanismo interno que habilitara al arma para realizar un poderoso disparo de tres a cuatro veces más fuerte a comparación de los disparos ordinarios, sin embargo, dicha modalidad tiene una fuerte desventaja, el arma al efectuar este disparo secundario, se verá afectado por un excesivo sobrecalentamiento.


    La primera pistola de la serie “XP” surgió en el año 2020 en Estados Unidos con la aparición de la “Desert Eagle XP1”, su diseño incorporo la capacidad de proveer en la bala un mayor impulso de energía cinética a través de fenómenos electromagnéticos recubiertos en el interior del cañón del arma.


    Es decir, la bala es provista de mayor energía cinética en su trayecto por el cañón e inminente expulsión hacia el exterior (disparo), en consecuencia a mayor energía cinética mayor potencia de velocidad y penetración, sin embargo, tras el disparo del proyectil, el cañón sufre un excesivo sobrecalentamiento que provoca la incapacidad del arma de realizar otro disparo por un breve periodo de tiempo de 7 segundos (los primeros diseños tardaban entre 12 a 9 segundos).


    Es por ello, que el disparo alternativo del Desert Eagle XP4 solo debe hacerse uso en caso de que la situación lo amerite o uno se arriesga a quedar desprotegido al yacer el arma inutilizada momentáneamente, además de que dicho disparo tiene como consecuencia también un notable aumento de retroceso.


    Por supuesto, no le explique a Riha el mecanismo complicado de su funcionamiento, se lo resumí en que al mover la pequeña plancha que está debajo del cañón, la pistola hará un disparo más poderoso, pero que al hacerlo el arma no podrá disparar por un corto tiempo, recomendándole a usarlo con consciencia.


    —Esta parte del entrenamiento se centrara en tu capacitación para manejar el disparo secundario –Le dije.


    Tras explicarme nuevamente que debe hacer para habilitar el disparo alternativo, Riha procede a llevar a cabo mis instrucciones, presiona la palanca para adelante y apunta hacia la roca, jala del gatillo y siente con todo esplendor el poder de este disparo, el fuego exhalando del cañón, el inmenso ruido producido y la fuerza del retroceso que hace temblar los brazos de la Lupian.


    No pudo dar en la diana, pero si en la roca, todas las balas que había disparado con anterioridad penetraron en la gruesa y rocosa estructura pero quedaron atascada en su interior, en cambio, con el siguiente disparo efectuado, la bala penetro en su totalidad como un taladro y dejo un notable agujero como marca de su hazaña.


    Mientras que un disparo ordinario de la Desert Eagle tiene 75 metros de alcance efectivo, su disparo alternativo posee 200 metros de alcance, pero es a partir de los 100 metros en que produce mayor daño al impactar.


    — ¡Otra más! –Volvió a intentar la Lupian otro disparo alternativo de la pistola.


    Sus primeros intentos fallaban a causa de que debía adaptarse al nuevo poder de disparo de dicha modalidad, realizo un disparo tras otro, dejando a la roca llenas de agujero como un queso suizo y aun no había terminado.


    En medio de la práctica de Riha, siento una minúscula presencia mágica acercarse con rapidez, volteo y observo una bola de pelo marrón café venir hacia donde estaba, deteniéndose a escasos centímetros de mí, la bola de pelo se revela como un ratón que me mira detenidamente.


    Acto seguido el pequeño roedor manifiesta un círculo mágico sobre su cuerpo y se transforma en un arcón con la finalidad de ser abierto, al abrirlo de su interior encuentro una docena de lingotes de hierro y una nota escrita.


    “Aquí tienen los suministros que te asegure enviarte, estaremos en contacto muy pronto cuando estés en la zona prohibida –Einquel”


    —Nunca viene mal un buen abastecimiento de suministro, Allum es todo tuyo –Le dije a mi pegajoso compañero.


    El slime en su forma humana solo basto con tomar todos los lingotes con sus brazos para introducirlos dentro de su cuerpo y que su propia anatomía hiciese el resto, al quedar el arcón vacío, este vuelve a su forma de ratón y a su vez se convierte en la bola de pelo del principio, para luego esparcirse en el aire como partículas diminutas y desaparecer.


    — ¿Sucedió algo? –Pregunto Riha.


    La loba estaba tan centrada en el entrenamiento del tiro secundario de la pistola que no se dio cuenta de lo ocurrido, lo que es mejor, de momento prefiero mantener esto en secreto por seguridad, engañarla de que nada interesante ocurría fue fácil y ella simplemente hizo caso y continuo con la práctica.


    Culminamos el día con el sol ocultándose, regresamos a la posada con el anochecer completo, pedimos algo de comer y al terminar nos fuimos derecho a la cama.


    __________________________________________________________________​


    Fue el último día, el resto Riha se lo pasó practicando con el disparo secundario hasta finalmente dominarla, luego practico con tiros ordinarios a mayor distancia y nuevamente los secundarios, la loba quien al principio era toda una novata en el uso de armas de fuego, en solo tres días logro adiestrarse por completo, le felicite con unos breves aplausos y algo más.


    —Lo conseguiste, ya eres toda una pistolera y aquí te tengo un regalo de graduación.


    Le hice entrega de un cinturón de cuero con funda para pistolas y varios bolsillos para almacenar sus respetivos cargadores de munición, los cuales estaban lleno pues me ocupe de dejárselo preparado para este día.


    La loba lo recibió con mucho anhelo sintiéndose rebosante de alegría hasta el punto de querer llorar, pero le pedí que no lo hiciera porque era demasiado cursi, Riha se puso el cinturón arriba de los morrales que tenía en la cintura de su vestimenta y luego guardo la Desert Eagle XP4 en la funda.


    —Ya casi es la hora –Dije mirando al cielo.


    El sol pronto se ocultaría, volvimos a la posada para disfrutar del último plato de carne en la posada, luego nos fuimos derecho a la habitación y por consiguiente cada uno a su cama, como siempre Allum dormía profundamente en su forma de slime a mi costado


    —Roz… -Me habla Riha quien aun seguía despierta.


    — ¿Qué sucede? –Le pregunte.


    —¿Estas nervioso por lo de mañana?.


    —No, si tuviera nervioso serian por otras preocupaciones personales.


    —¿Extrañas a tu familia?.


    —Tuve el tiempo necesario para despedirme de ellos, ¿qué hay de ti?.


    —Cuando los Lupian comenzamos nuestro peregrinaje, despedirse de tus seres queridos es algo primordial, es la forma de decirle a los nuestros, que asumiremos nuestros riesgos en el mundo exterior, incluso si eso significa que aquella despedida sea la última vez que volvamos a verlo.


    —Ya veo…


    Un minuto de silencio se hizo presente en nuestra corta conversación y culmino con una palabra por parte de Riha.


    —Gracias…


    — ¿Por qué? –Le pregunte.


    No recibí respuesta alguna de ella, pues se había dado vuelta y vuelto a dormirse, la deje en paz, y me centre también en dormir, mañana sería un día importante, pues nos reuniremos con el resto de los aventureros e iremos a la zona prohibida.


    __________________________________________________________________​


    — ¿¡Cuando es que empezó a sonar!? –Me pregunte algo alterado.


    Nos habíamos despertado cerca del mediodía, nuestras marcas de aventureros se revelaron por si solas haciendo un sonido de silbido e indicando como una brújula el camino a seguir, tan pronto salimos de la posada corrimos a todo prisa siguiendo las indicaciones.


    Los días anteriores siempre nos despertamos tempranos, pero ahora dio la mala suerte de que en este día termináramos despertando muy tarde, desconocemos si la marca lleva rato avisándonos o comenzó enseguida, en cualquier caso debíamos darnos prisa.


    La brújula de la marca nos terminó llevando a un edificio que se encontraba entre la frontera de los dos reinos (Luthe y Nagret), la única entrada a aquella casa era custodiada por un guardia Enano armado con pesada espada que hacia juego con su armadura completa sin casco, me acerque a él para confirmar si era el sitio correcto.


    —Disculpe, ¿es aquí donde se reúnen los aventureros para el encargo de la zona prohibida?.


    — ¿Ustedes son aventureros?, lucen muy jóvenes, pero no voy a juzgar eso, sus marcas los identifican como aventureros, pueden pasar, el resto están adentro –Nos dio permiso el guardia enano para entrar.


    Habíamos llegado y una vez adentro, conoceríamos a nuestros compañeros de trabajo para este encargo, ¿me pregunto cuanto de ellos al vernos serán como mínimo algo amistoso o hostiles?.


    Continuara…
     
    Última edición: 27 Oct 2017
  6. silent19

    silent19

    Registrado:
    20 May 2010
    Mensajes:
    96
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +3
    Que buenos capitulos ya estoy impaciente en ver el siguiente capitulo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. The Maxter

    The Maxter

    Registrado:
    23 Abr 2015
    Mensajes:
    218
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +124
    gran cap armus esperare el siguiente con ancias
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,303
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +1,281
    CAPITULO 106 PRIMERA IMPRESIÓN


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    Habíamos entrado al interior del edificio en donde se llevaría a cabo la reunión de todos los aventureros de este encargo, el lugar se asemejaba bastante al salón del gremio de aventureros de Argoh, espaciosa y lleno de numerosas mesas con sillas a su alrededor, la mayoría ocupada por los solicitantes de este trabajo.


    Nuestro ingreso llamo su atención, conté un total 20 aventureros reunidos (22 si tomamos en cuenta a Riha y yo), de la cual 4 mesas llamaron mi atención con sus respetivos ocupantes, en la primera la ocupaban tres individuos, un hombre adulto de fino mostacho y cabello arreglado negro con algo de canas, vestía un traje rojo que se asemejaba a un frac, en su cintura portaba un estoque y se encontraba sentado con los brazos cruzados y ojos cerrados.


    A su lado estaba un muchacho rubio adolecente de presuntamente 15 o 16 años de mirada nerviosa, vistiendo un atuendo blanco y azul muy de clérigo con hombrearas de hierro, sus armas principales costaban de una maza con púas que llevaba en la cintura y un escudo rodela de metal que lo traía en su espalda.


    El tercer miembro del grupo era el más llamativo, se trataba de un Sargario masculino, un semihumano animalesco cuyo cuerpo lo recubre un pelaje blanco, su hocico se asemejaba al de un felino, con orejas largas como las de un conejo, sobre una cabellera albina con grisáceo, bajo de sus ojos resaltaba una corta línea negra, tenía una altura aproximada de casi 2 metros y notable musculatura, la criatura vestía una armadura pesada ausente de casco y protecciones en los brazos, sus armas eran una nada liviana alabarda y un escudo pesado muy ancho como largo, el semihumano tenía la mala reputación de su raza, pero a pesar de ello se encontraba sentado tranquilo y en silencio.


    La segunda mesa la ocupaban dos personas, un individuo joven de unos 180 de altura, con una camisa equipada con protecciones metálicas ligeras en los brazos, piernas y ambos lados de las costillas, su principal arma era un mandoble que llevaba sobre la espalda, su rasgo más curioso es que cubría toda su cabeza con un yelmo.


    A su lado se encontraba una mujer que podría doblarle en edad, con una altura 10 centímetros mayor al del joven, de piel bronceada y cabello castaño, vestía una gruesa tela que envolvía sus voluminosos pechos, en su cintura llevaba un extenso taparrabo envuelto con varios cintos, sus extremidades superiores (incluido hombros) e inferiores lo cubrían una armadura, solo su vientre estaba expuesto, su arma predilecta era una pesada hacha doble de combate.


    La tercera mesa la ocupaba un solo individuo, un chico pelinegro con 170 de altura y edad adolecente, calculaba que podría tener 3 o hasta 4 años más que yo, vestía un chaleco marrón sin mangas forrados con varios bolsillos en sentido oblicua los cuales ocupaba con cuchillas arrojadizas y un pantalón largo con otro número de varios bolsillos con más utensilios arrojadizos, sus otras armas predilecta eran un par de dagas de empuñadura negra y hojas verdes que llevaba en la cintura, se encontraba dormido denotando un rostro sin preocupaciones.


    La cuarta y última mesa que llamaba mi atención, la ocupaba un hombre joven rubio en sus 20 y pico, de caballera picuda, vestía una elegante camisa azulado con una capa encima que le daba la imagen de un noble, portaba joyería de oro en su cuello con algunos anillos (dos en su mano derecha y dos en la izquierda), enfundaba en su cintura una vara adornada con una piedra roja en la punta.


    El hombre en cuestión estaba acompañado de tres jóvenes mujeres semejantes a su edad, dos de ellas aferradas a él como si fueran sus amantes, la tercera parecía esperar su turno, las tres en cuestión vestían atuendos ligeros de cuero y otros de tela, poseían sus propias armas, lo que denotaba su identidad como aventureras y compañeras de dicho sujeto.


    Había otras mesas con otros aventureros, pero aquellos eran quienes llamaron mi atención, nos hicimos con uno de las pocas mesas vacías y ocupamos tres sillas del lugar.


    — ¡Oye!, ¿¡quién dejo entrar a los niños!? –Pregunto de forma molesta el aventurero rubio de cabello picudo acompañada de mujeres a su lado — ¡Aquí solo entran los aventureros!.


    Nos estaba provocando quizás, pero preferí no dejarme tentar por ello, por fortuna Allum y Riha no decían nada, elegí ser yo el portavoz del grupo.


    — ¡Fuera de nuestra aspecto o edad, somos aventureros registrados también! –Le notifique.


    —Mocoso, al menos ten la cortesía de presentarte tanto tu como tu grupo con su rango respetivo, ¡vienes cerca de la hora límite de la reunión y llegas sin anunciarte!, ¿¡quienes se han creído!? –Pregunta con discrepancia el aventurero rubio de cabello picudo.


    En verdad me quería provocar, era un completo idiota, pero no forzare a situaciones extremas al menos que haya una razón justificada para ello, decidí en calma seguir su juego.


    —Rozuel Drayt, rango 2 –Mostré mi marca de aventurero a su vista.


    —Riha Sharpsteel, rango 2 –Se presente la semihumana mostrando el suyo.


    —Allum, no soy un aventurero, soy un slime que pude adoptar forma humana y estoy al servicio de mi amo Rozuel.


    El rostro del aventurero expreso un desconcertó irritado ante nuestras presentaciones.


    —¡Oye!, ¿¡me tomas el jodido pelo!?, ¿¡rango 2!?, ¡yo, Reredy Schaeltgood, soy un destacado aventurero de rango 4! –Revela su nombre mientras seguía expresando su inconformidad hacia nosotros — ¡Este trabajo es serio y como mínimo exigen aventureros de rango 4!, ¿¡cómo pudo un par de mocosos involucrarse en esto!?.


    —El gremio nos invitó de forma privada, dado a que es un encargo ejercido por ellos mismos, pueden hacer lo que quieran, si no me crees, puedes ir a corroborarlo tú mismo –Le dije de mi parte —Y a propósito, yo me tomo con seriedad este encargo, mi vida está en ello, cretino.


    —Tsk… eres un mocoso con una boca muy grande, necesitar que tus mayores te den un buen escarmiento para comportarte como se debe.


    El aventurero rubio bebe de una botella de vidrio que tenía en la mesa hasta acabárselo y al limpiar su boca, observa detenidamente la botella ahora vacía con una sospechosa mirada, usa su magia para fortalecer el brazo con el que lo sostenía y luego la arroja hacia mi rostro.


    Me levanto del asiento con una mano en la caja cuadrada metálica, retirando mi espada de hoja negra la cual empuño ejecutando un hábil corte partiendo la botella en dos y desviando su trayectoria fuera de nuestra mesa, todos alrededor, en especial los integrantes de las mesas que nombre, observaron con atención dicha escena.


    Allum y Riha al ver tal acción hostil ejercida por el aventurero, se ponen de pie con intención de intervenir en el asunto, pero les detengo mostrando la señal de alto, calmándolos y volviendo los dos a sentarse.


    —Vaya, tienes buenos reflejos mocoso –Me elogia de forma burlona el tal Reredy.


    —No tomare represalia de lo que hiciste, pero te lo advierto, si tu o tu grupo vuelven a intentar algo similar o peor, no voy a quedarme de brazos cruzados, estas avisado, idiota estúpido –Deje en claro mi punto.


    — ¿Crees que es manera de hablarle a aventureros de mayor rango que tú?, alguien debería ponerte en tu lugar –Me dice el aventurero rubio de cabello picudo.


    Su mirada maliciosa resaltaba sospecha y fue cuando note a su compañera apartada de las dos mujeres que le abrazaban, ella de manera sorpresiva lanzo con habilidad una serie de 5 cuchillos arrojadizos hacia mí.


    Levanto mi brazo dominante, el derecho, con intención de cubrirme de los proyectiles, unas venas grises salen del cuello justo sobre el collar negro que portaba y se extiende hacia el brazo levantado, una placa metálica procedente de la armadura “Intense Iron” se manifiesta en la extremidad improvisando un escudo el cual recibe cada una de las cuchillas y las rechaza.


    Tanto la mujer como el aventurero rubio quedan anonadados con tal resultado, pero la cosa no culmina allí, tomo rápidamente la pistola Mauser C96 de la funda y apunto a la atacante de los cuchillos disparando en el acto, la bala impacta en su frente abatiéndola en el instante, la fallecida mujer cae hacia atrás, horrorizando a sus compañeras y enfureciendo a Reredy.


    — ¡Miserable de mierda! –Toma él la varita con la piedra roja incrustada en la punta y se pone de pie — ¡Estas bien mue…!


    Pero sus acciones son detenidas por dos disparos de mi arma, la primera roza su mejilla derecha y la segunda sobre su brazo izquierdo, había disparado con intención de fallar a propósito, el individuo vio como aquellos proyectiles siguieron su curso y fácilmente dejaron en la gruesa pared del salón un notable agujero, me asegure de haber realizar aquellos disparos con cuidado evitando herir a alguien más.


    Reredy estaba tiritando, sentía el inmenso temor de haber recibido aquellas balas en lugar de la pared, las mujeres que le acompañaban incluso sintieron el mismo terror, un miedo que les hacía ignorar de toda preocupación hacia su fallecida compañera.


    —Tu… t-tu… miserable… -Siguió haciéndose el rudo pese a ello.


    La placa metálica con la que me protegí en mi brazo derecho había desaparecido, aquellas venas grises salieron nuevamente del collar, desplazándose en cuatro sitios diferentes, las dos primeras sobre mis manos y las otras dos sobre mis pies.


    Dichas partes son recubiertas con metal, con el mismo tipo que utilizo en la armadura Intense Iron, dotando su anatomía de fuerza mágica, con mis pies fortalecidos realizo una zancada veloz hacia el aventurero rubio y con las manos lo agarró del cuello, llevando al sujeto en cuestión contra la pared.


    Con una fuerza sobrehumana de mi mano izquierda lo mantengo allí y con la derecha acerco la pistola Mauser a su rostro hasta tocar la punta de su nariz, el inmenso horror que su rostro describía, no tenía precio.


    —Escucha, cretino idiota de mierda, yo solo vine a hacer este encargo con mi grupo, me importa tres carajos tu opinión hacia mi o mi persona, si tienes algún problema con eso, te lo guardas para ti mismo, yo hare mi trabajo te guste o no y espero de tu parte que no vuelvas a fastidiarme, porque te juro que te voy a dejar un agujero entre cejas como a tu mujerzuela compañera, ¿¡he sido lo bastante claro!? –Le solté cayendo él al suelo y temblando sin respuesta alguna a mis palabras.


    Me di vuelta para regresar a mi mesa, las partes metálicas surgidas en mis manos y pies desaparecen volviendo estas a su estado normal, como era de esperarse, había llamado la atención de los demás presentes, incluso la del joven adolecente solitario quien yacía despierto mirándome con interés.


    —Vaya Rozuel, que agallas tienes, o como diríamos en mi poblado natal, “como todo un cacique” –Le elogia su lupina compañera.


    —No podía asumir más riesgo, era necesario que actuara ahora o seguirían aprovechándose de la situación, me alegra que hayan decidido no intervenir, era a mí a quien provocaron después de todo –Les dije de mi parte.


    —Amo, respectare sus órdenes como tal, pero si viera que la situación se sale más allá de su control, actuare por su seguridad aun si debo desobedecer sus órdenes –Comento Allum.


    Vaya slime más rebelde, ha crecido bastante con el tiempo, su sentido le ha llevado incluso a querer desobedecer solo para priorizar mi vida, en cuanto a Riha, aunque note que en el momento de actuar iba a hacer uso del arma de fuego que le entregue, que bueno que le detuve a tiempo tanto a él como a Allum, seguro que mi pegajoso compañero iba a usar por su parte del nuevo rifle que el entregue no hace mucho.


    —Esto no quedara… ¿¡me oyes!?, ¡no quedara así! –Reredy me habla a mí.


    Situándose al lado de su fallecida compañera, la recoge enseñándoselo a todos.


    —Tú la asesinaste, ¡todos lo vieron!, hare que te apresen por homicidio y tu vida como aventurero habrá acabado, ¡maldito mocoso! –Me amenazo enseguida.


    — ¿Arrestarme?, ¿por defenderme?, ella me ataco arrojándome cuchillos y poniendo mi integridad física en peligro mortal, yo le devolví el daño con el mismo grado de respuesta, que yo haya podido lidiar y salvar mi vida, pero ella no, no es mi problema, desde mi punto de vista, mi asesinato fue en defensa propia –Explique en detalle mi caso.


    Pero no fui el único en hablar, otros dieron su punto también sobre el tema.


    —El chico tiene razón, él solo se defendió de la agresora, sus cuchillas solo no iban dejarle una herida fatal como tal –Opino el hombre del mostacho.


    —Sería bastante injusto que lo arrestaran cuando esa mujer se lo busco, además nos vendrá muy bien en el encargo alguien como él –Comento el adolecente solitario de la mesa.


    —Tal y como has oído, la mayoría lo que vio realmente fue a un chico defendiéndose de una mujer que intento asesinarle –Dijo el hombre que cubría su rostro con un yelmo —No hay crimen cuando el homicidio es bajo defensa, en otras palabras, tú y tu compañera se lo buscaron, acepta las cosas como tal y no la empeores para ti.


    Las palabras del sujeto con el yelmo en su cabeza fueron la que arrebataron hasta la última pizca de la actitud presuntuosa y problemática de Reredy, el rubio estaba sumido en una inmensa ira con las venas de su frente hinchada notándose con claridad, tenía el aspecto de querer mandar todo al diablo, pero parte del sentido común que aún le quedaba le decía no tomar más acciones precipitadas hasta allí, de momento.


    — ¡Maldita seas tú… no voy a olvidar esto!, ¡ya es bastante malo tener que ver a un mocoso engreído como tu aquí y encima a ese maldito semihumano aborrecible respirando en el mismo salón que yo! –Señalo al Sargario.


    La criatura al oírle discriminarle lo miro fijamente con ojos de desprecio, pero al voltear y ver a su compañero del mostacho, este sacudió su cabeza expresando un “no” en su gesto, lo que hizo al Sargario ignorarlo y dejar mirar al furioso aventurero rubio.


    En eso, saliendo por otra puerta ajena a la que usaron los aventureros para llegar al salón, se muestra un hombre mayor de unos presuntos 50 años o quizás más, con una capa marrón envolviendo su cuerpo, de larga barba y cabello blanco, el hombre se sorprende al notar el cadáver de la aventurera.


    — ¿Qué demonios ha pasado aquí? –Pregunto molesto mirando a los aventureros para buscar una respuesta.


    El mismo Reredy se negó a decir algo, podría usar este momento para acusarme de asesinato, pero visto que nadie lo apoyaría, solo terminaría por perjudicarse más, así que guardo silencio y dejo el frio cuerpo de su compañera muerta para ignorarlo y volver a su asiento.


    —Oh descuide buen señor –Hablo el joven pelinegro de la mesa solitaria —Todo se resume a un pleito que se salió de control, la joven muerta se la busco por atacar e intentar casi asesinar a otro aventurero, pero no pudo defenderse de quien intento agredir como su agredido si lo hizo y este es el resultado, todo es un acto justificado.


    —Maldición… lo menos que necesitamos es perder aventureros sin siquiera haber comenzado este encargo, pero si las cosas resultaron así, no hay nada que pueda hacer –Suspira el hombre mayor centrándose en otro tema de importancia —Como sea, es bueno ver a todos los aventureros que aceptaron este encargo reunidos aquí, soy Mecil Devon, soy uno de los representantes del gremio de aventureros del reino de Luthe, comenzare por dar los detalles sobre los acontecimientos que llevaron a el inicio de este encargo y de cuál es nuestro objetivo.


    Nos explico sobre las desapariciones sucedidas en diversos pueblos del reino de Luthe, tal y como en la hoja anunciaba, pero me lleve una cierta sorpresa al saber que fue el mismo rey de dicha nación quien solicitó la ayuda del gremio de aventureros para que resolviesen este dilema.


    Ya que si el mismo rey tuviera que hacerlo por sus medios, implicaría desplazar una fuerza de subyugación de su ejército hacia la zona prohibida y tomando en cuenta que se sitúa en el reino de Nagret, a los enanos no le harían gracias ver las fuerzas militares de otra nación en la suya, dado a que los aventureros son neutrales, no tienen problema con que sean ellos lo que lleven a cabo dicha tarea.


    — ¡Nuestra tarea se centrara en encontrar a la amenaza que se esconde en la zona prohibida y eliminarla, si es posible encontrar a supervivientes de los raptos llevados a cabos, los rescataremos, pero lo último es un objetivo secundario, nuestra principal meta es la erradicación de la amenaza responsable!, ¿¡alguna pregunta!? –Dio Mecil el permiso a los aventureros de responder a sus dudas.


    — ¡Si, yo por aquí! –El aventurero adolecente de la mesa solitaria fue de nuevo quien hablo por todos —Si la zona prohibida irradia un fuerte veneno muy peligroso en los alrededores, ¿cómo haremos para protegernos de ellos?.


    — ¡Contaremos con el apoyo de una fuerza Enana centrada en la vigilancia de la zona prohibida!, ¡nos han confirmado que nos prestaran equipo de gran utilidad para el inhóspito sitio a los que aguarda!, ¿¡alguna otra pregunta!?.


    Ningún aventurero levanto la mano, el hombre declara que la reunión había terminado y era hora de marchar hacia el punto para encontrarse con los enanos y unas fuerzas Templarías quienes también habían optado por involucrarse en este encargo, pero antes de eso revelo una última cosa.


    — ¡También estaré presente en este encargo, como un líder y compañero, usualmente los representantes no hacemos esto, pues nuestros días de aventuras ya han terminado años atrás, pero dado a que se trata de un asunto vital, me veo en la obligación de participar y si es posible, evitar que el número de los nuestros se reduzca una vez entremos a la zona prohibida!, ¿¡están preparados para la aventura!?, ¿¡aventureros!? –Proclamo a todo pulmón levantando su brazo derecho con el puño cerrado.


    Los aventureros responden al unísono con fuerte “si” haciéndose escuchar en todo el salón, eso había animado bastante el ambiente tras lo ocurrido con la aventurera que me ataco, no mentiré que me sorprende que un superior del gremio de aventureros haya decidido por participar en este encargo, en sus días fue un aventurero como nosotros, ¿qué tan fuerte será?, seguro que tarde o temprano lo descubriremos.


    Continuara.
     
  9. Autor
    Armus09

    Armus09

    Registrado:
    3 Jul 2009
    Mensajes:
    1,303
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +1,281
    CAPITULO 107 INCÓGNITAS DE INCERTIDUMBRE


    PERSPECTIVA: Tercera Persona

    Los aventureros habían abandonado el sitio de reunión para adentrarse al territorio de Nagret, las calles de Natgh desde el lado del reino Enano denotaba un mayor número de sus habitantes principales y en menos medida de humanos.


    Mecil Devon encabezo de líder al grupo, guiando a los suyos fuera del mismo pueblo para circular sobre terreno abierto en un campo, el hombre de avanzada edad notifica que el siguiente destino estaba a unos 5 kilómetros, en el plazo de una hora o 50 minutos, habrían de llegar.


    El grupo de Rozuel circulo con normalidad con Riha a su izquierda, Allum a su derecha (en su forma humana) y él en el medio, sintió algunas miradas desdeñosa por parte de Reredy a la distancia, hasta que el joven aventurero pelinegro que yacía solo en su mesa a la hora de la reunión se acerca al muchacho de corto cabello marrón y ojos grises.


    —Hola, un placer conocerte, aunque ya nos habíamos visto antes, no nos habíamos hablado hasta ahora –Saludo el chico con toda intención social —Me llamo Alan Catsel.


    — Rozuel Drayt, aunque con Roz basta y sobra –Se presentó él de manera resumida.


    —Sí, había escuchado tu nombre cuando te presentaste antes.


    —Creí que estabas dormido cuando lo dije.


    —Dormido si, atento también, aunque debo decir que Roz es un nombre pegajoso, incluso esta junto a unos compañeros de lo más agradable, yo quisiera tener una compañera semihumana, bueno… tampoco me importaría que también fuera un “él”.


    —Gracias por el cumplido –Expreso Riha por sus amables palabras —Por cierto, ¿dónde está tu grupo?.


    —No tengo grupo, estoy solo –Contesto el tal Alan sin perder su expresión optimista.


    —¿Eh?, ¿solo tú?, pero es peligroso, y según Roz, a donde vamos lo es aún más, ¿no tienes miedo de morir?.


    —Se podría decir que estoy demasiado familiarizado con la muerte que le perdí el miedo.


    — ¿Estuviste a punto de morir en alguna ocasión? –Pregunto Roz.


    —Algo similar a eso –Respondió él —A propósito, puede que el resto no lo haya notado, ¡pero estuviste genial allá adentro!, la manera en que sometiste a ese aventurero de dos rangos más que tú y la manera en que fácilmente mataste a su compañera después de que rechazaste su ataque, ¡súper genial!.


    — ¿No te molesta que fácilmente haya matado a alguien justo delante de todos?, siendo la victima una aventurera en si –Le pregunto Rozuel.


    —No lo creo, puede que la mayoría lo vea como un acto exagerado, pero si yo hubiera sido tu habría hecho lo mismo, al final de cuenta, tú se lo advertiste y aun así ese grupo se atrevió a meterse de nuevo contigo y peor con un intento que casi podría haberte matado –Opino Alan.


    Rozuel asumió que sus acciones en la reunión hayan causado una impresión de temor o cuidado hacia su persona, matar a una aventurera delante de otros, conllevaría a que el grupo pensara no acercársele o evitarle lo más posible, era una de las posibilidades que más prefería, para evitar el contacto con aventureros problemáticos como es el caso de Reredy, aunque no espero que tuviera el efecto contrario con algunos.


    —Lo más llamo mi atención es ese artefacto mágico que usaste contra la aventurera, es… ¡doblemente súper increíble! –Comento Alan de lo más emocionado — ¡Jamás había visto un artefacto tan pequeño y con ese poder!, de hecho incluso al utilizarse no desprendía magia alguna, lo que sensorialmente lo hace un arma indetectable si se usa contra magos o personas con buenas capacidades de percepción de la magia, de no ser el fuerte ruido que produce al utilizarse, sería el arma de asesinato silencioso definitivo.


    Su manera de analizar el Mauser C96 era bastante llamativo para Roz, pues Alan no solo noto la ausencia de magia en la pistola, incluso dedujo que con cubrir el sonido del disparo el arma seria perfecta para el asesinato sigiloso, cosa posible con un silenciador.


    — ¿Dónde lograste hacerte con un artefacto tan increíble? –Fue la predecible pregunta que se veía venir.


    Para fortuna de Roz, no tuvo que responder a dicha cuestión gracias a la interrupción de alguien en la conversación, de un individuo que resulta ser alguien que conocía al muchacho con anterioridad.


    —Reconocería esa extraña arma y viniendo de alguien tan joven, eres ese chico aventurero que llamo bastante la atención hace unos cuantos años, Rozuel…–Fueron las palabras de un hombre adulto dichas para Roz.


    El chico se dio vuelta sin dejar de caminar para descubrir que la persona que le hablaba, era un hombre de 175 de altura, entre sus 30 o 40 años, de cabello negro con algo de canas, barba corta, portaba una armadura de acero cubriendo su torso, en sus brazos y piernas poseía protecciones de cuero reforzado, envolvía su vestidura metálica con una capa marrón y su arma predilecta era una larga espada que cargaba en su espalda.


    Dicha persona estaba acompañado de dos hombres menores a su edad con una considerable diferencia de 10 años menos, el primero era un caucásico de cabellera corta marrón con equipamiento ligero vistiendo un conjunto de pieles y un arco como su arma principal y el segundo un robusto individuo alto de armadura pesada sin casco, sus armas principales eran un escudo pesado de hierro y un garrote del mismo material recubierto de pinchos.


    — ¿Nos conocemos? –Pregunta Rozuel sin reconocerle.


    —Oh, ¿has olvidado el día en que llevaste la cabeza de un hombre lagarto de las cenizas al gremio de aventurero en un mismo día en que hiciste un encargo de cacería de goblins?.


    Tal pregunta hizo que el muchacho le saltase rápidamente un recuerdo de sus primeros días como aventurero en relación a las palabras del hombre adulto.


    __________________________________________________________________​


    FLASHBACK: Rozuel Drayt (8 Años)​


    —Solo hay una explicación obvia –Comenta acercándose un aventurero de cabello negro algo canoso, barbudo, vistiendo una capa marrón, que rozaba por los 30 o 40 años y en su espalda cargaba una ancha como larga espada.


    — ¿Y cuál sería esa explicación?, Terius –Le pregunta Hersel revelando su nombre.



    — ¿Para qué ocultarlo?, es obvio que este niño se lo robo a alguien.


    Tal acusación llego a oídos de todos los aventureros presentes que voltearon sus miradas hacia nosotros.


    —Disculpa, ¿en qué te basas para acusarme? –Le pregunte al aventurero.


    —Por favor, ¿en verdad quieres hacernos creer que tu solo te cargaste a una de estas cosas?, si claro y yo soy el príncipe bastardo perdido del reino de Thardia –Contesta con sarcasmo el tal Terius.


    __________________________________________________________________​


    PRESENTE: Rozuel Drayt (13 Años)​


    Ahora lo recordaba a la perfección, la primera vez que los dos se cruzaron, no fue una primera buena impresión entre ambos.


    —Terius, ¿no? –Cito su nombre.


    —Mmm… al menos no eres del todo lento –Opino el hombre aventurero —De manera que el niño que logro matar a un ogro solo, hizo un encargo de rango 4 siendo un rango 1 y subió su primer rango en un tiempo record, sigue siendo un aventurero de rango 2 pese a los años que han pasado, ¿has perdido tu toque o todo lo que conseguiste simplemente ha sido una farsa?.


    —Solo fui aventurero por un corto tiempo por razones obligatorias importantes, una vez que conseguí lo que buscaba deje de serlo y me retire –Aclaro Roz.


    —Hasta el día de hoy, ¿vuelves a ser aventurero por las mismas razones?.


    —No, esta vez es por decisión personal, ¿tienes algún problema con eso?.


    —Todos a tu alrededor son como mínimo aventureros de rango 4, algunos quizás un rango más, todos ellos lograron subir escalones en su oficio con el pasar de estos años para tener la oportunidad de aceptar un encargo como este, ¿sabes cómo deben sentirse?.


    —¿Qué cosa?.


    —Que alguien que solo fue un aventurero por un corto tiempo y regrese años después de haber abandonado el oficio, ejerza un encargo del mismo nivel que ellos, pero siendo alguien de un rango inferior al suyo, ¿cómo se sentirían ver que el fruto de todos sus esfuerzos estos años alguien simplemente lo consiguió con menos trabajo?.


    Rozuel entonces entendió su punto, ciertamente en el instante en que él y Riha revelaron su rango y considerando sus edades, de una manera era como refregar en la cara de los aventureros que han logrado hacerse con este encargo siguiendo la regla del rango mínimo, todo su arduo trabajo que les costó para subir y obtener el rango que poseen hoy en día.


    —Tsk… ¿crees que me importa? –Le dijo Rozuel.


    — ¿Qué has dicho? –Le dice Terius


    —Independientemente de que haya destacado como aventurero tanto al mismo grado de esfuerzo o no al resto, no es de mi incumbencia, yo he pasado por mis propios obstáculos sin andar escupiéndole en la cara mis quejas de ello a otros, y solo por he conseguido una oportunidad de involucrarme en encargos más convenientes que a otros les llevaría años lograr, ¿por qué debería importarme lo que otros crean o piensen de mí?, si tener celos les parece arder demasiado la cabeza, es su problema, no he hecho trampa o una farsa para llegar a donde estoy y me importa un comino si tu o el resto de aventureros no lo crean así y lo interpreten a su manera, esta es mi vida, yo la asumo con sus respetivos riesgos a mi forma ser, ¿he sido bastante claro?.


    Los compañeros de Terius presionaban sus puños con frustración al oírle, pero él mismo aventurero adulto no mostro enojo o indignación en sus rasgos faciales, se echó a reír levemente de manera maliciosa y luego empezó a alejarse.


    — ¿Conque has asumido tus riesgo?, interesante, veamos hasta qué punto puedes digerir tus propias palabras –Fue lo último que Terius le dijo hasta alejarse lo suficiente de ellos.


    La sensación de percibir algunas de las miradas de los varios aventureros a su alrededor, le decía a Roz que en buena parte de lo que Terius le dijo era cierto, si cierta parte sentía celos de ver a un muy joven aventurero de rango inferior en un encargo de tal nivel, era de esperar que la actitud de ellos hacia su persona no fuera amistosa, Alan podría ser una excepción (o no), pero era un riesgo que el chico había aceptado al involucrarme en este asunto.


    — ¿Qué pasa con él?, ¿están celoso solamente de que un no mago haya destacado lo suficiente para emprender un encargo de rango 4 sin necesidad de tener el rango mínimo?, que trivialidad tan tonta –Expreso Alan de su parte.


    Pero tal opinión alarmo y llamo la atención de Roz en algo que menciono entre sus palabras.


    —Oye Alan, ¿cómo sabes que soy un no mago? –Pregunto él.


    —Eso lo supe cuando después de que mataras a la aventurera en defensa propia y pusieras a su compañero contra la pared usando tus propias manos, sentí que en esas mismas manos y en tus pies el fluir de energía mágica, comprendí que aquello te habría dotado de esas capacidades físicas increíble que te permitieron someter fácilmente a ese pobre tipo, pero también note que ese mana no provenía de ti, sino de ese collar negro de tu cuello, lo que me lleva a deducir que no usas magia por tu cuenta, sino por medio de ese artefacto mágico, lo que ello te delataría como un no mago, ¿o me equivoco?.


    Deducciones certeras vinieron del análisis del joven pelinegro que se sentaba en solitario en la reunión.


    — ¡Increíble!, Alan tiene una observación bastante aguda –Elogio la chica loba.


    —Tampoco es algo para tanto, cualquiera con algo de mente y ojo atento lo notaria –Dijo él humildemente.


    Pero Roz sentía que los ojos y la mente de Alan sobresalían de lo notorio, pues la magia que el collar negro expulsa para realizar aquellos Intense Iron parciales que Roz realizo contra el aventurero rubio, no era algo perceptible para un mago o cualquier individuo que pueda percibir la magia, ¿por qué razón?.


    El mana que fluye en las partes metálicas de la armadura y provienen del collar negro, estaban imbuidas también con una porción de la energía ESP de Rozuel, dicha forma de energía, no podían ser percibida por mago o persona alguna perceptible a la magia en toda Avalia.


    Era algo que Rozuel conocía, él podía sentir la magia, pero otros no podían sentir su energía ESP, verla quizás, percibirla imposible, incluso cuando utiliza su Intense Iron, al valerse de su habilidad ESP para accionar su armadura especial, conlleva también a imbuirla con parte de su energía esper.


    Cuando eso ocurre, el mana influido por la energía ESP, obtiene el mismo efecto de no ser percibido, visto tal vez, pero jamás sentido, pero entonces las palabras Alan describe que él pudo sentir la magia del Intense Iron parcial que Roz manifestó contra Reredy, ¿cómo era posible?, ¿siquiera era cierto lo que decía o solo una mentira?.


    Por eso la observación de Alan era algo alarmante, ¿él podía sentir el mana aun imbuido con la energía ESP o quizás también puede sentir su energía esper y oculto ese detalle?, también estaba la teoría de que todo lo que dijo fuera una mentira para llamar su atención, que únicamente lo haya visto, pero no sentido y captando su atención quisiera con toda curiosidad el saber porque.


    Tales preocupaciones tenían a Roz con suspicacia en torno a Alan Catsel, si posiblemente fuese capaz de ver y sentir tanto su energía esper, ¿qué o quién era él?, y la siguiente pregunta que involucraba, ¿era amigo o enemigo?, ¿dejarle vivir o morir?.


    El resto del camino se volvió una conservación normal, que no involucraba a las armas de fuego, lo que permitió al joven esper eludir a la pregunta que Alan había hecho al principio sobre ellos.


    __________________________________________________________________​


    Avistaron un asentamiento rodeado de unos fortificados muros, la puerta estaba custodiada por soldados Enanos, a quienes Mecil se dirigió a hablar con ellos, obteniendo el permiso de ingresar hacia adentro del área.


    El sitio lo comprendía un cuartel militar de dos pisos, con numerosas torres de guardia y cerca de tres docenas de soldados Enanos cada uno con notable estado físico de tonificación y armado con equipo pesado, aquello solo era uno de tantos puestos militares que custodiaba de manera no tan eficiente una de las tantas entradas a la zona prohibida.


    Cabía destacar también la presencia de otra fuerza ajena del reino en el lugar, quienes habían montado unas tiendas de campaña, tanto las tiendas como las personas que lo habían armado, llevaban la misma insignia de una cruz paté roja, eran Templarios.


    Casi todos los aventureros se sintieron incomodos y otros indignados al tenerlos tan de cerca, pero sabían de antemano que el encargo había anunciado la colaboración con ellos de manera obligatoria.


    El Enano con el mayor rango del asentamiento militar recibe a los aventureros e interactúa con Mecil quien hablaba por los suyos.


    —Un placer tenerlos aquí aventureros –Estrecho el Enano la mano del aventurero de avanzada edad —Soy el sargento Bobme Gamgck.


    El Enano de buen físico, resaltaba con una impecable armadura pesada y una reluciente hacha de dos manos que cargaba en su espalda con si liviano fuera pese a su baja estatura, tenía un largo cabello castaño y una barba del mismo color.


    —El gusto es mío sargento, soy Mecil Devon, ¿todos los preparativos están listos? –Pregunto Mecil tras devolver el saludo.


    —Hemos preparado el equipo que acordamos brindarles para facilitarles su adentramiento a la zona prohibida, pero antes de eso, quisiera que vean algo que usted y sus aventureros seguro les interesara.


    La invitación del sargento Enano era algo que resalto la curiosidad tanto de los mismos aventureros como de Mecil, le siguieron hasta llevarle a aquello que deseaba enseñarles, lo que sea que fuera, tenía a unos cuantos Enanos a su alrededor mirándolo con sumo interés e incluso a algunos pocos soldados Templarios.


    Los aventureros quedaron perplejos al asomar sus ojos sobre aquello que los demás veían, era fácil intuir que el resto expreso la misma sensación cuando lo vieron por primera vez.


    —Impresionante, ¿no?, a esta cosa lo acabaron unos cuantos de mis chicos después de ser emboscado por un grupo conformado por tres de estos en una de sus tantas rutinas de exploración, dos lograron huir, pero consiguieron matar a uno y traerlo aquí –Explico el sargento Enano.


    Ante ellos se hallaba el cadáver posicionado bocarriba de un hombre lagarto envuelto en una armadura metálica completa de pie a cabeza, la armadura no parecía estar colocado en la criatura, sino más bien adherido a su cuerpo como si lo hubieran pegado a la fuerza en su misma carne, pues era imposible de ser removido con facilidad sin llevar a arrancársele la piel.


    Aquella criatura era la misma descripta de los monstros responsables de los secuestros y eventual origen que dieron inicio al encargo de adentrarse a la zona prohibida, los aventureros rodearon al cuerpo del monstruo murmuraron sobre él entre sus grupos.


    — ¿Contra esa cosa vamos a luchar en la zona prohibida?, no parece muy amenazante –Dijo Alan.


    —A pesar de que esta cosa es nuestro enemigo, no puedo evitar sentir cierta pizca de fascinación, ese metal que le envuelve sí que es llamativo –Opino Riha.


    —Mmm… ciertamente es un hombre lagarto bastante peculiar, ¿no lo cree amo? –Le pregunto Allum.


    Pero toda la atención de Rozuel estaba enfocada en algo en concreto, algo que venía de la misma criatura muerta, tanto era su concentración en ello, que no escuchaba las palabras de su pegajoso compañero o de su aliada semihumana quienes notaron su extraño comportamiento e intentaron hablarle para que reaccionase.


    Rozuel se acercó más al hombre lagarto, específicamente, a su hombro derecho, sobre la armadura que llevaba puesto el monstruo, justo en aquella parte, tenía grabado un símbolo, para el resto quizás era algo de poca importancia o desconocido, pero para el joven esper, todo lo contrario, pues él lo reconocía.


    —“La hoz y el martillo” –Describió Roz en voz baja el símbolo que observaba.


    El símbolo resaltaba la imagen de un martillo superpuesto a una hoz, ambos de color amarillo con una estrella del mismo color arriba de la punta de la hoz, abrazados por dos haces de trigo y a su vez envueltos sobre un cuadro rojo que simulaba una bandera.


    Continuara…
     
  10. silent19

    silent19

    Registrado:
    20 May 2010
    Mensajes:
    96
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +3


    Perdon por el spoiler, no lo pude evitar XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Compartir esta página

Cargando...