Misión B Trama Los Siete Charcos | [Fuuka + Haruhi + Katsuko + Luka]

Tema en 'Naruto World' iniciado por Shulman, 29 Abr 2018.

  1. Autor
    Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,075
    Temas:
    192
    Calificaciones:
    +1,087
    Luka Hakugaku por fin volvía a las andadas, y esta vez tenía un encargo bastante distinto, de hecho, le era inusual el tener gente a su cargo. Pero estaba feliz de poder moverse a voluntad por la aldea sin tener que preocuparse por buscar una forma de traer de regreso a Aiden con él; hacía tanto tiempo que no ignoraba los temas mágicos, que ya hasta le fastidiaba pensar en tener que utilizar su línea sucesoria para teletransportarse. Por eso paseaba abiertamente por las calles de la aldea, sin importarle en absoluto que ya iba tarde a la asignación de la misión (poco le importaba que Taiga o Rinha lo regañaran, realmente).

    Abrió una de las puertas de la Torre del Consejo y accedió al lugar, paseándose por sus pasillos como perro por su casa. Eso teniendo claramente en cuenta dónde se encontraba aquella persona que les iba a asignar la misión y, por supuesto, sabiendo que ninguno de los líderes de la aldea se encontraba allí en ese momento. ¡Qué más daba! No podría joderle la vida a Rinha antes de irse de aventura, pero eso no le impedía dejarle unos cuantos regalitos escondidos en su oficina; lo mismo iba con Taiga. Por eso, no tardó en invocar una docena de zorros y felinos que recibieron las claras órdenes de “divertirse en las oficinas de la señorita Rinha y el señorito Taiga” y que no dudaron en comenzar a correr hacia las escaleras más cercanas para subir al último piso, donde se encontraban las habitaciones de los mandatarios. Él utilizó su desplazamiento sombrío para emerger detrás de Kizashi, quien se encontraba hablando tranquilamente con las jóvenes Haruhi y Fuuka y recibió un pequeño susto por parte de Haku.

    ─ ¿Y bien? ─Preguntó con una sonrisa Shiten, le hizo bastante gracia que Kizashi se sorprendiera por su broma. ¿Es que acaso nadie se acostumbraba a sus apariciones repentinas? Vaya personas─. ¿Qué tenemos para hoy?
    ─Haruhi y Fuuka deberían explicártelo, pero es una misión un poco importante y, como líder de ella, tú tienes que tener conocimientos absolutos de todo ─
    era correcto: no podía encargarse de algo que desconocía, de los cuales no tenía datos en lo absoluto. Por esa misma razón, recibió un pergamino por parte del portador del Byakugan─. Tendrán que proteger a una científica que viene a investigar una cueva submarina en el país, donde parece encontrarse una especie de tesoro.
    ─Esto es obra de Rinha ─
    sospechó el mago e ilusionista cuando escuchó la palabra “tesoro”. A la manipuladora de chakra solo la movían cosas como el dinero y la información; lo último no estaba del todo mal, ¿pero ser tan ambiciosa? Vamos, en algún punto la vida le haría un cobro de todos los impuestos que seguramente tenía que pagar por avariciosa─. Entonces, ¿debemos proteger a alguien a quien, a fin de cuentas, deberemos matar después para quitarle el tesoro? ─Kizashi no supo qué responder ante la pregunta de Haku, por lo cual el menor de los varones terminó por comenzar a caminar lejos del ANBU─. Vamos. En el camino discutiremos qué…
    ─Alto allí, Hakugaku.


    Oh, aquella voz. Esa maldita voz. ¿En serio osaba pronunciar su apellido de esa manera? La maldita Uchiha se arrepentiría de haberle detenido si no era por algo importante, y aun así lo fuera, estaba completamente en desacuerdo con lo que tuviera que decir. No le caía bien, y él tampoco a ella, ¿por qué? No se sabía. Quizá porque ambos eran alumnos de Rinha y en el fondo querían ser “el mejor” o “el favorito” (nah, mentira, Luka jamás querría eso con Pawa, pero solo lo haría para joder a Katsuko); quizá (y lo creía más lógico) era porque Amane se sentía atraída por la muchacha y el varón temía levemente de que se alejara gracias a ese gusto (que al parecer podía ser correspondido por las miles de miradas que se lanzaban algunas veces).

    ─Uchiha ─Haruhi enarcó una ceja levemente, pero más allá de eso no cambió su expresión ni se inmutó por la forma tan… ¿Despreciable? En que su apellido fue pronunciado, especialmente porque no se dirigían a ella sino a su prima. Simplemente estuvo atenta a lo que pasaría a continuación, al igual que lo hizo Hiiragi: ─. ¿Qué quieres?
    ─No irán ustedes solos ─
    comentó con seriedad─. Rinha me pidió que fuera contigo; no acepté al principio, pero por cómo actuaste ahorita, eres capaz de dejar que alguien se vaya con la mayor recompensa así sin más ─y ahí estaba el principio de un mercenario. Arashigakure era una villa llena de ellos, era ley trabajar por dinero y obtener la mayor recompensa… ¡Pero a la vez no! Y si bien su mandataria no se equivocaba enviando a Uchiha consigo (podría serle útil, además, estaba seguro de que la manipuladora de chakra quería que interactuara con ella), en algo que sí hacía mal en desconfiar era que no trajera algo de importancia a la aldea─. Así que el mando de esta misión lo tomaré…
    ─Seguirá siendo mío el mando, Katsuko. Sabes que puedo ser poco empático... y que te podría superar en número si quisiera ─
    sonrió arrogante, mientras que la fémina se limitó a fruncir el ceño; lo detestaba. Haruhi ya se estaba comenzando a fastidiar por la situación y lo hizo notar mediante un suspiro─. Ahora, tenemos que irnos. Pero antes: Kizashi ─el aludido soltó un “¿Hmm?” en respuesta─. La ubicación de dónde nos encontraremos con la investigadora está en el pergamino, ¿verdad?
    ─Sí. Ella se fue de la aldea tras hacer la solicitud, pero nos aseguró que iba a estar en un sitio.
    ─ ¿Y sabemos cómo se ve? ─
    Esa pregunta la hizo Fuuka. Luka la felicitó por su participación, reconociendo que se le escapaba un detalle.
    ─Todo está en el pergamino ─aseguró el ANBU con una leve sonrisa.
    ─Perfecto, entonces es hora de marchar. Vamos ─comentó al tiempo que comenzaba a caminar y abría el pergamino para leer a dónde debían dirigirse: ─. Tenemos un largo camino por recorrer, y primero debemos tomar un barco para movernos a la Lluvia.

    Los Siete Charcos (B) Descripción: Una mujer dedicada a la recolección de objetos de valor que suponen ser un mito, ha ido a parar al país de la Lluvia porque, según investigaciones y la historia misma, en algún lugar cruzando la Tormenta yace una mina submarina donde se encuentra un tesoro. La información fue modificada relativamente para que los líderes de Arashi no negaran la petición de ayuda (como ya le había ocurrido antes a esta arqueóloga); por ello y en vista de que no parecía peligroso, optaron por asignarle un grupo de ninjas de distintos rangos: Luka, Fuuka y Haruhi. Presta atención a las notas.

    Objetivos:
    — Proteger a la mujer de cualquier peligro.
    — Ayudar a la mujer en lo que les pida.
    — Encontrar el supuesto tesoro en la cueva submarina (si es que existe). Y de existir: sopesar si lo mejor es que la arqueóloga se lo lleve o lo lleves tú a tus líderes.

    Notas:
    — La cueva está ubicada al norte de la aldea; en esa zona existe un lugar que llaman los Siete Charcos. Dicho lugar está compuesto por expansiones de agua acumulada que con el paso del tiempo se transformaron en lagos profundos (aunque el tamaño de los charcos y la profundidad varían entre ellos). No se sabe en cuál de todos hay una cueva submarina.
    — Alrededor de esa zona hay un poblado de personas que “protegen” el lugar. Si ven a personas extrañas allí, lo primero que harán será atacar sin mediar palabras. Por lo que será parte de tu deber investigar sin que se enteren o conversar con ellos hasta convencerles. Estas personas no son ninjas pero usan el arco y la flecha con muchísima maestría.
    — Algunos caza fortuna estarán molestándolos. Ellos saben la historia del tesoro pero no les consta su existencia. Estos enemigos son mínimo seis: tres genin y tres chuunin.
    — Tú decides qué podría ser el tesoro, si es que existe. Así como también qué hacer para llevarlo a Arashi en vez de dejárselo a quien te contratara, si es que optas por ello.
    — Para efectos de trama y de cronología (de mi personaje, Luka Hakugaku), esta misión ocurre cuando Luka ya ha recuperado a su compañero demonio (Conjuros Familiares de Genin) y tiene disponible la invocación angelical (CF de Chuunin).

    HathawayHathaway EmmakiEmmaki Listo~
    Post únicamente introductorio, gurls, no vale para el conteo
    Nos llevamos a Katsuko de NPC: http://fdzeta.com/temas/biblioteca-de-npc-no-se-admiten-antagonistas.70431/page-16#post-2995871

    Fichas de Fuuka, Haruhi y Luka (en ese orden) :
    1.- http://fdzeta.com/temas/compendio-de-fichas.67377/page-10#post-2894258
    2.- http://fdzeta.com/temas/compendio-de-fichas.67377/page-5#post-2362818
    3.- http://fdzeta.com/temas/compendio-de-fichas.67377/page-8#post-2650011
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 2 Jun 2018
  2. Emmaki

    Emmaki Phantom Thief

    Registrado:
    23 Jul 2017
    Mensajes:
    18
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +8
    Ya fuera de la torre de consejo, en la calle imbuida por la luz de la luna, Haku pidió hacer una pausa en la trayectoria a sus hogares para aclarar detalles de la descripción de la misión antes de finalizar los preparativos y descansar hasta mañana.

    Primer punto que quiero tratar: Fuuka, esta es tu primera misión de peligrosidad B. ¿Te sientes lista? Pues estamos hablando de una misión que una pequeña distracción puede equivaler tanto a tu muerte como a la muerte de tus compañeros. — El tono de su voz era sereno, pero sus palabras tenían suficiente peso como para proporcionarle a Fuu un estado de paranoia y alerta más acentuado de lo normal.
    Haruhi notó la desesperación a la que Fuuka lentamente se hundía e intentó sacarle un poco de la presión que se la consumía—
    Lo que Hakugaku trata de decir es que tienes que ir más atenta de lo normal— Luka se voltea, un tanto irritado de que Haruhi tuviese que justificar sus palabras e interrumpió para agregar

    No, he dicho y me he referido exactamente a lo que escuchaste. Sigue órdenes y todo será sencillo. No lo hagas, y alguno podrá pagarlo con su vida. ¿Entendido? — dijo con la mirada clavada en la kunoichi. Casi se podía escuchar su corazón palpitar de lo acelerado que estaba su ritmo cardíaco, mientras que Haruhi suspiraba y Katsuko ignoraba el escándalo que se estaba formando.

    Sí, entiendo. —Dijo Fuuka tartamudeando entre sílabas.

    Segundo punto: recuerden la apariencia de la arqueóloga. La mujer está alrededor de sus 30 años de edad, mide unos 176 centímetros, es pelirroja y tiene ojos color esmeralda. No debería de ser gran problema identificarla.— Aclaró el castaño mientras se percataba de que estaba comenzando a llover

    Bien, entonces hasta aquí llegamos hoy, mañana nos veremos en el embarcadero de Arashi a las 9:00. ¿Alguna duda?

    El silencio en unísono y el asentimiento de las cabezas dictó el final de la reunión y el inicio de la preparación para la misión que se llevaría a cabo mañana. Y con un abrir y cerrar de ojos, los cuatro shinobi se dispersaron a excepción de Fuuka, quien se quedó parada en el lugar, con la mirada perdida.

    «No te lo tomes a mal, Fuuka. Sus palabras son duras, pero todo lo que te dice es con la mejor intención.»

    «No entiendo, Grimmjow, parecía ser tan amable antes...»

    «Piensa con la mente en frio, chica. No hay razón para decirte aquello solo por fastidiar. Quiere que entiendas que ni estas buscando un objeto, ni estas espantando a un pervertido ni vas a una cueva llena de niños en su fantasía. Vas a una verdadera misión como Shinobi.»

    «No sé Grimmjow creo que no estoy preparada. He dicho toda mi vida que iba a entrenar e iba a superarme a mí misma pero lo intento una y otra y otra y otra vez y siempre vuelvo a dudar de mi misma..y-y-y si dudo de mi misma ¿cómo podré confiar en los demás? y más importante ¿cómo voy a hacer que los demás confíen en mí y-y los pueda ayudar? No sé, no entiendo, no puedo, simplemente les diré que vayan sin-»

    «Chi…chica…relájate… ¡Fuuka!»
    Decía a medida que la kunoichi expresaba sus miedos. «Mira, te propongo una cosa. Busquemos tu block de dibujos en casa y vayamos al tejado de la biblioteca. Hablemos un rato con calma, que te hará bien.» Y con un asentimiento final, la genin accedió a las peticiones de su compañero del alma.

    […]


    ¡Hola! — Grita Tenshi, quién apareció detrás de Fuu mientras conversaba con las Uchiha, haciendo que salte y suelte un pequeño grito de terror. Luka la abraza por la espalda para calmarla y procede a preguntarle con un tono burlón —Y bien, ¿lista para la misión?

    A-ah, sí. Estoy lista. — Establece Kao, sonrojándose un poquito.

    Sin embargo, por el otro lado, con una mirada de indignación, Haruhi procede a regañar al chico —
    Hakugaku, llegas tarde.

    Veinte minutos tarde. — Completa Katsuko, refunfuñando.
    Luka echa un vistazo alrededor, mirando el puerto, la gente, el cielo y finalmente al mar, para luego voltear y responder. —
    El barco no ha zarpado, así que no veo ningún problema. Ya relájense.

    El viento sopló, escuchándose así, únicamente el rugido de las olas y una que otra ave gorjear. El sol alumbrando a los shinobi (menos a Fuuka, quién se encontraba debajo de un parasol). El ambiente se tensaba más y más al segundo, pareciendo casi, como si hubiese un aumento de humedad.

    Muy bien, Es hora de partir. Mil disculpas por la tardanza. Dice un señor, alrededor de los 50 años, de cabello negro y ojos café, más bajo del tamaño de un hombre ptomedio, pero tampoco algo de lo que sorprenderse.

    No se preocupe señor Katashi, igualmente UNO de nuestros compañeros estuvo ausente hasta hace no mucho. Estamos agradecidos por su ayuda— remarca Katsuko, sin embargo, ya Luka había llegado a su límite y decidió mantener silencio.Haruhi y Fuuka por el otro lado, se quedaron calladas al llegar en acuerdo mutuo.

    No se preocupen, el placer es mío. Si me necesitan, ya saben dónde estaré.

    Al subir a bordo, Katsuko y Luka cada uno fue por su lado. EL barco no era exactamente gigante, pero era lo suficientemente grande como para distribuirse para no verse las caras.

    Sería bueno que lográsemos juntarnos para tener por lo menos una vaga idea de cómo proceder. ¿Te importaría ir a hablar con Hakugaku?

    Ehh… lo puedo intentar, pero sinceramente, no creo que me quiera escuchar en este momento. —Respondió con seguridad.

    Deberías intentarlo, igualmente. Yo hablaré con Katsuko mientras tú te encargas de él. — Se tomó un segundo mientras veía a su prima para continuar. —Ella… tiene un plazo muy corto de paciencia.

    Kao, a pesar de estar segura de cómo comenzaría y concluiría la conversación, terminó accediendo y se dirigió hacia su compañero manipulador de demonios.

    Luka… ¿puedo sentarme? —preguntó al castaño, quien simplemente asintió con la cabeza mientras miraba al horizonte. No, no se encontraba molesto ni mucho menos, hasta se le podía ver una sonrisa en su cara. —Entonces…—continuó— Deberíamos reunirnos e ir estableciendo algun plan pa-

    No. Aun no hace falta, Fuu. Ya ayer hablamos lo justo y necesario sobre la misión. Cualquier otra cosa que hagamos, será planear antes de conocer la situación en la que estamos. Mejor hablar con la arqueóloga, que conoce mejor la zona.

    Fuuka no rechistó y se quedó en silencio, esperando a que surgiera cualquier otro tema de conversación, pues si ya le costaba venir con algún tema de conversación, con Haku cerca, la mente se le bloqueaba por completo.

    Si te complace, podemos hablar igualmente. Así te relajas un poco, que te noto muy tensa.

    S-sí...pues… es que estoy intimidada y siento que causaré un desastre. De hecho, casi me echo para atrás. Si no fuese por Grimmjow lo más probable es que no hubiese venido hoy.

    Entiendo tienes miedo por lo que te dije ayer, quiero que sepas que es un dato que todos los que estamos hoy acá, participando en la misión, sabemos los riesgos que corremos. Si le dije a la Uchiha que no justificara mis palabras, es porque no quiero que minimices la situación en la que estamos.

    Ambos manipuladores de sombras se quedaron sentados observando al vacío. Y después, cayó un silencio profundo entre las dos partes. No incómodo, simplemente de reflexión, de entendimiento y de liberación.


    [​IMG]
    [​IMG]

    __________________________________________________________

    Listo chicos, espero que sea de su agrado o por lo menos, aceptable (? HathawayHathaway ShulmanShulman
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 25 Jun 2018
  3. Hathaway

    Hathaway But when it heals, it beats for you.

    Registrado:
    11 Jul 2012
    Mensajes:
    2,343
    Temas:
    140
    Calificaciones:
    +1,259

    ¿Por qué chocan tanto? —interrogó la ojirosa, recargada del barandal superior del barco y donde estaba el timón. A lo lejos, en la proa, estaban Luka y Hiiragi conversando.
    Es un joven insoportable y altanero, me recuerda a Iruha.
    Ya... —Jan restregó su rostro mucho más entre la bufanda, recargando el mentón entre sus brazos. Que le mencionaran a Iruha la hacía sepultarse en un mar de pensamientos profundos. Katsuko conocía ese efecto, pero veía inadecuado no ayudarla a normalizar la situación. Era mejor acostumbrarla al nombramiento de su hermano que hacerlo un tabú.
    De todas formas, no estoy aquí para hacerme cargo de él, sino para estudiar el cómo reacciona esa chica. —Apuntó a Fuuka sin problemas, aprovechando que les daban la espalda y estaban a una distancia gigante— Los líderes quieren saber cuál es su desempeño en una misión de alta rango para conocer su destreza, así podrán clasificarla entre un grupo de los genin: los que no están aún preparados para serlo, los están en la media y a quienes deben colocarles mayores desafíos para que sigan escalando.
    ¿Hacen esto seguido?
    Todo el tiempo. Otra cosa es que nadie se dé cuenta, pero cada uno de los genin de Arashi son vigilados y evaluados por ninja de mayor rango.
    Que lúgubre… Y controladores.

    Katsuko no se inmutó al comentario, realmente no le afectaba ni le parecía irrazonable. Simplemente se cruzó de brazos y dejó en silencio que el cuerpo de su prima se recostara al de ella.

    Ambas necesitaban recordar lo que era el afecto y apoyo familiar.

    [ . . . ]

    La llovizna abismal de esa tarde no tenía precio. Parecía que el cielo se había puesto de luto pues la orquesta de truenos, relámpagos y fuerte aguacero que otorgaba daban fe de ello. La castaña del cuarteto se acurrucó más así misma a medida que el frío calaban en las instalaciones del barco, justo mientras trataba de estacionarse en el muelle del ala sur de Ame no Kuni.

    Haruhi ajustó su bufanda y Katsuko solo admiró el paisaje desde el ventanal del camerino.

    ¿Tienes frío? —Hakugaku pasó su brazo por encima de los hombros de Fuuka, atrayéndola luego hacia su cuerpo. La chica aturdida solo llegó a reaccionar después de estar entrando en calor contra el chico, subiendo su mirada hacia la de él para divisar una juguetona.
    Y-yo, ahm…

    La Uchiha de mayor rango rodó los ojos y cuando vio que su familiar no diría absolutamente nada, intervino.

    No es una misión para flirtear, idiota. Ahorita disfruten, pero cuando inicie la exploración concéntrense.
    ¿Estás muy ardida porque también quieres mi afecto? —Para fastidiar a la gente tenía un don, y sin duda se lo mostraría a la Uchiha.
    ¡Por favor! No me gustan los niñatos inmaduros. —Bufó mordazmente.
    Ah, pero las caperucitas rojas sí. —comentó entre palabras claves. Katsuko alzó una ceja confundida.
    ¿Qué acabas de decir?
    Ya basta. —La voz de Jan se elevó entre la de los rivales, deteniendo su discusión. El barco se había detenido y ya era hora de desembarcar— Les guste o no deberán colaborar entre ustedes y preferiblemente si van a discutir estas cosas háganlo mentalmente con su genjutsu.

    Pidiéndoles permiso con una seña de manos, el dúo rival dio un paso hacia atrás para cederle a Haruhi el camino a la salida del camerino. Fuuka por estar aun siendo retenida por el brazo del mayor dio por inercia también el paso. Katsuko con el ceño fruncido al vio salir en silencio mientras que Luka solo mantuvo una de sus cejas alzadas, no recordaba a esa chica tan seria y cortante. Hiiragi en cambio se sentía mareada por estar en medio de una tensión como la que emanaban esos dos.

    Una vez afuera del camerino, Haruhi se dirigió a buscar unos paraguas para todos y tras unos minutos el trío restante vino hacia su dirección. Cada uno tomó un respectivo paraguas.

    Bien, ubiquemos a la arqueóloga.

    [ . . . ]

    Por una hora estuvieron agilizando y sincronizando todo para contratar un navío que los llevara al lugar de su interés y encontrar a la exploradora. Fuuka se encargó junto a Katsuko se lo primero mientras que Haruhi y Luka buscaban a la mujer.

    Tiene que ser ella —Luka divisó a lo lejos una cabellera pelirroja cerca de una costa sin muelle, parecía estar observando las conchas o piedras que traía la marea hacia la orilla de la arena. Iba vestida con botas de exploración, pantalones pesqueros marrones ajustados y hasta las pantorrillas, junto a una camisa manga corta azul. Llevaba un impermeable y también un paraguas para amortiguar la lluvia.
    ¿Hoshino Kamikawa? —nombró Haruhi, provocando que la mirada verde de la mujer se alzara hacia ellos. Una sonrisa dibujó su rostro al recordar que podría llevar a que unos ninjas de la Tormenta se dirigieran a su persona.

    [ . . . ]

    Buenas tardes.
    Buenas tardes. —respondió el joven navegante a la amable castaña, estaba recostado de unos barriles cómodamente. Su aspecto no era desaliñado, pero sí fresco: un pantalón negro holgado, sandalias ninja rojas y un chaleco impermeable gigante que cubría parte de su cabellera rubia y ojos café. Tenía una barba reciente que surcaba por su mentón y bozo.
    Nos gustaría solicitar su barco para un viaje —siguió la de habilidades demoniacas—, el tablón de anuncios en la zona centro del muelle indicaba que su barco estaba disponible para mandados.
    Así es —afirmó el chico, irguiéndose ahora de su lugar y mirando de costado su barco: no era gigante pero sí lo suficiente cómodo para transportar a quince personas. Tenía una proa corta olas eficiente y su motor y velocidad eran admirables. Un navío hecho especialmente para soportar viajes largos sin mercancía pesada. —Mi nombre es Agata.
    Fuuka Hiiragui. —siguió la chica, luego miró a Katsuko quien entendió que debía presentarse, pero ella vio la oportunidad para no solo eso.
    Katsuko Uchiha y ve preparando de una vez el barco, viajan con nosotros tres personas más. Se te pagará con monedas de oro al regreso del viaje así que procura mover rápido a tu tripulación.

    Seguidamente subió sin permiso del chico al barco quien quedó anonado junto a la castaña por el trato hostil de la chica.

    «Tienes unos compañeros de misión únicos en su especie.» opinó Grimmjow, quien había visto el desarrollo de la misión desde el inicio y ahora el comportamiento de la mayor.
    «Ni que lo digas…» Le respondió la genin.

    Disculpas por eso… Lo digo yo en nombre de ella.
    Está bien. —Él se tomó de forma sensata el comentario, pues sabía que no había de qué culpar a la castaña. —¿Hacia dónde van?
    Más allá del norte.
    ¿Cruzando por la Tormenta?
    Venimos de allá… Pero debíamos ubicar acá un navío especial y al solicitante del encargo. —La chica iba respondiendo lentamente a medida que encontraba las palabras adecuadas para referirse adecuadamente al sujeto en cuestión.
    Suena todo interesante, espero me vayan contando más de esta aventura a medida que zarpamos.

    Fuuka sonrió más no asintió, no era su especialidad mantener una conversación tan solidad con un desconocido y comenzaba a cansarse. Agata subió al barco y ella dejó escapar aire, nerviosa, ya solo faltaba esperar a que llegara el otro par con la arqueóloga para irse a su próxima prueba de vida.



    Ficha de la arqueóloga: http://fdzeta.com/temas/biblioteca-de-npc-no-se-admiten-antagonistas.70431/page-17
    Nosotros vamos moldeando su personalidad (guíense de las imágenes de al ficha).

    ShulmanShulman EmmakiEmmaki
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Autor
    Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,075
    Temas:
    192
    Calificaciones:
    +1,087
    Las presentaciones se dieron tal y como Haruhi y Shiten lo esperaban: placenteras y tranquilas, especialmente al los dos saber que no eran seguidos por nadie. No eran ninjas muy populares en particular, pero nunca estaba de más prevenir que lamentar. El trío se dirigió primeramente a la posada donde se hospedaba la mujer, para luego tomar rumbo al embarcadero y zarpar cuanto antes hacia Los Siete Charcos. Claro que la única que conocía la ubicación de dicho lugar, además de su nombre, era la arqueóloga que los ninjas de Arashi escoltarían hasta la cueva submarina. Hoshino no compartiría sus conocimientos hasta abordar el barco y ser llevada hasta su respectiva recámara, donde hablaría con quien fuera el o la líder del gruño de ninjas porque, obviamente, tenían que ser más… ¿Verdad?

    ─ ¿Solo ustedes decidieron atender a mi pedido? ─Preguntó con algo de curiosidad y un sutil nerviosismo que fue música para los oídos de Shiten, quien se apresuró a interrumpir a su compañera cuando ésta iba a responder:
    ─No, nos…
    ─ ¡Así es! ─
    Haku hizo señal a Haruhi de moverse hacia un lado, misma que la muchacha acató sin darle mucha importancia, allí iba una vez más con una de sus bromas pesadas─. Solo nosotros dos tomamos esta misión como muy importante, ¿es que acaso no somos más que suficiente para usted, señorita Hoshino? ─Las últimas palabras vinieron acompañadas de expresiones faciales algo dramáticas, las cuales mostraron lo suficientemente “ofendido” a Luka como para que la arqueóloga se alterara un poco:
    ─ ¡Oh, no, no, no, no, no, no! ─Negó repetidas veces meneando su cabeza de un lado a otro─. ¡No es así! ─La idea de que los muchachos se ofendieran y decidieran retirarse la aterrorizaba mucho, así que por eso había que aclarar cualquier malentendido que pudiera existir: ─. ¡Yo no…!
    ─ ¡Eh, se han tardado demasiado!


    Y ahí estaba de nuevo esa maldita Uchiha. No es como si odiara a todos los pertenecientes al clan del Ojo Maldito, realmente le daba mucho igual cualquiera de ellos; Haruhi, incluso, era agradable pese a su actitud un tanto fría. Sin embargo, Katsuko lo irritaba porque siempre era inoportuna cuando se trataba de una broma suya, buscaba arruinarle toda la diversión que pudiera tener. No estaba seguro de si la chica lo hacía a propósito o simplemente era casualidad, pero lo que sí sabía a la perfección era que algún día la haría entender que nadie se metía con él.

    Pero no, no iba a perder la compostura allí, frente a la arqueóloga; ya la mujer había sido informada de que él era el líder y tenía que forjar una cierta empatía con ella, una especie de confianza entre ellos dos, para que le facilitara cualquier cosa importante que supiera. No podía darse el lujo de que Katsuko o alguien más tomara el mandato de la misión por la simple razón de que él, en términos básicos, era quien mejor pensaba en estrategias con rapidez. Y no, tampoco es que quisiera dársela de un sabelotodo ni algo así, pero si Kizashi le confió el liderazgo del grupo y, por lo tanto, del encargo – era por algo.

    ─Bueno, ya llegamos ─comentó Luka con una sonrisa en el rostro─. Y como pudo notar, no, no somos solamente nosotros; simplemente quise hacerle una inocente jugarreta, señorita Hoshino ─al finalizar su oración, el muchacho invitó a su clienta a subir al barco y ordenó a las Uchiha escoltarla hasta su camarote mientras él se encargaba de buscar a la única genin con la cual no tenía tantos problemas: Fuuka.

    No tuvo que andar demasiado en el barco por el simple hecho de que el navío era pequeño, además de que, claro estaba, podía localizar a la muchacha gracias a la sombra de ésta. Gracias al constante uso y entrenamiento de sus habilidades sucesorias, pudo “personalizar” su detección de las sombras, de una manera que unos categorizaban como perturbadora, puesto que una vez sabía que una -x- sombra pertenecía a alguien, jamás olvidaba que era de dicho individuo.

    El punto: en un abrir y cerrar de ojos, estuvo detrás de la fémina, posando una de sus manos sobre el hombro de esta para darle un inocente susto; Fuuka no tardó en demostrar reacción alguna: se sobresaltó y se dio la vuelta rápidamente, sacando una kunai en el acto con el claro objetivo de defenderse de un posible agresor. Sin embargo, en cuanto vio la expresión agraciada y alegre del castaño, incluso burlesca, no hizo más que bajar la guardia, sonrojarse y guardar el arma arrojadiza.

    ─ ¡P-Por favor, no vuelvas a hacer eso, Luka!
    ─No lo puedo evitar ─
    rió un poco fuerte, ignorando que a la fémina lo acompañaba uno de los tripulantes del navío en el que viajaban─. Como aún no estás acostumbrada a mis bromas, es muy fácil sorprenderte.
    ─ ¿Y tú eres? ─
    Preguntó el susodicho tripulante─. ¿Por qué asustas así a una señorita tan dulce como esta?
    ─Y-Yo… ─
    La kunoichi se sonrojó ante el cumplido del extraño, no pudiendo evitar sentirse un poco cohibida.
    ─Yo soy compañero de esta damita, y con tu permiso, necesito llevármela a uno de los camarotes porque debo hablar íntimamente con ella ─las mejillas de Hiiragi enrojecieron al punto que se le podía confundir con un tomate, ¡¿qué clase de declaraciones eran esas?! Lo peor fue que el sombrío muchacho la tomó de la mano derecha segundos después, halándola con él para dirigirse a una de las habitaciones, como antes había dicho─. ¡Y, por favor, dile al Capitán que zarpemos ya mismo! ─Gritó deteniéndose por un momento, volviéndose hacia el desconocido de ojos café─. Y si eres tú, anda, tenemos un viaje que comenzar. ¡Muchas gracias!


    En unos segundos más, ambos desaparecieron siendo tragados por los típicos círculos negros que aparecían debajo de Tenshi para transportarlo a otro sitio; la evolución de su tercera habilidad como miembro del clan Hakugaku era muy útiles en todo momento.

    Ambos aparecieron en una habitación vacía, sí, pero esta se hallaba en el mismo pasillo donde se encontraba el único tripulante del barco que hasta ahora habían conocido. ¿La razón de que Tenshi armara todo espectáculo? Prever las acciones del trabajador, analizarlas; obtuvo una respuesta negativa al notar que este seguía su camino gracias a su radar sombrío.

    ─Fuuka ─la voz de Luka fue seria por un momento─. Espero que no hubieras pensado en hablarle a ese hombre demasiado sobre nuestro viaje.
    ─ ¿Ah? ¿Por qué…?
    ─Porque no sabemos quiénes son realmente y por qué tienen un navío como este ─
    contestó─. Soy un poco desconfiado con esas cosas, y esperaría que tú también lo fueras un poco, ya que podrías ser engañada por tu ingenuidad.
    ─Yo…
    ─Que sea una lección y ya ─
    suspiró, sonriente─. Soy, de cierta manera, tu “senpai” y líder de escuadrón.


    Fuuka no pudo hacer más que sonreír y asentir. Luka hablaba demasiado rápido, pero se daba a entender demasiado bien pero a su grandes y repentinos cambios de humor y tono; no le decía nada por mal, y como él decía, por mucho que la apenara: él era su senpai de alguna forma. Debía atender a sus enseñanzas por su bienestar y el del equipo.

    Este chico me comienza a caer bien, Fuuka”.
    A mí… a mí también… me cae muy, muy bien”.


    […]
    ─Entonces, Hoshino-san ─soltó Luka de repente─. ¿Qué es lo que busca exactamente? Nos dijeron que era un tesoro o algo así, por lo que…
    ─No, no ─
    lo interrumpió de inmediato─. Primero… Es importante saber que lo que buscamos es llegar a Los Siete Charcos.
    ─ ¿Los Siete Charcos? ─
    Preguntó Katsuko, quien había sido la última en llegar al momento de recibir la misión; realmente ninguno conocía bien el nombre del lugar al que se dirigían… Solo que debían ir más allá del Norte, cruzando por su propia villa─. ¿Es así como se llama el sitio?
    ─Sí, se trata de un lugar que está compuesto por expansiones de agua acumuladas que, con el paso del tiempo, se transformaron en lagos profundos ─
    por la descripción del sitio, parecía ser el típico escenario en el cual deberían apostar todo a la suerte por encontrar el tesoro que buscarían: ─. Estoy apostando que, en uno de esos “Charcos”, está la cueva submarina que busco.
    ─ ¿Apostando? ─
    Repitió Haruhi─. ¿Quiere decir que no sabe dónde está esa cueva?
    ─Yo…
    ─El enunciado de nuestra misión decía que tendríamos que escoltarla y protegerla, no que deberíamos ayudarla a buscar la isla del tesoro perdido ─
    comentó con algo de cinismo la misma kunoichi.
    ─Yo… tengo un libro que nos puede guiar hacia esa cueva submarina ─aseguró la arqueóloga─. Hoy era el día que estaba esperando, de hecho… Hoy habrá una luna llena roja ─ ¿Qué? ¿Acaso se refería a un eclipse o algo así? ─. Y, según la investigación que he realizado, estoy segura de que se revelará el secreto que tiene este libro para encontrar la cueva submarina.
    ─ ¿El Libro de los Secretos? ─
    Se burló irónicamente Luka, logrando sacarle una sonrisa incluso a Katsuko y a Haruhi, a quienes de por sí era difícil hacerlas reír.
    ─Fuera de juegos ─intervino Katsuko rápidamente─, ¿en serio puede ayudarnos ese libro? ─La arqueóloga asintió, aunque siendo sincera, ni ella misma podía asegurar al cien por ciento que funcionara─. Entonces démosle una oportunidad.
    ─Concuerdo ─todos se sorprendieron con que Luka apoyara la moción de la Uchiha. ¡¿Era en serio?! ─. Total, ya zarpamos, ¿no es así? No tenemos nada que perder. En cualquier caso, sé que Taiga, ni Rinha, aceptarían que volviésemos a Arashi sin nada. Así que, tendremos que hacer hasta lo imposible para encontrar esa supuesta cueva submarina si ese libro no nos ayuda.


    Una vez que todos los presentes en la habitación acordaron seguir el plan A, al cual llamaron “Luna Roja” porque no se les ocurrió otra cosa, procedieron a retirarse a sus respectivos camarotes… exceptuando a la arqueóloga y Luka, puesto que la primera ya estaba en su cuarto y el segundo haría la primera guardia de cuidado. Cuando Fuuka cerró la puerta, ya que fue la última en salir, Shiten dirigió unas palabras más a la profesora antes de salir de la habitación de igual forma para quedarse de pie del otro lado, vigilando que nadie entrara ni perturbara a la mujer:

    ─Estoy seguro de que encontraremos el tesoro, pero le pido que piense en un plan B si no llega a funcionar, que investigue con ese libro que tiene o con las estrellas, no lo sé ─comentó, acercándose a la puerta─. Y, por sobre todo, no le hable a ninguno de los tripulantes acerca de esto. Ellos no necesitan saber nada más que lo necesario: necesitamos navegar más allá del Norte, cruzando la Tormenta, grábese eso en la cabeza; cualquier otra cosa, por más mínima que sea, guárdesela. No quiero que se ponga en peligro innecesariamente y tampoco a mi equipo.

    Katsuko, que estaba al otro lado de la puerta escuchando con atención, se movió ágilmente para desaparecer en cuanto dejó de oír al demonólogo; estaba segura de que Luka sabía que estaba allí, pero aun así no quería dejarse ver por él. Y, ¿siendo sincera? Estaba impresionada. No podía evitar estar sorprendida por la seriedad y madurez de sus palabras, por la firmeza de ellas. Quería evitar cualquier inconveniente posible, quién sabría por qué; nunca pensó que fuera un líder de escuadrón así de racional, pese a que hubiera escuchado un par de cosas de Taiga (con quien realmente no interactuaba demasiado) y la mismísima Rinha.

    ─En fin, me retiro, Hoshino-san. Si necesita algo, estaré detrás de esta puerta.
    ─Muchísimas gracias… Y prometo hacer lo que me dices. Y, sobre todo, no fallarles.

    HathawayHathaway EmmakiEmmaki denle~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 10 Jun 2018
  5. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,294
    Temas:
    228
    Calificaciones:
    +2,193
    Congelada. No pueden postear hasta no avisar en el tema correspondiente que continuarán.
     

Compartir esta página

Cargando...