Misión C Llevando el mártir de un viejo recuerdo - Sona y Modoru

Tema en 'Naruto World' iniciado por Miyamura, 27 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Miyamura

    Miyamura

    Registrado:
    24 May 2014
    Mensajes:
    275
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +166 / -2

    Llevando el mártir de un viejo recuerdo

    Hoshigakure era extraño, muy extraño. Al parecer era de día, o eso denotaba el majestuoso dragón blanco que volaba por las cercanías de la aldea; Esa simple imagen era digna de relatos fantásticos. Pensar que hace tan sólo unos días él se encontraba perdido, solo y aturdido en aquel bosque, y hoy el panorama era totalmente distinto, veía su reflejo frente a un gran ventanal apreciando la hermosura de una de las villas más imponentes de todo Modan. Pareciera ser que el destino le había otorgado una grata sorpresa por primera vez en su corta vida.

    El de ojos verdes aún no entendía muchas cosas del lugar, desde aquella fatídica noche el curso de su historia cambió, aunque sorpresivamente lo había echo para bien. Algunos dicen que en el momento donde uno se ve completamente perdido, la sonrisa de los dioses se hace presente, y así Modoru lo creyó, el encontrarse con Sona había sido verdaderamente toda una bendición para el pequeño rubio.

    Las estrellas resplandecían tenuemente, cuasi de manera sepulcral, el clima oscilaba cercano a los ceros grados… no era un buen momento para llevar una manga ¾ , el de ojos verdes deseaba verdaderamente algo de ropa nueva, aunque por gracia apenas recordaba como había conseguido la que tenía puesta actualmente. Sus recuerdos, por más que lo intentara, no regresaban.

    Una extraña presencia se vio reflejada en el imponente ventanal, un poderosos escalofrío recorrió su joven columna llegando hasta sus hombros paralizando su respiración por un segundo. El pequeño apretó su puño y en un acto reflejo se giró enfrentando sus miedos.

    Tienes agallas niño, pero no es necesario que me mires de esa manera— susurró el extraño. El joven dio algunos pasos hacia el menor dejando ver su rostro al resplandor de las estrellas —Shodaime-Sama desea verte, es mi deber llevarte junto a ella..

    El niño arqueó una de sus cejas, no podía confiar en las palabras del extraño, pero en realidad no tenía ninguna opción. El viaje hacia la torre de la mandataria fue verdaderamente banal, tanto así que no es digno de mención; lo único que distrajo la atención del niño fue la gran altura de los rascacielos y las hermosas luces que cubrían toda la zona comercial, además de una extraña sombra roja que rondaba por aquellos lares.

    La torre de la mandataria era la más alta de toda la aldea, tan sólo de mirar hacia arriba le podría dar vértigo a cualquiera, parecía de nunca acabar. La oficina de la Sombra de estrella era imponente, las ventanas dejaban ver algunos sectores de interés de la villa. Musa colocó sus dedos sobre su instrumento y en una delicada melodía comenzó a comunicarse con el pequeño.

    ¿Cómo te encuentras, te han tratado bien estos días?— se comunicó la joven al ver los ojos verdes aturdidos.
    … Disculpe Raikage-Sama, me han tratado de muy buena manera, incluso más de lo que merezco..
    ¿Por qué dices eso?— comunicó Sona acercándose a él para poder verle mejor y ser aún más cercana emocionalmente al niño
    ...Es que…— la voz del pequeño se quebraba ante la parecencia de la mandataria — Aún no he podido recordar nada, y siento que no merezco nada de esto.
    Déjame entender, crees que no lo mereces por no saber quién eres… ¿Entonces, te gustaría pagarlo de alguna manera?— no terminó de comunicarse cuando los ojos del menor brillaron.
    ¿Cómo podría hacer eso? No quiero depender de la caridad, déjame ganarme un lugar en Hoshi ¡Por favor!— exclamó el rubio mientras cerraba sus ojos, apretaba sus puños y hacía una reverencia, la cual fue rápidamente interrumpida por la cálida mano de Sona despeinando su rubia cabellera.
    Tengo un encargo en cual quiero que me acompañes…



    PD: Modoru aún no conoce su pasado, esto sucede tres días después del rol, que aun debo abrir >.< ... por lo que el rubio todavía no utiliza el nombre Miyamura -Lo adoptará en ésta, su primera misión-
    Se podría decir que aún no es genin -Aún Sona no se lo ha otorgado-
    Perdona Poro si he utilizado mal a Sona, aún no la conozco bien :/

    Shulman.Shulman.

     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 2 Ene 2017
  2. Veloce.

    Veloce. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    1,799
    Temas:
    94
    Calificaciones:
    +695 / -44
    Se podía decir abiertamente que Modoru no era más que un peso, al menos así lo había clasificado Ryuu, su hermano; para ella, el chiquillo era un joven con talentos ocultos que seguramente podría explotar y dar a conocer a futuro. Tenía una gran confianza en ese pequeño, un simple presentimiento quizá. Pero fuera lo que fuera, lo cierto era que ese día necesitaba ayuda en un encargo de importancia. Por esa misma razón, no tardó en salir de la torre en la cual cumplía sus deberes como Sombra del Rayo; el rubio le acompañó durante todo el tiempo que paseó por la villa.

    Ya que es tu primer encargo, pequeño, debo decir que no puedes alejarte de mí —el chiquillo asintió; Sona no lo subestimaba, pero prefería evitar que lastimasen al chiquitín—. Y si bien es cierto que no podrás seguirme tanto el paso, necesito que te esfuerces al máximo para poder llegar a tiempo al lugar que necesitamos ir.
    Entendido —asintió con una gran sonrisa—. ¡Daré todo mi esfuerzo, Raikage-sama!

    Llegado ese punto, ese preciso instante, ese minúsculo momento… Aquel pequeño le recordó a sí misma cuando todavía convivía al lado de Nashla; tenía más edad que el chiquillo cuando comenzó a ser la alumna de la Mizukage, pero eso realmente no era lo que le recordó a sí misma. La actitud tan alegre de ese jovencito, su inocencia…

    Sona no pudo evitar agacharse a la altura del rubio y sonreírle al tiempo que acariciaba su mejilla; quería cuidar a ese niño, preservar su inocencia y salvaguardarlo de todos los peligros que pudieran amenazar su bienestar. Tan solo recordar la noche en la que lo encontró en el Bosque Himmel hizo que se arrugara su corazón.

    ¿Q-Qué ocurre, Raikage-sama? —Preguntó finalmente.
    No… nada —sonrió en respuesta, tocando su instrumento. Estiró sus piernas nuevamente, retomando su postura—. Será mejor que nos pongamos en marcha, pequeño.
    En-Entendido.

    La muda realizó un único sello de mano con el cual una especie de túnel de colores brillantes, cálidos y fríos por igual, apareció frente a ellos. Indicó a Modoru que se introdujera en él, le aseguró que no le pasaría nada y ordenó al chiquillo que no se atreviera a intentar tener contacto físico con lo que viese allí adentro; entonces, Musa recordó que el rubio no tenía conocimiento de su pasado, o bueno, no recordaba nada de él.

    Ven —indicó con un suave toque de las cuerdas de su instrumento—. Toma mi mano.

    Aún dudando, el rubio aceptó el ofrecimiento de la Raikage y finalmente se introdujeron en aquel misterioso portal estelar; Modoru cerró sus ojos antes de adentrarse en el viaje de autoconocimiento.

    Al abrir sus ojos se impresionó: un montón de imágenes estaban circulando a su alrededor, ¡era como si estuviesen en un túnel de memorias! ¿Cómo eso podía ser posible? Y aún cuando eso le impresionase, también le decepcionó por el simple hecho de que no eran recuerdos propios sino de la muchacha que iba a su lado: Sona Noten. Por si fuera poco, la médica no portaba su característica sonrisa en ese momento; estaba un poco disgustada, o quizá, entristecida por lo feo que le estaba jugando su mente en ese instante.

    En cuestión de nada, pisaron tierra firme del Bosque Himmel y Modoru trastabilló por un momento, perdiendo el equilibrio y casi cayendo al suelo. Afortunadamente, Musa logró atrapar una de sus manos halándolo hacia sí para que recuperase el balance; una vez el rubio estuvo en buena forma para comenzar con el encargo, Sona le dio otras instrucciones:

    Ya te lo dije en la aldea, pero no quiero que te separes de mí —el rubio asintió de nuevo—. Y otra cosa, peque, si te sientes cansado solo dilo, ¿está bien? No quiero que te desgastes, además, cuentas conmigo que soy una ninja médico.
    Entendido, Raikage-sama —sonrió en respuesta.
    Y una cosita más —detuvo el toque de sus cuerdas para poder darle un suave golpecito con su dedo índice a la nariz del chiquillo, algo que lo dejó un poco extrañado—: llámame Sona, conmigo no te preocupes por formalismos.

    Modoru asintió una vez más, sonriente. ¡Vaya! La Raikage era mucho más buena de lo que hablaban en Hoshigakure, estaba muy agradecido con ella, no solo por rescatarlo aquella noche sino por el trato que continuamente le daba; tenía entendido que Sona no era así con todo el mundo, al menos no a partir de cierto punto de su historia. Según lo que decían las pocas personas con las que había podido hablar, la Sombra del Rayo pasó por muchas cosas antes de llegar a ostentar su cargo; también, sabía que la muda no conocía tanto de su pasado, era algo que “compartía” con ella.

    Sona-san…
    Mucho mejor.
    ¿Dónde queda exactamente el lugar al que debemos ir? —Preguntó, curioso.
    A unos tres kilómetros de aquí, en dirección norte; es una especie de valle que cuenta con una cascada —contestó la pregunta del pequeño—. Vamos, no hay tiempo que perder.



    MiyamuraMiyamura llámame Flash. Tienes que hacer tu siguiente post y otro post más -este es el primer mío-, ya que ese que hiciste de primero no vale para el conteo.​
     
    Última edición: 27 Dic 2016
  3. Autor
    Miyamura

    Miyamura

    Registrado:
    24 May 2014
    Mensajes:
    275
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +166 / -2
    Sona-San, se le hacía simpático y lindo poder llamarla de aquella manera; al rubio le brillaban los ojos de tan solo ver a la mandataria comportarse de aquella forma con él. Al valle donde donde se dirigían no era un lugar que quedase alejado, aunque al paso del niños les llevaría por lo menos una hora; lo que les daba un momento para poder platicar.

    So... Sona-San ¿Qué es un ninja médico?— musitó el pequeño mientras le tiraba de las ropas para poder llamar su atención.

    El ninja médico es una especialidad dentro del mundo shinobi, somos los encargados de proteger a las personas, buscarles un lugar donde puedan refugiarse e incluso podría decir también que somos los únicos encargados de poder mantener con vida a nuestros compañeros… sin nosotros, sin nuestros conocimientos, nuestros equipos quedarían a la deriva — los pensamientos de la Sombra de estrella eran sumamente profundos e inspiradores.

    ¿Podría llegar yo a ser un ninja médico?— preguntó el rubio con sus orbes verdes realmente encendidos luego de escuchar aquellas palabras.

    Para eso primero deberías ser un ninja… ¿No?— respondió Sona con una sonrisa, lo que decepcionó al pequeño. Ella era realmente perceptiva, por lo que volvió a despeinarle para luego tocar —Sí, podrías, pero necesitarías un buen maestro que te sepa enseñar las artes, además de los códigos morales… ¿Quién podría ser?

    ¡Por favor Hoshikage-sama, enséñeme!— exclamó a los cuatro vientos Modoru para hacer un reverencia que lo llevó de bruces contra el suelo. Sona sonrió al ver tal ímpetu de aquella acción; rápidamente le tomó desde la camisa y lo levantó en el aire para dejarlo nuevamente de pie.

    Ya, ya… primero veremos como te va en tu primera misión— esa respuesta lo único que había logrado era encender una pequeña flama en el corazón de Modoru… Su primera misión.

    La mandataria aceleró el paso y en un instante comenzó a brincar por sobre las ramas de la árboles que hasta hacía unos segundos servían como sombra refrescante en aquel viaje. El rubio le seguía el paso por debajo, mientras le veía asombrado, en su mente no consentía aquellos gráciles movimientos, para lo que para ella era algo tan trivial, para él consitía en un mundo completamete distinto.

    El niño cerró sus ojos, buscó concentrarse en una simple acción: Saltar; acumuló toda la tensión en sus músculos y para su sorpresa, en el primer intento llegó a elevarse lo necesario para quedar cerca de Sona, quién volvió a tomarle para dejarle cerca de ella. Salto tras salto, el joven se movía de manera natural sin entender cómo o por qué. Parecía ser que el rubio mantenía un verdadero talento oculto, su control de chakra era más que correcto para lo que podría ser un genin, su cuerpo parecía preparado de antemano para el mundo shinobi ¿Podría ser que su mente no recordase, pero su cuerpo si?

    Metros tras metro se armaban los kilómetros, la resistencia del menor era algo sorprendente. Sólo un cuerpo entrenado y con buenas reservas de chakara podrían soportarlo. No, no era el mismo paso que la mandataria, pero para lo que sería un genin, una vez más, era más que correcto. Sona no dejó ver ni un simple rasgo de aprobación en su persona, este encargo serviría como prueba para el pequeño, por lo que no buscaría alentarlo más de la cuenta. Volvió a acelerar su paso y en un instante desapareció de su vista… Modoru, abrió sus orbes buscándola en todas direcciones, respiró profundo para poder calmarse y continuó moviéndose hacia al norte.

    Recuerda, mantente cerca de mi— logró escuchar en su mente el rubio. Era evidente que lo estaba probando.

    No tardó mucho para cuando el niño de Hoshi logró notar a la hermosa Noten, quién se encontraba tranquila en la copa de un árbol, casi a uno kilómetro del lugar en cuestión… algo le había alertado —
    Fuera de bromas, mantente cerca, parece que no estamos solos— comunicó la muda mientras colocaba su mano izquierda en el pecho del niño para notar que su respiración se agitaba un poco. Algo normal para decir verdad.

    Si te mantienes bajo mis instrucciones no pasará nada, sígueme.
    Shulman.Shulman.
     
  4. Veloce.

    Veloce. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    1,799
    Temas:
    94
    Calificaciones:
    +695 / -44
    Las ondas sonoras que llegaban constantemente a su oído solo podía significar una cosa: problemas. Visualizó momentáneamente a Modoru, quien a duras penas le seguía el paso, mientras adquiría más velocidad en su carrera; tenía una excesiva preocupación en ese momento y no era precisamente el chiquillo: las presencias se acercaban rápidamente hacia su posición.

    En un abrir y cerrar de ojos, una cantidad inimaginable de proyectiles ígneos se alzó sobre ellos, ocasionando que la Raikage hiciera gala de su impresionante velocidad, y tras hacer una cadena de sellos de manos, se acercó a la rama sobre la cual estaba de pie el rubio; Modoru no entendió nada de lo ocurrió a continuación, especialmente porque una barrera acuática en forma de espiral les cubría de pequeñas bolas de fuego que intentaban atravesar la defensa, deshaciéndose y convirtiéndose rápidamente en vapor cuando chocaban contra la pared acuática.

    Pequeño, quiero que saltes hacia ese árbol —señaló uno de los que estaban más lejos de su posición actual— y te escondas como puedas. No quiero ponerte en riesgo.
    ¡Pe-Pero yo puedo ayudar!
    No, no puedes —sentenció Sona; el rubio se desanimó—. Estoy segura de que traerte no fue una mala idea, Modoru, así que no te sientas mal. Sin embargo, no deseo que te lastimen y…

    Sona abrió los ojos de par en par cuando sintió su cuerpo ser electrocutado por una increíble carga eléctrica, gracias a lo cual cayó de la rama de árbol sobre la cual se encontraba; el rubio imitó a la Sombra del Rayo por la sorpresa, tras lo cual dirigió sus ojos hacia quien fuera el culpable de la desgracia de su futura maestra. Y no, no fue solo un ninja quien estuvo atacándoles hasta ese momento; no, ¡eran siete delincuentes! Todos tenían una expresión adornando su rostro que reflejaba ambición y codicia.

    Corre —fue lo único que escuchó en su mente, pero en ese preciso instante era presa del pánico—. ¿Me estás atendiendo? ¡Corre!

    Enseguida, Sona se levantó con una pirueta; sus músculos estaban un poco entumecidos, pero el ataque no había sido demasiado fuerte gracias al cielo. Modoru, quien todavía se encontraba arriba, comenzó a saltar con rapidez hacia el lugar que su maestra había ordenado; no deseaba quedarse viendo como la chica se enfrentaba sola a esos siete maleantes, pero en ese momento no era muy útil. ¡Maldición! En esos momentos deseaba poder tener su memoria con él porque lo sabía; sabía que en algún punto de su vida él había peleado contra alguien o varias personas. Sin embargo, no recordaba cómo lanzar un puño ni siquiera –exagerando las cosas, claro está-.

    La Raikage realizó una cantidad exagerada de sellos de manos, tras lo cual el diamante en su frente comenzó a brillar intensamente. La luz llamó la atención de sus adversarios, pero no por ello fueron al encuentro con ella; uno de sus rivales comandó a uno de sus compañeros buscar en la zona cualquier persona que pudiera estar con la figura pública frente a ellos, pues sabía que era imposible que esa mujer viajase sola debido a lo importante que era para el país.

    Lamentamos mucho molestarla, Raikage —sonrió uno de los sujetos, después de terminar de hablar con el susodicho que se embarcó en la búsqueda del compañero de la fémina—. Hemos sido informados de que un meteorito fue avistado y creemos que dicha información puede ser valiosa para nuestra aldea.
    ¿Aldea? —Musa enarcó una ceja al preguntar eso; no portaban bandanas ninjas que los identificaran—. Lamento ser prejuiciosa, señores, pero no veo que tengan ningún objeto con ustedes encima que se asemeje a una “identificación” de dónde provienen.

    Ese comentario ocasionó un cierto desconcierto en las personas que seguramente debería enfrentar. También, con esa simple oración, logró tensar los cuerpos de sus atacantes.

    Además, me han atacado —se sintió ofendida, aunque todo era una pequeña actuación montada—. ¿Podrían explicar eso también, por favor?

    Finalmente, la tensión que invadió el cuerpo de cada uno de los adversarios de la muda explotó. Los genin se dispersaron alrededor de la Raikage y comenzaron a realizar varios sellos de manos que no pudieron ser –todos- identificados por la fémina. Paseó su mirada de derecha a izquierda; seis oponentes y uno que había ido a buscar a Modoru; tendría que hacer lo posible para terminar con ese espectáculo para dirigirse a ayudar al pequeño bajo su cargo y encontrar el lugar donde residía el científico que los había llamado.

    Ejecutó a gran velocidad una cadena de sellos de manos para moldear chakra médico con sus manos, logrando formar un látigo. Consiguientemente, Sona azotó las manos de dos de sus adversarios, esquivando al mismo tiempo dos técnicas Suiton; los proyectiles acuáticos chocaron contra un mismo árbol cerca de ella, ocasionando su destrucción y derrumbe. ¿Y los atacados por la muda? No pudieron terminar de ejecutar sus técnicas o hacer absolutamente nada con sus manos: sus tendones fueron completamente cortados.

    No muy lejos un grito se escuchó, algo que hizo entrar en pánico a la Raikage de momento. En un abrir y cerrar de ojos, Sona visualizó al sujeto que se había retirado frente a ella; Modoru tenía un brazo del extraño rodeando su cuello, ahorcándolo un poco e impidiendo su movilización. Paseó su mirada por la figura con rapidez y notó que con su otra extremidad sostenía un kunai.

    Está rodeada, Raikage —habló uno de los criminales extendiendo sus brazos, señalando con ellos a todos sus compañeros; a pesar de que sus manos no funcionaban, sí sus brazos—. Si osa dar un paso más, mis amigos soltarán las técnicas que están conteniendo —con ello se refirió a los otros criminales que no habían expelido torrentes acuáticos; sabía que uno de ellos manejaba el Raiton porque había reconocido la cadena de sellos ejecutada, pero los otros dos posiblemente manejarían Katon o Doton—. ¿Puede hacer el favor de sanarnos y dejarnos en paz? Si se niega, ejecutaremos al pequeño.

    De una u otra manera, Sona estaba acorralada; debía pensar rápido en un plan para escapar de esa situación y eliminar a sus oponentes. Además, y de nuevo, todavía faltaba reunir la información sobre el meteorito.


    MiyamuraMiyamura finaliza[?]​
     
  5. Autor
    Miyamura

    Miyamura

    Registrado:
    24 May 2014
    Mensajes:
    275
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +166 / -2

    Tienes razón, no hay nada que pueda hacer.. — Los pensamientos de Sona fueron recibidos por todos los presentes.

    Modoru mordió la mano de su captor para ser liberado en un acto tan amateur cómo los mismos malhechores; buscó escapar con todas sus fuerzas al notar como uno de los maleantes apuntaba un gran proyectil acuoso en su dirección, sin saber cómo ni por qué, sus manos se movieron solas para realizar el Satsuei Sokudo cargando así su cuerpo de una energía eléctrica que aumentó su velocidad. El niño lanzó su cuerpo para evitar el ataque y llegar al la Muda, demostrando un una vez más que el pequeño sabía más de lo que podía recordar.

    Los enemigo enardecidos buscaron atacar, aunque rápidamente fueron detenidos por la mandataria de la estrella —Por favor, déjenle libre, los sanaré como prometí y nos iremos, sólo quiero sacar al niño de aquí— comunicó Sona con gentileza. El rubio apretó las ropas de su futura maestra solo para ser respondido con una caricia suave.

    Virtuosa comenzó a tocar Saundohīringu, el primer enemigo sintió como sus tendones se reconectaban, sus dolores aliviaban y terminaba de recuperarse en poco tiempo, en acto de buena fe los demás anularon sus intenciones letales para acercarse a la Raikage y así ser recuperados. Musa volvió a tocar, un sentimiento de paz inundó a los presentes.

    Cuando te diga, corre— comunicó a la mente de Modoru la mandataria.

    El segundo enemigo se acercaba para a oír la melodiosa panacea, sus compañeros le acompañaron
    «Ahora» Modoru comenzó a huir en dirección del observatorio del científico, los malhechores buscaron seguirle para cuando Sona cambió el ritmo de su canción; una melodía perturbadora llamó a los maleantes: sus oídos comenzaron un proceso de necrosis y su sentido auditivo se vio inmediatamente afectado, el dolor de dicha infección crecía con el paso de los acordes, el sufrimiento era tan extremo que les llevó a perder el equilibrio cayendo al piso presos de la tortura.

    El pequeño no miró atrás, los gritos desgarradores de dolor fueron más que gráficos para no querer ver. La treta de la Raikage había dado frutos, en unos pocos segundos había derrotado a seis delincuentes…¿No eran siete?, si uno se lo ponía a pensar aquella mujer era tan peligrosa como hermosa.

    Modoru llegó a las cercanías del observatorio para encontrarse con los gritos del científico que inundaban el valle, la puerta se encontraba abierta y algunos vidrios estaban estallados, sin dudas alguien había llegado antes que él. El niño se apresuró a entrar, un gran pasillo se veía repleto de astillas y papeles.

    —¡Ayuda!

    Modoru apresuró su paso, dobló sobre aquel pasillo y encontró la sala principal. El maleante amenazaba al científico con un kunai cómo hace unos segundos le habían echo a él.

    ¡Tú! Siempre lo supe, si quieres que algo sea bien echo, debes hacerlo tu mismo— El maleante, disconforme con la ineptitud de sus compañeros, soltó al científico golpeándole la cabeza contra un robusto escritorio. Comenzó la arremetida lanzando algunos kunai que fueron evitados por el menor.

    Suiton: Teppoudama

    El proyectil de 2x2m se llevó consigo todo lo que tenía por delante, Modoru salió de la sala buscando llevar el combate afuera, era la única manera de que el científico no salga lastimado en el fuego cruzado.

    Ven aquí pequeña rata, te destriparé en un segundos

    El de ojos verdes realizó nuevamente una serie de sellos completando el Raiton: Dageki Bunshi, una serie de partículas alentaron al hombre. Modoru salió al exterior y pasivamente esperó a su oponente, el hombre enfurecido arremetió lanzando una serie de armas arrojadizas fácilmente evitables.

    Un nuevo proyectil acuoso se asomaba, Modoru volvió a reaccionar, una sencilla cadena de sellos y el Raiton: Ka Fuka fue ejecutado. La energía eléctrica se introdujo al hombre desde la garganta, entumeciendolo y dejándole pasmado. El pequeño aprovechó ese instante para tumbarle y así propinarle una serie de golpes que dejaron inconscientes al mayor.

    En todo momento el niño se había movido por inercia, cómo si alguien dormido se hubiera apoderado de su cuerpo, en un instante millones de preguntas inundaron su mente. Un pequeño dolor se hizo presente y la imagen de un paisaje hermoso apareció violentamente; un nombre “Miyamura”, una cabellera cobriza y una sonrisa ¿ Acaso aquellos eran.. recuerdos?

    [...]

    Onii-chan, ¿Te encuentras bien?
    Mi.. Miyamura
    ¿Cómo dices?
    Creo que es mi nombre…
    Miyamura-chan, ya todo terminó— Los ojos de Modoru se abrieron para notar que se encontraba nuevamente en Hoshigakure, las estrellas resplandecían con gran fulgor, la noche era hermosa en aquel lugar.
    ¿Que pasó con el científico?
    Tranquilo, tenemos todo lo que necesitábamos, te encontré desmayado cerca de aquel malvado hombre, parece ser que tu… tu lo derrotaste— La mirada del rubio aún se encontraba perdida —Me hice cargo de todo lo demás y aquí te traje ¿Te encuentras bien?
    Si, un poco de dolor de cabeza, pero no es nada grave— las manos de Sona se encendieron de color verdoso al escuchar aquella respuesta.
    Dime Miyamura-chan ¿Te gustaría ser un shinobi?
    ¡Por favor! Sona-San
    Muy bien, yo te enseñaré, deberás hacerme caso en todo lo que te diga… Y una cosa más, si quieres puedes llamarme Ne-San.

    El pequeño rubio sonrió, “Ne-San” nunca había tenido un hermana, a decir verdad no recordaba tener familia en absoluto, era lindo que Sona se preocupase por el de aquella forma. Sus ojos se cerraron, su puño perdió fuerza, en un segundo volvió a desmayarse.

    Shulman.Shulman. Misión finalizada con exito (?)



     
  6. Chloe

    Chloe συяѕ ιѕ α вяσкєη ωσяℓ∂ Moderador Diseñador Oficial

    Registrado:
    17 Jul 2010
    Mensajes:
    2,025
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +473 / -1
    Hello ~ ♥ en esta ocasión no voy a hacer correcciones individuales (salvo a un detallito que mencionaré más adelante) debido a que deseo expresar exactamente lo mismo para ambos y pues considero que así debo hacerlo.

    Interpretación: Tomando en cuenta que la misión fue algo así como un tipo de inicio a una relación maestro-alumno si se sintió que hubo un buen manejo de los personajes, de ambas partes, y que se expresaron los sentimientos de cada uno... desde la inseguridad del pequeño hasta la sabiduría de la kage que hacía lo posible por guiarlo correctamente durante el camino. Ahora, en una situación como la que estaban a punto de experimentar, ¿iban a prestarse únicamente al sentimentalismo? Entiendo que Modoru lo haya hecho pues apenas está comenzando a aprender lo que es ser un ninja y a llevar ese estilo de vida, sin embargo se esperaría un poquito más de seriedad por parte de Sona. Menciono esto pues considero que a su nivel ella debió haber notado el ataque de los genin antes de que la alcanzara, o por lo menos pudo haber anticipado que estarían en un terreno peligroso para mantenerse atenta, también lo menciono porque al final de la misión casi no se vio una interacción entre ella y la supuesta información que debía ir a buscar en primer lugar. Aunque bueno... si se menciona el ''tenemos todo lo que necesitamos'', pero sigue siendo algo un poco brusco.

    Puntuación: 8/10.
    Verosimilitud: Creo que aquí es donde mejor lo hicieron, dado que casi todo lo que escribieron estuvo respaldado por una razón lógica dentro de este universo pero igualmente tengo cosas que decir; los shinobi que atacaron a Sona y Modoru ¿por qué lo hicieron? ¿actuaron bajo la sospecha de que podrían interferir en los planes de su líder? O poniendolo de otra forma ¿cómo sabían que iban a ver al científico? Quizás sea algo obvio por la dirección en la que iban, o porque ver a la misma Raikage era un signo de que su aldea estaba detrás del descubrimiento... pero esas son suposiciones mías, o de cualquier otro, cualquier cosa pudo haber pasado y no aclararon en ningún momento la identidad de los atacantes. ¿De dónde salieron?

    Otra cosa, lo que antes dije que quería mencionar es esto:

    ¿Sona se movió 1km en tan solo un momento? ¿Cómo lo hizo? Y ¿Cómo pudo Modoru verla a esa distancia?

    Puntuación: 8/10
    Trama: Aquí es a donde quería llegar. Lo primero que diré es que la misión dio la sensación de que pasaron el objetivo principal a segundo plano y lo sustituyeron por formar un vínculo entre la relación de Sona y Modoru o la pelea contra los bandidos. Casi toda la misión menos una parte del último post trata sobre lo mencionado anterior y la batalla, sin contar ques post iniciales realmente no aportan mucho a la trama y se dejaron los detalles para el final. No se habló lo suficiente sobre el meteorito, ni el científico que apenas se notó en una corta oración, o la información que aunque no era necesario colocarla totalmente aquí podrían al menos haber puesto insinuaciones o algo similar. Por cierto, cuando se hace una misión entre dos se espera que ambos tengan el mismo peso en la participación y aporte ¿verdad? El final lo desarrolló solo Miyamura. No quiero decir que lo que desarrollaron haya estado mal, porque no es el caso, sino que hubiese sido mejor que a eso le añadieran contenido que abarcara más sobre el propósito verdadero del encargo. Es algo que para una próxima les sugiero fuertemente.

    Puntuación: 5/10


    En total:( 8+8+5)(250) \ 30 = 175 Ryo's

    MiyamuraMiyamura Modoru gana 175 Ryo's y 2 PP. || Shulman.Shulman. Sona gana 175 Ryo's y no gana PR. La aldea gana 0,5 PP y 250 Ryo's ~ ♥

    Frank UnderwoodFrank Underwood DrKodaDrKoda SakuraSakura

     
    • Me gusta Me gusta x 4
  7. Veloce.

    Veloce. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    1,799
    Temas:
    94
    Calificaciones:
    +695 / -44
    La aldea gana en sí 1 PP y 250 ryos <3. Gracias por la evaluación, Chloe hermosa <3
     
  8. DrNiko

    DrNiko Me, Myself & I

    Registrado:
    6 Sep 2015
    Mensajes:
    1,620
    Temas:
    117
    Calificaciones:
    +628 / -5
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página