Fic Colectivo Laiosha's Horror Show (Cupos cerrados por el momento)

Tema en 'Colectivos, Roles y Proyectos en Equipo' iniciado por Miss Never More, 27 Oct 2017.

Semanas
0
0
Días
0
0
Horas
0
0
minutos
0
0
segundos
0
0
  1. Dark...

    Dark... Tan falso como una sonrisa…...

    Registrado:
    3 Ago 2006
    Mensajes:
    234
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +230

    —¿Eh? ¿Una fiesta de Hallowen? —el volante que sostenía en su mano alardeaba de una gran fiesta ofrecida por cierto Blogger muy conocido en el área.
    —No solo una fiesta… ¡Una fiesta Universitaria! ¿Entiendes de lo que hablo?
    —¿Y bien Kris, qué dices?
    Esto lo había tomado por sorpresa, no era del tipo fiestero y sus únicos dos amigos, Randy y Fred, lo sabían pero aun así estaban muy empeñados en que los acompañara como excusa para que el pobre se enfrentara a sus miedos e inseguridades, pero una fiesta era algo…
    —Pero, es en un campus, verdad… nosotros aun no somos… —trato de replicar el ojirojo…
    —Tranquilo, no pasa nada —clamó Randy—. Mi novia estará ahí, tiene contactos. Es una entrada libre así que no hay problema.
    —Pero…
    —Nada de peros ¡Iremos!
    —Hammm… creo que mejor paso —dio media vuelta y emprendió la huida—, pero ustedes diviértanse.
    Ambos amigos se miraron el uno al otro con una mueca de complicidad. Kris sintió como sus pies abandonaron el piso y sus brazos eran aprensados mientras todo en su vista comenzaba a retroceder.
    —¡O-oigan! ¿Qué hacen? ¡Suéltenme! ¡Por favor! ¡CHICOS!

    :888:

    Minutos después ya estaban frente a la casa. Dentro y fuera había mucho barullo con chicos de todo tipo festejando desde la acera hasta en el tejado. No cabía duda que eran universitarios aunque también se veían chicos de grados menores pero con total experiencia fiestera. Kris se sentía intimidado, al ver la casa era como si sintiera que fuera a ser tragado.
    —Hmmm…
    —Bien, entremos.
    —Yo creo que mejor…
    —¡Hey! No nos obligues a cargarte de nuevo.
    Kris no tuvo el valor para oponerse de nuevo así que los siguió aunque con paso celoso y parecía que se ocultaba dentro de su chaqueta.
    Cuando el trio se adentró el ambiente era aún más intenso gracias a la música. Cuerpos por aquí y por haya emanando fiesta por cada poro de su cuerpo.
    —Uyyyyy… ¡Universitarias! Que comience la cacería… —dijo Fred y se alejó cual lobo en busca de ovejas desprotegidas frotándose las manos.
    —Y ahí va —suspiró Randy—. Solo me queda desearle suerte. Bien mi chica esta por haya, nos vemos…
    —¿Eh? Pero… que se supone que haga…
    —Es una fiesta, hombre ¡Diviértete!
    —O-oigan… ¿Qué no…veníamos juntos? ¿Chicos? ¡Chicos!

    Kris se quedó apenas con la mano al aire en un ademan de querer detenerles pero sus amigos no tardaron en abandonarlo. Pronto sintió su cuerpo bambolearse en el lugar ya que se encontraba a menos de centímetros de la pista de baile, claro que… siendo una fiesta de universitarios, cada rincón de la casa era una zona de baile, al menos en un 90% el otros 10%, bueno… no era tan pequeño como para no saberlo.

    Con rapidez se apegó a los muros, sus mejores aliados para dicha situación. Miró a tantas personas reunidas bailando, bebiendo, conversando, todo era un ambiente que lo ponía nervioso y no tardo en llevarse el dedo al pulgar y mordisquearse la punta de la uña.

    —Muy bien, Kris… tus amigos te abandonaron a tu suerte… debe ser porque no te necesitan —sus ojos empezaron a decaer lentamente—…, sí, solo serias un estorbo, un chicle pegado a sus zapatos… no tienes nada que hacer aquí, un bicho pestilente vale más que tú. Ellos son tan geniales que en comparación no mereces ni siquiera respirar el mismo aire que ellos.

    Sin darse cuenta se había rodeado de un aura tan oscura que empañaba la fiesta, cualquiera que lo veía se alejaba de inmediato al solo escuchar extraños sonidos viniendo de él.
    —Mejor vete ¿eh? Espera, ¿y cómo saldré de aquí? —sus ojos entornaron a los invitados—. Hay muchas personas, ¿Cómo pasare entre ellas? Y-y-y… y hay chicas… muchas chicas ¡demasiadas! Nunca debí venir.
    —¡Hola!
    El saludo lo sobresalto que casi juraría que podía tocar el techo. Aquel saludo tenía un timbre de voz demasiado particular y aterrador para él. Como un muñeco de madera su cabeza rechino forzadamente para encontrarse cara a cara con una chica de albina cabellera.
    —¡A que la fiesta esta que mola, ¿no?! ¡Me encanta tu disfraz de gato!
    “¿Eh? ¿Disfraz? ¿Qué disfraz? ¿Quién es ella? ¿Qué quiere conmigo? ¡No! ¡Aléjate!” Todo era gritado pero solo dentro de su cabeza.
    Por alguna razón la albina comenzó a entablar una charla con él pero el terror no le dejaba prestar atención a una sola palabra, apenas entendió algo sobre la música y las muchas personas que se habían reunido y algo del dueño de la casa. Con las luces y la música de fondo no podía notarse que el rostro del chico estaba empapado en sudor frio.
    Lentamente comenzó a alejarse como un imán pegado a la superficie, tenía que huir y pronto; era lo único que su instinto de sobrevivencia le dictaba, hasta que…
    —Bien, debo volver a la consola —dijo.
    La chica dio media vuelta y pareció alejarse. Marcus suspiro aliviado, parecía que saldría de esta al menos, pero…
    —Oh, lo olvidaba, ¿Quieres un dulce?
    —¿eh? —eso sí que lo escucho bastante bien. Sus ojos entornaron el caramelo y a la chica, de uno a otro lado.
    —Soy Nes por cierto. Al menos así me dicen.
    —Kr-kris… —balbuceo. Ella aun lo esperaba con la mano tendida pero el joven.
    —Hey, si te gustan ¿verdad? ¡Vamos, tómalo!
    El chico trago saliva, sus ojos por fin se habían iluminado desde que llego a la fiesta. Su mano se extendió para alcanzarlo, pero… no podía tomarlo, si tocaba a esta chica, por muy poco que fuera entonces… ¿Qué hacer?
    —¡Gracias!
    Clamó, no, grito. En un movimiento tan rápido se había alejado corriendo con el dulce en mano apenas tomado con la punta de sus dedos y dejando a la chica detrás con una mirada sorprendida que luego se volvió animada.
    —Que chico tan extraño… Me agrada.

    Mientras que el peli celeste huía en dirección a la entrada su cuerpo fue arrojado contra el suelo por algo más musculoso y grande que él.
    —¡Oye mocoso, fíjate por donde vas!
    —Lo-lo siento… —aun en el suelo se impulsó para huir a gatas. Solo podía imaginarse lo que aquel sujeto estaría diciendo de él y de las burlas de quien lo haya visto huyendo de esa manera; aunque ya lo sabía, estaba acostumbrado.

    Se escondió debajo de una de las tantas mesas de aperitivos. Donde cabía perfectamente y donde por fin pudo respirar tranquilo. Un suspiro basto para aliviarse y dejar todo el estrés salir. Sintió en su mano el pequeño bulto de un dulce de mantequilla envuelto en papel amarillo. Sonrió.

    —Que cobarde soy —se dijo. Estuvo a punto de desenvolver el dulce cuando su sentido arácnido, que diga, su sexto sentido le alerto ¿Qué podía ser? Después de todo estaba debajo de una mesa, solo…. Solo, ¿no?
    Podía escuchar una respiración muy cerca. Los orbes de sus ojos voltearon a la derecha. Un haz de luz lo ilumino cegándolo momentáneamente y dos grandes luces lo miraron.
    —¡Wuuaahhhh!
    Curiosamente su grito se cortó pues el sobresalto hizo que su cabeza golpeara con la mesa. Comenzó a quejarse pero no lo hizo solo.
    —Do-dolió…
    Escucho a alguien decir.
    —¿Quién…?
    Apenas pudo pronunciar cuando la luz que lo había cegado –proveniente de un celular– iluminó un rostro con un par de lentes en el, los mismos que lo asustaron sorpresivamente. Se trataba de una chica de cabello largo en un traje de fácil identificación ya que era bastante popular y que al igual que él se sobaba la cabeza por el dolor.

    Ambos se miraron con sorpresa.
    Kris se quedó mudo inmediatamente y el sudor frió volvió a su rostro.
    “¿Una chica? ¿Qué hace aquí? ¿Qué está sucediendo?”

    ¿Qué hacia una chica allí en primer lugar? Poco sabría de sus razones, de que esta chica trataba de decir algo pero sus labios vacilaban y las palabras no salían en principio la sorpresa en su rostro era tan o mayor que la del chico.
    —P-pe…Perdón —dijo ella y presurosa trato de salir de la mesa. Las cuatro patas de la mesa bailaron por el brusco movimiento.
    Kris por su parte también busco salir debido a que solo quería huir y nada más pero el movimiento de ambos al querer salir desbalanceo la mesa y los contrafuertes de las patas comenzaron a ceder sin que se dieran cuenta.

    La chica logro salir y ponerse de pie al contrario de Kris que salió por uno de los extremos laterales golpeando las patas y dejándolas libres sin darse cuenta. Al salir y buscar levantarse se apoyó de la mesa tan fuerte que causo un efecto palanca provocando que las cosas salieran volando de la misma incluido un tazón enorme de ponche que salto y creo una hipérbola en el aire listo para caer en alguien.

    —Kyyyaaaaaa…… -grito característico a la situación(?)-

    Bien, hasta ahora esta era la situación, el ponche caería en la chica de lentes que sin deberla ni temerla seria la víctima. Todo lo que quedaba era esperar el ‘SPLASH’ y las burlas que vinieran después de eso y aunque la joven tenía los ojos cerrados y los brazos en forma de escudo nada sucedió.
    Al abrirlos vio al peli celeste sosteniendo el ponche apenas con las puntas de sus dedos con el cuerpo estirado.
    —Safe —clamó Kris poco atento a lo que había hecho. Lentamente dejo que sus músculos se relajaran pero sin soltar el tazón que no había derramado ni una gota afortunadamente para él pues tenía buenos reflejos—. Estuvo cerca.
    —Gra-gracias…
    Al escuchar la voz de la chica sus músculos se tensaron de nuevo pero no soltó el tazón. Sus ojos miraban a la joven que le agradecía por haber evitado algo que en primer lugar sabia fue su culpa.
    —Ah, chica, ¿Dónde te habías metido? —Se trataba de la albina, Nes. Se dirigió a la chica de cabello ondulado—. Viste eso, este chico es sorprendente.
    Kris poco podía atender el cumplido estaba demasiado tenso.
    —¡Hey Kris! Buena atrapada.
    El chico sintió una palmada sacudirlo. Espera, ¿acaso ella lo…?

    Mientras en un punto de la fiesta…

    —Oye, Randy ¿crees que hicimos bien en dejar a Kris solo?
    —Je, seguro que estará bien… —un horrible pero particular grito lo estremeció—, retiro lo dicho.

    El tazón cayó al suelo derramando su contenido por todos lados pero eso era lo de menos ya que todas las miradas estaban puestas en el chico que se rascaba intensivamente.
    Kris tenía un montón de manchas apenas visibles en la piel y seguramente en todo el cuerpo. No había duda, tenía que huir y no había discusión.​




    Vale, es todo por ahora… me quede sin ideas gomen, o mejor dicho, no las complete y salió esto xD
    Mi post ubica un tiempo con la fiesta a tope como habrán visto. Por el momento Kris solo estará queriendo huir sin conseguirlo por si alguien quiere mencionarlo.

    Miss Never MoreMiss Never More Un poco de la amigable Nes y la primera en darle urticaria.
    GaletteGalette Creo que si Socorro es como creo entender que es, que este escondida debajo de la mesa no sería raro.

    Cualquier problema avísenme y corrijo.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2. Beck

    Beck

    Registrado:
    6 Dic 2014
    Mensajes:
    38
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +71

    “Levantarme temprano en la mañana para estirar un poco los músculos, pero solo un poco, no quiero esguinzarme o fracturarme, he oído que un mal movimiento puede llegar a provocar una lesión tal que a la larga puede desarrollar un tumor…”


    Siete menos diez de la mañana, Alain se encuentra como cada día tendiendo las sábanas de su cama en el jardín, mascarilla equipada y guantes. No se puede permitir que los ácaros alcancen sus fosas nasales, y de ser así que se trate de la menor cantidad posible. Una rutina cuidadosa que cada mañana como si de un ritual se tratara, cumple con esmero. Despierta temprano, sacude sus sábanas, se da un baño, desayuna, prepara sus medicamentos, busca agua y toma cada pastilla en un intervalo de diez minutos entre cada una. Luego, toma sus pertenencias previamente ordenadas la noche anterior y se va a la universidad. La cual queda al menos a unos veinticinco minutos en automóvil, veinticinco minutos que Alain recorre a pie, tomándole así casi una hora de recorrido. Un recorrido tranquilo, respirando el aire de la ciudad que aquel día es fresco.

    Al llegar a la universidad se dirige a su casillero y en camino escucha el murmullo de la gente, entre risas, emociones, corridas, empujones, la actividad normal de los pasillos pero con un aire semi confidente, se habla de una fiesta, pero no una cualquiera, una de disfraces, muchos de ellos estudian diseño de vestuario, así como el propio Alain. Una propuesta interesante para los jóvenes más no para él, por obvias razones. Por lo cual a pesar del vivaz ir y venir de las palabras de sus compañeros no se sintió especialmente motivado a asistir a ese tipo de rejunte de gente.

    Tras la primera hora de clases Alain se dirigió al comedor para devorar sus infaltables barras de cereal orgánicas, las que llenan de energía sus mañanas, pero en aquella ocasión algo diferente lo hizo tener una visión distinta de las cosas hasta ese momento. Al sentarse, no sin antes desinfectar las superficies con su atomizador mezcla de alcohol al 70% y yodo, comenzó a comer sus cereales y las migajas comenzaron a caer sobre la mesa.
    Minutos después su amiga, Andrea, una joven de cabello notablemente teñido de rubio, de estatura media y excesivas curvas, se sentó frente a él.

    —Hola Domi. ¿Qué tal estuvo la clase?

    —Andrea, buen día. Estuvo bien, algo complicada porque nos dejó bastante trabajo para la próxima clase. ¿Quieres que te pase los apuntes?

    —Sí, por favor, si con suerte logro pasar este semestre voy a necesitarlos, quiero estar preparada para lo que viene y no tener que repetir otra vez. —decía con una mueca de molestia.

    —No te preocupes, además si me desocupo con esto te puedo ayudar si quieres. Por cierto…

    —Sí, lo hice…—lo interrumpió.—Tomé el Omeprazol en la mañana, no te preocupes.

    —Me alegro, no me gusta verte con dolores de barriga, además cuando termines el tratamiento ve al médico para que te haga un chequeo, por ahora puede ser una simple gastroenterocolitis pero en un futuro eso puede llevarte a un cáncer terrible…—decía con toda normalidad

    —Sí…—responde la joven con una expresión de preocupación.—Apropósito. ¿Viste que van a celebrar una súper fiesta en la casa de Dixon?

    —No me digas que vas a asistir, Andrea…¿Sabes que lo que puedes llegar a ingerir en una fiesta no está fiscalizado por nadie? Podrías intoxicarte, o contagiarte algo por beber de un vaso mal lavado. Incluso podrías atragantarte con algún caramelo y dime ¿qué harías si nadie conoce ahí la correcta implementación de la maniobra Heimlich?

    —Te preocupas demasiado Domi, en serio. Es sólo una fiesta, de gente normal, con comida normal.

    —¿Recuerdas por qué estás enferma del estómago, mujer?

    —Eso es algo totalmente distinto...algo tenía que ver el estrés...Bueno ¿vas a ir o no?.—insistió la joven para cambiar el tema.

    —No lo creo… —responde tranquilo, para continuar comiendo.

    Andrea tenía un plato en su lado de la mesa, de los que se consiguen en el mismo comedor, tenía algo de puré de patatas, arvejas, jalea de frutilla y atún desmenuzado. Ambos en silencio comían al tiempo que pensaban cada uno por su parte en distintos asuntos. Llegó el momento en que al terminar su barra de cereal Dominique se disponía a limpiar las migas que curiosamente tenían una forma de cruz, el joven la observó un momento y luego su mirada se posó en el plato de plástico de Andrea.

    —¿Eso es lo que creo que es, Andrea?.—preguntó con su mirada fija en la comida de la chica.

    —Ay no…¿otra vez lo mismo?...

    —¡Es lo mismo que vi en tu alimento antes de que te enfermaras!.—se levanta y apoya sus manos sobre la mesa para acercar su cabeza al plato de la chica.—Hay una calavera formada por el atún y el puré!.—Exclama.

    —Dominique pleeeease…—se queja la joven dándose una palmada en la cara.

    —¡No debes ir a esa fiesta Andrea! ¡Algo te pasará!

    —¿Por qué no ves tu propia comida Domi?, esto es absurdo, no puedes pensar que en verdad esto tiene algo que ver…

    —¡Por supuesto!—interrumpe con más énfasis

    —Qué…

    —¡Las migajas de mi cereal!

    —Qué…

    —Tienen el símbolo de una cruz, de la salvación!

    —...la puta…

    —¡Algo te sucederá si vas a esa fiesta! Pero no si yo puedo ir contigo y salvarte en el momento justo...Andrea, te acompañaré.

    —Bueno, entonces paso por ti mañana como a las seis ¿de acuerdo? Debes llevar un disfraz, no te olvides.—la joven suelta un suspiro y luego sonríe haciendo una mueca forzada.

    —Cuenta conmigo Andrea, no te defraudaré.

    —Nunca lo haces Dominique...nunca…


    Al otro día en la tarde…

    El timbre en la casa de Dominique sonaba insistente, él era el único en ese momento y se estaba preparando para salir, con dificultad se colocaba las botas de su traje para poder dirigirse a abrir la puerta. Andrea estaba afuera esperando ansiosa, llevaba un lindo traje de diablesa que enseñaba un poco más de la cuenta, así mismo un vistoso tridente rojo de plástico que la hacía ver peligrosamente sensual. Al ver la puerta abrirse por fin su cara de emoción se volcó a una de sorpresa y espanto.

    —¡Demonios Domi qué es eso!—exclamó alarmada

    —Un traje NBQ.Trellchem Neo-VP1—responde el chico tranquilo que por cierto no se le entendía muy bien lo que decía a través de la mascarilla antigas.

    —¡De dónde sacaste esa cosa!...¡Está genial!.—Exclamó la joven para después comenzar a reír.

    —Pensé que podría ser un buen traje para la ocasión, creo que con tanta gente hacinada en una casa me vendría bien, además más de alguno puede estar enfermo, me aseguraré de llevar el equipo de primeros auxilios para checarlos a todos, ya que la mayoría son estudiantes de nuestra universidad debo evitar cualquier peligro de contagio que nos pueda perjudicar en el futuro. Un rotavirus es lo mínimo que se puede encontrar en esos lugares, imagina la posibilidad de una epidemia a nivel local, también llevo una caja de preservativos para repartir y evitar posibles contagios de sida.

    —Vaaaale...—respondió la joven para interrumpirlo un poco y ponerse en marcha.—me cuentas más en el camino, por ahora démonos prisa, no quiero llegar tarde.

    —Sí, iré por mi bolso y salimos. —entró nuevamente a su habitación para tomar sus cosas y asegurarse de que no olvidaba absolutamente nada.

    —Vaya este tipo...es de lo más raro que vi en mi vida...lástima que no podamos llegar a ser nada más que amigos...—suspiraba la chica mientras esperaba.


    Fuera de la casa de Dixon.

    Ambos se dieron el tiempo para contemplar todo el paisaje y la decoración de la gran casa,se veían luces y una gran cantidad de sombras por las ventanas, yendo de un lado para otro, la música se podía oír desde media cuadra antes de llegar, Andrea estaba emocionada por poder entrar de una vez y conseguir tragos. Cuando se disponía por fin a entrar Dominique la sujetó del hombro y con su dedo en alto le advirtió.

    —No bebas nada que te ofrezcan, sírvete tú misma ¿sí?

    —Domi, trata de divertirte ¿sí? A eso vinimos.

    —Lo haré a mi modo, descuida.—respondió esbozando una sonrisa que nada se notaba hacia el exterior.

    Al entrar la música invadió sus sentidos, al menos los de Andrea, ya que Dominique estaba completamente aislado de todo aquello y eso le hacía sentirse inmensamente cómodo, al ingresar a la casa, por obvias razones, Domi llamó la atención de la mayoría de los que se encontraban cerca de la entrada, un sujeto de su altura llevando un traje aislante contra peligros biológicos era como de película de terror. Incluso el propio anfitrión de la fiesta sintió un escalofrío al verlo. Pero la calma volvió al ver que a su lado estaba Andrea saludando a todo el mundo y dándole codazos en las costillas a Dominique para que hiciera lo mismo.

    La fiesta avanzaba, ambos se separaron y Dominique por su parte comenzó como primer medida a repartir preservativos que había conseguido en el hospital público de su sector, muchos se reían y otros lo veían como su gran oportunidad para coger aquella noche, de una u otra manera el gesto fue incómodamente bienvenido. Él mismo se sentía agusto de poder ayudar y promover el cuidado de la salud del resto de los invitados.
    Sintió de pronto un cosquilleo en su espalda, una pequeña chica le estaba picando con fuerza pero por el ancho del traje a penas podía sentir su delgada mano.

    —Hola.—Saludó Dominique tranquilo—¿necesitas un preservativo también? ¿Eres mayor de edad? ¿Podría ver tu documento por favor?

    La joven lo miró y no pudo evitar reír, para ella era como hablar con un señor del gobierno o algo por el estilo, cogió el condón del guante del chico y se lo guardó en el bolsillo de la chaqueta.

    —Me llamo Nes, y ahora soy la autodeclarada co-anfitriona de la fiesta.—se presentó la joven

    —Soy Dominique...Uhm…¿El auxiliar de Sanidad de turno?—respondió queriendo jugar

    La joven volvió a reír y le dio un apretón de mano sobre el guante, Dominique no lo rechazó y comenzó a pensar que ese traje podría ser de uso diario. Se sentía cómodo de poder interactuar con la gente a través de él y así no tener que tomar tantas precauciones al contacto.

    —Me agradas chico Sanidad—expresó la joven.—Hay alguien que se estaba rascando como loco hace un rato tal vez puedes inyectarle algo.—comentó entre risas.

    —¡¿Qué?!—exclamó con real preocupación ante la noticia—¿Sabes si bebió algo raro? ¿Sufre de alguna alergia? ¿Dónde está?

    —No lo sé, huyó hace un rato y le perdí la pista. Pero ya volverá. ¿Quieres algo para beber? Uh…¿Puedes beber algo con eso puesto?—preguntó curiosa poniéndose de puntitas para alcanzar la máscara.—¿puedes respirar?

    —No deseo beber nada por el momento, gracias. Más tarde necesitaré algo de agua potable. Y no tengo problemas para respirar, el traje... ¿ves estas botellas en mi espalda? es un equipo de respiración autónomo. —explica

    La chica lo rodea dando pequeños saltos y con expresión de interés y sorpresa. Conversaron sólo un poco más con lo que se podía entre la máscara y el ruido del exterior, luego de eso se separaron y Domi comenzó a buscar al chico de la urticaria, le preocupaba que pudiera tener alguna alergia o peor aún; Sarna. Podría contagiarlos a todos y llegar a ser un problema de índole mayor, habría que aislarlo, desnudarlo, quemar su ropa, darle tratamiento.
    En el camino chocó con un chico de cabellera roja, su disfraz era el de un zombi, le causó gracia y lo saludó al tiempo que se disculpaba por no haberlo notado, lo examinó con la mirada pero el maquillaje no dejaba ver signos de nada, le preocupó por un momento que pudiese estar enfermo y se cubría para no dejarlo notar, pero no parecía decaído ni mucho menos, sino todo lo contrario, era una buena señal por lo que siguió su camino en busca del verdadero enfermo.
    Volvió a chocar con algunos otros, su traje era un poco incómodo para la gran cantidad de personas que habían en el lugar, mientras caminaba se disculpaba con los presentes y comenzó a pedir permiso con cada paso para advertirles, no había señales de ningún enfermo, y recordó que la joven no le había dado detalle alguno del chico al que estaba buscando, eso no podría ser bueno, buscaba a alguien con comezón pero no sabía cómo era. Y cruzar hasta el otro lado de la casa para solicitar más información no era la mejor idea en esos momentos. Se sentó en las escaleras que aún estaban libres y vio pasar a un chico con una cerveza en su mano, un chico que no parecía tener la edad suficiente para estar en esa fiesta ni para estar bebiendo alcohol. Dominique se levantó alarmado y fue tras él, no pretendía ser agresivo pero al momento en que tomó el hombro del chico éste se sorprendió y derramó algo de cerveza en el suelo e inmediatamente se volteó a mirarlo.

    —Perdón no quise asustarte...—se disculpó rápidamente Dominique

    —Yo creo que sí.

    —¿Qué?

    —¿Por eso llevas ese traje o no? El mío tampoco es muy bueno...pero el tuyo es algo intimidante.—respondió el chico, con gran tranquilidad.

    —Bueno eso tiene sentido...Disculpa, no quiero incomodarte pero ¿podrías mostrarme tu identificación?

    —No la traigo conmigo.

    —Oh...ya veo…¿me puedes decir tu edad?

    —No.

    Las respuestas del chico eran bastante claras y no parecía haber ninguna duda en su rostro, Domi no supo cómo saber de manera rápida cuál era su edad o si tenía autorización de sus padres para beber en caso de que fuera menor. Tendría que buscar otra manera.

    —¿Te estás divirtiendo? —comenzó a preguntar para sacarle algo de charla.

    —No mucho, no conozco a nadie a aquí aunque todos son buena onda, la mayoría viene acompañado. Hablé con un par de chicos al llegar pero nada más que eso. Soy Boris ¿Tú quién eres?

    —Perdón...Me llamo Dominique, pero puedes llamarme Domi, es más corto.—Respondió con la obviedad para parecer amable.

    Dominique comenzaba a darse cuenta por fin que a pesar de todo se encontraba en una fiesta y en vez de estar como un policía detrás de todo el mundo, debía enfocarse en divertirse como le había sugerido Andrea, a quien por cierto hace bastante tiempo que no veía.



     
    • Me gusta Me gusta x 4
    Última edición: 3 Nov 2017
  3. Miss Fortuna

    Miss Fortuna ❤ The Cursed Gardener ❤

    Registrado:
    22 Dic 2015
    Mensajes:
    173
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +74
    Por todos los santos, ¿Por qué el mes había llegado tan rápido? Era problemático y fastidioso, la gente era tan ruidosa y los niños se ponían tan energéticos al comer dulces, sus alaridos de emoción le evitaban el poder conciliar el sueño. Para Charlie es día no era más que uno de tantos, no tenía mucho interés en la celebración en su, aunque por otra parte le parecía muy curiosa. Se incorporó con pereza de su cómoda cama y se dirigió a la ventana, las casas de sus vecinos estaban adornadas con calaveras y demás alusiones a la fiesta de Halloween.

    El vecindario era muy tranquilo la mayor parte del tiempo, excepto ese día. El lugar se veía coloreado con colores naranjas, morados y rojizos dando la bienvenida a la tan esperada festividad, los niños vestían tiernos y graciosos disfraces mientras cargaban bolsas llenas de dulces. La joven observaba con notable aburrimiento como los niños corrían por la calle, los adultos les cuidaban y algunos jóvenes vestidos para la ocasión, quizá se dirigían hacia alguna fiesta o simplemente al cementerio. Aquella fecha siempre la hacía pensar en magia oscura, monstruos y todo tipo de cosas aterradoras que también eran problemáticas.

    Charlotte— una suave voz llamó a través de la puerta seguida del suave golpe de su puño contra la misma. —Tu padre y yo estamos por salir, ¿Estas segura que no quieres venir? — la mujer que se vio entrar por la puerta era hermosa, con una piel clara y ojos azulados además de gozar de un envidiable cuerpo y rostro fino.

    Estoy bien Chiaki— respondió en tono indiferente Charlie.

    Vamos. No seas tan tímida, sabes que puedes llamarme mamá.

    Tras un par de minutos de charla, la pareja salió de la casa dejando a Lee sola. Tras soltar un bufido la chica bajo las escaleras e igualmente salió de casa, no podía quedarse a dormir en casa, los niños que pasaban por allí eran muy ruidosos. Debía buscar un buen lugar donde pudiera echar una buena siesta. Mientras más caminaba la joven más ruido encontraba, la gente era tan problemática cuando se trataba de festividades.

    Vamos, Vamos— un par de niños paso por su lado, ambos cargaban bolsas llenas de dulces. Uno de ellos vestía de Drácula y la otra pequeña llevaba un traje de hada. Suspiro mientras su mente volaba hacia el pasado, muchas veces salió con su madre a celebrar esta tediosa festividad, antes cuando solía sonreír a menudo.

    Aun buscaba un lugar donde poder dormir a gusto, pero la gente se estaba empeñando en molestar su noche. De pronto observó un lugar donde parecía no haber gente y se hallaba muy callado, sin pensarlo dos veces fue hacia aquel lugar que resultó ser el jardín de una casa cercana, sin dudarlo se arrojó al sobre el césped y comenzó a dormir. La chica no logró ni dormir más de 10 minutos cuando escuchó un ruido.

    Pero que…? — se preguntó al escuchar gruñidos. Abrió los ojos de golpe y se encontró con un perro el cual se disponía a atacarla. Se reincorporó de golpe y corrió hacia la puerta la cual para su suerte estaba abierta. —Estuvo cerca— susurró al ver como el perro continuaba ladrando y rascando la puerta.

    Tengo que salir de aquí.

    La de cabello magenta camino con cuidado por el lugar sin toparse con nadie, para su suerte. En cuanto se dispuso a correr hacia la puerta fue interceptada por una joven de largos cabellos blancos quien vestía de forma pelicular.

    ¿A dónde vas? La fiesta apenas está por comenzar — chilló con alegría mientras presionaba el “Play” a la música. Y con ello su oportunidad de tener una noche tranquila se esfumo.

    Miss Never MoreMiss Never More
    Mi Post esta listo, espero este bien :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Renraw

    Renraw Mistress of hearts

    Registrado:
    9 Abr 2014
    Mensajes:
    136
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +148
    -Llevo siendo secretaria de este payaso unos cinco años y me ha dado un sólo cochino aumento, ¿por qué sigo en ese mugroso lugar si la paga no me alcanza? ¿O será que gasto el dinero más rápido que cualquier cosa? Me cuesta demasiado llegar a fin de mes…¡Y encima tengo que hacer estas tonterías! ¿Qué clase de memo se presta para leer historias de terror a críos en una tonta fiesta?... ¡Yo! ¡Madre mía, Yo! ¡Válgame Dios! Y encima tengo que ir con éste ridículo disfraz de bruja, parezco una bolsa de basura, ni las tetas se me asoman. -La mujer se encontraba discutiendo consigo misma frente a un espejo de pie en su habitación, vestía un traje de bruja compuesto por una túnica negra amarrada de un hilo grueso café en el vientre, una capa de interior rojo y negra por fuera, unos zapatos altos y puntiagudos y por último un enorme sombrero negro que terminaba en espiral.


    La mujer trabaja para el Director del centro cultural de la Ciudad, donde hacía un mes prepararon un concurso de relatos de terror para los jóvenes del lugar, las tres mejores historias serían relatadas en público en una de las fiestas organizadas por uno de los alumnos de la Universidad de Bellas Artes. Tres de ellos habían postulado para que la lectura fuera parte del evento y seleccionaron a un tal Dixon Hewitt, quien había organizado muy bien su fiesta y disponía de una casa lo suficientemente grande como para que la audiencia fuese basta. La lectura de los relatos sería una especie de “sorpresa” para los invitados a excepción de los tres ganadores quienes fueron cordialmente invitados.


    Deyanira está lista para partir a la fiesta, sin embargo su ánimo no es el mejor, en esos momentos bien podría haber estado en la fiesta que organizó su ex, habría sido la oportunidad perfecta para darle una paliza a esa zorra de Johanna, quien se atrevió a bajarle al novio tras la fachada de amiga.


    -Tsk...amigas...putita estúpida...te habrás salvado hoy pero llegará el día de mi venganza y no verás venir la suela de mi zapato en esa cara de caballo desnutrido que tienes... vagabunda mal cogida…-Y así, maldiciendo en su mente salió de su hogar para dirigirse hasta la gran casa se Dixon, montada en su reluciente motocicleta, una fenomenal Yamaha tracer 900 carmín.


    Llegar al lugar le tomó cerca de media hora, tuvo que cruzar la ciudad por la autopista la cual por suerte a esa hora no tuvo mayor congestión vehicular.
    Al llegar, a eso de las ocho y pico de la noche, se acercó al timbre algo molesta, la túnica se le enganchó en la motocicleta al intentar bajarse y perdió diez centímetros de tela que dejaban ver por completo sus ridículas botas y pantorrillas.


    -Al menos la fiesta está animada…-murmuró al ver tantas luces y movimientos desde afuera.


    Se arrepintió de tocar el timbre y para pasar desapercibida decidió ir por la puerta trasera la cual daba acceso a la cocina de la casa. Incluso ahí estaba colmado de gente, jóvenes de todas las edades al parecer, como los antros a los que solía ir cuando era más joven. Esbozó una sonrisa picarona al recordar un par de episodios del pasado y sin más miramientos se adentró al lugar saludando a todo mundo y preguntando por Dixon, no sin antes hacerse con un vaso grande de cerveza. Le tomó unos diez minutos dar con el anfitrión para por fin hayarlo y no poder charlar con él para poder explicarle bien el motivo de su visita, esto debido al alto volumen de la música que él mismo estaba encargado de manejar.
    La mujer decidió no darle más importancia y comenzar a disfrutar de la fiesta en lo que llegaba la hora de leer los relatos, sólo esperaba no estar tan ebria para entonces.


    Había un montón de gente, lo notó incluso antes de entrar, sus disfraces eran muy variados por suerte aunque no faltaban las diablesas, las conejitas Playboy, y vampiresas que sólo llevan su mini disfraz para el puterío. Deyanira las odiaba ya a todas sin siquiera conocerlas.


    La hora fue avanzando lento, no se animaba a hablar con nadie hasta que escuchó un golpecito debajo de la mesa de confites, se imaginó que serían una pareja de chicos haciendo cochinadas y sonrió de medio lado, se movió un poco a su derecha para luego agacharse y de golpe levantó el largo mantel que cubría la mesa.


    -¡Los agarré!- exclamó, mas lo único que vio fue un par de grandes anteojos asomándose con timidez. -Ho…Nena ¿Qué haces metida bajo la mesa?-preguntó curiosa.


    -Yo...uhm...Estoy cómoda aquí.-respondió tratando de esbozar una sonrisa.


    -No inventes, sal de ahí y diviértete un poco.-la tomó de la muñeca y la jaló hacia afuera.


    La joven era linda de cara, aunque esos enormes anteojos no la hacían lucir mucho, Deyanira se acercó a ella, y ésta instintivamente dio un paso atrás. La mujer sonrió y acercó sus manos delgadas hasta la cara de la joven, desmontó suavemente sus lentes y pudo ver mejor su rostro pálido, regado de pecas y sus enormes ojos color marrón. Pronto la cara de la joven comenzó a tomar un color más rosa sobre las mejillas, Deyanira sonrió y le devolvió sus lentes, la joven los tomó con cuidado y se los puso rápidamente.


    -Tienes lindos ojos.-mencionó la morena con su voz profunda. -¿No has pensado en usar contactos?.-preguntó.


    Deyanira había notado lo nerviosa que estaba la joven en aquel lugar, además de incómoda, lo que no se explicaba del todo es porqué seguía en esa fiesta, si no lo estaba disfrutando.


    -M..me gustan mis anteojos…-respondió la muchacha acomodándose los lentes y sin mirar a la mujer a los ojos.


    -¿Quieres que salgamos a tomar un poco de aire?-preguntó para tratar de hablar con ella fuera del bullicio.


    La chica aceptó temerosa, mirando hacia todos lados parecía que se estaba escondiendo de alguien, cruzó miradas con una chica de cabellos blanco y dio un respingo, la joven le hizo una seña “te estoy observando” o eso parecía decir, Deyanira le respondió a la muchacha con un movimiento de manos y boca queriendo decir “me la llevo un momento”, la joven albina contestó levantando el pulgar enérgicamente.


    Se dirigieron hasta la salida trasera y Deyanira aprovechó su paso por la cocina nuevamente para tomar dos vasos de cerveza para ambas. Hasta ese punto Deyanira había consumido cuatro vasos, se estaba relajando. Al llegar hasta el jardín trasero Deyanira se sentó en una de las bancas donde estaba una pareja besándose fervientemente, se acomodó con las piernas lo más abiertas que la túnica le permitía, aún sosteniendo ambos vasos de cerveza en las manos y rozó con su rodilla el trasero del chico quien inmediatamente se volteó para toparse con la mirada fiera de la mujer.


    -¡¿Los molesto?!- exclamó haciendo que ambos se levantaran incómodos y se alejaran mirándola raro.-eso es babosos, lárguense a un motel.


    Le hizo una seña a la joven de cabellos azules para que se acercara a su lado. La muchacha la miró con desconfianza y aceptó la invitación. Se sentó en la punta del banco bastante lejos de la morena, lo cual por obvias razones no fue bien recibido e hizo una mueca de disgusto muy notoria más no duró mucho más que uno segundo y la mujer comenzó a deslizarse con su trasero hasta quedar cerca de la cuatro ojos.


    -Me llamo Deyanira Possú.-comenzó la mujer y en vista que su interlocutora no parecía muy animada a hablar prosiguió.-¿Eres otaku?


    La joven sonrió y la miró.


    -Me…-tomó algo de aire para proseguir.-...me llamo Socorro…-se detuvo otra vez, parecía estar pensándose muy bien lo que iba a decir. -y no, no lo soy...más bien…¿cómo decirlo?...-volvió a hacer una pausa.-...me gustan los videojuegos más que el animé.

    Deyanira estaba acostumbrada a trabajar con jóvenes y entendía bastante bien de aquellos temas por lo que no se le hizo realmente complicado sacarle un par de frases más a la chica.

    Su conversa no fue muy larga pero al menos sirvió para que la joven se relajara un poco, la morena le ofreció un trago y Socorro lo rechazó lo más cortésmente que supo.
    Finalmente se levantó y alejó, debía llamar a su madre para avisarle que se quedaría hasta más tarde en aquel lugar.


    Deyanira se bebió ambos vasos sola y fue por más luego de un rato, comenzaba a ponerse de buen humor, se le había clavado ya una sonrisa en el semblante que difícilmente se le quitaría el resto de la noche si seguía bebiendo de ese modo al volver a entrar se chocó con una jovencita de cabello castaño, llevaba una sonrisa en el rostro y se disculpó rápidamente antes que Deyanira pudiese reaccionar siquiera. La mujer la observó de pies a cabeza, de algún lado le sonaba su rostro pero no pudo lograr reconocerla del todo.


    -------------
    Miss Never MoreMiss Never More mencioné de vista a Nes.
    GaletteGalette interacción directa con la cuatro ojos <3
    JandieJandie agregué a tu pj al final y dejé abierto por si tienes ganas de seguir.

    :13:
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5. Kanra-chan

    Kanra-chan "La lunatica ser salida de la consciencia"

    Registrado:
    24 Mar 2011
    Mensajes:
    1,791
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +1,365
    ──00──​

    ──¡Pero mama, mis amigos se reunirán para ver la maratón de películas, tengo que ir o quedare como un gallina! ──Indico como un reclamo un joven de por lo menos 12 a 13 años, de cabellos negros y piel clara pero con un ligero toque bronceado, obviamente el estaba haciendo su mejor cara de puchero ante su madre que mantuvo su mirada firme──

    ──Tu sabes que tienes escuela mañana, por lo cual un no es un no ──Agrego, aunque por lo general la relación de madre-hijo de ellos era bastante buena con un chico maduro y más listo del promedio como hijo, era sorprendente la cantidad de ataques de inmadurez termina haciendo como sea retar a retos estúpidos o en esta ocasión, asistir cuando tenía que ir a clase el día siguiente── Volveré tarde, por favor cuida la casa y no despiertes a tu padre que tuvo que trabajar doble turno ──Agrego ella, antes de salir y el joven pudo oír el sonido del auto de ella alejarse, el chico estaba con la cabeza bajo, aparentemente tendría que acostumbrarse al mote de ser llamado “cobarde” por sus compañeros y amigos, que pese a que eran sus amigos, eran desgraciados a su manera cuando se trataba de molestar cuando de repente una voz lo llamo la atención──

    ──Yo puedo llevarte…──Aquel tono tranquilo y neutro que llego prácticamente de la nada, el chico nervioso volteo solo para ver de quien pertenecía──

    ── ¿Misha? ──Pregunto el niño a su “hermana/hermano” mayor, que en ese momento estaba en su “Estado: Hermano” , que estaba llevando una vestimenta muy similar a la de cierto asesino que se volvió sobreexplotado en el internet aprovechando la palidez natural de su piel, habiendo logrado de forma adecuada lo que parecían cicatrices que salían de la comisura de sus labios, aun pese a que sabía que era un disfraz el joven no pudo evitar sentirse algo inquieto de su hermano mayor mas por la mirada neutra que poseía digna del propio personaje del que estaba disfrazado── ¿Qué onda con ese disfraz? ──Agrego──

    ──Hubo un reto, un reto entre los miembros del club de teatro ──Respondió “el”── Que cada uno escogeríamos al azar un disfraz del otro y en mi caso, el que me escogió el disfraz era gran fan de las creepypastas como puedes ver y planeaban reunirse todos ──Agrego con su mirada tranquilo pero inquietante antes de agacharse a la altura de su listo pero aun joven hermano menor── Entonces ¿Quieres que te lleve o…”Vas a dormir”? ──El niño no pudo evitar tragar saliva ante el tono que uso su hermano──

    Él sabía que su “hermano/hermana” pertenecía a un club de teatro cuando empezó la universidad, siendo una de las pocas actividades que lo motivaban a moverse fuera de su casa pero de por si aun sin los ensayos, él era un actor bastante creíble cosa que mejoro conforme asistía a las sesiones, volviéndolo protagonista de varias obras incluso proyectos de otros clubes, era particularmente famoso, pero si actitud no dejaba de ser inquietante en varios aspectos, al final el niño acepto la propuesta de su en ese momento hermano mayor

    […]​

    Al final frene mi bicicleta justo en una casa de un estilo hogareño con varios adornos de la temporada mientras su hermano se bajaba de su bicicleta para tocar el timbre y rápidamente uno de los varios niños dentro de esa casa estaban recibiéndolo

    ──Recuerda que si nuestra madre pregunta, fue papa quien te trajo ──Agrego mientras su hermano se despedía con la mano, antes de que se alejara pedaleando en su bicicleta, su hermano era una de las pocas personas que en realidad no le mentía…mucho, y fue cuando finalmente llego al frente de donde debería reunirse con los otros miembros del club de teatro de la universidad, se trataba de una casa que al igual que otras estaba bastante decorada dándole un toque tétrico en contraste con la música que venía de adentro, me acerque justo cuando otro grupo iba entrando dentro de la casa escabulléndome entre ellos de forma perfecta──

    Pude notar que la fiesta estaba tornándose muy animada pero fue cuando de repente pude oír una voz animada casi a mi lado

    ──¡Hola, bienvenido a la fiesta, mi nombre es Nes! ──Aquella chica parecía una reencarnación de la azúcar hecha persona debido a lo animada que estaba, estaba seguro que personas menos enérgica, se sentirían agotadas al verla corretear de un lado a otro, por lo cual pensando en mi forma de responder──

    ──Yo diría que eres azúcar, mezclada con flores y muchos colores ──Bromeando a lo que la peliblanca se quedó mirando── Olvídalo, mi nombre es Misha, ¿Eres la que organizo la fiesta? ──Pregunto──

    ──Nopi, pero el anfitrión debe estar por llegar, solo soy…──Ahí hacia una pose orgullosa── Una dj auto-proclamada ──No pudo evitar darme gracia──

    ──Bueno, entonces dejare que sigas con tu trabajo señorita DJ ──Agregue antes de adentrarme entre la gente, parece que hay gente interesante fue cuando de repente recibi un mensaje en mi teléfono indicándome los miembros del club de teatro que iban a reunirse en otro lado pero…decidi apagar el teléfono…parecía mas divertido este lugar──

    Miss Never MoreMiss Never More , hoy no tuve tanta inspiracion pero aqui esta mi intro algo gae, Misha ahora mismo esta como un "chico" y tiende a aparecerse de repente para dar un susto
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6. Autor
    Miss Never More

    Miss Never More MasterShip

    Registrado:
    3 Ene 2012
    Mensajes:
    936
    Temas:
    34
    Calificaciones:
    +537

    -Spooky scary skeletons~- la chica bailaba rítmicamente al sonido de la canción que invadía el ambiente. Debía admitir que la música estaba algo fuerte… ¡Pero ella lo amaba! -Woooo ¡go Nes! Nací para esto- comentó satisfecha para sí misma.

    Volvió a levantar la mirada hacia el resto de las personas, algunos bailaban, otros se encontraban emparejados en las esquinas del salón, otros comían y bebían riendo frente a retos estúpidos, y uno o dos ya se encontraban tendidos en el piso del lugar.

    Sus ojos pasaban por cada uno de ellos, había tratado de saludar a la mayoría conforme entraban, pero la cantidad de personas lo había vuelto complejo; salvo algunos que destacaban entre el montón, como el inspector de sanidad y sus condones, o el gato del ponche... Esperaba que ese chico estuviera bien.

    Los demás no destacaban tanto, salvo por… -Te estoy viendo- dijo moviendo sus labios hacia la morena del traje de bruja que caminaba junto a Soco, a ella la recordaba, por su nombre particular, igual que D y los…

    -¡LOS NIÑOS!- miró a su alrededor alarmada, había olvidado por completo que habían dos chicos algo menores corriendo por allí. O ella decía corriendo, una de cabello rosado había llegado temprano, antes que los demás, dijo que tomaría una siesta por un rato, el otro se veía medio triste cuando apareció, le ofreció algo de comida y luego lo perdió por completo.

    -Ay, maldición- colocó su teléfono en una esquina donde nadie lo viera y se fue a buscar los chicos, había hecho eso toda la fiesta, y si alguien lo tocaba sería más que evidente pues la música se detendría.

    -Niñaaaaaaa. ¡Niñoooooooooooooo!- comenzó a gritar por allí mientras se adentraba en el mar de personas, que irresponsable de su parte haberlos dejado ir así.

    Todos sabían que una voz en su cabeza se reía de aquello, Nes era la definición opuesta de responsabilidad.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    -Pero... Viejo, ¡será la mejor parte de la fiesta!-

    -Lo siento Dix… Realmente no me quiero arriesgar a jugar con algo como eso, podría pasar algo terrible y honestamente nos da algo de miedo- el de cabellos rojos negaba con la cabeza mientras se alejaba de su amigo de regreso al grupo. Dixon no podía creerlo, había planeado hacer un ritual en algún punto de la fiesta con algunos de sus amigos más cercanos o algo por el estilo, pero todos le habían dejado en mal y ahora no tenía con quien llevarlo a cabo. Algunos incluso amenazaron con irse si lo realizaba en la misma habitación que ellos, por lo que el plan de llevarlo a cabo en el salón principal quedaba descartado.

    Los lentes de sol tapaban sus ojos, pero la decepción en su rostro era notable. Se dio la vuelta dispuesto a subir de nuevo y recoger todo cuando chocó de frente con alguien -¿Pero qué…- comenzó a quejarse cuando sus mejillas se vieron atrapadas entre las manos de Nes -¿Qu qewies- trató de preguntar, aunque las palabras no salían de forma apropiada.

    -¡Perdí a los niños!- definitivamente esa era la última frase que DJ pensó escuchar -¿Qwe?- preguntó nuevamente, la energía no parecía desaparecer de la peliblanca aunque eso al final fue algo bueno, la dj autoproclamada estaba haciendo un buen trabajo.

    -¡Los niños!- Nesrin soltó su rostro mientras tiraba las manos al aire -¡Habían uno o dos menores por allí y los perdí por completo! Tienes idea de lo que esto signi...-

    Esta vez era el rostro de la peliblanca el que se encontraba atrapado entre las manos de Dixon -¡Eso es!-

    -¿Qwe?-

    -¡Tú! ¡Tú podrás conseguir a algunos! Vamos a hacer el mejor juego de terror del mundo y tú conseguirás participantes- soltó el rubio nuevamente emocionado.

    -¿Ewl Homwe dewa media nocwe?-

    -¿Qué?- la chica pareció comenzar a temblar cuando Dixon mencionó lo del juego, preocupando al anfitrión de que también dijera que no, pero contrario a lo que pensaba en el segundo que la soltó ella dio un salto en el aire con un pequeño chillido de emoción -¿El hombre de la media noche? ¿O escondidas de un solo hombre? ¡100 historias de terror! He jugado de todo, esto va a ser genial, ¿es alguno de esos?-

    -Ah… Algo así- el chico se encontraba confundido, pero no tenía tiempo de explicar, debía conseguir algunos interesados por su cuenta -Tú sólo asegúrate de buscar interesados ¿bien? Diles que nos veremos en el tercer piso, en el cuarto frente a las escaleras, a eso de las…- Miró con algo de dificultad el reloj al otro lado de la sala, marcando las 10:20 -11:30, a las 11:30 que todos se encuentren allí-

    -¡De inmediato!- la peliblanca dio media vuelta dispuesta a buscar algunos para llevar, más se detuvo en seco y regresó su mirada hacia el rubio -Si ves una niña de cabello rosado o un chico emo dime por favor, diles que los estoy buscando-. Rápidamente regresó a la multitud y Dixon la perdió de vista.

    El anfitrión pasó una mano algo incómodo por su cabello, al menos parecía ser que el plan seguía en marcha, no como hubiera esperado pero todo estaría en su Vlog al día siguiente, y eso era lo más importante.

    Se dirigió hacia las escaleras cuando su mirada fue capturada por un chico pálido de cabello negro, con un disfraz bastante perturbador, las comisuras de su boca parecían haber sido cortadas hasta la mitad de la mejilla -…- caminó con paso decidido hacia él y se detuvo a un paso, tocando su hombro para llamar su atención -¿Sí?- preguntó de forma casi inexpresiva Misha, apenas audible por sobre la música -Oye hay una chica de cabello blanco buscándote por allí, la de la música-

    -¿A mí? ¿Por qué?- respondió el azabache algo confundido, no había explicación aparente -No lo sé, sólo me dijo que te dijera, pero de paso si se te dificulta mucho encontrarla puedes unírtenos en el juego, como dentro de una hora, tercer piso cuarto frente a las escaleras- el rubio no se demoró más, tenía a alguien muy específico en mente para buscar.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    -Niñaaaaaa, niñoooooooo… Aghhhhh- Nes comenzaba a desfallecer ante la idea de nunca encontrarlos, había una posibilidad de que se hubieran ido a casa por sus cuentas, y eso también la preocupaba pues era terriblemente tarde. Sólo esperaba que pudiera encontrarlos.

    De todas formas también debía encontrar a quienes invitar, y tenía un par de nombres en mente. Volteó hacia la puerta, cerca de donde había visto a Socorro salir con la morena, cuando cruzó miradas con otro de los invitados, una pequeña sonrisa dibujándose en su rostro.

    -¡D!- levantó la mano en el aire caminando hacia este -Oye, menos mal que te veo- comenzó a gritar por encima de la música -El anfitrión quiere hacer un mini juego con algunos de nosotros, algo aterrador, aunque ya los he jugado antes y no pasa nada- le guiñó el ojo mientras daba un pequeño codazo amistoso -Puedes unírtenos si quieres-

    El pelirojo la observó unos segundos antes de que una sonrisa se dibujara en su rostro -Claro, por qué no-

    -¡Genial! A las 11:30 en el tercer piso, nos vemos allí- respondió la peliblanca alegre mientras salía al jardín, aunque habían algunos allí, conforme la noche fue llegando y se puso más frío la mayoría entraron, motivo por el cuál Nes no demoró mucho en ubicar a su objetivo.

    Socorro se encontraba cerca de una de las bancas mirando a su alrededor con el teléfono en la mano -Espero que no te vayas a ir pronto- comentó la peliblanca desde atrás, causándole un sobresalto -¿E-eh?- Tranquilina apenas se volteó algo preocupada hacia ella -Jaja lo siento, no pretendía asustarte, te estaba buscando-

    -¿A-a mí?- la chica le miró algo confundida, preguntándose que podría necesitar. Fuera lo que fuera esperaba que no se tratara de cualquier cosa que la hiciera regresar al mar de gente -Haremos un pequeño juego en poco menos de una hora, y me preguntaba si querías participar, sólo unos cuantos de nosotros-

    La de cabello azulado ladeó la cabeza, un juego… ¿Podría tratarse de un videojuego? No parecía muy probable pero… -¿Qué clase de juego?- comentó de forma apenas audible, recibiendo una expresión confundida por parte de la peliblanca -¿Q-Qué clase de…- intentó repetirse un poco más alto cuando se vio interrumpida por Nesrin, quien señalaba al otro lado del jardín

    -¡Ahí estás!- la dj dio unos cuantos pasos en dirección a otra de las bancas, un poco resguardada cerca de un árbol, donde una chica de cabello rosado parecía dormir -¡Te he estado buscando!- añadió mientras se alejaba de Socorro, no sin antes voltearse -Nos vemos a las 11:30, ¡tercer piso!- y dejar unas cuantas instrucciones.

    Charlotte se frotó los ojos mientras se enderezaba sobre la banca, finalmente había decidido dormir en aquel sitio, pero no confiaba con quedarse tanto tiempo. Observó algo adormilada a Nesrin, quien la veía con un cómico puchero y las manos en sus caderas -¡Te he estado buscando desde hace rato! No puedo creer que te durmieras aquí-

    La pelirosada no comprendía por qué tanto alboroto -Yo…-

    -Nada- la interrumpió Nes -Yo misma te llevaré a casa en cuanto termine el juego de Dixon, pero hasta entonces, debes quedarte conmigo, ¿vale?-

    Lotte le miró algo incrédula, no era una niña como para necesitar vigilancia o algo por el estilo… Sin embargo, la cara de decisión en la otra le hizo dudar si sería buena idea discutirle o no, por lo que terminó asintiendo.

    Eso bastó para que Nesrin cambiara su actitud por completo y diera un pequeño salto -¡Genial!- dijo aplaudiendo, y buscó en los bolsillos de su chaqueta algún dulce que darle -Ahora regresemos adentro, aquí está comenzando a helar. ¿Charlotte no es cierto? ¿Puedo llamarte Lotte?- comentó mientras caminaban a la casa, no creía que hubiera mayor problema en llevarla con ella al juego, de todas formas sería un enciende y apague de velas y todo terminaría.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    Dixon suspiró aliviado cuando finalmente vio a la chica que estaba buscando, Andrea se encontraba hablando con el sujeto de la máscara de Gas y otro chico emo en las escaleras, quien ahora que lo pensaba, quizá era el emo al que se refería la dj. Negó con la cabeza, como sea lo invitaría también en última instancia.

    Se dispuso a avanzar de nuevo cuando sintió un jaló en su manga, y al voltear se topó con una chica morena y una castaña de apariencia algo joven -Oye, eres el anfitrión de la fiesta ¿no?- preguntó la morena, parecía que la bebida ya había comenzado a hacerle efecto, pero igual hablaba con claridad -Sí, DJ- contestó levantando una ceja -¿Necesitas algo?-

    La mujer entornó los ojos algo irritada -Son casi las 11 niño, a ¿qué hora planeas hacer el evento?- el chico le miró algo sorprendido, vaya que Nesrin había sido rápida en buscar personas -Oh, eso, es a las 11:30 en el tercer piso-

    -¡¿11:30?! Eso es bastante tarde… ¿Por qué hasta entonces?-

    -La media noche es el mejor momento para hacer esa clase de cosas, ya sabes, el ambiente de Halloween y eso- se encogió de hombros, la hora era fija, no tenía por qué lidiar con los reclamos de los demás -Si quieres estar allí te veré entonces- ladeó su mirada a la pequeña castaña, quien se veía algo preocupada, mas no le dio importancia. Traer al niño que vas a cuidar a una fiesta de Halloween, si la morena decidió ser mala niñera no era su problema.

    Se dispuso a ir nuevamente hacia Andrea cuando una chaqueta azul llamó su atención y sonrió, había visto la pequeña hazaña del gato hacía unas horas, y parecía una buena idea tenerlo con ellos en el evento principal -¡Oye!- llamó caminando hacia él -Te vi saltar hace un rato y me preguntaba sí…- frunció el ceño, el de cabello celeste no paraba de rascarse -¿Estás bien viejo?-

    -Yo.. Eh… Sí, no es nada- Dixon levantó una ceja, sin embargo, decidió no preguntar más -Como decía, vamos a tener un pequeño evento dentro de una media hora, en el tercer piso, eres más que bienvenido si te nos quieres unir- le sonrió mientras chasqueaba los dedos, más no esperó una respuesta, no era su estilo y le parecía poco cool hacer aquello.

    -Eh… ¿eh?- Marcus le observó confundido, pero DJ se alejó antes de poder preguntar nada, por lo que sólo le quedó continuar lidiando con su alergia -Tercer piso…-

    -¡Andrea!- llamó Dixon abriéndose paso por la multitud, hasta que finalmente le alcanzó. A diferencia de los otros sabía que podría contar con ella para el juego de invocación, por lo que no dudó en preguntarle -Vamos a tener un pequeño juego a las 11:30, en el tercer piso, ya sabes, algo más tenebroso para Halloween; esperaba que pudieras participar…- sintió una mirada sobre sí, volteando hacia el chico del traje de sanidad -Eh… tú también puedes venir si quieres, igual tú- añadió eso último mirando a Boris, levantando una ceja al ver la cerveza en su mano -De todas formas, les dejo la invitación, somos unos cuantos los que vamos a estar allí- con un ademán se despidió, dispuesto a subir y preparar todo, más se detuvo en seco -Oy chico sanidad, había un tío por allá rascándose como loco, ¿no tendrás algo para eso?-

    -¡¿Dónde?!- Alain se levantó de golpe, sorprendiendo a los demás -Eh... Ya no está, pero estará en el tercer piso con los otros para el evento, puedes buscarlo entonces- con eso sí se retiró, caminando hacia las escaleras, debía preparar las velas y el tablero para hacer el ritual.

    GaletteGalette RenrawRenraw Kanra-chanKanra-chan PoxetPoxet BeckBeck JandieJandie Miss FortunaMiss Fortuna HaSoInuHaSoInu Dark...Dark...
    Listooo, básicamente entre Dixon y Nes los están invitando al main event, si quieren pueden hacer una mini conti para explicar que Dixon los invitó, que sus pjs decidieron ir, y apovechar e interactuar con otros pjs, al final colocquen que sus pjs se movieron al tercer piso a las 11:30.
    En caso de, RenrawRenraw y JandieJandie , Reny le preguntó a Dixon por el evento de lectura pero Dixon pensó que se refería al main, y que Deyanira es la niñera de Harry.
    A Soco Nes sólo le dijo de un juego con pocas personas, nada más.
    A Misha Dixon la confundió con Boris
    Los demás creo que está medio claro, pero cualquier duda me avisan. Saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7. Poxet

    Poxet

    Registrado:
    24 Nov 2007
    Mensajes:
    373
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +132
    Tenía ante él el disfraz más auténtico que pudo haber visto alguna vez en lo que realismo se trataba, pero en cierto modo desencajaba con todo el resto de los atuendos de la fiesta. Era demasiado real. Había imaginado que podía encontrar algunas personas interesantes, pero había una gran diferencia entre despertar el interés por la persona en sí que por lo llamativo del disfraz.
    Con su pequeña estatura además no podía verle la cara, de hecho, si se esforzaba y el hombre en su traje protector se podía inclinar lo suficiente, podía adivinar parte de los ojos y algo de la nariz, por lo demás, entre las luces y el movimiento alrededor reflejado en su protector, podía sólamente vislumbrar sus cejas.

    —¿Dónde conseguiste el disfraz? Por mucho que intenté algo con lo que tenía no pude hacer demasiado —comentó Boris mientras lamía el dorso de su mano que había quedado algo mojado de cerveza. Al hacerlo, pudo notar una leve tensión de parte de Dominique.

    —No es un disfraz —se apresuró a responder el joven—, es un auténtico traje protector. Y no deberías hacer eso, no tienes idea de la cantidad de bacterias que hay sobre tu epidermis en éste momento.

    Boris enarcó una ceja ante el comentario, que casi le hizo ignorar el hecho de que lo que Dominique llevaba no era un disfraz, sino un traje aislante real. No dijo nada durante unos segundos, limitándose a beber la cerveza que había encontrado casi llena sobre una mesa, cerca de un grupo de invitados que hablaban distraídos; seguramente pertenecía a alguno de ellos.

    —Genial… —comentó después.

    —¿Disculpa? —inquirió Alain.

    —Siempre vi esos trajes en las películas de zombis, no esperaba ver uno real, ¿cómo respiras con esa cosa?

    Nuevamente intentó enfocarse en el rostro dentro del casco pero únicamente fue recibido con una visión de sus cejas y parte de sus ojos y nariz.
    Dominique inició su explicación, que en un principio parecía ser corta pero que terminó extendiéndose debido a que comenzó a comentar lo inverosímil de utilizar un traje de ese tipo ante una infección transmitida por una mordida que podría rasgar el material. Mientras lo observaba continuaba bebiendo la cerveza. Sus ojos estaban perdiendo levemente el foco, pero aún podía sostenerse, sin embargo, aún contra la voz de su propia consciencia, había ido un poco más allá de lo que sabía que podía tolerar antes de comenzar a volverse algo errático.

    —...y eso sería lo más conveniente… —lo mira fijamente—. Tus pupilas… tu expresión… la ligereza con la que sostienes el vaso… —rápidamente se agachó, quedando a la altura del chico—, ¿tienes idea de los riesgos del exceso de alcohol? —preguntó con tono casi acusador— ¿las dificultades motrices, de juicio? ¿La inhibición excesiva? Y ni hablar de la adicción, la cirrosis, el coma etílico...

    Boris lo observa mientras habla pero se le hace difícil oírlo, aunque, de alguna manera, lo hace. De hecho está plenamente consciente de lo que ocurre, pero de la misma manera siente que no lo está del todo. Extiende su mano y la deja a muy pocos centímetros del casco de Dominique que cesa inmediatamente su listado apocalíptico del alcoholismo.

    —Oye, Domi, ¿qué ocurriría si te quito el casco? —preguntó sin poder ocultar una sonrisa algo burlona.

    Velozmente el joven se reincorpora quedando muy lejos de la mano de Boris; no podía permitirse semejante riesgo. Dominique llegó entonces a la conclusión de que fue demasiado descuidado, no podía permitirse estar divirtiéndose en un caldo de cultivo inmenso como lo era aquella casa, no podía permitirse que ante él un menor estuviera bebiendo y mucho menos quedarse de brazos cruzados; comprendió, finalmente, que incluso en una ocasión como aquella no podía permitirse semejante irresponsabilidad. Con reinvigorada convicción y un posible ataque de pánico Dominique se aproximó al chico con la impresión de arrebatarle la cerveza pero terminó convirtiéndose en una nueva disertación sobre los vicios provenientes de la ingesta de bebidas alcohólicas.
    Boris simplemente lo observaba.

    —¡Domi! —se oyó una voz por encima de la música—. ¡Domi! —repitió. Sin embargo el pelirrojo no parecía oírla, muy concentrado en su discurso y con el sonido en gran parte bloqueado por el traje.

    Una chica llegó de atrás y tomó los pliegues del traje alrededor de los tubos de oxígeno que llevaba y tiró con fuerza produciendo un chillido desde dentro del casco. Boris hizo lo que pudo por contener la risotada pero fue imposible y volcó unas cuantas gotas más de la cerveza sobre el mojado piso.

    —¡Andrea! —se queja Alain.

    —¡Hola! —saluda Boris.

    Dominique se voltea en dirección al chico. Lo único que éste puede percibir es un par de cejas fruncidas. Posiblemente estaba poniendo una expresión seria, o algo así.

    —No puedes estar bebiendo si eres menor de edad, ¡Ni siquiera deberías estar aquí! ¿Quién sería responsable si algo sucede? ¿Y si hacen una denuncia por ruidos molestos y viene la policía?

    —Les diré que eres mi tutor, que me trajiste aquí obligado y yo no tengo nada que ver. Y me obligaste a beber la cerveza.

    —¿Qué…?

    La chica disfrazada de diablesa está por intervenir cuando una nueva voz llega llamándola a ella. Era un chico con lentes negros y por los saludos que realizaba al andar en dirección a ellos, era alguien importante, o al menos bastante conocido. Algunos lo felicitaron por la fiesta, así que era fácil concluir que se trataba del anfitrión.

    —¡Andrea!

    Cuando finalmente llegó al grupo se dirigió a la chica.

    —Vamos a tener un pequeño juego a las 11:30, en el tercer piso, ya sabes, algo más tenebroso para Halloween; esperaba que pudieras participar…

    El traje aislante giró en dirección a Dixon.

    —Eh… tú también puedes venir si quieres —se volteó en dirección a Boris—, tu también —agregó, alzando una ceja al ver el vaso de cerveza casi vacío y los pequeños charcos del suelo, algo difuminados por el pasar de otros invitados—. De todas formas les dejo la invitación, somos unos cuantos los que vamos a estar allí.

    Al decir lo último se había dado vuelta y se dirigía al grupo mirando por encima del hombro y saludando levemente con su mano. Antes de retirarse, sin embargo, se volvió hacia Dominique.

    —Oy, chico sanidad, había un chico por allá rascándose como loco, ¿no tendrás algo para eso?

    —¡¿Dónde?!

    La repentina pregunta de Alain asustó a los presentes y varios de los invitados voltearon en dirección al pelirrojo aunque poco después reanudaron la diversión; el joven, tomando un botiquín de quién sabe dónde, partió hacia el centro de la pista a toda velocidad, o toda la que el traje le permitía. Boris, sin nada mejor que hacer, salvo quizás observar a la recién llegada unos momentos, partió detrás del señor pandemia en busca de aventuras. No tardó en encontrar a quien buscaba, especialmente porque el mismo Alain se había encargado de alejar a todas las personas en un radio de 10 metros a mantenerse alejados, produciendo un notable hueco entre la multitud.
    A pesar de su pequeña altura, Boris se las arregló para llegar hasta el borde de ese anillo de protección sanitaria invisible. A sus lados algunos de los invitados reían, otros tomaban filmaciones con sus celulares y una gran parte simplemente se tomó todo aquello como una broma de noche de brujas y volvió a sus asuntos. El chico pudo ver a otro que, si sus ojos no lo engañaban, o las luces, o los empujones, calculaba que tendría su edad. El pobre era un manojo de nervios, y Alain no contribuía a aliviar aquello. Además, se debatía entre huír de la escena, rascarse o intentar formar la voluntad suficiente para responder a las preguntas del mayor.

    —¿Qué es lo último que has ingerido? ¿Antecedentes familiares? ¿Alguien de tu familia que haya sufrido algo similar? Puede ser más que una alergia y cualquier información que puedas brindar puede ser vital en las próximas horas...

    —...Eh… uh.... … … … —el chico se encuentra totalmente tenso.

    —Es muy importante, de verdad —insiste Dominique, ésta vez con un tono más suave aunque aún con la tensión imperando en sus palabras.

    La escena se extiende varios minutos. Eventualmente Boris se fija en la hora de su celular. 11:28.
    Bebe lo que le queda de cerveza, deja caer el vaso y se aproxima a los otros dos. El chico más nervioso se había erguido ahora, y estaba a punto de lanzarse en una huída maratónica a quién sabe dónde, podía adivinarse en su rostro.
    Aún no se acostumbraba a que quien quiera que se parara a su lado lo superara en altura. Sin embargo, en esos momentos no estaba en su lista de prioridades el molestarse momentáneamente por algo que ya tenía asumido. Para horror de Dominique, Boris se coloca a un lado del chico nervioso y le da una palmada al hombro, provocando un rápido salto y, a una velocidad bastante sorprendente, una huída directa hacia las escaleras.
    Dominique rápidamente pasó una servilleta con abundante alcohol en la palma de Boris antes de seguirle los pasos al chico del abrigo gatuno. El pelinegro se queda absorto unos instantes con el papel en la mano hasta que finalmente reacciona.

    —¡Oh genial! Justo donde había que ir… creo...

    Faltaba poco para la hora pactada y se encaminó hacia las escaleras. Había otras personas más que habían recibido la invitación, aparentemente, ya que pudo ver a otras personas dirigiéndose hacia las escaleras.

    ((Sólo mencioné a BeckBeck y Dark...Dark... espero que mi post no se entrometa en alguna interacción que tuvieran pensada))
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8. Kanra-chan

    Kanra-chan "La lunatica ser salida de la consciencia"

    Registrado:
    24 Mar 2011
    Mensajes:
    1,791
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +1,365
    ──01──​

    No era como que fuera una persona que fuera una buen bailarín pero en una que otra obra de teatro he tenido que interpretar una escena de baile, algunos más enfocados a momentos románticos, otros más enfocados a ser rítmicos, y finalmente otros teniendo que interpretar un papel, en ese momento estaba entre las personas que estaban bailando entre toda la casa, podía jurar que ya había gente borracha bailando con los muebles o besándolos, por lo general yo respeto los gustos…en su mayoría. Mientras estaba bailando con una señorita, pero aparentemente cuando estábamos bailando no termino de gustarle un acercamiento mío

    ──¿Oye amigo estas bien? ──No estoy seguro quien pregunto pero la huella roja dejada por la bofetada que me dio se notaba aún más con mi piel pálida, supongo que no era posible que todas las veces se podía ganar, pensaba en qué hacer cuando de repente un chico de cabellos rubios llego de la nada, aparentemente estaba organizando un evento sonaba interesante, además una señorita tierna me estaba buscando, seria alguien en extremo repugnante si dejara a aquella señorita sola después de buscarme, pero en cierto grado estaba más interesado en el juego…además esa chica que parecía más…como lo diría “Bolita del algodón, chica de azúcar…no…tiene que ser algo más adorable pero blanco y con un toque hiperactivo” fue cuando de repente junte mi puño con mi palma “Conejita” le diría así la próxima vez que viera a la señorita Nes──

    Me puse a caminar luego de mi intento fallido de una conquista, vi como algunos estaban ya llegando a sus respectivas bases, haciendo que me sintiera algo solitario [Si como no]. Por lo cual me puse a vaguear por la casa mientras la fiesta continuaba, sin darme cuenta que vi a alguien que me lucia conocida y empecé a seguirla hasta que vi que iba hacia la parte trasera de la casa supongo que para tomar aire libre, cuando llegue allí vi a alguien que al instante reconocí y una leve pero siniestra sonrisa surgió de mi rostro, camine por donde el jardín era más oscuro y me acerque por detrás a mi objetivo, ella parecía suficiente distraída con una persona que no noto cuando estaba asomando mi cabeza, pude notar que ella estaba de buen humor pero al notar mi respiración cerca de ella volteo y dije en el tono más lúgubre que podía hacer [Era mucho más tétrico del que una persona normal podría hacer]

    ──¿Quieres te que haga sonreír? ──La capucha estaba haciendo que el maquillaje de las comisuras de mis labios se notara mucho más realista, casi siendo digno de algo salido de una historia de terror…cosa que probablemente hubiera asustado a la morena, si no conociera al despreciable sujeto o despreciable mujerzuela dependiendo de cómo andaba vestido ese día que tenía frente a el──

    ──Esta noche se puso mejor ──Agrego con un tono sarcástico, había conocido a la señorita Deyanira [La llama Anira de cariño] debido a que el club de teatro constantemente iba a centro cultura de la ciudad para exhibir sus obras y constantemente hemos acordados obras con el director o en su defecto con su asistente y he tenido oportunidad de hablar con ella un par de veces, aunque su relación no era precisamente mejor, yo podía denominarla como una buena amiga y posible objetivo de conquista (?)──

    ──Es extraño verla en una fiesta universitaria, no me diga que quiere formar un acto de una relación prohibida entre usted una mujer madura y un joven estudiante, si me permite llamar a Rachell, puedo asegurar una trama compleja llena de drama y…

    ──Ya estaba mejorando mi noche hasta que llegaste, ¿que no pudiste irte a cagar tumbas o a un club de poesía emo? ──Lo primero solo lo hice una vez para una obra y lo use para una broma, provocando que muchos creyeran que asesine a alguien y por suerte algunos colaboraron en mi maquiavélico plan, aunque aún hay personas que creen que asesine a alguien…son crueles, yo no heriría a nadie…¿o tal vez si?──

    En lo segundo era un poco racista y no pude evitar generar un chiste ante ello

    ──Porque todo el mundo me confunde con un emo, puede que tenga piel pálida de vampiro, cabello oscuro de brea y tenga vestimentas oscuras que podrían hacerme ver como un ser de la oscuridad, pero soy una persona normal solo que muy apasionado en mis papeles, por esa pasión le pido una ci…──Pero antes de que pudiera hablar ella me contesto con un seco “No”── Lo supuse

    La señorita Anira era prácticamente alguien que nos supervisaba para que no termináramos quemando el centro cultural por un acto y los miembros del club como yo hemos visto como una buena persona, la razón por la cual puedo bromear de esta forma con ella es por eso. Debido a que es una persona que realmente “me cae bien en ciertos aspectos”

    ──Por cierto te tengo otra propuesta ──Ella me estaba dando una amarga mirada── Oye oye esta vez no es una cita, bueno no en el sentido estricto, aparentemente nuestra querida anfitriona está organizando un evento ──Aunque era probable que fuera solo el chico que me encontró, podría ser también obra de la conejita── Podrías venir a las 11:30 y pasar si te interesa

    ──Ya me lo menciono otro que aparentemente es el que lo organiza ──Entonces si es el verdadero anfitrion supongo que eso era obvio── De todas formas ¿Por que deberia ir? y me da mas desconfianza que tu lo sugieres ──Probablemente el anfitrion me matara si una de sus invitadas se va por lo cual jugue mi carta que siempre funcionaba con la enojona señorita Anira──

    ──¿Quieres quedarte donde los chicos con sus hormonas van a ponerse más idiotas por el alcohol y que tienes esa cara de casi matar a las personas que estén haciendo un pre-acto de reproducción ──Agregaba sin ninguna vergüenza cosa que hizo que ella se quedara mirándome le di un guiño── Solo tómalo como una sugerencia, aparentemente allí estará libre de eso por lo menos ──Iba caminando cuando de repente iba a chocar con una chica de cabellos negros muy joven a decir verdad, la esquive ágilmente y ella se quedó mirándome mientras yo daba una reverencia── Perdóneme señorita ──Agrego con un tono amable y una sonrisa tranquila, cosa que su disfraz solo lo dejaba como alguien inquietante como siempre, solo quedaba esperar un poco a que la hora se acercara, solo faltaba media hora por lo cual podía ver si todavía quedaba bocadillos y luego subir…¿era el tercer piso no?

    Miss Never MoreMiss Never More Misha te renombra "Conejita" (?) La otra opcion era Bola de Nieve porque
    [​IMG]
    GaletteGalette Jamas retes mis post express
    JandieJandie Misha se cruzo contigo ya que ibas con Anira
    RenrawRenraw debido a que el club de teatro de Misha es relativamente activo, es normal que Misha conociera a Anira y la invitara a salir, aqui trato de asustarte, invitarte a salir y invitarte al juego [Ya que no vi o no lei bien que Never More te haya mencionado alli, si me equivoque entonces edito]

    Misha aqui es mas activo y mas bromista, debido a que esta viendo oportunidad de bromear o coquetear, pero tomen todo lo que dice como alguien que no habla en serio en particularmente nada debido a ser mentiroso patologico en varios niveles...solo en las partes donde quisa si es sincero es cuando bromea o le sigue el juego a alguien porque le cae bien
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 7 Nov 2017
  9. Jandie

    Jandie #✝♄øя Moderador

    Registrado:
    13 Jul 2017
    Mensajes:
    984
    Temas:
    58
    Calificaciones:
    +398
    Intentó imaginar que todo eso era una clase de broma oscura, tal vez una confusión de dirección o simplemente no leyó bien lo que decía las acotaciones finales del volante publicitario. Frente a ella una casa enorme se podía vislumbrar, claro que para Harry parecía esas viejas mansiones de terror aunque le llamó la atención que las personas ingresaran tan fácilmente. Obviamente ese lugar no tenía nada que ver con algún museo, sino alguna fiesta juvenil de perdición por Halloween.

    Harry se puso bien su gorra esperando tratar de acoplarse con la gente, pero fue nefastos ver a invitador con sus respectivos disfraces aunque no se desanimó dado que…, fingir que era una estudiante promedio era algún tipo de disfraz legalmente aceptado ¿no?

    Suspiró.

    —¿Qué hay bonita? ¿No te parece que es muy tarde para salir de noche para una niña?

    Elaine frunció el ceño al ver a un tipo alto de cabellera rubia con unos lentes oscuros. Su vestimenta y la manera en que habló parecía a esos tipos “cool” que solo se mofaban de su popularidad.

    —¿Te conozco?

    —La verdad no recuerdo en mi lista de chicas atractivas alguna niña—se mofó—; pero si estás aquí es porque tus padres no se preocupan por ti o simplemente eres una rebelde sin causa.

    —Solo vino por esta dirección—gruñó a la vez que ignoraba al guapo hombre. Le entregó el papel—. Un tal Dixon es el anfitrión ¿por casualidad lo conoce?

    El rubio leyó detenidamente esperando hallar alguna lógica a lo que esa niña decía, era un poco irrelevante a decir verdad, especialmente cuando le comentó acerca de una reunión a causa de los premios de relatos para jóvenes escritores. Estaba seguro que había corregido el volante aunque ignoró completamente cómo es que ella había obtenido esa noticia.

    —Pues déjame decirte bonita que aquí no es el lugar que estás buscando—le entregó el papel y metió las manos a su bolsillo—; sin embargo, yo soy Dixon.

    —¿Entonces esto es una farsa?

    —No realmente—bostezó sin despagar los ojos, a pesar del uso de esas gafas oscuras—, pero si eres una de esas ganadoras del concurso de relatos de terror, entonces estas más que invitada a esta fiesta—Harry intentó decir algo pero él fue más audaz y puso su dedo sobre los labios de la muchacha—. Sin embargo, en el tercer piso de esa mansión hallarás lo que deseas. Esta casa es muy grande y hay cosas interesantes.

    Ella no entendió pero mandó al olvidó su sentido de precaución y se enfocó en buscar lo que deseaba. Era curiosa, y a veces se olvidaba de las cosas si no fuera por que traía su celular a la mano por si sus padres la llamaban. Entonces ingresó a la casa siendo invadida por luces extravagantes que por un momento le dañó la retina, murmuró, había una cantidad de personas bebiendo y bailando.

    Si esa era una fiesta de Halloween, entonces sabía que se iba a meter en un problema por si sus padres se llegasen a enterar. Caminó con lentitud, apartándose de los demás para buscar las escaleras que Dixon le indicó para así llegar al tercer piso dado que le comentó sobre el tema por el cual ella estaba allí.

    Casa grande, infierno mayor.

    Sin embargo su distracción fue mayúscula que no se percató que se golpeó con alguien más. Una hermosa mujer de piel morena y cabellos café oscuro le clavó la mirada, Harry se sintió minúscula dado que la dama manifestaba ser de aquellas que no aguantaba ni un chiste, y alguien como ella solo prefería evitar problemas.

    —Disculpe señorita, no fue mi intención incomodarla.

    Harry sonrió ante la mirada de la mujer pero no se quedó a esperar un regaño sino que se escabulló para buscar cómo llegar a las escaleras y evadir esa fiesta. No obstante, una chica novata para esas cosas, terminó siendo aplastada, literalmente, por la bulla y el olor a alcohol, sintió y dolor en el estómago y trató de buscar un asiento para calmarse.

    —Eres una niña, no vas aguantar en un lugar para jóvenes adultos.

    La misma mujer se le presentó pero esta vez traía una copa, Elaine se sentó en una de las pocas sillas que estaban apegadas a la pared. Las luces psicodélicas volvieron hacer su función por ello la chica se sintió más mareada.

    —Un tal Dixon me dijo que vaya al tercer piso—dio un sorbo a la copa—; creo que me ha gastado una mala broma.

    —Bueno no eras la única a la que le han invitado ir a ese piso—comentó la mujer sonriendo forzosamente aunque Harry notó que había bebido—. Soy Deyanira Possu

    —Eliane Hatzel.

    —Bien niña será mejor que comiences a caminar para que te vayas a casa—estiró los brazos para relajar un poco los músculos. Se oía ruda, peligrosa pero sobre todo una mujer con agallas—. Tus padres deben estar buscándote.

    —No tengo 5 años.

    —Esa voz y ese cuerpo parece de una chiquilla de primaria.

    —Sí, claro, “señora”

    Harry dejó la copa sobre el suelo, se frotó la frente y buscó con la mirada una puerta de salida. Deyanira sonrió con ironía tal vez imaginando que la chica sí se iba a meter en problemas, no estaba mal por un momento molestarla o ayudarla. Sin embargo, cuando menos se lo esperó, al igual que Harry, el tal Dixon parecía muy feliz riendo con otros invitados.

    —Ese mentiroso—gruñó Elaine a lo cual la mujer la sujetó del brazo—, ¿qué pasa?

    —Si haces un berrinche aquí podría traer problemas—comentó sin mirar a la jovencita, sus ojos parecían muy ensimismados en el rubio—. Ese tipo parece ser el alma de la fiesta.

    —Él me invitó—habló la castaña tratando de que su voz no fuera opacada por la música—. Vine por la premiación de un concurso de relatos, pero esto es un fiasco.

    Deyanira no entendió lo que esa chiquilla hablaba pero al ver al rubio buen mozo acercándose a ellas, las cosas comenzaron a tomar un rumbo peculiar.

    —Ah, sí es la niña bonita—Dixon sonrió ampliamente—. ¿No te dije que fueras al tercer piso?

    —¿Y porque la mandas allá? —interrumpió la mujer de piel morena con un tono de voz amargo—. ¿No te han dicho que es ilegal tratar con niñas? —Harry gruñó—. Como sea, esta chica debe ir a su casa, déjala que se vaya.

    —Pero no la obligué a venir—el rubio llevó sus manos hacia su cintura—. Lo que ella desea está arriba, solo es cuestión de ir.

    Deyanira y Elaine se miraron mutuamente, a ninguna de las dos les pareció agradable o sincera esa invitación por lo que decidieron pensar en aceptar ir o no.

    —Adelante mujer, si tanto desconfías puedes acompañarla. Nos las obligaré.

    —No te pedí ni permiso ni opinión.

    Dixon se encogió de hombros y se marchó aludiendo de que tenía muchas cosas que hacer e invitados que presentarse. Las dos féminas se miraron mutuamente pensando qué cosa podían hallar arriba.




    RenrawRenraw Perdón si no atiné al comportamiento de tu personaje XD. Pero allí te dejo algo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Yamu

    Yamu Hipo-chan

    Registrado:
    30 Dic 2014
    Mensajes:
    55
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +94
    Se sentía bastante incomodo cuando pensó que la mejor idea para intentar pasar desapercibido era tomar asiento, mientras las personas a su alrededor empezaban a cuchichear . El pelirrubio se acomodo sus gafas y saco de su disfraz su celular, tenia mas de 20 mensajes donde sus amigos le estaban mandando varias imágenes que aun no se lograban divisar; cuando por fin pasaron uno de los tuneles la señal llego como por arte de magia y el fuerte sonido de su celular atrajo las pocas miradas que se recistian a verlo, sin embargo él no prestaba atención más que a la pantalla de su teléfono observando con cierto temor como las imágenes cobraban nitidez mostrando a una chica totalmente palida y escuálida con el cabello lacio y pegado a las sienes brillaba-si…-pero no como a él le hubiera gustado describir a una chica bonita, era esa clase de brillos que se genera cuando han pasado varios días sin bañarse o en su defecto, cuando la chica tiene la pésima mania de pasar sus manos una y otra vez por sus cabellos hasta dejarla idéntico como al cabello de uno de los profesores de Harry Potter.

    El pelirrubio trago saliva cuando abrió la siguiente foto, parecía la misma chica pero con un cambio totalmente abrupto pues esta tenia un disfraz de gatito negro, sus ojos mal pintados de un horrible mezcla entre negro, violeta y verde, por si fuera poco había ganado unos “cuantos kilitos de más” y el vestido parecía que en cualquier momento iba a explotar; Taylor intento negar con su cabeza y repetirse las mismas palabras que se decía desde que era pequeño cuando el grupo de su madre iba a la casa y se ponían a ver folletos de accesorios de belleza y su lema era:

    “No hay mujer fea, solo mujer desarreglada”

    En el trayecto prefirió abrir la ventana para dejar que el viento otoñal golpeara un poco su rostro y poder enfrentarse a esa “pesada” apuesta que le habían impuesto sus amigos, aunque en realidad era solo un favor que le hacia a uno de ellos- acepto- porque su amigo realmente parecía colapsarse de la preocupación. Taylor no podía decirle que no, además era una causa noble ayudaría a su mejor amigo a evitar una pelea con su novia si se enterase que tendría que salir con otra chica por una apuesta…- era lo menos que podía hacer- y con aquella idea ridícula bajo del autobús en una calle donde varios chicos disfrazados corrían de un lado a otro y algunos cuando lo vieron bajar el ultimo escalón se quedaron quietos para después reírse, mientras tanto una pequeña niña disfrazada de hada comenzó a llorar y su madre la levanto mirándole de forma bastante fea al rubio; el se limitó a caminar encorvado-no porque quisiera- sino, ese apretado mallon de color rosa y verde era demasiado apretado si se mantenía en esa posición al menos no sentiría que estaban estrangulando al “amigo” ; acto seguido se acomodó su tutu de color rosa y se detuvo enfrente de una casa donde el sonido rebasaba al del resto y en su interior parecía haber un buen ambiente. Justo cuando se disponía a entrar escucho una risita que hizo que se girara un poco

    -¡Oh! Lo siento, no era mi intención reírme pero…¿de que se supone que estas disfrazado?

    Taylor mordió su labio inferior he intento mantenerse recto-al menos- en lo que platicaba con aquella chica de cabello castaño

    -Mis amigos me dijeron que era una hada/duende o una mezcla muy rara de ambos, pero prefiero decir que es la versión cursi de Mothman


    La chica esta vez no se rió, sin embargo sonrió de medio lado.

    -¿Apuesta?-

    Taylor se sorprendió tanto que abrió sus ojos como dos platos y se acomodo sus ojos

    -¡SI! De hecho, estoy esperando a una chica, pero creo que llegue algo tarde…también recibi un mensaje de uno de mis amigos de que habrá un juego a las 11:30 o algo asi un tal Mixon…la verdad no recuerdo su nombre-


    La joven asintió como si estuviera interesada en las palabras de aquel muchacho y le mostro un volante publicitario y el pelirrubio saco inmediatamente el suyo

    -¡Si! Que bien…¿y tu también vas a entrar o recién llegas?

    Su acompañante asintió

    -También estoy esperando a una persona, pero…-lanzo un resoplido- wow…¿te mentiría si te dijera que tengo algo de miedo? No sé si pueda reconocerla, quiero decir…ya me mandaron fotos de ella pero no la conozco mucho y ya me preocupa.

    La chica arqueo una ceja

    -¿y eso?

    -Bueno…, digamos que la chica tenia un aspecto el año pasado y ahora cambio bastante…-

    -para mal, me imagino…

    -Supongo…, quizás tenga problemas familiares…
    -Bramo Tay más para si que para la chica y la joven continuó

    -Es difícil saber el motivo por el cual una persona puede cambiar…¿Qué tal si tuvo algún problema en el colegio?, realmente hay muchas posibilidades.

    Taylor asintió dubitativo y sin más exploto

    -¡ES QUE LA CHICA NO ERA TAN AGRACIADA, PERO TODAS LAS MUJERES SON BONITAS! HAY QUE VER SUS FACCIONES Y SU PERSONALIDAD…ENCONTRANDO ESA PERLA OCULTA ….pero ella…-Taylor parecía que se estaba ahogando y llevo su mano a su corazón-seguramente…algo terrible le paso y cuando la conozca, espero poder ayudarla al respecto o mínimo que ella pueda desahogarse de sus problemas, si eso hare…-

    La pelicastaña miró a su acompañante un poco confundida y luego suspiro

    -Bien y a todo esto ¿sabes al menos como se llama?

    El chico medito un poco y levanto su mano derecha donde había un nombre mal escrito en el, su sudor había borrado su apellido asi que solo tenia su nombre.

    -Se llama…- Hizo un esfuerzo trincando sus ojos para leer esas diminutas palabras- Danae…

    Hubo un segundo o quizás dos de silencio, Taylor se distrajo de la conversación y miro su reloj alarmado

    -Dios, se esta haciendo tarde creo que será mejor que entre-

    ________________

    Listo, lo siento por lo malo pero no tengo mucha inspiración mencione lo de Dixon de una u otra forma y el único personaje que utilice fue el de DespereauxDespereaux
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11. HaSoInu

    HaSoInu

    Registrado:
    7 Ago 2009
    Mensajes:
    250
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +121
    --- Quick Nap ---




    La primera linea, siempre mas complicada, por tradición debe llevar el trago mas fuerte; generalmente una bebida destilada como el whisky. Le sigue la hilera del vodka. Algunos autores recomiendan diluirlo para que no sobresalga en graduación a su antecesor, mas este no era exactamente el caso. A continuación estaban las filas de los licores; son las predilectas de los novatos con pulso inestable y estomago débil. Finalmente, y la mas menospreciada de todas, en la ultima agrupación de vasos se sirve la clásica cerveza; la cual funge, a saber popular, como un simple punto de consuelo ante la ineptitud. Al menos para los menos orientados; un jugador avanzado como él sabia que no existe cosa mas desagradable que obligar al contendiente a beber un buen jarron caliente y espumoso llegados al "late game".

    Poco a poco la cocina se fue transformando en una tribuna; la gente comenzaba a congregarse disminuyendo el transito hacia la sala. Una mesa había sido desprovista de su delantal dejando al descubierto el barniz. Gritos, burlas y carcajadas acompañaban cada bote del esférico perlado entre los extremos; el silencio solo reinaba al momento de los sorbos y se perdía rápidamente tras las primeras señas del rubor ajeno.

    Aquel barullo lentamente se fue convirtiendo a sus oídos en un pitido agudo. Su mirada estaba comenzando a difuminar la periferia, repercutiendo indudablemente en su puntería. Testarudo, sacudió un par de veces la cabeza antes de lanzar; la pelotita bordeo la segunda hilera pero termino colándose por unos de los finos espacios entre los envases.

    - Maldición - Murmuro entre dientes. Sus rivales se regocijaban de su fallo con miradas de pedantía.

    - Suficiente... Viejo, te dije que me dejes tirar a mi. No tienes los reflejos en punta, al menos no desde tu tercer juego - A su lado, un niño de risos castaños se permitía la confianza de regañarle; no por nada era su compañero selecto para esa ronda. El pelirrojo no tuvo tiempo a replica, tan pronto su perfil se disponía a seguirlo, los repentinos gritos de los espectadores lo pusieron en alerta. Rápidamente bajo la mirada para encontrarse la esfera blanca flotado en una medida de vodka. Esta vez simplemente se limito a maldecir en sus pensamientos.

    - Que remedio- Replico. Lo mejor en esos casos era dar un largo y firme sorbo.

    - ¡Espera!... Al menos déjame tener el honor - Se adelanto el castaño que rápidamente fue frenado por el antebrazo de su compañero.

    - Nada de eso Freud... Los niños no deberían beber estas cosas - Fue la escusa que intento sostener pese a sus carcajadas. Tomo el vaso marcado sin mediar mas palabras y acogió aquel dulce ardor escurriendo por su garganta.

    - Por quinta vez, me llamo Fred - Adjudico robandole la esfera. - No puedo permitir que arruines más mi imagen frente a tantas admiradoras. A partir de ahora yo tiro, tu bebes - Inquirió asertivo. Nuevamente la opinión del rojo fue acallada por el clamido del publico; al parecer ahora le tocaba a sus contrincantes una medida bien cargada.

    - Los críos de hoy en día - Rió resignado alzandoce de hombros.

    Las minutos pasaron y aunque la pelea fue pareja, finalmente tubo que abdicar el titulo de invicto. Para entonces ya era consciente de su estado. Algo desorientado, opto por salir a tomar un poco de aire, logrando escabullirse por la puerta trasera. Casi en el marco lo recibió una mirada conocida.

    D!- Levantó la mano en el aire caminando hacia este -Oye, menos mal que te veo- Comenzó a gritar por encima de la música -El anfitrión quiere hacer un mini juego con algunos de nosotros, algo aterrador, aunque ya los he jugado antes y no pasa nada- Guiñó el ojo mientras calzaba un pequeño codazo amistoso. -Puedes unírtenos si quieres-

    El pelirojo la observó unos segundos antes de que una sonrisa se dibujara en su rostro -Claro, por qué no-

    -¡Genial! A las 11:30 en el tercer piso, nos vemos allí- Respondió la peliblanca alegre mientras salía al jardín. Él siguió sus pasos, bordeo la casa, y una vez frente al patio de la misma dejo descansar su peso sobre el fresco rocio del césped. El eco de la música era atenuado por las paredes dejando espacio para una que otra charla a su alrededor. Poco a poco, murmuro a murmuro, esas conversaciones se fueron apagando hasta que finalmente su conciencia se rindió al alcohol.




    ---------------------------- o ------------------------------ O ------------------------ o ---------------------------



    Un escozor le comenzó a tintinear en su mejilla. Lentamente aquel insistente tintineo bajo a su hombro y posteriormente a su muñeca. Con pereza reacciono al estimulo entre abriendo los ojos; al principio solo alcanzaba a ver tres siluetas difuminadas.

    - ¿Estas bien? - La vos era de un joven. No podía distinguirlo con exactitud; al menos hasta que sus parpados terminaran de reaccionar.

    - Seguro - Respondió. Sus manos rascaban los risos intentando rememorar sus ultimas acciones. - Supongo que bebí de mas - Termino por confesar sonriente.

    Le tomo varios segundos pero finalmente pudo dar forma a su locutor. Se trataba de un muchacho alto de risos rubios; no pudo profundizar mas en sus rasgos dado que su atención rápidamente fue atraída hacia su ridículo traje. Sus mofletes se hincharon intentando suprimir lo inevitable. - Hmmpff.. Este.. Hmpff jajaja -

    - No es la mejor forma de tratar a la persona que intenta ayudarte, ¿no crees? - Replicaba la azabache a su lado. Al parecer no le había dado una muy buena impresión.

    El rubio suspiro descendiendo la mirada. Era consciente de que su disfraz no era el mas oportuno.

    - Olvídalo, dejemosle y vallamos adentro - Agrego una vez mas la joven. Aun así, sus avance fue frenado por el brazo del pelirrojo que velozmente se cruzo sobre el marco de la entrada. Ella lo observo un poco alerta.

    - Dis.. Disculpen - Alcanzo a responder con dificultad; sus adormecidos orbes aun lagrimeaban intentando contenerse. - Pero vamos colega, no puedes esperar que me despierte el "hada madrina" y no reaccione de esa manera - La diestra rápidamente cubrió sus labios que comenzaban a querer volverlo a traicionar.

    - Si si, lo entiendo - Replico su escucha desanimado.

    - Sin rencores. Me llamo Dewly, gracias por despertarme - Refirió extendiendo su palma. El rubio la observo por unos segundos antes de corresponderle.

    - Taylor - Asintió. - Aunque, siendo sincero, no fui yo quien te despertó -

    - ¿Eh? - La mirada del joven se reclino por sobre su hombro delatando a un perfil que al rojo ya le resultaba familiar. Por detrás de aquella pareja permanecía expectante sujetando una rama la misma chica de azul que había conocido al principio. Al percatarse de que la miraban, Socorro rápidamente arrojo su instrumento de inspección y se acerco cabizbaja. - (De ahí venia el escozor) -

    - Danae - Respondió la azabache llamando la atención del pelirrojo quien aun le impedía el paso. Rápidamente comprendió la indirecta y se aparto de la entrada.

    - Deberías entrar también, ya es un poco tarde y empieza a hacer frió - Y llevaba razón. El rocío fresco de antes era ahora exaltado por una brisa que alcanzaba para hacer erizar los pelos. Pese a ello Dewly simplemente se quedo meditando las palabras del rubio. Varios segundos mas tarde, reaccionó.

    - ¿Qué hora tienes? -

    - 11: 20 mas o menos - La voz esta ves se escuchó muy tenue; todos instantáneamente voltearon observando a Socorro quien se escondía tímidamente tras la pantalla de su celular.

    - Genial, aun estamos a tiempo - Exclamó el rojo.

    - ¿A tiempo para que? - Ambos, rubio y azabache, compartieron esta vez el mismo interrogante.

    - Abra un juego exclusivo para algunos dentro de unos 10 minutos. Si les interesa los veré piso arriba - Comento animado. - Soco, si no me equivoco, Nes también te invito. ¿Vendrás, no es así? - Termino por añadir esbozando una mueca de complicidad. La aludida soltó una mirada de duda provocando un suspiro algo desganado del rojo. Sin mas que decir se despido con la mano sobre el hombro mientras se perdía entre los invitados.





    Usé a los personajes de DespereauxDespereaux, GaletteGalette y YamuYamu. Aproveche también para informar lo del evento a Danae y Taylor. Des, espero no afecte tu post a futuro, cualquier cosa me avisan y edito.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 9 Nov 2017
  12. Dark...

    Dark... Tan falso como una sonrisa…...

    Registrado:
    3 Ago 2006
    Mensajes:
    234
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +230

    La fiesta iba viento en popa. Una multitud de jóvenes despreocupados se divertían deseando que la noche nunca terminase, dejándose llevar por los extremos propios de la juventud. Todos se la pasaban amenamente excepto quizás uno de ellos que justo se encontraba escondido dentro de un armario en el tercer piso…

    Marcus sufrió de aquello que tanto anhelan otros chicos: ser tocado por una chica –en el sentido que sea–.

    Después de escapar como la vil cucaracha que él mismo creía que era fue abordado por un extraño personaje solo comparable a los científicos de películas setenteras. ¿Qué quería con él? Apenas lo vio se abalanzo con algo de preocupación por su persona, o eso parecía pero Marcus siendo la clase de persona que es eso solo lo puso más nervioso, de pronto se vio a si mismo siendo sujeto de pruebas es una mesa de operaciones y por alguna razón desnudo, ni siquiera con una barrita de censura encima.

    El recelo fue lo que lo altero al recibir un toque extra en su espalda de aquel otro chico que alcanzo a ver, saltando casi cual gato asustadizo…

    —Que patético… —se decía al tiempo que se hacía un bollo dentro de su chaqueta—, seguro se están burlando de mí ahora mismo.

    Para entonces su alergia ya se había calmado, no duraba mucho pero era bastante fuerte y si no fuera por el dulce que recordó hubiera sido más difícil de sobrellevar.

    Entre recuerdos e imaginaciones también recordó a esa estrella blogger, el anfitrión de la fiesta, que le invito personalmente a un… ¿juego? No podía ser verdad…

    —N-no es como si alguien necesitara de mi compañía solo soy un nefasto ser humano, una pequeña ameba que a nadie le importaría…además, ¿Qué clase de juego? Y si solo es una trampa son universitarios, podría terminar desnudo con mis calzoncillos en la cabeza expuesto ante todos boca-abajo con la palabra dumbass” en el vientre y grabado para ser subido a internet donde todo el mundo vería mi vergüenza y la burla seria tal que llegaría hasta mis padres quienes se echarían la culpa uno a otro provocando no solo su separación si no que la reputación de mi familia caiga logrando que la empresa se fuera a la bancarrota y yo sería exiliado a alguna isla desierta donde mi nefasta existencia ya no fuera causa de vergüenza y

    Como sea, el chico estaba siendo el mismo adelantándose a la situación mientras se mordía la uña y cada palabra emanada le daba un toque tétrico a la puerta brotando de ella asquerosos tentáculos oscuros de pesadumbre que causarían alarma en cualquiera que se acercara y ofrecía un espacio seguro.

    Lamentablemente para él fue descubierto.
    —¡Te encontré!
    No pudo evitar tener un sobresalto, y la verdad es que no se esperaba que fuera la misma chica que le provoco la urticaria ¿por qué…? ¡¿Por qué estaba ella ahí?!
    —Vaya que te gustan los sitios oscuros, ¿eh? —clamó la albina—. ¡Vamos! Ya casi es hora del juego…
    ¿?
    El chico no supo que decir o mejor dicho no podía decir nada. ¿Otra vez con lo del juego? Realmente todo aquello le daba una mala espina.
    Pronto la periferia del chico se encontró con otra chica de cabellos rojizos junto a Nes que apenas y se atrevía a mirarlo un poco apenada.
    —¡Ohhhh! Déjenme presentarlos —se apresuró a decir la hiperactiva chica—. Lotte, Kris; Kris, Lotte… conózcanse.
    Ambos quedaron mudos pues la presentación fue bastante rápida. Aunque a diferencia del chico ella al menos trato de asentir como saludo. Por su parte Marcus solo extendió la mano y volvió a cerrar la puerta.
    —¡Oye, sal de ahí! —Nes de inmediato trato de abrir la puerta otra vez pero no tuvo éxito ya que esta era fuertemente detenida desde dentro.
    —¡Váyanse! No pienso salir… —fue fácil decirlo con una puerta entre ellos.
    —Cre-creo que no le agradamos —comento la pelirroja siendo la única de las dos que se dio cuenta del extraño comportamiento del muchacho.
    —¡Nah! Es solo que es extra tímido —le respondió— ¡Oh! Tengo un plan, nadie se resiste a una de estas.
    De algún lado saco una pequeña barra de snack que ató a una caña de pescar (cosas fáciles de conseguir en una fiesta de halloween) y arrojo la barra por debajo de la puerta.
    —Y ahora qué… —pregunto Charlie.
    Nes se encogió de hombros.
    —Esperar a que pique… ¡! ¡Ya pico! —rápidamente jalo del hilo y el snack salió casi entero de debajo de la puerta—, si lo quieres debes salir.
    Unos nanosegundos después la puerta se abrió lentamente y el chico se arrojó como lo haría un gato real sobre un ratón de hule.
    —Me pareció ver un lindo gatito —dijo Nes— ¡Es cierto, es cierto! ¡Vi un lindo gatito! (?)
    Y jalo del hilo haciendo que el joven abandonara el armario persiguiendo el bocadillo y atrapándolo al fin. Por su parte la de cabello magenta no sabía cómo reaccionar a lo que acababa de ver con solo una gotita de sudor en la nuca.
    —Delicius… —se terminó el bocadillo hasta que fue más consciente de su situación— ……… ¿huh?

    Las dos féminas –una sonriente y la otra dudosa- frente a él lo hicieron emprender la graciosa huida.

    [​IMG]

    Pero…

    Plup!

    El chico se vio en una oscuridad total, su cuerpo había chocado con algo sin embargo no fue doloroso, la sensación sobre su cara era algo más como…

    “¿eh? ¿Suave?”

    Aunque trato de articular palabra se dio cuenta que no podía decir nada de hecho no podía siquiera respirar por lo que lucho por salir de donde quiera que se había metido.

    —Vaya, vaya…, sí que tenemos algunos pubertos atrevidos aquí esta noche.

    Aquella posesa voz tenía un toque agraviado en cada palabra que exclamo. Kris por fin echo el rostro hacia tras aspirando tanto aire como pudo antes de sentir que moriría asfixiado pero al abrir los ojos supo que igual moriría.
    Frente suyo estaba el rostro de una morena en cuyos ojos se decía todo pues aunque no estaban abiertos un tic sobre el parpado derecho daba a entender su sentir.
    En su intento por huir el joven fue a parar directo en los pechos de esta fémina, específicamente su cara en ellos.
    —¡Wow! Que injusto, Anira… ni siquiera yo he podido darme ese gusto… aun —con sonrisa pintada clamó un joven azabache con algo de humor—. Este chico ya cruzo a segunda base y sin cita.
    Junto a ellos otra chica los acompañaba, de cabello castaño adornado por una gorra; y quien había quedado boquiabierta ante el promiscuo acto pero solo uno momento hasta que miro detenidamente al joven.
    —Espera… yo te he visto antes, tú eres…
    —¿Cuánto tiempo más planeas quedarte ahí? —la voz de Deyanira indicaba que no soportaría más esto.
    De pronto de la nariz del chico se deslizo un pequeño hilo de sangre, sus pupilas se desvanecieron y su piel presento manchas apenas visibles cayendo de espaldas cual muñeco sin vida.

    —¡QUE NADIE SE ACERQUE!

    Un grito llamó la atención de todos. Inesperadamente apareció un personaje en un traje anti radiación que rápidamente corrió a socorrer al chico.
    —Este chico esta en shock, ¿Qué fue lo que paso? No importa, necesito llevarlo a un área estéril ¡De prisa! —lo tomó en sus brazos—. Hay que deshacernos de su ropa. También necesitare Vinagre y Azufre… ¡Rapido!
    Los ojos de Kris se abrieron inesperadamente solo para ver el extraño rostro tras la máscara que lo veía.

    La leyenda cuenta que esa noche un grito como ningún otro armonizo la mejor fiesta de Halloween del año…

    EEEEEEEEEEEEEEEEEEEKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKKK…

    ¿Fin?



    Perdón por la tardanza, igual no fue mucho pero mi cerebro no dio para más…

    Miss Never MoreMiss Never More como siempre Ness haciendo de las suyas (?)
    Miss FortunaMiss Fortuna Ligero uso de Charlie, prometo más la próxima vez.
    RenrawRenraw Momento ecchi con Deyanira… no pude resistirlo.
    Kanra-chanKanra-chan Igual con Misha apenas una mención hasta que descubran su miedo a las mujeres Misha se podrá divertir con él.
    BeckBeck Casi un final esperado con esos dos. Me falto imaginación para hacer mas grande la broma.
    JandieJandie Un uso casual. Más o menos Harry ha escuchado sobre el chico gato que le teme a las mujeres pero en si no se conocen o esa es la idea.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 9 Nov 2017
  13. Despereaux

    Despereaux Detective de lo Paranormal y lo Extraño

    Registrado:
    22 Sep 2008
    Mensajes:
    324
    Temas:
    4
    Calificaciones:
    +58
    Danae corría por la vereda, esquivando varios niños que ya estaban saliendo para disfrutar tan peculiar día festivo que era Halloween, llevaba de disfraz un traje de bruja, obviamente, teniendo detalles bastante más modernos, como una falda corta de color púrpura, llevando debajo un par de leggins de un color bastante oscuro. Estaba llegando tarde a una gran fiesta que Dixon había planeado para aquel día, ambos se llevaban bien a pesar de no ser muy cercanos, siendo compañeros de varias materias.

    Más eso no era lo que le obligaba a correr, un par de sus amigas la obligaron a tomar una cita a ciegas con un chico, con el cual se encontraría en la fiesta. Por lo que había entendido de sus amigas, había sido una especie de apuesta que una de ellas había ganado, y aprovechó ello para poder darle la oportunidad a la chica de cabellos castaños para tener una velada con un chico que no conocía.

    Ella lo consideró no como un problema o una molestia, si no como la oportunidad de conocer a alguien que podía ser interesante o por lo menos pasar una buena velada.

    Lo único que le molesta era la poca información que tenía sobre el chico, una única foto que le pasaron y su nombre, Taylor.

    Detuvo su carrera al encontrarse al frente de la entrada de la fiesta, teniendo que darse un par de minutos para recuperar el aire y revisar su celular para ver la hora, siendo cerca de las once de la noche.

    -Espero no llegar muy tar…- Sus pensamientos fueron interrumpidos al notar entre las personas que estaban en la entrada a un chico rubio que le parecía muy familiar con un traje bastante ridículo. Parece que ya había encontrado al chico que había perdido la apuesta.

    Una ligera risa Salió de los labios de la castaña, cosa que provocó que el joven se diera la vuelta y la mirara.

    -¡Oh! Lo siento, no era mi intención reírme pero… ¿De qué se supone que estás disfrazado?-

    Notó como el chico se veía algo complicado por aquel traje.

    -Mis amigos me dijeron que era una hada/duende o una mezcla muy rara de ambos, pero prefiero decir que es la versión cursi de Mothman-

    No pudo evitar sonreír de medio lado, parece que al chico lo habían metido en una apuesta bastante ridícula.

    -¿Apuesta?-

    El rubio se sorprendió al escuchar sus palabras y le explicó su situación, dándose cuenta que había sido engañado por sus amigos, la descripción que parecía darle se parecía más a una de sus amigas que a ella. En parte le dio un poco de ternura por lo inocente que era Taylor, pero también le daban ganas de jugar con él.

    Cuando el chico se dio cuenta de la hora dio media vuelta y entró a la fiesta, siendo seguido por Danae, quien no podía resistir las ganas de jugar un poco con él antes de decirle que había sido más que engañado.

    Antes de que se le perdiera en la gran cantidad de gente que se encontraba en la fiesta, tomó su mano y lo guio a la barra libre, sorprendiendo al rubio que se dejó llevar por la castaña.

    -¿Entonces piensas que la chica con la que tienes tu cita ha tenido muchos problemas?-

    No pudo evitar mostrar una sonrisa juguetona, la cual no fue notada por el rubio.

    -Danae debe haber pasado por muchos problemas para tener cambios tan repentinos en su apariencia- Taylor se escuchaba bastante preocupado por ella, pensando que era una chica totalmente distinta.

    -¿No piensas que tus amigos pudieron jugarte una broma?... No creo que esa tal Danae sea tan poco agraciada...-

    El rubio era fácil de leer, sus expresiones de sorpresa ante la idea solo provocaban que fuese más divertido jugar con el chico. Aunque su juego era bastante inocente, molestarlo un poco antes de decirle la verdad.

    -No lo había pensado… Pero si no es ella… ¿Quién podría ser?... Hay muchas personas en la fiesta… Sería como encontrar una aguja en un pajar…-

    Cuando termina con su frase, Danae saca de su cartera su tarjeta de identificación y la puso cerca del rostro del joven, el cual puso un rostro entre sorpresa y vergüenza.

    -¡Lo siento! Todo lo que dije…-

    La chica posó uno de sus dedos en los labios de Taylor para callarlo.

    -No es culpa tuya que no supieras cuando tus amigos te engañan así… Tienes suerte que yo tuviera una foto tuya…- Levanta la voz un poco al notar como la música hacía mucho más difícil el comunicarse. –Ahora disfrutemos la fiesta-

    ____________________________________________________________________________________________


    Las palabras de Dewly le recordaron a la joven lo que anteriormente había nombrado Taylor, y le entró la curiosidad.

    -¿Vamos Taylor?- La chica no pudo evitar sonreírle al rubio, el cual no tuvo tiempo de responder al ser jalado por la castaña a las escaleras, siguiendo al pelirrojo para descubrir lo que iba a suceder en ese juego exclusivo.


    Lo siento por la tardanza, he estado demasiado ocupado últimamente. Nombre a YamuYamu y a HaSoInuHaSoInu, espero que no sean muchos problemas mi post extremadamente rápido.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  14. Autor
    Miss Never More

    Miss Never More MasterShip

    Registrado:
    3 Ene 2012
    Mensajes:
    936
    Temas:
    34
    Calificaciones:
    +537
    -Entonces, sólo conecto mi teléfono aquí…-

    -Ajaaaaa-

    -Y con eso puedo seleccionar…-

    -Ajaaaaaa-

    -¿Hasta que tú vuelvas?-

    -¡Exacto! Es bastante fácil- la peliblanca dio un par de aplausos al ver que el otro había comprendido la mecánica del dj. -Pero recuerda…- se le acercó lo suficiente como ponerle incómodo -Si lo arruinas será tu cabeza la que decore mi jardín esta noche…- se mantuvo así unos segundos más antes de finalmente voltear hacia su joven acompañante -Vamos Lotte, el juego y a casa-

    Nesrin había decidido dejar el puesto libre por un tiempo mientras iba a participar en el juego de Dixon, y luego devolver a Charlotte a su casa, y casualmente mientras bajaba por su celular notó a un chico algo aburrido entre sus amigos así que ofreció dejarle a cargo durante su ausencia -Vendré a echar un ojo luego de que termine el juego- añadió mientras se despedía con la mano.

    Ambas chicas se movieron hacia la escalera cuando su mirada se posó en la puerta. Un gorrito azul fácil de reconocer parecía querer escabullirse por allí.

    -Oye niña, ¿tienes idea de dónde está Dix?- preguntó un chico de cabello negro, algo alto. La peliblanca tiró del brazo de Lotte y se encaminó hacia ellos justo cuando detrás del recién llegado aparecía otro chico… -¡Son iguales!- comentó desde atrás de Socorro, quien dio un enorme salto al no haberla escuchado -OMGGGGGG, nunca había conocido gemelos, es lo más asombroso de este mundo- casi parecía saltar, ganando una mirada algo confundida de la ya agotada Lotte, quien se hubiera marchado mucho antes de no ser por la dj.

    El primero de ellos levantó la ceja y sonrió mientras se colocaba a un lado de Nes -Pascal, a tu servicio; y por supuesto mi hermano-

    -Perceval- comentó el otro colocándose en el sitio opuesto. -Esperábamos que no te molestara indicarnos…- ambos se miraron uno al otro con cierta complicidad.

    -Dónde está el anfitrión de la fies…- pero en cuanto regresaron la mirada a la chica esta se había movido.

    -¡No te puedes ir todavía! ¡Viene lo mejor de la fiesta Soco!- la chica se encontraba poniendo su mejor mirada de cachorro a la peliazul, quien había intentado escabullirse nuevamente -Y-yo-

    -Por favoooooor. ¡Prometo que será divertido!- prácticamente Nesrin colgaba de la pierna de Tranquilina, quien no podía siquiera responder. A falta de algo más por hacer la aterrada chica decidió asentir a la espera de que pudiera soltarle. Lo que recibió fue un gritillo entusiasta de parte de la otra mientras tomaba su brazo y le jalaba de vuelta adentro

    -Dixon está en el tercer piso- comentó al pasar nuevamente entre los confundidos gemelos -Pueden unírsenos si quieren- añadió tomando a Lotte y dirigiéndose a las escaleras, exactamente a las 11:30.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    -¿Alguien podría…- Dixon miraba al chico semidesnudo que se encontraba aferrado a su pierna. Había subido a toda prisa cuando escuchó el grito, pero ahora dudaba si realmente quería saber la explicación detrás de aquello -Como sea hermano, sólo… sólo vístete- añadió deslizándose fuera de su agarre. Pasó la mirada sobre los presentes, había toda clase de rostros allí por lo que no estaba seguro de cómo resultaría aquello, sin embargo, no tenía nada que perder, con suerte el video de su blog tendría un montón de perdedores gritando así que algo era algo.

    -¿Qué fue ese grito?- miró hacia atrás al grupo recién llegado, que observaban algo confundidos a los demás. Se limitó a negar con la cabeza mientras posaba sus ojos en Pascal -En verdad te demoraste viejo- le reprochó al recién llegado. Era uno de los pocos que consideraba verdaderamente geniales, aún con ese extraño fetiche por su hermano… El recién llegado se limitó a guiñarle un ojo -De todas formas estoy aquí, es lo que importa- añadió mientras él y Perceval entraban en el cuarto, seguidos por una Nesrin entusiasta tirando de Lotte y Socorro, un Dixon algo emocionada pero que mantenía su imagen cool, un Alain tirando del aterrado Marcus, y los demás poco a poco.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    -Muy bien, sean todos bienvenidos al evento principal de la fiesta- comentaba el rubio mirando a la cámara mientras se alejaba y dejaba mostrar un círculo con algunas candelas y una tabla Ouija en medio.

    El grupo se encontraba alrededor de este, algunos aburridos, otros emocionados, y otros aterrados, pero nadie se atrevía a marcharse pues la primera instrucción de Dixon fue no romper el círculo.

    -Lo que haremos será invocar un espíritu con el cual hablar mediante la tabla, y sé lo que algunos dirán “Dix, eso es falso, esas cosas no son reales y nunca pasa nada”. Mis queridos subs, por supuesto que tengo un haz bajo la manga…- una sonrisa se dibujó en el rostro del anfitrión -Habrá un pequeño plotwist- colocó la cámara en el trípode a su lado y sacó un libro de su chaqueta, algo no muy grande, pero de apariencia antigua -Lo que tengo aquí, coolkids, es un compendio de criaturas, demonios y hechizos que ha pasado de generación en generación por mi familia, y que tiene lo que aseguran es un método infalible para invocar los espíritus- un grito mudo se escuchó en algún sitio de la sala. Alguno de los presentes no se sentía muy bien con la idea –Así que… Veremos si funciona- Colocó el libro en un atril que tenía frente a sí y la cámara a un lado, enfocando directo a la tabla.

    -Todos deben tomarse de las manos- comenzó el chico mientras tomaba las manos de Danae a su derecha y una muy molesta Deyanira a su izquierda -Creí que íbamos a leer los…- un codazo por parte del algo interesado Misha le hizo callar. Nesrin ya había sujetado las manos de Lotte y Socorro hacía algunos minutos, y miraba más que ansiosa la tabla.

    -Y ahora…- Dixon fijó la mirada en el atril frente así, donde había colocado el libro -Repitan después de mí. -“Permiso pido para cruzar con aquellos que ya no viven”- se quedó en silencio, temiendo que los demás no dijeran nada, aunque gracias a Nesrin no demoró mucho en escuchar un eco algo descoordinado de sus palabras –“ A los que ya no viven, conmigo les permito cruzar”- nuevamente el grupo repitió aquello, la tensión en el ambiente aumentando poco a poco –“Y demando que si alguna entidad se encuentra con nosotros, responda las preguntas que cada uno pueda tener”- el chico frunció el ceño, preparándose para la línea más importante de todas –¿Cuál es tu nombre?-

    Silencio…

    El grupo completo fijó su mirada en la tabla en el centro, sobre el indicador que debería señalar las letras con la respuesta. El silencio era tal, que por un instante Dixon temió que los otros escucharan su corazón.

    “Silencio” pensó Nes, de repente con el ceño fruncido… La vaga idea de que había algo mal con ese silencio intentó cruzar su mente, pero fue interrumpida cuando para sorpresa de algunos, y terror de otros, el lente de la tabla comenzó a moverse sobre esta -E, l, e, j, e, c, u- Pascal comenzó a leer las letras una a una para aquellos que tenían mucho miedo de ver el tablero -t, o, r-

    Hubo una pausa casi tortuosa en la que comenzaron a cruzar miradas confundidas de un participante a otro, pero la pregunta no tuvo tiempo de llegar, la pieza comenzó a moverse una segunda vez -E, l, r, e, c, o, l, e, c, t, o, r-

    -¿Qué es…- comenzó a preguntar Dewly, mas fue interrumpido por el ruido sordo del atril al caer en el piso, el cuál sobresaltó a todos los presentes. En cuestión de segundos los pares de ojos comenzaron a posarse sobre Dixon, quien observaba aterrado el tablero. Todo el color había abandonado su cara y el temblor que le recorría era más que evidente -N-no es posible… Se supone que esto no…- sin pensarlo dos veces dio la vuelta y comenzó a correr en dirección a la puerta, pero cuando estaba a punto de alcanzarla una figura surgió de las sombras frente a esta.

    El chico intentó detenerse y correr hacia atrás cuando sombras provenientes del brazo de la criatura se enrollaron en su cuello, levantándolo en el aire -Naberius- contestó finalmente el ser, con la mirada puesta sobre el rubio.

    Quienes estaban allí no estaban seguros de como reaccionar, la mayoría se había quedado sin voz o sin aire y algunos cayeron el piso, sus propias piernas traicionándolos. En el silencio de la habitación el único sonido provenía del chico que colgaba en los aires, el cual daba patadas al vacío en un intento desesperado por no morir asfixiado.

    Un sonido apenas audible de alguien llorando captó la atención del demonio, y sus ojos se desviaron hacia el resto del grupo, la sonrisa en su rostro ensanchándose -407 almas- se escuchó decir con voz grave, causando un escalofrío en gran partes de los presentes -Sólo en este edificio hay 407 almas para mí- la mano libre surgió en el otro brazo; algo similar a enormes garras se encontraban apuntando al chico, quien comenzaba a perder las fuerzas -¡Detente!-

    Esta vez las miradas se fueron directo a la peliblanca, quien se encontraba unos pasos adelante, ambas manos en el aire y gesto suplicante -N-no lo… No lo mates por favor. Nosotros no pensamos-

    -Nadie nunca lo hace- dijo el demonio con un tono sombrío -Y yo me encargo de que vean las consecuencias- nuevamente enfiló sus garras hacia el abdomen del rubio, quien prácticamente había dejado de moverse -¡Debe haber otra forma!- la chica dio otro par de pasos de forma apresurada -Debe haber otra forma, esto no puede…-

    Esta vez lo que le interrumpió fue ver al demonio frente a sí, su rostro a pocos centímetros del propio. Naberius, sin soltar a Dixon, rodeó a la chica examinándola con cuidado, y algo de curiosidad; eran pocos quienes se atrevían a enfrentarle, aunque el miedo proveniente de ella fuera palpable.

    -En verdad interesante- se detuvo a un costado de ella y volvió a examinar los presentes uno por uno -Muy bien, en esta ocasión seré generoso y estaré satisfecho con tan sólo 393-

    Nesrin ladeó su cabeza confundida, pero antes de poder decir algo uno de los presentes se le adelantó -14 almas menos- comentó Misha con la mirada fija en la criatura, la cual asintió -Los aquí presentes…- nuevamente las miradas de confusión comenzaron a llenar el cuarto, incrédulos de si estaría jugando con ellos -Oh, el juego apenas va a comenzar. Por supuesto, deberán ganar sus vidas y almas- el libro que Dixon había utilizado se levantó en el aire y se dirigió frente a Naberius, pasando las páginas rápidamente hasta detenerse casi al final -Siempre al último- el tono era casi de decepción -Los Mazikeen son, por decirlo de alguna manera, mis hijos, y confío que les den una cálida bienvenida en su fiesta- el libro comenzó a quemarse, las cenizas flotando en el aire y fuera de la habitación

    -Si logran sobrevivir hasta el amanecer, me retiraré con las 393. Si por otra parte… Fracasan- nuevamente la sonrisa en su rostro se amplió.

    Dio un paso en dirección a la puerta -Somos 15- susurró Socorro de forma apenas audible, para todos menos para el ente -Bien notado- con un crujido la cabeza de Dixon fue arrancada de su base, y el cuerpo inerte calló al suelo mientras la cabeza rodaba a unos pies de éste. Nesrin observó algo aterrada el cadáver junto a ella, sintiendo las náuseas invadirle, y tuvo que llevar las manos a su boca en un intento desesperado de no devolver la comida.

    -6 horas- añadió Naberius como último comentario antes de desaparecer, dejando un grupo más que desconcertado de personas. Nadie se atrevió a moverse de su lugar, hasta que Nesrin, temiendo ser incapaz de contenerse por más tiempo, se levantó y corrió a la puerta abriéndola de golpe.

    No se atrevió a salir, la casa entera se encontraba oscura, no había ni un solo sonido que diera señales de vida allá afuera, y si lo que había dicho el ser era cierto, tenían un amplio número de criaturas acechando afuera.

    -Está bien…- soltó de forma silenciosa, en un intento por mantener la compostura, debía hacerlo pues, temía que si no lo decía ella, nadie más lo haría -Sólo… Sólo debemos sobrevivir hasta el amanecer- volteó hacia los demás, podían notar el temor en su rostro, pero hacía lo posible por pensar las cosas -Sólo debemos idear un plan…-


    Bien chiquis, aquí es donde la cosa se complica. Entramos en sistema de rol rol rol por lo que a partir de ahora el juego tendrá dados. Toda mecánica se explica en el siguiente spoiler, pero como sé lo manca que soy para explicar cosas si no entienden algo díganme! Les explicaré con todo el gusto.
    La casa está completamente oscura, se van a morir XD Pero además, para encender una luz deben entrar a esa habitación.
    Por las pistas que recibieron sabrán que necesitan ítems para derrotar algunos de los enemigos, por lo que el primer turno lo dejaré a la suerte del dado (puede que el ítem que se les de no sea de la pista que recibieron), a partir del segundo turno comenzaré a marcar locaciones en el mapa.
    Los turnos están definidos por cada vez que yo haga un post y creo que haré 6 máximo, por cada hora. Puede que menos dependiendo de como vaya.
    X rojas, donde estamos X negra, no se puede encender ninguna luz
    [​IMG]
    Mecánica de la semana
    Ouija Party está designado para ser un juego de rol. Por lo tanto los usuarios no deben postear menos de 10 líneas, pero no deben excederse en post muy largos, con excepción del introductorio.

    Debido a la temática de Ouija Party los usuarios pueden añadir una cuarta habilidad relacionada con lo paranormal y el ocultimso.
    Ouija Party acepta la muerte del personaje según las decisiones del usuario durante el juego.
    Derrotar a los enemigos quedará a criterio de propio. Sin embargo, a partir del tercer turno de inactividad se les rebajará 4 puntos de Sanidad por cada turno inactivos. Los turnos son medidos por cada post de Miss Never More e inactividad refiere a no postear.


    Sistema de Dados

    Al final de cada post, iniciando con vuestro primer post luego del juego, deberán tirar un dado de 18 caras para determinar con qué se enfrentarán en su próximo post, según lo que deseen hacer (explorar una habitación oscura, cambiar de habitación o buscar un objeto).
    A continuación, dependiendo del resultado y de cómo decidan enfrentarlo, deberán tirar un dado de 12 caras para determinar si tuvieron o no éxito.
    1, 7, 13, 18: Preta (-3 extra en tiro fallido)
    3, 9, 14,17: Perla

    4, 10,15: El Payaso (-4 extra en tiro fallido)
    2, 8: Hombre del saco

    5, 11: Hombre blanco (-5 extra en tiro fallido)
    6: Hebi-ona

    16: Pista
    12: ítem

    Esconderse: 1-14éxito; 15,16,17,18 fracaso (-5 vida)
    Huir: 1-9 éxito; 10-18 fracaso (-4 vida)
    Pelear: 1,2,3,4 éxito; 5-18 fracaso (-3 vida)

    Evento - En este post deseo que Nesrin vaya en busca de la llave al ático dentro de una habitación oscura. Mi último tiro de dado fue 6, por lo tanto deberé narrar que se encuentra con Hebi-ona. Decide huir, el tiro del segundo dado fue de 7, logra huir. Si el tiro hubiese sido 8 Hebi-ona le habría lanzado veneno y perdería 2 puntos de vida

    No evento – Nesrin baja al sótano para continuar explorando, tiro de 8, sin embargo, en el sótano no hay ventanas por lo tanto no sucede nada


    Premios

    Naturalmente, como habrán descubierto al ver las criaturas y las pistas recibidas, cada monstruo tiene una forma de ser derrotado. Para aquellos que decidan ir más allá de esperar por el amanecer y busquen derrotarlos recibirán recompensas en el próximo juego de la semana

    [​IMG]
    Novato

    Has colaborado con una o más personas para derrotar una de las criaturas
    Recompensa: Conservar la 4 habilidad

    [​IMG]
    Odiador de Monstruos
    Has derrotado un enemigo por tu cuenta o dos con ayuda.
    Recompensa: Cuarta Habilidad
    De un arma extra hasta un ítem de salud o sanidad dependiendo de la complejidad del enemigo

    [​IMG]
    Descuartizador
    Increíblemente has derrotado dos criaturas por cuenta propia o tres con ayuda.
    Recompensas: Cuarta habilidad.
    Arma extra e ítem de salud o sanidad

    [​IMG]
    Pulverizador
    Dificilmente has llegado aquí por cuenta propia, pero si es el caso felicidades. Derrotaste 3 criaturas sólo o 4 con ayuda.
    Recompensas: Cuarta habilidad
    Arma extra, ítem de salud, e ítem de sanidad

    [​IMG]
    VanHelsing
    Has derrotado 4 o más criaturas por tu cuenta o 5 criaturas con ayuda
    Recompensas: Marico, de una tienes 15LC, 20 BC, un premio asegurado al final y todo lo anterior

    JandieJandie
    Dark...Dark... DespereauxDespereaux YamuYamu Yagyu.JubeeYagyu.Jubee HaiiroHaiiro PoxetPoxet GaletteGalette BeckBeck RenrawRenraw HaSoInuHaSoInu Kanra-chanKanra-chan Miss FortunaMiss Fortuna
     
    • Me gusta Me gusta x 4
    Miss Never More tiró un dado de 18 caras por: Primer enemigo Total: 17
    Última edición: 16 Nov 2017 a las 18:47
  15. Dark...

    Dark... Tan falso como una sonrisa…...

    Registrado:
    3 Ago 2006
    Mensajes:
    234
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +230

    Era una suerte no haber almorzado mucho ese día para dejar espacio a los dulces si no estos no hubiesen sido los únicos en abandonar su sistema, incluso ahora el ardor de sus jugos gástricos se colaba en su lengua queriéndole hacer lamer el piso.

    ¿Qué diablos era todo eso? ¿Sobrevivir? ¿Qué hay de los demás en la fiesta? ¿Qué hay con sus amigos? ¿Qué pasara con ellos? Entre estas preguntas que se hacia la imagen de sus dos amigos muriendo ataco su mente.

    —Hurg… —se cubrió la boca para evitar otro desastre pero el rostro de la cabeza cercenada del blogger no ayudaba y aunque quería desviar la mirada no podía hacerlo.

    “Esto tiene que ser un mal suelo… Una pesadilla.”

    Su conciencia estaba tan aterrada que no podía atender a lo que los demás discutían, sencillamente se encontraba abstracto, ajeno a todo lo demás hasta que una mano se posó en su hombro trayéndolo de vuelta.

    —Hey, ¿te encuentras bien?

    —¡Ah!...

    Apenas asintió sin notar a la persona, pero quién podría estar bien en un momento como ese. De pronto la discusión entre algunos de los presentes llego a sus oídos.


    —Pretendes que salgamos así sin más…
    —Como dije, necesitamos hacer un plan para…
    —¡Abandonar este cuarto es el peor plan!
    —¿Y quedarnos a esperar aquí a morir si lo es…?
    —Concuerdo, no podemos solo quedarnos aquí.
    —Pero… todo está totalmente a oscuras.
    —Quizás haya algunas linternas…
    —No tenemos nada excepto esas velas y la cámara… Hmph, pensar que sería su última transmisión.
    —¡No podemos solo salir y esperar a que algo nos salte encima y nos devore!
    —C-Creo que la cámara tiene visión nocturna… pero apenas uno puede llevarla.
    —¡Diablos! No puedo ver más allá del pasillo.
    —La-las escaleras están al frente de la puerta… a la derecha hay otra habitación; a la izquierda dos más, entre medio se encuentran una mesita algunas plantas y una lámpara de pie…

    El chico sintió las miradas posarse sobre él lo que lo incomodo demasiado, en primer lugar habló solo por reflejo.

    —¿Cómo sabes eso? Tienes memoria fotográfica acaso…
    —N-no… yo solo… mi visión se ajusta muy bien a la oscuridad.
    —¡Perfecto!
    Kris sintió un pequeño empujón.
    —Serás nuestro guía entonces.
    —Pero yo no…
    —Vamos. Primero busquemos algunas linternas o intentemos encender las luces. Con suerte encontraremos algo para defendernos. Guíanos.
    —¿Eh? No… Yo… —su pie estaba no lejos de abandonar la habitación ¿Qué sería lo que encontraría o que lo encontraría a él?


    Vale, como verán todo lo deje abierto, incluso los dialogos.... gomen, no supe como empezar esto.
    En fin, así empiezo esto, no se quien quiera acompañar a mi gato asustadizo xP
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Dark... tiró un dado de 18 caras por: Evento Random Total: 6
  16. Galette

    Galette Inadaptada social

    Registrado:
    9 Ago 2009
    Mensajes:
    719
    Temas:
    20
    Calificaciones:
    +640
    Socorro no era capaz de creerlo, el miedo la había invadido de tal manera que creía que iba a desmayarse, sintió como dentro de sí la realidad se deformaba de tal manera que se creyó dentro de una pesadilla, pero nunca antes había tenido un mal sueño tan vívido. Sintió nauseas y llevó su puño cerrado a sus labios, comenzó a toser con fuerza, pensó que vomitaría, se levantó y corrió a un rincón de la sala, se tropezó con la mesa que estaba movida hacia un lado por el alboroto, le temblaban las piernas, el cadaver de Dixon seguía en el suelo, el olor de su sangre comenzaba a impregnar la sala. Se apoyó con un brazo extendido, en la pared que se sentía especialmente fría en ese momento. Trató de pensar en algo, de procesar todo lo ocurrido pero no tuvo suerte, estaba impactada a tal punto que al cerrar sus ojos podía ver claramente la imagen de aquel monstruo sanguinario una y otra vez, no quería seguir estándo en ese lugar, su corazón latía con fuerza y en su cabeza se escuchaban fluídas maldiciones a todo en aquel día, el destino le había jugado la peor de sus cartas y seguramente terminaría muriendo como el pobre chico de cabellos rubios. Sintió murmullos a sus espaldas, sus compañeros tratando de conservar su compostura, cordura o lo que sea que debieran de mantener en ese momento, planeaban algo para poder mantenerse con vida, escuchó de pronto unos pasos, sintió después que alguien tocó su hombro y ya no pudo más.

    En su desesperado intento por salir de la casa, obviando todo lo que aquel ser despreciable había dicho, corrió hasta la puerta abierta, su negrura parecía querer entrar a donde se encontraba el grupo, tenía que salir de ahí no importaba como, recordaba bien el recorrido que había hecho al subir al tercer piso, pero al cruzar el umbral su sentido de orientación la traicionó y corrió hacia el lado derecho hasta chocarse con una puerta, la cual se abrió a causa del golpe haciendo que la joven cayera al suelo, se aferró de la alfombra en éste y comenzó a llorar desesperadamente, por primera vez en su vida tenía tanto miedo que quería simplemente desaparecer.

    -----------
    Me voy solita, putos ¡A morir!:5252:(?)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Galette tiró un dado de 18 caras por: Evento Total: 12
  17. HaSoInu

    HaSoInu

    Registrado:
    7 Ago 2009
    Mensajes:
    250
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +121
    ¿Qué harías tu? ¿Qué harías si de repente chocaras con una realidad distinta? Una situación que desafía tu lógica, que pone al descubierto aquel temor tan primitivo e instintivo; el miedo a lo desconocido.

    Por su parte, el estado de shóck le impedía moverse. Apenas lograba con algo de esfuerzo desviar la mirada del cadáver. Sus ojos yacían fijos observando hacia un angulo del techo; no había una razón en particular, quizás simplemente intentaba eludir por unos instantes aquella evidencia que lo mantenía sujeto a la desdicha. Aguardaba callado, pensativo, como esperando ansiosamente que las luces se encendieran y las voces tras las cortinas se elevaran al unisono jactándose de una broma bien hecha. Para su desgracia, aquello simplemente nunca ocurrió.

    —¡Abandonar este cuarto es el peor plan! - La voz se alzo de manera autoritaria y su tono fue lo suficientemente fuerte como para sacarlo de su trance.

    —¿Y quedarnos a esperar aquí a morir si lo es? - Respondió uniéndose a la platica. Aun estaba inestable, pero se convenció en que si iba a morir, no seria por caer victima de la desesperación.

    Concuerdo, no podemos solo quedarnos aquí- Esta vez fue la mujer mayor entre ellos quien dio su opinión.

    Perotodo está totalmente a oscuras - Le siguió la pequeña de risos castaños. La verdad detrás de aquel comentario era mas que evidente, junto al sosiego impecable, aquello asemejaba mas una cueva que una habitación.

    El debate prosiguió en tanto unos pasos apresurados lograron alarmar a todos. La de azul con anteojos había cedido al terror y fue la primera en adentrarse hacia lo desconocido. El rojo intento reaccionar para seguirla, mas frente a aquella nebulosa oscura tras el marco, opto por apelar a su lógica. —¡Diablos! No puedo ver más allá del pasillo - Exclamo a regañadientes.

    La...Las escaleras están al frente de la puertaA la derecha hay otra habitación; a la izquierda dos más, entre medio se encuentran una mesita con algunas plantas y una lámpara de pie -

    El chico sintió las miradas posarse sobre él. Se sintió incomodo, aquel ultimo comentario de su parte había sido prácticamente instintivo.

    —¿Cómo sabes eso? ¿Tienes memoria fotográfica? - Era la pregunta que todos querían realizar, no obstante el peculiar joven con mascara de gas se había adelantado.

    N-NoYo solomi visión se ajusta muy bien a la oscuridad -

    —¡Perfecto! - Exclamo Deyanira. Y si bien el nuevo guía se mostraba inseguro, basto un pequeño empujón asertivo de la mujer para poner al joven en marcha. Detrás de él comenzó a salir el grupo cual caravana.

    Entre pasos inseguros solo la guía del muchacho incentivava la marcha. Avanzaban lento, vigilando los alrededores. Dewly a quien le toco la retaguardia se aseguraba de que no los siguieran; aun así, sus pasos no tardaron en paralizarse tras un repentino llanto.

    - Búscame... Ven, acércate y mírame de frente - Casi como un susurro, aquella suave voz resonaba en la cabeza del rojo. El tiempo que permaneció inmóvil fue suficiente para que los demás lo dejaran atrás. El susodicho maldijo su descuido entre murmuros y, tragando un abrupto sorbo de saliva, se adentro en la penumbra esperando lo mejor que la suerte le preparara.




    ---------------- o ---------------- O --------------- o -----------------​


    Intente incluirlos lo mejor posible según los diálogos de Dark. También mencione a Soco que salio disparando xD. Supongo a que basta con que tiren el dado en sus post e iremos viendo como quedan los grupos.

    Perdón, tire dos veces por descuido, soy muy malo con esto de los dados. Por supuesto la primera es la que vale, así que me toca con mi amigo el cara de bolsa.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    HaSoInu tiró un dado de 18 caras por: A ver con quien muero xD Total: 23
    Última edición: 13 Nov 2017 a las 21:36
  18. Kanra-chan

    Kanra-chan "La lunatica ser salida de la consciencia"

    Registrado:
    24 Mar 2011
    Mensajes:
    1,791
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +1,365
    Una persona normal estaría en shock, una persona normal estaría aterrada pensando en su destino más que en cualquier cosa, quiere decir un ser del inframundo apareció matando al que presentaba aquella fiesta frente a sus ojos, obviamente no quería decir que no estuviera sorprendido, pero eso no quería decir que estaba asustado o en shock como los demás, él fue uno de los que mantuvo silencio no por miedo, sino porque empezó a analizar, no analizar en un sentido si eso era real, porque si era real, no, en un sentido de la forma en que pasaron y como salir

    Si tan solo tuviera fuera una persona normal, todo eso llegaría a aterrar…pero Misha no era precisamente alguien de mentalidad normal

    ── ¿Saben? ──Agrego ya avanzando junto con el grupo── En cierto aspecto, me esperaba que algo asi pasara pero no a este nivel, debo decir que fue algo que me siento satisfecho de haber participado ──Aquello hizo que más de uno se pusiera mirándolo como si tuviera un bicho raro──

    ── ¿Es una de tus bromas Misha? ──Al oír la voz malhumorada de la Señorita Anira, no pude evitar sonreír──

    ── Es que porque otro motivo terminarías invocando algo a este lado, si no estás preparado, en perspectiva no fue listo ──Agregue, manteniendo mi actitud tranquila ante el grupo, incluso en esta situación, no parecía alterado del todo, como dije antes, solo estaba sorprendido── Por cierto si en verdad están preocupándose por las personas, dos personas desaparecieron mientras estaban asustados ──Habia oido alejarse a dos personas y ahi no escuche mas, fue un detalle que mantuve en silencio hasta ahora ──

    ── ¿Y por qué no mencionaste antes? ──Pregunto Nes, siendo honesto no tenía una razón en particular por lo cual dijo──

    ── Nadie me pregunto ──Agregue con un tono alegre y hasta amistoso mientras iba caminando con el grupo, hasta llegar al inicio de las escaleras hasta el segundo piso── No hay mucho en el piso en el que estamos, probablemente sea buena idea pensar en bajar

    ──¿Con las criaturas por ahi?

    ──¿Tienen una mejor idea? Ademas, vamos a tener que bajar tarde o temprano si queremos salir con vida de aqui ──Tras decir eso poco a poco aun en la penumbra iba bajando cuidadosamente, pese a que no poseia el miedo, era igual de cauto que los demas, por si algo estuviera en la penumbra, no vi muchos detalles que puedan servir en el tercer piso, pero recorde una que otra cosa que podian servir para defendernos o por lo menos tal vez encontrariamos algo que fuera util, las velas podian apagarse y la camara podia quedarse sin bateria por lo cual de entre pocas cosas que podiamos hacer, bajar era una de las opcionas mas plausibles──

    Aun pese a que no me inmutaba mucho, un gota de sudor frio empezó a caer por mi frente mientras lo que sea que estaba allí esperando al grupo, parece que sabe que estoy aquí…

    ──”Tal vez fue mala idea adelantarme del resto” ──Pensé para mis adentros──

    Misha decidio bajar al segundo piso a probar suerte, esta justo al inicio de las escaleras
     
    Kanra-chan tiró un dado de 18 caras por: A ver que aberracion me toca Total: 9
    Última edición: 14 Nov 2017 a las 13:29
  19. Poxet

    Poxet

    Registrado:
    24 Nov 2007
    Mensajes:
    373
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +132
    Los recuerdos frescos aún rebotaban dentro de su cráneo, presionando para escapar por algún sitio. Jamás cruzó palabra con el anfitrión de la fiesta más allá de esa invitación que recibió de manera completamente colateral y un cruce de miradas dudoso; aquellos lentes de sol no permitían adivinar con certeza a quién estaba observando. Sin embargo, lo ocurrido hace apenas unos segundos le hizo recordar a Dixon como a un viejo amigo que acababa de perder de la manera más trágica.
    La extrañeza de todo era desbordante, al punto tal que su cerebro no podía, no intentaba siquiera, procesar lo que ocurría en su entorno. Las luces oscuras, el repentino silencio de lo que hacía apenas unos quince minutos, o más, la percepción del tiempo se había difuminado, era una concurrida y exitosa fiesta; la idea de que en el primer piso habría ahora un reguero de seres humanos sin vida no tenía cabida. Y allí se encontraba Boris, en medio de todo, junto a los que podría llamar afortunados sobrevivientes que parecían más bien el juego más entretenido a dar caza. Se encontraba al pie de las escaleras, observaba, hasta donde su limitada visión le permitía, a sus compañeros. Llegaron todos al pie de la escalera cuando el que iba delante se detuvo sin más. Un sudor frío recorrió la nuca del pelinegro; algo ocurría al pie de las escaleras, y decidió que ya había visto lo suficiente para averiguar ahora qué era lo que había debajo.

    —N-no puedo soportar ésto... —susurró por lo bajo, de manera que nadie lo oyó—. Si sigo aquí moriré, estoy seguro de ello...

    Fugazmente se preguntó qué estarían pensando los demás, ¿estarán asustados como él? lo daba por hecho aquello pero, ¿cómo estaría lidiando cada uno con la situación? Socorro fue la primera en salir y no hubo noticias de ella. Quizás pudo huir, esquivando quién sabe qué pesadillas que ellos mismos involuntariamente liberaron, y ahora se encontraba sana y salva en la calle, pidiendo ayuda, o simplemente corriendo hasta su hogar. Bien pudo haber sido la primera, y quizás última, afortunada real en todo éste desastre. También estaba Alain, ¿qué pasará por la cabeza de un hipocondríaco extremo, arrastrado a una situación que escapa hasta el más exhaustivo análisis médico o científico?; Nesrin, que estaba algo más adelante, retrocedió en los escalones, su mirada fija en el pie de las escaleras.

    —Creo, creo que no podremos pasar por aquí a menos que hagamos algo entre todos... —podía notarse el esfuerzo por mantener su compostura. En cierto punto el chico la admiró, pero a diferencia de ella, él no estaba a la altura de la circunstancia.

    —No hay nada que podamos hacer, ¿viste lo que ocurrió allí arriba? —dijo Boris—, ¿acaso vimos la misma escena?

    Desde el fondo de su mente llegaba un reproche, pequeño, casi imperceptible, pero allí estaba. Estaba a punto de abandonar a las pocas personas que apenas llegó a conocer y que, hasta donde sabía, estaban aún vivas. Quizás las únicas en todo el edifico. Sin esperar una respuesta de la peliblanca, Boris apoyó sus manos en la barandilla de la escalera y, aprovechando el espacio, saltó. Apenas sintió el contacto con el suelo salió a toda prisa en dirección opuesta a donde estaba lo que sea que había allí. Llegó hasta una puerta y la abrió sin pensar.
     
    Poxet tiró un dado de 18 caras por: Dado Evento. Total: 17
  20. Galette

    Galette Inadaptada social

    Registrado:
    9 Ago 2009
    Mensajes:
    719
    Temas:
    20
    Calificaciones:
    +640
    El tiempo transcurrió y su llanto se perdió en el silencio, luego sólo escuchaba sus sollozos, comenzaba a calmarse poco a poco de lo recientemente ocurrido sin embargo estaba alerta a cualquier ruido que no proveniese de ella misma, aún se encontraba aferrada a la alfombra y en su mente las imagenes del chico degollado aún estaban frescas y no parecían tener intención de desvanecerse pronto.

    Llevó su mano hasta su pequeño bolso y tanteó hasta encontrar su celular, al encender la pantalla el brillo la encandiló unos segundos, la batería estaba bajo la mitad y ya había acabado las demás cargas, desactivó todos los servicios y usó el aparato como linterna para poder ubicarse en la habitación. Era sencilla, una cama de una plaza, un armario amplio, una cómoda con espejo y una mesa de luz junto a la cama, parecía una habitación de huéspedes, bastante acogedora si tuviese más luz y la casa no se hubiera vuelto un infierno desértico. Socorro se sentó en la cama para lograr calmarse y pensar. Se levantó luego de unos segundos para prender la luz de la habitación pero no hubo caso, tampoco la lámpara junto a la cama servía.

    -Debe haber un disyuntor en alguna parte.-pensó.-generalmente están en los sótanos o fuera de casa, si tan sólo pudiera llegar allá...sin embargo no sé qué puede haber más allá de ésta habitación, fui una estúpida y me dejé llevar por el miedo y ahora me quedé sola...si ese monstruo vuelve a aparecer...-la imagen de Dixon volvió a inundar su mente y en el acto sacudió su cabeza para dejar de pensar en ello.

    Volvió a sentarse en la cama, la idea de salir de esa habitación la ponía incómoda, pero no escuchaba a nadie afuera hace rato.

    -Tal vez los demás consiguieron el modo de salir y estoy sola...-Nuevamente sacó esos pensamientos de su cabeza para poder concentrarse.

    Escuchó un ruido que la desconcertó por completo y le hizo abrazarse a una de las almohadas de la cama, apuntó su celular hacia la puerta y espero, no vio nada y le ponía nerviosa seguir apuntando a esa dirección, más allá no se podía ver casi nada y esperaba que nada cruzara corriendo la puerta. Volvió a agitar su cabeza y sacar esas ideas que sólo empeoraban su situación, se levantó y lentamente caminó hasta la puerta para cerrarla. Hecho esto volvió hasta la cama y se sentó a pensar, podía escuchar el latido de su corazón golpeando su pecho, estaba sumamente tensa y además de buscar luz no pensaba en otra cosa.

    Luego de un rato, un ligero aroma llegó a su nariz, sintió que le daba algo de paz y comenzó a buscar en la habitación, era un olor familiar.

    -Lavanda...-concluyó y comenzó a buscar, registró los cajones de la cómoda y estaban vacíos, no le agradaba la idea de abrir el ropero, era grande y antiguo, el lugar perfecto para que una criatura se escondiera dentro. -Un momento.-pensó.-tal vez no hay nada en esta habitación, así como en los juegos esta podría ser una una "Zona Segura" podría incluso ser un buen lugar para descansar o esconderse.-Se dirigió al armario y tragando saliva lo abrió e iluminó, estaba vacío. -El escondite perfecto.-lo exámino y vió que tenía una cerradura por la parte de adentro.-Que curioso...¿por qué tendría una cerradura interior si es para guardar ropa?.

    Buscó bajo la cama, el suelo estaba limpio, otro buen lugar para ocultarse pero nada de particular interés. Se dirigió por fin hasta la mesa auxiliar junto a la cama, el olor provenía de ésta, abrió el cajón y dentro había una cajita. Socorró la tomó y su aroma la hizo dar un respiro de alivio. Inhaló y exhaló el aroma con calma, comenzaba a tranquilizarse.

    -Esto me vendrá bien.-Dijo para luego guardarla dentro de su bolso.-Buscaré algo para encenderlos más tarde...creo que de momento debería salir de aquí y buscar a los demás, tal vez haya alguien sólo en alguna habitación...sólo...no debo volver a la habitación donde empezamos...-volvió a recordar al descabezado y el nudo en su garganta se hizo claro. Pero no había tiempo que perder, su prioridad ahora era conseguir algo de luz antes que la batería de su móvil se diera por muerta. -De momento registraré este piso...espero encontrar algo que me sea útil...aunque no se me ocurre que puede ser, dudo que haya algún mapa de la casa por algún lado...si esto fuese un juego lo habría...¿pero dónde?...En la sala principal tal vez o en el cajón de un escritorio...tendré que bajar de todos modos...pero ahora a buscar...

    Antes de salir agarró uno de los cojines de la cama y se lo llevó para abrazarlo o morderlo en caso de que algo le asustara. Tragando saliva giró el cerrojo de la puerta y la abrió, su primer objetivo sería la habitación vecina.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Galette tiró un dado de 18 caras por: Evento Total: 1
    Última edición: 16 Nov 2017 a las 15:11

Compartir esta página

Cargando...