Ascenso Labyrinthos [Takanabe Ringo]

Tema en 'Digital World' iniciado por Masaru, 21 Abr 2017 a las 01:50.

  1. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,222
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3


    Aunque la prueba aún no había dado inicio oficialmente, aquellas duplas que estaban reunidas en ese amanecer ya podían notar que todo, desde el escenario hasta el "ambiente" que se sentía era notablemente distinto al de los exámenes anteriores. Habían madrugado para presentarse en el Castillo de Lord HolyAngemon, donde un asistente se encargó de guiarlos por unas escaleras hasta su ubicación actual: Una especie de mazmorra o camino subterráneo, amplio, iluminado con antorchas y que tenía en su fondo un imponente arco que señalaba la entrada a algo más. Y ahora, ahí estaban, esperando diligentemente a que el joven que sería su instructor diera el tradicional "discurso" a los presentes. Aspirantes que, como ya todos habían notado, eran muchos menos que los que solían presentarse a las pruebas de Charles y Christa, menos de una decena de duplas. Una muestra clara de qué muy pocos lograban llegar hasta esa etapa.

    - Si han llegado hasta aquí es porque han aprendido, sea durante los examenes de ascenso anteriores o por cuenta propia en sus misiones, el significado y los riesgos de tener el título de Tamer - comenzó Yuunagi una vez que su reloj marcó la hora correcta, cortando cualquier somnolencia o bostezo de los aspirantes presentes - Han explorados diversos paisajes, enfrentado a muchos oponentes y terrenos hostiles y superado misiones en las que sus vidas o la de alguien más ha estado peligro. Antes de explicar el examen, quiero felicitarlos por haber llegado a este punto.


    Los presentes soltaron contestaciones poco coordinadas como respuesta a las palabras del instructor. No es que no hubiera agradecimiento, simplemente tenían sus mentes ocupadas en procesar su situación y lo que vendría a continuación.

    - Detrás de mi se encuentra la entrada del "Laberinto", una construcción antigua prácticamente interminable que, a pesar que ha sido visitada por centenares de Tamers en estos años e incluso más Digimon previo a nuestra llegada, hasta el día de hoy no ha sido posible descubrir su origen, propósito o siquiera trazar un mapa de su interior. Se trata de un lugar peligroso e impredecible, en el que un descuido puede significar perderse ahí por siempre.


    Silencio. Algunas miradas se apartaron del instructor para concentrarse en el arco, pero ninguno de los presentes intentó interrumpir el discurso.

    - Charles les enseñó a adaptarse a los diferentes terrenos que ofrece el Mundo Digital , por más extraños o cambiantes que sean - continuó Graife - Christa les enseñó la supervivencia en territorios hostiles donde los recursos son escasos y todo, incluso otros Tamers, son enemigos. Ambas son cualidades que todo Tamer debe tener y sin las cuales no estarían aquí, ante mi y este Laberinto, esta mañana. Sin embargo, en ambas ocasiones tenían algo muy importante: Información. Sabían de mano de los instructores, de la Central o incluso de rumores e historias de otros aspirantes a lo que se enfrentaban, así como qué podían o debían hacer para superar las pruebas. La capacidad de recolectar y usar información es también una cualidad esencial de un Tamer, sin la cual ustedes seguramente no habrían completado la mayoría de las misiones que han tenido. No obstante, la dependencia a la información también es una debilidad fatal. No todo se apega a los conocimientos, experiencias o estrategias de un Tamer o su compañero. En el Laberinto verán pruebas claras de eso.


    Yuunagi tomó una pequeña pausa para relajar su garganta, mientras que un asistente se acercó a los aspirantes, entregándoles mochilas con provisiones para su "expedición".

    - En una misión donde la información es escasa, engañosa o falsa, solo el Tamer capaz de adaptarse puede prevalecer -
    reanudó el castaño con firmeza - Esto es lo que se pondrá a prueba en esta ocasión: Su "adaptabilidad" a situaciones desconocidas e inesperadas. Se adentrarán al laberinto y tendrán 36 horas para salir de él, sorteando todos los obstáculos que este tenga preparados para ustedes. ¿Cuáles son? Ni yo mismo podría decirlo. Hasta el momento no han existido dos reportes de viajes iguales y las versiones de los exploradores han sido tan vastas y distintas que lo único seguro es que el Laberinto es impredecible y siempre cambiante. Las experiencias que cada uno vivirá ahí dentro serán diferentes, pero necesitarán de la misma habilidad para superarlas. Háganlo y pertenecerán a la verdadera "Elite" de los Tamers. Es todo.





    "Labyrinthos” [Ascenso]​
    a) Instructor: Yuunagi Graife
    b) Lugar donde debe ser tomada: Folder Continent - Holy Angel Citadel
    c) Descripción de la misión: En las profundidades del Castillo de Lord HolyAngemon existe una puerta que dirige a una escalera que recorre metros bajo tierra. Al final de esta se encuentra el mayor secreto que la Ciudadela puede ofrecer: Un magnífico, amplio y legendario laberinto, que se extiende por kilómetros subterráneos del continente Folder. Los aspirantes al rango Elite se adentrarán a este misterioso laberinto, donde deberán hallar una de las salidas en un plazo de 36 horas, sorteando todos los peligros y sorpresas que el laberinto les puede ofrecer.
    d) Descripción del campo de juego: Holy Angel Citadel
    e) Objetivos a cumplir:
    • Encontrar la salida del laberinto antes que transcurran las 36 horas
    f) Datos Extra:
    • Requisitos: Solo puede tomarse si el Tamer es rango Expert y ha completado 35 Quests satisfactoriamente. De estas 35, al menos 10 deben ser de Rango C y 5 de Rango B. También debe haber completado 3 Raids.
    • Quest de Ascenso: Los Tamers con rango [Special] pueden recibir la recompensa de la Quest sin tener que tomarla (Es imperativo que tengan los requisitos reunidos)
    • El laberinto es una estructura gigantesca, capaz de albergar en sus pasillos Digimon de gran tamaño sin ningún inconveniente y con espacio suficiente para moverse. Los muros están hechos de una extraña aleación parecida al Chrome Digizoid, que las hacen imposible de ser destruida por los ataques de cualquier Digimon.
    • El laberinto está habitado por Digimon salvajes de variados tipos y niveles, siendo predominantes los Adults y Perfect (sin embargo se han reportado hasta Ultimates en su interior). Estos Digimon muestran una conducta extraña, ya que no hablan, y en ocasiones aparecen y desaparecen de la nada, como si se trataran de fantasmas. La gran mayoría de estos son hostiles, más algunos parecen ignorar Tamers y Digimon por completo, como si no estuvieran ahí.
    • Además de los Digimon "fantasma", el laberinto está plagado de trampas, y los muros tienden a cambiar de lugar constantemente, haciendo inútil el trazar un mapa del recorrido. También ha demostrado ser capaz de mostrar ilusiones o los miedos de los que lo recorren, por lo que no siempre lo que muestra puede ser considerado real
    • A pesar de ser totalmente subterráneo, hay zonas del laberinto en las que se puede encontrar cuerpos de agua (lagunas, ríos) y todo el techo refleja la luz del exterior, como si estuviera a campo abierto.
    • Al principio de la tarea Yuunagi les entregará una mochila con agua y comida para un día, así como un dispositivo. Este objeto funciona como un "transportador", el cual envía al Tamer y a su Digimon instantáneamente a la entrada del laberinto en caso que estén en peligro o perdidos. Sin embargo, accionarlo significa quedar descalificado del examen.
    • Entrarán al laberinto a las 6 AM, deberán encontrar una salida antes de las 6 PM del día siguiente. De no hacerlo, el transportador se activará, sacándolos de ahí y descalificándolos del examen
    • En caso de fallida, no se podrá volver a tomar esta Quest en un plazo de dos semanas
    g) Recompensa:
    80 Puntos o más: Ascenso al rango Elite + 700 Bits

    Tamer: Ringo & Betamon
    Digivice: iC
    Plazo: Un Mes
    Mínimo de Post: No hay

    V.G.TizzaV.G.Tizza Puedes comenzar. ¡Éxito!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 21 Abr 2017 a las 02:02
  2. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    3,843
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +489 / -0
    La enorme habitación era iluminada por un varios candelabros y cada uno de ellos contenía docenas de velas. Las paredes, casi tan negras como el vacío, tenían diferentes jeroglíficos grabados. La razón por la que no se hacía una instalación eléctrica en este lugar, era precisamente para preservar el arte rúnico que lo decoraba y su valor histórico. El piso también estaba hecho de un material similar, y según los rumores, todo en el laberinto se componía por esta aleación similar al chrome digizoid. Cuando Yuunagi terminó de hablar, se apartó y dejó que otra figura caminara entre los aspirantes. Tenía puesta una túnica de color blanco con bordados plateados, gracias a su capucha y por las penumbras del cuarto, era imposible ver su rostro. Vestía sobre esa prenda una armadura dorada de juego completo, y a pesar de que caminaba con mucha fluidez, no producía ningún sonido. Si se usase una palabra para describirle, esa sería: "divino". Se trataba de alguien que todos conocían, Lord HolyAngemon. Esta enigmática figura se detuvo en frente del grupo, y lentamente elevó sus brazos para dirigirse a los tamers y sus digimon. — ¡Sean bienvenidos una vez más mis queridos aventureros! —su voz cargada de solemnidad mostraba muy bien su estatus como la entidad más importante de la ciudad. — Como buen anfitrión, es mi deber darles la bienvenida a "Laberinthos". He revisado los antecedentes de todos ustedes, y tengo la fe de que volverán para contarnos vuestra propia versión de la prueba —El líder sagrado estaba muy interesado en esa estructura subterránea, era muy natural para él patrocinar cualquier actividad relacionada a la investigación. Bajó una de sus manos y con la otra señaló la puerta de la mazmorra. — El examen comienza en este instante. Recuerden que no están obligados a entrar de inmediato. Pueden hacerlo cuando sientan que estén listos, pero tampoco desperdicien demasiado tiempo con preparaciones innecesarias. ¡Buena suerte! —y con esas palabras, el ángel desapareció. No quedó claro si usó algún item de teletransportación, o era una habilidad única de regente. En cualquier caso, todos los presentes sabían que ya podían entrar, no obstante, ninguno lo hizo de momento. En su lugar, las duplas se dispersaron por todo el lugar.

    Betamon examinaba a cada participante con rigurosidad. Normalmente ignoraría la presencia de dichos seres. Sin embargo, en Hel Island aprendió que los otros tamers tenían el potencial de convertirse en obstáculos. No quería sorpresas, por eso se preparaba mentalmente para enfrentarlos en algún momento. En total había siete parejas, y a cada una se les había asignado un clip con un número. El suyo y el de su tamer era el cinco. — Esto es un concurso de fenómenos Master. Me complace decir que eres de lo más normalito aquí —escupió el verdecito con un poco de cansancio.

    ¿Es así~? —preguntó la distraída con su clásico tono perezoso. Ringo, de cuclillas, comenzó a revisar las provisiones que les habían entregado. Todo lo que no le gustaba, lo reemplazaba con fruta que compró el día anterior. — ¿Alguno te llamó la atención~? —se refería a los participantes. El anfibio respondió de inmediato.

    Sí, un par de ellos —con su aleta dorsal, señaló a las dos duplas. La primera era otra japonesa, la número tres. Parecía tener más o menos la misma edad que Takanabe. Su cabellera pelirroja estaba atada en dos largas colas de caballo. Por otro lado, su sentido de la moda era un tanto cuestionable; vestía una falda plisada corta, y la chaqueta de su uniforme reposaba sobre sus hombros como una capa. En lugar de usar una playera, lo único que cubría sus pechos eran un vendaje de color blanco. En otras palabras, parecía una exhibicionista. De cualquier manera, no fue por eso que llamó la atención del acuático. Irradiaba un aura cargada de absoluta confianza, en contraste, su compañero se ocultaba tembloroso detrás de sus piernas. Era un Tyumon. — ¿Cómo diablos superó el ascenso a medium con ese ratón de pacotilla? —por muy fuerte que sean sus posibles evoluciones, era bien sabido que esa era una de las especies nivel child con menos potencial de combate.

    ¿Suerte quizás~?

    Ni puñetera idea, si nos cruzamos quizás le pregunte. En cuanto a los otros... ¡mira Master, el grupo de allá! —le susurró de forma muy animada. En la esquina se encontraban tres matones conversando. Bueno, en realidad, parecían más mafiosos que simples bravucones de segunda. Uno de ellos, el número uno, era la viva imagen de Hitman. Con la cabeza rapada, unas gafas de sol y un traje negro. Incluso tenía guantes de cuero. Más importante aún, su camarada era otro Betamon. — Jeje, me pregunto si será uno de los míos —Ringo formó una leve sonrisa al notar el animado tono del verdecito. — Seadramon es nuestra evolución más icónica, aunque si evoluciona en una basura como Ikkakumon se convertirá automáticamente en mi enemigo.

    Uno atrae lo que piensa~.

    Sí sí, lo que tu digas. Ah, parece que ellos van primero... ¿Hmm? —un detalle más importante llamó su atención. Los tres tamers con pinta de malhechores avanzaron como grupo en dirección a la entrada del laberinto. — ¡Espera, ¿van a hacer la prueba juntos?! —no tuvo cuidado de contener sus palabras, todos en la sala le escucharon e incluso llamó la atención de uno de los aludidos. Sin embargo, eso no le importó y prosiguió con su queja, esta vez dirigida a Yuunagi quién observaba todo desde atrás con un gesto aburrido. — ¿¡Es siquiera posible hacer eso?!

    No hay ninguna regla que lo prohíba —se limitó a contestar el instructor. — La meta es que encuentren una de las salidas, utilicen el método que crean conveniente para lograrlo.

    ¡¿Qué?! —volvió a negar Betamon con su vena sien a punto de estallar. ¿Qué sentido tenía el examen si no podía medir sus destrezas individuales?

    ¿Tienes algún problema con nosotros renacuajo? —el tipo que respondió la replica del cuadrúpedo se acercó a él con pasos agigantados, mientras mantenía sus manos ocultas en sus bolsillos. Su cara tenía grabada una enorme sonrisa, pero parecía que nunca dejaba de fruncir el ceño. A diferencia de su socio con cabeza rapada, el era rubio y su traje blanco como la nieve. En cuanto a su número, él era el cuarto y su compañero parecía ser un Gaomon.

    Es mejor no hacer una escena~.

    ¡Silencio Master! —la distraída intentó advertirle, pero éste la ignoró de inmediato. — ¡La historia se repite una vez más...! —recordó su estadía en Hel Island. Allí conoció a un sujeto que superó la prueba sin batallar ni una sola vez. Lo que esa banda de mafiosos iba a hacer, era similar en cierto sentido. — Lo veo venir, voy a entrar en esa puta mazmorra para sudar sangre, mientras que estos bastardos la completan como si estuviesen en un día de campo.

    El número cuatro bufó con desgano, se acercó todavía más al anfibio y se agachó para hablarle cara a cara. — Señorita, ¿este digimon tiene algún tipo de retraso? —palmeó la frente de Betamon como si sintiese mucha pena por él.

    Humano inferior... ¡No sabes con quién estás tratando! —casi escupe sangre al decir esas palabras. El agarre del rubio se volvió más fuerte, en ese instante, canalizó un poco de su aura (rojiza) y paralizó por completo el cuerpo del acuático. — ¿¡Q-.!?

    Haha, sí que sabes como tocarme los huevos. Escucha bien niñato, de ninguna forma, ni yo ni mi grupo tenemos interés en compararnos con un ser tan estúpido como tú. Como vuelvas a molestarme con tus delirios, no te vas salirte solo con una "adverenciannng" —la última palabra la masculló con ira e incrementó la presión sobre sus dedos. Cortó la linea. El aturdimiento provocado por su aura se disipó y el child se preparó para lanzarle un Dengeki Biririn. Sin embargo, Takanabe fue más rápida. Con un movimiento de su mano, activó su digivice y desfragmentó a Betamon para almacenarlo dentro.

    ¿¡Master?!

    Lamento su actitud, por favor perdonelo~ —Ringo no era tonta, no iba a permitir que el vercedito alimentase un bucle de pura negatividad nada más al empezar. Sus quejas no eran constructivas, no valía la pena darle la razón. Miró de reojo a Yuunagi para ver como reaccionaría el instructor, y vio que Yuunagi suspiraba al tiempo que se ponía al mano en la frente. Parecía disgustado, pero como el examen ya había comenzado, no iba a intervenir en riñas tan pequeñas.

    Bien, lo dejaré pasar esta vez. Recuerden no meterse en el camino de Soul Ring. —el de traje blanco se dio la vuelta y se reunió con sus otros dos socios. El último de ellos, el número dos, observó toda la escena con indiferencia, como si estuviese acostumbrado a esa clase de espectáculos. Tenía una complexión muy similar al cuarto y también era rubio, pero a diferencia de éste último, él vestía mucho más informal y su cara estaba tatuada. En cuanto al digimon, era acompañado por un Commandramon. El número uno, estoico ante la situación, ordenó el avance de su equipo y juntos ingresaron a la cueva. Los demás participantes miraron expectantes sus figuras hasta que desaparecieron en las penumbras. Al final, si querían recolectar algún tipo de información, debían primero experimentarla ellos mismos. La número tres y el número seis (un niño de apariencia corriente y su Falcomon), fueron los siguientes en comenzar.

    Ahora la habitación solo contaba con el instructor, su digimon y dos duplas de aspirantes. Ringo volvió a liberar a Betamon, y éste le habló bastante decepcionado.

    Tienes que apoyarme más Master, ese infeliz se ha mofado de mi y debe pagar con sangre.

    Harás que nos descalifiquen, eso es ya parte del pasado~. Si el destino quiere que ajustes cuentas, entonces obrará en consecuencia~ —dijo ella.

    Fanática... —y con eso, el asunto sobre el pequeño rocé que tuvo con un matón concluyó y volvieron al problema fundamental. — ¿No te molesta que vayan a superar la prueba en equipo?

    Una risa, muy similar a la de cierto Dracumon, resonó en la sala. Provenía de un Keramon, que nadaba en el aire con movimientos bastante siniestros. — Parece que todavía no lo entiende, ¿no es así profesor? Ka ka —rió al tiempo que compartía su opinión con su tamer; un anciano con aspecto de científico loco. El viejo, con una voz muy ronca, se aclaró la garganta y comentó:

    Veo que no han revisado ni siquiera un testimonio de los viejos participantes.

    ¿Qué tratas de decir abuelo?

    El hombre con bata de laboratorio suspiró y meditó si debía o no explicarle la situación. A pesar de que era una molestia, sus valores como profesor le decían que el conocimiento se generaba para ser compartido. — En toda la historia de Laberinthos, hasta el momento no hay registros de que alguien haya podido completar la prueba de forma grupal. ¿Por qué crees que es eso?

    Eso es... —a riesgo de no parecer más tonto de lo que ya era, prefirió guardar silencio y esperar la respuesta.

    Tengo la teoría de que el propio laberinto aísla a las personas. Incluso si entran juntos como los miembros de Soul Ring, eventualmente terminaran cada uno por caminos diferentes. Es por eso que no existe una regla que prohíba la colaboración. ¿No es así, instructor?

    ... —Graife sintió que era mejor no contestar. A menos que fuese realmente necesario, no iba a dar información cuando el examen ya había comenzado. El séptimo estaba en lo cierto, aunque la razón por la que no crearon una regla que impidiese la colaboración, era porque deseaban saber si siquiera era posible completar el ascenso en equipo. Ni Yuunagi ni Lord HolyAngemon tenían control de lo que sucedía allí adentro, por eso había muchas cosas que todavía desconocían. — ¿Seguros que quieren seguir desperdiciando su tiempo? Ya han pasado quince minutos.

    Kukuku... —el científico ahogó una pequeña risa, se acomodó sus lentes y agregó: — Mi investigación previa también me mostró que fueron muy indulgentes con esas 36 horas. El año pasado, una persona completó la prueba en tan solo cinco horas, creo que tengo tiempo para charlar un poco.

    ¿¡Cinco horas!? —Betamon no pudo ocultar su asombro. Para un laberinto que debía ser ridículamente extenso, ese record era algo muy difícil de superar. ¿Habrá tenido suerte? De ser el caso, ese tamer debía ser el consentido de Yggdrasil. ¿Y si lo superó con pura habilidad? El anfibio no quería compararse con alguien que no conocía, pero eso solo podía significar que dicho aspirante estaba por encima de los demás rango Expert.

    En silencio, miró como aquel conocido como "el profesor" caminó en dirección a la oscura escalera subterránea.

    Parece que somos los últimos. ¿Vamos Betamon~?

    S-sí... —el verdecito se mostró un poco más nervioso. Hel Island le quitó toda su arrogancia, ahora estaba en una etapa en la que incluso podía estar sobrestimando el desafío.

    [​IMG]

    MasaruMasaru tengo que entrar en ritmo. Ejem, este post no es relleno... creo.
    PD: como Lord HolyAngemon no tiene ficha, aproveché para ponerle las ropas de Tyrael (?)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,222
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3

Compartir esta página