Fanfic La Verdadera Liga Kalos

Tema en 'Poké Fics' iniciado por EL98Crack, 25 Oct 2016.

?
  1. Con una

    41.9%
  2. Con todas

    58.1%
  3. Especificacion en los comentarios

    0 voto(s)
    0.0%
Se permiten varios votos.
  1. Autor
    EL98Crack

    EL98Crack A veces CRACK y a veces NOOB

    Registrado:
    4 Oct 2016
    Mensajes:
    25
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +47
    Bueno, aquí está el siguiente capítulo, como dije antes, es hora de las batallas, aquí veremos que tanto mejoro Ash para ganarse su lugar en la Final de La Liga Pokemon. Y como agradecimiento por su paciencia, en este capítulo les espera una sorpresa, es algo que muchos quieren ver en otros fic y busque la mejor manera de adaptarlo aquí, espero les guste… Y ahora sin más que decir, pónganse cómodos, blablablablabla, no usen calcetines con sandalias, blablablablabla, las Miltank hacen muuuhhhh, blablablablabla, cámbiense de ropa interior todos los días y disfruten el ficJ.

    Pareja: Ash x ???
    Autor: EL98Crack
    Disclaimer: Los personajes son de SatoshiTajiri

    Capítulo 4: Hora de la acción ¿Pero qué clase de acción?

    La prometida y acordada batalla entre Ash y Max estaba a punto de comenzar, tiempo atrás Ash le había prometido a cierto niño de 8 años que cuando sea entrenador Pokemon ellos dos tendrían una batalla, después de que tomaron caminos separados, el niño se dedicó a crecer un poco más rápido y aprender de los Pokemon mucho más de lo que sabía en ese momento, una vez cumplido los 10 años tuvo la oportunidad de convertirse en entrenador Pokemon y elegir a su primer Pokemon, una vez hecho esto, se dedicó a entrenar y a atrapar a todos los Pokemon que podía encontrar, luchando también contra varios entrenadores y desafiando a los líderes de gimnasio de Hoenn, perdiendo en algunas ocasiones pero siguiendo los consejos del muchacho con el que viajo una vez por dicha región, logrando aprender mucho de él y ganando experiencia propia con sucesos que nadie de su edad podría experimentar, haciéndose cada vez más fuerte y mejorando día a día. Y ahora se encontraba nuevamente frente a ese mismo muchacho al cual anteriormente consideraba como su inspiración y motivación para ser entrenador, ya era hora de mostrarle cuanto había aprendido después de su aventura con él, es ahora o nunca.

    Max: Bien Ash, he estado esperando este combate durante mucho tiempo, voy a ganar cueste lo que me cueste.

    Ash: Ya quiero ver cuánto has aprendido, Max.

    Max: Muy bien, (Tomando su primera Pokeball) Mightyena, yo te elijo.

    Del su orbe salió el Pokemon Hiena con una mirada intimidante y siniestra, haciendo referencia a su propio tipo.

    Ash: (Seriamente) Mightyena.

    El tono de voz de Ash no parecía tan emocionado como por lo general era no importaba contra quien se enfrentará, pero ahora parecía que en su voz también había un aire de decepción.

    May: Me pregunto que Pokemon usara Ash.

    Cilan: Hmnp… Esta es la primera vez que veré en acción a un Pokemon de la región Kalos, me muero por saber que nuevos ingredientes tendrá Ash ahora.

    Burgundy: Como conocedora Pokemon, es mi deber evaluar la nueva combinación de sabores que Ash está a punto de demostrar, solo espero que no sean tan agrios como los que tenía antes, estoy segura que ahora que está mucho mejor, tendrá algo mejor que dar.

    Iris: (Interrogativa) ¿A qué te refieres con que ahora está mucho mejor?

    Burgundy: (Avergonzada) Ayyy… ¿Yo dije eso? Debió quedarse en un globo de pensamiento.

    Georgia: Cállense, ya va a empezar.

    Ash miro a sus 6 Pokemon que también estaban haciendo de espectadores, hizo un ademan con su mano que uno de ellos entendió, y Noivern alzo el vuelo colocándose en frente de Ash, listo para la batalla.

    Ash: Pues yo elijo a Noivern.

    Brock: Interesante elección. Ya quiero verlo pelear de nuevo.

    Misty: A ver cuanto a mejorado sin nosotros.

    Alexa: (Tomando su Pokeball) Noivern sal, (Su Noivern de manifiesta a un lado de ella) Mira atentamente al Noivern de Ash, tal vez aprendamos unos cuantos trucos.

    Clemont: Muy bien, yo seré el árbitro, la batalla Pokemon entre los entrenadores Ash y Max está por comenzar. Sera un encuentro de 3 contra 3 y la batalla terminara cuando uno de los dos se quede sin Pokemon, las sustituciones están permitidas para ambos bandos. AHORA COMIENZEN.

    Paul: ¿Realmente eso era necesario?

    Trip: Sabes que es la costumbre.

    Barry: (Gritando) Oye Ash, cuando pierdas esto después te tocara perder contra mí.

    Ash: (Gota estilo anime) Gracias por el voto de confianza, Barry.

    Stephan: MUCHO ASH, DALE CON TODO.

    Ash: Bien, empecemos.

    Y empieza la batalla.

    Ash: Noivern, usa Supersónico.

    Noivern se elevó en el aire y emitió unas ondas sonoras por sus orejas que iban directo a su oponente.

    Max: Mightyena, esquívalo.

    Mightyena se hizo a un lado tratando de esquivar el ataque, sin embargo, el ataque de Noivern cubrió gran terreno que termino tocando a Mightyena quien salió disparado hacia atrás, por suerte no termino confundido, pero sin había resentido el ataque.

    Max: Mightyena, usa Triturar.

    Los colmillos de Mightyena se iluminaron con una luz blanca y a continuación corrió rápidamente hacia Noivern. Ash se limitó a mostrarse un poco sorprendido por la velocidad de este, pero seguía con una gran seriedad.

    Ash: Noivern, desvíalo.

    Mightyena se acercaba rápidamente hacia Noivern con sus fauces abiertas y brillando listo para atacarlo, pero Noivern no hizo más que sacudir su brazo izquierdo y propinarle un fuerte golpe con su ala. El ataque de Triturar fue desperdiciado y Mightyena cayó al suelo, pero aun con la energía suficiente para continuar.

    Max: Mightyena, usa Pulso Oscuro.

    Mightyena abrió sus fauces y disparo un conjunto de anillos oscuros que iban directo a Noivern, en esta ocasión Ash le ordeno contrarrestar ese ataque con Estruendo, ambos ataques colisionaron y provocaron una gran explosión, en medio del humo Mightyena y Max no podían ver nada, sin embargo, no era lo mismo en el caso de Ash y Noivern.

    Ash: Noivern, Acrobacia.

    Noivern brillo con un aura azulada y a gran velocidad fue dirigido a Mightyena, usando las ondas de sonido que salían de sus orejas pudo saber en dónde se encontraba su oponente, asestándole un fuerte golpe justo a un lado y mandándolo a volar.

    Max: Mightyena, ¿Te encuentras bien?

    El golpe había sido devastador, pero Mightyena luchaba por mantenerse de pie, no estaba dispuesto a tirar la toalla tan fácilmente.

    Max: Bien eso es todo, Mightyena, usa Colmillo de Hielo.

    Los colmillos de Mightyena se tornaron de azul y un vapor helado salió de su boca, y corrió nuevamente a gran velocidad hacia Noivern. Algunos se vieron preocupados ya que un ataque de hielo podría ser devastador en Noivern, pero Ash seguía sin verse preocupado por eso. Mightyena estaba a solo unos centímetros de su oponente listo para asestar un golpe brutal.

    Ash: ¡¡PUSLO DRAGÓN!!

    Noivern abrió su boca y de esta salió un ataque multicolor con la forma de un dragón que fue dirigido a impactar con los colmillos de Mightyena, ambos ataques colisionaron y provocaron una explosión justo cerca de las mandíbulas de ambos. Noivern sufrió una pequeña parte de la explosión, pero para Mightyena la cosa fue distinta, pues yacía en el suelo inconsciente.

    Clemont: Mightyena ya no puede continuar, Noivern gana.

    Ash: (Tranquilamente) Buen trabajo, Noivern.

    El Pokemon dragón murciélago dio un gran grito por su victoria.

    Max: Mightyena regresa. (Regresando a su Pokemon caído) Lo hiciste muy bien, gracias. Guau Ash, eso fue genial, veo que eres más fuerte que la última vez que te vi.

    Pese a los elogios, Ash todavía seguía serio.

    Ash: Bueno Max, lanza a tu segundo Pokemon.

    Todos los presentes también estaban muy confundidos pues se preguntaban qué pasaba con Ash, su semblante había cambiado justo cuando inicio la batalla.

    Max: Oh… De acuerdo, cambiemos un poco el terreno. Swellow, ve.

    La próxima elección de Max fue el Pokemon ave tijera, quien se elevó rápidamente en el cielo, lanzándole una mirada fiera a su oponente.

    Ash: Swellow ¿Eh? Bien Noivern, continua.

    Noivern se elevó en el cielo y encaro a su oponente, comenzó con Acrobacia intentando golpear al ave, pero esta la esquivo girando a un lado de Noivern y dando un giro de 180° y contraataco con Picotazo justo en su espalda.

    Ash: (Un poco asombrado) Pero esa es mi… es mi estrategia con Swellow. (Sonriendo) Esto ya comienza a ponerse interesante. Noivern, Estruendo.

    Noivern se alzó en el aire y de sus orejas lanzo sus potentes ondas sonoras impulsada por un viento fuerte, Max le ordeno a Swellow volar directo al ataque y lo esquivo en el último minuto dando otro giro a un lado del ataque, colocándose atrás del dragón, sin embargo, Ash y Noivern no iban a caer dos veces en el mismo truco.

    Ash: Noivern usa Garra Dragón.

    Las garras de Noivern se envolvieron en un aura verdosa brillante y dándose la vuelta le dio un zarpazo justo en la cara a la pobre ave.

    Max: Swellow, resiste. Usa As Aéreo.

    El ave hizo todo lo posible por recuperar la compostura y colocándose en posición, se lanzó hacia su oponente y cuando estaba a medio camino, desapareció en un parpadeo. Si Ash estaba muy seguro de que el Swellow de Max estaba usando las mismas estrategias de su propio Swellow, pues le mostraría que no es muy adecuado usar las estrategias de alguien en su contra más de una vez.

    Ash: Tendré que usarlo. Noivern, Huracán.

    Noivern lanzo un grito al cielo y empezó a agitar sus alas con mucha fuerza generando una potentísima corriente de aire, a pesar de la velocidad de Swellow, este no fue lo suficientemente fuerte para evitar ser arrastrado por la fuerza del Huracán de Noivern.

    Bonnie: ¿Eh? ¿Cuándo fue que Noivern aprendió a usar Huracán?

    Serena: No lo sé, tal vez lo tenía guardado como arma secreta.

    Alexa: (Mirando a su Noivern) Noivern, recuerda bien eso.

    Agitando sus alas mucho más fuertes, Noivern logro crear un tornado que atrapo a Swellow en el. Max se preocupó por el estado de su Pokemon, no habría manera de que Swellow pudiese salir de ahí. Pero recordando que una vez en una competencia de Pokearo, el Taillow de Ash quedó atrapado en un tornado de arena, parecía que no podría salir, pero su gran fuerza de voluntad logro hacer que mantuviera el equilibrio para intentar salir del tornado y ese fue el impulso suficiente para que Taillow se iluminara de un aura brillante medio azulada que significaba la evolución de Taillow a Swellow. Si Max se recordaba bien esa ocasión, estaba seguro que su Swellow podría librarse de esta.

    Max: Swellow, mantén el equilibrio, DEMUESTRA TU ESPÍRITU DE LUCHA. USA ATAQUE DE ALA Y GIRA.

    Oyendo la voz de su entrenador, Swellow hizo iluminar sus alas y con toda la fuerza que le quedaba, empezó a girar como taladro y poco a poco disperso el Huracán mientras se dirigía hacia Noivern.

    Ash por un momento quedo impresionado de que Max recordara otro de sus trucos, sin embargo, la impresión no duro mucho ya que eso era lo que Ash estaba esperando.

    Ash: Noivern, Estruendo.

    Noivern dejo de agitar las alas y colocándose en posición, de sus orejas lanzo su potente Estruendo en dirección hacia Swellow. Al estar girando con esa fuerza, Swellow solo podía ir en línea recta y no había posibilidades de esquivar el ataque y lo recibió de lleno, el Huracán dispersa su potencia a varias direcciones mientras que el Estruendo enfoca toda su potencia en un solo punto por lo que Swellow no pudo dispersarlo como con el Huracán, y termino cayendo al suelo con dificultades para volver a elevarse.

    Max: (Viendo a su Pokemon en el suelo) Swellow ¿Estas bien?

    Swellow hizo todo lo que pudo para volver a elevarse en el aire, ese ataque lo dejo brutalmente lastimado, un golpe más y seria todo.

    Max: No nos rendiremos tan fácilmente, un esfuerzo más Swellow. Usa As Aéreo.

    Swellow no estaba dispuesto a tirar la toalla y sacando fuerza de quien sabe dónde, se lanzó como flecha a gran velocidad hacía Noivern.

    Ash: Usa Acrobacia

    Noivern brillo en un aura azulada y zigzagueando fue directo a impactar a Swellow.

    Ambos ataques colisionaron creando una gran capa de humo que cubrió por completo a ambos Pokemon. Cuando el humo se despejo, todos pudieron contemplar a Noivern parado en el suelo, respirando agitadamente. Y a sus pies yacía un Swellow muy lastimado y fuera de combate.

    Clemont: Swellow ya no puede continuar, Noivern gana.

    May: Vaya, y eso que Max iba tan bien, ese Noivern es bastante fuerte.

    Grant: Hasta el oponente más fiero necesita tener un as bajo la manga.

    May: Supongo, espero que Max se pueda recuperar.

    Max: Regresa Swellow (Devolviendo su Pokemon a su Pokeball) lo hiciste bien, gracias. GRRRRR… estuvimos tan cerca.

    Ash: (Notando su frustración) Max, creo que ya lo entendiste.

    Max: (Confundido) ¿Eh?

    Ash: Tal vez te preguntes porque actué tan indiferente al inicio de la batalla, pues me di cuenta que lo único que buscabas era mostrarme cuanto habías progresado, eso es algo bueno en cierto punto, pero dime ¿Solo eso buscabas?

    Max: (Aun más confundido) ¿Cómo?

    Ash: Lo más importante en una batalla Pokemon es sentir la gran emoción de batallar junto a tu Pokemon, tener un gran vínculo con él y disfrutar juntos la victoria o aprender de la derrota. ¿Sentiste eso al inicio de la batalla? ¿O solo buscabas ganarme?

    Max al final logro entender lo que quería decir Ash, él quería mostrarle a Ash cuanto a progresado desde la última vez que se vieron, pero en su interior, él solo estaba pensando el ganar. Sin embargo, en medio de la batalla comenzó a sentir esa misma emoción de la que Ash estaba hablando, tanto que se olvidó de querer ganar y estaba disfrutando de la batalla con Ash. Al parecer, Max aún tenía mucho que aprender sobre las batallas Pokemon.

    Max: Lo lamento Ash, me olvide por completo de eso. Aún tengo mucho que aprender.

    Ash: Es bueno reconocer los errores y aprender de ellos, ¿Listo para continuar?

    Max: SI, y esta vez hare bien las cosas. (Tomando su última Pokeball) Prepárate para conocer a mi último Pokemon. Blaziken, ve.

    La última elección de Max, el Pokemon llameanteBlaziken, prendiendo el fuego de sus muñecas y lanzando un grito de guerra, no se necesitaba ser un genio para darse cuenta que ese era su Pokemon inicial.

    Ash: Muy bien, Noivern descansa por ahora.

    Noivern obedeció a su entrenador y voló de regreso al grupo de Pokemon de Ash.

    Ash: Muy bien Pikachu, es tu turno.

    Pikachu estaba sentado en las piernas de Braixen y al escuchar su nombre, salto directo al campo de batalla, echando chispas de sus mejillas LISTO PARA EL COMBATE.

    Braixen: (Gritando como fanática) ¡¡TU PUEDES!! MI LINDO RATONCITO RECHONCHITO, ¡¡¡VÉNCELO!!!

    Pikachu: (Muy avergonzado) Ehhhhh… Unm… Braixen, por favor.

    Los Pokemon de Ash (con excepción de Greninja) tuvieron que aguantar la respiración para no explotar a carcajadas.

    Max: Muy bien, esto será un combate entre nuestros Pokemon iniciales. ESTO VA A SER EMOCIONANTE.

    Clemont: Muy bien, COMIENCEN.

    Ash: Muy bien Pikachu, usa Ataque Rápido.

    Pikachu emitió un resplandory empezó a correr a gran velocidad dejando una estela brillante a su paso, impactando en Blaziken quien se cubrió con sus brazos para aminorar el daño.

    Max: Blaziken, Puño de Fuego.

    El puño derecho de Blaziken se prendió en llamas y se dirigió hacia Pikachu para darle un fuerte golpe, pero este dio un salto hacia atrás girando en el aire esquivando el puño de Blaziken que dejo un gran agujero en el suelo.

    Max: Lanzallamas.

    Blaziken abrió su boca y disparo un torrente de llamas directo hacia Pikachu, el cual dio un gran salto esquivando el lanzallamas.

    Ash: Pikachu, Attacktrueno.

    Pikachu recargo su electricidad y disparo su ataque eléctrico que impacto justo en Blaziken.

    Blaziken fue cubierto en una capa espesa de humo y no se podía ver lo que hacía.

    Max: Patada de Salto Alto.

    Del humo salió una sombra a gran velocidad que se dirigía directamente hacía Pikachu, la sombra resulto ser Blaziken quien le dio un potente rodillazo en la panza a Pikachu que casi le saca el aire.

    Pikachu salió volando e impacto contra un poste de luz, pero se repuso de inmediato y corrió hacia Blaziken mientras su cola cogió un brillo metálico, dándole un tajo con Cola de Hierro a la rodilla de Blaziken, la misma con la que le dio con la Patada de Salto Alto, haciendo que este gritara de dolor mientras se sobaba la rodilla lastimada y no pudo ver que Pikachu se le venía encima y le dio otro tajo con Cola de Hierro justo en la cabeza.

    Max: Blaziken, no te rindas, usa Puño de Fuego.

    Ash: Contrarréstalo con Cola de Hierro.

    Ambos Pokemon se acercaron para conectar sus ataques en su oponente y terminaron chocando movimientos. Ambos retrocedieron por el impacto de sus ataques y a continuación Pikachu recargo su electricidad y ataco con Attacktrueno mientras que Blaziken inhalo fuertemente y disparo un Lanzallamas de su boca. Cuando ambos ataques chocaron se creó otra espesa capa de humo y a ambos entrenadores les era imposible ver a sus Pokemon.

    Ash: Pikachu salta y usa Attacktrueno.

    Obedeciendo, Pikachu dio un gran salto y lanzo su ataque eléctrico desde las alturas.

    Misty: ¿Por qué hace eso? Sabe que Pikachu no puede ver donde se encuentra Blaziken.

    Brock: Tal vez, pero puede que…

    Max por puro instinto hizo que Blaziken contrarrestara el Attacktrueno con Lanzallamas, al haber hecho eso, hizo que Ash y Pikachu supieran en donde estaba Blaziken.

    Ash: Bien Pikachu, Ataque Rápido.

    Pikachu se echó a correr a gran velocidad, dirigiéndose a donde esta Blaziken, a pesar de que no podía verlo alrededor del humo, ya sabía dónde estaba por haberse delatado a haber lanzado ese Lanzallamas.

    Max: Cuidado, esquívalo.

    Los Blaziken, por naturaleza, sonrápidos,pero, aun así, no pudo reaccionar a tiempo para esquivar la arremetida de Pikachu que lo mando a volar afuera de la capa de humo.

    Max: Blaziken, ¿Estás bien?

    Blaziken había recibido mucho daño, pero aún estaba en condiciones de seguir en la batalla.

    Max: Vamos Blaziken, Puños de Fuego sin parar.

    Ambos puños de Blaziken se prendieron en llamas y corrió hacia Pikachu para darle una golpiza llameante.

    Ash: Pikachu, usa Cola de Hierro y no te detengas.

    La cola de Pikachu volvió a coger un brillo metálico y con ella bloqueo uno de los puños de Blaziken y trato de darle un tajo justo en el pecho, pero Blaziken lo bloqueo con su otro puño. Esto termino por convertirse en un intercambio de golpes.

    Paul: (Algo sorprendido) ¡Vaya! Pikachu ahora hace un mejor uso de su Cola de Hierro.

    Trip: (Pensando) Pe… pe… pero… ¿ese es el Pikachu al le gane en algunas ocasiones? ¡NO! Es muy diferente, pero ¿Qué clase de entrenamiento le dio Ash?

    Gary: Vamos Pikachu, dale con fuerza.

    Barry: SIIIII, Pikachu, tu puedes.

    Dawn: ¿Pero hace rato no decías que iba a perder? ¿Ahora lo apoyas?

    Zoey: Ya sabes cómo es el, Dawn.

    May: (Haciendo porras) Max, Blaziken, no se dejen.

    A pesar de que Pikachu lograba bloquear los golpes de Blaziken y conectarle algunos ataques, contaba con una pequeña desventaja, y esa era de que Blaziken contaba con dos puños y él solo con UNA cola, por lo que la evidente ventaja de Blaziken termino haciendo que lograra darle un Puño de Fuego en la mejilla de Pikachu haciendo que este caiga al suelo con la mejilla algo quemada por el golpe.

    Max: Blaziken, ¡Patada Ígnea!

    Blaziken lanzo un grito fuerte al cielo y su pie derecho se prendió en llamas, dio un gran salto y aterrizo dándole con la Patada Ígnea a Pikachu quien aún estaba en el suelo, provocando una explosión de fuego que dejo un gran cráter que ardía al rojo vivo.

    Ash: ¡Pikachu!

    Braixen: ¡NO! ¡Mi amor!

    Muchos sospecharon que después de aquella combinación de ataques de fuego, Pikachu ya no podría volver a levantarse, pero fue para sorpresa de todos, que Pikachu dio un gran salto y salió del cráter, cayendo con gracia en frente de Ash.

    Ash: Parece que te encuentras bien, Pikachu.

    Pikachu: (Volteando a verlo) Vamos, eso no fue nada.

    Pikachu se veía casi ileso, salvo por una pequeña quemadura en su mejilla y en su pechito. 6 años en batalla junto a Ash, habían hecho que Pikachu aprendiera a soportar cosas mucho peores.

    Braixen: (Gritando como fangirl) AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH…

    Las amigas de Pikachu también se sintieron preocupadas por el estado de Pikachu, pero al ver que estaba bien y lo fuerte que ahora se había vuelto, volvieron a sentirse un poco embelesadas por Pikachu, a pesar de que estaban molestas con él.

    Max: Es lo que esperaba de Pikachu. Blaziken, usa Barrida.

    Blaziken se apresuró a correr y se deslizo en el suelo con la pierna apuntando justo hacia Pikachu.

    Pero en la mirada de Ash, se veía que tenía un as bajo la manga.

    Ash: Muy bien, probémoslo ahora, Pikachu usa Destello.

    Pikachu se quedó en su lugar y acto seguido hizo iluminar su cuerpo, provoco una luz bastante potente,haciendo que a Blaziken se le nublaran los ojospor semejante brillo cegador, haciendo que fallara con su ataque. Pikachu aprovecho eso para darle en la rodilla con su Cola de Hierro.

    Max: ¡Blaziken!

    Bonnie: ¿Pero que fue eso?

    Serena: ¿Pikachu aprendió un nuevo movimiento? ¿Pero cuando?

    La primera Cola de Hierro que le dio a Blaziken fue en su rodilla derecha y la Cola de Hierro que le dio ahora fue en la rodilla izquierda, de esta manera Blaziken quedo lastimado de ambas rodillas y ahora le costaría mucho moverse.

    Max: Vamos con todo Blaziken, Puño de Fuego.

    Blaziken prendió en llamas su puño y trato de golpear a Pikachu, pero este esquivaba con gracia y sin esfuerzo todos sus intentos de golpearlo.

    Max: ¿Qué ocurre Blaziken?

    Las rodillas de Blaziken al haber sido lastimadas por la Cola de Hierro de Pikachu, provocaron que por el dolor empezara a perder velocidad y le era imposible poder acertar un golpe en Pikachu. Ya habiendo jugado con el mucho tiempo, Pikachu se apartó lo suficiente y ataco con Ataque Rápido justo en la quijada de Blaziken, que lo hizo caer de espaldas al suelo.

    Max: NO, Blaziken.

    Ash: Terminemos con esto Pikachu, Electro Bola.

    Pikachu dio un gran salto y recargo su ataque eléctrico, acto seguido una bola de electricidad se estaba formando en la punta de su cola, y dando un giro hacia adelante lanzo su la Electro Bola justo hacía Blaziken.

    Max: VAMOS BLAZIKEN, TU PUEDES, USA LLAMARADA.

    Si Blaziken iba a caer, lo haría peleando hasta el último momento, con las energías que le quedaban, logro ponerse de pie y abriendo su boca lanzo una bola gigante de fuego que al avanzar se fue expandiendo y tomo la forma de un Kanji. La colisión de ambos ataques fue brutal, pero envés de explotar, ambos ataques luchaban por ganarle al otro.

    Tal vez una Llamarada era más potente que una Electro Bola, pero Blaziken estaba muy agotado y Pikachu lanzo su ataque desde las alturas haciendo que la fuerza de la gravedad hiciera su trabajo de aumentar la potencia de su ataque, además que Pikachu no se le veía tan afligido a pesar de los golpes recibidos. Al final la Electro Bola empezó a ganar más terreno y avanzo hacia donde estaba Blaziken, quien termino recibiendo el impacto de ambos ataques.

    Max: ¡¡¡¡BLAZIKEN!!!!

    Cuando el humo se despejo, se pudo apreciar a un Blaziken desparramado en el suelo con electricidad que rodeaba su cuerpo, estaba derrotado.

    Clemont: Y Blaziken ya no puede pelear, Pikachu gana. Y el ganador es Ash.

    Ash: ¡Lo hicimos, Pikachu!

    Pikachu (Saltando a los brazos de Ash) ¡¡SI!!

    Ash: Estuviste genial, amigo.

    Pikachu: Esto sí que fue una gran forma de celebrar.

    Braixen: (Corriendo hacia ambos) ¡Mi amor!

    Braixen estaba tan emocionada por la gran victoria de su Pikachu que, sin darse cuenta, salto a abrazar a Pikachu, haciendo que los tres se cayeran al piso dándose un batacazo.

    Braixen: Ay, lo siento.

    Si la batalla no le hizo mucho daño a Pikachu pues el batacazo que se dio junto con Ash termino por dejar a ambos viendo estrellitas.

    En eso, unos listones blanquecinos agarrón a Ash y lo ayudaron a ponerse de pie, y lo mismo hicieron con Pikachu.

    Ash: Auch, que golpazo, gracias Sylveon.

    Pikachu: Si, gracias de verdad.

    Sylveon: (Sonriendo Kawaiimente) Por nada.

    Cuando Ash se repuso, nuevamente fue tacleado,pero esta vez por una chica que lo abrazo del cuello. Al darse cuenta de quién era, Ash solo pudo ponerse feliz y corresponder el abrazo.

    Serena: Ash, felicidades, esa batalla fue increíble.

    Ash: Jejeje, gracias Serena.

    Después de un buen rato, ambos se dieron cuenta de lo que estaban haciendo y se separaron completamente sonrojados.

    Serena: (Nerviosa) Ahhh… ahh… ah… Fue una… buena batalla, Ash.

    Ash: (Nervioso) Gra… gra… gracias, Serena.

    Serena: (Tocándose las piernas) Auch… auch… auch…

    Ash: (Preocupado) Serena, ¿Te encuentras bien?

    Serena: (Adolorida) S… s… s… si… solo… me duelen un poco las piernas.

    Serena sentía un dolor un tanto fuerte en sus piernas y en otro lugar muy cercano a ellas, y la razón por la cual sentía ese dolor era muy obvia.

    Ash: (Acariciando su cabello) Ya… ya… calma, calma, ya te pasara. (Susurrándole al oído) Si quieres después te puedo dar un masajito en tus piernas.

    Serena: (Riendo juguetonamente) Jijijiji… Me encantaría.

    Ambos se perdieron por un momento en los ojos del otro que no se dieron cuenta que estaban en público.

    Clemont: Ehhhh… Ash… Serena…

    Ash y Serena: (Separándose) EHHHHHH… AHHHH… COMO… CUANDO… QUE…

    Si el nerviosismo de ambos era muy grande por el abrazo que se dieron antes, pues ahora se hizo muchísimo peor, por la escenita que estaban haciendo ¿Y ahora como lo explicarían?

    Pero antes de que pudieran decir algo, todos los presentes fueron felicitar a Ash por su victoria.

    Gary: (Frotándole la cabeza con el puño) Ash, amigo, muy bien hecho.

    Brock: Pikachu es mucho más fuerte que la última vez que lo vi.

    Tierno: Guau… Ash, tú y Pikachu son increíbles.

    Trevor: (Tomándole fotos a Pikachu) Tú debes ser el Pikachu más fuerte de todos.

    Stephan: Sip, tu Pikachu sí que es excepcional.

    Barry: (Pataleando) No puedo creer que hayan ganado tan fácil, que rayos le hiciste a Pikachu.

    Ash: Jejeje… Gracias amigos.

    Pikachu: Si, gracias, gracias, gracias, a ver con cuidado, tomen sus fotos, si quieren autógrafos consulten con mi agente, doy clases los Miércoles, no cobro mucho… jajajaja que chistoso soy.

    Noivern: ¿Eh? ¿Que nadie recuerda que yo también participe en la pelea?

    Que suerte tuvieron Ash y Serena de que no preguntaran sobre la escenita que hicieron.

    Muchos halagos después, Ash noto que Max ayudaba a su caído Blaziken a levantarse, y como todo buen amigo, se acerco a él.

    Ash: Max.

    Max: (Desganado) Hola Ash, bueno, tú ganaste. Bien hecho.

    Ash: Tal vez, Max. Pero tú estuviste muy bien y tu también, Blaziken.

    Blaziken: Gracias.

    Ash: (Dándole la mano a Max) Admito que tu progreso es mucho mejor que el mío cuando tenía tu edad, tienes un gran potencial que mostrar, estoy seguro que algún día serás todo un campeón.

    Max: (Emocionado) Guau… en serio, MUCHAS GRACIAS ASH.

    Ambos amigos se dan la mano, dándose las gracias por esta buena batalla, gracias a esta gran experiencia, Max podrá crecer mejor como entrenador. Pero esa es otra historia.

    Y nuestra ratita con hepatitis favorita, tampoco se salvo de algunos halagos.

    Chespin: Amigo, eso fue asombroso.

    Pancham: Una victoria grandiosa.

    Dedenne: Pikachu es genial, Pikachu es genial.

    Pikachu: Jejeje… Gracias a todos.

    En eso, una de las Pokeballs de May se abre y después se abre una de Dawn, y del cabello de Iris, se manifiesta una pequeña criatura.Revelando así, a tres amigos más de Pikachu.

    ???, ???? y ?????: Pikachu.

    Pikachu: (Emocionado y muy feliz) Piplup, Munchlax, Axew.

    Viejos amigos de Pikachu también se unieron a saludar a Pikachu, todos dando pequeños saltitos por el gran reencuentro.

    Braixen también estaba a punto de felicitar a su Pikachu, pero se detiene en seco al ver lo siguiente.

    Sylveon: Pikachu, que buena batalla, sin duda eres un ratoncito muy fuerte.

    Pikachu: Gracias Sylveon.

    Sylveon: (Dándole un codazo amistoso) Eres muy adorable pero no eres lo que aparentas.

    Pikachu: (Juguetón) Y tú tienes una apariencia muy hermosa, pero eres una buena luchadora también.

    Piplup: (Con corazones en los ojos y pensando) PERO QUE BELLEZA, maldito Pikachu, por qué siempre te quedas con todas.

    Ambos buenos amigos se la estaban pasando muy bien, pero había una Braixen que no veía eso con buena cara. Estaba a punto de ir a reclamarle a Pikachu, pero nuevamente se detuvo cuando vio a las otras amigas de Pikachu acercándose.

    Pikachu: Hey, aquí estaban, chicas.

    Buneary: (Secamente) Si… también queríamos felicitarte por tu victoria.

    Glaceon: (Tono aburrido) Si, lo que ella dice.

    Emolga: (Dándole la espalda) Lo mismo digo.

    Pikachu: (Notando su desgano) Ehhh… gracias. ¿Pasa algo?

    Buneary: (Yéndose) No, nada.

    Glaceon: (También yéndose) Nada que te importe.

    Emolga: (Yéndose volando) Adiós.

    Pikachu no entendía que pasaba aquí, ¿Por qué sus amigas estaban tan molestas? Hace rato lo saludaron, lo abrazaron, le mostraron su gusto de volver a verlo, etc. Y ahora estaban con cara de que no querían verlo. Él no sabía que pasaba pero tenía que descubrirlo.

    Braixen: Hmnp… Que groseras, (Acercándose a Pikachu) no les hagas caso, amor. Yo pienso que estuviste fantástico.

    Pikachu: Gracias, querida, pero… No sé qué les pasa, ¿Les habré hecho algo malo?

    Piplup: (Atontado) AHHYYYYY… Otra hermosura… (Dándose cuenta de una cosa) ¿Espera que? ¿Pikachu, que dijiste?

    Pikachu: ¡Ah! Cierto. Amigos míos, les presento a Braixen, mi pareja.

    Braixen: Mucho gusto a todos.

    Piplup: (Todo blanco) ¡¡¡TIENES PAREJA!!!(Llorando) ¿Cómo te me adelantaste?

    Munchlax: (Aplaudiendo) Bravo, que gran noticia.

    Axew: ¿Una pareja? ¿Ósea ese tipo de amiga con la que te das besitos?

    Pikachu y Braixen solo rieron por la inocencia de Axew, aún era un bebe.

    Sylveon: (Pensando) Si le sigue revelando de su relación a todos, las cosas van a ser más difíciles, tengo que actuar rápido.

    Y volviendo con nuestro azabache.

    Misty: (Picándole la nariz con el dedo) Ash, veo que de verdad ya no me necesitas, se ve que ya no haces el tonto en las batallas.

    Ash: (Juguetón) Oye.

    May: Y también dejaste de ser un distraído.

    Dawn: Y tarugo.

    Iris: E inmaduro.

    Gary: Y no olvidemos, llorón.

    Ash: Ok, ya entendí.

    Paul: Y gritón también.

    Trip: Y con poco o casi nada de ingenio.

    Ash: (Gritando) ¡¡YA!!

    Al final todos rieron, era tan sencillo hacer molestar a Ash.

    Ash: Que amigos tengo.

    En un momento de depresión fingida del pobre azabache, sintió por un momento que su espacio personal estaba siendo invadido, y cuando levanto la mirada, su cara choca contra un par de mullidos bultos y termino cayendo al suelo.

    Ash: (Sobándose las pompitas) Auch…¿Con que Snorlax me choque?

    Alexa: (Ofendida) ¿Cómo que Snorlax? ¿Me estás diciendo gorda?

    Ash: Ahhh… Alexa eres tú. Nonononono… no quise decir eso, tu no pareces un Snorlax.

    Viola: (Interviniendo) Claro que no, hermana. Si a lo mucho llegas a parecerte a un Munchlax.

    Alexa: (Gritando) ¡¡¡CALLATE!!!

    Munchlax: ¿Qué yo que?

    Pikachu: Ehh… nada, amigo. Son cosas de humanos.

    Ash: Jijijijiji…

    Alexa: (Jalándole el cachete) ¿Y tú de que te estas riendo?

    Ash:Auch, auch, auch, auch, de nada, no me rio de nada.

    En eso Ash siente que su otro cachete es jalado con muchísima más fuerza.

    Delia: Ash, que te he dicho del respeto que se le debe tener a las mujeres.

    Ash: (Llorando) AHHHHHH!!!! LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO.

    Después del castigo, Ash fue perdonado por Alexa, pero después de varias suplicas.

    Ash: (Sobándose las mejillas) Bueno Alexa, ¿Me querías para algo?

    Alexa: Ah sí, ahora que ya estas más desocupado, ¿Crees que podrías darme la entrevista que me prometiste?

    Ash: ¿Cómo? Ah, por supuesto.

    Alexa: (Tomando la mano de Ash) Ay gracias, Ash. Eres un encanto. Vamos a un lugar más privado para comenzar.

    Serena: Un minuto, ¿Cómo qué lugar privado?

    Alexa: Ay Serena, querida. Una entrevista se debe hacer en un lugar donde no haya mucho ruido para que se pueda entender bien la voz del entrevistado, eso lo sabe cualquiera.

    Serena: (Sin saber que responder a eso) Ahsí, pues… ay no sé qué decir.

    Y cuando estaban a punto de irse.

    Barry: (Interponiéndose entre los dos) Un momento. Que entrevista ni que Tangamandapio. Ash, tu prometiste que después de Max seguiría yo, así que no te vas de aquí hasta que pierdas contra mí.

    Ash: Ay, es cierto, lo olvide. Alexa, ¿Crees que puedas esperar un poquito más?

    Alexa: De acuerdo, pero termina pronto ¿sí?

    Barry: (Poniendo su codo en el hombro de Alexa) No se preocupe, señorita bonita, acabare esto en un dos por tres. Bueno, Ash comencemos.

    Ash: (Con la llama encendida) ¡¡¡SI!!!

    Delia: Espera, Ash.

    Ash: (Con la llama apagada) ¿Si?

    Delia: Antes que sigas, el profesor tiene algo que decirte.

    Profesor Oak: Ash, muchacho. Ahora que mencionaste a los Snorlax, me hiciste acordarme que tengo algo para ti. (Sacando una bolsa de su espalda) Aquí tienes.

    Ash: (Escondiéndose detrás de Alexa) AHHHHHHHHHH!!!!!! NO POR FAVOR, NO MÁS… POR FAVOR.

    Ash ya había tenido problemas con bolsas y ya no quería saber más de ellas. Pero el miedo fue muy grande que no se dio cuenta donde puso sus manos.

    Alexa: (Sonrojada) Ayyy… Ash, tranquilo.

    Cuando Ash miro donde tenía sus manos, noto que estaba sujetando algo bien blandito y redondo.

    Serena: (Molesta) ¡¡¡¡¡ASH!!!!!

    Ash: (Quitando las manos) AYYYY… LO SIENTO. (Pensando) Guau… pero que lindo trasero, estaba suavecito y redondito. ¡¡¡¿¿¿Espera que???!!!

    Profesor Oak: Jejejeje… Tranquilo, querido muchacho, te doy mi palabra de científico y de poeta que no quedaras TAN sepultado sobre este regalo.

    Ash: (Dudando) Ehhh… de acuerdo.

    Aun con un poco de miedo, Ash tomo la bolsa y al momento de abrirla no pudo evitar mostrar una gran sorpresa al ver lo que había en el interior.

    Ash: (Pasmado) Profesor… Esto… es…

    Profesor Oak: Así es, Ash. Si quieres ábrelas ahora.

    Dentro de la bolsa había un gran número de Pokeballs, entre ellas también había unas cuantas Safariballs y una Ceboball. Eso solo podía significar una cosa.

    Ash sin perder el tiempo, le pidió que todos que hicieran espacio para poder liberar lo que había en el interior de la bolsa, y cuando hubo espacio suficiente, lanzo la bolsa al aire y de esta salieron todas las Pokeballs y se abrieron al instante.

    Pero una de ellas al abrirse, se materializo un enorme bulto azul grisáceo y fue directo a caer encima del pobre Ash, quien no tuvo tiempo de esquivar la enorme masa que se le venía encima.

    ¡PUM!

    Se escuchó un gran estruendo y a la vez hubo un gran sacudón de tierra. Tan fuerte que todos tuvieron que agarrarse de algo para evitar caerse. Una vez terminada el gran sismo, todos vieron que en el lugar en el que estaba Ash ahora había un gran Pokemon de gran tamaño y de gran peso.

    Alexa: (Impactada) Bueno, esta vez sí fue un Snorlax.

    El Pokemon glotón al notar una pequeña incomodidad en su espalda se movió hacia un lado y debajo había un enorme agujero profundo en donde yacía un cadáver… digo… un muchacho hecho miércoles.

    Ash: (Completamente apanado) Ahhh jajajajajajajaja… ¿Al…güen con… once uu… güen Tau… na… tórogouuu…?

    Snorlax: (Muy feliz) Ash.

    Snorlax se puso muy contento de ver de nuevo a su entrenador, con su pata lo saco del agujero y lo abrazo con mucho cariño. Tanto fue el cariño del Pokemon que Ash estaba empezando a ver la luz al final del túnel.

    Delia: (Alarmada) Snorlax, ya suéltalo.

    Profesor Oak: Lo estas ahogando.

    Al percatarse de lo que hacía, Snorlax soltó a su entrenador para dejarlo respirar. Ash estaba a punto de caer al suelo, pero justo en atrapado por un par de látigos que lo atrapan a media caída, y lo ponen delicadamente en el suelo para que ya no sufra más.

    El pobre Ash recuperó la conciencia poco a poco, sintiendo como algo tibio y húmedo pasaba por su cara, cuando finalmente pudo abrir bien los ojos se encontró con una hembra que él conocía muy bien, que lo lamia amorosamente.

    Ash: (Sintiendo cosquillas) Aa… jajajajajaja… Bayleef… aaaaa… jajajajaja… ya basta, Bayleef… jajajajajaja me haces cosquillas… jajajajajaja…

    Bayleef: (Aun lamiéndolo) Mi amado entrenador, que alegría verte.

    Ash: (Tratando de ponerse de pie) Jajajajaja… Bayleef… tranquila… me estas babeando todo…jajajajajajaja… también me da gusto verte…

    Bayleef no dejaba en paz a su Ash, pues lo quería mucho y estaba feliz de verlo de nuevo. Pero tuvo que detenerse cuando la tierra volvió a temblar estrepitosamente, y ambos voltearon a la derecha y vieron que se la razón de ese sismo era provocada por una estampida de Tauros que se acercaban rápidamente hacia ellos.

    Bayleef al notar eso, por puro instinto, se apartó de ahí, pero tal fue la desesperación por salir de ahí, que se olvidó de algo o, mejor dicho, de alguien.

    Ash: Ay no.

    Después lo único que se pudo ver era un pobre y desafortunado muchacho siendo víctima de una estampida de Tauros que paso encima de él sin tener ninguna compasión. Fue tan largo el tiempo que duro la estampida, pero no se escuchaba ningún grito de dolor por parte de la víctima del atropellamiento, y cuando termino, todos pudieron ver que el joven entrenador Pokemon ahora parecía plátano digerido.

    Todos: ¡¡¡ASH!!!

    Todos se acercan a al aplastado muchacho (o lo que quedaba de él) para ver si aún respiraba o no.

    Gary: Ash, amigo, ya no te hagas el muerto, levántate.

    Misty: Ash ¿Por qué siempre dejas que tus Tauros te hagan eso?

    Bianca: Ash, por favor, por favor, por favor, no te mueras.

    Tierno: Amigo, por favor reacciona.

    Penélope: Ash, cariño, trata de aguantar, pediremos ayuda.

    Pikachu: (Zarandeándolo) Ash, no puedes hacerme esto ahora, no te puedes ir así por así ¡YA DESPIERTA!

    ???: A un lado, Pikachu.

    Pikachu volteo a ver quién lo llamaba y vio que un chorro de agua venia hacia él y se quitó de ahí, el chorro de agua termino impactando en la cara de Ash, pero no hizo nada, al menos hasta que el joven empezó a sentirse que se ahogaba.

    Ash: (Ahogándose) Ahhbububububu… oi… gagagagaga… nnnn…

    Ash termino levantándose del suelo, respirando agitadamente pues casi se ahoga.

    ???: (Haciendo un pequeño bailecito) ¡Sí! Ash está vivo, Ash está vivo, y yo lo reviví.

    Ash y Pikachu: ¡Totodile!

    Totodile fue el pequeño salvador de Ash, y ahora estaba mordisqueando la cabeza de Ash, mostrándole lo mucho que lo extrañaba.

    Ash: Ajajajaja… Totodile… Auch… que gusto verte.

    Tauros: (Se acerca a Ash) Ash, lo siento mucho.

    Ash: (Acariciando a Tauros) Tauros… jejejeje… veo que todos ustedes están muy saludables, y me lo acaban de demostrar.

    Pikachu: Y de una manera muy explícita diría yo.

    Jessica: Oye Ash ¿Todos son tuyos?

    Ash: Si, Jessica. Bayleef, Snorlax, Tauros y Totodile son mis Pokemon.

    Miette: ¿Y todos ellos también?

    Cuando Ash volteo a donde señalaba Miette, quedo realmente sorprendido, aunque ya era obvia la razón por la cual había muchas Pokeballs en esa bolsa, aun así, era imposible no sorprenderse por lo que veía.

    Ash: A… a… a… a… a… a… ami… ¿amigos?

    Todos los Pokemon de Ash que se encontraban en el Laboratorio del Profesor Oak ahora se encontraban frente a él, algo que sin duda puso al entrenador muy feliz.

    Ash: (Casi llorando) ¡AMIGOS!

    Sin perder el tiempo, Ash se abalanzo a abrazar a todos sus Pokemon y estos también hicieron lo mismo, y claro que, por la emoción del momento, todos terminaron apachurrando a Ash, pero este estaba tan feliz que ya no le importo si sus Pokemon le rompían los huesos o lo mataban, y después de muchos saludos con todos sus Pokemon (O aplastamientos), finalmente el azabache pudo respirar.

    Ash: (Derramando lagrimas) Amigos, no puedo creerlo, ¿Ustedes también vinieron a apoyarme?

    Todos los Pokemon de Ash presentes. Bulbasaur, Kingler, Muk, Tauros, Snorlax, Heracross, Bayleef, Quilava, Totodile, Noctowl, Donphan, Swellow, Sceptile, Corphish, Torkoal, Glalie, Staraptor, Torterra, Infernape, Buizel, Gliscor, Gible, Unfezant, Oshawott, Pignite, Snivy, Scraggy, Leavanny, Palpitoad, Boldore y Krookodile, asintieron a la pregunta de Ash.

    Ash: (Llorando más fuerte) BUAAAAAAAHHHHHH!!!! DE VERDAD SON LOS MEJORES.

    Ash estaba con una escenita que algunos dirían que sería vergüenza ajena, pero ¿Quién puede culparlo? ¿Quién no estaría feliz de volver a reunirse con sus amigos? Déjenlo disfrutar del momento, por favor.

    La emoción de Ash era muy obvia y de los amigos de Ash también, pues los que ya los conocían también se alegraron de volver a verlos, y los que no los conocían se asombraron todavía más al ver el tremendo arsenal que tenía Ash.

    Brock: Guau… Sí que esto fue una sorpresa.

    Misty: Tener a todos sus Pokemon con él, es obvio que este tan feliz.

    May: Guau… Ash tiene más Pokemon que los que vimos antes.

    Max: Es cierto, ahora tiene un equipo mucho más fuerte.

    Dawn: Vaya… Paso mucho tiempo desde que los vi a todos.

    Cilan: Ummmm… Así que Ash tenía más ingredientes escondidos ¿Eh? Pues será interesante tener una probada de cada uno.

    Iris: Increíble… Solo sabíamos que tenía a Charizard en el laboratorio, pero no sabíamos de todos los demás.

    Gary: Ash tiene Pokemon que nunca vi. Debo analizarlos a todos.

    Paul: (Asombrado) Así que tenía más sorpresas guardadas, se ve que a Ash no le gusta presumir su poder.

    Zoey: Guau… yo tampoco sabía que tenía a todos esos Pokemon.

    Trip: (Pensando) Pe… pe… pe… pe… pero… ¿¿¿Tenía todo ese equipo??? ¿¿Entonces no mostro todo su poder en la Liga Unova?? (Frunciendo el ceño) ¿Pero qué tan fuerte es en realidad?

    Bianca: (Dando brinquitos) Ayyyy… que genial, nunca vi a esos Pokemon, todos son muy lindos…

    Stephan: Todos se ven geniales.

    Georgia: ¿Es normal que me sienta sorprendida?

    Burgundy: Yo creo que sí, se ve que hay una gran unión entre él y todos sus Pokemon.

    Miette: Guau… Ash sí que me sorprende.

    Jessica: Ay, pero que lindos son todos, me gustaría estilizarlos.

    Penélope: Vaya… Todos mis alumnos quisieran verlos a todos.

    Mayer: Tiene muchas sorpresas ¿Eh?

    Clembot: Si… todos se ven en buen estado… el joven Ash los ha criado muy bien.

    Tierno: (Balbuceando) ah… pe… pe… pe… pe… pe… pe… pe… pe…

    Shauna: Te estas babeando Tierno, que asco.

    Trevor: (Tomando fotos a la desesperada) Guau… guau… guau… guau… Con esto mi álbum se llena más rápido.

    Clemont: Vaya… ahora sí que Ash me dejo sin palabras.

    Bonnie: (Grito de fangirl) AHHHHHHH… Quiero abrazarlos a todos.

    Serena: Pero cuantos Pokemon, todos se ven muy bien.

    Cuando Ash termino de derramar lágrimas de Krookodile, presento a todos sus Pokemon.

    Ash: Amigos, quiero que conozcan a todos mis Pokemon. (Volteando) Saluden amigos.

    Todos los Pokemon de Ash se acercaron a saludar a todos los presentes que de inmediato mostraron su asombro.

    Viola: (Tomando fotos a Heracross y a Leavanny) Sí que son Pokemon Insectos muy bien cuidados.

    Grant: (Examinando a Boldore) Vaya, vaya, que hermoso ejemplar de tipo Roca, si lo eres verdad, si lo eres, si lo eres.

    Korrina: (Abrazando a Scraggy) Ay… Que Pokemon tan encantador.

    Ramos: (Mirando detalladamente a Sceptile, Bayleef, Bulbasaur, Torterra, Snivy) Ummnnnn… Me da gusto que el joven Ash sepa apreciar el poderío de los Pokemon tipo Planta.

    Valeria: (Cargando a Oshawott) Ay… Pero que ternurita.

    Oshawott: (Con corazones en los ojos) Ahhhhyyyyyy… que belleza de mujer…

    Olympia: (Con Noctowl en el brazo) No eres un tipo Psíquico, pero sí que nos entendemos.

    Noctowl escuchaba atentamente mientras hacia su típica inclinación de cabeza.

    Wulfric: (Mirando a Glalie) Ash también tiene una fortaleza de hielo muy inquebrantable y tú eres la prueba de ello.

    Y así, cada uno admiraba a su Pokemon preferido.

    Barry: Oye Ash, ahora que ya tienes a todos tus Pokemon contigo, que tal si usas alguno de ellos para pelear contra mí.

    Ash: Y eso es lo que voy a hacer, vamos a pelear.

    Profesor Oak: (Seriamente) Ash, espera un momento.

    Ash: (Un poco fastidiado) Ay, pero por favor.

    Profesor Oak: Hay una cosa que quiero hablar contigo, muchacho. (Saca tres Pokeballs de su bolsillo) ¿Ves esto?

    Ash: Si, son Pokeballs.

    Profesor Oak: Así es. Y son tuyas, y contienen a unos amigos muy especiales, a los cuales se les podría decir “Amigos olvidados”. (Le lanza una Pokeball) Comienza por abrir esta.

    Ash no entendía muy bien que significa eso de “Amigos olvidados” pero si quería respuestas, tenía que abrir la Pokeball de sus manos, y eso hizo. Lanzo la Pokeball al aire y esta al abrirse, dejo salir a un Pokemon que al instante se abalanzo sobre Ash, pero lejos de darle un abrazo, le dio un puñetazo en el ojo.

    Ash se sobo el ojo y cuando volvió a ver, logro ver a una criatura de pelaje blanco, con brazos y piernas muy bien torneadas, con mirada seria y con un enorme cinturón de oro alrededor de su cintura. Dicho Pokemon cambio sus ojos serios a unos ojos llorosos, y acto seguido abrazo con mucha fuerza a Ash.

    Ash: Ahhhhh… ahhhh… Ahhh… Oye… me estas… ahogando…

    El Pokemon inmediatamente lo soltó y lo dejo respirar.

    Ash: (Respirando agitadamente) Ahhhh… ahhhh… ahhhh… eres… Primeape.

    El Pokemon frente a Ash era nada más ni nada menos que su querido Primeape, Ash también se mostró muy feliz de volver a verlo después de mucho tiempo, y también lo abrazo por la emoción.

    Ash: Amigo, cuanto tiempo ha pasado, que alegría verte de nuevo.

    Primeape: Ash, amigo, te extrañe mucho.

    Profesor Oak: (Interrumpiendo el momento) Ash, ¿Ahora entiendes porque te dije que se trataban de “Amigos olvidados”?

    Mientras abrazaba a Primeape, Ash pensó en lo que acababa de decir el Profesor y después de solo un pequeño tiempo de pensamiento y razonamiento minucioso. Se dio cuenta de que le había dicho a Primeape que lo dejaría entrenando con Anthony, quien se ofreció a entrenarlo para que se vuelva un gran campeón de lucha, pero ¿Cuánto tiempo paso después de eso? Mucho se podría decir. Ash nunca se preocupó en saber cuándo hubo un torneo de Grand Prix P-1 ni tampoco le hizo una llamada a Anthony para saber cómo estaba Primeape, es como si lo hubiese… olvidado.

    Ash: (Separándose Primeape) Primeape, lo siento mucho.

    Con todo este tiempo que paso y el poco interés que mostro, Ash pensó que se necesitaría más que un simple perdón para poder quitar el resentimiento que Primeape le tendría por haberlo olvidado.

    Pero fue para la sorpresa del azabache, que envés de recibir un golpe en su otro ojo, solo sintió un amistoso golpe en su pecho de parte de Primeape, mostrando que no estaba molesto ni resentido, más bien todo lo contrario, pues este solo mostro su felicidad de volver a ver a su entrenador.

    Ash: Gracias Primeape, (Volviendo a abrazarlo) eres el mejor.

    Gary: Bueno Ash, si ya terminaron con sus cursilerías podrí…

    ¡PUM!

    El matar un reencuentro, siempre merece un castigo, y Primeape se encargó de darle su merecido a Gary por matar su reencuentro con su entrenador.

    Misty: Y muy bien merecido.

    Gary: (Agonizando en el suelo) ¿Alguien tiene una pomada para los golpes?

    Profesor Oak: Bueno, bueno. Eso es lo que te ganas por entrometido.

    Gary: (Llorando a mares) Que malo eres, abuelo.

    Profesor Oak: Bueno Ash, ya te reencontraste con Primeape y por lo visto no hay rencores, pero ¿Crees que podrás tener la misma suerte con estos otros dos amigos?

    El profesor le dio a Ash otra de las Pokeball que tenía en sus manos, cuando Ash la atrapo, sintió una extraña sensación de nostalgia al simple contacto con está, como si se tratara de alguien que lo acompaño por mucho tiempo.

    Acto seguido, Ash lanzo la Pokeball al aire, cuando el orbe se abrió, libero a una pequeña criatura con aspecto de una pequeña tortuga, apenas salió, se lanzo a los brazos de Ash y este lo atrapo en el aire.

    Ash: (Emocionado) ¡¡¡Squirtle!!!

    Squirtle: (Sonriendo) Hola, Ash.

    Ash: Jajajajaja… Amigo, que gusto verte, ¿Cuánto tiempo ha pasado?

    Profesor Oak: El escuadrón Squirtle y la oficial Jenny le dieron a Squirtle su periodo de descanso, así que también se vino con nosotros.

    Ash: ¿En serio? (Alzando a Squirtle) Vaya amigo, que bueno estas de descanso, ya pudimos vernos otra vez.

    Squirtle: Y espero que me cuentes todo lo que has hecho en mi ausencia.

    Ash: También te extrañe, amigo.

    Gary: Si claro, lo extrañaste tanto que casi lo olvidaste ¿eh?

    Obviamente Squirtle no tomo muy bien ese comentario, y como respuesta le disparo con una Hidrobomba que lo mando a volar hasta volver a caer al suelo, pero esta vez, todo empapado.

    Georgia: ¿Y a ese que le pasa?

    Brock: Es algo entrometido, pero va a estar bien… espero.

    Ash: Jejeje… Squirtle no seas tan vengativo.

    Y obviamente Ash también recibió una Hidrobomba en su cara que lo dejo totalmente empapado.

    Squirtle: Con eso ya estamos a mano, por no haberme llamado.

    Ash: Que chistoso.

    Ash puso a Squirtle en el suelo y al momento de dejarlo, algo le cayó en la cabeza, y por el dolor se sobo.

    Ash: Auch… ¿Por qué fue eso, Profesor?

    Profesor Oak: (Seriamente) Lo hice porque el Pokemon que está en esa Pokeball, es alguien que quizás no pueda perdonarte tan rápido.

    Ash: ¿Qué dice?

    Profesor Oak: Es mejor que la abras para que entiendas.

    Tomando la Pokeball del suelo, Ash volvió a sentir el mismo sentimiento de nostalgia, pero este sentimiento era mucho más fuerte que antes, como si se tratara de alguna promesa que no cumplió.

    Esta vez abrió la Pokeball, pero sin lanzarla, de la cual salió un ave de gran tamaño, con un plumaje color café en las alas, y con en la cabeza un plumaje rojo y amarillo.

    Dicho Pokemon ave, miro fijamente al muchacho que tenía en frente, y este simplemente se quedo sin palabras al mirar al Pokemon que estaba delante suyo, quedaron absortos en un mundo donde solo ellos dos estaban, pasaron varios segundos antes de que Ash pudiese articular unas palabras.

    Ash: Pi… pi… pi… pi… pi… ¡Pidgeot!

    Pidgeot, el primer Pokemon tipo Volador de Ash, el cual lo acompaño desde su segunda batalla contra el Equipo Rocket hasta la feroz batalla con un Fearrow salvaje, y que ese mismo día tuvieron que separarse debido a que Pidgeot se había enfrascado en una batalla contra el poderoso Fearrow y a su parvada de Spearrow para defender a una parvada de Pidgey y de Pidgeotto. Pero aunque habían obligado a ese Fearrow a huir del lugar, Ash y Pidgeot tenían el presentimiento de que podría regresar a cobrar venganza, y Ash le permitió a Pidgeot quedarse ahí para proteger a los suyos, pero que volvería por él una vez que termine su mandado de ir a recoger la Pokeball GS que le pidió el Profesor Oak. Pero debido a una u otra razón, no se volvieron a ver. Al menos no hasta ahora.

    Pidgeot: (Seriamente) Hola.

    Pidgeot no se le veía muy feliz como a Primeape o Squirtle de volver a ver a Ash, cuando apenas salió no hizo más que quedarse parado y mirarlo con seriedad.

    Ash: Ho… ho… ho… hola… amigo.

    Ash trato de acercarse a Pidgeot pero este dio un paso hacia atrás, alejándose de él.

    Max: ¿Qué ocurre aquí?

    Brock: Ese Pidgeot es un Pokemon de Ash, pero han estado separados por mucho tiempo. Ash hace tiempo le dijo que volvería por él, pero nunca lo hizo. Es normal que Pidgeot sienta algo de resentimiento.

    May: Wow… con razón hay tanta tensión.

    Dawn: Pero ahora están juntos otra vez, ¿No deberían estar ambos felices?

    Brock: Creo que eso es algo que deben arreglar ellos mismos.

    Y efectivamente Ash y Pidgeot no hacían más que mirarse a los ojos, desconectados del mundo, como si estuviesen teniendo una charla telepática.

    Olympia: Tal vez no sean psíquicos pero se puede ver que con solo la mirada, se pueden decir muchas palabras.

    Jessica: Y eso, en español ¿Qué significa?

    Miette: Ay… como eres tonta. Si está muy claro, eso significa que… pues… significa… eso… quiere decir… que… explíquele, por favor.

    Olympia: Significa que no necesitan hablarse para poder decirse lo que sienten, cuando hay un vínculo muy grande entre entrenador y Pokemon, las palabras salen sobrando y solo necesitan escuchar lo que dicen sus corazones.

    Miette: Eso mismo, lo ves Jessica, eso estaba muy claro.

    Jessica: Pues yo sigo sin entender.

    Bianca: (Poniendo un dedo sobre su cabeza) Y yo menos.

    Serena: Shhhh… silencio, parece que van a decir algo.

    Pidgeot empezó a acercarse lentamente a Ash, hasta quedar cara a pico muy de cerca. Ash por un momento pensó en abrazar a su amigo y pedirle disculpas por todo, pero antes de que pudiera siquiera tocarlo, Pidgeot alzo su pico y lo bajo con brusquedad, dándole un fuerte Picotazo justo en la cabezota, y este obviamente se sobo por el dolor.

    Ash: (Sobándose la cabeza) Au au au au au au au au…

    Pidgeot: (Sonriendo) Con eso ya estamos a mano.

    Ash: Jejeje… Pidgeot.

    Y por fin, los dos amigos se pudieron dar un gran abrazo, mostrando que después de todo, no hay rencores, no hay resentimiento, solo está la felicidad y el regocijo del rencuentro entre Entrenador y Pokemon.

    La alegría fue tan grande que Primeape y Squirtle también se unieron al abrazo. Abrazo en el cual Ash trataba de transmitir una sola palabra a sus Pokemon.

    Ash: (Soltando una lágrima) Perdónenme.

    Profesor Oak: (Acercándose al grupo) Tranquilo Ash. Por lo visto ya todos te han perdonado.

    Gary: Si pero…

    Instantáneamente los tres Pokemon le lanzan una mirada aterradora a Gary, con la cual le decían “Cállate”.

    Gary: (Sudando asustado) Ehhhh… la… lala…

    Brock: Parece que Ash no tuvo problemas esta vez.

    Misty: Es lindo que todos estén juntos otra vez.

    Delia: (Suspirando alegre) Ayyy… Mi hijito cada día se hace un hombre responsable de sus acciones.

    Barry: Oye Ash, sí que esos Pokemon se ven asombrosos.

    Ash: Gracias Barry. Me alegra estar junto con ellos otra vez.

    Barry: Oye, para que puedas ponerte al día con ellos, ¿Por qué no los usas en nuestra batalla?

    Ash: Buena idea, (Mirando a sus Pokemon) ¿Están listos, chicos?

    Los tres Pokemon asienten.

    Ash: ¡Muy bien! ¡Yo también estoy listo!

    Y en ese momento, un gruñido detiene toda la emoción de Ash.

    Ash: (Tocándose la barriga, avergonzado) Ups… Perdón, pero mi barriguita dice que es hora de cenar.

    Todos caen hacia atrás.

    Barry: ¡¿ES EN SERIO?! ¡¿Y QUE HAY DE NUESTRA BATALLA?!

    Alexa: ¡¿Y qué hay de nuestra entrevista?!

    Bianca: ¡¿Y qué hay de mi helado!?

    Ash: (Encogiéndose en su sitio) Ahh… pues… pues… Ehhhh… Por cierto ¿Cuál helado?

    Bianca: (Avergonzada) Ayyy… perdón, me equivoque, eso era para el próximo capítulo.

    Ash: Ehhh… bueno, podemos tener nuestra batalla mañana, Barry. Y Alexa, te daré la entrevista después de la cena.

    Barry: (A regañadientes) Está bien, pero mañana temprano.

    Ash: Ok.

    Barry: ¿A qué hora vendrás?

    Ash: A cualquier hora de la mañana.

    Barry: Pero ni un minuto tarde.

    Alexa: Esta bien, Ash. Pero después de la cena, o vas a ver.

    Ash: Lo prometo, te esperare en mi habitación.

    Alexa: (Sonrojada) Ah… ehh… oh… ¿En tu habitación? Ehh… bueno, está bien.

    Misty: (Jalándole la oreja) Oye Ash, ¿Cómo se te ocurre invitar a una mujer mayor a tu habitación?

    Alexa: Oye ni soy tan mayor.

    Ash: ¿Y si lo resolvemos después de la cena?

    Brock: Ash tiene razón, es mejor cenar ahora o se hará más tarde. Señora Delia, Cilan, Clemont, Serena, Miette ¿Me ayudan?

    Clemont: Por supuesto, necesitamos hacer comida para muchos más.

    Cilan: Todos están invitados.

    Todos se rieron animosamente y se dispusieron a ir a cenar.

    Delia: Pero podrían esperar, es que tardaremos un poco en preparar la comida.

    Los ánimos de todos bajaron, pero sobretodo, el de cierto azabache.

    Ash: ¡¡¡¡¡¿¿¿¿QUÉ?????!!!!! ¡¡¡¿¿¿Y CUANTO VAN A TARDAR???!!!

    Delia: Ay hijo, (Firmemente) no sea llorón y aguántese como hombrecito.

    Ash: (Desinflándose) Ayyyy… mamá.

    Alexa: Bueno Ash, mientras esperamos, ¿Qué tal si me das mi entrevista?

    Ash: (Desanimado) Bueno, ya que.

    Alexa: (Tomándolo de la mano) Bueno, andando. Nos vemos luego, chicos.

    Viola: (Bromeando) Pero no se entretengan tanto.

    May: Y usted, ¿Qué esta insinuando, señora?

    Viola: Nada y no me digas señora.

    Brock: (Pensando) Que Ash tan suertudo.


    En la habitación de Ash

    Alexa: (Poniéndose su cámara) Bueno Ash, quita esa cara de Herdier regañado y dale una gran sonrisa a la cámara.

    Ash: (Con la mirada baja) Es que tenía hambre.

    Alexa: Y luego me dices a mi Snorlax cuando tu podrías comerte a uno Jejeje, si te entretienes con algo, dejaras de pensar en la comida.

    Ash: Bueno, está bien. Adelante, lanza tus preguntas.

    Ash le cumplió su petición a Alexa y le narró todo lo que pensaba de ser entrenador Pokemon y que haría después de la Liga Kalos. La reportera quedó más que satisfecha.

    Alexa: Muchas gracias, Ash. Con una entrevista al futuro campeón de la Liga Kalos, de seguro mi jefe me dará un aumento.

    Ash: Por nada Alexa, sabes que siempre te ayudare en lo que quieras.

    Alexa quedo conmovida con ese comentario, Ash de verdad que la trataba como alguien especial, siempre educado con ella y lanzándole un cumplido.

    Alexa: (Acercándose a él) Oye Ash, ¿Por qué eres tan bueno conmigo?

    Ash: (Alejándose un poco) Ah bueno… porque… eres mi amiga, Jejeje.

    Alexa: (Poniéndose triste) ¿Y solo por eso?

    Ash: Bueno… también porque… eres una mujer muy buena, divertida, maravillosa y muy linda.

    Alexa: (Sonrojada y feliz) ¿En serio?

    Ash: Claro, como te dije, si no fuera por ti no habría conocido esta hermosa región, no hubiese conocido tan buenas personas y tampoco hubiese recuperado mis ánimos cuando pensé en abandonar mis sueños.

    Ash volvió a sentir que su mente estaba hablando sola y le hacía decir esas cosas, algo similar a lo que paso, cuando le estaba haciendo el amor a Serena, no podía controlar sus propios pensamientos y dejaba que estos se expresarán por si solos.

    Alexa: Ash (Sonrojada) ¿De verdad te parezco linda?

    Otra vez la mente de Ash reacciono sola al escuchar esa pregunta.

    Ash: Pos… pos… pos… pos… claro que sí. Eres… muy linda, tienes… lindos ojos, un rostro muy bello y angelical, me gusta tu peinado y tienes una personalidad encantadora..

    Alexa: (Con ojos soñadores) Ayy… Ash.

    Ash: Y tienes un trasero grande y redondo, y unos pechos muy…

    Alexa: ¿Cómo?

    Ash: (Dándose cuenta de lo que dijo) Ah que… ahh… ah… perdón, perdón, perdón… no quise… ummmnnnnn…

    Ash no pudo continuar porque Alexa lo cayo con un apasionado beso en los labios, Ash solo se limito a abrir los ojos como platos, ¿Qué acababa de pasar? ¿Cómo ocurrió esto? Él estaba besando a Alexa. Sabía que debía separarse pero nuevamente su mente le impedía que lo hiciera, una parte de él le decía que sería tonto no aprovechar la oportunidad y menos con una mujer como Alexa. Al final de todo, solo pudo poner sus manos sobre los hombros de Alexa y acercarla más a un beso más profundo.

    Alexa también quedo impresionada con ese movimiento tan repentino de Ash, pero en parte estaba muy feliz ya que pensó que Ash le estaba correspondiendo, el chico que le robo el corazón le estaba correspondiendo, su felicidad fue tanta que al final quedo recostada sobre él, sin despegarse del beso. Era un momento mágico para ambos después de todo.


    En otro lugar

    Todos los Pokemon se reunieron en un lugar un poco lejos de sus entrenadores, esperando a que la cena para ellos este lista. Pero uno de ellos se empezó a alejar del grupo, y alguien iba tras él.

    Braixen: Pikachu ¿A dónde vas?

    Pikachu: Voy a buscar a Ash, quiero que me compre una botella de kétchup para acompañar nuestra cena.

    Braixen: Esta bien, amor. Pero no tardes, (Guiñándole el ojo) y te aviso que después de la cena te tengo una sorpresa.

    Pikachu: Pues voy como rayo.

    Pikachu se subió en Braixen y le dio un rápido beso antes de irse. Pero de haber sido un poco más atentos, se habrían dado cuenta de que alguien empezó a seguir a Pikachu.

    Recorriendo los pasillos del hotel, Pikachu se dirigía a la habitación de su amigo Ash. Cuando llego, se pregunto si sería bueno interrumpir ahora, ¿Qué tal si aun no terminaba su entrevista? Así que decidió tocar primero, pero antes de poder poner su pata en la puerta. Sintió como si alguien estaba detrás de él.

    Pikachu: (Volteando) ¿Quién anda ahí?

    Se percato de que no había nada, cosa que lo preocupo. Repentinamente, una sombra paso a gran velocidad por uno de los pasillos.

    Pikachu se puso alerta ante eso, pero después sintió como algo le tapo lo ojos, y cuando volteo siguió sin ver a nadie. Pero dicha sombra volvió a pasar cerca de él.

    Pikachu fue a seguir a esa sombra, la silueta era mediana pero tenía la impresión de ser una criatura cuadrúpeda. Pikachu se acerco a gran velocidad a él y le salto encima.

    Pikachu: (Estando encima de la criatura) Muy bien, ahora dime ¿Quién eres? Y ¿Quién te… ¿Sylveon?

    Sylveon: (Sonriendo seductoramente) Hola Pikachu.

    Pikachu: Pero… ¿Qué haces aquí?

    Sylveon: Nada, solo que creí que era una gran oportunidad para estar contigo.

    Pikachu: (Bajándose de ella) Que… que… que… ¿Cómo?

    Sylveon: (Caminando hacia una habitación vacía) Ven, quiero mostrarte algo.

    Mientras caminaba, Sylveon movía exageradamente sus caderas, como meneando su lado trasero. Haciendo que Pikachu trague saliva y dudaba si ir o no. Pero Sylveon era una gran amiga, no podía negarle nada.

    Pikachu: (Entrando a la habitación) Sylveon ¿Dónde estás?

    En eso, la puerta se cierra estrepitosamente, y todo el cuarto queda a oscuras. Cuando Pikachu voltea, queda aterrado ya que Sylveon fue quien cerró la puerta y ahora lo estaba mirando con unos ojos de depredador.

    Pikachu: (Asustado) Sy… sy… sy… Sylveon ¿Qué ocurre?

    En eso, Sylveon usa sus listones y atrapa a Pikachu con ellos, acto seguido, se sube a la cama, arrecuesta a Pikachu en ella y se le tira encima.

    Sylveon: Tranquilo Pikachito. Esto lo disfrutaremos juntos.

    Sylveon se acerco a Pikachu y le dio un profundo beso pero lleno de sentimientos, pero Pikachu no compartió esos mismos sentimientos pues estaba nervioso con esto. ¿Y ahora que hará? ¿Ash y Pikachu estarán cometiendo un error? ¿Tendrán problemas por esto? ¿Saldrán vivos de esta?


    ESTA HISTORIA CONTINUARA…


    Bueno lectores, espero lo hayan disfrutado. La primera batalla de este fic, y ya sé que el final de este fue algo similar al del capítulo 2, pero no se preocupen, no va a ser siempre así… Lamento si los hice esperar mucho, pero ahora estoy en mis días libres y veré cuanto me demorare en el siguiente, coménteme si les gusto la batalla y si tienen más ideas de batallas, díganlas no más y veré que puedo hacer. Bueno, eso sería todo, espero lo hayan disfrutado, coman frutas y verduras, hagan sus tareas, no duerman muy tarde y hagan mucho ejercicio si quieren tener bastantes chicas con Ash XD, nos vemos.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 9 Nov 2017
  2. Tiranyter

    Tiranyter

    Registrado:
    3 Dic 2016
    Mensajes:
    762
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +441
    buen caas ricolines jejejeje nos leemos despues
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Assassin Satoshi

    Assassin Satoshi

    Registrado:
    28 Oct 2016
    Mensajes:
    183
    Temas:
    7
    Calificaciones:
    +177
    Wow wow wow espera dejaste el posible lemon a la mitad, ahora me dejaste picado y con más ganas de leerlo además de continuación.....

    Quiero mi continuación!!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. link yagami

    link yagami Invitado

    Calificaciones:
    +0
    Esto se pondrá bueno
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. DARKANGEL0097

    DARKANGEL0097

    Registrado:
    29 Abr 2017
    Mensajes:
    107
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +17
    Estoy emocionado por el siguiente capitulo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. INSANE-KUN

    INSANE-KUN El dominio de mis demonios es la obscuridad

    Registrado:
    7 May 2015
    Mensajes:
    1,266
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +881
    Después de ponerme al tanto... Esto se puso muy interesante y por lo que veo también se pondra zhukulento 7w7...

    En fin, espero el siguiente capítulo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Autor
    EL98Crack

    EL98Crack A veces CRACK y a veces NOOB

    Registrado:
    4 Oct 2016
    Mensajes:
    25
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +47
    Esta vez de seguro me mataran por la larga espera, tengo suerte de que no saben dónde vivo Jejeje… Ahora les pido disculpas por la demora, en compensación este capítulo será bien largo y veremos algo interesante. También informo que modificare algunas escenas que ocurrieron en el anime para que encajen en este fic, y sin más preámbulos, deléitense con este capítulo.

    Capítulo 5: Una amenaza más grande que la infidelidad

    En la mente de un muchacho adolescente suele tener ciertos desordenes cuando una serie de acontecimientos que nunca había vivido se presenta.

    Ash había enfrentado retos muy complicados, enfrentado a rivales muy poderosos, pelear contra legendarios e incluso contra el mismo Pokemon de la creación… Pero la situación que vivía ahora era muy diferente, tal vez no era tan mortal como otros eventos que ya vivió, pero era algo que le traería conflictos a largo plazo.

    El joven muchacho se encontraba echado en su cama mientras tenia unido sus labios con una bella mujer que era una gran amiga suya, él sabía que esto estaba mal pero una parte de su mente decía que aprovechara la oportunidad, ya había tenido un pensamiento como ese antes, pero esta vez trato de luchar lo mejor que podía para no obedecer a esos pensamientos, logrando cortar el beso con su amiga.

    Alexa: (Confundida) Pero… Ash ¿Qué pasa? ¿Por qué te detienes?

    Ash: (Nervioso) Yo… yo… pe… pe… perdón Alexa… yo…

    Alexa: ¿Te sientes bien?

    Ash: Si… es solo que…

    Alexa: (Sonriendo pícaramente) Está bien, chico travieso. Iremos al grano de una vez.

    Ash: ¡¿QUÉ?!

    Alexa: (Acercándose a él) Adelante Ash, quítame la ropa.

    Ante esa respuesta, a Ash se le hizo un nudo en la garganta y no pudo decir nada.

    Alexa: No tienes que tener miedo Ash, si quieres te ayudo.

    Alexa sostuvo la parte inferior de su blusa y de un tirón se lo quito haciendo rebotar su abundante pecho. Ash casi sufre otra hemorragia nasal, pero esta vez logro controlar su nariz. Alexa ya estaba a punto de desabrochar su sostén negro, pero fue detenida por las manos de Ash.

    Ash: (Cabizbajo) Alexa, por favor, para.

    Alexa: Pero ¿Por qué?

    Ash: (Sonrojado) Bueno… yo… ay… ¿Cómo te lo explico?

    Alexa: (Sonriendo) Oh… ya veo, no te preocupes, te comprendo.

    Ash elevo la cabeza para mirar extrañado a Alexa pero no contaba con que esta lo tomaría de la cabeza y lo acercaría a su abundante pecho para darle un cálido abrazo.

    Alexa: (Acariciando su cabeza) Tranquilo Ash, yo te entiendo, no hay de que avergonzarse, solo estas nervioso porque es tu primera vez.

    Ash: (Sorprendido) ¡¡¿¿QUÉ??!! PERO YO…

    Alexa: (Acercándolo más a ella) Tranquilo Ash, muchas parejas siempre tienen miedo de que las cosas no salgan bien antes de consumar su amor, temen que quizás ambos no lo gocen, que terminen lastimándose o traer una vida al mundo sin haberlo planeado. Pero cuando hay amor sincero y puro en la pareja no hay nada que temer, si se tratan con cariño y se tienen las medidas de seguridad adecuadas, ambos pueden disfrutar del mayor placer cuando hacen el amor.

    Ash: (Ahogándose) Peeeoooo… woo…

    Alexa: Solo dime una cosa Ash, ¿Quieres ser el que este arriba o abajo? Sinceramente me gustaría que hiciéramos las pose del…

    Ash: (Completamente azul) ¡¡¡ALEXA!!!

    Ese grito inesperado hizo que Alexa se asustara y soltara a Ash quien finalmente pudo respirar y recuperar sus colores normales.

    Alexa: Pero ¿Por qué gritas?

    Ash: Porque, en primera, me estabas ahogando.

    Alexa: (Apenada) Ay… perdón.

    Ash: Y en segunda es que…

    Ash aun dudaba de si decir lo que iba a decir o no, pero viendo que Alexa estaba malinterpretando la situación, sabía que lo mejor sería ir directo sin rodeos.

    Ash: Alexa, esta… no es mi primera vez.

    Alexa: (Sorprendida) ¡¡¡QUÉ!!!

    Ash: Es verdad Alexa… y… esa chica… a la que le di mi primera vez, es la mujer que amo.

    Alexa: ¡¡¿¿COMO??!!

    Ash: (Cabizbajo) Perdóname

    Ahora las cosas ya no iban nada bien, parecía que las cosas no iban a terminar bien para ninguno de los dos, Alexa tenía un idea en su mente de lo que haría con su amor platónico, pero al parecer nada de eso iba a pasar.

    Alexa: ¿Qui… qui… qui… quien es… esa chica?

    Ash ahora dudaba si también decir eso directamente, pero ya no había nada más que ocultar.

    Ash: Ella es… es… es… Serena.

    Si no había ningún ruido en la habitación pues fue reemplazado por el sonido de algo rompiéndose en el pecho de Alexa.

    Alexa: (Al borde de las lágrimas) Pero… entonces… ¿Por qué me besaste?

    Ash: Yo… no lo sé, de verdad lo siento, no quise hacerte daño. Perdón.

    Alexa ya no pudo evitar que unas lágrimas resbalaran por sus mejillas, se sentía triste, decepcionada y humillada. Al no escuchar nada por parte de ella, Ash alzo la mirada y la vio llorando, esto no le gustó para nada, recordó cuando vio a Serena llorar y eso le ablando el corazón. Pero ahora era Alexa quien lloraba y una vez más él había sido el responsable.

    Alexa se puso de pie y camino hacia la puerta con la intención de irse y dejar atrás esa tristeza, pero antes de que lograra tocar la perilla de la puerta, sintió como unos brazos rodeaban su cintura y la jalaban hacia atrás, Ash no podía tolerar que ella se sintiera así por su culpa tenía que hacer algo al respecto y ese abrazo solo sería el inicio.

    Ash: Perdóname Alexa, no estés triste, no quise hacerte llorar, por favor no me odies… no quiero perder tu amistad.

    Alexa se quedó congelada ver como Ash la abrazo desprevenidamente, mentiría si dijera que no le gusto, pero eso no sería suficiente para sanar un corazón roto, sin embargo ella tampoco quería perder su amistad ya que sería lo único que tendría de él.

    Alexa: No… no… no… no te preocupes.

    Ash: ¡NO! ¡SI ME PREOCUPO! Te lastime.

    Alexa: Bueno, eso es cierto… pero… yo también tuve la culpa.

    Ash: ¿Tú?

    Alexa: Yo me apresure, me deje llevar por las cosas lindas que me decías. No pensé claramente las cosas y solo deje que mis sentimientos actuaran solos.

    Ash: (Extrañado) Tus… ¿Sentimientos?

    Alexa: (Dando pequeñas risitas) Cielos, algunas cosas no cambian, parece que aunque ya no eres virgen aun no entiendes los sentimientos de una mujer.

    Pensándolo bien, Alexa podría tener razón, después de haber hecho el amor con Serena, nunca se imaginó que después Serena le diría que lo amaba. Parece que aún seguía siendo algo despistado.

    Ash: Entonces… tu… ¿Me amas?

    Alexa: (Avergonzada) Ehhh… pues… si

    Ash: (Sonrojado) Pero… ¿Por qué?

    Alexa: No se encuentran muchos chicos como tu Ash, cuando nos conocimos fuiste todo un caballero conmigo, jamás trataste de hacer algo indebido conmigo aun cuando nos perdimos cuando buscábamos a mi Gogoat, nunca pensaste en mi de manera morbosa. Muchos hombres solo me elogiaban por mi cuerpo o por mi apariencia, pero tú me quisiste por ser como soy y no en lo que muestro. Tal vez sea por que eras un niño, pero fue bastante lindo de tu parte, ni siquiera te molestaba que fuera algo despistada en la organización de mis cosas, siempre me elogiabas por eso. Me era difícil aceptarlo, pero me estaba enamorando de un niño, quise pensar que no era cierto, que solo me estaba ilusionando, pero cuando nos separamos me puse bastante triste quería pasar más tiempo contigo, pero tu debías continuar siguiendo tus sueños, con eso pude darme cuenta de que mis sentimientos por ti eran reales y no una ilusión. Sé que pueden considerarlo como algo inmoral, pero de verdad estaría encantada de ser tu pareja pero creo que…

    Ash: (Interrumpiendo) Alexa.

    Revelar tus sentimientos y luego ser interrumpida de esa manera, eso solo puede significar malas noticias, pero tal vez ahora sea una excepción. Pues lo que hizo Ash fue darle otra abrazo a Alexa.

    Ash: Parece que me equivoque, no te hice daño, te hice MUCHO daño… Perdón.

    Alexa: Pero… no te sientas tan culpable, ya te dije que yo también tuve la culpa.

    Ash: (Mirándola a los ojos) Sabes Alexa, mentiría si dijera que no te considere una mujer muy hermosa cuando te conocí, tal vez solo sentí eso, me parecías muy linda. Pero por el tiempo que pase junto a ti, creo que despertó alguna fibra sensible en mí, ya que me gustaba pasar tiempo contigo, y tu manera forma de ser un tanto desordenada, me parecía atractiva.

    Alexa: (Sonrojada) En… ¿En serio?

    Ash: Recuerdas aquella vez que ese estúpido te estaba acosando.

    Alexa: Como olvidarlo, lo que hiciste por mí fue tan heroico y a la vez arriesgado.

    Flash back

    Ash, Iris y Cilan, junto con Alexa seguían en su viaje por las islas de Colora rumbo a la ciudad natal de Ash, Pueblo Paleta, el barco que los transportaba se dirigía rumbo a la Isla Cavernosa que era su próximo destino.

    Al desembarcar en la isla, Ash y sus amigos estaban ansiosos por explorar la isla, hasta que…

    Alexa: Ay no, otra vez.

    Ash: ¿Qué sucede?

    Alexa: Se me olvido por completo reunir todo el equipo que necesito para el video.

    Dicho esto, Alexa llamo a su Gogoat para después subirse sobre él.

    Alexa: Bueno, nos veremos después.

    Ash: Alexa espera…

    Iris: Bueno, ya se fue.

    Cilan: Y eso es todo, después de todo no tenemos idea de donde está la cueva.

    Y después de eso, Ash y sus amigos siguieron su rumbo, buscando una manera de llegar a la tan mencionada cueva, en el camino Ash se reencontró con una vieja conocida, Clair, La gran experta en Pokemon dragón”. Quien se encontraba buscando a su Dragonite perdido y, como ya es costumbre, Ash y sus amigos se ofrecieron a ayudarla, tuvieron que pasar por varios obstáculos y repercusiones para encontrar al Dragonite perdido, incluso tuvieron que intervenir en los planes del Equipo Rocket, y al final ayudaron a Clair a capturar a un Druddigon de distinto color. Y una vez terminada la travesía, ya era hora de volver, porque el barco que los llevaría a su siguiente destino estaba a punto de partir, pero había un pequeño problema.

    Cilan: El barco ya está por partir, ¿Por qué Alexa tarda tanto?

    Iris: Dijo que iría a recoger su equipo, pero ya debió haber regresado.

    Ash: Mejor voy a buscarla, ¿Saben dónde estará?

    Cilan: Supongo que en el centro Pokemon.

    Ash: Muy bien, voy por ella… Vamos Pikachu.

    Pikachu se subió al hombro de su amigo y corriendo a paso rápido, buscando a la reportera antes de que el barco zarpase.

    Después de toda una carrera, Ash y Pikachu al fin logran llegar al centro Pokemon, pero antes de entrar logran ver, a través de la puerta de cristal, que Alexa estaba junto a un hombre desconocido para nuestro héroe.

    Ash: ¿Quién es ese tipo, Pikachu?

    Pikachu: ¿Y yo como voy a saber?

    Ash se seguía preguntando quien era ese sujeto, pero sabía que tenía que darse prisa, pues el barco se iría en cualquier momento, así que decidió entrar, pero cuando ya estuvo más cerca de ellos pudo escuchar una no muy agradable conversación.

    Hombre: Bueno preciosa, ¿Qué me dices? ¿Aceptas mi invitación?

    Alexa: (Tono calmado) Me temo que hoy tendrá que tomar un café solo, joven.

    Hombre: Ohhhh así es como me gustan, cuando se hacen las difíciles. Ya no te hagas de rogar, nena. Ven conmigo a jugar.

    Alexa: (Tono firme) Perdóneme, (Mintiendo) pero mi novio me está esperando, y tengo que volver.

    Hombre: (Acercándose a ella) No te preocupes, linda. No soy celoso.

    Alexa: (Ya perdiendo la paciencia) Lo siento pero no tengo tiempo (Dándole la espalda).

    Hombre: (Sosteniéndola bruscamente del brazo) Escúchame, insolente. A mí nadie me dice que ¡no! O vienes conmigo o te obligare a la fuerza.

    Alexa: (Tratando de apartarse) ¡Suéltame!

    Dicha escena no pasó desapercibida por todo el centro Pokemon, en especial por la encargada de dicho lugar y de cierto joven azabache quien veía esa escena y que, por alguna razón, estaba extremadamente furioso.

    Enf. Joy: (Molesta) ¿Qué está pasando aquí?

    Hombre: No te molestes, guapa. Te daré atención después, primero me desahogare con este bombón.

    Enf. Joy: ¡Déjela en paz! ¡Llamaré a la Oficial Jenny!

    Hombre: (Agarrando a Alexa del cuello) Pues hazlo, no me molestaría tener a otra mamacita.

    Alexa: ¡Ya suéltame!

    Hombre: ¿Y que si no lo hago?

    Alexa ya se estaba hartando de ese maldito, estaba a punto de tomar una de sus Pokeballs y liberar a su Helioptile, sin embargo…

    ???: ¡SUÉLTALA!

    El tipo y Alexa voltearon a ver de dónde llego esa voz, y lograron ver a un muchacho parado con su cabello haciendo sombra a sus ojos.

    Hombre: ¿Qué es lo que quieres, enano?

    Ash: ¡He dicho! ¡Suéltala!

    Alexa: Ash, espera, no lo hagas.

    Hombre: (Soltando a Alexa y acercándose a Ash) Y bien, niño ¿Qué es lo que vas a hacer?

    Ash: (Pasando de largo y acercándose a Alexa) Alexa ¿Te encuentras bien?

    Alexa afirmo que se encontraba bien, Ash y Pikachu se alegraron por eso, pero se olvidaron del sujeto que seguía detrás de ellos. Pikachu se bajó del hombro de Ash, y echo chispas de sus mejillas amenazando a tipo que se estaba acercando a Ash haciendo que este detuviera su andar.

    Hombre: Oye mocoso, que tal si controlas a tu batería con patas.

    Obviamente Ash no tomo muy bien ese comentario, su paciencia ya se estaba acabando, ver como trataba a su amiga y encima insultar a su amigo, eso sí que era el colmo.

    Ash: ¿Cuál es tu problema? ¿Por qué no te largas y dejas en paz a mi amiga y a la Enfermera Joy?

    Hombre: (Arrogante) Pues por mi está bien, después de todo no necesito perder mi tiempo con una flacucha tetona, ni con una debilucha enfermerita, te las puedes quedar niño… Oh, es cierto, no puedes, eres solo un mocoso estúpido ¿Que vas a hacer con ellas?, podrían darte leche… AAAAAAJAJAJAJAJAJAJAJA…

    Ok, esa si fue la gota que derramo el vaso. Alexa sí que estaba furiosa por aquel comentario, incluida la enfermera Joy. Todos en el local miraban con desprecio a ese sujeto. Pikachu estaba a punto de darle una potente descarga a ver si con eso aprendía algo de respeto, de no ser porque Ash se le adelanto, estaba completamente enfadado, y mientras el tipo de reía, Ash llevo su mano atrás y la cerro en forma de puño, y con una fuerza sobrehumana, golpea el rostro del sujeto hasta el punto en que su mano se hunde en su cara, la potencia del golpe fue muy potente, que el tipo fue lanzado hacia la puerta de cristal del centro Pokemon, rompiéndola en pedazo que cayeron sobre él pero sin causarle ningún corte.

    Los presentes estaban sorprendidos por aquello, pero sobretodo Pikachu y Alexa, quienes sabían que Ash no era el tipo de personas que arreglaban las cosas a golpes, pero al parecer Ash les demostró lo contrario.

    Pikachu: Wow… Eso es la definición de… de… de asombroso.

    Luego de ese suceso, la Oficial Jenny llego al lugar, el tipo fue detenido por esta, acusado de acoso y falta de respeto a la mujer.

    Ash no se salvó de unas cuantas ovaciones por parte de los presentes, quienes lo catalogaron como un héroe, mientras este estaba siendo atendido por la Enfermera Joy quien le vendaba su mano lastimada.

    Ash: Ayayayay ¡Duele! ¡Duele, duele!

    Enf. Joy: (Dando una última pasada) Tranquilo, con esto ya bastara.

    Ash: (Mirando su mano) Muchas gracias Enfermera Joy, espero que no sea algo grave.

    Enf. Joy: No hay problema alguno, es solo un esguince de muñeca, se te curara en unos pocos días, y no te preocupes no tendrás que pagar por la puerta rota, después de todo, también te debo una por defenderme de ese desgraciado.

    Ash: No hay cuidado, gracias.

    Alexa miraba desde lejos a Ash, hasta que terminaran de vendarlo, y cuando acabo, se acercó a él.

    Alexa: Ash, ¿Por qué lo hiciste?

    Ash: Bueno, es que estabas tardando mucho y vine a buscarte.

    Alexa: No me refería a eso.

    Ash: (Entiendo) Bueno, pues no lo sé… La verdad no pude tolerar que ese sujeto dijera esas cosas de ti. Además… jamás permitiría que alguien le falte al respeto a ninguno de mis amigos, y menos contigo.

    Si Alexa sentía mucha preocupación al principio, pues ese sentimiento fue cambiado por uno cálido, sus mejillas se tornaron rojas con cada palabra de Ash, con el corazón latiéndole a mil por hora.

    Alexa: (Sonrojada) Ash, muchas gracias.

    Ash: Por nada.

    Luego, Ash partió junto a Alexa y Pikachu del centro Pokemon, debían volver antes de que el barco se fuera sin ellos. En todo el camino, Alexa no dejaba de mirar a Ash, quien caminaba delante suyo, había algo en ese muchacho que le provocaba un sentimiento cálido y reconfortante en su pecho, si antes el chico había demostrado ser alguien caballeroso y agradable para ella, pues con el acto que hizo hace rato por ella, provoco que sus pensamientos estén en estado de confusión.

    Alexa: (Regañándose mentalmente) No, no, esto no puede estar pasando, él es solo un niño, le llevas casi un década de diferencia… pero la verdad (Mirando a Ash) No hay nadie como él.

    Era difícil aceptarlo, pero también era inútil no hacerlo, su corazón le fue robado por ese joven entrenador. Y esto sin duda, le traería muchos problemas.

    Fin del Flash Back

    Alexa: Desde ese dia, fue cuando te vi de forma diferente. No podía creerlo, pero me había enamorado de un niño.

    Ash: Oye, no soy un niño.

    Alexa: Jejeje… perdón.

    Ambos se rieron divertidamente, sin embargo, había algo que los tenia intranquilos, y la razón era que había un pequeño bulto que se notaba en los pantalones de Ash.

    Alexa: (Nerviosa) Ash, ¿Por qué estas…?

    Ash: (Cubriéndose) Ay… perdón.

    Alexa: ¿Te sientes bien?

    Ash: Bu… bu… bu… bueno… es que… estas…

    Ash señalo, sin mirar, hacia el pecho de Alexa quien noto que aún seguía en paños menores.

    Alexa: Oh… ya veo.

    Ash aun dudaba si lo que iba a hacer era correcto, pero no podía negar que también había un pequeño sentimiento por ella, y sabía que el momento de pedirle perdón a Alexa, como se lo merecía, era AHORA.

    Ash: (Nervioso) Alexa, te puedo pedir un favor.

    Alexa: (Con la ceja alzada) ¿Cuál?

    Ash: Que lo que pase aquí, se quedara aquí.

    Alexa no entendió que quiso decir eso, está a punto de indagar, pero fue recibida por un beso en los labios por parte de Ash.

    Alexa: (Hablando entre besos) Pero… Ash… ¿Por qué?

    Ash: (Cortando el beso) Porque me di cuenta que te lo mereces.

    Alexa: Pero… Creí que amabas a Serena.

    Ash: La verdad… si te soy sincero, ya no estoy tan seguro.

    Alexa: ¿Eh?

    Ash: Tal vez sienta algo por Serena, pero, la verdad, no puedo negar que también siento algo por ti. Como te dije antes, te agradezco mucho que me contaras sobre esta región, sino fuera por ti nunca hubiese conocido nada de esto, todo te lo debo a ti. Y… creo que… podría decir… que eso despertó un sentimiento hacia ti, creo… que… también… te amo Alexa.

    Alexa quedo en shock al escuchar eso último. Eran las palabras que siempre quiso escuchar de él, y no podía estar más feliz por eso.

    Alexa: (Casi llorando) De… ¿De verdad?

    Ash: Bueno, eso creo.

    Alexa: Pues entonces. (Mirándolo seductoramente) Yo despertare esos sentimientos.

    Ambos volvieron a besarse pero esta vez con más lujuria y pasión, ambos sucumbían a la tentación, no podían despegar sus labios, pues ya no podían dar marcha atrás.

    Ash unió su lengua con la de Alexa, las cuales empezaron a moverse con desesperación. Un beso al estilo Kalos, que hubiera durado toda una eternidad, sino fuera por la falta de aire.

    Alexa: (Respirando agitadamente) Ash, eso fue increíble.

    Ash: Y aun no acabo.

    Ash bajo su cabeza hacia los pechos de Alexa y empezó a besarlo con delicadeza. Alexa lanzaba gemidos por las suaves caricias de su amigo, usando sus manos, atrajo la cabeza de Ash más hacia su escote, exigiendo que fuera un poco más brusco con ellos.

    Ash hizo caso a sus peticiones, y desabrocho el sostén que cubría su pecho dejándolos al aire libre. Alexa no pudo evitar sonrojarse por esto, solo ella y su hermana habían visto sus pechos desnudos, pero teniendo al chico que amaba viéndolos, sí que era algo distinto.

    Ash noto el rubor en su mejillas, lo cual lo hizo sonreír pues pensaba así se veía más bella, tanto que sintió como su mente le decía que haga algo rápido.

    Nuevamente la mente de Ash volvía a ser más fuerte que su fuerza de voluntad, lo estaba controlando, haciendo que bajara su vista a los pechos de Alexa, su mente le decía que no perdiera el tiempo, que los probara.

    No pudiendo oponerse a ese pensamiento, Ash se llevó el pezón derecho de Alexa a su boca, para chuparlo y lamerlo con suavidad. Alexa sintió una gran excitación por esto, después de todo, su pezones eran muy sensibles, por lo que Ash estaba haciendo un buen trabajo al prestarles atención primero.

    Después de llenar de besos y lamidas al pezón de Alexa, Ash uso su mano para acariciar el otro seno de Alexa, y luego de un rato, cambio de posición, ahora estaba chupando el pezón izquierdo y piñizcando el pezón derecho de Alexa, haciendo que esta gimiera más y más fuerte.

    Los interiores de Alexa comenzaban a dilatarse, haciendo que sus pantis se mojaran por los líquidos que derramaba.

    Alexa solo gemía mientras esbozaba una gran sonrisa al sentir como Ash la estaba amando, con un poco de desesperación, Ash tomo ambos pezones y los unió para poder lamerlo a ambos al mismo tiempo. Esto hizo que Alexa lanzara un gemido mucho más fuerte.

    Alexa: Ahh… ahhhh… Ahhh… Ash… Ash, tranquilo… Jejeje… se ve que tienes hambre… ah… Ahhh… parece que me quieres comer a mí.

    Ash solo reía internamente por aquellas palabras, pero la verdad sentía que no le faltaría mucho para hacerlo.

    Ash: Y aún falta la mejor parte.

    Después de dejar los pechos de Alexa bien atendidos, Ash tomo el borde de sus pantalones y se los quito con delicadeza, luego tuvo que quitarle sus pantis para finalmente poder ver el tesoro de Alexa.

    Ash acerco su cara a estos para tener una mejor visión, era muy diferente a la flor de Serena, pero también le gustaban, dio un leve soplido en estos para así provocar los gemidos de Alexa quien se mordía uno de sus dedos, esperando lo que venía a continuación.

    Acto seguido, Ash paso su lengua por sus labios inferiores, haciendo que esta sintiera una potente sensación que provoco que arqueara la espalda y apretara los dientes para evitar gritar.

    A Ash le gusto esa reacción por parte de ella, y esta vez se encargó de ser más brusco con sus acciones, y probar cada centímetro de sus interiores. Alexa estaba tan ansiosa de sentir esto, la sensación de ser amada, era algo que siempre anhelaba y ahora finalmente se volvió una realidad y no podía estar más feliz de que sea Ash quien le provoque estas sensaciones.

    Pero el éxtasis era tan potente para el virginal cuerpo de Alexa, tanto que comenzó a alejarse un poco de Ash, él noto eso y la verdad no tenía intenciones de dejarla escapar, con sus brazos atrapo sus piernas imposibilitándole la escapatoria.

    Alexa: Ahhh… ahhhhh… ayyyyyy… Ash… calma… calmate…

    Ash: No… tú querías esto… y ahora… te lo daré…

    Ash continuo con sus acciones, provocando los gritos de la bella reportera. Era mucha la excitación de ambos, ya no tenía caso seguir conteniéndose.

    Alexa: Ahhh… ahhhhhhhhh… Ash… Ash… (Rodeando su cabeza con sus piernas) YA VIENE AHHHHHHHHHHHHHHHHHHH…

    Un solo grito, y la boca de Ash se llenó con los jugos de Alexa. Sin duda tenían un sabor diferente a los de Serena, pero eso no quitaba el hecho de que fueran deliciosos para el azabache.

    Ash: (Relamiéndose los labios) Ummmm… delicioso.

    Alexa: (Respirando agitadamente) Ah… ah… ah… Jejeje… parece que… ya calme un poco tu hambre.

    Ash: Jejeje… Creo que sí.

    Alexa: (Nerviosa) Ash… ya estoy lista.

    Ash: ¿Segura?

    Alexa solo le respondió con un beso en su mejilla.

    Ash: Esta bien, lo hare.

    Ash comenzó su tarea de bajarse los pantalones para quedar en bóxer, y luego quitárselos, mostrándole a Alexa lo que se avecinaba. Alexa no pudo evitar mostrar su asombro por el tamaño del miembro de Ash, pero sabía que sería capaz de soportarlo, además ya quería que Ash la haga completamente suya.

    Poniéndose en posición, Ash alineo su miembro con la intimidad de Alexa, y a paso lento fue ingresando en ella, Alexa gemía fuertemente con cada avance de Ash, hasta que finalmente toco fondo, provocando que esta apretara los dientes para evitar gritar, pero también estaba feliz de que finalmente su virginidad fue tomada por su amor.

    Ash comenzó con suaves movimientos, lentos pero precisos, asegurándose que ambos pudieran sentir el placer de hacer el amor. Poco a poco fue yendo más rápido y más fuerte. Hubiera seguido así de no ser porque ella lo detuvo.

    Alexa: Espera Ash, ahí algo que quiero probar

    Sin separarse, Alexa hecho a Ash en la cama y ella se sentó a horcajadas sobre él y después ella empezó a moverse de arriba abajo. Esta pose era nueva para Ash, con un ángulo diferente y con Alexa haciendo el trabajo, de verdad que le gustaba.

    La tomo de la cintura y empezó a moverse también pues no quería que ella hiciera todo el trabajo, él también pondría de su parte.

    Siguieron así por un buen rato hasta que ambos ya estaban a punto de llegar al climax.

    Alexa: Ahhhhh… ahhhhhhhhh… ahhhh… Ash… no aguanto más…

    Ash: Ahhh… ah… ah… yo… tampoco… hagámoslo juntos…

    Los movimientos de ambos se hicieron más rápidos, ninguno daba tregua alguna, solo querían llegar juntos al mejor momento.

    Alexa: ¡¡¡ASH!!!

    Ash: ¡¡¡ALEXA!!!

    Finalmente lo lograron, ambos llegaron al límite, Ash lleno los interiores de Alexa con su esencia, fue tanta la cantidad que soltó que esta empezó a salir de ella. Ash retiro su miembro de ella y quedo recostado en la cama. Alexa se acostó a su lado, también estaba exhausta, pero muy feliz.

    Alexa: Ash… gracias… muchas gracias.

    Ash: De nada.

    Alexa: Dime… ¿Que pasara ahora?

    Ash: ¿De qué hablas?

    Alexa: Hablo de nosotros.

    Ash: Pues como te dije… lo que pasaría aquí, se quedaba aquí… pero… creo que me será difícil olvidar esto, de verdad te quiero Alexa, no podría decir que esto fue solo porque si, de verdad te exprese mi amor, espero que haya sido suficiente, y la verdad no sé si de verdad podríamos llegar a ser algo más que amigos, pero… Creo que podríamos intentarlo.

    Alexa: (Conmovida) ¿En serio?

    Ash: Te lo prometo.

    Ambos volvieron a darse otro beso apasionante, Ash acaricio el seno derecho de Alexa, provocando que esta riera entre besos, quizás pudieron haber tenido tiempo para una ronda más, pero el estómago de Ash se encargó de arruinar ese momento.

    Ash: (Apenado) Perdón, aún tengo mucha hambre.

    Alexa: Jejeje… ayy… tu nunca cambiaras, pero está bien, volvamos para comer.

    Ambos se volvieron a vestir y emprendieron su retorno con el grupo que seguramente se preguntarían de su demora, pero Ash se sentía algo raro, pues al igual que cuando lo hizo con Serena, volvió a sentir que alguien los estaba observando. Pero como no vio nada en la habitación, pensó que solo eran sus nervios así que lo dejo pasar por alto.

    Al final de todo, se podría decir que para Ash todo termino bien en su encuentro “amoroso” con su amiga Alexa, quien quizás podría ser algo más que solo una amiga. Pero ¿Cierto ratoncito eléctrico correrá con la misma suerte? Pues veamos.

    Mientras eso pasaba

    Pikachu estaba en estos momento en una comprometedora escena, pues no cualquiera tiene la “suerte” de poder abrazar los labios con una Pokemon tan linda y dulce como la Sylveon que estos momentos le estaba dando un apasionado beso.

    En situaciones como estas, uno pensaría que Pikachu era el Pokemon macho con más suerte en el mundo, sin embargo él no pensaba igual por obvias razones.

    Pikachu: (Tratando de zafarse del agarre de Sylveon) Syl… ummm… Syl… Sy… ummm… Sylveon… ummm… ummmm… bast… ¡¡BASTA!!

    Sylveon no escuchaba nada, no había distracciones para ella, no había ruidos exteriores, no había nada más que lujuria y amor. Solo quería disfrutar su momento con el Pokemon que amaba, el momento era mágico y mucho más para una Pokemon tipo Hada, un momento que hubiese sido inolvidable si Pikachu no la hubiese separado con sus garritas.

    Pikachu: (En tono calmado) Sylveon, basta.

    Sylveon: Pikachu ¿Qué pasa?

    Pikachu: Tu sabes que es lo que pasa, esto no es correcto.

    Sylveon: (Triste) Pero Pikachu…

    Pikachu: No Sylveon, NO… no puedo hacer esto.

    Si antes la Pokemon tipo Hada había sentido que estaba en el momento más maravilloso de su vida, pues ese momento se había desvanecido por completo y ahora solo había tristeza y miedo.

    Los bellos ojos de Sylveon empezaron a derramar lágrimas de tristeza, no le gusto para nada ser rechazada. Sabía muy bien la situación de Pikachu, pero su corazón quería, por lo menos, tener un momento romántico y apasionado con él. Pero al parecer las cosas no salieron como deseaba.

    Sylveon: (Llorando amargamente) Pikachu, perdón.

    Pikachu: (Poniendo su pata sobre su lomo) Tranquila, no estoy molesto… Es solo que… no quiero que ambos nos metamos en problemas por esto.

    Sylveon se acercó a la mejilla de Pikachu para lamerla afectuosamente.

    Sylveon: ¡NO! De verdad lo siento, actué irresponsablemente. No me importo qué problemas pudiesen ocurrir. No me importó qué pensarían los demás. No me importó si nuestros entrenadores nos reprendían. Ni siquiera me importo como se sentiría mi mejor amiga. Solo quería estar contigo al menos una vez. (Alejándose) Pero por lo visto, eso será imposible.

    Pikachu: Sylveon, tu eres una gran amiga, eres muy leal a tus semejantes, tratas a todos tus semejantes con una dulzura inconmensurable y tienes un corazón bien rico y noble ¿Por qué hiciste este acto tan impropio?

    Sylveon: A veces el amor te ciega y te hace hacer tonterías. Tal vez parezca una Pokemon que tiene una actitud agradable y tierna, que soy una Pokemon que le es leal a su entrenadora y sus amigos a los cuales siempre trato de ver lo mejor y procuro siempre recordar sus puntos buenos antes de los malos. (Volteando a verlo) Y tu Pikachu, eres un Pokemon muy apuesto, la forma en la que tu pelaje brilla es hermoso, tus ojos que arden con valentía son asombrosos y tus largas orejas son adorables. Y qué decir de tu forma de ser, tienes un corazón de oro, siempre buscas una forma de resolver las cosas sin necesidad de pelear, eres gentil y lindo conmigo y con todos los que quieres. Todas esas cualidades tuyas, hicieron que me enamorara de ti.

    Pikachu no hacía más que quedarse en silencio y escuchar atentamente lo que Sylveon le quería decir.

    Sylveon: Pero, cuando le confesaste a todo el mundo que ahora estas en una relación con Braixen, no podía creerlo. Te había perdido. Tal vez me veía muy calmada por fuera, pero por dentro una tristeza enorme me carcomía en el interior, tanto así que no pensé bien las cosas. Quería tenerte solo para mí, que no me importo si mis acciones te lastimaban a ti o a mi mejor amiga. Quería tener un momento de pasión contigo, y solo pensé en una forma egoísta y tonta de hacerlo. Soy de lo peor.

    Tanto era la tristeza de Sylveon que ya no pudo evitar que nuevas lágrimas salieran de sus ojos.

    Sylveon: No te pido que me perdones, solo quería que supieras mis sentimientos. Por favor no me odies por esto. No soportaría perder tu amistad, aunque me lo merezca. Por favor hare lo que…

    Sylveon ya no pudo seguir pues Pikachu uso su dedo para tapar su boca.

    Pikachu: Sylveon, gracias.

    Ante esa respuesta, Sylveon quedo sorprendida.

    Pikachu: Te lo agradezco, nadie me dijo algo tan lindo, la verdad no puedo creer que yo fui la causa de que estés tan triste, soy yo quien se debe disculpar. Te cause mucho daño.

    Pikachu se acercó a Sylveon y la envolvió con sus bracitos, dándole un cariñoso abrazo.

    Pikachu: Sylveon, jamás podría odiarte. Eres muy linda y muy tierna, entiendo bien por qué hiciste esto, pero quiero que sepas que no estoy molesto por esto, es más… te lo demostrare de esta manera.

    Tras decir eso, Pikachu se acercó al rostro de Sylveon depositando un tierno beso en su mejilla, este acto hizo que Sylveon se sonrojara bastante, nunca pensó que volvería a recibir otro beso de Pikachu, como cuando aún era una Eevee.

    Tiempo atrás, ella se había asustado cuando Pikachu soltó su electricidad muy cerca de ella, y como ella era muy tímida en aquella etapa, se sintió algo aterrada con el ratoncito eléctrico. Pero en un momento que ellos estaban solos, Pikachu trato de disculparse con ella, y para mostrarle que ambos podían llegar a tener confianza uno con otro y poder llegar a ser grandes amigos, Pikachu le deposito un besito en su frente que simbolizaba una forma de decirle “Discúlpame”. Aquel acto hizo que la pequeña Eevee se sorprendiera, normalmente se separaría y empezaría a temblar, pero algo no le dejaba hacerlo, una extraña sensación que nunca había sentido invadió su mente, y no podía evitar sentirse confundida por ello, este ratoncito había generado una sensación muy agradable y cálida en ella, como solo era una niña, no entendía bien que significaba eso, pero sí que le gustó. Desde ese día nunca volvió a tenerle miedo a su amigo Pikachu y le agradaba mucho que este junto a ella, pero lo que no podía evitar era sentirse feliz por era aquel beso que creo un lazo de amistad entre ellos dos.

    Pero ahora, Sylveon volvió a sentir esa misma sensación cálida y agradable solo que con mayor intensidad esta vez. No podía negar que disfrutaba del beso de Pikachu, en su interior deseaba poder volver a besar en los labios al ratón pero ya habían hablado de ese tema.

    Cuando Pikachu termino el beso, volvió a darle otro abrazo a Sylveon, la cual también correspondió luego de salir de su estado de shock.

    Sylveon: Pikachu, gracias… Gracias por todo. (Casi llorando) Te quiero… Te quiero mucho.

    Pikachu: Gracias Sylveon, yo también te quiero.

    Pikachu en su interior quería darle las gracias a Sylveon como debía, porque después de todo lo que había escuchado de la boca de Sylveon, ella sin duda merecía ser amada.

    Pikachu: Sylveon, aún tenemos algo de tiempo, ¿No lo crees?

    Sylveon: ¿Qué?

    Pikachu: Ya sé lo que dije antes, pero me he dado cuenta que te hice mucho daño, y no creo que un simple “Lo siento” sean suficientes para poder indemnizar esto. Por eso… (Susurrándole al oído) te haré sentir bien.

    Sin pensarlo dos veces, Pikachu volvió a acercarse al rostro de Sylveon pero no para darle un beso en la mejilla, esta vez la beso apasionadamente en los labios.

    Sylveon volvió a quedar como piedra ante esto, sería posible que al final si obtendría lo que quería desde un principio, tendrá su momento especial con Pikachu, o solo se estaba ilusionando erradamente.

    ¡NO! No era así, ese beso fue dado con mucho cariño, no era simple ni vacío, Pikachu se lo daba entregándole todo su cariño. Era algo que ella podía sentir gracias a los apéndices sensitivos de sus listones que podían sentir los sentimientos del ratón, cosa que la ponía muy feliz, ahora solo quedaba disfrutar este momento y que el destino decida qué ocurrirá más adelante.

    Los listones de Sylveon envolvieron delicadamente el cuerpecito de Pikachu y lo acaricio con suavidad y ternura, de paso uso sus patas para abrazar el cuello del ratón, dándole más estabilidad al beso.

    Al igual que su entrenador, a Pikachu no le gustaba ver triste a ninguno de sus amigos o amigas, si hacer esto era necesario para poner feliz a Sylveon, entonces lo haría.

    Mientras se seguían besando, Pikachu aprovecho para empujarla con sus patas y hacerla caer sobre su espalda con él encima de ella. Sylveon no opuso resistencia ante esto, al ver a Pikachu encima de ella mientras la abraza hizo que se derritiera en sus brazos y que su temperatura aumentara.

    Pikachu era un poco más pequeño a comparación de Sylveon, pero a ella no le importo eso, pues Pikachu estaba actuando como todo un macho y no importaba la diferencia de tamaños.

    Después de varios minutos, Pikachu corto el beso para posteriormente llenar de besos y caricias el cuello de Sylveon, haciendo que ella se tensara y temblara en lo que él esperaba que fuera placer.

    Pikachu: (Inhalando) Sylveon, que rico hueles.

    Sylveon: Jejeje… Pikachu, haces que me sonroje.

    Pikachu: Te ves más linda así.

    Pikachu se acercó a su mejilla dándole una pequeña lamida, provocando que esta se sonroje aún más.

    Pikachu: (Juguetón) Hasta sabes rico.

    Sylveon: (Sonriendo) Tontín, ya basta.

    Esta vez Pikachu uso su lengua para poder estimular todos los nervios del cuerpo de Sylveon, provocando gemidos audibles por parte de esta. Al cabo de unos segundos haciendo esto, la nariz de Pikachu detecto un aroma dulce y concentrado, cada momento que pasaba inhalando hacia que sus deseos más carnales aumentaran más y más.

    Sylveon quien no se había dado cuenta que gracias a todo el placer que recibía por parte de Pikachu, provoco que sus labios inferiores no pudieran retener más los líquidos que almacenaban. Sylveon sintió algo de vergüenza ante esto, y mucho más cuando Pikachu se acercó a su lugar más sagrado.

    Sylveon: (Cerrando las piernas) ¡Ah! Basta, no mires.

    Pikachu quedó atrapado en las piernas de Sylveon y ahora tenía un mejor panorama de su flor, sin poder alejarse ni acercarse, pero Pikachu deseaba tanto probarlos, pues sus impulsos habían crecido bastante y ya no podía detenerse, de un modo similar cuando lo hizo con Braixen.

    Pikachu: ¿Por qué tienes vergüenza? Hace rato querías hacerlo sin pensar en las consecuencias.

    Sylveon: Si pero, no pensé que al final sería tan difícil poder hacerlo.

    Pikachu: Tranquila, te dije que te haría sentir bien, no te hare daño. Confía en mí.

    Esas palabras empezaron a tranquilizar a Sylveon, haciendo que ella tomara más confianza en el asunto y poco a poco, comenzara a abrir las piernas.

    Pikachu: Sentirás algo similar a una corriente eléctrica, pero te acostumbraras en poco tiempo.

    Sylveon se puso más nerviosa ante esto, pero sabía que podía confiar en Pikachu. Ya no aguantando más, Pikachu llevo su boca a su feminidad.

    Exactamente como dijo Pikachu, Sylveon sintió una potente reacción que provenía de su intimidad y recorría todo su cuerpo como una corriente eléctrica, parecía que Pikachu hacia mucho énfasis a su tipo.

    No podía evitar lanzar unos gemidos mucho más fuertes que antes, pues la ágil lengua de Pikachu comenzó a invadir sus adentros con tanta fuerza pero al mismo tiempo con gentileza.

    El tratamiento de Pikachu era demasiado grande para el cuerpo virginal de Sylveon, por lo que ella no tardo en sentir que sus paredes se empezaban a contraer, el ratón pudo sentirlo, so lengua sentía que su espacio de diversión se hacía más pequeño, pero a él en realidad no le importo, pues tenía ganas de recorrer cada lugar recóndito de los interiores de Sylveon.

    Usando sus garras, Pikachu tomo los labios inferiores de Sylveon y los separo para que su lengua tenga mejor acceso y una mejor posición para seguir complaciendo a su amiga, no importándole que sus garras de mancharan con los jugos de Sylveon, ya después se encargaría de limpiarlos.

    Ya no pudiendo aguantar más, Sylveon echo un grito mientras soltaba todos sus jugos a la boca de Pikachu, los cuales bebió con mucho gusto.

    Llena de sudor y jadeando, pero con una sonrisa dibujada en su rostro, Sylveon se encontraba echada en la cama con cada fibra muscular tensándose parecía que no podía moverse, mientras un Pikachu se relamía los labios después de haber recibido una deliciosa “merienda” por parte de Sylveon.

    Pikachu: (Juguetón) Jejeje… Sylveon, tu cuerpo es delicioso, y tus jugos son aún mejores.

    Sylveon: (Jadeando) Ahh… ah… ah… ah… Eres… un… ah… tonto…

    Pikachu: Sip, tonto, pero adorable.

    Sylveon: (Mirada seductora) Oh… eso crees, pequeño astuto.

    Luchando por mover sus piernas, Sylveon logro posicionarse encima del ratón y darle otro apasionado beso.

    Sylveon: Gracias Pikachu.

    Pikachu: Por nada, (sonríe maliciosamente) pero esto aún no acaba.

    Sylveon: ¿Qué?

    Cuando Sylveon baja la mirada, pudo notar un pequeño bulto que salía de la entrepierna de Pikachu. Sabía muy bien que era eso, pero aun así se puso muy nerviosa.

    Sylveon: (Súper nerviosa) Ahh… ah… ayy… pero… crees que eso… me… entrara…

    Pikachu: Tranquila, si te duele mucho, paramos. ¿De acuerdo? (Acariciando su mejilla con su pata) No estés nerviosa, yo estoy contigo y te cuidare siempre.

    Los ojos de Sylveon empezaban a derramar lágrimas, pero estas eran de felicidad, de verdad que Pikachu sabia como ponerla feliz, otra razón para amarlo.

    Sylveon: Muy bien, aquí voy.

    Usando sus listones Sylveon se elevó ligeramente en el aire buscando la posición adecuada para que el miembro de Pikachu entrara en ella. Poco a poco su intimidad se pegaba más y más al miembro de Pikachu, hasta que lograron tocarse las puntas, aun con los nervios, Sylveon bajo lentamente hasta llegar al fondo de sus adentros. No pudiendo evitar soltar un grito inaudible, pues en estos momentos Sylveon sentía que estaba entre el mejor placer y el peor dolor de su vida.

    El corazón de Pikachu se encogió al ver que Sylveon lloraba aún más fuerte que antes, la placentera sensación que sintió a estar dentro de ella se desvaneció por completo al verla llorar, él sabía que esta era su primera vez y esto era normal, pero no soportaba verla llorar.

    Pikachu: (Inclinándose a abrazarla) Sylveon, Sylveon, tranquila, sé que te duele, pero ya pasara, ya no llores, calma.

    En medio del abrazo, Sylveon uso sus patas y sus listones para también abrazar al roedor, poco a poco el agarre se hacía más intenso y el pobre Pikachu se ponía azul, pero decidió no protestar nada para no preocuparla más.

    Tratando de buscar una manera de librarse del dolor, Sylveon acerco sus pequeños colmillos a la oreja de Pikachu para morderla con algo de brusquedad, haciendo que Pikachu pusiera una mueca de dolor, pero tampoco dijo nada pues sabía que de esa manera ella se sentiría mejor y calmara su dolor.

    Al cabo de unos minutos, Sylveon comenzó a aflojar su agarre de sus patas, de sus listones y sus mandíbulas. Permitiendo que Pikachu pudiera respirar con normalidad otra vez. El dolor poco a poco desapareció y se convirtió en puro placer, finalmente la virginidad de Sylveon fue tomada y por nada más y nada menos que por el macho que ella amaba, no podía estar más feliz por eso. Esta vez uso sus patas delanteras para acariciar tiernamente la espalda de Pikachu, y usando sus listones para acariciar su cabecita.

    Pikachu también comenzó a dejar de sentir dolor por la atadura y la mordida que Sylveon le dio. Después de unos segundos, Pikachu decidió tomar otra vez la iniciativa y empezó a mover su cintura de arriba hacia abajo, haciendo que Sylveon comenzara a sentir las sensaciones que provocaban este acto.

    Con suaves y profundos movimientos, el miembro de Pikachu comenzó a estimular las paredes de Sylveon, haciendo que ambos jadearan con fuerza y placer.

    Sylveon: Ahhh… Ahhh… Ahhh… ah… Pikachu… Pikachu… Pikachu… ah… ¡Dame más! ¡¡¡DAME MÁS!!!

    Poco a poco, los movimientos de Pikachu se hacían cada vez más rápidos y más agresivos, por petición de Sylveon que ya estaba acostumbrando al placer que le daba el ratón eléctrico.

    Usando sus patas delanteras, Pikachu empujo a Sylveon para que se recostara bocarriba en la cama, él se había propuesto a hacerla sentir bien por encima de todo, por eso el tomaría el control, como la diferencia de tamaño entre ellos dos no era muy grande, le era más sencillo a Pikachu poder ser el que mande.

    Los líquidos del interior de Sylveon empezaron a salir, bañando el miembro de Pikachu y mojando la cama en donde hacían su acto de amor.

    Pikachu: Sylveon… Sylveon… ahh… ah… ya… no… AGUANTO…

    La familiar sensación del climax se estaba acercando y ambos lo sabían. Los movimientos de Pikachu se hicieron más fuertes y más rápidos pues se acercaba el momento.

    Pikachu: ¡Sylveon! ¡¡¡¡SYLVEON!!!!

    Sylveon: ¡¡¡¡¡PIKACHU!!!!!

    Un grito de ambos y el climax llego, los adentros de Sylveon envolvieron el miembro de Pikachu haciendo que este descargara toda su esencia dentro de ella y al mismo tiempo ella libero todos sus líquidos que se mezclaron con la esencia de Pikachu dentro de ella.

    Eso fue todo, a ninguno de los dos le quedaban más fuerzas como para seguir, Pikachu dejó caer su cuerpo, sin energías, sobre el de Sylveon quien no tardo en poner sus listones encima de él y abrazarlo con estos.

    Sylveon: Pikachu, eso fue… lo mejor que me paso en la vida.

    Pikachu: Me alegra que así sea.

    Sylveon: Jejejeje… eres fantástico complaciendo a una hembra. Braixen sí que es muy afortunada de tenerte.

    Unas palabras que provocaron que Pikachu se le pusieran los pelos de punta, por querer evitar que Sylveon este triste y ayudarla a calmar sus deseos, se había olvidado por completo de que habían ciertos percances, fue un accidente y un error pero ya no había excusa para eso, pues la única verdad clara e irrefutable era que le había sido infiel a su pareja.

    Pikachu: (Voz casi audible) Yo… yo… yo… yo…

    Por suerte Sylveon logro escucharlo, pues su atención estaba en otro lugar.

    Sylveon: Ay, Pikachu. Tu orejita está sangrando.

    Exactamente, unas pequeñas gotitas de sangre se deslizaban por la oreja de Pikachu, y cerca de la punta de estas había una marca de colmillos.

    Sylveon: Como lo siento, déjame ayudarte.

    Con delicadeza, Sylveon lamio la herida de Pikachu para que su saliva ayudara a que cicatrizara pronto.

    Uno pensaría que Pikachu se sentía bien al sentir como Sylveon atendía su herida, pero no era así, Pikachu solo sentía culpabilidad y vergüenza de sí mismo, pues una situación como esta ya le había ocurrido con Braixen cuando ella lamio sus mejillas para curarlas y ahora Sylveon hacia lo mismo.

    Pikachu: (Pensando) Soy un… soy un…

    Sylveon: Listo Pikachu, tu herida ya no se nota mucho.

    Pikachu: (Desanimado) Gracias.

    Sylveon: (Retirando a Pikachu de encima) Bueno, vámonos con los demás de una vez, seguro nos estarán buscando.

    Pikachu: (Cabizbajo) Si, vámonos.

    Ambos se bajaron de la cama y se dispusieron a regresar con los demás, pero apenas salieron de la habitación, Sylveon puso una mueca de dolor, su piernas perdieron fuerzas y cayo sentada al suelo.

    Pikachu: (Preocupado) Sylveon ¿Qué pasa?

    Sylveon: Auch auch auch… me duelen… mis piernas me duelen…

    Pikachu: Ay no, no vas a poder volver caminando.

    Sylveon: Creo que no.

    Pikachu: Entonces ven, te ayudaré.

    Pikachu tomo la patas delanteras de Pikachu y la puso sobre su espalda, si no podía moverse pues él la llevaría.

    Sylveon: Gracias Pikachito. (Sobando su mejilla en el cuello de Pikachu) Una vez más me haces muy feliz.

    Pikachu no dijo nada, solamente seguía con su labor de cargar a Sylveon en su espalda, pero aun en su cara proyectaba tristeza y en su mente unas palabras no paraban de girar en torno a esta.

    Pikachu: (Pensando) Braixen… Lo lamento… Lo siento… Perdóname.

    Devuelta con Ash

    Ash y Alexa se disponían a volver a donde estaban los demás, trataron de ir a paso rápido para que no sospecharan las razones por las que demoraban tanto. Al salir por la puerta del hotel, Ash miro de un lado a otro para asegurarse que nadie estuviera cerca, una vez de revisar que el área era segura, le hizo un ademan a Alexa para que siguiera caminando. Mientras tomaban el camino de regreso Ash estaba atento a todos sus alrededores.

    Alexa: (Ceja alzada) Ash ¿Se puede saber que estás haciendo?

    Ash: Me aseguro que nadie nos esté viendo.

    Alexa: Y… ¿Por qué?

    Ash: (Nervioso) Ah bueno, es que… bueno tu sabes… ah pues… ella… yo… tu…

    Alexa: Tranquilo, manojo de nervios, dime ¿Qué tienes?

    Ash: Bueno, es que cuando… estuve… yo… yo… yo… yo…

    ¡SLAM!

    Alexa: (Fastidiada) ¿Tú qué?

    Ash: (Sobándose la mejilla) Cuando estuve con Serena y caminamos hacia la puerta, pues Viola justo estaba detrás de la puerta y casi nos descubre.

    Alexa: ¿Y tienes miedo a ser descubierto otra vez?

    Ash: Bu… bu… bu… bu… bu… bueno… es que tú y yo…

    Alexa: Jijiji… Tontuelo. Esto no es una película para mayores de 18 años, en donde justo alguien aparece cuando haces algo inapropiado. (piñizcando su mejilla) No estés nervioso, mi cielo, nadie nos vio.

    Ash: (Avergonzado) Jejeje… Lo siento, es que… mientras estaba contigo, sentí que estábamos siendo observados.

    Alexa: Seguro es un sentimiento de confusión en tu mente, por no tener tus ideas claras. Estoy segura que cuando aclares tus sentimientos por mí y por Serena, tomaras la decisión correcta.

    Ash: Jejeje… Gracias, espero que sí. Oh, mira, ya estamos cerca.

    Efectivamente, ya habían llegado en donde estaban los demás, quienes aún no notaban su presencia.

    Ash: (Alzando la mano) Hola a todos.

    Todos voltean a ver a donde escucharon la voz y también devolvieron el saludo.

    Viola: Vaya, hasta que por fin vuelven.

    Ash: Jejeje… perdón por la demora.

    Korrina: Tienen suerte, aún no han terminado de cocinar.

    Ash: ¡¡¡¡¿¡QUÉ??!!!!

    Alexa: Se va a desmayar, se va a desmayar…

    Y así fue, Ash cayo lentamente al suelo con los ojos en blanco.

    Ash: (Babeando) Comida… Comida… Comida…

    Misty: (Avergonzada) Ay, siempre tan melodramático.

    Alexa: (Pensando) Yo no puedo culparlo, no después de lo que hicimos, ha perdido energías y necesita recuperarlas.

    Dawn: (Mirando a May) Pues no es el único que esta así.

    May también estaba que se moría de hambre, hasta ya estaba en los huesos y mordiendo el mantel como queriendo comérselo.

    Cilan: (Acercándose) Tranquilo Ash. (Sacando algo de su bolsillo) Apuesto que este pequeño sándwich calmara un poco tu…

    Más tardo Cilan en hablar que el sándwich en desaparecer de sus manos.

    Ash: (Masticando) Gracias Cilan, eres mi salvador.

    Cilan: (Sonriendo) Ay Ash, que exagerado.

    En ese momento, Cilan siente que alguien le pica en el hombro.

    May: (Babeando) Por casualidad ¿No tendrás otro?

    Cilan: Ehh… Claro.

    De igual manera, Cilan saco otro pequeño sándwich de su otro bolsillo y también desapareció antes de que pudiera decir algo.

    May: (Masticando) Ayyyy… gracias…

    Cilan: Jejeje… Por nada, que gusto me da haber salvado sus estómagos.

    Dawn: ¿Siempre llevas comida en tus bolsillos?

    Cilan: Cuando estas con Ash siempre debes tener un escondite secreto de comida.

    Iris: Si, eso es cierto. Siempre es un niño hambriento.

    Ash: Te escuche.

    Iris: (Apretando sus cachetes) Ay, tranquilo Ashy.

    Dawn: ¿Ashy?

    Iris: Si, así le decía cuando viajábamos, era una forma divertida de desesperarlo.

    Ash: ¡Siempre es lo mismo!

    En ese momento, Braixen se acerca a Ash toda alterada.

    Braixen: (Jalando la chaqueta de Ash) Ash… ¿Has visto a Pikachu? ¿Sabes dónde está? ¿Está contigo? ¿Lo viste mientras volvías?

    Ash: Braixen cálmate, no te entiendo.

    Gary: Te está preguntando por su novio.

    Ash: ¿Eh? ¿Por Pikachu?

    Profesor Oak: Cuando te fuiste con Alexa, Pikachu fue a buscarte, no sabemos porque, pero hace un buen rato que se fue y aun no regresa.

    Ash: Oh, ya veo. No te preocupes Braixen, iré a buscarlo.

    Braixen: (Con ojos tiernos) Ay, gracias.

    Serena: Oye, Ash.

    Muy imprudente la presencia de Serena, pues esto puso a Ash muy alterado.

    Ash: (Se sonroja) Oh, Serena… ah… eh… eh…

    Serena: ¿Estas bien?

    Ash: Ehh… eh… si si si, estoy bien.

    Serena: Bueno, quería preguntarte si viste a Sylveon, estaba aquí hace un momento y ahora ya no está.

    Ash: ¿Sylveon también desapareció? (Poniendo sus manos en los hombros de Serena) No te preocupes, la encontrare.

    Serena: (Con ojos tiernos) Ay, gracias.

    Paul: No creo que eso sea necesario.

    Ash: (Volteando a verlo) ¿Eh? ¿Por qué?

    Paul: (Señalando con su dedo) Porque ahí vienen.

    Ash y Serena voltearon a ver a donde señalaba Paul y efectivamente ahí venía Pikachu que llevaba a Sylveon cargándola en su espalda.

    Ash: Wow… qué suerte.

    Pikachu: Hola a todos.

    Serena se acerca a los dos Pokemon y toma en sus brazos a Sylveon.

    Serena: Sylveon, ¿Dónde estabas? Me tenías preocupada, no debes escapar de esa forma de mi lado, no vuelvas a hacer eso nunca.

    Sylveon: (Riendo divertida) Jejeje… Está bien, lo siento. (Tocando sus piernas traseras) Ay… ayayayay

    Serena: Sylveon ¿Te encuentras bien?

    Sylveon acaricio sus piernas traseras tratando de explicarle a Serena sobre su dolor.

    Serena: Ah, ya veo. Te lastimaste tus piernas. (Mirando a Pikachu) Y Pikachu, tuviste la decencia de traerla porque no podía caminar.

    Pikachu: (Nervioso) Ehh… Algo así.

    Serena: (Abrazando a Pikachu) Gracias Pikachu, eres todo un caballero. (Susurrándole al oído) De verdad te pareces a tu entrenador.

    Pikachu solo se tensó al escuchar eso, pues por un momento pensó otra cosa.

    Ash: (Acercándose a Pikachu) Pikachu, ¿Por qué te fuiste a buscarme? ¿Querías algo acaso?

    Pikachu volvió en si al escuchar la vos de Ash que le hablaba, y respondiendo a la pregunta, trato de explicarle lo que quería haciendo un movimiento con sus dedos dibujando la forma de una botella.

    Ash: Ah, ya veo. (Metiendo su mano a su mochila y sacando una botella de Kétchup) aquí tienes, no tenías que ir a buscarme solo tenías que buscar en mi mochila.

    Ante esto Pikachu hizo un Facepalm, y cayendo de espaldas al piso. “Soy tonto” pensó el ratón.

    Después la cara de Pikachu cambio cuando levanto la mirada y pudo ver a una Braixen que lo miraba de una manera penetrante y seria. Ante esto Pikachu sintió un escalofrío recorrer todo su cuerpo, era su fin, al menos vivió una buena vida. O eso pensó porque al final, Braixen lo envolvió en un cálido abrazo y adicionándole múltiples besos en su rostro.

    Braixen: Mi Pikachu, me alegro que volvieras, mi amor. Me estaba preocupando, no debes alejarte de mí mucho tiempo, por favor.

    Pikachu: (Pasmado) Lo… lo… lo siento… Querida.

    Braixen: (Abrazándolo cual oso de peluche) Al menos ya estás aquí, y me da mucho gusto.

    Pikachu: (Poniéndose azul) Y a mí me daría mucho gusto poder respirar ¡AUXILIO!

    Demasiada melosidad a veces incomoda a varios y puede provocar diabetes, pero siempre hay alguien que se encarga de evitarlo.

    Gary: Bueno, ya resolvimos el caso de la doncella desaparecida y del ratón caballero de la salsa. ¿Y ahora qué?

    Llegando inesperadamente.

    Brock: Y ahora, ES LA HORA DE LA CENA.

    Justo en el momento indicado. Brock, Clemont, Miette y Delia habían regresado con varias bandejas en sus manos, todas llenas de diversos platillos. Se acercaron a la mesa dándole a cada uno un platillo respectivo.

    Delia: (Poniendo un plato en la mesa) Aquí tienes hijo, seguramente ya lo estabas esperando, es Bife de Gogoat con papas doradas y ensalada fresca, y para asegurarme de que quedes lleno, (Poniendo otro plato a su costado) te daré doble ración.

    Ash: (Ojos brillando) Mamá eres una bendición.

    Clemont: (Poniendo un plato en la mesa) Toma Korrina, este es especial para ti, un Filete de Magikarp cortado en rebanadas con salsa de champiñones y arroz blanco, y para darle tu mejor gusto, (Abriendo su puño) trocitos de frituras.

    Korrina: (Maravillada) AHHHHH… ES MI FAVORITO… muchas gracias Clemont, sí que pensaste en todo.

    Clemont: (Avergonzado) Ehhjejeje no es nada.

    Bonnie: ¡Aja! ¿Conquistando a una chica comelona a través de su estómago? Muy bien hermano, muy bien.

    Clemont: (Alterado) AHHHHH!!!!! SILENCIO BONNIE!!!!

    Bonnie: (Dirigiéndose a Korrina) Oye Korrina, cuando seas la esposa de Clemont me llevaran con ustedes a su luna de miel.

    Clemont: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡BONNIEEEEEEEEE!!!!!!!!!!

    Ante el comentario, Korrina solo se sonrojo un poco, esas palabras quedaron grabadas en su cabeza “Ser la esposa de Clemont” cualquiera se avergonzaría por eso pero la mente de Korrina pensó que tal vez no sería tan malo.

    Miette: Ah, qué bien Serena, al fin encontraste a Sylveon.

    Serena: (Con Sylveon en sus brazos) O mejor dicho, ella me encontró a mí. Te agradezco que hayas cubierto mi lugar haciendo los postres.

    Miette: Si, es obvio que dejes trabajar a una profesional sin rodeos.

    Serena: Oye, yo hice la mayoría de esos postres y también los Pokelitos para los Pokemon.

    Miette: Aja, claro. (Dándole una bandeja) Ya deja de quejarte y sírvelos.

    Y así se dispusieron a servir la mesa hasta que cada uno tenga un plato de guisado, un refresco y un postre.

    Ash: Al fin, comamos.

    ¡PAF!

    Serena: ¡Espera!

    Ash: (Sobándose la mano) Auch, ¿Y ahora qué?

    Serena: Antes de comer debemos dar las gracias, Ash.

    Ash: (Aura depresiva) Ayyyyyyy… ¿Por qué?... Bueno acabemos con esto.

    Ash junto sus manos en señal de oración, acto que realizaron todos los demás.

    Ash: Doy gracias a mis amigos cocineros que prepararon estas delicias, y también a todos los ingredientes que existen en el mundo. ¡ITADAKIMASU!

    Todos: ¡ITADAKIMASU!

    Ash: Muy bien, ¡¡¡AHORA SI!!!

    Finalmente todos pudieron cenar, sobre todo los más tragones que ya estaban agonizando y a punto de morir de inanición. Pero ahora, los estómagos de todos se habían calmado al llenarlos de comida, de un gran bufet, mejor dicho. El mismo caso fue para los Pokemon que también degustaban de su comida Pokemon, y en el caso de Pikachu y Braixen que comían su comida con kétchup.

    Pikachu: Wow… Esta delicioso.

    Braixen: Me alegra que te guste, amor. Lo hice especialmente para ti, y le agregué un condimento especial para los tipo eléctrico.

    Pikachu: Entonces esta era la sorpresa que me decías.

    Braixen: No tontín, siempre te prepare tu comida incluso antes de que fuéramos pareja.

    Pikachu: Ehh… si… pero nunca tan deliciosa.

    Braixen: Tu sorpresa es otra Pikachu, pero quise hacer algo más por ti, te dije que sería una buena hembra, y es deber de una hembra hacer feliz al estómago de su pareja.

    Pikachu: Ah… pues… gracias.

    Pikachu aún se sentía mal por todo esto, después de lo que hizo, sentía que no se merecía recibir tanto cariño por parte de ella, pero aun la amaba y gustaba de su amor y quería disfrutarlo al menos hasta que ella supiera la verdad.

    Sylveon los veía desde no muy lejos pero prefería desviar la mirada de ahí, pues le dolía mucho verlos juntos. Tal vez había aceptado que nunca tendría a Pikachu, pero aun así no le gustaba verlo dándole su amor a alguien más.

    Pero no era la única que estaba viendo a esos dos.

    Buneary: (Pensando) Ya verás Pikachu, te demostrare que yo soy una mejor hembra para ti.

    Glaceon: ¿En qué estás pensando Buneary?

    Buneary: Ay… Glaceon, no me asustes de esa forma, que no te han enseñado que debes asustar a los demás, que no tienes ningún tipo de consideración. Y no estoy pensando en nada.

    No era necesario decir más para saber qué era lo que ocurría en la mente de la pequeña conejita.

    Glaceon: No lo aceptas ¿Verdad? Escucha, a Pikachu se le ve feliz con ella, no deberías intervenir en su relación.

    Buneary: Lo sé pero… No puedo creerlo, simplemente no puedo. Yo conozco más a Pikachu y siempre trate de llamar su atención, pero, ya escogió a su pareja y no soy yo. Pero en serio amo a Pikachu y voy a demostrarle que puedo hacerlo feliz.

    Glaceon: (Pensando) Pues no te me adelantaras, ni mucho menos ella. (Echándose a su lado) Pues bueno, has lo que quieras. Solo espero que no hagas nada tonto.

    Buneary: No te preocupes, esta vez sí hare las cosas bien.

    Buneary ya tenía un plan para poder seducir a Pikachu, solo necesitaba estar a solas con él y todo saldría a pedir de boca.

    Por otra parte, Pikachu pudo toparse con todos los Pokemon de los demás amigos de Ash que también fueron a felicitarlo por su relación, incluso de sus amigos del laboratorio que también lo felicitaron, excepto por Oshawott que estaba derramando lagrimas a mares por estar celoso.

    Braixen: Vaya, parece que todos tus amigos están felices por nosotros.

    Pikachu: Jejeje… Me alegra que sea así.

    Braixen: (Tono serio) Solo espero que tus “amiguitas” también acepten lo nuestro.

    Pikachu: Ehh… ah… ehhhh… si… supongo que si… Jejeje.

    Braixen: (Mirándolo acusadoramente) No tienes más amigas que tengan alguna historia contigo ¿Verdad?

    Pikachu: (Asustado) Ahhhh… pues…

    ???: Hola Pikachu.

    Una voz femenina menciono el nombre del ratón y este dirigió su atención a quien lo llamo, sin embargo no pudo reconocer la imagen de quien tenía enfrente, pues nunca la había visto.

    Pikachu: (Alzando una ceja) Ehhhhhh… ¿Hola?

    ???: (Riendo) Jijijiji… ¿Qué pasa? ¿No me recuerdas?

    Pikachu: Ahhh… Lo siento, pero no recuerdo haberte visto antes.

    ???: ¿Seguro?

    En frente de Pikachu estaba una Pokemon cuadrúpeda, muy hermosa, con pelaje amarillo brillante, con orejas puntiagudas en las que abundaban una gran cantidad de pelaje violeta, el pelaje de sus mejillas terminaban en punta, abundante pelaje morado alrededor de su cuello que daba la impresión de que tenía un collar puesto, ojos negros grandes que brillaban a la luz de la luna y una cola larga con mucho pelo en la punta. Dicha Pokemon le dio la espalda a Pikachu y con su cola le dio suaves golpecitos en sus mejillas, dando la impresión de que le estaban golpeando con Doble Bofetón.

    ???: Estoy segura que si recuerdas eso… Maestro.

    Pikachu: (Tocándose las mejillas) Ma… ma… ¿Maestro? (Sobresaltándose) ¡Espera! ¿Skitty?

    ???: No, no más Skitty. Ahora soy Delcatty.

    Pikachu: ¡¡¡WOW!!! No puedo creerlo, si eres tú.

    Sin perder tiempo, Pikachu se paró para darle un gran abrazo a Delcatty quien no tardo en correspondérselo.

    Pikachu: Pequeña, pero como has crecido, incluso ya pudiste evolucionar.

    Delcatty: Así es, maestro. Finalmente deje de ser una niña, ahora soy toda un hembra. ¿Me veo linda verdad?

    Pikachu: Por supuesto, pequeña. Solo un Zubat no podría verlo, dejaste de ser una adorable Skitty y ahora eres una preciosa Delcatty.

    Delcatty: Ay pero que pícaro, maestro.

    Los dos empezaron a carcajearse, sin notar una mirada seria que los acechaba.

    Braixen: (Molesta) Ejem…

    Pikachu: (Volteando a verla) ¿Eh? ¿Dijiste algo, Braixen?

    Delcatty: ¿Quién es ella, maestro?

    Pikachu: Oh, cierto… Delcatty, ella es mi pareja, su nombre es Braixen.

    Delcatty: ¡¡WOW!! ¿Ella es su pareja?

    Con una gran velocidad, Delcatty se puso en frente de Braixen y la tomo de su pata para estrecharla.

    Delcatty: Es un gusto conocerla, señorita Braixen. Yo soy Delcatty, soy conocida como la pupila de Pikachu. Es usted muy hermosa señorita Braixen. No puedo creer que usted sea la pareja de mi maestro… Cuénteme… Cuénteme… ¿Cómo se conocieron? ¿Cuándo se enamoraron? ¿Tuvieron alguna pelea? ¿Hubo conflictos al iniciar su relación? ¿Ya tuvieron una cita romántica? ¿Ya se dieron su primer beso? ¡¿ESTÁN ESPERANDO BEBES?! ¡¡¿¿VOY A SER TÍA??!!

    Si Braixen hace rato se sentía fastidiada por la cercanía de esa Pokemon gata con su Pikachu, pues ahora estaba en un estado de nerviosismo e incomodidad, y más aún por las dos últimas preguntas.

    Braixen: (Sonrojada) Ah… pues… pues…

    Pikachu: ¡DELCATTY! Siempre fuiste muy impertinente, niña.

    Delcatty: Jejeje… Lo siento, pero en serio me emocione, nunca pensé que lograría encontrar una hembra que cuide de usted, maestro.

    Pikachu: Pues sí, soy muy afortunado… Pero no te confundas, aun no planeo ser padre.

    Delcatty: (Haciendo pucheros) Ayyy… pero yo quería cuidar a mis sobrinitos.

    Pikachu: Ehhhjejeje… tal vez dentro de un tiempo.

    Braixen: (Susurrando para ella misma) Ojala sea pronto.

    Braixen se sintió un poco sentimental al imaginarse una nueva vida como madre junto a Pikachu, se veía a ella misma viviendo en una pequeña casita donde vivía junto a su esposo Pikachu, él se encontraba sentado en un sofá al lado de Braixen mientras con sus garritas acariciaba el vientre de Braixen el cual se veía notablemente más grande de lo normal, pues ahora ambos estaban a punto de ser bendecidos con un pequeño ser que vendrá a alegrar sus vidas, pero tal vez aún era muy pronto para que eso pasara. Hubiese seguido debatiendo ese tema en su mente, sino hubiese sido interrumpida otra vez por Delcatty.

    Delcatty: Pero al menos cuénteme como ha sido su vida juntos. Por favor, quiero saber… quiero saber.

    Pikachu: Delcatty, compórtate por fa…

    Braixen: (Interrumpiéndolo) Tranquilo, amor. No creo que haya problema. (Mirando a Delcatty) Bueno… por donde podría empezar…

    Al final Pikachu pudo ver como ambas se quedaron platicando de los más amigable, eso lo alegro mucho, después de todo su hembra no se había llevado tan bien con sus amigas al conocerlas, le complació que lograra hacerse amiga de al menos una de ellas.

    Ash, quien vio todo lo sucedido, le dirigió una mirada maliciosa a Pikachu y luego le guiño el ojo, como diciendo “Muy bien, campeón”. Esto solo puso nervioso a Pikachu y le dirigido una mirada de negación, diciendo que no era lo que pensaba.

    Ash: Oye May, ¿Esa Delcatty es…

    May: ¿Mi Skitty que ya evoluciono? Si, si lo es.

    Ash: ¡Vaya! Sí que han traído muchas sorpresas con ustedes.

    May: No eres el único que estuvo progresando, amigo. Yo también he seguido adelante en los Concursos Pokemon, y Delcatty es la prueba de cómo me estuvo yendo.

    Max: Y no olviden quien estuvo a cargo de tu supervisión y de tus cuidados personales.

    May: (Sarcásticamente) Si Max, gracias por todo.

    Un divertido momento entre los jóvenes adolescentes mientras seguían cenando, la reunión se prolongó un tiempo más hasta que el reloj marco las 9 de la noche, justo cuando todos acabaron de comer.

    Ash: (Con la panza inflada) HAAAAA… Que bien comí, muchas gracias mamá y muchachos.

    Brock: Me alegra que te haya gustado Ash.

    Cilan: Me enorgullece saber que aun gozas de mis finos alimentos.

    Ash: (Somnoliento) Bueno amigos, creo que yo me voy a descansar.

    Gary: ¿Tienes sueño? Aún es temprano.

    Ash: Es que me siento muy cansado.

    Gary: Cielos, ¿Qué paso con el Ash intrépido, escandaloso e insaciable de hace rato.

    Misty: No lo molestes, Gary. Después de todo, él fue el que tuvo dos batallas en un dia.

    Las batallas y “otras cositas” terminaron drenando toda la energía de Ash, pues ahora sentía que un solo soplido y caería desparramado en el suelo.

    Paul: Pues también nos retiramos, ¿Nos vamos Zoey?

    Zoey: Te sigo.

    Ash: Oigan, por cierto ¿Dónde se van a quedar todos?

    Zoey: No muy lejos de aquí, encontramos un hotel en donde quedarnos. Todos los que vinimos logramos encontrar habitaciones.

    Ramos: Y nosotros, al ser líderes de gimnasio, la Campeona Diantha nos ofreció habitaciones especiales para nosotros, así que ya tenemos donde quedarnos, si algunos no tienen donde quedarse nuestras habitaciones están capacitadas para tener hasta 4 personas.

    Jessica: Que bueno, gracias. Por un momento pensé que tendría que dormir en el parque.

    Valeria: Pues vayan por sus cosas para que puedan instalarse.

    OIympia: Ahora debemos decidir quienes nos acompañaran.

    Grant: Bueno, no creo que tome mucho tiempo. Trevor, Tierno ¿Se vienen conmigo?

    Tierno: Desde luego.

    Trevor: Seria bueno.

    Korrina: Shauna, Miette ¿Ustedes conmigo?

    Shauna y Miette: ¡Sí!

    Ramos: Señor Mayer, Clembot. No me molestaría compartir mi habitación con ustedes.

    Mayer: Muchas gracias, Ramos.

    Clembot: Si, gracias, señor.

    Valeria: Penélope, Jessica ¿Pueden venir conmigo si lo desean?

    Penélope y Jessica: Muchas gracias.

    Wulfric: Bueno el asunto fue solucionado. Ahora todos a descansar.

    Después todos se despidieron de todos y acordaron verse en la mañana.

    Ash se despidió por ahora de sus viejos amigos por ahora, acordando tener su batalla con Barry en la mañana y prometer pasar tiempo con cada uno de ellos para ponerse al dia con ellos.

    Pikachu hizo lo mismo al despedirse de sus viejos amigos antes de que sean devueltos a sus Pokeballs, esta vez sus amigas le dedicaron una sincera sonrisa al despedirse, esto alegro a Pikachu, talvez ya no estaban enfadada con él.

    Al final los residentes de Kalos se quedaron en el dicho lugar, pero pronto ya se dirigirían a sus respectivas habitaciones. No sin antes recoger y limpiar toda la mesa.

    Una vez habiendo terminado, todos estaban a punto de despedirse hasta mañana.

    Olympia: (Con Noctowl es su brazo) Oye Ash, no te molesta si me llevo a Noctowl por esta noche, creo que hay ciertas cosas que quisiera ver con él.

    Ash: Claro, no hay problema. (Acariciando a Noctowl) Te me portas bien, amiguito.

    Noctowl: Si.

    Ash: (Dirigiendo a sus Pokemon) Bueno chicos, ustedes también vayan a descansar, en el primer piso encontraran un patio donde permiten a los Pokemon, duerman ahí.

    Todos los Pokemon de Ash obedecieron y se fueron a donde Ash les indico, por supuesto Bonnie también se fue con ellos para guiarlos hasta el lugar y para jugar con ellos antes de irse a dormir.

    Ash: Pikachu, te vienes conmigo o…

    Serena: (Interrumpiéndolo) Espera Ash. Creo que debes darle algo de espacio.

    Ash: ¿Espacio?

    Al principio no entendió nada pero al ver como Pikachu tomo a Braixen de su pata, logro entender todo.

    Ash: Jejeje… Está bien Pikachu Picaron, Braixen me lo cuidas bien.

    Braixen: (Guiñándole el ojo) Considéralo hecho.

    Ya habiendo acordado todo, todos se dijeron buenas noches y finalmente abandonaron el lugar y se fueron de regreso al hotel de la Liga Pokemon.

    Ya en su habitación, Ash se dejó caer sobre la cama, pensando en todo lo que vivió este dia, desde que inició su batalla contra Sawyer hasta que se reunió con sus viejos amigos.

    Ash: Sin duda, me esperan cosas increíbles.

    Nuestro azabache ya estaba listo para embarcarse al reino de los sueños, fue un día muy intenso y ahora necesitaba recuperar energías para el día siguiente. Sin embargo, escucho un pequeño sonido que provenía de su mochila. Fue a revisar y vio que era su Pokedex que salía en la opción de llamadas y mensajes como “Mensaje Recibido”. Ash quedo extrañado pues quien le mandaría mensajes a esta hora, pero cuando los abrió, no pudo evitar quedarse boquiabierto.

    Serena y Alexa le habían enviado un mensaje, cada una desde su respectiva habitación, ambos le decían explícitamente “Gracias por lo de esta tarde”. Ash por un momento se sonrojo ante esto, pero al recordar cómo se sintió al estar en ese momento tan mágico con cada una, no pudo evitar sonreír de oreja a oreja, pero nuevamente volvió a sentir ese sentimiento de culpa ya que pensaba que estaba cometiendo una falta grave al haberlo hecho con ambas, y peor aún porque a ambas les había prometido que podrían estar juntos. Obviamente esto hará que el azabache no pueda conciliar el sueño en varios minutos.

    Desde la habitación de Alexa y Viola

    Alexa se encontraba echada en su cama con su teléfono en las manos, después de haberle escrito su mensaje a Ash, abrazo con ternura su teléfono, recordando la increíble tarde en la que el chico que le robo el corazón la hizo totalmente suya.

    Alexa: (Susurrando) Que tengas dulces sueños, Ash.

    Viola: ¿Hermana?

    Una voz saco a Alexa de sus pensamientos, por un momento olvido que compartía habitación con su hermana. Se puso muy nerviosa y completamente roja al pensar que su hermana la vio y seguramente ahora preguntaría que estaba pasando.

    Viola: ¿Te ocurre algo malo, hermana?

    Alexa: ¿QUÉ? ¿QUÉ? ¿QUÉ? NONONONONO NO PASA NADA, ESTOY BIEN, NO ESTABA PENSANDO EN NADIE EN PARTICULAR.

    Viola: (Sarcásticamente) Ah pues que bueno, por un momento pensé que estabas enferma, tienes todas la mejillas rojas.

    Alexa: Ay… disculpa… Viola, por cierto, ¿Por qué no te pones tu ropa para dormir?

    Viola: Porque aún tengo algo que hacer afuera.

    Alexa: Pero ¿A dónde vas?

    Viola: Me voy por un momento, no me esperes despierta.

    Alexa: Esta bien.

    Viola: Oye espera, hay una cosa que me tiene intrigada.

    Alexa: ¿Qué cosa?

    Viola: ¿Por qué insistías tanto con entrevistar a Ash?

    Alexa: Ehh… bueno… como ya había dicho… quería tener unas palabras del futuro campeón de la Liga Kalos.

    A Viola no le convenció mucho esa respuesta. Y le dirigió una mirada seria para que diga la verdad.

    Alexa: Bueno, la verdad es que… Veras Viola, no hace mucho me llego un mensaje de un cliente anónimo, me pidió que le consiguiera unas palabras de Ash sobre algunos datos de él, no hace mucho que le envié la grabación que hice de Ash, dijo que pagaría bien por este trabajo, sin embargo no me ha revelado su identidad hasta la fecha.

    Viola: Oh… ya veo.

    Esto sí que sonaba muy extraño, ¿Por qué alguien quisiera datos sobre Ash escuchados de su propia boca? ¿Qué haría con información como esa? ¿Por qué usaría a una de las amigas de Ash para conseguirla? Todas esas preguntas giraban en torno en la mente de Viola, pero dejaría esas dudas a un lado por el momento pues tenía que atender cierto “asuntito” antes que se haga más tarde.

    Viola: Bueno, discutiremos eso mañana. Ya regreso ¿Esta bien?

    Alexa: Bueno, adiós.

    Viola cerró la puerta detrás de ella, dejando sola a su hermana mientras ella se dirigía hacia donde dormía cierta persona.

    Ash estaba sentado en su cama, pues ahora tenía un debate mental en el que se decía que iba a hacer con su relación con Serena y Alexa. Pero sus pensamientos fueron interrumpidos por un sonido de golpes de madera.

    Ash se dio cuenta que estaban tocando su puerta, este se levantó para abrirla, pensando que se trataba de Serena o de Alexa. Pero cuando abrió la puerta se quedó en shock.

    Ash: Vi… Viola.

    Viola: Hola Ash.

    Ash: (Bostezando) ¿Qu… que haces aquí? Ya casi son las 10.

    Viola: Bueno… hay un tema del que quiero hablar contigo.

    Ash: ¿Y no podría esperar hasta mañana?

    Viola: Es que de verdad es muy importante ¿Puedo pasar?

    Ash: (Desganado) Ahhh… Claro… pasa, por favor.

    Ash le permitió a Viola entrar a su habitación, cuando entro, cerró la puerta sin hacer mucho ruido. Sin sospechar que podría ocurrir.


    En la región de Kanto

    La Meseta Añil, lugar localizado al noroeste de Kanto. En ella se encuentra la Liga Pokemon de la región de Kanto. Una gran edificación con una longitud considerablemente larga que se encontraba ubicada un poco más al sur de la Calle Victoria era el lugar donde llegaban los entrenadores residentes de la región o de nacionalidad extranjera, donde competían por ver quién era el entrenador más fuerte de la región, el entrenador que lograba ganar tenía el privilegio de enfrentar a los 4 mejores entrenadores conocidos como el Alto Mando y si lograba vencerlos, podía enfrentar al campeón con el título de Campeón y mejor entrenador de la región.

    Pero dentro de esta edificación, las cosas no iban color de rosa, pues se estaba librando una feroz batalla Pokemon.

    ???: ¡LAPRAS CUIDADO!

    El Pokemon con aspecto de plesiosauro no pudo reaccionar a tiempo y lo último que pudo ver fue que algo rojo le descargo una lluvia de puñetazos y patadas encima, y no pudo hacer absolutamente nada para defenderse, y termino cayendo al piso llena de moretones y derrotada.

    ???: (Preocupada) Lapras, te encuentras bien amiga.

    Lorelei, Maestra de los Pokemon de tipo hielo y una miembro del Alto Mando de Kanto, fue a atender a su amiga caída, la cual estaba peor que maltratada, pues su oponente no había tenido ninguna compasión con ella.

    ???: ¿Cómo se encuentra?

    Lorelei: Esta muy herida, por favor Bruno, Agatha, ayúdenme.

    Junto a ella se encontraban Bruno, Maestro de los Pokemon de tipo Lucha, y Agatha, Maestra de los Pokemon de tipo Fantasma. Ambos habían terminado de atender a sus Pokemon que también habían sido cruelmente maltratados por el mismo sujeto que acababa de vencer a Lorelei. Ahora tenían que ayudar a su Lapras antes que sea demasiado tarde.

    Lance: ¡ERES UN MALDITO!

    Lance, El Maestro de los Pokemon Tipo Dragón, Campeón de la Región de Kanto, Miembro de los Hombres G Pokemon y uno de los mejores entrenadores del mundo. Se encontraba junto a sus amigos miembros del Alto Mando, pues él también se encontraba en la lucha, al ser su imponente Dragonite el último Pokemon en pie para encarar a su oponente.

    Frente a él se encontraba una silueta masculina que llevaba una capa con capucha que ocultaba por completo su rostro. Frente a él se encontraban sus Pokemon quienes consistían en un Pidgeot, un Samurott, un Garchomp y un Infernape quien caía con gracia al lado de su entrenador después de la tremenda golpiza que le dio a Lapras.

    ???: ¿Qué ocurre? ¿Eso todo lo que pueden hacer los mejores entrenadores de Kanto?

    Lance: ¿Quién demonios eres tú? ¿Por qué nos atacas? ¿Qué es lo que quieres?

    Demando Lance, pero solo recibió unas risas engreídas por parte del encapuchado.

    ???: No es importante saber eso, porque ustedes no son necesarios en mis planes, solo quería comprobar que tanto había aumentado mi poder y por supuesto quiero que respondan a la pregunta que les acabo de hacer.

    Lance: ¡¿Solo por eso?! Eres un…

    ???: Ehh he hey… Tranquilo señor dragón, no hay que olvidar que el respeto es un virtud primordial en el desarrollo de la humanidad.

    Lance: ¡¡CALLATE!! ¡DRAGONITE, PUÑO TRUENO!

    Dragonite se lanzó a toda velocidad con su puño cargado de electricidad para darle un buen golpe a Pidgeot, pero este no se movía en lo más mínimo, Dragonite aumento su velocidad para darle un golpe aún más letal.

    Antes de que llegara, el encapuchado levanto la mano y chasqueo los dedos, acto seguido, su Garchomp se elevó en el aire y se interpuso entre Dragonite y Pidgeot. Al ser un Pokemon de tipo Tierra, el Puño Trueno fue anulado al hacer contacto con el cuerpo de Garchomp, aprovechando esta situación, Pidgeot se elevó encima de ambos y descendió en picada a gran velocidad usando Ataque Rápido.

    Lance: ¡Dragonite, Velocidad Extrema!

    En el último momento, Dragonite esquivo a una enorme velocidad la arremetida de Pidgeot, al haberse alejado lo suficiente, Dragonite se lanzó hacía ambos usando Velocidad Extrema y esta vez logro impactarlos a ambos mandándolos al suelo.

    ???: ¡Oh! Esto ya se pone interesante.

    El encapuchado volvió a chasquear los dedos, y esta vez su Infernape y su Samurott se lanzaron contra Dragonite usando Aqua Jet y Puño de Fuego. Haciendo uso de su destreza aérea, Dragonite los esquivo a ambos volando hacia abajo para luego contratacar con Puño Trueno a Samurott dándole de lleno en el estómago, pero no conto con que Infernape lo recibiera con un Puño de Fuego en toda la cara.

    Lance: ¡Dragonite, Garra Dragón!

    Las garras de Dragonite se envolvieron en un aura verdosa brillante y se lanzó hacia Infernape quien respondió usando Combate Cercano. Un intercambio de puñetazos, patadas y zarpazos se llevó a cabo entre Dragonite e Infernape. Dragonite daba fuertes zarpazos con sus garras brillantes, pero Infernape no se quedaba atrás, pues su velocidad ayudaba para evitar los ataques de Dragonite con los suyos propios.

    Lance: ¡Maldición! Es muy rápido… ¡Dragonite, Velocidad Extrema!

    Mientras continuaba con sus ataques de Garra Dragón, Dragonite uso Velocidad Extrema, el combo de estos movimientos provoco que los ataques de Dragonite se hicieran más rápidos y más precisos, logrando así minar las defensas de Infernape, Dragonite logro darle rápidos zarpazos a Infernape y terminando con un Puño Trueno justo en la cara de Infernape que lo mando al suelo.

    Lance: Es nuestra oportunidad Dragonite, ¡¡¡USA METEORO DRAGÓN!!!

    En el vientre de Dragonite se formó una esfera de energía anaranjada que poco a poco fue creciendo en volumen hasta que Dragonite apunto su hocico hacia el cielo y lanzo su ataque, la bola de energía se elevó en el aire hasta que estallo y una lluvia de meteoros luminosos comenzó a caer sobre los Pokemon del encapuchado dejándolos muy lastimados y fuera de combate.

    Lance: Buen trabajo, Dragonite.

    Dragonite descendió al lado de su entrenador, respirando agitadamente pues aunque sea muy poderoso, el enfrentar a cuatro oponentes a la vez fue demasiado grande incluso para el poderoso dragón.

    ???: (Seriamente) Así que este es el poder del campeón de Kanto, pudo vencer a cuatro oponentes a la vez.

    Lance: Tus Pokemon han caído, entrégate ahora o tomare medidas drásticas.

    Los demás miembros del Alto Mando y sus Pokemon también se pusieron de pie, el tiempo en el que Lance estuvo peleando contra el encapuchado aprovecharon para atender las heridas de sus Pokemon.

    Ahora el encapuchado estaba solo contra Lance y su Dragonite, Lorelei y su Lapras, Bruno y su Machamp, y Agatha y su Gengar.

    Agatha: Es una gran sorpresa que nos hayas vencido de esa manera, pero por lo visto, tus Pokemon ya estaban muy exhaustos al pelear contra nuestro Campeón.

    Lorelei: Al menos nuestro esfuerzo no fue en vano.

    Bruno: (Provocando temblores con sus pisadas) ¡DINOS AHORA MISMO QUIEN ERES, (Tronando sus nudillos) Y NO SERÉ TAN RUDO CONTIGO.

    ???: (Riendo diabólicamente) Jejejejejejeje… jajajajajajajajajajaja… AAHAHHAHAJAJAJAJAJAJ HAAAAA AJAJAJAJAJAJA…

    Lance: (Irritado) ¿Qué es tan gracioso?

    ???: Jajajajaja… Si creen que esto ha sido todo, son unos estúpidos… HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!

    El encapuchado libero un grito al aire mientras de él emanaba un aura oscura y siniestra la cual se extendió a un largo rango.

    Los presentes y sus Pokemon se taparon los ojos ante este suceso tan inusual, pero Lance logro resistirse a la luz cegadora que emanaba el sujeto y pudo ver que de su aura oscura se formaron cuatro esferas negras que se introdujeron dentro sus Pokemon caídos. Estos también empezaron a emanar la misma aura negra que su entrenador y Lance pudo ver con mucho asombro como se empezaban a levantar lentamente, y al cabo de unos segundos estos estaban de pie sin mostrar síntomas de cansancio, es más, se veían completamente curados y sus ojos habían adoptado un color rojo sangre, que no dejaban de mirar con hostilidad a sus oponentes.

    Cuando el sujeto dejo de emanar esa aura negra, todos pudieron ver que sus Pokemon estaban de pie como si nada hubiese pasado. Todos se sorprendieron ante este acto inhumano. Sin duda, ese sujeto no era cualquier entrenador.

    Bruno: (Con los ojos bien abiertos) ¿Pero… que demonios?

    Agatha: (Mostrando cierta incomodidad) Interesante.

    Lorelei: Esto no es… normal.

    Lance: ¿Qué demonios eres tú?

    ???: (Con tono engreído) Que tal si hacemos un intercambio, ustedes me responden a la pregunta que les hice hace rato y yo les responderé todas sus dudas.

    Lance apretó los puños con rabia, se supone que era uno de los entrenadores más fuertes del mundo pero ahora había una gran amenaza extremadamente peligrosa que se encontraba en frente de él y no podía hacer nada para detenerlo.

    Lance: (Tronando los dientes de rabia) ¿Por qué preguntas algo como eso?

    El encapuchado se empezaba a aburrirse de jugar al niño bueno, si ellos no iban a colaborar por la buenas pues lo harán por las malas, rápidamente levanto su mano y chasqueo los dedos, ante esta señal, su Infernape les lanzo un Lanzallamas y su Pidgeot uso Ciclón sobre este, provocando que el Lanzallamas en lugar de atacarlos directamente cambiara su trayectoria y empezara a rodear a los miembros del Alto Mando, encerrándolos en un aro de fuego.

    ???: No lo repetiré otra vez.

    Se acercó lentamente al aro de fuego hasta quedar cara a cara con Lance.

    ???: ¡¡¿¿DÓNDE ESTA ASH KETCHUM??!!


    ESTA HISTORIA CONTINUARA…


    Bueno, gracias por haberlo leído, una vez más disculpa por la larga espera, espero que hayan disfrutado este capítulo… ¿Qué pasa? ¿Creyeron que no iba a ver arcos argumentales? Pues ya ven que si lo va a haber… Esta vez será un reto que Ash jamás había enfrentado ¿Sera capaz de superarlo? ¿Quién sabe?
    Como dije antes, el lemon no será lo único que habrá en este fic, ahora las cosas se podrán intensas. ¿Ash morirá ante esta nueva amenaza? O ¿Morirá cuando las chicas se enteren que sale con más de una? Ya veremos… Y antes de irme les informo que el próximo capítulo será un especial para la pareja de Pikachu y Braixen, para de una vez darle un descanso a esa pareja que ya tuvieron mucho tiempo en pantalla, porque después de ese capítulo Pikachu tendrá muchos más problemas jejeje. Y más adelante veremos quién es el encapuchado. Bueno, espero que lo hayan disfrutado ahora me despido hasta la próxima amigos, nos vemos.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 28 Nov 2017
  8. Artic22

    Artic22 No dejes que el mundo te cambie, tú cambialo

    Registrado:
    15 Ago 2016
    Mensajes:
    44
    Temas:
    4
    Calificaciones:
    +60
    Este cap tuvo referencias a Monster Musume y por Ash me da pena y risa su situacion (Ash suertudo tendra a tres chicas en su haber en el mismo dia :"v)
     
  9. Tiranyter

    Tiranyter

    Registrado:
    3 Dic 2016
    Mensajes:
    762
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +441
    Buen capitulo espero que ash sea un loquillo con las chicas saludos
     
  10. Artic22

    Artic22 No dejes que el mundo te cambie, tú cambialo

    Registrado:
    15 Ago 2016
    Mensajes:
    44
    Temas:
    4
    Calificaciones:
    +60
    Me gustaria ver a las chicas y personajes de alola diciendo que el fue a alola despues de unova porque crearia mas situaciones y que Lorelei este en el harem para ver como actua Misty, increible como siempre y espero continues pronto
     
  11. DARKANGEL0097

    DARKANGEL0097

    Registrado:
    29 Abr 2017
    Mensajes:
    107
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +17
    Buen capitulo sigue asi
    Esperare el siguiente
     
  12. HECTORCONA23

    HECTORCONA23

    Registrado:
    24 Jul 2017
    Mensajes:
    47
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +22
    ya me han dejado intrigado quiero saber que sigue
     
  13. Nechi

    Nechi

    Registrado:
    29 Ago 2017
    Mensajes:
    21
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +15
    Esta muy buena la historia espera el siguiente capitulo
     
  14. Autor
    EL98Crack

    EL98Crack A veces CRACK y a veces NOOB

    Registrado:
    4 Oct 2016
    Mensajes:
    25
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +47
    Antes que nada, informo que cambiare un poco la forma de escribir para que me resulte un poco más sencillo escribirlo y ustedes entenderlo, y bien eso era todo. Gracias por la espera damas y caballeros, niños y niñas, y también jóvenes que sufren de hemorragias nasales. Ahora estén preparados porque aquí les traigo el siguiente capítulo, ojala lo disfruten, pónganse cómodos, cerciórense que nadie los esté vigilando, OYE TU… haz a un lado ese papel higiénico, y disfruten del fic.

    Capítulo 6: Revelaciones y Confabulaciones

    En una habitación acogedora de un hotel, se encontraba un joven Entrenador Pokemon que respondía al nombre de Ash Ketchum, quien estaba preparado para dirigirse al mundo de los sueños, después de un dia lleno de sorpresas y emociones, pero dicha calma fue interrumpida al recibir la inesperada visita de una amiga quien ahora se encontraba sentada en la cama del muchacho.

    Ash: Y bien Viola, uahhhhhh. – Dijo bostezando. – ¿Qué es eso tan importante que quieres decirme?

    Viola por un momento se quedó callada, cosa que al azabache no le estaba gustando, pues el sueño ya lo estaba venciendo y quería acabar con esto de una vez.

    Ash: ¿Eh? ¿Viola? – Pregunto para sacarla de su estado de muda.

    Como ese llamado, Viola le mando a Ash con una mirada acusadora y seria. Esto hizo que Ash diera un respingo, pues sabía que eso solo significaba malas noticias.

    Viola: Dime la verdad, Ash. – Dijo con tono firme mientras de ponía de pie.

    Ash: ¿La verdad? – Pregunto nerviosamente mientras retrocedía con algo de pavor. – ¿De qué?

    Viola: ¿Qué hiciste con Serena y con mi hermana? – Pregunto con el mismo tono.

    Ahora las sospechas de Ash fueron correctas, ya se le hacía raro que a nadie le pareciera sospechoso de por qué su cercanía con Serena y con Alexa.

    Ash: Pu… pu… pu… pu… pues… – Trataba de articular alguna palabra, pero el nerviosismo era muy grande que se le hizo un nudo en la garganta. – Ya sabes… Serena cuido de mi cuando me desmaye, se aseguró de que despertara para que podamos volver. Y Alexa y yo fuimos a un lugar privado para que no haya interrupciones en nuestra entrevista, pero sí que se explayo bastante con las preguntas. – Dijo tratando de no parecer tan sospechoso.

    Viola: ¿Y seguro que no ocurrió nada más? – Pregunto con una ceja alzada.

    Ash: Si… s… s… s… s… ¡Sí! – dijo mientras sudaba aún más fuerte.

    Viola: ¿No me mientes? – Insistía.

    Ash: ¿Por qué lo haría? – Pregunto sin pensar.

    Viola: Pues haz actuado muy raro cuando estabas cerca de ellas. – Dijo con hostilidad.

    Ash: Bueno… debieron ser los nervios. – Mintió. – Tal vez estaba nervioso por las muestras de afecto que me dieron por haber llegado tan lejos, recuerda que no estoy acostumbrado a los halagos. – Concluyo riendo nerviosamente.

    Viola: Bueno, está bien, te creo. – Dijo fingiendo estar convencida. – Gracias, eso era todo lo que quería saber.

    Ash: Solo… ¿Querías saber eso? – Pregunto comenzando a calmarse.

    Viola: Si, porque… – Dijo eso en un tono que se podía catalogar como seductor. – Si no hay nada entre tú y ellas, pues… quizás podamos divertimos mientras la noche es joven.

    Ash: Co… co… co… ¿Cómo? – Pregunto volviendo a sonrojarse.

    Viola empezaba a invadir el espacio personal de Ash, mientras este retrocedía hasta quedar con la espalda pegada a la pared, ya estaba empezando a temer que se repetirían los eventos sucedidos de esta tarde, ahora se estaba arrepintiendo de haber dejado ir a Pikachu.

    Ash: Viola ¿Qué insinúas? – Dijo tratando de desviar la mirada.

    Viola: Yo solo quiero pasar tiempo contigo. – Dijo mientras con su dedo índice acariciaba el pecho del muchacho.

    Ash: No, no, no, esto no, Viola no. – Decía mientras trataba de apartarla.

    Viola: ¿Por qué no? – Dijo aun sonando coqueta. – Dudo mucho que vayas a perder esta oportunidad de estar con una bella mujer.

    Ash: ¡NO! No haremos nada. – Esta vez agarro los brazos de Viola y los aparto de él. – Por favor, es mejor que vuelvas a tu cuarto y trates de dormir.

    Viola ya comenzaba a perder la paciencia, estaba directa con él, le daba una oportunidad de que puedan tener una noche para ellos, pero se estaba negando y a veces es mejor hacer las cosas a la antigua, si no va a aceptarlo por las buenas, pues usaría un segundo método.

    Ash camino a un lado de ella y trato de regresar a su cama, pero un carraspeo de Viola detuvo su andar.

    Viola: Bueno, no quería tener que usar esto, pero él se lo está buscando. – Pensó esto mientras dudaba si tenerle que hacerle esto al muchacho. – Oye Ash, espera un momento.

    Ash aún seguía sin mirarla, pero si estaba escuchándola.

    Viola: Se te hace familiar esto. – Dijo con seriedad en su voz.

    Con esas palabras, Ash volteo a ver de que hablaba, pero fue el peor error de su vida. Pues al voltear, los ojos se le abrieron como platos, la garganta se le quedo seca, sus pelos se pusieron de punta, la sangre se le helo y se quedó como piedra.

    Viola sostenía en sus manos dos fotos, en la foto de la derecha se mostraba a Ash posicionado encima de Serena, con los brazos de ella rodeando su cuello al igual que sus piernas rodeando su cintura, y lo que más destacaba de todo, es que ambos estaban desnudos mientras él se encontraba dentro de ella y como mostraba un expresión que denotaba placer. Y en la foto de la izquierda se mostraba a Ash sin nada puesto de la cintura para abajo y recostado en la cama y con la desnuda hermana de la fotógrafa a horcajadas sobre él, con sus caderas chocando una con la otra y la mujer mirando hacia el techo para ocultar su vergonzosa expresión del muchacho.

    Ash quedo perplejo, esas mismas fotos son de cuando lo hizo con ambas.

    Ash: ¿Por… por… por… por qué… tienes…? – Pregunto apenas recuperando el habla.

    Viola: Yo soy la que está sorprendida. – Dijo con la misma seriedad y con las fotos aun en su mano. – No que habías dicho que no tenías nada con ellas, y ¿En serio? ¿Con mi hermana?

    Ash: Esas fotos. – Dijo con la misma sorpresa. – ¿De dónde las sacaste?

    Viola: Pues… – Dijo con una sonrisa engreída mientras caminaba hacia la puerta. – Una chica tiene sus medios.

    Viola solo se quedó cerca de la puerta mientras con su dedo señalaba en dirección a la perilla, Ash no entendía que estaba haciendo hasta que logro divisar un pequeño punto rojo brillante, bien oculto, debajo de la perilla que se prendía y apagaba sucesivamente.

    Viola la tomo con sus manos y para revelar que era, Ash no tardó en darse cuenta que se trataba de una mini videocámara que aún seguía grabando, al parecer todo este tiempo las sospechas de Ash de que alguien lo estaba viendo en sus momentos íntimos eran ciertas.

    Ash: No… no… no… ¿Nos… grabaste? – Dijo tartamudeando. – ¿Pero cuando…?

    Viola: Por favor, Ash. – Hablando con un leve tono de burla por la ingenuidad del muchacho. – ¿En serio creíste que llegue justo cuando ya habían terminado? Ya había llegado desde hace rato, los vi a ti y a Serena cuando apenas empezaban y silenciosamente coloqué a esta pequeña que logro ver todo, aunque nunca espere lo sucedido con mi hermana.

    Esa última parte la menciono con algo de molestia es su voz, al parecer eso si le desagrado.

    Ash solo trago grueso, cuando Viola volvió a mirarlo con una expresión intimidante y maligna.

    Viola: Por lo que pude escuchar es su conversación, les contaste a mi hermana que ya tuviste un momento así con Serena, pero… – Dijo mientras le mostraba la foto de él con Alexa. – ¿Ella sabe de esto?

    Si Ash estaba nervioso, pues ahora podía sentir como su cuerpo empezaba a sudar con mucha intensidad al pensar que podría hacer Viola con esas fotos. Pensar que una de sus amigas le hiciera algo como eso, sí que fue inesperado.

    Viola: Ash. – Dijo para llamar su atención. – Si no quieres que Serena, ni todos, ni mucho menos tu madre. Sepan de tu vergonzoso secreto, solo por esta noche. – Dijo mientras se sonrojaba. – Ámame, como las amaste a ellas.

    El pobre azabache estaba que quería que la tierra se lo tragara, ya deseaba hacer lo mismo que Pikachu cuando se quiso enterrar vivo cuando lo pillo infraganti con Braixen, pero para su mala suerte, él no es un Pokemon.

    Viola: ¿Y? ¿Qué dices, Ashy? – Lo molesto un poco con ese apodo que no le gustaba.

    Ash: ¿Por qué? – Pregunto con algo de furia en su voz. - ¿Por qué llegas a estos extremos?

    Viola: ¿Qué? ¿No es obvio? – Dijo mientras abrazaba a Ash por la espalda, rozándole sus pechos. – Me gustas Ash, y mucho.

    Ash: Pe… pero… – Decía Ash otra vez en un estado de shock.

    Viola: No te preocupes, te prometo que nos divertiremos. – Le dijo mientras dirigía su mano hacia el bulto del pantalón del muchacho. – Además, sé que te gustan los riesgos.

    ¿De verdad no tenía escapatoria? Pues así fue, Ash quedo paralizado al sentir con Viola, besaba sensualmente su cuello y acaricia la parte delantera de su pantalón, aunque era una sensación placentera y agradable, sabía que esto era algo ilícito y sabía que posteriormente, se arrepentiría de haber sucumbido a la tentación.

    _________________________________________________________________________

    Se podría decir que el ratón eléctrico pasaba un mejor momento que su entrenador, pues se encontraba degustando de un Pokelito, que sin duda le provocaba una sensación placentera en sus papilas gustativas.

    En estos momentos él se encontraba en una zona de descanso para Pokemon del Centro Pokemon, pero él estaba en una zona privada y separada del resto de sus amigos Pokemon, pues se encontraba junto a alguien que era muy especial para él.

    Braixen: ¿Qué tal? ¿Te gusta? – Pregunto mirando a Pikachu con ternura en sus ojos.

    Pikachu: Mmmmm… ¡Esta delicioso! – Exclamo mientras pequeñas chispas salían de sus mejillas causadas por la sensación que le provocaba el postre. – Tu talento para la cocina ha mejorado muchísimo, querida.

    Braixen: Solo lo mejor para ti, amor. – Le dijo mientras acariciaba tiernamente su cabecita.

    Pikachu: Jajajajajaja… me haces cosquillas. – Dijo en un tono juguetón, pero muy en el fondo lo estaba disfrutando. – Oye, ya muchos cariñitos, no soy ningún bebe.

    Braixen: ¿Oh? Entonces no te gusta que te de amor. – Fingiendo sentirse ofendida. – Pues entonces, dame eso. – Quitándole el Pokelito.

    Pikachu: ¿Qué? No espera no. – Dijo mientras trataba de alcanzar el arrebatado Pokelito.

    Braixen: Pues tú dijiste que no te gustaba que te de amor y este Pokelito lo hice con amor para ti. – Dijo mientras pasaba el Pokelito cerca de la cara de Pikachu para después retirarlo. – Y ahora, no comerás Pokelitos.

    Pikachu: Lo siento, lo siento, lo siento, dame todo el amor que quieras, llámame como tú quieras, trátame como bebe si quieres, pero no me quites ese majestuoso Pokelito. – Suplico desesperadamente, su gusto por los dulces era muy grande como para denigrarse así.

    Braixen: ¿Estás seguro? – Pregunto mientras en su interior se estaba muriendo de risa.

    Pikachu asintió desesperadamente, tanto teatrito por parte del ratón, hizo divertir a Braixen le parecía bastante divertido como una cosita tan bonita hiciera el ridículo de esa manera, al final cedió y le devolvió el Pokelito. El ratón le agradeció dándole un besito en la mejilla y reanudo su atención al Pokelito.

    Tal vez todo fue una pequeña broma para ver a Pikachu haciendo el tonto, pero por un momento se sintió algo de desconfianza de los sentimientos de Pikachu. ¿Se comportó de esa manera por ella o por el Pokelito? ¿De verdad Pikachu la amaba a ella o amaba lo que ella hacía para él? Estos pensamientos provocaron que su sonrisa divertida, se desvaneciera y se convirtiera en una expresión de tristeza, cosa que no pasó desapercibida por el ratón eléctrico.

    Pikachu: Querida, ¿Te pasa algo? – Pregunto curioso el ratón.

    Braixen: ¿Qué? Eh… no, no, no me pasa nada. – Respondió sin mirarlo. – Tú solo… disfruta tu Pokelito.

    Esa respuesta no convenció a Pikachu, sabía que había algo más detrás de esa expresión. Dejo su Pokelito a un lado y se acercó a ella.

    Pikachu: Braixen, hemos viajado juntos por mucho tiempo, te he conocido desde que eras una Fennekin y se cuándo algo te molesta. – Le dijo mientras acariciaba su pomposa cola. – ¿Dime que tienes? Si el problema soy yo, me disculpare en seguida y si alguien te ha lastimado, lo dejare achicharrado.

    Braixen no podía negar que Pikachu de verdad la conocía muy bien, pero aun dudaba si debía decirle lo que tenía, pensaba que eso podría conducirlos a una discusión y la verdad no quería llegar a eso.

    Braixen: Pikachu. – Dijo con una voz casi audible. – ¿De verdad me quieres?

    Pikachu: ¿Eh? – No solo la pregunta, el tono de voz con que lo dijo le provoco un poco de nerviosismo y pensó que ella ya sabía lo que hizo. – Pero claro que te quiero Braixen, eres mi hembra ¿Por qué no te iba a querer?

    Braixen: Es que, no lo sé. – Dijo esta vez volteando a verlo. – Nunca vi que sintieras alguna atracción por mí. A pesar de que a veces me porté coqueta contigo nunca lo notaste y cuando te confesé mis sentimientos tú te veías dudoso, pero me lleno de dicha que al final me aceptaras como tu pareja. Y no sé si me aceptaste porque de verdad me querías o porque no querías hacerme sentir mal cuando me rechazaras. – Unas pequeñas lagrimas se formaron en los ojos de la Pokemon, pues estaba hablando de ese sentimiento que muy en el fondo la molestaba. – Te amo Pikachu, pero quiero saber si nuestra relación es real.

    Pikachu: ¿Oh? Era eso lo que te preocupaba Jejeje… Braixen ¿Cómo puedes pensar eso? – Dijo Pikachu soltando pequeñas carcajadas y en parte aliviado porque no se supo su “secreto”.

    Braixen: No te rías, insensible. – Le reclamo con algo de molestia.

    Pikachu: Jejeje… Lo siento, querida. – Dijo mientras trataba de calmarse. – No me rio de ti, me rio porque al parecer yo no fui el único distraído.

    Braixen: ¿Eh? No te entiendo. – Dijo con una ceja alzada.

    Pikachu: Bueno… – El nerviosismo de Pikachu se hizo evidente, pues nunca pensó que tendría que confesar lo que estaba a punto de decir. – Siéntate, te un pequeño secreto mío.

    _________________________________________________________________________

    Flash Back

    Durante el viaje de nuestros héroes a través de la Región Kalos de camino hacia el siguiente espectáculo Pokemon de Serena para conseguir su segunda llave, y en el camino tanto entrenadores como Pokemon se sentaron a descansar y recobrar energías para continuar su viaje, pero no todo era felicidad en aquel momento.

    Clemont: Quieren detenerse ustedes dos. – Grito tratando de calmar la rutina diaria de peleas tontas entre Chespin y Pancham.

    Chespin: Fue él quien empezó. – Se escudó.

    Pancham: Él me quito mi comida. – Refuto.

    Pikachu: Ya basta, los dos. – Grito interviniendo entre ellos dos. – Todo el tiempo van a discutir por el mismo asunto, que no pueden ser más originales.

    Pancham: Él es que no es original. – Señalando a Chespin. – Siempre hace lo mismo, roba comida.

    Chespin: Pues él siempre recibe más que yo y no se vale. – Dijo tratando de buscar algún argumento que este a su favor.

    Pikachu: Bueno, si ese es el problema entonces vengan conmigo. – Le dijo mientras hacia un ademan con su pata para que lo siguieran, y los llevo cerca de los platos de comida de ambos.

    El ratón eléctrico tomo dos croquetas del plato de Chespin y dos croquetas del plato de Pancham, en sus garras tenía en total cuatro croquetas y las repartió entre los dos, dos para cada uno.

    Pikachu: ¡Listo! – Exclamo mientras se sacudía las garras. – Ahora los dos tienen la misma cantidad de comida, y como son solo dos pues no creo que no puedan notar si alguno les robo algo, asunto solucionado.

    Pancham: Oye un momento, no nos referíamos a esto. – Protesto casi enojado.

    Chespin: ¿Cómo esperas que nos llenemos con solo esto? – Pregunto con el mismo tono de su compañero.

    Pikachu: Pues no lo sé. – Les respondió sin demostrar ningún interés a sus quejas. – Pero sus problemas de hurto y ración diaria de comida ya han sido solucionados, así que ya no necesitaran esto. – Dijo mientras alzaba los platos de comida de ambos.

    Chespin/Pancham: NONONONONONONONONO por favor no te los lleves… - Lloraron cómicamente.

    Pikachu: Entonces ¿Prometen dejar de hacer tanto desorden por este tema? – Les dijo fulminándolos con la mirada.

    Ambos amigos alzaron sus patas, afirmando a su pregunta.

    Pikachu: Perfecto, tomen. – Le devolvió su plato a cada uno.

    El erizo y el panda se sentaron en el suelo para terminar de comer, mientras más bocados ingerían, se iban lanzando miradas retadoras, al mismo tiempo que aumentaban su velocidad comiendo, asegurándose que el otro no le fuera a ganar.

    Pikachu: Bueno, ese es un problema menos. – Suspiro mientras se limpia el sudor de su frente con su brazo. – Ahora ¿Qué otros asuntos tendré que arreglar hoy? – Se pregunto asimismo con pesadez.

    En un grupo de Pokemon, siempre habrá uno que se encargará de orden y la disciplina del grupo, que se encargue de resolver cualquier rienda existente, administraría todo el entorno y, sobre todo, se aseguraría que todos se encuentren en buenas condiciones. Y Pikachu, para su desgracia, era quien tomaba ese papel.

    Por el resto del día, Pikachu tuvo que cerciorarse de que todo y todos estén en óptimas condiciones.

    Se encargó de solucionar un asunto que había entre Bunnelby y Chespin, pues el erizo de planta andaba de celoso puesto que las Pokemon hembras le prestaba más atención al conejo que a él.

    También tuvo que ayudar a Hawlucha para entrenar a Noibat, puesto que el dragón bebe apenas aprendía a volar y en algunas ocasiones perdía el equilibrio durante el vuelo y caía en picada al suelo, y el trabajo de Pikachu era detener su caída con su cuerpo para que no se diera un batacazo.

    Por otra parte, tuvo que jugar con el pequeño Dedenne para poder cansarlo y que después pueda tomar su siesta por la tarde.

    Después de eso, venia algo que era relativamente ameno, y eso era pasar el rato con su amiga Eevee, puesto que, en los últimos días, la pequeña Pokemon había presentado ciertos progresos para acostumbrarse a estar junto a otros Pokemon o personas, y debido a una razón desconocida para todos pero muy conocida por el ratón, Eevee comenzó a sentir una sensación confortable al estar junto al ratón eléctrico, y para poder coadyuvar ese progreso de la Pokemon Zorro, él se dedicaba a pasar un largo rato junto a ella.

    Pero lo más difícil para Pikachu, era que tenía que lidiar con un problema que lo venía acongojando desde hace semanas atrás, y era que su amigo Greninja lo andaba evitando todo el tiempo y este no entendía porque de un momento a otro, uno de sus mejores amigos comenzaba a tratarlo de una manera fría y belicosa, y desafortunadamente hoy tampoco pudo hacer las paces con él pues lo ignoro por completo.

    Tantos problemas para un solo roedor, lo dejaron completamente exhausto, dio gracias que ya había llegado la noche y ya podía descansar de otro agitado día.

    Pikachu: Ahhhhyyyyyyy… - Suspiro mientras estiraba sus extremidades. – Finalmente puedo descansar, después de todo lo que tuve que hacer hoy. – Se tumbo en la hierba fresca. – Sí que es difícil mantener el orden y la disciplina en un grupo, jejejeje… Ya sé cómo te sientes amigo Bulbasaur. – Volvió a suspirar mientras recordaba las veces que su amigo planta le decía lo complicado que era tratar a los Pokemon del laboratorio. – Bueno, ya dejemos de pensar en trabajo, tomare una pequeña siesta antes de que Ash me llame para entrenar. – Dijo para después acomodarse en la hierba.

    Con la hierba fresca y suave tocando su pelaje, la tenue y refrescante brisa de la noche y las ganas de reposar los músculos, hicieron que Pikachu se quedara dormido al instante. Finalmente, algo de descanso, por fin un poco de relajación antes de retomar su entrenamiento y nada podría arruinar este momento de paz y tranquilidad.

    ¡BOM!

    Se escuchó una fuerte explosión que hizo que Pikachu despertara al instante, maldijo su suerte pues pensó que finalmente se podría relajar, pero ahora tendría más problemas.

    Jessie: Alguien dijo ¡Prepárense para los problemas!

    James: ¡Sí que lo dijeron! ¡Y más vale que este escritor y el público teman!

    Jessie: ¡Para proteger al mundo de la devastación!

    James: ¡Para unir a los pueblos dentro de nuestra nación!

    Jessie: ¡Denunciar los males de las buenas historias!

    James: ¡Y extender nuestro reino hasta que seamos importantes aquí!

    Jessie: ¡Jessie!

    James: ¡Jame-me-me-mes!

    Jessie: ¡El Equipo Rocket finalmente haciendo acto de presencia!

    James: ¡Ríndanse ahora, o seguiremos haciéndolos esperar, ahí madre!

    Meowth: ¡Meowth, así es!

    Wobbuffet: ¡Wobbuffet!

    Hicieron aparición el trio de villanos que nuestros héroes conocían muy bien.

    Ash: ¡Equipo Rocket! – Grito evidentemente irritado.

    Serena: ¡Ustedes otra vez! – Grito en el mismo estado.

    Clemont: ¿Qué no saben la hora que es? – Les dijo mostrándoles un reloj despertador.

    Bonnie: Ayyy… ya estaba a punto de dormirme. – Grito haciendo pataletas.

    Jessie: Y los dejaremos dormir. – Les respondió dándole igual sus quejas. – En cuanto nos entreguen a todos sus Pokemon.

    James: Así que sean adolescentes educados y entréguenlos. – Dijo en un tono burlón. – Después podrán embarcarse al reino de los sueños.

    Meowth: Y aprovechando que todos están muy cansados. ¡Esto será muy fácil! – Meowth lanzo un cubo metálico a nuestros héroes y este se abrió liberando una red para atrapar a los Pokemon. Sin notar que la chica pelimiel saco a su Pokemon inicial de su Pokeball.

    Serena: ¡Braixen, Lanzallamas! – Grito.

    La Pokemon de fuego tomo su vara y dando algunas volteretas, lanzo su torrente de llamas que hizo cenizas la red en el acto.

    Jessie: ¡Ay no! – Exclamo.

    Serena: Llevan haciendo eso muchas veces, ya aprendí como evitarlo. – Les contesto con evidente burla.

    James: Muy bien, hagámoslo a la antigua. – Dijo para después tomar su Pokeball y lanzarla. - ¡Ve, Inkay!

    El Pokemon Calamar hizo acto de presencia, encarando a sus oponentes.

    Jessie: ¡Gourgeist, tú también! – Grito al mismo tiempo que lanzo su Pokeball.

    Ambos Pokemon se pusieron en posición, esperando órdenes.

    James: ¡Inkay, confúndelos con tu rayito!

    Jessie: ¡Gourgeist, Drenadoras ya!

    Ambos Pokemon, lanzaron sus ataques a los Pokemon de nuestros héroes. Pikachu y Braixen respondieron de la misma manera, lanzando sus respectivos ataques y bloquear los de sus enemigos.

    Ash: Bien hecho, Ahora ¡Pikachu, Atactrueno!

    El Pokemon eléctrico dio un gran salto y lanzo una potente descarga sobre sus oponentes quienes recibieron el ataque, electrocutándolos. Ambos se sacudieron los restos de electricidad y miraron de manera desafiante al ratón amarillo.

    James: ¡Que no se burlen de ti Inkay, llénalo de tinta! – Dijo con aires de furia.

    Inkay se levantó y de su boca disparo un fluido oscuro con la intención de cegar la visión de Pikachu.

    Sin embargo, Ash libero a Greninja de su Pokeball, quien se interpuso en el camino y usando su movimiento Corte, realizo un brusco movimiento horizontal, creando unas fuertes ondas de viento que disperso por completo el ataque de Inkay.

    Ash: ¡Bien hecho, Greninja! ¡Usa As Aéreo! – Grito.

    En un parpadeo, Greninja desapareció y reapareció detrás de Inkay, propinándole una fuerte patada en la cabeza que mando al calamar al suelo.

    Jessie: Gourgeist ¡Bomba Semilla, ya! – Comando.

    El Pokemon calabaza disparo una serie de grandes semillas brillantes que iban directo hacia la rana acuática, Greninja se preparaba con su cuchilla de energía para desviar el ataque.

    Pero cierto Pokemon eléctrico se apareció delante de él y usando su Cola de Hierro, desvió es ataque de Gourgeist a diferentes direcciones.

    Ash: ¡Muy bien, ustedes dos! – Exclamo, enorgullecido por su trabajo en equipo.

    Pikachu: Lo hicimos bien, Greninja. – Expreso su alegría por trabajar, otra vez, al lado de su amigo acuático.

    Para su mala fortuna, la rana de agua simplemente lo miro con una expresión fría y seria, y simplemente volvió a mirar a sus oponentes.

    Las esperanzas del ratón volvieron a bajar, al parecer su conflicto con el inicial de agua aun prevalecía.

    Meowth: Bien, ya es hora de que entremos en calor. – Desvelo sus Garras Furiosas. – Ahora si les voy a enseñar de qué lado masca el Kecleon. – Mostro una sonrisa maquiavélica.

    El gato se lanzó al ataque contra ambos Pokemon, sin percatarse que Pikachu se puso debajo de él a una velocidad casi perceptible.

    Ash: ¡Puño Trueno, ya! – Exclamo.

    Pikachu cerró su garra derecha la cual se cubrió de electricidad, dándole un golpe electrizante en la quijada del gato parlanchín, quien salió lanzado por los cielos hasta caer en medio de los dos criminales.

    Meowth: Alguien apunto la matricula del camión que me quito una de mis siete vidas. – Dijo el gato que andaba viendo Staryu.

    Bonnie: Wow, que golpe. – Se burlo.

    Serena: ¡Que sorpresa! Pikachu ya domina ese movimiento. – Pronuncio sorprendida.

    Jessie y James gruñeron por lo bajo, nunca esperaron que el torpe le hubiese enseñado nuevos movimientos a sus Pokemon, sin duda estaban en total desventaja.

    James: ¡Muy bien, Inkay! ¡Dales con tu cabezota! – Exclamo a su Pokemon.

    De nueva cuenta el calamar se lanzó hacia el ratón eléctrico para impactarle un fuerte golpe, pero este respondió con un Ataque Rápido, ambos ataques chocaron y se cancelaron el uno al otro.

    Ash: ¡Pikachu, Cola de Hierro! – Aprovechando que Inkay estaba algo atontado, ordeno una ofensiva.

    El roedor pego un salto, aprovecho el impulso para girar y darle un tajo vertical con su Cola de Hierro en la cabeza. Inkay se dio un fuerte batacazo, pero al poco rato se volvió a levantar.

    No permitiendo que el “bobo” se siga burlando de ellos, Jessie le ordeno a Gourgeist atacar a Greninja con Frustración. A su vez, Ash le ordeno a Greninja usar As Aéreo. La rana acuática espero a que Gourgeist estuviera lo más cerca de él.

    A solo unos centímetros de golpearlo, Greninja alzo su pata derecha, pateándola justo en la cara.

    La fantasma fue mandada a volar y caer inconsciente a los pies de su entrenadora.

    Jessie: ¡Gourgeist, no! – Preocupada por el estado de su Pokemon la devolvió rápidamente a su Pokeball. – Agh… que grosero.

    James: ¡Vamos Inkay! ¡Gira como carrusel y lanza Psicorrayo! – ordeno desesperadamente.

    Un Inkay enfurecido, empezó a girar mientras lanzaba de su pico una lluvia de Psicorrayos esperando que con suerte le dieran a Pikachu.

    Pikachu se puso en cuatro patas preparándose para esquivas toda la arremetida de Inkay, de no ser porque Greninja se puso delante de él para recibir todos los ataques, sin embargo, este ni se inmuto ante estos.

    Clemont: ¡Claro! Greninja también es tipo Siniestro, el Psicorrayo no le hará nada. – Explico.

    Ash solo esbozo una sonrisa ante esto, hasta esos detalles tan básicos pueden ser muy útiles.

    Ash: Terminemos con esto. – Dijo tronándose los nudillos. – ¡Pikachu, Greninja! ¡Atactrueno y Shuriken de Agua!

    Ambos Pokemon dieron un gran salto para lanzar sus respectivos ataques a sus oponentes.

    Serena: No nos dejen fuera de la fiesta. – Menciono. - ¡Braixen, Lanzallamas!

    A su propio estilo, la Pokemon de Fuego, dio unas cuantas volteretas en el aire y lanzo un chorro de fuego con su rama.

    Jessie, James y su Pokemon solo gritaron aterrorizados mientras esperaban lo peor, eventualmente fueron electrocutados, mojados, quemados y mandados, como siempre, a volar por los cielos.

    Jessie: Y después de cinco episodios sin aparecer, así es como terminamos, ¡¿Humillados?! – Refuto. – Voy a llamar a mis abogados.

    James: Si tan solo tuviéramos alguno. – Añadió.

    Meowth: Un Staryu… Dos Staryu… Tres… es… es… es… Oigan ¿Qué sigue después de tres? – Obviamente seguía atontado por el golpe.

    James: Ya perdimos al chimuelo.

    Jessie: Y otra cosa más.

    Je/Ja: ¡NOS MANDARON A VOLAR OTRA VEZ!

    Meowth: ¡NO GRITEN! ¡SON LAS ONCE DE LA NOCHE! – Refuto aun atontado.

    Wobbuffet: ¡Wobbuffet!

    Y como de costumbre, se perdieron en la distancia hasta que solo fueron un pequeño punto brillante en el cielo.

    Bonnie: ¡Buen viaje, Equipo Rocket! ¡Y no vuelvan! – Se despidió alegremente del trio de maleantes.

    Clemont: Bueno, ya no serán un problema. – Comento. – Al menos hasta mañana o pasado mañana.

    Bonnie: Ya no traigas las malas vibras, hermano. – Le reprocho. – Ya vamos a dormir ¿Sí? – decía mientras bostezaba.

    Serena: Si, yo también estoy muy cansada. – Comento mientras se estiraba.

    Ash: Greninja, Pikachu, hicieron un buen trabajo juntos. – Los felicito.

    Pikachu: Es cierto, Greninja. – Se dirigió a su compañero. – Somos un buen par. – Le estiro la pata para chocarlas.

    Sin embargo, Greninja solo se quedó estático sin decir nada ni mostrar ninguna alegría. Pikachu sabía que su amigo aún seguía resentido con él por lo que sea que haya pasado entre ellos dos, pero para su sorpresa, Greninja estiro uno de sus dedos para chocarlo con la pata de Pikachu, pero el ratón sintió ese choque de patas completamente con desgano y sin emoción.

    Después de eso, Greninja se acercó a su entrenador, inclinándose levemente hacia adelante. Ash entendió que era su forma de despedirse cuando su labor ya había terminado.

    Luego de devolverlo a su Pokeball, Ash se acercó a Pikachu para cargarlo y dirigirse a la carpa del entrenador.

    Ash: Bueno amigo, al fin podremos descansar. – Acaricio la cabeza del ratón. – Has tenido un día muy productivo, de seguro estas muy cansado.

    Pikachu no pudo estar más de acuerdo con lo que dijo el azabache. El día no fue uno de los más tranquilos y ya quería arroparse en el saco de dormir de Ash.

    Al fin todo era paz y tranquilidad, finalmente el Pokemon cansado podrá dormir. Pero por alguna razón, el ratón no podía conciliar el sueño, estaba que se movía buscando la posición adecuada para buscar su propia comodidad, cerró los ojos con fuerza, pero no podía, el sueño simplemente se le escapaba.

    No queriendo despertar a Ash ni a Clemont. Pikachu decidió salir un momento de la carpa y recostarse un momento en el fresco pasto.

    Mirando fijamente las estrellas, contemplando el hermoso firmamento que le regalaba esa fresca noche. Pikachu trataba de encontrarle algunas formas a las estrellas, esperando que con eso pueda cansarse lo suficiente para poder cerrar los ojos y dormir.

    Pasaron los minutos y el ratón seguía en las mismas, no importara que mantuviera los ojos cerrados, nada podía hacer que se quedara dormido, en su mente por un momento paso en levantarse y darle unas cuantas vueltas al lugar para así poder agotarse, pero no quería dormir con el cuerpo sudoroso. Ya no sabía qué hacer, hasta que escucho un sonido de pasto doblándose, giro la cabeza y pudo divisar una muy conocida silueta.

    Pikachu: Hola Braixen. – Saludo. – ¿Qué haces despierta?

    Braixen: Pues escuche unos ligeros sonidos aquí afuera. – Explico. – No esperaba que fueras tú. ¿Te ocurre algo?

    Pikachu: La verdad no lo sé, no importa lo que haga, el sueño simplemente no me da. – Le contesto algo irritado.

    Braixen: Ohhh… pobrecito. – Le dijo de forma burlona, mientras le acariciaba la cabeza como si de un bebe se tratara.

    Pikachu: Oye no te burles. – Le respondió en el mismo tono. – Pero en serio, no sé qué tendré.

    Braixen: Tal vez padeces de insomnio. – Supuso. – Por lo general es provocado por un estado de estrés.

    Pikachu: Si, tal vez sea eso. – Afirmo. – Aunque no sé qué pueda ser. – Se rasco la cabeza, tratando de buscar alguna respuesta. – ¿Sera por el conflicto que tengo con Greninja?

    Braixen: Puede ser. – Se sentó a su lado. – Pero ¿Qué ocurrió entre ustedes dos? – Le pregunto con preocupación en su voz. – Eran tan buenos amigos antes y ahora parece que no quiere verte.

    Pikachu: Sabes, eso es lo que yo quisiera saber. – Le respondió. – De un momento a otro me empezó a ignorar y hasta ahora no sé por qué.

    Braixen: Bueno, tal vez no sea bueno que pienses en eso ahora. – Le aconsejo. – Como eso es lo que te impide dormir, quizás se bueno que pienses en algo diferente.

    Pikachu: Si, tienes razón. – Le dijo mientras bostezaba. – Pero ya lo intenté y no puedo dormir.

    Braixen pudo notar que Pikachu estaba que se tambaleaba hacia adelante, abriendo y cerrando los ojos. Parecía que poco a poco, el ratón ya estaba a punto de caer.

    Braixen: Sabes Pikachu. – Llamo su atención. – No siempre podemos tener una conversación así.

    Pikachu: Si lo sé. No siempre podemos estar así, casi siempre están los demás y la verdad me gusta conversar contigo Braixen. – Le contesto con un leve rubor en sus mejillas.

    Braixen se sobresaltó un poco al escucharlo decir eso.

    Pikachu: No muchas veces puedo hablar de cosas que no sean de entrenamiento con alguien. – Le dijo después de dar otro bostezo. – Hay veces que uno necesita tener un cambio de aire en su vida y gracias a ti puedo tener ese pequeño cambio.

    Braixen: ¿En serio? – Le pregunto sorprendida y sonrojada por sus palabras.

    Pikachu: He tenido muchas amigas en mi vida. – Braixen frunció un poco el ceño al escuchar eso. – Pero tú eres algo diferente a ellas, me haces que me sienta como si… como si… Uahhhh… - Bostezo.

    La tipo Fuego pudo notar que Pikachu ya casi estaba quedándose dormido, ella quedo enternecida por las palabras que le estaba dedicado su interés amoroso, pero quedo algo decepcionada que este no terminara de decir lo que le iba a decir.

    Viendo que esta podría parecer una oportunidad para poder acercarse mucho más a él, se le ocurrió una idea. Tenía que ser algo discreto y no tan atrevido para no parecer desesperada, sino algo amistoso, algo que haría una buena amiga.

    Braixen: Pikachu. – Lo llamo. – Si lo deseas, puedes recostarte en mi cola.

    Pikachu: ¿En… en serio? – Pregunto asombrado, si conocía muy bien a Braixen, sabía que jamás permitiría que se le despeinara el pelaje de su cola.

    Braixen: Se ve que ya te estas quedando dormido, y quiero darte un buen lugar para descansar. – Le acerco su cola y puso su ramita a un lado. – Ven, échate.

    No viendo razón para no hacerlo, el ratón eléctrico se subió con delicadeza en la cola de su amiga para no revolverla tanto, con mucho cuidado se recostó en ella y se enrollo en su propio cuerpo, hasta quedar bien cómodo.

    Viendo que su idea salió al pie de la letra, Braixen aprovecho para acariciar tiernamente su espalda con sus garras, sacando así sonrisas del ratón. Ella se aseguró de disfrutar este momento antes de también quedarse dormida.

    Pikachu no iba a negar que disfrutaba como Braixen lo acariciaba, esto sí que lo ayudaba a relajarse y poco a poco sentía que el sueño lo dominaba. Pudo sentir la suavidad del pelaje de la cola de Braixen rozar con su cuerpo, el dulce aroma de la Pokemon también ayudaba, pero lo que más le gustaba era el calor que sentía al tener su cuerpo en contacto con su cálido pelaje. No entendía porque, pero eso se sentía tan bien, nunca había estado tan cerca así de una amiga, pero disfrutaba mucho esa sensación. Poco a poco sentía que ya se estaba quedando dormido, se dio cuenta que solo necesito de una agradable compañía que lo ayudara a relajarse, ya mañana le agradecería a Braixen, pero ahora solo cerro los ojos y se embarcó al reino de los sueños.

    Braixen continuo con sus caricias en la espalda del ratón hasta asegurarse de que se quedara profundamente dormido. Una vez que el ratón había empezado a mostrar signos de que ya concilio el sueño, ella se detuvo y empezó a acariciar su cabecita.

    Braixen: Hoy no fui lo bastante valiente, pero no será lo mismo la próxima vez. – Se dijo a si mismo mientras se echaba en el pasto muy cerca del ratón. – Algún dia, Pikachu. – Se acerco a darle un beso en la cabeza. – Algún dia sabrás lo que siento por ti.

    Al final, ella también se quedó dormida al lado del ratón. Ambos acurrucados y calientitos en medio de esa fresca noche. Braixen no pudo pedir un mejor momento junto al lado de Pikachu, sin sospechar lo que había generado en el Pokemon eléctrico con ese pequeño favor.

    _________________________________________________________________________

    Fin del Flashback

    Pikachu: Y bueno pues… Desde ese momento es cuando empecé a verte de otra manera. – Termino su relato, con un enorme rubor en sus mejillas. – Pero en un momento de razonamiento, me pude dar cuenta que desde que eras Fennekin, te había visto como una Pokemon bastante hermosa y linda. – Su rubor se hizo más grande. – Desde que te conocí, me había sentido así, pero como ya lo dijiste soy muy distraído y no lo note antes. Jejejejejeje…

    Braixen se había quedado con un nudo en la garganta al escuchar la historia de Pikachu, nunca pensó que con ese pequeño favor que le hizo, ya había dado un gran paso para conquistar el corazón del ratón. Parece que ella también era algo distraída.

    Braixen: Vaya… Entonces… ¿Te guste desde ese día? – Le pregunto aun sorprendida.

    Pikachu: Quizás si o quizás me gustaste desde hace tiempo. – Se empezó a calmar. – ¿Sabes? Ese dia que estabas triste por haber peleado con Serena, yo quise ir a consolarte no por pura amabilidad, yo de verdad quería hacerlo ya que no me gustaba verte triste… Jejejeje. – Se río un poco más fuerte. – Creo que si me gustabas desde hace tiempo y yo aún no lo sabía.

    Braixen: Jejejeje… - Acompaño al ratón en su pequeña carcajada. – Parece que si somos tal para cual. – Apaciguo sus carcajadas. – Ninguno de los dos se dio cuenta de los sentimientos del otro.

    Pikachu: Es cierto, somos muy tontos. – También empezó a dejar de reír.

    Braixen: ¡Protesto! Tú eres el único tonto. – Le dijo en forma juguetona. – Tanto que fui yo la que tuvo que declararse primero en lugar de que tú lo hicieras.

    Pikachu: Jejejeje… De verdad lo siento, Braixen. – La abrazo por la cintura. – Te prometo que te lo voy a compensar.

    Braixen: Pues ya pensare como podrás hacerlo. – Le acaricio las orejas. – Pero quizás ya debamos descansar, mañana tendrás que levantarte temprano. – Le beso su cabeza. – Según escuche Ash va a tener una batalla, mañana temprano, con ese rubio oxigenado y de seguro querrá que participes en ella.

    Pikachu: Si, tal vez tengas razón. – Se separo de ella. – Aunque me gustaría quedarme a dormir contigo por más tiempo.

    Braixen: Pues aprovecha ahora. – Le dijo mientras soltaba una pequeña risita.

    La feliz pareja se arrecosto en uno de los almohadones de su pequeña estancia de descanso. Ya ambos estaban listos para poder descansar y reponer energías para mañana. Pero antes de que Pikachu pudiera cerrar los ojos, su hembra le dio ligeros golpes en su cabeza.

    Braixen: Oye amor. – Palpo su cola. – Ahora que me hiciste recordar aquel momento juntos, si gustas puedes echarte en mi cola.

    Pikachu: ¿En serio? ¡SI! – Grito de emoción mientras se subía y se acurrucaba en la cola de su hembra. – Gracias.

    Braixen: No hay problema. – Le respondió con ternura en su voz. – Pero vas a acicalarme mañana. – Le bajo los ánimos.

    Pikachu: Ehh… está bien. – Suspiro derrotado.

    Y por fin todo quedo en silencio, el Pokemon eléctrico pudo tener una noche relajante y ahora tendrá un sueño pacífico y sereno, todo le fue muy bien pero no se podría decir lo mismo de su entrenador.

    _________________________________________________________________________

    Hace unos cuantos minutos, la habitación del azabache estaba en paz y tranquilidad, un ambiente agradable y callado para poder dormir, pero ahora el silencio fue opacado por el sonido de gemidos de parte del entrenador y su amiga.

    Ambos echados en la cama con el azabache debajo de la fotógrafa, dándose un beso en los labios, un beso al estilo Kalos que sacaba gemidos por parte de ambos, ya llevaban así por varios minutos. Pero era Ash quien apretaba los ojos con fuerza, al sentir cierto intruso metido en el cierre de su pantalón, acariciando sensualmente su miembro sobre el bóxer.

    Ash: Grrr… Viola… Viola… ahh… ahhh… por favor… - Trataba de hablar entre besos, pero Viola lo callo con la punta de su dedo.

    Viola: Jijiji… - Soltó pequeñas risitas. – Eres un niño. ¿Lo sabias?

    Ash: ¡No lo soy! – Protesto algo fastidiado.

    Viola: Entonces tranquilo. – Acaricio sus mejillas. – Ya te dije que nos divertiremos.

    Ash: Viola… yo… ¡¡AAHHHHHH!! – No pudo terminar de hablar porque Viola saco el miembro del azabache de su bóxer y este soltó un pequeño grito al sentir como piñizcaba la punta.

    Viola: ¡¡Vaya!! – Se mostro algo asombrada. – Con un amigo así podrías dejarme invalida.

    Ash solo se quedó callado y con la mirada desviada. Aunque le gustaba la sensación que le provocaba Viola, se sentía algo culpable. Pues sentía que esto no estaba nada, NADA, bien.

    A pesar de todo, Ash tomo las manos de Viola y las puso a un lado.

    Ash: Viola… no. – Le dijo con la cabeza gacha. – No pudo hacerlo, no.

    Viola: ¿Por qué? ¿Por qué no quieres hacerlo conmigo? – Le pregunto con evidente tristeza. – Lo hiciste sin protestar con ellas. ¿Por qué conmigo no?

    Ash: No es que no quiera hacerlo, es solo que… - Suspiro. – No me parece correcto, no quiero parecer un mujeriego ni nada. – Se subió el bóxer.

    Viola: Ash no eres ningún mujeriego. – Le reconforto. – Yo hago esto contigo, porque quiero hacerlo. – Le dio un beso en la nariz. – Me gustas, Ash. Ya te lo dije, y quiero que tú seas quien tomé mi primera vez.

    Ash: Pero… yo… no me siento bien haciendo esto. – Le dijo aun sin verla a los ojos.

    Ash se quitó delicadamente a Viola de encima para sentarse en la cama dándole la espalda.

    Al verlo así, Viola pensó que tal vez no debió haberlo presionado así. Aunque ya había tenido sexo con otras dos chicas, Ash todavía era un joven muchacho adolescente que aún seguía en crecimiento y estos temas aún eran terreno nuevo para él, y era normal que sienta nervios, dudas y sobre todo miedo al respecto.

    Viola: Ash lo… Lo siento. No era mi intención ponerte así, debí haber recordado que esto es algo que no comprendes muy bien todavía. – Le dijo en un tono comprensivo, recargándose sobre la espalda del azabache.

    Ash: Viola, tranquila. – Le hablo en un tono reconfortante. – No estoy molesto.

    Viola: ¿No lo estás? – Se sorprendió por la respuesta.

    Ash: Solo quiero saber una cosa. – Puso sus manos sobre sus hombros. - ¿De verdad te gusto?

    Una pregunta inesperada para la fotógrafa.

    Viola: Sí, ya te dije que sí. – Le respondió serenamente, pero con un leve rubor.

    Ash: ¿Y se puede saber por qué? – Pregunto amenamente.

    Se tomo unos cuantos segundos para pensar su respuesta.

    Viola: El dia que te conocí y te tomé una foto, pues pude ver no solo a un gran entrenador, sino a un buen hombre. – Le respondió ya más calmada. – No siempre uno puede encontrar a una persona tan amable y humilde como lo eres tú, podría decir que atrajeron muchas cosas de ti. – Se revolvió uno de sus cabellos con su dedo. – Pensé que había enloquecido al pensar que me gustaba un niño, pero la verdad no lo vi tan mal al final, después de todo nunca olvidé eso que me dijiste cuando me venciste en nuestra batalla de gimnasio.

    Ash: ¿Te refieres a cuando te dije que eras bastante linda? – Hizo memoria.

    Viola: Si, muchos por lo general me dicen eso porque quieren sacar provecho de algo. – le respondió con algo de incordio en su voz. – Pero pude notar que tú lo dijiste con total sinceridad y sin ninguna mala intención. Aunque no sé si fue porque me querías halagar o porque eras muy inocente jajaja. – Dijo con mucha sorna.

    Ash: Jejeje… Si lo sé, soy algo menso. – Decía mientras se rascaba la nuca.

    Viola: Bueno, desde ese dia me gustaste. Puede sonar algo loco que me gustaras en tan solo un día, pero de verdad eso fue lo que sentí. – Esbozo una linda sonrisa. – Me di cuenta de que tu si eras un buen prospecto de novio, a pesar de solo ser un niño.

    Ash también se ruborizo por las palabras que le dedicaba Viola, no iba a negar que se sentía halagado, y quizás podría darle una respuesta ahora pero no la tenía definida aún.

    Ash: Eso… fue lindo Viola, gracias. – Le dijo con calma. – Es por eso por lo que hiciste todo esto.

    Viola: Creo que sí, y de verdad lo siento. – Volvió a su tono decaído.

    Ash: Viola, escúchame. – Volteo la cabeza para verla a los ojos. – Tal vez si tengo miedo al hacer esto, pero es por qué no quiero lastimarte de no poder corresponder a tus sentimientos, además de que no quiero saber que pasara si todos se enteran. – Tomo su mano. – No quiero meterte en problemas.

    La fotógrafa se ruborizo más al escuchar las palabras de Ash, de verdad se preocupaba por ella, pero pensó que tal vez Ash tenía razón en ese punto, aunque ella sea menor que Alexa, sabía que tener relaciones con un menor de edad estaba penado por la ley. Pero entonces recordó que él y Alexa estuvieron en la misma situación, y ella también corría con el mismo riesgo que ella, pero al momento de hacerlo, a ellos no les importo ni un comino, y lo hicieron porque querían hacerlo porque se amaban de verdad.

    Si ella también lo amaba y él a ella entonces no importaba cuales obstáculos tendrían, si lo hacían por amor entonces juntos superarían todo.

    Viola: Ash. – Llamo su atención rozando más fuerte sus pechos por su espalda. – Este sentimiento que siento por ti, tal vez no solo sea una simple atracción. – Se sonrojo aún más. – Creo que de verdad… te amo, Ash.

    Eso hizo que Ash espabilara bruscamente, nunca pensó escuchar esas palabras de tres chicas distintas.

    Viola: Ash, si tú también me amas a mí entonces no le veo ningún problema. – Lo abrazo más fuerte. – Sé que tendremos muchos problemas a largo plazo, pero mientras no queramos el uno al otro podremos superarlo todo. ¿No lo crees?

    Ash se tomó unos segundos para analizar lo que Viola le dijo. Si bien era cierto que Viola también le atraía, no solo por lo bella que era, sino también por su forma de ser y su amor por los Pokemon, tanto así que la admiraba en cierto punto, pero amarla del mismo modo que amaba a Serena y a Alexa, eso nunca paso por su mente.

    Pero si lo pensaba mejor. Viola no era mala mujer, era muy dulce y encantadora, pero ruda y fuerte al mismo tiempo. Si ahora que comenzaba a sentir atracción por las mujeres, se dio cuenta que Viola podría ser una buena mujer.

    Ash: Viola, puede que te haya ganado en nuestra batalla de gimnasio. – Le dijo con una cálida sonrisa. – Pero tú me has ganado esta.

    Viola: ¿Qué quieres de…? Ummmnn… - No termino de hablar ya que Ash pego sus labios con los suyos propios.

    Ella quedo sorprendida por eso, pero se le paso ya que, a fin de cuentas, logro su objetivo. Consiguió que Ash la aceptara en su vida.

    Termino por corresponderle el beso que daba, ella utilizo sus manos para acariciar el formado pecho del entrenador mientras que rozaba con más intensidad sus pechos con la espalda de Ash.

    Ash corto el beso un momento para poder darse la vuelta y recostarse encima de Viola para volver a besarla con más comodidad.

    Teniéndola debajo de él, Ash aprovecho para acariciar suavemente los pechos de Viola, haciendo que ella abra los ojos como platos, nunca pensó que Ash pasaría tan rápido del pasivo al activo.

    Viola: Oye, jejeje… tranquilo desesperado. – Río con tono juguetón. – Mis pechos no se van a ir a ninguna parte.

    Ash: Jejeje… Pues voy a asegurarme de eso. – Le respondió en el mismo tono.

    Continúo acariciando y apretando los suaves pechos de Viola por un rato más, poco a poco bajo su mano hacia la altura de su ombligo, metió su mano bajo su playera blanca hasta llegar a su sostén y volver a tocar sus pechos, sacando varios gemidos por parte de la fotógrafa hasta que sintió como Ash trataba de bajarle el sostén con intención de tocar sus pechos desnudos.

    Viola: Calma Ash, calma. – Lo detuvo. – Espera que me lo quito.

    Aun estando de bajo del entrenador, Viola tomo los bordes de su playera para quitársela por arriba, quedando en sostén, rápidamente llevo sus manos a su espalda y desabrocho el seguro para poder quitarse su sostén.

    Ash quedo asombrado de ver al desnudo los pechos de Viola, si bien ya había visto otros antes, pero quedaba asombrado por la diferencia que estos tenían con los de Serena y los de Alexa.

    Viola: Jijiji… ¿Te gusta lo que ves? – Se rio.

    Ash: Ah… perdón… creo que me sorprendí. – Se disculpo sonrojado.

    Viola: ¿Qué te sorprenden? ¿Qué no sean tan bonitos como los de Serena? ¿O que no sean tan grandes como los de mi hermana? – Le pregunto fingiendo estar ofendida. - ¿Quién puede culparte? Después de jugar con unos pechos como los de mi hermana, obviamente no podrías…

    Ash: ¡Eso no es cierto! – La interrumpió abruptamente, casi gritando. - ¡Tú también tienes unos pechos grandes y bonitos!

    Obviamente Viola quedo sorprendida ante esa confesión, pero después volvió a su tono juguetón.

    Viola: Jajajajajaja… ¿Acaso tratas de seducirme con tus palabras? – Se burlo. – ¿O solo estás loco por mí?

    Ash: Eso crees ¿Eh? – Le dijo también burlándose para después empezar a pellizcarle ambos pezones sacando gemido de esta. – Ya verás que tan loco estoy por ti.

    Viola soltaba rápidas exhalaciones al sentir la fuerza con la que Ash agarraba y apretaba sus pezones y sus pechos. Continuo así por un largo rato para después llevar su mano izquierda a la entrepierna de la fotógrafa y tocar suavemente sus labios inferiores. Viola gimió con mayor intensidad al sentir como invadían su lugar privado. Estaba a punto de decir algo, pero Ash la hizo gritar más fuerte cuando atrapo los pezones de Viola entre sus dientes para succionarlos y lamerlos sucesivamente.

    Viola: Ahhhhh… Ash… Ash… ahhhhhh… me gusta… ahh…

    Él solo escuchaba los gritos de su amiga que le pedían que siguiera y él obedecía a todas sus suplicas.

    Estimulando más y más las áreas más sensibles de la fotógrafa. Ash termino mordisqueando sus pezones y metiendo sus dedos más adentro de ella. Viola solo gemía por esto y disfrutaba cada vez que el azabache se ponía más rudo con el tratamiento que le daba.

    Llego un punto donde Viola ya no aguanto más y echo un fuerte grito para terminar humedeciendo sus panties y pantalones con sus líquidos que no resistieron salir de sus interiores.

    Ash pudo notar como sus dedos se sentían calientes y húmedos. Al verlos pudo notar que había hecho bien su labor de consentir a Viola. Probo los restos de líquidos que estaban en sus dedos para después mirar como Viola seguía respirando agitadamente.

    Ash aprovecho que estaba completamente vulnerable para acercarse a su oreja y darle suaves mordidas, sacando risitas de Viola.

    Viola: Jejejeje… tranquilo niño. – Sentía cosquillas. – Te gusta morderme ¿No? ¿Me quieres comer o qué?

    Ash: Pues yo no tengo la culpa de que seas tan deliciosa. – le susurró al oído.

    Ambos se voltearon a verse a los ojos y sonreírse el uno al otro. Sin previo aviso, Viola tomo a Ash de las mejillas con sus manos para acercarlo a su cara y darle una pequeña lamida en su nariz.

    Viola: Según me acuerdo, Serena también te hizo esto y por lo visto te dejo con cara de tonto ¿No? – Le sonrió pícaramente. – Justo como ahora.

    Ash: Graciosa. – Le sonrió de la misma manera para después darle un fugaz beso en los labios.

    Ambos se rieron divertidamente hasta que Viola pudo sentir como algo duro rozaba por su entrepierna. Al bajar la mirada pudo ver que Ash frotaba su miembro ya despierto con su pantalón, ella sabía cuáles eran las intenciones de Ash, pero detuvo sus movimientos cuando sintió que él ya le estaba bajando los pantalones.

    Viola: Espera, Ash. – Detuvo sus manos. – Quiero devolverte el favor, toma asiento ¿Sí?

    Obedeciendo a lo que decía, Ash se levantó y se sentó a un lado de la cama. Viola también se levantó y bajo de la cama para ponerse de rodillas frente al azabache. Ya teniéndolo a su merced, Viola le bajo lentamente el bóxer de Ash y pudo volver a ver el miembro de Ash moviéndose de un lado a otro al haberlo liberado de su prisión.

    Viola: Parece que alguien esta excitado. – Le dijo coquetamente.

    Ash: Bueno, tú me pones así. – Le dijo en el mismo tono. – Pero ¿Qué es lo que vas a hacer?

    Viola: Así que no sabes qué es esto. – Se burlo. – Pues te aseguro que te va a gustar.

    Ya teniéndolo en una buena posición, Viola se sujetó un lado de su cabello para que no estorbara y lentamente se acercó al miembro de Ash para llevarlo al interior de su boca.

    Ash: ¡AAAHHHHH! ¡VIOLA! ¡¿QUÉ?! ¡¡¡¡¡AHHHHH!!!!! – Gruño con intensidad.

    Nuevamente, Ash descubrió una nueva sensación que existía en este acto y la estaba disfrutando. Podía sentir como Viola succionaba su miembro de manera suave y sin brusquedad, al ser la primera vez que el azabache tenía la oportunidad de recibir este tratamiento, tenía que asegurarse de ir a paso lento hasta que se acostumbre.

    El azabache no podía creer el no haber conocido antes esto, al principio se sentía algo extraño y la sensación paralizo cada una de sus articulaciones por unos segundos, pero al cabo de un rato, Ash comenzó a gozar de las oleadas de placer que recorrían desde su miembro a todo su cuerpo.

    Era bastante diferente a estar penetrando a una mujer y que su paredes envuelvan su miembro y hacerlo llegar a su límite, pero eso no quitaba que se sintiera bastante bien, Ash podía sentir como Viola lamia su miembro alrededor de la punta desde el interior de su boca, se sentía húmedo y cálido el estar dentro de su boca, y le gustaba como trabajaba el pequeño invasor que rozaba su masculinidad.

    Ash gruñía mientras apretaba las sabanas con brusquedad pues Viola comenzó a succionar con más intensidad que ya sentía que se lo iba a arrancar. Fue tan intenso el placer recibido, que no pudo darse cuenta de que ya estaba tan cerca y en el último segundo agarro la cabeza de Viola y la llevo más a fondo donde termino soltando una potente descarga que la lleno por completo.

    La fotógrafa abrió los ojos como platos al notar que un líquido viscoso y tibio llenaba su boca y llegaba a su garganta, después de que termino de soltar lo que tenía la soltó para dejarla respirar.

    Viola: *Cof cof cof* Ash… *Cof cof cof* - Se cubría la boca mientras tosía para evitar hacer mucho ruido. – Ash… *Cof cof* ¡Vaya! ¡Eres un brusco! – Le dijo un tanto enojada.

    Ash: Pe… perdón. – Sudaba fuertemente al pensar que ya la había arruinado.

    Pero para su sorpresa, Viola se le acercó a besar su mejilla para después brindarle una tierna sonrisa.

    Viola: Bueno, creo que con eso ya pagué mi mala acción. – Se rio para después relamerse los labios y limpiar los sedimentos de su esencia que aún quedaban en sus labios. – Además, no sabes tan mal.

    Ash: Jejeje… Bueno, gracias. – Suspiro aliviado de que nada saliera mal.

    Viola: ¿Y? – Se pego más a él con sonrisa maliciosa. – ¿Terminamos por ahora? ¿O quieres acabar con el asunto?

    Ash: Sabes que nunca dejo las cosas a medias. – Le dedico la misma sonrisa maliciosa, para después lanzar un gran bostezo.

    La bella fotógrafa se subió a la cama para ponerse a cuatro patas mostrándole al azabache sus grandes y firmes glúteos.

    Viola: Bien, empieza antes de que te quedes dormido. – Le dijo en tono divertido ya que podía notar que los parpados ya le pesaban a pobre muchacho.

    Ash: Ehh… estoy despierto. ¡Estoy despierto! – Se dio leves cachetadas para espabilarse. – ¡No caeré sin luchar! – Fue su declaración.

    Usando las pocas fuerzas que le quedaban, Ash se sentó sobre sus rodillas para poder tomar una buena posición antes del acto que iba a hacer. Usando su mano para un mejor alineamiento, comenzó a tallar su miembro con los labios inferiores de Viola y lo fue introduciendo poco a poco hasta llegar a fondo.

    Viola enterró su cabeza en la almohada para evitar que se escuchara el grito que soltó al sentir como sus paredes se abrían y se contraían, envolviendo la masculinidad del azabache que de una sola vez llego a tocar su cérvix.

    Si alguna vez llego a imaginar cómo se sentiría que la desgarraran por dentro pues ahora podía experimentarlo en carne propia. Ash había olvidado por completo que Viola aún era virgen, la emoción y el regocijo de poder volver a sentir los interiores de una mujer, terminaron por nublar su mente y olvido que debía ser caballeroso

    Ash: Viola ¿Te encuentras? – Se preocupo al ver que no le respondía. – ¡¿Viola?!

    La respuesta le llego al sentir como sus manos se movían ligeramente hacia adelante y luego hacia atrás, al estar sosteniendo a la rubia de la cintura, sus manos se movían al mismo tiempo que ella movía su cuerpo y se complacía ella misma. No tardo mucho para entender la indirecta. Agarro firme sus glúteos y comenzó su labor de complacer a la mujer que tenía en su poder en ese momento.

    Viola sentía un dolor intenso cuando el miembro de Ash empezó a entrar y salir de ella, pero no era nada comparado a la felicidad y al placer que ahora sentía por como el azabache que tanto deseaba finalmente la estaba haciendo suya.

    Se dice que en la vida siempre podrás absorber cada nuevo conocimiento que esta ofrece, y para nuestro protagonista esta era una de esas ocasiones. La posición en la que le hacia el amor a Viola era nueva para él, pero no se diferenciaba mucho de las otras, pues todas le provocaban una gran excitación y lo incitaban a seguir hasta quedarse sin fuerzas.

    A sus oídos llegaban los gemidos y suplicas de la mujer que le pedían que no parara y él estaba más que orgulloso de obedecer. Desde su posición, podía ver como los pechos de la fotógrafa se movían al mismo tiempo que él la penetraba, eso sí que lo motivaba mucho más. No importaba que el sueño le estaba ganando, el buscaría la manera de mantenerse activo, y el tremendo placer que sentía era una manera muy eficaz de conseguirlo.

    Aunque ella también se sentía algo cansada, la fuertes e intensas sensaciones que recorrían por todo su cuerpo hacían que no cediera tan fácilmente, daba gracias que Ash era quien tenía el control en ese momento y ella solo se encargaría de hacerlo sentir bien después.

    Viola: Ash… ¡Ah! ¡Ahh! ¡Ahhh! No pares… ¡NO PARES!

    Ash: Viola… Grrrr… Viola… Es… es… estas… a… a… apretada.

    Mientras más prevalecían, más cerca estaban a punto de terminar. Esto lo supo Viola al sentir como Ash aumento la velocidad de sus embestidas que la hacían gemir mucho más fuerte y acelerando. Sintiendo que estaba cerca de su límite, el azabache inclino su cuerpo para que su abdomen hiciera contacto con la espalda de la rubia y poder llegar a tocar esos grandes senos que no paraban de rebotar.

    Con esta nueva posición y siendo estimulada en su áreas más sensibles, Viola no pudo evitar soltar un estruendoso grito que logro provocar aún más al muchacho quien termino haciendo lo mismo que ella, soltó un no tan fuerte grito al sentir como las paredes de Viola se contrajeron y apretaron el miembro de Ash quien soltó todo lo que tenía dentro de ella, llenando su útero con su semilla que marco a la fotógrafa como suya.

    Respirando agitadamente pero aun despierta, Viola se arrecosto en la cama para reposar de toda la acción que tuvo hace un momento, sonriendo ampliamente mientras seguía tratando de calmar su respiración y sus latidos que seguían acelerados. Una vez estando más tranquila, volteo a mirar a Ash para que aún seguía recostado sobre su espalda.

    Viola: Ash… haa… ha… gracias… gracias por esto, esto fue… - No pudo terminar de hablar al notar que el azabache había caído rendido ante el sueño, quedándose dormido sobre su espalda.

    Esto no molesto a Viola, más bien le enterneció ver como él dormía de lo más tranquilo sobre ella. Para ayudarle a que descansara mejor y tuviera dulces sueños, Viola se dio la vuelta con cuidado de no despertarlo y recostó la cabeza del azabache sobre sus pechos desnudos a modo de almohada. Aun estando dormido, Ash pudo sentir como ahora reposaba su rostro en algo suave y tibio que además olía muy bien, con suavidad sobaba su rostro con dos mullidos bultos que sentía que rodeaban su cabeza.

    Viola solo pudo mirar con ternura como el muchacho parecía un pequeño niño que buscaba calor y protección en el abrazo de su madre, a su mente por un momento le llego una imagen de ella dándole su alimento a una pequeña criaturita que también tenía un cabello rubio como el de ella.

    Viola: ¡¿Qué?! – Se exalto al darse cuenta de lo que estaba pensando. – No, no, no, no puede ser jajaja. – Se rio. – Aun estoy muy joven para ser madre. – Recapacito para luego observar como Ash seguía recargado en su pecho, para después acariciar su pelo. – Y él es MUY joven para ser padre. Pero quizás se pueda en un futuro no muy lejano.

    Ya habiendo despejado todas sus dudas, ella también cerro sus ojos para poder descansar, ya que también había sido un dia difícil para todos, venir a Ciudad Luminalia desde Ciudad Santalune también era algo cansador y agregándole el acto que acababa de hacer junto al chico que amaba, se habían agotado todas sus energías y por suerte para ella, estaba muy cómoda y ahora podía dormir, y sabía que tendría lindos sueños.

    _________________________________________________________________________

    El silencio del lugar eran opacados por el sonidos de golpes sobre superficies sólidas, potentes gritos y aullidos de dolor. Una feroz y brutal batalla tenía lugar en dicho local, se podía sentir la tensión en el ambiente por parte de los espectadores que solo veían con pavor como Entrenadores y Pokemon estaban luchando como si quisieran apagarle las luces al otro dentro de una especie de aro de fuego.

    ???: ¿Qué pasa? – pregunto de manera arrogante mientras retenía con su mano el puño de su atacante. - ¿No puedes hacer algo mejor que esto?

    Lance: ¡Ya cierra la boca! – Grito exasperado mientras con su otro puño intentaba darle un golpe que también fue bloqueado. – Veo que sabes luchar. – Dijo con sorna.

    ???: Cuando se quiere sobrevivir en el mundo, uno debe estar listo para todo. – Respondió con calma.

    Lance ya estaba irritado de como este sujeto encapuchado se seguía tomando todo como si fuera un juego y, sobre todo, que se estuviera burlando de ellos.

    El Maestro Dragon seguía con su arremetida, tratando de interceptar un golpe en el encapuchado, pero este los esquivaba o los bloqueaba como si supieran por donde vendría cada golpe.

    Mientras ellos luchaban, el Dragonite de Lance tampoco la tenía tan fácil, pues el Garchomp del sujeto también daba mostraba cualidades únicas y excepcionales.

    El Dragon con aspecto de Tiburón no se detenía en sus embates de Golpe Roca haciendo que Dragonite tenga que recurrir a la evasión imposibilitándole alguna oportunidad de atacar. No importaba que pudiera volar, pues Garchomp simplemente se elevaba en el aire y planeaba para poder alcanzarlo, la ventaja que tenía Dragonite era su destreza superior en movilidad aérea.

    Lance: ¡Dragonite! – Llamo la atención de su Pokemon. – Si no te deja golpearlo, pues incítalo a que él lo haga… ¡Aghh! – Le ordeno al mismo tiempo que recibía una patada en la quijada por parte del encapuchado.

    Dragonite parecía entender a lo que se refería y espero a que Garchomp se lanzara a atacar. Dragonite entretanto, no se movía de su lugar. Con una de sus garras brillando en una luz dorada rojiza, Garchomp arremetió contra el dragón de Lance quien cruzo los brazos para bloquear el ataque. La ventaja de tipo de Dragonite logro conseguir que resista el ataque, habiéndolo soportado Dragonite agarró por el cuello a Garchomp, teniéndolo en su poder, Dragonite se preparaba para su siguiente ataque.

    Lance: ¡Dragonite, Lanzallamas! – Grito fuertemente mientras asestaba un golpe en el estómago de su oponente.

    A esa orden, Dragonite lanzó un potente chorro de fuego en toda la cara de Garchomp quien no pudo hacer más que tratar de soportarlo.

    ???: ¡Garchomp! – Mostro preocupación por lo que podría estar pasando ahora su Pokemon.

    Para mala fortuna del campeón de Kanto, Garchomp fue capaz de aguantar el ataque de fuego para después abrir su hocico y lanzar un aura multicolor de su boca, la cual tomo la forma de un dragón alado e impacto también en la cara de Dragonite.

    Dragonite termino por soltar a Garchomp al ser impactado por el ataque y luego escupir por la desagradable sensación que le dejo el ataque en la boca.

    Por otra parte, Lance y el encapuchado seguían en su propia batalla, los dos golpeaban y bloqueaban los golpes del otro dando la impresión de que eran luchadores expertos de artes marciales, si tenían suerte lograban impactar un golpe en el otro pero la oportunidades eran escasas.

    Los demás miembros del Alto Mando seguían de espectadores por como su Campeón seguía en sus intentos de derrotar a esta amenaza potencial, hasta que Bruno se hartó de solo mirar y no actuar, se levantó pesadamente y fue a golpear al encapuchado quien al darse cuenta de eso, hizo todo lo posible para apartar a Lance de su camino y rápidamente dar un salto hacia atrás, evadiendo un pesado golpe de Bruno.

    Lance: Gracias amigo.

    Bruno: Ni lo digas. – Le respondió con una sonrisa. – Acabemos con esto de una vez. – Dijo mientras se tronaba los nudillos.

    ???: ¡Oigan! Dos contra uno no se vale. – Se quejo con evidente sarcasmo. – Pero bueno, si quieren jugar así. ¡Entonces! – Al mismo tiempo que termino de hablar, la misma aura oscura, de hace un momento, empezó a rodearlo por todo su cuerpo y sus ojos se tornaron de rojo carmesí brillante.

    Lance y Bruno no pudieron evitar sobresaltarse ante esto, notaron que era la misma aura oscura que uso antes para recuperar la salud de sus Pokemon, pero esta vez la estaba usando en el mismo.

    ???: ¡Teman mi poder! – Dijo con voz siniestra, y repentinamente se lanzó sobre Bruno para darle un golpe en la cara, pero este logro agacharse a tiempo y esquivar la arremetida, aprovechando esta oportunidad, Bruno logro conectar un fuerte golpe en su estómago haciendo que se eleve en el aire y caiga pesadamente al suelo.

    ???: Jejeje… Veo que tampoco eres tan malo peleando amigo musculoso. – Reía maquiavélicamente al mismo tiempo que se sobaba el estómago.

    Bruno: ¡Solo avísame si quieres otro más! – Trato de imitar el mismo tono de burla del enmascarado.

    ???: ¡No te pases de listo! – Se quejo. – Muy bien ¿Qué tal si hacemos esto más interesante?

    Ambos se extrañaron ante esa declaración. El encapuchado alzo ambas manos las cuales se envolvieron en una abundante aura oscura hasta que estas se materializaron en forma de esferas que cayeron en sus manos, cuando el aura de las esferas en sus manos se disipo, se pudo apreciar dos orbes negros con ambas capas superior e inferior de color negro violáceo y un centro con un punto del mismo color.

    Todos los presentes quedaron sorprendidos ante este inverosímil suceso, al parecer este misterioso sujeto también podía materializar objetos con el poder de esa aura oscura.

    Lorelei: ¡Acaso esas son…! – Exclamo sorprendida.

    Agatha: Pokeballs. – Completo la frase.

    ???: Así es, mis damiselas. – Respondió calmadamente. – Son mis Pokeballs. – Apunto a sus Pokemon. – ¡Ahora! Samurott y Pidgeot ¡Regresen! – Devolvió a sus Pokemon a esas extrañas Pokeballs. – Descanses por ahora, nosotros nos haremos cargo.

    Dejando a su Infernape y a su Garchomp afuera. El encapuchado se dirigió con a sus oponentes con una mirada seria y fría, aun con sus ojos brillando y el aura oscura rodeándolo.

    ???: Bien, batalla de dos contra dos, muéstrenme lo que tienen. – Culmino alzando sus manos hacia sus Pokemon quienes fueron rodeados por la misma aura del sujeto. Ambos fueron cubiertos por esta y sus ojos brillaron en el mismo tono rojo carmesí de su entrenador, ahora se veían mucho más fuertes e intimidantes.

    Lance y Bruno gruñeron ante esto, no sabían a que se enfrentaban, pero sin duda era algo que al parecer no podían contener.

    Sin embargo, Lance pudo notar que el encapuchado estaba respirando agitadamente mientras se encorvaba. Esto lo llevo a hacer un minucioso razonamiento sobre el misterioso poder de este sujeto.

    Hasta el momento pudo ver que con esa aura negra que lo rodeaba podía materializar objetos de la nada. También pudo notar que podía rodearse con ella e incrementar su fuerza propia para poder luchar con sus propias manos. Y no solo eso, podía usarlos en sus Pokemon para restaurar su salud, curar sus heridas e incluso incrementar su fuerza y poder. Pero lo misterioso era que cada vez que lo hacía, se le notaba cansancio y agotamiento. Pudo deducir que, al momento de usar esa aura negra también daba parte de su propia vitalidad. Por lo que significaba de seguir así, pronto se quedaría sin energías y ya no podría usar de ese extraño poder, por lo que su única opción por el momento era agotarlo.

    Lance: ¡Bruno! – Llamo la atención de su compañero. – No nos quedan muchas alternativas, debemos derrotarlo ahora mismo.

    Bruno: ¡Pero volverá a levantarse! – Refuto.

    Lance: Tengo un plan, pero necesito que me ayudes. – Le hablo con determinación. – ¿Lo harás?

    Bruno solo se limitó a esbozar una sonrisa con la misma determinación.

    Bruno: ¡Acabemos con él ahora! – Grito con furia. - ¡Machamp, hazlo!

    El Pokemon musculoso de cuatro brazos se puso en frente de su entrenador. Llevo sus cuatro manos atrás y bruscamente las llevo hacía adelante provocando un estruendoso palmoteo creando una onda sonora que se expandió por todo su alrededor, extinguiendo las llamas del aro de fuego que los rodeaba. Las ropas de todos los presentes se movieron por la fuerza de dicha onda sonora, pero el encapuchado no pareció inmutarse ante esto.

    Bruno: Ahora no habrá nada que estorbe. – Fulmino a su oponente con la mirada. - ¡Ahora, A PELEAR! – Grito.

    Lance: ¡ATACA! – Se unió.

    Obedeciendo sus respectivas ordenes, Dragonite inhalo profundamente y lanzo un potente Lanzallamas contra Garchomp, mientras que Machamp golpeó fuertemente el suelo levantando varias rocas filosas, que luego salieron disparadas hacía Infernape.

    ???: ¡Bloqueen! – Comando.

    Infernape no hizo más que envolver ambos puños en ardientes llamas para golpear y destruir las rocas que venían como flechas hacia él. Garchomp abrió sus fauces y lanzo un potente Pulso Dragon que exploto al hacer contacto con el Lanzallamas.

    Lance: ¡Garra Dragon!

    Bruno: ¡Golpe Cruzado!

    Ambos Pokemon se lanzaron a atacar a sus oponentes, dispuestos a darles una fuerte golpiza.

    ???: ¡Ataca con Golpe Doble, Garchomp! ¡Infernape, detenlo!

    Las garras de Garchomp brillaron en un tono verde esmeralda y se lanzó contra Dragonite, comenzando un combate cuerpo a cuerpo.

    Infernape clavo firmemente los pies en el suelo, mientras extendía ambos brazos con la intensión de detener la carrera de Machamp. Logro soportar la arremetida sosteniendo con fuerza los brazos inferiores de Machamp, sin notar que ahora vendría lo peor.

    Bruno: ¡Karatazo, ahora! – Grito.

    Los brazos superiores de Machamp estaban libres y los uso para darle un potente tajo vertical a Infernape quien no pudo hacer nada para bloquearlo.

    Dragonite y Garchomp seguían en su lucha tratando de acertar un zarpazo al otro. Los dos Pokemon comenzaron a volar en círculos sobre el improvisado campo de batalla, atacándose el uno al otro. Garchomp con Golpe Doble y Dragonite con Garra Dragon. Los dos Pokemon atacaban y rugían ferozmente, pero ninguno lograba vencer al otro.

    ???: ¡Cálmate, Garchomp! – Se dirigió a su Pokemon. – Espera a que ataque y luego remata.

    Aun sabiendo que podría ser perjudicial, Garchomp decidió hacer caso y espero a que Dragonite se acercara a darle un zarpazo. Se quedó quieto en su lugar y en el último segundo esquivo el ataque haciéndose a un lado, para después propinarle un golpe con ambas garras en la cabeza.

    Dragonite fue directo a estrellarse contra el suelo, pero inmediatamente se volvió a levantar. Fue un golpe muy efectivo, pero aún no acababa.

    Lance: ¡Dragonite, Velocidad Extrema! – Comando.

    A gran velocidad, Dragonite ataco con fuertes golpes a Garchomp por cada punto ciego que tuviese. Los ataques estaban haciendo efectos, estaban haciendo lo que Lance quería, estaban agotando a Garchomp. Sin embargo, Lance pudo notar que Dragonite hacia una mueca de dolor cada vez que golpeaba, eso era debido a la habilidad “Piel Tosca” de Garchomp que dañaba al oponente si este lo golpeaba directamente, pero era un riesgo que tomar para poder vencer a su adversario.

    ???: ¡Ahora, Triturar! – Grito fuertemente.

    Cuando Dragonite se preparaba para tomar distancia y dar otro golpe, Garchomp abrió sus brillantes fauces y logro atrapar la cola de Dragonite entre sus colmillos. Dragonite lanzo un fuerte chillido de dolor y al mismo tiempo le imposibilito escapar.

    ???: ¡AZÓTALO!

    Con el dragón atrapado en sus fauces, Garchomp comenzó a azotarlo con fuerza contra el suelo. No le dio ninguna oportunidad de reponerse hasta que no le haya provocado un daño crítico.

    Una vez habiendo terminado con el castigo, Garchomp lo hizo dar unas cuantas vueltas para terminar lanzándolo y estrellarse contra la pared.

    Pese al terrible dolor que sentía, el dragón de Lance volvió a ponerse de pie para seguir luchando, aunque se podía notar que ya estaba al límite.

    Pero tampoco es que estuviera en desventaja puesto que Garchomp también estaba pasando factura por el cansancio de la batalla. Esto le daba cierta ventaja, pero Lance no estaba seguro si su Pokemon podría aguantar más.

    Lance: ¡Dragonite! – Llamo a su Pokemon. – ¡Tenemos que acabar con esto ahora mismo! ¡Ve con todo tu poder! – Dragonite lanzo un potente rugido al aire, dando a entender que ahora mostraría su verdadero poder.

    ???: ¡Garchomp, Golpe Roca sin parar! – Ordeno.

    De nueva cuenta, el dragón tiburón se lanzó contra Dragonite con la intención de propinarle una brutal golpiza. Esta vez Dragonite corrió de frente hacia él, directo a terminar con esto.

    Lance: ¡GARRA DRAGON, ELEVALO!

    La garra derecha de Dragonite se rodeó de un aura verdosa y en un movimiento veloz, le dio un gancho derecho en la quijada de Garchomp que lo mando hacia arriba, tal fue la fuerza del golpe que Garchomp rompió el techo para terminar fuera del recinto.

    Lance: ¡Ve por él! – Comando.

    Dragonite alzo el vuelo, saliendo por el agujero que hizo Garchomp. Volando directo hacia él, Garchomp aprovecho Dragonite venia directo hacia él y le lanzo un Pulso Dragon con la intención de frenarlo, Dragonite lo evito dando un giro en el aire, logrando darle otro zarpazo de Garra Dragon y dándole otro en la espalda para mandarlo al piso.

    Lance: ¡Desciende, Dragonite! ¡LANZALLAMAS! – Grito.

    Viendo que era el momento de terminar de una vez, Dragonite se lanzó en picada mientras Garchomp seguía cayendo, exhalo lo más fuerte que pudo y lanzo un potente chorro de fuego y debido a la fuerza de la caída, el Lanzallamas en lugar de ir directo hacia Garchomp empezó a ir en dirección opuesta hasta llegar a cubrir a Dragonite dando la impresión de ser una bola de fuego, un movimiento improvisado que se parecía a un Bombardeo que termino por impactar en Garchomp, rompiendo otra gran parte del techo y estrellarlo contra el piso haciendo un enorme boquete en el suelo en donde yacía un Garchomp derrotado.

    Lance: Bien hecho, Dragonite. – Acaricio el lomo de su compañero Pokemon quien respiraba agitadamente por la gran cantidad de esfuerzo que realizo.

    ???: ¡Vaya! Eso sí que no lo espere. – Respondió calmadamente, sin dar señales de ansiedad. – Garchomp, vuelve. – Invoco su Pokeball y regreso a su Pokemon. – Bueno, ahora solo quedas tu Infernape ¡Vamos con todo! – Dio ánimos a su único Pokemon en pie.

    Su Infernape dio un potente grito mientras el aura oscura que lo rodeaba se intensificaba más, mismo sucedía con el encapuchado.

    Bruno: ¡Descansa ahora, Lance! ¡ESTE ES MIO! – Exclamo con furia. - ¡Machamp, usa Karatazo!

    El Pokemon musculoso se lanzó con sus cuatro palmas juntas para darle un golpe devastador al simio de fuego quien bloqueo las cuatro palmas con sus manos y pies, las hizo a un lado para responder con un Puño de Fuego en la quijada.

    ???: ¡Lanzallamas!

    Infernape soltó un chorro de fuego que impacto en Machamp quien no pudo hacer más que cubrirse con sus musculosos brazos para aminorar el daño. Cuando termino, Machamp aprovecho para darle un golpe vertical con Karatazo estrellando la cabeza del simio contra el suelo.

    Bruno: ¡Ahora! ¡Golpe Cruzado, de nuevo!

    ???: ¡Puño Trueno, ya!

    Antes de que Machamp consiguiera golpear, apenas pudo ver cuando el puño electrificado de Infernape le dio en el mismo lugar que le dio el anterior Puño de Fuego.

    Machamp se recuperó rápidamente del daño para después atacar a Infernape con sus cuatro brazos. Infernape se volvió a echar panza arriba para detener el ataque, pero eso eran lo que Bruno y Machamp esperaban.

    Bruno: ¡Machamp, sujétalo! – Bramo.

    Los brazos superiores de Machamp fueron detenidos por las manos de Infernape, pero sus otros brazos lo tomaron de los pies para posteriormente azotarlo fuertemente contra el piso.

    ???: ¡Infernape, no!

    Bruno: ¡Arrójalo! – Ordeno.

    Machamp dejo de azotar a Infernape, lo hizo dar unas vueltas para terminar arrojándolo contra la pared. El simio de fuego quedo incrustado en la pared, abrió lentamente los ojos solo para ver como Machamp preparaba su siguiente ataque.

    Bruno: ¡Roca Afilada!

    El Pokemon de cuatro brazos golpeó el suelo levantando una gran cantidad de rocas filosas que fueron enviadas a un indefenso Infernape.

    Dio un golpe directo de todas las rocas filosas e Infernape cayo bocabajo en el suelo, completamente derrotado.

    ???: ¡Oh no! – Exclamo esta vez muy preocupado, dirigiéndose a revisar el estado de su Pokemon. – Amigo ¿Te encuentras bien?

    Agatha: Se acabo, muchacho. – Llamo su atención.

    El encapuchado volteo a ver con furia a los miembros del Alto Mando, al parecer los había subestimado, por lo visto no estuvieron luchando en serio al inicio del combate y ahora estaba en problemas.

    Lorelei: Esta vez tus Pokemon han sido derrotados. – Aseguro. – No importa que aun te queden esos otros dos, ya no puedes hacer nada.

    La vista del encapuchado estaba sombría, la suerte no le había sonreído y ahora era él quien estaba contra la espada y la pared. Invoco la Pokeball de su Pokemon para poder devolverlo a que descanse.

    ???: ¡Esto no puede ser! – Se lamento en voz alta. – Era mi mejor oportunidad de ver que tan fuerte era, mi mejor oportunidad para saber el paradero de Ash Ketchum y ¿Las perdí? ¡¡¡¡NNNNOOOOOOOOOO!!!!! – Empezó a gritar con desesperación.

    Sus nervios y su angustia eran más que evidentes pues lo reflejaba en sus expresiones de sufrimiento, los miembros del Alto Mando decidieron esperar a que terminara con su pequeño teatro de locura antes de poder ponerlo bajo custodia para después llamar a las autoridades, pero para sorpresa de todos tanto personas como Pokemon, el sujeto empezó a soltar psicóticas risas mientras se sujetaba el estómago.

    Lance: ¡Vaya! – Exclamo sorprendido. – Este ya perdió la única neurona cuerda que le quedaba.

    Lorelei: Si es que tenía alguna. – Añadió.

    Bruno: ¡Ya me tiene harto! – Bramo enfurecido y se acercó al sujeto con la intensión de callarle la boca, pero el aura oscura del sujeto se expandió y detuvo su andar.

    ???: Jajajajajajajaja… Solo estaba bromeando… Jajajajajajaja… - Dijo mientras calmaba su molesta carcajada. – Estaban tan concentrados en nuestra batalla y gozando de su victoria que no se percataron de una cosa.

    Inmediatamente todos se pusieron en guardia ante las palabras del encapuchado.

    Lorelei: ¿De que estas hablando? – Pregunto con nerviosismo.

    ???: Siempre voy un paso delante de todo. – Dijo con sorna mientras alzaba sus brazos, repentinamente su aura oscura se expandió aún más y de esa aura se empezaban a formar varios orbes de niebla oscura que fueron tomando forma y revelando que se trataban de varias Pokeballs, todas eran iguales a las Pokeballs en las que metió a sus otros Pokemon.

    La situación comenzaba a ponerse del lado del encapuchado, pues acababa de revelar su as bajo la manga, algo que sin duda nadie esperaba.

    Lorelei: Esos… esos… son… - Ya casi no podía pronunciar bien alguna palabra, pues después de mucho tiempo volvía a sentir lo que es el miedo.

    ???: El resto de mis Pokemon ¡Así es! – Contesto con vesania en su voz. – No pensaron que me enfrentaría a ustedes cuatro sin tener algún plan de contingencia. – Les dijo en el mismo tono. – Todo lo que les costó en derrotar a dos de mis Pokemon que tenían una gran parte de mi poder, ¡AHORA DIGANME QUE HARAN CONTRA TODOS ELLOS!

    Un acontecimiento que nadie pudo haber predicho, ahora se encontraban en total desventaja contra un adversario que amenazaba con liquidarlo usando una gran cantidad de Pokemon. El encapuchado estaba dispuesto a ponerle fin a esto de una vez por todas, estando a punto de liberar a todos sus Pokemon para pelear, los miembros del Alto Mando ya no tenían ninguna esperanza de ganarle a este sujeto misterioso, realmente habían fallado esta vez y posiblemente, podía ser la última vez.

    ¡Biiiip!

    De repente un sonido de un pitido se escuchó por toda la sala. El encapuchado detuvo todos sus movimientos al escuchar ese sonido para después esbozar una maléfica sonrisa.

    ???: ¡Vaya! Me sorprende, si lo hizo después de todo. – Hablo para sí mismo.

    El aura oscura comenzó a atenuarse y la luz de sus ojos bajaron su intensidad para volver a la normalidad. Las Pokeballs que flotaban a su alrededor se desvanecieron en niebla oscura y desparecieron.

    El encapuchado llevo su mano al bolsillo de su capa y de ella saco un aparato pequeño. Los miembros del Alto Mando abrieron los ojos por la gran impresión al notar que el sujeto tenía en sus manos un Pokedex de Entrenador Pokemon. Se preguntaban cómo podían permitir que alguien como él tenga permiso y licencia para ser un entrenador Pokemon.

    Teniendo el aparato en sus manos, el encapuchado vio que en la opción de llamadas y mensajes salía “Mensaje Recibido”. Ante esta revelación, el encapuchado volvió a esbozar su sonrisa siniestra al percatarse que ya tenía lo que necesita.

    ???: Bueno, esto fue muy divertido. – Guardo su Pokedex y dirigió su atención a sus oponentes. – Parece que ya no necesito de su ayuda, ya tengo la información que necesitaba.

    Lance: ¿De que estas hablando? – Pregunto.

    ???: Solo les diré que el muchacho, Ash Ketchum, está en graves problemas ahora. – Respondió mientras les daba la espalda.

    Lorelei: Si te atreves a tocarlo, lo lamentaras. – Amenazo con furia en su voz.

    ???: Jejeje ¿Por qué tanto les importa ese insignificante chico? – Pregunto con evidente burla. – ¿Acaso será porque formo algún lazo de amistad con ustedes? – Se dirigió a cada uno para después mirar a Lorelei. - ¿Acaso es porque se comportó como todo un caballero con ustedes y mostro un gran aprecio por lo que hicieron por él? – Su mirada se posó en Bruno esta vez. - ¿Acaso será porque demostró una gran destreza y espíritu de luchador para ser un digno pupilo? – Desvió su mirada hacia Agatha. - ¿O será porque los enfrento y les demostró lo mucho que quería volverse más fuerte para poder llegar a ser tan sabio como ustedes? – Por último, miro a Lance. - ¿O quizás es porque tuvo el valor suficiente para desobedecer una de sus órdenes y tener mucho corazón para querer pelear al lado de ustedes para ayudarlos en alguna misión peligrosa?

    Cada uno de ellos ahora estaban realmente sobresaltados, ¿Cómo él sabía todo eso? Ellos tuvieron la oportunidad de conocer y congeniar con el muchacho cuando estaba en la etapa de la niñez. A pesar de solo ser un niño demostró que tenía una gran determinación y potencial para ser un gran entrenador Pokemon, los lazos de amistad que construyeron con él eran algo muy preciado para ellos y agradecían el haberlo conocido, pero ahora se encontraba amenazado por este extraño misterioso y no querían imaginar que haría si lograba llegar hasta él.

    Lance: No tengo idea de cómo sabes todo eso. – Respondió. - ¡PERO NI SUEÑES QUE DEJAREMOS QUE LE HAGAS DAÑO!

    Antes de que si quiera pudieran hacer algo, el encapuchado invoco una de sus misteriosas Pokeballs a su mano y la abrió liberando a un Pokemon cuadrúpedo de estatura mediana quien se puso en guardia frente a sus oponentes.

    ???: ¡Usa Destello! – Ordeno dando la espalda.

    El Pokemon choco ambas patas superiores y desprendió un intenso brillo que obligo a todos los presentes, tanto presentes como Pokemon, a cubrirse los ojos. Esta vez Lance ni ninguno de ellos pudo ver que era lo que ocurría mientras ese potente brillo siguiera emanando. Una vez que la luz empezó a bajar su intensidad, pudieron recobrar poco a poco la visión para darse con la sorpresa de que el encapuchado y su Pokemon habían desaparecido del lugar sin dejar rastro alguno.

    Bruno: ¡¡¡QUÉ!!! ¿DÓNDE SE FUE? – Alzo la voz al no encontrarlos por ninguna parte.

    Lorelei: ¿Quién demonios era él? – También empezó a recobrar la visión.

    Agatha: En todos mis años de vida jamás había contemplado un poder tan misterioso como el de ese sujeto. – Manifestó. – Un poder oscuro que le da la capacidad de realizar diversos e inverosímiles actos con sus Pokemon y objetos materiales ¿De dónde los habrá obtenido? – Su mirada se puso seria. – Y no solo eso. Supo en donde estábamos, supo de nuestras cualidades y al parecer sabia la razón por la cual nos reunimos. – Añadió. – Una reunión que programamos y nunca sospechamos que algo podría pasar, por lo que cada uno de nosotros solo había traído un Pokemon consigo mientras que él tenía todo su arsenal consigo en caso de que las cosas no salieran como él esperaba. – Agacho la mirada con la misma seriedad de antes. – No solo es poderoso, sino que también es muy astuto, escogió el momento y el lugar preciso para atacarnos.

    La deducción de Agatha puso muy nerviosos a todos, el sujeto era mucho más peligroso de lo que pensaban, programo perfectamente su plan de ataque contra ellos y los había tomado indefensos. En eso, todos vieron que Lance se ponía enfrente de ellos dándoles la espalda.

    Lance: No tengo idea de quien sea él ni tampoco por qué quiere a Ash. – Les hablo de manera autoritaria. – Pero lo que sí sé es que no podemos permitir que le haga daño, no importa si es nuestro amigo o no, nuestro deber como los entrenadores más fuertes de la región no es solo ser el último desafío que deben sobrepasar los entrenadores que logran llegar a este punto. – Se podía sentir la intensidad y la seguridad en su voz. – También es estar para el mundo, a pesar de los problemas que nos acongojen, siempre ver por los demás, sin importar el qué. – Subió más su tono. – Y no podemos permitir que un civil inocente corra peligro ¡DEBEMOS DETENERLO!

    El discurso de Lance fue más que suficiente para contagiar su determinación a sus compañeros quienes asintieron ante lo dicho por él. Ahora se había convertido en su deber detener a ese sujeto extraño y misterioso.

    Agatha: Ahora lo primordial seria saber dónde está el joven Ash Ketchum, es muy probable que haya ido tras él. – Comentó.

    Bruno: No está aquí en Kanto, eso es obvio. – Dijo. – No tenemos idea de que clase información recibió, pero es seguro que se trata sobre el paradero de Ash.

    Todo trataban de deducir esta incógnita. Hasta que Lance comenzó a reír por lo bajo.

    Lance: Jejeje… Amigos, necesitan ver televisión más seguido. – Se burlo. – La Liga Pokemon de la región Kalos ha comenzado hace unos cuantos días. – Informo. – Y Ash está participando en ella en este momento, peleara en la Final que se realizara dentro de dos días. – Los miro seriamente a todos. – Tenemos que hacer un largo viaje.

    _________________________________________________________________________

    Fuera de la gran edificación de la Meseta Añil, cerca de la Calle Victoria, la figura del encapuchado iba caminando junto a su Pokemon, que iba subido en su hombro, con intenciones de alejarse lo más posible de dicho lugar. Cuando se aseguró de estar lejos del alcance de cualquiera, se recostó pesadamente al lado de un pequeño árbol a tomar un descanso debido a la gran cantidad de energía oscura que utilizo en la batalla, su Pokemon se bajó de su hombro preocupado por su entrenador quien respiraba agitadamente.

    ???: ¡Haaaa! Tranquilo amiguito ¡Haaaaa! Estoy bien, solo necesito un pequeño ¡Haaaaa! Descanso. – Calmo a su Pokemon mientras acariciaba su cabecita. – Bueno, mientras esperamos, veamos qué clase de información no enviaron esta vez.

    Encendiendo nuevamente su Pokedex, se dispuso a ver el mensaje que le enviaron y pudo notar que se trataba de un video en el cual se veía como primer fotograma el rostro de quien estaba buscando.

    ???: Parece que nos sacamos el premio gordo, amiguito. – Le dijo a su Pokemon.

    Al reproducirlo, pudo ver como el joven del video narraba ciertas cosas sobre él. Sus propósitos como entrenador Pokemon, sus planes a futuro, métodos de cómo lograr una gran conexión con los Pokemon, datos sobre él, y lo que estaba esperando con ansias, su ubicación actual. Una vez obtenida esta información, el encapuchado corto el video pues ya no necesitaba escuchar más. Se puso de pie, pues ya había descansado lo suficiente, ahora se preparaba para su próximo paso.

    ???: Regresa por ahora, amiguito. – Invoco una de sus Pokeballs y devolvió a su Pokemon. – Gracias por toda tu ayuda. – Desvaneció la Pokeball de su mano y al instante apareció otra, acto seguido la arrojo al aire. - ¡Sal y ayúdame!

    Su Pokeball se abrió y de esta salió una luz potente que rápidamente tomo la forma de una criatura con una forma similar a la de un jet, que salió disparada hacia el frente, levantando un camino de polvo debido a su gran velocidad. Habiéndose alejado una distancia considerable, la criatura dio una vuelta de 180° para volver a donde estaba su entrenador. Se puso frente a frente con él para después acariciar su mejilla con la de él.

    ???: Que tal, preciosa. – Respondió el gesto de su Pokemon. – Necesito que me lleves a cierto lugar ¿Podrás recorrer una larga distancia?

    Su Pokemon asintió ante su pregunta, teniendo la confianza de que podría aguantar un largo viaje. Dejo que el encapuchado se subiera en su lomo para posteriormente salir volando a gran velocidad en la oscuridad de la noche.

    Surcando los cielos a gran velocidad, la silueta de un Pokemon desaparecía de la vista de cualquiera con la intención de no ser vista y de llegar a su destino lo más pronto posible.

    ???: Muchas gracias por su cooperación al enviarme ese video, señorita Alexa. – Se dijo, asimismo. – Acaba de contar los días de su preciado amigo. – Declaro maquiavélicamente. – ¡VOY POR TI, ASH KETCHUM! – Grito a los cuatro vientos dejando atrás la región de Kanto.

    _________________________________________________________________________

    Ya había amanecido. El sol salía por el lado este de la bella región de Kalos, y sus cálidos rayos iluminaban cada centímetro del lugar. Nuestro querido y azabache pudo sentir como los rayos del sol llegaban a tocar su rostro. Aunque la sensación era agradable, el brillo en sus ojos era muy molesto y se dio vuelta sobre su espalda para protegerse con intenciones de dormir un poco más, pero un pequeño dolor en su cabeza lo hizo gruñir por lo bajo e hizo que abriera los ojos pues el sueño se le estaba quitando.

    Se estiro un poco, para quitarse la pereza de encima mientras se rascaba la cabeza. Al ya estar más o menos despierto, pudo darse con la sorpresa de que estaba solo en su cama.

    Ash: ¿Qué? ¿Pero… cómo? ¿Cuándo? – Se pregunto débilmente, viendo para todos lados. - ¿Viola? ¿Dónde estás? – Pregunto confundido al no ver a la mujer con la que durmió la noche de ayer.

    No estaba la encontró por ninguna parte de su habitación, comenzó a pensar que tal vez solo había sido un sueño que tuvo. Se sentía algo decepcionado al ver que todo había sido falso, pero noto algo que no era muy común. Un extraño aroma se podía sentir en toda su habitación, podía ser desconocido para cualquiera, pero Ash ya lo había sentido antes. Ahora comenzaba a dudar si lo que vivió fue un sueño o de verdad ocurrió. Algo que respaldo más sus suposiciones fue que podía sentir que sus sabanas estaban algo pegajosas y húmedas. Ahora sí que estaba confundido, quizás sí ocurrió de verdad. Pero la revelación le llego al quitarse las sabanas de encima y notar que estaba desnudo.

    Ash: ¡WOW! – Se sobresalto. – ¡Entonces no fue un sueño! – Exclamo mostrando evidente alegría.

    Dejando todo eso de lado, decidió que ya era hora de empezar el dia. Fue al baño a asearse y a ponerse ropa limpia para poder salir, saco bóxers limpios de su mochila y su ropa de diario, pero se detuvo un momento al percatarse que junto a su ropa habitual estaban las ropas que Elesa le había mandado por medio de Cilan. Las contemplo y noto que no estaban nada mal, le gustaba el diseño, no se necesitaba ser un genio para deducir que ella las había confeccionado, así que por respeto hacia ella decidió ponerse esa ropa.

    Se miro en el espejo de su baño, no le quedaban nada mal. Decidió que también las usaría en su batalla de la Final, como un amuleto de buena suerte otorgado por su amiga supermodelo y diseñadora.

    Se dirigió a su cama para recoger las sabanas y llevarlas a lavar. Al momento de quitarlas, pudo ver que algo había caído al suelo. Dejo las sabanas a un lado y recogió lo que se había caído y pudo notar que era una bolsita trasparente en la cual se podía ver que contenía trozos de papel hechos pedazos y un pequeño papel pegado a la bolsa. La retiro y pudo ver que se trataba de una pequeña nota para él.

    La leyó lo que estaba escrito.

    “Buenos días, Ash.
    Espero que hayas tenido una buena noche, porque yo si la disfrute como nunca, muchas gracias por eso.
    Y como pago por lo que hiciste, en esta pequeña bolsita encontraras los pedazos de lo que antes era la foto que tome de ti con Serena y también lo que antes era la foto de ti con mi hermana.
    Me vuelvo a disculpar contigo por haber hecho eso Ash, significa mucho para mí que me hayas perdonado por eso y además que me hayas convertido en una mujer, en tu mujer.”

    Ash solo pudo sonreír ante esto, no lo solo había tenido una grandiosa noche con Viola, sino que esa evidencia de sus actos habían sido destruidas. La sonrisa de Ash desapareció al volverse a preguntar si lo que hacía estaba bien. Tal vez ya no había nada que podría delatar lo que hizo, pero aun así sentía que cuando se enterasen de esto, las lastimaría peor que nunca. No sabía qué hacer, debería contárselo a alguien que pueda ayudarlo, debía decírselo a ellas él mismo o simplemente seguir ocultando lo que hizo. Sus pensamientos fueron interrumpidos al ver que la nota aun no terminaba y siguió leyendo.

    “Y por lo que hiciste conmigo, también quiero darte una pequeña recompensa. Así que te voy a preparar un delicioso desayuno, ya te lo estoy trayendo. Por favor, ábreme la puerta.

    ¡Toc Toc Toc!

    Un sonido de golpeteo sobre una superficie solida interrumpió la lectura de Ash. Alguien tocaba la puerta, el azabache inmediatamente volvió a leer la última frase que había leído, y se percató que justo al terminar de leerla, la puerta sonó.

    Ash: Okey… Esto sí que es extraño. – Se dijo así mismo mientras caminaba hacia la puerta.

    Cuando la abrió, vio con una gran sorpresa que se trataba de Viola con una bandeja en las manos.

    Viola: Hola, Ash. Buen día. – Le saludo con una gran alegría. – Justo a tiempo, te traje el desayuno a la cama. – Le mostro la bandeja que traía.

    Ash: ¡Ah! ¡Oh! Hola Viola. – Saludo nerviosamente, no solo por la sorpresa del desayuno, sino por también por la ironía dramática. – Gra… gracias… ¡WOW! ¿Se ve muy bien?

    Viola: ¿Verdad que sí? Vamos siéntate para que puedas comer. – Lo llevo de vuelta a su cama.

    Espero a que Ash se sentara y le puso la bandeja en sus piernas.

    Viola: ¡Aquí tienes! – Se sentó a su lado. – Te prepare un sándwich de jamón, queso, mantequilla y pate. Si no lo has comido te va a encantar, también te hice un poco de puré de manzanas para que te refresque un poco después de comer alimentos salados. Y no sabía si tomabas leche o café, así que te traje café con leche. ¿Qué opinas?

    La sorpresa de Ash era evidente en sus ojos, tenía una gran presentación y se veía muy delicioso. Su apetito creció instantáneamente con solo ver su desayuno, rápidamente se dispuso a probar su sándwich y quedo maravillado por los múltiples sabores que sintieron sus papilas gustativas. Dejo su sándwich a un lado para probar su puré de manzana, notando que Viola no se equivocaba al decir que se siente bien algo dulce y fresco después de algo salado. Ya estaba listo para tomar su café con leche, pero al hacerlo se puso azul con una cara de amargura.

    Viola: ¿Qué te pasa? ¿Te encuentras bien? – Le pregunto.

    Ash: Ehhhh… Ehhh… s… si… si… estoy… Ehhh… bie… bien… - Hablaba entre cortado.

    Viola: ¡Ay! ¡Discúlpame! – Se exalto al percatarse de una cosa. – Olvide ponerle azúcar, espérame un momento.

    A paso veloz, la fotógrafa salió de la habitación del azabache llevándose la taza del mencionado. Y a los dos segundos regreso trayendo la taza de Ash y esta vez no le faltaba nada. Le dio la taza en sus manos y se dispuso a tomarla, esta vez su expresión era de deleite al probarlo.

    Ya todo estaba perfecto se dispuso a tomar su desayuno con calma y tranquilidad mientras su amiga estaba sentada a su lado. Una vez habiendo terminado de comer, Viola retiro la bandeja de sus piernas, tomo una servilleta y le ayudo a limpiarse la boca.

    Ash: ¡AAAHHHHHHHHHH! – Suspiro complacido. – Que bien he comido. Muchas gracias, Viola.

    Viola: Por nada, me alegra que te haya gustado. – Le agradeció con una de sus encantadoras sonrisas.

    Con el estomago lleno, Ash se puso de pie y se disponía a irse, pero se detuvo en seco cuando toco la perilla de la puerta. Viola pudo notar que tenia la cabeza gacha, se veía que se encontraba pensativo.

    Viola: Ash, se que algo tienes. Por favor dime que… - No pudo terminar de hablar porque Ash la sorprendió con un abrazo repentino.

    Ash: Viola. – Se aferro más fuerte a su pecho. - ¿Crees que estoy haciendo bien?

    No necesitaba preguntar, ella sabia que era lo que acongojaba a Ash.

    Viola: Ay… muchacho tonto. – Le correspondió el abrazo. – Ya te dije que no estás haciendo nada malo.

    Ash: Si lo sé. – Le contesto. – Pero no sé por qué no dejo de pensar en que podría pasar cuando todo esto se sepa. ¿Qué va a pasarme? ¿Qué va a pasar con Serena? ¿Qué pasara con Alexa? ¿Qué pasara contigo? – Alzo su mirada para verla a los ojos. - ¿Dónde acabara esto?

    Viola: Oye… Tú dijiste que me amas ¿Verdad? – Este asintió. – Y yo te amo a ti, también se que amas a Serena y a mi hermana. Tú simplemente estas mostrando tus sentimientos a las personas que amas, eso no está prohibido. – Le acaricio su pelo. – Si, es cierto que Alexa y yo somos mayores de edad y tu solo un joven muchacho, pero dime una cosa. ¿En serio te preocupa tanto lo que piensen lo demás?

    Ash solo medito la pregunta que le acababa de hacer, dándose cuenta de que en cierto punto él tenia miedo de lo que le podría pasar a ellas por esto, pero por otra parte él sabía que no le importaba el que dirán. Era algo inadecuado lo que hizo, pero eso lo pensaba porque la sociedad no lo consideraba como algo moral y decente. Pero si llegaba a ignorar todo lo que piensen los demás, ¿Habría algún problema en verdad?

    Ash: No lo sé, la verdad. – Seguía razonando. – A veces pienso que algo podría pasar y a veces pienso que me da igual.

    Viola: Bueno, entonces dime ¿Qué pasaría si ahorita mismo todos supieran que tuviste relaciones sexuales con Serena, con mi hermana y conmigo? – Le pregunto.

    Ash: Pues… Creo que… Yo… ¿Las defendería? – Respondió con cierta duda.

    Viola: ¿En serio? ¿Y cómo nos defenderías? – Le volvió a preguntar.

    Ash: Pues… diría… que… - Pensó bien su respuesta. – Que si hice lo que hice es porque de verdad las amaba. – Se callo por un momento. – Sé que no parece correcto que ame a varias mujeres a la vez, pero eso es lo que yo siento. Ellas son muy importantes para mí, alegraron mi vida y me demostraron sus sentimientos y yo los acepte porque ellas aceptaron los míos. – Volvió a callarse por otro momento. – Tal vez estoy confundido y tengo miedo, pero ya no más. No me importa si esta bien o mal. No me importa que diga la ley. No me importa lo que piensen mis amigos, las demás personas o lo que piense mi madre. Yo las amo, y atravesare todos los obstáculos que haya con tal de hacerlas tan felices a ellas como ellas me hicieron feliz a mí. – Termino de hablar.

    El silencio opaco toda la habitación, un silencio que duro bastantes minutos sin que nadie dijera nada. Hasta que Viola volvió a retomar la palabra.

    Viola: Parece que ya te respondiste a tu duda, Ash. – Le aclaro. – Ahora ya sabes lo que tienes que hacer en caso de que todos se enteren, y por lo visto no tendrás ningún problema. – Lo aparto para dejarlo relajarse.

    El azabache vio que era cierto, todo lo que dijo era verdad. Todo este tiempo la respuesta a su temor estaba dentro de él. Si que fue bastante tonto para no haberlo notado antes. Siempre lucho por lograr sus metas y su sueño, y cumplir con las promesas que hizo a sus amigos que confiaban en él, pero se daba cuenta que tendría otra razón por la cual seguir luchando.

    Ash: Viola, muchas gracias. – Le sonrió. – Eres fantástica.

    Viola: Jejeje… ya lo sé. – Se rio. – Ahora descansa un poco más y prepárate.

    Ash: ¿Para qué? – Pregunto confundido.

    Viola: Aun tienes otras promesas que cumplir. – Le dijo para después darle un beso fugaz en los labios. – Solo no las olvides. – Le guiño el ojo y salió por la puerta.

    Estando solo en la habitación, Ash se arrecosto en su cama para poder despejar un poco su mente. Ya no se sentía angustiado por el problema el cual ya le había encontrado solución. Ahora solo le quedaba preguntarse una cosa, ¿De verdad podría lograrlo? ¿Podría tener la fuerza suficiente para ir contra el mundo con tal de estar con sus mujeres? ¿Todo saldrá bien? Eran preguntas que ahora rondaban por su cabeza. Pero había algo que no podía aclarar todavía, las amigas que vinieron a apoyarlo y con las cuales había forjado grandes lazos de amistad, ¿Acaso también las amaba a ellas? Les había entregado su corazón a tres mujeres, ¿Pero podría dárselos a muchas más?

    Ash: ¡Ah! ¡Demonios! – Se quejo. - ¿Por qué el amor es algo tan complicado?

    Puede que ya lo haya experimentado, pero aún no comprendía precisamente lo que era amar y si podría darles amor a más personas. Necesitaba ayuda, necesitaba consejos, necesitaba alguien con mayor experiencia en este aspecto.

    Ash: ¡Mamá! – Le llego su respuesta a su mente. – Claro, ella puede ayudarme. Le preguntare y obtendré mis respuestas. ¡Si, eso es!

    Se levanto de la cama, dispuesto a ir con la única persona que podría ayudarlo ahora, pero justo cuando se levantó, la nota que le escribió Viola también se cayo de la cama. La recogió y se dio cuenta que aún había textos que no leyó.

    “Que bien que ya pudiste encontrar la solución a tu problema, Ash. Estoy tan orgullosa de ti. Te prometo que siempre te apoyare en la decisión que has tomado.”

    Ash: ¿Eh? – Se sorprendió. – Okey, esa mujer a veces da escalofríos. – Se dijo asimismo y luego continúo leyendo.

    “No es cierto, no te doy escalofríos.”

    Ash: ¡Glup! – Trago grueso. – Dejemos de leer esto que no es de Arceus.

    Ya con algo de pánico, tiro la nota a la basura y salió corriendo de su habitación. Encontrándose afuera con un hermoso dia soleado que le regalo el dia.

    Ash: Bien, saquémosle provecho a este gran día. – Se dijo asimismo con determinación. – ¿Y qué hare primero? – Pensó. – Creo que lo primordial será buscar a mamá y pedirle… - Se cayo de repente.

    Las palabras de Viola llegaron otra vez a su mente. “Aun tienes otras promesas que cumplir”. Ahora pudo entender a que se refería.

    Ash: ¡MI BATALLA CON BARRY! ¡¡LA OLVIDE!! – Inmediatamente se fue corriendo al centro Pokemon para buscar a unos cuantos de sus Pokemon para la lucha.

    El dia no había hecho nada más que empezar y sin duda estaría lleno de sorpresas y retos por vivir. Y si lo hacia todo con el humor de ahora, todo saldría muy bien. O eso es lo que pensaba.


    ESTA HISTORIA CONTINUARA…


    Reitero, gracias por la espera. Damas y Caballeros. Muchas gracias por seguir sintonizando este fic de Pokemon. Como ya dije, he cambiado mi estilo de escritura del fic para que se me sea mas sencillo. Dentro de un tiempo remasterizare los otros capitulo, no cambiare los sucesos, simplemente la escritura. Ahora hemos visto como Ash ya resolvió su miedo y como fue que Pikachu y Braixen comenzaron a enamorarse. Ahora como dije, la pareja de Pikachu y Braixen se tomará un descanso para hacer que Pikachu tenga sus problemas que también tendrá que resolver al igual que lo hizo su entrenador. Hemos descubierto las intenciones del misterioso entrenador de poderes misteriosos, el Equipo Rocket por fin apareció, sabemos que algo ocurrió entre Pikachu y Greninja que esta destruyendo su amistad y lo más importante, las mujeres de Ash han aumentado. Jejejeje…
    En el siguiente capitulo un amigo de Ash también tendrá que pasar por algo similar, pues todos tienen que sufrir de una manera u otra.
    Ahora sí, eso es todo. Espero lo hayan disfrutado, déjenme sus críticas, si tienen ideas díganlas, digan si les gusto las batallas. Pueden escoger los Pokemon que Ash vaya a usar en su batalla contra Barry. Bueno, ahora sí, eso es todo. Nos vemos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 16 Mar 2018
  15. DARKANGEL0097

    DARKANGEL0097

    Registrado:
    29 Abr 2017
    Mensajes:
    107
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +17
    Por fin pasaron años desde el ultimo cap, almenos volviste y lo actualisaste crei que lo habias abandonado
    Este cap me gusto esperare la conti
    Me despido bay bay
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16. Nechi

    Nechi

    Registrado:
    29 Ago 2017
    Mensajes:
    21
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +15
    Excelente capitulo amigo, espero la conti.
    Aunque me e que dado con la duda de que le habrá pasado a Greninja para empezar a distanciarse de Pikachu ya que según se su amistad era muy grande.
    Pero igual repito muy buen capitulo
     
  17. Tiranyter

    Tiranyter

    Registrado:
    3 Dic 2016
    Mensajes:
    762
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +441
    buen capitulo
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Compartir esta página

Cargando...