Misión C La Reliquia [Aletheia & Einarr]

Tema en 'Naruto World' iniciado por Madara., 4 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Madara.

    Madara. Markie

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,416
    Temas:
    228
    Calificaciones:
    +2,407

    La Reliquia
    Esa misión no iba a ser cualquier trabajito en que una se divirtiera ejecutando persecuciones a mascotas. Para Aletheia le parecía casi irónico realizarlo pero solo buscó una oportunidad perfecta para irse de aventura a las Aguas Termales.

    Paz. Tranquilidad. Paciencia.

    La rubia gennin podía imaginar su día tranquilo, con una sencilla misión de proteger a la familia que pagaría por sus servicios así mismo en darles la estabilidad del paseo.

    Entonces, a modo de criterio, ella solo pensó: ¿Qué cosa podría salir mal?

    A veces era mejor callar y olvidar de los detalles desastrosos que en un futuro podría ocurrir. Pero alguien como Belserion las cosas no funcionaban así, más de la mitad de su personalidad giraba en ser poco sociable ser mostrar interés en otras personas, ni siquiera meterse en asuntos que no la concernían al menos de que le pagaran por ello.

    Fue entonces que Aletheia cerró la puerta de su humilde departamento, sin delicadeza, apenas logró provocar el crujir de las bisagras.

    —Si esa puerta hablara, seguramente te insultaría—la voz del compañero con quien iría a realizar la misión solo logró incomodarla—; los clientes están esperando. No seas tan lenta o tomaré este trabajo en modo personal.

    —Se supone que es mi misión.

    —Es un grupo de personas con las que no lograrías ni cuidar a la mascota—sonrió el chico de cabello plateado—; nadie pidió que tomaras esa solicitud cuando yo también lo había hecho.

    De cierta manera, la rubia gennin frunció el ceño poco complacida por la hostilidad de Einarr pero solo guardó silencio. La misión era solo para el quien la tomara así que penosamente tuvo que llegar a un acuerdo con el muchacho solo porque no deseaba que otros le quitaran el trabajo.

    —Entonces veremos quien resiste más en cuidarlos.

    —Ah, así que vamos a competir. —se burló el de cabellos plateados.

    —Será como gustes.




    Fichas:
    DimariaDimaria : Sistema - Compendio de fichas | Página 7 - Naruto World | Foros Dz
    OctoberOctober : Sistema - Compendio de fichas | Página 5 - Naruto World | Foros Dz



    Lionel™Lionel™ llegué a un acuerdo con OctoberOctober asi que los dos estamos haciendo en equipo :) espero no sea problema.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2. Verwest

    Verwest Everlasting like the sun

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,361
    Temas:
    46
    Calificaciones:
    +554
    La primera competencia surgió mientras se desplazaban hasta el centro de aguas termales en donde se encontrarían con la familia en apuros. Einarr, quien no perdería oportunidad para jactarse de su velocidad, retó a Belserion a una carrera. La joven kunoichi sabía de antemano que tenía las papeletas firmadas para perder, después de todo conocía las habilidades del peligris al presenciarlas en misiones conjuntas previas, no obstante no se dejaría intimidar. Aquello era como una apuesta, y si de algo estaba segura Aletheia, era que tenía más masa cerebral que el manipulador de cubos de hielo.

    ¿Preparado para perder, bocón?
    Guárdate esa energía que vas a necesitarla, enana.

    Súbitamente, el dúo de genins se lanzó galopando a toda velocidad al primer canto de los ruiseñores en el bosque. Rápidamente, Tye tomó la delantera, pero luego se contuvo un poco como si buscara burlarse de la rubia de piernas cortas. El peligris igualó la velocidad de su compañera y se puso hombro a hombro con ella, le miró de reojo y le dedicó una ligera sonrisa ladina. Belserion sonrió de vuelta, irónicamente disfrutaba de ese exceso de confianza que mostraba Yuki pues mientras más alzara su figura, más dolorosa sería la derrota. La kunoichi alzó uno de sus kunais, luego amagó con atacar a su contrincante sin dejar de desplazarse, Einarr trastabilló ligeramente evitando un corte y eso provocó que perdiera algunos centímetros, casi un metro de distancia con respecto a la fémina. Alet se encontraba ahora a la cabeza, pero no lo estaría por mucho tiempo. Tye pronunció un improperio y luego activó una de sus habilidades especiales, la que aumentaba su velocidad. En cuestión de segundos recuperó la delantera y se mofó en voz alta, sin embargo Belserion ya había anticipado todo aquello en su mente; la rubia sacó una tercia de shurikens y, mientras Yuki celebraba su victoria de manera precoz, los lanzó con toda su fuerza al frente. El peligris los vio pasar por su costado izquierdo y contuvo la respiración, adivinando la estrategia de la kunoichi. Miró por encima de su hombro buscando el rostro de la susodicha y ella ya no estaba: Alet se había intercambiado inmediatamente con aquellos shurikens usando ‘sustitución’, llegando así a la meta.

    Einarr llegó de segundas con una cara de fastidio hasta la meta, después se cruzó de brazos y bramó molesto.

    Eso es trampa —articuló por lo bajo.
    ¿Es trampa porque usé un jutsu?
    Sí.
    Entonces tú hiciste trampa primero.
    ¡Tú me atacaste primero!
    ¡Un kunai no es un jutsu!

    Los jóvenes discutieron mientras caminaban el resto del trayecto hacia su destino. Cuando por fin Tye aceptó a duras penas su derrota (no sin antes hacerle firmar a Aletheia un trozo de papel maltrecho en donde se comprometía a concederle pronto una revancha), llegaron al famoso club balneario. Accedieron sin pagar boleto pues eran invitados especiales de las opulentas familias y se internaron en las instalaciones mientras contemplaban el esplendor de las mismas: toda la estructura estaba hecha de fina madera y los pisos eran de precioso mármol exportado desde las mismísimas montañas del País del Té. Aletheia se sintió un poco mal por caminar por aquel espacio con su calzado sucio, caso contrario el de su compañero Einarr quien se columpió por las paredes de lado a lado con hilos ninja, derribando de paso algunas esculturas y ornamentos.

    La mujer sintió deseos de recriminarle su falta de educación, no obstante se contuvo y se dijo a sí misma que no estaba de humor para lidiar con niñatos; su misión era otra. Y entonces recordó algo importante...

    ¡No empaqué mi traje de baño! —La rubia ahogó un gritillo de terror.
    No venimos a vacacionar —el genin aterrizó frente a ella y se reclinó para quedar a la altura de sus ojos— , además ya llevas muy poca ropa, ¿no crees? —le miró de arriba abajo deteniéndose un segundo en su abdomen desnudo y la mujer se encendió furiosa.
    ¡Tarado!
    Bienvenidos a las aguas termales de Mizu no kuni, ustedes deben ser los shinobis de la Niebla —otra mujer, una joven pelirroja de cabellera muy larga y proporciones delgadas, les interrumpió y les tomó a ambos del brazo (uno de cada lado) para llevarles hasta un salón privado con una mesa japonesa larguísima. Había cinco personas en el lugar y sentados en ‘seiza’ (de rodillas) a punto de degustar bebidas— . Vamos a comenzar la ceremonia de té, sus atuendos ya están listos, apresúrense –la mujer les propinó un fuerte empujón hacia otra habitación contigua.

    Tye y Alet encontraron en ese lugar los vestidores y un par de kimonos tendidos, presumiblemente sus nuevos atuendos. El de Yuki era como un saco negro con las mangas muy holgadas y acompañado de una ‘falda’ blanca desde la cintura hasta los pies, mientras el de la kunoichi era más parecido a un vestido largo estampado en tonos rosas y con una gruesa cinta alrededor de la cintura.

    ¿Pero quiénes son estas personas? ¡¿Por qué tengo que ponerme esta cosa?! —Einarr encontraba difícil sentirse cómodo con aquellos tradicionales ropajes.
    ¿Qué no viste el collar en el cuello de la señorita pelirroja? —Señaló Belserion, el varón negó con la cabeza— Debemos proteger a esta familia —soltó con ligero fastidio, era tan obvio y su compañero no se daba cuenta. Pecho frío se encogió de hombros y luego se sacó la camisa.





    DimariaDimaria :777:
     
  3. Autor
    Madara.

    Madara. Markie

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,416
    Temas:
    228
    Calificaciones:
    +2,407
    La rubia únicamente se atrevió a contener el aire dentro de sí misma, sus mejillas estaban sumamente rojizas por culpa de la incomodidad que ese atuendo le provocaba, aunado que Einarr no paró de gruñir por lo bajo ya que se sentía un completo idiota. Bien, todo tenía un límite y aunque querían salir huyendo de allí…, la misión debía de completarse.

    Cogieron el objeto para beber su té, la familia estaba conformada por seis personas las cuales parecían un poco nerviosos. ¡Bah! ¡¿Y quién no sentiría un retortijón cuando dos familias se iban a unir a causa del matrimonio de dos hijos?! Aunque Aletheia y Einarr no entendían acerca de esos temas, eran muy jóvenes para que lo comprendieran en totalidad hasta que la joven pelirroja, quien sería la futura esposa del joven buen mozo y dueña del hermoso collar de oro con un bello diamante rojo, se atrevió a manifestar su alegría.

    —Mi amado Kirito tuvo el gesto de regalarme una joya tan valiosa—expresó y no dudó en darle un golpecito a la rubia—, gracias por tomar este trabajo de ser nuestra escolta.

    —Solo cumplimos órdenes señorita.

    —Lo más agradable es que ambos tomaran esto—intervino el joven soltándole una palmada sobre la espalda a Einarr—; se ven que son una linda pareja. Cuando sean un poco más adultos seguramente se casarán.

    — ¿Casarme? —cuestionó Tye sin entender lo que intentaban decirle.

    —Claro, con la señorita—Kirito señaló a la gennin—. Les recomiendo que aun sigan con su noviazgo, y por favor no se les ocurra tener hijos antes de casarse, son muy jóvenes.

    Aletheia y Einarr escupieron el té al mismo tiempo. El peliplata tosió tanto que su rostro se puso colorado, Belserion solo se golpeó el pecho para no morir atorada. ¡¿Qué diantres habían dicho?! Los dos chicos se miraron las caras sumamente rojos como tomate, aunque Einar gruñó por la bajo porque sintió que estaban tomándole el pelo únicamente para molestarlo. Esa familia había malinterpretado la relación entre ambos muchachos por lo que tuvieron que aclarar muy bien las cosas.

    —Disculpe señorita, pero entre mi compañero y yo no existe nada de relaciones amorosas—dijo Aletheia controlando su nerviosismo, no estaba en ella manifestar emociones como aquellas pero lamentablemente ese tema la tomó desprevenida—, solo nos tocó trabajar juntos.

    —Así es, además yo no tengo gustos tan bajos—interrumpió Einarr, cerró los ojos y bebió su té—. Me gustan las mujeres pero no las niñas, tampoco estoy urgido de acostarme con alguien.

    La rubia frunció el ceño sintiendo que ese tipo le había ofendido, definitivamente deseaba golpearle en la cara pero sabía que debía de guardar la compostura, especialmente con gente de buena familia.

    —Disculpen la confusión —sonrió la dama de cabellera rojiza dejando su vaso sobre la mesa—, aunque me recuerdan cuando Kirito y yo comenzamos nuestra relación. Sí, siempre discutíamos y peleábamos por cualquier cosa.

    —Del odio al amor hay un solo paso. —comentó la madre de la joven novia.

    Genial, las personas ya iban a insinuar cosas que nunca pasarían, y Einarr le daría por igual sin contar que estaría por gritarles que no crearan o confundiera las situaciones entre la de ellos y la suya, además la rubia no era su tipo y él no era precisamente un hombre que aguantara soportar a una mujer caprichoso, fría, tramposa y renegona. Sin embargo, después de todas las bromas y burlas, Aletheia se puso de pie siendo víctima del mal momento únicamente agradeciendo la bebida.

    —Maldición, de saber que este tipo de gente chiflada serían los clientes, no me hubiera arriesgado aceptar este trabajo—la rubia golpeó el suelo de un solo golpe—. Me he sentido humillada.

    Chasqueó la lengua tras oír las carcajadas que procedían dentro de la sala decorada en que se encontraba la familia y Einarr. Algo que le incomodaba precisamente radicaba en ser un objeto de burlas, subió la basta de su kimono y caminó hacia la habitación donde se encontraba su ropa, estaba harta de vestir ridículamente como una chiquilla de alta clase.

    Sin embargo, cuando caminó por el pasillo tuvo la desdicha de chocarse con cinco sujetos de un aspecto inquietante. Fue entonces que recordó la misión. Proteger el regalo que Kirito le ofreció a su prometida.

    —Oigan, ese lugar esta prohibido para el público. —comentó la chica al darse cuenta que uno de los chicos poseía algo escondido entre el obi.






    OctoberOctober casi me dejo llevar :7979: pero tuve que reducirme.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Verwest

    Verwest Everlasting like the sun

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,361
    Temas:
    46
    Calificaciones:
    +554
    Para el peligris, aquellas sugerencias eran fastidiosas. Aletheia era molesta, enana, respingona, fría, ¿casarse con ella? ¡Nunca en un millón de años ni aunque fuese la última mujer viviente y tuviesen qué repoblar el planeta por el bien de la humanidad! (¿) Tosió de nuevo su bebida mientras los demás continuaban riendo, persistiendo en sus insinuaciones, ahora imaginando los ‘lindos hijos’ que tendría la pareja de shinobis: tendrían el cabello dorado, como la mujer, pero la tez y contextura del varón y ojos azules. Einarr dio un salto brusco al levantarse y provocó que algunas personas derramaran su té.

    ¡Dejen de alucinar cosas! ¡Ancianos decrépitos! —Tye levantó la voz, las familias le miraron por unos segundos con calma y luego continuaron riendo.

    El shinobi se retiró de la mesa mientras suspiraba largo. No tenía caso, las personas estaban dementes, y pensó que, si no fuese su deber protegerles, ya les hubiese arrancado las cabezas. Avanzó en busca de su vestimenta normal, se cambió increíblemente rápido de ropa pues odiaba aquella horrible 'falda' que le hacia ver como 'maricón'(?), y luego al salir al mismo pasillo por donde se había perdido Aletheia antes, encontró un mural en la pared tapizado con cinco sellos explosivos. El ojiazul contuvo la respiración y regresó inmediatamente corriendo a la habitación del ritual japonés.

    Al volver advirtió a las familias al grito de ‘¡Fuego!’, pero nadie le tomó en cuenta. Todos seguían bebiendo, riendo y socializando de manera cínica, por lo que el genin no tuvo más remedio que saltar al centro de la mesa y ponerse de pie para formar rápido un enorme domo de hielo que se extendió a partir de sus cabezas. Einarr cerró los ojos esperando el momento del impacto, no obstante los segundos pasaron y los pergaminos no explotaron nunca. Y para cuando abrió de nuevo sus orbes azulinos, descubrió que las familias le miraban con molestia y algo de rencor ya que el joven les había arruinado el ‘ameno momento de convivencia’.

    El futuro esposo le haló de su pierna izquierda para obligarle a bajar y el peligris cayó a trompicones, pero en seguida se levantó y salió del domo dejando a las demás personas atrapadas adentro. Era increíble como éstas continuaron conversando y riendo como si nada extraño estuviese sucediendo. Einarr iba sacudiéndose su camisa mientras salía de nuevo al pasillo, asomó primero el rabillo de su ojo y luego sacó su cabeza entera: los sellos explosivos habían desaparecido.

    ¡Pero qué mierda! —Soltó enfurecido. No había delirado con aquellos explosivos, ¿o sí? Dio un fuerte puñetazo a la pared cuando de pronto descubrió de reojo la presencia de una rubia de estatura bajita doblando por la esquina de otro pasillo metros más adelante— ¡Bolsorion! —Gritoneó antes de lanzarse corriendo para cazar a la kunoichi.

    Pecho Frío fue detrás de Alet, dio vuelta por la misma encrucijada donde le había visto y, exactamente al salir de la curva, chocó contra algo, o alguien, era ella. Ambos cayeron al suelo, el varón aplastando a la más pequeña así que esta protestó cuanto antes; el peligris tenía un codo contra sus costillas izquierdas, haciéndole daño.

    ¡Quítate! —Demandó la mujer a la cara del hombre pues, para su desgracia, habían azotado quedado de frente.
    ¿¡Qué diablos hacías ahí parada!? —Yuki también estaba molesto— ¡No es momento para continuar recorriendo la fantástica arquitectura del lugar! —Alet gruñó y luego le propinó una patada en la boca del estómago justo para impedir que sus costillas cedieran y se quebrasen ante la presión.
    ¡Estaba siguiendo a los villanos! —Acotó. Tye rodó adolorido y luego se puso en pie, casi al mismo tiempo que la chica.
    ¿En dónde están esas sabandijas?
    Desaparecieron, salieron por alguna puerta.
    Aquellos sellos explosivos...
    Estaban programados para explotar, pero los até a mi kunai y los lancé lejos antes de que eso sucediera —Belserion se cruzó de brazos y luego escudriñó con sus ojos al hombre, ¿por qué se desgastaba en explicarle aquellas cosas? Habría podido resolver la situación por sí misma si tan sólo el fastidioso peligris no hubiese intervenido, y si tan sólo él no hubiese solicitado incluirse en la misión -en primera instancia-.
    ¿Qué haces luchando sola? ¿Por qué no me llamaste, boba? —Einarr le recriminó mientras se acercaba más a ella, se atrevió a revolver su corta cabellera rubia con su mano izquierda y en seguida le miró a los ojos. El gesto tomó desprevenida a Aletheia y le hundió en confusión, ¿es que Pecho Frío, debajo del hielo, se preocupaba por ella?— Soy más fuerte que tu, más habilidoso, más inteligente y ésta es mi misión, soy el líder —agregó Tye en tono presumido. La rubia rodó sus ojos: ¿cómo había dudado de las intenciones del hombre?— . Por tanto eres mi esclava y debiste avisarme.
    ¡Tarado!

    Repentinamente fueron interrumpidos por un sonoro alboroto causado por una explosión. Los genins corrieron a investigar el origen de la misma y se encontraron en el exterior a un quinteto de jóvenes mujeres detonando la salida trasera del edificio, aquella que daba hacia las aguas termales. Las susodichas, a quienes Belserion identificó como los villanos que andaban por los pasillos y que iban detrás de la joya de la novia, eran la banda de criminales que habían estado esperando. El peligris chasqueó su lengua; debía admitir que no esperaba tener que pelear en contra de cinco señoritas, aunque no tenía problema en golpear a ninguna de ellas.

    Las criminales no se percataron de la presencia de los shinobis quienes aprovecharon para esconderse detrás de unos arbustos aledaños a las cuencas termales. Einarr y Aletheia observaron los movimientos de las mujeres y escucharon su plática.

    Esos fueron mis últimos sellos explosivos, aun no comprendo por qué no estallaron los primeros —dijo la líder aparente de las criminales, asomándose por la enorme abertura que arruinada la estructura del inmueble pues el techo crujía.
    Esa horrible enana cara de bruja debe haberlos arruinado —señaló otra, Alet se removió entre los arbustos lista para salir a defenderse, pero Tye le tomó del brazo mientras se mordía los labios para no delatar su ubicación con risas.
    ¿Pero qué están esperando esos burgueses? ¡Salgan corriendo para capturarlos! —Se desesperó la villana más joven.
    ¿Será que la vieja bruja alcanzó a advertirles a tiempo?... —Las malhechoras observaron la finísima madera arder mientras esperaban unos segundos, esperanzadas en que las familias de los futuros esposos saldrían pronto corriendo por sus vidas, alertados por el fuego, y entonces ellas aprovecharían el alboroto para robar el codiciado collar.

    Pecho Frío agitó la maleza mientras se paraba lentamente, esta era su oportunidad perfecta para brillar. Sin embargo, la rubia cuestionó sus movimientos y sugirió que lo mejor era ir a proteger a los novios y sacarlos del incendio; Alet no sabía, pues, que las adineradas familias se encontraban atrapadas dentro de un domo de hielo. Einarr le indicó que tan sólo observara sus ‘grandiosos poderes’, luego se lanzó al ataque.

    El de cabellera gris lanzó su manriki -el cual comenzó a crecer en el aire- mientras elaboraba una larga serie de sellos de mano. Cuando el arma cayó al suelo, la tierra se la tragó y luego la escupió solamente en forma de dos cadenas que aparecieron de lado a lado de una de las criminales, enrollándose enseguida en sus brazos y capturándole, manteniéndole atrapada. Las otras cuatro reaccionaron al ver a su compañera inmovilizada, una de ellas sacó una navaja y quiso acuchillar al hombre, pero Pecho Frío fue más rápido soplando una pequeña ventisca para congelarle. Otras dos pretendieron derrotarle a puños, pero las mujeres eran tan pequeñas y tan flacuchas, y el ego de Tye tan grande que este se plantó firme para recibir los embates a cambio de algunas contusiones en el pecho. Después de burlarse de ellas realizó un Konoha Reppu y les hizo caer al piso, golpeando también a aquella otra que ya se había descongelado.

    Sólo restaba la mujer mayor, la líder del grupo. La aludida dio un paso hacia atrás y el genin asumió que se encontraba presa del pánico.

    Te daré diez segundos para correr, si es que tienes miedo —se mofó y se cruzó de brazos. No obstante, descubriría que sus deducciones eran erróneas: la criminal devolvió su paso al frente y escupió una enorme masa de agua, una esfera de dos por dos metros. El shinobi abrió sus ojos como platos antes de ser arrastrado por el jutsu, y seguido fue a caer dentro de una de las cuencas de las aguas termales. Belserion gozó la escena en primera fila y no perdió la oportunidad para regodearse.
    Parece que yo ganaré esta competencia —la rubia salió detrás de la líder de la banda criminal.
    ¡Bolsarion! —Pecho Frío hizo una rabieta en el agua. No podía alcanzar inmediatamente a su compañera ya que debía amarrar a las otras malhechoras antes de que volvieran en sí y escaparan. Salió del baño termal con sus ropas completamente mojadas, detestaba tanto el agua caliente— ¡Maldita sea!






    DimariaDimaria :04:
     
    Última edición: 13 Dic 2016
  5. Autor
    Madara.

    Madara. Markie

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,416
    Temas:
    228
    Calificaciones:
    +2,407
    Belserion se tragó las ganas de seguir burlándose, no era justo, lo sabía pero quizás era la manera adecuada de devolverle los momentos incomodos que por su causa tuvo que afrontar. Menuda tontería de que esa familia adinerada se le ocurriría que Einarr y ella tendrían una peculiar relación amorosa.

    ¡Ni en un millón de años se rebajaría a entablar un lazo íntimo con ese tipo! Sin embargo, no pudo negar que ese chico de cabellos plateados poseía un físico atractivo, los ojos azules hechizantes provocaba un extraño palpitar y una mezcla de desprecio por la personalidad nefasta, arrogante y casi desalmada.

    —Es totalmente intolerante.

    Musitó la rubia kunoichi tras correr por el pequeño apartado verdoso casi pareciendo a un bosque donde seguramente servía para un momento de relajo apropiado, quizás también un campo de esparcimiento. Cualquier utilidad le valía poco a la rubia. Solo debía de atrapar a la estúpida mujer que solo causaba problemas, o más buscar a alguien desdichado para desquitarse sería la solución a esa ira que albergó en su ser por todo lo sucedido.

    Se detuvo, no tenía ni idea hacia donde ir en realidad. Eso le pasaba por andar distraída, olvidó por unos minutos a la líder de la pandilla. Genial. Ahora no sabía si estaba perdiendo el tiempo, o que esa tipa estuviera feliz robando la joya de la familia.

    —Esto es culpa de ese cabeza de humo —chasqueó la lengua, presa del enojo al verse rodeada por un ambiente—. ¿A dónde se largó esa tipa?

    O más bien se preguntó si no estaba metida en algún genjutsu pero un ataque tan simplón no era algo complejo. Juntó sus manos y se concentró. Nada. Ni una sensación ni señal de esa mujer.

    Aletheia miró a todos lados, seguramente la muy villana estaría escondiéndose entre los arbustos, al menos que no tuviera tanta apreciación por su prójimo como para abandonar a sus compañeras que, seguramente, Einarr estaría vigilando.

    —Es una pérdida de tiempo.

    De pronto, la voz femenina tomó desprevenida a la chica. Pero no era tonta, la rubia detuvo los kunais al mismo tiempo que lanzó los suyos para que ambas armas impactaran.

    —Entonces ven y luchemos.

    —Pero si tú ya perdiste.

    Con un tono soberbio decidió darse a golpes cuerpo contra cuerpo, Aletheia aprovechó para ejercer su taijutsu y así combatir. Sin embargo, la fémina le tiró gas hacia la cara logrando que éste le ardiera los ojos. No duró ni un segundo, con la guardia baja, Belserion recibió un puñetazo en el estómago casi obligándola a caer de rodillas y escupir por la fuerza del golpe.

    —Eres más pequeña de lo que creí—con ese tono coqueto y descarado, la mujer revoleteó los cabellos cortos de Belserion—, me gusta esa postura. Pareces una tierna gatita—se acuclilló, sabía que ese golpe podría dejar en esa posición a la mujercita—. Ahora, se buena niña y quédate aquí—la tomó del mentón solo para darle un beso en la mejilla.

    Belserion abrió los ojos por la sorpresa, esa tipa estaba acariciándola como un amante lo hacía a su presa, o por lo menos ella lo sintió así. Sin embargo, la mujer retrocedió al sentir un kunai rozándole la cara.

    —No sé porque debo salvarte de cada estupidez que cometes—Einarr llegó al escenario, pero no parecía estar de buen humor. De hecho, la ropa húmeda podría ser la explicación de su expresión irritable—. Ahora tú, inútil, me las pagarás.

    Juntó las manos, un jutsu digno de su clan lograría atrapar a la chica que, muy claramente, remarcó su incompetencia. Ser líder de una banda de aficionados, porque eso eran esas chicas tras cometer tropiezos contra dos genin.

    Tye apresó en un ataúd de hielo a la contrincante. No fue nada difícil usar su Hyoton: Sozo contra alguien que era inferior en mentalidad y astucia ante él.

    —Espero disfrutes tu estadía en prisión—aprovechó las circunstancias para amarrar a la mujer—, por lo menos me llevaré unas cuantas monedas por tu cabeza y la de tus amigas—soltó un fuerte golpe en la nuca hacia la líder para noquearla. Suficiente quejidos por ese día—. ¿Y tú qué esperas? ¿Alguien que te lleve en brazos?

    Con esa característica voz tosca, Einarr habló sin importarle jalar con una soga a la mujer casi como un objeto sin valor. Mas Aletheia se puso de pie con dificultad, aún sentía el dolor pero más que nada usó su propio chakra para intentar curar la herida que esa mujer le dejó, lo cual fue inútil, no podía aliviar el dolor.

    —Solo fue un rasguño, es el ardor lo que incomoda. No es nada grave—explicó la chica como si hubiera recibido la pregunta directa de su compañero—; pediré que me curen llegando al domo. Por cierto ¿y los miembros de esa familia?

    —Están muy relajados, más ebrios al parecer.

    —De acuerdo, será mejor dejarlos con su festividad y nos llevamos a este grupo de bandidas.

    —¡Ja! Si quieres vete, yo quiero disfrutar un poco más y de paso cobrarme las humillaciones de esos idiotas—sin darse cuenta se acercó más a la kunoichi—. Si sigues tropezando vas a caerte, y no pienses que te llevaré en brazos.

    —No necesito que me ayudes.

    —Y yo no tengo porque hacerlo, Bolsarion.

    Aletheia miró de soslayo a Einarr. Algún día le daría un lección que jamás olvidaría, especialmente recordarle que su apellido era Belserion y no Bolsarion, pero por el momento solo debía tranquilizarse por lo menos protegieron a la familia y la joya costosa, de paso capturar a las ladronas.

    El día no podía ser más tranquilo para ese par…, o tal vez todo lo contrario.






    Fuera de orbita con tanto trabajo. Lo siento mucho OctoberOctober por no ponerme al día -te doy libertad de castigarme ok no XD-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,837
    Temas:
    61
    Calificaciones:
    +424
    Menea tu chapa, tu chapa, tu chapa, eh♫ Bueno, luego del retraso que todo NW tuvo por ciertas cuestiones que ya deben saber, me paso a dar su revisión. Como comentario general de la misión solo tengo uno: a pesar de que el enunciado señalaba que las aguas termales estaban a 20 minutos de algo (casa de los solicitantes, aldea, el bosque, quien sabe), ustedes lo dejaron pasar completamente prefiriendo relatar una carrera, perdiendo de esta manera algunas situaciones benéficas para la trama de la misión, que incluso les hubiera podido permitir descubrir de los enemigos de una forma más adecuada.

    OctoberOctober
    Interpretación: 10/10
    Verosimilitud: 8/10 En tu caso, el plan de deshacerse de los sellos explosivos con un kunai me pareció muy arriesgado y poco realista. Aun más el hecho de que no hubiesen explotado al intentar ser retirados o a la señal manual que puede hacerlos hacer implosión.
    Trama: 7/10 Que conste que voy a copypastear esto a Dimaria (?). Los objetivos de la misión se cumplieron, mas, aparte del hecho de que las enemigas misteriosamente fueran mujeres, no encontré ningun agregado original por su parte a la historia que les fue dada a desarrollar. Según los rubros a calificar 5-7 es el puntaje que se da en estos casos, vayan a quejarse con Milo por eso (?).

    10+8+7= 25 x 250= 6250/30 = 208 ryos + 2 PR

    DimariaDimaria

    Aunque no este en lo que se debe calificar y no te va a contar, te dejo como recomendación que te explayes más en tus narraciones. No seas tan directa/puntual, narra los ambientes, situaciones, sentimientos o lo que se te venga a la cabeza que agregue algo a la misión. No te vamos a regañar porque escribas mucho, aunque nos canses más (?), mientras nos des ideas adecuadas en nuestra mente de lo que esta pasando en la historia.

    Interpretación: 10/10
    Verosimilitud: 6/10 Lo que más bajó tu calificación en este rubro fue como dieron introducción a las enemigas de la misión. Resultó demasiado simple y directo la forma en la que aparecieron, ni se diga de que no se batalló en lo más mínimo para averiguar su identidad e intenciones.
    Trama: 7/10 Que conste que voy a copypastear esto a Dimaria (?). Los objetivos de la misión se cumplieron, mas, aparte del hecho de que las enemigas misteriosamente fueran mujeres, no encontré ningun agregado original por su parte a la historia que les fue dada a desarrollar. Según los rubros a calificar 5-7 es el puntaje que se da en estos casos, vayan a quejarse con Milo por eso (?).


    10+6+7= 23 x 250= 5570/30= 192 ryos + 1 PR

    350 ryos + 1 PP para Kiri

    Milo-samaMilo-sama ya pueden cerrar. La paga a Chiho
     
  7. F. Underwood

    F. Underwood One nation... Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,451
    Temas:
    307
    Calificaciones:
    +2,349
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...