Misión A Historia "La llorona" - Piero Sākasu de foreveralone

Tema en 'Naruto World' iniciado por Judas, 3 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,263
    Temas:
    81
    Calificaciones:
    +1,646
    Me parece estupendo que puedas realizar misiones de mayor rango ahora que eres Jounin, Piero.

    La voz de Zachou-san llamó su atención a sus espadas, tanto Piero como el líder del clan Sakasu se encontraban en los jardines, aquellos que rodeaban las tres torres asignadas al clan tan pronto se mudaron a Iwagakure. Al ser el terreno bastante irregular en aquella zona los arbustos, flores y hasta arboles crecían ligeramente curvos hacia arriba o hacia abajo, incluso algunos habían crecido en las plantas bajas de las torres, saliendo sus ramas por las ventanas o hacia arriba de los demás pisos dando a todo el sitio un toque aun más pintoresco para los circenses. Del mismo modo el césped crecía incluso en los muros, extendiéndose hasta al menos dos pisos hacia arriba, brotando distintas y coloridas flores a lo ancho y a lo largo. Ambos hombres llevaban regaderas con las cuales hidrataban a aquellas plantas, descansando un poco fuera como tanto les gustaba. A menudo durante aquella tarea sostenían distintas charlas pero rara vez Juggler tenía su tiempo a solas con el líder, ese era uno de esos escasos momentos en los que, de pura suerte, les tocó el mismo turno de cuidar del jardín pues estos rotaban a lo largo de las semanas y los días, la tarea no siempre recaía sobre las mismas personas.

    Es verdad, ya me siento un shinobi hecho y derecho –decía contento el pelirrojo con una enorme sonrisa- no creí que este día llegaría…bueno, no es que no me tuviera confianza pero –explicaba llevándose una mano a la nuca algo avergonzado, ahora mirando la espalda de Zachou-san- es todo un honor ser capaz de proteger a mi familia con mi propia fuerza.

    Lo sé, mi niño –y el enmascarado también se dio la vuelta para verlo cara a cara, aunque claro, Zachou-san era mucho más alto, varios le llamaban poste despectivamente por ello así que el Jounin tenía que levantar la cabeza para seguir su mirada tras la máscara- te comentaba esto porque recientemente recibimos una petición de Risho-chan –como de costumbre llamaba al Tsuchikage por su nombre de pila y a demás con el “chan” al final- Le dije que enviaría a algunos Sakasus para dicha misión y me pareció que tu lo harías bien ¿Crees poder ir a su oficina ahora?

    ¡Por supuesto, señor! ¿A quienes llevo? –emocionado dio un pequeño salto y sus ojos brillaron con entusiasmo.

    Um…-Zachou-san se llevó una mano al mentón mientras pensaba- creo que tus propias adiciones al clan ya están listas para acompañarte en una misión de este rango, me refiero a Draco y Devil –y ante la idea Piero se sonrió aun más, sus amigos irían con él. Claro que todos eran su familia pero aquellos dos eran especiales pues el pudo convencerlos de entrar al clan por su cuenta y eso lo hacía sentir orgulloso cada que estos avazaban.

    ¡Si, señor! ¡Iré por ellos! –y de inmediato se puso a correr en busca de los anteriormente mencionados. El hecho de saber que era una misión para la que específicamente se requirió al clan Sakasu le emocionaba ¿Por qué sería? Aunque era una lástima que por esa naturaleza tan puntual no pudiera contar con Isamu o Setsuka para la misión- ¡Chicos!

    Ya había llegado a otra parte de las torres, uno de los grandes balcones que se asomaban en los últimos pisos. Piero escaló por la parte exterior de la torre llevando chakra a la planta de sus pies y se prendió del borde del balcón, luego sentándose sobre el barandal para ver como ambos conocidos tomaban su almuerzo.

    ¡Piero! –un chico de sombrero, cabellos rubios y traje algo formal se acomodó como pudo, incluso empezó a peinarse con los dedos de forma nada disimulada pero es que ya no tenía caso ocultar nada de su comportamiento en cuanto el payaso estaba cerca, su rostro empezó a sonrojarse progresivamente- ¿Qué te trae por aquí?


    [​IMG]

    ¿Algo interesante? –preguntó el otro hombre de cabellos blancos, de igual forma casi llegando al rubio y de piel morena, sus ojos eran cubiertos por un antifaz pero su sonrisa era visible. Devil era en efecto ciego, pero eso no le impedía escuchar todo a su alrededor, se sabía guiar perfectamente.


    [​IMG]

    Así es, prepárense que debemos ir con el Tsuchikage por los detalles de una misión –dijo con orgullo llevándose una mano al pecho, manteniendo la sonrisa amplia. Ambos caballeros se pusieron de pie de inmediato en cuanto escucharon aquello, dejando el almuerzo de lado el cual de todos modos ya casi habían terminado.

    Una misión con Piero –el rostro de Draco se iluminó como el de un niño pequeño al que le ofrecen un dulce, de poder hubiese salido volando en ese momento.

    A donde vayas, yo te sigo –Devil en cambio solo levantó un pulgar en señal de aceptación.

    Les llevó poco tiempo presentarse en la torre del Tsuchikage , debían ahorrarlo si querían completar la misión ese mismo día pues tenían el presentimiento de que sería algo difícil, más para Piero quien recordaba las palabras de Zachou-san sobre su ascenso. Si requería de un jounin entonces la tarea no debía de ser tan sencilla.

    Esperaron un momento a ser recibidos y en cuanto fueron llamados al interior de la oficina se encontraron con que Risho no estaba solo, había una mujer acompañándolo.

    Buenas tardes –saludó Piero levantando una mano- es…¡Oh! ¡Señorita Tatsuta! –saludó en cuanto reconoció a la albina de largos cabellos que llevaba una flor sobre el ojo derecho. Se acercó a ella y tomó su mano con una de las suyas para besar el revés de la misma. Esto no apenó a la muchacha que ya parecía acostumbrada al trato- ¿Cómo se encuentra?

    Estoy bien, eres amable por preguntarlo, Piero –y al recuperar su mano ella volvió a usarla para abrazar los libros que llevaba consigo nuevamente. Ignoraba por completo la mirada de enojo de Draco sobre ella.

    ¿Entonces ustedes responden a mi petición? Se los agradezco –Risho volvió a llamar la atención de todos los presentes al hablar- aquí están los detalles de la misión –entonces extendió un pergamino el cual ofreció a Piero, este lo tomó de inmediato y empezó a leer- Tatsuta ya está enterada de los detalles y se ofreció en cuanto pregunté a los miembros de mi clan por algo de ayuda, me parece que van a necesitarla en este caso, especialmente de ella, se ha informado muy bien sobre la historia de Iwagakure y especialmente sobre el lugar que visitarán.

    Así que una prisión…esto es algo tenebroso –dijo para sí el pelirrojo y sintió que tanto Draco como Devil se acercaban para saber de que estaba hablando. Recordando la discapacidad de este último, Juggler leyó todo lo que el pergamino decía en voz alta y solo entonces todo quedó claro para sus acompañantes.


    En cuanto lleguen al sitio les recomiendo buscar un buen barco que sea capaz de llevarlos, aunque ya he enviado un aviso discreto a los marinos para que estén alerta a la presencia de shinobis, ellos dijeron que solo se ofrecerían durante el día y la tarde, ninguno parece mostrarse colaborador durante las horas nocturnas así que deben darse prisa.

    ¡Todo estará solucionado antes de que pueda siquiera darse cuenta, Risho-senpai! –el energético Piero como de costumbre selló aquellas palabras con fuego, no quería fallarle a su Tsuchikage y senpai aunque sabía muy bien en su interior que había hecho una promesa difícil- también cuidaremos bien de Tatsuta.


    […]


    Sin más demora el cuarteto se puso en marcha, tendrían que correr bastante y descansar siendo llevados por algunos carruajes si querían llegar al menos antes del atardecer al puerto indicado por l asombra de la tierra, justo en los límites del país con el mar, un pueblo casi costero de no ser porque este se encontraba en la cima de una gigantezca pendiente. No había playa allí, el único lugar donde los barcos amarraban era un puerto construido con maderos en un pequeño sector debajo de los acantilados. Se llegaba a estos bajando unas larguísimas escaleras en zigzag, creadas por algún jutsu doton que permitió a varias rocas salir en forma de escalera descendiente y hasta con su propio barandal de madera construido, supusieron, por los originarios de aquella aldea.

    A lo largo del camino, Tatsuta les habló hasta por los codos de cada detalle de la prisión, que era una pena que un sitio histórico como aquel se desperdiciara y tuviera que ser demolido con todo lo que significaba pero que ella estaba dispuesta a documentar ella misma lo que encontraran allí para los anales de la historia.

    Bajaron un largo trecho al puerto para encontrarse con un solo y único bote flotando, no era demasiado grande ni demasiado pequeño, lo suficiente para cruzar el mar sin demasiados problemas si se trataba de pocas personas. El sol empezaba ponerse y reflejaba con su luz todo un tono naranjo sobre el agua cristalina, a pesar de ser una hermosa vista para cualquiera no había nadie a kilómetros que pudiera presenciarla más que ellos.

    ¿Ustedes son los shinobis? –habló una mujer de cabellos rubios, gran sombrero negro y largo saco del mismo color, se encontraba de pie y cruzada de brazos, con una pipa en la comisura de los labios que aun echaba algunos restos de humo.

    Así es, bella dama ¿Nos haría el honor de decirnos su…? –y el Sakasu fue interrumpido a mitad de su discurso.

    Guarde sus cumplidos para cada una de sus amiguitas en la aldea de la roca –la forma tan grosera de ser de la fémina hizo que Piero se llevara las manos al pecho y se fingiera herido, en una exagerada dramatización- Soy la capitana Ruby, mi tripulación los estaba esperando.




    Editaré este post más adelante con las fichas de los NPC. Mientras voy dejando la de Piero por las dudas:
    Piero Sākasu

    Milo-samaMilo-sama No sé a quien citar para que me de pase u3u damelo.
     
    Última edición: 5 Dic 2016
  2. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    Te lo doy.
     
  3. Autor
    Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,263
    Temas:
    81
    Calificaciones:
    +1,646

    Ya estaban a la mar, el movimiento de la embarcación era sutil y para nada molesto, a pesar de la capitana ser una mujer y contra todo pronóstico que podría tener un machista promedio, ella navegaba mejor que muchos capitanes con los que Piero alguna vez tuvo el gusto de viajar. En su caso, estaba en la cubierta, apoyando los brazos sobre el barandal de la parte frontal del barco, mirando hacia el frente con ojos adormilados. En alguna parte podía escuchar a Devil y a Draco discutiendo por alguna razón, casi que sus voces eran opacadas por el sonido del agua y las olas ¿Ahora porque sería que peleaban? Cuando se dio la vuelta no esperó encontrar a Draco con una pistola de agua, apuntando una y otra vez a donde Tatsuta estaba, sentada muy concentrada en su libro para darse cuenta de los malvados planes del rubio. Por suerte estos eran constantemente arruinados por Devil que seguía poniéndose en medio y amenazando con lanzar su juguete al mar.

    ¿Qué creen que hacen? –estuvo a punto de avanzar a donde ellos estaban cuando escuchó un sonido, le pareció similar a alguien tarareando, más precisamente una mujer. Se detuvo en su lugar y dejó de caminar, concentrando su atención en escuchar mejor aquello que pronto pasó de ser un solo tarareo a ser varios y en coro. Antes de que pudiera hacer algo al respecto su mente quedó en blanco.

    Cuando el barco empezó a sacudirse Tatsuta supo que algo andaba mal, apartó su vista de su libro como debió haber hecho hace ya varios minutos pero como buena fanática de la lectura se había negado a ello desde un principio. Con esas sacudidas que se daba el barco ya era imposible leer así que no tuvo opción.

    ¡¿Qué está pasando?! –se exaltó en cuanto se encontró con todos los tripulantes del barco dando vueltas como si de zombies se tratara, sus movimientos erráticos los mantenían en círculos, arrastrándose por la cubierta e incluso algunos estaban a punto de saltar de la misma. Tuvo que apresurarse a sujetarlos de las ropas, jalarlos al interior del barco nuevamente.

    Al menos no era la única consciente entre tanto desastre.

    ¡Tu! ¡La kunoichi! –la Capitana Ruby la llamó desde su puesto frente al timón, se le hacía algo difícil controlarlo debido a que varios de sus marinos no dejaban de arrojársele encima, teniendo que patearlos o apartando una sola mano para tirarlos al suelo de una bofetada. Tatsuta debía de admitir que era una mujer muy fuerte- ¡Son sirenas lo que enfrentamos! ¡haz algo!

    Entonces puso atención a aquello que escuchaba solo por asomo, al parecer para ellas no era muy claro pero para los hombres debía ser cien veces peor. Un canto de mujer se prolongaba y se acompañaba de muchas otras voces iguales, como un coro cuyo volumen se elevaba cada vez un poco más. No entendía del todo las palabras que entonaban pero no debían de ser nada bueno.

    ¡Tengo una idea! –no había necesidad de utilizar ningún jutsu ni técnica aun, Tatsuta era buena reaccionando según la situación lo demandaba con algo de estrategia, fue por ello que fue en busca de las sogas de salvamento, debían de estar en alguna parte, siempre amarradas a los mástiles en caso de emergencias. Tal y como sospechó, se hallaban ahí mismo, solo tuvo que desenrroscarlas y empezar a amarrar a cada uno de los marinos que podía, aunque eso también significaba librarlos de cualquier cosa cortante que llevaran encima, como navajas que pudieran cortar las cuerdas. La tarea no era del todo sencilla con los movimientos del barco ¿Esas voces también estaban manipulando las aguas? Eso no podía ser posible.

    ¡Chicos, ayúdenme! –llamó la Mikazuki mientras amarraba a una buena cantidad de marinos alrededor de uno de los mástiles, cuando notó que cada uno de ellos estaba lidiando con sus propias dificultades.

    ¡Ahora no puedo! –por alguna razón Draco era el único que no estaba cayendo a los efectos de la melodía, pero estaba intentando calmar a Devil y a Piero, ambos de rodillas. El primero se sujetaba la cabeza con fuerza tratando de tapar sus oídos y el segundo se aferraba a los barandales del barco a ojos cerrados, también intentando resistir el control de aquellas voces- ¡¿Qué se supone que haga?! –preguntó a la albina que tampoco estaba segura de cómo ayudarlos.

    ¡¿Has probado el Kai?! –Tatsuta tenía que levantar la voz para ser escuchada con todo el sonido de las olas que ya empezaban a ser tan fuertes que se montaban por encima del barco, mojándolos casi por completo.

    ¡Dime otra cosa que no sepa, genio! –el mal humor que por si el rubio tenía se incrementaba en esa situación. Era normal que el Kai no funcionara con el rango actual de Draco, no le era suficiente para combatir un supuesto genjutsu con sus habilidades actuales.

    Lo mejor sería acabar con el origen de las melodías, sin importar de donde vinieran ¿Pero si venían de la isla? Aun les quedaba un trecho considerable para llegar allá. Necesitaba la ayuda de los Sakasu para encargarse de la situación.

    ¡Sekuhara! –pronunció la Mikazuki mientras levantaba una mano y en ella se concentraba una buena cantidad de chakra, esta terminó por formar una sustancia oscura que poco a poco se transformó en dos pequeños cubos purpura los cuales arrojó sin pensarlo hacia los del clan circense y al impactar con estos, algo de sustancia oscura en forma de humo se liberó.

    Esperaba que estos no envenenaran a sus aliados pero si tenía suerte los liberaría de cualquier genjutsu en el que se encontraran. Tuvo que esperar unos segundos pero su paciencia rindió frutos, pronto pudo ver como Piero y Devil se ponían de pie.

    ¿Qué demonios? –se preguntó el pelirrojo en cuanto vio el estado caótico del barco, entonces se fue hacia atrás, casi cayéndose del barco- no hay tiempo que perder.

    Tanto él como el de antifaz retiraron una de sus manos convirtiéndolas en distintos instrumentos, dos flautas traversas para ser exactos. Con ellas se dispusieron a interpretar una melodía a dúo como les fue posible, la resonancia creada por la chakra concentrada en sus cuerpos les permitió elevar el volumen de sus instrumentos y así empezar a obstruir con su música aquellos cantos femeninos que confundían a la tripulación. Poco a poco los hombres empezaron a reaccionar y tan pronto se vieron despiertos, la capitana empezó a presionarlos para que se movieran y la ayudaran a mantener el barco en orden. Draco se unió a la melodía para opacar aun más los cantos de las supuestas sirenas a las cuales no podían ver, Tatsuta avanzó hasta la parte delantera del barco, bien al frente de este y ya con su arma resultado de Ascalon, se mantuvo alerta de cualquier ataque enemigo.

    Así se mantuvieron por largos minutos hasta que por fin, las nubes de tormenta se hicieron ligeramente a un lado, la lluvia torrencial que caía sobre ellos se detuvo lo suficiente para dejarles divisar como delante de ellos se erguía la susodicha isla. Una enorme construcción se elevaba sobre el terreno de está, prácticamente toda la isla era en un enorme complejo constituido por alguna especie de metal y solida roca gris, deprimente a simple vista. Se alzaban grandes torres negras en lo alto, una de ellas poseía incluso una campana oxidada y malograda.

    Aquí es, yo no puedo avanzar mucho más de aquí, es demasiado peligroso –les advirtió la Capitana exhausta- puedo esperarlos hasta que regresen pero es mi máximo –parecía agotada, incluso de peor humor que el que le conocieron pero no podían culparla. Había pasado por un mal rato, ella y toda su tripulación.



    Milo-samaMilo-sama Dame pase °0°!
     
    Última edición: 5 Dic 2016
  4. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    Adelante
     
  5. Autor
    Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,263
    Temas:
    81
    Calificaciones:
    +1,646

    Para llegar a la isla cada uno de los Sakasu se valió de los hilos de chakra de su cuerpo, utilizándolos para prenderse de roca en roca hasta llegar a tierra firme. Tatsuta lo hizo con ayuda del Kurogeta, flotando apenas sobre el nivel del mar y con cuatro saltos consecutivos de dos metros de altura cada uno le fue suficiente para llegar junto a sus compañeros. Al estar ya todos con los pies sobre la tierra hicieron señas a los marineros para que los esperaran, todo estaba bien por ahora así que se pusieron en marcha, listos para explorar la isla.

    Apenas si había algo de vegetación allí, arboles marcitos y secos desde hace ya décadas que por azares de la vida aun se mantenían en aquel terreno árido, de tierra muerta y seca sin nada más que ofrecer, la construcción lo abarcaba todo del forma tal que los muros de aquella cárcel se encontraban justo a los límites de la tierra, apenas si quedaban unos pocos metros para estar de pie sobre ella. Su forma de ciudadela hacía algo confuso el saber a dónde dirigirse con exactitud, al menos hasta que rodearon con mucho cuidado una buena porción del edificio y se encontraron con la entrada principal, marcada por un alto marco con un cartel oxidado en su cima cuyas letras ya no se leían.

    Ahora entiendo porque debemos derribarlo –opinó Piero mirando todo en cuanto avanzaba junto a los demás, ya el grupo entero pasando por debajo de ese marco y encontrándose con el interior de la ciudadela.

    Aun así me gustaría verlo todo -Tatsuta llevaba con ella una vieja cámara en manos y ya había empezado a sacar las primeras fotografías las cuales tan pronto eran impresas por el aparato, las guardaba dentro de un libro de hojas blancas en el que anotaba todo cuanto podía. El trío de varones se dieron cuenta que ya la habían perdido, mejor no contar con que la fémina hablara de algo más que no fuese la prisión- esto es fascinante.

    Fascinante o no, tenemos trabajo que hacer y ya nada de esto importara de todos modos –se adelantó a decir Devil que parecía ir más lento que el resto, reconociendo todo el sitio cuidadosamente con su sonar- no siento la presencia de absolutamente nadie a los alrededores…hay cosas con figuras extrañas, claro, pero aun así…

    ¿Figuras extrañas? Mejor revisamos todo el lugar a fondo - y tras las palabras de Draco los tres Sakasu activaron su radar, además de ver todo a su alrededor con sus propios ojos, las ondas de sonido les indicaban con lo que se encontrarían varios metros hacia adelante sin necesidad siquiera de abrir puertas o subir escaleras, cosa que hacían para asegurarse o afirmar sospechas pero que no eran del todo necesarias con su habilidad de línea sucesoria.

    La verdadera utilidad de ello es que ya había oscurecido y que ningún sitio en aquel viejo lugar poseía un asomo de iluminación artificial. Devil no mostraba problema alguno de avanzar junto a Tatsuta, señalando a la kunoichi cuando pasaban cerca de alguna cosa llamativa y la albina tomaba su fotografía y hacía anotaciones mientras susurraba por lo bajo y a gran velocidad, asombrada por todo. Al menos el flash de su cámara generaba algo de luz, aunque no la necesitaran.

    Draco se aferraba al brazo de Piero pues aunque se aventuraba solo a algunas de las habitaciones de inmediato su valor lo traicionaba en cuanto creía escuchar algo que se movía entre los escombros, corriendo con su compañero en busca de protección. Por un momento a Piero le recordó aquella misión en la vieja mansión repleta de brujas, donde el mismo se aferraba de Akio cuando era apenas un chuunin, como lo era Draco ahora. No era el momento para recordar semejantes cosas pero aun así se permitió una fugaz sonrisa antes de volver a su seriedad obligada.

    Son solo ratas, probablemente –de hecho estaba completamente seguro de que lo eran, cada que Draco huyó de algo moviéndose pudo sentir con su sonar ese pequeño cuerpecito peludo esconderse en los huecos de las paredes y bajo restos de basura.

    Pero no puedo evitar asustarme de todos modos –tuvo que justificarse el de cabellos rubios en un intento de no tartamudear- soy de un rango menor que todos ustedes, no tengo tanta resistencia.

    Y había visto menos de la crudeza de la vida según podía suponer. El chuunin provenía de buena familia aunque según recordaba, huyo de su hogar para convertirse en un Sakasu, de todos modos sus padres ya no seguían con él. Su poca experiencia lo volvía más asustadizo.

    Ya llevaban sus horas registrando el sitio y nada. El descubrimiento más importante que habían hecho era el de algunos huesos humanos en algunas de las recamaras subterráneas de algunos de los edificios, todos de personas adultas, todos seguramente de los prisioneros que siquiera pudieron tener una sepultura digna. Otros se encontraban en los viejos y secos canales de agua, dejando al entendimiento que fueron arrojados para ahogarse y ahora solo aquellos restos quedaban. Al encontrarlos el humor de Ta
    tsuta mermó, se volvió mucho más callada y las notas en su cuaderno fueron disminuyendo hasta convertirse en simples frases que ocupaban toda una carilla. Piero no quiso entrometerse en los asuntos de la albina pero no pudo evitar leer una de las notas cuando caminaba tras ella, una de las frases ponía: “Ellos no fueron distintos a nosotros”.

    ¿Escuchan eso? –preguntó Devil poniendo a todos en alerta, en efecto, un asomo de voces cantando se hizo escuchar hasta volverse cada vez más fuertes- se dirigen hacia acá.

    Deberíamos escondernos por ahora –Piero se puso en marcha y fue seguido por los otros tres, su oído le ayudó a guiarse y a marchar en la dirección contraria de donde los cantos provenían.

    Resultó un poco confuso en cuanto este canto empezó a emerger de distintas direcciones a medida avanzaban. Si no fuese porque intentaba mantenerse escéptico podría jurar que aquellas voces provenían de las paredes.

    ¡Cuidado! –el grito de alerta de Draco les permitió escapar a duras penas de los pesados y grandes escombros que cayeron del techo. Algo parecía estar haciendo explotar los muros y las paredes en cuanto ellos empezaron a correr. Cuando un agudo dolor invadió sus oídos se dieron cuenta de que se trataba. La persona que los estuvo atacando desde que entraron al perímetro de la isla hasta ese momento no usaba taques físicos sino sonido.

    En la desesperación del momento para encontrar un sitio seguro, Piero logró divisar lo que parecía un túnel metálico que sobresalía de uno de los muros, lo suficientemente grande para que cupieran todos ellos. Tomó con fuerza la mano de Draco y decidió lanzarse junto con él al interior, siendo seguidos por Tatsuta y Devil, en ese orden. El ruido de los derrumbes se hacía más fuerte dentro de esos túneles al igual que las voces que tanto los molestaban.

    Un temblor se apoderó de toda esa zona del edificio mientras caían y tras unos fuertes golpes el grupo entero perdió la consciencia, todo volviéndose negro para los shinobis.


    […]


    ¡Chicos, despierten! ¡Por favor!

    Tatsuta llevaba un buen tiempo sacudiéndolos y sintió un gran alivio al ver como estos empezaban a moverse y poco a poco a sentarse. Estuvieron en posiciones muy incomodas sobre superficies irregulares pero no del todo duras. Al apoyar una de sus manos sobre aquel terreno, Piero pudo comprobar que se trataba de papel, grandes cantidades de papel algunos amarrados con cuerdas.

    Es la habitación de la correspondencia –al parecer la Mikazuki fue la primera en despertar así que tuvo tiempo suficiente para inspeccionar el sitio, se había subido junto a su grupo a las pilas y pilas de cartas sobre las que habían caído. Al levantar la vista pudieron ver como el tuvo por el que habían caído se encontraba completamente en ruinas, por poco ese salón donde se encontraban no se había derrumbado sobre ellos pero ya no podían regresar por donde vinieron.

    ¿Dijiste correspondencia? –haciendo a un lado el aturdimiento que sentía, Juggler intentó tomar varias de las cartas y leer los nombres que en ellas aparecían. Varios de los mismos se repetían una y otra vez, es más, las cartas de una misma persona a un mismo destinatario eran las que se encontraban envueltas por una cuerda en un mismo y gran paquete- Mizuki ¿Tienes la lista de víctimas? –la albina ya empezaba a conectar con las ideas del payaso por lo que sacó inmediatamente su libro y se dispuso a buscar la lista.

    Pronto, Draco y Devil también ayudaron, revisando aquellas cartas y diciendo los nombres de los remitentes en alto los cuales poco a poco la fémina iba tachando hasta que finalmente, fueron testigos del fruto de sus comparaciones.

    La lista de víctimas terminó tachada en su totalidad, todos los nombres que salían en las cartas correspondían a las personas fallecidas.

    Al abrir varias de ellas y leer con prisa los descubrimientos se hicieron aun más incómodos.

    Todas las personas que cometieron suicidio eran los hijos de los convictos –Piero fue quien se atrevió a decirlo en voz alta. Sus compañeros de clan guardaron silencio y Tatsuta abrazó el libro, mirando hacia abajo todos esos sobres que tuvieron que abrir, que ni siquiera habían mostrado signos de haber sido violados antes- nadie entregó estas cartas a los prisioneros…no supieron nada de sus familias en años…

    Y ellos continuaron escribiendo aun así –Devil apretó los puños, siendo consumido por la cólera. Las injusticias de ese sitio eran imperdonables. Antes de que pudiera decir algo escuchó la voz de Ikuto elevarse primero.

    ¡Si nos quieres muéstranos a donde ir! ¡No vamos a dejarte seguir con esto! –no pudieron reclamar al pelirrojo por su acción tan descuidada pues de forma casi instantánea, la puerta doble, única salida de aquel salón se abrió con gran fuerza a pesar de haber estado bloqueadas.

    Unas pisadas rojas empezaron a marcar el camino fuera de allí por sobre el suelo de metal mugriento y oxidado.




    Vamos a probar suerte, me dijeron que mencione a más staff aunque no sea de mi aldea...xDU
    Milo-samaMilo-sama CottonmouthCottonmouth Rose.Rose. Lionel™Lionel™
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    kjbiughklk
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7. Autor
    Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,263
    Temas:
    81
    Calificaciones:
    +1,646
    No tuvieron otra opción que seguir las pisadas por largos pasillos y escaleras, no pasando desapercibidos para ellos que cada vez eran guiados más y más lejos y más arriba. Nada volvió a atacarlos en todo el trayecto pero si fueron testigos de cómo había quedado el lugar tras los anteriores derrumbes que anteriormente atentaron contra sus vidas. Cada vez más parecía que no se estaban enfrentando contra algo humano y eso les inquietaba, un pensamiento que tuvieron que abandonar en cuanto notaron que los pasos abrieron las puertas que conectaba a una de las torres más altas de toda la prisión, una que en su interior guardaba nada más que una extensa escalera de caracol.

    Arriba hay algo, aunque no me recuerda a ninguna figura conocida puedo suponer que este es un faro –y a las palabras de Devil, Tatsuka hojeó su libro aprovechando la luz de la luna que apenas se colaba por las viejas ventanas en subida para revisar el mapa del sitio. Efectivamente la torre más alta tenía en su cima una luz que la hacía fungir como faro, aunque no parecía estar funcionando.

    La trampilla que los llevaría al último piso se abrió poniendo fin a las pisadas y en cuanto estuvieron lo suficientemente cerca de emerger hacia el último piso de aquella torre escucharon el sonido de las cadenas seguido del resto de aquellas voces que escucharon previamente, esta vez solo estaban respirando.

    Al subir pudieron contemplar el la luz del faro, la misma que se encontraba rodeada de cadenas añejas y las que se desprendían de este hasta los pilares en los muros, que formaban los grandes y amplios miradores de ese último piso. En el centro de las luces, amarrado entre el acero, se encontraba el esqueleto de una mujer aun vistiendo una larga túnica negra, harapienta y miserable, cabellos largos y blancos aun caían de aquella calaca seca y tirada hacia delante. El aroma de descomposición era increíble y más pronto que tarde descubrieron que se debía a la gran cantidad de huesos en el suelo.

    Ahora están aquí –dijo una voz muy clara y femenina que todos pudieron escuchar sin excepción.

    ¿Qué es lo que quieres? –preguntó Piero sin saber muy bien a dónde mirar, al menos hasta que todos los ojos bajaron hacia aquel esqueleto que empezó a agitarse, primero apenas haciendo un ruido hueco al mover uno de los dedos y entonces todo el cadáver empezó a temblar.

    Quiero a mis hijos –dijo aquella voz acompañada de muchas otras, ahora empezaban a comprender porque siempre hablaban al unísono. No se trataba de una sola persona sino de varias.

    El poder de aquellas mujeres que ya no pertenecían a ese mundo logró levantar aquel esqueleto el cual ahora parecía anormalmente grande y cuando se mantuvo en el aire se vio rodeada de varias figuras blancas con el mismo aspecto lúgubre. Era la señal para que empuñaran armas y se pusieran en guardia.


    [​IMG]

    Tan pronto aquel esqueleto dejó salir un fuerte alarido los dejó casi completamente aturdidos, una chance perfecta para lanzar su ataque elevando unos diez cráneos en el aire los cuales arrojó hacia ellos con gran fuerza. El impacto los tiró a todos hacia atrás, despertándolos del efecto del grito anterior.

    Tomaron esa oportunidad para dividirse, aunque el espacio era un poco reducido lo mejor que podían hacer era rodear a aquella fantasmal figura y así lo hicieron, en similitud a los cuatro puntos cardinales.

    La primera acción de Piero mientras se movía fue la de ejecutar los sellos de mano necesarios para el Raiton: Raigeki no Yoroi, eso lo brindó de una capa de raiton y de algo más de velocidad para enfrentar al oponente, algo que sería útil cuando tenía tan poco espacio para eludir los ataques.


    ¡Drakul! –llamó en voz alta antes de lanzarse por uno de los miradores antes de que aquellos cráneos que el espíritu usaba como balas lo alcanzaran. Estuvo muy poco tiempo en el aire pues aquel murciélago albino y de tamaño a consideración pasó por él, aterrizando en su espalda mientras este se mantenía volando en los alrededores del faro.

    El murciélago alvino entonces empezó a mover sus alas con la fuerza suficiente para empezar a despedir ráfagas de futon, tan fuertes como las de un jutsu rango B. Esto les daría algo de tiempo a los shinobis de atacar pues aquella figura fantasmal se llevó sus esqueléticos brazos por delante de su rostro para protegerse del impacto del viento.

    Tatsuta empleó de inmediato Yobidasu: Charon's no yoroi para contar con una protección extra, no debía contenerse en empezar con todo lo que tenía tratándose de semejante oponente por lo que hizo uso de su Seisei: Kui-arasu, creando seis orbes los cuales envió directamente a que se mantuvieran cerca de aquel esqueleto. Este fue a su vez retenido por los hilos de chakra provenientes de las manos de Devil mientras que Draco se ocupó de usar su flauta para aturdir a la aparición.

    El veneno de la Mikazuki ya estaba haciendo efecto sobre el cadáver que empezaba a derretirse, sus extremidades volviéndose cada vez más débiles pero había algo con lo que no contaban. A pesar de superarla en número, a la fantasma solo le bastó un fuerte alarido para no solo dañar con ondas de sonido iguales a golpes físicos a sus adversarios, sino también para reunir a su alrededor a varios otros esqueletos los cuales empezaron a formarse con los huesos que había en el suelo. Lo único que detuvo a un ejército entero de formarse era el veneno de la única fémina del grupo que era lo suficientemente fuerte para derretir incluso a aquellas figuras óseas.

    Ya tenían nuevos oponentes con los cuales lidiar, Devil tuvo que abandonar su idea de usar los hilos, Draco abandonó tuvo que dejar de usar su flauta para intentar evadir a aquellos esqueletos pero pronto iban a rodearlo por completo. Los tres integrantes del equipo empezaron a ser atacados sin piedad hasta el punto de que casi eran arrojados fuera del faro pero al menos uno de ellos se salvó de la caída. Piero sujetó a Draco en cuanto Drakul pasó cerca, procediendo con subirlo al lomo de la criatura y dejarse caer el en el campo de batalla tomando su lugar.

    ¡Encárgate desde allí! –le dijo antes de caer donde los esqueletos con un Kaneken, debía impactar con algo fuerte si quería disminuir el daño de los ataques pero aquello no lo salvaría por siempre.

    Soltó algunas descargas de raiton por el efecto aun activado del Raigeki no Yoroi, aprovechando su velocidad extra para repartir golpes a diestra y siniestra pero pronto la efectividad del jutsu se acabó, lo supo en cuanto varios de aquellos seres se subieron sobre su espalda empezando a golpearlo, haciendo más peso del que podía cargar. En cuanto se dieron cuenta que el Sakasu era difícil de dañar debido a su LS, al material del que estaba hecho, decidieron que lo mejor sería ejercer peso sobre él para dificultar su movilidad, no podría librarse de todos al mismo tiempo y eso lo hizo blanco del espectro principal. A mujer de largos cabellos blancos cargó directamente contra él, poniéndolo contra una de las paredes y dejando salir otro alarido de sus fauces el cual el Sakasu empezaba a sentir que lo debilitaba poco a poco.

    ¡No voy a permitírtelo! –Tatsuta fue lo suficientemente rápida para que, a pesar de estar ocupada quitándose ella misma los esqueletos de encima, arrojara su chakram directamente hacía la escuálida mujer fantasma que recibió el ataque directamente.

    Sin embargo eso solo empeoró el panorama, a pesar de su dolor y que poco a poco empezaba a perder más partes de los huesos que conformaban su cuerpo, esta aumentó la fuerza de aquella habilidad misteriosa que parecía robar chakra al pelirrojo. Devil tuvo que sumarse también al intento de liberar al líder de Peekaboo, aprovechando una ráfaga de viento proporcionada por Drakul para impulsar su propio ataque, una patada en el aire cargada de energía de sonido la cual fue suficiente para causar un gran impacto sobre aquella espalda huesuda y liberar todo un ruidoso y fuerte eco en él faro.

    Su ataque tuvo resultado, el esqueleto cayó por al menos unos pocos segundos soltando al Juggler pero volviendo a reponerse en un instante, alejándose de todos ellos. Devil sujetó a Piero para evitar que callera al suelo y además, con todo ese daño acumulado habían logrado poner en jaque al resto de los esqueletos. Parecía que su enemiga estaba perdiendo fuerzas pues estos se desplomaron en el suelo tal y como estaban antes.




    Último pase y ya no jodo más o3o
    Milo-samaMilo-sama Lionel™Lionel™
     
    Última edición: 5 Dic 2016
  8. Lionel

    Lionel At time, somethings never changes Moderador

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    2,907
    Temas:
    190
    Calificaciones:
    +4,090
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Autor
    Judas

    Judas The busy and stressed guy. Moderador

    Registrado:
    25 Abr 2013
    Mensajes:
    1,263
    Temas:
    81
    Calificaciones:
    +1,646



    Cuando abrió los ojos se sorprendió de no encontrarse en el faro, esperaba ver nuevamente con sus compañeros pero eso nunca ocurrió sino que se halló a sí mismo en lo que parecía una calle de tierra casi por completo desierta. En ese sitio todo se veía en distintos tonos de gris a excepción de él quien se asomó de su lugar, uno de los pórticos de las precarias casas para observar como lo que parecía ser un viejo shinobi terminaba de forcejear con una ya debilitada mujer, la misma que cayó al suelo sentada y solo pudo hundirse en su desesperación, en las lagrimas que caían de su rostro al ver cómo era apartado de sus brazos un niño de apenas unos diez años según su aspecto y estatura.

    ¡No se lleven a mi hijo, por favor! –gritaba la mujer que ya no tenía fuerzas algunas para levantarse. Piero vio todo aquello con horror, como las vestimentas de aquellas personas eran precarias, como el hombre que parecía llevarse al último niño del poblado llevaba amarrado en uno de sus brazos, una distintiva bandana con el símbolo de la aldea de la roca en ella.

    ¿Por qué nadie hacía nada por detenerlo? Entonces notó como todas las presentes eran mujeres, mujeres solas que vivían en casas de mayor tamaño para ser solo hogares de una persona. Eran tiempos de guerra y cada uno de los hombres había abandonado su hogar.

    El sitio nuevamente se distorsionó ante sus propios ojos, intentó correr para evitar ser absorbido por la extraña visión pero no pudo hacerlo, simplemente volvió a ser testigo de cómo todo el panorama volvía a re-estructurarse y mostrar ahora la misma aldea pero en llamas. Un ejército samurái arrasaba con todo lo que quedaba, dejando solo cuerpos en el suelo sino es que se llevaban a las pocas mujeres jóvenes que había. Las pupilas del Sakasu se achicaron ante la visión que más repudiaba en lo que llevaba de su corta vida. Puso ambas manos sobre su cabeza como intentando alejar esas imágenes.

    ¡Basta! ¡¿Qué quieres de mí?!

    A la señal de su voz las imágenes volvieron a distorsionarse y formar una nueva, esta vez enseñando la prisión en la que hace poco se habían infiltrado, en sus tiempos más “prosperos”. Los gritos de los convictos hacían doler sus oídos e incluso observaba con horror como algunos guardias se invitaban a si mismo dentro de algunas de las celdas para luego escuchar gritos femeninos provenir de los mismos.

    Ya no quiero ver esto, por favor, detente –rogó ahora en voz más baja, dejándose caer al suelo- ya lo comprendí, ya para…por favor.

    Todo lo que habían sido imágenes grises desaparecieron dando paso solo a la oscuridad, y en ella una luz brillante y blanca que no llegó a enceguecer al pelirrojo debido a que este estaba con la cabeza gacha, evitando así ver lo que sea.

    Sé quién eres…más bien a quienes representas –intentó hablar con un hilo de voz, no podía verse de pie pero si levantar la mirada con los ojos entrecerrados, aunque dolidos, hacia aquel resplandor frente a él- penas por las madres en tiempos de guerra, todas ellas…pero ahora mismo esas guerras han regresado y…-tomó algo de aire antes de continuar con sus palabras- ¿Qué es lo que yo puedo darte? –preguntó mostrando las palmas vacías frente a él.

    Tuvo unos instantes incómodos de silencio con aquel espíritu hasta que este se acercó, tomando poco a poco la forma de una mujer completamente blanca, como si estuviese hecha de cristal y de largos cabellos que ondeaban en el aire.

    Quiero saber quien fui, de donde vengo pero sobre todas las cosas donde está mi hijo.

    ¿Tu hijo? –preguntó incrédulo ¿Entonces había un espíritu que sobresalía de entre todos los demás?

    No poseo mis recuerdos pero una cosa es segura, algo te trajo aquí, la misma persona que me encerró en este lugar te envió por mi –habló con serenidad pero una pizca de fuerza en su tono.

    ¿Quién? –a las exigencias del sírquense ella no pudo responder, junto sus dos manos entre ellas y aquellos ojos completamente blancos y vacíos mostraron por un instante lo que parecía profunda lástima- entiendo…tendremos que descubrir esto juntos ¿No? Ahora estoy involucrado –e intentó ponerse de pie con la poca voluntad que le quedaba, ahora estirando sus brazos mientras avanzaba hacia la figura de la fémina- comprendo lo que sientes, ese dolor de perderlo todo y no tener memorias, yo puedo entenderte, puedo ayudarte –insistió mientras se acercaba cada vez más hasta el punto de abrazar a aquella figura.

    Mi niño...yo lo sé.


    […]


    ¡Piero, despierta ya!

    La voz fuerte de Tatsuta lo regresó a la realidad, y no solo eso sino también la bofetada que le propinó en la cara. No tuvo tiempo de reclamarle o siquiera hacer algún chiste sobre ello pues notó varias cosas extrañas y además inquietantes. La primera es que sus mejillas estaban húmedas, como si hubiese estado llorando, la segunda es que se encontraba abrazado a lo que parecía un viejo violín polvoriento y repleto de telarañas, finalmente la tercera y más llamativa es que el suelo estaba temblando y retumbando con tanta fuerza que parecía que iban a morir aplastados por los escombros resultado de aquel sismo.

    ¡¿Qué está pasando?! –preguntó exaltado mientras los otros dos varones lo ayudaban a ponerse de pie- ¡¿Por qué todo está temblando?!

    ¿No lo recuerdas? –preguntó Tatsuta sin poder creer lo que estaba escuchando- ¡Tu activaste la destrucción de este lugar, con uno de tus jutsus!

    No bromees ¿Qué pasó con él…? –no le dejaron terminar, el grupo entero lo empujó y lo llevó con ellos hasta que todos saltaron sobre la espalda de Drakul. Era un poco más de lo que el murciélago podía tolerar pero si el viaje era corto podría manejarlo, la criatura salió disparada a lo alto para tomar más y más distancia de aquella prisión lo antes posible y luego dio una vuelta amplia buscando en los alrededores del mar, el barco de la capitana Ruby.

    El cuarteto de shinobis observaba mientras tanto hacia abajo, como toda esa prisión se desmoronaba y empezaba a hundirse, olvidada en las profundidades del mar. Piero era uno de los más perdidos en aquella situación pero el resto acordó no decirle nada hasta que pudieran aterrizar, cosa que hicieron en el barco de la rubia pirata otra vez, el mismo ya se estaba alejando de todo ese caos pues estaba amaneciendo, el sol se asomaba bañando el agua y las velas del navío con aquel color amarillento pero lo más importante, les indicaba que habían acabado con la misión a tiempo.

    Un confuso Juggler fue recostado sobre un asiento improvisado de varias cajas de carga cubiertas por mantas y otra de ellas le fue colocada encima de él. Drakul incluso se recostó sobre su regazo como si de una almohada se tratara, el músico aún no había soltado el violín el cual sujetaba con tanta fuerza que estaba empezando a hacerse daño.

    El resto de sus compañeros se miraron a las caras confundidos y solo la Mikazuki tuvo el valor para dar un paso adelante y con expresión decidida, colmada de seriedad, le explicó directamente.

    Debilitamos al espectro lo suficiente para liberarte, te desmayaste y antes de que pudiéramos darle el golpe final te lanzaste sobre esa cosa, levantándote de repente –Piero no dejaba de parpadear ante las palabras de la fémina- No sé qué fue lo que hiciste el fantasma se deshizo por sí mismo, dentro de él se encontraba el violín que tienes ahora en las manos…y con él fue que produjiste el sonido que llevó abajo toda la prisión –el de ojos azules apenas abrió la boca un poco sorprendido- y por cierto ¡Casi nos dejas sordos! –reclamó golpeándolo en la cabeza, cosa que era muy extraña que Tatsuta hiciera, solo una señal más de que había llegado a su límite de paciencia, superada por toda esa locura.

    Lo siento, chicos…hicieron mucho por mi y se los agradezco…aunque ahora estoy tan cansado que siento que voy a desmayarme –ante aquellas palabras la albina se arrepintió de haberlo golpeado, de hecho hasta le acarició la sien a lo que el muchacho se recostaba en su sitio y se abrazaba un poco más a su violín- Sasha dice que también lo siente.

    ¿Quién? –preguntó el grupo pero era inútil, el Sakasu ya se había entregado a Morfeo y la mejor idea sería dejarlo descansar, fue de los más heridos durante la batalla y ya había usado una gran cantidad de chakra.

    Al menos tenemos la información necesaria para Lord Tsuchikage, y con ella las respuestas a quienes perdieron a sus familias también –se aliviaba Tatsuta con su confiable anotador en la mano, donde había escrito todo lo que necesitaban- les diremos que una fuerza que poseía y producía chakra utilizaba jutsus de sonido para incitar a las personas al suicidio.

    ¿Qué fuerza? –a la pregunta de Draco, la Mikazuki miró el violín que Piero sostenía en brazos.

    Sasha.


    Fin! x_x
    Necesité una prorroga para terminar pero he cumplido.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    JudasJudas Aviso que tu corrección tardará unos días más, pero como pediste una prórroga ahora nosotros te pedimos una (?).
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    NouhimeNouhime Te menciono para que la recuerdes cuando regreses.
     
  12. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    Reasignada la evaluación a MadaraMadara porque la ausencia de NouhimeNouhime se prolongará.
     
  13. Madara

    Madara Porn is good.

    Registrado:
    16 Dic 2011
    Mensajes:
    1,027
    Temas:
    47
    Calificaciones:
    +591
    Holis, hora de corregirs.:3030:


    Trama:


    Bien, aquí la cosa estuvo acorde. Cumpliste con los objetivos a cabalidad, dentro de todo fue algo interesante cómo se desenvolvió tu personaje junto con los otros, lo que sucedió y cómo se fueron atando los cabos a medida que transcurría el tiempo. Por ejemplo: lo de las cartas que eran para y por los hijos de los reos de la prisión, y las razones de los espíritus para llevarlos hasta el faro. Ahora, lo que no entiendo es el porqué de los suicidios causados, dentro de lo que pude desenlazar en mi cabecita sería porque las personas que llegaban no eran las que el espíritu necesitaba, y por eso los “desechaba”; pero la verdad no sé. Debo admitir que en toda la misión me pregunté “¿por qué es esto una misión historia?”, sin embargo sólo al final y sólo por un momento entendí más o menos el porqué; hubieron varios huecos de trama. Supongo que es porque más adelante los explicarás con otra MH, pero no estoy completamente segura y tampoco puedo suponer.
    6/10

    Verosimilitud:

    Aquí encontré un hueco, porque según la técnica que mencionas (que créeme, la leí varias veces), los hilos de chakra del clan Sakasu se conectan con un oponente causándole ciertos efectos, bien. Pero aquí estamos hablando de objetos inanimados (en este caso, rocas), e incluso si el jutsu como tal no lo especifica; veo la técnica como que de su cuerpo salen una serie de hilos que no se usan como cuerdas, sino que se meten dentro de la anatomía del oponente en cuestión para “conectarse” de manera intangible. De todas maneras, si no es así, puedes indicármelo.

    Aquí hay un problema: primero señalas que había oscurecido y además de eso no había iluminación artificial por ningún lado, lo que me hace pensar que hay una absoluta penumbra que sólo los Sakasu pueden ignorar gracias a su poderoso radar. Pero, ¿y Tatsuta? Ella no es Sakasu, ¿cómo puede caminar tan grácilmente sin siquiera tropezar? Y más aún, ¿cómo hace para escribir en la libreta si no puede ver? Aun teniendo una breve luz por la luna, no creo que la vista de la fémina sea tan perfecta como para escribir a tal oscuridad; quizás -si acaso-, percibir las sombras de los objetos para evitar tropezar.

    Esto es básicamente lo mismo que lo anterior, ¿cómo fue capaz Piero de leer las anotaciones de Tatsuta si había tanta oscuridad? Según tengo entendido, la habilidad del radar detecta objetos y personas, pero algo tan preciso como una escritura lo dudo mucho; a lo sumo podría percibir la presencia del cuaderno, pero no leer lo que se escribe en él.

    Estos problemas se repiten una y otra vez a medida que pasa la misión, cosas que en la oscuridad no pueden divisarse pero aun así ellos lo ven sin problemas. Si hubieras dicho que la luz de la luna los alumbraba quizás lo hubiera tomado en cuenta, pero luego noté que estaban dentro de una edificación, por lo que tampoco tendría sentido.

    Te recuerdo que es muy importante seguir una línea de coherencia dentro de todo lo que escribes, porque siempre habrá errores de causa-efecto. Ejemplo: si al principio dijiste que cuando salieron del puerto el atardecer ya se había puesto, se suponía que si la cárcel estaba apartada del lugar, y con todo lo que pasaron, al llegar ya sería de noche. Por ese lado, bien. Pero he aquí el problema: luego dices que no hay luz y que es completamente de noche, si están dentro de una edificación, por lógica NO pueden ver; aún si los del clan Sakasu tienen ecolocalización como los murciélagos, no pueden tener tanta precisión como leer nombres o una libreta (y mi soporte es la misma habilidad de la LS). Y aún más carente de sentido, Tatsuta, al ser de otro clan diferente sin estas habilidades (según entiendo, porque tampoco pusiste las fichas aun cuando dijiste que lo harías), es imposible e incoherente que pudiese ver entre la oscuridad con tanta facilidad.

    Aquí reitero: “Tatsuta hojeó su libro aprovechando la luz de la luna que apenas se colaba por las viejas ventanas”; entonces, ¿cómo fue capaz de leer adentro si había tanta oscuridad?

    ¿Cómo va a ver un aroma de descomposición increíble si ya el cadáver no era más que huesos con la ropa aún encima? Lo cual denota que el cuerpo llevaba meses o años ahí metido. Luego de que el proceso de descomposición termina, el olor merma porque ya no hay tejido descompuesto presente (según lo que tengo entendido, y lo que he visto de los perros muertos de la calle, LOL).

    Esto me pareció demasiado conveniente cuando nunca lo nombraste antes, recuerda siempre al menos soltar alguna que otra acción que haga tu compañero animal, aunque sea su posición de acuerdo a la de tu personaje; así no da la impresión de que aparece sólo cuando es conveniente para tu personaje.
    3/10

    Interpretación

    Primero que nada, te acoto esto:

    Cosa que nunca hiciste, por lo que muchos agujeros en interpretación y verosimilitud tuvieron lugar aquí; primero porque no puedo evaluar en base de imaginarme cómo es el personaje que dijiste que ibas a poner y no lo hiciste (más que todo en el ámbito de la batalla, en lo que respecta a técnicas, entre otros).

    Por otro lado, me pareció acorde (quitando tus errores en el apartado de verosimilitud); las descripciones de los entornos, los personajes y sus aspectos psicológicos (o por lo menos, dentro de los que creaste, los mantuviste, porque queda básicamente a mi imaginación cómo son realmente). Las narraciones en cuanto a batallas estuvieron muy bien; incluso el final, cuando Piero está en estado de trance o inconsciente, que ve al espíritu y le muestra aquellas escenas grotescas (que obviamente, a mi criterio, habría estado mejor hacerlas un poquito más explícitas; sin embargo, dejarlas a la imaginación también tiene su toque). Dentro de todo, estuvo bien. No perfecto, pero sí bien.
    7/10

    Pude inmiscuirme en tu historia, sin embargo, dentro de lo que cabe a narrativa, tuve que releer varias veces algunos párrafos porque sencillamente no los entendía. No te daré una puntuación en base a narrativa por razones obvias, pero de igual manera te haré algunas observaciones:
    He leído tus post antes de esta misión, y debo decirte que me dio algo de molestia hallar tantos errores tanto de puntuación, como acentuación e incluso errores ortográficos básicos como “el tuvo” que debió ser “tubo”, “al cavo” que es “cabo” y “sírcense” que es “circense”.

    ¿Qué fue lo que ocurrió aquí? No quiero ser dura y afirmar algo tan directamente, pero creo que los usuarios se están tomando muy en serio el hecho de que no se evalúa más el apartado de narrativa, y les da pereza releer sus post para corregir los errores. Lo digo porque sí tienes errores de antaño, como “la Mikazuki, el Sakasu” y demás; pero ¿acentuaciones simples e incluso errores ortográficos en un usuario que es ANBU y además tiene un segundo personaje Jounin? No le veo la coherencia.

    Te invito a releer tus post, y sé que te darás cuenta a qué me refiero cuando te señalo que fue sólo pereza de no revisar. Si este apartado se corrigiera, te podría una puntuación bastante severa sólo por el hecho de saber que tú no tienes tantos errores normalmente.

    Finalmente, las pagas:

    JudasJudas 295 ryos + 4 PR

    275 ryos + 1 PP para Iwagakure

    275 ryos para mi bello Saiho~

    Frank UnderwoodFrank Underwood Pagas asignadas. Cierra, bicho feo.
     
    Última edición: 12 Ene 2017
  14. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,144
    Temas:
    293
    Calificaciones:
    +2,208
    Misión cerrada.
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...