Especial Jaladoween La invitación de la bruja [Coreene & Jaybird]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por everyday, 18 Oct 2018.

  1. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,433
    Temas:
    735
    Calificaciones:
    +2,558
    La invitación de la bruja [Especial Halloween]
    Descripción del trabajo: El Centro Pokémon de Mahula ha estado entregando cartas a varios entrenadores por petición de la Capitana Fantasma. Ha dado la casualidad que tú has recibido una y, por lo que pone dentro, has sido invitado a una cena en la vivienda de Alice Kefeston. Abajo del todo, además de darte algunas indicaciones, pone que eres el número ocho y que habrá un total de doce personas. Es una gran oportunidad para conocer a la misteriosa muchacha, así que no te lo piensas perder. ¡Pero ojo! No se lo puedes contar a nadie, debes ir sin nadie -otro entrenador o amigo- y solamente podrás llevarte a un pokémon.

    Una vez has llegado hasta la mansión, un hombre mayor ha verificado que hiciste caso a las indicaciones de la carta y entonces una puerta metálica ha empezado abrirse. Al entrar, te has enterado de que no podrás irte hasta que se haga de día: pasarás toda la noche en la vivienda.

    Tras un poco de exploración o charla con otros entrenadores (eran un total de doce, incluyéndote), un altavoz os ha guiado hasta la gran mesa donde se llevará la cena. Y todos habéis aguantado la respiración cuando Alice ha ocupado su asiento. Todo iba bien, parecía una velada como otra cualquiera, hasta que la capitana ha pedido ser la primera en probar la comida, pues no desea que sus invitados se lleven una mala impresión. Y al dirigir la cuchara hasta su boca y tragar, sus ojos se han puesto blancos y su cara se ha estampado contra el plato.

    No tiene pulso. Ha muerto.

    Las luces de la sala se han apagado diez segundos y al encenderse nuevamente, habéis visto una frase escrita en las paredes: Sois los siguientes.

    Objetivos:
    - Sobrevive a la noche.

    Datos extras:
    - El trabajo se puede hacer en party de 2, las diez personas restantes pueden ser NPC vuestros -que hayáis creado antes- o que os inventéis en el momento.
    - Recordad que sólo contáis con un pokémon.
    - La mansión tiene multitud de escondites, trampas y habitaciones varias que parecen atracciones de miedo. Tienes una y mil oportunidades para sobrevivir.
    - Las entradas y ventanas están completadas cerradas, no hay manera de escapar de la mansión.
    - Las luces se apagan y encienden cada dos por tres, hay veces que incluso iréis a oscuras.
    - Los pokémon fantasma que vivían dentro de la mansión se han puesto nerviosos, piensan que vosotros sois los culpables de la muerte de su querida amiga.
    - En algunas habitaciones hay pociones para los pokémon y en los baños siempre encontraréis un botiquín, pero no hay suficientes para todos, esto puede traer discusiones entre los entrenadores presentes.
    - El trabajo finaliza cuando el altavoz anuncia que ha llegado el día (a las seis de la mañana). Habrá un post sorpresa tras la evaluación.

    Recompensas:
    - 1000 Pks
    - +10 niveles para repartir a cualquier pokémon (tanto en PC como en el Equipo)
    - +5 niveles para el pokémon que participó (no se le puede dar de los +10 a este)
    - +4 contadores de huevo (tanto en PC como en el Equipo)
    - +2 MT Tipo Fantasma
    - Ticket Habilidad Oculta para Pokémon Fantasma (x2)

    Notas:
    - No hay mínimo de Posts.
    - La evaluación será un comentario simple para verificar que no se realizó con prisas, es posible negar todos los premios si se considera que el desarrollo no fue el adecuado.
    - Los objetos que dan niveles, puntos de amistad o cualquier cosa de estas, no funcionan.
    - Se puede llevar el Pokémon elegido aunque esté en la PC, pero especificad al SOLICITAR el trabajo cuál será.
    - Este trabajo se puede pedir hasta el 30 de octubre y tenéis hasta el 7 de noviembre para finalizarlo.
    - No es necesario estar en Mahula para pedir el trabajo. Disponible en todos lados.

    Pokémon:
    Jaybird (Marshadow) / Coreene (Rowlet) / Menrrose (Ninguno)

    Fichas:
    [Menrrose] // [Coreene] // [Jaybird]

    LadyAzulinaLadyAzulina LazyLazy adelante pueden comenzar, que se diviertan o-o/
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
    ¡Ah! Qué bien se sentía estar en una de las islas que conformaban la región de Mahula. Un sol picoso pero agradable, las playas más bellas y sobretodo, las mujeres y hombres más sexys que Evan había visto. Sí, le encantaba ese lugar paradisíaco. Aunque el chico ya quería salir y ponerse a ligar, primero debía registrarse en el Centro Pokémon del Pueblo Amu. Drake y Shade saludaron amistosamente a la enfermera quien no tardó mucho en tomar sus datos y colocarlos en la computadora de su escritorio. Se le notaba animada tras escribir las letras que conformaban el nombre del mercenario y su equipo, la razón se debía a la poca actividad que había tenido en las últimas semanas en dicho centro médico.

    Listo. Aquí tienes —le extendió la tarjeta que le daría acceso al comedor y a su habitación—. Espero que disfrutes el hospedaje y lo que Kazui tiene para ti —concluyó con una sonrisa.
    Gracias, preciosa. Espero que tú puedas atenderme en todo momento —le guiñó pícaramente, logrando que la médico se sonrojara un poco. No era la primera vez que recibía algún intento de flirteo como el de Evan; normalmente había una media de unos cinco o seis entrenadores de diez que buscaban más allá de una atención profesional, sin embargo, Evan daba un aire de seguridad y malicia tal, que a la pelirrosa se le fue el aliento por unos segundos.

    Se le quedó mirando mientras tomaba sus cosas y cuando el chico se dispuso a salir, la enfermera de ojos azules recordó algo importante que tenía que hacer con los entrenadores que se registraban para pasar la noche. Lo detuvo con un “espera” lleno de vergüenza, ¿cómo podía pasar tal bochorno con un chico tan guapo? ¡Arceus la perdone! Cuando tuvo el objeto que buscaba caminó hasta el chico para entregárselo en sus manos. Drake tomó la carta curioso por lo que había en su contenido; estaba sellada con un símbolo extraño. Miró a la enfermera y le preguntó sobre aquello.

    Es una invitación —respondió con la sonrisa que le caracterizaba—, de parte de la capitana fantasma de la isla —Drake enarcó una ceja ¿capitana fantasma?
    Mm vale… la leeré cuando esté en la habitación. Muchas gracias, preciosa —le agradeció dándole un beso muy cerca de los labios de la adulta.

    Le sonrió y por fin se marchó.

    Estando en su pequeña habitación, Drake se dedicó a acomodarse en ella: colocó su bolso debajo de la cama y dejó sus “instrumentos” escondidos a la vista de cualquier persona normal. Cuando todo estuvo en orden, Shade le regresó la carta que se hallaba sobre la ordenada cama. Volvió a echarle una mirada al extraño sello, parecía tener la forma de un gengar fusionado con la roca enlace de un Spiritomb. Dejó de lado lo curioso que se veía y abrió el sobre para leer el contenido de la invitación. Escrito en el papel, se hallaba lo que parecía ser una interesante propuesta para cenar con doce desconocidos y la capitana… a Drake solo le pareció estúpido y arrojó la carta a la basura, ya que él solo quería relajarse un poco luego de lo vivido en el estúpido parque de mierda la semana anterior. No obstante, el chiquitín no le parecía el tipo de “relajación” que buscaría su padre por lo que, sin darle un respiro al ojiverde, el pequeño tomó la cartera del mercenario y la carta para posteriormente salir huyendo.

    Me tienes que estar jodiendo, ¡Shade! —gritó mientras abría la puerta de la habitación y lo veía en el filo de la escalera. Lo esperaba y el pajarito lo sabía, ¡joder! Como odiaba cuando el más inocente de sus pokémon se interponía de esa forma con el placer carnal—. Te regresaré a la pokéball si no regresas mi cartera en este instante —la amenaza lo hizo temblar, pero no funcionó del todo, él seguiría protegiendo a su entrenador de cualquier enfermedad de transmisión sexual. Era como su condón andante.

    Duffy frunció el ceño, cerró la puerta y comenzó a correr para alcanzar al pequeño quien huyó como alma que lleva el diablo.

    La tarde del pajarito se basó en perseguir a un pokémon infantil por toda la isla de Kazui. La noche arribó y cuando Shade por fin se cansó de huir, ya era demasiado tarde para Jaybird. Los dos estaban perdidos y lo único que podían observar a la lejanía era una colina, en donde se podía observar la figura de una mansión. Drake tomó al pequeño y lo zarandeó a modo de castigo hasta marearlo, luego tomó la carta y resignado, se dirigió a la casa donde se le había invitado.

    Al final, terminé metido en esta basura por tu culpa —comentó molesto tras quitar las plantas que le dificultaban el andar por la jungla. Al menos contaba con un cuchillo de supervivencia.

    Cuando llegó a la falda de la colina, la sombra luchadora se despegó de Evan de una forma nunca antes vista; era como si algo le llamara. Preocupado, Drake apresuró el paso y comenzó a correr para poder estar cerca de su pequeño favorito, no estaba seguro de lo que habría al frente, pero si al chiquito le atraía de esa manera tan despreocupada, entonces debía ser algo a tomar en cuenta.

    Grande fue su sorpresa cuando halló a Nyx en el hombro de cierta albina.

    No esperaba encontrarme de nuevo contigo —exclamó el de mechón blanco cuando se dio cuenta, que lo que había atraído al pokémon, no era otra persona más que la hermosa albina que le robó el aliento en la atracción de carritos chocones y le había hecho daño en el jardín trasero.


    LadyAzulinaLadyAzulina Perdone señora <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. LadyAzulina

    LadyAzulina Morpheus's Dream ♚

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    731
    Temas:
    31
    Calificaciones:
    +371
    Coreene Moore estaba debidamente vestida para la ocasión, contrario al hombre que recién salía de la jungla completamente impresentable. Deleitaba la vista de cualquiera que la mirara con un vestido negro escotado, la prenda se ajustaba a su cintura con una cinta roja y se pegaba a sus muslos, con una tela en degradado lila que sobresalía de la cinta por encima de la falda que tenía un generoso corte que les permitía admirar sus largas y esbeltas piernas; calzaba botines negros y su largo cabello plata se encontraba recogido en una trenza griega.

    —¿Se conocen? —cuestionó el señor que recibía la carta de la mujer, la cual era idéntica a la que Jaybird tenía.
    —Nunca lo había visto en mi vida —contestó la albina con calma, aunque acarició con un dedo la cabecita del pequeño Marshadow en su hombro. Embelesado era como se encontraba el Pokémon, dolido por el rechazo fue como se sorprendió el mercenario.
    —Todo está en orden, señorita. Puede pasar.

    La puerta metálica a su derecha empezó a abrirse y Noel recuperó su carta antes de dirigirse al interior; Rowan había estado esperando sobre la puerta, planeando alrededor de su entrenadora al verla moverse. Shade se sintió dichoso por poder acompañarla, pero celebró antes de tiempo: el hombre mayor lo atrapó cuando ella le pasó por delante y lo mantuvo entre sus brazos hasta que la puerta volvió a cerrarse, entonces giró su atención al azabache, mirándolo de abajo hacia arriba con reproche.

    —¿Gustaría cambiar sus ropas antes de presentarse?

    Drake simplemente bufó, siguiendo con la mirada la silueta femenina que se alejaba cada vez más.

    **

    ¿Cómo llegó Caín a la mansión de la Capitana Fantasma? Justo en eso estaba pensando mientras atravesaba la recepción. Casi podía escuchar los bolsos cayendo frente a ella como en la mañana del día anterior, cuando apenas arribaba la fortaleza de Khaos.

    —¿Qué es esto? —le preguntó a su padre, extrañada.
    —Quiero que tomes unas vacaciones.

    Coreene se frotó la frente con una mano. Luego suspiró y se descolgó la mochila que llevaba para alcanzársela.

    —¿A dónde iré a tomar vacaciones esta vez? —para responderle, el hombre mayor le extendió el boleto del barco que necesitaría y, a pesar de ser suficiente, le dijo:
    —A Mahula.

    Ignoró el cansancio y sin descansar de su último recado partió hacia el puerto. Durante el camino y en su destino podría tomarse un momento para reponerse, y así fue. Se recostó a tomar el sol en el crucero pensando que luego de llegar a Kazui debería esperar unos días para poder realizar el pedido de su padre, por ello no renegó la invitación de la enfermera en el Centro Pokémon; en realidad consideró que podría salir algo bueno de eso: una experiencia diferente en un lugar diferente.

    Coorah echó un vistazo sobre su hombro pero las puertas ya estaban cerradas. La azoró el presentimiento de que pasarían mucho tiempo cerradas. Inhaló con suavidad y siguió adelante, al menos pasaría la noche con diez desconocidos que podrían mantenerla entretenida para no tener que soportar el rato con el extraño pelinegro… o tal vez no. Llamó inevitablemente la atención cuando entró al salón, con ella eran cuatro mujeres y ya estaban presentes cinco hombres, sin embargo, su atención se dirigió a una de ellas en particular.

    —¿Qué estás haciendo aquí, Rose?
    —Creo que puedo hacerte la misma pregunta.
    —¿Dónde están tus guardaespaldas?
    —¿No leíste la invitación? Nadie podía enterarse —
    la peliazul le sonrió con inocencia.
    —¿Cómo lograste deshacerte de ellos?
    —Lo lamento, pero eso es información clasificada —
    batió las pestañas, lo que solo provocó cierta desazón en la legionaria.

    ¿Por qué cuando sucedían cosas extrañas su mejor amiga debía estar cerca? Exhaló y observó a su compañero, estaba posado sobre una de las barras que sostenían las cortinas de las ventanas; la lechuza inclinó un poco la cabeza, sacándole una sonrisa.

    —De acuerdo —accedió—, estoy completamente segura de que podemos sobrevivir a una cena.
    —¿Quién es tu amiga, Menrrose? —
    el tono insolente ocasionó que el pensamiento de la albina variara ligeramente: ellas podrían sobrevivir a la cena, no se hacía responsable de los demás.
    —La entrenadora número nueve —respondió por sí misma la recién llegada, alzando la carta de modo que solo pudiera verse el dígito.
    —Qué casualidad —el mismo atrevido abandonó su posición para acercarse. Desbordaba confianza, hablaba con insolencia, ¿quién habría sido la desafortunada antes de que Caín llegara? ¿Alshat? Tenía la tez bronceada y el cabello rubio, típico hijo de papi y mami. La lascivia era evidente en sus ojos verdes; su ‘víctima’ suspiró, mirando a otro lado hasta que no pudo evitarlo—, yo soy el número seis.

    Cuando se forzó a observarlo le sonrió con apatía. Todas esas personas desconocían su profesión y no tenía intenciones de compartirlo a viva voz, esperaría a que actuara imprudentemente y entonces reaccionaría como lo haría su mejor amiga: armando una escena. Hasta el momento tenía el voto a favor de los hombres y su mejor amiga, solo era cuestión de convencer al resto de mujeres de que se sintió como una víctima. Todo estaba tomando forma en su cabeza, no obstante, el rubio apenas logró invadir su espacio personal antes de clavar una rodilla en el suelo con una expresión de dolor. La estrella se veía asombrada, aunque un rastro de emoción brillaba en sus ojos. Las féminas se excitaron visiblemente, los caballeros retrocedieron un paso.


    —Yo no haría eso si fuera tú —
    le comentó Drake al rubio despreocupadamente y los ojos azules rodaron visiblemente—. ¿Qué? ¿Tampoco vas a agradecerme por esto?
    —¿Tengo que agradecerte por alguna otra cosa? —
    apoyó una mano en su cadera. A comparación de cuando se lo cruzó en la entrada, el mercenario tenía una apariencia más aseada y presentable… bueno, tan presentable como podía con el cabello revuelto y la corbata a medio sacar.
    —Creí que habíamos pasado una velada inolvidable —llevó la mano libre a su pecho, fingiendo pesar.
    —Soy capaz de encargarme por mi cuenta.
    —Eso no era lo que me parecía —
    la sonrisa del mercenario acompañaba con precisión su comentario impertinente, y de eso Noel ya estaba cansada.
    —Suéltalo por favor —pidió la peliazul, acercándose—, le estás haciendo daño.
    —Esa es la intención —
    pero le hizo caso.

    ¿Mientras esperaban podrían proveerlos con un poco de alcohol? La heredera Moore ya estaba creyendo que lo necesitaba.


    LazyLazy ♡~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 4 Nov 2018
  4. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
    La de largo cabello plata suspiró y se dio media vuelta para poder conversar con su mejor amiga, parecía mucho más interesada en saber cómo y por qué se hallaba entre los presentes. Mientras el chico de mechón blanco le miraba las bellas piernas a la joven legionaria, el hijito de papi se levantó adolorido y con el rojo de la ira sobre su rostro, sin duda alguna le haría saber cuál era su lugar, pero para eso tendría que ponerle un poco más de ganas, ya que unos simples insultos no bastarían para rebajar la autoestima del mercenario, quien se acomodaba un poco el saco.

    Juro que te haré pagar por esto —continuó el berrinchudo niño.
    Ajá… suerte con eso —finiquitó la “charla”, extendiendo su mano esperando a que Shade pudiera usarla como un medio para llegar a su hombro.

    El tenso ambiente que se sintió después del “conflicto” se vio contrastado con la extravagante parafernalia del lobby. El tapizado de tonos carmín que hacían juego con las velas de cera morada que alumbraban la sala, el amueblado con diseño gótico y las pinturas con clara fascinación a los pokémon espectrales fueron suficientemente llamativos para la mayoría de los presentes. Era lógico que la dueña de la casa tenía un favoritismo extremo hacia esas criaturas que podían robarte más de un susto en las noches más oscuras y solitarias.

    La gran puerta principal se abrió y a través de ella entraron dos personas más: un chico alto, moreno y de cabello castaño y una joven tan guapa y sexy como la albina. Con los doce presentes, el mayordomo se permitió cumplir las órdenes que su ama le dejó en claro en la mañana: cerró la puerta con llave y luego dio los motivos por los cuales los doces habían sido invitados a la mansión Kefeston.

    A pesar de que su presencia se agradece, no deben olvidar que están aquí por pura suerte —comentó el mayordomo con suma tranquilidad, importándole poco el cómo lo tomaría algunos—. No es necesario informarles acerca de los gustos de lady Alice, la casa está llena de… peculiaridades. Tengan cuidado por dónde pisan.
    ¿Peculiaridades? —Preguntaron al unísono varios entrenadores.
    Véanlo como una casa embrujada —respondió el hombre tras dirigirse a una de las puertas de la gran sala.

    ¿Por qué? ¿Por qué no podía terminar en lugares normales? Drake rodó los ojos con fastidio a pesar de que Shade se sentía muy feliz de estar en ese lugar. Saltó del hombro de su padre y se dirigió al de la legionaria, quien lo recibió tranquilamente y con una sonrisa.

    El de canas hizo un ademán con su mano para que todos los siguieran, pues según él la cena ya estaba lista y la anfitriona les estaba esperando para conocerlos. Como era de esperarse, los pasillos eran largos y amplios, llenos de puertas y retratos de pokémon fantasma acompañados por personas de hebras escarlatas. Coorah entendió con esos cuadros que el gusto por los espectros era de familia, de cierta forma se sintió identificada; a su padre y a ella le gustaban los pokémon fuertes y capaces de cumplir perfectamente una tarea asignada. Miró a Rowan volar por encima de su amiga y ella, fungiendo como el protector que era. Aquello le sacó una sonrisa de satisfacción, sin embargo, la sonrisa se le borró del rostro cuando una nube negra se abalanzó sobre él y lo derribó, cayendo y rebotando en la cabeza de Menrrose, quien trastabilló al instante. El ataque sorpresa alertó a los entrenadores y cada uno sacó a su respectivo compañero, a excepción de Rose y una chica. Shade se quedó con Coorah para reemplazar a la lechuga voladora, acto que dejó impresionado al pajarito ¿acaso él no merecía protección también?

    El mayordomo suspiró fastidiado y para tranquilizar un poco la situación chasqueó los dedos. Aquella señal resonó por todo el pasillo y logró llamar la atención de una rápida sombra que salió del techo para “someter” a la nube negra que había derribado al pobre Rowlet. Un Gengar diferente en colores había hecho acto de presencia, y en sus extremidades tenía atrapado a un travieso Duskull que no paraba de retorcerse por el agarre de su superior.

    Perdonen por mi error, se me olvidó mencionar que los pokémon fantasma tienen una actitud bastante traviesa hacia los desconocidos. Tienden a jugar bromas pesadas, por suerte está nuestro fiel Jekyll para ayudar —intentó tranquilizar a los invitados, tomando a la bola de un ojo entre sus manos—. Ella sobre todo, Lucy. Te hemos dicho que no juegues así si no es hora de trabajar.

    La aludida miró apenada a la albina y al chiquitín en su hombro y luego se desvaneció. El mariquita rubio iba reclamarle aquel fallo, pero fue interrumpido por un choque en su hombro de parte del mercenario quien se dirigió al búho y lo ayudó a levantarse, pues el golpe lo había dejado un poco mareado.

    ¿Estás bien? —Le preguntó al tipo planta—. La próxima vez está más atento, que puedas volar no quiere decir que no recibas algún ataque desde arriba —le fémina lo miró desde su posición bastante seria, ¿quién se creía él para darle consejos a su pokémon? Rowan sabía perfectamente cómo actuar, que resultara sorprendido fue una mera casualidad. Al sentir la fulminante mirada, Drake sonrió, al menos lograba llamar la atención de la fémina de esa manera. Sin mucho más que decir, Duffy impulsó al tipo planta para que tomara la posición de antes.
    Pss… ¡Oye! —La vocecita de Al Giedi se escuchó al momento en que todos volvieron a caminar.
    ¿Mm? Tú eres… —Jaybird intentó recordar su nombre—. Men… —La susodicha se sintió levemente ofendida pero decidió ignorarlo esa vez, lo que tenía que decirle era mucho más importante.
    Menrrose. Y te sugiero que no vuelvas a aconsejar a algún pokémon de Coorah.
    ¿Por qué? ¿Le molesta? —Drake se escuchaba satisfecho y eso extrañó a la peliazul, ¿qué persona cuerda se atrevía a cuestionar el entrenamiento de su cuasi hermana?
    Solo mantente a raya —finalizó para alcanzar a su amiga.

    Evan se encogió de hombros previo a desabrocharse el saco, tenía calor y ya comenzaba a molestarle aquella prenda, sin duda alguna se la quitaría apenas entrara en donde se llevaría a cabo el festín.



    LadyAzulinaLadyAzulina <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    8,816
    Temas:
    624
    Calificaciones:
    +2,730
    AVISO


    Me comunican que me equivoqué con el último día del trabajo especial de Halloween. No es el 7, finaliza el 10. 10 de noviembre, todo ese día. Luego de eso, ya no habrá posibilidad de prórroga. ​
     

Compartir esta página

Cargando...