1. Arreglado el problema de la barra lateral en Chrome
    Ya se puede dar click en los enlaces :D
    Descartar aviso

+18 Original Fic INFERNO (7)

Tema en 'Fanfics y Roles Yuri' iniciado por I-AM-WOLFIE, 29 Jul 2017.

  1. Dani :v

    Dani :v ¡Burn It Down Burn It Down Aah Aah! :v

    Registrado:
    29 Sep 2016
    Mensajes:
    304
    Temas:
    15
    Calificaciones:
    +78
    ¡Wonderful! Muchos misterios, me gusta. Junno por ahora se ve interesante.
     
  2. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    Si no hubiera misterios no fuese parte de esta gran historia XD, :v muchas cosas quedan por contar, y de Junno, hay algo que te sorprenderá.
     
  3. Kissu

    Kissu Moderador

    Registrado:
    20 Oct 2006
    Mensajes:
    7,933
    Temas:
    426
    Calificaciones:
    +1,266
    Ok, se empieza a poner bueno, jaja. A ver qué sale de todo esto :3
     
  4. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    o3o Sigamos con esta wea.


    6


    Seele y Norwell caminaban guiados por Junno, sorprendidos al ver cómo la gente se arremolinaba para verlos. Los ojos azules, piel blanca y cabello ligeramente azulado hacían seña de la sangre de Geglaceed en ellos. La gente miraba con sorpresa a ambos, así como a las jóvenes detrás de ellos, un hombre alto, de cabello tan azul como el cielo y una hermosa mujer de cabello blanco como la nieve y ojos rojos como la sangre, las descripciones de sus deidades eran tan reales como su presencia. Norwell atinó a extender sus alas negras y brillantes, haciendo que la gente se arrodillara al entender que su divinidad estaba de nuevo con ellos.

    Ankhara estaba sorprendida, esa gente había sobrevivido lejos de todo, sus casas, vestimentas, actividades no eran tan distintas a las de Regalea, era un pueblo perdido en el tiempo, tanto así, que su madre le sugirió a ella y Sol que antes de entrar a Geglaceed, tomaran sus vestimentas de noble para no incomodarlos. La albina sujetaba su vestido con sus dedos incomoda por ello, pensando en que no tenía sentido, o por lo menos, tenía que haber una explicación del porque sus padres no sabían de la existencia de ese reino olvidado.


    -Por aquí, los llevaré con la matriarca.
    –Dijo Junno señalándole un camino hacia una gran edificación que Norwell reconoció al instante, era el viejo palacio de la familia de Ledwin.

    -Hija, esperen aquí, no tardamos. –


    -¿Puedo irme a cambiar?-
    Habló Ankhara soplando sus mechones por el peinado recogido que traía. – sabes que no me gusta usar vestido. –

    -Es solo por un momento, hija, además, te ves preciosa. –


    -Yo esperaré aquí, la matriarca pidió platicar a solas con ustedes. –



    Ambos eternos entraron siendo escoltados por unos guardias, dejando a Junno al lado de las más jóvenes de sus deidades. Sol tomó la mano de Ankhara para calmar un poco sus ansias de saber que hablarían, notando que esa ojiazul no dejaba de ver a su pequeña esposa.


    -¿Ocurre algo?-


    -Perdón si le incomoda que las vea, es solo… Nunca pensé que en vida podría ver al legendario Norwell y la divina Seele, han pasado decenas de generaciones y que sea yo la guardiana que los reciba, me hace sentirme digna. –


    -Está chica habla como mi tía.
    –Dijo la albina riéndose un poco, dándole una palmada en el hombro a Junno- no estés tensa, mis padres serán eternos, pero son buena onda. –

    -¿Buena onda? ¿Su tía? ¿Acaso Preyvice, la lanza de Geglaceed está con vida?-


    -La tensa es otra
    -Habló Sol jalando un poco a Ankhara al sentir cierto celo por la manera en que esa chica le miraba- la señora Preyvice es una eterna, como nosotras. –

    -Ella es considerada la más grandiosa de las guardianas, todas las guardianas espirituales deseamos ser como Preyvice, cuentan que la única que logró derrotarla fue una diosa dorada, cuya humildad fue tal que le permitió servirle. –


    -Mm… bueno, si le sirve, pero de otra manera, jaja. –


    -Ankhara, no hables de más, mejor deja que tus padres nos digan después que significa todo esto. –


    -Tienes razón. –
    Dijo Ankhara mientras veía como unos niños se acercaban a ella de manera curiosa, con una pelota de tela en mano.

    -Señorita… ¿Usted es una diosa?-


    -¿Yo? ¡Si, soy una diosa, y muy poderosa!
    –Respondió Ankhara con sus manos en la cintura sonriendo, mientras uno de los niños le ofrecía esa pelota. -¿Qué es esto?-

    -Es una ofrenda, mi mamá dijo que, si le dábamos una ofrenda, ayudaría a mi abuelo a curarse, tiene el mal del azúcar y no se puede mover. –


    -Mm… La magia de curación no es mi fuerte… Pero mi esposa podría, ¿O no, Sol?-


    -Puede ser, depende de la condición del señor, mi maestra Demine me dice que la magia tiene efecto en base a que tanto pueda resistirlo una persona. –


    -¿Ya escucharon? Primero veremos a su abuelito y sabremos si se puede curar
    -Habló la albina haciendo que los niños se emocionaran, bajando la pelota para patearla. – ¿Qué tal si intentan quitármela? Si lo hacen, les enseñaré algo de mis poderes. –

    -¡Sii!-



    Todos los niños empezaron a correr detrás de Ankhara quien no para de reír al ser perseguida, empujando el balón con sus pies por encima del hielo sorprendiendo a los niños al ver que no se hundía en él. Sol estaba feliz al ver a su pequeña esposa riendo así, había pasado el traumar de enfrentarse a su pasado caótico y mirarla así le llenaba el corazón. La alta joven no se daba cuenta que no era la única quien compartía esa emoción, pues Junno veía en esa pequeña diosa una calidez y amabilidad que no esperaba, creía que los dioses serían seres de gran jerarquía y presencia, pero resultaron ser seres tranquilos, y en especial, Ankhara parecía ser una chiquilla común y dulce.

    La albina se estaba divirtiendo tanto que no se había dado cuenta que sus padres habían salido de ese edificio, tras haber estado más de media hora en el interior. Norwell y Seele se abrazaron disfrutando de ver a su hija jugando con los niños de Geglaceed, como si ella disfrutara de su lugar de origen. Odiaban tener que detener su alegría, pero había cosas que platicar.


    -Hija, ven por favor. –


    -Junno, la matriarca pidió verte. –
    Habló Norwell acercándose a las jóvenes.

    -Gracias, mi dios. –


    -No me llames así, solo dime Norwell. –


    -Sí, señor Norwell-
    Dijo Junno reverenciándolos antes de retirarse.

    -Esa niña es un encanto, ¿No te recuerda a Preyvice?-


    -Sí, creo que se llevarían bien. –
    Respondió el hombre sonriéndole a su esposa mientras con su rostro le indicaba a Sol y Ankhara que lo siguieran a una calle más solitaria.

    -¿Y? ¿Qué significa todo esto, papá?-


    -Estoy sorprendido… La historia fue muy distinta aquí que, para todos los demás reinos, no pensé que al haber dejado el rubí glacial en este lugar fuese suficiente para que la magia de las montañas mantuviera protegido al reino. –


    -¿Cómo es que no se enteraron, señora Seele?-


    -Nosotros no pudimos ingresar a Geglaceed al haberse perdido el nexo mágico de Schwarzwald con estas tierras, gracias a las runas que han usado para la terraformación, he podido recuperar parte de mi dominio sobre las sombras de estas tierras. –


    -Las leyendas de aquí no son tan distintas, según sus historias, Seele y yo junto a otras deidades, enfrentamos a un demonio que destruyó los demás reinos con su furia incontenible, no quisimos corregir esa historia pues es mejor no meternos con sus costumbres. –


    -Así que soy un demonio.
    –Susurró Ankhara agachando un poco su rostro, que fue levantado por la mano gentil de su madre.

    -Ellos no saben que fuiste tú, nadie más lo sabe, hija. –


    -Tras su derrota, los dioses se fueron a su reino olvidado, donde estarían velando por los sobrevivientes de la gran guerra, donde las dos grandes reliquias de las guerras antiguas se preservaban. –


    -¿Dos reliquias?-


    -Sí, el rubí glacial es una reliquia que se ha mantenido en nuestro reino desde su creación, dicen que de ella nació el poder de los elementos que cuidaban de Geglaceed, pero la magia de Seele los superó y logró hacerla una reliquia de su pertenencia. –


    -Aunque el rubí glacial comparte mucha de mi magia, me apena que no pudiera lograr sentir su poder todo este tiempo.
    – Habló la reina del bosque negro abrazando a su hija.

    -Pero, ¿Cuál es la segunda reliquia? –


    -Solo he conocido cuatro reliquias de enorme poder surgida de la energía de los seres más omnipresentes del reino, y una reliquia creada por una leyenda real. –


    -El rubí glacial, el colmillo de Geglaceed, la lanza que porta tu padre desde milenios atrás, la armadura de oricalco de la emperatriz y el bastón de Cetatea, aquella que posee Ledwin y le permite ser la maga más poderosa de todas. –


    -Guau, pero… ¿Cuál es la otra reliquia, papá?-


    -Si sus historias son ciertas, donde está esa reliquia hay mucha posibilidad de que haya gente con vida, personas que pertenecen a nuestros pueblos.
    –Contaba Norwell parándose mientras mostraba sus guantes de guerra dándoselos a su hija- estos guantes le pertenecieron al hombre más poderoso de todos los tiempos, aquél que con su presencia dejó tendida en el suelo a la mismísima emperatriz, aquél que me atreví a retar para averiguar qué tan fuerte era y vi que siendo un mortal era superior a mí. –

    -No puede ser… ¿Hablas del que llaman mis tías gemelas como su abuelo?-


    -Aravan, el ultimo caballero. –
    Dijo Sol sorprendida mientras ambas miraban esos guantes. – Aquél que su última batalla murió a la par que el último de los dragones, aquel que me dice mi maestra Ledwin que su poder se comparaba a la destrucción de Ankhara. –

    -Así es… En donde fue su hogar, Preyvice dejó enterrada su espada, un arma que el mismo forjó de los dragones que venció, aunque Aravan no era capaz de usar magia, esa espada la poseía por las escamas, colmillos y garras de los dragones que la formaban. –


    -Hija, nosotros no podemos saber si en ese sitio hay personas con vida, pero, si la espada de Aravan es capaz de causar el mismo efecto que el rubí glacial, la terraformación podría llevarse en poco tiempo y recuperar todo el continente. –


    -Ankhara, Sol, piensan hacer una ceremonia para recibirnos, le conté a la matriarca que ustedes están en una misión para purificar las tierras perdidas.
    –Explicaba Norwell a su hija y pareja. – Iremos por tus tías, conociendo a Magna, no permitirá que las demás se arriesguen a involucrarse, así que te encomiendo está tarea, viajen hasta Vobodnil, a las tierras donde vivieron tu tía Prika y Preyvice, hagan un camino de runas para poder transportar con las sombras a Preyvice así ella tome esa espada, es la única que puede portarla. –

    -Son treinta días a caballo, no sé cuándo duren con su vehículo, hija. –


    -Con mi coche será en un tercio de eso
    -Dijo emocionada Ankhara tomando las manos de Sol- ¿Genial o no? Si es cierto lo que piensa mi mamá, terminaremos de purificar el continente en un parpadeo.-

    -Sí, podrás sentirte feliz de limpiar tu pasado. –


    -Mis señores. –



    Todos voltearon a ver a Junno que corrió hacía ellos, para arrodillarse, ofreciendo nuevamente su espada. Norwell le pidió amablemente con su mano que la enfundara, cosa que ella hizo para incorporarse, mirándolas con una determinación que al hombre le recordó a su hermana.


    -Mis señores, la matriarca me ordenó acompañar a la princesa Ankhara y su esposa Sol, en su misión para purificar las tierras perdidas. –


    -¿Qué? No, no, no la necesitamos, entre las dos estamos bien. –


    -Aceptamos, cuídense entre las tres, Ankhara, Sol, les encargamos a Junno. –


    -¿Qué? ¡Pero papá!-


    -Hija, debemos de respetar las peticiones de nuestro pueblo, para ellos, nosotros somos sus dioses, tú eres su diosa, te ven como la princesa de Geglaceed, acepta la orden que le encomiendan a Junno y deja que les acompañe. –


    -Ankhara tiene razón, señora Seele, ella es una mortal, estará más en riesgo que cuidándonos.-


    -Con todo respeto, no me agrada que me vean como una niña, apenas cumplí mis quince primaveras pero logré lo qué solo la grandiosa Preyvice hizo, convertirse en guardiana, les juro que no les estorbaré. –


    -Jaja, si eres tan fuerte como crees, intenta arrancarme un cabello. –



    En un segundo, la postura de ambas cambió, Junno había intentado quitarle un cabello blanco a Ankhara, y al mismo tiempo, intentó asestar un golpe con la funda de la espada a su vientre, pero la albina había logrado detener la funda con su palma, y sujetado la muñeca antes de tocarle si quiera un pelo. Junno se mostró algo frustrada, era claro que intentar quitarle un cabello a una diosa era imposible, por su lado, Ankhara sonrió llena de ánimo, soltando a la chiquilla.


    -Perdón por la agresión. –


    -No eres tan débil como luces, solo te digo, nada de estorbar y harás lo que yo te ordene, ¿Entendido?-


    -Entendido, princesa. –


    -¿Escuchaste eso, Sol? Soy una princesa.
    –Rio Ankhara sintiéndose halagada, mientras Sol miraba con molestia a Junno, sintiendo un palpitar en su pecho.

    -Espero que no seas un estorbo, humana. –


    -Espero no serlo. –
    Respondió Junno notando que la pareja de la princesa divina, parecía tener algo de resentimiento hacia ella.

    -¡Bien, partimos en la mañana! Por ahora… ¡Mamá, tengo hambreeee!-


    -Mi pequeña Ankhara, eres una consentida, no te morirás por no comer un día, vamos, nos darán un banquete de recibimiento, comes algo y se van a descansar, tendrán un largo viaje. –




    :v / EL VIAJE SIGUE, HACIA VOBODNIL!! En busca de la espada de Aravan!!!
    -3- Parece que Sol se enceló por Junno, owo quien las acompañará ahora en su viaje.
    Por cierto, en lo que respecta a la mitología de eternal, el nivel de poderes está así:

    1. - Elementos (Con todos sus santuarios, recuerden que Magna se aseguró de destruirlos todos)
    2. -Seele. Es la reina de la vida y la muerte, pero Norwell ha tomado su puesto para evitar que ella cargue con el dolor humano, al morir los elementos, ella es lo más cercano a una diosa, aunque su corazón solo tiene bondad :3 (Recuerden, el lado humano de Seele siempre fue dulce nwn). La fuerza de Seele es tal que podría arrebatarle el alma a cualquier otro ser incluso otro eterno si quisiera, pero se prometió no abusar de su poder.
    3. - Aravan y el último dragón. Aravan era tan fuerte, que Norwell le tenía respeto, el último dragón fue el ser más poderoso creado por los elementos. Eran tan fuertes estos seres que su pelea terminó en empate owo cuando ambos quedaron atrapados por la lava.
    4. -Ankhara, Norwell. Vamos por parte, Ankhara podría destruir todo a su paso con la misma fuerza que el dragón, pero a diferencia de él, el dragón estaba consciente de sus actos y era capaz de decidir que atacar, Ankhara destruía sin sentido así que si no tenía nada que destruir, simplemente se quedaría quieta. Norwell no posee tanto poder mágico como su hija, pero sus habilidades e inteligencia, así como el ser un arcángel que se ofreció a la oscuridad de Seele lo hacen superior a todos los que estén debajo de su lista.
    5. - Magna, la eterna más poderosa antes de Ankhara. Miles de años de conocimientos mágicos, bélicos y científicos hicieron de ella la gran emperatriz y conquistadora, si Norwell la supera, es por el hecho de qué sus poderes son de origen divino, al haber sido reencarnado como un arcángel que entregó sus servicios a la diosa de la vida y la muerte.
    6. - Preyvice, la más grande de las guardianas de Geglaceed, de Cetatea y después, mano derecha de Magna. La emperatriz le lleva mucha experiencia de ventaja, además, 7w7 la tiene más que sometida.
    7. - Ledwin, la maga más poderosa, su magia es tan fuerte como la de Magna, pero sus habilidades de combate no son altas.
    8. - Demine, detrás de Ledwin en poderes mágicos, pero su fuerte es la magia curativa.
    9. - Prika y Euridice, las gemelas no tienen suficiente fuerza mágica, pero han aprendido a defenderse gracias a Magna y Preyvice :3.
    10. - Sol, apenas se volvió una eterna, pero es suficientemente inteligente para ser de peligro, aunque, todos sus poderes no han sido manifestados, y al poseer sangre de Ankhara, no sabemos que tan fuerte sea.

    Por cierto, todo mal hecho XD pero así es más o menos el continente de está historia. Recuerden que Schwarzwald es un reino entre las sombras así que no tiene un lugar en específico, \ owo a su izquierda está el reino helado de Geglaceed oculto entre un espeso bosque helado, en su centro, la gran extensión de Rosu Pamant, owo / a su derecha, Vobolnil y sus frondosos bosques, y al sur, tras pasar el estrecho, nwn nos encontramos con Regalea, al norte de Rosu, owo están varias montañas y el volcán de donde emergió el último dragón.

    [​IMG]
     
  5. Dani :v

    Dani :v ¡Burn It Down Burn It Down Aah Aah! :v

    Registrado:
    29 Sep 2016
    Mensajes:
    304
    Temas:
    15
    Calificaciones:
    +78
    Para mi el mapa se ve bien. Son algo preocupantes los celos de Sol, pero terminarán en algo muy interesante y/o dramático. Aun odio a los elementos.

    La espada de Aravan, suena de lo más misterioso. Ya me comenzaron a venir ideas y teorías (algunas bastante locas debo admitir owo)
     
  6. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    owo La espada de Aravan no es tan misteriosa, XD la tuvo Preyvice un tiempo, es más el saber que hay en Vobodnil/Vobolnil. Como mencioné antes, el detonante de Ankhara es la crueldad humana, el detonante de Sol parece que son los celos, esos malditos celos XD.
    -w- me ando poniendo al corriente, ahorita subiré capítulo de Grand Love que se viene con toño mi compa, >:v puro drama.
     
  7. Kissu

    Kissu Moderador

    Registrado:
    20 Oct 2006
    Mensajes:
    7,933
    Temas:
    426
    Calificaciones:
    +1,266
    Mírenme celebrando con sus comentarios y el hecho de que Junno viaje con ellas y Sol sienta celos :3

    ¡Me gustó el mapa! Me da una mejor idea del asunto.
    Me va gustando cada vez más :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    A mi no me engañas, te encanta ver drama y celos entre mis niñas XD.
     
  9. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    KissuKissu Dani :vDani :v Así me los imagino con la unión de Junno al viaje y los celos de Sol, ahora les pregunto a ambos, ¿Esos celos están fundamentados? 7w7

    [​IMG]
     
  10. Kissu

    Kissu Moderador

    Registrado:
    20 Oct 2006
    Mensajes:
    7,933
    Temas:
    426
    Calificaciones:
    +1,266
    Yo creo que sí estamos así xDD
    No lo sé, creo que a Junno le gusta un poco Ankhara pero Sol debería saber que Ankhara sólo la quiere a ella u_u
     
  11. Dani :v

    Dani :v ¡Burn It Down Burn It Down Aah Aah! :v

    Registrado:
    29 Sep 2016
    Mensajes:
    304
    Temas:
    15
    Calificaciones:
    +78
    La imagen que define como me siento cuándo algo se esta poniendo muy bueno.

    Con lo de los celos estoy entre sí y no, existen en la mente de Sol pero más que gusto creo que Junno siente más respeto y admiración. Ya lo dijo Kissu "Ankhara sólo la quiere a ella" no sé, noto algo de desconfianza de Sol.
     
  12. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    OAO Se viene el desmadre.



    7





    Hubo jubilo en Geglaceed al recibir al grupo de diosas de Regalea, y entre ellas, ser testigos de ver a Preyvice, una de sus deidades más importantes. Tras escuchar la explicación de Norwell, Magna preparó un discurso para explicar la ausencia de los seres divinos en aquél reino, logrando la aceptación de todas tras la historia de cómo ellos vencieron a los malvados elementos que gobernaban el mundo antiguo.

    El festín y la fiesta era enorme, música, baile, todo era alegría, prosperidad había llegado a esas tierras, y para sorpresa de Ankhara y Sol, la más emocionada era Junno, aquella joven que siempre actuaba serena y fría, parecía una chiquilla al conocer a Preyvice, la ídolo y ejemplo a seguir.

    Llegada la noche y aun con la fiesta en puerta, la familia de la pequeña albina daba la despedida a las tres jóvenes, que emprenderían de nueva cuenta el viaje para rescatar las tierras perdidas del continente y averiguar qué había ocurrido en Vobodnil.

    El viaje había sido planeado por la noche por mayor seguridad de no ser perseguidas por algún curioso Geglaceediano, pues lo que menos querían era involucrar a las personas del pueblo en la misión de terraformación.

    Al viajar, Sol empezó a sentir sueño, yéndose a dormir a la parte trasera del coche donde tenían un colchón, quedando Ankhara en el volante, pues teniendo la sangre de la reina del Schwarzwald, podía controlar su sueño a voluntad en las horas de la noche.


    -La maestra Preyvice es tan maravillosa como contaban-
    Hablaba Junno mostrando una sonrisa mientras Ankhara iba manejando, sacando unos guantes blancos con decorados en color celeste- No puedo creer que ella me entregara los guantes que usó cuando fue una guardiana y que me diera el honor de ser su discípula. –

    -Mi tía es una persona genial, ella me ha enseñado el uso de la espada, me dice que cuando logre estar a su par, mi tía Magna será la siguiente en entrenarme. –


    -La emperatriz es una mujer sorprendente, se ve que está llena de sabiduría y bondad, sin duda, el regreso de ustedes traerá prosperidad a nuestro pueblo. –


    -No esperes que sea de un día para otro la mejora, será poco a poco, hasta que se acostumbren al ritmo de trabajo que acostumbra mi tía.
    –Rio la albina mientras manejaba sin notar como Junno se le quedaba mirando a su piel enigmáticamente blanca. - Hablando de acostumbrarse, pensé que te asustaría viajar en coche. –

    -No conozco este tipo de carroza, pero si usted, Ankhara, hija de Norwell y Seele de Geglaceed, como princesa del reino, no tiene miedo a domar esta bestia de acero, tampoco lo tendré. –


    -No seas formal, solo llámame Ankhara. –


    -Está bien, princesa Ankhara. –


    -Ya es una mejoría… si gustas puedes dormir un poco, viajaré despacio para no despertar a Sol. –


    -Puedo soportar más tiempo. –


    -Eres mortal, Junno, recuerda eso.
    –Dijo la pequeña albina mientras manejaba, sonriéndole a la ojiazul. – dormir un poco no te hará más débil, por el contrario, te dará fuerzas para mañana. –

    -Gracias, princesa Ankhara. –



    Junno hizo caso a las órdenes de Ankhara, decidiendo recostarse en el asiento del copiloto mientras la niña divina siguió manejando. Al despertar, Junno notó que estaban en un sitio completamente distinto a lo que conocía, al salir del coche, vio a lo lejos las montañas de su reino y entendió que ya estaba en tierra baja, hace mucho que había abandonado lo que ella conocía como su mundo. Miró que dentro del coche Sol seguía dormida, pero la princesa de Geglaceed no estaba, por lo que tomó su espada y decidió buscarla entre el espeso bosque que servía también como camuflaje para el vehículo.

    Al caminar por unos cinco minutos, Junno escuchó el sonido de agua corriendo, así como algo agitando esa agua, se fue acercando, y se encontró con un río de poca profundidad, y dentro de ella, una visión indescriptible. La princesa Ankhara, aquella que era el fruto de los seres que ella idolatraba, se bañaba desnuda en esas cristalinas aguas. La espadachina estaba maravillada al ver que la piel de su princesa era de lo más blanca posible, junto a su cabello albino, era como si fuese hecha de la más fina nieve de Geglaceed, tan blanca que podría andar desnuda por las tierras nevadas sin poder ser descubierta al camuflarse entre la blancura. Las únicas partes del cuerpo cuyo tono eran ligeramente aperlados eran sus pezones y su vagina, por lo demás, cada centímetro del cuerpo de Ankhara era esotéricamente blanco, así como esos brillantes ojos rojos, tan rojos como un rubí. Simplemente bella, era lo que podía decir de esa figura casi infantil, apenas unas curvas se asomaban en sus caderas y busto, su vagina lucia desprovista del más mínimo bello posible. Era tal la fascinación de Junno, que, por primera vez, sintió extraño su propio cuerpo, una reacción en sus zonas más íntimas que ella desconocía.


    -¿Puedo saber qué haces espiándola?
    -Habló Sol detrás de la joven, quien recuperó su control y se dio vuelta.

    -No encontraba a la princesa en el carruaje, así que vine a buscarla y asegurarme de que esté bien... la diosa Seele es muy bella y su hija sin lugar a dudas tiene su belleza, pero al mismo tiempo, pareciera ser más frágil… con esa piel blanca como la nieve. –


    -Lo es, Ankhara necesita bañarse más seguido que nosotras e igual untarse una mezcla de hierbas mágicas para proteger su piel.
    –Explicó la alta joven a la caballero. – como ya lo notaste, la piel de ella es demasiado blanca y empieza a arderle por el sol. –

    -Ya veo… ¿Es algo así como una debilidad?-


    -Más bien, una incomodidad, Ankhara es muy fuerte, pero no deja de ser una niña que ocupa ser cuidada… pero, eso me toca a mí, su esposa.
    –Dijo Sol mientras Junno le miraba fijamente- no vuelvas a mirarla cuando se bañe, por favor, ten respeto por ella. –

    -Lo siento, princesa Sol, mis órdenes fueron claras, estar al tanto de ustedes el mayor tiempo posible. –


    -¿Eso incluye espiarla mientras se baña? –



    Junno agachó un poco la cara al darle la razón a Sol, hizo algo indebido, por más curiosidad o compromiso que tuviera, ver el cuerpo de la menor de las deidades era atreverse a invadir su privacidad, y peor aún, sentir deleite de ver su pequeña figura blanca entre las aguas. Ambas volvieron al vehículo, llegando la albina con una bolsa llena de frutas para reiniciar el viaje, sin saber la discusión que habían tenido ambas pasajeras.

    Pasaron dos días de viaje y el camino purificado había incrementado con las runas que iban enterrando, por lo cual pensaron que el trayecto sería tranquilo. Junno no dejaba de preguntarle a Ankhara cada detalle respecto a las deidades, las costumbres de Regalea así como las batallas que habían vivido, y entre las pláticas, Sol se dio cuenta que Junno no era tan mala chica, sentía algo de celo por qué parecía querer llamar la atención de la albina, pero entendía que esa joven estaba admirada por la personalidad de su esposa y su posición de leyenda, por lo cual, trató de llevarse mejor siendo que todo el viaje estarían juntas y tendrían que protegerla.


    -Cuando terminemos el viaje, ¿Qué harás, Junno?-


    -No lo sé, quiero seguir siendo la guardiana espiritual de Geglaceed, pero estando presente la grandiosa Preyvice, tal vez no sea necesario mi presencia. –


    -No creo que mi tía te quite tu lugar, tal vez te pida ayudarle con ese reino
    -Dijo Ankhara mientras manejaba mirando a lo lejos una ciudad en ruinas. – A como vemos el mapa, hubo hace tiempo cuatro reinos, si logramos recuperar todo el continente, podrían volver a renacer los otros reinos y cada uno podría tener una guardiana, ¿O no?-

    -Vaya, la emperatriz estaría contenta con esa iniciativa. –


    -Sí, no estaría mal que me dejen ser guardiana, ya me vi, Ankhara, guardiana espiritual de Rosu Pamant. –
    Habló la albina sonriendo de la emoción.

    -¿Por qué quisiera ser una guardiana? Usted es nuestra princesa, no tendría por qué tomar el trabajo de nosotros. –


    -Tengo una deuda con el mundo que quiero pagar, por eso lo quiero hacer. –


    -Que queremos hacer.
    – Dijo Sol tomando la mano de su esposa, sonriendo ambas entre sí, para después, darse un beso en la boca, olvidando que Junno estaba a su lado.

    -Perdón, me daré la vuelta. –


    -¿Por qué? Es solo un beso. –


    -Pero es irrespetuoso el mirar cuando ustedes se dan afecto… Princesa Ankhara, en nuestro reino, no es común que dos chicas tengan una relación. –


    -Eso en el reino de mi tía no solo es permitido, también entre hombres, como ella dice, el amor tiene muchas formas y negarlo es negar los sentimientos que hacen a un humano un humano. –


    -Ya veo…-


    -Así que, si no encuentras a un chico que te guste, tienes las puertas abiertas para buscar una chica a quien desposar, jaja, después de todo, la mujer que admiras está casada por tres. –



    Junno se apenó un poco por el comentario, pero al saber que los dioses permitían tantas libertades de pensamiento y relación le hizo entender que, aun con su divinidad, tenían sentimientos más humanos que muchas personas que ella conocía.

    El viaje siguió por un instante, cuando un impacto golpeó el frente del vehículo, haciendo que se detuviera. Sol y Ankhara se miraron fijamente, ese daño fue a causa de una bala de alto calibre, por lo cual, alguien desde uno de los edificios les atacó.


    -Junno, guarda todo lo que puedas en esa caja, tendremos que llevarnos la carretilla entre las tres.
    –Dijo Ankhara quien se quedó pensativa pues la única que tendría esa puntería sería su maestra- alguien nos está esperando. –







    OAO SE VIENE ENFRENTAMIENTOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

    PD: Para quienes no recuerdan a Ankhara y Sol, dejo sus diseños:

    [​IMG]
    ANKHARA
    [​IMG]
    SOL

    :3
     
  13. Dani :v

    Dani :v ¡Burn It Down Burn It Down Aah Aah! :v

    Registrado:
    29 Sep 2016
    Mensajes:
    304
    Temas:
    15
    Calificaciones:
    +78
    Lol, ya no recordaba a Sol. ¿Quien las esperara? :v. Ahora que lo pienso ya 2 buscan a Ankhara, ¿habrá alguien que se apiade de la pobre Sol y la busque a ella? Insertar "Como si esas cosas pasarn.jpg" :'v
     
  14. Autor
    I-AM-WOLFIE

    I-AM-WOLFIE :3 Ding dong ding dong, son las cosas del amor :3

    Registrado:
    26 May 2016
    Mensajes:
    1,111
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +352
    :v Sol tiene el premio gordo o mejor dicho, el premio blanco :3 al estar con Ankhara, >:3 si supieras toda la acción que se viene y más cosas misteriosas y macabrosas.
     
  15. Dani :v

    Dani :v ¡Burn It Down Burn It Down Aah Aah! :v

    Registrado:
    29 Sep 2016
    Mensajes:
    304
    Temas:
    15
    Calificaciones:
    +78
    El no saberlo en este momento es como un regalo para mí, hará que me mantenga más pendiente.
     

Compartir esta página

Cargando...