Quest D Inculpado [Nastrand's Maze]

Tema en 'Digital World' iniciado por Maiku, 1 Sep 2017.

  1. Autor
    Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,827
    Temas:
    399
    Calificaciones:
    +1,503
    "Inculpado”​
    a) NPC que la solicita: -
    b) Descripción de la misión: El juicio contra un Tamer acusado por intento de asesinato contra un miembro de su propia Guild está a punto de terminar con un veredicto de Culpable gracias a los testigos que presenciaron el intento a plena luz del día, sin embargo el acusado ha revelado un fragmento de su testimonio que podría darle la vuelta al caso: "Ese día, antes de regresar a la Guild me encontré con un Dracumon. No recuerdo nada después de eso hasta que me esposaron" ¿Estará mintiendo para zafarse o de verdad fue hipnotizado por un Dracumon y su Eye of Nightmare? La única forma de descubrirlo es confirmando la existencia de ese Digimon y llevarlo a las autoridades
    c) Descripción del campo de juego: Ciudad
    d) Objetivos a cumplir:
    • Comprobar si de verdad hubo un Dracumon involucrado
    • [Opcional] En caso que lo haya, hacerle confesar y llevarlo al tribunal
    e) Notas
    • El acusado afirma haber encontrado a Dracumon en una plaza de la ciudad
    • La corte ha dado hasta las 5 PM para traer a Dracumon. Tienen hasta entonces para encontrarlo y hacerle confesar

    Tamer: Ringo, Law, Serah & Fiorella
    Modalidad: Guild
    Digivice: Ic (Ringo, Law), D-Scanner (Serah), Adventure (Fiorella)

    V.G.TizzaV.G.Tizza Claire.Claire. .Wolfe.Wolfe LadyAzulinaLadyAzulina
    Se que le sale debo una raid, la tendré el domingo, espero (?)
     
  2. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,338
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    El tribunal de File Island, Digital Equality, fue el primer edificio creado allí por y para humanos. Son pocas las estructuras políticas de este estilo que tienen el personal suficiente para funcionar como corresponde, pero gracias a esa gente que se compromete con la ley, es que se ejerce la justicia. Robos, linchamientos, violaciones, asesinatos. Las personas que llegaron por primera vez a este mundo no tardaron en involucrarse en esa clase de actos. "Libres" de la sociedad en la que vivían, comenzaron a interferir con el bienestar de los demás. No era de extrañarse que los más civilizados, aquellos que conservaron su moral, establecieran en poco tiempo una comunidad sólida. Algunos sacrificaron sus vidas como aventureros y se dedicaron de lleno a la causa, Security bien podría ser un ejemplo de ello.

    Nublado, ¿eh? —Comentó Law Wolfe para sí mismo. El pronóstico había anunciado que el cielo estaría cubierto por densos nubarrones y con alta probabilidad de lluvia. Se equivocaron, con un clima soleado y una temperatura superior a los veinticinco grados, el día era ideal para tener un picnic en la plaza de File. No obstante, el tuerto pensaba que en un sentido figurado acertaron, pues tuvo el presentimiento de que una tormenta les esperaba en el juzgado.

    Whoa... Los medios si que le están sacando provecho. —Serah retrocedió un poco al ver la multitud amontonada en las puertas del tribunal. Todos reunidos para presenciar el juicio de Víctor Greger, Tamer actualmente acusado por intento de asesinato a plena luz del día. Según el conocimiento superficial de la neoyorquina, ayer tendrían que haber dictado la sentencia, pero al parecer surgió información nueva que extendió la espera de un veredicto. ¿Por qué el grupo de Nastrand's Maze fue llamado allí? No tenía idea. — Solo espero que-¡cough! —Antes de que pudiese terminar su frase, la pequeña Farron comenzó a toser de forma violenta. La semana pasada enfrentó al mítico Parrotmon del Oeste en la Sabana Guardián bajo el temporal del año. Seguía enferma desde entonces, durante las noches apenas podía dormir por las flemas y sus costales ya estaban adoloridos por tanta contracción.

    ¿Estás bien~? —Ringo le extendió su mano para ayudarla a levantarse, pero la estadounidense le rechazó y se recompuso por su cuenta.

    S-sí. Cof, como decía... solo espero que pueda irme a la taberna pronto, necesito descansar. —En cierto sentido envidiaba la vitalidad de la distraída, pero ese sentimiento desaparecía cuando recordaba lo estricta que ella era con su salud.

    Haberte quedado entonces. —Si bien las palabras de Fiorella parecían un sabio consejo, fueron emitidas con un tono borde. Debido a que Serah se encontraba en un mal estado, su humor también decreció con el paso de los días, ocasionando roces en la convivencia. Vival fue el caso más extremo, pues la italiana era un barril de pólvora andante y solo necesitaba una pequeña chispa para estallar en un mar de malentendidos. Para este punto ninguna de las dos soportaba la presencia de la otra y horas atrás estuvieron gritándose por nimiedades que ya ni recordaban.

    No hay opción, nos han citado a todos. —Renard ya se había resignado a participar en este evento, aunque desde su punto de vista, él y su grupo eran totalmente ajenos al mismo. Algo no cuadraba y eso le mantenía intranquilo.

    Mientras se habrían paso entre la muchedumbre e ingresaban al edificio, Dracumon continuó con la conversación. — Kesh, escuché que el tal Víctor intentó aplastar la traquea de su compañera. Me preguntó si mentirá para defenderse. ¡Estoy ansioso por verlo! —Quizás él único de todo el grupo que en verdad quería presenciar el conflicto.

    Estás enfermo. —Escupió Betamon la clásica impresión que tenía del no-muerto. — A todo esto, ¿qué sentido tiene eso del juicio? De dónde vengo las cosas se resuelven con guerra o tratados diplomáticos. No hay chivos expiatorios, así que un error puede llegar a costar la vida de toda una tribu de Digimon. No entiendo por qué practican un sistema tan ineficiente.

    Es diferente, lo humanos tienen su propia manera de hacer las cosas. —Acotó FlaWizardmon. — A menos que estemos involucrados directamente, a los Digimon no se nos permite participar en los tribunales políticos de Digital Equality. Este lugar está hecho para procesar Tamers y nada más.

    De "Equality" no tiene mucho... —El resto del equipo asintió en silencio, sobraba decir que compartían la opinión del zorro.

    Los mercenarios de Nastrand's Maze llegaron a la sala de conferencia. Cien butacas de la más alta calidad se encontraban alineadas en forma de "U", dejando la parte frontal con un escenario de madera ideal para un la explicación de un ponente. La estructura se organizaba en niveles, mientras más cerca del centro, más bajo estaban los asientos y mientras más lejos, más altos. Se acomodaron en el extremo norte y esperaron hasta que se llenase la sala. Observaron el estrado vacío, ni el acusado ni el juez habían llegado todavía. Susurros recorrían el interior de la habitación, cada quién sacaba sus propias predicciones y conjeturas de lo que iba a suceder. Algunos decían que Víctor no tenía esperanza, otros creían que era demasiado conveniente que él fuese el culpable. En cualquier caso, se suponía que hoy iban a discutir otra cosa. En el extremo contrario del cuarto yacía una persona que llamó la atención de Law. Una chica con heridas en todo su rostro, Tania Miranda, la víctima del incidente. Irradiaba un humor tan lamentable y depresivo que se cargaba la atmósfera a su alrededor. De buenas vibras tenía poco como diría Ringo.

    Después de quince minutos, una figura llamativa entró por la puerta principal. Era una mujer adulta, de ropajes negros, cabello atigrado con tintes negros y blancos, y una estatura que superaba los dos metros. Alguien de tal medida no era común en la Tierra, mucho menos en el Mundo Digital. Jorobada, caminaba con pasos firmes y pesados, sin despegar la escalofriante sonrisa que dibujaba con sus labios. Era la jueza Marina Búbka, una rusa conocida por su lengua venenosa, pero también por su fuerte sentido del deber. Se paró detrás de un atril, tomó un martillo de madera (pequeño en comparación con su mano) y lo golpeó contra la mesa, acallando cualquier tipo de murmullo en el proceso.

    ¿Hm~? ¿Queeé pasa~? Solo estaba probando el mazo, no necesitan ponerse en guardia~. —Fue una sorpresa, esa gigante estiraba las palabras al igual que Takanabe, tenía un acento tan particular como el de ella. Si había algo que las diferenciaba, era su siniestro timbre de voz, capaz de helar la columna del receptor. — Pero ya que tengo su atenciooón~, ¿podrían quedarse bieeen calladitos? El que haga un escándalo se va de aquí de inmediato~. —Hizo un gesto con su mano, y un guardia de seguridad empujó a una persona esposada. Era un sujeto rubio de aspecto pulcro. Sus ojos estaban muertos como los de un pescado y tenían grandes bolsas. Su cuerpo era delgado y usaba prendas bastante ajustadas. Emitía un aura de serenidad y misterio, costaba creer que encajase con el perfil de alguien que cometiese un crimen tan imprudente. — ¿Y bieeen~? ¿Vas a terminar lo que comenzaste ayer Vicky~? ¿O debería mandarte a la horca ahora mismo? ¿Hmm~? —Las palabras de la soviética pecaban de parcialidad, se notaba a millas que no le agradaba el acusado. Pero eso no importaba, Marina cargaba en su espalda una gran responsabilidad y ella era consciente de eso a pesar de sus palabras. Muchos solían hablar de ella como "Búbka, tan alta como su honor" o "Búbka, la verdad dolorosa".

    S-sí. —Greger se inclinó en un gesto de humildad y luego de reojo, observó a cierto Dracumon en las tribunas. El diablillo parecía sorprendido, como si hubiese visto un fantasma o algo inesperado. En respuesta, Víctor sonrió de manera involuntaria. — Tengo la corazonada de que hoy llegaremos a una resolución.

    [​IMG] [​IMG] [​IMG]
    .Wolfe.Wolfe Claire.Claire. LadyAzulinaLadyAzulina
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 10 Oct 2017
  3. Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,221
    Temas:
    408
    Calificaciones:
    +1,273
    • Me gusta Me gusta x 3
  4. LadyAzulina

    LadyAzulina I just wanna be part of your symphony~ ♥

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    294
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +151
    Marina Búbka siguió con ojo crítico el recorrido de Greger hasta su asiento, al igual que el único Dracumon presente en la sala, encontrándose un poco nervioso ante la sonrisa del chico. No comprendía cómo un humano podía haberlo tomado desprevenido, sin embargo, luego de perder su atención se deshizo de ese sentimiento. Como anteriormente la jueza hizo callar a todos por “probar el mazo”, el tribunal se encontraba en un silencio tan inmenso que podría escucharse el caer de un alfiler.

    —Espero que sí~, la justicia debe cumplirse~ —
    dándole otro golpe innecesario a la mesa, procedió a comenzar:—. Es hora de cooontinuar con el juicio~, Victor Greger es acusado de intento de asesinato contra su prooopia compañera de guild~. El día anteriooor escuchamos una premisa que podríiia conseguirle un veredicto distinto~, sin embargo, es hora de descubrir su veracidad —la última oración estuvo cubierta por un tono tétrico que hizo olvidar a los oyentes el acento particular que usaba, siendo incluso más amenazador cuando la fémina concluyó su introducción con una sonrisa—. Greeeger, ¿puede contarnos nueeeevamente lo que ocurrióoo?~ Tenemos invitados~.

    El aludido sonrió otra vez al dirigir su atención hacia el grupo de mercenarios de Nastrand’s Maze, en esta ocasión Dracumon no fue el único en sobresaltarse, Serah dio un pequeño brinco, Fiorella frunció el ceño y Law entrecerró el ojo; sus compañeros digitales, Renard y Red, también sintieron que algo no iba muy bien.

    ¿Qué…?la peli rosa ni siquiera pudo terminar su pensamiento, intentando distinguir si el escalofrío que sentía era producto del acusado o su malestar.
    No puede ser tan raterogruñó la italiana para sus adentros.
    Espero no sea lo que estoy pensando rezó el tuerto, seguro de que iba por la línea correcta.
    —Por supuesto, su señoría —Victor asintió con la cabeza para dirigirse a los presentes—. No va a tomar mucho tiempo:

    Al no lograr completar mi misión en la Selva Tropical regresamos a la ciudad, no me sentía muy animado, por lo que le pedí a mi compañero Digimon que me dejase pasear por un rato. La plaza de File estaba casi desierta, gracias a las farolas pude ver a un Dracumon que parecía ansioso; como sabía del peligro de su habilidad, intenté continuar mi camino lo más lejos posible de él, sin embargo, ya me había visto y fue más rápido.

    Los ojos en sus manos es lo último que recuerdo antes de despertar con el pecho contra el suelo y las manos esposadas a la espalda, varios de mis compañeros me gritaban y otros estaban en torno a, quien ahora sé, intenté lastimar.”

    —Nunca le haría daño a nadie —la aflicción se expresaba en su rostro y el hundimiento de sus hombros—, mucho menos a mis propios compañeros.

    Una falsa sonrisa estática cubría los labios de la pequeña Farron y lo acompañaba un tic nervioso en uno de sus ojos, ya entendía de qué iba todo eso, al igual que sus compañeros de Guild -sin contar a Ringo, quien seguía sin enterarse de nada-. La ira refulgía en su interior y se vislumbraba a sí misma poniéndose en pie y gritando con mucho dramatismo un “¡Objeción!” con el fin de aclarar ese malentendido, ¡su Dracu no era culpable de nada y estaban inculpándolo! No obstante, apenas inhalaba cuando un gesto de la peli naranja la mantuvo rígida en su lugar, el movimiento solo fue perceptible para los miembros de Naströnd que, vale decir, estaban sorprendidos de que la mayor de las Vival contuviese a la chiquilla.

    —Su señoría —Fiorella alzó una mano antes de levantarse, preguntándose por qué hacía tal cosa si nada le afectaba lo que ocurriese principalmente con la insoportable de Serah y, por asociación, su insoportable compañero. A nadie le gustaría más que a ella misma encontrar una explicación, pero de cualquier forma ahí estaba, intentando esclarecer lo que no tenía que ver con ella—, ¿puedo deducir entonces que se está acusando a mi compañero de hipnotizar a ese tipo para que intentase matar a su compañera de Guild?

    Las impresiones de la acción eran varias. Renard sabía que, a pesar de todo, la injusticia era inconcebible para su Tamer y, más que ver a sus acompañantes individualmente, los observaba como el conjunto que la ayudaba a cuidar a la pequeña Gia, de seguro se sentía en deuda y no había otra manera de saldarla que con acciones; Red y Law Wolfe estaban curiosos, si bien la italiana solía ser indiferente e independiente, desde que se unió a ellos ya no veía solo por sí misma y su hermanita sin importar que luego desestimase lo que hacía; Serah se encontraba helada, por todas las riñas que vivían jamás creyó que tal persona se alzaría en su lugar, y Dracumon, luego de pasársele la palidez producida por la acusación, sentía deberle la vida a la loca temperamental, pues según había visto por su carácter, nunca dejaba pasar nada; Betamon no comprendía qué movió a la pelirroja a defenderlos mientras Ringo empezaba a entender lo que estaba sucediendo.

    La jueza se inclinó un poco al frente, tomando nota mental de las reacciones que podía rescatar de aquellos invitados, desde el principio notó que la única que no respondía a la vibra que emitía era esa chica que se alzó buscando la palabra, pues manejaba una similar.

    — ¿Cuál es tu nombre?~ —cuestionó con una sonrisa.
    —Fiorella Vival.
    —Bieeen, Fioorella~, según tengo entendido eres la nueeeva integrante de Nastrand’s Maze, por lo que quizáaa no estés al tanto de las múltiples bromas que realiza el Digimon de tu compañera~.
    —Todo lo contrario, su señoría, lo sé. Son simplemente eso: bromas, este Dracumon solo quiere divertirse, y no es a costa de la vida de otras personas.
    — ¿Estás seguuuraaa de eso?~
    — ¿No va a responder mi pregunta?


    La firmeza de la “irrespetuosa jovencita”, como pensaría más de uno, puso nerviosos a los presentes por cómo podría reaccionar la jueza, sin embargo, Marina Búbka dejó pasar su propia pregunta ya que no tenía nada que ver con el caso en mesa. La desconfianza de la peli naranja hacia su grupo era únicamente asunto suyo y de ellos, nadie, sin importar el título que ostentase, iba a meter sus narices si no le parecía.

    —Lo que ocurre, Fioorella~ —entrelazó las manos a la altura del pecho, con una sonrisita que incomodaba al resto tirando de sus labios—, es que el Draaacumon de Naastraand’s Mazee es el úuunico en toooda la Isla File~, no hay ootro Tamer con esa espeeciee en este momento~. Son muuuy comunes en Metal Empiiire, pero no aquí, en Fiile City~. ¿Lo ha comprendido?~
    —Sí, su señoría —
    la aludida volvió a tomar asiento, segura de que solo era el principio. Tenía la confianza de que la misma cantidad que entró con ella volvería a salir.
    —De acueeerdo~, entonces continuemos~ —el mazo volvió a resonar.


    ~***~

    Siento que me tardé una eternidad Q-Q
    Acá está, chicos .Wolfe.Wolfe Claire.Claire. V.G.TizzaV.G.Tizza ♥~ *se va a estudiar*
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,927
    Temas:
    63
    Calificaciones:
    +522
    El sonido del mazo al golpear el taco de madera tensó aún más los nervios de los presentes al igual que a los miembros del NM que no podían evitar sentirse con la soga al cuello. La expresión en el rostro del undead demostraba no solo su inconformidad y rabia, sino también las ganas de encajar sus manos en el cuello de Greger. La impertinencia del humano era inconcebible. Un golpe interno de record abordó el pequeño cuerpo y con gran habilidad dio un salto que lo posó sobre el borde de la baranda de madera que dividía los asientos del estrado; impaciente de alzar su voz y reclamar a la juez junto a todos los presentes su inocencia. Pero, para su desgracia y fortuna de la Guild, Renard se antepuso a las evidentes intenciones de su nuevo e indeseado compañero de equipo, rodeándole el rostro con una de sus garras para callarlo y menguar el impacto de la escena. Llamando de igual manera la atención de Búbka debido a los bruscos movimientos de ambos y los balbuceos de Dracumon.

    ¿Siiii~? ¿Algo más que quieran agregar~? ― inquirió la excelentísima jueza con una sonrisa aletargada y una mirada penetrante, fría.

    ¡Hm…! ... No, su señoría ― respondió con esfuerzo Renamon, ejerciendo gran parte de su fuerza para aplacar el zarandeo de vampiro entre sus garras, intentando no sofocarlo en el proceso.

    Bien~, no es necesario que les explique a todoooossss que en caso de algún desacato a la corte seraaannn arrestados~ ― declaró la superior con un tono de voz espantoso, cada alargó de palabra se sentía como un viento gélido atravesando el cuello de los presentes ―. ¿Entendido~?

    Un pequeño silenció se apoderó de habitación a lo que los miembros del NM repasaban esa cuestionable aclaración, parecida más a una especie de amenaza al no poseer mucho sentido, al menos para los humanos, el hecho de caer todos bajo la misma insurrección. La mayoría del grupo asintió, dándole el placer que aparentemente esperaba con ansias a la superior antes de que el juicio continuara.

    Tsk. ¿Qué significa esto? Nos lanzó amenaza en la cara ― refunfuñó en voz baja pero cargada de molestia, Betamon, el único; a excepción de Dracumon al encontrarse inhabilitado, en dar su opinión. Conciliando junto consigo la perspectiva de todos los presentes a excepción de su Tamer, la cual prefería ignorar todo el asunto en cuestión antes de llenarse de malas vibras.

    No, no lo fue… ― declaró la voz de FlaWizarmon, logrando captar la atención de todos sus compañeros sobre él ―. Esta dentro de la ley: “Todo grupo, banda u organización de cualquier índole que planee con tentativa afectar directa o indirectamente los bienes o salud natural de otro u otros individuos serán sentenciados bajo los mismos cargos sin importar su grado de apoyo en los hechos ocurridos ― citó palabra por palabra provocando una gran duda entre sus compañeros y Tamer, principalmente.

    Quiere decir que, si Dracumon resulta culpable… ¿Todos seremos arrastrados con él? ― inquirió Renard logrando que el humanoide digital asintiera con una expresión firme en el rostro a la vez que Serah no pudo resistir morder su labio inferior, aplacando de esa manera su molestia.

    Pero… ¿Cómo sabes eso? ― cuestionó esta vez Fior provocando que elemental bajará por un momento los ojos, suspiró suavemente y volviera a levantarlos, manteniendo la mirada siempre al frente, observando a la nada como intentando no delatar su respuesta.

    Son cosas…que en mi posición debo conocer ― alegó logrando que la atención del anfibio y Ringo se posaran sobre el emparchado a un lado de este, notando como Wolfe llegaba a la misma conclusión que ellos.

    ... Sí, por supuesto ― finalizó la pequeña conversación, dejando aún la duda entre las nuevas integrantes, las cuales no comprendieron los motivos del digital marino con su frase, permaneciendo así todos en silencio.

    • • •

    Ahoraaaa~ quiero hacer pasar nuevamente a la demandante, Tania Miranda~ ― llamó la superior, provocando que de una de los asientos contrarios a la posición del NM se levantará una chica joven, cabello castaño largo y semblante inocente marcado por varios moretones y heridas. Los efectos del ataque propinado por Victor seguían frescos en ella, evidenciando la brutalidad del mismo y dándole a entender la severidad de los cargos a los presentes ―. Por favor~, relata una vez más el suceso con tus palabras a nosotros y a los recién incorporados miembros del Nastrand's Maze.

    Sí, jueza…

    Como Victor aclaró… Antes de llegar a File City, regresábamos del la Selva Tropical. Habíamos salido de capturar un Digimon adulto convicto que llevamos una semana buscando, un Fugamon. Pero, fui capturada y el compañero de Victor, Piddomon, herido de gravedad y convertido en huevo cuando me rescató, por lo que Fugamon termino huyendo. Al volver a la ciudad, Victor no quiso hablar con ninguno de nosotros y no quiso escuchar mis disculpas, incluso creímos incluso que abandonaría la Guild en ese momento

    ¿Eso por qué~? ― preguntó la jueza, interrumpiendo la historia.

    Es que…apenas lleva un mes con nosotros, por lo que era lo más evidente que pasaría, al menos, así lo fue para mí… ― unas cuantas lágrimas comenzaron a deslizarse por el rostro de la joven, seguidos de unos pocos sollozos ―, nunca imagine que… ¡Saltaría detrás de mí y me…!

    Tania se rodeó con ambos brazos, sujetando con fuerza sus hombros mientras inclinaba su cuerpo hacia delante ante el incontrolable recuerdo del ataque, desplegando sollozos más severos y desolados, obligando a la GL de su Guild correr desde el asiento donde se encontraban los demás miembros del grupo y tomarla con las manos al encontrarse junto a ella. Pero, al hacerlo, no puedo evitar que la chica se exaltara al encontrarse temerosa y en shock, intentando retirarla al considerar a su Leader una amenaza.

    Gracias por tus palabras, Tania~, puedes retirarteeee~ ― anunció la jueza logrando que la aludida levantará la cabeza y asintió antes de regresar a su asiento, manteniendo la mirada contra el suelo, evitando contacto visual con Greger ―. Con esto acaba las aclaraciones del juicio~, ahoraaaaa, Nastrand's Maze, es su turnooooo~ ― señalo con los ojos hacía el grupo reunido ―. Cada uno de ustedes~, miembros de la Guild, es libre de declarar~ y apoyar ooooo desmentir~, con la verdad, las acusaciones dirigidas a su compañero~ ― aclaró ―. De otra forma~, creooo, ya conocen las consecuencias si la sentencia falla en su contra~

    V.G.TizzaV.G.Tizza LadyAzulinaLadyAzulina Claire.Claire. hice lo mejor que pude xDU
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,137
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,576
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Claire.

    Claire. Love Light<3

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    3,089
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +767
    El grupo de Nastrand´s Maze quedó por un momento en silencio barajando sus opciones. Tanto Law como Fiorella se sentían un poco indignados por la acusación, por su puesto cada uno por motivos diferentes, mientras que sus camaradas estaban un poco más interesados en que se indagara más en la aseveración de Greger. Ringo y Betamon, por su lado, estaban un poco más al margen: el anfibio no entendía bien de qué iba todo el asunto del “juicio”, pero comenzaba a comprender que las jugarretas de Dracumon finalmente le estaban cobrando factura, gracioso e irónico para el verdecito. La castaña no tenía ninguna opinión formada: si Dracumon había hecho algo, pues tendrían que dejarlo ahí y eso era todo. La pelirrosa del equipo, por su parte, mantenía la mirada de sus falsos orbes esmeralda sobre la jueza, quien la escrutaba de la misma forma intentando descifrar su expresión; sabía que era la humana acompañante de aquel Dracumon, quien por cierto, se veía inquieto, molesto y rabiado a la vez.

    Farron soltó aire por lo bajo y cerró los ojos brevemente sintiendo un escalofrío recorrerla y haciéndola temblar, su cuerpo estaba un poco caliente y su cabeza comenzaba a doler; el estar enferma no ayudaba en la situación. La neoyorquina finalmente se levantó de golpe, llamando la atención de todos sobre ella cuando lo hizo; Dracumon le iba a decir algo pero ella hizo la seña con una mano de que guardara silencio.

    Meee alegra queee decida colaboraaaar~ señorita… ―Búbka movió ligeramente sus largos dedos y tocó una hoja que permanecía en su estrado, corroborando el nombre de la fémina―… Serah Faaaarron, ¿tieeeene algo queee deciiiir~? ―su sonrisa se ensanchó e inclinó su cabeza hundida entre los hombros debido a su joroba hacia adelante, la jueza estaba ansiosa por escucharla.

    Sí, su señoría ―respondió la adolescente, dejó pasar un segundo acomodando sus ideas y preparándose para habblar, su garganta dolía un poco―. Si entiendo bien, ¿estamos aquí porque este sujeto … ―señaló de modo acusante al rubio Greger que permanecía sentado en unas sillas a un costado, resguardado por un guardia―, acusa a mi compañero de haberlo controlado y que por eso atacó a su compañera de guild e intentó matarla? ―el aludido frunció el ceño mirando fijamente a la menor y la jueza movió sus orbes a un lado algo decepcionado de la respuesta, ¿en serio solo pensaba repetir lo que ya sabían? Búbka pensó que la jovencita esperaba una contestación, pero en cambio Serah continuó hablando―. Y exactamente… cof cof -se detuvo un instante debido a la tos, luego siguió- ¿qué razones hay para creer lo que dice Greger? ―soltó ganándose la atención de todos, inclusive de sus compañeros quienes dirigieron su mirada a la mujer de autoridad, esperando que dijera algo. Marina alzó levemente una ceja y entrelazó sus largos dedos descansando los codos sobre su alto estrado, guardó silencio para dejarla continuar, tal vez diría algo más interesante. Al percibir que el mutismo se extendía la pequeña Farron siguió, esta vez viendo directamente al acusado de asesinato, que no había dejado de mirarla de modo sombrío―. ¿Por qué... tenemos que simplemente “asumir” que estás diciendo la verdad? ―inquirió de modo severo y las miradas se posaron sobre el hombre―. Aun cuando se afirme que Dracu es el único Digimon de su especie en File y se la pase haciendo bromas, cofcof, ¿acaso tienes... un modo de comprobar que realmente te topaste con mi compañero? ―volvió a preguntar con dureza y aguantando el ardor que recorría su garganta, provocando que los labios del tipo se fruncieran levemente abajo y apretara la mandíbula, la jueza observó por el rabillo del ojo aquella reacción. La pelirrosa no lo dejó contestar―. Por lo que sé de ti, solo estás afirmando que te encontraste con un Dracumon cuando venían del bosque y luego no sabes más nada… ―completó Serah―, pero no tienes un testigo que pueda afirmar que tus palabras sean ciertas. Ni siquiera tu compañero Digimon, porque según dijo la víctima, murió en ese trabajo del que venían… ―acotó la chica― y a todo esto… cofcof, ¿qué sucedió en ese trabajo para que tu camarada muriera? ―Búbka alzó la cabeza y miró directamente a Greger, el resto de presentes comenzó a murmurar entre ellos mientras que la pelirrosa volvía a insistir―. ¿Qué pasó en ese trabajo en el que ella te acompañaba para que las cosas terminaran así? ―la jueza sonrió.

    Tieeeeenes permiso para respondeeeer, Vicky~ ―indicó y el aludido gruñó internamente. Marina ladeó la cara, sería interesante que un debate se generara en ese momento.

    ¡Contesta! ¡Cofcof!―presionó Serah aun cuando su tos estaba empeorando, o tal vez solo estaba aprovechándose de su estado para victimizarse―. ¿¡No será que todo es una mentira y en realidad estabas muy molesto por lo que pasó a tu compañero y por eso la atacaste!? ―gritó Farron perdiendo momentáneamente los estribos. Ringo se tapó los oídos y Law estuvo a punto de levantarse para decirle a la chica que se calmara. Dracumon cruzó miradas con el emparchado y le negó sonriendo: como siempre, su compañera humana no lo decepcionaba, con unas pocas palabras estaba logrando cambiar la situación a su favor.

    El vampirito sonrió de forma puntiaguda: si todo salía bien, estaría bien librado de cualquier castigo, solo debía dejar que Serah siguiera manejando los asuntos y luego él se encargaría de mover los hilos a su favor. En ese instante el Undead cruzó miradas con Víctor y dibujó una mueca de burla en su rostro, una como la de aquel que lanza una piedra y luego esconde la mano saliendo sin culpas. El gesto hizo que Greger explotara y, aturdido por la obstinada voz demandante de la pelirrosa además de la insistencia de la jueza en que respondiera, el rubio se levantó bastante iracundo, mostrando una actitud muy diferente a la que tenía al ingresar al recinto y dar su primer testimonio. Entonces dio un par de pasos apresurados al frente.

    ¡NO LO HICE! ―gritó a todo pulmón mirando con ira a la fémina y a su compañero―. ¿ME ESCUCHASTE? ¡NO LO HICE! ¡NO TE SALDRÁS CON LA TUYA MALDITO BRIBÓN! ―amenazó. El guardia que estaba a su lado tuvo que lanzarse sobre él para detenerlo y forzarlo a regresar a su asiento mientras que él se negaba con la respiración acelerada. El público comenzó a murmurar más fuerte con los presentes dando sus opiniones.

    Me sorprende escucharla hablando de esa forma ―dijo Flawizarmon en voz baja a Wolfe, el emparchado veía fijamente a la neoyorquina igualmente extrañado por las “capacidades” de la chica para defender a Dracumon, pero no emitió ninguna opinión.

    Vival había estado más al tanto y, mientras la fastidiosa peli teñida hablaba, ella estuvo observando al vampirito sintiéndose algo insegura con las reacciones de este ante todo el asunto, haciéndola dudar un poco de él y su inocencia, contrario a lo que Serah estaba tratando de lograr con el resto con su verborrea. La peli naranja tenía ese talento natural para no tragarse la fachada de inocencia que la estadounidense solía montar para los demás. Renard permanecía en silencio sin decir nada al igual que Betamon, quien repentinamente se sintió sorprendido por el modo de comportarse de Serah. Ringo era la más desligada del asunto, pero igual había estado escuchando con atención a su compañera de guild y ahora comprendía un poco más todo.

    Lo haces bien, kesh kesh ―murmuró Dracumon, logrando que solo su compañera humana lo escuchara.

    Búbka volvió a golpear la madera de su plataforma con el mazo y todos los presentes guardaron silencio cuando la rusa demandó que se callaran con voz tétrica y autoritaria. Una mirada de la jueza a la neoyorquina le indicó a la chica que continuara, para Marina el asunto se había tornado interesante. Serah soltó aire sintiendo que le dolía levemente el pecho, el hablar seguido conteniendo las ganas de toser la agotaban un poco, no se sentía bien.

    Bien ―la pelirrosa soltó aire por lo bajo y continuó, lista para llegar a su punto―. La cuestión es, su señoría, que este sujeto no tiene pruebas contundentes para inculpar a mi camarada y no podemos creerle solo porque sí ―sus orbes de falso color verde se deslizaron de nuevo hacia el rubio―. O dinos, ¿tienes una coartada para confirmar tu versión de los hechos? ―la chica, aun dentro de todo su malestar, sonrió para sí misma. La jueza volteó todo su cuerpo hacia Víctor y, al ver que guardaba silencio, le habló.

    Seráaa mejor que la teeenga~, esto no pinta bieeeen para tiiiii, Vicky~ ―dijo, su tono indicaba que esperaba que él dijera algo para seguir en el debate. En cambio, el aludido bajó el rostro y volvió a comportarse como lo había hecho al principio: manso, sereno, dolido, no sería capaz de matar una mosca. Algo en ese comportamiento hizo que Law Wolfe se sintiera curioso; ¿cómo pasaba de iracundo y molesto a tan dócil y frágil? Algo no andaba bien.

    N-No la tengo, señoría ―respondió Greger sollozando. Farron negó levemente.

    Lo suponía ―respondió la estadounidense y entonces miró a la jueza de nuevo―, pues yo sí tengo una coartada para comprobar la inocencia de mi compañero ―sentenció y la afirmación hizo que los presentes soltaran exclamaciones de sorpresa. La autoritaria rusa abrió sus ojos y curvó su sonrisa hacia abajo, mientras que los de Nastrand´s Maze se miraron entre ellos, confundidos. Incluso Dracumon abrió sus cuatro ojos de par en par, no muy seguro de qué rayos hablaba Serah.

    ¿Y cuál eeeeees~? ―preguntó Búbka, ansiosa.

    Ella ―respondió Farron señalando con su dedo a un lado. Las miradas de todos se posaron sobre la indicada y esta solo parpadeó cuando sintió que llamaba la atención. Takanabe ladeó el rostro cuando la escalofriante rusa le clavó la mirada y sonrió anchamente.

    Interesaaaaante~




    welp, la inspiración vino sola (?) espero esté bien, si hay algo que cambiar avísenme chicos~
    .Wolfe.Wolfe LadyAzulinaLadyAzulina V.G.TizzaV.G.Tizza
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 10 Oct 2017
  8. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,338
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    Takanabe Ringo pasó al estrado junto a su camarada Betamon. Como la líder de su Guild, debía dar un par de palabras para justificar o reafirmar la postura de su compañera. A diferencia de Greger, quién pasaba de frío analítico a cobarde agresor, ella mantenía su actitud estable. Incluso si la enorme Marina le miraba por encima del hombro o le provocaba con sus palabras, ella no se vería intimidada ni lo tomaría como algo personal. ¿Podría alguien que se desligaba de cualquier tipo conflicto siquiera defender a Serah? La respuesta estaba más que clara.

    ¿Y bieeen~? ¿Cuanto tiempo más me harán esperar~? —El vocabulario de la soviética no encajaba con el perfil de una profesional ni mucho menos una persona objetiva. Lo que en un principio parecía una falta de aptitud por su parte, en realidad era un arma que usaba para sondear las intenciones de los acusados. Gracias a eso desempeñaba una excelente labor en su área. Valorada por los peces gordos y odiada por los medios de comunicación, esa era la clase de reputación que tenía.

    Es una larga historia —Afirmó el anfibio antes de de comenzar —. La semana pasada enfrentamos al mismísimo, putisímo y jodido gobernante de la Sabana Guardián. —Curiosamente él tampoco parecía elegir las palabras correctas antes de hablar. — No fue sino hasta hace cuatro días que el temporal me permitió llevar a estos niños de vuelta a File.

    ¿Oh~? ¿Dices que volvieron el mismo día del incideeente~?

    Sí~. Fuimos directo a nuestra taberna. Esa mañana Serah estaba volando de fiebre y tuvo que acostarse~. Creo que Dracu se quedó a cuidarla. Hmm, no lo recuerdo muy bien el resto, ¿tu sí Betamon~?

    A saber, ni puñetera idea.

    Un silencio incómodo llenó el área. Wolfe fue el primero en golpear su palma contra su cara. La neoyorquina por su parte solo pudo suspirar, esperaba que su jefa, quién le ayudó a llegar hasta su cuarto, recordase todo lo sucedido. O que en su defecto al menos mintiese un poco, qué incrédula. Renard notó como una mueca de disgusto aparecía en el rostro de Búbka y se estremeció por ello. Sabía que estaban lejos de ganar su simpatía. Por otro lado, un sudor frío recorrió la espalda de Fiorella, un sentimiento contradictorio llenaba fibra de su ser. ¿En verdad el no-muerto era inocente? En el fondo quería creer que las personas que colaboraban con el crecimiento de Gianna no fuesen culpables, pero... ¿Qué sería de su querida hermana si sus propios aliados eran reconocidos como infames? No quería que la metiesen en la misma bolsa. Entendía que al levantarse en favor del diablillo no le estaba salvando a él o a la falsa rubia, sino a ellas mismas.

    Como una tonada grave y un golpe de vuelta a la realidad, la jorobada habló. — Qué deceeepción~.

    Greger se limpió sus ojos y preguntó lo que todos estaban pensando. — ¿E-esa es vuestra gran coartada? ¿Estar en cama todo el día? —Mientras más hablaba, más se normalizaba su temperamento. Había encontrado algo de lo que agarrarse, sentía que podía quitarse esa injustificada soga que yacía alrededor de su cuello. — Para empezar, no sabemos si registraron su regreso en la Central el mismo día que llegaron. Podrían haber vuelto antes y no existiría ninguna forma de probarlo. Segundo, ¿y qué si estabas enferma? ¿Cómo eso les hace más inocentes?

    ¿No ocurre lo mismo contigo? ¿Acaso crees que en mi estado lo primero que tuve ganas de hacer fue intentar inculpar a alguien que no conozco para cometer un crimen que no me importa? ¿¡De verdad crees qu-?! ¡Cough-! —La fuerte tos interrumpió su frenesí. La pelirrosa en verdad estaba para el arrastre, a diferencia de momentos atrás, ya ni era capaz de levantar la voz sin evidenciar su lamentable estado.

    De nuevo, ¿y qué si no te encontrabas bien? ¡Fue con tu Dracumon con quién me topé! —Al igual que las personas, no existía un Digimon exactamente igual a otro. Todos tenían características únicas que los diferenciaban de otros ejemplares de su misma especie. Así como el Seadramon de Ringo tiene ojos rasgados y su tamaño es menor a la media, el no-muerto también exhibía sus propias cualidades. Un novato no sabría diferenciarlo, pero para al ojo crítico esos detalles no se escaparían tan fácilmente. Greger estaba seguro que fue el mismo Child que vio en la plaza. — Desde que conocí a ese virus todo ha ido de mal en peor. No importa si eres honesta o no, Dracumon no necesita de tu consentimiento para cometer un crimen. Si estuviste enferma, ¿de verdad puedes garantizar que mantuviste un ojo sobre él durante toda la tarde?

    ¡...! ¡N-no ignores mi afirmación para decir lo que te da la gana! A diferencia de ti, nosotros ni siquiera tenemos un móvil para cometer ningún crimen. —La voz de la pequeña Farron temblaba, su debilidad física se estaba traducía en inestabilidad emocional. Se estaba dejando provocar, algo muy atípico de ella, en otras palabras, llegó a su límite. La jueza aprovechó el momento de tensión para meter su propia púa y ver como reaccionarían.

    Oweeen Wright, Gabriel Espinaaa, Aaarthur Blaise~. ¿Reeeconocen a esas personas~? —Fiorella y Serah no, pero tanto Law como Ringo sabían perfectamente de quienes se trataba. Eran entidades importantes del mundo digital que conocieron en el pasado. Todos guardaban algo en común y FlaWizardmon fue el primero en darse cuenta de ello.

    Oh no... Maldición, no es momento de sacar a relucir el pasado... —Susurró el hechicero.

    Los tres han visto de primera mano cómo trabaja Nastrand's Mazeee~. ¿Acaso no saben lo que pusieron en sus informeees? No están aquí solo porque Vicky les acusa, ustedes ya estaban tachados como Taaamers probleeemáticos, felicidades~. —A la Central no se le escapaba nada. Los registros eran absolutos y era muy difícil para los aventureros burlarlos.

    Oye oye, ¡qué venimos de salvar el día en la Sabana Guardián! ¿Este es el trato que vamos a recibir? —Se quejó el acuático ya con la vena sien inflada. Le importaba un pimiento que Dracumon recibiese su merecido, pero no quería ser arrastrado al abismo junto con él. — ¿Van a negar todas nuestras buenas acciones también? Joder con estos humanos.

    Lo único que está claro es que son mercenarios. Dígaaanme~, ¿quién los contrató?

    ¡No hicimos nada! —Replicó el no-muerto desde su asiento, llamando la atención de todos los presentes.

    ¡Si lo hiciste, no podrás huir de tus pecados bribón! —Volvió a insistir Greger. Marina golpeó su mazo repetidas veces para callarlos pero eso no funcionó. Las miradas de todos volvieron a centrarse en Ringo cuando ésta levantó su mano para hablar, esperando que la líder dijese algo relevante para el caso.

    Em, disculpen, ¿ya puedo volver a mi asiento~?

    ¡Track!

    La gota que derramó el vaso. — Cáaallense... —Cuando su paciencia terminó por acabarse, accidentalmente partió el martillo con su mano desnuda. Un ligero rastro de aura rojiza revoloteaba alrededor de su muñeca: True Digisoul. Búbka se levantó de su silla sin despegar la vista del suelo. Levantó su rostro y se acomodó las vertebras cervicales, permitiéndose adoptar una postura recta. — ¿Qué demonios creen que es estooo~? ¿Un juego~? Está maaal~ muuuy maaal~. No importa lo mocosos que sean, aquí se van a comportar como adultos.

    (Y lo dice la que hace un berrinche.) —Pensó el mago indignado.

    Ops, mi martillo se ha roto, no vamos a continuar sin eso. Les daré una hora para que ordenen sus ideas y traigan pruebas contundentes~. Esfuércense, porque les prometo que al final del día alguien se hará cargo de este desastreeee... —Una afirmación irresponsable, quizás perfecta para un juicio anormal.

    [...]​

    La parte trasera del edificio conectaba con un callejón del distrito residencial. Los miembros de Nastrand's Maze buscaban un lugar tranquilo dónde pudiesen charlar. Law se rascaba la cabeza con nerviosismo, situaciones como esta le daban ganas de volver a fumar. Fiorella parecía algo apagada, como si todavía estuviese atrapada en sus reflexiones. Serah sufría una terrible jaqueca que afectaba su equilibrio y su tos no le daba un momento de paz. Tanto FlaWizardmon como Renamon trataban de contenerla. Ringo quería ayudar, pero con lo alterados que estaban todos, nadie aceptaría sus consejos espirituales. Por último, Betamon encaraba a Dracumon. Le preguntó lo mismo que Farron y Wolfe deseaban saber.

    — ¿Y bien? ¿Lo hiciste o no? —Él nunca lo dudó. Desde el principio y bajo su punto de vista siempre fue culpable.

    Kesh kesh, más o menos. Vicky fue un objetivo interesante para ese día, me hubiese gustado sacarle todo el jugo posible, habría sido divertido kesh kesh.

    ¿...? —Vival abrió sus ojos de par en par y ladeó su cabeza confundida. ¿Qué acababa de escuchar? Dracumon confesó y encima de todo lo contaba como si de una anécdota divertida se tratase. — ¿Fuiste tú?... ¿Controlaste a Greger? —Qué tonta fue al defenderle. Viendo en retrospectiva, la decisión más sabía habría sido no involucrarse en los problemas ajenos. Ya era demasiado tarde. — ¡¡Pedazo de-!! —Antes de que pudiese terminar su insulto, Renard empujó al no-muerto contra la pared. Le sostenía de los brazos, con el fin de no encarar los ojos de sus manos.

    ¡¿Siquiera eres consciente de que el agua nos llega hasta el cuello?! —Replicó también molesto, no tanto con Dracumon, sino consigo mismo. Desde el principio, ese diablillo nunca fue digno de confianza. ¿Entonces por qué... por qué creyó en su inocencia? ¿Cómo siquiera existía un humano capaz de hacer equipo con él?

    ¡Hey! Parece que están confundidos. Sí intenté controlar a Vicky, pero por alguna razón mi técnica falló. —Expresó a modo de excusa mientras se encogía de hombros.

    ¿Q-? —El zorro sorprendido por la afirmación, aflojó su agarre y le permitió a Dracumon ganar un poco de terreno. Éste último tomó el ante-brazo del otro y lo apartó con mera fuerza bruta. — ¡...! —Había una clara diferencia entre sus fortaleza, no importaba que fuese pequeño, el Virus seguía perteneciendo a la elite de los Childs. — ¡Aún así intentaste controlarlo, estamos en este problema por tu culpa! —Insistió.

    Kesh kesh, solo quería hacerle una pequeña broma. ¿Por qué estás tan molesto? —Preguntó sonriente, todavía con un tono de voz animado. — Yggdrasil me dio estos atributos para que los usara, esto es solo el orden natural de las cosas. ¿No Rin-chan? —No recibió respuesta por parte de ella. — Vamos muchachos, puede que yo los haya arrastrado a este problema, pero sigo siendo inocente, ¿verdad? Kesh, ¿por qué no ponemos en práctica un viejo dicho? Una mano lava la otra.

    LadyAzulinaLadyAzulina Claire.Claire. .Wolfe.Wolfe :Slow:

     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 10 Oct 2017
  9. LadyAzulina

    LadyAzulina I just wanna be part of your symphony~ ♥

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    294
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +151
    No estaban de acuerdo con el diablillo, pero tampoco era como si tuviesen la posibilidad de darle la espalda. Primero, era compañero de Serah -lo cual no significaba que era incapaz de romper el digivice para terminar con la unión que Yggdrasil les había dado, sin embargo, era el compañero que la peli rosa quería-, segundo, formaba parte de Nastrand’s Maze, y como tercera y última razón, la más importante, si lo declaraban culpable caerían con él.

    El silencio que envolvió a aquel variopinto grupo resultaba muy incómodo para algunos mientras que otros ni siquiera lo sentían, la mitad se encontraba molesta con el virus, los tres restantes permanecían recluidos en su propio mundo. El momento de furia pasó luego de la pregunta acusadora y acertada de Betamon, no obstante, no tenían mucho tiempo para pensar en una solución no solo rápida, sino también efectiva.


    —No me sorprende —
    musitó la chiquilla en voz baja, no muy consciente de que se expresaba más allá de sus pensamientos—, apenas y puedes resistirte.
    —Kesh, kesh, es para lo que estoy hecho —
    continuaba sonriendo Dracumon, entonces recibió la mirada de su Tamer.
    —Lo sé, es imposible que seas inocente de alguna cosa.
    — ¡O-oye! ¡Que esta vez sí lo soy!


    La estoica expresión de Law, el gesto inflexible de Renard y el mutismo de FlaWizarmon hicieron que el undead se crispara, deformando su rostro en una mueca y retrocediendo un paso inconscientemente, algo dolido por la falta de confianza de su “equipo”.

    — ¡Gasp! N-no necesito que me crean, yo sé que no he tenido la culpa, solo quieren lanzarme el muerto —
    se cruzó de brazos, mirando a otro lado.
    ¿Qué estamos haciendo aquí? se cuestionó el zorro para sus adentros tras un suspiro, recordándolo casi al instante… Cierto, la seguridad de Gia…

    Pero volvieron a no decir nada y cada falta de apoyo era un bloque más sobre los hombros del diablillo, si salían de eso les cobraría por aquel sentimiento que le provocaban. Takanabe Ringo, al contrario de lo que esperaban, no estaba tan ausente de la situación que se desarrollaba frente a sus ojos, observaba y escuchaba lo que hacían y decían, pensando, por lo que demostraba el compañero digital de la pequeña Farron, que el inculpado realizaba ese tipo de bromas porque no podía controlar su propio poder, contrario a lo que buscaba hacer creer.

    —No, tiene razón —esas palabras provocaron que todos giraran a mirar a la peli naranja preguntándose si no estaba volviéndose loca, porque ya era la segunda vez en el día que decía algo a favor del undead.

    Ella misma consideraba que estaba enloqueciendo, no encontraba un plano en el que pudiera estar a favor de esas personas, las cuales, a través de la convivencia, empezaba a notar sus caras reales. No eran negros, ni tampoco blancos, estaban tan manchados de gris que resultaba imposible rescatar nada, pero ahí estaba, y con ellos pretendía resguardar a su hermana. Inhaló con profundidad antes de continuar, después de todo, su intención era conseguir su propio beneficio.

    —Puede existir la posibilidad de que le estén adjudicando la culpa. ¿Y si meditamos la opción de que su habilidad realmente falló? ¿A dónde nos llevaría eso?
    —A un callejón sin salida —
    comentó Renard sin siquiera pensarlo.
    — ¡No, no! ¡Escuchen a la loca! —se exaltó Dracumon.
    —Si esa fuera la base de nuestra premisa —repitió Fiorella—, ¿cuál sería el siguiente paso?

    Law y Red se dedicaron a pensar al instante, al contrario de Betamon, quien permanecía sorprendido de que la italiana continuase buscando formas de defender al virus. Serah perdía el criterio para juzgarla, aunque lo que hacía no era ni de lejos por querer protegerlos. La americana estaba a punto de alzar la voz para preguntarle, pero un nuevo acceso de tos la interrumpió, dándole otra oportunidad de cuestionar sus propias ideas.

    — ¿Por qué no lo hace otra vez? —esta vez el emparchado se ganó la atención del grupo, decidiéndose a plantear la idea formulada— Falló una vez, no tiene por qué suceder otra, esta vez lo controlará para hacer que confiese, es lo que necesitamos, ¿no?
    — ¿Cómo piensas llegar hasta él, eh? —
    preguntó el renacuajo.
    —Sí —intervino otra vez el zorro—, está siendo custodiado.
    —Kesh, kesh —
    Dracumon frotó sus manos, volviendo a sonreír—, solo hay que hipnotizar a una persona más…

    **

    En una de las antesalas de Digital Equality se encontraban aguardando los compañeros de Guild de Victor Greger, entre ellos, la víctima del intento de homicidio, Tania Miranda, sentada junto a la líder que durante su testimonio corrió en su auxilio. Después de conseguir algunos bocadillos para comer y alejarse de la presencia del chico que la había lastimado, pudo calmarse lo suficiente como para disfrutar de la conversación que mantenía con sus amigos. Risas tontas y sonrisas fáciles murieron al advertir que un cuarteto de la Guild citada ese día se acercaba, el silencio era suficiente para que los intrusos supieran que no eran bienvenidos y aunque tres de ellos lo notaron y se detuvieron a varios metros, el cuarto miembro esperó hasta estar a varios pasos de ambas chicas, precisamente frente a la que le interesaba.

    —Tania, ¿podemos hablar un momento? —
    preguntó Vival con un gesto sorprendentemente afable.
    —Si no es mucha molestia —agregó FlaWizarmon, buscando ser agradable.
    —Por supuesto que no —contestó la GL, con cara de pocos amigos—, cualquier cosa que necesiten de ella pueden preguntarlo justo aquí.
    —Me estoy dirigiendo a ella, si pudieras cerrar la boca.


    La reacción de los presentes fue unánime, solo con una palabra la peli naranja lograba dejarle la boca abierta a su receptor, pero esta vez había dedicado diez. Red mantuvo su neutralidad, Renard llevó una palma a su rostro y Law exhaló.

    —Fiorella —advirtió.
    —N-no, está bien —Tania se levantó, dedicándole una sonrisa a sus compañeros para que guardaran la calma—. Solo será un instante, ya regreso.

    Wolfe y la misma europea se sorprendieron de que aceptara tan rápido, logrando a duras penas mantener las apariencias, y fueron acompañados por la chica varios cruces alejados del lugar donde había estado. Lo que ellos no sabían era que el carácter de Miranda se basaba en la complacencia y que, durante toda su vida, siempre jugaba el papel de víctima; esa fue la razón por la que decidió acompañarlos.

    —Lamentamos molestarla, señorita Miranda —
    comenzó el zorro—, pero al ser la… afectada… consideramos más apropiado resolver nuestras dudas con usted.
    — ¿Dudas? —
    la aludida expresó su confusión, observando al grupo.
    —Nosotros no conocemos a Greger —explicó la de ojos verdes—, queríamos saber si no te parecía extraño su comportamiento, o qué piensas de toda la situación.
    —A-ahm… Pues…
    —Todo un cabrón, no podía ser más cobarde como para atacar a una chica, ¿no? A su propia compañera, además, alguien que nunca se lo esperaría.
    —Tú pareces muy capaz de poder enfrentarlo —
    murmuró Tania, observando el perfil de la italiana, que alzó una comisura antes de mirarla.
    —Con la motivación adecuada, uno es capaz de enfrentarlo todo.


    ~***~

    V.G.TizzaV.G.Tizza .Wolfe.Wolfe Claire.Claire. /u/
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 11 Oct 2017
  10. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,137
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,576
  11. Claire.

    Claire. Love Light<3

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    3,089
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +767
    La sala en la que se encontraban no estaba del todo sola, algunos de los que estaban escuchando el juicio se esparcieron y la jueza se había retirado a alguna zona a descansar unos minutos. Takanabe y Betamon prefirieron permanecer por un costado mientras que el resto de los de NM llevaban a cabo su “plan”. Los integrantes del gremio de Greger tampoco estaban muy lejos, la líder de hecho no quitaba sus ojos de encima de donde se había dirigido su amiga para conversar en “privado” con los mercenarios; no planeaba dejar que nada malo le sucediera de nuevo mientras ella estuviera cerca. Mientras tanto, en aquella conversación…

    ¿Qué quieres decir? ―preguntó la chica intrigada y mirando fijamente a Fiorella, quien le sostuvo la visión.

    Ante la pregunta de la joven, los de Nastrand´s Maze se lanzaron miradas furtivas entre ellos. Wolfe y Red se movieron disimuladamente para tapar un instante con sus cuerpos a la chica desde un ángulo apropiado y la adolescente del grupo tomó entre sus brazos a Dracumon antes de acercarse delicadamente a un costado de Tania. Fiorella y Renamon, que permanecían frente a la victima de Greger, observaron el movimiento sin decir de una palabra.

    Oye, mira esto ―le dijo Serah suavemente a la chica, esta volteó su rostro hacia ella y abajo para ver lo que la otra mostraba, encontrándose con que el Digimon que cargaba en sus brazos alzó sus manos un poco y liberó rápidamente en silencio su ya tan conocida técnica de control mental. La castaña no supo siquiera que pasó y la evidencia de que estaba bajo el control de Dracumon estuvo en sus orbes de color ámbar apagados y ensombrecidos, se encontraba en un breve estado de trance que Dracumon no tardó en aprovechar para dar la indicación en voz baja:

    La próxima vez que escuches el apellido Greger, búscalo y descarga toda tu ira sobre él.

    La chica se quedó un momento congelada mientras el comando viajaba a lo más profundo de su subconsciente y se refugiaba ahí, luego de unos pocos segundos más la joven comenzó a recuperar el brillo en sus ojos y parpadeó suavemente mientras que Serah daba un paso atrás junto con Dracumon. Tania volvió a mirar a Fiorella, ignorando que acababa de ser víctima del Mental Rift del vampiro, la italiana le dijo unas pocas palabras más de ánimo afirmando que la apoyaban y Wolfe colaboró aseverando que ellos se encargarían del tipo que le había hecho daño y además culpaba a uno de los suyos, refiriéndose a Dracumon. Se despidieron y le agradecieron, todo esto asegurándose de no decir nada que activara el comando, querían evitar que el “ataque” de Tania a Greger los inculpara de algún modo mientras la castaña conversaba con ellos.

    Listo, kesh, kesh ―musitó el diablillo sonriendo cuando vio que la joven se alejaba y volvía con los de su guild. Vival no pudo evitar fruncir el ceño al ver su sínica sonrisa sintiendo que estaba haciendo algo que no debía, pero manifestó su descontento solo con una leve mueca en sus ojos, su rostro permaneció inalterable―. Ahora, solo un paso más, kesh, kesh ―dijo. La peli naranja solo miró con dureza al virus y luego lanzó una mirada afilada a Serah, quien le devolvió el gesto y luego volteó el rostro, solo quería terminar eso e irse a dormir. Fiorella se retiró a pasos rápidos dejando al grupo solo y Law se acercó a Serah.

    No soporto a esa creída ―dijo Farron y Wolfe no respondió a aquello pues la menor tosió―. Danm, i wanna leave― el infame miró a Dracumon debajo.

    Será mejor que estés atento ―le dijo y este asintió sonriendo a la vez que daba un paso a unos costados y se alejaba de ellos mientras seguía disimuladamente los movimientos de Miranda, sabía que en cualquier momento su comando sería activado.

    Cuando la chica de cabellos castaño volvió con los de su gremio, su amiga y líder de inmediato cuestionó la razón del acercamiento de los de Nastrand´s Maze a lo que la joven respondió, mientras tomaba asiento entre ellos, que solo le habían dado palabras de ánimo e intercambiado opiniones de los que había hecho Victor. La otra soltó aire de modo pesado y miró a los lados cruzándose de brazos.

    Bien… ―devolvió su vista a la castaña notando como esta parecía algo distante, se le revolvió el estómago. Tania Miranda había sido su primera amiga en aquel mundo y aun recordaba los momentos en los que ascendieron juntas o cuando decidieron fundar aquella guild, igualmente cuando Greger –hacía poco más de un mes- se presentó a postular al gremio y Tania no estuvo muy convencida, pero la líder de igual modo lo aceptó. De cierta manera se sentía algo culpable de lo que le había pasado a su amiga, pero suspiró y luego miró al estrado, donde Bubka aún faltaba―. ¿Cuánto tiempo más va a tardar? ―refunfuñó y otros de los que estaba con ellas habló.

    Tal vez están conversando con Greger ―dijo de modo distraído y el apellido del sujeto resonó en la cabeza de la castaña a un lado, quien sintió sus manos temblar de coraje y repentinamente se levantó, dejando a todos alrededor pasmados por el repentino movimiento. Tania solamente echó a andar en silencio, dispuesta a buscar a Victor hasta que lo encontrara; los ojos de un pequeño virus no muy lejos estaban sobre ella y este comenzó a moverse tan pronto ella lo hizo.




    …ooo…

    No muy lejos de ahí, en el interior de uno de los muchos compartimientos de espera que había dentro del recinto de Digital Equality, se encontraba Victor Greger esperando pacientemente que el rato de descanso que la jueza había dictaminado acabara. Esperaba poder salir y lavarse las manos de todo ese problema y para eso tenía que convencer a todos que ese Dracumon había sido el culpable. Greger no era ningún tonto, sabía muy bien que su temperamento no era el mejor y que a veces solía salirse de “control”; aun así, él ya estaba acostumbrado a manejar aquellas facetas de su personalidad como para cometer actos que terminaran metiéndolo en la cárcel. En su cabeza el rubio repasaba una y otra vez lo que había pasado ese día y aun le molestaba todo lo que sucedió en esa misión junto con su compañera de guild Tania. Chistó, gracias a esa inútil su compañero Digimon había muerto y sí, no negaba que había querido descargarse con ella, aun así prefirió alejarse y tomar un paseo para calmarse antes de terminar de perder la paciencia. Pero, había algo que Greger recordaba muy bien: ese Dracumon, aquellos globos oculares sobre su cara, la extraña voz rasposa susurrándole y hasta ahí, luego de eso solo recordaba a Tania golpeada y violentada. El rubio apretó las manos, estaba seguro que ese Dracumon tuvo que ver en todo, pues él no hubiera sido tan idiota de agredirla frente a todo el mundo y si lo hubiera hecho…

    No la habría dejado viva ―musitó una voz muy baja en lo más profundo de su cabeza que extrañamente lo hizo sentir un frío en la espalda. Instintivamente miró a un lado y vio que el guardia que lo resguardaba no lo estaba observando, de modo que soltó un breve suspiro de alivio. Justo en ese instante unos golpes apresurados a la puerta de la habitación resonaron haciendo que ambos hombres fijaran su atención en la entrada; antes de que el vigilante siquiera se moviera para atender al llamado la puerta se abrió de golpe y una molesta chica entró rápidamente al lugar, abalanzándose sobre Greger―. Pero, ¿¡qué ra…!? ―no pudo terminar la frase pues la castaña ya estaba sobre él, empujándolo tan fuertemente con todo su cuerpo que lo echó al suelo mientras gritaba totalmente enloquecida.

    Victor estaba sujeto por esposas, no había modo que se defendiera mientras la fémina usaba sus uñas para lastimarle el rostro a la vez que lloraba con amargura y cólera, imprimiendo todo su odio, furia y frustración en cada agresión al tiempo que ambos se gritaban insultos y un pequeño escándalo se generó en la habitación. El guardia quedó instantáneamente congelado por la repentina aparición de Tania Miranda, pero de inmediato se echó sobre la fémina para sujetarla y sacársela de encima al rubio, teniendo algo de dificultad para controlar a la molesta jovencita que no dejaba de revolverse, llorar, aruñar y patear a Greger mientras que era, contra de su voluntad, alejada del motivo de su coraje e indignación. No pasaron dos minutos antes de que el policía que estaba con Victor finalmente pudiera contener a la chica con sus brazos, quien no dejaba de mecerse enloquecida, pidiendo que la soltaran y soltando chispas desde sus ojos mientras observaba que el rubio se levantada, con algunos hilos de sangre corriendo por su rostro. Este, por su lado, no podía estar más molesto, si no hubiera estado esposado no habría dudado en devolverle el embate.

    Aun así, el guardia le ordenó con voz fuerte que se callara y se sentara, pues el sacaría a Tania de allí y llamaría a alguien más mientras él informaba lo que había pasado. Usando todas sus fuerzas el hombre luchó para sacar a la castaña, Greger escupió sangre temblando levemente y dando la espalda mientras maldecía. Había quedado solo momentáneamente y no se dio cuenta que una pequeña figura ingresó rápidamente por la puerta en silencio y de un saltó se colgó de su espalda sin darle tiempo de escuchar nada. Las manos incrustadas de globos oculares volvían a cubrirle el rostro, nuevamente Dracumon le hablaba al oído mientras liberaba su Mental Rift y le susurraba lo que quería.

    Debes declarar tu culpa frente a todos cuando te pidan decir la verdad ―murmuró y esperó un par de segundos mientras que Greger asimilaba la indicación en aquel trance hipnótico. Dracumon no pudo evitar sentir que la situación era muy divertida y se carcajeó aun sobre la espalda del sujeto. Fue ahí cuando repentinamente el rubio movió ambas de sus manos sujetas por esposas arriba para golpearlo y tiró violentamente su cabeza hacia atrás, buscando liberarse de él.

    ¡Maldita escoria, suéltame! ―vociferó iracundo logrando echar al diablillo al suelo, quien miró con los ojos y la boca muy abierta a Greger, con una pizca de incredulidad en la mueca de su rostro.

    ¿Por qué? ¿Por qué rayos el tipo no cedía a su control mental? El Undead retrocedió aun echado en el suelo, mirando pasmado como Greger gritaba con fuerza y lo insultaba iracundo, a punto de echarse sobre él y golpearlo. Cierto terror inundó el pecho del vampiro y lo hizo sentir un frío en la espalda, no podía controlar a ese humano; por alguna razón que no entendía no pudo hacerlo la primera vez y tampoco esta…

    La confusión se apoderó del virus, quien espantado se levantó y echó a correr fuera de la habitación antes de que algún guardia volviera y lo consiguiera allí dentro.




    V.G.TizzaV.G.Tizza LadyAzulinaLadyAzulina .Wolfe.Wolfe listo xwx
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 13 Oct 2017
  12. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,927
    Temas:
    63
    Calificaciones:
    +522
    Los integrantes del NM regresaron a la parte trasera del edificio de Digital Equality; en el callejón del distrito residencial, esperando pacientes el regreso del Undead. Mantenerse dentro del complejo llamaría demasiado la atención al no encontrarse todos juntos; evitando la concurrencia y los ojos indiscretos. Con cada segundo que transcurría solo se aseveraba la tensión en sus rostros y cuerpos debido a la ansiedad, manteniéndose a la expectativa. Ringo meditaba en silencio entretanto el resto apenas mediaban palabra, por lo que lo único que podía escucharse durante intervalos dispares eran los constante tosidos y gemidos de malestar de la menor de las Farron.

    ... ¿Cuánto más creen que tarde? ― inquirió Fior un tanto más irritada que de costumbre pero, por otra parte, controlada y consciente de que no podía hacer una “escena” hasta librarse de todos sus predicamentos.

    Hm ― Wolfe con una mano retiró la manga izquierda de su chaqueta para contemplar la hora en el reloj, ahogando en sus adentros la necesidad de saborear el dulce beso de la nicotina en sus labios ―. Faltan unos veinte minutos para que acabe el receso, si no lo logra a tiempo, no sé lo que… ― sus palabras fueron opacadas y silenciadas por el sonido de la única puerta que les permitía ingresar y salir del edificio abrirse lenta y pausadamente, provocando que todos se giraran en esa dirección.

    Kesh Kesh Kesh… Tenemos un problema ― declaró con una sonrisa nerviosa y expresión lamentable en el rostro, Dracumon.

    Al escuchar el tono de voz despreocupada e indiferente del virus al decir: “problema”, heló la sangre de Fior y Serah, quedando un tanto enmudecidas a la vez que Red suspiraba y bajaba la orilla de su sombrero, ocultando la frustración en su rostro. Renard y Law, por otra parte, maldijeron internamente despegando los ojos del Child, anhelando contener las fuerzas para desquitarse; una muestra de respeto hacía sus camaradas que Betamon no pudo controlar de la misma manera que ellos.

    ¡Imbécil, ¿qué demonios hiciste?! ¡¿Cómo metiste la pata?!― recriminó logrando que el vampiro retrocediera nervioso, consciente de no querer confrontar la ira del miembro más poderoso de toda NM.

    Kesh… ― sonrió nervioso ―. Pues, me tomó por sorpresa…

    • • •

    Tres golpes secos y de forma consecutiva llenaron el espacio de la sala de conferencias. Búbka buscaba comprobar la eficiencia de su nuevo martillo, sintiéndose satisfecha con los resultandos, provocando un prolongado silencio que simplemente ensancho la sonrisa gélida en su rostro. La reacción de silencio y orden de los espectadores y acusados la relajaba, especialmente la nueva actitud que reflejaba Dracumon. Su expresión confiada y mirada atolondrada, cargada de soberbia, ahora mostraba una tensión increíble. Los músculos de la espalda y hombros rectos revelaban eso con evidencia, aunado a su sonrisa: forzada o pesada, poco natural. Declaraciones indirectas de culpabilidad que fueron inconfundibles para ella, observándolo con el rabillo del ojo.

    ¡Biennn~! Tengo un informeee, por cuestiones de salud Tania Miranda no seguirá acompañándonos el día de hoy~ ― elevó la voz Marina, resaltando su extraño acento y dando la noticia, siendo los miembros del NM ya conscientes de ello ―. Por esta razón~ solo escuchareee la última declaración del NM~ y posteriormente daré mi veredictoooo, no seguireee aplazando esto ― expuso ―. Law Wolfeee pasa al estradooo~ ― llamó la mayor provocando que el aludido enfocará su ojo en ella, tomándolo por sorpresa.

    El ambiente quedó en silencio por unos segundos antes de que Californiano se pusiera de pie y se dirigiera a la salida de las butacas. Pero, no antes de tomar por la parte trasera del cuello; igual que un simple gato, a Dracumon al pasar junto a él. La acción inesperada de provocó que el virus se retorciera, intentando librarse del agarre usando su fuerza bruta, sin embargo, un destello carmín se reflejó en la mano de Wolfe mientras oprimía el agarre de su mano con más fuerza, logrando ejercer uno de los poderes del Digisoul sobre aquel a quien supuestamente debía defender. El Undead quedó aturdido en un instante, permaneciendo colgado como un muñeco de trapo.

    Tsk ― chasqueó la lengua Fior al observar la actitud tosca e inconsciente de su compañero, sintiéndose cada día más sorprendida de como las acciones incomprensibles del pelinegro podían ponerle los pelos de punta tan fácilmente ―, ¿qué cree que hace ese idiota? ― susurró a lo bajo generando la misma inquietud en los presentes que estaban un poco más acostumbrados a la forma de ser del segundo miembro más antiguo del NM.

    Y exactamenteee, ¿qué significaaa esto? ¿Acasooo están aceptandooo su culpa y has venido a ofreciéndomelo~? ― cuestionó la jueza un tanto confundida, pero interesada, esperando conocer lo que el joven viniera a decirle junto con el virus ―. Les dire~, a estas alturasss no valdraaa de nada. Pero~, si me entregas una confesionnn, tu condenaaa si será menosss severa que la de tus compañeros~ ― aclaró girando la cabeza para notar un dije de tensión en los rostros del resto de su equipo, poniéndoles las duda en la mente.

    Entretanto, el Child, un poco menos aturdido, iba lentamente recuperándose de la sensación de pesadez que se apoderó de su cuerpo mientras la mujer hablaba, levantando apenas la cabeza y contemplar a su espalda la mirada fija de Greger sobre él, cargada de sorpresa y aparentemente un poco más relajado ante las palabras de la jueza. Un escalofrió lo invadió al pensar lo que pasaba por su cabeza. La razón por la que aún no había sido arrestado debía ser porque aún no lo había acusado o quizás estaba esperando el último minuto para emplearlo como carta del triunfo. A su parecer el humano no era tan listo como para ello, pero después de que lo descubriera y fallará por segunda vez con una de sus técnicas telequinesias, seguía dudando de qué tipo de individuo se trataba.

    No, su señoría, solo es una precaución ― declaró Law ―. Sobre mi declaración, debo decir que no pienso participar en este circo ― anunció con total tranquilidad e indiferencia en sus palabras, provocando que la reacción de sorpresa y molestia de los espectadores se hiciera evidente, sobre todo de sus compañeros de Guild ―. Si estuviéramos en posiciones diferentes, usted la gran partidaria de la ley hablando en mi lugar, su presencia seguramente sería más imponente y confiable que la mía, de hecho, incluso ni siquiera estaría en esta situación ― señaló con una irremediable confianza, haciendo razonar a los escuchas pero no a su vez a la mayor que lo contemplaba con seriedad ―. Es algo injusto, ¿no lo creé? Por ello nuestras sombras y pasado son más relevantes que las de ese mezquino cobarde de ahí ― argumentó, levantando el brazo con el que cargaba a Dracumon para señalar a Greger, terminando de despertar los sentidos del Undead. Al escuchar las palabras del pelinegro no pudo resistir embozar una enorme sonrisa burlona contra el humano que se notaba insultado, un tanto regocijado.

    ¡¿Cómo me llamaste?! ― recriminó poniéndose de pie el acusado con las muñecas esposadas, pero con ambas manos cerradas, tomando una postura amenazante.

    • • •

    ¿No funciono? ¿Acaso es eso posible? ― inquirió sorprendido Renard buscándole sentido a lo que escuchaba. Ciertamente las capacidades de un Child normal podrían tener algunas dificultades en afectar a un humano lo suficientemente fuerte, pero Dracumon poseía un nivel muy superior, era improbable que algo así sucediera por casualidad.

    Kesh… ¡Ni siquiera lo sé! ― respondió el pequeño digital ―. Creí que funcionó, incluso llegué a ponerle el comando: “Debes declararte culpable cuando te pidan decir: la verdad” ― explicó ―. Pero, después de eso se despertó. No deja de ser algo absurdo, pero es verdad, ¡se despertó por si solo y me llamó escoria el muy bastardo!

    ¿Huh? ¿Solo eso? ― cuestionó Wolfe, logrando atraer la atención del indignado bromista ―. ¿No llamó al policía o dijo algo como: “Sabía que eras tú”?

    No, se puso frenético y parecía que quería saltar sobre mí.

    ¡Coff! ¡Coff! Igual que como contó esa chica, que sin darse cuenta saltó sobre ella y la taco sin explicación ― dio su opinión Serah con la voz un poco grave.

    Hm. El enojo, la hipnosis de Dracumon y el ataque, no será que realmente la hipnosis provocó que atacara a su compañera, ¿o sí? ― declaró la mayor de las Vival sacando a relucir los hechos más importantes y confusos.

    No lo sé, pero sino lo averiguamos pronto no tendremos salida de esto y si vio a Dracumon, ya tenemos menos a nuestro favor ― recalcó el emparchado provocando que la preocupación se hiciera relevante para todos o al menos para la mayoría, encontrándose Ringo apartada de la conversación.

    ¿Es que acaso están pensado en seguir aquí? ― preguntó el pequeño demonio digital, atrayendo la atención sobre él ―. ¿No lo entienden? ¡Me vio! ¡Debemos irnos ahora que tenemos tiempo!

    Los presentes no mostraron signos ni de enojo o sorpresa, incluso Fiorella no parecía impresionada aunque un cumulo de asco le recorriera en ese momento la boca. No podía dudar que huir de los problemas sería el primer pensamiento de Dracumon, si las cosas no estaban a su favor, simplemente desaparecería.

    No puedo creer que tenga que defender a un ser tan mezquino y miserable, ¿piensas dejarlo todo así?

    Tranquilo, Renard ― solicitó FlaWizarmon posando su mano sobre el hombro del beast, apaciguándolo un poco.

    Sí, tranquilo, él estará en el juicio, sentado en su asiento y esperando el veredicto, o de otro modo… ― la voz de Law se hizo relevante, provocando que el virus giraran su rostro en dirección a él aún con la misma sonrisa de despreocupación, siendo mucho más relevante en ese momento observar el ojo del pelinegro fijamente, sintiendo cierto aire de amenaza y emoción que le era difícil de comprender ―, no me será difícil encontrarte y lo sabes.

    Kesh Kesh Kesh ― Dracumon rio, dejándose llevar por las sensaciones que recorrían su cuerpo, dándole cierta nostalgia ―. Sacando como siempre los colmillos a la primera provocación, lobito. No deberías ser siempre tan susceptible ― mencionó ―. Bien, iré, pero si el resultado no es lo que quiero, me largaré a la primera oportunidad, que les quede claro ― para el grupo la reacción fue la esperada, nada intimidaba al Undead, sin embargo, para Serah, parecía ser demasiado fácil que su compañero aceptará tan rápido.

    • • •

    Nuestro pasado de mercenarios, fuera o dentro de la ley, evidentemente nos pondrá más en duda que un ególatra miserable que solo sabe imponerse contra mujeres mucho más débiles que él ― argumentó ignorando completamente la pregunta o presencia de Greger, tratándolo menos que un insecto ―. Argumentar duda razonable o cualquier impedimento mental son sus dos únicas cartas para salir libre de toda esta falacia, de otro modo, ¿para qué otra razón estamos aquí?

    ¡ESO ES MENTIRA! ― gritó con todas sus fuerzas Victor, remarcándose el enojo en sus ojos y postura del cuerpo, encorvándose hacia adelante ―. ¡Ese Dracumon me obligo a hacerlo! ... No puedo probarlo, pero… ¡Lo sé!

    ¿Cómo que no…? El pensamiento de los miembros del NM se sincronizo por un instante al escuchar la aparente “laguna mental” del acusado. ¿Cómo podía decir algo así después del intento de hipnosis de Dracumon? Eso era imposible. Incluso Wolfe se mostró aturdido, incapaz de comprender que estaba ocurriendo con la mente del individuo, intentando comprender su treta o si quiera saber si estaba o no mintiendo al decirlo. Por otra parte la escena, a ojos de Búbka, se dirigía a un callejón sin salida. Las palabras de Wolfe no tenían otro fin que al acusado que únicamente se defendía con palabras y muestras físicas de molestias, pero no mostrando ninguno de los arrebatos violentos de los que se le sentenciaba. O al menos, es lo que consideraba por igual los observadores del juicio junto y junto con los escasos miembros restantes de la Guild de Tania que permanecían en sus butacas. Búbka esperaba paciente conocer un poco más del desenlace del debate, y quizás tener la suficientes pruebas no solo para dar su veredicto sino también para acusar a Law Wolfe de desacato; dándole a dos cuervos de un solo tiro.

    Pues, si es así, vamos a comprobarlo, ¿te parece? ― sentenció Wolfe un poco más recuperado de sus ideas y creando una muestra de intriga en el rostro iracundo de Greger a lo que soltaba el cuerpo del Child de su mano y lo dejaba caer sobre el suelo. Posteriormente sacó de su cinturón multiusos una Digimemoria, la cual contaba con la imagen de un Child: Dracumon ―. Esta Digimemoria posee el “Eye of Nightmare”, será como un detector de mentiras, si te hipnotiza te hará decir la verdad con una simple orden del invocador, sin la duda de que nuestro Dracumon distorsione tus ideas con su propia técnica ― explicó paso a paso, cambiando no solo el rumbo de sus acusaciones sino también del juicio ―. Si estás tan seguro de tu verdad, acepta, de otro modo serás el primero el confesar que miente. Es tu decisión, aquí, frente a todos.

    Un silencio se apoderó del juzgado, manteniéndose a la expectativa mientras esperaban la respuesta ante tal confrontación. Dracumon permaneció sobre el suelo, aún confundido de a dónde iba a llegar todo aquello, pero al mismo tiempo emocionado, sintiendo de alguna manera como su esperanza se renovaba, aunque fuera un poco, manteniéndose así silencio. El ojo de Wolfe penetraba sin dificultad la mente plagada de inquietudes de Victor, generando que cada segundo fuera una acusación más en su contra; perdiendo lentamente la confianza de las masas.

    Huh… ¿Cómo sé que no me tiendes una trampa?

    ... Porqueee seré yo quien la utilice~ ― levantó la voz un tercero, provocando que ambos se fijaran en la jueza, habiendo perdido por unos momentos conciencia de su existencia ―. Law Wolfe~, permitemeee ― Búbka alzó su brazo por encima del escritorio, resaltando la amplia longitud de su extremidad, generando una pequeña intimidación en el aludido que inmediatamente deposito el objeto sobre la palma de esta ―. Víctor Greger~, bajo estas condicionesss, ¿aceptas librementeee y sin obligaciónnn?

    ... ― el aludido razonó por un momento, sintiéndose atrapado bajo la presión de todos los ojos que se posaban sobre él en ese momento ―. Si… Acepto.

    El rostro de la jueza se contrajo, consiente de la situación del acusado a lo que deslizaba la túnica negra que la envolvía para sacar su brazo izquierdo y revelar un lector de digimemoria, incrustó el objeto dentro del artefacto. Pocos segundos después un pequeño Dracumon translucido apareció sobre su escritorio. La orden de la mayor fue simple, dirigirse a Victor y emplear su técnica característica para hipnotizarlo, obligándolo a seguir la primera orden que le fuera encomendada. El pequeño siguió al pie de la letra sus indicaciones, dando un fuerte salto para caer delante de la mesa del inculpado, alzando sus dos manos delante de este y activar el “Eye of Nightmare”. Al hacerlo los ojos azules del humano cayeron en un estado de letargo e inconciencia, viendo hacía la nada, perdiendo total control sobre su propia mente a la vez que la memoria desaparecía delante de él, finalizada su tarea.

    Biennn~, ahora… ― las palabras de Búbka fueron acalladas por el brazo de Wolfe al levantarse con la palma abierta, solicitándole que se detuviera.

    Esperé un momento, solo un segundo, su señoría.

    El juzgado parecía confundido ante la solicitud del Californiano, inconsciente de sus intenciones a lo que observaba a Greger fijamente. Apenas se contaron los primeros segundos cuando la respiración del esposado se aceleró, regresando la claridad a sus ojos y levando la cabeza en un tiempo record, fijando su atención en el único individuo ante él: Law Wolfe. Se había librado de la hipnosis en un tiempo demasiado reducido y por sí mismo, ¿cómo lo había logrado?

    ... Tsk. ¡Tú, miserable mal nacido! ― el grito embozado por Victor generó un fuerte estruendo en la habitación, alterando los sentidos y nervios en los primeros asientos, sorprendidos y angustiados por la incomprensible reacción del acusado.

    Si es cierto… ― el susurró de Wolfe ante puso la reacción del que lo maldijo, levantándose de su asiento de un segundo a otro para después lanzarse sobre él; saltando por encima de la mesa.

    Law apenas pudo reaccionar, posicionando una de sus manos contra la unión de las esposas y otra sobre el cuello de su atacante, controlando ambos puntos de peligro y así desplomarse ambos sobre el suelo. Al ver este movimiento los guardias tardaron unos instantes en actuar, no obstante, las manos de Victor sujetaban con fuerza la chaqueta de su objetivo, poseyendo una fuerza muy superior a lo que parecía a simple vista. Ni tres de los hombres lograban poder separarlos. Fue en ese momento que una extraña columna de llamas se levantó de pronto en el centro mismo de la conmoción, envolviendo a todos los involucrados en un pestañeo; cubriendo tres metros del suelo y alzándose dos metros en el aire, casi superando la altura de la jueza que contemplaba la escena en primera fila. El grito de las victimas del fuego no se hizo esperar, provocando un golpe de histeria entre los humanos dentro del juzgado, todos intentando dirigirse a la salía más cercana entretanto el trio de guardias salieron del infierno como seres deformados y quemados, evitando verlos fijamente. O, al menos, esa fue la idea que se apoderó de la imaginación colectiva. Estos al encontrarse libres se lanzaron al suelo, rodaban para intentar apagar algún residuo del fuego en sus uniformes, sin embargo, ese no era el caso. Únicamente Búbka se mantuvo en su posición, controlada y al ver a sus compañeros sin alguna clase de daño, la hizo entrar en razón de la situación, alargo uno de sus brazos y deslizar los dedos en las llamas, notando que estas no estaban calientes.

    Interesanteee~ ― susurró la juez para luego girar la cabeza y notar al FlaWizarmon del pelinegro que se encontraba aún dentro de su mayor técnica: Hel, aparentemente controlando el calor de estas con ambas varas de cerillos en las manos para volverlas inofensivas, gastando una gran cantidad de energía en el proceso.

    ¡Ahhh! ¡¿Qué es esto?! ― se elevó una nueva voz que salía de entre el fuego, apareciendo instantes después a la vista, mostrándose Greger completamente aterrorizado y confundido.

    ¡Guardiasss! ¡Dejen ese espectáculo tannn lamentable~! ― exigió Búbka, poniéndose de pie, atrayendo la atención del trió que al escucharla se detuvieron, entrando en razón de su estado y situación ―. ¡Contengannn a Victori Greger ennn este instante~!

    Los encargados de la seguridad y orden no tardaron en componerse, cumpliendo inmediatamente la orden impuesta, pero procurando mantenerse lo más alejado de las llamas de “Hel” en el proceso. Una vez apresado, la invocación de Red fue disminuyendo su tamaño hasta desaparecer, viéndose completada su labor. Al extinguirse por completo pudo observarse nuevamente a Law Wolfe, sentado sobre el piso con la ropa un tanto arrugada y estirada, el vendaje en su ojo izquierdo estaba desatado y rodeándole el cuello. La expresión de rabia en el rostro del lobo era evidente, incluso desafiante, mostrando una enorme necesidad en dejarse llevar por sus instintos internos y acabar con lo que Victor había iniciado. Pero, para su desgracia, su presa estaba justamente delante del principal de sus inconvenientes, los ojos fijos y rectos de FlaWizarmon sobre él. Por ello se dedicó a centrarse en la inquietud que aún no podía comprender, la razón por la que Victor Greger tras ser hipnotizado afloraba una conducta iracunda e incontrolable contra cualquiera que le generara odio o desprecio.

    Dracumon… ― llamó el emparchando sin retirar su ojo de la fuente de su enojo, vigilándolo como un perro a su presa.

    ¿Qué sucede, lobito? ― habló el demonio con una sonrisa de satisfacción de oreja a oreja, apareciendo a espaldas del aludido, justo detrás del costado de la mesa del juez, oculto.

    Creo que eres inocente.

    Kesh Kesh Kesh, me duele que me creas hasta ahora ― respondió con indudable sarcasmo en sus palabras.

    Supongo que esa prueba es suficiente para usted… ― declaró nuevamente el pelinegro alzando la cabeza para intentar enfocar a la jueza a su derecha, la cual permanecía en silencio y observando toda la situación con increíble seriedad.

    Hm. Veremos~… ― anunció con una voz gélida enfocando su atención en ambos individuos a sus pies, sintiendo que se le escapaban de las manos dos presas que por alguna razón percibía que debían encontrarse tras las rejas.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 16 Oct 2017
  13. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,338
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    Serah solo parpadeó una vez desde que Law Wolfe fue llamado al estrado, cuando abrió los ojos de nuevo, Greger se encontraba sometido en el suelo. ¿De qué se perdió? Definitivamente no se encontraba en su mejor condición si era incapaz de averiguarlo. Desde su perspectiva, los sonidos parecían distantes, como si estuviese dentro de una pecera. El calor impregnaba su cuerpo y no dejaba de sudar. Con la mente difusa y los ojos llorosos, trataba de hilar los hechos y sacar una conclusión. La presión de ser juzgada por Búbka delante de todos era un calvario. No fue sino hasta que Ringo le tomó de las manos y le susurró unas dulces y tentadoras palabras que pudo relajarse.

    No necesitas esforzarte. Déjate arrastra por la corriente~. —Casi por inercia, la neoyorquina apoyó su cabeza sobre el regazo de su compañera y se desconectó del mundo. El estrés no había hecho más que empeorar su enfermedad, desde un principio no debió acudir al llamado de Digital Equality, debió dejar que sus camaradas se encargasen de todo. Fiorella la miró de reojo en su lamentable estado. Esa faceta tan frágil que mostró Farron le dejó cierta impresión. Todavía no simpatizaba del todo con ella ni con Dracumon, pero después de ver eso, le costaba mantener sus sentimientos de rencor. Betamon y Renard contemplaban con absoluta seriedad el desenlace del juicio. Algo en la actitud del acusado no cuadraba y querían comprender qué era.

    Marina se paró delante de Greger. Su sonrisa parecía menospreciar a todos, cosa que el aludido sentía y le hacía enfurecer todavía más. — Jo~, ¿qué crees que estás haciendo Vickyyy~?

    ¡Justicia! ¡No voy a caer por vuestras mentiras! ¿¡Estás con ellos Búbka?! ¿¡Me tendiste una trampa?

    Bonita conclusión, Vickyyy~. Si te calmas puede que te deje chance de explicarte. Guardias, suéltenlo~. —Los miembros del cuerpo de seguridad dudaron ya que dicha orden se contradecía con la que recibieron momentos atrás. No obstante, ninguno deseaba ganarse la cólera de la infame jueza así que obedecieron de inmediato. Ni bien aflojaron su agarre, Víctor aprovechó la oportunidad para lanzarse sobre la rusa, a quién consideraba otro obstáculo en su vida. A ella le bastó con un pasó para tomar el terreno de su agresor, detuvo sus manos con relativa facilidad y usó su pie para barrer la pierna izquierda de éste, provocando que cayera al suelo de forma violenta. Luego apoyó el zapato sobre su espalda y con eso evitó que volviese a levantarse. — Acabas de perder tu oportunidad de redimirte~. Pero vaya, tu cuerpito esconde mucha fuerza Vickyyy~. No me extraña que el cuello de Tania todavía tenga la marca de tus dedos~. —A pesar de que le elogió, los espectadores pensaron que lo hizo a modo de burla, después de todo el único monstruo con verdadero poder bruto aquí era ella, capaz de hacer lo que tres hombres adultos hicieron con una sola pierna. Los medios de comunicación no tardaron en reprochar su actitud poco profesional, cosa que fue ignorada por Marina como un problema menor.

    Kesh kesh. Ya entiendo ya entiendo. —Repitió el no-muerto con un tono alegre, casi dándose aires de grandeza. — Su señoría, ¿me dejaría hipnotizarlo? Creo que con eso resolveré este misterio.

    No te muevas~. —La desconfianza en su tono de voz era evidente. Quizás Dracumon no era culpable de lo que acababa de suceder, pero no por eso se convertiría en un ser fiable. — Law Wolfe~. ¿Esto es lo que tratabas de lograr~? ¿Por eso insultaste a Greger hasta el cansancio?

    ... —El tuerto no quería responder. No entendía que trataba de conseguir Búbka al preguntar eso.

    Si esperabas una resolución parecidaaa, ¿será porque ya habían intentado controlarle? —Dio en el blanco. Para ella era una corazonada que se volvió certeza con solo ver la reacción del emparchado. — Bien~, tampoco importa mucho. ¿Por qué no nos cuentas la conclusión que sacaste de todo esto? —Insistió al tiempo que aumentaba la fuerza sobre su pisada. El infeliz bajo la suela de su zapato escupía espuma por la rabia. La impotencia de no poder moverse a pesar de toda la ira contenida en su interior generó mucho estrés. Incapaz de contener tanta frustración, acabó perdiendo el conocimiento de una forma muy similar a cuando fue capturado luego de su incidente con Tania.

    Sería mejor que un experto se encargase de esto, pero... creo que este tipo tiene doble personalidad. —La sonrisa de Marina indicaba que ella también pensó en una teoría similar.

    ¡Y no cualquier tipo de personalidad! ¡Se trata de una maligna! —Añadió Dracumon. — Cuando cae inconsciente por el Eye of Nightmare, su otro "yo" toma el control de su cuerpo. Me juego el cuello a por ello, kesh kesh. —Las reacciones fueron diversas, algunos ya esperaban este tipo de razonamiento, otros, como la Guild de Miranda jamás lo consideraron. De cualquier modo, las palabras del diablillo no eran del todo ciertas. "Maligna" tampoco servía para describir esta faceta de Greger. No era tan simple como "blanco" y "negro". Era un nuevo nivel de bipolaridad que afloró con ese intento de control mental, una personalidad sin inhibidores que no le permitía mantener a raya sus emociones. Así como la ira conducía a la violencia, la tristeza desembocaría en suicidio y las buenas vibras en felicidad extrema. Su esencia era la de una vasija rota que rechazaba cualquier tipo de mentira.

    Parece que esto no va a terminar de la forma que quiero~. —Habló para sí misma la amazona. Con una sola mano levantó el cuerpo inerte del acusado y se lo entregó a los guardias. Volvió a su puesto, tomó el martillo y golpeó la madera varias veces con él. Antes de dar su veredicto, enderezó su cuerpo y aclaró su garganta. — Víctor Greger es declarado culpable. Pero debido a la naturaleza de su condición, será custodiado en un hospital dónde puedan atender su enfermedad mental.

    ¡¿Planea dejar a ese tipo sin castigo!? —La líder y compañera de Tania fue la primero en protestar. Los medios tampoco estaban conformes con esta decisión, mucho menos la propia jueza.

    A callaaar~. Vicky no está en sus facultades mentales para hacerse cargo de sus pecados. Cuando se recupere se le asignará un castigo apropiado. —Sentenció sin dar lugar a ningún tipo de discusión. FlaWizardmon creyó que su primera impresión de Búbka fue errada. No era tan infantil como creía y tenía una cabeza muy firme sobre sus hombros. Incluso sintió un poco de respeto por ella, la persona que también vio a Greger como una víctima enferma y no un villano. — Justo como querías Laaaw Wolfe, el circo se cierra, espero que estés satisfecho.~

    ...

    Pero antes de que te vayas déeejame decirte algo~: Hay rumores sobre cierto lobito causando problemas en el Imperio del Metal. ¿Saaabes algo de ello~?

    Solo lo que vi en las noticias de la Tengu. —Respondió el californiano sin el menor rastro de duda. Trataba de mantener su actitud estoica y quería evitar que cualquier tipo de emoción se reflejase en su rostro.

    Jo~. Espero que así sea, intenta no nos encontremos de nuevo aquí. —Advirtió.— En fiiin~, esperen con ansias mi reporte a la Central, Naaaastrand's Mazeee~.

    [...]​

    Fue relativamente sencillo alejarse de la chusma que pedía explicaciones. Los medios solo tuvieron que ver la condición de Serah para entender que los mercenarios necesitaban un poco de espacio. La Guild de Miranda en cambio fue un poco más insistente, pero MegaSeadramon se encargó de dejarlos atrás en un parpadeo. Mientras volaban sobre la Serpiente de Sangre Caliente, Dracumon soltó un par de palabras dirigidas a todo el grupo.

    Kesh, ¡buen trabajo señores! No voy a disculparme por lo ocurrido, pero si agradeceré el apoyo que me brindaron... al final ka kesh.

    No entiendo cómo tienes energías para hablar de ese modo. — El cansancio de la pequeña Farron fue contagioso para Vival. Ninguna de las dos deseaba saber nada sobre Dracumon y sus travesuras. Fiorella quizás andaba algo más curiosa por aquella "indirecta" que Búbka le tiró a Law.

    Éste último, enfrascado en su mundo, parecía también estar meditando el significado tras esas palabras. ¿Cuanto tiempo más podría ocultar la telaraña de mentiras que tejió? ¿Qué cambiaría cuando el mundo le reconociese oficialmente como un infame? Por alguna razón la primera persona que vino a su mente fue Gianna. ¿Qué pensaría ella de todo esto? ¿Lo aceptaría tan "bien" como Ringo? ¿Y Light? No sabía si le daba más miedo enfrentar las palabras o las palizas que la agente de Security podía tener guardadas para él. Si fuese posible le gustaría evitar llegar a ese extremo, pero que alguien como Marina, desconocida hasta el día de hoy, le hubiese marcado, era sin dudas una clara señal de que su alter ego se estaba desmoronando.

    Espero que Serah te eche una buena bronca cuando se recupere. — Renard todavía no perdonaba la actitud del no-muerto. Quizás por ser el más nuevo del grupo aún no se acostumbraba a los problemas que conllevaba relacionarse con el diablillo.

    Kesh kesh, tonterías. Este tropiezo solo hace que me den ganas de esforzarme más. —Todos los días se aprendía algo nuevo, era la primera vez que un humano resistía su control mental. Quería seguir experimentando, conocer lo límite de su técnica. — Además Serita me apoya, ¿verdad que sí?

    Luego hablamos Dracumon... —Le respondió la pelirrosa, aún volando de fiebre y sostenida por los brazos del mago.

    Takanabe tenía ganas de criticar la conducta de virus, quién no se daba cuenta que estaba jugando con fuego. Quería decirle que interpretase este suceso como una señal para dejar sus bromas de lado, una advertencia del destino. A sí mismo, también quería mostrar aceptación por ese lado inmaduro del diablillo, fue por eso que no dijo nada. Si en este mundo todo ocurría por una razón, entonces esperaba encontrarla a través de la meditación. Ella, Law, Dracumon e incluso Greger, quizás todos lo hacían de forma distinta, pero en el fondo estaban tras la misma cosa: Libertad.


    MaikuMaiku hemos terminado. Como siempre agradecemos al staff por las prórrogas infinitas. Quizás nos extendimos demasiado para una quest D, pero era la única manera en la que todos los personajes pudiesen tener un poco de cámara. ​
     
    • Me gusta Me gusta x 3

Compartir esta página

Cargando...