Quest D Inculpado [Nastrand's Maze]

Tema en 'Digital World' iniciado por Maiku, 1 Sep 2017.

  1. Autor
    Maiku

    Maiku Mr. Nobody

    Registrado:
    5 Dic 2009
    Mensajes:
    4,802
    Temas:
    391
    Calificaciones:
    +1,497
    "Inculpado”​
    a) NPC que la solicita: -
    b) Descripción de la misión: El juicio contra un Tamer acusado por intento de asesinato contra un miembro de su propia Guild está a punto de terminar con un veredicto de Culpable gracias a los testigos que presenciaron el intento a plena luz del día, sin embargo el acusado ha revelado un fragmento de su testimonio que podría darle la vuelta al caso: "Ese día, antes de regresar a la Guild me encontré con un Dracumon. No recuerdo nada después de eso hasta que me esposaron" ¿Estará mintiendo para zafarse o de verdad fue hipnotizado por un Dracumon y su Eye of Nightmare? La única forma de descubrirlo es confirmando la existencia de ese Digimon y llevarlo a las autoridades
    c) Descripción del campo de juego: Ciudad
    d) Objetivos a cumplir:
    • Comprobar si de verdad hubo un Dracumon involucrado
    • [Opcional] En caso que lo haya, hacerle confesar y llevarlo al tribunal
    e) Notas
    • El acusado afirma haber encontrado a Dracumon en una plaza de la ciudad
    • La corte ha dado hasta las 5 PM para traer a Dracumon. Tienen hasta entonces para encontrarlo y hacerle confesar

    Tamer: Ringo, Law, Serah & Fiorella
    Modalidad: Guild
    Digivice: Ic (Ringo, Law), D-Scanner (Serah), Adventure (Fiorella)

    V.G.TizzaV.G.Tizza Claire.Claire. .Wolfe.Wolfe LadyAzulinaLadyAzulina
    Se que le sale debo una raid, la tendré el domingo, espero (?)
     
  2. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,192
    Temas:
    25
    Calificaciones:
    +563
    El tribunal de File Island, Digital Equality, fue el primer edificio creado allí por y para humanos. Son pocas las estructuras políticas de este estilo que tienen el personal suficiente para funcionar como corresponde, pero gracias a esa gente que se compromete con la ley, es que se ejerce la justicia en este mundo. Robos, linchamientos, violaciones, asesinatos. Las personas que llegaron por primera vez a este mundo no tardaron en involucrarse en esa clase de actos. "Libres" de la sociedad en la que vivían, comenzaron a interferir con el bienestar de los demás. No era de extrañarse que los más civilizados, aquellos que conservaron su moral, establecieran en poco tiempo una comunidad sólida. Algunos sacrificaron sus vidas como aventureros y se dedicaron de lleno a la causa, Security bien podría ser un ejemplo de ello.

    Nublado, ¿eh? —Comentó Law Wolfe para sí mismo. El pronóstico había anunciado que el cielo estaría cubierto por densos nubarrones y con alta probabilidad de lluvia. Se equivocaron, con un clima soleado y una temperatura superior a los veinticinco grados, el día era ideal para tener un picnic en la plaza de File. No obstante, el tuerto pensaba que en un sentido figurado acertaron, pues tuvo el presentimiento de que una tormenta les esperaba en el juzgado.

    Whoa... Los medios si que le están sacando provecho. —Serah retrocedió un poco al ver la multitud amontonada en las puertas del tribunal. Todos reunidos para presenciar el juicio de Victor Greger, Tamer actualmente acusado por intento de asesinato a plena luz del día. Según el conocimiento superficial de la neoyorquina, ayer tendrían que haber dictado la sentencia, pero al parecer surgió información nueva que extendió la espera de un veredicto. ¿Por qué el grupo de Nastrand's Maze fue llamado allí? No tenía idea. — Solo espero que-¡cough! —Antes de que pudiese terminar su frase, la pequeña Farron comenzó a toser de forma violenta. La semana pasada enfrentó al mítico Parrotmon del Oeste en la Sabana Guardián bajo el temporal del año. Seguía enferma desde entonces, durante las noches apenas podía dormir por las flemas y sus costales ya estaban adoloridos por tanta contracción.

    ¿Estás bien~? —Ringo le extendió su mano para ayudarla a levantarse, pero la estadounidense le rechazó y se recompuso por su cuenta.

    S-sí. Cof, como decía... solo espero que pueda irme a la taberna pronto, necesito descansar. —En cierto sentido envidiaba la vitalidad de la distraída, pero ese sentimiento desaparecía cuando recordaba lo estricta que ella era con su salud.

    Haberte quedado entonces. —Si bien las palabras de Fiorella parecían un sabio consejo, fueron emitidas con un tono borde. Debido a que Serah se encontraba en un mal estado, su humor también decreció con el paso de los días, ocasionando roces en la convivencia. Vival fue el caso más extremo, pues la italiana era un barril de pólvora andante y solo necesitaba una pequeña chispa para estallar en un mar de malentendidos. Para este punto ninguna de las dos soportaba la presencia de la otra y otras atrás estuvieron gritándose por nimiedades que ya ni recordaban.

    No hay opción, nos han citado a todos. —Renard ya se había resignado a participar en este evento, aunque desde su punto de vista, él y su grupo eran totalmente ajenos al mismo. Algo no cuadraba y eso le mantenía intranquilo.

    Mientras se habrían paso entre la muchedumbre e ingresaban al edificio, Dracumon continuó con la conversación. — Kesh, escuché que el tal Victor intentó aplastar la traquea de su compañera. Me preguntó si mentirá para defenderse. ¡Estoy ansioso por verlo! —Quizás él único de todo el grupo que en verdad quería presenciar el conflicto.

    Estás enfermo. —Escupió Betamon la clásica impresión que tenía del no-muerto. — A todo esto, ¿qué sentido tiene eso del juicio? De dónde vengo las cosas se resuelven con guerra o tratados diplomáticos. No hay chivos expiatorios, así que un error puede llegar a costar la vida de toda una tribu de Digimon. No entiendo por qué practican un sistema tan ineficiente.

    Es diferente, lo humanos tienen su propia manera de hacer las cosas. —Acotó FlaWizardmon. — A menos que estemos involucrados directamente, a los Digimon no se nos permite participar en los tribunales políticos de Digital Equality. Este lugar está hecho para procesar Tamers y nada más.

    De "Equality" no tiene mucho... —El resto del equipo asintió en silencio, sobraba decir que compartían la opinión del zorro.

    Los mercenarios de Nastrand's Maze llegaron a la sala de conferencia. Cien butacas de la más alta calidad se encontraban alineadas en forma de "U", dejando la parte frontal con un escenario de madera ideal para un la explicación de un ponente. La estructura se organizaba en niveles, mientras más cerca del centro, más bajo estaban los asientos y mientras más lejos, más altos. Se acomodaron en el extremo norte y esperaron hasta que se llenase la sala. Observaron el estrado vacío, ni el acusado ni el juez habían llegado todavía. Susurros recorrían el interior de la habitación, cada quién sacaba sus propias predicciones y conjeturas de lo que iba a suceder. Algunos decían que Victor no tenía esperanza, otros creían que era demasiado conveniente que él fuese el culpable. En cualquier caso, se suponía que hoy iban a discutir otra cosa.

    Después de quince minutos, una figura llamativa entró por la puerta principal. Era una mujer adulta, de ropajes negros, cabello atigrado con tintes negros y blancos, y una estatura que superaba los dos metros. Alguien de tal medida no era común en la Tierra, mucho menos en el Mundo Digital. Jorobada, caminaba con pasos firmes y pesados, sin despegar la escalofriante sonrisa que dibujaba con sus labios. Era la jueza Marina Búbka, una rusa conocida por su lengua venenosa, pero también por su fuerte sentido del deber. Se paró detrás de un atril, tomó un martillo de madera (pequeño en comparación con su mano) y lo golpeó contra la mesa, acallando cualquier tipo de murmullo en el proceso.

    ¿Hm~? ¿Queeé pasa~? Solo estaba probando el maso, no necesitan ponerse en guardia~. —Fue una sorpresa, esa gigante estiraba las palabras al igual que Takanabe, tenía un acento tan particular como el ella. Si había algo que las diferenciaba, era su siniestro timbre de voz, capaz de helar la columna del receptor. — Pero ya que tengo su atenciooón~, ¿podrían quedarse bieeen calladitos? El que haga un escándalo se va de aquí de inmediato~. —Hizo un gesto con su mano, y un guardia de seguridad empujó a una persona esposada. Era un sujeto rubio de aspecto pulcro. Sus ojos estaban muertos como los de un pescado y tenían grandes bolsas. Su cuerpo era delgado y usaba prendas bastante ajustadas. Emitía un aura de serenidad y misterio, costaba creer que encajase con el perfil de alguien que cometiese un crimen tan imprudente. — ¿Y bieeen~? ¿Vas a terminar lo que comenzaste ayer Vicky~? ¿O debería mandarte a la horca ahora mismo? ¿Hmm~? —Las palabras de la soviética pecaban de parcialidad, se notaba a millas que no le agradaba el acusado. Pero eso no importaba, Marina cargaba en su espalada una gran responsabilidad y ella era consciente de eso a pesar de sus palabras. Muchos solían hablar de ella como "Búbka, tan alta como su honor".

    Sí, gracias por darme esta oportunidad su señoría. —Greger se inclinó en un gesto de humildad y luego de reojo, observó a cierto Dracumon en las tribunas. Sin darse cuenta formó una sonrisa que sacudió la compostura del diablillo. — Estoy seguro de que hoy llegaremos a una resolución.

    [​IMG] [​IMG]
    .Wolfe.Wolfe Claire.Claire. LadyAzulinaLadyAzulina
    uff, debí escribir antes. Luego corrijo y decoro con imágenes.​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 9 Sep 2017
  3. Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
    • Me gusta Me gusta x 3
  4. LadyAzulina

    LadyAzulina Lógico que todo sea tan ilógico /.\

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    278
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +138
    Marina Búbka siguió con ojo crítico el recorrido de Greger hasta su asiento, al igual que el único Dracumon presente en la sala, encontrándose un poco nervioso ante la sonrisa del chico. No comprendía cómo un humano podía haberlo tomado desprevenido, sin embargo, luego de perder su atención se deshizo de ese sentimiento. Como anteriormente la jueza hizo callar a todos por “probar el mazo”, el tribunal se encontraba en un silencio tan inmenso que podría escucharse el caer de un alfiler.

    —Espero que sí~, la justicia debe cumplirse~ —
    dándole otro golpe innecesario a la mesa, procedió a comenzar:—. Es hora de cooontinuar con el juicio~, Victor Greger es acusado de intento de asesinato contra su prooopia compañera de guild~. El día anteriooor escuchamos una premisa que podríiia conseguirle un veredicto distinto~, sin embargo, es hora de descubrir su veracidad —la última oración estuvo cubierta por un tono tétrico que hizo olvidar a los oyentes el acento particular que usaba, siendo incluso más amenazador cuando la fémina concluyó su introducción con una sonrisa—. Greeeger, ¿puede contarnos nueeeevamente lo que ocurrióoo?~ Tenemos invitados~.

    El aludido sonrió otra vez al dirigir su atención hacia el grupo de mercenarios de Nastrand’s Maze, en esta ocasión Dracumon no fue el único en sobresaltarse, Serah dio un pequeño brinco, Fiorella frunció el ceño y Law entrecerró el ojo; sus compañeros digitales, Renard y Red, también sintieron que algo no iba muy bien.

    ¿Qué…?la peli rosa ni siquiera pudo terminar su pensamiento, intentando distinguir si el escalofrío que sentía era producto del acusado o su malestar.
    No puede ser tan raterogruñó la italiana para sus adentros.
    Espero no sea lo que estoy pensando rezó el tuerto, seguro de que iba por la línea correcta.
    —Por supuesto, su señoría —Victor asintió con la cabeza para dirigirse a los presentes—. No va a tomar mucho tiempo:

    Al no lograr completar mi misión en la Selva Tropical regresamos a la ciudad, no me sentía muy animado, por lo que le pedí a mi compañero Digimon que me dejase pasear por un rato. La plaza de File estaba casi desierta, gracias a las farolas pude ver a un Dracumon que parecía ansioso; como sabía del peligro de su habilidad, intenté continuar mi camino lo más lejos posible de él, sin embargo, ya me había visto y fue más rápido.

    Los ojos en sus manos es lo último que recuerdo antes de despertar con el pecho contra el suelo y las manos esposadas a la espalda, varios de mis compañeros me gritaban y otros estaban en torno a, quien ahora sé, intenté lastimar.”

    —Nunca le haría daño a nadie —la aflicción se expresaba en su rostro y el hundimiento de sus hombros—, mucho menos a mis propios compañeros.

    Una falsa sonrisa estática cubría los labios de la pequeña Farron y lo acompañaba un tic nervioso en uno de sus ojos, ya entendía de qué iba todo eso, al igual que sus compañeros de Guild -sin contar a Ringo, quien seguía sin enterarse de nada-. La ira refulgía en su interior y se vislumbraba a sí misma poniéndose en pie y gritando con mucho dramatismo un “¡Objeción!” con el fin de aclarar ese malentendido, ¡su Dracu no era culpable de nada y estaban inculpándolo! No obstante, apenas inhalaba cuando un gesto de la peli naranja la mantuvo rígida en su lugar, el movimiento solo fue perceptible para los miembros de Naströnd que, vale decir, estaban sorprendidos de que la mayor de las Vival contuviese a la chiquilla.

    —Su señoría —Fiorella alzó una mano antes de levantarse, preguntándose por qué hacía tal cosa si nada le afectaba lo que ocurriese principalmente con la insoportable de Serah y, por asociación, su insoportable compañero. A nadie le gustaría más que a ella misma encontrar una explicación, pero de cualquier forma ahí estaba, intentando esclarecer lo que no tenía que ver con ella—, ¿puedo deducir entonces que se está acusando a mi compañero de hipnotizar a ese tipo para que intentase matar a su compañera de Guild?

    Las impresiones de la acción eran varias. Renard sabía que, a pesar de todo, la injusticia era inconcebible para su Tamer y, más que ver a sus acompañantes individualmente, los observaba como el conjunto que la ayudaba a cuidar a la pequeña Gia, de seguro se sentía en deuda y no había otra manera de saldarla que con acciones; Red y Law Wolfe estaban curiosos, si bien la italiana solía ser indiferente e independiente, desde que se unió a ellos ya no veía solo por sí misma y su hermanita sin importar que luego desestimase lo que hacía; Serah se encontraba helada, por todas las riñas que vivían jamás creyó que tal persona se alzaría en su lugar, y Dracumon, luego de pasársele la palidez producida por la acusación, sentía deberle la vida a la loca temperamental, pues según había visto por su carácter, nunca dejaba pasar nada; Betamon no comprendía qué movió a la pelirroja a defenderlos mientras Ringo empezaba a entender lo que estaba sucediendo.

    La jueza se inclinó un poco al frente, tomando nota mental de las reacciones que podía rescatar de aquellos invitados, desde el principio notó que la única que no respondía a la vibra que emitía era esa chica que se alzó buscando la palabra, pues manejaba una similar.

    — ¿Cuál es tu nombre?~ —cuestionó con una sonrisa.
    —Fiorella Vival.
    —Bieeen, Fioorella~, según tengo entendido eres la nueeeva integrante de Nastrand’s Maze, por lo que quizáaa no estés al tanto de las múltiples bromas que realiza el Digimon de tu compañera~.
    —Todo lo contrario, su señoría, lo sé. Son simplemente eso: bromas, este Dracumon solo quiere divertirse, y no es a costa de la vida de otras personas.
    — ¿Estás seguuuraaa de eso?~
    — ¿No va a responder mi pregunta?


    La firmeza de la “irrespetuosa jovencita”, como pensaría más de uno, puso nerviosos a los presentes por cómo podría reaccionar la jueza, sin embargo, Marina Búbka dejó pasar su propia pregunta ya que no tenía nada que ver con el caso en mesa. La desconfianza de la peli naranja hacia su grupo era únicamente asunto suyo y de ellos, nadie, sin importar el título que ostentase, iba a meter sus narices si no le parecía.

    —Lo que ocurre, Fioorella~ —entrelazó las manos a la altura del pecho, con una sonrisita que incomodaba al resto tirando de sus labios—, es que el Draaacumon de Naastraand’s Mazee es el úuunico en toooda la Isla File~, no hay ootro Tamer con esa espeeciee en este momento~. Son muuuy comunes en Metal Empiiire, pero no aquí, en Fiile City~. ¿Lo ha comprendido?~
    —Sí, su señoría —
    la aludida volvió a tomar asiento, segura de que solo era el principio. Tenía la confianza de que la misma cantidad que entró con ella volvería a salir.
    —De acueeerdo~, entonces continuemos~ —el mazo volvió a resonar.


    ~***~

    Siento que me tardé una eternidad Q-Q
    Acá está, chicos .Wolfe.Wolfe Claire.Claire. V.G.TizzaV.G.Tizza ♥~ *se va a estudiar*
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,902
    Temas:
    61
    Calificaciones:
    +517
    El sonido del mazo al golpear el taco de madera tensó aún más los nervios de los presentes al igual que a los miembros del NM que no podían evitar sentirse con la soga al cuello. La expresión en el rostro del undead demostraba no solo su inconformidad y rabia, sino también las ganas de encajar sus manos en el cuello de Greger. La impertinencia del humano era inconcebible. Un golpe interno de record abordó el pequeño cuerpo y con gran habilidad dio un salto que lo posó sobre el borde de la baranda de madera que dividía los asientos del estrado; impaciente de alzar su voz y reclamar a la juez junto a todos los presentes su inocencia. Pero, para su desgracia y fortuna de la Guild, Renard se antepuso a las evidentes intenciones de su nuevo e indeseado compañero de equipo, rodeándole el rostro con una de sus garras para callarlo y menguar el impacto de la escena. Llamando de igual manera la atención de Búbka debido a los bruscos movimientos de ambos y los balbuceos de Dracumon.

    ¿Siiii~? ¿Algo más que quieran agregar~? ― inquirió la excelentísima jueza con una sonrisa aletargada y una mirada penetrante, fría.

    ¡Hm…! ... No, su señoría ― respondió con esfuerzo Renamon, ejerciendo gran parte de su fuerza para aplacar el zarandeo de vampiro entre sus garras, intentando no sofocarlo en el proceso.

    Bien~, no es necesario que les explique a todoooossss que en caso de algún desacato a la corte seraaannn arrestados~ ― declaró la superior con un tono de voz espantoso, cada alargó de palabra se sentía como un viento gélido atravesando el cuello de los presentes ―. ¿Entendido~?

    Un pequeño silenció se apoderó de habitación a lo que los miembros del NM repasaban esa cuestionable aclaración, parecida más a una especie de amenaza al no poseer mucho sentido, al menos para los humanos, el hecho de caer todos bajo la misma insurrección. La mayoría del grupo asintió, dándole el placer que aparentemente esperaba con ansias a la superior antes de que el juicio continuara.

    Tsk. ¿Qué significa esto? Nos lanzó amenaza en la cara ― refunfuñó en voz baja pero cargada de molestia, Betamon, el único; a excepción de Dracumon al encontrarse inhabilitado, en dar su opinión. Conciliando junto consigo la perspectiva de todos los presentes a excepción de su Tamer, la cual prefería ignorar todo el asunto en cuestión antes de llenarse de malas vibras.

    No, no lo fue… ― declaró la voz de FlaWizarmon, logrando captar la atención de todos sus compañeros sobre él ―. Esta dentro de la ley: “Todo grupo, banda u organización de cualquier índole que planee con tentativa afectar directa o indirectamente los bienes o salud natural de otro u otros individuos serán sentenciados bajo los mismos cargos sin importar su grado de apoyo en los hechos ocurridos ― citó palabra por palabra provocando una gran duda entre sus compañeros y Tamer, principalmente.

    Quiere decir que, si Dracumon resulta culpable… ¿Todos seremos arrastrados con él? ― inquirió Renard logrando que el humanoide digital asintiera con una expresión firme en el rostro a la vez que Serah no pudo resistir morder su labio inferior, aplacando de esa manera su molestia.

    Pero… ¿Cómo sabes eso? ― cuestionó esta vez Fior provocando que elemental bajará por un momento los ojos, suspiró suavemente y volviera a levantarlos, manteniendo la mirada siempre al frente, observando a la nada como intentando no delatar su respuesta.

    Son cosas…que en mi posición debo conocer ― alegó logrando que la atención del anfibio y Ringo se posaran sobre el emparchado a un lado de este, notando como Wolfe llegaba a la misma conclusión que ellos.

    ... Sí, por supuesto ― finalizó la pequeña conversación, dejando aún la duda entre las nuevas integrantes, las cuales no comprendieron los motivos del digital marino con su frase, permaneciendo así todos en silencio.

    • • •

    Ahoraaaa~ quiero hacer pasar nuevamente a la demandante, Tania Miranda~ ― llamó la superior, provocando que de una de los asientos contrarios a la posición del NM se levantará una chica joven, cabello castaño largo y semblante inocente marcado por varios moretones y heridas. Los efectos del ataque propinado por Victor seguían frescos en ella, evidenciando la brutalidad del mismo y dándole a entender la severidad de los cargos a los presentes ―. Por favor~, relata una vez más el suceso con tus palabras a nosotros y a los recién incorporados miembros del Nastrand's Maze.

    Sí, jueza…

    Como Victor aclaró… Antes de llegar a File City, regresábamos del la Selva Tropical. Habíamos salido de capturar un Digimon adulto convicto que llevamos una semana buscando, un Fugamon. Pero, fui capturada y el compañero de Victor, Piddomon, herido de gravedad y convertido en huevo cuando me rescató, por lo que Fugamon termino huyendo. Al volver a la ciudad, Victor no quiso hablar con ninguno de nosotros y no quiso escuchar mis disculpas, incluso creímos incluso que abandonaría la Guild en ese momento

    ¿Eso por qué~? ― preguntó la jueza, interrumpiendo la historia.

    Es que…apenas lleva un mes con nosotros, por lo que era lo más evidente que pasaría, al menos, así lo fue para mí… ― unas cuantas lágrimas comenzaron a deslizarse por el rostro de la joven, seguidos de unos pocos sollozos ―, nunca imagine que… ¡Saltaría detrás de mí y me…!

    Tania se rodeó con ambos brazos, sujetando con fuerza sus hombros mientras inclinaba su cuerpo hacia delante ante el incontrolable recuerdo del ataque, desplegando sollozos más severos y desolados, obligando a la GL de su Guild correr desde el asiento donde se encontraban los demás miembros del grupo y tomarla con las manos al encontrarse junto a ella. Pero, al hacerlo, no puedo evitar que la chica se exaltara al encontrarse temerosa y en shock, intentando retirarla al considerar a su Leader una amenaza.

    Gracias por tus palabras, Tania~, puedes retirarteeee~ ― anunció la jueza logrando que la aludida levantará la cabeza y asintió antes de regresar a su asiento, manteniendo la mirada contra el suelo, evitando contacto visual con Greger ―. Con esto acaba las aclaraciones del juicio~, ahoraaaaa, Nastrand's Maze, es su turnooooo~ ― señalo con los ojos hacía el grupo reunido ―. Cada uno de ustedes~, miembros de la Guild, es libre de declarar~ y apoyar ooooo desmentir~, con la verdad, las acusaciones dirigidas a su compañero~ ― aclaró ―. De otra forma~, creooo, ya conocen las consecuencias si la sentencia falla en su contra~

    V.G.TizzaV.G.Tizza LadyAzulinaLadyAzulina Claire.Claire. hice lo mejor que pude xDU
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,027
    Temas:
    1,280
    Calificaciones:
    +4,551
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,967
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +761
    El grupo de Nastrand´s Maze quedó por un momento en silencio barajando sus opciones. Tanto Law como Fiorella se sentían un poco indignados por la acusación, por su puesto, cada uno por motivos diferentes, mientras que sus camaradas estaban un poco más interesados en que se indagara más en la aseveración de Greger. Ringo y Betamon, por su lado, estaban un poco más al margen: el anfibio no entendía bien de qué iba todo el asunto del “juicio”, pero comenzaba a comprender que las jugarretas de Dracumon finalmente le estaban cobrando factura, gracioso e irónico para el verdecito. La castaña no tenía ninguna opinión formada: si Dracumon había hecho algo, pues tendrían que dejarlo ahí y eso era todo. La pelirrosa del equipo, por su parte, mantenía la mirada de sus falsos orbes esmeralda sobre la jueza, quien la escrutaba de la misma forma intentando descifrar su expresión; sabía que era la humana acompañante de aquel Dracumon, quien por cierto, se veía inquieto, molesto y rabiado a la vez.

    Farron soltó aire por lo bajo y cerró los ojos brevemente sintiendo un escalofrío recorrerla y haciéndola temblar, su cuerpo estaba un poco caliente y su cabeza comenzaba a doler; el estar enferma no ayudaba en la situación. La neoyorquina finalmente se levantó de golpe, llamando la atención de todos sobre ella cuando lo hizo; Dracumon le iba a decir algo pero ella le hizo la seña con una mano de que guardara silencio.

    Meee alegra queee decida colaboraaaar~ señorita… ―Búbka movió ligeramente sus largos dedos y tocó una hoja que permanecía en su estrado, corroborando el nombre de la fémina―… Serah Faaaarron, ¿tieeeene algo queee deciiiir~? ―su sonrisa se ensanchó e inclinó su cabeza hundida entre los hombros debido a su joroba hacia adelante, la jueza estaba ansiosa por escucharla.

    Sí, su señoría ―respondió la adolescente y dejó pasar un segundo acomodando sus ideas―. Si entiendo bien, ¿estamos aquí porque este sujeto … ―señaló de modo acusante al rubio Greger que permanecía sentado en unas sillas a un costado, resguardado por un guardia―, acusa a mi compañero de haberlo controlado y que por eso atacó a su compañera de guild e intentó matarla? ―el aludido frunció el ceño mirando fijamente a la menor y la jueza movió sus orbes a un lado algo decepcionado de la respuesta, ¿en serio solo pensaba repetir lo que ya sabían? Búbka pensó que la jovencita esperaba una respuesta, pero en cambio Serah continuó hablando―. Y exactamente… ¿qué razones hay para creer lo que dice Greger? ―soltó ganándose la atención de todos, inclusive de sus compañeros quienes dirigieron su mirada a la mujer de autoridad, esperando que dijera algo. Marina alzó levemente una ceja y entrelazó sus largos dedos descansando los codos sobre su alto estrado, guardó silencio para dejarla continuar, tal vez diría algo más interesante. Al percibir que el mutismo se extendía la pequeña Farron siguió, esta vez viendo directamente al acusado de asesinato, que no había dejado de mirarla de modo sombrío―. ¿Por qué tenemos que simplemente “asumir” que estás diciendo la verdad? ―inquirió de modo severo y las miradas se posaron sobre el hombre―. Aun cuando se afirme que Dracu es el único Digimon de su especie en File y se la pase haciendo bromas, ¿acaso tienes un modo de comprobar que realmente te topaste con mi compañero? ―volvió a preguntar con dureza, provocando que los labios del tipo se fruncieran levemente abajo y apretara la mandíbula, la jueza observó por el rabillo del ojo aquella reacción. La pelirrosa no lo dejó contestar―. Por lo que sé de ti, solo estás afirmando que te encontraste con un Dracumon cuando venían del bosque y luego no sabes más nada… ―completó Serah―, pero no tienes un testigo que pueda afirmar que tus palabras sean ciertas. Ni siquiera tu compañero Digimon, porque según dijo la víctima, murió en ese trabajo del que venían… ―acotó la chica― y a todo esto… ¿qué sucedió en ese trabajo para que tu camarada muriera? ―Búbka alzó la cabeza y miró directamente a Greger, el resto de presentes comenzó a murmurar entre ellos mientras que la pelirroja volvía a insistir―. ¿Qué pasó en ese trabajo en el que ella te acompañaba para que las cosas terminaran así? ―la jueza sonrió.

    Tieeeeenes permiso para respondeeeer, Vicky~ ―indicó y el aludido gruñó internamente. Marina ladeó la cara, sería interesante que un debate se generara en ese momento.

    ¡Contesta! ―presionó Serah―. ¿¡No será que todo es una mentira y en realidad estabas muy molesto por lo que pasó a tu compañero y por eso la atacaste!? ―gritó Farron perdiendo momentáneamente los estribos. Ringo se tapó los oídos y Law estuvo a punto de levantarse para decirle a la chica que se calmara. Dracumon cruzó miradas con el emparchado y le negó sonriendo: como siempre, su compañera humana no lo decepcionaba, con unas pocas palabras estaba logrando cambiar la situación a su favor.

    El vampirito sonrió de forma puntiaguda: si todo salía bien, estaría bien librado de cualquier castigo, solo debía dejar que Serah siguiera manejando los asuntos y luego él se encargaría de mover los hilos a su favor. En ese instante el Undead cruzó miradas con Víctor y dibujó una mueca de burla en su rostro, una como la de aquel que lanza una piedra y luego esconde la mano saliendo sin culpas. El gesto hizo que Greger explotara y, aturdido por la obstinada voz demandante de la pelirrosa además de la insistencia de la jueza en que respondiera, el rubio se levantó bastante iracundo, mostrando una actitud muy diferente a la que tenía al ingresar al recinto y dar su primer testimonio. Entonces dio un par de pasos apresurados al frente.

    ¡NO LO HICE! ―gritó a todo pulmón mirando con ira a la fémina y a su compañero―. ¿ME ESCUCHASTE? ¡NO LO HICE! ¡NO TE SALDRÁS CON LA TUYA MALDITO BRIBÓN! ―amenazó. El guardia que estaba a su lado tuvo que lanzarse sobre él para detenerlo y forzarlo a regresar a su asiento mientras que él se negaba Con la respiración acelerada. El público comenzó a murmurar más fuerte con los presentes dando sus opiniones.

    Me sorprende escucharla hablando de esa forma ―dijo Flawizarmon en voz baja a Wolfe, el emparchado veía fijamente a la neoyorquina igualmente extrañado por las “capacidades” de la chica para defender a Dracumon, pero no emitió ninguna opinión.

    Vival había estado más al tanto y, mientras la fastidiosa peli teñida hablaba, ella estuvo observando al vampirito sintiéndose algo insegura con las reacciones de este ante todo el asunto, haciéndola dudar un poco de él y su inocencia, contrario a lo que Serah estaba tratando de lograr con el resto con su verborrea. La peli naranja tenía ese talento natural para no tragarse la fachada de inocencia que la estadounidense solía montar para los demás. Renard permanecía en silencio sin decir nada al igual que Betamon, quien repentinamente se sintió sorprendido por el modo de comportarse de Serah. Ringo era la más desligada del asunto, pero igual había estado escuchando con atención a su compañera de guild y ahora comprendía un poco más todo.

    Lo haces bien, kesh kesh ―murmuró Dracumon, logrando que solo su compañera humana lo escuchara.

    Búbka volvió a golpear la madera de su plataforma con el mazo y todos los presentes guardaron silencio cuando la rusa demandó que se callaran con voz tétrica y autoritaria. Una mirada de la jueza a la neoyorquina le indicó a la chica que continuara, para Marina el asunto se había tornado interesante. Serah soltó aire sintiendo que le dolía levemente el pecho, el hablar seguido conteniendo las ganas de toser la agotaban un poco, no se sentía bien.

    Bien ―la pelirrosa soltó aire por lo bajo y continuó, lista para llegar a su punto―. La cuestión es, su señoría, que este sujeto no tiene pruebas contundentes para inculpar a mi camarada y no podemos creerle solo porque sí ―sus orbes de falso color verde se deslizaron de nuevo hacia el rubio―. O dinos, ¿tienes una coartada para confirmar tu versión de los hechos? ―la chica, aun dentro de todo su malestar, sonrió para sí misma. La jueza volteó todo su cuerpo hacia Víctor y, al ver que guardaba silencio, le habló.

    Seráaa mejor que la teeenga~, esto no pinta bieeeen para tiiiii, Vicky~ ―dijo, su tono indicaba que esperaba que él dijera algo para seguir en el debate. En cambio, el aludido bajó el rostro y volvió a comportarse como lo había hecho al principio: manso, sereno, dolido, no sería capaz de matar una mosca. Algo en ese comportamiento hizo que Law Wolfe se sintiera curioso; ¿cómo pasaba de iracundo y molesto a tan dócil y frágil? Algo no andaba bien.

    N-No la tengo, señoría ―respondió Greger sollozando. Farron negó levemente.

    Lo suponía ―respondió la estadounidense y entonces miró a la jueza de nuevo―, pues yo sí tengo una coartada para comprobar la inocencia de mi compañero ―sentenció y la afirmación hizo que los presentes soltaran exclamaciones de sorpresa. La autoritaria rusa abrió sus ojos y curvó su sonrisa hacia abajo, mientras que los de Nastrand´s Maze se miraron entre ellos, confundidos. Incluso Dracumon abrió sus cuatro ojos de par en par, no muy seguro de qué rayos hablaba Serah.

    ¿Y cuál eeeeees~? ―preguntó Búbka, ansiosa.

    Ella ―respondió Farron señalando con su dedo a un lado. Las miradas de todos se posaron sobre la indicada y esta solo parpadeó cuando sintió que llamaba la atención. Takanabe ladeó el rostro cuando la escalofriante rusa le clavó la mirada y sonrió anchamente.

    Interesaaaaante~




    welp, la inspiración vino sola (?) espero esté bien, si hay algo que cambiar avísenme chicos~
    .Wolfe.Wolfe LadyAzulinaLadyAzulina V.G.TizzaV.G.Tizza
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Compartir esta página

Cargando...