+18 Fanfic Original Fic {I.N.F.I.E.R.N.O}[PRIMERA DIVISIÓN: VIVENCIAS DEL EXILIO]

Tema en 'Naruto Fanfics' iniciado por ultra_g, 21 Ago 2018.

  1. Autor
    ultra_g

    ultra_g lux monstrum.

    Registrado:
    23 Abr 2017
    Mensajes:
    19
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +27
    NO SE QUE DECIR, SOLO QUE SE PRESENTARON MUCHOS PROBLEMAS QUE DESPUÉS EXPLICARE, MIENTRAS TANTO LES DEJO ESTE NUEVO INICIO DE FIC QUE CREE, RESPECTO AL OTRO HE DE DECIR QUE AUNQUE VUELVA HAY UNA POSIBILIDAD DE QUE LO CONTINUÉ PERO POR LO PRONTO DISFRUTEN, (NO TIENE TITULO PORQUE NO SE ME HA OCURRIDO)
    PROLOGO
    ¿Quién eres tú?-pregunto.
    Frente a él se vislumbraba un par de ojos de color rojo felinos los cuales lo miraban con dureza.
    -tu condena, el fruto de tus miedos y de tus pesadillas-dijo con voz femenina
    -¿eres un monstruo?- pregunto.
    -¿eres un humano?
    -eso creo…
    -¿crees?
    -ah pasado ya algún tiempo, pero… no me siento como las otras personas- su voz denotaba inseguridad.
    -y ¿ellos, son humanos?
    -pues sí creo que esa palabra los define.
    -hablas en tercera persona, entonces no te sientes uno de ellos, ¿cierto?
    -no, la verdad es que siento que para ellos, solo soy como basura.
    -si me preguntas tu pareces un humano, pero por lo visto los demás no te toman como tal, eso ¿te hace sentir triste?, ¿tienes ganas de llorar?
    -si…
    -entonces llora, yo llorare contigo, ¿eso te gustaría?- el lugar se ilumino y los ojos ya no solo eran solo ojos sino que detrás de una celda gigante se podía ver un zorro de nueve colas proporcional a la celda, de pelaje rojo naranja que al parecer era hembra esto debido a su voz .
    -¿Qué eres tú?-dijo con algo de temor en su voz.
    -lo que tú quieras, si quieres soy un monstruo-al decir esto mostro sus dientes con un gran y profundo gruñido y puso mirada demente junto con un movimiento agresivo de sus colas.
    -naruto por un momento sintió que un líquido caliente bajaba por sus piernas.
    De pronto la criatura exploto en una gran nube de humo, al despejarse dejo ver a una mujer desnuda de unas increíbles proporciones y atributos físicos extraordinarios, junto con un cabello liso y ojos iguales al tono de su pelaje cuando era animal.
    -si quieres también puedo ser una “humana”, puedo ser lo que tú quieras, pero el problema no es ese, el problema eres tú.
    -¿yo?
    -¿ves a alguien más?- la mujer levanto una ceja y cruzo los brazos.
    -¿siempre eres tan irónica?
    -es una de las cosas que aprenderás a valorar de mí. Pero no cambies el tema, solo te voy a dar una recomendación, no confíes en nadie y duda de todo y todos- su cara se fue tornando en una expresión de seriedad total.
    -incluso de ti- se rasco la cabeza en señal de confusión.
    -sí, ¿Por qué no?
    -¿enserio?
    -¡pues claro que no idiota, acaso eres retrasado, soy la única que te está advirtiendo el peligro que corres!- se le marcaron tres venas en la frente.
    Naruto se vio sorprendido por la reacción de la mujer e hiso lo que cualquier niño de su edad hubiera hecho. Se dejó caer sobre sus piernas y empezó a llorar.
    -okey, okey lo siento, no llores, pero estar aprisionada detrás de una celda lúgubre no es la situación más cómoda para estar de buen humor.
    -y *snif*, ¿Por qué estas detrás de esa celda?- se limpió las lágrimas.
    -no lo sé, lo único que recuerdo es tu madre y que un loco apareció de la nada queriendo dominarme, las demás cosas son solo imágenes confusas en mi cabeza.
    -¿conociste a mi madre?, ¿Cómo era?, ¿Por qué no está conmigo?, ¿Qué le paso a mi papa?- tenia tantos sentimientos encontrados que no se dio cuenta de la cantidad de preguntas sin respuesta aparente que decía.
    -cálmate, sé que no es fácil, pero no te puedo responder esas preguntas, no recuerdo casi nada antes de llegar aquí- cierto tono de fastidio se notaba en su voz.
    -bien, lamento ser tan egoísta, es solo que…
    -lo comprendo, al parecer tu tampoco recuerdas nada, cierto.
    -es la primera vez que estoy en este lugar, además me duele la cabeza.
    -eso si es extraño… es tu mente no deberías tener dolores físicos, tal vez nuestra conexión no es lo suficientemente fuerte por el momento.
    La mujer se quedó pensando por un momento, con una Cara muy pensativa.
    -naruto, no te asustes, pero será mejor que despiertes, tal vez estés corriendo grave peligro.
    -espera, ¿Qué?
    -tranquilo en caso de ser así tendremos que saber primero el ¿Por qué?
    -bien, pero como lo hago.
    -acuéstate en el suelo e intenta relajarte lo máximo posible, mientras haces esto ve cerrando tus ojos y vuélvelos a abrir lentamente.
    -¿nos volveremos a ver?
    -no tengo donde más ir- dijo molesta.
    -lo siento.
    Naruto cumplió el proceso tal como lo dijo la extraña mujer. Al abrir los ojos se encontraron con una oscuridad infinita, miraba a un lado y al otro pero no había nada, unos segundos después noto como su cuerpo estaba inmovilizado, más concretamente sus brazos, piernas y tronco, intento forcejear, pero era inútil.
    Esto le dio una gran sensación de miedo, quería gritar pero de igual manera su boca estaba tapada.
    No hay mucho en lo que puedas pensar en una situación así, pero el pobre niño sintió una intensa sensación de inseguridad y miedo. Sensaciones que ya eran conocidas para él.
    -ya cálmate-la voz era femenina y joven.
    Naruto sentía un objeto extraño que solo le permitía dar bufidos y sonidos guturales.
    De un momento a otro escucho pasos y pocos segundos después todos sus sentidos volvieron, siendo el de la vista el más demorado debido a que el lugar tenía luces que lo cegaron por un momento.
    Con la vista al frente vislumbro una silueta femenina, cabello lacio, color azul con tendencia al morado claro, ojos grandes de iris ámbar, (su mirada denotaba su personalidad calmada) de estatura 1:65 tal vez, cuerpo delgado, pechos copa b tirando a c, con una espalda de poco diámetro, vestía un short negro, una camisa sin mangas morada pegada, botas/sandalia negras y una túnica abierta como si fuera capa, del mismo color, su edad no se podía dar con exactitud pero era muy joven.
    -aun con las manos y los pies atados a una silla naruto decidió romper el hielo- y… perdón la pregunta, pero me podrías decir ¿Dónde estoy?-
    -se le quedo viendo un momento- estas en el INFIERNO.
    Naruto trago saliva con mucha fortaleza, con miedo miro a su alrededor y solo se encontró una habitación de color blanco desde el suelo hasta el techo, una puerta de metal detrás de la mujer, algunas cámaras en las esquina y su presencia junto con la de la mujer.
    -la verdad pensaba que sería un poco diferente, no recuerdo mucho pero según yo el infierno es el lugar donde han de caer las almas pecadoras- pensó naruto.
    -entonces significa que estoy muerto- pregunto con intranquilidad.
    -¿Qué?, no, este es I.N.F.I.E.R.N.O…
    -creo que no entiendo- la cara de naruto giro de forma ligera haciéndola ladear en un intento por dar a entender que no comprendía.
    -qué lindo- pensó ella-ahh, INSTITUCION NEUTRAL DE FUERZAS INNOVADORAS PARA EXTERMINIO DE RUPTURAS NO ORIGINARIAS.

    -naruto no comprendió nada además de institución- y ¿Qué hacen?
    -eso mismo, exterminamos “rupturas”- dijo con seriedad.
    -okey, ¿eso significa que yo soy una de esas “rupturas”?- la razón de estar atado debía ser eso ¿no?, es decir la lógica llevaría a pensarlo.
    Cuando la mujer estaba a punto de hablar sonó una especie de alarma y a continuación una voz autoritaria femenina que al parecer se escuchaba en todo el recinto:
    -¡atención se acaba de terminar el proceso que juzgarían para la ruptura 22-08, su condena es: absolución de cualquier cargo, causa: falta de pruebas que concluyan en un determinante quebrantamiento a las reglas en las que se basa I.N.F.I.E.R.N.O., paso siguiente se le dejara en libertad!
    Sonó otro sonido menos alarmante.
    -¡la siguiente cesión, es de la ruptura 22-09, su juicio se llevara en 20 minutos, al demonio encargado por favor llevar a la ruptura al pentagrama donde se le juzgara, gracias, fin del comunicado!
    -bien, lamento hacer esto de nuevo, no pareces mala persona, espero que tú también seas absuelto- la mujer se acercó a una velocidad estrepitosa, con la punta de su dedo índice dio un pequeño golpe a la frente del peli rubio, segundos después, naruto se durmió.
    Su sueño no duro mucho y cuando despertó se encontraba en un lugar bien iluminado, con varias gradas de madera con escritorios, delante de cada conjunto de grada había una gran silla en las cuales estaban sentadas personas muy extrañas las cuales no se les podía ver las caras debido a que utilizaban mascaras muy intrigantes, todos ellos formaban una especia de pentagrama y en el centro estaba el. Ahora su guardia, estaba en las gradas viendo el juicio como todos los demás.
    La persona enmascarada que estaba frente a él que tenía silueta de hombre empezó a hablar de forma directa.
    -debido al crimen tan atroz que cometió la ruptura 22-09, hemos decidido de ante mano, la condena por el delito 66-13, el cual es uno de los más graves cabe apuntar, su castigo será el número 12-24-365, el demonio en turno, por favor pasar como ejecutor.
    La mujer que estaba con naruto se acerca y posiciona su mano derecha sobre la cabeza de naruto, de pronto una fuerza monstruosa apareció y elevo unos cuantos centímetros sobre el suelo al pequeño, a continuación se abrió un vórtice de una sustancia negra en el suelo, la fuerza de este era tal que se escuchaba como el rugir de una bestia embravecida.
    -lo siento, no pensé que tu pena fuera tan terrible-dijo con pesar.
    Naruto no había podido decir nada porque la única restricción que le habían quitado era la de la vista.
    Naruto sintió angustiosamente como se fue retirando el agarre de su cráneo, de una forma lenta y tortuosa hasta dejarlo caer al vació.
    [¿Qué se siente, sentir la injusticia antes de tan siquiera entender su significado?]
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2. Autor
    ultra_g

    ultra_g lux monstrum.

    Registrado:
    23 Abr 2017
    Mensajes:
    19
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +27
    No sé qué decir, solo pido disculpas por no actualizar tan seguido. XD

    Espero les guste la "segunda" entrega de este fan-fic, la verdad es que este proyecto es el más largo y complicado que quizás nunca haya hecho en foros, como sea espero les guste.

    (Son 22 páginas entonces más o menos calculen el tiempo de lectura xd)


    ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////PRIMERA DIVISION: VIVENCIAS DEL EXILIO

    El vórtice de oscuridad y unas palabras que al parecer eran en otro dialecto eso fue lo último que vio y escucho uzumaki naruto, fue repentino, pagar por un crimen el cual no sabes ni su nombre, además de todo dar la confianza a alguien a quien al final de todo te iba a botar a un hueco negro, donde quien sabe qué demonios habría al final.

    La mezcla de emociones fue brutal, pero para cualquiera lo seria, un lugar el cual desconoces, con personas de dudosas intenciones y que además ¡son tus verdugos!; aun así vale la pena preguntar ¿en dónde mierda las cosas se pusieron tan… complicadas?

    Naruto sentía el vacío en su estómago mientras la oscuridad lo rodeaba, no podía gritar, no podía llorar, ni pedir ayuda, en ese momento se acordó del demonio y su recomendación.

    “no confíes en nadie”

    -yo soy idiota ¿verdad?- pensó naruto mientras seguía cayendo.

    En cierto momento sintió como si una fuerza monstruosa parara su caída y por simple automatismo, como si alguien más controlara su cuerpo se giró en gravedad 0, su mirada inquieta logro divisar una superficie de color rojizo, en esa superficie se notaba una pequeña grieta luminiscente y blanca.

    De la grieta hicieron presencia dos fumarolas, una de color negro y otra blanca, se acercaron al peli rubio que seguía sin poder pronunciar palabra alguna. Las fumarolas se juntaron y empezaron a tomar forma humanoide. Era un jodido esqueleto con una gran túnica negra e iris de color dorada que plantaba la vista sobre naruto.

    -el esqueleto miro aburrido al chico- interesante, dime que hiciste pequeñín, INFIERNO no me manda hace rato un destinatario- el esqueleto pone su “dedo” índice debajo de su barbilla huesuda- de hecho nunca han mandado uno, malditos me dijeron que era el trabajo más importante pero creo que todo eso era mentira, como sea, ¿tú que, no hablas?-el esqueleto se le queda mirando con lo que pareciera ser una expresión de curiosidad.

    -lo analiza de pies a cabeza y se da un golpe en la frente- pero que imbécil, perdona- el esqueleto hace ademanes con las manos y pronuncia- “reléase”- termina el ademan.

    -que fue eso- dijo con su voz liberada.

    -es un hechizo, pero eso no importa, quien te hizo quedar mudo sin duda te respetaba mucho.

    -no comprendo.

    -a un guerrero que es desconocedor de su destino le puede ser ayudado por otro para que su camino sea digno y honrado hasta llegar a este sitio, pero esto solo se hace para aquellos que valgan mucho para esa persona, ¿Quién lo hizo para ti, acaso tu novia?, tranquilo la mía también hizo lo mismo por mí, ellas nos aman mucho- el esqueleto deja salir un par de lágrimas lastimeras.

    -¿Qué?, no creo que fue la chica encargada de custodiarme, no somos nada, además esto suena como algo muy cursi- dijo con una gota en la nuca.

    -ah pues has de saber que te aprecia mucho, pero como sea ya va siendo hora de tu castigo.

    El extraño ser chasquea sus dedos haciendo aparecer una montaña rusa sobre el suelo rojo, su movimiento además de eso provoco que él y naruto se transportaran hacia el primer vagón.

    -bueno, fue una charla entretenida, pero, es hora de que cumplas con tu destino- el esqueleto baja del vagón y a su vez hace que unas correas abrasen a naruto al asiento.

    -espera, ¿Qué me va a pasar?- dijo con mucha preocupación.

    -o si, esta montaña rusa te llevara por increíble giros y subidas emocionantes, serán tres subidas con giros entre cada una, cada vez serán mayores, una vez llegues a la tercera y última subida tu vagón caerá en caída libre hacia la grieta, donde te estrellaras cruzando así al otro lado, donde convivirás con criaturas repugnantes por la eternidad. ¿no es divertido?- dijo con una gran sonrisa entre su quijada.

    -¿a cuales criaturas te refieres?

    -mmm no lo sé, pero una advertencia, cuidado con las chicas pueden romperte el núcleo- su expresión cambio a una de seriedad total.

    -¿el que cosa?

    -después lo descubrirás, tranquilo tienes hasta el fin de los tiempos, cuando regreses espero hayas aprendido tu lección, espero te diviertas y sufras, adiós- desapareció diciendo esas últimas palabras en un tono demasiado alegre y respetuoso.

    El vagón se puso en marcha unos segundos después. Su velocidad fue lenta al principio pero aceleraba más y más, tal como lo dijo el excéntrico esqueleto subió y luego bajo generando un gran vacío y una sensación de adrenalina endemoniada en naruto, sentía que si no lo mataba la caída lo iba a hacer el mecanismo.

    El recorrido se cumplió a cabalidad, estaba llegando a la última escalada, en donde lo llevaría lo más arriba posible para hacer una caída libre.

    -mierda ¿Dónde estás?-pensó naruto con desesperación.

    -aquí, pero no creí que valiera la pena hablar, tranquilízate, esto será divertido- el vagón llego a la cima y poco a poco se dejó caer.

    -ya en la caída- ¡ESO LO DICES PORQUE NO ES TU CUERPO!!!!

    La aceleración fue ridícula cayó como un costal pesado y cuando llego a la grieta se escuchó como si se abriera la tierra, lo último que pudo ver fue esa gran luz que lo encegueció y lo que parecía ser… ¿el llanto de un bebe?

    Aquí habría de prestar atención pues la historia se divide en dos, no es que el pasado no importase, ni más faltara, pero todo nace, crece, se reproduce… ¿morirá?

    Okey algo para aclarar es que todo fue una mierda desde el principio, a los pocos minutos de nacer naruto fue poseído por un demonio que mato a sus padres y destruyo gran parte de su aldea, llevándose consigo numerosas muertes y por ende el odio absoluto de toda una ciudad, ya saben, lo normal de todos los días.

    Pero en fin, digamos que esto no fue en realidad importante, digamos que si bien una gran cantidad de odio fue demostrada a él en su niñez en su adolescencia logro superarse y cautivar el corazón de konoha con sus actos heroicos los cuales demostraban su nobleza y capacidad.

    Pero saben que, eso no quita de ninguna forma que la vida siguiese siendo una mierda, a ver cómo explicarlo…mph a, si: la chica que le gustaba se enamoró de su compañero emo, el cual era un sociópata vengativo que intentaba acabar con todo él y lo que se le atravesara, no lo pensó muy bien, hay que decirlo, le prometió a su compañera y amor platónico sakura haruno que salvaría al emo, cosa que no había logrado en varios años, una promesa que lo martiriza hasta la medula, pero bueno era pasable, hasta que llego el día que conoció a la señorita hinata hyuga, dios, resultó estar más que enamorada de él, no sabía disimular ni un poco sus sentimientos, naruto siempre creyó que algún día le revelaría sus añoranzas de que quería que fuesen algo más que sólo amigos, pero hasta el momento no lo había logrado.

    En estos momentos naruto tiene 17 años, fue bonito durante este tiempo el ganar reconocimiento por su actitud ante una misión o en ayudar al otro, pero siendo sincero consigo mismo ya estaba asqueado, el pendejo ese no quería volver por más que insistiera, su compañera había estado insoportable en estos últimos días, pues naruto ya se estaba cansando de buscar al cabronazo, kyuby (que en esta vida si era macho) solo le habla para joderlo, su maestro se murió, ya casi no recibía misiones, vivía en el mismo apartamento minúsculo de toda la vida, solo que con alquiler más alto porque estaban construyendo a los alrededores, tenía goteras, a veces sentía que el dinero no alcanza en fin, estaba en el abismo y a la ves no.

    El reloj sonaba con ese estresante sonidito del segundero mientras naruto estaba sentado en la sala sin hacer nada, pues hace rato no le daban misiones y estaba empezando a perder la paciencia, ya no podía más.

    Le lanzo un kunay al reloj para que se callara.

    -ya no puedo más, jamás pensé en sentirme tan vacío- pensó el con la cordura al límite.

    Un hermoso pajarito se paró en la ventana de al lado y empezó a dedicar un hermoso cantar al pelirrubio.

    -qué lindo sonido, sabes que quizás estar aquí no sea tan mala idea- dijo como si el pájaro le entendiera, aunque no lo hiciera.

    Se dedicó a cerrar los ojos y dejarse acicalar por el hermoso sonido, todo iba bien, era muy bonito, hasta que un sonido retumbante se escuchó y pocos segundos después naruto abrió los ojos solo para encontrar una gran viga atravesando su pared hasta topar con la pared del otro lado de la sala, desde afuera se escucharon disculpas y una certeza de que se iba a reparar y lo indemnizarían, que menos mal nadie salió lastimado. Bueno ustedes pensaran a que bien, no solo no tienes que trabajar sino que además ahora te van a reconstruir el apto y te van a pagar para que no los demandes, es genial, ¿No?, pues ni tan así, por si ya se les olvido nuestro otro protagonista (el pájaro), murió en condiciones muy duras y no estoy siendo sarcástico, un hilillo de sangre caía entre la viga y la pared que quedo en pie, era nuestro pobre amiguito que no había logrado escapar de su infame destino, su cuerpo reventado y su pico torcido demostraban la brutalidad del acto, naruto lo liberó y lo dejo en el suelo, mirándolo naruto decidió dar el gran paso.

    -ciudad de porquería no respetas nada, saben que ese pajarito era mi última esperanza se acabó- sin más naruto se vistió y empaco toda su ropa y sus cosas, las cuales no eran muchas, tomo todo el dinero que tenía y cuando regreso a la sala allí estaban los operarios y los abogados de la compañía listos para negociar cual fuera la suma para que no demandara.

    -denme la cantidad que les voy a pedir y no solo no los demandare sino que se pueden quedar el apartamento- los ojos de los abogados brillaron con una luz casi divina o diabólica todos sabemos que ellos no tienen corazón es lo mismo.

    Naruto caminaba con toda prisa hacia la torre hokage con una carta en la mano y una mochila grande en la espalda ya todo estaba decidido no había marcha atrás, tenía que salir de ahí o sino se iba a volver loco.

    Una vez llego no le pidió a nadie permiso muy por el contrario la puerta del despacho estaba cerrada así que la abrió de una patada.

    ¡NARUTO QUE ES LO QUE TE PASA PUDISTE HABER GOLPEADO!- grito con furia y sorpresa la quinta hokage al ver al pelirrubio en esa actitud.

    Naruto observo que la oficina no estaba solo tsunade, sino que estaban Shizune, hinata, kiba y shino.

    Naruto no dijo nada, solo se acercó y puso la carta encima de la mesa. Casi nunca llegan ese tipos de cartas por lo tanto tsunade quedo bloqueada por un momento y después prosiguió.

    -¿Qué es esto?- tsunade se quedó mirando no a la carta sino a naruto con una mirada que nadie entendió a excepción del propio naruto, que ya comprendía, era miedo y tristeza, la única ves que pudo ver esa mirada fue cuando su maestro murió, es terrible, pues era como ver a una niña temerosa de que su papa se vaya a trabajar y la deje sola.

    -es lo que es, es mi carta de renuncia como ninja de konoha- ante la impactante notica todos los presentes quedaron pasmados.

    La única que pudo conectar una palabra con mucha dificultad fue tsunade.

    -¿Por qué?- decía al borde de las lágrimas.

    -lo siento, pero ya no puedo seguir así, mi camino ninja ha llegado a su fin, por lo tanto he decidido acabar con mi carrera- las palabras de naruto eran como dardos, eran frías, puntiagudas y filosas.

    Hinata con un valor impresiónate se movió delante de él. Lo confronto y esta vez no titubeaba su mirada plateada demostraba determinación y cariño.

    Naruto se quedó mirando a la hyuga, muy intrigado por su cambio de actitud.

    -se acercó de forma rauda a su oreja y le susurro algunas palabras- lo que sea que me quieras o me hayas querido decir alguna vez te espero esta noche a las seis en la salida oriental de konoha por favor no llegues tarde no tengo mucho tiempo.

    Hinata quedo impresionada con el atrevimiento y la propuesta del rubio, pero como era tímida y no boba afirmo con la cabeza y se devolvió a su posición original, dejando intrigados a los miembros de su equipo sobre las palabras del rubio.

    -bien, ¿La firmaras o tengo que hacer algún otro trámite?- comento con fastidio.

    -esta carta viene anexada con una petición de salida por tiempo indefinido- dijo dando un nuevo vistazo a las varias hojas que contenía la carta.

    -exacto, a mi parecer es justo y necesario que yo después de haber prestado mis servicios como ninja al país del fuego pueda ser libre de escoger a donde voy, no sé si me hago entender- la seriedad en el rostro del jinchuriken era más que alarmante, demostraba que hablaba enserio y con justa razón.

    Tsunade no pudo y exploto en un brote de furia contra el pelirrubio- ¡Quien te has creído para venir a pedir ese tipo de cosas, tu mejor que nadie sabes que los del consejo me arrancarían la cabeza!

    Naruto se quedó callado por unos segundos ante la mirada expectante de los presentes- lo sé, por eso no te preocupes yo ya hable con los ancianos, ellos ya accedieron, solo necesito que firmes los permisos- su manera de hablar era tan fluida y calmada, que desconcertó a su opositora, la había desarmado, con pura y física conversación.

    Shizune que hasta el momento se había quedado callada decidió intervenir- ¿Naruto-kun, que es lo que te está pasando?; tu sabes que si tsunade-sama no quiere firmar esos permisos es porque te amamos y creemos que tu estarás mejor aquí que en cualquier otro lugar- a diferencia de tsunade que aunque afectada se intentaba mostrar fuerte (como todo líder), shizune estaba al borde de las lágrimas.

    -lo sé bien shizune-san, no te confundas, sé que estos últimos meses no han sido fáciles con la muerte del sabio per… con la muerte de jiraiya-sama, pero si hago esto es porque esto convencido de mis decisiones, no puedo estar más en este lugar, es decir tan solo mírame.

    Nadie se había dado cuenta por el contexto de la situación, pero la verdad es que naruto se veía con muy mala salud, su cuerpo estaba extremadamente delgado, su pelo parecía apagarse, se le habían hecho unas ojeras increíbles y para rematar su ropa ya parecía algo demacrada, y si bien esto no tenía mucho que ver si lo hacía tener una muy mala pinta.

    -vengo aquí no para hacerles tener dolores de cabeza, sino para que me ayuden… me estoy hundiendo y esto no es fácil- naruto dejo salir algunas lágrimas de sus ojos mientras intentaba obtener fuerza de quien sabe dónde para poder seguir hablando- mírenme, yo sé que ustedes se dan cuenta, ya no soy el hombre que solía ser, dicen que soy un héroe por haber salvado a la gente de mi pueblo, cuando en realidad los odio, yo no soy un héroe, nunca quise venderles mentirás, a ninguno de los que está en esta sala, hasta a ti kakashi-sensei.

    La ventana estaba abierta y por ella entro kakashi que al igual que todos, tenía cara de querer llorar por su alumno.

    -la verdad es que siento que me muero en vida, vivo en el mismo cuadrado desde hace ya casi dieciocho años, no duermo más de una hora y media a la noche y solo para no volverme loco- los ojos de todos se agolparon de lágrimas que se preparaban para salir al exterior en silencio.

    -ya no me siento humano ni persona, antes cuando miraba el amanecer pensaba “voy a luchar por que los demás siempre puedan ver tan bello paisaje”, hoy solo es el medidor personal de mi tortura, un recuerdo de que el tiempo existe y se acabó. Sé que ustedes quizás me quieran decir, que no es un pensamiento correcto, que la vida es muy bonita y vale la pena luchar por ella, créanme cuando les digo que yo también intento pensar así, pero… ahí algo que me llama, no sé qué es lo que es, pero si no lo buscó me consumirá una especie de agujero negro hasta que no quede nada de mí; por eso te lo pido firma los permisos, yo solo busco hacer lo que tenga que hacer, pero les aseguro que nada ha cambiado todos ustedes siguen siendo mis maestros, compañeros, amigos y personas que aprecio.

    Naruto salía de la torre hokage con los papeles firmados y con un extraño sabor de boca como si hubiera dicho el discurso del siglo, cosa que sí pudo haber sido así, pero que a él no le importaba, solo le alegraba que su tortura terminara, sentía como si renaciera (¿Otra ves?).

    Durante el resto de la tarde se la paso preparando todo lo que iba a llevar y haciendo unas ultimas firmas para que los de la constructora se quedaran con la propiedad, resultaron ceder muy fácil a las peticiones de naruto después que se enteraron de que el apartamento que habían destruido pertenecía nada más y nada menos que al gran héroe de konoha quien los había salvado de pain, por obvias razones naruto les logro sacar una muy buena suma.

    Naruto estaba esperando que se cumpliera el plazo para que hinata hiciera acto de presencia en la hora que naruto le dio, pensaba que se había adelantado mucho pues había llegado a la salida a las cinco y veintinueve p.m., pero para su sorpresa la vio venir un minuto después .

    -hola naruto-kun, eeh yo…- de pronto se puso muy nerviosa.

    -vaya tu no cambias, aun te cuesta hablarme- la toma de las manos y cruza su mirada con ella.

    -¡Ehh!, yo, yo…- se había puesto roja e intentaba desviar la mirada.

    -tranquilízate hinata, no te voy a hacer nada- sostuvo su cara y la acaricio de forma muy suave.

    Hinata se puso otra vez roja, pero en esta ocasión si se calmó y logro cruzar su mirada con la de naruto sin alterarse, se dejó llevar por la caricia que le dedicaba el pelirrubio y cerró los ojos.

    -hinata la verdad me gustaría que el momento durase, pero será mejor que nos sentemos hay varias cosas que necesito decirte.

    Hinata se retiró de la caricia de forma lenta, le indico a naruto una banca y allí tomaron asiento.

    -bien primero que todo, ¿Tú quieres decirme algo?- naruto captó que quizá pudo haber sido muy directo para hinata.

    Gran sorpresa se llevó al ver que ya no vacilaba, muy por el contrario tomo las dos manos de él y las unió con la de ella en un relajado apretón, mientras tanto con mucha determinación cruzo mirada con naruto.

    -te amo, desde ya hace mucho tiempo lo hago, solo que como verás soy muy insegura y nerviosa- naruto interrumpió.

    -solo conmigo- naruto con su mirada hablaba y era como si le dijera: Y lo sabes (cosa que otra vez elevo el rubor de la chica e hiso desviar la mirada por un momento)

    -eh… bueno, sí, pero no es como si fuera a propósito; ¿Cierto?- su mirada cambio a una de arrepentimiento. En caso de que la respuesta fuera un mal entendimiento de las emociones de ella por parte del rubio.

    -pueees…- naruto elevo la mirada.

    -no puede ser, lo siento te juro que…- quería pedir perdón pero una gran carcajada del rubio le dio a entender que no había nada de qué preocuparse.

    Naruto cambio su risa por un quejido cuando la portadora del byakugan le asesto un buen golpe en su brazo derecho el cual lo “durmió”.

    -auch hinata no es para tanto- decía mientras sobaba la zona afectada.

    -entonces no te burles de mí, Paka- volteo su cara con una expresión de “indignación”.

    Esto más que otra cosa hizo enternecer a naruto y darse cuenta que la señorita tímida había desaparecido.

    -bueno, perdón pero en mi defensa nunca me imaginé estando en esta situación.

    Los ojos de hinata volvieron a fijar la mirada en naruto.

    -si te soy sincera yo tampoco, eres el chico del cual estoy enamorada, pero ahora estamos aquí, hablando sin que yo me desmaye o tu salgas corriendo en tus misiones por encontrar a sasuke- su tono de cierto modo se volvió melancólico.

    -hemos cambiado mucho…- naruto fijo su mirada en un reloj gigante que se imponía encima de los árboles del parque contiguo. El reloj marcaba las seis y diez p.m.

    Naruto se le quedo mirando al reloj, cosa que noto hinata, por obvias razones se llenó de curiosidad y también observo.

    -¿Te tienes que ir?- fue lo único que atino a decir.

    -no lo sé, creo que ni siquiera quiero- Naruto dejo caer su cabeza sobre los bien formados muslos de hinata.

    -entonces ¿Qué hacemos aquí?- esta vez hinata fue la que propuso el cruce de miradas y encontró un revoltijo de emociones que nadie entendería.

    -tengo que hinata-chan, si no lo hago algo muy malo puede pasar, mira se que no es fácil de entender, pero siento la necesidad de buscar aquello, y no me preguntes que es, no tengo idea- al terminar de hablar cerro los ojos y dejo que la chica lo consintiera acariciando su cabello.

    Todo era tranquilidad, quietud y calma, eran dos corazones solitarios encontrándose en medio de la noche para salvaguardar sus sentimientos.

    Lástima que el tiempo no se detiene.

    Naruto paro las carisias de la bella mujer, decido que no podía prolongar más tiempo. Paro los movimientos y retiro la mano, todo para incorporarse y dar quizás una última despedida.

    -hinata-chan, adiós quizás para siempre- las palabras eran adoloridas, aunque hubieran descubierto sus sentimientos hace un instante se siente como si hubiese sido toda la vida.

    A hinata se le humedecieron los ojos- ¿para siempre?, no…, no puede ser naruto-kun, mejor escapemos juntos, nos iremos donde nadie nos encuentre, en donde nos dejen amarnos en paz.

    -esa no es una buena idea, si bien yo también comparto esos sentimientos, no sé por cuanto tiempo será- cada palabra de naruto solo atinaba a intentar alejar a su pretendiente.

    -¿Por qué dices eso?, me haces daño, me haces pensar que quien no quiere corresponder mis sentimientos eres tu- hinata ya no aguanto más y dejo escapar algunas lágrimas de sus ojos.

    -no lo comprendes, tu eres un ángel, yo soy un monstruo, la única forma para que no te haga daño, ni a ti ni a los demás es irme, se lo que sientes por mí, pero no te voy a permitir abandonar todo por nada- naruto le daba la espalda y desde cualquier ángulo se notaba que le dolía decir esas palabras, puesto que apretaba sus puños como lo hace un niño pequeño cuando intenta no llorar.

    -¡bien, entonces vete, vete y déjame sola, no quiero volver a verte nunca jamás!- mientras decía esto se dejó caer al suelo y se abrazaba a si misma llorando desconsolada.

    Naruto empezó a desplazarse a la salida de la aldea de forma lenta, no quiso mirar atrás, sabía que de hacerlo simple y llanamente se le destrozaría el corazón ahora que había destruido el de su amada.

    Al llegar a la puerta, los guardias revisaron los papeles y dejaron seguir a naruto por su rumbo, no había alcanzado a recorrer 1km cuando escucho un sonido entre los árboles, sonido que intentaba ocultarse, pero él no era bobo ni estúpido.

    -¡sakura podrías salir ya, sé que le pediste a la abuela acompañarme!- dijo con total seriedad al aire.

    Pasaron unos segundos y la mencionada salió como un rayo de los arbustos y se cruzó en el camino del jinchuriken.

    -y, ¿Qué esperabas que hiciera baka?, ni siquiera te despediste o dijiste algo solo cogiste tus maletas y te fuiste así nada más.

    -de que hablas, tu escuchaste todo, o no señorita me escondo detrás de la puerta mal cerrada.

    -yo- dijo atónita por las capacidades de observación del rubio.

    /FLASH BACK/

    Sakura había llegado al despacho de su maestra y noto que la puerta no estaba asegurada, lo cual es muy raro, ya que a tsunade no le gustaba que la molestaran en los momentos importantes.

    Se acercó de forma cuidadosa a la puerta y dejo que un poco de su peso la abriera, solo una abertura pequeña le basto para oír la conversación que tenía naruto cono los presentes.

    Claro está, cada palabra de la dejo impactada y cuando escucho la conclusión de la conversación tuvo el impulso de salir corriendo a su casa y empacar todo, cosa que en realidad hiso y no quedo en el olvido. Ya cuando lo tenía todo listo se despidió de sus padres con la excusa de una supuesta “misión por tiempo indefinido”, lo raro fue que cuando llego a la oficina de su maestra está casi le exigió lo que tenía ya en mente la peli rosa, pobre de su maestra se veía perturbada y muy incapaz de procesar la decisión del jinchuriken.

    Se fue a la salida de la aldea y allí espero hasta que el pelirrubio apareció.

    /FIN FLASH BACK/

    -como sea, ¿que fue ese discurso de telenovela?, ¿qué es lo que te pasa?, además de eso cómo pudiste romperle así el corazón a hinata, vergüenza te debería dar, como no había nadie más me toco a mi llevarla a su casa y darle consuelo- decía con una vena en su frente y apuntado con el dedo al rubio.

    -hinata-chan yo…, espera un momento cómo es posible eso si estás aquí, eso solo paso hace algunos minutos.

    -como diría hinata…, paka, no eres el único que puede usar los clones de sombra, piensa un poco, que acaso eres más inteligente por las mañanas que por las tardes.

    -oh, sí, claro, como sea tengo que seguir avanzando, mientras más me aleje de konoha en estos momentos mejor- otra vez volvió a su paso normal y paso por el lado de sakura.

    -si quieres irte rápido no sería mejor que nos desplazáramos por las ramas de los arboles- sakura pensaba que de verdad naruto se había golpeado la cabeza, es decir si tienes habilidades utilízalas.

    -gloria virtutis, deberías estudiar más, y dejar de ser tan apresurada en opinar sobre los demás- naruto prosiguió su paso con total seriedad.

    Detrás lo seguía sakura que estaba muy apenada por su actitud, una y otra vez escucho dentro de su cabeza la palabra que el rubio le dio como excusa.

    - gloria virtutis, es el principio de honor ninja, honor del poder, solo usaras tu poder para cosas que creas son de importancia, es mucho más de lo que aparenta, naruto acaba de renunciar a su título como ninja, por lo tanto se convierte en un hecho moral, si respetas lo que fuiste no desperdiciaras tus habilidades en cosas sin importancia, ya que de hacerlo serias peor que escoria, no tendrías honor- analizo para su adentros sakura mientras acompañaba a naruto en su andar.

    Ya avanzados algunos kilómetros naruto noto que sakura no estaba del todo bien, aunque lo intentara disimular se notaba a leguas que las fuerzas le faltaban debido al sueño.

    Naruto paro su andar y se giró en dirección a su compañera.

    -se sincera, hace cuanto no duermes- naruto puso cara de preocupación, cosa que no era muy común en el siendo como es.

    -yo…- cruzo un momento su mirada con el rubio, se avergonzó y la volvió a bajar mirando al suelo.

    -la verdad es que cumplí seis turnos seguidos en el hospital, hace casi cuatro días que duermo por una o dos horas, lo siento no pretendo ser una carga- fue muy sincera y la verdad es que por extraño que le pareciera sabía que sus mejillas se habían “encendido” cuando miro lo serio y atento que se comportaba naruto.

    -bien entonces tendremos que buscar un lugar donde podamos descansar- naruto se desvió del camino directo hacia el bosque, pasaron algunos minutos en silencio, en los que sakura se admitía para sí misma que tenía miedo de perderse por ser naruto el guía.

    Pero a los cinco minutos encontraron un hermoso claro el cual era resguardado por el bosque, por la mitad de este cortaba un rio cristalino, en su lado había hermosas flores, algunas blancas otras violetas y del otro lado tenían una quebrada que hacía casi que una barrera natural con el resto del mundo.

    -bien, ¿qué te parece aquí?, ¿no te parece un buen lugar?- le pregunto a la peli rosa que se encontraba impactada por la belleza del lugar.

    -eh, hai, es un lugar muy hermoso- respondió con esfuerzo, pues los brazos de Morfeo la llamaban.

    Naruto vislumbro un tronco suelto y lo trajo hasta el lugar para que sakura se pudiera sentar mientras armaba la carpa.

    La verdad es que la velocidad de naruto era increíble, más práctico y raudo fue cuando utilizo sus clones para armar todo, no pasaron más de diez minutos y él ya tenía todo preparado, la carpa lista con las bolsas de dormir y un plástico que protegía cualquier contacto con el suelo, además de esto consiguió sabanas, cobijas y almohadas para que su compañera no muriera del frio (NOTA: sakura no tuvo ni idea de donde rayos las saco).

    -bien ya puedes entrar- mientras sakura iba reconociendo la “casa” que naruto armo para ella el tomo su bolsa y la planto en el suelo con mucha simpleza.

    -sakura se le quedo mirando al rubio, mirada que naruto no supo interpretar- ¿Qué pasa hay algo mal con la tienda?

    -entra- la mirada de sakura no cambio pero si lo hicieron el color de sus mejillas.

    -¿tú quieres que duerma contigo?- naruto quedo muy perturbado según el eso jamás había pasado a menos que haya sido muy necesario, en una que otra misión.

    -estas segura, no te quiero incomodar- la falta de fe de naruto para con el acto de sakura era absoluta.

    -no me hagas rogarte, por favor… entra- bajo la cara al sentir que sus mejillas se calentaban de forma descarada.

    Naruto no quiso ser grosero y acepto la propuesta de la peli rosa, se sintió raro al entrar, raro al acostarse, raro al ver que la chica cerraba la tienda y aún más raro cuando ella se acostó muy cerca de él, por su mente a una velocidad muy violenta pasaron todo tipo de ideas y pensamientos, pero todo fue calmado por la voz de su acompañante.

    -se giró y quedo mirando a naruto- lo siento, nunca fue mi intensión que abandonaras tantas cosas por la promesa que me hiciste, de verdad perdóname, es solo que… yo y mi ego se interponen entre los seres que más quiero.

    -tranquila, no es tu culpa, además el hecho que yo ya no sea ninja no significa que no te vaya a ayudar a encontrar a sasuke.

    -hablas en serio, pensé que por esa razón era también que habías decidido abandonar tu título como ninja- sakura se levantó con las manos apoyadas en la “cama” como un resorte muy asombrada.

    Al ver como sakura demostraba tanto interés en sus palabra ahora que hablaban de sasuke, le hiso recapacitar y ver que aquello tan bonito que una vez se imaginó con la chica era solo un fantasía, no era realidad, solo una forma más de la vida de demostrarle que quien estaba en el corazón de la chica no era el, sino su adversario de toda la vida, pero aun así él no iba dar su brazo a torcer a sentimientos de celos y odios ilógicos.

    -sí, una vez lo tengas quiero que lo lleves contigo a konoha y lo persuadas para quedarse allí, con la gente que realmente se preocupa por el- cada palabra era como un dardo, pero él estaba dispuesto a recibirlos todos.

    -pero, y tú, ¿adónde te iras?- dijo con preocupación.

    -desapareceré, donde nadie pueda encontrarme ni siquiera akatsuki o orochimaru, incluso ustedes cuando separemos nuestros caminos- hablaba con tanta determinación y confianza, que no alcanzo a desviar su mirada para ver como su compañera agachaba la cara para contener la tristeza que empezaba a abordar su rostro.

    -y no crees que hay personas que no quieren que te vayas, que tal vez tu representes algo en sus vidas- intento levantar de nuevo su cara, pero no pudo por el simple temor de que naruto descubriera que ella era una de esas personas.

    -si lo creo, pero aun así no puedo volver, hay algo que necesito hacer, además ya decidí abandonar mi camino como ninja, no valdría regresar a casa sin nada- por su cabeza de pronto cayo en cuenta las palabras que había dicho sakura y en un chispazo de razonamiento sentimental, se dedicó a prestar atención a lo que hablaba su compañera.

    -dime, sakura, tu serias una de esas personas a las cuales yo represento algo ¿o acaso me estoy equivocando?- sakura levanto de forma lenta la cabeza muy sorprendida y con algo de rubor, sus miradas se cruzaron y dejo entre ver la respuesta.

    -si…, yo siento haberte hecho tanto daño, no pensé en las cargas que traes encima, yo sin embargo te puse otra más, todo por mis deseos de niña egoísta enamorada, supongo que siempre he sido un desastre- naruto quedo impasible, ni una palabra, solo miraba a sakura, que intentaba conectar mirada pero que la vergüenza no la dejaba.

    -yo…- naruto aunque arranco una palabra no pudo culminar ninguna frase, se lo tenía que pensar muy bien.

    Él no pensaba mucho en los sentimientos de los demás, pero sabía que una idea mal expresada puede conllevar a un mal entendimiento y lo aprendió a las malas, como cuando llego a konoha y le dijo de forma desprolija a su compañera que aún era una niña, o también cuando aquella sacerdotisa que predecía el futuro le dijo que quería su ayuda para “reconstruir su pueblo”, cosa que naruto solo comprendería su contexto una vez su maestro le explicara que la forma de “ayudarla” era siendo su esposo, la conclusión fue una sacerdotisa ofendida por su rechazo, una mejilla inflamada por tremenda cachetada y su maestro burlándose hasta donde ya no más, pero él estaba decidido, si quería hacer lo que tenía que hacer tendría que empezar por poner atención a otros y no solo a el mismo.

    -no creo eso, sakura tu eres una ninja increíble, tienes increíbles habilidades para sanar a las personas, tienes una fuerza descomunal, no solo física, también mental y espiritual, eres una de esas mujeres de las cuales uno no se puede olvidar, una autentica guerrera, ya sea en un campo de batalla o en un hospital, debes creerme cuando te digo que eres sorprendente, y no te preocupes por la promesa, te ayudare a traer a sasuke de vuelta, pero tendrás que ser tu quien lo traiga a konoha.

    -gracias- con un rubor mucho más notable.

    -Espera quieres decir que no volverás con nosotros- no había duda esa frase venia llena de reclamo.

    -no lo tomes a mal sakura, pero si me quedo en konoha nunca lograre descubrir que es lo que me sucede- naruto hablo más con el corazón más que con otra cosa y no se dio cuenta que dejo escapar a su amiga información muy pertinente.

    -¿Cómo, que te sucede?- la expresión de la peli rosa dio un cambio muy brusco, de la vergüenza a la preocupación en un segundo.

    -olvídalo no me prestes atención, solo estoy divagando. (naruto es malísimo mintiendo)

    La expresión de sakura fue muy clara era como un “en serio”, pero con la mirada.

    -bien, bien tu ganas, es solo que he tenido sueños muy extraños y una sensación extraña me hace querer descubrir el trasfondo.

    -no deben ser cualquier clase de sueños para que estés tan decidido a irte sin más, aun sabiendo lo que abandonas- aunque extraño en ella un gran impulso de acariciar a naruto la domino y no lo pudo controlar.

    Se acostó mirando de frente a naruto y luego dejo que su mano se deslizara con delicadeza sobre la cabellera del rubio, cabe resaltar que naruto pensó en atacarla pensando que era algún enemigo, pero fuera o no el calor de aquellas caricias lo dominaban por completo. En algún momento entre las caricias y que sakura de vuelta se acostara muy cerca de él se cruzaron las miradas.

    Las miradas cargaban con distintas emociones, pero nadie dijo nada, era un momento relajante y tranquilo, por ese momento en la oscuridad de la noche el mundo desapareció y solo estaban ellos dos, con tantas dudas e incertidumbres, pero ya no se preocupaban por eso.

    De pronto después de la relajación naruto también tuvo iniciativa, aun sabiendo que era peligroso, aun sabiendo que podía malinterpretar las señales y que el momento podía quedar sepultado en un sonoro golpe. No le importo, se acercó tanto a sakura que sintió como sus piernas rozaron y en un raudo movimiento de mano también empezó a acariciar el cabello rosa de su compañera.

    Uno, cinco, treinta segundos, las caricias y el acercamiento seguía nada había cambiado, naruto no estaba estampado en el suelo ni tenia las costillas o alguna parte del cuerpo rota, la verdad era que el movimiento fue tan atrevido que no se había dado cuenta que por esos segundos había cortado la mirada con su compañera, cuando la devolvió se encontró con una mirada que jamás en la vida pensó que aquella mujer le podría dedicar a él.

    Sakura se le había quedado mirando con absoluta ternura y un sentimiento que naruto no sabía interpretar, pero como fuese aquella mirada era tan dulce que naruto por un momento sintió que había muerto y llegado al paraíso gracias a esos hermosos ojos color esmeralda.

    -naruto se pensó muy bien lo que tendría que decir, cagarla en un momento así sería el colmo de la desfachatez amorosa para el- me gusta estar contigo así, ¿está mal?

    -no, a mí también me gusta estar así contigo, es raro ¿no es cierto?, te debería estar golpeando en este momento- dio una pequeña risilla al final de la frase.

    -naruto se puso blanco cosa que solo impulso más la risa de la peli rosa- ¿pero no lo vas a hacer cierto?

    -mira hacia abajo y dime que piensas- se sonrojo.

    Si era cierto, naruto no entendía como pero sus piernas estaban entrecruzadas con las de la chica, es más sus entrepiernas también estaban a un centímetro de tocarse. Todo había cambiado y solo hasta ahora naruto lo notaba, las miradas de ella hacia él, su tono de voz que era mucho más amable y dulce junto con una pequeña variación de la voz que la hacía sonar más aguda y tierna, o si, pasara lo que pasara nada volvería a ser como lo era antes.

    Naruto tomo un momento de reflexión y luego aunque más por la fuerza de voluntad que por otra cosa tomo una decisión.

    -¿Qué es lo que quieres?- la mirada de naruto no compartía los mismos sentimientos de su acompañante, se volvió una mirada muy dura y fría.

    -no entiendo, yo solo quiero tener un momento intimo contigo- por más que la expresión del rubio cambiara ella seguía con la misma actitud dulce, solo que ahora un poco desubicada por el cambio de emociones tan violento.

    Las palabras eran dulces pero a la mente de naruto llego el perjudicial recuerdo en que ella se le “declaro” en aquel día nevado, no era en balde su escepticismo y eso lo sabía más que bien.

    -naruto no pudo seguir la conversación pues sus pensamientos eran difusos.

    -te estas acordando de aquel día ¿no es así?- su mano dio una suave caricia al rostro de su acompañante.

    El silencio era en parte una clara respuesta.

    -lo siento, perdona si en algún momento te hice creer que solo estaba jugando contigo, como ya te dije he sido muy egoísta, espero que algún día puedas perdonarme- su cara desvaneció en vergüenza junto a su cercanía corporal que ella misma decidió romper, se giró y quedo mirando al lado contrario de su tantas veces amigo, compañero y amor platónico en el último tiempo.

    -no son sueños, son pesadillas- se recostó boca arriba y dejo que su cuerpo libre retirando las sabanas de su cuerpo.

    La chica de ojos verdes regreso a su posición anterior, en la cara de su acompañante vio una expresión que la alerto de forma inminente, no era común en él, pues siempre había sido del tipo: “soy fuerte y los sentimientos no me afectan”, esta expresión transmitía lo que muchos conocen con el nombre de: miedo.

    -naruto-kun ¿Qué pasa, no entiendo, que soñaste para que estés así?- las caricias fueron devueltas a la cara del peli rubio, suaves y atrayentes.

    Naruto ya dejándose llevar por las emociones dejo que sakura posicionara su cabeza en sus pechos mientras acariciaba su cabello.

    El silencio fue agradable pero era claro que naruto tenía ganas de dejar salir todo lo que le había pasado últimamente.

    -cuéntame- dijo de la forma más suave y tierna acercando lo más posible su cara a la oreja de naruto.

    -tengo sueños terribles.

    FLASH BACK (DREAM)

    Naruto se encontraba en un lugar muy extraño era un sitio oscuro, paredes deterioradas tal parecía ser por la humedad.

    Era un cuarto lúgubre, no tenía la capacidad de moverse rápido era como si llevara un gran peso encima, la única entrada y salida eran rejas que actuaban también como tragaluces.

    Solo que la luz era muy tenue.

    Se escuchaban sonidos metálicos y una que otra vez gritos que parecían desvanecerse en la oscuridad.

    Aunque fuese un sueño todo parecía ser muy real.

    Pasaron algunos segundos, luego se oyeron pasos retumbantes, también se escuchaba como esos pasos como llevaban algo arrastrando, tal vez eso era muestra del mal presagio que avecinaba.

    Como las capacidades del jinchuriken estaban muy reducidas creyó que tan solo tenía paranoia, pero luego se puso a analizar la situación y es que él no podía estar solo en ese lugar, ¿Quién lo trajo?, ¿Por qué?, ¿Qué quería obtener?, las preguntas empezaron a predominar en su cabeza junto a eso, intensas sensaciones de preocupación y miedo.

    El pasillo debió ser muy largo, pues los pasos sonaban cada vez más, pero aun así nadie llegaba, esas rejas que aun con luz tenue daba completa vista al exterior del cuarto.

    Por lastima esa sensación de que alguien o algo no estaba ahí desapareció, una gran sombra, enorme se acercaba a las rejas desde un costado del pasillo.

    Cuando esa cosa apareció enfrente de naruto él quiso gritar, pero no, estaba afónico de forma permanente.

    Esa “cosa”, media casi tres metros, su cara era deforme y poco más, ese término la describía casi que a la perfección.

    Era un conjunto de carne gigante, no tenía ojos, ni nariz, ni orejas, su cuello era inexistente, lo único que naruto pudo ver en esa supuesta cara era una boca con dientes como los de un tiburón, y comisuras desmesuradas casi hasta las cienes.

    Abrió su jaula y dentro de ella dejo botado algo que ya no se veía humano, era una chica muy pálida, desnutrida y con claros signos de tortura, sus ojos eran de un color naranja muy apagado, a naruto se le hizo familiar pero prefirió no centrarse en detalles.

    De pronto esa huesuda figura volteo su mirada a él y dijo unas palabras que él no entendió, era como si quisiera comunicar algo pero o no escuchaba su voz o no entendía lo que decía.

    De pronto el monstruo pareció prestarle atención, cosa que no paso por alto naruto, lo único que se le ocurrió fue dar una pequeña sonrisa que el monstruo sin ojos respondió.

    -“tu destino es incierto joven aventurero, pero si supieras los terribles secretos del pasado, tus penas acabarían”

    Era increíble esa cosa podía hablar y era ¿amable?, aunque no quiso decir nada de pronto la boca de naruto fue autónoma y bajo este parámetro le dedico algunas palabras a su captor.

    -“entonces aunque mi castigo sea severo conseguiré la verdad y con ella la liberación de mi destino”

    -“ellos no te dejaran el camino libre, ya han regado sangre de su rebaño, que te hace pensar que a ti no te pasara lo mismo joven oveja negra”

    -“mi sangre no puede ser poseída por nadie mientras sea mi castigo”

    -“crees tener razón pero tus ideales pronto se quebrantaran y junto a ellos tu sufrimiento iniciara, quizás consigas paz con la verdad”

    -“entonces aquella verdad será mía”

    -“ellos harán todo lo posible por que tu sufrimiento sea intenso y que la verdad no salga de la terribles tinieblas de oscuridad, atacaran todo aquello que ames o hayas amado para que tu resultes acabado”

    -“entonces yo regare su sangre así como ellos lo hicieron con mis hermanos”

    -“tus acciones justificaran tus fines eso está por verse ¿no lo crees?”

    -“no hay más opción, que desde ahora mis acciones sean sangrientas y llenas de violencia o nada habrá valido la pena”

    -“que así sea, busca al esqueleto él te guiara”- el monstruo se acercó y levanto una gran hacha la cual su filo le sonreía y guiñaba al cuello del rubio.

    -“ellos son los culpables”

    -“y tu su verdugo asegúrate que en su epitafio diga que si murieron fue por ruines”

    -“que su fin fue lento y doloroso, su injusticia perecerá y sobre las cenizas un nuevo inicio será”

    Finalmente el verdugo alzo su hacha y con una fuerza monstruosa la lanzo hacia su cuello.

    END FLASH BACK (DREAM)

    -muchas películas de terror ¿no crees?- dijo naruto haciendo una burla a sí mismo.

    Sakura se le quedo mirando.

    -o más bien un libro en específico, lo que describes es muy similar a una tragicomedia escrita por un antiguo escritor de las regiones extra marítimas- la mirada y actitud de sakura le daban a entender a naruto que no lo consideraba un loco de remate.

    -te refieres a “las tierras de invocación”, solo he estado unas cuantas veces allí, debo decir que no ha sido de mis experiencias más agradables- la cara de naruto mostro gran malestar, sobre todo cuando recordó el tipo de comida que había cuando entreno con los sapos para lograr acceder al modo sabio.

    -sí, creo que el nombre del libro es: “arbitrium” no había mucha más información, las bibliotecas de la torre hokage tienen todo tipo de información literaria: cuantos, fabulas, poesías y me acuerdo de un escrito que hablaba de la caída de entidades dominantes, almas divinas que caían ante la oscuridad y el pecado, hasta que llegara el fin de sus tiempos por su propia injusticia.

    -te acuerdas de alguna parte en específico que me ayude a entender mi sueño- la idea de resolver lo que significaba en realidad su sueño excitaba enormemente a su curiosidad.

    -lo único que me acuerdo es una parte en la que describe el momento de la caída de aquellos seres, mmmh, creo que era:

    “llego el día en que dejaron que sus ojos fueran segados por las tinieblas de sus propios pecados.

    La entidad que habían condenado con injusticia vino a hacer cumplir su destino, ya no era débil, sus fuerzas multiplicadas por aquellos que quedaron atrás, él era el castigo, no pudieron hacer nada, nada funciono ni el engaño, ni la traición, su verdugo respiro el dulce aroma de su miedo, todos los demás colores desaparecieron y el ambiente quedo bañado de rojo, no había quien lo parara, esta era la consecuencia, sus egoístas y rencorosas decisiones los habían hecho blanco, y por fin vieron que aquella oveja negra que alguna vez expulsaron del rebaño en realidad era un lobo con piel de oveja y ellos ya no eran cazadores, eran presas, y el cazador no creía que algo valiera la pena hasta que cada una de sus acciones fueran violentas y sanguinarias.¨

    ¡SU FIN ERA CLARO, PERO EL CAZADOR LOGRO ENGAÑARLOS Y TUVIERON EL PEOR DE LOS CASTIGOS!

    FIN

    -lo más extraño fue donde lo encontré… pero no, no puede ser- la cara de sakura mostraba una seria expresión de preocupación.

    -¿Dónde lo encontraste?- las palabras eran indicadas, curiosas y llenas de incertidumbre.

    -en la sección: otros mundos, no me preguntes por que le pusieron ese nombre no tengo ni idea.

    -okey, mira te agradezco que hayas compartido esa información conmigo, pero lo mejor será que por ahora descansemos- le dolía la cabeza y era mucha información y sentimientos para una sola noche.

    Fue casi imposible que los cuerpos no se volvieran a juntar, los cuerpos se calentaron, ellos ya sabían que no podían ignorar ese nuevo deseo que se estaba volviendo de a poco en una necesidad.

    A la mañana siguiente las palabras no salieron estaban estancadas entre sus gargantas, su momento paso y era hora de hacer marcha hacia la misión primordial que tenían, llevar a sasuke a konoha.

    Los saltos eran apresurados, en muy poco tiempo salieron de los terrenos y cercanías de konoha y el mundo les abría su comarca para que descubrieran sus profundas tierras.

    En cierto momento el silencio y la dureza de naruto estresaron a sakura y como vio que el jinchuriken no iba a tener ninguna iniciativa decidió avanzar a su lado haciendo conversación.

    -¿Qué pasa eres de los que solo les basta una noche y ya no vuelven a hablar con las chicas que se acostaron?- sakura no entendía que le pasaba ella no era así con nadie, pero el hecho de que el hombre con quien había decidido compartir su calor la noche anterior no le hablara le hacía arder su orgullo.

    -nosotros no nos acostamos, solo dormimos juntos es todo- la seriedad era inocua por su parte.

    -y ¿no te gusto?- su malicia era indicativo de que de verdad le dolía que la ignorara.

    -…- el rostro del rubio se llenó de un pequeño rubor.

    -je, tranquilo después de que volvamos a konoha con sasuke te dejare hacer más que solo dormir- profundizo su voz y logro un efecto muy lujurioso en su voz.

    -okey ¿Qué quieres?, eso fue un golpe muy bajo- con un poco de rubor en sus mejillas volteo su cara con una expresión entre estresado y avergonzado.

    Sakura se adelantó y paro justo una rama después, cuando naruto hiso la misma pausa la respuesta fue clara.

    -mmh, no lo sé veamos, o si, primero: que dejes de actuar como un idiota, sé que no he sido buena con tus sentimientos pero ahora yo estoy en algo similar así que colabora ¿quieres?

    Segundo: deja de ignorarme soy tu compañera, pero además anoche tuvimos un momento muy lindo y hoy despiertas como si nada.

    Tercero: tienes que volver conmigo y sasuke a konoha para que puedan volver a pedir su título como ninjas- sus venas marcaban y su puño derecho estaba cerrado con fuerza, junto a eso cerraba sus ojos de una manera ciertamente peligrosa además de eso su voz ya no fue dulce, sino que volvía a su antiguo matiz áspero y rudo.

    Naruto se le quedo viendo por unos instantes analizándola, si, volvía a ser la sakura de siempre, la que imponía respeto por sobre todo y que sus venas se marcaran le hacía tener un buen concepto de lo que pasaría si ignoraba su pedido.

    -bien, tu ganas, pero solo puedo cumplir las dos primeras condiciones- naruto se escuchaba firme en esta decisión, ya ni siquiera que sakura lo fuese a golpear lo intimidaba.

    -regresando a su tono de voz dulce- ¿Por qué no quieres volver con nosotros?

    -no es que no quiera, es solo que tengo varias cosas que hacer antes de seguir con mi vida.

    -¿es por lo del sueño?- su preocupación empezaba a crecer creía que naruto estaba obsesionado con aquel sueño.

    -no solo por el sueño, he estado sintiendo un sentimiento muy extraño que me motiva a buscar sea lo que sé que deba buscar, mira sé que sueno como un demente, pero debes creerme que si no estuviera desesperado no haría esto- naruto giro la cara para ver a su compañera y saber si tenía algún apoyo, sus miradas se cruzaron, pudo encontrar un lugar donde sus secretos estarían a salvo, no comprendidos del todo pero si seguros.

    -lo sé, perdona si fui obstinada, tu sabes, no es fácil, primero sasuke y ahora…- sakura rompió el contacto visual, miro hacia el frente con mucha vergüenza- tu naruto-kun.

    La sorpresa de esas últimas palabras fue tanta que el jinchuriken perdió el equilibrio, piso mal se resbalo y cayó en picada con dirección al suelo. Por suerte cuan ágil es logro flexionar las piernas de forma correcta y dejar que la fuerza del impacto recorriera su cuerpo hasta sus piernas haciendo que diera varios giros sobre el suelo hasta quedar boca arriba muy mareado.

    -naruto-kun ¿estás bien?- sakura bajo de los árboles, se acercó al peli rubio y puso su cabeza sobre sus piernas.

    -eh, sakura, deja de moverte tanto me mareas- la verdad es que naruto no tenía buena cara no por la caída la cual fue correcta, sino por las ganas tan inmensas de vomitar que tenía en el momento.

    -paka, no me estoy moviendo estas mareado, caíste de casi cinco metros de milagro no te rompiste las piernas.

    -oh si, ya, me acuerdo- puso una mano en su nuca y saco la lengua.

    -ay kami-sama, tú no tienes solución no es así- lo dijo de una forma no recriminatoria sino indicativa.

    -¿Por qué?, ¿quieres que cambie?- las palabras mal que bien intentaban forzar algo, pero para naruto solo era una bonita conversación.

    -no, me gusta tal como eres- sus mejillas se empezaron a calentar y le dedico una intensa mirada a aquellos ojos azules.

    La situación se volvió extraña, romántica, pero sin precedentes, por lo menos por parte de naruto, era táctil, todo se podía sentir desde el viento a su alrededor hasta las suaves manos de sakura acariciando la cabellera rubia de su compañero, era como un sueño pero en la vida real.

    Sakura cerró los ojos de forma tranquila fue acercando su rostro al de naruto muy lento.

    Naruto estaba choqueado con lo que estaba a punto de hacer la peli rosa, era demasiado irreal y naruto no pudo reaccionar. Solo les faltaban unos cuantos milímetros para que sus labios chocaran en un primer beso brutal.

    Pero estaban en un bosque a merced de cualquier tipo de mal o peligro.

    Un segundo antes de que sus labios se rozaran naruto saco a una velocidad impresionante un kunay y con velocidad impresionante logro cambiar de posiciones con sakura y quedar arriba para así poder desviar el objeto corto punzante que iba directo a su corazón.

    Sakura quedo muy impresionada con la capacidad de su compañero, ella estaba tan concentrada en su acción anterior que no presto atención al terreno.

    -Lo siento hermosa dama, pero nuestro trabajo aún no está hecho- se levantó con mucho impulso de sus piernas.

    -¿quién es muéstrate?, ¿no seas cobarde?, yo… pero que…- con una mirada acusadora salió hinata de los arbustos y se dirigió de forma directa a matar a sakura.

    -Hinata tu… es decir ¿Qué haces aquí?- sakura se puso en pose defensiva mostrando algo de agresividad.

    -no me jodas, ¿Cómo que podría estar haciendo aquí?, primero me tomas de idiota con un clon y después te intentas robar a mi chico, eres una sucia perra- hinata estaba como nunca, naruto jamás se pudiese haber imaginado salir tremendas palabras de aquella chica tan noble y buena.

    -oh lo siento, es solo que me imagine que naruto-kun necesitaba una mujer de verdad no un manojo de nervios- sus ojos le brillaban como cuando un cazador persigue a su presa.

    -exacto, una mujer de verdad no una tabla con la cual apoyarse- hinata estaba fuera de sí y logro hacer que sakura también se pusiera en su misma actitud.

    Ya no aguantaron más, decidieron solucionar sus problemas como es “debido” (básicamente la primera que sangrara perdía).

    -kami-sama sé que me voy a arrepentir de esto pero si no lo hago nunca avanzaremos- sakura ya estaba lista para mandar el primer puño con toda su fuerza y hinata estaba por lanzar su sello de trigramas.

    -¿Por qué jiraiya-sensei?, ¿Por qué me enseñaste el jutsu de transformación?

    Naruto hiso varios clones, les dio con su chakra las formas de sakura y hinata, no sabiendo cómo ni cuándo logro hacer que sus compañeras entraran en una especie de transe y golpearan a sus clones disfrazados, no les dio mucha resistencia para que el arrebato pudiera terminar de forma rápida.

    Después de algunos minutos ellas acabaron con la ilusión y con sus clones, solo cuando vieron que la otra no tenía ningún golpe encima analizaron la situación.

    Giraron sus cabezas a la vez para ver a naruto quien las miraba con vergüenza e irritación.

    -¿quieren seguir o ya podemos hablar?- su dedo golpeaba su sien con impaciencia.

    Ambas aceptaron sus errores y decidieron sentarse con naruto.

    -bien, primero que todo, hitana-chan ¿reportaste tu salida de konoha?- el rostro de naruto era serio por completo.

    -eh, si- se puso algo nerviosa y empezó a desviar la vista de sus dos compañeros.

    -en serio- dijeron sakura y naruto al mismo tiempo.

    -sí, ¡es verdad!, oh bueno lo es hasta el fin de semana- ahora jugaba con sus dedos en un gesto tierno pero inseguro.

    -espera, te dieron toda la semana, yo se lo pido a tsunade-sama y me da tres horas, que injusto- sakura aunque una expresión extraña en ella empezó a hacer pucheros.

    -es porque ella pertenece a uno de los clanes más importantes de konoha e incluso me atrevería a decir del país del fuego.

    -como sea, que te dieran permiso era lo importante, si sigues con nosotros tendrás que enviar una prórroga.

    -sí, lo haré una vez lleguemos al pueblo más cercano.

    -espera un segundo, naruto-kun, vas a dejar que ella nos acompañe, no crees que con dos es más que suficiente- su actitud era engreída.

    -exacto, porque no te vas planita, naruto-kun necesita un tiempo de calidad con una mujer de verdad- las chispas intercalaban en sus miradas con mucha fuerza y fiereza.

    -estoy segura de que narutto-kun me prefiere a su lado, en vez de una vaca lechera, es decir te has dado cuenta que con esas tetas pareces una perra- y esa fue la gota que rebaso la copa, solo que no para ellas.

    -¡ya basta!- el grito fue por los cielos con fuerza y enojo como nunca antes se había visto en uzumaki naruto.

    Las dos quedaron mudas ante el fuerte llamado de atención.

    -ninguna de las dos se ira, las dos ahora forman parte de este equipo, iremos y ustedes dos, no solo como compañeras sino como amigas volverán con sasuke a konoha, así que más vale que empiecen a hacer las paces, o me veré obligado a pedirles que regresen a konoha, las dos- … zapatero a tus zapatos.

    -bien- sakura acepto con indignación por el hecho de que el rubio no la apoyara a ella.

    -como sea- de la misma forma que sakura ella también se indignó de que el hombre el cual le dio su primer beso no la apoyara.

    -kami-sama este va a ser un viaje muy largo, espero que puedan volver a ser amigas- pensó naruto.

    -sakura hay algo que necesito hablar contigo, hinata podrías esperarnos en el camino- el tono de naruto fue tan serio que hiso preocupar a las dos, no se negaron de ninguna manera he hicieron caso a las órdenes del jinchuriken.

    Una vez quedaron solos fue el momento de revelar un gran problema con el cual naruto tenía que lidiar de un tiempo para acá.

    -¿qué pasa?, ¿Por qué estás tan serio?, ¿estás bien?, si es por la pelea con hinata lo arreglaremos te lo juro ¿naruto-kun?- sakura estaba preocupada, la cara de naruto era de absoluta preocupación.

    -hay… algo más que no te he contado con respecto a los sueños, y es que sucede desde que los tengo- las manos de naruto estaban entrelazadas pero aun así se notaba que temblaban.

    -naruto-kun, dime que te pasa, no me gusta que estés así- entrelazo sus manos con las de naruto y noto como estas estaban frías.

    -es sobre kurama, el ah desaparecido, n-no lo encuentro- en los ojos de naruto se reflejaban ganas de llorar.

    -desapareció, ¿Cómo que desapareció?- no comprendía muy bien, pues sabía que el zorro estaba sellado dentro de naruto.

    -ya no me habla, además de eso cuando voy “adentro”, lo único que veo es una jaula vacía, es como si su simple existencia haya sido borrado de la fas del mundo…

    ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


    Bueno hasta aquí llega esta primera división, espero haya gustado, espero volver a actualizar pronto, un gran abrazo y hasta luego.
     

Compartir esta página

Cargando...