Actividad Jaladoween Halloween: ¡¡Nakamalandia!!

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por Soncarmela, 2 Oct 2018.

Semanas
0
0
Días
0
2
Horas
1
1
minutos
0
0
segundos
5
5
  1. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,433
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,526
    [​IMG]

    12.
    La pila de muñecas que caían desde las paredes seguía y seguía subiendo, mientras más las iban reemplazando para seguir llenando la habitación, y la risilla infantil seguía poniendo los nervios de los pokemon de punta. El mar de juguetes ya llegaba hasta la cintura de Ryoko, por lo que pokemon como Crash y Tyson apenas conseguían asomar su trompa o subir sobre las muñecas para no quedar sepultados. Bitter Bite seguía golpeando inútilmente la puerta mientras lloriqueaba, deseando salir de allí de una vez.

    — ¡¿Qué vamos a hacer?! —preguntó el zorro ilusorio a su dueña, sujetando a Cairo sobre su cabeza, lo mismo Itsuga con Cookie— ¡No podemos quedarnos aquí a esperar que esto se llene!

    — ¡Ya lo sé! ¡Pero no se me ocurre qué hacer para salir!


    Miraban en todas direcciones buscando alguna ventana o pared sospechosa la cual empujar para salir de ahí, pero no había nada extraño que saltara a la vista. Ryoko miró de arriba abajo las paredes, buscando alguna palanca o algo adherido a ellas para intentar jalar y abrir una compuerta, pero de lo único que se percató fue de que, de los agujeros por donde salían las muñecas, había uno desde el cual no salía ninguna. Al principio sus ojos pasaron por allí rápidamente y sin prestar atención, pero regresaron de golpe y se quedaron fijos. Ahogó una exclamación y llamó a sus compañeros.

    — ¡Chicos, miren! —apuntó hacia allá y todos siguieron su dirección—No salen muñecas desde ahí…

    — ¿Y qué con eso? —
    inquirió Habaki, mientras ahora los juguetes subían hasta el pecho de ambos.

    — ¡Debe ser algo! Hay que intentar revisar—los llamó a seguirla y como pudieron caminaron abriéndose paso entre las niñas de trapo.

    Llegaron hasta la pared en donde aquel agujero estaba y miraron hacia arriba: estaba tal vez a unos cuatro metros de altura, por lo que era imposible intentar llegar sin ayuda. Ryoko llamó a su Victreebel.

    — ¡Bitter Bite, usa tu látigo cepa para llevar a Cairo hasta allá!

    — ¡Gyah!

    — ¡¿Xew?! —
    soltó el pequeño, tomado por sorpresa.

    —Cairo; debes inspeccionar qué hay ahí. Si hay alguna palanca o un botón, o cualquier cosa. Presiónalo o tíralo, ¡pero haz algo! Debe ser el modo de salir de aquí.

    Algo nervioso de no entender la orden que le habían dado, Cairo fue subido por las lianas verdes de Bitter Bite y depositado en aquel agujero. El pequeño dragón se afirmó de las paredes y no pudo evitar mirar hacia abajo, asustándose por la distancia de allí al suelo.

    — ¡No te asustes! ¡Bitter Bite te sujetará!

    La planta le dio ánimos y lo mantuvo asido con sus vainas. Axew asintió y revisó dentro del hoyo: había una especie de palo extraño allí, una palanca, aunque él no lo sabía con precisión. Ryoko le indicó que intentara cualquier cosa mientras estuviera ahí, así que se arriesgó y lo sostuvo entre sus manos. Intentó sacarlo, pero no sirvió, así que trató de subirlo o bajarlo, consiguiendo moverlo y produciendo un chirrido en toda la sala. El lugar entero se estremeció con un rugido, asustando por igual a entrenadora y pokemon. De la nada, las paredes dejaron de escupir muñecas de trapo, a tiempo, pues éstas ya amenazaban con llegar al cuello de Itsuga y Habaki. La sala quedó en silencio y en total tranquilidad, y la risa infantil por fin cesó.

    El grupo de amigos esperó un momento en silencio, asegurándose de que nada más pasaría. Al final soltaron un suspiro de alivio y Bitter Bite trajo de regreso a Cairo con su dueña.

    — ¡Lo hiciste, Cairo! ¡Nos salvaste a todos! —felicitó ella, tomándolo en brazos junto a Cookie.

    — ¡Mareep Maaa! —felicitó ella también, al igual que los demás pokemon.

    — ¡Axew xeewww! —se emocionó él, moviendo las patas.

    Comenzaron a nadar entre las muñecas hacia la puerta de entrada, que se había abierto dejando caer algunos juguetes. Lograron salir de allí y tomaron el pasillo de regreso hasta la sala principal. Una vez allí, volvieron a inspirar y suspirar aliviados. La peli rosa se quedó viendo las otras dos puertas.

    — ¿Quieres ir a ver allá? —preguntó Habaki, quitándose el sudor del cuello. Ya no estaba tan seguro de si quería terminar ese recorrido.

    —Pues…la salida está en alguna de estas puertas. Se supone…

    Sus amigos expiraron de oírle decir eso. Ya querían terminar con aquel estresante paseo.

    — ¿Y por dónde vamos ahora?

    La joven miró las otras dos opciones y se decantó por la que tenía más cerca. Si Habaki hubiera sabido lo que eran los trenes, se lo habría preguntado dos veces.





    +100 poké
    +1 nivel para axew
    +1 ticket movimiento tutor
    +1 tirada de dados caja sorpresa
    +1 objeto del market a eleccion
    +3 ticket de habilidad oculta


    :1010::1010::1010:
     
    Última edición: 8 Oct 2018
  2. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,433
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,526
    [​IMG]

    13.
    — ¡Aaahh! ¡Este lugar es fabuloso! —exclamó Gina, dándose una vuelta sobre sí misma y abriendo sus brazos—Se siente como en casa—inspiró hondo y exhaló.

    Los tres pokemon fantasma deambulaban por su cuenta en los parques de Nakamalandia, habiendo pasado por en frente de varias casas de juego y susto. Los humanos y pokemon del lugar los ignoraban, creyendo que se trataría de miembros del parque, a juzgar por el tipo de los tres y el hecho de que iban juntos. Había muchos lugares lindos para ir, en opinión de la Gourgeist, al Trevenant la gustaban todos por igual, y Calixto no opinaba nada; solo los seguía sonriente y flotando en su sarcófago. No se oponía a ir a ningún lado ni a probar ninguna cosa.

    Yendo y viniendo por el gigantesco parque, el trío de fantasmas acabó por divisar desde lejos la iglesia; como parecía una edificación vieja y ruinosa, Gina y Cripto no pudieron evitar sentir nostalgia de su antiguo hogar: una casa grande y abandonada desde hacía décadas por una familia. Tenía terrenos exteriores donde los tipo planta salían a jugar con tierra y cosechar algunas plantas que todavía crecían ahí, y el resto del tiempo se la pasaban haciendo travesuras en la casa, que era como un gran parque de juegos para ellos, a pesar de que con el tiempo se la memorizaron de arriba abajo.

    — ¡Vamos allá! —llamó ella, dando saltos en su dirección.

    Los otros dos la siguieron silenciosos y tomaron el camino principal. Los niños salían gritando y corriendo en dirección opuesta de ellos, pero para los pokemon todos esos gritos eran sinónimo de que se lo estaban pasando muy bien. Al llegar a la iglesia, la admiraron por fuera un momento antes de adentrarse y mirar con curiosidad: el sitio era viejo, pero no ruinoso. Las cortinas estaban arañadas y cubiertas de polvo. Los asientos para los feligreses estaban en mal estado y más de alguno estaba volcado o roto. Los floreros tenían flores marchitas, y las figuras de santos lucían horriblemente tétricas cubiertas de telarañas, mugre y manchas en sus rostros desfigurados.

    —T-tal vez no deberíamos entrar…—sugirió Cripto, empezando a arrepentirse con la idea.

    Gina hizo caso omiso de su idea y se fue dando saltos por los bancos, cantando una canción de su invención. Calixto la observó disfrutar de la estadía, se aseguró de que no hubiera nadie a quien estar molestando y se metió también, curioso por el “sarcófago” que estaba metros más allá, en medio de la plataforma ruinosa y con cortinas caídas. Sin nada más que hacer, Cripto tragó saliva y avanzó despacio, nervioso. Mientras los dos antiguos amigos estaban entre los asientos o mirando las estatuas, riéndose de sus caras de sufrimiento, Calixto se acercó poco a poco hasta el ataúd cubierto por una sábana blanca. Le mataba la curiosidad saber cómo sería: tal vez brillante y sólido como el suyo, tal vez incluso había un Cofagrigus allí también. Pudiese ser que fuera de otro lugar y tuviera otros adornos, más bonitos, o tal vez hasta solo era de madera y no tenía nada.

    Se detuvo en frente y sacó uno de sus brazos, sostuvo la sábana y sonriendo anchamente por la emoción, tiró de la tela de una vez. Gina y Cripto se volvieron a mirar a la par cuando vieron la manta blanca elevarse y caer a un lado, levantando polvo. Los ojos rojizos del Cofagrigus destellaron al ver el ataúd blanco y plateado, con una cruz brillante en medio.

    — ¿Qué es eso? —preguntó Gourgeist desde allá.

    —Un sarcófago—replicó el otro, sonriendo más y sosteniendo la tapa para abrirlo.

    — ¿Qué es un “sacrófago”?

    —Él dijo “sarcófago” —
    corrigió su amigo.

    —Da igual, ¿qué es?

    Antes de abrir la tapa, Calixto se volvió a mirarla y, con un segundo brazo fuera, se dio unos golpecitos en la cabeza, indicándose a sí mismo. Gina abrió expresivamente la boca y asintió:

    — ¡Ah! ¡Claro, ya entendí!

    Los tres pokemon gritaron de espanto en cuanto la cubierta del sepulcro voló por los aires y un rugido de ultratumba resonó desde el interior. Calixto se encerró en sí mismo y cayó dando tumbos por los tres escalones que lo alejaban del suelo, mientras atrás, Gina y Cripto se agarraban en un abrazo. Una sombra maliciosa se elevó desde la caja de madera y una enorme figura se alzó delante de ellos; fornido, monstruoso y con unos ojos que desprendían sed de cazar. Warwick soltó un aullido que sacudió toda la iglesia e hizo chillar más a los dos fantasmas de atrás.








    +100 poké
    +1 nivel para tynamo
     
  3. Yuki Tiger

    Yuki Tiger And I'm feeling like a ghost ♫

    Registrado:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    961
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +500
    11. La hermosa trampa para Garet.

    El grito de mi entrenador me hizo voltear en su dirección por un instante, pero luego mi atención se volvió a fijar en la Roselia que me guiaba a un destino desconocido para mí. Quizás me estaba llevando a un restaurante para que tuviéramos una hermosa cena romántica. O vio mi fuerza y quería que le ganara algunos premios en los juegos de golpeo. Era la primera vez que mi movimiento de entregar una rosa había funcionado. “Una rosa, para otra rosa” Le dije cuando le ofrecí la roja y hermosa flor. Me sorprendió no solo que le aceptara, si no que la colocara con cuidado en su cabeza, como un bonito adorno que la hacía lucir aún más bella de lo que ya era.
    —Ya casi estamos— comentó la poké flor con voz elegante.
    —¿Puedo decir lo hermosa que es tu voz?— comenté sinceramente desde el fondo de mi corazón. Coloqué una de mis manos en mi enorme pecho para enfatizar el halago.
    —Gracias. Eres más galante y amable de lo que me imaginé a primera visto— y su rostro se iluminó con una amplia sonrisa. Incluso el aroma de las enormes flores bicolor en sus manos parecía hacerse más fuerte con cada paso que avanzábamos.

    Luego de caminar por unos cinco minutos la Roselia alzó una de sus manos, en señal de que me detuviera
    —Ya estamos— canturreo señalando una enorme casa de aspecto inquietante con un par de payasos colocados en la entrada. Su horrible apariencia sugería que se trataban de demonios encargados de proteger la entrada. Pero ¿qué no esa era la temática de este sitio en particular? —Esto de aquí es un lugar muy divertido y horripilante. Accederé a comer contigo si sales del sitio sin haber gritado ni una vez.
    —¡Un desafío más que justo para justificar una hermosa y romántica cena!— grité generando un poco de electricidad en las antenas de mi cabeza. Alcé los brazos en una pose que me permitía mostrar mis músculos completamente —¡Verás que saldré de ahí sin siquiera asustarme un poco!

    Y me adentre en la casa. Lo primero que pude notar es que solamente había figuras de payaso como decoración. Pasillo a pasillo, recamara la recamara. En todos lados lo único visible eran esas figuras de seres de diversión y risas. Aunque el ambiente que generaba la mansión convertía esas sensaciones desagradables en una terrible incomodes que me revolvía el estómago. Quizá era que estaba cansado, pero incluso podría jurar que muchas de esas figuras me seguían con la mirada y que, al voltear a mirarlos, rápidamente miraban en su posición original. El pelaje de mis colas estaba completamente erizado por la pesada atmósfera que me rodeaba. Tenía que usar cada pizca de autocontrol que tenía en mí para evitar temblar. Pero ese autocontrol se esfumó en el momento en que me percaté de que estaba completamente perdido.

    —Eh… creo que aquí ya he estado— hablé en voz alta para calmar los nervios que amenazaban con consumirme. Y lo peor de todo era que las ventanas estaban completamente bloqueadas por enormes tablones de madera. Podría fácilmente retirarlos con mis brazos, pero seguramente me metería en problemas y a Darío también.
    —Aahh...— escuché detrás de mí justo antes de sentir una fría mano posándose en mi espalda. La impresión me habría hecho gritar, pero gracias a Arceus logre colocar mi mano en mi boca para bloquear los sonidos. Y al darme la vuelta me topé frente a frente con un payaso, pero a diferencia de los otros, este se estaba moviendo y tenía una apariencia horrorosa. Retrocedí un par de pasos, aún con la boca tapada, y sin darme cuenta llegué hasta la pared. El impacto de mi cuerpo hizo que varios muñecos de payaso se cayeran frente a mí. Y al ver como sus cabezas comenzaron a girar lentamente en mi dirección no pude soportarlo más.
    —¡Kyaaaaaaa!— grité con toda la fuerza de mi voz antes de salir corriendo de la escena.


    [+100 pks // Garet/Electivire +1 PA]
    —1100 pks.
    —15 Puntos de oficio: Criador.
    —Garet/Electrivire +4 PA
    —Terry/Typhlosion +2 PA
    —Amiti/Munchlax +2 PA
    —Jenna/Swampert +1 PA
    —Eoleo/Emboar +1 PA
    —Farán/Zubat +1 PA
    —Ticket movimiento huevo x3
    —Ticket movimiento tutor x2
    —Tirada a Cajas: Huevo de Sandygast [Shiny] // Huevo de Caterpie [2 MH] // Huevo de Dhelmise [2 MH]
    —Objetos pokémon de pokemarket: Huevo suerte.
     
  4. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 12

    El escenario de la persecución simulaba una ciudad en ruinas a la perfección. El domo en donde se desarrollaba era lo necesariamente grande para dividirse en secciones donde la oscuridad y los autos desbaratados destacaban en su mayoría. Era tal cual la leyenda de aquella metrópolis que desapareció en una noche, sin dejar rastro alguno de lo que había pasado allí. No obstante, uno podía intuir que los sobrevivientes habían dado pelea gracias a las llamas que meneaban en algunos contenedores y los huequillos en las paredes de los edificios producto de las balas incandescentes que salieron disparadas a por doquier. Si no fuera porque desde la entrada te especifican de que todo adentro es irreal, cualquiera pensaría que los dueños de Nakamalandia eran unos enfermos que se aprovechan de las desgracias de otros y los usaban para el entretenimiento de un público retorcido.
    Bueno, lo de “retorcido” era debatible en referencia a su concepto de diversión, pero definitivamente ninguno estaría a favor de correr por unas calles donde otras personas hayan muerto previamente.

    Retomando al plano de la experiencia y el reto de sobrevivir por parte de Daniel Gutiérrez, fue este mismo muchachito quien caminó con sigilo por una intersección, procurando no hacer tanto ruido con sus pasos y evadiendo algunos charcos en la pista, sin tener idea si aquel líquido era agua, gasolina o sangre. Algo de lo que se arrepentía fue no haber preguntado cuántas personas estaban dentro en simultáneo con él, ya que con esa información podría sumarse a un grupo y trabajar en equipo en un escondite hasta que se cumpliera el plazo.
    De esa forma, no habría duda de que ganaría el desafío del deseo máximo.

    -¿Qué? Nunca dije que no podías pedirle ayuda a otros para ganar.-pensó con astucia, tal vez tratando de convencer a su lado “justo” de que su estrategia no era errada en ningún sentido.

    No obstante, cuando estaba a punto de dibujar una sonrisa ante su orgulloso ingenio, el sonido de un objeto friccionando en el asfalto por detrás suyo lo hizo escarapelarse. Una vez quieto, giró la cabeza hacia atrás con cuidado y no divisó a nadie más. Tragando saliva, pudo sentir que empezaba a sudar en frío y sus piernas iniciaban el proceso de temblar.

    -Quizás fue mi imaginación.-pronunció en voz alta para erradicar la sensación de soledad-Estoy tan distraído por lo que haré cuando gane que me dejo llevar por cualquier…-mientras decía aquello, retomaba su postura para continuar hacia adelante.

    No obstante, calló de golpe cuando la figura de un ser humano con claras heridas mortales en el cuerpo y un maquillaje tan realista que lo hacían ver como si se estuviera pudriendo se posicionó a unos cinco metros de donde estaba. Cuando sus ojos blanco de muerto viviente se encontraron con el comediante, hizo un sonido de ultratumba a la vez que avanzó con dificultad hacia este. Daniel, que concluyó rápidamente que las interpretación de los trabajadores se basaba en el clásico zombi incapaz de correr, dio un paso hacia atrás y optó por tomar la calle perpendicular, agradecido de no tener que salir disparado de esa situación.

    -Ah, no quiero problemas, así que yo me voy por allá. Adiosito.-se despidió con nerviosismo del atacante, dejando de escuchar sus lamentos mientras más se alejaba.-Fiuff, estuvo cerca. Me pregunto cómo les estará yendo a Rem y Ram.-se planteó sin dejar de avanzar.

    En el área derecha del escenario, Ram había llegado a una mansión con una piscina completamente sucia. Intrigada por el domicilio, quiso acercarse más hasta que, de repente, un hedor terrible la obligó a cubrirse la nariz y detenerse por unos momentos.

    <<Asqueroso. Oler igual que pies de Rem.>>, alegó con repelús, intentando alejar esa pestilencia con un movimiento coordinado de su mano para darse aire.

    Aún con todo eso, no se dio por vencida y rodeó dicho cuerpo líquido parecido a un pantano con cuidado. Tenía la esperanza de que quizás dentro de la casona podría ocultarse hasta el término de su lapso en el juego y así alzarse como la ganadora absoluta.
    Estuvo muy equivocada.

    <<¡Uhm! ¡Esto es!>>

    Mirando el fango de color verdoso, este empezó a elevarse hasta quedar como una cumbre a la que se le formó brazos y dos ojos. Pero, cuando esto sucedió, ella pudo identificarlo.

    << Es un pokemon. ¡Enemigo!>>, exclamó con espanto, siendo su reacción aprovechada por la bestia para abalanzarse contra ella e intentar devorarla.

    -¡Muuuuuk!-vociferó, ansioso por comerse viva a la tipo hada.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp.
    +1 Ticket de Movimiento Tutor.
    > Lanzo dado para la Caja Sorpresa - Fantasma
    • Obtengo un Duskull con 2 MH. No obstante, ya tengo un Dusclops, así que sólo le asignaré los 2 MH a ese pokemon: Viento Aciago y Finta.
    > Obtengo un objeto del Pokemarket: Miel
    > Por hacer doce post: x3 Ticket Habilidad Oculta
     
    MaAc94 tiró un dado de 47 caras por: Caja Sorpresa - Fantasma Total: 7
    Última edición: 10 Oct 2018
  5. Yuki Tiger

    Yuki Tiger And I'm feeling like a ghost ♫

    Registrado:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    961
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +500
    12. Incursión en la fortaleza del payaso.

    Vladimir ya se había despedido y me quedé con Amiti y Farán. Ya estaban completamente limpios luego de limpiarlos con unas toallitas húmedas que invoqué desde el departamento con el pokenav. Ambos tenían muchas ganas de ir a comer a algún sitio seguro, pero las agudas orejas de Farán se voltearon presurosas. Había captado algo —¿Sucede algo, Farán?
    —¡Bat subat!— gritó este señalando con la cabeza la dirección del sonido.
    —¿Escuchaste a alguien en problemas? ¿Lo conocemos?— pregunté y el volador asintió, confirmando mis temores. Seguramente algún miembro de mi equipo estaba en problemas. Y la alarma que comenzó a sonar en mi pokenav me puso aún más en alerta. Al revisar el mapa pude ver que era la señal de Garet. Él come electricidad se separó de nosotros y ahora parecía estar dentro de una mansión no muy lejos de nuestra posición actual. Y sí activó su señal de problema era debido a algo muy serio —Garet está en problemas— el alado volvió a asentir, indicando que justo el ruido que captó pertenecía al enorme amarillo.

    Para avanzar más rápido regresé a Amiti a su ball y comenzamos a correr en la dirección de la señal. En el camino pude ver bastantes atracciones que me encantaría visitar después, por lo que intente mantenerlas en mi mente. Y al llegar al lugar me sorprendí de que el sitio donde él estaba era una atracción llamada La casa de los payasos. Haciendo honor al nombre un par de esos muñecos disfrazados vigilaban incansablemente la entrada. Las sonrisas en sus rostros eran de lo más escalofriantes y parecían tan reales que podrían saltar sobre ti en cualquier momento. Antes de adentrarnos volví a llamar a Amiti y le expliqué la situación —Vamos a entrar ahí. Pero como tenemos un rastreador, no creo que sea necesario separarnos— lo que realmente querían decir mis palabras era que nos asustaríamos menos si íbamos los tres juntos.

    Los dos seres de bolsillo asintieron y así fue como nos adentramos en la horripilante mansión. Obviamente, como el nombre lo sugiere, en el interior de la atracción se encontraba un gran número de muñecos vestidos de payaso. Pero algunos eran tan reales que, si los mirabas desde el rabillo del ojo, parecían estar observándote fijamente —¡Aahhh!— grité al ver como uno de esos payasos de repente se levantaba y comenzaba a moverse. De verdad, como odio los sustos sorpresa. Son tan poco originales. Pero de pronto, muchos otros payasos comenzaron a levantarse y, en menos de un minuto, todos comenzaron a bailar como desquiciados. Incluso una aterradora música de circo comenzó a sonar desde todos lados de la atracción.
    —¡Jajajajajajaja!— se escuchaba una risotada de fondo, que convertía la escena en algo aterrador. La música, las risas y los payasos convertían la atmósfera en algo que hasta los pokémon fantasmas pensarían en evitar. Sentí como cada vello de mi cuerpo se erizo cuando un payaso, el más horrible del sitio, comenzó a caminar hacia nosotros —¡Jajajajajaja! ¡Vamos a pasarla muuuuuuuy bien todos nosotros!— gritó entre risas.
    —¡C-corran!— y todos abandonamos la habitación en medio de gritos. Aunque no muy rápido, pues el pobre de Amiti no podía correr muy rápido en consecuencia a sus cortas patas. En determinado momento se tropezó torpemente y quedó a merced del payaso.
    —¡Laaaax!— gritó. Desesperado por intentar ponerse de pie. Pero sus patas se le enredaban.
    —¡No!— grité y rápidamente salté delante de él. No había tiempo de regresarlo a su ball y obviamente no podría cargarlo conmigo. Así que esto fue lo único que se me ocurrió.


    [+100 pks // Amiti/Munchlax +1 PA // +Ticket movimiento tutor // +Tirada a caja fantasma: 1 - Huevo de Misdreavus [1 MH]// +Objeto de pokemarket: Moneda amuleto // +Ticket habilidad oculta x3]
    —1200 pks.
    —15 Puntos de oficio: Criador.
    —Garet/Electrivire +4 PA
    —Terry/Typhlosion +2 PA
    —Amiti/Munchlax +3 PA
    —Jenna/Swampert +1 PA
    —Eoleo/Emboar +1 PA
    —Farán/Zubat +1 PA
    —Ticket movimiento huevo x3
    —Ticket movimiento tutor x3
    —Ticket habilidad oculta x3
    —Tirada a Cajas: Huevo de Sandygast [Shiny] // Huevo de Caterpie [2 MH] // Huevo de Dhelmise [2 MH] // Huevo de Misdreavus [1 MH].
    —Objetos pokémon de pokemarket: Huevo suerte // Moneda amuleto.
     
    Yuki Tiger tiró un dado de 47 caras por: Caja plz Total: 1
  6. Velvet.

    Velvet. I challenge my fate!

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    3,012
    Temas:
    140
    Calificaciones:
    +691

    1. ¿Happy Halloween?
    — Nakamalandia.

    La invitación en las manos era algo bastante tentador pues Lien necesitaba unas vacaciones luego de los sucesos recientes, pero por alguna razón no podía evitar mostrarse algo escéptica frente al asunto. Una feria, rica comida, juegos y otras cosas, ya había pasado por esto antes y realmente las cosas terminaron mal. Una carpa embrujada, un espíritu maligno en caza de gente incauta, todo aquello tenía un sin número de advertencias que hacían que el sentido común de la artista marcial resonara. Lien suspiró ¿Desde cuándo se volvió así?

    Sus pokemon observaban la invitación con cierta curiosidad pues ninguno de los que estaba en el equipo de la chica escuchó hablar de una festividad así. Keldeo apuntó con su cuerno las figuras que decoraban la invitación, Lien sonrió y decidió explicarle lo que era al joven espadachín.

    — Esas son calabazas tenebrosas, usualmente se ponían velas dentro de ellas y estas servían para guiar a los espíritus al camino hacia el más allá. — Keldeo giró su cabeza con algo de duda. Lien dio una risita — Bueno, las tradiciones humanas son un poco más complicadas de lo que son.

    Los pokemon observaron a la muchacha suspirar. Lien restó importancia al asunto tratando de tranquilizar a sus compañeros.

    — ¿Les gustaría pasar un rato en ese lugar? — sus pokemon asintieron con anergia— Bueno ¿Qué puede salir mal? Ya he tenido suficiente con la cuota de cosas extrañas que han pasado, una fiesta de brujas relajada seguro que no nos hace daño. Tinene que explorar más el mundo que nos rodea, por lo que esta fiesta les va a ayudar mucho en hacerlo.


    Y con una decisión en mente, el grupo se dispuso en dar inicio a su aventura en el parque de diversiones. Salvo algunos de sus pokemon los compañeros de la chica desconocían totalmente la fiesta que se celebraba, salvo unos cuantos, por eso para algunos de sus pokemon era emocionante ver aquellas decoraciones tenebrosas en las que ella podía participar, tambien recordó que algunos de ello s crecieron demasiado rápido debido a los sucesos recientes por lo que algo diferente a las batallas y eventos catastróficos equilibraría un poco las cosas para sus compañeros. Al llegar al lugar, loos pokemon de la chica iniciaron a curiosear los estantes y las atracciones del parque de diversiones. Lien sonrió pues veía a sus compañeros como unos niños pequeños, ansiosos por probar cosas nuevas, no obstante, la propia Haru le preocupaba lo que hicieran alguno de esos, especialmente cierto trio de idiotas que se encontraba atiborrándose de comida.

    — Venasaur, saur. — trataba de llamar a los idiotas Mars, Natsu y Keldeo, pero su voz era totalmente ignorada, la planta suspiró, mostrándose un tanto molesta por la actitud tan infantil que tenían, ¡Eran adultos y uno de ellos era un aprendiz de caballero!

    — Vamos, no tienes por qué ser tan dura con ellos, Haru — la enorme rana vipó a su entrenadora vestida de bruja, algo que en cierta medida la desconcertaba ¿Por qué los humanos tendían a ponerse trajes extraños? —Saur, ¿Venasaur?

    [​IMG]
    — Oh, esto — comentó — Es una tradición, tendemos a usar estos disfraces para asustar a las demás personas, o conseguir dulces, aunque a veces es mejor festejar con estos disfraces—

    — ¿Sau?

    — Oh, bueno es algo complicado, trata de miles de siglos atrás en nuestra cultura humana, aunque tengo entendido que en esta época los pokemon fantasmas son más traviesos que de costu — Los ojos de Lien se abrieron como platos, había olvidado algo, era su espada fantasma — Ay dios
    .

    Una explosión ocurrió y muchas personas salieron corriendo del lugar, allí estaba, Dao, burlándose de los viles humanos que salieron despavoridosfrente a su presencia.

    — ¡Slash slash slash!


    • Por cada post: 100 pks + 1PA para Charizard
     
    Última edición: 8 Oct 2018
  7. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,433
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,526
    [​IMG]

    14.
    Apenas ingresaron en la segunda sala, lo primero que detectó Itsuga fue aquella línea oscura que atravesaba todo el suelo. Al detenerse a mirarla y percatarse de qué era, ya era muy tarde para salir de allí: la puerta de había cerrado a sus espaldas de un golpe, aunque los pokemon de la joven se lo vinieron venir y solo dieron un respingo. Luego se pusieron lívidos, sin decir nada, solo esperando lo que tuviera qué venir.

    — ¿Qué es este lugar? —preguntó Habaki, mirando extrañado las líneas que iban y venían por el piso.

    Había además cinco agujeros, algo más pequeños que Itsuga, por donde dichas líneas negras entraban (o salían). Las marcas en el piso no eran más que las líneas del tren. También había palancas de cambio para las líneas. Ryoko se alarmó.

    —E-esto es…

    El claxon de un tren acercándose, el rugido de su motor quemando carbón y el sacudir del suelo por sus fuertes ruedas, hizo que todos se pusieran en alerta. La criadora se apresuró a tomar a Cookie en brazos y Habaki hizo otro tanto con Cairo. La bocina volvió a anunciar la llegada de la máquina, y una luz encendió uno de los túneles, por el cual apareció a toda velocidad un tren de juguete a gran escala, soltando humos de colores por su chimenea. Los pokemon se asustaron un poco, pero se quedaron viendo cómo la locomotora daba vueltas impredecibles por la sala para luego desaparecer en alguno de los otros túneles. Como nada malo sucediera, soltaron un suspiro de alivio que duró solo unos instantes.

    Un nuevo bocinazo anunció la llegada de otro tren, esta vez una máquina roja con flores amarillas, la que apareció en la sala, comenzó a dar vueltas y se precipitó hacia el grupo.

    — ¡¡GHAAAAGG!! ¡¡A UN LADO TODOS!! —avisó la joven, corriendo todos en distintas direcciones y eludiendo el impacto.

    El tren giró bruscamente, a poco de chocar contra la puerta cerrada, se movió hacia la izquierda y comenzó a perseguir a Crash. El pokemon no era nada de rápido corriendo, por lo que se vio arrollado y lanzado a un lado.

    — ¡Crash! ¿Estás bien?

    —Don…phan…—
    replicó éste, adolorido y poniéndose de pie.

    El tren siguió dando vueltas, esta vez aproximándose peligrosamente hacia donde estaban Tyson y Bitter Bite. Los dos pokemon saltaron a un lado y otro esquivándolo, y el vehículo se metió por un túnel, desapareciendo y dejando todo en silencio. De nuevo, éste no duró demasiado.

    — ¡Ahí viene otro! —anunció el zorro, mirando a su derecha.

    Una luz iluminaba el túnel, y en breve se oyó el bocinazo de aviso. Sin embargo, también Ryoko se percató de que un segundo tren venía por el túnel a la izquierda suya.

    — ¡Aquí viene otro también! ¡Tengan cuidado!

    Los pokemon se prepararon para eludir las locomotoras, las que no tardaron en aparecer: una azul muy elegante y otra negra como carbón. Llegaron a la par y empezaron a dar vueltas sin control por la sala, obligando a entrenadora y pokemon a correr de un lado a otro, o saltar lejos de su trayectoria para no verse golpeados, como el Donphan.

    — ¿Cómo detenemos esas cosas? —preguntó Habaki, mientras en sus brazos Axew se emocionaba por la adrenalina.

    — ¡No lo sé!

    “¡Pero si no lo averiguamos pronto, esas cosas nos van a arrollar!”





    +100 poké
    +1 nivel para cyndaquil
    +1 ticket movimiento tutor
     
  8. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,433
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,526
    [​IMG]

    15.
    — ¡¡WAJAJAJA!! ¡¿Qué es esto?! ¡¿Un puñado de pokemon fantasma se atreven a molestarme?! —sonrió ampliamente y con malicia. Los aludidos se sorprendieron de que hablaba en lenguaje humano, por lo que no podía ser un pokemon— ¡No sirven para entretenerme! ¡Dejaré que te encargues de ellos! —rugió hacia lo alto.

    Gina y Cripto miraron hacia allá también, notando que un par de ojos rojos destellaban en la oscuridad ante el llamado. Se echaron a temblar todavía más asustados y retrocedieron instintivamente, mientras el Lycanroc daba unos saltos trepando por las estatuas y descendía, mostrando una larga sonrisa de afilados dientes, similares a los de su aparente dueño. Los pokemon de Ryoko sabían que por su tipo hierba, ese pokemon de roca no debía ser un peligro. Sin embargo, conocían por sus compañeros lo que se decía de los Lycanroc, únicamente por el asunto del Randall de Itsuga: aquel pokemon demente y diabólico que había encerrado a su propia entrenadora en una caverna y la tenía cautiva, únicamente para satisfacer su deseo egoísta de ser valioso para ella, capaz de engañar y enfrentar a sus propios camaradas con tal de cumplir ese fin. Fue esto lo que les hizo chillar; la crueldad de la que era capaz esa especie, así que se voltearon y salieron corriendo tan rápido como les fue posible. A medio camino, el Trevenant recordó que no eran dos los que venían en el equipo, sino tres.

    — ¡Venant! —llamó a su compañera, que ya iba más adelante.

    Gina se frenó en seco y volvió a ver: Cripto apuntaba hacia atrás, al sarcófago que se levantaba con esfuerzo, mientras el terrible lobo se acercaba sonriente y sediento de caza. La Gourgeist tembló enteramente y negó con la cabeza:

    — ¡Giiist, Gourgeist!

    — ¡Tre Trevenant! —
    rebatió él. ¡Debían volver por su amigo!

    Él regresó moviendo rápidamente sus cuatro patas de madera y logró llegar con Cofagrigus antes que el licántropo. Lo ayudó a levantarse, pero el aullido del otro los sobresaltó:

    — ¡Canroooc! —soltó, abalanzándose sobre ellos con su mordida.

    En un impulso, Calixto estiró uno de sus brazos para refrenarlo, con las fauces del otro cerrándose en torno a su mano y causándole un terrible dolor. El lobo aterrizó frente a ellos y sacudió el brazo que tenía preso, mientras Cripto y Calixto forcejeaban para recuperarlo.

    — ¡¡Wajajaja!! ¡Eso es, Lycanroc! ¡Devóralos! —animó Warwick, de pie sobre el sarcófago abierto.

    Lycanroc luchó contra ellos durante un momento, percatándose que detrás venía el tercer fantasma. Venciendo su miedo a la especie, Gina saltó y disparó sus hojas afiladas, golpeándolo de lleno y forzándolo a soltar al Cofagrigus. Aterrizó junto a sus amigos heroicamente, volviéndose luego para seguir corriendo.

    — ¡Giiiiist!

    — ¡Venaaant! —
    le siguió el otro, tirando del brazo de Calixto.

    El sarcófago salió tirado por el árbol fantasma, dando botes contra el suelo. Lycanroc se sacudió y los vio escapar.

    — ¡Tras ellos! —ordenó Warwick, apuntando hacia la salida— ¡Nadie escapa de Warwick sin conocer el verdadero terror!

    — ¡Lycanroc!


    El pokemon de roca corrió persiguiendo a las presas hasta la entrada; los vio huir hacia el jardín trasero, donde serían capturados por otros monstruos. Soltó un chasquido y fue tras ellos, soltando aullidos que resonaban en la oscuridad de la noche y hacían gritar más fuerte al trío de escapistas. A lo único que atinaron al principio fue a alejarse tan rápido como les fuera posible de la iglesia, pero luego divisaron a lo lejos un gran sembradero de maíces y otras plantas; ¡era el lugar perfecto para esconderse!

    — ¡Rooooc! —aulló el licántropo a sus espaldas, a punto de darles caza.

    — ¡Gist, Gourgeist! —lloriqueaba la calabaza, sin poder seguir corriendo debido a su forma redonda y su peso.

    Trevenant tampoco podía correr más, tanto porque era un lento como porque debía arrastrar a Calixto, ¡que era todavía más lento! Se detuvo de a poco con la respiración entrecortada, se volvió y divisó el par de ojos rojos siguiéndolos a toda velocidad, a punto de alcanzarlos. Notó entonces que el Cofagrigus se enderezaba con ayuda de sus brazos y se ponía en guardia: en cuanto Lycanroc saltó sobre él para asestarle una violenta mordida, el otro se recubrió en una pantalla protectora, logrando que el perro se diera contra ésta con fuerza y saliera despedido hacia atrás. Una vez allí, Cripto lo rodeó con su rayo confuso, logrando que el perseguidor perdiera el norte e intentara inútilmente salir tras ellos: los pokemon se rieron de verlo mareado y huyeron por sus vidas para esconderse en aquel amplio y extraño jardín lleno de vegetales y alguna que otra curiosidad.





    +100 poké
    +1 nivel para cyndaquil
    +tirada de dados caja sorpresa
    +1 roca variocolor
     
  9. Gear 8.0

    Gear 8.0 ....

    Registrado:
    17 Oct 2010
    Mensajes:
    460
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +21
    La dragona estaba con la mandíbula por el suelo. Era bien sabido por la mayoría de sus compañeros que la Druddigon solo respetaba a Derek por ser quien cuido de su huevo y a Turtonator por ser de su mismo tipo, ahora que había un nuevo dragón era imposible adivinar como reaccionaria Astrid. Aunque Rusk se daba una leve idea de lo que pasaría.

    —Él es Grimur. Es un drampa y será su nuevo compañero.

    El aparecido se inclino un poco para saludar al grupo. Turtonator y Frogadier se acercaron al nuevo, seguidos del resto de monstruos, excepto por la de cabeza roja, quien se quedo en su sitio, mirando fijamente a Grimur.

    “Entonces, ¿qué clase de comida es Grimur?”

    —Grimur no es el nombre de alguna comida —le respondió Bors a su Alakazam — elegí su nombre por una historia que escuche antes.

    Mientras el muchacho explicaba aquello, Astrid Comenzó a avanzar hacia Drampa, echa una furia. Raku vio aquello y alerto a Rusk, la tortuga de fuego estaba por interponerse pero el tipo normal decidió moverse.

    Grimur intercepto a la Dragon y, con un simple movimiento de su cuello, alzo a la hembra y la ubico en su lomo. Debido a que el de pelaje blanco era más rápido, Astrid no logro esquivarle, se quedo marcando ocupado unos minutos hasta que se percato que todo el grupo la observaba fijamente.

    —… ¡DRUUUUDDIGOOON! —rugió la de escamas rojas, exigiendo ser bajada de la espalda del mayor.

    — Dram, drampa~

    Con esa simple y amigable respuesta, grimur bajo la cabeza y dejo que Druddigon bajara. Si sus escamas fueran de otro color seguramente le sería difícil ocultar el bochorno de aquella situación.

    Todos se quedaron sorprendidos, en especial Rusk quien no le quito la vista de encima a la temperamental hembra mientras se acercaba a Derek y le exigía ser devuelta a su contenedor. Las miradas se fijaron luego en el nuevo, quien se limito a saludar con su felpuda pata y con la sonrisa mas jovial del mundo.

    Minutos después, todavía sorprendidos de lo que paso con Astrid y pasadas las correspondientes presentaciones. El grupo de Bors se acerba a la entrada de nakamalandia.

    —Hoy haremos reconocimiento de este lugar — soltó el entrenador mientras apuntaba al parque— En este lugar se dedican a asustar a los que entran. Así que nadie se separe de mí.

    — ¿Nat,Natu?

    “Yo se me la respuesta~”

    —Hay personas a las que les gusta ser asustados— contesto el pelirrojo, pasando olímpicamente de Lokma, quien le saco la lengua y soltó un “Aguafiestas”, con su telepatía— estos lugares existen para que esa gente se divierta. También hay pokémon ayudando a los que trabajan aquí. Así que, evitemos problemas y no se metan en peleas si no es necesario.

    El grupo se formo, esperando su turno para ingresar. Al poco fueron recibidos por una mujer enfundada en un peculiar traje de momia combinado con un uniforme de recepcionista, cuyo vendaje solo cubría uno de sus ojos y dejaba al descubierto su cabellera rubia.

    — ¡Bienvenidos a Nakamalandia! ¡Sus invitaciones por favor!

    El pelirrojo saco el papel y se lo entrego a la rubia. La mujer paso la invitación por un escáner y después de teclear algunas cosas en su computadora se lo devolvió al chico.

    — ¡Disfruten su visita!

    Casi de manera instantánea, las puertas del parque se abrieron de par en par. Al pasar por ellas fue como si el grupo ingresara a una dimensión alterna, llena de luces coloridas, calabazas y risas entremezcladas con gritos de espanto. Derek se llevo una mano a la frente al ver el enorme lugar.

    —Ok, será un día largo al parecer…

    ___________________________

    Conteo de post: 2

    Premios:
    + 1 nivel para un Pokémon [Pendiente de elegir]
    + 100 Poké
    + Ticket Movimiento Tutor
     
  10. Cosmic-boy

    Cosmic-boy Who's that chick?

    Registrado:
    7 Feb 2011
    Mensajes:
    1,756
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +496
    VIII
    Son sólo una estatua y un ropero, ¿verdad?

    ~ ¿Hay algo ahí? ~Preguntó alarmado Loudred, mientras consideraba la posibilidad de escupir un Lanzallamas si saltaba cualquier cosa.
    ~ Tranquilo, Loudred ~rogó Typhlosion~, sólo debemos permanecer calmados, saldremos de aquí rápidamente, sólo no nos separemos, ¿cierto, Poliwag? ~pausó, buscando en su alrededor a la renacuajo~ ¡Poliwag!
    ~ Aquí estoy ~saltó desde atrás, asustando a los dos. La tipo agua comenzó a reírse un poco, debido al pequeño brinco que les había provocado.

    Continuaron caminando lentamente mientras Typhlosion se acercaba a una de las sábanas que cubría algún objeto alto y delgado. En cuanto el tipo fuego tiró la sábana polvorienta abajo se relevó lo que cubría, una vieja estatua de mármol de un hombre espeluznante, o al menos eso parecía. Poliwag avanzó a la siguiente sábana y tiró de ella, revelando un antiguo espejo sucio y resquebrajado. Loudred por su parte jaló de otra y descubrió un antiguo ropero. No parecía que había algo importante por ahí, así que continuaron caminando a través del abarrotado sótano. Escucharon un chirrido, como el de una puerta abriéndose.

    Loudred se volteó a ver, alertando a sus compañeros. El ropero se había abierto ligeramente y entre las sombras divisaron algo, una mano delgada y alargada, de color negro y largas garras en las puntas se asomó desde dentro del ropero, mientras un sonido de madera resquebrajándose sonaba a la vez que una criatura aterradora iba revelándose. De igual forma, parecía que la estatua había cobrado vida, pues había volteado la mirada dirigiéndola hacia los pokémon.

    El trío de pokémon emitió un grito despavorido, comenzaron a correr pero entre las prisas y el reducido espacio que había entre los viejos muebles los tres pokémon del equipo Payne comenzaron a tropezar entre sí. Primero, Loudred chocó contra Typhlosion y este terminó perdiendo el equilibrio mientras emprendía la huida, pisando la colita de Poliwag. La tipo agua emitió un chirrido despavorido, involuntariamente comenzando a lanzar una ráfaga de Burbujas hacia todo lo que tenía enfrente. El empleado que se había disfrazado de demonio volvió a su escondite al ver lo sucedido. La estatua de mármol viviente, siendo que el disfraz le servía como escudo sólo cerró los ojos al recibir las burbujas de agua, pero tanto Loudred como Typhlosion recibieron el impacto directo. Para el hurón de fuego era especialmente molesto un ataque de este tipo, pero en cuanto Poliwag notó lo que hacía involuntariamente, ahora sí pensó lo que hacía. Bastante molesta, por haberle pisado su colita, la bolita azul lanzó una Pistola Agua, sólo para mojar un poco el rostro de Typhlosion.

    Casi era como si se les hubiese olvidado dónde estaban, Los monstruos volvieron a salir de su escondite amenazando a los pokémon con miradas aterradoras. Los pokémon retrocedieron lentamente hacia atrás hasta caer en una trampa. Eso parecía, pero en realidad era la salida. Pisaron un mecanismo en el suelo que levantó unas tablas, haciendo caer a los tres en un tobogán que los llevó hacia otro sitio oscuro, sacándolos del sótano hasta llegar a un pasillo.

    Llegaron hasta un largo pasillo oscuro, vieron a su alrededor desconcertados hasta que se encontraron con Zubat y Hoothoot, los cuales apenas venían saliendo por otra puerta, la de la cocina específicamente donde habían llegado a parar tras las trampas en la estancia.

    ~ ¿Dónde está Alec? ~Preguntó Typhlosion desconcertado, pues había pensado que finalmente todos se habían reunido, pero no estaba el aludido entre ellos.
    ~ Mareep tampoco está, deben de estar juntos, debemos ir a buscarlos ~señaló Hoothoot, aleteando en el aire.
    ~ Ellos deben salir por su propia cuenta, claro, si es que pueden ~un Mismagius había aparecido de entre la oscuridad, alertando a los pokémon con su imponente e inquietante presencia~. Si no pueden salir por su cuenta, se quedarán aquí por toda la eternidad…~Finalizó, para después soltar una malévola carcajada.


    - 1 PA a Munchlax
    - 100 Pks
    - Ticket Movimiento Huevo/Tutor

    - +4 PA a Zubat
    - 800 Pks
    - 4 Ticket Movimiento Huevo/Tutor
    - Huevo Patrat (Shiny)
    - +4 PA a Munchlax
    - Huevo Meowth Alola (1 MH)
    - Objeto: Huevo Suerte
     
  11. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 13

    <<¡Rayos!>>

    Pegando un salto hacia atrás, Ram pudo esquivar a la masa verdosa que cayó justamente donde ella se encontraba, dispersándose un poco por el chapuzón pero recobrando su forma al instante. Vociferando su típica onomatopeya, Muk extendió sus brazos hacia adelante e intentó agarrar a la fémina por ambos lados; no obstante, haciendo gala de su “Teletransportación”, ella pudo desaparecer a tiempo y reaparecer por detrás de la criatura.

    <<¿Quién ser tú? ¿También parte del juego?>>, le preguntó mientras el enemigo se recomponía, adoptando una postura de batalla en caso volviera a arremeter.

    -Maaaaaa…-respondió en un tono moribundo, expresión que realmente no significaba nada en el lenguaje pokemon.

    <<Ya entender. Tú también ser un zombi.>>, dedujo con perspicacia, sonriendo desafiante y mentalizada en su deber de ganar para que su deseo se cumpla, <<Las reglas decir no atacar a humanos, pero no decir no atacar a pokemon>>

    Cubriendo su cuerpo con el aura psíquica que emanaba, preparó para defenderse y escapar en la más mínima oportunidad que tuviese. Quizás, con suerte, podría llegar a aturdirlo con Confusión para que no viera por donde se metería.

    <<Esa ser mejor opción. Entonces, yo…>>

    << ¡Neeeeeeeeeeeeeee-chaaaaaaaaaaaaaaan!>>

    Abriendo los ojos como platos, la hada giró la cabeza hacia donde provino la voz telepática y quedó estupefacta al darse cuenta de que se trataba de su hermano menor, el cual estaba corriendo hacia su dirección a gran velocidad y con algunas lágrimas a punto de resbalarse por los ojos del miedo. Pero eso no fue lo peor, sino lo que había detrás suyo: Una horda de zombis comandados por un gigante embravecido que llevaba una persona sobre su cabeza. Aquel individuo de tamaño reducido reía con paranoia a la vez que lanzaba granadas de dudoso contenido contra el asustado otaku, quien las esquivaba sin perder su ritmo de carrera.

    <<¡¿Rem?! ¿¡Y ahora qué hiciste!?>>, exigió una explicación, disolviendo el destello púrpura que la rodeaba y quedándose estática por lo inverosímil de la escena.

    <<¡No es mi culpa! ¡Yo también querer sobrevivir!>>, se justificó de forma escueta, alcanzándola y corriendo juntos hacia el interior de la mansión.

    Muk, sumándose al grupo de la redada, no los perdió de vista e identificó que se escabulleron por una abertura en la pared de pequeña anchura. La dupla prosiguió cruzando de largo la primera habitación y llegaron hasta el vestíbulo, subiendo las escaleras con el plan de refugiarse en una de las habitaciones del segundo piso. No obstante, en mitad de su ascensión, la puerta principal estalló y reveló la imagen del titán revivido ingresando intempestivamente, lo cual causó que los dos gritaran del susto.

    -Vengan, pequeñines, ustedes serán perfectos para mi experimento.-invitó el que parecía ser el líder del escuadrón, dejando pasar a su horda de muertos vivientes a paso lento.

    <<¡Nunca!>>, respondieron al unísono.

    Apresurándose en entrar a la habitación y cerrando con seguro la puerta, observaron rápidamente a su alrededor y no sabían por cuál lugar usar de escondite.

    <<¡Yo tomo el armario!>>, decidió primero la fémina, metiéndose a este.

    <<¡No es justo, Nee-chan, yo también!>>, incapaz de velar por sí mismo, la imitó y ambos congéneres quedaron allí pese a las quejas de la mayor.

    No obstante, tuvieron que cubrirse la boca uno al otro cuando la pisada fuerte se oyó a escasos metros de estos. Con mucha brutalidad, el coloso golpeó la entrada y la destruyó, soltando una carcajada fúnebre a sabiendas de que sus presas estaban allí.

    -Hora de la diversión.-musitó, moviendo su lengua hacia afuera en extrema locura.

    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp
     
  12. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 14

    -¿Dónde están? No pueden esconderse de mí por tanto tiempo…-dijo su última frase a manera de estribillo, jalando unos controles conectados a la cabeza de su mastodonte que le permitía dirigir sus movimientos a su voluntad.

    Temblando en silencio, los hermanos podían ver el exterior del armario a través de las delgadas franjas de la madera que esta poseía, incapaces de formular otra estrategia en caso de que el atacante se dirigiera hacia su escondite. En medio de su temor a ser descubiertos, lo único que les quedó era encomendarse a Arceus y a la protección de su difunta madre para que no llegaran a encontrarlos.

    A su vez, los lentos zombis finalmente llegaron al segundo piso y recién comenzaba a entrar a la misma habitación, dispersándose para realizar más rápido la labor. Entre el tumulto, Muk se desplazaba como una gran mancha y su primer acercamiento fue por debajo de la cama, donde estaba muy seguro de hallar a los Kirlia. No obstante, grande fue su sorpresa al no verlos allí.

    -Tú, abre ese clóset.-ordenó el hombre enano a uno de los trabajadores que interpretaba excelente su papel, moviéndose con dificultad hacia donde le indicó su líder.

    Los segundos parecía volverse eternos en medio de ese lapso de su proximidad. Rem sentía que su vejiga lo traicionaría y terminaría meándose para disgusto de su gemela, mientras que Ram sudaba en frío y ya pensaba en atacar al ingeniero para tener una oportunidad de escape.

    Sin embargo, antes de que la mano del muerto tocara la manija del mueble, los gritos de un jovencito se escucharon desde el patio de la mansión.

    -¡Hey! ¿Hay alguien ahí? ¡Holaaaaaa!

    <<¡Daniel!>>, hablaron telepáticamente entre los dos y en simultáneo, con el corazón acelerado.

    -Oh, parece que hay un nuevo invitado. ¡Kukukuku, genial, genial!-celebró el maquinista, frotando sus manos con deleite-¡Vamos, súbditos! ¡Comer el cerebro de un humano es más apetecible que el de un pokemon!-sentenció, dándose media vuelta para dirigirse como pelotón a la caza del castaño.

    Cuando los psíquicos pudieron escuchar los pasos a lo lejos hasta desaparecer, fue recién allí que los congéneres se soltaron y suspiraron con alivio.

    <<Lo hicimos, Nee-chan.>>

    <<Sí, pero ahora Daniel está en problema.>>

    <<¡No importar! Esto ser un juego, ¡nada ser real!>>

    <<Sí, creo que tiene razón.>>, aceptó su conclusión aunque sonaba cruel, empujando la puertecilla para salir de una buena vez, <<Además, debo ganar yo. Adiós.>>, partió la carrera con una sonrisa despreocupada.

    <<¡Oh, es cierto, la competencia!>>, abrió la boca y golpeó su puño derecho contra su mano izquierda con suavidad, ademán de recordar su meta,<<Si quiero que me diga Onii-san, entonces yo…>>, dio un paso hacia afuera y caminó desconcentrado a la entrada destruida.

    -¡Muuuuuk!-gruñó fieramente el tipo veneno, quien se había quedado atrás a la espera de los peliverdes.

    -¿Eh?-reaccionó tarde, con los ojos en blanco.

    Y así, sin nada más qué agregar, el variocolor se abalanzó a su espalda y lo recubrió en su suciedad hasta desmayarlo. Pese a su forcejeo y sus gritos de clemencia, Rem fue noqueado y, por ende, retirado del juego.

    Había perdido su oportunidad de cumplir su sueño otaku.

    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp
    > Pido otro Ticket MH.
     
  13. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 15

    En medio del jardín trasero cubierto por una gran cantidad de deshechos resultantes de la invasión zombi, Daniel Gutiérrez continuaba llamando en voz alta a cualquier sobreviviente que hubiese por los alrededores. No obstante, el único sonido que recibía en respuesta era el de las burbujas explotando cada vez que surgían del fondo del líquido viscoso en la piscina.

    -Qué extraño, juraría que vi a esos muertos correr hacia aquí.-rememoró que, mientras caminaba campante por la ciudad, una horda de estos se dirigía en dirección contraria hacia él a gran velocidad, dándole la idea de que quizás estaban siguiendo a alguien.-Tal vez los obligaron a escapar a otra parte de la atracción. ¡Bueno, mejor para mí! Ahora esta mansión será mi fortaleza.-razonó con sumo entusiasmo ante la idea de salvaguardarse en ese lugar.

    De pronto, cuando iba a reiniciar su marcha triunfal con una sonrisa de oreja a oreja, los gemidos de los caminantes putrefactos lo sacaron de onda e hicieron que se alterara al verlos salir por las ventanas y costados del domicilio.

    -Oh, mierda…-dijo con los ojos bien abiertos, retrocediendo de forma gracioso creyendo que quizás todavía no lo habían visto-Como dice el dicho: “Mejor ser un Wimpod precavido en vez de un Slowpoke que se quede sin cola.”

    -¡No lo creo!
    -respondió el líder de pequeña estatura, apareciendo intempestivamente gracias a que su robot colosal prefirió romper la pared del primer piso antes que darse toda la vuelta a la manzana-¡Bienvenido al verdadero infierno en tierra, jovencito! ¡Mi nombre es Nunu y soy el lugarteniente de estas tierras infectadas del virus H, la cual me concedió un ejército de muertos vivientes!-se presentó con bombos y platillos, completamente zafado de un tornillo.

    -Gusto en conocerlo, ¿creo?-su voz se cortaba en segundos, poniéndose aguda como resultado del miedo que le daba afrontar esa situación-Pero…¡mira la hora que es! Es momento de…¡empezar a correr!-enseñó su reloj deportivo amarrado a su muñeca, para después dar la media vuelta y huir en medio de un grito poco masculino.

    -¡No, no escaparás!-advirtió con una risa demente, obligando a su creación a lanzar el mazo que llevaba en la mano para que cayera muy cerca del comediante.

    -¡Ja, fallaste!-se mofó cuando se detuvo por miedo al impacto, guiñándole el ojo con un pose “guay” para después volver correr-¿Eh? ¿Qué pasa?

    No importaba cuántos pasos intentaba dar, su cuerpo no avanzaba. Era como si algo lo retuviera en su mismo lugar, percatándose de que su capa era la responsable de ello. Sin haberlo previsto, el propósito del mazo había sido el de pisar su vestimenta para incapacitarlo de escapar, convirtiéndolo en un gag cómico común de las caricaturas ochenteras.

    -¡Aaaaaaah! ¡Se supone que esto no pasaría, no me quitaré la capa! ¿Sabes cuánto me costó alquilarla?-se apenó ante el depósito que tuvo que realizar para conseguirlo

    -Fufufu, ¡por eso es por lo que ya nadie las usa! ¡Vayan, vayan y conviértanlo en uno de nosotros!-dirigió el villano a su séquito, los cuales tambalearon hasta el jovencito y lo fingieron devorarlo.

    El pánico mareó a Gutiérrez, el cual no sintió cuando lo cargaron y empezaron a llevarlo hacia la banca de perdedores en los exteriores. Ram, quien se había mantenido oculta en una esquina, miró la escena con pena y desazón. No obstante, luego cayó en cuenta de lo que ese acontecimiento significaba.

    <<¡Yo gané, gané!>>, pensó emocionadísima, saltando de un pie y asegurándose de que los zombis se marcharan muy lejos, <<¡No hay duda, yo ser la ama de este juego!>>

    -…-un murmulló siniestro disipó su momento de gloria.

    <<¡Uhm!>>,la presencia de un individuo por detrás suyo la heló, girando la cabeza hacia atrás para comprobar de quién se trataba, <<Esto…no ser bueno…>>, reconoció al ver al sujeto, sintiendo cómo el pánico volvía a apoderarse de su cuerpo.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp
    > Tirada de dados a Caja Sorpresa - Fantasma:
    • Huevo de Rotom (Shiny)
    > Roca Variocolor.

    Vamo´ a por el chainis :maac94:
     
    MaAc94 tiró un dado de 47 caras por: Caja Sorpresa - Fantasma Total: 37
  14. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 16

    Los ojos de la pequeña hada se clavaron en la silueta del hombre de cabello en llamas color verde. Este se quedó tan quieto como ella, mostrando un semblante calmado y los rasgos típicos del resto de zombis. No obstante, por alguna extraña razón, parecía tratarse de alguien muchísimo más peligroso. Y tal cual apreció, este ser respiró hondo y no tardó en soltar un fuerte grito de lunático que escarapeló e hizo temblar a la fémina humanoide.

    <<¡Kyaaaa!>>, reaccionó por el miedo que le infundo con ese accionar, pegando un brinco hacia atrás y corriendo lo más veloz que pudo hacia el jardín de la mansión.

    El peculiar trabajador de la atracción la persiguió con bastante agilidad, demostrando grandes dotes de atleta y con una actuación de locura digna de un premio de la Academia de Teatro.

    <<¡No, por favor, yo sólo querer vivir hasta el fin!>>, suplicó por clemencia mediante telepatía, pero la mente de su atacante estaba en blanco.

    Era como si realmente se tratara de un muerto viviente.
    Concluyendo que su esfuerzo por llegar a un acuerdo era inútil, se metió por segunda vez a la casa a través del hoyo pequeño; sin embargo, pese a que confiaba en que tardaría en alcanzarla porque tendría que ingresar al menos por el agujero resultante de ataque del gigantón, el cazador de tez verde saltó por la ventana con fuerza y se interpuso en el camino de Ram, quien volvió a gritar de terror y se regresó al jardín.

    <<¡Yo sólo querer un poco de spa!>>, se lamentó para sí misma, corriendo en dirección contraria con lágrimas en los ojos.

    Viéndose en un grave aprieto, decidió usar sus habilidades psíquicas para atraer la chatarra con sus manos y dejarlas caer hacia atrás. Después de todo, la regla especificaba no atacar a los trabajadores del juegos, mas no decía nada de defenderse contra ellos.

    -¡Grag, grag, grag, grag, grag!-pronunció el individuo de carácter agresivo, esquivando con relativa facilidad cada uno de los objetos que le arrojaba-¡Brwsdcsacsacsdac!

    <<¡No entiendo lo que dices, pero no me comas!>>

    Demasiado tarde. De un salto hacia adelante, Brand, como se hacía llamar ese personaje, la agarró de la pierna y la hizo caer. Como si se tratara de una secuencia hecha para una película de terror, la pobre Kirlia gritó asustado mientras era jalada hacia él y su mente se oscurecía.
    Había sido presa de un desmayo.

    <<¿Eh?>>, reaccionó luego de que pasara la pesadilla, mirando a su alrededor e identificando a Rem y Daniel sentados a ambos costados suyos.

    Un letrero arriba rezaba lo siguiente: “Banca de los perdedores”

    -Ya despertaste, me alegro.-alegó el castaño, sereno.

    <<¡Neeeeeee-chaaaaaa! ¡”Jue” horrible, horrible!>>, la abrazó a punto de llorar, lo cual le dio cierta repulsión a la mayor quien terminó apartándolo de un empujón que lo hizo caerse al suelo.

    <<¡Ya saber, tonto! ¡Yo también pasar eso!>>, le recriminó, fastidiada,<<Lo que ser peor, todos perder el reto>>, suspiró, resignada.

    -Bueno, no se puede hacer nada al respecto.-sonrió el humano, nervioso y rascándose una mejilla-Este juego fue demasiado para nosotros. ¿Qué tal si vamos a otro más relajante?

    <<¡Sí, por favor!>>, mencionaron al unísono los gemelos, poniéndose de pie para salir de ese cuarto que los hacía sentir aún más miserables.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp.
    > Ticket de Movimiento Tutor.
     
  15. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,974
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +981
    III

    Por suerte, todo había transcurrido bien. Temió que la situación empeoraría por el solo hecho de pensarlo. Se apoyó en una de las barandas de seguridad para poder visualizar a los jugadores que daban lo mejor de sí por ganar el juego de los carritos chocones; le pareció algo chistoso ver la cara de seriedad con la que algunos conducían el pequeño carro eléctrico, pero más gracioso fue ver a los valientes que se atrevían a desafiar al hombre, quien los hacía caer uno a la vez y sin mucho esfuerzo. Al parecer el cabeza de baya no daba tregua alguna a los pobres participantes. Claro estaba que sus habilidades para el manejo y el choque eran superiores a la de los jugadores, y fue por esa misma razón que el pajarito tuvo un ligero cosquilleo en el brazo. ¡Qué bien se iba a sentir humillando al antagonista del juego! No podía esperar ni un segundo más, incluso parecía impacientarse un poco.

    ¿Mm? —La atención del muchacho fue robada por una de las corredoras que hasta ese entonces no había hecho gran cosa. Jaybird quedó pasmado unos instantes; la larga cabellera plata y la risa divertida que soltó al momento de sufrir el “accidente” fueron suficientes para dejarle desconectado por un par de segundos, o más bien unos treinta segundos.

    Si no hubiera sido por la intervención de Shade, quizás el de mechón blanco se hubiera perdido el gran finale de aquella ronda. El de ropas victorianas había quedado acorralado por la albina, unos chicos que no dejaban de tocarse los miembros por el trabajo que habían hecho y una peliazul. Todos parecían satisfechos por haberle ganado al extravagante señor quien no hizo otra cosa más que salir del carro y agradecerles al grupo por tan interesante sesión. Evan sólo tuvo tiempo para seguir mirando a la fémina que se retiraba de la atracción junto a la otra chica con la que había ganado el juego. Llevaban consigo un globo con forma de calabaza decorado con un lazo rojo en el cordel.

    Chasqueó la lengua con algo de frustración, la había perdido de vista entre la multitud que se movía y lo empujaban para que avanzara de una buena vez. En fin, seguro y el destino le daba la oportunidad de conseguir su número o algo más…

    Los que eran de su equipo en ese momento no pasaban de los dieciséis, por lo que contar con ellos era como si esperara la ayuda de su difunto padre o del pequeño Shade. Suspiró con desdén luego de montarse en su carro; era pequeño e incómodo, las rodillas le sobresalían del asiento ¡joder! ¡¿Quién mierda había inventado esas basuras?! Apretó el volante con fuerza y cuando quiso probarlo, se dio cuenta que girarlo era más difícil que entrenar al gordo de Munchlax. Comenzaba a frustrarse, pero su meta aún seguía clara: joder a la baya andante.

    Hablando de bayas, el hombre de ropas tétricas les había mencionado que tenía algo especial a los participantes de aquella sesión. Fue algo sobreactuado la forma en la que mencionó la sorpresa, pero a más de uno se le erizó la piel. Hecarim soltó una risotada alterada seguramente por su máscara y luego retó a todos los participantes para montarse en su cochecito y que las bocinas dieran la señal de inicio para todos los presentes. Drake sólo sonrió y pisó el acelerador. Su grupo se dispersó en el acto pero el único que se atrevió a ir de frente contra la linterna fue el mercenario. Gustoso, Hecarim aceptó el reto del muchacho y chocó con todas sus fuerzas, no obstante, en su tira y encoje pudo darse cuenta que muchos se comenzaban a alejar lo suficiente como para declararse vencedores de su reto. Héctor, disconforme con aquel hecho, río como maníaco ¿qué era tan gracioso? Los demás se escaparían y solo quedarían ellos dos en la pista.

    Estás consciente que perderás más rápido por centrarte en mí, ¿no? —Drake buscaba distraerlo para que le diera la espalda o se concentrara en otro corredor. Hecarim paró de reír para contestarle.
    Muchacho, ¿qué tan poca memoria tienes que olvidaste lo que mencioné en un principio? —Jaybird se sintió burlado—. La cacería apenas inicia —terminó de decir con un audible silbido.

    Evan entendió el mensaje y sonrió al momento de escuchar un imponente bramido. El compañero cadrúpedo había hecho acto de presencia en la pista y no dudó ni un maldito segundo en golpear con su cabeza el costado derecho del carro de Evan, alejándolo de su amo lo suficiente como para que pudiera encargarse de reagrupar a todas sus víctimas, ya que Drake se hallaba algo distraído con el pokémon de tonos cafés. Como era de esperarse, el cabeza de linterna fue atrayendo a los conductores hasta tenerlos cerca; si alguno intentaba algo, Bouffalant podía hacerle el favor de ayudarle.

    Jaybird volvió a ser embestido por el mamífero y, esta vez, su carro dejó de funcionar. Presionaba una y otra vez los pedales, como si realmente fuera eso lo que estaba afectando el mecanismo cuando, en realidad, lo que había estropeado la funcionalidad era el alambre que llevaba la corriente al cochecito. Dándose cuenta de aquel molesto hecho, el joven mercenario le pidió a su compañero fantasma que le ayudara a reubicar el alambre, y como éste se negó en un principio, tuvo que ceder un momento y ofrecerle una cantidad de dulces exagerada.



    100 pks y 1pa a para Shade

    300 pks
    1PA para GG (Hawlucha)
    1PA para Luca (Rockruff)
    1PA para Shade (Marshadow)
    1Ticket de movimiento tutor

    LadyAzulinaLadyAzulina <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Lazy tiró un dado de 47 caras por: Caja Siniestro Total: 36
    Última edición: 11 Oct 2018
  16. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,433
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,526
    [​IMG]

    16.
    En cuanto los dos trenes dejaron de dar vueltas incontrolables por el lugar, el grupo de Ryoko y sus pokemon se dejó caer sentados, aliviados y cansados de haberlos estado esquivando. Sin embargo, Habaki no dejó que pasara mucho antes de obligarlos a levantarse.

    — ¡Tenemos que buscar la forma de salir de aquí! —llamó a sus compañeros, quienes, también deseosos de salir de ahí y evitar el peligro, obedecieron en el acto—Antes debimos encontrar el agujero por donde no salían muñecas para detener el juego, ahora debe ser algo más. ¡Revisen las paredes y esas cosas! —apuntó a las líneas de tren, desconociendo el nombre en cuestión.

    Crash, Cairo, Cookie, Tyson y Bitter Bite se pusieron rápidamente a la tarea de buscar en cada rincón de la sala la forma de salir de ahí. Asomaban la cabeza o palpaban con las patas al interior de los túneles, buscando alguna otra palanca o botón que apretar que detuviera aquella locura de rieles y máquinas. Sin embargo, el pitar de los trenes viniendo hacia ellos los puso sobre alerta y se juntaron en el centro, todos mirando en una dirección diferente para avisar de la aparición de un tren.

    El primero llegó por el túnel del medio, corriendo a toda velocidad y echando humos de colores. El grupo lo eludió con facilidad al principio, pero pronto se le sumó la segunda locomotora, volviéndolo más complicado. Ryoko estaba concentrada en encontrar la forma de detener aquellas cosas: no creía que destruirlos fuera la manera correcta, pero debían intentarlo.

    — ¡Crash, usa derribo contra ese tren para detenerlo! —indicó al que venía directo hacia ellos.

    — ¡Phan!

    El tipo tierra se afirmó lo mejor que pudo al suelo con sus patas y corrió contra el vehículo, estrellándose ambos con una doble reacción: el Donphan salió despedido hacia un lado, el tren se abolló severamente y perdió velocidad, pero luego, como si le hubieran dado cuerda, retomó la marcha y siguió dando vueltas por la sala junto al primero. Ryoko y Tyson ayudaron al Donphan a ponerse de pie.

    — ¿Estás bien? ¿Te has hecho daño?

    —Don…phan…—
    el animal ya no quería más guerra dentro de aquellas casas misteriosas. La diversión se había terminado, en su opinión.

    — ¡Gyaaah Gyaaaaah! —chilló la Victreebel, percatándose de que una tercera luz aparecía por el último túnel.

    Para horror de la entrenadora y sus pokemon, un nuevo tren se sumó a los otros dos que daban vueltas sin control, volviendo ahora la tarea de eludirlos mucho más complicada, cuando no imposible para algunos de ellos. Bitter Bite salió disparada por el choque de uno de ellos, a Ryoko le dieron un empujón que lastimó su rodilla, y Cookie con Cairo se quedaron atrapados en el centro de las líneas, por donde daba vueltas un tren sin dejarlos escapar.

    — ¿Qué haremos…? —soltó el zorro. No podía dilucidarlo, pues desconocía el funcionamiento de esas máquinas.

    Mientras intentaba ayudar a Itsuga a ponerse de pie y salir de la trayectoria de una de las locomotoras, el pokemon siniestro la jaló con más fuerza de la necesaria por el brazo y cayó sobre una de las palancas que asomaban del suelo. Para sorpresa de ellos, ésta cedió bajo su peso y la línea por dónde venía el tren hacia ellos cambió la dirección, por lo que la máquina se fue hacia otro lado, eludiendo el impacto. Habaki y Ryoko no tardaron mucho en percatarse.

    — ¡Así es como se hace! —exclamaron a la par.

    — ¡Tenemos que mover estas líneas, de modo que los trenes choquen entre ellos! —dijo la peli rosa a su camarada siniestro— ¡Es la única forma de detenerlos!

    — ¡Sí!


    Entre los dos movieron la palanca más cercana hacia abajo, cambiando la ruta del tren rojo, guiándolo en una dirección opuesta a donde marchaba. La criadora tuvo que ir mirando las rutas de cada tren para indicar a sus amigos que bajaran ésta o aquella palanca, dirigiendo los trenes a las mismas líneas y consiguiendo que dieran vueltas infinitas en círculos. Cuando metieron al tercero de ellos, éste fue en dirección contraria y en pocos segundos se impactó contra el primero, lo que llevó a que el segundo chocara por detrás produciendo entre los tres un estruendo ensordecedor de metales golpeándose, doblándose y rompiéndose. Los juguetes se quedaron allí tirados, hechos añicos y soltando humos de colores por sus chimeneas, mientras sus bocinas daban avisos lastimeros mientras morían dentro de las carcasas metálicas.

    Itsuga y sus pokemon suspiraron aliviados al ver que el siniestro juego se había terminado. Voltearon a mirar cuando la puerta se abrió y les permitió salir, aunque no estaban seguros de si querían ir a meterse o no a la última puerta, aquella que tenía una pelota de colores.





    +100 poké
    +1 nivel para tynamo
    +1 ticket movimiento tutor
     
  17. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,433
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,526
    [​IMG]

    17.
    Deambularon un rato entre el gentío, siguiendo las vagas indicaciones del Surskit para encontrar al repartidor de pasteles. Era fácil perderse en un lugar tan grande, y ni Vega o Yudai eran capaces de reprochar al pequeño por hacerlos dar más vueltas de las necesarias. Sin embargo, en cuanto divisaron un par de niños que iban masticando pasteles de bayas con crema, supieron que por fin se habían acercado. No les tardó más de algunos minutos divisar al Ursaring que sacaba y sacaba pasteles de un carrito repartidor para ofrecérselos a los niños y pokemon. A su lado, una chica con disfraz de bruja regalaba caramelos y bebidas.

    — ¡Ahí está! —celebró Motty, aliviado de haberlos encontrado al fin.

    —Y… ¿c-cómo le pedimos pasteles? —preguntó Vega—Ryoko no está con nosotros.

    Él y Surskit se miraron, ingenuos y sin saber. Yudai inspiró y les ordenó que se acercaran nada más.

    Una vez estuvieron frente a ellos, el Scizor pudo percibir el aroma de las bayas proviniendo del carrito. Sin soltarse de la cabeza de Vega, esperaron su turno hasta que el Ursaring habló con voz humana, tal como Motty había avisado:

    — ¡Vaya! Un pequeño grupo de pokemon solitarios. ¿Dónde está su entrenador, eh?

    — ¡Zor, Scizor! —
    replicó el bicho, apuntando al carro de comida. Le dio un leve golpecito con su pinza, percibiendo que era metálico, como él.

    —Tienen hambre, claro. Veamos qué tenemos por aquí…—dijo, mientras se doblaba entero para alcanzar los pasteles de más abajo. Su cabeza enorme le impedía meter más el cuerpo en el contenedor, así que debió hacer un buen esfuerzo estirándose y alcanzando la comida. Salió con tres pasteles de distintos colores, todos con mermelada de baya y crema— ¡Ya está! Ten, amigo—le ofreció uno a Vega, luego a Surskit y después al Scizor—. Están deliciosos. Nuestras mejores brujas cocineras los han preparado esta misma tarde.

    Los pokemon recibieron los pasteles sin que el cuento de las brujeras produjera ninguna reacción en ellos, como ocurría con los niños, que se asustaban preguntando si la comida estaría envenenada o tendría telarañas adentro. Yudai dio un golpecito en la cabeza a Vega, indicándole que se marcharan. Los dos más pequeños se despidieron del Ursaring y el tipo siniestro guio a sus amigos hasta una pequeña plaza, en donde varias personas se habían sentado en bancos o en el pasto húmedo a descansar de la adrenalina o disfrutar de las botanas.

    Yudai sintió la hierba fresca bajo sus patas y se sintió algo mejor: estar en contacto con la naturaleza siempre lo reconfortaba. No le agradaban las ciudades ni pueblos, donde desconocía casi todas las cosas y todo tenía un olor a plástico, humo y bencina. Se sentaron allí, Motty bajó del hombro de Dante y se pusieron a comer.

    —No ha sido tan difícil—dijo el pequeño Pawniard, feliz de la aventurilla que habían tenido.

    — ¡Sí! Y estos pasteles están deliciosos—siguió Motty, comiendo con ganas.

    — ¿Ya vez, Yudai? —preguntó Vega al más alto. Éste siguió comiendo sin mirarlo—Pudimos encontrarlo y nadie se extravió. La siguiente vez que quieras ir acompañado de alguien, solo dímelo—sonrió, como raras veces hacía—, yo iré contigo.

    El Scizor siguió comiendo sin decir nada. Motty por su lado, masticaba un tanto preocupado de que la ingenuidad del Pawniard fuera a molestar al Scizor. No encontraba la manera de decirle que éste no podía ver, y no que tuviera miedo de perderse o algo por estilo. Arceus; Yudai era uno de los pokemon más fuertes, rudos e independientes que conocía, de ninguna manera necesitaba la ayuda de un chico débil e ingenuo como lo era Vega, aunque, ¿era esto realmente así? ¿Era posible que, aun con toda su fuerza y su desenvolvimiento, su valentía y su capacidad, a Yudai le venía más que bien tener a alguien en quien apoyarse de vez en cuando? Este pensamiento era el que tenía la mente del Scizor ocupada; era una idea que sacudía arquetipos, su convencimiento de que era capaz de todo y no necesitar de nadie. Todo el miedo y preocupación que había sentido de estar extraviado en aquel mundo de ruidos, colores, olores, formas intrínsecas y movimiento, se había aplacado solo por llevar su brazo sobre la cabeza de un pokemon bebé, que con una mezcla de valor, ingenuidad y buena voluntad consiguió abrir un poco los ojos ciegos de Yudai.






    +100 poké
    +1 nivel para lapras
     
  18. Velvet.

    Velvet. I challenge my fate!

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    3,012
    Temas:
    140
    Calificaciones:
    +691


    2) Did you get the joke?
    Bien, quien lo diría, las cosas iniciaron bien para la muchacha que recién se integraba a la fiesta de Halloween, y vaya que lo hacía de una manera peculiar, disculpándose ante las locuras de su compañera, la espada troll. Ciertamente Dao sabía cómo iniciar una fiesta y el caos que ocasionó daba mucho de qué hablar, pues al parecer había asustado a uno de los trabajadores del local ocasionando que encendiera por accidente unos juegos artificiales causando una gran explosión. Por fortuna, nadie salió herido, de hecho, el espectáculo ocurrió antes de lo imprevisto. Lien no solo tuvo que pagar los juegos artificiales, también cerciorarse que su espada no cometiera más actos de locura, aunque según Dao, eso solo era quitarle la diversión a la vida.

    — Se que este día quieres hacer travesuras, Dao. Pero tienes que tener en cuenta que no a mucha gente le hacen gracia tus trucos.

    — ¿Slash? Slash, slash. — comentó la espada sin ningún deje de arrepentimiento, Lien suspiró acariciando suavemente la hoja de su compañera.

    — ¿Qué voy a hacer contigo
    ?

    La noche era joven y la fiesta de noche de brujas aún estaba en su apogeo. Varias personas se juntaron alrededor de un circulo, llamada por la curiosidad, la brujita se dirigió a ver el espectáculo, Lien se sorprendió al ver la figura que se encontraba llamando la atención de los espectadores.

    — Gar, Gengar, Gen. — comentó el fantasma gaseoso, Dao mostraba una sonrisa de oreja a oreja. Observaba atentamente lo que iba a ser su compañero comediante.

    — Vamos Whisper, seguro que habrás aprendido algún que otro chiste nuevo,

    — Gar, Gengar. — los pokemon que acompañaban a las demás personas estaba atentas al fantasma. — ¡Gengar, Gen!


    El gaseoso soltó una carcajada, pero el público ni siquiera se inmutó haciendo que el acto del fantasma quedara frio, el fantasma aclaró su voz y volvió a soltar un chiste nuevo esperando a que esta vez el chiste hiciera eco en los espectadores, lamentablemente a la única que le parecía gracioso el chiste era a la espada quien no paraba de reir como desquiciada, es más, poco a poco incomodaba a los espectadores que se devolvían hacia las atracciones de parque lamentándose por perder el tiempo con un fracasado humorista. El ánimo del fantasma se vino abajo luego de aquel rechazo por parte del público, no obstante, la muchacha se acercó a su compañero mostrándole una sonrisa de aliento.

    — No te desanimes, Whisper. A la próxima te ira mejor.

    — Gar….Gengar.

    — Escucha, Whisper, las cosas nunca van a salir a la primera, debes seguir intentándolo aunque sea difícil — El fantasma inició a susurrar algo, la espada se acercó a él dándole palmaditas en el hombro mientras conversaba con el, poco a poco los ánimos de Whisper comenzaron a mejorar.


    — ¡Slash!

    — ¡Gar! — Lien sonrió al ver a su compañero feliz nuevamente, sea lo que fuera que le haya dicho Dao a su compañero logró hacer que el gaseoso volviera a sonreír como siempre lo hacía.

    — Vaya, Dao. No sé qué le dijiste a Whisper, pero está de nuevo de buen humor.

    — Slash, Aegislash — comentó la espada restándole importancia al asunto.

    — Quién lo diría, tienes tu manera de preocuparte por los demás, ¿No?

    — Slash. — negó, sorprendiendo a su entrenadora.

    — ¿Cómo dices?

    — Slash, Slash.


    Antes de que pudiera preguntar lo que querría decir Lien escuchó varios gritos de personas aterradas en las cercanías del parque, Lien puso un rostro de sorpresa al ver que su propio pokemon fantasma estaba asustando sin pedir disculpas a los incautos transeúntes.

    — ¡Dao! ¡¿Qué le dijiste a Whisper?!

    — ¡Slaaaaaaaaaas, Slash!

    — ¡Dao, te juro que! ¡Whisper, para, es solo una broma de Dao! ¡No asustes a las personas!


     
  19. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 17

    Luego de recuperar energías consumiendo los productos de un restaurante de alimentos exóticos con apariencia monstruosa, pero de buen sabor, Daniel y los Kirlia charlaron un rato aprovechando que tenían una mesa para ellos. Los tópicos iban desde lo más trivial hasta cuestiones existenciales acerca de la veracidad de los seres míticos representados por los trabajadores de aquel parque de atracción. Después de todo, si ellos y los pokemon legendarios existían, entonces no debería haber duda de que criaturas como los zombis o las brujas también deambularan libremente sobre la faz de la tierra.

    <<Yo una vez leer testimonios de personas que los encararon.>>, alegó Ram, dándole un sorbo a su batido de fresas y yogurt natural.

    <<Yo creer igual. ¡El señor oscuro existir, esperarme para la batalla final!>>, expresó Rem en medio de la conversación telepática, muy adentrado en su rol como superhéroe de shonen.

    -No, qué va. Ellos no existen, sólo son mitos que las personas se inventan para que los niños tomen su sopa y hagan las tareas.-dijo el castaño de manera engreída, dándole después una mordida a su sándwich y prosiguiendo con la boca llena-A menos de que hayan pruebas fehacientes sobre el avistamiento de los monstruos de Halloween, todo queda reducido a meras especulaciones.

    <<¿Fehacientes? ¿Acaso no bastar con ser feos?>>, preguntó el peliverde, ladeando la cabeza debido a que no conocía dicha palabra.

    -Fehacientes significa irrefutable, que tiene argumentos reales que lo respaldan. Y en este caso, no los hay.-alardeó su supremacía en conocimientos frente a los humanoides, llevándose las manos por detrás de la nuca-Es cierto que este parque de diversiones en inmenso y variado, pero hasta ahora no me ha dado ni el más mínimo miedo.

    <<Nosotros recordar diferente.>>, contestaron en simultáneo, sacando a relucir las imágenes donde el castaño pegaba un grito cada vez que uno de los obreros disfrazados salía de la nada o lo perseguían.

    -¡Olviden eso, todo fue simple actuación!-intentó justificarse, aunque su vergüenza era fácilmente perceptible para los cuernos de los gemelos-¡No me miren así, lo digo en serio! Soy lo bastante maduro como para aterrarme de todo lo que haya en este lugar.

    -Oh, eso suena interesante.
    -reaccionó una voz femenina a su declaración, irrumpiendo su charla y captando la atención del trío protagónico.

    Llevando una bandeja con un emparedado y un jugo de bayas, la señorita que poseía un semblante muy familiar para el grupo decidió sentarse al lado del entrenador sin permiso y sonreír de manera maliciosa.

    -¿En verdad eres un chico valiente?-le preguntó coquetona.

    -¡P-p-por supuesto que lo soy! No existe nada que me dé miedo en este mundo.-se golpeó el pecho para hacer gala de su masculinidad, lo cual era incomprensible para los psíquicos.

    -Bien, muchachote, entonces tal vez quieras ir al Cementerio de Nakamalandia.-propuso al coger su comida, propinándole una bocanada a esta-Dicen que de ahí nadie sale sin mearse en los pantalones.

    -Oh, suena interesante, ¿te gustaría acompañarnos?
    -el chico comenzó a entender su juego, deduciendo que posiblemente ella fuera una promotora de la feria y no otra clienta más.

    -No, no puedo, no está bajo mi jurisdicción.-jugó con la cañita del vaso usando su dedo, realmente ansiando que hiciera lo que le pedía-Pero si tienes miedo a ir solo, ahí tienes a tus pokemon, ¿verdad?

    <<¿Por qué hablan de forma sospechosa, Nee-chan?>>, dirigió su interrogante exclusivamente a su familiar.

    <<Ni idea, cosa de humanos.>>, le restó importancia, concentrada en acabar su bocadillo.

    -Corta el rollo, no es normal que una chica bonita se acerque de la nada para convencerte de que te montes a otra atracción. ¿Trabajas en este lugar, cierto?

    -Humph, perspicaz, me gusta. Los de tu tipo suelen morir primero.-se mofó, soltando una carcajada-Bien, no alargaré más esto. Mi nombre es María, soy quien interpreta a la bruja en la casa del terror. ¿Lo recuerdas?

    -¡Ah, es cierto! Con razón tu cara me sonaba.
    -confesó sin el más mínimo tacto en sus expresiones-Ahora quieres que gastemos más dinero en atracciones, ¿eh?

    -Bueno, para eso vinieron: Pasar el tiempo pegándose unos grandes sustos. Entonces, ¿irás hacia donde te mencioné o acaso eres un Whismur?

    -Me gustaría decir que no, pero tiene toda la razón en que nos queríamos divertir. Es Halloween, después de todo, así que acepto el desafío.
    -frunció las cejas y esbozó una sonrisa, actitud que le gustó a la dama-¿Qué dicen ustedes, chicos?

    <<¡Estar lleno! ¡Energía reestablecida! ¡Poder ganar!>>, asintió el menor con la cabeza.

    <<Después de pasar rato en juegos, ya no tener tanto miedo como antes. Lo contrario, pasarla bien, así que yo también quiero ir.>>, acató la mayor, dispuesta a mostrar su osadía.

    -Está decidido. Gracias por la recomendación, señorita María, verá cuán valiente somos y cuan inofensivo son sus juegos de terror. ¡Andando!-sentenció, poniéndose de pie y saliendo de la tienda junto a sus compañeros de bolsillo.

    -Sí, definitivamente siempre caen con mis provocaciones.-susurró la líder de todo el negocio, satisfecha ante la idea de ganar más dinero para el final de la noche.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp
     
  20. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,285
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,443
    Noche de Terror 18

    El cementerio se ubicaba en la parte más honda de la feria, oculto por detrás de una iglesia como si se tratara de un “bonus track” que se revelaría a aquellos curiosos que no se limitaran a ir por los senderos iluminados. La entrada estaba despejada, no existía boletería y cualquiera podía acceder libremente a ese espacio. Daniel y los Kirlia, mirándose entre sí, alzaron los hombros para restarle importancia al detalle antes mencionado y pasaron adelante a través de la reja que fungía como puerta. Avanzaron unos metros por el jardín húmedo hasta que una se alzó a su alrededor, tomándolos desprevenidos y consiguiendo ponerlos en guardia.

    -Parece que ya nos están dando la bienvenida.-comentó el comediante, consciente de que ello se trataba de un efecto atmosférico creado artificialmente-¿Cómo van ustedes, muchachos?

    <<Estar bien, pero estar alerta también.>>, declaró Rem, armando una rima inconscientemente sin dejar de mirar con seriedad hacia todos lados.

    <<En momentos como este, detestar ser tan bajita.>>, expresó Ram, fastidiada con que el vapor le llegara a la altura de la nariz y le dificultara caminar en cierta medida.

    A unos metros más de donde estaban, las primeras lápidas se erigían con diversos nombres de sus propietarios. El idioma que se usaba para los epitafios también variaba, denotando la diversidad de personas quienes fueron enterradas para su descanso eterno. Gutiérrez no se quiso detener a leer una de estas, ya que mirar hacia el frente era su mejor opción para anticipar lo que podría suceder como espectáculo tenebroso.

    -Además de que no quisiera que un muerto despertara y me jalara de los pies.-acotó a su idea basándose en las típicas escenas de películas, tragando saliva y comenzando a sudar.

    <<¡Uhm! ¡Esperar!>>, avisó la fémina, deteniendo el andar de sus aliados,<<Sentir una presencia, alguien acercarse por allá.>>, alzó su bracito para señalar la dirección.

    <<Yo no sentir nada, Nee-chan, quizás sea tu imaginación.>>, el menor se concentró, incapaz de percibir lo mismo que su consanguínea,<<¿No estar ya nerviosa y ver cosas donde no las hay?>>, preguntó con picardía.

    <<¡No hablar cuando poder tuyo ser lamentable!>>, le increpó con crueldad, reduciendo un nivel la autoestima del abucheado otaku, <<¡Prepararse! N-no-no tener miedo.>>, el preámbulo a lo desconocido le hizo tener un súbito escalofrío.

    <<Pero ser tú quien estar temblando, Nee-chan.>>, resaltó su incongruencia.

    Apretando los dientes y las manos para no volver a soltar un grito de niñita, el coordinador divisó la sombra que se aproximaba zigzagueante hasta que, surgiendo en gran tamaño como una sombra negra, un sujeto calvo, de tez extremadamente blanca y vestimenta elegante. Él soltó un chillido que dejó ver sus colmillos, sorprendiendo a los visitantes sólo para después recuperar su estatura original y realizar una reverencia a modo de saludo.

    -Sean bienvenidos al cementerio. Mi nombre es Vladimir, me encantará ser su guía en esta aventura.-habló con elegancia, sonriendo maliciosamente.

    Por debajo suyo, un Raticate se hallaba oliendo hacia quién sabe donde hasta tener contacto visual con los gemelos psíquicos, saludando con su pata sin el más mínimo recato.

    Pero, ante el juicio de Daniel, ¿era posible confiar en ese tipo?

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    > +1 Nivel a Skrelp
    > Elijo un Ticket de MH
    > Tiro dado para la caja sorpresa, fantasma.
    • De nuevo, Duskull con 2 MH. Repitiendo lo de la vez pasada, le concedo esos dos MH a mi Dusclops, los cuales serían: Divide Dolor y Mismo Destino.
    > Objeto gratis del Pokemarket: Miel.
     
    MaAc94 tiró un dado de 47 caras por: Caja Sorpresa - Fantasma Total: 7
    Última edición: 11 Oct 2018

Compartir esta página

Cargando...