Actividad Jaladoween Halloween: ¡¡Nakamalandia!!

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por Soncarmela, 2 Oct 2018.

Semanas
0
0
Días
0
0
Horas
0
0
minutos
0
0
segundos
0
0
  1. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    8,816
    Temas:
    624
    Calificaciones:
    +2,730
    [​IMG]
    [​IMG]


    • ¡Bienvenidos todos al Parque de Atracciones: Nakamalandia! Abierto solamente en Halloween y que ha mandado entradas para todos los entrenadores de Aleria, por si están interesados en echarle un vistazo al parque. Parece que los trabajadores son muy amables y el dueño, aunque no se ha presentado, desea que paséis unos días estupendos, que os divirtáis, hagáis nuevas amistades y os asustéis, por supuesto, porque la temática de Nakamalandia será el terror.

      Por alguna extraña razón, no hay niños pequeños con sus padres, pues como se ha dicho, la invitación ha sido exclusiva para los entrenadores, todos aquellos que poseen un pokémon o acaban de recibir su inicial. La comida, las atracciones, el hotel y todo lo que veáis en
      Nakamalandia es gratis.

      ¿Y bien? ¿Te emociona la idea de entrar a
      Nakamalandia? ¡Es una oportunidad única!

    • [​IMG]

      Nakamalandia es un parque de diversión normal y común, salvo porque sus atracciones tienen temática de terror e incluso la más típica, como la Montaña Rusa, incluirá una sorpresa cuando te montas. Los trabajadores te hablan en cualquier momento, haciendo de guía o ayudándote a encontrar el lugar más indicado para ti según tus gustos. También hay personas disfrazadas, por supuesto, de hecho, la mayoría van así, como si fuera una fiesta, y se meten demasiado en el papel que interpretan. Puedes encontrarte desde brujas, vampiros, hombres lobo, demonios y zombis, hasta tipos que han buscado parecerse a sus pokémon.

      ¿De qué se trata este evento?

      Nakamalandia es un evento global, todos participaréis aquí escribiendo posts a vuestro gusto. Podéis ir solos o relacionaros con otros usuarios. Es como que vuestro personaje recibe la entrada y decide ir hasta el Parque de Atracciones, donde enseguida notará que mucha gente también desea disfrutar del sitio. Nakamalandia es enorme, como una ciudad completa, por lo que te puedes perder y divisar cualquier cosa que te venga a la imaginación: comida ambulante, restaurantes, tiendas de regalos, atracciones por doquier, un hotel gigante donde descansen todos los entrenadores, una sala de combates Pokémon, etc... Tenéis libertad para crear edificios, siempre y cuando se respete una cosa: que estáis dentro de Nakamalandia y no tenéis pensado marcharos. ¡En pocas palabras: explorad!

      Consejo: podéis leer los detalles de los NPC para descubrir algunos lugares inventados.


      ¿Hay reglas?

      Pocas, realmente. Para empezar, se pide respeto, como es costumbre, y un mínimo de 500 palabras por post para que no se llene de spam, y podéis escribir lo que queráis al día, no hay un límite por persona, dependerá de vuestras ganas y la inspiración.

      • A la hora de dar el nivel o el punto de amistad, especificar en el post, por favor.
      • No hay que poner que se participa, en cuanto el tema esté abierto, podéis mandar los posts (recordad las 500 palabras)
      • No es necesario apartar posts. Mandad el escrito cuando esté completo directamente.
      • Respetad el evento (hay distintas fases y no en todas se puede hacer lo mismo)
      • Enumerad vuestros posts. Si tenéis dos personajes, entonces avisad con cuál estáis escribiendo y la cantidad que lleva cada uno.
      • Podéis usar pokémon del PC. Más de seis, no hay problema con eso, no tenéis que centraros en un equipo predeterminado.

      Por supuesto, al ser un evento, aunque las recompensas incluyen niveles, puntos de amistad y cosas extras, ningún objeto funciona y tampoco los beneficios de labores.

      El evento
      dará inicio el 2 de octubre y finalizará el 3 de noviembre, dando un total de 33 días (si mis cálculos son correctos) para que vayáis acumulando premios.

    • Nakamalandia trae muchas sorpresas, entre ellas, que pasado unos días la fase cambiará y os tocará pensar en otros planes, ya que según lo que se coloque, no podréis continuar escribiendo que os subís a atracciones o estáis tranquilamente descansando en el hotel.

      Primera fase:
      - Los entrenadores reciben la invitación con todos los gastos pagados para disfrutar de varios días en el Parque de Atracciones: Nakamalandia. Aquí podéis explorar, hablar con los trabajadores y relacionaros con otros usuarios. Se resume en pasar un -día/días- tranquilo (a interpretación del usuario). Durará once días: del 2 al 13 de octubre.

      Segunda fase:
      - Los trabajadores se comportarán de forma extraña. Si bien ya se tomaban su papel muy en serio, ahora da la sensación que se han convertido en ellos. Tened cuidado y analizad en quién es mejor confiar. Todos, sin excepción, os querrán llevar a su atracción... Y negarse no será fácil.
      - Es necesario haber escrito un post en la primera fase para continuar.
      - Durará del 13 al 20 de octubre

      Tercera fase:
      -
      El parque entero de atracciones se ha vuelto loco. Los trabajadores son muy violentos y os persiguen como si fueran animales. Debéis escapar, luchar y encerraros en algún sitio para cuando acabe esta fase. Sí o sí, en vuestros posts, os tocará añadir una meta. La meta significará dónde querréis esconderos al final. ​

      Opciones disponibles (dificultad fácil): Casa de Terror // Casa de Gatos // Barco Pirata // Vivienda del Diablo // Catacumbas // Iglesia Nocturna // La casa de los payasos diabólicos // Casa de Adivinación

      Opciones disponibles en zona abierta (dificultad alta): Apocalipsis Zombi // Coches de Choque // Jardín Trasero // Tierra de los Juguetes // Cementerio.

      Datos a tener en cuenta:
      - No podéis escribir lo que pasa al llegar al sitio elegido. Podéis hacer, por supuestos, varios posts de la huida, pelea y demás, pero la meta se queda en alcanzar una de las opciones.
      - Twisted se aparecerá de la nada para ayudaros. Os servirá de apoyo para deciros quién se acerca y por dónde debéis ir para llegar a donde queréis. Se comportará de forma muy amable e incluso molestará a los trabajadores lanzando cartas o luchando con su fiel compañero. En caso de que ya lo hayáis conocido, hablará contigo como si fuerais amigos de toda la vida; si decidiste no usarlo en las fases anteriores, se presentará y actuará como un guardaespaldas silencioso.
      - Al igual que en el resto de fases, podéis usar los pokémon del PC. Incluso si queréis darle niveles a siete diferente y deben aparecer esos siete.
      - En caso de ir con alguien (party), ambos debéis elegir la misma zona.
      - Podéis encontrar gente muerta (tanto trabajadores como clientes) a lo largo de la huida.
      - Es necesario haber escrito dos posts en la segunda fase para continuar.
      - Durará del 20 al 25 de octubre

      Cuarta fase (final):
      - ?????
      - Es necesario haber escrito dos posts en la tercera fase para continuar.
      - Durará del 25 (octubre) hasta el 3 de (noviembre)

      • Por cada post: 100 pks + 1PA o +1 nivel para (1) a elección. Debe ser el punto de amistad o el nivel, no las dos cosas [Acumulable]
      • Por cada dos posts: Un ticket Movimiento Huevo/Tutor (elegir uno) [Acumulable]
      • Por cada tres posts: Tirada de dados para la Caja Sorpresa [Acumulable]
      • Por cada seis posts: objeto de la pokemarket a elección (pestaña de objetos pokémon) [Acumulable]
      • Al completar diez posts: +15 puntos de oficio (se puede guardar como ticket)
      • Al completar doce posts: x3 Ticket Habilidad Oculta
      • Al completar quince posts: Roca Variocolor
      • Al completar veinte posts: Pokémon Shiny a elección (no incluye especiales, fósiles ni legendarios)
      • En caso de ya poseer el pokémon al lanzar el dado, puedes usar los MH (que gana en la lista) o Habilidad Oculta para el tuyo propio. No funciona en el caso de Shiny.

      Caja Sorpresa Fantasma:
      1. Huevo Misdreavus (1 MH)
      2. Huevo Patrat (2 MH)
      3. Huevo Bidoof (1 MH)
      4. Huevo Shuppet (2 MH)
      5. Huevo Caterpie (1 MH)
      6. Huevo Bidoof (Habilidad Oculta)
      7. Huevo Duskull (2 MH)
      8. Huevo Patrat (Shiny)
      9. Huevo Bidoof
      10. Huevo Yamask (1 MH)
      11. Huevo Caterpie
      12. Huevo Caterpie (Shiny)
      13. Huevo Gastly (2 MH)
      14. Huevo Rattata (1 MH)
      15. Huevo Bidoof
      16. Huevo Drifloon (2 MH)
      17. Huevo Sentret (1 MH)
      18. Huevo Litwick (2 MH)
      19. Huevo Patrat
      20. Huevo Zigzagoon (Shiny)
      21. Huevo Phantump (2 MH)
      22. Huevo Bidoof
      23. Huevo Bidoof (Shiny)
      24. Huevo Pumpkaboo (2MH)
      25. Huevo Caterpie (2 MH)
      26. Huevo Patrat (Shiny)
      27. Huevo Sandygast (Shiny)
      28. Huevo Caterpie
      29. Huevo Bidoof (1 MH)
      30. Huevo Mimikyu (2 MH)
      31. Huevo Ledyba (1 MH)
      32. Huevo Geodude (1 MH)
      33. Huevo Sableye (2 MH)
      34. Huevo Bidoof
      35. Huevo Wurmple (2 MH)
      36. Nada
      37. Huevo Rotom (Shiny)
      38. Nada
      39. Huevo Patrat (2 MH)
      40. Huevo Frillish (2 MH)
      41. Huevo Caterpie (1 MH)
      42. Huevo Golett (2 MH)
      43. Nada
      44. Huevo Bidoof
      45. Huevo Honedge (Shiny + 1 MH)
      46. Nada
      47. Huevo Dhelmise (2 MH)

      Caja Sorpresa Siniestro:
      1. Huevo Meowth Alola (1 MH)
      2. Huevo Patrat (2 MH)
      3. Huevo Bidoof (1 MH)
      4. Huevo Poochyena(2 MH)
      5. Huevo Caterpie (1 MH)
      6. Huevo Bidoof (Habilidad Oculta)
      7. Huevo Absol (2 MH)
      8. Huevo Patrat (Shiny)
      9. Huevo Bidoof
      10. Huevo Purrloin (1 MH)
      11. Huevo Caterpie
      12. Huevo Caterpie (Shiny)
      13. Huevo Rattata Alola (2 MH)
      14. Huevo Rattata (1 MH)
      15. Huevo Bidoof
      16. Huevo Murkrow (2 MH)
      17. Huevo Sentret (1 MH)
      18. Huevo Litwick (2 MH)
      19. Huevo Patrat
      20. Huevo Zigzagoon (Shiny)
      21. Huevo Sneasel (2 MH)
      22. Huevo Bidoof
      23. Huevo Bidoof (Shiny)
      24. Huevo Houndour (2MH)
      25. Huevo Caterpie (2 MH)
      26. Huevo Patrat (Shiny)
      27. Huevo Sableye (Shiny)
      28. Huevo Caterpie
      29. Huevo Bidoof (1 MH)
      30. Huevo Scraggy (2 MH)
      31. Huevo Ledyba (1 MH)
      32. Huevo Geodude (1 MH)
      33. Huevo Pawniard (2 MH)
      34. Huevo Bidoof
      35. Huevo Wurmple (2 MH)
      36. Nada
      37. Huevo Vullaby (Shiny)
      38. Nada
      39. Huevo Patrat (2 MH)
      40. Huevo Inkay (2 MH)
      41. Huevo Caterpie (1 MH)
      42. Huevo Deino (2 MH)
      43. Nada
      44. Huevo Bidoof
      45. Huevo Poochyena (Shiny + 1 MH)
      46. Nada
      47. Huevo Zorua (2 MH)


      • [​IMG]
        Nombre: María
        Nombre artístico: Morgana
        Disfraz: Bruja
        Ubicación: Casa del Terror
        Detalles: Utiliza lentes para que sus ojos sean morados y cuando te clava la mirada da la sensación de que estás encerrado y no puedes moverte. Por eso, en la Casa del Terror se dedica a esperar en su rincón con una enorme olla negra, donde va metiendo líquidos y, finalmente, alza la cabeza, obligándote a adentrarte a su reino de dolor y pesadillas. Fuera de su "papel" parece una mujer adulta muy bromista pero intimidante, da la sensación de que lleva el cotarro, pues suele ser la que da órdenes para que todo funcione a la perfección. Y no sólo ella, Mismagius ronda por la Casa de Terror para vigilar y asegurarse de que cada trabajador esté en su puesto.
        Pokémon acompañante: Mismagius
        [​IMG]

      • [​IMG]
        Nombre: Lily
        Nombre artístico: Lulu
        Disfraz: Bruja gatuna
        Ubicación: Casa de los gatos
        Detalles: Insistió, pataleó y echó maldiciones hasta que consiguió que le construyeran una casa dedicada a los gatos, a los cuales cuida, mima y alimenta para que cuando lleguen a los clientes obedezcan lo que ella diga. Cualquiera podría pensar que es una niña, pero no, Lulu es una mujer de estatura pequeña que nunca llegó a crecer, por lo que aunque su mentalidad es la de una cría mimada y caprichosa, te sorprendería averiguar lo mucho que ha vivido y todo lo que sabe. Se enfurece muchísimo cuando molestan a sus animales y, la verdad, es que más que su papel ella misma parece una bruja rodeada de felinos.
        Pokémon acompañante: Purrloin / Meowstic / Meowth / Skitty / Glameow / Litten
        [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Tony
        Nombre artístico: Thresh
        Disfraz: Cazador marino
        Ubicación: Barco pirata
        Detalles: A Thresh le gusta asustar a sus clientes cuando se acercan para pescar en el Barco Pirata que él lidera. Es un hombre gracioso y temido al mismo tiempo, pues, por lo que se comenta, no se quita el disfraz ni para dormir, e ir andando con esa apariencia lleva a pensar que no está bien de la cabeza y realmente se cree un cazador marino. Es un pescador excelente, no se le escapa ni una presa. Primero, la atrapa, se acerca a una velocidad sobrehumana y se la acerca a la persona más cercana para que disfrute de la experiencia. Sin lugar a dudas, participar en este juego es todo un riesgo.
        Pokémon acompañante: Kingler
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Brand
        Nombre artístico: Brand
        Disfraz: Zombi
        Ubicación: Apocalipsis Zombi
        Detalles: En el Parque de Atracciones hay una zona especial para los zombi. El cliente puede entrar o no, a su decisión, y debe sobrevivir una hora entera antes de que las puertas se vuelvan a abrir. Brand es el líder de este grupo que se dedica a correr y soltar chillidos raros cuando notan la "presencia" de humanos, apareciendo de la nada y alargando los brazos. Además, lleva una peluca en la cabeza que le ayuda con su disfraz, la cual da la sensación de estar ardiendo en llamas verdes. Siempre va acompañado de su fiel: Nunu, otro compañero de trabajo que adora convertirse en un monstruo. Una vez se quita el disfraz, le cuesta hablar, acostumbrado a no articular palabra durante largas horas.
        Pokémon acompañante: Muk
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Héctor
        Nombre artístico: Hecarim
        Disfraz: Sleepy Hollow (a su modo)
        Ubicación: Coches de Choque
        Detalles: Héctor es un tipo que va loco por la vida, corriendo sin parar y empujando a los que se atreven a ponerse en medio. Por eso, el dueño de Nakamalandia pensó que tenía un buen sitio para que pudiera disfrutar sin molestar a nadie: en los Coches de Choque. Pero la atracción es un tanto diferente, ya que los clientes no se chocan entre sí, más bien deben escapar o unirse entre ellos para atrapar a Sleepy Hollow. No obstante, si él logra alcanzarlos y empujarlos hasta una pared, deberá bajarse de automóvil. Es común escuchar su risa detrás de la máscara de calabaza. Es un trabajador que se lo pasa pipa. Si nota que varios huyen, llama a su compañero: Bouffalant.
        Pokémon acompañante: Bouffalant
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Marcus
        Nombre artístico: Maokai
        Disfraz: Árbol maldito
        Ubicación: Jardín trasero
        Detalles: A Maokai le gustan las explosiones, todo lo que tenga que ver con cohetes o mucho ruido le atraen como un imán, por eso, para no poner en peligro a nadie, le otorgaron unos "pimpollos", los cuales trata como hijos antes de lanzarlos cerca de un entrenador para que estallen y dejen a la persona en cuestión todo sucio por el líquido que llevaban dentro. Pero lo cierto es que Marcus es muy tímido, nunca se muestra y entonces ataca desde lejos, esperando a que los intrusos se cansen de esa atracción y opten por caminar a la siguiente. Cuando se asusta o se entera de que hay mucha gente, el cielo se ve amenazado por los miles de pimpollos que arroja al aire. Trevenant le suele ayudar a lanzarlos.
        Pokémon acompañante: Trevenant
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Annabelle
        Nombre artístico: Orianna
        Disfraz: Muñeca
        Ubicación: Tierra de los juguetes
        Detalles: "Jeje... Como gritan" Orianna es una muñeca sin alma, construida para asustar con solamente observar su apariencia... O eso dice ella. No se sabe cómo, pero es capaz de controlar bolas magnéticas y lanzarlas donde quiera, para luego traerlas de nuevo hacia ella. Es una muñeca malvada, un demonio en pocas palabras, y cada vez que escucha gritos, muestra una sonrisa tétrica. Lo raro es que suele danzar como si estuviera en una sala de ballet, pero nada más lejos de la realizad, no te dejes engañar por sus bellos movimientos, porque es cuando de verdad te muestra lo que es una pesadilla. Mientras que se acerca, repite: "Protección"
        Pokémon acompañante: Voltorb
        [​IMG]

        Dato extra: Sí, en efecto, Voltorb confía lo suficiente en ella para permitir que lo mueva de un lado a otro.

      • [​IMG]
        Nombre: Anna
        Nombre artístico: Alice
        Disfraz: Gótica
        Ubicación: Vivienda del Diablo
        Detalles: Se puede suponer que Anna y Annie siempre van juntas, porque son hermanas gemelas, pero en realidad tienen trabajos diferentes. Mientras que Annie se ocupa de asustar en la puerta principal, siendo como un guardia, riéndose de los que se atreven a entrar, Alice es más callada, seria y oscura, manteniéndose en medio de un dibujo en el suelo mientras, según ella, invoca al diablo. Tiene un truco muy interesante que realiza cuando aparecen personas: pone los ojos en blanco, levanta las manos y su compañera pokémon la alza con sus poderes psíquicos. Si habla, será principalmente para comentar sus gustos góticos y detesta el color blanco, aunque es un secreto para que su pokémon no se ponga triste.
        Pokémon acompañante: Gothitelle
        [​IMG]



      • [​IMG]
        Nombre: Annie

        Nombre artístico: Victoria
        Disfraz: Científica
        Ubicación: Vivienda del Diablo
        Detalles: Se dice que en la Vivienda del Diablo se llevan a cabo muchos experimentos. Victoria realizó el suyo con éxito -le puso a su Ursaring un traje perfecto- y pensó que era momento de mostrarlo a todo el mundo. A diferencia de su hermana, es muy alegre y bromista, asustando a los que se acercan y creando bolas de fuego -que nunca dirá cómo lo hace- y lanzándolas al aire para que dancen entre ellas. A una simple orden, su compañero -o monstruo, así lo llama- soltará un gruñido y se moverá con intenciones de atacar, para que la gente se vaya corriendo o se confunda y entre a la atracción de inmediato.
        Pokémon acompañante: Ursaring
        [​IMG]

      • [​IMG]
        Nombre: Bayek
        Nombre artístico:
        Amumu
        Disfraz: Momia
        Ubicación: Catacumbas
        Detalles: Puede parecer curioso, pero es realmente, y sin engaños, el único trabajador de Nakamalandia que asusta a los clientes soltando lágrimas y yendo detrás de ellos para darles un abrazo. Porque Amumu no quiere lastimar a nadie y mucho menos que le tengan miedo, lo que pasa es que se siente muy solo y nunca ha podido tener un amigo, además, no es muy bueno relacionándose, lo que da lugar a varios malentendidos. La gente que suele bajar a las Catacumbas se lleva la sorpresa de que apenas hay momias, solamente Amumu y su compañero pokémon, pero mientras que Bayek busca una sencilla amistad entre los humanos, Cofagrigus siente celos y es quien se ocupa de que nadie le tenga estima a su entrenador. Eso sí, una advertencia, las Catacumbas son como un enorme laberinto, es muy fácil perderse.
        Pokémon acompañante: Cofagrigus
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Luthicer
        Nombre artístico:
        Teemo
        Disfraz: El Rey Diablo
        Ubicación: Vivienda del Diablo
        Detalles: Las hermanas pueden suponer un terror, pero no es hasta que entran a la Vivienda del Diablo y conocen al señor de los infiernos en miniatura, que la gente no grita como si le fuera la vida en ello. A Luthicer le gusta sorprender y engañar con su tierna apariencia, prometiendo caramelos o sabrosos dulces a aquellos que vienen abrazándose por el miedo. Pero, por supuesto, esto es sólo parte de la atracción. Es de los que más se toman en serio su trabajo, pues se sacrifica delante de los clientes, arrancándose la cabeza, creando un agujero en el suelo y cayendo mientras que su corona de rey da vueltas alrededor de los pies de aquellos que se han atrevido a caminar por sus dominios. Todo esto no lo conseguiría sin ayuda de su leal Spiritomb, que es quien confunde e inventa estas ilusiones. Teemo es poco hablador, pero se ríe, se ríe mucho. Es como si fuera invisible y sólo dejara en el aire su risa malvada e infantil, hasta que cree que es el momento de aparecer.
        Pokémon acompañante: Spiritomb
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Nadie lo sabe
        Nombre artístico:
        Vladimir
        Disfraz: Nosferatu
        Ubicación: Cementerio / Iglesia Nocturna
        Detalles: El olor a sangre invita a que Vladimir esté detrás de las personas. Aquellas que se cortan con los palillos de la comida o vengan a Nakamalandia con una herida fea, enseguida son avistados por el vampiro más especial de todos. Si bien, no se sabe lo que quiere hasta más adelante, cuando ya es demasiado tarde. Al principio, es bastante amigable, charlando con los clientes y llevándose bien con ellos para que confíen. Por ejemplo, los salva -o ayuda- en el momento oportuno, como cuando Warwick se vuelve el cazador en vez de la presa, provocando pequeñas peleas entre el vampiro y el hombre lobo; o guiando a los que se pierden por el cementerio para que Yorick no los encuentre. Pero detrás de esa falsa sonrisa, se esconde alguien sediento de sangre que no dudará en hincarte el diente a la menor oportunidad. Por lo que dicen los rumores, se acerca más a la gente "inocente"
        Pokémon acompañante: Rattata
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Krusty
        Nombre artístico: Shaco
        Disfraz: Payaso
        Ubicación: La Casa de los Payasos Diabólicos
        Detalles: Shaco es un bromista, un payaso hecho y derecho que adora aparecer por detrás para pegar un buen susto. Suele hacer el tonto, tirándose al suelo y burlándose de alguien para que se atreva a acercarse, pero es entonces cuando su pokémon, un fiel Shuppet, quién se encarga de aterrorizar entonces. La atracción que él maneja es una casa repleta de payasos (reales o no, depende de la visión de quien entre), donde, dicen, nadie ha salido sin mearse encima.
        Pokémon acompañante: Shuppet
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Arthur Wolf
        Nombre artístico: Warwick
        Disfraz: Hombre Lobo
        Ubicación: Iglesia Nocturna
        Detalles: Para participar en la atracción de Arthur Wolf debes esperar a que se haga de noche. Los efectos especiales no se hacen esperar y los trabajadores se ocupan de que en el cielo nocturno brille luna llena, es entonces cuando los aullidos son escuchados por todas partes... El juego es sencillo, te conviertes en un cazador y vas en busca del Hombre Lobo que aterra a las ovejas y vecinos de la iglesia. ¿Pero de verdad serás el valiente cazador o una simple presa? Cuidado, porque Warwick es todo un animal sediento de sangre, te sorprenderán sus movimientos a pesar de ser un tipo normal y corriente. ¿Y qué decir de su compañero? Otro leal pokémon que imitará a su entrenador para que los clientes se horroricen el doble.
        PD: El disfraz es muy resistente, está permitido atacarle con cualquier cosa.
        Pokémon acompañante: [​IMG]

      • [​IMG]
        Nombre: William
        Nombre artístico: Nunu
        Disfraz: Máquina Zombi
        Ubicación: Apocalipsis Zombi
        Detalles: William, en vez de ponerse un disfraz -que también-, decidió crear su propia máquina. Es un humano bastante pequeño, el cual nunca llegó a crecer, y no le importa decirlo en voz alta, pues su mente inteligente y superior, es capaz de inventar muchas cosas, como la máquina -monstruo- que le permite observar a los demás desde una gran altura. Tuvo varias opciones, como ser el monstruo de las galletas, un luchador, una máquina corriente que hablaba y soltaba comentarios modernos de internet o un zombi; esto último le pareció lo más divertido. Por eso se unió a Brand y su atracción, asustando y persiguiendo a los clientes mientras suelta carcajadas y lanza bolas verdes que es mejor no preguntar de qué están hechas. Cuidado, es mucho más veloz que un zombi normal. También lo hizo por su pokémon, pues era donde más encajaría.
        Pokémon acompañante: Garbodor
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Fate
        Nombre artístico:
        Twisted Fate
        Disfraz: Fantasma de las cartas
        Ubicación: En todos y en ningún sitio.
        Detalles: Fate es todo un misterio. Incluso si le preguntas al resto de trabajadores, no sabrán decir de quién se trata, no conocen su cara real, nunca le han visto fuera del trabajo e incluso en el Parque de Atracciones no puede verse si él no quiere. Lo que sí se puede apreciar son extrañas cartas que están pegadas en todas las casas, comida ambulante, atracciones o entradas y salidas del lugar. Te lo puedes encontrar en cualquier parte si él quiere, aparece de la nada, te muestra una carta y te habla de posibles desgracias. Nunca se sabe si tendrás la suerte de tenerlo delante, pero, bueno, ¿perderás algo si le hablas? Definitivamente, interpreta bien su papel de fantasma, es adorado o temido, y su pokémon es exactamente igual que él: nunca sabes por dónde atacará.
        Pokémon acompañante: Gallade
        [​IMG] <-> [​IMG]

        PD: Es el único pokémon que puede Mega-Evolucionar.

      • [​IMG]
        Nombre: Fidel
        Nombre artístico: Fiddlestick
        Disfraz: Espantapájaros Calabaza
        Ubicación: Jardín trasero
        Detalles: Quieto. Quieto para siempre. Esa es la labor de este pobre personaje. Se queda en medio del Jardín Trasero, observando al resto de sus compañeros divirtiéndose, mientras que él y Sudowoodo se mantienen como estatuas hasta que alguien los toca por curiosidad. Entonces despiertan como monstruos. A Fidel le rodean un montón de pájaros (robóticos), pero en vez de picotearle a él, atacan al que está más cerca. Y ya cuando salen corriendo, regresa a ocupar su papel de espantapájaros.
        Pokémon acompañante: Sudowoodo
        [​IMG]


      • [​IMG]

        Nombre: Yorick
        Nombre artístico: No tiene
        Disfraz: Enterrador
        Ubicación: Cementerio
        Detalles: Silencioso y aterrador, Yorick parece un alma en pena que camina por el cementerio. Situado en un rincón grande del Parque de Atracciones, para los más morbosos de visitar a los supuestos muertos, los cuales dicen son aquellos que les dio un ataque en el corazón en las casas de terror. Se le puede escuchar por el ruido que hace al caminar y arrastrar su pala por el suelo, nadie podría confirmar si se trata de un robot o de verdad es un humano que interpreta perfectamente su disfraz. En secreto, y sin que nadie le vea, tiene la costumbre de "tocar" la pala como si fuera una guitarra. Y matará a quien se entere de ello.
        Houndoom siempre le acompaña, es quien le avisa si alguien anda cerca con su gran olfato.

        Pokémon acompañante: Houndoom
        [​IMG]


      • [​IMG]
        Nombre: Blanca
        Nombre artístico:
        LeBlanc
        Disfraz: Bruja
        Ubicación: Casa de Adivinación
        Detalles: LeBlanc espera a sus clientes en su pequeña morada donde lee el futuro... o se lo inventa, es algo que no se puede asegurar. Algunos aseguran que sí dice la verdad, otros se van bastante decepcionados, pero por lo que se sabe, nunca vaticina nada bueno. Utiliza una bola de cristal y un Murkrow que abre la boca cada vez que una persona se va enfadado, como si se riera. Pero a pesar de todo, LeBlanc se lo toma con calma. Al parecer, tiene una hermana gemela, o eso se ha llegado a creer, pues la han visto en dos lugares diferentes a la vez. ¿Será, quizá, ella misma, que puede clonarse?
        Pokémon acompañante: Murkrow
        [​IMG]



    everydayeveryday JullJull
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 20 Oct 2018
  2. Yuki Tiger

    Yuki Tiger There'll be pennies from heaven for you and me ♫

    Registrado:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    994
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +515
    1. Plantado en la primera cita.

    Estaba de pie en la entrada del parque de diversiones exclusivo para entrenadores, aunque no me sentía para nada divertido en ese momento. Movía impacientemente mi pie contra el suelo mientras, cruzado de brazos, esperaba a que uno de mis mejores amigos, Mario Tovar, hiciera acto de presencia. Aunque esperar de pie más de dos horas comenzaba a cansarme, intentaba aguantar solo un poco más. Aunque al mirar los demás entrenadores entrando con una sonrisa en el rostro me bajaban los ánimos. Cuando recibí mi invitación al parque unos días antes inmediatamente recibí una llamada de mi amigo productor de shows infantiles. Muy feliz me comentó que tenía el pase y que el motivo de su llamada era saber si obtuve el mío; y al decirle que sí, rápidamente me invitó a que fuéramos juntos, como una cita. Realmente nunca antes había estado en una, y a él parecía hacerle muchísima ilusión, así que no pude negarme. También sugirió ir de acuerdo a la temática del parque, ósea, de Halloween. Y justo cuando iba a preguntarle de que podía disfrazarme, colgó entre vítores.

    Antes de venir, Garet me ayudó a encontrar el disfraz ideal para mí. Dado que en el departamento no tenía nada que se pudiera usar, salvó uno de mis elegantes trajes de negro con blanco, el gigante amarillo afirmo que ir de vampiro era mi mejor opción. Por lo que salimos a comprar maquillaje blanco, cera para el cabello, unos colmillos falsos y una bonita pajarita de broche color rojo sangre. Y así es como justo ahora, estaba vestido de vampiro, y uno elegante por cierto. Mi cara y cuello estaban cubiertos por una fina capa de maquillaje blanco. Mi cabello pelirrojo estaba pulcramente peinado hacia atrás para terminar en una pequeña elevación en la nuca. Los colmillos falsos estaban adheridos a mis dientes reales, y no molestaban en absoluto, como esperaba. Llevaba puesto mi elegante traje negro (según Mario, el traje hacía que se me vieran más las posaderas, aunque no entendía a qué se refería), el mismo que usaba en exposiciones o en eventos importantes, a juego con una camisa blanca, un par de guantes blancos, la pajarita roja enganchada en el cuello y una capa hecha con dos colores de tela diferentes. Por fuera era negra y en su interior era roja. Esta última terminaba en cortes de “v”, pues mi madre me explicó mientras la hacía que eso la haría verse mucho mejor.

    Dejé salir un suspiro. El que Mario no me hubiera llamado o mínimo dejado un mensaje me deprimía un poco. Después de todo, esa era la primera cita a la que asistía en toda mi vida y tenía bastante curiosidad de saber cómo eran. Fue en medio de esa amalgama de emociones negativas que Garet regresó de recorrer la entrada de nuevo. Él también ya estaba cansado de esperar y quería entrar al parque, pero mis constantes negativas lo obligaban a intentar entretenerse recorriendo los alrededores con la intención de encontrar su adicción número uno: chicas y pokémon hermosas. Por la expresión en su rostro pude deducir que no había tenido éxito. Él también llevaba una pajarita roja, aunque más grande que la mía, colocada con cuidado en el pelaje debajo de su cuello. Se había negado a ponerse alguna otra cosa, pues insistía en que no quería opacar sus habilidades de conquista.
    —Electi...— espetó el grandullón amarillo dejando salir un suspiro. Con los hombros caídos, fue a colocarse a mí lado. Parecía estar cansado de buscar chicas fuera de la atracción principal.
    —Lo sé, Garet. Pero me gustaría esperar solo un poco más, de verdad— exclamé pero ni siquiera yo creí mis propias palabras. El motivo real de mis negativas a entrar en el parque era el que no quería que me vieran disfrazado de este modo solo. Con Mario no me sentiría tan avergonzado, pero entrar así… La mueca triste en el rostro de mi amigo amarillo me atravesó el corazón con el fijo de un cuchillo. No me parecía justo que lo estuviera sometiendo a la misma tristeza que sentía. Así que, luego de dar un último vistazo al oscuro camino que daba hasta la atracción, levanté la mirada, borré la mueca triste de mi rostro y exhalé todo el aire de mis pulmones —No. Creo que ya es hora de que entremos, Garet.
    —¿Tivire?— preguntó el ser come electricidad mirando primero el camino y luego mi rostro.
    —La verdad, ya desperdiciamos mucho tiempo esperando a alguien que obviamente no va a venir— comenté sin cuidado, pues toda la tristeza en cierto punto pasó a convertirse en enojo hacia el irresponsable de cabello oscuro —Además, ¿qué hay de emocionante en un parque de diversiones si solamente te quedas afuera?— exclamé y tomé la enorme mano de Garet, para hacerlo caminar hasta la entrada. Su expresión cambió completamente mientras avanzábamos. Ahora irradiaba felicidad. Si le preguntaba jamás lo admitiría, pero sabía que mi compañero estaba más preocupado por que llegara mi cita a que él pudiera entrar a cazar chicas por todo el parque.

    Aunque los continuos gritos que surgían del parque no me inspiraban nada de confianza. Si las atracciones iban a ser siempre de susto sorpresa, terminaría aburriéndome de ellas. La Luna llena brillaba en lo alto del oscuro cielo. Casi parecía estarnos dando la bienvenida a Nakamalandia.


    [Garet/Electivire +1 PA // +100 pks]
     
    Última edición: 2 Oct 2018
  3. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,343
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,467
    Noche de Terror 1

    [​IMG]
    << ¡Sean todos bienvenidos a Nakamalandia, el paraíso de sus más grandes pesadillas! >>

    La presunción siniestra con la que la locutora oficial del parque de diversiones recibía a sus visitantes conseguía liberar, por fin, la emoción contenida de los jóvenes entrenadores que aguardaban a que las rejas de la entrada se abrieran para ellos. Una vez que el rechinar de las bisagras viejas resonaran como el preludio a ello, los murmullos entre el gentío se acrecentó y desembocó en un grito de éxtasis cuando ingresaron casi corriendo al recinto cubierto en neblina. Desde la línea divisora entre la calle y el parque no se podía divisar absolutamente nada del interior, daba una pinta acongojante sacada de una misma película slasher; sin embargo, eso era lo que todos buscaba: Pasar el momento más tenebroso de sus vidas debido a la celebración de Halloween. La adrenalina a lo desconocido e instinto de supervivencia eran como una droga que satisfacían una vez al año, nada tenía que ver con alguna clase de fetiche masoquista o satánico que algunos adultos querían hacerles creer. Todo era consensuado y liberador, dos aspectos claves para hacerles concluir que era entretenimeinto sano.

    [​IMG]

    Dentro del grupo que acababa de pasar se encontraba Daniel Gutiérrez, vestido inusualmente con un traje oscuro que le brindaba la apariencia de algún villano de videojuegos. En ambos costados suyos, los hermanos Kirlia también se hallaban vestidos para la ocasión con unos disfraces que aludían a sus siguientes etapas evolutivas, idea de su entrenador para meterlos de lleno en la temática festiva. Quedando por detrás del resto por miedo a que la carrera terminara con él o alguien más pisando su larga capa, caminó embelesado de la atmósfera nocturna y miró a la señorita vestida de azafata que acababa de hablarles hace instantes. Se encontraba en un podio de unos cuatro metros de altura, hecho a base de madera y con una capacidad reducida a una sola persona en lo más alto. Cuando la chica pelirroja notó que el castaño fue el único que se quedó quieto y la miraba con curiosidad, le sonrió y le guiñó el ojo, haciendo un ademán con la cabeza para que siguiera su camino. Luego de eso, siguió mirando el frente y con el micrófono listo, cerca de la boca, en caso llegaran más turistas.

    -Quizás esta sí sea mi noche.-pensó el muchacho, tomándose a bien el gesto coqueto de la señorita y prosiguiendo con su trayecto.

    Cuando se alejaron unos cuantos metros y ya podían vislumbrar el ambiente cargado de tiendas y atracciones, la mayor de los psíquicos notó la cálida emoción que su dueño irradiaba y quiso usar ese detalle para jugarle una broma.

    << Uhmmm >>

    Con una sonrisa pícara, Ram llamó su atención al transmitirle por telepatía aquel sonido.

    << Tú, ¿mujeriego? >>

    -¿Eh? ¡No, no, qué va!-se apresuró en corregir moviendo las manos, ruborizado-Es sólo que tengo un buen presentimiento desde que salimos de casa. No sé, como si algo bueno fuera a pasar este día.-comentó con la verdad, acomodando los mechones de su pelo que escapaban de su corona.

    << ¡Claro que cosas buenas! ¡Comida, dulces, juegos! >>

    El infantil Rem no podía quedarse atrás, incapaz de entender la indirectas y jugando con las cuchillas de mentira en sus brazos.

    -Por supuesto, aunque me refería a algo mucho más grande.-acotó a su idea, pero lo principal era divertirse con todos ellos.

    Cuando la neblina parecía haber cesado, el trío protagónico quedó boquiabierto al recibir el alumbrado de decenas de linternas antiguas colgando de cada uno de los techos de los stands.
    Desde el punto en el que estaban de pie, se podía apreciar la gran cantidad de espacios dedicados a la comida, a los juegos, a los recorridos embrujados y escenarios terroríficos en donde descansar cuando tus pies no puedan continuar caminando de aquí por allá.
    Realmente se encontraban en un terreno desconocido, espeluznante y, sobre todo, fascinante.

    -Kir…-la fémina suspiró, llevándose una mano a la gema de su pecho.

    Fue entonces que su hermanito captó su estado de ánimo, sabiendo que debía consolarla.

    << No te preocupes, Nee-chan, no hay nada qué temer. ¡En caso suceda algo, yo te protegeré! >>

    Acto seguido, hizo una demostración de golpes hacia el frente e intentó realizar igualmente una patada, pero sólo consiguió pisar su capa y caerse de cara contra el suelo.

    -¡Kir!-pronunció al momento del impacto, quedando por unos segundos así en la tierra.

    -¿Eh, Rem? ¿Estás bien, por qué hiciste eso?-preguntó el comediante, preocupado y ayudándolo a pararse, ya que no podía escuchar la charla privada de los consanguíneos.

    << Uy, no sabes cuán a salvo me siento >>, le comunicó con cierta decepción, observando su cara con tierra y sus ojos girando por mareo.

    -Será mejor que te limpie antes de continuar. ¿Qué tal si vamos a esa tienda a comprar unos bocadillos antes de explorar? De esa forma no nos agarra el hambre en medio del camino.

    << ¡Sí! >>

    Los dos humanoides aceptaron, dirigiéndose en conjunto a un puesto cubierto de telarañas en el exterior y cuya frase en un tablón rezaba lo siguiente: “Donde la comida te come a ti”.

    [​IMG]

    *******************************************************************************************************************************************
    La enumeración estará en el titulo.
    +1 PA para Ram.
     
  4. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,451
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,530
    [​IMG]
    1.
    La llegada de aquella invitación fue sorpresiva e inesperada. Ryoko no recordaba haberse apuntado a ninguna clase de concurso para haberla ganado, pero como el ticket tenía su nombre y apellido, ahora eso mismo no tenía mucha importancia.

    — ¡Qué bien! ¡Una invitación para un parque de diversiones de Halloween! —exclamó, dejando de revolver la comida que preparaba para sus pokemon en una gran cacerola hirviente.

    Los pokemon que en ese momento la acompañaban en la cocina la miraron sin saber a qué se estaba refiriendo. No conocían el Halloween, pero alguno que otro tenía una moción de la idea, después de que Itsuga hubiera participado en años anteriores en alguna fiesta similar. Solo era un día curioso en donde todos los humanos —y algunos pokemon— iban disfrazados de cosas extrañas, cubiertos con mantas blancas o pintadas las caras de formas grotescas. Era usual que se repartiera mucha comida, especialmente dulces entre los niños. Para los pokemon no había dulces, lo que si bien podía ser triste para algunos, no era problema para otros. Después de todo, para eso también se inventaban las golosinas para pokemon.

    — ¡Croak! —dejó salir Toxicroak al notar que su entrenadora se había olvidado completamente de lo que estaba haciendo.

    Dejó de jugar con Nanab en la mesa a montar bloquecitos de colores y corrió hasta la olla, revolviendo el contenido misterioso en su interior, el que soltaba algo de humo oscuro. Ryoko terminó de leer todo lo que ponía en la entrada, y sin duda lo que más le emocionó fue el hecho de que podía participar con cuantos pokemon ella quisiera.

    — ¡Fantástico! Significa que nadie tiene porqué perderse de la fiesta… ¡Aaay! —exclamó al ver que el pobre de Kuro se afanaba en salvar el almuerzo de ese día.

    Regresó a su labor y dejó la entrada sobre la mesa, aunque no pudo dejar de pensar en todo el día en lo emocionante que se lo pasarían al día siguiente. Pensó en que debería llevar algún disfraz para estar más acorde con el sitio, pero luego se miró de arriba abajo: antes, a los catorce años, vestirse de caja de leche había resultado divertido. Ahora que era una adulta, tal vez necesitaba pensar en alguna otra cosa.

    —Ah…bueno, supongo que puedo conseguir algo más a medida—soltó, rascándose la mejilla y sin que nada se le ocurriera en aquel mismo instante.

    Sin embargo, esa tarde salió a dar un paseo por el centro de la ciudad —que ya celebraba la noche de brujas desde principio de la semana— y consiguió un traje anaranjado y negro, de medias altas, camisa holgada y sombrero redondo que le daban un aire de calabaza estirada. Se miró en el espejo sin poder evitar reírse, mientras sus pokemon atrás esperaban no tener que ser parte de aquel ridículo espectáculo.

    A la noche siguiente y siguiendo la dirección impresa en la tarjeta, Ryoko llegó hasta un lugar gigantesco en las afueras de la ciudad, al otro lado del centro. Era tan grande, que parecía que habían construido otra ciudad ahí mismo. En la cabina de bienvenida, los entrenadores eran recibidos por un sujeto en traje de esqueleto que tenía una computadora a un lado. La joven sonrió y fue hasta allá, seguida de Kuro, Choco Mousse y Walganus.

    — ¡Buenas noches, jovencita! ¡Bienvenida a Nakamalandia! —saludó el esqueleto animadamente— ¿Tienes una tarjeta de invitación?

    — ¡Sí, aquí la tengo! —
    se la entregó ella.

    — ¡Muy bien! ¡Estupendo~! ¿Querrás llevar más pokemon contigo? —preguntó, mirando al trío que traía con ella.

    — ¡Sí, quiero llevar a muchos de ellos! Er… ¿Cuánto es el máximo?

    — ¡No hay máximo! —
    alzó él los brazos, sorprendiendo a todos— ¡En Nakamalandia todo es posible, y nadie tiene porqué traer solo seis pokemon consigo! Si tienes diez, que vengan los diez. Si tienes veinte, treinta, ¡que vengan todos!

    — ¡Waaahh! ¡Fantástico! —
    exclamó ella, sin poder creérselo— ¡Pues que vengan todos entonces!

    — ¿Cuántos pokemon serían en total…?






    +1 nivel para Lapras
    +100 poké
     
  5. LadyAzulina

    LadyAzulina Morpheus's Dream ♚

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    731
    Temas:
    31
    Calificaciones:
    +371

    Todo eso era una tontería. El cómo se había dejado convencer fue una tontería. Que se encontrase allí ahora era un tontería. Pero su mejor amiga quiso y le rogó por asistir a dicha tontería, y únicamente por eso ahí estaba. La albina le echó un vistazo al derecho y al revés a la entrada dorada de la parafernalia aquella en la que se encontraba, era una promesa de una estadía gratuita en ese extraño lugar llamado Nakamalandia.

    —¿Qué tipo de nombre es ese? —sí, justo a las puertas del parque era que la protagonista se detenía a echarle un vistazo a la información.
    —¡Extravagante, como el lugar! —respondió una voz suave y dulce a su lado, alterada -a su favor- por la excitación—. El nombre es clave para atraer la atención, al igual que la imagen.
    —Tu imagen está temblando —
    señaló Coreene con una ceja alzada, observando a su amiga.
    —¡Estoy muy emocionada! ¡Y me da mucho miedo!
    —¿Entonces para qué vinimos?
    —¡Es gratis! —
    la menor apuntó al rostro de su compañera con el dedo índice—. Es de ley no rechazar las cosas gratuitas.

    Si bien conociendo a la peliazul no comprendía la efusión ni la desesperación por ir a un sitio donde se la pasaría gritando y chillando de terror, personalmente a la albina le traía sin cuidado; era inmune a ese tipo de cosas y si podía ayudar a la pequeña Al Giedi a disfrutar su estadía, por muy bizarro que sea ‘disfrutar’ algo cuando estás a punto de hacerte en los pantalones, entonces ahí se quedaría.

    Palabras inentendibles para la heredera Moore resonaron por los altavoces y la niña atrapada en cuerpo de mujer a la que acompañaba soltó un chillido que creyó decía “¡Vamos!”, dio un salto y se apresuró al interior tan rápido como unos zapatos de diez centímetros se lo permitían. Con tranquilidad Noel activó el brazalete que la misma Rose le obsequió durante el viaje, demostrando estar encendido al brillar una luz azulada en el centro, acción que fue imitada aunque no pudo verla en la muñeca derecha de la estrella; aquel accesorio le mostraría exactamente la ubicación de la chiquilla emocionada sin importar la marea de gente.

    Como no solamente estaba ahí para pasar el rato, Coorah les hizo un gesto a dos hombres de traje que le acompañaban. Le pedía que se tranquilizaran, pues ella personalmente tendría puesto un ojo sobre la mimada Alshat, mientras guardaba el ticket dorado dentro del sobre del que lo había sacado, y el mismo lo metía en su bolsillo. Atrapó una esfera mitad roja mitad blanca de uno de los dos -suponía que el más joven-, y luego de que Rowlet la olfateara decidió seguir a la peliazul.

    —No está muy lejos, ¿verdad, Rowan? —la lechuza batió las alas aun después de posarse en el hombro de su entrenadora. No llevaban mucho tiempo juntos, pero compartían un lazo que dejaba en vergüenza al tiempo. La albina sonrió antes de pasar la vista al brazalete: era un aro plateado que no tenía más de dos centímetros de grosor y justo en ese instante los círculos azulados se desviaban a su izquierda. La mujer siguió las indicaciones hasta alcanzar a su amiga, misma que encontró atosigando a un pobre trabajador con sus preguntas—. Espero que no estés buscándome —comentó al alcanzarla, entrando las manos en los bolsillos.
    —En realidad… sipi —la aludida se balanceó sobre sus zapatos con una encantadora sonrisa, deslumbrando al muchacho que hasta entonces la atendía.
    —Te recuerdo que tú me abandonaste detrás.
    —Pero tú siempre me encuentras~ —
    canturreó, tomando del brazo a Moore y espantando al ave en el proceso. Sin embargo, solo recorrieron un par de metros en esa postura antes de que la peliazul volviera a abandonar a su amiga para caminar por su cuenta.

    Pokémon y entrenadora intercambiaron una mirada divertida, uno en el cielo y la otra en la tierra, yendo la segunda apenas un paso por detrás de la emocionada jovencita. Ambos sabían que en ese momento Menrrose no portaba ningún compañero encima, también sabían que ni aunque los llevase podría hacerle frente ni a una mosca, y como los guardaespaldas no llegarían a tiempo de presentarse un infortunio, Coreene debía estar preparada. La chica se sacó el suéter para atárselo en la cintura con el único fin de ocultar la esfera de más que en su cinturón colgaba, quedando con los brazos desnudos debido a la negra camiseta sin mangas, mostrando también las piernas por el corto pantalón del mismo color y rematando con oscuras botas de combate.


    • Por cada post: 100 pks + 1PA para Rowan [Rowlet]
    LazyLazy
     
    Última edición: 4 Oct 2018
  6. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,451
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,530
    [​IMG]

    2.
    La primera visita de Ryoko y su numeroso grupo de acompañantes fue, por supuesto, el puesto de comida. Pidieron un extraño y alocado menú de palomitas bañadas en sangre, ojos masticables, carne ensartada en huesos, algas con conchitas y peces muertos, escarabajos brillantes y un sinnúmero de cosas más que revolvieron el estómago de más de uno de los pokemon de la chica. Todo era gratis, afortunadamente, porque de tener que comprar comida para tantas bocas, la joven se hubiera quedado en banca rota por el resto de su vida.

    — ¡Muy bien, escuchen todos! —llamó ella a sus amigos. Todos prestaron atención, o al menos la gran mayoría—Este lugar es un gran parque de juegos; tienen permiso para ir a donde quieran y jugar donde deseen, pero no se metan en problemas por nada del mundo. Traten de ir por lo menos con un amigo, nunca solos, y si alguien llega a meterse en problemas, búsquenme inmediatamente. Aselia—la Gardevoir alzó la cabeza—, serás la encargada de encontrarme si algo pasa.

    — ¡Devoir!

    — ¡Muy bien! ¡Vayan a divertirse entonces!

    — ¿A dónde irás primero, Ryoko? —
    preguntó Habaki a su lado, disfrazado como un humano común y corriente, solo que para el caso era el único sin un verdadero disfraz allí. Todos los entrenadores llevaban al menos algo encima.

    La peli rosa se volteó y lo más cercano era la casa del terror. Apuntó hacia allá y dijo:

    — ¡Allá! ¡Los que quieran venir, síganme!

    Salió corriendo seguida de varios de sus acompañantes. Algunos otros se miraron entre ellos, indecisos, miraron alrededor y decidieron salir a recorrer el lugar o probar alguna que otra atracción. Más de alguno no sintió el menor interés por las ridiculeces que estaban haciendo esos humanos y fueron a buscar un lugar tranquilo donde echarse a esperar para salir de ahí.

    Al llegar al lugar, debieron hacer cola para esperar su turno de ingresar.

    — ¿Whirl, Poliwhirl? —preguntó Tyson, tirando levemente de la ropa de ella y apuntando hacia la casa, desde donde salían gritos de espanto que pusieron la piel de gallina a los pokemon de ahí.

    — ¿Eso? “Se llama casa del terror”; adentro hay cosas espeluznantes esperando para asustarnos—sonrió ella, moviendo sus dedos como garras.

    El renacuajo se estremeció levemente, recibiendo de pronto un palmazo en la espalda por parte de Bitter Bite.

    — ¡Gyaaah! —chilló ella, burlándose de su cobardía.

    — ¡Po-Poliwhirl! —se ofendió el macho, empujándola de vuelta y cruzándose de brazos. No estaba asustado, solo algo nervioso por la nueva experiencia.

    — ¡Axew Aaaaax! —dijo el pequeño dragón, levantando los brazos, emocionado. Se moría por saber qué había adentro que asustaba tanto a las personas.

    Cuando por fin fue su turno, el grupo de siete personajes se adentró por un pasillo oscuro y algo estrecho, provocando que se apretujaran entre ellos. Adentro había un olor desagradable como a setas podridas, y un piano tétrico sonaba en algún lugar.

    —Cielos, no se ve nada…—dijo Itsuga, con una mezcla de miedo y emoción.

    Avanzaron lento y a trompicones, hasta que de la nada una puerta se abrió junto a ellos, tomándolos por sorpresa y exhibiendo nada menos que a un sarcófago que se abría con un vampiro dentro, el que estiró sus brazos para alcanzarlos.

    — ¡¡¡WHIIIRL!!!

    — ¡¡¡GHAAAGG!!!

    — ¡Xeeew! —
    celebró el dragón, maravillado.

    — ¡¡¡PHAAAAN!!!

    — ¡¡¡ROAAAARK!!!

    — ¡¡¡REEEEP!!!

    — ¡¡¡AAAAHH!!! ¡¡¡CORRAAAAAN!!! —
    llamó Ryoko, con un grito entre divertido y espantado.

    Salieron apresuradamente lejos de allí, mientras el vampiro rugía a sus espaldas y se escuchaban sus pasos tratando de alcanzarlos. Los pokemon no tenían idea de qué cosa era o hacía un vampiro, solo sabían que habían sido asustados por un sujeto pálido como la muerte, de largos colmillos y dientes, y ojos rojos como la sangre. Eso no podía ser un humano normal.





    +100 poké
    +1 nivel para poliwhirl
    +1 ticket movimiento tutor
     
  7. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,451
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,530
    [​IMG]


    3.
    Mientras Itsuga y sus amigos corrían por sus vidas dentro de la casa del terror, un puñado de pokemon salió a recorrer en otra dirección. Aparte de todos los sitios de comida y casas de espanto para visitar, Nakamalandia también contaba con muchos juegos mecánicos y otras actividades al aire libre.

    — ¡Subámonos a eso! —exclamó Hofire, apuntando a una temible montaña rusa, alta y que acababa en la boca de un Exploud zombi de dientes podridos.

    Su novia y el pequeño Walganus no parecieron muy de acuerdo con la idea; lucía arriesgado y aterrador, aunque de lo segundo había por donde se le mirara. Rhydon admiró la montaña, preguntándose si el carro soportaría su gran peso, e igualmente se mostró emocionado.

    — ¿Qué esperan, vamos? —apuró el tipo fuego, cogiendo a la psíquica por la muñeca para llevársela.

    —Errr… ¿Seguro que quieres ir ahí? —preguntó ella, reteniéndolo un poco— ¿No preferirías empezar con algo más agradable? —indicó el disco giratorio con cabinas que volaban algo más tranquilamente por el aire.

    —Oh, vamos; no seas aguafiestas…

    — ¿Pueden decidir por dónde ir de una vez? —
    preguntó el Nidorino abajo, con un bufido.

    —Cállate; nadie te pidió tu opinión en primer lugar—espetó su contraparte, volviendo la cabeza.

    —Y tampoco te pidieron la tuya—gruñó él de vuelta, mirándola de soslayo—así que también puedes cerrar el pico…

    —Chicos, chicos—
    pidió Aselia, alzando las manos—. Ryoko nos pidió que nos portáramos bien y disfrutáramos de este lugar, no que estemos peleando entre nosotros—sonrió y juntó las manos sobre el pecho—. Vamos a mirar ese juego al que quiere subir Hofire. Si alguno más se anima, también se puede subir.

    — ¿Los pokemon nos podemos subir también? —
    preguntó el pequeño Tynamo, extrañado.

    —Sí~ este lugar está hecho para que tanto las personas como los pokemon se diviertan…

    —Aselia…

    — ¡Uh! Está bien—
    bufó ella, aunque no estaba realmente enfadada—, vamos allá…

    El grupo marchó con Hofire a la cabeza, dando grandes zancadas para poder llegar cuanto antes a la máquina. Debieron esperar un poco en la cola, tiempo que Rey y Reina aprovecharon para seguir discutiendo y diciéndose un par de cosas. Cuando finalmente fue su turno de subir a los carros, un extraño hombre pintado de verde de arriba abajo, con calzones por fuera y un mazo en una mano los detuvo.

    —No, no. Nadie que no tenga esta altura puede subir, incluidos los pokemon—dijo, mostrando un marcador de altura: éste exigía por lo menos un metro de altura para subir.

    Por tanto, Walganus, Rey y Reina debieron quedarse abajo, mientras el otro trío subía para probar el juego. Hofire, como siempre, estaba demasiado emocionado y apenas podía quedarse quieto dentro del vagón. Aselia se mostraba algo apenada, mientras unas chicas de algunos vagones más atrás se reían del tipo fuego por intentar exhibir sus músculos para ellas. Rhydon se metió algo encogido en su sitio y casi no pudo cerrarle la barra de seguridad por encima.

    Cuando la máquina echó a correr, el Blaziken y el Rhydon se emocionaron y empezaron a gritar en cuanto el vagón tomó velocidad, comenzó a subir peligrosamente y se quedó suspendido un momento arriba. Aselia estaba fuertemente agarrada del brazo de su novio, mirando estupefacta hacia abajo y sintiendo tiritones por el cuerpo. Definitivamente no debió haber ido allí, había sido una pésima idea, especialmente cuando esa cosa empezara a bajar…

    —Aselia.

    — ¿Q-qué? —
    soltó ella, tragando saliva y con sus ojos fijos en la caída.

    —Mira.

    Ella apenas logró seguir la dirección de su brazo y el miedo desapareció: toda la ciudad podía verse desde allí, llena de luces y colores que titilaban, como danzando con el soplido del viento. Arriba, en el cielo ennegrecido, las estrellas destellaban con más fuerza y bailaban a su propio ritmo astral, ajenas a todo lo demás. La pokemon hada se maravilló, sus mejillas se prendieron de rubor y miró a su novio con los ojos titilantes como las luces que observaba.

    —Hofire…—logró sacar del pecho ante la fascinación que producía la vista. La máquina se soltó y comenzó a caer al tiempo que ella decía—es tan romanti¡¡¡¡COOOOOO!!!!






    +100 poké
    +1 nivel para Tynamo
    +Tirada de dados, caja sorpresa (?)
     
  8. Autor
    Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    8,816
    Temas:
    624
    Calificaciones:
    +2,730

    1. Post Adrián
    —¿Tú eres la que adivina cosas?

    —Cosas... —La mujer que tenía delante entrecerró los ojos— Si quieres llamarlo así, claro. Te adivinaré... cosas —repitió, casi como si le sonara mal la palabra.

    Adrián, como otros tantos entrenadores, había recibido la entrada para visitar el Parque de Atracciones de Nakamalandia. Y era un niño, aunque nunca fuera a admitirlo, por lo que estuvo interesado en ir y subirse a las atracciones más peligrosas, así después podría presumir de valentía. No avisó a nadie porque no quería que relacionaran a personas con él, pero ya había visto a Ryoko corriendo de un lado a otro. Sin embargo, el castaño primero quería que le leyeran el “futuro”, y no porque tuviera miedo, para nada, simplemente quería confirmar lo que ya sospechaba.

    Había comprado un poco de comida, como manzanas de caramelos y unas patatas fritas con distintas salsas, pero sin picante, y leía el mapa donde estaban colocados dibujos de cada atracción, junto a indicaciones y demás cosas. Guardó el mapa en el bolsillo, se acabó uno de los alimentos y realizó la pregunta que inició la historia.

    —¡Sí! ¡Dime que me convertiré en el Campeón de Aleria! ¡Y en el mejor entrenador de Aleria! —exigió, escupiendo comida por la boca ya que estaba masticando patatas.

    La paciencia de la señora que tenía delante fue digna de observar.

    —Bien. Entonces veamos qué nos cuenta la Bola de Cristal —Puso las manos sobre el artefacto, que brilló con intensad ante el contacto de los dedos, y alzó la cabeza para clavar los ojos en el Ranger— Repite lo que me has dicho, haz la pregunta a la Bola de Cristal.

    —¿Me convertiré...?

    —Acércate más —interrumpió ella, echándose hacia atrás para que no chocaran. Daba la sensación de que se divertía un poco con ello.

    —Eh... —Adrián se aproximó lo suficiente, estaba tan cerca que hubiera podido pesar la bola— ¿Me convertiré...?

    —Dilo con seguridad. Sin temor. ¡Confía en...!

    —¡Primero déjeme realizar la dichosa pregunta, demonios! —Ya estaba empezando a hervirle la sangre. Respiró hondo, se limpió la boca de salsa y exclamó a la Bola— ¡¿Me convertiré en el Campeón de Aleria y en el mejor Entrenador? Espera, añado de Mahula también. ¡Del universo entero! Oh, y...

    —Tantas preguntas no son buenas. Mire... —La señorita se llevó una mano a la frente— Esto no es un pozo, no tiras una moneda y se te cumplirán, que eso nunca ha pasado, pero para que entienda el ejemplo. Haga una pregunta o deje que el azar hable y, de esa manera, quizá, pueda darle más información de su futuro. De... ¿Cosas? Así lo ha llamado usted.

    —A tomar por culo —Adrián se alejó y señaló a la trabajadora con el dedo— ¡Es una timadora! ¡No sabe hacer nada! ¡Yo responderé a mis propias preguntas! ¡Sé que me convertiré en el mejor Entrenador de Aleria! ¡Y de donde sea! ¡Y también en el Campeón! Cuando me vea por televisión, lamentará haberme tomado el pelo. ¡Falsa!

    Mientras que se alejaba, Murkrow abrió la boca y soltó un extraño sonido.

    —Qué entrenador más peculiar. Normalmente escuchan y se largan enfadados, este ni siquiera se dio tiempo a mosquearse por la respuesta.


    Recompensa:
    +1 PA para Riolu
    +100 Pks

     
  9. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,343
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,467
    Noche de Terror 2
    [​IMG]
    Daniel le extendió a Rem el pañuelo blanco que solía llevar para toda ocasión, permitiéndole limpiarse la suciedad de la cara con unas cuantas frotadas. El trío ya se encontraba sentado frente al mostrador de vidrio de media altura, en una banca cada uno a la espera de que el vendedor terminara de atender a los clientes previos al castaño. Una vez que eso sucedió, el sujeto decidió agacharse y desaparecer por el mostrador.

    << ¿Eh? ¡Esperar, quiero comidas! >>, reclamó el otaku por telepatía, abriendo la boca y palmeando con ambas manos la vitrina.

    << ¿Por qué irse si nosotros estar acá? >>, preguntó la fémina por la misma vía, muy incómoda por la decoración y con ansias de irse lo más pronto posible de allí.

    -De seguro fue a traer algunas cosas. No deberá de tardar.-justificó el castaño en voz alta, aunque tampoco se confiaba en esa versión.

    De repente, sin que ninguno de los tres se lo esperara, el mismo hombre surgió súbitamente por delante de ellos y gruñó como una bestia mientras portaba una máscara de licántropo.
    Su acción asustó a los protagonistas al instante, quienes pegaron un grito al cielo y retrocedieron del pánico. Sin pensárselo dos veces, Ram giró la cabeza para ver el suelo de tierra y utilizó “Psíquico” en una piedra próxima para manipularlo, arrojándolo contra el ser hostil y consiguiendo impactárselo en la cabeza. Como resultado, el pobre trabajador que sólo cumplía su trabajo terminó cayendo para atrás debido al golpe.

    << ¡Wau! ¡Nee-chan, asombrosa! ¡Vencer al malo sola! >>

    Admirando la hazaña de su gemela, el ingenuo hada la felicitó a la vez que jalaba del pantalón de su entrenador para que observara lo evidente con la misma emoción.

    -No-no…creo que esta vez si nos pasamos.-comentó el comediante con el corazón en la garganta, temeroso de las consecuencias que dicha agresión atraería.

    Respirando agitadamente hasta calmarse, la hembra de los cuernos rojos cambio el miedo por el enojo y se cruzó de brazos, haciendo un puchero como gesto de indignación hacia la broma.

    En los siguientes minutos, Gutiérrez tuvo que ayudar al vendedor a recobrar los sentidos y utilizó los poderes curativos de su Kirlia para apaciguar el dolor. Para fortuna de ellos, la máscara de frente plastificado había recibido el mayor impacto evitando que el golpe haya pasado a mayores. Como compensación, quizás soborno para que no lo saquen a patadas del parque o le entablen una demanda, el entrenador tuvo que comprar muchísimas chucherías más de las que tenía planeado. Emitiendo un sonido de berrinche mientras seguían caminando por los alrededores, no le quedó de otra que cargar entre sus brazos con toda esa comida empaquetada en equilibrio mientras sus pokemon iban al frente, disfrutando de la vista.

    << Daniel, Daniel, ir allá, ¡vamos! >>, alentó el pequeñín, señalando hacia una zona que el humano no podía divisar entre la montaña de golosinas.

    << ¡No, mejor allá! ¡Más color-ido! >>, difirió su consanguínea al apuntar con su manito, sintiéndose superior en la decisión al tratarse de la mayor.

    -Esperen un poco…no puedo hacer o ver nada con tanta comida chatarra…-se detuvo cuando sintió que sus manos flaqueaban, dejando todo en el suelo.

    Una vez que soltó un largo suspiró, reaccionó de inmediato al plantearse una idea para deshacerse de todos esos paquetes sin desperdiciarlos.

    -¡Claro, cómo no lo pensé antes!-metió su mano en el bolsillo y extrajo una pokeball, agrandándola al presionar su botón central y lanzándola con cuidado hacia adelante-¡Ve, Lickitung!

    El objeto esférico se abrió y liberó una luz que terminó materializándose en un monstruo de contextura regordeta y piel rosada.

    -¡Licky-lick, licky-lick!-saludó mirando a la nada, moviendo sus brazos con cada vozarrón.

    -Mira lo que tengo acá, amigo, ¿quiere un poco?-le provocó con una sonrisa cómplice al mostrar sus compras, llamando completamente la atención del devorador.

    El monstruo de la lengua larga movió la cabeza de arriba abajo con gran entusiasmo, comenzando a salivar con la idea de saborear cada uno de estos.

    -Esta bien, mi pequeño barril sin fondo, puedes tener algunos de ellos.-indicó al coger dos empaques con ambas manos y levantándola a la altura de su pecho-Tú eliges.

    Sin esperar a que su maestro dijera otra palabra más, el largo músculo de su boca salió disparada y se enrolló alrededor de los bocaditos del piso, jalándolos hacia él y tragándoselas de una sola vez. Su acción fue tan veloz que Daniel había quedado tieso, sin reacción alguna.

    << ¡Coooooool! ¡Eso ser fantástico! ¡”Ota vez, ota vez”! >>, exclamó mentalmente con su limitado conocimiento del español, teniendo los ojos brillantes de fascinación.

    En contraste, Ram se sintió asqueada. Según ella, el otro pokemon no tenía educación alguna; además, ¿cómo haría para bajar todas esas calorías que acababa de consumir?
    Su respuesta vino como un eructo por parte de glotón ignorante.

    -¡Yo me refería a que escogieras entre estos dos, no entre estos y el tumulto!-exclamó el coordinador horrorizado, pero el gordito ladeó la cabeza en señal de incomprensión-Ya qué, el sueldo de una semana trabajando yéndose por el drenaje. O en este caso, a tus entrañas.-se lamentó, cabizbajo.

    << De hecho, sería interesante saber cómo botará todo eso la próxima vez que vaya al baño, ¿no, Nee-chan? >>, se mofó el peliverde exclusivamente con su hermana.

    Sin embargo, aquella interrogante terminó por ofuscarla y avergonzarla, obligándola a usar sus poderes psíquicos para hacer que Rem se cayera de costado como castigo.

    << ¡Todos ustedes son unos sucios, asquerosos y nada delicados! >>, se quejó internamente, botando humo por la cabeza por lo enervada que estaba de la situación.

    Y por si no fuera poco, el estómago de Lickitung volvió a gruñir.

    -¿Aún con hambre? Ya fue suficiente, mejor regresa a tu pokeball antes de que salgas corriendo a comerte cosas sin permiso.-se carraspeó la cabeza, regresando al tipo normal a su contenedor-Bien, Ram, Rem…-se giró a verlos, encontrándose con la escena de la caída del macho-¿Otra vez? Rem, tienes que estar más atento a donde pisas o tendré que quitarte la capa.-le advirtió de forma paternal.

    << L-lo siento. >>, le comunicó sonriendo bobamente cuando ya estaba de pie, sin intenciones de decirle que fue obra de su amargada hermana.

    -Bueno, entonces subámonos de una vez a una atracción.-dijo al mismo tiempo que levantaba dos dedos de su mano derecha-Iremos a donde ustedes quieran, pero será una elección intercalada. Quiere decir que, si vamos a una que le guste a Ram, la siguiente será una que le guste a Rem. ¿Les parece?-preguntó, extendiéndoles los últimos bocadillos que sobrevivieron a la glotonería.

    Aceptándolos con felicidad, los gemelos respondieron afirmativamente y fue así que la hora de la diversión había comenzado.
    Terrorífica y mórbida; pero aún así, diversión, al fin y al cabo.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Lickitung (con ese nivel, evoluciona)
    + Ticket MH
     
  10. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,343
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,467
    Noche de Terror 3

    Al primer lugar que entraron fue a la pista para choques de coches, atracción que normalmente consistía en subirte a un carrito manejado por una persona e impulsado por una fuerza magnética. Pues en esa ocasión, la dinámica de juego tomaría un giro inesperado.

    Cuando el número mínimo de participantes fue completado, cada entrenador se subió a un coche con aspecto de algún monstruo del cine clásico, el cual poseía dos sitios lo suficientemente grandes como para no discriminar a nadie sin importar su físico. Gracias a esa anchura, Daniel entró con facilidad al asiento delantero mientras que sus dos Kirlia cupieron en el de atrás. Abrochándose los cinturones, fueron aclamados por el barullo de adolescentes que le seguían en la fila a la espera de su respectivo turno, gesto que el castaño respondió de la misma manera y alzando el puño para verse como alguien listo para el desafío.
    Luego de eso, su transporte avanzó por un túnel que conducía a la zona de batalla.

    << Esto dar mala espina. >>, comentó telepáticamente la gemela, temblando debido a la ausencia de luz en ese transcurso y a la espera de lo desconocido.

    << Nee-chan, yo estar acá, ¡todo seguro! >>, le reconfortó su hermano, aunque su actitud valiente estaba inclinada más por su aspiración de volverse un héroe genérico de “shonen”.

    -Así es, Ram, no tienes por qué preocuparte. ¡Sólo divirtámonos!-exclamó con emoción, siendo coincidente con que su vehículo saliera del pasadizo y llegara a la arena de choques.

    Habiendo esperado encontrarse con otros turistas para iniciar los empujones extremos, la mirada de desconcierto del trío se originó debido a que el lugar era una replica de bosque tétrico cubierto de neblina donde no podía oírse otro sonido más que el de su máquina avanzando. El comediante usó su timón para esquivar los troncos gruesos cuyas raíces eran imperceptibles al ojo humano, pero no pisó el acelerador porque lo consideró innecesario.

    << ¿Esto ser divertido? Para pasear, mejor parque de la ciudad. >>, opinó el macho de pelo verde, ciertamente decepcionado y observando a su alrededor.

    << No fiar, lugar feo y malo. >>, continuó oponiéndose la fémina, agachando su cara para sólo mirar de reojo sus costados.

    -Es extraño, ¿será acaso que los demás se perdieron? ¿Qué tan grande es esta atracción para no toparte con las otras diez personas?-cuestionó el muchacho, arqueando una ceja con escepticismo.

    De pronto, los agudos oídos de los hermanos psíquicos captaron un ruido inusual aproximándose por la derecha, obligándolos a mirar hacia allí a la vez que le advertían a Daniel sobre ello.

    << Sonar como…>>

    <<…nosotros, pero rápido>>

    -Eso quiere decir que alguien se acerca por allá, ¿verdad? “Nice catch!” ¡Tomemos la delantera!-decidió al girar el timón de forma intempestiva, dirigiéndose por la ruta indicada por sus pokemon.

    << Más fuerte, seguir así y los atrapar-mos. >>, advirtió el hada sonriente, ansioso de ver cómo chocaban con otros extraños.

    << ¡Descuidado, descuidado! ¡Ahora entender por qué no tener carro real!>>, se quejó por la aceleración del coche.

    -¡Bah, esto es choque de carritos! ¡Hazlo en grande o vete a casa!-alardeó como si se tratara de alguien experimentado, apoyado por los gemidos de emoción de Rem-¡Ahí está!

    Tal cual como lo expreso, la neblina se apartó lo suficiente para dejarles visualizar un vehículo de apariencia diferente al suyo, pero que también era conducido por otro entrenador en dirección contraria. Sin pensárselo dos veces, el infantil coordinador se interpuso en el camino del otro sujeto y choque directamente contra él, deteniendo ambos vehículos por el impacto.

    -¡Sí!-exclamó con orgullo y en sincronía del Kirlia macho, pero no como Ram quien parecía que sufriría de un infarto en cualquier momento.

    -¡Pero qué rayos te pasa! ¡Apártate de una vez!-le exigió el extraño, paranoico.

    -Ya, ya, no seas tan llorón, hombre.-suspiró con decepción amarga, retrocediendo con lentitud sólo para después volver a acelerar y golpearlo por segunda vez-¡Ja, te la creíste! ¿Te molesta? Que pena, así es el juego.-sonrió con picardía, sin importarle como reaccionaría el afectado.

    -¡Tsk, muévete o nos alcanzará!

    -¿Hmm, quién? ¿Tu exnovia o un bullying?
    -planteó con sarcasmo, pero un inusual acontecimiento le quitó la sonrisa de la cara.

    << Viene…alguien más…>>, alertó Rem paralelamente que su hermana se ponía en posición fetal.

    Inexplicablemente, un temblor sacudió a ambos carros e hizo chillar de pavor al otro jugador. Sin pensárselo dos veces, este retrocedió por su cuenta y se fue por el lado derecho, casi a punto de llorar.

    -¿Y a ese qué le pasa?-intentó descubrirlo al aguardar a la revelación del causante de todo ello, llevándose una terrorífica sorpresa al ver cómo la niebla se abría en una brecha como si tuviera vida propia-¡Pero qué…!

    De pronto, un coche más grande y amedrentador surgió desde el fondo a toda velocidad, dirigiéndose exclusivamente hacia el castaño. Su conductor, un hombre de cabeza calavera llameante, reía a carcajadas de maniático con la expectativa de arrollar todo a su paso.

    -¡JAJAJAJAJAJAJAJA! Tengo una nueva víctima.-pronunció a viva voz espectral, centrando sus ojos en Gutiérrez-¡Prepárate a sentir el impacto de mil Tauros de fuerza! ¡JAJAJAJAJAJA!

    -…
    -mudo, al igual que sus monstruos de bolsillo, el comediante piso el acelerador y no fue sino hasta que avanzó unos segundos que recién comenzaron a gritar del miedo.

    Las risas del villano de la atracción se escuchaban cada vez más cerca, indicando que su velocidad era superior a la de ellos y estaba a punto de alcanzarlos.

    -¡¿Quién demonios eres tú?!-le preguntó en medio de la persecución.

    -¡Soy el gran Hecarim, el amo absoluto de este juego!-se presentó con hidalguía, haciendo mímicas con sus manos-¡Todo aquel que entre a mi reino recibirá mis más letales choques! ¡Si demuestran que pueden sobrevivir a mi presencia, entonces solo así ganarán!

    -Espera, ¿¡dices que el objetivo aquí no es chocar con otros, sino escapar de ti?!

    -Correcto.
    -sentenció, acelerando aún más y consiguiendo que los tres tripulantes protagonistas soltaran un grito muy parecido al de una niñita.

    Fue de esa manera en la que por diez minutos seguidos tuvieron que lidiar con el “boss” de esa zona hasta que finalmente consiguieron perderlo de vista. El tiempo designado terminó y los carritos los llevaron de manera automatizada hacia la salida respectiva.
    Sobra decir que, al escuchar a todos los jóvenes en la entrada aclamar con fervor sus ganas de participar de ese juego, Daniel y los Kirlia sólo optaron por sentir lástima por ellos.
    Eso y quizás un par de náuseas.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    He visitado a Hecarim(?)
    +1 PA para Rem.
    Tiro dado para Caja sorpresa: "Fantasma"

    Edit: Obtuve un "Huevo Patrat(Shiny)" <3
     
    MaAc94 tiró un dado de 47 caras por: Caja Sorpresa - Fantasma Total: 26
  11. Yuki Tiger

    Yuki Tiger There'll be pennies from heaven for you and me ♫

    Registrado:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    994
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +515
    2. Sustos para todos.

    En la entrada nos vimos obligados a formar fila para entrar, pero no fue problema para mí o para Garet, pues ahora estábamos ansiosos por entrar, sobre todo el amarillo, pues desde nuestro lugar en la fila ya había visto a varias pokémon que serían objeto de sus encantos. Desgraciadamente para él ahora mismo no traía mi mochila y por ende, ni una de sus rosas. Para cuando fue nuestro turno en la enorme puerta adornada con motivos aterradores él tiraba de mi capa, implorando que de alguna forma le entregará su principal truco de ligue.
    —Sea bienvenido a Nakamalandia. Estoy seguro de que usted trae un pase, ¿cierto?— el que estaba atendiendo era una estatua de hombre lobo animatrónico. Pero sus movimientos lo hacían ver misteriosamente real. Incluso ya estaba preparado mentalmente para el susto sorpresa que era más que probable sucediera en algún momento. A un lado del robot estaba un sistema de barras con un escáner para el boleto. Instintivamente pase mi entrada por este y el acceso se desbloqueó. En ese momento el animatrónico aulló fuertemente, en dirección a la luna llena —¡Que pase una aterradora noche, señor entrenador! ¡Wuaaaaaaouuuuuuh!— y, tal como esperaba, el robot saltó en nuestra dirección cuando estábamos cruzando. En mi caso no me afectó en lo más mínimo, pero al pobre de Garet, que aún intentaba sonsacarme sus rosas, fue casi como un ataque súper eficaz.
    —¡E-Electivire!— el saltó que pegó fue tan divertido que incluso las personas y pokémon detrás de nosotros no pudieron contener una risa. Rápidamente el come electricidad recuperó la compostura y su usual expresión presumida. Fue una suerte que no descargara un ataque eléctrico contra el inocente y… ¿desnudo? ser de metal.

    Una vez dentro nos vimos envueltos en una lluvia de luces, aromas y sonidos, en especial de gritos. Por todos lados se podía percibir un fuerte aire a Halloween. Muchos entrenadores estaban disfrazados juntos a sus compañeros de bolsillo, cosa que me alivio un poco. No iba a ser el único que optó por disfrazarse. Caminamos en dirección al mapa general del parque y me sorprendió la enorme cantidad de atracciones y edificios con el que este contaba. Estaba analizando el nombre de cada una de las atracciones cuando de mi bolsillo emergieron numerosos haces de luz. Eran el resto de compañeros que venían conmigo a disfrutar del parque. De todos ellos solamente Terry había accedido a disfrazarse como yo. Tenía una mini capa amarrada con un listón a su cuello, una pajarita blanca y también un par de colmillos falsos. La sonrisa en sus rostros me hizo olvidar por completo toda la depresión de hace unos instantes.
    —Bueno, no me parece justo que solamente nosotros disfrutemos del parque. Si quieren irse por su cuenta elijan a un compañero. Y si algo sucede...— presionando unos botones en el pokenav hice aparecer varios brazaletes con un solo botón que repartí entre mi familia de fantasía. Eran unos dispositivos de diseño propio que se sincronizaban con el pokenav —… solamente deben de presionar el botón e inmediatamente sabré su localización exacta. ¿Entendieron bien…?— todos se habían ido antes de que pudiera terminar mi explicación. Pero no me preocupé. Conocía bien a mis camaradas y sabía que no se meterían en problemas… Pero por si acaso sincronicé inmediatamente todos los dispositivos en el pokenav. En el mapa que venía integrado podía ver la localización de estos en tiempo real —Bueno Garet, ahora somos tú y…

    De la nada, el Electivire me arrastró por la fuerza en dirección a una hermosa chica de cabello castaño y hermosa piel color café con leche —¡E-espera! ¡Así no es cómo funciona!
    —¡Tivire!— gritó él, jovial y contento consigo mismo.


    [Garet/Electivire +1 PA // +100 pks // +Ticket de movimiento Huevo]
    —200 pks.
    —Garet/Electrivire +2 PA
    —Ticket movimiento huevo x1
     
    Última edición: 4 Oct 2018
  12. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,451
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,530
    [​IMG]

    4.
    Ryoko y sus compañeros huyeron todo lo rápido que les fue posible por el pasillo, escapando del vampiro que los perseguía. Vieron una luz más adelante, mientras los pasos del cadáver chupasangre atrás se escuchaban más lejanos. Cuando llegaron a la nueva estancia, se encontraron en una sala quirúrgica, un sitio que los pokemon de ella no conocían en lo absoluto, pero que podían relacionar fácilmente al centro pokemon. Sin embargo, algo allí estaba horriblemente mal.

    —Ryoko…—llamó Habaki, mientras todos se apiñaban los unos contra los otros— ¿qué es este lugar…?

    —Es pues…


    Tragó saliva, sin poder encontrar las palabras para explicarle. En las camillas, una a derecha e izquierda, había dos cuerpos medio desnudos y abiertos a canal, con los pulmones en exhibición y el corazón latiendo fuera del pecho. El otro, que chorreaba sangre hasta el suelo, tenía fuera una enredadera de tripas, como un gran revoltijo de espagueti con salsa de tomates. Un tercer cuerpo estaba grotescamente arrojado sobre una mesa de material corto punzante, como un estropajo.

    — ¡Ma, Mareeeep! —chilló la pequeña Cookie, pidiendo salir de ahí.

    —Ya, ya, no pasa nada—dijo Ryoko, tomándola en brazos y apapachándola—, no parece haber nadie aquí…

    Buscaron en rededor y, en efecto, la sala parecía vacía, excepto claro, por los cuerpos. Como Ryoko sabía que eran mecánicos, era imposible que se levantaran y salieran persiguiéndolos, así que llamó a sus amigos a salir de ahí sin causar inconvenientes, sin llamar al peligro. Caminaron despacio hasta la entrada del pasillo, Ryoko echó un vistazo y solo vio negrura. Indicó al resto que la siguiera con el dedo y empezaron a trotar para salir de ahí. Inesperadamente la luz adelante se encendió e hizo que todos chillaran: un científico bañado en sangre y con las manos enguantadas levantadas estaba bajo las luces, con el rostro cubierto y un cuchillo en una de sus manos.

    — ¡Bien, bien! ¡Al fin han llegado los nuevos especímenes! —exclamó triunfal.

    Inesperadamente comenzó a avanzar muy rápido hacia ellos, aterrándolos a todos por igual.

    — ¡Atrás, atrás! —chilló Ryoko, ordenando que se devolvieran.

    Sus pokemon corrieron junto a ella de vuelta por el pasillo, mientras la risa lunática del científico loco se acercaba por el pasillo. Intentaron escapar, pero la puerta por donde habían entrado estaba cerrada.

    — ¡GYAAAH! —gritó Bitter Bitte, golpeándola con sus hojas para intentar salir.

    — ¡¡AHAHAHA!! ¡Fantástico! —exclamó el sujeto, entrando y acercándose un poco— ¡Creo que empezaré por el Poliwhirl! ¡Está muy gordito y se ve suave! —movió el cuchillo en su mano.

    Tyson sintió un ataque de horror al comprender que sería la primera víctima, y en un impulso soltó un chorro de agua hacia el sujeto, quien se fue de espaldas contra una de las camillas. Ryoko se cubrió la boca por la sorpresa, mientras los demás pokemon celebraban victoriosos a su amigo. La chica lo tomó de la mano y lo arrastró corriendo de allí.

    — ¡Vámonos ya!

    Nadie se quedó a rechistar. Salieron por el pasillo de antes, corriendo y llegando a un nuevo lugar extraño, tapado de luces verdes que titilaban. Había una silla frente a una televisión que estaba desintonizada. Como no había nadie, Ryoko y los pokemon aprovecharon para tomar un poco de aire. Ella tuvo que ponerlos sobre aviso:

    —Chicos, ya sé que se han asustado mucho con lo de recién, pero no deben atacar a esas personas.

    — ¡¿Reep?!

    — ¡¿Phan?!

    — ¡¿Poly?!

    — ¡¿Eh?! ¡Pero Ryoko! —
    quiso refutar el zorro disfrazado de humano— ¡Ese sujeto quería cortar a Tyson!

    — ¡E-es de mentira…! —
    intentó explicar ella, cuando las luces se apagaron de pronto.






    +100 poké
    +1 nivel para poliwhirl
    +1 ticket movimiento tutor
     
  13. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,451
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,530
    [​IMG]

    5.
    A algunos les gustaban las emociones fuertes, como era el caso de Hofire o Rapsodia, quienes salieron con un grupo de amigos a divertirse por su cuenta, pero había otros casos a los que les gustaba la tranquilidad o muy por el contrario, no podían divertirse con nada en este mundo si no era causando algún mal. Fuera cual fuera el caso en aquel momento, el Houndoom de Itsuga junto a otros dos pokemon no estaban de humor para esa clase de cosas.

    —Esto es una reverenda estupidez—masculló el siniestro por lo bajo, caminando por entre las personas, niños y pokemon que deambulaban en aquel gigantesco parque. Todos se reían y gritaban divertidos y emocionados, pero él no le veía la gracia absolutamente a nada—. No puedo entender que Ryoko nos haya traído a este lugar. ¡Hmph!

    —Debes pensar que lo hizo de buena intención—
    dijo el señor Botton amablemente—. Ella quiere compartir con nosotros lo que para ella resulta divertido.

    —A mi que me dejara fuera de esto; odio el ruido, odio a la gente que se ríe por tonterías. ¡Odio estas multitudes!


    Buscó por donde alejarse del gentío y se abrió paso hasta un camino de cemento curvado de un lado a otro, como si el que construyó aquel camino lo hubiese hecho mientras estaba ebrio. Pocas personas transitaban por ahí, y al final se divisaba un edificio ruinoso y de tejados puntiagudos. Alrededor se levantaba un bosque; aquel parecía un buen lugar para echarse.

    — ¿Qué será eso? —se preguntó el Granbull, llevándose una mano a su prominente mandíbula.

    No recibió respuesta ni de parte del Houndoom o del silencioso Ariados. Los dos pokemon se limitaron a caminar serios y graves hacia allá, buscando algo de tranquilidad y soledad a todo aquel circo de música, ruidos, gritos y risas. El sr. Botton miró hacia atrás, inseguro, pero decidió ir a conocer aquella área de cualquier manera y siguió al dúo.

    Conforme se acercaban, el tipo hada logró identificar el edificio: se trataba de una vieja iglesia, cuyas grandes puertas estaban abiertas, aunque parecían a punto de caerse. Muchas de sus ventanas estaban rotas, y las que seguían enteras, tan sucias que no se podía mirar adentro. Había una luz tenue saliendo desde el interior, pero el sitio lucía abandonado y desolado. No invitaba a entrar en lo absoluto. Como fuere, ni Rufo o Álator tenían intenciones de poner un pie dentro. Viraron del camino que llevaba al edificio y caminaron hasta el cementerio que lo rodeaba. Las lápidas estaban torcidas, caídas, algunas estaban rotas y varias de ellas ausentes. Había algunos nichos que estaban abiertos, y con la oscuridad del lugar, no era de sorprender que un agujero pasara desapercibido.

    — ¡¡Waaah!! —gritó el perro rosa al caer en un agujero.

    Álator y Rufo dieron un respingo de sorpresa y se volvieron a ver. El Houndoom bufó por la nariz, irritado, y lo ignoró, mientras que Álator regresó sobre sus pasos y miró al otro abajo. Él era un cazador nocturno, así que sus ojos estaban perfectamente adaptados para ese entorno. El sr. Botton no lucía herido, solo algo maltrecho y sucio por la tierra. Se frotaba la cabeza y miró hacia arriba con cara de lástima. El arácnido soltó un chasquido y empezó a masticar hilo.

    —Serás bobo…

    — ¿Cómo se suponía que viera este agujero en medio de la oscuridad?

    —Yo lo vi como a diez kilómetros.


    El Granbull arriscó la nariz y se cruzó de brazos mientras esperaba que el otro le soltara la soga. Sin saberlo, ellos y los otros que se paseaban cerca del cementerio y la iglesia eran espiados por varios pares de ojos. Una risita por lo bajo alcanzó el oído del Houndoom, quien ya había encontrado un lugar cómodo donde echarse a esperar que Ryoko decidiera irse de ahí. Alzó la cabeza, miró en rededor buscando al intruso y se percató de que, no muy lejos de ahí, dos pares de ojos rojos los estaban mirando entre los arbustos que rodeaban el lugar. Soltó un gruñido y avisó al otro dúo. Álator se esforzaba por subir él solo al sr. Botton.

    —Tenemos compañía…






    +100 poké
    +1 nivel para cyndaquil
     
  14. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,343
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,467
    Noche de Terror 4

    -Nyaaaa…-ronroneó el felino negro de bigotes rojos, estirando su cuerpo luego de una siesta.

    << ¡Li-lindos! >>, pensó Ram al contemplarlo sobre el mueble, soltando un chillido de ternura que expresaba su cándido sentimiento.

    -Parece que se la va a pasar genial en este lugar.-opinó Daniel al notar su reacción, contento de que hayan encontrado un espacio del agrado de la pequeña.

    << Puff, aburrido.>>, se quejó Rem llevando sus manos detrás de su cabeza, quien esperaba vivir más emoción y adrenalina tal cual en la primera atracción.

    Tal como lo acordaron, había sido el turno de la psíquica para elegir donde pasear como segunda opción dentro de Nakamalandia, siendo “La casa de los gatos” la exposición escogida.
    A diferencia del primer juego, este local no tenía filas y bastaba con tocar el timbre de la entrada para escuchar los maullidos de decenas de felinos en su interior. Acto seguido, la puerta se abría por sí misma y les permitió adentrarse sin requisito alguno, optando por pasar con cuidado en caso de que otro loco salga de las nada y los asuste. Sin embargo, para su buena suerte, caminaron de frente por el corredor hasta llegar a la reducida sala de visitas donde destacaba un sillón rojo enorme frente a la chimenea. Alrededor de este, algunos pokemon con rasgos gatunos se hallaban descansando y los recibieron con hospitalidad al verlos. Fue en ese preciso momento que se dio la escena entre la hada mayor y el Litten sobre el respaldar de la silla.

    << Mucho gustoso, mi llamarme Ram. ¿Me permitir acariciarte? >>, fue lo que le pidió con ternura, por lo que el starter de fuego no se negó.

    Dando un salto al frente, caminó galante hacia la humanoide y se posó cerca de esta para que le diera unos masajes en la espalda. Sin perder más tiempo, ella lo hizo y eso le causó un gran placer al afectado.

    << ¡Lindo, lindo gatito! >>

    << ¡Nee-chan, no emocionarte! ¡Este tipo querer aprovechar de ti, puedo sentir! >>, le advirtió a su gemela, ciertamente celoso.

    No obstante, la gota que rebalsó el vaso fue cuando Litten volteó a mirarlo y le guiñó el ojo en señal de complicidad lujuriosa. Dicho gesto, para el otaku, era el de un bastardo pervertido y definitivamente no dejaría que estuviera más tiempo junto a su familiar. Pero, justo cuando rabió y dio un paso adelante, una Skitty y una Glameow se le pegaron por los costados de forma coqueta, deteniéndolo en el acto para captar por completo su atención. Esto ocasionó que el peliverde se ruborizara al contacto entre sus cuerpos.

    -Bienvenido, extraño.-una voz femenina de ultratumba se escuchó desde el sillón, siendo este objeto el que girase gracias a que su base estaba conectada a un tubo con motor, revelando la identidad de la dueña del lugar-Mi nombre es Lulu, soy la ama de los gatos. Miau.-sonrió con satisfacción, moviendo su mano sobre su mejilla tal cual lo hacían esos animales.

    -M-mucho gusto.-titubeó al responder, sin dar crédito a su apariencia-Me sorprende que este parque temático haya aceptado a una niña como trabajadora. ¿Tus padres también laboran aquí?-preguntó con toda la buena onda del mundo.

    Sin embargo, dicha adjudicación causó que la señorita frunciera las cejas.

    -¡No soy una niña! Aquí, donde me ves, tengo suficiente edad para ser tu hermana mayor.-corrigió su deducción, dejándolo perplejo.

    -¿Hermana mayor? Imposible.-pestañó repetidas veces, impactado por la revelación-Entonces, realmente eres la dueña absoluta de esta casa.

    -¡Claro que sí! En mi imperio, mis “mininos” pueden deambular y hacer lo que les plazca. Es un paraíso aparte para que todo fan de estas especies tenga la oportunidad de pasar un rato junto con ellos. ¿No es así, mis pequeños?
    -alzó la voz con la interrogante.

    En simultáneo, sus súbditos peludos gruñeron afirmativamente.

    <<Dejarme…yo…mucho…suave…>>

    La sensación agradable de dos gatas usando sus bigotes para acariciar los cachetes del psíquico menor era realmente efectivos, dejando en un estado casi vulnerable al fanático de los animes.
    Por su parte, Ram dejó de jugar con Litten y decidió acercarse al interesante Meowstic que se hallaba tomando té en una vasija sobre una mesita. Ambos se saludaron mediante telepatía y conversaron sobre quién sabe qué cosas. Por su parte, Lulu invitó al castaño a sentarse en el suelo e hizo que uno de los Meowth le alcanzara una bandeja con galletas en forma de gatos, las cuales no sabían para nada mal.

    -Este lugar es muy agradable. Es extraño que no haya más personas por aquí.-comentó el voz alta, dándole una nueva mordida a la croqueta.

    -Es que la mayoría de personas se comporta como unos energúmenos que sólo buscan pasar por experiencias terroríficas en Nakamalandia. Ellos jamás valorarían un espacio relajante como este.-argumentó la bruja, quien puso en su regazo a Litten mientras lo masajeaba-Si por mí fuera, les echaría una maldición donde los convierto a todos en gatos. ¿No sería eso fantástico? Que el mundo sea sólo de gatos, quiero decir.

    -Ah, bueno…uhmm…quizás.
    -no concordaba con esa ideología, pero tampoco quería cortar el buen rollo entre ambos.

    La conversación se alargó un poco, rozando temas triviales como los gatos o la poca consideración que tienen los entrenadores con esos pokemon, hasta que finalmente Gutiérrez decidió marcharse para tener tiempo de subirse a unos cuántos juegos más. La chica de personalidad introvertida pero afable le agradeció la visita y lo invitó a que viniera cualquier otro día. Ram había conseguido entablar una buena amistad con el felino psíquico mientras que Rem parecía estar embriagado de ternura.

    << Oigan, no estar mal. ¿Volveremos, verdad? >>, preguntó con una sonrisa boba.

    << No sé qué ocurrirte, pero verte más bobo que nunca. >>, le increpó su hermana.

    -Tal vez, pero por ahora creo que ya tuve suficiente de gatos. Bueno, ahora me toca elegir a mí.-se adjudicó ese derecho, del cual no recibió objeciones-Muy bien, ¿cuál será la siguiente atracción?

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    He visitado a Lulu.
    +1 Nivel para Skrelp
    Gano otro Ticket MH
     
  15. Yuki Tiger

    Yuki Tiger There'll be pennies from heaven for you and me ♫

    Registrado:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    994
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +515
    3. La amistad de Agatio y Terry.

    Las llamas de mi espalda ardían con un brillo divertido mientras me alejaba corriendo de Darío en compañía de Agatio, mi mejor amigo Shelgon. Podía ver a nuestro entrenador hablar con el aire desde lejos. Pero no teníamos tiempo de detenernos ni un solo segundo si queríamos subirnos a todos los juegos y disfrutar todas las atracciones del parque. No sabía por dónde podíamos empezar. Todo se veía espectacular y aterrador. Podía sentir cómo la emoción hacía temblar cada músculo de mi cuerpo, dando como resultado que fuera acelerando progresivamente.
    —¡E-espera, Terry! Ya no puedo...— comentó el dragón a quien arrastraba de una de sus patas. Claro. No me paré a pensar en que le sería difícil igualar la velocidad con la que me movía. Así que lentamente reduje la velocidad hasta que nos detuvimos —Gracias… buff… uff...— comentó entre agitadas respiraciones. Me parecía muy curioso como su esférico cuerpo se movía al ritmo de sus pulmones, por lo que no pude evitar colocar una de mis patas delanteras en su… ¿cabeza? Cosa que lo exaltó visiblemente —¿P-pasa algo?
    —No, no es nada, Agatio— comenté con una sonrisa en el rostro. Ahora que ya no teníamos al pelirrojo cerca podríamos divertirnos a lo grande —Y bueno ¿a dónde te gustaría ir?
    —No lo sé Terry— exclamó sin desclavar la mirada del suelo —A dónde tú digas está bien para mí.

    Al igual que el científico adicto al trabajo, yo también ponía todo mi empeño en que la actitud depresiva de mi amigo se corrigiera. Pero siempre parecía que el pobre estaba destinado a vivir triste de por vida. Y lo peor es que no tenía la confianza suficiente como para compartirme sus razones. Así que dejé salir un suspiro y luego apagué mis llamas. Pero la tranquilidad no duró mucho. Una enorme figura emergió del extraño terreno lleno de piedras cerca de nosotros. Su apariencia no era para nada agradable. Parecía estar caminando agazapado, sus ropas estaban sucias y en su mano derecha llevaba algo parecido a un hacha, la cual arrastraba por el suelo. El instinto me imploraba que saliera corriendo del sitio, pero Agatio aún no se había recuperado de la anterior carrera. Por lo que obligué a mi pelaje a relajarse, pues estaba completamente erizado. Lo peor eran los sonidos que producía al caminar.

    —¡Hey, chicos!— exclamó una voz a nuestras espaldas.
    —¡Wuaaaaa!— gritamos los dos al unísono. Rápidamente Agatio se colocó detrás de mí, temblando.
    —Disculpen si los asusté— comentó un Houndoom que se acercó corriendo del mismo lugar del que procedía la extraña figura.
    La tensión en mi cuerpo desapareció por completo. ¿Qué acaso no todo en este lugar era falso? Rayos, debía impedirle a mi imaginación trabajar de más —Y perdonen las molestias pero, ¿podrían fingir que huyen despavoridos de Yorick? Es mi entrenador, ese con el aspecto raro.
    —¡Claro! Suena divertido— grité, envuelto en felicidad.

    Luego de completar el acto, Agatio y yo nos decidimos por fin a subir a una enorme noria. Cada carrito estaba hecho con un monstruo diferente: habían con forma de bruja, calavera, calabaza, fantasma y momia. Al humano encargado no le importo que nos subiéramos, pues dichos carritos estaban pensados tanto para humanos como para pokémon. Lo único malo era que no podríamos sentarnos en los diminutos asientos. Y para ser sincero, le sugería a mi amigo está atracción por qué sospechaba un poco la razón de su depresión y quería confirmarlo.
    —Bueno, creo que disfrutaras de esta noria— comenté fingiendo desinterés. Ambos ya estábamos a bordo de una bruja. Pero Agatio seguía sin despegar la vista de sus patas.
    —¿Por qué lo dices?— preguntó casi en un susurro.
    —Por qué, bueno, vamos a subir muy alto y así estarás más cerca del cielo— comenté con la vista fija en el oscuro vació.
    —¿Q-que dijiste?
    —Pues eso. ¿Crees que no me he dado cuenta de que tu más grande sueño es volar por los aires?— no me fue necesario mirar al dragón evolucionado para saber que ahora sus ojos estaban fijos en mí —Justamente por eso quería que te subieras aquí conmigo.
    —Pero… pero esta sigue siendo una sensación falsa— la tristeza en su voz me hizo voltear en su dirección. Un par de lágrimas se asomaban por las comisuras de sus ojos —Realmente no sé cuánto me falta para evolucionar, pero creo que jamás lo conseguiré. Y así no podré serle útil a Darío y… y… no podré volver a estar nunca más contigo.

    Sus palabras me confundieron. Pero aun así intenté ser lo más amable y comprensivo posible. Yo era el primer compañero de Darío y por ende, quizás el miembro más fuerte de su equipo. Mientras que Agatio se unió a nosotros mucho después. Era lógico pensar que era más débil y que aún le faltaba mucho camino por recorrer. Además, ambos conocíamos bien al hombre que nos entrenaba. Nosotros éramos su familia, así que sonaba ridículo el pensar que algún día nos pudiera abandonar. Pero ese no era el punto —Estoy seguro de que no falta mucho para que puedas surcar el firmamento con tus propias alas— dije finalmente mientras señalaba la Luna con mi pata —Y cuando ese día llegué, espero que tú me puedas brindar un poco de esa experiencia ¿lo prometes?
    —Yo...— el Shelgon sorbió un par de veces por la nariz antes de enfocar su visión en el enorme astro en el cielo —Yo te lo prometo— y recargo su esférico cuerpo en el mío… hasta que un maniquí con forma de Zubat emergió inesperadamente del techo del carrito, sacándonos un buen susto. Por nuestro movimiento por poco y afectábamos el equilibrio de nuestro transporte. Pero el susto no me importó. Lo más importante para mí ese día fue la sonrisa en el rostro de mi mejor amigo —Gracias por ser mi amigo— espetó al final. Luego el silencio reino en la cabina. Ambos mirábamos el oscuro cielo con miradas ambiciosas. Pronto, una pequeña parte de todo ese espacio sería nuestro.


    [Terry/Typhlosion +1 PA // +100 pks // +Tirada a Caja fantasma]
    —300 pks.
    —Garet/Electrivire +2 PA
    —Terry/Typhlosion +1 PA
    —Ticket movimiento huevo x1
    —Tirada a Caja fantasma x1
     
    Última edición: 4 Oct 2018
  16. Lady Beelze

    Lady Beelze Burning heart

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,451
    Temas:
    201
    Calificaciones:
    +1,530
    [​IMG]

    6.
    Itsuga y sus pokemon chillaron en cuanto las luces se fueron. Se apretaron los unos contra los otros, en un gesto involuntario que seguirían repitiendo mientras estuvieran dentro de esa casa del miedo. La chica sentía su corazón latiendo con fuerza y coordinadamente con el de sus compañeros, tan aterrados como ella.

    De a poco las luces empezaron a titilar, como tratando de volver, hasta que se prendieron al fin. Al ver, el grupo gritó al notar que una chica estaba arrastrándose nada menos que desde la televisión en medio de la sala. Su cabello negro y largo llegaba hasta el suelo y le cubría el rostro. Su piel estaba gris y llena de agujeros. Las dos manos estaban apoyadas en el suelo, mientras la mitad del cuerpo seguía dentro de la televisión. Estiró un brazo hacia ellos y alzó un poco la cabeza.

    — ¡Ven! —llamó a Ryoko con una voz rasposa— ¡Ayúdame!

    La aludida negó repetidas veces con la cabeza. Aunque fuera una actuación, de ninguna manera se acercaría a ese espectro que reptaba. Intentó alejarse apegada a la pared, pero la aparición volteó la cabeza bruscamente, como si tuviera el cuello roto. De pronto empezó a arrastrarse rápidamente y de manera mecánica hacia ellos, causando el horror de todo el grupo. Los persiguió mientras rugía con voz de ultratumba:

    — ¡¡QUE VENGAS!! ¡¡NO TE VAYAS!!

    — ¡¡NOOoOOooOoOOOO!!


    Salieron pitando de allí, tropezándose los unos con los otros mientras intentaban arrancar por el pasillo que unía esa habitación con la siguiente. La mujer de atrás dejó de gritar para alivio del grupo, el que llegó con la respiración entrecortada a una última sala. Ésta estaba en penumbras, salvo por algunas velas moradas y rojizas que estaban en las paredes y daban una vaga luz al lugar. Cookie lloraba en brazos de la joven, mientras sus demás pokemon miraban aterrados en todas direcciones, esperando al siguiente monstruo que intentaría atacarlos.

    —Oh—se escuchó una voz femenina por allí. Todos se pusieron tensos y miraron hacia las tinieblas, buscando la fuente—, pobre criaturilla. Está muy asustada, ¿verdad?

    — ¿Q-q-quién es? —
    preguntó Ryoko, tratando de tranquilizar a la Mareep en brazos.

    Inesperadamente las velas cogieron más fuerza y su luz logró llenar toda la habitación. Se trataba de una especie de cueva, desde cuyas paredes colgaban telarañas y en ellas estaban enredadas cosas como huesos, manojos de hierbas, pokemon pequeños disecados y extraños artilugios. Además, había piedrecillas de colores saliendo desde las paredes de roca, las que destellaban con las luces de las velas. Al fondo, una hermosa mujer con vestido largo y púrpura estaba sentada ante un caldero burbujeante, en el cual revolvía con una enorme cuchara de madera.

    Alzó la cabeza y sus ojos destellaron, causando en todos un efecto de estupor. Ryoko apretaba los dientes, tratando de estarse tranquila. Hasta ahora parecía ser la única de la casa de los sustos que no resultaba demasiado “peligrosa”. La bruja sonrió con sus labios morados y alcanzó un frasco con un polvo dorado.

    —Yo soy Morgana, y soy la habitante de la última habitación de esta casa—dijo, abriendo el frasco y dejando caer algo del polvo en su preparación. Ésta adquirió un tono amarillento y su vapor misterioso se esparció por la habitación. Tenía un olor muy desagradable y que lastimó la nariz del Donphan—. Felicidades por haber llegado tan lejos.

    —Gracias…

    —La mayor parte de nuestros invitados se va quedando en el camino—
    rió ella por lo bajo, cubriéndose la boca—y tenemos que dejarlos atrás.

    — ¿En la enfermería?

    —Uy no; atrás está el cementerio~


    Únicamente Itsuga podía entender el chiste macabro, pues sus pokemon no sabían lo que era un cementerio.

    —Espero que se hayan divertido con el paseo—dijo Morgana, cogiendo una manzana azul y dejándola caer en su olla.

    —Sí, sí, estuvo muy bien—sonrió Ryoko nerviosamente—, ahora, ¿por dónde podemos salir?

    —Eso depende~

    — ¿De qué…?

    — ¡De cómo quieran salir! —
    aulló la bruja, poniéndose de pie.

    La cacerola explotó liberando gases de colores y gotas espesas que comenzaron a caer desde el techo. Itsuga y sus pokemon chillaron y buscaron la salida, pero la puerta que daba al exterior estaba cerrada por fuera, tal y como pudo comprobar Habaki. La risa malévola de la bruja llamó la atención de todos, quienes la miraron acercarse seguida de un fantasma a sus espaldas que se hacía grande y más grande. Sus ojos rojos dejaron paralizados a los pokemon de la chica, excepto por uno de ellos.

    — ¡A ver cómo te las ingenias con esos bebés para librarte de nosotras! —se rió ella— ¡Mismagius!

    — ¡Gius! —
    chilló el espectro, acercándose y preparándose para llenarlos de terror.






    he escrito todo mi viaje por la casa del terror hace años xD fue genial



    +100 poké
    +1 nivel para cyndaquil
    +1 ticket motimiento tutor
    + tirada de dados caja misteriosa
    +1 objeto elección del pokemarket
     
  17. Yuki Tiger

    Yuki Tiger There'll be pennies from heaven for you and me ♫

    Registrado:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    994
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +515
    4. El secuestro de Amiti y el heroico rescate de Farán.

    El delicioso aroma de comida que jamás había probado me llamaba como el canto de una sirena habría hecho con los piratas en el pasado. ¿Se trataba de algún puré de bayas, o un estofado de carne? No lo sabía con certeza, pero lo que me quedaba cien por ciento claro era que tenía que ir a comerla sí o sí. Lo juré por el hecho de ser un Munchlax hambriento y glotón Por ello mismo no pude esperar a escuchar las indicaciones de Darío, mi entrenador. Las necesidades básicas iban primero, aunque me coloqué el extraño aparato que nos dio en mi muñeca izquierda. Podía intuir para que servía, aunque estaba cien por ciento seguro de que no me vería obligado a utilizarlo. Ya estaba a medio camino del sitio con sabrosos aromas cuando pude escuchar un aleteo detrás de mí. Al voltear la cabeza me encontré con Farán, mi compañero tipo veneno. En su cuello tenía atado el listón amarillo que era su tesoro y llevaba el aparato colgado en el mismo.
    —Oye Amiti, Darío dijo que fuéramos todo en parejas y no pude evitar notar que tú ibas solo. ¿Te importa si te acompaño?— Fáran era famoso entre los compañeros de Darío por ser uno de los más atentos, educados y altruistas. Ante su propuesta no pude evitar sonreír divertido. Ambos ya nos conocíamos muy bien, por lo que no veía necesario que fuera tan respetuoso.
    —¡En absoluto, Farán! Dicen que la comida sabe mejor cuando la compartes…

    —¡Awooooou!— un extraño aullido ahogó mis palabras y me erizo cada pelo de mi cuerpo. El sonido fue tan aterrador que casi parecía sacado de una de las películas de terror que veía a veces con los padres de mi entrenador.
    —¿E-escuchaste eso, Amiti?— preguntó el murciélago sin ojos, que descendió para situarse a mí lado. Sus dos orejas, incluyendo la que tenía un corte, se movían en todas direcciones, buscando determinar el origen del aullido.
    —Estamos en un parque de terror, lo más usual es que… ¡Kyaaa!— de pronto, todo mi mundo cambió súbitamente. Ya no estaba al lado de Farán o cerca del delicioso aroma. Mi olfato me decía que me estaba alejando rápidamente —¡¿Qu-

    Mis palabras se ahogaron cuando pude enfocar bien la vista y determinar mi localización. Estaba entre las afiladas garras de un hombre lobo de aspecto amenazante —¡Una nueva presa para Warwick!— gritó éste en voz ronca. De las comisuras de su boca surgía bastante saliva, recordando a un pokémon enfermo o que estaba ante un exquisito platillo —¡Me pregunto a qué sabrá su carne!
    —¡Ahhhh! ¡Ayúdenme, por favor!— grité a todo pulmón, agitándome entre los brazos de mi captor. Fue entonces que la figura de un canino pokémon igualó la velocidad del cazador que tenía intenciones de devorarme.
    —Tranquilo, pequeñín. Esto no es más que un juego— las palabras del Lycanroc nocturno no me calmaron en lo más mínimo. Seguramente estaba diciendo eso para que dejará de forcejear y que así ambos pudieras disfrutar de mi suculenta carne en paz. Ante ese pensamiento no pude evitar cerrar los ojos con fuerza. Incluso pensé en presionar el botón del aparato de Darío para hacerlo venir a rescatarme.

    Entonces unas fuertes y afiladas corrientes de aire azotaron a ambos caminos. Al abrir mis ojos pude ver a Farán, que perseguía a los criminales peludos con toda la velocidad que le permitían sus alas.
    —¡Dejen ir a mi amigo por favor, monstruos!— incluso en esta situación pedía las cosas educadamente. Aquel era una joya de pokémon.
    —No subestimes a Warwick pequeño Zubat— exclamó el lobo cambiando de dirección ágilmente. Pasaba por los puestos y entre las personas como si se tratara de un nuevo pokémon. Pero por su lenguaje y el hecho de que no entendía mis palabras sabía que se trataba de un humano o algo parecido, quizás una nueva especie. Pero sus ágiles movimientos no fueron suficientes. Farán nos alcanzó de nuevo con suma facilidad y continúo atacando. Aproveché la oportunidad y concentré mi energía en mi frente para luego liberarla en un movimiento
    —¡Cabezazo zen!— grité y embestí la mandíbula del carnívoro, resultando en mi liberación.
    —¡No estarás a salvo de mí! ¡Awoooouuuu!— y se alejó aullando entre la multitud con el Lycanroc detrás, posiblemente para buscar una nueva presa —¡Volveré a encontrarte para devorarte!

    —¿¡Estás bien, Amiti!?— preguntó el tipo veneno muy exaltado aterrizando cerca de mí.
    —¡Buaaaa! ¡Farán! ¡Tenía mucho miedo!— grité entre sollozos. Me le lancé al murciélago en un abrazo. A mi compañero no pareció importarle la fuerza del impacto.
    —Ya, tranquilo Amiti. Ya pasó. ¿Qué te parece si vamos a buscar algo para comer? — con sus alas acariciaba con cariño el pelaje naranja entre mis orejas.
    —S-sí— comenté, intentando sofocar mis sollozos sin éxito alguno.


    [Amiti/Munchlax +1 PA // +100 pks // +Ticket Movimiento Tutor]
    —400 pks.
    —Garet/Electrivire +2 PA
    —Terry/Typhlosion +1 PA
    —Amiti/Munchlax +1 PA
    —Ticket movimiento huevo x1
    —Ticket movimiento tutor x1
    —Tirada a Caja fantasma x1
     
    Última edición: 4 Oct 2018
  18. MaAc94

    MaAc94

    Registrado:
    20 May 2009
    Mensajes:
    7,343
    Temas:
    68
    Calificaciones:
    +1,467
    Noche de Terror 5

    Luego de un pequeño descanso rodeados de felpa y maullidos, Daniel y sus Kirlia partieron hacia la “Casa del terror” con la expectativa de retomar la sensación de miedo que el parque de atracciones prometía para todo su público. Por supuesto que eso no le hizo mucha gracia a Ram, quien ya no podía negar el hecho de que era muy susceptible frente a esas horrorosas experiencias y peor aún, no poder ser capaz de defenderse tal cual sucedió en la tienda de comida. Tal cual se lo advirtieron esa vez, era un acto prohibido tener contacto alguno con el personal y viceversa, todo ello en pos al sano entretenimiento que todos buscaban.

    -Ram, si en verdad no quieres continuar, puedes…-quiso proponerle regresar a su pokeball para que descansara, sintiéndose mal por hacerle atravesar una situación que la aterraba.

    << ¡No, querer seguir! Yo ser valiente, superar esto por yo misma. >>, negó con la cabeza mientras le transmitía sus pensamientos con decisión.

    << Nee-chan, si ser cierto, ¿por qué piernas temblar? >>, le preguntó con una sonrisa quisquillosa que la hizo reaccionar.

    Efectivamente al comprobarlo, sus tobillos seguían flaqueando, lo cual generó que sus mejillas se ruborizaran al creer que había quedado en ridículo. El comediante rió con suavidad.

    << ¡T-t-tonto, cabeza de Wobbuffet, esto no incumbirte! >>, le espetó en medio de una mezcla entre enfado y nerviosismo.

    -De acuerdo, de acuerdo, pero no hay necesidad de pelearse.-calmó los ánimos de ambos gemelos, moviendo las manos onduladamente-Si así es como lo quiere Ram, entonces respetaré su decisión. Vámonos, la Casa del Terror nos espera.-continuó con sus pasos a sabiendas que los psíquicos lo seguirían.

    Una vez que arribaron al frente de la casona con el enorme letrero sobre el arco de la entrada, formaron en el ala derecha con la intención de comprar los boletos respectivos en la cabina de color gris y estampados alusivos a la fecha. La cola de personas avanzó más rápido de lo esperado, terminando de agrupar al siguiente convoy justo antes de que le tocara el turno al castaño. Por lo tanto, ellos tuvieron que esperar unos cuantos minutos antes de ser los siguientes en explorar la mansión más llamativa dentro de toda la mórbida feria.

    << ¿Qué encontrar aquí? ¿Enemigos, rivales, destino?>>, consultó el humanoide macho con su dueño, intrigado.

    -Será un tour clásico por una casa embrujada, lo más probable es que hayas sustos por doquier y en donde menos te lo esperas.-respondió de forma ambigua para avivar la llama de interés.

    - ¿” ¿Un tour clásico”, dice señor?

    - ¿Eh?
    -la tétrica voz femenina provino desde el interior de la boletería, siendo la misma mujer encargada de ese puesto quien citó sus palabras.

    -Me parece que tiene una idea muy errada de nuestra atracción. -su acento de damisela gótica transmitía una mala vibra que hasta los seres de cabellos verdes podían sentir a través de sus cuernos rojos-Esta no será cualquier otra atracción, sino que se volverá su más grande pesadilla. ¡Una de la nunca tendrá retorno porque perderán sus almas! -abrió los ojos como platos y sonrió como maniática.

    << ¡Noooo! No quiero, no quiero. >>, se rehusó la mayor, perturbada.

    << ¡Todavía soy muy joven para que me coman el alma! >>, argumentó el menor, en el mismo estado emocional.

    Cualquier persona podría haberse asustado u ofendido, como los pequeños Kirlia quien realmente se amedrentaron por su escena; no obstante, Daniel ya sabía cómo funcionaba esa clase de espectáculos y no se dejaría llevar fácilmente por esas actuaciones. No por nada quería volverse un hombre experto en teatro a futuro, sería una vergüenza de su parte no reconocer cuando algo es enserio o fingido.

    -Okey…-musitó de largo con escepticismo, estirando su mano sobre el mostrador-¿Ya tiene sencillo para darme mi vuelto?

    -¡Claro que sí! Serían doce con cincuenta.
    -cambió de personalidad a una más servicial, contando las monedas y dejándolas sobre su palma-Gracias por su preferencia.

    -Seguro.-finalizó, consciente pero aturdido por la manera de atender de los trabajadores.

    De pronto, la reja se abrió, indicando que un nuevo grupo podía adentrarse.

    -Chicos, tranquilos.-miró a los ojos a sus monstruos de bolsillo, quienes ya estaban a punto de arrepentirse y salir corriendo-Todo esto es ficción, así como mis sketches o las películas que vemos por la televisión. Una mentira que da miedo, pero no deja de ser mentira.-se rascó la mejilla derecha en señal de nerviosismo ante tal revelación, ya que eso le restaba emoción al juego-Mientras esté aquí, nada les va a pasar, se los prometo.

    La calidez de su discurso fue la necesaria para calmar a las dos hadas, quienes respiraron profundo y confiaron en él, tomando cada uno de su mano e ingresando con una expresión de valentía en el rostro. Estarían a punto de pasar un mal momento; pero juntos, todo era mejor.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    +1 Nivel para Skrelp
     
  19. Lionel

    Lionel While we can dream, there always be hope

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,456
    Temas:
    270
    Calificaciones:
    +5,148

    ¿Unos boletos misteriosos?
    #1 Noah Norvoski

    Noah estaba contento de haber recibido dos nuevos huevos para cuidarlos, aunque perezoso a veces, era alguien dedicado. Siempre velaba por la seguridad de estos, por lo que no esperó que los días avanzaran tanto que perdió la noción del tiempo. Echó un suspiro esa mañana en el lugar donde estaba quedándose al ver que logró estar perdido una semana, vaya forma de no hacer nada. Se levantó con pereza, soltando un bostezo largo y profundo para después tallarse sus ojos.

    ¿Qué traes allí, amigo? ─preguntó a su mono de fuego al ver que traía consigo unos pasajes a un lugar llamado Nakamalandia─. Suena a parque de atracciones ─Chinchar lo vio con dudas y luego saltó a su hombro señalándole el lugar y la hora─, ¿dónde los conseguiste? ─indagó curioso.

    El mono simplemente se encogió de hombros y luego señaló la puerta, al parecer dándole a entender que lo habían dejado debajo de esta. Pero, ¿por qué? Se acercó al lugar, pero no vio a nadie después de abrir el pedazo de madera. Miró de nuevo los boletos y suspiró. Seguramente no habría nada de malo de ir un rato a un parque de atracciones para pasarla bien.

    Chin, chi ─le miró, preguntándole si iba a ir a ese sitio. Tenía un nombre extraño, pero no era tenebroso a parte de la decoración que tenía el ticket.

    Tranquilo, solo es un parque de atracciones ─le sonrió.

    ────────────────────────────────────────────────────────

    Luego de haber recorrido varios kilómetros desde el lugar al que consideraba su casa, llegó al sitio. Todavía era de día, por lo que no había nada extraño. Decidió dar unas vueltas para hacer unas diligencias y cuando se vino a percatar, ya estaba atardeciendo así que decidió darle una oportunidad al sitio. ¿Qué malo podría venir de eso? Ya a cierta hora de la tarde, las gente comenzaba a conglomerares entre sí. Noah se percató de que no había niños entre está más allá de los que tenían algún Pokemón.

    Al parecer invitaron solo a entrenadores ─suspiró colocando el primer pie adelante en el terreno, el cual parecía macabro en ciertas partes. Chinchar se escondió detrás de sus hombros alzando la cabeza solo cuando era necesario.

    Había muchas atracciones.

    Noah volvió a buscar en su bolsillo sus boletos y miró con detenimiento lo que decía. “Varios días gratis para que disfrutes de la mejor atracción terrorífica de tu vida, además, todo es gratis”. Vaya forma de Marketing. Ah cierto, viendo a su alrededor, se dio cuenta de que habían muchas cosas que llamaban la atención.

    Podría pasarse por algunas de ellas de vez en cuando, pero ahora mismo, le estaba crujiendo el estomago. No pudo comer dado que las diligencias que estuvo haciendo, le consumieron todo el tiempo. No perdió ningún instante más y trató de divisar algún puesto de comida. Todo era gratis, ¿no? Podría seguramente conseguir algo bueno para llenar su apetitito y después iría por alguna atracción que fuera decente como para comenzar.

    Vamos, Chinchar… seguro que te va a gustar comer algo dulce mientras tanto ─le dijo con una sonrisa a lo que su compañero asintió─, vamos por un algodón de azúcar.

    1 nivel a Chinchar +100 Pks


     
  20. Lionel

    Lionel While we can dream, there always be hope

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,456
    Temas:
    270
    Calificaciones:
    +5,148

    #2
    Noah había obtenido un poco de algodón de azúcar de una chica con disfraz de momia, la cual le sonreía muy tiernamente, aunque con malicia. Caminó hacia un lado entre el tumulto de la gente y se paró cerca de un edificio a comer del alimento. Al principió dudó d que estuviera en buenas condiciones, pensó por un momento que estaba envenendando… pero luego vio a gente disfrutando de eso, por lo que dejó la paranoia. Chinchar también estaba degustando un poco de uno especial que le dieron luego de que Norvoski recibiera el suyo.

    ¿Está rico, no? ─indagó a su amigo quien confirmó con una sonrisa. Whismur seguramente hubiese querido comer un poco, pero desde que lo capturó, demostró ser una Pokemon muy glotona así que nunca la sacaba cuando estaban comiendo afuera… podría dejarlo en la ruina.

    Chin, chin ─Chinchar tenía razón, no podía ser tacaño con la pobre. Así que la sacó de su Pokebola y le dio un poco a la de apariencia morada.

    Whismur, tienes que comportarte. Vale ─Ella asintió alegre devorando casi todo lo que quedaba del algodón de azúcar de Noah, luego miró a su entrenador para que la cargara y de esa manera estar todos juntos. Norvoski no tuvo reparo en ello, era uno de sus Pokemon y debía cuidarlos.

    Pronto se acercaron a una casa, tenía una extraña apariencia. Lo hicieron porque fue la más próxima al lugar en que se hallaba que poseía una cosa que llamó la atención del amante de los tipos dragón. Siguió adelante y notó que dicha casa tenía colas de gato y un extraño nombre relacionado con ese tipo de animales.

    ¿Felinoterapia? Pensó mirando el lugar una y otra vez antes de atreverse a pasar. Dos personas salieron de allí conversando así que decidió probar. Ninguno había muerto ni nada por el estilo. Además, Chinchar y Whismur estaban junto a él.

    Entró si mucha prisa encontrándose sola con una niñita, tenía un sombrero de bruja o algo así, pero se encontraba acariciando unos gatos. Más bien, eran unos Pokemon. Había un Purrloin, un Meowstic junto a las patas de la silla. Meowth a un lado sentado trayéndole algo de té mientras tenía a un Litten en su regazo mientras un Skitty y Glameow rodearon a Noah.

    Vaya, le gusta los gatos ─pensó para sí mientras la veía con detenimiento.

    No tengas miedo, siéntate ─su voz contrastaba con las palabras que traía. Aunque decidió hacerlo al final, algo incomodo─, ¿qué te trae a mi humilde morada?

    ¿Qué es este lugar? ─indagó curioso, volteando a mirar a cada rincón de la casa en la que se hallaba mirando todo teñido de púrpura y violeta─, es extraño…

    ¿Extraño? Extraño es alguien que no aprecie una casa de gatos. Yo soy Lulu, la bruja gato ─Noah la miró una rato mientras ella alzaba las manos al cielo. Parecía toda una niña con su actuación incluso el nombre, «Bruja Gatuna», no era más que una simple locura, aún así decidió esperar a ver que hacía la chica. Luego de un rato, ella bajo las manos y lo miró─, entonces… ¿qué te atrajo mi morada?



    +1 nivel a Chinchar
    +100 Pks
    + Un ticket Movimiento Huevo/Tutor
     
    Última edición: 5 Oct 2018

Compartir esta página

Cargando...