Evento Hacking to the Gate [Appfes] [Samali Winters]

Tema en 'Digital World' iniciado por Masaru, 23 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,202
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3
    "Hacking to the Gate” [Especial]​
    - NPC involucrado: -
    - Lugar donde debe ser tomada: -
    - Sinopsis: Lo que empezó como un simple día de compras en la ciudad pronto se ha vuelto una situación tensa cuando un Home Gate alterado transportó al Tamer y a su Digimon a un lugar desconocido. Al recuperar el conocimiento, el Tamer se ha encontrado en la habitación de una mansión abandonada sin su compañero, Digivice o pertenencias. Lo único ante él es una grabación: Un Keramon los ha traído ahí para que tengan un inocente "juego" con él. La mecánica es simple: Tienen dos horas a partir del momento que dejen la habitación para escapar de la mansión o todo el lugar volará en mil pedazos. ¿El truco? Todos los sistemas de seguridad de la mansión han sido hackeados por Keramon, convirtiendo a esa vieja casa en un nido de trampas creado para impedir que el Tamer escape en ese tiempo, aunque nuestro macabro anfitrión si que se divertirá viéndolos intentarlo. El tiempo corre, sabes que hacer.
    - Escenario: Mansión
    - Objetivos:
    • Hallar tu Digivice y pertenencias
    • Re-encontrarte con tu Digimon y huir de la mansión
    • [Opcional] Encontrar y derrotar a Keramon
    - Notas:
    • Esta Quest es parte del AppFes
    • Mínimo de Post: 3
    • Plazo: 7 Días
    • Aunque la mansión pueda parecer tradicional a simple vista, su antiguo dueño la llenó de todo tipo de trampas, cámaras y mecanismos de seguridad ahora controlados por Keramon. Puede que no haya nada letal, pero si será complicado movilizarse por el lugar. Además, puertas y ventanas están cerradas por rejas, convirtiendo a la mansión en una prisión
    • Keramon no es idiota. Deliberadamente les quitó sus Digivice y objetos para evitar la evolución o que usaran DigiMemories para salir a la fuerza. Si bien el Digimon parece trabajar solo, debe haber preparado algo para que no sea fácil recuperar las cosas.
    • Al ser el responsable, deshacerse de Keramon es una alternativa para acabar con el problema. Si lo derrotan, los sistemas de seguridad hackeados serán liberados, permitiéndoles salir sin problemas. Si el Tamer es Rango Medium, Keramon puede (opcionalmente) evolucionar a Chrysalimon al verse acorralado.
    - Recompensa:
    Completación: 200 Bits + App: "Hacking" [​IMG]

    Ficha: Samali Winters
    Digivice: iC

    KiyoeKiyoe lamento la tardanza, puedes comenzar
     
  2. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,202
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3
  3. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,202
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3
    Otorgados los tres días KiyoeKiyoe
     
  4. Kiyoe

    Kiyoe Lost between the pages

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,690
    Temas:
    189
    Calificaciones:
    +817 / -1
    Samali abrió los ojos con dificultad, preguntándose vagamente en qué momento se había quedado dormida. Lo último que podía recordar era haber estado recorriendo la zona comercial de la ciudad. ¿Había vuelto al HQ sin darse cuenta? Con un quejido se sentó, le dolía la cabeza.

    —¿Qué rayos... ? —se sorprendió al echar un vistazo alrededor. Estaba tendida en una habitación que no había visto en su vida y, a juzgar por lo polvoriento que estaba todo, probablemente nadie la había visto en un muy buen tiempo.

    Permaneció sentada, tratando de despejarse del dolor de cabeza para poder pensar bien dónde estaba o qué iba a hacer. No estaba de humor para secuestros, así que más valía que todo aquello fuera una broma. Estaba preguntándose donde estaría Palmon cuando el repentino sonido de una risa la hizo dar un respingo. Tenía una televisor en frente y la pantalla acababa de encenderse, mostrando a un Keramon.


    —Veo que ya has despertado —
    sonrió con una voz falsamente amable. —¡Bienvenida a la mansión de Keramon! Imagino que no tienes idea de qué haces aquí, así que te explicaré las reglas rápidamente. Te he traído aquí para jugar un pequeño juego conmigo, será divertido. La mecánica es sencilla: tienes que salir de la mansión antes de que se acabe el tiempo. Sin embargo, no te lo pondré fácil; el anterior dueño llenó esto de trampas y he hackeado todos los sistemas de seguridad, así que ten cuidado. Tienes dos horas para salir a partir del momento en que pongas un pie fuera de esta habitación, si no lo consigues, todo el edificio volará en pedazos. Ah, por cierto, tu compañero se encuentra en otro extremo de la mansión y quizá me haya dejado por ahí escondidas todas tus pertenencias. Solo tendrás dos horas, así que haz que cuenten~ sin presión, claro, se supone que deberías divertirte.

    La rubia quedó a cuadros mirando la pantalla oscura. ¿Qué clase de psicópata consideraba divertido amenazar con explotar todo el lugar? Nerviosa se levantó de golpe y comenzó a revisarse completa; no tenía el cinturón ni el keychain y con ellos todos sus objetos habían desaparecido; incluso el canalizador y el lector de memorias brillaban por su ausencia, pese a que siempre los traía puestos uno en cada muñeca.

    Registró la sala completa, mirando debajo de cada mueble y moviendo todas las sábanas blancas, pero al menos dentro de esa habitación no había rastro alguno de sus pertenencias. Irritada, se quedó mirando la cámara de seguridad de la esquina, pensando en la mejor forma de cocinar una medusa digital, aunque seguro el sabor sería asqueroso.

    No podía quedarse ahí para siempre, así que finalmente arrojó a un lado la sábana que estaba sosteniendo y se encaminó hacia la puerta a grandes pasos. Abrió cuidadosamente y echó un vistazo al pasillo, sin atreverse a dar el paso que la sacaría de ahí.

    —¿Cómo se supone que sepa cuánto tiempo pasa? No tengo reloj —le habló al aire, mirando una vez más a la cámara.

    El televisor permaneció apagado completamente y no recibió ningún otro tipo de respuesta, por lo que resopló y salió. Apenas puso ambos pies del otro lado de umbral el sonido estridente de aplausos en los altavoces le hizo dar un respingo de sorpresa.

    —El juego ha comenzado —anunció la misma voz de antes— se dará un aviso cada media hora. Buena suerte~

    —Psicópata de… aish —resopló.

    Necesitaba concentrarse, Palmon estaba en esa misma mansión en alguna parte, al igual que todas sus cosas, incluyendo a Ranamon. Encontrar a ambas era importante, pero no sabía si le daría tiempo de hacer las dos cosas y salir de ahí también. Esperaba que la planta pudiera moverse, así tal vez se encontraran en un punto intermedio y ahorraran algo de tiempo.

    Recordando algo en lo que no había pensado antes, dio media vuelta y se precipitó de regreso a la habitación, corriendo a apartar las cortinas para ver qué había afuera. Se topó con la vista de otro edificio y unos arrietes de flores. No pudo abrir la ventana por más que intentó, pero aún con los cristales cerrados alcanzó a ver que la mansión eran un cuerpo central con dos alas formando una U delante de ella y un patio bastante grande en el centro. Ella estaba en una de las alas y probablemente Palmon estaba en la otra. Quizá sus cosas estuvieran en la zona central, quien sabe.


    MasaruMasaru debo dejar de postponer todo x0x
     
  5. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,202
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3
    KiyoeKiyoe el plazo culmina hoy, continua
     
  6. Kiyoe

    Kiyoe Lost between the pages

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,690
    Temas:
    189
    Calificaciones:
    +817 / -1
    Salió de la habitación por segunda vez. Hacia la izquierda el pasillo seguía un par de metros y acababa en una ventana; a la derecha seguía más o menos por la misma distancia y doblaba un recodo. Se fue en la dirección y no dio muchos pasos hasta que de pronto sintió que la jalaban por el pie y terminó cabeza abajo colgando del tobillo. Se quedó unos instantes inmóvil, luchando contra la tentación de gritarle cuatro cosas no muy amables a ese Keramon.

    —Esto es una estupidez —suspiró. No se había tomado bien en serio lo de las trampas, pero si todas eran igual de tontas que esa, al menos sabía que no moriría intentando llegar a la puerta; zafarse de la trampa era el problema.

    Forcejeó y se retorció tratando de alzar el cuerpo lo suficiente para alcanzar su tobillo y liberar el nudo. De inmediato se hizo evidente que necesitaba hacer más ejercicio, era prácticamente imposible para ella doblar la cintura en esa posición. Le dolía el abdomen de intentarlo y además se le estaba yendo la sangre a la cabeza, lo que no ayudaba precisamente con el dolor que ya tenía.

    Dejó de intentarlo y al caer en vertical otra vez comenzó a balancearse como un péndulo. Con una nueva idea para salir de esa situación, detuvo el balanceo al sujetarse a la pata de una mesilla auxiliar y comenzó a apoyarse en la mesa y todo objeto que tenía cerca para tratar de colocarse en una posición más favorable. Terminó sujeta a la lámpara de la pared como si su vida dependiera de ello y comenzó a tratar de darse vuelta y apoyar el pie libre en la mesilla o en algún otro sitio.

    La mesa era demasiado baja, pero con ayuda de la lámpara, un aplique de la pared tendría que servir de apoyo mientras la mano libre trataba de liberarle el tobillo. Cuando consiguió liberarse cayó de bruces al suelo y escuchó una risa divertida por lo altavoces. Le habría gustado gritarle, pero le palpitaban los oídos y la cabeza, por no hablar del dolor del tobillo. Pasó de decirle nada a su “anfitrión” y se incorporó una vez más, comenzando a caminar ahora con mucha más cautela que antes, no quería tener que salirse de otra trampa similar tan pronto.

    ¿Por qué la casa tenía que ser tan grande e innecesariamente complicada? Había perdido la cuenta de cuántas veces había doblado esquinas mientras seguía el pasillo y si no pensara que regresar al punto donde había partido era imposible, habría creído que iba en círculos. De cuando en cuando se había topado con trampas como tejas cayendo del techo, proyectiles disparados de las paredes y cosas similares, nada era letal, pero las tejas probablemente la habrían dejado inconsciente más tiempo del que podía permitirse si no se hubiera lanzado a un lado justo a tiempo; una le había golpeado la rodilla y le dolía, pero era mejor eso que la cabeza.

    De vez en cuando entraba a las habitaciones a buscar sus pertenencias, pero tenía la impresión de que no las encontraría en esa ala de la casa. La siguiente vez que se asomó por una ventana se dio cuenta de que ya casi llegaba al final de esa ala y que, si todo iba bien, estaría en la parte central pronto. El paso de media hora había sido anunciado unos minutos atrás, pero procuraba que eso no la pusiera excesivamente nerviosa.

    Al cabo de un rato detuvo su caminar, escuchando atentamente, pues le había parecido escuchar algo; aparte de las risas jocosas del game master por el altavoz, todo era silencio en aquel edificio, por lo que el más mínimo sonido resaltaba. Estaba a punto de volver a moverse cuando lo escuchó de nuevo y al poco rato otra vez, sonaba como su nombre.

    —¿Palmon? ¡Palmon! —llamó, reanudando el caminar; tenía que recordarse a sí misma que podía volver a quedar colgada de cabeza si se ponía a correr en ese momento, pero era difícil contenerse, esa situación ponía de los nervios. —¡Palmon!

    —¡Samali! —le contestó la voz de su compañera; sonaba muy apagada, como si estuviera al otro extremo de ese pasillo.

    Continuaron llamándose para tener la seguridad de que estaban acercándose la una a la otra y finalmente consiguieron verse al doblar una esquina. Apsará estaba cansada y dolorida a más no poder; Pal también había caído en trampas, pero al menos ella tenía una condición física muy superior y técnicas que podía usar para liberarse.

    —¿Estás bien? —preguntó Palmon, acercándose y tomando las manos de su compañera.

    —Sobreviviré —suspiró— ¿también viste lo de las dos horas?

    —Sí, dónde me desperté había un televisor —explicó—; creo que no falta mucho para que pase la hora.

    —Tenemos que encontrar mis cosas, me quitó incluso el canalizador —suspiró la chica, apoyándose contra la pared y masajeándose la rodilla.

    —O podríamos encontrar a Keramon… si le derrotamos probablemente los sistemas vuelvan a la normalidad, buscar a Ranamon será más sencillo así.


    MasaruMasaru uno más ;0;
     
  7. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,202
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3
  8. Kiyoe

    Kiyoe Lost between the pages

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,690
    Temas:
    189
    Calificaciones:
    +817 / -1
    Samali no había considerado esa posibilidad mientras estuvo sola, pero tenía sentido.

    —Pero no tengo mi digivice ni nada con qué apoyarte —comentó; la idea de solo encontrar sus cosas y marcharse seguía siendo buena.

    —Es un Child, no creo que haga falta evolucionar contra él.

    —¿Y si tiene Tamer?


    El debate llegó a un punto muerto para cuando el aviso de que había pasado una hora llegó y cambiaron el tema; la humana explicó su teoría acerca de dónde podían estar sus cosas y ambas comenzaron a desandar el camino que Palmon había recorrido sola, mirando cuidadosamente en todas las habitaciones y mobiliarios que podían en busca del cinturón multiusos y los demás objetos. Estaban en la parte central de la casa y no tardaron en encontrar unas grandes escalinatas que bajaban al piso inferior de la mansión, así como unos escalones más estrechos que de seguro subían al desván.

    Encontrar al Keramon también probaría ser difícil si decidían intentarlo, pues no tenían ni la menor idea de donde podría estar la sala de seguridad de aquella construcción y lo más probable era que se encontrara en una sala por el estilo. No dejaron de caer en trampas mientras estaban juntas, pese a que trataban de ser cuidadosas, pero al menos ayudándose una a la otra era más sencillo salir de ellas y perdían menos tiempo.

    Finalmente decidieron devolverse y probar suerte en el desván, pues era otro sitio bastante probable para que estuvieran cualquiera de las dos cosas que buscaban. En las escaleras un escalón en falso las envió de regreso al rellano con un chorro de agua a presión salido de la pared. Empapadas y doloridas por el choque, se levantaron y procedieron a subir de nuevo, más ciudadosamente esta vez. Llegaron por fin arriba y empujaron la puerta; el desván era enorme y estaba atestado de cajas apiladas, muebles rotos y cantidades industriales de polvo.


    —Ah, las encontré —
    anunció Palmon luego de que se separaran para registrar el lugar. Keramon las había dejado sobre una mesa junto a una ventana y con ellas estaba también un cartel de ánimo que no hacía más que acentuar lo retorcido que era el Child. Samali corrió hacia las cosas y se las colocó rápidamente, sintiéndose mucho más segura con ellas.

    —¿Ranamon, estás ahí? —preguntó, ligeramente nerviosa.

    —Sí ¿qué pasó? —inquirió a su vez la guerrera— de pronto salí y estaba sola aquí.

    —Les queda solo media hora~ —anunció la voz de anfitrión por los altavoces— veo que recuperaron sus cosas, bien, bien; ¿se están divirtiendo?

    —¿Qué es eso? —se sorprendió la rana.

    —La versión corta: tenemos media hora para salir de aquí o todo el lugar volará en pedazos —explicó Winters— te doy los detalles luego.

    Ah, aquel mundo no les daba oportunidad de aburrirse con sus situaciones bizarras. Ranamon aceptó la corta explicación solo para ahorrar tiempo y se pusieron en marcha. Habían encontrado los objetos y no tenían tiempo suficiente para encontrar a Keramon antes de que todo explotara, así que lo mejor era concentrarse en salir de ahí.

    En teoría no deberían recorrer mucho camino, tan solo bajar las escaleras y cruzar cualquier vestíbulo que tuviera el primer piso, pero no dudaban que si Keramon pudiera subir de nivel sus trampas para animar más el juego, lo haría.

    Las escaleras tenían más trampas que solo el chorro de agua que encontraran al principio y cuando Palmon se apoyó sin querer en la pared para evitar el escalón trampa, un trozo de la misma salió catapultado hacia adelante, golpeándola hasta casi hacerla volcar por encima del barandal, aunque Samali la sostuvo a duras penas para que eso no pasara.

    Consiguieron llegar a abajo y se encontraron en un enorme salón principal que daba a un vestíbulo amplio y la puerta; en teoría solo tenían que caminar en línea recta, pero la risa en el altavoz les hizo saber que no sería tan sencillo. Las trampas en esa zona de la casa eran más elaboradas por estar diseñadas para impedir la entrada de invasores, por lo que el trío tuvo que esforzarse un poco más para no pasarse toda la media hora en esa sala.

    Estaban a poca distancia de la puerta y trataban de decidir si había en esos escasos pasos algún foso que debieran saltar cuando una musiquita sonó en los altavoces. Sin dar tiempo a que ocurriera más, Palmon tomó a la rubia de la mano y se precipitó hacia adelante, abriendo la puerta y cayendo de bruces en el porche antes de que a Keramon le diera tiempo de decir algo.

    —¡Salimos! —desafió la planta, no estaba segura de si la musiquita había sido porque se les había acabado el tiempo, pero estaban afuera.

    —¡Muy bien! —sonrió el pequeño demonio— salieron con 4 segundos de tiempo, así que supongo que ustedes ganan~

    Una fanfarria de celebración comenzó a sonar.

    —¿Será muy tarde para encontrarlo y darle su merecido? —murmuró Samali, aún tendida en el suelo.



    MasaruMasaru, done /o/
     
  9. Autor
    Masaru

    Masaru 存在証明 Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    14,202
    Temas:
    1,108
    Calificaciones:
    +4,301 / -3
    Menos mal que esto no se evalúa porque tbh... El número de palabras está cumplido, solo no lo dejes para última hora, porque se nota mucho que escribiste solo por cumplir (más de lo que normalmente se hace en el Appfes). En fin, paga y App otorgadas
    [​IMG]
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página