Evento Trama Gaze of the Abyss | Daisuke Uchiha | El abanico antes de la tormenta

Tema en 'Naruto World' iniciado por Chisuka-Kun, 14 Nov 2018.

  1. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Gaze of the Abyss | Daisuke Uchiha | El abanico antes de la tormenta

    Daisuke ya estaba estresado, no solo tuvo que buscar información sobre los Hyuuga que luego fue raudo a entregar a Satoshi para que supiera todo lo que el sabia sobre los Hyuuga, no era una sorpresa decir que era un informe bastante completo sobre el clan de ojos blancos. Incluía una anécdota sobre Soichiro Hyuuga, un shinobi que experimentaba con el sharingan antes de su captura.

    Pero por otro lado, ahora los Yuki estaban incordiando a cada Uchiha posible y el no fue la excepción, obviamente los ignoraba olímpicamente, pero nada que un puño en su nariz que no arreglase los problemas entre ambos. Eso si, recibió algunas quejas de parte de Ruura Yuki enfrente de Nashla, pero obviamente no iba a dejar que esa señora que creía nacido del trasero del Rikudou Sennin por lo que dio su punto de vista y al ser apoyado por Nashla, la gélida no tuvo mas que callarse ante la risa bastante discreta de Satoshi quien recién llegaba y de los ANBU que protegían a la Nidaime.

    - Espero esto se termine y pueda descansar tranquilo de todo este jaleo del Rinnegan. -

    Daisuke Uchiha - Kirigakure no Sato

    [​IMG]

    Posicion Actual en el tablero: 5
     
  2. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Ren Makoto | País del Agua

    Un joven de pelo celeste se encontraba caminando en dirección a donde sus soldados se encontraban. Planeaba darles un entrenamiento un poco mas riguroso mientras se mantenían escondidos entre las tierras pertenecientes al País del Agua. Otros grupos de tenientes también se hallaban por los alrededores hasta que sean necesitados para acatar a rajatabla las ordenes de su respetado Shogun.


    Desde hacia unos días que sus soldados le informaron acerca de un shinobi del Clan Uchiha que rondaba por las zonas cercanas y que por su rostro, ese ninja no estaba contento por alguna razón. De solo recordar eso ultimo le saco una leve sonrisa confiada, si habían sido descubierto por algun movimiento en falso, nada mejor que el para acabar con la vida de ese asqueroso shinobi, no dejaría que sus soldados se arriesgaran por el y por Tetsu, aun no estaban lo suficientemente preparados para un combate real.

    No puedo esperar a escuchar los quejidos de este sucio animal que camina sobre tierras que solo deben pertenecer a Kazuki-Dono

    Respondio a la nada mientras llegaba a su destino y comenzaba a dar las ordenes a sus subordinados para que estos mejorasen en el arte de la espada y no sean una victima mas de los ninjas.


    Posicion Actual: Casilla 13
    Samurai: Ren Makoto
     
  3. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Daisuke Uchiha | Kirigakure no Sato

    El pelinegro se encontraba pasando un momento familiar, y realmente lo necesitaba en estos momentos, ya que nunca sabría cuando iba a fallecer a manos de cualquier shinobi renegado o samurai y no haber tenido la oportunidad de ver crecer a tus hijos/as, mientras hacían sus vidas.

    Su esposa, se encontraba frente a el tomando una relajante taza de te verde frente a ambos se hallaba una mesita donde descansaba otra taza con el mismo liquido que tomaba su mujer y una tetera. Finalmente y no menos importante, a su costado derecho tenia a su primogénito jugando con armas de plástico que eran llevadas a su boca de vez en cuando.

    En la casa no habia mención alguna sobre lo que sucedía en el exterior, solo hablaban de eso si era realmente necesario. Por lo que ahora el silencio reinaba latentemente en el lugar. Silencio que fue roto por un golpeteo de puerta. Daisuke suspiro antes de levantarse y comenzar a caminar en dirección al llamado que nuevamente sonaba.

    Cuando abrió la puerta se encontró con Satoshi quien traía a su padre, que al parecer habia venido desde Hoshigakure para verlo, claro que el no se negó y permitió la entrada, le ofreció a Satoshi quedarse un breve momento a disfrutar del Te, pero el denegó la propuesta al tener aun trabajo que hacer. El chunin entendía que ser asistente de Nashla seguro no era nada fácil. Una breve despedida fue suficiente antes de cerrar la puerta nuevamente.


    ¿A que vas venido padre? Debe ser algo serio, si es necesario mi opinión en este caso -

    Posicion Actual en el Tablero: 17
     
    Última edición: 16 Nov 2018
  4. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Daisuke Uchiha | Pueblo Kinzoku

    Tras una breve conversación en privado con su padre, este recibió información gracias a la red de espionaje que su padre manejaba de que un grupo Samurai se hallaba cerca de un pueblo en el País del Agua. El obviamente no iba a mencionar esto a Nashla hasta tener un posterior informe acerca de la veracidad de dicho rumor y de ser cierto, sus movimientos constantes cercanos al pueblo.

    Con la velocidad constante que el podía tener, iba a tomarle mínimo un total de 1 hora y media, no iba solo de alguna manera, su padre lo estaba acompañando a pesar de ser un shinobi retirado o eso decía aparentar ya que por algo participo en las ultimas confrontaciones con los Samurais.

    El pueblo se decía que funcionaba como punto intermedio entre el puerto al País del Hierro y la zona donde podrían esconderse los hijos del Hierro. Estuvieron vigilando un buen tiempo durante la noche, ya que por el día seria bastante sospechoso.


    ¡Oye tu! ¡¿Que haces en territorio del Shogun?!

    El pelinegro habia ignorado a quien pretendía detenerlo, ademas de que agregaba a la lista que era un completo imbécil, un territorio que le pertenecía expresamente al País del Agua y al Feudal, siendo supuestamente usurpado.

    ¡Oye! ¡No me ignores!

    Uchiha no pretendía seguir escuchando semejantes estupideces de la boca de un incompetente como el que le hablaba y de hecho planeaba irse por la forma pacifica pero claro, tanto su suerte como el destino no estaban de su lado. Una especie de cuchilla hecha con agua fue en su dirección y con suma agilidad pudo esquivarlo, su semblante cambio a uno serio mientras activaba el Sharingan y metía en un Genjutsu al desgraciado que quiso hacerse el valiente. Cuando termino vio a los dos restantes que le acompañaban a su primera victima y decidió que no dejaría dos simples testigos. El miedo se percibía en las piernas temblorosas de aquel dúo que veía como el Chunin sacaba su katana y corría veloz hacia ellos.

    La adrenalina corría por el cuerpo de los débiles soldados que con fortuna lograron detener el primer corte que el pelinegro les habia enviado para rebanarles sus cabezas de sus cuellos. Daisuke sonrió simplemente ante este hecho y soltó unas palabras antes de volver a lanzarse.


    Bien, lograron esquivar la primera, pero las siguientes no serán iguales

    Y aquella promesa se hizo realidad, los siguientes cortes no eran fáciles de esquivar para los novatos, cortes que aseguraban la victoria para el pelinegro ya que eran cortes precisos en zonas bastantes letales. Finalmente apareció detrás de uno de ellos y uso su katana para atravesarle el pecho, el acompañante al ver el destino y como estaba el Uchiha trato de usar su espada para acabar con el shinobi, pero lo único que recibió fue una cuchilla atravesando su garganta donde la vena yugular se hallaba.
    Miro a aquel que quedo desmayado y planeaba dejarlo vivo para que diera el mensaje, pero prefirió que otros vinieran en busca de los cadáveres de sus camaradas. Así que sin remordimientos atravesó el cráneo como si de una mantequilla se tratase.


    Espero que reciban mi mensaje, ahora a volver con padre.

    Respondio al aire mientras se retiraba a una zona mas oscura dejando allí tirado los cadáveres de aquellos tres soldados que osaron enfrentarle y que pertenecían a una compañía mas grande pertenecientes a un Teniente que posiblemente tomaría acciones contra el pelinegro.


    Casilla Actual: 18
     
  5. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Daisuke Uchiha | Villa Kirigiri

    El pelinegro tras aquel incidente decidió ir con mas cautela, consejo dado por su padre ya que este lo regaño por ser demasiado impulsivo en cuanto a batalla se refiera.
    En este caso estaban visitando una Villa que estaba mas lejos de donde habia sucedido la pelea, obviamente los rumores habían llegado al lugar y pensaron que fue aquel que poseía el Rinnegan y el miedo volvió a surgir entre los aldeanos.


    Si sabia que esto pasaría, mejor los hubiera dejado inconsciente en algun basurero de la zona...

    Daisuke resoplaba por como los civiles se comportaban cuales gallinas alteradas de algun ruido sumamente fuerte como una explosión o una bala. Mientras su padre se mostraba completamente tranquilo, parecía que a el no le afectasen aquellos rumores ¿Acaso habia algo que el sabia que no menciono en la reunión con Nashla? Si hubiera sido así, ella le hubiera avisado de que tuviera cuidado con su progenitor.

    Recopilaron algo de información acerca de los Samurais, pero parecían que no pisaban por esta zona ya que esta era constante visitada por shinobis de Kirigakure como un método de descanso de las tediosas misiones o por sus festivales donde la seguridad era absurdamente elevada.


    Vamos a otro sitio... seguro Nashla ya me estará buscando porque no le avise nada.
     
  6. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Daisuke | Puerto Shirogane
    — Deberíamos ir a esperar a tu tío, tiene algo que darte. —

    Esas palabras quedaron en la mente del Uchiha mientras estaban esperando pacientemente en un posada tomando un te y unos dulces característicos del comercio entre el País del Agua y el País del Fuego. Las respiraciones eran lentas y concisas mientras dejaba reposar la taza de te. Milo habia pactado el encuentro entre Ryouta y su primogénito en ese mismo lugar ya que debía ser completamente secreto todo aquello relacionado con el paquete a entregar.
    El sonido del mar fue cortado por la llegada de uno de los barcos algo llamativos que se propulsaban gracias al manejo del Raiton para encender las bobinas y/o generadores que se canalizaban en los motores del navío, su sirena fue aviso de que la embarcación habia llegado a su destino y con el, el líder de la Rama Uchiha en el País del Fuego que residía en la Aldea de la Hoja.

    Milo le comunico a su hijo que esperase en este sitio en lo que iba a buscar a su tío, este asintió mientras agarraba la taza de te y rellenaba un nuevo recipiente de la mas fina porcelana.
    No tardaron mucho tiempo para que los ojos de tío y sobrino se reencontrasen, habia pasado ya mas de dos años desde aquella ultima charla con el. El menor de entre los tres, se levanto para dar un saludo formal a su tío seguido de un abrazo cargado de emociones.

    Tras la separación, el trió decidió volver a la mesa donde el té seguía esperando. Ryouta tomo la taza, se notaba que estaba con la garganta algo reseca por el viaje. Milo y Daisuke lo acompañaron de manera casi robotica, mismo proceso con alguna de las dulces que habían sido repuestos por el Chunin mientras esperaba la llegada de los mayores, nada que unos ryos para gastar.

    — Daisuke, cuando te fuiste de Konohagakure, el consejo de ancianos te considero un traidor en toda regla, mas por haberte llevado a una parte del clan hacia Hoshigakure. —

    El ojiazul escuchaba sin profesar alguna palabra ante las consecuencias que este causo tras su partida de la Hoja. El sabia que habia sido impulsivo en eso y que de hecho planeaba ir solo y crear la rama con Uchihas que eran nómadas dentro del País del Rayo pero su idea fue esparcida y fue por esa razón que parte de los suyos lo habían acompañado.

    — Por esa razón, se me prohibió entregarte algo que te pertenecía a ti por derecho, muchos dentro del clan lo intentaron usar pero el resultado era el mismo, siempre eran rechazados. —

    La cabeza del pelinegro se levanto ligeramente ante la mención de algo de su propiedad, ¿Que podía haberse olvidado para que no se lo pudiera llevar el día de su partida? Ryouta vio como su sobrino le miraba con una mirada entre curiosa e inquisitiva. Milo por otro lado no mencionaba palabra alguna ya que escondido entre sus ropajes estaba el objeto entre cuestión. El silencio comenzó a reinar hasta que el progenitor del Chunin decidió otorgar aquella preciada posesión oculta dentro de un pergamino. Daisuke solo miro por unos segundos el objeto antes de que su mano izquierda intentase tocarlo, su tío le agarro deteniendole de paso, ambos chocaron vistas una vez mas antes de que la mano de Ryouta se retirara, dejando que este tomase finalmente aquello de su propiedad.

    Sin prisa alguna se mordió el pulgar dejando que la sangre fluyera por sobre el sello y como si de una invocación se tratase, una katana apareció frente a los tres miembros del Clan Uchiha.

    — Su nombre es Asuramaru, este es tu legado y ademas es algo especial —

    Otra vez aquella mirada, Daisuke no sabia porque esa espada supuestamente le pertenecía, por un lado la relaciono con alguna espada Samurai robada en su tiempo por algun ancestro suyo como un botín de guerra. No entendía cual era su especialidad, mas no le tomo mucha importancia, así que la agarro con el mayor descuido, sin saber que activo un mecanismo que rompió algo dentro de su mente, como si fuera un candado cuya llave fue la propia katana.

    |Inconsciente de Daisuke|
    Cientos de imágenes comenzaron a llegarle de manera instantánea, su infancia era completamente cambiada frente a sus ojos. El ultimo recuerdo fue lo que lo rompió, su padre dándoles tiempo a escapar, su madre llevándolo lo mas rápido hacia un barco que lo llevaría al País del Fuego, una carta y el pergamino en el que antes se hallaba esa katana.

    — No... No entiendo ¿Esto es real? —

    Se preguntaba, obviamente no habia nadie quien le respondiese, las únicas personas que podían responderla no se hallaban a su lado. El sin darse cuenta habia entrado a su inconsciente mientras en el exterior sus pupilas se habían apagado, lagrimas de a poco comenzaban a salir mientras sus familiares intentaban hacerle reaccionar pero no habia manera, tampoco podían quitarle la katana pues esta comenzó a emitir un aura de vapor. Milo relaciono que el Elemento Vapor que podía manejar su hijo se estaba traspasando a esa espada lo que significaba que este podría recuperar o aprender las habilidades que el sharingan debía otorgarle.

    En su mente sin embargo, Daisuke estaba hecho un coas, su infancia habia sido revelada, pateando a la basura la infancia que el creía era la verdadera. Un grito bastante fuerte fue suficiente para comenzar a descargar su rabia ante las mentiras que habia vivido.

    — Cielos chico, cálmate que vas a perder la capacidad de hablar por ese grito... —

    Alguien le habia hablado... y esa voz no era de alguno de quienes le rodeaban, como un loco miro para todos lados intentando buscar la fuente del sonido antes producido. Cuando no pudo encontrar aquello que hablo con el, decidió preguntarse el porque su tío habia hecho esos recuerdos falsos.

    — Para terminar con tu sufrimiento obvio, sino hubieras tenido una actitud completamente diferente. —

    Volvieron a hablarle, esta vez logro observar una silueta, un pelirrojo con un traje característico de aquellos Terumi de Kirigakure. Esta persona le estaba observando de manera tranquila por lo que no debía ser irrespetuoso y lo saludo correctamente, no olvidaría sus modales aun estando en un lugar que ni el mismo conocía siquiera.

    — Bien, veo que ya te calmaste —

    Un montón de preguntas se formulaban en la cabeza del pelinegro, se preguntaba quien era en realidad esta persona como para que estuviera hablándole como si de un pariente lejano se tratara.

    — Me presento, me llamo Asuramaru Terumi, aunque seguro te lo habrán dicho —

    Ahora no cabía en su asombro, Asuramaru no solo era una espada sino en realidad una persona que decidió encerrarse dentro de este objeto. El Terumi por otro lado no pudo evitar reír ante el rostro del portador del Sharingan quien estaba por preguntar algo antes de que el espíritu le interrumpiera.

    — En estos momentos nos hallamos en el interior de tu mente, la verdad parece un archivador por lo soso que es el lugar, podrías al menos haberle puesto color... —

    Muy bien, una de las dudas de Daisuke se habia resuelto, eso explicaba el porque Ryouta y su padre no se hallaba con el. Posteriormente se enojaría por el comentario acerca de su mente, estaba bien que fuera algo así como una mini oficina con algun que otro archivador, pero exigirle o pedirle que le ponga un poco de color a su vida... era como si dejara el orgullo de lado.

    — Mientras tus familiares intentan despertarte, te diré que tus habilidades con el elemento vapor se quedaron relegadas a mi uso constante por lo que, ya no podrás usarlas de manera tan liberal, así que te recomiendo ir entrenando alguna otra posible habilidad para compensar esta perdida. —

    No muy seguro ante aquellas palabras, decidió asentir mientras poco a poco veía como su cuerpo comenzaba a parpadear comenzaron a perder las extremidades en partículas de luz, por suerte su nuevo inquilino le explico que eso era porque iba a despertar y que a partir de este día lo iba a acompañar hasta el momento de su muerte.


    |Mundo Exterior|
    Cuando volvió en si mismo, miro el reloj, no habían pasado mas de dos horas de aquella experiencia. Decidió observar a su alrededor, empezando de que estaba en un cuarto acostado en un cama con un paño húmedo en su cabeza.

    La puerta comenzó a abrirse para dar paso a una sirvienta de la posada quien le dio el debido saludo antes de informarle que era bueno que el despertara y que avisaría a su padre sobre su despertar.
    No paso poco mas de unos minutos para que ambos Uchihas mayores llegaran al lugar, en el se veía a Daisuke cambiándose la vestimenta por una mas cómoda, casi como si fuera un Samurai mientras posicionaba la katana a un costado.

    Ni bien les presto atención, observaron que el estaba mas calmado pero su mirada podría dar a entender otra cosa, mas para Ryouta quien en estos momentos comprendía la situación en la que su sobrino podría estar frente a el.

    — No te odio, pero tampoco puedo perdonarte tan fácilmente por todo lo que tuviste que hacer para evitar un cambio sumamente drástico en mi. —

    El líder Uchiha de Konoha asintió mientras guardaba en su mente la opinión actual de su sobrino hacia el, pero se lo merecía ya que era cierto lo que este le dijo. ​
     
    Última edición: 18 Nov 2018
  7. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Daisuke Uchiha | Regreso a Kirigakure

    Tras la obtención de una nueva arma, su tío se marcharía en el navío de vuelta a Konohagakure porque lo hizo de manera secreta. Su padre lo despediría ya que el no tenia muchas ganas de hablar con alguien quien le habia alterado sus recuerdos desde pequeño. La entrada oeste de Kirigakure parecía ser la mas cercana pero aun así le faltaban unos cuantos kilómetros para llegar, por mientras tomaría un atajo. El camino no era muy transitado mas por la espesa niebla que comenzaba a acumularse, por lo que era perfecto para los bandidos a la hora de una emboscada a comerciantes o civiles descuidados, también las historias terroríficas de que un monstruo acechaba estas zonas era muy popular entre los padres para asustar a los mas pequeños.

    Para el Uchiha eso eran cuentos para obligar a dormir a los miedosos, por otro lado el que lo ataquen bandidos seria normal puesto que era zona donde solían aparecer, mas sin embargo lo que no predijo fue encontrarse con alguien. Era alguien de aspecto joven, tenia el pelo azul cielo y una sonrisa que no auguraba nada bueno, descansando a su costado estaba una katana. ¿Otro samurai? ¿Que acaso era su lugar de vacaciones el venir al País del Agua?

    — Creo el destino me sonríe, me trajo a un asqueroso shinobi —

    Ok, ya comenzó a insultar y eso para el Uchiha era fruncir el ceño, demostrando su malestar ante esas palabras. El samurai no hacia mas que sonreír por ver como lograba su cometido. Seguro seria como todos los demás a los que se enfrento en un pasado y sus habilidades no serian nada del otro mundo.

    — ¿Que sucede? ¿Acaso te molesto lo que dije? Porque es verdad —

    El portador del sharingan no quería escucharlo mas, así que estrenaría su nueva adquisición cortando la lengua resbaladiza de quien tenia en frente. Por otro lado el contrincante estaba dejando de sonreír para realizar el mismo movimiento y colocándose en la postura típica de un samurai.

    Ambos se quedaron quietos, analizándose mutuamente cualquier pequeño defecto en su postura, una hoja cuyo roció estaba amenazando con caer, hizo el efecto de gatillo para que el combate diera comienzo. La pequeña gota de agua cayo y choco contra el suave musgo de una roca y con ello el choque de dos espadas sonó en todo el lugar. La diferencia de fuerza entre ambos era inexistente, lo cual era una semejanza entre ambos.
    Uchiha escucho en su mente un comando dictado por Asuramaru, al parecer quería participar en la batalla también. Así que decidió darle el gusto, susurrando "Vaporizalos Asuramaru" Un montón de sellos comenzaron a rodear el cuerpo del pelinegro, ademas de una aura rojiza lo recubría.

    Por su parte Ren usaba la katana para lanzarle a Daisuke una serie de lenguas de fuego, lenguas que eran esquivadas en su mayoría, mientras otras acertaban en puntos no tan letales y mientras la batalla continuaba, la niebla también empezaba a aumentar su densidad siendo casi imposible la visión entre ambos contendientes.

    Fue cuando el shinobi uso su velocidad para llegar de sorpresa contra el samurai intentando darle un corte, el cual fue inútil ya que este salto para evitar el ataque en dirección a su rostro. Cuando aterrizo fue su turno de atacar y tuvo la mejor oportunidad al atravesar en el tórax del Uchiha. Pretendía darle unas ultimas palabras al nuevo cadáver cuando este sorpresivamente sonrió y se deshizo en vapor que lo comenzó a rodear, comenzando a quemarle en las partes desnudas de su cuerpo y para un mayor dolor, el Uchiha original apareció detrás del Makoto atravesándole la zona del hígado y lo sujetaba con su mano derecha para retirar la espada, el aura desapareció ya que el decidió que habia sido suficiente. No le gustaba dejar el trabajo a medias pero presentía que debía dejarlo vivo sino podrían sospechar.


    — La próxima vez no seras tan afortunado, así que te recomendaría entrenar duramente. —

    Con esas palabras se marcho entre la neblina dejando al samurai agarrándose la herida mientras una serie de ampollas finas arruinaba su bello rostro jurando volver a encontrarse con ese Uchiha y asesinarlo de la forma mas cruel frente a los suyos.
     
  8. Autor
    Chisuka-Kun

    Chisuka-Kun Gensō no ishi

    Registrado:
    19 Dic 2012
    Mensajes:
    1,228
    Temas:
    57
    Calificaciones:
    +263
    Casilla Actual: 18
    Color de Pergamino: Azul

    Daisuke Uchiha | Kirigakure no Sato

    Tras ese breve encuentro con aquel teniente el finalmente habia regresado a la villa, en el camino veía a las personas pasar, parecían mas calmadas después de todo esto del Rinnegan pero también recibía miradas en su contra y lo entendía, el haber pertenecido a una aldea, lo llevaba a una serie de criticas hacia su persona, también algunos clanes lo tachaban como un espía, solo la Mizukage y su secretario no le decían nada y era porque el ya otorgo información no comprometedora por supuesto pero información de cosas que sucedían en el País del Rayo gracias a los contactos de su padre.

    Ni bien ingreso a su casa una sensación de tranquilidad lo comenzó a llenar en su pecho junto con unas ganas de llorar, descubrir tu pasado todo de golpe no era nada agradable para la mente del Uchiha cuyo Sharingan de dos aspas estaban girando. El fulgor carmesí que emanaba el dojutsu representaba la sangre o la rabia que el quería liberar, se imagino matando a ese samurai que dejo vivir solo por simple misericordia.

    Dejo esos pensamientos asesinos cuando escucho el llanto de su hijo, como su esposa corría a buscarlo para calmarle, comprendió en ese momento que debía evitar ese tipo de pensamientos, algun día perdonara a su tío por lo ocurrido pero por ahora solo lo tratara de manera neutral.
    Se acerco al cuarto de su primogénito, allí vio una escena que consideraría cursi si fuera cualquier otro Uchiha, pero a el no le importaba eso, su mujer vio que el e estaba mirando con una leve sonrisa, se preocupo por esas lagrimas secas de su cara, pero luego se lo preguntaría. Lo invito a pasar, para ver a su hijo con los ojos cerrados.


    ¿Quieres cargarlo?

    Aquella pregunta lo tomo por sorpresa, normalmente era ella la única que lo cargaba y si lo hacia el o lloraba o simplemente lo levantaba para hacerle los cambios en cuanto al pañal se refiere o para bañarlo.

    Aun así ella le ofreció a su vástago, sangre de su sangre a tomarlo con cuidado, y eso hizo, Daisuke lo tomo tan cuidadosamente como si de una cosa hecha del cristal mas fino se tratara. Este al ser recibido por su padre, abrio sus ojos onix y lo observo por unos segundos. Una sonrisa tan infantil junto con un balbuceo de felicidad inundo el alma del padre primerizo. No quería perder estos recuerdos, y se determino en hacer algo, sobrevivir para ver a sus primeros nietos.
     

Compartir esta página

Cargando...