Historia Misión C Fenrir Sword

Tema en 'Naruto World' iniciado por Hayden the dark king, 13 Nov 2018.

  1. Autor
    Hayden the dark king

    Hayden the dark king Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    423
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +185
    Descripcion:
    Se ha descubierto en la aldea una misteriosa
    espada que reposa en una cueva en lo profundo de los bosques de la aldea, muchos bandidos buscan poseerla y tal vez venderla a buen precio, pero Tensaigakure ha puesto especial atención en está arma ya que los ninjas que la descubrieron dijeron no poder moverla o síquiera poder levantarla debido a su tamaño o por alguna otra razón misteriosa y particular que oculta está extraña arma, se le ha informado de esto a Ootsutsuki Kaito por el hecho de que podría intentar algo o síquiera levantar aunque sea la espada por muy pesada que sea.

    Objetivos
    -Adentrate en el bosque de la aldea, en lo
    profundo de este.
    -Llega a la cueva, pero puede haber bandidos
    cerca o dentro de está.
    -Obtener la espada.

    Extras
    -Los bandidos y cazarrecompensas no parecen ser ninjas pero son muy sigilosos hasta el punto de no hacer ni al más a mínimo sonido.
    -las indicaciones que te dieron de la cueva no
    son claras.
     
  2. Autor
    Hayden the dark king

    Hayden the dark king Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    423
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +185
    [1]

    Leyendo el informe de principio a fin y viendo también el rango que tiene sin contar que la ubicación exacta del objetivo es en los mismos bosques de Tensaigakure no Sato, en una cueva e incluso teniendo una completa confusión mental al leer acerca del objetivo principal de su misión. ― ¿Una espada en una cueva y que nadie puede moverla?, ¿Es este informe correcto? ― Preguntó al Chuunin frente a su persona en la entrada de su casa.

    ― Sí, todo lo que dice este informe es completamente auténtico, el arma en sí nadie pudo ni moverla un sólo centímetro desde que fue hallada por dos Jounin bastante fuertes en lo que respecta a fuerza física para trabajos pesados. ― Dijo en tono completamente autoritario mientras se daba la vuelta para irse pero se detiene en seco. ― Ten mucho cuidado Ootsutsuki, sospechamos que hay bandidos que quieren la espada también para sus propios fines, esa arma tiene que estar en manos de Tensai y no en las de alguien con malas intenciones. ― Dijo a lo último el Chuunin del horizonte antes de desaparecer un saltó dejando al peliplata allí sólo frente a la entrada de su casa.

    Vuelve a leer el informe. ― ¿Una espada que nadie puede levantar o sacar de la cueva eh?, se escucha interesante. Tendré que ir a arreglarme para la misión, no puedo ir vestido de pijama. ― Dijo mientras entraba en su casa cerrando la puerta detrás de él para ir a su habitación a cambiarse la ropa.

    [...]​

    Tras unos momentos en los que se demoró un poco Ootsutsuki ahora está en medio del bosque que tanto conoce en busca de la dichosa cueva siguiendo al pie de la letra las indicaciones que le dicen el mapa, aunque puede que este andando en círculos ya que jura que ha pasado por el mismo lugar como 2 veces seguidas acto que lo hace molestarse de vez en cuando queriendo ya que estas vueltas en círculos se detuvieran por el simple hecho de que no tenia tiempo para esto, estaba de lo más fastidiado de sólo dar otro pasó más y todo por una estúpida cueva que está en quién sabe donde en medio del bosque de Tensaigakure no Sato donde yace una dichosa espada que no puede caer en manos equivocadas pero como la dichosa espada va a llevársela alguien sí el maldito pedazo de hierro no ha podido ni ser movido de su lugar ni por unos 5 milímetros.
     
  3. Autor
    Hayden the dark king

    Hayden the dark king Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    423
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +185
    [2]

    Esto era lo que Kaito llama un completo fastidió, ha estado en el bosque desde hace un buen rato y sólo ha conseguido avanzar sólo un poco pero no ha dado con la susodicha cueva donde debe encontrar el objetivo principal de su misión, la molestia y la rabia se lo comía por dentro, era una completa molestia aunque tenia que calmarse porqué simplemente optó por mantener la mente fresca para pensar con claridad y no dejarse llevar por su enojo por completo, acto siguiente que hace ahora es que trata de seguir el camino una vez más mientras sigue observando los alrededores buscando alguna pista que pueda llevarlo a la cueva o al menos hasta la entrada por así decirlo.

    En estos momentos está descansando bajo la sombra de un árbol encima de una una de sus ramas para reponer energías por la caminata sin sentido de la orientación que ha hecho desde hace como al menos unos 57 minutos completos sin poder detenerse ni un sólo momento pero ahora está aprovechando el momento para descansar pero antes de hacer otra cosa decide ponerse serío, al bajar de un saltó el árbol para luego morderse ligeramente su pulgar de la diestra mientras efectúa los sellos y posa su mano en el suelo convocando así el Kuchiyose no Jutsu que por acto en el suelo aparece una especie de sello y seguido de eso se forma una nube de humo de la que surge un grupo de 10 caninos de tamaño natural, el grupo de 10 se le queda mirando al Ootsutsuki quién les ordena a 5 de ellos que patrullen los bosques y al resto que busquen la entrada a una cueva y sí la encuentran qu uno vuelva para guiarlo hasta ella, ante dos ladrido los perros se retiran en un saltó dejando sólo a Ootsutsuki en ese punto del bosque donde también procede a movilizarse para no estar sin hacer nada hasta que algunos de los perros le digan en donde está la cueva que contiene en su interior la supuesta arma que debe encontrar.


    [...]​

    El fastidió es lo que reina en la mente del peliplata, eso es lo único que piensa mientras está todavía en su caminata por el bosque desde ahora oficialmente como 1 hora con 3 minutos exactos además de que a pesar de haber sido pocos minutos aun no tiene noticias de los 5 caninos que ordenó a ir a peinar la zona en busca una cueva pero no sabe sí encuentre o no encuentren la cueva correcta a la que debe ir para conseguir hacerse con el objeto que debe conseguir para cumplir con su misión pero entonces luego de dar como 10 pasos exactos hacia el frente el peliplata siente que algo está fuera de lugar, como sí lo estuvieran vigilando y como sí lo estuvieran siguiendo acto que lo hace ponerse a disimular que no sabe nada para seguir caminando unos cuántos pasos hacia el frente para luego dar un saltó hacia atrás, hacer que su Gudodama se manifieste en forma de katana para entonces amenazar con dicha arma a la persona que está detrás suyo y que en efecto estaba usando un perfecto disfraz que lo camufla con el pasto del suelo.


    Sin dejar de apuntar con su arma se acerca más hasta la persona y le quita el camuflaje. ― Habla o muere... ¿Eres uno de esos bandidos o cazarrecompensas que buscan lo que yo buscó no es así? ― Pregunta con tono serío y autoritario mientras saca un kunai de su bolsa.

    ― S-si, sí lo soy, sólo soy un simple bandido, ¡Por favor sólo baja eso no quiero morir tengo mucho porque vivir! ― Respondió muy asustado el hombre aún con la punta de la espada hecha de Gudodama en la espalda que luego deja de sentir está y ahora tener un kunai en su cuello.

    Escucháme bien... ¿Tus compañeros están en la cueva por la cual estoy dando vueltas en el bosque verdad o acaso me equivoco? ― Preguntó en tono frío pero amenazante colocando el kunai aún más cerca de su garganta para entonces recibir una afirmativa del bandido. ― Vale... Entonces escucháme bien lo que voy a decir... Me llevaras a la cueva, en total silencio, no quiero que te atrevas a engañarme o te rebanare la garganta y tampoco quiero que le digas algo a tus compañeros sí los encontramos... Y creeme no van a querer lidiar conmigo porque estoy de mal humor por estar deambulando en el maldito bosque sin encontrar ninguna pista... Sí me llevas hasta mi objetivo te dejaré vivir pero... Iras a prisión, sí aceptas mis términos asiente con la cabeza ¿Entendido? ― Le dijo en forma de trato a su "rehén" que está tan nervioso que asiente con la cabeza estando un poco tembloroso.

    Eso fue todo lo que Platinum necesitó para retirar lentamente el kunai de su cuello pero está vez sujetandolo por la parte trasera del cuello de su camisa y entonces comenzar a caminar con dirección a la cueva según como lo recuerda el bandido de poca monta que está muerto de miedo por la fría amenaza de un simple niño de 14 años que amenazó con matarlo sí se atrevía a engañarlo pero mejor cumplir la parte del trato que hacerlo molestar y que en serío lo quiera matar o peor aún, cortarle la garganta.


    [...]​

    Unos minutos ya habían en total como 40, desde que Kaito tiene en manos a su rehén que está todavía muerto de miedo al seguir guiandolo por el camino adecuado el cual es diferente de todos los alrededores de los bosque que ha recorrido el Ootsutsuki desde que puso un pie en la zona boscosa al comenzar su búsqueda, cosa que lo hace mejorar en humor al estar por el buen camino pero eso no quita el hecho de que sí o sí matara al bandido sí lo intenta engañar o intenta llevarlo por el camino equivocado o hasta incluso llevarlo a una trampa donde otros bandidos pueden estar esperando por algo u alguien por lo que aún persiste con su amenaza recordandole al hombre lo que le aguardaba si lo engañaba pero tal cosa no había sucedido en los 40 minutos que llevaban caminando por la zona del bosque por la que no había pasado desde su arrivo a la zona en búsqueda del oscuro lugar con su objetivo de misión en el interior.

    Pero dicho monólogo mental de Kaito fue interrumpido por el bandido que entre sus tartamudeos y temblores en su voz dijo lo que los oidos del peliplata querían oír ya sea de su boca o de la boca de alguien más, esas dulces palabras que le dibujaron una sonrisa de lo más notable pero fría; 'ya llegamos, está es la cueva', el hombre explicó que el y dos de sus compañeros la habían encontrado luego de haber visto a dos Shinobis del horizonte con un físico en musculatura bastante notorio entrar y salir diciendo algo de 'valioso' o 'único ' para luego irse en un saltó. Esas palabras hicieron meditar al Genin para organizar el rompecabezas poniendo cada pieza en su lugar, según lo dicho esos Shinobi debieron venir luego de que la cueva fue encontrada por otros dos ninjas antes que fueron a la aldea a pedir apoyo y al ver que los intentos de los refuerzos fueron inútiles estos se retiraron y fue allí que entraron los bandidos incluido este hombre tan miedica al que está amenazando.

    En lo pasa ahora Kaito analiza el lugar, siendo la cueva una especie de montaña rocosa bastante grande o más bien un gigantesco muro que no se podría medir por fuera, y frente a ellos está un gran orificio ovalado que funge como entrada a su interior, pero lo que lo distrajo por unos momentos fue el hombre al que tenia amenazado a quién deja de amenazar con el kunai para ponerse frente a este con una fina sonrisa fría en su rostro sólo para decirle 'buenas noches' y acto seguido darle un puñetazo en el estómago que le saca el aire y cae de rodillas al suelo para despues recibir una poderosa patada horizontal en todo el lado izquierdo de su cara que lo manda volando contra un árbol con el que en el proceso se golpea en la cabeza que garantiza un K.O. Total del que el peliplata se beneficia ya que no tendría que aguantar otra vez sus gimoteos por piedad pero dejando por un lado eso, Kaito se lleva su índice y pulgar de la mano diestra a la boca y entonces producir un agudo sonido de silbido con el que consigue llamar a los perros del Kuchiyose que no tardarian en escuchar algunos de ellos por lo que toma paciencia y se digna a esperar a los caninos que sin más tardar llegan al sitio de encuentro con el Genin en unos 10 minutos, el chico ahora les da la orden de que vigilen la entrada mientras este inspecciona el interior de la cueva, ante eso los perros ladran en afirmativa mientras el ojiazul verdoso entra a la cueva.



    Gasto actual de Chakra por Kuchiyose de los perros: 275 - 10 = 265
     
    Última edición: 21 Nov 2018
  4. Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,400
    Temas:
    202
    Calificaciones:
    +1,174
  5. Autor
    Hayden the dark king

    Hayden the dark king Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

    Registrado:
    22 Jun 2018
    Mensajes:
    423
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +185
    [3]



    Recién entrando a la cueva, Kaito pensó que estaría completamente oscuro pero raramente en el interior hay varios cristales con un efecto luminiscente que ilumina los rincones del pasillo rocoso por los que va caminando el Ootsutsuki pero sin bajar la guardia sin dejar de sujetar con fuerza su kunai al tiempo que miraba de vez en cuando a su alrededor al dar pasó por pasó por el suelo rocoso del corredor iluminado por los cristales que morán en la cueva.




    Bien... Estoy ya en la cueva pero, ¿En donde estar la espada?, ¿Será que está en la parte más profunda?, tendré que adentrarme para averiguarlo... *suspiro* Estúpidos Shinobis que no les pasó por sus idiotas cabezas marcar los caminos para que algún otro pudiera encontrar la espada, cuando termine está misión sí es que consigo hacerme con la espada o siquiera moverla me quejare con los de la oficina de misiones... ― Dijo para el sólo al seguir caminando por el pasillo de la cueva mientras miraba a los alrededores viendo cada uno de los cristales que iluminan el camino pero tras tan sólo dar como unos 50 pasos más este se topa con lo que no quería encontrarse. ― Es en serio... Una bifurcación de caminos... ¿A ver por dónde...?, ¿Izquierda o derecha?, por donde iré, por donde, por donde... AAAAH DEMONIOS POR KAMI-SAMA ESTÚPIDOS CHUUNIN O JOUNIN QUE NO MARCARON EL CAMINO O QUE SÍQUIERA NI SE MOLESTARON EN INCLUIR EL CAMINO EXACTO DENTRO DE LA CUEVA... ― Grito a todo pulmón completamente enfadado mientras su voz hacia un gran eco por toda la cueva y por las bifurcaciones cosa de la que se arrepiente al comenzar a respirar lentamente con la intención de calmarse mientras pensaba. ― Ya tranquilízate, Kaito Ootsutsuki... Ya estás en la cueva... Sólo tienes que concentrarte en encontrar esa espada y largarte de esa cueva y sí es probable que se aparezcan bandidos o cazarrecompensas sólo... Rómpeles la cara para liberar tú tensión... ― Dijo para el mismo mientras trataba de calmarse pero algo parecido a un susurro interrumpe sus pensamientos.



    ― Por la derecha y sigue recto... No te desvíes... Confía en lo que digo... ― Dijo una voz al peliplata en su mente.



    Al oír eso provoca un sobresalto que lo hace sacar otro Kunai y ponerse a la ofensiva. ― ¡Eh y eso que fue...!, sea lo que haya sido... No puedo ignorar esa... Rara indicación, tendré que hacer caso por mucho que me asusté... Aunque creo que lo que me hablo fue mi consciencia... Ok nota mental, no pasar tanto tiempo vueltas en el bosque sí no sabes dónde estás porque te puede volver loco y hacer que oigas voces... ― Atendiendo a la indicación de dudosa procedencia que puede que haya sido su propia imaginación que tal vez se su con consciencia ya que normalmente sería un pequeño pensamiento inaudible pero sí uno que puede percibirse por un extrañó presentimiento mientras reflexiona sus acciones al estar pensando.



    Siguiendo el camino exacto el peliplata cada vez más escucha como sí cayera agua, algo parecido al sonido de las goteras, el sonido va en aumento mientras más se acerca siguiendo el camino recto tras haber dejado atrás la bifurcación mientras que por ciertas razones algo lo incita a continuar el camino por el que se están escuchando las goteras mientras que en sus adentros el peliplata se decía una y otra vez que estaba yendo directo a la boca del lobo, a su posible muerte ya que no sabe lo que le espera allí pero mejor optó por seguir el camino sin echarse para atrás, ¿Que más podía perder?, ya consiguió llegar a la cueva, entrar a ella y conseguir una misteriosa pero beneficiosa indicación de lo que pudo o no pudo haber sido su consciencia o quizás una voz imaginaria que surgió de su cabeza por el hecho de que tanta vuelta en el bosque lo estaba ya poniendo mal de la cabeza al punto de querer destrozar cada árbol del bosque para tener una vista más clara de los caminos y encontrar de mejor manera su objetivo pero, eso habría sido una completa locura sin mencionar que hubiera tenido problemas pero se vale soñar cosas descabelladas.



    En lo que se refiere ahora a los bandidos, en el exterior un grupo de 7 personas recién llegan a la entrada de la cueva pero no se esperaron encontrar a los 10 caninos del Kuchiyose vigilando la entrada y pues claro la cosa no término muy bien para ese grupo de 7 que acabó siendo atacado por los perros que simplemente los dejaron a casi todos a excepción de 2 que se colaron a la cueva sin que los caninos se dieran cuenta de los acontecido mientras que en el interior de la cueva, el peliplata aún sigue ese raro sonido de goteras incesantes que ya de por sí le parece molestó escucharlo tantas veces hasta que su respuesta le llega como caída del cielo y es cuando allí frente a él está un amplio espacio lleno de pura luz natural ya que el techo estaba completamente abierto dejando que pasen los rayos del sol que iluminan el centro de esa habitación amplia de la cueva en la que justo en su centro hay un estanque y alrededor del techo hay varias estalactitas que gotean agua y caen en el estanque en el que en lo que parece un yunque de roca está clavada una gran espada envuelta en vendajes, al parecer esa es la famosa espada que nadie ha podido mover desde que fue descubierta hace poco, a simple vista la espada le parece interesante a Kaito sin contar la apariencia que tiene siente como sí está lo estuviera llamando pero debe ser sólo su imaginación por un simple y racional hecho; escuchar voces sobrenatural que vienen de un objeto inanimado es imposible pero olvidando ese detalle lo siguiente que hace el peliplata es guardar sus kunai mientras se acerca al estanque que al pisar la zona acuosa se da cuenta que no es muy profundo pero opta por aplicar el Chakra en la planta de sus pies para caminar sobre está para evitar mojar los pies y sus pantalones poesía lo que ahora está dando unos cuántos pasos hasta estar frente a la espada a la cual este posada su mano en el mango de está, cuya parte del arma se siente increíblemente ligera ¿Eso sí es raro, sí tiene ese tamaño porque es tan ligera?, sin pensarlo 2 veces el Ootsutsuki lleva sus manos al mango de la espada mientras comienza contar para poder hacer fuerza y sacar el arma del yunque de piedra.




    Esto... Sí que es raro es ligera pero.... ¿Porque a los otros Shinobi se les dificulto el poder sacarla para llevársela? ― Comienza a hacer fuerza para jalar de ella y se impresiona al ver cómo está lentamente moviéndose. ― ¿Que...?, e-está moviéndose... ¿Porque hasta ahora lo hace?, ¿Será que se aflojo por la fuerza y esfuerzo que pusieron los demás Shinobi que vinieron antes de mí? ― Continua jalando con toda su fuerza hasta conseguir sacarla del casi a la mitad, hecho que lo deja sorprendido de la facilidad con la que el arma está saliendo parte por parte hasta finalmente salir por completo y a plena vista de Ootsutsuki. ― Esto... Es extrañó... La siento muy ligero pero porque a cualquiera se le haría difícil sujetarla.... ― La mira de cerca, examinando sin saltarse ni un sólo detalle pero esos pensamientos son interrumpidos por el sonido de unos pasos detrás de él.



    Al voltear Ootsutsuki ve que se trata de otros dos bandidos y por sus expresiones se nota que están tan impresionados como Kaito por el hecho de que la espada haya cedido finalmente ante alguien pero estos dos hombres nunca esperaron que el arma cediera ante las manos de un niño, cosa que deja boquiabiertos a los bandidos quienes sin dudarlo toman sus armas en mano para comenzar su ataque contra el peliplata quien sin dudarlo por un momento con la espada en sus manos se pone en guardia y se decide a atacar a esos dos bandidos de poca monta a quienes en menos de un segundo deja totalmente desarmados y sin forma de poder volver a tomar sus armas además de que estos tienen un ligero corte en sus brazos dominantes donde sostenían sus cuchillos, acto que deja impresionado a Ootsutsuki por el poder del arma y eso que solo hizo un ligero movimiento horizontal y vertical invertido (hacia abajo), el poder de la espada es lo que uno podría llamar “sobrenatural” pero en un sentido bastante extraño ya que esta arma envuelta en ventas pudo cortar a pesar de tener el filo cubierto.



    Los dos hombres seguían sin palabras y sin poder moverse ni un milímetro por el miedo que ahora le tienen al Genin ojiazul verdoso con el arma que nadie había podido sacar de su pedestal por lo cual ni se molestan en seguir al peliplata que ahora está caminando de regreso por donde vino pero antes de eso este silba bastante fuerte para que los caninos lo escuchen mientras se hace su camino de salida de la cueva en el que se encuentra a 2 de sus Kuchiyose quienes lo guían sin ningun desvió hasta la salida para encontrarse con los demás caninos que estan parados encima de los bandidos que dejaron fuera de combate, Silver sonríe un poco mientras mira la espada que tiene en sus manos preguntándose porque solo él pudo sacarla de donde estaba clavada pero sus dudas quedan aún inconclusas ya que este dice a los perros que fue suficiente por lo que estos desaparecen en una nube de humo y el peliplata se va de allí en un salto dejando atrás a los desafortunados intentos de bandidos que estaban en la cueva.
     

Compartir esta página

Cargando...