Raid Battle Explotación de huevos [Alec & Nathan]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por Jull, 18 Jul 2018.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Jull

    Jull Whom lives by Hope, will die by Despair. Moderador

    Registrado:
    21 Dic 2011
    Mensajes:
    5,744
    Temas:
    415
    Calificaciones:
    +1,656
    Explotación de huevos
    [​IMG]

    Hay personas avariciosas y malvadas que no entrenan a un pokémon si no tiene movimientos perfectos. Muchos huevos sufrieron debido a ello, siendo abandonados porque no nacían como su entrenador quería. Tiradas como basura... que terminaron por abrirse y nacieron con un gran sentimiento de odio hacia todos los humanos.

    Estos huevos ya son pokémon evolucionados, pokémon fuertes, salvajes, agresivos y leales entre ellos. Han formado un grupo (número a elección de los participantes) y piensan vengarse atacando a las guarderías más cercanas. Ya lo hicieron una vez, destrozando el edificio entero, robando -o salvando, según ellos- los huevos y dejando sin trabajo a los dueños.

    Atacarán a la próxima guardería dentro de dos días. Los dueños de ese sitio han solicitado la ayuda de entrenadores para que protejan su hogar.

    Objetivos:
    - Vigila la Guardería
    - Lucha contra los salvajes
    - Hazles ver que no todos los entrenadores son malvados

    Datos extras:
    - Los salvajes creen que las Guarderías son edificios para hacer sufrir a los Huevos. No ven el lado bueno.
    - Los salvajes son fuertes y poseen movimientos huevo.
    - Cuando luches contra ellos, ten cuidado que el edificio no reciba ningún ataque. La intención de ellos es destrozar al Guardería totalmente.

    Recompensas:
    De 2 a 5 niveles para los pokémon participantes
    Hasta 1500 Pks
    +2 contadores para huevos (tanto en equipo o PC)
    +1 Shard Diamante
    -Ticket Movimiento Huevo Definitivo (puedes darle x5 MH a un pokémon) [85/100]


    Requisitos:
    - 4 posts en solo - 2 c/u en party - 1 c/u (si van 4)
    - En caso de ir en solo, elegir un líder de gimnasio/capitán



    Fichas: Alec Payne y Nathan Kirsch

    Cosmic-boyCosmic-boy
    ShulmanShulman
    Pueden comenzar, mucha suerte.
     
  2. Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,400
    Temas:
    202
    Calificaciones:
    +1,174
    Encontraba realmente curiosa la situación que le exponían aquellos dos vejestorios que estaban frente a él. Entendía a la perfección que quisieran verse resguardados por un entrenador -o varios- debido al caótico evento que pronto se llevaría a cabo. No obstante, no era su problema y Nathan lo dejó muy en claro desde el principio, no prestando demasiada atención, solo escuchando aquellos detalles que le parecían lo suficientemente interesantes; uno de esos detalles que le parecieron atractivos era que el líder de los pokémon “revolucionarios” era nada más y nada menos que un Gengar.

    De no ser por el hecho de que podría ver a un Gengar frente a frente, ni por el dinero que aquellos vejestorios estaban dispuestos a pagarle habría aceptado el trabajo de ayudarlos a cuidar su Guardería. Él creía que los pokémon tenían la razón: los humanos podían ser completamente imbéciles solo por no tener compañeros “perfectos”; el único pokémon que realmente podía clasificarse como perfecto era Arceus, y estaba seguro de que el aclamado Dios pokémon también cometía errores algunas veces. Por esa razón, el dinero no hubiera sido suficiente para lograr que él los auxiliara.

    ¡Hola! ─Nathan, que se encontraba cruzado de brazos frente a la Guardería (con los ancianos ya dentro, resguardados), a la espera de que cualquier pokémon se apareciera por allí – volvió su mirada hacia la derecha para encontrarse con una persona conocida. ¿Acaso no era ese el chico con el que tuvo que viajar a una dimensión desconocida para salvar unos Unown? Pensó que no tendría que volver a encontrárselo de nuevo después de aquello─. ¿Tú también vienes a cuidar la Guardería? ─Preguntó al acercarse lo suficiente a Kirsch, dedicándole una sonrisa juguetona─. ¿O es que me has estado siguiendo y solo te ofreciste para pasar un rato conmigo?
    ¿En serio piensas que me ofrecería a esto solo por pasar un rato con el estereotipo de chico que tiene una apariencia ruda por fuera, y por dentro puede ser más homosexual y débil que nadie? ─Respondió con una sonrisa maliciosa. Alec no pudo evitar enarcar una ceja, impresionado por el comentario de Nathan; en la otra ocasión que debieron trabajar juntos, se mostró como un chico más llevadero y sumamente tranquilo, ¿es que acaso le molestaban las bromas? ¿O su personalidad era más negra de lo que aparentaban sus sonrisas siniestras? En definitiva, ese chico era un misterio; uno bastante sombrío─. No. Simplemente vine porque uno de los pokémon que andan por allí destrozando el mundo es un Gengar y me interesa ver uno de cerca.
    Eso quiere decir que trabajaremos juntos, entonces ─afirmó Payne, aún desconcertado.
    Sí, y espero que no pienses que por mi comentario esto se volverá incómodo ─añadió al tiempo que se descruzaba sus brazos, solo para después comenzar a caminar en dirección a la puerta de entrada a la Guardería en cuestión─. No tengo ningún interés en ti como para que este trabajo pudiera serlo.

    Una vez dicho aquello, Nathan ingresó a la Guardería con la idea de conseguir más datos acerca de los pokémon que irían allí pronto. Alec podría hacer la guardia mientras él charlaba un rato más con los ancianos de quiénes conformaban el equipo de pokémon salvajes y justicieros, aunque no esperaba que los mismos tuvieran demasiados detalles acerca de ellos… Y tampoco esperaba que su, ahora, compañero (temporal) supiera nada acerca de las criaturas atacantes. Después de todo, desde una de las ventanas podía ver cómo este sonreía a su Quilava y le decía alguna que otra cosa que no podía escuchar desde su posición.

    ¿Se conocen? ─Preguntó el varón de la pareja de avanzada edad.
    Sí, señor, nos conocemos. Pero honestamente no significa nada para mí ese muchacho.
    Eso dije yo cuando conocí a mi esposo ─la anciana se abrazó a uno de los brazos de su marido al momento de decir aquello─. Pero míranos, llevamos cuarenta y dos años de casados.
    Sin querer faltarle el respeto a ninguno: eso no es de mi incumbencia ─Nathan tenía modales impecables, y realmente no quería que ninguno se ofendiera con aquello; solo era demasiado cínico, directo─. Y ese chico y yo solo hemos estado en una o dos ocasiones trabajando juntos porque nos topamos por accidente; es solo eso. No me interesa de ninguna manera, y espero que yo a él tampoco.
    El destino será el que los habrá reunido aquí, entonces, si hoy es la segunda vez que trabajan juntos ─replicó la señora─. Deberías dejar de ser tan frívolo.
    ¿Frívolo, yo? ─Nathan soltó una risa un tanto sarcástica─. En este momento no estoy siendo frívolo, pues ese chico no es algo que realmente me interese y mucho menos tendría por qué darle demasiada importancia, ya que no la merece; no aún, al menos ─hizo una pausa y, al ver que ninguno de los ancianos se dignaba a hablar, procedió con sus preguntas─: Me dijeron que un Gengar es el líder del equipo de los “justicieros”. Sin embargo, ¿quiénes son los otros pokémon que conforman esa banda de criaturas salvajes? Estoy seguro de que deben saber algo al respecto.
    Oh, sí, se nos olvidó por completo decírtelo. Gengar es seguido por cuatro pokémon más ─aquello impresionó a Nathan de una muy mala manera; ¿cuatro? Ugh, podría ser un desafío bastante difícil de afrontar, uno peligroso… Le gustaba la idea─. Son: Gengar, el líder; Lairon, su guardaespaldas personal; Staravia, el vigilante aéreo; Wartortle, el especialista en ataque a distancia; y Larvitar, el destroza terrenos.
    Tienen títulos bastante imponentes, ¿se los dieron ustedes?
    Para nada. Así es como los llaman todos los que han sido atacados por ellos, y debe ser por el papel que cumplen como equipo ─aquello hizo que Nathan enarcara una ceja, curioso: ¿Cómo equipo? Entendía a la perfección que varios pokémon lo siguieran y formaran como tal un grupo, pero el uso de esa palabra en específico fue lo que desconcertó al muchacho: ─. No te dejes engañar por los rumores, ni tampoco subestimes el que digan que solo siguen a ese Gengar; todos esos pokémon son un equipo y se cuidan entre sí, saben trabajar como tal y, lastimosamente, tuve la oportunidad de verlos cuando estaban terminando de acabar con la Guardería de Leah y Joe, una pareja recién casada y joven que quería iniciar en este asunto de cuidar más profundamente a los pokémon, tanto a los de extraños como a los suyos propios.
    Y vaya que esos dos jóvenes tenían una Guardería muy bonita…

    Mientras marido y mujer compartían un abrazo amoroso, queriendo reconfortarse entre sí, Nathan volvió hacia la ventana por la cual había visto a Alec y se fijó en el horizonte por un momento. Llevó una mano a su mentón, pensativo; nunca antes se enfrentó a pokémon coordinados, porque ni siquiera los Poliwag que una vez se le atravesaron en el camino eran experimentados. Y, ciertamente, ahora le daba un poco de temor tener que pelear contra esa banda de justicieros… Pero también le emocionaba muchísimo.

    Estoy ansioso por conocerte, Gengar.

    Cosmic-boyCosmic-boy dele
     
  3. Cosmic-boy

    Cosmic-boy Who's that chick?

    Registrado:
    7 Feb 2011
    Mensajes:
    1,836
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +508

    La situación estaba controlada, hasta ahora. Se trataba de una tarde tranquila, el astro rey brillaba en el cielo y unas pocas nubes le hacían compañía, el viento era frío y los árboles alrededor realizaban una suave danza al mover sus hojas, casi parecía que no había un escuadrón de furiosos pokémon viniendo para derribar la edificación hasta sus cimientos. La calma antes de la tormenta era difícil de ignorar, pues la paz se disfrutaba como si nunca fuera a acabarse, ignorando las intenciones nocivas que traía consigo aquel rencoroso Gengar y equipo que fue abandonado cuando era un pequeño Gastly.

    Nathan, debemos ser precavidos, ese grupo de pokémon puede ser demasiado para nosotros en solitario ─analizó el ojiámbar─, será mejor si peleamos juntos, ¿no crees? ─Propuso, tomando sus 5 pokéball.

    Como sea, sólo déjame a Gengar a mí ─alegó, acariciando a Rowlet en su hombro. El muchacho entendió la estrategia que Alec propuso así que, como él, tomó sus pokéball para liberar a todo su equipo.

    Zubat, Sandile, Kadabra, Seedot, Scyther, Sableye, Mareep, Cacnea, Whismur, además de Quilava y Rowlet; todos se plantaron frente a sus entrenadores, ambos conocían al otro humano así que no se extrañaron; claro, a excepción de los más nuevos, el cáctus, el pequeño lloroncito, el bicho de las cuchillas y la ovejita. Alec explicó a sus pokémon la situación, el porqué debían proteger la guardería y quiénes vendrían en búsqueda de su destrucción.

    El psíquico del equipo parecía desconcertado, pues en cuanto Kadabra escuchó el nombre de “Gengar”, su seño se frunció y su mano apretó con más fuerza la cuchara que llevaba en la mano, este pokémon era tranquilo, pero no podía estar tranquilo cuando había un pokémon fantasma, no porque les temiera, simplemente los odiaba. Esos seres, para él, eran criaturas que atentaban con la esencia de la iluminación, nublaban la mente, su arma, algo que según su filosofía, debía permanecer puro para lograr la serenidad del alma. Definitivamente era un pokémon espiritual, conectado con emociones más allá de los sucesos materiales.

    Sandile pretendía permanecer alejada de Alec y sus pokémon, escuchaba los parloteos del muchacho diciendo cosas como “Gengar esto, Staravia el otro, Lairon aquí, Larvitar acá, un Wartortle te saludará”, entendía el plan del entrenador, pero no confiaba en él ni en sus pokémon, por lo que simplemente se acercó a Rowlet jugueteando un poco con él, enseñando sus afilados dientes para desconcertarlo un poco.

    Whismur, por otro lado, estaba inquieto, no había escuchado casi ninguna palabra de los chicos, se sentía abrumado por tantos pokémon alrededor de él, además de que ese Sableye y las cuchillas de Scyther se veían intimidantes. Entendía la situación, había pokémon que enfrentar, un objetivo que proteger, no quería decepcionar a su entrenador, pues estaba deseoso de ganarse su puesto en aquel singular equipo, no quería llorar y parecer débil frente a todos, así que se acurrucó en la cosa más adorable que encontró cerca, la lana de Mareep. La ovejita escuchaba atenta a su entrenador hasta que sintió algo meterse entre su esponjado algodón, el pequeño Whismur salió de entre sus patitas, sintiéndose a salvo en ese lugar. Mareep rio un poco y tras eso regresó su atención hacia su entrenador.

    Nos separaremos y rodearemos la Guardería ─explicaba el ojiámbar─. Mantengan un ojo en el cielo, probablemente Staravia echará un vistazo primero. Recuerden, si ven alguno de esos pokémon, alerten al resto.
    Chicos, si ven a ese Gengar, avísenme ─pidió Kirsch a sus pokémon, casi ignorando lo que el muchacho explicaba.

    Unos instantes después, el grupo de pokémon y humanos se separaron. Algunos de forma solitaria, como Quilava, siendo el más fuerte del equipo, pero otros formaron parejas; como Kadabra y Sableye, Cacnea y Seedot, Mareep, Sandile y Whismur. Los pokémon voladores: Zubat, Rowlet y Scyther, se esparcieron en el suelo para vigilar desde el aire. Era difícil ver algo en el suelo cercano, pues los árboles tenían frondosas hojas, pero si Staravia se acercaba desde el suelo, sería difícil escapar a su visión.

    Quilava se había quedado cerca de Alec y Nathan, los cuales resguardaban la entrada de la Guardería, igualmente Rowlet volaba bajo para asegurarse de que todo estuviera bien con su respectivo amigo. Ambos chicos estaban alejados un poco uno de otro, manteniendo sus ojos bien abiertos por el posible enemigo que viniese a atacar. A pesar de los metros de distancia, sólo tenían que alzar la voz un poco para poder escucharse entre sí.

    No tienes que estar tan serio ─comentó Alec, de brazos cruzados y con una sonrisa pícara en el rostro.
    ¿De qué estás hablando? ─Preguntó tranquilo el de cabellos azulados.
    Lo de chico misterioso se ve bien en ti, lo admito, quizá sexy incluso ─pausó serenamente─, pero no cae mal estar relajado un rato ─se llevó los brazos detrás de la nuca, flexionando los bíceps y en el proceso. El movimiento provocó que se le subiera un poco la camisa, dejando en descubierto el tatuaje que llevaba en la parte baja del abdomen, además de una parte de su bóxer. Kirsch estaba a punto de responder un ingenioso comentario, pero no pudo evitar ver la sección del abdomen del muchacho que quedó en descubierto y, obviamente, el escrito que llevaba en él.

    Interesante tatuaje ─musitó sereno, mirando al suelo y cruzándose de brazos.
    No es lo único interesante allá abajo ─agregó sonriendo maliciosamente.

    Kadabra meditaba en la sombra de un árbol, él y Sableye habían tomado el costado este de la Guardería. El de la cuchara ampliaba su percepción escuchando los sonidos de la naturaleza mientras su mente se conectaba con todos sus sentidos. Por otro lado, Sableye se escabullía entre los arbustos que había cerca, salía de uno asomando su cabeza y hacía una cara chistosa hacia Kadabra, se escondía y salía del otro lado sacando la lengua y haciendo señas con las manos alrededor de las orejas. Volvió de nuevo a su escondite y salió de otro arbusto, saltando hacia Kadabra para asustarlo por la espalda, pero tras ver cómo el objetivo de su broma se teletransportaba hacia otro sitio cayó de bruces en el suelo, emitiendo una carcajada por el resultado de su jugarreta. Tras eso, Kadabra abrió sus ojos de sorpresa, algo sucedía no muy lejos de ellos.

    La pequeña Thorny disfrutaba del sol, dando pasitos de campeona como si no estuviese pasando nada alrededor, sabía que podía haber pokémon peligrosos asechando en los alrededores, pero por eso tenía a Seedot, su propio guardaespaldas proclamado por la propia Cacnea. Se sentía la reina, pero al ver a la pequeña semillita tropezar al caminar junto a ella supo que sería mejor si ella misma mantenía los ojos abiertos. No pasó mucho y de pronto lo escucharon, el chillido de Whismur se escuchó en toda la Guardería.

    Quilava usaba su olfato para seguir una extraña esencia, una no conocida por el erizo. Probablemente no era nada, pues había toda clase de pokémon cerca, después de todo, muchos otros entrenadores ya habían entrado y salido de la Guardería con huevos y pokémon recién eclosionados de estos, quizá no había que tomarle mucha importancia. A pesar de todo eso, el pequeño estaba intraquilo, ¿qué era eso que olía? ¿Reptil? No… ¡Anfibio! Un arbusto se movió cerca, Quilava no tuvo tiempo de explorarlo pues cuando se acercó unos pasos para ver de qué se trataba, un torrente de Pistola de Agua salió del mismo, afortunadamente sus reflejos eran buenos y el pokémon fuego ya se encontraba alerta. Saltó hacia un lado esquivando el ataque de agua. Un Warturtle saltó de entre los matorrales haciendo giros en el aire dentro de su caparazón, salió del mismo una vez que salió de su defensa y cubrió el campo con Neblina, uno de sus personales Movimientos Huevo. Alec escuchó el chillido de Whismur, pero por lo pronto, no podía dejar a Quilava solo. Rowlet se percató del percance y se apresuró para internarse en la fría Neblina, encontrando a su entrenador y plantándose frente a aquel enemigo desconocido.

    En el cielo, Scyther, Zubat y Rowlet sobrevolaban alrededor, todo estaba tranquilo hasta que lograron ver algo. El bicho agudizó su visión y lograron verla, Staravia estaba en la copa de un árbol, observando tranquila y haciendo un reconocimiento de terreno. Al parecer el ave había estado viendo a quiénes se enfrentaban ahora, no sería tan sencillo para ellos como en la otra Guardería. Empezó a batir sus alas con la intención de ir hacia Gengar para informarle de la situación. En cuanto Scyther divisó al posible contrincante para entablar batalla, no dudó en lanzarse hacia ella para luchar, dejando atrás al murciélago. Dientes no pretendía quedarse atrás así que siguió a su compañero. Ambos sabían que la información que llevaba Staravia era valiosa, pero su verdadera intención en ese momento era luchar. Ni siquiera se habían percatado de que Rowlet no los seguía, sino que se había dirigido hacia la neblina en búsqueda de su entrenador.

    Whismur y Mareep estaban bastante tranquilos, caminaban de un lado a otro manteniendo a Sandile, la pequeña cocodrilo no tuvo más remedio que ir con ellos cuando notó que todos habían hecho pareja y se habían dispersado en los diferentes puntos de la Guardería. Sólo observaba a Rowlet en el cielo pensando en un buen bocadillo mientras pasaba el rato. Había tranquilidad en ese singular trío de pokémon hasta que un cuarto apareció. Larvitar no pretendía encontrar a nadie en el área sur de la Guardería, antes Staravia había visto que estaba despejado, sin nadie que hiciera guardia así que el tipo tierra-roca pensaba encontrar un muro esperando a ser derribado sin resistencia. Abrió los ojos al ver a los desconcertados pokémon y tras pensar unos segundos, simplemente se acercó al muro para preparar un ataque Avalancha. Mareep recordó lo que Alec les había dicho: “si los encuentran, traten de dialogar con ellos primero, no inicien una lucha si no es necesario”, pero Whismur recordaba otra cosa “si los encuentran…inicien una lucha”. Al ver al recién llegado preparar un ataque, comenzó a llorar, liberando un Rayo de Hielo mientras emitía un fuerte chillido, el cual fue escuchado en toda la Guardería. Aún no había rastro de Gengar o Lairon, pero Kadabra presentía que no faltaba mucho para que aparecieran.

    ShulmanShulman
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,400
    Temas:
    202
    Calificaciones:
    +1,174
    La niebla sorprendió a los entrenadores, pero ello no los hizo retroceder ni buscar resguardarse en otro sitio. De hecho, Nathan se atrevió a enviar fuera de su esfera a un acompañante que Alec ya había visto: la figura de Absol se materializó frente al de cabellos azulados, mientras que el del atrevido tatuaje mantuvo su posición detrás de Quilava. Ambos se preguntaban qué estaría pasando con sus compañeros, más al escuchar el agudo chirrido de Whismur detrás de la Guardería, pero no podían abandonar sus posiciones por el simple hecho de estar preocupados; en cualquier momento podría llegar Gengar junto con Lairon.

    Detrás de la Guardería se llevaba a cabo un enfrentamiento bastante interesante, especialmente porque la ovejita que allí se encontraba, junto al chillón pokémon y la pequeña cocodrilo, no podían dar abasto contra el pokémon que deseaba destruir la estructura del lugar con el fin de entrar a robar los huevos que allí se encontraban. Sin embargo, pese a que la fuerza del Destroza Terrenos era mucha a comparación de los tres, cada uno sabía que no podía rendirse; necesitaban hacer todo lo posible para evitar que la Guardería fuera dañada y eso harían.

    Whismur utilizó su potente Rayo de hielo contra Larvitar una vez más, logrando que éste esquivara el movimiento haciéndose hacia un lado. Lo que no esperó el verdoso pokémon fue que Mareep estuviera esperándolo para utilizar Placaje contra él, empujándolo con fuerza contra un árbol y, además, alejándolo de su objetivo principal. La criatura de tierra quiso hacer lo posible para evitar que su posterior sufriera un impacto poderoso, pero la mirada maliciosa y siniestra de Sandile logró distraerlo el tiempo suficiente como para que ello no sucediera. El trío de pokémon celebró por un momento su trabajo unido, pero, tan pronto como vieron que Larvitar no estaba dispuesto a dejarse ganar tan fácilmente, volvieron a sus posiciones defensivas y se prepararon para un segundo asalto.

    Mientras el intrépido trío conformado por la ovejita, la cocodrilo y lo-que-sea-que-fuera-la-otra-cosa se enfrentaba a Larvitar, los cielos eran surcados por Scyther, Zubat y Staravia. El bicho y el murciélago perseguían al ave como si su vida dependiera de ello, con la clara finalidad de atraparla y evitar que entregara la valiosa información que llevaba consigo. No obstante, Staravia quería sacárselos de encima e iba a buscar la manera de hacerlo rápidamente: demostrando sus habilidades para volar y planear, dio un giro en el aire con el cual se posicionó detrás de sus adversarios para luego batir sus alas con gran fuerza y crear así grandes corrientes de aire que dieron forma a un Ciclón. El dúo que persecutor tuvo que separarse para evitar que aquella ofensiva lograra hacerles daño. Cuando pensaron que podrían tomar la oportunidad de su fallo para contraatacar, notaron que el ave ya estaba ejecutando otro movimiento: todo el cuerpo de Staravia se hallaba rodeado de un aura de color rojizo que parecía inestable; en cuestión de segundos, el pokémon salvaje liberó una onda expansiva de fuego que se dirigió rápidamente hacia los compañeros de Payne.

    En algún lugar del bosque, escondido en las sombras, se hallaba el pokémon encargado de aquella operación de ataque. Al visualizar la señal en el cielo de Onda ígnea de su Vigilante Aéreo pudo entender que las cosas no serían tan sencillas como en otras ocasiones, puesto que ahora el sitio estaba protegido por unos entrenadores que buscarían frenarlos de cualquier manera. Él, la mente maestra, ordenó a su guardaespaldas personal que se adelantara y se presentara ante los maestros pokémon que pensaban que podrían detenerlos… y Lairon obedeció sin chistar. Mientras tanto, el líder no tardó en desplazarse por las sombras hacia el árbol más cercano a Staravia; desde abajo lanzaría algunas Bolas sombra con las cuales podría ayudar a su compañero y así dejar fuera de combate a los esclavos de los humanos.

    Rowlet ya se encontraba frente a su entrenador, apoyado en tierra firme y lo más apegado a él posible. No quería que nada le pasara al chico, así que tendría que estar lo más atento que pudiera, especialmente al estar dentro de la niebla. Y gritó fuertemente advirtiendo a los maestros pokémon, y a su compañero de tipo fuego, que se echaran a un lado o se movieran. Quilava empujó a Alec al ver que éste no tenía intenciones de moverse, mientras que Rowlet atacó a Nathan para lograr que diera varios pasos hacia un lado. Ambos humanos estuvieron a punto de preguntar qué era lo que pasaba como para que reaccionaran así, pero cuando vieron múltiples rocas de un tamaño considerable ser arrojadas hacia su posición, destruyendo las vallas que estaban detrás de ellos al instante, no tardaron en agradecer el comportamiento de sus amigos.

    La aparición de Lairon causó impresión a Alec, Rowlet y Quilava, mas no a Nathan. Era obvio que ese pokémon iba a aparecer en cuestión de tiempo, después de todo, ya el plan de los salvajes se había puesto en marcha y se podía escuchar cómo su trío de compañeros peleaba en la parte trasera por defender la Guardería de uno de los pokémon, del más peligroso para romper las estructuras. No obstante, Sombre estaba pendiente de que Gengar apareciera; no quería pelear contra aquella criatura fantasmal, pero si tenía que hacerlo, no dudaría en dar su mejor esfuerzo. Lo irónico de que él fuera una mente igual de siniestra que el pokémon que deseaba destruir la Guardería, era que Nathan pensaba en la solución mediante el diálogo y la comprensión. Él era muy bueno con las palabras y, por demás, bastante astuto. Si unía eso con la fuerza y con la posibilidad de que ellos ganasen el enfrentamiento, estaba seguro de que Gengar y su pandilla de “justicieros” no volvería a atacar un establecimiento igual a ese.

    El coloso de piedra lanzó una gran cantidad de lodo contra Quilava, logrando que éste impactara en la cara del tipo fuego, cegándolo temporalmente y dándole la oportunidad de atacarlo. No obstante, no se esperó que desde el cielo cayesen flechas verdosas que impactaron en su lomo; buscó defenderse corriendo en zig-zag, observando al responsable de sus movimientos evasivos: Rowlet sería el apoyo de Quilava en aquel duelo al no poder enfrentarse directamente a Lairon.

    Nathan y Alec se sorprendieron cuando la niebla se dispersó un poco. Observaron el cielo y notaron que el cambio en el campo de batalla se debía a que la batalla de Staravia contra Scyther y Zubat se había trasladado hacia allí. Ambos notaron que esferas moradas eran lanzadas hacia los compañeros de Pain, y fue en ese instante que Veloce entendió que Gengar ya se había unido a la batalla… desde la distancia. No podía ver muy bien desde dónde eran disparadas las esferas oscuras que el bicho y el murciélago esquivaban con gran esmero, pues el impacto de una podría significar una desventaja considerable para ellos. Sin embargo, sabía de alguien podría darle la ubicación exacta del tipo fantasma explorando los alrededores:

    ¡Leaf! ─El pokémon volvió su mirada hacia su entrenador y rápidamente se acercó a él─. Sal de la niebla y ve de dónde provienen las Bolas sombra que son lanzadas hacia Scyther y Zubat ─ordenó─. Gengar debe estar en esa posición, así que no te dejes ver; ten cuidado. Cuando sepas dónde se encuentra, vuelve y guíame a él ─el pokémon accedió de mala manera, pues él no quería que su maestro quedara sin protección y mucho menos el tipo fuego que estaba dándole batalla a Lairon.
    Rowlet estaba apoyando a Quilava, y lo mejor era que estaba seguro aquí, ¿por qué lo mandaste a una misión suicida? ─Preguntó Alec.
    Porque él puede cumplir con el recado ─sonrió, mostrando que todavía un pokémon al cual enviar a combatir. La esfera fue lanzada al aire y cuando comenzó a caer, pareció que el tiempo corrió en cámara lenta: ─. Además, estoy seguro de que puedo convencer a Gengar de que las batallas terminen aquí.

    Argus gruñó con fuerza y se posicionó elegantemente al lado de Quilava. No entendía la situación ni mucho menos el por qué estaba rodeado de aquella niebla que, poco a poco, se iba a dispersando cada vez más; lo que sí sabía a la perfección era que debía detener al Lairon que ahora se aproximaba rápidamente hacia ellos y que la única forma de hacerlo sería trabajando al lado del pokémon tipo fuego.

    Cosmic-boyCosmic-boy finish it.
     
  5. Cosmic-boy

    Cosmic-boy Who's that chick?

    Registrado:
    7 Feb 2011
    Mensajes:
    1,836
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +508
    La situación iba volviéndose cada vez más complicada, la reciente aparición de ese gran pokémon acero representaba un nuevo reto para los guardianes de la Guardería. Algo sucedía con Whismur, Mareep y Sandile, Alec estaba preocupado por la seguridad de sus pokémon, no sabía a quién pudiese estar enfrentando. Qué pasaba con Zubat y Scyther, al parecer entablaban batalla contra ese Staravia y a pesar de que podían solos, esas Bola Sombra pasaban sólo a centímetros de ellos. ¿En dónde se encontraban Kadabra y Sableye? Así como con el Seedot y Cacnea de Nathan, toda la situación causaba conflicto en la mente del ojiámbar, además de que la situación más próxima no era más tranquila, ese Wartortle se mantenía a la distancia para apoyar al duro tanque del equipo, debían ser precisos y rápidos si querían vencer mientras Rowlet estaba en su misión de reconocimiento. Debían mantener a los fortachones lejos del pequeño búho mientras cumplía su delicada misión, Payne no dudaba de la confianza que tenía Nathan en su compañero, pero no podía evitar estar preocupado si algo le sucedía.

    Absol y Quilava hacían un buen equipo ofensivo, debido a que sus movimientos evasivos les permitían mantener desconcertado a Wartortle y su ráfaga de artillería, por otro lado, Lairon se concentraba en resistir los ataques por el tipo agua, colocándose en medio cada vez que fuese a ser atacado.

    Quilava, Lanzallamas, ¡ahora! ―Pidió el ojiámbar. Un ataque de fuego sería efectivo contra un pokémon acero, pero Lairon lo resistió sin problemas, debido a que su naturaleza secundaria como pokémon roca le sirvió para hacerlo. Primero quizá sería mejor ver a qué se enfrentaban. Payne tomó su pokédex y la dirigió hacia los contrincantes.
    [​IMG]
    Lairon, el Pokémon coraza férrea, es la forma evolucionada de Aron. Busca mineral ferroso para comer y golpea con su cuerpo de acero a otros en batallas por territorio.
    [​IMG]

    Wartortle, el Pokémon tortuga. Su colita peluda es un símbolo muy popular de larga vida.

    [​IMG]
    Staravia, el Pokémon estornino. Staravia vuela sobre los bosques y campos y viaja con una gran parvada.

    El tipo fuego se lanzó envolviéndose en una gran llamarada, dirigiéndose hacia Lairon pero este bloqueó fácilmente con la habilidad Protección, elevando una barrera que frenó bruscamente la Nitrocarga de Quilava. Nathan pidió el movimiento Amago de parte de Absol, este iluminó el cuerno de su cabeza y rompió de tajo la barrera de Lairon, impidiéndole que la usara de forma continua. Alec sabía que Absol era un pokémon fuerte, pero no lo había visto realmente en acción, no desde aquella vez en la que se encontraban en el desierto luchando contra Skorupis y Cacturne. Payne se impresionó y escaneó a la criatura.
    [​IMG]
    Absol, el Pokémon desastre. Absol vive en las escarpadas montañas y rara vez baja de ellas hacia áreas habitadas por humanos, y se dice que cuando los humanos ven a un Absol una catástrofe pronto sucederá.

    Wartortle se mantenía desde lejos atacando de forma segura, usaba Burbuja y Pistola Agua para frenar el avance de los pokémon esclavos de los humanos, para la tortuga estos se reusaban a ser liberados, ciegos por el engaño que ponían todos ellos sobre los pokémon. Quilava esquivaba ágilmente los ataques de agua, pero no pudo con todas las Burbujas que Wartortle lanzaba. Por otro lado, Absol igualmente había recibido el impacto de Pistola de Agua.

    Scyther trataba de alcanzar a Staravia con Onda Vacío y Falsotortazo, pero el ave era muy rápida, además de que era complicado esquivar todas las Bolas Sombra que salían desde las arboledas. Dientes preparaba un Supercolmillo en caso de lograr atacar a Staravia, pero al igual que su compañero bicho, sólo podía concentrarse en la tarea de evitar el daño de los proyectiles oscuros. Staravia era más táctica que furtiva, por lo tanto, evitaba la batalla directa hasta que sus contrincantes estuvieran cansados, haciendo uso de su gran velocidad. Rowlet volaba bajo para evitar ser detectado,

    Mareep emitía dulces sonidos hacia ese Larvitar, el cual comenzaba a molestarse por los intentos de ese singular trío de pokémon para frenar su iniciativa de destrozar el lugar hasta los cimientos. La ovejita explicaba el porqué de su incesante lucha, Larvitar no quería escuchar estupideces, pero le desconcertó cuando la tipo eléctrico mencionó la frase “queremos proteger a los huevos, nada más”. El tipo roca-tierra estaba desconcertado, más que nada molesto debido a que eso era precisamente lo que Larvitar y los demás justicieros alegaban hacer con sus acciones destructivas. No querían herir a los huevos pokémon, después de todo, querían liberarlos de su supuesto encierro. Para Yin ya era algo difícil tener a Mareep y Whismur cerca, más incluso con un pokémon agresivo como Larvitar, así que no podía evitar estar agresiva contra él. La cocodrilo enseñaba los dientes gruñendo ligeramente hacia Larvitar. Whismur por otro lado estaba asustado, pero lo que recordaba de las indicaciones de Alec era proteger la Guardería a como diera lugar y el Rompe Fortalezas de la formación Gengar venía a tirar abajo lo que pretendían proteger. Mareep se colocó en medio y se giró hacia Whismur y Sandile, explicándoles la situación que Larvitar alegaba. La pequeña ovejita deseaba llegar a un acuerdo diplomático, sabía que la violencia era innecesaria en ese punto y explicaba su punto de vista al furtivo pokémon roca. La pequeña lanuda entendía por qué desconfiaban de los humanos, pero poco a poco fue explicando la experiencia que tenían con Alec, el cómo los había adoptado y criado con esfuerzo y dedicación, mostrándoles en cada momento su preocupación. Yin se unió a los argumentos de Mareep, explicando que Nathan era un entrenador en el que se podía confiar. Larvitar aún tenía la idea de cumplir con su misión, pasar de esos extraños pokémon para derribar de una vez por todas ese lugar, pero poco a poco iba olvidándose de todo eso, ¿de verdad los huevos pokémon estaban seguros ahí?

    Whimsur, Whis-Whismur ―alegó el pequeño lloroncito llamando la atención de Larvitar, guiándolo a una de las puertas traseras.

    Al detectar movimiento, las puertas corredizas se abrieron, revelando el interior de una de las cámaras de la Guardería. Entraron y se apresuraron a ver por una de las ventanas. Larvitar sabía que era su oportunidad, pero quería comprobar lo que Mareep le decía. Había estantes y mesas de cuidados especializados para los pokémon, incubadoras y toda clase de madrigueras artificiales para las criaturas recién nacidas, así como para los huevos. Incluso en un momento, vieron cómo uno de los huevos eclosionaba, haciendo aparecer un pequeño Bulbasaur, este se veía sano y feliz, debido a los cuidados que había recibido como huevo. Larvitar estaba impresionado, no es lo que había imaginado de ese lugar.

    Zubat comenzó a emitir un sonido Supersónico el cual llegó hasta Staravia, la voladora quedó confundida moviéndose erráticamente en el aire. Scyther aprovechó para atacar con un Tajo Umbrío, pero ese momento de ofensiva le permitió a Gengar impactar tanto al bicho como al murciélago con una Bola Sombra, haciéndolos caer unos metros algo aturdidos. Era un solo ataque, pero Zubat no tenía defensas muy sólidas aún, por lo que el daño era considerable. Rowlet se iba acercando a través de las ramas de los árboles, observando los ataques oscuros salir desde cerca, estaba a punto de ubicar a su objetivo.

    La batalla que tenían entre el Guardaespaldas y el Artillero contra los pokémon siniestro y fuego se volvía cada vez más intensa. Laron soportaba con firmeza cada ataque ígneo de Quilava, el cual ya comenzaba a agotarse y a acumular daño de las ofensivas a distancia de Wartortle, por otro lado, a penas y Absol podía llegar hasta la parte trasera donde la tortuga se encontraba. El tipo fuego usó Rapidez, escupiendo una ráfaga de estrellas que se dirigieron hacia el tipo Agua, este se metió en su caparazón para liberar Protección, bloqueando los ataques. Wartortle no era ningún tonto, sabía que debía concentrar sus ataques en quien era más débil hacia los mismos, Quilava. Lanzó una ráfaga de Burbujas bien dirigidas hacia el hurón de fuego mientras este se encontraba atacando a Lairon con Garra Brutal, el cual había sido resistido gracias a Fortaleza del tanque. El compañero del ojiámbar ya estaba bajo de vida y se notaba el daño en el mismo.

    ¡Quilava! ―Gritó preocupado su entrenador. El hurón se levantaba con dificultad― ¡No puedes rendirte, confío en ti! ―Animó el muchacho a su compañero. Al escuchar la voz de Alec, Quilava sabía que no podía decepcionarlo, deseaba demostrarle que era capaz de seguir luchando a pesar de lo cansado que se sentía, tenía que continuar sin importar que pasara. Cuando se dio cuenta, nuevas fuerzas habían llegado desde lo profundo de su interior, como si una flama nueva se hubiera encendido y ardía con más intensidad.

    ¿Qué está pasando? ¿Acaso…? ―Preguntó Nathan, asombrado.
    Sí…Está evolucionando ―susurró Alec, sorprendido y absolutamente maravillado por lo que sucedía. Quilava se envolvió en un brillo blanco mientras su cuerpo cambiaba, crecía. Tras haber terminado la evolución, el pokémon de fuego emitió un rugido feroz, ahora era Typhlosion.

    El muchacho usó su pokédex mientras el feroz hurón se lanzaba con un ataque rápido, impactando a Lairon una vez que este se cubrió con Fortaleza, sin embargo, estando cerca de él lo envolvió en un abrasador Lanzallamas. Absol no permitió que Wartortle respondiera a la ofensiva, atacando con Arañazo y después con un Cabezazo Zen.
    [​IMG]
    Typhlosion, el pokémon llamarada y la forma evolucionada de Quilava. Typhlosion se oculta tras un trémulo haz de calor que crea mediante sus intensas y sofocantes llamas. Este Pokémon causa explosiones de fuego que reducen todo a cenizas.

    El pokédex emitía su expicación mientras Typhlosion y Absol luchaban fervientemente, Alec sabía que algo había cambiado en su compañero, pues era más feroz e implacable mientras las llamas de su espalda ardían con violencia. El tipo fuego se dirigió hacia Wartortle cargando un poderoso ataque de Sofoco, pero Lairon una vez más se colocó en medio para resistir el ataque mientras Wartortle respondía con Pistola de Agua, empero, Absol no se quedó con brazos cruzados, se lanzó con Ataque Rápido para impactar a la tortuga y romper su concentración. Debían detenerlos pronto pues sabían que su intención no era pelear sino destruir la Guardería, puesto que poco a poco los ataques de Wartortle no eran dirigidos hacia los pokémon sino hacia las instalaciones y cada vez era más difícil detenerlos.

    Rowlet observó Bolas Sombra saliendo desde un arbusto cercano y para poder ubicar bien a Gengar, que debería estar ahí oculto, se escabulló entre las hojas del matorral, sin embargo, cuando asomó su pequeña carita entre las mismas no encontró al pokémon fantasma. Detrás de él un par de oscuros ojos tenebrosos se asomaron, observando a un desconcertado búho buscando problemas. Gengar emitió su nombre de forma maliciosa y preparó un ataque. Su respectivo movimiento huevo, el Puño Helado iba cargándose en su brazo derecho. De un instante a otro, el mandamás salió de su escondite saltando hacia Rowlet, tratando de propinar un ataque gélido que sería superefectivo contra el búho. Leaf no había notado que Gengar estaba detrás de él, estaba por recibir el ataque directamente cuando un inesperado aliado apareció en el momento justo.

    ¡Kadabra! ―El psíquico emitió su nombre al momento que se teletransportó frente a Rowlet, bloqueando el paso de Gengar y deteniéndolo al usar Confusión. Para el de la cuchara era casi personal, pues le disgustaban los pokémon fantasma como el presente.
    Gengar…―Musitó el espectro, molesto por la intromisión de otro esclavo de los humanos. El poder psíquico lo empujó hacia atrás, acabando con las posibilidades de impactar el gélido golpe físico. Rowlet se volteó y se sorprendió de ver lo que sucedía.
    Kadabra, Ka-Kadabra ―explicaba el psíquico de la cuchara mientras impactaba su Psicocarga contra las Tinieblas que salían de los ojos de Gengar, al estilo Harry Potter vs Voldemort. Rowlet entendía lo que explicaba, Kadabra y los refuerzos que estaban por llegar se encargarían de entretener al jefe del escuadrón mientras Nathan llegaba. El búho alzó vuelo dejando el encargo en manos del psíquico.

    Mientras la energía psíquica y fantasma chocaban y sus respectivos invocadores luchaban para mantenerlas, de unos arbustos cercanos aparecieron los refuerzos. Seedot saltó de entre las hojas girando rápidamente, liberando una ráfaga de balas semillas que impactó en el fantasma al momento de que Sableye saltaba con una cara de susto usando Malicioso para distraer a Gengar, así como Cacnea aparecía para usar Absorber contra el mismo.

    El Lanzallamas de Typhlosion chocaba contra la Pistola de Agua de Wartortle, evitando que esta dañara la guardería. Estaban a punto de iniciar un nuevo enfrentamiento directo cuando aparecieron inesperados pokémon. Larvitar junto con Mareep, Whismur y Sandile llegaron para calmar la situación. El rompe murallas comenzó a hablar con Lairon y Wartorlte, explicando lo que había visto con sus propios ojos, el porqué los huevos estarían seguros ahí dentro. Desde el cielo, Staravia apareció también, desconcertando a los entrenadores, pero estos se calmaron cuando vieron que Scyther y Zubat venían acompañándola. Al parecer, habían logrado convencerla de lo que realmente sucedía en la guardería. Después de todo, tanto Scyther como Mareep habían nacido en una y sabían de primera mano los sinceros cuidados que ahí se brindaban.

    Rowlet llegó para anunciar lo sucedido, llamó la atención de Nathan y este corrió hacia lo profundo del bosque para buscar al jefe. Detrás de los entrenadores, el resto de sus pokémon y el escuadrón destructor. Al llegar todos habían recibido algo de daño, Thorny, Seedot y Sableye no eran muy resistentes, por lo tanto Kadabra se concentraba en protegerlos más que en vencer a Gengar, dándole tiempo a Rowlet para traer a Nathan y lo demás. Supo que había cumplido su misión cuando vio llegar a los entrenadores, pero no esperaba ver también al propio escuadrón de Gengar.

    Finalmente, Gengar, nos encontramos ―musitó Kirsch para sí.
    ¿Gengar? Gengar, Gengar ―el fantasma estaba desconcertado al ver a su escuadrón al lado de los enemigos, por un momento se sintió iracundo y traicionado, pero tras escuchar a Larvitar y Staravia hablando sobre la Guardería no podía terminar de creer lo que escuchaba. Tenía que ser mentira, sólo pensaba en todos esos pobres huevos pokémon encerrados, lejos de su hábitad y de sus semejantes.
    Sé lo que piensas, Gengar, pero te equivocas, los huevos pokémon están a salvo en las Guarderías ―alegó Nathan―, más aún, reciben cuidados muy especializados, están en las mejores manos ―agregó. El fantasma miró al suelo, confundido, pero tras eso regresó al entrenador con una mirada de ira.
    ¡Gengar, Gen-Gengar, Gengar! ―El mandamás alegaba el modo en que los entrenadores abandonaban a sus huevos, olvidándolos por completo por ser, para ellos, imperfectos. Cosa que les había pasado a algunos del escuadrón, Lairon y Wartortle. Incluso ellos comenzaron a dudar cuando escucharon eso, pues comenzaron a recordar su solitaria vida como Aron y Squirtle. Nathan no entendía bien lo que Gengar quería decir, pero podía imaginarlo.

    Gengar, sé por qué hacen eso, lo hacen para proteger a los huevos pokémon, están enojados por la forma en que los humanos explotan la crianza como un negocio, pero te prometo que no todos son así. Hay gente mala, sí, pero hay muchas más personas que nos apasionan los pokémon y nuestra primera preocupación es convivir con ellos, déjame mostrarte ―Nathan hacía uso magistral de su oratoria, cuidando cada palabra y concentrándose en su tono y entonación para mostrar una sólida seguridad, una que infundía una tranquilidad en todos los que escuchaban. Los pokémon de Veloce estaban acostumbrados a escucharlo, pero cada vez se iban maravillando más por la melodiosa voz de su entrenador, la cual lograba cautivar hasta un ser tan siniestro como Gengar.

    El fantasma parecía haber accedido, siguiendo la guía de Kirsch hacia la Guardería para ver las instalaciones. Larvitar ya lo había comprobado, pero si el mandamás observaba la forma en que las enfermeras cuidaban de los huevos y trabajaban por su adecuada crianza, podría creer lo que él entrenador alegaba. Así fue, el fantasma desconcertó un poco a los trabajadores de la guardería, pero lo dejaron ver la forma en que trabajaban, comprobando así el estado de las crías.

    Sé que muchos entrenadores han abandonado a sus crías, pero el propósito de un pokémon no es tener un entrenador, para nada ―mencionó Kirsch―, ustedes son la prueba de que pueden hacerse fuertes sin importar nada, no necesitan un entrenador.
    Así es, Gengar, nuestros compañeros están con nosotros porque hemos entablado una amistad, de eso se trata todo esto ―agregó Payne, sus pokémon secundaron lo que mencionaron, contándoles un poco a Gengar y los demás de sus experiancias con Alec.

    Se reunieron nuevamente afuera, esta vez la perspectiva del escuadrón destructor era una diferente, todo había cambiado, ahora se dedicarían a proteger la Guardería y asegurarse que los huevos estuvieran bien. Nathan no paraba de observar a Gengar, algún día quizá tendría un pokémon tan fuerte como él.

    Por otro lado, Alec veía a Lairon, sabía que era la forma evolucionada de Aron y estaba deseoso de algún día tener alguien tan fuerte en su equipo. Payne aprovechó la curiosidad y escaneó a los pokémon restantes.
    [​IMG]
    Larvitar, el Pokémon piel roca. Larvitar generalmente se empolla debajo de la tierra y tarda mucho tiempo antes de salir a la superficie.
    [​IMG]

    Gengar, el Pokémon sombra. Gengar se esconde en las sombras. Se dice que si un Gengar está cerca, la temperatura es diez veces más fría.
    [​IMG]
    Cacnea, el Pokémon cactus. Cacnea vive principalmente en las áreas desérticas y ataca moviendo sus brazos cubiertos de espinas como martillos.
    [​IMG]
    Sandile, el Pokémon desierdrilo. Una membrana oscura protege sus ojos del sol y se entierra en la arena con los ojos y la nariz hacia afuera.

    Habían terminado la misión, los dueños de la Guardería estaban felices al acercarse a los entrenadores, les agradecieron mientras un poco temerosos se aproximaron para conocer a sus nuevos guardianes. Aún desconfiaban un poco, pero tanto Starvia como Larvitar rápidamente se familiarizaron con ellos, pues adorabaron de inmediato los mimos que la mujer. Gengar tenía una nueva misión y mientras pudiera mantenerse junto a su equipo, su familia, sabía que todo estaría bien para ellos.

    ShulmanShulman Listo~
    JullJull

    Pokémon escaneados:
    008 Wartortle
    094 Gengar
    157 Typhlosion
    246 Larvitar
    305 Lairon
    331 Cacnea
    359 Absol
    397 Starvia
    551 Sadile​
     
  6. Autor
    Jull

    Jull Whom lives by Hope, will die by Despair. Moderador

    Registrado:
    21 Dic 2011
    Mensajes:
    5,744
    Temas:
    415
    Calificaciones:
    +1,656
    ShulmanShulman Cosmic-boyCosmic-boy perdón por la tardanza. Comenzaré por decir que les he evaluado de forma individual basándome en sus aportes individuales durante la Raid. Y eso... comencemos.

    Poro
    Evaluación

    Narrativa:
    No encontré errores gramaticales que fueran más allá de palabras equivocadas, cómo por ejemplo: “el dúo que persecutor”, el “que” creo que está de más ahí. Tienes un lenguaje bastante variado, facilidad con las palabras y un buen manejo de las reglas de acentuación. Una vez mencionado eso, comentaré acerca de la forma en que usas esas herramientas.

    Cada uno tiene su forma personal de escribir, de presentar el mundo en que se mueve su personaje y cómo éste se desenvuelve en su entorno. Sin embargo desde hace mucho vengo notando cosas… ¿inusuales? Es como si el mundo que muestras gira en torno a tu personaje, y los demás son meros personajes secundarios cuyos pensamientos y opiniones se centran en él… como el 70% del tiempo(?)

    Por ejemplo: No es lo mismo que Alec recuerde un poco sobre la Aventura con los Unown y como en aquel entonces Nathan era más amable; a que se ponga en plan de “¿Eh? Este enigmático chico me ha tomado por sorpresa; se mira tan misterioso SASKEEEE”.

    Te falta distribuir un poco más el “reflector” lejos de tu personaje, de modo que el espectador pueda tener una mayor imagen de la historia que presentas. En tu primer post Alec hizo poco más que simplemente reaccionar a lo dicho por Nathan y sonreír. Piensa que incluso los NPCs tienen una función y personalidad que no necesariamente tiene que ir intrínsecamente relacionada a lo grandioso, amigable, buen entrenador o frívolo que pueda ser “X” o “Y” personaje. Creo que lo de no relegar a los demás personajes como “secundarios” ya te lo ha mencionado Carmela antes; tal vez es momento de comenzar a prestar atención a eso, ya que es lo único que creo que te priva de tener un desempeño perfecto en este rubro.​
    22/25

    Desarrollo:
    En este apartado abordaré dos apartados: “Progreso en los objetivos” y “Desarrollo de batallas”. En cuanto al primero, no encontré grandes aportes al desarrollo de la historia. Sí, diste seguimiento a las batallas que Cosmic-Boy ya había dispuesto en su primer post (separándolos en varios grupos) pero la Raid cuenta con tres objetivos: Vigilancia, Batalla y Convencer a los salvajes que no todos los entrenadores son malvados. En este aspecto no abarcaste mucho, en el sentido que no mermaste en nada la salud de los salvajes, ni siquiera desarrollaste el encuentro con Gengar (que Nathan ansiaba tanto). Le dejaste la mayor parte del desarrollo de los objetivos a Cosmic-Boy.

    En cuanto a batallas, creo que pudiste aprovechar más la gran variedad de pokémon que tenías a tu disposición. Deja de lado el hecho que algunos de los pokes enemigos se vieron bien mancos, al inicio de tu segundo post sacaste a Absol porque nomás porque “No habían visto esa pokeball”, ¿y luego qué? Olvidaste que lo habías sacado ya y volviste a sacarlo al final de tu segundo post. Me hizo pensar que sólo lo habías sacado por la oportunidad de que ganara niveles, pero no quisiste desarrollarlo (de nuevo, le tocaría a Cosmic-Boy usarlo en batalla). Así mismo, se te olvidó completamente que Cacnea/Seedot y Kadabra/Sableye también andaban por ahí, obviándolos épicamente en tu post.

    Si sacar a tantos pokémon era un problema de manejar, ¿por qué forzosamente sacar a seis cada uno? Si ya habías acordado previamente con Cosmic-Boy el sacar a tantos, entonces la responsabilidad de manejarlos/desarrollarlos/Justificar su presencia es compartida. Y si el chico cósmico metió la pata al sacar a tantos en su post, y no querías manejarlos aunque significara que no ganasen niveles, al menos pudiste mencionar que estaban perdidos por la niebla.

    En las RAID’s existe la pésima costumbre de dejarle todo al que escriba de último. Es por ello que les estoy evaluando de forma individual, pues así será la repartición de recompensas.​
    17/25

    Interpretación:
    El primer fallo que encuentro en este apartado viene de algo que ya te mencioné en narrativa. Piensa que la anciana, a quien Nathan le había dejado muy en claro que no le importaban sus problemas o que le destruyeran el changarro, se puso a shippear a los varones (¿Cómo supo que son homosexuales si apenas y los veía juntos por primera vez y no se dijeron mucho?). En este caso lo de convertir a los demás personajes (o NPC’s) en figuras secundarias hace que caigas en fallos de interpretación.

    En cuanto a los pokémon, noté algunos errores en el manejo de éstos. Por ejemplo el caso de Sandile: Ella trabajó muy bien de buenas a primeras con Wishmur y Mareep, e incluso festejó con ellos cuando le hicieron un super-combo a Larvitar. En su ficha la cocodrila sale como muy agresiva, y que sólo tolera estar junto a Rowlett (porque se lo quiere comer… en más de un sentido). A otros simplemente ni los usaste, a pesar de que andaban por ahí. Al no haber mucho más desarrollo que evaluar, me tuve que basar en qué tan bien empleada estaban las personalidades de los pjs y pokémon que usaste en tus post.​
    20/25

    Realismo:
    Si los pokémon salvajes eran tan fuertes como para haber destruido otras guarderías antes, ¿cómo es que eran tan torpes al momento de batallar? Por ejemplo, Larvitar apenas y metio las manos cuando Sandile, Mareep y Wishmur le hicieron un Wombo-combo; y Lairon se vio en la necesidad de correr en zig-zag para esquivar las plumas que Rowlet le lanzaba. El tipo acero era (por lo menos) nivel 32, posiblemente más porque ya hasta se había hecho con un título de “guardaespaldas” y siendo uno de los pokémon con defensas más altas para su etapa evolutiva ¿se vio agraviado por el ataque de un Rowlett nivel 10?

    Esto es algo que noté en el único post de batalla que tuviste, y es algo que ya he venido mencionándote desde hace muuucho tiempo (la primera vez que te mencioné esto fue un 18 de Abril del 2017 en un Gym contra Erika (?)). Te lo he mencionado ya varias veces antes, y creo que si lo trabajaras tus post quedarían mucho mejor.​
    18/25

    Puntaje total: 77/100
    + 1155Pks
    +1 Shard Diamante.

    Niveles por poke:
    Sandile +2 niveles
    Sableye +2 niveles
    Rowlett +4 niveles
    Cacnea +2 niveles
    Seedot +2 niveles
    Absol +3 niveles


    Cosmic-Boy
    Evaluación

    Narrativa:
    Tu escritura me parece muy bien, no encontré errores de redacción. He de felicitarte por lucirte en la presentación de los pokémon. Se me hizo agradable imaginar a Cacnea caminando muy diva y descubrir que su guardaespaldas no lo era tanto; o como cuando Mareep intervino para mediar con Larvitar; o como cuando Sandile se puso a pensar en lo sabroso que debe ser Rowlett (?). En general fue una lectura agradable que da una imagen muy grande de lo que sucedía. Me gustó como en tu primer post todo iba dándose de forma simultánea mientras iniciaba el enfrentamiento, aunque todos estuvieran en lugares separados.​
    25/25

    Desarrollo:
    He de decir que no esperaba que sacaras a escena a tantos pokémon tan rápidamente. En su momento conté once en total (doce para cuando Poro escribió de nuevo y sacó a Absol) y de inmediato pensé en cómo sería de pesado manejar a tantos pokémon de forma simultánea. Por fortuna tomaste la opción más sencilla y eficaz: separarlos en grupos. De esta manera lograste desarrollar batallas donde todos los pokémon se desenvolvieran sin que se volviera un quilombo. También quiero felicitarte por el buen manejo de los pokémon, demostrando cómo cada uno tiene su propia personalidad y ello se demuestra en su actuar (lo latoso de Sableye, lo miedoso de Wishmur o lo presuntuosa de Cacnea).

    `Atacarán a la próxima guardería dentro de dos días. Los dueños de ese sitio han solicitado la ayuda de entrenadores para que protejan su hogar.`

    Uno de los objetivos era vigilar la guardería, de ahí que se especificara que los salvajes atacarían hasta dentro de dos días. En este caso obviaste parcialmente uno de los objetivos, que si bien se puede abarcar en un párrafo, también es eso: un Objetivo a cumplir que superaste muy rápidamente, pues ni bien comenzaron a vigilar la guardería se armó el combate. Aparte de eso, creo que hiciste un trabajo grandioso con el desarrollo, pues abarcaste la mayor parte de los objetivos sin que se viera muy forzado o de prisa. Buen trabajo.​
    24/25

    Interpretación:
    No encontré grandes fallos en este apartado, lo que es muy bueno considerando la gran cantidad de pokémon que manejaron durante la Raid (no metieron más porque no era posible(?)). Creo que lo único que se me hizo algo extraño fue la facilidad con que convenciste a Staravia y Co. de que no todos los humanos eran malos. En el caso de Gengar y Larvitar fue mucho más convincente, pues usaste a Mareep para convencer al tipo tierra y luego todo el equipo de salvajes intercedió para hacer que el líder cambiara su forma de ver las guarderías. Creo que hiciste un trabajo asombroso presentando las personalidades de todos esos pokémon de forma corta pero precisa.​
    22/25

    Realismo:
    A pesar de lo largo de tus post no encontré errores graves que mencionar, A mi parecer te mantuviste dentro de los límites del realismo e hiciste que tus pokes y los de Poro recibieran un par de golpes mientras luchaban, como era de esperarse. Buen trabajo.​
    25/25

    Puntaje total: 99/100
    +1485 Pks
    +1 Shard Diamante.
    +1 Ticket MH Definitivo [85/100]

    Niveles por poke:
    Zubat +4 niveles
    Kadabra +4 niveles
    Mareep +5 niveles
    Scyther +4 niveles
    Quilava +5 niveles
    Wishmur +5 niveles

    Pueden proceder a cobrar sus niveles y recompensas.

    Dudas, quejas o sugerencias, en el tema correspondiente.

    +750 Pks por evalaur -PAGADO-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Cosmic-boy

    Cosmic-boy Who's that chick?

    Registrado:
    7 Feb 2011
    Mensajes:
    1,836
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +508
    JullJull gracias por la evaluación. Por favor no olvidar los pokémon escaneados y también los +2 contadores de huevo, para el huevito de Squirtle en el PC. ¿No hay PA? Como sea, Zubat gana +1 PA por poseer Campana Alivio. Agregué los stats totales de algunos pokes que no los tienen en su ficha: Zubat, Kadabra y Scyther.

    Quilava evoluciona a Typhlosion, por lo tanto cambia su personalidad y sprite. Por favor coloquen esta imagen con el nuevo pokémon acompañante: [​IMG]

    [​IMG]
    Pokémon: Typhlosion
    Nivel: 42 + 5 = 47
    Personalidad: Al alcanzar su etapa evolutiva final, Typhlosion se volvió un pokémon muy seguro de sí mismo, socialiazando amigablemente con pokémon salvaje y manteniéndose firme frente a humanos desconocidos. Es elocuente con sus compañeros, los inspira a seguir luchando, pues las batallas son su mayor afición, sin embargo, en conjunto con su crecimiento también adoptó una gran agresividad y violencia al emocionarse por la lucha, tanto que puede desconcertar a los que lo rodean, en especial a sus compañeros pokémon. Cuando está a punto de debilitarse se enfurece grandemente, liberando una furia intensa. Siendo el líder del equipo de Alec pretende mantenerse serio, pero siempre vuelve a ser un pequeño Cyndaquil cuando está haciendo actividades divertidas con sus compañeros, se vuelve algo infantil sin importarle la faceta de chico rudo que pretende mostrar siempre. Su mejor amiga pokémon es Gloom/Bellossom, siempre trata de protegerla y disfruta mucho estar junto a ella. Tiene un fuerte vínculo con su entrenador, estando cerca de él siempre que puede y velando por su seguridad, es por esto que nunca está en su pokéball. Si ve que Alec es herido entrará en un frenesí de ira contra el agresor, pues su prioridad número uno es protegerlo.
    Género: Macho
    Habilidad: Absorbe fuego
    Apodo: -
    Stats: 882 + 150 = 1032
    Stats base: 30
    PS: 141 + 30 = 171
    Ataque: 158 + 25 = 183
    Defensa: 129 + 30 = 159
    At. Especial: 163 + 20 = 183
    Def. Especial: 134 + 30 = 164
    Velocidad: 157 + 15 = 172

    Pokémon: Zubat
    Nivel: 12 + 4 = 16
    Stats por nivel: 14
    Stats: 224
    PS: 27 + 9 = 36
    Ataque: 33 + 9 = 42
    Defensa: 22 + 9 = 31
    At. Especial: 31 + 9 = 40
    Def. Especial: 23 + 10 = 33
    Velocidad: 32 + 10 = 42

    ¡Zubat aprende Ataque Ala en nivel 13!

    Pokémon: Kadabra
    Nivel: 17
    + 4 = 21
    Stats: 403
    Stats por nivel: 23
    PS: 54
    + 19 = 73
    Ataque: 1
    Defensa: 59
    + 17 = 76
    At. Especial: 76 + 20 = 96
    Def. Especial: 61 + 19 = 80
    Velocidad: 60 + 17 = 77

    ¡Kadabra aprende Anulación y Psicorrayo!


    Pokémon: Mareep
    Nivel: 2
    + 5 = 7
    Stats: 32 + 80 = 112
    Stats Base: 16
    PS: 6
    + 15 = 21
    Ataque: 4 + 10 = 14
    Defensa: 4 + 10 = 14
    At. Especial: 8 + 20 = 28
    Def. Especial: 6 + 15 = 21
    Velocidad: 4 + 10 = 14

    ¡Mareep aprende Onda Trueno en nivel 4!


    Pokémon: Scyther
    Nivel: 15 + 4 = 19
    Stats Base: 30
    Stats: 570
    PS: 67 + 19 = 86
    Ataque: 107 + 21 = 128
    Defensa: 65 + 28 = 93
    At. Especial: 62
    Def. Especial: 64 + 19 = 83
    Velocidad: 85 + 33 = 118

    ¡Scyther aprende Agilidad en nivel 17!


    Pokémon: Whismur [​IMG]
    Nivel: 13 + 5 = 18
    Stats: 182 + 70 = 252
    Stats base: 14
    PS: 29 + 13 = 42
    Ataque: 34 + 13 = 47
    Defensa: 28 + 12 = 40
    At. Especial: 34 + 13 = 47
    Def. Especial: 28 + 11 = 39
    Velocidad: 29 + 8 = 37

    ¡Whismur aprende Chirrido y Supersónico!

    Gracias y hasta otra~
     
    Última edición: 6 Sep 2018
  8. Autor
    Jull

    Jull Whom lives by Hope, will die by Despair. Moderador

    Registrado:
    21 Dic 2011
    Mensajes:
    5,744
    Temas:
    415
    Calificaciones:
    +1,656
    Cosmic-boyCosmic-boy ficha actualizada. Revisa por favor que todo esté en orden.
     
  9. Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,400
    Temas:
    202
    Calificaciones:
    +1,174
    Voy a repartir lo de este trabajo aquí también.

    Rowlet ganaría 7 niveles.
    Cacnea 4.
    Sandile 5.
    Absol 5.
    Seedot 4.
    Sableye 2.

    Rowlet gana 18 puntos de Stat hasta nivel 16 (108) y gana 23 más al subir a 17 porque lo evoluciono a Dartrix; serían 131 puntos en total a repartir:

    Stats: 180 + 131 = 311
    Stats por nivel: 23
    PS: 48 + 32 = 80
    Ataque: 45 + 20 = 65
    Defensa: 17 + 13 = 30
    At. Especial: 5 + 15 = 20
    Def. Especial: 20 + 16 = 36
    Velocidad: 45 + 35 = 80

    La personalidad de Rowlet no cambiará nada aún.

    • [​IMG]
      Pokémon: Dartrix [​IMG]
      Nivel: 17
      Personalidad: Leaf es un pokémon perezoso y dormilón, le encanta meterse en el bolso, maletín o mochila de su compañero a dormir mientras él camina hacia donde sea que vayan. Su habilidad para socializar, increíblemente, es buena aunque no habla demasiado con los pokémon ni con su entrenador, tampoco con otros humanos, puesto que se la pasa durmiendo; lo que hace "buena" su socialización es que cuando está despierto, es una bolsa de alegría. A la vista de todos, además, es un pokémon adorable y extremadamente cariñoso (que vamos, sí lo es, cuando está despierto).

      Dato extra: Se duerme inclusive en las batallas, y no porque alguien le inflija dicho estado, simplemente le encanta dormir. Sin embargo, se despierta con una sola palabra de su entrenador cuando ésto sucede.

      Genero: Macho.
      Habilidad: Espesura | Overgrow.
      Apodo: Leaf | Lax [Utilizado cuando Nathan hace de Veloce].
      Stats: 180 + 131 = 311
      Stats por nivel: 23
      PS: 80
      Ataque: 65
      Defensa: 30
      At. Especial: 20
      Def. Especial: 36
      Velocidad: 80
      Objeto: -
      Puntos de amistad: 0/10
      — [Normal] Placaje | Tackle.
      — [Planta] Follaje | Leafage.
      — [Normal] Gruñido | Growl.
      — [Volador] Picotazo | Peck.
      — [Fantasma] Impresionar | Astonish.
      — [Planta] Hoja afilada | Razor Leaf.
      — [Fantasma] Viento aciago | Ominous Wind.


    Ahora el resto:

    Pokémon: Cacnea.
    Nivel: 5 + 4 = 9
    Stats: 95 + 76 = 171
    Stats por nivel: 19
    PS: 25 + 25 = 50
    Ataque: 25 + 15 = 40
    Defensa: 10 + 10 = 20
    At. Especial: 5 + 6 = 11
    Def. Especial: 10 + 10 = 20
    Velocidad: 20 + 10 = 30

    Agregar el siguiente movimiento -lo aprende a nivel 7-:

    — [Normal] Desarrollo | Growth.

    Pokémon: Sandile.
    Nivel: 3 + 5 = 8
    Stats: 51 + 85 = 136
    Stats por nivel: 17
    PS: 10 + 15 = 25
    Ataque: 15 + 15 = 30
    Defensa: 10 + 20 = 30
    At. Especial: 1
    Def. Especial: 7 + 13 = 20
    Velocidad: 8 + 22 = 30

    Agregar los siguientes movimientos -aprende uno a nivel 4 y el otro a nivel 7-

    — [Siniestro] Mordisco | Bite.
    — [Tierra] Ataque arena | Sand Attack.

    Pokémon: Absol.
    Nivel: 15 + 5 = 20
    Stats: 375 + 125 = 500
    Stats por nivel: 25
    PS: 95 + 25 = 120
    Ataque: 75 + 25 = 100
    Defensa: 45 + 15 = 50
    At. Especial: 40
    Def. Especial: 45 + 25 = 70
    Velocidad: 75 + 35 = 110

    Agregar el siguiente movimiento -lo aprende en nivel 19-:

    — [Normal] Doble equipo | Double Team.

    Pokémon: Sableye.
    Nivel: 4 + 2 = 6
    Stats: 88 + 44 = 132
    Stats por nivel: 22
    PS: 20 + 12 = 32
    Ataque: 20
    Defensa: 16 + 14 = 30
    At. Especial: 6 + 4 = 10
    Def. Especial: 16 + 4 = 20
    Velocidad: 10 + 10 = 20

    Agregar el siguiente move -lo aprende en nivel 6-:

    — [Fantasma] Tinieblas | Night Shade.

    Pokémon: Seedot.
    Nivel: 5 + 4 = 9
    Stats: 65 + 52 = 117
    Stats por nivel: 13
    PS: 15 + 15 = 30
    Ataque: 12 + 8 = 20
    Defensa: 10 + 10 = 20
    At. Especial: 6 + 4 = 10
    Def. Especial: 10 + 7 = 17
    Velocidad: 12 + 8 = 20

    Agregar el siguiente move -lo aprende en nivel 9-:

    — [Normal] Desarrollo | Growth.

    JullJull SoncarmelaSoncarmela everydayeveryday al fin actualicé :B
     
  10. everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,514
    Temas:
    749
    Calificaciones:
    +2,570
    ShulmanShulman todo pagado, revisa que esté en orden o-o/
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...