Misión A Historia Explosión Musical | Sona Noten

Tema en 'Naruto World' iniciado por Autumn., 28 Mar 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Autumn.

    Autumn. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,525
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +918


    La mañana de aquel día Sona estaba bastante abrumada, casi desesperada. Shintaro intentaba contenerla, puesto que la Mizukage estaba en una reunión muy importante con los miembros del Consejo, pero… ¡¿Dónde quedaba ella?! ¡Ella también era parte del Consejo! Además, necesitaba respuestas urgentes a lo que suponía una carta que Ryuu, su hermano, le había dejado para cuando ella despertase; ¿cómo era posible que durante toda la semana estuviese desarrollándose una guerra en el extremo norte del país, cual involucraba a su clan, y ella no fuera informada sobre ello? ¡Era una chuunin, pero esa su clan, su familia y ella los representaba ante el mismísimo Consejo!


    Shintaro, no quiero activar el Byakugou sólo para darte una golpiza —advirtió Sona, pero el Uchiha no retrocedió—. ¡Apártate! —Tras aquel grito mental, Shin recibió una bofetada por parte de Musa, cosa que lo descolocó bastante; ¿qué le ocurría a la chica tierna que era mayormente?

    Musa avanzó por los pasillos y escaleras de la torre donde su maestra trabajaba, conocía perfectamente por dónde se llegaba a la sala de reunión donde normalmente se discutían las cosas generales de Kirigakure y todo lo que era, en sí, el País del Agua. Recientemente se había enterado de un pacto o tregua que se había hecho con la aldea del Horizonte, pero realmente no era noticia nueva porque ella misma había ido a una misión con una miembro de dicha villa; bueno, con dos, se había enterado de que Phoolan Devi también era una integrante de aquel lugar.

    Una vez llegó a la puerta que daba a la sala de reunión, Sona no perdió tiempo en abrirla e imponer su pequeña pero gran figura ante la mandataria de la Niebla. La convocatoria había finalizado antes de su llegada, pero ella todavía tenía asuntos que discutir con su maestra.

    ¿Por qué? —Fue lo primero que preguntó—, ¡¿por qué me has ocultado todo este tiempo el enfrentamiento que se ha estado dando en el extremo norte del país?!
    Sona, no tienes por qué alterarte —la Mizukage contestó a su queja con serenidad, arreglando unos informes que había recibido—. ¿No crees que tenga una buena razón para no enviarte? —Preguntó—; un escuadrón jounin que he enviado esta misma semana no ha regresado, y eran de los mejores.
    Disculpe mi atrevimiento, Nashla… ¡Pero me vale una mierda! —La aludida se sorprendió por el lenguaje que estaba empleando su joven aprendiz—. ¡Ese enfrentamiento no le corresponde a la aldea de Kirigakure!
    ¡Estás hablando insensateces! —Nashla se levantó de su silla y golpeó la gran mesa frente a ella con las palmas de sus manos—. ¡Todo enfrentamiento del País del Agua nos corresponde a nosotros!, ¡tanto el Señor Feudal como yo somos los que estamos a cargo de decidir por el mejoramiento de todo el continente!
    ¡Me importa una mierda! —Repitió—. ¡Si fueran los Uchiha, tú personalmente querrías encargarte del asunto! —Aun cuando hubiese querido negar aquello, la chica tenía razón—. ¿Y sabes por qué querrías encargarte de ello? Porque es tu familia.
    ¡Basta ya, Sona! ¡No vas a ir a ninguna parte! —Sentenció la Mizukage—. ¡Te vas a quedar aquí y vas a esperar que me encargue de ir allí!


    Noten no podía creer que aquel debate estuviese siendo finalizado por su maestra de aquella manera, pero todavía tenía algo que decir; no se rendiría tan fácil… Ella tenía que encargarse de aquel asunto personalmente. Apenas había podido encontrar a su hermano hacía unos meses y, cuando creía que no tendría más señales de su familia, resultaba ser que un acontecimiento y enfrentamiento importante se estaba dando en el país. Ryuu le había dejado aquella carta por algo y estaba segura de que necesitaba ir allí para rememorar más de su pasado; además, así podrían unirse más miembros de su clan a Kirigakure.

    Lo lamento, Mizukage-sama —Sona se dio la vuelta y comenzó a avanzar hacia la salida—. Pero hay un motivo por el cual debo encargarme de este asunto yo —si hubiese tenido voz, en aquel momento un suspiro hubiese sido audible; el debate finalizaría con la decisión tomada por la chuunin y por un motivo válido para cualquier persona con la suficiente lógica emotiva—: Es mi familia.

    Tras aquellas últimas palabras, Sona se retiró de la sala de reuniones y dejó a Nashla con la boca un poco abierta por su decisión; la Mizukage se sentó en la silla de la cual se había levantado para, inútilmente, imponer autoridad sobre su alumna. Shintaro se apareció en la entrada de la sala en la que el Consejo se juntaba y miró con desconcierto a Uchiha mujer.

    Déjala ir —fue lo único que comentó Nashla—. Yo misma la seguiré pasado un rato; es cierto lo que dice… Y si quiere recuperar su memoria, debe enfrentarse a su familia y su pasado.

    […]

    ¡Aiden, el enemigo está preparando su siguiente ataque! —Se apresuró a decir uno de los miembros Noten presentes en el campo de batalla—. ¡Hay una segunda oleada de asesinos que ya viene en camino!
    ¿Dónde está Ryuu? Nos envió una carta diciendo que llegaría en nada.
    Nos han informado que el guardián del Fénix está de camino hacia aquí —contestó uno de los consejeros del clan—. Sin embargo, es posible que se tarde debido a que el camino está infestado de batallas entre nuestros miembros y los del clan enemigo.



    Milo-samaMilo-sama
    Listo, comencé.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 30 Mar 2016
  2. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,424
    Temas:
    306
    Calificaciones:
    +2,339
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Autor
    Autumn.

    Autumn. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,525
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +918
    Corría rápidamente por el único camino que daba a su destino, estaba llegando tarde al encuentro y ello prometía una baja inmensa para su clan. Sona estaba frustrada por el increíble y frustrante comportamiento de su maestra, ¡¿por qué había insistido tanto en que se quedara?! Que sus jounin fueran incompetentes o fueran descuidados no era razón para que rechazase que ella se involucrara con su familia. Además, Nashla sabía perfectamente que ella era capaz de rastrear su objetivo por medio de las ondas sonoras que en el ambiente se acumulaban y cambiaban constantemente, así como investigar hacia dónde debía ir exactamente y, por último, no era noticia que sabía defenderse en un combate; sería chuunin, pero tenía un casi perfecto manejo del chakra y una gran habilidad en la medicina.


    El camino por el cual se trasladaba estaba constituido por un gran bosque en el cual podrían esconderse ninjas verdaderamente astutos; otra razón segura de por qué los “mejores” jounin de la Mizukage habían fallado en su misión, aunque posiblemente fuese porque los enemigos de su clan sabían moverse en un ambiente forestal. Antiguamente se había enfrentado contra un miembro del clan contra el cual mantenía una guerra el suyo, había sido enviada a una misión en la cual tenía que truncar un encuentro y había descubierto allí que la familia de éste había asesinado a su madre.

    Y no faltaba el maldito infeliz que la quisiera retrasar; una kunai pasó por delante de ella, rozando su pecho y nada más cortando su ropa. Sona retrocedió dando unas cortas volteretas hacia atrás, tras lo cual observó los árboles a su alrededor; los troncos se extendían hacia arriba, creciendo prácticamente sin fin. En las únicas ramas cercanas al suelo se posaban shinobis que denotaban ser más rango que ella, riéndose de su persona como si fuese sólo una víctima más de sus juegos ilusorios… ¡Eso era, un genjutsu!

    Lo lamento —Sona cerró sus ojos y sacudió su cabeza deshaciendo la técnica ilusoria, tras lo cual tocó una canción de arpegios y acordes pacíficos que, gracias al chakra transmitido por la música, formaron una barrera verdosa a su alrededor—, pero una técnica tan básica no me hará caer.
    ¿Cómo pudiste librarte de un jutsu familiar, cariño? —Preguntó su atacante, cual estaba posado en frente de ella—. Es decir, ¿acaso conoces algo de mi clan?
    No; la lógica me dictó que era un genjutsu, y básico por mucho —la fémina recordó las ilusiones de su compañera de equipo, Rinha, y sonrió por la complejidad que éstas denotaban—. ¿Quién eres y qué quieres conmigo?
    Oh, cierto… —murmuró bajamente— Haz perdido tu memoria, ¿no es cierto? —Los labios de Musa correspondieron su pregunta al formar una mueca de molestia—. Ajá, justo como me lo esperaba; he venido por ti.


    Al completar la última frase todo tuvo sentido; no conocía exactamente las razones por las cuales aquel sujeto la estaba buscando, pero sabía que estaba involucrado en la guerra que se estaba dando en el extremo país del norte. Sona abrió los ojos y notó que su atacante le había lanzado tres shurikens; la chica esquivó el ataque en un salto a la derecha, pero era justamente lo que él quería que hiciera: el shinobi se trasladó hacia el lugar que, habiéndolo calculado con anterioridad, se iba a mover la kunoichi. Sin embargo, Sona utilizó el elemento del viento para dar un segundo salto y lograr esquivar el ataque del extraño sujeto.

    Mierda, es igual de rápido que el que capturé en aquella aldea —teniendo conocimiento de aquello, Sona realizó varios sellos de manos que imbuyeron su cuerpo en chakra elemental del viento para darle más velocidad.
    Eres una chica bastante audaz, querida —sonrió—. Sin embargo, mi clan tiene gran conocimiento del tuyo como para poder combatirte y dar fin a tu vida.
    Quiero que siquiera intentes matarme —a pesar de estar un poco asustada, Musa no retrocedió; comenzó a construir una cadena de sellos de manos mientras que el asesino, cayendo en su provocación, se acercaba a ella—. ¡Koumu no Jutsu! —Sona expelió una nube de vapor que rodeó al asesino tras acercarse lo suficiente; la chica retrocedió varios metros atrás para no ser afectada por el jutsu.


    El vapor corrosivo comenzó a derretir la piel de su rival, quien comenzó a gritar fuertemente por el daño que le estaba causando aquella tortuosa técnica. Al cabo de un minuto la nube se disipó y el ninja cayó de espaldas al suelo, inconsciente y con un aspecto fatal debido a las quemaduras.

    La chica no tomó consideración por el cuerpo muerto del shinobi, por lo cual lo investigó sin preámbulos comenzando por su chaleco y los pantalones. Sin resultado alguno, pasó a revisar el bolso ninja que estaba sujeto con una cuerda a su pierna derecha; encontró una carta y no dudó en abrirla.

    “Todos los miembros del Clan Mörder tienen dos únicas misiones en este evento: La primera es la más simple de todas; deben encontrar y traer a la sucesora del Clan Noten ante mí; la segunda es, como todos lo saben, asesinar a Aiden Lyonell Noten, el futuro líder de la segunda rama del Clan y consejero principal del padre del actual mandatario de la rama de guardianes.

    Sin más qué aportar, cumplan con su objetivo de manera precisa y exacta.

    -K.”.

    Como lo había dicho el chuunin que reposaba muerto ante ella, la misión principal de aquellos insensatos era únicamente dar con su persona. Sin embargo, la carta ponía que otro de los miembros de su clan tenía que ser ejecutado.

    Sona sintió en su brazo izquierdo un dolor punzante que se hacía cada vez más grave; la punta de una kunai había sido clavada en su extremidad siniestra y su sangre comenzaba a fluir por la misma. La chuunin se levantó y sacó el arma arrojadiza con un poco de dificultad, tras lo que la tiró al suelo y presionó con su mano derecha sobre aquella herida mientras buscaba con su mirada el responsable de aquella persona.

    Esto es malo…


    Milo-samaMilo-sama
     
    Última edición: 30 Mar 2016
  4. Mimikyu

    Mimikyu Here comes the showdown Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    3,344
    Temas:
    167
    Calificaciones:
    +1,772
    Romanoff.Romanoff.

    Pd. te doy pase porque Milo y yo somos uno solo (?)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Autor
    Autumn.

    Autumn. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,525
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +918
    Intentó moverse del sitio en el que se encontraba, pero algo se lo impedía: sus pies habían sido apresados con el elemento Doton y, prácticamente, habían sido pegados al suelo. Sona intentó ejecutar sellos de manos para hacer que la herida cicatrizara más rápido, pero una segunda arma arrojadiza, ésta vez una shuriken, que fue lanzada hacia su pecho le obligó a detener la cadena de poses y defenderse con su Tessen; algo estaba cerca, y, fuera lo que fuera, era peligroso para ella.

    ¿Así que esta es la sucesora del Clan Noten, no? —Preguntó una voz desde las ramas de los árboles—. ¿Cómo es posible que una niña que cae ante cosas tan básicas pueda ser la elegida?

    Los labios de Sona formaron de nueva cuenta una expresión de molestia. Por la forma en la que la había apresado, deducía que el nivel de su ninjutsu era superior al suyo; un ninja del rango jounin y que esperaba que no fuera especialista en el arte de la ilusión, puesto que apenas podía defenderse de un ninja de rango chuunin y porque conocía, gracias a su amiga Rinha, cómo escapar de algunos jutsus básicos.

    Si tan importante eres, ¿por qué nadie está contigo? —Finalmente, el sujeto decidió mostrarse. No aparentaba más de los veinticinco años de edad; su cabello era negro y sus ojos rojizos, cual demonio. La piel de aquel extravagante ser era pálida-. ¿Por qué me miras así?
    Pareces un vampiro —aquella respuesta estuvo acompañada de una risa simpática de Musa, cual enfureció al shinobi de mayor rango—. Tú me lo preguntaste.
    ¿Te haces la graciosa? —El ninja comenzó a acercarse a Sona, llegando a un punto en el cual podía sentir la respiración de la misma; estaba tensa y sumamente nerviosa, pero no respondería ante tal provocación—. Quizá pueda jugar contigo un poco, antes de llevarte a donde debo… ¿Quién sabe? Podríamos divertirnos…

    El sujeto estaba más cerca que antes, sus labios querían rozar los de la diestra en cuerdas… Pero algo no se lo permitió. Aquella presencia extraña que Sona siempre hubiera sentido, antes de saber que era su hermano, había estado siguiendo al jounin que había capturado a la arpista. Ryuu golpeó el estómago del opresor de su hermana con su brazo derecho y lo obligó a retroceder varios metros atrás, tras lo cual el guardián de Musa ayudó a destruir las rocas que oprimían e impedían el movimiento de la misma.

    ¿Estás bien, peque? —Sona se sonrojó por el apodo que le había puesto su hermano, pero asintió—. Bien, descansa un momento.

    Musa se sentó en el suelo y ejecutó varios sellos de manos para poder sanar su herida en el brazo. Ryuu, por mientras, se acercó al sujeto que había atacado a su hermana y lo ejecutó de manera inmediata, pues cortó la garganta del mismo con una kunai y lo dejó desangrarse en el suelo; nadie tocaba a su familia, y menos a quien se la había pasado protegiendo desde pequeño, con quien se había criado y quien no le había negado nunca como su hermano o familia.

    Después de ejecutar al miembro del clan contra el cual el suyo estaba peleando, el mayor de los hermanos se acercó a la pequeña y se sentó a su lado para revisar sus heridas.

    Deberías ir con más cuidado, Sona —aquello, más que como un sermón, sonó como un consejo—. Por otro lado, ¿por qué has venido?
    Leí la carta que me dejaste, Ryuu contestó aún con su rostro colorado; era raro tratar con su hermano, así como sentirse tan protegida por una familia que creía perdida. Sin embargo, le gustaba muchísimo—. Tuve un debate, bueno, discusión con la Mizukage y vine para acá.
    Ya veo —sonrió—. ¡Pero no puedes irte así contra todos, Sona! —Y ahí estaba el hermano preocupado que ella sabía que saldría; era alguien que no había visto en mucho tiempo, pero él sí la había seguido y la conocía puesto que no había sido víctima de una amnesia, como Musa—. Si andas así por ahí, me temo que no durarás mucho.

    La Virtuosa de las Cuerdas rió ante la actitud tan sobreprotectora de su hermano, pero asintió ante los sermones que le estaba dando su consanguíneo. Posteriormente Ryuu se levantó del suelo y le ofreció la mano a la menor para seguirlo.

    ¿Nos apoyarás, ahora que estás conociendo la verdad? —Preguntó al sentir la mano de su hermana agarrarse de la de él.
    Debo descubrir mi propia verdad, nii-san —contestó al levantarse, sonriendo a su consanguíneo y propinándole un abrazo—. Gracias por todo, Ryuutan.

    El de mayor edad se sorprendió pero correspondió el abrazo de la arpista, quien no pudo evitar esconder su rostro en el pecho de su consanguíneo. Después de unos minutos, ambos se separaron y se miraron, tras lo cual se asintieron y retomaron su carrera hacia el extremo norte del país, donde les esperaba un duro enfrentamiento que pondría en riesgo sus vidas y las de otros tantos ninjas.

    [...]

    ¡Aiden, cuidado! —Para salvar al aludido, uno de los miembros del clan Noten se interpuso entre el próximo líder de la segunda rama y una docena de shurikens que habían sido lanzadas hacia el mismo—. T-Tenga… más cuidado… se-señor…
    ¡Así no vamos a aguantar! —Gritó el especialista en genjutsu, Lyonell, quien comenzó a ejecutar una serie de sellos de manos para atrapar a varios individuos de su mismo rango en un espacio que los adormecería—. ¡Ejecuten a cualquiera que intente pasar este camino!, ¡es nuestro deber proteger el paso a la aldea oculta entre la Niebla porque el Fénix se encuentra allí!
    ¡Eso es erróneo, Aiden! —Tras defender a su líder, uno de los chuunin que estaba en el escuadrón de Lyonell replicó su oración—: ¡La Virtuosa de las Cuerdas viene hacia acá con su hermano!

    ¡¿Pero qué mierda estaba pensando Ryuu al llevar a Sona a aquel encuentro?! ¡¿Es que acaso se había terminado de volver loco?! ¡Ese maldito insensato!, de verdad no entendía cómo había podido llegar a ser el guardián de su hermana. Pero no había tiempo para concentrarse en aquellas cosas, los Mörder estaban avanzando más de lo esperado y parecían estarse multiplicando; los barcos no dejaban de desembarcar en las costas, dejando a los miembros del clan asesino unirse a la batalla por aquella parte del País del Agua y obligando a su gente a retroceder constantemente para no perder tantos miembros en aquella batalla. Toda la pelea consistía en evitar que los asesinos se hicieran con su preciado tesoro; la guerra consistía en proteger al Fénix que estaba renaciendo de sus cenizas poco a poco, recuperando sus recuerdos, memorias y su conocimiento.

    ¡Cambio de planes! —A continuación, Aiden ejecutó varios sellos de manos y amasó chakra elemental en su estómago, tras lo que expelió por su boca una serie de burbujas que se colocaron en partes claves para dañar a sus objetivos; chasqueó los dedos y las explosiones ejecutaron a aquellos miembros ajenos a su clan—. ¡Quiero que un escuadrón jounin intente levantar una pared de agua con el agua del mar, entre la costa y la vía que conecta el País del Rayo con el País del Agua, para así evitar que los Mörder sigan avanzando! —Explicó y lanzó cuatro shuriken a cuatro oponentes distintos; dos de ellos fallecieron—. ¡Es inevitable que Sona siga avanzando hacia aquí! Por lo mismo, ¡todos debemos colaborar para protegerla! —Esquivó varias armas arrojadizas que también le fueron lanzadas, pero gruñó porque tres de ellas les hicieron cortadas en los brazos. A continuación, pudo notar que las mismas no eran exactamente dirigidas hacia él y que habían clavado en las nucas de dos de sus mejores amigos—. Su único oponente debe ser el miembro sucesor de nuestros enemigos.


    Milo-samaMilo-sama
     
    Última edición: 31 Mar 2016
  6. Mimikyu

    Mimikyu Here comes the showdown Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    3,344
    Temas:
    167
    Calificaciones:
    +1,772
  7. Autor
    Autumn.

    Autumn. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,525
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +918
    Los Noten eran víctimas de un ataque constante, eso ya todos lo sabíamos. Sin embargo, ¿el motivo preciso de aquello? Obtener el “Fénix” de su clan, quien estaba predicado que diera fin a la contienda en un lugar y momento precisos. Pero por otro lado, ¿por qué los miembros del clan de asesinato querrían llevar hasta el País del Agua aquel enfrentamiento? ¿Es que acaso tenían algún motivo distinto, cual no fuese sólo secuestras a la recién ascendida Sona? Fuera lo que fuera realmente, no parecían querer ceder hasta cumplir con su objetivo.

    Aiden contrarió un jutsu Raiton con uno de elemento Fuuton, pero eso no le evitó ser víctima de un latigazo por parte de una invocación marítima: Umibozu, el jefe del mar. Aquella técnica acuática lo empezó a acosar con sus constantes ataques, siendo además víctima de dos shuriken que se clavaron en su espalda; dos shinobis asesinos lo habían interceptado… Tres contando al que había invocado al maestro del océano. Lyonell observó a su alrededor verificando algo que simplemente pensó que no podía pasar: los Noten estaban perdiendo aquella pelea por la falta de miembros en el País del Agua; ¿dónde estarían aquellos que según iban a retener los barcos que salían del País del Rayo? ¿Acaso habían perdido su guerra?

    Esto es una mierda… —murmuró, pues no sólo notó que otros dos asesinos habían llegado al encuentro; dos de sus mejores jounin habían caído.

    Él sería feliz si reinase la paz… Pero el mundo no estaba destinado a quedarse quieto y, mucho menos, ser reinado por un único elemento; el “bien” necesitaba del “mal” para ser lo que era, y para poder funcionar correctamente. Sin embargo, a veces pensaba que lo malo del mundo era lo que en realidad estaba más explotado o, por decirlo de una manera mucho más coherente, era lo que en realidad predominaba en toda Modan.

    Cayó de rodillas al ser golpeado en el estómago por uno de los shinobis que lo habían rodeado, para luego terminar de caer en el suelo al sentir cómo el talón del mismo sujeto le golpeaba en la nuca. Su rostro estampó contra la arena y, debido a la fuerza del impacto, su nariz fue rota; la situación se había vuelto excesivamente compleja y por si fuera poco el sucesor del Clan Mörder estaba llegando al encuentro. Todo por lo que habían estado peleando estaba derrumbándose, era como si todo hubiese sido en vano; las cosas estaban pasando demasiado rápido.

    ¿Qué tenemos aquí? —Preguntó el sucesor del clan de asesinos, Dimitry Mörder, quien movió el cuerpo de Aiden de tal manera que quedase boca arriba y pudiera reconocerlo; lo pateó para moverlo—, ¿eres tú el imbécil que le impide pasar a mi Clan a la Aldea de la Niebla?
    Eres un idio…
    ¡Silencio, infeliz! —Dimitry hizo presión sobre la cabeza de Aiden con su pie y le rompió un poco más la nariz—. El único que ha sido un imbécil al retarnos eres tú; ¿por qué no nos complaces de una buena vez y nos entregas al Fénix?

    Si Aiden le hubiese podido escupir, lo habría hecho; aquel estúpido sólo quería llevarse a Sona y acabar con el linaje de los Noten, ¿pero por qué? Nunca había entendido por cuál razón sus compañeros músicos estaban en guerra con los asesinos, ¿por qué no podían aliarse y compartir los conocimientos? Quizá había cosas en el pasado que sus antecedentes no les habían contado... definitivamente tendría que hablar de aquello con el padre de la arpista por la que luchaban.

    ¡Imbécil! —Aquel grito provino de una voz conocida por el Noten que estaba a punto de ser ejecutado—, ¡veo que no has cambiado nada y sigues siendo igual de impertinente y arriesgado!

    Cuando el Dimitry volvió su mirada para ver quién era el que le había gritado a su respectivo “prisionero”, Sona se apresuró y golpeó el rostro del sucesor del clan de asesino, mientras que algunas babosas que habían sido creadas por ella lanzaban una cantidad considerada de chorro hacia los otros shinobis que estaban rodeando a Lyonell; las babosas lograron espantar a los enemigos del clan de su invocadora y comenzaron a arrastrarse para sanar las heridas del próximo líder de la rama secundaria de los Noten.

    ¿S-Sona? —Preguntó el mayor al ver a la chica; había cambiado tanto desde que la enviaron a la Niebla—, ¿en serio…? ¿En serio eres tú?
    La única e inigualable —habló Ryuu mientras se colocaba al lado de su hermana. La chica no había logrado hacer retroceder tanto al sucesor de los Mörder, pero sí lo suficiente para que las babosas que ella había invocado hicieran su trabajo sin interrupciones—. Te aconsejaría dejarte tratar por las invocaciones de ella.
    Ryuu —los pensamientos de Sona invadieron la mente del aludido y lo sorprendieron; Musa activó el diamante en su frente e impresionó aún más a su consanguíneo, quien no había notado hasta ese momento que aquel mineral se encontraba en la mente de su hermana. Pensó en que la diestra en cuerdas había crecido tanto y había logrado aprender tanto… El Byakugou no era un jutsu que alguien tan joven y con poca determinación pudiera lograr conocer y/o hacer—, me encargaré de ese chico. Tú protege a… ¿Aiden? —Su hermano mayor asintió, pero le quiso impedir que fuera tras el “pez gordo”—. Es mi batalla; les represento y son mi responsabilidad, Ryuu. No me detendrás ni impedirás que enfrente una pelea que me corresponde.

    Aquello sorprendió a ambos miembros que se encontraban con Sona; si los otros Noten, que aún seguían en pie, hubiesen escuchado aquello seguramente habrían adquirido la misma expresión que ahora llevaban su hermano y el otro chico que no conocía. Sin embargo, Ryuu sabía que ella tenía razón y que ella era quien debía hacerse cargo de aquella batalla, además, él no podía hacerse cargo de proteger a Lyonell, apoyar a sus compañeros en la batalla tras la recuperación de su sucesor y protegerla.

    -—
    Ve con cuidado.

    La muchacha sonrió y observó a su próximo oponente; se abalanzó inmediatamente en contra de él. Si quería aprovechar al máximo el bonus que el Byakugou le brindaba, debía comenzar a atacar inmediatamente. Pero no todo pasó como se lo esperaba. A continuación, Dimitry abrió la segunda de las Ocho Puertas Internas y utilizó la velocidad y fuerza proporcionadas por los efectos del taijutsu para esquivar el ataque de Sona. Musa se sorprendió por la increíble velocidad que poseía el chico, pero lo que ocurrió después la hizo sorprenderse más: el miembro de los asesinos la tomó de sus ropajes y la estampó contra el suelo, comenzando a moverse un poco mientras todavía la tenía agarrada para restregarla contra el suelo y hacerle daño; la levantó del suelo tras ejercer un poco más de fuerza y la lanzó hacia un grupo de ninjas que estaban peleando (Noten y de su clan), obligando a retroceder a los últimos.

    ¡Sona! —Ryuu quiso ayudar a su hermana, pero tres jounin se posaron frente a él y le impidieron avanzar; tenía que protegerse y proteger a Aiden—. Mierda…

    Por otra parte, Musa cayó en la arena con su nariz sangrándole y con varios heridas en su rostro y boca. ¿Qué decir? Con tan solo aquel movimiento Sona había recibido muchas heridas; ¿podría levantarse? Sí, pero necesitaría andarse con más cuidado si no quería morir.

    Así que esto es enfrentarse a miembros Mörder de alto rango... ¿de rango jounin?, pensó pero sus respectivos pensamientos se vieron interrumpidos por la figura del sucesor del clan contrario.

    Sé lo que estás pensando —sonrió con malicia y se cruzó de brazos-—, ¿”esto es enfrentarse a miembros del clan Mörder”, verdad? —La muchacha se sorprendió por aquello, pero su expresión sólo le respondió afirmativamente debido a la rabia que reflejaban sus labios y sus ojos—. Te contaré algo… Yo soy el sucesor de los Mörder. ¿Por qué no me demuestras lo que puedes hacer, sucesora Noten? Claro, si es que no quieres morir.



    Milo-samaMilo-sama
     
    Última edición: 2 Abr 2016
  8. Milo-sama

    Milo-sama Moderador

    Registrado:
    15 Dic 2006
    Mensajes:
    5,424
    Temas:
    306
    Calificaciones:
    +2,339
  9. Autor
    Autumn.

    Autumn. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,525
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +918
    Musa tragó en seco, ¿acaso podía tonarse todavía peor la situación? ¡Pues claro que sí! El infeliz que la había contraatacado estaba a punto de comenzar otro movimiento. Sin embargo, esta vez Sona fue más rápida y decidió levantarse para luego saltar y esquivar el ataque; el miembro asesino estuvo a punto de tomarla del pie para arrojarla nuevamente al suelo, pero la diestra en cuerdas utilizó chakra del elemento viento para poder dar un doble salto. Dimitry sonrió ante aquello, pero utilizó la velocidad que le había proporcionado la segunda puerta interna para poder darse la vuelta y tomarla.

    ¡No tan rápido! —Aquel pensamiento se coló en la mente del oponente sucesor al tiempo que la Sona que había atrapado se deshacía en el aire y liberaba una explosión, tras lo cual unas ondas de sonido comenzaron a viajar por el aire y aturdieron al asesino—. ¡Toma ya! —Después de lograr aturdir al sujeto en cuestión, Musa le propinó un golpe en el estómago pero sólo logró que su figura se deshiciera en humo blanco; un Kage Bunshin—. Mierda…
    Me impresiona que reacciones tan rápido —el miembro de los Mörder que estaba al mando de aquella operación sólo aplaudió a la chica—. Debo añadir que no esperaba menos de la sucesora de los Noten.

    Ryuu gruñó ante aquello justo al momento en el que se deshacía del segundo jounin que atentaba contra su vida y la de Aiden, quien estaba bajo tratamiento de Sona. Hablando de la muda, había decidido realizar una cadena de sellos para poder soportar más y no preocuparse por utilizar tanto chakra: el Busuto había hecho efecto tras completar la serie. Por otro lado, Dimitry había cerrado los ojos para concentrarse y poder abrir la siguiente dificultad a la chuunin: la tercera puerta de las Ocho Internas. Así, el asesino pronto se abalanzó contra la arpista y la tomó de la garganta con fuerza.

    ¡¿Qu-Qué?!

    A continuación, Musa comenzó a desesperarse por la falta de aire; peor era el hecho de que apenas podía sostener su instrumento, pues poco a poco el oxígeno se hacía cada vez más escaso y no podía respirar correctamente… ¡No! ¡Simplemente no podía respirar…! ¿Acaso aquel sería el fin de su camino ninja?, ¡¿no podría dar con el paradero de su padre ni de su difunta madre?! O peor todavía… ¿No podría dar fin a aquellas incesantes batallas y hacerse llamar la “verdadera” sucesora del Clan Noten? Es decir, ¿no podría cumplir las expectativas de sus familiares y su progenitora?

    P-Por… D-Dios...

    Y ocurrió, por fin, lo que más estaba esperando el sucesor del clan asesino: Musa había soltado su instrumento. Aquello pareció haber resonado en todo el lugar, puesto que varios Noten dieron un golpe a su oponente para poder alejarlo y giraron su mirada a ver lo que ocurría; el Fénix estaba en peligro de extinción, y en aquella situación no podría renacer. El lazo que la conectaba con su familia, creyó, se había roto de momento.

    ¡Sona! —Ryuu asesinó al último jounin que lo combatía y decidió ir en contra de Dimitry, pero varios ninjas más lo frenaron—. ¡Sona, no te rindas!
    ¿Y ahora qué, niña? —Preguntó apretando con más fuerzas, ocasionando que Musa se viese obligada a, con desesperación y dando una imagen sumamente débil, rodear con sus manos la muñeca de su oponente que la tenía prisionera; intentaba simplemente liberarse de aquel agarre—, ¿quieres que te mate?
    ¡No! —Fue entonces que Sona recurrió a la técnica más vergonzosa del mundo: con la poca fuerza que tenía, le propinó una patada en los testículos a su atacante. El chico la soltó y retrocedió llevándose las manos a sus genitales, como si aquello fuese a calmar el dolor; Musa cayó en el suelo arrodillada, buscando el aire que le faltaba y tomando su instrumento de manera desesperada—. ¡Desgraciado! —La chica optó por tocar un acorde que iba con su situación; uno de desesperación.

    A continuación, una onda de sonido recubierta con chakra fue enviada contra su oponente, quien estaba en la misma posición que ella (arrodillado en el suelo) sosteniendo sus testículos e intentando calmar el dolor contando hasta diez. Aquella nota tendría como consecuencia la baja de resistencia de su oponente, cosa que debía aprovechar al máximo.

    ¡Basta ya!

    Aquellas últimas palabras fueron lo único que Musa escuchó antes de su vista se nublara y posteriormente todo su entorno colorido cambiase a uno negro y oscuro; había perdido la consciencia de manera casi inmediata.

    Ryuu se impresionó por la forma en la que su hermana había sido noqueada, ya que aquella técnica tan precisa sólo la podían ejecutar shinobis de su rango (ANBU) pero que pertenecían a la familia de asesinos. Sin embargo, no pudo alcanzar a observar quién había sido la persona que había hecho caer a su hermana, aún cuando siguiera con vida, puesto que se había retirado con la misma rapidez con la que él se movía; incluso era más veloz que él, pues pudo detectar el uso del Hiraishin.

    ¿Sona? —Entre tantos pensamientos, Ryuu no se dio cuenta de que su hermana había desaparecido de la ubicación en la que había caído; sus invocaciones habían desaparecido, de hecho—. ¡Sona…! ¡¿Sona, dónde estás?! —El shinobi ejecutó a los que impedían su paso con rapidez, tras lo que corrió hacia la costa en la que ahora estaban varios barcos recogiendo a los Mörder—. ¡Sona! —Justo en el momento en que encontró a su hermana, Ryuu fue atacado por la espalda e inmovilizado—… S-Sona… —Lo último que pudo ver antes de caer fue escuchar la risa de Dimitry, aquel que le había hecho tanto daño a su hermana y, una vez más, la había apartado de su lado.

    Después notó cómo una Sombra se hacía presente en el campo de batalla. Aquella persona no pudo hacer nada más que mirarlo a él y observar cómo se llevaban a la concejal de Kirigakure en una embarcación que tenía como destino el País del Rayo.


    BishamonBishamon
    Falta su post.
    Reportaré la misión.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Mimikyu

    Mimikyu Here comes the showdown Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    3,344
    Temas:
    167
    Calificaciones:
    +1,772
    Pensé que me tomaría más tiempo leer la misión pero no ha sido así. Fuiste bastante rápido entre transiciones y siempre que se quiera hacer algo simple, es conveniente acortar ese momento del post (o sea, esa parte donde los ninjas se mueven de un lugar hacia al otro); pero para el rango de la misión hizo falta (hicieron falta) muchos detalles. Las peleas de por sí fueron fáciles en cuanto a narrativa, demasiado ligeras. Yo sé que te “cuesta” recrear este tipo de escenario pero en serio deberías meterle más empeño a la hora de la verdad porque si no tus misiones de alto rango (donde sí metas peleas de por medio y las realices de esta forma) van a restarle horriblemente al nivel de riesgo. Te digo esto porque en verdad no se percibió que hubiese una guerra, más bien batallas aisladas.

    La misión pudo haber sido B y te quedaba muchísimo mejor que una A por como sucedió todo. Faltó más contenido diverso, todo transcurrió ligeramente en el bosque y ligeramente en el puerto. Ni siquiera hablaste sobre los jounin “experimentados” que Nashla envió (y no, aunque me toque finalizar tu misión no significa que eso es mi responsabilidad xD tú los metiste en tu historia); las batallas con movimientos llanos y todo de ¿volada? Fueron más tus interrogantes entre descripciones que respuestas (y no es que sea un problema, es el factor “dar valía a un rango” xD).

    Algo que me pareció muy curioso es el switch entre que Sona toma su arpa para comunicarse y el acto de hablar. Hay ocasiones en que no tiene lógica que ella se comunique a menos que sean pensamientos para sí misma, cosa que no siempre especificas. Por ejemplo: cuando la atacan y hace sellos manuales pero segundos antes ha dicho alguna frase, es como que “¿qué?” o cuando la abrazan y momentitos así de especiales donde el habla para ella es ilógica hasta cierto punto.

    Y no puedo decir nada más de la trama porque no hay más de dónde sacar.

    Respecto a la ortografía, mi mayor observación se basa en las palabras que repites mucho aunque tú digas que no repites nada. Quizás no sea en un mismo párrafo pero están tan relativamente cercanas entre una mención y otra que se siente como si de verdad estuvieran en un mismo párrafo, valga la redundancia. Por ejemplo: te pasó con la palabra “sujeto” para referirte al enemigo (uno de ellos), te pasó con la palabra “consanguíneo” una vez y la mencionaste (fue como si se olvidaran otros sinónimos para referirse a un familiar). Pasó con algunos verbos y otras palabras igual de cualitativas, sobre todo en las líneas que dedicaste a cada pelea. Mi recomendación es: leer por segunda o tercera vez lo que escribes y si vas a recurrir a estas palabras de nuevo, trata de que no sean en posiciones cercanas (que se perciba que ha pasado un rato de haber usado esa referencia).

    También te dejaré estas partecitas de varios post para que veas otras faltas de misma naturaleza:

    Sona sintió en su brazo izquierdo un dolor punzante que se hacía cada vez más grave; la punta de una kunai había sido clavada en su extremidad siniestra y su sangre comenzaba a fluir por la misma. La chuunin se levantó y sacó el arma arrojadiza con un poco de dificultad, tras lo que la tiró al suelo y presionó con su mano derecha sobre aquella herida mientras buscaba con su mirada el responsable de aquella persona.

    “¿Responsable de aquella persona o aquella acción, aquel acto, aquel ataque, aquella acometida, ¿aquella barbarie? (¿?)?”

    Cuando el Dimitry volvió su mirada para ver quién era el que le había gritado a su respectivo “prisionero”, Sona se apresuró y golpeó el rostro del sucesor del clan de asesino, mientras que algunas babosas que habían sido creadas por ella lanzaban una cantidad considerada de chorro hacia los otros shinobis que estaban rodeando a Lyonell;

    “Lanzaban una cantidad considerada de chorro hacia los otro”, acá te faltó la palabra ácido para darle sentido a la acción.

    Aquellas últimas palabras fueron lo único que Musa escuchó antes de su vista se nublara […]

    Ahí también obviaste una palabra que sería “que”.

    Y por último, las palabras que vienen del japonés no van en plural, o sea: shinobi no se escribe shinobis. Aunque hables de un millón de shinobi, se deja tal cual. A diferencia de ninjas que es una palabra japonesa pero adaptada o tomada prestada para el español. Tampoco se pluralizan las armas, solo el artículo que las acompaña (los kunai, las shuriken, etc.).

    Espero que para tu próxima misión historia hagas algo más lleno de emoción, riesgos, con una marcada acción o con un marcado drama, lo que tú quieras, pero que se perciba. Mi post lo pongo a mediados de semana porque tengo otros pendientes y cosas de la universidad (¿?) pero no creo que pueda poner tanto porque en verdad no sé qué poner más allá de lo que me dijiste y eso lo puedo narrar en dos líneas (en sentido figurado). Quiero recalcar que si disminuí la paga de manera marcada fue más por el contenido que por tu forma de narrar y las faltas ortográficas que encontré.

    Como último consejo: no menciones a un solo JE. Lo digo porque no sé si solo te interesa que ese solo te lea + te dé pase o si lo importante es que te den pase para que puedas avanzar y no te estanques. Porque para leer basta con que se lo pidas por privado (¿?) como me dijiste a mí cuando me pediste que posteara y ni siquiera me mencionaste salvo al final. Cosas pasan.

    Buena suerte para la próxima, espero sea mucho mejor.

    Paga: 450 Ryo’s. 3 PR’s.
    Paga para Kiri: 275 Ryo’s +

    Asigno todo y cierro.

    Romanoff.Romanoff. ya puedes gastar tu dinero (?)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. Mimikyu

    Mimikyu Here comes the showdown Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    3,344
    Temas:
    167
    Calificaciones:
    +1,772
    La preocupación no paraba de hacerle mella a la futura madre y mandataria de Kirigakure. En su oficina daba caminatas en línea recta frente a uno de sus ventanales, a la vista de su asistente más cercano. Raito no apartó su mirada ni un segundo de la azabache; en algún momento y como desliz, se preguntó que cómo podía caminar tanto sin cansarse… su panza era grande y seguro pesada. Soltó aire antes de desviar su foco visual hacia el escritorio de la Nidaime, justo a los papeles donde se exponía la guerrilla entre el clan de Sona y sus aparentemente eternos rivales.

    —Si quieres voy.
    —No lo sé. Es algo delicado y es mejor que nadie que no sepa sobre esto se meta…
    —Pero yo ya sé lo que está pasando, esa es la diferencia —Pecas suspiró mínimamente desahuciada.
    —Tú estás muy tranquilo —Shin subió su ceja izquierda—. ¿Sona y tú… —en ese momento, en el que las mejillas de Shintaro se empezaban a volver rojas y su corazón a latir un poco más aprisa, Uchiha mujer observó a su murciélago regresar y posarse en la ventana boca abajo. —¿Pasó algo? —Tanto ella como el varón se quedaron observando al mamífero alado.

    De inmediato, la ANBU se colocó una capa encima para proteger su identidad, así como su máscara característica del rango. Su panza pasaba desapercibida por lo ancha que era la vestimenta superior que, aunque eso significara que fuera más pesada para ella, no importaba traer siempre que se ayudara del Byakugou. Raito quiso ir con ella pero Nash se lo impidió bajo la excusa de que necesitaba que alguien se quedase en su lugar por si llegaba nueva información.

    —¡Kuchiyose no Jutsu! —Wayne surgió tras una nube de humo. La fémina subió sobre él y éste alzó vuelo hacia el bosque, por el mismo sendero que recorrió la de cabellera rosada. —¿Sientes algo?
    —Hay personas en los alrededores, demasiadas pero ya sabes… cerca de la villa hay diminutas aldeas. —Ambos sabían que eso podía entorpecer el buen funcionamiento de la ecolocación de su murciélago principal.

    Para ayudar a su invocación en el rastreo, Uchiha se concentró lo que hiciera falta para activar el modo sabio. Nada mejor que eso para percibir el chakra de la persona que “exactamente” estaban queriendo encontrar; no obstante, todo el chakra de Pecas se vio perturbado. La futura madre vio su visión nublada, su cabeza comenzó a molestar y una sensación de mareo le albergó cual punzada desde la cabeza hasta los pies. Casi inaudible llamó a su murciélago por su nombre y éste fue rápido al percibir que algo no andaba bien con la kage. Enseguida aterrizó sin ponerse de pie, más bien terminó recostado con sus alas bien abiertas para lo inevitable: Nash se desmayó.

    […]

    —¿Mamá? —Sus azules se posaron sobre la figura de su madre, quien yacía a su lado.
    —¿Cómo te sientes? Nos pegaste un buen susto.
    —Lo siento mucho —por inercia llevó sus manos hasta su vientre para acariciarlo. —No recuerdo nada de lo que pasó.
    —Es porque no hay nada que recordar, hija.
    —¿Qué quieres decir? ¿Encontré a Sona o no?
    —No —Pecas tragó en seco—. Tampoco ibas a encontrarla porque ya no estaba donde tenía que estar.
    —¿Cómo lo sabes?
    —Shintaro tomó tu lugar y se encontró con otras personas que dicen ser familiares de ella… ni siquiera su hermano supo a dónde la secuestraron.
    —No… no puede ser.

    La Nidaime no podía concebir que alguien cercano como Noten estuviera en una situación tan complicada como esa. Además de que se lo advirtió más de una vez pero ella… ella simplemente se empeñó y siguió su instinto. A veces, no es esa parte del ser humano lo que nos da las mejores respuestas para actuar. Y por esa misma razón no fallaría esta vez: era tiempo de dejar las emociones a un lado.

    Por un instante.



    Romanoff.Romanoff.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...