Misión A Evento Examen Jounin | Grupo 1 | Chiho - Einarr - Jorund

Tema en 'Naruto World' iniciado por C. Underwood, 18 Abr 2018.

  1. Autor
    C. Underwood

    C. Underwood Just wild beat communication Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,050
    Temas:
    195
    Calificaciones:
    +2,075
    Todo estaba listo para el inicio de uno de los posibles eventos más esperados en el mundo shinobi: los exámenes jounin. Sí, nunca antes realizados en Modan y era la primera vez desde que sucediera el altercado con los del Sonido que se proponía una actividad de dicha magnitud. Fueron varios días de conversación entre mandatarios y kage de las aldeas más importantes, alguna que otra mediación de los feudales y una larga lista en la que propusieron los pro y contra de ceder a los deseos de realizar otra prueba así.

    —No vamos a darle el gusto al enemigo de privarnos de continuar viviendo, ¿o sí? —El señor del Fuego había dicho una gran verdad. Además, se cuidarían tanto y un poco más que en la vez pasada.

    El territorio propuesto no era exuberantemente amplio, por lo que cuidar la zona no sería un problema. Ahora sabrían reconocer al enemigo a la distancia, querían creer. Y Otogakure no daría la cara en un buen rato, no porque lo supieran o yo estuviera haciendo metajuego (¿?) sino por sentido común: no hacía demasiado tuvieron la batalla contra los supuestos antagonistas. Los exámenes serían una forma de tratar de subsanar las fisuras entre aldeas después de eso.

    […]

    Cada prospecto a jounin se encontraba en una pequeña cabina acompañados únicamente por otros tres ninjas totalmente desconocidos y con una bandana genérica (sin insignia reconocida). Cada espacio contaba con ventilación y una pequeña televisión por donde transmitirían las instrucciones que debían tomar en cuenta antes de empezar. Cada una se encendió por sí misma y quien apareciera allí fue el mismísimo Nidaime Hokage:

    “Bienvenidos a los exámenes jounin. Nuestro escenario es el Bosque de la Muerte. Ustedes son los primeros en participar en un evento como este. Como ya saben de sobra, les pondremos a prueba para medir su capacidad y talento, verificando si tienen lo que se requiere para ascender y así servir mejor a sus respectivas aldeas. Me siento contento de poder compartir con shinobi de otros lugares y a todos les deseo la mejor de las suertes.

    Cada uno se encuentra acompañado por tres personas más, algunos quizás estén solos o bien solo se encuentre una persona con ustedes. Ellos son ninjas también, solo que de rango genin. Ustedes formaran un equipo donde tú serás el líder. Conociendo esto, lo siguiente que deben saber es que a los demás equipos se les ha entregado un pergamino especial, conocido como “pergamino del Cielo”. Es de esta forma –mostró uno que tenía en su escritorio- y su deber será quitárselo a otro equipo. Solo uno es suficiente. ¡Cuidado! Habrá más obstáculos por ahí.

    No reveles esta misión especial, refiriéndome a la de obtener el pergamino. Si lo haces, puede ser que se te haga más complicado encontrar a otros equipos que sí lo tengan.

    Dentro del bosque durarán unos cuantos días y su meta será alcanzar la torre de control que se ubica en el centro con todos los requisitos que irán apareciendo en cada prueba. En total serán tres. ¡Nos volveremos a ver en unos días!”


    Y las cabinas quedaron abiertas.


    Instrucciones e información importante

    Los exámenes jounin se llevarán a cabo en este magnífico escenario icónico de la serie, mismo que se dividirá en cuatro sectores:

    [​IMG]

    A continuación, la siguiente división grupal es solo referencial (no es que van a trabajar en equipo porque se les mande; eso quedará en ustedes).

    Grupo 1: Chiho Miyazaki, Einarr Yuki, Jorund Sturm.
    Grupo 2: Akenuri Ringo, Daisuke Uchiha, John Kumi.
    Grupo 3: Sho Kageyama, Mamoru Uchiha, Usami Senju.

    Cada quien será líder de su propio equipo, pues con ustedes irán tres shinobi más (ustedes los crean) que fungirán de pupilos. Estos ninjas son de rango genin.

    Más abajo encontrarán una lista de riesgos y debes sortearlos antes de empezar en este mismo tema; no importa si se repiten entre sí. Deberán sortearlos para saber contra qué lucharán en esta primera parte. No obstante, al tiempo en el que tratan de superar esos obstáculos, deberán intentar quitarle un pergamino especial a otro equipo. Estos equipos son solo copias resistentes de los verdaderos participantes (pero eso nadie lo sabe, pues ni a través de un sensor o doujutsu promedio se puede detectar).

    Para saber si algún equipo copia aparecerá en esta etapa, deberán lanzar un dado de 10 caras. Todos los números pares indican que sí. PERO para saber si consiguen el pergamino, deberán también lanzar otro dado de 10 caras donde los números impares significan que no. ¿Qué quiere decir esto último? Que deberán luchar contra dicho equipo copia pero eventualmente van a retirarse o ustedes en su defecto sin el pergamino especial. ¡Tranquilos! Ustedes podrán intentarlo un par de veces más.

    Notas especiales:
    -Tendrán entre 10 - 12 días para llevar a cabo esta primera parte.
    -Todos los genin deben mantenerse con vida.
    -No pueden salirse del área donde fueron ubicados y deben encaminarse siempre con miras al centro. No obstante, tampoco podrán cruzar hacia la sección entre la línea roja y azul (como indica el mapita arriba que hice en Paint (¿?) hasta que no superen el reto en donde les tocó.
    -Tomen en cuenta lo que diga la descripción del lugar, misma que se encuentra en lugares importantes del país del Fuego, tema ambientación del juego.
    -Un mismo equipo no puede enfrentarse al mismo equipo copia que se estaría enfrentando a otro participante de su misma sección (por ej. Si el equipo de Akenuri se está enfrentando al equipo copia de Mamoru, Daisuke no podría enfrentarse al de Mamoru porque se supone que inrol este está luchando contra otro equipo).
    -Ustedes piensan que los pergaminos fueron entregados a equipos específicos, por lo que no se imaginan (inrol) que es a propósito.
    -El equipo copia (sus líderes que son réplicas de sus personajes) tendrán los mismos stats que poseen actualmente +3 puntos por encima (en todos).
    -Máximo cinco post. Y deben hacer el conteo de gasto de chakra.

    Para sortear lo de la lista no necesitas escribir todo lo que dicen las opciones porque es mucho. Basta con colocar una parte de cada frase o bien, son libres de lanzar un dado de 10 caras.

    1. Buscar alimento para subsistir durante la primera parte. Lo normal es que se te haya entregado raciones de comida.
    2. Indisponibilidad del uso de armamento: se deshabilitará todo tu armamento por esta etapa; tus genin tampoco tendrán armas propias).
    3. Línea sucesoria y jutsus familiares bloqueados: solo por esta etapa y solo respecto a tu personaje.
    4. Ola de calor. La temperatura estará más alta de lo normal.
    5. Dos integrantes de tu equipo estarán atrapados en la madriguera de una serpiente de nivel tres.
    6. Una emboscada de dos ninjas rango chuunin: deberán dejarles atrapados o inconscientes.
    7. Una planta Carnívora nivel 4: para más detalles lee la descripción de dicho Kuchiyose.
    8. Incapacidad para comunicarte a través del habla oral (solo por esta etapa).
    9. Solo puedes usar jutsus/habilidades rango C y D (por esta etapa).
    10. Tu primer elemento ha quedado bloqueado (por esta etapa).

    Los otros equipos que poseen el pergamino serían el de:
    Daisuke
    Usami
    John

    SUGERENCIAS

    No hagan post muy largos. El espacio en total (lo que abarca el bosque) no es mucho, bien se podría recorrer en un mismo día. No obstante, más allá de desperdiciar líneas en cómo se mueven hacia el centro, es preferible que se centren en superar cada obstáculo y batalla correspondiente, pues de una forma u otra todos llegarán a la meta y esto no es una competencia (¿?) PERO, esto no significa que deban olvidarse de las descripciones transitorias.

    Otro consejo que puedo darles es que tomen en cuenta lo que hagan los demás que estén en su sector, me refiero a que si alguien usa un jutsu suiton que inunda un espacio considerablemente amplio (de kilómetros) puede ser que los efectos lleguen hasta donde esté tu personaje. No siempre será así, pues no es tan común que los jutsus abarquen muchos kilómetros pero nunca está de más leer, POR LO MENOS, lo que hagan los demás que están en tu grupo. Eso es parte de la coherencia.


    ¿Preguntas? Por el tema de Shizune o el tema general del examen por si alguien más tiene la misma duda. No contesto en privado (?)

    Hevans~Hevans~ VerwestVerwest MirtoMirto


    Todas las fichas están aquí: http://fdzeta.com/temas/examenes-jounin-inscripcion-aqui.149360/
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 18 Abr 2018
  2. Mirto

    Mirto Mind hacker

    Registrado:
    31 Mar 2010
    Mensajes:
    683
    Temas:
    47
    Calificaciones:
    +181
    Lanzando dadish
    9. Solo jutsus C y D
     
    Mirto tiró un dado de 10 caras por: AAAAAAAAAA Total: 9
  3. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,874
    Temas:
    62
    Calificaciones:
    +442

    F U C K I T
     
    Hevans~ tiró un dado de 10 caras por: Riesgos Total: 2
  4. Verwest

    Verwest Everlasting like the sun

    Registrado:
    6 Ago 2007
    Mensajes:
    1,621
    Temas:
    51
    Calificaciones:
    +774

    7. Una planta Carnívora nivel 4.
    Tras realizar los sellos de manos correspondientes, el usuario posa su mano en una superficie cualquiera para invocar a una criatura descomunal similar a una planta carnívora gigante (treinta y cinco metros), la criatura está cubierta de enredaderas de todos los tamaños, proveyéndole de múltiples extremidades con las cuales puede atacar con una fuerza impresionante (10 jounin) o bien usarlas de defensa (alcanzan un máximo de veinte metros). Con todo un ecosistema en su interior; posee la habilidad de producir un potente veneno en forma de gas que causa mareos, espasmos e incluso parálisis, o escupir ácido corrosivo capaz de derretir el acero desde su boca (todo esto abarca un diámetro de veinte metros). La criatura puede hacer simbiosis con su entorno perfectamente para ocultarse (fusionarse con un bosque lo suficientemente grande o incluso crear un bosque falso como trampa). Además, puede producir hasta dos frutos de chakra capaces de recuperar hasta 150 puntos de chakra del comensal, cada uno. Esta planta no puede moverse de sitio; puede comunicarse con su usuario y con los que desee de forma mental. Nota: una persona solo puede consumir un fruto cada 24 horas. Los efectos del veneno duran toda una batalla de no ser tratados de manera médica y la parálisis unos dos minutos.


    Lo que tenía frente a sus ojos le dejó completamente paralizado durante un instante que pareció toda una eternidad. Si alguno de los genin que le acompañaban no se hubiese colgado de su hombro, no habría reaccionado a tiempo. Tye se sacudió para quitarse al ‘maricón’ Shosei de encima y luego se lanzó con él al costado izquierdo. Los otros dos ‘niñatos’ también pudieron salvarse rodando hacia el lado opuesto. Lo que les atacase y que ahora amenazaba con repetir su movimiento, era una enorme planta de treinta y cinco metros con forma de media luna que se abría, destrabando un montón de prominentes dientes. Además del sinnúmero de lianas que salían desde la base y que se agitaban con la violencia de un ciclón tropical.

    ¿De dónde había salido? ¿Por qué no lo había visto? Desde que abandonara la caja metálica que le llevase a ese lugar, Einarr y su grupo habían estado vagando por un bosque repleto de árboles con el tronco tapizado por musgo fresco, también algunos arbustos y animales salvajes. A simple vista, el escenario lucía idóneo para que aquellas cosas carnívoras pudiesen camuflarse. El chuunin se sentía consternado.

    ¡Escóndanse, imbéciles! —ordenó como el líder provisional que era. Sabía que no tenía oportunidad de combatir con la planta y cuidar de sus escoltas -o más bien ‘estorbos- al mismo tiempo. Y era importante que estos se mantuviesen a salvo porque su reputación dependía de ello.

    El ser carnívoro emitió un rugido propio de un animal, parecido al siseo de una serpiente, y luego reanudó su ataque haciendo que la tierra y las piedras se removieran un poco. El frígido se hallaba escondido detrás de unos helechos examinando la situación: su atacante parecía estar lanzando arremetidas a diestra y siniestra, quizá porque no contaba con ojos que le proporcionaran una certera vista, así que sospechaba que se valía de su olfato o alguna habilidad sensorial para encontrarles.

    ¿Cómo lo derrotaremos? —cuestionó Shosei quien trataba de mantenerse sereno sentado sobre el piso a su lado— El fuego debería ser efectivo, ¿sabes usar jutsus Katon?
    ¡Estúpido, soy un Yuki!
    Entonces usemos pergaminos explosivos.
    Cierra la puta boca.

    El líder miró a su acompañante de reojo cuando de pronto se preguntó cuál era el caso de combatir en contra de aquella cosa. El objetivo de la misión era derrotar a los otros escuadrones y recuperar un misterioso pergamino. No iba a desperdiciar sus energías en sandeces. Arrugó su frente y después juntó sus manos para realizar una cadena de sellos. Tras de esto, se arrodilló en la tierra e invocó media docena de perros de diez metros de alto con un aliento tan gélido que a Shosei le dieron escalofríos. Los canes salieron corriendo y se dispersaron para entretener a la planta que seguía ocasionando frenesí en forma de desorden.

    Einarr aprovechó entonces para alzar su voz y llamar a los otros dos genin que estaban ocultos detrás de un árbol. Los jovenes permanecían inmóviles, presos del miedo.

    ¡¿Qué mierda están esperando para reagruparse, sabandijas?! —¿una maricona invitación abierta? Pensó Tye. Tsukasa y Kohana dudaron un poco, luego abandonaron su escondite para sortear las peligrosas lianas intentando alcanzar la posición del frígido. Pero no sería tan fácil.

    Cuando la última de las invocaciones del de más alto rango se desvaneció, una liana extra salió de la base del carnívoro y se extendió para batear con sublime fuerza a uno de los genin, el de género masculino, que de inmediato salió expedido hasta impactar contra el tronco de otro árbol. El joven resbaló por la madera efecto de la gravedad hasta desplomarse inconsciente en el piso. Como un espectador en primera fila, el frígido masculló tremendo improperio que dejaba muy mal parada a su querida madre.



    Genin acompañantes:
    Tsukasa Gyuugo - http://fdzeta.com/temas/biblioteca-de-npc-no-se-admiten-antagonistas.70431/page-2#post-1635923
    Kaneki Shosei - http://fdzeta.com/temas/biblioteca-de-npc-no-se-admiten-antagonistas.70431/page-4#post-1762524
    Kohana Kaguya - http://fdzeta.com/temas/biblioteca-de-npc-no-se-admiten-antagonistas.70431/page-4#post-1781686

     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Verwest tiró un dado de 10 caras por: Total: 7
    Última edición: 30 Abr 2018
  5. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,874
    Temas:
    62
    Calificaciones:
    +442
    El pelirrojo observó a las tres personas que le acompañaban y resultaban ser sus subordinados, dos chicas y un chico que aparentaban una edad similar a la suya pero que portaban un rango menor. Harumi, de brillante y larga cabellera plateada, parecía ser la más seria y centrada de los tres gennin, solo mencionando su nombre y área de interés (taijutsu) cuando se presentó. Yurisa, de impresionante baja estatura y de un corto cabello castaño, remplazaba la carencia de tamaño que tenía con una vigorizante energía; le resultaba curioso al chuunin conocer a una genjutsuka que se salía de los estándares de aquel ramo. El único chico, además de él, iba por el nombre de Sora haciendo justicia a la tonalidad de su cabello, un fino celeste que homologaba con el cielo, y su principal interés estaba en el kenjutsu.

    El pelirrojo cubrió sus ojos cuando la luz penetró violentamente por la apertura de aquella puerta, su sensible retina no acostumbrada aún a la cantidad de luz que había en aquel país foráneo tan diferente al nuboso propio. El músico asintió, ya habiendo discutido los preliminares con lo otros tres ninja, y dio un amplio saltó que lo llevó a aterrizar sobre el centro del campo; la cabina encontrándose en lo alto de un viejo árbol.

    En cuanto sus compañeros tocaron suelo, el de rango intermedio llevó su mano a su dorso y de un rápido movimiento desenvainó la katana que llevaba en aquel lugar. Empero, su palma solamente terminó en el suelo al realizar la acción y no encontrar nada. Las pupilas del de la nube se ampliaron de la sorpresa mientras ambas manos se dirigían a su cadera y bolsillos.

    —¿Pero qué mierda? — exclamó el coqueto al haber notado como sus armas habían desaparecido repentinamente, podía jurar que aun las había sentido en su ser cuando estaban en la cabina hace unos segundos atrás.

    —Mis armas también desaparecieron, senpai— explicó el otro muchacho, quien además cargaba consigo una mayor cantidad de armas que su superior y por lo tanto también había notado con rapidez.

    Las féminas emitieron la misma respuesta, todo su armamento había desaparecido misteriosamente en cuanto tocaron tierra. El chuunin estaba seguro de que era parte de aquella actividad, aunque eso no le impidió maldecir al Hokage que hace no mucho tiempo había peleado mano a mano con él en la guerra. Él no era un ninja ofensivo per se, pero su carencia en habilidades de taijutsu las compensaba con manejo de armas. Sería una traba defenderse principalmente con ninjutsu, una perdida muy importante de chakra por si llegaba a necesitarlo en el futuro, alguna otra opción tenía que haber.

    Sus amarillos orbes se posaron inmediatamente en las ramas y rocas que se encontraban dispersar en aquel amenazante bosque, soltó un suspiro y se dirigió hacia donde estas se encontraban. Tomó en su mano una roca puntiaguda que pasó suavemente sobre uno de sus dedos, notando como la afilada estructura, con el esfuerzo suficiente, podría romper la protección que la epidermis brindaba. Su zurda se dirigió a un pedazo de rama que había sido roto, por alguna u otra razón, de uno de los árboles cercanos; a pesar de ya carecer de nutrimento, las capas que poseía eran lo suficientemente gruesas para soportar algunos impactos y causar suficiente daño si era usada para la ofensiva. Asintió para si mismo, al mal paso darle prisa.

    —Parece que tendremos que retroceder varios siglos— informó a sus compañeros mientras que en su mente intentaba darle el mayor uso a lo que la tierra le brindaba.

    No podían tardar demasiado, aun tenían que conseguir el pergamino que la Sombra del Fuego había indicado que era su misión retraer.




     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 5 May 2018
  6. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,874
    Temas:
    62
    Calificaciones:
    +442
    Con rudimentario “armamento” en mano, los shinobi de diferentes nacionalidades se prepararon para avanzar por aquel tenebroso y desconocido bosque; sabían que eran presa más fácil para otros equipos si se quedaban en un solo punto, además que desconocían los peligros inherentes que acechaban el lugar, por lo que buscarían un lugar más iluminado y que les permitiera un escape más fácil si la situación lo ameritaba.

    —¿Alguno tiene idea hacia dónde deberíamos dirigirnos? — cuestionó el de cabellos rojizos al no tener ni idea de la geografía de Hi no Kuni.

    La única respuesta que obtuvo fue un dedo señalando hacia el sur, o al menos eso creía, por parte de inmutable Harumi. No teniendo mayor opción, el chuunin decidió seguir la dirección de la kunoichi, no tenían nada que perder al ir hacia aquel lugar.

    La típica formación triangular con punto central, alineación básica para equipos pequeños, fue realizada por los cuatro shinobi. En la punta central se encontraba el de rango intermedio, quien se encargaría de ser la primera línea de ataque, mientras que las bases del triangulo eran formadas por Sora y Harumi para la protección de la retaguardia. En el centro de encontraba la genjutsuka, a quien no le parecía la idea de ser considerada la menos apta a luchar de frente, pero quien se encargaría crear distracciones por medio de su especialidad y permitirles a sus compañeros acabar más fácil con sus adversarios.

    Un gruñido alertó a los ninja principiantes de un riesgo acercándose, inmediatamente seguido por el sonido de múltiples y pesadas pisadas que se acercaban cada vez más y más a su localización. Ni siquiera ocuparon mirarse entre ellos para separarse por medio de altos saltos que les llevaron a las ramas de los árboles que les rodeaban. Un fuerte impacto retumbó los troncos de la vegetación y levantó una nube de polvo detrás de la cual emergió un jabalí de impresionantes dimensiones y de peligrosos colmillos.

    —Tenemos animales más grandes en Kumogakure— susurró para si mismo el músico, mas un grito lo sacó de sus cavilaciones.

    Un proyectil impactó entre los ojos del crecido animal en un intento de detenerlo, mas la pequeña roca, que había sido utilizada cual shuriken chafirulo, no hizo más que molestar al cornudo. Yurisa, quien lanzó la piedra, bufó y golpeó la rama en la que se encontraba ante su intento fallido. Se tuvo que sostener con más fuerza cuando el jabalí golpeó el árbol en el que se escondía.

    El chuunin hizo unas señales con sus dedos que le indicó a sus subordinados temporales lo que debían hacer, esperaba que lo comprendieran y le dieran la abertura que necesitaba.

    Más rocas fueron lanzadas hacia el enfurecido animal, quien seguía golpeando el árbol de la de los cabellos castaños en su afán de derribarlo, no causándole daños pero si dirigiendo su atención hacia los otros ninja que se encontraban ocultos. Sora saltó a otra rama cuando en la que se encontraba se volvió el nuevo objetivo del mamífero, empero no se detuvo allí si no que continuó saltando no dándole oportunidad al animal de detenerse.

    Ho se movilizó con velocidad y aprovechando la cobertura que la tenue luz y la frondosidad de los árboles le otorgaban para escabullirse hasta donde se encontraba el de cabellera como el cielo. Finalizó los sellos manuales en el momento adecuado, cuando el genin saltó hacia arriba y lo dejó frente al animal, y emitió desde su interior una densa nube morada que envolvió la cabeza del atacante. Se alejó rápidamente para no caer bajo el efecto del Doku kiri no Jutsu y para permitir la continuación del plan. Aun más arriba de aquel árbol se encontraba la taijutsuka, con dificultad cargaba en su espalda una pesada roca que no dejó caer hasta que observó la nube venenosa ser lanzada por el galeno; fue gracias a la ayuda del kenjutsuka que pudo quitar la roca de su espalda y dejar caer hacia donde el confundido animal se encontraba. El pariente del cerdo solo terminó por caer al suelo y cerrar sus orbes

    —¡Vamonos de aquí!— gritó la genjutsuka, quien negaría hasta su muerte que el jabalí la había asustado.

    Los otros tres shinobi solamente asintieron, ignorando las verdaderas razones tras la mente de la pequeña, pero sabiendo que su altercado con el cornudo podría haber llamado la atención de cualquier otro animal o equipo shinobi que estuviera por los alrededores. Además, el jabalí no tardaría mucho en ser liberado de los efectos del veneno y recuperarse de la contusión causada por la roca; el equipo no tenía chakra extra para desperdiciar en una batalla así, mucho menos verdadero armamento para enfrentarle frente a frente.

    —No parecen portar armas consigo— susurró una voz desde una de las ramas más altas de un árbol cercano a donde se encontraba el equipo de Miyazaki.
    —Ni notaron nuestra presencia— comentó otra voz cercana— hay que avisarle al líder, ellos podrían tener el pergamino que indicó el Hokage.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Hevans~ tiró un dado de 10 caras por: Equipo copia Total: 8
    Última edición: 5 May 2018
  7. Hevans~

    Hevans~

    Registrado:
    12 Abr 2009
    Mensajes:
    1,874
    Temas:
    62
    Calificaciones:
    +442
    Dejando atrás al animal que seguramente quería devorarlos, específicamente a Yurisa, el equipo de cuatro personas retomó su camino hacia un lugar más seguro. La genjutsuka no paraba de hablar de como hubiese podido lidiar con el jabalí si se le hubiese dado la oportunidad y de lo deliciosa que la carne hubiese sabido asada. Los otros tres solo la ignoraron, ya habían probado que se encontraban en desventaja en la prueba al carecer de verdaderas armas de primer contacto, las situaciones que consiguiesen serían más dificultosas, por lo que tenían que ser más cuidadosos si no querían fallar el examen.

    Mientras más avanzaban hacia la dirección que había sugerido Harumi, ¿Quizá era de Konoha?, los árboles parecían volverse menos frondosos y la luz del Sol comenzaba a penetrar un poco más el tenebroso lugar. Observaron con atención una zona circular de tierra plana, forma dada por los altos y viejos árboles que le rodeaban, con una zona central muy bien iluminada gracias a una abertura que daban las hojas de los robles.

    —Parece un buen lugar para descansar y planear nuestros siguientes movimientos— comentó Sora mientras rascaba su nuca.

    El músico asintió sin voltear a ver a su subordinado, mas su cabeza giró rápidamente cuando algo llamó su atención. Su entrenado oído musical había sido capaz de escuchar el movimiento repentino de unas hojas a escasos metros de su posición, empero no para alcanzar a observar el quinteto de kunai que salieron disparados desde el lugar. El sonido de las armas impactando un objeto no tardó en escucharse, sin embargo, ningún quejido de dolor fue proferido por los atacados; Sora, utilizando una rama como si fuese si fiel espada, fue capaz de detener el impacto de los cuchillos ninja en lo grueso del tronco,

    —¡Tienen sellos explosivos!

    Miyazaki no lo pensó ni un segundo, tomando al otro chico por la cintura y halándolo hacia él, provocando que este soltara la rama con los papeles explosivos, y dirigiéndose al suelo para evitar la ignición.

    El cuarteto cayó al suelo en inmediatamente empuñaron las armas improvisadas, rocas filosas y algunas gruesas ramas, preparados para el siguiente ataque que no tardaría en ser lanzada por sus oponentes.

    El pelirrojo se hizo hacía atrás al conseguir escuchar el movimiento de quien sería su oponente, a duras penas evitando que su cuerpo fuese parte del cráter que se creó bajó el puño del otro ninja. El coqueto maldijo por lo bajo al encontrarse a un taijutsuka en su camino, no teniendo maneras de protegerse ante aquella especialidad al ser básico en las habilidades cuerpo a cuerpo y al carecer de sus armas para mantenerlo al margen. De algo estaba seguro, tenía que alejarse de aquellos puños que sin duda le causarían fracturas de impactarle.

    Dio un salto hacia atrás para tomar distancia suficiente, aunque el mastodonte de hombre ya había mostrado que, a pesar de su gran tamaño, no carecía de velocidad suficiente. Con rapidez el chuunin de la Nube observó los alrededores notando como sus compañeros, al igual que él, y se encontraban en sus propias batallas con los integrantes del equipo atacante. Tuvo que regresar con inmediatez su atención hacia el gran hombre/muchacho de cabellos castaños que le hubo atacado y parecía listo para volver a hacerlo.

    Habanero dirigió si diestra hacia su porta-armas, buscando algo que pudiese servirle en aquella situación. Volvió a hacerse hacia atrás evitando otro impacto, pero una patada baja le hizo perder el equilibrio y caer sobre su espalda. Sus pupilas se dilataron al observar el gran puño que impactaría su abdomen, mas no lo pensó ni un segundo más el machacar los frutos que portaba en su diestra y lanzar el liquido en los ojos del grandote; eso sí, no se había librado de recibir parte del impacto, aunque reducido por la distracción del otro ninja, en el costado de su abdomen.

    Rodó ignorando la pulsación que su costado derecho emitía cada vez que se movía, tenía que alejarse lo más posible mientras tenía la oportunidad. Aquellas bayas que había encontrado en el bosque, si la botánica no cambiaba demasiado de Kumogakure a Konoha, le causarían una leve irritación en los ojos a su atacante, disminuyendo su desventaja ante sus ataques físicos, aunque solo fuera algo temporal.

    Su ceño se frunció al notar el pergamino con la franja azul que portaba el grandote en su pantalón, era similar al que Hikari les había mostrado por la pantalla, ese papiro correspondía al que tenían que conseguir. Empero, también significaba que el otro equipo sabía o suponía que ellos tenían el pergamino que ellos debían conseguir, seguro por eso les estaban atacando.

    —Cobarde— gruñó Kumi mientras frotaba sus orbes con sus dedos por el ardor que sentía en ellos.

    El trillizo menor solo se encogió de hombros, era eso o morir molido a golpes y feo (tembló ante esto último), el honor ante la lucha era algo que podía ignorar por los momentos. Tronó sus articulaciones de las manos preparándose para el siguiente movimiento, llevando su instrumento filial a su boca en muestra de que estaba listo para iniciar la verdadera ofensiva. Debía conseguir ese pergamino a como diese lugar. Miró fugazmente a su diestra y asintió.

    Se agachó con velocidad sintiendo como eran sus cabellos los que recibían el impacto del aire por el puñetazo que se le intentó asestar, sin perder el tiempo sopló en su instrumento de viento emitiendo la nota Re paralizando a su oponente por la sensación de falta de aire que este comenzó a sentir en su ser. Sin dejar de tocar, con miedo a que terminara el efecto de la melodía y todo se fuese al carajo, el pelirrojo dejó escapar por cada poro de su cuerpo chakra que no tardó en volverse fuego empujando y quemando al taijutsuka.

    El coqueto brincó hacia la izquierda, asintiendo hacia la sombra que velozmente tomó su lugar, sin dejar de tocar la armónica; mas ahora la melodía había cambiado a un más sonoro Fa que se extendió por el perímetro del área de batalla.

    Había sido Harumi quien había cambiado de oponente, el anterior no siendo lo suficiente habilidoso para soportar su taijutsu, y el grandote volviéndose un objetivo especial al observar lo excelente que este peleaba. No se quejaría de la ayuda que Miyazaki le estaba brindando con su sinfonía.

    La mirada de Chi viraba de un lado a otro, observando por segundos a cada uno de los oponentes y notando como los movimientos de estos se hacían cada vez más y más dificultosos gracias a su intervención. La más pequeña de su equipo comenzó a realizar una serie de manos que el Chuunin recordaba a su hermano mayor haber practicado alguna vez, logrando que su oponente cayera en sus rodillas sujetándose su cabeza y gritando hacia los cuatro vientos con terror.

    La melodía del músico se vio interrumpida cuando su cuerpo fue empujado con tremenda fuerza por acción de otro. Terminó impactado contra un árbol y notó como quien le había llevado consigo había sido la kunoichi taijutsuka, seguro tras haber caído ante uno de los ataques de su homólogo de especialidad. El pelirrojo mordió su labio con fuerza buscando una manera de continuar, uno de los enemigos ya había caído, pero aun había tres amenazándolos, el más peligroso de ellos aún seguía en pie.

    Una densa nube de niebla cubrió a los dos ninja caídos con velocidad, segundos después solo sintieron como eran levantados y movidos con prontitud aprovechando el impedimento visual que había sido traido el campo.

    —Una retirada parecía lo más adecuado— explicó el de cabellos celestes, quien cargaba a la de cabellos plateados en su espalda.

    —Les pudimos haber pateado el trasero— se quejó la diminuta.

    —Quizá sí, quizá no— respondió el Chuunin— preferiría no averiguarlo ante los golpes de ese mastodonte.


     
    Hevans~ tiró un dado de 10 caras por: obtención de pergamino Total: 7
    Última edición: 6 May 2018
  8. Mirto

    Mirto Mind hacker

    Registrado:
    31 Mar 2010
    Mensajes:
    683
    Temas:
    47
    Calificaciones:
    +181
    No se había molestado en estudiar mucho a sus protegidos. Limitándose a echarle una fugaz ojeada a la ficha que le entregaron tenía una idea sencilla de quiénes eran. Un Uchiha bueno en taijutsu pero inútil en todo lo demás, un Inuzuka muy bueno en ninjutsu –con un perro de olor a diablo- y una Gottschalk supuestamente buena en genjutsu, vaya equipito.

    Parecían llevarse bien, es más, ni hablaban. Cualquier petición u orden dada por el bastardo era acatada al instante como si fuesen sus esbirros, qué maravilla de misión. Kobu Inuzuka iba al frente, él y su acompañante de cuatro patas fungían de radar para el grupo.

    No huelo más que humedad, Jorund-senpai —Jorund, que se encontraba al final junto a Sasaro Uchiha, subió los hombros ante la negativa del chico.
    Mantente alerta, no es malo que no encontremos a nadie aún.

    Y así se mantuvieron. Llegó un punto en el que se podría decir que admiraban el paisaje. Era, por mucho, el paisaje más vivo que habían visto en toda su vida; horrible paisaje claro, pero vivo. Ante los ojos del grupo –más los de Sasaro- habían cientos de colores que, tristemente, eran ahogados por la ausencia de luz, animales desde el tamaño de una manzana hasta el tamaño de un camión que corrían e incluso podrían llegar a amenazar la vida del cuarteto, que por suerte no tuvo que encontrarse con ninguno de frente; de tener un poco más de tiempo para apreciar el paisaje y un “Ángel Guardián” como el de League of Legends, podrían incluso sentarse a deslumbrarse con la belleza caótica que les ofrecía el área 44.

    Algo hizo que Inuzuka frenara de golpe, cosa que copió su equipo.

    ¿Escuchan eso? —El grupo contuvo la respiración intentando escuchar de forma más limpia su entorno, sólo Kobu podía oírlo—. Es como… un gruñido… un siseo… en aquella dirección.

    En “aquella dirección”, un equipo liderado por un helado era apaleado por una planta de varios pares de metros de altura. De pronto el gruñido/siseo descrito por el pulgoso fue audible para el resto, y no solo eso, vino acompañado de temblores que generaban histeria colectiva en la fauna alrededor de los protagonistas de este post. La rama a diez metros de altura en la que se encontraba Jorund se bamboleaba como un barco en medio de una tormenta, sus tres protegidos se encontraban un poco más abajo cuando se acrecentó el temblor.

    ¿Todo estuvo muy tranquilo? Genial, pues ahora una estampida de bisontes gigantes hizo acto de presencia, golpeando y aplastando todo a su paso, derribando árboles de cientos de metros como si fuesen simples ramitas y sí, fastidiando la existencia del grupo. Uno de los malhumorados animales tuvo la osadía de golpear justo la base del árbol donde se encontraban los Genin, y obviamente derribándolo.

    ¡Bastardo-senpai! —Chilló la fémina. Ya Sturm se había lanzado en dirección a ellos.

    Como pudo, y mientras el árbol caía casi en cámara lenta sobre la incesante estampida, el pelimorado se encaramó a Syf en la espalda y tomó de los brazos a los otros dos, sacándolos momentáneamente del peligro.

    Cayó de bruces en un espacio abierto entre árboles y a varios metros de distancia de la estampida, habría sido épico y trágico que murieran los tres Genin de un solo golpe, pero por los momentos había logrado evitarlo.

    ¡Cuidado! —Exclamó Sasaro empujando a Kobu –pues él era el único que tenía al alcance- de la caída libre de otro árbol que cedió ante la fuerza de los bisontes. Los descendientes de la tormenta vieron cómo el gigante caía lentamente sobre ellos.
    ¡Katon: Dai Endan! —Rápida y letal bala de fuego… que brilló por su ausencia. Jorund estaba muy acostumbrado a usar ese jutsu casi como si se tratara de uno de rango D, había experimentado usarlo de mil formas y en cientos de situaciones; primera vez que le fallaba. Bajo su desespero, aprovechó el hecho de compartir línea sucesoria con la rubia y le dio un manotazo en el pecho, que al ser cargado con el “Schalk” de ambos y sumado a la fuerza del bastardo, bastó para mandarla a volar varios metros y sacarla fuera del peligro. Ya el tronco se encontraba a menos de tres metros sobre su cabeza y aún no había hecho gasto de chakra innecesario. Saltó a chocar contra el árbol —¡Rariatto! —Apretó su puño y con toda la enfermiza fuerza que los músculos de su brazo derecho le proporcionaban, conecto un delicioso golpe en la corteza del árbol y… ¿Por qué no lo destrozó? Su puño rompió gran parte del escudo del gigante e hizo saltar cientos de astillas y ramas, pero con la fuerza que le debía dar el jutsu era para hacerlo pedazos, y solo estaba retrasando su caída. En ese preciso instante lamentó no cumplir las órdenes de Toshio de ir con la Mizukage a aprender el Hiraishin. Ahora moriría aplastado por un árbol.

    De no ser…

    ¡Suiton: Mizurappa! —Un excepcional torrente de agua impactó a pocos centímetros de la mano del bastardo, debilitando la madera lo suficiente para que, exactamente a medio metro del suelo a Jorund le diera chance para sacar su mano hundida en el tronco y rematar con un segundo golpe, el cual lo terminó de partir al casi homicida del bastardo.
    … Gracias, Kobu— Gruñó al reponerse. Sus dos Jutsus favoritos lo habían dejado mal.

    Tras eso el trayecto se mantuvo un buen rato en calma; pero el nerviosismo de Sturm se hizo presente ante el fallo de sus habilidades. Alguien o algo estaba haciendo contra a él y a su trío de vasallos.






    Dado que solo usé el Shalk, es el único gasto. Después hago numeritos​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 7 May 2018
  9. Verwest

    Verwest Everlasting like the sun

    Registrado:
    6 Ago 2007
    Mensajes:
    1,621
    Temas:
    51
    Calificaciones:
    +774
    Dijo que no iba a desgastarse en sandeces. Entonces, ¿por qué había reaccionado convirtiendo el escenario en una digna postal de Los Alpes Suizos? Ahora Einarr blandía su hacha de guerra de manera que pudiese despejar el camino hacia los jóvenes genins atrapados en el otro lado del campo. Shosei cubría su retaguardia implantando pergaminos a diestra y siniestra que explotaban los pedazos de lianas congeladas que rebanaba el de más alto rango. Al cabo de unos minutos, el dúo alcanzó a Hana que atendía sobre el piso a un Tsukasa semi-inconsciente. Pecho Frío no pudo contener su bocota:

    ¡PAR DE IMBBBÉCILES! —su voz ronca resonó por todo el frío espacio. Asimismo, la planta herida que tomase un minuto para reavivar sus ramales que seguían rígidos lanzó un bramido en contrarréplica— ¡Muevan sus putos traseros maricones para salir de aquí!
    M-me duele todo el cuerpo —balbuceó Gyuugo—, necesito ayuda para caminar.
    Mikasa, ¿acaso ves alas en mi espalda?
    N-no —el genin temió lo que Einarr tuviese para decirle.
    ¡¡ESO ES PORQUE NO SOY TU PUTA HADA MADRINA!! —le gritó en la cara. No obstante, después de constatar que no habría otro remedio, con mucho fastidio el peligris lo levantó pasando uno de sus brazos por encima de sus hombros.

    El cuarteto se dispuso a marcharse lo más lejos posible de aquella ubicación. Después de todo, una planta no podría seguirles, ¿o sí? La situación lucía alentadora hasta que en cierto momento, el ambiente comenzó a impregnarse de un olor fétido. Einarr miró por encima de su hombro sólo para encontrar que el origen de tan desagradable aroma era el capullo principal de la planta. Kohana cayó de rodillas mientras Kaneki se aferraba a un tronco escarchado para no perder el equilibrio. El chuunin encogió los ojos creyendo que de esa manera no los vería por partida doble, pero no fue así: Tye también estaba bajo los efectos de aquél gas tóxico.

    ¿Qué puta mierda es esta? —dijo entre dientes justo antes de soltar a Gyuugo. El genin habría caído como una pesada pieza de plomo sobre la tierra, de no ser porque en un último instante fue atrapado por una de las larguísimas lianas del ser vegetal.

    Después de Tsukasa, fue Shosei, luego Kaguya y al final Tye. En un abrir y cerrar de ojos, Los Cuatro Fantásticos se descubrieron a sí mismos enrollados entre las garras de una invocación que clamaba por comida. Así se los hizo saber Gyuugo quien, gracias a sus poderes, descubriese de forma burda los deseos de la planta. Fueron levantados hacia los cielos y luego agitados de un lado a otro; era como si el esperpéntico vegetal de treinta y cinco metros de alto estuviese jugando con sus aperitivos antes de ingerirlos. Lo peor de todo es que los shinobis no podían hacer nada para evitarlo. El estómago de Ice-T se encontraba tan revuelto que juraba que iba a vomitar en cualquier momento, y Kohana, Tsukasa y Kaneki habían quedado paralizados desde hacía unos segundos a causa del veneno en sus pulmones. Fue este último genin a quien la invocación otorgase el título de ‘platillo más apetecible’. El brazo que sostenía a Shosei se aproximó lento a los filosos dientes del capullo, el joven únicamente podía mover sus ojos y era evidente el miedo en ellos.

    Quizá por ser más fuerte, Einarr aún ostentaba un poco de movilidad. El frígido enfocó su vista para observar cómo el ‘maricón’ se iba aproximando a una muerte segura mientras su mano izquierda salía de las ataduras para contorsionarse en una serie de figuras, o más bien sellos ninja. El chuunin esperó hasta el último segundo apostando que Kaneki mojaría sus pantalones (¿), pero eso no sucedió.

    De pronto, una luz intensa acompañada de un ruido que se asemejaba a un montón de pájaros chillando despertó ligeramente a los de menor rango.

    ¡Chidori! —con su grito, el peligris rompió totalmente las lianas que le tenían captivo, aunque su voz pasó a un segundo término cuando la planta aullase de dolor. ¿Es que los vegetales también podían sentir ese tipo de cosas? De inmediato, la invocación se retorció y eso provocó que soltarse a los demás shinobis, arrojándolos hacia localizaciones distintas.

    Tye cayó desde una altura de treinta metros y aterrizó con una de sus rodillas en la tierra recubierta de nieve. Habría tenido un aterrizaje más aparatoso de no ser porque su elemento predilecto estaba ahí para recibirle. Levantó su chidori mientras intentaba ignorar los mareos y espasmos y luego se lanzó corriendo rápidamente en línea recta. Solamente tenía una oportunidad para asestar un golpe mortal a su enemigo y esperaba que su cuchilla apuntase a la dirección correcta.



    Conteo de chakra
    (B) Pacto con los Perros - 46
    (B) LF I (Chuunin): Resplandor - 46
    (C) LS II (Chuunin): Sello Único - 26
    (A) Chidori - 66
    420 - 46 - 46 - 26 - 66 = 236
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 7 May 2018
  10. Autor
    C. Underwood

    C. Underwood Just wild beat communication Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,050
    Temas:
    195
    Calificaciones:
    +2,075
    Mi turno
     

Compartir esta página

Cargando...