Quest D Entrevista con el vampiro [Kathleen Briand & Sistermon Blanc]

Tema en 'Digital World' iniciado por Kira, 7 Sep 2017.

  1. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
    "Entrevista con el Vampiro”

    a) NPC que la solicita: Alessa Bellini
    b) Descripción de la misión: Entre todas las celebridades que habitan File Island, no hay una que muestre un aire más misterioso que el famoso aristócrata de File, Vamdemon, que vive sus días en una mansión en el Cementerio de Overdell. El Tengu ha tomado interés en hacerle una entrevista exclusiva, sin embargo la reportera de la ciudad, Alessa, tiene un pequeño inconveniente: Le teme a Overdell casi tanto como a los insectos. Sin embargo, no desea llamar a una de sus compañeras, por lo que ha solicitado a la Central un Tamer que la acompañe a la Mansión, asistiéndola durante la entrevista y dándole un poco de "apoyo moral"
    c) Descripción del campo de juego: Cementerio de Overdell - Mansión del Aristócrata
    d) Objetivos a cumplir:
    • Acompañar a Alessa a la Mansión de Vamdemon
    • Ayudarla durante la entrevista
    e) Notas
    • Quest disponible en modalidad Individual
    • Alessa estará más nerviosa de lo habitual. No solo por visitar el cementerio, sino por lo importante de la entrevista
    • Vamdemon está al tanto de la entrevista y los estará esperando, traten de no llegar tarde.


    ■■■
    Kathtleen Briand & Sistermon Blanc [D-Arc]
    Acompañante: Reagan

    Mínimo de post en Solo: 3
    Tiempo Límite para Completarla: 7 días
    Paga máxima: 150 Bits
    Máximo 1 punto de stat
    En caso de activo: Máximo 1 punto de fama/infamia
    En caso de activo: Máximo 15% de Blast Gauge

    ReliktRelikt puedes comenzar!
     
  2. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    612
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +89
    En las oficinas del Tengu en File City se estaba llevando una pequeña discusión unilateral entre Lopmon y su Tamer, Alessa. El motivo de ello se debía a una importante entrevista que debían hacerle a famoso aristócrata que vivía en la gran mansión que había en Overdell, Vamdemon, sin embargo, la italiana no parecía estar muy entusiasmada por ello. Aunque esta sabía perfectamente lo interesante que pudiera suponer un artículo para atraer la atención de sus lectores, el miedo a los hechos sobrenaturales y encima el cementerio Overdell eran demasiado para la joven.

    N-no creo que pueda ir, Lopmon. – Decía la castaña escondiéndose tras su escritorio. – S-si no puedo hablar a causa del miedo entonces… entonces no voy a poder hacer la entrevista.

    Pero estarás conmigo, nada te va a pasar. – Respondía el orejón con las manos sobre su cadera. – Además, Vamdemon accedió a dejarnos entrar en su mansión. Bueno, sabemos que es un sujeto bastante hospitalario que hace fiestas para los Tamers en Halloween pero esto es diferente, nos dejara entrar para hacerle una entrevista exclusiva, no podemos simplemente no ir.

    Aquello sonaba bastante atractivo para la reportera, tal vez aquel podía ser el trabajo más especial que pudiera hacer, pero su miedo le impedía decir que sí, lo cual comenzaba a exasperar un poco al Digimon.

    ¿Y si nos consigo a otros que nos acompañen? – Terminó por preguntar Lopmon alzando una mano al aire. – Te daría más confianza y apoyo moral, ¿qué dices?

    ¿A quién vas a buscar? – Hablaba Alessa sacando su cabeza de detrás del escritorio.

    A alguien que nos haya ayudado últimamente. – Comentaba el Digimon con tres cuernos bajando la mano. – No sé, Kathleen o la chica que trajo la última vez, Elizabeth.

    Su guild no queda muy lejos. – Contestó un poco más esperanzada la joven. – Su presencia sería de gran ayuda.

    No se diga más, vamos a buscarlas. – Asintió Lopmon.​

    Dicho esto, ambas compañeras salieron del edificio rumbo a la dulcería de la Fleur de Lis a unas calles de allí.

    [***]

    Luego de unos difíciles días de la francesa padeciendo un pequeño resfriado producto de su misión anterior, Kathleen, ya se encontraba mejor y activa en su trabajo. La dulcería estaba relativamente vacía por lo que el día había estado bastante lento, mientras sus jóvenes compañeras de guild estaban ocupadas en sus labores diarias, la albina y dos de sus aliados Digimon atendían la tienda.

    Deberíamos cerrar por hoy. – Comentó Teresa sentada en un rincón frente a la caja registradora. – Así descansas un poco, Kath.

    Pero si ya me he recuperado por completo. – Respondió la Tamer de ojos púrpura luego de cerrar la puerta del exhibidor e incorporarse para ver a su Digimon camarada al otro lado de la mesa. – Gracias al cuidado de las chicas y las vitaminas que Kyle amablemente trajo, ya me encuentro muy bien.

    Que sujeto tan agradable. – Habló Nyaromon sobre la cabeza de Tessa. – No es de la guild e igual se preocupa por sus aliados.

    No, más bien lo hizo para aplacar la furia de la caperucita. – Decía Sistermon con gracia.

    No me llames así. – Murmuró Briand en un tono bajo. – No me gusta ese apodo.

    Pero siempre andas con un manto. – Enarcó una ceja la Digimon sagrado viendo como la francesa suspiraba. – Y es rojo, igual que la historia… solo falta que te coma el lobo.

    ¿Podríamos cambiar de tema? – Pidió la albina.​

    Como caídas del cielo, Alessa y Lopmon entraron al lugar interrumpiendo la conversación de los presentes. Mientras Kathleen las saludaba cortésmente saliendo de detrás del mostrador, la italiana se acercó rápidamente a la albina para luego sujetar sus manos entre las suyas y verla directamente a los ojos.

    Kath, necesito urgentemente tu ayuda. – Habló la castaña en tono suplicante. – ¿Estas libre ahora?

    Eh… claro, puedo desocuparme, si me necesitas. – Contestó la francesa viendo sonreír esperanzada a la periodista.​

    A continuación, Lopmon le explicó al grupo la importante entrevista que debían hacer y el motivo por el cual deseaban su ayuda. Después de haber cerrado la tienda y avisado a sus respectivas compañeras de Guild que se ausentarían durante la noche, Kathleen, Reagan, Teresa, Alessa y Lopmon salieron de la dulcería rumbo al cementerio Overdell.


    ***
    KiraKira 1er post​
     
    Última edición: 13 Sep 2017
  3. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
  4. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    612
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +89
    El sol descendía del cielo tiñéndolo de colores naranja que pasaban a ser violeta, ambas Tamers caminaban junto a sus respectivos Digimon rumbo al cementerio. Aún faltaba bastante tiempo para que fuera la hora pautada de la reunión en la mansión, por lo que no estaban muy apuradas para llegar antes de tiempo, después de todo, Alessa solo quería durar lo suficiente para hacer la entrevista e irse inmediatamente. Mientras caminaban en medio de la Selva Tropical, Lopmon les explicaba a Kathleen y Teresa la fama de la cual gozaba el vampiro Digimon al que iban a visitar, Reagan por su parte, dormía en el hombro de la albina ya que quería estar despierto durante la noche para conocer a Vamdemon.

    Así que usualmente hace fiestas para los Tamers en Halloween. – Decía la francesa con la vista al frente y apartando una hoja gigante con su mano.

    Sí, es un Digimon bastante agradable con los humanos. – Asintió el orejón.

    ¿Y por qué la súper reportera le tiene miedo? – Preguntó Tessa enarcando una ceja y volteando a ver a la mencionada.

    N-no soy muy buena con las cosas sobrenaturales. – Respondió la castaña con las manos sobre su pecho.

    Pero es un Digimon, es como los fantasmas Digimon, Demonios humanoides, etc. – Comentaba Briand un poco confundida sobre el miedo de su amiga. – Cosas sobrenaturales son en este lugar algo cotidiano, ¿no?

    Debería pero… igual sigue siendo tan aterrador. – Negaba la italiana con la cabeza. – Les temo tanto como a los insectos.

    Vale. – Murmuró la albina recordando sus propios miedos. – Al menos intentaras confrontarlo por la entrevista especial, eso es admirable.

    ¿Tú crees? – Preguntaba Alessa con un poco más de valor.

    Por supuesto. – Afirmó Kathleen con una sonrisa.​

    Cerca de treinta minutos después, el pequeño grupo salió de la Selva Tropical para entrar en el cementerio. El cielo ya había pasado a tener su característico color azabache durante la noche, el camino estaba ligeramente iluminado por las tres lunas por lo que no necesitaban de una linterna para recorrer el lugar. Al fondo de aquel tranquilo cementerio, el grupo podía ver las luces de la mansión así como sombras que pasaban tras la ventana, aquello puso bastante intranquila a la italiana por lo que se pegó a la francesa sosteniéndola del brazo, Lopmon tan solo suspiró con resignación mientras que Sistermon fruncía el ceño murmurando la palabra “Cobarde” para referirse a la periodista.

    Las preguntas para Lord Vamdemon, ¿las tienes listas? – Habló la chica de ojos púrpura para intentar mantener la mente de Alessa ocupada.

    S-sí, n-no son muchas para no alargar nuestra estancia. – Contestó la de cabellos castaños desde la espalda de su compañera. – Ta-también traje la cámara… Po-podremos tomar algunas…algunas fotografías de la mansión.

    Oh, sería grandioso. – Asintió la de manto rojo. – Así podrás ponerlo en la portada para llamar la atención de los lectores.

    Una vez llegaron a la puerta de la mansión, Teresa y Lopmon se colocaron a los lados de sus Tamers de manera protectora, por otro lado, Reagan despertó ante las luces del lugar dando un gran bostezo.

    ¿Ya llegamos? – Preguntó el pequeño Nyaromon con pereza.

    Si, Little King, llegamos. – Informó la francesa.
    La mansión de Vamdemon era una edificación enorme, como si se tratara de una casa del terror, había dos enormes ventanales cubiertos por cortinas blancas impidiendo ver el interior del primer piso, a los lados de estos había también cortinas rojas que habían sido sujetas para dejar salir un poco la luz de las lámparas. La puerta y el suelo de la entrada eran de madera oscura, a un lado en la pared estaba un pequeño botón blanco el cual supusieron era el timbre del lugar, Kathleen se volteó para asegurarse de que Alessa estaba preparada, luego de que la italiana asintió la albina presionó el botón escuchando a continuación el sonido de unas campanas que resonaban en el interior del lugar. Segundos después, la puerta rechinó mientras se abría mostrando un Wizardmon que les daba la bienvenida y les invitaba a pasar.

    Ah, nosotras somos periodistas del periódico Tengu. – Explicó la albina. – Mi nombre es Kathleen y ellos son, Alessa, Teresa, Reagan y Lopmon. – Decía mientras señalaba a cada uno de sus acompañantes. – Hemos venido para entrevistar a Lord Vamdemon.

    Mi señor las estaba esperando. – Asintió el hechicero con cortesía. – Por favor, síganme.

    Pero que sujeto más tieso. – Murmuró Sistermon en voz relativamente baja.

    Los sirvientes siempre deben comportarse así. – Contestó Lopmon para luego guardar silencio ante la mirada fruncida de la francesa.

    Si no quieren pasar el rato afuera, les sugiero que no sigan con esos comentarios. – Advirtió la de ojos púrpura.

    Lo siento. – Se disculparon ambos Digimon Child al unísono.​



    ***
    KiraKira 2do post >___<​
     
    Última edición: 13 Sep 2017
  5. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
  6. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    612
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +89
    Conforme avanzaban a través del pasillo por donde los guiaba el Adult, podían ver diferentes cuadros y esculturas que las chicas podían reconocer como copias de arte del mundo humano. Las paredes estaban pintadas con un color azul mientras en la parte inferior había madera pulida de color rojizo, el suelo estaba cubierto por una alfombra negra con dos líneas amarillas a los lados. El pequeño grupo pasó por varias puertas, solo las que estaban abiertas pudieron ver las habitaciones tras ellas, en una pudieron divisar el comedor, en otra una biblioteca mientras que las demás estaban cerradas.

    Me pregunto dónde debe estar el laboratorio secreto. – Comentó el Digimon compañero de la italiana.

    Nadie tiene acceso a ese lugar más que el señor Vamdemon. – Respondió Wizardmon en tono serio y tomando un poco desprevenido al Child.​

    Un minuto después, el hechicero se detuvo frente a una puerta en el fondo de aquel pasillo y tocó tres veces antes de pasar al interior del lugar seguido de los invitados. La habitación donde habían entrado se trataba de una sala de estar. Había un par de libreros que adornaban las paredes y en medio había una chimenea, frente a esta se encontraban dos muebles individuales y uno un poco más grande donde podían sentarse tres personas, en uno de los muebles yacía sentado el Digimon vampiro, Vamdemon, quien se levantó al momento en que vio aparecer al grupo y acercándose a ellos para saludarles.

    Sean cordialmente bienvenidos a mi humilde morada. – Decía el Perfect tomando la mano de la francesa y dándole un beso. – Gracias por venir. – Agradeció son una sonrisa mostrando sus blancos colmillos.​

    Durante un momento, Alessa apretó el agarre que tenía del brazo de Briand por lo que esta hizo una pequeña mueca que no pasó desapercibida por el Digimon.

    No tienen que tenerme miedo, me agradan los humanos, jamás les haría daño. – Hablaba Vamdemon mientras de enderezaba.

    Pido disculpas por mi amiga, es solo que está un poco nerviosa por tan importante entrevista. – Comentó la de ojos púrpura con una sonrisa. – ¿Podríamos iniciar ahora si no le importa?

    Oh, para nada, por favor, tomen asiento. – Respondió el Digimon Perfect señalando los muebles. – ¿Quisieran beber algo? ¿Té, café, agua?

    E-estoy bien así. – Dijo Alessa soltando un poco a la albina.

    Yo quisiera un poco de té. – Dijo Kathleen mientras sus compañeros Digimon negaban con la cabeza.

    Bien, una taza de té para la señorita. – Ordenó Vamdemon hablándole a Wizardmon, quien hizo una reverencia y salió de la habitación.​

    Alessa, Lopmon y Kathleen tomaron asiento en el mueble grande mientras que Teresa y Vamdemon se sentaron en los individuales uno frente al otro. Rápidamente, la italiana comenzó a sacar su libreta, bolígrafo y grabadora, también le paso la cámara a la albina para que esta tomara fotos. Con movimientos torpes, la castaña encendió la grabadora y la dejó sobre la pequeña mesa entre ellos, luego aclaró su garganta y comenzó a leer sus preguntas.

    Lo-lord Vamdemon, si no es mucha molestia, podría explicarnos el motivo por el cual continúa viviendo en esta isla. – Habló Alessa lo más natural que pudo mientras sostenía en su temblorosa mano el bolígrafo.

    Es mi hogar desde siempre. – Comenzó a responder el Perfect con tranquilidad. – Anteriormente vivía en File City pero mi presencia generaba miedo a los humanos que comenzaban a llegar al Mundo Digital por lo que decidí trasladarme a un lugar que consideré acorde para mí.

    Una mansión en medio del cementerio, ¿eh? Bien pensado. – Comentó Teresa recibiendo un asentimiento por parte del Digimon vampiro.

    Oí que usted ayudó a Jijimon en la urbanización de la ciudad, ¿es cierto? – Preguntó Lopmon con interés.

    Oh si, con el conocimiento que adquirí de ciertos humanos que fueron muy corteses conmigo, hice algunos planos para construir la ciudad. – Contestó Vamdemon para luego reír un poco. – Es nuestra mayor obra de arte. Espero la estén cuidando bien.

    No se preocupe, señor, existen varios Tamers que nos tomamos en serio la protección de la ciudad. – Dijo la francesa con seriedad.

    Me alegra oír eso. – Asintió nuevamente el Perfect.​

    Wizardmon regresó con una bandeja donde había una tetera humeante y un par de tazas así como una copa con terrones de azúcar. El hechicero la dejó sobre la mesa mientras le preguntaba a la albina cuantos cubitos dulces quería, luego le entregó su respectiva taza así como otra para su señor. Luego de ello, la italiana prosiguió su entrevista preguntándole a Vamdemon sobre su generosidad para con los humanos y hasta por su laboratorio oculto del cual todos sus lectores querían escuchar. Aunque las preguntas fueron a esa área personal, el Digimon vampiro las respondió casi todas mientras que otras, como la del laboratorio, eran evadidas con otras preguntas o cambiando de tema. Pasado un rato, Lopmon y su Tamer se hallaban satisfechas con toda la información que habían obtenido.

    Gra-gracias por otorgarnos un poco de su tiempo, Lord Vamdemon. – Agradeció la castaña, aunque todavía estaba un poco temerosa por la presencia de este.

    Si no es mucha molestia, ¿podríamos tomar fotos del lugar? – Habló Kathleen alzando un poco la cámara.

    Adelante. – Accedió el Perfect.

    Gracias. – Decía la de ojos púrpura poniéndose de pie junto a Nyaromon y recorrieron la habitación tomando fotografías.​

    Un par de minutos después, la albina había fotografiado varias secciones del lugar en compañía de Vamdemon y su grupo. Una vez terminado, agradecieron la hospitalidad del vampiro así como de su sirviente y después se retiraron no sin antes tomar una foto de la mansión iluminada por las tres lunas.

    Sabía que Lord Vamdemon era un sujeto agradable, me gustó haberlo conocido. – Comentaba Reagan quien había permanecido en silencio todo el rato.

    Hiciste muchas preguntas, Alessa, seguro podrás ocupar fácilmente una página. – Decía la francesa entregándole la cámara a la periodista.

    Gracias por habernos acompañado. – Dijo la castaña con una timida sonrisa. – Fue más fácil de lo que pensé.

    Aunque seguiste temblando todo el rato. – Habló Teresa para recibir un codazo por parte de su Tamer.​


    ***
    KiraKira end​
     
  7. Zunah Sketch

    Zunah Sketch

    Registrado:
    15 May 2017
    Mensajes:
    7
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +3
    ¡Hola Relikt, un gusto estar contigo de nuevo!

    Narrativa
    Es la tercera vez que te leo y veo que mantienes una escritura bastante fluida y amena, que es lo mismo que te he comentado en evaluaciones anteriores. Lo único que puedo recomendarte, como en aquellos casos, es una segunda leída para deshacerte de los errores de dedo que siempre se encuentran por ahí, las casi nulas redundancias y una que otra letra desaparecida. Nada realmente grave o que afecte en demasía.
    [24/25]

    Interpretación
    Veo que sigues manteniendo una buena interpretación tanto sobre tus personajes como los ajenos. Teresa siempre sacándome una sonrisa con sus comentarios picantes y Nyaromon soltando buenas referencias a los Simpsons, aunque no sé si fue intencional xD. Por otro lado, noté que te has vuelto más explícito con las descripciones del ambiente, lo cual es grato de ver ya que resalta las ganas que tienes de mejorar tus escritos. Sin embargo, creo que en ese apartado no te has enfocado en lo más importante, que sería manifestar el lado siniestro del Cementerio Overdell o la propia mansión del aristócrata. En otras palabras, no hubo nada que realmente justificase el miedo de Alessa hacia lo sobrenatural. Eso se pudo lograr de diferentes formas, como usando esbirros más perturbadores (EJ: Bakemon) o mostrando mecanismos de la casa que atentasen contra el sentido común. Teniendo en cuenta el tipo de lugar que era, podrías haber jugado más con el entorno sin que se perdiese la elegancia del lugar o que se te fuera la mano en el realismo.
    [23/25]

    Realismo
    Todo en orden aquí. Considerando la dificultad de la quest, era muy difícil que hubiesen situaciones que perjudicasen este rubro. Igual, como dije antes, sentí que fuiste demasiado cuidadoso. Bien podrías haberte inventado algunas cosas más fantásticas para asustar a Alessa y dudo que eso te hubiese afectado.
    [25/25]

    Desarrollo

    No esperaba una extensión mayor a la que has ofrecido, sin embargo, quizás esperaba algún tipo de desafío para Kath o Alessa (quien era la que tenía obstáculos para realizar la entrevista), ver un poco más del contenido de las preguntas y demás. Ya sabes, que en el camino nuestra reportera se llevase un par de sustos y que realmente se sintiese que Kat & Teresa cumplían su papel como soporte allí. Pero esos detalles, más que ser completamente reprochados, dependen del criterio del autor, en este caso vos.

    [23/25]

    Nota: [95/100]
    Paga: 140 bits
    EVO: N/A
    Fama: +1
    Stats: N/A
    Blast Gauge: N/A
    Extras: N/A

    ReliktRelikt Si tienes alguna duda, puedes contactarnos por el medio que creas conveniente y lo solucionaremos cuanto antes (excepto la cuenta Bot que solo se usa a la hora de publicar evaluaciones).

    MasaruMasaru Todo listo.
     

Compartir esta página

Cargando...