+18 Fanfic EL Zorro de la Niebla (Capítulo 19 Actualizado - 09-01-2017)

Tema en 'Naruto Fanfics' iniciado por Kamen Rider Predator, 16 Sep 2014.

  1. Autor
    Kamen Rider Predator

    Kamen Rider Predator

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    124
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +336 / -0
    Título: El Zorro de la Niebla

    Género: Aventura, Acción, Humor, Romance
    Pareja: NaruHarem
    Rango: M
    Sinopsis: Un giro del destino en una noche trágica en Konoha, una hermosa kunoichi le brindara la oportunidad a Naruto de tener una vida sin odio y lleno de amor, ¿cuanto podría cambiar la historia del mundo shinobi solo por esto?


    -Hola a todo el mundo, se que ha pasado mucho tiempo desde la ultima vez que publique el capitulos 7 de Jinchuriki pero estoy de regreso. Antes que nada les debo explicar el por que de mi larga ausencia; Todo se debe al trabajo, mi familia, y por supuesto un accidente en la pega que termine en cama por varios semanas... pero la mayor culpable... ¡¡MI HERMANA!! ¡¡Por su culpa perdí 10 capítulos terminados e incluyendo mis nuevos trabajos!!

    -Sin contar que Mikau-san influyo bastante en tus atrasos, pero a la vez te ayudo en recuperar tus historias -dijo una persona al lado del autor, tenia una silueta felina humanoide de lindas curvas y melodiosa voz-.

    -Tienes toda la razón amor -dijo Predator a esa persona- bueno, les quiero presentar a mi nueva asistente y mi novia Bastemon. Ella me ayudara con los problemas que tenga, así la cosa en la pega sera mas fácil.


    [​IMG]

    -Es un gusto conocerlos, espero que mi presencia sea de su agrado -comentó la felina con una sonrisa-

    -Si no fuera por ella ya no tendría tanto atados en el trabajo -señalo Predator haciendo que la Digimon se sonroje bastante- bien, como estoy de regreso les informo que voy a resubir Jinchuriki de Kirigakure, esta vez los capítulos fueron reeditados y de paso tendrán un nuevo nombre. A partir de hoy el fic se llamara El Zorro de la Niebla. Bien es hora de comenzar, ¿alguna cosa que quieres decir a los lectores amor? -pregunto el autor a su novia-.

    -Bueno esperamos que disfruten de la nueva reedicion de zorro de la niebla y nosotros esperaremos sus post con sus opiniones -dijo la Digimon felina-

    -Blah blah blah (Personajes hablando)

    -"Blah blah blah" (Personajes pensando)

    - ["Blah blah blah"] (Jinchūriki comunicándose con su Bijū)

    -Blah blah blah (Demonios o Bijū hablando)

    -"Blah blah blah" (Demonio o Bijū pensando)


    Era una noche oscura y fría en el País del Fuego, en el cielo reinaban millones de estrellas brillantes mientras que la luna en cuarto creciente asemejaba a una hoz alargada y blanca con algunas nubes delgadas desfilaban ante ella, siendo honesto la hacían lucir algo siniestra y espectral, casi como si presagiara algún evento catastrófico, claro que eso poco le importaba a la persona que en este momento recorría a toda velocidad los bosques de País del Fuego. Por la poca luz que había se apreciaba la silueta femenina de una joven de entre 15 o 16 años, de larga cabellera castaño rojizo que le llegaba hasta la cintura y unos ojos color verde claro, vestía el uniforme regular de un Jōnin pero la diferencia más clara era la insignia de Kiri ubicada en la banda sobre su cabeza.


    La razón de su actual carrera era una importante misión asignada por el Mizukage, al parecer los rumores informaban de una compra de armas por las fuerzas de la aldea de la hoja, quizá se alistaban para un ataque y tras su victoria contra Iwa, la paranoia obligo a todo el mundo a estar alerta sobre todo a Kiri, una aldea relativamente cercana a Konoha por lo que se convertía en el blanco más obvio. Ahora mismo nuestra kunoichi espía se movía velozmente para conseguir información sobre los ninjas de la aldea de la hoja y así tener ventaja ante un futuro ataque de Konoha, ella se detuvo en la rama de un árbol mirando a los guardias de la puerta del norte, un par de Chūnin dormidos, claramente pensaba que se trataba de un engaño, que clase de ninjas se quedarían dormido en su turno de vigilancia.

    ¡¡¡DE NUEVO SE QUEDARON DORMIDOS!!! -rugió molesto un Jōnin que apareció en una bola de humo frente a los dormidos guardias-.

    -Quien… como... cuando… donde -dijo uno de Chūnin medio dormido mientras volteaba en todas direcciones-.


    -¡Me rindo, maten a mi compañero pero perdónenme la vida! -decía el otro alarmado y alzando las manos rindiéndose ante el supuesto enemigo-.


    -¡Ustedes dos son una vergüenza, como es posible que se duerman en su turno, solo espero que sus hijos no sean iguales a ustedes! -dijo el Jōnin más que molesto-.

    En otra parte de la aldea, dos Genin recién graduados se morían de aburrimiento sentados en el sofá de sus respectivos hogares, al parecer Izumo y Kotetsu eran iguales a sus padres para desgracia de la seguridad de la aldea.

    -En serio que son unos holgazanes, si yo estuviera aquí nadie se me escabulliría, después de todo mis reflejos y agudeza visual son la envidia entre todos los shinobis de la aldea -dijo el Jōnin que presumía sus talentos a los dos Chūnin que ni siquiera se percató de que un arbusto paso por detrás de él y entro a la aldea fácilmente. Si este sujeto en verdad era el mayor experto en seguridad de la aldea, ¿pues como sería el peor de ellos?

    Una vez dentro de los muros de la aldea, la Jōnin de Kiri salió de su genuino disfraz de arbusto para esconderse de los demás.


    -Jajaja esos tontos de Konoha jamás van a atrapar a alguien con mis habilidades y maestría en el arte del ocultamiento -eran los pensamientos de la Jōnin ignorando a un vendedor que la miraba desde la entrada de su local-.


    -¡Oiga señorita, si no va a comprar nada mejor váyase! -grito el molesto hombre rompiendo la burbuja de la espía, al parecer no era tan buena escabulléndose como ella creía. Luego corrió a toda por la avenida principal ocultándose en la oscuridad de las calles, momentos como este agradecía de que el alumbrado público no funcionara, pero en ese instante los faroles de la calle se iluminaron como diciendo “¡mire quien está aquí!”-.


    -“¡Diablos! ¿¡Por qué a mí me sucede estas cosas!?” -pensaba ella maldiciendo su suerte que salto a toda prisa y se ocultó en otro callejón-.

    Nuestra querida espía demostró que era muy sigilosa y avanzaba a toda prisa eludiendo a los ninjas y Anbus que custodiaban la aldea, ella llego fácilmente a su objetivo que era la Torre del Hokage. ¿Cómo logro llegar a ese lugar, colarse y sin ser vista por la seguridad? Pues fue muy simple. Todo se lo debía a su gran disfraz que sirvió de mil maravillas para sus fines de espionaje. Afuera de la torre un par de Chūnin miraba con curiosidad una caja de sake tirada en el suelo.

    -Oye, creo que a alguien se le perdió esto -decía uno de los Chūnin levantando la enorme caja vacía-.

    -Que rayos, no trae nada adentro –dijo el otro notándola por completo, es más, no tenía el fondo de la caja-.

    -Cierto, casi como si fuese algo para ocultarse ¿no te parece extraño? -dijo el Chūnin dejando caer la caja-.

    -Si claro, como si alguien tan idiota se fuera a tragarse este ridículo disfraz tan torpe –dijo el otro Chūnin mientras arrojaban la caja y continuaron con su camino-.

    La Jōnin de Kiri revisaba cuidadosamente los expedientes y registros de desempeño en la oficina del Hokage realizando una copia de seguridad, reviso todos los nombres y los de mejor promedio en la academia ninja, pronto ya tenía una gran cantidad de información reunida, sin duda un ataque de esta aldea a Kiri resultaría en una desastrosa situación para ellos.

    -Demonios, en esta aldea tienen demasiados ninjas que son fuertes, creo que tendríamos muchos problemas si tendríamos que enfrentarnos a ellos -viendo los informes de los miembros del Clan Nara, Yamanaka, Akimichi, Aburame e Inuzuka- en especial con estos dos que tienen Dōjutsu -refiriéndose a los Hyūga y Uchiha. Luego vio unos documentos que le llamaran la atención de la espía de Kiri- bueno veamos que dice aquí -leyendo el informe que incluía una foto de una pelirroja de ojos violetas- Kushina Uzumaki, Jōnin de élite y única sobreviviente de Uzushiogakure, también es conocida como… ¿La Habanero Sangriento? -en eso le salió una gota de la cabeza por el sobrenombre que estaba en el informe- no sé porque, pero algo me dice que nunca debo hacer enfadar a esta mujer si la veo.

    Ella siguió leyendo el documento y se llevó una gran sorpresa al ver que esa mujer era la kunoichi más fuerte y temida de toda la aldea, poco a poco una gran en la cara de la espía. En el informe decía que Kushina tenía un gran control en el Suiton, además de ser una experta en el Kenjutsu y Fūinjutsu, de repente la pelirroja de Kiri tenía una mirada soñadora imaginando a la otra pelirroja de esta aldea blandiendo su espada contra sus enemigos, fue tanta la emoción que sin querer estallo.

    -¡¡¡SIIIIIIIIIIIIIIII, LAS PELIRROJAS MANDAN!!! -grito a los cuatro vientos y rápidamente se tapó la boca con sus manos y miro a su alrededor para ver si alguien la escucho, pero al parecer nadie la escucho- “¡Diablos, yo y mi gran bocota!” -se regañó a sí misma y decidió en concentrarse de nuevo en su misión y leer el otro informe con la imagen de un hombre de cabello rubio alborotado y de ojos azules- Minato Namikaze, El Relámpago Amarillo de Konoha -viendo nuevamente la imagen- vaya este tipo es muy guapo –decía con una sonrisa coqueta y un gran sonrojo en su rostro, pero luego se fueron al ver la información del rubio-¡I-Imposible… Este sujeto a hecho más de 840 misiones! -leyendo atentamente el documento- 122 rango D, 142 rango C, 216 rango B, 323 rango A y 39 rango S.

    La espía estaba sin poder creer de lo que estaba escrito en el informe o tal vez sea una farsa, pero algo en su interior le decía que este sujeto era el más peligroso en toda la aldea. Sin perder tiempo ella guardo los reportes de Minato y Kushina junto con las copias que hizo.

    -Espero que con esto podamos defender a Kiri ante un ataque de esta aldea -dijo ella guardando las copias de los informes que hizo dentro de un pergamino y lo metió dentro del bolso que llevaba ella-.

    Pero justo cuando iba a dejar la oficina, escucho los pasos de alguien sonaron por el pasillo, cosa que alerto a la joven espía, o mejor dicho, la asustaron.

    -¡¡¡Ay nonononono, que hago, que hago, si me descubren será mi fin!!! -pensaba la espía muy alarmada y mirando a su alrededor para buscar un lugar en donde esconderse y vio el único sitio en el que podría ocultarse… de bajo del escritorio del Hokage- solo espero que no me vean -pensó algo avergonzada, ya que a solo un niño de 5 años se le ocurriría esconderse en ese lugar-.

    En ese momento la asistente del Yondaime entro a la oficina y miro el desastre que había, estaban los papeles tirados por toda la oficina, al parecer nuestra espía se le olvido el pequeño detalle de ordenar los informes antes de esconderse. La asistente miro el lugar con una gota en la cabeza e inmediatamente dijo.

    -Hokage-sama siempre se le olvida guardar todo cuando termina su trabajo -ella suspiro cansada y procedió a guardar todos los documentos sin percatarse de una cabellera roja que estaba debajo del escritorio, la asistente salió de la oficina y nuestra afortunada espía suspiraba de alivio al ver que no la descubrieron-.

    -Sera mejor que me vaya de una buena vez, estoy tentado mucho a mi suerte –dijo la espía y se escabullo por el sistema de ventilación de la Torre y emprendía una graciosa huida de la aldea de la hoja.

    Salto por los tejados y corrió por callejones oscuros, un ebrio la vio y la confundió con esas mujeres que trabajaban en las esquinas durante la noche, tal vez no fue una muy buena idea ir por las zonas rojas de la aldea para acortar el camino. Minutos después de partir la cara al sujeto y dejarlo medio muerto, siguió corriendo hacia la puerta norte de Konoha.

    -¡Vamos date prisa, falta poco para salir de este lugar! – se decía a sí misma, pero de pronto el suelo crujió, las pocas nubes se disiparon y la diabólica figura de un gigantesco zorro de 9 colas hizo acto de presencia, sus grandes y rojas extremidades posteriores se movían furiosas arrancando árboles y azotándoos al suelo con fuerza, la criatura rugió amenazadoramente, los shinobis se preparaban para pelear contra la gran bestia mientras que los civiles corrían para salvar sus vidas.

    -No... No puede ser –decía la aterrada mujer de Kiri al reconocer a la gran bestia- es…es… ¡EL KYUBI!

    Mei quedo paralizada, esta era la primera vez que miraba tan de cerca de un Biju y más si se trataba de una de las bestias con colas más fuerte de todos. Los vacíos y malignos ojos del zorro enfocaban la aldea frente a él y avanzaba a paso firme y lento, listo para arrasar con todo a su paso, de pronto ocurrió, en medio de un destello amarillo apareció El Relámpago Amarillo de Konoha, Minato Namikaze quien se movió a gran velocidad lanzando cientos de shurikens contra el enloquecido demonio logrando llamar la atención completa del zorro.

    La espía vio como el rubio ninja atrajo a la criatura para llevarlo a una zona alejada de la aldea para poder peleas más tranquilamente, por alguna razón la pelirroja de Kiri no supo el porqué, pero ella va al lugar en donde se llevaría la gran batalla.

    Una vez que llego a la zona de batalla, la pelirroja vio las grandes habilidades y la velocidad de Minato, luego un enorme dragón de agua que salió entre los arboles embistió por la espalda del zorro, derribando al Bijū fácilmente.

    -¡¿De dónde rayos vino eso y quien lo lanzo!? –dijo asombrada al ver como el zorro fue derribado tan fácil, ella dirigió su mirada hacia el lugar de donde vino el dragón y vio a la persona que ejecuto la técnica- pero si es… -reconociendo de inmediato de quien se trataba- ¡KUSHINA-SAMA! –Ella se alegró mucho- ¡Esto debe ser un sueño, en verdad es Kushina-sama! -pellizcando a sí misma- ¡Auch, eso duele! Eso significa que no es un sueño, de verdad es ella, ¡al podré ver a la temida Habanero Sangriento en acción! -sus ojos comenzaron a brillar al ver a su ídolo, pero en ese momento se dio cuenta de algo- pero que le pasa, ¿por qué Kushina-sama se ve tan cansada? –en efecto, la ojivioleta lucia muy agotada y casi al borde de la inconsciencia. De pronto el zorro se levantó y contraataco con unas de sus gigantescas colas pero en ese momento la mujer desapareció en un destello amarillo, era el Yondaime que la salvo en ese instante y al parecer estaba regañando a la mujer por algo, la mujer de Kiri no podía escuchar oír de lo que discutían porque le preocupaba de no querer acercarse al campo de batalla y morir ahí. El ninja rubio realizo unas secuencias de sellos para invocar a un gran sapo que estaba molesto debido al oponente que se enfrentaría ahora mismo.

    Fue una formidable ofensiva la de usar Jutsus de agua para debilitar al Kyūbi, pero cada vez que el zorro caía se levantaba de nuevo para seguir peleando. La joven espía vio como el gran zorro seguía peleando a pesar de los daños que recibía y tal como se describían las historias y leyendas sobre el demonio, era ser de gran poder ilimitado. Sus ojos se enfocaban contra el sapo para luego rugir con furia para atacar, ahora el gran anfibio daba varios saltos para poder esquivar los coletazos del demonio mientras que el Yondaime se le acercaba a su esposa que estaba a escasos metros de la Jōnin de Kiri.

    -Kushina, tenemos que hacerlo –dijo el hombre con una voz triste mientras el sapo escupía bolas de aguas sin parar contra el zorro-.

    -Pero… ¿qué pasaría si todo el mundo lo odie? –Pregunto la pelirroja al borde del llanto-.

    -No te preocupes por eso, Konoha entenderá lo que estamos haciendo, ahora vamos mi amor -entonces Minato la levanto en sus brazos a la ojivioleta y en ese momento Kushina vio a la otra pelirroja de ojos verdes, le sonrió con tristeza para después desaparecer en un destello amarillo-.

    La espía no entendía lo que pasaba, pero con total asombro vio la aparición del Dios de la Muerte, El Shinigami que ahora mismo aceptaba el trato con el Yondaime…su alma a cambio de sellar al Kyūbi nuevamente. Al final todo fue un éxito, el Bijū desapareció para ser sellado mientras que el gran sapo desapareció en una cortina de humo. Ahora mismo reinaba el silencio en el lugar que se llevó la pelea hasta que la Jōnin espía escucho un ruido que le pareció un poco familiar.

    -¿De dónde viene ese sonido? –Reconociendo el sonido- ¿Un bebe?... ¡Por Kami, que está haciendo un bebe en este sitio! –Dijo algo alarmada y fue en búsqueda del pequeño-.

    La mujer de Kiri no tuvo problemas para encontrarlo ya que su corazón la guio, en eso ella llega al lugar en donde estaban los cuerpos de los poderosos shinobis que murieron al detener al Kyūbi. En los brazos de Kushina había un pequeño bebe rubio que lloraba desconsoladamente, también noto que un extraño sello en la panza del pequeño, fue en ese instante que comprendió lo que estaba pasando, y el por qué él bebe estaba con los shinobis caídos.

    -"No puede ser, es su hijo, lo convirtieron en un Jinchūriki, sacrificaron a su hijo por su aldea" -pensó la pelirroja algo asombrada por lo que descubrió, luego levanto suavemente al pequeño de los brazos sin vida de su madre- shhhhhh, ya pequeño no llores más, todo estará bien –lo abrazo y lo acomodo en su pecho mientras le cantaba una vieja canción de cuna que conocía cuando era una niña.


    Mientras la joven la cantaba al bebe para que se calme, ella noto que el pequeño rubio tenía unas curiosas marcas en sus mejillas que parecen bigotes, cosa que lo hacía ver más tierno al recién nacido. Luego él bebe dejo de llorar y lentamente abrió sus grandes ojos azules.

    -Hola pequeño como estas –dijo la espía con una tierna voz, haciendo que el pequeño le sonriera, la pelirroja sintió una gran alegría al ver esa sonrisa- ¡Kyaaaaa, eres cosita más tierna que he visto en mi vida! –ella lo abrazo con mucho amor y su corazón latía de felicidad y al mismo tiempo surgía un enorme deseo de cuidar y proteger al pequeño crecía y llenaba su corazón por completo-.

    -P-por favor… -dijo una moribunda voz llamando la atención de la pelirroja para percatarse que era Kushina la que le hablaba- ...por favor…cuide a mi hijo –volvió a decir mientras algunas lágrimas salían de sus ojos-.

    La joven pelirroja no sabía que responder en ese momento, pero su corazón le hizo decir las palabras correctas.

    -Lo haré – respondió ella y se alegró mucho a la ojivioleta-.

    -Gra…cias –fueron últimas palabras de Kushina para morir tranquila y con una sonrisa genuina en su rostro sabiendo que su hijo estaría en buenas manos-.

    A la distancia los pasos de alguien llamaron la atención de la joven, que en contra de sus deseos puso al pequeño en los brazos de su madre pero antes le dio un beso en la frente, solo bastaron unos segundos para que el recién nacido volviera a llorar por no sentir el calor de su madre. La joven se escondió entre unos arbusto y vio llegar a un viejo hombre barbado, ella lo reconoció cuando veía los informes en la oficina, era Hiruzen Sarutobi, el anterior Hokage. El anciano levanto al bebe con cuidado y lo vio con mucho pena.

    -Pobre Naruto, en esta terrible noche te quedaste solo y con una gran carga dentro de ti, lo siento tanto pequeño –dijo el triste hombre y en su escondite la joven escucho lo que decía

    -Con que te llamas Naruto, es un lindo nombre el que tienes pequeño –dijo la espía en voz baja-.

    Pero en ese momento aparecieron 20 Anbus, pero por alguna razón en sus máscaras tenían el símbolo de “Ne” o raíz, junto a ellos un hombre viejo y vendado que caminaba apoyado de un bastón, el miraba al bebe con un brillo siniestro en sus ojos.

    -Danzō, ¿qué estás haciendo en este lugar? –Pregunto el anciano que no se esperaba la aparición de su antiguo compañero de equipo-.

    -Con que ese nuestra nueva arma –dijo con una voz perversa haciendo que el recién nacido llore de nuevo-.

    -¡Pero que estupideces dices, que no ves que gracias a su ayuda, la aldea está a salvo! –dijo Hiruzen un poco molesto por la forma que el sujeto hablaba del bebe-.

    -No me importa, ese niño se convertirá en el arma más poderosa de Konoha -declaro el viejo halcón de guerra-.

    -¡JAMAS! ¡Este niño salvo a la aldea, el es un héroe al igual que sus padres! –respondió el anterior Hokage muy molesto mientras sostenía al bebe para protegerlo-.

    -Di lo que quieras Sarutobi pero ese bebe es el legado del Yondaime y una poderosa herramienta para la aldea, ahora te ordeno que me lo entregues –dijo el hombre vendado que insistía en tener al recién nacido en su poder.

    En su escondite la joven de Kiri escuchaba todo lo que decían los ancianos, en especial lo que había dicho Danzō.

    -"¡Maldita momia engreída, como te atreves a llamarlo un arma a un simple bebe!" -pensaba la espía molesta y al mismo tiempo deseaba salir de su escondite para acabar con el anciano de una vez, por otro lado Sarutobi estaba furioso con el que fue una vez su mejor amigo, aun así se mantuvo firme ante la situación.

    -¡Eso nunca sucederá, he vuelto ser el Hokage y yo digo que no te lo entregare, el tendrá una vida normal como cualquier niño y no se convertirá en una de tus marionetas me oyes! –las palabras del viejo Hokage llenaban de esperanza a la pelirroja escondida-.

    -Tu sabes bien que nunca será así y lo sabes, es el un Jinchūriki, un arma que nos servirá para demostrar el poder de la aldea. Recuerda bien mis palabras... viejo amigo, cuando llegue el momento me lo darás, o sino…te lo quitare por la fuerza -amenazo Danzō que se retiró del lugar junto con sus hombres dejando a un Sarutobi preocupado por la seguridad del pequeño, además él no podía cuidando del todo el tiempo-.

    -¿Qué es lo que voy a hacer, Naruto? –pregunto Hiruzen mirando al bebe que seguía llorando entre sus brazos-.

    La joven espía estaba en un gran dilema, ella quería salvar al pequeño de su horrible destino a manos del hombre llamado Danzō, pero a la vez tenía cumplir con su misión y regresar a su aldea. Fue una decisión muy difícil, en ese momento recordó lo que Kushina le pidió antes de morir, por lo tanto ella opto por salvar al recién nacido.

    Rápidamente salió de su escondite, Sarutobi sintió la presencia de alguien acercándose y se puso en guardia pensando que era uno de los hombres de Danzō pero su sorpresa fue ver a una joven pelirroja con la de Kiri.

    -¡Qué diablos hace una Kunoichi de Kiri en mi aldea! –Exigió el anciano mirándola fijamente y se preparaba para defender al pequeño-.

    -¡Espere Hokage-sama! –Pidió la pelirroja para que no la ataque- ¡Yo no vengo a pelear con usted ni nada parecido, solo vengo a ayudarlo!

    -¿Ayudarme? –Dijo Hiruzen algo confundido pero sin bajar la guardia-.

    -Lo que digo es cierto, y al igual que usted yo no quiero que nada malo le pase al bebe –dijo ella con la esperanza de que le crea-.

    -Aunque me esté diciendo la verdad o no, eso no explica el por qué este en Konoha -exigió el viejo que no le quitaba la vista a la joven-.

    -¿Si le digo él porque estoy aquí me creerá? –pregunto la pelirroja y el viejo asiente, ella comienza a contar de su misión de buscar información sobre la y sus ninjas, después la aparición del Kyūbi, de cómo Minato y Kushina se enfrentaron al zorro y que ellos sacrificaron sus vidas para sellarlo y al final ella encontró al pequeño Naruto- Después de que encontré al bebe, Kushina-sama en sus últimos minutos de vida me pidió que cuidara a su hijo y eso es lo que pienso hacer. Para que vea que le estoy diciendo la verdad, quiero que tenga esto -sacando el pergamino que llevaba en su bolso- dentro del están las copias de los informes de todos los ninjas de su aldea. Espero que con esto pueda confiar en mí –finalizo ella entregándole el pergamino al viejo Hokage-.

    Sarutobi quedo impresionado al ver que la joven estaba dispuesta a sacrificar su misión para ayudarlo, además se podía ver que en el rostro de ella decía la verdad.

    -Por lo que veo eres muy sincera en tus palabras verdad –dijo el viejo, y la espía solo asiente con la cabeza- si lo que me dices es cierto... voy a creer en tu palabra, acepto tu ayuda jovencita -al decir eso, la pelirroja se alegró mucho- pero antes, ¿me puedes dar tu nombre?

    -Mi nombre es Mei, Mei Terumī, Hokage-sama –se presentó la pelirroja que hacia una reverencia-.

    -Muy bien Mei-san, me gustaría que me acompañe a la torre del Hokage, necesito arreglar algunas cosas antes de que sea demasiado tarde -menciono el viejo Hokage que se puso serio, luego él y la pelirroja se dirigieron rápidamente hacia la torre del Hokage-.

    Una vez dentro en la oficina del Hokage, Sarutobi un documento a toda prisa mientras que un Kage Bunshin sostenía al bebe que seguía llorando, Mei observaba lo que hacía sin comprender nada de lo que estaba haciendo el Sandaime.

    -Mientras Danzō siga con sus ideas de manipular a Naruto como una herramienta, el jamás estará a salvo en Konoha –dijo Hiruzen molesto- es por eso Mei-san, le pido que cuide bien de él –luego el clon del Hokage se le acerca a ella entregándole al pequeño rubio, ella sonrió y tomo al bebe que de inmediato se cayó y durmió muy cómodo en los brazos de Mei- también quiero que se lleve esto –el verdadero se la pasa el documento juntos con dos pergaminos, uno tenía el símbolo de un espiral y el otro del Yondaime-.

    -¿Disculpe Hokage-sama pero porque me está dando esto? -pregunto Mei que señalaba los pergaminos aun sin tener idea de lo que estaba tramando el viejo Sandaime-.

    -Es el legado de Naruto, son las técnicas de sus padres y estarán más seguros con él ya que conociendo a Danzō no querrá quedarse con las manos vacías –dijo seriamente, la pelirroja tomo los pergaminos- también quiero pedirle un último favor, que algún día me permita ver a Naruto de nuevo –sus palabras sonaban tristes pero seguras, Mei tomo los objetos y los guardo en su mochila-.

    -No se preocupe Hokage-sama le prometo que un día volverá a ver a Naru-chan –el viejo sonrió ante eso y de la forma en que la pelirroja llamo al pequeño-.

    Una vez que salieron de la Torre, Sarutobi preparo un plan en qué consistió en crear cientos de clones de sombras y disfrazando al grupo con un Henge de invasores desconocidos, gracias a eso se dirá que el hijo del Yondaime fue secuestrado por ellos y Mei logre escapar con ellos. La pelirroja le dio un beso en la mejilla al viejo por la ayuda que le brindo y desaparecieron en la noche hacia la libertad.

    Por varias horas, Mei corrió a toda prisa mientras que los clones se separaban para crear rastros falsos y confundir a los Anbu de Danzō. La pelirroja no dejo de correr hasta asegurarse que estuvieran no supo realmente por cuanto pero de algo estaba segura, la aldea de Konoha ya no se podía verse detrás de ella, luego se detuvo cerca de un rio para acampar y recuperar energías. En una pequeña fogata se preparaba algo para comer mientras él bebe rubio dormía muy cómodo sobre su chaleco ninja, de pronto comenzó a llorar y la joven pelirroja lo tomo para ver que le sucedía, ella le hizo caras graciosas pero no funciono, reviso su pañal y vio que estaba limpio.

    -¿Porque lloras bebe? Por favor ya no lo hagas –suplico la pelirroja con un leve dolor de cabeza que se estaba formando-.

    Luego acomodo al pequeño rubio en su pecho y él bebe chupo sobre su ropa, la pelirroja se puso roja y al mismo tiempo se sintió como tonta el ver que el pequeño tenía hambre, pero ella no podía alimentarlo como el necesita, quizás le encontraría una nodriza en Kiri pero esta noche el pasaría con hambre. Mei observaba los intentos del pequeño de alimentarse de ella la conmovieron, luego se puso roja al pensar en lo que estaba a punto de hacer. La pelirroja se quita su blusa para revelar una camisa de malla que dejaban ver bien sus pechos bien desarrollados a través de ella (N/A: algo parecido a lo que viste Anko) luego acerco al pequeño al pequeño a uno de ellos-.

    -Bueno…supongo que te podía dejar poquito –dijo Mei algo apenada para luego reírse un poco- jejeje, creo que muchos hombres matarían por estar en tu lugar pero aun así lamento no poder alimentarte Naru-chan –él bebe chupo con fuerza y ella sintió cosquillas-.

    De pronto la pelirroja vio algo que la sorprendió bastante, ella observaba como la leche materna, sus ojos estaban completamente abiertos por lo que sucedió mientras Naruto se alimentaba de ella. Mei no comprendía nada de lo que estaba pasando pero su corazón latía de felicidad al ver que él bebe no pasaría con hambre, luego entendió lo que sucedía, el creciente amor por el pequeño le permitió alimentar como si fuera su madre. Tan pronto acabo él bebe, la joven de Kiri volvió a colocarse su ropa

    -Estas lleno verdad lindura, no te preocupes que aquí estoy para cuidarte mi pequeño Naruto Terumī –dijo Mei sonriendo- me gusta cómo suena y a ti Naru-chan –acariciando la mejilla del bebe haciendo que sonríe- creo que lo tomare como un sí jeje, no tomas bebe que mami te va a cuidar muy bien y te entrenara para que seas el mejor ninja de toda Kiri y llegaras a ser un hombre apuesto como tu padre –recordando el rostro de Minato- SIIIIIIIIIII MI BEBE SERA TODO UN ROMPECORAZONES –grito alegre y alzo en el aire y el Naruto sonreía feliz-.

    Luego el pañal se cayó por estar mal colocado y el pequeño rubio dejo salir un líquido amarillo.

    -¡Noooooooooo, mi uniforme nuevo! –grito Mei al ser orinada por su nuevo hijo, mientras que él bebe se reía por eso- ¡Porque siempre me pasa estas cosas a mí... porqueeee! -decía la pelirroja que no dejaba de llorar por su mala suerte, por otro lado, Naruto no dejaba de reír de su madre y eso hizo que una vena pulsante aparezca en la frente de la pelirroja- Na-ru-tooo... cuando crezcas te voy a castigar, ¡me escuchaste jovencito! -amenazo ella él bebe que no paraba de reír, haciendo que la rabia que su se fuera al instante- ooohhh... bueno, por esta vez te perdono Naru-chan, solo porque eres muy lindo -dándole un gran abrazo a su hijo para luego entrar a la tienda y poder descansar-.

    Antes de que la pelirroja descansara y que ponga a su hijo a dormir, reviso las cosas que el Sandaime le entrego, y entre ellos destacaba el documento que el viejo Hokage firmo. Mei lo leyó y una gran sonrisa se formó en su rostro al ver que se trataba de un certificado de adopción que decía en letras grandes “Naruto Terumī”. Era más que oficial, el pequeño bebe es SU hijo, y eso no lo cambiaría nada ni nadie en el mundo.

    FIN DEL CAPITULO.


    El sol comenzó a salir dando el inicio de un nuevo día y en especial para cierta pelirroja, en la tienda la joven Mei comenzaba a despertar debido a que algo se movía en su pecho y al abrir sus ojos se les llenaron de ternura al ver a su nuevo hijo despierto buscando el calor de su madre. Ella acariciaba suavemente la cabeza del pequeño y el solo le sonrió a su madre.

    -Buenos días Naru-chan, Okaa-san está feliz que estés a su lado –decía Mei para tomarlo y abrazarlo tiernamente y ambos salieron de la tienda para desayunar-.

    La pelirroja miraba al pequeño con mucho cariño al pequeño alimentándose de ella, francamente estaba feliz al ver que su sueño de tener una familia se había cumplido y que haría lo que sea para protegerla, luego el pequeño rubio acabo de alimentarse, Mei coloco al bebe en su hombro y empezó a darle unas palmaditas en la espalda para que eructara.

    -Espero que estés satisfecho ya que tendremos un largo viaje hacia nuestro nuevo hogar y además que hay… -de pronto dejo de hablar porque sintió algo húmedo en su espalda, ella voltio a ver y se aterro al ver un extraño liquido blanco y espeso- ¡ay nooooooo, no puede ser cierto! –sip, Naruto acababa de vomitar en la espalda de su madre- ¡Primero me orinas en mi blusa y ahora esto, porque me pasan estas cosas a mí! –La pobre lloraba mientras que el pequeño solo se reía de la mala suerte de ella, cosa que no le agrado a Mei - ¡Y tú de que te ríes jovencito, acaso le encuentras gracioso ensuciar el uniforme nuevo de tu Okaa-san! –Dijo ella pero Naruto solo le sonreía- ¡Ah no, ni creas que con ese truco funcionara de nuevo conmigo, ya con esto te ganaste no uno, sino dos castigos! –declaro la molesta pelirroja-.

    Minutos después, Mei levanto la tienda y corrió lo más rápido posible para llegar a los muelles que limitaban la salida del País del Fuego, tenía el presentimiento de que el sujeto vendado llamado Danzō no descansara hasta que obtener al pequeño en su poder.

    En Konoha

    Pasaron varias horas desde que el Kyūbi había sido vencido, luego los ninjas de la hoja fueron informados por el Sandaime que un grupo de invasores desconocidos lo atacaron por sorpresa y que secuestraron al hijo del Yondaime. Al oír eso algunos shinobis que se habían recuperado de la batalla contra el zorro, formaron varios grupos de búsqueda y rescate compuesto de Chūnin, Jōnin y Anbus, todos salieron de la aldea con un solo objetivo en mente, traer de vuelta al hijo del fallecido héroe de Konoha.

    En la base de la Raíz, Danzō estaba molesto al enterarse que su nueva arma había desaparecido, envió a sus Anbus personales para que lo buscaran y se lo trajeran de inmediato. Horas después apareció uno de sus Anbus llego y se arrodillo frente a el.

    -Y bien, ¿ya encontraron al Jinchūriki del Kyūbi? –pregunto el mirando al Anbu-.

    -Danzō-sama, lamento informarle que los grupos de búsqueda no han tenido suerte en encontrarlo –al decir eso, el viejo halcón de guerra se molestó bastante-.

    -¿¡Qué no lo encontraron, como es posible!? –grito el mientras el Anbu no se movía de su lugar-.

    -Eso es lo que nos informaron los grupos de búsqueda, algunos dijeron que los rastros que siguieron terminaba en la nada como si los secuestradores hubieran desaparecido misteriosamente, mientras que los demás dicen que los otros rastros seguían hacia los límites del País… ¿ahora que piensa a Danzō-sama? –Pregunto el Anbu, y como respuesta, Danzō solo sonreía con arrogancia-.

    -De eso no te preocupes, ahora mismo envié a mis mejores rastreadores para que me traigan al hijo de Minato y además de traerme las cabezas de los que se llevaron lo que me pertenece –dijo el mientras su sonrisa pasaba de una arrogante a una perversa-.

    Lejos de Konoha, un grupo de 3 Anbu con máscaras lisas (N/A: parecidas a las de Haku pero con el símbolo de Raíz en la frente) que corrían a gran velocidad siguiendo uno de los rastros que los condujo al lugar en que Mei acampo.

    -Al parecer uno de los secuestradores estuvo en este sito hace unas horas -dijo uno de los Anbus que parecía ser el líder grupo mientras observaba el lugar-.

    -Es cierto y además de que se fueron hacia esa dirección -señalo otro de los Anbu al ver los rastros de huella de Mei-.

    -Entonces es mejor apresurarnos ya que Danzō-sama ordeno que le trajéramos sus cabezas –dijo el último miembro del equipo-.

    -También recuerden lo último que nos dijo Danzō-sama –decía el líder y los 2 miembros del grupo lo oían atentamente en caso que unos de los grupo de búsqueda de Konoha encuentren al Jinchūriki antes que nosotros, tendremos que eliminarlos, ¿entendido? –dijo él y recibiendo un "Hai" de parte de los que lo acompañaban para continuar con su misión-.

    Apenas el grupo dieran unos pasos, uno de los Anbus rastreadores que iba detrás de su equipo piso algo extraño, bajo la mirada y vio que se trataba de un pañal sucio que Mei tirado por ahí y que al parecer el grupo no lo vio. En ese momento que el Anbu vio el pañal, solo reacciono de una manera.

    -¡¡¡AAAAAAAAAAHHHH!!! ¡¡¡POR KAMI-SAMA QUITENME ESTA COSA!!! – grito el alarmado Anbu que rápidamente arrojo el pañal, y por mala suerte le cayó en la espalda de uno de sus compañeros-.

    -¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOO!!! ¡¡¡ESTA COSA ESTA SOBRE MI, RAPID QUITENME ESTA ASQUEROCIDAD!!! –Gritaba el otro que corría de un lado a otro tratando de alcanzar la “cosa” mientras que su compañero ayudaba a su camarada en desgracia-.

    El líder con una gran gota en la nuca veía el alboroto que hacían esos dos.

    -¡Compórtense ustedes dos! Se supone que somos los mejores hombres de Danzō-sama, como pueden asustarse por un simple pañal sucio –reclamo el líder molesto para que luego el pañal saliera volando a su cara, solo pasaron unos segundos para que el sujeto reaccione- ¡¡¡KYYYAAAAAAAAA!!! –Chillo como una niña para luego desmayarse y sus dos compañeros veían con mucha pena a su líder que le toco la peor parte-.

    Regresando con la Familia Terumī

    Mei había avanzado bastante y estaba a menos de la mitad del camino para llegar a los muelles, pero se detuvo cerca de un riachuelo para conseguir un poco de agua, y de paso lavar su blusa sucia. La pelirroja armo su tienda para que él bebe durmiera dentro de ella tranquilamente mientras ella lavaba su uniforme.

    -Ese niño, como pudo ensuciar mi uniforme que apenas me lo entregaron en mi primera misión como Jōnin oficial –dijo la molesta madre tratando de quitar las manchas y olores a su blusa- pero ya verá, cuando crezca lo castigare encerrándolo en su habitación por 2 semanas –decía ella pero luego lo piensa bien- no creo que funcione, cualquier padre haría lo mismo…ya se, durante un mes solo le daré vegetales en el desayuno, almuerzo y cena…no demasiado cruel –luego se puso a pensar y un minutos después le llego la idea- ¡ya lo tengo! –exclamo la pelirroja- jejeje el castigo perfecto jajajajaja –riéndose como villana de teleserie mientras que el pequeño Naruto seguía durmiendo sin saber en el gran aprieto que se metió-.

    Mientras la pelirroja estaba en lo suyo, unas figuras extrañas aparecieron de la nada y se le acercaron lentamente mientras seguía murmurando cosas sobre hijos traviesos y castigos, de inmediato se percató de la presencia de esas figuras, dio media vuelta para ver y toparse con 4 bandidos oportunistas que miraban fijamente a la joven que usaba su camisa de malla sin tener vergüenza alguna a que la observaban, después de todo ella era una kunoichi y una muy orgullosa de su físico, aunque las miradas lujuriosas que los sujetos le lanzaban no le agradaba para nada.

    -Se puede saber que tanto miran imbéciles –dijo Mei mientras que los bandidos no le quitaban la mirada a cierta parte de la anatomía de la pelirroja-.

    -Oigan amigos miren la preciosidad que tenemos aquí y al parecer está perdida –dijo uno de ellos que seguramente era el líder-.

    -Cierto jefe, es toda una hermosura –dijo uno de sus secuaces- creo que esta noche nos vamos a divertir mucho con ella jejeje –riéndose de forma pervertida al igual que el resto del grupo-.

    De pronto una gran vena apareció en la frente de la pelirroja por las cosas estúpidas que decían los bandidos.

    -Oh sí que nos vamos a “divertir” mucho –dijo la furiosa pelirroja que con una veloz cadena de sellos lanzo un poderoso ataque de agua- Suiton: Teppōdama (Elemento agua: Disparo de Agua) –el Jutsu golpeo fuertemente a los criminales que los dejo tendidos en el suelo- eso tienen por querer meterse con la gran Mei Terumī –rio orgullosamente, después ella escucho los llantos de su hijo- miren lo que hicieron idiotas, despertaron a mi hijo –luego se dirigió a la tienda sonriendo dejando atrás a los sujetos- no te preocupes Naru-chan, Okaa-san ya va a... –de pronto se detuvo de golpe al ver algo que la asusto bastante-.

    De la tienda salió un quinto bandido que tenía como rehén al pequeño Naruto.

    -Vaya, vaya, vaya. Miren lo que tenemos aquí –dijo el sujeto que sonreía de forma arrogante y empuñaba un cuchillo en contra del indefenso bebe rubio- más te vale que no intentes nada extraño, o sino –acercando el arma contra Naruto- el mocoso saldrá lastimado –al decir eso Mei se aterra-.

    -¡Por favor no le hagas daño, haré lo que ustedes quieran! –Pidió Mei con lágrimas en sus ojos- ¡Pero por favor, no lastimen a mi hijo! –Por primera vez en su vida, Mei sintió mucho al ver a su pequeño en peligro-.

    -Solo si te portas muy bien y obedeces todo lo que te ordenamos, tu mocoso vivirá jajajaja –riéndose maléficamente-.

    El resto de los bandidos se levantó del suelo algo adoloridos para rodear a la pelirroja, los sujetos no dejaban de ver a Mei de forma lujuriosa pensando en las cosas que le harían a la pelirroja. En eso ella solo bajo la cabeza en señal de derrota, pero en ese momento el pequeño Naruto comenzó a llorar con más fuerza y al oír sus llantos, la pelirroja sintió algo en su interior que despertaba junto con un gran poder.

    Luego todo el sitio se llenó de un gran instinto asesino que provenía de Mei e hizo que los bandidos temblaran como gatitos recen nacidos, de pronto estaba rodeada de un aura roja y vengativa, luego ella levanta lentamente su cabeza y sus ojos emitieron un brillo asesino mientras su cabello se elevaba de las puntas al igual que cierta pelirroja conocida en Konoha.

    -No voy a dejar que les pongan un dedo encima a mi hijo –dijo Mei una voz llena de odio haciendo que los criminales mojen sus pantalones-.

    -E-e-espera p...por favor, s-solo era u....una pe-queña b-b-bromita, n-no e-s para que t-t-te po-pon-gas a-si –decía el temeroso líder mientras que sus hombres se escondían detrás de él temiendo por sus vidas de la furiosa Mei-.

    -Aun así no los perdonare por amenazarme usando a mi hijo y hacerlo llorar –amenazo la pelirroja que caminaba lentamente para darle una gran paliza a los bandidos, en ese momentos los sujetos jurarían haber visto la silueta de otra pelirroja que tenía la misma mirada y aspecto terrorífico de Mei-.

    El bandido que tenía Naruto como rehén, vio esos furiosos que prometían el peor de los castigos y con nerviosismo dejo al pequeño sobre una roca.

    -Y-ya está, tu h-hijo está sano y salvo.... vez que s-s-solo bromeábamos jejeje- sus palabras eran clara señal de que estaba muerto de miedo ante la figura más aterradora y mortal del mundo…una furiosa madre-

    -Prepárense para morir malnacidos –dijo Mei realizando unos sellos lentamente- Yōton... (Elemento Lava)……..

    {Advertencia}

    Debido a la naturaleza violenta, cruel y sangrienta de la siguiente escena, me vi con la obligación de omitirla, muchas gracias por su comprensión.

    Mei respiraba agitadamente después de acabar con los bandidos, poco a poco su ira se desvanecía y su cabello volvía a la normalidad, casi todo el lugar estaba destruido por la furia de la pelirroja, algunos árboles quemados y varias rocas destruidas mientras que los restos de los bandidos se consumían en una fosa de lava ardiente. Ella sonrió victoriosa por acabar con esos sujetos, pero luego volvió en si al escuchar a su hijo llorar.

    -¡Naru-chan! –grito Mei alarmada y corría hacia donde estaba su hijo para tomarlo en sus brazos- ¡Mi pequeño estas bien, no te lastimaron! –Revisando al pequeño de pies a cabezas, y para su alegría, Naruto se encontraba bien- ¡Por Kami me alegro que estés bien! –la pelirroja lo abrazo con mucho amor mientras unas pequeñas lagrimas salían de sus ojos, poco a poco Naruto se calmaba al sentir el calor de madre-.

    Minutos después de ese terrible momento para la Mei y su hijo, ella guardo todo para continuar hacia los muelles. Horas más tarde los Anbus de la Raíz llegaron al sitio y se sorprendieron al ver la destrucción del lugar y más cuando vieron la fosa de lava. En eso uno de los Anbus reacciono.

    -¡T-T-Taicho, que diablos sucedió en este sitio! –Pregunto uno de los Anbu a su capitán-.

    -No tengo ni la más mínima idea, pero una cosa es seguro…el que hizo esto debe ser un Demonio. Solo algo como eso podía causar todo este desastre y con una enorme sed de sangre –decía el líder a sus hombres mientras que a lo lejos Mei estornudaba fuertemente, al parecer alguien hablo muy bien de la ella-.

    -Taicho pude encontrar el rastro de los secuestradores en este sitio, tal parece estuvieron aquí antes de que la criatura atacara –indico uno de los Anbus-.

    -Muy bien, es mejor que continuemos con la misión lo más rápido posible –ordeno el líder y sus hombres asistían y para seguir con su misión-.

    Los Anbus de la Raíz iban siguiendo el rastro de Mei, luego se dieron cuenta que el camino que seguían los llevaban directamente a los muelles del País del Fuego, así que el grupo acelero el paso para tratar de alcanzar su objetivo. Lograron llegaron al muelle pero ya era muy tarde, ya que a lo lejos se podía ver el barco que había zarpado, los Anbus no tenía más opción que regresar a Konoha e informar a su líder que fallaron en la misión que les encomendaron.

    Mientras tanto en la Torre del Konoha...

    Ahora mismo en la Torre se llevaba una reunión sobre la situación del secuestro del hijo del Yondaime, en el salón estaban el Sandaime Hokage junto con los líderes de los clanes y los miembros del consejo que esperaban alguna noticia, en eso aparece en una bola de humo que se disipo dejando ver a un Jōnin y líder del grupo de búsqueda que venía a informarle al viejo.

    -Y bien, ¿nos tienen alguna buena noticia sobre la misión? –Pregunto Hiruzen serio y los presentes en el salón escuchaban con todo detalle el informe del Jōnin-.

    -Lamentable no Hokage-sama, los grupos de búsqueda que han regresado no tuvieron suerte –informo el Anbu, eso hizo que los presentes se decepcionaran por la mala noticia- la mayoría de los equipos reportaron que los rastro que siguieron los llevaron a lugares sin salida y el resto salieron de los límites de la nación.

    -Así que los bandidos lograron escapar después de todo –decía el viejo que fingió estar triste y el Jōnin asiente- esto sí que es grave, no solo hemos perdido a un gran hombre como Minato, sino que hemos fallamos en cuidar y proteger a su hijo –declaro el con una voz llena de tristeza pero por dentro estaba feliz al saber que los grupos fallaron en la misión- “parece que Mei-san pudo lograr salir a tiempo del país junto con Naruto, solo espero que no le pase nada malo en su viaje” –era lo que pensaba el viejo Hokage-.

    Todos los que estaban en el salón se sintieron mal oír la noticia de la desaparición del hijo del más grande ninja de toda Konoha, en especial lo que fueron amigos de Minato, de pronto las puertas del salón se abrieron de golpe revelando a cierta persona, era nada más que Danzō que entraba al salón acompañado de 2 de sus Anbus personales, el viejo halcón de guerra veía al Sandaime con una cara de pocos amigos.

    -¡Sarutobi! –Exclamo el hombre sin quitarle la mirada al mencionado- ¡Todo esto es tu culpa, si me hubieras entregado al bebe como como te lo ordene, nada de esto estaría ocurriendo!

    -¡Ya te había que tú nunca lo tendrás ya que tu solo lo quieres usar como una simple herramienta al igual que esas títeres que te acompañan!-exclamo el Hokage molesto mientras señalaba a los Anbus de Danzō-.

    -Eso no te incumbe de lo que yo haga con mis subordinados Sarutobi –dijo Danzō con una voz lleno de odio- lo que importa es que con lo que ha sucedido hoy, ha demostrado que no eres capaz de llevar el título de Hokage –al decir eso todos en el salón guardaron silencio por lo que había dicho el viejo Halcón de Guerra-.

    -¿Se puede saber de qué estás hablando Danzō? –exigió Hiruzen sin entender de lo que había dicho su ex-compañero-.

    -Tal como lo oíste, debido a tu error de perder al hijo del Yondaime por unos simples bandidos, es más que claro que no sirves como para ser el líder de esta aldea -ahora todos en el salón estaban en shock al oír esa declaración- así que es mejor nombrar al próximo Hokage para el bien de Konoha. Es por eso que me nomino a mí mismo como candidato para el nuevo Godaime Hokage –declaro Danzō con una sonrisa pensando que lograría sus planes-.

    Todas las personas que estaban en el salón, incluyendo a Sarutobi estaban furiosos por la desfachatez de Danzō de auto-nominarse para el puesto de Hokage, el viejo Sandaime trataba de contenerse para no lanzarse a golpes contra el viejo vendado mientras que los del consejo y los líderes de los Clanes pensaban en lo que había dicho el hombre vendado.

    -“Al parecer Danzō sigue con su tonta ambición de poder, creo que nunca vas a cambiar Danzō” -pensaba Homura, el jamás acepto los planes que tenía Danzō, solo porque él decía que es "por el bien de Konoha"-.

    -“Ahora comprendo el por qué Tobirama-sensei no lo eligió para ser Hokage, personas como el solo traería problemas a la aldea” –pensó Koharu que tampoco está de acuerdo por los ideales de Danzō-.

    -“Maldito anciano, ni creas que el Clan Hyūga obedecería a alguien como tú” –pensó Hiashi Hyūga que trataba de controlar sus deseos de no golpearlo con su Jūken-.

    -“Que problemático es este sujeto” –pensaba Shikaku Nara que al mismo tiempo quería irse a su hogar para poder descansar, o mejor dicho holgazanear-.

    -“Es lógico que este sujeto ansia el poder y ahora que la aldea esta vulnerable tratara de usar todos sus recursos para hacerse con el poder, pero nosotros no lo permitiremos” –pensó Shibi Aburame en forma calculadora-.

    -“Yo nunca trabajaría para alguien como tú” –incluso Inoichi, líder del Clan Yamanaka deseaba torturar a Danzō con un Jutsus mentales-.

    -“Ese maldito anciano… ¿me pregunto a qué hora terminara esto? Tengo mucha hambre” –como siempre Chōza Akimichi seguía siendo el mismo-

    -“Si te atreves a darme órdenes a mí o algunos miembro de mi Clan, yo mismo te asesinare con mis propias garras” -eran los pensamientos del líder del Clan Inuzuka, Ryōga Inuzuka (N/A: Tsume no será la líder del Clan aun, se los explicare luego)

    -“Si ese imbécil cree que será el Hokage está más que equivocado, yo seré el que se convertirá en el nuevo Godaime” –al parecer el líder del Clan Uchiha seguía con sus planes de grandeza-.

    El resto del consejo solo miraba con odio al viejo Halcón de Guerra y pensaban que estaba loco si lo iban a nombrar como Hokage, en eso Homura decide hablar.

    -Eso no será posible Danzō, nosotros hemos decidido que Sarutobi sea el Hokage de nuevo, así que no se hará cambios ni tampoco se elegirá un nuevo Hokage –dijo Homura, eso hizo que Danzō se molestara bastante-

    -¡Es que acaso están dementes! –Exclamo Danzō- ¡No se dan cuenta que por su culpa el hijo del Yondaime fue secuestrado!

    -En eso te equivocas –ahora es turno de Koharu de tomar la palabra- a Sarutobi lo tomaron por sorpresa debido a que estaba agotado durante la batalla contra Kyūbi, los bandidos solo aprovecharon de ese momento –en eso enfoca su mirada en Danzō- ahora que recuerdo –haciendo memoria- nunca se nos informó que tú y tus hombres hayan participado durante la pelea contra el zorro –al decir, Danzō se ganó las miradas del consejo, cosa que lo puso un poco nervioso- ¿nos puedes explicar por qué no estabas presente ayudando a la aldea?

    -Mis hombres y yo estábamos ocupados en otras cosas para la protección de Konoha, es por eso que no estábamos en la pelea –dijo el que invento una excusa para salvarse pero nadie le creyó-.

    -Si claro, estuviste 'ayudando' –dijo el Sandaime en forma de burla de Danzō y él se molestó por eso- nadie te cree eso vieja momia –al decir eso, Danzō le salió una gran vena en la frente-.

    -¡A QUIEN LE LLAMAS MOMIA, ANCIANO DECREPITO! –estallo Hiruzen y a Sarutobi le salió una enorme vena-.

    -¡COMO FUE QUE ME LLAMASTE! –Exclamo el viejo Sandaime- ¡ACASO NO TE HAS VISTO EN EL ESPEJO, TU ESTAS MAS VIEJO QUE YO!

    -¡SOLO POR UN MES, ADEMAS TU TIENES MAS ARRUGAS, ESO TE HACE MAS VIEJO! -reclamo Danzō-.

    -¡TAL VEZ SEA VIEJO PERO AL MENOS ME MANTENGO EN FORMA, SOLO MIRATE! -señalo Hiruzen el bastón que usa Danzō para apoyarse- YO SI PUEDO CORRER Y PELEAR MIENTRAS QUE TU NECESITAS ESO PARA CAMINAR, ESO DEMUESTRA QUE TU ERES EL MAS VIEJO DE LA ALDEA.

    -ERES UN…. –y así comienza una batalla de insultos entre los dos viejos-.

    Durante 30 minutos, Sarutobi y Danzō estuvieron diciéndose cosas sobre quién era el más viejo, una y otra vez. Todos los que estaban presentes, tanto ninjas como líderes de Clanes, miembros del consejo, los ancianos, incluyendo a los Anbus de la raíz veían la discusión de esos dos con una gran gota en sus nucas y al mismo tiempo todos pensaron el cómo estos sujetos eran sus superiores y peleaban como si fueran pequeños.

    Luego Koharu se acerca y se puso entre los viejos para detener la pelea.

    -Ustedes dos dejen de comportarse como niños inmaduros, ya son hombres mayores -ordeno la anciana muy molesta-.

    -¡YA CALLATE VIEJA BRUJA! –gritaron los viejos al mismo tiempo y los presentes incluyendo Homura se pusieron blancos al oír que esos dos cometieron el error más grande de todos, insultar a Koharu de vieja-.

    -¡¡¡COMO FUE QUE ME LLAMARON!!! –exclamo ella mientras que el lugar se llenaba del instinto asesino de la vie...digo ancia…digo señora-.

    -¡L-Lo siento Koharu-sama... f-f-fue el q-quien comenzó! –Decía el aterrado Hokage quien señalaba a Danzō-.

    -¡Eso no es cierto! –se defendió el para luego observar con miedo a Koharu- ¡Perdónanos Koharu por decir sin querer que eras una vieja bru… -rápidamente Danzō se tapó la boca rápidamente al darse cuenta de lo que acaba de decir-.

    -¡Idiota, tu sabes lo que pasa cuando les dicen vieja a... -luego Hiruzen imito a Danzō, se tapó la boca por cometer el mismo error que su ex-amigo. Luego ambos viejos vieron a Koharu que estaba hecha una furia- ...por favor no nos mates –pidió con una voz chiquita--

    -¡¡¡AHORA VAN A VER LO QUE ESTA ANCIANA LES HARA!!! –Rugió la furiosa…señora y los dos viejos se abrazaron temiendo por sus vidas-.

    Todos lo que estaban en el salón observaban con terror la paliza que recibían el pobre Sandaime y el líder de la Raíz a manos de Koharu, los presentes sabían que la anciana fue una gran Kunoichi en su época a la hora de pelear y al parecer aun lo seguía siéndolo a pesar de su edad, luego todos tuvieron el pensamiento de que si tenían que elegir a un nuevo líder para Konoha, era más que claro que ella sería la candidata perfecta. Luego de la gran golpiza todos volvieron a sus lugares, en especial un Danzō que estaba vendado de pies a cabezas dándole un verdadero aspecto de momia y Sarutobi que tenía un ojo morado, unos moretones y algunas parte de su cuerpo vendadas, en eso el Sandaime se pone a hablar.

    -Debido a la fallida misión de los equipos de búsqueda, no nos queda más que declarar al hijo de Minato como desaparecido -declaro el Sandaime y los presentes se sintieron mal por esa noticia, en especial los que eran amigos de Minato. Danzō era el único que no le afecto la noticia, el solo fulminaba a Hiruzen con la mirada porque sus planes de usar al pequeño como un arma se arruinaron por completo-.

    -Disculpe Hokage-sama, usted sabe cómo se iba a llamar el hijo de Minato –pregunto el líder Yamanaka- es para darle un pequeño homenaje al que pudo ser un gran ninja para la aldea –todos los del consejo asistieron por esa idea-.

    -Lo siento Inoichi pero nunca supe el nombre del bebe –respondió el Hokage, tuvo que mentir a todos temiendo que Danzō enviara algunos de sus hombres para buscar al pequeño Naruto a fueras del país- bien, creo que esto es todo, la reunión ha terminado, se pueden retirar –al decir eso todos se levantaron de sus asientos para irse pero luego el Sandaime volvió a hablar- a excepción de los líderes de Clanes y Homura y Koharu, necesito hablar con ellos sobre un asunto de la aldea.

    Los mencionados se quedaron en el saló, el resto de consejo incluyendo a Danzō, abandonaron la sala. El viejo Halcón de Guerra sospechaba del Sandaime del por qué cito a los Lidere de Clanes. Pero luego decide ignorar eso ya que tenía cosas más importantes. Una vez que el resto del consejo se fuera, los que fueron nombrados se acercaron al Sandaime para hablar.

    -Y bien Sarutobi, ¿nos puede decir para que nos llamaste? –Pregunto él y el resto del grupo esperaba lo que iba a decir el viejo-.

    -Primero que nada necesito verificar algo primero –decía el Hokage que miraba al líder del Clan Hyūga- Hiashi, quiero que revises con tu Byakugan si hay alguien en la torre y también ve si alguien puso algún tipo de transmisor en este lugar –Hiashi sin entender por qué el viejo le pidió eso asiente-.

    -Hai Hokage-sama, Byakugan –activando su Dōjutsu y comienza a registrar por completo la torre para ver si no había un espía o algún dispositivo oculto, por suerte no había nada- no hay nadie ni nada en la torre –decía y desactivo su Byakugan-.

    -Bien solo falta una cosa más –haciendo sellos para usar el Jutsu del silencio- ahora si podemos hablar más tranquilo.

    -Nos puedes decir que pasando Sarutobi –decía un poco molesto por la forma en que actuaba el Sandaime- ¿por qué te comportas tan misteriosamente?

    -La razón de el por qué los llame era para decirles lo que sucedió realmente con el hijo de Minato –anuncio el viejo, haciendo que todos quedaron en shock al oír eso-.

    -¿Qué quieres decir con eso? –Pregunto Koharu que no entendía- ¿Acaso no fue secuestrado como lo informaste? –El viejo lo niega- ¿Entonces qué fue lo que sucedió realmente?

    -Primero que nada, lo que estoy a punto de decirles será clasificado como un secreto Rango X –todos quedaron en shock, el Rango X es el nivel más alto de todos- todo lo que se va a hablar se mantendrá en secreto ¿entendieron? –todo el mundo asiente por eso-.

    -Hokage-sama nos puede decir que sucedió realmente –dijo Fugaku y el resto esperaba lo que su líder iba a decirles-.

    -Lo que sucedió fue... – y el viejo Hokage les contó lo que sucedió, de cómo Minato sello al Kyūbi dentro de su hijo a cambio de su vida, lo de Danzō y su plan de usarlo como arma y que una Kunoichi de otra aldea apareció milagrosamente para ayudarlo con lo del “secuestro” y de salvarlo de su terrible. Todos estaban sin palabras de lo que oyeron, incluso se preguntaron a si mismo por qué Minato hizo eso, en eso uno de los lideres hablo-.

    -Hokage-sama, si lo que nos ha dicho es cierto, ¿por qué Minato uso a su propio hijo para sellar a la bestia en vez de otra persona? ¿Es algo que no lo entiendo? –decía el sin entender el motivo del rubio mayor-.

    -Él lo hizo porque cuando su hijo nació, el pequeño poseía una gran cantidad de Chakra que un Jōnin promedio –declaro el Sandaime dejando a todos sorprendidos- Minato sabía que él era el indicado para este trabajo, ya que si fuera otra persona no soportaría el poder del Kyūbi y perdería el control hasta llegar el punto que llegue a liberarlo, por eso le encargo ese difícil trabajo a su hijo, ya que el sería capaz de controlar el poder del Zorro sin problemas gracias al sello.

    Todo el mundo estaba en silencio, varios de los presentes no podían creer que solo un bebe pudiera retener a un Bijū sin ningún problema, pero si se pensaba bien la situación, era algo de esperarse del hijo del Yondaime.

    -El último deseo de Minato era que la aldea viera a su pequeño como un héroe, pero lamentablemente con Danzō y sus ideas de convertirlo en una herramienta no será posible –decía el viejo Hokage mientras que todos los presentes maldecían a Danzō-.

    -“Con que ese era tu plan Danzō... debo decir que es una brillante idea, el hijo de Minato me hubiera servido para mis planes para el golpe de estado contra Konoha” –pensaba Fugaku sobre sus futuros planes-.

    En ese momento los pensamientos del Uchiha fueron interrumpidos por Ryōga que se veía más que frustrado.

    -¡Esa maldita momia traicionera, ahora mismo se las verá conmi… aargh! -Ryōga se quejó de una fuerte punzada en sus costillas, haciendo que se sostenga con sus manos el lugar afectado- mal...dicion...... mis heridas aun.....no sanan –luego Shibi con la ayuda de Hiashi lo sujetaron de los brazos para que no se caiga-.

    -Por favor Ryōga debes calmarte, recuerda que no está recuperado por completo -advirtió Hiashi al Inuzuka-.

    -Él tiene razón, aun sigues lastimado por el ataque del Kyūbi –decía Shibi seriamente, pero a la vez preocupado por su compañero-.

    -¡Hmph! No te preocupes por eso, solo es un pequeño rasguño, pronto me recuperare -respondió Ryōga para que todos se tranquilizaran, pero la verdad es que el recibió un gran daño cuando se atrevió a pelear frente al zorro por destruir parte de los terrenos de su clan-.

    -Pero cambiando de tema, ¿qué es lo que va a pasar con él bebe? –Hablo Chōza - ¿está seguro de lo que hizo Hokage-sama? ¿De darle al hijo de Minato a esa joven?

    -Estoy más que seguro Chōza, además que la joven parecía más que feliz de tener al pequeño en sus brazos –decía Hiruzen feliz al recordar a Mei-.

    -Tomaste la decisión correcta en darle al pequeño a esa joven –decía Homura que apoyaba al Hokage-.

    -Pienso lo mismo, si ese Danzō se hubiera quedado con el hijo de Minato causaría grandes problemas con su tonta ambición de poder –menciono Koharu ganándose la el apoyo de los líderes de clanes, hasta el mismo Fugaku-.

    -Bueno, esto es todo lo que tenía que decirles, ahora el pequeño estará a salvo y tendrá una nueva vida. Ahora nosotros haremos lo mismo comenzando con la reconstrucción de la aldea, se pueden retirar.

    Ordeno el Hokage, los líderes se retiraron a sus hogares para descansar, pero el Líder del Clan Uchiha pensaba en otras cosas.

    -“Sera mejor que guarde este secreto, si Danzō se entera de esto armaría un gran alboroto y podía arruinar mis planes a futuro” –pensó malignamente y se dirigió a su mansión para seguir con su ideas-.

    Minutos después de finalizar la reunión, el Sandaime regreso a su oficina para meditar las cosas. Una vez dentro el viejo tomo asiento y miro una fotografía en su escritorio, ella salía dos chicos, un rubio y una pelirroja que usaban con orgullo las bandas de Konoha en sus frentes, eran Minato y Kushina cuando se graduaron de la academia ninja, una pequeña sonrisa apareció en el rostro del viejo Hokage.

    -Minato, Kushina, pueden descansar en paz, Naruto está en buenas manos –el viejo volvió a sonreír al recordar la imagen de la alegre Mei con su hijo adoptivo-.

    Con Mei y Naruto

    En el barco que se dirigía País del Agua, la joven Mei descansaba en su recamara con su hijo Naruto después de un largo y terrible día, en ese momento ella pensó que nada malo ocurriría…bueno, casi. De pronto una fuerte tormenta apareció repentinamente, la pelirroja estaba algo pálida debido a que el barco se movía demasiado.

    -Urgh...Maldición.... porque me pasan estas cosas –decía Mei que se ponía un poco verde- ...primero mi uniforme es orinado y vomitado, luego esos idiotas querían aprovecharse de mi… ¡y ahora esto! –exclamo ella más que molesta, luego se calma al ver a su pequeño riéndose- al menos tu estas alegre, ¿verdad Naru-chan? –Decía Mei bien mareada mientras que el pequeño se reía de ella al verla casi verde-.

    Luego de ese mal momento en el barco, por fin Mei y él bebe llegaron a los muelles del país, la pelirroja con su hijo en brazos siguió su camino hacia Kiri tranquilamente sintiéndose segura en su país natal, el viaje solo duro unos días porque tomo un camino más corto para evitar más problemas. Al final ambos pudieron ver la entrada principal de la aldea.

    -Mira Naru-chan ya llegamos, este es tu nuevo hogar –decía Mei llena de felicidad y él bebe al ver la aldea sonrió, como si supiera que había llegado a casa- ahora vamos a hablar con el Mizukage para que te conozca.

    Al decir eso ella apresuro su paso para llegar rápidamente y así comenzar su nueva vida como madre junto con su hijo Naruto en la aldea de Kirigakure.

    FIN DEL CAPITULO.


    En las puertas de Kirigakure no Sato, dos Chūnins que hacían guardia vigilaban la entrada de cualquier sospechoso llegara, y no se quedaban dormidos como otros sujetos que lo hacían en sus turnos. (N/A: refiriéndome a los padres de Izumo y Kotetsu…par de holgazanes ¬¬ ) A los lejos los Chūnins vieron la silueta de alguien se acercándose a la entrada, ambos tomaron posición de defensa pensando que tal vez era un enemigo de una aldea enemiga, de pronto él bebe que lloraba les llamo la atención y se preguntaron quién podía ser hasta que escucharon una hermosa voz femenina que cantaba para calmar al pequeño, a medida que la silueta se acercaba los que cuidaban la puerta vieron que se trataba de nada más que Mei.

    -Vaya con que eras tú Mei, por un momento pensamos que era un enemigo –decía unos de los Chūnin mientras relajaba su postura-.

    -Y dinos, ¿cómo te fue en la misión en Konoha? –pregunto el otro Chūnin, pero la pelirroja no decía nada- Supongo que tuviste éxito en… ¡hey, Mei!-grito el cuándo Mei paso de largo de los guardias para entrar a la aldea- ¡Oye a dónde vas, aun no me has respondido! -decía algo molesto-.

    -Lo siento chicos pero tengo que hablar de inmediato con el Mizukage de algo importante -respondía la pelirroja que siguió su camino sin ver a los guardias-.

    Una vez que la pelirroja se fue ambos sujetos se acercaron para hablar de algo que les llamo la atención.

    -Oye, es idea mía ¿o lo que llevaba Mei entre sus brazos era un bebe? –pregunto él y su compañero le responde-.

    -Si era un bebe, ¿acaso será su hijo? –Pregunto y el otro lo negaba con la cabeza-.

    -No lo creo, por lo que se, ella no está casada ni tiene pareja –una vez dicho eso ambos sujetos decidieron olvidar lo que vieron para seguir cuidando la entrada de la aldea-.

    Mei se dirigía a la Torre del Mizukage para informarle al Yondaime Mizukage de su regreso, mientras caminaba por las calles de la aldea, muchos aldeanos que pasaban por ahí la saludaban con mucho respeto ya que la pelirroja era la única sobreviviente de los Clanes que existieron una vez en Kiri hace 8 años atrás. Mei suspiro tristemente al recordar ese que el anterior Mizukage decidió exterminar a las personas que poseían Kekkei Genkai.

    (POV de Mei)

    “Aún recuerdo ese día horrible cuando todos los clanes de Kiri fueron exterminado por órdenes del Mizukage, incluyendo mi Clan. Me cuesta creer que esa persona, el Sandaime Mizukage (N/A: persona X porque no hay ninguna información o nombre) una persona respetada y reconocida por sus grandes estrategias y el uso del Suiton como una extensión de su cuerpo, él era persona que cuando tomo el puesto, todas las personas de Kiri era como su familia, pasaron las semanas cuando el cambio abruptamente, la primera señal fue cuando elevo los impuesto hacías las personas que poseía Líneas de sangre, algunos Shinobis decían que lo veían platicar con un encapuchado en ciertos lugares y los que alcanzaban a escuchar era que la aldea no necesitaba personas con Linajes, que es fuerte como lo es ahora.

    Pasaron los días y las semanas en los que los impuestos a era el menor de los problemas, las misiones pasaron a manos de ninjas normales dejando a los que poseíamos Líneas desplazados, esto comenzó a incomodar a los líderes de dichos Clanes incluyendo a mi padre, Líder de nuestro Clan, en una reunión del consejo le pidieron explicaciones al Mizukage, este con una expresión algo macabra les dijo que escorias como nosotros no merecemos ser ninjas, y en ese instante hizo valer una ley, si dentro de un mes no salíamos de los territorios de Kiri, seriamos cazados como la escoria que éramos, con esas palabras los lideres salieron del recinto mientras nuestros colegas murmuraban sobre esa tonta ley del Mizukage.

    Un mes después ocurrió el infierno, el Sandaime mando a exterminar a los clanes con líneas sucesorias ganándose el apoyo de Anbus y ninjas que dejándose llevar por sus palabras, atacaron sin medir consecuencias tanto shinobis y familiares, pronto las calles eran un baño de sangre, niños mujeres y hombres que trataron de proteger a sus familias habían caído bajo las espadas de los hombres del Mizukage, las pocas personas que lograron escapar se refugiaron en los pueblos cercanos, solo yo, mi padre y algunos miembros de nuestro Clan nos quedamos en Kiri para unirnos a la resistencia conformada por un niño llamado Yagura, el cual había sido elegido para ser el Jinchūriki del Sanbi no Isonade, a pesar de solo tener 6 años obtuvo el control de la bestia y podría decirse que eran compañeros de batalla.

    Pasaron los meses en los sobrevivientes de algunos clanes se ocultaron para no ser víctimas de uno de los batallones del Mizukage, las familias rezaban que terminara todo esto y podían nuevamente comenzar sus vidas desde cero, Yagura admiraba al Mizukage y deseaba seguir sus pasos, pero ahora con esas atrocidades pensó mejor las cosas, el seria el nuevo Mizukage para proteger a su pueblo sin ninguna restricción y arreglaría los errores que hizo el Sandaime, apoyado por mi padre y los miembros del clan junto con los Jōnin que no compartían el ideal de su líder comenzó una de las batallas más sangrientas de toda Kiri, en cual gracias a la resistencia de Yagura y Sanbi les dio la victoria.

    Aun cuando la tiranía del anterior Mizukage, los civiles estaban renuentes a compartir sus tierras nuevamente con los miembros de los clanes, pero lamentablemente muchos de ellos murieron por los cazadores del Sandaime incluyendo a los de mi Clan y mi padre que murió tratando de protegerme de uno de los ataque del enemigo, los pocos que sobrevivieron se ocultaron o simplemente dejaron el país para comenzar una nueva vida lejos de ella. En cambio yo decidí quedarme en la aldea como hubiese querido mi padre y tratar de renacer mi clan para que un día pudiéramos proteger a Kiri como o hacíamos en el pasado.”

    (FIN DEL POV DE MEI)

    Mei dejo de pensar en eso ya que a partir de hoy comenzaría una nueva con su hijo Naruto, quien seguía descansando y disfrutar del calor de su madre, y eso hacia feliz a su madre, minutos después habían llegado a la torre donde se encontraba el Mizukage.

    Una vez dentro se dirigió a la oficina del Yondaime Mizukage, donde Yagura la esperaba, una vez frente a la puerta de la oficina la pelirroja en vez de tocar la puerta como se debería hacer, la abrió de a golpe la puerta mientras observaba al sorprendido Yagura que estaba sentado detrás de su escritorio y revisaba unos informes de algunas misiones.

    -¡¡¡Ya regrese Yagura-chan!!! –decía alegremente causando que el joven Yondaime suspiraba resignado. Mei era la única persona en Toda Kiri que no le tenía ni el más mínimo respeto-.

    -¡Cuantas veces te he dicho que no me llames de esa manera! –Decía Yagura bien molesto y se levantaba de su silla- ¡Recuerda que soy el Mizukage y debes llamarme con respeto, no me gusta que me trates como a un niño!

    -Y qué hay de malo en eso, aunque tú seas el líder de la aldea sigues siendo un niño -respondió Mei como si fuera nada y a Yagura le salió una gran vena en la frente por llamarlo niño, pero rápidamente se calmó-.

    -Como sea -dijo Yagura resignándose- ahora dime como te fue en la misión en la misión pregunto el Mizukage sin notar el pequeño rubio que Mei tenía en sus brazos y ella solo parpadeo algo confundida-.

    -¿Misión, de que misión hablas? –pregunto Mei y Yagura suspiro por eso-.

    -Me refiero a la misión que te envié para investigar a Konoha sobre los supuestos rumores sobre la compra de armamento –menciono el joven Yondaime serio- ¿no me digas que se te ha olvidado?

    -Ah si la misión jajajajaja, claro que lo recuerdo –dijo Mei riéndose nerviosamente ya que estaba más concentrado en su hijo que se olvidó por completo su importante misión- pues me fue bien y no hubo ningún problema. Y lo de las armas era un falso rumor jajaja –cuando dijo eso el joven Yondaime tuvo una gota en la nuca por lo que había dicho la pelirroja-.

    -Si entiendo, ¿y me puedes decir que era lo que compraba Konoha si no eran armamento? -pregunto Yagura mientras cruzaba sus brazos esperando la repuesta de la pelirroja que estaba muy nerviosa-.

    -Eeeh, bueno… pues la cosa es que… -la pelirroja sudaba a mares ya que no sabía que decir- “¡qué hago, que hago, que hago... si le digo lo que sucedió realmente me va a encarcelar por traición! ¡Piensa Mei piensa!" –pensaba ella buscando una idea, y lo único que se le ocurrió fue inventar una historia falsa- pues... lo que pasa es que Konoha no compro ningún tipo de armamentos, sino que eran materiales para la reconstrucción de algunas viviendas –dijo tranquilamente- “si , brillante como siempre” -pensó aliviada-.

    -¿Es cierto de lo que me has dicho? –Mei asiente algo nerviosa rezando que le creyera- bueno, entonces creo que no hay nada de qué preocuparnos –la pelirroja suspira de alivio al rio eso- bueno Mei, ya puedes retirar.... -de pronto el joven Yondaime se da cuenta de lo que la pelirroja llevaba en sus brazos- Umm.... ¿y ese bebe? –decía el señalando al pequeño rubio-.

    -Te refiere a esta linda criaturita –dijo Mei mientras abrazaba al pequeño y Yagura asiente- pues este bebe Yagura-chan –nuevamente el Mizukage se molestó por el 'chan' en su nombre- es nada más que Naruto Terumī, mi hijo –decía con mucho amor mientras que Yagura estaba atónito por lo que escucho-.

    -¡¡¡QUEEEEEEEEEEE!!! –Grito el Mizukage a todo pulmón- ¡¡¡Cómo es posible que tú seas su madre!!!!

    -¡Oye, que quisiste decir con eso! –Sintiéndose ofendida- ¿¡Acaso dudas de que no pueda ser una buena madre!?

    -¡E-E-Espera un momento... y-yo no dije eso! –Dijo Yagura algo preocupado de que la pelirroja lo lastimara- ¡Es que todo Kiri sabe que no estas casada ni nada parecido!

    -¡¡¡Piensas que voy a ser una solterona por siempre!!! -grito Mei más que ofendida por lo que dijo Yagura-.

    -¡¡¡TAMPOCO QUISE DECIR ESO!!! -se defendió el aterrado Mizukage que temía por su vida- ¡¡¡Es que me cuesta creer que tengas un hijo sin estar casado o que tengas una pareja!!!

    -¡Casada o no, este pequeño es mi hijo y punto! –aclaro la pelirroja-.

    -De acuerdo... lo siento si lo que dije te hizo enfadar, es que no me espera… -no pudo continuar porque fue interrumpido por una voz que venía desde el interior del Mizukage-.

    -Oye Yagura, puedo percibir algo dentro de ese mocoso, algo muy familiar -dijo la voz en su interior, era el Sanbi no Kyodaigame que se comunicaba con su Jinchūriki-.

    -["¿De que estas hablando Sanbi? Explícate bien"] -pregunto Yagura al Sanbi-.

    -Ese mocoso debe tener sellado dentro de el a uno de mis hermanos, es por eso que siento un Chakra muy familiar -dijo el Bijū al joven Yondaime sorprendido-.

    -[“Un momento, ¿me estás diciendo que ese bebe es un Jinchūriki?”] –dijo el Joven Yondaime sin poder creer de lo que dijo su Bijū- [“¿Estás seguro de lo que dices?”]

    -Por supuesto que lo estoy, es más, puedo sentir de quién es ese Chakra y estoy 100% seguro de que ese le pertenece a nuestra hermana mayor Kyūbi –dijo seriamente-.

    -[“¿¡El mocoso de Mei es el contenedor del Kyūbi!?”] -exclamo Yagura shockeado- [“Será mejor que Mei me explique realmente de donde saco a ese niño”] –menciono el, antes de cortar la comunicación con su Bijū, el Sanbi decidió decirle unas últimas palabras-.

    -No la hagas enfadar, recuerda que ella se enfada fácilmente... 'Yagura-chan' JAJAJAJAJAJA -dijo el Bijū que comenzó reírse a carcajadas y el joven Yondaime se molestó por eso-.

    -[“Lo que me faltaba, ahora tú también me llamas así”] -dijo Yagura resignado para cortar la comunicación con el Sanbi, luego dirigió su mirada a la pelirroja- Mei, ¿me puedes explicarme la verdad sobre tu “bebe”? -viendo fijamente a la pelirroja que se puso muy nerviosa-.

    -P...Pero si ya le dije que él es mi… -trato de hablar la pelirroja que fue interrumpida por Yagura-.

    -Yo sé que estas mintiendo, ahora quiero la verdad sobre él bebe y de el por qué es un Jinchūriki –ordeno el Mizukage, Mei palideció un poco cuando se descubrió el secreto de su hijo-.

    -¿¡P-pero como lo supo, yo nunca mencione sobre eso!? -pregunto ella preocupada de que la situación-.

    -El Sanbi me dijo que sintió el Chakra del Kyūbi dentro de el -señalo el joven Yondaime- así que no voy volver a repetir, quiero la verdad y nada más -ordeno el Mizukage y Mei no tuvo más opción que decirle la verdad-.

    -De acuerdo te lo diré –dijo Mei derrotada para luego contarle todo lo que había sucedido, sobre lo que en Konoha, el repentino ataque del zorro a la aldea, de cómo encontró a Naruto, los planes de Danzō de convertirlo en un arma y el plan del Sandaime Hokage- y así fue lo que sucedió realmente –finalizo ella que esperaba el veredicto de su líder-.

    Cuando Yagura escucho todo lo que le contó Mei, al principio se enfadó bastante al enterarse que la pelirroja no había cumplido con su deber y paso revelar al enemigo de su objetivo, pero al saber el motivo de por qué lo hizo decidió perdonarla, él hubiera hecho lo mismo en su lugar, con la diferencia en que asesinaría a ese tal Danzō por la cruel idea de usar a un inocente bebe como una arma.

    -Sabes Mei, por lo que me has dicho, cualquier líder de otra aldea te marcaría como traidora -declaro Yagura y la pelirroja asiente algo nerviosa- ...pero debido al motivo de tus acciones, pienso que fue lo correcto en salvarlo, así que no serás castigada -Mei se siente aliviada al oír eso- y con respecto a ese niño, se puede quedar en Kiri -cuando dijo eso, la pelirroja se alegró bastante-.

    -¡Muchas gracias Yagura-chan, no sé cómo pagártelo! –Agradeció la pelirroja, y como siempre el Mizukage se molesta por el 'chan' en su nombre- ¡Oíste eso Naru-chan, te puedes quedar en Kiri conmigo y juntos seremos una gran y linda familia! –dijo llena de alegría abrazando a su bebe, pero Yagura volvió a tomar la palabra-.

    -No tan rápido Mei –dijo el Mizukage rompiendo las fantasías de la pelirroja- es cierto que dije que él bebe se puede quedar en Kiri, pero nunca dije que tú lo cuidarías –para Mei oír esas palabras eran como si le quitaran lo más valioso del mundo- será mejor que yo me encargue de él, es lo mejor ya que cuando crezca lo entrenare para que aprenda a controlar los poderes del Kyūbi

    -¡No por favor todo menos eso, haré cualquier cosa pero no me quite a mi Naru-chan! –dijo Mei una voz llena de tristeza mientras abrazaba fuertemente a su bebe como si no quisiera que se lo arrebataran-.

    -Se es que doloroso para ti pero él lo mejor, créeme –dijo el joven Yondaime tratando de convencer a la pelirroja-.

    -Pero…pero yo soy su madre…incluso tengo... -Mei trato de explicarle sobre el certificado de adopción, pero nuevamente Yagura la interrumpe-.

    -Lo siento pero la decisión ya está tomada, yo me quedare con él bebe y punto -ordeno Yagura que se cruzó de brazos y cerraba los ojos-.

    En la oficina había gran silencio y por alguna razón la pelirroja no decía nada mientras Yagura esperaba que Mei aceptaba lo que le ordeno.

    -Y...Yagura -hablo el Sanbi que sonaba como si tuviera ¿miedo?- ...creo que no fue una muy buena idea que dijeras eso –dijo la tortuga que pareció ver algo que lo asustaba bastante-.

    -[“Oye ¿y ti que te pasa? Suenas como si hubieras visto que te asustara]” –pregunto el Mizukage que no entendía el por qué su Bijū actuaba así-.

    -Y...Yo que tu abriría.... los ojos -menciono el Sanbi que no dejaba de temblar-.

    -[¿Eh?] -dijo el Yondaime sin entender bien-.

    -¡¡Solo abre los ojos y mira a Mei!! –Grito el Bijū que se escondía dentro de su caparazón-.

    Yagura sin entender de lo que dijo el Sanbi, abrió sus ojos para ver a la pelirroja y de inmediato comprendió del por qué el Bijū se comportaba de esa forma. El vio con terror a una Mei rodeada de una aura asesina al mismo tiempo que su cabello se movía como si tuviera vida propia, pero lo que lo lleno de miedo al igual que el Sanbi fueron esos ojos que clamaban por sangre.

    - Escúchame bien Mizukage! -grito Mei mas que enfadada- ¡Aunque seas el ultimo Kage o Daimyō del mundo, jamás te entregaría a mi bebe, yo soy su madre y si no me cree vea esto! -sacando de su mochila el certificado de adopción que le dio el Sandaime- ¡Aquí está la prueba de que dice legalmente que Naru-chan es mi hijo y nadie me va a decir que no!… ¡ENTENDIO! -grito con todas sus fuerzas-.

    Yagura no sabía que decir, estaba completamente en shock al ver ese lado agresivo de Mei, uno que hasta el mismo Sanbi le tenía miedo.

    -¡¡¡DILE QUE SI IDIOTA, O SINO ELLA NOS VA A MATAR!!! –Grito el acobardado Bijū que estaba en un rincón temblando de miedo- ¡¡¡POR KAMI-SAMA NO TE QUEDES CALLADO Y DILE QUE SE QUEDE CON EL BEBE!!! -Yagura reacciono ante las suplicas del Bijū-.

    -¡P-P-Por supuesto que si Mei-sama, es obvio que te puedes quedar con tu hijo! –decía Yagura que tomaba el certificado y los firmo junto con uno documento- ¡Aquí tienes, con estos papeles confirman que a partir de hoy, Naruto Terumī es parte de Kirigakure! -dándole los documentos a Mei en modo furia-.

    Una vez que la pelirroja tomo los papeles, rápidamente paso de furiosa Mei a una feliz.

    -Muchas gracias, realmente te lo agradezco –dijo la feliz pelirroja mientras que Yagura suspiro aliviado por salvarse de una muerte segura- con tu permiso me retiro a mi mansión, bien Naru-chan despídete de Yagura-chan -ella toma la mano del pequeño Naruto y la movía como si se despidiera, dio media vuelta y se dirigió a la puerta para retirarse-.

    -Si nos vemos… Mei-Obaasan –susurro Yagura muy bajo para que Mei no lo escuchara-.

    Para la mala suerte del Yondaime, la pelirroja escucho perfectamente como la llamo y eso hizo que se enfade de nuevo y su cabello cobrara vida.

    -Que dijiste –pregunto ella mirando sobre su hombre al joven Yondaime que se escondía bajo su escritorio-.

    -¡No dije nada Mei-sama! –respondió el aterrado Mizukage para que la pelirroja se calmara-.

    -Menos mal –dijo tranquilamente para luego retirarse de la oficina mientras que Yagura seguía escondido en el escritorio-.

    -¿¡De dónde diablos aprendió hacer eso? -se preguntó Yagura que salía debajo de su escritorio- ¡Esta es la primera vez que Mei se pone tan furiosa!

    -¡Escúchame bien Yagura! -reclamo Sanbi que aún estaba asustado- ¡Nunca, pero NUNCA vuelvas a hacerla enojar a esa mujer, o sino la próxima vez nos matara si piedad!

    -Por primera vez estoy de acuerdo contigo, Mei es de temer -agrego Yagura para luego regresar a sus deberes-.

    Después de la 'charla' con el Mizukage, Mei corría a gran velocidad hacia el recinto del Clan Terumī, minutos después ella llega a un gran terreno con una enorme mansión que dejaría en vergüenza a la mayoría de las casas de toda Kiri. La pelirroja solo observaba su hogar con una gran sonrisa.

    -Bien Naru-chan, ya llegamos a nuestra hogar –dijo muy alegre viendo a su hijo bostezar- al parecer alguien sueño –dijo suavemente mientras acariciaba una de las mejillas del pequeño para luego entrar a la mansión-.

    La pelirroja caminaba por los pasillos de su hogar hasta llegar a una de las habitaciones, al entrar se podía ver que era un dormitorio para bebes, en ese lugar había de todo, una cuna, peluches, una mudadora para cambiar al pequeño, un móvil con figuras de animales, etc. Mei se acercó a la cuna para depositar suavemente a Naruto y le cantaba una canción para que su bebe se durmiera tranquilamente.

    -Descansa bien mi lindo Naru-chan ya que mañana comenzara un nuevo día para los dos –dijo la pelirroja que beso la frente de su hijo para luego cubrir al pequeño rubio con una manta, una vez que dejo el dormitorio Mei solo pensaba en una cosa- “y pensar que yo quería convertir esa habitación en un salón de Spa personal” –pensó ella para luego sonreír- “menos mal que no hice” -finalizo para cerrar la puerta-.

    En Konoha, 2 semanas después desde el ataque del Kyūbi.

    La aldea estuvo de luto por varios días por la muerte de los shinobis que dieron sus vidas por salvar su hogar, se les hizo un homenaje a todos los valientes que cayeron peleando, también hubo uno especial para el Yondaime Hokage y su esposa que fallecieron al derrotar al temido zorro. Por decisión del Sandaime Hokage, los ancianos del consejo y los líderes de los clanes se decidieron guardar el secreto del hijo del Yondaime y de cualquier información respecto a él en caso de que Danzō se entere de lo que paso con él bebe y que enviara a sus hombres para secuestrarlo.

    Mientras tanto en la oficina del Hokage, Hiruzen estaba sentado en su silla fumando su pipa observando la aldea desde su ventana, el viejo esperaba la visita de ciertas personas para hablarles de algo importante, de pronto alguien toca la puerta y el viejo dio permiso para que pase, la puerta se abrió revelando a Homura y Koharu que habían llegado.

    -Me alegra que vinieran pronto mis viejos amigos –dijo el viejo Hokage dándole la bienvenida-.

    -¿Nos puedes decir para que no llamaste Sarutobi? –pregunto Homura serio-.

    -Los llame a ustedes para avisarle de una buena noticia, nos llegó un mensaje de parte del Mizukage sobre formar una alianza entre Konoha y Kiri –anuncio el Sandaime-.

    ¿Eso cierto Sarutobi? –Decía Koharu sorprendida por la noticia- Sin duda es una gran noticia para la aldea, ¿nos puedes decir el por qué Kiri quiere aliarse a Konoha? -pregunto ella queriendo saber la razón de la repentina alianza con Kiri-.

    -Pues en este pergamino está escrito la explicación de esta alianza –dijo el viejo Hokage mientras mostraba el pergamino que tenía en mano y se dispuso a leerlo-.

    Para el Sandaime Hokage:

    Estimado Hokage-dono, me dirijo a usted para formar una alianza entre nuestras aldeas, ya sea de tratado comercial o una alianza complementaria establecida para prevenir futuros combates y apoyarnos mutuamente.

    Atte Yagura, Yondaime Mizukage de Kirigakure.

    Una vez que Hiruzen termino de leerlo el mensaje, pudo notar que el pergamino tenía un sello especial que solo los Kages conocían, el viejo realizo unos sellos manuales para que el sello se active, las letras del mensaje comenzaron a moverse y acomodarse para mostrar un mensaje oculto.

    Estoy atento de la situación del pequeño Naruto, no se preocupe, él está a salvo en mi aldea, y de paso ayudare a Mei en lo que sea para cuidarlo. Cuando él bebe crezca lo entrenare yo mismo para que pueda controlar a su Bijū ya que yo también soy un Jinchūriki. Espero su respuesta para aceptar la alianza.

    P.D: Junto con el pergamino viene una foto de Mei con Naruto, ella me pidió que se lo diera para que sepa que llegaron sanos y salvos a Kiri.

    Una vez leído el mensaje, el Hokage y los ancianos se alegraron al saber que el Yondaime estaba de su lado y que prometió tener bajo secreto es estado del bebe rubio como Jinchūriki y de que lo entrenaría personalmente, luego Koharu decide hablar.

    -Sarutobi, ¿tienes la foto que venía con el pergamino? Quiero ver como es el pequeño Naruto –pidió la anciana con una sonrisa y el viejo sacaba la foto de su escritorio-.

    -Por supuesto, aquí esta -decía el que le entregaba la foto donde salía Mei que abraza al pequeño Naruto que miraba a la cámara sonriendo- ¿qué te pare… -no pudo continuar porque la anciana Koharu le había arrebatado la foto que tenía-.

    -¡Por Kami-sama, ese bebe es la cosita más linda que he visto en mi! –Dijo Koharu con los ojos convertidos en estrellas- ¡Si hubiera sabido que el hijo de Minato sería tan lindo lo hubiera adoptado como mi nieto! –al decir eso, tanto como Homura y Sarutobi tenían una gran gota en sus nucas por la forma de actuaba la anciana-.

    -… Si claro, lo que tú digas Koharu –dijo Homura mirando a Koharu-.

    -Bueno mejor seguimos con el tema–dijo Hiruzen refiriéndose sobre la reunión- el otro motivo de por qué los llame es sobre Danzō -menciono el haciendo que Koharu salga de su mundo para escuchar lo que les decía el Hokage- desde la última reunión, Danzō ha estado muy ocupado con la Raíz. Me temo que el este enviando a sus Anbu para buscar el paradero de Naruto.

    -Ese idiota no se rendirá tan fácilmente -dijo Koharu disgustada- sería mucho más fácil que diéramos una orden de ejecución, así pondríamos sin a sus planes.

    -Eso no funcionaria, no tenemos alguna prueba o algo que lo delate como la sucia rata que es –aclaro Homura- lo único que podemos hacer ahora es guardar silencio y de que Danzō nunca llegue a enterarse lo que paso

    -Tienes razón en eso, lo mejor es avisarle a los líderes de los clanes de que estén atentos de lo que haga Danzō y la Raíz. Si llegan a saber algo tendrán que informarme inmediatamente, así lograremos tener evidencias para desenmascarar de una vez por todas a ese impostor –anuncio el Hokage seriamente a sus compañeros-.

    Una vez que termino la reunión, Koharu y Homura se retiraron hacia sus hogares y al mismo tiempo pensar en algunos planes para atrapar a Danzō. Mientras con Hiruzen, el vi a sentarse en su silla ver la foto de Mei y Naruto que habían logrado llegar a Kiri sin problema y al mismo tiempo rezar por la felicidad de la nueva familia.

    En Kiri, días después desde la llegada de Mei y Naruto.

    En toda Kirigakure se extendió la noticia de que Mei Terumī es mamá, muchos hombres sufrieron al saber que la Kunoichi más hermosa de toda la aldea era madre y algunos trataron de comprometerse con ella pero ella los ahuyentaba amenazándolos con unos Jutsus de lava o su recientemente modo furia que al parecer logro dominar (N/A: que miedo ._.) Por otro lado, todas las Kunoichis de la aldea querían conocer al bebe de Mei y decidieron hacerle una fiesta de felicitación para la nueva madre. En la mansión Terumī se llevaba la fiesta y una pelirroja con su hijo en sus brazos estaba muy feliz por como sus compañeras la felicitaban una y otra vez por ser madre.

    -¡Por Kami Mei, realmente tu bebe es muy lindo! –decía una kunoichi de cabello y ojos de castaño claro que estaba sonrojada porque no podía quitar la mirada al bebe- ¡y esas marcas en sus mejillas lo hacen ver más adorable! -la mujer se sonrojo aun mientras acariciaba con su dedo una de las mejillas de Naruto-.

    -M-Muchas gracias -dijo Mei apenada ante tantos halagos de sus compañeras-.

    -¿Y cómo se llama tu hijo? –pregunto otras de las kunoichis y amigas de la pelirroja-.

    -Se llama Naruto, ¿no es lindo ese nombre? –pregunto con una gran sonrisa y todas las Kunoichis chillaban al oír el nombre del bebe- y eso que no han visto lo mejor -al decir eso, Mei se dirigió al dormitorio de su hijo-.

    -Oye Mei ¿a dónde vas? La fiesta aún no termina –pregunto una de sus amigas al ver como la pelirroja se retiraba-.

    -Solo esperen y verán –respondió ella mientras se retiraba a la habitación de su hijo-.

    Pasaron 5 minutos las Kunoichis se preguntaban entre sí que estará haciendo su compañera pelirroja, luego Mei regresa con una expresión llena de felicidad.

    -Miren esto chicas –decía ella y todas las Kunoichis veían al bebe que tenía puesto un pijama de un zorro naranjo y que incluía una colita y orejas, las chicas al ver eso reaccionaron de una sola forma-.

    -¡¡¡KAWAII!!! –El grito fue tan fuerte que varias ventanas de los edificios y hogares se rompieron, incluso las ventanas de la oficina de Yagura se rompieron, haciendo que él se lleve un gran susto-.

    -¡Que rayos fue eso! ¿¡Estamos siendo atacado por una aldea enemigo!? -exclamo el por lo que acaba de suceder, en ese instante un Jōnin entro a la oficina-.

    -¡Mizukage-sama! ¡Tenemos graves problemas! -decía el Jōnin alarmado por la situación-.

    -¡Ya lo sé, me di cuenta que estamos atacados! -dijo el que se preparaba para el combate- ¡Quiero saber quiénes son los causantes de este ataque! -ordeno el que tomaba su bastón-.

    -Por favor tranquilícese Mizukage-sama, no es un ataque por parte de otra aldea, esto vino de adentro de la aldea -declaro el Jōnin logrando tranquilizar a Yagura-

    -¿Que esto vino dentro de Kiri? ¿Y se puede saber de dónde rayos vino esto? -pregunto el Mizukage que creyendo que hay un tipo de rebelión en su aldea-.

    -Con respecto al ataque... bueno... este parece que vino de... la mansión Terumī -dijo el Jōnin con un poco de miedo-.

    Ante esa respuesta, Yagura tuvo un tic en su ojo izquierdo, luego una mano al rostro para comenzar a gruñir y murmurar cosas sobre pelirrojas causa-problemas.

    -“No sé por qué.... pero creo que voy a sufrir con Mei y su hijo” –pensó Yagura resignado a los futuros problemas que se les viene en adelante mientras que el Sanbi solo se burlaba de la mala suerte de su Jinchūriki-.

    2 semanas después...

    Mei se veía completamente agotada, nunca pensó que tendría que enfrentarse a un oponente tan difícil en toda su carrera shinobi.

    -¡Maldición! –Reclamo la pelirroja que llegaba a su límite- nunca pensé que... alguien como tú me.... causaría tantos problemas… ¡pero aun así no me rendiré! –Decía determinada mientras miraba fijamente a su oponente- ¡Te derrotare de una vez por todas! ¡Ya verás que cometiste un gran error al enfrentarte a la gran Mei Terumī! -luego lanzo su última movida en contra de su adversario- Lo… lo logre –pregunto ella mientras respiraba agitada mientras observaba a su oponente- ¡lo hice! –Sonriendo- ¡Por fin lo logre, gane, gane, ganeeee! -festejando al ver que lo había logrado- ¡Por fin pudo aprender a colocar bien el pañal!- dijo triunfantemente mientras alzaba a Naruto al aire que reía, después del intentar 1.233 veces por fin la pelirroja aprendió a colocar correctamente el pañal a su hijo-.

    De 2 semanas a un mes

    Luego de acomodar todo en el dormitorio de Naruto, la pelirroja fue en búsqueda de una niñera porque tenía que ir a una misión que le tomaría solo 5 días. Mei busco por toda Kiri a alguien que cuidara de su hijo pero no tuvo suerte, en eso se le vino a la mente cierta persona que lo cuidaría mientras ella no estaba, la pelirroja fue corriendo hacia donde estaba esa persona que se encontraba en ese instante… en la Torre del Mizukage.

    -¡¡Yagura-chan, necesito de tu ayuda!! –la pelirroja entro bruscamente a la oficina del joven Yondaime, y como siempre, él se enfadaba bastante por la forma que lo llamaban-.

    -¡Cuantas veces tengo que repetirte que no me… –no pudo continuar porque la pelirroja coloco a su bebe en los brazos joven Mizukage que no entendía lo que sucedía- ¿¡me puedes explicar que estás pasando!?

    -Por favor Yagura-chan, necesito que cuides de Naru-chan mientras este en la misión –suplico ella juntando y el Mizukage queda en shock al oír eso-.

    -¡¡¡QUEEEE!!! –Grito Yagura- ¿¡Se puede saber por qué debo cuidarlo yo!? –reclamo el mientras tenia a Naruto en sus brazos-.

    -Porque eres la única persona que puedo confiar, además –dijo la pelirroja con una sonrisa- Naru-chan está feliz al estar cerca de ti, solo míralo –señalo ella y Yagura ve al pequeño que le sonreía-.

    -Me pregunto quién fue el idiota que te dio esa misión –dijo Yagura molesto, a lo que Mei lo miro con los ojos entrecerrados-.

    -Ese idiota eres tu –cuando dijo eso Yagura tenía una gota en la nuca al recordar que fue el quien le dio la misión- como sea, ya me tengo que ir que se me hace tarde –dijo ella para darle un beso en la frente a Naruto- Yagura-chan cuide bien a Naru-chan, adiós –luego la pelirroja se va de la oficina pero en ese momento el joven Yondaime reacciona-.

    -¡Espera Mei no te… -no alcanzo a completar la palabra ya que la pelirroja cerró la puerta dejando a un Yagura que sostenía a Naruto en sus brazos, luego el Mizukage mira al bebe rubio fijamente- bueno, que tan difícil puede ser cuidar a un bebe –dijo tranquilamente sin saber en el lio que se metió-.

    5 días después

    Una alegre Mei volvía a Kiri después de cumplir exitosamente su misión, se dirigió directamente a la Torre del Mizukage para ir a buscar a su hijo y como siempre abrió la puerta de a golpe.

    -¡¡Naru-chan, tu linda Okaa-san a… -se quedó sin palabra al ver lo que había sucedido en la oficina del Mizukage-.

    Todo el sitio estaba hecho un desorden, papeles y libros tirados al piso, algunos muebles desordenados y un escritorio algo destrozado, Mei se preguntaba a si misma que había sucedido en este lugar y en eso vio que le llamo la atención. La pelirroja observaba a Yagura que dormía tranquilamente con el pequeño bebe que también dormía en los brazos del joven Yondaime, ella miraba con una sonrisa la tierna escena, luego se acercó lentamente a Yagura para tomar a su bebe.

    -Muchas gracias por cuidarlo, Yagura-chan –dijo en voz baja para no despertar al joven que descansaba por cuidar al pequeño Naruto.

    De 1 mes a 2 meses

    Un día Mei reviso los pergaminos de los padres de Naruto, al abrirlos se sorprende que ambos pergaminos tuvieran un sello de contención, el pergamino que tenía el sello del Yondaime de Minato guardaba una caja de tamaño mediano y que al parecer tenía algo adentro, también había un pergamino de sus técnica. Con el pergamino con el símbolo del espiral de Kushina contenía sus técnicas de sellados, Mei echó un vistazo a las cosas que tenía el pergamino de Minato y le sorprendió bastante al ver que la caja tenía unas extrañas kunais de tres puntas, luego revido el pergaminos y solo basto con echarle una mirada para darse cuenta que eran técnicas realmente complicadas e imposibles de entender, en especial los dos Jutsus llamados 'Rasengan' y 'Hiraishin no Jutsu'.

    Luego decidió revisar el pergamino de las técnicas de Fūinjutsu de Kushina para practicar con ellos, al principio le llevo mucho tiempo en aprender algunos debido a la gran complejidad de los sellos, pero al final pudo dominar algunos que eran más sencillos, después de entender bien de cómo funcionaban, Mei decidió que aprendería todas las técnicas de Kushina para así un día enseñárselos a su hijo cuando se convierta en un shinobi.

    De 2 meses a 6 meses

    Durante ese tiempo Mei había mejorado bastante con las técnicas de sellado, aprendió sobre sellos de seguridad y de cómo sellar objetos pequeños como una shuriken hasta sellar cosas de gran tamaño, aun no podía dominar por completo los sellos de alto nivel y los más poderosos. La pelirroja no solo mejoro como Kunoichi, sino también como mujer, a pesar de que tuvo problemas con lo de los pañales ella demostró ser una excelente madre por naturaleza por la forma en que cuidaba a su hijo.

    De 6 meses a 9 meses

    A igual que toda madre la pelirroja empezó a coleccionar fotos de su hijo, ella siempre llevaba a mano una cámara para captar cualquier momento de su pequeño como cuando sale a pasear con él, cuando lo baña, lo alimenta, jugaba con sus peluches, cuando sonríe, cuando duerme, etc. Pero su mayor tesoro era la foto que tomo cuando Naruto tenía puesto su pijama de zorro naranjo, al parecer Mei tenía esa manía de cualquier de madre de tomar foto a su hijo a cada momento.

    De 9 meses a 1 año

    Hoy es el día más esperado para Mei, su Naruto iba a cumplir su primer año de edad. Todas las compañeras de la pelirroja estaban presentes en la fiesta al igual que Yagura que comenzó a ver al bebe como su hermano menor, en la fiesta hubo muchos obsequios para el rubio cumpleañero como ropa de bebe, peluches de animales y algunos con formas de kunais y juguetes didácticos, pero el regalo que más le fascino a la orgullosa madre era el de Yagura que se trataba de un traje ninja para Naruto, todas las gritaron "¡¡¡KAWAII!!!" al ver cuando la pelirroja se puso su traje ninja (N/A: parecido al que usa Naruto en Shippuden) el pobre Mizukage casi se queda sordo por ese chillido mortal.

    Semanas después del cumpleaños de Naruto

    Mei se dirigía a la Torre del Mizukage debido a que Yagura la llamo para hablarle de algo muy importante que se relacionaba con la traición de uno de los Kiri no Shinobigatana Nananin Shū, Kisame Hoshigaki. Cuando la pelirroja llego por primera vez toco a la puerta para luego entrar.

    -Me llamaste Yagura-chan –decía Mei entrando a la oficina mientras que el joven Yondaime no se enojó por llamarlo Yagura-chan porque estaba concentrado sobre la traición de Kisame-.

    -Así es Mei, como ya sabes hace unos días Kisame Hoshigaki, miembro de los Shinobigatana nos traiciono asesinando a su maestro Fuguki y llevarse consigo a Samehada –decía serio y Mei asiente- también hemos descubierto que hace tiempo se había unido a un misterioso grupo de ninjas criminales.

    -Y supongo que tú sabes algo, ¿verdad? –pregunto Mei, a lo que Yagura asiente por eso-.

    -En eso tienes razón, cuando Kisame escapo, revisamos algunas de sus cosas en donde vivía y hallamos esto -el Mizukage le muestra a Mei un pequeño pergamino de color negro- en este pergamino esta información sobre los planes del grupo conformado por ninjas renegados de algunas aldea y se hacen llamar Akatsuki... pero lo que me preocupa son sus planes de querer capturar a los 9 Jinchūrikis.

    -¡A los Jinchūrikis! –Grito ella muy asustada y que se levantaba de su asiento- ¡quiere decir que ese grupo van detrás de ti y Naru-chan! –Preocupándose más por su hijo-.

    -Me temo que así es, incluso uno de ellos, un sujeto encapuchado que tenía unos extraños ojos rojos trato de controlarme, pero gracias al Sanbi me protegió de ser controlado usando su Chakra para salvarme. Cuando trate de contraatacar, ese sujeto desapareció de la nada... -declaro Yagura molesto por no detener a esa persona que trato de controlarlo. Durante un rato se mantuvo callado al igual que Mei para luego volver a tomar la palabra- Creo que estamos en una situación difícil, en especial las aldeas ninjas que tienen Jinchūrikis. Mandare mensajes de emergencia a las aldeas para que se mantengan en alerta ante cualquier cosa.

    -¡Espera un minuto, que le pasara a mi hijo! ¡Es el un Jinchūriki, eso quiere decir que querrán capturarlo también! –Grito la pelirroja preocupada por el bienestar de su hijo-.

    -Tranquilízate Mei, Naruto está a salvo. Akatsuki no sabe nada sobre su ubicación actual. Desde el día que te lo llevaste de Konoha ellos piensan que el grupo de ninjas lo tiene y están tratando de localizarlo hasta hoy, así que puedes estar tranquila -afirmo Yagura para que la pelirroja se sintiera aliviada. Luego el joven Mizukage vuelve a tomar la palabra- ¿Mei te acuerdas que hace tiempo te dije que quería entrenar a Naruto? -pregunto él y Mei asiente- Pues la cosa es que no lo haré solo, recibiré algo de ayuda.

    -Espera... ¿cómo que recibirás algo de ayuda? -pregunta la pelirroja sin entender a lo que se refería-.

    -¿Has oído que en la aldea de Kumo tienen a dos Jinchūrikis, y que uno de ellos tiene control de su Bijū? -pregunto el Mizukage y Mei asiente- Hace tiempo atrás envié un mensaje al Raikage avisándole de los planes Akatsuki, también le pide de si nos podría ayudarnos para entrenar a un nuevo Jinchūriki. Hoy mismo me llego la respuesta de ella aceptando la propuesta de ayudarnos con el entrenamiento de Naruto –la pelirroja estaba sorprendida al oír esa noticia-.

    -¿En serio nos van ayudar? -pregunto Mei sorprendido mientras que Yagura le responde con un sí. De pronto la alegría de la pelirroja se va para ponerse triste- Eso quiere decir que le lo vas a llevar ahora mismo a Kumo ¿estoy en lo cierto? -decía tratando de contener unas lágrimas-.

    -No Mei, no pienso llevarlo a Kumo, lo mejor será esperar unos años más para cuando esté listo para su entrenamiento. Así podrás pasar más tiempo con el -respondió Yagura para que Mei no se entristezca- además, debo decir que me agrada Naruto, es como un hermano menor que nunca tuve -declaro el con un leve sonrojo en su rostro y Mei solo sonríe por eso-.

    -Al parecer Naru-chan nos ha alegrado la vida desde que llego -menciono Mei y Yagura asiente por eso- solo te pido cosa Yagura-chan, que cuides bien a mi hijo...o sino...-de pronto toda la oficina se llenó del instinto asesino de la Kiri no Akai Chishio no Habanero, apodo que se ganó porque en el pasado, unos ninjas de Kiri tuvieron la mala suerte de toparse con Kushina y que milagrosamente sobrevivieron para contarlo-...si se llegara a lastimar, no solo te romperé cada uno de tus huesos, te arrancare cada nervio y los usare para colgarte del volcán más cercano y me haré un bolso nuevo con la piel de tu espalda, ¿entendiste? -decía la pelirroja con esa voz aterradora y el pobre de Yagura se escondió de nuevo debajo de su escritorio-.

    -¡Hai! ¡Entendí claramente Mei-sama, no le pasara nada malo a su hijo! -afirmo el joven Yondaime que temblaba como gallina mientras que en el interior del solo se veía un caparazón de tortuga gigante que no dejaba de temblar-.

    -Me alegra oír eso, te encomiendo el cuidado de mi hijo –pidió la pelirroja dejando el modo Habanero para luego sonreír e irse de la oficina tranquilamente-.

    - Ya estoy comenzando a arrepentirme de todo esto –se dijo a si mismo mientras que Sanbi de nuevo lo regañaba-.

    En las calles de Kiri, Mei caminaba en dirección hacia su hogar sin dejar de pensar sobre los Akatsuki, al principio pensó que sería muy arriesgado que su hijo entrenara pero sabía que tenía que hacerlo, ella no podía protegerlo todo el tiempo, aun con los conocimiento de los sellos de Kushina estaba en desventaja.

    -“Sé que serás fuerte Naru-chan y que nadie te ganara porque yo estaré siempre apoyándote, solo no te rindas nunca que yo jamás dejare de alentarte mi pequeño” –pensaba Mei con una gran sonrisa para seguir su camino hacia su mansión y de disfrutar esta paz que había en Kiri junto con su hijo-.

    -Por ahora les dejo los tres capítulos de mi historia porque ahora mismo estoy ocupado con los bonos que se daran esta semana por las fiestas patrias que se van a celebrar. Para la próxima semana o quizás la otra subiré los capítulos 4 y 5, nos leemos pronto :cool:
     
    • Me gusta Me gusta x 8
    Última edición: 16 Oct 2014
  2. po214

    po214 kaiser emperoor

    Registrado:
    29 Ene 2014
    Mensajes:
    258
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +89 / -0
    bien primer comentario y !que ya entrañaba que continuaras tu historia¡ gracias dios por que te permitió continuar tu historia es na de las pocas que atrapo con el prologo y solo 5 o 6 no me acuerdo me atraparon con sus excelentes historias
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. JoseX

    JoseX

    Registrado:
    24 May 2014
    Mensajes:
    236
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +90 / -0
    Buenas camarada soy un nuevo lector en tu historia reescrita.Debo mencionar que la historia es totalmente original y su comienzo es totalmente diferente a lo normal cosa que me llamo la atención. Y wooo que bien que se lo llevo Mei siempre me gusto Kiri es la aldea como decirlo... mas cool(no gei) No quiero saber como influirá Killer en el entranamiento del niño a no ser que sea la otra jinchuriki que creo que sera mejor para no arruinar la infancia de un niño :cool:. Mei adquiró el poder de una madre no de Kushina que cojones -.- Bueno la verdad ya tengo ganas de seguir leyendo la historia esta realmente interesante y espero que la termines^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. darktiden2.0

    darktiden2.0 "La muerte es el precio de la vida"

    Registrado:
    26 Jun 2014
    Mensajes:
    27
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +26 / -0
    WOW!!! que genial que estés re-editando tu historia!, la verdad es que ya me hacia falta esta genial historia! y le pido a todos los kamis,dioses,budas y chuck norris, que te protejan de tu hermana y de los troleos de mikau "cara de guagua llorona" (jajajaja, me muero cada ves que le escribes eso xD) pero bueno, solo queda decir que espero los siguientes caps re-editados que ya me pusiste ansioso por ver esta historia de nuevo!! :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Aishiteru Hancock.

    Aishiteru Hancock. ♛海賊女帝ボアハンコック—蛇姫—Aishiteru♛

    Registrado:
    14 Mar 2014
    Mensajes:
    436
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +1,190 / -0
    Bueno, es el primer escrito tuyo que leo, por lo que vi tienes muchos errores ortográficos, bueno quién soy yo para decírtelo. De todos modos me ha gustado, estaré al pendiente de tu historia. Sin más que decir, me despido...Matta ne.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6. Janshin

    Janshin Pronto todos seremos libres

    Registrado:
    23 Dic 2013
    Mensajes:
    255
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +319 / -0
    Amigo me alegra que continúes tu historia y al igual que la anterior (que seria la misma solo que re-editada ) me encanta, estaré al pendiente de ella espero los siguientes Cap....y como dice @Acnologia♥Hancock......Matta ne :D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7. Madara Dreyar Scarlet

    Madara Dreyar Scarlet

    Registrado:
    22 Feb 2012
    Mensajes:
    34
    Temas:
    4
    Calificaciones:
    +29 / -1
    Hola bro, cuanto tiempo sin saber de vos. Me da gusto que estes de regreso por el foro y que vayamos a disfrutar de este fic que desde un principio me gusto mucho.

    Ya leí de nuevo los capitulo y bueno la verdad voy a esperar a ver los cambios que pondrás mas adelante.

    Espero actualización y de paso me avises de las actualizaciones.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Tatsumi D. kurama

    Tatsumi D. kurama

    Registrado:
    2 Feb 2012
    Mensajes:
    14
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +4 / -0
    Tiempo sin pasar por el foro, y encuentro que estas editando esta historia, pues bien tocara leerla nuevamente para ver que cambios se dan, es una lastima que perdieras tus otros trabajos esperaba leer aquel crossover que me mostraste, en fin esperare las siguientes act.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Autor
    Kamen Rider Predator

    Kamen Rider Predator

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    124
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +336 / -0
    -Jajajajaja que drico ezzta hip -decía una ebria Bastemon bebiendose una extraña bebida- oie Predaator-kuuun, ¿Komo ze llama hip, ezte trago?

    -Se llama chicha de uva amor y creo que tomaste mucho, Lo mejor es que dejes de beber -pidió Predator a su novia que no paraba de beber-.

    -Naaaaah, como creesh hip, si sho eshtoy mejor que nunncna hip –respondió la Digimon protegiendo la botella mientras la abrazaba con una expresión de felicidad-.

    -No debí traerte a las Fondas ese día -murmuro el autor golpeándose la cara con la palma de su mano- mejor doy inicio a la presentación. Como les había prometido, estoy de regreso para traerles los capítulos 4 y 5 de Zorro de la Niebla después de disfrutar de las Fiestas Patrias que se celebraron la semana pasada en mi país. Comimos carne a la parrilla, bailamos unos pasos de cueca y pasar un buen tiempo... aunque Bastemon no se separó por nada de la mesa de los tragos -señalo el autor a su pareja que seguía bebiendo-.


    -¡KAMEN! -grito la Digimon llamando la atención de su novio-.

    -¿Ahora que pasa amor? -preguntó el autor ante el llamado de su novia-.


    -¡KAAAAMEEEEN! -volvió a decir la Digimon dejando confundido a su novio-.

    -Amor estoy en frente de ti, no es necesario que grites de esa forma -menciono Predator-.

    -¡¡¡HAAAAAAAAAAAA!!! -gritó aterrando a su novio mientras simulaba lanzar un Kame Hame Ha- ¡jajajajajaja hip, debizte ver tu cara hip! -se burlaba la Digimon de su novio que tenía una cara de “¿cómo caí en ese truco?”-.


    -Mejor subiré los capítulos antes que cometas otras locuras, y de paso les dejo un Oneshot que les va a encantar y que está dedicado a cierto Emo Resentido traicionero conocidos por todos, disfruten de la historia.


    -Blah blah blah (Personajes hablando)

    -"Blah blah blah" (Personajes pensando)

    - ["Blah blah blah"] (Jinchūriki comunicándose con su Bijū)

    -Blah blah blah (Demonios o Bijū hablando)

    -"Blah blah blah" (Demonio o Bijū pensando)


    Un nuevo día comienza en la gran Kirigakure, los aldeanos y shinobis caminaban tranquilamente disfrutando de la paz que había gracias a la alianza que se formó entre Konoha y Kiri hace más de 8 años, a lo lejos de Kiri se podía ver una figura que corría a gran velocidad entre los arboles hacia la aldea, a través de las ramas se apreciaba la silueta bien trabajada de un muchacho de 12 o 13 años aunque solo en apariencia.

    En realidad el muchacho tenía 9 años y estaba bien desarrollado debido a sus exhaustivos entrenamientos, sus ropas consistían de una camisa azul celeste con detalles amarillos a los costados, unas bermudas negras que por el lado derecho lleva un vendaje y un porta-kunais, sus piernas por debajo de las rodillas y su banda del mismo color que su camisa la llevaba en su frente, el joven tenía cabello rubio y desordenado como siempre y se movía con el viento mientras sus ojos azules se enfocaban en la aldea, en su rostro tenía 3 marcas en cada mejilla que le daban un aspecto muy peculiar y único, se trata de Naruto Terumī que regresaba a su hogar después de cumplir exitosamente su misión

    El joven Terumī dio un gran salto en unos de los árboles para luego aterrizar cerca de la puerta principal de la aldea mientras que los guardias encargados lo saludaban como de costumbre

    -Hola Naruto, como te va -saludo el guardia al rubio que se veía muy feliz- parece que te fue bien en tu misión.

    -Me fue muy bien en la misión y la pude completar rápidamente –dijo el rubio orgullosamente mientras que los guardias se alegraban de oír eso-.

    -Bueno, no es para sorprenderse, después de todo eres el hijo de la mejor Kunoichi de toda Kiri y aprendiz de Yagura-sama -dijo el otro mientras acariciaba la cabeza al rubio-.

    -Jejeje, gracias por el halago chicos, ahora tengo que irme a la torre del Mizukage para reportarme, nos vemos –se despidió Naruto para ir corriendo hacia la torre-.

    A medida que avanzaba por las calles de la aldea, los aldeanos y shinobis saludaban al rubio con alegría y otros con respeto ya que el joven Terumī fue el mejor novato de toda la academia ya que a los 6 años entro para luego graduarse apenas teniendo 8, toda una proeza en la historia de la academia. Naruto seguía su camino para luego toparse con un grupo de chicas de la academia que conversaban alegremente, una de las chicas vio al rubio y les aviso a sus amigas que chillaban de alegría al ver a su ídolo y el como un buen caballero las saludo.

    -Hola chicas, como les va en su día –saludo Naruto dándole una de sus grandes sonrisas para que el grupito de chicas se desmayara al instante-.

    -Naruto-samaaaaaaa~ –dijeron inconscientemente mientras que sus ojos se volvían corazón y el joven Terumī las miraba con una gota en la nuca y se preguntaba porque siempre sucedía eso, luego retoma su camino hacia la torre-.

    En la oficina del Mizukage, Yagura de 23 años estaba en su escritorio revisando los informes de la aldea, se le veía muy calmado ya que estos años de paz que había en el mundo shinobi, pero a pesar de eso él no se podía quitar de la cabeza a los Akatsukis y sus planes de capturar a los 9 Jinchūrikis, aun no tenía ni idea del porque ese grupo criminal quería tener en sus manos a los contenedores de los Bijū, pero algo en su corazón le decía que si eso sucediera, un gran peligro caería en el mundo. Luego sus pensamientos fueron interrumpidos por cierto chico rubio entraba de a golpe como cierta pelirroja que conocía.

    -¡¡Yagura-sensei, ya regrese de mi misión!! –Dijo el rubio mientras que el Yondaime le sonreía a su alumno-.

    -Buen trabajo Naruto, completaste rápidamente una misión rango B en tan solo un día -dijo el Mizukage orgulloso de su joven aprendiz mientras que el rubio colocaba su mano derecha detrás de su nuca-.

    -Jejeje muchas gracias sensei pero todo se lo debo a usted con sus enseñanzas y a los entrenamientos de Kaa-chan -dijo Naruto algo apenado mientras que Yagura asiente por las palabras del rubio- será mejor que me vaya a casa, Kaa-chan debe estar esperándome. Nos vemos pronto sensei –al decir eso realizo unos sellos para usar su Shunshin no Jutsu, cosa que al Mizukage no le gustaba, y todo por una sola razón-.

    -¡¡Espera Naruto no uses ese Shunshin en mi... -no pudo continuar porque el rubio había desaparecido en un pequeño tornado causando que todos los objetos de la oficina salieran volando- …oficina -termino de decir con el cabello desordenado- ¡por qué tuve que enseñarle ese Jutsu! -dijo muy molesto mientras se levantaba de su silla para luego ordenar el que provoco su alumno, en el interior de Yagura cierta tortuga de tres colas se reía como nunca-.

    -JAJAJAJAJAJA CADA DIA ME AGRADA MAS TU ALUMNO, YAGURA-CHAN JAJAJAJAJAJA -dijo Sanbi riéndose con fuerza mientras se revolcaba dentro del interior de su Jinchūriki y él tuvo que soportar las burlas de su Bijū-.

    Minutos después un pequeño tornado apareció en la entrada principal de la Mansión Terumī y al disiparse revelo a Naruto que estaba feliz de haber regresado a su hogar, pero lo que no se percato fue de una figura que lo veía por una de las ventanas de mansión. Esa figura sonreía de forma maliciosa mientras que sostenía un objeto entre sus mano. Naruto se acercaba a la puerta de su casa sin saber lo que le esperaba.

    -¡Kaa-chan ya volví de… –de pronto un flash de luz apareció de la nada cuando abrió la puerta y lo cegó por unos instantes- ¡Aaargh, pero qué diablos! –se quejó el para luego escuchar una voz muy familiar-.

    -Otra foto de mí querido Naru-chan regresando victoriosamente de su misión –dijo la persona que se oía muy alegre mientras que Naruto recuperaba la visión para ver el que causante era su madre Mei, que llevaba puesto un elegante kimono azul y tenía una gran sonrisa y sostenía un cámara entre sus manos- bienvenido a casa Sochi –dijo de nuevo su madre y el rubio se enojaba con ella-.

    -¡¡Kaa-chan, ya te he dicho cientos de veces que no me tomes fotos a cada momento!! –se quejó el rubio y su madre solo se reía de como su hijo la regañaba-.

    -Vamos Naru-chan no te pongas así, debes sentirse orgulloso de que siempre tome fotos de tus mejores momentos –dijo ella sin quitar esa sonrisa y el rubio la miraba con los ojos entrecerrados-.

    -Si te refieres que me tomes fotos cada diez minutos y que llenes un álbum por mes, pues a eso yo lo llamaría acoso -señalo el molesto y la pelirroja tenía una gota en la cabeza por la explicación de su hijo-.

    -Etto…jejeje, pues yo… -la pelirroja no tenía ni idea de que decir ya que todo lo que dijo su hijo es cierto mientras que el suspiraba-.

    -Mejor olvídalo Kaa-chan –pasando de lado de su madre para caminar por el pasillo- mejor me iré a cambiar de ropa y descan… -se detuvo de a golpe al ver un cuadro en el muro con una foto muy interesante del cuándo pequeño- ¡¡¡AAAAAAAHH!!! –El rubio lanzo un grito que alarmo a su madre- ¡SE PUEDE SABER QUE HACE COSA AHÍ! –Señalo más que molesto a un cuadro mientras que su madre solo sonreía al ver eso-.

    -¿Te refieres a esto? –señalo su madre al cuadro con una foto de Naruto más joven de tres años abrazando su peluche de zorro y usando su pijama de zorro- Es que te vez tan adorable en esa foto que decidí colocarla ahí para que todos la vieran, ¿qué te parece?- digo ella forma soñadora mientras que el rubio estaba que se moría de pena por la foto-.

    -¡Por favor Kaa-chan saca esa foto de ahí, no sabes que me da vergüenza al verla! –dijo el mientras que la se negaba-.

    -Hay Naru-chan, no digas eso -decía ella para calmar a su hijo pero no funciono- no debes sentir pena de que la gente vea a mi bebe.

    -¡¡ YO YA NO SOY UN BEBE!! –Reclamo el joven Terumī mientras que la resignada madre quito el recuadro de la pared-.

    -No te pongas así, mira ya quite el recuadro, ¿contento? –pregunto ella y el rubio asiente para luego irse a su cuarto para descansar de una vez. Una vez que se fue si hijo Mei se queda mirando cuadro- ¿Qué hay de malo de que a él no le agrade la foto? A mí me gusta –dijo ella que seguía viendo la foto, pero en ese momento sucedió algo-.

    -¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH!!! –fue el grito que se escuchó en toda la mansión Terumī para luego oírse los pasos del rubio que corría en donde está su madre, el ose detuvo frente a su madre y veía muy molesto y con un tic en el ojo derecho mientras que Mei se preguntaba por qué su hijo estaba así-.

    -Naru-chan ¿qué te paso para que grites de esa manera? –pregunto su madre muy preocupada por su hijo mientras que el seguía viéndola de esa forma-.

    -¡¡TU!! –grito Naruto apuntando a su madre con el dedo- ¡¡TU LO HICISTE, CONFIESALO!! –reclamo él y la pelirroja lo miraba sin entender de que hablaba-.

    -¿Pero de que… -no pudo continuar debido que Naruto la tomo de la mano para llevarla a su habitación, una vez que llegaron el rubio miro de nuevo a su madre-.

    -¡¡Me puedes decir que rayos le hiciste a mi cama!! –Señalo el ver que las sabanas y fundas de su cama tenían diseños y estampados de zorritos, la pelirroja ponía una mirada soñadora al ver que su hijo vio el regalo que le tenía-.

    -Qué te parece tus nuevas sabanas, las compre mientras estabas en tu misión -respondió Mei abrazando a su hijo con mucho cariño- dime Naru-chan ¿te gusto mi sorpresa? –Ante esa pregunta, el rubio se separó rápidamente de su madre-.

    -¡Ya te dije que no me trates como un bebe! ¡Que no ves que ya crecí y soy un ninja! –Dijo el rubio molesto mientras que la pelirroja lo miraba fijamente y se cruza de brazos-.

    -Tal vez hayas crecido rápido y seas un ninja, pero recuerda que aun tienes 9 años y aun así eres mi bebe y eso nadie lo va a cambiar –dijo con una sonrisa triunfante mientras que el rubio se encontraba en un rincón rodeado de un aura azul y balbuceaba cosas como “ya no soy un bebe”- vamos Naru-chan no te pongas, que te parece si vamos a comer a tu lugar favorito, ¿qué dices? –al decir eso Naruto salió de su depresión rápidamente-.

    -Sisisisisisisi, vamos rápido Kaa-chan que ya me muero de hambre! -decía el joven Terumī que empujaba a su madre para salir de la mansión mientras que ella solo se reía de la actitud de su hijo de que ya era grande, pero a pesar de eso seguía actuando como todo un pequeño-.

    La familia Terumī caminaba por las calles de Kiri y se dirigían hacia el lugar que siempre le gustaba ir a comer a Naruto, se trataba de un nuevo local que llego a Kiri, hace unos años por que el dueño tenía el presentimiento de que en esa aldea le iría mucho mejor que en Konoha. Luego los Terumī llegaron al local llamado Ichiraku Ramen (N/A: Oigan, Naruto merece tener su ramen a pesar de vivir en otra aldea o no) una vez que entraron Teuchi, el dueño del local los saluda alegremente.

    -Buenos días Mei-sama, Naruto, sean bienvenidos –saludo el dueño del local, Teuchi Ichiraku a la familia Terumī-.

    -Cómo le va Teuchi-san –saludo Mei cortésmente al viejo cocinero-.

    -Hola señor Teuchi, me sirve lo de siempre –dijo el alegre rubio que tomaba asiento y el dueño del local asentía-.

    -¡Por supuesto que sí, cualquier cosa para mi mejor cliente! –En eso el dueño llama a alguien- ¡Ayame necesito tu ayuda aquí!

    En eso una chica salió de la trastienda avanzando a pasos calmados -ya voy Oto-san- respondió a la distancia mientras el rubio la veía entrar en escena, era una linda chica de unos 12 años, de largo cabello oscuro con una capucha de tela en la cabeza (N/A: No tengo idea de cómo se llama ese aditamento) su cabello colgaba a su espalda mientras su ropa tradicional de civil se asentaban su belleza natural, linda figura delgada y estilizada donde su cintura se acentuaba por los cordeles del mandil que usaba.

    La chica vio a la sonriente pelirroja que siempre que siempre respetaba, pero por alguna razón no entendía porque ella le sonreía de forma burlona, y entonces fue que vio al chico sentado a su lado. El siempre sonriente Naruto Terumī. De inmediato el color rojo se le subió a la cara a la nerviosa chica mientras saludaba al rubio.

    -B...buenos días N-Naruto-kun- dijo Ayame apenada al ver al rubio-.

    -Hola Ayame-chan, hoy te ves bonita como siempre –dijo Naruto con un leve sonrojo provocando que la chica se sonrojo más por las palabras del rubio Terumī mientras Teuchi sonreía malévolo detrás de su hija-.

    -Anda hija, no pierdas el tiempo y prepara algo de ramen a tu novio –lo que dijo Teuchi su hija se puso como tomate mientras que el rubio se sonrojo bastante por lo que dijo el dueño del local-.

    -¡OTO-SAN! –Grito Ayame avergonzada por las cosas que decía su padre, y en eso Mei decide unirse al juego-.

    -Oh Naru-chan, tu novia es más bonita de lo que decías -dijo la mujer pelirroja picándole las costillas con el codo a su hijo, y que el solo maldecía estar ahí en ese momento mientras la que una muy sonrojada Ayame miraba al suelo muy apenada, y si uno ponía atención uno juraría ver que a la chica le salía vapor de las orejas-.

    Fue una agradable comida en Ichiraku aunque los padres de los chicos no dejaban de molestarlos mientras que esos dos deseaban que la tierra se los tragara, mientras devoraban la deliciosa comida de los tazones humeantes, el rubio con demasiada seriedad encaraba a la mujer pelirroja.

    -Kaa-chan... ¿puedo hacerte una pregunta? –decía Naruto llamando la atención de Mei que le respondió con un 'si'- ¿Por qué yo no puedo usar el Yōton tal como tú lo haces? (Elemento Lava) -pregunto de golpe provocando que su madre se atragantara con la comida y tosió con fuerza manchando la barra mientras miraba a su hijo fijamente y este le clavaba ojo dudosos y temerosos-.

    -N-Naru-chan ¿por qué preguntas esas cosas? Aun eres muy joven, es obvio que no estás listo para usar el Yōton, solo es por eso hijo -dijo la mujer ocultando muy bien sus nervios mientras el rubio jugaba con su comida-.

    -Pero tampoco puedo usar el Futton (Elemento Vapor), yo solo puedo usar el Fūton (Elemento Viento) y eso es algo que tú no tienes -dijo el rubio aun dudoso mientras Mei suspiraba al sentirse poco a poco más acorralada por la mirada y preguntas de su hijo-.

    -Deja de preocuparte por cosas sin sentido Naru-chan y mejor disfruta esta deliciosa comida -dijo la pelirroja con una sonrisa desviando el tema mientras el rubio suspiraba dejando de lado la comida-.

    -Ya acabe Kaa-chan… mejor me voy a casa para descansar, mañana debo entrenar con Yagura-sensei -dijo el rubio que pago su orden y se fue caminando algo cabizbajo mientras se perdía en la distancia-.

    -Naru-chan... –decía Mei preocupada para salir del local y ver como se iba su hijo y en eso se escucha una voz familiar detrás de la pelirroja-.

    -Hasta cuando vas a ocultar la verdad- dijo el Yondaime Mizukage apareciendo de improviso y que venía a pedir algo de comer, al parecer el rubio le pego su gusto por el ramen- sabes que tarde o temprano tendrá que saberlo, Mei.

    -No pienso decirlo Yagura –por primera vez la pelirroja lo llamo sin el chan en se nombre y no se lo esperaba el mismo Yagura- no quiero que mi bebe me rechace por no ser su madre –dijo ella mientras algunas lágrimas caía de sus ojos pero el Yondaime vuelve a hablar-.

    -Una madre es la mujer que te da su amor y te cuida velando por ti cada día Mei. Quizás no lo llevaste en tu vientre, pero eres la madre de Naruto y él nunca te rechazaría -dijo Yagura para animar a la pelirroja se sintió aliviada por esas palabras-.


    -Gracias por decir esas palabras Yagura-chan -dijo ella y el Yondaime no se molestó ya que se había acostumbrado a que lo llame de esa forma-.

    -No hay de que, para esos están los amigos -respondió el Yondaime que se dirigía a Ichiraku, pero luego se detiene al recodar algo importante- oye Mei necesito informarte de algo importante -menciono el llamando la atención de Mei- es sobre el viaje a Kumo y el entrenamiento de Naruto.

    En Konoha.

    Sarutobi se encontraba en su oficina firmando varios documentos, a pesar que había paz estos últimos 9 años no soportaba el tedioso papeleo, eso y que también tuviera una gran pila de documentos a su lado que tenía que leer.

    -¡Maldición, como es que Minato podía con esto diciendo que era tan fácil! –Decía el molesto viejo que no dejaba de firmar documento tras documento- ¡Al menos me había dicho el secreto para terminar más rápido con esto! –De pronto alguien toca la puerta- adelante –dijo el Sandaime que no dejaba de firmar y en eso entra Ryoga, el líder del Clan Inuzuka- hola Ryoga, que bueno que vinieras -saludo a su invitado para dejar su trabajo a un lado- dime, como va con tu recuperación.

    -Estoy bien Hokage-sama, pero lamentablemente mi condición no ha mejorado -dijo más que serio- creo que pronto tendré que buscar a un sucesor para que sea el nuevo líder de mi clan.

    -¿Tan grave es tu condición? –Dijo más que preocupado el viejo Hokage-.

    -Así es, los exámenes revelan que debido al daño que sufrí al enfrentarme al zorro y al envenenamiento de su Chakra, solo me quedan unos años de vida, tal vez unos 2 o 3 años –dijo el hombre dejando más sorprendido a Sarutobi-.

    -Lo siento mucho mi amigo, si tan solo Tsunade no se hubiera ido de la aldea, tal vez no estarías pasando por este momento –dijo el Hokage muy triste pero Ryoga lo niega-.


    -No diga eso Hokage-sama, en parte es culpa mía de lo que sucedió por querer enfrentarme al Kyūbi cuando destruyo mi hogar –dijo el para tratar de calmar al Sandaime-.

    -Y dime, ¿a quién tienes en mente para que sea el nuevo líder de tu clan? -pregunto el viejo-.

    -Lo estuve pensando seriamente, y creo que el candidato perfecto seria la alumna de Kushina –dijo Ryōga y el viejo se sorprende por eso-.

    -¿La alumna de Kushina? Te refieres a… -decía Hiruzen y en eso Ryōga lo interrumpe-.

    -Ella es la candidata perfecta para ser la nueva líder, además de que fue la mejor Kunoichi en su época al graduarse con tan solo un año y medio en la academia –dijo el mientras que el Hokage asiente por eso- también quiero que ella cuide de mis hijos cuando llegue mi día. Solo en ella puedo confiar en el cuidado de mi clan y mis hijos.

    -Y hablando de ella Ryōga ¿sabes en donde se encuentra ella? –Pregunto el Hokage mientras que el líder del clan suspiraba-.

    -Fue a la tumba de Kushina para rendir honores, aun no supera la pérdida de perder a su maestra –respondió Ryōga, y al decir eso también el viejo suspiraba al saber dónde está ella-.

    -Al parecer sufrió bastante al saber que Kushina murió, ella era como una segunda madre para y un ejemplo a seguir –dijo el Sandaime al recordar ese día de como la alumna de la fallecida pelirroja lloraba por su maestra-.

    En el cementerio de Konoha se encontraba una joven de 15 años, de cabello alborotado y largo, estaba de pie frente a la tumba que tenía escrito “Kushina Uzumaki” en sus mejillas las marcas rojas del clan Inuzuka denotaban a donde pertenecía mientras su cuerpo enfundado en un short de licra negro y corto dejaba ver las hermosas piernas abrazando el redondo trasero mientras su chaleco ninja se abría dejando ver la camisa lisa de color negro que siempre portaba cuando acudía a ese sitio, la tela se apretaba en sus pechos copa c bien desarrollados redondos y firmes mientras el cuello dejaba ver un poco del escote en V, más arriba su rostro de facciones hermosa y algo salvajes dejaba ver la tristeza en sus ojos oscuros y en sus ramos tenía un ramo de flores rojas.

    -Lo logre Kushina-sensei, por fin soy una Jōnin –dijo la joven que miraba fijamente la tumba de su maestra- no se preocupe por su hijo, juro por su nombre que lo encontrare. Es una promesa de su alumna Tsume Inuzuka –una vez dicho eso ella deja el ramo de flores frente a la tumba de su maestra para luego irse mientras recordaba las enseñanzas de su difunta maestra-.

    Al día siguiente en la aldea de Kiri, en el campo de entrenamiento privado del Mizukage se encontraban Naruto que se enfrentaba en un combate uno a uno contra su sensei. A lo lejos Mei miraba con orgullo y felicidad en sus ojos lo que se desarrollaba frente a ella. En medio de la zona de entrenamiento cubierta de restos de agua y escombros regados por todos lados, un rubio ninja de la niebla saltaba de lado a lado eludiendo las inmisericordes balas de agua que despedazaban todo a su paso.

    -Realmente han mejorado bastante, tus reflejos mejoraron y tu tiempo de reacción bajo mucho, ahora veremos eres para contratacar -menciono el Mizukage mientras sus manos se movían a una velocidad asombrosa- Suiton: Suiryuudan no Jutsu (Elemento agua: Dragón de agua) –a su espalda del lago cercano se alzaba un poderoso dragón de agua que se lazaba contra el rubio que miraba a la bestia liquida abalanzare a él con fuerza, Mei abrió los ojos para saltar a la defensa de su hijo de tan violento ataque cuando Naruto trazo sellos a una velocidad comparable a la de Yagura-.

    -Fūton: Fūryuudan no Jutsu (Elemento viento: Dragón de viento) –sobre su cabeza al viento giro mientras un dragón blanco y casi transparente se lanzaba contra la bestia de agua en un choque salvaje que destrozaba a ambos ataques causando una lluvia que bañaba toda la zona de la lucha- ¡qué le parece eso sensei! –dijo el mientras que Yagura sonrió ante la defensa de su discípulo. Luego él iba a prepararse para atacar de nuevo, pero en ese momento sus músculos se tensaban y quedar paralizado-.

    -¡Maldición… porque… no puedo moverme! –Decía Yagura con dificultad para luego notar que debajo de sus pies había un sello que impedía moverse-.

    -¡Sorpresa, cayo justo bajo mi trampa! ¡Es un sello paralizante que aprendí de Kaa-chan, lo puse cuando estaba eludiendo las balas de agua, fue muy difícil aprenderlo pero creo que valió la pena! –dijo el rubio antes de sonreír zorrunamente mientras Mei sonreía alegre por el gran logro de su hijo, después de todo, cuantas madres pueden decir que su hijo fue capaz de atrapar a un Kage. Luego el rubio hace unos sellos para liberar a su sensei del sello-.

    -Buen trabajo Naruto, realmente has mejorado con los años y debo decir que si tuviera que ascenderte de rango, sería el de Tokubetsu Jōnin –dijo el sintiéndose orgulloso de su alumno pero luego se da cuenta de la presencia de Mei y del por qué vino- ¡oye Mei ya puedes salir de tu escondite! –La mencionada sintió un respingón al ver que la descubrieron y ella de un salto apareció frente a ellos, cosa se sorprendió al rubio-.

    -Kaa-chan me viste como entrenaba con Yagura-sensei –en eso la pelirroja asiente mientras que su hijo sonríe- ¡entonces viste como le pateaba el trasero! –De nuevo la pelirroja asiente mientras acariciaba la cabeza de su hijo mientras que el Mizukage planeaba el perfecto castigo para su discípulo-.

    -Por supuesto que sí y te felicito de que hayas dominado el sello de parálisis corporal –felicito su madre con una sonrisa pero luego recordó a lo que vino y eso la entristeció bastante, cosa que noto Naruto-.

    -¿Estas bien Kaa-chan? –Pregunto el rubio al ver que su madre como estaba su madre-.

    -Naru-chan –dijo Mei llamando la atención de su hijo- necesito hablar contigo, es de un tema muy importante –al decir eso Yagura decide alejarse de la conversación-.

    -¿De qué se trata? –pregunto el mientras que la pelirroja trataba de reunir el valor suficiente para decirle la verdad al rubio-.

    -Bueno… ¿te acuerdas de que ayer en Ichiraku me preguntaste del porque no puedes usar al Yōton y Futton? -pregunto ella y el rubio solo asiente con la cabeza- pues la razón de eso es… es porque... –ella trataba de decirlo pero el miedo de que su hijo la rechazara. Pero antes de que pudiera completar la palabra Naruto decide hablar-.

    -¿Es porque no soy tu hijo? –dijo el mientras bajaba su mirada al suelo y Mei quedo en shock por lo que había dicho su hijo-.

    -¿¡T-Tu ya lo sabias!? –Pregunto ella mientras que el rubio asiente- ¿¡Pero como lo supiste!?

    -Ya lo sabía dese hace unos años, siempre supe que fui adoptado, además de que no nos parecemos en nada y que yo no tenga los mismos elementos que tu...pero yo no quería aceptarlo, no quería perderte Kaa-chan -dijo el rubio que comenzó a llorar para que su madre lo abrazara con mucho cariño para consolarlo-.

    -Nunca vuelvas a decir eso, yo jamás te abandonaría por nada en el mundo -dijo Mei que le susurraba al oído para calmarlo mientras que el rubio también la abrazaba al saber que su madre siempre lo quiso a pesar de ser adoptado-.

    Los minutos pasaban mientras que Mei seguía abrazando a su hijo y lo calmaba, luego el rubio mira a su madre para luego preguntarle-.

    -Kaa-chan… puedo preguntarte, ¿cómo es que me encontraste? –pregunto el mientras su madre recordaba el día que lo salvo de un cruel destino-.

    -Eso fue hace 9 años, me enviaron a una misión para investigar sobre Konoha -el rubio se sorprende mientras su madre siguió con su historia- una vez que termine la investigación y me dirigía a la salida apareció el Kyūbi y comenzó a destruir todo a su paso, luego apareció el Yondaime Hokage y su esposa lograron detener al zorro sellándolo dentro de su hijo, pero a la vez les costó su vida al salvar a la aldea –luego los ojos de Naruto se abrieron por completo al entender lo que su madre le estaba contando-.

    -¿Su hijo?… ¿Acaso ese niño era…? -no pudo continuar al ver que su madre asentía sabiendo de lo que iba a decir-.

    -Así Naru-chan, tu eres ese niño que salvo a Konoha, eres el hijo del Yondaime Hokage -digo Mei dejando en shock a su hijo por tal revelación y ella continuo con su historia- luego de que el Kyūbi fue sellado te escuche llorar y fue en tu búsqueda. Cuando te conocí por primera vez sentí una gran alegría mientras te tenía en mis brazos, luego tu madre en sus últimos momentos de vida me pidió que te cuidara y yo se acepte para que ella descansara en paz. Después de que ella falleciera, pensé en llevarte conmigo a Kiri, pero luego sentí que alguien se acercaba y tuve que regresarte a los brazos de Kushina para esconderme, fue cuando el anterior Hokage llego al lugar y te tomo en sus brazos para calmarte. Al principio creí que lo mejor que te quedaras en la aldea... hasta que ese bastardo llego –luego la pelirroja puso una expresión de odio en su rostro, cosa que no entendía el rubio del por qué su madre se puso así-.

    -Kaa-chan, ¿qué fue lo que paso después, y quien ese bastardo que mencionas? -pregunto el mientras que su madre se enojaba al recordar a cierto viejo vendado-.

    -...Danzō Shimura -dijo ella con rabia al recordar a la persona que quería convertir a su hijo en un arma. A lo lejos, Yagura estaba recargando en un árbol viendo todo y a la vez deseaba acabar con ese maldito hombre- ese maldito llego al lugar con sus hombres reclamándote para convertirte en su nueva arma, pero el Hokage se lo negó diciendo que eres el héroe que salvo a Konoha. Danzo no conforme con eso, amenazo al Hokage de que tarde o temprano te tendría para sus futuros planes -eso causo que Naruto se molestara bastante con el tal Danzō que quería utilizarlo como un arma- Una vez que se fue decidí salir de mi escondite para ayudar al Hokage, y esa misma noche planeamos que fuiste raptado por un grupo de ninjas renegados para mantenerte a salvo de ese sujeto, luego llegamos a Kiri para que comenzaras una nueva vida -una vez que finalizo la historia, la pelirroja mira a su hijo que estaba sin decir nada, solo tenía un gesto de impresión al saber de lo que sucedió-.

    Por unos minutos hubo un gran silencio entre Naruto y su madre, el rubio aun no podía creer de que el tenia sellado al Kyūbi y ser el hijo del famoso Yondaime Hokage. Ahora que lo recordaba bien, cuando estaba herido en sus entrenamientos o misiones, un extraño Chakra rojo lo curaba de inmediato, eso explica esa extraña habilidad curativa que tenía. A pesar que ya sabía la verdad, el seguía triste al saber que es adoptado y que sus verdaderos padres murieron. De pronto un par de brazos lo rodearon en un cálido abrazo que hicieron que se sintiera mejor, esos brazos eran de su madre Mei que le sonreía cálidamente.

    -Escucha Naru-chan, pase lo que pase, tu siempre serás mi hijo, ya el día que te encontré sentí una gran alegría y más cuando me supe de que ese mismo seria tu madre. Tú fuiste mi sueño hecho realidad -decía Mei- Durante la guerra en contra del Sandaime Mizukage, fui herida con una kunai inundado de Chakra que me golpeo con fuerza, sentí como si casi me atravesara al golpearme en mi vientre, los médicos que me atendieron dijeron que fue un milagro que sobreviviera pero por la herida mi matriz quedo destrozada y nunca podría tener hijos -declaro la mujer dejando sin palabras a su hijo- ¿pero sabes algo? Ellos se equivocaron –luego la pelirroja miraba a su hijo con una gran sonrisa- yo si tengo un hijo y ese eres tú, mi Naru-chan.

    Naruto volvió a llorar, pero esta de felicidad porque su madre lo amaba como su verdadero hijo a pesar de no tener ninguna relación sanguínea. Sin nada más que decir, el chico correspondió el abrazo de su madre, ambos Terumī estaban más unidos que antes mientras Yagura observaba la escena sonriendo. Luego Mei se separó de su hijo y se limpió las lágrimas.

    -Supongo que querrás saber cómo se llamaban tus padres -dijo la pelirroja- bueno, no los conozco muy bien, pero era muy buenas personas, ellos se llaman… -Mei no pudo continuar porque la mano de Naruto tapo los labios de Mei con el dedo índice-.

    -No hace falta de que me lo digas, no me importa quienes fueron mis padres, lo que yo sé es yo sé quién soy -dijo Naruto- ¡mi nombre es Naruto Terumī, y mi Kaa-chan es Mei Terumī, la mejor madre del mundo! -grito el rubio con alegría para abrazar a Mei que lloraba porque su hijo la acepto como su verdadera madre-.

    -¡Naru-chan! –Dijo ella para abrazarlo con mucha fuerza- ¡No sabes lo feliz que me has hecho al decir eso, mi niño, mi pequeño! -Mei abrazo a su hijo con toda su fuerza, como si su vida dependiera de eso-.

    Yagura observaba todo con una leve sonrisa, estaba feliz por su alumna y la loca de Mei que demostraba su cariño por como abrazaba al chico. Lamentablemente, ese momento de felicidad no duro mucho, y todo se debía a una cosa.

    ¡¡¡CRACK!!!

    El Mizukage parpadeo algo confundido, el juro escuchar el crujir de algo rompiéndose... el mismo que hacían los huesos al romperse. Luego dirigió su atención a la familia Terumī y vio algo que lo alarmo. El peligris miraba con mucho miedo como Mei abrazaba a su hijo con una fuerza sobrehumana, el pobre chico tenía los ojos casi en blanco y la boca abierta tratando de jalar aire miraba al cielo mientras su madre solo apretaba más el abrazo.

    ¡¡CRACK!!

    Nuevamente se escuchó el sonido de huesos rompiéndose, y antes de que Yagura fuera a salvar a su alumno, algo azulado comenzara a salir por la boca de su alumno, aparentemente se trataba de su alma que abandonaba su cuerpo.

    -Ummm, Mei… será mejor que sueltes a Naruto –decía Yagura preocupado por el bienestar de su alumno, y por suerte, la pelirroja logro escucharlo antes de que su hijo se fuera al más allá-.

    -¿Naru-chan? –Pregunto ella al ver como esta su hijo- ¡¡¡NARU-CHAAAAAAAAN!!! –Grito la pelirroja que comenzó a zarandear a su hijo- ¡¡¡NO VAYAS HACIA LA LUZ MI NIÑO, NO VAYAS HACIA A LA LUZ!!! –Repetía una y otra vez mientras que el Mizukage tenía una gota en la nuca por lo que estaba viendo y en su interior el Sanbi veía eso con una sola idea en mente-.

    -Y luego los humanos dicen que somos las criaturas más peligrosas del mundo. Pues deberían conocer a la madre de tu alumno para que lo piensen mejor, así dejarían de incriminar injustamente a los Bijū -dijo el Sanbi que observaba como Mei trataba de revivir a su hijo, Yagura solo tenía una gota detrás de su cabeza porque su compañero tenía la razón. Sin duda, Mei era más peligrosa que los Bijū-.

    Una hora más tarde, Naruto se encontraba en el hospital de Kiri con varias vendas en su torso debido al abrazo de oso de su madre, ella se disculpaba una y otra vez por lo que hizo, y Yagura solo suspiraba cansado por las cosas que pasaban-

    -¡Perdóname Naru-chan, yo no quería hacerte daño! –dijo Mei que apenada y juntaba sus manos en señal de disculpa mientras que Yagura terminaba de colocar el enorme vendaje en el torso del chico-.

    -Ya estas como nuevo Naruto, solo ten cuidado de no moverte mucho -dijo el Mizukage que termino su trabajo, a lo que el rubio asiento para colocarse su camisa-.

    -Tranquila Kaa-chan ya te perdone, total, ya me acostumbre a que casi me mates con tanto cariño que me das –dijo el con una sonrisa nerviosa, haciendo que su madre se apene aún más de lo que estaba-.

    -Ahora que las cosas entre quedaron resueltas, creo que es hora de hablar de algo serio -dijo el Mizukage para llamar la atención de los dos Terumī- Naruto, como ahora ya sabrás, tú eres un Jinchūriki al igual que yo -el rubio asiente por eso- como ya tienes la edad suficiente, pensé en darte un entrenamiento especial para que aprendas a usar el Chakra del Kyūbi, pero lamentablemente no será posible. La razón es que yo logre a aprender a usar el poder del Sanbi gracias al lazo de amistad que tengo, pero con el Kyūbi va a ser un gran problema, Sanbi me dijo que es muy testarudo para escuchar a alguien, hasta se lleva mal con los otros Bijū.

    -Entonces, ¿no hay otro método de que aprenda a controlar el Chakra del Kyūbi? -pregunto el chico a su sensei-.

    -No te preocupes por eso, yo ya lo tengo todo resuelto. Hace tiempo hable con la Raikage sobre lo la situación, ella nos ofreció la ayuda de entrenarte. En Kumo tienen a dos Jinchūriki, uno de ellos puede controlar a la perfección los poderes de su Biju y de paso entrena al otro Jinchūriki -al decir eso, el rubio estaba emocionado al saber que lo ayudarían a dominar tal poder-.

    -¡Eso es grandioso sensei! -dijo el rubio más que entusiasmado- ¡Eso significa que me iré ahora mismo a Kumo a entrenar!

    -Tranquilízate Naruto, aún no he dicho que te iras ahora, tendrás que esperar dentro de dos semanas ya que recibí un mensaje del Hokage diciendo de que enviara a alguien para que nos ayude con tu entrenamiento –tanto como Mei y Naruto se sorprendieron de alguien, a parte de Kumo ayudaría al rubio y en eso la pelirroja decide hablar-.

    -¿Y quién es esa persona que nos ayudara Yagura-chan? –Pregunto ella y el Mizukage miraba a Mei para luego mirar fijamente a su alumno-.

    -Esa persona es nada más que el padrino de Naruto –al decir eso el rubio y su madre estaba en shock al oír lo de padrino-.


    FIN DEL CAPITULO.

    Tanto como Mei y su hijo no podían creer de lo que acaba de decir el Mizukage de que Naruto tenía un padrino. En eso el joven Terumī se hacía varias preguntas como quien era el, como se llamaba y en donde él.

    -¿Es cierto de que tengo un padrino, sensei? -pregunto Naruto, a lo que su Yagura solo asiente con la cabeza- tengo un padrino... -susurro el para luego darse cuenta de algo sumamente importante- si lo que dice es cierto... ¡en donde diablos se ha metido estos últimos años! ¡¡Me debe un montón de regalo y tazones de ramen!! -el Mizukage tenía una gota detrás de su cabeza por lo que dijo su alumno, Mei se rio un porque su niño seguía siendo el mismo de siempre-.

    -Tu nunca cambias, Naru-chan -dijo Mei acariciando la cabeza del rubio para luego dirigirse con el Mizukage- y dinos Yagura-chan ¿quién es el padrino de mi niño? Me gustaría conocerlo y como es el -pregunto ella-.

    -Por lo que venía escrito en el mensaje, el padrino de Naruto fue discípulo del Sandaime Hokage, maestro del Yondaime Hokage y es uno de los Densetsu no Sannin (Tres Ninjas Legendarios) -la pelirroja estaba más que sorprendida ya que ella conocía muy bien la historia de los Sannin, mientras que con Naruto...-.

    -Oiga Yagura-sensei -dijo el rubio llamando la atención de su maestro- ¿me puede decir que diablos es un Sannin? -pregunto el como si nada, el Mizukage solo miraba a su alumno con una gota en la cabeza para luego mirar a Mei-.

    -¿Acaso no le has contado sobre la historia de los Sannin? -pregunto Yagura mientras que la mencionada colocaba una mano detrás de su cabeza al igual que su hijo-.

    -Creo que se me olvido contarle sobre eso, estuve muy ocupada ordenando las fotos de bebe de Naru-chan jejejeje -dijo Mei riéndose de forma nerviosa mientras que el Mizukage y su alumno suspiraban por eso, ellos jamás entenderían a la pelirroja y su obsesión por las fotos. Luego la pelirroja se acercó a su hijo para hablarle- mira Naru-chan, los Sannin son tres ninjas reconocidos en las naciones por ser muy poderosos con habilidades únicas. En el pasado ellos se enfrentaron a un temido Shinobi llamado La Salamandra Hanzo en la Segunda Gran Guerra Shinobi, el mismo Hanzo reconoció bien las habilidades de ellos y a cambio de haber sobrevivido a una lucha contra el, los recompenso dándole el título de Sannin que los hizo famosos por mucho tiempo hasta la fecha de hoy -una vez que termino de contarle la historia a su hijo, los ojos de Naruto brillaban de emoción al saber sobre los Sannin-.

    -¡Sugoiiiiiiiii! ¡No puedo creer que soy el ahijado de una gran ninja, ya quiero que llegue a Kiri y que me entrene! -decía Naruto con mucho entusiasmo mientras que su madre lo miraba con ternura a su hijo-.

    -“Es la primera vez que veo tan emocionado a Naru-chan, algo me dice que su padrino tiene que ser un gran hombre” -pensaba Mei que se imaginó al padrino de su hijo como un valeroso ninja de rostro sereno que irradiaba un aura poderosa y llena de confianza mientras caminaba hacia su hijo con una gran sonrisa amistosa en su cara y que lo llevaría en el buen camino para convertirlo en un gran shinobi-. (N/A: Si ella supiera la verdad -.-u)

    En algún lugar, cierto Sannin peliblanco estornudaba fuertemente para luego sonreír a lo grande.

    -Jejeje al parecer una hermosa y sexy chica debe estar hablando muy bien de mi JAJAJAJAJAJA -riéndose de forma orgullosa y olvidándose por completo lo que estaba haciendo-.

    -¡¡¡UN PERVERTIDO!!! -grito una Kunoichi que se estaba bañando en un rio junto con sus compañeras- ¡¡¡HAY QUE ACABAR CON ESE MALDITO!!! -ordeno ella mientras que sus compañeras se armaban de kunais y shurikens mientras que el peliblanco corría por su vida evitando como sea la lluvia de objetos filosos-.

    De regreso a Kiri.

    -Oiga sensei ¿usted sabe algo más sobre mi padrino, o de cómo se llama? -pregunto el rubio mientras que el Yondaime recordaba de lo que venía escrito en el que le envió el Hokage-.

    -Pues tu padrino se llama Jiraiya, también conocido como el Gama Sennin (Sapo Sabio) gracias a sus invocaciones de sapo y se dice que es el más fuerte de los tres Sannin -nuevamente los ojos brillaban de emoción al saber más de su padrino, aunque Mei se puso pálida al escuchar la palabra “Sapo” y de que alguien podía invocar a esas criaturas-.

    -¡Eso es asombroso, y cuando va a llegar mi padrino, yo ya quiero conocerlo y que me entrene! -decía el más que emocionado a excepción de su madre que ponía casi blanca en solo pensar en los sapos-.

    -Eso no lo sé con exactitud. Según el mensaje, tu padrino se demorara en venir a Kiri -esas palabras desanimaron al rubio- pero hay una parte que venía escrito en el mensaje que no entendí bien -dijo eso dejando a Mei y su hijo lo miraran sin entender de lo que había dicho-.

    -¿A qué se refiere con que, no entendió bien sensei? -pregunto el rubio mientras que Yagura se ponía a pensar-.

    -Es que no entendí bien la parte en que decía que Jiraiya-sama se demorara porque está muy ocupado con “recolectar información” -decía el Mizukage y su alumno lo miraba sin entender de lo que le explico-.

    -¿“Recolectar información”?... ¿Qué significa eso? -pregunto el rubio nuevamente mientras que el Mizukage negaba con la cabeza-.

    -Ni yo mismo lo sé, eso es lo que venía escrito en el mensaje que me mando el Hokage -el rubio solo suspiraba por eso, su madre se acercó a su hijo para animarlo-.

    -No te desanimes Naru-chan, tienes que entender que tu padrino es un hombre muy ocupado, además es un Sannin y en este momento debe estar haciendo algo muy importante -decía la pelirroja que nuevamente se imaginó al tal Jiraiya salvado el día-. (N/A: La pobrecita ya está delirando)

    Regresando con cierto Sannin pervertido, Jiraiya estaba escondidos detrás de unos árboles para salvarse de la ira de las kunoichi que querían su cabeza, por un momento que se salvó de una muerte seguro, pero su buena suerte no duro cuando volvió a estornudar.

    -Creo que una linda chica debe estar extrañando al gran Jiraiya, realmente soy un galán para las mujeres JAJAJAJAJAJA -decía el Sannin riendo orgullosamente olvidándose por completo de su situación-.

    -¡¡¡AHI ESTA ESE PERVERTIDO!!! -exclamo una de ellas para lanzarse al desafortunado Sannin-.

    -¡¡¡SALVAME KAMI-SAMAAAAAA!!! -grito a los cuatro vientos mientras recibía un gran castigo-.

    Nuevamente en Kiri

    Naruto y su madre Mei salieron del hospital para ir a descansar en su hogar ya que estaba cayendo la noche en la aldea, durante el camino hacia la mansión, madre e hijo iban tomado de la mano mientras cada uno pensaba sobre el viaje a Kumo. Naruto estaba más que emocionado y listo con su nuevo entrenamiento y también de conocer a su padrino, aunque Mei se veía muy triste debido a que su pequeño se iría, ella deseada que ese día no llegara pero era necesario que su hijo se volviera fuerte para que pudiera defenderse de los Akatsukis.

    -Kaa-chan ¿estás bien? Te veo muy pensativa -pregunto el rubio al ver a su madre tan callada y pensativa-.

    -¿Eh? -la pelirroja salió de sus pensamientos al oír que su hijo le hablaba- no pasa nada Naru-chan, solo estoy algo triste porque te iras a entrenar -confeso ella mientras sonreía tristemente- muchas veces he querido que no vayas y que te quedaras aquí para entrenarte mejor, pero creo que será no así -en eso una pequeña lagrima recorría por su rostro y el rubio se sentía mal al ver a su madre así-.

    -Por favor Kaa-chan no llores, no me gusta verte así -dijo el rubio que abrazaba a su madre para calmarla- mira, te prometo que terminare mi entrenamiento lo más rápido posible para regresar y proteger a ti a Kiri -decía el rubio de forma decidida mientras que la pelirroja se limpia por lo que había dicho su pequeño-.

    -Muchas gracias por decir eso, no sabes lo orgullosa que estoy de que seas mi hijo -la pelirroja envuelve al rubio en un gran abrazo teniendo cuidado de no herirlo nuevamente. El abrazo duro un momento y los Terumī se separaron- será mejor que vayamos a casa para descansar, mañana tienes tus 6 horas de estudio sobre Fūinjutsu -al decir eso Naruto se puso pálido al escuchar la palabra “estudio”. Él podía resiste cualquier tipo de entrenamiento brutal de parte de su sensei, pero estudiar los pergaminos de Fūinjutsu era lo más aburrido-.

    -¡Estas bromeando, eso es lo más aburrido del mundo, preferiría volver a la academia antes de leer esos aburridos pergaminos! -exclamo el mientras que su madre ponía una mirada muy seria-.

    -Es necesario que aprendas todo sobre el Fūinjutsu mi niño -luego la pelirroja pone muestra una pequeña sonrisa burlona- además, si no fuera por esos aburridos estudios como tú le llamas, no serias capaz de detener a Yagura-chan sin ese sello que aprendiste a usar -dicho eso el rubio solo bufaba molesto ya que su madre tenía razón-.

    -De acuerdo, tu ganas... leeré esos tontos pergaminos -dijo el rubio mientras agachaba la cabeza en señal de derrota y la pelirroja solo sonreía victoriosamente-.

    Una vez que los dos Terumī llegaron a la mansión, el rubio se fue a su habitación para descansar después de un largo día, una vez dentro Naruto se cambió de ropa y se colocó su pijama, pero luego se percató que este no era el pijama que normalmente usa. Este pijama tenía estampados de zorritos animados.

    -Mi ropa... zorros... ¡KAA-CHAN LO HICISTE DE NUEVO! -grito el rubio al ver que su madre seguía tratándolo como un bebe. El joven Terumī se calma y se dirigía a su cama para dormir de una vez, pero en ese momento se da cuenta de que le faltaba algo- ¡Maldición en donde lo deje! -comenzó a revisar su habitación por todas partes buscando "eso" que perdió, luego reviso el último lugar que le quedaba, y ese era debajo de su cama. Naruto se alegró mucho al encontrar "eso" que creyó perder- ¡Aja, aquí estas amigo! -el ojiazul mete su brazo para alcanzar un gorro para dormir con forma de foca (N/A: El que siempre usa para dormir)- Menos mal que te encontré, por poco temía de que Kaa-chan te haya encontrado -al decir eso sintió escalofríos al pensar de lo que sucedería si su madre lo viera con su gorrito. Para su mala suerte, Mei entro a su habitación con una gran sonrisa mientras llevaba un tazón de ramen para su pequeño-.

    -Naru-chan, te traje un poco de ramen en caso que...tuvieras.......hambre -la pelirroja se quedó callada y sin moverse al ver a su hijo Naruto con el pijama que le compro, pero la razón de por qué se quedó en ese estado, fue ver ese curioso gorro para dormir. Fue tanta su sorpresa que dejo caer el tazón que llevaba en sus manos. Naruto se puso nervioso por como su madre se puso- N-N-Naru-chan....ese gorro....d-donde....

    Ahora mismo el rubio estaba en grandes problemas, no deseaba perder a su amado gorro, sin él nunca sería capaz de dormir tranquilamente y estaba más que listo para suplicar por él, pero cuando vio los ojos brillantes de su madre, con semejante brillo que incluso opacaría al de la luna llena, solo pudo pensar una cosa.

    -"Esos ojos... ese brillo.... ¡estoy frito!" -era lo único que pensaba Naruto al ver esa mirada que tiene su madre- “Y ahora se viene lo peor en cinco...”-comenzó a contar mientras que tragaba saliva- “cuatro...” -siguió contando y viendo a su madre que alzaba los brazos hacia su hijo- “tres...” -dio un paso hacia atrás para retroceder lentamente- “dos...” -Mei una gran sonrisa soñadora- “uno...” - el rubio se resignó sabiendo que no había ni una salida- “¡CERO!” -cerro sus esperando a lo que se venía-.

    -¡¡¡KAWAII!!! -grito Mei que se escuchó en toda la mansión- ¡¡¡NARU-CHAN ERES TAN ADORABLE!!! -y lo abrazo con todas su fuerzas agitándolo de un lado a otro como si fuese un muñeco de trapo-.

    -¡¡Aaaaahhhhhh... Kaa-chan... me matas aaaahhhhhh!! -era lo único que podía decir el rubio que intentaba liberarse del abrazo de su madre, pero era imposible porque ella tenía más fuerza- ¡¡No... Puedo... Respirar!!

    -¡Porque no me dijiste que tenías ese lindo gorrito, deberías usarlo todos los días! -decía la pelirroja que aumentaba la fuerza del agarre, y el pobre Naruto se ponía azul por la falta de aire, de pronto Mei suelta a su hijo que recupero el aliento- ¡Espera un poco Naru-chan, tengo que ir a buscar algo, vuelvo enseguida! -dicho eso sale corriendo de la habitación dejando a su hijo que respiraba agitadamente-.

    -Por... poco... no... Sobrevivo... -decía el entrecortado tratando de recuperar el aliento, en eso se da cuenta de lo que dijo su madre cuando se retiró- ...espera, ¿qué fue lo que iba a buscar? - pregunto el, y como respuesta, su madre regreso a la habitación con cierto objeto conocido por el- ¡¡¡NOOOO, TODO MENOS ESO!!! -grito el mientras retrocedía para alejarse de su madre-.

    -Vamos te pongas así, solo quiero tomarte una foto para el álbum -decía la pelirroja que fue a buscar su cámara- muy bien ahora son... -pero antes de completar la palabra y tomar la foto, el rubio salió huyendo de su habitación- ¡¡¡Regresa en este instante Naru-chan!!!

    -¡¡¡JAMAS!!! -gritaba el rubio que corría por los pasillos de su hogar mientras que su madre lo perseguía-.

    -¡¡¡NARUTO TERUMI DETENTE AHORA MISMO O TE CASTIGARE!!! -le reclamo ella tratando de alcanzarlo- ¡¡¡TE JURO QUE NO COMERAS RAMEN POR 4 MESES!!!

    -¡¡¡NO ME IMPORTA, NO DEJARE QUE ME TOMES OTRA FOTO!!! -decía él mientras que la persecución se llevaba ahora en el techo. Afuera de la mansión se escuchaba como varios objetos se rompían debido a la loca carrera. Sin duda era otro día normal en la mansión Terumī-.

    Desde aquel suceso en que termino con un rubio noqueado y una alegre pelirroja con una nueva foto para su álbum, pasaron 6 días y no había señales del Gama Sennin, aun así Naruto siguió tranquilamente su vida con sus misiones, entrenamientos y de escapar de su madre que quería tomare más fotos. Al día siguiente el joven Terumī caminaba por las calles de la aldea después de terminar su entrenamiento con el Yondaime Mizukage.

    -Diablos, me duele todo mi cuerpo -se quejó Naruto porque el entrenamiento de hoy fue abrumador- ahora sí que se le paso la mano a Yagura-sensei con la práctica de hoy, creo que será mejor que vaya a casa y tome un buen baño caliente para relajarme -luego el rubio se detuvo de a golpe en pensar en algo que lo aterro- esperen, que pasaría si Kaa-chan trata de tomarme una foto mientras baño -en eso recordó las fotos vergonzosas que su madre conservaba cuando tenía 3 años, en las que sale el y la pelirroja bañándose juntos. Él se puso rojo al pensar que su madre le tomara otra foto del mientras se baña, así que lo mejor era no ir a su casa, pero de pronto se le vino una idea brillante al joven Terumī que lo ayudaría- ¡Claro, como no lo pensé antes! ¡Los baños termales de la aldea, ella no sería capaz de pasar al baño de los hombres! ¡Estoy salvado! -dicho eso va corriendo hacia las termas de la aldea-.

    Naruto estaba feliz sabiendo que en ese sitio estaría a salvo de su madre, por eso mismo corría alegre a toda prisa pasando de largo a cierto hombre de cabellera blanca que se reía como todo un pervertido mientras fisgoneaba por un agujero en la pared-.

    -Jejeje en esta aldea sí que tienen hermosas mujeres -fue lo que escucho el rubio que casi entraba a la zona correspondiente a los hombres cuando noto al sujeto de cabello blanco fisgoneando sin tener vergüenza-.

    Naruto entrecerró los ojos y negó ante la actitud de ese sujeto. Si algo le molestaba eran los pervertidos, porque esa clase de hombres siempre acosaron a su madre hasta que ella agarro la costumbre de bañarlos en lava hirviendo.

    Al joven Terumī se le vino una brillante idea, y esa es darle su merecido a ese sujeto, el chico tomo distancia y le lanzo una de esas kunai de tres puntas que le regalo su madre al peliblanco. El pervertido se percató del peligro y reacciono de inmediato esquivando el arma que rozo una de sus mejillas y que se clavó en el muro. El peliblanco volteo para encarar a la persona que lo ataco y para su sorpresa fue ver a un chico rubio de 13 lo interrumpió en lo que hacía.

    -¡¡¡PERO QUE DEMONIOS TE PASA GRANDISIMO BAKA!!! ¡¡¡POR QUE ATACAS A UN HOMBRE REALIZANDO ARTE!!! -gritó el peliblanco furioso-.

    -Se lo merece por estar espiando así a las mujeres, viejo sinvergüenza -decía el chico que se cruzaba de brazos y miraba seriamente al viejo-.

    -¡¡AUN ASI NO TIENES DERECHO DE ATACARME DE ESA FORMA!! -reclamo el peliblanco que tomo la kunai que le lanzo el rubio- ¡¡ACASO NO TE ENSEÑARON EN LA ACADEMIA DE COMO USAR... -en ese momento el sujeto reconoció el arma que tenía en sus manos, el kunai de tres punta que usaba una persona que falleció años atrás- "¡Pero...si esto es de Minato!" -pensaba el sujeto que no le quitaba el ojo al kunai- "Si ese chico la tiene.... eso quiere decir que él es..."

    -¡Oye viejo, que tanto miras mi kunai! -grito Naruto sacando de sus pensamientos al peliblanco mientras le quitaba el arma- Esto es un recuerdo muy preciado para mí. Esto le perteneció a mi Tou-san -declaro el guardando el kunai en su estuche-.

    -¿Dijiste un preciado recuerdo? -pregunto el sujeto- Dime muchacho, ¿tú eres Naruto Terumī? -pregunto de nuevo con duda pero a la vez teniendo esperanzas que ese chico sea la persona que buscaba-.

    -Así es, yo soy Naruto Terumī... ¿y tú quién eres? -dijo el que miraba al peliblanco como si fuera un sospechoso-.

    Ante esa pregunta, el sujeto de cabello blanco sonreía enormemente mientras adoptaba una pose heroica e inflaba el pecho para así presentarte.

    -Me alegra que preguntes quien soy jovencito -luego el peliblanco invoca a un gran sapo rojo para luego subirse en el- ¡¡¡Yo soy uno de los Densetsu no Sannin de la aldea de Konoha, mentor del Yondaime Hokage y aquel que vuelve locas a todas las mujeres. Yo soy Jiraiya el Galante!! -anuncio el sujeto terminando en una extraña pose-.

    Naruto vio la presentación del Sannin con la quijada en el suelo y ojos completamente en blanco, nunca en su vida había visto o presenciado algo como lo que acaba de hacer ese extraño sujeto.

    -E-E-Eso...fue...eso fue... ¡ASOMBROSO! -exclamo el rubio por ver la presentación del peliblanco- ¡LO MAS ESPECTACULAR QUE HE VISTO EN MI VIDA, NI YAGURA-SENSEI HACE ESAS PRESENTACIONES -en ese momento el Yondaime Mizukage estornudaba fuertemente preguntándose de quien estaría hablando sobre, de regreso con el Sannin, el miraba al joven Terumī sin poder creer lo que dijo el chico-.

    -Tu...... ¡tú si sabes apreciar una gran entrada muchacho! -decía el peliblanco que lloraba de alegría mientras abrazaba a Naruto, cosa que no le agrado-.

    -¡SUELTEME MALDITO VIEJO! -grito Naruto tratando de liberarse pero era imposible- ¡¡¡NO ME GUSTA QUE ME ABRACEEEEEEEEN!!!

    Minutos después, Naruto caminaba junto con el peliblanco que resulto ser su padrino, el joven lo llevo hacia su hogar para hablar sobre el viaje a Kumo, en eso momento Jiraiya decide hablar para saber más de su ahijado y de saber cómo es su vida en Kiri.

    -Dime Naruto, ¿cómo ha sido tu vida en esta aldea? ¿Cómo te trata la gente? -pregunto el seriamente pero a la vez preocupado. Jiraiya sabía lo difícil que era la vida para aquellos que son Jinchūriki-.

    -La gente de la aldea me trata bien, siempre son amables conmigo y me respetan porque soy el alumno de Yagura-sensei. También me esfuerzo lo suficiente para que Kaa-chan se sienta orgullosa de mí, quiero ser tan fuerte como ella -declaro el rubio con una gran sonrisa, y eso alegro mucho al Sannin-.

    -Por saber, ¿quién es ese tal Yagura que mencionaste? ¿Es alguien especial para ti? -pregunto el peliblanco queriendo conocer más a la persona que menciono su ahijado-.

    -Él es más que un maestro para mí, es como un hermano mayor para mí. Gracias a él y sus consejos puede graduarme en menos de dos años de la academia ninja, ahora soy un Genin a pesar que tengo 9 años -explico Naruto, ese comentario sorprendió bastante a Jiraiya-.

    -¡Tienes 9 años, pero si pareces tener 13 años! -decía el Sannin impresionado y que miraba de pies a cabeza al joven Terumī-.

    -Bueno, digamos que entrenar por tanto tiempo con el Mizukage da buenos resultados, Kaa-chan se preocupaba de que me alimentaba bien y que no me la pase todo comiendo solo ramen... pero yo digo que el ramen es lo mejor del mundo -decía el rubio algo apenado mientras colocaba su mano detrás de su cabeza, el Gama Sennin solo sonreía al saber que el rubio no tuvo una mala infancia-.

    -“Algo me dice que este chico está lleno de sorpresas. Minato, Kushina, les prometo que cuidare bien de su hijo” -eran los pensamientos del Sannin hasta que el rubio lo llamo para señalar a cierto lugar-.

    -¡Mira Padrino ya llegamos, ese es mi hogar! -señalaba el rubio a una gran mansión mientras que Jiraiya estaba boquiabierto al ver el lugar-.

    -¡Tú vives en este enorme lugar! -exclamo Jiraiya al ver la Mansión Terumī- ¡Esto es mucho más grande que la mansión Hyūga, si ellos se enteraran sentirían vergüenza! -dijo de forma burlona mientras que en Konoha, todos los miembros y el líder de dicho clan estornudaban fuertemente y pensaba quien era que hablaba sobre ellos-.

    -Yo también pensé lo mismo pero Kaa-chan me dijo que nuestro Clan llevaba mucho tiempo desde que Kiri se fundó -explico Naruto mientras entraban a la mansión- ¡Kaa-chan ya llegue y traje a un visitante! -grito el joven pero no le respondieron- Que raro, ella siempre está en casa a estas horas.

    -Tal vez tu madre tuvo que salir algún lado -dijo el Sannin mientras entraba a la mansión- o quizás ella este... -de pronto el peliblanco se detuvo de golpe al ver un cuadro que estaba colgado cerca de la entrada, en el cuadro estaba una foto de una hermosa mujer pelirroja que abrazaba por la espalda a un sonriente Naruto que mostraba su banda de Kiri. Esa foto era del día en que el rubio se graduó de la academia, pero el Sannin pervertido estaba más concentrado en esa belleza de cabello rojo- jejeje, oye muchacho quien es esa linda señorita que está abrazándote -dijo mientras colocaba su clásica cara de pervertido-.

    -Ella es mi Kaa-chan -decía el rubio sin percatarse de la cara de bobo que ponía Jiraiya-.

    -Tienes suerte de tener una bella madre jejejejeje -dijo el Sannin riéndose de forma pervertida- “Quizás ella me ayudaría con el siguiente número de mi libro” -luego su nariz comenzó a sangrar en pensar en la pelirroja con un bikini- oye muchacho, ¿en dónde se encuentra tu madre? Me gustaría conocerla en persona, jejeje.

    -No tengo la más mínima idea, me la paso siempre afuera de casa entrenando o cuando salgo de misiones -respondió el rubio rascándose detrás de su cabeza- oye Padrino, por saber qué día es hoy -el Sannin le responde que hoy es Jueves- creo que ya se en donde esta ella -dijo el con una sonrisa-.

    -¡Y donde está, quiero conocer a esa belle... a tu madre! -dijo Jiraiya ansiosamente-.

    -Ella debe estar dándose un baño de burbujas, es una costumbre que tiene Kaa-chan cada Jueves -dijo el joven Terumī sin percatarse de la enorme sonrisa que tenía el Sannin al enterarse en donde está la pelirroja- solo es cosa de que esperar de que salga del baño. Por cierto Padrino, ¿me podría enseñarme a invocar sapos? Sensei me dijo que tú puedes invocarlas -pregunto el emocionado con la idea de invocar a esos anfibios, pero luego nota que el peliblanco había desaparecido frente a el- ¿Padrino, en donde estás? -el joven Terumī buscaba comenzó a buscar al mencionado en toda la sala sin saber en dónde se encontraba el-.

    Mientras tanto, el Gama Sennin estaba corriendo por los pasillos de la mansión con una cosa en mente: Buscar el maldito baño en donde se encontraba la madre del mocoso. Pero suerte no era mucho porque el lugar era más grande de lo que pensó.

    -Maldición... este lugar parece... un laberinto -decía Jiraiya que respiraba agitadamente- en donde diablos estará el baño, ¡quiero ver a esa belleza de cabello rojo! -luego su salvación vino al escuchar a alguien cantando, y al instante el peliblanco reconoció la voz de una mujer- jejeje, parece que hoy es mi día de suerte -dicho eso, el Sannin se guio por el sonido del canto de Mei-.

    El Sannin pervertido avanzaba por el corredor guiado por la melodiosa voz que parecía el canto de una sirena, una vez que llego a la puerta del baño se acercaba al lugar donde la pelirroja se reconfortaba entre agua llena de burbujas. Con algo de ansiedad, el peliblanco se agacho hasta la ranura visible vislumbrando una larga cabellera roja, el Sannin estaba maravillado por la blanca piel mientras la pelirroja disfrutaba de su momento de relajación pero a la vez se veía molesta por algo.

    -Me pregunto por qué Naru-chan ya no se quiere bañar conmigo, nos divertíamos mucho cuando era más pequeño -refunfuñaba Mei por las veces que su hijo se negaba a bañarse juntos, en el pasado ellos disfrutaban bañarse junto, pero eso fue hasta que su hijo se graduó de la academia-.

    Por su parte Jiraiya maldecía a lo bajo ante la suerte del rubio con semejante madre, y estaba listo para "recopilar información" importante cuando sucedió algo que lo que saco de su concentración.

    -Se puede saber por qué espías a mi Kaa-chan -dijo la dura y sepulcral voz del rubio a su espalda que asusto bastante al peliblanco-.

    -¡Maldición mocoso, me estas arruinando mi momento de inspiración! -decía el frustrado Sannin al ser interrumpido-.

    -Ahora que lo recuerdo, tú estabas espiando a las chicas en las termas como si nada y ahora te veo espiando a Kaa-chan bañándose -declaro Naruto que tomaba una pose de pelea- ¡AHORA VERAS ERO-SENNIN, LAMENTARAS EN ESTAR ESPIANDO A KAA-CHAN!

    -¡COMO FUE QUE ME LLAMASTE MOCOSO! -grito Jiraiya por como acaban de llamarlo, él estaba a punto de darle un buen correctivo al Gaki hasta que la puerta del baño se abrió y una muy feliz Mei salió siendo cubierta con una toalla mojada para luego abrazar a su hijo-.

    -¡Naru-chan, al final decidiste venir a bañarte conmigo! -dijo la pelirroja que jalaba a su hijo al baño, pero él ponía resistencia ya que le daba vergüenza en tal solo pensar en eso-.

    -¡K-K-Kaa-chan... e-e-espera... un m-momento! -trataba de decir el joven Terumī y a la vez señalaba con el dedo al pervertido de su padrino que anotaba todo en su libreta -¡Mira... un pervertido!

    -¿Un pervertido... en mi casa? -dijo la pelirroja para luego notar a la presencia de otra persona, y que él sonreía como bobo y le guiñaba un ojo-.

    -Jiraiya el Galante a tu servicio y para lo que gustes, preciosa -decía el Sannin pervertido con una sonrisa que nada o nadie se lo podía quitar. De pronto esa sonrisa se desvaneció, su rostro empezó a perder color y luego comenzó a temblar cuando vio como el cabello de la pelirroja se levantó desde las puntas como si cobraran vida- ¿K...K...Kushina? -dijo el hombre al borde de un infarto, esa mujer se parecía mucho a la fallecida Uzumaki-.

    -Con que un pervertido me espiaba mientras me bañaba, ¿eh? -decía la pelirroja tronándose los nudillos mientras que Jiraiya retrocedía para salvarse- ahora mismo te enseñare a no meterte en las casas de otras personas.

    -¡E-E-Espere por favor! ¡Y-Yo se lo p-puedo explicar lo que esta p-pasando señorita! -Jiraiya trato de explicarle a Mei que fue su hijo que la invito a la mansión, pero el no pudo decir en absoluto cuando un puño envuelta de Chakra se dirigía a su rostro-.

    Afueras de la mansión, en Kiri se disfrutaba del día tranquilo que hay hasta que los gritos y suplicas de un hombre resonaban en toda la aldea helando la sangre de casi todos, y en especial al lado masculino.

    -Al parecer algún pobre imbécil provoco la ira de la Kiri no Akai Chishio no Habanero (Habanera Sangrienta de Kiri) -decía un aldeano a otro que se encontraba a su izquierda-.

    -Solo espero que Kami-sama se apiade de su alma -dijo el otro sintiendo lastima del sujeto que era castigo por la pelirroja, y a la vez escuchaba un desgarrador grito de dolor- ¡demonios! No me gustaría estar en sus zapatos -luego de eso, los dos sujetos y la mayorías de los aldeanos siguieron en lo suyo tratando de ignorar los gritos de ayuda de aquella persona-.

    Horas después de la brutal golpiza que dejo al pobre de Jiraiya envuelto de vendas dándole un aspecto de cierta momia conocida en Konoha. Ahora el Sannin se encontraba en la oficina del Mizukage, quien estaba sorprendido por la condición en que se veía, también estaban presentes un alegre Naruto y una malhumorada Mei cruzadas de brazos.

    -Este...sea bienvenido a Kirigakure no Sato, Jiraiya-sama -dijo Yagura dándole la bienvenida al peliblanco que apenas podía mover un brazo-.

    -Muchas gracias Mizukage-sama -saludándolo cordialmente Jiraiya- realmente la aldea es muy... agradable -menciono el viendo discretamente a la furiosa Mei-.

    -Espero que no haya tenido algún tipo de problemas en su llegada a Kiri -pregunto el viendo en el estado que se encontraba el Sannin-.

    -Pues la verdad... -Jiraiya iba a decirle lo que le paso, pero antes de que dijera tan solo una palabra sintió unos escalofríos por la forma en que la pelirroja lo miraba- ¡no, no tuve ningún problema jejeje! -menciono el riéndose nerviosamente, el Yondaime Mizukage solo tenía una gota en la cabeza por la forma en que actuaba el Sannin. Luego de que se calmara, Jiraiya aclara su garganta y se ponía serio para hablar de lo que vino- Antes que nada, Mizukage-sama vengo a darle unas malas noticias, y esto debe saberlo de antemano al igual que su alumno -explico el ganándose la atención de los presentes-.

    -"Algo me decía que este día no comenzaría bien" -pensó Yagura porque le desagradaba las malas noticias- dígame sin rodeos, ¿qué tan malas son esas noticias? -pregunto el Mizukage-.

    -Es sobre Akatsuki -todo el mundo guardaba silencio cuando Jiraiya menciono el nombre de ese grupo- según mis fuentes de espionaje, los Jinchūrikis del Gobi y Yonbi han sido secuestrados. Akatsuki los tienen -declaro el Sannin, eso preocupo bastante a los presentes y en especial a Mei que tenía miedo que su hijo fuera el siguiente de su lista-.

    -¡Es eso imposible, yo envié mensajes de avisos a las demás aldeas sobre el asunto! ¡Cómo es posible que Akatsuki capturara a dos Jinchūriki como si fuera fácil! -exclamo Yagura molesto-.

    -Al parecer Iwa no hizo caso de su advertencia y gracias a eso Akatsuki aprovecho de atraparlos fácilmente. Pero a pesar de eso, las demás aldeas aumentaron la seguridad, lo malo es que ese grupo va por el único objetivo que les queda... el Kyūbi -esas palabras hicieron que Mei sintiera terror y de inmediato abrazo a su hijo por la espalda-.

    -¡No, yo jamás permitiré que eso malditos toquen a mi hijo! ¡Tendrán que pasar sobre mi cadáver si piensan que lo tendrán! -decía Mei dispuesta a proteger a su hijo hasta la muerte-.

    -No es necesario que diga eso Mei-san -le dijo el Sannin de forma respetuosa para no tener que recibir otra paliza- ya me encargue de eso, les pedí a mis fuentes de que corrieran el rumor de que el Kyūbi está lejos de las naciones ninjas y al parecer funciono, Akatsuki envió algunos de sus miembros para que lo capturen y eso nos dará mucho tiempo para comenzar con el entrenamiento del Gaki -señalando al rubio-.

    -¿Acaso sabes sobre mi entrenamiento, Ero-sennin? -pregunto Naruto y el peliblanco asiente-.

    -Te dije que no me llames así, y si, Sarutobi-sensei me informo todo sobre tu viaje a Kumo para que aprendas a controlar los poderes de Kyūbi -aclaro Jiraiya- y por cómo van las cosas, lo más recomendable es que mañana mismo partiéramos con lo del viaje a Kumo para evitar problemas -sugirió al ahora que los Akatsukis estaban ocupados-.

    -Estoy de acuerdo con usted, tendré que avisar al consejo de la aldea de eso -afirmo el Mizukage-.

    -¡Esperen un momento! -interrumpió la pelirroja en la conversación- ¡No se suponía que el viaje a Kumo seria en 2 semanas, apenas han pasado 6 días! ¡Yo tenía planeado salir con Naru-chan como cuando él tenía 5 años! -ese comentario causo Yagura y Jiraiya tengan unas gotas detrás de su cabeza mientras que Naruto sentía vergüenza de que su madre siga tratándolo como un bebe-.

    -Debes entender que es mejor así Mei. Ahora que Akatsuki está distraído con el falso rumor, es necesario que Naruto comience de inmediato con el entrenamiento -explico el Mizukage para que Me entienda, pero ella no estaba muy segura, cosa que Yagura lo noto- no te preocupes por Naruto, el estará a salvo, pienso ir a Kumo para cuidarlo y ver que no le pase nada malo -dijo él y Mei le agradece, luego se enfoca en el Sannin- dígame Jiraiya-sama ¿tiene un lugar en donde descansar? Debe estar muy cansado por el largo viaje que tuvo desde Konoha hasta llegar a Kiri -pregunto el para que el Gama Sennin tuviera un lugar para recuperar su heridas-.

    -Me gustaría quedarme esta noche en la mansión Terumī jejeje, sí que es a la hermosa señorita Terumī no le moleste -pidió Jiraiya con una gran sonrisa en pensar que tal vez tendría éxito de conseguir “información”, mientras que Yagura asiente al igual que una ¿sonriente Mei?-.

    -Oh sería un gran honor que usted se hospedara en nuestra casa, Jiraiya-sama. Con gusto le prepararle una muy bien cocinada y extra crujiente “barbacoa” -decía la pelirroja con una mirada peligrosa y una dulce sonrisa en los labios, eso hizo que el Sannin pierda todo el color de su cara-.

    -¡P-Pensándolo bien, no quiero incomodarla a usted y su hijo, prefiero descansar en un hotel!-dijo Jiraiya apresuradamente, y antes de que el Mizukage dijera algo el peliblanco salió de ahí corriendo del lugar con una sola cosa en mente- “¡Si pongo un pie en lugar, de seguro que me mataran! ¡No hay duda que esa mujer es igual a Kushina!” -pensaba Jiraiya que apresuro el paso para salvar su vida-.

    Al día siguiente todo los aldeanos y shinobis de la aldea estaban reuniendo en la entrada principal por órdenes de Mizukage, también estaban presentes los miembros del consejos que se veían muy tranquilos. En ese mismo lugar se encontraban Mei junto con Yagura conversando, un poco lejos de ellos estaban Naruto al lado de un recuperado Jiraiya.

    -¿Cómo diablos te recuperaste tan rápido de la golpiza que te dio Kaa-chan? -pregunto el rubio sin poder creer que su padrino estuviese de pie y sin ningún rasguño-.

    -No me subestimes tan fácil Gaki, recuerda que soy el más fuerte de los Densetsu no Sannin, esos golpes no fueron gran cosa -decía Jiraiya orgullosamente mientras que Naruto lo miraba fijamente-.

    -Para mí sigues siendo un pervertido sin remedio, Ero-sennin -dijo el rubio con los ojos entrecerrados-.

    -¡Ya te dije que no me llames de esa manera, además que yo no soy un simple pervertido! ¡Soy un super-pervertido! -le reclamo su padrino con una gran vena en la frente-.

    -¡Por qué me tuvo que tocar un Padrino pervertido como! -declaro el joven Terumī mientras que Jiraiya se enfadaba por lo que dijo-.

    -¡QUE FUE LO QUE DIJISTE! -grito el Sannin y dar comienzo una discusión entre esos dos-.

    Por otro lado Mei estaba junto con Yagura que tenía en su mano derecha el sombrero del Mizukage.

    -Disculpa Yagura-chan, ¿pero me puedes explicar el por qué todos los aldeanos estén reuniendo? -pregunto Mei viendo a todo el mundo reunido-.

    -Muy pronto lo sabrás Mei -respondió simplemente el Yondaime que tenía una leve sonrisa, luego hubo una pequeña explosión de humo y al disiparse revelo a un Jōnin que estaba arrodillado frente al Mizukage-.

    -Mizukage-sama, Todo los aldeanos y shinobis de Kiri está presente, tal como lo pidió -dijo el shinobi mientras que Yagura le agradecía por eso y luego se dirige ante su aldea-.

    -¡Gente de Kirigakure, necesito que me presten su atención! -declaro el Mizukage mientras todo el mundo se callaba para escuchaba a su líder mientras que el pleito de Naruto con Jiraiya se detuvo- ¡Les he pedido a todos ustedes que se reunieran en este sitio para darles un aviso muy importante. Debido a motivos que involucran a Kiri junto con las demás aldeas ninjas, he decidido salir de viaje por un tiempo indefinido! -todos los presentes empezaron a preocuparse de que su Kage deje la aldea desprotegida- ¡No se preocupen, esto no significa que este abandonando Kiri. El objetivo de mi salida es para reformar las alianzas que hemos conseguidos durante este tiempo de paz cuando la tiranía del Sandaime termino! -todo el mundo se sintió aliviado al oír eso- ¡Durante mi viaje me acompañaran dos personas, una de ellas es mi alumno Naruto Terumī y la otra persona es uno de los Densetsu no Sannin Jiraiya, de nuestra aldea aliada Konoha! -decía el Yondaime y alegro bastante a aldeanos y shinobis, luego el Mizukage pone una expresión muy seria- ¡También quiero aprovechar de dar un último anuncio antes de irme... Debido al viaje que realizare, me veo en la obligación de dejar el puesto como Mizukage de Kiri! -esa noticia dejo impactado a todos incluyendo al rubio y Mei que no se esperaban eso, y por alguna razón los miembros del consejo y el Gama Sennin no les afecto la noticia- ¡Deben comprender que no puedo ser el Kage de la aldea si estoy lejos de ella, por eso tuve que dejar el mi puesto, pero al mismo elegí al candidato perfecto para que tome mi lugar. Esa persona tiene el mismo cariño y deseo de proteger con su vida nuestro hogar al igual que yo lo hice al enfrentarme al Sandaime! -las palabras del Yagura dejaron muy impresionado a los habitantes de Kiri y a la vez se preguntaban quién era el candidato, luego el ex-Mizukage fija su su mirada en cierta persona- ¡Mei Terumī, puedes venir aquí!

    -¡H-H-Hai! -respondió Mei que avanzaba hacia donde esta Yagura y a la vez estaba demasiada nerviosa del por qué la habían llamada-.

    -¡Mei Terumī, única sobreviviente de la masacre del Sandaime Mizukage, durante toda tu carrera ninja has demostrado ser una gran Kunoichi que está más que dispuesta a proteger a la aldea y a sus seres queridos de cualquier amenaza. Es por eso que en este día, te nombro como la Godaime Mizukage de Kiri! -declaro el ex-Mizukage mientras le entregaba el sombrero del Kage de la aldea-.

    Esa noticia dejo a la pelirroja completamente en shock, no sabía que decir o reaccionar ante lo que estaba sucediendo mientras que toda la aldea vitoreaba el nombre de su nueva líder. Mei estaba completamente paralizada, sus odios habían escuchado bien, ahora ella era la nueva Kage de la aldea. Su cuerpo simplemente se congelo ante esas palabras tratando de procesar lo que recién oyó. Finalmente reacciono cuando sintió el tibio abrazo del rubio que le abrazaba con cariño.

    -¡Felicidades Kaa-chan, estoy seguro de que serás la mejor Mizukage de la historia! -decía su hijo lleno de alegría mientras que su madre le correspondía el abrazo y veía al Ex-Mizukage-.

    -Muchas gracias Yagura-chan, te prometo que haré un buen trabajo en proteger la aldea -dijo ella mientras que Yagura solo sonreía-.

    -Sé que lo harás bien, solo espero que no termines bañando en lava a todos los hombres que traten de perseguirte -dijo Yagura mostrando una pequeña sonrisa burlona a la nueva Mizukage se sonrojaba por eso- bueno es mejor que nosotros nos vayamos -comenzó a caminar por la salida de la aldea junto con el Sannin y su alumno que lo acompañaban, de pronto él se detuvo para luego decirle unas últimas palabras a la Godaime- recuerda Mei, cuida de la aldea, no la destruyas -volvió a bromear el haciendo que la Mizukage se ponga más roja que su cabello-.

    -¡Eso no es nada gracioso Yagura-chan! -grito Mei roja de vergüenza-.

    -No te preocupes, Kaa-chan, Yagura-sensei solo lo decía como broma -dijo Naruto que se acercó a su madre para darle un último abrazo- adiós Kaa-chan, te prometo que regresare pronto de mi entrenamiento -dicho eso el joven se separa de su madre para alcanzar a su sensei y padrino-.

    -¡Espera un momento Naru-chan! -grito la Mizukage que alcanzo al rubio- Antes que te vayas, ¿me dejarías tomarte una foto de despedida? Por favor -pidió ella sacando su fiel cámara que la llevaba consigo-.

    El rubio se molestó bastante y murmuraba cosas sobre madres que no dejaban de insistir de tomar foto a cada momento, luego se giró listo decirle que no, pero al ver los ojos de Mei llenos de tristeza se resignó y por esta vez se dejaría tomar una foto, solo por ella.

    -Esta bien Kaa-chan, puedes tomarme una foto -dijo Naruto para que la pelirroja alegre, el rubio sonrió a la cámara mientras extendía el brazo y levantaba el pulgar para que Mei le tome una foto, una vez listo el rubio le dice unas palabras- espero que con eso ya este feliz... -no pudo continuar debido a que su madre lo envolvía en un abrazo y a la vez lloraba en el hombro de su hijo-.

    -Cuídate mucho mi niño, recuerda obedecer siempre a Yagura-chan e ignorar las perversiones del idiota de tu padrino -le decía su madre e ignoraba a Jiraiya que comenzó a protestar, pero es callado con una mirada fría que le mando la pelirroja pelirroja- ten mucho cuidado y entrena muy duro, y regreses estarás hecho todo un hombre, así te tomare nuevas fotos para futuros álbum -sonriendo tiernamente mientras que el rubio tenía un gotón en la cabeza-.

    -Hai......como tú digas Kaa-chan -dijo Naruto para ponerse a pensar- “algo me dice que sufriré bastante cuando regrese del entrenamiento” -luego de eso, comenzó a llorar internamente-.

    -Lamento tener que romper este bello momento -decía el ex-Mizukage que se acercaba a los dos Terumī- pero tenemos que irnos de inmediato -luego Mei se acerca para un pequeño abrazo-.

    -Cuida de mi hijo Yagura-chan, te lo dejo en tus manos -dijo la pelirroja que se separó de Yagura-.

    -No te preocupes Mei, no dejare que nada malo le pase -dijo mientras acariciaba la cabeza a su alumno, luego la Mizukage se puso frente del Sannin pervertido que tenía una tonta sonrisa-.

    - ¿Acaso la nueva Mizukage quiere despedirse de mi con un abrazo? -pregunto el mientras su sonrisa creció más, luego Mei lo agarro y lo apretó el cuello del hombre al mismo tiempo que el color de su cara se desvanecía y poco a poco empezaba a temblar al ver como el cabello de la nueva Mizukage se alzaba en el aire de forma amenazadora y peligrosa-.

    -Sé que entrenaras bien a mi hijo, pero si le enseñas alguna cosa pervertida a mi Naru-chan... Sannin o no Jiraiya-sama... te mato -declaro Mei que le sonrió amigable y dulce, el Sannin solo abría los ojos y una voz en su cabeza le suplicaba que huyera y que nunca más volviera a poner un pie en esa aldea-.

    -H...Hai...Mizukage....sama -decía Jiraiya entrecortado por el miedo-.

    Todo el pueblo de Kiri se despedía de los shinobis y su anterior Kage deseándoles un buen viaje, el joven Terumī volteo para ver por última vez a su madre y se despidió de ella con una sonrisa. La nueva Mizukage observaba con tristeza como su hijo se perdía a la distancia, pero a la vez se sentía calmada sabiendo que Yagura cumplirá con su palabra de cuidarlo, no por nada el Ex-Mizukage era como un hermano mayor para el chico. Después de la despedida, todo el mundo regreso a sus labores mientras que la pelirroja era acompañada por los miembros del consejo para instruirla en su nuevo cargo.

    Mei tenía una gran sonrisa en su rostro, se sentía muy bien sabiendo que su hijo iba acompañado de Yagura, pero en ese momento su expresión feliz fue una de terror al recordar que también iba el pervertido de Jiraiya con ellos. Rápidamente dio media vuelta con intenciones de detenerlos, pero eso fue visto por varios shinobis quienes la detuvieron al igual que los demás miembros del concejo.

    -¡NOOO, ESPEREN NO QUIERO QUE NARU-CHAN SE VAYA! ¡EL SAPO PERVERTIDO LO VA A VOLVER PERVERTIDO! ¡¡¡NARU-CHAN ESPERA A TU MADREEEEE!!! -gritaba de forma cómica la mujer mientras estiraba su mano a la salida de la aldea-.


    FIN DEL CAPITULO.

    Nota: Hay ciertos detalles que deben saber de este Oneshot, esto es un universo alterno del mundo de Naruto, aquí no existe Akatsuki y algunos personajes no han muerto.

    -Blah blah blah (Personajes hablando)
    -"Blah blah blah" (Personajes pensando)

    Era una noche tranquila en la aldea de Konoha, muchas personas se encontraban en las calles caminando y disfrutando del panorama nocturno. Entre las personas que caminaban, se podía ver a cierto joven pelinegro de 18 o 19 años, llevaba una camisa blanca que estaba desabotonada del cuello y unos pantalones negros que hacían juego con unos zapatos. Esa persona era Sasuke Uchiha, hijo del líder del Clan Uchiha, Fugaku Uchiha y de Mikoto Uchiha, Tokubetsu Jōnin.

    El joven Uchiha caminaba por la calle llevando dos grandes ramos de flores para sus prometidas, hace tres años el consejo de la aldea decidió comprometer al Uchiha con dos de las mejores kunoichis de su generación, esas chicas eran Sakura Haruno, alumna de Tsunade Senju y Karin Uzumaki, una sobreviviente del Clan Uzumaki. Ambas chicas estaban más que emocionadas por ser las prometidas del chico más apuesto y cool, pero su alegría no duro mucho debido a su prometido las trataba de forma fría y distante. Ellas pensaban que él se sentía nervioso por el compromiso y por eso que comportaba de esa forma con ellas, creían que con el tiempo se solucionaría la cosa Pero al final sus ilusiones fueron en vano.

    Por otro lado, a Sasuke no le tomaba mucha importancia su compromiso, el solo quería casarse con chicas fuertes por el bien de su Clan. El pelinegro les decía a sus compañeros que sus prometidas eran muy molestas y ruidosas cada día que pasaba y que de vez en cuando deseaba golpearlas para que se callaran. Su mejor amigo Naruto Uzumaki y el hermano mayor de Sasuke, Itachi, le advirtieron que si no cambia su forma de ser con sus prometidas las terminaría perdiendo. Sasuke sin hacerles caso lo que les dijo su hermano y su mejor amigo, siguió ignorando a sus prometidas, el sabía que ellas jamás lo abandonarían suceda lo que suceda.

    El tiempo siguió su transcurso, y las cosas con Sasuke y sus prometidas no cambio para nada, ahora mismo las chicas eran la que se comportaban distante con él, Sakura y Karin dejaron de llamaron 'Sasuke-kun' y varias veces se alejaban diciéndole que tenían cosas que hacer. Para el pelinegro no era la gran de que sus prometidas lo dejaran en paz, es más, se sentía mejor sí que ellas estén cerca, pero al final termino de darse cuenta de que le hacía mucha falta las sonrisas de las chicas, así que decidió que hoy mismo arreglaría su relación con Sakura y Karin, es por eso que el pelinegro se puso su mejor ropa y comprar los ramos de flores más grandes que tenían en la Florería Yamanaka.

    El Uchiha fue al departamento de Sakura porque le quedaba cerca, una vez que llego, toco la puerta y espero que la pelirosa le abriera mientras pensaba de cómo le pediría disculpas, los minutos pasaron y no pasaba nada, Sasuke toco nuevamente pero pasaron cinco minutos y su prometida no aparecía. Se resigno y fue a donde vivía Karin, pero su sorpresa fue que había un letrero en el departamento de la pelirroja que decía 'Se vende', Sasuke pregunto al dueño del departamento sobre que le paso a la persona que vivía antes y le dijeron que se mudó a otro lugar, y que no le dieron alguna información de donde está viviendo actualmente. El pelinegro quedo devastado por lo que estaba pasando y que al parecer ya no hay forma de arreglar su relación con sus prometidas. Lo único que tenía hacer es ir con la única persona que podía ayudarlo con su problema.

    Una hora más tarde, en el departamento de Naruto.

    -¡Dobe despierta, necesito hablar contigo ahora mismo! -gritaba el Uchiha que no dejaba de golpear la puerta del departamento de su amigo- ¡¡Maldición, abre de una vez, o sino derribare la puerta!! –amenazo él y en ese instante la puerta de abrió de golpe revelando a un muy molesto Naruto que solo llevaba unos bóxer-.

    -¡¡¡Que mierda te pasa Teme!!! ¡¡¡En este momento estoy muy ocupado!!! -rugió el rubio que tenía una enorme vena pulsante en su frente-.

    -Eso no me interesa, lo que necesito es hablar contigo -decía Sasuke que entro al lugar sin permiso y se dirigió a la sala-.

    -¡Oye que te pasa, acaso no te enseñaron que no puedes entrar a los departamento de otras personas sin permi.... -en ese momento el ojiazul noto las ropas que tenía su amigo y de los dos ramos de flores que llevaba con el- Umm.... ¿porque estas tan arreglado, acaso ibas a una cita?

    -Casi, la cosa es que quería preguntar por Sakura y Karin -dijo su amigo que tomaba asiento en el sillón de la sala-.

    -¿Qué pasa con ellas? ¿No me digas que quieres terminar con ellas? -pregunto el rubio, cosa que Sasuke lo niega-.

    -Naruto, lo que sucede es que... -Sasuke tomo mucho aire y suspiro-.

    -Wow, es mucho aire para un suspiro, esto debe ser serio -dijo Naruto sentándose frente a Sasuke-.

    -Y lo es, lo que ocurre es que... quiero arreglar las cosas con Sakura y Karin, pero a Sakura no la encontré en su departamento y me dijeron que Karin se cambió de casa y no saben a dónde -dijo el Uchiha-.

    -Ya veo amigo, sí que la tienes muy pesada -menciono Naruto-.

    -Naruto ¿no sabes en donde están ellas? ¿No te dejaron alguna dirección o como están ellas? -pregunto el preocupado Uchiha-.

    -Escucha Sasuke, ellas se encuentran bien. Karin se mudó cerca en donde vivo -aclaro Naruto a su amigo, eso alivio un poco a Sasuke- pero Sakura....... ella se fue de la aldea.

    -¿¡Que!? ¿¡Como que Sakura se fue de la aldea sin decírmelo!? -grito histérico el Uchiha tomando de los hombros al rubio-.

    -Sé que es doloroso para ti, pero Sakura dejo la aldea hace mucho tiempo -decía Naruto que se soltaba del agarre del pelinegro- debiste darte cuenta de eso, pero creo que es tarde para decírtelo.

    -No....esto no es cierto...... -balbuceaba Sasuke al no poder creer que Sakura dejara Konoha- .....Esto......no puede......estar pasando....

    -De verdad lo siento por ti amigo, pero era lo mejor para Sakura. Ahora ella será feliz con su nueva pare... -rápidamente el rubio se tapó la boca con su mano, si querer había dicho algo que su amigo no debía enterarse-.

    -Espera.... ¿dijiste que Sakura...... tiene a alguien más que yo? -de pronto Sasuke empezó a apretar sus puños fuertemente, y ese detalle lo pudo notar el rubio-.

    -¡Espera un segundo Sasuke, antes de que empieces a gritarme e insultarme, quiero que te calmes! -decía el rubio para tranquilizar a su amigo que estaba a punto de lanzarse a golpes- mira, es verdad de lo que te dije. Sakura estaba saliendo con alguien antes de que se fuera de Konoha.

    -¡¡¡Como que salía con alguien más!!! -grito histérico el Uchiha que activaba su Sharingan- ¡¡¡Dímelo Dobe, estoy seguro que sabes quién es ese malnacido. Dime quien es para romperle cada uno de sus huesos para des....

    -Es tu padre -fue lo único que dijo el rubio-.

    -¿Eh? -decía el Uchiha que no entendía a qué se refería con lo de su padre-.

    -Dije que tu padre es la pareja de Sakura -volvió a repetir Naruto, haciendo que el Uchiha se quede callado por varios minutos-.

    -.................................................................................... ¿Como? -dijo Sasuke sin poder creer de lo que le confesaron y Naruto solo suspiraba, sería difícil de explicarle la verdad-.

    -Escucha bien Sasuke. Sakura, nuestra amiga, tu ex-prometida, salía con tu padre desde hace tiempo ¿entiendes? -explico el rubio a su amigo-.

    -.................................................................................... ¿Como? -volvió a repetir Sasuke-.

    -"Parece que aún no asimila la noticia" -pensaba Naruto- mira amigo, sé que es difícil de creerlo, pero tu padre y Sakura son parejas. Incluso hay personas de la aldea que los vieron juntos -confeso el rubio para que Sasuke entendiera de una vez-.

    -.................................................................................... ¿Como? -decía nuevamente el confundido Uchiha-.

    EL rubio se llevó una mano al rostro para luego comenzar a gruñir, al parecer la noticia de que Sakura lo estaba engañando con su padre fue demasiado. En eso el rubio se levantó de su asiento para comenzar a buscar un objeto en la sala de su departamento. Reviso por cada parte del lugar hasta que encontrar lo que tanto busco, y eso era una foto en donde salían una pareja tomadas de la mano.

    -No quería hacer esto, pero creo que es mejor que lo veas con tus propios ojos de lo que te acabo de decir -dicho eso, Naruto le entrega la foto a Sasuke, el cual abrió sus por completo por lo que veía-.

    Sasuke miraba la imagen sin poder creerlo, en ella salía su prometida Sakura sonriendo al hombre que estaba a su lado. Era su padre, el cual también sonreía a la chica mientras se tomaban de la mano.

    -Lamento que te enteraras de esta forma amigo... si no dije nada, fue por que Sakura se miraba muy feliz al lado de Fugaku -dijo Naruto-.

    - .................................................................................... ¿Como?

    -¡MALDICION TEME, ES QUE NO ESCUCHASTE BIEN, SAKURA SALIA CON TU PADRE! -grito el rubio cansado de oír que el pelinegro repitiera una y otra vez “¿Cómo?”-.

    -ESCUCHE ESO DOBE -grito el Uchiha con el Sharingan activo- !!!LO ESCUCHE, PERO ES QUE NO ME PUEDO CREER QUE......QUE MI PROPIO PADRE....Y MI PROMETIDA..... AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!! -grito con impotencia mientras rompía la foto en varios pedazos- ¡¡¡COMO PUDO SUCEDER ESTO!!!

    -¡Primero que nada, no me grites, puedo escucharte perfectamente, Teme! ¡Y en segunda tú tienes la culpa por dejar a tus prometidas abandonadas solo por sentirte superior a todos, ahora no me vengas con ese jueguito de que las necesitas! -grito Naruto molesto por el comportamiento de su amigo. Luego Sasuke quería tomar la palabra, pero su amigo no lo permitió- ¡Antes de que digas algo, yo ya sabía de lo que pasaba Sakura y tu padre! -eso fue otro duro golpe para el pelinegro- ¡ella misma me pidió que no te lo dijera y acepte para que sea feliz!

    -¡¡¡Cómo pudiste traicionarme así Dobe, tu y yo somos amigos, eres casi un hermano para mí y me traicionaste con esto!!! -grito histérico el Uchiha-.

    -¿¡Traicionarte!? ¡¡¡Tú fuiste el que empezó esto!!! -respondió el rubio de la misma manera que Sasuke- ¡¡¡Quien fue el que las abandono mientras que ellas solo querían darte tu cariño!!! ¡¡¡Quien fue el que jamás le correspondió sus sentimientos!!!

    Antes esas fuertes palabras, el joven Uchiha se quedó callado. Su mejor amigo le dijo una gran verdad, el mismo abandono y menosprecio a sus prometidas y ahora que quería arreglar las cosas con ellas, se entera de que Sakura se fue de la aldea con su padre y que Karin se mudó para no volverlo a ver.

    -Esto no puede estar pasando... no sé qué le voy a decir ahora a mi madre, de que su esposo le fue infiel con una de sus nueras -dijo Sasuke al borde con las manos en el rostro-.

    -Este...si....tu madre jejejeje.... -murmuro el rubio más que nervioso, y ese detalle no paso por alto Sasuke-.

    -Dobe... por qué ese tono.... ¿qué es lo que sabes? -pregunto el Uchiha con angustia por su madre-.

    -¡N-Nada....no pasa n-nada...Mikoto-chan s-s-se encuentra muy b-bien.....créeme amigo jajajaja! -dijo Naruto que se pone más nervioso de lo que estaba-.

    -¿¡MIKOTO-CHAN!? ¡MUY BIEN MALDITO PERVERTIDO, SERA MEJOR QUE ME DIGAS! ¿¡POR QUE LLAMASTE DE ESA FORMA A MI MADRE!? -exigió Sasuke que activo su Sharingan y se preparaba para agarrar a su "amigo" del cuello-.

    -Naruto-kun ¿todo está bien ahí? -se escuchó la voz de una mujer que Sasuke identifico de inmediato, lo cual lo dejo completamente blanco-.

    En ese momento de la habitación del ojiazul apareció una desnuda mujer de cabellera negra lacia hasta la espalda, su figura era deseable y cubierta por una sabana. Ella se acercó a Naruto para abrazarlo por detrás y rodear con sus brazos el cuello del joven.

    -¿Por qué te tardas demasiado Naruto-kun? Te necesito en la cama, a mi lado -dijo la mujer que lamia de forma sensual el cuello del joven-.

    -......M….M…. ¿¡M.....Mamá!? -dijo Sasuke al reconocer que esa mujer resulto ser la mismísima Mikoto Uchiha-.

    -¿Sasuke? ¿Qué estás haciendo acá? -pregunto Mikoto algo sorprendida-.

    -¿¡Como qué que estoy haciendo acá!? ¿¡Que estás haciendo TU aquí!? ¡Y DESNUDA! -señalo Sasuke desesperado-.

    -Solo estoy pasando tiempo con mi pareja -declaro Mikoto que besaba el cuello del rubio-.

    -¡QUEEEEEEEE! -grito Sasuke- ¡DOBEEEEEEEEEE, QUE LE HICISTE A MI MADRE! -se preparó para golpearlo pero en ese instante su madre se interpone entre su hijo y el rubio-.

    -¡Detente ahora mismo, Sasuke Sheldon Uchiha! -ordeno Mikoto haciendo que su hijo se detenga al instante-.

    -¿Madre? -dijo el pelinegro ante la orden de su madre-.

    -"¿Sheldon?" -pensaba Naruto tratando de aguantarse las ganas de reírse al descubrir el segundo nombre de su amigo-.

    -¡No voy a permitir que lastimes a mi pareja, así que siéntate y cuenta hasta diez! -ordeno la mujer-.

    -¡Cómo es posible que estés saliendo con mi mejor amigo! -dijo Sasuke indignado-.

    -No hay nada de malo de que salga con Naruto-kun, nos amamos y eso es lo que importa -dijo Mikoto firmemente- al menos deberías estar feliz ahora que tengo a alguien después de que me divorcie de tu padre.

    -¡Divorciarte! ¡Tú y mi padre se divorciaron! -exclamo Sasuke que quería saber de cómo paso eso-.

    -Fue hace años -declaro Mikoto- tu padre y yo decidimos divorciarnos al ver que las cosas entre nosotros no se podían arreglar. Los únicos que sabían eran los padres de Naruto-kun y tu hermano -finalizo la mujer que se sintió mal al decirle la verdad a su hijo menor-.

    Ahora mismo el joven Uchiha estaba peor de lo que estaba, solo se dejó caer en el sillón mientras, las palabras pareja lo atormentaban, miro hacia el frente y miro a Naruto tomando la mano de Mikoto en señal de apoyo. Sasuke no podía creer de lo que pasaba, perdió una de sus prometidas, sus padres se divorciaron, y lo peor de todo es que sus compañeros del Equipo 7 salían con ellos.

    Tanto Naruto y Mikoto se preocuparon por el pelinegro que tenía la mirada perdida.

    -¡Sasuke, hijo mío! ¿Te encuentras bien? -pregunto la mujer alarmada-.

    -¡Vamos amigo responde, no te quedes callado! -dijo Naruto que solo chasqueaba sus dedos frente al rostro de su amigo para que reaccionara-.

    -..... ¿Por qué?..... -murmuro el joven Uchiha que salió de su trance- ... ¿Por qué no.....me lo dijeron....antes?

    -Perdóname hijo, nosotros no queríamos decirte sobre nuestra relación creyendo que no la aceptarías -respondió Mikoto triste-.

    -Sasuke -ahora era el turno de Naruto de tomar la palabra- escúchame bien, yo jamás haría algo para que tu madre se sienta mal, yo la he amado desde hace mucho tiempo y me encargado de hacerla felices -dijo mientras miraba a la pelinegra con amor-.

    -Naruto-kun me ayudo a superar el dolor que tenía cuando me divorcie de Fugaku, cada día venía a mi casa para ver cómo estaba y de hacerme compañía -dijo Mikoto mientras que Sasuke recordaba las veces de que su mejor amigo venía a visitarlos y de darle un ramo de flores a su madre- espero que no estés molesto con nosotros por no decirte la verdad.

    -Creo......entender lo que pasa -dijo Sasuke para ver a su madre y su amigo- ..... y la verdad....no estoy molesto con ustedes -al decir eso, Naruto y Mikoto sintieron una gran alivio- ahora que lo pienso bien, he notado las veces que te lo feliz que estas cuando el Dobe te regalaba esos ramos de flores -la pelinegra solo se sonrojaba- y que tú te sonreías como tonto cuando mi madre te dice algo amable -Naruto solo se avergonzó por el comentario-.

    -Muchas gracias por comprenderme, mi pequeño -dijo Mikoto para dar un gran abrazo a su hijo, pero él se apeno por el hecho de que su madre aún seguía desnuda-.

    - Madre.... podías hacerme el favor de ponerte algo de ropa -menciono Sasuke más que apenado y Mikoto se separó de inmediato para cubrir su desnudez con las sabanas que llevaba consigo-.

    -¡P-P-Perdóname hijo! -dijo la mujer muerta de la vergüenza y de paso se ocultaba detrás de su pareja-.

    - No quiero saber nada de lo que ustedes dos estaban haciendo antes de que llegara -declaro Sasuke con un leve sonrojo y que desviaba un poco la mirada sin notar como los rostros de la pareja se ponían como tomate- creo que es mejor que me valla para poder hablar con Karin -dicho eso, el pelinegro se levanto del sillón- Dobe, ¿me puedes en donde se encuentra ella?

    -¿Q-Quieres hablar con ella, ahora mismo? -dijo el rubio de forma nerviosa, a lo que su amigo asiente con la cabeza- p...porque no mejor espera hasta mañana. Tal vez Karin debe estar cansada.

    -Preferiría arreglar las cosas con ella en este instante -menciono Sasuke sin notar el nerviosismo del rubio-.

    -E....Es mejor que le hagas caso a Naruto-kun, Sasuke -dijo su madre que también se veía nerviosa como su pareja-.

    El joven Uchiha noto como su madre y su mejor amigo estaban nerviosos por el hecho de nombrar a la pelirroja, y de inmediato supuso que algo le estaban ocultando.

    -Madre, Dobe ¿que está pasando? ¿Por qué se ponen así? -pregunto Sasuke haciendo que la pareja comience a sudar de los nervios, y eso le decía que ellos sabían algo de la pelirroja- no quiero más secretos, por favor díganme ¿qué sucede con Ka.... -en ese momento Sasuke fue interrumpido por una voz-.

    -Oigan chicos ¿por qué se demoran tanto? Me estoy aburriendo -dijo una voz y que fácilmente el pelinegro la pudo reconocer-.

    -¿Ka-Ka-Karin? -dijo el Uchiha mirando a la pelirroja completamente desnuda junto al marco de la puerta de su mejor amigo-.

    -Hola Sasuke -dijo la pelirroja sin sentimientos, cosa que sorprendió al pelinegro- ¿que estás haciendo aquí? Creí que estabas ocupado en tus cosas.

    -Yo...no que, bueno -Sasuke se sentía horrible, nunca en su vida había estado tan nervioso ni cuando se enfrentaba a temidos oponentes en sus misiones, y ahora se sentía aterrado al ver a su segunda prometida y el hecho que estaba desnuda lo daba un mal presagio- bien yo... yo deseo hablar sobre- las palabras no querían salir ante la mirada de Karin- q...quiero hablar de nuestro com...premiso.

    -No tengo ganas de hablar sobre el tema, Sasuke. Lo nuestro no se puede arreglar -dijo Karin firme y eso deprimió a Sasuke-.

    -Lo se y debes creerme que estoy arrepentido por como las trate a ti y a Sakura -dijo Sasuke que solo bajaba la cabeza-.

    -Pues te demoraste tres largos años para darte cuenta, ahora soy feliz con Naruto-kun -dijo Karin para luego acercarse al rubio y besarlo apasionadamente. Esa acción sorprendió a Naruto, Sasuke se hizo piedra, y Mikoto se puso muy molesta-.

    -¡Ya suéltalo Karin, no te lo acapares para ti sola! -exclamo la pelinegra que separa a Karin del rubio y abrazarlo- ¡Recuerda nuestro trato de compartirlo por igual!

    -¡Solo estas celosa de que Naruto-kun me quiera más a mí que a una anciana! -señalo la pelirroja haciendo que la pelinegra se enfadara como nunca-.

    -¡¡¡EN EL AMOR NO IMPORTA LA EDAD QUE UN TENGA, ADEMAS RECUERDA LO QUE SE DICEN POR AHI, "LA FRUTA MADURA SABE MUCHO MEJOR" Y PARA QUE TE QUEDE GRABADO EN TU CABEZOTA, TENGO MEJOR CUERPO QUE TU!!! -declaro Mikoto que se quitó la sabana que tenía para presumir su cuerpo desnudo-.

    -¡¡¡QUE MADURA NI QUE OCHO CUARTOS, ERES TAN VIEJA COMO LA MISMA TSUNADE!!! -exclamo Karin- ¡¡¡SOY MÁS BONITA QUE TU Y TENGO LA MISMA EDAD DE NARUTO-KUN, Y TENGO MUCHO MEJOR CUERPO QUE EL TUYO!!!

    En ese momento Naruto observaba la pelea de Mikoto y Karin con mucho miedo, sabía que ambas kunoichis eran fuertes y temía que una feroz pelea se desatara en su departamento. Por otro lado Sasuke aún seguía petrificado, fue difícil asimilar que su madre tuviera una relación con su mejor amigo, pero la acepto por que se miraba feliz a su lado... ¿pero Karin? ¿Por qué? No podía comprenderlo.

    -No quería llegar a esto, pero no tengo otra opción -decía Mikoto que miraba a la pelirroja con una mirada desafiante- ¡Karin, yo te desafío a un reto! -exclamo ella sorprendió a los chicos, menos Sasuke que seguía congelado-.

    -Interesante propuesta Uchiha, ¡acepto el reto! -acepto la pelirosa decidida- ¿De qué se tratara el desafío? -pregunto mientras que Mikoto sonreía lujuriosamente y enfocaba su vista al rubio-.

    -El desafío es quien resiste más en la cama con Naruto-kun -menciono la pelinegra, causando que el rubio sintiera un gran escalofrió en todo su cuerpo- la primera en aguantar sin tener que desmayarse ganara -dicho eso Karin tenía una mirada de lujuria, sí que iba a disfrutar de este reto-.

    -¿Con que esa es tu idea de un reto? Pues acepto con mucho gusto -dijo Karin para luego abrazar un de los brazos del rubio que no sabía que decir- vas a ver que no solo soy más hermosa que tú, sino que también soy buena en la cama, anciana -presumió ella-.

    -Tal vez tenga más años que tú, pero tengo más experiencia, solo pregúntale a Naruto-kun -respondió Mikoto con una sonrisa-.

    -Eeeh ¿chicas? No creo que sea una buena idea en... -el rubio fue interrumpido por Mikoto que callo a su amante poniendo un dedo en sus labios-.

    -Tu no digas nada, tu solo quédate calladito y disfruta del espectáculo -decía la pelinegra, ella junto Karin arrastraron al rubio que recordó a su amigo que no se movía para nada-.

    -Este... chicas ¿que pasara con Sasuke? -dijo Naruto señalando al petrificado Uchiha-.

    -¡Oh! Es cierto, esperen un minuto -Mikoto se dirigió a la habitación de Naruto para luego regresar a donde está su hijo, lo curioso es que en su mano derecha tenia algunos billetes para luego entregárselo a su hijo- aquí tienes Sasuke, cómprate algo para cenar, estaré muy ocupada esta noche para cocinar y dudo que llegue a casa -dijo ella para con una enorme sonrisa luego entregarle el dinero a Sasuke que salió de su estado-.

    -Me gustaría seguir hablando contigo Sasuke, pero ahora mismo debo ganar un reto jejeje -dijo Karin riendo pervertidamente para luego llevar arrastrando a Naruto con la ayuda de Mikoto-.

    -¡E-Esperan un poco! -dijo Sasuke haciendo que las chicas se detengan- Karin ¿podemos hablar sobre arreglar nuestro compromiso?

    -Estoy muy ocupada ahorita, pero el consejo te puede dar la información necesaria diciéndote que el compromiso fue cancelado -dijo Karin tomando uno de los brazos del rubio-.

    -¡Cancelaron el compromiso! ¿¡POR QUE HICIERON ESO!? -finalmente Sasuke estallo al enterarse de lo que hizo en consejo sin que le avisaran-.

    -Se dieron cuenta que tu no mostrabas ningún interés en nosotras, así que lo mejor fue cancelar el compromiso -dijo la pelirroja sin importancia-.

    -Sasuke, es mejor que te vayas a la casa -ordeno su madre- Karin y yo estaremos "ocupadas" con Naruto-kun -añadió lo último con un tono sensual-.

    -¡Pero Madre, yo... -insistió Sasuke para ser callado por su ex y su madre-.

    -¡¡¡VETE A LA CASA AHORA MISMO, SHELDON!!! -interrumpieron ambas féminas haciendo que el Uchiha saliera huyendo del departamento del rubio-.

    Una vez fuera del departamento, un muy aterrado Sasuke respiraba agitado al salir corriendo, luego el comenzó a escuchar los gemidos de su madre y su ex-prometida que aclamaban el nombre de su amigo y a la vez que querían más. El joven Uchiha estaba completamente pálido que superaría al mismo Sai, su piel ahora estaba casi traslucida al escuchar los gritos como "AAAHHH ES ENORME" "ME VAS A PARTIR EN DOS" "MAS NARUTO-KUN, DAME MAS" no ayudaba en nada en su estado y decidió irse del lugar para no quedar perturbado.

    Por las calles de Konoha, el joven Uchiha caminaba como si parecia un zombi. Por su enorme y tonto ego termino perdiendo a dos hermosas chicas. Una de ellas dejo la aldea junto con su padre mientras que la otra estaba con Naruto y para empeorar todo, su madre estaba teniendo sexo con su mejor amigo y futuro padrastro. Lo único que le quedaba era usar el dinero que le dio Mikoto para comprar unos Onigiris para llenar ese vació que había en su corazón.


    ¡¡¡It´s Fucking Summoning Time!!!

    Super LuigiSuper Luigi kurai-shokurai-sho Tatsumi D. kuramaTatsumi D. kurama coyote starkscoyote starks antoniolandantonioland darktiden2.0darktiden2.0 JoseXJoseX po214po214 Acnologia♥HancockAcnologia♥Hancock Esclavo-KunEsclavo-Kun Madara Dreyar ScarletMadara Dreyar Scarlet ioriathenaioriathena
    KouteikuroKouteikuro
     
    • Me gusta Me gusta x 4
    Última edición: 23 Sep 2014
  10. Elaine

    Elaine God Soul: Chronos Moderador Diseñador Oficial

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,319
    Temas:
    209
    Calificaciones:
    +2,378 / -2
    Pues he visto la primera versión de esta historia y la verdad es que a comparación de la anterior has mejorado con respecto al uso de los diálogos, no obstante, sigues tenido las fallas ortográficas con respecto a la tildación y uso de los signos de puntuación –admiración. También te falta hacer uso de la raya “—“(Alt0151) en vez del guion “-“(este se usa en otros términos más no en los diálogos)

    Algo que he notado es la manera en querer “transmitir” las expresiones de los personajes, por ejemplo, tiendes una costumbre de escribir " ¿¡POR QUE HICIERON ESO!? y otras palabras similares. Primero, está mal que escribas así y es que para eso existen los signos de admiración y lógicamente como somos personas del habla hispana tenemos que escribir los signos completos como deben ser: “¡ !, ¿ ?” aunado de que está demás escribirlo con mayúscula.

    Ahora bien, tu Oneshot fue algo extraño con la trama. Algo que si deberías notar es que no debes escribir un estilo como este
    “-.................................................................................... ¿Como?” eso es algo ¿absurdo?, no sé con que fin es el uso de esta expresión (además “como” lleva tilde). Por cierto, si vas realizar un OoC tienes que justificarlo además de si vas a cometer un harem o escenas de lemon tiene un limite aunque es mejor enfocarse en corregir los errores ortográficos y luego desarrollar bien la historia.

    En fin, esto es una ligera apreciación, espero y no es con ánimos de ofender además de que no eres nuevo aquí y seguramente habrás leído algún escrito de los buenos escritores.
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  11. po214

    po214 kaiser emperoor

    Registrado:
    29 Ene 2014
    Mensajes:
    258
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +89 / -0
    no mames pinche naruto :mad: que suerte tiene y mas co ese desafió de mikoto y karin [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. JoseX

    JoseX

    Registrado:
    24 May 2014
    Mensajes:
    236
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +90 / -0
    Hola camarada. Acabo de leer los capítulos estuvieron geniales. Esta Mei nunca cambia con las fotos -.-" Pobre Naruto le tengo pena de momento ajajaja.Yo que creía que iba a ver un momento de pasión de despedida entra yagura y mei tsk. Nose si a Jiraya le convendrá hacer cosas con Naruto delante porque como se acostumbre a algo tiene sus días contados. Solo espero que las invocaciones no sean sapos aunque seguramente lo serán (digo esto porque yo las tengo muy vistas no porque estén mal) Ojala aprendiera otro elemento como el agua en que yagura le pudiera ayudar ya que es un experto. Bueno camarada hasta el siguiente capitulo y el on-shot sin comentarios xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13. kurai-sho

    kurai-sho

    Registrado:
    22 Dic 2011
    Mensajes:
    39
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +189 / -2
    y ya lo h lido, me encanto el cap y ni se diga lo de pequeño extra, XD me encanto todo ya lo sabes despues de todo y espero ansioso e siguiente cap u otro especia como el que pusiste jejeje
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14. miss fortune

    miss fortune Seré la Reina de aguas turbias

    Registrado:
    6 Nov 2012
    Mensajes:
    70
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +57 / -0
    Kamen Rider PredatorKamen Rider Predator la verdad con los fics y el one shot eres estupendo hacciendo esto
    la verdad esta cuenta no era mia antes y decia mi novio que haces buenos fics ... pero pense q solo alardeaba pero me equivoq la vedad eres bueno en esto
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15. Naruto uzumaki 10

    Naruto uzumaki 10

    Registrado:
    24 Sep 2014
    Mensajes:
    3
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +3 / -0
    Me encanto l one shot naruto que suertudo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16. Madara Dreyar Scarlet

    Madara Dreyar Scarlet

    Registrado:
    22 Feb 2012
    Mensajes:
    34
    Temas:
    4
    Calificaciones:
    +29 / -1
    Saludos bro, los capítulos me han gustado desde el comienzo de la historia que dicho sea de paso tenia otro nombre, aun asi están geniales y de momento siento pena por el rubio. Aunque tengo la ligera impresión de que lo terminare odiando a futuro jaja.

    Bueno el shot se me hace que seria ro final de Sasuke en la historia, claro solo de quedarse solo porque de ahí el fuera no creo que Naruto tenga tanta suerte.

    Espero actualización bro.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17. ioriathena

    ioriathena ¡EL NARUKUSHI!... ¡UN TABÚ MUY INTERESANTE!...

    Registrado:
    21 Jun 2012
    Mensajes:
    182
    Temas:
    14
    Calificaciones:
    +406 / -1
    Interesante Shot y continuación... El blondo imbécil (Me agrada) :dragones: Aunque lo de Mei, no me lo esperaba :*3*:

    Sin duda se te echaba de menos por aquí... No hablando de Mikoto y Karin... :*0*: de seguro habrá problemas :Vupwow: Se espera la continuación... Saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 27 Sep 2014
  18. black dragon

    black dragon

    Registrado:
    28 Dic 2013
    Mensajes:
    59
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +11 / -0
    esta bueno e interesante avisa cuando saques el siguiente capitulo porfavor, me gustaria seguir leyendo que ocurre
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19. Roosvel

    Roosvel

    Registrado:
    6 Oct 2014
    Mensajes:
    2
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +0 / -0
  20. Autor
    Kamen Rider Predator

    Kamen Rider Predator

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    124
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +336 / -0
    Wassap a todos, Kamen Rider Predator les trae un Oneshot especial para el cumpleaños de Naruto –presento el autor que noto a su novia y asistente muy, pero muy sonrojada- que pasa amor, ¿Por qué estás tan rojita?

    -E-Este… Predator-kun, me puedes explicar ¿Por qué se te ocurrió hacer este tipo de fic? –Pregunto Bastemon más que apenada- tu decías que a ti no te gusta…


    -Lo sé, pero tenía que hacerlo. Me duele la cabeza de tantos raquetazos de parte de la Chucky, así que pensé que la única forma de que estemos en paz, es hacerle un fic de su tema favorito, el Incesto –explico el autor sintiendo escalofríos por decir la palabra “Incesto”-.

    -Tiene sentido, pero Kamila-chan tiene gustos raro –dijo la Digimon apenada-.

    -Como sea amor, espero que con esto se le quite la rabia que tiene en mi contra por una pequeña bromita –menciono Predator-.

    -¿Dices que fue una pequeña broma el cambiar el tinte de cabello rojo de tu hermana por uno rosado? –Señalo la Digimon cruzándose de brazos- es una suerte que ella no te matara. Yo en su lugar si lo haría.


    -Pero no lo harías porque que me quieres –dijo Predator a su novia- bueno, mejor empecemos con el Oneshot, ¡disfrútenlo!

    Advertencia: Este Fic contiene Lolicon y casi Incesto, para que no le guste es mejor que no lo lean.



    -Blah blah blah (Personajes hablando)

    -“Blah blah blah” (Personajes pensando)



    Hola a todos los lectores de esta página, mi nombre es Naruto Namikaze, soy un shinobi al servicio de la aldea de Konoha y esta es mi historia -se presentó un joven rubio de 20 años y que llevaba la vestimenta de Konoha- se preguntaran el por qué me dirijo a ustedes, pues esto tiene que ver con lo que me paso hace unos días atrás.

    Al principio empezó por un tonto juego de parte de mi hermana menor y su amiga, pero de repente las cosas se salieron de control y paso algo que me avergüenzo en tan solo recordarlo -explico el rubio más que arrepentido mientras los lectores miraban raro y confundidos- lo que paso es que.... bueno....l-lo que....etto -de pronto comenzó a ponerse muy rojo y nervioso- ... c-creo que lo mejor es que ustedes vean por sus propios ojos -sacando un control remoto para presionar un de los botones-.

    Desde el cielo, un gigantesco televisor de alta televisión quedo sin romperse en frente de los lectores que ahora no entendían nada de lo que estaba pasando mientras que Naruto aclaro un poco su garganta para hablar.

    Lo que les voy a mostrar es un video de lo que pase hace días atrás, así que para todos los lectores se les pide apagar sus celulares y... ¡Hey! ¡Tú, el gordo de la derecha! -señalando a un sujeto obeso que se alarmo por la forma que lo señalaba Naruto- ¡No te hagas el inocente, ya te vi que tienes una cámara oculta en tu sombrero! -señalo el ojiazul a un sombrero de copa bastante grande y ridícula, y que se podía ver una lente de una cámara que sobresalía del sombrero- ¡Durante mi presencia no permitiré la piratería! ¡Seguridad, saquen a ese sujeto de mi vista! -de pronto dos enormes sujetos con trajes negros se llevaron al sujeto obeso que comenzó a patalear para que lo liberaran- Bien, como les decía antes de ser interrumpido -volviendo a aclarar su garganta- en este video verán lo que paso hace unos días atrás, en donde un día tranquilo se volvió mi mayor pesadilla. Rueden la película -ordeno el rubio para que las luces se apagaran y que dar inicio a la función-.


    =Hipnotizando a Nii-san



    Era otro día tranquilo en la Mansión Namikaze, lugar en donde vive el hijo del fallecido Yondaime Hokage y heredero del clan, este chico era Naruto Namikaze. A sus 20 años de edad, el joven Namikaze logro muchos logros, todo un prodigio de su generación. Naruto vivía solo en la mansión de su familia desde que sus padres murieron al sellar al Kyūbi dentro de él, pero a pesar de eso tuvo una vida tranquila gracias al cuidado del Sandaime Hokage y su padrino.

    Ahora mismo el joven Namikaze se dirigía a la habitación de su hermana menor, la cual le pidió que viniera para que le ayudara con algo especial. Una vez que llego, toco la puerta para luego entrar a la habitación en donde su hermana lo esperaba.

    - Voy a entrar, Moegi-chan -decía Naruto que entro a la habitación, dentro de ella había dos chicas sentadas en una gran cama-.

    - Muchas gracias por venir, Nii-san -decía una chica pelinaranja con una gran sonrisa y que poseía una figura bien desarrollada para su edad-.

    - Te demoraste demasiado en llegar, Baka -dijo la otra chica que se veía un poco molesta, tenía el cabello largo y de color negro y unos ojos color perlado-.

    =Se detiene la película=

    - Antes que nada, les daré una breve información sobre estas chicas que están viendo en este instante -decía Naruto que apareció frente al televisor- primero les hablare de mi hermana menor, Moegi Namikaze de 13 años -sacando un plumón rojo para dibujar un circulo alrededor de la pelinaranja- ella es la hermana perfecta que cualquier hermano mayor desearía tener, es linda, amable, siempre te trata bien, te prepara deliciosas comidas y está a tu lado para apoyarte en las buenas y en las malas. Para resumirlo, es el tipo de hermana que desearía tener el autor de este fic -susurro a lo bajo para que los lectores lo escucharan-.

    Mientras tanto, en el mundo real...

    - Maldito Naruto, porque tiene que contar esas cosas a los demás TT-TT -decía Kamen Rider Predator con grandes cataratas de lágrimas en sus ojos-.

    De regreso al Fic...

    - Pero a pesar de eso, Moegi-chan no es mi hermana de sangre, yo la adopte 6 años después durante la invasión de Suna y Oto en los Exámenes Chūnin. Los padres biológicos de mi hermana murieron cuando su casa se derrumbó matándolos al instante, por suerte ella estaba a salvo en los refugios, cuando se enteró de que sus padres murieron, la pobre no paro de llorar. Un día la vi en la tumba de sus padres cuando fui a visitar la tumba de los míos, me acerque a su lado para calmarla y decirle que sus padres nunca la abandonarían ya que estarán cerca de ella cada vez que los recuerda. Gracias a mis palabras Moegi-chan pudo salir de su depresión y seguir adelante.

    Con el tiempo Moegi-chan empezó a llamarme Nii-san y de pasar tiempo en mi mansión, gracias a eso he tenido compañía porque el lugar que me dejaron mis padres como herencia es enorme, con el tiempo hable con el Hokage para adoptarla y que sea parte de mi clan como mi hermana menor. Una vez que firme los papeles, Moegi-chan se volvió oficialmente mi hermana. -una vez que el rubio termino de hablar, los lectores se emocionaron por el relato- Ok, ahora pasemos... con ella -dijo con desprecio mientras señalaba a la pelinegra que acompañaba a su hermana- esta mocosa es Hanabi Hyūga, la mejor amiga de mi hermana.

    Ambas se conocieron en el primer día en la academia, y desde entonces son muy unidas. Les confieso que esta mocosa me ha causado muchos problemas con su actitud de princesa engreída -de pronto el rubio les dibujo unos cuernos a la imagen de Hanabi- ¡les juro que con tan solo verla por unos segundos me dan ganas de matarla! ¡Todo el tiempo me llama Baka y me critica por todo lo que hago! -los lectores tenían una gota en su cabeza por como actuaba Naruto- ¡Me cuesta creer que mi dulce hermanita sea amiga de esa bruja en miniatura! ¡¡¡AAAAAHHHH LA ODIO!!! -gritaba a todo pulmón y se revolvía el cabello, eso causo que los lectores nuevamente lo vean como si estuviera loco, y eso lo pudo notar el ojiazul- eeeh, lo siento por la forma que me puse, mejor continuemos con la película.

    =La película vuelve a rodar=
    - Lamento si te estamos interrumpiendo en algo importante, pero Hanabi quiere que lo ayudes con algo que acaba de aprender -decía Moegi con un leve sonrojo-.

    Moegi ahora a sus 13 años había madurado bastante, pues dejo de peinarse con esas largas coletas peinadas hacia arriba, para ahora llevar otro estilo diferente. Tenía dos mechones largos castaños, mientras tenía dos coletas cortas detrás de su cabeza las cuales llegaban a la altura de sus hombros. Su ropa consiste en una camiseta blanca con un corazón rojo en el centro, esta camiseta deja libres el área de los hombros y brazos, dejando apreciar su desarrollado busto copa C, lleva una mini falda rosada que termina a la altura del muslo, mientras unas largas calcetas negras cubren sus piernas, mientras que su calzado son unas sandalias color lila (N/A: como las de Kushina)

    - Por supuesto que no, haré cualquier cosa que quiera su hermanita -dijo Naruto con su clásica sonrisa haciendo que la pelinaranja se ponga más roja de lo que estaba-.

    - Por la forma que le estás hablando, parece que quiere coquetear a tu propia hermana, Baka Hentai -dijo Hanabi con el ceño fruncido, eso hizo que el rubio fulmine a la Hyūga con una mirada asesina-.

    =Nuevamente la película se detiene=

    - ¡¡Vieron eso!! -señalaba el ojiazul más que furioso- ¡¡A eso me refería que esa Hyūga me saca de quicio con sus comentarios!! ¡¡No puedo creer que ellas sean buenas amigas si son lo opuesto de cada una!! -luego Naruto dibujo una aureola y las en la imagen de Moegi, mientras que en la imagen de Hanabi le dibujó un tridente con unos cuernos y cola de demonio- ¡¡Si las comparamos, mi hermanita es una dulce angelito y la bruja en miniatura es una demonio!! ¡¡AAAHHHH, QUE LA PELICULA SIGA RODANDO!!

    =La película vuelve a rodar=
    - Me alegra volverte de nuevo, Chibi-Hyūga -saludo Naruto a su manera a Hanabi, cosa que siempre la molestaba- y se puede saber ¿para qué me llamaron?

    - ¡Es que Hanabi quiere demostrar sus nuevos poderes, y necesitamos que tú seas su voluntario para probarlo! -decía la muy animada pelinaranja que tomo la mano de su hermano para que se acercara a su amiga-.

    - ¿Nuevos poderes? ¿De qué hablando? -pregunto el rubio bastante confuso- "¿No me digan que la bruja en miniatura aprendió a volar en su escoba mágica?" -pensaba el rubio que se imaginó a Hanabi volar en una escoba, le causo mucha risa y se contuvo las ganar de reírse para no ofender a la amiga de su hermana- De acuerdo, no sé lo que estén tramando, pero quiero ver lo que van a hacer -menciono el ojiazul cruzándose de brazos-.

    - Lo único que tienes que hacer es sentarte en la cama y cerrar boca, Baka -ordeno la Hyūga haciendo que una vena punzante aparezca en la frente del rubio-.

    - "Ya verás maldita bruja en miniatura... uno de estos días yo seré el que te cierre la boca de una vez" -pensó Naruto que apretaba los puños- ok, lo haré -decía para luego sentarse en la cama de Moegi- listo, ¿y ahora qué sigue?

    - Bien, ahora quiero que pongas atención a mi talismán mágico -ordeno Hanabi que saco un objeto que traía consigo.

    - Chibi-Hyūga, eso no es un talismán mágico, es una moneda atada a una cuerda -señalaba el rubio al "talismán" de Hanabi-.

    - ¡C-Cierra la boca, solo haz caso a lo que te digo y ve mi talismán! -exigió la Hyūga -.

    - No entiendo para que me trajeron y el por qué quieren que vea esa tonta moneda -decía el rubio un poco disgustado- díganme de una vez que es lo que está pasando.

    - ¿Es que no te das cuenta? Esto es Hipnotismo -explico Hanabi sencillamente-.

    - ¿Hipnotismo? -decía Naruto- ¡Oh vamos! No puede ser que creas esas tonterías a tu edad -menciono el decepcionado de Hanabi-.

    - ¡Claro que creo en eso! ¡El hipnotismo es el arte de controlar las mentes de las personas sin que ellos se den cuenta! -explico Hanabi- ¡Y yo, Hanabi Hyūga, tengo el poder para hipnotizar a cualquier shinobi! -finalizo ella con mucho orgullo-.

    - ¡Ella dice la verdad, Nii-san! ¡Hanabi uso sus poderes en mí y funciono! -menciono Moegi convencida por las nuevas habilidades de su amiga-.

    - "Oh, ahora entiendo lo que está pasando" -pensaba Naruto mientras una pequeña gota caía de su frente- "Moegi-chan nunca fue buena en el Genjutsu. No me sorprendería que caiga fácil con un truco barato como lo del hipnotismo" -luego se imaginó a su hermana siendo "hipnotizada" por su amiga- "eso explica el por qué la bruja en miniatura tiene tanta confianza... incluso cambio su forma de vestir es distinta" -el rubio miro detalladamente las vestimenta de Hanabi-.

    Hanabi Hyūga es una chica de 12 años de edad, un año menor que su amiga, tenía cabello castaño atado en una coleta de caballo alta el cual llega a la altura de su espalda baja y está amarrado con un moño negro. Como cada miembro del Clan Hyūga, tiene los rasgos característicos de su clan, ojos blancos, arrogancia y piel color arena.

    Llevaba puesto una camiseta blanca de botones, la cual estaba un poco abierta y dejaba ver un poco abierto dejando ver un poco de su escote copa B. Lleva una mini falda estilo colegiala en color rojo la cual llega a media pierna, unas largas calcetas negras a la altura de la rodilla junto a unas sandalias negras de tacón.

    - ¿Q-Que? ¿Por qué me miras así? -pregunto Hanabi incomoda por la forma que el rubio la miraba-.

    - ¿Desde cuándo comenzaste a vestirte al estilo Gothic Lolita? -señalo el haciendo que Hanabi se sonroje levemente-.

    - ¡Eso no te incumbe, ahora cierra la boca y concéntrate en mi mone... quiero decir, en mi talismán! -ordeno la Hyūga que comenzó a mover su "talismán" de un lado a otro- Tienes sueño, mucho sueño. Tus parpados te pesan y comienzas a cansarte. Poco a poco estarás bajo mi control -decía ella tratando de hipnotizar a Naruto, lástima que no funcionaba-.

    - "Si claro, esto bajo tu control" -pensaba el rubio de forma sarcástica ante los intentos de la Hyūga, y eso comenzó a desesperar a Hanabi- "tal vez pueda aprovechar y de divertirme un poco" -en eso momento el rubio decidió seguir el juego y dejarse "hipnotizar" para fingir que bostezaba- q-que me pasa... ¿por qué me siento tan cansado? -pregunto el mientras sus ojos se cerraban lentamente-.

    - ¡Eso es Hanabi, lo estas logrando, ya casi lo tienes! -decía Moegi apoyando a su amiga-.

    - Ahora escucha mi voz, obedecerás todo lo que yo te ordene -ordeno la Hyūga al "hipnotizado" Naruto-.

    - Si... obedeceré...todo lo que...tu ordenes -respondió el actuando como si estuviera hipnotizado-.

    Ante esa respuesta, Hanabi y Moegi juntaron sus manos y dar pequeños brincos de alegría.

    - ¡Si, lo logre, ahora Naruto Namikaze está bajo mi control! -decía la Hyūga que no dejaba de saltar junto con su amiga-.

    - ¡Estoy feliz por ti amiga, no pensé que fueras tan poderosa como tus técnicas surtieran efecto en Nii-san! -Moegi felicitaba a su amiga para luego observar al "hipnotizado" Naruto- ¡Ahora podemos hacer o pedir lo que nosotras queramos!

    - ¡Pues claro que sí, ese Baka obedecerá todo lo que yo ordene! ¡Y lo mejor de todo es que cuando el despierte, no recordara nada de lo que paso! -explico Hanabi segura de lo que hacía-.

    Mientras las dos chicas conversaban, Naruto seguía con su papel de seguir dormido. Tenía una pequeña sonrisa por las cosas que escuchaba.

    - "¿Me pregunto qué es lo que harán esas dos creyendo que estoy dormido?" -pensaba Naruto que abrió levemente uno de sus ojos-.

    Fue cuando vio a su hermana acerco a él para luego... besarlo. Para el Namikaze fue algo que no se lo esperaba, y mucho menos de Moegi que se rompió el beso.

    - ¡¡¡Kyaaaaaaa!!! ¡¡¡Lo bese, lo bese, bese!!! ¡¡¡Mi primer beso, mi primer beso y fue con Nii-san!!! -gritaba la pelinaranja mas que feliz y que comenzó a saltar a de un lado a otro en su habitación- ¡¡¡Ahora podre morir feliz sabiendo que bese a Nii-san!!!

    A pesar de que Moegi logro lo que siempre soñó, Naruto se sintió como la peor basura de todas, pues no solo estaba jugando una broma pesada a las chicas. Ahora conocía un secreto de su hermana que tal vez nunca debió haber enterado y si se salía de su papel, quizás su hermana jamás lo perdonaría por jugar de una manera tan cruel con ella.

    - ¿Ya terminaste de hacer eso? -pregunto Hanabi un poco celosa por lo del beso, y Moegi se detuvo y responderle con un si- bien, ahora que el Baka está a nuestra disposición, ¿estas lista para lo que sigue? -sugirió la Hyūga con un gran sonrojo en su cara-.

    - Pues claro que sí, pero primero acostemos a Nii-san en mi cama para luego quitarle la ropa -pidió Moegi y con la ayuda de su amiga, tendieron al rubio para luego comenzar a quitarle la ropa-.

    =Por tercera vez en el día, la película se detiene=

    - ... Bueno... como pueden ver... las cosas comenzaron a salirse de control... -decía Naruto mas que avergonzado- y lo peor se viene ahora. Por eso que les aviso a todos de que las siguientes escenas no son aptas para menores de 18 años. Otra cosa antes que la película vuelva a rodar... ¡¡¡no soy ningún pervertido!!!

    =La película vuelve a rodar=
    Naruto se encontraba en la situación más difícil de toda su vida, ahora mismo se encontraba completamente desnudo en la cama de su hermana menor mientras que ella y Hanabi observaban impresionadas el cuerpo del ojiazul, aunque su atención esta fija en el miembro semi-erecto.

    - "¡Maldición, resiste Naruto resiste!" -pensaba el ojiazul que luchaba por no tener una erección en frente de las chicas-.


    - ¡Esto... esto es el pene de Nii-san! -exclamaba Moegi que se acercó para ver más de cerca el pene de su hermano mayor y respiraba agitadamente-.

    - ¡Es mucho más grande de lo que esperaba! -decía Hanabi en el mismo estado que la pelinaranja, y de paso se acercó para ver detallamente el miembro de Naruto-.

    - "¡AAHHHH! ¡No te acerquen tanto que puedo sentir sus alientos!" -suplico el ojiazul que comenzó a sentir escalofríos por lo que estaba pasando pero le es difícil- "¡Maldición de calmarme! ¡Solo son mi hermana y su amiga! ¡No va a... AAAHHHH!" -de pronto sintió unas suaves manos que tocaban su pene- "¡¡Oigan no me toquen, ya deténganse!!"

    - Oye... tu hermano se está moviendo -señalo Hanabi por como el cuerpo de Naruto temblaba antes las caricias que recibía su pene-.

    - No te preocupes, su cuerpo solo reacciona a lo que hacemos -respondió Moegi que seguía manoseando a su hermano, luego ella dio un pequeño apretón al pene de Naruto provocando que se ponga muy erecto- ¡¡EEEHH!! ¡¡EL pene de Nii-san está más grande que nunca!! -exclamo ella más que sorprendida-.

    - ¡Oooh! ¡Esto sí que es interesante! -decía Hanabi mas que emocionada mientras no dejaba de acariciar el pene, luego ambas chicas notaron que algo blanco salía de la punta del pene del ojiazul- ¡mira, algo está saliendo! ¿¡Que es esa cosa blanca!?

    - No tengo ni la más mínima idea... pero... -Moegi se acercó bastante al pene de su hermano- ...pero quiero probarlo -y deposito un beso en la punta de él, cosa que provoco que el rubio lanzara un gemido ahogado y que su amiga abriera los ojos por completo por lo osada que es- mmm... el sabor de Nii-san es increíble -declaro ella que se llevó sus manos a su rostro-.

    - .... ¿S-S-S-Su sabor? -decía la Hyūga confundida y muy sonrojada-.

    - ¡Quiero seguir probando a Nii-san! -sin perder el tiempo, Moegi comenzó a lamer el pene de Naruto, y el "desafortunado" luchaba por no gemir tan fuerte, o correrse en la boca de su hermana-.

    Por otro lado, Hanabi estaba en completo shock por las acciones de su amiga, ¿cómo habrá sido que se le ocurrió tal locura? ¿Porque sentía tanto calor? y lo más importante ¿Porque sentía el impulso de hacer lo mismo que Moegi hacia?

    - Y...Yo....yo.... ¡yo también quiero probarlo! -exclamo la Hyūga que le quito el pene a su amiga para empezar a lamer-.

    - "¡No puede ser! ¡Hasta la bruja en miniatura me está lamiendo! -pensaba Naruto que se desesperaba ante las lenguas de las chicas, pero le era imposible pues comenzó a sentir como de nuevo Moegi se unió a Hanabi para continuar con las lamidas a su pene-.

    Después de varios segundos de deliciosa tortura, el rubio dejo de sentir ambas lenguas para después sentir algo que no esperaba, como algo húmedo comenzaba a tragar por completo su miembro y jugaba con él de forma lenta. Una de las chicas metió el enorme miembro en su boca para empezar a darle una mamada. Naruto abrió los ojos para ver quién era la que estaba dando una mamada, pero lo único que podía ver eran los traseros de ellas mientras sus pantis se humedecían por lo excitadas que estaban.

    - "¡Por favor....deténganse...ya no puedo.... aguantar!" -pensaba Naruto que llegaba a su límite, y para su alivio, las chicas dejaron de lamer su pene- "Por fin... todo termino."

    - C-Creo que con esto es suficiente -decía una muy sonrojada Moegi y el rubio lanzo un suspiro de alivio porque todo termino- Hanabi, ayúdame a metérmelo -pidió a su amiga mientras se quitaba la parte inferior de su ropa-.

    - "¡¡¡Qué ella va hacer que!!!" -pensó alarmado mientras observaba a Moegi acomodándose sobre su hermano mientras Hanabi sujetaba el pene del rubio con la mano-.

    - Sostenlo firmemente -pidió la pelinaranja a su amiga mientras acercaba su intimidad al enorme aparato de su hermano-.

    - H..Hai -respondió la Hyūga observando a su amiga como trataba de meterse el miembro del ojiazul-

    - ¡Aahhh! -gimió la Namikaze al sentir la punta del pene de su Nii-san tocando su vagina- ¡Aaaaahhhh! ¡N..Nii-san... la tienes muy grande! -exclamaba ella tratando de meterse ese gran pedazo de carne en su interior-.

    - ¡Moegi, trata de empujar un poco más! -le decía la Hyūga ayudando a la pelinaranja -¡Por Kami, esto sí que es difícil!

    - "¿¿¿¡¡¡Es en serio!!!??? ¡¡¡Que no ven que es muy grande para ustedes, par de pervertidas!!!" -pensó el rubio ante los intentos de su hermana-.

    - Ya se lo que podemos hacer. Moegi, cambia de posición -ordeno la Hyūga a su amiga-.

    - ¿Qué clase de posición? -preguntó Moegi con curiosidad, mientras la mente de Naruto comenzaba a volar con su hermana en poses muy eróticas-.

    - "¡Pero qué diablos estoy pensando! ¡Ella es mi hermanita menor!" -se regañó el rubio a si mismo por las cosas que se imaginaba- "¡Maldito Ero-sennin, me acaba de corromper la mente!"

    - Voltéate frente al Baka y apoya tu espalda en mi -pidió la pequeña Hyūga, mientras Moegi hacia caso, pero lo que luego se vino fue algo que Moegi no se esperaba-.

    - ¿¡E-E-E-Espera... q-que estás haciendo!? -exclamo la Namikaze que se sonrojo de golpe por como su amiga llevaba una de sus manos y comenzaba a abrirla-.

    - Relájate, de esta forma será más fácil de que entre, no te preocupes -decía Hanabi quien comenzaba a sentir los cálidos fluidos de su amiga en sus dedos para luego mirar a Naruto- Escúchame bien Baka, como tu ama te ordeno que comiences a hacer sentir bien a Moegi -ordenó la Hyūga a Naruto, quien se encontraba en el mayor dilema de su vida-.

    El ojiazul se debatía de lo que estaba a punto de hacer, si desistir con la farsa o tener que "obedecer" a Hanabi y complacer a su hermana. Si él fuera otra persona, no dudaría en tomar lo que estas chicas le ofrecían. Pero él era diferente. Sabia de lo que estaba haciendo era incorrecto, pero tenía aún más miedo de terminar sintiendo el odio de Moegi y Hanabi, quienes pensarían que estuvo jugando con ellas solo para demostrar que era un pervertido más del montón.

    - "Demonios... ¡yo ya no puedo resistir!" -el rubio no soporto más, necesitaba liberar toda esta tensión acumulada- ... si ama -respondió el siguiendo su rol de estar hipnotizado mientras se acercó a su hermana acomodando su miembro en la intimidad de ella- "Espero que después de esto Moegi-chan me perdone" -sin nada más que hacer, comenzó lentamente a penetrarla-.

    - ¡AAAAAAHHHHH! ¡NIIIIII-SAAAAN! -gimió Moegi sintiendo como el pene de su querido hermano intentaba entrar en ella-.

    - "¡Mierda, Moegi-chan es muy muy apretada! ¡Apenas entro unos centímetros!" -pensaba Naruto que luchaba en meter su pene en el interior de su hermana. Pero no podía por la diferencia de tamaño-.

    - ¡N-NII-SAN.... LA TIENES MUY GRANDEEEEE!!! -grito Moegi por el dolor que sentía-.

    - "Oh por Kami, ¿cómo demonios cabrá eso dentro de Moegi?" -pensó Hanabi impactada al ver como lentamente Naruto penetraba a su hermana-.

    - "¡Ya no puedo resistir... me voy a venir!" -Naruto se metió de a golpe en el interior de su hermana y rompiendo su himen. Moegi lanzo un pequeño grito de dolor por la forma brusca y que pequeñas líneas de sangre salieran de su vagina, pero al mismo tiempo sentía mucho placer como nunca se imaginó- "I-Increíble... Moegi-chan es... bastante apretada" -pensaba el rubio sintiendo como las paredes internas de su hermana se aferraban a su pene causando que el rubio se corra. La joven Namikaze grito nuevamente, pero esto fue más un gemido de placer-.

    - Nii-san....Nii-san esta... dentro de mí...que feliz.... me siento -decía entrecortado la pelinaranja con una expresión soñadora y de excitación, por otro lado, Naruto se puso muy pálido por correrse dentro de su hermana-.

    - ¡Mira lo que hiciste Baka Hentai! ¡Te corriste dentro de ella! -dijo Hanabi muy molesta y celosa-.

    - Nii-san.... por favor..... Muévete... -pidió Moegi a su hermano que no se movía para nada-.

    - "Ni modo, ya no hay vuelta atrás... espero que nadie se llegue a enterar de esto" -pensó Naruto derrotado para sujetar firmemente las caderas de Moegi y empezar a moverse rápidamente-.

    - ¡Espera, que estás haciendo Baka! ¿¡Porque estas obedeciendo lo que le ordeno!? ¡Tú estás bajo mis órdenes! -exclamo la Hyūga que no comprendía lo que estaba pasando-.

    - ¡AAHHHH, NII-SAN...NII-SAAAAN! ¡ESTO SE.....AAHHHH... SIENTE MUY... BIEN.....SIGUE.....AAHHHH...SIGUE ASI....AAAHHH! -pidió Moegi llena de placer mientras Naruto seguía empujando con más fuerza-.

    Hanabi observaba con detalle como su amiga disfrutaba ser penetrada por Naruto, y se notaba por la forma en que Moegi gemía y pedía a su "hipnotizado" hermano que lo haga más rápido y con más fuerza. La Hyūga comenzó a sentir mucho calor en su cuerpo y se preguntaba de como seria estar en el lugar de su amiga. Luego ambos hermanos cambiaron de posición en donde la menor quedo encima de su hermano mayor y comenzar a cabalgar sobre el miembro de él.

    - ¡¡AH AH AH, ME VENGO NII-SAN, ME VENGOOO!! -grito Moegi corriendo al igual que Naruto, llenando por completo a su hermana. La Namikaze pudo sentir en su interior que el pene de su Nii-san aún se mantenía firme, así que continuo cabalgándolo con las velocidad- ¡ESTO ES.... AHH....FABULOSO...AHH! ¡NII-SAN...LLENAME DE NUEVO...AHHH! -decía ella que no dejaba de subir y bajar sobre el pene de su hermano-.

    - "¿Porque estoy sintiendo unas ganas de quitar a Moegi y ponerme yo sobre el Baka?"- se preguntó a sí misma la Hyūga mientras acariciaba sobre sus pantis y terminar decidiendo algo que nunca pensó decir- O-O-Oye Baka -hablo ella poniéndose de pie y sentándose sobre un sorprendido Naruto que tenía el trasero de Hanabi en su rostro- yo también quiero que me hagas sentir bien, así que comienza a lamerme -ordeno muy sonrojada esperando poder sentir algo de eso que tanto disfrutaba Moegi-.

    - "¡Hasta la bruja en miniatura se unió a esta locura!" -pensó el rubio que lo único que podía hacer era obedecer y lamer- "woow... sabe bien" -siguió probando la vagina de la Hyūga mientas su hermana no dejaba de subir y bajar sobre su pene-.

    - ¡Aaah, ¿qué es esto!? ¡Esta sensación... me gusta! -decía Hanabi que comenzó a mover sus caderas sobre el rostro del rubio para tener más placer-.

    Por varios minutos las jóvenes no paraban de gemir ante el mar de placer que sentían, Hanabi tenía los ojos cerrados por la forma que Naruto la lamia mientras que Moegi subía y bajaba sobre el pene de su hermano provocando que él se corriera por segunda vez.

    La pelinaranja estaba satisfecha al sentir el semen de su Nii-san en su interior, luego se bajó de él sacando el enorme pene, y para sorpresa de las chicas fue ver que aún seguía duro y dispuesto para otro round. En ese momento Moegi dirigió su vista a su amiga que observaba el duro miembro del rubio.

    - Bien Hanabi, ahora es tu turno de montarte a Nii-san -dijo Moegi con una sonrisa mientras meneaba el miembro palpitante del rubio, quien se puso como piedra al escuchar esas palabra de parte de su hermana-.

    - ¡EEEEH! ¿¡Estas demente!? ¡Con suerte esa te cosa te entro! ¿¡Quién garantiza que no moriré siendo empalada! -exclamo la Hyūga mas que asustada-.

    - No tienes por qué tener miedo, yo te ayudare -decía la Namikaze con una sonrisa y se le lanzaba encima de ella-.

    Mientras eso pasaba, fuera de la mansión solo se escuchaban los gritos de Hanabi.

    - ¡ESPERA, AUN NO ESTOY PREPARADA FÍSICA Y MENTALMENTE! -algunos aldeanos y shinobis lograron escuchar los gritos de la Hyūga y se preguntaban de dónde venían, o que estaban haciendo para que esa chica gritara de forma desesperada-.

    - ¡CLARO QUE LO ESTAS, SOLO RELÁJATE Y TE PODRÁ ENTRAR! -grito la pelinaranja a todo pulmón, cosa que los chismosos escucharon-.

    - ¡YA TE DIJE QUE VOY A MORIR SI ME METO ESA MONSTRUOSIDAD! -se defendió Hanabi causando que algunas mujeres y kunoichis se sonrojaron-.

    - ¡NO SEAS TESTARUDA Y DEJA QUE NII-SAN TE HAGA UNA MUJER! -ahora todo el lado femenino se desmayó al estar pensando en lo que Moegi grito, y del lado de los hombres tenían trozos de papel en sus narices por la pérdida de sangre-.

    - ¡C-CREO QUE MI OTOU-SAMA ME ESTA LLAMANDO! -la Hyūga invento una excusa para irse, pero por un leve descuido la Namikaze la atrapo evitando que huyera-.

    De regreso a la habitación de Moegi...

    Hanabi se encontraba en cuatro patas, con el rostro colorado, el trasero levantado y expuesto mientras Moegi usaba sus dedos índices para abrir la vagina.

    - Nuevas órdenes, Nii-san. Ahora es turno de que Hanabi se sienta bien -ordeno la pelinaranja que mantenía abierta la intimidad de su amiga-.

    - "¿¿¿¡¡¡Esta loca o que!!!??? ¡¡¡Si hago eso su padre me matara!!!" -pensó el rubio temiendo si Hiashi se llegue a enterar de que su hija menor fue "violada"- "¡Ya me canse de todo esto! ¡Mejor termino con esta farsa...

    - N...Naruto-kun...por favor... -decía la Hyūga muy apenada y con lágrimas en sus ojos- ...quiero que me tomes.... quiero ser tuya...

    El ojiazul no podía creer lo que escucho, por primera vez, Hanabi Hyūga se comportaba de forma distinta como era lo de acostumbrado. La joven dejo su lado arrogante para mostrar su lado tímido.

    - "¡Maldición... porque a mí me pasan estas cosas!" -pensaba el que se acomodaba detrás de Hanabi frotando la punta de su pene en la vagina de la joven- "¿Realmente tendré sexo con la mejor amiga de mi hermana?" -se cuestionaba el pero como estaban las cosas, ya no hay vuelta atrás- "Ni modo, mientras más rápido termine con esto, seré libre" -y de a golpe entro en la pequeña vagina de Hanabi-.

    - ¡¡Hyaaa! -gritaba la Hyūga al sentir su himen romperse y que unas gotas de sangre cayeran- ¡N...Naruto-kuuuun! -lanzo un gemido al sentir el pene del rubio en su interior-.

    - "¡E-Esto es fabuloso... Hanabi es mucho más apretada que Moegi-chan!" -pensaba el al sentir como su pene era succionado. Luego de unos minutos de quedarse quieto, empezó a embestir a la Hyūga que gemía con gusto- ¡Mierda... no sé cuánto más resistiré!

    - ¡AAHHHH! ¡SIGUE ASI NARUTO-KUN, DAME MAS FUERTE! -suplico a gritos la Hyūga para que el rubio empujara con más fuerza-.

    - Nii-san, déjame besarte -pidió Moegi que tomo el rostro de su hermano y darle un apasionado beso mientras él seguía embistiendo a la Hanabi-.

    - ¡AAAAAHHHH....ESTO SE SIENTE BIEN! ¡EL PENE DE NARUTO-KUN ES INCREIBLE! -pidió Hanabi completamente excitada y con la lengua afuera-.

    - "Debo controlarme... cada segundo que... pasa empiezo... a disfrutarlo" -pensaba Naruto que no paraba de empujar en el interior de Hanabi y metía lengua en la boca de Moegi, quien acepto con gusto-.

    - Na..Naruto-kun -susurró Hanabi completamente excitada y llamando la atención del rubio que seguía besando a Moegi- yo... yo quiero... besarte, por favor -pidió volteando hacia atrás para verlo-.

    El rubio se quedó quieto un segundo pensando lo que haría y con mucho cuidado volteo a Hanabi, quedando frente a frente, la Hyūga estiro sus brazos y besarlo apasionadamente, dejando impresionado al rubio que le correspondió. Los minutos seguían pasando y el joven Namikaze estaba llevando a su límite, iba a salirse de la chica para no correrse dentro de ella, pero no se lo permitió y se aferró al cuerpo de el con sus brazos y piernas como señal que no lo dejaría ir. Naruto no soporto más y embistió con todas sus fuerzas dejando salir grandes cantidades de semen en el interior de Hanabi que lanzo un grito y cerraba sus ojos ante el delicioso orgasmo, el rubio salió de inmediato de ella, un poco de su semen salió fuera de la Hyūga que tenía una gran sonrisa de placer en su rostro.

    - Dime Hanabi, ¿qué se siente tener el semen de Nii-san dentro de ti? -pregunto Moegi a su amiga-.

    - ...Se...siente....tan......bien...... estoy feliz.... -decía la Hyūga entrecortado y llena de placer por su primera vez- "ahora comprendo por qué Hinata-neesan va detrás de él, Naruto-kun es increíble" -pensaba complacida-.

    Mientras tanto en la Mansión Hyūga todo era paz y tranquilidad... o eso fue hace unos minutos hasta que todos los miembros del clan estaban lastimados sufriendo gran dolor en sus cuerpos y su Chakra sellado, los últimos en caer eran Neji y Hiashi ante la fuerza brutal de....Hinata. La Hyūga se encontraba en la pose de pelea de su clan con su Byakugan activado, respiraba agitadamente y tenía una expresión de furia en su rostro.

    - ...Sea quien sea..... Esa persona.... le haré pagar por quitarme.... lo que es mío por derecho -decía Hinata sin darse cuenta de sus palabras, o de que casi aniquilo a todo los miembros de su clan-.

    De regreso con las chicas y Naruto...

    El rubio se dejó caer sobre la cama recuperando el aliento, Moegi y Hanabi sí que lo dejaron agotados, pero lo que más le preocupo es el asunto de que se corrió dentro de ambas chicas y las posibilidades de que estén embarazadas es grande. Pero lo que más le aterro es el hecho de que disfruto su primera vez. Luego se le vino en mente de cómo es que las chicas sabían tanto de lo que hicieron, y fue cuando se le vino cierta persona en mente.

    - "Jiraiya-sensei, algo me dice que tus libros son los culpables de corromper a mi hermana y su amiga" -pensó el rubio que miraba fijamente al techo- "... pero también me corrompiste... ¡me las vas a pagar, viejo pervertido! -exclamo mentalmente pensando en lo que le haría a su sensei y padrino- "Lo bueno es que todo esto acabo"

    ... O eso es lo que él creía...

    - Naruto-kun, escucha a nuestras ultimas ordenes -decía Hanabi ganándose la atención del rubio, y lo vio fue a la Hyūga y su hermana completamente desnudas y enseñándoles sus traseros-.

    - Por favor Naruto-kun, queremos que sigas, haznos sentirnos muy bien -pidió Hanabi volteando su rostro y con el trasero apuntando frente mientras con su mano izquierda abría un poco su vagina-.

    - Nii-san, has feliz a tu hermana, quiero que sigas y no te detengas ante nada -decía Moegi en la misma posición que Hanabi, causando que el rubio tenga otra erección ante la divina vista que tenia de las chicas en tal posición-.

    Con el pasar de las horas, Moegi, Hanabi y Naruto estuvieron haciendo sin parar, las chicas se sentían en el paraíso mientras pedían, suplicaban o gritaban por mas mientras que el "hipnotizado" acataba sus órdenes y seguía empujado con fuerza y vigor. Luego el rubio hizo movió a su hermana poniéndola encima de su amiga y que sus pechos se aplasten, esta posición provoco que ambas se sonrojen y pensaron en separarse hasta que sintieron el pene del rubio deslizándose entremedio de sus vaginas causando que ellas no pararan de gemir. 20 minutos después Naruto se corrió por última vez cubriendo a las chicas con su semen, Una vez que la actividad sexual termino, ambas chicas estaban recostadas y con una expresión de felicidad en sus rostros.

    Media hora después de que las chicas se bañaran, vistieran y que despertaran a Naruto de su trance, Hanabi decidió retirarse y regresar a su hogar porque comenzó a anochecer.

    - Ya es hora que me retire a mi hogar, de seguro mis padres deben estar preocupándose por mí -decía la Hyūga con una gran sonrisa que nada ni nadie se lo podía quitar- y muchas gracias Naruto-kun, nunca pensé que pudiera sentir cosas como lo que nos hiciste -menciono ella con una gran sonrojo a desviaba el rostro hacia el otro lado-.

    - ¿¡D-De que cosas hablas, Chibi- Hyūga!? ¿¡N-No tengo ni la más mínima idea de que lo que dices!? -dijo Naruto que fingió no tener idea de lo que paso, pero en su mente recordaba las poses, gemidos y corridas que tuvo junto con Moegi y la Hyūga -.

    - ¡C-Cierto, no pasó nada! ¡No ocurrió absolutamente nada que debas recordar! -respondió Hanabi al recordar de lo que hablo antes- "¿Cómo se me pudo olvidar ese detalle de que cuando alguien esta hipnotizado no puede recordar nada de lo que sucedió? Sí que soy una tonta" -pensaba ella- ¡Bueno no importa, será mejor que me vaya! ¡Adiós Moegi, cuídate Naruto-kun y gracias por todo! -se despidió mientras corría hacia su hogar-.

    - ¡Nos vemos mañana en la academia! -se despidió Moegi de su mejor amiga-.

    - Ten cuidado, Chibi- Hyūga -se despidió Naruto para luego suspirar, de pronto sintió que su hermana tiraba de la manga llamar su atención- ¿sucede algo, Moegi-chan? -pregunto el-.

    - Nii-san.... ¡realmente eres una bestia! ¡Kya~! -chillo la pelinaranja que fue corriendo a su habitación, dejando shockeado al rubio por lo que dijo-.

    - Jamás me perdonarme por lo que acabo de hacer, ni siquiera poder vivir en paz sabiendo que soy un pervertido -decia el rubio avergonzado y bajando los hombros y su cabeza para entrar a su mansión, y a la vez rezar a Kami que lo ayude a olvidar de lo que paso horas atrás-.

    =Fin de la película=

    Una vez que la película termino, hubo muchas reacciones en los lectores. Algunos se desmayaron por la sangre que se les subió a la cabeza, otros tenían papeles en sus narices para no perder sangre, y la mayoría miraba con mal ojo a Naruto.

    - Bien... pues como acaban de ver... esto es lo que paso hace unos días atrás, y para que sepan de antemano, hasta la fecha de hoy me sigo culpándome por lo que hice -dijo el rubio que se sentía avergonzado, aunque los lectores pensaban en otras cosas, y eso pudo notarlo el con solo ver esas miradas- ¡oigan no me miren así! ¿¡Acaso creen que disfrute de que mi hermanita y bruja en miniatura hicieran lo que quisieran!?

    - ¡Ni tú mismo te la crees! -grito uno de los lectores para que los demás empezaran a discriminar a Naruto por lo que hizo-.

    - ¡OIGAN NO ME VEAN COMO SI TUVIERA PUESTO UN DISFRAZ DE PEDOBEAR, TODO ESTO ES CULPA DE ERO-SANIN Y SUS NOVELAS PORNOGRAFICAS! -grito alterado el rubio mientras movía los brazos de forma desesperada-.

    - ¡Aun así eres un pervertido! -grito una chica entre los lectores mientras el resto la apoyar-.

    - ¡YO PENSE QUE SE TRATARIA DE UN SIMPLE JUEGO DE ELLAS, JAMAS SE ME LLEGO A PASAR POR LA CABEZA EL QUE MOEGI-CHAN TUVIERA ESOS PENSAMIENTOS POR MI! -decía el rubio en su defensa- ¡PERO LES DIRE AHORA, FRENTE A TODOS USTEDES QUE NUNCA VOLVERE A CAER EN EL MISMO TRUCO DOS VECES! ¡¡¡LO JURO!!! -finalizo el haciendo una X con sus brazos mientras negaba con la cabeza-.
    Días después...

    - "¿Cómo diablos caí en el mismo truco?" -pensaba Naruto derrotado y avergonzado por estar nuevamente está desnudo en la habitación de su hermana y con su miembro firme y erecto. A su derecha estaba una feliz Moegi mientras que a su izquierda estaba Hanabi con su traje de Gothic Lolita-.

    - Gracias a mis poderes. Yo, la gran Hanabi, he tomado bajo control la mente de Naruto Namikaze. Ahora el obedecerá todo lo que yo ordeno sin resistir -decía la Hyūga orgullosamente frente sus amigas del salón de clase. Y para empeorar las cosas, todas las chicas miraban con lujuria al ojiazul y comenzaban a quitarse la ropa-.

    - "Solo quiero saber algo... ¿¡qué demonios hice para terminar en esta situación!?" -pensó Naruto con los ojos somnolientos que era parte de su actuación- "Nota mental, dejar de hacer promesas que no voy a cumplir" -luego de ese último pensamiento, las chicas del salón comenzaron a acercarse a él para luego comenzar a la jornada más larga de toda su vida-.

    Mientras tanto en algún lugar cercano de la Mansión Namikaze, se podía ver una larga cabellera blanca que sobresalía de un árbol y se escuchaba una risa pervertida que provenía de ahí.

    - Jejejeje, quien diría que mi alumno salió muy popular con las jovencitas -decía esa persona oculta en el árbol y que observaba desde la ventana con detalle anotando todo en una libreta- sin duda este nuevo material me servirá para mi próximo libro. Icha Icha Paradise, pasión de Lolitas -nuevamente esa persona reía pervertidamente y disfrutaba del espectáculo que le daba el rubio con las chicas-.


    Espero que les guste este Oneshot que hice inspirado a un Doujin Hentai que vi. De paso les informe que para la semana que sigue, o la otra subo los capitulos 6 y 7 porque tengo mucho trabajo en el taller, nos leemos pronto. :cool:


    ¡¡¡It´s Fucking Summoning Time!!!

    Super LuigiSuper Luigi kurai-shokurai-sho Tatsumi D. kuramaTatsumi D. kurama coyote starkscoyote starks antoniolandantonioland darktiden2.0darktiden2.0 JoseXJoseX po214po214 Acnologia♥HancockAcnologia♥Hancock Esclavo-KunEsclavo-Kun Madara Dreyar ScarletMadara Dreyar Scarlet ioriathenaioriathena
    KouteikuroKouteikuro black dragonblack dragon

     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 10 Oct 2014

Compartir esta página