Evento Navidad El sueño de Snover

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por Nai., 8 Ene 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Nai.

    Nai. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,514
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +906
    [​IMG]
    El sueño de Snover
    Trabajo Especial - Navidad en PNA

    Descripción del trabajo: Recientemente se han escuchado casos de un pokémon que roba adornos de los árboles de navidad, por la noche, en silencio, dejando un rastro de nieve. Claro, cuando se marcha, es imposible seguirle ya que todo el lugar está nevado. Se sospecha de que se trata de un Snover que desea evolucionar y convertirse en un árbol de navidad, para ello, requiere de todo lo que se le coloca a uno de verdad.

    Objetivos:
    —Hallar los objetos robados.
    —Intentar una forma de que Snover cumpla su sueño.

    Datos extras:
    —Snover es difícil de encontrar y en el bosque se confunde fácilmente con un árbol normal.
    —Las familias están enfadadas porque la mayoría de adornos son herencia de sus padres o abuelos.

    Recompensas:
    —750 Pks
    —De 2 a 3 niveles para los pokémon participantes
    —MT Viento Hielo

    Entrenadores:
    Ryoko Itsuga.
    Light.


    Lady BeelzeLady Beelze LightCoconutLightCoconut ¡Adelante! Pueden empezar, ¡diviértanse y me mencionan al final!
     
  2. Lady Beelze

    Lady Beelze Make a wish

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    5,966
    Temas:
    185
    Calificaciones:
    +1,406
    Era pasado el mediodía cuando Ryoko y sus pokemon regresaban a la pequeña hostal donde se estaban quedando. Habían almorzado en un agradable restaurante que tenía un gran brasero encendido y daba calor al lugar, y después de eso habían pasado a mirar algunas tiendas pues la peli rosa andaba en la búsqueda de ciertos objetos. Para sus amigos pokemon aquellos cachivaches no eran más que chucherías coloridas y que a Gizz le hubiera gustado coleccionar, pero para Ryoko eran necesarios. Después de todo, no se podía tener una navidad propiamente tal sin un árbol con adornos. Los únicos que la acompañaron a conseguir las decoraciones fueron Kuro y Habaki: el primero meramente por disfrutar del viento fresco de afuera, el que le dejaba copitos fríos en la piel; el segundo por curiosidad. Iba como siempre, disfrazado de aquel niño tímido de grandes ojos verdes, los que recorrían todo con detenimiento, aprendiéndose las formas y los nombres de lo que escuchaba de los seres humanos, callado y evitando llamar la atención.

    —Aquí tiene, señorita—dijo la dependienta, entregándole tres cajas de distintos tamaños—, gracias por preferirnos. Que tenga feliz navidad—le deseó con una sonrisa.

    — ¡Muchas gracias!—respondió la entrenadora, recibiéndolas— ¡También usted!

    Tomó la caja del árbol plástico, pequeña y alargada, y se la entregó a Kuro para que la llevara. La ranita la recibió en silencio e inflando sus mejillas anaranjadas. La segunda caja con esferas y duendes de colores pasó a manos de Habaki, quien observó su carga con cierta sorpresa. Itsuga se llevó el paquete con luces multicolores y cantarinas.

    —Ya verán—decía ella, animosa mientras salían los tres de la tienda—, cuando lleguemos a casa armaremos este pequeño árbol y se van a divertir.

    — ¿Es un juguete?—
    preguntó Habaki, aludiendo a lo de divertirse.

    —No, es una decoración.

    —Croag…

    — ¿Qué es decoración? ¿Para qué sirve?

    —Ehm…una decoración es algo que sirve para adornar algo; es para que se vea bonito—
    trató de explicarse ella.

    El pequeño Zorua disfrazado ladeó la cabeza con el ceño fruncido. ¿Eso significaba que las nubes y las estrellas servían para adornar el cielo? ¿Las flores decoraban el suelo? ¿Qué tal la nieve? Kuro no le veía mucho sentido a conseguir algo que no fuera de utilidad; un ornamento no servía para nada más que para mirarse, no podía comerse o usarse de ninguna manera así que no le veía lo atractivo. Los humanos eran difíciles de entender.

    Se fueron marchando tranquilamente por el camino principal, se desviaron por una calle secundaria y pasaron por una zona despejada de casas: la hostal estaba cerca de la salida de la ciudad así que les tomaría cerca de diez minutos llegar. Ninguno se percató de que eran observados desde cerca por una criaturita que se camuflaba con el entorno gracias a su peculiar aspecto. El Snover aguardó con los ojos cerrados hasta que el trío se alejó lo suficiente y los siguió silenciosamente por el camino para no dejar huellas en la nieve. Se escabullía detrás de los otros árboles nevados y de los arbustos, adelantaba un poco al grupo y buscaba estratégicamente un sitio donde no llamar la atención para instalarse cual árbol junto al camino. Allí y con los ojos entrecerrados observaba a los humanos que iban y venían. Ésta en particular traía algo que él quería y necesitaba, específicamente lo traía el humano pequeño de cabello oscuro. Pudo tomar mejor nota de la caja que Habaki traía en brazos y sonrió: ¡Adornos navideños! De muchos colores además.

    Kuro dio un respingo y se volvió a mirarlo súbitamente, con el pokemon de hielo cerrando los ojos y pasando desapercibido. La rana se quedó perpleja pues hubiera jurado haber visto algo así como dos ojos apareciendo bajo su copa nevada. Infló las mejillas de manera suspicaz y retomó la marcha, esperando estar alucinando cosas. Cuando ninguno de ellos le prestaba atención, Snover los siguió silenciosamente desde atrás y con una bola de nieve en las manos, lanzó ésta hacia la cabeza de Ryoko tomando a todos por sorpresa y casi haciendo que la chica tropezara.

    — ¡AY!—soltó, volviéndose a mirar por sobre su hombro— ¡¿Quién hizo…?!

    — ¡Au—
    chilló Habaki esta vez, recibiendo también una bola de nieve pero en la mejilla, pues se había volteado a ver a su entrenadora.

    Dejó caer la caja que cargaba en brazos al intentar mantener el equilibrio y se quitó la nieve de la cara con un leve quejido de dolor.

    — ¡Habaki! ¿Estás bien?—preguntó la chica, alarmada y agachándose para verlo, dejando su carga en el suelo.

    Cuando se giró para ver al agresor, se sorprendió al notar que éste ya estaba casi encima de ellos con los brazos estirados y corriendo alocadamente. La peli rosa soltó una exclamación de susto e incredulidad, y su primera reacción fue rodear al pequeño zorro oscuro con los brazos pues todavía era muy pequeño. Kuro por su lado, dejó su caja en el suelo y dio un ágil salto hacia adelante poniendo un brazo a la defensiva y el otro en lo alto, listo para bloquear al enemigo. Sin embargo, se quedó estático al notar que el aparecido corrió junto a ellos y no contra ellos, tomó la caja de Habaki y salió disparado por el camino sin más. El trío le observó con incredulidad mientras se alejaba, tratando de comprender qué había pasado.

    El Croagunk infló y desinfló sus mejillas despacio mientras bajaba los brazos. Ryoko inspeccionó que su Zorua no hubiera salido lastimado.

    — ¿Te hizo daño?—le preguntó, sosteniendo su cara entre ambas manos.

    —Estoy bien—respondió el niño, con una mejilla algo roja.

    — ¡¿Qué ha sido eso?!—rugió ella, mirando por donde se había escapado el otro— ¿Era un Snover?

    —Gunk—
    respondió Kuro, encogiéndose de hombros. Nunca había visto a ese pokemon antes, tampoco Habaki.

    — ¡¿Qué le pasa?! ¡Primero nos golpea con una bola de nieve y encima se roba nuestros adornos! ¡Pequeño ladrón!—soltó, perdiendo la paciencia. No era una chica especialmente agresiva pero tampoco podía tolerar una agresión tras otra. Cogió su caja, a Habaki de la mano e indicó a Kuro que tomara su paquete— ¡Vamos por él!

    — ¡Croag!


    El aludido hizo como le decían y los tres personajes salieron corriendo detrás del ladronzuelo de adornos. No imaginaban lo que les esperaba encontrarse ni tampoco el saber que no eran los únicos afectados.






    dejo constancia de los pokemon que usaré en este trabajo (pediré cambio de team)
    - zorua
    - croagunk (huevo suerte)
    - ariados
    - sandslash (Rep. Exp)

    tu turno LightCoconutLightCoconut owo/
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 9 Ene 2017
  3. Light.

    Light. Una persona ya me hace caso (?)

    Registrado:
    16 Mar 2008
    Mensajes:
    1,447
    Temas:
    49
    Calificaciones:
    +213
    El sol se postraba en lo alto de los dominios de Rayquaza, el cielo se encontraba despejado dejando al sol calentar a todos los habitantes del lugar y, aún así, el frío era tal que podías ver tu aliento frente a ti mientras respirabas, aunque eso no incomodaba mucho a los acompañantes del entrenador. La pequeña zorra nívea, Snowflake, se paseaba felizmente junto al humano. Desde que la había llevado con él la dejaba fuera de su Pokeball el mayor tiempo posible para que se acostumbrara al mundo exterior, así como superar su ligera dependencia a estar junto al varón, aunque a él no le molestaba en lo absoluto. Por último, pero no menos importante, Combusken, quien se mantenía al lado contrarío que la consentida del grupo para no incomodarla demasiado, pues aun no congeniaban debido a los temores de la joven respecto a su tipo elemental. Todos paseaban por las afueras de un pequeño pueblito, que aunque estaba rodeado en su mayoría por árboles, aun se divisaban algunas casas repartidas por la zona.

    Podríamos comer hamburguesas—sugirió el joven. Blaze negó con la cabeza, mirando a su compañero con seriedad, era verdad que llevaban comiendo dos días hamburguesas, pero es que sabían tan bien—¿Entonces que les parece...

    Las palabras del varón fueron interrumpidas de golpe al chocar con un extraño ser que, convenientemente, daba la vuelta a una esquina. Un Pokemon en forma de árbol estaba frente al ojiverde, ambos se encontraban en el suelo y mientras Light era ayudado por Blaze y Snowflake, el extraño se levantaba con un poco de nervios.

    Lo siento, ha sido mi culpa por no haberme fijado—se disculpó el humano. Snover negó brevemente, realizando una pequeña reverencia en forma de despedida y comenzando a correr nuevamente con una caja entre sus brazos—que raro..

    Blaze llamó la atención del chico, alzando algo del suelo, un pequeño adorno navideño en forma de duende. El azabache rascó su cabeza confundido, tal vez el Snover estaba decorando algo y se le había caido, tal vez era un coincidencia, fuera lo que fuera, ya era muy tarde para averiguarlo, tomando en cuenta su velocidad, ese extraño árbol ya estaba lejos.

    Bueno, entonces que tal Ramen o..—retomó la conversación, pero al dar un paso hacia adelante fue abruptamente callado por otro impacto.
    ¡Ouch!—se quejó una voz femenina, identificando también un quejido de algún infante y... ¿Una rana?
    Por Arceus ¿Qué le pasa hoy al mundo?—musitó el varón alzando la mirada, observando a una joven de pelo rosado, un pequeño niño y una enorme rana.

    Nuevamente, el varón se levantó del suelo, ofreciéndole una mano a la joven con la que había chocado, quien la aceptó mientras era ayudada por sus acompañantes. La joven realizó una leve reverencia como disculpa antes de comenzar a rodear al entrenador y sus amigos, hasta que se detuvo debido a las palabras del chico.

    Ahora solo falta encontrarme otro adorno de Navidad—comentó sin menor importancia, dispuesto a seguir su camino, esta vez fijándose antes de cruzar la esquina.
    Espera ¿Adorno?—la chica le miró, extrañada por el singular comentario.
    Si, adorno... No importa, es raro—soltó mientras agitaba una mano en señal de que le restara importancia. Snowflake llamó su atención, sosteniendo el pequeño duende navideño en su boca, ofreciéndoselo a su entrenador—oww, gracias, linda.
    ¡Hey!—exclamó la fémina—ese adorno es mio, lo compre hace poco.
    ¿Cómo? Me lo acabo de encontrar justo ahora...

    Una pequeña discusión comenzó debido a la propiedad del adorno. Light tuvo que explicar como lo había obtenido, así como la chica explicó como se lo habían robado, su infante acompañante y la rana asentían mientras ella contaba la historia, como respaldando las palabras de su compañera, pronto el varón le encontró sentido a todo, al menos el suficiente.

    Anda, entonces deje que un ladrón escapara—el ojiverde se rascaba la cabeza, algo molesto—si es tuyo pues no hay de otra, Snow, dáselo ¿quieres?

    La pequeña zorra se ocultó detrás de las piernas del entrenador, insegura de lo que debía hacer. La fémina recordó una situación similar cuando aceptó un Larvitar de uno de sus allegados, provocando que se hincara frente la de pelaje blanquecino a la par que componía una de sus más cálidas sonrisas, extendiendo ligeramente una mano hacia ella. Snow flake miró nuevamente a su entrenador, quien le asintió con una sonrisa similar a la de la chica, luego miró a Blaze, quien al parecer había entablado una pequeña conversación con la rana, el otro humano miraba a ambos grupos, indeciso sobre a cual prestarle más atención. Finalmente, la pequeña caminó hasta la joven, dejando el objeto en sus manos, deteniéndose un instante al recibir una pequeña caricia por parte de la joven; Snowflake regresó de inmediato con su humano, quien la cargó y la acomodó en sus brazos como premio.

    No había visto un Vulpix así—comentó la risos. Light sonrió levemente mientras le acariciaba detrás de las orejas.
    Ni yo, hasta hace unos días, al parecer aun hay nuevas especies que se desconocen—el joven rio un poco—como sea, me siento responsable ahora.
    No ha sido tu culpa—respondió la chica.
    Aun así, te ayudaré a encontrarlo

    El mayor indicó la dirección del árbol con ojos, comenzando a caminar por el mismo camino.

    Podríamos preguntar por aquí, seguro alguien vio algo—espetó la chica—mi nombre es Ryoko Itsuga, por cierto.
    Llámame Light


    Lady BeelzeLady Beelze espero sea de tu agrado uwu
     
  4. Lady Beelze

    Lady Beelze Make a wish

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    5,966
    Temas:
    185
    Calificaciones:
    +1,406
    Los dos entrenadores echaron a caminar siguiendo la ruta que había tomado el Snover. Ryoko iba naturalmente más apresurada pues no quería que el ladronzuelo se alejara demasiado, mientras que el curioso chico, Light, iba algo más relajado pues no había sido robado, aunque trataba de no retrasar demasiado a la peli rosa.

    — ¿Por qué crees que este Snover te robó esos adornos?—preguntó por fin.

    —No lo sé, pero no me sorprendería que le guste coleccionar cachivaches—dijo ella mirando en cualquier dirección—, ya he tenido la suerte de toparme con pokemon “recolectores”.

    —Ya veo. ¿No es irónico que un árbol nevado esté robando adornos navideños?—
    sonrió levemente, encontrando algo divertido en aquello.

    En otras condiciones Itsuga también habría notado lo gracioso de la situación, pero en aquel mismo instante lo único que quería era encontrar al Snover y tener sus decoraciones de vuelta. Por fin apareció alguien en el camino a quien los chicos pudieron acercarse para preguntar y pedir alguna dirección. Se trataba de un hombre de edad con barba blanca espesa, acompañado de un joven algo menor que nuestros personajes, ambos bien metidos en abrigos y botas. Venían tirando un trineo con sogas sobre los hombros, a falta de algún pokemon que los ayudara. Dicho vehículo venía cargado con leña y las hachas que habían usado para conseguirla. Ryoko fue la primera en acercársele seguida de sus acompañantes.

    —Disculpe que lo moleste, señor—dijo, dirigiéndose al mayor—, ¿puede ayudarnos? Estamos buscando a un Snover que aparentemente pasó por aquí. Llevaba…

    —El Snover otra vez—
    soltó el muchacho que cargaba el trineo con el hombre.

    Light y sus pokemon se acercaron justo en el momento en que la peli rosa preguntaba, extrañada:

    — ¿Qué…lo conocen?

    —Claro, ese pequeño bribón vive en este bosque—
    dijo el anciano, apuntando con el pulgar hacia su espalda—. Siempre lo vemos correr hacia allá después de haber asaltado a alguien o haberse escabullido en alguna casa del poblado, robándose algún adorno de navidad.

    El castaño atrás se mostró sorprendido y de Ryoko ni se dijera. Abrió expresivamente los ojos y la boca, a la par que cerraba los puños.

    — ¡Ese es! ¡Se robó mi caja con figuras navideñas mientras venía por el camino!

    —Así que ese pokemon tiene su propia fama—
    dijo el castaño atrás, con una mano en el mentón—. Díganos, ¿es agresivo? ¿Tal vez peligroso?

    —No tanto como agresivo—
    replicó el viejo—, pero sí es bastante travieso. Puede que arroje bolas de nieve a las personas si quiere quitarles algo que le ha parecido bonito, pero no hemos tenido gente accidentada por aquí, que yo sepa.

    —Está obsesionado con los adornos, quién sabe por qué—
    comentó el joven a su lado—. Es lo único que se lleva: nada de comida, ni dinero o cosas valiosas. Si lo encaran sale huyendo; es bastante rápido cuando se trata de escapar.

    “Lo notamos”—pensó Ryoko con el ceño fruncido y los labios estirados.

    — ¿Dice que vive en este bosque? ¿Saben dónde exactamente?—inquirió ella, ansiando poder ir a buscarlo.

    —Va de aquí para allá—replicó el mayor—pero si junta tantos adornos, tiene que tener alguna clase de guarida, digo yo…

    Ambos jóvenes agradecieron la ayuda y se despidieron para retomar la marcha, siempre seguidos de sus acompañantes. Avanzaron en dirección al bosque que se pronunciaba más adelante dispuestos a buscar al Snover, aunque a la peli rosa le sentaba algo mal que el otro chico se involucrara por motivos que ni le concernían.

    —Oye Light—dijo, mirándolo a un lado—, no es necesario que te molestes con esto; mis pokemon y yo lo encontraremos.

    —Oh, no pasa nada—
    respondió el aludido, encogiéndose de hombros—. Será divertido intentar encontrarlo y averiguar porqué junta esos chismes. Además, si hubiera sabido que se estaba robando las cosas de alguien habría intentado detenerlo.

    —Uh, bueno…

    —Por cierto, ¿este es tu hermano menor o algo?—
    preguntó, mirando al niño que iba colgado de la mano de Ryoko.

    El aludido en cuestión dio un respingo al ver que el extraño le había prestado atención y se encogió junto a la peli rosa, como usando el cuerpo de ella para ocultarse de la vista. Los acompañantes de Light no podían decir que aquél fuera un niño común y corriente, pues tenía a la vez olor de humano y olor de pokemon, aunque no podían decir de cuál. Itsuga se rascó la mejilla.

    —N-no, no es mi hermano en realidad, solo lo estoy cuidando…—dijo, insegura de qué debía decir. No le agradaba mentir pero también sabía que a Habaki no le gustaba que los desconocidos supieran que era un Zorua. De inmediato comenzaban a toquetearlo y no dejaban de mirarlo.

    —Ya veo. Tu rana me causa curiosidad—dijo, sacando la pokedex del bolsillo—. ¿Te importa?

    —En lo absoluto.


    Kuro infló desinteresadamente las mejillas mientras era escaneado por el muchacho. Ryoko también hubiese querido escanear al Vulpix de peculiar tonalidad del otro, pero su concentración la obligaba a mirar hacia adelante, seguir caminando y buscar al ladrón. Sin embargo, no podía evitar sonreír con cierta nostalgia cada vez que por alguna razón miraba hacia abajo y se topaba con el Combusken. Le recordaba mucho a Hofire cuando era pequeño y travieso, aunque éste de aquí era tan callado y centrado que parecía el opuesto de su pokemon. Para ella era una maravilla hacer esa comparación.

    — ¡Pix~!—celebró Snowflake al ver algo brillante más adelante.

    Salió dando saltitos y lo recogió en su hocico, acercándose a su dueño para entregárselo. Light se agachó y lo tomó, con el pequeño objeto resplandeciendo bajo la luz pálida que se filtraba al interior del bosque. Todos lo reconocieron de inmediato; otro adorno de navidad.

    —Muy bien hecho, linda—felicitó el de cabello oscuro, acariciando a su pokemon y poniéndose de pie—. Pues parece que vamos por buen camino.

    — ¡Sí! ¡Vamos por él!—
    soltó ella, prendiéndose como una hoguera y poniendo aún más energía en su caminar.

    Recorrieron los alrededores en silencio y mirando en todas direcciones. Snowflake olisqueaba el suelo buscando las huellas del ladronzuelo, mientras que Kuro y Blaze inspeccionaban entre los matorrales y arbustos. Interrumpieron sin querer a algunos de los pokemon salvajes que vivían allí mientras se desenvolvían en su diario vivir, pero por un rato no encontraron nada más que los llevara hasta el Snover.

    —Vamos a probar con otra cosa—dijo Light, tomando una pokebola— ¡Wings!

    La esfera se abrió liberando al pokemon volador. El Pidgeotto batió sus fuertes alas y saludó a su entrenador y amigos. Éstos le saludaron de vuelta y Light indicó:

    —Wings, quiero que busques en los alrededores a un pokemon de este tamaño—indicó con su mano la altura—, es blanco y verde, parece un árbol pequeño. Si encuentras cosas brillantes tiradas en el suelo avísanos también, ¿de acuerdo?

    — ¡Pidgeotto!


    El pokemon salió a hacer su recorrido mientras el grupo seguía buscando en tierra. Varios minutos después Wings regresaría para posarse en una rama cercana de donde estaba su entrenador para llamarlo y avisarle.

    — ¿Encontraste algo?

    — ¡Pidgeo!—
    abrió las alas y salió hacia la izquierda.

    El grupo entero dejó lo que estaba haciendo para seguir al Pidgeotto entre árboles, arbustos y montones de nieve que caían desde las copas. Finalmente el ave se detuvo en una rama e indicó adelante con su ala. Light, Ryoko y sus pokemon se escondieron detrás de un gran cúmulo de nieve y observaron: había una pequeña cueva más adelante montada con ramas y nieve, la que hubiera pasado desapercibida de no ser porque había un caminito de huellas que iba hacia su interior y algunos objetos multicolores estaban desperdigados por ahí. Aguardaron un momento y vieron al Snover aparecer desde el interior, recoger varios de los adornos que se le habían caído en sus escapadas presurosas y regresar adentro. Light estaba sorprendido y sonriente por la rara actitud del pokemon, pero Itsuga tenía los ojos prendidos: la búsqueda se había terminado, era hora de recuperar lo que era suyo.

    —Ese pokemon es rápido para escapar—dijo en voz baja, metiendo la mano en su bolsa—, así que me encargaré de que no se vaya a escabullir cuando nos vea cerca.

    Sacó una pokebola y ésta se abrió, revelando al pokemon de patas largas y ojos maquiavélicos. Álator movió las antenas en su espalda al percibir el frío alrededor y sacudió levemente la cabeza.

    —Bonita araña—comentó Light, mientras su Vulpix se escondía junto con él al ver al aparecido.

    —Gracias—dijo Ryoko, luego a su pokemon—. Álator, quiero que vayas hacia allá y dejes tu hilo pegajoso en toda la entrada de esa pequeña caverna de allí—indicó, apuntando hacia adelante con su dedo—. Debes hacerlo en silencio y sin que el pokemon de adentro se dé cuenta de que estás por ahí. ¿Puedes hacerlo, cierto?

    —Ariados Arrr—
    asintió él, echando a caminar sin hacer ruido.

    Se metió entre la maleza y trepó por un árbol con ayuda de sus patas fuertes de puntas afiladas, con las que podía agarrarse fácilmente a casi cualquier cosa. Apuntó una trayectoria y disparó hilo de seda pegajoso hacia toda la parte enfrente de la “casa” de Snover. El hilo blanquecino, casi transparente, era difícil de percibir a simple vista, por lo que el arácnido fue moviéndose en círculo alrededor del punto indicado mientras iba creando una red en el suelo donde atraparían al ladrón. Light asintió con la cabeza ante la idea de la peli rosa, ahora solo debían esperar a que Ariados terminara su trabajo y ellos ir a sacar al bribón de su escondite para que quedara atrapado.





    pokedex de Light:

    #453 croagunk


    LightCoconutLightCoconut espero que esté bien owo/
    te dejo el final :>
    no es necesario usar a sandslash pero sí a croagunk por favor xD
     
  5. Light.

    Light. Una persona ya me hace caso (?)

    Registrado:
    16 Mar 2008
    Mensajes:
    1,447
    Temas:
    49
    Calificaciones:
    +213
    La araña hacia lo suyo rápida y eficientemente hasta que la entrada a la cueva fue cubierta por finas hebras de seda semi-invisibles y pegajosas, cualquier cosa que pasara entre ellas sería alentado drásticamente sin importar quién o que fuera. Aun así, aunque tuvieran una forma de reducir la velocidad a su escurridiza presa no podían esperar para siempre entre los árboles y la nieve, tendrían que actuar de alguna forma para hacerlo salir, algo que fuera lo suficientemente interesante como para hacer que el Pokemon saliera de su escondite…

    La araña de la víctima de robo regresó ágil y silenciosamente junto a su ama, quien lo guardó en su Pokeball para que no sufriera más en el frío. Mientras tanto el varón pensaba en sus propias conclusiones y dudas a la luz.

    ¿Porque tomar adornos navideños? Específicamente adornos navideños—preguntó el ojiverde en voz alta.
    No lo sé, son brillantes y llaman la atención, ya te dije sobre los Pokemon coleccionadores—respondió la pelirosada pensando en una forma de hacer salir al árbol.
    Hay muchas cosas brillantes en navidad, le atraerían también las luces o los adornos fuera de la casa, incluso otras cosas brillantes dentro de las casas, pero solo toma adornos para árbol.
    Darle vueltas no ayudará, tendremos que averiguarlo mientras recuperamos mis decoraciones—musitó la chica, decidida mientras mostraba nuevamente ese fuego en sus ojos.

    Pensaron un segundo, el Snover era rápido y listo, lo rápido ya lo habían solucionado con Alator, aunque debían apurarse pues la humedad acabaría por destruir esa ventaja que habían creado. Necesitaban algo que lo hiciera salir, aunque estuviera tan cerca de su guarida.

    Mmm, creo que ya tengo algo... —susurró el chico, mirando a la joven.

    Se paseaba tranquilamente con Snowflake a su lado, quejándose constantemente de haber dado la vuelta equivocada en el árbol equivocado y ahora estar perdido por el bosque sin idea alguna de hacia donde se dirigía, al menos no con seguridad. Aun así, no estaba todo perdido, pues también expresaba que encontrarse un par de adornos navideños tirados en la nieve era buena suerte, adornos navideños sin dueños, solo ahí, tirados, brillantes y lindos… Podría ser peor.

    El pequeño escandalo resonó dentro de la guarida del árbol, quien alzó la mirada apenas distinguió las palabras humanas “adornos navideños” de los labios del varón, se acercó sigilosamente a las a la entrada y asomó ligeramente la cabeza sin salir de ella, observando al varón de espaldas junto a un Vulpix blanco que sostenía un pequeño y brilloso adorno en su hocico, objeto que siguió con la mirada mientras cambiaba de posición a manos del humano. El Pokemon se adentró en su guarida y se removió inquieto, quería esos adornos, pero estaba demasiado cerca de su lugar secreto como para intentar algo, sin embargo, esos adornos…

    Podría ser peor ¿no? —habló el humano a su acompañante níveo, quien soltó un sonido afirmativo—podremos ponerlos en el árbol cuando regresemos.

    Alzó el objeto por arriba de su cabeza para mirarlo mejor, causando que brillara un poco debido a la luz del sol a la par que los ojos del árbol imitaban aquel brillo, necesitaba ese adorno y lo necesitaba ahora. Se agachó para crear una pequeña bola de nieve y poder golpear al humano, pero después de inspeccionar su posición si era descubierto seguramente averiguarían la entrada de su guarida y se llevarían todo, tendría que hacerlo en otro lugar y con su velocidad, apariencia y la amortiguación de la nieve no sería problema moverse discretamente ¿cierto?

    Observó al humano, sobre todo su mano donde conservaba el preciado adorno y justo cuando lo creyó conveniente emprendió una silenciosa carrera hacia afuera, su objetivo era un árbol cercano desde donde se ocultaría y arrojaría la bola de nieve para llamar la atención desde ahí, pero… algo andaba mal, de pronto se sintió lento y pegajoso, sus movimientos no eran como siempre.

    ¡Ahora; Kuro! —gritó una voz femenina que alertó por completo al árbol.
    ¡Blaze, Snowflake! —nombró el varón.

    Rápidamente, Combusken, Croagunk y Vulpix rodearon al dichoso árbol. Snover los miró sorprendido, intentando emprender una rápida huida, pero sus movimientos seguían siendo lentos, algo malo le pasaba, pensamiento que le hizo examinarse detenidamente, observando los casi invisibles hilos de seda que estaban por toda su piel, además de que Kuro le bloqueo el paso, mirándolo con la expresión más desinteresada que había visto nunca. en un tres contra uno, hasta él reconocía la derrota, bajando el rostro mientras una chica se acercaba.

    ¡Bandido, devuélveme mis adornos! —recitó la pelirosada en tono de reproche. Un regaño salió de los labios de la fémina, uno largo y tendido sobre las acciones del árbol quien se encontraba aun inmóvil debido a la impresión que le habían causado.
    Aun no entiendo lo de los adornos... ¿Tienes alguna idea? —preguntó el chico mirando al infante frente a él, pero este solo agachó la cabeza como si estuviera apenado y se juntó a su niñera, movimiento que hizo detener a la chica en su discurso.
    A-ah, lo siento, es tímido, muy tímido—insistió con la mentira mientras ocultaba ligeramente al niño detrás de ella. El mayor solo alzó los hombros y caminó en dirección a la guarida del Pokemon salvaje.

    Snover se removió inquieto al mirar como el humano se acercaba a sus tesoros, cosa que no pasó desapercibida por la joven quien, dejando a un lado su enojo y mirando al ladronzuelo frente a ella casi llorar frente a sus ojos, se preocupó, pidiéndole al muchacho que acababa de conocer que se detuviera.

    Muéstranos para que quieres tantos adornos, está claro que no los colectas solo porque si—habló la fémina. Snover, aliviado, corrió lo más rápido que podía al interior, haciendo esperar a los humanos y Pokemon escasos minutos antes de salir.
    ¿Un árbol de Navidad?

    Ambos miraban asombrados, el árbol se había “vestido” con todos los adornos que había robado, incluso los de la fémina, hasta contaba con una pequeña estrella en el tope de su cabeza. Su mirada no podía expresar otra cosa que no fuera felicidad extrema.

    Quería volverse un árbol navideño—comentó la menor.
    Eso parece. Se ve bien y todo, pero eso no quita que haya robado todo lo que robó.
    Pero si se los quitamos…—la fémina recordó la mirada de seudo-sufrimiento que Snover había hecho hace un momento, no tenía el corazón como para arrebatarle a un Pokemon lo que más adoraba en el universo, aun así, tampoco podía dejarlo a sus anchas robando.
    No veo otra opción—el varón suspiró, mirando a Blaze con ojos cansados, como si estuviera a punto de pedirle algo que le dolía.
    No, no, ya lo tengo…

    Llegaron a un pequeño pueblo, un simple lugar con no más de 6 casas, muy rustico, de seguro un pequeño asentamiento local que ni salía en el mapa, aunque no estaba muy alejado del camino principal. El anciano de antes lo miró llegar con las miradas por el suelo, a ellos y a sus Pokemon, parecía que la búsqueda no había resultado en un éxito ¿o no? Algo brillante se abría paso tras ellos a medida que se acercaban, distinguiendo mejor las caras de los entrenadores, observando una de cansancio en vez de tristeza, las caminatas largas por la nieve eran pesadas para cualquiera que no estuviera acostumbrado, aunque todo eso quedó de lado al distinguir lo que estaba tras ellos.

    Esos son…—musitó el anciano mientras miraba anonado.

    El árbol de navidad se abrió paso por el pequeño poblado, mostrando sus adornos festivos que portaba con orgullo y felicidad. Pronto, los demás habitantes salieron a ver al peculiar Pokemon, reconociendo sus adornos.

    Los entrenadores explicaron la situación y los deseos del Pokemon, quien siempre se mostró firme, pero algo apenado por sus acciones. También mencionaron una pequeña idea que pareció alegrar a los longevos y jóvenes miembros de aquel asentamiento: Snover sería el árbol oficial del lugar a cambio de dejar de robar los objetos navideños; él se presentaría todas las Navidades para cubrir su cuerpo con los adornos y así cumplir su sueño una vez al año, además, ayudaría un poco con los habitantes para apoyar.

    Ambos entrenadores fueron invitados a quedarse un poco para una pequeña celebración por el acuerdo y el retorno de sus objetos, cosa que aceptaron amablemente. El varón porque no tenía nada mejor que hacer y estaba algo hambriento, la chica porque quería que su infante experimentara algo sobre la Navidad, aunque también porque debía recuperar sus adornos cuando todo acabara…


    Shulman.Shulman. Lady BeelzeLady Beelze siento el final tan "Meh" pero no se me ocurrio nada más por mucho que lo pensé. Espero no sea muy fail u.u
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Autor
    Nai.

    Nai. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,514
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +906
    ¡Hola! ¿Cómo están? Lamento tardarme la semana completa[?], especialmente sabiendo que estamos con el evento y ustedes quieren sus niveles <3

    La evaluación será rápida porque, ¡wow! En serio me gustó el trabajo y debo decir que les quedó espléndido. Me parece que la trama manejada ha sido bastante bien desarrollada, y me he reído con Habaki -Zorua- y Croagunk; esa ranita la adoro xDDD. Tengo que señalar que Snowflake me parece sumamente adorable, es hermosa y soy su fan #1. ¿Y por qué me voy tanto con los pokémon? Simple: la interpretación ha sido genial, excelente, le ha dado un toque más que exquisito al escrito. Asimismo, me ha encantado cómo sus personajes se conocieron y desarrollaron, y los personajes NPC fueron igualmente bien manejados. ¿Qué puedo decir que hubo mal? Nada, siendo sincero. Esto ha sido espléndido.

    Recompensas:

    Lady BeelzeLady Beelze
    +3 Niveles para Croagunk.
    +3 Niveles para Zorua.
    +2 niveles para Ariados.
    + 750 pks.
    + MT Viento hielo.

    LightCoconutLightCoconut

    +3 Niveles para Vulpix.
    +3 Niveles para Pidgeotto.
    +2 niveles para Combusken.
    + 750 pks.
    + MT Viento hielo.

    +375 por evaluación~


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Lady Beelze

    Lady Beelze Make a wish

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    5,966
    Temas:
    185
    Calificaciones:
    +1,406
    gracias por la revisión Shulman.Shulman. qué bueno que te gustara ^^
    croagunk subiría +5 niveles por huevo suerte. sandslash recibiría de él 3 niveles por rep. exp.

    están todos en el PC Sistema - Sistema de Almacenamiento - Pokémon New Adventure | Foros Dz

    croagunk lvl 19
    Stats Base: 19
    - PS: (+2): 82 + 15 + 10 = 107
    - Ataque (+2): 58 + 10 + 10 = 78
    - Defensa: 50 + 20 = 70
    - At. Especial: 40 + 20 = 60
    - Def. Especial: 40 + 20 = 60
    - Velocidad (+2): 74 + 10 + 10 = 94
    + Finta
    + Persecusión

    zorua lvl 10
    Stats Base: 19
    - PS: 33 + 17 = 50
    - Ataque: 20 + 10 = 30
    - Defensa: 20 + 10 = 30
    - Def. Especial: 20 + 10 = 30
    - Velocidad: 20 + 10 = 30
    + Llanto falso

    ariados lvl 40
    Stats por nivel: 21
    - PS: 177 + 2 = 179
    - Ataque: 130 + 10 = 140
    - Defensa: 80 + 10 = 90
    - At. Especial: 80 + 10 = 90
    - Def. Especial: 70 + 10 = 80

    sandslash lvl 28
    Stats Base: 27
    - PS: 126 + 11 = 137
    - Ataque: 90 + 20 = 110
    - Defensa: 80 + 20 = 100
    - At. Especial: 20 + 10 = 30
    - Def. Especial: 70 + 10 = 80
    - Velocidad: 80 + 10 = 90
     
  8. Light.

    Light. Una persona ya me hace caso (?)

    Registrado:
    16 Mar 2008
    Mensajes:
    1,447
    Temas:
    49
    Calificaciones:
    +213
    Vulpix:
    Nivel: 8
    Stats por nivel: 17
    PS: 20+15=35
    Ataque: 10+3=13
    Defensa: 10+3=13
    At. Especial: 15+10=25
    Def. Especial: 15+10=25
    Velocidad: 15+10=25
    Movimiento:
    -Rugido

    Pidgeotto:
    Nivel: 22
    Stats por nivel: 19
    PS: 47+15=62
    Ataque: 49+10=59
    Defensa: 41+1=42
    At. Especial: 39+15=54
    Def. Especial: 39+1=40
    Velocidad: 53+15=68
    Movimiento:
    -Ciclon

    Combusken:
    Nivel: 28
    Stats por nivel: 22
    PS: 93+10=103
    Ataque: 87+10=97
    Defensa: 76+2=78
    At. Especial: 88+2=90
    Def. Especial: 76+10=86
    Velocidad: 97+10=107

    Shulman.Shulman. Listo, lamento la tardanza
     
  9. Autor
    Nai.

    Nai. No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    8 Dic 2015
    Mensajes:
    2,514
    Temas:
    159
    Calificaciones:
    +906
  10. everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    5,853
    Temas:
    557
    Calificaciones:
    +2,102
    Lady BeelzeLady Beelze LightCoconutLightCoconut sus fichas fueron actualizadas, favor de revisar que todo coincida, en caso contrario no duden en avisar para corregir o-o/

    Shulman.Shulman. +375 pks por evaluación asignados.

    Saludos!!!
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...