Especial Navidad El regalo perfecto [XingChen Li]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por everyday, 26 Nov 2018.

  1. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,501
    Temas:
    744
    Calificaciones:
    +2,565
    El regalo perfecto

    Descripción: tus Pokémon han querido buscarte un presente para navidad, por lo que han solicitado tu permiso, o no, para buscar algo que obsequiarte y que este sea sorpresa, por lo que no puedes acompañarles ¿Podrán encontrar el regalo perfecto?

    Objetivos:
    -Encuentra el regalo perfecto para el entrenador.

    Datos Extras:
    -No es obligatorio que seis Pokémon participen, puede ser solamente uno o unos cuantos.
    -Los Pokémon estarán solos durante este trabajo.
    -La fase termina cuando los Pokémon encuentran el regalo perfecto para el entrenador.

    Ficha: [Link]
    ReliktRelikt adelante puedes comenzar, que te diviertas o-o/
     
  2. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    1,059
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +194
    Había llegado la víspera de navidad, se podía sentir como la temperatura había disminuido y se podía observar como la ciudad lucia más animada debido a la decoración de luces y adornos navideños. Y ya que había ofertas en todas partes, XingChen no podía evitar ir de tienda en tienda comprando ropa y regalos para sus familiares, tanto los de Oakwood como los de Dragis. Mientras la rubia recorría las tiendas junto a Popplio, este último aprendía lo importante de demostrar agradecimiento y buenos sentimientos hacia la persona a quien se le compraba o iba a entregar el presente. Cuanto más veía la pequeña tipo agua a su entrenadora escoger y comprar cosas hablando de sus seres queridos, más sentía que quería hacer lo mismo, retribuirle un poco los cuidados que Xing había tenido con ella.

    Una vez que la joven nativa de Dragis y el león marino regresaron a la habitación para dejar el montón de bolsas de compras que llevaba la rubia. En tanto Xing salía un momento para buscar algunas cosas, Ariel aprovechó para sacar y hablar con sus compañeros Pokémon que descansaba en sus respectivas Pokéball.

    ¿Por qué estas molestando mi hora de sueño, tonta foca? – Decía Fira de mal humor luego de acicalar un poco sus plumas de su ala. – Agradece que no tengo ánimos para darte tus respectivos picotazos por eso.

    Al parecer alguien se levantó con la pata equivocada del nido, – bromeó Hún irritando a la Fletchling, quien lo fulminó con la mirada.

    Y tu, estupida bola de gas, agradece que no puedes recibir mis ataques por tus estúpidos actos de desaparición, – masculló en respuesta la petirroja.

    Chicos, basta, no creo que Ariel nos haya sacado para que empecemos a pelear, – suspiraba Xue acostado en el suelo. – ¿Y bien?

    Sí, yo los convoqué aquí para que busquemos un buen regalo de navidad para XingChen, – dijo Popplio, que estaba sobre la cama junto al huevo de Charmander.

    ¿Por qué un regalo para ella? – Frunció el ceño la tipo volador. – Yo soy más bonita, merezco un regalo.

    Ella siempre nos mima, nos da cosas ricas que comer y… – mencionaba Vulpix alzando la cabeza.

    Es divertida y no se enoja mucho cuando le doy lengüetazos, – añadió Gastly interrumpiendo al tipo hielo que sonrió por los ánimos que aportaba su compañero fantasma. – Ouh, puedo darle un par de lengüetazos como regalo.

    No, esta vez debe ser algo más especial, – comentó el león marino en tanto su entrenadora regresaba a la habitación con tijeras y papel de regalo en manos.

    Oh, hola, chicos, – saludó la joven a sus compañeros Pokémon. – ¿Quieren ayudarme a envolver cosas?

    En la ciudad vi un montón de cosas que le encantarían a XingChen, – hablaba la tipo agua regresando su vista hacia Fletchling y los demás. – Pero si queremos que sea sorpresa debemos ir solos.

    Yo no iré, si no es un regalo para mí, entonces no me obligaran, – respondía Fira girando la cara a otro lado.

    Bien, puedes quedarte si quieres, – se encogió en hombros el Vulpix de hielo.​

    Acto seguido, Ariel fue la que se acercó a su entrenadora para solicitarle el permiso para salir a la ciudad con un poco de dinero. Durante un par de minutos la león marino estuvo haciendo mímica para explicarle a la rubia lo que querían hacer junto sus compañeros y, aunque aquello le pareció extraño a Star, al ver las caras de sus Pokémon, no pudo decirles que no, después de todo, sabía que eran buenos chicos y que no se meterían en problemas. Puesto así, Ariel, Hún y Xue salieron rumbo a las tiendas llevando el tipo hielo una pequeña cartera donde tenían dinero suficiente para comprar algo sencillo.

    ¿No irás con ellos, Fira? – Preguntaba la chica a Fletchling mientras dejaba sobre la cama las tijeras y el papel.​

    La pequeña petirrojo observó por la ventana como sus compañeros corrían por las calles, lo que le generó cierta envidia, así que comenzó a picotear la ventana para que XingChen la abriera.

    Tengan cuidado, ¿vale? – Decía la nativa de Dragis luego de abrir para que Fira saliera volando. – ¡Y no regresen muy tarde!

    Y así comenzó la pequeña aventura de los Pokémon en busca del regalo perfecto para su querida entrenadora.


    ***
    everydayeveryday 1er post​
     
  3. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,501
    Temas:
    744
    Calificaciones:
    +2,565
  4. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    1,059
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +194
    No era extraño ver por las calles a un grupo de Pokémon deambulando de un lado a otro, lo que si llamaba un poco la atención era que el Vulpix de Alola estuviese llevando una pequeña cartera sujeta en la cintura donde llevaba el dinero. Xue era escoltado por Hún y Ariel mientras que Fira se encargaba de la vista aérea. La presencia del petirrojo no era una sorpresa para sus compañeros, ya que sabían perfectamente cómo era la personalidad de esta y que era muy probable que se uniera a ellos al verlos irse felizmente por la ciudad.

    El pequeño grupo de Pokémon sabía lo que le gustaba a la rubia, sin embargo, había infinidad de cosas que podían comprar para obsequiarle. Como Popplio había estado recorriendo la ciudad con su entrenadora, recordaba los lugares donde ella se había detenido a observar los objetos que le resultaban encantadores, así que a partir de ahí consideraron que podía ser un poco más sencillo escoger algo.

    ¿A dónde vamos ahora? – Preguntaba Hún que flotaba cerca del suelo, justo al lado de Xue.

    XingChen estaba viendo unos bonitos prendedores en la tienda de aquella esquina – señalaba el león marino hacia un cartel que ponía “Antigüedades”. – Dijo que se parecían a las de su abuela.

    Al llegar al sitio indicado por Ariel, Fira frunció el ceño y negó insistentemente para que evitaran comprar los prendedores, ya que mencionó que no eran objetos dignos que ella pudiera regalarle a su entrenadora, aquello terminó con un suspiro colectivo por parte del fantasma, el de hielo y la de agua. Puesto así, el pequeño grupo prosiguió su recorrido hacia el siguiente lugar.

    Es una tienda de zapatos, – explicaba Ariel en tanto saludaba con la cabeza un par de Chespin risueños que pasaban a un lado. – Vió algunas botas de nieve pero…

    ¿Quieres que le compremos un calzado que solo le servirían en invierno? – Comentó Fletchling indignada. – ¿Porque no simplemente dejamos que la estúpida bola de gas le dé lengüetazos y se acabó?

    Fira, estas siendo muy exigente a pesar de que no querías venir, – mencionaba Xue con una sonrisa de lado. – Es bueno ver que nos apoyas en comprar un buen regalo para Star.

    Si no fuera por mí, terminarían comprándole cosas inservibles y poco atractivas para ella, – decía la petirrojo mirando hacia otro lado.

    ¿Qué tal si nos detenemos y les hablo de los otros lugares a los que fuimos? – Sugirió Popplio a sus compañeros.

    Sería lo mejor, – asintió Vulpix.​

    El cuarteto de Pokémon se detuvo en una banca en medio de la ciudad, Fira se colocó en las ramas de un árbol cercano mientras que Ariel y Xue se sentaron en la banca, por último Hún flotaba rítmicamente frente a ellos. Popplio retomó entonces la palabra explicándoles el recorrido de las tiendas a las que habían ido aquella mañana, sin embargo, cuanto más relataba el león marino sobre los posibles objetos de regalo menos parecía gustarle a Fira, o a Hún… y algunas veces hasta Xue.

    ¡Me rindo! – Exclamó Ariel alzando las aletas. – ¿Por qué nada de lo que les menciono les gusta? Fueron cosas que XingChen veía con interés.

    Pero no serían sorpresa para ella, foca estúpida, – comentaba Fletchling suspirando con frustración. – Necesitamos un “Wow” más que un “Ah, gracias”.

    En eso estoy de acuerdo con Fira, – asentía Xue en concordancia.

    ¿¡Qué!? – Dijeron al unísono el trio de Pokémon en respuesta.

    Lo sé, suena de locos pero darle algo que no espera daría el toque personal, – decía el Vulpix de hielo por lo que Hún y Ariel asintieron.

    Entonces, ¿caminamos por las tiendas y escogemos algo que a la mayoría nos guste? – Preguntó Gastly lo que molestó a Fira.

    ¿Algo que a la mayoría les guste? ¿Y mi opinión qué? – Hablaba la petirrojo bajando el árbol.

    Tú le dices que no a todo, – comentaron Ariel y Hún al mismo tiempo mientras Xue reía por lo bajo.

    ¿Por qué no compramos algo nosotros y que Fira escoja algo ella? – Sugería el tipo hielo.

    Me parece excelente, – respondió Fletchling casi al instante.

    Bien, vamos a la siguiente tienda entonces, – dijo Vulpix bajando de la banca seguido de sus compañeros.​

    El pequeño grupo se dirigió a la tienda más cercana, la cual se trataba de una donde vendían objetos tejidos a mano. Al no generarle mucho entusiasmo al cuarteto, prosiguieron a ir a la siguiente y a la siguiente tienda hasta que llegaron a la joyería. Cuando Fira observó un par de pendientes en el mostrador, no dudó en volar hacia ellos, lo que sorprendió un poco a sus compañeros.

    ¡Estos! Definitivamente, estos son los indicados, – decía la petirrojo apuntando con su pico los pendientes que tenían forma de flor con una piedra preciosa color azul celeste. – El color indudablemente resaltara con su cabello.

    Fira, son preciosos pero esos pendientes son muy costosos, gastaríamos todo el dinero que traemos, – comentaba Ariel al ver la etiqueta que también ponía que estaban de oferta.

    A mí también me parecen lindos, – asentía Xue.

    ¡Decidido! Llevaremos estas flores, – continuaba la Fletchling con ánimo.

    ¿Tú qué dices, Hún? – Preguntó Popplio al ver que el fantasma permanecía en silencio.

    Me hubiera gustado que fuese un collar, pero pendientes también están bien, – sonrió el Gastly.​

    A continuación, uno de los vendedores se acercó al cuarteto acompañado de un Mime Jr., siendo este último quien habló con los Pokémon y le tradujo a su compañero para que la compra fuese más sencilla. Mientras el vendedor preparaba la caja de regalo para colocar los pendientes, también sacó un collar con un dije de flor y lo colocó en la caja.

    [​IMG]
    Pero, nosotros solo queremos los pendientes, – se apresuró a decir Xue. – No creo que nos alcance para comprar el collar.

    No, no, – negaba con tranquilidad el pequeño mimo. – La oferta también dice que el collar viene incorporado, aunque solo vean en el mostrador los pendientes.

    ¿En serio? – Dijo animado Hún. – ¡Qué bien!

    Luego de que el regalo fue perfectamente envuelto en una caja rosa con un lazo azul celeste, el vendedor salió del mostrador para recoger el dinero que venía en la cartera que llevaba puesta Xue. Una vez que todo estuvo listo y Mime Jr. les dio la cajita con el obsequio y la factura, el cuarteto de Pokémon salió de la tienda con entusiasmo.


    ***
    everydayeveryday pase para la siguiente fase, please :3​
     
  5. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,501
    Temas:
    744
    Calificaciones:
    +2,565
    ¡Sin vergüenzas!

    Descripción: satisfechos por encontrar el regalo perfecto, los Pokémon vuelven a casa con el obsequio para su amado entrenador. Pero la tragedia está a punto de comenzar: una parvada de Murkrow han aparecido desde las alturas y han logrado llevarse el preciado regalo. Los ladrones no pueden salirse con la suya, es momento de ir a por ellos y recuperar lo que con tanto esfuerzo has buscado.

    Objetivos:
    -Persigue a la parvada.
    -Encuentra su escondite.
    -Encuentra el regalo.

    Datos Extras:
    -Puede que varios Murkrow decidan dar pelea.
    -Los cuervos han llegado hasta una vieja mansión abandonada.
    -El regalo estará en uno de los salones principales, justo en el centro. La fase termina al querer acercarte al regalo.

    ReliktRelikt adelante, puedes continuar o-o/
     
  6. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    1,059
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +194
    XingChen se encontraba sentada en el suelo en medio de un montón de cajas y papel de regalo, algunas de ellas ya estaban envueltas mientras que la que tenía en manos iba a mitad de camino. A su derecha, sobre una almohada mullida estaba el huevo de Charmander abrigado también por un par de mantas, al ser la única compañía de la rubia, esta se mantenía tarareando canciones en tanto continuaba su labor, después de todo, les había solicitado a los vendedores que no envolvieran los obsequios para que ella lo hiciera sola en casa.

    A Ming le encantaran estos muñecos de Machop y sus evoluciones, – comentaba la chica viendo con orgullo las figuras del trio de Pokémon. – En casa siempre se nos asignó un Mankey para que nos cuidara cuando mamá y papá no estaban, las mejores niñeras debo decir. Oh, y este Teddiursa lo va a amar la abuela Shui, claro si dejan que lo reciba, – mencionó suspirando esta vez. – Creo que compre demasiado, el tío Huo probablemente me va a regañar.

    Mientras los ánimos de la entrenadora mermaban a causa de su pequeño problema familiar, esta decidió tomarse un descanso de aquello y se puso de pie para asomarse por la ventana. Había pasado cerca de una hora desde que la mayoría de sus compañeros Pokémon se habían ido a la ciudad para comprar algo, aunque la nativa de Dragis podía imaginarse un poco de lo que iba todo aquello, aun le contentaba que sus amigos tuvieran ese detalle.

    Ya quiero saber que fueron a buscar, – murmuró sonriente la chica de ojos miel.​

    [***]

    Del lado de Ariel, Xue, Hún y Fira, estos continuaban recorriendo las ahora heladas calles de la ciudad Wovile, esta vez, el cuarteto iba de regreso a la habitación donde se había quedado su entrenadora. El pequeño grupo se hallaba satisfecho con el regalo que habían comprado para Star, después de todo, a la chica le fascinaban ese tipo de accesorios.

    Mientras conversaban y proseguían su camino, los compañeros Pokémon no se percataron de la presencia de una bandada de Murkrow que habían estado observándolos desde un edificio alto al final de la calle. Su objetivo fue fijado en la pequeña caja que sobresalía de la cartera que llevaba el Vulpix de hielo, solo tenían que sumar dos más dos para saber que lo que había en el interior era algo valioso ya que los habían visto salir de la joyería.

    ¡A ellos! – Indicó el Murkrow que volaba delante de todos.​

    Acto seguido, Ariel y sus compañeros fueron rápidamente rodeados por las aves Pokémon que no tardaron en empujarlos de un lado a otro, al ser un ataque sorpresa, Popplio y los demás no tuvieron oportunidad de contraatacar para evitarlos o por lo menos evitar que su preciado regalo les fuera robado.

    ¿Están bien? – Preguntó Fletchling casi al instante en que la bandada se retiró.

    ¡El regalo de XingChen! – Exclamó Gastly. – ¡Se lo llevaron esos pillos!

    Esas estúpidas aves, – masculló la petirrojo.

    ¡Hay que recuperarlo! – Señalaba el Pokémon de hielo hacia los Murkrow que se alejaban.​

    Puesto así, Popplio utilizó su Pistola agua para golpear a un par de las aves oscuras mientras que Vulpix usó Liofilización para detener unos cuantos más cuyas alas y/o colas terminaban congeladas. Al ver que unos de sus compañeros caían por los ataques, varios Murkrow decidieron regresar para vengarse, en cuanto a los demás, siguieron alejándose llevando consigo el regalo del cuarteto.

    Hún, síguelos, – indicó Ariel. – Pero no te enfrentes a ellos, solo ve hacia donde van.

    Entendido, – asintió el tipo fantasma desaparecieron para evitar ser visto por los Murkrow que se acercaban.​


    ***
    everydayeveryday ps le sigo >__<)9​
     
  7. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,501
    Temas:
    744
    Calificaciones:
    +2,565

Compartir esta página

Cargando...