Fanfic El pecado de Tu Inocencia [SaSuHina]

Tema en 'Naruto Fanfics' iniciado por xikithaa, 7 Oct 2011.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. xikithaa

    xikithaa Invitado

    Cap. I. Simple Casualidad.
    Autora : SaBaKu-No-MeNnY
    Traido Por: Xikithaa


    El ambiente era perfecto, las luces, la música a todo volumen, de verdad que cualquier joven abría sido feliz en aquel ambiente y el no era la excepción, luego de años de frialdad, descubrió su creciente deseo por las mujeres y aunque ninguna le atraía para alguna relación, las disfrutaba mucho, sus aventuras de una noche.

    -Ne Sasuke ya viste a quien tendrás hoy?- Se burlo el rubio terminándose un trago que tenía en la mano, vio a lo lejos como volvía la pelirrosa en compañía de su amigo Sai.

    -Que bueno que mañana lo tenemos libre no Sasuke-kun?- Dijo la pelirrosa melosamente mientras el aludido se giraba y la ignoraba completamente, hacía mucho tiempo había cometido el error de estar con ella, pero no funciono.

    "Alguien, una chica…" Pensó viendo a un grupo de muchachas riendo y hablando, estaban solas; sonrió al notar la presencia de una chica de cabello largo negro azulado, llevaba un short corto blanco y una camisa larga lila sin tiras, tenia buen cuerpo.

    -Sasuke, nos iremos a la parte VIP… Te quedaras aquí?- Interrumpió el rubio captando su atención.

    -Hai… Debo ver algo- Dijo sereno mientras el rubio asentía y se alejaba del chico, Sasuke se giro para volver a ver a la chica, pero para su desgracia no logro encontrarla. –Kuso…- Maldijo y se acerco a la barra.

    -Que puedo servirte?- Dijo una mujer muy bella, se había quedado embobada mirándolo, pero no le dio importancia, el tenía en mente a la chica que quería esa noche.

    -Nani mo…- Dijo fríamente mientras se giraba para ver si encontraba al grupo de chicas que andaban con la pelinegra.

    -Seguro?- Insistió la mujer, limpiando un vaso para hacer un coctel. –Lo que sea…- Le murmuro al oído viendo divertida como el pelinegro se giraba y la observaba de arriba abajo.

    -Sumimasen…- Interrumpió una castaña de ojos azules. –Cinco daiquiris de frutillas- Dijo sonriendo viendo como se acercaba hacia ella una pelirrosa, el pelinegro se sorprendió al verla, se parecía mucho a su amiga.

    -Umiko-chan ya está?- Dijo la chica sonriente parándose junto a la castaña. –Hina-chan esta mas que activada…- Se burlo viendo como la castaña bajaba la mirada.

    -Mejor no hablemos de eso- Dijo la castaña girándose a la barra nuevamente donde estaba la voluptuosa mujer preparando sus tragos.

    -Disculpa…- Hablo el pelinegro llamando la atención de las dos chicas. –Tu eres familiar de Sakura Haruno?- Dijo mirando a la pelirrosa que lo miro horrorizada.

    -Ha-hai…- Dijo nerviosa empezando a tocar el brazo de la castaña. –Nauma Haruno…- Dijo nerviosa viendo como el pelinegro sonreía.

    -Y usted es?- Intervino la castaña mirándolo desafiante.

    -Compañero de su Onee-san- Dijo sin darle importancia. –No me había comentado que tuviera una imoto mayor de edad- Dijo viendo como la chica se ponía nerviosa.

    -Aquí están sus daiquiri de frutillas que los disfruten…- Dijo la chica de la barra al tiempo que la pelirrosa tomaba la bandeja y casi corría en sentido opuesto.

    -Arigatou- Dijo la castaña y se disponía a irse cuando el pelinegro la tomo del brazo. –Nani…?-

    -Supongo que ella no querrá que su Onee-san se entere de que esta aquí cierto?- Le murmuro al oído viendo como la chica asentía y lo miraba con recelo.

    -Igual no creo que a usted le importe mucho- Respondió la castaña soltando el agarre, y metiéndose entre un grupo de gente para perder al chico.

    "Interesante" Pensó divertido empezando a caminar por donde la chica se había ido.

    -Se tardaron…- Dijo riendo una pelinegra de gafas tomando la bandeja. –Ya comenzábamos a aburrirnos…-

    -Es que Nauma-chan se encontró con un chico que conoce a su Onee-san- Dijo la castaña entre risas apoyándose en los hombros de la pelirrosa.

    -Y supongo conseguiste que no dijera que estabas aquí cierto?- Dijo la pelinegra tomando uno de los tragos.

    -Y Hina-chan?- Interrogo la castaña sentándose junto a la pelinegra y tomando otro trago, al pelirrosa suspiro y se quedo parada buscando a la pelinegra.

    -Un chico la saco a bailar…- Explico una peliazulada serena. –Todavía sigo sin creer que nos hayan dejado pasar…-

    -Es fácil… Ya les dije que tengo mucho tiempo viendo a mi Onee-san- Dijo entre risas la pelirrosa. –Solo teníamos que acomodarnos bien…-

    -Hina-chan…- Llamo la castaña poniéndose de pie y alzando su mano, la pelinegra sonrió y camino hacia ellas.

    -Se tardaron bastante- Dijo la ojiblanca que estaba sonrojada. –No quiero beber mas…- Se quejo viendo como la pelirrosa le pasaba uno de los vasos.

    -Vamos- Suplico la pelirrosa a lo que la ojiblanca suspiro y tomo el trago, tomo un poco y miro como la pelinegra de gafas se ponía de pie, cargaba un vestido bastante corto, muy llamativo, en realidad toda la noche había conseguido tragos gratis de muchos chicos que estaban ahí.

    -Supongo que ahora sabemos que tu Onee-san anda por aquí…- Dijo la pelinegra saliendo de su lugar. –Iré a ver a quien conquisto- Dijo sonriendo mientras sus amigas se reían y también se ponían de pie.

    -Yo quiero bailar…- Dijo la ojiblanca girándose y chocando de lleno con el pecho de alguien. –Sumimasen- Dijo alejando el trago de la ropa de su obstáculo.

    -Vete…- Murmuro la castaña a la pelirrosa que desapareció en el acto.

    -Ten más cuidado- Sonó la fría voz del pelinegro que bajo su mirada, su sonrisa se amplió al notar que era la chica que había visto unos momentos antes. –Dijiste que querías bailar cierto?- Dijo viendo como la ojiblanca abría los ojos ilusionada.

    -Hai- Dijo alegre dejando el trago en la mesa y se dispuso a irse con el pelinegro.

    -Matte…- Dijo la castaña tomando a la ojiblanca de la muñeca, el pelinegro gruño y una nueva canción empezó a sonar. –Hina-chan él es compañero de la Onee-san de Nauma-chan… Ten cuidado- Murmuro a lo que la ojiblanca asintió y se soltó del agarre.

    -Vamos?- Pregunto caminando delante del chico, su cabello iba suelto, estaba algo húmedo lo que suponía que había estado bailando todo el tiempo que tenía en la disco.

    "Es más bonita de cerca, un cuerpo muy equilibrado… Una víctima perfecta" Pensó el pelinegro empezando a bailar la música electrónica que estaba sonando en ese momento, por algunos segundos quedo embobado por la forma tan sensual con la que se movía la chica que estaba con él.

    -Oe… Cómo te llamas- Pregunto la ojiblanca acercándose un poco la chico, rodeo su cuello con sus manos al tiempo que la música cambiaba a una más lenta.

    -Sasuke…- Respondió distante rodeando la pequeña cintura de la chica, realmente le molestaba bailar pero si con eso conseguía a la chica lo haría, ella era de esa noche.

    -Sasuke… Es lindo…- Dijo sonriendo sorprendiendo al chico, este observo cómo sus mejillas se tornaban carmesí mientras esta bajaba su mirada. –Gomen…- Se disculpo separándose del chico.

    -Te sientes mal?- Pregunto fingiendo interés. –Podemos ir a otro lugar…-

    -Hai… Sería bueno- Dijo empezando a caminar entre las personas, de no ser porque el pelinegro podía moverse fácilmente en esos sitios la habría vuelto a perder, para su suerte solo estaba una chica peliazulada en la mesa y estaba hablando por el móvil.

    -Matte…- Dijo la peliazulada separándose del móvil y mirando recelosamente al pelinegro parado frente a su mesa, mientras la ojiblanca buscaba lo que parecía ser su cartera. –Hina-chan que…-

    -Tranquila… Iré a mi casa- Dijo la ojiblanca sonriendo, la peliazulada asintió y miro nuevamente al pelinegro que estaba hablando por su móvil. –Matta ne- Se despidió y tomo el brazo del pelinegro el cual sonrió y miro de reojo como la peliazulada lo miraba recelosa.

    "Fue más fácil de lo que pensé" Pensó el pelinegro pasando su lengua por su labio superior, miro a su acompañante que iba sonriente, esta se volvió a sonrojar y contuvo una risa nerviosa, aquello le causo mucha risa al chico.

    -Oh bueno que se puede hacer- Dijo el rubio sonriendo viendo como sus compañeros lo veían confusos.

    -Que dices Naruto?- Pregunto la pelirrosa intentando ignorar el hecho de que su amiga rubia estaba besándose con el pelinegro dibujante.

    -Sasuke ya consiguió con quien irse- Dijo poniéndose de pie. –Supongo que iré a ver con quien bailo…- Dijo sonriendo y saludando con el vaso a la pelirrosa.

    -Matte… No me dejes aquí con estos dos- Dijo la pelirrosa alcanzando al rubio. –Vaya que Sasuke-kun no cambia…- Dijo algo triste.

    -Ya deberías olvidarlo…- Dijo el rubio seriamente dándole su bebida. –Toma y olvídalo…- Sonrió y la pelirrosa se lo tomo todo de una vez.

    -Konan-chan vamos- Sonó una voz suave cerca de ellos, los dos se giraron y se encontraron con la castaña y la pelirrosa sonriendo y con unos cuantos chicos.

    -Etto…- El rubio se puso nervioso al ver la cara de asesina que puso su compañera. –Mejor nos retiramos- hablo tomando a la castaña y alejándola de la pelirrosa.

    Matte… Quien eres?- Dijo irritada separándose bruscamente del agarre del rubio, pero en ese momento vio como la pelirrosa era prácticamente atacada por una pelirrosa mas grande.

    -Nauma que crees que estás haciendo?- Grito tomando a la chica del brazo. –No puedes estar aquí…-

    -Sumimasen Onee-san…- Lloriqueo la pelirrosa caminando con la pelirrosa hacia la calle.

    -Oh que desastre- Murmuro la castaña viendo como llegaba hasta ella la peliazulada con su cartera. –Arigatou… solo falta Karin…-

    -Karin-chan se fue hace poco… Se encontró con un viejo amigo al parecer…- Dijo la peliazulada viendo al rubio con cara de confusión. –Y tu…?-

    -Etto… Naruto Uzumaki… Si me acompañan…- Dijo señalando la puerta mientras escribía en su móvil.

    -Naruto-san… Usted conoce a la Onee-san de Nauma-chan cierto?- Dijo la peliazulada al tiempo que salían del local.

    -Hai…- Dijo viendo con gracia a la pelirrosa mayor regañando a la menor. –Su amiga se metió en problemas-

    -Como nos iremos ahora?- Lloriqueo la castaña viendo que la pelirrosa la metía en el auto y arrancaba. –Kami… No puede ser más horrible…-

    -Si quieren…- Hablo el rubio llamando la atención de las dos mujeres. –Si quieren yo puedo llevarlas…- Dijo señalando un auto deportivo azul eléctrico.

    -Etto… Tu que dices?- Murmuro recelosa la castaña sin despegar sus ojos del chico que las miraba sonriendo.

    -Por mi está bien… Al final es compañero de Sakura-san…- Dijo la peliazulada caminando hacia el auto.

    -Matte…- Dijo la castaña algo confundida y corrió hacia la chica. "Porque siempre me dejara sola…" Pensó molesta llegando junto a la peliazulada que estaba escribiendo en su móvil.

    -Bueno suban…- Dijo el rubio llamando la atención de las dos chicas que al escuchar la alarma del auto subieron a él y miraron como se quedaba atrás el local donde había habido varias casualidades, cosa que les pareció divertidas a las dos chicas mientras el rubio iba extrañado mirándolas de reojo.

    -Matte…- Murmuro la ojiblanca rompiendo el beso del pelinegro, estaba acostada en su cama, su camisa estaba cubriendo únicamente sus senos y el pelinegro estaba sin camisa, recordaba vagamente como había llegado a aquella situación.

    -Tranquila…- Murmuro el pelinegro volviendo a posesionarse de los tiernos labios de la chica, había sido muy fácil… Demasiado para él, pero igual, en ella había algo que le decía que sería aun más interesante que todas las demás chicas con las que había estado.

    Abrió el short de la ojiblanca sintiendo como esta arqueaba su espalda, su rostro estaba totalmente rojo, nunca antes le había pasado, pero no le dio mucha importancia, quito los pequeños short dejando al descubierto una braguita blanca, muy delicada, la dejo en su lugar y subió nuevamente al abdomen de la chica que gimió al sentir su aliento en aquel lugar.

    Empezó a besar el abdomen subiendo lentamente hasta dejar toda la camisa sobre los senos de la chica, con dificultad uno de sus brazos tomo la prenda de vestir y la saco para que no molestara, al igual que antes se encontró con una ropa interior blanca, esta estaba encajada, cubría escasamente los grandes senos de la chica; sonrió y subió un poco para besar el cuello de ella, escuchándola gemir.

    -Iie…- Murmuro con dificultad la ojiblanca sintiendo como su cuerpo estaba siendo acariciado, realmente sabía que estaba mal pero algo en ella no le permitía detener al chico, sus manos empezaron a acariciar la amplia espalda del pelinegro, sintió un escalofrió recorrer su espalda cuando sintió que sus senos eran liberados del sostén; abrió sus perlados ojos y se encontró siendo observada por aquellos ojos negros.

    -Eres prácticamente perfecta sabias?- Dijo divertido el pelinegro mientras sus manos empezaban a acariciar uno de los senos de ella, gimió un poco más duro sonrojándose nuevamente, aquellas actitudes eran nuevas para el pelinegro, le parecía divertida aquella pelinegra.

    Bajo su boca y con la punta de su lengua empezó a hacer círculos en la punta del pezón de la chica, esta apretó sus manos en las sabanas y se arqueo un poco, su otra mano llego por fin a la intimidad de la chica, sintió como esta estaba ya húmeda, caliente, esperando por el… Aquello lo excito de sobre manera y logro levantarse para quitarse el pantalón.

    -Iie…- Escucho nuevamente aquella débil palabra salir de la boca de la chica, se extraño pero no le dio importancia, termino de quitarse el pantalón y levanto un poco las caderas de la chica, esta puso un poco de resistencia pero pudo deshacerse de la braguita blanca que era la única prenda que seguía cubriendo a la chica.

    Se acomodo entre las piernas de la chica, la sintió rígida, subió su boca hasta la de la ojiblanca y empezó a besarla con lujuria, sentía como los labios de la chica ya estaban hinchados de tanto que los había besado en aquella media hora; nunca antes había besado tanto a alguna de sus aventuras, pero ella de alguna forma era diferente. Esos pensamientos desaparecieron al sentir como las piernas de la chica se abrían poco a poco, volvió a moverse para ubicarse en la entrada de ella.

    "Realmente sucederá…" Pensaba distraídamente la chica viendo fijamente la cara del pelinegro, el estaba viendo su miembro hinchado, se estaba acomodando para entrar en ella, por reflejo ella apretó sus manos y cerro fuertemente los ojos, entonces lo sintió, un fuerte dolor que la obligo a gritar.

    -Nani…- El pelinegro murmuro confundido sintiendo como rompía de un solo golpe algo, aquella chica era virgen, o bueno lo había sido hasta ese momento, se detuvo en seco para subir su mirada, la chica estaba totalmente roja y algunas lagrimas estaban en sus mejillas, sintió un poco de pena, pero el lugar donde se encontraba era tan estrecho y tan caliente que le era difícil contenerse a seguirla haciendo suya.

    -Hazlo- Murmuro la ojiblanca abriendo los ojos, sorprendió al chico y este empezó a entrar y salir suavemente, la ojiblanca empezó a jadear y sus manos estaban alrededor del cuello de él, sus labios estaban rojos de tanto que los había besado, por primera vez se había dignado a observar detalladamente a una de sus tantas mujeres.

    Tomo las caderas de la chica y subió las piernas de ella sobre sus hombros, estaban temblando todavía, por lo cual bajo la velocidad de las embestidas, bajo su cara y empezó a besar con suavidad el cuello de la ojiblanca, se sorprendió al sentir como la chica acariciaba sus muslos, besaba y mordía ligeramente su cuello incitándolo a mas.

    Entro totalmente en ella con una embestida muy fuerte, la escucho gritar y sintió como jadeaba copiosamente, las manos de ella volvieron a caer a los lados apretando las sabanas desordenadas de la cama, el chico se movió un poco y logro colocar a la ojiblanca sobre él, vio con gracia como la chica abría los ojos confundida.

    -No te dolerá, no mas…- Murmuro el pelinegro ayudando a la chica a moverse arriba y abajo sintiendo como ella colocaba sus manos sobre su pecho rasguñándolo un poco, gimió y empezó a seguir el ritmo que el pelinegro le había dado.

    El pelinegro miraba con curiosidad aquel rostro que había pasado casi toda la noche sonrojado, delineo con su mente aquellos labios entreabiertos, bajo su mirada por aquel delgado cuello y llego hasta aquel busto, un busto bastante grande, sintió deseos de tocarlos, separo sus manos de la cadera de la chica, gruño. La ojiblanca había hecho que el entrara de lleno hasta el final, aquel placer lo estaba matando.

    Hinata sentía como cada parte de su cuerpo temblaba ante las caricias de aquel desconocido, le encantaba; empezó a moverse un poco más rápido al momento que sintió como las manos del pelinegro tomaron sus senos obligándola a inclinarse, grito ligeramente al sentir la húmeda lengua de él en uno de sus senos.

    -Mas…- Murmuro dejando caer sus dos manos a los costados del chico mientras seguía aquel movimiento embriagador, el pelinegro salió de ella y la giro para volverla a dejar bajo su cuerpo, beso sus labios rápidamente mientras volvía a embestirla sintiendo como el grito quedo atrapado en su boca, la tibia lengua de la chica recorrió suavemente los labios del chico mientras este seguía entrando y saliendo con una fuerza que solo ella conocía.

    Sintió la necesidad de arquearse, necesitaba sentirlo dentro de ella, hacia mucho rato que había dejado de razonar y dejaba que su cuerpo hiciera lo que creía conveniente, el pelinegro tomo sus caderas y profundizo las embestidas sintiendo como alrededor de su miembro se contraía la intimidad de la chica, podía sentir como se acercaba el final de aquello, su boca se mojo e inconsciente se mordió el labio inferior al ver como la ojiblanca se estremecía cada vez más, sus mejillas seguían sonrojadas y sus labios parecían llamarlo, la soltó y busco sus labios justo en el momento que ambos llegaron al orgasmo.

    Sintió como su cuerpo se relajaba, estaba totalmente adormecida, solo lograba sentir los labios de aquel hombre sobre los suyos, le dolía pero no podía apartarlo, era demasiado adictivo aquel sabor; el chico se separo y se acostó a su lado, al sentir las manos del chico acariciar suavemente su cuerpo, empezó a sentir cansancio, poco a poco fue dejándose vencer por aquella sensación y se quedo dormida.

    "Una virgen… Demo…" El pelinegro intentaba organizar sus ideas, debía admitir que aquella sensación le había gustado, y esos frágiles rasgos de la ojiblanca realmente pudo memorizarlos, era la primera vez que le pasaba; suspiro, sintió como la respiración de ella se había vuelto más calmada, indicando que se había quedado dormida.

    -Supongo que podría dejarte dormir un rato- Murmuro besando los labios de la chica y acostándose junto a ella clavando su mirada en el techo de su habitación. –Realmente es buena… Para ser su primera vez- Se burlo sintiendo como el cansancio se apoderaba de él.

    -Etto… Naruto-san…- Dijo la castaña llamando la atención del rubio, acababan de dejar a la peliazulada en casa de su novio, el rubio se sorprendió al saber que aquella chica ya estaba viviendo con el que era su prometido, pero no pudo verlo.

    -Dime…- Dijo el rubio sin despegar la vista de la carretera.

    -Voy iba a quedarme en casa de Nauma-chan…- Dijo algo nerviosa viendo como el rubio se giraba un poco para verla.

    -Entonces vas a casa de Sakura-chan no?- Dijo sonriendo haciendo que la chica se sonrojara, esta asintió y bajo su mirada; el rubio se turbo un poco por aquella acción pero acelero para llegar más rápido donde la pelirrosa.

    La chica estaba mirando distraídamente las entradas de las casas de aquel lugar, la verdad no podía creer que estuviera pasando por ahí y en el auto de aquel chico que desde que llegaron a la discoteca ella había visto; suspiro, estaba pensando tonterías.

    -Ya llegamos- Informo el rubio deteniéndose frente a la casa de las pelirrosas, las luces de la sala estaban encendidas. –Te acompañare, Sakura-chan suele dar algo de miedo- Dijo sonriendo viendo como la castaña asentía y sonrojada bajaba del auto a una velocidad que sorprendió al rubio.

    "Debo… O quizás mejor no" Pensó la castaña tocando el timbre de la casa.

    -Si vuelves a tocar mis cosas, te juro que te mato me estas escuchando!- Sonó la voz de la mayor de las Haruno abriendo de golpe la puerta, haciendo que la castaña retrocediera sobre sus pasos chocando contra el pecho del rubio.

    -Ne Sakura-chan…- Saludo el rubio intentando no sentirse incomodo por aquella escena.

    -Que quieres? Y que hace ella aquí?- Dijo molesta colocando una de sus manos en la cadera.

    -Etto… Sakura-san yo… Yo iba a quedarme aquí… Si no le importa…- Dijo nerviosa mirando al suelo; la pelirrosa suspiro y vio como el rubio prácticamente el suplicaba que la dejara quedarse.

    -Hai, pasa…- Dijo de mala gana dejando la puerta abierta y entrando otra vez a la casa.

    -Arigatou…- Dijo la castaña y corrió al auto del rubio.

    -Oe… Matte…- Grito el rubio persiguiendo a la chica, esta se apoyo en la ventana del conductor y empezó a buscar algo en el asiento delantero, sin notar que su pequeña falda se levanto más de lo debido y el rubio no pudo evitar observar la braga que llevaba, realmente era linda.

    -Arigatou Naruto-san…- Dijo la castaña saliendo por fin del auto del chico, camino hacia el rubio sonrojada y se empino para besar su mejilla mientras en la mano del rubio colocaba un papelito doblado con laboriosidad.

    -Oe… Que haces? Pasa de una vez- Llamo la pelirrosa desde la entrada de la casa, la castaña sonrojada sonrió y corrió hacia la casa.

    "Que extraña niña" Pensó el rubio al tiempo que guardaba el papel en su bolsillo, y subía al auto para marcharse.

    -Umiko-chan- Sonó la voz de la pelirrosa menor que ya estaba con su pijama. –Etto… tu no estabas con Hina-chan?- Dijo nerviosa viendo como la castaña la miraba extrañada.

    -Ella le dijo a Konan-chan que se iría a su casa hace mucho rato- Dijo la castaña sintiendo como la mayor las miraba molesta. –Que le pasa?- Murmuro viendo como la menor tragaba fuertemente.

    -Es que me dijo que no debí tomar sus cosas…- Dijo tristemente viendo como la mayor caminaba hacia ellas. –Gomenasai- Se disculpo viendo a su hermana.

    -Supongo tu también sabias que mi imoto le estaba dando aquello a tu amiga- Dijo suspirando viendo como la castaña asentía. –Ojala realmente haya llegado a su casa, esa pastilla es para relajar a las personas, demo si las mezclan con alcohol puede tener algunos efectos secundarios- Dijo mirando seriamente a su hermana menor.

    -Nunca más lo volveré a hacer- Dijo la menor poniéndose de pie. –Umiko-chan y yo debemos dormir…- Dijo tomando de la muñeca a la castaña y arrastrándola escaleras arriba.

    -Son unas niñas tontas- Dijo algo molesta dejándose caer en su sofá, suspiro y miro el techo de la sala.

    Un débil rayo de sol le pego de lleno en los ojos, se movió pesadamente intentando evitarlo, se cubrió con la sabana pero esta era muy delgada y el sol seguía molestándole, gruño y se sentó de golpe.

    "Ya es de mañana…" Pensó adormilada sobándose los ojos, sintió entonces sus piernas algo extrañas, abrió sus ojos pesadamente y vio con horror que se encontraba desnuda y que aquellas sabanas no eran de ella, se movió para mirar a su alrededor y nada en aquella habitación le era conocido, se puso de pie de un salto y empezó a buscar su ropa.

    -Hasta que despiertas- Sonó una voz masculina haciéndola saltar mientras se ponía el short, ella se giro asustada para poder verlo.

    "Por kami este chico…" Se corto pues las imágenes de la noche anterior empezaron a pasar velozmente por su mente, se sonrojo y se coloco la camisa sin buscar el sostén. –Debo irme…- Dijo y pasó junto al pelinegro que la detuvo tomándola de la muñeca.

    -Adonde iras?...- Interrogo viéndola fijamente, ella esquivo su mirada y vio como el sol seguía saliendo y su cabeza empezaba a estallar.

    -Suéltame…- Dijo y se soltó bruscamente, corrió hacia lo que pensaba era la entrada y tomando sus zapatos dejo el lugar, el pelinegro miro sereno la puerta abierta de su departamento; suspiro y se sentó en el sillón de su sala.

    "Al final era solo una aventura mas…" Pensó sintiendo la pesadez del sueño, bostezo y camino hacia su habitación, busco entre sus gavetas un bóxer, se lo coloco pues andaba en toalla, se había levantado para ducharse y justo cuando volvía vio a la chica haciendo desastre en su habitación.

    Camino hacia su cama y vio algo blanco entre su mesa de noche y la cabecera de su cama, sonrió se agacho un poco y confirmo que era la pieza de ropa que la chica había estado buscando antes de salir del lugar a toda velocidad, lo coloco sobre la cama y se acostó a su lado para volver a conciliar el sueño, total era solo otra chica mas.

    "Kami… Que hice… Mi otosan me matara…" Pensaba frenéticamente la ojiblanca entrando a su casa, se sintió algo mareada, recordó que había estado bebiendo la noche anterior.

    -Onee-san?- Sonó la voz de la castaña que la observaba curiosa. –No deberías estar con Nauma-san?- Interrogo viendo como la ojiblanca caminaba hacia ella confundida.

    -Se me olvido el uniforme…- Se excuso subiendo las escaleras. –Se me está haciendo tarde…- Dijo y la castaña suspiro subiendo detrás de ella.

    -Báñate… Hueles extraño…- Dijo inocentemente haciendo que la pelinegra asintiera y corriera al cuarto de baño.

    "Huelo a él… Kuso… Porque no puedo dejar de pensar en lo que hicimos…" Pensó terminando de quitarse la ropa y metiéndose en la bañera. –Debo estar loca…- Murmuro hundiéndose hasta la nariz para limpiarse aquellas caricias.

    Suspiro, empezó a limpiar su cuerpo con más calma, vio sorprendida una marca roja sobre su seno derecho, se sintió un poco peor y empezó a mojar su largo cabello, lo lavo más rápido de lo normal y se puso de pie, no podía dejar que su hermana menor viera aquella marca.

    -Onee-san se te está haciendo tarde de verdad- Sonó la voz de la castaña al otro lado de la puerta, toco un poco la mayor la abrió ligeramente, su cabello estaba goteando agua cosa que sorprendió a la menor.

    -Onegai… Prepárame el bento yo me visto y ya bajo- Dijo suavemente a lo que la menor asintió y bajo las escaleras corriendo. "Debo estar loca…" Se repitió caminando con algo de prisa hasta su habitación; se recostó en la puerta y dejo caer la toalla, dejo su cuerpo desnudo expuesto a los rayos del sol.

    Suspiro nuevamente, camino hasta su espejo y observo su cuerpo, lo veía algo diferente, se giro y vio como su espalda estaba algo roja, pequeñas mordidas en su cuello, sus piernas estaban algo abiertas, más que antes, camino hacia el espejo y toco la imagen, no podía creer que realmente fuera ella la que tenía enfrente.

    -Se me hace tarde…- Se dijo tomando una braga y un sostén, tomo la falda de su instituto y la camisa, le molesto estar a mitad de año, con el chaleco no se abría notado la marca del cuello, ahora tendría que llevar su cabello suelto.

    Tomo su maletín y bajo las escaleras, vio que el reloj de la cocina marcaba las 8:30, suspiro y tomo el bento, era ya muy tarde; era obvio que la regañarían, pero ya que no podía llegar antes, salió de la casa pensativa.

    -Hina-chan…- Sonó una voz conocida, la ojiblanca se giro y vio como la pelinegra de gafas se acercaba a ella casi corriendo. –Vas tarde también?-

    -Hai… Demo, estoy muy cansada- Se quejo caminando junto a la pelinegra. –Quisiera no tener que ir a las clases de preparación…-

    -Si no las tomamos no podemos entrar a las universidades- Dijo resignada la chica de gafas. –Vámonos en el autobús, tal vez todavía podemos llegar a tiempo…- Dijo y corrió a la parada.

    "Como puede estar tan tranquila, será que no se da cuenta" Pensó confundida, llegando hasta la chica que seguía hablando sin parar, solo suspiro y vio el cielo, al tiempo que una brisa hacia bailar su largo cabello suelto. "Fue solo una tontería…" Se resigno y sonrió, era un día muy lindo y su amiga estaba con ella, no podía pedir más.

    Continuara..........
  2. hinata*hyuuga

    hinata*hyuuga New Member

    Registrado:
    19 Mar 2011
    Mensajes:
    0
    Temas:
    0
    Me Gusta recibidos:
    0
    Género:
    Femenino
    siii!.. soy la primera
    me encanta la historia--te expresas de una manera excelente
    tienes buen manejo
    espero la continuacion:cool:
    peace & love
    bye
  3. kula diamond

    kula diamond New Member

    Registrado:
    21 Abr 2011
    Mensajes:
    18
    Temas:
    0
    Me Gusta recibidos:
    0
    waaaaaaaaaaaa te amooooooooooo este fic me encanta y quiero conti yaaaaaaaaaaaa
    por favor mi esta aquí suplicándote por la conti ,este fic es buenísimo me enamore de el pero no lo volví a ver y me quede triste buscándolo y ya nunca hubo conti por favor pon mas capítulos yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa yo te espera aqui mira aqui hasta que pongas conti. CUIDESE VALE BYE :)
  4. Zimba

    Zimba New Member

    Registrado:
    16 Mar 2008
    Mensajes:
    70
    Temas:
    10
    Me Gusta recibidos:
    1
    Una pregunta.... ¿Este fanfic es tuyo?

    Porque yo hace algunos años lo leí en Fanfiction.net y era uno de mis fanfics favoritos. Quisiera que me respondieras la pregunta.
  5. Yui Hirasawa

    Yui Hirasawa New Member

    Registrado:
    22 Ene 2011
    Mensajes:
    0
    Temas:
    9
    Me Gusta recibidos:
    0
    omo dice en el fic ...este fic no es mio , solo lo tarigo al foro para que mas pe


    como dice en el fic ..este fic no es mio , solo lo traigo al foro para que mas personas lo lean
  6. DarkAmy-chan

    DarkAmy-chan New Member

    Registrado:
    8 Oct 2007
    Mensajes:
    39
    Temas:
    11
    Me Gusta recibidos:
    42
    que bueno que lo subes nuevamente.
    esperare conti
  7. Makoto Akabane

    Makoto Akabane New Member

    Registrado:
    3 Nov 2010
    Mensajes:
    8
    Temas:
    0
    Me Gusta recibidos:
    0
    wooo genial
    gracias por traerlo ^^
    esperare la conti ^^
  8. Yui Hirasawa

    Yui Hirasawa New Member

    Registrado:
    22 Ene 2011
    Mensajes:
    0
    Temas:
    9
    Me Gusta recibidos:
    0
    wooww
    Genial espero la Conti
  9. xikithaa

    xikithaa Invitado

    Cap. 2 : Nuestras Vidas.
    Autora : SaBaKu-No-MeNnY
    Traido Por: Xikithaa


    Abrió los ojos pesadamente, el sol ya estaba por encima de su ventana lo que significaba que era más del mediodía, había dormido demasiado, pero él no tenía nada que hacer, por lo menos no por los momentos.

    "Supongo que podría verme con el dobe" Pensó sentándose en su cama, pero una de sus manos se apoyo sobre algo de encajes, se giro y se volvió a encontrar con aquel sostén, sonrió y lo tomo entre sus manos. –Es bastante bonito…- Murmuro viendo el detalle de cada punto de aquella blanca prenda.

    El pelinegro bostezo y se puso de pie, dejo el sostén sobre su cama y camino hacia su closet, saco unos pantalones negros se los puso y camino hacia la sala, su móvil estaba sobre la mesa central junto con algunos libros, no quería saber nada de sus materias por algunas horas por lo que tomo el móvil y entro en su cocina, tomo un vaso de agua justo cuando el timbre de su casa estaba sonando frenéticamente.

    "Dobe…" Pensó irritado saliendo del lugar y acercándose a un teléfono junto a la puerta principal. –Quien?- Dijo levantando el auricular.

    -Teme… Vayamos a comer- Dijo el rubio riendo, el pelinegro suspiro y oprimió el botón que le permitía al rubio entrar a su edificio.

    "No sé porque lo hago…" Pensó con respecto al rubio, la verdad que estar con ese chico le había ayudado mucho, pero había veces como aquella en la que simplemente le molestaba la presencia hiperactiva del rubio.

    -Ohayo gozaimasu Sasuke-teme…- Saludo el rubio abriendo la puerta principal, se saco los zapatos y en medias entro a la casa. –No pareces muy animado…-

    -Iie, si llegan gritando no puedo estar nada animado no crees?- Dijo sarcásticamente caminando hacia el interior de su habitación.

    -Bueno como sea… Ayer si fue extraño- Dijo el rubio sentándose en una barra y tomando una manzana.

    -Porque lo dices?- Pregunto el pelinegro terminando de colocarse una camisa azul oscuro y un collar donde estaba el emblema de su familia, guardo su móvil en uno de los bolsillos del pantalón.

    -Es que luego de que te fuiste nos encontramos con la imoto de Sakura-chan…- Empezó el rubio poniéndose de pie y caminando hacia la puerta. –Fue algo gracioso, demo para aquellas chicas supongo fue vergonzoso-

    -Vergonzoso dices?- Estaba confundido, realmente el no prestaba mucha atención a quienes conocía en una discoteca y aquellas chicas no habían sido la excepción, pero recordaba que todas eran más pequeñas que él y delgadas, en general bonitas.

    -Hai… Sakura-chan saco a Nauma-chan casi a rastras del lugar y todos se nos quedaron viendo…- Dijo saliendo del edificio seguido del pelinegro. –Creo que esta vez te vas en el tuyo- Dijo saliéndose del tema.

    -Nani?- El pelinegro lo miro confuso por unos segundos pero luego entendió que irse en el auto del rubio más de una vez le había traído unas cuantas preguntas incomodas sobre su orientación sexual.

    Camino hacia el garaje del edificio y miro de reojo que el rubio estaba hablando por su móvil; gruño, el no quería andar con mucha gente esa tarde. Entro a su auto, era un convertible negro perlado, estaba prácticamente nuevo, era una de las ventajas de estar ya en la universidad, sus padres lo dejaban hacer lo que quisiera.

    Encendió su auto y en la radio empezó a sonar una balada, no le dio importancia y la dejo continuar, aquella tarde se sentía algo diferente, sin saber porque sus pensamientos volaron a algunas horas antes cuando la ojiblanca salió de su departamento sin decir nada mas, no parecía estar interesada en el.

    -El dobe dijo algo de aquellas chicas que andaban con ella… Que Sakura haya actuado de esa forma…- Reflexiono conduciendo detrás del auto azul del rubio, sabia donde irían pero prefería seguir al rubio, ese día no tenía muchas ganas de pensar en cualquier cosa.

    -Hina-chan despierta- Murmuro la castaña moviendo ligeramente a la ojiblanca que a los segundos abrió los ojos con pesadez.

    -Umiko-chan…- Murmuro subiendo su cara, noto entonces que el profesor estaba viéndola fijamente. –Gomen…- Dijo a toda voz sorprendiendo al resto de la clase.

    -Señorita Hyuuga se siente bien?- Interrogo el castaño que tenía un cigarrillo en la boca, era el profesor de física, una materia realmente aburrida.

    -Solo estoy cansada Asuma-sensei- Dijo la ojiblanca estirándose en su lugar. –Arigatou…- Murmuro a la castaña que le sonrió y siguió escribiendo lo que estaba en la pizarra.

    -Todas llegamos juntas y no nos dijeron nada gracias a Hina-chan- Dijo la pelirrosa en el escritorio de atrás.

    -Demo, Konan-chan si llego antes que nosotras- Dijo la pelinegra de gafas viendo como la peliazulada sonreía y mostraba su móvil.

    -Es que si tuviéramos un prometido con auto también abríamos llegado a tiempo- Dijo la castaña riendo al tiempo que sonaba la campana indicando el fin de las clases.

    -Al fin… Hasta que termino este día- Dijo la pelirrosa poniéndose de pie de un salto y sonriendo. –Anoche casi nos matan, demo valió la pena-

    -Nos matan?- Intervino la peliazulada viendo con curiosidad a sus amigas.

    -Hai, Umiko-chan llego un poco después a la casa…- Se corto la pelirrosa que se quedo pensando en algo. –Hina-chan tu no debías llegar anoche también a mi casa?-

    -Hai… Demo…- Se puso nerviosa sus cuatro amigas la observaban con curiosidad, sintió que las marcas que tenía en algunas partes de su cuerpo eran visibles. –Me fui a mi casa, estaba demasiado ebria- Grito sonrojada, sus amigas se empezaron a reír y tomaron sus maletines.

    -No te preocupes tanto por eso, al final a mas de una nos fue mal- Dijo la castaña mientras la pelirrosa asentía.

    -Iie, yo la pase muy bien, aunque no he dormido nada desde anoche- Intervino la pelinegra de gafas sonriendo.

    -Yo dormí bien, Pein estaba dormido ya por su último examen de hoy- Dijo la peliazulada tomando su móvil.

    -Podrías dejarlo en paz solo 5 minutos?- Se quejo la pelirrosa haciendo reír a las demás. –Ok a ustedes no les fue mal, demo a Umiko-chan Hina-chan y a mi si nos fue horrible-

    -Yo solo estuve mareada, no fue tan malo…- Agrego la ojiblanca sonrojándose, por un momento sintió como su corazón se aceleraba al recordar las manos del pelinegro tocando su cuerpo.

    -Que les parece si vamos a comer?- Sugirió la pelirrosa, las otras chicas asintieron y la ojiblanca miro su reloj, suspiro y negó. –Demo, porque Hina-chan?-

    -Debo ir a trabajar- Dijo viendo como las demás chicas asentían. –Demo… Pueden venir a comer- Dijo sonriendo mientras las demás asentían.

    -Cierto que trabajas en una cafetería, una muy buena- Dijo la castaña deteniendo el autobús. –Vamos, sino se te hará tarde… Por segunda vez en el día-

    -No pueden ser tan malas- Dijo la ojiblanca haciendo un puchero mientras la castaña la abrazaba divertida.

    -Hina-chan eres la menor de nosotras, es normal que te fastidiemos- Dijo la pelinegra de gafas, apoyándose en el asiento de adelante para ver a la ojiblanca entre los senos de la castaña que todavía seguía abrazándola.

    -Además que eres la única que no ha tenido novio todavía- Agrego la peliazulada con una ligera sonrisa. –Deberías ir pensando en uno-

    -Déjala, ella puede conseguir novio cuando quiera- Defendió la pelirrosa levantándose junto a la pelinegra de gafas. –Además solo porque tu estés comprometida no significa que todas nosotras nos quedaremos solas- Dijo haciendo un puchero.

    -Creo que podrían buscar estabilidad en su vida… Pueden ser como yo… O como Karin-chan- Agrego la peliazulada sonriendo ampliamente al tiempo que el autobús se detenía.

    Oe no insultes, yo simplemente disfruto de mi belleza, allá tu si deseas casarte tan joven- Se defendió la pelinegra mientras se bajaban del autobús.

    -Dejen de pelear, mi jefe podría despedirme por culpa de sus peleas, recuerden lo que paso la ultima vez- Dijo la ojiblanca separándose de las otra cuatro un poco.

    -Hai, hai… Venimos a comer y no a distraer a Hina-chan recuerden eso esta vez- Dijo la castaña mientras las demás reían, la ojiblanca corrió a la puerta trasera mientras ellas entraban por la puerta principal.

    -Jiraiya-san no puede despedirla, sino no podría volver a vernos por aquí- Dijo la pelinegra sonriendo mientras las demás asentían complacidas.

    -Supongo que su perversión es más grande que su sentido de responsabilidad- Dijo burlescamente la peliazulada caminando hacia la barra.

    -Aquí pasamos los fines de semana, ya debería estar acostumbrado a nosotras y a que Hina-chan nos atienda por largo rato- Dijo la pelirrosa sentándose en la barra.

    -Así que harás intensivo- Dijo la pelirrosa mientras el pelinegro asentía. –Es mucha gana no crees? Yo debo ir a recuperar matemática 2-

    -Solo una, yo debo ir a recuperar literatura moderna y redacción 2- Lloriqueo el rubio viendo como la pelirrosa sonreía complacida. –Supongo que solo Sasuke-teme se salva de ir este verano a la universidad-

    -Supongo que va porque no puede estar sin ustedes- Se burlo la rubia poniéndose de pie.

    -Ya te vas Ino-chan?- Dijo la pelirrosa viendo como la rubia asentía y sonreía. –Vas a verte con Sai- Dijo alarmada poniéndose de pie casi tumbando la mesa.

    -Hmp- El pelinegro gruño y tomo su vaso de té para que no se cayera. "Siempre es igual" Pensó viendo como el rubio se ponía nervioso.

    -Hoy no tengo tiempo para pelear Sakura, hablaremos más tarde- Dijo la rubia saliendo del lugar casi corriendo.

    -Definitivamente alguien ya maduro- Dijo el rubio sorprendido viendo como la pelirrosa volvía a sentarse y soltaba un gruñido de molestia. –Quisiera no haber dejado el instituto- Se quejo viendo su bolso, estaba semi abierto y solo podía observar libros.

    -Seria peor que teniendo casi 20 años siguieras en el instituto no crees?- Se burlo la pelirrosa comiendo algunos dangos.

    -Por lo menos puedo comer gratis aquí- Dijo el rubio tomándose todo su te. –Jiraiya me deja venir mucho, y con lo lindas que son sus meseras- Dijo sonriendo de una forma peculiar.

    -Ese viejo te está pegando lo pervertido- Intervino el pelinegro viendo en ese momento a la entrada del lugar y se sorprendió al reconocer a la pelirrosa, pero algo no andaba bien, estaba uniformadas de colegialas.

    -Etto…- Hablo el rubio viendo que el pelinegro se había quedado pensativo, siguió con su mirada la dirección en la que estaba viendo el pelinegro y se encontró con las chicas de la noche anterior, se sorprendió de igual forma al verlas vestidas así.

    -Oe y a ustedes que rayos les pasa- Se quejo la pelirrosa irritada poniéndose de pie. El rubio como pudo señalo la dirección que ellos estaban viendo. –Si serás pervertido naruto- Dijo irritada la pelirrosa golpeando la cabeza del rubio que cayó al suelo cubriéndose la cabeza, dicho golpe saco al pelinegro de sus pensamientos y se giro para ver al rubio en el suelo.

    -Sakura-chan- Lloriqueo el rubio levantándose, vio como se había regado todo sobre la mesa. –Ahora hay que llamar a alguna mesera-

    -Si serás pervertido Naruto- Dijo la pelirrosa caminando hacia la barra.

    -La imoto de Sakura va en el instituto?- Interrogo el pelinegro viendo como el rubio negaba.

    -No lo sé, es probable, demo anoche no se veían tan menores- Dijo el rubio sentándose viendo como la pelirrosa caminaba hacia ellos un poco más molesta que antes.

    -Ya vienen a limpiar, ese viejo pervertido no tiene más nada que hacer que hacer comentarios sobre las lindas chicas que entran a este lugar- Dijo sentándose cruzándose de brazos.

    -Sakura, aquella es tu imoto?- Dijo tranquilo el pelinegro señalando al grupo de chicas que estaba hablando con el viejo de largo cabello blanco.

    -Hai- Acepto la pelirrosa sin darle importancia. –Siempre viene a este lugar con sus compañeras-

    -Entonces si van al instituto?- Pregunto sorprendido el rubio viendo como la pelirrosa lo miraba de manera asesina.

    -Es algo obvio, todas ellas tienen 17 años- Dijo tranquila viendo confusa como a los dos chicos parecía haberlos perturbado aquella noticia.

    -Permiso- Sonó una suave voz empezando a limpiar la mesa, el pelinegro la observo y se sorprendió al reconocer aquel largo cabello y ese olor tan peculiar.

    -Hinata-chan podrías volver a traernos te verde y tres platos de dangos, es que este baka me hizo empujar la mesa- Dijo la pelirrosa haciendo reír a la ojiblanca que sin mirar a los dos hombres se fue.

    -Hinata-chan es tan tierna, ojala fuera un poco mayor- Dijo el rubio embobado recibiendo otro golpe por parte de la pelirrosa. –Gomen… Gomen…-

    -Ya te dijo Sasuke-kun que se te está pegando lo pervertido de ese viejo- Regaño la pelirrosa notando que el pelinegro se quedo observando a la ojiblanca. –Que sucede Sasuke-kun?-

    -Ella es nueva verdad?- Dijo el pelinegro girándose al rubio que lo miro extrañado al igual que la pelirrosa.

    -Sasuke-teme Hinata-chan nos ha atendido más de una vez cuando venimos para acá- Dijo el rubio sonriendo viendo la cara de confusión de su amigo. –Nunca la habías notado cierto?-

    -Hai- Dijo sereno viendo como la ojiblanca se acerco a la barra a hablar con las demás chicas del instituto. –Seguro?-

    -Hinata-chan es compañera de mi imoto, y si ella tiene ya casi 6 meses trabajando aquí.. Creo… Verdad Naruto?- Dijo pensativa la pelirrosa mientras el rubio asentía.

    -Es muy tierna, siempre me ayuda a controlar a Sakura-chan- Dijo el rubio viendo como el pelinegro parecía perturbado. –Pasa algo malo?-

    "Ella es una estudiante de instituto? Tiene apenas 17 años?... Que rayos paso conmigo por kami" Pensó el pelinegro mirando al suelo distraídamente, noto entonces como frente a su mirada aparecía una corta falda y unas piernas níveas.

    -Jiraiya-san para la mesa de Naruto-senpai tres te verde y tres platos de dango- Dijo la ojiblanca mientras el hombre asentía y se iba para cumplir con el pedido.

    -Tu Onee-san es muy ruda- Dijo la peliazulada guardando su móvil, mirando a la pelirrosa.

    -Hai… Ella es la que estudio karate, yo no… Por lo cual suele amenazarme con eso- Dijo con cierto aire deprimente a su alrededor haciendo reír a las demás.

    -Demo, sus compañeros no están nada mal- Dijo la pelinegra de gafas haciendo que todas las chicas se giraran a observarlos.

    -Hai, tienes algo de razón, demo…- Empezó la castaña pero se corto al tiempo que escuchaba la risa del viejo llegar hasta ellas.

    -Hinata toma, y dile a Naruto que no vuelva a molestar a Sakura sino el tendrá que pagar el doble de lo que destruya- Amenazo el hombre haciendo reír a las chicas.

    -Supongo que en estos momentos envidio a Hina-chan, mira que poder hablarle a esos chicos, no te da pena Hina-chan?- Interrogo la pelirrosa al tiempo que un pelinaranja entraba al lugar.

    -Iie, son clientes- Dijo la ojiblanca luego de sonreírle al chico que acababa de entrar en forma de saludo. "Supongo que no había notado que él era precisamente conocido de Sakura-senpai y Naruto-senpai" Pensó nerviosa caminando hasta la mesa.

    -Pasa algo malo?- Alcanzo a oír del rubio notando que el pelinegro estaba mirando fijamente sus piernas, se sintió muy nerviosa y salto al sentir la mano de la pelirrosa.

    -Sucede algo Hinata-chan?- Dijo la pelirrosa atrapando en ese momento la bandeja antes que cayeran al suelo. –Te ves nerviosa-

    -Iie… Es solo que no dormir mucho- Dijo sonriendo nerviosamente.

    -Verdad que tu andabas anoche con mi imoto…- Dijo casi masticando las palabras, la ojiblanca rio nerviosa e intento apartarse pero sintió como era detenía por algo.

    -Oe, Sakura-chan mira… Es Pein-senpai que hará aquí?- Interrogo alzando la mano haciendo que la pelirrosa se girara y ninguno de los dos notara que el pelinegro había tomado la falda de la ojiblanca.

    -Onegai- Murmuro la ojiblanca bajando sus manos para soltar la mano del pelinegro que tomo su falda. –Debo irme- Completo sin lograr nada.

    -Debemos hablar- Dijo el pelinegro algo fuerte sintiendo como la ojiblanca tembló ante sus palabras, de alguna manera se sintió satisfecho con esa reacción, se puso de pie y camino con dirección al baño.

    "Debo seguirlo… Demo… Demo, porque quiere hablar conmigo" Pensaba avergonzada la ojiblanca caminando hacia la barra, sin notar que el rubio y la pelirrosa la seguían.

    -Pein-senpai que haces aquí?- Dijo el rubio asustando a la ojiblanca.

    -Con mi prometida- Dijo tranquilo señalando a la peliazulada que sonrió.

    -Que gusto verlo otra vez Naruto-san- Dijo la chica mientras la ojiblanca suspiraba y caminaba hacia los baños.

    "Debo estar tranquila, tal vez solo quiere preguntarme algo… Tal vez me lleve algo suyo… Kami y si eso fue… Pensara que soy una ladrona… Iie, no puede ser eso… Demo…" Y teniendo esa discusión consigo misma llego a los baños sin percatarse, se detuvo al sentir como su brazo era atrapado.

    -Podías tardarte mas- Dijo el chico sereno mirando fríamente a la chica que se sonrojo sin querer.

    -Estoy trabajando…- Dijo intentando no parecer nerviosa, aunque el pelinegro parecía leerla. –Que pasa?- Dijo sintiendo como el pelinegro la acercaba a él.

    -Porque no me dijiste que eras del instituto?- Murmuro sin despegar sus negros ojos de los labios rosados de la chica, por alguna extraña razón deseaba besarlos.

    -Nunca lo preguntaste- Respondió escuchando pasos hacia ellos, tomo la muñeca del pelinegro y lo jalo hacia el baño de hombres, cerró la puerta y suspiro.

    -Pudiste mencionarlo- Dijo haciéndola saltar del susto, ella se encontraba apoyada en la puerta dándole la espalda al pelinegro, sus cabello caía de cada lado de sus hombros, dejando un poco visible una marca roja en su nuca.

    -No estaba muy consciente si te soy sincera- Dijo girándose para ver que el chico estaba más cerca de lo que creía. –De..demo no.. no debis..te aprove...charte de.. de mi- Tartamudeo pasando su lengua mojando sus labios de los nervios, sentía que estaba respirando muy rápido.

    -Que yo recuerde estabas muy dispuesta- Dijo acorralándola contra la puerta, sintiendo la respiración agitada de ella, bajo su rostro hasta suspirar sobre su cuello, ella se ladeo para dejarle más espacio al chico, que suavemente mordió el cuello de ella arrancándole un gemido.

    -No de.. berí..a ha..cer es..to- Dijo entrecortadamente la chica sintiendo como el pelinegro subía sus manos por la pequeña falda que era su uniforme de trabajo, el pelinegro subió su cara hasta mirar las mejillas sonrojadas de la chica y sus labios entreabiertos jadeando, no se resistió y los atrapo con los suyos, sintió nuevamente aquel dulce sabor que le brindaba aquella niña.

    Bajo como pudo las bragas de la ojiblanca y abrió el cierre de su pantalón, por alguna razón que no comprendía necesitaba volver a sentirla suya, ella por su lado jadeaba, no podía controlar su respiración, sus sonrojos, era un chico que pocas veces había visto antes pero siempre había llamado su atención.

    Sasuke volvió a acorralarla pegando su cuerpo al de ella mientras sus labios se apoderaban nuevamente de los de ella, la sintió temblar al momento que su lengua delineo sus labios, estaba sonrojada, podía darse cuenta que le faltaba el aire, tomo los muslos de la chica y la levanto apoyándola en la puerta.

    -Iie…- Murmuro la ojiblanca abrazándose al cuello del chico, mordió su hombro al sentir como entro en ella, no podía volver a perderse en aquellas sensaciones, debía evitarlo, pero su cuerpo solo reaccionaba gimiendo y estremeciéndose a cada embestida que le daba el pelinegro.

    -No que?- La reto roncamente hablándole al oído sintiendo como la chica respiraba cada vez con más dificultad, su boca bajo hacia el pecho de la chica y empezó a morder ligeramente sus pezones por encima de la camisa.

    -Mas…- Murmuro soltando su camisa con una de sus manos, su razón le decía que parara pero su cuerpo no reaccionaba, solo deseaba sentir aquellos labios sobre su piel, aquellos besos la quemaban, gimió al sentir como la lengua del pelinegro pasaba la delgada tela de su sostén hasta tocar la punta de su pezón. –No… Te… De.. ten.. gas- Gimió sintiendo como el pelinegro obedecía y entraba completamente en ella.

    Pasó sus manos a los glúteos de la chica y la subió un poco más para poder entrar totalmente en ella, podía sentir como se acercaban al final, pero no podía controlarse, subió su mirada y vio las mejillas de la chica rosadas y sus labios entreabiertos lo provocaban demasiado, aquella inocencia que había tomado por error.

    Los labios de el estaban en su cuello, dejando un camino rojo, mordía, lamia y besaba cualquier parte que tuviera disponible, sintió como su cuerpo se estremeció inconscientemente se abrazo aun mas al chico para sentirlo más cerca, este gruño roncamente, al momento que ella sintió una descarga por todo su cuerpo, sintió que había dejado de respirar en aquel momento, su cuerpo estaba experimentando nuevamente aquella sensación tan maravillosa.

    El pelinegro se había quedado unos segundos sosteniéndola mientras ella recuperaba poco a poco la movilidad de su cuerpo, el pelinegro mordió el lóbulo de su oreja mientras ella gemía al ser puesta en el suelo suavemente, el pelinegro suspiro y ella lo miro recelosa.

    -Debemos dejar de hacer esto- Dijo la ojiblanca cerrándose la blusa del uniforme.

    -Porque?- Se negó el pelinegro sorprendiendo a la chica, pero más a sí mismo.

    -Porque no volveré a caer en tus juegos- Dijo ella molesta, recogiendo su braguita y poniéndosela, se sentía nerviosa de que el la estuviera observando tan detenidamente, pero igual abrió la puerta del baño y salió del lugar sin dirigirle la palabra.

    "Igual que la primera vez" Pensó apoyándose al borde de los lavamanos, se limpio las manos y la cara, se observo detenidamente y noto el pequeño moretón que tenia ahora en el cuello. –Kuso- Maldijo y salió del baño.

    -Donde estará Sasuke-kun…- Dijo la pelirrosa viendo como llegaba hasta ellos la ojiblanca algo molesta.

    -Hina-chan, te habías desaparecido mucho rato- Dijo la castaña entre risas mientras la pelinegra de gafas la observaba sin decir palabra.

    -Etto… Yo…- Empezó nerviosa sintiendo una mano sobre su hombro, se giro pero se encontró con el rubio que sonreía ampliamente.

    -Tal vez estaba arreglando algunos asuntos familiares o que sabemos nosotros- Dijo mientras la ojiblanca asentía agradecida de la ingenuidad del rubio, miro como la pelirrosa menor suspiraba y se ponía de pie.

    -Yo estoy muy cansada…- Dijo llamando la atención de todos los presentes. –Onee-san podemos irnos?- Pregunto viendo a la pelirrosa que asintió.

    -Espérame en el auto- Dijo mientras la pelirrosa con una sonrisa se despedía de sus amigas y salía del lugar. –Sasuke-kun no suele ser así…- Murmuro preocupada mirando en todas direcciones.

    -Hina-chan ve a atender a los de la mesa 6- Intervino el peliblanco a lo que la chica asintió y se separo del grupo.

    -Tranquila al final estará en intensivos no?- Dijo el pelinaranja poniéndose de pie viendo como la peliazulada lo imitaba. –Ya nosotros debemos irnos-

    -Fue muy agradable conocer a algunos conocidos de Pein- Dijo la peliazulada sonriendo mientras caminaba hacia la ojiblanca para despedirse.

    -Todavía no puedo creer que ella sea tu prometida…- Empezó el rubio al momento que el pelinegro se les unía. –Es tan joven… Bueno los dos…-

    -Naruto…- Amenazo la pelirrosa viendo como el pelinaranja sonreía y le negaba con las manos.

    -Iie… No es el primero que me dice eso… Demo ella es especial… Y prefiero casarme joven si ambos sentimos que es correcto nuestro amor- Dijo tranquilo viendo como la peliazulada le sonreía a lo lejos.

    -Nani?- el pelinegro como había llegado a mitad de la conversación no entendía bien de que hablaban.

    -Decíamos que Pein-senpai nos sorprendió por tener a Konan-chan como prometida- Resumió la pelirrosa al momento que la peliazulada llegaba junto al hombre, el pelinegro se sorprendió pero nadie lo noto.

    -Nos veremos en los intensivos Uchiha-kun- Dijo el pelinaranja mientras la peliazulada se inclinaba y se marchaban del lugar.

    -Creo que yo también debo irme- Dijo la pelirrosa al sentir como su móvil vibraba. –Definitivamente nunca más me ofrezco a llevarla a casa- Se quejo despidiéndose de los pocos chicos que quedaban en la barra.

    -Supongo que nosotras esperaremos a Hina-chan no?- Dijo la pelinegra viendo como la castaña estaba apoyada en la barra dormida, estaban muy cansadas.

    -Yo me voy- Dijo el pelinegro viendo como la ojiblanca caminaba hacia la barra. –Nos veremos luego dobe- Dijo y salió del lugar, se giro para observar a la ojiblanca que se había quedado viéndolo, pero al sentir los ojos del pelinegro en ella se giro molesta, eso le causo gracia al pelinegro que se fue algo pensativo.

    -Yo…- Empezó el rubio viendo como las dos chicas despertaban a la castaña. –Yo puedo llevarla a su casa… Otra vez- Dijo viendo como las tres chicas lo miraban extrañado.

    -Iie…- Se negó la castaña poniéndose de pie. –Puedo irme sola…-

    -Yo me quedara con Hina-chan, podemos irnos juntas no?- Dijo la pelinegra de gafas mientras la ojiblanca asentía un poco más tranquila.

    -Umiko-chan ten mucho cuidado si?- Dijo la ojiblanca mientras la castaña la abrazaba y se despedía de la otra pelinegra, saliendo del lugar.

    -Vaya que tu amiga es terca- Dijo el rubio haciendo reír a la ojiblanca.

    -Naruto…- Sonó la voz del viejo peliblanco. –Quien pagara lo de tu mesa?- Pregunto con una aura asesina rodeándolo.

    -Etto…- El rubio nervioso salió corriendo del lugar.

    -Ese chico…- Se quejo el peliblanco volviendo a la cocina. –Hina-chan trae lo de la mesa de él, no podemos dejar eso sucio- Dijo y la ojiblanca asintió y se alejo de su amiga.

    "Porque… Porque debo dejar que el haga lo que quiera conmigo… Que estúpida" Pensó la ojiblanca limpiando la mesa donde antes habían estado el rubio y el pelinegro, recogió la bandeja y camino hacia la barra nuevamente sentándose junto a su amiga.

    -Estas muy cansada cierto?- Dijo la chica de gafas mientras la otra asentía pesadamente apoyando su rostro en la barra. –Si bueno, dentro de poco deberías sentirte mejor… Digo si lo hiciste…-

    -Eso es un estúpido rumor, uno no se llena de energía por hacerlo…- Dijo abriendo los ojos como platos viendo como su amiga sonreía satisfecha. –Iie… Yo no… Digo… Escuche mal…- Dijo nerviosa viendo como su amiga sonreía.

    -Debes cuidarte…- Dijo luego de algunos segundos en silencio divirtiéndose interiormente con la cara de decepción de la ojiblanca. –Puedo llevarte con mi doctor…-

    -Nani?- Dijo sorprendida viendo como la pelinegra le hacia un gesto para que hablara más bajito. –Un medico y para que?-

    -Quieres tener un hijo o que?- Dijo algo preocupada viendo como su amiga se sonrojaba.

    -Demo… No voy a volver a hacerlo en mucho tiempo- Dijo recordando lo que le había dicho al pelinegro, por alguna extraña razón se sentía extraña, aquella atracción sexual hacia él le preocupaba.

    -Igual es mejor que me acompañes no crees? Seria más seguro- Dijo sonriente mientras su compañera asentía cansadamente poniéndose de pie. –Donde vas?-

    -Debo seguir trabajando, recuerdas?- Dijo mientras la otra se reía fuertemente y se tomaba el jugo que tenia algunos minutos frente a ella.

    "Vaya… No había pensado en eso… Pudo haber sido un problema" Pensó la ojiblanca suspirando, definitivamente ahora si le hayo una razón para tener una amiga tan liberal como lo era Karin.

    -"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-




    Continuara.....
  10. DarkAmy-chan

    DarkAmy-chan New Member

    Registrado:
    8 Oct 2007
    Mensajes:
    39
    Temas:
    11
    Me Gusta recibidos:
    42
    exelente conti!
    podrias poner la letra más grande en el próximo capi, porfis :p
  11. Yui Hirasawa

    Yui Hirasawa New Member

    Registrado:
    22 Ene 2011
    Mensajes:
    0
    Temas:
    9
    Me Gusta recibidos:
    0
    Holaaaa
    Buenisimo ... me encanto
    esperare la conti con ansias
  12. kishime

    kishime New Member

    Registrado:
    20 Abr 2010
    Mensajes:
    4
    Temas:
    1
    Me Gusta recibidos:
    0
    Me fasino este fic ♥u♥ .
    Espero la conti ...
  13. Makoto Akabane

    Makoto Akabane New Member

    Registrado:
    3 Nov 2010
    Mensajes:
    8
    Temas:
    0
    Me Gusta recibidos:
    0
    wiii
    gracias por traer la conti
    y gracias por el aviso ^^
  14. kula diamond

    kula diamond New Member

    Registrado:
    21 Abr 2011
    Mensajes:
    18
    Temas:
    0
    Me Gusta recibidos:
    0
    hay wow esta genial este fic me encanta un buen
    POR FAVOR PON OTRO CAPITULO PRONTO¡ mírame no te olvides de mi
    yo aquí estaré para leer mas de este fic
    cuideseme muchísimo vale bye :)
  15. Kyte Hiyama

    Kyte Hiyama New Member

    Registrado:
    9 Sep 2008
    Mensajes:
    205
    Temas:
    5
    Me Gusta recibidos:
    0
    OMG has hecho que vuelva a recuperar mi amor por el lemon de SasuHina y lo digo en serio habia empezado a perder el interes o.o
    me encanto este finc
    onegai pon la contiii ^^
  16. kary uchiha

    kary uchiha New Member

    Registrado:
    4 Oct 2010
    Mensajes:
    0
    Temas:
    2
    Me Gusta recibidos:
    0
    Kawaii :eek: Qieero mas!! juju Actualiia proontoo Onegaii y si me puedess aviisar tte lo agradeceriia demasiiado ñ.ñ

    siguee asii tu fic esta geniial
  17. Hakku

    Hakku ヾ(◕ ∀ ◕)ノ

    Registrado:
    1 Abr 2010
    Mensajes:
    163
    Temas:
    0
    Me Gusta recibidos:
    4
    Género:
    Femenino
    Amo tu fic <3 xD
    Quiero conti :D ...
    Saludos~
  18. \m/Psycho-Yuuki\m/

    \m/Psycho-Yuuki\m/ New Member

    Registrado:
    30 Sep 2009
    Mensajes:
    13
    Temas:
    2
    Me Gusta recibidos:
    0
    Tu fic me dejó sin palabras!
    está demasiado genial!*-*
    cnti cnti! jeje
    Saludos nwn
  19. xikithaa

    xikithaa Invitado

    Cap. 3 : Pura Atracción Sexual.
    Autora : SaBaKu-No-MeNnY
    Traido Por: Xikithaa


    Ya se había cansado de ir al instituto, de pensar que estaba terminando le daba cada vez mas cansancio ir, pero bueno, ella era una buena chica; Buena?... Hasta hace unas semanas no lo dudaba pero ahora, con ese chico apareciendo y desapareciendo lo ponía en duda.

    "Si dejara de perseguirme sería bueno" Pensó suspirando mientras jugaba con su lapicero; había terminado de copiar las ultimas clases de esa tarde, y se había apartado de sus amigas. Tomo su ipop y empezó a escuchar su música, recordando algunas cosas de aquella semana.

    Flash Back.

    -Basta- Gimió la ojiblanca intentando liberar sus manos del agarre del chico, este sonreía mientras subía su mano libre por el muslo de la chica, había esperado que terminaran sus clases, viéndola sola la atrapo en uno de los salones que siempre estaban vacios.

    El pelinegro gruño un poco al sentir como los labios de la chica rozaban su cuello, con su mano empezó a acariciar su intimidad sintiendo como esta empezaba a mojarse, sonrió y mordió un poco el cuello de la chica, esta soltó un gritito algo agudo que lo excito aun mas.

    -Iie… Yo no…- Balbuceaba dejando de resistirse y abrazándose al cuello del chico, este la apoyo en la mesa de aquel salón, y con rapidez bajo sus bragas mientras ella solo se dedicaba a jadear, el sonrió y la beso salvajemente los labios, acariciaba con devoción aquella suave piel.

    Abrió ligeramente la camisa del uniforme exponiendo el sostén lila de encaje que llevaba la chica lo bajo un poco para poder mordisquear la punta de los pezones de la chica; Hinata no podía resistir aquellas caricias, simplemente no podía resistirse a él.

    Sasuke abrió ligeramente el cierre de su pantalón dejando ver su miembro hinchado, vio como la ojiblanca se sonrojaba al verlo, recordó que nunca antes había podido verlo, solo sentirlo.

    -Que pasa?- Murmuro acercándose al oído de ella, esta solo jadeo intentando decir algo, el la atrajo hacia el borde de la mesa para poder entrar en ella, rozo la punta de su miembro con la entrada de la chica, esta se mordió el labio inferior intentando contener un grito. –Grita…- Susurro entrando de golpe en ella, Hinata grito aferrándose al cuello del chico mientras este comenzaba a embestirla suavemente.

    La ojiblanca cerro sus ojos e instintivamente se dejo caer sobre la mesa, sintiendo como el pelinegro profundizaba las embestidas pero manteniendo su ritmo suave, jadeaba copiosamente; Sasuke movió una de sus manos para acariciar los senos descubiertos de la ojiblanca, podía sentirla contraerse alrededor de su miembro, se había vuelto adicto a aquella sensación.

    Tomo a la chica por la cintura y la alzo dejándola frente a sí, vio sus labios rosados, sus mejillas sonrojadas y podía escuchar el constante jadeo de ella, todo en aquella niña lo provocaba, era una nueva atracción sexual, nuevas sensaciones, un cuerpo casi perfecto.

    -Ya…- Gimió la chica estremeciéndose entre los brazos del chico mientras este acariciaba con su mano sus senos y con su boca recorría aquel frágil cuello, este empezó a embestirla con más fuerza mientras sentía como la intimidad de la chica empezaba a apretar su miembro, gruño roncamente subiendo su boca hacia la de la chica atrapando aquellos vírgenes labios en sus besos salvajes.

    Apretó el delgado cuerpo de la ojiblanca contra si al momento de llegar al orgasmo, le encantaba sentir su respiración entrecortada, sus balbuceos los disfrutaba y sus mejillas sonrojadas parecían querer quemar su pecho.

    Fin del flash back.

    "Como odio que haga eso" Pensó irritada sintiendo como su corazón seguía latiendo fuertemente, si era sincera aquellos clandestinos encuentros le gustaban, pero… Nunca se lo admitiría al chico, casi ni había hablado con él.

    -Hina-chan…- Dijo la castaña sonriendo quitando el audífono, llamando la atención de una ojiblanca molesta. –Te desapareciste…-

    -Hai…- Dijo cansada girándose para ver como la pelirrosa caminaba hacia ellas. –Que le sucede a Nauma-chan?-

    -No sabes?...- Se sorprendió mirando confusa a la ojiblanca que suspiro y saludo a la pelirrosa para que llegara hasta ellas.

    -Las estaba buscando…- Dijo algo cansada, sonriendo. –Me volvió a llamar…- Dijo muy contenta.

    -Quien te llamo?- Interrogo la ojiblanca algo confusa.

    -Sasuke-san…- Dijo sonriendo viendo como los ojos de la ojiblanca se abrían de la sorpresa. –No te dije hace unos días?-

    -Iie… No recuerdo- Dijo intentando ocultar su nerviosismo.

    -Hai, viene por mí… Podría dejarlas en sus casas…- Dijo contenta tomando a la ojiblanca de la muñeca. –Vamos si?-

    -Hai…- Dijo todavía sin entender que era lo que realmente estaba pasando ahí.

    -Ne Sasuke que harás en el instituto?-Dijo el rubio caminando junto al pelinegro, este llevaba un bolso al igual que el rubio, estaban saliendo de la universidad.

    -Buscar a la imoto de Sakura…- Dijo sin inmutarse viendo la mirada sorprendida del rubio.

    -Nani?- Grito deteniéndose en seco. –Etto… Sakura-chan lo sabe?- Dijo el rubio confundido viendo como el pelinegro negaba.

    -Solo le dije que podía buscarla porque salía temprano hoy…- Agrego tirando el bolso dentro de su auto. "Además que si no me equivoco estará la chica esta…" Pensó sonriendo.

    -No pensaras hacerle nada a la imoto de Sakura-chan… o sí?- Dudo el rubio viendo como el pelinegro gruñía mirándolo fijamente.

    -Las chicas de instituto no son mi estilo…- Dijo sereno viendo como el rubio seguía sin convencerse de lo que le decía. –Es cierto…- Se defendió molesto.

    -No será que…- El rubio lo miro divertido. –Quieres salir con Sakura-chan otra vez?- Se burlo ampliando su sonrisa.

    -Estas loco…- Gruño viendo como el rubio reía a carcajadas. –Urusei…- Grito y el rubio se detuvo en seco.

    -Igual yo también debo ir al instituto ese…- Dijo dudoso abriendo su auto.

    -Y para que?- Dijo el pelinegro dejando notar su sorpresa mientras el rubio, parecía dudar algunos segundo la respuesta que iba a darle.

    -Ah nada en particular…- Dijo despidiéndose del chico y corriendo al otro lado del auto, el pelinegro miro con recelo el comportamiento del rubio pero sin darle importancia encendió su auto y se puso en marcha hasta el lugar acordado.

    "Quisiera poder recordar su nombre… Esa chica, no sé como hizo para terminar en mi cama y siendo virgen…" El pelinegro realmente le confundía estar tan pendiente de una mujer, y ni siquiera recordar su nombre.

    Avanzaba rápidamente por las calles que separaban su universidad del instituto, era una suerte que estuvieran en Tokio, todo lo mejor se encontraba ahí y se congregaban los estudiantes de todo el Japón para poder obtener alguno de esos lugares. Bajo la velocidad al entrar a la zona del instituto, hacía dos años el se había graduado de ese instituto, el mejor de Tokio, una coincidencia que nunca hubiese notado la presencia de aquella dulce chica.

    "Ahí esta…" Pensó sonriendo al encontrar la delgada figura de la ojiblanca, junto a ella se encontraban la castaña y la hermana de su compañera; suspiro, realmente esto de conocer a esa niña se le estaba complicando.

    -Yo debo irme…- Hablo la castaña poniéndose de pie, sus amigas se giraron sorprendidas viendo como la castaña se ponía nerviosa.

    -Donde vas?- Interrogo la pelirrosa mientras la ojiblanca miraba a lo lejos un auto negro que se le hacía conocido; suspiro había llegado aquel chico, y no lograba entender porque estaba buscando a su amiga.

    -Tengo que ir a hacer algunas cosas que mi okasan me mando- Dijo sonriendo, tomo su maletín y se despidió de las dos chicas, la ojiblanca siguió con la mirada a la castaña que caminaba hacia la otra salida del instituto.

    -Es extraño… No lo había mencionado en todo el día- Reflexiono la pelirrosa soltando un sonoro suspiro. –Tu crees que mintió?-

    -Nani?- La ojiblanca al sentirse observada se giro a la pelirrosa que la miraba confusa. –Me dijiste algo?-

    -Olvídalo… Andas muy distraída todos estos días- Dijo algo molesta poniéndose de pie al sentir su móvil vibrar. –Ya debe estar aquí- Dijo sonriendo y sus mejillas se tornaron rosadas.

    "Hace rato que estaba aquí…" Pensó sintiendo como era arrastrada por su amiga hasta donde se estaba estacionando el auto y el pelinegro salía, su porte no cambiaba, distante, serio, muy atractivo, mas su mirada misteriosa, y aquella sonrisa; una sonrisa que prácticamente hipnotizaba. Hinata no se había percatado que se había quedado observando al chico todo ese rato, la pelirrosa estaba tanto o más distraída que ella, pero él había notado la atención que la chica de ojos perlados le estaba dando.

    -Ohayo Sasuke-senpai- Dijo la pelirrosa sonriendo sacando de sus pensamientos a la ojiblanca, que los miro algo extrañada, sintió la mirada del pelinegro sobre ella y se giro justo en el momento que sentía que su móvil empezaba a vibrar.

    -Ohayo…- Saludo el pelinegro abriendo el auto al tiempo que notaba que la ojiblanca se separaba un poco de la pelirrosa, solo para hablar por su móvil.

    -Hina-chan, tenemos que irnos…- Llamo la pelirrosa subiendo al auto, la ojiblanca se giro hacia ellos y con el móvil todavía en su oído camino hacia el auto, abrió la puerta trasera y tiro su maletín sentándose justo cuando cortaba la comunicación.

    -Sumimasen Nauma-chan- Dijo algo sonrojada ignorando olímpicamente al chico que frunció el seño al ver a la ojiblanca sonrojada.

    -Quien era Hina-chan?- Dijo burlonamente la pelirrosa mientras el auto empezaba a dejar el instituto. –No me digas que…-

    -Hai… Demo creo que al final debo ir a verlo no crees?- Dijo algo triste, suspiro y miro los ojos negros del pelinegro mirándola a través del retrovisor, esto la sonrojo y causo una sonrisa en el chico.

    -Igual nunca fue tu novio novio… Así que no debes estar nerviosa- Dijo la pelirrosa sintiendo como el auto freno un poco, aquello perturbo un poco al pelinegro, las dos chicas se percataron de la sorpresa del chico.

    -Necesitas que te lleve a algún lado?- Pregunto intentando mantener la calma.

    -Hai… Si no le importa quisiera que me dejara en la cafetería donde trabajo- Dijo serena mientras el pelinegro asentía y aceleraba para llegar más rápido al destino.

    -Supongo que es algo difícil haber estado comprometida con el…- Hablo nuevamente la pelirrosa recibiendo un gritito de sorpresa por parte de la ojiblanca, el pelinegro no podía creer lo que escuchaba.

    "Realmente estaba comprometida… En que clase de mundo vive su familia?" Pensó algo irritado estacionándose frente a la cafetería.

    -Nauma-chan podrías esperarme?- Suplico mientras la pelirrosa asentía y veía como la ojiblanca salía del auto.

    -Bueno… Lamento que tengas que acompañarme a estas cosas- Se disculpo la pelirrosa mientras el pelinegro le negaba y seguía con la mirada a la ojiblanca que entro a la cafetería muy nerviosa.

    "No puede irse… Dejo sus cosas" Pensó el pelinegro agradeciendo que aquellas ventanas fueran de vidrio para poder observar al misterioso ex prometido de la ojiblanca.

    "Cuanto más podría avergonzarme hoy?" Pensaba la ojiblanca entrando al lugar, empezó a buscar al chico con la mirada, lo encontró de espaldas sentado en la barra, el peliblanco lo estaba molestando, la ojiblanca suspiro algo divertida y camino hacia la barra.

    -Pensé que te tardarías mas- Dijo sereno el chico girándose para poder verla. –Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos Hinata- Dijo cálidamente mientras su mano acariciaba la mejilla de la chica, esta ante el acto se sonrojo y asintió tímidamente.

    -No has cambiado nada Neji-niisan- Dijo nerviosa mientras el castaño sonreía y la tomaba de la cintura para abandonar el lugar.

    -Digo exactamente lo contrario con respecto a ti- Dijo viendo como la chica volvía a sonrojarse. –Podríamos ir a otro lugar?- Pregunto mientras la ojiblanca lo miraba confusa y luego de unos segundos asintió.

    -Tendrás que esperarme un poco, deje mis cosas con una amiga- Dijo y el castaño asintió, empezó a caminar junto a la ojiblanca; esta suspiro, realmente no esperaba que la siguiera pero no podía negarse a cualquier cosa que él le pidiera.

    -Que paso?- Dijo sorprendida la pelirrosa viendo llegar a la ojiblanca totalmente azorada, el castaño se quedo a una distancia prudente percatándose de la mirada que el pelinegro tenia sobre su prima.

    -Me iré con Neji…- Dijo abriendo el auto y gateando para sacar su maletín. –No te preocupes por mi- Dijo sonriendo mientras veía a una pelirrosa con aire de preocupación.

    -Segura que quieres irte con él?- Dijo la chica mientras la ojiblanca salía del auto y se despedía de su amiga y del pelinegro.

    -Te dije que no te preocuparas- Agrego mientras el castaño se acercaba a ella, le dijo algo al oído y la tomo por la cintura para guiarla hasta su auto. –Sayo Nauma-chan- Se despidió sonriendo mientras el chico solo suspiraba y le abría la puerta de su propio auto.

    -Supongo que has pensado mucho en el porqué del rompimiento de nuestro compromiso cierto?- Empezó a hablar el castaño ya cuando avanzaban por la carretera, la ojiblanca se giro sorprendida pero asintió sintiéndose torpe.

    -Quisiera entender porque no quisiste seguir con ese compromiso…- Empezó algo nerviosa, estaba muy preocupada y con aquello cerraba sus puños sobre su falda. –Cuando éramos más pequeños aceptaste estar conmigo siempre…-

    -Lo sé…- Dijo algo dolido, se detuvo frente a un parque. –Todavía sigue siendo tu lugar favorito?- Interrogo tomando la barbilla de la ojiblanca para que mirara el camino de arboles de cerezo en flor.

    -Hai… Eres el único que lo sabe- Dijo sonriendo abriendo la puerta del auto y saliendo para poder sentir aquella brisa que mecía la copa de los arboles dejando caer varios pétalos de cerezo por los caminos.

    -No se lo has dicho a nadie más?- Pregunto sorprendido llegando junto a la chica que asintió y se sentó en uno de los bancos cubiertos de pétalos.

    -Porque regresaste?- Dijo la ojiblanca viendo como el castaño se acercaba a ella y se sentaba a su lado, esto la volvió a poner nerviosa, el castaño suspiro y tomo las manos de la chica, sintiendo como estaba temblando.

    -Regrese por otros asuntos, supuse que podría ver tu dulce rostro una vez más… Por eso te llame- Dijo acercándose a la chica a él.

    -Porque me dices esto?- Dijo sintiendo una presión en su pecho. –Digo ya nosotros no estamos obligados a encontrarnos, el compromiso se disolvió….- Lo ultimo quebró su voz mientras el castaño la abrazaba, sentía como su mundo volvía a desmoronarse.

    -Siempre hemos sido sinceros el uno con el otro, y que estemos o no comprometidos no me quita el derecho de verte- Dijo serio mientras empezaba a acariciar el largo cabello de la chica. –Simplemente eres Mi Hinata…- Murmuro sorprendiendo a la chica.

    -Si es así porque terminaste conmigo?- Dijo separándose del chico de golpe. –No entiendo cual es el deseo de verme mal? Antes de romper te pusiste igual… Quisiera entenderte…- Dijo algo frustrada poniéndose de pie.

    -Hay cosas que no podrías entender Hinata…- Dijo mirándola fijamente, ella intentaba contener sus lagrimas, pero sus mejillas sonrojadas la delataban. –Solo quise verte, luego de tres años sin saber de ti, pude encontrarte y en la misma ciudad a la cual tenía que venir…-

    -Debiste dejar de buscarme…- Dijo dejando caer algunas lagrimas. –Si son cosas que no entiendo debiste haberme dejado en paz… Simplemente el compromiso fue una farsa- Dijo girándose dándole la espalda al castaño.

    -No quise decir eso- Dijo el castaño poniéndose de pie. –Solo…-

    -Neji-niisan…- Corto la chica caminando hacia el auto del castaño, el chico la siguió de cerca sintiendo que algo malo iba a pasar. –Solo déjame entender esto sí?-

    -Hai…- Acepto el castaño viendo como la chica sacaba su maletín. –Nani?-

    -Necesito que te vayas…- Dijo con la voz quebrada sin mirar al castaño que intento disuadir a la chica. –Solo te pido eso… Déjame sola…-

    -Demo…- Empezó algo autoritario. –Estas muy lejos de la casa, podría pasarte algo…-

    -Eso… Por suerte no te corresponde a ti- Dijo girándose para sonreírle, por sus mejillas corrían lagrimas pero intentaba mantenerse firme. –Ahora vete… Nos veremos algún otro día- Dijo y empezó a caminar alejándose del chico.

    -Hinata…- Llamo el castaño pero la ojiblanca se despidió y empezó a correr hacia el interior del parque. "Kuso… Kisama Hiashi-san" Pensó apretando sus puños.

    -Sayonara Sasuke-senpai- Se despidió alegremente la pelirrosa mientras el pelinegro se despedía y aceleraba para alejarse de aquella casa.

    -Esas dos son idénticas- Se dijo molesto saliendo del centro residencial de su amiga. –Quisiera entender porque me molesta que ese chico allá tocado a Hinata…-

    Acelero sin rumbo fijo, miraba las calles distraídamente, habían cosas que el todavía no lograba entender en todo aquello, su vida era relativamente cómoda y no le faltaba nada, pero que alguien más tocara sus cosas, eso lo detestaba.

    "Ella no debería dejar que nadie más la toque de esa forma" Pensaba cada vez mas irritado, su mente lo llevaba a aquel chico, besando el cuerpo de la ojiblanca, haciéndola suya; por alguna razón aquellas imágenes lo irritaban.

    -Es la primera chica que no se me lanza encima, ni antes ni después de estar conmigo…- Murmuro estacionándose lejos de la multitud, apretó la mandíbula y salió del auto, quería que aquellas imágenes lo dejaran en paz, no podía controlar la rabia que sentía al pensar en aquel castaño haciendo gritar a la ojiblanca, simplemente no podía tocar nada que fuera de él, nadie y mucho menos algún desconocido.

    Camino largo rato hasta llegar a un camino, suspiro y golpeo el tronco de un árbol, subió por aquel camino desolado, la verdad es que aquel lugar siempre lograba traerlo al raciocinio y ese era el momento perfecto para entrar en si mismo otra vez.

    "Supongo que no estoy acostumbrado a ver a una de mis aventuras con otros" Reflexiono sintiendo como su cuerpo le daba una respuesta negativa a aquella idea, a decir verdad sentía que aquella niña le pertenecía, tal vez por saber que él fue su primer hombre, cuando él se cansara la dejaría en paz, eso era algo seguro.

    El aire tenía un dulce aroma, suspiro intentando calmarse, pero en ese momento cuando sentía que podía relajarse escucho un leve murmullo, alguien mas estaba ahí; gruño, la sola idea de que alguien más estuviera en su lugar le molestaba y no estaba precisamente de buen humor para tolerar aquello.

    -Neji…- Entendió entre sollozos encontrándose con la ojiblanca, sentada en el cuelo abrazando sus rodillas, su maletín estaba junto a ella y su rostro estaba entre sus rodillas, se extraño pero debía hacerse notar.

    -Que haces aquí?- Dijo fríamente haciendo saltar a la frágil ojiblanca, miro el rostro de la chica, estaba totalmente rojo, sus ojos se encontraron con los perlados de la chica que fijo su mirada en el.

    -Nani mo- Murmuro intentando ponerse de pie. –Debo… Debo irme- Dijo, pero su cuerpo estaba muy débil, por lo cual se tambaleo y esperando el golpe que nunca llego cerró sus ojos.

    -Creías que te dejaría caer?- Murmuro el pelinegro al oído de la chica, esta sintió como el pelinegro la colocaba entre sus piernas otra vez sentados, ella no pudo controlarse y escondió su rostro entre el hombro y el cuello del chico, este suspiro.

    El pelinegro gruño abrazando el frágil cuerpo de la chica, clavo su mirada en el paisaje que podía observarse desde aquel lugar, su lugar era por casualidad el lugar que aquella chica utilizaba para desahogarse, no podía entender esos pequeños parecidos entre ellos.

    -Gom..men…- Dijo entrecortadamente segundos después subiendo su rostro para ver la mirada tranquila de aquel chico.

    -No importa- Dijo sin mirarla, Hinata miro entonces lo cerca que estaba de los labios del pelinegro, sintió un enorme deseo de volver a sentir el cuerpo del chico sobre el suyo, realmente solo en aquellos momentos dejaba de sentirse mal por cierto castaño.

    "Si lo beso… Si lo beso podría… Podría sentirme mejor…" Pensó nerviosa sintiendo como su corazón empezaba a latir fuertemente, el pelinegro suspiro distraído mientras ella se debatía entre besarlo y hacer que lo hiciera con ella o irse y seguir sintiéndose mal por su primo.

    -Que sucede?- Sonó la serena voz del pelinegro llamando la atención de la chica, el había notado lo mucho que aquella chica había estado observándolo, por lo cual se giro para poder observarla, ella ante eso se sonrojo un poco y cerrando los ojos subió sus labios para rozar los del chico.

    Sasuke estaba sorprendido, sentir aquellos suaves labios buscar los suyos realmente no había esperado que aquello pasara, pero no podía contenerse ante aquel dulce sabor, rodeo la cintura de la ojiblanca para profundizar el beso, la chica esta vez no se resistió cosa que confundió la pelinegro.

    "Solo así me siento mejor" Pensó Hinata abriendo un poco su boca para permitirle al pelinegro que entrara en ella, el pelinegro por su parte empezó a acariciar la espalda de la chica, había logrado sacar su camisa para poder sentir aquella suave piel mientras se perdía en el dulce sabor que le proporcionaba esa niña.

    Hinata al sentir el calor le proporcionaba el pelinegro movió sus manos para tocar el bien trabajo pecho del chico, gimió al sentir como una de las manos del chico había bajado hasta su intimidad empezando a acariciarla causándole ansiedad. Sasuke acostó a la chica en el pasto y separo sus labios de los de ella y empezó a besar su cuello mientras sus manos recorrían las partes descubiertas de su cuerpo.

    La ojiblanca subió sus manos llevándose consigo la camisa del pelinegro, el chico gruño al sentir las suaves manos de la chica recorrer temblorosamente su espalda y su pecho, sintió entonces los labios de ella sobre su pecho, se detuvo para mirarla un poco, Hinata estaba sonrojada y parecía estar muy nerviosa.

    -No tienes que hacerlo- Dijo el pelinegro serio mientras obligaba a la chica a verlo, el abrió la camisa de ella pero sin permitir que esta despegara sus ojos de los de él, ella sentía como las manos de el empezaban a acariciar sus senos pero por alguna razón no podía dejar de ver los negros ojos del chico, empezó a jadear y noto como el pelinegro sonreía ante aquello.

    Sasuke dejo los senos de la chica para poder quitarle las braguitas, bajo sus labios hasta la intimidad de ella y empezó a besarla, lamio aquel dulce lugar sintiendo como a cada caricia la chica se estremecía, introdujo uno de sus dedos mientras con su lengua jugaba con el clítoris, Hinata al sentir aquello no pudo evitar gritar, pedía más, y el pelinegro no dudaba en dárselo.

    -hazme tuya- Dijo firmemente haciendo que el pelinegro se desconcertara y se detuviera de lo que estaba haciendo. –Quiero.. Quiero sentirte…- Dijo avergonzada mientras el pelinegro sonriendo se bajaba el cierre y entraba de golpe en ella haciéndola gritar nuevamente, el pelinegro bajo para poder atrapar uno de los pezones de la chica con sus labios sintiendo como a cada embestida la ojiblanca se arqueaba intentando profundizar las embestidas del chico.

    Sasuke tomo las piernas de la chica y rodeo su cadera sorprendiendo a la ojiblanca, la tomo de la espalda y la subió haciendo que se sentara sobre su miembro, el quedo sentado frente a ella, empezó a moverla de atrás para adelante viendo como la ojiblanca cerraba sus ojos y entreabría su boca jadeando, tomo el cuello del chico para mantenerse y empezó a moverse como el pelinegro le había indicado mientras las manos de este se dedicaban a acariciar la espalda de ella sosteniéndola mientras su boca jugaba con los pezones de ella.

    Hinata sintió como todo su cuerpo volvía a temblar, sentir a aquel chico dentro de ella se estaba volviendo adictivo, mordió el cuello del chico escuchando como este gruño ante tal acto, descubrió que aquello no le molestaba y siguió haciéndolo mientras sentía como el miembro del chico se dilataba en su interior, gimió apretando sus senos contra el pecho desnudo de él mientras la boca de el empezaba a marcar nuevamente su cuello.

    El pelinegro se acostó dejando a la chica sentada sobre su miembro y tomándola de las caderas la empezó a mover fuertemente escuchando como los gemidos se volvían gritos a cada embestida , estaba totalmente mojada, ella empezaba a contraerse alrededor de su miembro provocándole inmenso placer, gruño al sentir las uñas de la chica clavadas en su pecho pidiendo más, mas fuerte, el cumplía gustoso con una de sus manos hizo que la ojiblanca se inclinara para poder morder sus senos escuchando como ella jadeaba con más fuerza, busco con la mirada la boca de la chica y sin resistirse la beso, hizo que la chica se inclinara mas para poder continuar el beso mientras sus cuerpos llegaban juntos al orgasmo, el grito de placer de la chica quedo atrapado entre sus labios, sintiéndolo satisfecho.

    "Siempre terminamos igual" Pensó el pelinegro sintiendo como la ojiblanca caía sobre su pecho exhausta, por una parte se sintió frustrado, estaba teniendo el mejor sexo que podía recordar y se sentía frustrado.

    -Neji…- Susurro la chica intentando recuperar la calma luego de tan ardiente encuentro con el pelinegro, pensó lo había dicho lo suficientemente bajo para que su compañero no la escuchara pero se equivoco.

    "Está pensando en ese sujeto…" Pensó irritado apretando su puño mientras su mano atrapaba a la chica por la cintura atrayéndola hacia él. "Como puede pensar en el… Si acaba de hacerlo conmigo…"

    Sasuke tomo la cara de la chica obligándola a mirarlo, pudo ver en los perlados ojos de la chica confusión, realmente era él quien había empezado todo aquello; suspiro y libero el rostro de la chica que se quedo observándolo unos segundos antes de sentarse y empezar a arreglarse.

    -Gomen…- Dijo viendo como el pelinegro tomaba su camisa y se ponía de pie, se detuvo y la miro desde su posición superior. –No debí…-

    -Es solo sexo…- Le dijo fríamente mientras le extendía la mano para ayudarla a ponerse de pie. –Tu y yo… Solo tenemos sexo-

    -Nani?...- Dijo dudosa mirando la faz serena del chico que termino de acomodarse el pantalón. –No te… No te entiendo…- Dijo intentando mantenerse firme.

    -Solo somos dos personas que disfrutan hacerlo…- Dijo tomando el maletín de ella y empezando a caminar, la ojiblanca lo miro por algunos segundos y corrió para alcanzarlo.

    -Y.. Que significa eso?- Dijo curiosa mientras el chico la miraba divertido.

    -Solo nos hace dos desconocidos teniendo sexo, no hay nada complicado en eso- Dijo tomando la muñeca de la ojiblanca y acorralándola en un árbol. –Solo disfrutamos esto- Dijo mientras su mano volvía a acariciar descaradamente la intimidad de ella, Hinata gimió y abrió los ojos sorprendida.

    -En..Entiendo…- Dijo separando la mano del pelinegro de aquella zona. –Tal vez no… No debiste hacer ese tipo de demostración…- Dijo algo irritada terminando de llegar al parque.

    -Nadie nos vio- Dijo divertido viendo como la ojiblanca se sonrojaba. –Posiblemente nos escucharon… Demo no nos vieron…-

    -Urusei- Murmuro apenada corriendo hacia el auto negro del chico.

    -Es solo la verdad- Dijo resignado mientras abría el auto permitiéndole a la ojiblanca subir en él, le dio su maletín y camino hacia el lugar del conductor. "Kuso…" Pensó frustrado viendo como la ojiblanca parecía estar pensando en otra cosa.

    -Podrías dejarme en la cafetería?- Pregunto notando la inconformidad en el rostro del pelinegro. –Es que… Dedo.. Debo buscar algunas cosas… Luego iré a casa- Mintió viendo como el pelinegro gruñía pero aceptaba aquello.

    "Obviamente no quiere que conozca donde vive…" Pensó irritado pero siguió las instrucciones que la ojiblanca le había dado.

    -"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-
  20. kishime

    kishime New Member

    Registrado:
    20 Abr 2010
    Mensajes:
    4
    Temas:
    1
    Me Gusta recibidos:
    0
    aww comprometida con Neji??

    Cada vez se pone mejor

    Me encanta ver celoso a Sasuke...

    CONTI !
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página