Navidad Raid Battle El monstruo de la montaña [Alec & Nathan]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por everyday, 29 Nov 2018.

  1. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,514
    Temas:
    749
    Calificaciones:
    +2,570
    El monstruo de la montaña

    [​IMG]

    Alcanzar la cima de la montaña se ha convertido en un reto para todos los entrenadores que desean pasar las navidades en la aldea nevada de Aleria. Sin embargo, cuando lo han intentado, con muchos ánimos de traer la bandera colocada por el primer ganador, no han podido. Un salvaje, un Beartic en concreto, se ha colocado en medio del camino, atacando como si le fuera la vida en ello. Da igual hablarle o tratar de evitarlo, se dará cuenta y correrá hasta donde se encuentran. Es imposible llegar hasta arriba.

    Debido a esto, y porque los entrenadores que aceptan el reto no pueden llevar pokémon, han decidido contratar a otros que se ocupen del problema. La idea no es matar al salvaje, pero hay que encontrar un modo de que se marche de la montaña o, de ser posible, deje de atacar a lo loco.

    Objetivos:
    - Sube hasta la mitad de la montaña
    - Haz que Beartic deje de atacar a la gente

    Datos extras:
    - Al inicio de la caminata no aparece nadie, pero en cuanto deben meterse por una pequeña cueva para salir hasta el otro lado y así continuar, Beartic interrumpe.
    - Está muy furioso, como molesto con los humanos.
    - Da la sensación de que protege a algo o alguien.
    - Conoce la montaña perfectamente, no hay forma de sorprenderlo.
    - Se aprovechará de las bajas temperaturas para ganar a cualquiera que intente enfrentarlo.
    - Es muy fuerte y soporta muy bien el dolor.

    Recompensas:
    De 2 a 5 niveles para los pokémon participantes
    Hasta 1500 Pks
    +2 contadores para huevos (tanto en equipo o PC)
    +2 Ticket Movimiento Tutor
    -Roca Variocolor Beartic/Cubchoo [90/100]


    Requisitos:
    - 4 posts en solo - 2 c/u en party - 1 c/u (si van 4)
    - En caso de ir en solo, elegir un líder de gimnasio/capitán

    Fichas: [Alec] & [Nathan]

    Cosmic-boyCosmic-boy ShulmanShulman. adelante pueden comenzar, que se diviertan o-o/
     
  2. Cosmic-boy

    Cosmic-boy Who's that chick?

    Registrado:
    7 Feb 2011
    Mensajes:
    1,836
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +508
    [​IMG]

    El monstruo de la Montaña
    [​IMG][​IMG][​IMG][​IMG][​IMG][​IMG]
    Y ahí estaban, debían lograr lo que otros no habían podido sin encontrar desgracia, subir la montaña para enfrentarse a una bestia salvaje y peligrosa. Aunque al menos ellos llevaban a sus pokémon, así que los resultados serían diferentes.

    Nuevamente Alec lucharía codo a codo con Nathan Kirsch para detener los ataques de ese Beartic, realmente eran entrenadores que no congeniaban mucho entre sí, pero la situación lo demandaba. Payne estaba en el Centro Pokémon cuando la oficial Jenny llegó para alertar a todos, además de ofrecer el trabajo a aquellos entrenadores que pudieran realizar el encargo. Al ver que había problemas entre entrenadores y pokémon, el Ranger fue el primero en ofrecerse.

    Munchlax se encargaba de buscar comida en mochilas ajenas hasta que se topó con un Dartrix dentro de una, el búho arbóreo ni siquiera despertó, estaba tomando una siesta relajante. Fue ahí cuando Alec y Nathan se encontraron nuevamente, al parecer el Justiciero se encontraba pidiendo más información a la oficial Jenny, pero no había mucha al respecto.

    Sólo tuvieron que tomar algunas provisiones y se dirigieron de inmediato hacia la montaña, aún era temprano y le quedaban horas de luz al día, debían aprovecharlo porque, si se quedaban a oscuras, todo se tornaría peligroso. Más de lo que ya era.

    Un rato después el grupo ya estaba en las faldas de aquella montaña, la nieve caía tenuemente mientras un viento invernal soplaba desde el norte. Casi no habían hablado durante el viaje, Alec se dedicó más a convivir con sus pokémon, era una de las primeras aventuras con Munchlax, el chico no pensaba involucrarlo mucho en las batallas, pero quería que el glotón comenzara a ganar experiencia.

    ¿Por qué tomas estos trabajos si vas a estar templando todo el rato? ―Preguntó Nathan, rompiendo el silencio, al ver cómo Payne titiritaba de brazos cruzados.
    E-ese B-Bear-tic también e-está en peligro, no sólo l-la gente ―si algo afectaba al Ranger era el frío, lo detestaba, era un chico realmente friolento.

    A pesar de las inclemencias del clima, no le importaba nada, sólo tenía en mente detener a ese Beartic de la forma más pacífica posible, como Ranger tomaba en cuenta que un pokémon peligroso también era un objetivo para personas con malas intenciones.

    Mareep se acercó a su entrenador y se pegó a él, con el fin de que su lana le proporcionara un poco de calor extra. Definitivamente era una ovejita empátic. Payne sonrió y la rodeó con el brazo mientras continuaban avanzando. Gastly por otro lado sólo iba de un lado a otro, estaba curioso por lo que ocurría, comenzaba a aburrirse, si no pasaba algo pronto comenzaría a jugarles bromas a los pokémon de Payne, y por qué no, al mismo Nathan.

    Tanto Golbat como Noctowl sobrevolaban el cielo nebuloso, tratando de detectar al oso o algún otro obstáculo peligroso. Si alguien podía verlo desde arriba sería Noctowl con su aguda visión.

    Nathan observaba al Munclax de Alec, caminaba de un lado a otro buscando cosas entre la nieve. La actitud le pareció conocida así que tomó una pokéball y la lanzó, liberando a su Pachirisu. La ardilla eléctrica observó a su alrededor y, sin importarle mucho el clima, se dedicó a hacer lo mismo que Munchlax, explorar los alrededores sin alejarse mucho del grupo.

    Caminaban aún sin nada mas que ver nieve y rocas frente a ellos hasta que escucharon algo, un fuerte rugido que se perdía en el viento. Con el eco que provocaba entre las rocas era difícil saber de qué dirección precisa provenía, sólo sabían que venía de la parte más superior de la montaña. Tanto los chicos como los pokémon se alertaron por el estruendo, Mareep se asustó un poco y liberó una pequeña descarga eléctrica, sacudiendo a su entrenador el cual tenía de lado. El pequeño shock que sintió por todo el cuerpo lo despertó y, como amante de la actividad física comenzó a dar saltos y movimientos atléticos para sacudirse el frío.

    ¡Ese debe ser Beartic! ―Señaló el ojiámbar― ¡Vamos chicos! ―Animó.

    Comenzó a trotar mientras subía la ligera inclinada subida de la montaña, estaban ya casi a la mitad pero la niebla fría que poco a poco iba haciéndose más espesa. Tanto Mareep como Munchlax le siguieron gustosos, Poliwag, que iba más atrás refunfuñó un poco para después seguir a su entrenador. Noctowl y Golbat se apresuraron para descender un poco, no querían quitarle el ojo de encima a Alec.

    Oh… ―se encontraron con un obstáculo, una pared de piedra que los separaba del resto de la parte alta de la montaña.
    Parece que tendremos que rodearla ―supuso Nathan.
    No, podemos encargarnos de esto ―aseguró el azabache. Se puso en cuclillas, a espaldas de Nathan concentrado en buscar algo en su mochila, sin imaginar que el siniestro muchacho se limitaría a observar lo ancho y largo de su espalda.

    Finalmente el chico sacó una cuerda. Le habló a Noctowl y Golbat y lanzó la punta de la cuerda hacia arriba, siendo esta atajada en el aire por la búho. Les pidió que buscaran la forma de atarla en las rocas a lo alto de la pared de piedra. Eran fácilmente unos 3 metros de escalada. Noctowl y Golbat buscaron un buen sitio para colocar la cuerda, una roca firme en la cual Noctowl anudó la cuerda, apoyándose de su poder psíquico para hacerlo telequinéticamente. La búho aprovechó para ver qué había más allá, una cueva oscura no muy lejos de la orilla del pequeño risco, probablemente había problemas dentro, pues de ahí provenía el estruendoso rugido, pero era problema para después.

    El Ranger tomó las pokéball e hizo regresar a Poliwag, Mareep y Munchlax. Tras eso, se agarró de la cuerda y comenzó a escalar, le era sencillo debido a que tenía cierta experiencia con las escaladas, sin embargo, era un poco difícil debido a que las rocas, debido por a la nieve, se tornaban resbaladizas. Tras unos minutos después, Alec llegó hasta lo alto del muro, dejó salir a los pokémon que antes lo acompañaba y volteó a ver hacia abajo para animar a Nathan a escalar. Hizo regresar a Pachirisu y se agarró de la cuerda para subir. Pronto Nate notó que no era tan sencillo como parecía, las rocas eran engañosas y más de una vez estuvo a punto de perder el equilibrio. Ya estaba a punto de subir por completo hasta que se apoyó en una roca quebradiza, esta se venció y el chico cayó. Casi en el acto Payne se lanzó para tomarlo de la mano con ambas extremidades, quedando en la orilla del risco arrodillado, resbalándose poco a poco por la nieve. Mareep, Munchlax y Poliwag jalaban de la espalda a su entrenador para ayudarle a subir a Nathan. Dartrix rápidamente salió de la mochila de Kirsch, desde su pokéball, para ayudarlo al jalar de su gorro levantándoselo, aleteando tan rápido como podía, para sólo lograr ponerle el gorro en el rostro sin dejarle ver. Noctowl rodeaba a Nathan con Fuerza Psíquica, tratando de levantarlo. Unos segundos después lo lograron. Terminaron ambos tendidos en la orilla del risco respirando agitadamente, Payne bocarriba y Nathan con el costado de la cara contra la fría nieve, rápidamente la gélida sensación lo incomodó, obligándolo a cambiar de posición, se había puesto de rodillas ahora, pero seguía con la respiración agitada.

    Qué bueno que estuve para salvarte, ¿no crees? ―Preguntó pícaramente el Ranger, sonriéndole.
    Claro, mi héroe ―respondió, sorprendiéndole con una bola de nieve en el rostro. El ojiámbar terminó con nieve en la cabeza, los hombros y un poco en la nariz, pronto comenzó a reírse por ello pero el momento no duró, escucharon nuevamente el rugido y esta vez, era seguro que venía de esa fría cueva―. Habrá problemas ―susurró Nathan, tomando una pokéball para liberar a Argus.
    Absol… ―liberó taciturno.

    ShulmanShulman No olvides recoger la cuerda(?)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 8 Dic 2018 a las 14:59
  3. Shulman

    Shulman No sé, me sabe a mierda

    Registrado:
    7 Dic 2015
    Mensajes:
    3,400
    Temas:
    202
    Calificaciones:
    +1,174
    Mientras Alec recogía la cuerda utilizada para escalar, Nathan se dirigía junto a su compañero rápida, pero sigilosamente hacia la entrada de la gélida cueva de la cual provenían los rugidos. Ese monstruo que tanto aterrorizaba a los pueblerinos y viajeros debía de encontrarse allí, y necesitaban arreglar las cosas con él (como fuera posible) para evitar más daños a las propiedades y a los humanos. Sin embargo, antes de poder entrar al oscuro lugar del cual provenían los estruendosos y guturales gruñidos, Kirsch tuvo que retroceder varios pasos hacia atrás por culpa de unos Zubat que salieron volando de la cueva, seguramente atemorizados.

    Payne atrapó en sus brazos a un Nathan que casi se iba cayendo ante la sorpresa que le produjo la repentina aparición de los Zubat. Lo tenía entre sus brazos de nuevo, tan cerca y apegado a él; Nathan no pudo evitar sentir la respiración del otro sobre su cuello, recordando aquella noche que tuvo que pasar en el Centro Pokémon junto al mayor. Era increíble que lo hubiera hecho quedarse allí, ¿cómo se había dejado convencer por Alec? Después de sentir la parte frontal de Pain frotarse contra su posterior por pura inercia, con el único fin (al menos para el entrenador de Munchlax) de acercarlo más a su cuerpo, recordó con algo de pena el por qué. La necesidad del ser humano de sentir calor, el “deseo de la carne” era algo completamente traicionero.

    Ya puedes soltarme, Alec ─más que un comentario, era una orden por parte del menor hacia el chico que lo tenía literalmente atrapado. Pain había impedido que, en un intento por separarse, el otro pudiera zafarse del agarre fácilmente.
    Siendo sincero, no me gustaría ─susurró cerca del oído del de cabellos azules, quien no pudo evitar sentir un escalofrío recorrer toda su espalda; un comentario lujurioso en un momento como ese, vaya, cada día que se lo encontraba le impresionaba más y no precisamente de buena manera─. Me gusta el calor que siento cuando te tengo así de cerca.

    Kirsch chasqueó la lengua al oír tal cosa, ¿en serio se iba a poner con esas cosas en medio de un trabajo en el cual estaban arriesgando sus vidas? No era para nada profesional y ello solo le quitaba credibilidad al Ranger como tal: un guardián. Sin embargo, tan pronto como empezó a pensar en que Alec se dejaba llevar fácilmente por momentos como aquel, un estruendoso rugido los sacó a ambos de su ensimismamiento y puso los pies de cada uno sobre la tierra; Pain maldijo internamente el que aquel oso siguiera insistiendo en expresar su ira y, por si fuera poco, que en ese momento se comenzaron a escuchar pasos cada vez más cerca. Así es: fue cuestión de segundos para que Beartic, el monstruo de las nieves que atacaba a cualquier humano que osara buscar seguir subiendo la montaña, se presentara ante ellos con una clara mirada de molestia y enojo.

    Sol ─soltó el pokémon caótico, pues sentía la ira del oso polar a metros de distancia. Miró a su entrenador con la única intención de comunicarle que no estaba seguro de lo que podía pasar, pues, a fin de cuentas, Beartic demostraba tener mucha fuerza a simple vista. Era el tipo de pokémon que ni siquiera él deseaba enfrentar todavía, al menos no solo. Afortunadamente, sabía que tenía una buena cantidad de pokémon respaldándolo, no obstante, estos se encontraban detrás de los mismos entrenadores por temor al tipo hielo.
    Es curioso que te presentaras ante nosotros así como si nada, ¿estabas acaso esperándonos? ─Nathan no era el tipo de persona que quisiera tratar todos sus asuntos con una pelea; por su apariencia, cualquier persona podría pensar que se trataba de un chico un tanto problemático que le encantaba meterse en peleas, pero eso, en cierta manera, era mentira. Si bien le encantaba pelear tanto contra personas como pokémon, también era cierto que no le veía lógica a arreglar todos los problemas a partir de la agresividad.
    Rrrtic ─rugió el pokémon dando un paso hacia adelante, como si estuviera tratando de atemorizarlos para que retrocedieran. Era interesante ver ese comportamiento por parte del oso polar; estaba dando una advertencia a los humanos para irse, para no cruzar esa caverna. Y Nathan no era el único que se había dado cuenta de ello.
    ¿Resguardas algo preciado para ti en esa cueva? ─Esta vez la pregunta provino por parte de Alec, quien, podría llamarse a sí mismo en aquella situación, era el “policía bueno” ─. ¿Los que buscan subir a la cima de la montaña están amenazándote de alguna manera? Porque…
    ¡BEARTIC! ─El potente y estruendoso rugido del oso vino acompañado de una friolenta y violenta ventisca que hizo daño no solo al siniestro pokémon que estaba resguardando a los humanos, sino también al murciélago y los búhos que sobrevolaban sobre sus respectivos entrenadores; aquellos que estaban escondidos detrás de Alec y Nathan sintieron las secuelas del ataque, pero no sufrieron tanto como sus compañeros que estaban más expuestos o como los propios maestros.

    Nathan inhaló y exhaló profundamente ante el helado viento que Beartic logró crear solo con su potente rugido, tras lo que frotó sus brazos con un poco de fuerza para sentir calor; definitivamente no podrían lidiar con aquel pokémon sencillamente debido a su actitud agresiva, y era algo que le molestaba bastante… Pero a la vez le emocionaba. Si ese oso quería que las cosas se tornaran completamente violentas, así sería: con un sutil chasquido de dedos por parte del de cabellos azulados, Absol cubrió la cuchilla de su cabeza con un aura de color azul índigo y se acercó rápidamente hacia Beartic, logrando hacer un corte limpio en su brazo.

    ¡Beeaaaaar!
    ¡¿Pero qué hace tu Absol?! ─Alec se exaltó al ver tal acción por parte del pokémon de Nathan, y más porque éste permitiera tal cosa; no, no se había percatado de que él le había comandado tal cosa porque no alcanzó a ver el chasquido de dedos.
    Está defendiéndonos ─contestó con un poco de malhumor─. Ese Beartic no hablará y solo nos atacará a partir de ahora; no es posible mediar palabra con él, y debiste de suponerlo inmediatamente después de su rugido ─hizo una pausa y miró hacia arriba, donde se encontraban volando todavía los pokémon de Alec junto a su dormilón amigo.

    En un instante, Alec abrió los ojos al ver cómo Beartic estuvo a punto de utilizar sus garras para atacar y atrapar a Absol, que aún no había retrocedido. Sin embargo, una gran cantidad de hojas filosas cayeron desde el cielo como si se tratara de flechas; el Follaje de Leaf había hecho retroceder al oso por evitar ser dañado nuevamente.

    Tendremos que hacerlo entender a la mala, al menos hasta que se digne a mostrarnos qué es lo que oculta allí adentro o nos explique, a su pokémonesca manera, por qué le molesta tanto que los humanos suban la montaña ─aquellas fueron las últimas palabras que Nathan soltó antes de liberar a aquellos compañeros que había devuelto a sus esferas y quienes, más que tener miedo a la hora de visualizar al poderoso pokémon de tipo hielo, se emocionaron por la idea de tener que pelear contra tal adversario.


    Cosmic-boyCosmic-boy se prendió esta mierda. Ya Alec por fin ve el lado crudo de Nathan[?

    Para la raid usaré a:

    Absol.
    Gastly.
    Pachirisu.
    Dartrix.
    Sandshrew de Alola.
    Sandile.​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 10 Dic 2018 a las 18:30

Compartir esta página

Cargando...