Fanfic Original Fic El Entrenador Distante.

Tema en 'Poké Fics' iniciado por Kurama-kun, 31 Oct 2017.

  1. Autor
    Kurama-kun

    Kurama-kun Memo

    Registrado:
    9 Sep 2014
    Mensajes:
    114
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +39
    Bueno chicos este es mi primer fic, me inspire un poco en Sora de No Game No Life, y un poco de sherlock holmes... Me gustaron sus peliculas XD, espero que sea de su agrado sin mas que decir aqui les dejo el primer capitulo

    Capítulo 1: El Mundo Equivocado.
    Nuestra historia comienza con un joven que vivía en nuestro mundo un lugar, monótono, podrido e injusto, donde la fantasía solo existe en los videojuegos y en los Mangas… es un poco deprimente pero es la realidad de este planeta.
    -Mmmm… -despertando al oír su despertador sonar –cállate… -quejo tratando de alcanzarlo- solo 5 minutos más –tomándolo al fin y apagándolo.
    El nombre de nuestro Joven es Allen, de 17 años piel clara pelo color negro grisáceo y ojos de color azul claro con azul oscuro.
    -Arriba, arriba Allen! Llegaras tarde al instituto.
    -¡Ya voy mama! –respondió levantándose y frotando sus ojos –ya desperté.
    -Rápido o se te ara tarde!
    -Ahhh- suspiro- ¿esto es lo que la vida planea para mí? –estirándose –otro día de hacer lo mismo.
    Se levantó y fue a darse un baño para después ponerse su uniforme y bajar a desayunar.
    -Aquí tienes cielo. –sirviéndole el desayuno.
    -Gracias mama –contesto para empezar a comer -(lo único que me hace soportar esto es ella) –pensó mirando a su madre -(desde que papa murió me jure que viviría solo para ver a mi madre contenta) –apretando los puños -(por culpa de este injusto mundo quedamos solos.)
    Minutos más tarde.
    -Bien, ya me voy mama –tomando sus cosas y caminando hasta la puerta –te veo más tarde.
    -Cuídate cielo!
    -Aquí vamos otra vez –dando un vistazo al cielo para luego comenzar a caminar.
    En cuestión de minutos llego al instituto donde estudiaba, Allen era un chico bastante distante se podría decir que su único amigo era el mismo, a pesar de eso era muy inteligente, la mejor nota de su salón incluso de todo su grado, provocando que las clases fueran muy aburridas para él, al punto de dormirse en su asiento, en los recesos solo jugaba con su consola para tratar de no aburrirse, pero se le hacía difícil ya que todo para el resultaba sencillo.
    Luego de cumplir todas sus clases empezó su camino de regreso a casa.
    -Hoy fue otro día de lo mismo, al menos los profesores deberían esforzarse más en clases todo lo que explican es demasiado sencillo –caminando tranquilamente por la acera –quisiera que por una vez pasara algo emocionante algo que le recuerde a mi alma que sigue ahí adentro –suspiro –a quien engaño en este mundo nunca pasara algo así.
    Siguió su camino sin saber que era observado desde otro punto en el universo por un ser.
    -Este chico podría ser el indicado que estoy buscando –mirando atreves de una especie de espejo -¿así que sientes que naciste en el mundo equivocado?, entonces yo te are renacer en el mundo donde alguien como tu puede destacar!
    Enseguida la gran entidad empezó a liberar sus poderes, causando que en el mundo de Allen todo empezar a detenerse hasta que el tiempo se detuvo por completo quedando solo el libre.
    -¡¿Q-que sucedió?! –mirando sorprendido a su alrededor -¿qué les paso a todos? –acercándose hasta una persona y ver que estaba estática en ese lugar -¿oiga puede oírme? –haciéndole señas –es inútil –alejándose un poco –un momento… ¡Mama!
    Tan rápido como pudo empezó a correr hasta su hogar y ver que su madre estaba en el mismo estado.
    -No… -mirándola con cuidado –que alguien me diga que está pasando???!!!
    -Humano!
    Esa voz resonó por todo el lugar, haciendo que Allen mirara a su alrededor para encontrarla.
    -¿Sientes que naciste en el mundo incorrecto?, ¿qué opinas de este lugar?- pregunto la imponente voz al chico.
    -Eh? –mirando a sus alrededores -¿qué opino de este lugar?, es un lugar injusto envenenado por la ambición y la corrupción de las personas, aquí no existe la justicia mi padre murió por un asaltante y la policía no hizo nada, este lugar me da asco eso es lo que opino! –Respondió con voz alta Allen.
    -Ya veo… lamento lo de tu familiar humano, pero puedo hacer algo al respecto, si te dijera que puedes renacer, en un nuevo mundo donde todo es mucho más fácil y donde los humanos comparten la tierra con otras criaturas como su igual.
    -Pues –sonriendo un poco –te diría que suene como una oferta muy tentadora, pero cuál es el truco?
    -Jajajaja no hay tal truco humano, te estoy dando la oportunidad de renacer y vivir donde alguien como tu prosperaría mucho.
    -Pero y mi Mama, no pienso ir a ninguna parte sin ella.
    -Ella también vendrá, crees que te dejare solo en un mundo donde no conoces a nadie.
    -Siempre estoy solo en todo caso –pensando un poco –está bien, acepto.
    -Buena elección, humano.
    De la nada el espacio empezó a distorsionarse frente a Allen provocando que este perdiera el conocimiento, hasta que horas después reacciono.
    -Yo no fui lo juro! –despertando y levantándose de golpe –donde… dónde estoy? –mirando a su alrededor pero el resplandor se lo dificulta -¿qué es este lugar?
    -Bienvenido al Mundo Pokémon, humano.
    Al voltear Allen callo de sentón al ver al gran ser que estaba frente a él.
    -¿Q-Quien eres tú? –articulo sorprendido.
    -Mi nombré es Arceus, soy el Pokémon que creo todo lo que puedes ver a tu alrededor, este mundo es mío y yo te traje aquí.
    -¿Pero porque?, no obtienes ningún beneficio al traerme aquí.
    -Es cierto no lo tengo, pero lo hice por puro capricho, escucha humano te traje aquí para que pudieras tener la aventura de tu vida –mirándole fijamente -¿no era ese tu deseo?
    -¿E-Estuviste mirándome todo este tiempo?
    -Si, al ver a un joven con tus habilidades y conocimiento, considere un desperdicio el dejarte en ese mundo.
    -¿Y qué planeas que haga?
    -Eso lo dejo a tu elección, pero te estaré observando humano –dicho esto Arceus se desvaneció dejando a Allen boquiabierto.
    -A mi criterio he? –mirando a su alrededor -¿dónde está Mama?
    -Awww valla parece que me quede dormida, mejor hago la comida Allen debe de llegar pronto. –levantándose, sin notar nada a su alrededor.
    -¡Mama!
    -Cielo ya estás en casa –mirando a su hijo correr hasta ella y notar todo los árboles y la vegetación a su alrededor -¿q-que paso?, ¿sigo soñando?
    -¿Mama estas bien? –llegando a ella y viéndola -¿no te paso nada?
    -Yo estoy bien Allen, pero cielo ¿dónde estamos? –mirando muy confundida el lugar.
    -No sé exactamente en qué lugar mama, pero mientras estemos juntos estaremos bien.
    -Humano, adapte tu dispositivo móvil, en el encontraras tu PokéDex y Un Mapa de esta región y deje unas Pokébolas en tu cinturón, eso te ayudara a empezar tu viaje –resonó la voz de Arceus por el lugar para que luego el Teléfono de Allen sonara.
    -Gracias, con esto ya no necesito nada más.
    -Nos veremos luego humano.
    -Tengo nombré sabes?... ya se fue –suspirando –bueno al menos con esto puedo saber dónde estoy, veamos –mirando el mapa de su tlf y alejándolo un poco para hallarle forma –si no me equivoco esta región es, Sinnoh.
    -¿Ci-Cielo d-de quien era esa voz? –algo asustada.
    -Descuida mama no es alguien malo, por ahora te diré que no estamos en la tierra, bueno no en la que tú conoces.
    -¡¡¡¿¿¿Qué???!!!
    -la voz que oíste es como decir el dios de este mundo y él nos trajo aquí.
    -¿p-pero porque?
    -Por capricho –respondió alegremente dándole un vistazo al cielo –bueno mama lo mejor será empezar –tomando su celular y anotando algo –lo primero será, conseguir mi primer Pokémon.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. NateRiver(Near)

    NateRiver(Near) El noob del fan fic :'v

    Registrado:
    11 Ene 2017
    Mensajes:
    34
    Temas:
    1
    Calificaciones:
    +32
    Como yo tambien soy nuevo no puedo corregirte pero te escribir: pon espacio de dialogo a dialogo y agranda el titulo
    Y no hay escusa de que lo hago en un cel que yo soy pobre :v
    Bueno estare atento a este fic
     
  3. Autor
    Kurama-kun

    Kurama-kun Memo

    Registrado:
    9 Sep 2014
    Mensajes:
    114
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +39
    la verdad lo copie y pegue ya lo tenia preparado pero no me percate de los espacioes entre dialogos estare atento para el siguiente apitulo que subire pornto.
     
  4. Autor
    Kurama-kun

    Kurama-kun Memo

    Registrado:
    9 Sep 2014
    Mensajes:
    114
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +39
    Disculpen la tardansa, pero e donde soy el internet es cruel con quienes lo usan, sin mas, aqui esta el segundo capitulo espero les guste, alguna sugerencia pueden dejarme un mensaje.


    Capítulo 2: Empieza la conquista, el primer compañero.

    Madre e hijo caminaban por el lugar mirando todo a su alrededor.

    -Puedes sentir todo ese aire puro cielo.

    -Sí, esté lugar no está contaminado como el nuestro.

    -Me pregunto porque ese Dios nos trajo solo a nosotros.

    -Parece ser que el sí sabe aplicar la justicia mama.

    -No entiendo nada de lo que dices cielo –mirando al extraño animal moviéndose a lo lejos –ahhhh! Un bicho raro! –abrazando a su hijo desde atrás.

    -¿D-Donde? –tratando de ver pero los brazos de su madre se lo impiden –mama! Déjame ver si no, no sé qué viste –logrando quitarse los brazos –mmm? Mama es solo un Luxio.

    -Ehh? –parpadeando perpleja -¿conoces a ese animal?

    -Sí, he jugado varios juegos que tratan de creaturas como ellos, aunque no creí que en verdad existieran.

    -¿Y no es malo?

    -Si no lo molestas no, pero el que allá uno por aquí me dice que hay un Pokémon perfecto para atrapar –mirando al Pokémon caminar hasta dentro de unos árboles –un vigilante eh? –Sonriendo -(solo tengo que seguirlo entonces) Mama espérame aquí, hagas lo que hagas no te muevas a ningún lado, si viene algún Pokémon a verte, solo se amable y no te lastimaran.

    -Entiendo, pero ten cuidado.

    -Claro.

    Siguiendo al Pokémon se dentro en el bosque hasta dar con el Luxio que buscaba.

    -(Debo tener cuidado de no hacer ruido) –caminando en sumo silencio -(siempre o la mayor parte del tiempo detrás de un Luxio hay…) –siguiéndolo hasta un claro donde se podría ver un gran Luxray recostado contra un árbol -(perfecto!) –escondiéndose tras de un árbol -(a juzgar por su tamaño, es uno bastante experimentado en pelea, por el tamaño de las patas y mandíbula es un Macho y al ver su cara es obvio que…) –mirándolo detenidamente -(está enfermo?!) –dedujo impresionándose un poco.

    Y era verdad al ver al Pokémon este tenía signos de fatiga y fiebre.

    -(Que debería hacer?, es un buen Pokémon y dudo que allá otro muy cerca) –mirando sus posibilidades.

    El gran Pokémon capto la presencia de Allen por su olor y lo confirmo con su visión, con mucho esfuerzo se levantó y lanzo un rayo hasta el árbol tumbándolo quedando Allen parado de espaldas.

    -Jajajaja! –empezó a reírse de forma nerviosa –olvide que puedes ver atreves de las cosas.

    El Luxray solo respondió a eso con un gruñido, haciendo aparecer a varios Luxios para protegerlo.

    -Tranquilo no soy ningún peligro, es más ni siquiera tengo ningún Pokémon para defenderme.

    Mientras él decía eso los Luxios lo rodeaban formando un círculo.

    -En serio chicos creen que es preferible atacarme, que revisar porque su líder está enfermo.

    Al decir eso los Luxios se veían las caras, ninguno de ellos sabía que su líder estaba enfermo.

    -Vamos me van a decir que ninguno noto lo agotado que esta, mírenlo jadea mientras tiemblan sus patas –dándoles a notar el estado de su Lider.

    Los Luxios vieron hasta el Luxray y se dieron cuenta todo lo que decía Allen era verdad, al ver que sus seguidores notaban su agotamiento empezó a gruñirle a Allen.

    -Tranquilo, lo iban a notar de un modo u otro –sonriendo discretamente –pero sabes que mejor me voy, seguramente un Pokémon como tú no me serviría de compañero, mejor quédate aquí y sírvele a uno de tus compañeros cuando te quite el puesto de líder –dándole la espalda y caminando lentamente.

    Como respuesta el Luxray dio un par de pasos y gruño como desafiando a Allen.

    -¿Quieres una pelea?, Pero en ese estado no puedes pelear, porque no vienes conmigo y me acompañas en mi viaje cuando te ellas recuperado peleare contigo, qué opinas?

    El Pokémon se quedó unos segundos en silencio mirando a Allen para después asentir.

    -Buena decisión –acercándose a él y tomando una de sus Pokébolas –a partir de ahora somos compañeros.

    El Luxray asintió para tocar la esfera con su pata y ser absorbido por esta vibrar varias veces y lanzar un pequeño brillo.

    -Bien –tomando su teléfono –atrapar mi primer Pokémon –hablo tachando ese objetivo de su lista –ya!, bueno chicos dejo a su criterio quien será su nuevo líder los vendremos a ver pronto, cuídense –empezando a caminar y despidiéndose con la mano de los Luxio.

    Estos lanzaron varios gruñidos de despedida para luego irse del lugar.

    -Descuida Luxray, pronto encontraremos un lugar para que te recuperes, solo resiste un poco –menciono hablándole a la Bola –ahora donde estará mama? –buscando con la mirada –allá esta.

    Al acercarse estaba sentada con varios Starly y Buneary a su alrededor.

    -Mama cuando dije que no te movieras, no era tan literal.

    -Lo sé, estamos jugando a quien puede estar quieto por más tiempo.

    -Jugando? –Suspiro –solo a ti se te ocurriría, andando tenemos que encontrar una ciudad o pueblo pronto.

    -Está bien, lo siento pequeñitos, pero tengo que irme.

    Los Pokémon se despidieron y se fueron, pero una pequeña Buneary se quedó a su lado.

    -Valla mama le agradas –viendo a la pequeña coneja.

    -Es muy mona, ¿cielo me la puedo quedar?

    -Si ella quiere ir.

    Al escuchar la Pokémon asintió muchas veces.

    -Está bien, nos vamos.

    -¿Encontraste lo que buscabas cielo?

    -Sí, pero está enfermo y quiero llevarlo a que lo revisen.

    -Pobrecito.

    -Veamos un camino, un camino –dijo buscando cuidadosamente por todo el lugar –bien allá hay uno vamos!

    Caminaron hasta él y empezaron a seguirlo, sabiendo que pronto llegarían a la civilización.

    -Sabes mama, creo que debí pedirle a Arceus un cambio de ropa para ambos –menciono mirándose –aún tengo el uniforme de la escuela.

    -Yo no le veo problema, sabes que te ves guapo con él.

    -Ese no es el punto! –gruño al tiempo que suspiraba –valla, ya veré como comprar más ropa.

    -Cielo –colocando su mano en el hombro de su hijo –no te preocupes por pequeñeces estamos los 2 ¿no?, Y eso es lo importante, tú mismo lo dijiste.

    -Lo se mama, pero no quiero que te pase ni te falta nada.

    -Descuida cielo, se cuidarme sola sabes? o se te olvido quien era teniente en el ejército antes de ser mama ufufufu.

    -(Y sigo diciendo que en ese lugar te hicieron algo raro!) –mirando hacia otro lado con un pequeño tic en la ceja –mmm?, mira es un poblado ya casi llegamos.

    -Qué bueno!

    Luego de caminar otro poco llegaron hasta el poblado.

    -A ver, a ver, a ver –mirando todo el lugar –en alguna parte tiene que estar –caminando por las calles –bingo!

    Frente a ellos se encontraba el Centro Pokémon, y al entrar estaba relativamente lleno de algunos cuantos entrenadores.

    -Aquí vamos –se preparó mentalmente caminando hasta el mostrador –buenas tarde me gustaría que atendiesen a mi Pokémon, enfermo y no sé qué tiene.

    -Descuida, tranquilo lo atenderemos hasta que esté mejor, podrías sacarlo de su Pokébola para poder recostarlo en la camilla?

    -Por supuesto.

    Lanzo la Pokébola al aire y de ella salió Luxray que se veía un poco mejor ya que podía estar de pie.

    -Si está enfermo, pero no es nada grave –menciono examinándolo –en un rato estará como nuevo.

    Se lo llevo en la camilla hasta otra sala dejándolos a ellos afuera.

    -Cielo ese era tu Pokémon? –sorprendida.

    -Sí.

    -Era muy grande.

    -Si… sabía que eran grandes, pero ese me sorprendió.

    -En cuanto lo sacaste de esa bola, muchos de esos chicos empezaron a murmurar.

    -Me di cuenta, pero creo saber porque, al ver los Pokémon iniciales o de poca experiencia que tienen algunos de los presentes, me hace saber que son entrenadores nuevos y al ver un Pokémon maduro como Luxray es normal sorprenderse un poco –dedujo fácilmente ante la sorpresa de su madre.

    -Cielo, a veces creo que no fue buena idea darte esos libros sobre psicología humana.

    -¿Porque?

    -Te volviste muy calculador después de leerlos.

    -¿De verdad?, lo siento supongo que lo hago inconscientemente.

    -O-Oye! Disculpa pero ese Luxray era tuyo?

    -Si –respondió al voltear para ver a una chicas tras de él.

    -Bueno veras me volví entrenadora hace poco y me gustaría un par de consejos de alguien con experiencia.

    -Lo entiendo, pero creo que no sería el indicado, porque como veras yo empecé mi viaje hoy, ese Luxray que viste lo atrape hace poco.

    Todos los que prestaban atención se sorprendieron mucho al oír eso.

    -¡¿Empezaste tu viaje hoy?! –Pregunto sorprendida -¡¿y ese fue el primer Pokémon que capturaste?!

    -Sí, debo decir que me costó un poco pero lo conseguí.

    -(Valla es la primera vez que veo a Allen hablando con una chica…)

    -¿Cómo lo hiciste?

    -Lo convencí de que viajara conmigo.

    -¿Es todo?

    -Sí.

    -(Lo convenció pero cómo?)

    -Si quieres que te ayude dime en que es para saber si puedo serte de utilidad.

    -Ehh veras, mi Pokémon es este –lanzando la Pokébola dejando salir a un Piplup de ella.

    -Un Piplup… -agachándose para ver mejor al Pokémon -(es una Pequeña Piplup, por su estatura aun es joven y no debe llevar con su entrenadora más de 5 días, ósea que no tiene mucha experiencia peleando) –mirando a la chica -(por su voz sé que es tímida, seguramente de 16 años, bastante insegura resultado, Pokémon y entrenadora que no saben trabajar en equipo) –pensó al levantarse –lo primero que debes hacer es dejar tus dudas atrás, los Pokémon pueden sentirlas y hacerla sus dudas –respondió tomando a la Pequeña Piplup y acariciándola un poco antes de dársela a su entrenadora –tenle más confianza a ella, así empezaran a llevarse mejor y entrenen duro –termino de decir con una pequeña sonrisa.

    -M-Muchas gracias –sonrojándose un poco –Etto…

    -Allen, mi nombre es Kurokiba Allen.

    -A-Allen, muchas gracias, me llamo Megumi.

    -Descuida Megumi, no fue nada, pero vallan a entrenar la confianza no se forjar sola.

    -hm –asintiendo con la cabeza –nos vemos.

    -Valla cielo quien lo diría si sabes tratar con chicas jijiji

    -Por supuesto que se hacerlo!

    -Perdón, perdón!, pero como nunca te vi hablando con nadie.

    -Mama…

    -ufufufuf está bien ya no te molestare más.

    -(Que fue) –hablando a sus adentros, con un pequeño tic en mi ceja -(lo que esa gente te hicieron…)

    -Oh aquí estas!, tu Pokémon se está recuperando en un rato estará como nuevo, mi imagino que necesitas un habitación para pasar la noche.

    -Y no se equivoca –sonriendo un poco –pero no tengo dinero.

    -Descuida, aquí nuestra prioridad es la salud y el bienestar de los Pokémon y eso incluye sus entrenadores así que síganme por aquí.

    La siguieron hasta llegar a unas recamaras y pasar a una pequeña habitación con 2 camas y un baño.

    -Bien aquí está, los dejo para que se acomoden.

    -Gracias enfermera Joy –respondió despidiéndose de ella –bueno ma aquí descansaremos esta noche.

    -Está muy bonito cielo –dijo sentándose en una de las camas –y es bastante cómodo verdad Buneary?

    La pequeña Pokémon solo respondió con unos pequeños saltitos en la cama y gruñendo su nombre.

    -Espérenme aquí iré a ver cómo sigue Luxray –caminando hasta la puerta –ya regreso.

    -Está bien.

    Las dejo a ambas y camino por el pasillo hasta pasar por una ventana donde podía ver a Luxray descansando en una camilla y a la enfermera Joy revisándolo.

    -Al parecer se ve mucho mejor –mirando su cara –su respiración es más tranquila y ya no tiene fiebre.

    El Pokémon lentamente abrió los ojos y los fijo en Allen.

    -Estarás bien –apoyando la mano en la ventana –solo descansa por ahora.

    Al escuchar eso lo miro por unos según para después dormirse otra vez.

    -Te preocupas por el verdad? –pregunto la enfermera saliendo de la habitación.

    -Sí, un poco la verdad el no saber que tenía me preocupaba –respondió mirándola.

    -Descuida el estará bien ahora solo tiene que descansar.

    -Es bueno saberlo- le dio un último vistazo antes de caminar hacia la habitación de nuevo- que tan lejos estaré del primer Gimnasio? –mirando su mapa –según esto estamos en esa ciudad, si sigo esta ruta llegare a ciudad Pirita, hay ganare mi primera medalla –entrando a la habitación –solo tengo que pensar en una estrategia –buscando con la vista a su madre –y mama?

    Como respuesta recibió varios saltos de Buneary y una seña de ella indicándole que estaba en el baño.

    -Ya veo –respondió sentándose en una de las camas –oye Buneary voy a necesitar un favor de tu parte.

    La pequeña solo ladeo la cabeza en forma confundida.

    -Descuida, ya te diré que es, por ahora –dijo tomando una manta y cubriéndose la cara con ella –listo.

    Segundos después salió su madre del baño solo con una toalla en la cabeza.

    -C-Cielo ya estabas aquí? –pregunto algo sorprendida.

    -Sí, y como siempre se te olvido, que este no son las habitaciones de tu compañía, aquí no puedes estar así –respondió en suspiro, porque claramente ya había pasado por esa situación antes.

    -Lo siento cielo, a veces se me olvida ufufufu.

    -Ojala solo fuera a veces –con una gran gota en su nuca –como sea solo vístete o ponte algo.

    -Está bien.

    Ya había anochecido y Allen y se madre se encontraban cenando en su habitación.

    -Esto está muy delicioso cielo.

    -Si- comiendo tranquilamente- (la comida sabe diferente, pero de igual manera bien.)

    Pidió comida vegetariana, no quería comer carne hasta saber de dónde venía…

    -Por cierto cielo que haremos mañana?

    -Empezaremos a movernos, iremos a ciudad Pirita.

    -Ciudad pirita? –pregunto algo confusa.

    -Ujum –asintió para proseguir –veras en esa ciudad hay un establecimiento llamado Gimnasio Pokémon, hay ganare mi primera de 8 medallas que necesito para poder entrar a un campeonato –se detuvo para darle otro mordisco a su comida –donde solo los más fuertes pueden ganar, ese es mi objetivo por ahora.

    -Ohh ya tienes todo planeado cielo, ufufufu eso es lo increíble de ti.

    -Cuando gane el suficiente dinero, te buscare un departamento, donde puedas quedarte.

    -¿Un departamento?

    -Sí, veras abra lugares peligrosos a donde tendré que ir y puedes salir lastimada.

    -Ya veo, pero cielo, tengo que ayudarte de alguna manera, no puedo dejar que tu hagas todo –viéndolo un poco preocupada.

    -Lo sé, está bien, ya veremos qué podemos hacer con eso, pero por ahora- dando otro mordisco a su comida –comamos.

    Siguieron con su comida hasta que tocaron la puerta de su habitación y al abrir era la Enfermera Joy quien traía a un muy recuperado Luxray.

    -Oh valla estaban cenando, disculpen la molestia, yo solo vine a dejarles a este amigo –dijo alegremente dejando entrar al gran Pokémon al cuarto.

    -Veo que ya estas mejor –acercándose a él y agachándose para verlo mejor –que bueno que ya estés recuperado.

    El gran Pokémon solo lanzo un gruñido como respuesta poniendo una pequeña sonrisa en su rostro.

    -Yo los dejo, para que puedan cenar, él ya comió así que no se preocupen, feliz noche.

    -Igualmente, enfermera Joy –respondió levantándose –mama te presento a Lux, mi compañero –presento a su Pokémon.

    -Holaa!!!, pero que lindo gatito eres –dijo acercándose a él para acariciarlo –eres muy mono!

    Como respuesta Lux solo puso una cara muy confusa en lo que veía a Allen.

    -Sí, ella es así, acostúmbrate.

    -Mono!, Mono!, Mono! –abrazándolo -su pelo es muy suave y pachonsito!

    -Ma él puede dejarte inconsciente si quiere sabes? –le advirtió viéndola con un pequeño tic en la ceja.

    Luego de ese cómico momento todos se prepararon para dormir.

    -Awww que descanses cielo mañana será un nuevo día para ambos.

    -Es verdad –respondió acomodando su almohada y apagando la lámpara –que descanses.

    -Tu igual –finalizo acurrucándose con la pequeña Buneary.

    -Un nuevo día… -murmuro para empezar a contemplar las estrellas por la ventana –je será un grandioso día.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. TheFat Cartman

    TheFat Cartman Cualquier día es un buen día para morir

    Registrado:
    4 Jul 2016
    Mensajes:
    316
    Temas:
    12
    Calificaciones:
    +188
    Oye amigo hace poco comence a leer tu fic, pero note que subiste el capítulo dos , dos veces te sugiero que revises bien y elimines la copia
     
  6. Autor
    Kurama-kun

    Kurama-kun Memo

    Registrado:
    9 Sep 2014
    Mensajes:
    114
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +39
    por eso digo que la internet le gusta hacernos sufrir XD ya lo arregle
     
  7. Autor
    Kurama-kun

    Kurama-kun Memo

    Registrado:
    9 Sep 2014
    Mensajes:
    114
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +39
    buenas a todos, aqui est el 3er capitulo, para compensar la tardanza lo hice un poco mas largo, espero les guste, caulquier sugerencia ya saben que hacer.


    Capítulo 3: Empieza el viaje.

    Al día siguiente, después de levantarse y de un buen desayuno nuestro entrenador junto a su madre y Pokémon se encontraban ya de camino a Ciudad Pirita

    -Cielo… llevamos rato caminando, falta mucho?

    -Ma apenas llevamos 2 horas de viaje y ya estas cansada?, donde está toda esa energía que ganaste en el ejército?

    -Toda ella se perdió criándote –respondió con mucha pesadez –pero valió la pena.

    -Está bien tomemos un descanso, según calculo deberíamos llegar para después del mediodía.

    Pararon junto al camino y se sentaron bajo un gran árbol.

    -Hmm… creo que tendré mucha desventaja.

    -En que cielo?

    -En la batalla de gimnasio, veras los Pokémon del líder son del tipo roca y tierra, Lux es eléctrico lo que lo hace débil contra ellos –respondió mirando la PokéBall –tendré que pensar en una estrategia.

    -No lo entiendo del todo, pero si son de roca no los hace lentos?

    -Sí y mucho la verdad, y eso lo puedo utilizar a nuestro favor, ah por cierto Buneary también peleara –menciono señalando a la Pokémon que se sorprendió enseguida.

    -E-Ella?! p-pero es muy pequeña.

    -Que su tamaño no te engañe, seguramente es fuerte, además no puedo sacar a Lux desde el principio ya que es el más fuerte que tengo.

    -En eso tienes razón cielo solo procura que no la lastimen.

    -Descuida si lo que planeo sale bien, ganara sin ni siquiera un rasguño –respondió confiado –bueno sigamos.

    Luego de avanzar un poco más de camino empezaron a encontrar personas en la ruta hasta que…

    -Oye tu eres un entrenador verdad?, te daré el gran honor de pelear conmigo!

    -Haa?! Y quien se supone que eres?

    -Yo soy Jessica y cuando te gane acumulare me batalla 150 ganada así que considérate afortunado.

    -(Que arrogante…) está bien –respondió Allen con mucha calma.

    -Cielo estas seguro este sería tu primer duelo.

    -Tranquila Mama, estaré bien además esto me ayudara a conocer a Lux un poco mejor.

    -Yo te elijo! –exclamo lanzando su Pokéball al aire, de donde salió un Roserade.

    -oye sé que este será nuestro primer encuentro, así que hagamos lo mejor que podamos, Lux tu puedes! –dijo Allen viendo su Pokéball para lanzarla al aire dejando salir a su Luxray.

    -Ohhh valla el novato tiene un buen Pokémon jajajaja, Roserade usa tormenta de hojas!

    Dicho eso de los brazos de su Pokémon una gran cantidad de hojas salió a mucha velocidad contra Lux.

    -Ok Lux salta!

    Apoyo sus 4 patas muy fuerte antes de dar un gran salto esquivado el ataque, pero también posicionándose entre el enemigo y el sol cegándolo por el brillo.

    -Ahora apuntala bien y usa velocidad!

    El Pokémon abrió bien sus ojos capturando a su objetivo completamente en su rango de tiro lanzando su ataque contra este acertándole completamente.

    -Oh no Roserade, vamos arriba!

    Su Pokémon se reincorporo rápidamente colocándose de pie.

    -Ahora usa látigo cepa!

    2 largas lianas salieron directo hasta Lux apresándolo.

    -(Cayo…) –pensó riendo para sí mismo –descarga!

    Al oír esas palabras el cuerpo de Lux se llenó de electricidad, y las lianas como si fueran cables de tención, dirigieron la electricidad hasta su usuaria dañándola mucho en el proceso.

    -Roserade!

    -Entre más grande son, más duro caen, Lux termínalo con colmillo de trueno.

    Las fauces de Luxray se llenaron de relámpagos y a una gran velocidad corto el espacio entre él y la Roserade dándole un golpe certero terminando así el combate.

    -P-Perdi… -articulo antes de caer de sentón –m-mi racha de 149 seguidas y perdí…

    -Eso es lo malo de confiarse –menciono Allen –cuando te confías demasiado pierdes la noción de las cosas –acariciando un poco a Luxray –y te vuelves arrogante, por eso te vencí.

    -Cállate ganaste fue por pura suerte!

    -La suerte no existe, en la vida o ganas o pierdes, no existe nada como la suerte o la casualidad.

    Mientras en otro plano cierta deidad miraba con cuidado al chico.

    -JA JA JA! No fue un desperdicio el haberlo traído aquí después de todo, me gusta cómo piensa.

    -Tu solo eres un novato con un Pokémon fuerte es todo.

    -No soy ningún novato, en realidad tenía la victoria ganada desde que me retaste, al momento de estar cerca, por tu aroma pude descifrar que tu Pokémon era del tipo hierba –exclamo Allen con mucha calma viendo a la chica –y allí entra la pregunta, cuál de todos era?, lo supe ver la rosa que llevas en tu mochila, me diste una pista muy buena, al ver tu gusto por esa flor deduje que tu Pokémon podría ser un Roselia o un Roserade y cómo puedes ver atine con mi segunda opción.

    Ante esas palabras la chica se quedó sin palabras, atónita seria el término correcto.

    -Te recomiendo que empieces tú racha de nuevo, pero esta vez no dejes que tu ego te domine, hasta otra vez.

    Dicho eso empezó a caminar junto a su madre y Lux, dejando a la chica quien lo veía alejarse.

    -Cielo, das miedo!

    -Miedo?

    -Pudiste saber casi todo de esa chica solo viéndola de reojo!

    -No todo, solo lo que necesitaba saber.

    -Si ves a las chicas así pensaran que eres un pervertido.

    -Tck! Ma!

    -fufufu bromeo, solo bromeo y lo sabes.

    -Como sea sigamos, ya falta poco.

    Después de avanzar durante un rato más, por fin podían ver la ciudad cada vez más cerca.

    Luego de otro poco por fin llegaron, y lo primero fue llegar al Centro Pokémon para comer algo.

    -Haa! Que buena esta!

    -Sí, esta deliciosa- confino dándole un probado a su comida –la comida en verdad es muy buena por aquí.

    -Verdad que sí! –respondió animada –cielo ya sabes cómo aras en tu batalla?

    -Aún estoy terminando algunos detalles, pero creo que puedo hacerlo.

    -Y como planeas usar a la pequeña Buneary en ese plan?

    -Mi teoría consiste en que el usara 3 Pokémon, un Geodude, un Onix y el 3ero es el que me preocupa… ya que no sé si es un Cranidos o su evolución… Rampardos.

    -Evolución?

    -Así es mama, estas peculiares creaturas tienen una increíble capacidad de adaptación, lo que hace que sufran una casi instantánea metamorfosis, observa.

    Al tener en su teléfono su PokéDex, le enseño las formas pre evolucionadas de Luxary.

    -Así se veía Lux antes.

    -Valla! –Expreso con asombro –así de chiquito era?

    -Así es y esta –cambiando la página de la Dex –es la evolución de Buneary.

    Al ver la pantalla se sorprendió ya que su pequeña conejita, pasaba a ser una gran conejita, literalmente.

    -Pero que mona es!

    -Sabía que dirías eso…

    -Y cuando se pondrá así?

    -Eso no lo sé, todo depende de que tan fuerza y experiencia tenga, y creo que ella debería ser capaz de evolucionar dentro de poco.

    -Ya veo.

    -Bueno, contigo tal vez sea en poco tiempo –dijo para levantarse de la mesa –vayamos a entrenar un poco.

    Con ambos Pokémon siguiéndolo camino hasta un área despejada cerca de la ciudad.

    -Escúchenme ambos, sé que si se trata de astucia podemos ganarle a sus primeros Pokémon, el problema es el último, así que mi estrategia se concentrara solamente en él.

    Ambos Pokémon lo veía muy concentrados.

    -Les explicare que haremos…

    Luego de explicárselos paso a paso, y con pequeñas imágenes en la arena organizando sus movimientos, ya estaban listos para la práctica.

    -Bien, primer intento, vamos!

    Era un movimiento muy meticuloso así que tenían que ensayarlo mucho, Luxray simulaba ser Rampardos contra Buneary quien sería la que lo enfrentaría.

    Sé que piensan, como podría ganarle esa pequeña Pokémon a esa masa de fuerza bruta, Allen lo sabía, así que aplico algo que usaría esa fuerza bruta a su favor.

    Luego de varias horas de intenso entrenamiento para ambos Pokémon, regresaron al Centro a descansar.

    -Lo hicieron muy bien ambos, estoy impresionado.

    Ambos respondieron con un asentimiento y una sonrisa, estaban algo cansados, pero contentos de que obtuvo frutos.

    -Se ven muy cansados que estuvieron haciendo este rato?

    -Perdón por la tardanza, estábamos tan concentrados que no notamos la hora.

    -Valla que se lo tomaron enserio.

    -Así es, luego de que descansen un poco vamos a por esa medalla.

    Le pidió a la Enfermera Joy que los revisara para asegurarse de que todo estaba en orden, luego de confirmarlo y de darles algo de comer, dirigieron su andanza hacia el Gimnasio Pokémon.

    Sus caras estaban llenas de seguridad, ellos estaban decididos a ganar esa medalla.

    Luego de unos minutos dieron con el establecimiento, cuando iban a entrar varios entrenadores salían de él.

    -(Con solo ver sus caras sé que no ganaron.)

    Entre los entrenadores, había una que el reconoció.

    -Megumi?

    -Oh Allen eres tú! Vas a retar al Líder de Gimnasio?

    -Así es, justo a eso vamos verdad?

    Ambos Pokémon asintieron al mismo tiempo.

    -Él es muy fuerte no pude vencer a su-

    -Quiero que sea sorpresa, así que no me digas cual es.

    -Oh está bien pero ten cuidado es muy poderoso.

    -Tengo eso en mente, si quieres puedes ver como lo hago para que te ayude en tu estrategia.

    -De verdad?

    -No tengo problema con eso, después de todo vinimos a ganar.

    Los entrenadores escuchaban su conversación y uno decidió interrumpir

    -No podrás vencerlo solo con esos 2 Pokémon!

    -Eso crees?

    -Solo porque tengas un Luxray no podrás contra sus tipo Roca.

    -Con esa actitud yo tampoco ganaría.

    -Tch! Eres algo engreído lo sabias!

    -Y tú solo buscas con quien desahogar tu rabia por haber perdido, ahora si me disculpan tengo una medalla que ganar.

    Los dejo a todos mudos para entrar en el edificio siendo seguido por ellos y a la final al chico a quien dejo mudo.

    Todo el lugar estaba oscurecido y así estuvo por unos segundos hasta que todas las luces se encendieron de golpe.

    -Bienvenido a mi Gimnasio Pokémon, me llamo Roco y seré tu rival para ganarte esto!

    Entre sus dedos estaba la medalla del Gimnasio Pirita.

    -Me llamo Kurokiba Allen y planeo llevarme esa medalla hoy.

    -Ja ja ja tienes mucho espíritu, muchos han intentado ganársela hoy pero nadie ha podido.

    -Si fuera tan fácil, donde quedaría la diversión?

    -Tu si lo entiendes, pues venga iniciemos el combate.

    -La batalla del Gimnasio Pirita esta por empezar, ambos utilizaran 2 Pokémon y se decidirá cuando Ambos Pokémon ya no puedan continuar, solo el retador puede cambiar sus Pokémon, a luchar!

    -Onix yo te elijo!

    Lanzo su Pokébola al aire y de esta un enorme Onix salió lanzando un rugido.

    -Tal y como pensé, Lux es tu turno.

    Su Pokémon quien estaba a su lado salió al frente, ambos ya estaban preparados para esa pelea, así que solo tenía que seguir su estrategia.

    Una gran pelea está por comenzar, Tierra vs Electricidad, enemigos naturales en una gran contienda.

    Esta historia continuara… NAh mentira, nos vemos en el gran y emocionante siguiente capítulo.
     

Compartir esta página

Cargando...