Evento Digimon Festival [20th]

Tema en 'Digital World' iniciado por Masaru, 1 Jun 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,176
    Temas:
    1,293
    Calificaciones:
    +4,578
    [​IMG]

    ¡El 20 aniversario de Digimon ha llegado! Es en este mes que, veinte años atrás, salió a la venta la primera versión del V-Pet (Digital Monster) trayendo a nosotros un nuevo mundo que hoy en día sigue creciendo. Es gracias a esto que Digital World existe hoy en día y con él muchas aventuras han sido posibles en primer lugar. Por tanto ¡Hay que celebrarlo! Bienvenidos al Digimon Festival. Un evento social donde el protagonista será exclusivamente el Digimon Compañero de su personaje.

    Situación Actual

    Como una muestra de agradecimiento por la constante labor y sacrificio que ejercen por la sociedad del Mundo Digital, los habitantes de File City han organizado el "Festival Digimon", un evento en honor de los Digimon Compañeros que valientemente luchan día a día junto a sus Tamers. Es un festejo por Digimon y para Digimon, donde el Compañero es el invitado de honor y protagonista y que le permitirá un tiempo de calidad en compañía de los de su especie. Después de todo, aunque el lazo entre Humano y Digimon sea tan fuerte, hay momentos en los que el Digimon merece estar por su cuenta un rato como un cambio de ambiente, ¿No es así? Es por eso que los Tamers vienen a dejar a sus compañeros para que tengan su espacio mientras él/ella hace algo más (Cuidar Digitamas, ¿por ejemplo?)

    En qué consiste el Evento

    Aquellos que hayan participado antes en los roles sociales estarán más que familiarizados con esta dinámica. Digimon Festival es un evento social, sin trama fija o evaluación, que tiene como particularidad una regla en especial: Solo los Digimon forman parte de esto. Así es, este evento ocurre en paralelo con la Digitama Party, por lo que Tamer y Compañero estarán separados permitiéndole a los jugadores expandir sus relaciones personales de manera independiente, sin la presencia o intervención del otro. Un nuevo enfoque en la dinámica de la dupla que, esperamos, sea refrescante para los que están acostumbrados a tratarlos en conjunto. Con esto en mente, Digimon Festival es un evento donde pueden narrar historias exclusivas de su Digimon, así como conocer otros de una manera distinta.

    Al igual que eventos pasados de esta índole, la inscripción no es necesaria. Para participar solo hay que empezar a escribir, dejando en el primer post el link de su Ficha (Solo es necesario en el primero)

    Reglas

    - Ya que este evento ocurre en paralelo con Digitama Party. Solo el Digimon puede formar parte de él, sin la presencia de su Tamer
    - Las historias pueden ser individuales (Digimon Compañero) o en conjunto con otros usuarios participantes
    - Reglas de cortesía, respeto por los personajes de otros usuarios
    - Los eventos y sucesos quedan a discreción de lo que deseen hacer en el festival, sin embargo eviten "exagerarle" la escala a las cosas (hacer eventos que pongan en peligro a la ciudad o peor, al Mundo Digital completo)
    - Se puede apartar post, pero sólo tendrán un tiempo máximo de 3 horas para editar. Durante el último dia, el plazo se reduce a 1 hora.
    - Las historias se llevan a cabo en File City, sin importar la ubicación actual del Tamer
    - Para que un post sea válido en la premiación, este debe tener al menos 500 Palabras de contenido por personaje
    - Está permitido usar a los NPC del compendio con permiso previo a la moderación, al hacerlo se comprometen a respetarlos debidamente. Tambien pueden improvisar NPC para las historias o usar los Personales
    - Este Evento no puede ser usado para obtener direcciones de D-Terminal de NPC
    - El Evento no otorga puntos de EVO o usos de Digisoul/DigiGnome.
    - El rush del último día no está permitido. Aquellos que lo hagan no se les contará el post para la entrega de premio (tómese por rush el hacer todos los posts requeridos en un mismo día luego de no haber participado en todo el plazo)

    ¿Como participar?

    Como ya se dijo, para participar lo único que hay que hacer es empezar a escribir en el evento, también tienen que dejar el link de su ficha en su primer post (solo es necesario en el primero)

    Quest

    "Digimon Festival [20th]” [Evento]​
    a) NPC que la solicita: Central de Tamers
    b) Descripción de la misión: Como agradecimiento a su incesante labor, el día de hoy se llevará a cabo el Festival Digimon, una celebración especial para compañeros. ¡A disfrutar!
    c) Descripción del campo de juego: File City
    d) Objetivos a cumplir:
    • Disfrutar del Festival
    e) Notas
    • En esta Quest no puede participar el Tamer. Solo los Digimon Compañeros
    • El Festival tiene todo tipo de atracciones para los Digimon. Comida, Juegos, Campos de Entrenamiento y Combate, etc.
    f) Recompensa:
    - Por cada post en el evento: 50 Bits (Máximo 500)
    - Por cada dos (2) posts en el evento: 1 MT (Máximo 5)
    - 5 Posts en el Evento: Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou"
    - 7 Posts en el Evento: Medalla "Digital Monster" y V-Pet
    - 10 Posts en el Evento: DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]

    - Extra: 10 Post en el Evento + 10 Post en Digitama Party: D-Pet (Si el Tamer ya posee uno, entonces desbloquea las funciones "Healing Chamber" y "V-Pet" del mismo)

    Premios
    [​IMG]
    Nombre: Dramon Breaker
    Tipo: Equip
    Descripción: Un par de guanteletes metálicos, capaz de combinarse en una enorme espada ancha y característico de VictoryGreymon. Esta espada, sucesora de las legendarias "Dramon Killers", está especialmente diseñada para combatir dragones, exhibiendo su peligrosidad ante estos. Además, la Dramon Breaker exhiben su potencial en manos de Digimon Dragón
    Efecto: Otorga al usuario la Dramon Breaker de VictoryGreymon. STR +5 y aumentan el daño hecho a Digimon -dramon. Si el usuario es del tipo Dragón, Todos los Stats +10 y permite el uso de Trident Gaia (la potencia depende del ATK del Digimon)
    Requisitos: Manos humanoides
    Precio: No disponible

    [​IMG]
    Nombre: Z'd Hou
    Tipo: Equip
    Descripción: Un poderoso cañón, considerado de clase superdreadnought y característico de Z'dGarurumon. Este cañón, considerado una mejora del armamento de MetalGarurumon, es capaz de liberar una potente ráfaga de energía al ser detonado. Además, el Z'd Hou exhibe su potencial cuando es usado por un Digimon Bestia
    Efecto: Otorga al usuario el Z'd Hou de Z'dGarurumon. ATK y SPD +5. Si el usuario es del tipo Bestia, Todos los Stats +10 y permite el uso de Blowback Breath (la potencia depende del ATK del Digimon)
    Requisitos: Boca para el Blowback Breath
    Precio: No disponible

    [​IMG]
    Nombre: VictoryGreymon
    Requisito: Mínimo rango Elite
    Técnica: Trident Gaia
    Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1
    Precio: No disponible

    [​IMG]
    Nombre: Z'dGarurumon
    Requisito: Mínimo rango Elite
    Técnica: Fullmetal Blaze
    Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1
    Precio: No disponible

    [​IMG]V-Pet
    Requerimientos: -
    Descripción: Un dispositivo con la apariencia de un Tamagotchi, muy parecido al Digivice D-Pet o al Keychain. El V-Pet es una "evolución" del D.S.D., que permite almacenar al Digimon Compañero del Tamer en su interior (o a ambos, de ser el caso). Una vez adentro, el Tamer es capaz de ver el estado de su Digimon (salud, energía, hambre) y brindarle servicios básicos (comida, vitaminas, vendaje, medicinas y limpieza) a elección. La parte posterior de este objeto posee una inscripción: "Digital Monster ver.20th"
    Costo: No Disponible
    Colores Disponibles
    [​IMG][​IMG][​IMG][​IMG][​IMG]

    [​IMG]

    El evento estará abierto hasta el Primero de Julio​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 1 Jun 2017
  2. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,926
    Temas:
    63
    Calificaciones:
    +522
    Ficha: Red
    Part I
    El bullicio constante de los habitantes de File ahora era mucho más vigorizante que de costumbre esa mañana. Digimon Festival desde el momento de su conmemoración había logrado atraer un gran número de interesados entre la isla y los continentes, logrando la mayor atracción generada en los últimos meses. Especialmente al ser un evento exclusivo muchos; simpatizantes o no de los humanos, tuvieron la dicha de universo a sus iguales como en las épocas de antaño.

    FlaWizarmon rondaba solo por las calles, dirigiéndose entre la multitud hacía el centro mismo del evento; ahí se encontraría con el resto de los miembros del Nastrand's Maze. El mago elemental se sentía un tanto contraído entre tantos individuos sin su compañero a su lado, siendo una de las pocas ocasiones en las que se encontraba sin custodiarlo, hecho que le hacía siempre sentir una extraña sensación en el pecho. Law no tenía la costumbre de estar en peligro, pero el resultaba un peligro mayor tanto para sí mismo como para las personas a su alrededor debido a su modo de actuar curioso e incontrolable. Pensamiento que aumentaba la tensión en el armor al recogerlo.

    No debí aceptar venir, aunque fuera para “divertirnos” ― susurró con una muestra de melancolía en su rostro a lo que caminaba con un paso más apagado y los hombros caídos, sintiéndose más estresado ahí que trabajando en el Bad Spill.

    De pronto un alarido familiar llamó su atención. En medio de la multitud un pequeño DemiMeramon llamaba la atención de los presentes para vender el periódico de la mañana. Tanta concurrencia le permitiría lograr acercar la mayor cantidad de clientes y curiosos. El elemental no dudo en acercarse, conservaba unos cuantos bits que Law le entrego antes de dejarlo en el Festival por lo que compró de inmediato un periódico y se dedicó a distraer su atención. La primera plana tenía como encabezado: "Día de Resurrección" Extraño fenómeno sorprende a los habitantes de File City, anunciando el extraño suceso del día anterior y las medidas tomadas por las autoridades correspondientes. El hecho dibujo una curiosidad en la mente del armor al considerar el evento junto con todo lo que ha sucedido a lo largo de los meses anteriores.

    "La Ciudad del Inicio". No creo que deban combinar las leyendas con cada suceso extraño que pase… ― consideró en voz alta mientras rememoraba la Ceremony of Spirits y las palabras de Baromon, reconociendo que el pasado y el presente únicamente posee el tiempo como única brecha que los divide y les impide coexistir mutuamente. FlaWizarmon continúo leyendo hasta observar una pequeña solicitud hecha por la central para pedir voluntarios que se encargaran de cuidar a los Baby I que tenían en su poder tras la aparición de los Digitamas y así mismo encontrar a cada Baby I o Digitama perdido en la ciudad. ―. Hm. Esto es igual a lo de la última vez, ¿me pregunto sí Law ya lo sabrá?

    FlaWizarmon no se detuvo y siguió su camino, posando el periódico doblado entre brazo y costillas, pintándolo más cómodamente entre la multitud.
     
    Última edición: 2 Jun 2017
  3. LadyAzulina

    LadyAzulina I just wanna be part of your symphony~ ♥

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    297
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +151
    Renard & Bearmon.
    I

    Esperaba que estuviese bromeando porque él no necesitaba de eso. ¿Un día libre? Para ello mejor se quedaban en el INN y lo dejaban dormitar todo el día. Pero, ¿una fiesta?

    No es una fiesta, listillo, es solo un festival. No seas gruñón y diviértete un poco
    escuchó la voz de su Tamer en su cabeza.

    Pasaba que era tan retraído en esas cosas como ella... o eso creía, le era difícil imaginar a Fiorella en alguna reunión social. Por lo tanto, tampoco se veía a sí mismo en una "reunión social" y si tenía música y comida sin lugar a dudas se trataba de una fiesta.

    ¿Quién lo diría? Renard fue obligado a asistir a una fiesta.

    Y no había forma de que se tratase de la mejor fiesta de su vida, no con la compañía que tenía.


    — ¡Gianna! —
    sollozaba Bearmon.

    El zorro rodó los ojos antes de tomar un trago del vaso que llevaba en la mano, desde que llegaron se instaló junto a la mesa de comida porque era consciente del agujero negro por estómago que tenía su insoportable compañero. Sin embargo, el pequeño oso no dejaba de llorar por la niña de bonitos ojos, no importaba cuántos sándwiches tragara.

    —Oh, Ygg, por lo que más quieras... —imploró.

    Renard se sirvió en un plato varios bocadillos con la intención de sentarse en un lugar tranquilo a que todo pasase, queriendo mantenerse como un simple observador, pero no existía una manera de que eso ocurriera ¡si Bearmon no lo dejaba tranquilo!

    — ¿Por qué me persigues? —preguntó con cansancio.
    — ¿También me abandonas? —gimoteó.
    —Estaría muy de acuerdo si la pequeña Gia decide romper todo lazo contigo, pero parece que te quiere o algo así... No te abandonó, solo te está dando un descanso.
    — ¡¿De qué?! —
    su llanto cobró más fuerza.
    —Al fin alguien que me entiende —murmuró para sí mismo sin dejar de caminar.

    Lo entendía, bueno, la entendía. Fiorella quería pasar un día sin el oso y con su pequeña hermana, volver a esos momentos donde solo eran ellas dos y que, con la eterna presencia de Bearmon, ya no tenían. Sin embargo, era muy cruel que lo hiciera pasar por ello; estaba pensando en cómo se lo podría cobrar.

    Mientras caminaban se animó a usar la cabizbaja cabeza de su compañero como mesa para su vaso, así podría hincarle el diente a alguno de los bocadillos, no obstante, luego de hacerlo el menor lo miró, siendo inconsciente de la bebida que se derramaba en el suelo.

    — ¿Por qué eres así? —fue lo único que le dijo. Ya estaba irritado y no llevaban ni una hora en el lugar.
    — ¿De qué manera?
    —Ve a traerme otro vaso, es lo menos que puedes hacer.


    El oso arrugó la nariz, pero igual iba a cumplir con el cometido. No sin antes arrebatarle el resto del sándwich de la mano para comérselo en el camino.

    — ¡Y, por favor, que no esté vacío!

    A Bearmon le daba por cumplir exactamente lo que se le pedía, por ello decidió ser un poco más específico. Aunque un recuerdo de esa frase dicha anteriormente perturbó su mente.

    — ¡¡De bebida!! —aclaró— ¡Llénalo con algo de lo que ofrecen para beber!


    ~***~

    Renard está libre para gruñirle a cualquier persona (?) ♥~
     
  4. Lady Beelze

    Lady Beelze I'm not real enough for you?

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,040
    Temas:
    188
    Calificaciones:
    +1,422
    Ficha: Sistema - Compendio de Fichas - Digital World | Foros Dz


    1.
    Los dos personajes estaban a la entrada del festival: una calle alegremente decorada con tiendas de todos los tipos a cada lado de la calzada, puestos de comida y venta esparcidos por doquier. Dicha calle estaba habilitada varios kilómetros hacia adelante y a los lados, abarcando un gran número de negocios, ventas y atracciones de diversos tipos, pasando por la plaza central en donde había una gran celebración. Hacía el fondo las entretenciones seguían y seguían, perdiéndose de vista.

    No eran los únicos en la entrada del lugar: muchos humanos estaban despidiéndose allí de sus amigos para dejarlos por el resto del día en lo que sería la celebración del “Festival digimon”, un evento realizado por primera vez en File para festejar a los camaradas digitales que día a día se esforzaban tanto al lado de sus compañeros tamer. A Nieves le había encantado la idea pero Ryudamon no parecía nada de convencido.

    — ¡Anda Ryudamon! ¡Te vas a divertir mucho! —le animó la chica, dándole palmaditas en el hombro.

    —No entiendo por qué tienen que hacer un día para festejar al digimon acompañante apartado de su camarada humano—replicó él, negándose a ir—, es decir; somos un equipo, deberían festejar a ambos por igual, ¿no crees?

    —Los tamer ya tenemos bastante con que nos atiendan y den descuentos en todos lados. También es justo que los digimon se relajen y diviertan. Después de todo, ustedes son quienes más se esfuerzan en las misiones, no digas que no.

    —Pero…

    —No te preocupes, sabes que no estaré lejos—
    dijo ella, sacando el monedero de su bolsillo y entregándoselo a él—. Ten, gasta todo lo que quieras~

    —Pero—
    volvió a intentar decir él—es el dinero de nuestras misiones…

    —Lo hemos ahorrado juntos, así que puedes gastar lo que necesites—
    le sonrió ella, deteniéndolo con la mano y volteándolo para dirigirlo hacia la entrada del festival—. Yo iré a revisar el asunto de los digitamas y regresaré a la base. Estamos en ciudad File—le tranquilizó— ¿qué me podría pasar?

    — ¡Pero…! —
    se giró Ryudamon para detenerla.

    La peli azul le despidió con la mano antes de que él tuviera tiempo de responder con algo. Luego se volvió y echó a caminar alejándose de allí. Tenía también algo de lo que ocuparse y no quería que su amigo se perdiera de la festividad y la diversión. El dragón se quedó con la mano libre estirada en el aire y la boca entreabierta. La cerró y bajó su brazo mirando fijamente a su compañera alejarse sin más, mientras él no podía evitar sentir que aquello no andaba del todo bien. No le parecía correcto que celebraran a un miembro del equipo cuando se suponía que eran eso: un equipo.

    “Tal vez Nieves también necesita algo de tiempo lejos de mi”—pensó, rascándose la mejilla y evitando desanimarse.

    La miró una vez más, pero su silueta ya se perdía en la otra cuadra. Suspiró con resignación y se volvió para mirar la celebración que se llevaba a cabo. No había un solo humano a partir del punto de entrada, sus amigos de Ávalon también habían comentado que irían, pero habían salido en distintos horarios y a distintas cosas, así que no habían coincidido. Tal vez los encontraría adentro, pensó antes de echar a andar. No tenía idea de qué se suponía que haría todo el día solo y dando vueltas; por una vez sintió extraña la soledad cuando antes le había parecido algo de lo más natural y hasta necesaria.





    Solo en la intro he puesto a Nieves despidiéndose de ryudamon; ahora ella se va a ver los digitamas. Por si al caso, trataré de meterle 11 post...
     
  5. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    10,198
    Temas:
    187
    Calificaciones:
    +2,304

    Ficha: Sistema - Compendio de Fichas - Digital World | Foros Dz

    Guilmon#1

    -Es extraño. Supongo que ya estoy acostumbrado a escuchar al duende pedante todo el tiempo -susurró para si mismo el dragón azulado, llevándose a la boca una bola de arroz que tenía en sus garras.

    Para Guilmon X, aquel festival era la oportunidad perfecta para poder estar a solas con los pensamientos y sentimientos que aún no podía compartir con su amigo y compañero humano. El portador del anticuerpo X siguió caminando entre los diversos puestos de comida y los juegos, observando a varios de los digimon pasar un rato agradable.

    Sin embargo, la leve sonrisa del virus se esfumó al ver como un FunBeemon parecía tener problemas con un YukiAgumon. Decidido, el virus azul se dirigió hacia ellos para saber que demonios era el problema.

    -¡Todos los que tienen el X son unos fenómenos! -se escuchó gritar al Agumon blanco. Aquel grito pareció cohibir a la pequeña abeja, que estaba al punto de las lagrimas. -¡Ni siquiera deberías tener un compañero humano! -la rabia del saurio helado era cada vez más palpable.

    -Yo…no…-fue lo único que alcanzó a decir la abeja antes de cubrirse del que parecía ser un inminente golpe.
    Dicho golpe nunca llegó gracias a la intervención de una bola de fuego que golpeó el suelo y que obligó al YukiAgumon a separarse de FunBeemon. El helado buscó con la mirada al responsable, gruñendo con rabia al identificar un Guilmon X-antibody de color azul como el atacante.

    -Ese ataque solo fue una advertencia. El próximo disparo te prometo que ira a tu cara -habló Azure, entrecerrando la mirada y dirigiéndola al Agumon blanco.

    -Por supuesto. Los fenómenos del X se cuidan entre ellos como la basura que son -espetó con veneno Agumon antes de darse la vuelta e irse.

    -Eh, gracias -habló de forma sincera la abeja. -Nunca antes me habían hablado así y por eso no supe como reaccionar -confesó con vergüenza FunBeemon.

    -De nada. El X-mayhem afectó a muchos en la isla. Tampoco ayudan los reportes de algunos natural carrier evolucionando en Death-x sin consciencia -respondió Guilmon X de forma seria. -Aunque ha pasado tiempo, algunas heridas no sanan. Es posible que ese Agumon haya perdido a alguien a manos de un Death-X -señaló el azulado sin perder su seriedad.

    -Comprendo.

    -Sin embargo, eso no quita que es un gran imbécil racista -sonrió el virus de forma amistosa. -Soy Guilmon X, pero puedes llamarme Blu o Azure -se presentó el lagartijo con una sonrisa.

    -Yo soy FunBeemon, pero mis amigos me dicen Funny o Bee -se presentó la abeja, recuperando la calma luego de aquel incomodo momento. -Un placer en conocerte, Blu -habló de forma simpática la abeja. -¡Oye! Déjame invitarte a comer algo como muestra de mi agradecimiento -empezó a hablar de forma emocionada y revoloteando de un lado a otro. -Uno de mis amigos tiene un puesto de comida y es excelente -alardeó Funny con orgullo ante sus palabras.

    -No es necesario…-trató Blue de rehusar la oferta de forma educada.

    -Insisto -respondió FunBeemon, quien voló a espaldas de Guilmon X y comenzó a empujarlo. -¡No seas tímido!

    -Esta bien, acepto -respondió con una sonrisa el virus.

    Quizás aquel día iba a ser mejor de lo que parecía.


    Dorumon: Sistema - Compendio de Fichas | Página 3 - Digital World | Foros Dz

    Dorumon#1

    Dorumon caminaba entre los tantos digimon del festival con disgusto. Todo el trabajo del felpudo con el saco de mocos de su tamer estaba en riesgo: al parecer, las metidas humanas de esa guild ya intuían sus intenciones no santas con la niñata de Elizabeth. Ahora, iba en dirección a un bar para tomar unos tragos y pensar en su curso de acción: debía asegurarse de que esa niña no se abriera a otros o no sería capaz de moldearla a su gusto.

    -Malditas perras entrometidas -murmuró con rabia Dorumon, empujando a un Gabumon y botándole el cono de helado que cargaba al suelo.

    -¡Oye! -reclamó el Gabumon, viendo su postre en el suelo. -¡Fijate por donde caminas! -exclamó molesto…para luego tragar saliva al ver la expresión de pocos amigos de Dorumon.

    -Piérdete, basura -contestó el natural carrier, caminando lentamente hacía Gabumon. -O me encargare de llenar tu trasero y estomago con bolas de metal -amenazó el dragoncillo bandido, gruñendo y mostrando levemente sus colmillos.

    Aquel acto fue lo suficientemente convincente para que el lupino saliera despavorido lejos de allí. El felpudo esbozó una sonrisa cínica para continuar con su camino. Al cabo de unos minutos, llegó a un bar de poca monta en la calle frente al festival. Sin pensarlo, ingresó al establecimiento y se dirigió a la barra.

    -Dame un trago -ordenó de forma tajante al Yaksamon que atendía, quien solo murmuro algo sobre “idiotas arrogantes” antes de servirle un vaso al felpudo, quien lo sujetó con su garra y se llevó el trago a la boca.

    -Hey Fang- una voz ronca llamó al dragón peludo, quien solo vio a un Leomon tuerto y lleno de cicatrices tomar asiento. -¿Descansando de la inútil humana que tienes por compañera? -preguntó con mofa para luego pedir un trago a Yaksamon.

    -Pfff la mocosa de alguna forma arruinó varios de mis planes al unirse a una Guild legal -se quejó Dorumon de mala forma e insultando a la rubia francesa que le extendió aquella invitación a la niña. -Ahora debo tener cuidado para que no se den cuenta que planeo romperla mentalmente para luego moldearla a mi gusto -habló con rabia el felpudo y arrugando el rostro. -Lo peor es que sospechan de mi y están ayudando a que la mocosa gane autoestima y se valga por si misma. Rara vez la dejan sola y son pocos los momentos que tengo para enseñarle a esa mocosa quien es jefe -rabió Dorumon antes de agarrar su vaso y lanzarlo a una pared con fuerza. -¡Malditas putas! -bramó con furia, sacándole una carcajada al león bipedo.

    -Sabes, siendo que tu compañera es una hembra humana y bastante joven, existe un modo para romperla con rapidez -habló Leomon, obteniendo la atención del felpudo morado.

    -Habla -ordenó Dorumon, invitándole al adult un trago de alcohol nuevo. -¿Cuál es este método del que hablas? -preguntó interesado el beast child, con sus ojos brillando con un destello lleno de malicia.

    -Muy bien. He escuchado que cuando los humanos fuerzan violentamente a otros a procrear, el humano que fue forzado suele desarrollar traumas. Si gustas te pongo en contacto con un Strabimon cuyo tamer y sus socios estarían más que dispuestos a ayudarte con tu problema con esa niña.

    -…Y estas seguro de que luego de eso ¿la mocosa quedara tan rota que podre moldearla a mi gusto?

    -Por supuesto. Solo dile que tan mal quieres que la dejen y ellos lo haran.


     
    Última edición: 22 Jun 2017
  6. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    627
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +90
    Ficha: Teresa
    NPC'S: Cassie
    Rory

    #1
    Debido a la insistencia de su Tamer en darle un día completamente libre de ella y de preocupaciones, Sistermon se vio en la obligación de ir al dichoso festival Digimon que se estaría llevando a cabo al otro lado de la ciudad. La Digimon sagrado iba de brazos cruzados y con cara de pocos amigos, todavía no le veía el lado bueno a asistir a dicho evento. Con la capucha puesta sobre su cabeza y su singular ropa, cualquiera que la viera allí pensaría que se trataba de una humana que se había infiltrado en el lugar, sin embargo nadie parecía querer acercarse a ella por la mala vibra que irradiaba. El aroma de la comida, las risas y conversaciones alrededor la hacían sentir incomoda ya que el lugar donde se había criado tenía un ambiente más lúgubre y serio.

    Mientras caminaba entre los puestos de comida, hubo un ruido el cual le llamó la atención a la Child. Se trataba de una pequeña arena donde se estaban batiendo a duelo una D’arcmon y un Spadamon, ambos Digimon atacaban simplemente con sus espadas. Esquivaban, golpeaban y daban estocadas, ninguno parecía darse por vencido, si bien el ángel era un Digimon Adult, parecía estar luchando en serio contra el pequeño león blanco. Ambos parecían divertirse mientras montaban el pequeño espectáculo para los presentes, sin embargo, en el momento en que Teresa vio que no se trataba de un combate real, perdió el interés así que continuó con su camino.

    Supongo que comeré algo para pasar el rato. – Murmuró para sí misma la Child.

    Dicho esto se acercó al primer puesto de comida que encontró, allí vendían banderillas por lo que compró dos y se fue a sentar en una de las tantas mesas que había detrás del puesto. Parecía como si todos los Digimon a su alrededor hubieran ido en grupo ya que todos los que veía se encontraban charlando entre ellos.

    Debí haberme quedado en la guild. – Suspiraba Tessa y luego le dio un bocado a su comida. – Demonios, esto está muy bueno. – Comentó dándole otro mordisco a la primera banderilla.

    ¡Hey! Pero si es Teresa. – Comentó un Digimon hada volando hacia Sistermon quien gruñó. – ¿Cómo has estado?

    Holaaa. – Saludó un Dinosaurio rojo sentándose frente a la monja que continuaba masticando su comida.

    Cassie y Rory se encontraban ahora frente a ella, ambos con expresiones tranquilas y buenas intenciones al haberse acercado a esta última. Esta solo suspiró y tragó, era probable que no se fuera a deshacer fácilmente de aquel par, después de todo, ellos eran los compañeros de los hermanos de su Tamer, había de tener una relación con ellos, ya sea buena o mala y la verdad le daba igual cualquiera de las dos opciones.

    Así que ustedes también vinieron a… celebrar. – Dijo la Digimon sagrado paseando la vista entre Guilmon y Tinkermon. – ¿Dónde dejaron a sus Tamers?

    Mina está ayudando a los de la DS con un asunto. – Respondió Rory bastante animado. – Me dijo que podía venir a divertirme mientras ella les echaba una mano.

    Liam está en la central como uno de los ayudantes para la adopción de huevos. – Contestaba Cassie sentándose sobre la cabeza del dinosaurio rojo.

    Ah, sí, lo leí en el periódico esta mañana. – Habló Tessa llevándose lo que quedaba de su banderilla a su boca. – Imagino que todos pensaron que fue una locura lo de la repentina aparición de todos esos huevos. Supongo que algunos renegados que les gusta jugar con la data se apropiaron de varios Digitama, ¿no? Por eso Wilhelmina esta con los de la DS y en cuanto a William, a pesar de no tener memoria tiene una personalidad parecida a la de Kath.

    ¿Y dónde está Kath? – Preguntó el Digimon hada viendo a la monja encogerse en hombros.

    No tengo la más remota idea.
     
  7. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,926
    Temas:
    63
    Calificaciones:
    +522
    Part II
    La comida representaba una exquisitez para el hechicero. Aunque acostumbrado a los platillos de Song, el estilo de los comerciantes no quedaba desestimado, cada uno con una técnica propia que lograba sacar a relucir sus estilos y platillos de forma única. Incluso la mente atareada de FlaWizarmon se dejaba llevar un momento por cada nuevo olor en el aire, sin duda una armonía a los sentidos del olfato y el gusto. Lo único que reprochaba era el regusto a alcohol en las bebidas, sin importar la festividad encontrar algo hecho enteramente de frutas o gaseosas en medio del evento resultaba un reto fastidioso. En el Bad Spill fácilmente debía buscar apoyo en el Chef para complacer sus antojos, ahí tendría que desilusionarse completamente o recurrir a un vaso de agua para calmar su sed; los cuales también representaban un desafío. Circunstancia que lo llevo a encontrarse con un rostro y semblante familiar.

    Los pasos del elemental se detuvieron al ver el movimiento torpe, infantil y malhumorado de un Bearmon. A simple vista no representaba muy diferente a la lista de su especie que rondaba por la ciudad, sin embargo su expresión de melancolía, tristeza e inocencia lo caracterizaba muy bien. No podía ser otro que el compañero de la pequeña Gianna. Renovando su camino FlaWizarmon decidió acercarse y saludarlo, siendo un principió base de su enorme cortesía además de reconocer que al estar ahí su Tamer no la acompañaba y por ende debía encontrarse sumamente vulnerable.

    ¿Quieres una bebida? ― cuestionó el vendedor, un Starmon, al pequeño Child logrando que este asintiera con un dedo en medio de la boca ―. Bien, ¿de qué? ― señalo ―, tenemos brisa veraniega, noche de verano, piña colada, grito de la bruja, la barba de jiji. Tu elige ― nombró rápidamente cada bebida, al punto de marear un poco a su comensal, incapaz de pensar que le gustaría a Renamon para que dejará de estar de mal humor.

    Ahm… Este ― sacó su dedo de la poca y apunto al azar, siendo inmediatamente dado por el vendedor, logrando que el oso olisqueara el contenido y retrajera los músculos de la nariz, mostrando su desagrado antes de dar la vuelta y regresar por su camino, siendo inesperadamente retenido por un obstáculo que lo obligo a levantar la mirada, encontrándose de frente con un desconocido para él.

    Hola, tiempo sin vernos, Bearmon ― declaró FlaWizarmon haciendo que el pequeño se mostrara confundido, hecho que él inmediatamente notó ―. Soy yo, Tetomon, el compañero del chico que ayudo a tu Tamer cuando fueron al Bad Spill, ¿nos recuerdas? ― inquirió logrando únicamente que Bearmon se mostrará aún más confundido y casi a punto de llorar al sentirse acosado por él ―. Hm. El que les invito a almorzar panques de moras en la cafetería.

    Bearmon pensó por un momento antes de rememorar ese suceso, siendo el primer día que se encontró con Gianella en ese espantoso bosque de pesadilla. Un silenció incomodo proliferó entre ambos, haciendo a FlaWizarmon arrepentirse de haberse acercado y su acostumbrada forma de ser siempre sociable; enseñanza de convivir con todo un Clan desde gran parte de su madurez emocional y mental. Sin embargo, la atención del elemental fue dispersa al sentir una presencia constante a su espalda, girando un poco la cabeza para notar los ojos constantes y firmes de un Renamon sobre él.

    Tú, otra vez ― dijo con una voz penetrante el zorro sagrado al reconocer al individuo que molestaba a Bearmon.

    LadyAzulinaLadyAzulina espero no te moleste que me meta XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 2 Jun 2017
  8. Lady Beelze

    Lady Beelze I'm not real enough for you?

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,040
    Temas:
    188
    Calificaciones:
    +1,422
    2.
    El pequeño rookie acorazado inició su paseo por el Digimon Festival sin muchas expectativas. Todo era en su mayoría comercio, música y comida. Nada que no hubiera visto anteriormente en otras ferias o festivales. Se detuvo a mirar en un puesto de algodones de azúcar, pero cambió de parecer y se detuvo ante uno de brochetas. Estuvo tentado a comprar algo, pero había desayunado hacía cosa de una hora así que prefirió esperar.

    —Oye, pequeño—escuchó una voz grave y fuerte cerca. Se volteó a ver y se encontró con un alto Wendimon que le sonrió produciéndole escalofríos—, ¿quieres un globo?

    Le ofreció uno de los muchos globos de colores y formas que traía en una mano. Ryudamon entrecerró los ojos, pero no fue descortés con él solo por confundirlo con un niño al verlo en su etapa rookie.

    —No, gracias.

    —Pero son gratis—
    volvió a sonreír Wendimon, mostrándoselos para que eligiera uno—, anda, escoge el que te guste.

    —Es que no…


    El mayor no aceptó negativas. Eligió uno y se lo dejó en la mano al rookie, despidiéndose de él y siguiendo con sus regalos de globos para los que entraban al festival. Ryudamon se vio con un ridículo globo de espada en su mano; negó con la cabeza y buscó a quién regalárselo, pero se llevó el chasco de que todos por ahí parecían haber recibido una visita del Wendimon. Le sentaba mal reventarlo.

    —Ya encontraré a quién dárselo…—supuso, retomando la marcha.

    Se entretuvo un rato en un puesto donde otros Digimon jugaban a cazar pequeños peces dorados en grandes peceras, los que luego se llevaban en bolsitas de colores. Luego observó a un grupo de Flamon y Koemon haciendo todo tipo de malabares y entreteniendo a un pequeño público. Esto no atrajo por mucho su atención, así que pronto se alejó para buscar algo más llamativo que mirar o hacer. Por suerte había muchas actividades que se estaban realizando simultáneamente y más de alguna llamaría la atención del dragón.

    — ¡Pasen, pasen y prueben su puntería! —llamó un Jokermon con los brazos levantados, atrayendo la atención de los transeúntes digitales— ¡Compita por un estupendo premio disparándole al blanco! ¡Solo cien bits la entrada!

    Ryudamon escuchó esto, se acercó a mirar y vio emocionado cómo había varios discos de tiro dispuestos a varios metros de una línea que delimitaba a los participantes, los que se iban acumulando para probar. Los premios eran variados y se entregaban por los distintos puntos que se adquirían acertándole al blanco. El Digimon miró buscando algún premio que le interesara, pero lo único atractivo que vio fueron unos grandes cascos anaranjados que pensó que le podrían gustar a Nieves.

    — ¡Quisiera entrar! —le dijo al payaso, entregándole cien bits para comprar su entrada.

    —Adelante, mucha suerte~ —dijo éste, recibiendo el dinero con una gran sonrisa.

    El dragón buscó un sitio libre frente a uno de los blancos de tiro y se alistó. Junto con él estaban participando Digimon tales como Kiwimon, Falcomon, Ikkakumon y Digmon, entre otros. Debieron esperar un poco hasta que todos los cupos estuvieron llenos, haciendo un total de diez participantes. Jokermon saltó hacia el centro de la pista de tiro y explicó, con los brazos levantados:

    — ¡Para ganar alguno de nuestros fabulosos premios solo deben obtener la mayor cantidad de puntos! Cada círculo en el disco de tiro tiene distintos puntos repartidos, teniendo el círculo central el mayor número; ¡100 puntos! Cada uno tiene tres oportunidades para disparar y al final se sumarán los resultados. Aquellos que destruyan el disco de tiro deberán pagarlo~ —advirtió con un tono cantarín, haciendo que los Digimon más grandes se pusieran algo nerviosos— ¡Si están todos listos, vamos a dar inicio!

    Salió del lugar de un par de saltos, se ubicó en su sitio cerca de los participantes y tomó una pistola con la que disparó al aire, dando inicio a la competición.
     
  9. Captain. Lazy

    Captain. Lazy I'm your king

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,649
    Temas:
    82
    Calificaciones:
    +787
    1.- Llegando!!!
    Flamon y Tsu

    El día había comenzado de manera tranquila para los leones, Shello e Yoh se ayudaron mutuamente para preparar el desayuno de todos los presentes, los Digimon debían tener energías para ese día que seguramente les traería un par de risas. Engla y Nyanmaru fueron los primeros en terminar su comida, se veían bastante animados, por su lado Bruno, Flamon y Tsu fueron más calmados a la hora de probar la comida hecha por los humanos que se encontraban conversando sobre lo que harían al dejar a sus compañeros en el festival dedicado a ellos.

    ¿Y qué harán ustedes? —cuestionó la babosa dejando su plato vacío de lado.

    Idemos a cuidad ñebes —habló el Asakura con la boca llena de una bola de arroz.

    Lo que quiso decir el tarado de Yoh, es que van a cuidar bebés —habló de forma correcta el cornudo que al igual que todos –exceptuando al flojo- había terminado su rico desayuno.

    Si, tiene razón, mientras ustedes disfrutan del día nosotros estaremos cuidando a un par de bebés —terminó de decir el europeo de forma tranquila, para luego levantarse de la mesa e ir recogiendo los platos vacíos para llevarlos al fregadero.

    Para el Brownwolf, volver a cuidar de un recién nacido le traía un aire de nostalgia que le relajaba bastante, recordó el momento en que cuidó de Petitmon hace mucho tiempo atrás. Mientras el chico regresaba a ese momento, Yoh se alistaba junto a los demás para poder partir de una buena vez, las calles en File estarían un poco llenas por ambos eventos, así que salir lo más rápido posible sería la opción más viable.

    Una vez afuera de la tienda de música, el grupo comenzó a dirigirse a donde se celebraría la fiesta para los Digimon. Las calles de File estaban completamente llenas de personas y Digimon por igual, al parecer aquellos eventos que se habían pronunciado llamaron la atención de ambos lados por igual, así que era totalmente normal que las calles estuvieran tan llenas de vida y alegría. Nyanmaru se encontraba algo nervioso, ver tanto movimiento en File lo hacía tener mucha inseguridad, por lo que decidió viajar en los brazos del nuevo integrante de Armany, por alguna extraña razón, ese chico lo hacía sentir seguro como Yoh, quien no se opuso a la acción del gatuno ser.

    Los leones llegaron hasta la entrada del festival y rápidamente fueron recibidos por un Gabumon que portaba una sonrisa en su rostro, de seguro era uno de los encargados de recibir a los Digis en el colorido arco que funcionaba como entrada al evento.

    No se vayan a meter en problemas y tengan cuidado —habló la can con un tono de preocupación, iba a ser un día largo en que ambos humanos no tendrían su compañía.

    Si, sobre todo tú, tarado —exclamó Tsu mirando a su Tamer quien miraba a todas partes—. Cuida de él, por favor —expresó ésta vez, observando al otro humano de cabello dorado.

    El mencionado se apenó un poco, no esperaba que el cornudo le pidiera tal cosa, así que sólo se limitó a asentir. Como era de esperarse, los monstruos digitales se fueron por su lado a excepción del felino de pelaje azul; era obvio que se quedaría con los humanos.

    Pues, veamos que nos tiene preparado esto.

    ¡Sí! —vociferó animado la babosa rosada.


    Sin esperar, los cuatro comenzaron a recorrer el lugar.


    Doc. K-9Doc. K-9 Here they go -se va al otro tema-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 2 Jun 2017
  10. LadyAzulina

    LadyAzulina I just wanna be part of your symphony~ ♥

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    297
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +151
    II

    Nastrand's Maze. ¿Por qué no se sentía genuinamente sorprendido? Ni siquiera había pensado en que ellos podrían estar por el lugar. Renard paseó disimuladamente la vista para notar que el elemental se encontraba solo, no había rastros del renacuajo o el insufrible Undead. Sin embargo, la presencia de FlaWizarmon solo le hacía consciente de que su compañero, al igual que el dúo de chicas, podrían andar por ahí cerca de su Tamer.

    —Aquí tienes —Bearmon le estiró bruscamente el vaso—. Si ibas a venir no sé para qué me mandaste —masculló, malhumorado.
    —Creí que te habías perdido —el ser sagrado lo tomó, observando al mayor.
    —Ya te gustaría —murmuró el oso, arañando el suelo con sus garras.

    Decidido a ignorar la aparente rabieta, el zorro le dio un generoso trago al vaso para darse cuenta que la bebida no era muy de su agrado, pero podría soportarlo.

    —FlaWizarmon —saludó luego de tragar, sosteniendo por las correas a un Bearmon con intenciones de cumplir aquellas fantasías temporales para evitar perderlo de vista.
    —Renamon, ¿cómo te encuentras? —inclinó un poco la cabeza en su dirección, consciente del trato entre ambas partes.
    —Encarcelado en este sitio —aceptó responder, haciendo un gesto con la cabeza a su gruñón acompañante—. ¿Y tus... amigos?
    —Íbamos a reunirnos en el centro del festival, pueden acompañarnos si gustan.
    —Si Gianna no está no me interesa —
    bufó el oso, quien seguía peleando silenciosamente contra su opresor por su libertad.

    Tanta revuelta al final valió la pena, pero al no saber que realmente le dejarían ir el menor del grupo cayó contra el suelo. Se levantó de un salto acomodando su gorra y arremetió contra el amarillo sin llegar a tocarlo porque éste únicamente puso una mano en la cabeza del pequeño para evitar su cercanía. Satisfecho con el control que mantenía, volvió su atención al elemental y rodó los ojos visiblemente. Quien no le caía era Law Wolfe, Red no tenía porqué quedar atrapado en el medio, además solo intentaba ser amable.

    —Preferiría que no —sinceró, dando un paso atrás y soltando al oso, que salió disparado en línea recta.

    El cansancio dominó las facciones del zorro, ¿por qué Bearmon no podía quedarse quieto? ¿Tenía que dificultarle tanto el día? ¿Dónde fue que dejó olvidado su plato con comida? Todo parecía ser un desastre incluso con la italiana lejos. Se acabó el contenido del vaso de un trago y observó a su camarada.

    — ¿Quieres dar una vuelta por el festival?
    —Pero, Bearmon...
    —Lo encontraremos tarde o temprano —
    aseguró.

    Lo que sucedía con Renamon era que ya compartía habitación con el oso y eso era más que suficiente como para también tener que vigilarlo. No pasaba nada con divertirse un rato antes de tener que perseguirlo, quizás él mismo encontraría por su cuenta algo que le gustara y pasaría el rato. Tendría que distraerse un momento para reanimarse y volver a la faena con energía, hacer un amigo era una muy buena idea para empezar.

    Los ojos azules continuaban en el humanoide esperando su respuesta, tanto una aceptación como una negativa le valía, no se había alejado porque intentaba ser cortés, otorgarle el mismo respeto que le demostraba.

    —De acuerdo, está bien. Vamos.

    Ambos asintieron para dirigirse en la misma dirección que partió el menor a un paso calmado y con toda la intención de disfrutar de las actividades.


    .Wolfe.Wolfe ♥~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    10,198
    Temas:
    187
    Calificaciones:
    +2,304


    Guilmon#2

    Guilmon caminaba entre todos los digimon presentes en la feria. El virus azul era guiado por un emocionado FunBeemon, quien iba revoloteando y charlando animadamente con el lagarto azul, quien reía ante las ocurrencias de la simpática abeja.

    -…y entonces le dije “amigo, tu estas totalmente perdido. Estas en Star beach, no en Cabo Coela” -terminó de contar Funny su historia: al parecer, un Commandramon zarpó desde WWW continent con direccion a File y terminó en Folder continent.

    -Pobre tipo -comentó entre risas Blu, quien a pesar de sentir pena por Commandramon, estaba riéndose de lo hilarante de la historia.

    -Si. Cuando le dije eso, se tiro a llorar y volvió a su balsa para zarpar al Net ocean de nuevo -agregó FunBeemon a su historia entre risas. -Allí esta el puesto de mi amigo.

    Guilmon iba a decir algo, pero sus palabras quedaron en el olvido al ver que digimon era el que atendía el puesto al que lo habían invitado: era un Wizarmon. Una sonrisa nostálgica y triste se dibujó en el rostro del saurio azulado.

    -“Vaya, que coincidencia. Tengo años de no hablar con un Wizarmon” -pensó Guilmon, su mente recordando a su amigo y los buenos ratos que pasaron juntos.

    -Hey Blu -llamó FunBeemon preocupado a su nuevo amigo, que se había detenido de repente. -¿Te sucede algo? -preguntó con consternación y obteniendo un gesto negativo del lagarto.

    -Estoy bien -habló Guilmon con tranquilidad. -Solo me perdí por un momento en el pasado al recordar a un viejo amigo mío -confesó el virus de forma sincera. -Un amigo que extraño y que jamás podre volver a ver -agregó con tristeza disimulada, cosa que no paso desapercibida por la abejita con natural carrier.

    -Lo siento mucho, de verdad -habló apenado FunBeemon y avergonzado de si mismo.

    -No es tu culpa. Ahora vamos con tu amigo -sonrió Guilmon de forma animada y palmeando la cabeza de Funny. -Que quiero ver si sus tacos son tan buenos como los vendes .

    -¡Por supuesto! ¡La comida de Wiz es la mejor!

    Con dicha declaración, ambos child se dirigieron a tomar asiento en el puesto de Wizarmon, quien saludo efusivamente a la pequeña abeja para luego dirigirse a Guilmon.

    -Hola, soy Wiz el Wizarmon -se presentó el mago al mismo tiempo que usaba magia para levitar los platos. -Todo amigo de Bee es amigo mío -comentó de forma amistosa el mago.

    -Un gusto igualmente. Soy Guilmon pero mis amigos me llaman Blu o Azure -contestó el virus de forma educada, sacándole carcajadas al mago.

    -Amigo, el placer es mío. No todos los días una celebridad local come en mi local -carcajeó Wizarmon, confundiendo a FunBeemon con sus palabras.

    -No pensé que mi nombre fuera conocido.

    -¿Celebridad local?

    -Bee, Blu aquí es el compañero digimon de Kyle Masters, un tamer de rango elite cuyo nombre es conocido en File -explicó el mago a su amigo insecto. -De hecho ha aparecido un par de veces en el Tengu.

    -De lujo -confesó FunBeemon emocionado: ahora tenía sentido el porque Guilmon lo había ayudado.

    Antes de que el virus azul dijera algo, una figura llegó a sentarse en el puesto. Guilmon abrió los ojos al ver a un Loweemon con una enorme cicatriz en forma de X en su pecho: aquel era el compañero de Lindy Wells.


    Dorumon#2

    Tras escuchar las palabras de Leomon, una sonrisa maliciosa se dibujo en el rostro de Dorumon: si lo que le decían era cierto, se ahorraría un montón de tiempo y si jugaba bien sus cartas, golpearía brutalmente la mente de las tres metiches. Si, un plan ya se formaba en la mente del felpudo, uno donde la mocosa de Elizabeth aprendería que solo debía seguir sus ordenes, sin confiar en nadie más y uno en donde podría aprovecharse de la culpabilidad que sentirían la sorda, la rubia metida y la albina intolerable para debilidad la influencia en Hale.

    -¿Cuándo puedes ponerme en contacto con Strabimon? -preguntó Fang de forma calculada. -Debo aprovechar que dos de las molestias no están en la isla -comentó al mismo tiempo que se tomaba un trago.
    -Dame una hora y te garantizó una reunión aquí mismo -contestó Leomon de forma tranquila y encogiéndose de hombros. -Mira que eres cruel, pensar que estas dispuesto a lastimar a tu compañera humana de esa forma -carcajeó antes de terminar su trago y levantarse posteriormente. -Espera aquí y lo traeré para que negocien -se despidió no sin antes golpear a un Goblimon que trató de robar su espada.

    -Espero que estos tipos sean profesionales -murmuró el felpudo, acercándose a una pared para lanzar unos dardos. -Ahora solo resta pulir detalles para evitar que crean que yo soy el culpable -susurró el felpudo, tomando un dardo y lanzándolo a la pared.

    Una hora después, Leomon volvía a ingresar al local acompañado de un lobo bípedo con cara de pocos amigos. El lobo se acercó a Fang, quien ya había dejado de jugar a los dardos.

    -Asi que tu eres el Dorumon que esta dispuesto a dejar que “jueguen” con su tamer hasta romperla -habló el recien llegado Strabimon, tratando de contener las risas. -Tarde diez minutos en aceptar que este gato estúpido no me estaba tomando el pelo cuando me hablo de ti -comentó el child, tomando asiento en una mesa. -¿Realmente lo haras?

    -Si no estuviera dispuesto no te hubiera contactado -contestó de mala gana Dorumon. -Dime ¿pueden hacerlo sin ser atrapados y de forma de que parezca que ya la niña era un blanco? -cuestionó el felpudo de forma seria.

    -Mira peludo, somos tan buenos que haremos que las “pistas” apunten a cualquier lado menos a nosotros. Normalmente mi compañero pediría un pago, pero viendo lo que ofreces estará más que feliz de hacerlo gratis -habló el hybrid child de forma tranquila. -Solo debemos hablar los detalles del plan y elegir una fecha -explicó el bandido de forma calculadora.

    -Entre más rápido mejor -cortó el felpudo de forma tajante a Strabimon. -De preferencia antes de que el par de putas francesas vuelven de Folder.

    -¿Te parece bien cuando nos digas? Ese día lo haremos y te garantizo que mi compañero y sus socios dejaran a esa niña como toda una muñeca sin mente lista para que la moldees a gusto.

    -Debo suponer que no es la primera vez que lo hacen ¿cierto?

    -No, te dije que somos profesionales y con experiencia. Solo ocupamos información de la niña para saber como actuar.

    -No me importa que hagan, solo que la mocosa debe vivir y sin heridas físicas que le impidan ser útil. Mientras cumplan eso pueden hacerle lo que quieran.

    -Cinco días. Trabajaremos con ella cinco días. Obviamente también debe parecer que trataste de defenderla para que no te jodan y la niña piense que solo puede confiar en ti.


     
    Última edición: 22 Jun 2017
  12. Velvet.

    Velvet. Why do birds fly?

    Registrado:
    7 Mar 2008
    Mensajes:
    2,792
    Temas:
    113
    Calificaciones:
    +614

    Ficha: Kazuhiro Akira & Dora [Digital World]

    [1]

    Dora caminaba tranquilamente en las calles de la ciudad del inicio, disfrutando de las festividades que tenía para ofrecerle ese día. Si bien, extrañaba a su compañero humano, que debía admitir que este nuevo ritmo de vida le relajaba en gran manera. Aquello era una excelente oportunidad para replantearse sus cosas acerca del camino que había tomado. Actualmente ella ahora podía mantener su forma adulta durante tiempo ilimitado, algo que ciertamente le facilitaba las cosas a la hora de pelear, sin embargo, a veces se preguntaba si esta nueva forma la tendría en su antiguo cuerpo, claro, sería un poco más grande y tendría dificultad para caminar, pero extrañaba ser una poderosa dragona, después de todo estaba en su código y no podía cambiar eso.

    — Mmm, esto está muy delicioso — La monja probaba un delicioso helado de vainilla cerca de un estante. Aquel festival era bastante animado y se podían ver varios Digimon disfrutar del evento. Aquello le recordaba los días en los cuales, los Digimon vivían sin humanos. — Me pregunto, ¿Cómo sería mi vida sin Aki?

    La chica de negro observó el cielo azul con un tanto de melancolía, seguramente su vida daría un cambio muy drástico al cual tenía ahora. ¿Qué cambiaría? ¿Estaría en su forma de Dorumon?

    — Supongo que es otro camino también — Dora suspiró. Realmente no tener a su compañero le estaba afectando, era como si una mitad de ella hubiera desaparecido al momento de dejar a su compañero. ¿Tanto influenció su vida el japonés sin haberse dado cuenta? Era extraño, y ciertamente doloroso. — Aki…tarde o temprano harás tu vida.

    Los miedos de Dora poco a poco estaban apareciendo delante de ella. Si, el japonés tenía sueños y aspiraciones, una pareja que lo amaba y un futuro con ella. La monja nunca se planteó tener que dejar ir a su compañero formar una familia incluso, que regresase al mundo humano, después de todo, tenía también otra vida allá. Tampoco se planteó el inevitable momento de su muerte, los humanos no eran eternos como los Digimon pues su tiempo de vida se esfumaba en un abrir y cerrar de ojos, ella al final deberá recordar el dolor y la pérdida de su camarada, aquel quien vio formarse en un Tamer echo y derecho, aquel quien poco a poco descubría lo que era el valor. Dejarlo iba a ser algo que quizás Dora no superaría en mucho tiempo.

    — Te extraño, Aki. Bah, quien diría que ese tarado me pondría asi de sentimental — Suspiró — Enserio, no poder fastidiarlo y estar pendiente suyo es algo que me hace falta. —La lolita suspiró mientras tomaba una probada de su cremoso helado. La chica miraba al cielo estrellado, su vida, cambió para bien luego de conocer a ese humano con el cual ha pasado tanto. — Oye, ¿Acaso no es un puesto de takoyaki? — la monja sintió el dulce aroma de las bolitas de pulpo llenar sus sentidos. Al terminar su helado, la chica no tardó en ir hacia el estante. — ¡Quiero comer Takoyaki! — Si bien, no estaba su compañero con ella, eso no era del todo malo, después de todo tenía más comida para ella sola.

     
  13. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    627
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +90
    #2
    Ahora Teresa se encontraba caminando por las calles del evento en compañía de Cassie y Rory, mientras el par lucía bastante animado por pasar el rato con la Sistermon de personalidad oscura, esta última no parecía compartir el mismo sentimiento positivo que sus acompañantes. Su plan para ese día era ver de qué iba, tal vez comer algo y posteriormente regresar a la guild para contarle a su Tamer cuan aburrido había sido el festival pero ahora que se había unido a Tinkermon y Guilmon, sus planes se habían ido por el escusado. Estaba segura de que si dejaba abandonados a ese par, la albina lo iba a saber por sus hermanos y luego se iba a armar la grande, o eso era lo que pensaba mientras caminaba.

    ¡Miren, chicos! – Dijo el hada señalando con su dedo a la atracción donde había que golpear con un mazo. – ¿Qué tal si medimos quien es más fuerte?

    Paso, ¿has visto bien a este de acá? – Respondió la monja señalando al dinosaurio rojo a su lado. – Creo que si jugamos a las vencidas nos gana sin usar el 100% de su fuerza… sobre todo a ti porque eres una enana.

    Podría digievolucionar. – Intentó contraatacar Tinkermon.

    ¿Sin tu Tamer? – Comentó Tessa alzando una ceja viendo como el hada se ponía roja.

    Yo quiero intentarlo. – Habló Rory colocándose entre sus dos compañeras y luego yendo hacia la atracción. – ¿Alguna quisiera el premio?

    Rory, ya que te has ofrecido consigue dos premios. – Decía Sistermon siguiendo al dinosaurio.

    ¿Dos? – Repitió Guilmon mirando a la Digimon de cabello plateado. – Sin problema. Déjenmelo a mí.

    ¡Vaya! Nunca hubiera imaginado que te gustaban los muñecos de felpa. – Comentó Cassie bastante sorprendida.

    No es para mí, es para Kathleen. – Contestó Teresa cruzándose de brazos mientras veía al dinosaurio rojo pagarle al Goburimon a cargo de la atracción y recibiendo el mazo. – Su habitación en la guild está muy simple, necesita personalizarla con algo más que los enanos que adopta.

    Oh, igual y es muy tierno. – Asintió Tinkermon pero la otra child no le prestó atención.

    Rory alzó el mazo colocándolo arriba de su cabeza y luego lo dejó caer con toda su fuerza en el punto donde debía golpear, a continuación la esfera que había en el panel vertical comenzó a subir hasta pegarle a la campana en la cima indicando que el cliente había logrado su cometido. El ogro felicitó al child rojo y le entregó un Yukidarumon de peluche de tamaño mediano, cuando el dinosaurio lo tomó inmediatamente le solicitó al Goburimon otro intento, esta vez iría por el Monzaemon de tamaño pequeño. Mientras le pagaran las oportunidades el dueño de la atracción no le vio problema, así que le permitió a Rory realizar otro intento.

    Vamos, chico, no dejes a la enana sin su premio. – Dijo Tessa más a modo de orden que a modo de ánimo.

    Ah, ¿ese es para mí?

    ¡Aquí voy! – Exclamó dejando caer el mazo y dándole a la campana nuevamente.

    Por Yggdrasil, dígame que este es el último intento. – Le dijo Goburimon a modo de súplica a Rory mientras le entregaba el Monzaemon de peluche.

    No se preocupe, ya no tengo más amigas a quien darle otro premio. – Se reía el dinosaurio rojo tomando los Digimon de felpa y caminando hacia Tinkermon y Sistermon.

    Bien hecho, Rory, gracias. – Decía felizmente Cassie recibiendo a Monzaemon para abrazarlo.

    - Fue pan comido.

    Kathleen te lo agradecerá. – Comentó Teresa tomando a Yukidarumon y colocándolo debajo de su brazo.

    ¿A dónde vamos ahora? – Preguntó el child de color rojo sin perder su ánimo ya que se estaba divirtiendo a pesar de no estar su Tamer cerca.
     
  14. Claire.

    Claire. Love Light<3

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    3,089
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +767
    Monodramon & Lunamon

    La humana de cabello rosa iba caminando a paso firme por la calle que conducía a la plaza de File ese día en la mañana. Detrás de ella avanzaba dando saltitos el pequeño dragón purpura emocionado mientras que una coneja de colores blanquecinos y rosa lo seguía con algo de prisa, intentando seguirle el paso.

    Desde hacía al menos dos noches se había dado la noticia de que ese día se realizaría en la ciudad un festival por Digimon y solo para Digimon; así es, le habían llamado el “Digimon Festival” y se trataba de una pequeña fiesta realizada para agradar a los Digimon camaradas, aquellos que, hombro a hombro junto con sus Tamers humanos, era quienes peleaban constantemente para mantener la paz en el Digital World. Light no estaba segura de quién había sido la idea, suponía que del alcalde de la ciudad, Jijimon, que siempre estaba agradeciendo la ayuda de los humanos a su amado mundo; pero, fuera como fuera, la neoyorquina estaba de acuerdo con la idea. Ahora que era Tamer de dos Digimon sin duda valoraba más lo que ambos hacían constantemente y mucho más alguien como ella, que no solo se encargaba de ir a recoger flores en el bosque o hacer servicio en una tienda. No era que esas cosas no fueran importantes, pero lo cierto era que sus compañeros, Lunamon y Monodramon, constantemente estaban expuestos en el frente de las líneas de batalla. Las luchas contra renegados e infames cada vez se hacían más difíciles, las misiones a las que eran llamados también e, incluso todavía, ellos dos seguían dando todo de sí.

    La fémina se detuvo cuando llegaron a la plaza de File y vio que toda la zona, incluyendo una porción del Bosque Inquebrantable que estaba aledaño había sido “transformado” solo para dar lugar al festival, donde incluso se habían instalado puestos de comidas, diversiones, juegos, mini-arenas de combates, todo lo que un Digimon pudiera desear. Sonrió suavemente al ver la cantidad de Digimon en el lugar y al mirar a los costados vio como algunos Tamers se despedían de sus compañeros. Entonces se volteó suavemente para verlos a ellos dos: el dragón seguía saltando emocionado, la energía de Monodramon jamás se acababa y eso hizo que Claire negara algo divertida. La pequeña coneja era diferente, un poco más vulnerable y delicada, bueno, al menos en su forma Child pues sí que cambiaba cuando entraba a sus evoluciones, pensó la Tamer; en fin, la coneja estaba respirando agitada mientras miraba el suelo antes de fijar sus rubíes sobre el dragón y, de manera infantil, llevándose las garritas a la boca adoptando un tonito dulce, le pidió que no se separara de ella, pues le daría miedo estar sola.

    Light se puso de cuclillas al lado de ambos y los observó, ellos dirigieron toda su atención a su camarada.

    Vendré por ustedes en la tarde ―les dijo mirando a ambos, luego se dirigió a quien consideraba “el mayor”―. Monodramon, cuida de Lunamon y recuerda que tiende a ponerse nerviosa frente a algunos Digimon ―este asintió con emoción y ella sonrió―. Lunamon, esta es un fiesta, así que intenta divertirte, pasarlo bien y hacer lo que te gusta, ¿de acuerdo? ―la coneja miró abajo apenada, sonrió dulcemente y entonces se lanzó a abrazar a la chica. La americana los abrazó a ambos y se despidió dejándolos en la entrada, ella tenía algunas cosas que hacer también.




    Dracumon

    Acompañantes: Neemon y Bokomon.

    Era cerca del mediodía y la pequeña Farron caminaba con entusiasmo por las calles de File City disfrutando del buen clima que hacía ese día, si algo le gustaba de ese mundo y de File Island era que, la mayoría del año, a excepción de Diciembre donde la temperatura bajaba un poco más, siempre había un clima templad y fresco, ni demasiado caluroso ni demasiado frío. Además, ese día en especial estaba de buen humor porque tendría el día “libre” sin Dracumon rondando y sin…

    Hubiera preferido quedarme en la taberna a estudiar de esos libros que la humana tiene en su biblioteca ―refunfuñó el pequeño humanoide albino mientras se cruzaba de brazos.

    Kesh, kesh, será divertido ―musitó el vampirito al tiempo que llevaba una de sus manos al mentón y miraba arriba, maquinando las clases de bromas que podría hacer en un lugar lleno de Digimon Child y sin humanos alrededor para detenerlo, tal vez era su gran oportunidad, pensó, la oportunidad… ― ¡de hacer algo grande que deje marcados a todos los que viven aquí! ¡Kesh, kesh, kesh! ―rió con fuerza y dijo aquello último en voz alta, exteriorizando sus pensamientos sin darse cuenta.

    Tch, estás enfermo ―decretó una voz ronca y grave a un costado del Undead. Se trataba del anfibio camarada de la líder de Nastrand´s Maze: Betamon. No era que el verdecito quisiera fraternizar con el raro de Dracumon, para variar, pero la noche anterior vio en la televisión que en el dichoso festival habría toda clase de entretenimiento y cosas para los gustos de cualquier Digimon y él estaba interesado en encontrar alguna tienda donde vendieran alguna bonita estatua de brillantes roquitas de un hermoso Seadramon. Así que cuando escuchó a la humana que irían al día siguiente, no dudó en decir que él les serviría de transporte, pero eso no significaba de dejara de ver a Dracumon como lo que era, un raro y loco psicópata enfermo de la cabeza.

    Neemon iba justo detrás de la humana de cabello rubio falso, admirando el bonito andar de la chiquilla e intentando agarrar su falda para colgarse de ella o algo; justo cuando casi la alcanzaba entonces la chica se detuvo de golpe haciendo que el gato/perro/conejo fuera a dar contra su falda en la parte trasera y luego cayera al suelo embobado y sonrojado.

    Bien chicos, ¡aquí es!― dijo la chica y todos los digitales detrás de ella, especialmente Dracumon y Betamon, corrieron al frente para admirar como la calle preparada para el festival estaba atestada de Digimon, atracciones, comida y cosas divertidas. Serah no se dio mucho tiempo en despedidas, tenía algunos planes para el día y no quería perder el tiempo allí así que solo repartió unos cuantos bits entre todos y les dio la espalda para volverse por su camino, diciendo que lo disfrutaran y que vendría por ellos en la tarde.

    Neemon quiso irse detrás de la humana pero Bokomon fue quien lo jaló por la liga de sus pantaloncillos para que se tranquilizara y este rodó por el suelo cuando la liga le golpeó la cintura, cayendo a los pies de Dracumon, quien ensanchó su sonrisa y lo ayudó a levantarse.

    No te preocupes, nos divertiremos, kesh, kesh.



    V.G.TizzaV.G.Tizza ~ aquí en la parte de Serah anda Betamon uwu
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  15. Lady Beelze

    Lady Beelze I'm not real enough for you?

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    6,040
    Temas:
    188
    Calificaciones:
    +1,422
    3.
    Al sonido del disparo, todos los Digimon prepararon sus técnicas de largo alcance, apuntaron y dispararon. Algunos de ellos tenían técnicas ruidosas o explosivas, lo que producía que otros participantes se desconcentraran, se movieran o exaltaran y fallaran el tiro, por lo que Ryudamon se quedó muy quieto y callado en su sitio sin abrir la boca, mirando fijamente al blanco metros más allá. Esperó pacientemente mientras los demás seguían disparando, sin fijarse en lo que hacían, solo concentrado en lo que tenía que hacer. Cuando finalmente hubo suficiente silencio y tranquilidad, solo sus cuchillas impactando contra el disco de tiro se escuchaba. Calculó cuidadosamente dónde disparar sus navajas y soltó la primera Iaijin, la que se clavó en la madera con un sonido seco y sordo.

    — ¡Ochenta puntos! Nada de mal—dijo el Jokermon, admirando el tiro.

    El rookie se rascó la punta de la nariz sin poder evitar un deje orgulloso. Volvió a prepararse y disparó el segundo tiro, golpeando justo al lado de éste, apenas un centímetro a un lado. Esos eran otros ochenta puntos. Si hubiera mirado a los otros concursantes habría notado que estaba causando una gran impresión, pero no se desconcentró de lo suyo pues quería darle al blanco con 100 puntos. Solo necesitaba acercarse unos centímetros más para lograrlo.

    — ¡Noventa puntos! —exclamó el payaso infernal levantando su brazo— ¡Eso hace un total de doscientos cincuenta puntos! ¡Felicidades! —el dragón sonrió ampliamente y feliz— ¡Has obtenido el segundo lugar!

    — ¡¿Eh?!—
    soltó el aludido, sin creerse lo que había escuchado.

    Miró al Jokermon llegar con saltos graciosos al lado de un Falcomon de tonos negros y violeta, al que condujo hacia el sector de los premios para permitirle elegir lo que deseara. El pequeño ninja tomó una gran mochila llena de regalos adentro, tales como cinturón multi usos, linterna, navaja suiza y para desgracia de Ryudamon, los cascos que quería para su Tamer. El ave miró feliz su premio y su mirada se encontró de casualidad con la del dragón, quien desvió la suya por ahí para no poner en evidencia lo mal que le había sentado no tener el regalo para Nieves. A la señal de Jokermon, Ryudamon se acercó y miró sin interés los regalos que quedaban, se rascó la mejilla y eligió la chaqueta con bolsillos, muchos bolsillos. Nieves siempre decía que le gustaban los bolsillos.

    Salió del puesto de juegos con la prenda en una bolsa de regalo y su ridícula espada de globo en la otra, mirando al suelo. Su visión se topó con unas patas graciosas y escamosas de color naranja que estaban en su camino. Miró al dueño y se sorprendió de toparse con el mismo Falcomon de antes. Éste cargaba su enorme mochila en la espalda y sonreía.

    —Tienes una excelente puntería—le dijo el volador, ladeando la cabeza—, el tercer lugar apenas consiguió ciento sesenta puntos.

    —G-gracias, aunque la tuya es todavía mejor—
    replicó el dragón, sonriendo con cierto pesar. Siempre se había jactado de su buena puntería.

    Falcomon sonrió aún más de manera amistosa.

    —Lamento si me he llevado alguno de los premios que querías. Mi Tamer es un novato recién llegado y estoy seguro de que estas cosas le serán de utilidad.

    El otro le miró levemente sorprendido; no le costó nada hacerse a la idea de la ilusión que le produciría al camarada de ese Falcomon el recibir todas esas cosas útiles para sus viajes y aventuras. Cuando ellos recién habían llegado a File las misiones les quedaban grandes y las pagas siempre se hacían poca, entre tener que comprar comida, pagar un sitio donde dormir y conseguir lentamente las cosas necesarias para viajar. El dragón se avergonzó sin saber por qué, causando la extrañeza del otro en frente. El Digimon oscuro se sorprendió todavía más cuando el acorazado le estiró la bolsa con el premio que había ganado.

    — ¿Por qué me lo das? —preguntó con curiosidad.

    —Es una chaqueta masculina—mintió Ryudamon, la verdad es que era totalmente unisex—y mi Tamer es una chica.

    Falcomon sonrió feliz y emocionado. Tomó la bolsa y le tendió una mano a Ryudamon, quien todavía apenado, se la estrechó.

    —Gracias. Eres un gran Digimon.

    —Y tú eres un gran tirador—
    sonrió el dragón de manera genuina esta vez.
     
  16. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    4,339
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +570
    Betamon

    ¿Dónde y cuando comenzó la fascinación del verdecito por las piedras y metales preciosos? Dicha respuesta se remonta al pasado, mucho antes de que conociese a Takanabe Ringo y toma lugar en las profundidades del mar. Naturalmente el océano al estar compuesto por agua, no permite la creación de ningún tipo de tecnología o arquitectura. Es un hábitat protegido del tiempo y extremadamente conservacionista. La comida nunca escasea, pero eso no impide que los digimon sean racistas y territoriales. Solo los childs que no pertenecen a ningún bando viajan en grupo apoyándose mutuamente, acatando a su vez las ordenes del perfect de turno. En resumen, en medio de esa monotonía apenas tenían tiempo para descubrir sus propios placeres.

    Un día, durante el naufragio de un barco, Betamon tuvo la oportunidad de tomar una extraña caja como botín. Al principio se mostró decepcionado por lo insulsa que era en comparación con lo que obtuvieron sus compañeros. Pero cuando la abrió con sus dientes, una pequeña joya similar a un rubí emergió. Parecía tener un poco de aire dentro ya que era capaz de flotar, e iluminada por los rayos solares, emitía un aura hermosa aura anaranjada. Maravillado por tal espectáculo, decidió que coleccionaría todas las piedras preciosas del mundo. Quizás muchas de ellas no tenga valor monetario, pero para él seguían siendo importantes, después de todo, fue la primera vez que se creó un pasatiempo. Fue el primer paso que dio a tomar sus propias decisiones y desarrollar una mente "inteligente", lo que luego le permitió salir a la superficie y conocer a cierta yogui.

    En cuanto a su amor por los Seadramon, es simplemente genético. Entre todas las especies fascistas de las profundidades, la linea evolutiva de la serpiente es la que más destaca. Incluso cuando muchos Betamon se transforman en Ikkakumon o Gesomon, él ya sabía a que bando pertenecería desde que salió del cascaron.

    Volviendo al presente, quedaba claro por qué el acuático decidió acompañar a Dracumon y a los dos nuevos. Tenía un trato con el no-muerto; a cambio de que cargue el dinero y le ayude con su compra, él participaría en su broma pesada.

    ¿Quién es Zaramii? —preguntó Bokomon, sin dejar de caminar mientras leía un libro que compró. Una novela ligera del mundo humano que trataba la historia del Rey Hechicero. Dracumon no tardó en contestarle.

    Una humana que conocimos en nuestra primera misión —todavía recordaba a la molesta tuerca parlante y su negocio de usurero. Lo más divertido fueron las riñas que tuvo Law con un cliente y su empleador. — Crea juguetes de acción. Curiosamente fue la única que pagó su deuda sin dar problemas kesh kesh.

    ¡No son juguetes! ¡Son figuras de PVC, monumentos de calidad para nosotros los digimon!

    Neemon no comprendió por qué Betamon gritó de forma tan exagerada. Su simple mente trató de procesar lo que dijo, cuando se hizo con una idea, preguntó para estar seguro. — ¿Vas a comprar un recuerdo?

    Básicamente —asintió Bokomon con un gesto desinteresado.

    ¡Qué no! —replicó el cuadrúpedo algo irritado y decepcionado al ver que nadie compartía su impulso consumista. El pequeño grupo continuó su travesía a través de las calles abarrotadas por digimon. Aparecieron puestos con títulos extravagantes como: "¡Vístete igual que tu tamer!", "¡Píldoras mágicas evolutivas a mitad de precio!" y "¡Solo por hoy come todo lo que quieras por un módico precio!". El pequeño zorro en calzones parecía cautivado, como un niño transitando por una dulcería. A sus ojos, todo era digno de atención, incluso lo que para otros eran obvias estafas, para él se trataba de sueños y promesas excitantes. Fue una suerte que Bokomon también viniese con él, era gracias a su presencia que evitaban que el pequeño felino se perdiese entre la multitud. Por muy enfrascado que estuviese en su libro, siempre mantenía un ojo sobre Neemon. Dracumon por su parte, contemplaba la zona con una puntiaguda sonrisa. Parecía estar eligiendo el lugar correcto para asestar el "golpe" que agitaría este festival. Por último, Betamon se mostró inmutable y decidido a completar su meta del día. En teoría, nada podía distraerlo de sus compras... excepto una cosa. — ¡Ustedes! ¿Qué demonios hacen aquí? —se encontró con otros individuos que no esperaba ver.

    ¿Oh? Haha, ¿primera vez que pasas por nuestra tienda gourmet? ¡Adelante, nuestro Song te preparará un platillo que derretirá tu paladar! Te haré un descuento especial si todo tu grupo también compra algo ♪ —se trataba de Boss, líder de las hienas en el Bad Spill. Obviamente su actitud reflejaba que solo deseaba reírse un poco del verdecito.

    Por favor vean nuestro catálogo, les sorprenderá —A.G mantuvo su actitud estoica. Como siempre, actuaba con eficiencia y diligencia. En cuanto al último Gazimon, trabajaba en la cocina del puesto. La misma fue estructurada para estar al aire libre. Ver a Song cocinar alimentos de la más alta calidad era un espectáculo en sí mismo, que atraía decenas de miradas curiosas. La habilidosa hiena movía sus garras con mucha habilidad y precisión, pendiente del tempo que requería cada platillo. Parecía poseído por una deidad, pues centraba toda su atención en esa labor.

    ¿Qué demonios sucedió con la taberna? —preguntó el acuático al líder de las hienas.

    ¡El tiempo es dinero niñato! Todo el Bosque Inquebrantable está aquí hoy. ¿Si no somos nosotros los que levantamos la economía del local, quién lo hará? —una critica dirigida a la pobres habilidades administrativas de la distraída. En cualquier caso, la tienda de los canes era sorprendentemente elaborada, no cabía duda que las habilidades de Song como diseñador de interiores y arquitecto estuvieron involucradas allí. Literalmente chupaba la clientela de los puestos paralelos, dejándolos en la más ruin de las ruinas, cosa que estimuló el buen humor de Dracumon.

    Tch, hagan lo que quieran. ¡Vamos, tenemos que encontrar a Zaramii! —Betamon chasqueó su lengua y arrastró de mala gana a todo el grupo con él. Neemon se puso triste porque quería probar los platillos, pero le prometieron que luego obtendría tanto como pudiese comer si guardaba silencio. Antes de que se perdiesen en la muchedumbre, Boss le gritó unas palabras al verdecito.

    ¡Betamon! ¡En media hora se organizará un torneo de puros childs, no faltes que te lo pondré fácil para variar!

    Imbécil... cuando tenga lo que busco iré personalmente a ponerte en tu lugar —masculló el aludido con desprecio. Por supuesto que aceptaría tal desafío. El invencible Boss no siempre aceptaba los duelos, sería una oportunidad perfecta para arrebatarle ese titulo.

    Claire.Claire. hay que pensar en una broma pesada. Aunque será difícil que superé la del Gjallahorn e_e

     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 4 Jun 2017
  17. Kiyoe

    Kiyoe Innocent in the evilest way possible

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    3,031
    Temas:
    195
    Calificaciones:
    +867
    Samali Winters & Palmon

    #1


    —Diviértete —sonrió la humana cuando se detuvieron ante la entrada del festival. Le soltó la mano a su compañera y dio un paso atrás.

    —¿Estarás bien sin mi? —inquirió Palmon, un poco dudosa. Sería la primera vez que estaría todo un día sin la compañía de su Tamer y no le preocupaba por sí misma sino por ella.


    —Estaré bien —suspiró la rubia— tú solo ve y pasa un rato genial ¿de acuerdo?

    Con todos los dramas que tenía la rubia recientemente, sentía que cansaba a su compañera innecesariamente, por lo que el festival le había caído de perlas para alejarse y dejar que su planta se relajara un poco. A Palmon le emocionaba el festival, pero antes quería asegurarse de no estar dejando a Samali vulnerable; ella tenía a Ranamon, pero las cosas entre ellas…

    —Ya sabes…


    —Vete de una vez, si la secuestran será su culpa —resopló la rana, examinándose las uñas de una mano—; en casa me cuentas que tal estuvo.

    Winters suspiró y aceptó el comentario sin decir nada. Tras murmurar un último “pásala bien” dio media vuelta y se alejó sin mirar atrás, antes de que la Child tuviera tiempo a añadir nada sobre posibles secuestros. Palmon se quedó ahí de pie hasta que la perdió de vista. Al cabo de un rato soltó un sonoro suspiro y le dio la espalda a la entrada para echar un vistazo a la ancha calle llena de puestos, juegos y exhibiciones con el fin de entretenerlos. Hacía un rato que Palmon no veía una calle llena exclusivamente de Digimon, por lo que la vista resultaba extraña pero agradable.


    Comenzó a caminar, no muy segura de qué hacer a continuación. El Festival estaba a solo un par de horas de haber iniciado, así que las cosas estaban aún bastante calmadas. La preocupación que aún tenía debía de ser evidente en su cara, porque una Sistermon Blanc que estaba cerca de la entrada como parte del staff organizador se le acercó.

    —Nada de caras largas, esto es un festival —le dijo, con una sonrisa y le puso encima un sombrero festivo decorado con flores—; ¡relájate y disfruta!

    La planta esbozó una sonrisa nerviosa, sujetándose apenada el sombrero con una mano.


    —Gracias…

    La Blanc le dio un pequeño folleto con las atracciones principales del festival y se alejó, abordando a un Kotemon un poco más allá. Palmon volvió a suspirar. Samali también le había dicho lo mismo: que se relajara y pasara un buen rato. Quizá en su preocupación por ella solo estaba causando que ella también se inquietara. Bueno, si su compañera había decidido quedarse sola para que ella pudiera descansar, sería bastante malagradecido pasarse todo el tiempo mascando ansias.


    Se dejó el sombrero de papel puesto y se acercó al tarantín más cercano para ver de qué se trataba. Se encontró con uno de esos juegos de derriba al objetivo, ya fuera con algún ataque del digimon o con unas armas dispuestas para usar.

    —¿Quieres probar suerte? —preguntó el Gaomon que atendía el puesto, señalando los siete blancos en el fondo—; mientras más derribes mejor será el premio.

    —Claro —sonrió la planta, tomando una de las armas. Salvo que pretendiera dormir al dependiente, no podía usar sus propios ataques.


    Notó que la especie de pistola tenía algunos botones más aparte del gatillo y Gaomon le explicó que se disparaba con distintos grados de presión y que algunos blancos necesitaban más presión que otros para poder derribarlos. Interesante. Los juegos que su compañera le había explicado eran más simples, pero quizá esos serían demasiado sencillos para los digimon. Podía disparar ilimitadamente por un minuto. Alzó el arma y apuntó.



    Joy Campbell & Devien

    #1



    Devien revoloteó frente a la entrada del festival con una mueca en la cara. Desde que se enterara de un evento exclusivamente para digimon compañeros, Joy había estado bastante insistente con que asistiera al mismo. Seguían teniendo problemas de entendimiento como compañeros, pero no dejaba de resultar ofensivo que estuviera tan dispuesta a deshacerse de él, por un día al menos.

    —No llevo mucho tiempo siendo un compañero, tal vez no…

    —Adiós —interrumpió la humana, dándole la espalda—; te veo en el INN.

    —Hey, al menos podrías venir a buscarme —
    se quejó, pero la jovencita ya iba varios metros adelante y no lo escuchó.

    Joy ni siquiera había querido saber nada cuando le dijo que moriría si estaba más de dos horas lejos de él, tan pronto ya se estaba volviendo aburrida. Chistando se elevó más en el aire y terminó de ingresar al festival. Ya que estaba ahí, al menos podía pasar un buen rato, ya luego se preocuparía de la Tamer y su lazo.


    La verdad era que él nunca antes había estado en un festival antes, el Bosque de las Pesadillas no era precisamente el sitio más alegre del mundo, así que aquello era una nueva experiencia y debía decir que desde el inicio ya se veía genial. Había mucho ruido, olía a muchas comidas deliciosas diferentes y todo era muy colorido. Lo primero que se le antojó hacer fue pasarse por los puestos de comida a ver si podía encontrar algo dulce, hacía días que no comía ningún caramelo y ya lo extrañaba. Los primeros puestos que encontró tenían solo comida salada, pescado tempurizado, salchichas fritas y hamburguesas, entre muchas otras cosas.

    Revoloteó por ahí hasta que encontró uno que vendía crepas rellenas; se pidió una llena de fresas, bananas, crema batida, nutella, arequipe, chispas de colores y caramelo. Con el cono de cartón entre las garrar se elevó más para no chocar con nadie mientras devoraba la bomba de dulce que era esa crepa. Posiblemente se pasara todo el día comiendo entre juego y juego.

    Aún tenía crema manchándole el labio superior cuando desechó el cartón y reemprendió el vuelo. Por ahí localizó a una Floramon repartiendo un folleto con una especie de programa del festival. Se acercó a tomar uno y casi se cae al suelo cuando le encasquetaron un sombrero demasiado grande para él. Aleteó hasta que la cosa terminó por caer al suelo y se alejó antes de que le pusieran otro.

    Ojeando el folleto pudo ver que había una gran cantidad de cosas planeadas, muchas de ellas simultáneas; le llamó la atención en principio una obra de teatro que representaba algunos de los sucesos más relevantes desde que los humanos llegaran al Mundo Digital, enfocado a los digimon compañeros que más habían participado en ellos. Las noticias respecto a esos sucesos habían abarcado todo lo largo y ancho del mundo, así que la idea de verlo representado de alguna forma le emocionó.

    Le costó un poco encontrar la carpa donde se llevaría a cabo la representación; estaba casi llena, pero como él podía posarse cerca de las paredes y era pequeño, no tuvo muchos problemas en pasar. El toldo cerrado estaba oscuro y se escuchaban los murmullos de todos los otros digimon presentes mientras esperaban a que la obra comenzara. Devien aterrizó en una gruesa cuerda dispuesta entre dos postes y esperó también, algo impaciente.
     
  18. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,926
    Temas:
    63
    Calificaciones:
    +522
    Part III

    Red era incapaz de negarse a la petición de otros, siendo sumamente servicial y cortes, más que todo por la costumbre de su Clan ya que todo el que se esforzaba siempre se ganaba el aprecio de su líder Kabuterimon y elevaba el espíritu de sus camaradas, lo cual lo llenaba de alegría y entusiasmo. Eso lo volvió un individuo que sin dudarlo tendera su pinza a todo el que la pida y tendrá su caparazón listo para recibir a quien necesite comprensión y compañía. Razón por la que se ha ganado siempre el aprecio de todos a su alrededor. Su estadía con Renamon no era diferente, reconociendo un temperamento fuerte y terco cuando lo veía, representando para él un honor recibir un acto de “amabilidad” de su parte al poseer la oportunidad de acercarse un poco más a él y saber cómo se encontraban las Vival luego de unos meses en el Digital Word. No obstante, sus dudas debieron fueron retenidas un poco más al percatarse como Renard parecía querer decir algo.

    Huh… Por cierto, gracias por la ayuda que me disté con Gorimon ― declaró en voz baja y tomando por sorpresa al elemental a su lado ―. No lo tomes como algo personal ― refutó inmediatamente ―. Solo quiero demostrarte mi agradecimiento, nada más. Eso no nos convierte en amigos.

    ... ― FlaWizarmon sonrió de forma inconsciente. Como Tentomon no poseía rostro o forma corporal de expresión, pudiendo mantener sus emociones ocultas, pero en su forma actual era incapaz de notar cuando mostraba tristeza o alegría, aflorando naturalmente en él ―. No te preocupes, entiendo lo que quieres decir. Espero que tu Tamer este bien desde la última vez que nos vimos ― mencionó logrando poner algo nervioso al Beast ante su sincera sonrisa y preocupación.

    Hm… Si, ha estado bien y espero que el tuyo también ― respondió Renard siguiendo la conversación y manteniendo su atención en el camino mientras lo observa con el rabillo del ojo a su acompañante.

    FlaWizarmon quiso responder de la misma manera, sin embargo su conciencia lo traiciono bajando la mirada al suelo. Desde la última vez que ambos se vieron Wolfe regreso a su espiral auto destructivo, luchando contra un miembro de la DS en Folder, lanzándose desde varios metros de altura el día de la inauguración del ferrocarril y siendo “maldecido” por un ente maligno el día de la ceremonia de los Juttoushi. No podía decir que estaba “bien” pero desde el día que se conocieron esa ha sido la misma historia que no desea ver llegar al final. Renamon notó como la expresión de su acompañante se deformó gradualmente tras la pregunta, haciéndolo sentir un tanto incomodo, inconsciente de que decir o hacer en ese momento al no estar acostumbrado a tales situaciones.

    Eso sinceramente es difícil de decir, Law se mete en más problemas de los que me gustaría admitir ― declaró con un dije de preocupación en su voz ―. Es incontrolable.

    Je. Sí, comprendo ese sentimiento ― dijo soltando una risa al recordar la actitud de Fior en muchas ocasiones ―. Pero, así son los humanos, supongo. Seres que no podemos entender o cambiar pero que debemos proteger, ya que son capaces de hacernos sentir que podemos hacerlo todo ― reveló sus pensamientos, comprendiendo mucho después lo que realmente reflejaban; el cariño que sentía hacía la pelinaranja, arrepintiéndose e intentando pensar la manera de corregirse.

    Sí, tienes razón, no puedo aceptar lo que hace Law pero nunca dejaré de estar a su lado ― reafirmó FlaWizarmon provocando molestia en el rostro de su acompañante, sintiéndose enojado por su enorme imprudencia.

    LadyAzulinaLadyAzulina espero este bien, no tenía mucha inspiración
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 4 Jun 2017
  19. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    10,198
    Temas:
    187
    Calificaciones:
    +2,304


    Guilmon#3

    Guilmon observó como el recien llegado Loweemon tomó asiento a un lado suyo y ordenó una bebida y unos nachos con queso. FunBeemon seguía tan absortó hablando que no se había dado cuenta de que su receptor tenía rato de no escucharlo.

    -Curiosa cicatriz -habló Wizarmon al servirle el plato al hybrid digimon, quien solo arqueó la ceja y paso un dedo sobre la mascara que tapaba sus boca y abriéndola levemente. -Cicatrices así suelen tener su historia y peso -agregó el mago antes de ponerse a limpiar los vasos.

    Contrario a lo que esperaba Guilmon, Loweemon no entró en un estado de furia incontrolable, sino más bien ahogó una carcajada.

    -En efecto. Durante Hel island mi tamer y yo nos enfrentamos a un chico y su Guilmon -contestó el heredero de Sphinxmon a las palabras del mago. -Cuando pensé que teníamos la victoria en la mano, Black Growmon evolucionó a Grademon gracias a la blast evolution -relató tranquilo antes de tocar con sus manos la cicatriz en su cuerpo. -Fue su ultimo ataque el que me derrotó y dejó esta cicatriz -finalizó antes de darle un sorbo a su bebida. FunBeemon, quien había estado escuchando no pudo evitar hacer una pregunta.

    -¿No que la blast evolution solo se activa durante un estado de peligro?

    -Así eso. La blast ocurre normalmente bajo esa circunstancia durante los combates -contestó Guilmon de forma seria a la pregunta de la abeja.

    -¿No significa eso que eras peligroso? -cuestionó Wizarmon esta vez, arqueando la ceja ante la respuesta de Guilmon. Sin embargo, antes de que Loweemon pudiera contestar, Guilmon se adelantó de nuevo.

    -En efecto. Casi me empaló con su lanza en contra un árbol…aunque admito que durante la pelea se tocaron fibras sensibles -relató con toda la tranquilidad del mundo Guilmon X y dejando a los presentes en silencio. -El ultimo ataque fue el cross blade potenciado con powerful will y simbolo del valor -confirmó Guilmon su identidad al hybrid, quien se mantuvo en silencio.

    -…ya veo. Nunca espere que nos volveríamos a encontrar en un local de comida -respondió el hybrid de forma incomoda.

    -Pues hay un dicho que dice “el mundo es un lugar muy pequeño” -respondió divertido Wizarmon, logrando sacar unas risas a sus clientes. -No les pediré que cuenten el porque su pelea acabó así, pero si quieren hablar sepan que este mago tiene los labios cosidos -habló el hechizero y sirviendo un par de vasos de alcohol. -Esta ronda va por cuenta de la casa.

    Ambos clientes intercambiaron miradas y se encogieron de hombros luego de agradecer el gesto. Luego de meditarlo, Loweemon se decidió a hacer una pregunta que lo carcomía por dentro.

    -¿Cuál es tu historia? -cuestionó el hybrid, sosteniendo su vaso y sin quitar la mirada de este. -Cuando luchamos, dijiste que también lo habías visto -señaló el heredero de Sphinxmon de forma seria. -Tu adivinaste la mía gracias a la pelea y la carta Haguro.

    Guilmon tomó un sorbo de su bebida y meditó durante unos momentos, decidiendo contar su historia al digimon que había pasado por una tragedia similar.

    -Yo nací y crecí en File -contestó Guilmon con una sonrisa nostalgica. -Cuando era un Gigimon, conocí a un Wizarmon que se volvió mi amigo y mi hermano mayor -relató con calma antes de volver a tomar un sorbo. -Wizarmon solía viajar fuera de la isla y cuando volvía me contaba historias del mundo más allá de las costas.

    -Días felices ¿cierto? -preguntó el hybrid al reconocer la sonrisa nostálgica del dragón azul.

    -Así es -respondió el virus antes de suspirar. -Un día, Wizarmon decidió llevarme en uno de sus viajes a Folder. Ibamos a pasar unos en una aldea cerca de un lago antes de seguir a Holy Angel citadel.

    -¿Y que sucedió? -se atrevió a preguntar FunBeemon, quien se arrepintió al ver como el gesto amable del dragón se descompuso en furia fría y absoluta.

    -Megidramon.

    Dorumon#3

    Dorumon salió del bar y se dirigió a buscar algo que comer en el festival. Se encontraba de muy buen humor ahora que tenía una manera de asegurar que Elizabeth se convertiría en una herramienta perfecta. Solo faltaba pulir detalles con Strabimon y su tamer, pero era un hecho de que iban a hacerlo. De paso, que le aseguraran que iba a ser imposible de que descubrieran a los culpables era un enorme plus. Sabia que estaba muerto si se descubría su participación: Cosette no se tentaría el corazón en ordenarle a Jokermon que lo decapitara en el acto… ni que decir de lo que harían Kathleen y Gaiana junto a sus digimon.

    -“En definitiva si me descubren soy digimon muerto. Dudo que dejen mi digitama intacto” -pensó con cierto temor y buscando un sitio en donde comer.

    Finalmente, el felpudo morado decidió comer en un puesto de sushi y tomó asiento a lado de un malhumorado Rinkmon, quien se veia que apenas soportaba la idea de estar sentado tanto tiempo sin hacer nada.

    -Denme un plato de rollos de atún y una lata de ron con cola-ordenó de forma tajante Dorumon, ignorando el molesto sonido de Rinkmon, quien golpeaba el mostrador repetidamente con el dedo. -Oye baboso, molestas a la gente haciendo eso -se quejó Dorumon, esperando a que los Musyamon trajeran su comida.

    -Lo siento, pero es que estoy esperando un pedido que es para llevar y estos inútiles no se apresuran -respondió Rinkmon, quien suspiró de alivió cuando le entregaron una bolsa con su comida y se retiró casi de inmediato.

    -Imbécil -habló de mala gana Dorumon, relamiendose al ver como le trajeron su plato. -Hoy es un buen día -comentó para nadie en especial y empezando a comer sin asco alguno.
    Para mala suerte del felpudo, un YukiAgumon con cara de pocos amigos se le acercó de manera violenta.

    -Largo de aquí, basura del X -escupió YukiAgumon con odio, viendo como Dorumon tomaba un trago de su lata de ron. El felpudo se giró y lo encaró, eructándole directo en la cara.

    -Mira pedazo de porquería -habló de forma pedante Dorumon, sonriendo de forma prepotente. -Te doy cinco segundos para que desaparezcas tu inmunda presencia y me dejes disfrutar mi comida -ordenó el dragoncillo, ignorando los susurros de los curiosos que veian dicha escena.-Si no lo haces, te romperé la cara y te enviare llorando con tu compañero humano -amenazó de forma altiva el natural carrier, logrando que el amenazado enfureciera todavía más.

    -¡Como te atreves hijo de puta! ¡No tengo compañero humano porque tu asquerosa especie lo mato frente a mis ojos! -bramó con furia al recordar como un Death-X le arrebató a la pequeña niña que era su compañera humana.

    -Mal por ti, inutil…aunque te digo que los humanos estan sobrevalorados…solo son baterias con patas -se mofó con orgullo Dorumon, usando su lengua para golpear con palabras por donde más le dolía a aquel Agumon.-Aunque no es mi culpa que fueras un inutil y dejaras morir a tu compañero, aunque seguro fue tan idiota que ni se dio cuenta del momento donde le desmembraron un brazo.

    Silencio, era lo unico que existía en ese instante. Varios digimon veían de mala forma a Dorumon por las palabras que escupió a pesar. de que fue YukiAgumon quien inicio el pleito.

     
    Última edición: 22 Jun 2017
  20. Kardynale

    Kardynale Loki Moderador

    Registrado:
    11 Sep 2016
    Mensajes:
    678
    Temas:
    62
    Calificaciones:
    +297
    Ficha: Flamon

    Part I
    Con lo pesado que era no quería si quiera moverse de la cama. Había visto a Jeremy partir sin siquiera comentarle del porque decidió hacerse cargo de ese servicio sin su ayuda. Alegó que él debía de divertirse un poco con el susodicho Digimon Festival, pues últimamente estaba más ensimismado en hacer cosas que prácticamente lo ponían un poco gruñón, que todo le molestaba y hasta fastidiaba.

    Especialmente cuando Jeremy tenía intenciones de realizar trabajos fuera de File City, tal vez el simple hecho de conocer el mundo era ese néctar excitante que revolvía el espíritu de la griega.

    Algo que Flamon le atemorizaba, sin admitirlo a los cuatro vientos, tremendamente.

    —Tal vez tenga razón—musitó tras dejar el control remoto de la televisión sobre la cama—; tengo que comprar algunas provisiones para el próximo viaje.

    Ramsés estiro los brazos para salir de su cómodo hogar, de acuerdo, el que con esfuerzo había alquilado después de juntar el dinero requerido para pagar las cuotas necesarias. El child cerró la puerta tras de sí, aún eran las diez de la mañana aunque el clima del fuerte sol no se presenció por esa ocasión. Lamentable para Flamon al ser un Digimon que se sentía bien con los rayos naturales del rey astro.

    Al salir del INN, se dio con la sorpresa de que las calles estaban completamente decoradas. Globos en cada poste de luz, guirnaldas de colores por cada esquina, muñecos inflables representando al gran Jijimon y muchas decoraciones que llamaban la atención a más de un Digimon, por consiguiente, Ramsés tenía conocimiento de que ese Festival únicamente iba dirigido a los compañeros elegidos de los Tamers.

    —Toda esta fiesta debe ser por algún motivo—metió las manos dentro de los bolsillos del pantalón que cubría la parte inferior de su cuerpo—, esto de darle un espacio al Digimon y alejarlo de su Tamer no me asienta para nada bien.

    Desconfiado.

    Ese pequeño child era tan desconfiado hasta de su propia sombra. No quería ser un Digimon muy posesivo pero aún el recuerdo del pasado lo perseguía, y no estaba seguro si algún momento iba a superarlo; el festival no le importaba mucho pero era un buen momento para pasarlo solo y pensar.

    Flamon necesitaba meditar.

    Jeremy era la única humana a la que estimaba demasiado, era su Tamer y mejor amiga. Si bien su relación no era propiamente tan sustentable, ambos estaban aprendiendo armar una base para que sus lazos se fortalecieran mucho más.

    Voces de Digimon.

    Ramsés se encogió de hombros al oír a muchos child alagando de lo muy bien que les caía sus compañeros humanos. Él debía de estar siendo participe alagar a su griega chica, pero no le apetecía ni tampoco era parte de su personalidad hablar de cosas intimas como esas.

    —Creo que el problema no es ella, sino yo—masculló el humanoide tratando de enfocarse en su camino. La algarabía del festival no le asentaba mucho, no le agradaba tanto el bullicio—. Tengo miedo.

    Fue lo último que dijo. Sin mirar al frente. Sus grandes ojos estaban fijos sobre el suelo. Ignoró el bullicio. Desechó el dulce olor del sabroso banquete hasta que su distracción lo llevó a flaquear con algo…o tal vez alguien.
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...