Evento Rol Libre Digimon Arena [Público]

Tema en 'Digital World' iniciado por Masaru, 8 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Masaru

    Masaru パレス・オブ・ファンタジア Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    13,447
    Temas:
    1,033
    Calificaciones:
    +4,184 / -2
    Participantes: Inscritos en el AppFes
    Nombre: Digimon Arena
    NPC: Solo Improvisados/personales si quieren
    Modalidad: Público
    Datos Extras:
    - El Evento se lleva a cabo en el campus de la Academia de Tamers, en File City
    - Las competencias son diversas y abarcan principalmente pruebas de fuerza, velocidad e inteligencia. Estas pueden ser deportes, juegos, retos, combates, etc, etc etc
    - El lugar está repleto tanto de retadores como de espectadores
    - El personal organizador del evento se encarga de cumplir las labores de apoyo, referee y comentaristas de las competencias
    - Hay oficiales de Digital Security y cuerpos de seguridad junto al personal para asegurarse que los eventos no se salgan de control. Ustedes también, eviten crear caos o arruinarle la diversión a los demás
    - Las competencias son principalmente para Digimon, sin embargo puede haber alguna que requiera el apoyo del Tamer de alguna forma
    - El festival dura todo el día

    Reglas exclusivas del evento:

    - Para participar hay que dejar en el primer post el link a la Ficha (Solo es necesario en el primero)
    - El festival dura todo el día, culminando al momento del cierre del rol. Está prohibido terminar el Evento antes
    - Reglas de cortesía, respeto por los personajes de otros usuarios
    - Se puede apartar post, pero sólo tendrán un tiempo máximo de 3 horas para editar. Durante el último dia, el plazo se reduce a 1 hora.
    - El Evento no otorga puntos de EVO ni usos de Digisoul/DigiGnome
    - Queda a discreción de cada quien en cual(es) competencias participar. Se puede improvisar actividades (deportes, juegos, retos, combates, etc) siempre que tengan que ver con la temática y pongan a prueba al Digimon de alguna forma
    - Al ser un evento competitivo, el Digimon debe participar en al menos una de las actividades del festival, no solo ser espectador. Se puede competir contra otro usuario (poniéndose de acuerdo con él) o con algún NPC (personal o improvisado)
    - Para obtener la App (y recompensa monetaria) el usuario deberá realizar al menos tres posts con un mínimo de 500 Palabras (por personaje).
    - El resultado (Victoria, Empate o Derrota) de las competencias quedan totalmente a discreción de quien(es) las escriben y no tienen impacto alguno en la obtención de la App (es decir, no importa que ganes o pierdas, para obtener la App solo importa participar). Para saber quien gana una competencia entre usuarios pueden ponerse de acuerdo, lanzar dados o usar el método que mejor les parezca para decidir
    - No es necesario haber participado en actividades anteriores del AppFes para participar en la actual.
    - El rol estará abierto hasta el 20 de Diciembre (todo el día)

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 8 Dic 2016
  2. LightCoconut

    LightCoconut Una persona ya me hace caso (?)

    Registrado:
    16 Mar 2008
    Mensajes:
    1,010
    Temas:
    11
    Calificaciones:
    +109 / -0
    Ficha: Compendio de Fichas

    El día, típicamente tranquilo en File, era sustituido por un barullo poco normal en esas épocas. Varios habitantes y visitantes se habían reunido en la Academia para pasarla bien, no, no era una rifa de un Digimon Ultimate o una orgía, algo más común: un festival deportivo. Así, cientos y cientos de Tamer habían llegado de todos los rincones del mundo digital para competir de forma amistosa entre ellos y sus compañeros Data, desde Amateur hasta Expert, de Baby a Adult y más, las competencias prometían convivencia, un reto, pero sobretodo, diversión para todos… o casi para todos.

    No me gustan los festivales deportivos—comentaba Shin, parado en la entrada y mirando el río de gente frente a él. Sus ojos pasaron a Terriermon quien comenzaba realizar estiramientos, incluso de sus orejas.
    ¿Por qué no? Sera divertido
    Siempre me elegían de último en Educación Física, no tengo buenas memorias de cosas como esta.

    Ignorando campalmente a su compañero, el Child caminó decidido al interior de la Academia, mientras observaba la cantidad de eventos que había: carreras, individuales como de relevos entre Tamer y Digimon, pruebas de fuerza, de salto, algunas competencias solo para humanos como una pequeña cancha para jugar soccer, hasta un ring que prometía alguna batalla interesante en el futuro. Con todo esto, Terriermon corría de un lado para otro, indeciso sobre qué en que participar primero, quería hacerlo todo o al menos verlo todo una vez, mientras, el humano se limitaba a seguirlo, procurando que no fuera a molestar a nadie.

    Anda, no seas aguafiestas—gruño el Data mientras se detenía a mirar al albino. La verdad es que estaba bastante incomodo con tanta gente a su alrededor.
    No soy aguafiestas, solo conservo energía para una emergencia.
    Y yo soy el conejo de Pascuack
    Pascua
    Lo que sea…

    El conejo saltó a la cabeza del humano, indicándole a donde tendría que ir ahora, internándose más profundamente en los mares de gente que se formaban debido a las actividades. Buscaron un rato en el edificio administrativo del lugar, la planta baja servía como centro de información e inscripción de actividades, los pisos superiores fungían como zona turística, los salones habían sido adaptados con pequeñas actividades que iban desde la lectura de tu horóscopo, salón de sustos, hasta una pequeña área de descanso y preparación para futuras competencias.

    ¿Hay algo que busquen en particular? —preguntó el Tentomon que fungía como Staff en el centro de información, varios otros Digimon repetían el trabajo a lo largo de una mesa.
    Algo que no requiera mucho esfuerzo físico, por ahora—se adelantó el humano, el conejo le miró con cierto enfado, él quería mover las piernas, los brazos y las orejas.
    Mmm, tenemos un poco de todo ¿Qué tal una búsqueda del tesoro? Dura todo el día, pueden participar en ella al mismo tiempo que en otras competencias—el escarabajo compartió una hoja con toda la información relevante.
    Oh, eso suena bien, así participo y no hago mucho al mismo tiempo—agradecido, Shin tomó la hoja y se dirigió al exterior mientras veía los objetos que debería encontrar.


    -Unos lentes obscuros
    -La firma de un Etemon
    -Una medalla
    -Un globo de Koromon
    -Una gorra verde
    -Una bandera de Leomon
    -Algo con el número 69 (?)
     
  3. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    9,307
    Temas:
    160
    Calificaciones:
    +2,055 / -28

    #Niños
    Ficha: Sistema - Compendio de Fichas - Digital World | Foros Dz

    El día en File island era uno bastante peculiar: una especie de rally deportivo había dado inició y por eso mismo la academia de tamers y sus alrededores estaban rebosantes de personas y Digimon. Kyle y Guilmon se encontraban en medio del público y observando tranquilamente a un grupo de niños en medio de lo que parecía ser un juego de quemados, tratando de evitar suspirar al ver a los capitanes de cada equipo: James y Gina.

    -"Me sorprende que aceptaras esto en primer lugar" - comentó la figura etérea de Grottomon al materializarse desde el canalizador de spirits del castaño.

    -Sigo sin creer que una disputa nacida de una broma culminara de esta forma -susurró Kyle con vergüenza ajena al recordar el por qué de la situación: James juró que era buena usar telaraña de broma y dejarla caer sobre la cabeza de Giovanna. Grave error, ya que luego del grito de terror de la niña y caerse de espaldas, esta contraatacó al día siguiente colocando polvo pica pica en la ropa interior del niño. Y ahora la situación escaló al punto donde cada uno reunió en tiempo récord un equipo completo para jugar quemados.

    - Al final del día no olvides que son niños. Incluso Gina quien suele ser muy madura no puede escapar de ese hecho -recordó Guilmon como todo buen compañero a su tamer. - Por eso mismo no me extraña este desenlace - comentó el saurio azulado al ver como la menor de los Masters estrelló un pelotazo en el rostro de uno de los miembros del equipo de James. - Lo que si no entiendo es el como carajos armaron sus equipos en menos de cinco minutos.

    -Los niños son muy competitivos así que James me imagino que no tuvo problemas - señaló el mayor de los Masters al sujetarse la nariz. - Y Gina seguro manipuló los hechos y convenció a varios niños de ayudarla...y apuesto que utilizó lágrimas de cocodrilo -afirmó el joven elite al ignorar los gritos de dolor de un niño de relleno.

    -Me pregunto ¿Gina es la que lleva los pantalones en la relación con Ian? -cuestionó el pejelagarto azul, imaginando una bizarra escena de la joven cita tomando café y leyendo el Tengu e Ian con delantal rosado sirviendole el desayuno.

    - No lo sé - sincero el miembro de Ávalon e ignorando la guerra entre los dos niños. Al cabo de unos diez minutos, solamente James y Gina eran los únicos en pie de sus respectivos equipos. Ambos niños ignoraban el sudor en sus rostros, siendo James quien sonreía al tener el balón en manos y a su hermana respirando difícilmente.

    -¿Lo ves hermanita? -se mofó Jay al ver a Giovanna jadeando y con las piernas temblando cual gelatina. -Tanto orgullo en ser un ratón de biblioteca que dejaste de lado tu condición física mientras que yo al ser un practicante de deportes tengo una esta mina superior al promedio.

    -Pierdete, James respondió la niña, quien se negaba a darle la razón al bobo de su hermano

    everydayeveryday mencion al shota y su mangoneo(?)
     
  4. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    9,307
    Temas:
    160
    Calificaciones:
    +2,055 / -28

    El castaño de rango elite sé preguntaba como había terminado en esa situación: se encontraba junto a Guilmon en medio de una arena de combate para Digimon, rodeado por varios curiosos, sus dos hermanos menores y los catorce mocosos con los que estaban jugando quemados. Luego lo recordó tras ver a un idiota en bermudas azules, camisa hawaiana verde y lentes de sol junto a un peinado digno de Pelvis Preasly. Al lado de ese tipo había un Dracomon con chaqueta de cuero y mohawk verde.

    -"Cierto...este payaso me retó a un duelo solo porque no le gusta la idea de un Guilmon azul" - recordó Masters mayor con un marcado fastidio en su rostro. No perdió el tiempo y abrió su porta cartas luego de tomar su d-arc.

    -"Siempre puedes romperle el cráneo con un grotto hammer" -sugirió de forma divertida el milenario duende narizón.

    -¡Preparence para recibir la furia de Parco Folgore, tamer rango expert -exclamó el ahora identificado hawaiiano, quién sacó su propio d-arc y evolucionó a su compañero en un enorme dragón de color zafiro con esferas en sus garras. -Wingdramon le pondrá fin a esa horrible lagartija azul que te atreves a llamar Guilmon.

    Tanto Folgore como Wingdramon no entendieron el repentino silencio del publico al igual que el ruidoso facepalm de su oponente. De hecho, Folgore recién se enteró de que había olvidado preguntarle el nombre y el rango a su rival. Finalmente una risilla infantil rompió el silencio incomodo de la arena.

    -Sabes, es sorprendente que insultaras a la cara a un elite y luego retarlo a un duelo en la arena - la voz de una joven del publico estaba cargada de diversión al ver la expresión pálida del hawaiiano y su dragón. -Debes de tener pelotas bien puestas o ser un perfectisimo imbécil - agregó la misma interlocutora.

    -¿Un elite? -cuestionó sin poder creerselo, girando el rostro a su enemigo quien simplemente pasó una carta por su digivice.

    -Shining evolution - expresó el tamer nativo de Inglaterra, con su rostro adoptando una expresión de diversión al pasar la carta.

    Guilmon fue envuelto en una luz, solo para darle paso a un dragón humanoide que era bastante famoso gracias a historias y leyendas: Un Ulforce V-dramon de dos metros de altura extendió sus alas, desatando gritos de emoción de parte del publico e ignorando la cara de pánico del dragón de etapa perfect.

    -¡Mira el embrollo en que nos metiste! - chilló el dragón, asustandose al ver como el últimate extendió su brazo y liberando el sable de energía en su muñeca. Lágrimas salieron de sus ojos al ver como Ulforce comenzó a caminar en su dirección.

    -¿Algo que decir antes de empezar? -preguntó el holy knight, apuntando con su espada a su enemigo.

    -¿Mami?

    Y así, Folgore vio como su compañero digimon fue totalmente apaleado en una pelea que solo podía ser descrita de una forma: su Wingdramon era el saco de boxeo personal del ultimate y este ultimo parecía no esforzarce en lo más mínimo.


     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 11 Dic 2016
  5. Elaine

    Elaine God Soul: Chronos Moderador Diseñador Oficial

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,323
    Temas:
    209
    Calificaciones:
    +2,379 / -2
    Ficha: Isabelle & Renamon
    Patch

    El pequeño Patch achicó los ojitos con el fin de leer lo que decía en el papel pegado en un mural de la librería de File City, apenas había concluido sus clases de lectura junto a su Tamer así que deseó poner en práctica lo que sabía. Porque él también deseaba hacer las pequeñas y simples cosas por su propia cuenta, sin restricciones, sin que estén detrás de él como si fuera un incapacitado al cual debían de estar vigilando día y noche.

    O era peor cuando el Tsunomon de Quillan y él se agarraran a mordidas a la hora de comer algún postre solo para que al final terminen castigados mirando alguna esquina del cuartel. Eso sí era lo bastante infantil y humillante.

    El día soleado les dio la bienvenida de que sería un relajado momento, los ciudadanos volvieron a su rutina habitual, las compras y ventas no se hicieron esperar como todos los días en su misma rutina; la idea de Isabelle era el de viajar un poco al Bosque Inquebrantable para divertirse y buscar algunas frutas para preparar postres saludables, o por lo menos para que Patch no se llenara de caries por el excesivo abusos de los pastelitos.

    —Digimon…Arena—pronunció el bebé sin despegar la mirada del panel—. ¿Qué es Digimon Arena?

    —Supongo que es algún evento competitivo—aseguró la kitsune leyendo el contenido y bajando la mirada hacia el menor—. Se trata de un concurso deportivo para Digimon pero sus Tamers pueden ayudar en el proceso, derivando lo que trate el deporte.

    —¿Podríamos participar?

    — ¿Para qué deseas hacerlo? —Cuestionó la kitsune sin despegar los ojos del bebé, sus brazos estaban ocupados con cargar bolsas de comida para la semana—. Eres muy pequeño para esas cosas, podrías lastimarte.

    —Suena divertido.

    —Habrán Digimon de clase infantil o quizás evolucionen a etapas adultas—definitivamente ella no iba a correr el riesgo de alentar al chiquitín a participar en esos eventos—. Esto no es un juego dedicado para bebés, de ser así entonces la guardería lo hubiese anunciado.

    Patch infló las mejillas de manera abrupta, estaba completamente molesto de que Renamon siguiera tratándolo como un bebé recién nacido, como si aún dependiera de una madre para que le limpie la baba, bueno, no podía negar que Isabelle pareciera lo más cercano a una mamá y que siempre se preocupara por su salud.

    —Además iremos a una aventura al bosque. Nos divertiremos.

    —Pero Renamon mira los premios—brincó el menor llamando la atención la child—. Ganaremos dinero, un viaje pagado y comida. Lo más importante, la comida.

    Oh no, eso no lo vio venir la kitsune. Vaya vista de Tokomon para leer los enunciados pequeños, diminutos tal vez o por lo menos era lo que más trajo la atención del bebe: La comida.

    —Anda, di que sí—suplicó el retoño aferrándose a la pierna de Renamon—. Pormeto que no participaré en concursos que estén fuera de mi alcance, pero tú si puedes hacerlo.

    —No está en mí decidir—habló con seriedad, no era como su Tamer que se doblegaba a los caprichitos de un bebé—; y si fuera mi decisión me negaría.

    Tokomon volvió a inflarse de manera exagerada, se aferró mucho más al muslo de Renamon, con la única intención de lograr convencerla. Ambos guardaron silencio, ninguno iba a dar su brazo a torcer por lo que la kitsune no tuvo otra opción que ir hacia su hogar con todo el menor pegado a ella.

    Tal vez Isabelle podría resolver el problema aunque intuyendo la child sabía que la suerte iba a estar de su lado puesto que.., bueno…, no todos nacían con el talento de desarrollarse en el deporte o algún uso de cuerpo físico.
     
  6. Belzer

    Belzer Fan de las Mahou Shoujo y los ponys xD Supermoderador

    Registrado:
    17 Ene 2012
    Mensajes:
    3,187
    Temas:
    243
    Calificaciones:
    +732 / -2
    Cosette Berthelot


    ¿Por qué había venido a este evento deportivo? Ah, claro. Lo hizo porque Margot quería venir y porque ella tenía la esperanza (Por no decir fantasía.) de que la bebé al fin le dijera mamá. Cosette solo había esperado ser parte del público y quizás, divertirse un poco mientras evitaba que Tsuki hiciera alguna majadería. Ahora aquí estaba, escuchando a una muy entusiasta chica, de quizás 13 años, parte del staff de la Academia que intentaba convencerla de participar en alguno de los eventos del festival.

    -También tenemos eventos de carrera de 50 metros, gimnasia rítmica, lanzamiento de jabalina, y hasta algunos menos demandantes físicamente como ajedrez, matatena, damas chinas…

    -En serio no deseo participar en algún evento. Muchas gracias.

    -… si tú lo dices, amiga, aunque también hay eventos en los que pueden competir los digimon. De hecho, mi querido Lucas está compitiendo ahorita en un evento de natación. Quizás tú compañero quiera participar.

    -Paaaaaaso. De por si me hubiera gustado quedarme en casa, pero la alternativa era pasar el rato con esa monja loli y no tengo ganas.- Tsuki aun recordaba que de haberse quedado en casa, tendría la opción de quedarse a escuchar los monólogos de Arbormon y/o discutir con Teresa y Reagan, así que…

    -Ya veo.- Dijo la chica un poco desanimada… antes de retomar su enésimo aire. –Pero también tenemos una carrera para digimon Babys que está por comenzar en 15 minutos.

    -¿De verdad?- Los ojitos de Marguerite brillaron como si fueran un par de foquitos de navidad. –Geniaaaaaal. Yo le entro.

    La francesa sonrió al ver a su bebé tan animada. Por un momento pensó en buscarle una cinta que combinara con sus estambres o un moño. Luciría preciosa en la pista.

    -Oh, vaya. La remolachita a va a competir en una carrera. Viva, viva y todo eso.- comentó la patata shiny mientras pensaba en lo genial que sería almorzarse un pastel de arándanos.

    -Y la mejor parte es el premio que habrá para los primeros 3 lugares. Es algo increíble.

    Quizás fue la premisa de un premio, quizás el que estaba aburrido, o quizás debido a un deseo de competir, pero Tsukaimon tuvo una rara epifanía.

    -Perfecto. Entonces vamos a inscribirte, Margot. Ya quiero verte en la pista, mon bébé.

    -Y también yo me inscribiré.

    La rubia, la plantita y el Juttoushi del Metal, el cual se materializó del canalizador, se quedaron observando a Tsuki como si se hubiera puesto un vestido rosa con motas blancas.

    -Ya me escucharon. También participaré en esa carrerita.

    -Tsuki…- dijo la rubia una vez superada su sorpresa. –Es una competencia para digimon en etapa Baby. Tú puedes evolucionar hasta Adult. ¿No te parece que eso automáticamente te descalifica?

    -Eso parece, pero te recuerdo que puedo adoptar una cierta etapa gracias a una cierta poción que conseguiste hace mucho.

    ¿Entonces Tsukaimon estaba realmente dispuesto a tomar la apariencia que menos era de su agrado con tal de poder participar? Por si acaso, Cos le preguntó a la animada edecán si eso era válido.

    -Claro que sí. Mientras sea un digimon de etapa Baby I o II, puede participar.

    -Entonces adelante, Petit Ange. Conviérteme en peluche.- Y mientras la gala hacía que Tsuki tomara su apariencia de Pagumon, pensó que quizás la tarde sería más divertida de lo que pensó.


    This will be fun xDDD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Elaine

    Elaine God Soul: Chronos Moderador Diseñador Oficial

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,323
    Temas:
    209
    Calificaciones:
    +2,379 / -2
    —Así que solo necesito las frutas que crecen de las plantas que hay en el Bosque Inquebrantable.

    Susurró la chica de cabellos castaños cuando dejó su portátil sobre la cama, acomodó sus anteojos para leer mejor las recetas que mantuvo guardado en su dispositivo USB, por lo menos agradeció a su padrino que le enviara esos correos y fotos donde se apreciaban a sus hermanitos sin olvidar los videos que ellos grababan para recordarle que esperaban verla para las fechas de Navidad y que, con mucha suerte, esperaba que eso sucediera como el año anterior.

    Porque sería la primera Navidad de Patch junto a la familia.
    Estiró los brazos y se talló los ojos, estaba un poco cansada después de volver de una misión compleja, por lo menos sabía que los niños que fueron secuestrados estaban acostumbrándose a la nueva vida en el Mundo Digital, aunque le sorprendió que la niña llamada Antonella le enviara un correo pidiéndole que era agradable volver a verse para divertirse un poco o tal vez irse de aventuras.

    Sin embargo, sus pensamientos se vieron interrumpidos al oír a Renamon que parecía discutir con Patch, o más él volvía a refutar órdenes como todo pequeño rebelde sin causa. Así que se levantó de su asiento y fue a mirar hacia la cocina dónde provenían los ruidos.

    — ¿Qué ocurre? ¿Por qué está él pegado a tu pierna? —preguntó la Tamer al ver el gracioso escenario. Renamon solo dejó las compras sobre la mesa.

    —No quiere ir a la Digimon Arena—contestó el bebé sin despegarse del menor—, yo deseo participar por el premio pero ella dice que soy muy pequeño para eso.

    —Simplemente te informé que ese tipo de eventos son en mayoría para Digimon child como mínimo—adjudicó la kitsune intentando que el bebé se desprendiera de ella—. Pídele que se baje por favor.

    —Patch, debes respetar un poco más a tus mayores.

    Con ese timbre de voz, Bennet calmó al bebé logrando éste se desprendiera de Renamon solo para caer en cuenta que aún estaba resentido con la child.

    Honestamente le intrigaba la reacción de Tokomon por lo que no dudó en preguntar.

    — ¿Por qué reaccionaste de esa manera? ¿Qué era lo que deseabas?

    —Es que vi en un panel publicitario sobre un evento y quiero que participemos—explicó Patch subiéndose al hombro de su amiga—; habrá muchos premios y deseo estar allí. Es una competencia donde Digimon participan y sus Tamers pueden ayudarlos.

    —Ah, sí he oído acerca de eso, de hecho Antonella me pidió que me inscribiera para competir en grupo—aseguró la chica pero esta vez mirando a su Digimon—; si no deseas participar puedo entenderlo pero la idea es divertirse. Pensé que nuestra excursión al Bosque Inquebrantable podría posponerse para mañana.

    —De acuerdo, si eso es tu deseo te advierto que deben tener cuidado.

    —Pero tú también vas a venir Renamon—sonrió la peruana ganándose una mirada de desaprobación por parte de su Digimon—, no te pido participar pero sería bueno apoyarme porque Patch participará.

    — ¡¿Es enserio?! —brincó de alegría el bebé.

    —Hay una categoría para los Digimon Babies así que considérate un participante más—comentó—. Bueno voy por mis cosas y nos marchamos a la Digimon Arena antes que las inscripciones oficiales finalicen.

    Renamon solo suspiró. Era bastante claro que ese pequeño estaba convirtiendo a su Tamer en alguien mucho más abierta con el entorno lo cual era muy bueno pero a la vez peligroso por miedo a que las cosas pudieran cambiar drásticamente para bien o para mal. Así que sin decir u objetar más, sacó un bolsito para llevar implementos importantes que tal vez se irían a usar en el campeonato.
    .
    .
    .
    La Digimon Arena estaba atestada de personas como Digimon, los comerciantes aprovechaban para vender sus productos para el público que deseaba entretenerse con las competencias entre Digimon. Bennet simplemente se formó en la cola donde únicamente se irían a inscribir los participantes; con unos minutos para que dieran las nueve de la mañana, los organizadores pidieron que todos los que estaban en la fila pasaran a firmar y coger sus carnets de concursantes.

    —A ver si avanzas niña—la voz ronca de un varón hizo que la chica tropezara con Renamon—; no deberían dejar que los niños tomen la fila de los adultos.

    — ¿Y tú quién te crees eh? —Contratacó Patch manifestando sus afilados dientes—. Ven si tienes agallas.

    —Un muñeco de felpa, que interesante.

    La risilla que emitió el Digimon motivó que Tokomon se inflara de la cólera. Bennet giró la cabeza solo para quedar frente a un joven alto, de aspecto sombrío, cabellos de una tonalidad rubia que le caían en flequillos por la frente. La vestimenta era sencilla pero varonil, sus ojos de un tono dorado reposaron sobre el delgado cuerpo de la chica lo que le provocó que sus mejillas tomaran un color carmesí.

    —Disculpe, pero yo también estoy aquí para inscribir a mis Digimon—contestó tímidamente, apenas su voz fue audible a un punto que Renamon tuvo que intervenir—. Lo siento.

    Renamon, como era muy característico de su personalidad, se interpuso entre el humano y su Tamer. Frunció, y fijó su afilada mirada sobre la figura masculina puesto que había algo en él que le causó incomodidad. Cierta maldad rodeaba a ese sujeto.

    —Seguimos la secuencia de la fila—habló en tono serio, lo más inexpresivo como para intimidar al joven—; le pido más paciencia. —sujetó a Tokomon que no dejó de amenazar al humano con sus afilados colmillos.

    —No es bueno comenzar el día en una disputa sin sentido—habló un ser humanoide de apariencia infantil. Sus rasgos físicos podían atribuirse al de algún demonio aunque sus enormes ojos verdosos le dieron un toque casi amable—, cualquier problema podremos solucionarlo en una batalla.

    — ¿Ah sí? Pues aceptamos su desafío. —intervino Patch sin apaciguar su mirada asesina.

    —Oh, esta bola de grasa tiene carácter, eso me agrada—comentó el joven llevando una mano sobre la cabeza de Bennet la cual se perturbó, pero Patch estuvo cerca de unos centímetros de clavarle los dientes—. No solo competir con niñas pero en discusiones de Digimon es distinta la situación.

    —Si es tu gusto llegar a una competencia será así pero mantén tu presencia alejada de mi Tamer.

    La kitsune gruñó pero mantuvo autocontrol puesto que no era el lugar preciso para soltar una batalla donde también estaba la seguridad por si alguna situación indebida se cometía. Siguieron la fila hasta llegar ante unos jóvenes adultos, quienes le ofrecieron escribir el nombre de la Tamer y los de los Digimon participantes, recibieron un pase como concursantes.

    Una a uno, los últimos concursantes rellenaron las fichas hasta que se llegó a la conclusión de los competidores.

    —Muy bien, se les pide a todos alistarse porque en una hora comenzará el evento—habló uno de los jóvenes quien se puso de pie en un estrado aparte, fuera de la arena de competencia—. Los encargados están terminando los preparativos así que solo nos queda decir que tengan mucha suerte y gane el mejor, no sin antes recordarles que toda trampa detectada por el equipo profesional será anuladas y por ende se les sancionaran según el grado del crimen—sonrió y un Agumon se hizo presente—. Ahora vayan a prepararse, recuerden que las competencias son entre Digimon pero pueden tener el apoyo de sus Tamer.
     
    Última edición: 19 Dic 2016
  8. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,322
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +623 / -4
    Serah Farron & Dracumon - Post 1


    Serah y Dracumon aún estaban en aquella banca de la Plaza de File donde acababan de tener una conversación con un Shoutmon y su tímido Tamer. La fémina acababa de confesar a su compañero el secreto que había guardado a todos desde que había llegado a ese mundo y, de algún modo, se sentía diminuta de que aquella frase volviera a salir de su boca luego de tanto tiempo. El vampiro, por su lado, no entendía muy bien los sentimientos de la humana, pero le quedaba claro que podía usar eso a su favor. Pudo notar en el tono de voz de la pequeña pelirosa un ápice de ira y rencor; de modo que cuando repentinamente la humana se levantó dándole la espalda, el Undead sonrió anchamente.

    — Y entonces, ¿qué quieres hacer?

    —... —la chica guardó silencio ante la pregunta y poco a poco fue apretando sus manos mientras miraba hacia abajo, hasta que sus ojos fueron cubiertos por los mechones de cabello de la frente— ... Que sufra como yo lo hice —sentenció en tono frío.

    El virus se puso de pie y la observó mientras los ojos en las palmas de sus manos daban vueltas de forma tétrica — Kesh, kesh —esa risita solo evidenció que le había gustado la respuesta.

    ~~~

    Después de un rato de seguir andando por la ciudad en su día libre, el par de novatos de Nastrand's Maze finalmente llegó a las cercanías de la Academia: para sorpresa de ellos, un evento deportivo se estaba llevando a cabo y ambos decidieron pasar un rato allí solo para ver de qué se trataba. Justo en ese instante, un chico pasó al lado de la estadounidense corriendo muy emocionado y empujándola, esta infló las mejillas y le gritó un "mira por dónde vas, idiota" que fue ignorado por el muchacho. Al fijar su atención, Serah notó que, no solo él sino varias personas más, corrían a la misma dirección y se amontonaban.

    — ¿Qué está pasando? —preguntó Farron extrañada.

    —Parece una competencia, kesh, kesh —respondió el virus y ambos se acercaron a ver.

    Efectivamente, las personas estaban viendo un combate entre un dragón turquesa de gran tamaño y un Digimon con apariencia de caballero, hermosa armadura de color azulado y brillante, una V dorada en el pecho y un sable que emergía de los brazaletes decorados con una joya roja que tenía en ambas manos. Serah quedó con la boca abierta al ver semejante Digimon: tan hermoso, tan masculino, tan poderoso.

    —Wow, ¿qué nivel es? —preguntó sin despegar sus zafiros del combate y una chica que estaba a su lado fue la que respondió.

    — ¡Es un Ultimate! ¡Y su Tamer es de Rango Élite! No se ven muchas Digimon o Tamer de esos rangos por aquí, ¡qué emoción! —exclamó y Serah asintió. Vaya, sí que era un Digimon increíble ese. Dracumon también estaba impresionado, ni siquiera en Metal Empire o en toda su vida pasada, recordaba haber visto uno de esos caballeros. Eran muy raros de ver.

    El dúo de traviesos se quedó observando la pelea, que terminó en una vergonzosa derrota para el dragón de mayor tamaño y no pasó demasiado para que el público comenzara a dispersarse, dejando en el lugar solo al Ultimate Knight acompañado de un chico de cabello castaño y ojos azules. Con el mayor estaban dos niños más pequeños que, al parecer, discutían algo entre ellos.

    — Oye Dracu, tú quieres hacerte fuerte, ¿no? ¿Qué tal si les pedimos consejo? —ideó sonriendo de forma dulce y entrelazando sus manos detrás de la cintura. No esperó que su camarada respondiera y se acercó al joven Elite dando saltitos—. ¡Hola~! Me llamo Serah y el Dracu —dijo cuando llegó con ellos haciendo que el trío de humanos y el caballero la miraran.

    Kyle experimentó un dejá-vù cuando fijó sus ojos sobre la adolescente: abrió los ojos grandemente y parpadeó, incluso se pasó la mano por los ojos para verla bien: lo primero que vino a su cabeza fue su compañera de gremio. ¿Acaso necesitaba anteojos o esa chica se parecía mucho a Light? Cabello rosa, ojos azules y piel porcelana: era idéntica. UlforceVeedramon también se extrañó, pero no reaccionó de la misma forma.

    — Hola —musitó el inglés sin salir de la sorpresa: tenía claro que esa chica no era Light, era mucho más joven y de menor estatura, además de que esa sonrisita infantil jamás se vería en el rostro de la estadounidense mayor.

    — ¿Estoy confundido o es idéntica a la estirada de esa guild en la que estás ahora? —opinó Grottomon, siendo solo escuchado por el portador y su camarada. Serah no esperó ninguna respuesta y de inmediato comenzó a alabar al Ultimate.

    — ¡Wow! ¡Qué Digimon tan increíble! —exclamó juntando sus manos sobre el pecho y mirando hacia arriba con los ojos brillantes al caballero. Dracumon soltó un "kesh, kesh" por lo bajo, esa niña sí que sabía cómo endulzar incluso al más desconocido.


    LuigiLuigi ü/

    P.D- Serah no lleva ni el tinte rubio ni las lentillas verdes ese día, por eso digo que tiene el cabello rosa y ojos zafiros, anda original pueh (?) xD

    Ya sabes, una práctica para Dracu que no sabe luchar. Si quieres lo dejas para que yo termine lo que decidas hacer en mi próximo post. Gracias <3
     
  9. Elaine

    Elaine God Soul: Chronos Moderador Diseñador Oficial

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,323
    Temas:
    209
    Calificaciones:
    +2,379 / -2
    Las manos le sudaron impaciente, y aunque al final logró encontrarse con Antonella, para la chica peruana le quedó la inquietud de ese personaje tan intimidante. La niña le animó a que no tomara importancia las palabras de un petulante, que solo estaban allí para pasar el tiempo por lo que nada grabe podría ocurrir, salvo una molestia imperceptible con lidiar en las ganas de competir de Patch contra los otros bebés.

    Ciertamente fueron los primeros concursos que se mostraron por lo que también contagiaron risas al momento de jugar futbol. Los bebes se armaron en grupos equilibrados, gracias a Sarah –quien se ocupaba de la Guardería Digimon– se pudo determinar a los participantes, de hecho, la mayoría de Digimon de la guardería estaban participando, aunque el premio simplemente era cosas para su edad: Comida y juguetes.

    —Patch terminará por romper todos los balones—sonrió la niña de cabellos rizados—, pero se ve que soporta los golpes.

    —Ojalá que no me cobren por cada travesura que hace.

    Isabelle sonrió al ver el campo de juego. El equipo de su bebé parecía no rendirse contra los Digimon que, en mayoría, poseían manitos o las extremidades completas, aunque algunos tuvieron que contener en usar sus poderes.

    —Ese Motimon piensa que está jugando basquetbol—bromeó Phascomon mirando con sus adormitados ojos hacia un lado de la tribuna—; tengo la sensación de que alguien quiere enfrentarse en competencia con alguno de nosotros.

    Las garras del demonio indicaron hacia el extremo, las miradas de Antonella e Isabelle le siguieron hasta dar con el mismo joven que estuvo molestando a la peruana.

    —Ignóralo—habló Renamon frunciendo la mirada hacia el humanoide—, ese sujeto quiere competir con nosotras. Desde luego no vamos a caer en esa patraña.

    —Es muy guapo—Antonella apoyó las manitos sobre el muro que dividía el patio de competencia y la tribuna de participantes—, es gracioso, cree que me recuerda a alguien. Jum! Es gracioso, parece que todo aquí le aburre.

    —No es la primera vez que me enfrento con un chico que posee algún problema conmigo sin que yo lo conozca.

    —Ou, ya lo entiendo—la nena jugueteó con las orejas de Phascomon—. ¡Mira! ¡El equipo de Patch metió un gol!

    El público gritó por el gol que un DemiVeemon logró anotar gracias a la maniobra que Tokomon y Tsunomon lograron combinar. Desde luego, el campo de juego para bebes era más pequeño y mejor cuidado por si alguno se accidentaba.

    Después de que el equipo de Patch ganara por una diferencia de goles, los juegos cambiaron dando paso a los de nivel child donde las competencias eran variadas y que, si la señora Sarah estuviera de acuerdo, los bebés podían forma equipo con otros Tamers y sus Digimon. Por suerte, Isabelle ya tenía a Tokomon por lo que solo esperó que Renamon necesitara ayuda; de un momento a otro, la arena se abrió dando entender que las plataformas de juegos iban a cambiar. De un terrero árido, cambió al de una pradera solo para demostrar dos palos altos con una net de vóleibol.

    —Renamon—llamó la chica a su amiga, ésta la observó—, ya sabes cómo se juega, las mismas reglas de mi mundo se aplican aquí. Y no destruyas el balón por favor.

    La kitsune asintió y se acercó al campo de juego pues ante todos los expectantes, un holograma que indicó a los participantes hizo el anuncio. Así mismo Phascomon tuvo la suerte de caer en el mismo equipo que Renamon por lo que Antonella e Isabelle irían apoyar a sus amigos, bueno, después de que ayudaran a Patch a quitarle los pedazos de balón que se pegaron en los colmillos.

    Sin embargo, la peruana frunció el ceño al ver que el Digimon de aquel joven estaba en el juego pero como rival del equipo de Renamon; Bennet no pudo evitar sentir molestia cuando el tipo le guiñó el ojo dándole a entender que sería capaz de derribar a la kitsune.

    Fue entonces que un árbitro dio las instrucciones para silbar de inmediato el silbato dando inicio al juego.
    .
    .
    .
    El jadeo de Renamon no se hizo esperar, había pasado una hora y ambos equipos quedaron empatados, aunque algunos tuvieron que retirarse por cometer infracciones en el juego como un Impmon que logró quemarle la cola a un Wormmon, o como un Armadillomon que lanzó con brutalidad el balón hacia un Gomamon dejándolo completamente inconsciente.

    —Sujétame. —pidió Phascomon tras usar el brazo de Renamon para alcanzar la pelota y lanzar un mate perfecto.

    Empero, el Digimon humanoide detuvo la jugada solo para devolverle el tiro al koala provocando que cayera al suelo. Renamon lo auxilió solo para darse cuenta que Phascomon estaba contando pajarillos, con los ojos desorbitados.

    —No utilicé la fuerza bruta, y el árbitro puede dar fe de ello—alegó el Digimon llevando las manos hacia su cintura—, la caída lo dejó así. No debió colocarse en esa posición peligrosa.

    —Tampoco debiste ser rudo—la kitsune cargó el cuerpo del Digimon para llevarlo hacia Antonella—, permite que lo deje con su Tamer.

    El Digimon no dijo nada, dejó unos segundos de cortesía a la kitsune para que cometiera su acción de buena fe. Ese Digimon no entendió porque su Tamer se interesó en molestar a ese par de féminas que nada más parecían tener poco interés en la competencia, sonrió con simple malicia y fijó la mirada en el suave pelaje de Renamon. Bastó con pensar que sería algo muy cómodo dormir entre tanta piel.

    —Por razones de reducido grupo, esta prueba se tomará como un empate. Desde luego se desarrollará acabo en un juego a lado de sus Tamers—habló el árbitro a la vez que el campo de juego cambiaba a uno más distinto—; esta actividad consistirá en la determinación de los conocimientos de los humanos para ayudar a su Digimon ganar un juego virtual.

    El campo de entretenimiento adoptó una visión más taciturna, oscura como todo simulador donde consistía en las estrategias de los Tamers para que el Digimon pudiera pasar los niveles. Isabelle encargó a Tokomon en brazos de Antonella, no iba a permitir que aquel joven humillara de esa manera a su Digimon.

    — ¿Qué es un juego virtual? —preguntó Renamon un poco confundida.

    — ¿Recuerdas los videojuegos que Dante y Yey jugaban? —la kitsune asintió—. Bueno es lo mismo solo que tú eres la protagonista, tú deberás realizar las cosas que yo te indique, en otras palabras seré una especie de mando y tú el personaje del juego.

    Suspiró en resignación, nada era ajeno a una batalla Digimon salvo que en esa ocasión no tendría que matar a nadie solo pasar ciertos retos que su propia amiga le iba a dirigir, por lo menos confiaba en el intelecto de su mejor amiga.

    —Ojalá podamos enfrentarnos—habló el joven acercándose hacia la peruana—, que únicamente gane el mejor.

    —Etto…si…si señor—titubeó la chica totalmente roja—. Mu-mucha suerte.

    —Mi Flamemon contra tu Renamon, será una batalla interesante.

    —Esto es un juego, tómalo como tal—tajantemente interrumpió la kitsune—. No sería apropiado que rompas ese equilibrio.

    De hecho para nadie era correcto tomarse muy a pecho un simple juego en que únicamente se iba a tomar en prueba la inteligencia y la habilidad entre el dueto. El juego era sencillo. Un online llamado Fantasy World donde un Tamer iría a tomar un personaje según en número de la ruleta que se le designó. Empero, lo que Isabelle no predijo fue que ese joven sería su compañero en un juego de 10 Tamers.

    —Esto debe ser una broma...
     
  10. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    9,307
    Temas:
    160
    Calificaciones:
    +2,055 / -28

    El elite se recuperó de su sorpresa al ver el sorprendente parecido de esa chica con su compañera de guild. Claro, luego de observarla detenidamente las diferencias entre ambas eran palpables, en especial el acto de niña buena que estaba montando. Si de algo estaba orgulloso el británico, era de su capacidad de ver cuando le querían tomar el pelo y luego de tres años y varios ascensos de rango, dicha cualidad se había afilado. Lo mismo podía aplicar a Ulforce V-dramón, quien había de-evolucionado a su forma child.

    -¿Puedo ayudarte en algo? -preguntó el chico de Ávalon al ver a la joven y a su digimon.

    -Si, si. Me llamó Serah y es el Dracumon -se presentó la pelirrosada de forma inocente. A su lado, el virus travieso solo reía a su forma. -Luego de verlos luchar me pregunto si podrías darnos unos consejos -habló con absoluta naturalidad la amateur, ignorando a los dos niños a espaldas del castaño.

    -"Oye, esta bribona quiere pasarse de lista" -señaló Grottomon con irritación.

    -Yo soy Kyle Masters y el es Blu, mi compañero -se presentó el elite de forma normal pero sin bajar la guardia para luego presentar a sus hermanos y sus digimon. -¿Que clase de consejo buscas?

    -Algo para ayudar a Dracumon a fortalecerse -señaló la miembro de la guild de mercenarios. -Soy una amateur y hay muchas cosas que desconozco.

    -Muy bien. Pero soy más de ejemplos prácticos, así que iremos a una de las arenas de la academia y participaremos en un combate de la feria-respondió de forma amable el elite, sorprendiendo a Grottomon y a Gina, quien por alguna razón parecía sentir desagrado por la recién llegada. Watson lo relacionó con celos de hermana pequeña.

    El virus y su compañera intercambiaron miradas y se sonrieron para luego seguir al castaño y a su grupo, llegando a una de las arenas de combate de la academia. Ambos tamers se colocaron en lados opuestos al igual que sus digimon, siendo Guilmon X el de la expresión seria y Dracumon el de las risitas.

    -Antes de empezar, agradecería que dejaras el acto y me contestes una duda luego de este combate de sparring -pidió el joven, descolocando a la infame y al vampiro. -Creeme, luego de tres años aquí ganas muchas cosas, como ver cuando alguien te miente a la cara.

    -Mi uníco consejo para ser fuerte, es trazar una meta y enfocarte en alcanzarla -sinceró el lagartijo antes de disparar una bola de fuego a los pies de Dracumon. -La fuerza se consigue con esfuerzo, no con atajos - expresó al mostrar sus colmillos y lanzarse al ataque.

    -¿Pasa algo? Tienes cara de estreñida -preguntó James a su gemela, quien veía aquello con las mejillas infladas.

    -Nos prometió pasar el día con nosotros...y allí lo tienes jugando al profesor con esa chica -se quejó la menor de los gemelos en uno de sus raros momentos de inmadures, sorprendiendo a su otro hermano. -Lo acusare con la señorita Kairi, con la señorita Cos y sus compañeros de guild -declaró mientras ignoraba el como Guilmon conectaba unos zarpazos cubiertos de fuego al otro virus.

    -"Esto no salió como lo espere" -pensó Serah al verse en ese embrollo.

    Claire.Claire. There (?)



     
  11. Belzer

    Belzer Fan de las Mahou Shoujo y los ponys xD Supermoderador

    Registrado:
    17 Ene 2012
    Mensajes:
    3,187
    Temas:
    243
    Calificaciones:
    +732 / -2

    Si por algún extraño designio de Yggdrasil (O si se le pasaban las copas, dirían algunos.), alguna niña de 7 años llegara al mundo digital, justo en la que fue designada como pista 4 para el evento Digimon Arena, seguramente estallaría de felicidad al estar rodeada de pequeñas criaturitas redondas, cada una mas tierna y adorable que la anterior. Entre ese mar de adorables bebés, 2 de ellos rebotaban hacia las… no bancas, porque los digimon Baby no las necesitaban realmente. Eran más bien como colchonetitas que cumplirían esa función. Hacia ellas iban una pequeña de color rosa cuya forma semejaba una flor y a su lado, iba un peluche gris con ojos tan rojos que cualquiera diría que no había dormido bien… aunque su sonrisa más bien lo hacía lucir como alguien que no sabía que fumar demasiados porros era malo para la salud.

    -Te voy a dejar comiendo el polvo, remolachita. Yo que tú mejor regresaba al invernadero de donde saliste.

    -Je. Eso está por verse, Pagumon. Ni creas que me vas a ganar.

    Los dos bebés de Cosette habían sido inscritos exitosamente a la competencia, la cual estaba dividida en 2 categorías: Baby II salvajes y Babys I y II con Tamer. La razón era simple. Los Baby I salvajes eran demasiado inmaduros para hacer algo más que lucir tiernos, a diferencia de aquellos que podían regresar a esa etapa debido a que sus Tamers les dieron una dosis extra de la poción Neverland y por ende, tenían auténtica experiencia. Que al menos 2 de los Baby I inscritos en la carrera fueran compañeros de Tamers Elite corroboraba esa teoría. Cuando Tsuki escuchó eso, sus deseos de ganas aumentaron. La idea de poder humillar a digimons que podían alcanzar la etapa Ultimate era demasiado buena para desperdiciarla. El peluchito volteo a ver a donde estaba su angelito, la cual estaba… de pie… agitando la mano… mientras gritaba “¡Ánimo, mis bebés! ¡Hagan que mamá esté orgullosa de ustedes!”…

    No era humillante en absoluto. En serio que no lo era.

    -¿Volteaste a ver a Cosette?

    -Eso hice, plantita.

    -… ¿Es tan malo?

    -… Lo es.

    Marguerite no dijo nada más y los dos bebés fueron en silencio hasta donde esperarían que fuera su turno.

    En las gradas preparadas para el evento, Cos estaba que se derretía de ternura y alegría. Si alguien hubiera pasado por allí vendiendo camisetas que dijeran “La mejor mamá del mundo”, ella se habría comprado 3 sin chistar.

    -Solo miren a Pagu a Margot. Lucen preciosos. No se a quien animar, pero gane quien gane, estaré muy orgullosa de ellos. Quizás si gana, Marguerite se alegrará tanto que al fin me dirá mamá. Y Pagu… luce tan tierno. A veces olvido porque le compré la poción en primer lugar.- Pronto la chica estuvo fantaseando conque llevaba a los 2 bebés en una carriola, ambos con trajecitos adecuados a su forma y Margot llamándola mami. Mercuremon la veía como si le hubiera crecido otra cabeza.

    -“Pareces una extraviada mental hablando de esa forma, niña. Lucirías mucho más cuerda conversando conmigo, y eso es tomando en cuenta que solo tú puedes verme y oírme.

    -… Aguafiestas.- Y Cosette no dijo eso con sus mejillas infladas en puchero. Claro que no. Ella era muy “fría” para hacer eso.

    -“Por otro lado.”- prosiguió el guerrero del Metal. –“Me intriga que Tsukaimon haya estado dispuesto a sacrificar su orgullo para participar en este ridículo evento.

    -En eso estamos de acuerdo, Mercure. Realmente debe tener muchos deseos de mostrar de lo que es capaz.

    -“Comprendo. Es fácil olvidar que desea ser el más fuerte y poderoso de todos. Je. Una meta banal en mi opinión. De nada sirve tener el poder si no se tiene la inteligencia, la astucia y la audacia para emplearlo.

    -En pocas palabras, si no se trata de ti.

    -“Me conoces bien, querida niña.”- dijo el Juttoushi con una sonrisa que era la definición de “Arrogancia”.

    Luego de un par de rondas clasificatorias, llegó al fin el turno de Pagu y de Marguerite para competir. Solo los 2 primeros lugares clasificarían a la carrera principal.

    -¿Lista para regresar a tú maceta, Margaboba?

    -No sin antes hacerte comer polvo, Pagumon.

    Los dos bebés sentían su sangre hervir de la emoción. Sus miradas se cruzaron de forma desafiante, las llamas de la competitividad ardían con fuerza en sus digicore.

    -¡Ánimo, mis bebés! ¡Ustedes pueden!

    Así como las llamas de la vergüenza. Cos podía ser muy cursi cuando de bebés se trataba.

    Los pequeños se acomodaron en la línea de salida junto a otros 6 Babys.

    -Muy bien. Este es el 4 Heat eliminatorio. Preparados… listos…

    Pyocomon y Pagumon estaban listos para que en cuanto se diera la voz de “Fuera”, le mostraran al otro quien era el mejor.
     
  12. Krause

    Krause Then, everything is a lie. Moderador

    Registrado:
    2 Oct 2011
    Mensajes:
    2,901
    Temas:
    300
    Calificaciones:
    +641 / -3

    Sistema - Compendio de Fichas - Digital World | Foros Dz Chris-Veemon

    Chris no era el ser humano más sociable sobre la faz de la tierra, de hecho, se podría de cri que él era bastante antisocial y prefería estar encerrado en su casa viendo películas o jugando algún videojuego; en casos más extremos, prefería trabajar para sacar algunos bits y así tener algo con que subsistir por unos meses más. ¿Qué hacía entonces en aquel festival? La razón era pequeña y de color azul, incluso poseía un nombre: Dreiz. El dragoncito había insistido tanto en que su Tamer saliera de su rutina, que viajara, que formara más lazos; Aideen terminó accediendo a regañadientes, pues esperaba que así su amigo se callara y lo dejara en paz. Después de todo, si el festejo no le gustaba bien podría irse; y tenía toda la intención de hacerlo después de ver los diversos globos, puestos de comida y actividades –a su parecer infantiles- que adornaban el patio de la Academia.

    -Me largo.-Soltó el irlandés con toda la pesadez del mundo. Sin embargo, sintió como unas garras se afianzaban en a su pantalón y lo detenían sin mucho esfuerzo.

    -Tres actividades, Chris. Sólo prueba tres actividades y si no te ganas algo o te sientes convencido, puedes irte.-Suplicó el Child. Parecía un padre tratando de convencer a su hijo berrinchudo que le diera oportunidad a una fiesta de cumpleaños que no terminó de cumplir todos sus caprichos. En cualquier otra situación, a Dreiz le hubiera dado igual el hecho de que su Tamer asistiera o no a aquel evento, pero también era cierto que desde hacía tiempo Chris no era el mismo. Seguía apagado, sin muchas ganas de hablar o salir, aparte que se rehusaba a ir a los sitios que alguna vez compartió con Lauren, Medaka o Alexander. Pues eso le recordaba lo solo que estaba en el mundo.

    Quizás compitiendo se le animara el espíritu. Quería a su Tamer impulsivo e idiota devuelta, pues sentía que su compañero no era más que la sombra de lo que alguna vez fue. Alguien vacío y carente de emociones; un cascarón en toda regla. Y eso lo hacía sentir impotente, pues en todo ese tiempo no pudo hacer nada para animarlo; y, ahora que tenía la oportunidad, no dejaría que Pearce se le escapara tan fácilmente.

    -Tsk. Como quieras.-Zanjó el adolescente con fastidio. V-mon lo tomó de la mano y lo arrastró consigo hasta lo que parecía la dirección del Staff.

    Ahí un Tentomon los saludó de forma cordial y les entregó una hoja para una búsqueda del tesoro, pues ambos se veían algo perdidos; el insecto les dijo que aquella actividad era bastante relajada y no se interpondría en caso de que decidieran ir a probar alguna otra competencia, que era buena para empezar. V-mon agradeció el gesto y se despidió del insecto, dándole leves empujoncitos para salir de ahí y comenzar con la recolección.

    -Vamos, Chris, no seas amargado.-Pidió el dragón, pues con la cara de pocas pulgas que tenía su Tamer. Ya había aceptado probar al menos tres juegos, por lo que retractarse no estaba en sus planes.

    -Mientras no me encuentre con algún indeseado…

    LightCoconutLightCoconut Holo(?)
    KiyoeKiyoe no me topé con Samali aún, espero que postees para dar el encuentro rivalístico (?)
     
  13. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,322
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +623 / -4

    —Oye, oye, ¡espera! —detuvo Serah el siguiente movimiento de Guilmon al ver como este tenía sus garras encendidas clavadas sobre el suelo y Dracumon a un lado, algo asustado. Una de las principales razones por las que al bromista infame no le gustaba luchar era precisamente porque no se consideraba bueno para ello, no sabía hacerlo. Serah estaba consciente de eso y lo que querían al hablar con aquel chico de cabello castaño eran algunos consejos. Pero qué tal, el británico ya la había "descubierto".

    La adolescente bufó y se cruzó de brazos, ¿acaso todos en aquel mundo eran expertos en saber descifrarla? Si se supone que la experta era ella para fingir y manipular. No podía quedarse con esa, tenía que convencer al contrario de que estaba equivocado; de modo que se acercó a él y le explicó las cosas.

    —Mira, cuando te digo que Dracumon no sabe pelear, es que en serio no sabe hacerlo —Masters giró a ver a la jovencita y Gina detrás se retorció, la sola cara de niña bonita de la pelirosa la hacía hervir, pero ninguno de los que estaba a su alrededor comprendía bien qué le sucedía. A excepción de su hermano gemelo, James, que no desaprovechó la oportunidad para burlarla.

    —Oye Giovanna, creo que estás molesta porque esa niña es más bonita que tú —le sacó la lengua y la otra lo fulminó con la mirada.

    Con Kyle, luego de escuchar de la menor que apenas era Amateur, que no tenían mucho tiempo en ese mundo y que ni siquiera habían tomado muchas misiones, el británico se rascó la cabeza algo apenado: tal vez la había juzgado sin conocerla y ella no estaba fingiendo, sino que simplemente solo quería ayuda para su camarada. Era cierto que no podía confiar en cualquiera de buenas a primeras, pero tampoco podía pensar que todos eran unos falsos, meditó Kyle. Luego de mirar al pequeño e inexperto virus e intercambiar miradas con Blu, decidió ayudar a la novata de otra forma; es lo que hubieran hecho Nieves o Light siguiendo el lema de Ávalon "Servir y Proteger", pensó él. Claro, aquel cambio en sus pensamientos no alejaba la duda del parecido de aquella joven con Light.

    — Bueno, de acuerdo —Kyle soltó un suspiro al ver los ojos brillantes y suplicante de la pelirosa—. Haremos algo diferente para ayudarlos —declaró y Serah sonrió. ¡Lo había logrado! Había logrado quedar como una mansa palomita de nuevo y aquello le encantaba; de modo que tomó la mano del castaño y la movió de arriba a abajo en un gesto de agradecimiento. Gina masculló algo detrás al ver eso y James soltó una risita.

    —No me trago ese cuento —espetó Grottomon, dando a saber su opinión. El castaño se sentía algo dudoso, pero ya le había dicho que la ayudaría y no podía retractarse.

    —Mira, ¿qué tal si ayúdamos a Dracumon a usar sus ataques y su velocidad para esquivar otros? —la de orbes zafiros asintió.

    —Claro, tú solo dile cómo —le guiñó el ojo y el muchacho alzó una ceja, ¿era su idea o ella filtreaba con él?— Dracu~ ya sabes qué hacer —dijo ella a su camarada y este estiró su sonrisa antes de asentir: sabía muy bien lo que tenía que hacer.

    Luego de cambiar las instrucciones a Azure, entonces el dúo de Digimon del tipo virus comenzó de nuevo el entrenamiento, esta vez procurando más enseñarle al vampiro cómo hacerlo. Los Tamers se alejaron, volviendo cada uno a su posición inicial y el pequeño combate se reanudó.

    —Mira, lo primero que debes hacer al recibir un ataque es intentar esquivarlo o neutralizarlo con una de tus técnicas. Así que lanzaré mi ataque y tú hazte a un lado para evitarlo, luego intenta acercarte a mí para atacarme —dijo el virus de mayor experiencia, mirando atentamente al otro.

    —Kesh, Kesh —el undead asintió, se le estaba sirviendo en bandeja de plata para una broma.

    Sin esperar más, el Guilmon de coloración azul se echó hacia adelante y lanzó una bola de fuego, intentó hacerla pequeña para darle oportunidad a Dracumon de esquivarla. Efectivamente, ambos Tamers vieron cómo el vampiro saltaba a un lado para obviar el ataque y a continuación corría al frente para interceptar a Guilmon. Serah le echó porras y Kyle se quedó de brazos cruzados, imaginaba que su camarada se quedaría en su puesto para recibir el ataque directamente, después de todo, la técnica de un Digimon tan inexperto seguramente no le haría tanto daño.

    Cuando el Undead llegó frente al adversario, quien no se movió de su sitio, estiró sus manos al frente y liberó el Eye of Nightmare en su cara, logrando tomarlo bajo su control en silencio. Ambos chicos vieron como Guilmon quedaba estático, Kyle no sabía porqué pero la sonrisita de Serah evidenciaba que ella sí sabía la razón. En voz baja Dracumon le ordenó a Guilmon dar vueltas por toda la arena y gritar "Auxilio, es muy fuerte para mí" y sin dudarlo el virus azulado lo hizo.

    — ¡Auxilio, es muy fuerte para mí! ¡Auxilio, es muy fuerte para mí! —comenzó a gritar Guilmon mientras corría, haciendo que Dracumon estallara en risas y se echara a correr tras él, fingiendo que le lanzaba ataques y diciéndoles cosas como "Ven aquí, perdedor", "Eres un cobarde" y cosas así. Kyle, desde su lugar, al ver el extraño espectáculo no pudo evitar que su mandíbula cayera abajo, sorprendido, al igual que Gina y James.
    — ¿Pero qué rayos está haciendo Guilmon? —preguntaron los gemelos acercándose y sin obtener respuesta. La pequeña pelirrosa soltó una risita tapándose la boca: el combate iba a su favor ahora.



    LuigiLuigi sé que soy pésima para la comedia pero imaginar a Guilmon así me dio risa xD
     
  14. Belzer

    Belzer Fan de las Mahou Shoujo y los ponys xD Supermoderador

    Registrado:
    17 Ene 2012
    Mensajes:
    3,187
    Temas:
    243
    Calificaciones:
    +732 / -2

    El sol brillaba en todo lo alto. No había nubes y el público presente vitoreaba a los adorables participantes. Un disparo y una palabra…

    -FUERA.- Y los participantes del 4 Heat eliminatorio iniciaron la carrera a saltito veloz.

    -“No pensé que fuera posible diseñar un evento donde lo competitivo y lo adorable se mezclen tan bien… Los humanos pueden caer tan bajo a veces.

    -Es solo porque eres todo seriedad, Mercure… o quizás porque no es un evento dedicado a tú memoria como salvador del mundo. ¿Opinarías igual si fuera una carrera en honor al Legendario Juttoushi del Metal?

    -“… Pero no lo es.”- Y fue todo lo que él dijo. La joven retomó su atención a la carrera que para este momento estaba poniéndose bastante emocionante. Un Nyaromon iba a la cabeza mientras Pagu y Margot se disputaban el segundo y el tercer lugar. En cuarto se acercaba a salto veloz un Tsunomon mientras un Popomon se mantenía firme en la quinta posición. Los últimos 3 lugares no daban señales de estar dentro de la competencia siquiera.

    -Prepárate… a llamarme… su majestad… planta de… sombra.

    -Pues creo… que su… majestad… será… derrocado… decisivamente.

    Los bebés de Cos intercambiaban palabras cada que podían, ninguno dispuesto a ceder ante el otro. Los Tamers de los pequeños animaban a los suyos de maneras muy distintas. Había uno que animaba a su compañero y le prometía un almuerzo especial, mientras otra le recordaba al suyo que era un ganador y que siempre lo sería. Cosette, sin embargo…

    -¡Ustedes pueden, preciosos! ¡Gane quien gane, estoy orgullosa de ustedes!

    Sobra decir que Pagu y Pyoco hacían como si estuvieran solitos.

    Pronto la carrera llegó a su climax, encontrando al Nyaromon, a Pagu y a Margot disputándose las primeras 3 posiciones tras la última vuelta.

    -Ya… tengo… esto… en el… bolsillo… perdedores.- El Baby con ojos de que durmió mal estaba muy confiado en la victoria tras haber rebasado al gatito y a la remolachita, pero dicha plantita no se iba a rendir sin antes dar batalla.

    -Ahora… verás… lo que puede… hacer… un digimon… criado en… la naturaleza.- Y Margot entró en su segundo aire, saltando con mayor vigor e intensidad. Eso no pasó desapercibido por Pagu, así que el también redobló sus esfuerzos a fin de no ser rebasado por nadie. Pronto la bebé rosadita alcanzó a su rival, manteniendo su mirada sobre él y sobre el camino delante de sí. Pagumon no permitiría que esa fugitiva de un invernadero se saliera con la suya. Debía aprender su lugar si o si. Ninguno cedería ni un ápice. Dieron su mejor esfuerzo y al final, ambos cruzaron la meta en un final de fotografía.

    -Es… una… jodida… broma.- reclamó el peluche gris de muy mala gana.

    -Un… empate… No era… lo que esperaba… pero no me quejo… Quedamos… en primer lugar.

    -No exactamente, Marguerite.- La rubia había bajado de las gradas para recoger a sus pequeños atletas.

    -¿Cómo… que no… exactamente?- El tono de Pagumon indicaba que si la respuesta no era de su agrado, estallaría.

    -Verán…- dijo la rubia. –Al parecer, ustedes se enfocaron tanto en su disputa personal, que se olvidaron de todo lo demás, incluyendo los otros participantes.

    -“Y terminaron empatados en último lugar.”- agregó Mercure como quien habla del clima. La quijada de Pagumon tocó el suelo.

    -Supongo que Mercuremon habló y dijo… algo que no le gustó a Pagumon.

    -Eso me temo, mon bébé. Tuvieron un empate por el último lugar. El Nyaromon por cierto, quedó de tercero y el primer lugar se lo llevó un Tunomon que estaba de último, pero explotó con todo en la recta final.

    Pyocomon sintió un poco de decepción… pero ver a Pagu aun atorado en su parálisis le resultó victoria suficiente.

    -Bueno, vamos a buscar algo de comer. Hicieron un gran esfuerzo y se merecen una recompensa.- La francesa recogió al peluche gris, que seguía sin reaccionar, por cierto, y con Margot subiendo a su cabeza, el equipo Cos fue a buscar algún puesto de comida. Los pequeños se lo habían ganado.


    Y el ganador fue... el aneurisma que le dio a Pagumon :D
     
  15. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    9,307
    Temas:
    160
    Calificaciones:
    +2,055 / -28

    -Bien, eso fue inesperado -comentó Masters mayor al ver la técnica del travieso vampiro, la cual fue rota instantes después por la lagartija de color azul. -Sin embargo, ese tipo de técnicas sorpresas pierden utilidad cuando sabes que existen -explicó el castaño de forma seria a la rubia y al child oscuro, quienes se mantenían atentos al lagartijo.

    -¿Por que lo dices? -contestó Serah al cruzarse de brazos luego de aquello. -Yo creo que sigue siendo eficaz.

    -Porque si sabes que tu oponente tiene algo así, estas preparado para poner resistencia...o de plano no lo dejas hacerlo -contestó la niña castaña con fastidio. -Blondy bitch...-murmuró por lo bajo Giovanna, sorprendiendo a Gaomon, a James y a Shoutmon.

    -De nuevo -pidió el lagartijo azul a su oponente, quien solo rió al ver la nueva oportunidad de molestar.
    Dracumon extendió sus manos y uso de nuevo su técnica en Guilmon. Justo cuando iba a dar una orden el aludido le disparó una Fireball que le golpeó de frente. La explosión no se hizo esperar y Dracumon salió disparado hacia atrás. Guilmon luego uso una fireball para prender sus garras en fuego nuevamente.

    -¿Viste? Si el enemigo sabe de tu técnica, esta dejara de ser efectiva -exclamó antes de clavar una garra al lado del rostro del vampiro, quien sudó frío al verse acorralado. -En este mundo, si no aprendes a luchar simplemente mueres -explicó de forma afilada. -Ah, eso fue por hacerme bailar como tonto.

    - Ejem...como dice Guilmon: aprender a defenderte es importante. Claro, la fuerza y la habilidad aumentan con la practica -señaló el joven de cabellos castaños, rascándose la nuca al ver que Dracumon seguía en el suelo por el susto.

    -¿Entonces se resume a practica constante? pregunto Serah, encontrando divertida la expresión de fastidio de la pequeña castaña, quien solo le sacó la lengua de forma infantil.

    -En efecto. Cartas y digimemorias o el mismo digisoul son herramientas útiles, pero no sirven si no las sabes usar por no practicar o no saber usar tus propias habilidades-señaló el elite de forma seria y observando a Dracumon ponerse de pie.

    -Kesh kesh.

    -Ahora, creo que me debes una pregunta -habló para llamar la atención de la joven. -¿Quien eres? Y sin mentir por favor-solicitó de forma sorpresiva. Sus sospechas aumentaron al ver la expresión de sorpresa de Serah.

    Claire.Claire. Ther(?)

     
  16. Elaine

    Elaine God Soul: Chronos Moderador Diseñador Oficial

    Registrado:
    1 Oct 2011
    Mensajes:
    3,323
    Temas:
    209
    Calificaciones:
    +2,379 / -2
    No, eso no era una broma para Isabelle cuando alzó la mirada en el tablero virtual que todo el público observó. La competencia se regía en el tipo de juego virtual donde el Tamer dirigía a su Digimon en una batalla de laberintos donde el más ingenioso y habilidoso que encontrara el templo de oro sería el único ganador.

    El campo se convirtió en el ambiente virtual, ante los ojos de los humanos se apreció los muros de hierro casi separando a todos, salvo aquellos que les tocó una pulsera de color, de hecho, dos colores por persona que serían compañeros hasta que terminaran el juego. Bennet tragó en seco la salvia al ver el brazalete rojo vino alrededor de su muñeca.

    —Y eso que deseaba ser tu contrincante—suspiró el rubio, metió las manos dentro de sus bolsillos—. Que fastidio, una niña que seguro posee rango inferior tendrá el honor de luchar a mi lado.

    —Somos aliados sin desearlo—intervino Renamon lo bastante molesta—, pero no deseamos su compañía. Esto es un juego por ello no importa quien gane o pierde.

    —Esto debe ser una broma—el joven se llevó una mano hacia su melena rubia, soltó una carcajada que intimidó demasiado a Bennet—; las mujeres no deberían si quiera participar en juegos de hombres.

    Isabelle frunció el ceño. Había algo que odiaba mucho: El machismo. La pequeña mujer se remangó las mangas de su camiseta y miró al rubio de una manera funesta. ¡Ah, ella le enseñaría que las mujeres eran muy buenas en los juegos virtuales!

    —Renamon—habló en un tono serio, jaló el brazalete logrando romperlo—. Ahora sabrás porque me tildan el orgullo de los Draco.

    La kitsune se sintió un poco dudosa, nunca antes vio a su amiga en una fachada seria y decidida; el rastro de la chiquilla tonta, inocente y torpe desapareció tan rápido como la brisa de invierno. La castaña caminó por un sendero del laberinto y Renamon la siguió dejando atrás al antipático rubio y a su Flamemon.

    La peruana miró el pequeño aparato virtual que se le dio como un instrumento para trabajar en ello, aunque en realidad la imagen que observó no ayudó en nada pues la base en donde caminaban era un cuadro que poseía un número, el cual parecía señalar que todo era un juego mental.

    —Creo que la salida es a través del significado que todos estos cuadrados señalan—pateó el grabado del número impregnado—. Pares, e impares. Si los conjugo o los ordeno me señala un grupo como números que poseen el doble de cada uno, en cambio el otro lado son el triple—caminó en círculo con el aparato en mano—; de modo que la salida puede estar incluida en un orden numérico o simplemente cada cuadro señala las pisadas que debemos dar para crear nuestro propio camino.

    Pero Renamon no entendió en absoluto lo que Bennet decía, de hecho, a veces llegaba momentos en que se preocupaba por el cambio de personalidad de su amiga cuando de informática se trataba. Más no la refutó, jamás interfería en las decisiones o distracciones de su Tamer salvo que estos atentaran con la vida de la chica.

    Fue entonces que habían pasado camino en camino, ruta tras otro y al parecer Isabelle seguía mucho más ensimismada en ello que olvidó un detalle: ¡Eso era un campo de batalla y no una excursión de niños!

    Para cuando Renamon se dio cuenta que su distracción le hizo perder de vista a Bennet, el enemigo aprovechó el momento para atacar. Sin embargo, cuando Isabelle intentó cubrirse al ver a un Guilmon a punto de atacarla, las manos duras y cálidas la sujetaron como si se tratara de una niña.

    —Por eso las niñas deberían quedarse en casa—El joven Tamer de cabellos rubios había salvado a la peruana—. Archer, sin piedad.

    —Deja que me encargue de este Digimon—sonrió Flamemon de una manera misteriosa—. Tenemos que pasar por todos para salir victoriosos de este juego.
     
  17. Kiyoe

    Kiyoe Lost between the pages

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,641
    Temas:
    188
    Calificaciones:
    +807 / -1
    Samali Winters & Palmon
    #1

    Relax

    Samali se detuvo en lo alto de la corta escalinata que bajaba al patio de la academia y suspiró, recorriendo con la vista los diversos stands y el mar de gente que pululaba por el lugar. Junto a ella, Palmon le tomó de la mano y tiró enérgicamente, invitándola a bajar y unirse a la diversión. Aquel evento se trataba de competencias pensadas para retar al digimon, a veces también con ayuda del Tamer. Ni ella ni Pal eran personas particularmente competitivas, así que aquellas actividades no tenían mucho atractivo, pero de buenas a primeras la planta había decidido que se moría por asistir y probar suerte en todas las competencias posibles.

    —Vamos, Saly —insistió la palmera, sonriéndole ampliamente— quiero probar con un juego de fuerza primero.

    Palmon peleaba más con velocidad que con fuerza. Soltando un nuevo suspiro, Apsará se forzó a sonreír un poco, era evidente que su compañera estaba intentando animarla, llevarla a un sitio donde pudiera convivir un poco y relajarse, olvidar todos los problemas que tenía encima últimamente. Se guardó las ganas de abrazarla por tan buenas intenciones y en su lugar decidió colaborar con ella.


    —Bueno, ¿qué te parece ese de ahí? —comentó, señalando una especie de ring de boxeo pequeño. Palmon se acercó, pero la cola de participantes esperando a medirse contra otros era bastante larga.

    —Cuando se despeje un poco —replicó—. Mejor veamos de qué van todos antes de elegir alguno.

    Con eso en mente dieron una amplia vuelta alrededor del patio, deteniéndose frente a las actividades interesantes para ver su funcionamiento. Al cabo de un rato la rubia comenzó a sentirse menos tensa y notó que los comentarios respecto a lo que veía le salían más naturales; con ello, la emoción de Palmon también fue creciendo al ver su pequeño objetivo cumplirse poco a poco.

    Dieron la ronda entera y tenían ya decidido en cuáles querían participar primero, por lo que se dispusieron a moverse hacia donde había quedado uno de los stands. A medio camino un Tentomon muy amable les ofreció una hoja de búsqueda del tesoro, diciendo que podrían completarla sin tener que renunciar a los otros entretenimientos de la feria.


    —¿Quieres hacerlo? Suena divertido —dijo Palmon, alcanzándole la hoja con todas las cosas que debían buscar.

    —Claro, ¿por qué no?


    La chica leyó por encima la lista, notando que había algunos acertijos y otras pistas más directas, pero que por ubicación sugerían más dificultad para encontrar lo que buscaban. Unos pocos incluían participar en una actividad específica, en los cuales suponían que les darían el objeto que buscaban como premio si mostraban la hoja de la caza de tesoros. Tras pensarlo un poco, comenzaron a dirigirse hacia donde creían que estaría el primer objeto; la pista mencionaba algo sobre bebés y habían visto una competencia que los involucraba, así que ese parecía un buen lugar para comenzar. Lo que no tenían muy claro era que debían buscar una vez llegaran ahí, ¿una especie de stamp, tarjeta o moneda? ¿algún objeto relacionado con bebés? lo segundo probaba ser más complicado, no era como que pudieran esperar encontrar un pañal debajo de la pista o algo por el estilo, así que esperaban que se tratara de la primera opción.


    OwainOwain, time to crash(?)
     
  18. Autor
    Masaru

    Masaru パレス・オブ・ファンタジア Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    13,447
    Temas:
    1,033
    Calificaciones:
    +4,184 / -2
    Ficha: Masaki Nakai
    NPC: Joshua Midcrid



    Con tantos Tamers y Digimon participando en el festival deportivo, era de esperarse que el ambiente dentro de la Academia fuera atareado, casi a los niveles que había sido durante su inauguración. El evento había comenzado con docenas de compentencias simultáneas, de manera que era casi imposible avanzar por el lugar sin presenciar al menos un encuentro. En ese ambiente, Masaki y Agumon caminaban con parsimonia, sin ningún rumbo aparente. Su intención de mantenerse alejados de sus labores como profesores se habían quedado apartadas al recibir un mensaje esa mañana, pidiendo su asistencia al campus en caso que el personal tuviera una falta de mano de obra para atender a los visitantes. No había sido el caso, no obstante, por lo que no tenían realmente nada que hacer mientra echaban un vistazo a las distintas actividades. En la mente de Agumon y tal vez en la de los Juttoushis que "escoltaban" disimuladamente a Masaki existía el impulso de participar en alguna competencia por diversión, sin embargo lo mismo no podía decirse de las intenciones del Elite en ese momento. No es que estuviera en uno de esos momentos de ánimo bajo, simplemente no había actividad que le llamara la atención en ese instante.

    - Hay bastante gente hoy - Fue el comentario de Fairymon para romper el silencio. El hada avanzaba "revoloteando" bajo, arrastrada por el D-Scanner del japonés, que últimamente se había vuelto costumbre para él llevarlo consigo por seguridad de los dos preciados tótems y para no dejar a la guerrera de viento encerrada sin nada que hacer. Este parecía ser un gesto que apreciaba, puesto que Fairymon resultaba, como acompañante, alguien más conversadora que Agnimon, que principalmente observaba y soltaba algún comentario cuando el momento lo ameritaba. Masaki se volteó para mirar a la interlocutora para mostrar que la había escuchado, lo cual la incitó a volver a hablar - Parece que atrajo a gente interesante, además

    - ¿Eh? ¿A que te refieres con eso?

    - Comento solamente - contestó.

    Ante la evasiva Agnimon observó de reojo a su portadora, no necesitando una explicación para entender el origen de aquella última frase. Como Juttoushi, ambos eran capaces de sentir la presencia de más de uno de sus antiguos camaradas en el área, sin embargo ninguno le comunicó esto al Elite. Después de todo, un encuentro de ese tipo no era precisamente uno que buscara activamente esos días, en especial si se trataba de alguien a quien no había visto en un buen tiempo. Masaki aceptó la respuesta de la fémina y, sin indagar más al respecto, prosiguió su avance, siendo detenido unos metros más adelante cuando una voz conocida lo llamó. A estas alturas, no era dificil para el asiático identificar al dueño de aquel llamado, por lo que al girarse solo sonrió al ver a la alta figura de Joshua Midcrid acercarse a él con una mano en alto y en compañía de Gaomon, que hizo un gesto similar al entablar contacto visual con Agumon.

    - Sabía que te vería por aquí - comentó el castaño al estar a una distancia lo suficientemente cercana para charlar - ¿Cómo han estado? ¿Disfrutando de la competencia?

    - Todo en orden, gracias - contestó el Elite, estrechando la mano que Josh le había extendido - Andamos caminando por aquí, pero no hemos participado en ningún evento. Y ustedes, ¿están como organizadores?

    - Nah, estamos igual que ustedes - Fue la respuesta del castaño, riendo levemente - De hecho, los vimos y pensamos que podríamos entretenernos un rato. De hecho, Gaomon quería preguntarles algo, ¿no es así?

    - ¿Sí? - Con esa información, la atención de los presentes se dirigió irremediablemente al can, el cual asintió serenamente para confirmar las palabras de su Tamer. A continuación encaró a Agumon, enseriando ligeramente el gesto para mostrar una expresión más decidida.

    - ¿Tendrías una batalla contra mí? - preguntó - Quisiera medir mi etapa Ultimate contra ustedes.

    Tanto Fairymon como Agnimon reaccionaron ligeramente ante la propuesta. El hada, divertida por la disposición el can, sonrió mientras agitaba muy levemente sus alas. El guerrero ígneo, en cambio, se mostró interesado en el reto, por lo que escudriñó con la mirada a quien sería el contrincante de su heredero. Agumon observó a su Tamer para buscar su opinión y, al verlo confirmar con un asentimiento, se dirigió nuevamente a su homólogo, dejando salir un atisbo de competitividad en sus ojos mientras contestaba.

    - Claro, será un placer.



    Ficha: Kyouko Shinohara



    A pesar de que no tenía labores como profesora que atender y que tampoco había sido invocada para trabajar como personal del evento, por coincidencia o no la dupla de Kyouko y Shoutmon también había terminado visitando el evento deportivo de la Academia aquel día. Como era de esperarse de una ocasión como esa, la enorme algarabía que se sentía en el ambiente era absorbida por Shoutmon, el cual estaba en un estado de hiperactividad que provocaba que su Tamer tuviera que mantener un ojo encima de él todo el tiempo. Tantas competencias hacían hervir el alma del No Level, dejándolo ansioso por unirse pronto a una competencia.

    - ¡A Dondokomon le hubiese encantado venir!

    - No me imagino a Dondokomon en este tipo de evento...

    Con la tendencia del tambor de contagiarse del ánimo adyacente casi tan rápido como Shoutmon, sumado al hábito de expresar esa euforia con su técnica especial, la Medium tenía que agradecer de cierta forma que el acompañante del dúo no estuviera con ellos ese día, puesto que su Dondoko Ondo podría haber aumentado los ánimos de los participantes hasta un punto peligroso. En lugar de él, el único que acompañaba a la dupla era el espíritu del león de la oscuridad, que se mantenía materializado a espaldas de su portadora con los brazos cruzados, en silencio y portando su ya característica expresión enigmática oculta por su máscara. A esas alturas la castaña estaba acostumbrada a que Löwemon se mantuviera callado, misterioso, casi como una sombra sin un motivo real más que su forma de ser, sin embargo normalmente el Juttoushi se mantenía dentro del D-Scanner o canalizador cuando esto ocurría. Que estuviera afuera podía significar que algo había llamado la atención del guerrero, aunque si pensaba comunicarlo a la joven eso sería otro misterio por su cuenta.

    - ¡Tanto por hacer y no se por donde empezar!

    El animado comentario de Shoutmon hizo que su Tamer apartara la mente de ponderar sobre los pensamientos del espíritu y se centrara en él en su lugar. Kyouko entendía el porqué del comentario de su compañero: De verdad las actividades y competencias abundaban, sin embargo ninguno de los dos había participado en ninguna por el momento. No tenían obligación de hacerlo, claro, pero si ya habían viajado hasta ahí al menos podrían ser parte del evento un rato, así fuera en una actividad menor. De hecho, con la sangre del No Level al punto de ebullición, su Tamer sabía que lo mejor era decidirse pronto, de lo contrario el Digimon podría terminar haciendo un alboroto mayor a lo deseado. Kyouko suspiró, acordando consultar al ente etéreo en busca de su consejo.

    - ¿Qué crees que podamos hacer? - preguntó con cuidado de no parecer que hablaba sola. El león no contestó, concentrado en sus cavilaciones como para haber atendido propiamente las palabras de la chica. Aquello extrañó a la Medium, ¿acaso no le estaba diciendo algo? - ¿Löwemon?

    - Perdona - dijo el Juttoushi, reaccionando y dirigiéndose a la menor - ¿Decías algo?

    - Preguntaba si se te ocurría algún evento para participar... - contestó Kyouko, un poco extrañada de la reacción del Juttoushi - ¿Pasa algo?

    El silencio reinó en el grupo un instante mientras Löwemon se llevó una mano al mentón, considerando si debía informarle a la chica sobre lo que pasaba por su mente en ese momento.



    KiraKira if you want (?)
     
  19. Krause

    Krause Then, everything is a lie. Moderador

    Registrado:
    2 Oct 2011
    Mensajes:
    2,901
    Temas:
    300
    Calificaciones:
    +641 / -3

    Cuando encontraron un par de lentes obscuros y consiguieron la firma de un Etemon –como consecuencia tuvieron que escuchar la peor canción de todo el mundo digital- dio la hora de comer y aquello le vino de perlas al dúo, pues justamente su ubicación se encontraba cerca de un puesto de dangos. Pagaron la comida y fueron hacia un ring de pelea; y aunque Dreiz tenía ganas de probarse en combate, lo cierto que es las ganas se le esfumaron cuando vio la larga fila de contendientes que esperaban tener un turno para pelear contra el campeón; varios de ellos eran Digimon muy fuertes y en etapas un poco más avanzadas, por lo que aunque fuera por diversión, Dreiz no quería terminar hecho puré en la lona.

    Decidieron que lo mejor pues era ir a ver alguna otra atracción que pusiera a prueba de alguna forma al azulito. Pasaron stands fuerza, a otros de tiro, a unos más de entretenimiento viendo lo ingeniosas que eran las maneras de usar las técnicas de los Digimon para asombrar a los humanos sin llegar a lastimarlos. Aunque no había nada que en serio llamara la atención del Child para poner a prueba sus facultades; curiosamente él había insistido en ir ahí no sólo para animar a su Tamer, sino para demostrarle también su fuerza. Claro, no le dijo sus intenciones ocultas: quería que Chris viera cuanto había crecido y lo capaz que se había vuelto para defenderlo.

    Siguieron vagando sin rumbo por unos cuantos minutos más hasta que se encontraron con una competencia que apenas estaba comenzando. Era la típica de “tira y afloja la cuerda” con diferentes bandos; al parecer, las primeras familias en enfrentarse sería los Digimon de tipo dragón contra los de tipo planta. Era irónico y casi como si alguien hubiera escuchado sus súplicas; claro, al no haber tanta fila como en las otras competencias Dreiz se enlistó sin dudar, cosa que complació al organizador del evento.

    Poco a poco más participantes se fueron uniendo a la nueva actividad, casi completándose rápidamente los dos grupos que se necesitaban para la primera contienda. Faltaba un miembro del equipo planta para poder empezar el duelo de especies; entre los participantes se encontraba un menjurje de Adultos, Childs y algunos Perfect, e incluso el organizador les había dicho que aquellos que poseyeran un Tamer podrían evolucionar en medio del evento si así lo querían.

    Pasaron los minutos y, finalmente, alguien decidió acercarse a completar el círculo de plantas para dar inicio al fin a la disputa.

    -Oh, nos viene como anillo al dedo su participación.-Alagó el presentador, un Dogmon bastante cuerdo para la línea que representava.- ¿Tienes Tamer?-Inquirió, era una pregunta de cortesía para que luego no hubiera sorpresas de último minuto.

    -Si.-Respondió la planta, feliz.-De hecho, está atrás de mí.-Dijo, haciéndose a un lado para que el Adult pudiera divisar a su humana acompañante mejor.

    Chris también se vio llamado por dicho estamento, por lo que sus rubíes voltearon de forma súbita y se encontraron con lo que más temía: una cabellera rubia y ojos de color esmeralda bastante expresivos, aunque en aquella ocasión parecían un poco apagados y tristes. El varón apretó los puños; joder ¿Por qué tenía que encontrarse a Samali Winters en cada puto lado? Hasta parecía que la rubia lo seguía y eso le molestaba de sobremanera.

    KiyoeKiyoe o3o/
     
  20. Kiyoe

    Kiyoe Lost between the pages

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,641
    Temas:
    188
    Calificaciones:
    +807 / -1
    #2

    Samali y Palmon fueron de regreso a la zona donde habían visto bebés compitiendo y se encontraron una especie de carrera entre los infantes; era gracioso de ver, teniendo en cuenta que tenían que saltar porque muchos carecían de patas o las tenían muy cortas. Procurando no distraerse con la competencia, comenzaron a mirar alrededor en busca de algún objeto que pudiera servir como parte de la caza de tesoros.

    Rondaron por ahí un poco hasta que Palmon avistó un biberón medio escondido detrás de uno de los postes que delimitaba la pista de la carrera. Al acercarse vieron que estaba vacío y completamente limpio, por lo que había pocas posibilidades de que perteneciera a alguno de los participantes.


    —¿Están participando de la busca de tesoros? —preguntó una vocecita detrás de ellas, y encontraron a un Wanyamon mirándolas.


    —Sí, ¿sabes si este biberón forma parte de ello? —inquirió a su vez la ninfa, acuclillándose para quedar más cerca de la bolita de pelos.

    —Sí, y debo firmarles la hoja —corroboró el Baby.

    ¿Firmarles la hoja? Les costaba imaginarse a un bebé firmando nada, pero igual la humana sacó el papel con la lista que debían resolver y se lo acercó; el pequeño monstruo tenía un lápiz que sujetaba con la cola y les garabateó su nombre junto al punto 1, con letra temblorosa y dispareja, pero era un enorme logro para un digimon de su etapa, teniendo en cuenta que no debería saber leer. El pequeño les explicó que había practicado mucho para poder escribir esas letras en ese orden y luego se alejó saltando con una alegre sonrisa.

    —Bueno, ¿cual quieres hacer ahora? —preguntó la Planta, animada. Samali guardó el biberón y le acercó la lista.

    —Elige tú uno.


    Iban de camino al siguiente punto de la actividad seleccionado cuando pasaron por una competencia de estira y afloja; antes la habían visto entre digimon tipo ave y marino, pero en ese momento se iban a enfrentar dragón vs planta; Pal se animó y pidió a su Tamer que se detuvieran para participar. Samali saludó al presentador con la mano cuando este preguntó si su compañera tenía Tamer y luego paseó la vista por el resto de los competidores; había algunos buenos planta ahí reunidos, aunque se preguntó como haría ese Lalamon para sujetar la cuerda; del lado de los dragón se encontró a un V-mon que le resultó familiar, por lo que comenzó a buscar a un Tamer y le faltó poco para bufar de exasperación adelantada, ¿en serio tenía que encontrarse con Christian cuando estaba tratando de recuperar el buen humor?

    —Bien, ¡comencemos! —dijo el Dogmon cuando Palmon se unió a la fila que sujetaba la cuerda. —Recuerden que aquellos con Tamer pueden evolucionar en cualquier momento si lo desean.

    Palmon hizo un gesto que Apsará interpretó como “por ahora no” y luego se preparó, con una mirada decidida.


    —¿Estás siguiéndome o algo? —gruñó una voz a su lado; Winters rodó los ojos al darse cuenta de que Aideen le estaba hablando.


    —Claro que no, ¿por qué lo haría? ¿el buen rato que pasamos juntos? —ironizó ácidamente y volvió la vista hacia donde ambos grupos ya en mitad de los forcejeos. Pearce la miró de mala manera y se concentró también en la competencia, esperando que el grupo dragón ganara.

    —En todo caso —siguió la rubia al cabo de unos minutos— ¿has visto a Dorumon? Ese que ayudamos la otra vez.

    —¿Por qué te importa?

    —… Vino a verme poco después, me dijo que alguien lo estaba siguiendo, pero tenía una quest que cumplir y no pude ayudarlo; lo mandé a buscarte, ¿lo hizo? —
    explicó, tragándose el mal tono— luego fui a su casa, pero no estaba… me preocupa que le haya pasado algo.



    OwainOwain :3
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página