Historia Determinación | Magumbos

Tema en 'Alfheim Online' iniciado por Lazy, 26 May 2018.

  1. Autor
    Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
    Si es una Quest A:
    Mínimo de post en solitario: 8.
    Duración máxima: Un mes.
    Pagas: de 240 a 400 Yrds + de 23 a 28 Reactivos.

    Si es una Quest B:
    Mínimo de post en solitario: 6.
    Duración máxima: Tres semanas.
    Pagas: de 190 a 350 Yrds + de 16 a 21 Reactivos.

    BelgiumBelgium Magumbos
    Dele duro
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Autor
    Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
  3. Autor
    Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
  4. Autor
    Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
  5. Lupita

    Lupita

    Registrado:
    9 Sep 2018
    Mensajes:
    1
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +0
    Thanks for sharing the informative information through the article. and all the details are awesome and good in this post.
    Download free happy wheels and color switch games
     
  6. Autor
    Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
  7. Belgium

    Belgium Dying. Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    3,234
    Temas:
    188
    Calificaciones:
    +1,574
    La mirada carmesí observaba con atención la caja delante suyo, un paquete que había llegado minutos atrás a su pequeño departamento, sumando la invitación a una fiesta organizada por su familia. Seguramente meses atrás la llegada de la entrega hubiera alterado a la pelirroja al punto que un ataque de pánico podría haberla invadido, aunque para perplejidad de la misma, se encontraba serena ante su inevitable cruce con los familiares que preferiría no ver, ¿tal vez había sido una buena decisión alejarse de ellos? ¿Había sido el juego de Alfheim Online que le estaba brindando seguridad? Lumi no pudo evitar sonreír con nerviosismo al sentir que por fin estaba avanzando, quitándose aquel peso que significaba su papel de heredera, por más que ella misma lo había rechazado tiempo atrás sin que pudieran aceptar su decisión. La mirada de la nórdica se perdió por unos instantes al recordar que debía enfrentar miradas, cuchicheos, agresiones que empezaba a sospechar que no se trataba de sólo dinero, aunque no tenía idea de qué podía haber hecho aparte de existir, ¿su pecado era ser el producto entre una mujer que no conocía y quien era su progenitor? Heikkinen se dejó caer sobre su cama, dirigiendo sus orbes hacia el techo al desconocer la respuesta de aquella incógnita, cuestionándose de vuelta sobre si alguna vez su mamá la habría querido; desde muy pequeña recordaba el rostro de su madrastra como su figura maternal, ni había escuchado de su madre por parte de su papá que se mostraba dolido ante sólo el intento de preguntar sobre ella.

    Tras unos minutos acurrucada en sí misma, se levantó con sobresalto y emoción, ¿por qué no podría intentar averiguar sobre su progenitora en aquella fiesta? Bastaría un descuido para poder colarse en la oficina principal, estaba segura que siquiera su madrastra debía guardar información sobre su mamá, era bastante obvio el repudio que destilaba. La jovencita asintió con firmeza ante su nueva meta, una a la cual podía aspirar con la confianza que comenzaba a ganar consigo misma.


    Aunque era mejor mantenerse fuera de las fauces del lobo


    Un hombre pelirrojo de buen porte extendió su mano ante la puerta del auto que había sido abierta por el chofer, el mismo que observaba con atención cómo el actual patriarca de la familia de finlandeses se inclinaba para besar el dorso de la diestra de su hija quien ahora acaparaba la atención de diversos flashes, luces que aturdieron a Lumi por unos instantes luego de haber estado alejada por meses de aquellos círculos sociales. Omena curveó sus labios al apreciar la sonrisa pintada de oreja a oreja en el rostro de su progenitor que no tardó en rodear con un brazo a la menor para cuestionar cómo se mantenía firme en no regresar a su hogar, una charla amena para la de mirada carmesí que no pudo evitar pasear sus orbes a su alrededor, no tardando en percatarse de aquellos gestos amables pero hipócritas de parte del resto de su familia, los cuales de inmediato empezaron a susurrar entre sí, lanzando miradas inquisidoras hacia Puinanen que en su inconsciencia rió por lo bajo.

    —La independencia te ha hecho bien, Lumi —pronunció Oskari, realizando una reverencia—. Permita a su viejo padre tener un baile con su pequeño ángel~
    —¿Eh? —
    Inquirió la jovencita, siendo girada por su progenitor que ni esperó una respuesta afirmativa.
    —Sé que nuestra familia no te mira con buenos ojos, antes te veía más nerviosa ante sus actitudes pero ahora has florecido.
    —Sí... —
    Musitó, curveando sus labios de manera queda, definitivamente su padre ignoraba más allá de lo que veían sus ojos. Aunque no lo culpaba, casi nunca se encontraba presente y hasta cierto punto, los lobos vestidos de ovejas podían ser bastante convincentes.
    —¿Quieres que amplíe el lugar que te di? Podrías mudarte, cuando decidas qué quieres estudiar, me puedes decir y haré todo lo posible.
    —Aún no lo decido, pero... Pero creo que pronto encontraré qué hacer.


    El fin de la pieza de la canción, significó que Omena viera cómo su padre era rodeado por distintas personas de poder que buscaban afianzar sus lazos con su familia, graciosamente el hombre extendía su mano hacia su hija que rió ante la mirada de cachorro de ayuda del mayor que terminó por ceder en atender a los invitados, realizando un ademán hacia la joven para que esperara por él. Lumi se limitó en asentir, observando con cuidado alrededor para cerciorarse que nadie la siguiera con la mirada, después de todo, era una fiesta de personas influyentes por lo que hasta sus familiares preferían invertir el tiempo en los acaudalados que en ella; la pelirroja sonrió ligera, victoriosa al percatarse que era hora de escabullirse, empero, no se había dado cuenta que dos pares de ojos sí estaban atentos.

    —Síguela —ordenó una voz femenina.
    —¿Para qué? Un guardia no tardará en interceptarla —respondió un varón.
    —¿Eres imbécil? Es la heredera, puede movilizarse por todo rincón de este lugar.
    —¿Realmente solo quieres saber dónde va? ¿O que le dé un pequeño susto?
    —No entiendo tu obsesión con un bicho como esa.
    —Tengo buenos gustos, querida. De todas formas, esa creciente seguridad empieza a embelesarme más.
    —No necesito tus servicios, solo quiero ver qué hace.
    —Es fácil de conseguir, ella confía en mí. Es tonta y cabeza hueca para no darse cuenta.
    —Muévete, no quiero escándalos. Y hablo en serio, la última vez estabas por lograr que nos descubrieran.



    . . .


    Puinanen se encontraba rebuscando entre documentos, sabía que se encontraba contra el tiempo pero hasta el momento no había tenido éxito alguno sobre si acaso una pista de su progenitora, hasta ni había encontrado su partida de nacimiento a pesar que el cajón en que se encontraba enfocada llevaba su nombre, ¿o tal vez su padre había preferido llevarse todo documento a su oficina personal? La pelirroja se quedó meditando por unos instantes sobre aquella posibilidad, cuestionándose si debía de mentir piadosamente sobre algún curso inventado y que necesitaba su información; Lumi suspiró con resignación, definitivamente no sería el día que supiera lo que anhelaba. La fémina cerró la puerta del ambiente tras de sí, desviando los orbes hacia el pasadizo que llevaba a su habitación, lugar que servía como su refugio aunque ahora tenía su propio sitio, un cuarto donde se sentía segura y podía sumergirse en aquel mundo de hadas.

    —Cariño —llamó un joven de cabellera rubia, el mismo que había deslizado su brazo al costado de la cabeza de Heikkinen que se sobresaltó ante la intrusión del varón.
    —Maki —pronunció la de mirada rubí, decidiendo retroceder unos pasos, había sido ingenua en pensar que podía salirse del todo con la suya.
    —No muerdo, ¿por qué marcas tu espacio?
    —No confío en ti —
    respondió la de cabello largo, logrando que el más alto parpadeara con incredulidad y riera divertido, curveando los labios de manera encantadora para mayor recelo de Omena.
    —¿Ara? Hasta hace unos meses llorabas entre mis brazos, protegiéndote de nuestra familia, ¿qué he hecho para que ahora te alejes? Ni siquiera me has dicho donde vives para ir a conocer tu hogar~
    —La última vez.
    —¿Mm?
    —La última vez fuiste tú —
    espetó la pelirroja, cerrando con fuerza los ojos al escuchar las palmas de su primo chocar contra la pared, acorralándola.
    —Vaya, pensé que te había drogado lo suficiente como para que recuerdes todo de manera difusa, ¿aunque sabes? Realmente mi intención era que me recordaras, a veces es frustrante que no sepas quién es el causante de tus pesadillas —murmuró el hombre, enredando sus dedos en la cabellera roja de Lumi.
    —No me toques... —susurró la de menor estatura, realizando un ademán como si tuviera una arma en su mano. La fémina parpadeó por un instante al sentir que veía su Bandit Dagger en su diestra cubierta con un guante negro perteneciente al avatar de Puppet, cierto calor y valentía empezó a invadirla, incitándola a que diera un rodillazo a su familiar a la vez que se ponía en posición ofensiva, extendiendo los dedos de su mano como si simulara un arma puntiaguda.
    —¡Tú! —Bramó el rubio que sonreía torcido ante la actitud de la pelirroja, le agradaba que por fin reaccionara, y a la vez le desagradaba que lograra rebelarse ante él. El hombre estaba por alzar la mano para brindar un bofetón hacia la menor, aunque no esperó que la nórdica se impulsara sobre su pierna derecha, logrando estampar su extremidad inferior sobre su abdomen, logrando que se encorvara, pero de todas formas rodeó el tobillo de Heikkinen con una de sus manos, tirándola hacia un lado—. Has aprendido trucos nuevos.
    —Aléjate —
    ordenó Omena, retrocediendo en el suelo, pensando que si se encontrara en Alfheim Online, bastaría con extender su mano para librarse de las garras de su primo. La pelirroja estaba por cerrar sus ojos y acurrucarse en sí misma, dispuesta a soportar el dolor que le infligiera aunque aquello nunca llegó por la intervención de su progenitor.
    —¿Qué sucede? —Inquirió Oskari con voz tenebrosa y grave, escarapelando a Maki que sonrió dulcemente.
    —Lumi sufrió un tropiezo, solo... Solo quería ayudarla a levantarse.
    —Ya no tienes necesidad de socorrerla, yo estoy aquí. Retírate Maki, antes que cambie de opinión y empiece a dudar de tu palabra.
    —L-Lo que diga, señor.


    Puinanen observó cómo el rubio huía despavorido sin antes lanzarle una mirada de advertencia, provocando que temblara en su lugar aunque aquellos escalofríos se esfumaron ante el abrazo paternal que le brindaba el mayor, quien afianzó más a su hija contra él. Oskari entrelazó su mano con la de la menor, caminando con ella por la mansión hasta el momento que se sentaron en uno de los tantos jardines de la familia.

    —¿No quieres hablarme de algo, Lumi?


    LazyLazy
    Holi uvu deme pase~
     
  8. Autor
    Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,991
    Temas:
    100
    Calificaciones:
    +990
    Ah yo llegué primero jeje BelgiumBelgium pase
     

Compartir esta página

Cargando...