Misión C Detengan la estúpida alianza/ Kouyomi Uchiha

Tema en 'Naruto World' iniciado por Ferstec, 8 Ene 2017.

  1. Autor
    Ferstec

    Ferstec No soy perfecto y tu tampoco, pero juntos lo somos

    Registrado:
    7 Abr 2016
    Mensajes:
    576
    Temas:
    73
    Calificaciones:
    +502 / -9

    "Detengan la estúpida alianza"
    (C)

    Descripción de la misión: Mikegakure y Mirtogakure, dos pequeños poblados civiles al oeste de Kirigakure, tal parece que han decidido pactar una alianza. Ambos son enemigos de Kirigakure porque nuestra aldea les ha robado influencia y poder desde su fundación (hace ocho años). Presumimos que la alianza que quieren hacer tiene como objetivo perjudicarnos. Realmente, estos poblados no representan una amenaza seria para Kirigakure, pero su alianza sí podría perjudicarnos económicamente, y hasta podría llevarnos a un enfrentamiento que si bien ganaríamos con total seguridad, causaría bajas en nuestras tropas. Es por eso que le enviamos a usted a que detenga la alianza de alguna manera.

    Objetivos:
    -Detener la alianza.
    -No se descubierto como ninja de Kirigakure.

    .........


    Pareciera todo tranquilo en la aldea de Kirigakure, todos caminaban tranquilos por la villa, en especial un chico Pelirrojo que transitaba sin preocupación alguna, nunca se encontró más tranquilo que antes, pareciera que no pasará nada en lo absoluto.

    Aquel chico se dirigía a recibir su misión para realizarla — ojalá esta sea rápida — mientras continuaba su rumbo.

    No tardo mucho hasta llegar al lugar indicado. Al momento de leer la misión en el rollo solo pudo decir una sola frase — ¿Es enserió? — al ver que debe ocultar su identidad y destruir una "alianza" entre nos pueblos pequeños.

    Sin perder tiempo, Kouyomi comenzó su viaje hacia el oeste de su aldea, decidió correr para que el viaje se acortar a en tiempo, pues en cansancio sería la misma cantidad o más. Su camino se volvía cada vez más corto.

    — Bien, como haré para que no me descubran — esas eran las palabras que resonaban en la mente del genin — si me descubren hay guerra — se decía a sí mismo — y si no me descubren se unen, y también hay guerra..... ¿Que les digo? — se comenzaba a maldecir ya que no sabia que hablar ante ambos líderes para que no ataquen la aldea.

    Mientras el se disputaba en su mente que diría ya había llegado a una de las aldeas, en específico a Mirtogakure.

    La vida en ese poblado parecía ser tranquila, y al parecer no era reconocido, con razón Kirigakure le había quitado toda su fama hace ocho años — esto no se ve tan mal — viendo los paisajes de esa pequeña localidad, y entendiendo porque quiere ser reconocida.

    — ¿escuchaste sobre la alianza?

    — ¿Escucharla?, hasta estoy de acuerdo.


    Ambos eran jóvenes de aproximadamente 20 años cada uno, Kouyomi opto por seguirlos para enterarse mejor, luego de ese trayecto, llegaron a un pequeño callejón donde se encontraron a alguien que al parecer era el líder de ese poblado.

    — Como sabrán, nuestra aldea no ha sido tan reconocida, a nivel mundial por el echo de que Kirigakure impide este objetivo, y con la alianza junto a Mikegakure, dejaremos de lado ese lugar — el líder de la aldea hablaba con total confianza de la otra aldea.

    — Si! — no fue uno, fueron varios lo que aplaudieron y aclararon esta idea para marginar a Kirigakure.

    — Y que le pareciera si hacemos lo posible por ser reconocidos nosotros mismos — Kouyomi habló como si fuera parte de la aldea para evitar todo el problema

    El líder se quedó observando al Pelirrojo y en especial escuchando su comentario.

    — ¿Y tu eres?, no te he visto nunca por aquí — mientras lo revisaba con su ojo — pareciera que no eres de este lugar...

    — Es que..... No salgo mucho, si eso — por primera vez, el genin se encontraba ¿nervioso?, pues pareciera que así fuera.

    — Ya veo, pero ¿a que te refieres? — mientras buscaba la razón de lo que había mencionado aquel joven

    — pues no se, digo buscar una manera de ser conocidos, quizás exportar alimentos o no se algo — mientras su nerviosismo cada vez era más evidente

    — Te notas nervioso, ¿A caso lo estas? — cada vez su interrogatorio era más conveniente

    — ¿Nervioso yo?, No — mientras comenzaba a caminar hacia atras hasta salir del lugar.

    Kouyomi seguía nervioso hasta las puntas de su cabello, no sabía que hacer exactamente — Bien, tiene una confianza muy siega en la otra aldea, solo quedaría ver que dice la otra aldea. — comenzó a moverse entre los árboles para poder llegar a Mikegakure y ver que piensa la otra aldea.

    Milo-samaMilo-sama
     
  2. Lionel

    Lionel At time, somethings never changes Moderador

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    2,322
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +3,796 / -7
  3. Autor
    Ferstec

    Ferstec No soy perfecto y tu tampoco, pero juntos lo somos

    Registrado:
    7 Abr 2016
    Mensajes:
    576
    Temas:
    73
    Calificaciones:
    +502 / -9
    Kouyomi corría rápidamente por el bosque mientras intentaba llegar lo más rápido a la aldea que le habían pedido detener junto a otra, para que Kirigakure no se viera afectada ni económicamente ni en una guerra.

    Su alta velocidad hacia que el tiempo y distancia disminuyera a lo largo que atravesaba ese espeso bosque.

    — ¿Que haré? — el genin se seguía preguntando que podria hacer para detener esa alianza — ¡Ah! Estoy arto — mientras se detenía con la intención de dejar la misión, según el no había como hacer que esa alianza se deteniera. Paro su caminar un momento y comenzó a reflexiónar sobre que estaba haciendo — No puedo dejar que esas dos aldeas dejen de lado a Kiri — sus pensamientos volaban por todos lados hasta que pudo reaccionar y tomar la decisión correcta.

    Comenzó a correr nuevamente, más rápido que antes, y con nuevas intenciones.

    Su recorrido acabó, y significaba que Fers había llegado a Mikegakure, lo primero que hizo fue preguntar por aquel que lideraba a ese pequeño poblado, referente a su infraestructura, era muy similar a la anterior. Tranquila y etc....

    Dos personas lo llevaron al lugar donde se encontraba el líder y Kouyomi decidió acercarse para hablar.

    — Buenas tardes

    — ¿Qué quieres? — esta vez el líder parecía mayor al anterior, un olor a cigarro y tabaco se detectaba al entrar en aquel lugar, y no era lo único, como aquel lugar era muy oscuro, ni siquiera se podía ver bien en donde pisar.

    — S-soy enviado del líder de Mirtogakure — parecía estar ¿asustado?, desee cuando el Pelirrojo se comportaba de esa manera

    — Así que eres enviado por Mirto.... Bueno ¿Que necesitas? — dejo su cigarro y se levanto encendiendo la luz. Se mostraba una gran cantidad de botellas de Sake — ¿Quieres? — mientras se servía un vaso con dicha bebida

    — N-no gracias

    — Toma asiento, y dime, ¿Que necesitas? — tomo un sorbo de su bebida y puso atención a lo que el genin diría.

    — Mirtogakure, quiere cancelar la alianza con Mikegakure, dice que no son lo suficientemente seguros para realizar un trato de esa magnitud — pareciera que había pensado todo antes de actuar, cosa habitual en el.

    — Cancelar la alianza — sin previo aviso tomo al Pelirrojo de su camisa y le dijo al oído — Dile a tu jefe que no le conviene esa decisión. — lo soltó y lo echo de aquel lugar.

    Luego de todo estos acontecimientos el ninja decidió volver al bosque a maldecirse, nuevamente había echado perder el "plan".

    — Mierda.... — dijo arrimando se a un árbol a esperar que la solución a todo este problema apareciera por arte de magia....

    Milo-samaMilo-sama Lionel™Lionel™
     
  4. Lionel

    Lionel At time, somethings never changes Moderador

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    2,322
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +3,796 / -7
  5. Autor
    Ferstec

    Ferstec No soy perfecto y tu tampoco, pero juntos lo somos

    Registrado:
    7 Abr 2016
    Mensajes:
    576
    Temas:
    73
    Calificaciones:
    +502 / -9
    Aquel árbol otorgaba una sombra muy "comoda", por decirlo así decirlo, aquel joven de catorce años se había quedado dormido, posteriormente de haber visitado ambas aldeas sin progreso alguno, ese mismo chico aún en sus sueños pensaba en como detener esa alianza y acabar con todo ese problema.

    — Detener..... Alianza — hablaba entre sus sueños... Hasta que.

    En la posición en la que estaba recostado en el árbol cayó golpeándose en la cabeza, fuertemente.

    — Me lleva el diablo — exclamó molesto al sentir el dolor en su cráneo — esto no resulta en lo absoluto — un fuerte viento azotó al joven haciéndolo caer y volviendo a golpearse la cabeza — Un momento.... — mientras comenzaba a analizar cada parte de los poblados — Mirtogakure confía mucho en Mikegakure, sin embargo Mikegakure solo ve a Mirtogakure como un objeto para derrotar a Kirigakure, aunque eso no sea posible..... Quizás haya una manera de solucionar todo — mientras comenzaba a planear todo con muchos detalles.

    Los minutos continuaban al igual que las horas mientras el seguía pensando como terminar con esa alianza de cualquier forma, matarlos no era solución, la solución era que se mataran o lucharán entre sí, después de todo ordenaron que detenga la alianza de cualquier forma.

    — Si todo sale como lo planeado, todo para mañana estará listo — esas fueron las últimas palabras del genin antes de quedar dormido, de nuevo.

    Un nuevo día se presentaba, con más ideas y más objetivos para el Pelirrojo — ¡Comencemos! — dijo antes de correr a una gran velocidad hasta llegar a Mirtogakure — Primera parada — el joven comenzó a correr entre las casas para llegar al mismo lugar de antes, donde tuvo aquel encuentro con el líder de aquel poblado.

    Entró en el lugar y se escabulló lo más que pudo ante los guardias, su plan podría ser eficaz, así como no lo podría ser.

    — Henge no Jutsu — realizó las formas de manos correspondiente, tomó la forma del líder de Mikegakure para poder hablar con el líder de la otra aldea.

    Opto por tocar la puerta en donde se encontraba el líder de Mirtogakure.

    — Pase — dijo sin importancia al estar haciendo sus labores

    Kouyomi entró con la imagen de ya saben quien.

    — Gusto en verte — Fers hablo con un tono de voz parecido al que había escuchado antes.

    — ¿Que necesitas? — pregunto sin voltear a verlo mientras seguía con sus labores.

    — Una reunión, debemos hacer unas cosas antes de ya sabes que — hablo sin saber que decir pero con la mayor calma posible

    — Creí que ya lo habíamos aclarado todo — dejo de hacer sus cosas para observarlo a los ojos

    Los nervios de Kouyomi no se hicieron presentes esta vez, el solo hizo una mueca con una pequeña risa y le dijo.

    — Aún faltan unas cuantas cosas — dijo antes de abrir la perilla de la puerta — Te espero en el bosque, al anochecer.

    Kouyomi salió del lugar y se alejo un poco, al estar lo suficientemente lejos deshizo el jutsu y volvió a su forma real.

    — Fase uno completada — se dijo así mismo mientras caminaba por las calles de aquel poblado tranquilamente.


    Luego de un rato salió del poblado y llego al bosque y otra vez corrío a su máxima velocidad para llegar a Mikegakure.

    — Vamos, vamos, vamos — palabras alentadoras se daba el mismo para que su plan funcionará a la perfección.

    No paso mucho tiempo hasta llegar a Mikegakure y volver a asistir a la oficina, solo que esta vez con la apariencia del líder Mirtogakure.

    — Entra — aquel hombre estaba con su habitual hábito de fumar y beber en vez de hacer cosas de su trabajo — Eres tu — al momento de observar a la figura de Mirtogakure — Uno de tus subordinados me dijo que no querías que la alianza se realizara.

    — En efecto así fue, pero luego de considerarlo un tiempo decidí que sería lo mejor para ambos — Kouyomi se sentía tenso al igual que el ambiente en el que se encontraba.

    — Ok, pero.... ¿Que te trae por aquí? — pregunto tomando un poco de bebida y con su voz seca

    — Quiero arreglar ciertos asuntos contigo, sobre la alianza — rápidamente hablo como si más rápido fuera mejor

    — ¿No que ya habíamos arreglado todo? — pregunto tomando otro cigarro para fumar

    — Aún faltan ciertas cosas — repitió el acontecimiento de antes saliendo de la habitación — Te espero en el bosque al anochecer... — antes de irse tenia que decirlo...

    Las horas pasaron y estaba a punto de anochecer, y ambos líderes se dirigían al punto de encuentro donde Kouyomi los solicito con distintas apariencias.

    — Bien aquí estoy — el líder de Mirto se hizo presente y en frente suyo se encontraba el líder de Mike

    — ¿De que querías hablar? — pregunto encendiendo uno de sus cigarros para pasar el rato.

    — ¿Yo? — como si fuera el, el que debía hablar — Pensé que tu querías hablar

    — Pero si fuiste tu quien me fue a llamar

    — Tu fuiste a mi oficina a verme

    — ¿Cómo es esto posible? — ambos de encontraban confusos por el echo de que cada uno fue citado por el otro.

    — La respuesta es fácil — el genin salió de su escondite y con algo en las manos, cada uno de los líderes se quedó observando al joven, después de todo, ya lo habían visto antes.

    — ¿Tu? — ambos quedaron sorprendidos al ver al ninja. — ¿Quien eres? — seguían hablando al unísono

    — Eso no importa — dijo con su mirada seria hacia ambos, ningúno de los dos estaba armado, era imposible que se pudiera librar una batalla entre ellos — Ustedes traman algo, y eso afecta mucho a una aldea en específico — mientras sacaba algo de su bolsa

    — Niño, no tenemos armas, no hay como pelear — hablo con las manos arriba con miedo a lo que le pudiera hacer el genin con sus armas, tirando su cigarro al suelo

    — Concuerdo con mi socio — hablo el otro por la mismo razón el otro líder.

    — No se asusten, no los mataré...... Aún — les dijo con una voz escalofriante — Solo quiero un pequeño juego — mostró una baraja de naipes — Los tres jugaremos, así que ustedes tendrán más oportunidades de ganar, pero si yo gano olvidan su alianza, y si ustedes ganan creo que esta de sobra decir lo que va a pasar

    Ambos líderes captaron la idea y se sentaron en el suelo al igual que el Pelirrojo, Kouyomi repartió las cartas y comenzó la partida...

    Los segundos, los minutos, hasta horas llegaron a pasar en ese juego, nadie estaba en condiciones de poder ganar

    — Demonios — dijo el líder de Mikegakure frustrado al saber que no podría ganar.

    — Yo casi no juego estas cosas — el otro líder se veía en el mismo caso ya que el no mal gastaba su tiempo como otros.

    Por como estaba la situación pareciera que Fers lograría ganar, pero la verdad se encontraba en la misma situación.

    — Creo que ya perdí — se decía en su mente para no ser escuchado.

    Otra vez el tiempo transcurrió pasando horas igualmente, hasta llegar a la media noche.

    — Saben?, ya estoy arto — el jefe de Mikegakure se veía molesto al igual que los otros dos jugadores

    — Concuerdo — hablo el ninja

    — ¿Entonces? — dijo el tercer jugador

    — Resolvamos lo de otra forma — hablo Kouyomi arreglando las cartas — escojan a unos de ustedes — mientras ponía los naipes en suelo

    — ¿Por que?

    — ¡Solo háganlo! — les dijo mostrando una kunai

    Ambos lideres comenzaron a jugar pudra papel o tijera, cosa que iba en empate hasta que el líder de Mirto logrará sacar una piedra ante la tijera del líder de Mike.

    — Bien yo seré — hablo el ganador

    — La cosa es así, el que saque la carta mayor ganara, ¿Entendido?

    Recibió un asentimiento del líder de Mirto mientras el otro líder estaba cruzando los dedos por que sacara una carta mayor. Tomo la carta y vio que no era un número bajo, pero tampoco era uno alto...

    — Saque un 6 — dijo mostrándome la carta a su compañero.

    — No está mal — dijo su compañero mientras ambos robaban porque no le saliera un número mayor a Fers

    — Aquí vamos — hablo tomando la carta, y por su expresión daba entender que había sacado un número menor — Que mal — dijo con una voz desanimado, aunque los líderes ya estaban celebrando su alianza — Que mal por ustedes — dijo con una sonrisa mostrando una carta con un número 7

    — ¿Que? — hablaron sorprendidos sabiendo que su alianza no se daría.

    — Palabra es palabra — dijo el Líder de Mirto

    — Aunque duele aceptarlo — de forma amargada hablo el de Mike

    — entonces regresen a sus aldeas para comunicarlo — mientras veía como ambos se iban con la frente abajo — que bien que modifique las cartas mientras ellos competían — dijo cuando comenzaba a regresar a su aldea sabiendo que ya había terminado todo ese asunto y que había cumplido con su misión....


    Listo.
     

Compartir esta página