Rol Cronicas de un Apocalipsis Zombi [¡Inicia el Capitulo 0!]

Tema en 'Colectivos, Roles y Proyectos en Equipo' iniciado por Alexcei Da Firenze, 28 Ago 2018.

  1. Autor
    Alexcei Da Firenze

    Alexcei Da Firenze El más mejor, ¿No?

    Registrado:
    5 Dic 2012
    Mensajes:
    33
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +30

    “Llegaba a casa del trabajo y vi a esta mujer en el suelo y estaba gimiendo o algo así, fui a ver si había sido golpeada por un coche o algo así, a ayudarla, ¡pero me mordió en el brazo y me araño la cara!, solo salí corriendo…”

    “El presidente quiere dejar claro que esto no es un caso de bioterrorismo, no hay, enfatiza la necesidad de mantener la calma y respetar la ley, mientras más rápido la gente vuelva a sus casas, más rápido el departamento de policía y agencias estatales pueden llegar a las zonas en problemáticas. No estamos considerando en llamar a las fuerzas armadas puesto que aseguramos que estos es una situación menor que podemos contener en 24 horas o menos”

    “Ya que no tienen respiración ni funciones vitales, estrictamente hablando estos sujetos están muertos”

    El ser humano reclama el honor de ser el animal más inteligente sobre la faz de la tierra, y nadie niega que sea cierto, el problema con esto es que la humanidad está tan aletargada, embebida por su control sobre el mundo, que cuando un problema viene en camino no lo vemos sino hasta cuando nos golpea a la cara tan fuerte que no podemos ignorarlo.


    [11 de Noviembre de 2018 20:00 horas]

    — ¿Qué tenemos? —Preguntó mientras se inclinaba un poco hacia el frente, un cuerpo en el suelo, con heridas imposibles a lo largo del brazo izquierdo y el cuello, un charco de sangre alrededor que era imposible de no pisar. Cualquiera diría que la pregunta realizada sería estúpida, que estaría de más y así era, pero la había formulado tantas veces a lo largo de su carrera que ya era un hábito imposible de eliminar.

    — Otro caso igual, ¿Cuántos van con este? En 2 malditos días ha aumentado la tasa de homicidios demasiado, siempre presentan los mismos signos de violencia, pero a cada cual diferente, si este sujeto es un asesino serial, no se en que está pensando… —Quien respondió fue un muchacho de unos 25 años, de cabellos negros cortados al 1, muy al estilo militar. No llevaba mucho tiempo en como detective, pero aprendía rápido.

    El muchacho decía dos días, pero la realidad era diferente, en 24 horas había sido reportados decenas de casos similares por toda la ciudad, incluso él mismo había escuchado de algunos aislados por el país y si a eso le sumaban los reportajes escuchados en las noticias del medio día volvían de todo ello una escena demasiado macabra como para ser verdad, una serie de coincidencias que había comenzado a contemplar en su mente pero que la lógica le obligaba a rechazar. —Pues si es un serial más nos vale atraparlo pronto, o nos va a dejar sin habitantes en menos de nada —Musitó apenas lo suficientemente fuerte como para que el novato escuchara. Se pasó una mano por sus blancos cabellos y enderezó el cuerpo para estirarlo un poco, estaba cansado, no había tenido muchas horas de sueño y de paso ya habían sido tres escenas las que había levantado ese día.

    La iluminación de aquel paso peatonal era pobre, casi que parecía un callejón, la mayor cantidad de luz era proporcionada por algunas linternas que llevaban oficiales de policía que custodiaban la zona y la sirena de un coche patrulla a la entrada del paso, todo en silencio, apenas roto por las comunicaciones por radio que constantemente azotaban sus oídos, y entonces sonó. Un zapato arrastrándose por el suelo lentamente, sus ojos se movieron rápidamente hasta la pierna del cadáver, efectivamente esta se movía muy lentamente como si intentara buscar un punto de apoyo inútilmente, su compañero también se percató de esto y rápidamente pidió a uno de los oficiales que llamara a una ambulancia. —¡oiga! ¿Está bien? —Cuestionó el novato sin obtener respuesta, aunque tras el tercer llamado de la boca del sujeto salió un bramido, un intento de comunicación, típica de un moribundo, pero, ¿Era ese un moribundo? La cantidad de sangre en el suelo le decía que no, la clase de heridas le gritaban que era imposible, su experiencia le golpeaba con recuerdos para indicarle que no se equivocaba, que es era un cadáver.

    —Aléjate, Ackermann —Ordenó al novato que no lo miró sino hasta un par de segundos, el cuerpo de la victima comenzaba a moverse un poco más, sus extremidades superiores buscaban a tientas el suelo para pedir apoyo hasta que lo encontraron, pero el muchacho no se movía de su lado. —¡Alejate! —Gritó obligándolo a moverse y justo en ese instante el que una vez estuvo muerto se impulsó con violencia hacia donde había estado el joven investigador y fue a parar contra el policía que estaba pidiendo la ambulancia, apenas lo hizo tambalear.

    —¡¿Qué mierda?!

    —Señor, cálmese, somos la policía.

    —Ackermann, tu arma —Avisó el detective mayor mientras él mismo empuñaba la reglamentaria Heckler & Koch apuntando al sujeto.

    — Detective, tranquilo, solo está algo aturdido—Y mientras el investigador decía esto la victima nuevamente se lanzaba a por Ackermann quien lo esquivó sin problemas, pero entonces un ronco quejido provino del que una vez estuvo muerto.

    — Se que no llevas mucho en el oficio, Ackermann pero no hay que ser médico para saber que esas heridas eran mortales —Aquellas palabras hicieron mella en la confianza del otro agente y también de los policías a su alrededor que no dudaron en desenfundar sus armas aunque ninguno hacía más, no fueron necesarias más palabras cuando aquel tipo se abalanzó nueva cuenta contra Ackermann quien ahora se encontraba junto a su compañero, Jonathan Strauss, quien sin más dilación accionó el arma dos veces, el primero le dio de lleno en el pecho, lo que le hizo trastabillar en su avance y el otro, a continuación, en la cabeza. El cuerpo inerte cayó al suelo donde una vez estuvo.


    El viento se colaba por la ventana del auto, iba a gran velocidad, pensando en aquello que había sucedido en aquella callejuela de mala muerte. Nadie había dicho nada después de los disparos, el oficial canceló la ambulancia mientras se apartaba de la escena y el cuerpo fue procesado como se suele hacer. Había tomado una decisión y no se arrepentía, su cabeza seguía gritándole que aquello no era para nada normal. Le había dejado el proceso a Ackermann, ahora necesitaba seriamente ir a la cama, por eso conducía a su casa, se había quitado la correa con el arma y la había dejado en el asiento del copiloto y al aparcar subió con pesadez hasta su departamento, abrió, cerró la puerta con un fuerte golpe y se dejó caer en la cama de su habitación dejándose vencer por el sueño en ese mismo instante.

    [12 de Noviembre de 2018 00:00 horas]

    El sonido del televisor con el encendido automático le impidió seguir durmiendo, estaba algo embotado y un largo bostezo se apoderó de él por unos cuantos segundos, las noticias sonaban de fondo pero apenas si les prestaba atención, tragó algo de saliva y su garganta se sentía reseca, como si no hubiera bebido nada durante días así que fue hasta la cocina para servirse un vaso de agua antes de volver a la habitación.

    “Multiples heridos…la policía ha cercado toda la zona…”

    Apenas si estaba prestando atención a las palabras de la presentadora en televisión, usualmente las noticias a esa hora eran irrelevantes pero le ayudaban a despertarse pues su trabajo así se lo solicitaba, lo poco que logró procesar su cerebro entre tal distracción lo hizo dejar de beber agua y cuando aguzó su oído no solo escuchó la televisión, también algunos gritos y demás ruidos que provenían de fuera, sus ojos se centraron en las noticias rápidamente y allí el mundo, como a todos nosotros, nos golpeó de frente tan fuerte que no lo pudimos ignorar. Su cerebro exclamó el típico te lo dije mientras escuchaba a la presentadora narrar los cruentos sucesos de la ciudad y el país.

    —Bienvenidos al día cero…


    [Capitulo 0: El mundo te escupe a la cara]
    _____________________________________________________________________

    Bueno chicos, este es el primer post. Traté de hacerlo un poco muy general integrando a mi personaje puesto que el objetivo es que ustedes relaten como pasan los días o el día antes del día 0, justo hasta darse cuenta que el mundo se ha ido al carajo. Pueden perfectamente narrar si así lo quieren lo ocurrido ese mismo día también, o dejarlo como lo hice yo, sobre el inicio.

    Cualquier pregunta tienen el chat para comunicarse por allí.

    Master WeaselMaster Weasel GaletteGalette Natasha AllegriNatasha Allegri GabeGabe HaiiroHaiiro LeBunnyLeBunny PoxetPoxet Liv MooreLiv Moore
    LeiZeroLeiZero BeckBeck
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2. Gabe

    Gabe Moderador

    Registrado:
    17 Mar 2005
    Mensajes:
    23,606
    Temas:
    792
    Calificaciones:
    +5,620
    Va que Va

    Era un Día para recordar

    "Se ha dado un extraño brote vírico en las afueras de la Ciudad del Cabo en Sudáfrica... miembros de la OMS han declarado que es un tipo de rabia que afecta a las personas aumentando su violencia y rabia"

    "Miembros de diversas organizaciones militares y policiacas alrededor del mundo han decidido empezar a preparar a diversos cuerpos especiales para poder mantener la seguridad en los diversos eventos multinacionales que se presentaran para analizar estas diferentes crisis"

    "La interpol se reunirá en Alemania para poder realizar cursos a fuerzas policiacas latinoamericanas con respecto a las crisis de la enfermedad rabiosa que afecta a las personas..."

    "Reporte sobre un crimen peculiar.

    A las 14 horas del presente día, acudimos a una llamada de auxilio de una mujer, lo que parecía ser un conflicto domestico resulto ser una escena de homicidio con mutilación, los hijos y el esposo de la victima, Katherine Smith, se encontraban golpeando y destrozando a la pobre mujer, tuvimos que usar fuerza letal, cuando no acataron a nuestras ordenes y atacaron a mi compañero.

    Este es el tercer caso que recibimos en lo que va del día, parecen estar incrementándose, hace unas horas perdimos a tres compañeros que fueron a investigar unos disturbios en las afueras de la ciudad.

    El jefe nos ha puesto en alerta, pero tememos que la situación se pondrá aun peor.

    Esperamos poder resistir.

    Marv Greimor.

    Oficial de Patrulla"

    "Notas del Doctor Kougart.

    Se han recibido a varios pacientes afectados por el mismo mal, desconocemos que es, pero parece que incrementa la paranoia de las personas infectadas.

    Se ha detectado un notable aumento en la violencia de dichas personas, al parecer empieza en el cerebro, y hace que incluso olviden cualquier sentimiento a familiares, amigos y amantes.

    Dependiendo de la naturaleza de las heridas sabemos que el periodo de incubación es altamente variable, pudiendo una pequeña herida hacer que la victima no presente síntomas hasta pasadas dos semanas del primer contacto


    Los primeros síntomas parecen fiebre común, a los 10 minutos se presenta una gran paranoia, mareos, vómitos, cuando la persona infectada, empieza a vomitar sangre por la boca y ojos entra en una etapa de agresividad permanente, apenas pueden razonar unas cuantas palabras, sus niveles de adrenalina están por las nubes.

    30 minutos después de las primeras etapas de infección, la victima es altamente contagiosa, en su paranoia, atacara a quien este en su camino sin importar que pase, no teme a nada y no se detiene… su resistencia al daño es enorme a causa de la adrenalina, su muerte se vera dada por el daño excesivo a su sistema… sin embargo, parece ser que algo en cerebro causa un tipo de mutación, ya que pasado un tiempo después de caer en un coma febril y la muerte, de alguna manera se reaniman, aumentando su nivel de peligrosidad, ya que la carne empieza a sufrir un proceso necrótico en variados casos volviéndose un foco de infecciones andante.

    Se están estableciendo condiciones de contención, esperamos que no se expanda.

    Dr. Ronald H. Kougart.

    M.D."

    "12 oficiales Mexicanos han acudido invitados junto con la escuadra latinoamericana para recibir la instrucción especial en Alemania, se espera que estos agentes puedan aprovechar esta instrucción y llevarla a las fuerzas del Orden de sus países de Origen para apoyar a la protección de sus ciudadanos, pero el Secretario General de la ONU ha admitido públicamente que teme por que no sean suficientes agentes para el apoyo"



    11 de noviembre

    Pedro Miraba una pagina de Internet... estaba nervioso, tenso... hacía un par de horas que había culminado el curso y todos se preparaban para dirigirse al aeropuerto de regreso a casa, incluso recibió de regalo de uno de los instructores una Pistola calibre .45 con un par de cargadores y 4 cajas de bajas (el arma como tal solo podía llevar 7 balas y cada caja con 28 tiros lo que le daba 4 recargas por caja y un total de 16 recargas... puede parecer mucho pero realmente era muy poco considerando que ese calibre era difícil de encontrar... ya no hablemos de que considerando la cantidad de población criminal peligrosa en cada país era bastante más amplia)

    -¿Por que carajos nos ordenaron acuartelarnos? Se supone que somos solo invitados, ¿No es eso secuestro? No se, tengo un mal presentimiento- dijo fastidiado mientras que seguía pasando las paginas Web

    -Deberías de estar alegre de tener un poco de más tiempo de vacaciones- dijo su compañero de cuarto.

    -Rubén, que tu seas un flojo no implica que todos lo seamos... además, estoy asustado, solo mira todos esos reportes, sea lo que sea que pase es mundial, y tengo miedo por mis padres- dijo mientras que veía un video de YouTube sobre un extraño homicidio que fue filmado en las afueras de Ciudad Juárez que era muy parecido a otro homicidio que se dio en Frankfurt -Sé que aprendimos algo de alemán, pero de verdad, quisiera volver a casa.

    Rubén iba a hablar cuando de pronto sonaron las radios.

    -"TODOS LOS OFICIALES, SE SOLICITA SU APOYO PARA UNA CONTENCION DE UN BROTE EN LOS SUBURBIOS, POR FAVOR, AUNQUE NO SEAN DE ESTE PAÍS SOLICITAMOS SU APOYO, EL BROTE HA SUPERADO A LAS FUERZAS LOCALES. HAY MUCHAS VICTIMAS CIVILES POR CULPA DEL PANICO"

    -Carajo... te dije que algo malo se venia- dijo tomando su arma de regalo y la pistola reglamentaria de las fuerzas policiacas alemanas. Puesto que eran extranjeros, les brindaron un uniforme de la Interpol, pero Pedro decidió anexar un cinturón militar que compro en el viaje, para poder llevar la mayor cantidad de munición posible.

    -Creo que entiendo tu miedo... yo mismo estoy que me meo en los pantalones... ¿Qué diablos requeriría que extranjeros participen en esta locura?- dijo Rubén asustado mientras que se equipaba.

    -Creo que tendrá relación con esa rabia, recuerda todos los brotes que han surgido en el mundo... diablos, me siento como si estuviera en una Novela de Max Brooks- dijo Pedro mientras que revisaba ambas armas y salía al pasillo donde vio como los agentes del grupo internacional se dirigían a las salidas.

    Un par de Horas después.

    Pedro solo temblaba... jamás pensó ver un caos así... y eso que fue solo una pequeña villa en las afueras, no quería ni pensar como sería en una ciudad.

    No... no debía de ponerse tenso, habían tenido éxito y con pocas bajas, solo 3 oficiales caídos y 2 con heridas... no era un mal récord para gente tan variopinta.

    Aunque había tenido que disparar contra personas... en sus 7 años en la policía apenas había tenido que usar su pistola... y hoy, en solo dos horas había tenido que usarla para protegerse de esos locos

    -"!Solicitamos refuerzos para contener un brote de violencia en el Distrito comercial! ¡Oficiales caídos!" - se escucho por la radio.

    Los miembros de la fuerza internacional de la Interpol se miraron mutuamente mientras que el oficial a cargo les miro con seriedad.

    -Señores... se que esto es pedir demasiado... pero debemos de acudir a ayudar... - dijo el oficial.

    -Señor... No entiendo... ¿Qué diablos esta pasando? Disculpe el lenguaje, pero esta mierda esta poniéndose demasiado abstracta para mi y si me voy a meter a una muerte segura, me gustaría saber a que me enfrento- dijo Pedro ya harto, el había visto a esos rabiosos... y sabía que no eran simples locos o enfermos, no, había visto suficientes películas y leído bastantes libros para saber que esas cosas eran los muertos vivos, los andantes... vamos, eran idénticos a unos putos zombis -Se que alguien de arriba lo sabe y por eso nos estaban preparando.

    El Oficial le miro y noto que el resto de los oficiales le miraban con la misma duda...

    -Se que me pueden destituir... pero les diré lo que sé... es una pandemia, se eta expandiendo con rapidez y desconocemos de donde demonios salió, algunos creen que viene de un laboratorio, otros que es un castigo del cielo, pero solo podemos decir que aun estamos a tiempo para detenerlo, en todo el mundo se están preparando las fuerzas para enfrentarlo- dijo con optimismo el oficial Frances que lideraba a las fuerzas de la interpol, pero uno de sus superiores de origen alemán n ose veía tan optimista.

    Pedro estaba aterrado, y en su mente solo podía calcular que el y esos hombres se dirigían a una masacre... si en un poblado de no mas de 800 personas sintió que los superarían... iban a un distrito comercial en una ciudad relativamente grande... si la infección se había expandido allí del mismo modo que en ese poblado...

    Solo rezo como nunca lo había hecho antes mientras que deseaba que sus padres estuvieran bien y que el ejercito se pusiera las pilas para proteger el país hasta que el volviera a casa...

    CAPITULO 0: OUTBREAK

    Esta es mi presentación, no mencione nombres de ciudades, ya que pongo a mi personaje como pensaría un extranjero, básicamente desconociendo o teniendo problemas para decir los nombres de algunas ciudades.

    En si lo quise presentar como parte de fuerzas especiales que vivieron la parte más ruda de los Outbreaks.

    Alexcei Da FirenzeAlexcei Da Firenze ¿Podría servir poner algo al estilo RE o Return of the living Dead donde los oficiales se enfrenten a los zombis y sean masacrados siendo el personaje de los pocos que sobrevivan? Es que creo que podría servir, a fin de cuentas, Alemania es un país grande y en algunas partes podrían darse batallas así, más antes de que el personaje empiece su peregrinar.

    Master WeaselMaster Weasel GaletteGalette Natasha AllegriNatasha Allegri HaiiroHaiiro LeBunnyLeBunny PoxetPoxet Liv MooreLiv Moore
    LeiZeroLeiZero BeckBeck
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3. Liv Moore

    Liv Moore • • Scarlet Witch • •

    Registrado:
    4 Ago 2008
    Mensajes:
    690
    Temas:
    47
    Calificaciones:
    +635

    Regina Holland


    11 de Noviembre del 2018 - 20 hrs


    Ya son tres años desde que decidí convertirme en militar, y ya he logrado subir hasta el rango de teniente, algo que a mi Padre lo enorgullecía. Cuando le dije que quería entrar a la Escuela Militar, tanto él como mi Madre casi me dijeron que estaba loca en querer algo así, les explique mis motivos y me comprendieron, entendieron mi necesidad de querer superar lo que antes me atormentaba y ademas para convertirme en la persona que no volvería a cometer los mismos errores. Así que, mi Padre vio lo mas apropiado de enlistarme en la Escuela Militar donde él estuvo, en Baviera, Alemania, pidió el permiso para trasladarse ya que si estaba en Londres era una orden de sus superiores que custodiara esta zona, mi Padre es de origen Aleman y mi madre es Inglesa, se conocieron en los dias que mi Padre fue enviado una vez a Londres para resolver algunos asuntos, salió herido y mi Madre fue quien lo atendió en el hospital, ella es Doctora y de alguna forma simpatizaron y se enamoraron. Yo nací y crecí toda mi vida en Londres, pero también era un sueño conocer Alemania, mi otra parte de mi origen, no me negue para nada de dejar mi ciudad natal para olvidar la traición que vivi y comenzar de nuevo en otra parte donde pudiera volver a empezar. Así que nos mudamos a Baviera, uno de los grandes dieciseis estados federales que conforman la Republica Federal de Alemania, especificamente conociendo su principal ciudad Múnich, era una ciudad bastante grande y muy bella

    Mi error fue confiar plenamente en las personas que consideraba las mas especiales, deposite todo de mi para corresponder siempre a esas personas que apreciaba, pero ellos... me dieron una apuñalada por la espalda, perforó profundamente en mi interior y decidí desahogar este dolor en este lugar, donde era seguro que nunca mas volverían a lastimarme como ellos lo hicieron. Y aquí en la Escuela Militar aprendí lo que necesitaba, primero a no confiar nunca en su totalidad en quien está cerca de ti, nunca sabes cuando puede girarse en tu contra, debía ser un 30% siempre en la confianza y un 70% en la defensiva, nunca debes bajar la guardia porque podrías arrepentirte, tal como a mi me ha sucedido y no deseaba nunca mas ser vulnerable.

    Mi manera de ser tuvo su cambio por las cosas que he vivido, no ha sido fácil mi trayecto hasta donde he llegado, pero puse todo mi empeño, cada obstáculo superado me ha enseñado de lo que soy capaz y mi seguridad está fortalecida.

    Intenté no abrir mucho mi corazón a las personas, pero creo que algunos supieron tocar bien la puerta, pero hubo otros que la tocaron con la menor delicadeza, sobre todo al saber que mi Padre era el Teniente Coronel les provocaba mas el venir a probarme si no solo estaba aquí por simple capricho de "niña de Papi". Pero he demostrado mi valía y que esto para mí es muy personal, y quienes fueron testigos de esto se han acercado y han querido reconocérmelo, pero solo a algunas personas he llegado a permitirles estar cerca de mí.

    Sinceramente no tenía ninguna intención de hacer amistades, luego de la mala experiencia que vivi había preferido no involucrarme con nadie, conocí a una chica llamada Jenell, pelirroja y pecosa que parecía interesada en que tuvieramos algun tipo de amistad, yo me negue mucho a creerle y mantuve mi postura de no confiar en nadie, pero ella dijo algo que considere una gran verdad. Intentó siempre romper la barrera que imponía ante todos, quería llevarse bien conmigo y ser mi amiga, a pesar de que yo la rechazara, seguía intentándolo y siendo muy persistente, hasta que un día no evite decirle que en estos momentos no me interesaba relacionarme con nadie, después de ser traicionada por dos personas en las que confié plenamente. Jenell se molestó al generalizar que todas las personas carecen de honor y de lealtad, pero ella me replicó que no todas las personas son así, que así como había gente mala que traiciona, también hay quienes son buenos y nunca traicionarían.

    Intenté convencerme de ello, pero simplemente era difícil para mi ahora estar siempre segura de eso. Jenell decidió estar conmigo aunque yo mantuviera mi guardia alta y desde entonces no puedo librarme nunca mas de ella.

    Habíamos terminado nuestras actividades y nos dieron un tiempo libre, que aproveche para ir a practicar mis tiros, otros aprovechaban este momento para relajarse y divertirse un poco, pero yo me tomaba esto muy enserio. Estaba en mi practica cuando escuché que Jenell se aproximaba.

    - ¡Rei! ¡Oye Rei! -no abandone mi postura en cuclillas y sujetando el rifle apuntando al tiro, solo mire por el rabillo del ojo que ya estaba a un lado de mi- he comprado algo para almorzar juntas, anda comamos -me animo.

    - Ahora no puedo, estoy practicando -rezongue un poco, pero ella fue mas insistente.

    - Oh vamos, tienes que comer, debes darte el tiempo de ser humana también, no eres una maquina destructiva, asi que levantante y vayamos a comer -me jaló del brazo con la suficiente fuerza para enderezarme y llevarme con ella. Fuimos aun sitio amplio para comer a gusto y mientras comíamos sacó el tema sobre los acontecimientos que últimamente han ocurrido- Cada vez hay mas reportes de gente descontrolada, al parecer pronto necesitaran la ayuda de los militares para manejar esto, los policías estatales no logran hacer nada, pareciera un golpe de estado o algo así -escuché atentamente, estos últimos meses hemos sabido sobre algunos puntos de Baviera e incluso algunos mas en otras partes de Alemania y no solo en este país, si no que en otros países del mundo también han ocurrido de pronto catástrofes, es como si el infierno se hubiese desatado en todas partes, y eso ya empieza a ser preocupante para todos.

    Después de esto nos mandaron a llamar, diciendo que necesitaban con urgencia que nos fuéramos junta la tropa que iría a asegurar una zona de la ciudad que al parecer también ha tenido disturbios, y Jenell y yo fuimos junto a los demás en camionetas. Llegando allí fue como adentrarme al circo del terror, descubrimos personas deformes y ensangrentadas deambulando por las calles y que se habían convertido en una especie de fenómenos.

    Todo se salió de control, fue tan repentino que no tengo idea de como fue que solo quedábamos tres de los 50 militares que llegamos a este lugar, afortunadamente Jenell y Ritter otro de mis amigos fuimos los que logramos huir y a partir de eso todo se transformó en una pesadilla.

    Regresamos a la base militar y parecía que la guerra se había desatado, una horda de personas muy parecidas a las que nos encontramos hace unos momentos atacaron a todos, vimos como uno de ellos se abalanzaba contra nuestro compañero y se comía sus entrañas. Atemorizada de este suceso busqué desesperadamente a mi Padre, lo encontré luchando contra estas bestias junto a otros comandantes y me ordenó rápido ir a casa a buscar a mi Madre para llevármela lejos de aquí.

    Hice lo que me pidió y fui a casa para sacar a mi Madre de esta ciudad alborotada, junto con Jenell y Ritter hice la búsqueda de un lugar seguro, pero conforme el tiempo pasaba, las cosas iban de mal en peor. No se si se trataba de que el fin del mundo había llegado, o si el infierno se había realmente desatado, solo sabía que nuestro mundo se convirtió en una película real de horror.


    Capítulo 0: El Fin del Mundo llegó.


    Alexcei Da FirenzeAlexcei Da Firenze Listo querido Master, lo he terminado ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 9 Sep 2018
  4. LeBunny

    LeBunny

    Registrado:
    19 Ago 2018
    Mensajes:
    5
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +5
    205167-1-1-1.jpg Chloris Schwarz

    11 de noviembre

    Ya era algo tarde, sin embargo me encontraba en la universidad, en mi despacho, corrigiendo unos trabajos. Mientras eschuchaba de vez en cuando las noticias con la radio:

    "Se ha dado un extraño brote vírico en las afueras de la Ciudad del Cabo en Sudáfrica... miembros de la OMS han declarado que es un tipo de rabia que afecta a las personas aumentando su violencia y rabia...."

    Apenas le ponía atención pero un poco me iba enterando.

    Al rato vino una alumna a pedirme consejo debido a que su trabajo fue un poco flojo. -
    Profesora Schwarz aquí no entiendo muy bien porque se usa este tiempo verbal y no este otro... - Y más bla bla bla.
    Le expliqué sus dudas y se marchó. En ese momento me llama la atención otra extraña noticia por la radio:

    "Reporte sobre un crimen peculiar.

    A las 14 horas del presente día, acudimos a una llamada de auxilio de una mujer, lo que parecía ser un conflicto domestico resulto ser una escena de homicidio con mutilación, los hijos y el esposo de la victima, Katherine Smith, se encontraban golpeando y destrozando a la pobre mujer, tuvimos que usar fuerza..."


    Empecé a asustarme un poco por el suceso, últimamente todas las noticias era un poco peliagudas como sacadas de una película. Continúe haciendo mi trabajo pero ya empezaba a anochecer así que me puse a guardar mis cosas para regresar a casa. Iba a apagar la radio, la cual hacía un rato que ignoraba, pero me quedé paralizada con la noticia que se estaba dando y me quedé a escuchar justo el final:

    "...la carne empieza a sufrir un proceso necrótico volviéndose un foco de infecciones andante.

    Se están estableciendo condiciones de contención, esperamos que no se expanda.

    Dr. Ronald H. Kougart.

    M.D."


    Apagué la radio y salí deprisa de mi despacho. Estaba un poco alterada, algo grave estaba sucediendo. Me despedí de los profesores que encontré por el camino y salí del campus.

    De camino a casa me paré frente a un supermercado. Lo pensé un poco y al final entré, cogí un carrito y empecé a llenarlo con latas de comida, papel higiénico, jabones varios, agua, etc, tenía miedo de que ese extraño virus se extendiese hasta donde vivía y no pudiese volver a salir. Fui a la caja, pagué todo y contraté el servicio de entrega a domicilio.

    Retomé el camino a mi casa, debía tomar el metro así que me dirigí a la entrada más cercana. Bajé las escaleras, pasé mi tarjeta, fui a esperar a que llegase el metro y... vi que algo se movía en medio de las vías. -
    Oh dios, señora suba al anden, es peligroso estar en las... - Mi voz se cortó, estaba paralizada por el miedo, la señora que yo pensaba que corría peligro se giró hacia mi lentamente, pude observar que estaba cubierta de sangre y tenía el cuerpo lleno de heridas, que, a mi parecer, eran mortales.. y lo peor, detrás se encontraba en el suelo lo que parecía el cuerpo de un niño pequeño descuartizado...

    Retrocedí rápidamente como pude y la señora intentó venir a por mi, no había nadie más en ese momento, estuve a punto de huir por las escaleras cuando tuve la suerte de que justo llegó el metro y la arrolló. Corrí dentro del vagón, quería irme de allí lo más rápido que pudiese. La gente me miraba raro, imagino que notarían mi cara de pánico. Una vez llegué a mi parada eché a correr desesperada por llegar a un sitio seguro, al llegar a mi edificio, entré en mi casa e inmediatamente eché la llave. El mundo se estaba yendo a la mierda, ¿qué era esa mujer?, ¿qué me iba a pasar? Este era el comienzo de algo gordo.

    ~Día 0~

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~


    No se que tal esté mi intro, soy algo nuevo en estos temas así que daré mi mejor esfuerzo por mejorar.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  5. Master Weasel

    Master Weasel Como desearía que el vecino no tuviera un karaoke

    Registrado:
    16 Jul 2005
    Mensajes:
    2,094
    Temas:
    20
    Calificaciones:
    +593
    -Te decía a Josesito, este lugar estaba muy vacío... nadie te saluda en Ohio.

    Mayra miró hacia los campos de maíz que se extendían en el predio de su familia. Un mar de amarillo que se extendía por varios kilómetros sin que la niña pudiera distinguirle un final o tan siquiera algún otro objeto que no fueran plantas y tierra. Y ahí, entre los sonidos del viento y la mesedora, miró a su abuela perderse en las lagunas de su mente mientras la llamaba por un nombre que no era el suyo.

    La chica sabía que si algo le pasaba en esa granja puesta de aquel paraje perdido de la mano de Dios, posiblemente nunca la podrían ayudar.


    Capitulo 0

    Alemania, 11 de Noviembre del año 2018
    8:30 AM

    La ciudad de Hamburgo era un sitio extraño, o al menos eso lo pensaba Mayra mientras miraba los edificios viejos desde la ventana del cuarto del hotel. Las calles eran angostas y la gente dentro del sitio parecía conocerse; nada que ver con Estados Unidos. Ohio era un estado donde abundaba mas el maíz que las personas, y casi parecía que no había manera de socializar cuando el sujeto del rancho vecino se encontraba a una hora a pie de la casa.

    Era bueno el cambio de ambiente, mas en la situación en la que estaba. La habían seleccionado para el rally de conocimientos intersecundarias, donde estaba participando representando a Estados Unidos junto con otros 7 chicos. La contienda era entra gente de otros 9 países, por lo que era de esperarse que los choques culturales se dieran, mas cuando se estaba compartiendo habitación.

    -Mayra... ¿estas dentro?- exclamó una voz en un ingles quebrado.

    Una joven de piel negra abrió la puerta de forma repentina. Tenía el cabello agarrando en una serie de trenzas que le colgaban hasta la espalda y un sonrisa hermosa con dientes perfectos, como si estuviera hecha de perlas blancas. Su nombre era Julianne Picard, y era canadiense. Al igual que Mayra, era la 3ra generación nacida en un país extranjero por parte de una familia emigrante; solo que los Reyes habían mantenido el apellido, mientras que la familia de Julianne había cambiado dos veces de apellido al casarse con locales. Cuando la conoció, le contó que su familia originalmente había vivido en la Guyana. Mientras que la familia de Mayra procedía del norte de México, de un lugar que su abuela decía, era Sinaloa.

    Ambas niñas llevaban charlando entre ademanes desde que le dieron la misma habitación y parecían llevarse muy bien. De hecho, a Mayra le agradaba Julianne, y parecía que la cosa era recíproca. La joven morena le dijo que esperaba que siguieran siendo amigas aun cuando ambas tuvieran que partir a sus respectivos países una vez terminada la semana de la competencia.

    -Veo que esta todo bien- le comentó Julianne a la chica -¿que estas viendo?

    Mayra volvió sus ojos al televisor, al cual no estaba prestando atención. En realidad lo había prendido para escuchar algunas voces y había quedado en el canal de las noticias. Todo estaba en Alemán, idioma que la joven chicana no dominaba del todo bien, pero por las imágenes que el presentador estaba mostrando, parecía que había alguna especie de enfermedad azotando algunas partes de Europa, en ese momento parecían estar hablando de España.

    -Vamos a desayunar, dice que abajo hay un buffet en este momento.

    Mayra se colocó sus zapatillas y fue detrás de su acompañante, mientras hablaba de forma acalorada de lo que podría llegar a venir en el examen de física para el concurso.

    Fue en el momento que las niñas bajaron al vestíbulo vacío que notaron que la puerta principal había sido forzada por alguna razón, pues estaba abierta de par en par y puesta de una forma extraña. Así mismo también estaba la puerta del comedor. Un repentino sonido de platos chocando contra el suelo y gritos las puso en alerta; algo estaba pasando dentro, y no querían averiguarlo, por lo que las niñas decidieron ir a buscar ayuda y moverse hacia la otra dirección, por una puerta que llevaba a la piscina del hotel.

    -Mayra, debemos movernos, tenemos que buscar ayuda- le dijo Julianne -Saltaremos la barda de la piscina hacia la calle e iremos por las autoridades.

    Repentinamente escucharon la madera de la barda que separaba a la piscina de la calle ser rascada. Una mujer con la ropa ensangrentada y los ojos blanco lechoso brincó la berja y ahora estaba de frente a las niñas. Julianne se tensó, Mayra por su lado fue retrocediendo de poco en poco.

    Fue en el momento que la mujer se lanzó sobre ella a alta velocidad, que la joven chicana tomó a su amiga de la mano, la puso detrás suyo y de un movimiento rápido tomo la red para limpiar la piscina y le dio derecho en el cráneo a su atacante.

    Era posible que nadie mas las pudiera ayudar...
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  6. LeiZero

    LeiZero

    Registrado:
    11 Dic 2014
    Mensajes:
    2,281
    Temas:
    4
    Calificaciones:
    +1,108

    11 de Noviembre del año 2018 /21:20 hrs/Mar del Norte a pocas millas de Alemania/Sexta Flota de los Estados Unidos/Portaaviones George HW Bush.


    Aún no recuerdo, porque estoy a qui allí parado viendo el cielo oscuro del mar mientras fumo un cigarro, quizás sería por una visible frustración de seguir afuera de mi país y que ya me estaba hartando de seguir en el ejercito, mientras miraba el cielo sentí como alguien toco mi hombre como para llamar mi atención entonces vi a uno de mis compañero de escuadrón-Que tanto vez teniente, a caso la hermosa vista nocturno desde esta hojalata de hierro- dijo con una pequeña sonrisa dibujada en su rostro.

    -La verdad es que no estoy aquí para admirar la vista, de hecho me preguntaba cuando volveremos a nuestro país, ya han pasado varios días y aún los alto mandos no han dicho nada, para que necesita a varios hombres aquí- dije con un tono serio, ya que había pasado una semana desde que fuimos trasladado desde Afganistán a la zona del viejo continente o mejor dicho a la sexta flota del ejército, bajo una movilización casi masiva que estaba haciendo el gobierno por alguna extraña razón en ciertas zonas del ejército.

    -Los jefazos prefieren mantenerlo oculto por completo, aunque con ese silencio de ellos puede ser aque lgo grave que está sucediendo, posiblemente se debe tratar de una inminente guerra contra los rusos- cierto no era descabellado pensarlo, ya que durante los últimos meses las tensiones con Rusia no hacían más que incrementar con occidente, pero honestamente pensaba que traba de algo más que no querían contarlo completamente algo oculto -No crees que pueda tratarse acerca de ese brote que ha azotado algunas partes del Sur de África y que puede estar relacionado con las muertes ocurridas en diferentes partes de Estados Unidos-


    él simplemente me miro extrañado y pensativo, repostándose sobre los tubos que formaban una especie de valla en el barco dando un breve suspiro –Parece que habrá una reunión en los próximos minutos sobre una operación para la evacuación de funcionarios y civiles estadounidense en Alemania y un equipo de investigación médica estadounidense que trabaja en la OMS, de hecho por eso vine a buscarte saldremos 3 equipos de extracción las próximas 2 horas- dijo seriamente, mientras se alejaba del lugar donde me encontraba para dirigirse al lugar de la reunión, algo en mi interior me decía que las cosas iban irse al completo infierno en las siguientes horas.

    Antes de irme al lugar de la reunión sentí un extraño viento helado recorrer por mi cuerpo, el ambiente se sentía completamente extraño a lo habitual, no es que sentía algún miedo, ya que luego de mi tiempo en las primeras líneas de defensa y ataque, había cambiado mi ser, ya no me consideraba como el verdadero Joseph Smith sino como alguien muy diferente a mi antiguo yo. pero ese sentimiento lo tenía muy aferrado a mí- Espero que ellas se encuentre bien hasta que yo vuelva a los Estados Unidos- tire el cigarro cayendo en la proa de barco para así dirigirme hacia la reunión e iniciar la operación en suelo alemán supongo que en esa reunión descubriríamos la verdad de todo.

    12 de Noviembre del año 2018 /02:45 hrs/ Berlín, Alemania/ Tercer Equipo de Extracción

    Desde el helicóptero Black Hack podíamos ver mi equipo y yo; como la ciudad estaba en un completo caos parecía una verdadera zona de guerra, se escuchaban un sinfín de disparos en casi cualquier dirección y edificios que estaban en llamas, sirenas policiales en mucha de las zonas de la ciudad, no podíamos creer que la verdadera razón de ese caos haya sido por un virus.


    Enserio sargento, ¿cómo es posible que un virus pueda causar está destrucción en poco tiempo?- en momento cuando lo había dicho el comandante encargado de la operación, muchos pensábamos que era una broma hasta incluido yo, pero el comandante hablaba enserio y nos había dado unos documentos clasificados y en una de ellas contaba lo que estaba ocurriendo desde hace unos días en el país y la confirmación de un equipo forense en uno de los cadáveres infectados de una posible mutación de la rabia no sólo en estados unidos sino habían otro reportes de otros lugares del mundo listado por el centro de inteligencia del gobierno, pero pese a todo era simplemente insólito de creerlo era algo tan surrealista-

    -Pues tiene que creerlo teniente, está operación no sólo forma parte de nuestro gobierno para extraer todo ciudadano estadounidense y gente de prioridad ubicados de Alemania, sino que también se iniciara un planes de contención en las próximas horas aquí y otras partes del mundo - no es que no lo creía, simplemente era tan surrealista que costaba creerlo, retire mi mirada de nuestro sargento y di un nuevo vistazo a la ciudad que yacía en un caos completo, entonces con mi mano saque un paquete de cigarros y un encendedor y lo prendí, pero en vez de fumarlo simplemente lo tire desde el helicóptero para luego escuchar la orden de bajar por la cuerda por parte del sargento en mi mente pensaba que el infierno y la tierra se habían fusionado para crear un caos que simplemente era inicio de nuestro posible fin.


    ---------------------------------------------------------------------------------
    Honestamente quería publicarlo más antes.pero surgieron cosas estos días que hicieron que no pudiera publicarlo en el tiempo que quería y por eso lo público hasta ahora, además que perdí el primer y segundo borrador que tenía de forma tonta xd.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7. Gabe

    Gabe Moderador

    Registrado:
    17 Mar 2005
    Mensajes:
    23,606
    Temas:
    792
    Calificaciones:
    +5,620
    CAPITULO 0: OUTBREAK (Añadido)

    A veces parece que la gente cree que las fuerzas especiales son una especie de Superhumanos, el cine y la televisión han contribuido a esa imagen, tipos duros, temibles e incapaces de sentir miedo, y los lideres de cada país, no dudan en fomentar esa imagen ante el mundo entero.

    Sin embargo no podría ser más falso, las fuerzas especiales están compuestas de humanos que tienen tantos defectos como los demás, entrenamos de modo continuo, para evitar sufrir daños y poder cumplir con nuestro deber, y aun así, el índice de fallos es bastante alto, ya que ningún entrenamiento te prepara para cuando la fatalidad llega... y nosotros lo descubrimos de muy mala manera.

    -¡Todos listos! ¡Preparen las armas! ¡Recuerden esta vez es una operación de combate! -Dijo el oficial Frances de la Interpol, mientras que los Alemanes recibían algunas instrucciones y las traducían a los demás oficiales.

    Pedro preparo el fusil Heckler & Koch HK416 que le otorgaron y reviso las cargas de munición, le dieron bastantes, aunque el sabía que debía de cuidar las balas, ya que igual que con la fama de las fuerzas especiales, pocas personas sabían que los fusiles solo llevan 30 disparos

    -Hermano tengo miedo- dijo Raúl mientras que Pedro asentía -Prepárate para lo peor.

    Pedro miro el arma y reviso con rapidez las armas que tenía, el Fusil, una buena cantidad de cargadores (aparte de los que había en los vehículos) la pistola Glock de 9 milímetros con 5 cargadores (El arma de Cargo) y su pistola .45.

    -Hey… Guárdame esto- dijo el oficial francés dándole un pequeño artefacto, Pedro miro el aparato, una tableta, el oficial le miro -Esto te podrá servir más adelante.

    Pedro estaba asombrado, pues ya había visto esa tableta, uno de los oficiales españoles había dado mucha información para la Interpol en ella.

    -¡TODOS AFUERA!- exclamo uno de los oficiales alemanes.

    -¡MUEVANSE!- exclamo otro

    Los oficiales bajaron de las camionetas... y se asombraron.

    Era un Caos

    Los Oficiales de Policía habían hecho una Barricada de Patrullas en medio de la calle, la gente huía despavorida por las calles mientras que trataban evitar las mordidas de la horda de infectados que atacaban a todos, algunos autos se estrellaban en las calles y los seres sacaban a las victimas por las ventanas.

    Los policías disparaban sus armas cubriendo a los civiles, militares alemanes también estaban colocados en diferentes partes mientras que disparaban sus armas... pero era obvio que estaban siendo superados.... y lo que mas asombro a los oficiales es la cantidad de reporteros que había filmando y transmitiendo en vivo...

    -¡A sus posiciones! - exclamaron los oficiales dirigentes.

    Pedro y los demás se colocaron alrededor de los vehículos mientras que veían a las criaturas acercarse.

    -¡FUEGO A DISCRECIÓN!- se escucho mientras que los oficiales de la Interpol quitaban los seguros y comenzaban a disparar.

    La horda se acercaba... si en los suburbios habían sido como un goteo incesante... aquí en la ciudad eran una Marea incesante.

    Disparar a la cabeza era la opción... ahora inténtalo de manera continua contra un blanco móvil, pequeño y que además llevas toda la puta vida entrenando para atinar al centro de gravedad del cuerpo... eso aunado a que siempre le disparabas a tipos que vienen con un arma... no a civiles desarmados... a niños...

    Aun así se intento, los oficiales al lado de los militares y policías normales continuaron el combate, debían contener a esas cosas, detenerlas... o mínimo darle tiempo a la población civil a que escapara.

    -¡Granada!- grito alguien y Pedro apenas alcanzo a tirarse de rodillas mientras que la explosión cercana derribaba a las criaturas

    -¡No rompan filas! ¡Resistan! -dijo alguien y de pronto -¡ARRGGGGG!


    Los infectados les llegaron por la otra calle

    -¡Disparen no cesen!- se escucho, pero Pedro sabía que estaban en un lio total... esas cosas... no se morían a menos que les dieras en la cabeza... y ahora los tenían copados.

    -¡Retírense!- se escucho, mientras que los zombis se les iban encima.

    Las filas se rompieron, el Caos se generalizo y Pedro sabía que los reporteros solo incrementarían ese caos... esto era como la novela, era un puto Yonkers... era como estar en Raccon City o en Return of the Living Dead.

    -¡Quítamelo!- exclamo Raúl y Pedro se volteo percatándose de que Raúl estaba en el suelo y uno de esos zombis le tomaba el pie... y entonces noto que esa cosa "Se estaba comiendo a Raúl"

    -¡HIJA DE LA CHINGADA! -exclamo al mas puro estilo defeño y disparo volándole la cabeza a la criatura, levanto a Raúl y llevándolo del hombro se unió al Mayor Herman Heinz quien también iba herido de un hombro, pero no se veía tan mal.

    -¡Por aquí rápido!- exclamo el enorme Alemán mientras que Pedro y algunos oficiales le seguían.

    -Tranquilo hermano, te pondrás bien- dijo Pedro, pero Raúl se veía realmente mal.

    -Quiero ir a casa hermano -dijo mientras que veía su pie... esa cosa le arranco tanta carne que el hueso se veía -Que putada es morir así.

    -Cálmate... no te vas a morir, juro por Dios que te llevaremos a un hospital- dijo Pedro, pero las miradas de Raúl y la de Herman no eran tan positivas

    El grupo se marcho... y una cámara de televisión que milagrosamente seguía en función, transmitió en directo toda la masacre sin cortes mientras que un zombi miro la cámara fijamente y se acerco a ella, como reconociendo el objeto y dándole a la humanidad una vista directa de su enemigo... de su futuro.


    OUTBREAK

    Alexcei Da FirenzeAlexcei Da Firenze aquí esta el anexo, lo puse aquí y espero les pueda servir, como no conozco mucho de Alemania, no puse nombres, por lo que podría ser cualquier ciudad grande, lo de las noticias, podría ser de utilidad para otros más adelante ya que sería bueno que cámaras y reportajes se den a notar

    Esperare las directrices que nos des

    Para hacer una idea


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Poxet

    Poxet

    Registrado:
    24 Nov 2007
    Mensajes:
    421
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +183
    ((Me disculpo en primer lugar por la tardanza, espero que todo esté correcto con mi intro.))

    Un nuevo día, una nueva balsa repleta llega a las playas de Cádiz trayendo su invaluable cargamento de “diversidad cultural” fresco de Marruecos. Decir algo negativo al respecto era un suicidio social; era gente respetable. Lo único que hacían era aumentar la tasa de violaciones, hurtos, agresiones, un par de puntos nada más.
    Madrid era un espanto. Varias ciudades habían sido colmadas hasta su punto de quiebre de ellos, los pueblos cercanos y hasta los más periféricos comenzaban a sufrir los estragos de tener que soportar a una gente que traía de su tierra natal un conjunto de valores muy opuestos a los que se acostumbraban en España.
    Todo lo que Roberto podía hacer era observar cómo sus puntos acostumbrados de venta eran ocupados de la manera más descarada, cómo el lenguaje y los dialectos a los que estaba acostumbrados a oír en una zona fueron lenta pero inexorablemente reemplazados por un idioma ajeno al suyo.
    Las noticias, que observaba siempre desde la vidriera, solían pasar de tanto en tanto filmaciones de incidentes ocurridos en varias partes de la ciudad como también el resto del país; todo se derrumbaba y nadie parecía estar al tanto de ello.
    Y era en uno de esos días, justo frente al ventanal de un café, que llegaron a él las primeras voces heraldas del desastre.

    El bar no era muy concurrido y estaba en la zona en la que más solía trabajar. A pesar de su mal aspecto y su a veces incoherente forma de hablar el dueño del lugar lo recibía y gustoso aceptaba los euros que conseguía en el día con sus ventas. Éste día, sin embargo, no tenía suficiente para pedir siquiera una pequeña taza de café, así que se encontraba en la acera, observando desde fuera la serie de pantallas que había en una pared todas mostrando un cuadro de una imágen más grande. En ellas el reportero, cuyo rostro estaba por momentos dividido a la mitad entre dos pantallas, hablaba a las afuera de una iglesia cuyas puertas permanecían cerradas. No podía adivinar qué estaba diciendo, pero las demás personas dentro del establecimiento intercambiaban miradas y comentarios de desaprobación.

    “¿Habéis oído? parece que hay disturbios nuevamente”. Dijo una voz a espaldas de Roberto, que se dio vuelta justo cuando dos personas pasaban caminando a su lado.

    “Sí, no entiendo porqué seguimos recibiendo esa gentuza. Lo están arruinando todo”.

    “Mordidas, ¿se puede ser más salvaje? Y no sólo lo hacen a nuestra gente, hasta se los ha visto hincándose el diente entre ellos, ¿qué cojones les ocurre?”

    El hombre se quedó oyendo atentamente.

    “No lo entiendo, tío, créeme que no lo entiendo”.

    Así comenzó la jornada.
    No sabía, nadie sabía, que horas después, ese mismo día, las diferentes rutas de acceso a la isla donde se encuentra la ciudad de Cádiz se volverían pasillos de muerte y que los gaditanos serían ratones en un laberinto repleto de trampas listas para partirles el pescuezo de un golpe.


    -Ese mismo día, más tarde-


    Roberto se deslizaba silenciosamente por las calles más alejadas del centro de la ciudad. A lo lejos, y todo a su alrededor, se oían las sirenas de la policía local de la isla y también de los efectivos de la policía nacional y las unidades de intervención. Entre las sirenas, estruendos y bramidos por altavoz.
    Nada tenía sentido, el brote de incidentes fue de una violencia impensable, una metástasis de locura y desenfreno que se extendía por todo el país sin control.

    Las calles estaban abarrotadas de gente sumida en la más absoluta confusión. Los medios de comunicación esparcían el miedo así como las mordeduras y arañazos lo hacían con la enfermedad. Los previsores, los aterrados, los distraídos, los calmos, los vándalos y los que aprovechaban el caos para sumar su propia anarquía a la ya reinante, cada uno a su ritmo y cuando lo consideraban juicioso abandonaron sus hogares, sus comercios, sus trabajos y su modo de vivir; todos a su debido tiempo, pero todos tarde.
    Roberto corría como su cuerpo le permitía, junto a él otras personas también lo hacían, huyendo aterradas sin saber de qué. El hombre cargaba su mochila con un montón de chucherías que había acumulado a lo largo del tiempo, en su bolsillo llevaba un teléfono celular que se volvió inútil pocos minutos después del pico de incidentes que parecía envolver a toda España y Europa. El transporte público colapsó igual de rápido, y los automóviles se encontraban aparcados uno detrás del otro, algunos abandonados, otros aún con sus conductores dentro, incapaces de abandonar la rutina de toda una vida pensando ingenuamente que el tráfico avanzaría tarde o temprano.
    El artesano pasaba entre ellos y, a los tropezones, intentaba pasar a otras personas, algunas de las cuales se subían a los vehículos sin cuidado, pasando por encima de los techos y dejando abolladuras en los capots.
    La marea humana se desplazaba como un cardumen hacia la dirección donde estaban las rutas de acceso a Cádiz. Y allí, donde la acumulación de gente era aún mayor, pudo Roberto ver el horror real de lo que estaba sucediendo.

    A la distancia había una gran multitud. Ante ellos Roberto podía identificar una línea de infantería de la policía nacional y la autónoma de Cádiz. Los hombres estaban totalmente ataviados con su equipo anti-disturbios, a sus espaldas había otros efectivos con escopetas y lanzagranadas. Más atrás camiones hidrantes y motocicletas esperaban atentamente.
    Los oficiales del frente se encontraban hombro con hombro, sus escudos formando una barrera de plástico. Algunos hombres mantenían ambas manos en aquella protección, otros tenían una cerca de sus batones. La multitud que se encontraba ante ellos se encontraba desorientada y Roberto pudo ver con horror cómo algunas de las personas agredían sin razón a otras con una brutalidad temible.
    Un oficial más atrás, comunicador en mano, dio una señal y los hombres de la primera línea comenzaron a avanzar sobre la muchedumbre golpeando sus escudos unos con otros al unísono con sus pasos con una coordinación impecable. La mayoría de la gente se apartaba pero otros, los heridos, curiosamente, se mantenían allí, desafiantes. Uno de ellos avanzó hasta la línea e intentó tomar un escudo antidisturbios por su borde pero fue recibido por una andada de bastonazos, aún así no retrocedía. Luego de unos momentos los bastonazos fueron acompañados por gas pimienta, aplicado directamente en su rostro… tampoco fue efectivo. El hombre abría su boca y parecía dar alaridos mientras forcejeaba con el oficial, su cara ahora pintada de rojo por el gas pimienta.
    Otros se unieron a la trifulca, todos en la misma actitud. La línea de policías aguantaba y daba golpes a diestra y siniestra sin conseguir amedrentar al grupo que comenzaba a acumularse. Los batones dieron paso al gas pimienta, el gas pimienta a los sacos disparados por las escopetas que hacían trastabillar a los atacantes pero no retroceder; a los escopetazos siguieron luego el gas lacrimógeno y los potentes chorros de agua.
    Todo era inútil.

    “Coño…” murmuró Roberto, “coño, coño, coño”.

    Apartó su mirada de lo que estaba ocurriendo. No entendía bien qué estaba pasando, y no tenía deseos de averiguarlo. El hombre corrió en dirección contraria, luchando contra una marea de personas que sólo querían abandonar la ciudad cuanto antes. Subió al capot de un auto abandonado para desplazarse más fácilmente, lo mismo hacían muchas otras personas. Se volteó momentáneamente para ver a la barrera de escudos abrirse por un segundo, ver a un oficial tomar a uno de los atacantes y llevarlo detrás de la primera línea. Metros más atrás había otros manifestantes, sangraban profusamente por varias heridas pero eso no detenía su locura y su agresividad. Varios oficiales los retenían contra el suelo e intentaban colocarles las esposas. Algunos eran demasiado fuertes incluso para tres o cuatro hombres y debían apartar con sus bastones los manotazos dirigidos a sus cascos, chalecos o cualquier superficie de la que podrían aferrarse.
    En otra parte no menos de seis oficiales descargaban sus golpes sobre un hombre bañado en gas pimienta, cuatro veces cayó al suelo y las cuatro se levantó.
    Persona aterrorizada, atacante, era obvio que a esas alturas no había diferencia a ojos de la policía.

    Los camiones hidrantes lanzaron otra vez potentes chorros de agua. Uno de ellos golpeó de lleno en el pecho de uno de los atacantes que voló de espaldas y su cabeza golpeó justo en el borde de la vereda. Ese fue el único que no se levantó.
    La línea de infantería comenzó a flaquear mientras que las personas que intentaban atacarlos seguían como si recién hubiera comenzado la lucha.

    “Ésto se ha ido a la mierda…”
     
  9. Autor
    Alexcei Da Firenze

    Alexcei Da Firenze El más mejor, ¿No?

    Registrado:
    5 Dic 2012
    Mensajes:
    33
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +30

    • [03 de Septiembrede 2018]

      Ministerio federal de defensa


      Expediente 145.08.18 – Alto secreto.

      Superior directo: Ursula von der Leyen – Ministra de defensa.

      Grupo de investigación X23 a cargo de Otto Blomberg. (Microbiólogo especializado en Virología – 27 años de servicio).


      El 25 de Julio en Jerusalem ha sucedido un extraño caso de violencia. Un sujeto atacó a otro sin motivo alguno en un aberrante acto caníbal, autoridades de la zona abatieron al sujeto horas después luego de algunas bajas más. Describen violencia y fuerza extremas, resistencia, si no inmunidad, al dolor y ningún signo de fatiga. El cuerpo del sujeto fue puesto bajo custodia, la prensa fue totalmente silenciada.

      El 27 de julio en Nueva york se presenta un caso similar, una mujer ataca sin motivo aparente con extrema violencia, la gran cantidad de población provocó un número mayor de víctimas, policías de la zona lograron controlar la situación rápidamente. La noticia se expresó como uno de los muchos tiroteos que ocurren en territorio estadounidense diariamente, la prensa no hizo mayor hincapié. Los cuerpos fueron puestos bajo custodia.

      El mismo día se presenta un caso más en Francia y en Italia, circunstancias similares, se tratan como casos aislados sujetos a investigación.

      Podemos decir que los respectivos países han tratado este tema con prontitud. Se expuso el caso en una burda pero eficiente reunión de las Naciones unidas y rápidamente se delegó a la OMS la investigación de los cuerpos retenidos. Los humanos son violentos por naturaleza, pero sabemos reconocer la violencia regular de lo puramente caótico. Alemania ha sido designado como punto de control y ente investigador, no han sido reportados casos en el país.


    • [06 de Septiembre de 2018]

      Ministerio federal de defensa


      Expediente 145.08.18 – Alto secreto.

      Superior directo: Ursula von der Leyen – Ministra de defensa.

      Grupo de investigación X23 a cargo de Otto Blomberg. (Microbiólogo especializado en Virología – 27 años de servicio).


      Los cuerpos recibidos muestran signos de descomposición completamente normales. La autopsia realizada a los sujetos que iniciaron los ataques no arroja ningún resultado sobre la causa de su comportamiento, órganos en estado regular ante mortem. Sin embargo, hay una particularidad en todos ellos. Células cancerígenas presentes en sangre, no se haya metástasis. No se ha logrado determinar el tipo de cáncer. Se descarta leucemia. Estados unidos ha pedido se transporte en condiciones los cuerpos del ataque en su país, apoyan con investigación alterna.

      Se nombra a los primeros atacantes como Agentes A y las victimas del ataque Agentes X. menciones siguientes en este expediente están referidos así.

      Análisis minucioso al cerebro de los Agentes A revela daño severo a la amigdala, podría explicar la insensibilidad de los Agentes al dolor debito a altas cargas de Adrenalina o Dopamina. Imposible estudiar más, cerebros dañados debido a intervención de armas de fuego. Algunos agentes Z presentan condiciones similares pero en mucha menor medida.


    • [25 de Septiembre de 2018]

      Ministerio federal de defensa


      Expediente 145.08.18– Alto secreto.

      Superior directo: Ursula von der Leyen – Ministra de defensa.

      Grupo de investigación X23 a cargo de Otto Blomberg. (Microbiólogo especializado en Virología – 27 años de servicio).


      Se han recibido para estudio alrededor de 30 agentes Z más. Potencial virus puede ser la causa. Estudios iniciales aun no arrojan resultados, imposibilidad para determinar si se trata de un patógeno. Imposibilidad de determinar si se trata de una reacción artificial o natural.

      [Actualización 26 de septiembre de 2018]

      Grupo de investigación completamente desconcertado, dos de los agentes Z iniciales han mostrado signos de actividad muscular, se han mantenido bajo observación en ambiente frio para retrasar descomposición. Se ordena estudio para determinar actividad cerebral. No concuerda con heridas mortales en los cuerpos.

      [Actualización 27 de septiembre de 2018]

      Confirmada actividad cerebral, sin embargo, no hay pulso sanguíneo ni función cardiaca. Agentes Z totalmente conscientes, aislados en condiciones de frio constante. No demuestran capacidad para comunicación, se ordena tratar como occiso hasta nuevo aviso.

      [Actualización 28 de septiembre de 2018]

      Extremo cuidado y observación constante sobre agentes Z activos, investigador atacado durante toma de muestra de sangre, no hay lesiones graves. Estados unidos reporta Agentes Z activos. Extremar precauciones. Estudios sobre agentes z inactivos revela necrosis total sobre lóbulos occipital y temporal, los lóbulos parietal y frontal muestran daños parciales.

      Hipótesis del caso:

      Sujetos infectados han revelado células cancerígenas en torrente sanguíneo, no se aprecia compromiso de órganos. El daño se refleja directamente sobre el cerebro del sujeto. Todos revelan daño progresivo en este, hasta la fecha se evidencia destrucción total y parcial de los lóbulos tal y como se explica anteriormente. Al comparar con los agentes Z activos se concluye que la inmunidad al dolor se debe a un daño parcial en el lóbulo parietal, agentes Z aun capaces de percibir sonidos, se supone incapacidad visual debido a daño total de lóbulo occipital, incapacidad de comunicación debido a daño total del lóbulo temporal.


    • [15 de Octubre de 2018]

      Ministerio federal de defensa


      Expediente 145.08.18 AKA Solanum – Alto secreto.

      Superior directo: Ursula von der Leyen – Ministra de defensa.

      Grupo de investigación X23 a cargo de Otto Blomberg. (Microbiólogo especializado en Virología – 27 años de servicio).


      Se nombra al virus Solanum. Alusión de obras de ciencia ficción sobre criaturas que regresan de la muerte. Signos y capacidades coincidentes con dichas obras.

      Investigación estancada. Agentes Z se han activado y no han llegado más cuerpos sujetos de estudio por parte de las naciones. Se reporta incremento de casos, cada nación bajo acuerdo determina analizar directamente tras haber compartido los avances aquí logrados.

      [Actualización 20 de Octubre de 2018]

      Debido a pausa en la investigación se decide continuar con los análisis de los cuerpos en posesión. Agentes Z activos aun en aislamiento, se toman medidas para tomar muestras de sangre. Agresión constante, sin embargo, el ambiente de control mantiene sus movimientos controlados.

      El doctor Blomberg descubre, en un cerebro extraído hace un mes de un Agente Z inactivo cultivo importante de células de origen desconocido. Capacidades similares a células halladas en profundidades marinas. Capacidad de respiración anaerobia, reproducción acelerada en tejido necrótico. Se desconoce reacción en tejido vivo.

      [Actualización 23 de octubre de 2018]

      Nota personal Dr. Otto Blomberg. Virologo.

      Cierro el expediente con algo no tan parco, frío. Hemos tratado este caso con pasión y miedo. Cada descubrimiento por pequeño que fuese nos acercaba a la verdad, nos acercaba a la posibilidad de ayudar a la humanidad con lo que ya nos ha caído encima. El gobierno ha ordenado pausar de forma indefinida la investigación, aun no sabemos si es un patógeno o una reacción artificial a un medicamento creado por el hombre.

      El mundo está comenzando a colapsar, las masas aun no lo saben, las noticias apenas los tratan como ataques sin sentido de una posible organización terrorista, otros, piensan que se trata de una mutación genética, aíslan los casos tanto como pueden para evitar el caos general y es comprensible, pero nosotros, quienes hemos visto a los agentes, quienes hemos analizado su sangre, sus cerebros, sus comportamientos sabemos que no hay marcha atrás. No tengo mas recursos para trabajar, solo mis últimas observaciones antes de que el acceso a este centro de investigación sea imposible, eso hasta que las fuerzas armadas logren contener este caos, si es que lo logran.

      Los seres a los que nos enfrentamos han dejado de ser humanos, esto que voy a decir no está más que basado en una serie de estudios y conjeturas por lo que tan solo la mitad de la información es verídica, pero es mejor eso a estar a ciegas, ¿No?

      Llamémoslos zombis, así lo hemos hecho durante generaciones, después de todo no hay mejor descripción que esa, seres que no deberían estar vivos pero que lo hacen, seres con ansia de muerte. Es importante que recapitulemos que pueden hacer, con que cuentan.


      • Su cerebro está dañado a tal punto que no pueden ver ni sentir (en cuanto al tacto, me refiero), pero pueden escuchar, incluso he llegado a pensar que mucho mejor que un humano normal. No pueden comunicarse, pero sin duda tienen capacidades motoras.
      • No tienen función cardiaca, por ende, no hay transporte de oxigeno a ninguna parte del cuerpo, no respiran, no se ahogan, no pueden ser envenenados, ni sedados. En su cerebro, y en casi cualquier órgano y músculo que tuve la posibilidad de estudiar, hay presencia de células anaerobias, organismos que no necesitan oxigeno para realizar ninguno de sus procesos respiratorios y reproductivos, y parece que tienen la capacidad para controlar el funcionamiento nervioso del cuerpo sin, claramente, los limitantes humanos, ¿Son estos los nuevos super héroes?
      • El método de contagio es, sin temor a equivocarme, por contacto sanguíneo. Cualquier herida abierta es capaz de transportar estas células al cerebro donde se alojan y comienzan a reproducirse. No conseguí determinar el proceso de invasión en tejido vivo, pero gracias a su capacidad para reproducirse en tejido necrótico solo necesitan esperar. Desconozco si el organismo puede desplazarse por el aire, o en el agua que tomamos, o en las cosas que comemos. Podríamos estar infectados sin siquiera saberlo, pero el hecho de que ninguno de los vivos seamos uno de estos zombis me da confianza para decir que, aunque estemos infectados, se requiere que el huésped esté muerto para que este virus actúe en su máxima capacidad.

      Con esto cierro mis consideraciones. Volveré a los expedientes una vez tenga acceso a ellos nuevamente. Para terminar, ¿Qué tal una de esas frases de película?

      Que dios nos ayude.


      [Entrada final. Expediente 145.08.18 AKA Solanum cerrado hasta nueva orden]

    _____________________________________________________________________________________

    Bueno chicos, finalmente continuamos. Este post es más que nada hecho en Off. Es para que conozcan las concepciones iniciales del virus, como actúa, que pueden y que no pueden hacer los zombis. A partir de aquí continuamos con el capitulo 0, aun no acaba, aun no acaba. Recuerden que todos estamos en Alemania.

    IMPORTANTE
    • Voy a dividirlos en grupos. Eso significa que ustedes estarán cerca los unos de los otros y si así lo quieren pueden encontrarse e incluso formar un grupo. Recuerden que la decisión es suya.

      Gabe - LeiZero - LeBunny [Grupo 1]
      Liv - Master Weasel - Poxet - Yo [Grupo 2]

      Si alguno de los que falta pone su intro no hay problema, le indicaré que debe hacer y cual será su grupo.
    • Para los que tienen armas de fuego. Deben perder sus armas dentro de los siguientes 2-3 post que hagan. Al terminar el capitulo 0 ninguno de nosotros va a tener armas de fuego. Solo está permitido llevar armas blancas (Cuchillos, machetes de carnicería, hachas de incendios) u objetos contundentes (Palos, sartenes, tubos, llaves inglesas, etc.).
    • Aún no haremos el uso de los dados por lo que en estos post pueden matar a tantos zombis como crean que sus personajes sean capaces de hacerlo. ¡Diviértanse!

    GabeGabe LeiZeroLeiZero Liv MooreLiv Moore Master WeaselMaster Weasel PoxetPoxet BeckBeck LeBunnyLeBunny HaiiroHaiiro Natasha AllegriNatasha Allegri

    Cualquier duda, tienen el chat del rol.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  10. Gabe

    Gabe Moderador

    Registrado:
    17 Mar 2005
    Mensajes:
    23,606
    Temas:
    792
    Calificaciones:
    +5,620
    Pongo esto por lo mientras

    Outbreak

    Pedro llevaba a Raúl del hombro mientras que Herman les abría el paso, pero era notorio que ya estaba enfermando...

    -¿Raúl? Hey hermano, estas demasiado sudado- dijo Pedro, Raúl le miro y Pedro noto que el chico tenía los ojos rojizos, aparte de que las venas se le resaltaban.

    -Debemos... descansar- dijo Herman mientras que se colocaban en las cercanías de una Clínica particular, Pedro dejo a Raúl apoyado en un muro mientras que iba a con Herman.

    -¿Cual es el Plan?- dijo Pedro, Herman saco una libreta

    -Hay... una avanzada de la Interpol en Berlín… cerca de la puerta de Brandemburgo… Dios... como pica...- dijo mientras que se sujetaba el hombro, Pedro le vio y noto la herida -Escucha, debes de ir allí y entregar la Tableta... que te dio... el Capitán De Gaulle... hay información... importante... de Solanum.

    -¿Solanum? No me jodas ¿Es real que existe esa cosa? ¡Es de una novela!- dijo asustado Pedro y noto que Herman se apoyo en el muro y se sentó dejándose caer -¡Espera, iré a la Clínica! Debe de haber algo con que ayudarles

    -Si... te esperare... pero... si notas que estamos... "Diferentes"... no dudes en Matarnos- dijo Herman, Pedro asintió mientras que iba a la Clínica.

    Adentro de la Clínica.

    Pedro buscaba medicinas, penicilina, anestésicos, todo lo que le fuera necesario... al empezar a meter lo que encontraba en sus bolsas... y noto con temor algo.

    -Dos Cargadores- eso era todo lo que tenia para su H&K, mas los dos cargadores para la glock y aunque tenia aun Las cargas de la .45

    Suspiro mientras que seguía cargando las medicinas
    .

    ¡RATATATATATATATATA!

    El sonido de los disparos le llamo la atención y salió corriendo...

    -¡NO!- Exclamo al ver a Herman siendo devorado por varios zombis... y uno de ellos era Raúl

    -¡MALDICION!- exclamo totalmente iracundo y empezó a disparar.

    Mas Zombis venían.

    Pedro empezó a retroceder mientras que cambiaba de cargador... siguió disparando a la horda que se le venía... acabo con el cartucho y lo cambio... al fin logro acabar con la Horda... y noto aterrado que se había acabado los cargadores del Fusil, se lo colgó a la espalda ya que sabía que si llegaba a Berlín podría quizás recargar

    Saco la glock y sabía que solo dos cargadores no eran de utilidad, tomo igual un tubo y solo alcanzo a dar una despedida a sus fallecidos compañeros.

    -Debo de ir a Berlín- dijo mientras que también analizaba el revisar la Tableta, pero debía de encontrar un lugar tranquilo, ya que se escuchaban gritos, disparos y aullidos... sabía que pronto vendrían más zombis.

    CONTINUARA

    De momento es lo que tengo, Pedro ya se acabo la munición del Fusil, ya tengo planeado en que partes se acabara la munición de las pistolas (de momento) pero igual que los de Outbreak, el estará armando Armas de contusión Hechizas Mezclando Tubos con Trozos de concreto

    Alexcei Da FirenzeAlexcei Da Firenze LeiZeroLeiZero LeBunnyLeBunny
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11. Natasha Allegri

    Natasha Allegri

    Registrado:
    14 Sep 2013
    Mensajes:
    355
    Temas:
    37
    Calificaciones:
    +216
    Bien, lamento la tardanza....


    Era la mañana de aquel día 11 de Noviembre, nada especial esa fecha, Damian abría su carnicería ubicada en las afueras de la ciudad de Berlín donde se daba el turismo y habitaban algunas casas dispersas por la zona boscosa. La clientela no era mucha pero bastaba para sustentar su negocio y su forma de vida solitaria, aparte de eso se mantenía como instructor en una escuela de paso de tiro al plato.

    Su día empezaba bien, o normal; los clientes pedían su producto y él cortaba con cierta destreza los pedazos de carne, la familia vecina ubicada a unos 200 metros de su casa y local llegaban por su producto pero la madre se mantenía muy nerviosa.

    -Has visto las noticias últimamente Damian?. Decía con nerviosismo en su voz.

    -No, por lo general no veo las noticias, no me interesan mucho.

    -Es horrible, personas atacando sin motivo alguno a otras, parece una pesadilla.


    La señora mostraba a través de su celular las imágenes y videos de los noticiarios, eran como escenas de alguna película de terror slasher, Damian no pudo ocultar su preocupación pero tampoco dejaba que eso lo mantuviera nervioso, suponía que sería un caso aislado y que las autoridades se encargarían, nada especial ocurría en ese lugar, por eso lo eligió como su hogar.

    -Es terrible, pero sera mejor estar solo alertas, creo que las autoridades lo arreglaran, si es que ya lo arreglaron incluso. No se preocupe. La señora tomó su pedido y se fue aparentando mas alivio pero la verdad es que aun tenía miedo.

    Tras llegada la tarde Damian fue a su trabajo como instructor, era otro día normal, osea uno frustrante. La llegada de turistas de la zona albergaba a personas con poco entendimiento y paciencia, no obedecían las instrucciones de su instructor y se molestaban por no acertar el tiro al plato; mas de una vez a ocurrido accidentes donde alguna persona termina herida por el descuido de una de estas personas, aun así la paga era buena y le daban acceso cada quisiera a Damian para entretenerse con las instalaciones.

    En una de esas clases, una vieja pareja de estadounidenses regordetes que no eran capaces de sostener bien el arma hacían un escándalo por no acertar los tiros culpándolo y acusando de timadores a la escuela de paso. No les prestaban importancia, nadie lo hacía. Todas o la gran mayoría estaban muy atentos a sus móviles de pantalla viendo las noticias, era una sensación rara entre miedo e incertidumbre, como si un lobo estuviera al acecho.

    Era la misma noticia que la vecina comentaba en la mañana, esta vez era en Alemania, cerca de Berlin. Al terminar su horario de instrucción, Damian estaba muy nervioso por las noticias, no quería ver la tele o las redes por temor a que su miedo incrementara, en lugar de eso pensó en las diferentes circunstancias que podrían ocurrir en su zona, era un bosque en su mayoría así que habría pocas personas con las que lidiar en caso de una evacuación, por tal motivo si las cosas se pusieran graves sería fácil salir de ahí, ademas las autoridades de Berlín son muy capaces, puede que para mañana ya todo estuviera controlado.

    La noche recaía mas y Damian fue adormir esperando que todo estaría mejor para mañana, sin embargo, antes de acostarse cerró con doble remache sus puertas y ventanas, preparó su escopeta olympia de doble cañón lista y recargada por cualquier contingencia.



    Era la mañana del 12 de Noviembre. Tras el susto de ayer Damian despertaba con más calma, estaba seguro de que ya todo estaba mejor y que solo fue víctima de paranoia colectiva, incluso reía de si mismo por sentirse tan idiota por cerrar toda la casa como si fuera a refugiarse. Fue a cenar algo y a guardar su escopeta que con tanta preocupación preparó por si acaso. Estaba por abrir su carnicería cuando un golpe fuerte fue dado a las persianas de seguridad. Esto lo asustó y grito furioso al ver que entraba la sombra de dos pies de una persona fuera de la tienda.

    -Oiga, con una mierda, espere a que abra!.

    Tras el grito se escuchaban unos jadeos algo extraños, pareciera ser un vagabundo o algún loco que solo buscaba llamar la atención. Un segundo golpe y otro mas seguido de varios golpes entre puñetazos y patadas daban a la cortina que colmaron su paciencia. Con rapidez alzó la cortina y sin vio a una joven rubia de aspecto horrendo, su ropa desgarrada y ensangrentada, con varias heridas graves y lo peor era ver su boca sin rastro de sus labios, era como si ella misma se los hubiese arrancado a mordidas. Sus ojos mostraban un rojo muy fuerte y su cabello bañado en sangre.

    La cortina estaba arriba pero aun quedaba una perta de cristal que rápidamente abrió para tratar de ayudarla, pensó instintivamente que algún animal salvaje como un lobo u oso la atacó pero algo dentro de él le decía que era una muy mala idea abrirle, así lo fue. La chica no esperó a que abriera por completo la puerta y se lanzó encima de él rompiendo el cristal, los vidrios salieron volando y repartidos en el suelo mientras Damian luchaba con esa chica que parecía querer arrancarle la cara a mordidas. Sus manos cubrían su cuello con la esperanza de ahorcarla y sofocarla pero no pasaba nada, no parecía que respirara a pesar de gritar y gruñir.

    En la desesperación tomó un pedazo de vidrio que clavó en el ojo de su atacante con cuidado de no cortarse. Esto solo le dejó arrojarla de encima; la mujer llena de heridas poco le dio importancia a su ojo, Damian trataba de calmarla gritando que se apartara pero era como una salvaje sin entendimiento alguno. Se abalanzó tras él de vuelta y corrió tras la repisa y tomó un cuchillo de carnicero que uso para clavarlo justo en cabeza, con esto la mujer dio un leve suspiro y cayó de lado con la boca y sus ojos abiertos.

    El shock del momento lo mantuvo inmóvil, nunca había matado a alguien y a pesar de ser en defensa propia no podía aun procesarlo. En su mente estaba la idea de darle racionamiento a lo ocurrido. ¨Debió ser alguna chica que se metió un cóctel de drogas fuertes, los jóvenes suelen hacer eso en el bosque a veces, puede que sea esa droga llamada polvo de mono que hace que actúen tan raro¨. ¨Tal vez solo estaba asustada por un encuentro con algún animal salvaje¨. Su mente se negaba a relacionar esto con las noticias de ayer, se negaba, no aceptaba que esa pesadilla lo había alcanzado ya, pero era verdad.

    Un disparo a lo lejos, era la familia de a lado, en seguida cerró la cortina sacando el cuerpo antes. Tomó su teléfono y llamó a los vecinos, la madre había disparado contra su esposo que la había mordido y pretendía herir a sus propios hijos, no tuvo elección, pedía auxilio, no sabía que pasaba o que hacer. Damian solo dijo:

    -Cierra tus puertas y ventanas, procura tener suficientes víveres a la mano, toma tu arma y tus municiones, luego . . . .

    -Luego que?.

    -Luego sal de tu casa y despídete de tus hijos.

    -Que estupideces dices?!.
    Gritó furiosa y sorprendida la llorosa mujer.

    -Mira el cuerpo de tu esposo, tiene mordidas no es así?. Y te acaba de morder, no soy doctor ni nada parecido pero sé que esta cosa es una especie de rabia y las mordidas parecen ser el medio de contagio, yo, yo también acabo de ser atacado.


    -Y fuiste mordido?.


    -No, pero no te consta, o si?. Lo que digo que ahora lo mejor que puedes hacer si quieres mantener seguros a tus hijos es encerrarlos y quedarte fuera de su alcance, tal vez en el techo, si me equivoco podrías estar bien y no pasarte nada así estarías segura de esas cosas y mantendrías comunicación con tus hijos, pero si no, es mejor que cuando te vuelvas salvaje no puedas entrar a tu casa. Lo siento, es lo mejor que se me ocurre.

    Tras unos minutos de discusiones la mujer aceptaba la realidad de las cosas, se fue al techo y encerró a sus hijos. Damian también estaba resignado, lo mejor que podía hacer era refugiarse y esperar a que ver que indicaciones daba el gobierno, pero tenía el presentimiento de que tal vez para evitar el caos dirían cosas de mantenerse en calma y que todo estaba bajo control. Lo único que podría hacer era refugiarse bien y mantenerse provisto de su carnicería y su escopeta.




    Un poco tarde pero ya está mi intro, ahora a esperar las indicaciones Alexcei Da FirenzeAlexcei Da Firenze
     
  12. dany21041999

    dany21041999

    Registrado:
    9 Jun 2014
    Mensajes:
    81
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +69
    Día 0:

    Desde que vine a Alemania debido a mi licenciatura los días transcurren más tranquilos, tiempo atras me negaba a venir acá gracias a la fama historica, sin embargo ahora que ha trancurrido un año me doy cuenta de la venda que tenía en los ojos, algo que debo destacar es su conciencia ecológica, gracias a ella me desplazo a mi Campus en bicicleta, vivo solo, debo mantener mis gastos al minimo. Aparco mi bicicleta en el area para ello, ya era ligeramente tarde para varear asi que corrí a mi salón con la esperanza de aún poder tomar la clase, todos llevaban puestos cubrebocas por la terrible epidemía de la nueva enfermedad desconosida, (yo por mi parte, llevaba una sudadera de esqueleto, unos pantalones negros, botas negras y un paraguas, ya que no quería acabar contagiarme por algo tan tonto como el clima)
    La clase transcurrió ligeramente aburrida, de no ser por la lluvia o mejor dicho por la tormenta me ubiera ido de ahí inmediatamente, pero tuve que esperar, ya que ninguno de mis amigos pasaba por donde residía.

    Grave error.

    Todo paso tan rápido, la desesperación, el olor a muerte, la sangre por todas partes, ver a mis amigos siendo devorados vivos, no pude más que correr, me escondí en el taller de dibujo, para mi desgracia no estaba solo dentro un sobreviviente trato de estrangularme usando u alambre el cual por el forcejeo logro hacerme una herida, yo siempre cargo conmigo una de esas linternas que funcionan como teaser por seguridad, así que ese fue el momento para usarla, mi agresor calló al suelo por unos instantes liberandome así, pero en un movimento rapido logro atarme las muñecas contra mi espalda, lo mismo que con mi cuello, la fricción continua logro hacer cortes, corrí de reversa logrando chocar contra una mesa, nuevamente era libre, busque mi arma y amenazé al sujeto, gracias a que pude intimidarlo un poco logré huir dejando la puerta abierta, corrí lo más rápido que pude a la enfermería, gracias a la puerta abierta, pude antrincherarme ahí, bloqueé la entrada, para poder tratar mis heridas, fue horrible, tocarlas en sí era doloroso, pero aún así pude detener el sangrado y aplicarme unos vendajes, vacie mi mochila de libros, para poder llenarla de medicina y material de primeros auxilios, tengo suerte de estar vivo, sin embargo no me percate de mi "acompañante" el cadaver de una enfermera, eso explica la puerta abierta, aparentemente había sido asesinada por una puñalada en el cuello, parece que su homicida tuvo prisa pues se dejo el filo olvidado.

    -Por muy mal que paresca, lo necesito, perdonemé por esto-

    Traté de sacarlo pero estaba muy bien atorado, es inutil, rompí en llanto, sé perfectamente qué está pasando, de alguna manera fantaseamos con que algo así pasará, sin embargo... -Oh my... mi familia- ; pase tiempo llorando en esa pequeña habitación a lado del cadaver.

    -Bien, no tiene caso llorar, tengo la esperanza que sigan con vida, no tiene caso hablar, las lineas deben de estar saturadas, sino ellos ubieran hecho lo mismo- Respiré hondo -Sólo calmaté y despues nos preocupamos de eso, ahora centraté en salir y buscar un lugar seguro... ja, como quisiera en parte que mis amigos estuvieran aquí... ¡No, deja de pensar en eso!, ¡Centrate en hacer un plan!-

    Empecé a caminar al rededor hasta que tomé mi estuchera y una libreta pequeña para con mi pluma fuente hacer un mapa improbisado de mi Facultad

    -Bueno, por lo menos tengo algo. Bien, estoy aquí... así que el estacionamiento no debe estar lejos-

    Se me vino una idea a la cabeza mientras miraba a la mujer que yacía en el suelo, comence a esculcar sus bolsillos

    -Perdoneme por esto... ¡Aja!- Encontre las llaves de su auto -Perfecto, ahora sólo necesito una distracción-

    Tuvé otra idea aún más descabellada y enferma
    -Pero es lo unico que se me ocurre.
    Perdonemé por esto-

    Con un fuerte pisotón pude desencajar el cuchillo y quebrar su cuello, una vez el cuchillo libre sólo complete el trabajo.
    Guarde todo en mi mochila y bolsillos, a excepción de la cabeza, el cuchillo y el triste intenton de mapa, me logre escabullir fuera de la enfermería, ocultandome de cada "Zombie" que viera, despues de todo no sabía su comportamiento, a urtadillas, en silencio, con el corazón el la boca y la moral violada logré entrar al estacionamiento, me alegre al no ver casi zombies ahí.

    -Mierda... ¿Cuál es su carro?-

    Y mi felicidad llego a su fin.
    La unica manera de encontrarlo era activando la alarma.

    -¿Qué hago? ¿Qué hago? ¿Qué hago?.
    Ya sé- Me escondí debajo del carro en donde pudiera ver todo el estacionamiento de una mirada, una vez ahí active la alarma, rápidamente aquel carro se rodeo de ellos, no dejaban de sacudirlo, hasta que paro.

    Bien, ya sabía en donde estaba, ahora sólo queda esperar a que se dispercen. Espere por lo menos media hora, lo cual me permitio estudiarlos de cerca. Arrojaba piedras de vez en cuando a ver si las seguían, al principio, las arrojaba con intención de aparentar que algo de escabullía en esa dirección, pero poco a poco fui siendo menos discreto y se las arrojaba directamente, no parecen sentir dolor.

    Una vez tuve suficiente espacio, repté de carro en carró hasta llegar al propio, subí lo más rápido que pude pero hice ruido al arrancar, rápidamente se acercaban, puse los seguros y el cinturon de seguridad.

    -¡Mierda! ¡No sé conducir!- Por suerte el carro era automatico. Rápidamente pise reversa atropellando a varios infectados, pude acoplarme, aunque dificilmente, pisé reversa otra vez para tomar impulso.

    -Ahora ¡Acelera!- Derribe la puerta seguido di varias vueltas a la cuadra para lograr perderlos, en una de ellas les arroje la cabeza decapitada y logré hacer que se me dejaran de seguir, aproveche esos momentos para huir lo más lejos de ahí, a donde el camino y la gasolina me lo permitieran.

    -Perdon, sólo espero que mi familia esté bien y poder sobrevivir a este infierno- En esos momentos logré recordar las veces que mi padre me enseñaba a conducir, de las veces que casi chocaba...

    -Gracias, papá, pudé vivir un día más-

    No pude evitarlo, sólo llorar y huir, huir de la escuela, huir del caos, huir del peligro, huir de la muerte.
     
  13. LeBunny

    LeBunny

    Registrado:
    19 Ago 2018
    Mensajes:
    5
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +5
    205167-1-1-1.jpg Chloris Schwarz

    Me encontraba en mi apartamento. Vivía sola por lo que tampoco era excesivamente grande. Aún sentía un poco de pánico por la situación quw viví en el metro. Me causó fuertes pesadillas y miedo a salir a la calle.

    *Suena el timbre de abajo* Quién sería me preguntaba, pero fui a responder al telefonillo. - Si, ¿quién es? - Contestaron que eran del supermercado y traían mi compra, ya ni me acordaba. Quité los cerrojos y esperé a que subiesen.

    *Llaman a la puerta con el puño* Me aseguro que no haya ningún peligro mirando por la mirilla y les abro. - Guten Abend. - Dejaron unas cuantas cajas que yo moví hasta la cocina y me despedí. - Viel Dank.

    Volví a colocar todos los cerrojos y me puse a ordenar un poco las cajas, compré muchas provisiones pero debía racionarlas. Busqué también cualquier objeto que pudiese servirme para mi defensa. Cogí dos cuchillos grandes y una sartén como posibles armas, incluso la escoba me serviría. Recordé que en el trastero tenía un cubo de basura metálico, la tapa podría serme útil como escudo.

    Llamé a la universidad y fingí estar enferma para cogerme unos días de baja y así no tener que ir al trabajo.

    Pasaban las horas, y yo solo observaba por la ventana, veía las noticias en el televisor y rezaba porque pudiese sobrevivir. Me fui a dormir, o a intentarlo al menos.

    Me desperté de golpe a las 4 de la mañana, un grito en la calle fue el causante de ello. Cogí la tapa por si acaso y me acerqué a la ventana, vivía en un tercer piso por lo que tampoco había demasiado peligro. Me asomé con cuidado y vi otro de esos monstruos, o como los llamaron en las noticias "enfermos peligrosos", estaba persiguiendo a un hombre. Me quedé observando hasta que escaparon de mi vista y me fui de nuevo a intentar dormir. Definitivamente no iba a salir.

    Fueron pasando los días y yo repetía mi misma rutina de observación e intento de distraerme. La buena noticia era que no volví a ver uno de esos monstruos desde mi ventana, solo gente normal e ignorante yendo de un sitio a otro. No sabía cuanto tiempo podría vivir así.
     
  14. Ichiinou

    Ichiinou Portadora de la luz

    Registrado:
    20 Ago 2016
    Mensajes:
    123
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +165
    Giorgina Marino

    Aquella tarde hacía frío, no era algo extraño en aquella parte de Hamburgo, por lo que Giorgina se había aprovisionado de un jersey gordito y unos pantalones con pelito por dentro. Ya había vuelto a la biblioteca después del descanso para la comida, por lo que se encontraba colocando algunas etiquetas a unos libros nuevos que acababan de llegarle.
    En aquella tarde había poca gente, estaban los habituales y un par de chicos más que parecía que venían por el wifi gratis. Aquello le hacía gracia a Giorgina, porque sería exactamente lo que ella haría de no tener wifi en casa, algo tan imprescindible para ella actualmente, para contactar con muchos de sus conocidos, sobretodo amigos que había dejado atrás en su bella Italia.
    - ¡Gio! ¡Gio! -el pequeño Marcus se acercó a Giorgina alzando un libro entre sus manos- ¿crees que lo que pone en este libro pueda ser real? ¡Sería apasionante!
    Giorgina se fijó en el libro que llevaba el pequeño en las manos y pudo ver que se trataba de una de las primeras ediciones de "Apocalipsis Z", frunció el ceño.
    - No, dudo que eso pudiese ser real. ¿Acaso ves muertos caminando por las calles? No vale decir yo cuando vengo sin casi dormir al trabajo.
    El pequeño Marcus rió ante la broma de Giorgina, pero se puso serio de repente.
    - Mi mamá dice que hay señores atacando a otros señorse en las calles, lo vio a la mañana en la televisión y yo me acordé de este libro que había leído y pensé que a lo mejor.
    - Eso seguro que se debe a que a la humanidad se le está yendo la cabeza, pero Marcus, es imposible que eso pase.
    - ¿De verdad lo crees?
    - De verdad lo creo. Además en esta parte tan aburrida de la ciudad, ¿crees que iba a pasar algo tan emocionante? -dijo mientras le pellizcaba una mejilla al pequeño.
    - En eso tienes razón...
    - Y ahora deja ese libro que ya te has leído en su sitio y busca uno mejor, que ya nos están mirando aquellos dos estudiantes de allí -dijo señalando a dos chicos que les dedicaban una mirada acusadora- y no deberíamos estar de charloteo en una biblioteca -esta vez señaló el cartel de "se ruega silencio"- una bibliotecaria debe dar ejemplo. ¿No?
    Le guiñó un ojo al niño y este asintió enérgicamente, dirigiéndose a la zona en la que debía guardar el libro. Pero al poco volvió con las manos vacías.
    - De todos modos debo irme, hoy tengo el cumpleaños de un amigo y debo salir pronto o mi madre se enojará conmigo.
    - Pues espero que lo pases bien, ¡nos vemos, Marcus!
    Después de aquella breve conversación con su pequeño amigo, Giorgina volvió a su trabajo. Lo que más le aburría de eso era tener que etiquetar libros, además estaba etiquetando unas enciclopedias que eran aburridísimas, sobre animales marinos.
    La tarde transcurrió sin mayores cosas que destacar y tras echar a unos chicos que se negaban a dejar de estudiar aunque ya hubiesen pasado la hora de cierre, Giorgina decidió bajar la reja hasta casi el fondo y empezar a recoger un poco la biblioteca. Pretendía hacerlo en menos de media hora, para llegar relativamente temprano a casa, al menos a las diez de la noche.
    Estaba trastibillando con la fregona, ya que había bajado las luces y no veía demasiado bien, cuando escuchó un ruído en la verja de la entrada. Lo que la hizo girarse para ver que entraba alguien.
    - Marcus, menuda hora para venir, ¡ya hemos cerrado!
    El niño no contestó, simplemente siguió caminando hacia ella, de forma que Giorgina consideró torpe.
    - ¿Ocurre algo, Marcus? -dijo esta vez con un tono bien marcado de preocupación.
    Solo escuchó lo que parecía un gruñido procediente del chico. Y justo cuando pasó por debajo de uno de los focos que todavía permanecían encendidos, pudo ver algo que le heló la sangre por completo. El chico traía los ojos en blanco, la ropa completamente ensangrentada y se fijó en que le faltaba una mano y tenía varias heridas en el cuello.
    Era Marcus, estaba segura de que era el chico. Pero ahora, temía que ya no fuese él, que por dentro ya no estuviese su pequeño amigo.
    - Esto no puede estar ocurriendo.
    Alzó la fregona hacia el chico.
    - No des ni un paso más, Marcus o me veré obligada a defenderme.
    Giorgina empezó a arder interiormente, tenía mucho calor y su respiración era agitada. Estaba realmente asustada. Aquello parecía de lo que el niño le había hablado anteriormente, de lo que había visto en las noticias. Si tan solo hubiese prestado más atención a lo que decía...
    - Ni un paso más.
    El niño estaba a poco más de un metro de ella y ella ya no pudo contenerse más. Con toda la fuerza que sus regordetes brazos pudieron alcanzar a tener le asestó un golpe en la cabeza al que algún día había sido un niño y le estrelló contra el piso. Pero aparentemente no le había hecho mayor daño.

    Salió corriendo, por las escaleras de atrás para subir a su casa, que se encontraba justo encima de la biblioteca en la que trabajaba. En aquel momento no le preocupaba nada más que su superviviencia.
    Cerró la puerta de su casa tras de sí. Pasó el cerrojo con la cadena y se quedó sentada en el suelo, con la espalda contra la puerta.
    - Esto no puede estar ocurriendo. Ese crío era un puto... un puto... un puto...
    Escuchó el gruñido de Marcus al otro lado de la puerta.
    -... Zombie.
     
  15. dany21041999

    dany21041999

    Registrado:
    9 Jun 2014
    Mensajes:
    81
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +69
    Miranda

    Día 0:

    Un poco despues de haber huido me encontraba vagando por las calles, mientras el crepusculo hacía presencia tiñiendo de carmesí todo a su paso, no quería quedarme atascado en el trafico de las calles principales ya que estarían hechas un caos, escuche en la radio que las carreteras de salida estaban a vuelta de rueda, pero aun así estas eran las más seguras, ya que las fuerzas armadas intervenían para mantener a ralla a los "Enfermos peligrosos".

    -Yo le temo más a los vivos que a los muertos- suspiré como si mi cuerpo buscara la calma -Eso de seguro debe ser un caos, no quisiera quedarme atascado, estaría cavando mi propia tumba-.

    Le di una mordida a mi emparedado.
    -Aunque bueno, si sigo vagando sin rumbo acabaré con la gasolina- trague mi bocado -Y si no encuentro a alguien en quien confiar seré hombre muerto-.

    A la cuadra siguiente vi un hermoso lugar iluminado por la ausencia de luz y que ahora era reclamada por la oscuridad de la noche, parecía destacar de las demás construcciones, ¿O sólo es mi nostalgía que me engaña?.

    Decidí aparcar con sigilo, el lugar era ideal, después de todo. ¿Quién va a la biblioteca hoy en día?, no me malentiendan por favor. La situación parecía ideal, las posibilidades de que hallan infectados es muy poca, y si hay debe de ser un pequeño grupo por lo dicho anteriormente, además el horario nocturno aumentaba esa posibilidad, aunque me sorprende que aun no la hubieran cerrado.

    Procedí con precaución, baje mi mochila, tomé el cuchillo, entré al lugar con cuidado de no ser visto, parecía que mis sospechas eran ciertas. ¡¿Esta vacio?!.
    Cerré la puerta de entrada por precaución.
    -Bien al parecer me quedaré aquí- Pero aun así debería explorar y atrancar la reja.

    Cautelosamente me movía entre el laberinto de libreros.

    -¿Qué es esto?¡¿Sangre?!- aparentemente había una salpicadura de sangre a poca distancia del suelo en la pared.
    -¿Cómo llego ahí?, tal vez, una pelea, eso quiere decir... ¿No estoy solo?-

    Pero dicha mancha, puede ser por que alguien se dio un golpe, la distancia del piso a la pared sugiere que el sujeto calló y se golpeo, seguido note un camino de sangre.

    -Tal vez hubo un enfrentamiento y el herido siguió al agresor- Aun no sé bien el motivo, pero no descarto la posibilidad de tener compañía, debo seguir con precaución.

    Seguí el rastro hasta unas escaleras, bastante raro en una biblioteca, a lo lejos distinguí ruidos de golpes secos pero constantes.

    -...-

    Hasta que lo ví, un pequeño zombie que trataba de entrar en un lugar donde había una puerta. ¿Tal vez el cuarto de escobas?; No, no hay tiempo de pensar en eso, debo de encontar una manera de eliminarlo.

    ¡Ya sé!, me quite mi sudadera y con cuchillo en mano, rápidamente envolví su cabeza en mi sudadera para evitar ser mordido, el forcejeo no fue tan dificil, afortunadamente era un niño, aunque sus movimientos eran más energicos a diferencia de los adultos, no pude hacer otra cosa más que tirarlo al suelo para poder "inmovilizarlo" encima de él y clavarle el cuchillo en el ojo.
    Daba golpes constantes al mango para que entrara cada vez más profundo, hasta que finalmente.

    Paro.

    No podía creerlo, un gran alivio me invadió

    -¡Lo logre!- Aunque el cuchillo se atasco y mi sudadera aún envuelta en su cabeza encajada por aquel filo, estaba arruinada.

    -Bueno, es el precio por un día más de vida. Ahora a averiguar ¿Qué? ó ¿Quién esta detras de esa puerta?- Con teaser en mano gentilmente llamé a la puerta.


    -¡¿Hay alguien ahí?!-.



    IchiinouIchiinou "Espero no te moleste encontrarte conmigo y no te sorprendan mis vendajes en cuello y muñecas, (ni por el teaser, no lo mostraría de no ser para defensa propia) ¿Le brindarías alojamiento a un pobre sobreviviente?"
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 12 Sep 2018
  16. Ichiinou

    Ichiinou Portadora de la luz

    Registrado:
    20 Ago 2016
    Mensajes:
    123
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +165
    Giorgina Marino

    Giorgina se quedó estática al escuchar los golpes al otro lado de la puerta. Al parecer alguien estaba peleando con el que hasta hace poco era Marcus. Escuchó la voz de ese alguien y mientras forcejeaban se quedó con los ojos cerrados fuertemente, sentada en la posición en la que estaba, pensando en los bonitos momentos que había vivido junto a aquel niño.

    [Flashback]

    - ¡Gio! ¡Gio! ¡Mira lo que he traído!
    - Aaah, ¡qué demonios es eso! ¿Cómo traes animales a esta biblioteca? -dijo Giorgina inflando los mofletes, pero solo para aparentar estar enfadada, cuando en realidad no lo estaba.
    - Esto no es un simple animal, es una lagartija. ¡Las lagartijas son maravillosas! Es como la que cuida de las Tortugas Ninja. ¿Crees que se dedicará a algo tan emocionante?
    - Quizás sea una lagartija mafiosa, de la casa de los Corleone -dijo Giorgina sonriendo.
    - Oh, ¿crees que eso pueda ser posible? -dijo Marcus con los ojos brillando de ilusión.
    ¿Y cómo iba Giorgina a romper esas ilusiones?
    - Claro, ¿acaso no ves que es el animal perfecto para infiltrarse en lugares sin ser vista? ¡Y además! Si la atrapan, puede deshacerse de su cola para huir. Es un animal formidable.
    - ¡Sí que lo es! Vaya, ¿podría quedármela?
    - Pero Marcus, si te la quedas no podría seguir trabajando para los Corleone. Y no querrás saber de lo que son capaces esa familia cuando uno de sus socios decide abandonarlos.
    Marcus puso cara de espanto.

    [Fin del Flashback]

    En ese momento Giorgina estaba segura de tener la misma cara de espanto que puso el pequeño Marcus en aquel momento. Estaba aterrorizada. Realmente le dolía en el alma que alguien se estuviese encargando al otro lado de la puerta de su pequeño amigo, ya que eso significaba que lo perdería, lo perdería totalmente.

    Miró el interior de su piso vacío, casi sin fijarse y suspiró. Hasta que escuchó una voz de mujer desde el exterior.

    - ¡¿Hay alguien ahí?!

    Giorgina pudo escuchar los fuertes latidos de su corazón. Aquella voz dirigiéndose claramente a ella, después de haber acabado con el zombie, le causaba escalofríos. ¿Quién sería capaz de acabar con el zombie de un niño tan rápidamente? Sin tan siquiera pensárselo.

    Pero recordó su piso vacío, recordó su nevera casi vacía y recordó que si se quedaba allí sola durante mucho tiempo moriría de inanición. Y no quería acabar como en esos programas de supervivencia, alimentándose de sus heces y bebiendo su orina. Estaba claro que debía mover ficha. Y quizás necesitase una persona aliada.

    Se levantó lentamente, a duras penas, ya que parecía que el cuerpo le pesaba mucho más de lo habitual y sacó el cerrojo de la puerta, pero antes de abrirla quería cercionarse sobre algo. Aunque realmente fuese una estupidez.

    - ¿Quién lo pregunta?

    ---------------

    dany21041999dany21041999 respondo gustosa a tu interacción. ;<3;
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17. dany21041999

    dany21041999

    Registrado:
    9 Jun 2014
    Mensajes:
    81
    Temas:
    2
    Calificaciones:
    +69
    Miranda

    Día 0. (Noche: Biblioteca/Casa de Giorgina Marino )

    Seguido de acabar con el pequeño zombie, llamé a la ordinaria puerta de donde había estado intentando entrar.

    -¡¿Hay alguien ahí?!-

    Estuve parado frente a la puerta en silencio, esperando la respuesta por un momento, hasta que finalmente...

    -¿Quién lo pregunta?- Del otro lado de la puerta pude escuchar una temerosa voz femenina.

    La vieja Ines ¿Quien más ha de ser?, Dije para mis adentros. Aunque, la situación lo justifica y tal vez lo amerita.

    -Me llamo Miranda- Me percaté de mi voz un tanto peculiar, así que trate de afinarme -Ejem. Estudiante varón de universidad-

    -...-

    -Perdone si el nombre causa una ligera confusión, sin embargo quisiera aún a sabiendas de esto que me llamé así por favor. ¿Cuál es el suyo?-

    Traté de mantener la calma y el tonó formal, pues parecía asustada, no era para menos, no todos los días los muertos se levantan y un extraño llega a tu casa.

    Así que arranqué una hoja de papel de mi libreta para escribir un mensaje.

    Listo, espero no sonar muy intimidante, después de todo, ella tiene la ventaja, estoy herido y no le sería dificil derribarme al menos, sin embargo, no puedo dejar que sepa eso de primeras. No bajaré la guardia, a menos que pueda confiar en ella.

    Deslicé el pedazo de papel por abajo de la puerta, para bajar nuevamente a la biblioteca.

    Lamento los inconvenientes, sé que la situación no es algo cotidiano, así que una vez esté lista para hablar la espero abajo en la biblioteca.

    Por cierto, tenga mucho cuidado, yo que usted bajaría las luces, es un caos ahí afuera y de los muertos es de lo menos que preocuparse.

    Seré directo: Puede atraer saqueadores. Descuidé, no tengo intensiones de robarle, no estoy esperando que confié, pero aún así quisiera apelar a su caridad.

    Busqueme en la sala de lectura.

    Empecé a pasearme en busca de algo qué leer, aunque bien lo hice para asegurar el área también.

    -Vacio... perfecto.-

    Encontré una enciclopedía de Botánica, me dirigí a la sala de lectura, tomé asiento y comencé a leer, leer para distraerme, para distanciarme de los problemas y alejarme de las preocupaciones.

    -Mi... familia...-

    IchiinouIchiinou Gracias por aceptar. Espero tú respuesta. Y ¿Disculpa por el error de genero?.. Aunque he de confesar que me dio gracia.
     
  18. Gabe

    Gabe Moderador

    Registrado:
    17 Mar 2005
    Mensajes:
    23,606
    Temas:
    792
    Calificaciones:
    +5,620
    OUTBREAK

    -Idiota, Idiota, Idiota- se repetía Pedro de manera constante -¿Por que demonios no me puedo poner mas serio cuando me encuentro con una mujer bonita?

    Y suspiro mientras que veía lo que le quedaba

    -Pedazo de pendejo- dijo suspirando mientras que verificaba sus últimos cargadores.

    Hacia solo unos minutos había encontrado una joven mujer y bueno... era muy guapa... la ayudo a recorrer algunas calles e incluso le dio su arma de cargo y los cargadores para esa arma... y todo para que estuviera casada y que encontraran al marido...

    Lo peor, es que ellos iban a huir a Bélgica y tenían un vehiculo, aunque le invitaron el no podía dejar la misión.

    Así que armado solo con la 45 (ya que no era tan hijo de la chingada para quitárselos) avanzo de nuevo solo y tratando de evitar cualquier cosa.

    Había calles muy vacias, por lo que noto, no en todos lados estaba el Caos, algunas zonas pudieron evacuar antes de que esos zombis aparecieran. Continuo su camino y se detuvo en una panadería, sabia que debía de comer y cargar algo de alimentos.

    Se detuvo allí y empezó a tomar lo que pudo, sabía que era robar, pero no creía que el dueño le reclamase por ello, pero noto que tenía muy desacomodado todo en las bolsas del cinturón de combate, y como tenía espacio por la estúpida perdida de su arma de cargo, empezó a acomodar.

    No le tomo mucho, las medicinas mas fuertes las coloco abajo, en medio la comida y la municion la pondría arriba, pero decidio verificar el arma y poner balas en los cargadores...

    Y lo atacaron

    Eran varios zombis que entraron rompiendo la puerta del local. Pedro apenas y pudo tomar el cinturón, el arma, algunos cargadores y empezar a huir

    Los tiros de la 45 eran voraces, un solo disparo destrozaba las cabezas de esas cosas, era genial, podía matarlas con un ahorro alto de municion… si no hubiera sido tan pendejo para dejar casi todas las cajas en la mesa en vez de agarrar los cargadores de los cuales solo dos estaban cargados (uno de ellos ya en el arma), uno con solo tres balas puestas y 4 completamente vacios

    No se había percatado de los vacíos antes, por eso gasto las 14 balas contra todo lo que encontró... y se aterro, solo tenía tres balas en un cargador y sabia que una de ellas era para él.

    Huyo como pudo mientras que revisaba que tenía para defenderse.

    -Tengo un tuvo de acero... hay algunas piezas de concreto de la constructora por donde paso y cinta... puedo armar un eficaz marro que rompería cabezas, que bueno que mi tío me enseño, pero esto no me mantendrá a salvo- dijo para si mientras que veía un cuchillo de cocina y lo ataba a otro tubo fabricando una lanza, eso aunado a que encontró un cuchillo de combate que usaría para pelear a mano contra lo que se le viniese, e igual un mini mazo

    Pedro se puso listo para la acción y sabía que debía de seguir su misión aunque... no caería mal echarle un ojo a la tableta y saber que diablos pasaba, por que era seguro que los de la Interpol no le dirían todo

    Alexcei Da FirenzeAlexcei Da Firenze ya esta, ya pude dejar a mi personaje con solo tres balas :D bueno me gustaría poder encontrar a alguien aunque sea de vista, igual que quería saber si puedo poner publico lo que encuentre de la Interpol y se pueda usar como apoyo a los demás
     

Compartir esta página

Cargando...