Quest A Historia Corrupted Core [Light]

Tema en 'Digital World' iniciado por Takerudark, 13 Nov 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
    Participantes: Light & Monodramon
    a) NPC que la solicita: Digital Security.
    b) Lugar donde debe ser tomada: Holy Angel Citadel.
    c) Descripción de la misión: Mientras estás en HAC, Digital Security ha pedido que tomes un encargo urgente. Hay pruebas de que en el Bosque de las Pesadillas una banda de renegados manejan un laboratorio donde realizan experimentos con Digimon y humanos: los denominadas cirugías ilegales para Bio-Hybrid; tomando como raza predilecta aquellos Digimon de la familia Deep Savers. Debes ir al Bosque, encontrar el laboratorio y recaudar información de lo que hacen allí para traer el informe a DS. Pero, ¿a quién buscan los renegados?
    d) Descripción del campo de juego: Bosque de las Pesadillas - Variable.
    e) Objetivos a cumplir:

    • Viajar al Bosque de las pesadillas y buscar el laboratorio de experimentos ilegales.
    • Conseguir pruebas de lo que hacen allí y traer un informe a DS.
    • ??? Objetivos desbloqueables y secundarios
    f) Datos Extra:
    • El laboratorio de experimentos se encuentran en algún lugar del Bosque de las Pesadillas. Cuidado con los habitantes del bosque.
    • No sabemos cuantos renegados hay en el lugar, pero deben haber algunos vigilantes, probablemente rango Médium. Al menos uno debe ser Expert, aunque también es posible toparse con usuarios de la Bio-Hybrid Evolution.
    • Los renegados buscan a un Digimon que huyó el día anterior, fue víctima de los experimentos ilegales y tiene algunas habilidades especiales, razón por la que lo quieren.
    • El Digimon está agotado y lastimado, necesita cuidados. Deben lograr que confíe en ustedes para ayudarlo.
    • Los objetivos secundarios de la misión puede extenderse un par de días.
    Acompañantes: -
    Extra:

    Mínimo de posts: 9 por persona.
    Plazo: 28 días.
    Digivice: D-Scanner/iC.

    Claire.Claire. mucha suerte, diviértete~
     
  2. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757

    En uno de los edificios de Digital Security de Holy Angel Citadel, estaban en ese momento reunidos dos hombres: uno de ellos, de nacionalidad escocesa, cabello blanco y vestido con un uniforme que evidenciaba su cargo, miraba con atención unos papeles que tenía sobre el escritorio. Su semblante era serio y se podía notar que estaba algo sorprendido y molesto por lo que leía; a su lado, su compañero Gaomon estaba recostado. El segundo sujeto estaba parado frente al primero esperando pacientemente su próxima orden: Hope Estheim no estaba allí para nada. Había viajado desde Metal Empire a la ciudadela sagrada por algo en específico y él era bien conocido por ser alguien sumamente responsable y realizar su trabajo de modo impecable, así que DS había dispuesto que se le diera toda la colaboración en el difícil caso que tenían en marcha.

    El de mayor rango juntó sus manos debajo del mentón, pensando cuál sería la mejor manera de abordar la tarea que tenía en frente. Se trataba de una situación delicada y necesitaba a alguien capaz y en quien él pudiera confiar.

    —Bien... —dijo, luego de aquellos minutos en silencio—, lo mejor será que busquemos información y que se haga un reporte completo, necesitamos todo los detalles que sean posibles antes de proceder —declaró alzando sus orbes esmeraldas al otro, quien asintió rápidamente. El oficial entonces tomó un bolígrafo y un papel y escribió algo en él, entonces se levantó y pasó la hoja al segundo—. Busca a esta persona con la Central, sé que está aquí en Holy Angel Citadel... y que esté en mi oficina lo más pronto posible —el otro tomó el papel y salió rápidamente de la oficina. Por su parte, Estheim se volteó y miró a través de la gran ventana, aprentando sus manos y viendo a la lejanía: estaba seguro que ella estaría pronto allí.

    ~~~

    Light y Monodramon se encontraban aún en Holy Angel Citadel, la ciudad les había parecido agradable y luego de la misión que realizaron en la Tierra Espiritual con Ávalon, habían decidió pasar un tiempo más allí, conociendo el lugar. Seguían a la orden para cualquier clase de misión pero lo cierto es que no se habían presentado encargos de mayor rango desde esa ocasión, lo cual ya hacía casi un mes. Fue sorpresa que ese día, mientras desayunaban en un bonito restaurante en la parte más alta de la ciudad, el cual contaba con una hermosa vista de la Tierra Espiritual, un mensaje llegara al D-terminal de la americana pidiendo su ayuda. Light no pudo evitar cambiar la expresión de su rostro al leer con cuidado el mensaje.

    — ¿Qué es? —preguntó el dragón púrpura, mientras terminaba una bebida dulce y se recostaba sobre la silla.

    —Es de la Central, de parte del oficial Hope Estheim —respondió, rememorando al hombre y Monodramon se despegó del asiento, haciendo memoria del nombrado: lo habían conocido hacía un tiempo atrás en Metal Empire y trabajaron para él en varios encargos de DS que tenía que ver con la captura de renegados—. Está en un caso importante aquí, en Holy Angel Citadel y ha pedido nuestra ayuda específicamente —declaró y su mente comenzó a trabajar, tal vez se trataba de aquel renegado de Metal Empire, el tal "Wolf", ¿tal vez tenían una pista de él o tal vez lo habían capturado ya? La americana estaba interesada en los casos que manejaba Estheim, de modo que no dudó en responder afirmativamente a la petición y avisar que estarían en el lugar en menos de 30 minutos. El dúo de Ávalon no perdió tiempo, terminaron el desayuno rápido para dirigirse a la dirección que indicaba el mensaje que les habían enviado y, dado que conocían bastante bien las instalaciones de Digital Security en la ciudad, no les tomó demasiado tiempo llegar a estas, las cuales estaban en el medio de la citadela.

    Hope Estheim esbozó una sonrisa cuando vio entrar por la puerta de su oficina a la chica de cabello rosa y su compañero, ¿podía esperar menos de ella? Ya había demostrado ser capaz y responsable, aunque no todas las misiones habían terminado de modo exitoso (como en la que el infame Wolf escapó), podía poner su confianza en que ella haría todo lo posible por cumplir los objetivos. Después de todo, esa moralidad inquebrantable y ese deseo de hacer justicia era algo que compartían, lo cual la había transformado en "su favorita", por decirlo así, para las misiones.

    —Light, Monodramon, me alegra que estén aquí —dijo el oficial alzando la mano en un saludo; su camarada Gaomon estaba a un lado pero no dio mucha importancia a la llegada, por lo que prefirió seguir durmiendo debajo del escritorio—. Por favor, tomen asiento —el dúo obedeció.

    —Gracias —respondió la chica—. Nos avisaron de la Central que pidió nuestra ayuda oficial, ¿qué sucede? ¿Acaso se trata de Wolf? —dijo, en su tono se evidenciaba cierto recelo, era obvio que guardaba resentimiento por aquel vándalo que se burló de ella en el Área Desértica hace unos meses. El albino endureció el semblante, al parecer era un tema delicado para él también.

    —Tenemos información reciente de Wolf —reveló soltando un suspiro—, al parecer hace poco estuvo en Hel participando en una "cacería", se llevaba el trofeo quien asesinara más —dijo con seriedad y un tinte de desprecio en la voz. Light frunció el ceño y Monodramon abrió la boca en señal de sorpresa—. Ya es un infame de alto calibre Light, cada vez son más los informes que nos llegan de actos en los que él está detrás —la neoyorquina negó, si tan solo no lo hubiera dejado escapar en aquella ocasión. Chasqueó la lengua, tal vez era hora de terminar con él y quería asegurarse de ser ella la que pusiera fin a sus obras; tenía cuentas pendientes con el infame de máscara—. Aun así... no te llamé aquí para hablar de Wolf —dijo de repente Estheim, haciendo que la chica saliera de sus pensamientos.

    —Díganos, ¿de qué se trata el encargo de esta vez? —preguntó Monodramon, adelantándose a su Tamer. El escocés le dirigió la vista y comenzó a hablar.

    —Pues, hace dos días recibimos un informe acerca de una banda de renegados que está haciendo experimentos con Digimon y, de hecho, han comenzado a "vender su producto"— aquellas palabras causaron curiosidad en la de cabello rosa.

    — ¿A qué se refiere? —preguntó.

    —Tal vez hayas escuchado ya de las cirugías ilegales en humanos denominadas "Bio-Hybrid" —la chica asintió con algo de incredulidad. Había escuchado de ello pero, según se sabía, muy pocos humanos -los cuales eran de los más grandes vándalos ocultos en el Digimundo- se habían sometido a esa clase de procedimientos. Hope pudo notar la expresión de sorpresa de la Light y continuó—. Pues bien, estos sujetos al parecer han estado difundiendo la noticia de que ya están listos para realizar estas cirugías en humanos, por supuesto pidiendo un pago excepcionalmente alto por ello —negó con preocupación—. La única información que manejamos es que al parecer tienen un laboratorio oculto en Nightmare Forest, así que DS necesita verificar esa información, encontrar el laboratorio y hacer un informe completo para darnos a la tarea de buscar a los implicados —explicó mirando fijamente a la estadounidense, ella asintió cuando el oficial terminó de hablar.

    — No puedo creer que haya humanos intentando hacer esa clase de cirugías... Es una locura —declaró en voz baja—. Entonces, ¿nuestro trabajo es buscar el laboratorio? —espetó con seriedad y el mayor confirmó con la cabeza.

    —Estas cirugías en humanos son algo repulsivo y muy peligroso, no podemos permitir que un grupo de renegados comience a hacer estos procedimientos a diestra y siniestra —sentenció. Light asintió y se levantó.

    —Bien, entonces iremos al Bosque de las Pesadillas ya mismo y comenzaremos a buscar —expresó.

    —Espera Light... Hay algunos detalles que tienes que saber antes de marchar allá —dijo y se acercó a la laptop que reposaba sobre su escritorio—. Debes tener claro que lo que DS quiere es confirmar la existencia de dicho laboratorio, pero el Nightmare Forest es un lugar peligroso —volteó el aparato hacia ella para que viera el mapa de la zona que iba a explorar, además de algunos de los Digimon que habitaban allí, ella se inclinó adelante para ver la información—, está lleno de Digimon oscuros y sería peligroso quedarse hasta el anochecer, debes tener mucho cuidado —Estheim dijo eso último con un ápice de preocupación en la voz—. De preferencia quisiera que no fueran solos, tal vez algunos de tus compañeros de Ávalon pueda ir contigo —la chica escuchó aquello sin despegar la vista del mapa, entonces se irguió y lo miró.

    —Entendido, puedo conseguir compañía —respondió.

    —Bien, necesitaré también tu correo para estar comunicados a través del D-terminal —abrió una sección del escritorio y sacó su propio aparato, de ese modo intercambiaron direcciones—. Por favor Light, ten mucho cuidado, eviten combates o ponerse en aprietos; si algo sucede no dudes en avisarme, yo mismo me encargaré de ir a donde estés —aseguró con convicción y la chica adelante sonrió levemente—. Avísame cuando estés lista para partir e informa quienes irán contigo al encargo. Llévate esto también, podrían ser de utilidad —comunicó sacando de un estante un pequeño bolso cuadrangular; al abrirlo, la chica observó que dentro tenía toda clase de objetos policiales: desde esposas, hasta navajas, destornilladores pequeños y unos comunicadores woki - toki.

    —De acuerdo, se lo agradezco oficial Estheim —dijo ella cerrando bolsa y guardándola en el Keychain, entonces el dúo se despidió. El albino soltó aire cuando ella se fue y se echó sobre la silla, de no tener más deberes en su oficina se habría ofrecido para ir en equipo, solo esperaba que todo saliera bien.


    ~~~ooo~~~

    Un rato después, Light y Raptordramon se encontraban en los límites de la Tierra Espiritual con el Valle de los Dragones. La chica mantenía sus brazos cruzados mirando atentamente hacia el Valle y el raptor se elevaba de rato en rato, al parecer esperaban a alguien.

    — ¿Crees que tarde demasiado? —preguntó el cyborg a su Tamer, esta alzó la muñeca y vio la hora en su reloj.

    —Ya pasó más de una hora, Dinohumon conoce este Valle como la palma de su mano, debe estar cerca —explicó. Lo cierto fue que de sus compañeros de guild, la única disponible en la ciudadela era Nieves, pero esta acababa de salir de su examen de ascenso a Elite y tanto ella como Ryudamon necesitaban un descanso; de modo que la única opción que tenía era Dinohumon, a quien acordaron esperar en la salida del Valle donde este solía estar entrenando. Justo en ese instante Raptordramon volvió a alzarse y esta vez pudo ver al dragón humanoide a la lejanía.

    — Se acerca —avisó y Light descruzó sus brazos antes de dar unos pasos adelante; unos pocos minutos después finalmente el espadachín apareció en su rango de visión y en poco tiempo entonces se reunieron. Luego de los saludos iniciales la caminata hasta el Bosque de las Pesadillas comenzó, mientras andaban Light relató a Dinohumon la misión que tenían. El dragón no pudo evitar ir deformando su expresión a una de molestia al comprender lo que estaban haciendo algunos humanos con los Digimon; dado que era un justiciero, su desprecio por esos actos era más que palpable.

    —Te agradezco que me hayas llamado muchacha —dijo al tiempo que caminaba al lado de la peli rosa—, es imperdonable dejar que sigan haciendo de las suyas —sentenció, apretando las manos. La humana lo miró de reojo viendo su reacción y entonces alzó la vista al frente, notando que el Bosque de las Pesadillas ya se perfilaba adelante.

    —Bien, ya casi llegamos —indicó. Raptordramon, que iba sobre ellos, descendió para juntarse con su Tamer y el Dragon Man. A partir del momento que entraran al Bosque tenían que comenzar la búsqueda y cuidarse de los habitantes del lugar.



    TakerudarkTakerudark let's do this~ x3
     
    Última edición: 4 Ene 2017
  3. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
    Claire.Claire. adelante, you can do it.
     
  4. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757

    La humana, acompañada de los dos Digimon, avistaron frente a ellos una línea de árboles oscuros que les advertía que estaban a punto de entrar en la zona del Bosque de las Pesadillas. Aun cuando apenas la hora rozaba al mediodía y el sol estaba en su punto más alto, la nombrada jungla desprendía un aire pesado y algo asfixiante del cual el grupo se percató al momento de ingresar a través de los árboles. Una de las cosas más inquietantes del lugar era la extraña calma que se sentía, apenas si se escuchaba el crujido de sus pisadas y los movimientos que ellos mismos hacían pero, además de eso, nada. Muy diferente a otra clase de bosques o junglas que habían explorado antes, como por ejemplo el Bosque Inquebrantable, la Selva Tropical, la Tierra Espiritual, o incluso aquellos frondosos bosques de la Isla de Hel; en todos esos lugares se podía sentir la vida que los habitaba: el chirrido de los insectos, la canción de las plantas, incluso el viento danzando alrededor y moviendo con suavidad las ramas de los árboles. Pero no aquí, el Nightmare Forest era totalmente diferente a todos ellos, el denso ambiente que se respiraba allí incluso había hecho que a la humana se le hiciera algo pesada la respiración. Pensó que era su imaginación, pero cuando llevó una de sus manos hasta su garganta y sintió que le faltaba el aire, supo que se trataba del aire muerto que pululaba alrededor; lo que decían de aquel lugar era totalmente cierto: aterrador, atemorizante y escalofriante. Por un momento el trío incluso agradeció que estuvieran allí a esa hora, porque ese lugar debía ser una auténtica pesadilla tan pronto caía la noche.

    —Bueno, no por nada se llama Bosque de las Pesadillas —musitó Light mirando a los lados y examinando con cuidado los alrededores. Tanto Dinohumon como Raptordramon estaban en la misma posición, avanzaban a través del bosque a paso lento, escrutando con cuidado cada centímetro: lo cierto era que aunque había suficiente claridad para ver, los altos árboles y sus extendidas ramas superiores se unían las unas con las otras, formando así una especie de manto vegetal que le daba cierta lugubridad al camino que recorrían. Era por esa razón que las sombras entre los árboles más lejanos podía llegar a confundir a cualquier, además que los nervios no ayudaban y en esas circunstancias era difícil no ver formas a lo lejos.

    —Algo en este lugar me da mala espina —espetó Dinohumon entre dientes mientas continuaban. El dragón humanoide iba adelante, con todos sus sentidos alertas y su mano encorvada ligeramente, esperando un solo movimiento para desenfundar la gran hoja que cargaba en su espalda. La americana iba unos pasos detrás de él con su Radar en la mano, intentaba rastrear alguna señal de Digivice cercana, procurando no ser tomada por sorpresa o verificar cualquier actividad humana sospechosa, pero hasta el momento no obtenía nada. Raptordramon iba detrás de ella, giraba su largo cuello a los costados tratando su afinar su visión y examinaba con atención las sombras por entre los árboles.

    —A mí también —respondió el de armadura desde su lugar.

    — ¿También lo sientes? —preguntó el otro mirando de soslayo atrás y volvió la vista rápidamente adelante.

    —Sí —contestó Raptordramon. Extrañada de la conversación de sus acompañantes, Light despegó la vista del dispositivo que llevaba en sus manos y se detuvo cuando vio al que iba adelante detenerse.

    — ¿A qué se refieren? —cuestionó, notando como Dinohumon, aunque estaba de espaldas a ella, parecía estar algo tenso e inmóvil en su lugar. La humana volteó levemente para ver a su camarada y vio que este también estaba estático, tenía su cuello alzado hacia arriba y sus orbes fijos a un costado—. ¿Qué pasa? —volvió a preguntar. Unos breves segundos de silencio sepulcral se sintieron.

    — Alguien nos observa —informó el dragón de coloración verde. La neoyorquina de inmediato observó el Radar, no había ninguna señal: si no se trataba de otro humano era muy probable que fuera algún habitante del Bosque. Guardó su dispositivo y dio un par de pasos hasta Raptordramon, lo cierto era que el silencio generado en el lugar, aunado al estado de tensión de los dos digitales la había puesto un poco nerviosa, algo que no solía suceder a menudo. Fue en ese instante que un suave crujido, parecido a un murmullo se escuchó por un lado y todo lo que sucedió a continuación fue en unos pocos segundos: Dinohumon rápidamente volteó al lado derecho y desenfundó su gran espada, el de armadura plateada hizo un movimiento veloz de su cuerpo al mismo lado y dio un leve empujón a la peli rosa, posicionándola detrás de él. Sin perder tiempo, el Dragon Man movió el Akinakes adelante y Raptordramon liberó su Raptor Roar. Light apenas pudo darse cuenta de lo que sucedía cuando a sus oídos llegó el estridente sonido de chillidos y constantes aleteos; al alzar la cabeza fue consciente de lo que pasaba: justo encima de ellos y saliendo desde el costado donde los dos Digimon había lanzado sus ataques, una parvada de al menos siete Digimon semejantes a murciélagos, emergía y los atacaba.

    Se trataba de cinco PicoDevimon y dos Pipismon. De inmediato, uno de los Adult oscuros se lanzó contra Raptordramon, siendo apoyado por dos de los Child y el otro Pipismon, junto con un par de PicoDevimon más, se enfrascaron en enfrentar a Dinohumon. Ambos de inmediato se vieron atosigados por los Child, quienes usaban sus filosas uñas para propinarles arañazos y molestarlos, mientras que los Pipismon mantenían algo de distancia y lanzaban zarpazos con sus extremidades metálicas cada vez que tenían oportunidad. Raptordramon no perdió tiempo y, luego de decirle a Light que mantuviera distancia -pues ella había quedado entre los dos combates-, se alzó y dio una vuelta para quitarse de encima a los PicoDevimon, logrando asestarle un coletazo a uno y mandar al suelo a otro. Rápidamente entonces se abalanzó contra el Adult que lo atacaba y le soltó de frente el Raptor Roar, logrando que este quedara sumamente aturdido y dándole a él la oportunidad de atacarlo con el Ambush Crunch. Por su lado, Dinohumon logró empujar a uno y encajar un corte limpio sobre otro de los PicoDevimon con la cuchilla más pequeña que portaba, haciendo que este cayera sobre el suelo herido. El murciélago Adult que luchaba con él no dudó en emitir su ataque sónico, pero fue detenido por un segundo corte que el espadachín le había lanzado directamente a él. La humana, por su parte, estaba literalmente en el medio de ambas disputas; su mirada cambiaba de un lado a otro velozmente, con lo inesperada que fue la emboscada no le había dado tiempo de nada. Tanteó con su mano el cinturón para buscar una Digimemory o algo con qué ayudarles, pero justo en ese instante sintió un jalón de su cabello: uno de los PicoDevimon se había acercado a ella por detrás y ahora la jalaba con fuerza por el pelo. La chica intentó zafarse de él, pero cuando notó que este se le acercaba con la intención de lastimarla alzó el puño - el cual ya venía cubierto por Digisoul- y le dio un golpe certero que envió al Child al suelo, totalmente derribado.

    —Huyamos —gritó al momento en que sacaba uno de los chips y lo insertaba en el Lector de Memorias que portaba en su muñeca—. WereGarurumon, entretén a los enemigos —ordenó rápidamente y echó a correr. Dinohumon dio un salto atrás y la siguió, mientras que el cyborg veía por sobre su espalda como el espectro recién convocado tomaba su posición; entonces rápidamente se elevó a ras del suelo y siguió la dirección en la que iban Light y Dinohumon. Cuando llegó con su Tamer, esta se colgó de su cuello y él la aseguró con sus brazos contra su cuerpo antes de acelerar un poco más, buscando salir de la vista de los Pipismon mientras la memoria seguía su trabajo. No les tomó mucho finalmente dejar el alboroto atrás y cuando se sintieron seguros, lejos de los enemigos, entonces Raptordramon volvió a dejar a Light en el suelo y esta verificó la salud de ambos, a la vez que le explicaba a su compañero que había usado la memoria para que no gastaran energía allí, recordándole que su misión era otra. Por suerte, el par de Digimon no tenía más que unos cuantos rasguños insignificantes.

    Luego de unos pocos minutos en los que recuperaron la calma, entonces el grupo volvió a centrarse en su cometido: se habían internado más en el bosque y lo cierto era que el ambiente no cambiaba, seguía sintiéndose un aura vacía y pesada que no dejaba de molestarlos, más ahora cuando estaban en una zona que parecía estar más en penumbra debido a la cantidad de árboles tapando la luz diurna; además de la extraña sensación de estar siendo observados. Light intentó concentrarse en su labor y volvió a tomar el Radar para identificar cualquier señal, encontrando nada. Decidieron seguir andando en silencio y buscando alguna pista de humanos rondando cerca o del laboratorio; pero fue en ese instante que un sonido lejano llamó la atención de Dinohumon, quien se detuvo repentinamente y miró a un lado. La estadounidense se detuvo al verlo y observó su expresión, giró su cabeza y entonces el trío se exaltó.

    Fue repentinamente y en menos de un segundo que un estruendo se escuchó por un costado de ellos, al igual que árboles partiéndose y un aullido escalofriante: al fijar la atención al lugar donde provenía el sonido pudieron verlo. Eran tres Digimon y estaban luchando: uno de ellos era un lobo de aspecto elegante, rostro tapado por una máscara y pelaje azulado, un Sangloupmon. El segundo era un ser semejante a un humano, cubierto de llamas oscuras y con una placa dorada que cubría su cabeza, era un DarkLizamon. El tercero era uno que Light jamás había visto y el que era el causante de los árboles partiéndose: se trataba de un Digimon de porte alto, color blanquecino y armadura plateada que cubría su abdomen, pecho, brazos e incluso su cara, unas bonitas cintas color rosa adornaban su cabeza y caían por su espalda. En ambas manos el Deep Saver llevaba empuñadas un par de armas: un escudo y una lanza, las dos con la forma de una media luna.

    Al observar con cuidado, el trío notó que este último al parecer tenía dificultad para mantenerse de pie, tanto que ahogó un gemido y clavó la parte larga de su lanza en el suelo para sostenerse mientras mantenía los orbes fijos sobre los enemigos. Sangloupmon y DarkLizamon vieron allí su oportunidad y lo rodearon: aquel Crescemon estaba atrapado y no escaparía, no cuando aquel dos contra uno les estaba dando una clara ventaja.



    TakerudarkTakerudark ~ le haré una revisión luego u.u

    DM de WereGarurumon usada 1/5


    Objetivo secundario de la quest:
    *Salvar al Digimon de sus atacantes.
     
    Última edición: 5 Ene 2017
  5. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
  6. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757



    Dinohumon fue el primero que se movió adelante, pero inmediatamente fue detenido por el brazo extendido de Light, quien negó levemente y le hizo la seña de que observaran primero. Desde donde estaban podían ver bien lo que sucedía: el trío de combatientes se encontraban en un claro del bosque y no parecían estar conscientes de que tenían público. La humana y sus dos acompañantes vieron al Sangloupmon saltar sobre Crescemon y asestarle un mordisco en uno de los muslos, el Digimon atacado se lo quitó de encima alzando su lanza para clavársela por un costado; pero el lobo, de manera increíble, desapareció de su vista. El Perfect no tuvo tiempo de siquiera preguntarse a dónde se había ido Sangloupmon, pues DarkLizamon le lanzó una bola de fuego negro, el Deep Saver apenas atinó a alzar su escudo para evitar el ataque. Pero la técnica fue más fuerte que Crescemon, pues traspasó su escudo y la derribó, haciendo que esta fuera empujada contra el tronco de un árbol que estaba detrás de ella y cayera al suelo totalmente adolorida y agotada. Sangloupmon volvió a aparecer, esta vez frente al Digimon y se relamió los labios al verla casi vencida; DarkLizamon celebró el buen tino de su ataque y dio unos cuantos pasos para colocarse al lado del lobo. El Perfect alzó el rostro para ver al can vampiro y al de las llamas oscuras y solo soltó un gemido de dolor: no podía más, estaba demasiado agotada y sin nada de energía, suponía que moriría allí mismo.

    Dinohumon apretó las manos y Raptordramon la mandíbula, ambos esperando que Light los dejara ir a auxiliarla; sin embargo, la neoyorquina debatía internamente si era bueno interferir en una pelea que estaban llevando a cabo habitantes del bosque. Fue en ese instante que algo llamó la atención de todos adelante nuevamente: el Crescemon que estaba sobre el suelo había comenzado a brillar y, para sorpresa de todos, su anatomía se hizo más pequeña, dejando en su lugar un Digimon Child bastante herido y al borde de caer desmayado. La peli rosa abrió los ojos de par en par: ¿había de-evolucionado? Dinohumon fue el que no se contuvo al ver que ahora era un pequeño Digimon Child quien era atacado por dos Adult.

    — ¡Es un Lunamon! Lo siento muchacha, no dejaré que lo maten —espetó y corrió adelante sin esperar que ella dijera nada; al salir de su escondite entre los árboles lanzó un grito para llamar la atención de Sangloupmon y DarkLizamon. Light dirigió la vista a Raptordramon.

    — Draak ayúdale, yo intentaré sacar al Digimon de ahí —ordenó rápido y el cyborg no dudó en obedecer, saliendo al frente también. Si ese Digimon podía evolucionar de esa manera, entonces no era un simple salvaje, pensó Light. Probablemente tenía un Tamer y esa era su oportunidad de descubrir actividad humana en el Bosque, además de que a ella tampoco le sentaba bien el hecho de que dos Adult acabaran con la vida de un Digimon frente a sus ojos. Vio cómo el par de oriundos de aquel oscuro bosque volteaban a ver a los que interferían en su caza y también cómo, sin mediar palabra, Sangloupmon se lanzaba contra Dinohumon, mientras que DarkLizamon se posicionaba en frente del raptor. Ella aprovechó que no había sido descubierta aún para irse por un costado, intentando alejarse lo más posible del combate: su plan era poder pasar al otro lado del claro del Bosque para acercarse a donde estaba el Lunamon y sacarlo de ahí.

    Del lado de los Digimon, Dinohumon contenía con esfuerzo al lobo azulado y púrpura con la hoja de su espada. Este había saltado sobre él y, buscando evitar su mordida, Dinohumon alzó su arma al frente; de modo que ahora Sangloupmon tenía sus colmillos encajados sobre la espada mientras empujaba con toda su fuerza hacia atrás al reptil de coloración verde, intentando someterlo. Raptordramon, por su parte, ahora estaba rodeado de unos pequeños símbolos oscuros hechos de neblina; estos repentinamente se volvieron mini nubes eléctricas y lanzaron un breve shock al cuerpo del cyborg. Draak resintió un poco el ataque, pero cuando desaparecieron, su armadura solo desprendió unas cuantas líneas de humo sin quedarle demasiado daño; era la ventaja de que aquella armadura estuviera hecha de Chrome Digizoid. El virus quedó algo sorprendido y alzó sus garras adelante cuando vio al dragón echarse sobre él con las fauces abiertas, con la intensión de propinarle el Ambush Crunch.

    Dinohumon era el que estaba teniendo un poco más de dificultad para encarar al lobo de rostro tapado, de un momento a otro Sangloupmon había comenzado a desfragmentar su data y desaparecer y reaparecer adelante o atrás del Dragon Man, logrando propinarle zarpazos con las cuchillas que sobresalían de sus patas. A Dino le tomó un par de minutos salir de la sorpresa, pero en lugar de seguir preguntándose cómo lo hacía, decidió cronometrar el tiempo que le tomaba en hacerlo. Cuando finalmente le agarró el ritmo entonces usó su Akinakes para producirle un corte por un costado de su pata delantera derecha, el cual el lobo intentó esquivar, saliendo librado aunque no por completo. Su muslo se abrió, causándole un severo dolor que lo hizo gruñir ferozmente y atacar con más ira.

    Mientras la batalla contra ambos Nightmare Soldiers se desarrollaba, la neoyorquina había logrado alejarse lo suficiente para pasar al otro lado sin que los enemigos se dieran cuenta y ahora intentaba acercarse a donde estaba el Lunamon sin ser detectada. El pequeño Child, por su parte, apenas y podía sostenerse con sus manitos del suelo, su cuerpo le dolía demasiado y tenía heridas, raspones, cortes (superficiales y profundos) y contusiones en varias zonas. Su visión era muy borrosa, producto del cansancio que sentía, sabía que estaba a punto de sucumbir; cuando se dio cuenta de que habían llegado otros Digimon y que ahora luchaban contra Sangloupmon y DarkLizamon se sintió algo aliviada, pero por más que deseaba levantarse y huir, no podía. Sus piernas no respondían y se le hacía difícil respirar, un intenso dolor le recorría el pecho; de modo que cayó de nuevo en el suelo, luego del tercer intento de levantarse. Alzó los ojos por última vez ya dándose por vencida e intentó enfocar su vista para ver quiénes eran los que la habían salvado, apenas podía ver a un Digimon de pelaje amarillo que combatía con DarkLizamon y uno de color más oscuro pelear con Sangloupmon; no los reconocía, pero les agradeció internamente. Comenzó a cerrar sus ojos poco a poco, deseaba dormir y despertar en un lugar mejor o tal vez en otro tiempo, estaba demasiado cansada de la horrible vida que le había tocado vivir, ya no podía más con todo ello. Fue repentinamente, cuando ya estaba perdiendo el conocimiento, que sintió su cuerpo ser zarandeado de un lado a otro con suavidad. Su corazón se aceleró por el repentino movimiento y sus ojos se abrieron de par en par, algo exaltado. Al tratar de enfocar su borrosa visión sintió un intenso mareo, por lo que sólo alcanzó a diferenciar un color rosa que obtuvo su atención de inmediato. Sus ojos se cerraron a lo que una voz femenina llegaba a sus oídos.

    —Te sac_ré de _quí... —alcanzó a escuchar y volvió a abrir los ojos. Puso todo su esfuerzo en ver con claridad el rostro de la chica que le hablaba. Light había logrado tomarla entre los brazos y ahora permanecía detrás del árbol contra el que había sido golpeada Crescemon. Examinó rápidamente el estado del pequeño Child, notando lo herida que estaba y se mordió el labio levemente sintiéndose culpable; reconoció que si no hubiera sido por la determinación de Dinohumon probablemente aquel Lunamon no tendría esperanzas de vivir. Fue en ese momento que vio al pequeño hacer un esfuerzo por incorporarse entre sus brazos, así que lo detuvo con suavidad y lo apretó un poco más contra su cuerpo—. No te preocupes, todo estará bien —le aseguró mirándola directamente, aunque lo cierto era que a oídos de Lunamon solo llegaban sus palabras entrecortada.

    —E-e-eres t-tú— dijo con la voz quebrada el Child entre sus brazos y la neoyorquina parpadeó extrañada, ¿a qué se refería? Su confusión aumentó cuando vio que la expresión del rostro de Lunamon cambiaba para formar una sonrisa, aunque se notaba que sólo hacer ese esfuerzo le producía mucho dolor—. ¿H-has v-venido p-por mí? —Light abrió la boca levemente, tal vez la estaba confundiendo con alguien más, pensó.

    —No te fuerces Lunamon —le dijo para confortarla—, prometo que te cuidaré —garantizó, sintiendo algo de compasión por la pequeña. Para su sorpresa, los grandes ojos rubí de la coneja brillaron intensamente y una lágrima corrió por la mejilla derecha de la Child.

    —E-estoy t-tan fel-iz de v-verte —confesó con la voz entrecortada y derramando otra lágrima—. T-te busqué p-por todas part-tes —Light comprendió que definitivamente la estaba confundiendo con alguien más, probablemente con su Tamer—. P-por favor, n-no vuelvas a d-dejarme —pidió aun forzando su sonrisa, entonces recostó su rostro sobre el pecho de Light y se acarició con ella—. Se-Se.... Se —el nombre no lograba salir de sus labios, pero Lunamon estaba segura de que era ella: ese cabello rosa, ese rostro, esa voz; aunque la veía borroso estaba segura de que no podía ser otra, era ella, su querida Serah había venido a salvarla. Subió sus pequeñas manitas y apretó con fuerza la blusa de la humana, deseaba estar con ella siempre, agarrarse y no volverla a perder nunca, no separarse de la chica jamás. Light sintió una punzada en su corazón al ver el acto de la coneja y posteriormente verla caer inconsciente; pasó un segundo en que sintió la necesidad, el deseo y el deber de salvar a esa Child. En ese instante volvió en sí y apretó a Lunamon contra ella: tenía que sacarla rápido de allí y atenderla, no podía dejarla morir. Subió el rostro y giró su cabeza atrás para ver la pelea que mantenían sus dos compañeros; en ese par de minutos que su atención estuvo sobre Lunamon las cosas se habían complicado para Dinohumon. El guerrero dragón se encontraba hincado sobre el suelo, usando el Akinakes como apoyo; intentaba mantenerse alerta al próximo movimiento de su oponente pero lo cierto era que la combinación del Black Mind junto con los zarpazos de Sangloupmon lo tenían afectado.

    Light chasqueó la lengua y llevó su mirada hacia Raptordramon, el cyborg estaba manejando mejor la situación con el lizard oscuro, justo en ese instante, el de armadura había logrado soltarle un Raptor Roar muy de cerca y DarkLizamon estaba aturdido sobre el suelo. La peli rosa aprovechó para ponerse de pie y antes de hacer algún movimiento se colocó el Sound Linker luego de materializarlo desde el Keychain, también empuñó su Digivice, en esa ocasión llevaba con ella el D-Scanner: tenían que ayudar a Dinohumon, deshacerse del dúo de Soldados de las Pesadillas deprisa y darle cuidados a Lunamon. Rápidamente corrió por ese costado, por detrás de algunos árboles, hasta donde estaba el cyborg, al estar cerca de él llamó su atención por medio del dispositivo de comunicación y cuando este giró a verla, ella lo apuntó con el Digivice. El brillo en el cuerpo del raptor antes de pasar a su siguiente etapa no se hizo esperar, llamando la atención de DarkLizamon, Sangloupmon y Dinohumon, quienes solo pudieron observar como el cuerpo del cyborg mutaba para tomar esta vez una forma humanoide: era Cyberdramon.

    —Deprisa Draak —apuró Light desde el costado donde estaba, no muy lejos de él—. Dinohumon necesita ayuda y Lunamon está muy débil, hay que atenderlo —avisó. El dragón cibernético asintió y miró a donde estaba el Dragón Man, justo en ese instante Sangloupmon desapareció de donde estaba y apareció detrás de Dinohumon, propinándole una mordida que le arrancó un grito de dolor. Cyberdramon se apresuró a ir hasta allá, pero antes de voltearse siquiera, sintió un fuerte empujón: justo en ese momento DarkLizamon se abalanzó sobre él, tomándolo por sorpresa y deteniéndolo con todas sus fuerzas. El reptil dracónico gruñó, sabía que contra esta clase de salvajes no había más opción; de modo que rápidamente lo atacó con un cabezazo directo que hizo que el otro se tambaleara debido al fuerte golpe. El Perfect aprovechó el momento y rápidamente lo empujó hacia atrás, liberándose de él; de inmediato extendió sus alas rasgadas y se alzó un par de metros arriba, a continuación cayó en picada sobre el cuerpo de DarkLizamon y usó el Cyber Nail, enterrándole las garras por el abdomen y logrando que el virus quedara paralizado por el dolor.

    Light cerró los ojos por un momento para no ver la expresión de muerte en el rostro del enemigo: Cyberdramon lo había vencido; pero un pitido desde su dispositivo llamó su atención, al empuñarlo arriba sucedió algo que ya había visto antes. En lugar de desaparecer y convertirse en un Digitama, el cuerpo de DarkLizamon se vio rodeado por una brillante cinta de códigos: era su DigiCode.

    —DigiCode Scan —susurró ella y extendió su mano adelante; desde su posición la cinta fue absorbida por el Digivice y al final una pequeña imagen del Digimon se vio en la pantalla del dispositivo, informando así que sus datos habían sido recolectados. Volvió a mirar adelante para ver como su camarada ahora iba en auxilio de Dinohumon.


    TakerudarkTakerudark ~


    Nota: Pido que me sea otorgado el Scan del DigiCode de un DarkLizamon realizado en este post. Gracias ~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 5 Ene 2017
  7. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
  8. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757

    Lo primero que el dragón cibernético hizo fue lanzarse en embestida contra Sangloupmon, pero el lobo azulado se percató del segundo contrincante y esta vez usó su técnica Black Mind para esconderse en las sombras de su oponente, haciendo que Cyberdramon se detuviera en seco frente a Dinohumon, este usó el Akinakes para tomar apoyo y ponerse de pie. La última mordida que la había propinado el vampiro le dejó resentida su espalda, pero aun así, apretaba los dientes intentando soportar el dolor. Sus orbes se movían en todas las direcciones, sabía bien que Sangloupmon podía aparecer en cualquier lugar.

    —Hay que tener cuidado Cyberdramon —avisó en voz baja subiendo su arma adelante, manteniéndose alerta. El Perfect, en cambio, se había quedado estático en su lugar, esperando una pequeña señal de la presencia del lobo para actuar.

    —Escucha Dinohumon —masculló en voz baja—, ve con Light y Lunamon, yo me encargaré de este Digimon —ordenó y el reptil lo miró de soslayo, meditó por un instante en la petición y obedeció luego, echándose a un lado hacia los árboles. Cyberdramon quedó solo en su lugar conteniendo un gruñido entre sus fauces y expandiendo sus garras lentamente, las cuales brillaron suavemente—. Light, no te atrevas a usar cartas; mejor aléjense y atiendan al Digimon —murmuró en un tono áspero, era consciente de que su Tamer estaba cerca observándolo y lo escuchaba a través del Sound Linker. Light oyó lo que este dijo y no emitió ninguna réplica, vio a Dinohumon aparecer por entre los árboles y le hizo una seña silenciosa. La peli rosa volvió a alzar sus orbes hasta su compañero y se mordió el labio suavemente, entonces bajó la vista y vio al Lunamon entre sus brazos: estaba bastante lastimado y su rostro tenía una expresión de sufrimiento, debía ayudarlo pronto. Light apretó un poco al Digimon contra ella y dio un paso atrás para hacer lo que su camarada le decía, confiaba en que Cyberdramon podía con ese enemigo.

    Justo en ese instante, el dragón de armadura oscura sintió un leve movimiento por un costado y ni siquiera tuvo tiempo de voltear cuando Sangloupmon apareció sobre él: le apuntaba con sus patas delanteras y de estas salieron disparadas un montón de afiladas cuchillas. El Perfect alzó ambos brazos hacia adelante e hizo unos cuantos movimientos evasivos sobre el suelo, logrando esquivar algunas y desviando otras con sus mismas garras, aun así no pudo evitar todas las hojillas, llevándose unos cuantos cortes superficiales. El lobo cayó sobre el terreno y al instante se impulsó al frente para ir contra el cyborg con las fauces abiertas; el dragón lo esperó en su sitio dispuesto a rebanarlo con el Cyber Nail pero, para su sorpresa, Sangloupmon volvió a desfragmentar su data y desaparecer de su vista. Un par de segundos después apareció detrás de Cyberdramon, así que este se volteó aprisa con las garras encendidas, logrando darle un zarpazo que hizo que el lobo vampiro aullara de dolor y volviera a desaparecer.

    ~~~
    Mientras tanto, Light y Dinohumon ya habían logrado alejarse entre los árboles y ahora estaban entre unos arbustos grandes que les sirvieron como escondite en ese momento. El reptil miraba con atención a los lados por si algún enemigo aparecía y la estadounidense ya había dejado a Lunamon sobre el suelo: ahora estaba extrayendo de su Keychain todo lo que usaría para ayudar al Digimon. Lo primero fue el manto, el cual extendió en el terreno y a continuación colocó al Child sobre él; luego venía el Botiquín, este lo abrió aprisa y sacó los implementos necesarios: alcohol y desinfectante para las heridas de la coneja, vendas y el spray relajante. Cyberdramon seguía en sus pensamientos, pero sabía que tenía que actuar rápido si quería ayudar a Lunamon, tenía que confiar en él y sus capacidades.
    ~~~


    Del lado de Cyberdramon, el dragón volvió a quedar solo de nuevo, estático, esperando algún movimiento de parte del lobo. Era la primera vez que peleaba contra uno de esos y le sorprendía esa extraña habilidad que tenía de aparecer y desaparecer de ese modo; la única manera de combate que podía conciliar para derrotarlo era una más contundente, tenía que dar el golpe final sí o sí, como lo había hecho con DarkLizamon. Mientras tanto, el vampiro seguía ocultándose entre las sombras, observando con cuidado a su enemigo: por su mente comenzaba a correr la idea de huir pues ya estaba agotado, usar el Black Mind y el Teleport constantemente drenaba su energía considerablemente y además, su costado dolía terriblemente. Gruñó por lo bajo, había perdido a aquel Crescemon, el cual habría sido un Digicore exquisito de devorar, pero dudaba seriamente ser capaz de vencer al dragón de armadura que ahora lo combatía. Se decidió a aparecer una vez más, esta vez desde atrás y dispuesto a usar de nuevo el Sticker Blade; para su mala suerte, Cyberdramon se volteó y logró emboscarlo, la diferencia de habilidades y velocidad se hizo presente en ese momento, el cansancio le jugó en contra; de modo que el Cyber Nail fue certero, justo en medio del abdomen del lobo y de una manera en que fue imposible que este esquivara. Sangloupmon no emitió ningún sonido, se había quedado congelado en su sitio mientras sentía el ardor de las garras del Perfect recorrer su cuerpo y un extraño cosquilleo invadirlo: estaba deshaciéndose en datos. Poco a poco, la anatomía del vampiro desapareció de en frente de Cyberdramon y este vio la data del vampiro alzarse, sin pensarlo demasiado se elevó arriba y absorbió los datos, tal vez podrían ser de utilidad, pensó.


    ~~~
    Donde estaban Light y Dinohumon, la americana ya había tomado algodón y alcohol para limpiar algunas de las heridas del rostro de Lunamon. Ahora estaba echando algo de jabón en un corte que tenía por el costado y luego de eso aplicó desinfectante; colocó un par de vendas sobre la cabeza del Digimon, en el torso y por una mano, también aplicó Spray Relajante por todo el pequeño cuerpo de Child. Justo en ese instante escuchó la voz de su camarada en su oído, le avisaba que el combate había terminado. Light le pidió a Dinohumon ir por Cyberdramon y traerlo hasta ahí, de modo que no pasó mucho para que estuvieran reunidos de nuevo.

    Monodramon volvió a su forma Child al encontrarse con su Tamer y esta se aseguró de que no estuviera herido, por suerte, solo había quedado algo agotado y con unos pocos y pequeños cortes por el cuerpo. Farron también revisó al Adult que los acompañaba y le aplicó algo de Spray donde había sido mordido por Sangloupmon.

    —Se siente bien, gracias muchacha —le dijo a la pelirosa cuando sintió el efecto del Spray. Luego de unos segundos entonces Dinohumon fijó su atención en Lunamon: él era un Digimon que solía preocuparse mucho por los Child especialmente y, por su experiencia en el Valle de los Dragones, sabía que sería necesario algo más para ayudarlo que solo limpiarle las heridas—. En estos bosques suele encontrarse una planta medicinal —indicó seriamente y ganándose la atención del dúo de Ávalon—, sirve como antibiótico y creo que Lunamon la necesita— volvió a decir y luego miró arriba, la poca visibilidad del cielo desde allí y la falta de luz en el interior del bosque indicaban que no faltaba mucho para que la tarde cayera. La neoyorquina vio el gesto y entonces miró su reloj: eran las cinco de la tarde, no se había dado cuenta del tiempo que llevaban en ese lugar pero probablemente eran unas cuatro o cinco horas ya.

    — ¿Qué harás? —preguntó cuando vio a Dinohumon comenzar a andar.

    —Quédense aquí, parece estar tranquilo en los alrededores y estos arbustos los cubren bien. Iré a buscar algo de la planta medicinal para Lunamon y volveré —explicó mirándola por sobre su hombro antes de continuar. Light no lo detuvo, conociendo la personalidad del Adult sabía que no lo convencería de lo contrario.

    —De acuerdo, ten cuidado —advirtió antes de asentir. En ese instante algo vino a su cabeza y dio un paso adelante—. Dinohumon espera —lo detuvo y se acercó hasta él, el reptil vio como la chica desprendía de su cinturón una de sus pertenencias y le entregada un pequeño aparato encendido en sus manos—. Usa este Radar mientras andes por el Bosque, está atento a cualquier señal que dé, podríamos conseguir pistas del lugar que buscamos—explicó—. Este punto rosa es mi Digivice y es donde estamos ahora, si ves otra marca aparte de esa, significa que hay otro Tamer cerca, toma nota de la ubicación si eso sucede y ven por nosotros —pidió mirándolo mientras el reptil asentía, comprendiendo la petición. Así era, aunque quería ayudar a Lunamon, Light no había olvidado su misión especial y la razón por la que estaban allí. Le preocupada un poco que ya se estuviera haciendo tarde y que sería probable que tuvieran que pasar la noche allí, pero no estaba entre sus planes fallar esa misión.

    Luego de que vio a Dinohumon marcharse, la chica se giró y cruzó miradas con Monodramon, este estaba sentado a un lado de Lunamon, algo preocupado por la condición del Child también. El recordar por qué estaban en ese bosque le trajo a la mente que no había avisado al oficial Estheim de lo que habían hecho hasta ahora; de modo que desprendió el D-terminal de su cinturón y comenzó a editar un mensaje para el albino, informándole que estaba con un Digimon contratado por Ávalon y con su camarada, además le relató del encuentro con algunos habitantes del bosque y que aún no tenían pistas del laboratorio. Estheim le pidió que tuviera cuidado y mencionó que estaría más tranquilo si otro Tamer la estuviera acompañando. Light meditó en aquella respuesta y entonces comenzó a navegar por la lista de contactos de su D-terminal, ¿era necesario llamar a alguien más? Se preguntó. Ninguno de sus compañeros de guild estaba disponible: Kyle, Quillan e Isabelle estaban en File y Nieves y Ryudamon tomaban un descanso luego de su ascenso. Fue entonces que se detuvo en un nombre: la última vez que conversó con él fue la noche de Halloween en las calles de File City, hacía más de un mes, pero se había enterado que estaba en Holy Angel Citadel... Tal vez podía llamarlo, después de todo, el azabache había dejado claro más de una vez que eran aliados y que no dudara en pedirle ayuda si la necesitaba. Light volvió a observar el nombre de Law Wolfe en el dispositivo, recordando algunas cosas de esa última vez que lo vio, tomó aire suavemente y lo soltó; entonces cerró el D-terminal, lo llamaría si era necesario.


    ~~~
    Dinohumon iba a paso lento por entre algunos árboles, justo a un costado había un sendero pero prefirió evitar caminar en él para no llamar la atención y mantenerse fuera de la vista de los habitantes del Nightmare Forest. Llevaba el Radar en la mano y gracias a ello podía saber dónde estaban Light y Monodramon junto con Lunamon; solo tenía que conseguir esa planta que él conocía y volver con ellos, por lo que esperaba no tener que alejarse demasiado. Bajó el dispositivo y se dispuso a ver a los alrededores para examinar con cuidado las plantas y el pasto: la hierba medicinal que buscaba solía crecer al pie de arbustos de pequeños y mediano tamaño y podía confundirse fácilmente con mala hierba, lo único que la diferenciaba era el sutil olor dulce que desprendía al ser arrancada. Estuvo un rato indagando por el pie de algunos arbustos, pero hasta ahora no había encontrado lo que buscaba; de modo que se levantó y decidió seguir más adelante. Al conseguir una fila de arbustos de mediano tamaño se inclinó para comenzar a estudiar la hierba que había en las raíces de estos, arrancó un poco y se la llevó a la nariz: el dulce olor del pasto lo delató, era la planta que buscaba. Sonrió y comenzó a recolectar la que necesitaba con calma, escogiendo la que se veía más verde y gruesa.

    Fue en ese momento que el reptil escuchó unos murmullos por delante de él y silenciosamente se echó al suelo, guardó lo que había recolectado y se arrastró hasta debajo de los arbustos para esconderse. Empuñó el Radar y lo miró: la señal de Light seguía ahí, no se había alejado de ellos más de un cuarto de kilómetro y el aparato no mostraba más señales, entonces, ¿quién andaba cerca? Podía escuchar claramente un rumiar extraño, seguro se trataba de algún Digimon. Se movió con suavidad y apartó una rama del arbusto para ver adelante, fue ahí cuando vio a un par de Digimon Child por un lado, comiendo algo: se trataba de dos pequeños diablillos de orejas alargadas, grandes ojos rubí y alitas de murciélago, eran dos PetitMamon. Dinohumon los había visto antes, eran inofensivos y supuso que era normal que vivieran en el Nightmare Forest. Los observó por unos minutos en silencio hasta que estos terminaron de comer la fruta que tenían y se fueron, fue entonces que Dinohumon salió de donde estaba, tomó un poco más de la hierba que recolectada y comenzó la caminata de vuelta por donde había venido.

    Mientras andaba a donde estaban Light, Monodramon y Lunamon, Dinohumon llevaba a los PetitMamon en la cabeza. Fue repentinamente que comenzó a considerar una idea: ¿no era extraño que Digimon como DarkLizamon y Sangloupmon anduvieron por el bosque así como así? No dudaba que hubiera de esos en el Bosque de las Pesadillas e incluso peores, lo extraño radicaba en que estuvieran de caza a plena luz del día. Normalmente estos Digimon más fieros aprovechaban la noche para andar merodeando en busca de víctimas como aquel Crescemon y, en cambio, eran los Child como PetitMamon, PicoDevimon y Pipismon - que aunque eran Adult tampoco eran tan peligrosos- los que se veían más en el día en el Bosque. ¿Sería que tal vez tenían una razón para andar persiguiendo a Lunamon? Se preguntó. Y por cierto, ¿cómo es que Lunamon había de-evolucionado de su etapa Perfect? La coneja tampoco era de los habitantes naturales del bosque, ¿entonces qué hacía por ahí? Había algo que no terminaba de encajar en todo el panorama según lo veía Dinohumon y eso lo inquietaba. Apresuró el paso al considerar esas cosas en ese momento, sería mejor hablar eso con la chica de Ávalon, pensó.



    TakerudarkTakerudark

    Nota: Se realizó el Data Load de un Sangloupmon en este post. La técnica a adquirir es "Black Mind" para Cyberdramon.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 5 Ene 2017
  9. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
  10. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757

    Alrededor de una hora había pasado desde el encuentro con Sangloupmon y DarkLizamon y ahora el trío de Ávalon estaba rodeando al Lunamon inconsciente. Dinohumon tenía unos minutos de haberse reunido de nuevo con Light y Monodramon e incluso ya había machacado algo de la hierba que trajo para dársela al Child tan pronto despertara; también devolvió el Radar a su dueña indicándole que no había captado señales. Las penumbras comenzaban a caer de modo más oscuro sobre el Bosque de las Pesadillas y la humana no había recordado lo inquietante y, de cierto modo, asfixiante que era el ambiente en ese lugar hasta ahora que volvían a estar en un perturbador silencio; el cual solo era cortado momentáneamente por los lejanos sonidos característicos del Bosque que, debido a su naturaleza, tenía mucha más actividad de noche, además, rozando ya las seis de la tarde comenzaban a hacerse presentes... y más escalofriantes. Mientras esperaban que Lunamon despertara Light sacó de su Keychain una bolsa que había preparado con algo de comida para sus acompañantes y para ella misma. Tanto Monodramon como Dinohumon aceptaron el alimento, ya llevaban varias horas allí y no sabían cuántas más estarían, así que necesitaban mantener las energías.

    —Escucha muchacha —habló el Dragon Man luego de haber terminado de comer un trozo de pan relleno, siendo hasta el momento el más consciente de la situación, la aludida alzó la vista para verlo—. ¿Qué haremos? Este lugar es peligroso de noche, tal vez sea mejor que nos marchemos y sigamos buscando mañana temprano, incluso podríamos venir mejor acompañados —la neoyorquina lo escuchó con atención pero permaneció en silencio, tanto los ojos del Adult como de su camarada a su lado la escanearon con cuidado. Monodramon entendió que probablemente Light no quería irse y lo cierto era que él tampoco, pero ya habían tenido dos combates en unas pocas horas en el interior del Bosque y era bien sabido por todos de las extrañas cosas que pasaban en el Nightmare Forest a menudo en la noche, así que decidió apoyar a Dinohumon en la idea. La neoyorquina los escuchó a los dos con cuidado y meditó en lo que decían en silencio, ponderando las opciones que tenían; incluso se levantó y comenzó a mirar a los alrededores con la escasa luz que quedaba desde afuera: estaba plenamente consciente de lo peligroso que era pasar la noche ahí, pero no lo consideraba imposible. Es decir, habían pasado por cosas peores, solo tenían que ser cuidadosos y silenciosos, ¿acaso una noche en el Nightmare Forest podía ser peor que pasar cuarenta y ocho horas en la Isla de Hel? Recordó los recursos que tenía a su disposición: algunas de sus Digimemories podían servirle para mantener alejados a los habitantes del bosque y tal vez podían encontrar un buen lugar para dormir cuando ya estuviera muy entrada la noche. Luego de un par de minutos considerando todo eso entonces se giró para hablarles, antes de hacerlo fijó la vista sobre Lunamon, esta aún estaba dormida.

    —Escuchen chicos, sé que es un poco peligroso... pero no podemos irnos, solo tenemos que ser cuidadosos, andar en silencio y evitar ser visto por los salvajes mientras buscamos —explicó—. Tengo algunas Digimemories que pueden ayudarnos si nos topamos con algunos Digimon, así que... —la penetrante mirada de Dinohumon la hizo callar, notaba que no lo estaba convenciendo; entonces la estadounidense llevó su mirada a Monodramon—. Draak, esto no es peor que Hel, podemos hacerlo —declaró con seriedad y el dragón la miró fijamente, luego de unos segundos vio a un lado pensando en ello. Ciertamente Hel le había enseñado muchas cosas, entre ellas ser más cuidadoso, actuar por su cuenta sin esperar órdenes y ser más perspicaz. ¿Estaba preparado para esta clase de misiones? Se preguntó y recordó que precisamente para esas difíciles asignaciones era que había pasado el examen de ascenso en primer lugar. Tomó aire y lo soltó lentamente endureciendo el semblante, entonces volvió a mirar la chica.

    —Tienes razón, ya nos hemos preparado para esto —sentenció él y la Tamer sonrió, el pequeño púrpura ahora dirigió sus orbes a Dinohumon y este, luego de entender que estaban dispuestos a quedarse ahí, se cruzó de brazos y cerró sus ojos antes de asentir. Confiaba en las capacidades del par y tal vez era hora de mostrarles a los miembros de Ávalon que era capaz y de ayuda en sus misiones.

    — ¿Qué haremos con este Digimon? —preguntó el Adult dejando el asunto anterior atrás y mirando a Lunamon.

    —No podemos dejarla aquí —respondió Light soltando aire y acercándose a verla, se inclinó al lado de la coneja y la miró por un instante. Estiró la mano al frente y tocó la cara de Lunamon: al sentir el cálido toque de la mano humana sobre su piel, la Child se revolvió suavemente en su lugar y apretó los ojos para comenzar a abrirlos suavemente.

    — ¡Está despertando! —exclamó Monodramon y se acercó también, lo mismo hizo Dinohumon, con las hierbas que había traído en la mano. La pequeña Digimon intentó incorporarse pero Light la detuvo.

    —Lunamon, no te fuerces —le dijo al ver lo que trataba de hacer—. Todo estará bien —le aseguró. El timbre de voz de la humana sonó familiar para la Digimon, que parpadeó tratando de reconocer el lugar donde estaba, pero aún veía borroso. Al sentir que una mano tibia la tocaba, se aferró a ella y soltó un gemidito que denotaba que tenía miedo; la pelirosa notó que al parecer confiaba en ella, de modo que la tomó entre sus brazos y la acurrucó sobre su pecho, luego estiró su mano para recibir las hierbas de Dinohumon—. Come esto por favor, te hará sentir mejor —le dijo y acercó el medicamento a la boca de la coneja, que comió la planta y la tragó aprisa. Resintió un poco el sabor apretando los ojos, pero volvió a comer cuando por segunda vez la humana le acercó la hierba, Light supuso que con esa cantidad sería suficiente por el momento así que luego de eso le ofreció un poco de agua que había sacado del Kit de Camping anteriormente.

    Lunamon bebió un sorbo y entonces se acomodó sobre el regazo de la chica, sintiéndose reconfortada por el calor que le brindaba. Se sentía algo mareada pero al mirar a un costado diferenció los grandes ojos dorados de Monodramon observándola, aun así, aquella cara amigable no le dio miedo. Giró suavemente sus orbes y esta vez observó a Dinohumon: intentó hacer memoria y recordó que ese Digimon fue uno de los que la había salvado de Sangloupmon y DarkLizamon, entonces dio un suave respingo y finalmente habló.

    — ¿T-tú fuiste uno de los Digimon que me rescató? —preguntó en voz baja y el reptil de piel esmeralda asintió.

    —No solo yo, Monodramon también peleó, de hecho fue quien los derrotó —explicó—. Y Light te sacó de ahí —señaló a la humana que la sostenía y Lunamon subió la vista para ver a la chica, ella igualmente bajó el rostro para ver a la Digimon y le sonrió suavemente.

    La pequeña se quedó paralizada al ver a la estadounidense, su corazón se aceleró rápidamente pero se mantuvo estática, observando a la humana. Sus orbes se dilataron y a su mente llegó aquella visión que tuvo antes de caer inconsciente: había visto ese cabello rosado, esas delicadas facciones y aquellos ojos zafiros antes y estaba segura que se trataba de aquella Tamer que había estado buscando por varios meses ya. Su cuerpo comenzó a temblar suavemente y Light notó lo desfigurada que estaba la expresión del rostro de la coneja, extrañándola un poco.

    — ¿Qué sucede? —le preguntó suavemente y la Digimon dio un respingo al volver a escuchar esa voz. Quería decir algo, pero la impresión la tenía muda; esa chica no era la Serah que ella conocía, pero... era idéntica.

    — ¿T-tú e-er-es...? —balbuceó.

    —Soy Light —explicó la neoyorquina rápido, procurando que la conejita no se forzara al hablar—. Pertenecemos a la guild de Ávalon y estamos aquí en una misión para Digital Security, buscando a unos humanos que hacen experimentos ilegales con Digimon —informó, buscando despejar alguna duda o temor que tuviera la Child—. Mientras caminábamos por el Bosque vimos a esos Digimon atacarte y por eso te ayudamos, estabas muy lastimada así que te trajimos aquí y te atendimos. Dinohumon trajo estas hierbas medicinales para ti —guardó silencio y vio cómo la conejita tenía sus grandes orbes rubí brillantes. La pelirosa se quedó observando el semblante de Lunamon por un momento y luego de unos segundos sonrió levemente, jamás había visto un Digimon como ella pero era muy linda y su rostro denotaba mucha ingenuidad e inocencia—. Todo estará bien —dijo la chica esta vez susurrando y Lunamon sintió una punzada en su pecho. Esa chica no era su Serah, pero sentía una reconfortante calidez en sus palabras, en su mirada y desde su pecho que la hacían sentir que podía confiar en ella; pero aun así, el parecido que tenía con su antigua Tamer era tanto que aquello la abrumaba. Lunamon alzó su manito para tocar el rostro de Light, quería asegurarse que en realidad no se trataba de Serah; pero el cansancio que tenía encima le ganó y luego de temblar suavemente cerró sus ojos, volviendo a quedarse repentinamente dormida.

    El trío de Ávalon se miraron luego de eso y decidieron que no podían dejarla abandonada, aun cuando debían seguir con su misión por el Nightmare Forest. Dinohumon fue quien se ofreció a llevar a la pequeña así que Light acomodó el manto sobre el pecho del Dragon Man y envolvió a Lunamon allí para que la cargara. Antes de dejar ese pequeño lugar que les daba cobijo, la chica revisó sus pertenencias y acomodó algunas Digimemories específicas de primeras en el compartimiento del cinturón; también tomó el D-Scanner y lo guardó en el Keychain.

    —Ya ha cumplido su misión —aclaró y extrajo del dispositivo del iC para refugiar allí a Monodramon. Quería que este conservara tantas fuerzas como le fuera posible y con la compañía de Dinohumon era suficiente. Además, mientras menos de ellos estuvieran a la vista, más rápido podrían pasar desapercibidos. Vio su reloj: era las seis y treinta de la tarde y ya el bosque estaba bastante oscurecido; no tenía más opción, había que seguir buscando. Sacó el Radar y lo encendió, entonces ella y Dinohumon comenzaron la caminata.

    La chica intentó recordar de dónde habían venido y la zona que estuvo recorriendo Dinohumon, tenían que ir Oeste por descarte, hacia donde las tierras del Bosque limitaban con el Océano Net. El viaje era silencioso, con el dúo andando por entre los árboles sin hablar más que lo absolutamente necesario. El Adult iba atento a los alrededores, procurando detectar cualquier sonido o presencia cercana y la chica llevaba su atención dividida entre el Radar y el camino. La luz ya era bastante escasa y apenas podían ver algo entre los árboles, por lo que se guiaban por los sonidos para saber si había algún peligro cerca y a la vez ellos mismos mantenían el silencio.

    Pasó cerca de una hora en la que ellos marcharon caminando con cuidado, a veces deteniéndose cuando escuchaban algo o no se sentían seguros y en ocasiones cambiando levemente la dirección si les parecía que se desviaban. La primera vez se detuvieron por escuchar sonidos extraños entre los árboles que terminaron siendo más Pipismon, la segunda vez el dúo logró ver a un trío de Bakemon por un costado y se echaron al suelo hasta que estos pasaron. Ya era la tercera parada que tenían en ese rato, pero Dinohumon se sentía alto desconfiando en la zona por la que caminaban y le pidió a Light esperar un momento y quedarse inmóviles detrás de un árbol. El reptil podía percibir un aroma que se le hacía inconfundible: era el mar, ya estaban cerca del borde del continente por ese lado. Pero había algo más que lo inquietaba así que dio unos pasos silenciosos por un costado, intentando ver quien andaba cerca; fue repentinamente que ambos escucharon unos chillidos y luego de detectar desde dónde venían, se dieron cuenta que habían tres pequeños Digimon con forma de diablillos por un lado.

    — ¿Qué son? —preguntó Light en un susurro, oculta detrás de un árbol, a unos pocos metros del trío de seres.

    —Vilemon —contestó por lo bajo Dinohumon, sus iris de reptil le permitían diferenciar un poco más entre la oscuridad—. Tenemos que alejarnos —musitó, pero antes de moverse Light lo detuvo colocando una mano sobre su brazos. Le hizo una seña de que esperara un momento y sacó de su cinturón una Digimemory, la insertó en el Lector de Memorias y el Dragon Man vio con sorpresa como un vampiro humanoide de cabello rubio, máscara y afilados dientes aparecía a su lado, haciendo que un frío recorriera su espalda. Todos conocían muy bien al señor de los vampiros: Vamdemon.

    —Asusta a esos Vilemon para que se alejen de aquí —ordenó la neoyorquina alzando la voz solo lo suficiente para que el fantasma la escuchara. Este rápidamente salió desde donde estaba y caminó a paso lento hacía el trío de diablillos; desde su lugar Light y Dinohumon solo vieron cómo los tres Vilemon se espantaban de que apareciera frente a ellos el señor de aquel bosque y huyeron despavoridos—. Incluso ellos conocen la fama del Vamdemon que habita este lugar... —explicó la fémina—, sabía que esa DM sería de utilidad.

    Con el camino libre el dúo finalmente pudo caminar hasta encontrar un risco que, efectivamente, daba hacia el Océano Net. La brisa fría del mar era más fuerte a la altura que estaban y su visibilidad era un poco más clara en esa sección, pues las lunas de aquel mundo estaban sobre ese mar brillando intensamente: al revisar su reloj Light vio que eran cerca de las nueve de la noche.

    —Vaya, jamás imaginé ver el mar oscuro —recitó el reptil con seriedad, llamando la atención de la chica—. Así llaman a esta porción del océano que limita con el Bosque de las Pesadillas. Muchos rumores se oyen de estas aguas oscuras... —declaró algo inquieto, no le agradaba la idea de pasar la noche ahí. Light, en cambio, observó el lugar algo indiferente al relato, sintiéndose tranquila de haber salido de la oscuridad del bosque. Fue en ese instante que miró su Radar y pasa su sorpresa, una pequeña marca titilaba justo por el borde de la pantalla: era la señal de una presencia detectada.

    —Un Tamer... —susurró deprisa. Tenía que tratarse de los que buscaba, ningún otro humano estaría en aquel Bosque a esas horas por diversión y estaba segura que Estheim no había enviado a nadie más—. Son ellos —decretó cuando vio que una segunda señal aparecía—. Deben tener en laboratorio oculto entre estos riscos que dan al mar —dedujo—. Vamos —pidió rápidamente. Después de estar buscando por todo el bosque al fin encontraban una pista.


    DM de Vamdemon usada (2/5)
    TakerudarkTakerudark this is gonna be soooo long.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 8 Ene 2017
  11. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
  12. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757

    El dúo de Ávalon siguió la línea del risco que daba al mar prestando especial atención a lo había debajo. Dinohumon avisó que probablemente la bajada era de unos veinte metros y al mirar más de cerca se podía notar que en algunas secciones se creaba una pequeña playa, mientras que en otras el agua del Océano Net golpeaba directamente la roca del acantilado. No pasó demasiado para que, siguiendo la señal del Radar, se acercaran lo suficiente para poder echar un vistazo abajo: debido a la oscuridad no les era posible ver a los humanos que andaban por allí, pero el Radar marcaba sus señales; de modo que la neoyorquina estaba segura que se trataba de los que buscaban. La chica y el reptil permanecieron un rato más ocultos entre los árboles de arriba del risco mientras planeaban qué hacer. Meditando un poco en el asunto, Light llegó a la conclusión que esos dos probablemente eran vigilantes y que la entrada al laboratorio donde experimentaban con Digimon debía estar en algún lugar allí debajo: no era extraño que los renegados escogieran los lugares más improbables para realizar sus fechorías; después de todo, ¿quién buscaría de frente a las aguas oscuras de un espeso mar custodiado por un Bosque de Pesadillas que era temido por todos? Teniendo eso en cuenta, era probable que allí dentro se encontraran Tamers de alto calibre y eso era algo que preocupaba a Light; con solo el apoyo de un Adult y un Perfect, las cosas podían complicarse. Los minutos pasaban y la estadounidense permanecía callada, Dinohumon esperaba alguna clase de comentario pero comprendía que Light era una chica de pocas palabras; aun así no dudaba que su mente estaba trabajando velozmente para poder abordar la tarea. Cuando escuchó a la humana soltar aire entonces se decidió a preguntar algo.

    — Entonces, ¿qué hacemos muchacha? —cuestionó, fijando sus iris sobre ella y acomodando a Lunamon sobre su pecho.

    —Si algo me queda claro es que la actividad en el laboratorio debe ser más baja de noche —explicó, revelando lo que pensaba—. Si hay una oportunidad de entrar al lugar y sacar algo de información para llevarle a DS es ahora —sentenció con seriedad. El Dragon Man se le quedó observando, pensando en lo que le decía y creándose un momento de silencio. Monodramon estaba al tanto de la situación y escuchaba lo que su Tamer decía desde el iC, así que en ese momento pidió ser materializado para analizar la situación juntos. Fue en ese instante que una fuerte brisa fría desde el mar les llegó y aquello hizo que la Child que cargaba Dinohumon se revolviera entre sus brazos, abriendo finalmente los ojos.

    Lo primero que notó Lunamon al lograr enfocar sus orbes, aparte de oscuridad, fue la brisa fría del Océano y su característico olor salado. Aquello hizo que su rostro de tensara y de un momento a otro se incorporó rápido, mostrándose claramente asustada e intentando trepar el cuello de Dinohumon para soltarse de él. Light se acercó deprisa para calmarla y Monodramon también, viendo lo alterada que estaba.

    —Lunamon, detente, estamos aquí, estás a salvo—le dijo Light intentando tranquilizarla.

    — ¡Suéltame! —pidió Lunamon al reptil, sin ser capaz de escuchar nada. Fue entonces que la Child se soltó del Adult y cayó al suelo, soltando un gemido de dolor al lastimar su herido cuerpecito. Light dio unos cuantos pasos hasta ella y la tomó entre sus brazos para apretarla contra sí misma, la Digimon intentó zafarse pero la humana retrocedió unos pasos y se sentó en el suelo, abrazándola con fuerza.

    —Lunamon, todo está bien, no dejaré que te pase nada —aseguró la pelirosa sin soltarla y al escuchar aquellas palabras la Child dejó de moverse, quedando en silencio y quieta, aunque su cuerpo vibraba suavemente. Al sentir que estaba tranquila, Light relajó el agarre y la separó un poco para mirarla, notando que los ojos la coneja estaban brillantes y acuosos—. ¿Qué sucede? —preguntó la estadounidense con preocupación cuando vio que la Child comenzaba a gimotear.

    —T-tengo que irme de aquí, por favor, d-déjame irme —pidió y la americana la miró algo consternada, Lunamon parecía muy asustada y el leve temblor en su cuerpo la delataba. La Child cerró los ojos fuertemente y habló—. No volveré a ese lugar jamás, pase lo que pase, no me atraparán —reveló en llanto y Light abrió los ojos de par en par. Monodramon y Dinohumon se miraron.

    — ¿De qué hablas? ¿Lunamon? ¿Acaso hablas del laboratorio que está en este lugar? —cuestionó Light aprisa, buscando con sus zafiros las respuesta en los orbes rubí de la Child, esta tapó sus ojos con sus manitas y ocultó el rostro en el regazo de la humana mientas lloraba. Pasaron unos cuantos segundos de silencio en que solo el amargo llanto de Lunamon se escuchaba, provocando cierta compasión en los presentes; especialmente en la neoyorquina que posó su mano en la cabeza de la pequeña y comenzó a acariciarla y pedirle que se calmara. Le preocupaba Lunamon, ¿le había sucedido alto tan traumático estando allí? No podía ignorar lo que sucedía: esa Digimon al parecer sabía algo del laboratorio oculto en ese lugar y cualquier información que pudieran tener antes de entrar ahí sería de gran ayuda. Por la reacción de Lunamon podía deducir que se trataba de un tema delicado y que le afectaba, pero era necesario que pudiera contarle lo que sabía—. Escucha Lunamon, comprendo que quieras irte —comenzó a hablarle— y no planeo detenerte. Quiero que sepas que la razón por la estamos aquí en este lugar es porque sabemos que en ese laboratorio hacen cosas malas con los Digimon y queremos detenerlos, confía en nosotros, por favor. Cualquier cosa que sepas podrá ayudarnos a vencer a quienes están allí —Lunamon permaneció sollozando en voz baja y temblando sin alzar el rostro. Light y Monodramon cruzaron miradas y entonces el dragón bajó la cabeza a la altura de la conejita para esta vez hablarle él.

    —Oye Luna —puso su garra en el hombro de la Digimon—, entiendo que estés asustada, pero no vinimos aquí para volver atrás —aseguró y guardó silencio cuando la conejita alzó su cabeza levemente y lo observó de reojo—. Te prometo que detendremos a los que están allí y lo que sea que estén haciendo —concluyó con un brillo de determinación en sus orbes dorados que Lunamon no pasó por alto. De nuevo sentía que podía confiar en ese Digimon, así que luego de unos segundos de silencio se incorporó poco a poco y se sentó sobre el suelo. La atenta mirada del equipo de Ávalon la vigiló, notando que el rostro de la pequeña evidenciaba bastante tristeza, lo que sea que le había pasado había sido horrible.

    —Está bien, les diré lo que sé —dijo finalmente soltando un suspiro y apretando las manitas sobre sus piernas sin despegar la vista del suelo—. Yo nací y crecí en File City y hace poco menos de un mes llegué a este continente. He estado buscando a alguien y vine a Holy Angel Citadel hace dos semanas por esa misma razón; pero, desde que llegué un grupo de humanos y sus Digimon comenzaron a cazarme —explicó conteniendo el líquido en sus ojos y los continuos sollozos que salían de su garganta. Light la miraba atentamente y prestando toda la atención al relato. Lunamon siguió—. Se trataba de una chica y un chico; no sé para qué me querían o por qué me necesitaban, pero luego de pasar días siguiéndome finalmente me enfrentaron con sus Digimon y, por supuesto, perdí: ellos podían digievolucionar y yo no. Me inyectaron algo y lo último que recuerdo de eso era la sonrisa de ella diciendo lo feliz que estaba y que había pasado mucho tiempo buscando un Digimon de mi clase.

    La humana cruzó miradas disimuladas con Dinohumon y Monodramon pero volvió su atención a Lunamon, que ahora guardaba silencio. Rememorar lo siguiente se le hacía especialmente difícil y eso se evidenció en el sonoro sollozo que emitió.

    —D-después de eso, desperté en ese laboratorio y la pesadilla comenzó: estaba encerrada en una extraña habitación con máquinas y muchas computadoras —la Digimon volvió a guardar silencio y entonces una lágrima corrió por su carita—. Cada vez que venían me amarraban en una máquina de esas, me inyectaban un líquido que me quemaba por dentro y me introducían en ella; dentro solo podía sentir dolor en lo más profundo de mi Digicore —más lágrimas salieron mientras relataba aquello y fue la humana la que comenzó a desfigurar su rostro por la historia, sintiendo un punzada en su pecho al verla tan afectada. Lunamon repentinamente se llevó las manitas a los ojos y su llanto se hizo más audible, haciéndose desgarrador—, no sé qué buscaban o por qué hacían eso conmigo, no entiendo por qué —guardó silencio y siguió llorando bajo la mirada consternada del otro dúo de digitales.

    Light apretó la mandíbula y miró a un lado cerrando los ojos. La indignidad y furia que estaba sintiendo en su pecho la hicieron temblar levemente y cerrar su puño sobre la tierra. ¿Qué clase de escoria humana había allí en ese lugar? ¿Cómo podía haber humanos con tanta maldad en su corazón para hacer sufrir a Digimon como Lunamon de esa manera? Quiso saber. Abrió los ojos frunciendo el ceño y conteniendo cualquier comentario para que Lunamon siguiera, pero esta permaneció en silencio por un par de minutos; nadie la interrumpió, sabían que necesitaba ese tiempo.

    —Hace exactamente tres días ocurrió lo peor —continuó la coneja, adoptando un tinte profundo en su voz—, hicieron que evolucionara a mi forma Adult y luego a mi forma Perfect —reveló, capturando la atención de los que la escuchaban—. Parecían muy felices de eso y pensé que todo acabaría, pero... —apretó sus labios— siguieron hurgando en mi cuerpo y en mis datos, las inyecciones de aquel líquido tan doloroso aumentaron y las sesiones en aquella máquina también —su voz se quebró y Light extendió su mano suavemente para ponerla sobre la espalda de la pequeña, intentando confortarla y sintió como el cuerpo de la conejita temblaba—... Esta mañana escuché por casualidad de uno de ellos que finalmente tenían todo listo para volverme datos y fusionarlos con los de la humana que me secuestró —todos los que la escucharon expresaron su sorpresa de diferente manera.

    —Entonces, tal como dijo Estheim, experimentan con los Digimon para realizar las cirugías Bio-Hybrid —musitó la pelirosa con molestia y escuchando a Lunamon sollozar.

    — ¿Cómo escapaste pequeña? —preguntó Dinohumon y Lunamon miró a un lado.

    —Quisieron realizar una prueba de combate en el exterior y me sacaron al Bosque con dos Tamers, uno de ellos esa chica... pero en el momento que pude los ataqué y huí. Sé que DarkLizamon y Sangloupmon fueron enviados por ellos, por eso... —Lunamon alzó la vista y vio a Dinohumon y luego a Monodramon con ojos brillosos a punto volver a llorar— en verdad agradezco que los hayan vencido, a pesar de que puedo digievolucionar me agotó demasiado y usualmente pierdo el conocimiento —explicó en un tono levemente más calmado y el dragón le sonrió; entonces Lunamon miró a Light, agradeciéndole a ella también y recordando de nuevo el parecido de aquella pelirosa con su antigua Tamer que tanto había buscado—. "Pero es muy diferente a Serah" —pensó contrayendo sus iris y apretando sus manitos, sintiendo cierto nerviosismo que no llegaba a comprender por aquella humana que estaba a su lado.

    —Entonces, ellos experimentaron contigo —tajó la chica y volteó la vista a un lado, estaba molesta y su pecho latía con algo de prisa. Chasqueó la lengua y volvió a mirar a la pequeña —. Lunamon, lamento que hayas tenido que pasar por todo eso y... te juro que esto no se quedará así —le dijo con determinación y la miró con tanta fijeza que el corazón de la Digimon sintió una punzada, en mucho tiempo nadie se había interesado por ella de esa manera—. Pero necesitamos que nos digas todo lo que recuerdes de ese lugar: qué tan grande es, cuántas personas hay dentro y cómo podemos entrar —le pidió.

    La Digimon bajó la vista con desánimo al suelo y comenzó a contar de forma pausada lo que recordaba, lo cierto es que su información no fue de mucha ayuda, pues durante su estancia en el edificio oculto se limitó a estar encerrada en aquella habitación de pesadilla. Pero aseguró que, efectivamente, la actividad cesaba en las noches, con excepción de algunas ocasiones. Eso le hizo a Light ponderar el hecho de que probablemente estaban atentos esa noche por la huida de Lunamon. Inconscientemente la neoyorquina llevó una mano hasta su cintura y extrajo el Radar para encenderlo de nuevo, corroborando que las dos marcas aún seguían ahí, de hecho, no se habían movido. Pero fue repentinamente que la chica frunció el ceño cuando notó que el Radar transmitía una tercera señal, esta vez a sus espaldas: esta daba vueltas en círculos, probablemente estaban en el aire. Para su sorpresa, una cuarta señal apareció en la pantalla, estaba hacia el oeste, de donde ellos venían y se movía en zigzag y lentamente.

    —Hay más Tamers —comunicó llamando la atención del resto y Monodramon de inmediato se acercó a ver lo que ella decía—. Tsk, deben ser vigilantes, podrían estar buscando a Lunamon todavía —la aludida giró a verla con algo de terror y dispuesta a salir corriendo ya mismo. Dinohumon intentó calmarla.

    —Escucha Light... —esta vez fue Monodramon quien habló, mirando fijamente la pantalla —. Necesitaremos ayuda y un buen plan para hacer esto —explicó alzando sus orbes a ella.

    La Tamer lo observó directamente y su mente comenzó a analizar la situación: con un número de oponentes mayor a tres la única ventaja que tenían ahora era que no habían sido detectados. Pero no podía asegurar cuántos enemigos conseguirían dentro y de ser así, de todos modos necesitaba un apoyo fuera. Light sostuvo aire en su pecho y entonces lo soltó, tomó el D-terminal de su cinturón y buscó en este un nombre específico: Law Wolfe. Hubiera preferido no tener que acudir a él, pero era la única persona relativamente cercana y en la que confiaba lo medianamente suficiente para pedir ayuda aparte de sus compañeros de guild. Sus dedos se movieron velozmente por el teclado del aparato mientras escribía un resumen de la situación, al mismo tiempo su mente divagó por unos segundos hasta la última vez que lo había visto en Halloween. Luego de rememorar lo sucedido ese día entonces negó suavemente con la cabeza: intentaba convencerse de que lo llamaba solo porque era muy necesario, no por otras razones. No, no había más razones. Endureció el semblante y leyó rápido lo que había escrito, no había tiempo para esas cosas, pensó para sí misma; había una situación importante que requería toda su concentración ahora. Si pensarlo más dio a la tecla enviar y entonces fijó su mirada en el Radar nuevamente.

    [...]

    En una de las Inn de Holy Angel Citadel el originario de San Francisco- California estaba acostado sobre la cama con las luces ya apagadas. El reloj de mesa marcaba las diez de la noche y él permanecía con su único ojo viendo hacia el oscuro techo: su mente solía divagar en muchos asuntos a diario y esa noche no era la excepción. Su camarada reposaba sobre lo alto de un armario, los lugares altos eran sus favoritos. Por su parte, el humano estaba medio tapado por una sábana que apenas cubría su torso semi-desnudo e intentaba conciliar el sueño. Law dio una vuelta en la cama y tapó con la almohada su cabeza, intentando ignorar el calor en algunas de las heridas recientes de su visita en Hel. Aunque la mayoría ya habían sanado, algunas aún ardían de noche.

    Fue en ese instante que el D-terminal que reposaba sobre la mesa más cercana a su cama sonó, haciendo que el chico echará a la almohada a un lado y alzará la cabeza, fijando la atención en el reloj: era extraño que recibiera mensajes a esa hora. Estiró el brazo para tomar el objeto y se dio la vuelta para abrir el dispositivo. Al momento de leer el nombre del remitente, el azabache se incorporó rápidamente en la cama con su visión pegada en la pantalla y leyendo a toda velocidad el mensaje: "Bosque de las Pesadillas", "laboratorio", "renegados".

    —Tsk, ¿en qué se habrá metido ahora? —chistó con algo de molestia, tecleó rápidamente una respuesta antes de salir de la cama y colocarse un jean y una sudadera ligera que había dejado sobre una silla—. Red, despierta, hay que irnos.



    .Wolfe.Wolfe primera mención a Law :3
    TakerudarkTakerudark ~
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    Última edición: 10 Ene 2017
  13. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
  14. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,002
    Temas:
    1,276
    Calificaciones:
    +4,546
  15. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757


    Al mirar el dispositivo de rastreo, la pelirosa notó cómo una de las señales de los dos Tamers que estaban debajo se alejaba un poco de la otra y entonces desaparecía.

    — ¿A dónde se fue? —preguntó Monodramon, que también pudo verlo.

    —... No estoy segura, pero es muy raro que la señal de su Digivice haya desaparecido de repente... —meditó en ello algo confundida, pero su compañero la sacó de sus pensamientos posando una garra sobre otra de las señales, la que estaba caminando en zigzag.

    — Hay que movernos de aquí, este no está muy lejos de nosotros —Light dirigió sus azulinos a la marca; ciertamente, estaba a un poco más de doscientos metros de ellos.

    —Es raro que ande en el Nightmare Forest a estas horas —murmuró ella—. Tenemos que tomar la delantera... —dijo rápido y miró a Lunamon, la pequeña aún estaba sentada en su sitio, mirando al suelo. Justo en ese instante su D-terminal sonó: era la respuesta de Wolfe, este aseguró que estaría ahí en unos veinte minutos, que era el tiempo que le tomaría llegar desde Holy Angel Citadel hasta el Nightmare Forest sobre Kuwagamon. Farron de inmediato se dio a la tarea de trazar un plan: dejaría a Dinohumon encargado del Tamer que se acercaba a ellos y Wolfe tendría que hacer algo con el que daba vueltas en círculos a un poco más de medio kilometro de ahí, el cual suponía que estaba en el cielo; con Kuwagamon el californiano podría emboscarlo. Ella y Monodramon irían abajo, donde anteriormente estaban dos señales pero ahora solo quedaba una: la estadounidense estaba casi segura que había alguna entrada al laboratorio allí debajo y eso explicaba bien que una de las señales hubiera desaparecido repentinamente.

    Comunicó el plan al azabache a través del dispositivo de mensajería, explicó tan claro como pudo su posición (a la parte más oeste del Nightmare Forest, en los riscos que daban al Océano Net), para que pudiera dar con ella le informó que tenía activo su Comunicador; de ese modo, tan pronto estuvieran en el rango de detección, podrían hablar entre ellos hasta que se encontraran. Le alertó del Tamer que estaba sobrevolando el Bosque de las Pesadillas y se lo encargó, pidiéndole que lo emboscara del modo más discreto posible y lo inhabilitara. Luego de terminar de dar las instrucciones al chico, el equipo de Ávalon entonces tenía que separarse.

    — ¿Estás segura de esto, muchacha? Puede ser peligroso que entres sola allá —le dijo el reptil verde a la humana cuando ella le entregó el Radar y le pidió que interceptara al Tamer que venía por el Bosque, también asintió ante la pregunta.

    —No nos meteremos en riesgo, bajaremos para intentar dar con la entrada —le aseguró, entonces sacó unas cosas de su Keychain para darle un par de esposas de las que había recibido de Estheim antes de partir a la misión—. Escucha con atención, el enemigo que se acerca no sabe que estás aquí, así que aprovecha eso a tu favor. Inmoviliza al Digimon y, tan pronto los tengas, quítale el Digivice al Tamer y espósalos contra un árbol para que no escapen —Dinohumon la miraba atentamente mientras ella le hablaba, sin duda era una chica con decisión y determinación inquebrantables—. Cuando lo hayas hecho, vuelve aquí abajo, necesitaré tu apoyo —miró a un costado un momento, pensando en algo más y entonces volvió a posar sus zafiros sobre el Dragon Man—. Si crees que el enemigo es demasiado poderoso para ti, no te arriesgues y escapa —le dijo con seriedad. El dragón apretó el Radar en sus manos pero asintió antes de decirles que tuvieran cuidado, se dio la vuelta para introducirse al bosque y emboscar al Tamer que se les acercaba.

    Light soltó aire cuando lo vio marcharse y entonces dirigió sus orbes hacia su camarada, quien le confirmó con la cabeza. Antes de decir algo más la chica giró hacia donde estaba Lunamon, entonces dio unos pasos hacia ella y se inclinó a su altura para hablarle, colocando suavemente las manos sobre los hombros de ella.

    —Lunamon, quisiera que vinieras conmigo —la Digimon alzó su rostro para verla—, tal vez podamos encontrar respuestas en ese laboratorio acerca de lo que te han hecho y para qué y... así podríamos ayudarte —le dijo, pero inmediatamente la conejita negó de forma efusiva y sus ojos volvieron a ponerse brillantes. Era notorio que la sola idea de volver al lugar le aterraba—. Lunamon, entiendo perfectamente que tengas miedo, pero te aseguro que no dejaré, no dejaremos, Monodramon y yo, que nada te pase o que te hagan algo malo... No quiero dejarte sola en este bosque —le explicó en tono suave y Lunamon vio como el pequeño dragón púrpura asentía a las palabras de su Tamer. La coneja pareció pensarlo un momento, pero luego de unos cuantos segundos entonces se zafó suavemente del agarre de la humana, se levantó y se dio la vuelta para darle la espalda.

    —L-lo siento —sollozó—, no volveré ahí. Huiré, como era mi plan desde el principio, saldré de este bosque y me iré lejos de aquí —señaló y la estadounidense no pudo refutar nada a eso. Miró abajo soltando un suspiro, no creía que habría forma de convencer a Lunamon de lo contrario.

    — Pero Lunamon, es peligroso —le dijo Monodramon—, ¿qué tal si encuentras más Digimon con Sangloupmon o DarkLizamon? —la pequeña miró de soslayo atrás, sí, era peligroso, pero estaba decidida.

    —Sobreviviré —dijo con decisión. Light y Monodramon se miraron algo decepcionados, no iban a poder detenerla—. Aún así, les agradezco su preocupación. Light, Monodramon —volvió a mirar por sobre su hombro con la voz quebrada, aunque los había conocido hacía unas pocas horas, se daba cuenta que eran seres bondadosos y de buen corazón— espero verlos algún día nuevamente —dijo cerrando los ojos y entonces comenzó a caminar para alejarse.

    —Espera Luna —la humana la detuvo y se acercó a ella, Monodramon observó desde su lugar. La chica entonces se colocó frente a Lunamon de cuclillas y la miró fijamente; la conejita quedó en silencio y solo vio como la pelirosa llevaba la mano a su cuello y extraía con cuidado un bonito collar que portaba, el cual tenía la forma de un planeta. Entonces suavemente depositó el objeto sobre el cuello de la Child, quien miró el adorno con sorpresa y luego a la Tamer—. Ve a Holy Angel Citadel, cuando vuelva allá, te buscaré y nos volveremos a ver, ¿de acuerdo? —le pidió con seriedad y la conejita no pudo evitar que sus ojos brillaran, sintiéndose conmovida. Personas y Digimon como Light y Monodramon aumentaban su certeza de que los lazos de verdadera amistad en los que ella tanto creían sí existían. Asintió sonriendo y luego de apretar el collar y alzar su manita, se marchó. Light se levantó y caminó hasta Monodramon, ambos se miraron con cierta tristeza: esperaban ver de nuevo a Lunamon. Sin decir más, se encaminaron a cumplir su parte en el plan: tenían una misión muy importante que cumplir.



    [...]

    En Holy Angel Citadel y en lo más alto del cielo nocturno, un enorme escarabajo carmín que apenas era percibido por su característico zumbido, surcaba el cielo de la ciudadela sagrada. Law Wolfe iba sobre el cuello de su camarada mientras veía las instrucciones de la neoyorquina en el D-terminal. Extrajo de uno de sus Keychain el Radar, el Comunicador y el Mapa Digital que poseía, para guiar al insecto a la dirección que daba la pelirosa; meditó por un instante en cómo cumplir con eso de ser discreto, imaginaba que la chica se refería a que lo derrotaran sin llamar la atención.

    —Necesitaré una carnada —pensó él y buscó en el cinturón multiusos algunas Digimemories para escoger una, también tomó un par de cartas: tenía un plan.



    [...]

    Debajo, en el interior del Bosque de las Pesadillas, Dinohumon avanzaba a paso lento y en silencio por detrás de los árboles, llevaba el Radar en la mano y al detenerse lo observó: no se había alejado demasiado de Light, pero podía ver la marca del Digivice que venía por el Bosque muy cerca y justo frente a él, no tardarían mucho en encontrarse. Miró a los alrededores, no veía ni escuchaba nada cercano, aparte de los sonidos naturales del Bosque y algún que otro graznido lejano. Decidió esperar ahí al humano que se acercaba y sorprenderlo, había un poco de espacio entre los árboles a un costado de él y de este lado habían bastantes arbustos, era un lugar ideal.

    ~~~

    No muy lejos de allí, venía caminando con las manos en los bolsillos de su chaqueta Lucas Kright, un chico de unos veinte años de edad, nacionalidad australiana, cabello negro y orbes rojizos. A pesar de que estaba andando en uno de los lugares más peligrosos de Folder y de noche, su rostro expresaba total indiferencia ante ese hecho y solo sus ojos se deslizaban de un lugar a otro, siguiendo la luz de su linterna. Detrás de él, venía su compañero Digimon: un Demon Man del tipo virus y de la familia de los Nightmare Soldiers semejante a un humano, de piel totalmente roja y que era cubierto por diferentes marcas alrededor de su cuerpo, este también llevaba un tridente en su mano y una larga cola que terminaba en triángulo, aparte de una nariz agrandada y una tetrica sonrisa en su rostro. Boogiemon era un demonio que caminaba por el jardín de su hogar: originario de aquel Bosque y ahora con un Tamer, no había razón para que aquel dúo temiera en absoluto al Nightmare Forest.


    Lucas Kright y Boogiemon.
    capture_01.png capture_02.png
    Stats:
    STR: 38
    ATK: 38
    DEF: 38
    VIT: 34
    SPD: 34
    EVO: 40

    — ¿Dónde estará ese maldito Lunamon? —masculló entre dientes el humano—. Sonya es una estúpida, no entiendo cómo lo dejó ir.

    —Ji, ji, ji, sabes que no es muy lista —opinó el de piel carmín riendo con un tono agudo y ahogado que rayaba en lo siniestro.

    —Lo sé... No creo que haya logrado salir del bosque, no con lo débil que es —respondió refiriéndose a Lunamon y mirando a los lados.

    —Ji, ji, ji, seguro Sangloupmon y DarkLizamon se lo comieron —se burló.
    —Me pregunto si volvieron esos dos —dijo el Tamer. Fue en ese instante que ambos escucharon unas ramas revolverse encima de ellos y, al alzar la vista, solo vieron como un Digimon venía sobre ellos sosteniendo una gran hoja filosa que le fungía como espada. Boogiemon reaccionó al instante y empujó al humano a un lado para alzar arriba su tridente y enfrentar al interceptor. Algunas chispas se encendieron al momento en que ambas armas chocaron y el intenso forcejeo les dio un momento a ambos monstruos para examinarse y medir brevemente las fuerzas del otro. Dinohumon aplicó más presión sobre el empuje y logró echarlo atrás, el demonio gruñó e incrustó sus patas contra el terreno antes de volverse a lanzar al frente con el tridente en lo alto.

    El australiano, por su parte, resintió un poco la súbita caída al suelo, pero de inmediato de incorporó y comenzó a gatear a un lado, procurando salir de la zona de peligro. Cuando estuvo alejado entonces observó a su atacante.

    — ¿Qué rayos hace un Dinohumon aquí? —maldijo entre dientes ponderando la presencia de otro humano. Vio como el reptil no cedía ante el empuje de su camarada, pero el Demon Man no perdió la oportunidad de tenerlo tan cerca y realizó el Ruby Eye; el rayo rojizo salió disparado de sus ojos y el Dragon Man apenas tuvo tiempo de echarse a un lado, zafándose de Boogiemon—. Bien hecho —animó el pelinegro mirando a los alrededores, atento a que apareciera un Tamer. Rápidamente encendió el Comunicador que portaba en la oreja para hablarle a su líder.

    — ¿Quién rayos eres y qué quieres? —cuestionó el demonio carmesí a su oponente. Este permaneció en silencio y alzó el Akinakes adelante.

    Dinohumon no pensaba dar tregua a su enemigo y velozmente volvió a lanzarse contra él para ejecutar el Lizard Dance, propinándole unos cuantos cortes superficiales y fallando otros más que el demonio logró reducir con el Death Clash. El reptil se dio cuenta de que ese tridente era su defensa, si se lo quitaba estaría desprotegido. Justo en ese momento, la voz del humano que acompañaba a Boogiemon llegó a los oídos del Dragon Man llamando su atención: el muchacho tenía una mano sobre su oreja y repetía una y otra vez "¿Me escuchan? Nos atacan en el bosque". Aquello le dio mala espina, si avisaba a los que estaban a donde iba Light, las cosas podrían complicarse para ella, tenía que acabar con aquello rápido. La leve distracción no fue desaprovechada por Boogiemon, que rápidamente se echó a un lado y trató de clavarle el tridente por un costado. El reptil intentó mover el cuerpo, terminando con algunos arañazos que le ardieron.

    — ¡Lucas, vete de aquí! ¡Avisa al resto! —gritó el Virus a su Tamer y este no dudó en hacerle caso, el Comunicador no era respondido así que salió corriendo a un costado. Dinohumon gruñó cuando vio aquello.

    — ¡No lo permitiré! —bramó y echó un empujón con su gran espada al demonio para ir tras el chico. Aceleró la marcha y dio unos cuantos saltos mientras empuñaba el Akinakes, logrando realizar un corte transversal al tocar al suelo, justo al lado del australiano. Este cayó a la tierra por el pequeño movimiento de la superficie debido al golpe, solo para ver el cráter que el ataque había formado a solo un metro de él.

    — ¡Corre! —volvió a gritar Boogiemon, que ahora se lanzaba sobre la espalda del invasor y encendía sus ojos de un tono rojizo para lanzar el Rubí Eye. Dinohumon de inmediato se movió a un lado, haciendo que el brusco movimiento desviara el rayo a un costado y que el demonio cayera al suelo. Rápidamente el Dragon Man alzó su espada para rebanarlo mientras estaba en la tierra; pero de nuevo, el virus logró obviar los dos ataques seguidos, no proveyendo la patada que el otro le propinó en la espalda, arrancándole un alarido de dolor.

    Dinohumon se dio la vuelta deprisa para seguir al humano, la luz de la linterna que Lucas llevaba en la mano delataba su rumbo. El muchacho vio que el reptil venía tras él y entonces se desvío al flanco derecho para saltar sobre unos arbustos, su mayor sorpresa fue encontrar justo frente a él y en medio de aquella frenética carrera a un Digimon blanquecino y de tonos púrpura en su camino.

    — ¡...! —Kright se detuvo de golpe, resbalándose y cayendo al suelo, arrastrando consigo a Lunamon, a quien se llevó por delante. Dinohumon arribó justo en el momento para ver cómo el humano de cabello negro agarraba a la conejita a la fuerza y esta intentaba liberarse, revolviéndose en sus manos.

    Lucas había contado con un golpe de suerte: Lunamon tenía unos pocos minutos de haberse despedido de Light y Monodramon y caminaba en silencio por el bosque oscuro y con la cabeza gacha. Pero Kright no iba a perder esa oportunidad: ese Digimon lo habían estado buscando todo el día y no podía dejarlo ir ahora; el líder de su pandilla seguramente estaría muy complacido de ello, pensó con determinación mientras intentaba someter a la pequeña.

    — ¡Suéltala! —El reptil esmeralda no entendía qué hacía Lunamon ahí, pero tenía claro que debía liberarla, de modo que blandío su Akinakes a un lado. Para su sorpresa, un rayo rojizo lo golpeó en la espalda y lo hizo retroceder: era Boogiemon. Cuando el demonio vio que su Tamer tenía a un Lunamon en sus manos, no pudo evitar agitarse, ese Digimon era muy valioso para ellos ahora.

    —Lucas, vete rápido, ¡usa una Digital Gate! —exclamó alzando su tridente y chocándolo contra la espada de Dinohumon. El humano asintió de inmediato, no dejaría que le arrebataran a Lunamon; después de todo, parecía que ese Digimon que los atacaba tenía algo que ver con la coneja. Sacó un D-3 de su bolsillo velozmente y entonces abrió la puerta Digital con este; al ver aquello Dino intentó quitarse de encima al virus y volvió ejecutar el Lizard Dance. Para su desgracia, el humano entró por la puerta y esta rápidamente se cerró, dejando solos al reptil y al demonio.



    TakerudarkTakerudark empieza la verdadera Quest A =w=
     
  16. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
  17. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757

    — ¡Maldita sea! —vociferó Dinohumon con ira y arremetió con todas sus fuerzas contra el demonio. Este intentó contenerlo, pero el arrebato de cólera de Dragon Man lo hizo retroceder y un chispazo se produjo cuando ambas armas volvieron a chocar. Dinohumon dio un sablazo más y luego otro y luego otro, con todas sus fuerzas, haciendo que Boogiemon comenzara a dar pasos hacia atrás en el proceso, defendiéndose torpemente. Cuando finalmente el Digimon carmín se vio acorralado contra un árbol, Dinohumon entonces alzó su gran espada para realizar un corte vertical contra él, haciendo que la atención del demonio se fuera hacia arriba; pero rápidamente el reptil se echó adelante e incrustó en el estómago del virus la cuchilla más pequeña que llevaba en sus brazos, provocando que este se quedara paralizado en su lugar, sintiendo su cuerpo y todas sus fuerzas desvanecerse. Una luz cubrió a Boogiemon y este volvió a su forma Child, un Impmon, que cayó casi desmayado al suelo. El reptil esmeralda lo tomó con su mano y lo puso a su altura para exigirle información.

    — ¡Dime a dónde se fue! ¡Dime todo lo que sepas! —amenazó y el pequeño diablillo tembló suavemente.

    —T-tendrás que matarte primero, m-maldito —masculló y entonces cerró los ojos, quedando inconsciente.

    — ¡Tsk! —Dinohumon estuvo a punto de tirarlo contra el suelo pero se contuvo. Giró atrás y sacó el Radar que le había dado Light para ver su posición, examinó un momento las luces, notando que habían una más junto con el que estaba por el aire. ¿Sería el aliado que había llamado la estadounidense? Se preguntó. Guardó el objeto y usó un par de esposas para ponérselas al Child, entonces lo echó sobre su hombro y comenzó a andar hacia donde había ido Light, tal como ella le había pedido.

    ~~~

    En el aire, sobre el Bosque de las Pesadillas, un Nefertimon se deslizaba con gracia por el cielo nocturno; sobre su lomo iba un chico de nacionalidad holandesa, cabello rubio y orbes verde aceituna. Su nombre era Driek Schevenim y desde hacía poco había sido recluido en una importante Guild de Infames que se dedicaba al tráfico de Digimon. El rubio mantenía dentro de su chaqueta un D3 y aunque era rango Medium solía darse a conocer por el variado repertorio de Digimentals que tenía y las diferentes formas que podía tomar su compañero Tailmon. Aún así, su personalidad pasiva y lentitud para responder, siendo su camarada el más hábil en batallas, era lo que lo había llevado a terminar como un vigilante más del gremio. Eso no lo molestaba a él, considerándose más un mercenario que un renegado, tenía la filosofía de trabajar mientras le pagaran y sabía que esos científicos locos que ahora estaban custodiando él y su grupo tenían bastante dinero que desembolsar como paga. Lástima que las cosas se hubieran complicado esa tarde cuando ese Lunamon escapó; ahora tenían que encontrarlo porque sí, sino, probablemente su pago se vería afectado.

    — No vayas a dormirte aquí arriba —reclamó la bestia sagrada cuando escuchó al holandés emitir un bostezo.

    —Ya casi son las once de la noche, deberíamos estar durmiendo —musitó mirando de modo aburrido hacia la oscuridad debajo—. Y de todos modos, ¿en serio crees que encontraremos a ese Digimon aquí arriba?

    —Podemos detectar algún movimiento irregular —contestó Nefertimon—, ya te lo he dicho. Pero para eso Lucas e Impmon fueron a buscar por el bosque; para alguien como nosotros, o como tú, sería peligroso andar en el Nightmare Forest a estas horas —explicó y el muchacho entrecerró los ojos.

    —Supongo que tienes razón —dijo y volvió a bostezar. Extrajo el D3 desde su chaqueta, este podía mostrarle la señal del Digivice de su compañero debajo; pero justo en ese momento la luz rojiza que marcaba a Lucas desapareció—. ¿Huh?

    —¿Qué pasa? —preguntó Nefertimon ante el respingo realizado por su Tamer, pero antes de que el humano pudiera responder un sonido lejano capturó la atención de la bestia sagrada, la cual giró sobre su eje en la dirección contraria.

    —¿Qué sucede? —preguntó el rubio, quitando la atención por un momento de su D3.

    —Escucho algo en esa dirección —declaró con seriedad, mirando atentamente hacia el oscuro manto nocturno que se cernía frente a ellos. Driek intentó afinar su visión y su oído hacia donde su camarada señalaba, pero apenas, podía captar un extraño y familiar sonido, parecido al aletear de un insecto a lo lejos. El dúo de mercenarios se quedó estático en su lugar: aunque estaban sobre el Bosque de las Pesadillas la luz de las tres lunas digitales no solía llegar mucho a esa zona, haciéndolo un lugar un poco más sombrío que el resto del continente, por lo que ver algo de noche se dificultaba.

    — Algo se acerca —Fue repentinamente que Nefertimon captó claramente el sonido de un aleteo y entró en alerta, mirando a los lados, cayó en cuenta en ese momento que el ruido venía de arriba. Alzó la vista rápidamente y pudo ver con claridad a un enorme Digimon oscuro que venía sobre ellos con sus garras arriba, dispuesto a propinarles un potente zarpazo —. ¡Sujétate! —gritó al humano y el armor rápidamente se echó a un costado, viendo como el Devidramon paraba en seco frente a ellos y se abalanzaba de nuevo adelante con las fauces abiertas.

    — ¡Debe ser un Digimon que vive en este Bosque! —gritó el holandés, sujetándose fuertemente del hombro de su camarada mientras este lanzaba desde las joyas de su frente el Curse of Queen para detener a la gárgola, atravesando al Digimon oscuro afortunadamente. Fue repentinamente y desde arriba de nuevo, cuando un cúmulo de raíces se extendió hacia abajo y atrapó por sorpresa el cuerpo de Nefertimon, propinándole un ataque que le arrancó un grito y lo hizo retorcerse de dolor. La bestia sagrada comenzó a sentir cómo era drenada su energía y sin fuerzas para mantener el vuelo, empezó a caer abajo.

    — ¿¡Qué rayos está sucediendo!? —gritó Driek, ocupando toda su fuerza en sostenerse, aún cuando sentía que el cuerpo de su camarada descendía. Abrió uno de sus ojos y atinó a ver cómo el Devidramon desaparecía luego de recibir el ataque, fue allí entendió de qué se trataba todo el asunto—. U-una Digimemory —murmuró, apenas pudiendo concentrarse en algo más que los ahogados gemidos de dolor de su camarada mientras perdía toda su energía. Apenas alzó la cabeza cuando vio sobre ellos a un Kuwagamon, el cual abrió sus extremidades inferiores de par en par y agarró al armor entre sus garras para echarlo hacia abajo, al bosque, descendiendo él también hasta un pequeño claro entre los árboles.

    El golpe contra el terreno se hizo lentamente mientras Kuwagamon se aseguraba de no soltar a Nefertimon con las raíces en las que ahora estaban convertidos sus brazos superiores gracias a la carta Woodmon: Branch Drain que su Tamer había usado. Al tocar el suelo, el gran insecto bajó lo suficiente para que el humano que iba sobre su lomo pusiera saltar hasta la tierra y correr a donde estaba Nefertimon atrapado. El emparchado se encargó de separar al rubio de su camarada, agarrándolo fuertemente por la chaqueta y tirándolo al suelo. Driek ya había comprendido que se trataba de un desconocido que los emboscaba, por lo que intentó soltarse de su agarre, siendo incapaz de liberarse cuando el azabache echó todo su cuerpo sobre el de él contra el suelo, le arrancó el comunicador que tenía en el oído y posicionó rápidamente las manos en el cuello del holandés, apretando fuertemente. Para Law Wolfe no había ninguna razón por la que tener compasión por aquel desconocido.

    —Dame tu Digivice —ordenó el infame en tono amenazante y apretando cada vez más fuerte el cuello de Driek, su plan era hacer de-evoluvionar al Digimon del rubio para mantener el control sobre la situación. Este aún intentaba zafarse, pero comenzaba a faltarle el aire y él no era el mejor en enfrentamientos físicos—. ¡Dame tu Digivice! —gritó Law y Schevenim no tuvo más opción que meter su mano por debajo de la chaqueta para sacar su D3 de color amarillo—. De-evoluciónalo o haré que Kuwagamon lo haga trizas con sus pinzas —amenazó de nuevo el atacante, apretando más su cuello y Driek lentamente dirigió el dispositivo a su camarada, apenas viendo cómo este seguía retorciéndose en el suelo por el agarre de la lianas alrededor de su cuerpo. La luz cubrió el cuerpo del armor y un pequeño Tailmon quedó en su lugar justo en el momento en que los brazos de Kuwagamon volvieron a su forma original—. Muy bien —"felicitó" Law y entonces dejó una sola mano sobre el cuello del muchacho para arrebatarle el Digivice. Luego sacó uno de sus Keychain y extrajo de este la cuerda que tenía, entonces comenzó a atar al chico empezando por sus manos detrás de la espalda y luego los pies. Kuwagamon tenía sus garras sobre Tailmon mientras Law hacía eso y luego el californiano se dirigió al Child para atarlo del mismo modo. Cuando ambos estuvieron amarrados, entonces el azabache los puso juntos contra un árbol y sacó su navaja para acercarla al rostro del holandés.

    — Bien, quiero que me digas todo lo que sabes del laboratorio escondido que tienen en este lugar — demandó saber y Driek abrió los ojos de par en par.

    ~~~

    En otro lado, donde estaban Light y Monodramon, el dúo ya había conseguido un claro por donde podían bajar hacia la pequeña playa que se formaba debajo del acantilado y donde se suponía que estaban dos Tamers vigilando anteriormente. Uno de ellos desapareció justo antes de separarse de Dinohumon y la estadounidense pensaba que probablemente había ingresado a una edificación bajo tierra, no podía haber más opción que esa. Pero tampoco podía asegurar que el que se había marchado no hubiera vuelto ya.

    — ¿Qué haremos? —preguntó el dragón, observando la distancia que había hasta abajo.

    —Hay que llegar allá de algún modo —respondió ella, pero con tanta oscuridad no creía que fuera posible bajar por su cuenta—. Tendrás que digievolucionar —le dijo y el pequeño púrpura asintió. Se alejaron un poco del risco, entonces la chica despegó el iC de su cinturón y cargó Digisoul en su diestra para depositar el aura sobre el dispositivo. En un leve brillo el cuerpo de Monodramon creció y Raptordramon hizo presencia frente a Light, ella lo observó con cuidado antes de acercarse a él—. ¿Te sientes bien? —el dragón asintió y ella se colgó de su cuello para que él la agarrara por la cintura y la bajara—. Intenta alejarte un poco antes de descender, podemos llegar abajo lejos de ellos y acercarnos caminando.

    El cyborg asintió y se elevó suavemente para seguir la línea del risco lo más pegado a los árboles que le era posible. Cuando se alejó suficiente, entonces comenzó a descender suavemente por un costado, usando algunas rocas que sobresalían del muro para no ser visible. En ese momento se hizo una ventaja que fuera de noche: si andaban en silencio y usando lo que tenían para ocultarse, podrían pasar desapercibidos. No pasó mucho para que el dúo llegara al suelo y entonces el raptor dejó a la humana en tierra firme. Ella lo resguardó en el iC para acercarse con sigilo y logró avanzar poco a poco a través de la arena, apegándose al muro que se alzaba hacia arriba. En pocos minutos, la neoyorquina finalmente pudo ver por el filo del muro al Tamer que marcaba el Radar antes: se trataba de un joven de piel morena y cabello púrpura. Su nombre era Sam Kripac y era de nacionalidad Hawaiana, el muchacho caminaba de un lado a otro y miraba hacia el cielo nocturno, al aparecer esperando a alguien. Estaba solo, por lo que Light pensó que si no estaba con su camarada Digimon, probablemente fuera a él a quien esperaba.

    La neoyorquina esperó pacientemente desde donde estaba oculta por varios minutos mientras ponderaba en su cabeza las posibilidades: hacía un poco más de treinta minutos que se había separado de Dinohumon y esperaba que este hubiera sido capaz de contener al Tamer que andaba por el bosque. El Dragon Man era fuerte y capaz, Light confiaba en él, pero no por eso podía dejar de preocuparse. También estaba el otro humano que daba vueltas por encima del Bosque, ¿habría llegado Law con él ya? La americana se mordió el labio en silencio y buscó su D-terminal, no tenía ningún mensaje entrante. Guardó el aparato y entonces tocó el Comunicador en su oído, tampoco podía captar nada con él; chasqueó la lengua suavemente y volvió a mirar por el filo del muro que la cubría al Tamer que estaba en la playa, más o menos a unos diez metros de distancia de ella. Aprovechó unos momentos en que él le dio la espalda para salir un poco más y mirar hacia el muro que continuaba, buscando con los ojos rápidamente alguna presencia de puerta o entrada. Si podía pasar sin ser vista, sería genial; después de todo, quería evitar tantos combates como fuera posible, peero lo cierto es que no tenía idea de lo que podría encontrar dentro y luego de no ver nada relevante, volvió a su lugar.

    Desde donde estaba le era imposible ver nada, tenía que acercarse más, pero, ¿cómo hacerlo sin ser vista?

    —Necesito algo que lo distraiga —murmuró la estadounidense, siendo escuchada por su compañero dentro del iC.

    —Deja que yo lo haga —pidió Raptordramon, pero la humana negó.

    —No, si voy a entrar te necesito conmigo —declaró y justo en ese momento pudo ver como el de piel morena entonces daba unos pasos apresurados a un costado. Al alzar la vista, Light notó que un Digimon aéreo descendía—. Es un Airdramon —comunicó, viendo como el muchacho intercambiaba palabras con el monstruo alado.

    Lo cierto era que, unos pocos minutos atrás, Sam había intentado comunicarme con sus compañeros de vigilancia nocturna, Lucas y Driek, pero no había recibido contestación de ninguno. Un mal presentimiento llegó a su cabeza cuando vio un destello rojizo en el cielo nocturno al norte de él, justo hacia donde estaba Driek y por eso había enviado a Airdramon a investigar. Ahora la bestia voladora le indicaba que no fue capaz de dar con Nefertimon o su Tamer y eso había puesto inquieto al moreno. El resto de sus compañeros estaban dentro de la edificación oculta a su espalda, así que de inmediato comunicó de la situación con el objeto que portaba en su oreja, alertando así al resto de ellos. En esos minutos, una idea para distraer al de cabello púrpura llegó a la cabeza de la neoyorquina y ahora en su mano tenía una Digimemory: la insertó deprisa en el Lector que yacía en su muñeca y unos pocos segundos después una voluminosa fémina de traje negro y rasgado, largo cabello albino, alas oscuras y sonrisa coqueta apareció a un lago de ella.

    —Lady Devimon, aleja a ese Airdramon de aquí tanto como puedas —ordenó la pelirosa y el fantasma giró su rostro a un lado para fijar su vista sobre el aludido. Sin decir una palabra se elevó al cielo nocturno y con una sonrisa sádica en los labios se abalanzó sobre el objetivo de su orden.


    TakerudarkTakerudark los días de fiesta y un gripe que me está matando no ayudan a que termine esto pronto, creo que necesitaré otra prórroga ;_;
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,334
    Temas:
    397
    Calificaciones:
    +1,151
    Claire.Claire. adelante. En su momento veremos la prórroga de ser necesaria.
     
  19. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,002
    Temas:
    1,276
    Calificaciones:
    +4,546
    • Me gusta Me gusta x 2
  20. Claire.

    Claire. Cat Claire.

    Registrado:
    21 Dic 2010
    Mensajes:
    2,959
    Temas:
    13
    Calificaciones:
    +757
    Airdramon no fue consciente de nada hasta que un potente empujón lo elevó hacia arriba, haciendo que sus alas se expandieran rápidamente y que su Tamer se echara al suelo por reflejo. El moreno rápidamente alzó la vista y contempló con el iris achicado al Digimon Perfect que revoloteaba alrededor.

    — ¿Q-qué rayos? ¿LadyDevimon? —musitó perplejo y rápidamente dirigió su mano hasta el comunicador en su oreja—. ¡Hay un maldito LadyDevimon atacándonos aquí afuera! —informó, se levantó rápido para entonces empuñar su Digivice -un D-arc- y un par de cartas, las cuales deslizó apresuradamente sobre la ranura del dispositivo.

    ~~
    Al momento en que vio al chico correr a un costado y fijar la vista hacia la pelea que tenía su camarada con el espectro arriba, la estadounidense rápidamente salió de su lugar y se escabulló a paso acelerado por todo el borde hasta el muro que seguía. Estaba oscuro y no veía bien, así que encendió el Digisoul en su mano y buscó de modo apresurado algo que mostrara una entrada: una puerta, una escalera, un botón, un compartimiento, algún sistema oculto, algo. Su mano cubierta de la tenue luz se paseaba por sobre el muro con prisa mientras con la otra tanteaba la roca, mirando fugazmente hacia atrás a cada momento y esperando que el moreno de cabellera púrpura no volteara. En ese instante vio al muchacho pasar una carta más y al subir la vista notó que un brillante rayo comenzaba a emanar de entre las fauces del Digimon alado.

    — Tsk, maldita sea —masculló mientras su manos seguían moviéndose apresuradamente sobre el muro y sus pies debajo para desplazarse a un lado, sabía que un ataque de esos acabaría con la Digimemory de LadyDevimon. Fue justo en ese instante cuando sintió su pie falsear y hundirse, aquello desvió su atención del chico y al fijar su visión abajo junto con su mano cubierta de luz azulina pudo ver un hueco en el suelo: no era de más de un metro de diámetro, en realidad era lo suficientemente estrecho para que una persona pasara por él a la vez y, al inclinarse, la americana pudo notar que había una pequeña escalera de hierro pegada a un costado.

    —Lo conseguí —murmuró con un deje de alegría que su camarada en el iC alcanzó a escuchar. Light ni siquiera se detuvo a pensarlo: estaba convencida de que esa era la entrada al lugar que buscaba, no perdería la oportunidad de ingresar al interior y averiguar lo que hacían allí. Se escabulló rápidamente sujetándose de los peldaños de la escalera metálica y comenzó a descender.

    ~

    El potente rayo del Cyclomon Hyper Heat dio de lleno al fantasma de la voluptuosa fémina y al instante esta se esfumó, aquello tomó por sorpresa a Airdramon y su Tamer, quien de inmediato cayó en cuenta de lo que sucedía. Al instante volteó su cabeza a un lado, buscando por sus alrededores, volvió a tocar el botón de su comunicador y habló.

    — ¡Era un Digimemory, atentos, podría ser una trampa!

    "No te quedes parado y revisa los alrededores" —le dijo una voz femenina a través del objeto—. "Le informaré a Dominic e iré afuera" —el mensaje concluyó y Sam de inmediato hizo una seña a Airdramon arriba para que bajara. Cuando el alado descendió el muchacho comenzó una breve carrera para acercarse, en ese momento un extraño chirrido llegó a los oídos de ambos y cuando el moreno alzó la vista solo pudo ver como un ser cubierto de fuego llegaba desde un costado y arremetía contra Airdramon, echándolo de modo violento a la tierra y haciendo que rodara por la arena mientras era empujado con fuerza por el cuerpo que lo había embestido. Cuando Kripac pudo fijar bien su visión, vio claramente como un Kuwagamon mantenía a su camarada en el suelo mientras lo sometía con sus extremidades, sus pinzas estaban cubiertas en fuego y con ellas lo tenía controlado.

    — ¿¡De donde rayos salió!? ¿Qué es esto? ¿¡Una emboscada!? —vociferó molesto y dando un paso atrás.

    — Peor que eso —dijo una voz detrás de él sorprendiéndolo y haciendo que girara de prisa. Lo que sintió a continuación fue un golpe en su rostro que lo hizo retroceder, seguido de otro y otro más, hasta que el contrario lo echó al suelo y se lanzó sobre él, desprendiéndole el comunicador que tenía en su oído sin ninguna delicadeza. Para Sam fue claro que estaban siendo víctima de una trampa: no sabía quiénes o por qué o cuántos eran, pero no se iba a quedar de brazos cruzados, así que inmediatamente comenzó un forcejeo con el pelinegro que estaba sobre él ahora.

    Lo que Kripac ignoraba era que aquel muchacho era quien había deshabilitado a Driek y Nefertimon en el aire y, luego de despojarlo de su Digivice, los dejó a ambos atados en medio del Nightmare Forest. Para el momento en que Wolfe y Kuwagamon volvieron a alzarse, no necesitaron buscar demasiado, solo tuvieron que ver cómo un Airdramon combatía en el aire y soltaba un potente rayo desde sus fauces. La locación cuadraba perfectamente con lo que le había dicho Light por el D-terminal y, aunque no estaba seguro de en qué andaba metida la peli rosa, no dudó en ir contra aquel Digimon. Antes de arremeter, Kuwagamon había dejado a su Tamer en el suelo y este aprovechó la distracción de su camarada para llegar por la retaguardia del moreno de cabello púrpura. Había conseguido algo de información del rubio y el Tailmon y Law ahora sabía que habían al menos cinco vigilante y el cabecilla de ellos era el más peligroso de todos; tenía que serlo, Driek había dicho que ese sujeto, Dominic, lo mataría y Law le creía, ya había escuchado de él en el bajo mundo. Por ello necesitaba llegar con Light, él más que nadie era consciente de la terquedad de la neoyorquina por acabar sus misiones, incluso si terminaba poniéndose a sí misma en peligro... tal como la última vez, cuando tuvo la des fortuna de encontrarla en el desierto de Folder.

    Mientras ambos humanos estaban en una lucha mano a mano, Airdramon forcejeaba con Kuwagamon y fue capaz de liberarse; aprovechó el momento para alzarse e intentar tomar distancia y el insecto carmín no dudó en abrir su caparazón para seguirlo. Cuando Airdramon ya había tomado una altura de una veinte metros (más o menos la altura que tenía el risco que les daba escondite a la sombra del Nightmare Forest) un ser humanoide salió a toda velocidad de entre los árboles que estaban en el borde del acantilado y dio un salto, logrando de ese modo montar a la bestia y encajarle un potente zarpazo con su espada en la nuca. Dinohumon había llegado en el mejor momento y aunque Kuwagamon no sabía que era miembro de Ávalon ni por qué ayudaba, no perdió tiempo y usó sus propias pinzas para atrapar a Airdramon por la cola y echarlo de nuevo abajo. Para ese momento, Sam había logrado conectar un golpe que echó al suelo al del parche y no perdió tiempo para pasar una carta por su D-arc, el efecto de las primeras había pasado desde hace rato así esta vez optó por usar una que subiera sus habilidades, el Powerful Will.

    Al sentir el torrente de energía en su cuerpo, Airdramon se revolvió en el aire y Dinohumon no tuvo más opción que saltar de su lomo antes de que se alzara demasiado. A continuación su atención se volcó sobre el Dragon Man, así que cuando estuvo lo suficientemente arriba lanzó un Wing Cutter que, debido al efecto de la carta, salió disparado como una hoja congelante. Kuwagamon quitó un momento su atención del combate y, al ver a su Tamer peleando con el otro humano, de inmediato puso una de sus garras entre ellos y agarró con una mano libre al chico de cabello púrpura, el cual comenzó a lanzar toda clase de insultos. Wolfe se acomodó la camiseta y escupió al suelo mientras gruñía internamente y se secaba algo de sudor de la frente.

    —Tsk, maldito idiota —corrió hacia donde Kuwagamon tenía al chico y no dudó en echarse sobre él nuevamente para tomarlo por el cuello, ignorando la lucha librada entre Dinohumon y Airdramon—. Dime ya dónde está el laboratorio que tienen aquí —ordenó con molestia y apretando cada vez más fuerte, tal y como había hecho con el rubio que cabalgaba al Nefertimon.

    —Ten-drás que matar-me —respondió el moreno con dificultad y con el mismo deje de desafío en sus orbes mientras estos se deslizaban a un costado, entre a su camarada y a su opresor.

    —Puedo comenzar a considerarlo —susurró Law en una amenaza, la expresión de su rostro decía que sí era capaz de eso y mucho más.

    — Law... —Kuwagamon fue quien lo detuvo, llamando la atención de su Tamer. El californiano alzó la vista y al vio la pelea del dragón humanoide y de la bestia alada preguntó

    — ¿Quién es? —El insecto dudó un momento en responder, pero al ver que el reptil estaba teniendo problemas con los ataques congelantes de Airdramon se giró al infame.

    —No creo que sea enemigo, deprisa, cámbiame a Flawizarmon —pidió mientras sujetaba con su garra al moreno nuevamente, entonces lo alzó y lo colocó sobre un pilar rocoso de unos cuatro metros que estaba a un costado, buscando dejarlo sin salida y tal vez salvarlo de su propio Tamer. Wolfe vio aquello y masculló algo, pero de inmediato atendió a la petición de su camarada y te lanzó el cambio de evolución, dejando que el mago elemental apareciera a un lado de él. Flawizarmon rápidamente creó una bola de fuego desde sus cerrillos y la apuntó hacia Airdramon, logrando dejar librado por un segundo a Dinohumon, quien fijó la vista sobre él y el humano de modo serio. El californiano le correspondió el gesto del mismo modo.

    — Soy miembro de Ávalon, ¿son los que llamó Light? —cuestionó deprisa en voz alta y el azabache alzó una ceja, entonces asintió. Su camarada debía mantener toda su atención en la técnica que realizaba así que se mantuvo fuera del diálogo.

    — ¿Dónde está ella? —preguntó rápido, viendo como el Adult se acercaba a paso rápido a él y negaba.

    —Estaba aquí hace unos minutos pero le perdí el rastro —respondió mientras empuñaba su gran espada y miraba arriba.

    —Tsk —Wolfe de inmediato dirigió su mano al Comunicador que portaba en su oreja. Si ella estaba ahí, entonces podría contactarla—. "Light, ¿me escuchas? Light, responde" —llamó, recibiendo por un momento interferencia, pero luego de un par de segundos la voz femenina de la peli rosa le respondió.

    "Law, ¿eres tú? ¿Dónde están?" —el azabache sintió un pequeño alivio al escucharla.

    "Estamos... —miró a su alrededor—, a la orilla de la playa. Tu amigo Dinohumon está aquí, combaten con un Airdramon. ¿Dónde estás tú?" —inquirió rápido y la chica del otro lado detuvo del andar que llevaba.

    "¿Pelean con Airdramon?" —musitó—. "Escucha con atención, detrás de ustedes en el muro del risco, hay un agujero en el suelo que lleva a una edificación subterránea, estoy dentro" -comunicó y Wolfe giró su cuerpo rápidamente hacia el muro.

    "Entendido, ya lo sé... espera por mí" —solicitó de forma austera dirigiéndose al muro para comenzar a buscar, antes de alejarse demasiado le habló a Dinohumon —. Iré con ella.

    —Ve, yo me encargaré de este Digimon —respondió.

    — ¿Seguro puedes hacerlo solo? —cuestionó recibiendo un asentimiento. Law no le dio muchas vueltas al asunto y llamó la atención de Flawizarmon antes de dirigirse a buscar el agujero que había dicho Light.

    Sam, que permanecía agarrado con fuerza sobre la punta del pilar rocoso para no caer, vio lo que sucedía y maldijo por lo bajo. No podía hacer nada, sin el Comunicador ni siquiera podía avisar de nada a los que estaban dentro, solo le quedaba apoyar a su camarada con las cartas en el combate; sacó una en especifico y la observó: podía ser su carta del triunfo.

    ~


    Debajo, cuando Light llegó al final de la escalera, se encontró con un pasillo de tierra oscuro que daba paso a uno más grande y levemente iluminado por unos pequeños bombillos que colgaban desde arriba. Sin dudarlo caminó hasta allá a paso lento y sigiloso, apegando su cuerpo a la pared y fijando su vista al techo del lugar, buscando algún sistema de cámaras o algo parecido, pero que igual no encontró. Al ver por al interior, notó que habían tres senderos más que llevaban a direcciones diferentes: los tres eran idénticos, de no más de dos metros de alto y ancho y sin ningún rastro de tecnología humana más que los bombillos que colgaban de arriba. Comunicó a Raptordramon lo que veía y justo antes de decidirse por un pasillo para recorrer una voz masculina resonó a través de su Comunicador: era Law Wolfe. Rápidamente le indicó la entrada del lugar y se decidió a esperarlo ahí.

    No pasaron ni siquiera diez minutos antes de que la neoyorquina y el californiano finalmente se encontraran. La expresión de desaprobación en el rostro de Wolfe fue obvia para la chica desde el momento en que cruzó miradas con él, pero en lugar de decir cualquier cosa el infame solo imitó su posición contra la pared y le habló.

    — ¿Cuál es la situación? —preguntó con seriedad y en voz baja, dejando los saludos cordiales para después. La chica asintió, le agradaba que tomara con compromiso la tarea, de modo que comenzó a explicarle todo.

    Mientras ellos intercambiaban ideas en voz baja, ignoraban que desde un costado y oculto entre la roca, un pequeño lente captaba todo. En lo más profundo de aquella edificación, un trío observaba con atención todo: una de ella era una chica de piel blanca y cabello rojo, sus orbes platinados mostraban cierta sorpresa por lo que veía a través de la pequeña pantalla. Su acompañante era un sujeto mucho más alto que ella, delgado y algo encorvado, tenía su cabello verde amarrado en una coleta y un cigarrillo encendido permanecía en su boca; la leve barba que tenía en el mentón le daba un aspecto desaliñado. Él, a diferencia de ella, tenía una sonrisa en sus labios.

    Alzo levemente el rostro para toparse con su camarada Digimon, el cual estaba inmóvil a un lado: el Perfect humanoide tenía sus labios levemente encorvados hacia arriba. Su máscara oscura tapaba sus ojos pero el suave movimiento de los tentáculos que salían de su espalda evidenciaba que estaba satisfecho de lo que veía.

    — ¿Qué te parece Algomon? —preguntó Dominic a su compañero. Este ensanchó la sonrisa de modo siniestro.

    —No podría ser mejor —sentenció en tono sombrío.


    images.jpg images (1).jpg 150px-Algomon_collectors_card.jpg


    TakerudarkTakerudark me extenderé del mínimo de post si no te molesta x33
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...